...

Que hacemos con la basura?

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

Que hacemos con la basura?
Guía para un manejo responsable de los residuos en la
Cuenca Matanza Riachuelo
Que hacemos con la basura?
?
Dependemos del ambiente para vivir. Tenemos que
tomar conciencia de que somos parte de un sistema
que debemos comprender, respetar y proteger
para mejorar nuestro presente y asegurar un futuro
sano para las proximas generaciones.
Todos los días recibimos información sobre diferentes problemas ambientales. Son tantos y tan complejos
que muchas veces nos da la sensación de que poco podemos hacer para resolverlos.
Sin embargo, existen acciones cotidianas y sencillas para incorporar a nuestros hábitos que permitirán
mejorar esta situación. Cada uno de nosotros, desde su casa, su barrio y en su vida cotidiana, puede empezar
a modificar actitudes respecto al consumo y al manejo de los desechos.
Si lo hacemos con responsabilidad y compromiso, estaremos colaborando con la preservación del ambiente.
?
Por que es necesario
un cambio?
El actual estilo de vida basado en el consumo desmedido genera una sobreexplotación de recursos naturales y una enorme
cantidad de residuos que crece año a año. De esta forma, estamos poniendo en peligro el derecho que todos los argentinos
tenemos a gozar de un ambiente sano.
Para que esta problemática no continúe avanzando es necesario informarnos sobre alternativas de consumo responsable en cada
comunidad y respecto de las posibilidades que existen para mejorar el manejo de los residuos.
La protección del ambiente es una responsabilidad tanto colectiva como individual. Entre todos tenemos que adoptar nuevos
estilos de vida. Un primer y gran paso es reducir la cantidad de residuos que generamos a través de un consumo consciente. Y
luego, aprovechar los valiosos materiales que desechamos a diario a través de la reutilización o el reciclado. Todas estas acciones
nos ayudarán a preservar los recursos naturales y evitar la contaminación ambiental.
EL CAMBIO ES POSIBLE SI CONTAMOS
CON EL COMPROMISO DE TODOS
Un poco de historia
En la antigüedad, todo lo que utilizaba
el hombre provenía directamente de
la naturaleza. La comida era fresca y
sin conservantes, la ropa era de fibras
naturales y las casas estaban hechas
de materiales presentes en el ambiente.
Estos insumos, una vez usados, regresaban
nuevamente a la naturaleza.
A mediados del siglo XX, mientras la sociedad se fue desarrollando
y la población creciendo, estos hábitos se fueron complejizando.
Aun así, la mayoría de los alimentos se compraban
sueltos y se envolvían en papeles en desuso (papel de
diario, revistas, entre otros). La gente iba de compras
con sus canastos. Los envases de plástico no existían y
casi la totalidad de los de vidrio eran retornables. Se valoraba
que los productos perduraran.
Con los años, los envases y embalajes se multiplicaron, las botellas de vidrio fueron reemplazadas en su
mayoría por las de plástico, material que comenzó a utilizarse para la producción de más y más objetos.
La industria del plástico puede considerarse hoy una de las más contaminantes a nivel mundial, siendo un
producto que la naturaleza no alcanza a descomponer totalmente.
A su vez, para estimular el consumo, comenzó a pensarse en un diseño de productos para ser reemplazados en
el corto plazo. Esto es lo que se conoce como obsolescencia programada, es decir la planificación del fin de la vida
útil de un producto. De este modo, tras un período de tiempo pautado de antemano por el fabricante, el producto se vuelve
obsoleto, pierde su utilidad y entra en desuso.
En la actualidad, los objetos dejan de cumplir sus funciones rápidamente o simplemente
“pasan de moda” y, así, se crea de manera ficticia la necesidad de tener que reemplazarlos
por aquellos que reproducen la última tendencia.
Además, la producción industrial provocó enormes impactos ambientales negativos que no fueron tenidos suficientemente
en cuenta, obligando a que la comunidad tenga que enfrentar los “costos” y “deudas” ambientales. Por ejemplo, muchas
de las industrias instaladas en la Cuenca Matanza Riachuelo volcaron durante años efluentes líquidos con distinto grado de
peligrosidad al río y a sus arroyos tributarios, sin realizar las inversiones necesarias para reducir este impacto. Hoy, como
consecuencia de ello, la sociedad en su conjunto enfrenta la urgente necesidad de recomponer el daño ambiental histórico
que pesa sobre la cuenca y sus habitantes.
Por otro lado, la gestión y manejo de esta creciente cantidad de residuos demanda gran parte de los presupuestos municipales
e implica, además de este costo, un esfuerzo por evitar la presencia de basurales clandestinos. Esta situación exige la
implementación de sistemas tendientes al aprovechamiento de los desechos para su posterior reciclado. Desde la Autoridad
de Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR) se diseñó el Plan Maestro para la Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos,
que establece una política pública orientada a la valorización de los diferentes residuos.
Cuales son los problemas que acarrea el actual
estilo de vida, basado en el consumo ilimitado y en la
indiferencia hacia el cuidado de nuestro ambiente?
La explotación de recursos naturales a una velocidad que supera su capacidad de renovación.
El consumo de productos que incluyen en su fabricación materiales sintéticos, que demoran cientos de años en
degradarse.
La generación de una excesiva cantidad de desechos que crece año a año.
La contaminación de recursos esenciales, como el suelo, el agua y el aire, afectando nuestra calidad de vida y
nuestra salud.
Reduccion
Reutilizacion
Separacion
1
2
3
Es indispensable transformar nuestro actual estilo de vida basado
en la lógica de la compra y el descarte para evolucionar hacia otros
mas sustentables, construidos sobre un compromiso ambiental
compartido, que contemple estos tres aspectos:
En la Cuenca Matanza Riachuelo los residuos son
enterrados para su disposición final en sitios que
se encuentran, en su mayoría, colapsados. Por eso,
debemos reflexionar sobre nuestro consumo. Menos
residuos equivalen a menos tierras destinadas a su
enterramiento y esto permite darle otros usos a un
bien escaso como el suelo.
Tratemos de reducir al maximo
la cantidad de desechos que
generamos.
A muchos objetos que dejan de cumplir su función
podemos darles, con creatividad, un nuevo uso. Esto
se denomina reutilización. Así es que antes de tirar
algo a la basura, preguntate si vos o alguien más
puede encontrarle otra utilidad.
Se puede reparar o restaurar?
Le puedo dar otro uso?
Podra ser de utilidad para otra
persona?
Aquellos desechos que no pudimos evitar generar o
reutilizar, es posible separarlos en nuestros hogares
y así favorecer su posterior aprovechamiento
como materia prima para la fabricación de nuevos
productos. Esto se conoce como reciclado y para
resultar eficiente exige la participación activa de
todos los vecinos en la clasificación de sus residuos.
Separemos en nuestros hogares
segun el tipo de material.
Algunas ideas para reducir y reutilizar
Todos podemos ayudar en el cuidado del ambiente, evitando comprar cosas innecesarias o que puedan representar
un problema al momento de ser desechadas. Esto implica pensar en términos ambientalmente responsables. Cada
contribución, por más pequeña que sea, impactará positivamente. Y si reducís tus desechos ya estás dando el primer
paso hacia una gestión adecuada de los residuos. Aquí te contamos algunas acciones que podés implementar:
Evita los envases excesivos
Rechazá los envoltorios de más y elegí productos que utilicen
menos material en sus envases. Llevá tu propia bolsa de
compras.
Compra suelto y en cantidades
acordes a tu consumo
Comprá lo necesario y elegí alimentos sueltos. De esta forma,
también evitarás los envoltorios y envases de más.
Prioriza productos de calidad
Esto representa, en el largo plazo, un ahorro porque estos
productos tienen mayor durabilidad y demorarás más en
reemplazarlos y desecharlos.
Evita los materiales descartables
No consumas productos que se utilizan una sola vez y luego
se desechan, especialmente, botellas, cubiertos, platos y vasos
descartables.
Evita los productos que no se puedan
reutilizar o reciclar
Elegí productos elaborados en base a materiales que ya han
sido reciclados o que puedan serlo luego de su uso.
Elegiáproductos y servicios amigables
con el ambiente
Hay sectores que ya producen bajo estándares ambientales.
Por ejemplo, los electrodomésticos con un uso eficiente de
la energía y con un diseño que facilita su posterior reciclado.
Compra productos de segunda mano
Los mercados de objetos usados, como las ferias americanas,
ofrecen productos que pueden ser acondicionados y resultan
más económicos. Buscá estas opciones en tu barrio.
Opta por productos locales
Los productos regionales estimulan la economía local y
disminuyen los impactos ambientales asociados a los largos
viajes que implica la importación desde sitios distantes.
Utiliza tus residuos organicos como abono
De los restos de comida o desechos de jardinería se puede
obtener, mediante el compostaje, un fertilizante natural para
nuestra tierra y plantas.
COMPOSTAJE
El compostaje es el reciclado natural o proceso controlado de descomposición de los residuos orgánicos (restos de
frutas y verduras, hojas, pasto, y todos aquellos residuos que surgen de productos provenientes de la naturaleza y que
tuvieron vida alguna vez). Como resultado de este proceso se obtiene un fertilizante natural para el suelo, denominado
compost.
Compostar es la mejor alternativa para reducir el volumen de los residuos, ya que los orgánicos representan más del
40% de nuestros desechos. A su vez, permite disminuir los costos asociados a su gestión y recuperar nutrientes para
el cuidado de nuestras plantas y jardines.
Como compostar en tu casa o departamento:
• Separá los desechos orgánicos del resto de la basura.
• Utilizá como compostera un barril, tambor o tacho de madera
o plástico, cuyo tamaño dependerá del espacio disponible.
• Si la compostera está a la intemperie, colocá una tapa para
protegerla de la lluvia o ponela bajo techo. El lugar debe
mantenerse parcialmente con sombra y protegido de vientos
fuertes.
• Aplicá a la compostera pequeños orificios en la base -para
que drenen los líquidos propios de la descomposición - y en los
costados para obtener una buena ventilación.
• Disponé igual cantidad de residuos orgánicos secos y
húmedos*. Todos cortados pequeños, preferentemente de
menos de 5 cm.
• Se recomienda agregar algunos puñados de tierra a la mezcla
para ayudar a iniciar el compostaje.
• Revolvé y mezclá los residuos semanalmente.
• Si notás que el compost está seco, añadí agua para recuperar
la humedad adecuada (al tacto el material debe sentirse
húmedo pero no escurrir agua).
*Residuos organicos para incluir en el compost
Secos
Aserrín y virutas de madera: en pocas cantidades. / Hojas
verdes: como son duras, añadirlas bien picadas. / Hojas secas.
/ Pasto cortado y seco: se puede secar al sol. / Podas: picadas
en pedazos chicos.
Húmedos
Frutas - excepto las cítricas - y verduras:
cáscaras o pedazos, siempre picados en trozos
chicos. / Té, yerba, borra de café.
No incluyas en tu preparación
Comida cocida / Productos lácteos como queso, mayonesa, leches y yogures. / Carnes rojas y
blancas. / Huesos. / Aceites y grasas. / Cenizas de carbón. / Excrementos de animales. / Plantas
enfermas. / Material inorgánico como vidrio, latas, metales y plásticos.
Separemos en casa
Incorporar el hábito de separar los residuos es fundamental para colaborar con la disminución de los desechos que se
entierran, ahorrar energía, recursos naturales y minimizar costos económicos. Además, estarás ayudando a que otras personas,
cooperativas u organizaciones, que hacen uso de lo que vos tirás, recuperen materiales para producir nuevas materias primas.
Porque la separación es imprescindible para el posterior reciclado de los materiales.
En la Cuenca Matanza Riachuelo, los residuos reciclables en la mayoría de las jurisdicciones son: cartones, papeles, envases
de Tetra Brik, plásticos, vidrios y metales. Averiguá si existe algún sistema de recolección diferenciada, sitios especiales donde
entregarlos o bien preguntá si alguien en el barrio los está recolectando.
Entonces, para participar desde tu casa, disponé los residuos reciclables secos y limpios (sin ningún tipo de sustancia o restos
de alimentos) en otra bolsa para facilitar su clasificación y reciclado.
Cartones
Papeles
Plasticos
Vidrios
Metales
Todos podemos ser parte del cambio
Para muchos, esta propuesta ya es una realidad cotidiana. Para otros, significará una transformación de sus hábitos en el
manejo de los residuos. En ambos casos, es necesario que toda la comunidad asuma la tarea de actuar para resolver y prevenir
los problemas ambientales que están afectando nuestra vida y la de futuras generaciones.
Compartí este compromiso con tu familia y vecinos. Ahora que sabemos qué podemos hacer y cómo, es nuestra responsabilidad
generar el cambio.
estilo de vida.
Reduci tu consumo.
Dale nueva vida a los objetos en desuso.
Animate a compostar tus desechos organicos.
Separa tus residuos para hacer posible el reciclado.
Repensa tu
La ACUMAR imprime en papel certificado bajo normas FSC, en garantía del manejo forestal responsable.
Fly UP