...

Descargar Reina Mala, Patricia Suárez

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Descargar Reina Mala, Patricia Suárez
Reina Mala
suarez-ret
13/10/10
10:30
Página 1
"Reina Mala".
© Patricia Suárez
Ilustraciones: Ivana Calamita
Diseño de tapa y colección: Plan Lectura 2009
Colección: “Escritores en escuelas”
Ministerio de Educación
Secretaría de Educación
Plan Lectura 2009
Pizzurno 935. (C1020ACA) Ciudad de Buenos Aires
Tel: (011) 4129-1075/1127
[email protected] - www.planlectura.educ.ar
República Argentina, 2009
suarez-int
14/10/10
12:40
Página 1
Reina mala
Patricia Suárez
L
a Reina Mala del cuento de Blancanieves se sentó frente a su
espejito. Se trataba del espejo de siempre, el mágico, aquel que
le decía verdaderamente quién era la más bella del país. Tenía un
alcance de mil leguas a la redonda.
Justo en ese instante el espejo estaba dormido, pero como la reina acababa de ponerse crema de tortugas sobre las arrugas –lo cual
la hacía temporariamente más joven– lo despertó de un sacudón.
–Ay –chilló el espejo.
–Vamos, vamos, eh. ¿Qué es esto? ¿Acaso estoy acá para mantener haraganes? Despiértate. Quiero saber cuán bella estoy hoy.
suarez-int
14/10/10
12:40
Página 2
–Por favor, mi reina, tráteme con más cuidado, que si no le traeré siete años de desgracia.
–¡Encima que dormís a pata ancha todo el día, te hacés el rebelde! Quiero que te quede algo bien claro: a mí me llegás a traer
siquiera dos minutos de desgracia y te hago de añicos. Añicos,
¿sabés lo que quiere decir?
–Sí, sí, reina mía. Sin hache. Con eñe. Pedacitos de vidrio minúsculos quiere decir.
–Me gusta que seas culto, querido. Me gusta que consultes el diccionario, mi sol. Bueno, empecemos de nuevo. Con el pie derecho.
–Sí, sí, reina mía.
La reina carraspeó y puso su voz suave y finita para hablar.
Dijo:
–Espejito, espejito, ¿quién es más linda que yo?
–No, no quiero. No quiero.
–¿Qué? ¿Cómo que no querés? Tu función es responder a mis
preguntas: Espejito, espejito... Dale. Hablá inmediatamente.
El espejo susurró bajito:
–Blancanieves.
–¿Quién? ¿Quién?
El espejo dijo todavía más bajito:
–Blancanieves.
La reina chilló de rabia:
–¡Ah, estoy harta! Hace dos años que estamos en esto y mi paciencia llegó al límite. Voy a repetirte la pregunta y quiero que me respondas con total claridad. En voz bien alta, modulando correctamente las
palabras... Bien. Espejito, espejito, ¿quién es más linda que yo?
2
suarez-int
14/10/10
12:40
Página 3
–Blancanieves, mi reina.
–¡Pero será posible! ¡Si ya no está más! ¡Blancanieves se durmió
y después se murió! ¡La enterraron los enanos!
–Bueno, no. No está bien informada, mi reina.
–¡No estoy bien informada, eh!
–No. Pasó que la fue a visitar el Príncipe Azul.
–¿Quién?
–Era un muchacho... se había perdido en el bosque y resulta que
justo, justo se topó con el ataúd de cristal donde los enanos tenían a
Blancanieves, que, como usted recordará bien, no estaba muerta
sino dormida...
–¿Qué Príncipe Azul?
–Uno flaquito, con el pelo todo con
rulos, que juega a la pelota en...
–¡No, si tenía que ser ese infeliz! ¿Y
adónde viven?
–En el bosque de abedul,... donde siempre, mi reina.
–¿Y eso por dónde es?
–Cerca de las minas de oro
donde trabajan los enanos.
–Ah, ¡pero si es lejísimo! ¡Esos enanos me
tienen harta además!
Yo no voy a ir otra vez
disfrazada de anciana, haciéndome la
3
suarez-int
14/10/10
12:40
Página 4
vendedora de manzanas...
–Lleve una naranja esta vez. Con el somnífero pero del fuerte, así
Blancanieves otra vez... ¡pum! A roncar. Como la Bella Durmiente.
–No, no y no. Yo no hago el ridículo otra vez. No, te estoy diciendo. Cuando digo que no es no. Es que no sabes todo lo que me pasó
en el camino la otra vez. Como los pícaros niños me veían tan vieja
y achacosa, me robaban manzanas envenenadas de la canasta... ¡Envenené a medio Reino! Al carretero, a los ladrones
del monte, a un pájaro carpintero que se hizo el gracioso y me picoteó la fruta... ¡Todos esos esfuerzos para
que me digas que fue ese tarado del Príncipe Azul y la
despertó con un beso! ¡Con un beso, si es de no creer!
¿Qué necesidad tiene él de andar besuqueándose con
cuanta doncella dormida encuentra en el camino? ¿No
basta con comprarles un reloj despertador?
–¿Por qué no transforma los zapallos en carroza y va
en carroza hasta el bosque de los enanos? Así no se lastima los pies, mi reina.
–Los zapallos se inundaron con la lluvia de
abril, Espejo.
suarez-int
14/10/10
12:40
Página 5
–Las calabazas, entonces. Convierta a las calabazas en sulkys.
–¡Las exportamos al reino de al lado a las calabazas! ¡El nuestro
es un reino pobre y nos vemos en la necesidad de exportar! –La
Reina Mala se desplomó en su trono de mimbre, llena de amargura. –¡Te estoy diciendo que no volveré! ¡No!
–Blancanieves me ofreció que trabaje para ella.
–¿Cómo?
–Sí. De lunes a viernes de 9 a 5 y sábado inglés. Vacaciones
quince días al año.
–No comprendo.
–Me va a pagar mejor sueldo.
–¿Cómo que te pagará mejor sueldo? ¿Quién?
–Blancanieves. Mejor sueldo es dos monedas de oro más por
mes y abrillantador de metales los días viernes.
–¿De qué cuernos estás hablando, Espejito?
–Me voy a vivir con Blancanieves.
–¿Te vas? ¿Te vas al Palacio de esa princesucha de morondanga?
De modo, entonces, que me abandonas.
–Disculpe, mi reina. Pero yo acá vivo en el terror. Con sus ataques de furia y su manía de las frutas venenosas...
–Muy bien.
–¿Está enojada, mi reina?
–No, no, me parece bien que te vayas con Blancanieves –respondió la Reina apretando los dientes. –Yo estoy a favor del libre mercado. Ahí está el paño de limpieza que te pertenece y el jabón de lavado del azogue, puedes llevártelo, a ver si ella te friega mejor que yo...
–No se crea que lo hago por gusto. También me ofreció trabajo
5
suarez-int
14/10/10
12:40
Página 6
Cenicienta. Y Cenicienta friega mejor. Me dijo: “Si venís conmigo te
voy a tener siempre brillante como un espejo”. Pero le contesté: “Yo
soy un espejo”. Pobre Ceny, a veces confunde las cosas. Como la
madrastra siempre le daba de coscorrones en la cabeza, ella quedó
media turulata... Pasa que a las princesas les pasa el tiempo, ¿no? La
cirugía plástica no alcanza a detener el paso de los años, es lo que
siempre yo digo. Yo no sé si usted se acuerda de la hermanastra de
Ceny, la gordita... Ella lleva dos broches de la ropa en la cara. Sí, justo donde empiezan las orejas: se los pone ahí para que le mantengan la piel del rostro estirada. Una locura, ¿no le parece, mi reina?
¿Quieren ser siempre jóvenes, no crecer nunca?, les digo. Bueno,
váyanse a vivir con Peter Pan. Pero Peter Pan es un insoportable, lo
dicen todas. Además, sufrir los celos de Campanita... Una vez,
Rapunzel, la princesa diminuta, la quiso aplastar con el matamoscas, de tanto que la sacó de quicio..., pero no pudo. Las princesas
tienen todas muy mal carácter. La única de todas ellas que es pacífica y generosa es Blancanieves. “Blanca”, le digo yo siempre, “no
hay como vos, chica”.
–Claro, claro... –musitó la reina tragando bilis. –Es mejor que no
llegues tarde, Espejito.
–No, no. Gracias mi reina. Gracias.
–Ven, querido –dijo y lo tomó del marco. –Contempla desde
nuestra ventana el paisaje del reino entero.
El espejito miró desde la ventana todo el palacio. Las casitas, los
tulipanes del jardín, los árboles de la plaza, en cuyos troncos había
un afiche con la cara de Blancanieves que decía: “Buscada viva o
muerta: se ofrece recompensa”.
6
suarez-int
14/10/10
12:40
Página 7
–¿Es lindo nuestro reino, no?
–Sí, reina.
–¿Te gusta?
–Sí, mi reina.
–Ahora lo vas a ver más de cerca. Acercate, espejito, así. Un
poco más. Eso. –En un solo instante, la reina lo tiró
por la ventana como si fuera un búmerang
de esos de jugar en la playa. –¡Ahí tienes!
¡Traidor! –gritó.
El espejo voló y voló y cayó en un
charco lejano, sin quebrarse ni hacerse
añicos, por suerte, porque era lo que él
más temía en la vida. Fue a parar a un charco adonde pasaron a molestarlo las ranas a
cada rato preguntándole si le gustaban la
suarez-int
14/10/10
12:40
Página 8
flacura de sus patas y los hoyuelos de sus rodillas.
–Sí, sí –rezongaba el espejito cansado–, son lindas patitas: ¡pero
fritas con ajillo serían más lindas todavía, cargosas!
Después que la reina vio desaparecer el espejo allá lejos, suspiró:
–No, si al final la mala del cuento soy siempre yo... ¡Qué vida!
En fin... ¿Dónde es que metí la capucha, el bastón, la nariz con
verrugas? Ay, siempre dejo todo tirado... Ah, ah. –La reina se disfrazó de anciana– Bueno, ahí vamos otra vez a venderle a esta tonta
de Blancanieves las benditas manzanas..., qué paciencia hay que
tener por la belleza...
8
suarez-ret
13/10/10
10:30
Página 2
Patricia Suárez
Nació en Rosario, Argentina, en 1969. Dramaturga y narradora, es autora de
la trilogía Las polacas (nominación al Premio Trinidad Guevara), compuesta
por Historias tártaras, Casamentera (Premio Fondo Nacional de las Artes 2001)
y La Varsovia (Premio Instituto Nacional de Teatro 2001), estrenadas en 2002
en Buenos Aires.
Escribió Valhala, estrenada en el Teatro del Ángel en 2003; Petit Cabaret, obra
para niños dirigida por Héctor Malamud en el Teatro Santa María, en Buenos
Aires (2008). También realizó la adaptación de El Principito, que fue dirigida
por Carlos Aguilera en Montevideo, Uruguay.
Fue galardonada con varios reconocimientos, entre otros: el premio Argentores
a la Producción 2005 por la obra Roter Himmel, escrita junto a María Rosa
Pfeiffer; el segundo premio a obra inédita del Instituto Nacional de Teatro en el
2005 por su obra El tapadito; el primer premio de Obras de Teatro 2007 del INT
por La Bámbola, escrita también junto a Pfeiffer; además, el Primer Premio del
IV Concurso de Teatro de Humor de la Biblioteca Teatral Hueney de Neuquén,
por la obra Miracolosa.
En 2008 formó parte del Proyecto Padre, que Gustavo Ott llevó adelante en
Caracas; y varias obras suyas se representaron en Uruguay, Brasil, Venezuela,
España e Italia.
Recientemente se publicó su obra El ángel de la muerte en Hyspamérica, publicación de la Universidad de Maryland sobre estudios judíos.
Colabora en diversos medios gráficos argentinos como Clarín, Perfil y las revistas
Para Ti, Rolling Stones y Quid.
¿Querés leer más de esta autora?
Perdida en el momento (2003). Un fragmento de la vida de Irene S. (2004).
Rata Paseandera (1998). Esta no es mi noche (2005). Historia de Pollito
Belleza (Monte Avila, 1999). El Cochero Rata (2003). Habla el Lobo (2004).
Ratones de Cuento (2006). El Rey Anatol (2006). El Intrépido Medio Pollo
(2007), Amor Dragón (2007). Habla la Madrastra (2009). Las memorias de
Ygor (novela juvenil, 2004).
¿Querés saber más de esta autora?
www.discretoencanto.blogspot.com/
Ejemplar de distribución gratuita. Prohibida su venta.
Reina Mala
Fly UP