...

La enfermedad de Alzheimer y otras demencias

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

La enfermedad de Alzheimer y otras demencias
Detección y cuidados en las personas mayores
Detección y cuidados en las personas mayores
La enfermedad de Alzheimer y otras demencias
La enfermedad de Alzheimer
y otras demencias
La enfermedad de Alzheimer
y otras demencias
Detección y cuidados en las personas mayores
10
La enfermedad de Alzheimer
y otras demencias
Detección y cuidados en las personas mayores
Edita:
Dirección General de Salud Pública y Alimentación
Coordinación:
Dr. José Antonio Pinto Fontanillo
Diseño y Diagramación:
www.andreatomasov.com
1ª edición (abril 2007)
Presentación
El envejecimiento progresivo de la población no cabe duda que constituye, en
principio, un logro de todos los que trabajan para favorecer las condiciones de
calidad de vida de la población. Sin embargo, la mayor esperanza de vida en general,
lleva asociado el incremento paulatino de algunas enfermedades entre las cuales
se encuentran las demencias. Se estima que en Europa hay aproximadamente
3.286.000 personas que padecen demencia y que aparecen 824.000 nuevos casos
por año. En España afecta a cerca de 800.000 personas, si bien una tercera parte
de ellas podrían no estar convenientemente diagnosticadas.
Recientemente en las comunidades científica y sociosanitaria se rememoraba la
relevancia del descubrimiento de la enfermedad de Alzheimer hace ahora cien años.
El recuerdo de esta efeméride, una de las de mayor significación en la medicina
contemporánea, ha puesto de nuevo en primer plano del interés social la necesidad
de revisar la múltiple perspectiva de abordaje que requieren hoy las demencias,
desde una visión interprofesional e interinstitucional. Un asunto que nos reúne
en torno a creación de esta monografía en la que hemos contado con expertos en
cada uno de los perfiles que presenta la enfermedad, desde el mayor conocimiento
de la misma, hasta las soluciones terapéuticas, metodológicas y de manejo de las
situaciones más actuales. Contando también como expertos, que sin duda lo son, a
aquellos cuya convivencia diaria con los enfermos les ha otorgado criterio suficiente
como para aparecer tanto en estas páginas como para tener voz en la jornada
congresual en que estos asuntos se debatirán más a fondo.
Confiamos en que, entre todos, hayamos sabido aportar un poco más de luz a los
que tienen la tarea de dar soluciones y, por extensión, un poco más de esperanza y
perspectivas de calidad de vida a los enfermos.
Agustín Rivero Cuadrado
Director General de Salud Pública y Alimentación
personas mayores ••• Autores
Primitivo Ramos Cordero Geriatra
Presidente de la Sociedad Madrileña de Geriatría y Gerontología.
Servicio Regional de Bienestar Social. Consejería de Familia y Asuntos
Sociales. Comunidad de Madrid.
Pilar Serrano Garijo Geriatra
Jefa del Departamento de Programación, Evaluación y Desarrollo.
Dirección General de Mayores. Ayuntamiento de Madrid.
José Manuel Ribera Casado Catedrático de Geriatría
Facultad de Medicina. Universidad Complutense de Madrid. Jefe del
Servicio de Geriatría del Hospital Universitario San Carlos. Madrid.
Félix Bermejo Pareja Neurólogo
Profesor Asociado de Neurología. Facultad de Medicina. Universidad
Complutense de Madrid. Jefe del Servicio de Neurología. Hospital
Universitario 12 de Octubre. Madrid.
Saturio Vega Quiroga Geriatra
Médico de Familia. Coordinador de Equipos de Atención Primaria.
Gerencia de Atención Primaria de Segovia. Segovia. Consejería de
Sanidad de Castilla y León.
Pedro Gil Gregorio Geriatra
Profesor Asociado de Geriatría. Facultad de Medicina. Universidad
Complutense de Madrid. Adjunto del Servicio de Geriatría del Hospital
Universitario San Carlos. Madrid.
Jesús María López Arrieta Geriatra
Vocal de la Sociedad Madrileña de Geriatría y Gerontología.
Coordinador de Geriatría. Unidad de Memoria y Demencias. Hospital
Universitario La Paz - Cantoblanco. Madrid.
Javier Gómez Pavón Geriatra
Secretario General de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología.
Médico Adjunto del Servicio de Geriatría. Hospital Central de la Cruz
Roja. Madrid.
Luis Carlos Arranz Santamaría Geriatra
Médico Adjunto del Servicio de Geriatría. Unidad de Demencias.
Hospital Virgen de la Poveda. Consejería de Sanidad y Consumo.
Madrid.
Mª Cruz Tena Dávila-Mata Geriatra
Vicepresidenta de la Sociedad Madrileña de Geriatría y Gerontología.
Jefe de Sección de Programación, Evaluación y Formación. Dirección
General de Mayores. Ayuntamiento de Madrid.
Rosario Romero Chaparro Diplomada en Enfermería
Vocal de la Sociedad Madrileña de Geriatría y Gerontología. Jefe
de Sección de Recursos Técnicos a Domicilio. Dirección General de
Mayores. Ayuntamiento de Madrid.
Jerónimo Nieto López Guerrero Internista
Secretario de la Sociedad Madrileña de Geriatría y Gerontología.
Médico Adjunto del Servicio de Medicina Interna. Hospital
Universitario La Paz - Cantoblanco. Madrid.
Alberto López Rocha
Presidente de la Sociedad Española de Médicos de Residencias. Director
Médico. Residencia Real Deleite. Aranjuez. Madrid.
Miguel Ángel Maroto Serrano Psicólogo-Gerontólogo
Director del Departamento de Mayores del Centro de Intervención
Clínica y Social. Asesor Técnico de la Asociación de Familiares de
Enfermos de Alzheimer de Tres Cantos. Madrid.
Javier López Martínez Doctor en Psicología
Profesor del Departamento de Psicología. Facultad de Medicina.
Universidad San Pablo CEU. Madrid.
Manuel Nevado Rey Psicólogo
Director de la Escuela de Formación y Director de Proyectos.
Asociación Nacional del Alzheimer. AFAL contigo.
Alfredo Calcedo Barba Psiquiatra
Profesor Titular de Psiquiatría. Facultad de Medicina. Universidad
Complutense de Madrid. Adjunto del Servicio de Psiquiatra.
Coordinador del Programa de Atención a Víctimas de Violencia de
Género. Hospital General Universitario Gregorio Marañón. Madrid.
Felisa Martínez Lázaro Médico
Técnico Superior de Salud Pública. Programas. Dirección General
del Mayor. Consejería de Familia y Asuntos Sociales. Comunidad de
Madrid.
Juan de la Torre Vidal Diplomado en Trabajo Social
Licenciado en Ciencias. Políticas y Sociología. Jefe del Departamento
de Centros de Día y Residenciales. Dirección General de Mayores.
Ayuntamiento de Madrid.
Olga Larios González Diplomada en Trabajo Social
Master en Gerontología Social y Clínica. R. MM. La Paz. Servicio
Regional de Bienestar Social. Consejería de Familia y Asuntos
Sociales. Comunidad de Madrid.
Sonia Monfort Ayestarán Geriatra
Vocal de la Sociedad Madrileña de Geriatría y Gerontología. R.MM.
Francisco de Vitoria. Alcalá de Henares. Servicio Regional de Bienestar
Social. Consejería de Familia y Asuntos Sociales. Comunidad de
Madrid.
Francisco Marqués Marqués
Subdirector General de Epidemiología, Prevención y Promoción de
la Salud y Sanidad Ambiental. Instituto de Salud Pública. Dirección
General de Salud Pública y Alimentación. Consejería de Sanidad y
Consumo. Comunidad de Madrid.
Ramón Aguirre Martín-Gil
Jefe del Servicio de Promoción de la Salud. Instituto de Salud Pública.
Dirección General de Salud Pública y Alimentación. Consejería de
Sanidad y Consumo. Comunidad de Madrid.
José Ignacio García Merino
Jefe de Sección de Promoción de la Salud de Colectivos de Especial
Vulnerabilidad. Instituto de Salud Pública. Consejería de Sanidad y
Consumo de la Comunidad de Madrid.
José Antonio Pinto Fontanillo
Coordinador del Programa de Promoción de la Salud de las Personas
Mayores del Instituto de Salud Pública. Dirección General de Salud
Pública y Alimentación. Consejería de Sanidad y Consumo. Comunidad
de Madrid.
Raquel López de la Torre Martín Psicóloga
Unidad de Memoria y Demencias.
Hospital Universitario La Paz - Cantoblanco. Madrid.
Gema Torrijos Barbero Psicóloga
Unidad de Memoria y Demencias. Hospital Universitario
La Paz - Cantoblanco. Madrid.
Marta Martínez Latorre Licenciada en Historia
Técnico Auxiliar. Servicio de Cuidados Paliativos. Hospital General
Universitario Gregorio Marañón. Madrid.
Maria del Sol García Carpio Terapeuta Ocupacional
Departamento de Programación, Evaluación y Desarrollo. Dirección
General de Mayores. Ayuntamiento de Madrid.
Edición y Coordinación
José Antonio Pinto Fontanillo
Responsable del Programa de Salud de los Mayores.
Instituto de Salud Pública
Primitivo Ramos Cordero
Presidente de la Sociedad Madrileña de Geriatría y Gerontología
Índice
1 Introducción
Cien años de Alzheimer. Impacto familiar, social y sanitario
de las demencias
7
2 E
l envejecimiento cerebral y las funciones
mentales superiores
17
3 Deterioro cognitivo y demencias
Alteraciones psicológicas y conductuales asociadas a
demencias. Complicaciones habituales asociadas a las
demencias
29
4 Importancia de la detección precoz de las demencias
Escalas y tests. Exámenes complementarios
49
5 C
lasificación y diagnóstico diferencial
de los principales tipos de demencia
63
6 Epidemiología de las demencias
77
7 Terapéutica y Plan de Atención
Abordaje farmacológico de las demencias, manejo de las
alteraciones psicológicas y conductuales
87
8 Abordajes integrales no farmacológicos
Psicoestimulación integral
103
9 Rehabilitación, mantenimiento y estimulación funcional
115
10 Plan de atención y cuidados en las demencias
125
1 Asistencia emocional y afectiva
1
Aspectos bioéticos en las demencias
135
12 Familia y cuidadores
Sobrecarga física, psíquica y emocional. La ayuda mutua
como recurso. Asociaciones de familiares de enfermos
149
13 Recursos asistenciales en las demencias
Recursos sanitarios y sociales. Coordinación sociosanitaria
165
personas mayores ••• 1
Introducción
El envejecimiento de la población es sin duda una de las señas de identidad de
nuestro tiempo y debe catalogarse antes que nada de éxito de la salud, tanto
en el plano individual como colectivo. Así se reconocía en abril de 2002 en
Madrid, en la Segunda Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento, por los
representantes de los estados miembros presentes: “Celebramos el aumento de la esperanza de vida en muchas regiones del mundo como uno de los
mayores logros de la humanidad…”
En España es especialmente significativo el avance que ha supuesto en las
últimas décadas el poder vivir más años y con mayor calidad de vida. La
población que supera los 65 años ha experimentado un crecimiento considerable duplicándose en los últimos 30 años, pasando de los 3,3 millones de
personas de 1970 a los 6,6 millones de 2000, estando en la actualidad en torno al 17% de la población total.
Gráfico 1. Evolución de la población mayor. España 1900-2050 (miles)*
Fuente: INE: Anuario Estadístico, varios años. INE: Censos de población.
* De 1900 a 2000 los datos son reales; de 2010 a 2050 se trata de proyecciones; desde 1970 la población es de derecho.
personas mayores ••• La enfermedad de alzheimer y otras demencias
El envejecimiento constituye también uno de los mayores retos actuales de
las políticas de salud al llevar aparejado de manera habitual una considerable
pérdida de la capacidad, entendida ésta tanto en su forma integral como en su
expresión más visible que es la enfermedad, lo que obligaría a estar cada vez
más atentos a una planificación en salud que respondiera a ambos aspectos:
el de la atención y el de la asistencia.
A tenor de la evaluación que recoge el Libro Blanco de la Dependencia se
cifran en torno a 1.125.190 personas las que en nuestro país estarían en
dicha situación de dependencia, de las que en su mayoría corresponderían a
personas de edad: más del 80% superan los 65 años, entendiéndose que con
la mejora de la esperanza de vida esta proyección se hará aun más evidente
en las próximas décadas.
2005
2010
2015
2020
Personas dependientes
Grado 3
(Gran dependencia)
194.508
223.457
252.345
277.884
Grado 2
(Dependencia severa)
370.603
420.336
472.461
521.065
Grado 1
(Dependencia moderada)
560.080
602.636
684.442
697.277
Total
1.125.190 1.246.429 1.373.248 1.496.226
Cuadro 1. Proyección del número de personas dependientes para las
actividades de la vida diaria, por grados de necesidad de cuidados (España
2005-2020) Fuente: Elaboración a partir del Libro Blanco de la Dependencia, 2004
Es en esta doble perspectiva, demográfica y sanitaria, donde mejor puede
contemplarse este grupo de enfermedades que en su conjunto conocemos
como demencias, que interfieren bruscamente en los proyectos de vida libre
de enfermedad de cada una de las personas que las padecen, rebajando el
nivel de salud de la población de modo considerable. Estos años de vida ajustados por discapacidad, relativos a las demencias, tienen dos tendencias ciertamente abrumadoras: la primera, que se sitúan mayoritariamente repartidos entre las personas de más de 60 años y, la segunda, que en ese reparto la
mayor parte se lo llevan las mujeres que, en conjunto, son quienes soportan
el mayor peso de la enfermedad y durante mayor número de años.
••• personas mayores
Introducción
Gráfico 2. Comunidad de Madrid. Años de vida ajustados por
discapacidad (AVAD) por demencias, por sexo, grupos de edad y
componentes de los AVAD (mortalidad -AVP- y discapacidad-AVD-)
Fuente: IECM. Servicio de Informes de Salud y Estudios. Dirección General de Salud Pública y Alimentación. Consejería de
Sanidad y Consumo.
Es por ello que las demencias hayan ido adquiriendo una cada vez mayor significación en lo social, mayor inquietud en el entorno familiar, muchas preguntas a las ciencias médicas que aun permanecen sin respuesta y, en suma,
una demanda creciente a los planificadores de la asistencia sanitaria que aun
está en vías de poder consolidarse adecuadamente.
No cabe duda que, al día de hoy, la mayor sensibilización social ante las
demencias en su conjunto se debe al peso ponderal que ha ido adquiriendo
entre nosotros la Enfermedad de Alzheimer, un padecimiento que en estos
últimos meses ha tenido múltiples recordatorios en el ámbito sociosanitario y
científico con motivo de haberse llegado al centenario de su descubrimiento.
El recuerdo de esta efeméride, una de las de mayor significación en la medicina contemporánea, ha puesto de nuevo en primer plano del interés social la
necesidad de revisar la múltiple perspectiva de abordaje que requieren hoy las
demencias, desde una visión no sólo interprofesional, sino también interinstitucional. Un asunto que nos reúne en torno a la creación de esta monografía
que presentamos hoy y en la que hemos contado con reconocidos expertos en
cada uno de los perfiles que presenta la enfermedad, desde los que se refieren
al mayor conocimiento de la misma, hasta las que revisan las soluciones terapéuticas disponibles, para terminar con las metodológicas y de manejo de las
situaciones más actuales
personas mayores ••• La enfermedad de alzheimer y otras demencias
CIEN AÑOS DE ALZHEIMER
En aquel momento no despertó gran interés el hallazgo. Sólo hoy, con la perspectiva del tiempo y la gran carga de enfermedad y sufrimiento que acabaría
trayendo consigo, comprendemos el verdadero alcance de una enfermedad
que la Organización Mundial de la Salud definió como “una dolencia degenerativa cerebral primaria, de causa desconocida”. Los pacientes afectados no
tardan en ser plenamente dependientes del cuidado de los demás y quedan a
expensas de tratamientos que sólo pueden paliar o retrasan los efectos de la
enfermedad y que, si bien otorgan una mejor calidad de vida a los enfermos,
no le procuran en absoluto su curación.
Cien años hace ya del aquel tristemente ofuscado diálogo que una paciente
mantenía con su médico:
– ¿Cómo se llama usted?
– Augusta
– ¿Cómo se apellida?
– Augusta
– ¿Y, su marido, cómo se llama su marido?
– Creo que …Augusta
– Le pregunto por su marido, el nombre de su marido …
– Ah, mi marido …
– ¿Está usted casada?
– Sí, con Augusta…
Se trataba de Augusta D. la primera persona de la que se tuvo noticia de que
padeciera la enfermedad que acabaría llevando el nombre de su descubridor, quien en esos momentos aun se sentía perplejo ante la conducta de su
paciente.
Con sólo 51 años Augusta D. una mujer tímida, educada y activa, casada y
madre de una niña sana y feliz, nunca antes había estado enferma. Corría
el año 1901 en sus primeros meses cuando comenzó a aislarse de un entorno apacible y seguro. Comenzó recelando de la fidelidad de su marido, de las
intenciones de los que la rodeaban y acabó entregada al miedo y a la ansiedad, perdida la memoria y la compostura y, al cabo de tres escasos años,
había dejado de protestar y de gritar y se había rendido por completo. Encogida en su cama, habitualmente en posición fetal, se iba a consumir en poco
tiempo. El informe de la autopsia señalaba entre otros detalles la presencia
de “atrofia cerebral y encogimiento cerebral”. Augusta no sobrepasó el 8 de
abril del año 1906.
10 ••• personas mayores
Introducción
A finales de ese mismo año, en la Conferencia Anual de Psiquiatría celebrada
en la ciudad de Tübingen, Alemania, Alois Alzheimer presentaba el curioso
caso de la paciente de la extraña enfermedad que mostraba alteraciones de la
corteza cerebral y que estaba afectada de lesiones anatomopatológicas tales
que alcanzaban a la estructura de las propias neuronas. No muchos datos
aún, pero sí un gran interrogante, la que dejo tras de sí aquella mujer de vida
normal hasta que un buen día había comenzado con la pérdida de la memoria, alucinaciones, desorientación y finalmente la demencia. En fin, un proceso tristemente bien conocido y extendido en tantos y tantos entornos familiares de nuestro días.
IMPACTO FAMILIAR, SOCIAL Y SANITARIO DE LAS DEMENCIAS
Porque no hay que olvidar que es en ese primer nivel, el del entorno familiar donde se hacen notar primero las demencias. Efectivamente y según se
viene a advertir en el anteproyecto del Plan de Atención a los Enfermos de
Alzheimer y otras demencias, las familias suponen el principal suministrador de cuidados a los afectados. El motivo principal habría que buscarlo en
el hecho de querer preservar al enfermo de los inconvenientes que suponen
las alternativas al domicilio. Incluso teniendo en cuenta los incuestionables
cambios estructurales que está experimentando la familia en su concepción
más tradicional, al día de hoy se considera una prioridad evitar al enfermo
el daño derivado al arrancamiento de un entorno que sigue pareciendo más
confiable. Según estima la propia Confederación Española de Enfermos de
Alzheimer y otras demencias, la mayor parte de estos enfermos continúan
siendo atendidos de forma preferente en el domicilio, alcanzando hasta un
95% los cuidados que desde este ámbito se procuran. Pero, a esta cuestión,
pudiéramos decir de carácter emocional, le sigue sin duda otra de carácter más estructural bien evidente, como es la de la insuficiente existencia
de recursos alternativos: al día de hoy las Asociaciones evalúan en más de
29.000 euros el gasto que una familia que se hace cargo de un enfermo de
manera integral debe afrontar. Ante esta situación las familias, que se postulan como núcleos de cuidado preferente y principal, han de quedar reconocidas consiguientemente como las más necesitadas de apoyo e instrucción
en tanto no alcance una mayor presencia el sistema de prestación de cuidados de la red sociosanitaria. En esta situación, hay que significar el papel de
las asociaciones como el de la mayor relevancia en el afrontamiento de una
atención que además, bien se sabe, se hace más y más compleja a medida
que avanza la enfermedad.
personas mayores ••• 11
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
Cada vez hay un mayor acuerdo en el entorno del enfermo, ya sea en la esfera privada o en la pública, sobre la conveniencia, naturaleza y alcance de los
cuidados que se le han de suministrar en cada una de las fases, ya sea inicial,
moderada o severa, si bien, se le viene reclamando abiertamente al sistema
sanitario que debe hacer un esfuerzo complementario para estar a la altura
de las exigencias. Una petición de acciones y recursos que, se estima, no debería desatender ninguno de los siguientes:
• Representación a través de las Asociaciones de Enfermos de Alzheimer
• Centros de Atención Primaria dotados con programas de Atención
Domiciliaria
• Centros de Atención Especializada con Unidades de Demencia y Unidades
de Hospitalización a Domicilio
• Centros de Día con programas de estimulación integral
• Centros con unidades de Respiro
• Programas de Prestación de Ayudas Técnicas
• Programas para Adaptaciones Arquitectónicas
• Voluntariado especializado
Recursos e innovaciones que vendrían a tener ahora una mayor eficacia, si
cabe, por cuanto va surgiendo todo un tejido social en torno a los enfermos
cada vez más informado y cualificado, muy capaz por tanto de dotarles del
mayor sentido y utilidad.
Desde el ámbito más estrictamente sanitario hay que valorar especialmente la naturaleza de estas enfermedades y recordar que, en su conjunto, son
mucho más incapacitantes (90,8%) que mortales. Ahora bien, lo que parece
realmente más llamativo es su evolución:
En lo que respecta al comportamiento en el tiempo de las tasas de mortalidad
de las demencias y de la enfermedad de Alzheimer, se advierte un espectacular aumento de las mismas por ambas patologías (gráfico 3). A finales de los
años 70 las demencias producían unas tasas de mortalidad cercanas a 3 fallecimientos por 100.000 habitantes/año, tanto en varones como en mujeres,
sin embargo, a principios de los años 2000 esas tasas estaban alrededor de 22
ó 23 en varones y de 25 ó 26 en mujeres; es decir, las tasas se habían multiplicado por 8. En la enfermedad de Alzheimer ocurrió algo parecido puesto
que si a finales de los años 70 las tasas rondaban 0,1 fallecidos por 100.000
habitantes/año, a principios de los años 2000 eran de alrededor de 7 en varones y de 9 en mujeres, lo que implica que se habían multiplicado 70 ó 90
veces. Aproximadamente a partir del año 1999 se ha observado una ruptura
12 ••• personas mayores
Introducción
de la tendencia ascendente para todas las demencias, tanto en varones como
en mujeres, si bien la enfermedad de Alzheimer continúa su ascenso. Estas
variaciones se pueden observar en el siguiente gráfico.
Gráfico 3. Evolución de la mortalidad por demencia y enfermedad de
Alzheimer según sexo. Comunidad de Madrid. Período 1975-2003.
Tasas por 100.000 habitantes·año estandarizadas por edad. Varones y mujeres. DEM: demencia. ALZ: enfermedad de
Alzheimer.
EL FUTURO
En los próximos años podemos casi adelantar cual será la evolución de esta
realidad.
Según estimaciones de la OMS, las demencias, incluida la enfermedad de
Alzheimer causan cada año en el mundo en torno a los 276.000 fallecimientos de los cuales 93.000 son hombres y 183.000 son mujeres. Estas patologías representan el 0,5% del total de las causas de mortalidad. En Europa, el
área a la que pertenecemos y de la que compartimos su estructura especialmente longeva, la mortalidad por esta causa ascendió ya en el año 2000 a
87.000 casos.
personas mayores ••• 13
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
En España la carga de enfermedad por Demencias se seguirá concentrando en
los grupos de edad más elevada y en mayor medida y de forma bien evidente entre las mujeres. En este centenario homenaje al Alzheimer y mientras
nos preguntamos cuándo será curable esta enfermedad no hemos de olvidar
la estructura de la población en 2007 aún en curso: somos 7,5 millones de
personas con más de 60 años y 2 millones de octogenarios. Si se mantiene la
tendencia actual de la enfermedad en que se observa que se multiplica por
dos cada cinco años a partir de los 60 y teniendo en cuenta que podría haber
unos 200.000 casos sin diagnosticar, no cabe duda de que lo mejor es estar
preparados desde todos los ámbitos tanto interprofesionales como interinstitucionales para hacer frente a la situación.
Sin descartar que se produzcan avances en el ámbito de la investigación y
nuevas estrategias en el manejo de la enfermedad, será necesario estar atentos a cualquier medida de detección precoz que pudiera ayudar en la mejor
orientación de las soluciones a adoptar.
Un frente de optimismo se atisba al ver cómo la sociedad viene reaccionando ante estos y otros retos parecidos. Así, las demencias han de verse reflejadas en lo que se ha llamado cuarto pilar del bienestar en nuestro país y que se
concreta, entre otras medidas, en el reconocimiento y aprobación por el Congreso de los Diputados de la “Ley de promoción de la autonomía personal y de
atención a las personas en situación de dependencia” que no hace sino recoger el sentir de la propia Constitución, que en sus artículos 49 y 50, se refiere
a la atención a personas con discapacidad y personas mayores y a un sistema
de servicios sociales promovido por los poderes públicos para el bienestar de
los ciudadanos. Se crea para ello un Sistema Nacional de Dependencia, con
un catálogo de servicios necesarios para los mayores y ayudas para las familias, entre otros. El SND garantizará la atención y protección a las personas
en situación de dependencia en todo el territorio del Estado, con la colaboración y participación de todas las Administraciones Públicas en el ejercicio de
sus competencias
La norma se inspira en los siguientes principios: carácter universal y público de
las prestaciones; acceso a las prestaciones en condiciones de igualdad; y participación de todas las administraciones en el ejercicio de sus competencias.
Si, como reconoce la propia Sociedad Española de Medicina de Familia y
Comunitaria las demencias provocan el 25% de todas las dependencias en
España, que la situación de gran dependencia afecta al 40% de la población
con demencia y que, según avanza la enfermedad, el paciente con demencia
va perdiendo su autonomía y, por tanto, su capacidad para cuidar de sí mismo, no cabe duda que habrían de tener la consideración correspondiente en
este ambicioso proyecto.
14 ••• personas mayores
Introducción
Bibliografía
- Naciones Unidas, Informe de la Segunda Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento,
Madrid, 8 a 12 de abril de 2002
- Atención a las personas en situación de dependencia: Libro Blanco, IMSERSO, Ministerio
de Trabajo y Asuntos Sociales, diciembre 2004
- Memoria: Revista de Alzheimer España, nª 17, Otoño 2006
-G
uía para la planificación de la atención sociosanitaria del enfermo de Alzheimer y su
familia, C.E.A.F.A., 2003
- “Demencia”, Atención Primaria 2001. Vol.28. Supl.2 Noviembre
- “Demencias y Enfermedad de Alzheimer”.Informe. Departamento de Epidemiología.
Instituto de Salud Pública, Madrid 2006
- Guía de Demencias desde la Atención Primaria, Sociedad Española de Medicina de
Familia y Comunitaria, Madrid 2006
- European Comisión Health & Consumer Protection Directorate-General Some health
information developments on neurological diseases and non-psychiatric brain diseases
at European Union level, Luxembourg, 2004
- LEY 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a
las personas en situación de dependencia
personas mayores ••• 15
2
El envejecimiento cerebral
y las funciones mentales superiores
La importancia de un buen conocimiento de los cambios asociados al envejecimiento cerebral viene dada por el papel coordinador que juega el sistema
nervioso central (SNC) en la actividad integradora del organismo. También
por las consecuencias de estos cambios en la aparición de trastornos muy
relevantes en la práctica clínica diaria; por la dificultad para establecer una
frontera nítida entre algunas enfermedades y el proceso de envejecimiento
fisiológico; y por la influencia que estos cambios (incluso los meramente fisiológicos), van a tener en la calidad de vida del individuo.
Su estudio reviste una especial complejidad desde el punto de vista metodológico. Exige saber qué es lo que en cada momento pretendemos medir para
seleccionar la metodología más adecuada. En el cerebro la correlación entre
forma y función es muy íntima. Las fronteras entre los cambios fisiológicos,
dependientes tan solo del paso del tiempo (normalidad), y aquellos que implican la existencia de enfermedad (patología) no siempre se presentan claras.
Tampoco lo están las interrelaciones que puede haber entre morfología y función cuando hablamos de cuestiones difícilmente cuantificables como pueden
ser la inteligencia, memoria, cognición, sensibilidad, etc..
CAMBIOS MORFOLÓGICOS
A nivel macroscópico destacar que el volumen y el peso del cerebro disminuyen con el envejecimiento. En circunstancias normales, el peso máximo
medio, se reduce hasta un 10-15% a los 90 años, respecto al de los 25-30
personas mayores ••• 17
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
años, (calculado entre 1300-1400 gr. en el hombre y de 1200-1350 gr. en la
mujer). Estas pérdidas son más acusadas si existe patología cerebral sobreañadida, que aparecen sobre todo a partir de los 55 años y son irregulares en
su distribución.
Lo mismo ocurre con el volumen cerebral, calculado mediante Tomografía
Computerizada, también aquí el proceso se acelera después de los cincuenta años y es más acusado en varones. Una causa puede ser la desmilelinización atrófica de la sustancia blanca subcortical próxima a las áreas periventriculares.
Los surcos interhemisféricos crecen y se hacen más profundos, sobre todo en
la región frontal, con mayor prominencia de las granulaciones de Pacchioni.
Aumenta el tamaño de los ventrículos en proporción que se calcula de 0.3
ml/año entre los 21 y los 70 años. Aparecen granulaciones en el epéndimo y
el cerebro adquiere coloración cremoso-amarillenta por aumento de los depósitos de lipofuscina. La presencia de lipofuscina intracelular es inespecífica y
se vincula a la acumulación de productos de deshecho asociada a la edad.
Las meninges se hacen más fibróticas y suelen calcificarse y osificarse, adhiriéndose con frecuencia al hueso. En el cerebelo aumentan las fisuras vermianas e interhemisféricas, y se ensancha el espacio subaracnoideo en torno al
cerebelo. Lo mismo ocurre con el cuarto ventrículo cuyo aumento de tamaño de su diámetro transversal es constante desde los 20 años y muy ostensible desde los 70.
En las arterias de mayor tamaño aumenta el grosor de su íntima por depositarse calcio, fosfolípidos y ésteres de colesterol. Se reduce la luz, se pierde elasticidad y hay mayor facilidad para la aparición de enfermedad aterotrombótica. También se ha descrito reduplicación de la lámina elástica con fibrosis
e hialinización de la media. A partir de los 60 años es común la presencia de
microaneurismas. Se produce irregularidad en la distribución de arteriolas y
vénulas que aparecen más distorsionadas. Se estima que la corteza cerebral
sana pierde un 5-6% por década en sus tasas de consumo de oxígeno y de utilización de la glucosa a partir de los 30 años.
Existe una patología vascular intrínseca, poco común, exclusiva de personas de edad avanzada que recibe el nombre de angiopatía amiloidea, congofílica, o enfermedad de Scholz. Se caracteriza por la presencia de depósitos amiloides en la pared arteriolar de las meninges y la corteza, que pueden
extenderse intracerebralmente a los espacios perivasculares, dando lugar a
los Cuerpos de Hirano. Es una alteración relativamente común en el anciano sin relación con la hipertensión arterial ni con la arteriosclerosis preexistente. Esta, puede jugar un papel en la génesis de la hemorragia cerebral, ya
18 ••• personas mayores
El envejecimiento cerebral y las funciones mentales superiores
que favorece la aparición de angionecrosis y de microaneurismas. Su incidencia aumenta con la edad y muestra una localización preferente por los
lóbulos frontales.
A nivel microscópico las cosas son más complejas. Durante años se aceptó que el envejecimiento determinaba pérdidas y cambios en los elementos
celulares del SNC. Hoy, en el envejecimiento normal, se habla más de cambios que de pérdidas celulares. Cambios que afectan a la neurona y al resto de
elementos celulares que constituyen la unidad neurológica: neuroglía y células del tejido conectivo del sistema de sostén. Su distribución es heterogénea,
con grandes pérdidas en algunas áreas y manteniendo la situación basal en
otras. El hipocampo es una de las áreas más estudiadas debido al papel que
juega en los procesos de aprendizaje y de memoria. Se acepta que áreas funcionalmente muy importantes como el propio hipocampo no pierden demasiadas neuronas e incluso que puede haber un proceso de neoneurogénesis
en la vida adulta.
Por lo que respecta al cortex se creía que el envejecimiento se asociaba a una
pérdida irreversible de neuronas durante toda la vida adulta, particularmente importante en las áreas de recepción de los órganos de los sentidos y algo
menos marcada en las áreas motoras. Las áreas corticales asociativas son
menos vulnerables que las motoras o sensitivas a las modificaciones morfológicas de sus neuronas. Hoy se cuestionan estos datos ya que los sistemas de
medición utilizados eran muy primitivos y se prefiere pensar más en asociaciones celulares o en “encogimiento neuronal”. Se estima que las pérdidas
neuronales en el neocortex del anciano sano en el caso de producirse son más
bien escasas, aunque puede haber una cierta retracción en las mismas. En los
pacientes de Alzheimer sí que tienen lugar pérdidas neuronales importantes.
Para la conservación de las funciones corticales superiores, sobre todo en las
áreas asociativas, interviene el fenómeno de la neuroplasticidad. Se llama así
al desarrollo de estructuras y funciones nuevas en determinadas neuronas
merced al establecimiento de conexiones sinápticas a través de la neoformación de árboles dendríticos. Merced a esta cualidad numerosas neuronas pueden generar nuevos axones o prolongar sus dendritas cuando existe despoblación neuronal. En los pacientes demenciados este fenómeno de neuroplasticidad se atenúa progresivamente hasta desaparecer.
Otras áreas del cortex como la sustancia negra, el núcleo estriado, el locus
ceruleus, o los núcleos dentado y dorsal del vago, sufren pérdidas que se
correlacionan bien con los déficits extrapiramidales y autonómicos observables en la senescencia, lo que contribuye a explicar el aumento de esta patología asociada a la edad. También disminuye el número de células de Purkinje en la corteza cerebelosa, manteniéndose bastante bien el número de
personas mayores ••• 19
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
neuronas correspondientes a los núcleos pontinos y medulares, así como al
hipotálamo.
Los cambios en la membrana plasmática neuronal afectan a su contenido
proteico, cuya cuantía a los 80 años se ha reducido hasta en un 30% en los
individuos sanos. Más importantes son los cambios en relación con los lípidos. El aumento de colesterol y esfingomielina acentúa la rigidez de la membrana y enlentece los procesos metabólicos que tienen lugar a su través, entre
ellos el transporte iónico. Estos cambios, además, generan también modificaciones en los sistemas enzimáticos implicados en los sistemas de neurotransmisión.
A nivel intracelular se han descrito una distorsión en la superficie de la membrana que rodea el núcleo, cambios en el aparato de Golgi y disminución en
el contenido de los Cuerpos de Nissl. La velocidad de conducción del impulso
nervioso a través del axón se enlentece con la edad sin que se asocien cambios
morfológicos apreciables. Ello se atribuye a factores metabólicos entre ellos a
un peor manejo del ATP, debido a la acumulación de alteraciones en el ADN
mitocondrial.
En el proceso del envejecimiento aparecen hallazgos tisulares que plantean
problemas de interpretación por hallarse en la frontera entre lo fisiológico y
lo patológico. Así, encontramos los ovillos o depósitos neurofibrilares intracelulares compuestos por filamentos helicoidales en pares, ricos en proteínas tau, anormalmente fosforilados y típicos de la enfermedad de Alzheimer.
También la presencia de cuerpos de inclusión de Lewy, comunes en la enfermedad de Parkinson, pueden ser un hallazgo habitual y poco significativo en
el envejecimiento normal tanto a nivel de la sustancia nigra como en el corpus ceruleus.
La llamada degeneración gránulo-vacuolar es rara en sujetos sanos antes de
la séptima década. Consiste en la formación de vacuolas ricas en microgránulos tisulares dentro de determinadas neuronas y se interpreta como resultado de procesos de autodestrucción celular. También es rara la distrofia
neuro-axonal, fenómeno paralelo, con aparente inflamación del cilindroeje,
preferentemente a nivel del Núcleo Grácil. A nivel extracelular, van apareciendo las llamadas “placas seniles”, agregados de un material fibrilar argirofílico, granular, de 10-100 nm de diámetro, formado por productos de la
degeneración de las dendritas neuronales. Se trata de otro hallazgo frontera
con la enfermedad de Alzheimer de la que se diferencian únicamente por su
cuantía.
Los cambios morfológicos afectan también al tejido glial, lo que influirá en
el funcionamiento de la neurona, pudiendo contribuir tanto a su disfunción
20 ••• personas mayores
El envejecimiento cerebral y las funciones mentales superiores
como a su degeneración. Con la edad aumenta la reactividad del astrocito
y aparecen en su interior cuerpos amiláceos birrefringentes compuestos de
polímeros hidrocarbonados. Su presencia está ligada al proceso de envejecer y se ha descrito en enfermedades degenerativas, pero no parecen implicar trastorno metabólico alguno para las células. Al aumento de los astrocitos se atribuye un aumento en el contenido cerebral de ADN. Por el contrario
disminuyen los oligodendrocitos en paralelo a la destrucción de las bandas
de mielina que acompañan a la degeneración neuronal. Son cambios que
pueden interferir negativamente en la vida de las neuronas, dificultando su
nutrición a partir de los capilares perineuronales.
CAMBIOS EN LA NEUROTRANSMISIÓN
Conocer como modifica la edad el complejo mecanismo de la intercomunicación de las neuronas entre sí y con el resto de los componentes celulares, es
difícil y obliga a analizar los cambios producidos:
a) En la síntesis y almacenamiento de las sustancias neurotransmisoras en la
neurona presináptica, así como el de las enzimas que regulan su comportamiento
b) En la llegada del impulso que determina su liberación
c) En el comportamiento del receptor postsináptico
El metabolismo de los neurotransmisores monoamigérgicos esta muy activado en el cerebro añoso por lo que es posible detectar un aumento de sus catabolitos. Una disminución de los mismos sugiere mecanismos compensadores
insuficientes y apunta hacia la demencia. Sin embargo, no existe una correlación entre estos cambios y las alteraciones histológicas características de la
enfermedad de Alzheimer: placas seniles y ovillos neurofibrilares, ni tampoco
con la existencia de multiinfartos cerebrales.
Sistema Dopaminérgico: Probablemente es el mejor estudiado por su papel
en la enfermedad de Parkinson y las posibilidades de actuar farmacológicamente sobre él para atenuar la sintomatología. Muestra un declinar relacionado con la edad. A nivel presináptico disminuyen hasta el 50% los niveles
de dopamina así como el número de células que la contienen en el cerebro
medio. Estas pérdidas se producen incluso en ausencia de enfermedad neurológica. A nivel postsináptico se reduce la densidad de los receptores D-2 de
personas mayores ••• 21
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
dopamina en un 40%. Se limita también la actividad de enzimas biosintéticas como la tiroxin-hidroxilasa y la dopadecarboxilasa en los núcleos negro
y estriado lo que implica una mala función en la transmisión dopaminérgica. El comportamiento dopaminérgico parece que puede ser distinto según
las localizaciones, como la retina o el bulbo olfatorio, lo que obliga a llevar a
cabo estudios regionales.
Sistema Neuroadrenérgico: Con la edad disminuyen los receptores beta en
todas las áreas cerebrales y se empobrece la respuesta de los que quedan. Son
pérdidas paralelas a las que tienen lugar en otras partes del organismo. En
menor medida ocurre lo mismo con los receptores alfa. Se ha visto una reducción de los niveles de epinefrina en las áreas motoras de la corteza, lo que puede guardar relación con el declinar de funciones como el balance postural y
el tono muscular. Otras pérdidas funcionales que se relacionan con este fenómeno son la incapacidad para controlar el comportamiento irritativo, lo que
iría ligado a alteraciones en el metabolismo de las catecolaminas a nivel del
sistema reticular. También algunas funciones relacionadas con el sueño, que
estarían mediadas por la norepinefrina en el “locus ceruleus”.
Sistema Serotoninérgico: Los niveles de serotonina en el SNC se mantiene estables durante el envejecimiento normal, habiéndose detectado aumento en la tasa de algunos marcadores presinápticos. En el cerebro humano los
principales grupos de receptores serotoninérgicos (S-1 y S-2) disminuyen
un 30-50% a lo largo de la vida en las áreas corticales, aunque esto parece
menos claro a nivel de hipocampo y de ganglios basales.
Sistema Acetilcolínico: Parece existir un declinar en su actividad asociado a la edad, lo que se ha relacionado con las pérdidas de memoria del anciano, dando lugar a la teoría colinérgica de la memoria. La síntesis y liberación
de acetilcolina disminuye con la edad en el cerebro de la rata. Se ha descrito depleción de acetilcolintransferasa y de acetilcolinesterasa en el cortex,
manteniéndose normal en el estriado. Las pérdidas en los niveles de acetilcolintransferasa son muy importantes en pacientes de Alzheimer, lo que ha
generado una línea terapéutica importante. Se ha descrito una disminución
significativa en el número de receptores muscarínicos colinérgicos. El envejecimiento fisiológico parece alterar la respuesta del sistema colinérgico, de forma que tanto la síntesis como la liberación de acetilcolina se reducen. También se reduce la respuesta electrofisiológica a la acetilcolina de las neuronas
postsinápticas.
Sistema Aminérgico: Los aminoácidos constituyen el grupo mayoritario
de sustancias neurotransmisoras en el SNC, aunque alguno, como el ácido
glutámico, no parece sufrir cambios excesivos. Sin embargo, reducen su actividad los mecanismos de transporte ligados al ácido gammaaminobutírico
22 ••• personas mayores
El envejecimiento cerebral y las funciones mentales superiores
(GABA), lo que lleva a aceptar que en el envejecimiento normal existe una
hipoactividad progresiva de los circuitos GABA dependientes en determinadas áreas corticales, algo que se acentúa de manera notable en el envejecimiento patológico ligado a la demencia tipo Alzheimer.
En los últimos años se están estudiando las modificaciones ligadas al envejecimiento que afectan a las interacciones de unos neurotransmisores con
otros a determinados niveles cerebrales. En base a ello se sugiere que la edad
puede cambiar la interacción de neurotransmisores en circuitos específicos
del cerebro, supuestamente preparados para codificar funciones específicas.
CAMBIOS BIOQUÍMICOS
Están muy ligados a los de los sistemas de neurotransimisión. Cabe destacar
el papel negativo del llamado estrés oxidativo. Su causa fundamental es el
aumento en la producción de radicales libres con el envejecimiento, lo que
da lugar a daños en el ADN, así como en las proteínas y en el material lipídico del cerebro. Expresión de este daño puede ser el aumento de las concentraciones en la mitocondria cerebral humana de la 8-hidroxideoxiguanoisina, un marcador del daño del ADN. En la misma línea hay que interpretar el
aumento en los niveles de peroxidación lipídica en los sinaptosomas del cerebro de la rata. Estos efectos negativos sobre el SNC atribuibles a una tasa más
alta de radicales libres se observan en mucha mayor medida en los pacientes
con enfermedad de Alzheimer. En el daño neuronal del envejecimiento intervienen tanto la mayor producción de radicales libres como las pérdidas en la
capacidad antioxidante del individuo.
Las principales alteraciones a nivel bioquímico y molecular en el tejido cerebral en el curso del envejecimiento fisiológico son las siguientes: cambios en
la doble hélice del ADN; modificaciones en las proteínas cromosómicas; pérdida de actividad cromatínica evidenciada a través de su disminución para la
capacidad de síntesis de ARN; menor capacidad de transporte axonal y dendrítico, algo comentado en el apartado anterior y que guarda relación con
las limitaciones que se acaban de señalar; cambios en las proteínas específicas sinaptosomales de la membrana plasmática; y, como trasfondo común,
alteraciones en la mayor parte de los sistemas antioxidantes. Se admite que
las proteínas cerebrales son, en términos generales, más estables que las de
otros tejidos. Sus tasas de declinar metabólico durante el envejecimiento son
moderadas, manteniendo el anciano sano un nivel elevado de intercambio de
macromoléculas.
personas mayores ••• 23
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
En cuanto a la actividad eléctrica del cerebro sabemos que el ritmo alfa reduce su frecuencia media en torno a un 20% en el anciano sano que envejece,
sin que quede claro en qué medida puede ser debido a un flujo cerebral disminuido. Los potenciales evocados visuales y somatosensoriales aparecen retrasados en el anciano, con periodos de latencia más cortos en la mujer que en el
hombre. El enlentecimiento en la velocidad de conducción axonal es apenas
perceptible hasta los 60 años. Se evalúa a nivel de nervio periférico en torno
a 0.16 m/seg./año entre los 60 y los 86 años.
CAMBIOS FUNCIONALES
Son muy complejos y afectan a una amplia gama de funciones orgánicas.
Entre ellas a la somatosensorial, a la motora, a las de coordinación, al sueño, a las intelectuales en cualquiera de sus acepciones, o a las del comportamiento. Existen pérdidas en las sensibilidad vibratoria, discriminativa y
tactil, permaneciendo bastante conservadas la de la presión, el sentido posicional y la sensibilidad dolorosa. Son cambios que reducen la calidad de los
estímulos procedentes del mundo exterior. Se afecta de forma específica la
información procesada por las células receptores de las estructuras sensitivas correspondientes a los ojos, nariz, lengua y piel. Importa destacar que
todos los órganos de los sentidos pierden capacidad de respuesta.
A nivel motor hay pérdidas en la coordinación y en el control muscular. El
control postural se deriva de una buena información sensorial procedente
de muchas fuentes; entre ellas la visual y la vestibular, junto con una capacidad de respuesta motora suficiente, todo ello integrado de forma adecuada por los sistemas superiores de regulación. Entre las pérdidas vinculadas a
los sistemas de control hay que incluir las relacionadas con la termorregulación, el control esfinteriano y el ortostatismo. Estas últimas implican que
el anciano tenga dificultad para mantener su tensión arterial ante cambios
bruscos de posición, lo que hace más fácil las caídas. Otras pérdidas motoras vinculadas al SNC son la atenuación del reflejo aquíleo y cierta participación neuronal en las pérdidas generalizadas de masa muscular que ocurren con la edad.
En cuanto al sueño se sabe que aumenta el número de despertares nocturnos.
Se mantiene el número de horas de encamamiento, aunque se reducen las de
sueño propiamente dicho y las de sueño REM. Son cambios que están influenciados por las eventuales patologías concomitantes y de forma especial por la
obesidad, por la enfermedad respiratoria obstructiva crónica y, sobre todo,
por la demencia.
24 ••• personas mayores
El envejecimiento cerebral y las funciones mentales superiores
Existe una pérdida progresiva de memoria, sobre todo de la memoria reciente. El aprendizaje de nuevas habilidades resulta difícil en el anciano. La capacidad de recordar o traer a la memoria libremente cualquier cuestión es más
lenta y conlleva mayor esfuerzo cognoscitivo. El envejecimiento determina
mayor alteración a lo que expertos llaman “inteligencia fluida” en contraposición a la “inteligencia cristalizada”.
Para diferenciar las pérdidas de memoria fisiológicas vinculadas a la edad
de aquellas otras que son expresión de enfermedad se recomienda acudir al
modelo “de los tres estadíos”:
a) El primero sería la llamada “memoria sensitiva”, y expresa la recepción y
almacenamiento inmediato de los diferentes estímulos informativos que llegan a través de los órganos de los sentidos. En el anciano normal la información más accesible llega a través de los estímulos visuales.
b) El segundo corresponde a la “memoria primaria”, que expresa la parte de
la memoria sensitiva que retenida durante un cierto tiempo; sería lo que en
términos coloquiales se define como lo que “uno tiene en la cabeza” en un
momento determinado.
c) Por último, la “memoria secundaria”, representa la información que se llega a procesar y se mantiene en la mente en el conjunto de los recuerdos de
un individuo, que es la que aparece como más alterada en los sujetos de edad
avanzada.
Estos cambios representan mayor dificultad para la adaptación al medio y
dan lugar a un enlentecimiento general en la actividad física o mental del
anciano. Los cambios operados en la memoria, suponen además, una dificultad adicional a la hora de evaluar el resto de las funciones intelectuales ya
que los parámetros relacionados con la memoria son esenciales para desarrollar los diferentes test utilizados.
El coeficiente intelectual parece descender con la edad, aunque los datos de
que se dispone son poco valorables. Este descenso afectaría más a las personas que se encuentran con índices próximos al límite inferior, manteniéndose
bien en los ancianos que parten de coeficientes elevados.
También existe una relación entre este parámetro y la presencia de enfermedades asociadas. Las deficiencias en vitaminas del grupo B, sobre todo B6 y folatos, se han correlacionado en múltiples estudios epidemiológicos o
de intervención con situaciones de deterioro, que, en ocasiones, han mostrado un cierto grado de recuperación cuando se han elevado los niveles de
las mismas.
personas mayores ••• 25
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
MACROSCÓPICOS
Pérdida de peso (10% entre los 20 y 90 años)
Pérdida de volumen cerebral equivalente
Surcos hemisféricos cerebrales y cerebelosos agrandados y profundos
Granulaciones de Pacchioni más prominentes
Coloración cremosa de la superficie cerebral
Meninges fibrosas con calcificaciones y osificaciones
Cambios vasculares de tipo ateromatoso en los grandes vasos
Tendencia a la aparición de microaneurismas
MICROSCÓPICOS
Redistribución del tejido neuronal con “diferencias regionales” importantes, y
eventuales modificaciones en su morfología (“retracciones”)
Cambios en la estructura sináptica con aparición del fenómeno de “neuroplasticidad”
Alteraciones en la membrana plasmática, con pérdidas en su contenido proteico,
aumento de colesterol y esfingomielina y cambios en sus sistemas enzimáticos
Cambios en la estructura axonal, con limitación en la velocidad de conducción del
impulso
Aumento intracelular de lipofuscina y pérdida de gránulos de Nissl
Aparición progresiva de “hallazgos problema”:
• Ovillos neurofibrilares
• Cuerpos de inclusión de Lewy
• Degeneración gránulo-vacuolar
• Distrofia neuroaxonal
• Placas seniles
Aumento de la reactividad y del tamaño de los astrositos
Reducción del número de oligodendrocitos
Tabla 1. Cambios del SNC en el envejecimiento
26 ••• personas mayores
El envejecimiento cerebral y las funciones mentales superiores
Bibliografía
- Ciocin JD, Potter JF.- Age- changes in human memory. Normal and abnormal. Geriatrics
1988; 43(10):125-128.
- Davision AN.- Pathophysiology of ageing brain. Gerontol 1987; 33:129-135.
- Goldman JE, Calingasan NY, Gibson GE.- Aging and the brain. Curr Opin Neurol 1994;
7:287-293.
- Giuffrida AM, Lajtha A.- Macromolecular turnover in brain during aging. Gerontol
1987; 33:136-148.
- Mak RE, Griffin WST, Grahan DI.- Aging associated changes in human brain. J
Neuropathol Exp Neurol 1997; 56:1269-1275.
- Mora Teruel F.- Envejecimiento cerebral. En Martínez Lage JM, Khachaturian JS (eds)
Alzheimer XXI: Ciencia y Siciedad. Masson. Madrid. 2001. Pgs:23-32.
- Morrison JH, Hof PR.- Life and death of neurons in the aging brain. Science 1997;
278:412-419.
- Palmer AM, Francis PT.- Neurochemistry of aging. En Pathy MSJ, Sinclair AJ, Morley
JE (eds) Principles and practice of geriatric medicine (4ª ed). John Wiley and Son.
Edimburhg. 2006; 69-86.
- Ribera Casado JM.- Envejecimiento del sistema nervioso central. En Ribera Casado JM
(ed) Patología neurológica y psiquiátrica en geriatría. Edimsa. Madrid. 1989. Pgs:11-24
- Silvestrone JM.- Neurologic changes with age. En Bougie JB, Morgenthal AP (eds) The
aging body. MacGraw Hill. New York. 2001; pgs:17-34.
- Strong R.- Neurochemical changes in the aging human brain: Implications for
behavioral impairment and degenerative disease. Geriatrics 1998; 53(Suppl 1):S9-S12.
- Vernadakis A.- The aging brain. Clin Geriatr Med 1985; 1:61-94
- Whitbourne SK.- Central nervous system. En SK Whitbourne (ed) The aging body.
Springer-Verlag. New York. 1985. Pgs:125-149.
personas mayores ••• 27
3
Deterioro cognoscitivo y demencias
El deterioro cognoscitivo (DC) se caracteriza por un bajo rendimiento en algunos aspectos intelectuales, fundamentalmente de la memoria, y en especial
en los individuos a medida que envejecen. Generalmente acompaña a enfermedades crónicas interrecurrentes de cualquier origen, como la insuficiencia
cardíaca, EPOC, o como consecuencia de situaciones propias de los ancianos.
En este caso la coincidencia de varias enfermedades crónicas en un organismo vulnerable sometido a polifarmacia repercute en la función cognoscitiva
de forma negativa. Por eso la determinación cognoscitiva del sujeto mayor
forma parte de la valoración geriátrica y nos ayuda a esclarecer si estamos
en presencia de un paciente demente o de un deterioro cognitivo secundario
a otra situación patológica.
La importancia de descartar DC entre la población mayor es esencial, porque
representa en muchos casos, el estadio previo de los sujetos que en último término desarrollan demencia. Ello no debe presuponer que toda persona que
muestre algún déficit cognoscitivo leve vaya a desarrollar inexorablemente
una demencia.
El DC viene determinado por déficits de memoria de afectación “no exclusiva
o aislada” de la misma, afectando a otras habilidades intelectuales y al mismo tiempo preservan otras funciones superiores. Generalmente no pasan
desapercibidos para el entorno del paciente, manifestándolos como una queja objetiva de los familiares más próximos; mientras éste, excepcionalmente
se percata de ellos.
El DC suele condicionar la actividad de la vida diaria, aunque aún no llega a
producir la desadaptación socio-laboral-familiar, típica de las Demencias.
personas mayores ••• 29
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
Existen clasificaciones como el C. D. R. que establece el diagnóstico de demencia cuestionable y la G. D. S. de Reisberg que dividen en:
Estadío I = No deterioro cognitivo.
Estadío II = Deterioro cognitivo muy leve.
Estadío III = Deterioro cognitivo leve = Demencia.
La demencia aparece como resultado del proceso de una enfermedad. Su
diagnostico se basa en la presencia de claras señales de deficiencias en la
memoria, razonamiento y comportamiento. Los primeros síntomas que la
familia puede notar son problemas en recordar episodios recientes y dificultad
en realizar tareas conocidas y habituales.
Con el término “demencia” designamos a aquellos déficits de memoria generalmente amplios que afectan a la mayoría de habilidades intelectiva y funciones corticales superiores, si bien pueden preservarse algunas de ellas y que
condicionan de forma intensa las actividades de la vida diaria del paciente,
originando la desadaptación Socio-Laboral o Socio-Familiar y llevándole a la
desintegración del entorno en el que se encuentra.
Etimológicamente, demencia significa “pérdida del juicio o de la razón”. Este
hecho en sí mismo, determina que el deterioro o pérdida sea adquirido, para
diferenciarlo de otros congénitos y/o precoces, como la “Deficiencia“.
Globalmente consideradas, las demencias son un “ síndrome “, que se caracterizan por un conjunto de signos y síntomas de carácter o naturaleza orgánica
y probablemente de etiología múltiple, integrado por múltiples enfermedades
diferentes con un comportamiento o patrón común. No obstante, cada una de
las posibles enfermedades individualmente consideradas, tienen sus peculiaridades diferenciales, que a lo largo de esta monografía describiremos.
En general este patrón común de las Demencias, viene definido por ser procesos de inicio insidioso, curso lentamente progresivo y evolutivos. Para apoyar
el diagnóstico se requiere un comportamiento persistente, con una cronología que debe superar los 3-6 meses aproximadamente.
El proceso va mermando progresivamente las funciones corticales superiores
produciendo amnesia, afasia, apraxia, agnosia y acalculia; pero es condición
indispensable, mantener inalterado el nivel de conciencia o alerta, aspectos
estos últimos que permiten diferenciarlas de los episodios o Síndromes Confusionales, bastante frecuentes en ancianos.
A veces, la persona puede sufrir confusión, cambios de carácter y de la personalidad, cambios de comportamiento y de la conducta, deterioro en el razo-
30 ••• personas mayores
Deterioro cognoscitivo y demencias
namiento, dificultad en el lenguaje, en el curso del pensamiento o en realizar
tareas sencillas (encargos, compras, etc.).
La pérdida de funciones y autonomía, conduce a una humillación de la persona y de la familia, que es vivenciado de una forma catastrofista, hasta llegar
a una asimilación más o menos parcial de la enfermedad.
Para facilitar su diagnóstico y ante la heterogeneidad de cada caso, especialmente en las primeras fases del síndrome de demencia, se han elaborado distintos criterios que facilitan el acuerdo entre los profesionales, para determinar la presencia de demencia en un sujeto. Los criterios más utilizados son el
DSM III, DSM-IV y el CIE-10 de la OMS. (tablas 1, 2 y 3)
TABLA 1. DSM-III (American Psychiatric Association. 1983)
» Pérdida funciones intelectiva con desadaptación social
» Deterioro de la memoria
» Al menos uno de los siguientes síntomas
• Deterioro pensamiento abstracto
• Deterioro juicio
• Transtornos corticales: Afasia - Apraxia - Agnosia
• Cambios personalidad
• Dificultades tareas constructivas
» Evidencia etiología orgánica
» Presunción etiología orgánica
TABLA 2. DSM-IV (American Psychiatric Association. 1995)
» Déficits cognitivos múltiples
• Transtorno memoria:
Capacidad aprender o recordar
• Transtornos cognitivos: Apraxia - Agnosia - Función ejec.
» Cambio significativo en función y ocupación social
» El déficit no ocurre de forma aguda
personas mayores ••• 31
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
TABLA 3. CIE-10 (Clasificación Internacional de Enfermedades.
O.M.S. 1992-93)
» Deterioro de la memoria: alteración procesar, almacenar y recuperar información
» Pérdida mnésica relativa a familia, pasado, etc.
» Deterioro pensamiento y razonamiento
• Demencia es más que dismnesia
• Reducción flujo de ideas
• Deterioro proceso almacenamiento información
- Dificultad prestar atención a más de un estímulo
- Dificultar cambiar el foco de atención
» Interferencia en la actividad cotidiana
» Conciencia clara
» Síntomas presentes al menos más de seis meses
MANIFESTACIONES Y CURSO CLÍNICO
Hemos de aclarar, que cada tipo de demencia en particular podrá cursar con
una serie de síntomas y signos peculiares, que pueden tipificarla con mayor
o menor exactitud, ahora bien, hemos de admitir que existen una serie de
síntomas que son los más comunes y genéricos para todas las demencias en
general.
La afectación a cada persona ocurre de forma diferente y depende en gran
parte, de cómo era la persona antes de la enfermedad, de su personalidad, de
su condición física o de su estilo de vida. Se pueden entender mejor los síntomas de la enfermedad si la clasificamos en tres etapas cronológicas de desarrollo: inicial, intermedia y tardía o bien en cuanto grado de intensidad: leve,
moderada y severa. Esta división por etapas sirve como guía para entender
el progreso de la enfermedad, para ayudar a los cuidadores a estar atentos a
posibles complicaciones y permite planear las necesidades futuras.
La etapa inicial muchas veces es catalogada de forma incorrecta, por los familiares, amigos e incluso por profesionales, como algo fisiológico y normal de la
vejez. Es más, dado su inicio generalmente insidioso y gradual, resulta difícil
poder precisar el momento exacto de comienzo, hasta el punto que se presu-
32 ••• personas mayores
Deterioro cognoscitivo y demencias
me que normalmente en el momento de consulta el proceso suele tener una
historia no inferior a 1-2 años.
Algunas manifestaciones clínicas de las que a continuación se describirán,
pueden ser más característica de una etapa u otra; ahora bien, cualquiera podrá aparecer en cualquier etapa (por ejemplo un comportamiento que
aparece en la última etapa puede ocurrir en la etapa intermedia o inicial). No
todos los enfermos llegan a desarrollar todos los síntomas, ya que varían de
unos a otros. Además, los cuidadores y familiares deben saber que en todos
los períodos pueden aparecer cortos momentos de lucidez.
Vamos a pasar a describir las manifestaciones clínicas y trataremos de hacer
una clasificación de las mismas según la fase o estadio por los que pasa la
enfermedad.
Si se intenta aglutinar y clasificar los síntomas, con arreglo a la esfera de origen; podríamos encontrar que los tres grupos de síntomas y signos más destacados en los dementes, afectan a las esferas: cognitiva-intelectiva, psíquica y
funcional.
COGNITIVOS - INTELICTIVOS
Memoria • Lenguaje • Praxias
Gnosias • Orientación
Atención • Cálculo • Ejecución
Pensamiento-Juicio-Abstracción
PSIQUICOS-COMPORTAMIENTO
Psicoafectivos: Depresión
Manía • Cambio personalidad
Delirios • Alucinaciones
Inquietud - Agitación
Hostilidad • Erratismo • Insomnio
FUNCIONALES
Actividades avanzadas
Actividades instrumentales
Actividades básicas vida diaria
Incontinencia • Deglución
Inmovilidad
Figura 1. Esferas del deterioro
Podríamos considerar a estas esferas como el “trípode del deterioro” de los
dementes. (figura 1)
personas mayores ••• 33
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
Los síntomas de cada una de las esferas, no llevan un orden cronológico de
aparición, es decir, normalmente suelen ir mezclándose unos con otros, en
los diferentes estadios por los que progresa la enfermedad. No es fácil encontrar estadios con síntomas exclusivos de una u otra esfera. Resulta usual
observar en la mayoría de los enfermos, en las fases precoces los síntomas
cognitivos; mientras que en otros por el contrario aparecen precozmente los
trastornos de personalidad y del comportamiento.
Estas reflexiones deben llevarnos a pensar que la cronología, secuencia y evolución dependerá por un lado del tipo específico de Demencia del que se trate, pero también de otras variables como la localización o afectación que en
cada caso abarque. Esto es lo que denominamos síntomas topográficos de la
Demencia. (tabla 4)
Parietal Derecho
- Desorientación espacial
- Apraxia vestir
- Apraxia constructiva
- Razonamiento visuespacial
Parietal Izquierdo
- Desorientación dcha.-izda.
- Apraxia ideomotriz
- Acalculia
- Agrafia
- Razonamiento abstracto
Temporal Derecho
- Desintegración Perceptiva
Temporal Izquierdo
- Anomia
- Comprensión
- Acalculia
- Disgramatismo
Frontal
- Baja fluencia
- Acalculia
- Cambios comportamiento
- Adinamia
Límbico
- Memoria reciente
- Cambios emocionales y de humor
- Síntomas psicóticos (delirio - paranoia - alucinación)
Tabla 4. Síntomas topográficos en demencias
34 ••• personas mayores
Junqué C. 1994
Deterioro cognoscitivo y demencias
SÍNTOMAS Y SIGNOS COGNITIVOS:
En general, son los más premonitorios y precoces, salvo para determinados cuadros como las demencias que acontecen en la Enfermedad de Parkinson (subcorticales) en las que predominan los trastornos neuromotores
sobre los cognitivos. Al mismo tiempo resultan condicionantes para la esfera funcional y determinantes en la desadaptación sociolaboral y familiar
que experimentan.
En la actualidad, no existe un tratamiento curativo como tal, para estos síntomas. Los nuevos fármacos inhibidores de la acetilcolinesterasa, actúan manteniendo o enlenteciendo el deterioro de estas funciones.
La afectación de cada uno de ellos podría venir detallada de la siguiente
manera:
1.- Memoria
La afectación de ésta, se denomina amnesia. Suele tratarse del síntoma cognitivo que se afecta más precozmente. Abarcando a los diferentes componentes de la memoria: Inminente, Reciente, Remota, etc.; con dificultad para el
aprendizaje de nueva información.
2.- Lenguaje
Su afectación se denomina afasia. En esta esfera, se altera tanto la comprensión como expresión del lenguaje oral y escrito. La afectación del lenguaje,
puede adquirir diferentes grados de intensidad:
- Anomia: Incapacidad para recordar el nombre de objetos absolutamente
conocidos y usuales.
- Mezcla de palabras: Configuración de palabras incoherentes, resultante de
mezclar la terminación de unas con el comienzo de otras.
- Parafasias: Lenguaje pobre, reiterativo; inicialmente para palabras y al final
para sílabas.
- Ecolalia: Repetición de las últimas sílabas de cada palabra.
- Mutismo: Incapacidad para hablar.
3.- Praxias
Su afectación se denomina apraxias. Se trata de una incapacidad de realizar
movimientos finos y de forma coordinada, cuando existe una indemnidad
personas mayores ••• 35
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
del sistema neuromotor y de la comprensión. Aparecen apraxias ideomotrices con dificultad de repetir movimientos, gestos y para el vestido, apraxias
constructivas (dibujo de objetos) y finalmente apraxias deglutorias y acinesia completa.
4.- Gnosias
La afectación se denomina agnosias. Este trastorno consiste en una incapacidad para reconocer los estímulos u objetos que le llegan a través de los órganos de los sentidos, pese a la indemnidad de éstos. Se trata pues de algo diferente de la incapacidad de nominación del objeto por un transtorno del lenguaje; ya que en estos casos además hace una mala conceptualización del
objeto.
5.- Orientación Temporo-Espacial
La desorientación temporal suele ser un factor de deterioro precoz en dementes. Más tarde se afecta también la orientación en espacio; llegando a la desorientación completa.
6.- Atención
La alteración del proceso de atención se conoce como aprosexia. La indemnidad de este proceso resulta clave para el normal funcionamiento de la esfera cognitiva de cualquier sujeto. En los dementes, la merma en el proceso de
atención conlleva a la falta de concentración ante diferentes tareas, así como
a la fácil distracción a la que se ven expuestos estos sujetos (ejemplo: imposibilidad de escuchar a dos personas al mismo tiempo).
7.- Cálculo
Su alteración se denomina acalculia. Es una de las funciones de afectación
precoz. Se afecta inicialmente el cálculo mental y más tardíamente el escrito.
(Ejemplo: dificultad en el manejo de cuentas bancarias).
8.- Ejecución
Se trata de la capacidad para realizar actos de una forma secuencialmente
coherente según ordena el pensamiento. En estos casos hay incapacidad para
los mismos (abrir o cerrar una puerta).
9.- Pensamiento / Juicio / Abstracción
Es la capacidad que poseen los sujetos normales para enfrentarse a diferentes
situaciones, aún siendo novedosas para ellos; dando respuestas adecuadas a
36 ••• personas mayores
Deterioro cognoscitivo y demencias
las mismas. El demente elige respuestas poco sensatas o insensatas frente a
situaciones no especialmente complejas. Adoptan comportamientos inapropiados para el lugar y momento en el que se encuentran. Ello explica el rechazo que experimentan estos pacientes ante cualquier situación que les resulte
novedosa, debido a su disminuida capacidad de adaptación y de aprendizaje
frente a nuevas situaciones.
SÍNTOMAS PSICOLÓGICOS Y CONDUCTUALES:
Se trata sin duda de uno de los síntomas peor soportados por el entorno del
demente (familia y sociedad). Además son vivenciados de una forma especialmente catastrofista, denigrante y humillante. Al mismo tiempo constituyen
un factor pronóstico de primer orden para la institucionalización.
Generalmente, aparecen en fases leves y moderadas de la enfermedad, es
decir al inicio y etapa intermedia, desapareciendo en las últimas fases en las
que el grado de deterioro global es tan alto que no tienen capacidad para su
expresión.
SINTOMAS
%
DELIRIOS
20-75
FALSOS RECONOCIMIENTOS
23-50
ALUCINACIONES
15-49
DEPRESIÓN
20-50
MANÍA
3-15
CAMBIOS DE PERSONALIDAD
Hasta 90
TRASTORNOS DE COMPORTAMIENTO
Hasta 50
AGRESIVIDAD, HOSTILIDAD
Hasta 20
DEAMBULACIÓN
Hasta 60
Tabla 5. Síntomas conductuales
Su manifestación es casi constante, apareciendo en torno al 75-95 % de los
dementes. Se pueden controlar en la mayoría de los casos, utilizando el variado arsenal terapéutico existente. Una vez que aparecen, no tienen por qué
permanecer de forma constante.
personas mayores ••• 37
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
Los síntomas conductuales pueden ser muy variados y floridos, adquiriendo
una prevalencia elevada. (tabla 5)
1.- Delirios
Son trastornos del pensamiento en los que se expresa una idea o realidad
errónea o imposible. Existe una pérdida del contacto con la realidad y por tanto no debe pretenderse convencer al individuo de su error, ya que éste no lo
percibe. Su frecuencia varía según las series consultadas, sin embargo como
promedios podrían cifrarse en torno al 25-75 %.
Se observan con más frecuencia dentro del ámbito institucional, y esto obedece a que efectivamente los casos más dificultosos en su manejo son derivados a este medio (ya hemos referido que son un predictor de institucionalización).
Por lo general los delirios del demente no suelen tener un grado de estructuración y elaboración tan complejos como los de otras patologías psiquiátricas. Suelen acompañarse de otras manifestaciones, destacando la agresividad tanto verbal como física. Son temas recurrentes de delirios: robo, infidelidad, celos, impostores, suplantaciones, etc.
2.- Alucinaciones
Son percepciones sensoriales (visuales, auditivas, olfatorias, etc.) anómalas,
que no han tenido lugar en la realidad, pero que el individuo las percibe como
ciertas. La afectación de los órganos de los sentidos que acontece en el envejecimiento, predispone hacia éstas.
Pueden llegar a presentar tasas entre el 15-50 %, con mayor predominio de
las visuales, seguidas de las auditivas. A medida que progresa la enfermedad
van haciendo aparición y se consolidan las alucinaciones siendo más frecuentes en la etapa media-avanzada de la enfermedad.
3.- Anomalías en el reconocimiento (F alsas identificaciones)
Consisten en identificaciones erróneas de personas u objetos. Se trata de actos
de difícil definición ya que pueden quedar enmascarados por las agnosias así
como por los delirios y alucinaciones. Aparecen en el 25-50 % de los dementes en algún momento de su evolución. Las variedades que pueden darse son
múltiples:
- Falsos Reconocimientos de Familiares = Prosopagnosias (confunde al marido con el hijo o con su padre, etc.)
38 ••• personas mayores
Deterioro cognoscitivo y demencias
- Fantasmas en el domicilio
- Relación con los espejos
4.- Trastornos de la personalidad
Probablemente, se trate del síntoma más prevalente de las demencias; apareciendo en el 95 % de los casos. En su génesis intervienen la dificultad que presenta el sujeto para adaptarse a situaciones de la vida diaria y las respuestas
descoordinadas de éstos. Aparecen en estadios precoces, siendo a veces la primera señal de alarma de la enfermedad. Los dementes se vuelven más intransigentes, más rígidos y rudos, con agitación y agresividad, etc.; otras veces
se tornan apáticos, retraídos, con tendencia a la desinhibición, egocéntricos.
Pierden el interés por sí mismos y por el entorno, abandonan el aseo, afeitado,
dejan de arreglarse, se visten desaliñadamente y con ropa sucia, etc.
5.- Trastornos en el comportamiento
Vagabundeo o Erratismo:
Se denomina así a la tendencia al paseo errático y sin rumbo que presentan
los dementes. “parece como si buscasen algo o a alguien”. Se exacerba por las
noches como consecuencia de la desorientación nocturna.
Constituye una fuente de riesgos apreciable en forma de caídas, accidentes,
etc.; así como un foco de estrés de los cuidadores y familiares. Aparece en
torno al 60 % de los dementes. No tienen un tratamiento específico, ahora
bien, debemos evitar reprimir esta tendencia mediante sujeciones u otros artilugios, ya que aumentan el nivel de excitación y ansiedad. Por el contrario
deben favorecerse mediante pistas para erráticos con medidas de seguridad
en centros institucionales.
Inquietud o Agitación Psicomotriz:
Denominamos como tal a aquella situación en la que el paciente precisa estar
moviéndose continuamente o manipulando objetos. A veces se acompaña de
otras alteraciones que lo exacerban como ansiedad, insomnio, etc. Aparece
en fases intermedias y avanzadas de la enfermedad.
Agresividad:
Puede ser verbal manifestada en forma de hostilidad, insultos y gritos; o
bien física contra el entorno o contra sí mismos. Puede aparecer en cualquier fase de la enfermedad, aunque probablemente sea más típica de la
fase intermedia o moderada. Suele originar graves problemas en el manejo
de estos pacientes, hasta el punto que constituye el primer determinante de
personas mayores ••• 39
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
institucionalización. Evolucionan por brotes a lo largo de la enfermedad. Sin
embargo esto no debe hacernos caer en la dejadez y no chequear causas añadidas de irritabilidad como dolores, infecciones, etc., de las cuales el demente
no puede advertirnos.
Disfunciones Sexuales:
En los dementes son frecuentes y pueden tener un amplio abanico de presentación desde la apatía, al exhibicionismo, tocamientos, actividad sexual compulsiva, cambio en la apetencia de sexo, etc.
Trastornos del Apetito:
Del mismo modo encontramos situaciones que pueden ir desde la anorexia
extrema a la bulimia más compulsiva. Incluso en un mismo enfermo se pueden alternar ambas.
Depresión:
La demencia multiplica el riesgo de padecer una depresión en 3-4 veces. Así,
es fácil encontrar prevalencias de depresión en dementes que sobrepasan
las cifras del 30-50 %. Aparece en fases iniciales de la enfermedad, cuando
el sujeto percibe sus fallos y lagunas. Además, corrobora la teoría esbozada
de la conservación neuronal (es necesario conservar un nivel mínimo, para
poder llegar a deprimirse). Por otra parte, parece que también en los dementes se producen modificaciones en los neurotransmisores. La depresión en el
demente ha de chequearse de forma sistemática, ya que podría pasar desapercibida por la falta de queja del propio paciente.
Insomnio:
Es un trastorno habitual en los dementes. Sin embargo no todos los autores lo
entienden como insomnio sino que algunos lo interpretan como una incapacidad para mantener el sueño o alteración del ritmo nictameral. Contribuyen
a ello la citada desorientación nocturna así como la irritabilidad y agitación
que les produce la noche.
TRASTORNOS FUNCIONALES EN LOS DEMENTES
A medida que avanza la enfermedad comienza la aparición de trastornos
motores que les dificulta para valerse por si mismo en actividades elementales de su vida diaria. En tal sentido comienzan a afectarse sucesivamente las
Actividades Avanzadas de la Vida Diaria (trabajo, resolución de problemas
40 ••• personas mayores
Deterioro cognoscitivo y demencias
complejos como manejo de cuentas y finanzas, actividad científica, etc.), progresa afectando a las Actividades Instrumentales de la Vida Diaria (capacidad
del manejo de su ropa, salir de compras, desplazarse en autobús, etc.) y por
último afecta a las Actividades Básicas de la Vida Diaria (baño, aseo-higiene,
vestido, alimentación, transferencias, deambulación, uso del WC, continencia, etc.). El resultado final del proceso viene determinado por una pérdida de
la autonomía personal con discapacidad en diferentes grados que le hacen
dependiente de otras personas. La demencia y los procesos osteoarticulares
constituyen la primera causa de discapacidad en personas mayores.
A medida que progresa la enfermedad, es usual la aparición de trastornos
extrapiramidales especialmente: Rigidez, Inexpresividad, Hipocinesia, Bradicinesia, Acinesia, Actitud en flexión, Lateralizaciones, Tremor de reposo,
Temblor de acción,
Discinesias cefálicas, bucolabiales y bucolinguales, mioclonías, marcha torpe, pérdida de equilibrio, etc. Esta sintomatología puede verse en ocasiones
acentuada por el uso concomitante de fármacos como los neurolépticos, benzodiazepínicos y otros.
Debido a la mejoría en la calidad de los cuidados, el número de pacientes
dementes que llegan a los estadios finales de su enfermedad, crece progresivamente. Un gran porcentaje de ellos se encuentran institucionalizados en
residencias o en centros de cuidados permanentes, en general con la movilidad limitada de la cama al sillón, con problemas para su alimentación y con
algún síntoma conductual.
De esta forma, las demencias en general, en un período entre 3-12 años, suelen abocar en la muerte. En este curso, progresa el deterioro en todas las esferas descritas, llegando a un estado de inmovilidad más o menos intenso, junto a una dependencia absoluta para las Actividades de la Vida Diaria, incontiencia completa, etc.
Esta etapa, es la que puede considerarse como la fase terminal de la enfermedad. No obstante existen dificultades en determinar de forma exacta el inicio
de esta fase. Para ello existen una serie de indicadores como la Clasificación
de Reisberg, la Demencia Rating Scale, etc.
En esta fase, comienzan a aparecer las complicaciones de la enfermedad. En
este sentido las más frecuentes se deben a su inmovilidad, a los trastornos en
la deglución, suelen presentar delirium, crisis comiciales, lesiones cutáneas
(desde intertrigo a úlceras por presión) e infecciones bucodentales, urinarias
y sobre todo respiratorias, siendo éstas últimas, la principal causa de muerte
en las fases terminales de los pacientes con demencia.
personas mayores ••• 41
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
COMPLICACIONES MÁS FRECUENTES EN LAS DEMENCIAS
Vamos a pasar a continuación a describir las principales complicaciones de
los pacientes que padecen alguna demencia:
ACCIDENTES/CAÍDAS/FRACTURAS:
Los riesgos de accidentes sean domésticos o no, son importantes. Deben
tomarse cuantas precauciones se puedan en cuanto al manejo de gas, aparatos eléctricos, mecheros, productos químicos, etc.; por los riesgos de siniestros. Evitar las salidas a la calle solo, asegurar el control de puertas para evitar fugas.
Las caídas son frecuentes en los dementes por las alteraciones que aparecen
en la marcha-deambulación, equilibrio y por la tendencia al vagabundeo. Se
ven acentuadas por la toma de fármacos especialmente los que desarrollan
efectos extrapiramidales. Además, se unen otros riesgo intrínsecos de caídas
que presentan los mayores como déficits de los órganos de los sentidos (vista
y oído), problemas osteomusculares, etc.
La incidencia de caídas en los dementes viene a ser del 40-50 %, de las que un
25% acaban con fracturas, especialmente de fémur. Al mismo tiempo, sabemos que el 50% de los que sufren una caída, vuelven a caerse en el curso del
mismo año.
El hecho en sí de padecer una demencia, constituye un factor de riesgo de caídas, hasta el punto de que éstas, forman parte de los síntomas clínicos necesarios y definitorios, para el diagnóstico de algún tipo de demencia, como ocurre con la Demencia por Cuerpos Difusos de Lewy.
Los mayores riesgos de caídas ocurren en el hogar, sobre todo en el baño.
Para evitarlas se debe eliminar cuantas barreras sean posibles (cables, muebles, alfombras...).
Las caídas, bien por su riesgo de fracturas, como por el desarrollo del síndrome postcaída, complicarán aún más el manejo posterior del demente, conduciendo en ocasiones a un Síndrome de Inmovilidad.
MALNUTRICIÓN:
La demencia en sí, constituye un factor de riesgo de Malnutrición ProteicoCalórica. Los dementes en general presentan menos peso que las personas
mayores no dementes. El proceso de la alimentación se ve influenciado por
varios factores, como son la indiferencia por la ingesta, otras veces ocurre un
42 ••• personas mayores
Deterioro cognoscitivo y demencias
verdadero rechazo a la misma por trastorno del comportamiento alimentario,
trastornos de conducta en general, disfunciones de los órganos de los sentidos
(vista, olfato y gusto), la interferencia de fármacos, las apraxias deglutorias y
disfagia orofaríngea, etc.
Además los dementes presentan un estado de hipercatabolismo proteicocalórico, en función del alto grado de estrés al que están sometidos, erratismo, contracciones musculares involuntarias (mioclonías, etc.), que hace que
puedan presentar requerimientos adicionales calóricos, que algunos autores
cifran entre las 600 y 1.600 Kilocalorías/día.
En las últimas fases, es frecuente que en el propio acto de la ingesta sufra aspiraciones broncopulmonares, llegando a verdaderos dilemas en cuanto al uso
o no de sistemas alternativos como sondas, que no parecen mejorar la supervivencia y por el contrario generan un disconfort e instrumentalización cuestionable.
La hidratación debe cuidarse pues rechazan sistemáticamente la ingesta
hídrica; se le suministrarán líquidos de su agrado e incluso en forma de gelatinas que aporta abundante líquido y evitan aspiraciones. Los requerimientos
diarios de líquidos deben ser entre 1,5-2 litros/día.
Los alimentos y líquidos, se darán a temperatura agradable, en personas poco
sensibles a los cambios de temperatura. ¡Comprobar la temperatura! La alimentación debe ser variada, con abundantes vegetales-fibra para evitar el
estreñimiento. Los horarios de comida deben ser regulares.
El control de peso y otras medidas de observación indirecta (talla de ropa)
deben efectuarse de forma periódica. Al mismo tiempo, la valoración nutricional debe formar parte de los exámenes periódicos que se lleven a cabo en
estos pacientes, a fin de evitar la malnutrición proteico-calórica y otro déficits
nutricionales.
INCONTINENCIA:
La incontinencia es un problema frecuente en los dementes hasta llegar a
cifras de un 50% para la incontinencia urinaria y de un 35% para la incontinencia fecal. Provoca grandes cargas de trabajo, y es otro factor de predicción
para la institucionalización.
Ante toda incontinencia es preceptivo descartar enfermedades o factores predisponentes como prostatismo, infección del tracto urinario, toma de diuréticos, etc.
personas mayores ••• 43
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
Una vez descartadas o corregidas las anteriores, si persiste la incontinencia,
se tomarán las siguientes recomendaciones:
- Evitar la ingesta líquida nocturna.
- Señalizar el baño y si es preciso adaptar técnicamente, para que se familiarice con él.
- Si corre riesgos nocturnos, recurrir a cuña u orinal.
- Establecer un control miccional a intervalos de tiempo e incluir en programa de reeducación esfinteriana. Estos sistemas no se aplican en los centros
de forma sistemática como sería deseable. En fases iniciales suele dar buen
resultado y aumentan la calidad de vida del usuario, así como su autoestima y dignidad.
- Uso del absorbente adecuado con arreglo a la cuantía, tamaño. Normalmente se abusa del consumo y se inicia precozmente y durante franjas horarias en las que no sería necesario.
- Actualmente el sondaje tan sólo se utiliza ante incontinencias completas y
con riesgos añadidos (obstrucción urinaria o escaras). Contemplar los riesgos añadidos del sondaje (irritativos, higiénicos, manipulaciones, infección, etc.)
ÚLCERAS POR PRESIÓN
Aparecen como consecuencia de la concomitancia de factores favorecedores
(incontinencia, falta de higiene, inmovilidad o encamamiento con puntos de
apoyo-presión continuados, etc.). La falta de movilidad y de cambios posturales constituyen los principales factores de riesgo para su aparición.
Provocan efectos devastadores en los dementes y consume gran cantidad de
recursos asistenciales. La lucha contra ellas, radica en la prevención mediante: movilización, cambios posturales, higiene exhaustiva, control de la micción/defecación.
ENFERMEDADES ASOCIADAS
En el demente, puede asociarse cualquier tipo de enfermedad, que hará un
manejo más complicado tanto de la enfermedad añadida, como de la demencia de base. Existen una serie de enfermedades que aparecen sobremanera en
éstos, nos referimos a las infecciones y alteraciones de las que es de destacar
el estreñimiento.
44 ••• personas mayores
Deterioro cognoscitivo y demencias
INFECCIÓN RESPIRATORIA:
En algunos casos aparecen en un demente que previamente padecía una obstrucción crónica al flujo aéreo u otra afección respiratoria; otras veces, no
existían antecedentes de patología respiratoria previa. En cualquiera de los
casos, hemos de tener presente que nos encontramos ante personas con mermas neurológicas que se traducen en una mala coordinación del reflejo de la
tos y expulsión de secreciones así como con gran riesgo de broncoaspiraciones por la disfagia orofaríngea y apraxias deglutorias.
Hemos estar especialmente atentos y sospechar estos cuadros por la incapacidad de expresión de los mismos por el demente así como por su presentación atípica. La lentitud en el diagnóstico hace que a veces llegue el cuadro
ya sobrepasado en forma de bronconeumonía.
INFECCIÓN DEL TRACTO URINARIO:
La hiperplasia prostática en el varón y las anomalías estructurales y urodinámicas en ambos sexos, unido a la incontinencia urinaria, rascado involuntario con arrastre de gérmenes y la falta de higiene, constituye uno de los factores de predisposición hacia la infección urinaria.
INFECCIONES BUCODENTALES:
La caries y la enfermedad periodontal previa, unidas a la presencia de restos
radiculares, agravadas por una higiene bucodental deficiente, hacen mella
en los dementes. En estadios iniciales de la demencia, se deben realizar cuantas extracciones se presuman que van a ser necesarias; pues en fases avanzadas resulta complicado debiendo a veces recurrir a anestesia general con los
riesgos que conlleva.
Las infecciones en cualquiera de sus variantes, no cursan por lo general en
el anciano con picos febriles tan manifiestos como en los adultos. Debemos
tener presente la hipotermia del anciano, pues a veces no se concede importancia a cuadros con febrícula que traducen una infección franca. En no
pocos casos, las infecciones se manifiestan de forma atípica, con escasa o nula
fiebre, apatía, decaimiento y mayor deterioro cognitivo ó bien con un cuadro
o Síndrome Confusional Agudo sobre la demencia de base que padece.
Todo ello nos debe poner en alerta, ante cualquier demente, que empeore de
forma brusca y sin causa explicable, buscando infecciones en cualquiera de
los focos comentados.
ALTERACIONES GASTROINTESTINALES: ESTREÑIMIENTO
El estreñimiento es frecuente en los dementes y en ocasiones suele pasar des-
personas mayores ••• 45
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
apercibido. La toma de ciertos fármacos como los neurolépticos, favorece aún
más la tendencia al estreñimiento. La persistencia de estos cuadros origina
fecalomas de dificultosa extracción.
Debido a la falta de percepción del estreñimiento por parte de los dementes,
es recomendable que los cuidadores lleven una hoja de registro o control del
ritmo intestinal.
Debe lucharse contra la inmovilidad que constituye uno de los principales
factores de riesgo del estreñimiento, llevar una dieta rica en frutas, verduras
y fibra. Usar laxantes según el cuadro y por último recurrir al uso de enemas
bajo prescripción.
46 ••• personas mayores
Deterioro cognoscitivo y demencias
Bibliografía
- Pujol Domenech J. y Cols. en Demencia Senil. Tolosa E., Bermejo Pareja F. y Buller
François. Aspecto Psiquiátricos de la Enfermedad de Alzheimer. Implicaciones
terapéuticas y asistenciales. Springer Verlag Ibéricas S.A. Barcelona. 1.991. 33-45.
- López-Dóriga Bonnardeaux P. y Carrera Garnica A. Deterioro Cognitivo. En Síndromes
y Cuidados en el Paciente Geriátrico. Guillén Lllera F. y Pérez del Molino Martín J.. Edit.
Massón. 1.994. 217-222.
- Reisberg B. y Branssen Emile H. Estadíos Clínicos de la Enfermedad de Alzheimer. Atlas
de la Enfermedad de Alzheimer. Mony J. de León. The Partenón Publishing Group. LTD.
2000. 11-20.
- Bermejo Pareja y Cols. Demencias. Medicina Interna en el Paciente Geriátrico. Fernando
Martín Martín. Saned Ediciones 1989. Vol. II. 35-41.
- Bermejo Pareja F. y Cols. Alteración Cognitiva Leve del Anciano. Revista Clínica
Española. Vol. 198. Nº 3. Marzo 1998 . 139-165.
- Caballero García J.C. e Intxausti Zugarramurdi A. Evaluación Clínica de la Enfermedad
de Alzheimer. En Demencia: Un reto para la Asistencia de los Ancianos. Caballero García
J.C.. Repro Disseny. 1993. 79-90
- Nawab Qizilbash, et al. Evidence-based Dementia Practice.Editorial Offices: Osney Mead,
Oxford OX20EL, UK. 2003.
- Alberca R. y López Pousa S. Enfermedad de Alzheimer y otras demencias. Editorial
Médica Panamérica S.A.. 2002.
- Neurología y Psicogeriatría enResidencias de Ancianos. Semer. Editorial IM&C
(Internacional Marketing & Comunication S.A.). 2006.
- Martínez Lage J.M. y Pascual Millán L.F.: Alzheimer 2003. ¿Qué hay de nuevo? Ediciones
Aula Médica. 2003.
personas mayores ••• 47
4
Importancia de la detección precoz
de las demencias
No hay datos de investigación epidemiológica que recomienden el cribado de
demencia en la población general ya que no hay un tratamiento efectivo y
los métodos de cribado adolecen de buenas propiedades diagnósticas. De tal
forma que los casos positivos no son mayoritariamente enfermos con demencia y al mismo tiempo, sujetos dementes con buen nivel cultural, en estadios
iniciales, no se detectan en los programas de cribado. Bien es verdad que en
la actualidad hay una mayor preocupación entre los sujetos mayores y su
familia de padecer la Enfermedad de Alzheimer. Ello hace que con los primeros síntomas de pérdida de memoria, o de dificultad en el lenguaje o de cambios en la personalidad o el carácter, salte la alarma y reclamen la atención
especializada.
Las Unidades de Memoria y Demencia cumplen aquí un papel valioso al adelantar el diagnóstico de demencia en fases precoces. En este caso el rendimiento diagnóstico de estas demencias es mucho mejor que el del cribado
poblacional pues sólo se evalúan a los sujetos con quejas de deterioro cognoscitivo y el examen neuropsicológico es mucho más detallado y focalizado
hacia funciones cognoscitivas concretas.
El diagnóstico precoz ayuda al familiar no solamente a estar informado sobre
la enfermedad, sino también a saber cuáles son las expectativas y poder planear el futuro.
Para el diagnóstico no existe un simple examen. El diagnóstico de la demencia y de sus tipos se hace mediante una historia detallada, por medio de un
familiar o allegado cercano, junto con un examen del estado físico y mental
de la persona y exploraciones complementarias que incluyen análisis de laboratorio y pruebas de neuroimagen. Es importante excluir otras condiciones
personas mayores ••• 49
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
o enfermedades, especialmente las de origen tóxico metabólico, que causen
pérdida de memoria.
Al ser la Enfermedad de Alzheimer la principal causa de demencia y no disponer, en el momento actual, de marcadores biológicos para establecer su
diagnóstico, éste se fundamenta en un proceso de exclusión de otras causas
de demencia. Las pruebas de laboratorio se incluyen en todos los protocolos diagnósticos de demencia, y constan de analítica general (hematológico,
bioquímica completa, orina y sedimento), haciendo hincapié en la determinación de hormonas tiroideas, vitamina B12 y ácido fólico. El rendimiento
bajo de la Serología de Lues para descartar neurosífilis, ha motivado que se
haya retirado como determinación obligatoria en el estudio etiológico de los
pacientes dementes. En casos selectivos se efectúan otros estudios analíticos
como el estudio del líquido cefaloraquídeo por punción lumbar.
La neuroimagen es uno de los pilares del futuro diagnóstico de la demencia,
especialmente en la fase precoz, pues proporcionan información sobre la progresión de la enfermedad de Alzheimer desde la fase de deterioro cognoscitivo ligero.
Desde primeros de los 80, se sabe que la medición del grado de atrofia del
lóbulo temporal medio tiene una buena correlación con los cambios tempranos de la Enfermedad de Alzheimer. Actualmente las medidas automatizadas del volumen del lóbulo temporal y específicamente de la corteza entorrinal mediante Resonancia Magnética Nuclear estructural, permiten mejorar
la fiabilidad diagnóstica de otros marcadores biológicos de la enfermedad de
Alzheimer.
La medida del metabolismo cerebral regional mediante técnicas Tomografía por Emisión de Positrones (PET), permiten objetivar el hipometabolismo
propio del Alzheimer en la corteza parieto-temporal. Pero el elevado coste de
esta técnica y la controversia existente sobre sus propiedades diagnósticas en
las fases tempranas de la enfermedad no permiten su utilización en la clínica
habitual.
De los estudios para estudiar la perfusión cerebral con Tomografía Computerizada con Emisión de Positrón Único (SPECT) también han mostrado su
valor para confirmar el diagnóstico de enfermedad de Alzheimer, si la prueba es positiva sube la seguridad diagnóstica a un 92% y si es negativa baja la
probabilidad al 70%.
El diagnóstico definitivo de la Enfermedad de Alzheimer solamente se confirma con un estudio post-mortem del cerebro.
50 ••• personas mayores
Importancia de la detección precoz de las demencias
EXPLORACIÓN NEUROPSICOLÓGICA
La exploración Neuropsicológica ocupa un lugar importe en el abordaje clínico del deterioro cognitivo y las demencias. Existe consenso en definir la
Demencia como un síndrome que se establece mediante un examen neuropsicológico del paciente y la objetivación del deterioro de múltiples funciones
cognoscitivas respecto a su estado previo.
El examen neuropsicológico se hace imprescindible, ya que es la única manera de objetivar los posibles déficits de las funciones superiores que caracterizan la enfermedad. Los síntomas cognoscitivos están presentes a lo largo de
todo el curso clínico y por ello esta exploración, resulta esencial en la detección precoz del deterioro cognitivo, en el diagnostico diferencial, en objetivar
la gravedad y en seguimiento de la enfermedad.
La exploración neuropsicológica es un proceso científico y sistematizado. Así,
el contenido del proceso va a diferir en función de los objetivos, los niveles
asistenciales y las características del paciente.
Hay que encuadrar la evaluación neuropsicológica en función de uno o más
de los objetivos generales conocidos como son: diagnóstico (basado en el análisis semiológico de los trastornos), terapéutico (rehabilitación de las funciones) y cognoscitivo (el conocimiento de los trastornos permite generar hipótesis sobre un funcionamiento normal). Sin embargo el aspecto clave de la
evaluación neuropsicológica es definir el patrón de las capacidades cognitivas preservadas y alteradas en cada paciente. Por tanto sus objetivos son:
• Detección precoz del deterioro del rendimiento cognitivo de un sujeto previamente normal comparándolo con el esperado para su edad y nivel educativo.
• Análisis del patrón de las funciones cognitivas, delimitando cuales son las
afectadas y cuales las preservadas.
• Estadiar la gravedad del deterioro de manera fiable.
• Establecer factores de pronóstico de la evolución, de la repercusión y de la
posible recuperación.
• Seguimiento de la evolución clínica.
• Pautar las líneas de intervención cognitiva.
• Orientar a cerca de posibles niveles asistenciales.
• Apoyar la investigación.
personas mayores ••• 51
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
Cada uno de estos objetivos, va a requerir diferentes métodos y aproximaciones, yendo del cribado a evaluaciones extensas individualizadas.
La selección de instrumentos a utilizar en la exploración neuropsicológica va
a depender de diversos aspectos: el objetivo de la exploración, el nivel asistencial en el que se realice, el profesional entrenado y el tiempo de que se disponga.
En cuanto a la exploración en función de los objetivos que se quieren alcanzar
variará desde un cribado general del estado mental para descartar un deterioro, como es el caso de la detección precoz en Atención Primaria y su posible
derivación a Unidades Especializadas, hasta una exploración neuropsicológica amplia en estas Unidades especializadas, cuyo objetivo sea un diagnóstico
diferencial o bien la selección para un programa terapéutico determinado.
Sea cual sea la extensión de la evaluación neuropsicológica, las áreas cognitivas que deben ser exploradas son:
• Nivel de inteligencia premórbido
• Orientación en persona tiempo y espacio
• Funciones atencionales
• Funciones ejecutivas
• Memoria y aprendizaje
• Lenguaje oral y escrito: percepción y expresión
• Praxias, en especial las constructivas gráficas
• Gnosias visuales, táctiles y corporales
Además de las principales áreas cognitivas a explorar es recomendable y
necesario completar la exploración con la evaluación de otros aspectos
importantes:
• Evaluación de las capacidades funcionales
• Evaluación de la gravedad global
• Evaluación de los síntomas neuropsiquiátricos, emocionales y conductuales
52 ••• personas mayores
Importancia de la detección precoz de las demencias
ESCALAS NEUROPSICOLÓGICAS
La aproximación más adecuada a la exploración neuropsicológica es una
evaluación mixta, es decir, el uso de una batería fija mínima, formada por un
mismo conjunto de instrumentos y de una batería flexible con instrumentos
específicos, en función de los problemas que presenta el paciente, partiendo
de las hipótesis y objetivos del evaluador.
La exploración y el diagnóstico neuropsicológico requieren un enfoque integrado que implicaría la suma de los datos del paciente, desde la historia clínica, la exploración física (incluyendo la neurológica) y pruebas complementarias. En relación a esto, la exploración se ha de realizar en diferentes fases que
representen diferentes opciones y sucesivas aproximaciones al reconocimiento y cuantificación de los trastornos del paciente.
A continuación se exponen las fases de la exploración neuropsicológica y los
instrumentos a utilizar en cada una de ellas:
FASE I DE LA EXPLORACIÓN NEUROPSICOLÓGICA: EXPLORACIÓN BÁSICA
La exploración básica se fundamenta, partiendo de una buena historia clínica, en una entrevista estructurada donde recoger las principales áreas cognitivas en una sistematización breve, en forma de “minitest”. Estos son tests
breves que permiten realizar orientaciones de la mayoría de los cuadros clínicos clásicos, requieren pocos minutos de tiempo y son fáciles de aplicar. Se
obtiene una puntuación global de áreas cognitivas con tendencia a poder
establecer una diferenciación entre normal y patológico.
Los tests breves nunca deben ser sustitutos de una exploración amplia y detallada. La entrevista de evaluación neuropsicológica estructurada que se complementa e interactúa con estos minitests, que a partir de preguntas sencillas
sobre orientación (denominación de objetos, ejecución de una orden escrita,
copia de una figura o la escritura de una frase) permiten establecer una puntuación global que a partir de un punto de corte es indicativa de trastornos
neuropsicológicos. Entre los numerosos test de detección o cribado existentes
destacan:
Test de Pfeiffer ó Short Portable Mental Status Questionnaire (SPMSQ):
Instrumento sencillo de screening con adecuada fiabilidad, muy utilizado
como test de cribado o despistaje en el ámbito comunitario por Atención Primaria. Valora orientación, memoria, abstracción, calculo y atención a través
personas mayores ••• 53
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
de 10 parámetros y puntúa el número total de errores en las respuestas de los
10 parámetros (3 y 4 errores suponen un deterioro leve, más de 4 errores un
deterioro moderado a grave). Resulta poco discriminativo.
Mini Mental State Examination (MMSE) de Folstein y Col.:
Es el instrumento más usado y conocido para el deterioro cognitivo. Existe una adaptación española, el Mini Examen Cognoscitivo de Lobo y Col.,
(MEC). El MMSE se lleva a cabo en unos 15 minutos y consta de 11 parámetros, se obtiene una puntuación de 30 puntos, con un punto de corte establecido en 24 puntos, siendo de 18 en casos de carencia de escolaridad. Es la
prueba breve mas utilizada tanto en clínica como en investigación. En el caso
del MEC se obtiene una puntuación de 35 puntos, con un punto de corte establecido en 28 puntos.
Son sencillos de aplicar aunque presentan limitaciones al depender en exceso
del lenguaje y presentan un rendimiento diferente en función del nivel cultural y del nivel de estudios. A pesar de esto, son buenos tests por su rapidez de
realización y por la información que aportan.
Test del Dibujo del Reloj (Clock Drawing Test) o Test de Schulman:
Es una prueba clínica que valora el déficit visuoespacial y constructivo. Su
duración aproximada es de 5 minutos con una puntuación máxima de 10.
Consiste en pedir al paciente que dibuje la esfera de un reloj con las horas y
las manecillas señalando las 11 horas y 10 minutos. Se ha mostrado sensible
y específico para demencias y su principal ventaja es que no se ve influido por
el nivel educativo del paciente. El problema que presenta es que no existe una
cuantificación única, habiéndose desarrollado diferentes métodos de corrección con distintos puntos de corte. Además, forma parte de otras pruebas más
extensas como el CAMCOG y el Test de los 7 minutos.
Test de los 7 minutos:
Es un test breve (8-15 minutos), no está influenciado por edad ni por nivel
educativo y tiene una validación en versión española. Uno de sus inconvenientes básicos es que no permite determinar el grado de severidad de un
paciente ofreciendo un porcentaje considerable de falsos positivos.
Memory Impairment Screen (MIS):
Consiste en la administración de 4 ítems que valoran recuerdo demorado y
con claves. Su principal ventaja es el breve tiempo de aplicación que precisa
unos 4 minutos. Otra ventaja es que permite eliminar el efecto del nivel educativo ya que posee una versión para personas analfabetas. Esta prueba posee
una versión en castellano validada.
54 ••• personas mayores
Importancia de la detección precoz de las demencias
Otros test de cribado:
Existen otros tests menos utilizados que los anteriormente citados y que conviene enumerar como son: Short Cognitive Evaluation Battery (SCEB),
Rapid Dementia Screening Test (RDST), Visual Association Test (VAT)
Information-Concentration-Memory Test (ICM) o Test de InformaciónMemoria-Concentració, Syndrom Kurztest (SKT) y el Set-Test.
Sea cual sea el instrumento utilizado en la fase de cribado idealmente ha de
centrarse en evaluar la memoria, función que se altera de manera precoz.
FASE II DE LA EXPLORACIÓN NEUROPSICOLÓGICA: EXPLORACIÓN GENERAL
Y ESPECÍFICA
Con el fin de ampliar la información que aportan los instrumentos estandarizados de screening es conveniente que el exámen neuropsicológico incluya
otras pruebas que valoren de forma específica áreas de la memoria, del lenguaje, de las praxias, las gnosias y las funciones ejecutivas.
Así, esta fase esta constituida por baterías completas o parciales estandarizadas, cuya selección y combinación depende de la situación clínica del paciente y de los objetivos del examinador. Estas pruebas son más extensas que las
de cribado y aportan una información mas completa, aunque necesitan más
tiempo para su aplicación (probablemente más de una sesión para evitar la
fatiga del paciente) y mayor grado de adiestramiento. Las más usadas son las
siguientes:
Alzheimer´s Disease Assesment Scale (ADAS):
Contiene parámetros cognitivos (recuerdo, reconocimiento de palabras,
denominación, praxis constructiva, orientación, etc.) y no cognitivos (depresión, alucinaciones, apetito, delirios, temblor, etc.). Su puntuación máxima
es de 120 (70 puntos la escala cognitiva y 50 la no cognitiva). Se ha comprobado su sensibilidad y validez y por ello goza de gran aceptación en la comunidad científica, sin embargo, ha sido criticada por la necesidad de saber leer
y por su elevada proporción de puntos dependientes de la lectura. Uso casi
exclusivo en ensayos clínicos de demencia.
Cambridge Index of Mental Disorder in the Ederly (CAMDEX):
Permite diagnosticar demencias con criterios clínicos operativos y estandarizados, valorar la intensidad del deterioro y registrar la conducta del paciente.
Contiene un apartado de evaluación cognitiva (CAMCOG) que ha sido adaptado en nuestro medio. Existe una versión que incluyen ítems para evaluar
personas mayores ••• 55
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
funciones ejecutivas, que no se cuantifican en la puntuación total. Una desventaja es que no existe acuerdo sobre el punto de corte (existiendo valores
desde 69 a 74) y que la puntuación total se ve influida por el nivel educativo
del paciente.
Test de Barcelona:
Es un instrumento que permite estudiar las principales áreas cognitivas. El
test de Barcelona explora el abanico fundamental de las capacidades Neuropsicólogicas. El conjunto de resultados se encamina al reconocimiento de un
“perfil clínico”, es decir, la definición de las capacidades preservadas e intactas del paciente. Los estudios normativos realizados permiten diferenciar cinco grupos según la edad y la escolaridad. Recientemente se ha validado una
versión abreviada permitiendo valorar así una combinación de perfiles cognitivos con puntuaciones globales.
Consortium to Establish a Registry for Alzheimer’s Disease (CERAD):
Es una batería que contiene un apartado dedicado a la evaluación neuropsicológica. Ayuda establecer el diagnóstico y realizar el seguimiento del paciente con demencia, siendo capaz de ayudar a diagnosticar estadios tempranos
de Enfermedad de Alzheimer. La ejecución de la prueba se ve influida por la
edad, nivel educativo, raza y sexo.
Severe Impairment Battery (SIB):
Se compone de diversas subescalas: interacción social, orientación, percepción visual, capacidad constructiva, lenguaje, memoria, atención y praxis
evaluadas con parámetros que utilizan órdenes muy simples combinadas con
gestos. El rango de puntuación va de 0 a 100, sin que exista un punto de corte definido, aunque se sugiere que una puntuación de 63 correspondería a
menos de 4 puntos en el MMSE y sería indicador de deterioro grave.
Valoración funcional:
Resulta de gran importancia la valoración de la repercusión del deterioro
cognitivo en los aspectos funcionales a medida que avanza la enfermedad,
para ello se debe evaluar la repercusión en las Actividades Básicas de la Vida
Diaria (ABVD), en las Actividades Instrumentales de la Vida Diaria (AIVD),
así como en las Actividades Avanzadas de la Vida Diaria (AAVD). La evolución natural de la enfermedad aboca a la pérdida de la autonomía, provocando diferentes grados de discapacidad y dependencia, que abocan en no pocos
casos a la necesidad de institucionalización. Los principales tests y escalas que
se utilizan son:
56 ••• personas mayores
Importancia de la detección precoz de las demencias
Índice Barthel: actualmente la escala más utilizada internacionalmente.
Evalúa 10 tipos de actividades cotidianas básicas y se puntúa de 0 a 100,
clasificando a los pacientes en 4 grupos de dependencia. Creado inicialmente para pacientes con ictus se ha extendido su uso en la evaluación
geriátrica integral.
Índice de Katz: explora de 6 áreas con 3 posibles respuestas, que permiten
clasificar a los pacientes en 7 grupos de la A hasta la G, según su grado de
dependencia.
Escala de Lawton y Brody originalmente conocida como Philadelphia
Geriatric Center-Instrumental Activities Daily Living (PGC-IADL): evalúa
las actividades instrumentales de la vida diaria. Consta de 8 parámetros
graduados de 0-8, con una buena validez concurrentes con otras escalas
y pruebas cognitivas.
Escala de Blessed: evalúa actividades instrumentales de la vida diaria
(capacidad de manipular dinero o realizar actividades domesticas) y actividades básicas (comer y vestirse) además de cambios en la conducta y personalidad. La puntuación total de 0 a 29 refleja tanto trastornos funcionales como emocionales.
Test del Informador (TIN) o Informant Questionannaire on Cognitive Decline in the Elderly (IQCODE): es un cuestionario cognitivo-funcional basado en una entrevista estructurado al familiar/cuidador. Existen
diferentes versiones de variable extensión.
Cuestionario de Actividades Funcionales (Funcional Activities Questionnaire, FAQ): evalúa la capacidad para desarrollar actividades sociales complejas (actividades instrumentales de la vida diaria) según la información proporcionado por un cuidador.
Valoración de la Gravedad Total: uno los objetivos de la exploración neuropsicológica es detectar el grado de gravedad del deterioro en cada uno
de los aspectos de las funciones cognitivas así como establecer la gravedad
global del deterioro cognitivo. Para ello es habitual utilizar escalas diseñadas a tal efecto útiles para establecer una graduación del deterioro cognitivo y así situar a cada paciente en cada fase de su enfermedad. Destacan:
Graduación Clínica de la demencia o Clinical Dementia Rating (CDR):
evalúa 6 ámbitos cognitivos y funcionales: memoria, orientación, juicio y
resolución de problemas, capacidad en la comunidad, capacidad en casa y
aficiones y cuidado personal.
personas mayores ••• 57
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
Escala de Deterioro global o Global Deterioration Scale (GDS-FAS):
presenta una descripción de 7 fases características desde la evolución de la
normalidad hasta las fases más graves de la Demencia tipo Alzheimer.
Valoración de síntomas neuropsiquiátricos, emocionales y conductuales
Para obtener una visión global del deterioro de un paciente, es necesario
valorar la presencia y alcance de las posibles alteraciones psiquiátricas y conductuales que pueden incidir de forma más o menos directa en el rendimiento
cognitivo y funcional del paciente. Para ello se utilizan diversas escalas:
Neuropsychiatric Inventory (NPI): es una escala muy amplia que evalúa
13 aspectos condutales, en función de su frecuencia y gravedad en una
entrevista estructurada dirigida al cuidador.
Escala de Depresión de Hamilton (HDRS): evalúa la gravedad de la
depresión una vez ha sido diagnosticada mediante criterios clínicos en una
entrevista semiestructurada con 21 ítems. Incluye síntomas somáticos y
componentes semiológicos de ansiedad. Valora aspectos de conciencia de
enfermedad e ideas delirantes. Constituye la escala de depresión más usada aunque es poco específica en poblaciones ancianas debido a la presencia de numerosos ítems de contenido somático.
Escala de Depresión Geriátrica de Yesavage (GDS): evalúa la depresión
en ancianos mediante 30 preguntas dicotómicas. Aunque han aparecido
versiones reducidas a 15, 10 y 4 ítems, que se adaptan a las distintas necesidades del clínico. Pierde valor según avanza el Deterioro Cognitivo, recomendando para estos casos otras como la Escala de Cornell.
FASE III DE LA EXPLORACIÓN NEUROPSICOLÓGICA: EXPLORACIÓN IDEOGRÁFICA
Consiste en desarrollar pruebas específicas y pertinentes para el caso concreto
a estudiar, es decir corresponde a la fase en que se estudia en detalle al caso
único (N=1) o de estudios extensivos a pequeñas series de casos, pudiendo
estudiarse a fondo el perfil cognitivo del paciente y reconocer el factor o factores deficitarios en el sistema funcional estudiado.
La fase ideográfica constituye la exploración dirigida en función de hipótesis sobre la ubicación del trastorno neuropsicológico en el seno de una teoría sobre las capacidades normales. En este caso, la exploración es totalmente libre: las pruebas se diseñan o seleccionan específicamente para el caso en
cuestión.
58 ••• personas mayores
Importancia de la detección precoz de las demencias
FASE DE EXPLORACIÓN
NEUROPSICOLÓGICA
PRUEBAS NEUROPSICOLÓGICAS
MÁS UTILIZADAS
FASE I: BÁSICA
Mini Mental State Examination (MMSE)
Clock Drawing Test o Test del Dibujo del Reloj
Short Portable Mental Status Questionnaire
(SPMSQ) o Test de Pfeiffer
Information-Concentration-Memory Test (ICM) o
Test de Información-Memoria-Concentración
Syndrom Kurztest (SKT)
Set-Test.
Test de los 7 minutos
Memory Impairment Screen (MIS)
Short Cognitive Evaluation Battery (SCEB)
Rapid Dementia Screening Test (RDST)
Visual Association Test (VAT)
FASE II: GENERAL Y ESPECÍFICA
Alzheimer´s Disease Assesment Scale (ADAS)
VALORACIÓN
COGNITIVA
Cambridge Index of Mental Disorder in the Ederly
(CAMDEX)
Test Barcelona
Consortium to Establish a Registry for Alzheimer´s
Disease (CERAD)
Severe Impairment Battery (SIB)
Índice Barthel
Índice de Katz
VALORACIÓN
FUNCIONAL
Phipadelphia Geriatric Center-Instrumental
Activities Daily Living (PGC-IADL)
Escala de Blessed
Test del Informador (TIN)
Cuestionario de Actividades Funcionales (FAQ)
personas mayores ••• 59
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
FASE DE EXPLORACIÓN
NEUROPSICOLÓGICA
VALORACIÓN DE LA
GRAVEDAD TOTAL
VALORACIÓN DE
SÍNTOMAS
NEUROPSIQUIÁTRICOS,
EMOCIONALES Y
CONDUCTUALES
PRUEBAS NEUROPSICOLÓGICAS
MÁS UTILIZADAS
Graduación Clínica de la demencia o Clinical
Dementia Rating (CDR)
Escala de Deterioro global o Global Deterioration
Scale (GDS-FAS)
Neuropsychiatric Inventory (NPI)
Escala de Depresión de Hamilton (HDRS)
Escala de Depresión Geriátrica de Yesavage (GDS)
FASE III: IDEOGRÁFICA
Elección de pruebas en función del caso de estudio
60 ••• personas mayores
Importancia de la detección precoz de las demencias
Bibliografía
- Amores, F; Perdrix, D; Cáceres, C; Deus, J; Jacas, C. Evaluación neuropsicológica en
las Demencias. En: Deví, J; Deus, J. Las Demencias y la Enfermedad de Alzheimer: Una
aproximación práctica e Interdisciplinar, 2004. Isep Universidad.
- Cáceres, C; Amores, F; Deus, J; Jacas, C; Perdrix, D. Neuropsicología del envejecimiento
normal y alteración cognitiva leve. En: Deví, J; Deus, J. Las Demencias y la Enfermedad de
Alzheimer: Una aproximación práctica e Interdisciplinar, 2004. Isep Universidad.
- Deví, J; Magán, S; Ruíz, I. Escalas de evaluación psicopatológicas y psicogeriátricas. En:
Deví, J; Deus, J. Las Demencias y la Enfermedad de Alzheimer: Una aproximación práctica
e Interdisciplinar, 2004. Isep Universidad.
- Martín Carrasco, M; Agüera Ortiz, M; Pelegrín Valero, C; Moríñigo Domínguez, A. Las
Demencias. En: Agüera Ortiz, L; Martín Carrasco, M; Cervilla Ballesteros, J. Psiquiatría
Geriátrica. 2001 Masson.
- Peña-Casanova, J. Exploración Neuropsicológica de la enfermedad de Alzheimer. En:
Alberca, R; López-Pousa, S. Enfermedad de Alzheimer y otras demencias, 2002. Editorial
Médica Panamericana.
- Peña-Casanova, J. Exploración Neuropsicológica de la Demencia. En: Alberca, R;
López-Pousa, S. Enfermedad de Alzheimer y otras demencias, 2002. Editorial Médica
Panamericana.
- Peña-Casanova, J; Gramunt Fombuena, N; Gich Fullá, J: Test Neuropsicológicos:
Fundamentos para una Neuropsicología Clínica basada en evidencias. 2004. Masson.
- Yubero, R. Valoración cognitiva en el anciano. En: Grupo de Demencias-Sociedad
Española de Geriatría y Gerontología. Demencias en Geriatría, 2005. Natural Ediciones.
personas mayores ••• 61
5
Clasificación y diagnóstico diferencial
de los principales tipos de demencia
Clasificación de las demencias y su diagnóstico
El diagnóstico diferencial entre los diferentes tipos de demencia es importante
para el manejo del paciente y el pronóstico debido al valor potencial del tratamiento con algunos fármacos, posibles toxicidades de éstos bajo ciertas circunstancias y las necesidades complejas del cuidado de los pacientes y de sus
familias.
La demencia es un deterioro adquirido y persistente de la capacidad intelectual que afecta a la memoria y por lo menos, a dos de los cuatro dominios
cognitivos siguientes: lenguaje, destreza visuoespacial, cognición compleja,
y emoción-personalidad. En otros capítulos se establecen las pautas a seguir
para el diagnóstico de demencia. En éste nos centraremos en el diagnóstico
diferencial entre los diferentes tipos de demencia más prevalentes en las personas mayores en la práctica clínica habitual.
La clasificación y el diagnóstico diferencial tradicional de la demencia está
basado en la distinción entre la demencia cortical y la subcortical dentro de
la clasificación etiopatogénica (tablas 1 y 2). Sin embargo, esta diferenciación
no siempre es fácil de conseguir en la consulta, ya que a menudo las características etiopatogénicas así como el comportamiento clínico de unas y otras
se solapan y entremezclan, encontrando síntomas característicos de alguna categoría, en otras diferentes. En otras ocasiones encontramos hallazgos
histopatológicos diversos, correspondientes a modelos etiopatogénicos diferentes en un mismo sujeto.
Como alternativa, proporcionamos un enfoque práctico de los cuatro síndromes de demencia que justifican el 90% de todos los casos: la Enfermedad
personas mayores ••• 63
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
de Alzheimer (EA), que es la causa de demencia en alrededor del 50% de los
casos, la Demencia Vascular (DV), entre el 10-20%, la Demencia por Cuerpos
de Lewy Difusos (DCL) y la Demencia Frontotemporal (DFT), cada una puede
suponer entre el 10-15% de los casos; y otras causas, que suponen ya el resto (tabla 1).
64 ••• personas mayores
Clasificación y diagnóstico diferencial de los principales tipos de demencia
Demencias Primarias o Degenerativas
a) Tipo Cortical
• Enfermedad de Alzheimer
• Demencia por Cuerpos de Lewy Difusos
• Demencias Fronto-Temporales (Complejo de Pick):
- Enfermedad de Pick - Demencia Semántica- Demencia Semántica
- Afasia progresiva no fluida - Otras formas
b) Tipo Subcortical
• Demencia en la Enfermedad de Parkinson
• Enfermedad de Huntington
• Parálisis Supranuclear Progresiva
• Otras formas
c) Formas Mixtas
Demencias secundarias
a) Vascular
• Demencia multiinfarto
• Demencia por infarto estratégico
• Demencia por enf. de pequeño vaso, de predominio subcortical
(enf. de Binswanger, estado lacunar, angiopatía amiloide con
hemorragias, CADASIL)
• Demencia por isquemia-hipoxia
• Demencia por hemorragias
• Otras formas
b) por expansiOnes intracraneales:Hidrocefalia, tumores, …
c) de origen infeccioso:por VIH, priónicas, neurosífilis, …
d) de otros orígenes
• Endocrinos: Hipotiroidismo, disfunción tiroidea, …
• Metabólicas: Uremia, Porfiria, enf. de Wilson, ...
• Carenciales: Déficit de Vit B12, de fólico, de tiamina, de niacida
• Tóxicos: Demencia alcohólica, por metales, fármacos
• Vasculitis: lupus, enf. de Behçet, …
• Traumatismos: Demencia postraumática, demencia pugilistica
Demencias combinadas o de etiología múltiple:
a) mixta (vascular y degenerativa)
b) Otras demencias combinadas
Tabla 1. Tipos principales de demencias y etiopatogenia
personas mayores ••• 65
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
CORTICAL
SUBCORTICAL
Temporoparietal Frontotemporal
Prototipo
Enf. Alzheimer
Anomia, afasia,
Normal
Alt. recuerdo y
Memoria
reconocimiento
+++
Orientación
Praxis
+++
Visuoespacial
+++
Cálculo
+
Conductas
Afectación tardía
Vel. proceso
Normal
cognitivo
Velocidad
Normal
motora
Sistema
Normal
motor
Lenguaje
Habla
Reducido
Estereotipado
Demencia Enf.
Parkinson
Normal
Disartria, hipofonesis
Preservada
Alt. del recuerdo
Enf. de Pick
+
+
+
+
+
+
+
Alterado
Afectación inicial Apatía
Normal
Disminuida
Normal
Disminuida
Normal
Extrapiramidalismo
Tabla 2. Diferencias entre demencias cortical y subcortical
FIGURA 1. Diagnóstico de los cuatro tipos de demencia más frecuentes
EA: Enfermedad de Alzheimer; DCL: Demencia por Cuerpos de Lewy; DV: Demencia Vascular; DFT: Demencia FrontoTemporal
66 ••• personas mayores
Clasificación y diagnóstico diferencial de los principales tipos de demencia
ENFERMEDAD DE ALZHEIMER (EA)
La EA es la enfermedad demenciante más común que podemos encontrar en
la práctica médica. Los criterios NINCDS-ADRDA Work Group para el estudio diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer son los criterios diagnósticos
más ampliamente utilizados, y clasifica la EA en tres niveles de certeza diagnóstica: posible, probable y definitiva. Para el diagnóstico definitivo se requiere la presencia de manifestaciones clínicas de EA probable, más confirmación
histológica a través de biopsia o necropsia. Las placas neuríticas y los ovillos
neurofibrilares son las señales neuropatológicas de la Enfermedad de Alzheimer definitiva. (tabla 3)
Presentación: la EA presenta un principio insidioso que progresa lentamente y está caracterizada por la dificultad para aprender y para retener informaciones nuevas pero con una atención normal. Los pacientes tienen crecientes dificultades para recordar hechos recientes, para las capacidades visuoespaciales, para la praxis (capacidad para llevar a cabo actos voluntarios ya
aprendidos) y para el lenguaje. Los síntomas clínicos de la EA son las llamadas “cuatro A”:
- Amnesia: pérdida de la memoria, al principio de los hechos más recientes y
luego de los más remotos.
- Agnosia: pérdida total o parcial de la facultad perceptiva por la que se reconocen las cosas y a las personas. Por ejemplo, una persona puede no asociar
una llave con su utilidad o puede ser incapaz de reconocer las palabras.
- Apraxia: incapacidad de realizar una función motora ya aprendida incluso
cuando no se padece una debilidad motora, como el hecho de tener fuerza
muscular y ser incapaz de vestirse.
- Afasia: puede incluir la dificultad para llamar por su nombre a los objetos
familiares como por ejemplo, la ropa, etc..
Datos que apoyan el diagnóstico son los déficits progresivos en las actividades
de la vida diaria, la historia familiar de EA y los datos normales en los análisis
de laboratorio y técnicas de neuroimagen.
Los trastornos afectivos y de conducta pueden ser muy variados: depresión
(algunos estudios muestran que hasta un 30-50% de los pacientes con EA
presenta depresión en su inicio de enfermedad), agitación, agresividad, y
comportamiento y lenguaje sexual inapropiado. Cuando la enfermedad está
avanzada los pacientes pueden padecer mioclonías, convulsiones, aquinesia y mutismo. La muerte suele ser la consecuencia de infecciones sistémicas
relacionadas con la incapacidad grave.
personas mayores ••• 67
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
Factores de riesgo: cada vez es mayor el componente genético de la EA.
Sobre una base genética actuarían diversos factores que dan como resultado
final la superproducción de la proteína insoluble ß-amiloide 42, con depósito
en placas amiloides; un proceso tóxico para el cerebro que conduce a la apoptosis y muerte neuronal. Se han identificado genes de susceptibilidad que
confieren genotipos de formas esporádicas de EA. La trisomía 21 (síndrome
de Down), las mutaciones del cromosoma 21, del cromosoma 14 (presenilina
I) y del cromosoma 1 (presenilina II), son algunos de los trastornos genéticos
responsables de la aparición de EA esporádica. Otros factores de riesgo asociados a Alzheimer son presentar el alelo homocigótico ApoE 4 (mayor producción de ß-amiloide 42), antecedentes familiares de Alzheimer (50% de riesgo
de que padezcan la enfermedad cuando lleguen a los 80 años para los familiares de primer grado de los pacientes con Alzheimer), la edad, el sexo femenino (por mayor longevidad), traumatismos craneales (por disrupción de la
sinapsis y deposición amiloide postraumática), y analfabetismo (por probable
disminución de densidad sináptica).
Los factores que se han relacionado como neuroprotectores son un nivel educativo y profesional alto (mayor densidad sináptica), aunque otros estudios
no confirman estos datos, presentar uno o dos alelos ApoE 2 (mejora el aclaramiento del ß-amiloide, efecto antioxidante con inhibición de la formación
de ovillos), uso de fármacos antiinflamatorios no esteroideos, terapia de reemplazamiento estrogénica en la mujer (los estrógenos presentan una función
neuroprotectora, neurotrófica y beneficios sobre la circulación cerebral), y el
ejercicio físico regular (mejor circulación cerebral).
68 ••• personas mayores
Clasificación y diagnóstico diferencial de los principales tipos de demencia
Enfermedad de Alzheimer probable
1. Demencia establecida por el examen clínico, documentado por un test
tipo MMSE, Blessed y confirmado por test neuropsicológicos.
2. Déficits en dos o más áreas cognitivas
3. Empeoramiento progresivo de la memoria y otras funciones cognitivas
4. Sin trastorno de la conciencia
5. Inicio entre los 45 y 90 años, más frecuente después de los 65 años
6. Ausencia de otras enfermedades sistémicas o neurológicas que
pudieran explicar el deterioro
El diagnóstico es apoyado por:
1. Deterioro de funciones cognitivas específicas: afasia, apraxia, agnosia.
2. Incapacidad para desarrollar las tareas cotidianas y alteraciones
conductuales
3. Historia familiar, particularmente, si está confirmada
neurológicamente.
4. Resultados de laboratorio: punción lumbar normal, EEG normal o con
cambios inespecíficos, TC con evidencia de atrofia.
Enfermedad de Alzheimer posible
1. Síndrome de demencia en ausencia de otras enfermedades
neurológicas, psiquiátricas o sistémicas que puedan causar una
demencia, con variaciones en el inicio, la presentación o el curso.
2. En presencia de otra enfermedad sistémica o neurológica
potencialmente causante de demencia, la cual no sea considerada
como la causa de la misma.
Enfermedad de Alzheimer definitiva
1. Cumplir los criterios de enfermedad probable.
2. Evidencia histopatológica obtenidas por biopsia o necropsia.
TABLA 3. C
riterios diagnósticos de la enfermedad de alzheimer
(nincds/adrda)
personas mayores ••• 69
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
DEMENCIA VASCULAR
La demencia en general, afecta predominantemente a pacientes ancianos
y lo mismo ocurre con las enfermedades cerebrovasculares. Por lo tanto, la
posibilidad de una demencia vascular surge con frecuencia en la evaluación
de la demencia. Para aclarar este reto, los criterios NINCDS/AIREN diagnósticos establecen claramente el diagnóstico de la Demencia Vascualr (DV) (tabla
4). La demencia vascular es el resultado de una enfermedad cerebrovascular, causante del déficit cognitivo, junto a otros signos neurológicos focales
(hemiparesias, alteraciones de la marcha, etc).
Demencia: pérdida de memoria y al menos dos de otros déficits cognitivos
que causan deterioro funcional en las actividades de la vida diaria.
Enfermedad cerebrovascular que se presenta a través de:
• Signos neurológicos focales
• Evidencia de enfermedad cerebrovascular a través de la imagen:
infartos de pequeño o gran vaso, infarto único en área estratégica,
cambios difusos en la sustancia blanca.
La demencia se correlaciona con la enfermedad cerebrovascular por:
• Asociación temporal
• Deterioro brusco o escalonado
Datos que apoyan el diagnóstico de demencia vascular:
• Trastornos de la marcha
• Caídas frecuentes
• Incontinencia sin enfermedad urológica
• Parálisis seudobulbar
• Cambios en la personalidad y en el humor
TABLA 4. C
riterios diagnósticos de demencia vascular
(nincds-airen)
Presentación: la demencia se puede manifestar como un deterioro escalonado a lo largo de varios años con episodios cerebrovasculares repetidos, o
puede presentar un curso progresivo constante. En la exploración física, los
síntomas neurológicos focales consistentes con un ictus son normalmente
evidentes. La neuroimagen revela ictus únicos o múltiples y los pacientes con
la enfermedad de Biswanger tienen una isquemia prominente de la sustancia blanca. La Resonancia Nuclear Magnética (RNM), ha permitido descubrir
más casos de DV, ya que los infartos focales o la hiperintensidad de la sustancia blanca son más evidentes que con el TAC cerebral.
70 ••• personas mayores
Clasificación y diagnóstico diferencial de los principales tipos de demencia
La neuropatología de la DV depende del tipo de enfermedad presente (tabla 1).
Los infartos pueden ser corticales o subcorticales en la demencia multiinfarto,
mientras que en la enfermedad de Biswanger se ve una isquemia difusa de la
materia blanca hemisférica o múltiples infartos lacunares en el estado lacunar. La angiopatía amiloide a menudo se demuestra con el tinte congofílico,
lo cual implica que la EA pudiera coexistir con la demencia vascular.
DEMENCIA Y PARKINSONISMO:
DEMENCIA POR CUERPOS DE LEWY DIFUSOS (DCL)
Los signos parkinsonianos son frecuentes en la EA, aparecen en el 30% de
los pacientes en estadios graves. De igual modo, a la inversa, la demencia es
común en la Enfermedad de Parkinson idiopática, afectando también al 30%
de los pacientes. Un elemento común es la presencia concomitante de placas
neuríticas, ovillos neurofibrilares y cuerpos de Lewy. Más del 28% de pacientes con diagnóstico clínico de EA tienen cuerpos de Lewy y más del 60% de
pacientes diagnósticados de Enfermedad de Parkinson tienen datos histológicos de Alzheimer. Los cuerpos de Lewy, descritos originariamente en 1912
por F.H. Lewy, son cuerpos de inclusión citoplásmica concéntricos, hialinos,
a menudo rodeados por un halo claro y distintivo. La presentación clínica
corresponde con la distribución de los cuerpos de Lewy, y el espectro de la
enfermedad de los cuerpos de Lewy abarca:
- La demencia por cuerpos de Lewy difusos, que normalmente se presenta en
forma de demencia en personas mayores.
- La enfermedad por cuerpos de Lewy transicional, sin un cuadro clínico
específico.
- La enfermedad de Parkinson idiopática, que en su evolución puede presentar demencia asociada.
Recientemente se han consensuado los criterios diagnósticos de la DCL (tabla
5). Las características esenciales de la DCL incluyen la demencia, una cognición fluctuante, alucinaciones visuales recurrentes, y características motoras
de parkinsonismo.
Presentación: La cognición fluctuante, momentos claros de déficits cognitivos alternan con otros en donde éstos son difíciles de percibir, aunque son
especialmente prominentes los déficits en los tests de atención y de capacidad visuoespacial, es una característica diagnóstica de la DCL. Otro síntoma
son las alucinaciones recurrentes y casi reales que pueden ser visuales (93%
de los casos) y/o auditivas (50% de los casos). Estas alucinaciones no suelen
preocupar a los pacientes, pero pueden incitar al uso de neurolépticos por
personas mayores ••• 71
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
parte del médico. Debido a que los pacientes con DCL son extremadamente
sensibles a los neurolépticos, pueden desarrollar características parkinsonianas severas que en ocasiones pueden ser mortales. La rigidez, la bradicinesia,
el temblor y las caídas son elementos muy útiles para distinguir la DCL de la
enfermedad de Alzheimer.
El dato central necesario para el diagnóstico es un deterioro
cognitivo progresivo de suficiente intensidad para interferir con
la función social y ocupacional. En las fases iniciales de la enfermedad
no es necesario la existencia de una pérdida persistente y prominente
de memoria, aunque ésta aparece en la progresión de la enfermedad.
Son especialmente prominentes los déficits en los tests de atención y de
capacidad visuoespacial.
Dos de los siguientes hechos son necesarios para el diagnóstico de
probable y no para posible de enfermedad de cuerpos difusos de Lewy:
• Cognición fluctuante con variaciones pronunciadas en la atención y
alerta
• Alucinaciones visuales recurrentes
• Datos espontáneos motores de parkinsonismo
Datos que apoyan el diagnóstico son:
• Caídas de repetición
• Sincope
• Sensibilidad a neurolépticos
• Alucinaciones e ilusiones
El diagnóstico es poco probable si existen:
• Enfermedad cerebrovascular evidente por la presencia de signos
neurológicos o en técnicas de neuroimagen.
• Evidencia en la exploración física o en datos de investigación de
enfermedades físicas o otras enfermedades cerebrales de suficiente
intensidad para predominar en el cuadro clínico.
TABLA 5. Criterios diagnósticos de enfermedad de cuerpos de Lewy
difusos (Criterios de Mckeith)
En la enfermedad de Parkinson, la demencia sólo aparece después de muchos
años de haber padecido la enfermedad y los síntomas propios de la enfermedad de Parkinson de los pacientes muestran una respuesta excelente a los fármacos dopaminérgicos. En la DCL, la demencia es el problema clínico de pre-
72 ••• personas mayores
Clasificación y diagnóstico diferencial de los principales tipos de demencia
sentación, con rasgos sutiles de parkinsonismo y una predisposición a la psicosis con los fármacos dopaminérgicos. Los rasgos parkinsonianos sí responden a los fármacos dopaminégicos, pero puede aparecer una psicosis antes de
que se consiga una respuesta terapéutica adecuada. De forma parecida, para
el tratamiento de psicosis y las alucinaciones, se deben utilizar antipsicóticos
atípicos ya que los típicos como el haloperidol pueden producir efectos secundarios extrapiramidales mortales en estos pacientes.
DEMENCIA FRONTOTEMPORAL (DFT):
La DFT es una demencia con un principio insidioso que progresa despacio y
que está caracterizada por la aparición temprana de cambios en el comportamiento. Es importante reconocerlas sobre todo en aquellos pacientes cuyas
manifestaciones clínicas iniciales son trastornos conductuales complejos y
que mantienen la función cognitiva. En estos pacientes se suelen plantear el
diagnóstico diferencial con las psicosis en el anciano o de comienzo tardío. La
Enfermedad de Pick, constituye el modelo básico de DFT, y los criterios específicos para el diagnóstico de éstas, se muestran en la tabla 6. En el estudio del
material de necropsia se observa atrofia localizada en la región frontal y en
áreas anteriores del lóbulo temporal.
Presentación: Se caracteriza por una conducta social inapropiada con falta de tacto, desinhibición, afasia y abulia con una conservación relativa de
la memoria, del cálculo y de la construcción visuoespacial. La hiperoralidad
o la exploración oral de los objetos comestibles o no (parte del síndrome de
Klüver-Bucy) es particularmente preocupante y peligrosa para los pacientes. Un comportamiento motor aberrante y la incapacidad de abstenerse de
tocar todos los objetos obliga a estar todo el tiempo ordenando las cosas. La
respuesta a los objetos de su alrededor combinada con la desinhibición pueden tentarles a robar en las tiendas. En otros pacientes, los síntomas predominantes pueden ser la apatía, la espontaneidad y la depresión. Al contrario
que con la EA, las habilidades de cálculo y visuoespaciales suelen permanecer intactas. Así, por ejemplo, un corredor de bolsa con DFT podría citar los
valores de la bolsa y llevar las financias, pero sería incapaz de cuidar su higiene personal.
Las técnicas de neuroimagen pueden ser especialmente útiles, así en la SPECT
se observa marcada hipoperfusión en lóbulos temporales con una clara asimetría anterior/posterior. La degeneración asimétrica del lado izquierdo del
cerebro produce una variante del lóbulo temporal, que inicialmente se manifiesta con una afasia progresiva. La variante del lóbulo temporal derecho se
manifiesta con irritabilidad, forma de vestir extravagante y conducta inapro-
personas mayores ••• 73
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
piada. Cuando se produce una degeneración de las neuronas motoras bajas,
los pacientes con DFT padecerán debilidad motora, fasciculaciones y fibrilaciones que son evidentes en la electromiografía. La DFT es una clasificación
amplia que incluye la enfermedad de Pick entre otras variantes. El síntoma
neuropatológico de la enfermedad de Pick es el cuerpo de Pick, que es un
cuerpo de inclusión intraneuronal rodeado de una gliosis astrocítica intensa
y de neuronas infladas en todas las capas corticales. Otros síntomas comunes
son la pérdida de neuronas, la gliosis y la pérdida de sinapsis de las capas corticales externas de los lóbulos frontal y temporal. En algunos casos se desarrolla una esclerosis lateral amiotrófica, lo que añade más discapacidad al
paciente con DFT.
Comienzo insidioso con progresión lenta
Déficits dominantes en la conducta
• Pérdida de conciencia personal (falta de higiene y limpieza)
• Pérdida de conciencia social
• Desinhibición
• Impulsividad y distracciones frecuentes
• Hiperoralidad (cambios en la dieta, consumo de alcohol, etc.)
• Ausencia de contactos sociales
• Conductas estereotipadas o repetitivas
Cambios en el lenguaje
• Reducción progresiva del lenguaje
• Lenguaje estereotipado
• Ecolalia
Signos físicos
• Reflejos de liberación frontal
• Incontinencia
• Temblor, rigidez, discinesia
Los déficits conductuales son desproporcionados en
relación con el deterioro de la memoria.
TABLA 6. Manifestaciones de demencias frontotemporales (Criterios
de Lund-Manchester)
74 ••• personas mayores
Clasificación y diagnóstico diferencial de los principales tipos de demencia
Bibliografía
- Cid Sanz M. Patología Mental. En: Guillen Llera F, Ruipérez Cantera I, eds. Manual de
Geriatría, Salgado Alba. 3ª edición. Masson; Barcelona 2002.p. 565-576.
- Gil Gregorio P, Martín Sánchez J. Demencia. En: Sociedad Española de Geriatría y
Gerontología, ed. Tratado de Geriatría para Residentes. Sociedad Española de Geriatría y
Gerontología; Madrid 2006.p. 173-188.
- Gil P. El paciente con alteraciones psíquicas. En Macias J.F, Guillen F, Ribera JM, eds.
Geriatría desde el principio. Editorial Glosa; Madrid 2005. p. 221-242.
- Neary D, Snowden S. Clasificación de las demencias. En: Tallis RC y Fillit HM, eds.
Brocklehurst’s Geriatría. Edición en español. Marban; Madrid 2005.p.p775-780.
- Pascual Millán LF. Tipos básicos y clasificación etiopatogéncia de las demencias. En
Alberca R y López-Pousa S, eds. Enfermedad de Alzheimer y otras demencias. Editorial
médica panamericana; Madrid 2006.p. 43-50.
- Baztán JJ, Valero C, Vega P. Mujer de 75 años con pérdida progresiva de memoria
reciente. En Ruipérez I, Baztán JJ, Jiménez C, Sepúlveda D. El paciente anciano. 50 casos
clínicos comentados. McGraw Hill Interamericana; Madrid 1998.p. 521-536.
personas mayores ••• 75
6
Epidemiología de las demencias
EPIDEMIOLOGÍA. GENERALIDADES
Aborda el estudio de la distribución de las Demencias en la población y/o los
factores que determinan esta distribución. Su objetivo es prevenir o disminuir
la aparición de este Síndrome y de las Enfermedades que lo integran.
Las preguntas que ha de responder la investigación epidemiológica en el
ámbito concreto de las Demencias, son múltiples, si bien pueden sintetizarse
en las siguientes:
1) ¿Cuántos casos existen en una población?
2) ¿Cuál es la historia natural de esta enfermedad o síndrome?
3) ¿Cuáles son los factores (ambientales, genéticos, etc.) que causan o
facilitan los diferentes tipos de Demencias investigadas?
4) ¿Cuáles son los tratamientos más adecuados para cada uno de los tipos
de Demencia que la integran?
5) ¿Cómo se pueden prevenir?
6) ¿Cuáles son las consecuencias económicas de las Demencias?
Las dos primeras preguntas pertenecen a lo que se denomina epidemiología
descriptiva, la tercera a la epidemiología analítica, y ambas suelen realizarse
con diseños de epidemiología observacional (no experimental). La cuarta y la
quinta preguntas requieren habitualmente técnicas de epidemiología experimental (tratamiento de pacientes o de grupos) y la última tiene connotaciones de salud pública o de gestión sanitaria.
personas mayores ••• 77
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
EPIDEMIOLOGÍA DESCRIPTIVA
Responde principalmente a la pregunta: ¿cuántos casos de Demencia hay en
una población?
La frecuencia de una enfermedad en una población dada es definida por la
incidencia y la prevalencia de la misma. Otros aspectos, como la asociación
de su frecuencia con edad, sexo y otras características demográficas, duración de la enfermedad y mortalidad contribuyen a delimitar la historia natural de la enfermedad.
A continuación analizamos los principales parámetros de frecuencia que van
a permitir realizar un análisis epidemiológico de las Demencias.
Prevalencia: proporción de un grupo individuos o de una población que presentan una característica o evento determinado en un momento (prevalencia de punto), o período especificado de tiempo (“prevalencia de período”). La
prevalencia depende de la incidencia de la enfermedad y de la supervivencia
del sujeto si la enfermedad no desaparece o de la duración de la misma si esta
desaparece. La prevalencia mide la carga social, económica y sanitaria, que
la enfermedad supone, es decir tiene una importancia en salud pública.
Incidencia: número de casos nuevos de una enfermedad en un período de
tiempo especificado. Es un índice dinámico que requiere seguimiento en el
tiempo de una cohorte (grupo bien definido de una población), y puede ser
cuantificada por dos tipos de medida:
a) Incidencia Acumulada: proporción de una cohorte de sujetos que
desarrolla la enfermedad en un tiempo dado.
b) Tasa de Incidencia o Densidad de Incidencia: concepto más complejo que define con más exactitud el riesgo de una enfermedad, es la
fuerza de esa enfermedad en una población. En el numerador aparecen
los casos nuevos de enfermedad y en el denominador las personas por
su tiempo de observación que suele ser variable.
La cuantía de personas por tiempo de observación es la suma de los tiempos
que cada persona permanece en observación en la cohorte libre de enfermedad.
EPIDEMIOLOGÍA ANALÍTICA
Determina los factores de riesgo o causas que pueden afectar a la frecuencia de una enfermedad. Los estudios de cohortes o evolutivos son los óptimos
para el estudio de los factores de riesgo o causas de una enfermedad, pero son
78 ••• personas mayores
Epidemiología de las demencias
caros y largos. Por eso se utilizan los estudios de casos y controles. En estos
estudios se comparan los factores de riesgo de ambos grupos. Son relativamente fáciles de implementar y son baratos, pero la evaluación de los factores
de riesgos es retrospectiva y está sujeta a numerosos sesgos.
Las principales medidas de riesgo (probabilidad de que ocurra un fenómeno
epidemiológico) son: el riesgo absoluto, el relativo, el riesgo atribuible, y
la odds ratio (riesgo relativo indirecto).
EPIDEMIOLOGÍA EXPERIMENTAL
La epidemiología experimental estudia los tratamientos de las enfermedades
mediante una estrategia experimental, los ensayos clínicos. Estos estudios
que, en general, se realizan con fármacos, permiten mediante la distribución
al azar de una terapia frente al placebo o de varias terapias diferentes concluir
qué terapia es efectiva o la más efectiva.
EPIDEMIOLOGÍA DE LAS DEMENCIAS
Las Demencias en general constituyen un problema creciente, porque los
principales tipos de demencia están asociados al envejecimiento y éste
aumenta en todo el mundo.
La causa más frecuente de demencia es la Enfermedad e Alzheimer (EA) que
constituye alrededor del 70% de todos los casos en Europa y Norteamérica.
En Rusia y Japón la demencia vascular es tan frecuente o más que la EA y
en África parece que ésta enfermedad tiene menor incidencia. Globalmente
en todo el mundo representa entre el 50-70% de todas las formas de demencia. La demencia con cuerpos de Lewy difusos parece ser la tercera causa de
demencia aunque su prevalencia poblacional no es aún bien conocida.
La Enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia y constituye la cuarta causa de muerte en los EE.UU. En la actualidad se considera
que hay unos 25 millones de personas que padecen EA en el mundo, y probablemente en los próximos 20 años, se registrarán unos 70 millones de nuevos casos. Se estima que en Europa hay aproximadamente 3.286.000 personas que padecen demencia y que aparecen 824.000 nuevos casos por año
(Launer LJ& Hofman A 2000). En España afecta a cerca de 800.000 españoles, aunque sólo están diagnosticados unos 600.000.
personas mayores ••• 79
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
Prevalencia de demencia
Hasta la década de los ochenta, en los estudios específicos de prevalencia de
demencia, se detectaban solamente los casos de demencia moderada y grave.
Es a partir de esa fecha cuando se empiezan a detectar la demencia leve.
Los estudios poblacionales de la alteración cognitiva, no han comenzado a
realizarse hasta los años noventa.
73%
Normal
10%
5%
Demencia
2%
Demencia
cuestionable
Alteración
mnésica
10%
Alteración
cognitiva
Figura 1. Demencia y alteración cognitiva. Estudio NEDICES
En la figura 1, se puede observar cómo la alteración cognitiva afecta a un 25%
de sus integrantes y la demencia a otro 5-10% (Bermejo y el, 1997). La variabilidad de los hallazgos depende en gran medida en las definiciones de “alteración cognitiva”.
La prevalencia de demencia oscila entre el 4,8% y el 36% en los sujetos mayores de 65 años, aunque existen cifras aún más extremas (Henderson, 1996).
La variabilidad de la prevalencia en los diferentes estudios se explica por la
metodología empleada, estructura de edad poblacional, tipo de población
(urbana, rural, institucionalizada, etc.), la tasa de respuesta y los criterios
diagnósticos.
Según la revisión de Erkinjuntti et al. (1997) según se utilicen los criterios
diagnósticos de la CIE- 10 se obtiene una prevalencia del 3,1%; mientras que
si se utilizan los criterios de la DSM-III obtendría un 29,1%.
Se ha señalado, que independientemente de los distintos criterios diagnósticos y métodos de investigación empleados, resulta consistente el hecho por el
cual la prevalencia de demencia en general se dobla aproximadamente cada
80 ••• personas mayores
Epidemiología de las demencias
5 años a partir de los 65 años según Jorm et al.,(1987) y según la revisión de
Ritchie et al., (1992), la demencia moderada y severa se dobla cada 6 años a
partir de los 65 años.
La demencia por debajo de los 45 años resulta excepcional excepto la demencia asociada al SIDA.
En algunos meta-análisis realizados por Ritchie et al.,(1992), refieren un
descenso de la prevalencia después de los 85 años, mientras que en el estudio de Berlín, Wernicke et al.,(1994), refiere un mantenimiento de la prevalencia en los sujetos mayores de 95 años que estaría en torno al 42,3%, esto
ha sido confirmado en estudios anatomopatológicos realizados en centenarios, sin embargo el estudio canadiense, encuentra que la prevalencia continúa aumentando desde el 40,4% en el grupo de edad de 90-94 años, hasta
el 58,6% en los mayores de 95 años. De estos datos se podría extraer que a
partir de los 85 años la prevelencia de demencia no aumenta de forma tan
rápida, y lo hace de forma más lenta pero sigue aumentando. En la figura 2,
se puede observar la prevalencia de demencia distribuida por grupos de edad
y sexo del estudio NEDICES y EURODEM.
Figura 2. P
revalencia de demencia por grupos de edad y sexo. EURODEM
y NEDICES
personas mayores ••• 81
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
El estudio EURODEM, no observó diferencias significativas por sexo, aunque
las estimaciones realizadas parecen que la prevalencia es mayor en el hombre
hasta los 75 años y a partir de esa edad es mayor en la mujer según Hofman
et al.,(1991). Estos resultados son muy similares a los realizados por Jorm et
al., (1987), que analizan los estudios de prevalencia de demencia entre los
años 1945 y 1985. En el estudio canadiense, la prevalencia de demencia en
las mujeres es mayor que en los hombres, así como en el estudio NEDICES
donde la prevalencia de EA es mayor en las mujeres con significación estadística, pero no el total de la demencia donde no existe diferencia por sexo.
La prevalencia de demencia vascular (DV) también se incrementa con la
edad, sin embargo al contrario de lo que pasa en la EA, la diferencia en la
prevalencia entre hombres y mujeres es edad-dependiente. Una de las causa
podría ser la mayor supervivencia de las mujeres.
No se ha encontrado diferencia significativa en la prevalencia de demencia
severa entre blancos y negros.
Autor
Año
Población (Nº)
Diagnóstico Edad Preva‑
(>)
lencia
(%)
BERMEJO
1988 Madrid (170)
DSM-III-R
64
13,50
BERMEJO
1989 Madrid (379)
DSM-III-R
64
10,0
CORIA
1990 Segovia (210)
DSM-III-R
64
5,20
EURODEM
1991 10 Países (8.578)
DSM-III
64
9,32
LOBO
1995 Zaragoza (1.080)
DSM-III-R
64
5,40
CAMDEX
70
16,30
LÓPEZ-POUSA 1990 Gerona (1.581)
MANUBENS
1991 Pamplona 1.374)
CAMDEX
70
14,20
PÉREZ
1989 Pamplona (393)
DSM-III
64
8,90
PI
1992 Tarragona (440)
DSM-III-R
64
14,90
BERMEJO
1994 NEDICES (5.278)
DSM-III-R
64
5,80
TABLA 1. Prevalencia de la demencia en España
82 ••• personas mayores
Epidemiología de las demencias
Prevalencia de demencia y Enfermedad de Alzheimer
en España
La prevelencia de demencia es variable y oscila entre un 14% en los estudios
de Gerona y un 6% aproximadamente en los estudios de Zaragoza. El estudio
mayor sobre prevalencia se ha efectuado en un barrio de Madrid y en Ávila
(Arévalo) en una cohorte de ancianos superior a 5.000, mayores de 65 años
(estudio NEDICES) y ha arrojado una prevalencia de cercana al 7,4% según
Bermejo y col.,(1997), que sustancialmente no difiere de los estudios de Pamplona, Zaragoza y Gerona.
En la tabla 1 se pueden ver algunos de los estudios de prevalencia de demencia, la localización geográfica y los criterios diagnósticos, realizados en España y su comparación con 12 estudios europeos realizados en 10 países durante los años 1980-1990 en el “Estudio EURODEM”.
Según se puede observar en la figura 1 del estudio NEDICES, cerca del 20%
presentan una alteración cognitiva leve o pérdida de memoria objetiva sin
demencia (alteración mnésica 10% y alteración cognitiva el 10%), demencia
cuestionable 2%, demencia 5% y normal el 73%. Lo común de estos estudios
es que la mayoría de los casos, entre el 60%-80% de las demencias, son diagnosticadas de EA, seguido de la demencia vascular (DV) 20%-30% y otras
demencias el resto.
Incidencia de demencia
La incidencia global de demencia en Europa es del 6,9 por 1.000 hombres
y del 13,1 por 1.000 mujeres/año. En todos los estudios hay un crecimiento exponencial de la incidencia de demencia con la edad, incluso en los muy
ancianos, la tasa de incidencia varía desde el 2,5 por 1.000 personas/año en
el grupo de edad de 65-69 años, hasta el 69,1 por 1.000 personas/año en los
mayores de 90 años. En la figura 3 se representa la incidencia de demencia del
estudio NEDICES y EURODEM.
Mientras que la incidencia de demencia continúa creciendo más allá de los
85 años, la tasa de crecimiento no es tan rápida a partir de los 85 años comparado con dicha tasa de crecimiento desde los 65 a 85 años. Estos resultados sugieren que la disminución del crecimiento de la incidencia de demencia
por encima de los 90 años puede ser debida a una selección natural (ancianos
que tiene menos probabilidades de padecer demencia viven más) o la disminución de la supervivencia de los que tienen factores de riesgo cardiovascular o de padecer demencia. Y la demencia no sería proceso de envejecimiento
en si mismo.
personas mayores ••• 83
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
FIGURA 3. T
asa de incidencia de demencia por grupos de edad y sexo
Eurodem y Nedices
Factores de riesgo de demencia
El sexo femenino, mujeres versus hombres OR = 1.6 (IC 95% = 1.1–2.4), es
un factor de riesgo en los estudios de Europa y Asia pero en los estudios realizados en Canadá y de USA no han encontrado el sexo como factor de riesgo
de padecer demencia.
Sí el riesgo de padecer demencia y EA es similar en hombres y mujeres desaparecerían los factores sociales, hormonales, culturales y laborales con los
que se ha relacionado previamente la demencia y la EA.
Los fumadores (más en los hombres) y bajo nivel educativo (más en la mujer)
aumentan significativamente el riesgo de padecer demencia. La salud autopercibida (mala versus buena) aumentan el riesgo de incidencia de demencia
(OR = 3.9, IC 95% = 2.2–6.9), así como el ictus (OR = 2.1, CI 95% = 1.1–4.2)
y la Enfermedad de Parkinson (OR = 3.5, IC 95% = 1.3–9.3).
84 ••• personas mayores
Epidemiología de las demencias
Son dudosos factores de riesgo de padecer demencia, al contrario de lo afirmado anteriormente, la historia familiar de demencia y el traumatismo craneal con pérdida de conciencia, y tampoco se ha observado que el consumo
moderado de alcohol sea un factor protector de riesgo.
personas mayores ••• 85
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
Bibliografía
- Bermejo F., Gabriel R., Vega S., Morales J.M., Rocca W.A., Anderson D.W.; Neurological
Disorders in Central Spain (NEDICES) Study Group. Problems and issues with door-todoor, two-phase surveys: an illustration from central Spain. Neuroepidemiology 2001;
20:225-31.
- Canadian Study of Health and Aging Working Group. Canadian Study of Health and
Aging: study methods and prevalence of dementia. Can. Med. Assoc. J. 1994;150:899–
913.
- Copeland J.R., Dartigues J.F., Jagger C., Martinez-Lage J., Soininen H., Hofman A.
Prevalence of dementia and major subtypes in Europe: A collaborative study of
population-based cohorts. Neurologic Diseases in the Elderly Research Group. Neurology.
2000; 54 (11 Suppl 5):S4-9.
- Del Ser T., García M.J., Sánchez F., Frades B., Rodríguez A., Bartolomé M.P., et al.
Evaluación cognitiva del anciano. Datos normativos de una muestra poblacional
española de más de 70 años. Med. Clin. (Barc) 2004; 122:727-40.
- Edland S. D., Rocca W. A., Petersen R. C., Cha R. H., Kokmen E. Dementia and Alzheimer
Disease incidence rates do not vary by sex in Rochester, Minn. Arch Neurol, 2002;
59(10): 1589 – 1593.
- Fratiglioni L., Launer L. J., Andersen K., Breteler M. M., Copeland J. R., Dartigues J. F.,
Lobo A., Martinez-Lage J., Soininen H., Hofman A. Incidence of dementia and major
subtypes in Europe: A collaborative study ofpopulation-based cohorts. Neurologic
Diseases in the Elderly Research Group. Neurology. 2000; 54(11 Suppl 5):S10-5.
- Hofman A., Rocca W. A., Brayne C. , et al. The prevalence of dementia in Europe. A
collaborative study of 1980–1990 prevalence findings. Int. J. Epidemiol. 1991;20:736–
748.
- Jorm A. F., Korten A. E., Henderson A. S. The prevalence of dementia: a quantitative
integration of the literature. Acta Psychiatr Scand. 1987; 76(5):465-79.
- Launer L. J., Andersen K., Dewey M. E., et al for the EURODEM Incidence Research Group
and Work Groups, European Studies of Dementia. Rates and risk factors for dementia and
Alzheimer’s disease: results from EURODEM pooled analyses. Neurology. 1999;52:7884.
- Lobo A., Launer L. J., Fratiglioni L., Andersen K., Di Carlo A., Breteler M. M. et al.
Prevalence of dementia and major subtypes in Europe: A collaborative study of
population-based cohorts. Neurologic Diseases in the Elderly Research Group. Neurology
2000; 54 (11 Suppl 5): S4-9.
86 ••• personas mayores
7
Terapéutica y plan de atención
ABORDAJE FARMACOLÓGICO DE LAS DEMENCIAS
Las posibilidades de tratamiento farmacológico de las demencias se han
incrementado en los últimos años, en la actualidad disponemos ya de fármacos que pueden modificar, aunque de forma muy leve, la evolución de la
enfermedad de Alzheimer. Las áreas de investigación y el desarrollo de fármacos más potentes, menos sintomático y más etiopatogénicos son enormes y
hace que se abra una fundada esperanza en los próximos años.
Los principales objetivos del tratamiento farmacológico son los siguientes:
• Evitar o paliar la degeneración neuronal. Esta actividad se puede conseguir
mediante la inhibición en la producción de beta-amiloide, los inhibidores
de la oligomerización o fibrilación de beta-amiloide, la utilización de fármacos antiinflamatorios que interfieran con la actividad de microglia y astrocitos, la administración de antioxidantes, barredores de radicales libres
que protejan a la neurona del acúmulo de beta-amiloide y otras proteínas
asociadas o a través de factores de restauración neuronal entre los que se
encuentran neurotrofinas y estrógenos que puedan recuperar sinapsis y
soma neuronal.
• Facilitar o potenciar la actividad de las neuronas no afectadas por el proceso demencial.
• Incrementar o potenciar la actividad y el metabolismo cerebral y contrarrestar los déficits de diferentes neurotransmisores.
personas mayores ••• 87
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
• Disminuir o aliviar los síntomas asociados al deterioro cognitivo y más concretamente:
- Mantener la función cognitiva durante el mayor tiempo posible, lo que
posibilita al paciente tener una mayor calidad de vida.
- Evitar la pérdida de actividades de la vida diaria y conservar la autonomía
personal y la independencia de los cuidadores.
- Evitar los síntomas no cognitivos como la depresión, las alucinaciones, los
delirios, la agitación o la apatía entre otros.
INHIBIDORES DE ACETIL COLINESTERASA
Los principales correlatos patológicos del deterioro cognitivo en la EA son el
número de células piramidales corticales, la densidad sináptica cortical, el
número de lesiones neurofibrilares y los niveles de acetil-colinesterasa cortical. Este último es un indicador de en qué medida el defecto colinérgico es
responsable del deterioro mental y, en consecuencia, la intervención sobre él
puede dar lugar a beneficios terapéuticos.
Aunque los defectos colinérgicos no son los únicos trastornos de la neurotransmision, sí son los más intensos y los que tienen más importancia fisiopatológica. El tratamiento colinérgico incluyen diversas posibilidades de actuación como son: aumentar la cantidad del precursor, inhibir la actividad colinesterasa y estimular de forma directa o indirecta al receptor colinérgico.
Desdichadamente la mayoría de esas opciones han sido descartadas por sus
efectos tóxicos. El único grupo con desarrollo importante es el de los inhibidores de la acetil-colinesterasa.
Se han estudiado más de una docena de fármacos anticolinesterasicos y ya
se han publicado resultados positivos con tacrina, donepezilo, rivastigmina,
galantamina y metrifonato. Se han presentado también resultados provisionales con, fisostigmina y eptastigmina. Todos estos fármacos pertenecen a
grupos químicos muy distintos en muchos aspectos que es preciso conocer
para manejarlos correctamente. Las diferencias se establecen en relación con
la selectividad de la inhibición, la reversibilidad de la inhibición, la vida media
y dosificación, los diversos efectos adversos, la titulación, la duración de la
acción y la actuación regional (tabla 1).
Donepezilo: es un inhibidor selectivo y reversible de la acetil colinesterasa. Posee una vida plasmática larga, ofrece la ventaja de disminuir los efectos periféricos y poder ser administrado una vez al día. Esta condición debe
ser tenida en cuenta en caso de intervención quirúrgica, pues el periodo de
88 ••• personas mayores
Terapéutica y plan de atención
lavado es muy largo. No se ha informado de hepatotoxicidad, lo que sumado
a la comodidad de su posología y a la ausencia de controles analíticos. Ofrece grandes ventajas sobre la tacrina. El tratamiento se inicia con 5 mgr/día,
administrados antes de acostarse, incrementado la dosis a 10 mgr/día después de 6-8 semanas. Sus efectos adversos se sitúan entre el 10-20% e incluyen náuseas, vómitos, diarrea e insomnio. En diversos estudios se observa un
descenso del 4,1%. en la puntuación de la ADAS-Cog.
Rivastigmina: es un inhibidor relativamente selectivo, pseudoirreversible de
la acetil-colinesterasa con una vida media plasmática de unas 10 horas. Este
fármaco ha demostrado una relativa selectividad por el subtipo de acetil-colinesterasa G1 que se encuentra presente en altas concentraciones en el cerebro de pacientes con enfermedad de Alzheimer. Este fármaco se administra
dos veces al día, comenzando por una dosis creciente de 3 mgr/día durante 68 semanas que se continúa con dosis de 6, 9 y 12 mgr/día. Sus efectos secundarios alcanzan al 15-20% y consisten en nauseas, vómitos e insomnio.
Galantamina: es un inhibidor selectivo y competitivo de acetil-colinesterasa. Otra acción farmacológica es su modulación alostérica de receptores nicotínicos, aumentado la transmisión colinérgica por estimulación presinaptica.
El fármaco se debe administrar cada 12 horas. La dosis efectiva es de 16-24
mgr/día, comenzando con la dosis de 8 mgr/día y aumentado la dosis cada
mes. Recientemente se ha publicado la utilidad de galantamina en el tratamiento de la demencia vascular y de pacientes con deterioro cognitivo y
enfermedad cerebrovascular.
Donepezilo Galantamina Rivastigmina Memantina
Modo Acción
IAChE
IAChE M.R.Nic.
IAChE IBuChE
Antag. NMDA
Metab. CYP450
SI
SI
NO
NO
70 h
7-8 h
1h
60-100h
1
2
2
2
5 mgr/día
8 mgr/día
3 mgr/día
5 mgr/día
Dosis/escalada
4-6 semana
4 semana
2 semana
1 semana
Dosis recomendada
10 mgr/día
16-24 mgr/día
6-12 mgr/día
20 mgr/día
Vida media
Dosis/día
Dosis/inicial
Tabla 1. Tratamiento sintomático de la Enfermedad de Alzheimer
IAChE: inhibidor de acetil-colinesterasa. IbuChE: inhibidor de butiril-colinesterasa. M.R.Nic: modulador alostérico del
receptor nicotínico Antag. NMDA: antagonista no competitivo del receptor NMDA
personas mayores ••• 89
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
El manejo práctico de los fármacos anticolinesterásicos se puede plantear en
cuatro fases:
Iniciación: establecer diagnostico de EA y estadio evolutivo leve-moderado.
Valorar la situación cognitiva basal con una herramienta sencilla y fiable. Se
recogen fármacos con acción anticolinérgica que puedan interferir en la función.
Titulación: se deben ir incrementando la dosis hasta alcanzar la máxima
tolerable, si ésta es demasiado baja se debe probar con otro fármaco.
Monitorización: comprobar la actuación del fármaco sobre la función cognitiva, impresión del cuidador, trastornos conductuales, calidad de vida, así
como la impresión general o global. Una opción valida para conocer el efecto del fármaco es realizar “holliday” (período de descanso) del mismo para
observar su efecto.
Supresión: Cuando el grado de la demencia es muy severo o no existen
expectativas terapéuticas razonables se debe suspender definitivamente el
tratamiento. Debemos recordar que si el paciente va a ser sometido a una
intervención quirúrgica debe suspenderse temporalmente.
En las guías de práctica clínica y grupos de consenso como los canadienses, se
han establecido respecto a estos fármacos los siguientes apartados:
s recomendable que los médicos estén instruidos a través de la formación
E
médica continuada en la administración e interpretación de las actividades funcionales y las capacidades cognitivas.
Después de que el tratamiento haya sido instaurado, el paciente debe ser
reevaluado cada tres meses.
n la historia clínica, se debe recoger estabilización, mejoría o deterioro
E
persistente en los tratados con fármacos antidemencia, esto nos indicará
la necesidad de continuar o no con la terapia farmacología.
Remitir al paciente a un especialista cuando el médico de familia estime
necesario para valorar el funcionamiento con los diversos fármacos.
os médicos de familia, deberán transmitir y comunicar una información
L
apropiada a cerca de las expectativas reales de tratamiento.
os inhibidores de acetil-colinesterasa pueden ser prescritos a pacientes
L
con enfermedad de Alzheimer en estadio leve-moderado en ausencia de
contraindicaciones.
90 ••• personas mayores
Terapéutica y plan de atención
NEUROTRANSMISIÓN CITOTÓXICA
El Glutamato es uno de los neurotransmisores del SNC. Entre sus funciones se
encuentra facilitar la entrada de calcio a la célula, la activación de enzimas
calcio-dependientes tales como el óxido nítrico sintetasa y la producción de
radicales libres de oxígeno que llevan a la muerte celular. En suma, algunos
estudios indican que la beta-amiloide causa reducción de la captación de glutamato en los cultivos de astrocitos, indicando que la citotoxicidad inducida
por beta-amiloide puede ser, al menos en parte, mediada a través de la vía
glutamato-citotoxicidad.
En los últimos años se ha desarrollado de forma muy amplia y rápida el conocimiento de la función glutamatérgica como aminoácido excitatorio y neurotransmisor en el sistema nervioso central, así como sus conexiones con la
patogenia de muchas enfermedades neurológicas. El incremento agudo o
crónico de glutamato puede originar un flujo excesivo de calcio intracelular,
que puede llevar en último lugar a la muerte neuronal. Este proceso es denominado excitotoxicidad.
Memantina: es un antagonista específico, con moderada afinidad y no competitivo de los receptores glutamato tipo N-Metil-D-Aspartato (NMDA). Existe
evidencia sobre la intervención del sistema de neurotransmisión excitotóxico glutamatérgico en las manifestaciones clínicas e incluso en la patogénesis de la enfermedad de Alzheimer. Recientemente se ha aprobado su utilización para pacientes con enfermedad de Alzheimer en estadio moderadamente
severo. Con dosis de 20 mgr/día se ha observado utilidad en el control de los
déficits funcionales, cognitivos y globales en pacientes en estadios avanzados
de su enfermedad.
TERAPIAS FISIOPATOGÉNICAS
En los próximos años se desarrollarán nuevos fármacos dirigidos hacia el
mecanismo íntimo del desarrollo de la enfermedad y en consecuencia, a
modificar de forma definitiva la historia natural de la enfermedad. Entre estos
grupos farmacológicos se encuentran los siguientes:
TERAPIA ANTIAMILOIDE
Las placas neuríticas y los ovillos neurofibrilares son las lesiones neuropatológicas que cuando están presentes en cuantía suficiente en el área límbica y en la corteza de asociación llevan al diagnóstico definitivo de Enfermedad de Alzheimer. Las placas neuríticas son lesiones esféricas, multicelulares
personas mayores ••• 91
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
que contienen depósitos extracelulares de proteína beta-amiloide y que se
encuentran entre e íntimamente ligados a axones y neuritas degeneradas. La
formación de beta-amiloide requiere el corte “cleavage” de una proteína larga transmembrana (APP). Los cortes sobre la APP se realiza a través de diferentes secretasas (β, γ y a).
Un buen abordaje farmacológico sería actuar con fármacos que inhiban a
beta y gammasecretasa o que estimulen alfa-secretasa. En la actualidad hay
varios ensayos clínicos en fases II y III con este tipo de fármacos.
Inhibir el depósito de amiloide en el cerebro puede ser el objetivo principal de
la terapia. Se ha postulado que la fibrinogénesis puede ser inhibida por péptidos cortos parcialmente homólogos a la beta-amiloide que contiene residuos
que actúan como bloqueantes de la beta-amiloide en láminas. Existen en la
actualidad ensayos clínicos con fármacos antifibrinogénesis tipo Alzhemed
cuyos resultados prometen ser esperanzadores.
Los ovillos neurofibrilares son lesiones intraneuronales consistentes en filamentos helicoidales y apareados (PHF), que se localizan sobre todo en hipocampo, amígdala, corteza entorrinal, corteza de asociación frontal, temporal
y parietal y algunos núcleos subcorticales. La subunidad proteica de los PHF
es la proteína asociada a microtubulos tau. Esta proteína se encuentra en los
pacientes con enfermedad de Alzheimer anormalmente fosforilada e insoluble. Se están desarrollando anticuerpos monoclonales de tau antifosforilada
(mAbAT8) que administrados a modelos animales consiguen una disminución de la fosforilación tau.
INMUNIZACIÓN
La enfermedad de Alzheimer es neuropatológicamente definida como una
amiloidosis Aβ42. En otras enfermedades amiloidogénicas se ha observado
como limitando la producción de proteína beta-amiloide se llega a un aclaramiento de los depósitos y a una mejoría clínica. Basados en esos datos la
inmunización con Aβ42 humana sintetasa (AN1792) ha sido utilizada como
una aproximación para estudiar el aclaramiento de placas amiloides.
La primera aproximación a la inmunización en humanos originó efectos
secundarios importantes (meningoencefalitis) que obligó a suspender los
ensayos clínicos. En la actualidad se están poniendo en marcha ensayos clínicos mediante inmunización pasiva e inmunoconjugados y los resultados
estarán disponibles en los próximos años.
92 ••• personas mayores
Terapéutica y plan de atención
ESTRÉS OXIDATIVO
En los últimos años se ha producido un interés creciente en el papel de las
especies reactivas de oxígeno (EROs), incluyendo radicales libres, en el proceso de envejecimiento cerebral y en la fisiopatología de enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Alzheimer. El sistema nervioso es especialmente sensible al estrés oxidativo como consecuencia del alto consumo de
oxígeno, el alto contenido de lípidos y a la escasez relativa de antioxidantes.
Son múltiples los fármacos que están en distintas fases de investigación los
más estudiados son los siguientes: selegilina, vitamina E, idebenona, extracto de gingko biloba, L-acetil-carnitina y melatonina. Los resultados en líneas
generales no han sido espectaculares aunque necesitan un análisis más profundo.
ANTIINFLAMATORIOS
El acúmulo de proteína beta-amiloide y la formación de placas difusas está
asociado a la activación local de la microglía, liberación de citoquinas, presencia de astrocitosis reactiva y una respuesta inflamatoria en la que se
encuentran involucradas un amplio número de proteínas. Los marcadores de
inflamación se encontraban en regiones donde existen lesiones típicas de EA,
mientras que en zonas sin lesiones degenerativas, no existen procesos inflamatorios.
La utilización de AINEs está basada en estudios epidemiológicos que muestran una asociación negativa entre AINEs y EA, sugiriendo un posible papel
protector de los AINEs. El mecanismo de actuación de los AINEs, es a través de
su capacidad de inhibir la ciclooxigenasa (COX) Los inhibidores selectivos de
COX-2 podrían ser más eficaces y tienen menos toxicidad, abriendo un nuevo
camino en la prevención y/o tratamiento de la enfermedad de Alzheimer. No
obstante, los resultados preliminares con los inhibidores COX-2 (celecoxib y
recelecoxib) no están siendo tan satisfactorios como se esperaba.
MANEJO DE LAS ALTERACIONES PSICOLÓGICAS Y CONDUCTUALES
ASOCIADAS A LA DEMENCIA
Los trastornos de conducta de la demencia constituyen la más dolorosa realidad palpable a la que se enfrentan pacientes, familiares y profesionales sanitarios. Dada la larga evolución de esta enfermedad, y el relativamente rápido
deterioro que produce, el manejo de los síntomas conductuales cobra tanta
personas mayores ••• 93
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
importancia o más, en el momento actual, que confiar en el beneficio potencial del tratamiento de los síntomas cognitivos.
En el momento de utilizar fármacos para el tratamiento y control de los síntomas conductuales se deben plantear las siguientes preguntas:
¿Justifica el síntoma el tratamiento farmacológico? ¿Riesgos?
¿Es un síntoma que responde al tratamiento farmacológico?
¿Qué grupo de fármacos es el más adecuado para el tratamiento de ese síntoma concreto?
¿Cuáles son los efectos adversos potenciales y predecibles?
¿Cuánto tiempo debe mantenerse el tratamiento?
Entre los distintos grupos farmacológicos utilizados para el tratamiento de
la sintomatología psicológica y conductual se encuentran los antipsiócoticos, ansiolíticos, antidepresivos y antiepilépticos. Los ancianos en general, y
los afectados de demencia en particular, presentan una peor tolerancia y son
más vulnerables a los efectos secundarios de estos fármacos (tablas 2 y 3).
ANTIPSICÓTICOS TÍPICOS
Los neurolépticos, son fármacos diseñados originariamente para el tratamiento de los síntomas psicóticos positivos de los pacientes con esquizofrenia. Posteriormente se comprobaron las capacidades sedantes y ansiolíticas
de alguno de ellos, lo que permitió ampliar sus indicaciones.
Los antipsicóticos, son lo únicos que han demostrado eficacia en el control de
los síntomas psicóticos. También ha demostrado utilidad, aunque en menor
medida, en el control de la agitación y de otros síntomas conductuales. El uso
de antipsicóticos típicos o convencionales está disminuyendo en la práctica
clínica debido a una mayor tendencia a inducir efectos secundarios. Los principales efectos secundarios de los antipsicóticos típicos son:
Efectos secundarios extrapiramidales: esta acción es atribuida a su acción
bloqueadora sobre los receptores dopaminérgicos D2 en las vías nigroestriales. La incidencia acumulada de discinesia tardía en ancianos tratados con
antipsicóticos puede llegar a ser del 5% anual.
Hiperprolactinemia: debida al bloqueo D2, sobre la vía tuberoinfundibular.
94 ••• personas mayores
Terapéutica y plan de atención
Acción anticolinérgica: por su acción sobre los receptores muscarínicos.
Las manifestaciones anticolinérgicas pueden ser centrales (agitación, confusión y, sobre todo en población con demencia, deterioro de la función cognitiva) y periféricas (sequedad de boca, estreñimiento, retención de orina y
glaucoma).
Efectos antiadrenérgicos: ocasionados por el bloqueo de receptores adrenérgicos alfa-1, inducen hipotensión postural como principal manifestación.
Los neurolépticos clásicos como haloperidol y tioridazina (ésta última retirada actualmente), no han de constituir en líneas generales, la primera elección
en ancianos con demencia, a consecuencia de su alto potencial tóxico en forma de síntomas extrapiramidales, pudiendo afectar a más del 30% de éstos.
ANTIPSICÓTICOS ATÍPICOS
La utilización de los neurolépticos atípicos ha supuesto un enorme avance
en el manejo y, sobre todo, en el control de los efectos adversos. Este grupo
de fármacos han mejorado claramente el perfil de seguridad y tolerabilidad
respecto a los convencionales y son en este momento los fármacos de primera elección para el tratamiento de los síntomas psicológicos y conductuales
de los pacientes ancianos con demencia. Con una eficacia similar, se añade
un mejor perfil de efectos adversos y una menor repercusión sobre la capacidad cognitiva como en la funcionalidad global de los pacientes con demencia
avanzada.
Recientes informaciones apuntan que los pacientes tratados con neurolépticos atípicos, aumentan el riesgo de accidentes cerebrovasculares e incluso el
riesgo de mortalidad por episodios cardiovasculares. Todo ello debe situarse
en su justo contexto, ya que existen otros estudios solventes basados en evidencia, como los de Gill S. et al y Wang PS et al., que sostienen que el riesgo
tanto de episodios cardiovasculares como de mortalidad es superior con los
neurolépticos clásicos o típicos.
Los principales antipsicóticos atípicos o de segunda generación son:
Clozapina
Es el arquetipo de antipsicótico atípico, que demostrando gran eficacia en el
control de síntomas psicóticos, presenta importantes efectos secundarios que
pueden afectar especialmente a los ancianos. Entre estos efectos se encuentran la presencia de neutropenia, agranulocitosis y acciones anticolinérgicas.
La dosis máxima en ancianos no debe superar los 200 mg/día.
personas mayores ••• 95
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
Risperidona
A diferencia de los neurolépticos clásicos, ejerce su acción como antagonista de receptores dopaminérgicos D2 y gracias a su componente ritanserina
posee también acción como antagonista de receptores 5-HT2. No tiene prácticamente efectos anticolinérgicos por lo que no repercute de forma negativa
en la función cognitiva del paciente con demencia.
El bloqueo de la dopamina es mucho más gradual que el realizado por los
clásicos, lo que permite ser eficaz tanto en la sintomatología psicótica como
en la conductual, con un perfil de efectos secundarios de tipo extrapiramidal
considerablemente inferior. Al antagonizar también los receptores serotoninérgicos, se ha observado una eficacia en el manejo de los síntomas afectivos y en la calidad del sueño. En dosis altas se pueden presentar como efectos
secundarios tipo hipotensión postural y desarrollo de sintomatología extrapiramidal. Es el neuroléptico más recomendado en pacientes con enfermedad
de Alzheimer.
Olanzapina
Es un bloqueador de los diferentes receptores dopaminérgicos D2 y de los
serotoninergicos 5HT2. Tiene varias ventajas, especialmente, su bajo riesgo
de efectos extrapiramidales. Produce alargamiento del espacio ST. Las dosis
utilizadas en pacientes con demencia son bajas. Curiosamente, dosis por encima de 10 mg, son menos eficaces y no se han distinguido significativamente
del placebo.
Quetiapina
Tiene una baja afinidad por los receptores D1, D2 y 5HT2 y moderada por los
receptores alfa-1 y alfa-2 adrenérgicos. Presenta una acción bastante específica por el sistema mesolímbico, no aumentando los niveles de prolactina sérica ni induciendo efectos adversos extrapiramidales en dosis bajas.
Ziprasidona
Alta afinidad por los receptores 5-HT2 frente a los D2. También es un agonista potente 5-HT1a y antagonista de 5-HT2c y 5-HT1d. Presenta una moderada actividad alfa-1 adrenérgica, inhibe la recaptación de noradrenalina y
serotonina y no presenta actividad muscarinina. Por contra, puede desarrollar alargamiento del segmento ST.
Presenta un bajo perfil de efectos secundarios, una actividad anticolinérgica
prácticamente nula y muy escasa incidencia de efectos extrapiramidales. Su
perfil sobre receptores le confiere cierta actividad antidepresiva. Su farmacocinética no varía en función de sexo o edad. El rango de dosis adecuado es de
96 ••• personas mayores
Terapéutica y plan de atención
40-120 mg/día. La información disponible en el momento actual sobre su eficacia y seguridad en población anciana es escasa, así como sobre su uso en
pacientes con demencia.
Amisulpride
Dependiendo de la dosis es selectivo por los receptores presinápticos D4 y
postsinápticos D2. En dosis inferiores a 300 mg/día tiene gran afinidad por
los receptores autoinhibitorios D4, produciéndose una liberación de dopamina al espacio sináptico. A dosis más altas bloquea los receptores postsinápticos D2 con cierta selectividad por las zonas límbicas en lugar de las estriatales, lo que se traduce en una menor presencia de efectos extrapiramidales. El
principal efecto secundario es la elevación de prolactina.
FÁRMACO
Risperidona
DOSIS MÁXIMA DOSIS ANCIANO
(mg/día)
(mg/día)
NMT
NNTD
7-14
13-25
3-5
7-33
16
3
900
200
Olanzapina
20
10
Quetiapina
750
300
Ziprasidona
160
80
Amisulprida
1200
400
30
¿
450
200
30
10
4-6
9
600
300
5
17
Clozapina
Aripripazol
Zotepina
Haloperidol
Tiaprida
Tabla 2. Antipsicóticos en demencias
NNT: Número de pacientes necesarios de tratar para conseguir resultado clínico
NNTD: Número de pacientes necesarios de tratar para aparecer un efecto adverso
ANSIOLÍTICOS
El uso de ansiolíticos puede ser útil en pacientes con demencia y síntomas de
ansiedad. Otros síntomas que pueden mejorar son el insomnio, determinadas
situaciones de inquietud y agitación y algunas alteraciones conductuales de
menor gravedad. Las benzodiazepinas de vida media corta, tipo lorazepam u
personas mayores ••• 97
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
oxacepam son las más eficaces y de primera elección. Se deben recomendar
durante un período de 4 a 6 semanas y se recomienda una suspensión gradual. Aunque estos
fármacos son útiles, se han vinculado a un empeoramiento del rendimiento
cognitivo, algo a evitar en la demencia siempre que sea posible.
ANTIDEPRESIVOS
La indicación fundamental de los antidepresivos en la demencia es el tratamiento de los trastornos depresivos que pueden aparecer en cualquier
momento evolutivo de la enfermedad. Los efectos favorables de los inhibidores selectivos de recaptación de serotonina (ISRS) sobre la impulsividad y la
conducta compulsiva observados en otras circunstancias clínicas, pueden ser
utilizados con relativo éxito para tratar estados de agitación y agresividad, así
como para determinadas conductas reiterativas.
Los inhibidores selectivos de recaptación de serotonina (ISRS) por su eficacia
clínica y por su perfil de seguridad se consideran los fármacos de elección en
el tratamiento de la depresión en pacientes con demencia. Especial atención
merece trazodona (antidepresivo tetracíclico), que presenta acciones sedantes por lo que debe ser considerado en el tratamiento de la agitación y en los
trastornos del sueño.
Entre las moléculas de más reciente introducción la mirtazapina muestra un
perfil favorable por sus capacidades sedativas y favorecedoras del sueño. La
ganancia ponderal observada puede constituir un efecto favorable. La venlafaxina es un antidepresivo que ha mostrado su eficacia en población anciana
y además tiene la ventaja de carecer prácticamente de efectos anticolinérgicos, por lo que protege las capacidades cognitivas del paciente
INHIBIDORES DE ACETIL-COLINESTERASA
La hipótesis colinérgica de los síntomas psicológicos y conductuales es la base
para la utilización de inhibidores de acetil-colinesterasa (IACE): donepezilo,
rivastigmina y galantamina. En el contexto de la enfermedad de Alzheimer
tratada con IACEs, la presencia de síntomas conductuales podría disminuir
en intensidad y frecuencia lo que permitiría disminuir la prescripción de psicofármacos. La posible acción de los IACE parece ser independiente de la efec-
98 ••• personas mayores
Terapéutica y plan de atención
tividad sobre los síntomas cognitivos y puede darse incluso en ausencia de
mejoría de estos, aún en estados avanzados.
Los datos de ensayos clínicos con memantina, antagonista de NMDA, apuntan a un no empeoramiento de los síntomas conductuales y a una reducción
de la aparición de agitación en los pacientes tratados con este fármaco.
ANTIEPILÉPTICOS
Cada vez son más los datos aportados con relación a la eficacia de los fármacos antiepilépticos en el tratamiento de los trastornos de conducta, especialmente la agitación, en pacientes con demencia. En este sentido, el Ácido Valproico, Carbamazepina y Gabapentina, son antiepilépticos con posible indicación en el control de algunos síntomas conductuales que no responden a
otros fármacos.
En un estudio comparativo entre Carbamazepina y Valproato, este último
mostró escasos efectos secundarios e interacciones. En un grupo de consenso se estableció que las indicaciones de ácido valproico eran las siguientes:
agitación en pacientes con comorbilidad comicial, tratamiento a largo plazo
de agitación moderada-severa con miedo y agresión, inadecuada respuesta a
neurolépticos y/o benzodiazepinas.
personas mayores ••• 99
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
FÁRMACOS
DOSIS INICIO
(mg/día)
MANTENIMIENTO
(mg/día)
ANTIDEPRESIVOS
Trazodona
50
50-100
Sertralina
25
50-200
Paroxetina
10
10-40
Fluvoxavina
25
50-200
Citalopran
10
10-40
Escitalopran
10
10-40
37,5
75-100
Lorazepan
0,5
0,5-4
Oxazepan
10
10-90
0,25
0,25-2
Valproico
200
600-1200
Carbamazepina
100
600-1200
100-200
600-1200
Metilfenidato
2,5
2,5-60
D-Anfetamina
2,5
2,5-60
Venlafaxina
BENZODIAZEPINAS
Alprazolan
ANTIEPILÉPTICOS
Gabapentina
ESTIMULANTES
Tabla 3. Otras alternativas terapéuticas farmacológicas
100 ••• personas mayores
Terapéutica y plan de atención
Bibliografía
- Blennow K., de Leon M., Zetterberg H. Alzheimer’s disease. Lancet, 2006; 368: 387-402.
- Birks J. Cholinesterase inhibitors for Alzheimer’s disease. Cochrane Database Syst Rev
2006; 1: CD005593.
- Bullock R., Dengiz A. Cognitive performance in patients with Alzheimer’s disease
receiving cholinesterase inhibitors for up to 5 years. Int J Clin Pract 2005; 59: 817-822.
- Doody R.S., Stevens J.C., Beck C. Practice parameter: management of dementia (an
evidence-based review) Report of the quality standars subcommittee of the American
Academy of Neurology. Neurology; 2001; 56: 1154-1166.
- Frenchman I.B. Atypical antipsychotics for nursing home patients. Drugs Aging 2005;
22: 257-264.
- Lawlor B.A. Behavioral and psychological symptoms in dementia: the role of atypical
antipsychotics J Clin Psychiatry 2004; 65 (suppl 11) 5-10.
- Masterman D. Treatment of the neuropsychiatric symptoms in Alzheimer’s disease. J Am
Med Dir Assoc 2003; 4 (suppl 6): 146-154.
- Sink K.M., Holden K.F., Yaffe K. Pharmacological treatment of neuropsychiatric
symptoms of dementia. JAMA; 2005: 293: 596-608.
- Terry A.V., Buccafusco J.J. The cholinergic hypothesis of age and Alzheimer’s disease
related cognitive deficits: recent challenges and their implications for novel drug
development J Pharmacol Exp Ther 2003; 306: 821-827.
- Wilcock G.K. Memantine for the treatment of dementia. Lancet Neurol 2003; 2:
503-505.
- Gill S et al. Atypical antipsychotic drugs and risk of ischaemic stroke:population based
restrospective cohort study. BMJ Epub2005. Jan 24.
- Wang PS et al. Risk if death in elderly users of conventional vs atypical antipsichotic
medications. N Engl. J Med. 2005. Dec 1; 353 (22): 2355-41.
personas mayores ••• 101
8
Abordajes integrales no farmacológicos
ESTIMULACIÓN Y MANTENIMIENTO COGNITIVO EN ENFERMOS DE
ALZHEIMER Y OTRAS DEMENCIAS
Hablar de estimulación y mantenimiento a nivel de funciones cerebrales es
hablar de plasticidad del sistema nervioso o neuroplasticidad, término que
hace referencia a la capacidad de nuestro Sistema Nervioso Central para
crear y modificar conexiones neuronales durante toda nuestra vida con el fin,
en ocasiones, de compensar ciertas pérdidas.
La Sinaptogénesis, la Neuritogénesis y la Neurogénesis son los conceptos que
hacen referencia a la creación tanto de nuevas conexiones, como de nuevas
neuritas –axones o dendritas– e incluso, como apunta Martínez Lage J. M., a
la creación de nuevas neuronas en la vida adulta.
Nuestro cerebro no es algo rígido e inmodificable, si así fuese ¿cómo explicaríamos los casos en que un problema vascular o una lesión dejó un tiempo a
un paciente sin capacidad de expresar y/o comprender el lenguaje y, posteriormente, tras la rehabilitación precisa, ese paciente puede volver a hablar?
Con la estimulación adecuada, nuestro cerebro crea nuevas conexiones neuronales, nuevas redes que ayudarán a no perder o a mantener, durante un
tiempo, funciones superiores cuando una enfermedad como la Enfermedad
de Alzheimer comience a destruir neuronas por millares.
A continuación, se recogen las técnicas y ejercicios a realizar en personas con
la Enfermedad de Alzheimer u otra demencia, para compensar las pérdidas
neuronales y de funciones que presentan. Cuanto antes se comience, mayor
personas mayores ••• 103
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
efecto protector se creará, así mismo, comentar que la adecuada capacitación técnica del profesional que lleve a cabo la intervención, repercutirá en la
obtención de mejores resultados.
PASOS A SEGUIR
• Evaluación del deterioro: Clasificación por fases
• Definición de las funciones a estimular y funciones a mantener: Creación de
una receta para cada paciente
• Confección de los ejercicios
• Momentos evaluativos
• Creación del ambiente adecuado y establecimiento de rutinas
• Habilidades del Terapeuta
EVALUACIÓN DEL DETERIORO: Clasificación por fases
Existen diferentes modos y escalas de valorar si existe sospecha de deterioro
cognitivo en un paciente. Han sido ampliamente comentadas en otro capítulo de la monografía, las más utilizadas Se exponen en la tabla 1.
Deterioro
Leve
Moderado
Grave
3-4
4-5
5-6
MMSE
19-26
12-18
0-11
Fase
Primera
Segunda
Tercera
GDS
Tabla 1. Fases de enfermedad y grado de deterioro
DEFINICIÓN DE FUNCIONES O ÁREAS A ESTIMULAR Y A MANTENER: Creación de
una receta para cada paciente
Una vez valorado el grado de deterioro cognitivo del paciente y clasificado
como leve, moderado o grave, debemos evaluar el grado de afección de diferentes capacidades, con objeto de diferenciar aquellas en las que debamos
sólo mantener o conservar de las que vamos a estimular, por haber sufrido
104 ••• personas mayores
Abordajes integrales no farmacológicos
mayores pérdidas. Esta distinción resulta importante, ya que al programar
la intervención debemos tener en cuanta el factor motivacional del paciente. Los ejercicios de estimulación serán más complicados para él, que los de
mantenimiento. En estos últimos obtendrá grandes refuerzos al ser capaz de
resolver las tareas, frente al cansancio y frustración que seguro generarán los
ejercicios de estimulación sobre capacidades dañadas o mermadas.
Si un paciente no obtiene refuerzo por sus logros y sólo genera frustración por
los ejercicios realizados en nuestras “aulas de estimulación”, será difícil mantenerle y hacerle trabajar con agrado.
Podemos dividir las áreas a estimular y/o mantener en 6 bloques. (tabla 2)
Del estudio o valoración del nivel de afectación de cada una de estas áreas y
subáreas, saldrá la “receta” del paciente, que nos permitirá diferenciar aquellas en las que por su estado de conservación sólo debamos realizar un mantenimiento de aquellas otras, más afectadas, en las que nuestra intervención
se centrará en la estimulación.
ÁREAS O FUNCIONES
COGNITIVAS
SUBÁREAS
Memoria
Memoria de trabajo, a Corto, Medio y Largo
Plazo, Episódica, Memoria Semántica
Lenguaje
Expresión y Fluidez Verbal, Comprensión,
Lectura y Escritura
Orientación
Espacial y Temporal, Orientación Personal
Atención
Focalización, Discriminación y Atención
Mantenida
Cálculo
Operaciones, Gestión del dinero
Otras
Razonamiento, Adaptación social
Tabla 2. Áreas y funciones cognitivas
Respecto a cómo valorar o construir esa “receta”, el uso de pruebas exhaustivas como el Test de Barcelona (Peña-Casanova, 1990, 1991), sólo es recomendable a profesionales familiarizados con la neuropsicología. En los demás
casos podemos clasificar de forma subjetiva el nivel de deterioro en leve,
moderado o severo, mediante una batería de sub-pruebas, que podrían venir
definidas por el Minimental, GDS, Test Conductual de Memoria y/o de la escala de memoria de Weschler, etc.
personas mayores ••• 105
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
Recomendamos como guía del proceso evaluativo-clasificatorio, para aquellos poco familiarizados en la evaluación cognitiva de enfermos de Alzheimer,
el uso de las tablas contenidas en “El Baúl de los recuerdos”. Manuel Nevado
Rey. Afal-Madrid y Fundación La Caixa. Tomo Primero. Manual de aplicación. 125-132.
CONFECCIÓN DE LOS EJERCICIOS
A continuación proponemos una serie de ejercicios tipo, clasificados por
áreas de estimulación, en base a los que poder crear un programa de estimulación y mantenimiento cognitivo.
1.- Ejercicios de Atención
La atención sería el paso previo al funcionamiento de nuestra memoria, sin
una adecuada atención resulta imposible la adquisición y codificación posterior de nuevos conceptos. En múltiples ocasiones, nosotros mismos confundimos los problemas de atención con los fallos de memoria, sin embargo ¿alguien recuerda exactamente como es su reloj?. Piénselo un momento,
¿tiene números o rayas?, ¿los números son romanos?, ¿le falta alguno?. La
mayoría de las personas que aciertan a esta pregunta es por que su reloj tiene todos los números y, ésta es la respuesta más frecuentemente contestada, pero seguro que si su reloj no es así, le habrá costado mucho acertar. Sin
embargo, ¿cuántas veces ha mirado usted su reloj desde que lo tiene? La respuesta puede ser miles de veces, entonces ¿no se acuerda?. Usted responderá
que no se fijó, pese a verlo miles de veces.
La atención es un proceso que puede y debe trabajarse, un proceso que de
mejorar, mejorará también nuestra memoria y los ejercicios para mejorarla
suelen ser reforzantes y amenos. Generalmente, para la estimulación y mantenimiento de esta función suelen emplearse:
• Ejercicios de búsquedas de elementos incluidos dentro de otros similares:
figuras, letras, números, resultado de operaciones aritméticas, símbolos, etc…
Este tipo de ejercicios, sirve además para estimular la Memoria de Trabajo,
muy afectada en la Enfermedad de Alzheimer en fases iniciales y moderadas.
• Comparaciones entre un original y una copia: búsquedas de errores.
• Detección de diferentes tipos de errores lógicos, trabajando el razonamiento.
• Ejercicios de observación de detalles en láminas: descripción.
La Percepción sería la resultante de focalizar la atención en un estímulo concreto y examinarlo en sus detalles. Puede trabajarse con diferentes ejerci-
106 ••• personas mayores
Abordajes integrales no farmacológicos
cios centrados en nuestros sentidos: focalización sensorial (gusto, olor, tacto, oído, vista), interrogando sobre las características, por ejemplo, de objetos
extraídos con los ojos vendados de una caja. Se debe tener en cuenta que la
agnosia del paciente, o el no reconocimiento de los objetos y su función dificultará la tarea y creará frustración.
2.- Ejercicios de Orientación
La orientación se afecta precozmente en cualquier demencia, siendo en la
Enfermedad de Alzheimer, algo característico de la primera fase en casi todos
los sujetos.
La capacidad para saber dónde estamos, quienes somos y el momento temporal en el que nos encontramos, es algo que de fallar crea en la persona una
sensación de confusión y pérdida importantes. Démonos cuenta de lo frágil que resulta esta facultad que puede incluso fallarnos a nosotros cuando
encontrándonos de vacaciones o en activo pero con gran estrés y, tras perder
las referencias temporales externas nos cuesta gran trabajo saber si es lunes
o miércoles, 23 o 27 de agosto…
En las fases iniciales de la Enfermedad de Alzheimer, se da con frecuencia este
síntoma, cuando aún es consciente de si mismo y de la situación. Ello, debe
hacernos tener en cuenta, que interrogar reiterativamente sobre fechas o
lugares, además de no servir a nuestros fines, creará sentimientos depresivos
y ansiógenos en el enfermo.
En la orientación temporal, mejor que preguntarle sobre fechas o repetírselas
de forma constante, resulta más positivo crearle nuevas referencias temporales que junto con ayudas visuales le ayudarán a orientarse. Saber que hoy es
Martes por que además de acudir a nuestras aulas de estimulación los Martes
y los Jueves, los Martes realizamos determinada actividad, junto con los cárteles que hemos colocado en nuestra sala y los calendarios grandes y marcados que se encuentran en su domicilio, van a ayudar a mantener y estimular
esta función en fases iniciales.
La orientación espacial, suele resultar deteriorada algo más tardíamente que
la temporal. Saber en donde se encuentran, reconocer y recordar su casa, el
camino para llegar a recorridos habituales, etc., es una función que con seguridad se deteriorará en la Enfermedad de Alzheimer, en la fase intermedia o
moderada. Reforzarla con diferentes ejercicios para mantener esta capacidad, beneficiará al enfermo. Ejercicios sobre planos grandes, con no demasiados detalles de su barrio o población, planos de su propia casa, recorridos
de carreteras o planos de trasporte para llegar a destinos habituales (casa de
personas mayores ••• 107
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
hijos, 2ª residencia, casa vacaciones, centro de compras u ocio…). Ayudan a
mantener más tiempo esta capacidad.
La orientación personal es una mezcla de memoria y orientación, recordar y
saber quién eres, en un momento dado, respecto al ambiente que nos rodea.
Implica preguntas: ¿quién soy? ¿cómo soy? ¿qué hago aquí? No es una facultad de orientación, es la orientación más el resultado de su correcto funcionamiento.
Repaso de la biografía de uno, de sus familiares, trabajos, amigos, lugares de
interés, profesiones, aficiones, etc. Crear un álbum o cuaderno biográfico,
ilustrado con fotos, ayuda a conservar la orientación personal.
3.- Ejercicios de Memoria
Existen diferentes tipos o clasificaciones de la memoria, de cara a planificar y
definir nuestra intervención en esta área:
Memoria de Trabajo: nos dice en cada momento lo que estamos haciendo.
Ejemplo: estamos cocinando y nos falta sal, bajamos a la despensa a por ella
y en el camino suena el teléfono, es nuestro esposo/a, que nos da un recado.
Al colgar el teléfono, bajamos a la despensa y… se nos olvida para qué hemos
bajado?... Tras un rato inmóviles mirando toda la despensa, volvemos a la
cocina y nada más llegar, nuestra memoria nos recuerda que necesitábamos
la sal.
Esta memoria, puede fallar cuando se sobre-utiliza con muchas “cosas que
hacer”, de las que estar pendiente para no olvidarlas. Con la edad falla también de forma natural, sin que medie patología, pero en la Enfermedad de
Alzheimer, constituye uno de sus principales y precoces síntomas.
Es distinto síntoma preguntar dos veces o tres la misma cosa, como si nunca se hubiese realizado la pregunta anterior, que preguntar nuevamente por
la información que hemos olvidado. ¿Qué me dijiste que hay para comer? o
¿Cómo me has dicho que te llamas? Son preguntas que repetimos todos en
alguna ocasión y que entran dentro de la normalidad, frente a la no retención inicial de nada, ni de la propia pregunta, síntoma éste muy característico
también de la afectación de la memoria en la Enfermedad de Alzheimer.
Para trabajar la memoria de trabajo, crearemos ejercicios que fuercen al sujeto a mantener la instrucción o parte del ejercicio en su memoria mientras lo
realiza:
108 ••• personas mayores
Abordajes integrales no farmacológicos
• Reconocer palabras repetidas dentro de una larga lista
• Comparar 2 columnas de palabras y encontrar las repetidas en la segunda
• Tomar parejas de naipes o de fichas con dibujos similares, ponerlas boca
abajo y permitir sólo levantar una carta cada vez, tras mirarla volver a colocarla boca abajo. El objetivo es recordar donde se encuentra la pareja de una
carta que hemos visto antes al levantar su pareja por primera vez
• Búsqueda de un resultado aritmético dentro de una serie larga de números
consecutivos. Ejemplo: “marca con un círculo los grupos de 2 números que
sumen 7”
• Búsqueda de una determinada categoría de objetos (frutas, herramientas,
profesiones, etc…) dentro de un gran listado de palabras
Memoria Episódica: tiene que ver con la memoria a largo plazo pero centrada en hechos o acontecimientos, generalmente con raíz o connotaciones
emocionales. Nuestra biografía y los acontecimientos vividos se almacenan
en ella sin que realicemos esfuerzo alguno, pero serán aquellos que repasemos y revivamos los que permanecerán.
Confeccionar con ayuda de familiares, un libro de recuerdos, con fotos y anotaciones de hechos relevantes, ayudará a mantener la memoria y orientarle
personalmente.
Memoria Semántica: almacena el recuerdo de las cosas y los conceptos,
reconocer una calculadora y su función, conocer el mapa y las provincias
españolas o las calles de nuestro barrio y sus comercios, saber el significado
de las emociones, etc…Los ejercicios que podemos diseñar serán muy variados, en función del paciente. Desde repaso a la “cultura general” (según el
nivel del sujeto) a la “cultura del día a día”, arte, poesía, descubrimientos…
Sería como “volver al colegio” (de hecho, son muchos los que cariñosamente llaman a las aulas de estimulación, y a las actividades que realizamos con
ellos “el cole”).
Recordemos que la actividad que realicemos debería tener una parte importante de ejercicios de mantenimiento (aquellos que realice con facilidad, obteniendo un refuerzo interno y externo inmediato) y una parte menor, en torno al 20-25%, de ejercicios de estimulación (muy útiles pero que generarán
frustración por la no consecución del éxito inmediato).
personas mayores ••• 109
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
4.- Ejercicios de Lenguaje
Esta área resulta afectada desde el inicio de la Enfermedad de Alzheimer, si
bien, su manifestación no es tan evidente hasta fases posteriores. Los fallos
suelen confundirse con problemas de ansiedad, con “olvidos seniles” normales, con respuestas o preguntas aprendidas para evitar contestar con alguna palabra que puede no pronunciarla o encontrarla con cierta fluidez o
con múltiples excusas por parte del enfermo y/o de su familia. Es importante
comenzar por su mantenimiento en las fases iniciales, retrasando así problemas mayores que seguro aparecerán.
El deterioro en esta área comienza por la dificultad en la comprensión de frases largas, la fluidez verbal también se resiente, generando pocas respuestas
en categorizaciones, los contenidos y variación de las conversaciones se van
alterando, seguir una conversación, terminar una idea y no perder el hilo
estarán presentes como síntomas iniciales.
Se sugiere que en la comunicación evitemos frases largas, nos ayudemos
del lenguaje no verbal, mantengamos toda su atención al comunicarnos y
demos instrucciones cortas y sencillas. Son múltiples y variados los ejercicios
que pueden realizarse para mejorar la fluidez verbal, entre ellos recomendamos:
• Escribir el mayor número de palabras que comiencen o terminen en...
• Palabras encadenadas por la última sílaba
• Escribir el mayor número posible de ciertas categorías: Frutas, alimentos,
profesiones, ciudades, etc...
• Palabras incompletas, a las que le hemos quitado alguna letra o sílaba
• Palabras desordenadas, a las que le hemos “bailado” las letras
• Adivinanzas y refranes incompletos
• Dictados a diferentes velocidades
• Lectura en voz alta de palabras, frases sencillas, frases complejas y textos
• Repetición de frases y palabras de “baja frecuencia” de uso
• Seguimiento de órdenes e instrucciones
5.- Cálculo, Razonamiento, Gestión del dinero,
Adaptación Social
El cálculo, supone un gran reto de conexiones interneuronales a nuestro
cerebro, éste implica la actuación conjunta de varias áreas, entre ellas, están
110 ••• personas mayores
Abordajes integrales no farmacológicos
la atención, memoria de trabajo, representación simbólica, lenguaje, memoria a largo plazo, etc. Al inicio, en las fases medias de los trastornos cognitivos el cálculo se deteriora. Es por ello por lo que el Minimental, dedique un
item a esta área.
Resulta evidente que para la confección de los ejercicios, debemos primero
explorar los conocimientos del paciente, puede comenzarse por ejercicios sencillos de reconocimiento de números, ordenación y reglas básicas, para pasar
posteriormente a ejercicios y problemas complejos.
El mantenimiento de esta función resultará clave para la gestión del dinero,
sin olvidar que el cambio sufrido de moneda en España, dificultará el proceso
en muchos casos, que con las capacidades para el cálculo casi intactas, sean
incapaces de resolver problemas sencillos con euros.
El Razonamiento es una capacidad propia del intelecto humano, que nos permite, a través de la atención y observación de hechos concretos, utilizando
la memoria y el lenguaje interno, extraer consecuencias y conclusiones por
procesos deductivos o inductivos, sacar pautas para poder tomar decisiones
y predecir acontecimientos. Podríamos hablar sobre razonamiento verbal,
numérico, viso-espacial y ambiental o adaptativo a nuestro entorno. Las pérdidas de esta capacidad en la Enfermedad de Alzheimer, sigue una secuencia
inversa a la adquisición.
El deterioro de la atención, la memoria, la fluidez verbal, la comprensión y
expresión verbal, va a suponer un gran obstáculo para el enfermo. Éste tenderá primero a escapar y evitar situaciones complejas a las que antes se enfrentaba sin problemas (jugar la partida de cartas, etc.).
A continuación el deterioro alcanzará la capacidad o etapa de las operaciones concretas, con incapacidad para desenvolverse en contextos sociales,
demorar acciones, planificar y desenvolverse independientemente en su propia vivienda, etc. Por último, la etapa sensorio-motriz, adquirida al inicio de
nuestro proceso evolutivo, será la última en deteriorarse. Acciones realizadas
antes con naturalidad, automatizadas sin necesidad de ejecución consciente,
(lavarse las manos, afeitarse o atarnos los zapatos), se irán perdiendo.
Ejercicios para estimular y mantener la capacidad de razonar son múltiples:
• Inclusión y exclusión de elementos dentro de categorías
• Extraer conclusión de refranes
• Búsqueda de solución a acertijos y adivinanzas
• Seguimiento lógico de secuencias de números, categorías, imágenes
personas mayores ••• 111
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
• Ordenamiento de secuencias. (preparar comidas, historias con imágenes...)
• Preguntas y comentarios sobre costumbres sociales de ahora y de antes, de
nuestra tierra, del extranjero
MOMENTOS EVALUATIVOS:
Resulta positivo y recomendable, valorar al paciente pasado un tiempo del
inicio de las “Aulas de estimulación y mantenimiento cognitivo”. Esto nos
permitirá rediseñar la intervención y adaptarla al “estado cognitivo” que presente.
Si pretendemos comprobar la eficacia de la intervención, el momento más
adecuado sería antes de cualquier periodo vacacional, para no alterar o contaminar los resultados con posibles empeoramientos agudizados con el cambio de residencia o con periodos de inactividad.
AMBIENTE ADECUADO Y ESTABLECIMIENTO DE RUTINAS:
El control estimular es una técnica de modificación de conducta muy usada
cuando los elementos de la comunicación fallan. Cuando no existe lenguaje
o es casi inexistente, cuando la comprensión se halla alterada (fases moderadas y severas) de la enfermedad de Alzheimer, son los estímulos que le rodean
los que deben de proporcionar las pistas, señales y avisar de la obtención de
refuerzo, generando comportamientos positivos.
Los colores agradables y llamativos, las sillas, los carteles o dibujos en las
paredes, los olores y sonidos. Estos estímulos deben distinguir nuestra sala
y posibilitar que se identifique como un lugar agradable, reforzante y de trabajo. Además de crear este ambiente, estableceremos rutinas, permitiremos
al sujeto tener algo de control sobre el medio, disminuiremos la ansiedad
que proporciona la falta de control sobre el medio, fruto de la Enfermedad de
Alzheimer.
HABILIDADES DEL TERAPEUTA:
Un buen método puede fracasar si al aplicarlo no tenemos en cuenta que el
que lo recibe debe pasar un rato gratificante, siendo así, se aumentará la probabilidad de que las conductas que le llevaron al sujeto a recibir ese refuerzo
se repitan.
112 ••• personas mayores
Abordajes integrales no farmacológicos
El refuerzo, o la aplicación de una consecuencia gratificante a una conducta
deseada, debe ser la principal y casi única técnica de modificación del comportamiento que utilicemos. Hay que resaltar que el “castigo”, aplicado como
técnica no resulta eficaz y genera frustración.
Mensaje claro: un ambiente estimularmente rico y unos profesionales
empáticos y reforzantes animarán al sujeto a acudir y mejorarán su estado de
ánimo, permitiéndonos trabajar con mayores garantías de éxito.
personas mayores ••• 113
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
Bibliografía
- Miguel Ángel Maroto Serrano (2000). Taller de Memoria, TEA Ediciones.
- Miguel Ángel Maroto Serrano (2003). Estimulación y Mantenimiento Cognitivo.
Consejería de Sanidad - Instituto de Salud Pública. Comunidad de Madrid.
- Pedro Montejo Carrasco (1999) Programa de Memoria. Unidad de Memoria del
Ayuntamiento de Madrid.
- Celedonio Sobera Echezarreta. Ceafa (2001) Manual para la Estimulación de los
Enfermos de Alzheimer en el Domicilio. Fundación Pfizer
- Jordi Peña-Casanova (1999) Activemos la Mente. Fundación la Caixa.
- Manuel Nevado Rey, David Losada Pérez, Virginia Silva Zavaleta, Marisa Fernández
Sánchez, Noelia Sáez Sanz, Álvaro Redondo Garcés y Pilar Carrasco Mateo. (2003). El Baúl
de los Recuerdos”. Afal - Fundación la Caixa.
114 ••• personas mayores
9
Rehabilitación, mantenimiento
y estimulación funcional
ESTIMULACIÓN Y MANTENIMIENTO FUNCIONAL EN LA
ENFERMEDAD DE ALZHEIMER
Podríamos definir la enfermedad de forma sencilla: “como una reducción progresiva de la capacidad para pensar, recordar, aprender y razonar que lleva a una disminución de la aptitud del enfermo para cuidarse y dirigir sus actos por sí mismo”.
Existe una gran diversidad de comportamientos y síntomas en la Enfermedad de Alzheimer (EA). Actualmente no hay forma de predecir la progresión
y cambios exactos que van a ocurrir. No obstante, sabemos que muchos de
estos cambios constituirán un problema para quienes cuidan al enfermo. Por
tanto, el conocimiento y la prevención son críticos para conseguir mantener
la autonomía y reducir algunos riesgos en estos enfermos.
Las personas con EA tienen problemas de memoria e impedimentos cognoscitivos (dificultad para pensar y razonar). En ocasiones no tendrán capacidad
para cuidar de si mismos. Pueden experimentar confusión, dificultades para
seguir instrucciones, cambios de personalidad y comportamiento. Por ejemplo, pueden estar agitados, irritables o muy pasivos, en algunos casos deambular fuera del domicilio y perderse. Es posible que no vean la diferencia entre
el día y la noche, y que se levanten, se vistan y salgan de la casa en medio de
la noche, convencidos de que el día acaba de comenzar, etc..
Todas estas incapacidades son muy difíciles, no sólo para ellos, sino también
para quien les cuida y sus seres queridos. Esta enfermedad provoca un deterioro de la calidad de vida del enfermo y de su entorno familiar, lo que conlleva grandes dificultades de convivencia.
personas mayores ••• 115
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
Cuidar a un paciente con demencia es un reto enorme. Se necesita tener
paciencia, creatividad y conocimientos sobre la enfermedad, así ayudarán a
mejorar la calidad de vida tanto de las personas a las que atienden como la
propia.
En la Enfermedad de Alzheimer, el tratamiento no farmacológico resulta de
vital importancia. En el se incluirán entre otras cosas:
CUIDAR EL AMBIENTE DEL HOGAR
Los enfermos de Alzheimer son especialmente sensibles al clima existente a
su alrededor. Un entorno adaptado favorece su funcionamiento diario y el de
su cuidador. La vivienda sin un grado mínimo de accesibilidad también puede ser sinónimo de aislamiento, inseguridad o malestar.
Con las modificaciones se persigue aumentar la independencia, facilitar la
realización de las Actividades Básicas de la Vida Diaria (ABVD), aumentar la
seguridad y prevenir accidentes. Hay que adaptar el ambiente a las capacidades del enfermo y no al contrario. Se recomienda:
Crear un ambiente estable, sencillo y rutinario
• El entorno debe ser sencillo, estable y seguro para protegerlos, facilitar la
autonomía y hacer más agradable su vida y la de sus cuidadores.
• Es importante que la casa sea sencilla y personal.
• No hacer cambios bruscos en su entorno.
• Las adaptaciones se deben hacer de forma progresiva, y siempre dándoles
explicaciones sencillas.
• La rutina debe ser la base de sus actividades, ya que, puede contribuir a
mantener e incluso mejorar las habilidades del enfermo de Alzheimer, dándole mayor seguridad y autonomía.
• Dejar siempre en el mismo lugar los objetos personales.
Ambiente familiar
• Tener en lugares visibles fotos de familiares y lugares frecuentados.
• Mantener un tono de voz tranquilo, no discutir con el, ya que esto solo le
causará confusión y tensión.
• Evitar sitios donde haya mucha gente o desconocidos, es necesario mantener un ambiente tranquilo que no les altere.
116 ••• personas mayores
Rehabilitación, mantenimiento y estimulación funcional
• El humor de las personas que le rodean tiene un efecto directo sobre el estado de ánimo del enfermo.
• Los objetos personales, recuerdos, les ayudan a saber quienes son y dónde
están y permanecer en contacto con la realidad del día a día.
Adoptar una actitud positiva y adecuada que facilite la relación
• Tener en cuenta, que son personas con sentimientos y derechos.
• No hablar de él ante otras personas, mantener su dignidad. Su enfermedad
les limita para comunicarse y por lo tanto para relacionarse con su entorno,
sin embargo escuchan, sienten y pueden tener momentos de lucidez y lo que
se diga o haga les puede alterar.
• Respetar sus costumbres y gustos.
• Tener paciencia, darles la oportunidad de hacer las cosas solos.
• No regañarles ni avergonzarles delante de otras personas.
ADAPTACIÓN DEL HOGAR Y PREVENCIÓN DE ACCIDENTES
Organizar el espacio para disminuir los riesgos de accidentes, facilitar el desarrollo de su vida diaria y facilitar la tarea del cuidador. Esto se debe hacer de
forma gradual, evitando las transformaciones bruscas, que puedan acrecentar el sentimiento de inseguridad del enfermo.
Las indicaciones que se ofrecen, siempre son orientativas y es el cuidador,
quien, conociendo al paciente, el que las debe considerar y adaptar según el
nivel de autonomía de éste.
Adecuación del espacio
• El espacio donde vive debe estar libre de muebles, objetos y adornos que puedan provocar caídas.
• Conservar los objetos de uso cotidiano siempre en el mismo sitio, para evitar la confusión.
• Utilizar carteles con dibujos sencillos para indicar su habitación, cama,
cuarto de baño y flechas para señalizar los recorridos.
• Poner relojes y calendarios visibles para que se oriente en el tiempo
• Quitar los adornos y objetos que puedan desorientarlo.
• Instalar en el dormitorio una luz nocturna permanente para evitar caídas si
se despierta durante la noche.
personas mayores ••• 117
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
• Cubrir o quitar los espejos, pues el enfermo puede asustarse al ver su imagen y no reconocerla.
• Quitar o fijar alfombras para evitar tropiezos.
• Evitar cables eléctricos que entorpezcan el paso, y crucen habitaciones.
Evitar riesgos y accidentes en cocina y baño
Hay que tener un cuidado especial en estas zonas de la casa, ya que suelen ser
en las que más riesgo existe y mayor número de accidentes se producen.
• Evitar pavimentos resbaladizos, tener en cuenta que los suelos antideslizantes, pueden ser deslizantes si se derrama agua, aceite o talco.
• Situar los productos tóxicos y objetos punzantes fuera del alcance, bajo
llave.
• Prestar atención a la llave del gas, y tenerla cerrada mientras no se cocina.
• Utilizar utensilios de plástico, son menos peligrosos y no se rompen.
• En el cuarto de baño son más aconsejables los grifos de dos salidas, ya que
los identifican más fácilmente.
• Poner antideslizantes en el suelo de la ducha o bañera. La alfombra sólo
debe ponerse en el momento de salir de la bañera y tienen que ser de material absorbente para evitar charcos.
• Instalar asideros de seguridad de material rugoso y colores llamativos.
• Cubrir los enchufes y evitar el acceso a los botiquines.
MANTENIMIENTO DE LAS ACTIVIDADES DE LA VIDA DIARIA
A medida que avanza la enfermedad, empiezan a tener dificultades para realizar las ABVD, siendo en estos casos aconsejable:
• Procurar que mantenga una rutina de actividades fijas.
• Su vida ha de ser lo más previsible posible, la rutina diaria es segura y cómoda. Los cambios repentinos de horarios y actuaciones pueden provocar
reacciones catastróficas. Planear su vida cuanto sea posible.
• La capacidad de discernir está seriamente afectada en la EA, por tanto simplificarles las tareas y disminuir el abanico de posibilidades de elección.
• Limitarnos a supervisar y sólo ayudar cuando sea necesario.
118 ••• personas mayores
Rehabilitación, mantenimiento y estimulación funcional
• Puede olvidarse de ir al baño, o de cómo hacerlo o bien considerarlo no
necesario. Respetar la dignidad de la persona al ofrecerle ayuda.
• Mantener la rutina anterior del aseo, en todo lo que sea posible.
• Tratar que el baño sea un momento placentero.
• No obligarle a realizarlo cuando no quiera e intentarlo más tarde.
• Tener en cuenta la seguridad.
VESTIDO
Es una ABVD de pérdida precoz en la EA. Empiezan a tener dificultades para
arreglarse solos en las fases intermedias de la enfermedad, se olvidan de
cómo vestirse, pueden no reconocer la necesidad de cambiarse de ropa, no
la saben encontrar, etc. Abotonarse, subir o bajar una cremallera y escoger
qué ponerse o quitarse puede ser una actividad desconocida y novedosa para
muchos de ellos. La rutina en estas actividades, adquiere también importancia en este tipo de pacientes. Es recomendable:
• Colocarles la ropa en el orden que tienen que ponérsela y si es necesario
recordarles paso a paso como tienen que vestirse. Planear el acto de vestir
con tiempo suficiente, que no haya presión o prisa.
• Limitarnos a supervisar y ayudar sólo cuando sea necesario, para conseguir
que tenga independencia al vestirse el mayor tiempo posible. Dar instrucciones claras para realizar el acto de vestir paso a paso.
• Recordarles que se tienen que cambiar de ropa y orientarles para que se
pongan la adecuada.
• Permítale escoger entre una selección limitada de prendas. Si tiene una ropa
favorita, considere comprarle varios juegos idénticos.
• Si no es capaz de seleccionar la ropa adecuada a la estación, sólo tenerle disponible la ropa necesaria para la temporada en curso.
• Escoger ropa cómoda, fácil de poner y quitar y fácil de mantener. Los elásticos en la cintura y los cierres de “velcro”, disminuyen las dificultades con
respecto a los botones y cremalleras. Evitar la ropa difícil de poner y con cierres complicados.
COMIDA
Suelen olvidar si ya comieron, cómo usar los cubiertos…, y en las últimas
etapas aparecerán problemas físicos como dificultades para masticar o tragar (disfagia orofaríngea) y finalmente tendrá que ser alimentado. Se recomienda:
personas mayores ••• 119
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
• Hacerles participar activamente en la preparación de la comida: estimula la
memoria, el lenguaje y la actividad manual.
• Mantener el horario de comidas, sentarle en el mismo lugar, disponer la
mesa del mismo modo y colocar sólo lo imprescindible.
• Hacer del acto un evento agradable, crear un ambiente de calma que permita eliminar la ansiedad y el rechazo. Evitar la confusión, disminuir las distracciones, ruidos y movimientos bruscos.
• Hacer uso positivo de las distracciones. Si se resiste a comer, tome su tiempo
involucrándola en otra actividad y volver al acto de comer posteriormente.
• Recordarle como comer e incluso hacerlo nosotros delante de él, puede funcionar la imitación. Dar instrucciones simples y comprensibles. Ejemplo:
“Levanta el tenedor, pon un poca de comida así, ahora, llévalo a tu boca”.
Tener paciencia. No criticar los hábitos de comer ni apresurar a hacerlo
rápido. Los mensajes claros, concretos y con tono suave facilitan la comprensión. Si hay que repetir la orden, utilizar las mismas palabras con consistencia.
• Explicarle que debe masticar y pasar los alimentos suavemente. La postura
para una correcta alimentación es sentado derecho, con la cabeza ligeramente hacia delante.
• No mezclar texturas, utilizar textura homogénea para evitar atragantamientos.
• Tener cuidado con la temperatura de los alimentos, ya que no distinguen
entre frío o calor y pueden quemarse la boca.
• Evitar los platos y manteles con diseños que podrían confundir y distraer a la
persona. Utilizar platos hondos. Debe haber contraste que identifique bien el
plato y el vaso. Servir los platos de comida por separado, uno por uno. Usar
tazas y vasos con asas de soporte y superficies no resbaladizas, para evitar
vertidos.
• Los cubiertos deben ser sencillos, adaptados a las limitaciones. En fases
moderadas se les darán de uno en uno y posteriormente cuando no sepan
utilizar los cubiertos se les permitirá comer con las manos o serán alimentados por el cuidador.
USO DEL INODORO E INCONTINENCIA
Pueden perder la noción de cuando ir al baño, donde se encuentra el inodoro o cómo usarlo. Estas reacciones no son deliberadas, ni las hace con mala
intención. Tener en cuenta que con la supervisión, se pierde uno de los aspectos más valiosos de la persona: la intimidad y se afecta el pudor.
120 ••• personas mayores
Rehabilitación, mantenimiento y estimulación funcional
El uso del inodoro es un proceso que implica una serie de acciones que se pueden olvidar fácilmente.
La incontinencia es común entre las personas con Enfermedad de Alzheimer, especialmente en las últimas etapas de la enfermedad. Hay que establecer horarios y seguir el mismo orden de secuencias. Recordar la necesidad de
orinar cada 2 horas y en momentos especiales: al levantarse, después de las
comidas, al acostarse, etc. Es aconsejable:
• Las ropas deben ser holgadas, anchas, cómodas y fáciles de quitar.
• Indicar la situación y acceso al cuarto de baño con dibujos indicativos en la
puerta colocados a la altura de los ojos.
• Disminuir la ingesta de líquidos antes de acostarse.
• Cuando utilizan pañal, mantenerlo limpio y seco, para evitar riesgos de
infecciones o lesiones cutáneas.
LENGUAJE Y COMUNICACIÓN
A medida que la enfermedad progresa, la comunicación se hace más difícil y
sería útil:
• Asegurarse de que la persona oye y ve correctamente.
• Saber escuchar y ser receptivos a cualquier intento que hagan de comunicarse.
• Hablarles claro, despacio, a la altura de los ojos y lentamente.
• Tocarles suavemente para advertirles de que queremos hablar con él.
• Hacer gestos sencillos mientras hablamos.
• Demostrarles cariño, acariciándolos, es una buena manera de trasmitirles
seguridad.
• Ser flexibles, adaptarnos a sus necesidades y ritmos.
• Es importante hacerle participar en conversaciones que él pueda seguir.
• Ante preguntas o explicaciones sin sentido, evitar la discusión. Es mejor
disuadirle y cambiar de tema o bien seguirle la corriente, pero sin añadir elementos que puedan confundirlo más o estructurarle en su error.
• Prestar atención al lenguaje corporal del enfermo. Las personas que tienen
el habla deteriorada se comunican a través de formas no verbales.
• Nunca se debe hacer:
Discutir y dar ordenes. Recordar que esta enfermedad afecta a la memoria y capacidad mental de pensar con lógica.
personas mayores ••• 121
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
Decirle que es lo que no puede hacer. Es mejor decirles las cosa en positivo que en negativo.
tilizar un tono paternalista o infantilizado, pues despertará sentimienU
tos de inutilidad, rabia y frustración.
EJERCICIO FÍSICO
Los enfermos de Alzheimer necesitan realizar actividad y ejercicio ya que les
proporciona sentido de participación, bienestar, etc. Se ha observado que
estas personas están más tranquilas cuando realizan ejercicio físico. De esta
forma, las funciones motoras tardan más en deteriorarse y también mejora
la calidad del sueño nocturno. El ejercicio físico les sirve para eliminar tensiones.
Realizar actividades aparentemente simples, como tareas domésticas sencillas, levantarse de una silla, con o sin ayuda de los brazos una vez, o dos, etc.,
en el exterior, caminar, pasear, etc. Si no puede caminar, hacer ejercicios en
cama o sillón, o incorporarse a grupos de gimnasia o fisioterapia preventiva.
En fases avanzadas de la EA, el cuidador principal, asesorado por los profesionales, debe conocer las actividades a realizar y los riesgos a evitar. Siempre se
debe luchar por mantener todas las capacidades existentes e intentar mejorar
las que sean susceptibles de ello.
Si es capaz de moverse, se le estimulará a que lo haga, dándole la ayuda que
precise, pero sin suplir sus capacidades. Cuando esté encamado le estimularemos a que colabore en los cambios posturales, así como en su higiene y cambios de ropa. Dándole órdenes sencillas, con frases cortas y claras. Le sentaremos siempre que se pueda, prolongando progresivamente el tiempo de sedestación.
122 ••• personas mayores
Rehabilitación, mantenimiento y estimulación funcional
Bibliografía
- Protección en el hogar, para personas con Enfermedad de Alzheimer. ADEAR - centro
de educación y referencia sobre la enfermedad de Alzheimer. Instituto Nacional sobre el
envejecimiento. Departamento de Salud y Servicios humanos de los EE.UU. Octubre del
2002.
- Recomendaciones para la atención de personas con demencia. Gobierno de Extremadura.
Consejeria de Asuntos Sociales.
- Manual de Atención. La enfermedad de alzheimer recomendaciones para un cuidado
de calidad. Asociación Mexicana de Alzheimer y enfermedades similares, A.C. (AMAES),
edición 1999.
- Discapacidad y envejecimiento. Colección solidaridad. Fundación ONCE. Escuela libre
Editorial. Madrid, 2003.
- Artículo todo sobre el Alzheimer. Elmundosalud.com.
- Técnicas de rehabilitación cognitiva en las demencias. Portal Alzheimer.
personas mayores ••• 123
10
Plan de atención y cuidados
en las demencias
CUIDADOS AL PACIENTE CON DEMENCIA (ENFERMEDAD DE
ALZHEIMER)
Las demencias en general y la Enfermedad de Alzheimer en particular se
caracterizan por el deterioro progresivo de las facultades físicas y mentales de
los pacientes, que conduce a una situación de dependencia. Por ello, cuando
una persona padece la Enfermedad de Alzheimer (EA), toda la familia sufre la
enfermedad en mayor o menor medida. El cuidado pasa a ser una tarea difícil
que supone esfuerzo y dedicación casi permanente y que obliga a renunciar
a la forma de vida previa. Los desafíos son constantes en la medida en que el
cuidador tiene que enfrentarse a los cambios en el nivel de capacidad y en los
nuevos patrones de conducta del enfermo. Las investigaciones han demostrado que los cuidadores frecuentemente presentan mayor riesgo de sufrir depresión y otras enfermedades, sobre todo si no reciben un apoyo adecuado de la
familia, los amigos y la comunidad.
Por otro lado, cuidar de otro también puede ser una experiencia enriquecedora en la que se descubren capacidades, actitudes, sentimientos desconocidos en el cuidador antes de desarrollar la tarea del cuidado. La dedicación, el
amor y el afecto que ofrece la familia hacen que ésta sea imprescindible en
la tarea de cuidado e insustituibles por cualquier otro dispositivo asistencial.
La familia es la principal fuente de apoyo a los enfermos con algún grado de
dependencia.
Uno de los mayores problemas que enfrentan las personas dedicadas a estos
cuidados es el comportamiento difícil de los mayores a los que están atendiendo. Actividades básicas de la vida diaria tales como bañarse, vestirse o comer
personas mayores ••• 125
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
así como la comunicación, frecuentemente se convierten en tareas difíciles
de manejar tanto para la persona con la EA como para quien la atiende. Planear las actividades del día, puede facilitar el trabajo de las personas que se
dedican a estos cuidados.
Existen estrategias que favorecen estos cuidados, sobre todo para el manejo
de conductas difíciles y situaciones estresantes.
Los cuidadores se enfrentan por tanto a una responsabilidad, el CUIDAR, en
la que a veces se encuentran sin formación, ni conocimientos que les dificulta aún más la difícil tarea, apareciendo sentimientos de impotencia, culpabilidad, soledad, angustia, preocupación y desesperanza.
Como consecuencia de la pérdida de memoria, falta de concentración y de
atención, van a existir dificultades para seguir las indicaciones para la realización de actividades de la vida diaria. En este sentido, establecer una rutina
diaria de ejercicios y actividades pueden ayudar al demente, a retener su propio sentido positivo, así como ofrecerle un sentido de participación, cumplimiento y bienestar dentro del hogar.
Es preciso seguir unas pautas que faciliten la realización de estas actividades:
• Estructurar las actividades: es importante estructurar y llevar a cabo una
rutina diaria y enseñar a que estas se desarrollen con una actitud positiva.
• Orientar y supervisar: orientar y supervisar las actividades que realiza, le
dará al paciente un sentido de cumplimiento y satisfacción.
• Buscar lo agradable: actividades agradables en el pasado (tomar café, leer el
periódico) las vivirá como satisfactoria, placentera, familiar y disfrutará con
ellas.
• Ser flexible: nada más importante como adaptarse al nivel de habilidad de la
persona para encontrar la razón de sus acciones.
• Ser realista: lo más importante no es llenar cada minuto del día con actividades. Debido a la reducción de su concentración, el demente, requiere un
balance entre las actividades y el descanso, es decir, más cambios en las actividades y pausas frecuentes para descansar.
• Relacionar las actividades con la vida del trabajo: las actividades que se relacionan a una ocupación anterior son las más fáciles, seguras y agradables.
126 ••• personas mayores
Plan de atención y cuidados en las demencias
• Ofrecer seguridad: ante situaciones de confusión y angustia es importante
ayudarle a sentirse más relajado y menos alborotado, creando un ambiente de
seguridad y comodidad. El deterioro cognitivo en las fases más severas impide
comprender el significado de muchas acciones y comportamientos, situación
que hay que tener en cuenta para modificar estrategias de abordaje.
• Enfocar los cuidados en la prevención, no en la enseñanza: es importante
enseñarle a hacer actividades, a la vez que se lleva a cabo una acción preventiva.
• Demostrar paciencia y tranquilidad: tanto en la acción del cuidador como
en la de esperar la respuesta del paciente. Muchos accidentes y/o trastornos
del comportamiento aparecen ante la falta de tranquilidad de la persona que
ayuda.
• Simplificar las rutinas: la gran mayoría de accidentes ocurren en el área de
cuidado personal como al vestirse, bañarse, ir al baño o comer. Se pueden
evitar esos incidentes reduciendo los procedimientos complicados y guiando a la persona a través de un proceso paso por paso. Es importante permitir
suficiente tiempo para que la persona que sufre deterioro complete cada una
de las tareas.
CUIDADOS EN ACTIVIDADES BÁSICAS DE LA VIDA DIARIA
ASEO PERSONAL
La persona con la EA puede olvidarse de las tareas relacionadas con la higiene, considerarlo no necesario o haberse olvidado de cómo hacerlo. En esta
situación el respeto a la dignidad de la persona al ofrecerle ayuda se convierte
en una obligación del cuidador. En cualquier fase de la enfermedad, una buena higiene y una buena imagen le harán sentirse mejor. Es importante seguir
unos mínimos consejos en el momento de realizar la higiene personal:
• Adaptarse a las necesidades, rutinas y preferencias de la persona: si la persona está acostumbrada a tomar un baño en la mañana o en la noche, tratar
de mantener esa rutina. Respetar la preferencia en cuanto al sexo del cuidador que realiza el acto del baño.
• Preparar el cuarto de baño con anticipación: mantener el baño caliente y
confortable. Tener todo lo necesario preparado a tiempo, facilita y agiliza la
tarea.
personas mayores ••• 127
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
• Informar a la persona de la acción: ser directivo y guiar a la persona cuando
se bañe, asee, etc. Usar frases como: “Tu baño está listo” enfocará al paciente al acto del baño. Si existe resistencia a la idea de bañarse la distracción por
unos momentos puede ser adecuada intentándolo posteriormente de nuevo.
Es importante favorecer la participación tanto como sea posible, fomentar
las capacidades que conservan de forma que se lave, peine o afeite solo, tanto tiempo como sea posible. No actuar con prisas, dejar el tiempo necesario.
Explicar los pasos a seguir guiando con un poco de ayuda.
• Seguridad en el baño : siempre se debe comprobar la temperatura del agua.
Nunca se debe dejar a un paciente solo en el baño.
• Limpieza de la boca: lengua, dientes y dentadura. Debe realizarse siempre
después de cada comida y antes de ir a dormir. Retirar las prótesis.
ALIMENTACIÓN Y NUTRICIÓN
La Enfermedad de Alzheimer y las demencias en general, se acompañan de
pérdida de peso y constituyen un factor de riesgo de malnutrición. La pérdida de peso puede ocurrir tan precozmente, que a veces precede al diagnostico
(Alois Alzheimer descubre la enfermedad enumerando como primer síntoma
la pérdida de peso).
Los pacientes con Enfermedad de Alzheimer tienden a comer menos, cuando
por el contrario, requieren una alimentación de alta calidad, para cubrir sus
necesidades energéticas, que a menudo se incrementan al progresar la enfermedad.
En los primeros estadios, el deterioro de la memoria y el juicio puede interferir
con la compra, almacenamiento y cocinado de la comida. Los miembros de la
familia a menudo aún no reconocen éstos cambios tempranos y sutiles en el
comportamiento y pueden no ser conscientes que la persona con Enfermedad
de Alzheimer, no está comiendo de forma regular y saludable. Aparecen dificultades para oler y saborear la comida e incluso discriminar una comida de
otra. El hecho de no disfrutar de las comidas, hace que éstos enfermos empiecen a disminuir la ingesta.
Al progresar la enfermedad, las personas se muestran agitadas e intranquilas, pudiendo deambular durante largos periodos de tiempo. Este incremento
de actividad, supone un incremento de sus necesidades energéticas, que puede llegar a 1.600 Kilocalorías/día (Kcal./día).
128 ••• personas mayores
Plan de atención y cuidados en las demencias
En los estadios mas avanzados de la enfermedad, el paciente puede no reconocer las comidas familiares, algunos simplemente se nieguen a comer y muy
frecuentemente aparecerán trastornos de la deglución inherentes a la propia
enfermedad.
Los cuidadores principales deben prestar especial atención a los potenciales
problemas nutricionales que puedan aparecer, ya que con el paso del tiempo y la progresión de la enfermedad, estos enfermos pierden una cantidad de
peso significativa, pudiendo llegar a sufrir deficiencias vitamínicas de minerales y proteínas o llegando a estar severamente malnutridos.
La malnutrición hace a las personas con Enfermedad de Alzheimer más susceptibles aún de padecer infecciones, neumonías y otra serie de problemas
de salud.
Además los dementes a medida que progresa el deterioro, suelen presentar
alteraciones de la conducta alimentaría:
a depresión o ansiedad produce una disminución en el apetito y rechazo
L
a los alimentos.
a pérdida de memoria les hace descuidados con los horarios de las comiL
das, olvidan las tomas o las repiten.
a falta de atención hace que se fatiguen y no lleguen a completar cada
L
comida.
a disminución en la capacidad de realización de movimientos (apraxia)
L
hace que sean incapaces de utilizar correctamente los cubiertos u objetos,
así como también puede alterar los procesos de masticación y deglución.
l no reconocer objetos (agnosia) y la no percepción visual de éstos les
E
impedirán identificar alimentos.
Cambio en el olfato y gusto con disminución de la salivación alteran la
percepción de los sabores y hacen que aparezca un rechazo a ingerir alimentos.
l vagabundeo hace que se deba aumentar la ingesta diaria en 600-1600
E
Kcal./día.
n los últimos estadios, los trastornos de masticación y las alteraciones en la
E
deglución dificultan la toma de alimentos, por la disfagia orofaríngea, lo que
favorece la malnutrición y aumenta el riesgo de neumonías por aspiración.
En otras ocasiones presentan una bulimia desmesurada.
personas mayores ••• 129
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
En las primeras fases es importante que el paciente continúe realizando las
compras de los alimentos y elaborando las comidas siempre con supervisión, favoreciendo así la actividad física, a la vez que le ayudará a estimular
la memoria.
Consejos para el acto de comer
• Comprobar la temperatura de los alimentos: los dementes no son capaces de
discriminar entre frío y calor.
• En las ultimas fases de la enfermedad, para prevenir atragantamientos, se
deben utilizar alimentos triturados, con textura uniforme. La ingesta de
líquidos se debe realizar en forma de gelatinas y sólidos triturados con espesantes.
• El control del peso, adquiere una importancia extrema, ya que las necesidades energéticas se incrementan con la progresión de la enfermedad.
VESTIDO
El acto de vestirse supone un reto para los pacientes con Enfermedad de
Alzheimer. Ya ha quedado expuesto en otra sección de esta monografía.
ELIMINACIÓN
Con el progreso de la enfermedad, muchas personas empiezan a experimentar incontinencia, urinaria y/o fecal. Es una situación que puede ser muy perturbadora para el enfermo y muy difícil para quien lo cuida. Algunas veces la
incontinencia es causada por una enfermedad física, por lo que se debe descartar una patología añadida. Este síndrome es frecuente sobre todo en las
últimas etapas de la enfermedad y constituye un indicador de institucionalización.
Es importante identificar cuando tienen necesidad de acudir al baño, ya que
en muchas ocasiones ellos no saben expresar esa urgencia. Para el paciente,
los episodios de incontinencia, son vergonzosos por lo que es importante evitar culpar, enfadarse o regañarle. Cuando la persona logra con éxito controlar episodios, es importante felicitarle para motivarle y brindar confianza.
Adelantarse a la necesidad, evita situaciones desagradables, por ello se debe
establecer una rutina de eliminación: al levantarse, antes de cada comida,
antes de ir a dormir y a intervalos durante el resto del día (cada 2-3 horas).
130 ••• personas mayores
Plan de atención y cuidados en las demencias
Identificar el baño (con dibujos e iluminación) y eliminar obstáculos que dificulten el acceso al baño, ayudan a la independencia del paciente.
Simplificar las prendas de vestir con ropas que sean fáciles de quitar, poner
y lavarse como los pantalones y sudaderas con elásticos en la cintura y sin
botones.
Para ayudar a controlar la incontinencia durante la noche, se debe limitar
la ingesta de líquidos después de la cena. En las tardes/noches disminuir las
bebidas como refrescos, café o té. La conducta del cuidador, será de afrontar
el problema, controlar la angustia que la incontinencia produce y dar confianza al mayor dependiente.
El uso de absorbentes, debe reservarse para las fases en las que han fracasado los consejos anteriores. El uso prematuro, les hace perder dignidad
y autoestima. En las primeras fases en las que se usan absorbentes, debemos seguir manteniendo los programas de reeducación, anticipación, etc.,
dejando el absorbente tan sólo para aquellos episodios que no han podido
ser controlados.
TRASTORNOS DEL SUEÑO
En ocasiones, estos pacientes muestran síntomas de lo que se denomina
inversión de la pauta del sueño (despiertos la mayor parte de la noche y dormidos durante el día). Este trastorno se une a la desorientación general del
paciente sobre todo la temporal que provoca que la persona se despierte sin
tener conciencia de la hora y el lugar donde se encuentra.
Son muchos los motivos que originan esta alteración, desde cambios de medicación, modificaciones en el ambiente, la propia enfermedad, las manifestaciones depresivas o al tipo de vida que lleve el enfermo.
El paciente suele dormir mal por las noches en todas las fases de la enfermedad, siendo este uno de los problemas que más desazón causa a los cuidadores.
La recuperación de un adecuado patrón de sueño nocturno es una tarea difícil y generalmente con poco éxito; no obstante se deben poner en marcha las
siguientes acciones:
• Hacerle sentir que siempre habrá alguien a su lado para acompañarle y ayudarle.
personas mayores ••• 131
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
• Procurar que tenga debidamente satisfechas el resto de sus necesidades
básicas: alimentación, eliminación, higiene, vestido, comunicación, entretenimiento, etc.. Intentar que se acueste limpio, agradablemente cansado, sin
hambre, con ropa cómoda y adecuada, en una cama confortable, rodeado de
un ambiente sin factores distorsionantes, etc.
• Realizar cada día higiene del sueño, haciendo del momento de dormir un
rito rutinario: misma hora, igual proceso, etc.
• Procurar un ambiente que invite al descanso: música tranquilizante, relajación, leerle un rato, contarle o dejarle que te cuente alguna historia, etc.
• Hacer que permanezca en la cama siempre el mismo tiempo aunque no esté
durmiendo y establecer también una rutina para que se levante.
• Evitar periodos de dormir durante el día de más de 30 minutos
• Si se levanta desorientado a media noche y decide la realización de un actividad que no son propias ni del lugar ni de la hora (hacer la maleta para irse
a su casa, irse a la cocina a comer, vestirse para salir, etc.) no intentar razonar acerca de lo inadecuado de su proceder, entretenerlo con alguna otra
actividad e intentar la vuelva a la cama. Si permanece el empeño dejar hacer
y controlar a distancia, así como extremar las medidas de seguridad: cerrojos
en puertas y ventanas, rejas en sitios peligrosos, etc. En estas circunstancias
mantener la tranquilidad.
• A la hora de dormir demostrar seguridad y afectividad.
• En relación a la alimentación, procurar cenas ligeras, evitar bebidas excitantes.
• Evitar las barreras arquitectónicas que pudieran generar accidentes si se
levanta por la noche. Procurar un ambiente confortable en la habitación.
TRASTORNOS DEL COMPORTAMIENTO
Los más frecuentes son la agresividad, repetición de palabras y acciones, alucinaciones, apatía, inactividad, delirios, vagabundeos etc. Este tipo de manifestaciones siempre deben interpretarse como síntomas propios de la enfermedad. Constituyen la principal fuente de sobrecarga para los cuidadores y
son la causa más frecuente de institucionalización precoz, con el consiguiente impacto emocional para los familiares y socio-económico. Es importante
resaltar que la evaluación detallada y minuciosa de cada uno de los síntomas permitirá siempre una orientación terapéutica más específica y eficaz.
El primer paso consiste en la información adecuada y completa al cuidador
132 ••• personas mayores
Plan de atención y cuidados en las demencias
y formarlo en la aplicación de estrategias diversas con las que poder afrontar
y paliar las repercusiones de los trastornos de conducta y síntomas psicológicos.
• Tener en cuenta que estos trastornos no se realizan de forma intencionada
y que en ocasiones las técnicas de modificación de conducta, si se realizan de
forma sistemática, consiguen disminuir estas alteraciones.
• En todos los casos las pautas a seguir para conseguir disminuir estos síntomas estarán enfocadas a tranquilizar al paciente y desviar la atención a otras
tareas.
• Lo más importante es nunca regañar ni gritar y hablar con tono de voz tranquilo.
• Evitar las situaciones que generan dichas alteraciones e intentar mantener
las rutinas y las actividades diarias.
• Utilizar medidas de seguridad y protección que eviten los riesgos de padecer
accidentes.
• La actividad física regular controlada, ayudará a disminuir los trastornos
del comportamiento.
• Consultar con el médico ante la persistencia de los síntomas.
personas mayores ••• 133
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
Bibliografía
- Guía práctica de cuidados para personas afectadas de la enfermedad de Alzheimer y
otras demencias. Colección Afal.
- Día a día con la enfermedad de Alzheimer. Karen A. Lyman.
- Una cocina para el enfermo de Alzheimer. L. Tárraga y M. Boada. Fundación ACE.
- Alzheimer comienza con “a” de Ayuda. Maria Mira Herreros.
- Guía para familiares de enfermos de Alzheimer. Area de Gobierno de Empleo y servicios a
la ciudadanía. Dirección General de Mayores. Ayuntamiento de Madrid.
- La alimentación del enfermo de Alzheimer en el ámbito familiar. J. Botella Trelis y M.ª I.
Ferrero López.
- Curso de formación sobre demencias en atención primaria. Manejo terapéutico de la
demencia.
- 36 horas al día. Guía para los familiares de los pacientes de Alzheimer. Nancy L. Mace y
Peter A.Castleton.
134 ••• personas mayores
11
Asistencia emocional y afectiva
Existen determinadas dificultades a la hora de establecer el diagnóstico de
demencia (como lo demuestran la cantidad de tests y escalas diseñados a tal
efecto), así como de cuantificar a los afectados, pero lo que parece innegable
es que en cualquier síndrome demencial la afectividad termina viéndose alterada.
Al abordar el manejo del paciente demenciado hemos de plantearnos necesariamente las carencias emocionales y las demandas espirituales que todo ser
humano experimenta a lo largo de su trayectoria vital.
Contemplando al paciente como un ser corporal, anímico y espiritual, los
encargados de su cuidado, ya sean profesionales o familiares, han de asumir una realidad básica en la instauración de la demencia como patología y
es la de que mientras las capacidades cognoscitivas se ven progresivamente
mermadas, las emocionales no son anuladas. Al contrario, las consecuencias
del deterioro intelectual y físico que llevan aparejadas las dmencias, generan en los enfermos que las padecen manifestaciones emocionales diversas y
muchas veces aparentemente contradictorias. Si a esto añadimos la circunstancia de que la mayoría de estos pacientes son ancianos (mayores de 70
años), con un desgaste biológico y una incidencia importante de patologías
asociadas, tendremos una aproximación al perfil del paciente susceptible de
nuestros cuidados. De este modo, podremos establecer estándares de calidad
válidos y realistas.
Partiremos, por tanto, de una visión integral de la persona y, lejos de reconocer a un ser demenciado, invadido por la patología neurodegenerativa, que
necesita ser asistido exclusivamente en sus necesidades fisiológicas y quejas
somáticas, tendremos en cuenta al ser humano afectado por la demencia, que
personas mayores ••• 135
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
está en su derecho de ser atendido, lo que pasa por un entendimiento previo y
un conocimiento profundo de su persona y de su entorno familiar.
Abordar estos aspectos desde el principio de la enfermedad es fundamental,
ya que en los primeros estadios es donde existe una conciencia, plena o episódica, de las pérdidas a las que se enfrentan. El anciano es una “suma de vivencias” y las experiencias pasadas dificultarán o ayudarán, en mayor o menor
medida, a la forma de enfrentarse al deterioro (“el ser humano es dolorosamente envidioso de sí mismo, de lo que ha tenido, de lo que ha sido”). Desde
el punto de vista de la psicopatología geriátrica se considera que el envejecer
requiere una reorganización, que se consigue sobre la base de reorganizaciones anteriores y en función de los medios actuales. Es por tanto, labor del
cuidador, trabajador social y profesionales sanitarios…, recabar información
sobre el pasado del paciente, su actividad laboral, lugar donde vivió, núcleo
familiar, costumbres, creencias…, que nos ayuden a entenderle y a conectar,
especialmente cuando la comunicación verbal y ortodoxa ya no sea posible.
Tengamos en cuenta el estado clínico, pero busquemos, dentro de la patología, a la persona.
Las reacciones más comunes, desde el punto de vista psíquico, que una persona con demencia puede experimentar, pasan por estados depresivos (tristeza,
labilidad emocional, inmovilismo, aislamiento, ansiedad, agitación…), negaciones (no aceptación de la realidad, que a veces conlleva conductas de riesgo como intentos autolíticos, exposiciones irresponsables, llamadas de atención y búsquedas inadecuadas de apoyos). Si conocemos al paciente podremos anticipar determinadas reacciones, trabajar para que su impacto sea el
mínimo posible, prevenir ciertos deterioros y apoyar anímicamente, cuando
las pérdidas sean irremediables.
“Trabajar las pérdidas para obtener ganancias” es un lema realista de cara
al cuidado de un enfermo de Alzheimer. Para ello podríamos establecer unos
principios básicos a tener en cuenta en cualquier intervención con estos
pacientes:
COMUNICACIÓN
Es esencial estimular la comunicación, ya que, junto a la actividad, son las
dos fuentes principales de vida, en cuanto a la interacción con los demás se
refiere. Debemos acercarnos estableciendo un “movimiento” de nosotros,
como cuidadores, hacia ellos. Y escuchar, lo que dará lugar a que ese movimiento pueda invertirse (de ellos hacia nosotros). Recibiremos sus demandas afectivas y espirituales con la misma atención que sus quejas somáticas,
136 ••• personas mayores
Asistencia emocional y afectiva
teniendo en cuenta que, muchas veces, la solución a las primeras hace descender notablemente estas últimas.
La comunicación, pasa por buscar los cauces adecuados, que normalmente
en el paciente demenciado no serán los habituales (la palabra) o sufrirán distorsiones. Saber distinguir el semblante de “facies acartonada” por hipertonía
muscular, típico de la demencia en fase avanzada, de la expresión de tristeza
supone un conocimiento individualizado y profundo del paciente por parte
del cuidador y/o familiares, siempre deseable.
El contacto físico, la escucha, la risa y las actividades ocupacionales, son actitudes que hacen disminuir la sensación de abandono e impotencia y elevan
el umbral de percepción del dolor. Debemos paliar la imposibilidad del demenciado de interaccionar con el medio, de realizar actividades con un propósito
determinado. Hablar con “tacto”, o coger una mano, son formas de establecer una comunicación que genere respuestas. Para ello debemos dirigirnos
al paciente con explicaciones sencillas y claras, en un tono tranquilizador,
dando a entender que esperamos ser comprendidos. Evitaremos las prisas al
expresarnos y al querer obtener una respuesta, ya que la comunicación desembocará en errores, con el consiguiente sentimiento de fracaso.
RESPETO
El deterioro de la imagen física y la conciencia de las pérdidas paulatinas de
habilidades y facultades son causa directa de actitudes apáticas, manifestaciones depresivas y mecanismos de defensa que agudizan muchas veces la
desconexión con la realidad circundante que la demencia en sí lleva aparejada. Cuando una persona pasa a ser dependiente de sus cuidadores, estos
adquieren la responsabilidad de velar por la integridad del paciente como ser
humano, en todas sus vertientes. Hemos de procurar mantener su dignidad
de cara a los demás y a él mismo (exhibicionismo, gritos, labilidad emocional,
incontinencias,…), respetar sus peculiaridades, aprovechar sus habilidades y
tratarlo como un ser con personalidad propia. Mientras existe vida, lo que nos
hace humanos y nos da dignidad, es mantener un proyecto vital. Por tanto,
facilitaremos ocupaciones útiles y con sentido en su trayectoria, sin limitarse
“meramente a entretenerlo”, asignando rutinas fijas que ayuden a dar sensación de familiaridad y seguridad. Hemos de tener en cuenta que las alteraciones afectan a varias áreas cognitivas, pero de forma paulatina, sobre todo en
las primeras etapas, por lo que intentaremos preservar habilidades y minimizar pérdidas. Siempre que sea posible, animaremos al autocuidado y a la conservación de la independencia. Con el conocimiento previo adquirido de sus
preferencias, orientaciones religiosas y culturales y de sus gustos, fomenta-
personas mayores ••• 137
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
remos el que los siga practicando, en la medida de sus posibilidades (aunque
no pueda rezar, puede sentirse confortado al visitar un templo,…). Es esencial
tener en cuenta la intimidad, que pasa por una vigilancia de sus actitudes
en forma de “alerta pasiva”, es decir, velar por su integridad física y preservar su imagen pública y su autoestima, pero sin censurar comportamientos.
Así mismo, evitaremos el trato de tono paternalista y tutelar, no confundir la
ternura con actitudes orientadas a la infancia. Actuar con la idea de lograr
que una persona no autónoma siga siendo considerada como un ser humano
independiente y único en sí mismo.
COMPAÑÍA
La demencia tiende a aislar al que la padece, confinándole a un estado de
soledad interna difícil de franquear muchas veces. La actitud que los cuidadores tomen respecto al enfermo puede prevenir este sentimiento en gran medida. Discutir, preguntar o saludar son fórmulas de interrelación con nuestro
entorno que debemos seguir practicando con la persona demenciada y para
las cuales no se necesita un momento concreto, sino que debe ser una actitud.
Fomentar la confianza, es dejar un canal de comunicación siempre abierto
(que cuenten con nosotros para que nos puedan contar, demandar,…). Y por
último, ofrecer consuelo, como paliativo de la soledad instaurada, pues aún
cuando no la podamos evitar sí la podemos aliviar.
Se dice que el sublimar recuerdos gratificantes (de la niñez, especialmente)
permite afrontar las dificultades de la vida, incluidas las más tardías. Es recomendable la terapia de reminiscencia, con el repaso de vivencias agradables
junto al paciente, ya sean habladas o apoyadas en objetos, fotografías, música, etc.. Las posibilidades de contacto que la evocación provoca en la mente
de la persona nos acerca a un trato más humanizado y, por tanto, más completo. De este modo, lo que aparece como síntoma (rememorar el pasado)
puede ser como un instrumento paliativo y reconfortante dentro del esquema
sentimental del paciente, que se parapeta en recuerdos (“las batallitas”) como
“anestésico” ante la realidad del presente. Porque, como ha sido dicho: “Los
hombres no somos cuentas, sino cuentos”
Lo expuesto hasta ahora, forma parte de una visión paliativa e integral del
manejo del paciente afectado por la demencia. En un intento de concreción
señalaremos algunas estrategias básicas en el abordaje emocional y conductual de este tipo de enfermos, según sea su incidencia en las distintas fases del
síndrome, lo que puede orientar a los cuidadores y equipo asistencial.
Las manifestaciones comportamentales en la primera fase de una demencia
son de vital importancia para el cuidador y participantes en el plan de cui-
138 ••• personas mayores
Asistencia emocional y afectiva
dados, pues el nivel de conciencia suele estar aún preservado, con lo cual el
paciente es consciente de poder dejar de serlo (miedo a “perder la cabeza”,
percibido como una amenaza real y no como un “fantasma” de la vejez). Este
pensamiento puede convertirse en perseverante y obsesivo, manifestándose
de las siguientes formas:
Irritabilidad: ante la incomprensión de lo que acontece e ira por un futuro
temido, que “se nos va de las manos”, la demencia arrebata el control de los
actos.
Labilidad emocional: las alteraciones de la personalidad no se instauran de
forma brusca, pero sí insidiosa e irreversiblemente. Además incide un síntoma importante por lo que tiene de perturbador en el comportamiento del individuo, como lo es la alteración del patrón vigilia-sueño, presente en la mitad
de las demencias.
Estado depresivo: en consonancia directa con los sentimientos descritos
anteriormente. Asusta degenerar, a lo que se añade un sentimiento de culpa, en muchos casos (“soy una carga, estorbo, genero costes mientras no
produzco y en breve necesitaré ser atendido en lo más básico, renunciando,
además a mi autonomía y privacidad”). Sólo una actitud cercana, que establezca una sólida confianza en el cuidador principal de cara al incierto futuro que la demencia esboza en la mente del paciente, puede sentar las bases de
una existencia digna en las etapas siguientes. La compañía es fundamental y
en esta fase el beneficio del repaso existencial puede crear lazos relacionales
entre cuidador y paciente, además de aportarnos datos sobre su anterior etapa vital activa y en plenitud de facultades.
La primera fase también conlleva sentimientos de apatía y desinterés por las
actividades cotidianas. La promoción del autocuidado, las terapias de remotivación hacia el entorno, retorno a la realidad y resocialización están indicadas en esta etapa de la demencia (recordar la fecha actual, la estación del
año, las fiestas a celebrar próximamente,…). Los primeros fallos memorísticos hacen referencia a la memoria de fijación o reciente, por lo que hay que
reorientar los rituales de la vida cotidiana hacia técnicas que no necesiten del
recordatorio de actos o sucesos (carteles e iconos que indiquen el lugar de los
objetos básicos o las tareas a realizar en cada momento de la jornada).
La fase intermedia afectará a capacidades intelectuales relacionadas con
el lenguaje, la escritura, la lectura y el cálculo. Las dificultades de comunicación obligarán a replantearnos nuevos cauces de expresión (tanto en la
recepción de las demandas del paciente como en la emisión de mensajes de
apoyo y consuelo). Es importante que los cuidadores puedan descansar y turnarse, pero debe quedar siempre reflejada la información útil para el mane-
personas mayores ••• 139
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
jo del enfermo, que en el plano afectivo pasará por conocer sus necesidades,
gustos, manías, creencias,… Este conocimiento previo y extenso de la personalidad del demenciado nos puede ayudar a cubrir demandas no explicitadas verbalmente (si sabemos aquello que le gustaba hacer, escuchar, sentir…
¿por qué hemos de pensar que ahora ya no le gustaría?).
En la fase severa y terminal nos centraremos en la preservación de la dignidad y la imagen pública del enfermo. Los trastornos motores llevan a la
inmovilización, el descontrol de esfínteres… Así mismo los trastornos afásicos
y agnósicos ocasionarán lenguaje ininteligible y/o mutismo. Las conductas
se ven seriamente alteradas (desinhibición sexual, gritos,…) y la demencia
severa reclama del cuidador un continuo esfuerzo por mantener la dignidad
y el confort del paciente, totalmente dependiente en la mayoría de los casos.
Consignas como la de no presuponer lo que le ocurre o siente el enfermo, sin
indagar antes en las motivaciones que pueda tener para adoptar determinados comportamientos (sean o no racionales) son éticamente exigibles al cuidador. Pondremos en juego nuestra capacidad para mostrarnos sensibles
ante la enorme soledad de la demencia severa, procurando tener algún detalle diario que nos devuelva la visión humanizada del enfermo (cambiando la
orientación del sillón hacia otra perspectiva, como la ventana, la mesa familiar; ofreciendo un postre distinto…). Está comprobado que estos gestos son
tan importantes para el paciente como para el cuidador, pero quizás, a estas
alturas de la evolución de la demencia, más necesarios terapéuticamente
para este último, ya que si perdemos la perspectiva de ser emocional y espiritual, respecto de la persona que cuidamos, corremos el riesgo de infravalorar nuestras propias capacidades y pasar a convertirnos en meros asistentes.
Por ello, no debemos olvidar las manifestaciones emocionales que el cuidador
principal ha de afrontar a lo largo del trato con el paciente demenciado.
Reseñamos este punto porque no puede plantearse un cuidado tan abultado
en carga física y emocional como lo es el dedicado a la persona con demencia
sin ser conscientes del coste emocional que lleva implícito y que, tarde o temprano, se pondrá de manifiesto en las relaciones enfermo-cuidador-entorno.
Es normal la existencia de dificultades a la hora de manejar los sentimientos
que el paciente genera en el cuidador principal a lo largo de la enfermedad
(negación, culpa, odio, tristeza, rabia, compasión, agotamiento, sensación de
embotamiento emocional…).
No siempre se entienden las demandas del enfermo y la dedicación a este
no es reconocida ni valorada. El cuidador puede verse desbordado y sentirse
ineficaz. De hecho, en nuestro país actualmente el déficit de cariño en numerosos hogares causa depresiones y conflictivas convivencias entre ancianos
discapacitados y sus parientes, según recogen recientes investigaciones. Por
ello es imprescindible buscar apoyos adecuados, tanto en el ámbito familiar
140 ••• personas mayores
Asistencia emocional y afectiva
como en los dispositivos externos. Y sobre todo, establecer un plan de cuidados preventivo respecto a la salud física y mental del cuidador, dado que este
será durante mucho tiempo el soporte emocional y afectivo del enfermo.
“Quizás, lo que en última instancia dio sentido a los cuidados, no fue tanto
la cantidad de los mismos, como el haber tenido la certeza de que fueron los
adecuados”.
ASPECTOS BIOÉTICOS EN EL MANEJO DE LAS DEMENCIAS
La bioética es la disciplina que estudia la conducta humana en el área de las
ciencias de la vida y el cuidado de la salud, integrando aspectos de otras disciplinas tales como filosofía, derecho, medicina, antropología y ética (valores
y creencias).
Cualquier acto o proceso en el ámbito de la atención sanitaria o social, viene determinado por los grandes principios rectores de la Bioética, dentro de
éstos, encontramos los llamados principios de la ética de mínimos o exigibles
en todas las actuaciones que son:
1.- No Maleficencia: ninguna intervención puede llevarse a cabo para
originar algún perjuicio, mal, daño o sufrimiento al paciente.
2.- Equidad o Justicia:derecho a una oferta equitativa de los recursos.
Los principios de la ética de máximos o deseables son:
3.- Beneficencia: cualquier intervención se lleva a cabo para beneficiar
siempre al paciente.
4.- Autonomía o Capacidad Decisoria: reconoce el derecho de toda
persona a decidir libremente sobre su vida y salud, respetando su voluntad, valores y creencias sobre su vida y salud. El paciente se convierte en el
rector de todas las intervenciones sobre él. Éste, consentirá o no, la intervención propuesta.
De todos estos principios, el de Autonomía o Capacidad Decisoria del Indi­
viduo, prevalece sobre los demás y es por el que deben regirse todas las actuaciones.
personas mayores ••• 141
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
Ahora bien, poco hemos de profundizar, para llegar a la conclusión que en
los dementes, a medida que va evolucionando la enfermedad, va mermándose progresivamente su autonomía decisoria, quedando pues a expensas de las
decisiones que segundas o terceras personas han de tomar por él. En el curso de la enfermedad, llega un momento en el que las intervenciones y actos
sobre los mismos, pueden ignorarse, omitirse, o bien optar por otras lejanas
a sus preferencias. Es aquí donde entra en juego uno de los principios básicos
en la atención a estos pacientes, que es el de la Protección y el Amparo de sus
Derechos. En definitiva lo que se pretende es regular las actuaciones sobre las
personas que no tienen capacidad de autogobierno sobre sí mismas. Existen
diferentes situaciones en íntima conexión con principios jurídicos. Vamos a
ver las que más comúnmente afectan a los dementes:
INCAPACITACIÓN
Estado civil, que se declara judicialmente, cuando una persona pierde su
capacidad de autogobierno. Con ella lo que se limita o restringe es la capacidad de maniobrar de éste, para protegerle y ofrecerle las máximas garantías,
sometiéndolo a la tutela de otro, que ha sido elegido como tutor.
Según el artículo 200 del Código Civil, serán susceptibles de ser incapacitadas
todas aquellas personas que presenten un defecto ó enfermedad física ó psíquica, persistente, y que les impida gobernarse por sí mismos.
La incapacitación ha de efectuarse judicialmente, para ello ha de ser solicitada o promovida. Pueden promover la incapacitación, los familiares del
demente, si éstos no lo hacen, o bien careciese de ellos, está facultada para
comunicarlo al Ministerio Fiscal, cualquier otra persona que tenga conocimiento de la situación. Por último, se encuentran obligados a comunicarlo al
Ministerio Fiscal cualquier funcionario que lo conozca.
Es importante reseñar que las incapacitaciones promovidas por el Ministerio
Fiscal son gratuitas, aunque generalmente lentas (9-12 meses); mientras que
las que promueve la familia directamente, llevan unas costas, pero son más
ágiles (4-6 meses). Dada la demora de la incapacitación definitiva, mientras
se lleva a cabo, pueden solicitarse medidas cautelares de protección.
En el caso de las demencias, al tratarse de enfermedades irreversibles y progresivas, no tiene sentido la remoción o reintegración de la capacidad. Ahora
bien, conviene saber que en otras enfermedades, especialmente de la esfera
psíquica, la incapacidad no tiene por qué ser definitiva.
142 ••• personas mayores
Asistencia emocional y afectiva
INTERNAMIENTO INVOLUNTARIO
Se denomina como tal, a aquél en el que la persona sobre la que tiene lugar,
no tiene capacidad para tomar la decisión. Cuando se produce en un demente, hemos de considerar que estamos privando a la persona de la libertad, que
es uno de los derechos fundamentales.
A estos efectos, existe legislación específica, el Código Civil determina que
para proceder al internamiento de una persona que no pueda decidirlo por sí
mismo (incluye también a los que están tutelados previamente), se precisa de
la autorización judicial. Si por razones de urgencia, hubiese de procederse al
internamiento, éste, deberá ser comunicado con la mayor prontitud al juez, y
siempre, en cualquier caso antes de las primeras 24 horas.
Semestralmente se revisará el caso, comunicando al juez mediante informe
médico, si persisten o no las causas que dieron lugar al inicio del internamiento involuntario.
En cuanto al ingreso en Centros Residenciales, conviene aclarar que los Directores de las Residencias, se convierten en guardadores de hecho, debiendo
comunicar al Juez el ingreso en la Residencia, y procediendo a continuación
a la comunicación al Ministerio Fiscal del ingreso de un presunto incapaz.
MALTRATO
El maltrato a las personas mayores es más frecuente de lo que inicialmente
pudiera parecer. Es evidente que cuando nos referimos al mismo, no nos referimos al maltrato por acción; sino por el contrario, al maltrato por omisión,
por falta del deber de atención, socorro, ayuda, etc.. El maltrato puede ser físico, pero sobre todo psíquico, emocional o afectivo y económico. En otro sentido el maltrato puede ser personal, institucional o social.
Si todo ello, es frecuente en los mayores, se multiplica cuando consideramos
al colectivo de los dementes.
Hemos de estar especialmente atentos a la ignorancia a la que sometemos
probablemente de forma involuntaria a los dementes, a no darles participación en las conversaciones, a no atender sus demandas a tiempo, a la falta
de cuidados, a las caídas reiterativas potencialmente previsibles, a la utilización prematura de absorbentes o a la utilización indiscriminada de fármacos
o sujeciones mecánicas no justificadas.
personas mayores ••• 143
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
Del mismo modo, hemos de ser extremadamente respetuosos, con el lenguaje
y las formas con las que nos dirigimos a ellos, hemos de controlar situaciones
en las que se ve comprometido su pudor (baño, aseo, cambio de pañal, etc.)
y por último hemos de cuidar nuestros comentarios y comportamientos ante
sus disfunciones sexuales (exhibicionismos, tocamientos, etc.).
Debemos esforzarnos en ofrecer un aspecto externo de la persona lo más digno posible, una higiene y vestido correctos, ducha y baño periódicos y a temperaturas adecuadas. Ofertar líquidos y alimentos a temperaturas adecuadas.
La negligencia en el cuidado, el descuido, el desinterés, la falta de dedicación
de tiempo, la sustracción de ingresos, las presiones para institucionalizarle,
son una forma de maltrato a veces consentido por el mayor para evitar la
soledad, otras porque desarrollan mecanismos de adaptación y resignación
hacia el maltrato, y otras por desconocimiento o “sordera social” del entorno próximo.
En estos casos, queien tenga conocimiento de ello, ha de comunicar a la autoridad competente los hechos que provocan la ausencia de un trato correcto,
analizando las consecuencias siempre en beneficio del mayor y si es posible,
en función del grado de autonomía de éste, haciéndole partícipe de la solución del mismo.
INFORMACIÓN DEL DIAGNÓSTICO
Uno de los problemas éticos y legales que se plantea en la actualidad, es la
revelación del diagnóstico que surge en las fases iniciales de la enfermedad.
Tan sólo destacar los dos derechos fundamentales que tienen los enfermos de
demencia en esta cuestión: por un lado está el derecho conocer el diagnóstico,
y por otro lado el derecho a no conocer el diagnóstico. Aunque lo primero es
norma conocida desde hace tiempo por la Ley General de Sanidad, lo segundo
es más novedoso y viene recogido en la Ley de Autonomía del paciente y en
el Convenio de Oviedo, sobre derechos humanos y biomedicina que ha suscrito nuestro país.
La información sobre el diagnóstico va a ser un elemento cada vez más
importante si tenemos en cuenta la nueva normativa sobre instrucciones
previas que también acaba de establecerse en la mencionada Ley de Autonomía. Obviamente para el establecimiento de instrucciones previas es preciso
que el enfermo tenga conocimiento de la enfermedad que padece y su evolución probable.
144 ••• personas mayores
Asistencia emocional y afectiva
INSTRUCCIONES PREVIAS
Vamos a analizar las peculiaridades y afectación de esta legislación en las
personas con de Demencia. La Ley 372005 de 23 de mayo (LCM 2005, 262),
regula el ejercicio del derecho a formular instrucciones previas en el ámbito
sanitario, creando un Registro al respecto (adscrito a la Consejería de Sanidad y Consumo a la Dirección General de Atención al Paciente y Relaciones
Institucionales), que permitirá que los ciudadanos, dejen constancia de sus
instrucciones previas, en lo que se refiere a los límites de su atención sanitaria para el futuro.
El documento de Instrucciones Previas, se entregará al médico encargado de
su asistencia, ó persona del equipo sanitario en quien delegue, para la incorporación a la historia clínica. Si el otorgante se encuentra en situación de
incapacidad, hará entrega de las mismas quien las tenga en su poder y en
cualquier caso la Administración Sanitaria arbitrará los mecanismos necesarios para incorporarlo a la historia clínica.
Las Instrucciones Previas podrán ser modificadas, sustituidas o revocadas,
quedando inscritas en el Registro y anulará a las anteriores. Si conserva plena capacidad de obrar a juicio del médico encargado de su asistencia, su
voluntad prevalece sobre las Instrucciones Previas.
En los casos de las personas incapacitadas, bien sea legalmente o bien de hecho,
y que no pueden expresar su voluntad, el médico o personas del equipo sanitario en quien delegue, tendrán acceso al Registro de Instrucciones Previas.
Las instrucciones previas deben constar siempre por escrito, en presencia de
tres testigos, de los cuales dos de ellos no deben tener vínculos patrimoniales
o familiares con el interlocutor. Podrán ser revocadas , la persona que las realiza debe ser siempre mayor de edad, y estas no podrán ser contrarias al ordenamiento jurídico ni a las buenas prácticas.
SUJECIONES MECÁNICAS
Se denomina como tal a cualquier método bien sea manual, material, mecánico o físico, unido o adyacente al cuerpo, de forma que le impida o limite los
movimientos con facilidad y libertad o el acceso a su propio cuerpo.
En los dementes, existe una tendencia desmesurada hacia la utilización de
éste tipo de utensilios, sobre todo, de forma precoz e indiscriminada, por
períodos de tiempo casi indefinidos y sin haber ensayado previamente alternativas menos traumáticas.
personas mayores ••• 145
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
Hemos de tener en cuenta que estos dispositivos, resultan un tanto traumáticos para los usuarios, les hace sentirse humillados y perder su dignidad y
autoestima. Es por ello por lo que deben constituir siempre el último eslabón
en cuanto a medidas para el control de alteraciones conductuales.
Existen algunos estudios, que llegan incluso a cuestionar que cumplan con
la finalidad para la que inicialmente deben utilizarse (proteger de agresiones,
accidentes o siniestros a los usuarios), llegando a conclusiones que no disminuyen el nivel de caídas y que por el contrario, producen otras lesiones y accidentes (erosiones, cortes, estrangulación, etc.).
Las sujeciones en el ámbito institucional (residencias y hospitales), deben ser
prescritas por el médico, o bien ante ausencia de éste y en situación de urgencias, pueda efectuarlo provisionalmente otro miembro del equipo y posteriormente confirmado por el médico.
En el caso de los dementes debe solicitarse autorización (mediante documento normalizado para tal fin), a los familiares, tutores de derecho o bien de
hecho (amigos, vecinos, etc.), como mecanismo garantista de los derechos
del usuario.
Las medidas de sujeción, deben ser reevaluadas, evitando el uso indefinido y
retiradas en todos aquellos momentos que no se precisen. Los dispositivos que
se utilicen deben ser homologados para minimizar el riesgo de accidentes.
En los momentos en los que el usuario esté sometido al uso de éstas medidas,
deben establecerse medidas complementarias de vigilancia y control así como
programar movilizaciones con cierta periodicidad.
No obstante, pese a todo lo anteriormente descrito, existen situaciones concretas en las que deben utilizarse, tras haber agotado todas las medidas alternativas previas, y que pueden resumirse en:
• Administración de tratamientos esenciales para el usuario con rechazos a
los mismos
• Mantenimiento de vías para tratamientos: sondas, cuidados de heridas,
medicación intravenosa o subcutánea, oxigenoterapia, etc..
• Riesgo de caídas o siniestros no controlables
• Problemas de conducta con riesgo de autoagresión o heteroagresión
146 ••• personas mayores
Asistencia emocional y afectiva
Bibliografía
- Ferrey G, Le Goues G, Bobes J. Psicopatología del anciano. Barcelona: Masson; 1994.
- Rodríguez Jiménez C. Taller de Geriatría. C.A.M. Consejería de Educación. 2001.
- SECPAL. Guía de Cuidados Paliativos. Enero 1993.
- Vera Vera J. A,B,C de los problemas de memoria, demencia y enfermedad de Alzheimer.
Esteve; 1998.
- Aznárez J. J. El cuidado de los mayores en España 1. Investigación y Análisis. EL PAIS;
Noviembre 2005.
- Burns E M, Isaacs B. Enfermería geriátrica. Madrid: Morata; 1980.
- Levi Montalcini R. El as en la manga. Los dones reservados a la vejez. Barcelona: Crítica;
1999.
- Ministerio de Asuntos Sociales. Residencias para personas mayores. Manual de
orientación. Barcelona: SEGG; 1994.
- Gómez-Busto F, Ruiz de Alegría L. Perfil del cuidador, carga familiar y severidad de la
demencia en tres ámbitos diferentes: domicilio, centro de día y residencia de válidos. Rev.
Esp. Geriatría y Gerontología 1999; 34(3):141-149.
- Clavijo Juaneda B. et al. En Guía de actuación en la Enfermedad de Alzheimer. Sociedad
Española de Geriatría y Gerontología y Obra Social Caja Madrid. Natural Ediciones. Madrid.
2003. 167-206.
- Calcedo Ordóñez A. y Calcedo Barba A. Fundamentos Éticos ante la Enfermedad de
Alzheimer en Martínez Lage, J.M. Alzheimer XXI. Ciencia y Sociedad. Editorial masson.
Barcelona. 2001.
- Ministerio de Sanidad y Consumo. Ley General de Sanidad. BOE 29/04/1986. (1986).
- Jefatura del Estado. Ley Básica Reguladora de la Autonomía del Paciente y de Derechos
y Obligaciones en Materia de Información y Documentación Clínica. BOE 15-9-2002
(2002).
- Jefatura del Estado. Instrumento de Ratificación del Convenio para la protección de los
derechos humanos y la dignidad del ser humano con respecto a las aplicaciones de la
Biología y la Medicina (Convenio relativo a los derechos humanos y la biomedicina),
hecho en Oviedo el 4 de abril de 1997. BOE 20-10-1999 (2002). Art. 11.1 de la L.A.P.
- Sánchez Caro y Abellán, Sánchez Caro, J., Abellán, F.: Derechos y deberes de los
pacientes. Derecho Sanitario Asesores, Madrid 2003, página 92.
- Decreto 101/2006, de 16 de noviembre. BO. Comunidad de Madrid. 28 noviembre 2006,
núm. 283.
- Orden 2191/2006, de 18 de diciembre. BO. Comunidad de Madrid.20 diciembre 2006,
núm. 302.
- Protocolo de Sujeciones Mecánicas en Residencias de Mayores ©. Servicio Regional de
Bienestar Social. Consejería de Familia y Asuntos Sociales. Comunidad de Madrid. 2006.
personas mayores ••• 147
12
Familia y cuidadores
SITUACIÓN DE LOS CUIDADORES
El mundo envejece y esto es sin duda una buena noticia. Cada vez es mayor la
esperanza de vida de las personas, aumentando el número de personas mayores. No todas, pero sí un importante porcentaje de ellas, necesitan ayuda y
supervisión de otros para desarrollar diversas actividades de la vida cotidiana, por problemas muy diversos, entre los que destaca el diagnóstico de una
demencia.
Cuando una persona presenta algún tipo de demencia que le hace dependiente, dentro del sistema familiar suele haber una persona, el cuidador principal, que asume las tareas de cuidado básico, con las responsabilidades que
ello acarrea, que es percibida por los restantes miembros de la familia como
el responsable de asumir el cuidado del enfermo, sin que generalmente haya
llegado a desempeñar ese papel por un acuerdo explícito de la familia.
La persona que asume ese rol de cuidador ha de hacer frente a una gran cantidad de tareas, que desbordan con frecuencia sus posibilidades reales. Es
más, esas tareas y demandas son continuamente cambiantes, de modo que
lo que sirve hoy (por ejemplo, acompañar al familiar a dar un paseo por la
calle), puede ser totalmente inútil mañana (por producirse una reducción
más o menos brusca en la movilidad que lo confina dentro del hogar), haciendo precisa una readaptación de la rutina diaria. Y todo ello en un contexto en
el que la carga emocional es importante, ya que no es fácil ver el deterioro y
las dificultades continuas de un ser querido.
Los distintos problemas que el cuidador tiene, son no sólo frecuentes, sino
también muy variados. A parte de las dificultades relacionadas con el cuidado
personas mayores ••• 149
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
de su familiar mayor, el cuidador tiene que hacer frente a conflictos familiares
y de pareja, problemas laborales, problemas económicos, aislamiento social,
disminución del tiempo de ocio, etc.
El estar sometido a todos estos estresores puede resultar que numerosos cuidadores experimenten problemas emocionales, amén de problemas físicos. De
hecho, los cuidadores presentan en muchas ocasiones altos niveles de sobrecarga emocional, es decir, se sienten desconcertados, quemados, atrapados,
agotados, sin fuerzas para continuar... Sienten que la situación de cuidado
supera y sobrepasa las habilidades que se tienen para hacerla frente de manera adecuada. Pero más allá de esta sensación subjetiva de sobrecarga, un
55% de los cuidadores desembocan en cuadros de depresión leve, moderada
o grave, y un 42% en problemas de ansiedad. Quizás por ello un 38,4% de los
cuidadores de nuestro entorno consumen algún tipo de psicofármaco (generalmente ansiolíticos), y el 70% de los que lo hacen comenzaron la ingesta
siendo cuidadores.
Una gran preocupación, especialmente en los cuidadores más mayores, es
que su salud no empeore, dificultando el poder seguir cuidando de la mejor
manera posible a su familiar con demencia. Pero una cosa son los deseos
de los cuidadores de tener una buena salud y otra, a veces bien diferente, es
la salud que realmente presentan. De hecho su salud física se encuentra en
numerosas ocasiones deteriorada, presentando numerosos problemas osteomusculares, fracturas y esguinces, trastornos del sueño.
Ante esta constelación de problemas que suelen presentarse el resto de familiares distintos del cuidador principal en ocasiones están pendientes de él
para ayudarle, animarle, sustituirle, etc. Pero no siempre los familiares están
ahí para apoyar al cuidador sino que pueden incluso suponer una fuente de estrés añadido cuando discuten con él, se desentienden del mayor con
demencia, etc.
Quizás por ello los profesionales de la salud con los que están en contacto los
cuidadores suponen un esencial grupo de apoyo y ayuda. Los profesionales
del ámbito socio-sanitario pueden no sólo resolver las dudas que tengan respecto al cuidado y evolución del enfermo o dar información sobre los recursos
asistenciales comunitarios, sino que también en ocasiones se convierten en
las personas con las que los cuidadores pueden desahogarse, comentándoles
sus múltiples preocupaciones y problemas.
Aunque no se debe tampoco olvidar que algunos de los cuidadores sobrecargados física y emocionalmente en lugar de ver al profesional socio-sanitario
como una apoyo y ayuda lo ven como un “enemigo”. Así, creen que ellos
son los únicos que realmente conocen la situación (la suya propia y la de su
150 ••• personas mayores
Familia y cuidadores
familiar con demencia), discuten los informes, consejos y prescripciones de
los profesionales, e incluso se enfrentan verbal o legalmente con los profesionales.
Con todo, son los menos, los cuidadores que litigan con los profesionales
socio-sanitario, y los más, los que se sienten escuchados y ayudados por ellos,
demostrando un gran agradecimiento a los mismos.
APOYO Y AYUDA A LOS CUIDADORES
Dada la importante contribución que realizan los cuidadores de personas
mayores con demencia, resulta esencial evitar que se quemen, que se agoten.
Una estrategia para conseguirlo sería eliminar la situación (esto es, terminar
con el cuidado), pero esto no siempre es posible, y en ocasiones tampoco es
ni lo deseado por los cuidadores ni lo deseable para las personas con demencia a las que cuidan. Por ello, el objetivo ha de ser, en la mayoría de los casos,
permitir a los cuidadores desempeñar su rol en las mejores condiciones posibles, tanto para ellos mismos como para los familiares con demencia a los que
prestan su ayuda.
Al profesional socio-sanitario le caben varias opciones tratando de ayudar
al cuidador sobrecargado o de prevenir en él la aparición de los problemas
antes descritos (ansiedad, depresión, sobrecarga emocional): a) dar información al cuidador, b) escuchar sus problemas y c) tratar de ofrecer estrategias
de afrontamiento adaptativas de los mismos.
No siempre el cuidador de personas mayores con demencia será consciente
de su problemática emocional. No siempre el cuidador reconocerá su necesidad de manejar adecuadamente el estrés al que se ve sometido. No obstante
el profesional socio-sanitario con el que está en contacto será quien más objetivamente reconozca su problemática y quien mejor puede tratar de ayudarle
a manejar sus problemas.
Ofrecer información
Los profesionales socio-sanitarios, especialmente los trabajadores sociales,
conocen mejor que nadie los recursos asistenciales comunitarios existentes
para suplir temporal o parcialmente las funciones de los cuidadores informa-
personas mayores ••• 151
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
les. Los profesionales pueden informar de los denominados “servicios de respiro” (esto es, centros de día, servicios de ayuda a domicilio, estancias temporales en residencias,…) bien porque hay una consulta de los cuidadores o bien
porque les parece que serían positivo para el cuidador que tienen delante.
El objetivo último de estos recursos es que los cuidadores puedan disponer de
forma programada de tiempo libre de respiro, para realizar actividades lúdicas, sociales o de otro tipo que no pueden hacer habitualmente. De este modo
se intenta, en el largo plazo, contribuir a evitar o al menos retrasar la institucionalización permanente del mayor dependiente.
Los recursos asistenciales comunitarios, además de ser escasos, son poco
conocidos por los cuidadores. Pero con todo, incluso cuando los servicios son
conocidos o están al alcance de los cuidadores, su utilización sigue siendo
escasa. Es más, en nuestro entorno el apoyo formal de respiro (especialmente
los centros de día y las estancias en residencias) es en la mayoría de las ocasiones una respuesta ante una situación crítica (como un último recurso o
cuando no queda más remedio), en lugar de ser una medida preventiva, convirtiéndose así en una ayuda que resulta insuficiente y que llega en muchos
casos demasiado tarde.
En general los recursos asistenciales comunitarios, en sus diversas opciones,
son muy apreciados por los cuidadores, que cuando los disfrutan están bastante satisfechos con ellos, percibiendo además que les ayuda a ganar control
sobre sus vidas. Paradójicamente, salvo en contadas excepciones, estos servicios no suelen conseguir una reducción significativa del malestar emocional
de los cuidadores.
Por otra parte, el profesional siempre puede informar o poner en marcha programas educativos, es decir, proporcionar información, de forma progresiva
y estructurada, sobre la demencia, sus consecuencias y el manejo de los diversos problemas asociados al cuidado de quienes padecen esta enfermedad.
Muchas veces la persona que atiende a un enfermo no conoce claramente el
impacto que la demencia tiene en la conducta de su familiar. Puede que el
cuidador espere que el paciente haga cosas que él/ella sólo puede hacer parcialmente.
Algunos cuidadores pueden estar confundidos con respecto a que el familiar
puede hacer algunas cosas bastante bien, pero no es capaz de hacer otras. La
persona que cuida a un enfermo a veces piensa que la pasividad del enfermo
o cuando él/ella no quiere hacer las cosas por su propia cuenta es porque él/
ella quiere o desea enfadar o molestar al cuidador (ejemplo: “Yo creo que lo
esta haciendo a propósito para enfadarme”, “Se que él podría cambiar si qui-
152 ••• personas mayores
Familia y cuidadores
siera”, “No sé porqué ahora no recuerda lo que acaba de hacer si puede recordar perfectamente lo que ocurrió hace veinte años”).
Los formatos de aplicación de los programas educativos son variados, aunque por lo general los programas educativos tienen un tiempo de aplicación
limitado (entre 6 y 10 semanas). En la mayoría de las ocasiones se realiza en
grupos: varios cuidadores asisten a reuniones donde diversos profesionales
(médicos, enfermeras, trabajadores, sociales,…) les informan sobre la problemática de sus familiares. Estas reuniones pueden complementarse con lecturas, materiales audiovisuales, o incluso una persona de contacto con la que
se pueden discutir esos materiales. A pesar de la amplia difusión de este tipo
de programas educativos, hoy por hoy no se ha comprobado su eficacia. No
obstante, los datos parecen indicar que logran un incremento significativo en
el conocimiento del cuidador sobre el desarrollo de la enfermedad del familiar
y en su sentimiento de competencia.
Los efectos detectados en la reducción del malestar de los cuidadores son en
todo caso modestos. Pero, es más, en algunos casos este tipo de programas
puede generar tensiones, en lugar de reducirlas, pues suelen incluir informaciones sobre problemas que no atañen aún a la persona a la que se cuida,
anticipando así problemas que en ocasiones no se van a producir nunca, y
ofreciendo una visión negativa de la evolución de la enfermedad, a la vez que
se hace excesivamente patológica, la condición de cuidador (informando únicamente de los problemas que parece que necesariamente va a experimentar
como aislamiento, depresión, ansiedad, ira…). De hecho, se ha constatado
que el mejor conocimiento sobre la demencia del mayor no correlaciona con
un menor malestar emocional del cuidador.
Escuchar sus problemas
Muchos cuidadores sienten necesidad de ventilar sus problemas. No es saludable para el bienestar emocional de los cuidadores que éstos, se guarden
para sí todos sus problemas (sin poder comentarlos con nadie, “tragándose”
para sí todas sus dificultades, guardándose las cosas por dentro hasta explotar), pero también es verdad que si los cuidadores tan sólo se desahogan,
diciendo lo mal que se encuentran, no están solucionando sus problemas.
Que los cuidadores se desahoguen con familiares y conocidos no ayuda a
desarrollar estrategias que solucionen los problemas, no ayuda a controlar la
situación, sino que en la mayoría de las ocasiones no hace sino reforzar esos
sentimientos desagradables presentes en ellos. Cuando los cuidadores cuentan a las personas cercanas lo mal que se encuentran, éstas en la mayoría de
personas mayores ••• 153
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
los casos les dirán que están en lo cierto, que su situación atendiendo a un
familiar con demencia es dramática, tremendamente difícil y agotadora... De
esta manera contribuyen a mantener el malestar que siente cuidador, dificultan la resolución de problemas o el disfrute con su actividad como cuidador.
Por todo ello el profesional socio-sanitario conviene que no refuerce los sentimientos desagradables del cuidador cuando le escuche. Conviene comprender, escuchar y apoyar a los cuidadores sin trasmitir la idea de que sentirse
emocionalmente mal es lo único que pueden hacer.
El profesional socio-sanitario puede escuchar en su consulta o lugar de trabajo de manera individual a los cuidadores pero también puede organizar
grupos de escucha, grupos de “iguales” para ayudarse unos a otros. Son los
denominados grupos de ayuda mutua, que serán abordados en otro capítulo
de esta monografía.
Ofrecer estrategias de afrontamiento adaptativas
El profesional socio-sanitario además de ofrecer información y escuchar al
cuidador de un familiar con demencia puede ofrecerle estrategias de afrontamiento para manejar adecuadamente la problemática a la que se enfrenta. Se
trata de conseguir la mejor adaptación posible del cuidador a su situación. Se
pretende conseguir un mejor estado emocional y un menor sufrimiento personal, a través de la modificación de conductas, pensamientos y emociones
desadaptativas.
De acuerdo con los resultados de los trabajos previos sobre los factores asociados al malestar de los cuidadores, parece altamente aconsejable facilitar a los
cuidadores el aprendizaje de técnicas concretas que les ayuden a manejar los
problemas emocionales que conlleva el papel de cuidador.
Así por ejemplo, conviene insistir a los cuidadores para que incrementen sus
actividades gratificantes o placenteras. Conviene incrementar el tiempo que
el cuidador tiene para sí mismo, y aumentar su vida social ya que está comprobado que una manera de mejorar el estado de ánimo es realizar actividades agradables. Se trata de identificar actividades agradables (cada cuidador
tiene las suyas propias) y definir aquellas que se pueden incrementar, señalando cuando se llevarán a cabo.
Las actividades agradables no son sólo actividades extraordinarias, como ir
de vacaciones a un lugar lejano, sino que pueden ser actividades cotidianas.
154 ••• personas mayores
Familia y cuidadores
Normalmente el cuidador necesitará dejarse ayudar por otros para tener
tiempo para él. Ciertamente no siempre el cuidador tiene la ayuda necesaria
por parte del resto de los familiares o a veces no la tiene en el momento oportuno, pero en ocasiones no se utilizan todos los recursos de los que se dispone.
Conviene convencer al cuidador a dejarse ayudar por otros que posiblemente, no lo harán “tan bien” como él. Es verdad que el cuidador principal suele
tener un “sexto sentido” para entender al familiar, para hablar con él y para
saber lo que hay que hacer, pero también él necesita ayuda para descansar y
conservar sus fuerzas.
Los pensamientos de los cuidadores son esenciales a la hora de comprender su problemática. Por ello conviene que los profesionales socio-sanitarios
fomenten en los cuidadores un control de sus pensamientos, para que estos
realicen un análisis objetivo de los acontecimientos y sentimientos que en
ellos se generan. Dar vueltas constantemente a las cosas, tener pensamientos negativos, pensar que tiene la culpa de todo, sacar conclusiones a partir
de unos pocos datos…, no ayuda a encontrarse bien, ni a encontrar una solución al problema.
Estas estrategias pueden ser fomentadas dentro de un ámbito más estructurado y profesional como es el de las intervenciones psicoterapéuticas, éstas tiene
una serie de estrategias de control del estrés como son:
Entrenamiento en control respiración: enseña a controlar los niveles de
activación fisiológica en situaciones de estrés. Enseña a practicar la respiración abdominal con un ritmo adecuado de inspiración-espiración, proporciona una respuesta antagónica al estrés ya que provoca un estado de hipoactivación (disminución de ritmo cardíaco, de la expulsión de CO2…) y una sensación subjetiva de relajación y bienestar.
Entrenamiento en comunicación asertiva: mejora la competencia en la
interacción con los demás del cuidador, siendo importante saber pedir ayuda
cuando se necesita, y aprender a aceptar los apoyos que los demás les pueden
ofrecer. Se trata de percibir y responder de forma adecuada a los demás, evitando ser pasivo o agresivo, respetando a la otra persona, sin renunciar a su
propio punto de vista.
Entrenamiento en solución de problemas: fomenta un análisis objetivo del problema que conduce a la utilización de estrategias de afrontamiento
adaptativas a cada situación. Se propone seguir cuatro etapas ante los problemas: 1) definir el problema, 2) identificar o generar el mayor número posible
de alternativas, 3) toma de decisiones y 4) puesta en práctica y verificación
de la solución.
personas mayores ••• 155
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
Entrenamiento en mejora de la autoestima: trata de mejorar el autoconcepto. Importa, desarrollarla de la manera más positiva y realista posible
y que nos permita descubrir nuestros recursos personales (para aprender a
utilizarlos adecuadamente) así como nuestras deficiencias (para aceptarlas y
superarlas en la medida de nuestras posibilidades).
Las intervenciones psicoterapéuticas son las que consiguen mejores efectos
en la reducción de la sintomatología y la mejora del estado emocional de los
cuidadores. Los efectos conseguidos en la mejora del malestar emocional son
moderados. No obstante, dado que cuidar es un estresor crónico cuya presencia se mantiene durante y después de la intervención, no es de extrañar que
sea difícil modificar el malestar. Quizás los tratamientos con cuidadores consiguen un buen resultado manteniendo los niveles de malestar previos y que
no aumenten.
AYUDA MUTUA: ASOCIACIONES DE FAMILIARES DE ENFERMOS
QUÉ ES LA AYUDA MUTUA
La ayuda mutua forma parte de la naturaleza del ser humano, a través de la
ayuda mutua se busca compartir, confiar diversas situaciones por las cuales se atraviesa a lo largo de la vida (tristeza, miedos, inseguridades…). Es
decir, siempre que se está ante una situación de miedo, estrés, inseguridad,
desconcierto, se necesita buscar a otras personas que estén atravesando por
esa misma situación, de modo que el estrés percibido ante esa situación, disminuya a medida que se comparte. De esta manera surge en 1935 el grupo
de autoayuda más conocido en todo el mundo “Alcohólicos anónimos” y a
partir de 1970 aparecen en toda Europa, en forma de asociaciones como respuesta a las necesidades derivadas de las crisis socioeconómicas y de la falta
de respuesta a las necesidades no cubiertas por los sistemas de salud.
La falta de respuesta completa, por parte de la administración y el desconocimiento ante una enfermedad desconocida por aquel entonces, surgen las asociaciones de familiares de enfermos, como la de Madrid (AFALcontigo) que
en 1989 se unieron para compartir sentimientos, alegrías, tristezas y esperanzas, en torno a la Enfermedad de Alzheimer. Al año siguiente se creó la
Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer de Madrid, tras ella vino
Barcelona y Bilbao. Hoy existen sólo en España cerca de 500 Asociaciones de
Enfermos de Alzheimer.
156 ••• personas mayores
Familia y cuidadores
Se puede decir entonces que la ayuda mutua es el intercambio entre dos o
más personas, con resultados positivos para su propia salud y con repercusión en el bienestar social de la comunidad.
¿POR QUÉ PERTENECER A UNA ASOCIACIÓN?
La ayuda mutua evoluciona con la historia de la humanidad, adoptando diferentes formas según el momento histórico y circunstancias sociales y culturales. En la actualidad, cada vez son más las personas que se asocian a grupos
de ayuda mutua. Las razones por las que es útil conocer, y entrar en contacto
o formar parte de un “Grupo de Ayuda Mutua” o de una “Asociación de afectados” pueden ser:
• Las enfermedades crónicas e incapacitantes requieren esfuerzos para el
mantenimiento del tratamiento que los afectados no pueden realizar sin
apoyo
• El aislamiento social, no facilita la mejoría ni incrementa su calidad de
vida
• Las personas que sufren los mismos problemas de salud, tienen más posibilidades de resolverlos, suplirlos e integrarse si actúan juntos, solidariamente,
aunando esfuerzos y voluntades
Por estas razones, en la Comunidad de Madrid, como en otros países de
nuestro entorno, existen redes de Asociaciones, Grupos de Ayuda Mutua
y Organizaciones de Voluntarios en relación a la salud que trabajan con
ahínco para mejorar la calidad de vida y contribuir en lo posible a la rehabilitación, reivindicando integración e igualdad de condiciones con el resto
de la población.
Los Grupos de Ayuda Mutua, pueden ser muy variados porque se constituyen
en función de diferentes intereses, apareciendo así:
• Los creados en torno a problemas originados por una enfermedad de larga
duración, como enfermedades cardíacas, Enfermedad de Párkinson, Enfermedad de Alzheimer, Enfermedad Celíaca, neoplasias, diabetes, asma, etc.
• Los creados en torno a problemas de adicción: alcohol, drogas, juego...
• Los creados a causa de problemas de rechazo social
En los Grupos de Ayuda Mutua cooperan las personas que padecen directamente el problema y quienes lo sufren indirectamente como familia o amigos.
personas mayores ••• 157
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
¿PARA QUÉ SIRVEN?
Sirven para favorecer la sensibilización y comprensión social hacia las personas que lo sufren, para buscar recursos de apoyo, para mejorar el conocimiento que tiene la sociedad del problema y en ocasiones ejercen una función
relacionada con la prevención de enfermedades y la educación para la salud.
Por el contrario existe un número importante de ciudadanos que por desinformación y desconocimiento no se han incorporado a alguno de los programas de ayuda mutua existentes. Es preciso por ello mejorar los procesos de
comunicación externa entre las instituciones públicas, los Grupos, Asociaciones y los Medios de Comunicación Social.
OBJETIVOS Y FUNCIONES DE LAS ASOCIACIONES
Facilitar e intercambiar información: estimular el intercambio de experiencias y conocimientos entre los miembros. Se pueden valorar los conocimientos sobre nuevas formas de tratamiento o recibir información sobre un
problema concreto, que puede adquirirse invitando a “expertos” al grupo de
ayuda mutua. Gracias al intercambio de experiencias se suavizan problemas. Además a través de la información que se recibe se conocen contactos y
recursos. La información al público puede ser útil a las personas que se hallan
en la misma situación y no gozan del soporte de un grupo, porque desconocen su existencia para ponerlos en contacto. También es importante dar a
conocer al conjunto de la población las necesidades especiales de los afectados: como hacen los disminuidos físicos cuando piden la supresión de barreras arquitectónicas.
Apoyo emocional entre sus miembros: por apoyo emocional entendemos
saber escuchar y ver a otro que sufre un problema parecido o más grave. Este
apoyo se da durante las reuniones del grupo, pero muchas veces también fuera del grupo, hablando por teléfono, por carta...
Prestación de servicios: en alguna ocasión el grupo presta unos servicios
determinados a sus miembros. Por ejemplo organización de colonias para
niños diabéticos. Estos servicios los pueden ofrecer los miembros del grupo
o bien crear un centro de servicios atendido por voluntarios o por personal
retribuido.
Organización de actividades sociales: un grupo puede reunirse para
jugar a las cartas, ir a una cafetería, etc. Las reuniones, pretenden romper el
aislamiento de muchas persones con enfermedades crónicas, que sin este estimulo, no saldrían de casa.
158 ••• personas mayores
Familia y cuidadores
Defender intereses y presionar: el objetivo del grupo es defender sus intereses y hacer presión social. La falta de cobertura de ciertas necesidades, hace
que un grupo pueda emprender acciones para darse a conocer a las autoridades y a la opinión pública de diferentes formas (petición formal a la autoridad
pertinente, hasta manifestarse)
ASOCIACIÓN NACIONAL DEL ALZHEIMER (AFALcontigo)
Fruto de los grupos de ayuda mutua formado por siete familias, surge AFAL
en 1989, bajo el lema “TU ENFERMO CUENTA CONTIGO, TÚ CUENTAS CON
NOSOTROS”, tiene como misión apoyar a la investigación biomédica que
busca las causas del Alzheimer y otras demencias y procurar la mejor calidad
de vida para el enfermo y su familia cuidadora. Desde AFAL se desarrolla la
labor de apoyo al enfermo y a su familia en torno a lo que podríamos denominar las cuatro patas de la mesa asociativa, INFORMACIÓN, FORMACIÓN,
ASESORAMIENTO Y APOYO a los familiares y a las personas próximas a los
enfermos, así como a la REPRESENTACIÓN del colectivo de afectados por el
Alzheimer u otras demencias.
INFORMACIÓN
FORMACIÓN
APOYO
ASESORAMIENTO
Para llevar adelante estos propósitos, AFAL programa anualmente, para sus
socios, una serie de actividades, como:
Actividades de información y difusión: cuando la familia acude por vez
primera a la asociación, recibe la información, aspecto desarrollado a través del departamento de trabajo social y del departamento de comunicación,
(revista, folletos…). En esta primera cita se analiza la situación de la familia y
se pasa a la inclusión de la misma en los diversos programas de apoyo. A continuación se exponen alguna de las actividades de información desarrolladas
a lo largo del año:
personas mayores ••• 159
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
• Asesoría personalizada, por parte del departamento de Trabajo Social
• Charlas y conferencias
• Congresos y jornadas
• Eventos y conmemoraciones
• Línea editorial, de libros de interés para familiares y profesionales
• Revista ALZHEIMER, de carácter trimestral
• Información a través de la página web
Actividades de apoyo al enfermo y al cuidador: las actividades de apoyo son el pilar fundamental de la asociación. Para dar y recibir apoyo dentro
del colectivo Alzheimer, nació esta Asociación. Por ello se trata de desarrollar numerosos programas de intervención psicosocial y sociosanitaria con la
familia y directamente con el enfermo de Alzheimer, se convierte en un banco
de pruebas de experimentación de nuevas formas de ayuda y en un centro de
servicios con los más expertos profesionales. Algunas actividades para familiares y enfermos son las siguientes:
• Asistencia psicológica al cuidador (grupal o individual)
• Programa “Descanso dominical”
• Programa deportivo
• Asesoría jurídica
• Asesoría médica
• Programa de voluntariado AFAL
• Red G.A.M.A. (Grupos de Ayuda Mutua por Barrios)
• Mediación de conflictos familiares
• Almacén de Ayudas Técnicas
• Estancias en centros de día
• Ayuda a domicilio
• Programa de Ocio y Encuentro
• Valoración de resistencias
Actividades de formación: cuando una familia se enfrenta por primera vez
al diagnóstico de Enfermedad de Alzheimer en uno de sus miembros, necesita aprender a vivir con una enfermedad que puede ser larga y que, seguro,
será penosa de sobrellevar. Cuando un profesional de la salud o el cuidador se
acerca al enfermo de Alzheimer, necesita conocer las especiales características del trato a un paciente con demencia. AFAL proporciona cursos y talleres
160 ••• personas mayores
Familia y cuidadores
para que la actuación de unos y otros incorpore todo el conocimiento actual,
fruto de la experiencia:
• Cursos para cuidadores familiares
• Cursos para cuidadores profesionales
• Cursos para voluntarios
• Talleres monográficos
Actividades de representación y defensa de intereses de enfermos y
familiares: la asociación nunca debe perder su carácter reivindicativo ante
los problemas y necesidades del colectivo que representa, ante las distintas
administraciones (cuarta pata de la mesa de la asociación AFAL).
GRUPOS DE AYUDA MUTUA: PROGRAMA DENTRO DE LA
ASOCIACIÓN
En AFAL los grupos de ayuda mutua tratan de potenciar la cercanía en un
municipio tan grande como es Madrid. Por lo tanto los grupos de ayuda
mutua de AFAL estarían formados por familiares de enfermos de Alzheimer
que viven en un mismo barrio o distrito municipal, se reúnen generalmente en un centro de salud y forman entre sí una red coordinada desde AFAL y
dirigido por un familiar con experiencia elegido entre sus componentes.
El objetivo es facilitar la reunión de personas que viven cerca unos de otros,
que tienen el mismo problema, que necesitan la misma información y apoyo,
y que pueden ayudarse mutuamente y sentirse comprendidos, transmitiéndose experiencias y consejos relativos al cuidado de un enfermo de Alzheimer
en el seno de la familia. Los GAMA, funcionan de las siguientes formas:
De tú a tú: A veces la ayuda es individual, de una persona a otra con el mismo problema, sea por trato personal, o telefónico.
Encuentros informales: contactos espontáneos de personas afectadas por
una enfermedad o de sus familiares, en salas de espera, en centros de tratamiento, etc.
Reuniones de grupos: los afectados por la enfermedad se reúnen en ausencia de un profesional, a no ser que alguien lo solicite en una determinada
reunión. Entre ellos encuentran comprensión y apoyo, y al no estar dirigidos
por alguien externo al grupo, se responsabilizan del control de su salud y se
sienten más autónomos.
personas mayores ••• 161
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
En la Comunidad de Madrid, existen 16 Grupos de Ayuda Mutua distribuidos
en los siguientes distritos:
CIUDAD LINEAL
SAN BLAS
SIMANCAS
CANILLEJAS
CARABANCHEL
EMBAJADORES
LATINA
RETIRO
CHAMARTIN
CHAMBERI
POZUELO
LAS ROZAS
USERA
TETUÁN
Los objetivos en este año para el Programa de la Red GAMA son: Mantenimiento de los grupos de ayuda mutua existentes, Expansión de la Red Gama
con la formación de nuevos grupos y Aportar a los grupos actividades formativas por parte de distintos profesionales de la salud para facilitarles el cuidado del enfermo.
Para que los grupos sigan adelante, es necesario que estén dirigidos por un
profesional de la Asociación que facilite los encuentros, consiguiendo el espacio físico y la atención a todas las necesidades que se consideren necesarias
(reuniones con los trabajadores sociales de centros de salud, entrevistas individuales con miembros de los GAMA para tratar su caso de manera personal…).
162 ••• personas mayores
Familia y cuidadores
Bibliografía
- Cox, C. (1997). Findings from a statewide program of respite care: A comparision of
service users, stoppers, and nonusers. Gerontologist, 37, 511-517.
- Crespo, M. y López, J. (en prensa). Guía práctica para la mejora del estado emocional en
cuidadores. Madrid: Pirámide.
- Crespo, M., López, J., Gómez, M. M., & Cuenca, T. (2003). ¿El cuidador descuidado? JANO,
65, 516-517.
- Crespo, M., López, J., y Zarit, S. (2005). Depression and anxiety in primary caregivers:
a comparative study of caregivers of demented and nondemented older persons.
International Journal of Geriatric Psychiatry, 20, 591-592.
- Gallagher, D. E. (1985). Intervention strategies to assist caregivers of frail elders:
Current research status and future directions. En M. P. Lawton y G. Maddox (Eds.),
Annual Review of Gerontology and Geriatrics (Vol. 5, pp. 249-282). Nueva York: Springer.
- IMSERSO. (2005). Cuidados a las personas mayores en los hogares españoles. El entorno
familiar. Madrid: IMSERSO.
- Kiecolt-Glaser, J. K. y Marucha, P. T. (1995). Slowing of wound healing by psychological
stress. Lancet, 346, 1194-1196.
- López, J. (2005). Entrenamiento en manejo del estrés en cuidadores de familiares
mayores dependientes. Tesis doctoral. Universidad Complutense de Madrid, Madrid.
Disponible en http://cisne.sim.ucm.es
- Schulz, R. (Ed.) (2000). Handbook on dementia caregiving. Evidence-based interventions
for family caregivers. Nueva York: Springer.
- Sörensen, S., Pinquart, M., y Duberstein, P. (2002). How effective are interventions with
caregivers? An updated meta-analysis. Gerontologist, 42, 356-372.
- Fundación La caixa.Manual Práctico para la elaboración de Asociaciones de Alzheimer.
Editado por Fundación La Caixa. Barcelona. 2001.
- Casado, D. Acción Social y Servicios Sociales, en Juárez, M., Casado, D., eds. V informe
Sociológico sobre la situación social en España. Sociedad para todos en el año 2000.
Madrid, Fundación Foessa.
- Comunidad de Madrid. Consejería de Sanidad. Dirección General de Salud Pública.
Directorio de asociaciones de ayuda mutua y salud. Madrid, Comunidad de Madrid,
Consejería de Sanidad, Dirección General de Salud Pública, 1999.
- Gallardo, C. Los grupos de ayuda mutua en la Comunidad de Madrid. Perspectiva de los
médicos de Atención Primaria. Madrid, Tesis doctoral, 2001.
- Gracia Fuster. E. El apoyo social en la intervención comunitaria. Barcelona, Eds. Paidós
Ibérica,1997.
personas mayores ••• 163
13
Recursos asistenciales en las demencias
RECURSOS ASISTENCIALES COMUNITARIOS.
PLAN ESTRATÉGICO FRENTE AL ALZHEIMER
Envejecer no equivale a la pérdida de las facultades intelectuales. La capacidad mental puede incluso ser brillante con el aumento de la edad, mientras
que va disminuyendo el rendimiento de los sentidos corporales y la funcionalidad orgánica. En tanto que la rapidez para aprender y captar nuevos contenidos es propia del cerebro joven.
La importancia de la demencia en nuestra sociedad actual viene dada por
el progresivo envejecimiento que la población ha ido alcanzando. A principios del siglo XX se contaba con una esperanza de vida al nacer de aproximadamente 34 años, y sólo 100 años después, a principios del siglo XXI,
se ha alcanzado los 80 años en los países industrializados. Consecuencia de
ello, tenemos como resultado el aumento de la incidencia de enfermedades
que causan gran invalidez y dependencia en edades avanzadas como son las
enfermedades neurodegenerativas, entre las que podemos encontrar la enfermedad de Alzheimer. Incluso no es raro su presentación progresiva en la edad
adulta de la vida, alrededor de los 50 años.
La Enfermedad de Alzheimer presenta una evolución muy variable. Mientras
que unos casos presentan en un curso muy rápido, menor a 1 año), en otros,
el deterioro se prolonga más de 10-12 años. Los pacientes pueden vivir, un
promedio, aproximadamente de ocho años tras el diagnóstico, en ese tiempo,
presentan síntomas cognitivos y no cognitivos, teniendo especial repercusión
los trastornos de conducta y la dependencia como desencadenantes de sobrecarga familiar.
personas mayores ••• 165
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
El cuidado de un enfermo con demencia/Alzheimer es un proceso largo y agotador. Que exige que las familias desarrollen en el día a día un cuidado del
paciente, no solo apoyando en la realización de las actividades de la vida diaria sino que se convierten también en un referente funcional y emocional de
éstos. Es necesario poder identificar signos de alarma relativos a la sobrecarga de los cuidadores para poder proporcionar la ayuda adecuada a los familiares, tanto en el sentido de promoción de conocimientos relativos a la enfermedad y a los cuidados que el enfermo requiere, como de apoyo psicológico y
emocional, que permita preservar al cuidador de un posible decaimiento físico y mental consecuencia de un cuidado tan prolongado. Pudiendo mantenerse incluso las consecuencias físicas y psicológicas tras el fallecimiento del
enfermo.
Por todo esto, el manejo de las personas mayores con demencia, requiere una
valoración desde el punto de vista médico, psicológico, funcional y social,
antes de llevar a cabo una intervención terapéutica, ya sea farmacológica o
no farmacológica.
RECURSOS ASISTENCIALES COMUNITARIOS
Los responsables del desarrollo y potenciación de los distintos recursos asistenciales, ya sea a nivel Local, Regional o Estatal, han de tener en cuenta a
los distintos actores que determinan la atención del enfermo, hasta ahora nos
hemos referido al apoyo del cuidador familiar, pero no podemos olvidar las
necesidades de formación y apoyo de los profesionales y técnicos que atienden a estos enfermos ya sea en su domicilio, como en una institución (centro
de día, centro residencial...).
Dado la estrecha interrelación de las distintas fases de la enfermedad y las
necesidades de cuidados por las que va pasando tanto el enfermo como el cuidador, ya sea familiar o profesional, sería necesario hablar, no de respuestas
aisladas sino de disponibilidad de recursos de forma continuada, sin que el
enfermo padezca la disrupción institucional, y podamos alcanzar una atención gradual y continuada desde el área sanitaria y social, y desde un ámbito
local y regional. Sería óptimo poder establecer una red continuada de cuidados gradual y progresiva:
PRIMER ESCALÓN: puedan participar las Asociaciones de familiares de
Enfermos de Alzheimer, conocedores directos del problema, apoyados por
voluntarios y técnicos que lleven un trabajo de acercamiento, información
y difusión de todos aquellos conocimientos que precisa la familia en el pri-
166 ••• personas mayores
Recursos asistenciales en las demencias
mer momento que se enfrenta a un diagnóstico como este, considerado como
fatal. Esta información podría facilitar y orientar a la familia a solicitar un
recurso, ya sea de apoyo en la atención en el domicilio o a nivel de una atención que requiere una mayor especialización.
SEGUNDO ESCALÓN: tenemos las distintas puertas de entradas a los Sistemas; Social (Servicios Sociales Municipales y Regionales) y Sani­tario
(Atención Primaria de Salud y Atención Especializada).
ÁMBITO SANITARIO
El diagnóstico de cualquier demencia, en general, se debe efectuar a nivel de
Atención Especializada, bien sea extra-hospitalaria u hospitalaria. En ello
intervienen básicamente varias especialidades como neurología, geriatría,
psiquiatría y medicina interna. Es deseable, no constituir ningún cisma a
cerca de qué especialidad, es a la que corresponden estos pacientes; si bien es
verdad que el seguimiento continuado durante todas las fases de la enfermedad, la interacción con la familia y con el entorno en el que se desenvuelven,
requiere un abordaje tan integral que constituye la esencia y razón de ser de
la Geriatría.
Es necesario aumentar la accesibilidad y hacer un esfuerzo mayor en recortar las listas de espera para establecer el diagnóstico. Al mismo tiempo, en
este ámbito es necesario incrementar la dotación de recursos, especialmente geriátricos, ya que no todas las áreas sanitarias ni hospitales presentan al
menos un dispositivo de Atención geriátrica. Han de impulsarse la creación
de unidades específicas que reciben distinta nominación como “Unidades de
Memoria o de Demencias, etc.”
Una vez efectuado el diagnóstico, el seguimiento diario del proceso, recae
sobre Atención Primaria de Salud. Por ello en éste ámbito se precisa disponer
de protocolos de detección precoz, evaluación, intervención y derivación de
los pacientes con demencia, así como incrementar los recursos asistenciales
que permitan una asistencia domiciliaria a este tipo de pacientes. Sería deseable contar con un equipo multiprofesional consultor en cada Área Sanitaria,
que abarque la valoración, tratamiento y seguimiento del paciente en las distintas fases de la enfermedad. Los planes de formación continuada, han de
contar con esta área temática entre las preferenciales, de forma que capacite
y cualifique a los profesionales.
La coordinación y derivación entre Atención primaria y especializada debería estar mucho más estructurada y ser más ágil y dinámica. Una atención de
personas mayores ••• 167
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
calidad al paciente con demencia, precisa de una relación fluida y bien establecida, entre ambas.
En cuanto a la información que se emite al cuidador o a la familia del paciente con demencia debiera ser más minuciosa, adaptada a la intensidad de la
demencia y a las posibles variables familiares. Esta información debería ser
posible realizarla tanto a nivel comunitario como especializado, por médicos,
enfermeras o psicólogos, según el contexto y el nivel evolutivo del enfermo.
Aunque quizá el ámbito ideal para esta información podría ser atención primaria, desplazar todo el problema de la atención del paciente con demencia a
la atención primaria no es sencillo.
ÁMBITO SOCIAL
Los recursos sociales son herramientas o instrumentos puestos al servicio de
los procesos de intervención social, para intentar apoyar en momentos de crisis
o problemática social, bien sea individual, grupal o comunitaria. Es decir, los
recursos sociales se aplican tras un diseño de intervención social, y como respuesta a unos objetivos planteados. Los recursos sociales no pueden aplicarse
sin un estudio previo, al igual que el médico prescribe sin diagnóstico previo.
El/La Trabajador/a Social ha de realizar un estudio de la problemática presentada, realizar una valoración, un diagnóstico y un pronóstico social. El técnico
social y la persona o familia que se encuentra en un proceso de dificultad social
han de consensuar la problemática y los recursos adecuados a aplicar.
¿Es necesaria tanta demora para un recurso (Centro de Día o Residencia)?
La necesidad de realizar un diagnóstico social, no debe llevar a una demora
excesiva para la gestión de un recurso (Residencia, Centro de día o cualquier
otro). Ha de quedar claro que los recursos para estos enfermos han de ser gestionados de manera ágil y rápida en el tiempo. En la mayoría de los casos la
familia sabe lo que quiere, ya que la decisión de acudir a los Servicios Sociales
para solicitar un recurso de atención a un enfermo de Alzheimer, suele ser un
proceso de discusión y consenso familiar importante previo. No tiene sentido
solicitar a las familias documentos, muchos de los cuales ya obran en poder
de la propia administración. Los trabajadores sociales y las administraciones correspondientes debemos hacer un esfuerzo en disminuir la burocracia,
acercar y agilizar los recursos sociales a las familias afectadas.
Los recursos sociales para la atención a enfermos de Alzheimer han de ser
concebidos globalmente y en un proceso continuo de apoyo, es decir se han
de acompañar, generalmente, varias de estas prestaciones de forma simultá-
168 ••• personas mayores
Recursos asistenciales en las demencias
nea y complementaria ( centro de día y Ayuda a domicilio), según el proceso
de la enfermedad, y los apoyos familiares y comunitarios que tenga el enfermo. Estas prestaciones, han de ir acompañadas de un seguimiento en la intervención social con el usuario afectado y su familia.
Una diferencia importante entre los recursos sociales y los sanitarios, es la falta de universalidad de los primeros frente a los segundos, es decir el acceso a
las prestaciones sociales, se efectúa a través de baremos bien establecidos, que
determinan y seleccionan los usuarios con derecho a la prestación.
Entre los programas y recursos destinados a personas mayores con enfermedad de Alzheimer, podemos destacar:
Recursos sociales de carácter preventivo
Cuando aún no disponemos de vacuna contra la enfermedad de Alzheimer,
podemos apostar por que hay factores que inciden positivamente en el retraso
o en el progreso de la enfermad. En muchos casos pueden mejorar su proceso
de deterioro cognitivo y sobre todo su calidad de vida.
Sabemos que las personas con enfermedad de Alzheimer tienen disminuida la capacidad de aprender, pero esta no ha desaparecido. Los ejercicios
que ejercitan la actividad cognitiva (leer, pintar, recordar, hacer crucigramas…), reducen la posibilidad de aparición de enfermedades vinculadas con
la demencia, y en usuarios que ya las padecen pueden mejorar visiblemente. Hay estudios científicos que trabajan en esta línea. Por lo tanto, aunque
la enfermedad aparezca, es posible trabajar en la prevención de un deterioro
aún mayor.
También se están investigando otros factores que retrasan la dependencia,
como es el ejercicio físico, la nutrición correcta, las buenas relaciones sociales y la participación social (voluntariado, apoyo a otros, etc.). Además cada
vez se apuesta más por la “plasticidad cognitiva”, es decir, se puede cambiar,
se pueden modificar los procesos de aprendizaje.
De aquí que desde el ámbito de los servicios sociales, para la prevención de la
dependencia y por tanto en la intervención con demencias, se apueste por:
Programas de Memoria: se realizan en Centros de Mayores, Centros de
Salud, Centros de Servicios Sociales, etc. Se trata de un recurso dirigido a personas que empiezan a detectar una disminución en su rendimiento cognitivo.
Son talleres dirigidos por profesionales en donde se realiza entrenamiento de
la memoria, recuerdos, etc.
personas mayores ••• 169
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
Talleres de Fisioterapia. Grupos de Gimnasia: dirigidos a personas
que deciden incorporar el ejercicio físico en sus vidas. Es un elemento preventivo de primer orden, no sólo físico sino cognitivo. Cuando alguien mueve
un músculo utiliza el cerebro para ello. Aunque pueda parecer lejano, no es
así, el ejercicio físico previene el deterioro cognitivo. Usualmente se practica
Yoga, Tai-Chi…
Rutas Culturales: implican viajar a otros entornos, pasear, conocer
lugares y personas nuevas. Inciden positivamente en el bienestar y es otro
mecanismo preventivo muy importante.
Actividades de Voluntariado Social: cada vez más, nos encontramos con personas que tras su jubilación comienzan a dedicar su tiempo a
tareas solidarias hacia los otros. Voluntarios en museos, voluntarios impartiendo sus conocimientos a otros mayores o a jóvenes, voluntarios en asociaciones de apoyo, hospitales, acompañando y compartiendo actividades
de ocio con el enfermo, facilitando actividades de respiro a las famitas cuidadoras, etc..
Recursos sociales asistenciales
Aunque los recursos sociales públicos, su gestión depende en unos casos
de los Ayuntamientos y en otros de la Comunidad de Madrid. Los puntos
de información, acceso y gestión de las solicitudes se realiza en los Centros
de Servicios Sociales Municipales, Juntas de Distrito o Ayuntamiento de
localidad correspondiente. Los principales recursos que podemos encontrar son:
SERVICIO DE AYUDA A DOMICILIO: Proporciona un nivel de cuidados y
apoyos suficientes a personas mayores con autonomía personal reducida,
favoreciendo su autonomía personal y social, manteniéndole en su medio
habitual de convivencia, previniendo el deterioro de sus condiciones de vida
y evitando, si es posible, su institucionalización.
Es el pilar más importante en la atención a enfermos de Alzheimer y el que
más crecerá en los próximos años. Destacan entre ellos la prestación de servicios de atención personal (levantar, asear, movilizar, dar de comer....) a través de auxiliares de hogar, o en algún caso a través de personal más especializado.
Otros servicios que se prestan a través del SAD son la limpieza de la vivienda,
preparación de alimentos, acompañar al médico, acompañamiento al Centro
de Día o la ruta en donde el enfermo es transportado al Centro de Día.
170 ••• personas mayores
Recursos asistenciales en las demencias
Dentro de este servicio se contemplan, la comida condimentada a domicilio,
que en grandes ciudades está tomando un cariz importante por el gran número de comidas que se sirven a diario.
La administración empieza a incorporar la prestación de adaptación geriátrica en los domicilios, al objeto de facilitar la movilidad y suprimir las barreras
arquitectónicas en el domicilio.
Otros servicios que se prestan son la lavandería a domicilio, especialmente
concebida para usuarios sin posibilidad de utilizar lavadora en su domicilio y
con problemas de incontinencia.
Los servicios de fisioterapia y podología a domicilio se están implementando
en algunos municipios, para atender a enfermos con dificultades de movilidad.
TELEASISTENCIA: Recurso técnico y social de vigilancia domiciliaria a través del teléfono que actúa a nivel preventivo y/o asistencial las 24 horas del
día. La teleasistencia domiciliaria, aunque está contraindicada su instalación a los enfermos de Alzheimer, suele ser de gran ayuda para los familiares,
esposo/a, que conviva con el enfermo de Alzheimer. Evita o resuelve cualquier tipo de emergencia y proporciona compañía y seguridad en situación
de riesgo.
El futuro en este tipo de recursos aún no ha llegado, porque se abre un mundo
infinito de apoyos a través de sistemas informáticos en el domicilio del enfermo, cámaras, detectores de movimiento, detectores de uso del WC, de apertura de nevera, etc.
Ya se encuentran en uso los localizadores de personas a través de GPS. Se trata de un sistema que a través de un reloj u otro tipo de terminal que lleva el
enfermo, se puede saber en qué lugar de la ciudad se encuentra. Se utiliza en
el caso de enfermos con problemas de vagabundeo o escapismo. La localización del enfermo se realiza a través de INTERNET con una gran precisión.
Estos programas tienen una gestión que corresponde al ámbito Municipal,
encontrando otros programas y recursos destinados a personas mayores con enfermedad de Alzheimer, cuya gestión se realiza desde la Comunidad de Madrid y que expondremos a continuación.
ESTANCIAS TEMPORALES EN RESIDENCIAS: Programa de apoyo a las
familias que conviven y atienden al mayor en situación de dependencia, que
ante determinadas circunstancias transitorias, como enfermedad del cuidador, descanso del cuidador, incluso recuperación o convalecencia del mayor,
personas mayores ••• 171
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
hacen imposible que les dediquen la atención que les vienen prestando de forma habitual. Proporciona a la persona mayor estancia y atención integral en
una Residencia de la Comunidad de Madrid por un período máximo de dos
meses.
ATENCIÓN A MAYORES EN LAS VACACIONES DE VERANO: Es un programa que apoya y favorece el descanso de la familia cuidadora, durante
las vacaciones de verano, mediante el ingreso de la persona mayor que se
encuentra en situación de dependencia en una Residencia de la Comunidad
de Madrid, por un tiempo máximo de un mes, distribuido en cuatro turnos
durante los meses de Julio, Agosto, Septiembre y Octubre.
AYUDAS ECONÓMICAS A FAMILIAS QUE ATIENDEN EN SU DOMICILIO
A PERSONAS MAYORES EN SITUACIÓN DE DEPENDENCIA: Es un programa de apoyo a las familias cuidadoras para hacer frente a los gastos originados durante el año, por la atención en su domicilio de la persona mayor en
situación de dependencia grave, propiciando así la permanencia de ésta en su
entorno familiar y social. El importe anual de la ayuda económica para el año
2006 era de 2.710 € por unidad familiar.
CENTROS DE DÍA: Recurso que facilita la atención gerontológica y rehabilitadora a personas mayores afectadas por diferentes grados de dependencia,
promoviendo la permanencia en su entorno habitual. Tiene como objetivo
primordial dar apoyo a las familias que conviven con el mayor. Ofrecen cuidados personales, se realizan actividades físicas y/o psíquicas, preventivas,
rehabilitadoras y de ocio y tiempo libre, que promueven en la persona mayor
una mayor autonomía. Las actividades se desarrollan durante la semana, de
lunes a viernes en horario de 8 a 18 horas.
Es un recurso sectorizado, ya que sólo pueden acceder a él los mayores que
viven en el distrito o localidad donde se encuentra el centro. Incluye el servicio de transporte adaptado, ya que sus usuarios presentan distinto grado de
dependencia.
La Consejería de Familia y Asuntos Sociales, está ampliando su horario y días
de cobertura (sábados y domingos de 10 a 20 horas), para incrementar el
apoyo a las familias que atienden a mayores dependientes, incluido el enfermo de Alzheimer, se ha denominado PROGRAMA DE RESPIRO FAMILIAR
DURANTE FINES DE SEMANA, y se está llevando a cabo como experiencia
piloto en varios Centros de Día de la Comunidad de Madrid: San Fernando de
Henares, Peñuelas, Villaverde-Alzheimer y Mirasierra. No se trata tanto de
realizar tareas terapéuticas (que ya se realizan a diario en los Centros de Día)
sino de un servicio de guarda y atención del enfermo. Este recurso permite
que los familiares descansen, puedan ir a comprar, realizar tareas de ocio, o
172 ••• personas mayores
Recursos asistenciales en las demencias
simplemente disponer de un tiempo para ellos. Es un recurso aún, poco conocido y utilizado, pero que sin duda su utilización irá en aumento.
El Centro de Día, se convertirá sin duda, en uno de los recursos más demandados para la atención a los enfermos de Alzheimer. Las administraciones
son conscientes de esto, y en muchos municipios y Comunidades se está realizando un gran esfuerzo por incrementar plazas en Centros de Día, el ayuntamiento de Madrid para el año 2007 tendrá más de 4.000, de las cuales más
de la mitad serán para enfermos de Alzheimer.
CENTROS DE DÍA PARA ENFERMOS DE ALZHEIMER: Existen centros de
día específicos para enfermos de Alzheimer y otras demencias, sin embargo merece la pena comentar una experiencia piloto actual que lleva a cabo
el Ayuntamiento de Madrid. Se trata de un centro pionero y específico en la
atención a los enfermos de Alzheimer, menores de 60 años. En la actualidad
no existe ningún Centro de este tipo y en muchos casos se les incorporaba a
los Centros de Día para mayores con demencias, cuando la especificidad de
este problema exige un abordaje distinto. Este Centro de Día atenderá a todas
las personas con enfermedad de Alzheimer de inicio temprano en el municipio de Madrid, con trasporte adaptado, y no sólo realizará tareas asistenciales sino que se plantea realizar investigaciones vinculadas a esta enfermedad. Incorpora un gran número de profesionales especializados en esta
enfermedad.
CENTROS DE NOCHE: Es un recurso poco conocido en España. Se trata de
un recurso social en donde se ofrece a la familia que atiende a un enfermo de
Alzheimer la posibilidad de que éste pase la noche en un Centro de atención
especializado. Va dirigido a los enfermos que tienen mayor deterioro cognitivo o que padecer mayor agitación nocturna. Este recurso permite que el
enfermo sea atendido por sus familiares durante el día, y que estos puedan
disponer de las horas nocturnas para descansar. Sin duda será un recurso
que se pondrá en marcha en la mayoría de municipios. La propia Ley de autonomía personal y atención a las dependencias así lo establece.
ATENCIÓN EN RESIDENCIAS: En los centros residenciales se presta una
atención integral y continuada, preventiva, rehabilitadora y de cuidados
personales a las personas mayores que, por su situación sociofamiliar y limitaciones en su autonomía personal, no pueden ser atendidos en sus propios
domicilios ya que requieren una atención más especializada. En las mismas
se proporciona alojamiento, manutención y una amplia gama de servicios
adaptados a las necesidades sociales y sanitarias de los mayores además de
actividades recreativas y culturales, que promueven la mejor integración del
mayor en el Centro.
personas mayores ••• 173
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
En el ámbito territorial de la Comunidad de Madrid, el procedimiento de solicitud y adjudicación de plazas en Residencias y Centros de Día para Personas
Mayores, se regula mediante la Orden 475/2006, de 17 de marzo, de la Consejería de Familia y Asuntos Sociales, que modifica la Orden 1377/1998, de
13 de julio, y la Orden 597/1999, de 23 de diciembre (BOCM de 4 de Abril
de 2006).
En la Comunidad de Madrid, en los supuestos de presentar procesos como la
Enfermedad de Alzheimer o senilidad prematura que provoquen una gran
dependencia, podrán ser usuarios de plaza residencial las personas que tengan cumplidos 55 años, en cualquier otro supuesto precisa tener cumplidos
60 años para el acceso a una plaza asistida y tener cumplidos 65 años para el
acceso a una plaza de válidos.
Para poder acceder a cualquier programa o recurso de la Comunidad de
Madrid es requisito imprescindible acreditar el haber residido en la Comunidad al menos durante los dos últimos años, inmediatamente anteriores a la
solicitud.
La distribución de plazas residenciales públicas, puede realizarse atendiendo
a varios criterios:
Tipode Plaza: existen plazas de válidos y de asistidos, en éstas últimas
se incluyen las plazas específicas destinadas a enfermos de Alzheimer.
Tipo de Financiación:
• Financiación total: del coste total de la plaza, se hace cargo la Consejería de Familia y Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid. El usuario abona según la Ley de tasas, aproximadamente el 80% de los ingresos
mensuales que percibe.
• Financiación parcial o cofinanciada: el usuario abona el 60% del
coste de la plaza y el 40% restante hasta la totalidad lo financia la Comunidad de Madrid.
• De precio tasado: el usuario abona un máximo de 1.700 €/mes como
precio tasado establecido por la Comunidad de Madrid.
PROYECTO ALZHEIMER FUNDACIÓN REINA SOFIA: El proyecto ha sido dise­
ñado por la Fundación Reina Sofía, con la participación de profesionales de
distintas administraciones. Consta de un complejo que incluye una Residencia con 156 plazas, un Centro de Día con 40 plazas, un Centro de Investigación y un Centro de Formación, que entró en funcionamiento a finales del
año 2006.
174 ••• personas mayores
Recursos asistenciales en las demencias
Participan en el proyecto distintas Administraciones: Ayuntamiento de Madrid,
con la cesión de terreno en el distrito de Villa de Vallecas, Comunidad de
Madrid, con la gestión socio-sanitaria y administración del complejo relativa
a Plazas Residenciales, de Centro de Día y Centro de Formación, Ministerio de
Sanidad y Consumo, que va a estructurar y articular el Centro de Investigación
y participa en la cofinanciación y Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, que
va a estructurar y articular el Centro de Investigación y participa en la cofinanciación.
OTROS PROGRAMAS Y ACTIVIDADES:
MESA DE TRABAJO ALZHEIMER - MADRID: Se constituye en el año 2000.
Cuyo objetivo fundamental fue consolidar un foro de consulta y consenso
entre la Comunidad de Madrid y el movimiento asociativo de los familiares
de enfermos de Alzheimer, con objeto de unificar criterios de actuación, estar
más cerca de sus problemas y apoyar a los cuidadores, mejorar la calidad de
vida de los enfermos y los cuidadores así como desarrollar campañas de sensibilización a la población en general.
Participan 15 asociaciones de familiares de enfermos de Alzheimer, la Fede­
ración Madrileña, la Fundación Alzheimer España y la Dirección General del
Mayor.
Las actividades dirigidas al enfermo se pueden concretar en el desarrollo
de “talleres de psicoestimulación” a enfermos en fase leve y moderada.
TALLERES DE PSICOESTIMULACIÓN: Tienen una duración de 120 horas
y tratan de retrasar el deterioro cognitivo existente en aquellos enfermos de
Alzheimer, que se encuentran en una fase leve-moderada de la enfermedad,
mediante la estimulación de forma continuada de aquellas áreas de actividad
que todavía no están afectadas. Mediante el mantenimiento y estimulación
de la capacidad cognitiva del enfermo, el mantenimiento y estimulación de su
capacidad funcional y psicomotricidad, la prevención de estados emocionales
o conductuales alterados, la promoción de actividades saludables y potenciación de habilidades sociales del enfermo y por supuesto mediante la intervención con el cuidador y la familia.
Los talleres son desarrollados por profesionales pertenecientes a las distintas
asociaciones de familiares de enfermos de Alzheimer y financiados por la Consejería de Familia y Asuntos Sociales, mediante un convenio de colaboración
con cada uno de los Ayuntamientos que cuenta en su localidad con una Asociación
de Familiares de Enfermos de Alzheimer, como es el caso de Alcalá de Henares,
personas mayores ••• 175
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
Alcobendas, Alcorcón, Aranjuez, Arganda del Rey, Corredor del Henares.
Coslada, Getafe, Las Rozas, Móstoles, Parla, Pozuelo de Alarcón, Torrejón de
Ardoz, Tres Cantos y Valdemoro.
Las actividades dirigidas al cuidador se pueden concretar en el desarrollo
de “Talleres de aprender a cuidar y cuidarse” y “Grupo de encuentro de cuidadores”.
TALLERES “APRENDER A CUIDAR, APRENDER A CUIDARSE”: Desarrollan acciones formativas y de apoyo a cuidadores y familiares de enfermos de
Alzheimer, proporcionando las herramientas necesarias para realizar mejores cuidados y a su vez, a disminuyendo el nivel de sobrecarga del cuidador.
El taller tiene una duración de 60 horas, consta de un Módulo básico y de la
selección de varios Módulos específicos, de entre dos bloques de contenidos,
teniendo en cuenta la fase de la enfermedad (leve o avanzada) y la situación
de necesidad de conocimientos y apoyo de los cuidadores.
Existen distintas intervenciones con los enfermos de Alzheimer y sus familiares, pero pocas se centran en la salud emocional y social de los familiares,
sobre todo a lo hora de tratar y prevenir la sobrecarga y aislamiento que el
cuidador sufre, debido a la atención prestada al enfermo durante un periodo
tan prolongado. En la actualidad están realizándose en Centros de Día, Residencias, Centros de Servicios Sociales, Centros de Salud, etc..
GRUPO DE ENCUENTRO DE CUIDADORES: Trata de mejorar la calidad de
vida de los cuidadores de enfermos de Alzheimer, potenciando las relaciones sociales, mejoran la autoestima y por consiguiente su estado de ánimo,
fomentando actividades de ocio. Combaten la soledad, manejando las emociones conflictivas surgidas en el cuidado del enfermo.
Cada asociación de familiares de enfermos de Alzheimer cuenta con un Equipo
profesional, constituido por un Psicólogo encargado de cohesionar el grupo,
un Trabajador Social, encargado de coordinar el proyecto, las actividades y a
las familias, y un Animador sociocultural que coordina las actividades de ocio
SUBVENCIONES A ENTES LOCALES SIN ÁNIMO DE LUCRO: Existen subvenciones mediante la Convocatoria Anual a través de la Orden de la Consejería
de Familia y Asuntos Sociales destinadas a Entes Locales para la prestación de
servicios sociales a las personas mayores y a Instituciones sin fin de lucro para la
atención a personas mayores.
LA LEY DE PROMOCIÓN DE LA AUTONOMÍA PERSONAL Y ATENCIÓN A
LAS PERSONAS EN SITUACIÓN DE DEPENDENCIA: No podemos dejar de
176 ••• personas mayores
Recursos asistenciales en las demencias
lado, en este momento, la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y
Atención a las Personas en Situación de Dependencia. La puesta en marcha
del Sistema Nacional de Dependencia, podría semejarse a la puesta en marcha de otros Sistemas como la Educación, Sanidad y Pensiones, y es seguro
que influirá en la atención a los enfermos de Alzheimer.
Esta Ley supone un avance en la atención a las personas con demencia, ya
que establece la garantía del derecho subjetivo, universal y exigible, administrativa y jurisdiccionalmente. Es decir se van a establecer una serie de prestaciones sociales (Residencia, Centro de día, Ayuda a domicilio...) como un
derecho exigible, según el grado de dependencia, y en el caso de que no sea
posible acceder al sistema público de prestaciones se recurre a la posibilidad
de una prestación económica periódica para utilizar en la “compra” de ese
servicio en el ámbito privado. La Ley prevee, de igual manera, lo que será la
ayuda económica para cuidadores no profesionales, así como la posibilidad
de una prestación económica para un asistente personal, en el caso de grandes dependientes.
La propia Ley redunda en el concepto de Intervención Social expuesto anteriormente, al establecer un primer momento en el que se diseña el llamado
Programa Individualizado de Atención, en el que se determinarán las modalidades de intervención mas adecuadas a sus necesidades de entre los servicios
y prestaciones económicas previstas en esta Ley.
El reconocimiento del derecho se realizará mediante resolución por las
CC.AA., reconociendo la situación de dependencia (grado y nivel) e incorporando el programa Individual de Atención que determinará los servicios o
prestaciones que corresponden al solicitante.
Catálogo de servicios que esta ley establece
• Servicio de Prevención de las situaciones de Dependencia.
• Servicio de Teleasistencia.
• Servicio de Ayuda a Domicilio:
- Atención a las necesidades del hogar.
- Cuidados personales.
• Servicio de Centro de Día y Noche:
- Centro de Día para mayores.
- Centro de Día para menores de 65 años.
personas mayores ••• 177
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
- Centro de Día de atención especializada.
- Centro de Noche.
• Servicio de Atención Residencial.
- Residencia de personas mayores dependientes.
- Centro de atención a dependientes con discapacidad psíquica.
- Centro de atención a dependientes con discapacidad física.
La mayoría de estos servicios ya existen en el sistema público de Servicios
Sociales, pero (antes de la Ley) no estaban reconocidos como un derecho
subjetivo universal, es decir, no son exigibles por Ley. La puesta en marcha
de este nuevo Sistema Nacional favorecerá a todas las familias y enfermos
de Alzheimer.
COORDINACIÓN SOCIO-SANITARIA, LA ASIGNATURA PENDIENTE: Una
de las críticas que se han hecho a la futura Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia es que
ha articulado toda una serie de recursos y atenciones que únicamente se vinculan a lo social, a los servicios sociales, olvidando la atención sanitaria. La
Ley la menciona de forma muy tangencial, al igual que la coordinación sociosanitaria.
La realidad es que llevamos años, muchos años, hablando de la coordinación socio-sanitaria, pero a pesar de todos los esfuerzos, no termina de consolidarse.
En la atención a enfermos de Alzheimer es una coordinación imprescindible,
ya que van unidos los problemas sanitarios que genera esta enfermedad con
la gran problemática social y familiar que arrastra, así como la necesidad de
aplicar recursos sociales de apoyo.
Es necesario que las administraciones implicadas establezcan espacios de
coordinación. Sin duda se están realizando procesos en muchas Comunidades Autónomas y Municipios.
La coordinación entre todos los estamentos de la administración, debe permitir que cuando se detecte un caso de un enfermo de Alzheimer, con un soporte familiar débil, implemente de forma urgente todo el soporte sanitario y los
recursos sociales necesarios.
El problema, hoy, sigue siendo la dificultad en encontrar todos los recursos
necesarios. Encontramos que los profesionales de ambos ámbitos se reúnen,
comparten información, etc., pero chocamos con la ausencia del recurso
necesario.
178 ••• personas mayores
Recursos asistenciales en las demencias
En el momento que la coordinación socio-sanitaria sea una plataforma útil,
en donde se apliquen recursos sin dificultad, será efectiva; si no, sólo seguirá
siendo la puesta en común de información sobre los usuarios. Ojalá, que la
nueva Ley permita dar un salto en el éxito de esta coordinación.
QUÉ PODEMOS ESPERAR
Hace 20 años, se hablaba poco de la enfermedad de Alzheimer.
El futuro en la atención a estos enfermos, es esperanzador, aunque es ineludible mejorar y ampliar dicha atención.
Los recursos sociales tienen que multiplicarse en los próximos años, de forma
que compartan con mayor eficacia la carga que en estos momentos, recae
fundamentalmente sobre las familias cuidadoras.
Crecerán, pero también se generarán nuevos recursos, algunos vinculados a
las nuevas tecnologías, a la informática aplicada, etc..
La prevención de la dependencia es otra asignatura pendiente, pero sin duda
lo que tendrá que mejorar y crecer es la atención humana, la atención profesional, el tiempo dedicado a las familias y a los enfermos de Alzheimer. En
resumen la calidad, pero sobre todo la calidez en la atención a los que padecen esta enfermad.
personas mayores ••• 179
La enfermedad de alzheimer y otras demencias
Bibliografía
- Plan de Mayores de la Comunidad de Madrid. Consejería de Sanidad y Servicios Sociales.
1998.
- Santiago Paulino Ramírez Díaz. Magazín Alzheimer. Editorial Geriatría y enfermedad de
Alzheimer. Nº 18, marzo 2004.
- Félix Bermejo Pareja, Luís Agüera. Actualizaciones en Neurología, Neurociencias y
Envejecimiento. 2003, 1(5):275-276).
- Plan Andaluz Enfermedad de Alzheimer. Junta de Aldalucia. Consejería de Salud.
- I. Francés, M. Barandiarán, T. Marcellán, L.Moreno. Estimulación Psicocognoscitiva
en las Demencias. Anales del Sistema Sanitario de Navarra. Vol. 26, nº 3, septiembrediciembre 2003, pags 339-480.
- La enfermedad de Alzheimer y trastornos relacionados. Guía para cuidadores.
Administración de Servicios para ancianos y adultos. Washington State, Department of
Social & Health Services.
- Proyecto Alzheimer de la Fundación Reina Sofía.
- VV.AA. (2006). Guía para Familiares de enfermos de Alzheimer: “Querer cuidar, saber
hacerlo”. Ayuntamiento de Madrid. Madrid.
- Navarro, S. (2004). Redes sociales y construcción comunitaria. Ed. CSS. Madrid.
- AFAL. (2006) Los cuidados informales a un enfermo de Alzheimer. El cuidador familiar.
Ed. AFALcontigo. Madrid.
- Ayuntamiento de Madrid. (2006). Programa de atención a las personas mayores.
Memoria 2005.
- Zamanillo, T y Gaitán, L. (1991) Para comprender el Trabajo Social. Ed. EVD. Estella,
Navarra.
- VV.AA. (2005) Centros de Día y dependencia. Modelos
180 ••• personas mayores
Detección y cuidados en las personas mayores
Detección y cuidados en las personas mayores
La enfermedad de Alzheimer y otras demencias
La enfermedad de Alzheimer
y otras demencias
La enfermedad de Alzheimer
y otras demencias
Detección y cuidados en las personas mayores
Fly UP