...

Cómo sabemos que quiere decirnos con la conducta

by user

on
Category: Documents
2

views

Report

Comments

Transcript

Cómo sabemos que quiere decirnos con la conducta
¿Cómo sabemos qué
quiere decirnos con la
CONDUCTA
PROBLEMÁTICA?
¿Cómo sabemos qué
quiere decirnos con la
CONDUCTA
PROBLEMÁTICA?
Autores:
María Victoria Martín Cilleros
Ricardo Canal Bedia
Carmina González García
Este cuadernillo de consulta ha sido realizado en el marco del Convenio de Colaboración
entre el Grupo Infoautismo (INICO) de la Universidad de Salamanca y la Consejería de
Salud y Bienestar Social de la Junta de Comunidades de Castilla - La Mancha con la
colaboración de profesionales de los Centros Residenciales y Ocupacionales para
personas con discapacidad intelectual de la Red Pública de Castilla - La Mancha.
Salamanca, 2010
Título: ¿Qué es la conducta problemática?
EDITA:
Junta de Comunidades de Castilla La Mancha
Consejería de Salud y Bienestar Social
Coordinación
Dirección General de Atención a Personas Mayores, Personas con Discapacidad y Personas
en Situación de Dependencia.
Realización
María Victoria Martín Cilleros, Ricardo Canal Bedia, Diana Milena Bohórquez Ballesteros,
Carmina González García
Diseño de cubiertas
Imprime
ISBN:
Depósito Legal:
A las personas con discapacidad y los profesionales que
les proporcionan apoyos, cuya aportación es tan valiosa.
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
TABLA DE CONTENIDOS
INTRODUCCIÓN
QUÉ ES LA EVALUACIÓN FUNCIONAL
CUANDO LLEVAR A CABO UNA EVALUACIÓN FUNCIONAL
PASOS DE LA EVALUACIÓN FUNCIONAL
El Equipo de Apoyo Conductual
Identificar y describir las conductas problemáticas
Establecer una línea base
Analizar los propósitos/funciones de las conductas problemáticas
Formular hipótesis
Clasificar por propósitos y por temas
SI NO ESTAMOS SEGUROS DE LAS HIPÓTESIS FUNCIONALES
EL ANÁLISIS FUNCIONAL
ÍNDICES DE UN DESARROLLO ADECUADO DE LA EVALUACIÓN
FUNCIONAL
ANEXOS
Cuestionario de Validez social
Entrevista estructurada
Ficha de Observación sistemática
Reverso ficha de Observación sistemática
Hoja resumen de las conductas problemáticas
BIBLIOGRAFIA
RESUMEN
11
12
12
13
14
17
18
19
22
24
26
27
28
28
28
30
39
40
41
42
45
9
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
INTRODUCCIÓN
Toda conducta tiene una función, en el caso de las personas con discapacidad intelectual la mayoría de las veces la conducta problemática
tiene una función o propósito comunicativo. La dificultad se encuentra
en que una misma conducta puede servir para varios propósitos. Es
decir, cuando una persona, por ejemplo, se golpea la cabeza puede estar
reclamando que le prestes atención, que quiere irse de la sala, que le
duele la cabeza, etc.
La conducta problemática aparece en un contexto (es decir en un lugar,
una hora, una situación social) y está relacionada con los sucesos que
la preceden o siguen. Son precisamente esos sucesos los que nos ayudan a conocer el propósito determinado en esa situación.
Para conocer el propósito o función que tiene el comportamiento de la
persona se realiza un proceso de evaluación. Esta evaluación va dirigida
a saber cuáles son los propósitos más habituales a los que sirve esa conducta, por qué la persona se comporta como lo hace, y lo que es más
importante, sirve para establecer las bases para diseñar estrategias que
permitan mejorar la calidad de vida de la persona y reducir o eliminar el
comportamiento problemático. Al tener como fin conocer los propósitos
o funciones de la conducta se denomina evaluación funcional.
El objetivo de este cuadernillo es proporcionar instrucciones para desarrollar una evaluación funcional paso a paso.
11
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
QUÉ ES LA EVALUACIÓN FUNCIONAL
La evaluación funcional es:
Un proceso donde se recoge información, y se
contrasta, para poder identificar situaciones y
sucesos que hacen que aparezca o no la conducta
problemática- Este proceso va a permitir descubrir
las consecuencias que mantienen el
comportamiento de la personaUna evaluación funcional implica recoger información en diferentes contextos, a través de distintas personas y por métodos diversos. Estos métodos pueden ser directos e indirectos. Nos encontraremos con una gran
cantidad de información que deberemos sintetizar para desarrollar hipótesis en relación a las variables que activan y mantienen la conducta problemática.
Este proceso constituye la base para diseñar las estrategias de apoyo
conductual.
CUANDO LLEVAR A CABO UNA EVALUACIÓN
FUNCIONAL
No siempre es necesario desarrollar una evaluación funcional sistemática
completa. Sin embargo cuando las conductas,
Son intensas o suceden con mucha frecuencia.
Ponen a la persona en riesgo de mayor segregación.
No son efectivas otras intervenciones basadas en el sentido común.
Las observaciones informales no permiten una comprensión
exhaustiva del propósito de la conducta.
12
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
Las conductas pueden poner en peligro físico a quien las presenta
o a quienes están a su alrededor.
Las conductas interfieren en el desarrollo personal de quien las
presenta.
Suponen un obstáculo para mejorar la calidad de vida de la persona
(tener relaciones significativas, desarrollarse laboralmente, etc.).
En estas situaciones es necesario plantear una evaluación funcional.
PASOS DE LA EVALUACIÓN FUNCIONAL
Una evaluación funcional puede llegar a ser tan compleja como lo sea el
comportamiento problemático. Dependiendo de la gravedad de las conductas, del tiempo que llevan teniendo lugar, o de las características de
la persona, tendremos que realizar una evaluación más o menos exhaustiva.
El esquema general a la hora de realizar la evaluación funcional es el
siguiente:
Establecer quienes forman el Equipo de Apoyo.
Identificar y describir operativamente las conductas problemáticas.
Establecer una línea base de las conductas problemáticas.
Analizar los propósitos las conductas problemáticas.
Formular hipótesis funcionales.
Categorizar por propósitos y temas.
El Equipo de Apoyo Conductual
13
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
El Equipo de Apoyo Conductual
La evaluación funcional es un proceso de recogida de información sobre
diferentes aspectos de la vida de la persona, y de la conducta que sucede en diferentes lugares. Por ello es necesario que, todas las personas
interesadas en que la persona mejore su conducta, trabajen en equipo.
Puesto que cada una de ellas puede aportar información desde diferentes ámbitos y de diferentes contextos y después proporcionar el apoyo
de intervención necesario en ellos.
El equipo que se encarga de realizar la evaluación funcional es un grupo
de personas que evalúa las necesidades y desarrolla los apoyos continuados individualizados.
Por lo tanto está encargado de:
Recoger información.
Desarrollar hipótesis.
Crear el plan de apoyo.
Aplicar las estrategias del plan de intervención.
Para obtener la información necesaria en una evaluación funcional, el
equipo de apoyo debe estar formado por personas que:
Procedan de todos los ambientes en los que participa el individuo.
Conocen bien al individuo y tienen interés manifiesto en que mejore
su conducta.
Conocen bien los apoyos y recursos disponibles, (y los métodos
para evaluarlos) así como las barreras potenciales.
Disponen de los recursos humanos y económicos básicos.
14
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
Trabajar en equipo permite obtener gran cantidad de información y que
ésta sea de calidad. Al estar formado por diferentes profesionales el planteamiento es integrado y global. Además, contar con personas que trabajan desde diferentes ámbitos y, sobre todo, con quienes conocen los
recursos, permite adecuar las estrategias del plan a los recursos de los
que se dispone o se pueden conseguir.
Para que el equipo funcione con la máxima eficiencia lo primero es establecer unas normas de colaboración. Estas normas fundamentales de
colaboración, aunque han de ser específicas para cada equipo, son a
nivel general:
Compartir recursos e información para llegar a tener una visión compartida de la persona.
Ser sensible a las metas y valores de todos.
Hacer uso del conocimiento y experiencias de los miembros del
equipo.
Hacer y aceptar propuestas compatibles con la vida cotidiana.
Aceptar la responsabilidad mutua como base del éxito.
Estar abierto a la comunicación.
Buscar una resolución eficaz de conflictos.
Buscar igualdad en la distribución de tareas.
Decidir por medio del consenso.
Cuando se comparte la información en el grupo, se obtiene una visión
más global de la persona. Puede que algunos profesionales de apoyo
no conozcan otros ámbitos de la persona con discapacidad más allá de
su contexto profesional. La información aportada por cada uno de los
miembros del equipo puede ser de gran importancia para comprender
por qué la persona se comporta como lo hace. Por ejemplo, conocer
cómo ha sido su vida en el ámbito familiar, su recorrido institucional, o
15
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
incluso el tipo de medicación que tiene prescrita. Hay que tener siempre
presente que la información que se comparte debe hacerse de forma
profesional y con fines adecuados.
El equipo de apoyo, como hemos comentado, está formado por profesionales o personas de diferentes ámbitos. Cada uno de ellos tiene establecida una meta profesional con la persona. Por ejemplo, algunos
profesionales tienen metas dirigidas a “cubrir las necesidades básicas”,
o a “coger la esponja y frotarse las piernas”. Otras metas pueden estar
relacionadas con el desarrollo personal como, por ejemplo, aprender a
escribir el nombre. Todas las metas pueden ser igual de valiosas y todos
debemos considerar las metas de otro profesional igual de importantes
que las planteadas por nosotros mismos.
Además, cada miembro del equipo suele tener experiencias particulares
en aplicar estrategias de apoyo que en mayor o menor medida le han
dado resultado positivo. Compartir estas experiencias puede ayudar a
otros a mejorar en su relación con la persona y por tanto mejorar su calidad de vida.
Las reuniones del equipo deben realizarse en un ambiente positivo orientando el trabajo hacia la búsqueda de soluciones. A veces el día a día
del centro nos desborda porque hemos de enfrentarnos a demasiados
retos o a dificultades que no se pueden solventar de forma inmediata.
Por ejemplo, que no haya suficientes profesionales para determinada
tarea o actividad, que no haya recursos económicos, que no se pueda
salir, que no pueda acudir a determinadas actividades, etc. Es más productivo pensar en lo que se puede hacer que pensar en lo que no se
puede hacer. Se trata de gestionar soluciones, no problemas, y para eso
hay que tener en cuenta los medios de que disponemos para proponer
qué se puede hacer.
Hay que decidir por consenso. Así la responsabilidad es de todos. Tomemos decisiones con las que todos estén de acuerdo por ser cambios
valiosos para el individuo y por ser estrategias viables, esto es, adaptadas
a los recursos disponibles y a las posibilidades de los profesionales que
han de llevarlas a cabo.
16
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
Identificar y describir las conductas problemáticas
Para saber sobre qué conductas debemos de intervenir, lo primero es
poner a todo el equipo de acuerdo sobre qué conductas son consideradas problemáticas. En este análisis se verán algunas conductas
que son toleradas por algunas personas en determinados contextos y,
sin embargo para otras las mismas conductas son consideradas un problema.
Debemos además definir las conductas en términos observables, es
decir, en términos operativos. Una definición operativa describe la conducta de tal forma que otra persona ajena a la situación puede tener una
idea exacta del comportamiento que tuvo lugar.
Se da una definición operativa (observable) de la conducta cuando:
Indica dónde sucede.
Describe la secuencia de las conductas y/o suceso (antecedente,
forma de la conducta y consecuencia que ).
Describe el lenguaje corporal.
Da una frecuencia, duración e intensidad de la conducta.
En el siguiente ejemplo puedes ver una definición operativa del comportamiento autolesivo de Juan.
El cuidador está en el baño a primera hora de la
mañana, hora del aseo- El cuidador se acerca a Juan
y éste empieza a golpearse la frente con el puño
cerrado- Se da entre 4 ó 5 golpes hasta que el
profesional le sujeta la mano y le cuenta con detalles
qué tipo de aseo le va a hacer- Los golpes son fuertes
aunque no producen señales en la piel-
17
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
Hay que tener en cuenta que las conductas pueden agruparse en clases
de conductas. Es decir, un conjunto de conductas diferentes, con distinta
topografía, pueden agruparse porque todas tienen la misma consecuencia. Por ejemplo, Pedro puede comenzar a respirar fuerte, decir obscenidades, arrojar objetos que tiene a su alrededor cuando le presentan la
tarea de ensartar arandelas en el taller y con todas estas conductas
Pedro consigue no hacer la tarea. Por eso todas estas conductas se pueden agrupar.
Establecer una línea base
Antes de comenzar la intervención y con el fin de analizar si ésta ha tenido eficacia, debemos recoger datos de la situación actual. Son datos
diferentes de los que se recogen en la evaluación funcional.
Así, una vez que hemos definido cuáles son las conductas problemáticas
y para obtener unos documentos que nos permitan después comparar
los progresos, es decir establecer la línea base o punto de partida, podemos utilizar:
Registros de frecuencia de esas conductas, que se han estado
llevando a cabo anteriormente o que recogemos expresamente
durante una semana o más, dependiendo de la frecuencia de las
conductas.
Calendario de las actividades de la vida diaria que la persona
realmente realiza, que puede ser diferente de lo que tienen
programado, y cuánto de significativas son para la persona.
Conocer la opinión que tienen los profesionales sobre la persona
que presenta el comportamiento problemático. En el anexo 1 se
presenta un cuestionario de ejemplo. Las afirmaciones deben de ser
adaptadas a las conductas que el usuario presenta.
18
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
Analizar los propósitos/funciones de las conductas
problemáticas
Como hemos dicho, la conducta problemática tiene un propósito para la
persona, por eso es estable en el tiempo, porque sirve de algo para quien
la realiza.
Para saber cuál es la función/propósito de la conducta, debemos:
Identificar los sucesos contextuales.
Identificar los desencadenantes.
Identificar los sucesos que hacen que la conducta se mantenga.
Describir la eficiencia del comportamiento para la persona que la
realiza.
Identificar las funciones comunicativas.
Identificar refuerzos.
Conocer los esfuerzos que se han realizado antes para solucionarla.
Habitualmente los profesionales actúan de una forma determinada ante
una conducta concreta y, sin darse cuenta, están respondiendo al propósito que la persona buscaba con ese comportamiento. Igualmente,
puede que los profesionales ya hayan observado en muchas ocasiones
que la conducta se da en un determinado contexto, con unas circunstancias especiales, y que hayan tratado de modificarla. Todo esto sugiere
que los profesionales de apoyo, sobre todo los que conocen mejor a la
persona, conocen de alguna forma los propósitos de la conducta. Aún
así debemos asegurarnos de cuáles son las circunstancias más frecuentes donde ocurre la conducta y cuáles son las consecuencias más habituales. Así podremos determinar su función o propósito.
Para averiguar el propósito se utilizan varias estrategias. Las más importantes son:
19
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
Revisión de registros.
· Informes médicos.
· Evaluaciones psicopedagógicas.
· Intervenciones previas.
· Registros de incidencias.
Entrevistas estructuradas o semiestructuradas.
Observaciones estructuradas.
En el anexo 2 se presenta un modelo de entrevista estructurada que
el equipo de apoyo debería completar con el fin de obtener una visión
integrada de la conducta, conociendo cada profesional las perspectivas
de los demás acerca de la persona.
Para llevar a cabo las observaciones estructuradas se pueden utilizar
diferentes tipos de registro. Como queremos conocer por qué la persona
hace una determinada conducta, los registros más útiles son los que recogen los antecedentes, una descripción de la conducta y los sucesos
posteriores a la misma hasta que la conducta terminó.
Las fichas adaptadas de E. Carr, son las más útiles y sencillas. En
estas fichas se describe lo siguiente:
Usuario: nombre o identificador de la persona que realiza la conducta
problemática
Observador: quién está rellenando la ficha. Este dato sirve para posibles
aclaraciones posteriores en caso de duda.
Fecha y hora: cuándo tuvo lugar el episodio
Contexto general: se refiere a la actividad global que tiene lugar en el
momento en que se realizó la observación (por ejemplo, en sesión de
20
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
trabajo individual, en la entrada del centro, esperando al autobús, etc.).
Contexto interpersonal: que se refiere a qué personas estaban cerca
en el momento de la conducta y qué tipo de interacción estaban manteniendo entre sí y con la persona observada. Esta información es muy importante, porque siempre partimos de que las interacciones sociales
influyen en la conducta problemática.
La conducta problemática que presenta el sujeto. Una descripción de
la conducta
La reacción social de las personas presentes en relación a la conducta
que presentó el sujeto observado. Se anotará específicamente si le atendieron de alguna manera, si se le dio algo, si se le quitó algo, etc. Se
trata de informar sobre qué hicieron las personas presentes en relación
a la conducta problemática hasta que el episodio problemático desapareció.
Todos estos datos se recogen en fichas enumeradas que tienen el aspecto que se indica en la Figura 1. Puedes disponer de ella en el anexo 3:
FIGURA 1. FICHA DE OBSERVACIÓN DE LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA (ADAPTADA DE CARR Y COLS., 1996)
21
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
A la hora de hacer la observación directa debemos de tener en cuenta
que estas fichas deben:
Registrar la conducta en más de un contexto.
Ser cumplimentadas por más de una persona.
Utilizarse durante un tiempo considerable (según la frecuencia y
gravedad de la conducta problemática).
Formular hipótesis
Cuando ya disponemos de suficiente información, obtenida tanto por los
métodos indirectos (entrevistas, cuestionarios,…) como por los métodos
directos (las fichas de registro) podemos formular las hipótesis.
Las hipótesis son suposiciones, basadas en la
información obtenida a partir de la evaluación
funcional, de por qué la persona realiza la conductaDebemos plantear tantas hipótesis funcionales como conductas hayamos registrado y al menos una hipótesis general.
Hipótesis funcionales2
· Explicación sobre el propósito o función de la conducta.
Hipótesis general2
· Explicación global de las condiciones que pueden estar influyendo en
el comportamiento del individuo.
Para establecer cada hipótesis funcional y poder definir el propósito de la conducta en cada contexto s e a n a liz a e n g rupo cada
un a de l a s f i cha s que hemos obtenido. Para ello, la ficha dispone
en el reverso de un espacio donde los miembros del equipo deben
indicar cuál es el propósito que considera que la persona perseguía cuando realizó la conducta. También hay que tener presente
si puede existir algún tipo de suceso contextual durante la situa-
22
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
ción. En el anexo 4 dispones de un ejemplar de reverso de la ficha
de observación sistemática.
FIGURA 2. PARTE POSTERIOR DE LA FICHA DE OBSERVACIÓN.
En las h ip ó t e sis f un c ion a l e s se indica:
Cuando ocurre que… (describir el contexto).
La persona hace…(describir la conducta).
Para lograr o evitar… (describir lo que la persona consigue o
evita).
Debemos tener presente que generalmente para una persona con
discapacidad suele sobresalir un propósito.
La hipótesis general permite comprender, aunque no justificar, por qué
la persona se comporta como lo hace. Esta hipótesis refleja las circunstancias de la persona, su historia vital, sus capacidades y debilidades,
sus deseos y aspiraciones. En definitiva, recoge su estilo de vida y su
satisfacción con el mismo.
23
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
Antonio es una persona de 40 años que ha estado
en centros residenciales desde que a los 14 años
fallecieron sus padres- Encuentra en sus
cuidadores comprensión y cariño cuando se siente
triste por alguna razón- Se le ve feliz cuando una
cuidadora que le conoce desde hace 10 años le
proporciona el apoyo- Disfruta cuando tiene lugar
algún acontecimiento en la ciudad y acude al
mismo- La vida en la residencia es agradable para
Antonio y generalmente recibe toda la atención que
demanda- Solamente en algunos momentos recibe
menos atención- Es cuando los cuidadores y
profesionales han de atender a muchos residentes
casi al mismo tiempo, como por ejemplo en el
comedor, en el momento de levantarse por las
mañanas, en las duchas, o a la hora de acostarseAntonio tiene pocas habilidades para comunicarse
verbalmente, se expresa por monosílabos y puede
elegir señalando- Rara vez inicia contactos sociales
con sus compañeros y en su repertorio de
habilidades sociales su mayor déficit está en los
inicios sociales- Necesita apoyo para realizar las
actividades de la vida diaria, como por ejemplo
ducharse, vestirse o utilizar el cuchillo para comerLa conducta de chillar y morderse la mano que
suele presentar Antonio parece servirle como señal
de que quiere iniciar interacciones sociales,
cuando quiere ayuda en alguna actividad y cuando
se siente incómodo en alguna situación-
Clasificar por propósitos y por temas
Después de analizar varias fichas se comprobará que la conducta suele
tener un patrón repetido para determinadas circunstancias. Es decir, que
generalmente ante unos determinados antecedentes situacionales (día
24
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
de la semana, hora, contexto general y contexto interpersonal), la persona se comporta de una determinada forma para conseguir o evitar determinadas consecuencias.
Así, encontraremos episodios de conducta problemática donde la persona trata de obtener, y episodios de conducta problemática donde la
persona trata de evitar.
Agruparemos todas las fichas cuyo propósito sea de obtener y todas las
fichas cuyo propósito sea de evitar.
Después cada uno de esos dos grupos de propósitos (evitar y obtener)
las clasificaremos en grupos más pequeños, separando por una parte
las que son para obtener atención, las que son para obtener objetos, las
que son para obtener actividad y las que son para obtener un determinado tipo de estimulación interna.
Haremos lo mismo con las fichas del grupo de evitar. Así es como se
hace la categorización.
Dentro de cada propósito las fichas se clasifican por temas.
Los temas se refieren al contexto en el que suelen
tener lugar las conductas problemáticasTambién, dentro de las fichas agrupadas (categorizadas) bajo el propósito de obtener atención, podemos encontrar un grupo de fichas que son
para obtener atención de los profesionales, y podemos separarlas de
otras cuya función sea obtener atención, pero de otros usuarios; o incluso de un determinado profesional.
Así, por ejemplo, del grupo de fichas cuyo propósito es evitar tareas podemos
hacer grupos como los siguientes: “evitar actividades ocupacionales” “evitar
tareas difíciles”, “evitar actividades en grupo”, “tareas largas”, “actividades con
ayuda”, “tareas cuando está cansado”, etc. Para establecer los temas sólo hay
que prestar atención a los antecedentes de la conducta problemática registrada
(contexto general, contexto interpersonal y suceso contextual si lo hubiera).
25
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
Hay tantos temas como quiera el grupo encargado de categorizar las fichas, y hay también infinidad de agrupaciones posibles. La regla que
debemos seguir es:
Tratar de agrupar en una misma categoría tantas
fichas como podamos teniendo presente cómo será
la futura intervenciónFinalmente toda esta información se puede resumir y documentar de
forma que nos resulte más visual. Para ello dispones en el anexo 5 de
un ejemplo de hoja resumen de conductas problemáticas
SI NO ESTAMOS SEGUROS DE LAS
HIPÓTESIS FUNCIONALES
Hay ocasiones en las que los datos recogidos no coinciden con los de
la observación, o no hay suficiente información para identificar claramente los patrones de conducta que presenta la persona.
Cuando no estamos seguros de la función de las conductas, debemos
Recoger más datos.
Preguntarnos2
· Que haría que terminara la conducta problemática.
· Es algo que debe darle o que debe quitarse a la persona.
Hay ciertos comportamientos que pueden iniciarse para una
determinada función (p.e. evitar una tarea) y se obtiene algo más
(p.e. atención).
Diseñar un análisis funcional.
26
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
EL ANÁLISIS FUNCIONAL
Consiste en la verificación de las hipótesis funcionales manipulando de
forma experimental:
Las condiciones que preceden a la conducta.
Las condiciones que tienen lugar después de la conducta.
Al consistir en una manipulación experimental deben tenerse controladas
todas las variables que se van a manipular. Esto supone un alto nivel de
estructuración de la situación y una preparación específica. Por lo tanto,
el análisis funcional lo debe diseñar una persona con conocimiento en
evaluación, para determinar las variables que se van a controlar así como
el comportamiento que deben tener en dicha situación las personas que
van a participar en la condición experimental.
Pero no todas las conductas problemáticas son éticamente replicables.
No podemos provocar que una persona se lesione, cause daños a otros,
o a sí mismo por comprobar el propósito que tiene con ello.
En la decisión de llevar a cabo un análisis funcional debe intervenir el
psicólogo, o el equipo de salud mental con responsabilidad en el caso.
Se recomienda que un equipo multiprofesional prescriba este tipo de
evaluación, determinando las condiciones en que se va a hacer y los objetivos del análisis.
27
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
ÍNDICES DE UN DESARROLLO ADECUADO DE
LA EVALUACIÓN FUNCIONAL
Una evaluación funcional dará resultado si el equipo de apoyo ha llevado
a cabo los siguientes pasos:
Una descripción operativa de cada conducta problemática.
Hay información documentada sobre la ocurrencia o no ocurrencia
de la conducta problemática antes de la intervención.
Se han identificado las consecuencias que mantienen la conducta
problemática.
El equipo ha desarrollado una o más hipótesis acerca de la función
que mantiene cada conducta problemática.
Los datos recogidos mediante observación directa confirman la
hipótesis funcional.
ANEXOS
1. Cuestionario de Validez social.
2. Entrevista estructurada.
3. Ficha de Observación sistemática.
4. Reverso Ficha de Observación sistemática.
5. Hoja de resumen de las conductas problemáticas.
Cuestionario de Validez social
Por favor indique el grado de acuerdo con las afirmaciones siguientes en
relación al comportamiento problemático del usuario que participa en el
programa de intervención iniciado.
ESCALA DE VALORACIÏN SOCIAL DEL
COMPORTAMIENTO PROBLEMÂTICO
28
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
Cada afirmación ha de valorarse en la escala teniendo en cuenta que el
valor 7 indicaría total acuerdo con la afirmación o que siempre es cierta,
4 algo de acuerdo o que algunas veces es cierta y 1 indica ningún
acuerdo o que nunca es cierta.
29
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
Entrevista estructurada
CUESTIONARIO DE
EVALUACIÏN FUNCIONAL
(CEF)
Nombre y apellidos:....................................................................................
30
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
31
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
32
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
33
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
34
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
35
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
! #ndiquen l$s conduct$s que utiliz$ p$r$ l$s funciones enumer$dos en l$ primer$ column$"
36
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
37
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
38
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
Ficha de Observación sistemática
39
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
Reverso ficha de Observación sistemática
40
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
Hoja de resumen de las conductas problemáticas
41
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
BIBLIOGRAFÍA
· Canal, R y Martín Cilleros, M.V. (2002). Apoyo Conductual Positivo,
Manuales de Trabajo en Centros de Atención a Personas con Discapaciadad de la Junta de Castilla y León. Ed: Consejería de Sanidad y
Bienestar Social, Junta de Castilla y León.
· Carr, E., Langdon, N. y Yarbrough, S.C. (2000). La intervención basada en hipótesis para tratar conductas severas. En A. C. Reep y R. H.
Horner, Análisis funcional de problemas de la conducta. Madrid: Paraninfo, pp. 9-29
· Casei, S.D; López, J.C. y Wacker, D. P. (2004). Evaluación funcional
del comportamiento en personas con discapacidades del desarrollo.
Revista Latinoamericana de Psicología. Volumen 36(2), 269-287.
· Chandler, L. K., y Dahlquist, C.M. (2006). Functional assessment:
Strategies to prevent and remediate challenging behavior in school settings (2nd ed.). Upper Saddle River, NJ: Pearson/Merrill Prentice Hall.
· Demchak, M. (1993). Functional assessment of problem behaviors in
applied settings. Intervention in School and Clinic, 29, 89-95.
· Hanley, G., Iwata, B. y McCord, B. (2003). Functional analysis of problem behavior: a review. Journal of Applied Behavior Analysis, 36, 147185.
· Desrochers, M. N., Hile, M.G. y Willians-Moseley, T.L. (1997). Survey
of functional assessment procedures used with individuals who display
mental retardation and severe problem behaviors. American Journal of
Mental Retardation, 101, 535-546.
· O’Neill, R.E., Horner, R.H., Albin, R.W., Sprague, J.R., Storey, K., y
Newton, J.S. (1997). Functional Assessment of Problem Behaviors: A
practical assessment guide. 2nd edition. Pacific Grove, CA:
Brooks/Cole.
42
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
· Nelson, J. R., Roberts, M. L., y Smith, D. J. (1998). Conducting functional
behavioral assessments: A practical guide. Longmont, CO: Sopris West.
· Umbreit, J., Ferro, J.B., Liaipin, C.J., y Lane, K.L. (2007). Functional behavioral assessment and function-based intervention: An effective, practical
approach. Upper Saddle River, NJ: Pearson/Merrill Prentice Hall.
43
CÓMO SABEMOS QUE QUIERE DECIRNOS CON LA CONDUCTA PROBLEMÁTICA
RESUMEN
45
Fly UP