...

HACIA LA MONEDA ÚNICA MUNDIAL - Encuentros Multidisciplinares

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

HACIA LA MONEDA ÚNICA MUNDIAL - Encuentros Multidisciplinares
HACIA LA MONEDA ÚNICA MUNDIAL: ARGUMENTOS
ECONÓMICOS Y SOCIALES EN TORNO A UNA IDEA FACTIBLE *
Jesús Lizcano Alvarez
Catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid
Director de la revista Encuentros Multidisciplinares
Uno de los acontecimientos más importantes desde el punto de vista económico y social que
podremos ver a lo largo de este siglo será sin duda la implantación de una Moneda Única Mundial.
Vamos a explicitar a continuación diez argumentaciones básicas en torno a las características y
viabilidad de esta futura divisa universal, que permitan al menos suscitar un cierto nivel de debate y
reflexión a nivel general, y especialmente entre todos aquellos interesados en materias de integración
económica y transparencia social.
1. Precedentes y lógica de la propuesta. La implantación de una Moneda Única Mundial
(MUM), más que una utopía, nos parece una mera cuestión de tiempo y de lógica, que cuanto antes se
haga realidad, mayores y más inmediatos serán los beneficios para el conjunto de los países y
ciudadanos, especialmente los más desfavorecidos. Ya Keynes postuló en Breton Woods, en 1944, la
necesidad de una moneda única mundial, lo mismo que otros economistas significativos, como el
estadounidense Richard Cooper en los años ochenta, o en los noventa el canadiense Robert A.
Mundell, premio con el Nobel de Economía en 1999.
2. Oportunidad. Nos encontramos en un momento idóneo para pensar seriamente en la
viabilidad y en la forma de instrumentar esta MUM. Por una parte, la globalización monetaria que
conllevaría la existencia definitiva de una divisa única mundial permitiría reforzar y estabilizar,
haciéndolos más transparentes y equitativos, las efectos positivos de la actual globalización
económica, consolidada con la reciente entrada de China en el sistema comercial global, a través de la
OMC. Por otra parte, existe en el mundo en estos momentos una creciente conciencia global para
abordar los problemas y desafíos internacionales, reforzada en buena medida por los dramáticos
acontecimientos del pasado 11 de septiembre.
3. Experiencia previa del euro. Hay que pensar que si ha resultado viable finalmente la
experiencia de la moneda única europea (el euro), hace pocos lustros calificable como utópica e
impensable, puede considerase razonable la viabilidad y las ventajas similares que podría conllevar la
MUM para la comunidad internacional. La implantación del euro ha venido a demostrar que no hay
imposibles a nivel de integración monetaria, dada la existencia en Europa de un colectivo de países tan
dispares en cuanto a tamaño, signo político, y características geográficas, históricas y culturales.
4. Creciente concentración cambiaria. En el actual contexto monetario internacional se puede
apreciar un movimiento de simplificación (e incluso polarización) en cuanto a la utilización de divisas;
aparte de las tres principales monedas: el dólar, el euro, el yen, las demás divisas van tendiendo a
obviarse o a desaparecer: En Europa van a dejar de existir tanto la libra esterlina -cuarta divisa de
importancia en el mundo- de forma mediata, como de una forma más inmediata el dracma griego, la
corona sueca y la corona danesa. Por su parte, el rublo se encuentra cada vez más dolarizado, incluso
en su utilización a nivel local. En lo que respecta al continente americano, aparte de la dolarización
actual de varios países iberoamericanos, con la futura vigencia del ALCA, parece más que probable la
existencia del dólar como moneda única. Aparte de lo ya señalado, cabe únicamente destacar el yen y
su área de influencia, y poco más. Todo ello nos muestra la tendencia a una concentración cambiaria
internacional en torno a tres divisas: euro, dólar y yen.
*
Una versión extractada de este artículo fué publicada en ABC-Economía, el día 9 de Diciembre de 2001.
5. Etapas intermedias. Desde la preponderancia actual de estas tres divisas a la implantación de
una Moneda única mundial no puede –ni debe- haber mucho trecho. En primer lugar, dos de estas tres
monedas -las más importantes, el euro y el dólar- se mueven en niveles no muy lejanos a la paridad
unitaria absoluta, y con una mínima voluntad política e institucional sería posible ligarlos de forma
definitiva a la par. Esta ligazón paritaria haría desaparecer totalmente una parte importante de los
movimientos especulativos internacionales de divisas, los existentes entre ambas monedas, lo que
conllevaría, por otra parte, una atracción sustancial hacia esa moneda dual de todas las demás divisas,
lo cual otorgaría un desconocido nivel de estabilidad a los mercados cambiarios.
6. Convergencia operativa. Esta unión cambiaria entre dólar y euro, se podría hacer extensiva
igualmente al yen, lo que conllevaría una integración cambiaria y definitiva entre las tres monedas que
vendría a significar un paso fundamental y decisivo para la existencia posterior de una única y
verdadera MUM. Dicha integración cambiaria conllevaría en la práctica la necesaria coordinación o
federación de los tres Bancos Centrales, realidad factible si recordamos que la unificación monetaria
europea ha significado la integración de un mayor número de Bancos Centrales. Además, haría
necesaria una disciplina sincronizada en las políticas monetarias e inflacionistas vigentes en esas tres
áreas, de cara a una convergencia en las variables macroeconómicas básicas: índice de inflación,
déficit público, tipos de interés, etc., algo similar a lo ocurrido en la Europa del euro, lo cual no parece
demasiado difícil de conseguir, dados los bajos y cercanos niveles en los que se mueven dichas
variables en los tres sistemas económicos citados.
7. Planificación de la fase final. Una vez lograda esta integración cambiaria tripartita a nivel
operativo, y por tanto una vez eliminada una buena parte de la inestabilidad y por tanto incertidumbre
de los mercados cambiarios internacionales, podría ser cuestión de tiempo, con una adecuada
planificación y la fijación de una serie de condiciones -entre otras el reparto del señoreaje-, la
elaboración de un calendario y plan de convergencia internacional hacia la Moneda Única Mundial,
que pasaría por una progresiva adhesión de las restantes monedas a esa paridad fija nuclear, para una
posterior desaparición (sucesiva o simultánea) de unas y otras monedas, que serían sustituidas por la
MUM.
Una vez hecha realidad, la Moneda Única Mundial conllevaría una serie de ventajas
sustanciales en el contexto socioeconómico internacional:
8. Desarrollo comercial. El comercio mundial, con la existencia de una única moneda o
instrumento de cambio, se vería impulsado de forma extraordinaria, ya que la operatoria, las
condiciones y tipos de contratación, la información más transparente y las negociaciones sobre precios,
y por supuesto, los cobros y pagos, se verían radicalmente simplificados o automatizados. Por otra
parte, se eliminarían la mayor parte de los costes de transacción a nivel internacional, así como los
riesgos y costes de los seguros de cambio, con el consiguiente incremento de la eficiencia económica
global y del PIB de los distintos países.
9. Potenciación de la economía real. De los dos mercados financieros básicos existentes: el de
cambios y el de capitales, la existencia de la MUM conllevaría la desaparición del primero; una vez
desaparecidos los mercados cambiarios desaparecerían definitivamente las crisis monetarias
internacionales. Ello originaría a medio plazo, además, una importante traslación de recursos
personales, técnicos, institucionales, empresariales, etc. desde la economía financiera a la economía
real, potenciándose así los mercados económicos (bienes y servicios): además, al disminuir
adicionalmente el nivel de incertidumbre de la economía real podría aumentar de forma permanente y
estable el nivel de confianza económica y empresarial, verdadero motor de la economía nacional e
internacional. Estos mercados resultarían más accesibles, por otra parte, a las PYMES, aumentando así
el nivel de democratización y participación empresarial en los mismos. Además, se facilitaría la
planificación a largo plazo, tanto a las empresas, como a las entidades públicas y no lucrativas que
operasen a nivel internacional.
10. Convergencia, competitividad e integración. En el terreno macroeconómico la MUM
conllevaría una permeabilidad que haría posible una convergencia entre los distintos países en los
índices de inflación, de tipos de interés, así como en el nivel de equilibrio y estabilidad presupuestaria,
en buena medida apoyada en la mejora de las decisiones económicas derivada de una mejor
información, ya que la MUM haría posible un mayor nivel de transparencia y simplicidad en la ingente
información económica existente a nivel mundial, así como en las estadísticas económicas
internacionales. Además, en un marco más simple, abierto y transparente, los mercados, incluídos los
financieros, incrementarían de forma notable su nivel de competencia y por tanto la competitividad de
las instituciones que operan en ellos, lo que ayudaría, entre otras cosas, a una disminución de los
precios de los bienes y servicios, y a una baja estable de los tipos de interés, además de crearse unas
condiciones más favorables para la integración financiera.
Con las anteriores argumentaciones en torno a la MUM no pretendemos sino aportar un cierto
nivel de divulgación en torno a esta idea, realmente viable y necesaria para el desarrollo, la
transparencia, y la democracia a nivel económico en el contexto internacional, a la vez que esperamos
que sirvan como catalizador de algunos debates que permitan impulsar y hacer más factible el devenir
futuro de esta Moneda Única Mundial.
Fly UP