...

que los educadores necesitan saber sobre el... BAJO

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

que los educadores necesitan saber sobre el... BAJO
IMPLICA C I O N E S
PARA LOS
EDUCADORES
Probablemente usted ya haya
visto a estos alumnos antes. Se
sientan en su clase, obviamente
aburridos de lo que usted está
enseñando, casi desafiándola
a hacerlos aprender. El
rendimiento de los alumnos es
por debajo del nivel del grado en
casi todas las áreas académicas.
En algunos momentos, sin
embargo, estos alumnos sí
muestran signos de brillantez,
pero están limitados a las pocas
situaciones de aprendizaje
que les interesan. El resto del
tiempo son ambivalentes y
desinteresados.
¿Podrían estos alumnos ser
dotados con bajo rendimiento?
Productos disponibles del Centro Nacional de
Investigación sobre el Dotado y el Talentoso
en español:
• Cómo Ayudar a su Hijo a Tener Exito en la
Escuela: Guía para Padres Hispanos
• Lo que los Educadores Necesitan Saber
sobre el Agrupamiento por Habilidad
• Lo que los Educadores Necesitan Saber
sobre la Compactación del Curriculum
• Lo que los Padres Necesitan Saber sobre
los Lectores Precoces
• Lo que los Educadores Necesitan
Saber sobre los Alumnos Dotados y el
Aprendizaje Cooperativo
• Lo que los Padres de Alumnos Dotados
Necesitan Saber sobre ver Televisión
• Lo que los Educadores Necesitan Saber
sobre la Actividad Tutoral
• Lo que los Padres y los Maestros Deberían
Saber sobre la Aceleración Académica
• Lo que los Educadores Necesitan Sabre
sober los Alumnos Bilingües y el Desarrollo
del Talento
• Lo que los Educadores Necesitan Saber
sobre el Bajo Rendimiento y los Alumnos
Dotados
• Lo que Deben Saber los Educadores
Acerca de los Niños y Jóvenes Bilingües
que Interpretan y Traducen
University of Connecticut
THE NATIONAL
RESEARCH CENTER
ON THE GIFTED AND
TALENTED
362 Fairfield Road, U-7
Storrs, CT 06269-2007
www.gifted.uconn.edu
Traducido por Valentina I. Kloosterman
NRC
G/T
L
o
que los
educadores
necesitan
saber
sobre el...
BAJO RENDIMIENTO
y los
alumnos
dotados
Guía Práctica - B9909
Bruce N. Berube - Editor
¿Qué es el bajo rendimiento?
En términos sencillos, el bajo rendimiento
se ve como una discrepancia entre el potencial
académico de un alumno y cómo él o ella está
realmente rindiendo en la escuela. Este potencial es
frecuentemente revelado por medio de los resultados
de exámenes de inteligencia y rendimiento como así
también, por observaciones. La disparidad entre el
potencial y el actual rendimiento es casi siempre bien
notable en el alumno dotado de bajo rendimiento.
¿Qué causa el bajo rendimiento?
Hay numerosas causas fuera de la escuela que
pueden llevar a los alumnos con altas habilidades a
no percibir su pleno potencial. Algunas importantes
dentro de estas, son los relacionados a la familia
y la comunidad en donde uno vive. Por ejemplo,
muchas personas dotadas tienen un bajo rendimiento
sencillamente, porque sus padres no enfatizan la
importancia de rendir académicamente, y cómo
ésto puede ser traducido en un éxito futuro. Estos
padres no fijan elevados estándares para sus hijos
ni esperan que los alcancen. El mensaje que el niño
recibe es que, el logro académico no es valorado y
por lo tanto, “¿Para qué intentarlo?” Temas como
el divorcio o relaciones tensas entre el niño y un
miembro de la familia pueden resultar también en el
bajo rendimiento. La tensión que con frecuencia se
produce en estas situaciones ensombrece cualquier
interés de rendir bien en la escuela.
En términos de la comunidad, la presión del grupo
de pares puede ser el principal culpable de conducir
al bajo rendimiento. Rendir bien en la escuela puede
causar que un alumno sea llamado “sabiondo” o con
otro término despectivo. La excelencia académica
no es valorada por muchos alumnos. Para evitar la
crítica y ser aceptados por sus grupos sociales, los
alumnos talentosos muchas veces rinden por debajo
de las expectativas.
Aunque hay muchos otros temas fuera de la
escuela que pueden ocasionar el bajo rendimiento,
los educadores pueden influir poco en cambiar
estas áreas. En cambio, debemos ver las causas del
bajo rendimiento que ocurren dentro de nuestras
escuelas y tratar de remediar tal deficiencia. Una
razón crucial por la cual los alumnos talentosos
eligen no sobresalir, es que el curriculum con el
que se encuentran es casi siempre poco desafiante
y estimulante. Los alumnos con alta capacidad
pueden dominar el material a un paso mucho más
rápido que los alumnos promedio, pero pocas veces
tienen la oportunidad. En vez de llevar a cabo y
sobrellevar sus trabajos diarios, sencillamente, se
rehusan a hacer nada. Esta poca estimulación puede
ser vivenciada desde los primeros años escolares de
un niño, y traducirse luego en un hábito de trabajo
pobre.
A veces, los alumnos dotados llegan a ponerse en
contacto con maestros que no aprecian o reconocen
sus talentos y habilidades. Inicialmente, estos
alumnos están deseosos de participar en clase,
tanto es así que pueden ser considerados molestos
o perturbadores. Los niños a la larga, reciben el
mensaje que su participación no es valorada y sus
intereses no son de importancia para la maestra. Tal
reacción negativa puede ser devastadora.
Los niños dotados pueden no creer que pueden
hacer las cosas bien. La falta de confianza en sus
habilidades los inhiben de intentar tareas en donde
crean que no pueden ser exitosos. Para estos
alumnos es más fácil ni siquiera intentarlo.
¿Qué pueden hacer los educadores?
Como lo indican Davis y Rimm (1994), “Los
niños no nacen bajo rendidores. El bajo rendimiento
es una conducta aprendida y por lo tanto, puede
ser desaprendida” (pág. 291). A continuación se
presentan algunas recomendaciones positivas para
ayudar a los educadores a permitir a sus alumnos
revertir el proceso de bajo rendimiento.
•
Asegúrese que haya oportunidades que
proporcionen desafío académico dentro de su aula.
Los alumnos con alta capacidad necesitan que se les
den asignaturas que los reten intelectualmente y
les permitan usar procesos y habilidades a un nivel
más alto. Los alumnos dotados frecuentemente
encuentran que las clases más difíciles son las más
gratificantes. Como Reis, Hébert, Díaz, Maxfield
y Ratley (1995) indicaron, “Otro factor importante
que los alumnos atribuían a su logro académico era
su participación en las clases de nivel superior” (pág.
158).
•
Proporcione oportunidades a estos alumnos
para dedicarse a temas de interés a través de
proyectos independientes. En vez de dar “trabajo
para mantener ocupados” a los alumnos que
completan su tareas antes que los demás, permítales
investigar temas fuera del curriculum que ellos
encuentren estimulante. Emerick (1995) estudió
jóvenes y encontró que “la clase que proporcionaba
oportunidades para estudios independientes en áreas
de interés promovía la excelencia académica” (pág.
20).
•
Ayude a los alumnos de bajo rendimiento a fijarse
metas realistas que eventualmente puedan alcanzar.
Evite las comparaciones entre los alumnos en una
atmósfera competitiva. Acentúe su creencia que
los alumnos pueden tener éxito y que usted cree
que tienen el potencial para hacerlo bien. Asista a
los alumnos a reconocer sus logros, ayudándolos a
establecer y medir sus propias metas (Siegle, 1995).
Su guía como maestra no puede ser desestimada.
Reis y otros (1995) descubrieron en su estudio que
todos los alumnos “citaron a maestros en el nivel
primario o secundario que habían influído en sus
vidas escolares . . . nutriendo sus creencias en sí
mismos, su motivación y su bienestar general como
jóvenes” (pág. 149-150).
•
Aliente a los alumnos a dedicarse a intereses fuera
de la escuela. Los bajos rendidores pueden comenzar
a darse cuenta de que hay una relación entre sus
áreas de interés y el contenido académico. Como
Emerick (1995) indicó, “la escuela y la realización
académica se convirtieron en relevantes por su
utilidad en el área de interés personal” (pág. 18).
REFERENCIAS
Davis, G. A., & Rimm, S. B. (1994). Education of the gifted and
talented (3rd ed.). Englewood Cliffs, NJ: Prentice-Hall.
Emerick, L. J. (1995). Academic underachievement among
the gifted: Reversing school failure. In E. J. Gubbins (Ed.),
Research related to the enrichment triad model (RM95212,
pp. 1-33). Storrs, CT: University of Connecticut, The National
Research Center on the Gifted and Talented.
Reis, S. M., Hébert, T. P., Díaz, E. I., Maxfield, L. R., & Ratley, M.
E. (1995). Case studies of talented students who achieve and
underachieve in an urban high school (Research Monograph
95120). Storrs, CT: University of Connecticut, The National
Research Center on the Gifted and Talented.
Siegle, D. L. (1995). Effects of teacher training in student
self-efficacy on student mathematics self-efficacy and student
mathematics achievement. Unpublished doctoral dissertation,
University of Connecticut, Storrs.
Fly UP