...

Un asunto tóxico - Ecologistas en Acción

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Un asunto tóxico - Ecologistas en Acción
UN ASUNTO
TÓXICO
C ÓMO EL LOBBY DE LA INDUSTRIA QUÍMICA
BLOQUEÓ LA ADOPCIÓN DE MEDIDAS
CONTRA LOS DISRUPTORES ENDOCRINOS
Mayo 2015
RESUMEN EJECUTIVO
Los disruptores endocrinos (EDC) son sustancias que
se encuentran en productos de consumo de uso diario,
desde plásticos y cosméticos a plaguicidas. Debido a
su capacidad de interactuar con el sistema hormonal
(endocrino) de los seres vivos, se sospecha que ocasionan graves efectos sobre la salud y el medio ambiente.
La normativa de la UE exige la adopción de medidas
y establece plazos claros para su cumplimiento. De
acuerdo a estas reglas, si una sustancia se identifica
como disruptor endocrino, debe prohibirse. Actualmente
las sustancias químicas se evalúan siguiendo los procedimientos de evaluación de riesgos para establecer
niveles de exposición seguros. Sin embargo, en el caso
de los disruptores endocrinos, puede que sea imposible
establecer niveles 'seguros'.
La Dirección-General de Medio Ambiente de la Comisión
Europea estaba encargada de establecer una serie de
criterios para definir 'qué es un disruptor endocrino'. EL
lobby de la industria química se puso en pié de guerra
ante la posible prohibición de algunos EDC. Los principales grupos de lobby involucrados fueron los lobbies
de la química y de plaguicidas (CEFIC y ECPA), y las corporaciones a la cabeza del lobby fueron BASF y Bayer.
Pero encontraron aliados en varios Estados miembro,
en la Comisión Europea y en el Parlamento Europeo.
Las principales tácticas de lobby empleadas incluyeron
intentos de minar y desacreditar la ciencia sobre EDC
independiente, mientras promovían los estudios de
la industria como la única 'ciencia fiable'; presionar a
otras Direcciones Generales en la Comisión para que se
enfrentaran a la DG de Medio Ambiente; crear alarma
sobre el daño económico que la industria sufriría; retrasar el proceso; y utilizar la negociación entre la UE y
EEUU sobre el TTIP de palanca para prevenir cualquier
'barrera comercial'.
A principios de la primavera de 2013, como la DG
de Medio Ambiente no cedía a la presión, el lobby
corporativo se centró en exigir un estudio de impacto, como táctica dilatoria. La culminación de
una presión feroz fue que la propuesta de criterios
de identificación de la DG de Medio Ambiente fue
rechazada por otras Direcciones Generales en la
Comisión. Además, en julio de 2013, la Secretaria
General, Catherine Day, ordenó la realización del
estudio de impacto tan deseado por la industria.
Con ello, la Comisión incumplía el plazo legal para
presentar los criterios científicos, según establece
la normativa comunitaria. Como el proceso todavía
está en curso, con el estudio de impacto en camino,
el mejor escenario posible prevé que los criterios
finales para identificar EDC se presenten en 2017.
Este informe cuenta la historia de como una importante iniciativa de salud pública de la UE ha sido
bloqueda por grupos de lobby corporativo conjuntamente con protagonistas de la Comisión Europea.
Muestra como la industria ha utilizado con éxito las
tácticas de lobby. Este informe muestra como algunos funcionarios, a pesar de trabajar en servicios
a cargo de la salud pública en la Unión Europea,
parece que han servido a los intereses corporativos
por encima de los intereses públicos.
Publicado por: Stéphane Horel
y Corporate Europe Observatory
Paris / Bruselas
Mayo 2015
Edición: Katharine Ainger
Diseño e ilustraciones:
Ricardo Santos
Traducción: Cecilia Cardenas
y Dolores Romano
ÍNDICE
Introducción 4
Los que toman decisiones y los científicos 5
Ataques contra el informe Kortenkamp 9
El complot de la EFSA 9
Mientras tanto en el Parlamento 11
Primer round de la ofensiva lobbista:
evaluación de impacto 12
Segundo round de la ofensiva lobbista: el TTIP 14
¿Científicos preocupados o fachada de la industria? 16
El golpe decisivo 17
El sorpresivo paquete de consenso 17
Una hoja de ruta hacia ninguna parte 18
La empresa de mudanzas de Juncker 19
Corporate Europe
Observatory (CEO) es
un grupo de investigación
y campañas que trabaja
para exponer y retar el acceso
privilegiado y la influencia de la que
disfrutan las corporaciones y sus
grupos de lobby en la política de la UE.
CEO trabaja en alianza con grupos de
interés público y movimientos sociales
dentro y fuera de Europa para desarrollar
alternativas al poder corporativo.
www.corporateeurope.org
El contenido de este informe puede mencionarse
o reproducirse para fines no comerciales, siempre
que se reconozca la fuente de información.
Endocrine
Disrupting
Chemicals
Stéphane Horel es una
periodista independiente
con base en París. Investiga la
influencia de las corporaciones y
los conflictos de interés en temas de
salud pública y de medio ambiente. Uno de
sus artículos sobre la regulación de
los disruptores endocrinos en Europa
ha sido galardonado con un Laurel de
la Columbia Journalism Review. También
ha dirigido un documental sobre el tema para
French TV (Endocrination – What's Up / France 5, 2014).
www.stephanehorel.fr
Introducción
Los disruptores endocrinos son sustancias químicas que están presentes en productos de la vida
cotidiana– desde plásticos y cosméticos a pesticidas. Debido a su capacidad para interactuar con el
sistema hormonal (endocrino) de los organismos
vivos, se sospecha que ocasionan importantes
daños sobre la salud y el medio ambiente. La exposición de los seres humanos a los disruptores
endocrinos (EDC por sus siglas en inglés) se ha
asociado con enfermedades tales como infertilidad, cáncer y obesidad. El coste sanitario de este
serio problema de salud pública se ha calculado
recientemente en €157.000 millones anuales solo
en la UE 1 . Al comenzar los legisladores a actuar al
respecto, la industria se ha movilizado en una de
las mayores batallas de intereses de la UE.
Al menos tres normas de la UE exigen que se tomen
medidas contra los disruptores endocrinos, y establecen plazos claros para actuar: el Reglamento de
2006 que regula las sustancias químicas (REACH),
el Reglamento de 2009 que regula los pesticidas
(1107/2009), y el Reglamento de 2012 que regula
los biocidas (528/2012). Dentro de la Comisión europea, la Dirección General de Medio Ambiente (DG
Environment) recibió el mandato de liderar el proceso. En línea con los requerimientos legislativos, la
DG de Medio Ambiente encargó un estudio a expertos independientes, que fue publicado en 2012. Una
propuesta que establecía criterios científicos para
definir los disruptores endocrinos, el primer paso
necesario antes de tomar ninguna medida legislativa,
estaba lista. ¿Hasta ahí todo bien? Eso quisiéramos.
UN ASUNTO TÓXICO
C ÓMO EL LOBBY DE LA INDUSTRIA QUÍMICA BLOQUEÓ LA ADOPCIÓN
DE MEDIDAS CONTRA LOS DISRUPTORES ENDOCRINOS
4
Cualquier acción potencial respecto a los disruptores endocrinos representa una espina en el costado para diversos sectores de la industria que ven
amenazadas sus ganancias. Sus esfuerzos para
contrarrestar cualquier intento de regulación han
movilizado a empresas, federaciones lobbistas y
consultoras, con sede tanto en la UE como en EE.
UU. Estos lobbies representan a la industria química en su conjunto, así como también a sectores
más específicos como el de los fabricantes de pesticidas y plásticos, que están fuertemente implicados en el uso o producción de sustancias químicas
sospechosos de ser disruptores endocrinos.
Demorar a toda costa cualquier posible regulación
sobre EDC es de fundamental importancia para la
industria debido a otro proyecto (favorable a la industria) en el que se ha embarcado la EU: negociar
un acuerdo de libre comercio con EE. UU., el Acuerdo
Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP) – también conocido como Acuerdo Transatlántico de libre
comercio (TAFTA). Uno de los principales objetivos
de este acuerdo es reducir las asimetrías regulatorias entre la UE y EE. UU para facilitar el comercio.
Por lo tanto, las acciones de la UE en relación a los
disruptores endocrinos se han convertido en un
tema importante en las negociaciones.
En esta campaña de las corporaciones, se han
usado diversas estrategias de lobby. Entre ellas,
clásicos como generar alarma acerca de pérdidas
económicas, desacreditar la evidencia científica
sobre los efectos perjudiciales de los EDC, y buscar motivos para generar demoras.
Este informe explora cómo las corporaciones de la
industria química y su lobby – y también otros actores que integran instituciones de la UE – han estado
trabajando para evitar que la UE adopte medidas
acerca de los EDC, poniendo en peligro de manera
directa la salud pública y el medio ambiente.
Cómo el lobby de la industria química bloqueó la adopción de medidas contra los disruptores endocrinos
Los que toman decisiones
y los científicos
En 2009, la DG de Medio Ambiente fue designada como
chef de file responsable de regular los EDC (ver cuadros
1 y 2). Su primera iniciativa fue, encargar, mediante un
concurso de licitación, un informe sobre el estado de la
ciencia de los disruptores endocrinos. Preparado por un
consorcio de expertos liderado por el Profesor Andreas
Kortenkamp de la Universidad Brunel, en Londres, el
informe 'Evaluación actual de los disruptores endocrinos' (de aquí en adelante el informe Kortenkamp) fue
publicado en enero de 2012 2 .
El informe Kortenkamp es una revisión científica detallada sobre los EDC de varios cientos de páginas, que analiza los estudios más recientes de la literatura toxicológica
y epidemiológica y la evidencia sobre los efectos de los
EDC en la naturaleza y los seres humanos. Los autores
llegaron a la conclusión de que cualquier intento de
regular los EDC enfrentaría un desafío fundamental: no
existe un kit listo para usar de detección universal para
los EDC. Esto se debe a la extrema complejidad del sistema endocrino y a la capacidad de los EDC para alterarlo
de diversas – y en gran parte desconocidas– maneras.
De hecho, el informe identificó una amplia brecha entre
el conocimiento cada vez mayor sobre los EDC, y el modo
en que la UE regula las sustancias químicas. Los investigadores sostuvieron que la UE simplemente no disponía
del tipo apropiado de pruebas para identificar EDC y determinar sus efectos. El informe, por lo tanto, recomendó
algunas medidas para identificar y regular los EDC y hacer
frente a esta grave amenaza para la salud pública.
Cuadro 1
Como lo resumió el Profesor Kortenkamp, tres elementos son necesarios para regular los EDC:
“1- Definición (¿Qué es aquello que pretende abordar?)
2- Pruebas (¿Existen herramientas que
permitan identificar a los EDC?)
3- Criterios (¿Cómo trasladar los resultados
de las pruebas a la normativa regulatoria?)”3 .
La DG de Medio Ambiente puso en marcha una amplia
iniciativa para diseñar una política. En 2010, estableció un grupo de trabajo ad hoc en el que participaron
más de 40 expertos de estados miembros, agencias
regulatorias nacionales, centros públicos de investigación y también representantes de otras DG (Salud
y consumidores, investigación, empresa, empleo), de
la Agencia Europea de seguridad alimentaria (EFSA), y
otros órganos de la UE. Cinco plazas de ‘observadores’
se destinaron a la industria y ONGs respectivamente.
Además, el año siguiente, la DG de Medio Ambiente creó
un ‘Grupo consultivo de expertos’ para brindar asesoramiento técnico sobre la elaboración de los criterios 4.
Dentro de ambos grupos de trabajo, rápidamente se
alcanzó consenso para aceptar la definición de EDC de
la OMS y el Programa internacional sobre seguridad de
las sustancias químicas (IPCS en inglés): “Un disruptor
endocrino es una sustancia exógena, o mezcla de sustancias, que altera las funciones del sistema endocrino
y en consecuencia, causa efectos adversos para la
salud en un organismo intacto, o su descendencia, o
(sub)poblaciones”5 . Acordada la definición, la atención
científica se dirigió hacia los criterios para identificar
a los disruptores endocrinos, que se convirtió en un
campo de batalla.
Disposiciones legales
El reglamento de 2009 sobre plaguicidas establece para los EDC un “criterio de exclusión basado en los
peligros”. Esta norma considera a los EDC sustancias
peligrosas, por lo que los plaguicidas con propiedades
disruptoras endocrinas no serán autorizados en el futuro
en el mercado de la UE. Este 'enfoque basado en el peligro'
reemplaza la tradicional evaluación de riesgos que – como
se describe en el Cuadro 2 – está orientada a definir un
nivel 'seguro' de exposición. La Comisión Europea debía
elaborar una definición y un criterio científico para identificar los EDC antes del 14 de diciembre de 2013 6.
El Reglamento 1907/2006 REACH sobre sustancias químicas, también exigía a la Comisión europea decidir si
pueden o no fijarse umbrales de exposición seguros para los
EDC. Si no existen umbrales seguros y los EDC son peligrosos independientemente de las concentraciones, entonces
estas sustancias eventualmente tendrán que ser sustituidas
o simplemente prohibidas. Si por otro lado, existen esos umbrales y los EDC son considerados seguros en determinadas
concentraciones, permanecerán en el mercado. Esta decisión
debía tomarse antes del 1 de junio de 2013 7 .
El lobby de la industria química se ha opuesto firmemente al
enfoque basado en peligros de la normativa que regula los
pesticidas. Ellos sostienen que los EDC pueden ser regulados
como cualquier otra sustancia química conforme al actual
sistema de evaluación de riesgos 8 .
5
UN ASUNTO TÓXICO
Cuadro 2
¿Endo qué?
Los disruptores endocrinos (EDC) pueden interferir en
los sistemas endocrinos de los mamíferos, peces, anfibios y otros organismos vivos. Su toxicidad comenzó
a ser reconocida por los científicos a principios de la
década de 1990. Los EDC tienen la capacidad de imitar,
bloquear, o alterar los niveles de hormonas, tales como
estrógenos, testosterona, hormonas tiroideas, que
afectan diversas funciones en el cuerpo. La exposición
a estos químicos en la primera etapa del desarrollo de
un organismo puede ocasionar daños irreversibles que
solo serán evidentes más adelante en la vida 9 . Existe
una elevada probabilidad de que los EDC jueguen un rol
en la génesis de numerosas enfermedades 'modernas'
como cáncer de próstata, testículos y mama, infertilidad, anomalías genitales, alteraciones en el desarrollo
cerebral, diabetes, y obesidad. Hasta ahora alrededor de
1000 sustancias han sido identificadas como potenciales
disruptores endocrinos 10 , pero esa cifra podría ser el
doble 11 . Los EDC están presentes en productos de uso
generalizado como plaguicidas, plásticos, cosméticos,
alfombras, ordenadores y materiales de construcción.
Llegan así a los alimentos, aire, polvo, ríos, océanos,
animales silvestres y … a nuestros cuerpos. Un ejemplo
de EDC, el bisfenol A (BPA), ya ha sido prohibido en la
fabricación de biberones en la UE debido a posibles
riesgos para la salud.
En 2013, un importante informe subrayó la urgencia de
adoptar medidas respecto a los EDC. El informe 'Estado
de la ciencia sobre disruptores endocrinos' publicado
conjuntamente por la OMS y el Programa para el Medio
Ambiente de ONU (PNUMA) destacó que la gran mayoría
de las sustancias químicas en el mercado nunca han
El informe Kortenkamp recomendó una lista de criterios
complementarios entre sí, como adversidad, modo de
acción, potencia, toxicidad principal, especificidad, severidad, irreversibilidad y relevancia. El informe señalaba
que ninguno de estos criterios debía usarse en forma
aislada, como un único filtro 14 .
Pero en mayo de 2011, las autoridades británicas y alemanas hicieron pública una posición conjunta acerca de
los criterios para identificar a los EDC 15 . Sin ocultar su
preocupación acerca del “enorme impacto comercial”
de regular los EDC, los dos Estados miembro defendieron un criterio de exclusión que filtraría solo a los
EDC más “potentes”. La idea detrás de esta propuesta,
según explicó el Profesor Kortenkamp, “sería usar el
criterio de potencia como una herramienta para señalar
a los ‘principales culpables’ y dejar al resto de los EDC
6
sido testeados para conocer sus potenciales efectos
disruptores endocrinos, además los métodos internacionales de testeo solo detectan algunos de los efectos
conocidos de los disruptores endocrinos. Los EDC representan una “amenaza global que debe solucionarse”,
concluyó el informe de OMS/PNUMA 12 .
El informe también estableció que la exposición tanto de
los seres humanos como de la fauna silvestre a dichas
sustancias proviene de un creciente número de fuentes,
y que el riesgo de las mezclas de estas sustancias – el
llamado ‘efecto coctel’ – ha sido seriamente subestimado. El informe resaltó que estos efectos pueden ocurrir
por debajo de los niveles de seguridad establecidos para
determinadas sustancias químicas.
Cuando las sustancias químicas se regulan (muchas
no lo están), se evaluán suponiendo que existe un 'nivel
seguro de exposición'. Los umbrales se establecen por
debajo del “nivel donde no se observan efectos adversos” (NOAEL). Sin embargo, se acepta que algunas
sustancias carecen de un 'nivel seguro' o umbral de
exposición. Este es el caso de algunos agentes químicos
carcinógenos, mutagénicos y reprotóxicos (CMR) y de las
sustancias tóxicas persistentes y bioacumulativas (PBT).
La cuestión de si existe un umbral 'seguro' está en el
centro del debate sobre los EDC. Pero según uno de los
análisis científicos más detallados sobre EDC hasta la
fecha, un informe de un equipo liderado por el Profesor
Kortenkamp para la Comisión Europea (vea la próxima
sección), las herramientas actuales no son adecuadas
para detectar los umbrales para estas sustancias 13 .
Esto implicaría que los EDC deben ser regulados como
sustancias “carentes de umbral de exposición seguro”.
a salvo de toda regulación” 16 . El informe Kortenkamp
establece claramente que los criterios de potencia son
“en gran medida arbitrarios y no justificables científicamente”. Sin embargo, no fue un problema para ambos
Estados miembro.
La inclusión de la potencia como criterio de exclusión
podía, en efecto, dejar a un número importante de plaguicidas fuera de la prohibición. Por ello, se convirtió en
una demanda clave del lobby de la industria química y
de plaguicidas. Esta idea se desarrolló posteriormente
en un artículo científico publicado en una revista del
sector industrial en octubre de 2012 17 . El artículo fue
patrocinado por el Centro Europeo de Ecotoxicología y
Toxicología de Químicos (ECETOC), una organización
científico- industrial, que integran entre otros BASF,
Bayer, Dow, y Syngenta 18 .
Cuadro 3
Trucos y maniobras de los lobbistas corporativos
El lobby corporativo contra la regulación de los EDC emplea numerosas
herramientas disponibles para los lobbistas. Estas incluyen:
Menoscabar el valor de la ciencia
Aislar a los 'buenos'
Movilizar a actores dentro de la Comisión
Europea, como las DG de comercio y
empresa, y la Secretaría General, en
contra de la DG de Medio Ambiente.
Generar alarma respecto
a pérdidas económicas
Los grupos de lobby generan cifras
dramáticas para presentarle a las
instituciones de la UE la gravedad
del impacto económico que tendría
la adopción de medidas en su sector.
Lobbistas mercenarios
Consultoras especializadas en lobby
(también llamadas agencias de relaciones públicas) y estudios de abogados
son contratados por corporaciones o
asociaciones sectoriales de lobby para
desarrollar estrategias, organizar reuniones con funcionarios o legisladores, etc.
Organizar y financiar 'críticas' al informe
Kortenkamp.
Demoras o retrasos
Al solicitar una evaluación de impacto, la
industria intenta ganar tiempo postergando
la regulación de los EDC para más adelante.
Usando el acuerdo de 'libre comercio'
para socavar la normativa europea
Las negociaciones del TTIP tienen el propósito
de armonizar la normativa de seguridad
alimentaria y ambiental europea con la de los
EE. UU. lo que muchas veces conduce a una
degradación de las normas de la UE.
Movilizar 'otras voces'
para repetir el mensaje
Financiar o apoyar de otras formas a científicos, productores agrícolas u otras organizaciones para que se sumen al coro de detractores
de los criterios para identificar a los EDC.
¿Quiénes son los lobbistas?
Bruselas actualmente es la segunda capital mundial
del lobby corporativo – después de Washington DC. Se
calcula que alrededor de 20-30.000 lobbistas pueblan la
sede de la UE, la gran mayoría representa a corporaciones.19 Todas las grandes corporaciones tienen oficinas
propias dedicadas al lobby y lobbistas dentro de las
instituciones de la UE.
Pero con frecuencia las campañas organizadas, como
la relativa a los criterios para identificar disruptores
endocrinos, se canalizan a través de asociaciones que
representan sectores diversos: en este caso el Consejo
Europeo de la Industria Química (CEFIC) y dos de sus entidades derivadas, la Asociación Europea de protección
de cultivos (ECPA), y las Asociaciones de productores
europeos de plásticos (PlasticEurope) y cosméticos
(Cosmetics Europe). El presidente de ECPA es Martin
Dawkins de Bayer. El equipo directivo de CEFIC está integrado por (actuales y antiguos) empleados de BASF. El
presidente de PlasticEurope, Patrick Thomas, es el CEO
de Bayer MaterialScience AG– uno de los principales
productores mundiales de bisfenol A.
Cuadro 4
Los intereses de la industria norteamericana están bien
representados en Bruselas. La mayoría de las empresas fabricantes de pesticidas son miembros de Croplife
America, la organización hermana de ECPA. Sus intereses
también son defendidos por la Cámara de Comercio norteamericana (AmCham EU) que colabora estrechamente
con la agencia de relaciones públicas con sede en Bruselas
EPPA. Consultoras 'mercenarias' especializadas (también
llamadas agencias de 'relaciones públicas' (PR) o 'asuntos
públicos' (PA) son contratadas para acciones específicas
destinadas a apoyar los intereses de estas corporaciones.
También existen plataformas de lobby industrial cuyo
objetivo es la defensa de los intereses empresariales
en debates y foros científicos, como el Centro Europeo
de Ecotoxicología y Toxicología de Químicos (ECETOC).
ECETOC en su sitio web se describe como un “grupo de
expertos sin fines de lucro patrocinado por la industria”
cuyo propósito es “mejorar la calidad de la evaluación de
los riesgos de las sustancias químicas”.20 Bayer, BASF,
Dow, DuPont y Syngenta son algunas de las muchas corporaciones que integran ECETOC.21
7
Cuadro 5
Presupuestos enormes
Es muy escasa la información fiable y de calidad sobre el lobby en la UE. El Registro de Transparencia europeo
es voluntario, y no se verifica la información. Según este registro, CEFIC notificó un presupuesto total de 40
millones de euros en 2012, de los cuales destinó 'solamente' 6 millones de euros a lobby.22 Pero la única razón
de ser de esta organización es la defensa de los intereses de las corporaciones que lo integran en Bruselas. ECPA
declara haber destinado entre €50,000-100,000 al año al lobby.23 Solo calcula los costos salariales brutos de
las horas que pasan sus lobbistas en la Comisión, el Parlamento o en agencias como EFSA, además de algunos
gastos generales. Es poco probable que esas cifras autodeclaradas representen los verdaderos costes del lobby.
Cuadro 6
Puertas giratorias
Los grupos lobbistas a menudo utilizan la clásica estrategia de la 'puerta giratoria': en otras palabras, contratar
a personas que vienen directamente de trabajar en el
gobierno. Los lobbistas son antiguos funcionarios de
la Comisión o europarlamentarios, o empleados del
Parlamento o del Consejo. Por lo tanto, están en una
buena posición para hacer lobby entre sus antiguos
colegas y conocen el funcionamiento interno del sistema. Las puertas giratorias pueden también operar en
la dirección contraria, cuando alguien de la industria
pasa a ocupar un cargo clave en un organismo público.
El lobby de la industria de los pesticidas tiene varios
ejemplos. Si observamos el personal actual de ECPA:
Stuart Rutherford solía trabajar en la DG de Medio
Ambiente y Agatha Pietrasiuk en el área pesticidas de
la DG de Salud y consumidores, mientras Jess O'Flynn,
Michal Kicinsky y Anna Gatt Seretny son antiguous
Cuadro 7
asistentes de europarlamentarios.24 O'Flynn trabajó
para la eurodiputada conservadora británica Julie
Girling hasta las elecciones europeas de 2014.25 La
lobbista de CEFIC Lena Perenius trabajó antes en DG
empresa en la normativa sobre sustancias químicas
REACH.26 En cuanto a Ralf Burgstahler, comenzó
en BASF, pasó a trabajar en la Comisión Europea en
REACH (normativa que BASF pretendía socavar), luego
ocupó un cargo en el Ministerio de asuntos económicos
alemán, y ahora ha vuelto a trabajar en BASF como lobbista para los plastificantes (como ftalatos, conocidos
disruptores endocrinos).27 28
En EE. UU., el uso de las puertas giratorias es incluso más habitual. Según la organización, Centre for
Responsive Politics, más de la mitad de los lobbistas de
la filial norteamericana de CropLife en el período 20132014 previamente había trabajado en el gobierno. 29
El controvertido caso
del bisfenol A
BPA
El bisfenol A (BPA) es el ejemplo más notorio de una sustancia disruptora endocrina.30 Se utiliza fundamentalmente para fabricar policarbonatos plásticos irrompibles, y han detectado que se libera de este material. Desde
2011 su uso en la fabricación de biberones está prohibido en la UE.31 Pero el BPA aún es ampliamente utilizado
en productos de consumo, como recubrimiento de envases de alimentos y bebidas, empastes dentales y papel
térmico de tickets de compra. La autoridad para la seguridad alimentaria francesa, ANSES, concluyó en 2011 que
los efectos adversos del BPS sobre la salud animal estaban demostrados y se sospechaban en seres humanos,
incluso a niveles de exposición menores a la dosis 'segura' permitida por EFSA.32 Pero EFSA llegó a conclusiones
diferentes, como la de su último análisis y opinión sobre el BPA de enero de 2015, que desató renovadas críticas.
En respuesta, la ministra francesa de Medio Ambiente Ségolène Royal se preguntó públicamente qué grado de
influencia había tenido la industria en EFSA en este caso.33
8
Cómo el lobby de la industria química bloqueó la adopción de medidas contra los disruptores endocrinos
Ataques contra el
informe Kortenkamp
Las principales conclusiones del informe Kortenkamp
molestaron a la industria. Los ataques no se hicieron esperar. El primero fue una “crítica” publicada en mayo de
2012 en una revista científica revisada por pares.34 Fue
patrocinada por el Consejo norteamericano de química
(ACC), la organización de lobby de la industria química
norteamericana. Los cinco autores trabajaban como
consultores industriales, dos de ellos contratados por
Gradient Corp, una empresa dedicada a la defensa de
productos que realizó estudios por cuenta de la industria sobre un conocido disruptor endocrino (bisfenol A) 35
y que había tenido como cliente a Bayer.36 Otra crítica de
la industria fue encargada por ECETOC a Exponent, también una empresa de defensa de productos con sede en
EE. UU.37,38 El tercer ataque provino del…gobierno del
Reino Unido. En julio de 2012, el Departamento de Medio
Ambiente, alimentos y asuntos rurales (Defra) difundió
un “comentario” sin firma de 3 páginas, de su Comité
asesor sobre sustancias peligrosas (HSAC) criticando
la metodología del informe Kortenkamp. 39
Ya a mediados de 2012, la negativa de la Dirección
General de Medio Ambiente de la Comisión Europea a
incorporar los deseos de la industria se había vuelto
bastante evidente. La DG de Medio Ambiente, no obstante, se enfrentaba cada vez a más presiones. De los
gobiernos de Gran Bretaña y de Alemania, de la industria, y también de la propia Comisión.
El complot de la EFSA
El 1 de octubre de 2012, en una medida sorpresiva
que debilitó la posición de la Dirección General de
Medio Ambiente, EFSA (Agencia Europea de Seguridad
Cuadro 8
Alimentaria) anunció que la Comisión Europea le había
encargado formar opinión científica sobre “los riesgos
para la salud humana y el ambiente asociados con la
posible presencia de disruptores endocrinos en la cadena alimentaria”.40 Esto les daba una oportunidad para
expresar su opinión sobre los criterios científicos para
los disruptores endocrinos en su conjunto.
El mandato oficial para EFSA fue firmado el 1 de
agosto de 2012 por la Directora General de Salud y
Consumidores, Paola Testori Coggi.41 La Dirección
General de Medio Ambiente no fue incluida en el mandato oficial y solo fue informada unos días después.42
Con este gesto hostil, la DG de Salud y Consumidores
dejó de lado a la DG de Medio Ambiente en un intento de
asumir algún control en la formulación de los criterios
aplicables a los EDC. El Profesor Kortenkamp confesó
que algunos de sus colegas esperaban que EFSA “se
manifestaría a favor de utilizar criterios de exclusión
basados en la potencia, como habían propuesto la industria y algunos estados miembros”.43
En cualquier caso, ¿era EFSA la entidad más adecuada
para emitir un dictamen científico exhaustivo sobre
los EDC? El trabajo previo de EFSA sobre el bisfenol
A había sido controvertido y criticado, por ejemplo,
por la Agencia Francesa de Seguridad Alimentaria,
Ocupacional y Ambiental (ANSES).44
EFSA se puso a trabajar y conformó un grupo dedicado
a los EDC. Poco tiempo después, un informe periodístico mostró que 8 de los 18 miembros del equipo de
EFSA dedicado al estudio de los EDC tenían conflictos
de interés. Tres de ellos tenían vínculos con el grupo
de lobby International Life Sciences Institute (ILSI), uno
con CEFIC, y otro con Syngenta.45 Además, el equipo
de EFSA incluía a tres expertos que eran empleados
de los gobiernos británico y alemán respectivamente
–gobiernos que ya habían tomado una posición (en
favor de la industria) en el debate sobre el criterio de
¿Qué es una empresa de defensa de productos?
Las empresas de defensa de productos se dedican al (enorme) negocio de adaptar y distorsionar la
ciencia para que sea del agrado de sus clientes. Estas empresas emplean científicos para realizar estudios,
producir datos que se ajusten a intereses del cliente, o para criticar otros estudios que no lo hacen. David
Michaels, autor del libro de referencia “Doubt is their Product”46, dijo acerca de las empresas de defensa de
productos: “Aún no he visto un solo estudio publicado por una empresa de defensa de productos reñido con
las necesidades de los patrocinadores del estudio. El propósito es sembrar duda sobre la verdadera ciencia.”47
9
UN ASUNTO TÓXICO
potencia. Finalmente, solo 4 de los 18 expertos habían
hecho verdadera investigación científica sobre disruptores endocrinos. Ninguno era especialista en endocrinología humana. Entonces, ¿A qué conclusión llegó ese
equipo de trabajo de EFSA? Salieron a la luz dos correos
electrónicos, obtenidos mediante una solicitud de acceso a la información, que indican inequívocamente que
al menos uno de los miembros del equipo de trabajo de
EFSA tenía dudas acerca de la opinión de EFSA sobre
los EDC poco tiempo antes de su publicación. El correo
se refiere al informe sobre EDC publicado por la OMS y
el Programa de ONU para el Medio Ambiente (PNUMA)
el 19 de febrero de 2013.
En un correo electrónico enviado al día siguiente, este
integrante del grupo de trabajo sobre EDC expresó su
grave preocupación a sus colegas y al personal de EFSA
encargado de supervisar el trabajo, acerca de la calidad
del trabajo del grupo 48
“Estimados colegas:
La vida es complicada...
Es casi una vergüenza comparar nuestro borrador
actual del informe con el informe de OMS/PNUMA.
Los temas que el informe de OMS/PNUMA destaca y señala como específicos para los [disruptores
endocrinos], nosotros hemos intentado subestimarlos o incluso evitarlos en nuestro informe,
cuando OMS/PNUMA llega a la conclusión de
que la tradicional evaluación de riesgo de las
sustancias químicas no se adecua al propósito
de evaluar los [disruptores endocrinos] (p 17),
nosotros llegamos exactamente a la conclusión
contraria.... Ellos discuten con elegancia por qué
los "umbrales" no podrían aplicarse a los [disruptores endocrinos]. Nosotros permanecemos en el
mejor de los casos "tibios" frente a estos asuntos...
Me alegra no tener que asistir a la conferencia de
prensa y reunión de partes interesadas (prevista
para el 20 de marzo) para presentar y defender
el actual informe del Comité científico de EFSA
sabiendo que la audiencia ha leído el informe
OMS/PNUMA. ¡Una situación evidentemente
complicada!…
La única salida, en mi opinión, es rehacer nuestro informe o al menos modificarlo de manera
significativa...
10
Pudimos haber usado perfectamente el informe OMS/
PNUMA como el próximo
paso para identificar los disruptores endocrinos, con
todas las precauciones y
restricciones que implica.
¡Desafortunadamente
no lo hicimos y ahora
estamos en un lío!”
Aquí está lo que contestó Bernard Bottex, el miembro
de EFSA que supervisó el grupo de trabajo sobre EDC:
“[Debemos] reconsiderar nuestras conclusiones:
las opciones 2 y 3 de las actuales conclusiones
donde explicamos que los EDC deben ser tratados como la mayoría de los químicos, ie sujetos a
evaluación de riesgo, nos deja aislados del resto
del mundo, y pueden ser difíciles de defender
considerando la incertidumbre, falta de información, y de método. Cualquier sugerencia para
reformularlas en base a estos nuevos parámetros
será bienvenida.”49
Cuando se le pidió un comentario sobre esto, EFSA
contestó que estos correos fueron parte de un debate
científico más amplio y por lo tanto, “no deben ser analizados en forma asilada”. Otros expertos expresaron
opiniones contrarias, declaró EFSA. La Agencia añadió
que el alcance del informe de OMS/PNUMA “permitió
un debate más profundo” sobre temas como los efectos a bajas dosis, y que EFSA ahora ha encargado un
nuevo estudio sobre esos efectos. 50 La opinión de EFSA
finalmente fue publicada el 20 de marzo de 2013.51 A
pesar de las dudas que muestra el correo antes mencionado, la frase final de la opinión de EFSA que Bottex
propuso reformular, finalmente no fue modificada. Los
EDC “por lo tanto, pueden ser tratados como la mayoría de las sustancias altamente preocupantes para
la salud humana y para el ambiente, i.e. ,sometidos a
evaluación de riesgos y no solo a evaluación de peligro”,
dice la conclusión. Como se ha explicado previamente en este informe, una evaluación de peligro de una
sustancia química identifica sus peligros potenciales
tales como sus propiedades disruptoras endocrinas.
Cómo el lobby de la industria química bloqueó la adopción de medidas contra los disruptores endocrinos
A continuación se puede hacer una evaluación de
riesgos para establecer un 'nivel seguro de uso', pero
es cuestionable si esto es realmente posible para los
disruptores endocrinos.
Girling (ECR). Girling es la portavoz de agricultura del
partido Conservador en el Reino Unido. Ella no oculta
su posición favorable a los intereses de la industria
respecto a temas como pesticidas y OMG. 53 54
Pero EFSA había logrado esquivar el asunto: tal como
está formulada la frase no requiere que los EDC deban
ser sometidos a una evaluación de riesgos. Y existe
una buena razón para esto. La normativa de la UE que
regula los pesticidas prescribe para los EDC un enfoque basado en los peligros– por eso no se menciona el
enfoque de evaluación de riesgos. Como EFSA es una
agencia que pertenece a la UE probablemente no quería
contradecir la normativa europea.
En septiembre de 2012, Girling organizó un 'Grupo informal de trabajo sobre diseño de políticas basadas en
riesgo'. En su sitio web, dijo estar preocupada porque
demasiadas decisiones se basan en respuestas “excesivamente cautas ante supuestos peligros más que en
exámenes científicos y mediciones del riesgo real".55
A pesar de sus inconsistencias y otros aspectos problemáticos, la opinión de EFSA no propuso ni defendió la
potencia, el criterio de exclusión que impulsaba la industria. Si la intención de la DG de Salud y Consumidores
había sido obligar a la DG de Medio Ambiente a incluir
tal criterio haciendo que EFSA lo legitimara, el intento
había fracasado.
Mientras
tanto en el
Parlamento
Los disruptores endocrinos se habían
convertido también en
tema de debate en el
Parlamento Europeo.
En abril de 2012, se
había iniciado un informe de iniciativa propia,
liderado por la eurodiputada socialista sueca Åsa
Westlund. Este informe apoyaba el enfoque precautorio que la DG de Medio Ambiente ya había adoptado.
Westlund confirma que, especialmente al principio,
ella recibió numerosas llamadas telefónicas y correos
electrónicos de lobbistas de la industria química: "La
industria intentó generar confusión en el debate y
desviar la atención para suspender el uso solo de los
químicos más peligrosos. ¡Pero primero se necesita
saber cuáles son los disruptores endocrinos más peligrosos!" señaló.52
El trabajo de Westlund fue cuestionado directamente por la eurodiputada conservadora británica Julie
En representación de este grupo informal de trabajo
(que se desconoce si tiene otros integrantes), ella organizó un evento cerrado bajo el título “Riesgo vs. Peligro
– con referencia al informe Westlund sobre disruptores
endocrinos” programado para el 22 de enero de 2013.
Girling le escribió a Anne Glover, la principal asesora
científica del presidente de la Comisión Europea para
invitarla a participar como oradora. En su carta, Girling
llamó al informe Westlund un “buen ejemplo de cómo
no se está prestando atención al riesgo cuando se
formulan políticas relacionadas con la legislación en
materia de sustancias químicas”. Ella promocionó el
evento como una “oportunidad para quienes apoyan el
diseño de políticas basadas en el riesgo”.56 De nuevo,
“políticas basadas en el riesgo” aquí hace referencia al
enfoque que considera que es posible establecer un 'nivel seguro de uso' para todas las sustancias químicas.
Glover aceptó la invitación para ser oradora invitada,
junto con otros como el Director de estrategia y coordinación científica Hubert Deluyker, y Rémi Bars, toxicólogo en Bayer y también presidente de ECETOC. La “lista
de invitados confirmados” presentada a Glover ofrece
una clara muestra de quiénes eran considerados por
Girling como “partidarios de diseñar políticas basadas
en el riesgo”. La lista incluye a representantes de numerosos lobbies de la industria química en Bruselas:
CEFIC, ECPA, PlasticsEurope, Toy Industries of Europe,
representantes de Bayer y ECETOC, BASF, ExxonMobil,
la Cámara de Comercio norteamericana (AmCham EU),
y la agencia de relaciones públicas Burson Marsteller;
pero ni una ONG ambiental o de salud pública. Y además, ni siquiera la propia Westlund, que – a pesar de
que su nombre se mencionaba en el título del evento
– no fue invitada. 57
En el período previo a la votación en el Comité de Medio
Ambiente sobre el informe Westlund, la eurodiputada
Julie Girling y Miroslav Ouzky (ambos de la coalición
ECR) presentaron de forma conjunta 22 enmiendas al
11
UN ASUNTO TÓXICO
informe Westlund. Las modificaciones, por ejemplo,
estaban orientadas a eliminar el principio precautorio
del texto y reemplazarlo por la clásica evaluación de
riesgo.58 Entre los parlamentarios que presentaron
enmiendas similares para socavar el texto del informe
Westlund estaban Oreste Rossi (del grupo de derechas,
EFD), Pilar Ayuso (del grupo conservador del EPP),
Cristina Gutierrez-Cortines (EPP) y Andrés Perelló
Rodríguez (de la alianza socialista demócrata, S&D).
Sin embargo, Westlund consiguió apoyo mayoritario en
el Parlamento y su propuesta fue aprobada el 14 de
marzo de 2013, solo unos pocos días antes de que la
opinión de EFSA fuera publicada. La resolución estableció sin ambigüedades que el principio de precaución
“exige que la Comisión y los legisladores tomen medidas adecuadas para reducir la exposición a corto y largo
plazo de los seres humanos a los disruptores endocrinos”. En oposición a lo que la industria, el Reino Unido
y Alemania venían sosteniendo, la resolución también
destacó que “ningún criterio debe ser considerado por
si solo como criterio de exclusión o decisivo para identificar un disruptor endocrino”. En resumen, significaba
que el criterio de potencia debía ser descartado.
Primer round de la ofensiva
lobbista: evaluación de impacto
El comienzo de la primavera de 2013 marcó un punto
de inflexión. El informe OMS/PNUMA sobre disruptores
endocrinos publicado en febrero señaló que los EDC
eran una “amenaza global que debe ser resuelta”. Un
informe del Parlamento liderado por Westlund apoyaba
el trabajo de la DG de Medio Ambiente. Luego, en base al
informe Kortenkamp y a la opinión de EFSA, el grupo de
expertos de la DG de Medio Ambiente publicó su propio
informe final.59 La propia DG de Medio Ambiente comenzó a ultimar los detalles de una propuesta de criterios
para identificar los EDC.
Los integrantes de la industria química se dieron cuenta
de que no podían ganar. Su estrategia para lograr que
solo se prohibieran los disruptores endocrinos más
potentes parecía condenada al fracaso. Estaban seriamente alarmados y buscaban un modo para evitarlo:
en este caso, generar una demora. Una herramienta
ideal para esto es solicitar una evaluación de impacto.
Este procedimiento administrativo, que requiere como
mínimo 12 meses busca evaluar los impactos positivos
12
y negativos de una propuesta de política de la Comisión.
La historia ha demostrado que el resultado tiende a favorecer a los intereses económicos (ver Cuadro ¿Cuáles
son exactamente los impactos evaluados?). Esto es lo
que el lobby tóxico decidió intentar.
En la primavera de 2013, la campaña de lobby de la
industria por una evaluación de impacto arrancó con
plena fuerza. Los objetivos en la Comisión fueron las
Direcciones Generales de Salud y Consumidores, de
Empresa y Comercio, y también la Secretaria General.
La finalidad: asegurarse su apoyo y aislar la bolsa de
resistencia de la DG de Medio Ambiente. Por supuesto, la
industria se apresuraría a presentar sus propias cifras
alarmistas sobre qué significarían para la industria los
criterios aplicables a los EDC. Esta, de hecho, es una
conocida estrategia clásica de la industria de 'gritar que
viene el lobo' y sobrestimar los costes de futuras normas
ambientales y de salud pública, sin tener en cuenta los
beneficios (financieros y no financieros) que produce.60
En marzo de 2013, ECPA, la organización de lobby de la
industria de pesticidas, presentó un documento donde
evalúa el impacto económico de los proyectos de criterios aplicables a los disruptores endocrinos.61 Se basó
principalmente en una evaluación de impacto realizada
en 2009 por el gobierno del Reino Unido y que incluyó
algunas demandas alarmistas. Los criterios “reducirían
gravemente la disponibilidad de productos para la protección de cultivos en Europa”, señaló. El valor de mercado de productos que podrían estar afectados por los
criterios para los EDC fue “calculado entre €3-4 billones”.
La pérdida de rendimiento de cultivos clave como trigo,
patata, colza oleaginosa y vid sería de “entre 10-20% en
un año promedio –con posibles pérdidas de hasta 50% en
años de alta presión de enfermedades”. Además los criterios por supuesto dificultarían seriamente el “comercio
global”. Este documento fundamental de lobby se difundió ampliamente entre los funcionarios de la Comisión.
A principios de junio de 2013, la propuesta de la DG de
Medio Ambiente estaba en la fase final antes de su publicación. Hasta el último minuto, la industria intentó presionar de todas las maneras posibles. Prueba de esto es el
casi desesperado intento de finales de mayo de 2013, de
AmchamEU y EPPA (la empresa de lobby que contrataron) de reunirse con la asesora científica principal, Anne
Glover, aunque ella no tenía opinión inmediata en el asunto. La presidenta del Comité ambiental de la Cámara de
comercio norteamericana y miembro de EPPA, Miglena
Mihova, le pidió “al menos 15 minutos”, “para compartir
algunas de las preocupaciones de la industria”.62
Cuadro 9
¿Cuáles son exactamente los impactos evaluados?
Aún cuando se supone que las evaluaciones de impacto valoran “las potenciales consecuencias económicas,
sociales y ambientales” de una iniciativa de la Comisión, 63 los resultados suelen ser más favorables a los aspectos
económicos que a los aspectos de salud pública y medio ambiente, por la sencilla razón que los últimos son
mucho más difíciles de evaluar. “Sabemos a partir de los intentos previos de realizar análisis de coste-beneficio
y evaluaciones de impacto, que son en general profundamente deficientes, es más fácil calcular los costes de
regular que calcular los beneficios para la sociedad de no tener problemas reproductivos en las próximas cuatro
o cinco décadas,” señaló David Gee, ex Asesor senior en ciencia, política y asuntos emergentes en la Agencia
Ambiental Europea (EEA).64 Convenientemente para la industria, una evaluación de impacto requiere de promedio
de 12 a 15 meses y poe ello también puede usarse como una útil estrategia dilatoria.
Ejemplos de correos electrónicos de lobby enviados por la industria
a varios objetivos en la Comisión Europea.
“evaluación de impacto”
“falta de evaluación de impacto”
“posibles impactos de los criterios finales”
“evaluando los posibles impactos”
“evaluación de impacto”
“evaluación de impacto”
“importante impacto sobre la investigación”
Los correos electrónicos se pueden
solicitar a Corporate Observatory Europe
y a Stéphane Horel.
UN ASUNTO TÓXICO
El 7 de junio a las 9.30 am en punto, todos los Directores
Generales de la Comisión involucrados fueron invitados
por la DG de Medio Ambiente para comentar sobre su
proyecto de propuesta de criterios.65 La reunión, llamada ‘encuentro entre servicios’, fue un hito o punto de
inflexión. Pero para la hora del almuerzo, el proyecto fue
rechazado tal y como estaba, y la ruptura fue efectiva.
cualquier regulación de los EDC: las negociaciones del
acuerdo de comercio entre la UE y EE. UU.
De lo que ocurrió en lo sucesivo, podemos suponer sin
temor a equivocarnos que la propuesta de la DG de
Medio Ambiente se había filtrado al mundo antes de la
reunión. Ese mismo día, el 7 de junio, exactamente a las
2.04 pm, la gigante de la industria química Bayer envió
un bien dirigido correo electrónico al máximo nivel de
la Comisión, la Secretaría General. Los destinatarios
fueron Marianne Klingbeil y Stefan Moser. Marianne
Klingbeil es la Secretaria General Adjunta, y responsable de la evaluación de impacto de la UE. Bayer, escribiendo en alemán a una compatriota, presenta una
evaluación de impacto del Reino Unido y un informe
similar de Teagasc, la Autoridad irlandesa de desarrollo
de agricultura y alimentos, acerca del impacto de “una
definición inapropiada de disrupción hormonal en los
programas de control de enfermedades y en la producción del trigo en Irlanda”. "A pesar de los impactos
masivos sobre la industria y el sector agrícola”, Bayer
lamentó, “la Comisión hasta ahora se ha negado a llevar a cabo una evaluación de impacto. Por lo tanto, le
pedimos que reclame que se realice una evaluación de
impacto”.66
Mientras tanto, a la industria se le presentó una segunda y excepcional oportunidad para llevar adelante una
fructífera campaña de lobby contra la regulación de los
EDC: las próximas negociaciones de un acuerdo de comercio entre la UE y EE. UU., conocido por su acrónimo
TTIP (Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversión)
o TAFTA (Acuerdo Transatlántico de libre comercio). Uno
de los principales objetivos del TTIP es precisamente
reducir las diferencias entre la legislación de la UE y EE.
UU. para facilitar el intercambio comercial. Una norma
que regule los EDC representaría una diferencia significativa entre las normas de ambos bloques económicos.
Estas negociaciones por lo tanto fueron aprovechadas
por la industria como la oportunidad perfecta para deshacerse por completo del asunto de los EDC.
En las semanas siguientes, el lobby en favor de la evaluación de impacto se intensificó.
¿Cedería la Comisión ante las demandas de una evaluación de impacto? Primero, necesitamos echarle un
vistazo a la ruta paralela del lobby de la industria contra
Segundo round de la
ofensiva lobbista: el TTIP
Desde EE. UU., el Consejo químico norteamericano (ACC)
y CropLife America (CLA) escribieron a la Oficina norteamericana de seguridad química y prevención de la
contaminación (OCSPP) a finales de 2012, para expresar
su “grave preocupación” respecto a que los criterios de
la UE sobre EDC “tendrían consecuencias negativas y
de gran alcance en el comercio global”67 Advirtieron
que la adopción de la UE de un enfoque que difiere tan
sustancialmente con el de EE. UU. “probablemente establecería precisamente la clase de barreras regulatorias
que un potencial Acuerdo de libre comercio entre la UE
y EE. UU. pretende abordar”.
Simbiosis entre la Comisión y la industria – para promover la 'cooperación regulatoria'.
La evidencia demuestra que si la industria no consigue realizar un trabajo de lobby lo suficientemente bueno, la DG de
Comercio le dará un empujoncito. En otoño de 2012, la DG de Comercio convenció al grupo de lobby de los pesticidas,
ECPA, para que participara en la consulta pública sobre el TTIP que estaba en marcha. Como la industria europea de
los pesticidas es “uno de los sectores clave, que examinaremos en lo que respecta a mejorar las condiciones para los
negocios,” le escribió la DG de Comercio en un correo electrónico a ECPA, “vuestro aporte, idealmente patrocinado
por vuestro socio norteamericano, sería más que bienvenido”.68 ECPA respondió unas pocas semanas después, junto
con su organización hermana en EE. UU., CropLife America, para exigir, por ejemplo, la armonización de las normas
sobre residuos de pesticidas en alimentos, y presionando en favor de la 'cooperación regulatoria'.69 La cooperación
regulatoria es una herramienta que evitaría diferencias entre los estándares en el futuro. Esto podría
representar una importante amenaza para cualquier legislación destinada a proteger la salud y el ambiente.
Cuadro 10
14
Cómo el lobby de la industria química bloqueó la adopción de medidas contra los disruptores endocrinos
En marzo de 2013, un consultor anónimo organizó
una serie de reuniones en Bruselas para una delegación del grupo de lobbistas de pesticidas CropLife
America. Según un correo electrónico enviado por él a
Jean Ferriere de la Secretaría General de la Comisión
Europea, su principal preocupación era la próxima regulación de los EDC que no “parecía consistente con los
objetivos de las negociaciones entre la UE y EE. UU. para
el TTIP”.70 La delegación de CropLife America fue invitada a participar de una reunión con ECPA programada
para el 20 de marzo en la Secretaría General.
Sus demandas fueron formuladas claramente en el
documento de posición de Croplife America:71
“• El criterio de exclusión basado en el peligro
previsto en el Reglamento de la UE 1107/2009 no
debe afectar el intercambio comercial entre EE. UU.
y la UE;
• La aplicación por parte de la UE de restricciones
o prohibiciones a productos evitando las evaluaciones de riesgo no deben impactar en el comercio
entre EE. UU y la UE;
• El gobierno norteamericano debe defenderse
invocando el Acuerdo sobre la aplicación de [medidas sanitarias y fitosanitarias] de la Organización
Mundial del comercio (OMC), en caso de que la UE
busque adoptar un nuevo régimen regulatorio para
los disruptores endocrinos desprovisto de un enfoque basado en la evaluación del riesgo.”
Otra demanda clave de la industria para el TTIP es la
“cooperación regulatoria” (ver Cuadro 10). En junio de
2013, una delegación de la Cámara Norteamericana de
Comercio (AmCham EU) se reunió con funcionarios de la
DG de Empresa y la DG de Comercio para discutir cómo
sería la cooperación regulatoria.72
La DG de Comercio imaginó un mecanismo que impondría la obligación de aportar una justificación, en caso de
que la UE o EE. UU. desearan adoptar una nueva normativa regulatoria con la que la otra parte no estuviera de
acuerdo. Poco tiempo después, el lobby de la industria
química (CEFIC y el Consejo Químico Norteamericano)
propuso una idea muy similar de un “Consejo conjunto
de asesoría científica” para tratar temas “emergentes”
como los EDC”.73
La retórica de la ‘seriedad científica’
Desde el tabaco en la década de 1950 al cambio climático en la actualidad, existe una larga historia de intentos
de la industria de “fabricar dudas”74 acerca de la evidencia científica que demuestra los efectos perjudiciales
de sus productos. Una manera de hacerlo por ejemplo, es financiar estudios que señalan otras posibles causas
para estos efectos perjudiciales. La industria entonces afirmaría que sus estudios tienen 'seriedad científica',
mientras los estudios inconvenientes serían etiquetados como 'basura científica' (otras variaciones son: 'sin
base científica' o 'sin evidencia científica'). Con la llegada del TTIP, la industria está reciclando esta falsa idea de
'solidez científica' para montar un ataque constante contra el sistema de seguridad alimentaria de la UE, incluyendo el principio de precaución. Por ejemplo, ECPA y CropLife demandaron "la inclusión de una evaluación de
riesgos con base científica como fundamento para el Reglamento de pesticidas",75 implicando que la legislación
de la UE que regula los pesticidas carece de una base científica. Un ejemplo de una figura política que cayó en
la estrategia de la industria es la eurodiputada conservadora británica Julie Girling. En un artículo de opinión
publicado en el Wall Street Journal titulado “The Junk Science Threat to Free Trade” (La amenaza de la ciencia
basura para el libre comercio), escribió que las mayores amenazas para el éxito del TTIP eran el tema de los EDC
y la aplicación del principio de precaución en la UE. Ella describió la evidencia de perjuicios de los EDC (y otras
clases de químicos) para la salud humana como “en el mejor de los casos hipotética, posiblemente ilusoria,
y ciertamente jamás determinada científicamente.” Los disruptores endocrinos ahora son “estigmatizados
por activistas anti-químicos”, continuó. Ella terminó diciendo que Europa necesita avanzar hacia “un sistema
que evalúe los impactos reales, conocidos en base a conocimientos científicos sólidos”.76 Sin embargo, existe
sorprendente evidencia que demuestra que las medidas del gobierno contra las sustancias peligrosas – desde
el asbesto al plomo, y desde el tabaco a algunos pesticidas, ha sido demorada durante años, en
ocasiones décadas enteras debido a las actividades del lobby industrial para debilitar la ciencia.
Cuadro 11
15
UN ASUNTO TÓXICO
El 17 de junio de 2013, José Manuel Barroso y Barack
Obama anunciaron el inicio oficial de las negociaciones
del acuerdo de libre comercio entre la UE y EE. UU.77
Desde el verano de 2013, el lobby había decidido usar el
TTIP contra cualquier acción regulatoria sobre los EDC.
Pero la DG de Comercio tenía cada vez más dificultades
para vender el TTIP al público europeo. El funcionario
de la DG de Comercio Jean-Luc Demarty le dijo a CEFIC
que se necesitaba más apoyo de la industria "para
transmitir el mensaje acerca de que el TTIP no trataba
de desmantelar la legislación europea sobre sustancias
químicas."78 El gobierno norteamericano ha sido más
directo acerca de su rol como agente de la industria; su
Departamento de industria señaló de manera explícita
a la regulación sobre disruptores endocrinos como una
'barrera comercial' que debía ser eliminada por medio
del TTIP.79
¿Científicos preocupados
o fachada de la industria?
Mientras la ofensiva de lobby de la industria alcanzaba
su punto álgido en el mes de junio de 2013, otra voz se
sumó a su coro.
El 17 de junio de 2013, un grupo de 56 científicos liderado por el toxicólogo alemán Wolfgang Dekant envió una
carta a la asesora científica principal de Barroso, Anne
Glover, en la que criticó el trabajo realizado por la DG
de Medio Ambiente sobre los EDC.80
“El borrador actual de proyecto marco está basado en
la prácticamente completa ignorancia de principios bien
establecidos de farmacología y toxicología”, afirmó,
pero sin referirse a ningún documento específico. La
carta permaneció desconocida para el público hasta el
5 de julio de 2013, cuando se publicó un editorial en
una revista de toxicología en el que daba a conocer
su posición. Con el título 'Precaución científicamente
infundada impulsa recomendaciones de la Comisión
Europea sobre regulación de EDC, aunque desafía
principios científicos consolidados, de sentido común
y de evaluación de riesgo', el editorial llevaba la firma
de Daniel Dietrich, toxicólogo de la Universidad de
Konstanz y más de 18 editores y editores asociados de
revistas científicas.81 El editorial luego fue publicado
en no menos de 14 revistas en los meses siguientes.
Este modus operandi nunca antes se había visto en la
historia de la literatura científica.
16
Considerando la oportunidad de estas inusuales carta y
editorial, en medio de la lucha de la industria contra los
EDC, muchos se sorprendieron. Su contenido tampoco
pasó inadvertido. A fines de agosto de 2013, la primera
refutación fue publicada en la revista Environmental
Health por 41 destacados expertos en disruptores
endocrinos, 4 de los cuales habían participado en el
emblemático informe OMS/PNUMA de 2013, y 2 en el
informe Kortenkamp. “Estamos preocupados por el
editorial de Dietrich que parece estar destinado a ser
una intervención diseñada para tener impacto en las
decisiones inminentes de la Comisión Europea respecto
a las sustancias disruptoras endocrinas”, escribieron.82
La segunda refutación fue publicada un par de semanas después en la revista de la Endocrine Society, esta
vez firmada por 104 científicos y editores de revistas
especializadas. El editorial, concluyeron, “le hace un
flaco favor a la Comisión Europea, la ciencia, incluso a
la toxicología, y sobre todo a la salud pública”.83
Poco tiempo después, una investigación de Environmental Health News reveló que del total de 18 editores
que firmaron el editorial de Dietrich, 17 tenían vínculos
con la industria química, cosmética, farmacéutica, de
pesticidas, biotecnológica, e incluso del tabaco. En lo
que se refiere a la industria química, los vínculos podían
identificarse con el Consejo Químico Norteamericano,
CEFIC, ECETOC y ILSI.84 Además, de los 56 firmantes
originales de la carta dirigida a Anne Glover, al menos
33 también tenía lazos con la industria.85 Algunos habían
recibido de las asociaciones industriales fondos para
investigación, mientras otros habían trabajado para la
industria como consultores o asesores.
Notablemente, la carta dirigida a la principal asesora
científica de Barroso, Anne Glover llevaba la firma de
3 científicos – a saber Diane Benford, Gisela Degen, y
Josef Schlatter – que también eran miembros del grupo
de trabajo de EFSA en el período 2012-2013 sobre los
EDC. Los tres, Benford, Degen y Schlatter, tenían conflictos de interés con el sector comercial.86
La carta que socavaba el trabajo de la DG de Medio
Ambiente parecía haber logrado su objetivo. Solo
tres días después de recibir la carta que criticaba
los criterios sobre los EDC, Anne Glover le envió una
nota a Karl Falkenberg, Director General de la DG de
Medio Ambiente. Ella había recibido una carta de “una
gran cantidad de destacados expertos en toxicología”,
escribió, presentándolos como opinión autorizada en
el asunto de los EDC. Luego ella solicitó explicaciones
Cómo el lobby de la industria química bloqueó la adopción de medidas contra los disruptores endocrinos
sobre el proceso: ¿cómo “fue revisada la evidencia”?
¿Por qué la opinión de EFSA fue “ignorada”? ¿Era cierto
que la regulación de los EDC “se basaría solamente en
pruebas in vitro”? El tono no era muy cordial.87
Pero lo que es más importante, Anne Glover envió copias de su nota al gabinete de Barroso y a la Secretaria
General Catherine Day. Al transmitir la impresión de que
había razones legítimas para cuestionar el trabajo científico realizado por la DG de Medio Ambiente, hizo sonar
la alarma en las jerarquías superiores de la Comisión
en un momento crucial.
El golpe decisivo
El 2 de julio de 2013, el proceso de toma de decisiones
sobre los criterios aplicables a los EDC finalmente descarriló. La Secretaria General de la Comisión, Catherine
Day escribió una nota dirigida a Karl Falkenberg y
Paola Testori Coggi, los Directores Generales de Medio
Ambiente y Salud y Consumidores respectivamente,
donde les ordenó que trabajaran juntos sobre los criterios aplicables a los EDC, exigiendo que la propuesta
"debe estar respaldada por una evaluación de impacto
que incluya una consulta pública sobre las diversas
opciones de criterios y sus impactos”.88
El asunto, sostuvo luego Catherine Day, es "sensible
debido a las opiniones divergentes de la comunidad
interesada y los potenciales impactos en sectores de
la industria química y el comercio internacional". Como
diversas áreas de la Comisión habían sido alimentadas
metódicamente con evaluaciones de impacto encargadas por la industria y provenientes del Reino Unido, y
advertidos sobre el TTIP, la preocupación acerca de los
“potenciales impactos sobre sectores de la industria
química y el comercio internacional” puede explicarse
fácilmente. Pero ¿qué hay de las “opiniones divergentes
de la comunidad interesada”? ¿Cuál podía ser esa opinión divergente, sino la de una multitud de científicos, a
cuya crítica se le había otorgado importancia y mérito
solo un par de semanas antes gracias a la intervención
de Anne Glover?
Como la Comisión lo reconoció más tarde, el lobby de
la industria y la carta de los científicos habían sido los
factores decisivos para este resultado.89
Con esta decisión de poner en marcha una evaluación
de impacto, la Secretaria General de la Comisión por sí
sola había complicado el trabajo sobre EDC de la DG de
Medio Ambiente. Sin mencionar que con la evaluación
de impacto el proceso sería demorado en la práctica
durante un período de tiempo indefinido independientemente del plazo legal– diciembre de 2013 – fijado
por el Parlamento. La industria había logrado ganar
el tiempo que necesitaba para socavar los criterios, y
para aprovechar la dinámica desregulatoria de 'libre
comercio' que le brindaban las negociaciones entre la
UE y EE. UU. Las empresas que tenían más que perder
con la regulación de los EDC podían festejar.
A principios de septiembre de 2013, la decisión de realizar una evaluación de impacto para los criterios para
los EDC finalmente se hizo pública. Un grupo de 8 parlamentarios que siguieron el tema de cerca respondieron
con una carta al entonces presidente de la Comisión
Europea, Barroso: "Esta decisión es sorprendente, porque se espera que los criterios científicos se basen en
estudios científicos objetivos y no en una evaluación de
impacto, que es más bien una herramienta para adoptar
decisiones políticas." En otras palabras: si el objetivo
es elaborar una definición científica de lo que es un
EDC, entonces los potenciales impactos económicos
(o de otro tipo) son completamente irrelevantes. Los
parlamentarios comentaron: “Realizar una evaluación
de impacto desde el comienzo parece confundir ciencia
con diseño de políticas y peligro con riesgo.”90
El sorpresivo paquete
de consenso
El 24 de octubre de 2013, no obstante, la asesora científica principal, Anne Glover acordó reunirse en su oficina
con representantes de ambos 'bandos' científicos. El
grupo que había criticado el trabajo de la DG de Medio
Ambiente con la carta dirigida a Glover, estaba integrado
por Alan Boobis, Wolfgang Dekant y Helmut Greim. El
‘bando de los científicos de los EDC’ – incluía a Anna
Maria Andersson, Ulla Haas, y Andreas Kortenkamp.
Nadie esperaba que la confrontación tendría un resultado tan sorprendente: el grupo de los críticos cambió
radicalmente su posición. Ellos aceptaron firmar una declaración consensuada, que contradecía sus declaraciones iniciales, especialmente en el asunto de la existencia
o no de umbrales seguros para los EDC. “Es posible que
no existan umbrales”, y “no es posible definir umbrales
solo por experimentos en organismos completos debido
a falta de sensibilidad”, indicaba el documento. 91
17
UN ASUNTO TÓXICO
El 20 de noviembre, Anne Glover le comunicó a la DG de
Medio Ambiente, a la DG de Salud y Consumidores y a la
Secretaría General el resultado de la reunión científica.
Uno podría pensar que un cambio tan espectacular, que
ponía fin a la ‘controversia’, afectaría seriamente a la
Comisión y destruiría su conveniente excusa para llevar
adelante una evaluación de impacto. Sin embargo, eso
no sucedió.
En diciembre de 2013, la Comisión no había cumplido
el plazo fijado en la normativa de pesticidas de 2009, y
tampoco había fijado un nuevo plazo.
Los parlamentarios del Grupo socialista (S&D) le recordaron a la Comisión que el plazo legal había vencido y
que debía haber publicado los criterios científicos para
los EDC. 92
El 25 de marzo de 2014, el grupo integrado por 8 parlamentarios finalmente recibió una respuesta a la carta
que le había enviado a Barroso en octubre de 2013. La
carta que llevaba la firma de Karl Falkenberg (DG de
Medio Ambiente) y Paola Testori Coggi (DG de Salud y
Consumidores), justificó la evaluación de impacto no
solo en la “preocupación acerca de posibles impactos
potencialmente importantes para algunos sectores”
asociados con cualquier grupo de criterios sobre los
EDC, sino también “el fuerte debate dentro de la comunidad científica sobre los disruptores endocrinos que se
intensificó el último verano”.93 Una vez más, la Comisión
eligió ignorar el hecho de que este debate había terminado meses antes en la oficina de Anne Glover. Y no
solo los diputados del Parlamento estaban molestos. En
marzo de 2014, Suecia decidió denunciar por “omisión”
a la Comisión ante la justicia.
Una hoja de ruta
hacia ninguna parte
A continuación la atención de la industria se trasladó a
los términos de la evaluación de impacto. Se encomendó a las DG de Ambiente y de Salud y Consumidores
el diseño de una 'hoja de ruta' que determinaría el
alcance de la evaluación de impacto, y que presentaría
las opciones políticas que serían evaluadas. Las DG
programaron una primera reunión del Grupo de coordinación de la evaluación de impacto para el 20 de enero
de 2014, e invitaron a participar a las distintas áreas
integrantes de la Comisión, entre otras a Investigación,
Clima, Agricultura, Empresa y Comercio. 94
18
La organización lobbista de los pesticidas, ECPA, claramente sabía de la reunión y de quiénes participarían.
Una semana antes, el 13 de enero, ECPA le envió sus
“sugerencias” respecto a la evaluación de impacto a la
DG de Salud y Consumidores.95 Unos pocos días más
tarde, CEFIC hizo lo mismo. 96
ECPA y CEFIC obviamente plantearon puntos casi idénticos. Entre otras cosas, reclamaron que para llegar a
una “evaluación fundada” de los impactos de los criterios aplicables a los EDC, la evaluación de impacto
debe ser “suficientemente detallada”, ie debe explicar
con claridad los impactos de cada pesticida o grupo de
pesticidas en forma separada y para cada uno de sus
usos específicos. Pero puesto que esto le daría una clara señal al resto del mundo de cuáles son los pesticidas
que la Comisión sospecha que son disruptores endocrinos, las organizaciones “recomendaron enfáticamente”
que se mantuviera fuera del conocimiento público. En
sus propias palabras: “esto no debe ser publicado de
una manera que represente una lista pública de presuntos disruptores endocrinos: la experiencia pasada
demuestra que algunos interesados podrían usar esa
lista como una ‘lista negra’ y de ese modo posibilitaría
la competencia desleal”.
El 20 de junio de 2014, tras meses de duras negociaciones entre la DG de Medio Ambiente y la DG de
Salud y Consumidores, la hoja de ruta finalmente fue
publicada.97
¡Sorpresa! El criterio de potencia volvió a ocupar un
lugar en la discusión, a pesar de que había sido descartado por el grupo de expertos de la DG de Medio
Ambiente en marzo de 2013.98 El próximo paso en esta
hoja de ruta imperfecta era una consulta pública, que se
puso en marcha el 29 de septiembre de 2014.99
Cuadro 12
La aportación del gobierno norteamericano a la
consulta pública redobla la crudeza al desestimar la propuesta de la DG de Medio Ambiente
porque “omite adoptar un enfoque científico”,
que podría tener un impacto de – citando cálculos de las corporaciones – €65.3 mil millones en
importaciones con destino a la UE (de los cuales
más de €4 mil millones serían exportaciones
norteamericanas).100
Cómo el lobby de la industria química bloqueó la adopción de medidas contra los disruptores endocrinos
Sumando más voces al coro
Cuadro 13
En Bruselas se vieron más ejemplos de los trucos del
lobby de la industria para movilizar “terceras voces”.
En enero de 2015 BASF patrocinó un 'desayuno de
trabajo sobre políticas científicas' dedicado a los
EDC101 que incluyó una ponencia de Richard Sharpe,
profesor de salud reproductiva en la Universidad de
Edimburgo y uno de los firmantes de la carta remitida a Anne Glover. El anfitrión del evento fue el parlamentario Jan Huitema (liberal holandés). Richard
Sharpe señaló que al contrario que Kortenkamp no
era un “creyente” en que los EDC carecían de un
umbral de seguridad. En febrero la Unión Nacional
de Granjeros Británicos (NFU, miembro de COPACOGECA), junto con la industria británica de pesticidas llevó su “campaña de cultivos saludables” a
Bruselas.102 El núcleo de esta campaña “por una
regulación con sólida base científica” de los pesticidas fue un informe encargado a una consultora del
Reino Unido, Andersons, que llegó a la conclusión
La empresa de
mudanzas de Juncker
Mientras tanto, las elecciones europeas de mayo de
2014 habían llevado a un nuevo Parlamento y a un
nuevo equipo de Comisarios. El 10 de septiembre de
2014, el nuevo Presidente de la Comisión Europea
Jean-Claude Juncker anunció los nombres de los
nuevos Comisarios y sus prioridades para los próximos cinco años. Al final del comunicado de prensa,
había una larga tabla detallando los cambios de tareas
dentro de la Comisión.103 La DG de Medio Ambiente
era desplazada oficialmente de su rol de liderazgo
respecto a los criterios aplicables a los EDC que
pasaron a ser responsabilidad de... la DG de Salud y
Consumidores.
La evaluación de impacto respecto a los criterios aplicables a los EDC tardará algún tiempo en completarse.
de que el impacto en la agricultura del Reino Unido
sería “severo”, en caso de que los pesticidas fueran
retirados del mercado como resultado de “definiciones abiertamente precautorias de los disruptores
endocrinos”. En Bruselas, ECPA y COPA-COGECA organizaron eventos conjuntos en el Parlamento Europeo.
Dos lobbistas de ECPA fueron reclutados en NFU y en
una organización polaca integrante de COPA-COGECA.
Incluso en el mejor escenario, los criterios aplicables a
los EDC no estarán listos antes del segundo semestre
de 2016. El lobby de la industria química y de pesticidas continuará trabajando sin cesar en dos caminos
paralelos; el proceso obstruido en la UE, y las negociaciones del TTIP . Pero también existen algunas luces
de esperanza en ambas vías. En una medida sin precedentes, en enero de 2015, el Parlamento Europeo y
el Consejo (el total de los estados miembros reunidos)
decidieron apoyar oficialmente la denuncia de Suecia
contra la Comisión ante el Tribunal de Justicia, por el
retraso en la regulación de los EDC.104 Una sorprendente cifra de 21 estados miembros votaron a favor,
mientras solo unos pocos, como el Reino Unido, se
abstuvieron. Las negociaciones del TTIP están complicadas debido al debate público cada vez más crítico
y a la creciente resistencia. La batalla en torno a esta
política clave de salud pública y ambiental en la UE
está aún muy lejos de su conclusión.
19
UN ASUNTO TÓXICO
Anexo 1
Marzo-julio de 2013. Ejemplos de las comunicaciones del lobby industrial con la Comisión
Europea sobre criterios relacionados con los EDC, casi todos pidiendo una evaluación de impacto.
Fecha
Qué
8 de marzo
Correo electrónico con evaluación ECPA (Asociación
DG Ambiente, Salud y Consumidores,
de impacto de la propia ECPA
europea de protección Empresa, Comercio, y JRC (Centro de
de cultivos)
investigación conjunta)
Destinatario
11 de marzo Correo con evaluación de
impacto propia de ECPA
ECPA
Janez Potočnik,
Comisario de Medio Ambiente
14 de marzo Correo con evaluación de
impacto propia de ECPA
BASF
DG Empresa
23 de marzo Correo con evaluación de
impacto propia de ECPA
ECPA
Secretaría general
16 de abril
Correo con evaluación de
impacto propia de ECPA
?
DG Empresa
21 de mayo
Letter
COPA-COGECA
DG Medio Ambiente
29 de mayo
Solicitud de reunión
AmCham y EPPA
Anne Glover
06 de junio
Carta
CEFIC
Bjorn Hansen DG Medio Ambiente
Correo con evaluación propia
de impacto de ECPA
Bayer
Marianne Klingbeil
de la Secretaría General
07 de junio
Correo electrónico
AmCham
DG Empresa
13 de junio
Reunión
Bayer
DG Salud y Consumidores
*
20 de junio
*
Reunión y correo de seguimiento
ECPA
DG Agricultura
Reunión
ECPA
Duncan Johnstone y Stefan Fuering
de la Secretaría General
07 de junio
*
19 de junio
21 de junio
Correo con evaluación de impacto ECPA
propia de ECPA (Tres evaluaciones
de impacto encargadas por la
industria como adjuntos)
DG Empresa
Reunión
ECPA y BASF
Fabrizia Benini, miembro del gabinete
del vicepresidente Antonio TAJANI,
Comisario de Industria y Empresa
24 de junio
Carta
Director general de
Janez Potočnik,
CEFIC Hubert Mandery Comisario de Medio Ambiente
25 de junio
Correo electrónico
CEFIC
DG Empresa
25 de junio
Correo de seguimiento
ECPA
Fabrizia Benini, del gabinete del
vicepresidente Antonio TAJANI,
Comisario de industria y empresa
26 de junio
Reunión sobre TTIP
AmCham EU
DG Empresa y Comercio
?
Correo con evaluación de
impacto de la propia ECPA
?
DG Comercio
27 de junio
Correo con evaluación de
impacto de la propia ECPA
ECPA
Duncan Johnstone y Stefan Fuering
de la Secretaría General
11 de julio
Correo con evaluación de
impacto de la propia ECPA
Bayer
DG Salud y Consumidores
21 de junio
20
Remitente
*
= No está claro si discute el impacto de los criterios o solicita una evaluación de impacto.
*
Los correos electrónicos se pueden solicitar a Corporate Observatory Europe y a Stéphane Horel.
Cómo el lobby de la industria química bloqueó la adopción de medidas contra los disruptores endocrinos
Referencias
1 Endocrine Society. Estimated Costs of EndocrineDisrupting Chemical Exposure Exceed €150 Billion
Annually in EU. 5 March 2015. http://www.endocrine.org/
news-room/current-press-releases/estimated-costsof-endocrine-disrupting-chemical-exposure-exceed150-billion-annually-in-eu
2 Kortenkamp A. Endocrine disrupters – Identification
and criteria for regulation. EU conference on Endocrine
Disrupters: Current challenges in science and policy.
[Disruptores endocrinos – Identificación y criterios de
regulación. Conferencia sobre Disruptores endocrinos de
la UE: Desafíos actuales en ciencia y política]. 11-12 June
2012.
3 Kortenkamp, op. Cit.
4 Sitio web del Centro de recursos informativos y de comunicación para administraciones, empresas y ciudadanos
(CIRCABC). Para documentos de ambos grupos, seleccione
la categoría Environment / Endocrine Disruptors - Open
session / Library . https://circabc.europa.eu/
5 Programa Internacional sobre Seguridad Química – OMS.
Global Assessment of the State- of-the-Science of
Endocrine Disrupters [Evaluación global del estado de la
ciencia sobre disruptores endocrinos]. 2002.
6 Reglamento (EC) 1107/2009 del Parlamento Europeo
y del Consejo de 21 de octubre de 2009 relativo a la
comercialización de productos fitosanitarios y por el que
se derogan las Directivas 79/117/CEE y 91/414/CEE del
Consejo. http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.
do?uri=OJ:L:2009:309:0001:0050:ES:PDF
7 Reglamento (EC) 1907/2006 del Parlamento Europeo
y del Consejo de 18 de diciembre de 2006, relativo al
registro, la evaluación, la autorización y la restricción
de las sustancias y preparados químicos (REACH).
http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.
do?uri=OJ:L:2007:136:0003:0280:es:PDF
8 CEFIC. Documento de posición respecto a los disruptores
endocrinos. 3 de julio de 2012. http://www.cefic.org/
Documents/PolicyCentre/Endocrine_disruptors_
CeficPosition_July%202012.pdf
9 OMS/PNUMA. State of the Science of Endocrine Disrupting
Chemicals. [Estado de la ciencia sobre disruptores
endocrinos]. 2012. http://www.who.int/ceh/publications/
endocrine/en/
10 TEDX. Lista de potenciales disruptores endocrinos.
Mayo de 2015 http://endocrinedisruption.org/endocrinedisruption/tedx-list-of-potential-endocrine-disruptors/
chemicalsearch?action=search&sall=1
11 Vinggaard A.M. et al. Examen de 397 químicos y desarrollo
de modelo de estructura-actividad cuantitativa de
antagonistas receptores de andrógenos. Investigación de
composición química en Toxicología, Vol. 21, n°4, abril de
2008, p. 813-23, (DOI: 10.1021/tx7002382).
12 WHO/UNEP, op. cit.
13Kortenkamp A, Martin, O, Faust M, Evans R, McKinlay R,
Orton F, Rosivatz E. State of the art assessment of endocrine disrupters. 2012. DG Environment project contract
number 070307/2009/550687/SER/D3. http://ec.europa.
eu/environment/endocrine/documents/4_SOTA EDC Final
Report V3 6 Feb 12.pdf 14 Kortenkamp, op. Cit.
15Informe conjunto de Alemania y Reino Unido. Definición
regulatoria de disruptor endocrino en base a la amenaza
potencial para la salud humana. Propuesta aplicable en
el contexto regulatorio de Productos para protección
de plantas, productos biocidas, y químicos alcanzados
por REACH. 16 de mayo de 2011. http://www.bfr.bund.
de/cm/343/regulatory_definition_of_an_endocrine_
disrupter_in_relation_to_potential_threat_to_human_
health.pdf
16 Horel S. Endoc(t)rinement (Titulo en inglés: Endocrination).
What’s Up Films / France 5. 2014.
17 Bars et al. Risk assessment of endocrine active chemicals:
Identifying chemicals of regulatory concern. [Evaluación
de riesgos de los químicos activos endocrinos:
Identificando químicos de importancia para la regulación.]
Toxicología y Farmacología, oct 2012;64(1):143-54.
http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/
S0273230012001237
18 Sitio web de ECETOC. Mayo de 2015. http://www.ecetoc.
org/members-2
19 Dieter Plehwe. Measuring European relations of lobby
power. [Midiendo las relaciones europeas del poder del
lobby]. AK Wien. Febrero de 2012. http://media.arbeiter
kammer.at/wien/MWUG_Ausgabe_113_englisch.pdf
20 Sitio web de ECETOC. Marzo de 2015. http://www.ecetoc.
org/
21 Sitio ECETOC. Mayo de 2015. http://www.ecetoc.org/
members-2
22 Registro de Transparencia de UE de CEFIC. Modificado al
8 de diciembre de 2014. http://ec.europa.eu/transparency
register/public/consultation/displaylobbyist.do?id=
64879142323-90
23 Registro de Transparencia de UE de ECPA. Modificado al
12 de febrero de 2015. http://ec.europa.eu/transparency
register/public/consultation/displaylobbyist.do?id=
0711626572-26&locale=en#en
24 Sitio web de ECPA. 14 de mayo de 2015. http://www.ecpa.
eu/page/staff
25 Sitio web del Parlamento Europeo. Versión diciembre de
2013 acceso14 de mayo de 2015 vía Wayback Machine.
http://web.archive.org/web/20131211073443/http://
www.europarl.europa.eu/meps/nl/96956/JULIE_GIRLING_
home.html
26Perfil en LinkedIn de Lena Perenius. 14 de mayo de 2015.
https://www.linkedin.com/pub/lena-perenius/11/188/193
27 Perfil de Ralf Burgstahler en Powerbase. 14 de mayo de
2015. http://powerbase.info/index.php/Ralf_Burgstahler
28Perfiles de conferenciantes en el sitio web de la
Conferencia sobre plastificantes. Acceso 14 de mayo
de 2015. http://www.plasticisers-conference.com/
plasticisers2013/speakers
29Centre for Responsive Politics – opensecrets.org. Perfil de
Croplife America para la elección de 2014. https://www.
opensecrets.org/orgs/summary.php?id=D000025187
30 Agencia Europea de Medio Ambiente. Lecciones tardías
de alertas tempranas II, capítulo 10. 2013. http://www.
eea.europa.eu/publications/late-lessons-2
31 Comisión Europea, DG de Salud y Consumidores. Health
and Consumer Voice. Marzo de 2011. http://ec.europa.
eu/dgs/health_consumer/dyna/consumervoice/
create_cv.cfm?cv_id=716
32 Informes de ANSES de 2011 sobre BPA, y posteriores,
disponibles aquí: https://www.anses.fr/fr/content/
bisph%C3%A9nol
33 AFP en Libération Politique. Bisphénol A: Ségolène Royal
s’interroge sur le “poids des lobbys” [Bisfenol A:
Ségolène Royal se pregunta sobre el “peso del lobby”].
21
UN ASUNTO TÓXICO
21 de enero de 2015. http://www.liberation.fr/
politiques/2015/01/21/bisphenol-a-segoleneroyal-s-interroge-sur-le-poids-des-lobbies_1185726
34 Lorenz R. Rhomberg et al. A critique of the European
Commission document, “State of the Art Assessment
of Endocrine Disrupters”. [Una crítica del documento
de la Comisión Europea, "Estado del arte de los
Disruptores endocrinos”]. 2012 Jul;42(6):465-73. doi:
10.3109/10408444.2012.690367.
35 Sitio web de Gradient Corp. Seguridad de productos.
Químicos disruptores endocrinos. http://www.gradient
corp.com/endocrine-disrupting-chems.html
36 Chris Smith. Good Enough To Eat: Copper-based preservative also has risks. [Suficientemente bueno para ser
comestible: Conservantes a base de cobre también tienen
riesgos]. Seattle Post-Intelligencer. 14 April 2004. http://
www.seattlepi.com/lifestyle/homegarden/article/GoodEnough-To-Eat-Copper-based-preservative-1142205.php
37 David Michaels. Doubt Is Their Product: How Industry’s
Assault on Science Threatens Your Health [La duda es su
producto: Cómo el ataque de la industria a la ciencia amenaza su salud]. p. 48-49. Oxford University Press. 2008.
38 Exponente. Final Review and Comments on the Draft
Report: State of the Art Assessment of Endocrine
Disruptors Part 1 – Summary of the State of the Science.
[Examen final y comentarios sobre el informe borrador:
Estado actual de la evaluación de disruptores endocrinos
Parte 1 – Resumen del estado de la ciencia]. 18 de mayo
de 2012 (publicado el 8 de octubre de 2012).
39 Hazardous Substances Advisory Committee. Comments
on Kortenkamp et al. (2012) “State Of The Art Assessment
Of Endocrine Disrupters”. [Comité asesor de sustancias
peligrosas. Comentarios sobre el informe Kortenkamp et
al. (2012) “Estado actual de la evaluación de los disruptores endocrinos”]. Julio de 2012.
40 Comunicado de prensa de EFSA. Endocrine disrupters:
EFSA to deliver scientific opinion in March 2013.
[Disruptores endocrinos: EFSA presentará su opinión
científica en marzo de 2013]. 1 de octubre de 2012. http://
www.efsa.europa.eu/en/press/news/121001a.htm
41 Carta de la DG de Salud y Consumidores a EFSA. 1 de
agosto de 2012. http://www.chemsec.org/images/stories/2012/news/EC_Request_SC_EndocrineDisruptors_
Aug2012_60410.pdf
42 Horel S. Endoc(t)rinement (Titulo en inglés: Endocrination).
What’s Up Films / France 5. 2014.
43 Ibid
44 Foucart S. Nouvelle Bataille scientifique sur le Bisphénol
A. [Nueva batalla científica sobre el bisfenol A]. Le Monde.
1 de diciembre de 2011. http://www.lemonde.fr/planete/
article/2011/12/01/nouvelle-bataille-scientifique-sur-lebisphenol-a_1611875_3244.html
45 Horel S. Conflits d’intérêts à l’EFSA – saison 10. 11
[Conflictos de interés en EFSA – temporada 10. 11].
Diciembre 2012. http://www.stephanehorel.fr/efsa/,
covered in Le Monde: Benkimoun P. Foucart S. Le dernier
groupe d’experts constitué par l’EFSA mis en cause pour
des conflits d’intérêts. 13 December 2012. http://www.
lemonde.fr/planete/article/2012/12/13/le-dernier-groupe-d-experts-constitue-par-l-efsa-mis-en-cause-pourdes-conflits-d-interets_1806161_3244.html
46 Michaels, op. cit.
47 David Case. Entrevista con David Michaels, autor del libro
‘La duda es su producto’. Febrero de 2009.
48 Todos los nombres en la correspondencia fueron ocultados por EFSA, con excepción del personal de EFSA. Por
lo tanto, es difícil, si no imposible, rastrear al autor de
cada uno. Correos de los miembros del grupo de trabajo
sobre EDC de EFSA. 20 de febrero de 2013. Obtenidos
por Stéphane Horel mediante una solicitud de acceso a
información.
22
49 Correo electrónico enviado por Bernard Bottex a destinatarios ocultos. 21 de febrero de 2013. Obtenido por
Stéphane Horel mediante una solicitud de libertad de
información.
50 Oficina de prensa de EFSA. Respuesta a Stéphane Horel.
13 de febrero de 2015.
51 Comité Científico de EFSA. Scientific Opinion on the hazard
assessment of endocrine disrupters: Scientific criteria for
identification of endocrine disrupters and appropriateness
of existing test methods for assessing effects mediated by
these substances on human health and the environment.
[Opinión científica sobre la evaluación de peligro de los
disruptores endocrinos: Criterios científicos para identificar disruptores endocrinos y pertinencia de los métodos
de prueba para evaluar los efectos de estas sustancias en
la salud humana y del ambiente]. 20 de marzo de 2013.
http://www.efsa.europa.eu/fr/efsajournal/pub/3132.htm
52 Comunicación personal con Åsa Westlund. 23 de septiembre de 2014.
53 Euractiv. MEP calls for parliamentary risk panel to
tame green ‘scaremongering'. [Parlamentaria convoca
a un panel sobre riesgo en el parlamento para calmar
a los alarmistas verdes]. 12 June 2013. http://www.
euractiv.com/specialreport-risk-hazard-policy/
mep-calls-parliamentary-risk-pan-news-528494
54 Euractiv. MEPs, NGOs at odds over effect of Europe’s
GMO stance on developing world. [Parlamentarios y
ONGs enfrentados acerca de los efectos de la posición
de los OMG europeos en el mundo en desarrollo]. 27 de
febrero de 2015. http://www.euractiv.com/video/mepsngos-odds-over-effect-europes-gmo-stance-developingworld-312495
55 Eurodiputada Julie Girling. Girling to lead new drive for a
more realistic approach to risk in EU regulation. [Girling
lidera la búsqueda de un enfoque más realista del riesgo
en la normativa de la UE]. 5 de septiembre de 2012.
http://www.juliegirling.com/index.php/news/420-girlingto-lead-new-drive-for-a-more-realistic-approach-to-riskin-eu-regulation
56 Correo electrónico de la eurodiputada Julie Girling a Anne
Glover, asesora científica principal del presidente de la
Comisión Europea, Barroso. 27 de noviembre de 2012.
Obtenido por Stéphane Horel mediante una solicitud de
acceso a la información.
57 Comunicación personal con Åsa Westlund.
23 de septiembre de 2014.
58 Parlamento Europeo. Amendments to draft report Åsa
Westlund (PE496.297v03-00) Protection of public health
from endocrine disrupters (2012/2066(INI)). [Enmiendas
al informe borrador de Åsa Westlund (PE496.297v03-00)
Protegiendo la salud pública de los disruptores
endocrinos]. (2012/2066(INI)). 27 de noviembre de 2012.
http://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?pub
Ref=-%2F%2FEP%2F%2FNONSGML%2BCOMPARL%2B
PE-500.605%2B01%2BDOC%2BPDF%2BV0%2F%2FEN
59 JRC Scientific and policy reports. Key scientific issues
relevant to the identification and characterisation of
endocrine disrupting substances. Report of the Endocrine
disruptors Expert Advisory Group, p. 28.
2013 Informe científico y de políticas JRC. [Temas científicos clave relevantes para la identificación y caracterización de las sustancias disruptoras endocrinas. Informe
del Grupo de expertos asesores, p. 28. 2013]. https://
ec.europa.eu/jrc/sites/default/files/lbna25919enn.pdf
60 Chemsec. Cry Wolf - Predicted costs by industry in the
face of new environmental legislations. [Que viene el lobo_
Costes pronosticados por la industria ante nueva normativa ambiental]. January 2015. http://www.chemsec.org/
images/stories/ publications/2015_Cry_Wolf.pdf
61 ECPA. Impacto potencial del actual proyecto de propuesta sobre criterios aplicables a los disruptores endocrinos. Marzo de 2013.
62 Intercambio de correos electrónicos entre la oficina de
Anne Glover y AmchamEU/EPPA. Del 24-29 de mayo.
Obtenidos mediante solicitud de acceso a la información
por Pesticide Action Network y CEO.
63 Comisión Europea. Impact Assessment [Evaluación
de impacto]. http://ec.europa.eu/smart-regulation/
impact/index_en.htm
64 Horel S. Endoc(t)rinement (Titulo en inglés:
Endocrination). What’s Up Films / France 5. 2014.
65 (El proyecto filtrado fue publicado por Environmental
Health News). Comisión Europea. Recomendación de
la Comisión. Criterios definitorios para los disruptores
endocrinos. 2013. http://www.environmentalhealth
news.org/ehs/news/2013/pdf-links/2013.06.11%20
EDC_Recommendation%20Commission%20Draft.pdf
66 Correo electrónico enviado por Bayer a Marianne
Klingbeil y Stefan Moser. 7 de junio de 2013. In: Horel S.
Petits arrangements bruxellois entre amis du bisphénol
A. Terra Eco. 25 September 2014. http://www.terraeco.
net/Petits-arrangements-bruxellois,56628.html
67 Consejo químico norteamericano (ACC) y CropLife
America (CLA). Carta a la Oficina norteamericana de
Seguridad química y prevención de la contaminación
(OCSPP). 3 de diciembre de 2012. http://www.americanchemistry.com/Policy/Chemical-Safety/EndocrineDisruption/ACC-CropLife-America-Letter.pdf
68 Correo electrónico enviado por la DG de comercio a ECPA.
26 de octubre de 2012. Obtenido por una solicitud de
libertad de información por CEO. http://www.corpo
rateeurope.org/sites/default/files/email-to-ecpa.pdf
69 Documento de posición del Consejo norteamericano de
químicos y CEFIC enviado a la Oficina del Representante
comercial norteamericano. 31 de octubre de 2012.
http://www.americanchemistry.com/Policy/Trade/
ACC-Cefic-Joint-Letter-to-USTR-Re-Promoting-USEU-Regulatory-Compatibility.pdf . Croplife America and
ECPA joint position paper on regulatory cooperation.
13 November 2012. http://www.croplifeamerica.org/
sites/default/files/node_documents/ECPA-CLA%20
comments%2020121114%20USTR-2012-0028.pdf
70 Intercambio de correos electrónicos entre consultor
de Croplife America y el Consejo norteamericano de
química, y funcionarios de la Secretaría General. 12-16
de marzo de 2013. Obtenidos por Stéphane Horel mediante una solicitud de acceso a la información. http://
www.asktheeu.org/en/request/660/response/2563/
attach/9/A%206%20US%20INDUSTRY.pdf
71 CropLife America. Carta dirigida a Douglas Bell.
Solicitando comentarios acerca de la propuesta de
Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversión. 78FR
19566. 1de abril de 2013. Docket No. USTR-2013-0019.
10 de mayo de 2013.
72 Comisión Europea, DG Empresa. Actas de la reunión de
DG Empresa y DG Comercio con AmChamEU sobre EDCs
y TTIP. 2 de julio de 2013. Obtenido por Stéphane Horel
mediante una solicitud de acceso a la información.
http://www.asktheeu.org/en/request/646/response/
2513/attach/4/AmCham.zip
73 Informe de la reunión entre CEFIC y DG Comercio con
documento de posición de CEFIC y ACC. 11 de diciembre
de 2013. Obtenido por CEO mediante solicitud de acceso
a la información.
74 Michaels, op. cit.
75 Croplife America y ECPA. Propuesta sobre Cooperación
Regulatoria EE. UU-UE. 7 de marzo de 2014. http://www.
croplifeamerica.org/sites/default/files/ECPA-CLA%20
TTIP%20Position%20-%20Paper%2010-03-14.pdf
76 Eurodiputada Julie Girling. Artículo de opinión en the Wall
Street Journal. 23 de enero de 2014. http://www.wsj.com/
articles/SB10001424052702303947904579336611208
924306
77 Declaraciones del Presidente Barroso sobre el acuerdo
de comercio entre la UE y EE. UU. con el Presidente
Barack Obama, el Presidente del Consejo Europeo
Herman Van Rompuy y el Primer Ministro del Reino Unido
David Cameron. Comisión Europea- SPEECH/13/544.
17 de junio de 2013. http://europa.eu/rapid/
press-release_SPEECH-13-544_en.htm
78 Correo electrónico de DG Comercio. 4 de febrero de 2014.
Obtenido por CEO mediante una solicitud de acceso a la
información.
79 Oficina del Representante comercial de EE. UU. (USTR).
2014 Informe sobre barreras técnicas al comercio. Abril
de 2014. http://www.ustr.gov/sites/default/files/2014%20
TBT%20Report.pdf
80 Dekant, W. et al. Carta a la principal asesora científica
de Barroso. 17 de junio de 2013. Obtenido mediante una
solicitud de acceso a la información porStéphane Horel
http://www.asktheeu.org/en/request/662/response/2566/
attach/5/Annex%202%20to%20reply%20Horel%2030%20
Aug2013.pdf
81 Dietrich et al. Scientifically unfounded precaution drives
European Commission’s recommendations on EDC
regulation, while defying common sense, well- established
science and risk assessment principles.[Precaución
científicamente infundada impulsa recomendaciones de la
Comisión Europea sobre regulación de EDC, aunque desafía principios científicos consolidados, de sentido común y
de evaluación de riesgo]. ALTEX 2013;30(3):381-5. http://
www.altex.ch/resources/open_letter.pdf
82 Bergman et al. Comentario en Environmental Health.
Science and policy on endocrine disrupters must not be
mixed: a reply to a “common sense” intervention by toxicology journal editors [Ciencia y política sobre disruptores
endocrinos no deben mezclarse: una respuesta de “sentido
común” de editores de revistas de toxicología]. 27 de agosto de 2013. http://www.ehjournal.net/content/12/1/69
83 Gore AC et al. Policy Decisions on Endocrine Disrupters
Should Be Based on Science Across Disciplines: A
Response to Dietrich et a. [Las decisiones políticas sobre
disruptores endocrinos deben basarse en ciencia multidisciplinar: Una respuesta a Dietrich et al.]. Endocrinology.
154(11):3957-60. Noviembre de 2013. http://press.endocrine.org/doi/full/10.1210/en.2013-1854
84 Horel S. Bienkowski B. Special report: Scientists critical of
EU chemical policy have industry ties. [Científicos críticos
de la política de químicos de la UE tienen lazos con la
industria]. Environmental Health News. 23 de septiembre
de 2013. http://www.environmentalhealthnews.org/ehs/
news/2013/eu-conflict
85 Horel S. Endoc(t)rinement (English title: Endocrination).
What's Up Films / France 5. 2014. 86 Vea también:
Stéphane Horel. Conflictos de interés en EFSA, Season
10. 11 December 2012. http://www.stephanehorel.fr/
wp-content/uploads/2012/12/Conflicts-of-interests-atEFSA.-Season-10%E2%80%9314.12.2012.pdf
87 Nota de Anne Glover a DG Environment. 20 de junio de
2013. In: Horel S. Petits arrangements bruxellois entre
amis du bisphénol A. Terra Eco. 25 September 2014.
http://www.terraeco.net/Petits-arrangements-bruxellois,
56628.html
88 Nota de la Secretaría General a la DG de Medio Ambiente
y a la DG de Salud y Consumidores. 2 de julio de 2013.
In: Horel S. Petits arrangements bruxellois entre amis du
bisphénol A. Terra Eco. 25 September 2014. http://www.
terraeco.net/Petits-arrangements-bruxellois,56628.html
89 The Parliament Magazine. DG Environment
explains delegated acts on biocides. [La DG de
Medio Ambiente explica actos delegados sobre
biocidas]. 14 de octubre de 2014. https://www.
theparliamentmagazine.eu/articles/eu-monitoring/
dg-environment-explains-delegated-acts-biocides
90 Carta de 8 eurodiputados al Presidente de la Comisión
Europea Barroso sobre disruptores endocrinos.16 de
octubre de 2013. http://www.michele-rivasi.eu/au-parle
ment/lettre-au-president-de-la-commission-europeenne
-barroso-sur-les-perturbateurs-endocriniens/
91 Asistente de la asesora científica principal, Comisión
Europea. Acta de la reunión sobre disruptores endocrinos. 24 de octubre de 2013. http://ec.europa.eu/
commission_2010-2014/president/chief-scientificadviser/documents/minutes_endocrine_disruptors_
meeting_241013_final.pdf
92 Grupo S&D en el sitio web del Parlamento Europeo. Fuerte
crítica de S&D a la Comisión por demora en legislar sobre
disruptores endocrinos. 23 de enero de 2014. http://www.
socialistsanddemocrats.eu/newsroom/sds-strongly-criti
cise-commission-delaying-action-endocrine-disruptors
93 Carta de Karl Falkenberg y Paola Testori Coggi a
eurodiputados. 25 de marzo de 2014. En: Horel S. Petits
arrangements bruxellois entre amis du bisphénol A. Terra
Eco. 25 de septiembre de 2014. http://www.terraeco.net/
Petits-arrangements-bruxellois,56628.html
94 Nota de la DG de Medio Ambiente y DG de Salud y
Consumidores. Invitación al resto de las DG a la primera
reunión del Grupo coordinador sobre la evaluación de
impacto. 17 de enero de 2014. Obtenido por CEO mediante
solicitud de acceso a la información.
95 ECPA. ECPA paper on Commission impact assessment on
criteria for endocrine disruptors. [Documento de ECPA
sobre evaluación de impacto de criterios aplicables a los
disruptores endocrinos]. 10 de enero de 2014. www.ecpa.
eu/files/attachments/23112.docx
96 CEFIC. Paper on Commission impact assessment on criteria for endocrine disruptors. [Documento sobre evaluación
de impacto de criterios aplicables a disruptores endocrinos]. 16 de enero de 2014. Obtenido por CEO mediante
solicitud de acceso libre a la información.
Corporate Europe Observatory (CEO)
Rue d'Edimbourg 26,
1050 Brussels, Belgium
Tel: +32 2 8930930
Email: [email protected]
www.corporateeurope.org
www.ecologistasenaccion.org
97 DG Environment and DG SANCO. Roadmap “defining
criteria for identifying Endocrine Disruptors in the
context of the implementation of the Plant Protection
Product Regulation and Biocidal Products Regulation.
[Hoja de ruta “Criterios definitorios para la identificación
de disruptores endocrinos en el contexto de la implementación de una regulación de productos biocidas y
protectores de especies vegetales”]. Junio de 2014. http://
ec.europa.eu/smart-regulation/impact/planned_ia/
docs/2014_env_009_endocrine_disruptors_en.pdf
98 Informes científicos y de políticas de JRC, op. Cit.
99 Comisión Europea. Consultation on defining criteria
for identifying Endocrine Disruptors in the context of
the implementation of the Plant Protection Product
Regulation and Biocidal Products Regulation. [Consulta
sobre criterios definitorios para identificación de
disruptores endocrinos en el contexto de la implementación de una regulación de productos biocidas y
protectores de especies vegetales]. http://ec.europa.
eu/dgs/health_consumer/dgs_consultations/food/
consultation_20150116_endocrine-disruptors_en.htm
100 Aportación del gobierno norteamericano a la consulta
pública sobre los criterios definitorios para identificación
de los disruptores endocrinos.16 de enero de 2015. http://
www.usda-eu.org/wp-content/uploads/2015/01/UnitedStates-Submission-Endocrine-Disrupters-2015-01-20.pdf
101 Invitación de la oficina del parlamentario Jan Huitema vía
correo electrónico (ALDE). 17 de diciembre de 2014.
102 Sitio web de NFU. Organisations lobby Brussels for
a Healthy Harvest. [Organizaciones que hacen lobby
en Bruselas por una cosecha saludable]. 5 de febrero
de 2015. http://www.nfuonline.com/sectors/crops/
organisations-lobby-brussels-for-a-healthy-harvest/
103 Comisión Europea. Comisión Juncker: Un equipo fuerte
y experimentado que defiende el cambio. IP/14/984.
10 September 2014. http://europa.eu/rapid/pressrelease_IP-14-984_en.htm
104 Paun C. EU Council joins EDCs legal action against
Commission; Impact assessment on criteria options now
expected ‘in 2016’. [Consejo de la UE se suma a denuncia
ante la justicia contra la Comisión sobre los EDC; el
resultado de la Evaluación de impacto sobre los diversos
criterios ahora prevista para '2016']. Chemical Watch. 29
de enero de 2015. https://chemicalwatch.com/22729/
eu-council-joins-edcs-legal-action-against-commission
Fly UP