...

John Rabe - informaciones detalladasx

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

John Rabe - informaciones detalladasx
La historia de un nazi convertido en héroe
La película que narra la acción humanitaria desarrollada por el nazi John Rabe en Nanking durante
la Guerra Chino-Japonesa, acaba de alzarse con el premio a la mejor película del Festival
Internacional de Berlín. Estrenada en China este mes de abril pocos días después de City of death
and life, sobrecogedor relato de la masacre de Nanking, el film protagonizado por alemán Ulrich
Tukur (La vida de los otros) y el norteamericano Steve Buscemi (Big Fish) rescata a un personaje y
unos crímenes de guerra desconocidos para Occidente y que permite a los alemanes tener una
visión cinematográfica diferente del período de Entreguerras.
.
Iniciado hace unos años, como ya se ha
señalado en otros de nuestros artículos, una
retrospectiva del cine alemán hacia su pasado
más reciente, y más concretamente al período
oscuro del nazismo y la Segunda Guerra
Mundial, participando así de una temática que
hasta ahora había detentado prácticamente
en solitario el cine anglosajón, este país
europeo sigue proporcionándonos títulos especialmente sugerentes y emblemáticos.
Si hace escasas semanas asistíamos al estreno de la película norteamericana Valkyria protagonizada
por Tom Cruise en torno al General Stauffenberg que atentó contra Hitler en julio de 1944, personaje
también protagonista de la producción televisiva alemana Operación Valkiria (Stauffenberg, 2004),
ahora el director Florian Gallenberger rescata a un personaje mucho menos conocido, pero no
menos heroico, cuyo papel en aquel mundo convulso que precedió al estallido de la Segunda Guerra
Mundial, resultó crucial en la salvación de decenas de miles de vidas humanas.
Prueba de ese rescate de un pasado que ha permanecido echado en el olvido de la memoria
colectiva, es la presentación de la película en el último Festival Internacional de Cine de Berlín, donde
Anónima, una mujer en Berlín también rompe con otro de los tabúes de la II Guerra Mundial, y nos
traslada a la capital alemana tomada por las tropas soviéticas adentrándonos por entre las
violaciones que sufrieron las mujeres del vencido Tercer Reich.
La película está basada en la historia real de John Rabe (1882-1950) quien fue un ingeniero y un
hombre de negocios alemán de la empresa Siemens, que promovió y presidió la creación de una zona
de seguridad en Nanking al ser ocupada la ciudad por el ejército imperial japonés, refugiándose en
ella más de 200.000 personas que huían de la atroz represión ejercida por las tropas invasoras, en
uno de los capítulos más sangrientos y terroríficos de la guerra entre ambos países.
.
El cine chino, que durante años no ha recogido lo que se conoce como Violación de Nanking por ser
un hecho especialmente traumático de su pasado y un capítulo de su rápida derrota frente a Japón
en la Segunda Guerra Chino-Japonesa (1937-1945), ha estrenado pocos días antes que la película
alemana, otra película sobre la masacre, City of life and death, obra de su director Lu Chuan, ésta
última desde una visión de conjunto y no desde la perspectiva de los occidentales presentes en la
capital china el año en el que tuvieron lugar los acontecimientos. Precisamente otra presencia,
también europea, durante el conflicto, la del periodista británico John Hogg, y la acción que éste
emprendió para salvar la vida de un grupo de huérfanos fue recogida el año pasado en Los niños de
Huang Shi, protagonizada por Jonathan Rhys Meyers, donde también asistíamos a algunos de los
crímenes de guerra cometidos por los japoneses.
Los protagonistas del film
Dirigida por el joven director Florian Gallenberger, ganador del Oscar al mejor cortometraje por
Quiero ser (I want to be…) (2000), esta coproducción entre China, Alemania y Francia fue rodada
entre octubre y febrero de 2008 en Shanghai. Su reparto incluye a Ulrich Tukur, Daniel Brühl, Steve
Buscemi y la estrella china Zhang Jingchu.
.
Ha ganado el premio a la mejor película y su protagonista Ulrich Tukur el de mejor actor, también se
ha alzado con los galardones a mejor diseño de producción y mejor vestuario. Y es que el film posee
grandes interpretaciones a la altura de los hechos y la historia dramática que se nos narra. Tukur
borda un personaje que tuvo su peculiar manera de entender el deber y el sacrificio, junto con un
peculiar sentido del humor que no le abandonaría durante la tragedia en la que se vio inmerso,
tratando de proteger y mantener a un cuarto de millón de personas en apenas cuatro kilómetros
cuadrados.
Steve Buscemi (Big Fish, 2003), quien
lamentablemente no ha sido galardonado
como mejor actor de reparto, interpreta al
doctor Robert Wilson, el jefe del hospital de
Nanking otro de los pocos extranjeros que
permanecieron en la ciudad cuando fue
ocupada por los japoneses. Un personaje que
detesta profundamente al nazi Rabe, de
cuyas intenciones desconfía, pero con quien acabará trabajando por aquello que les une, salvar a la
población china de la matanza cometida por los japoneses. La interactuación entre ambos personajes
proporciona algunos de los mejores momentos de la película.
El joven actor alemán, Daniel Bruhl (Malditos
bastardos, 2009) es el doctor Georg Rosen,
de origen judío y empleado de la embajada
alemana, quien trata de salvaguardar a la
población civil china por medios
diplomáticos. La francesa Anne Consigny es
Valérie Dupres, líder del Colegio Internacional
para chicas de Nanking. Y Shaun Lawton es el
misionero anglicano John Magee.
El film está basado en el libro “A good mand of Nanking: The Diaries of John Rabe” publicado en 1998
y que recoge los diarios escritos por Rabe durante 1937, una fuente documental valiosísima para
conocer la evolución de los acontecimientos y probar la veracidad de lo sucedido.
A pesar de la negativa que obtuvo el director alemán Florian Gallenberger para rodar en China tras la
decisión del Comité Central del Partido Comunista Chino de que únicamente se rodase una sola
película sobre la Masacre de Nankín (la de Lu Chuan), al asociarse con el productor Chiao Ling, éste y
sus buenas relaciones con los líderes comunistas permitieron el rodaje del film. La distribuidora
Huayi Brothers proyecta la película en China desde el pasado 28 de abril.
John Rabe, el nazi bueno de Nanjing
Nacido en Alemania en 1882, John Rabe llevaba viviendo desde 1908 en China, donde se casó en
1909, y trabajando casi 30 años en el país asiático como representante de maquinaria eléctrica de la
empresa Siemens China Co, una filial del consorcio alemán Siemens. Tras pasar por varias ciudades
como Mukden, Beijing, Tientsin o Shanghai se estableció en Nankín, en aquella época, la capital de la
República China desde 1928. Tenía planeado su regreso a Berlín cuando se produjo la invasión, como
hicieron muchos occidentales que abandonaron la ciudad, incluida su propia familia, pero Rabe
finalmente decidió permanecer junto con otros 21 extranjeros, desoyendo las instrucciones de su
embajada y la Compañía Siemens. A finales del mes de noviembre en compañía de éstos creó un
Comité Internacional y una zona de seguridad de unos cuatro kilómetros cuadrados en torno a las
embajadas extranjeras y la Universidad de Nanking, para cobijar a los refugiados que iban llegando a
la ciudad huyendo del avance japonés. El 8 de diciembre, el presidente de la República China, el
General Chiang Kai Shek, abandonó la capital ante el imparable avance del enemigo.
.
Dado el pacto Antikomintern firmado entre Alemania y Japón en noviembre de 1936, ambas
naciones eran aliadas frente al comunismo, y Rabe fue elegido presidente del Comité Internacional,
en parte por su condición de miembro del partido Nazi, al que se había adherido en 1934, lo que le
proporcionaba “cierta” inmunidad frente a los japoneses.
Tras comprobar en el hospital de la ciudad la barbarie cometida por los japoneses sobre la población
china en su avance sobre Nanking, Rabe se esforzó todo lo que pudo por salvaguardar la vida de los
refugiados haciendo uso de sus credenciales como miembro del partido Nazi, enfrentándose a las
acciones y la furia desatada de las tropas niponas, poniendo en peligro su propia vida, dirigiéndose a
sus autoridades para que restauraran el orden entre sus soldados o enviando telegramas al propio
Adolf Hitler para que intercediese. Él mismo alojaría a más de seiscientas personas en el jardín de su
casa, y llegaría a señalizar la zona con una gran bandera nazi para cobijar bajo ella a los refugiados y
evitar así el bombardeo japonés. (Una paradoja que en film nos hará ver como el emblema del terror
nazi sirve para salvar vidas humanas).
.
En su diario, convertido en auténtico y puntual vestigio de lo sucedido durante las semanas que duró
la matanza, narró el discurrir de los acontecimientos desde antes de la toma de la ciudad, y como
este hombre perteneciente al partido Nazi fue horrorizándose ante el horror, anotando al final del
día en que visitó el hospital para conocer de cerca la realidad, como “Un hombre no puede
permanecer en silencio ante tanta crueldad”. Su sentido del deber le impidió abandonar a sus
empleados y a todos los que confiaban en él.
La paradoja para Rabe vendría cuando a su regreso a Berlín en 1938, tras denunciar la barbarie que
se estaba cometiendo sobre el pueblo chino, intentando recurrir incluso a su Führer, a quien solicitó
una audiencia, pues confiaba en que intercediese ante Japón para frenar su barbarie en China, sería
arrestado por la Gestapo por atentar contra la imagen de un país aliadoy atentar contra los intereses
de Alemania. Su material filmado, junto con sus fotografías de la masacre, fue destruido, y Rabe
lograría ser puesto en libertad gracias a la influencia de Siemens con la condición de no volver a
hablar en público sobre lo sucedido en Nankín.
Apresado al final de la Segunda Guerra Mundial primero por los soviéticos y luego por los británicos,
en 1946 adquiría la condición de desnazificado gracias a la intersección de China, quien continuaría
enviándole ayuda para subsistir hasta 1949, año en el que se harían con el poder los comunistas de
Mao. Rabe subsistió a duras penas en casa de su hija, y moriría en su país de origen de un infarto, en
la pobreza y el anonimato en 1950, mientras en Nanking y en China era considerado como un héroe.
La figura de John Rabe ha permanecido prácticamente en el olvido y el más completo
desconocimiento para sus compatriotas. Los diarios escritos por John Rabe en 1937 fueron
descubiertos por su hija en 1996 y publicados
por Alfred A. Knopf bajo el título The Good
Man of Nanking: The Diaries of John Rabe en
1998. Junto con el documental Nanking 1937
estrenado en 2007, el mismo año en que se
cumplía el 70 Aniversario de la masacre, sirvió
para que el pueblo alemán supiera de su
hazaña.
En 1997 su lápida fue traslada a Nanking y a lo largo de los últimos años su figura ha sido recuperada
y dignificada por Alemania, contribuyendo junto con la Universidad de Nankín a restaurar la que
fuera su residencia en la capital china y crear un centro de Investigación John Rabe de la Paz.
Tras publicarse sus diarios fue denominado por el New York Times el Oscar Shindler de Nanking,
recordando al industrial alemán que salvó 1200 judíos de su destino en los hornos crematorios y las
cámaras de gas. Sin embargo esta “originalidad” es un claro demérito hacia John Rabe, cuya acción
desarrollada a lo largo de las semanas que duró la carnicería cometida por los japoneses en Nanking
tiene sobrado valor propio y entidad como para ser relegado a ser un segundo Oscar Schindler.
Fuente: http://www.unmundodecine.com/2009/04/john-rabe-pelicula-2009.html
Fly UP