...

El hombre más rico que jamás existió

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

El hombre más rico que jamás existió
STEVEN K. SCOTT es escritor, productor, director y empresario de marketing, además de cofundador de la
American Telecast Corporation. Junto
con sus socios, ha creado más de una
docena de negocios que les reportan
miles de millones de dólares en ventas. Ha escrito cinco best sellers internacionales y es un popular conferenciante en Estados Unidos sobre el tema
del logro personal y profesional. Para
más información sobre el autor, puedes consultar su página web:
www.stevenkscott.com.
«¡Verdaderamente asombroso! Salomón
nos da las claves maestras del éxito, la
riqueza y la felicidad. En este libro, Steve
Scott pone en nuestras manos esas claves
y nos muestra cómo utilizarlas. Tanto si
está usted iniciándose en los negocios
como si es el director general de una gran
empresa, creo que estas avanzadas estrategias pueden llevarle a niveles de éxito
y de felicidad que jamás hubiera imaginado. ¡No es de sorprender que el hombre
más sabio que haya existido fuera también
el más rico!»
- David N eelman, fundador y
director general de JetBlue Airways
«Las ideas, los consejos, las soluciones y
los pasos específicos que se ofrecen en
este libro pueden cambiar verdaderamente
la vida de uno. Tanto si se aplican al propio empleo como si se aplican a la carrera, al matrimonio o a la paternidad, se hace
inmediatamente obvio que tienen el poder
suficiente como para cambiarlo todo.»
- Joan Lunden, antigua presentadora de
Goad Marning America
«Este libro es el resultado de una asombrosa idea que ha desarrollado Steven Scott
a partir de la interpretación del libro de
los Proverbios, en el cual se dice (y se
demuestra) que existen soluciones para
todos los problemas de la vida; El hombre
más rico que jamás existió corrobora esta
idea.»
-
Hugh Downs, ABe News
STEVEN
K.
EL HOMBRE
SCOTT
MÁS RICO
QUE JAMÁS EXISTIÓ
Los secretos del éxito, la riqueza
y la felicidad del rey Salomón
prólogo del Dr. Gary Smalley
*
1
EDICIONES OBELISCO
Si este libro le ha interesado y desea que le mantengamos informado de
nuestras publlcaciones, escribanos indicándonos qué temas son de su interés
(Astrología, Autoayuda, Ciencias Ocultas, Artes Marciales, Naturismo,
Espirit¡lalidad, Tradición ... ) y gustosamente le complaceremos.
Puede cDnsultar nuestro catálogo en www.edicionesobelisco.com
Colección Éxito
*
Dedicado
EL HOMBRE MÁs RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
Stl!VeTI K Seott
l.a edición: enero de 2007
3.a edición: abril de 2007
Título original: 7he Richest Man Who Ever L¡ved
Traducción: Antonio Cutanda
Maquetación: Natalia Campillo
Corrección: E/isenda Terré
Disefio de cubierta: Enrique ¡borra
© 2006, Steven K. Scott
(Reservados todos los derechos)
Traducción publicada por acuerdo con Currency/Double Day,
división de Random House Inc.
© 2007, Ediciones Obelisco, S.L.
,
(Reservados los derechos para la presente edici~n)
Edita: Ediciones Obelisco S.L.
pere IY, 78 (Edif. Pedro IV) 3.a planta 5.a puerta.
08005 Barcelona - España
Te!. 93 309 85 25 - Fax 93 309 85 23
E-mail: [email protected]
aracas,
J
2i S '" A uenos Aires - IUI~"nn ""
A mi esposa-Proverbios 31, Shannon Lory Scott;
a Bob Marsh, Gary Snlalley y Jim Shaughnessy,
cuyas vidas me ofrecieron una maravillosa demostración
cotidiana y para siempre de la sabiduría
y del poder de los Proverbios del rey Salomón.
A mis hijos, Carol, Mark, Zach, Devin, Ryan, Sean
y Hallie Rose; y a mis nietos, Madelyn, Julia y Gracie.
Que la sabiduría de los Proverbios llene sus vidas de una dicha
imperecedera, de propósito y de satisfacción.
Te!. +54(011)4305-0633 - Fax: +54(01 "".JU";7r
A mi querida hermana, Sandy; a su sabio marido,
el doctor David Heinze, y a mis impresionantes sobrinos,
Bethany, Tim, Nathan y Christian.
A dos de los mejores amigos que un hombre
puede llegar a tener, Tom y Marlene Delnoce.
Doy mis más encarecidas grl1.cias a mi brillante editor,
Roger Scholl, editor jefe de Doubleday. ¡Eres el mejor
con el que haya trabajado jamás ... con diferencia!
Mi más profunda valoración y agradecimiento a mis magníficos
agentes literarios, Michael Broussard y Jan Miller.
Gracias por su incansable aliento,
y por creer en la importancia de este libro.
*
Prólogo del doctor Gary Smalley
Scott me habló de los problemas que tenía en su profesión una noche de 1974, cuando fui a visitarle a su pequeña casa de Phoenix,
Arizona. En aquella época, Scott estaba un tanto desanimado.
Acababa de perder su sexto puesto de trabajo desde que se graduara en la universidad, cuatro años atrás. Tenía la impresión de
que, por mucho que se esforzara, no podía mantener un empleo
más allá de unos pocos meses. Incluso había intentado poner en
marcha su propio negocio en un par de ocasiones, pero aquellos
intentos habían terminado también en fracaso. Me preguntó si
podría ofrecerle alguna sugerencia, y yo le pedí que me dejara
pensar en ello y que, a la mañana siguiente, le diría algo. Después de rezar acerca de su problema, tuve una idea. A la mañana
siguiente, mientras desayunábamos, le pregunté:
-¿Te gustaría ser más capaz que todos tus jefes?
-Sí, cómo no -me respondió él con un punto sarcástico.
-No -le dije-o Te prometo que, sólo con que hagas una
cosa, dentro de dos años serás más capaz que todos los jefes
que puedas tener en el futuro. Y apuesto a que serás millonario
dentro de cinco años.
Steve pensó que me había vuelto loco. Luego, me preguntó
qué tenía que hacer, y yo le dije:
7
-El mes tiene treinta y un días, y el libro bíblico de los Proverbios tiene treinta y un capítulos. Cada mañana, al comenzar
el día, léete el capítulo de los Proverbios que se corresponda
con el número de ese día del mes, y te lees dos capítulos el último día de aquellos meses que tengan sólo treinta días. Haz esto
todos los días, mes tras mes, y te garantizo que dentro de dos
años serás más capaz que todos tus jefes. Hazlo durante cinco
años, y apuesto a que te haces millonario.
Le dije que lo leyera con papel y bolígrafo a mano, para que
pudiera tomar notas sobre los conocimientos y la sabiduría del
libro. Yo sentía que la sabiduría que Steve descubriría en ellibro de los Proverbios le cambiaría la vida. Lo que yo no sabía
entonces era que él utilizaría su recién adquirida sabiduría para
cambiar la mía también.
Steve aceptó mi sugerencia y se puso a leer un capítulo de
los Proverbios cada día. Al cabo de dos años, había seguido el
consejo de Salomón de encontrar un compañero de negocios
y juntos lanzaron una empresa de marketing. A los pocos meses, la empresa les estaba reportando un millón de dólares a la
semana; Steve se hizo multimillonario en poco tiempo, pero la
historia no termina aquí.
Dos años después de que él y su socio pusieran en marcha
el negocio, me llamó y me preguntó si me gustaría escribir un par
de libros sobre el matrimonio. Yo nunca había escrito un libro,
pero había estado rezando durante diez años para que se me
diera la oportunidad de escribir un libro sobre el matrimonio.
Y, ahora, Steve me pedía que escribiera no uno, sino dos: uno para
hombres y otro para mujeres. juntos escribimos los que serían
mis primeros libros en un tiempo casi milagroso: dos meses.
Steve diseñó y produjo un anuncio comercial con Pat y Shirley
Boone donde se hablaba de los dos libros y, como consecuencia
de ello, If Only He Knew y Por Better or jor Best1 se convirtieron en
dos best sellers internacionales y cambiaron la vida de millones
l. Si yo lo hubiera sabido y Para mejor o para lo mejor. (N. del r.)
8 EL HOMBRE MAs RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
de familias. Pero tampoco aquí acaba la historia. Años después,
Steve me preguntó si me gustaría crear una serie de vídeos para
ayudar a otros millones de personas más. juntos, produjimos
Hidden Keys to Loving Relationships, 2 y luego Steve produjo unos
anuncios protagonizados por john Tesh y Connie Sellecca para
introducir esos vídeos en millones de hogares y decenas de miles de bibliotecas de iglesia. Se puede decir sin temor a equivocarse que, sin el lanzamiento de mis dos primeros libros y de
la serie de vídeos de Hidden Keys, hoy no existiría el Smalley
Relationship Center.
Steve Scott no sólo me ha ayudado a realizar mis sueños, sino
que, durante más de treinta años, ha sido uno de mis amigos
más cercanos. La sabiduría que recibió del libro de los Proverbios cambió su vida, mi vida y las vidas de millones de personas
que se han beneficiado de la obra de nuestra vida. Cuando escuché su serie de CD Lessons jrom the Richest Man Who Ever Lived, 3
me impactó su contenido. Hice un pedido de cuarenta lotes, uno
para cada miembro de mi familia y uno para cada empleado de
nuestra plantilla. Desde hace dos años, Steve y yo venimos hablando de la necesidad de poner por escrito todo este material.
Me entusiasma la idea de que el mundo se familiarice con la
incomparable sabiduría y con las ideas, los consejos y las advertencias increíblemente prácticas de Salomón. En este libro, Steve
nos ofrece unas enseñanzas simples y prácticas, las de Salomón,
que pueden cambiar la vida de cualquiera. Espero que este libro sea el primero de otros muchos que Steve escriba sobre los
Proverbios, unos Proverbios que han cambiado radicalmente su
vida y la mía.
2. Claves ocultas de las relaciones amorosas. (N. del T.)
3. Lecciones del hombre mds rico que jamás existi6. (N. del T.)
PRÓLOGO DEL DOCTOR GARY SMALLEY
9
El hombre más rico
que jamás existió
'*
CAPÍTULO
1
De cómo el hombre más rico
que jamás existió puede hacerle más feliz
y llevarle al éxito y la fortuna
Imagine que pasa usted de cobrar un salario inferior a la media
a recibir unos ingresos personales de más de 600.000 dólares
al mes. Imagine que pierde nueve empleos en sus seis primeros
años después de licenciarse en la universidad y que, luego, en
su décimo empleo, crea a partir de la nada más de una docena
de empresas multimillonarias, alcanzando ventas de miles de
millones de dólares. Imagine que consigue todo esto siguiendo
paso a paso las enseñanzas de Salomón del libro de los Proverbios, en el Antiguo Testamento. En resumen, ésa es mi propia
historia. Ahora, piense en esto:
Antes: Ganaba menos de la mitad del salario medio.
Después: Los ingresos se incrementaron desde los 18.000 dólares al año a más de 7 millones de dólares.
Antes: El diagnóstico era el de un desesperanzado fracaso en los
negocios con una tasa de éxito del O por ciento.
Después: Veintinueve años de éxito profesional, con una tasa
de éxito del 60 por ciento, en una industria donde la tasa de
éxito media se sitúa por debajo del 1 por ciento.
y lo que acaeció cuando me conduje en contra de los consejos de Salomón es igualmente convincente para mi. En tres oca-
siones, violé tres de sus advertencias y perdí millones de dólares
por causa de unas malas decisiones de inversión. Si hubiera seguido los consejos de Salomón, no habría perdido ni un céntimo. También ignoré sus consejos sobre las relaciones y pude
contemplar cómo se desmoronaba uno de los matrimonios más
felices del mundo. Luego, siguiendo los consejos de Salomón
acerca de las relaciones, mi matrimonio se restableció y ahora
somos más felices que nunca.
Si el hecho de seguir los consejos de Salomón hubiera funcionado sólo unas cuantas veces durante el transcurso de mi vida,
podríamos decir que se trata de una coincidencia. Si el hecho
de ignorar sus consejos y sus advertencias hubiera traído como
consecuencia algún que otro contratiempo o revés menor, podríamos llamarlo casualidad. Pero cuando siguiendo sus consejos se ha generado un éxito personal, empresarial y económico
tan significativo, año tras año, tanto para mí como para muchos
otros, y cuando haciendo caso omiso a sus advertencias se ha
generado una situación de desolación a nivel personal, así como
varios desastres financieros, hasta el más recalcitrante escéptico
debería admitir lo que los sabios, los reyes y las reinas del mundo reconocieron en otro tiempo: que Salomón fue el hombre
más sabio que jamás existió.
Del mismo modo que hay leyes físicas que gobiernan el universo físico, Salomón nos revela unas «leyes de la exístencia»
que gobiernan invisiblemente todos los aspectos de la vida.
Cada vez que sube usted a bordo de un avión de pasajeros, su
destino último queda determinado por las leyes físicas de la gravedad y de la aerodinámica. Si el piloto de su avión y el mismo
avión operan de acuerdo con esas leyes, usted llegará a salvo a su
destino. Si, por algún motivo, hacen algo que no está de acuerdo
con esas leyes, usted irá a parar al suelo de un modo u otro. No
importa cómo se sienta usted con respecto a esas leyes. Tanto si
le gustan como si las odia, tanto si decide ignorarlas como si no,
las leyes seguirán existiendo y gobernarán su vuelo. Afortuna14
EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
damente, los pilotos, los ingenieros aeronáuticos y los diseñadores de los aviones comprenden perfectamente estas leyes y son
capaces de utilizarlas con provecho. Son capaces de construir
aviones y de hacerlos volar para llevarnos así rápida, segura y
cómodamente a nuestro destino. Si ignoraran estas leyes, no habría avión capaz de volar.
Pues bien, del mismo modo que hay leyes físicas que gobiernan el universo, también hay leyes de la existencia que resultan
ser tan seguras como ciertas. No importa si a usted le gustan o
no, tampoco si las odia, pues seguirán existiendo y seguirán gobernando su vida. Salomón nos revela estas leyes en el bíblico
libro de los Proverbios y, lo que es más importante, nos muestra
cómo hacer uso de ellas con provecho. Las leyes de la gravedad
y de la aerodinámica han existido siempre pero, hasta que no se
descubrieron y se comprendieron, mantuvieron a la humanidad
pegada al suelo; una vez descubiertas, se convirtieron en la base
para la hazaña del vuelo entre los seres humanos.
Las leyes de la existencia son tan viejas como la misma vida
humana. El hecho de ignorarlas no hace otra cosa que restringir
su capacidad para lograr la felicidad, una satisfacción, un propósito y un éxito genuinos. Muchas personas actúan de acuerdo
con algunas de estas leyes por casualidad, sin conocerlas ni comprenderlas, y logran de este modo cierto nivel de éxito y de felicidad. Pero, con frecuencia, el ignorar estas leyes genera barreras
infranqueables de cara a un éxito y una satisfacción sostenidos.
Por otra parte, aquellos que aprenden estas leyes y aprenden el
modo de usarlas en su vuelo por la vida alcanzarán un nivel de
propósito, de éxito y de felicidad que otros sólo podrán soñar.
La vida orientada a un propósito se convertirá en una vida en la
que el propósito se habrá conseguido.
La oración de Salomón
Salomón nació alrededor del 974 a. c., y fue coronado rey de
Israel tras la muerte de su padre, el rey David. Salomón tenia
DE CÓMO EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ PUEDE HACERLE...
15
doce años de edad, y estaba aterrorizado ante la idea de tener
que gobernar Israel, pues temía no disponer de la sabiduría suficiente para semejante empeño. Según el Antiguo Testamento,
Dios se le apareció a Salomón y le preguntó qué deseaba. Y Salomón pidió únicamente la sabiduría y el conocimiento que le
permitieran juzgar rectamente al gran pueblo de Israel (I Reyes
3:9; II Crónicas 1:10). Entonces, Dios le dijo a Salomón que,
dado que no había pedido riquezas, honores, la vida de sus
enemigos ni una larga vida para sí mismo, Él le daría a Salomón más sabiduría, conocimiento, riquezas y honores que a
ningún otro rey antes que él y que a ningún otro rey que pudiera reinar en el futuro. Y lo prometido se cumplió. La sabiduría,
los éxitos y las riquezas de Salomón se incrementaron más allá
de todo lo imaginable. En cuanto a riquezas, algunos han indicado que, traducido a dólares, Salomón bien pudo haber sido
un «trillonario», es decir, sus riquezas se contaban en miles de
miles de millones de dólares. Además de unas reservas de oro
que se hubieran valorado en los mercados de hoy en cientos
de miles de millones de dólares, poseía 4.000 establos para
sus caballos y sus carros, y tenía a más de 12.000 jinetes en su
nómina. Soberanos de naciones de todo el mundo buscaban
su consejo y pagaban escrupulosamente por ello. Sin embargo, hacia la mitad de su vida comenzó a violar las leyes de la
existencia, los principios y las estrategias que tan sabiamente
había articulado en el libro de los Proverbios, y así, su éxito
y su felicidad se evaporaron. Afortunadamente para nosotros,
registró muchas de sus leyes para la existencia en el libro de
los Proverbios.
Descifrando el código de Salomón
Si bien cada Proverbio nos proporciona una idea obvia, suele
ocurrir que el verdadero tesoro de un Proverbio se halle enterrado profundamente bajo su superficie. Salomón nos ruega en
el capítulo 2, versículo 4, que busquemos la sabiduría y el co16
EL HOMBRE MAs RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
nacimiento del mismo modo que buscaríamos plata o un tesoro
enterrado. Para ello, tendremos que buscar muy a menudo por
debajo de la superficie, en las profundidades, en el trasfondo
del Proverbio, en su contexto e incluso en los matices de las
palabras hebreas que componen el texto original de los Proverbios. En muchos casos, encontraremos un tesoro adicional
observando el significado opuesto de un Proverbio. Por último,
pero no menos importante, conviene que observemos el espíritu
más amplio del Proverbio y no sólo el estrecho significado de la
declaración original. Haciéndolo así, no sólo descubriremos las
leyes de la existencia que propusiera Salomón, sino que encontraremos la plata y el tesoro enterrado del que él hablaba, tesoro
que perdurará por siempre.
No soy la única persona que ha logrado hacer realidad sus
sueños imposibles siguiendo las estrategias de Salomón. Me encanta leer las biografías de aquellos que han hecho logros extraordinarios, tanto en tiempos modernos como a lo largo de la
historia. Al estudiar sus vidas, he descubierto que también sus
éxitos vinieron avalados por las acciones y las actitudes que se
reflejan en las enseñanzas de Salomón, aun cuando algunos de
ellos no hubieran leído nunca sus escritos. George Washington, Thomas ]efferson, Abraham Lincoln, Henry Ford y Thomas
Edison leyeron los Proverbios en su juventud. Pero incluso si
observamos las vidas de iconos modernos como Bill Gates, Sam
Walton, Helen Keller, Steven Spielberg y Oprah Winfrey, veremos que lograron sus sueños imposibles haciendo las mismas
cosas que Salomón nos aconseja que hagamos todos. También he
visto caer desastres sobre hombres, empresas y naciones cuando
se han conducido en contra de las admoniciones de Salomón.
Adolf Hitler fue capaz de hechizar a toda una nación debido a
que los alemanes ignoraron las advertencias de Salomón. A los
estadounidenses los pillaron desprevenidos en Pearl Harbar por
el mismo motivo y, recientemente, los ejecutivos de la séptima
empresa más grande de Estados Unidos llevaron a tan gran corporación a la mayor bancarrota de la historia del país. Todos
DE CÓMO EL HOMBRE MAs RICO QUE JAMÁS EXISflÓ PUEDE HACERLE...
17
estos acontecimientos tuvieron lugar por violar un puñado de
reconvenciones de Salomón.
¿ Qué es lo que la sabiduría de Salomón puede hacer por
usted?
Así pues, ¿qué pueden hacer las ideas y l¡ls enseñanzas de Salomón por su carrera, sus relaciones y su vida personal? A despecho de lo que usted piense que pueden hacer, esas ideas y
esas enseñanzas harán infinitamente más. He aquí unas cuantas
recompensas que Salomón dice que usted puede lograr cuando
siga sus consejos.
Los beneficios de las estrategias de Salomón
» Conocimiento
» Discreción
» Buen juicio
» Preservación y protección
» Éxito
» Una mejor salud
» Larga vida
» Honores
» Abundancia económica
» El favor de aquellos que detentan la autoridad
» Distinciones y promociones
» Independencia económica
» Seguridad en sí mismo
» Fortaleza de carácter
» Coraje
» Consecuciones extraordinarias
» Satisfacción personal
» Magníficas relaciones
>- Verdadero sentido a la vida
>- El amor y la admiración de los demás
>- Comprensión
>- Verdadera sabiduría
18
EL HOMBRE MAs RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
Salomón nos da potentes estrategias y tácticas para cambiar
la vida que nos van a permitir alcanzar resultados extraordinarios.
No cometa el error de pensar que lo que está a punto de leer es,
simplemente, una recopilación de principios generales y de tópicos poéticos. Salomón era demasiado sabio como para perder
su tiempo y el de usted con generalidades sin sentido. En sus
escritos, ofrece los pasos concretos que hay que seguir tanto en
la vida personal como en la profesional para obtener resultados
sorprendentes. En este libro, me centro en las estrategias y en
los pasos articulados en el bíblico libro de los Proverbios que
he aplicado al campo de los negocios, al campo personal y al
campo económico en mi propia vida. Después de examinar los
consejos de Salomón en cada capítulo, le ofreceré algunas técnicas sencillas que yo he utilizado para llevar a la práctica sus
consejos en la vida diaria.
Al final de la cada capítulo, he añadido una sección denominada «Conocimientos para alcanzar la sabiduría», con ejercicios
específicos que le permitirán aplicar los consejos de Salomón
de una forma práctica y potente. Hágalo todo y comenzará a
experimentar el mayor nivel de éxito y de satisfacción personal
que nunca haya imaginado. Por exitoso que pueda ser usted ya,
el futuro está a punto de irle mucho mejor. i Que comience la
aventura!
DE CÓMO EL HOMBRE MAs RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ PUEDE HACERLE...
19
CAPÍTULO
2
*
La clave para ganar todas las carreras
¿Has visto un hombre diligente en su oficio?
Se colocará al servicio de reyes.
PROVERBIOS
22:29
Conviértase en ese uno entre mil
que logra increíbles resultados
En cualquier empeño que emprendamos, o en cualquier objetivo que persigamos, podemos obtener resultados increíbles,
magníficos, buenos, aceptables, pobres, terribles o catastróficos.
En mis cincuenta y tantos años, he experimentado todo tipo de
resultados, tanto en lo personal como en lo profesional y en lo
económico. Estudiando las vidas de muchas de las personas que
más éxito han tenido en la historia, he descubierto que también
ellos experimentaron toda la gama de resultados en uno o en más
aspectos de su existencia. Pero en los campos de sus mayores
consecuciones, todos ellos sin excepción obtuvieron resultados
increíbles. Y todos y cada uno de ellos obtuvieron tan sorprendentes resultados porque aprendieron e hicieron uso de una simple habilidad, aunque increíblemente poderosa. Esta habilidad
fue la clave mediante la cual hicieron realidad sus sueños imposibles. George Washington, Thomas Jefferson, Benjamin Franklin,
Thomas Edison, Clara Barton, John D. Rockefeller, Henry Ford,
Sam Walton, Walt Disney, Bill Gates, Oprah Winfrey y Steven
Spielberg constituyen un ejemplo de personas que la han utili21
zado. Y lo cierto es que, cada vez que se hace uso de esta habilidad, a la larga genera resultados increíbles. Además, casi nunca
es posible lograr resultados inimaginables sin esta habilidad.
Desgraciadamente, menos de una persona de cada milla utiliza plenamente. Lo bueno es que se trata de una habilidad que
se puede aprender con facilidad, y que la puede utilizar cualquiera, independientemente de su origen, de su formación o de
su cociente intelectual.
Me refiero a la habilidad de la diligencia. La mayoría de las
personas creen comprender lo que significa la diligencia, pero
no hay nada que esté más lejos de la verdad. Cuando Salomón
habla de la diligencia, está hablando de un rasgo que es tan raro
como un diamante de diez quilates. Y la razón de que sea tan
raro estriba en que la verdadera diligencia va en contra de la
naturaleza humana.
Todos tenemos rasgos que forman parte de la condición humana. Estos rasgos generan impulsos, inclinaciones, fortalezas
y debilidades de forma natural. Sin embargo, la diligencia no es
uno de ellos. De hecho, el rasgo común a todos los seres humanos es nuestro deseo o impulso de gratificación inmediata. Lo
queremos todo y lo queremos ya, con el mínimo esfuerzo posible. Ésa es nuestra naturaleza. Todos tenemos una inclinación
natural a seguir la ley del mínimo esfuerzo. Afortunadamente, a
pesar de nuestra inclinación natural, podemos optar por seguir
un sendero de mayor esfuerzo y podemos hacernos diligentes
en la búsqueda de cualquier empeño, proyecto u objetivo. y si
usted desarrolla el tipo de diligencia al que se refiere Salomón,
podrá alcanzar resultados increíbles en cualquier campo importante de su vida.
El concepto de diligencia de Salomón
(que no es lo que usted cree)
El diccionario que tengo en el ordenador describe la diligencia
como «un esfuerzo persistente y afanoso en la realización de
22
EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
algo». Me encanta la palabra «persistente»; la persistencia forma
parte ciertamente de la diligencia. «Afanoso», por otra parte, no
es el término más preciso que se pueda utilizar cuando se intenta comprender el significado de «diligencia» para Salomón.
Yo preferiría utilizar el término «inteligente». Si yo necesito talar
un árbol e intento hacerlo con un martillo, me supondrá un
trabajo afanoso, pero no será ciertamente diligente. Me llevará
horas, incluso días, echar abajo un árbol con un martillo. Por
otra parte, si utilizo una motosierra, podré talar el mismo árbol en pocos minutos. El trabajo no me resultará tan «afanoso», pero sí que estaré haciendo un trabajo más «inteligente».
El software de mi ordenador me ofrece una relación de palabras
sinónimas de diligencia: meticulosidad, escrupulosidad, minuciosidad y esmero. Aunque todas estas cualidades constituyen
aspectos importantes de la diligencia, no transmiten plenamente el significado que le da Salomón a esta palabra.
Para comprender plenamente lo que Salomón quería decir
con la palabra «diligente», tendremos que añadir esas cualidades
a las palabras de Salomón que encontramos en Proverbios 20:11:
Incluso en sus acciones da el muchacho a conocer si
sus obras serán puras y rectas.
Las palabras clave aquí son «puras» y «rectas». Salomón utiliza la palabra «puro» no sólo en un sentido de valor moral o
ético, sino más bien en cuanto al trabajo en su forma más pura.
Se parece más a un término de minería que a un término ético.
Las minas de Salomón suponían una importantísima porción de
sus riquezas, y utilizaba con frecuencia términos mineros en sus
escritos. Y si usted estuviera extrayendo oro, ¿qué haría? Extraería un montón de tierra, encontraría una gran roca, la sacaría y
la sometería a un intenso calor que fundiera todas las impurezas.
Lo que quedara de todo eso sería oro puro. Ése es el lado «puro»
de la diligencia. Es consagrarse a invertir los días, las horas y los
minutos de uno mismo en algo que va a traer un rendimiento
puro sobre el tiempo y el esfuerzo invertido.
LA ClAVE
PARA GANAR TODAS LAS CARRERAS
23
Ahora bien, antes de que dé usted marcha atrás y diga, «Yo
no soy así. No soy una persona creativa ni persistente», déjeme
que le diga que sí que puede serlo. Todo lo que tiene que hacer
es seguir la receta de Salomón para desarrollar la habilidad de la
diligencia. Él pensaba que cualquier persona puede desarrollar
esta habilidad. Recuerde que decía, «Incluso en sus acciones ... ».
y en cuanto hayamos dominado el arte de la diligencia, podremos utilizarla en cualquier campo importante de nuestra vida,
en cualquier empeño o búsqueda, para conseguir resultados
increíbles. Podremos utilizarla para convertir un pobre matrimonio en un magnífico matrimonio, una buena carrera en una
carrera increíble y un negocio fracasado en un negocio exitoso.
¿Le parece complicado? Eso se debe a que la verdadera diligencia implica muchas cualidades. y ése es el motivo por el cual
la verdadera diligencia es tan rara. Quizá lo entienda mejor con
una sencilla ilustración.
En mi primer año de universidad me hicieron jefe de pelotón
en el ROTC.4 Los otros treinta y nueve jefes de pelotón perte-
necían a cursos superiores. El principal acontecimiento del año
en el ROTC era la competición anual de simulacro de combate
entre los cuarenta pelotones. Antes de la comp~ción, había un
oficial que creía que su pelotón iba a ganar sin Oespeinarse siquiera. Creía que él y su pelotón habían sido diligentes a lo largo
de todo el año, congregándose todos los días de la semana a las
7:00 de la mañana para realizar sus sesiones de simulacro. Lo
que él no sabía era que mi pelotón se ponía en marcha todos los
días a las 6:00 de la mañana (voluntariamente) y que practicaba
durante dos horas en lugar de una. No sabía que yo le había
enseñado a mi pelotón unas complejas maniobras de equipo
durante la hora en la que estábamos solos en el campo de simulacro. Todos y cada uno de los treinta cadetes de mi pelotón
trabajaba diligentemente para dominar las maniobras.
Para cuando llegó el momento de la competición, habíamos
practicado el doble de horas que el otro grupo y habíamos aprendido rutinas más complejas. En relación con el resto de pelotones, nosotros habíamos sido verdaderamente diligentes, mientras
que los demás sólo creían que habían sido diligentes. Lo que vino
después fue un «resultado increíble». Mi pelotón ganó el evento,
consiguiendo 287 puntos de un total posible de 300. El pelotón
privilegiado se situó en segunda posición, consiguiendo sólo 168
puntos. Yo fui el único estudiante de primer año en mandar un
pelotón en la historia del ROTC de la Universidad del Estado de
Arizona y en ganar la competición anual de simulacro de combate. Me nombraron Cadete del Año, me dieron una vuelta de noventa minutos en un caza supersónico de combate y me ofrecieron una beca de vuelo de las Fuerzas Aéreas para pagar los tres
años restantes de mi formación en la universidad. Sin embargo,
si hemos de ser justos, todos ganamos allí, todo mi pelotón. y lo
hicimos no porque fuéramos más listos ni porque estuviéramos
mejor formados, sino porque fuimos verdaderamente diligentes.
4. Reserve Officers' Training Corps, Cuerpo de Entrenamiento de Oficiales
de la Reserva. Es un programa de entrenamiento de las fuerzas armadas
de Estados Unidos presente en las universidades para reclutar y educar
oficiales encargados. (N. del T.).
La otra parte de la diligencia es el lado «recto». No se trata sólo
de trabajar en algo con persistencia y con inteligencia. Se trata de
hacerlo recto: expeditivamente, eficientemente y efectivamente.
Es decir, hacerlo a tiempo, al nivel más alto posible, independientemente de lo que se pida o se espere. Significa aportar creatividad, persistencia e, incluso, a otras personas y recursos externos
en un esfuerzo por conseguir un resultado extraordinario.
.,.,..¿~ LA DILIGENCIA es una habilidad que se puede aprender y que
!~ comb'ma: persIstenna
. . creatIva,
. un es fuerzo inteligente recta-
mente planificado y rectamente realizado de un modo oportuno,
eficiente y efectivo, para conseguir un resultado puro y de la
más alta calidad de excelencia.
24 EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
lA CLAVE
PARA GANAR TODAS LAS CARRERAS
25
Las recompensas de ser verdaderamente diligente
Usted se sentirá verdaderamente satisfecho
Es naturaleza humana seguir la ley del mínimo esfuerzo. Salomón se daba cuenta de que necesitamos estar motivados para
optar por la diligencia en lugar de por nuestra inclinación natural de «seguir la corriente». ¿Yen qué consiste esa motivación?
Salomón nos dice que ser verdaderamente diligente nos trae
recompensas inapreciables, mientras que la falta de diligencia
puede producir devastadoras consecuencias. He aquí algunas de
las recompensas que él promete.
La inmensa mayoría de las personas están en un perpetuo estado
de hambre. No de comida, al menos en Norteamérica, sino de
cosas. Los norteamericanos de hoy en día tienen más deudas y
menos ahorros que los de cualquier otra generación en la historia.
No importa lo que tengamos, parece que nunca es suficiente. La
verdadera satisfacción y el contento parecen ser tan raros como
un billete de lotería ganador. En cambio, Salomón nos advierte:
El alma de los diligentes engorda.
PROVERBIOS
13:4
Usted obtendrá una ventaja segura
Sea cual sea el esfuerzo, ¿qué sería preferible, tener una ventaja
fuerte e inamovible o tener una profunda desventaja? Salomón
nos asegura que aquellos que son verdaderamente diligentes obtendrán una ventaja insuperable sobre aquellos otros que no lo
son. Salomón dice:
Los proyectos del diligente, todo son ventajas.
PROVERBIOS
21:5
Tanto si competimos frente a empresas, personas, circunstancias o, simplemente, frente al tiempo, la diligencia nos dará una
ventaja única, una ventaja que dará como resultado una mayor
productividad, un mayor logro, una mayor riqueza y una mayor satisfacción.
Usted controlará la situación en vez de estar controlado por
la situación
¿Qué prefiere, que su vida la controle su jefe y otras personas o
controlar usted su propia vida? Salomón dice:
La mano diligente obtiene el mando; la flojedad acaba en trabajos forzados.
PROVERBIOS
12:24
Aquellos que son verdaderamente diligentes no sólo controlan su propio destino, sino que también acrecientan los logros
de quienes están a su alrededor.
26 EL HOMBRE MAs RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
Cuando utiliza la palabra «alma», Salomón se refiere al ser
más profundo del hombre o de la mujer, a su verdadero centro, a
la sede de su personalidad y de sus emociones. Imagínese estar
tan contento y satisfecho que no ansía nada. Ése es el tipo de
satisfacción que se le promete al diligente.
Obtendrá el respeto y la admiración
de aquellos que ostentan la autoridad
Mientras que otros se esfuerzan por hacerse notar, el diligente es solicitado por las personas prominentes o de autoridad.
Eso es lo que Salomón quiere dar a entender cuando dice que la
persona que es diligente en su oficio «se colocará al servicio de
reyes» (Proverbios 22:29). Sus logros se convertirán en estrellas
brillantes que darán tanta luz que llamarán la atención de todos
los que les rodeen.
Sus necesidades quedarán satisfechas
Aquellos que trabajan diligentemente en el campo que les compete obtendrán suficiente éxito material como para satisfacer
sus necesidades. Salomón escribe:
Quien cultiva su tierra se hartará de pan, pero quien
vaya en pos de personas vanas está vacío de entendimiento.
PROVERBIOS
LA ClAVE
28:19
PARA GANAR TODAS LAS CARRERAS
27
Aquí también nos advierte de que, si uno se aleja del campo
de sus esfuerzos para seguir a gente vana o para seguir sus consejos, perderá el sendero del entendimiento. Traducción: No se
deje engañar por personas que parecen exitosas en la superficie
y que ofrecen «proyectos para hacerse rico rápidamente», proyectos que suenan demasiado bonitos para ser ciertos. Cuando
se encuentre con ellos, huya.
Experimentará un éxito siempre creciente
Salomón nos asegura que aquellos que trabajan diligentemente
experimentarán un éxito y una riqueza siempre crecientes, pero
el dinero que nos llega con facilidad, sin un esfuerzo significativo, casi siempre termina perdiéndose. Dice:
La fortuna obtenida por vanidad decrecerá, pero
aquel que junta por trabajo medrará.
PROVERBIOS 13:11
Por difícil que resulte de creer, la mayoría de las personas
que ganan en la lotería pierden todo lo ganado en un período
de tiempo relativamente breve. Incluso los jugadores que tienen
la suerte suficiente como para ganar una cantidad de dinero
importante en el juego lo pierden todo con el tiempo y terminan
llenos de deudas. Los casinos de Las Vegas no ofrecen gratuitamente las fastuosas suites de los hoteles a quienes ganan mucho
por su bondadoso corazón. Lo hacen porque saben que, por
mucho que haya ganado alguien en el juego, al final terminará
perdiendo mucho más.
Sus esfuerzos serán provechosos
Salomón promete que TODA labor diligente da como resultado
una ganancia; ganancia que se mide por la exitosa consecución
de sus objetivos y por la recompensa económica que usted recibe por conseguir esos objetivos. En Proverbios 14:23, dice:
Todo trabajo produce abundancia, la charlatanería
sólo indigencia.
z8 EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
Aplique ese trabajo a su matrimonio o a sus esfuerzos en la
educación de sus hijos, y su abundancia se medirá por la cantidad de satisfacción que obtendrán tanto usted como el resto de
su familia. Por otra parte, Salomón nos advierte de que el mero
hablar es barato y fácil, y que no lleva a otra parte que a la pobreza. La labor diligente exige mucho esfuerzo. Requiere visión,
creatividad, compromiso y una colaboración efectiva con los demás. En esencia, Salomón nos ttstá diciendo que, si a usted no le
va bien en su carrera, o si su mlatrimonio no es tan satisfactorio
como desea, lo más probable es que no esté trabajando con la
suficiente diligencia. La diligencia en cualquier área de nuestra
vida traerá siempre resultados provechosos.
Las consecuencias de no ser diligente
Las mayores motivaciones que tenemos los seres humanos en
la vida son el deseo de ganar y el temor de perder. y Salomón intenta motivarnos con las dos cosas. Si sus siete recompensas no
proporcionan la motivación que usted necesita para intentar ser
diligente, quizá las consecuencias de no ser diligente le puedan
servir de estímulo.
El no diligente siempre se encontrará en franca desventaja
Los diligentes se toman todo el tiempo que necesitan para planificar y preparar su trabajo, de ahí que lo hagan todo de forma
excelente. Los que no son diligentes no se toman el tiempo necesario para planificar, preparar ni realizar su trabajo. Suelen ir
«a salto de mata», y sus prisas terminan por llevarles al fracaso.
Salomón dice:
Los proyectos del diligente, todo son ganancia; para
el que se precipita, todo es indigencia.
PROVERBIOS 21:5
Yo he perdido todos mis ahorros en cinco ocasiones, y en
cada una de esas ocasiones actué con precipitación; es decir,
LA CLAVE
PARA GANAR TODAS LAS CARRERAS
29
fui cualquier cosa menos diligente. Las dos primeras veces, mis
pérdidas fueron de 20.000 y de 120.000 dólares respectivamente. Las tres veces siguientes, las cantidades fueron mucho mayores, de millones de dólares. De igual modo, mi hija perdió sus
ahorros por actuar de forma precipitada y sin buscar mi consejo
o el de otras personas. Si hubiéramos actuado diligentemente
en lugar de precipitadamente, ella aún tendría sus ahorros y yo
tendría millones de dólares de más en mis cuentas.
No dispondrá de ningún control
A nadie le gusta no disponer de control alguno en su vida. Nos
disgusta sobremanera que sean otras personas las que controlen
nuestra existencia. Sin embargo, Salomón advierte:
la mano diligente obtiene el mando; la flojedad acaba en trabajos forzados.
PROVERBIOS 12:24
¿Quién decide cómo emplea usted sus días, cuánto dinero se
le pagará, si será ascendido, degradado o despedido? Incluso en
el caso de quienes tienen su propio negocio, si no son diligentes,
terminarán controlados por sus clientes o por la competencia.
Anhelará muchas cosas, pero encontrará poco solaz
Mientras que aquellos que son diligentes ven satisfechos sus deseos más profundos y disfrutan de una profunda sensación de
satisfacción, los que no actúan diligentemente están sometidos
a interminables anhelos que nunca ven satisfechos. Salomón no
sólo nos dice que el alma del diligente engordará; también nos
advierte:
Tiene hambre el perezoso, más no se cumple su deseo.
PROVERBIOS 13:4
Por desgracia, para aquellos que no actúan diligentemente, su vida está más definida por el deseo que por la satisfacción.
30
EL HOMBRE MAs RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
El no diligente carecerá de entendimiento
En la actualidad, los canales de televisión están repletos de personas que prometen fortuna sin trabajar. Usted puede comprar
una propiedad inmobiliaria sin poner dinero, puede hacer centenares de miles de d~es en bienes indispensables para el trabajo aun cuando no tenga dinero ahorrado, y así sucesivamente.
Salomón nos advierte de que quienes van en pos de artistas del
dinero fácil y de planes para hacerse ricos rápidamente no hacen otra cosa que demostrar su ignorancia,
Quien cultiva su tierra se hartará de pan, pero quien
vaya en pos de personas vanas está vacío de entendimiento.
PROVERBIOS 28: 19
Derrochará su fortuna y su seguridad
la fortuna obtenida por vanidad decrecerá, pero
aquel que junta por trabajo medrará.
PROVERBIOS 13: 11
Salomón diferencia entre las dos formas en que la gente obtiene
su fortuna: los que la obtienen a través de sus esfuerzos diligentes y los que la obtienen sin trabajar por ella. En Proverbios
l3:11, advierte de que los que obtienen su fortuna por medio
de búsquedas vanas verán disminuir sus riquezas y, en última
instancia, las verán desaparecer.
Sus esfuerzos quedarán en nada
Los hay que hacen su trabajo diligentemente y de corazón,
mientras que otros no hacen más que hablar de lo que harán
algún día. Hablar es fácil, no precisa de esfuerzo. El trabajo diligente requiere una gran dosis de esfuerzo. Pero, mientras que
el diligente saca provecho de sus trabajos, el charlatán no hace
más que desperdiciar su tiempo y el de los demás. Ése es el motivo por el cual Salomón nos dice en Proverbios 14:23 que da
charlatanería sólo produce indigencia».
LA ClAVE
PARA GANAR TODAS LAS CARRERAS
31
¿Cómo puede ser usted verdaderamente diligente en todos
los aspectos de su vida?
Salomón nos ofrece cuatro pasos que cualquier persona puede
aplicar para hacer de la diligencia parte de su vida cotidiana. Sin
embargo, hay un gigantesco obstáculo que nos vamos a encontrar casi a diario. Me refiero a la tendencia inherente que tenemos a seguir la ley del mínimo esfuerzo; nuestra pereza innata.
Muy pocos nos consideramos personas perezosas. Pero lo
cierto es que todos tenemos las semillas de la pereza en nuestra
naturaleza. Y, si no se hace algo, esas semillas crecerán en un
campo que socavará uno o más aspectos de nuestra vida. Si no
les prestamos atención, pueden sofocar el potencial de nuestra
vida. Normalmente, nos enfrentamos a las semillas de la pereza en algún aspecto de nuestra vida, como en nuestra profesión,
y dejamos desatendidos otros aspectos, como las relaciones familiares. Yo he conocido a hombres que han hecho una gran fortuna
en su vida profesional, mientras que su matrimonio terminaba
en divorcio. Pero no tiene por qué ser así. Salomón nos muestra cómo podemos tratar con estas semillas, estén donde estén,
y cómo podemos reemplazarlas por las semillas de la diligencia.
Reconozca las causas que originan la pereza
Según Salomón, hay cuatro causas que originan la pereza: el egocentrismo, la vanidad (arrogancia), la ignorancia y la irresponsabilidad. (Salomón suele combinar estas dos últimas en una única
categoría que denomina necedad.) Para tratar de forma eficaz con
la pereza, tendremos que tratar con las causas que la originan.
El egocentrismo
Al hombre le parecen rectos todos sus caminos ...
PROVERBIOS 21:2
Naturalmente, vemos las cosas en primer lugar desde nuestro
punto de vista. Si no cambiamos de enfoque para centrarnos en
32
EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
los intereses y el bienestar de los demás, no haremos otra cosa
que buscar una gratificación inmediata de nuestros deseos egoicoso Nos volveremos ciegos al impacto de nuestros actos sobre
nuestro futuro o sobre las vidas de los demás. Salomón sugiere
que nos preguntemos qué curso de acción podríamos tomar que
sirva mejor al interés de todos los afectados.
La vanidad (arrogancia)
El perezoso se tiene por más sabio en su propia vanidad que siete personas que puedan ofrecer una razón...
PROVERBIOS
26:16
Debido a que solemos pensar que somos más listos que los que
nos rodean, nos conducimos sin buscar los consejos o el asesoramiento de los demás. Es mucho más fácil actuar primero
y buscar consejo después. Y dado que creemos saber más que
los demás, simplemente emprendemos la acción que nos apetece
emprender. Sólo tenemos que aceptar que hay otras personas
que son tan lúcidas y sabias como nosotros, si no más, y que
conviene que busquemos sus consejos antes de tomar decisiones
importantes y de actuar en función de ellas. Aquellos que son
verdaderamente diligentes buscarán las palabras de varios consejeros sabios antes de embarcarse en cualquier acción importante.
La ignorancia y la irresponsabilidad (necedad)
He pasado junto al campo de un perezoso y junto a
la viña de un hombre insensato, y estaba todo invadido
de ortigas, los cardos cubrían el suelo, la cerca de piedras estaba derruida.
PROVERBIOS 24:30-31
La última causa de la pereza es la ignorancia y la irresponsabilidad, o lo que Salomón llama necedad. Frecuentemente, la necedad es el resultado de la ignorancia que tenemos acerca de las
consecuencias a largo plazo de nuestras acciones. Es más fácil
actuar desde la ignorancia que formarse, pues formarnos y eduLA ClAVE
PARA GANAR TODAS LAS CARRERAS
33
camos precisa de tiempo y de esfuerzo. Es fácil seguir siendo
ignorante y seguir la ley del mínimo esfuerzo. Sin embargo, las
consecuencias de este tipo de necedad pueden ser devastadoras.
Aún peor es la irresponsabilidad pues, sabiendo lo que se debe
hacer, se opta por no hacerlo.
La pereza da lugar a más pereza
El perezoso no ara el campo debido al frío; luego,
suplicará en la cosecha y no hallará nada.
PROVERBIOS 20:4
La pereza se puede difundir también a otras áreas de su vida.
Cuanto más ceda a su inclinación natural de gratificación inmediata, más fuerte se hará esa inclinación, hasta que se convierta
en un hábito.
La pereza construye una dolorosa barrera que nos separa de
la consecución personal. En Proverbios 15:19, Salomón dice: «El
camino del perezoso es como un seto de espinos». Cuando yo
era niño, el vecino del patio trasero tenía rodeado su patio por
un espeso seto de bayas rojas y espinos. A mis amigos y a mí nos
aterrorizaban aquellas ocasiones en que, accidentalmente, una
pelota de béisbol o de fútbol americano iba a parar al patio del
señor Fouts. Uno de nosotros tendría que abrirse paso a través
de los espinos para recuperar la pelota. Y cualquiera que tenía
que hacer dicha faena volvía cubierto de sangrientos arañazos.
Para Salomón, la pereza construye este mismo tipo de barrera
para el éxito personal. Pocos son los que se sienten capaces o
están dispuestos a cruzarla.
Los pasos que sugiere Salomón
para hacernos diligentes
Entonces, ¿cómo podemos introducir en nuestra vida el concepto de diligencia que propone Salomón? Ser verdaderamente
diligente lleva tiempo y supone hacer un hábito de ello en las
34
EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
áreas importantes de la vida. La buena noticia es que no tendrá
que esperar durante años, meses o días para empezar a aplicarse
diligentemente en sus empresas. Salomón nos da cuatro pasos
que podemos utilizar desde ya para empezar a actuar diligentemente en nuestro trabajo, en nuestra carrera, en nuestro matrimonio, en nuestras relaciones con los hijos o, incluso, en el
campo espiritual de nuestra vida.
Paso 1. Despierte a la realidad
¿Hasta cuándo, perezoso, estarás acostado? ¿Cuándo
te levantarás de tu sueño? .. Llegará como un bandido tu
miseria y la escasez como un hombre armado.
PROVERBIOS 6:9-11
Creemos disponer de más tiempo del que realmente disponemos para alcanzar nuestros objetivos personales y profesionales.
y así nos andamos con dilaciones y dejamos de hacer lo que sabemos que deberíamos hacer. Por ejemplo, casi el 80 por ciento
de los estadounidenses tiene problemas de sobrepeso. Y casi todos piensan que empezarán a perder peso la próxima semana, el
mes próximo o el año que viene. Tienen planeado comer mejor,
hacer más ejercicio y cuidar más de su cuerpo. Pero pasan los
años y no encuentran tiempo para ponerse manos a la obra. Ponerse en forma no deja de ser un sueño para ellos, porque están
dormidos a su propia realidad. De igual modo, esposos y esposas, padres y madres, tienen planes para mejorar su matrimonio
o su familia ... ¡pero siempre se trata de algo que se hará más adelante! Salomón dice: ¡DESPIERTA y DEJA DE ANDARTE CON DILACIONES!
No siga dormido ante las realidades que le rodean. Salomón
nos pide que despertemos al mundo real, con sus limitaciones,
sus exigencias y sus oportunidades. El reloj no deja de avanzar,
y cada día que pasa es un día que nunca se repetirá. Y cada día
que pasa nos acerca un día más al término de nuestro limitado
tiempo en la Tierra. Despierte y actúe con diligencia en su vida
ahora mismo. ¡Las oportunidades se le multiplicarán! Asuma la
LA CLAVE
PARA GANAR TODAS LAS CARRERAS
35
responsabilidad de su vida, de sus actitudes, de sus valores y de
cómo emplea usted su tiempo.
Paso 2. Defina sus visiones
Salomón dice en Proverbios 29:18: «Cuando no hay visiones,
el pueblo perece». Dicho de otra forma, si no tenemos visión,
perdemos la dirección, la motivación, la alegría, la pasión, la
energía, la creatividad y el compromiso. Afortunadamente, lo
opuesto de este proverbio también es cierto. Cada vez que uno
introduce una visión verdadera en cualquier área de la vida obtiene nueva energía. Descubrirá dirección, motivación, alegría,
pasión, energía, creatividad y compromiso. Definir una visión es
un componente esencial de la diligencia. De hecho, es imposible
ser verdaderamente diligente si uno no dispone de una visión
clara de lo que quiere conseguir. Aportar diligencia a la vida es
el paso más importante que uno puede dar. En Proverbios 6:6,
Salomón dice a aquellos que carecen de diligencia que observen
con atención a la hormiga. La hormiga «no tiene jefe, ni capataz,
ni amo; sin embargo, asegura en el verano su sustento, recoge
su comida al tiempo de la mies». Es decir, la hormiga está tan
orientada a una misión que, incluso sin supervisión ni dirección, hace exactamente lo que tiene que hacer por su bien y por
el bien de toda la colonia. Cuando usted tiene una visión clara
de lo que quiere hacer, y cuando tiene un plan detallado para hacer realidad esa visión, como la hormiga de Salomón, usted tiene
la iniciativa y obtiene la diligencia para hacer realidad la visión.
Paso 3. Busque un socio eficaz
Donde no hay consultas, los planes fracasan; con
muchos consejeros, se llevan a cabo.
PROVERBIOS 15:22
En cualquier empresa que merezca la pena, es imposible ser
diligente sin buscar consejo externo y sin buscar socios eficaces.
Todos sabemos un poco de todo, pero no hay nadie que sepa
mucho de todo. La mayoría de las personas posee conocimientos
36
EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
profundos en unos cuantos temas, pero ignora completamente o
es incapaz de realizar un millón de otras cosas. Sin embargo, la
verdadera diligencia exige la excelencia en cada paso que damos.
La única forma posible de conseguir la excelencia en las áreas en
las que carecemos del talento o de los conocimientos necesarios
consiste en buscar consejo y/o un socio eficaz. Cuando hablo de
buscar socio, me refiero a pedir la ayuda de consejeros, asesores, mentores o cualquier otra persona que pueda proporcionarnos los conocimientos y las habilidades que necesitamos para
lograr la excelencia en la realización de nuestra visión.
A lo largo de la historia, nadie ha podido lograr ninguna
meta que mereciera la pena, ningún proyecto significativo ni
ningún sueño imposible sin unos asociados eficaces y sin buscar
consejo fuera de sí. Si las personas que más éxito han tenido
en la historia tuvieron necesidad de consejeros y de asociados,
¿por qué iba a ser usted diferente e iba a conseguir algo que
verdaderamente merezca la pena sin tal ayuda? Lo cierto es que
nadie puede hacerlo. La persona verdaderamente diligente no
busca consejo sólo cuando tiene problemas en su empeño; más
bien, busca consejo desde un principio, antes de dar inicio a su
esfuerzo. Esto reduce enormemente los riesgos de fracaso e incrementa significativamente las probabilidades de éxito.
Paso 4. Busque la sabiduría y construya su vida sobre ella
Adquirir sabiduría, cuánto mejor que el oro; adquirir inteligencia es preferible a la plata.
PROVERBIOS 16:16
El último componente, un componente crítico, para convertirse en una persona diligente es buscar la sabiduría y construir la
vida sobre sus cimientos. Salomón nos dice que busquemos la sabiduría como si de un tesoro oculto se tratara. La verdadera sabiduría rara vez se encuentra en la superficie, a la vista de todos,
sino que más bien es un tesoro que hay que buscar, y los que lo
buscan suelen tener que escarbar por debajo de la superficie.
Pero no es un empeño difícil. Es divertido buscar tesoros enlA ClAVE
PARA GANAR TODAS LAS CARRERAS
37
terrados, y resulta sumamente gratificante encontrarlos. Como
podrá ver en el último capítulo de este libro, las recompensas
que se derivan de la obtención de la verdadera sabiduría son
literalmente inimaginables.
Es imposible ser diligente en cualquier empeño sin obtener
primero una visión clara y precisa de lo que uno pretende alcanzar. En el siguiente capítulo, descubrirá el modo de desarrollar
y de potenciar la visión de cada empresa y de cada proyecto
importante en su vida.
CAPíTULO
3
*
U na actividad que genera un éxito
extraordinario
Cuando no hay visiones, el pueblo perece.
PROVERBIOS
29:18
\ '-' CONOCIMIENTOS PARA ALCANZAR LA SABIDURÍA
I(
¿Es usted diligente en su trabajo, en su matrimonio, como
padre o madre, en su carrera? Utilice esta lista para medir
su nivel de diligencia en cualquier área importante de su
vida. Esta lista le ayudará a determinar en qué momentos
y en qué situaciones carece de la suficiente diligencia. Las
habilidades que va a aprender en los dos próximos capitulos
le ayudarán a actuar de forma diligente en cualquier empeño al que se haya entregado.
LISTA SOBRE LA DILIGENCIA
1. ¿Tiene usted una visión clara y precisa de lo que quiere
alcanzar?
2. ¿Insiste creativamente en su empeño, a pesar de las decepciones y de los fracasos?
3. ¿Trabaja de forma inteligente?
4. ¿Planifica ~rectamente»?
5. ¿Lleva a cabo las cosas de un modo «recto»?
6. ¿Trabaja con prontitud (con fechas marcadas)?
7. ¿Trabaja eficientemente?
8. ¿Trabaja efectivamente (consiguiendo resultados efectivos)?
9. ¿Obtiene resultados de calidad?
10. ¿Alcanza la verdadera excelencia?
38 EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
Recientemente, me dieron una vuelta en uno de los portaviones
nucleares de la Marina de Estados Unidos, el USS John C. Stennis.
Desde el momento en que subí a bordo, me sorprendió su gigantesco tamaño. Es más largo que tres campos de fútbol americano
juntos, pesa más de 90.000 toneladas y es una ciudad flotante
donde viven más de 5.000 personas. Está propulsado por dos
reactores nucleares que lo impulsan por la superficie del agua a
más de 30 nudos. Pero lo que más me impresionó fue el tiempo
que el barco puede permanecer en alta mar sin hacer recarga alguna de combustible nuclear. Los portaviones convencionales llevaban miles de toneladas de combustible y necesitaban recargar
sus tanques de forma regular. ¡El Stennis, en cambio, sólo necesita
recargar una vez cada 26 años! En mi opinión, lo más sorprendente de un reactor nuclear es que tú pones una pequeña cantidad de combustible y logras una cantidad increíble de energía.
Salomón nos ofrece una fuente de energía personal que nos
puede llevar hasta nuestros sueños más distantes e imposibles,
una fuente de energía que puede transformar un poco de combustible en una cantidad tremenda de energía. Precisa del tipo
adecuado de combustible, pero en este capítulo nos vamos a
centrar en la fuente de energía en sí, una fuente de energía que
puede cambiar radicalmente cualquier aspecto de su vida y
39
que dará inicio a ese cambio tan pronto como comience a utilizarla. Es tan poderosa que:
Le permitió a una persona que sólo fue tres meses al colegio
recibir más patentes por inventos que ninguna otra persona en
la historia, inventos entre los que se encuentran los de la grabación del sonido, la proyección de películas, el generador de
electricidad y, cómo no, la bombilla eléctrica.
Es capaz de llevar a una mujer que perdió la visión y la audición a los dos años de edad y convertirla, de la niña amargada
y odiosa que era, en una de las escritoras y conferenciantes más
inspiradas del siglo XX.
Le permitió dejar su trabajo a un vendedor de máquinas de batidos de cincuenta y dos años, llevándole a crear el sistema de
restaurantes de franquicia de más éxito en el mundo.
Hizo que dos jóvenes que no consiguieron acabar sus estudios en la universidad convirtieran una recién creada empresa
de software, ubicada en un cuchitril, en una de las empresas
más valoradas del mundo.
Convirtió literalmente a un contable que trabajaba por diez
céntimos la hora en el hombre más rico y poderoso del mundo.
Podría llenar este capítulo con docenas de historias de personas que lograron hacer realidad sus sueños imposibles debido
a esa energía de la que habla el rey Salomón, una energía sumamente poderosa cuando se aplica a cualquier área importante
de la vida. Pero esta fuente de energía no sólo genera impulso;
también proporciona dirección. ¿Y cómo es eso? La fuente de
energía de Salomón es la visi6n, y su combustible es la esperanza.
Pero no se deje engañar por su simplicidad, pues podrá descubrir que su fuerza combinada es como la energía que se produce
con la desintegración del átomo.
La increíble energía de la visión y de la esperanza
Los conceptos de visión y de esperanza de Salomón son radicalmente diferentes de los conceptos que tenemos de estas palabras
40
EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
en nuestros tiempos. Cuando escuchamos la palabra «visión»,
nos imaginamos algo abstracto, algo parecido a una experiencia
mística o a un sueño. Cuando escuchamos la palabra «esperanza», pensamos de inmediato en un deseo o un anhelo. Los conceptos que tenemos actualmente de estas dos palabras se quedan
cortos si los comparamos con los conceptos que tenía Salomón
de ellas.
La visión no es algo abstracto o intangible, ni la esperanza es
un mero deseo o anhelo. Para Salomón, la visión y la esperanza
son muy tangibles y muy precisas. Es del todo crucial comprender lo que Salomón quería decir cuando utilizaba estas dos palabras si queremos hacer algo extraordinario en la vida.
Para la mayoría de las personas, la palabra «visión» tiene
poca más relevancia en su vida cotidiana que lo que tendría
una pintura de arte moderno a la hora de elegir las autopistas
que vamos a seguir cuando nos vayamos de vacaciones. Según
la definición de Salomón, la mayoría de las personas no tiene
ninguna visión en absoluto de lo que quiere hacer en la vida, o
bien tiene una visión vaga y abstracta (como tener éxito, hacer
dinero, etc.). Para Salomón, una visión no era en modo alguno
algo abstracto. Para él, obtener una visión verdadera era algo así
como utilizar un mapa de ruta. Significa tener una imagen perfectamente clara de nuestro destino último y un mapa de ruta
detallado para llegar allí.
En los trabajos en los que fracasé después de la universidad,
nunca tuve una visión clara y precisa de lo que quería conseguir. No es de sorprender pues que me duraran menos de un
año o que generaran unos ingresos mínimos. En cambio, en mi
décimo empleo, tenía una visión muy clara de mi primer proyecto. Hice un detallado mapa de ruta de mis objetivos y esbocé
los pasos y las tareas que tenía que llevar a cabo para lograr esos
objetivos y realizar la visión. ¿Que cuál fue el resultado? A los
seis meses de comenzar con mi nuevo trabajo, nuestras ventas
se hablan disparado desde los mil dólares semanales hasta más
de un millón de dólares a la semana.
UNA ACTIVIDAD QUE GENERA UN ÉXITO FXI'RAORDINAlUO
41
Pero mi vida no es el único ejemplo de una vida que cambiara radicalmente por el hecho de tener una visión clara y precisa.
Thomas Edison sólo fue tres meses a la escuela. Su madre se
encargó de su educación y de su formación. Entre otras cosas,
le enseñó el libro de los Proverbios. Desde su juventud, Edison
sabía lo importante que era tener una visión clara de cualquier
cosa que quisiera conseguir y un plan detallado para realizar
esa visión. Edison utilizaba este «Proceso de Planificación de la
Visión» en cada uno de los inventos que pretendía desarrollar.
Este proceso se constituyó en una fuente tan tremenda de creatividad, de persistencia y de energía, que le llevó a convertirse
en el más prolífico y célebre innovador de la historia.
La obtención de una visión clara y precisa fue lo que catapultó a john D. Rockefeller desde sus diez céntimos la hora como
contable hasta convertirle en el hombre más rico del mundo; fue
lo que transformó a Helen Keller de aquella chica amargada a
una de las más inspiradas escritoras y conferenciantes de todos
los tiempos; lo que llevó a Ray Kroc a convertir un minúsculo
restaurante en San Bernardino, California, en una franquicia de
restaurantes, los restaurantes McDonald's, que cuenta con más
de 25.000 sucursales. Ésa es la fuerza que proporciona el tener
una visión precisa. A lo largo de sus vidas, cada una de estas
personas habló de la importancia de tener una visión clara de
lo que querían conseguir antes de ponerse en marcha en la búsqueda de sus consecuciones.
~1--'7
UNA VISIÓN es un objetivo preciso y claramente definido, con
~ un plan detallado y programado en el tiempo para alcanzar
dicho objetivo.
Una cuestión de vida o muerte
¿Hasta qué punto es importante que tenga usted unas «visiones» bien definidas en su vida personal y profesional? Salomón
afirma que es tan importante que, sin ellas, nuestro ser más
42
EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
profundo se extraviará. La alegría de vivir se verá reemplazada
por la mera supervivencia o el simple «ir apañándoselas». Usted
irá desde la alegría hastai la subsistencia, más tarde a la depresión y, en última instancia, a la desesperación. y no es éste el
tipo de vida al que aspire nadie. Todos queremos una vida llena
de felicidad y de una extraordinaria realización, tanto en casa
como en el trabajo. Pero, como dice Salomón, «Cuando no hay
visiones, la gente perece».
Este Proverbio se aplica a cada uno de los aspectos de nuestra
vida. La gente suele comenzar un trabajo o una carrera con una
idea general o una visión de lo que espera alcanzar. Cada vez que
alguien me habla de lo desdichado que es en el trabajo o en su
matrimonio, todo lo que tengo que hacer es pedirle que me diga
cuál es su visión acerca del trabajo o del matrimonio, y el problema que se halla en la raíz aparece de inmediato. Inevitablemente,
la persona en cuestión demuestra no disponer de visión alguna.
Lo bueno es que obteniendo una visión clara y precisa, nuestros
sueños y nuestro ser más profundo recobran nueva vida.
La diferencia que supone tener una visión
En 1879, el propietario de un café de Dayton, Ohio, llamado
james Ritty recibió una patente por una caja registradora mecánica que había diseñado para impedir que sus empleados
le quitaran dinero. Ritty creó una empresa para conservar la
patente y vender cajas registradoras a otros comerciantes. Desgraciadamente, sólo pudo vender unos cuantos centenares de
cajas y, cuando otro comerciante de Dayton, john Patterson, le
ofreció 6.500 dólares por su empresa y por su invento patentado, se sintió feliz de poder vendérselos. Tanto Ritty como el
resto de empresarios de Dayton pensaron que Patterson era un
primo, un ingenuo que acababa de caerse de la higuera. No se
podían imaginar que alguien estuviera dispuesto a pagar tanto
dinero por un invento del que se había vendido tan poco en los
cinco años que había estado en el mercado. Pero John Patterson
UNA ACTIVIDAD QUE GENERA UN ÉXITO EXTRAORDINARIO
43
disponía de algo de lo que carecían james Ritty y el resto de empresarios de Dayton: tenía una visión. Poco antes de su muerte,
Patterson había vendido más de 22 millones de cajas registradoras, y su empresa se había convertido en una de las más influyentes empresas de ventas y marketing de todos los tiempos. Le
puso a su empresa el nombre de National Cash Register (NCR).5
Según un autor, hacia 1984, uno de cada seis directores generales de empresas había recibido su formación inicial en NCR,
incluido Thomas Watson, el fundador de IBM.
¿Cómo puede obtener
USTED
una visión para sus
principales prioridades?
¿Qué quiere usted conseguir en su carrera o en sus negocios, en
su economía a corto y largo plazo, en sus relaciones matrimoniales o familiares? Si no ha plasmado por escrito sus sueños en
cada una de estas áreas, puedo prometerle que no dispone casi
de ninguna posibilidad de hacerlos realidad. Al principio de este
capítulo hice mención del Proceso de Planificación de la Visión.
En la sección de «Conocimientos para alcanzar la sabiduría» de
este capítulo lo explicaré y lo ilustraré con más detalle. Haciendo uso de este sencillo proceso, usted podrá obtener una visión
clara y precisa para cada uno de sus sueños más importantes.
Dispondrá de una forma de convertir cada visión en una serie
de objetivos, pasos y tareas específicos. El resultado será una
visión claramente definida con un detallado mapa de ruta y un
programa que podrá seguir para hacer realidad su visión.
Por excitante que resulte el Proceso de Planificación de la
Visión, la verdadera satisfacción que se deriva de este proceso
comienza cuando usted completa las tareas marcadas para alcanzar tal visión; pues, con ello, se genera una inesperada fuente de dirección y de energía inicial para «despegan, al tiempo
que le ayudará a ganar el impulso necesario para llevar a tér5. Cajas Registradoras Nacionales. (N. del T.)
44 EL HOMBRE MAs RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
mino su viaje. La energía para hacer realidad sus sueños se la
va a suministrar el combustible de Salomón: la esperanza. Pero
la definición de esperanza de Salomón es bastante diferente de
cómo la entendemos nosotros. En el siguiente capítulo, desvelaremos el verdadero significado de la esperanza y descubriremos el modo de encender este combustible de alto octanaje y el
modo de aprovechar su fuerza.
El Proceso de Planificación de la Visión no sólo va a trabajar
para usted; trabajará también para todos aquellos que están a
su alrededor: para sus empleados, para su cónyuge y para sus
hijos. En la medida en que les ayude a definir sus sueños y a
alcanzar sus objetivos, su nivel de realización y de motivación
se dispararán.
Cuando Carol, mi hija mayor, tenía once años, Michael Landon le preguntó qué iba a ser de mayor, a lo cual la niña respondió:
-La primera mujer en el equipo de béisbol de los Philadelphia Phillies.
Michael se echó a reír y me dio un codazo, y yo le dije a Carol
que le contara cómo lo iba a hacer.
-Papá dice que, cuando tenga un sueño, que lo convierta en
objetivos concretos. Así pues, mis objetivos consisten en llegar
a ser la mejor jugadora de campo y la mejor bateadora de mi
equipo. Él dice que, luego, tengo que convertir mis objetivos en
pasos; de ahí que mis pasos consistan en practicar el juego de
campo todos los días y en batear una vez a la semana. Dice que
luego tengo que convertir los pasos en tareas; de modo que papá
viene a casa todas las tardes a las seis para practicar conmigo y
me lleva a la jaula de bateo los sábados.
Aunque Carol nunca llegó a formar parte de los Phillies, mejoró tanto en su juego que su entrenador le preguntó qué era lo
que estaba haciendo; y, cuando se lo dijo, él se lo propuso a las
otras chicas del equipo, que empezaron a hacer lo mismo. ¿Cuál
fue el resultado? Pues que su equipo pasó de ser el peor equipo
del campeonato de liga a ganar todos los partidos en la tempoUNA ACfIVIDAD QUE GENERA UN ÉXITO EXTRAORDINARIO
45
rada siguiente ... con las mismas chicas y el mismo entrenador.
Ésa es la fuerza del Proceso de Planificación de la Visión ... hasta
con once afios de edad.
~.1--- esto, estará preparado para comenzar con el Proceso de Pla-
P""" nificación de la Visión.
1. Comience con el suefio más importante en cualquier área
'*
CONOCIMIENTOS PARA ALCANZAR LA SABIDURíA
; .~. . La utilización del Proceso de Planificación de la Visión
para establecer un mapa de ruta que le permita hacer
realidad sus sueños
El Proceso de Planificación de la Visión es un proceso de
consecución de metas que incrementará radicalmente su
productividad y elevará el nivel de logro en cualquier empresa, proyecto o área de la vida en la cual se aplique. En
primer lugar, le permitirá crear una visión clara y concreta,
junto con un mapa de ruta detallado para alcanzar esa visión de forma efectiva y rápida. Por otra parte, infundirá
vida en cualquier área en la que se aplique.
En el Proceso de Planificación de la Visión hay cinco pasos. A medida que vaya dando estos pasos, va a necesitar un
bolígrafo y un bloc de notas de hojas sueltas. Si lo prefiere,
puede conseguir un «Diario de Planificación de la Visión»
en mi página web (www.stevenkscott.com). con todas las
secciones necesarias rotuladas y con los formularios impresos necesarios para planificar sus suefios en cada área importante de su vida.
Con el diario en la mano, haga una lista de las áreas de
su vida en las cuales le gustaría ver mejoras significativas.
Hay personas que anotan sólo un par de áreas (como «vida
personal» y «carrera»). Otras pondrán más. No existe un
número mágico. Por ejemplo, mis áreas son: matrimonio,
hijos, salud, negocios y otros proyectos. Una vez haya determinado las áreas más importantes para usted, póngalas
por escrito. Luego, haga una lista de sus suefios, sus deseos
o sus proyectos más importantes en cada una de esas áreas
de su vida. Después, establezca prioridades en cada lista,
comenzando con el suefio más importante. Una vez hecho
46 EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
2.
3.
4.
5.
dada y haga una descripción clara y precisa de ese suefio
por escrito. Esta descripción debería tener al menos una
frase o dos, pero no más de una página. Si es posible,
intente dibujar algo o buscar un cuadro o una foto que le
proporcione una imagen o un símbolo de lo que podría
ser la realización de ese suefio.
Haga una «Página de Objetivos» para ese sueño en concreto. Para ello, indique el sueño en la parte superior de
la página. Luego, haga una lista de los «objetivos» específicos intermedios que necesita alcanzar para hacer
realidad ese sueño. Este paso convierte su sueño en objetivos específicos.
Haga una página para cada objetivo y titule esas páginas
como «Objetivos por Pasos». En cada página, haga una
lista del objetivo intermedio que quiere alcanzar y, después, haga una relación de los pasos que tendrá que dar
para alcanzar ese objetivo.
Después, de su lista de pasos, tome cualquier paso complejo que precise para su realización de más de una tarea y haga una página de «Pasos por Tareas». Haga una
relación de las tareas específicas que tiene que llevar a
término para dar ese paso.
El paso final en este proceso consiste en asignar fechas
límite a cada tarea y cada paso. Una vez lo haya hecho,
estará listo para comenzar. A partir de aquí, tendrá que
trabajar para alcanzar cada objetivo llevando a cabo las
tareas o los pasos de uno en uno. Complete cada paso,
uno a uno, hasta que haya hecho realidad su sueño.
Es probable que este proceso le revele tareas o pasos que
usted no puede llevar a término por sí solo debido a su caUNAAGrMDAD QUE GENERA UN ÉXITO EXTRAORDINARIO
47
~\~ re~ci~ de conocimientos al respecto o bien debido a la~ li~ mltaClOnes de sus recursos. Pero que no le entre el pámco.
Como verá en el capítulo 6, el asociarse con otras personas
es la estrategia más poderosa que puede emplear cuando
vaya en pos de sus sueños, y puede usted convertirse en un
experto en ello.
CAPÍTULO
4
*
El poder secreto de Salomón
para convertir los sueños en realidad
PERO ¿DE VERDAD TENGO QUE PONER TODO ESTO POR ESCRITO?
Ésa es la primera pregunta que se hace todo el mundo cuando comparto este proceso con la audiencia, y la respuesta
es que sí. Recuerde que usted quiere crear una visión clara
y precisa de cada uno de sus sueños, y un mapa de ruta y
un programa detallados para alcanzarlos. Eso es lo que este
proceso le va a dar. Si el proyecto le parece abrumador, no
se asuste. La parte escrita de este proceso le puede ocupar
cinco minutos al día. Tenga en cuenta que no lo tiene que
hacer todo de una vez. No hay un plazo límite para terminar la Planificación de la Visión. Es un proyecto para toda
la vida. Usted puede aplicar literalmente este proceso a un
sueño por semana, por mes o por año. Este sencillo proceso
le permitirá experimentar toda la fuerza de la estrategia de
Salomón para obtener una visión y convertirla en realidad.
Así obtendrá la energía para alcanzar esos sueños.
La esperanza diferida enferma el coraz6n;
árbol de vida es el deseo cumplido. 6
PROVERBIOS
13:12
El combustible perpetuo de la humanidad
Durante más de cien años, los ingenieros y los científicos han
estado soñando con una fuente de energía perpetua, una fuente de energía que generara más energía de la que consumiera.
Imagine una fuente de energía que impulsara su automóvil sin
necesidad de repostar. Lo cierto es que una fuente perpetua de
energía violaría las leyes físicas conocidas. Pero sí que hay una
fuente perpetua de combustible mental y emocional de la que
podemos hacer uso para convertir nuestros sueños en realidad.
Su nombre es «esperanza».
En la actualidad utilizamos normalmente esta palabra como
sinónimo de deseo. Sin embargo, para Salomón, la esperanza
era algo más tangible y poderoso. El concepto que él tenía de la
esperanza se puede definir como «una creencia segura y bien
fundada de que una visión específica (objetivo, deseo o promesa) se hará realidad o se satisfará en un plazo de tiempo determinado».
6. En la Biblia de]erusalén, este Proverbio se expresa así: «Espera prolongada enferma el corazón; árbol de vida es el deseo cumplido». (N. del r.)
48 EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
49
~\...-
LA ESPERANZA es una creencia segura y bien fundada de que
~ una visión específica (objetivo, deseo o promesa) se hará
realidad o se satisfará en un plazo de tiempo determinado.
Piense en ello. ¿Cómo va a tener usted «una creencia segura
y bien fundada de que una visión específica se hará realidad» si
no dispone de una visión concreta? Si sus visiones o sus deseos
son generales o vagos en lugar de bien definidos, no va a poder
desarrollar ni sustentar una esperanza genuina de poder hacerlos realidad. Éste es el motivo por el cual es tan importante el
Proceso de Planificación de la Visión, pues se convierte en la
base o el fundamento que le van a permitir obtener lo que yo
llamo la verdadera esperanza. Saber adónde se quiere ir y disponer del mapa preciso a mano para llegar hasta allí, alimenta sus
esfuerzos por hacer realidad su visión.
A medida que avance en la dirección de su objetivo, irá obteniendo cada vez más esperanza, la cual le ayudará a dar el
siguiente paso. Es decir, la verdadera esperanza se convierte en
el combustible que le mantiene a usted en movimiento hacia
la realización definitiva de una visión. Y cada paso que usted
lleva a término le impulsa con mayor fuerza y rapidez en la dirección de su visión. En cierto sentido, la esperanza es el único
combustible perpetuo de la humanidad. La esperanza genera el
avance hacia una meta dada, y éste genera aún más esperanza y
un mayor impulso.
El Proceso de Planificación de la Visión es el que nos proporciona la esperanza inicial porque, al ponerlo en práctica, podemos ver nuestro destino con claridad y podemos tomar conciencia de cómo llegar allí.
La dilación puede ser tóxica
Por otra parte, si no conseguimos dar esos pasos y llevar a cabo
esas tareas en dirección a nuestro objetivo, la esperanza puede
diluirse o, como decía Salomón, «diferirse». Cuando la esperan50
EL HOMBRE MAs RIm QUE JAMAs EXISTIÓ
za se difiere, comienza a disolverse y, ¿adivine lo que ocurre?
Como dice Salomón:
La esperanza diferida enferma el corazón; árbol de
vida es el deseo cumplido.
PROVERBIOS l3:12
Cuando la esperanza se diluye, uno pierde la energía emocional y la motivación; la creatividad y la productividad caen en
picado. Y uno se retira. Tarde o temprano, uno renuncia completamente a la visión o al sueño. Y si uno renuncia a muchos sueños, la vida se convertirá en poco más que en un simple «ir
apañándoselas» .
Nosotros creamos las semillas de la esperanza en los demás
planteando o insinuando compromisos. Estos compromisos generan una visión. Si no conseguimos satisfacer esos compromisos oportunamente, haremos que se difiera la esperanza de los
demás. Perderán la energía y la motivación y terminarán perdiendo la confianza en nosotros. Las consecuencias de diferir
la esperanza en los demás puede llevar incluso a la muerte de
una relación.
La esperanza diferida en el trabajo
Cuando los jefes difieren la esperanza de sus empleados, la creatividad, la productividad, la motivación y el compromiso de éstos
decrecen poco a poco y, al final, cae en picado. Henry Ford tenía
la visión de hacer automóviles que cualquier familia pudiera permitirse comprar. Cuando se le contrató para ser ingeniero jefe de
la nueva Compañía de Automóviles de Detroit, la junta directiva
le dijo que guardara su visión para más adelante. Ellos querían
diseñar y manufacturar automóviles para los únicos compradores de automóviles que había en aquellos días, los ricos. Y así,
las esperanzas de Ford se vieron diferidas; y, en los dos primeros
años, él y su empresa no consiguieron poner ni un solo coche
en el mercado. Lo despidieron y, al año siguiente, fundó Ford,
y en vez de diferir sus esperanzas, la junta directiva dio apoyo a
EL PODER SECRETO DE SALOMÓN...
51
su visión y le permitió cumplir su deseo. Su «deseo cumplido»
se convirtió en un «árbol de vida» para él, para la empresa, para
los empleados, para los clientes, para el país y para el mundo. En
1928, uno de cada dos automóviles en el mundo era Ford.
En mi primer empleo, mi jefe me dijo que, si hacía montones
de llamadas telefónicas de venta y hacía uso de las técnicas de
venta que él me había enseñado, conseguiría vender mucho. Me
dijo que mis comisiones no tardarían en ser mucho mayores
que mi corto salario. Me esforcé enormemente por dominar las
técnicas de venta que él me había enseñado. Hice montones de
llamadas telefónicas. Pero, desgraciadamente, no vendí mucho.
Mi salario ascendía a 500 dólares al mes; después de seis meses
de venta, mis comisiones no llegaban a los 40 dólares mensuales. Se me habían dado unas expectativas demasiado elevadas,
y mis esperanzas quedaron hechas añicos. Dejé aquel trabajo a
los siete meses de comenzar.
En mi tercer empleo, mi jefe me dijo que, si hacía bien la
rutinaria parte analítica de mi trabajo, lne daría trabajos en la
parte creativa y de publicidad de nuestro departamento. A mí
siempre me había aburrido lo rutinario y me encantaba hacer
trabajos creativos. Al término de mi primer mes en el empleo,
yo dominaba mis responsabilidades analíticas y funcionaba sin
problemas. Cuando le pregunté a mi jefe si podría empezar a
trabajar en la parte creativa, me dirigió una mirada condescendiente y me lo negó. La esperanza que él me había infundido en
un principio había quedado rápidamente diferida. Mi corazón
«enfermó». Yo iba a trabajar todos los días y le daba exactamente
lo que él quería: rutinarios análisis. Pero no le daba más ... ni
menos. En vez de aportar mi creatividad en el trabajo empecé a
buscar otros desahogos creativos trabajando para otros ejecutivos en diferentes filiales de nuestra empresa. Sin saberlo mi jefe,
hice una solicitud para un empleo en una de las filiales de la
empresa y se me concedió el traslado.
Al enterarse de mi inminente traslado, mi jefe me despidió y
me humilló delante de todo el departamento. Para él, mis talen52
EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
tos creativos eran despreciables. Tres años después de dejar su
empresa, produje una campaña de marketing en televisión para
su empresa como vendedor independiente. Aquella campaña se
convertiría en la más rentable campaña de marketing de toda la
historia de la compañía. Pero, en lugar de pagarme los 12.000
dólares anuales de salario que me pagaban cuando trabajaba para
él, su empresa nos pagó a mis socios y a mi millones de dólares.
Si no hubiera «diferido mi esperanza», podría haber tenido las
mismas ideas creativas por una minúscula fracción de su coste.
Pero lo peor de todo es que la junta directiva de su empresa no
le dio ningún mérito a él por esta campaña, al ser conscientes
de que el mérito había sido del «vendedor independiente», es
decir, de nuestra empresa. ¿Qué lección se desprende de esta situación real? Si usted quiere lealtad, creatividad y productividad
de aquellos que trabajan con usted, no difiera las esperanzas y
los sueños de los que es usted responsable de crear. Tiene que
aprender cómo incorporar este Proverbio a su trabajo.
La esperanza diferida en el matrimonio
Los hombres suelen diferir las esperanzas de sus esposas en varios
aspectos cruciales, y las mujeres suelen devolverles inconscientemente el favor. Según un experto en relaciones, el doctor Gary
Smalley, las cuatro necesidades principales de una mujer son:
1.
2.
3.
4.
Seguridad emocional y física
La necesidad de una comunicación regular profunda
Contacto no sexual
Romanticismo
Cada noche, cuando el marido llega a casa, la esposa Ca veces
sin siquiera ser consciente de ello) tiene la esperanza de que
estas necesidades queden satisfechas. La mujer desea sentirse
segura del amor y del compromiso de su pareja, y quiere sentirse tranquila de poder manifestar sus sentimientos y sus opiEL PODER SECRETO DE SALOMÓN...
53
niones sin verse interrumpida ni criticada. Desea que su marido
la abrace y la acaricie sin que eso suponga una invitación a la
relación sexual. Quiere que él la escuche, y desea tener ocasión
de hablar de lo acaecido durante el día. Anhela hablar de sus esperanzas, de sus deseos y de sus sueños. Y también está deseosa
de escuchar lo que su marido tenga que contarle de lo sucedido
durante el día. Quiere sentirse conectada, y desea que se la trate
de forma romántica. Quiere sentirse valorada por lo que es, no
sólo por lo que hace.
¿Y de qué modo difiere el marido sus esperanzas? Con demasiada frecuencia, lo último que desea la mayoría de los hombres cuando llega a casa es sumergirse en una «conversación
profunda». De modo que la descartan, difiriendo así esa esperanza. También suelen diferir las esperanzas románticas de sus
esposas hasta el Día de San Valentín, o hasta que quieren algo.
Pero lo más trágico no es que los hombres difieran las esperanzas de sus esposas de vez en cuando; lo más trágico es que lo
hagan de forma regular. Y, además de diferir las esperanzas de
las mujeres en esos aspectos donde ellas muestran sus mayores
necesidades, también difieren sus esperanzas en aspectos menores. Todas las mujeres quieren que sus maridos les echen una
mano en casa, quieren que les ayuden con los niños; y, una vez
más, los hombres difieren sus esperanzas con más frecuencia
que las satisfacen.
Sobre el modo en que las mujeres les devuelven el favor
Pero los hombres también suelen ver sus esperanzas diferidas.
Según el doctor Smalley, la principales necesidades de los hombres son:
l. Sentirse respetado y admirado
2. Ser amado y deseado
3. Disfrutar de forma regular y constante de cierta intimidad
sexual
54
EL HOMBRE MAs RICO QUE JAMÁS EXISTiÓ
El hombre espera que sus encuentros íntimos con su esposa
sean un reflejo del deseo que ella pueda sentir por él, y no de
una obligación por su parte. Desafortunadamente, esta esperanza se suele diferir, a menos que él satisfaga en primer lugar las
esperanzas y las necesidades de su esposa.
Esta diferencia en las expectativas puede generar todo tipo
de «esperanzas diferidas» en el matrimonio, haciendo más difícil que hombre y mujer alcancen cierta felicidad y satisfacción ...
a menos que cada uno le dé máxima prioridad a las esperanzas
y las necesidades del otro, tomando la iniciativa a la hora de
satisfacer las esperanzas del otro en lugar de diferirlas.
La solución de Salomón
Mientras que las esperanzas diferidas enferman el corazón, la
segunda parte de este mismo Proverbio constituye una GRAN
verdad: «... árbol de vida es el deseo cumplido».
Cuando me contrataron en mi décimo empleo, yo me habría
sentido plenamente satisfecho con el salario que se me ofrecía.
Pero mi jefe era más sabio que todo eso. Además del salario, me
dio un porcentaje sobre nuestra nueva empresa. A diferencia
de mis nueve anteriores empleos, ésta era la primera vez que
se me daba «una parte de la acciÓn». ¿Y cuál fue el resultado?
Antes de mi llegada, la empresa ganaba alrededor de 100.000
dólares al año en beneficios sobre unas ventas brutas de menos
de un millón de dólares al año. La primera campaña de marketing que hice (tres meses después de ser contratado) generó
20 millones de dólares en ventas y 3 millones de dólares en
ingresos.
Mi jefe siguió el mismo patrón con el resto de empleados
clave, haciéndoles socios en el negocio. Juntos, generamos miles
de millones en ventas y 150 millones de dólares en ingresos. Mi
jefe y sus hijos se hicieron multimillonarios. Y esto no habría
ocurrido jamás si él no nos hubiera ofrecido parte de la propiedad. Al satisfacer «mis deseos no manifiestos», plantó un árbol
de vida que generó tremendos beneficios para todos.
EL PODER SECRETO DE SALOMÓN...
55
Cuando dejamos de diferir las esperanzas y nos centramos
en ayudar a los demás a satisfacer sus genuinas necesidades,
sueños y deseos, obtenemos una nueva fuente de energía en
nuestro trabajo, en nuestro matrimonio y en nuestra vida. De
este modo, traeremos alegría y satisfacción a las vidas de los
demás, incrementaremos su moral, su compromiso y su confianza, disparándose así su creatividad y su productividad.
Avivar las llamas de la esperanza
sus hijos o a sus compañeros de trabajo. Estarán encantados de ayudarle.)
4. Haga una lista de esperanzas que le gustaría satisfacer
planificando una visión.
5. Pregúntele a su pareja cuáles son sus mayores esperanzas. Ofrézcale su ayuda para planificar una visión que
pueda satisfacer esas esperanzas.
6. Pregunte a sus hijos cuáles son sus esperanzas más importantes. Ayúdeles a crear un plan de visión para satisfacer esas esperanzas.
Si su corazón ha enfermado por una esperanza diferida, conviene que haga todo lo que esté de su parte por restablecer su salud
tan pronto como sea posible. Recuerde, la esperanza se difiere
de dos maneras. La primera, cuando otra persona no satisface la
promesa que le hizo o el compromiso asumido con usted dentro
del plazo que usted creía razonable. La segunda, cuando lo que
la difiere es su propia carencia de visiones claras y precisas sobre sueños importantes.
Una visión clara y precisa de sus sueños le traerá grandes
dosis de satisfacción. Aplique el Proceso de Planificación de la
Visión a sus sueños y descubrirá que es capaz de alcanzar cada
uno de sus sueños a su debido tiempo. Y, con cada deseo, sueño
u objetivo alcanzado, su nivel de satisfacción se disparará. Experimentará de primera mano la promesa que hizo Salomón en
Proverbios 13:19: «Deseo cumplido, dulzura para el alma ... ».
~
CONOCIMIENTOS PARA ALCANZAR LA SABIDURÍA
!~ 1. Haga una lista de algunas de sus más grandes esperanzas que han quedado diferidas como resultado de las acciones de los demás.
2. Haga una relación de esperanzas que no se hayan realizado debido a la carencia por su parte de una visión clara
y precisa.
3. Haga una lista de algunas de las esperanzas de otras personas que usted haya diferido. (Pregunte a su pareja, a
56
EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
EL PODER SECRETO DE SALOMÓN...
57
CAPÍTULO
5
*
La llave que abre cualquier puerta
El corazón del sabio enseña a su boca
y hace persuasivos sus labios.
PROVERBIOS 16:23
El año pasado, mi esposa, Shannon, se compró un automóvil
nuevo que tenía multitud de detalles que nunca antes había
visto en un vehículo así. Y había uno en particular que resultó
ser ciertamente interesante. Es una llave electrónica que no hay
que insertarla en la puerta para abrir el automóvil, ni tampoco
para ponerlo en marcha. Ni siquiera tiene que sacarla del bolso.
Cuando se acerca al auto, la puerta se abre automáticamente. Y,
cuando se acomoda en el asiento, mi mujer sigue sin tener necesidad de sacar la llave. Simplemente, pone el pie en el pedal del
freno y pulsa un botón en la palanca de cambio, y el automóvil se
pone en marcha de inmediato. Y todo esto porque la llave tiene
un receptor y un transmisor incorporados. Cuando ella toca la
manija de la puerta o cuando se sienta en el asiento del conductor, el automóvil envía una señal que la llave recibe. Entonces, la
llave devuelve una señal codificada a la cerradura de la puerta o
al motor de arranque, dependiendo de si ella está fuera del vehículo o está sentada ante el volante. Es toda una llave maestra.
Pero, por maestra que sea la llave de Shannon, no se puede ni
comparar con la llave de Salomón. La llave de Salomón puede
abrir cualquier puerta y activar cualquier arranque del mundo.
Puede abrir la puerta de la mente de su jefe o de sus clientes po59
tenciales; puede abrir la cámara acorazada de un banquero y las
billeteras de sus inversores. Puede abrir el corazón y la mente de
su pareja y de sus hijos. Estoy hablando de la llave de Salomón
de una comunicación eficaz.
de una mujer, según el doctor Smalley, es la de «sentirse conectada». Sin una comunicación eficaz a dos bandas, la conexión
que la pareja siente en los comienzos de su relación comienza a
disiparse. Y no pasará mucho tiempo sin que ambos se sientan
totalmente desconectados.
La comunicación ineficaz: el problema número
uno en los negocios y en la vida
Tanto en el trabajo como en casa, la mayoría de las ideas se
ignoran o se rechazan no porque se trate de malas ideas, sino
porque se comunican de un modo ineficaz o poco persuasivo.
Según un estudio de empresarios y de directores generales de
grandes empresas, la comunicación ineficaz es el problema número uno en los negocios; y según el doctor Gary Smalley, también es el problema número uno en las relaciones. En la medida
en que usted domine las habilidades de comunicación que le
ofrece Salomón, podrá alcanzar niveles de éxito en su trabajo
que excederán con mucho el potencial de aquellos que carecen
de tales habilidades.
y en casa, el impacto de aquel que se convierte en un comunicador eficaz es aún mayor. En la mayoría de las familias, la
comunicación puede ser tan destructiva como beneficiosa es en
potencia. Hombres y mujeres se sienten culpables de decir algo
equivocado en el momento equivocado; o, igual de desagradable, por no decir nada en absoluto. Lo cierto es que la mayoría de las mujeres tienen dominancia cerebral derecha (el lado
emocional del cerebro), mientras que la mayoría de los hombres
tienen dominancia cerebral izquierda (el lado realista y analítico
del cerebro); y esto genera una barrera en la comunicación que
puede ser ciertamente problemática.
Según los expertos en comunicación, mientras que la mayoría de las mujeres pronuncia un promedio de entre 25.000 y
50.000 palabras al día, la mayoría de los hombres sólo pronuncia entre 12.000 y 25.000 palabras al día. Y esta dinámica genera más problemas de conexión. Una de las mayores necesidades
60 EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
Lo que decimos, y cómo lo decimos, puede tener un profundo
impacto en los demás
En 1976 escribí mi primer anuncio de televisión de respuesta
directa. Un anuncio de televisión de respuesta directa es aquel
que vende el producto directamente al consumidor. Y lo hace
ofreciendo al cliente un número de teléfono gratuito, una dirección postal o una dirección de correo electrónico que le permite hacer un pedido del producto inmediatamente después del
anuncio, sin tener que comprarlo en una tienda al por menor.
Pero vender un producto de esta manera no es tan fácil como
parece. Usted sólo dispone de entre 60 y 120 segundos para
atrapar la atención del espectador, generar curiosidad acerca del
producto, hacer una demostración de él, diferenciarlo de cualquier otro producto que haya en el mercado, superar el escepticismo del espectador y sus excusas para no comprar el producto, motivarle a hacer un pedido de inmediato y permitirle memorizar o tomar nota del número de teléfono. Menos de uno de
cada cien anuncios de respuesta directa consiguen su objetivo.
Y, sin embargo, en los diez primeros años de nuestro negocio, de
los anuncios que escribí, nuestra tasa de éxito superó el 70 por
ciento. Generaron más de 25 millones de llamadas telefónicas
para hacer pedidos de los bienes y servicios de nuestra empresa.
Eso demuestra el increíble poder de una comunicación eficaz y
persuasiva.
Pero, por impresionante que pueda resultar, esto tampoco
se puede comparar con el poder del que habla Salomón en la
comunicación con los demás, pues Salomón está hablando de
todos los aspectos de nuestra comunicación: de las palabras, del
tono de voz, de los gestos y las expresiones faciales, del espíritu,
lAUAVEQUEABRECUALQUlERPUERTA 61
de la adecuación y de todas las señales de comunicación no verbal que enmarcan nuestros comentarios.
La comunicación puede extinguir la ira o puede alimentarla
Una respuesta suave calma el furor, una palabra hiriente aumenta la ira.
PROVERBIOS 15:1
Cada vez que nos enfadamos o que alguien se enfada con nosotros, tenemos una elección que hacer: ¿Nos acaloraremos y
alimentaremos el fuego, o nos enfriaremos y extinguiremos las
llamas? Nuestra inclinación natural es la de seguir la ley del
mínimo esfuerzo, el sendero de la menor resistencia. Si soy yo
la persona enfadada, mi inclinación natural será la de dejar que
mi ira se descontrole. Si es otra persona la que se enfada con
uno, nuestra inclinación natural será la de pagarle con la misma
moneda. Si la otra persona está haciendo comentarios hirientes,
intentaremos herirla también a ella. Si nos levanta la voz o nos
grita, elevaremos también nuestro tono de voz. Desgraciadamente, según Salomón, el responder a la ira con más ira no hace
otra cosa que aumentar e intensificar el daño. Pero no tenemos
por qué seguir nuestra inclinación natural. Podemos echarle
agua helada a nuestra ira o a la ira de otra persona inyectando
simplemente palabras amables, un tono de voz suave y un modo
y un planteamiento afectuoso.
Tanto mi esposa como mis hijos le podrán decir que yo puedo perder los estribos como cualquier hijo de vecino. Sin embargo, en cuanto me doy cuenta de lo que está ocurriendo, escucho el Proverbio de Salomón que resuena en mis oídos: «Una
respuesta suave calma el furor, una palabra hiriente aumenta la
ira». Y entonces tengo que hacer una elección: ¿sigo utilizando
palabras duras y sigo la escalada de ira, o por el contrario hago
uso de palabras calmadas, de un tono de voz suave y de más
gestos afectuosos? En la casi totalidad de las ocasiones en que
he recurrido a la suavidad, la ira se ha disipado. Cuando soy yo
el que se ha enfadado, me calmo casi de inmediato. Cuando es
62 EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
otra persona la que se ha enfadado conmigo, me lleva un minuto o poco más calmarla, pero rara vez me lleva más tiempo.
No hace mucho, uno de mis socios se enfadó conmigo mientras
manteníamos una conferencia telefónica. En lugar de gritarle
yo también a él, bajé simplemente mi tono de voz y me obligué
a responder de un modo calmo y sereno a sus acusaciones. Él
bajó el volumen de inmediato, cambió el tono de voz y empezó
a escucharme en lugar de atacarme.
Con cuatro hijos en casa, raro es el día en que no haya alguna
discusión, y no deja de sorprenderme lo rápido que se calman
cuando les hablo con suavidad. Normalmente, hay un descenso
de tensión instantáneo. Cuando empiece usted a utilizar esta táctica, no se desanime si su respuesta calma no provoca un resultado inmediato. Hay veces en que la persona puede estar tan enfurecida que puede llevarle varios minutos lograr que se calme.
Una advertencia: si ha hecho usted algo que la otra persona
considera sumamente ofensivo, ésta puede ver sus esfuerzos iniciales de respuesta calmada como una forma de condescendencia o de negación de la responsabilidad. Aquí, la elección de las
palabras debe demostrar a la otra persona que usted entiende
el grado de su ofensa, así como un deseo sincero de corregir el
error.
Su comunicación puede herir a los demás o puede sanarles
Quien habla sin tino, hiere como espada; mas la lengua de los sabios cura.
PROVERBIOS 12:18
Casi todos los padres y madres que conozco desean cultivar en
sus hijos una elevada autoestima y una buena salud emocional.
Y, sin embargo, he visto a muchísimos padres y madres arrojar
dagas verbales sobre sus hijos. A veces, las heridas se infligen
con el tono de voz y sus implicaciones; otras veces, se hiere con
dureza. A pesar de todo, estas heridas, aunque hechas «sólo con
palabras», pueden dejar cicatrices en los hijos para toda la vida.
Los padres suelen pensar que las palabras duras no afectan a sus
LA LLAVE QUE ABRE CUALQUIER PUERTA 63
hijos o que «sus hijos pueden soportarlm>. Hay veces en que los
padres justifican sus duras palabras diciendo que «no hacían
más que decir la verdad», iY si la verdad hace daño es porque
así tiene que ser! Como veremos más tarde, existen miles de
formas erróneas de criticar y, según Salomón, sólo una correcta.
Las formas erróneas infligen heridas profundas; la forma correcta no suele dejar herida alguna.
Durante una reciente aparición en televisión le pregunté al
público: «¿Cuántos de ustedes pueden recordar alguna ocasión
en que sus padres les hicieron una crítica que les hirió profundamente?». Casi todas las personas que formaban el público levantaron la mano. Incluso los más ancianos podían recordar sesenta
o setenta años después alguna crítica que les hicieron en su infancia. Eso demuestra lo tremendamente dañinas que pueden ser las
palabras. Sus huellas pueden no borrarse jamás de la memoria.
Salomón dice que un hombre sabio o una mujer sabia utilizarán la comunicación para sanar y curar a los demás. En Proverbios 16:24, dice: «Palabras suaves, panal de miel: dulces al
alma, saludables para los huesos». Antes, en Proverbios 12:25,
escribe: «Ansiedad en el corazón deprime al hombre, pero una
palabra buena le causa alegría». Las palabras de elogio, de aprecio, de ánimo y de comprensión pueden penetrar en la mente de
la persona y sanar su alma.
Si es usted escéptico acerca del impacto que las palabras de
ánimo pueden tener sobre la salud física de una persona, le diré
que el periódico USA Today dio cuenta de dos investigaciones
médicas que demostraban que la depresión y el estrés propiciaban la inflamación del sistema circulatorio, lo cual se constituía
en un factor mayor de riesgo de enfermedades cardíacas y de
ataques al corazón. En uno de estos estudios se sugería que,
cuanto más fuertes y satisfactorias eran las relaciones personales, menores eran los niveles de inflamación. Recuerde que Salomón decía que las palabras agradables son «saludables para los
huesos». Y, ciertamente, es en la médula ósea donde se crean
los glóbulos rojos, así como el origen de gran parte de nuestro
64 EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISfIÚ
sistema inmunitario. Salomón dio en el clavo, aun sin las ventajas que nos otorgan hoy los estudios clínicos y microbiológicos.
Su comunicación puede infundir vida al alma de una persona
Lengua mansa, árbol de vida.
PROVERBIOS
15:4
La palabra hebrea que se ha traducido por «mansa» significa
literalmente «sanadora» o «curativa». Es decir, Salomón está
diciendo que una lengua sanadora es un «árbol de vida». Me
encanta esta expresión, porque los árboles no sólo están vivos,
sino que proporcionan vida al resto de seres. Sus hojas nos aportan el oxígeno que respiramos, sus frutos nos alimentan y sus
raíces dan estabilidad al suelo por el que caminamos. Y lo mismo ocurre con la persona que transmite palabras sanadoras. Sus
palabras de estímulo no sólo potencian su vida, sino también la
de aquellos que la rodean.
Pero lo opuesto también es cierto. Según Salomón, la comunicación «perversa» puede romperle el alma a uno. La palabra
que él utiliza (<<lengua perversa rompe el alma») significa literalmente distorsión o crueldad. Cuando nos comunicamos de
una forma deshonesta o verbalmente cruel, corremos el riesgo
de romperle el alma a la otra persona. Cuando una persona le
rompe el alma a otra, no sólo sufre la relación, sino que puede
dejar una cicatriz emocional indeleble.
Hace muchos años, una amiga muy cercana se divorció de
su marido, al parecer tras muchos años de malos tratos físicos
y verbales. Pero lo que me impactó de forma particular fue la
convicción que tenía de que los malos tratos verbales habían
sido mucho más dolorosos que los físicos. Años después de divorciarse, aún me diría: «Las heridas físicas y los cardenales se
curaron en cuestión de días, pero el dolor y las cicatrices emocionales los sigo llevando conmigo».
A lo largo de la vida, se nos presentan muchas oportunidades
para comunicamos, bien para promover la sanación y la salud
bien para infligir dolor. La mayoría de las personas no se hacen una
LA UAVE QUE ABRE CUALQUIER PUERTA
6s
idea de la fuerza que tiene lo que dicen y cómo lo dicen. Elija bien
sus palabras, así como el modo de encuadrarlas, con sabiduría.
Su comunicación puede salvar una vida o puede quitarla
Muerte y vida están en poder de la lengua, el que la
ama comerá su fruto.
PROVERBIOS 18:21
Puede que uno de los mejores ejemplos del «poder de la lengua»
para salvar la vida fuera el que tuvo lugar en Atlanta, Georgia, en
marzo de 2005. Brian Nichols acababa de asesinar a un juez y a
otras tres personas cuando tomó como rehén a Ashley Smith y la
obligó a que le dejara refugiarse en su apartamento. La mayor
parte de la gente de Estados Unidos conoce el resto de la historia.
Las palabras de esperanza, de visión y de propósito de Ashley,
así como las que leyó del libro The Purpose-Driven Life/ dieron
un vuelco al corazón y la mente de su captor. Aquellas palabras
no sólo le salvaron la vida a ella, también le salvaron la vida a él,
y quién sabe cuántas vidas más de no haberse rendido pacíficamente a la policía.
Mi mejor amigo, Jim Shaughnessy, se ha pasado la vida haciendo uso de la palabra para dar la vida a los demás. En cuanto
él entra en una habitación, la gente parece que se anime. Tanto
si son niños como adultos, Jim parece que sabe lo que tiene que
decir para que todos se sientan felices y queridos. A consecuencia de ello, es el hombre que más amigos tiene de cuantos yo
haya conocido jamás.
Su comunicación puede suponer un deleite para los demás
Manzanas de oro en cuadros de plata, es la palabra
dicha a tiempo.
PROVERBIOS 25:11
¿Ha visto usted alguna vez un hermoso cuadro o una fotografia
que le haya hecho pararse en seco? Imagine por un momento las
7. Una vida con propósito. Vida Publishers. Marzo de 2003.
66 EL HOMBRE MÁS RICO QUE lAMAs EXISTIÓ
increíbles obras de arte que debieron llenar los salones del palacio
de Salomón. A juzgar por este Proverbio, apuesto a que tenía una
obra de arte en particular que era su favorita, una obra de arte
que sería un deleite para él y para sus invitados; un cuadro o una.
escultura labrada en plata y decorada con manzanas de oro. Sin
embargo, por hermoso y deseable que pudiera ser este cuadro,
Salomón dice que pronunciar las palabras adecuadas en el momento justo es hermoso y noble. Además, cuando se dicen tales
palabras, aquel que las pronuncia o las escribe obtiene el aprecio
más profundo de los demás. A lo largo de mi vida, he tenido la
fortuna de estar rodeado de gente que parece saber exactamente
qué decir, cómo decirlo y cuándo hacerlo. En los momentos de
tristeza y de desesperación, mi esposa Shannon y mis amigos íntimos, ]im y Patty Shaughnessy, Tom y Marlene Delnoce, los Smalley y mis socios, Bob, John y Dave Marsh, siempre encuentran
esas palabras que se convierten en manzanas de oro, en cuadros
de plata, palabras que pueden llamarme la atención y llevarme
lejos del dolor, elevándome el alma y el espíritu. En esos momentos, mi aprecio y mi amor por ellos aumenta enormemente.
Todos podemos ofrecer esas palabras de amor, de bondad, de
ánimo y de sabiduría. Salomón nos ofrece distintas formas de po-,
tenciar la fuerza de nuestras palabras y de lo que comunicamos.
Las claves de Salomón para la comunicación
A primera vista, las claves de Salomón para potenciar la fuerza
de lo que comunicamos parecen de sentido común, pero lo cierto es que son cualquier cosa salvo comunes hoy en día.
1. Hable de tal modo que los demás le quieran escuchar
La lengua de los sabios hace agradable la ciencia, la
boca de los insensatos esparce necedad.
PROVERBIOS 15:2)
Para la mayoría de las personas, hablar significa simplemente
decir cualquier cosa que les apetezca decir. La gente dice lo que
LA llAVE QUE ABRE CUALQUIER PUERTA (y¡
piensa o lo que siente cuando precisamente lo piensa o lo siente,
sin tener en cuenta su validez o si resulta adecuado. Si usted
tiene algo que quiere realmente que la otra persona comprenda
claramente y valore, tiene que comunicarlo de una forma que
lo haga aceptable. Un hombre sabio o una mujer sabia hacen lo
que haga falta para que lo que tienen que decir resulte fácil de
tragar.
2. Aprenda a ser persuasivo
El corazón del sabio enseña a su boca y hace persuasivos sus labios.
PROVERBIOS 16:23
La palabra hebrea que utiliza Salomón en «enseña» en Proverbios 16:23 significa literalmente «instruir» o «guiar concienzudamente». Es decir, no hable cada vez que le apetezca hablar;
más bien, controle lo que dice. Aprenda cuándo conviene hablar y cuándo no. Antes de abrir la boca, conviene que piense
cuándo hablar y qué decir. Para algunas personas, esto es algo
fácil de hacer. Para otras, puede resultar realmente muy difícil.
Un beneficio obvio estriba en que, cuando usted no está hablando puede escuchar, y la escucha le va a ofrecer una mayor
comprensión de la perspectiva y del punto de vista de la otra
persona.
La segunda parte de este Proverbio de Salomón nos indica
que conviene que seamos persuasivos. A veces, la gente confunde persuasión con manipulación, pero no hay nada más lejos
de la verdad. La manipulación hace uso de cualquier medio a
su alcance, incluso del engaño, para convencer a alguien de que
haga algo que en realidad no sirve a sus intereses. La persuasión, por otra parte, le permite a usted presentar su punto de
vista de un modo claro y convincente para motivar a alguien
para que haga lo que usted cree que sirve a sus intereses y al
bien común.
68 EL HOMBRE MAs RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
3. Escuche antes de hablar
Si uno responde antes de escuchar, eso es para él
necedad y confusión.
PROVERBIOS 18:13
Siempre que nos lanzamos a responder a una persona antes de
que ésta haya terminado de expresar su punto de vista, nos esta- .
mas conduciendo de un modo necio y grosero. Uno de mis amigos más queridos tiene el hábito de hablar antes de que yo haya
terminado de manifestar una idea. Es como si estuviera intentando terminar mis frases. Pero, por desgracia, termina sacando
conclusiones erróneas. Es de esa clase de personas a las que
yo jamás consideraría groseras, pero no cabe duda de que ese
comportamiento le lleva a hacer errores de juicio. Ahora bien,
yo también he hecho lo mismo con mis socios, con mis amigos,
con mi esposa y con mis hijos. Si bien esto no significa que sea
grosero, lo cierto es que no me siento orgulloso de ello. ¿Por qué
arriesgarse a sacar conclusiones falsas cuando podemos esperar
pacientemente a que la otra persona termine de hablar?
4. Hable lentamente y vigile sus palabras atentamente
¿Has visto a un hombre que se precipite en sus palabras? Más se puede esperar de un necio que de él.
PROVERBIOS
29:20
¿Por qué el hombre más sabio y más rico que jamás existió se repite tanto e insiste tanto en vigilar la boca y en «hablar lentamen-,
te»? Yo creo que es porque, como rey que era, debió de acompañarse a menudo de muchos que pretendían ser sabios pero cuyas
palabras les delataban como necios. Estoy convencido de que vio
a muchos que eran rápidos en hablar y que decían necedades.
En cuanto las palabras dejan nuestros labios, ya no nos podemos
volver atrás. Salomón conocía mejor que nadie el increíble poder que las palabras portan en si. En Proverbios 13:3, escribió: í
Quien vigila su boca, guarda su vida; quien abre sus'
labios, busca su ruina.
LA LlAVE QUE ABRE CUALQUIER PUERTA
li9
Yo he conocido a hombres cuyas palabras poco sabias les han
llevado al despido y han destruido así una brillante carrera.
5. No eche nunca por tierra a los demás; más bien, levántelos
Es muy fácil decir cosas hirientes o dolorosas acerca de los
demás, tanto si lo hacemos delante de ellos como a sus espaldas.
y esto lo racionalizamos con el pretexto de que todo el mundo lo
hace. Pero no hay nada de inocente en trocear a alguien con una
espada. Y, sin embargo, eso es exactamente lo que dice Salomón
que hacemos cuando despedazamos a alguien con nuestras palabras (Proverbios 12:18). Un hombre sabio o una mujer sabia,
dice él, utiliza sus palabras para elevar a los demás, para curar
sus heridas y para fortalecer su autoestima. Nuestra inclinación
natural nos lleva a sumarnos al cotilleo oficial, o a hacer uso de
palabras airadas para defendernos de cualquier ataque. Salomón
nos insta a que optemos por actuar en contra de nuestras inclinaciones naturales, negándonos a tomar parte en los cotilleos
y evitando hacer uso de palabras que puedan hacer daño a los
demás. Nos insta a que reemplacemos las palabras negativas por
palabras positivas. Cuando alguien esté hablando mal de otra
persona, en vez de unirse a ella, diga unas cuantas cosas positivas acerca de esa persona. Se sorprenderá de lo rápido que
cambia la conversación de lo negativo a lo positivo.
6. Deténgase mientras esté a tiempo
Cuando hay muchas palabras, la trasgresión es inevitable; pero aquel que reprime sus labios es sabio.
PROVERBIOS
10: 19
Hay muchas personas que una vez se ponen a hablar les cuesta
mucho dejar de hacerlo. Yo soy una de ellas. Salomón nos advierte de que, si uno sigue hablando después de haber manifestado su punto de vista o su idea, es muy probable que diga
alguna necedad. Esto me ha sucedido a mí en innumerables
ocasiones. Diga lo que tenga que decir con brevedad, y luego
guarde silencio. Como se dice en Proverbios 17:28, hasta el ne'JO EL HOMBRE MAs RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
cio es considerado sabio cuando guarda silencio. y aquel que
explica claramente su postura con sólo unas cuantas palabras
merece la estima de todos aquellos que le rodean.
7. Comparta la genuina sabiduría
La boca del justo da frutos de sabiduría.
PROVERBIOS
10:31
Aún con el énfasis que le da Salomón a decir menos, he aquí un
aspecto en el que nos anima a decir más. La verdadera sabiduría
es un bien escaso en nuestra cultura actual. Cuando alguien
tiene algo verdaderamente valioso que decir, Salomón le anima
a que lo comparta. Abuelos y abuelas, padres y madres, mentores y directores deberían ser generosos a la hora de compartir
la sabiduría de su experiencia con sus hijos y nietos, con sus
empleados y con aquellos con los que trabajan.
8. Diga siempre la verdad
Los labios mentirosos disimulan el odio; quien profiere una calumnia es un necio.
PROVERBIOS
10:18
En un reciente estudio de recursos humanos, los directores de,
empresa revelaron que un alto porcentaje de solicitantes de empleo exageran o mienten descaradamente en sus currículums. y,
lo mismo ocurre en el marketing; hay pocas verdades en la publicidad, si es que hay alguna. Los anuncios publicitarios de los
medios de comunicación exageran los beneficios y minimizan
los riesgos ante los posibles consumidores. El mentir descaradamente parece ser la norma incluso en la cúspide de algunas de
las sociedades mercantiles más grandes y admiradas de Estados
Unidos.
Cuando una persona miente, se está creyendo más lista que
la otra persona. Sin embargo, lo cierto es que, según Salomón,.
mentir no es nunca una acción inteligente. Los ejecutivos de En-;
ron, Tyco y WorldCom se creyeron muy listos con su «contabilidad creativa». Pero lo único que estaban haciendo era mentir con'
LA LlAVE QUE ABRE CUALQUIER PUERTA 7I
números. Las mentiras les costaron caras a ellos, a sus empleados
ya sus accionistas. Hasta las «mentirijillas» pueden tener graves
consecuencias.
Si mentir es una necedad, decir la verdad es ciertamente inteligente. Genera unos cimientos de integridad sobre los que
podemos levantar nuestra vida y nuestra reputación. Y les demuestra a nuestras parejas, a nuestros hijos, a nuestros amigos,
empleados y clientes que pueden confiar en nosotros.
Las ventajas de ser un comunicador eficaz
Salomón promete tres recompensas adicionales para aquellos
que se conviertan en comunicadores eficaces y persuasivos.
1. Éxito material
Los labios del justo apacientan a muchos.
PROVERBIOS 10:21
Steven Spielberg y yo nos sentamos juntos en el banquillo en
muchos de nuestros partidos de fútbol americano cuando íbamos al instituto. Ninguno de los dos destacó en los estudios,
pero ambos logramos nuestros «sueños imposibles» de adultos.
Dieciocho años después de graduarnos, cuando nos volvimos a
encontrar, descubrí que tanto su vida como la mía habían cambiado de rumbo debido a los mismos factores. Ambos habíamos
desarrollado una visión clara y precisa de lo que queríamos conseguir, ambos habíamos encontrado mentores y socios fantásticos, y ambos habíamos aprendido a comunicarnos de un modo
eficaz y persuasivo.
Si está usted pensando, «Sí, pero ustedes son la excepción»,
le diré que está equivocado. Del mismo modo que la comunicación ineficaz es uno de los mayores problemas en la vida, la comunicación eficaz genera unos tremendos beneficios tanto para
usted como para aquellos con los que se vincula. En Proverbios
18:20, Salomón dice: «Con el fruto de la boca sacia el hombre
su vientre, con los frutos de sus labios se sacia».
72 EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
2. Alegría y satisfacción
El hombre halla alegría en la respuesta de su boca;
una palabra a tiempo, ¡qué cosa más buena!
PROVERBIOS 15:23
Cada vez que le digo algo a alguien que sé que será beneficioso para él, tengo cierta sensación de satisfacción. Cuando digo
algo que sirve de alivio para las heridas o las preocupaciones de
alguno de mis hijos, tengo una profunda sensación de alegría.
Salomón dice que cuando decimos las palabras correctas en el
momento oportuno tenemos cierta sensación de dulzura. En
Proverbios 12:14, Salomón dice que «Por el fruto de su boca, se
harta de bien el hombre». ¿No resulta gratificante saber que la
ofrenda de palabras sabias no sólo puede ser crucial en la vida
de otra persona, sino que también puede traer más satisfacción,
alegría y realización a nuestra propia vida?
3. La amistad de aquellos que te rodean
El que ama la pureza de corazón, por la gracia de sus
labios el rey será su amigo.
PROVERBIOS 22:11
¿A quién no le gustaría ser respetado, apreciado y querido? Salomón promete esto y mucho más a quien ame la virtud, y cuya
virtud se exprese en una conversación amable y graciosa. Hasta
los «reyes» serán sus amigos. Nunca he conocido a ningún rey,
pero he disfrutado de la amistad de algunos de los mejores artistas y líderes financieros y políticos de Estados Unidos. Y hoy
en día, una red así puede suponer una ventaja inapreciable para
la carrera de cualquiera. Al igual que el resto de los mortales,
aquellos que ostentan puestos de autoridad prefieren relacionarse con personas en quienes puedan confiar. Su integridad
y su capacidad para comunicarse eficazmente generan unos cimientos sobre los cuales se puede cultivar la amistad a todos
los niveles.
LA LLAVE QUE ABRE CUALQUIER PUERTA 73
Cómo hacer aceptable el conocimiento
y hacerse más persuasivo
Salomón nos orienta para que nos hagamos más persuasivos y
para que hagamos uso de la comunicación de un modo que «haga
el conocimiento aceptable». La pregunta es: «¿cómo?». ¿Cómo
podemos comunicarnos de forma eficaz y persuasiva? Durante treinta años, he utilizado tres técnicas que han demostrado
ser increíblemente potentes. Estas técnicas me han permitido
generar millones de llamadas telefónicas gratuitas en respuesta
a mis anuncios comerciales de dos minutos y generar miles de
millones de dólares en ventas. Dado que no dispongo de espacio
en este capítulo para enseñarle estas técnicas, le voy a remitir
a lo explicado en dos capítulos que he escrito sobre la comunicación en mi libro Mentored by a Millionaire. 8 También puede
encontrar un resumen de estas técnicas y de otras habilidades
de comunicación en mi página web: www.stevenkscott.com .
*
. _A-~
~k.-- ~ ¿He utilizado palabras hirientes para echar por tierra a
p:;. alguien?
~ ¿He hecho uso de palabras de ánimo para levantar la moral de alguien?
~ ¿He dicho lo correcto en el momento oportuno para animar o dar apoyo a alguien?
~ ¿He encontrado la manera de hacer el conocimiento
aceptable?
» ¿He utilizado la persuasión, más que la autoridad o la
fuerza, para que se sigan mis planteamientos?
~ ¿He escuchado bien antes de hablar, o he respondido antes de escuchar?
~ ¿He comunicado sabiduría y justicia?
~ ¿He hablado lentamente o precipitadamente para expresar mis ideas?
~ ¿He sido veraz, sin exagerar ni engañar?
CONOCIMIENTOS PARA ALCANZAR LA SABIDURíA
El modo en que nos comunicamos constituye una gran parte de lo que somos y, sin embargo, no solemos prestar la
atención que deberíamos al cómo y al qué comunicamos.
Al término de su jornada, vuelva atrás y piense en lo que
dijo en diversos momentos con el fin de obtener una imagen
clara de lo que está haciendo bien y lo que está haciendo
mal al comunicarse con los demás, tanto en el trabajo como
en casa. Haga esto durante una semana y, luego, anote cómo
puede cambiar los modos negativos en positivos en su forma
de comunicarse.
LISTA DE COMUNICACIÓN DIARIA
>- ¿He utilizado respuestas «suaves» para mitigar la tensión, la ira o las discusiones?
8. Aconsejado por un millonario. (N. del T.)
74 EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
LA LlAVE QUE ABRE CUALQUIER PUERTA 75
CAPITULO
6
El gran acelerador: la clave para obtener
el máximo logro en el mínimo tiempo
Donde no hay consultas, los planes fracasan;
con muchos consejeros, se llevan a cabo.
PROVERBIOS 15:22
¿Por qué persigue sus sueños a
puede ir a
10
km/h cuando
lOO?
Poco después de obtener el carné de conducir, yo iba conduciendo el automóvil de mi hermana por una autopista de Phoenix. El
automóvil que tenía delante de mí iba demasiado despacio para
mi gusto, de manera que cambié de carril para adelantar y pisé el
acelerador a fondo para pasar al otro vehículo. Como conductor
novato, me encantaba la excitación que suponía apretar el pedal
del acelerador hasta la alfombrilla y sentir que el auto respondía
de inmediato con una rápida aceleración. Sólo que esta vez algo
no fue bien. Cuando pisé el pedal no sucedió nada. Ni siquiera
se escuchó el aumento de revoluciones del motor. Seguí apretando el pedal con toda mi fuerza, ¡pero no ocurría nada! Peor
aún, el automóvil perdía velocidad. Eché un vistazo al indicador
del combustible y, horrorizado, vi que la aguja apuntaba al O. Si
alguna vez se ha quedado sin gasolina, ya sabe lo que se siente.
Pero lo que más me impactó fue la sensación de indefensión que
experimenté cuando vi que el automóvil no respondía.
Ahora imagínese que los automóviles no tuvieran acelerador.
Ni siquiera el auto deportivo más rápido y costoso del mundo
le serviría para nada. Por muy potente que fuera el motor o por
77
explosiva que fuera la gasolina, sin acelerador, ninguna de las
dos cosas serviría para nada. Por otra parte, con un acelerador,
el automóvil no sólo se va a mover hacia delante, sino que, además, podrá alcanzar grandes velocidades, permitiéndole llegar
a su destino con mayor rapidez. Sin el acelerador de Salomón,
nunca podrá hacer realidad sus sueños más extraordinarios en
un plazo de tiempo razonable. De hecho, hasta puede que renuncie completamente a sus sueños, y quede en punto muerto,
sin avances significativos. La mayoría de las personas se dan
por vencidas. Pero el acelerador de Salomón lo cambia todo. Si
se utiliza de forma correcta, le impulsará hacia la consecución
de sus objetivos y sus sueños a una velocidad inimaginable.
Desgraciadamente, la mayoría de las personas pasan por la
vida sin aplicar de forma eficaz este acelerador en la búsqueda
de sus sueños. Simplemente, se quedan en punto muerto. Pero
lo cierto es que todo «superrealizadon> de la historia ha hecho
uso de este acelerador para alcanzar sus sueños. Y nadie en la
historia ha hecho logro significativo o extraordinario alguno sin
hacer uso de este acelerador. ¿En qué consiste el acelerador? Se
trata de la estrategia de Salomón de asociarse de forma eficaz.
¿Qué es un socio?
En el capítulo 2 vimos que uno de los cuatro pasos de Salomón
para hacerse diligente en cualquier aspecto de la vida estriba en
asociarse de forma eficaz. En realidad, usted no va a poder ser
verdaderamente diligente en ninguna empresa si no busca socios.
Salomón intenta transmitir el concepto de asociación, pero con
mucha frecuencia utiliza las palabras «consejero» o «consejo».
Me gusta la elección de estas palabras, porque tienen una connotación mucho más amplia que la que nos transmite el concepto
moderno de socio. Cuando pensamos en un socio, normalmente pensamos en un socio legal. El consejero, en cambio, apunta
a alguien que nos ofrece consejo, consulta, dirección y ayuda en
la persecución de un objetivo en particular. Puede tratarse de un
J8
EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
socio legal, pero también puede ser un amigo, la pareja, un compañero de trabajo, un empleado clave, un asesor, un mentor o
incluso un autor. Según esta definición, cuando usted estudia el
libro de los Proverbios, está haciendo de Salomón su consejero.
y cuando usted sigue sus consejos, está actuando ciertamente
como si él fuera su socio. Es decir, tiene usted el privilegio de tener de su parte al hombre más rico y más sabio que jamás existió.
.,.,...'L;
"
Un SOCIO o CONSEJERO es alguien que puede proporcionar las
ideas, los consejos y la sabiduría necesarios, o cualquier tipo
de ayuda práctica para la consecución eficaz de un proyecto,
un objetivo o un sueño específico.
Por desgracia, la mayoría de las personas buscan socio o consejero sólo cuando tienen problemas o cuando tienen una necesidad
obvia que no pueden manejar por sí mismas. Y esto es especialmente cierto en el caso de los hombres. Ni siquiera en una ciudad extraña, nosotros, los hombres, nos detenemos a preguntar
una dirección ... hasta que estamos irremediablemente perdidos.
Salomón lo sabía bien. Ni siquiera se le ocurría emprender
ninguna empresa importante sin buscar primero sabios consejos.
¿Qué es lo que él sabía que la mayoría de nosotros no sabemos?
Sabía que obtener la ayuda de sabios consejeros y de buenos
socios era crucial para el éxito de sus proyectos, así como para
realizarlos en el menor tiempo posible. Sabía los beneficios que
suponía tener unos socios eficaces, y que era una necedad intentar poner en marcha una empresa importante sin consejeros.
Las consecuencias de «ir por tu cuenta,.
Todos hemos oído decir a alguien «Lo hice lo mejor que pude».
Yo lo he escuchado miles de veces, dicho de diferentes maneras,
«No lo puedo hacer mejor», «Esto es todo lo mejor que se puede
hacer», «No es culpa mía» y «Nunca podría hacer eso». Estas
declaraciones pueden ser ciertas en el sentido en que reflejan las
EL GRAN ACELERADOR 79
limitaciones personales de uno cuando intenta hacer algo por
sí solo. Sin embargo, también son completamente falsas; si esa
persona hubiera reclutado consejeros o socios, habría logrado
mucho más de lo que creía que era posible. Salomón advierte
que hacer algo sin la ayuda de consejeros o de socios limitará radicalmente la magnitud del logro. Entre las consecuencias más
probables se encuentran las siguientes:
Sus planes y sus objetivos se verán frustrados
En 1974, puse en marcha mi propio negocio de asesoramiento
en marketing. Mi principal fuente de ingresos la constituía un
único cliente, un constructor inmobiliario. Siete meses después,
perdí su cuenta cuando su empresa hizo un expediente de quiebra. Yo había ahorrado el dinero suficiente para aguantar cuatro meses más. Tenía dos proyectos de marketing que pensaba
que me ofrecerían una buena ocasión para hacer un montón de
dinero, pero sólo me podía permitir poner en marcha uno de
ellos. En el primer mes, hice una investigación y tracé los planes para ambas ideas y, para una de ellas, busqué el consejo de
un hombre. Cuando me dijo que jamás funcionaría, abandoné
rápidamente aquella idea en beneficio de la otra. Me gasté todo
el dinero que tenía desarrollando el otro proyecto, que era una
guía de compradores de casas nuevas en la zona de Phoenix.
Para esta idea no busqué consejo, y tampoco intenté hacer socios. Por mucho que lo intenté, y a pesar del dinero, el tiempo
y el esfuerzo que puse en ello, se me acabó el dinero antes de
que pudiera poner a prueba la idea en el mercado. Estaba arruinado, tan arruinado que algunas familias de nuestra parroquia
empezaron a dejarnos bolsas de comida de forma anónima en la
puerta de nuestra casa, porque no tenía dinero suficiente para
comprar comida para mi esposa y para mi hija de tres años.
En Proverbios 15:22, Salomón nos dice que, sin asesoramiento, tus propósitos, tus planes, tus objetivos y tu trabajo se verán
frustrados, defraudados o completamente detenidos. En mi caso,
ocurrió todo eso. Nadie comienza un proyecto, sea personal o
80
EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
profesional, pensando que va a fracasar. Sin embargo, el 70 por
ciento de los negocios nuevos fracasan en el plazo de un año.
Toda pareja se mete en el matrimonio creyendo de verdad que
van a vivir «felices para siempre». Sin embargo, más del 50 por
ciento terminan en divorcio. Pero los índices de fracaso en los
negocios y en el matrimonio se recortan en dos tercios cuando
se introducen consejeros en la ecuación, antes de comenzar el
negocio o de que se intercambien las promesas del matrimonio.
Usted caerá, se hundirá
¿Se ha caído usted alguna vez? Nadie planea caerse; simplemente, es algo que sucede. En una ocasión pisé una placa de hielo
que no había visto y me encontré con los pies por el aire. Mientras caía, recuerdo que tuve una intensa sensación de pánico,
de haber perdido totalmente el control. Recuerdo que tenía la
esperanza de caer sobre alguna parte mullida de mi cuerpo y de
no golpearme en la cabeza. Pero yo no podía controlar cómo iba
a aterrizar. Por suerte, fueron las manos las primeras en encontrarse con el suelo, amortiguando la caída. Luego le tocó el turno
a mi cabeza. Me torcí las dos muñecas y me hice un chichón del
tamaño de una pelota de golf, pero eso fue todo. El doctor Robert
Atkins, el famoso creador de la Dieta Atkins, no fue tan afortunado. Estoy seguro de que, mientras bajaba los escalones de su
casa, no era consciente de que el próximo paso iba a ser el último
de su vida. Nunca llegó a ver la placa de hielo que le hizo caer,
pues sufrió un tremendo impacto en la cabeza. A pesar de los denodados esfuerzos de algunos de los mejores médicos de Nueva
York, nunca recobró la consciencia y murió pocos días después.
Salomón nos dice en Proverbios 11:14 que, sin la ayuda que
se nos ofrece a través de los consejos, caeremos, nos hundiremos. Los aspectos más terribles de la caída son: que uno nunca
la ve venir, que pierde todo control y que sufre lesiones de mayor o menor consideración. Y aquí ocurre lo mismo. Salomón
dice que, si no se buscan consejeros o socios, tarde o temprano
usted caerá. Y la cuestión no estriba en si caerá, sino en cuándo
EL GRAN ACELERADOR
81
caerá. Dicho de otra manera, no busque consejos en su trabajo y
caerá; no busque consejos en su matrimonio y caerá; no busque
consejos en la educación de sus hijos y vacilará; no busque consejos en su economía y fracasará.
Sufrirá pérdidas económicas y humillaciones, miseria e ignominia el que rechaza la instrucción.
PROVERBIOS
13:18
Tres veces en mi vida he dispuesto de oportunidades de inversión que parecían de aquellas que no se puede perder todo
aquel que quiera hacer dinero. Tenía tanta confianza en que era
«algo seguro», que me negué a escuchar a mis consejeros financieros e hice las inversiones en contra de sus recomendaciones.
Me olvidé de lo que advertía Salomón en Proverbios 13:18 que la
persona que rechaza la instrucción o el consejo sufrirá mise ría
e ignominia. En cada una de estas tres ocasiones, perdí todo el
dinero que tenía ahorrado. En cada ocasión, me vi al borde de
la ruina. Y, en cada ocasión, me sentí humillado ante mi familia
y mis amigos. Afortunadamente, mi propio negocio era una sociedad tan productiva y tan inmerecidamente bendita que siempre pude recuperar una buena parte de lo que había perdido.
Un amigo mío que perdió su restaurante no fue tan afortunado.
Fue en pos de sus objetivos sin escuchar los consejos de los demás
y perdió todo lo que tenía. Pero lo peor fue que dejó la ciudad sin
comunicárselo a muchos de sus inversores y huyó del estado avergonzado. Tanto él como yo podríamos haber evitado tales pérdidas económicas y tal humillación sólo con haber sido un poco
más humildes y haber escuchado los consejos que se nos daban.
Las recompensas de asociarse de forma eficaz
Hará realidad sus sueños, sus metas, sus planes y sus objetivos
Los proyectos con el consejo se afianzan ...
PROVERBIOS
20:18
Según Salomón, usted alcanzará sus objetivos en la vida si recluta y utiliza de forma eficaz a diversos consejeros o socios en
82 EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
iniciativas importantes. De hecho, el asociarse de forma eficaz
es algo más que un simple componente en la consecución de sus
metas: es el componente responsable de tal consecución.
Después de fracasar miserablemente tanto en mi propio negocio como en los seis o siete empleos que tuve, en mi empleo
número diez me asocié con mi mentor, que posteriormente traería a un puñado de socios más. El resultado fue radicalmente
diferente. Hicimos docenas de empresas, con las que logramos
miles de millones de dólares en ventas y decenas de millones de
dólares en ingresos personales. Es imposible exagerar la fuerza
que dan unos consejeros y unos socios eficaces.
Reducirá sus riesgos
Donde no hay buen gobierno, el pueblo se hunde;
abundancia de consejeros, trae salvación.
PROVERBIOS 11:14
El buscar simplemente una opinión no es suficiente para evitar la caída. Salomón afirma que, si de verdad queremos estar
seguros de tomar la mejor decisión posible en un tema importante o en algo que nos preocupe, vamos a necesitar muchos
consejeros. A una de nuestras vecinas los médicos de la zona le
dijeron que tenía un cáncer terminal y que sólo le quedaban seis
meses de vida, por lo que le aconsejaron que pusiera en orden
sus asuntos. Cuando se lo contó a una amiga suya de Texas, ésta
le aconsejó que fuera a Houston para que la examinaran varios
especialistas de allí; éstos la sometieron a un tratamiento que le
salvó la vida. Hoy en día, casi una década después, ya no tiene
cáncer y, a sus setenta y cuatro años, es la más activa (y encantadora) mujer que conozco.
En los negocios he visto los mismos resultados. Yo tengo ocho
socios. En 1996, estábamos al borde de la quiebra debido a unos
errores de marketing que cometimos en 1995. Sólo nos quedaba
dinero para emprender un proyecto más. Cuando lo pusimos a
prueba, los resultados del test de mercado se nos mostraron insuficientes para trasladar el programa a una campaña nacional.
EL GRAN ACELERADOR 83
De los ocho socios, uno, Dave Marsh, tuvo dos ideas que dieron
un giro de 180 grados a la situación. Las dos ideas de Dave
transformaron literalmente un millón de dólares en pérdidas en
mil millones de dólares en ganancias. Si yo hubiera tenido sólo
siete socios, sin Dave, nuestra empresa habría ido a la quiebra.
El gran número de socios no sólo nos proporcionó seguridad,
sino que dio lugar a decenas de millones de dólares en beneficios en los años que siguieron. En Proverbios 24:6, Salomón
nos dice: «Porque con sabios consejos harás la guerra, y en la
abundancia de consejeros está el éxito».
Salomón está hablando aquí literalmente de la guerra, pero
sus recomendaciones son aplicables a cualquier acción o competición. Si busca consejos sabios antes de iniciar cualquier acción
es más probable que decida sus batallas sabiamente y que venza las batallas que usted elija. Con mucha frecuencia entramos
en conflicto con nuestra pareja, con nuestros hijos o con otras
personas por temas que no tienen importancia. Un consejero
objetivo nos ayudará a ver esos temas desde la perspectiva adecuada. y cuando el conflicto es por algún tema de importancia,
nos ayudará a abordarlo del mejor modo posible. Salomón, evidentemente, es uno de los mejores consejeros que uno pueda
tener. En el capítulo 9 le mostraré sus consejos para ganar y
resolver conflictos.
Obtendrá una sabiduría que le servirá el resto de su vida
El que anda con los sabios será sabio ...
PROVERBIOS 13:20
Yo tenía veinticuatro años cuando conocí a Bob Marsh, y veinticinco cuando conocí a Gary Smalley. Ellos son los hombres más
sabios que conozco. Por suerte para mí, ambos se convirtieron en
mis consejeros, en mis socios y en mis mentores. Como ya sabe,
fue Gary quien me introdujo en el libro de los Proverbios. Sus
sabios consejos me ayudaron a tratar tanto los temas personales
como los profesionales. Bob Marsh ha sido como un segundo
padre para mí. Me enseñó más sobre el marketing y los negocios
84 EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
en tres meses de lo que yo había aprendido en cuatro años en
la universidad y en seis años trabajando. Los sabios consejos de
Gary y de Bob no sólo me fueron útiles en los momentos en que
me los dieron, pues su sabiduría permanece conmigo, y no pasa
día que no saque algo más de ella.
En tiempos difíciles, siempre habrá alguien que te ayudará
Más valen dos que uno solo, pues obtienen mayor
ganancia de su esfuerzo. Pues si cayeren, el uno levantará a su compañero.
ECLESIASTÉS 4:9-10
Nadie pasa por la vida sin sufrir pruebas o caídas inesperadas.
Tarde o temprano, a todos nos llegan estos sinsabores. Salomón
nos dice lo que debería ser obvio para todos y que, sin embargo,
la mayoría pasa por alto: que con un buen compañero siempre
habrá alguien que venga en tu ayuda y te ponga en pie. Sin un
socio, lo que habría sido un contratiempo momentáneo se puede convertir en un fracaso permanente.
Usted podrá vencer batallas que de otro modo perdería
Si atacan a uno, los dos harán frente. La cuerda de
tres hilos no es fácil de romper.
ECLESIASTÉS 4:12
Entre 1979 Y 1985, mis socios y yo elaboramos gran número de
campañas de marketing para televisión para una pequeña compañía de seguros de vida. Creamos una empresa conjunta en la
cual nosotros avanzábamos el dinero para la campaña de televisión y la empresa aseguradora proporcionaba las pólizas de
seguros a los espectadores que respondían. En el acuerdo se establecía que los beneficios de estas campañas nos los dividiríamos a partes iguales. En 1985, aquella empresa de seguros fue
absorbida por una empresa extranjera que se negó a pagarnos
nuestra parte de los beneficios. Su actitud fue la de «pues demándennos». Ellos sabían que no teníamos el dinero suficiente
para sobrevivir a un litigio que podía prolongarse entre cinco y
EL GRAN ACELERADOR 85
diez años. Estábamos desolados. Aquella empresa no sólo no nos
pagó los beneficios que nos debía, sino que tampoco nos reembolsó los millones de dólares que habíamos gastado en nuestra anterior campaña. Habíamos utilizado nuestro crédito para
comprar tiempo de emisión en centenares de cadenas de televisión, y ahora no teníamos dinero para pagar nuestras facturas.
Afortunadamente, mientras sucedía todo esto, introdujimos
un séptimo socio, un antiguo presidente de una compañía de
seguros, un hombre brillante y de la mayor integridad. Sin siquiera pedírselo, se ofreció a vaciar su propia cuenta de ahorros
y pagar a las televisiones el dinero suficiente para mantenerlas
momentáneamente satisfechas. Después, negoció milagrosamente un magnífico contrato para nosotros con otra compañía
de seguros. Más tarde, hicimos una campaña que nos dio dinero
suficiente para pagar todas nuestras deudas, devolverle el dinero
a nuestro nuevo socio y mantener nuestro negocio. En nuestro
caso, una cuerda de ocho hilos impide que nos venzan y nos
lleven a la ruina. Más tarde, crearíamos otras muchas empresas y superaríamos a nuestros competidores, y durante muchos
años seríamos más productivos que cualquier empresa pública
del mundo. Sin la fuerza que aportan los socios, habríamos sido
vencidos y llevados a la ruina hace veinte años.
Obtendrá un éxito mayor
Salomón nos asegura que, por mucho éxito que pueda usted
alcanzar por sí solo, su nivel de éxito sería mucho mayor si se
hace acompañar del socio adecuado. La mayoría de las personas
van solas en pos de sus sueños más queridos. ¿Por qué? Porque
no se dan cuenta de cuánto mejor les irían las cosas llevando el
negocio con el socio correcto.
En mis cinco primeros años después de la universidad, trabajé para ocho empresas diferentes. En todos aquellos empleos
yo iba «por mi cuenta». En ninguna de ellas duré mucho, y mi
trabajo en aquellos empleos no pasó de ser poco más que mediocre. Mis ingresos nunca superaron los 1.000 dólares al mes.
86
EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
En mi empleo número nueve, busqué la ayuda de un mentor a
tiempo parcial. Mi salario superó los 1.500 dólares mensuales,
y juntos duplicamos las ventas de la empresa, desde los 30 hasta
los 60 millones al año. En mi décimo empleo, entré en una sociedad a tiempo completo con mi mentor; al cabo de un año, se
sumaron cuatro socios más.
¿Se haría realidad la promesa de Salomón de unas «ganancias mucho mayores» por nuestro trabajo? Mi décimo empleo
me ha durado veintinueve años, y mis ingresos se han disparado
desde los 1.000 dólares al mes hasta los 600.000 dólares al mes.
¿Se podría calificar eso como de «ganancias mucho mayores»
por nuestro trabajo?
«Espere un momento -dirá usted-o Usted y sus socios pusieron obviamente una gran dosis de experiencia y de habilidad
sobre la mesa». Y mi respuesta es: nada más lejos de la verdad.
Yo era un fracasado empresarial de veintisiete años que nunca
había elaborado ni un solo anuncio de éxito para la televisión ni
una campaña de marketing en mi vida. Nuestro mentor era un
empresario de 52 años que estaba a punto de dejar los negocios.
El resto de socios eran un entrenador de perros de 27 años, un
trabajador de los campos de petróleo de 24 años, un impresor
de 24 años y un dependiente de 19 años. Aunque yo era el único
licenciado universitario del grupo, también había tenido más
fracasos que todos mis socios juntos. ¿Dónde ve usted en este
grupo el potencial para crear docenas de empresas multimillonarias con miles de millones de dólares en ventas? La respuesta
es que no puede verlo, porque ese potencial no existía en nosotros como individuos. Más bien, fue nuestra sociedad la que
nos dio ese potencial. Ése es el increíble poder que proporciona
asociarse.
Evite los socios inadecuados
Cada vez que hablo ante el público de las incalculables recompensas que supone asociarse, siempre hay alguien que se me
acerca después con una historia horrorosa sobre una sociedad
ADVERTENCIA:
EL GRAN ACELERADOR
87
que terminó mal. Estas personas suelen presentar su experiencia como un argumento en contra de la sociedad. Pero Salomón
nunca dijo que se tomara a cualquiera como socio. Por el contrario, Salomón advierte que nos vinculemos únicamente con
personas que cumplan con las adecuadas características:
La confianza en el pérfido en tiempos difíciles es
como un diente roto y un pie dislocado.
PROVERBIOS 25:19
Mientras visitaba un remoto pueblo en Uruguay, el hijo de
mi vecina se rompió un diente al morder una piedra oculta en
un plato de judías. Este joven juega al fútbol americano en el
equipo de su universidad y estaba bien familiarizado con el dolor, después de tantos años de práctica deportiva. Pero me dijo
que nunca había experimentado tanto dolor como el que sintió
cuando se rompió el diente. Tan malo como es esto, imagínese
ahora un pie dislocado. A cada paso que diera, sentiría un dolor
insoportable. En ambos casos, el dolor sería tan intenso que haría imposible llevar a cabo cualquier trabajo productivo.
Estas dos situaciones hipotéticas reflejan el tipo de experiencia que debe esperar si elige un mal socio. Una mala compañía
en el matrimonio o en los negocios puede hacer muy desdichada
su vida. La elección de un mal socio en cualquier aspecto de la
vida puede tener consecuencias graves, consecuencias que pueden alterar gravemente su vida. Salomón nos ofrece siete banderas rojas a la hora de elegir socio o consejero:
1. Carencia de integridad
El que reparte con ladrón se odia a sí mismo.
PROVERBIOS 29:24
Salomón se refiere a algo más que a esa persona que le roba
literalmente sus posesiones a otra persona. Para Salomón, un
ladrón es alguien que subordina, suprime o abandona la honestidad por su propia gratificación o por ambición. El hombre que
miente en su declaración de hacienda, que engaña a su mujer
o que resuelve asuntos personales durante el tiempo de trabajo
88 EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
que le paga su empresa es tan ladrón como aquel que arrebata
un bolso, que se lleva un automóvil ajeno o que roba un banco.
La única diferencia estriba en el objetivo y en el grado de la deshonestidad. El hombre que es deshonesto con los demás será,
tarde o temprano, deshonesto con usted o con sus clientes. Todo
el mundo ha mentido o ha engañado más de una vez en la vida,
pero la mayoría se siente culpable por ello, y su acción supone
normalmente una excepción en su vida más que una norma. No
son éstas las personas de las que nos previene Salomón. Él nos
previene de las que racionalizan o que justifican rápidamente su
propia deshonestidad, personas para las cuales un deshonesto
proceder es la norma más que la excepción. Tener como socio a
una persona así terminará por comprometernos profundamente.
El carácter cuenta. La integridad debe ser el rasgo más importante que debemos buscar a la hora de elegir un socio, un
compañero o un consejero. El matrimonio de uno de mis mejores amigos quedó destrozado por culpa de un consejero matrimonial sin escrúpulos, que toleraba un asunto extramatrimonial de su mujer en lugar de criticarlo. La esposa de mi amigo le
abandonó al final por el otro hombre, que a su vez la abandonó
a ella cuando ésta le habló de compromiso. Mi amigo, sus hijos y
su ex esposa pagaron un terrible precio por elegir a un consejero
carente de integridad y de sabiduría.
2. Un mal temperamento o una ira profundamente arraigada
No tomes por compañero a un hombre airado, ni
vayas con un hombre violento.
PROVERBIOS 22:24
¿Cuántos divorcios se evitarían si las personas prestaran atención a esta admonición de Salomón? El doctor Gary Smalley
afirma que la ira es la fuerza más destructiva en una relación.
Todo el mundo pierde los estribos en un momento u otro; pero
Salomón se refiere a un hombre o una mujer cuyo carácter está
impregnado de ira. Esta persona perderá la paciencia con rapidez porque las causas originales de su ira nunca se han abordaEL GRAN ACELERADOR
89
do de forma eficaz. En el capítulo 11, veremos lo que nos dice
Salomón acerca de la ira. Aquí, simplemente advertiremos para
que no se cree vínculo alguno o sociedad con una persona iracunda. La persona iracunda dejará a un lado razones, responsabilidades personales y cuestiones de conciencia bajo el arrebato
de la cólera. Tarde o temprano, su propia ira les hará caer, y sus
socios caerán con ellos.
Esta advertencia no significa que no deba ser usted amable o
abierto con esa persona. Simplemente nos previene de establecer ningún tipo de relación de interdependencia con gente así.
3. Necedad
Apártate del hombre necio, pues no conocerías labios doctos.
PROVERBIOS 14:7
Salomón nos dice que, si buscamos consejos sabios o nos vinculamos con personas sabias, obtendremos una sabiduría que
nos servirá bien a corto y largo plazo. Y lo contrario también es
cierto. Si nos vinculamos con el tipo de persona que Salomón
llama necia, perderemos la capacidad de discernir el verdadero
conocimiento. En otras palabras, no seremos capaces de ver la
diferencia entre las buenas y las malas ideas. Después de leer
centenares de biografías y de conocer «historias reales» de los
negocios, no deja de sorprenderme la de estupideces que pueden llegar a hacer muchos ejecutivos de empresa. Siendo aparentemente personas brillantes, toman terribles decisiones y cometen graves errores de juicio, tanto en lo personal como en sus
asuntos laborales. Y, con frecuencia, estas decisiones necias son
el resultado de su vinculación con personas necias, a veces otros
ejecutivos de empresa, a veces asesores y a veces amigos.
4. Cualquiera q~ ofrezca mucho a cambio de poco
Toda sociedad está llena de individuos que ofrecen «oportunidades» con la promesa de unas enormes ganancias a cambio de
una pequeña inversión o un pequeño esfuerzo; oportunidades
<)O
EL HOMBRE MAs RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
que, de buenas a primeras, parecen demasiado buenas para ser
ciertas. Salomón nos previene de hacer caso a estas personas o
de seguir sus recomendaciones. y si no debemos seguir sus recomendaciones, mucho menos debemos implicarnos en ningún
tipo de compromiso o vinculación con ellas. En Proverbios 28,
nos dice que este error nos puede llevar «a la pobreza». Yo ignoré esta advertencia e invertí millones de dólares con una persona que me ofrecía una oportunidad así. En teoría, mi dinero
quedaría inmovilizado de tres a seis meses, y se cuadruplicaría
cuando la empresa se hiciera pública. Esto ocurrió hace ocho
años. La empresa fue a la quiebra y perdí todo mi dinero.
Pero no hace falta ser millonario para verse envuelto en una
intriga de «hágase rico rápidamente». Los artistas de televisión
del dinero fácille muestran cómo hacer una fortuna con bienes
inmuebles y demás; todo lo que tiene que hacer es enviarles
unos cuantos cientos de dólares para aprender la manera. Las
personas y las oportunidades que piden poco de usted y prometen mucho a cambio no son dignas de confianza. Si se encuentra
con alguna de ellas, dé la vuelta y huya.
5. Excesiva adulación
El hombre que adula a su prójimo pone una red bajo
sus pasos.
PROVERBIOS 29:5
La lengua mentirosa odia a sus víctimas, la boca melosa labra la ruina.
PROVERBIOS 26:28
¿En qué se diferencian la alabanza y la adulación? La palabra hebrea para alabanza Salomón la traduce como «celebrar», mientras
que la palabra que utiliza para adulación es sinónima de «hablar
meloso». La adulación es «hablar meloso», lo cual significa inflarte el ego; la alabanza supone celebrar tus rasgos de carácter
y tus obras o esfuerzos meritorios. Cada vez que una «boca melosa» le adule, póngase en guardia. El hombre que me ofreció la
EL GRAN ACELERADOR
91
oportunidad de cuadruplicar mi dinero me aduló abiertamente
ante una gran audiencia una semana antes. Mientras mi esposa
reaccionó negativamente a sus adulaciones, mi ego se infló. Él
puso su red bajo mis pies, y mi cuenta bancaria no tardó en quedar vacía, acumulándose una deuda que casi me deja en la ruina.
6. Inclinación al cotilleo y a la exageración
El que anda murmurando descubre secretos; no andes con quien tiene la lengua suelta.
PROVERBIOS 20:19
Salomón desconfiaba de los charlatanes, de esos individuos que
hablan mucho y hacen poco. Pero le molestaban aún más los
mentirosos, los chismosos, los «aduladores» y las personas que
revelan los secretos de los demás. Salomón nos insta a que prestemos atención a lo que nos llega de la boca de otras personas.
Si encuentra usted estos rasgos en una persona, no se deje llevar
por ella, no le pida consejo y no se asocie con ella. En dos ocasiones, antes de leer los Proverbios, contraté a sendas ayudantes
que resultaron ser chismosas, charlatanas y aduladoras. Una se
apropió de miles de dólares en productos de nuestra empresa y
dio una imagen equivocada de su posición ante otras personas
ajenas a la organización, mientras que la otra utilizó la tarjeta de
crédito de la empresa para hacer compras personales por valor
- - - - -rle más e cien mi ó ares, y evo vió s6 o a mi a
dad. ¡Ay si hubiera conocido estos Proverbios " ..,__
a esas pe'¡M • •'
rística puede parecer inofensiva, no lo es. Las personas que exhiben tales rasgos son capaces de justificar o racionalizar cualquier cosa que hacen. Suelen ser grandes triunfadores. Es tan
fácil quedar embelesados con sus currículums y sus logros, que
uno ignora o excusa esos rasgos. Salomón nos previene de establecer un compromiso o una sociedad del tipo que sea con tales
personas, por mucho éxito que tengan. Su indiferencia ante la
autoridad, las normas y las leyes les permite justificar cualquier
comportamiento impropio o abusivo hacia usted, hacia sus empleados o hacia sus clientes.
Cómo elegir el consejero o el socio adecuado y evitar los
inadecuados
Las ventajas de buscar consejeros y socios eficaces son tan enormes, y las consecuencias de elegir consejeros y socios inadecuados pueden ser tan destructivas, que es un trabajo crucial
el encontrar los consejeros y los socios correctos para cualquier
empresa importante en la que nos involucremos. He aquí unas
cuantas recomendaciones sobre cómo hacerlo.
1. Haga uso de las siete banderas rojas que nos ofrece Salomón
como pautas mediante las cuales podá medir a todo consejero, asesor o socio potencial. Elimine a todos aquellos en los
que aparezca alguna de estas banderas rojas.
2. Cuando busque específicamente consejeros o asesores, examine el cómo «caminan» antes de escucharles hablar. En el
campo en el que nos vayan a ofrecer consejo, ¿qué es lo que
nos dice su vida? Por ejemplo, ¿para qué buscar asesoramiento matrimonial de un terapeuta al cual no le ha funcionado
su propio matrimonio? Por básico que sea este planteamiento,
millones de personas siguen los consejos de aquellos que han
fracasado miserablemente en sus propios negocios o en sus matrimonios. Sea usted diligente. Es su vida la que está en juego.
3. Evalúe sus propias virtudes y sus debilid~des. Normalmente,
lo que usted no va a necesitar es un socio que sea una copia
calcada de usted.
EL GRAN ACELERADOR
93
4 .. Identifique los talentos, las capacidades y las virtudes que
usted necesita en un socio o consejero para compensar las
áreas de sus propias debilidades, incapacidades y carencias
sobre cómo se hacen determinadas cosas.
5. En la medida de lo posible, busque una persona que comparta la misma visión que tiene usted de sus sueños, sus metas,
su proyecto o su empresa. No sólo conviene que su socio
«lo vea», también conviene que se identifique con el sueño y
quede cautivado por él.
6. En situaciones comerciales, busque un socio que esté dispuesto a comprometerse totalmente con su visión de alcanzar el éxito. Si usted está totalmente comprometido y su socio no lo está, le puedo asegurar que la sociedad no durará
mucho. Vea cómo se ha desempeñado su socio potencial en
otras situaciones. ¿Sus compromisos han durado poco, o se
ha mantenido fiel hasta el final?
7. ¿Su socio potencial es una persona positiva o no lo es? Las
personas que tienden a ser negativas no suelen ser buenos
socios. No es necesario que su socio sea tan positivo o tan
optimista como usted, pero si tiene predisposición a echar
por tierra a los demás o a buscar lo malo de cualquier situación, es muy probable que se baje del barco cuando las cosas
se pongan difíciles o, lo que es peor, que cambie el rumbo
del barco y lo lleve en la dirección equivocada.
8. Observe los impulsos y los dones naturales de su socio potencial. ¿Es de los que hablan o de los que hacen? ¿Cómo lo
sabe? Observe lo que ha hecho personalmente, no sólo lo que
le ha hecho hacer a otros.
Sea cual sea el grado de éxito que usted haya alcanzado en
su vida personal o profesional, puede estar seguro de que unos
buenos consejeros y unos socios eficaces incrementarán exponencialmente su éxito. Yo prefiero tener que pasar por una docena de malos socios hasta encontrar uno bueno antes que no tener
socio alguno. Si hacemos uso de los consejos de Salomón, podremos evitar los malos socios y localizar y enrolar a los buenos.
94
EL HOMBRE MAs RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
CONOCIMIENTOS PARA ALCANZAR LA SABIDURíA
Estrategias y consejos para identificar y reclutar mentores
Una de las clases de socios más importantes que podemos
reclutar es la del mentor. Un mentor es alguien que ha logrado ya un éxito extraordinario en el campo en el cual queremos alcanzar éxito, sea personal o profesional. He aquí
una lista de consejos y de estrategias que a muchos les han
servido de ayuda en su empeño.
1. Determine el sueño o el campo específico de su vida
para el cual quiere un mentor. ¿Necesita un mentor que
le ayude en su profesión en general, o para que le ayude
en un área particular de su trabajo (por ejemplo, habilidades de gestión o habilidades de marketing)?
2. Haga una lista de mentores potenciales para cada campo: una relación de personas que usted respeta mucho y
que quizá le puedan dar ideas, sabiduría y consejo en cada
área de su vida en la que desee mejorar. Haga una lista de
nombres por orden de preferencia. Es decir, la persona
que esté la primera de cada lista debería ser la persona
a la que usted elegiría si pudiera escoger la que quisiera.
3. Comenzando con los mentores que se encuentran en
los primeros lugares de su lista, escriba el tipo de relación que guarda con cada uno de ellos Qefe, amigo, conocido, amigo de un amigo, un completo extraño, etc.).
4. Escriba todo lo que sepa acerca de esa persona por su
experiencia personal con ella o por conocimientos de
segunda o tercera mano.
5. Investigue todo lo que pueda acerca de su mentor potencial. ¿Qué es lo que le gusta, lo que le desagrada o
cuáles son sus pasiones? ¿En qué emplea su tiempo en el
trabajo y fuera de él? ¿Qué cosas le motivan?
6. Si es simplemente un conocido o es una persona extraña para usted, ¿sabe de alguien que lo conozca? Si es así,
averigüe todo lo que pueda a través de esa persona. ConEL GRAN ACELERADOR
95
*
<)6
sidere la posibilidad de que esa persona le sirva de referencia para establecer contacto con su potencial mentor.
7. Prepárese para contactar con un mentor potencial por
teléfono, o bien por escrito, con una breve propuesta o
petición previamente preparada. Si quiere contactar con
alguien que tiene referencias de usted pero que no le conoce personalmente, tendrá que mencionar las referencias
desde el mismo inicio. Luego, comente la o las cualidades
que tanto admira en esa persona. Explique brevemente
por qué esas cualidades son tan importantes para usted y
el modo en que quiere beneficiarse de las percepciones
y de la sabiduría de esta persona para que esas cualidades se conviertan en parte de usted. Pregúntele si le va a
poder dedicar una pequeña cantidad de su tiempo cada
semana o cada mes (una comida, un desayuno, un café,
un partido de golf), durante el cual usted le hará preguntas que le ayudarán a crecer en ese campo en particular.
8. Establezca contacto. Lo mejor es una cita personal. Pero
esta estrategia puede ser o puede no ser práctica en función de su mentor potencial. Si no puede quedar con él o
ella, lo mejor será entonces una llamada telefónica. Haga
uso de la carta sólo en el caso de que no consiga un encuentro personal ni contactar por teléfono. Independientemente de cómo establezca el contacto, sea usted breve
y vaya al grano. Cualquier mentor que merezca la pena
(a menos que esté retirado) debe tener una agenda muy
apretada, y si piensa que sus futuros contactos con usted
le van a llevar demasiado tiempo, rechazará su propuesta, o bien le rehuirá como el que huye de la peste.
9. Después de establecer contacto. Prosiga con una breve
nota de agradecimiento, comentando algo en concreto que
la persona en cuestión le dijera o hiciera.
10. Pase a la siguiente persona de la lista. Si su primera elección para mentor no tiene éxito, averigüe por qué. Luego,
siga el mismo procedimiento con la siguiente persona.
EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
CAPÍTULO
7
El secreto de la felicidad
El corazón alegre mejora la salud;
el espíritu abatido seca los huesos.
PROVERBIOS
17:22
¿Qué es lo que usted quiere?
Hace casi 3.000 años, Salomón escribió lo que los investigadores en medicina han descubierto no hace muchos años, que la
alegría y la felicidad producen efectos beneficiosos en la salud.
Los estudios de hoy en día demuestran que se da una marcada reducción en los riesgos de enfermedades cardíacas, cáncer
y susceptibilidad a otras enfermedades. Por otra parte, las personas que no son felices o están deprimidas muestran una tasa
más elevada de inflamación en el sistema circulatorio, lo cual
constituye la principal causa de las enfermedades cardíacas, de
los ataques al corazón y de los derrames cerebrales. En general,
las personas depresivas muestran un índice de mortaldad doble
por categoría de edad que las personas que son felices (en esta
estadística no se incluye a los suicidas). las investigaciones demuestran también que las personas felices se recuperan mucho
más rápido de las enfermedades y de las operaciones quirúrgicas de lo que lo hacen las personas que no son felices.
Entonces, ¿qué habrá que hacer para que sea usted feliz?
Si usted pudiera pedir una sola cosa en la vida, ¿qué pediría?
¿Prosperidad? ¿Un cuerpo mejor? ¿Buena salud? ¿Una larga vida?
¿Un buen matrimonio? ¿Un buen trabajo? ¿Una carrera fabulosa?
97
Si su respuesta es «Prosperidad», yo podría replicar, «¿Y de
qué le sirve la prosperidad sin salud?» Si usted responde, «Una
buena salud», yo podría señalarle a mucha gente con buena salud que es desdichada porque detesta su trabajo o no gana suficiente dinero. Responda lo que responda, yo podría indicarle
a alguien que tiene exactamente lo que usted quiere y que, sin
embargo, no es feliz. Howard Hughes lo tenía todo: dinero, poder, fama y amores. Y sin embargo era muy desdichado.
Lo cierto es que el tener más dinero, mejor aspecto, mejor
salud, mejor trabajo, mejor matrimonio e incluso una larga vida
no son más que medios para alcanzar un fin. Lo que usted de
verdad quiere se encuentra en un nivel más profundo que todo
eso. Lo que usted de verdad quiere es felicidad.
~. LA FELICIDAD es una alegría de corazón que es constante, per-
"
sistente y duradera.
¿Qué le impide ser verdaderamente feliz?
En sus primeros años, antes de que la sabiduría se viera suplantada por la arrogancia, Salomón descubrió la fuente de la felicidad, lo que permite alcanzarla, mantenerla y hacerla medrar.
También descubrió algunas barreras importantes que impiden a
la mayoría de la gente alcanzarla.
Buscar la felicidad en el sitio equivocado
Quien ama el dinero, no se harta de él, y para quien
ama riquezas, no bastan ganancias. También esto es vanidad.
ECLESIASTÉS 5:9
Con el aumento de sus riquezas, Salomón se hizo también más
arrogante, dejando de lado su sabiduría y los valores que él bien
sabía que eran los correctos. Se lanzó a probar todo lo que le venía en gana, desde el hedonismo hasta la horticultura. Y hacia el
final de sus días llegó a la conclusión de que todo aquello no era
~
EL HOMBRE MAs RICO QUE JAMAs EXISTIÓ
más que un ejercicio de lo que él dio en llamar vanidad. La vanidad es aquello que parece maravilloso a primera vista pero que,
si se examina más de cerca, resulta no merecer la pena. Al final
de su vida, Salomón llegó a la conclusión de que todas aquellas
cosas que carecen de propósito o valor eterno no podían proporcionar la verdadera felicidad. Por muchas cosas materiales que
consiga una persona, todas ellas, una tras otra, irán perdiendo
su atractivo para ella, apagándose así la felicidad momentánea
que le proporcionaron.
La falta de gratitud
«Tú no me comprendes», suele decir la gente para justificar el
por qué no es feliz.
Salomón sugiere que sean cuales sean las razones que uno
tenga para ser ingrato, aún muchas más y mejores son las razones para ser agradecido. En Proverbios 20:12, dice que debemos
valorar nuestros ojos y nuestros oídos como los increíbles dones
que son. Quizá usted se pregunte: «¿Y qué tiene eso que ver con
ser agradecido?». ¡Todo! Yo trabajo en la televisión, y le puedo
decir que aún no se ha inventado cámara alguna que se pueda
comparar con el ojo humano, y que ningún sistema de sonido
que se haya podido desarrollar puede compararse con el oído
humano. Como cualquier otra parte de nuestro cuerpo, el ojo y el
oído son sorprendentes. Salomón viene a decirnos que no tenemos que ir muy lejos para sentirnos agradecidos, que basta sólo
con que echemos una ojeada a nuestro cuerpo. Ningún dispositivo de bombeo hecho por el hombre se puede comparar con el
corazón, ningún ordenador se puede comparar con el cerebro,
y no se trata de algo que debamos dar por descontado, pues
hay muchas personas cuyos ojos, oídos y corazón no funcionan
como deberían. Tendríamos que estar agradecidos por tantas y
tantas cosas que llenan nuestra vida y nuestros días, cosas que
damos por descontadas cuando no deberíamos hacerlo.
Es imposible ser agradecido y no ser feliz al mismo tiempo.
Cada instante, hora, día o semana en que usted no se siente feliz,
EL SECRETO DE LA FELICIDAD 99
es porque está centrando su mente en cualquier cosa menos en
esos dones que se le han dado. Deje que su infelicidad le sirva de
alarma para redirigir su enfoque y su energía. Si quiere ser usted
más feliz, siga el ejemplo de Salomón: haga una lista de todas las
cosas por las que debería sentirse agradecido. Luego, cada vez
que la infelicidad se introduzca entre sus pensamientos, reenfoque su mente hacia esos maravillosos dones.
La envidia
El furor es cruel, agua desbordada la cólera; mas
¿quién resistirá ante la envidia?
PROVERBIOS
27:4
«Si yo tuviera lo que él (o ella) tiene, sería feliz.» Todos hemos
oído alguna vez algo como esto. Cuando yo vivía en un apartamento y tenía poco dinero, envidiaba a aquellas personas que
tenían una casa y más dinero que yo. Cuando me compré mi
primera casa, envidiaba a las personas que tenían casas más
grandes y más bonitas que la mía. En 1961, yo conducía un
Studebaker, y envidiaba a aquellos que tenían automóviles más
nuevos y más llamativos. Cuando yo era infeliz en mi matrimonio, envidiaba a los amigos que eran felices con sus parejas.
Daba la impresión de que, a despecho de lo que yo ganara u
obtuviera, siempre había alguien a quien envidiar. Luego, me
hice multimillonario, con un trabajo que me encantaba y una
familia a la cual adoraba; y, sin embargo, había veces en que
me sorprendía sintiendo envidia de un compañero de clase del
instituto, que se había convertido en un famoso director de cine
y había ganado miles de millones de dólares. Entonces, un día,
releí 10 que decía Salomón sobre la envidia. Decía que la envidia
era más destructiva que la ira. Es imposible ser feliz y envidioso
al mismo tiempo. Yo tenía que encontrar el modo de liberarme
de la envidia o de lo contrario no sería permanentemente feliz.
¿Por qué? Porque la envidia hace que quites la vista de lo que
tienes y centres tu atención en lo que no tienes. Refleja una clara actitud de arrogancia y hace que uno se crea con derecho a
100
EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
todo. Cuando se es envidioso, la desdicha, y en último término
la depresión, tienen la supremacía.
Las semillas de la envidia se hallan en el corazón y en la mente de uno, y hay que trabajar con ellas a diario. Martín Lutero
dijo una vez: «No puedes impedir que un pájaro se pose en tu
cabeza, pero sí que puedes impedirle que haga su nido en ella».
No podemos impedir que los pensamientos de envidia entren
en nuestro corazón, pero sí podemos impedir que echen raíces.
y el antídoto es la gratitud. Gratitud significa literalmente estar lleno de agradecimiento. Cuando tu corazón está lleno de
agradecimiento, no hay lugar para que la envidia eche raíces.
La sensación de tener derecho a más
Al hombre le parecen rectos todos sus caminos ...
PROVERBIOS 21:2
En la actualidad, a despecho de 10 que podamos tener o de lo que
se nos haya dado, hay personas que piensan que tienen todo el
derecho del mundo a tener más. Los hombres casados creen que
tienen derecho a recibir más de lo que sus esposas les ofrecen,
y viceversa. Los trabajadores creen tener derecho a más cosas
de las que obtienen de quienes les emplean. Muchas personas
creen tener derecho a recibir más de sus compañías de seguros,
de sus seguros asistenciales y sanitarios, y de la administración
pública. ¿Cuán frecuentemente se queja usted de no recibir todo
lo que cree que tiene derecho a recibir de una u otra persona?
He aquí una ley de la vida de la que todos deberíamos ser conscientes: en la medida en que tu corazón se centre en lo que no
tiene yen lo que cree que tiene derecho a tener, ¡no serás feliz!
La necedad
El que confía en su corazón es un necio, el que anda
con sabiduría se salvará.
PROVERBIOS 28:26
El último obstáculo que se interpone en nuestro camino hacia
la felicidad es nuestra escasa disposición a mirar afuera. ConEL SECRETO DE lA FELICIDAD
101
fiamos únicamente en nuestra manera de entender las cosas, en
nuestro propio corazón, y tomamos decisiones basándonos
en nuestros sentimientos. Salomón decía en Proverbios 28:26:
«El que confía en su corazón es un necio». ¿Por qué? Porque lo
que sentimos no sólo no es de fiar sino que, además, puede cambiar de un momento a otro. Los sentimientos están sujetos a una
montaña rusa emocional que igual nos lleva arriba que abajo.
En un momento somos felices y, al instante siguiente, estamos
tristes o incluso deprimidos. En un momento estamos henchidos de amor y, al instante siguiente, nos estamos dejando llevar
por la ira. En un momento nos sentimos plenos de confianza y,
al instante siguiente, estamos muertos de miedo o profundamente preocupados. La persona que confía únicamente en su
corazón está apostando su futuro en definitiva sobre su propio
conocimiento finito y sobre los caprichos de sus sentimientos.
No es de sorprender que Salomón le llamara a esto necedad.
¿Cómo superar las barreras que nos impiden
alcanzar la felicidad?
Para superar las barreras que nos impiden alcanzar la felicidad
no hay que hacer otra cosa que poner en práctica lo que nos
aconsejan que hagamos los diversos Proverbios que hemos leído. Sin embargo, pienso que podría ser útil resumir los consejos
de Salomón de la siguiente manera:
Cultive un corazón agradecido
Esto significa simplemente que, a lo largo del día, se centre en
aquellas cosas por las cuales puede sentirse agradecido. Para las
personas que están pasando por malos momentos, que están
intentando superar un revés devastador o una situación dolorosa, Gary Smalley, en los capítulos iniciales de su libro Making
Love Last Forever, 9 les ofrece una magnífica técnica denominada
9. Cómo hacer que el amor dure para siempre. (N. del r.)
102
EL HOMBRE MAs RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
«la búsqueda del tesoro». La aplicación de esta sencilla técnica
le permitirá descubrir tesoros ocultos hasta en las experiencias
más traumáticas. Una vez descubra usted esos tesoros, no habrá
nada que se le pueda interponer en el camino para conseguir un
corazón agradecido.
Deshágase de la sensación de tener derecho a más
La falsa sensación de tener derecho a más en cualquier aspecto
de la vida es un enemigo que le va a impedir alcanzar la felicidad. La única forma de liberarse de ello es la renuncia a las
expectativas poco realistas que pueda tener usted de los demás:
del estado, de su jefe, de sus amigos o familiares, de su pareja o
de sus hijos. Cuando lo haga, se sorprenderá de los resultados.
No sólo se sentirá mucho más feliz, sino que también desarrollará una capacidad creciente para amar y para respetar a los
demás incondicionalmente.
Arranque las malas hierbas de la envidia
Si se descubre envidiando lo que otros tienen, acuérdese de tres
hechos importantes:
1. Usted no conoce todos los detalles de las vidas de esas personas;
2. Todo lo que pueda poseer una persona lo dejará atrás con la
muerte;
3. La muerte se puede llevar a cualquiera en cualquier momento.
Usted no conoce todos los detalles de la vida de los demás, si
son felices o infelices, o qué han tenido que sacrificar para conseguir lo que usted envidia. Quizá hayan tenido que sacrificar su
vida personal, o tal vez hayan tomado decisiones poco éticas o
inmorales. Quizá hayan sacrificado su tiempo con la familia.
Tengan lo que tengan los demás, recuerde: cuando mueran, lo
dejarán todo aquí. Yo estoy en mis cincuenta y tantos años, y ya
he visto fallecer a algunas personas a las que envidiaba. Dejaron
atrás posesiones y familia. Yo preferiría vivir con lo justo y tener
EL SECRETO DE lA FELICIDAD
103
más tiempo para disfrutar de mi familia, que tener miles de millones de dólares y morir prematuramente.
Cada vez que sienta usted envidia, deje que esos sentimientos le sirvan de recordatorio para centrarse en aquellas cosas por
las cuales debería sentirse agradecido.
Decídase a vivir la vida con sabiduría
La sabiduría no es simplemente conocimiento (conocer la verdad
de algo). No es simplemente algo que se almacena en la cabeza,
como los datos de una enciclopedia o de una base de datos. La
sabiduría implica acción. Por decirlo de un modo sencillo, la sabiduría es la aplicación eficaz de la verdad a su comportamiento
cotidiano. En el capítulo 15 hablaré de cómo cultivar una vida
sobre los cimientos de la sabiduría y el aprendizaje.
."J.......
f~
CONOCIMIENTOS PARA ALCANZAR LA SABIDURÍA
1. ¿Cuáles de las barreras a la felicidad de las que habla
Salomón le impiden actualmente ser feliz de un modo
permanente?
:» Buscar la felicidad en el sitio equivocado
:» La falta de gratitud
:» La envidia
:» La sensación de tener derecho a más
:» La necedad
2. Haga una lista de todo aquello que hay en su vida por lo
que debería sentirse agradecido. Comience por las cosas
más obvias e importantes, pero no se detenga ahí. Siga
añadiendo elementos a la lista durante los próximos meses. Al final, tendrá usted una lista increíblemente extensa que convendrá que revise a diario.
104
EL HOMBRE MAs RICO QUE lAMÁS EXISTIÓ
CAPiTULO
8
Las cuatro cualidades
que le hacen a usted valioso
Que la amabilidad y la verdad no te abandonen;
átalas a tu cuello, escríbelas en la
tablilla de tu corazón. Así hallarás favor
y buena acogida a los ojos de Dios y de los hombres.
PROVERBIOS
3:3-4
Como sabe, en los seis primeros años después de mi paso por la
universidad, no conseguí mantener ninguno de mis empleos
más que unos pocos meses. Y debo decir que mis jefes fueron
muy considerados al despedirme. Me decían todo lo que a mí me
hubiera gustado oír, y luego me explicaban que me despedían
por diversas causas nada ofensivas para mí. Pero lo cierto es
que me despedían por una razón y sólo una: mis jefes no me
valoraban tanto como valoraban a otros empleados a los que no
despedían. A las personas a las que más valoraban las ascendían
y les aumentaban el sueldo. A las personas a las que valoraban
menos las despedían en última instancia. Y lo mismo ocurre en
las relaciones personales. Ni hombres ni mujeres se divorcian de
parejas a las que quieren de verdad. De modo que conviene hacerse la pregunta: ¿qué es lo que hace tan valiosa a una persona
como para que su jefe le dé un ascenso en lugar de despedirla?
¿Qué es lo que hace a un amigo ser tan valioso como para que
muchos de sus amigos le consideren su mejor amigo, un amigo
sin el cual no pueden pasar? ¿Qué es lo que hace de una pareja
ser tan valiosa como para que su compafiero o compafiera no
deje de adorarla? Salomón nos revela cinco cualidades que, si
se desarrollan y se estimulan, harán de cualquiera una persona
sumamente apreciada por los demás, tanto en lo personal como
en lo profesional.
Vimos la primera de estas cualidades en el capítulo 2, la diligencia. La verdadera diligencia hará de cualquier persona el
empleado más valioso en cualquier puesto de trabajo.
En este capítulo nos centraremos en las otras cuatro cualidades que le harán verdaderamente valioso en la vida. Al igual
que ocurre con la diligencia, ninguna de estas cuatro cualidades
se encuentra plenamente desarrollada de forma natural en cada
uno de nosotros. Más bien, se trata de semillas que hay que alimentar para que crezcan.
La amabilidad y la verdad: unos diamantes de
veinte quilates de un valor inapreciable
Mi esposa y yo asistimos recientemente a una gala benéfica en
Beverly Hills. Según se nos dijo, una mujer llevaba encima cinco
millones de dólares en diamantes. Llevaba un enorme diamante
amarillo colgado del cuello y un diamante blanco de un tamaño
similar montado en un anillo. Sin embargo, existen dos cualidades en una persona que eclipsan con mucho a las carísimas joyas
que llevaba esa mujer. Su valor es inapreciable y, sin embargo, no
se suelen tasar en su justo valor. Su atractivo es universal y, sin
embargo, son sorprendentemente raras. Estoy hablando de las
cualidades de la verdad y de la amabilidad. En un estudio realizado recientemente, más del 80 por ciento de los estudiantes de
último curso de enseñanza secundaria admitía que copiaba en
los exámenes. En el puesto de trabajo, el comportamiento no es
muy diferente. Tanto en las naves de la factoría como en la sala
de juntas de la empresa, la honestidad brilla por su ausencia. La
gente cree que, dado que la deshonestidad reporta beneficios a
corto plazo, no va a tener consecuencias negativas a largo plazo.
Pero esto está muy lejos de la verdad. Pregunte a los ejecutivos
de Emron, de WorldCom y de Tyco. Y las cosas no son mucho
mejores en casa. Alrededor de la mitad de los hombres casados
106
EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
en Estados Unidos admite que engañan a su esposa, y más de un
tercio de las mujeres admite que engañan a su marido.
En nuestro mundo de gratificaciones instantáneas, en nuestra sociedad del yo-primero, la amabilidad siempre queda en
un segundo término. En otras palabras, yo me voy a cuidar de
mí mismo en primer lugar, y si me queda tiempo o dinero, se lo
daré a los demás.
Salomón nos dice:
Que la amabilidad y la verdad no te abandonen; átalas a tu cuello, escríbelas en la tablilla de
tu
corazón.
PROVERBIOS
3:3-4
Salomón nos dice que, al igual que una deslumbrante joya,
la verdad y la amabilidad deberían engalanarnos hasta tal punto que deberían ser las dos primeras cualidades que percibiera
cualquier otra persona en nosotros. Debería ser lo primero y lo
que con más frecuencia se viera de nosotros. Cuando alguien
pensara en nosotros, el primer pensamiento que debiera venirles a la cabeza debería ser el de nuestra amabilidad y el de nuestra integridad. Éstas fueron las cualidades que antes percibí en
Gary Smalley cuando le conocí, un hombre que se ha convertido en uno de mis más queridos amigos. Esas dos cualidades
irradiaban de sus ojos; y eran igualmente obvias en sus palabras
y en sus acciones. En eso consiste el «átalas a tu cuello» del que
habla Salomón.
Pero ésa es sólo la primera parte del consejo de Salomón.
La segunda parte es «escríbelas en la tablilla de tu corazón».
Es decir, conviértelas en eje de quién eres y de lo que eres. A lo
largo de treinta y un años, he visto la amabilidad y la verdad de
Gary manifestarse conmigo y con cada uno de los miembros de
mi familia; las he visto manifestarse en cada uno de los amigos
a los que le he presentado. Gary no tiene que esforzarse por ser
amable y honesto; la amabilidad y la honestidad se han convertido en parte de él. Y lo mismo puedo decir de otras muchas personas en mi vida, como mi mentor en los negocios, Bob Marsh
y mis mentores espirituales, Herb y Helen Selby. En cada una de
LAs CUATRO CUALIDADES QUE LE HACEN A USTED VALIOSO ICYJ
estas personas, percibí estas cualidades en el mismo momento
de conocerlas, hace treinta o cuarenta años.
Los incalculables beneficios de hacer de la verdad
y de la cortesía parte de su vida
A lo largo del libro de los Proverbios, Salomón promete diversas
cosas, pero con condiciones: «Si haces esto, conseguirás aquello
otro». Y lo mismo hace con la verdad y la amabilidad. Si las convertimos en algo muy importante de nuestra vida, conseguiremos
cosas que ni con todo el oro del mundo podríamos conseguir.
Salomón nos dice en Proverbios 3 que recibiremos el favor de
hombres, mujeres e, incluso, del mismo Dios, y que obtendremos
una elevada reputación. La palabra hebrea que Salomón utiliza
y que hemos traducido por «favor» se puede traducir como «aprecio, aprobación y trato preferente». Es decir, le apreciarán sus
amigos, sus colegas, sus jefes, sus empleados y su familia. Pero estas cualidades nos pueden proporcionar todavía más beneficios.
Generan relaciones seguras y valiosas
El saber que se puede confiar en la palabra de un amigo hace
que uno se sienta seguro en esa relación. La honestidad proporciona un fundamento concreto sobre el cual se puede cultivar
sin riesgos una relación duradera. La amabilidad genera aprecio
y cariño en la relación. La persona que despliega de forma rutinaria una inesperada amabilidad hace que valores esa relación
por encima de las demás.
Te animan y cultivan la autoestima
Cuando me despidieron de mi cuarto empleo, Bob Marsh, vicepresidente ejecutivo de la empresa matriz, me invitó a comer.
Me preguntó qué iba a hacer, y cuando le dije que había aceptado un empleo en un banco en Arizona, me preguntó si disponía de algún traje que fuera apropiado para trabajar en un
banco. Le dije que no, y me llevó a unos grandes almacenes y me
108
EL HOMBRE MAs RIOO QUE JAMÁS EXISTIÓ
compró dos trajes para mi nuevo empleo. Por aquel entonces,
yo estaba casi sin blanca, y este gesto de bondad me causó una
profunda impresión. Hizo que me sintiera más valorado que en
ninguna otra ocasión en mi vida laboral. Me acrecentó la autoes tima y, como consecuencia de ello, inicié mi trabajo en el
banco con una mentalidad completamente diferente acerca de
mí mismo y de mi valía.
Incrementan el compromiso, la lealtad y la motivación
Cada vez que es usted amable con alguien, esa persona incrementa su compromiso y su lealtad hacia usted. Esto también la
motiva a seguir su ejemplo y a devolver el gesto de amabilidad,
tanto con usted como con los demás. Tres años después de que
Bob Marsh me regalara aquellos dos trajes, me invitó a crear
con él una nueva empresa de marketing. Por aquel entonces, yo
trabajaba para una gran empresa de catálogos que me ofreció
duplicar mi salario yascenderme a la posición de vicepresidente
de marketing si me quedaba. Así las cosas, yo tenía que decidir
entre quedarme en una empresa sólida que estaba dispuesta a
pagarme 36.000 dólares al año, que me proporcionaría un automóvil de empresa y que me ascendería a vicepresidente de
marketing, o bien dejar la empresa, mudarme con mi familia a
4.000 kilómetros de distancia, y convertirme en socio de Bob
en una empresa de nueva creación que sólo podía permitirse
pagarme 10.000 dólares al año. Yo sabía que si la nueva empresa
funcionaba, ganaría mucho más, pero eso suponía un riesgo.
Sin embargo, la decisión estaba clara para mí. La posibilidad
de dar inicio a una empresa con el hombre de negocios que yo
más admiraba y valoraba era un sueño que se hacía realidad.
De modo que acepté su oferta. Afortunadamente, nuestro negocio funcionó mejor de lo que hubiéramos podido imaginar en
nuestros sueños más descabellados. Ya hace tiempo que Bob se
jubiló, pero sus hijos y yo seguimos disfrutando de un compañerismo y de una amistad más allá de toda descripción. Nuestra
empresa no sólo ha prosperado; lo más importante es que heLAs CUATRO CUALIDADES QUE LE HACEN A USTED VALIOSO
109
mos disfrutado trabajando juntos día tras día durante casi tres
décadas. Y todo comenzó con un simple acto de amabilidad.
Los obstáculos a la amabilidad y la verdad
Siendo conocedores de los increíbles beneficios que puede aportar el escribir la amabilidad y la verdad en la tablilla de nuestro
corazón, ¿por qué todo el mundo las deja de lado en favor del
egocentrismo y la falta de honradez? La respuesta es sencilla.
Nuestro egocentrismo es como un músculo mental y emocional
que hemos estado ejercitando a diario a lo largo de toda la vida.
Es, ciertamente, el músculo más fuerte que tenemos. Sus reflejos son rápidos y poderosos. Cada vez que nos enfrentamos a
una situación que nos lleva a elegir entre nuestros intereses y la
simple amabilidad, nuestra respuesta automática es actuar según nuestra voluntad, que siempre centra su atención en lo que
necesitamos, en lo que queremos y en lo que deseamos.
Por otra parte, la amabilidad es un músculo mental y emocional que se ejercita sólo cuando decidimos hacerlo así, conscientemente. Nos obliga a dejar de lado nuestras necesidades
y deseos personales lo suficiente como para centrar nuestra
atención en las necesidades genuinas de los demás. Cuando
nos decidimos a utilizar este músculo, no tenemos otra opción
que sobreponernos a nuestro reflexivo egocentrismo. Todos los
días nos enfrentamos a innumerables oportunidades para elegir
entre nuestros intereses personales y la amabilidad. Y, si bien
no es una tarea fácil, cuanto más ejercitamos el músculo de la
amabilidad, más fuerte se hace. Y cuanto más fuerte se hace,
más entra a formar parte de nuestro núcleo más profundo. Con
el tiempo, nos aferraremos a ella de forma natural, casi sin ser
conscientes de esfuerzo alguno.
¿Por qué es tan fácil mentir?
Cuando pensamos en alguien que es deshonesto, normalmente
pensamos en otra persona y rara vez en uno mismo. Pero lo
no EL HOMBRE MAs RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
cierto es que, si incluimos las exageraciones, las mentirijillas
y las omisiones conscientes de hechos relevantes, tendríamos
que admitir que la mayoría podemos considerarnos deshonestos en general. ¿Por qué resulta tan fácil exagerar, retorcer la
verdad o mentir por omisión? Porque, con ello, nos ponemos
momentáneamente en mejor posición de lo que podríamos ponernos diciendo la pura verdad. Sólo hay tres razones para no
ser honesto: para sacar partido de la situación, para protegernos o para manipular los pensamientos, los sentimientos o las
acciones de los demás. Por desgracia, estas tres razones no son
otra cosa que falsas percepciones. Creemos que nos vamos a beneficiar en algo siendo deshonestos, pero cualquiera que sea la
ganancia que consigamos no será una ganancia duradera, y las
consecuencias a largo plazo de ser deshonesto terminarán por
superar las ganancias temporales que nos proporcione la falta
de honradez. Cada vez que faltamos a la honradez, nos hacemos
menos sensibles a nuestra consciencia en el futuro y generamos
una mayor capacidad para mentir a la siguiente ocasión. Tarde
o temprano, este comportamiento deshonesto se convertirá en
una experiencia cotidiana y normal. Se convierte en parte de
lo que somos y de nuestro modo de interactuar con el mundo.
Además, en la mayoría de los casos, los demás se dan cuenta de
nuestra manera de proceder, tanto si nos lo hacen ver como si
no. La falta de honradez ha terminado con muchas vidas, matrimonios, empresas e incluso gobiernos.
En mi opinión, la falta de honradez llega en dos formas:
distorsionar la verdad y ocultar la verdad. La primera es obvia; la segunda puede no serlo tanto. Fíjese en la firma Arthur
Anderson. Si hay alguna firma que deba ser honesta y veraz en
el mundo empresarial, ésa debería ser la de los contables y los
auditores de la comunidad empresarial. Ellos son los encargados de analizar y dar cuenta precisa de la situación financiera
actual de una empresa ante el resto de la sociedad. Y sin embargo, en el caso de Arthur Anderson, éstos conspiraron con los ejecutivos de Enron para tergiversar los hechos; y, de este modo,
LAs CUATRO CUALIDADES QUE LE HACEN A USTED VALIOSO
III
permitieron que los ejecutivos de Enron siguieran con sus engañosas prácticas hasta que la empresa se hundió, lo que acabó con
los ahorros de miles de empleados y de innumerables accionistas. Uno de los ejecutivos de Enron se suicidó; otros fueron sentenciados a prisión. La reputación y los negocios de Anthur Anderson quedaron por los suelos; 28.000 empleados de Arthur
Anderson perdieron su empleo. Y éste no es más que el daño visible. La Norteamérica empresarial será para siempre sospechosa ante la opinión pública, se la verá como un conglomerado de
organizaciones dirigidas por ejecutivos codiciosos que harían
cualquier cosa por llenarse los bolsillos, a despecho del coste
que pueda suponer para la sociedad.
Pero la falta de honradez no comienza nunca en la sala de
reuniones de una gran empresa. Comienza en los corazones y en
las mentes de los hombres y las mujeres que acuden a ella. Si
hace de la honestidad la piedra angular de su personalidad, podrá evitar consecuencias como éstas.
Las consecuencias últimas de la falta de honradez
que quizá no veamos hasta que sea demasiado tarde
La falta de honradez genera un estrés permanente
¿Por qué? Porque en lo más profundo de uno existe el temor
oculto de que su falta de honradez queda expuesta ante todos
algún día. Por otra parte, también sabe que tiene que mantener
una historia coherente, pues la falta de honradez le obliga a uno
a no olvidarse de las mentiras dichas en el pasado con el fin de
no caer en contradicciones que dejen al descubierto esas mentiras. Todo esto genera estrés, y ya hemos visto que el estrés no
sólo nos arrebata todo potencial para la alegría y la satisfacción,
sino que en última instancia nos roba también la salud.
La falta de honradez termina por hacer que nos estrellemos
Todos los años, hay gran número de descarrilamientos de trenes,
docenas de aviones que se estrellan y millones de accidentes de
112
EL HOMBRE MAs RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
tráfico. Y, sin embargo, nadie se sube a un tren, a un avión o a
un automóvil pensando que está a punto de sufrir un accidente
traumático o fatal. Del mismo modo, nadie dice una mentira u
oculta la verdad pensando que va a llevar al traste esa misma
vida de la que pretende disfrutar; y sin embargo lo hace. Tarde o
temprano, la casi totalidad de los comportamientos deshonestos
quedan al descubierto ante los demás y, cuando esto ocurre, es
casi inevitable que la persona se estrelle.
La generosidad:
la cualidad que recibe más de lo que da
Hay quien da generosamente y todavía gana más;
hay quien ahorra en demasía, pero le llega la pobreza.
El hombre generoso prosperará; el que sacia a otro la
sed también será saciado.
PROVERBIOS 11:24-25
La generosidad es uno de los atributos más admirados que puede exhibir una persona. Tanto si se trata de un niño que da
su asignación semanal como donativo para paliar un desastre,
como si se trata de un empresario que dona millones de dólares
en un acto benéfico, valoramos y admiramos a las personas que
muestnin una generosidad así. Pero la admiración y la valoración no son los únicos beneficios de la generosidad. AdemáS
de la satisfacción sincera que se experimenta cada vez que uno
ayuda a satisfacer las necesidades de los demás, Salomón asegura que aquellos que son generosos nunca carecerán de nada,
pues toda necesidad verdadera será satisfecha; también dice que
prosperarán y que su prosperidad siempre irá en aumento. En
Proverbios 11:24-25, nos dice que aquellos que dan generosamente a los demás recibirán incluso más de lo que hayan dado.
¿Le parece imposible?
Los psicólogos nos dicen que las dos fuerzas motivadoras
más grandes en la vida son el deseo de ganancias y el temor a
las pérdidas, y Salomón nos asegura que la generosidad tiene un
LAs CUATRO CUALIDADES QUE LE HACEN A USTED VALIOSO
113
impacto directo sobre ambas. Si tuviera usted una varita mágica
con la cual pudiera garantizar que sus necesidades materiales
siempre estuvieran satisfechas y que su prosperidad aumentase
incesantemente, ¿qué valor le daría usted a esa varita mágica?
Pues bien, Salomón le pone ese artilugio en sus manos; todo lo
que tiene que hacer es ser verdaderamente generoso.
¿A qué se refiere Salomón cuando habla de la generosidad?
En su conjunto, las palabras que utiliza dan a entender que una
persona generosa es aquella que da voluntariamente una parte
significativa de lo que tiene para satisfacer las necesidades de los
demás, y que lo hace sin esperar recibir nada a cambio. Aunque
habla principalmente de ser generosos económica y materialmente, la generosidad no se limita a eso. Ser generoso significa estar
centrado en satisfacer las necesidades genuinas de otras personas, sea con dinero, con acciones o con apoyo y ayuda emocional.
Mucha gente cree que hay que ser rico para ser generoso,
pero eso está muy lejos de la verdad. Una de las personas más
generosas que he conocido era un conserje con el que trabajé en
la universidad. Él limpiaba los aseos cinco veces a la semana por
las noches, y se ocupaba de su esposa, postrada en la cama, durante el día. Era generoso con todo lo que tenía: con su tiempo,
con sus amables palabras, con sus atenciones y con lo considerado que era con todos. En una ocasión le pregunté si necesitaba algo. «¡No, por Dios! -me contestó-o De todo lo que pueda
necesitar se me provee en abundancia». Hasta el día de hoy, no
he encontrado a un hombre tan feliz. Como Salomón aseguraba,
este hombre nunca carecía de nada; y del mismo modo que él
saciaba la sed de los demás, su sed también era saciada.
¿Y qué pasa con aquellos que no son generosos? Salomón dice
que caerán en la pobreza. Y no está hablando necesariamente de
una pobreza económica o material, sino de la pobreza del alma.
Nunca estarán satisfechos con nada de lo que tengan, y siempre
querrán o necesitarán más. Terminarán en una especie de bancarrota emocional. La generosidad comienza en el corazón, y
siempre emprende la acción, no es nunca algo pasivo.
114
EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
La cortesía:
el atributo que le eleva ante la vista de los demás
Una mujer cortés consigue honor.
PROVERBIOS 11:16
Según Salomón, la única cualidad que le traerá a usted gloria,
honor y cierto atractivo, que se describiría mejor con la palabra
«esplendor», es la cortesía. ¿Qué quiere decir Salomón con la
palabra «cortés»? La palabra hebrea que utiliza Salomón da a
entender amabilidad, paciencia, tacto, elegancia, aprecio y favor.
Significa ofrecer a los demás estas cualidades más allá de lo que
sería de esperar o de lo merecido.
Aunque Salomón utiliza esta palabra refiriéndose a las mujeres, esto quizá se deba a que, a sus ojos, estas cualidades parecen
ser más naturales en las mujeres que en los hombres. Lo cierto
es, no obstante, que son raras en ambos sexos. Yo me he pasado
mucho tiempo en los aeropuertos, y cuando se retrasan los vuelos (cosa que ocurre muchas veces) no dejan de sorprenderme
la impaciencia, la brusquedad e incluso los comportamientos
groseros que parecen ser tan habituales hoy en día.
Lo bueno es que la cortesía no es un tipo de personalidad; es
una opción que todo ser humano puede elegir. Y el primer paso
para ser cortés es ser agradecido. Salomón nos insta a que seamos agradecidos por todo lo que tenemos, día a día, en nuestra
vida. Cuando somos conscientes permanentemente de que todas las cosas importantes que poseemos son un regalo, es cuando es posible ser cortés con los demás. El ser verdaderamente
agradecidos nos genera un espíritu cortés: optar por ser paciente
cuando estás impaciente; optar por la amabilidad cuando estás enfadado y te gustaría darle a alguien «lo que se merece»;
optar por tener tacto y corregir suavemente a alguien, en lugar
de criticarlo; optar por el aprecio, aun cuando no lo sientas. La
verdadera cortesía realiza todo esto sin expectativa alguna de
recibir nada a cambio. En la medida en que desarrolle usted un
corazón cortés y extienda esa cortesía al resto de personas que
LAs CUATRO CUALIDADES QUE LE HACEN A USTED VALIOSO
115
CAPíTULO
hay en su vida, recibirá el honor que Salomón asegura, así como
todo lo que trae consigo.
~.
K
9
CONOCIMIENTOS PARA ALCANZAR LA SABIDURÍA
Cómo hacer que las cuatro cualidades de Salomón
formen parte de uno
1. ¿Conoce usted a alguien que sea un ejemplo vivo de las
cuatro cualidades de Salomón? Nombre al menos a dos
personas para cada cualidad.
Honestidad impecable _____________
Amabilidad
Generosidad ____________.__
Cortesía _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ __
2. Revise sus últimos días. Tome nota de ejemplos concretos en los que exageró, dijo una mentirijilla, omitió algún
hecho importante o dijo una flagrante mentira.
3. En cada uno de los ejemplos del punto 2, escriba los motivos por los que lo hizo. ¿Vio alguna ventaja significativa
en el hecho de mentir? ¿Habría perdido algo importante
si no hubiera exagerado o mentido?
4. ¿Qué puede hacer a partir de ahora para romper con el
hábito de exagerar, de distorsionar la verdad, etc.?
S. Describa alguna situación o algún encuentro con otra
persona durante la última semana en el cual podría haber sido más amable, generoso o cortés.
6. Describa cualquier situación o encuentro durante la última semana en que fue capaz de ser amable, generoso o
cortés sin esperar nada a cambio.
Cómo ganar y resolver todos los conflictos
Un hermano ofendido es más difícil de vencer
que una plaza fuerte: y sus querellas
son como los cerrojos de un castillo.
PROVERBIOS
18:19
El conflicto y la adversidad son inevitables en la vida
Le guste o no, el conflicto y la adversidad forman parte de la
existencia, lo mismo que comer, beber y respirar. Pero, según
Salomón, el conflicto y la adversidad sirven a importantes propósitos en nuestra vida, propósitos que rara vez se alcanzan por
otros medios. Si usted los aborda de la forma correcta, rendirán
resultados positivos y fortalecerán sus relaciones, tanto en el trabajo como en casa. Si no los maneja adecuadamente, generarán
resultados negativos y perjudicarán su potencial para la felicidad y el éxito. Intentar capear las adversidades o el conflicto sin
las estrategias de Salomón es como intentar ir en bicicleta de
Florida a Maine durante la temporada alta de huracanes. Quizá
pueda hacerlo, pero no sin una gran dosis de estrés y de peligro.
y las probabilidades de fracaso serán mayores que las probabilidades de éxito.
¿Quién gana y quién pierde en la adversidad
yen el conflicto?
Cuando Henry Ford debatió con los directores de la Detroit
Automobile Company sobre qué dirección debía tomar la emII6
EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXIsr¡Ó
II7
presa (la producción de automóviles caros para el mercado existente de personas acaudaladas o la producción de automóviles
económicos para un mercado de masas inexistente todavía), no
consiguió sus objetivos. Al final, fue despedido. Pero la empresa
se vino abajo poco después, y sus inversores perdieron las inversiones. Henry Ford creó entonces la Ford Motor Company, convirtiéndose en uno de los hombre más ricos del mundo, y sus
inversores en aquella aventura obtuvieron unas ganancias de
más de 3.000 dólares por cada dólar invertido. Así pues, ¿quién
fue el verdadero ganador del conflicto entre Henry Ford y la
Detroit Automobile Company? Henry Ford perdió oficialmente,
y los directores y los inversores de la empresa parecían haber
ganado. Sin embargo, a la hora de la verdad, el que ganó fue
Henry Ford.
La primera empresa de animación de Walt Disney quedó
desmembrada a manos de un distribuidor poco escrupuloso
que tomó al personaje de animación más popular de Disney
(Oswaldo, el Conejo de la Suerte) y contrató a todos los dibujantes de Disney, salvo a uno, dejándole sin equipo. Disney quedó
desolado. El distribuidor pensó que se había subido al carro
del éxito y de la fama, pero su empresa terminaría yendo a la
quiebra, mientras que Walt Disney creaba un imperio del entretenimiento.
Lo cierto es que, con el tiempo, los verdaderos vencedores
de un conflicto no son necesariamente los que parecen ser vencedores en un principio. De igual modo, la adversidad puede
terminar engendrando no sólo problemas, sino también oportunidades. Cada vez que fui despedido en cada uno de mis nueve
empleos tras finalizar mis estudios, yo quedé igualmente desolado. Y, sin embargo, si yo no hubiera perdido esos empleos,
nunca habría tenido el inimaginable éxito que me llegó con
el décimo empleo. Nuestro problema es que no podemos ver el
futuro y, como consecuencia de ello, hacemos nuestros juicios
acerca de las situaciones adversas y de los conflictos antes, durante e inmediatamente después del hecho. En consecuencia,
nS El. I IOMBRE MAs RIC<) QUE JAMÁS EXISTIÓ
nuestros juicios nos pueden llevar a conclusiones equivocadas.
Salomón nos enseña que, cuando vemos el verdadero propósito
del conflicto y de la adversidad, podemos aprovechar la oportunidad que nos presentan y terminar siendo los vencedores aun
en las circunstancias más descorazonadoras.
Existen dos tipos de conflicto y de adversidad. El primero es
el conflicto y la adversidad que nosotros mismos creamos o que
contribuimos a crear. El segundo es el conflicto y la adversidad
que crean los demás o bien diversas circunstancias que quedan
fuera de nuestra influencia o control.
Mi abuelo era ingeniero de minas a principios del siglo XX.
Cuando yo estaba en primer curso, recuerdo una ocasión en que
mi padre volvió a casa de una visita que había hecho con su
hermana a una comunidad minera de Arizona. Cada vez que
mi padre volvía de viaje, nos traía a mi hermana y a mí una pequeña sorpresa. En esta ocasión, sacó una bolsita de su maleta y
esparció un puñado de feas piedras sobre la mesa de la cocina.
Me quedé tremendamente decepcionado. No parecían muy diferentes de las piedras que había en el patio de detrás de la casa.
Pero entonces me dijo lo que contenía cada una de aquellas piedras. «En ésta hay oro, en ésta otra hay plata, y en esta otra hay
cobre», dijo. Yo le pregunté por qué no brillaban, y por qué no
podía ver el oro, la plata y el cobre. Y él me respondió: «Porque
todavía no han pasado por el fuego». Me explicó que había que
ponerlas en un horno muy caliente, más caliente que cualquier
cosa que yo hubiera visto jamás; y me dijo que sólo el fuego
podía separar los hermosos metales de la roca que los envolvía.
Según Salomón, existe un propósito extraordinario en ese
tipo de adversidad o de conflicto que nos llega a través de otras
personas o de circunstancias ajenas a nuestro control. Y ese propósito consiste en ablandar y eliminar la costra de roca común
que envuelve nuestra alma y nuestro corazón para elaborar, refinar y revelar el verdadero carácter interno. Así, emergen atributos excepcionales que sería imposible desarrollar de otra manera. Al igual que en el proceso de refinado del oro o de la plata,
CÓMO GANAR Y RESOLVER TODOS LOS CONFLICTOS
119
el resultado del conflicto y la adversidad es que nos hacemos
mucho más fuertes emocional, psicológica y espiritualmente.
Las rocas que contienen minúsculas cantidades de oro tienen
un valor de unos cuantos dólares por tonelada. El oro refinado,
sin embargo, tiene un valor de cientos de dólares por onza. De
igual modo, el conflicto y la adversidad constituyen los procesos de fundición que pueden crear o refinar nuestro verdadero
carácter, así como todos los atributos que asisten a ese carácter:
paciencia, compasión, bondad, coraje, fe, perseverancia, lealtad,
integridad y amor. Así pues, en lugar de enfadarnos, desanimarnos o mostrarnos resentidos con la adversidad y el conflicto,
deberíamos abrazarnos a ellos por los beneficios y las oportunidades que nos proporcionan; pues, sin los fuegos de la adversidad y del conflicto, no existe proceso de refinado posible para el
carácter o el corazón humano.
De modo que, cada vez que nos enfrentemos a la adversidad,
podemos optar entre dos cosas. O cedemos ante ella, nos desanimamos y nos enfadamos, u optamos por ser pacientes e intentamos vislumbrar los beneficios a largo plazo que pueden resultar
de ella. La elección es nuestra no obstante, tanto si hacemos una
elección consciente como si no tomamos opción alguna. Si optamos por el primer sendero, las circunstancias nos harán más
amargados y garantizarán nuestra sensación de pérdida; si optamos por el segundo sendero, el devenir de los acontecimientos
nos hará mejores y más fuertes.
Sin embargo, la mayoría de los conflictos y gran parte de las
adversidades que sufrimos son el resultado directo de nuestras
acciones. A mi padre lo operaron quirúrgicamente del corazón
tres veces en los últimos veinte años de su vida. A los setenta y
nueve años falleció finalmente, después de luchar durante siete
meses contra un cáncer de pulmón. Las operaciones a las que
fue sometido, así como el cáncer, supusieron un sufrimiento tremendo, tanto para él como para mí. Pero su enfermedad de corazón y su cáncer habían venido alimentados por su inveterado
hábito de fumar.
120
EL IIOMBRE MÁs RICO QUE JAMÁS EXISTiÓ
Cuando me despidieron de mi tercer empleo, el principal
motivo lo constituyó la deslealtad que yo había mostrado con
mi jefe. Y la mayoría de las discusiones que he tenido con otras
personas, o bien las he iniciado yo o bien las he alimentado.
El conflicto afila el cuchillo embotado
Salomón dice:
El hierro con hierro se afila, y el hombre con su
prójimo se afina.
PROVERBIOS
27:17
Es difícil cortar con un cuchillo embotado y sin filo. Hay que
afilarlo. Hasta hace poco, la mejor manera de afilar un cuchillo
era frotándolo contra una amoladera, una piedra de afilar. Al hacerlo, había fricción y saltaban chispas; pero, como consecuencia de ello, el cuchillo se afilaba. Salomón nos dice que el carácter de una persona se afila del mismo modo, a través de una
estrecha interacción con los demás, una interacción que puede
estar incluso llena de fricciones. En los negocios, suele suceder
que las discusiones den como resultado el descubrimiento de
un curso de acción inesperado que genere un importante avance
en el negocio. Gary Smalley enseña que el conflicto es la puerta
hacia los niveles más profundos de la comunicación y la intimidad en un matrimonio o en una relación. La gente que huye
del conflicto y evita la confrontación a toda costa puede hacer,
involuntariamente, más daño que bien a la relación. Un matrimonio sin conflictos ni confrontaciones no logrará nunca un
nivel profundo de intimidad. El conflicto no debe verse como
un enemigo temible, sino como una herramienta necesaria para
conseguir el máximo logro en cualquier sendero de la vida.
Redefinir el concepto de ganar
La idea que tenemos de lo que es ganar una discusión suele ser,
simplemente, conseguir que la otra persona se pliegue a nuestras
CÓMO GAc"\lAR Y RESOLVER TODOS LOS CONFLICTOS
121
opiniones y que haga lo que queremos. Según esta definición,
los directores de la Detroit Automobile Company ganaron la discusión cuando se impusieron a Henry Ford. Pero, en realidad,
ambas partes perdieron. Ganar de verdad en cualquier situación
es conseguir el mejor resultado posible. Normalmente, eso es lo
que ambas partes quieren, pero su juicio puede estar nublado
por sus propios prejuicios, por su deseo de imponerse o por
no ser capaces de ver el asunto en su integridad. Discuten sin
una comprensión plena de los hechos, o estrictamente desde su
propio punto de vista, un punto de vista egocéntrico. Por otra
parte, cuando Ford convenció a los inversores de la Ford Motor
Company para que respaldaran su visión de automóviles asequibles para el gran público, ganó él, ganaron sus inversores y
ganaron millones de personas en todo el mundo. Posteriormente, persuadió a todos de que Ford Motor Company debía seguir
ofreciendo a los consumidores sólo un color de auto (el negro),
mientras que otros fabricantes ofrecían un amplio surtido de
colores. Aun cuando Henry Ford ganó la discusión, él y todos
los demás perdieron, pues la compañía casi fue a la quiebra.
Haciendo uso de las estrategias de comunicación de Salomón
que se dan en el capítulo 5, y de sus instrucciones sobre el modo
de manejar los conflictos que veremos ahora, podremos obtener una perspectiva mejor en cualquier discusión y podremos
hacer que todas las partes implicadas vean con más claridad y
busquen los mejores resultados posibles. Ganar ya no es una
cuestion de «salirme con la mía», o de persuadir a alguien para
que haga lo que quiero que haga; ganar se convierte, más bien,
en una forma de conseguir lo mejor para todos.
El conflicto puede ser beneficioso o perjudicial, en función
de cómo nos introducimos en él
Cada vez que nos introducimos en una discusión, tanto si es
uno mismo el que la inicia como si está respondiendo a la persona que la ha iniciado, la propia inclinación natural es la de
defenderse y defender el propio punto de vista, así como atacar
122
El. HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
o contraatacar a la otra persona y a su punto de vista. En la
mayoría de los casos, no tenemos otro objetivo que ése. Tampoco tenemos reglas para introducirnos en la discusión. Decimos cualquier cosa que se nos pasa por la cabeza en el mismo
momento en que se nos pasa por la cabeza. Disparamos a matar y, normalmente, infligimos más heridas de las necesarias o
de las que sería de desear. y también recibimos más heridas a
cambio. En consecuencia, la relación queda dañada temporal
o permanentemente. Salomón dice que esto es necedad. Con
independencia de lo que le arrastre a uno a discutir, tan pronto
se dé cuenta de lo que está ocurriendo, debería controlar sus
palabras y cambiar el enfoque. En vez de defenderse o de atacar simplemente, debería cambiar el enfoque para conseguir
el mejor resultado posible para ambas partes. En la sección de
~<Conocimientos para alcanzar la sabiduría» que hayal final de
este capítulo, Gary Smalley nos ofrece una lista de cosas que se
deben hacer y cosas que no se deben hacer a la hora de discutir
y de resolver un conflicto.
Las causas del conflicto destructivo
Salomón nos dice que hay cinco causas en el conflicto perjudicial y destructivo. Cada vez que uno considere si se mete o no
en una discusión con otra persona, debería preguntarse si en la
base del conflicto hay alguna de estas causas:
1. Orgullo. En Proverbios 13:10, se afirma: «El orgullo sólo
disputas proporciona; con los que admiten consejos está la
sabiduría». Como veremos en el capítulo 14, la propia arrogancia u orgullo natural es el instigador de más problemas
que ninguna otra causa. Salomón afirma que es la fuente número uno de conflictos. Así pues, antes de introducirse en un
conflicto, pregúntese si su principal motivo es simplemente
alimentar o cultivar su ego, o defenderlo cuando es atacado.
Si es así, no es ésta una razón válida para ponerse a pelear o
para verse arrastrado a un conflicto. ¿Y cuál es la sugerencia
CÓMO GANAR Y RESOLVER TODOS LOS CONFLICTOS
123
de Salomón? Busque consejo fuera antes de dejarse arrastrar
a un conflicto. Salomón da a entender que la sabiduría que
se obtiene con tal consejo normalmente nos permitirá refrenarnos y no implicarnos en un conflicto, si vamos empujados
por el orgullo. Yo he visto a muchas parejas atacarse uno a
otro por nada, y les he visto hacer lo mismo con sus hijos.
Una vez más, Salomón nos dice simplemente que no lo hagamos. Deje sus discusiones y sus conflictos para problemas
de verdad, donde se ha hecho o se va a hacer un daño de
verdad, y donde el conflicto es la única forma de resolver
la situación o detenerla. Contienda con alguien sólo cuando
tenga una razón de verdad o una verdadera causa para hacerlo, no por mezquino orgullo.
2. Ira. Como se dice en Proverbios 15:18, «El hombre violento
provoca disputas, pero el hombre paciente aplaca las querellas». Las discusiones se inician habitualmente no porque
sean necesarias, sino porque una de las partes está enfadada.
y en la mayoría de las ocasiones, el enfado no tiene nada
que ver con la discusión. Si es usted la persona que se está
enfadando, esfuércese por resolver los puntos que están alimentando su ira antes de que ésta destruya una relación importante para usted. Si es la otra persona la que tiene asuntos
por resolver, no se deje arrastrar por ella al conflicto, aun
cuando eso suponga limitar el tiempo que pasa con ella. En
el capítulo 11, veremos las prescripciones de Salomón para
tratar con la propia ira y con la ira de los demás.
3. Palabras hirientes. En Proverbios 15:1, se dice: «Una respuesta suave calma el furor, una palabra hiriente aumenta la ira».
Lo único que se necesita para dar inicio o para alimentar un
conflicto es una simple afirmación hecha con dureza o unas
cuantas palabras hirientes. En la mayoría de las relaciones,
sabemos qué botones hemos de pulsar para iniciar una disputa, y sabemos las palabras y las afirmaciones que pueden
pulsar esos botones. Apretar esos botones no es un motivo
o un medio válido para iniciar una pelea. Salomón sugiere
124 EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁ-'i EXISTIÓ
que controlemos la boca y que utilicemos palabras amables
y suaves para reducir la tensión, en vez de palabras duras que
la alimenten.
4. Reacción impulsiva. En Proverbios 25:8, Salomón dice: «No
te apresures en forcejear, no sea que no sepas qué hacer a
la postre». La mayoría de las discusiones se inician de forma impulsiva, pocas de ellas se consideran cuidadosamente
de antemano. Salomón nos advierte que una discusión o un
conflicto iniciado bajo el impulso del momento tiene muchas
probabilidades de perjudicarle a la postre, más que ayudarle.
¿Y qué prescribe aquí? Que no lo haga. Deténgase y piense en
cursos de acción alternativos.
5. Entrometerse en los conflictos de otras personas. En Proverbios 26:17 dice: «El que se mete en litigio que no le incumbe
es como el que agarra por las orejas a un perro que pasa».
Es algo natural intentar ayudar a los demás en sus conflictos. Pero, por natural que pueda ser, Salomón dice que, con
ello, será usted el que salga mordido. Tomar partido por una
persona en contra de otra sin conocer todos los detalles es la
vía más segura hacia el desastre. Uno de mis mejores amigos
se vio profundamente perjudicado por los actos de uno de
sus hijos adultos. Cuando me enteré de ello, tuve el impulso
de agarrar el teléfono y resolver el asunto con el hijo. Pero
uno de nuestros amigos en común me advirtió sabiamente
que me estuviera quieto, a menos que uno de ellos me pidiera expresamente intervenir. De manera que me mantuve
al margen del conflicto. Pocos meses después, el hijo se dio
cuenta de su error y fue en busca del perdón del padre. En
la actualidad, su relación es más fuerte que nunca. Si yo me
hubiera entrometido en el conflicto, quizá hubiera perjudicado mi relación con uno de ellos o con ambos de un modo
que pudiera haberse prolongado en el tiempo hasta después
de resolver ellos su propio conflicto. Aunque le pidan a usted
que intervenga en el conflicto de otras personas, no lo haga
sin antes considerarlo concienzudamente y sin recabar conCÓMO GANAR Y RESOLVER TODOS LOS CONFLICTOS
125
sejo. No le dé miedo rechazar la propuesta, y haga saber a las
partes que ése no es asunto suyo. Lo más frecuente es que
éste sea el curso de acción correcto.
Pasos que sugiere Salomón para ganar
en los conflictos y superar las adversidades
Provisto con nuestro revisado concepto de lo que significa ganar
(conseguir el mejor resultado posible), estamos listos ahora para
considerar los consejos de Salomón para ganar en los conflictos
y superar cualquier situación adversa.
Salomón da ocho ideas para introducirse en los conflictos
y para conseguir el mejor resultado posible.
1. Comprender las consecuencias potenciales del conflicto. En
Proverbios 18:19, Salomón nos dice que un hermano ofendido es más difícil de vencer que una plaza fuerte. Lo que
pretende es que nos demos cuenta de que las consecuencias
de implicarse en una discusión o en un conflicto pueden ser
mucho peores de lo que estamos dispuestos a aceptar. Recuperar la amistad, la confianza o el compromiso de una persona puede ser casi imposible; la disputa puede crear barreras
infranqueables. Esto no significa que tengamos que evitar una
confrontación válida; sólo que convendría que consideráramos cuidadosamente las consecuencias potenciales como
parte del proceso de toma de decisión.
2. Tenga por objetivo «conseguir el mejor resultado posible para
todas las partes implicadas~~. Recuerde que el verdadero propósito del conflicto es dejar las cosas mejor, no peor. Su objetivo es conseguir el mejor resultado posible no sólo para
usted, sino para todos los implicados.
3. Recabe consejo antes de implicarse en un conflicto. En Proverbios 20:18, Salomón nos dice que «cada propósito se afianza
con el consejo». Sabiendo que nuestro propósito en el conflicto es conseguir el mejor resultado posible, Salomón nos
dice que la mejor forma de alcanzar ese objetivo es recabar
I26
EL HOMBRE MÁ.o.; RICO QUE JAMÁ.<; EXISTIÓ
primero un buen consejo, un consejo objetivo, de aquellos
que no están implicados en el conflicto.
4. No responda a un necio como dio haría. Muchas discusiones
y conflictos son inmaduros en el mejor de los casos y necios
en el peor de ellos. Salomón nos aconseja que no nos rebajemos al nivel de los que nos atacan. Si alguien le insulta o le
ataca personalmente, no responda insultándole y atacándole
personalmente. Salomón nos dice: «No le respondas a un
necio de acuerdo a su necedad, para que no seas como él». Y
continúa: «Responde a un necio como merece su necedad».
Ataque y desmonte sus argumentos, pero no le ataque a él
personalmente. Si el otro no se muestra receptivo a su aportación, simplemente déjelo estar. Deje que sufra las consecuencias de su necedad.
5. No revele información confidencial. Cuando estamos sumergidos en una discusión o conflicto, es habitual que se citen
opiniones, sentimientos y afirmaciones de otras personas
para fortalecer nuestra posición. Suele ocurrir que esto se nos
haya dicho de forma confidencial, y revelarlo durante una
discusión es una violación de esa confianza. Es en este contexto donde Salomón nos advierte, en Proverbios 25:9-10:
«Defiende tu causa contra tu prójimo, pero no descubras los
secretos de otro, no sea que el que lo oye te avergüence, y
que tu difamación no tenga vuelta». Violar la confianza de
otra persona durante el transcurso de una discusión puede
provocar un daño de gran alcance, tanto para su reputación
como para la relación, y ciertamente será algo que terminará
lamentando.
6. No prolongue nunca una discusión. Cuando nos implicamos
en una discusión, todos queremos decir la última palabra,
dejar sentada la última opinión y dar el último puyazo. Salomón nos insta a resistirnos a esta inclinación natural. En
Proverbios 15:1, nos dice que «Una respuesta suave calma el
furor, una palabra hiriente aumenta la ira». Si utilizamos un
tono de voz suave, palabras amables y hacemos afirmaciones
CÓMO GA..c"lAR Y RESOLVER TODOS LOS CONFUCfOS
I27
constructivas, podremos reducir rápidamente la tensión del
conflicto. En Proverbios 26:20, se nos dice: «Cuando se acaba
la leña, se apaga el fuego, cuando no hay chismoso, se apacigua la disputa». Cuanto más alimente usted una discusión,
mayor se hará y más heridas se infligirán. Así pues, deje de
echar leña al fuego.
7. Haga un regalo inesperado. Salomón nos dice en Proverbios
21:14: «Regalo a escondidas, aplaca la cólera, y obsequio
oculto, la ira violenta». Desde que leí este Proverbio, he utilizado esta táctica docenas de veces, y me ha funcionado en
todas las ocasiones. En una ocasión, uno de mis antiguos
socios hizo algo que me disgustó tanto que estaba ~ispuesto
a dar por concluida nuestra relación. Yo pensaba: «Esta es la
gota que colma el vaso, no quiero tener nada que ver con él».
Al día siguiente, cuando llegué a la oficina, había un increíble regalo sobre mi escritorio con un gran lazo rojo. Llevaba
una tarjeta que decía simplemente: «Lo siento muuuucho.
Por favor, perdóname». En un instante, toda mi ira se desvaneció y nos volvimos a hacer amigos. Un gesto así no siempre
requiere un gran regalo. Lo único que precisa es que sea un
regalo inesperado, ofrecido como disculpa. El regalo puede
ser tan sencillo como una breve nota de agradecimiento o de
disculpa.
8. Sea rápido en perdonar. Salomón nos dice: «El odio provoca conflictos, pero el amor tapa toda trasgresión». Cada vez
que alguien nos hace daño, se nos ofrece una maravillosa
oportunidad para responder desde el perdón, una estupenda
ocasión de ser amable y bondadoso. No hay atributo más
cortés ni más digno de encomio que el del perdón. Pero sólo
se puede poner en práctica cuando se nos ha ofendido injustamente. Ése es el motivo por el cual conviene que seamos
verdaderamente agradecidos, incluso por aquellas personas
que nos han hecho mucho daño. Cuanto mayor sea el daño,
mayor será la oportunidad de perdonar. Cuanto mayor sea el
perdón, más generoso y recto se hará el carácter.
128
EL IIOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁs EXISTIÓ
Cómo enfrentarse a las adversidades
Salomón nos da varias ideas de las que podemos hacer uso
cuando nos encontremos en circunstancias adversas, independientemente de su origen o de su grado de dificultad:
Dese cuenta de que las adversidades constituyen algo valioso
en la vida. Las adversidades nos proporcionan la oportunidad
de desarrollar el carácter de una forma natural, periódica y potente, una forma que sólo los desafíos de las adversidades nos
pueden ofrecer. Según Proverbios 17:3, sólo las adversidades refinan y revelan el oro y la plata de nuestro carácter. No es del
gusto de nadie sufrir las inclemencias de las adversidades. Pero,
sin ellas, los «músculos» de nuestro carácter nunca alcanzarían
su pleno potencial de fuerza y de poder.
Hasta que no murió mi padre, no recuerdo haber sentido
una compasión genuina por alguien que hubiera perdido a un
padre o a una madre. Cuando él murió, experimenté un dolor
como nunca antes había sentido. Le eché de menos miles de
veces más de lo que yo creía que lo iba a echar de menos y, por
vez primera en mi vida, me di cuenta de lo que otras personas
habían pasado al perder a alguno de sus progenitores. Antes de
aquello, yo me limitaba a darles una palmadita en la espalda y a
pronunciar unas cuantas palabras manidas de consuelo. Ahora,
puedo compadecerme de verdad por la experiencia que están
afrontando y puedo ser de mucha más ayuda.
Acepte la responsabilidad por lo que haya podido contribuir
usted a la situación. En muchas, muchas ocasiones, las adversidades aparecen en nuestro camino como consecuencia directa o indirecta de nuestras propias acciones. Quizá hayamos
tomado una mala decisión, o puede que simplemente hayamos
dejado de hacer algo que deberíamos haber hecho. Cada vez
que he tomado una mala decisión en mis inversiones, he tenido que aceptar la responsabilidad por mi codicia y mi ingenuidad. Sí, es cierto que tras todo aquello hubo hombres que
me dieron una imagen tergiversada, haciéndome creer en unas
oportunidades falsas; pero la verdad es que fui yo quien tomó
COMO GANAR Y RESOLVER TOOOS LOS CONFLlCIDS
129
la decisión. Y sufrí las mismas consecuencias de las que previene Salomón a sus lectores. Toda vez que contribuya usted
a su propia adversidad, tiene que aceptar su responsabilidad
en ella. No se dedique simplemente a echar la culpa a éste o
al otro.
Sin embargo, a lo largo de la vida podemos pasar por muchas adversidades que no son el resultado de nuestras acciones.
En esos casos, es sumamente importante no culparse por ello
ni culpar a quien no tiene nada que ver con la situación. Hace
algún tiempo, un amigo que había perdido a su hija por una leucemia me confesó que creía que Dios le había castigado por sus
pecados del pasado. En otras palabras, se culpaba a sí mismo.
Salomón creía que las adversidades tienen a veces un propósito
desconocido e incomprensible para nosotros y, por tentador que
pueda resultar, el intento de averiguar ese misterio no sólo es un
ejercicio inútil, sino también necio.
Examine con atención las adversidades con las que se encuentra para aprender de ellas. La hija de un vecino nuestro,
una niña de quince años de edad, perdió la vida en el tsunami
que asoló Tailandia el 26 de diciembre de 2004. Aunque nuestro
vecino nunca conocerá el propósito de tal suceso, sí que pudo
obtener una comprensión infinitamente más grande de la naturaleza pasajera de la vida. Como consecuencia de ello, tomó
la decisión de sacarle el máximo partido a cada uno de los días
que le puedan quedar de vida; y, gracias a las muestras de amor
y a las atenciones que le mostraron los habitantes tailandeses
de la zona, que también habían perdido a algún miembro de
su familia, se hizo más activo en la ayuda de los desvalidos.
Cuando el huracán Katrina asoló la costa del Golfo de México,
se puso en marcha de inmediato en la campaña de ayuda a los
damnificados.
Recabe ideas de otras personas. Muchas veces, las adversidades nos ofuscan la mente. En esos casos, ¿qué puede hacer usted? Ése es exactamente el tipo de situación en el cual Salomón
nos sugiere que busquemos consejo en el exterior. Acuda a otras
130
EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁs EXISTI6
personas y recabe ideas. ¿Qué fue lo que anduvo mal? ¿Por qué
no las vi venir? ¿Estaba ciego? ¿Acaso fui insensible? ¿O fui un
ingenuo? A veces, los demás pueden ver lo que uno no ve por
estar demasiado cerca de la situación.
La mejor forma de conducirse en las adversidades
Cada vez que nos encontramos con una adversidad, nuestra
inclinación natural nos lleva a sentir pánico, a encogernos, a
rendirnos o a huir. Salomón nos dice que hay una forma mejor de abordar las adversidades, a saber, entrarles de frente. En
Proverbios 28:1, nos dice: «El malvado huye sin que nadie le
persiga, pero el justo es tan audaz como un león». Es decir,
cuando nos llega la adversidad, no es momento para andarse
con remilgos. Como dice Salomón: «Si te dejas abatir el día de
la adversidad, angosta es tu fuerza». Pero la fuerza del carácter
se acrecentará en aquellos que no se dejen abatir y, en lugar de
eso, se mantengan firmes. La perseverancia es crucial, si deseamos alcanzar el éxito y la realización; pero no se puede desarrollar sin adversidades. Salomón nos dice que «siete veces cae
el justo, pero se levanta». y cada vez que nos levantamos tras
una caída, estamos haciendo un ejercicio de perseverancia, una
cualidad y una fortaleza que nos vendrá muy bien a lo largo de
la vida.
Los beneficios de las adversidades
En conclusión, las adversidades nos proporcionan dos beneficios que no podemos conseguir por otros medios. El primero,
que uno desarrolla las cualidades de la paciencia, la fortaleza, el
coraje, la compasión, la amabilidad, el amor, la humildad y la fe.
El segundo, que uno se hace infinitamente más valioso para los
demás, para el momento en que ellos sufran esa adversidad. Las
personas mejor dotadas para ayudar a los demás a atravesar una
adversidad son aquellas que ya han pasado por ella.
C6MO GANAR Y RESOLVER TODOS LOS CONFLICTOS
131
.,...,.L--"
CONOCIMIENTOS PARA ALCANZAR LA SABIDURÍA
Las reglas de Gary Smalley: lo que hay que hacer
y lo que no en un conflicto constructivo
Lo QUE NO HAY QUE HACER
No oculte el problema ni el dolor que le está causando.
Ni se le ocurra pensar que la respuesta a cualquier conflicto
es evitarlo, o bien ocultar el problema negándolo. Si lo hace,
el daño seguirá creciendo como una infección no tratada y
generará problemas aún más grandes en el futuro.
No deje que una confrontación degenere en un ataque
personal sobre el otro. Concéntrese en el problema. No diluya la discusión centrándose en las flaquezas o en el carácter de la otra persona.
No haga comentarios incendiarios ni haga uso de sarcasmos o insultos. No generalice ni exagere. Cuando usted hace uso de alguna de estas cosas en una discusión, ésta
cambia por completo de enfoque, llevando a la otra persona
a defenderse o a justificarse e impidiendo que ponga su atención en el verdadero problema. Por otra parte, también puede llevarla a no querer escuchar nada más de lo que le pueda
decir usted.
No se introduzca en un conflicto con una actitud condescendiente o de «yo ya lo sabía». Para conseguir el mejor
resultado posible, entre en cualquier conflicto con el espíritu de un aprendiz (de aquel que tiene también flaquezas
y problemas). Esto puede ser especialmente difícil de hacer
en el caso de los jefes, de las parejas y de los padres, pero es
esencial tratar a la otra persona con el mismo respeto que
usted espera o desea que le traten.
No deje que el conflicto se amplíe a otros temas. Aunque
sienta la tentación de sacar a la palestra otros temas, mantenga la discusión centrada en el problema que causa el conflicto.
Nunca plantee ultimátums ni formule amenazas. En el
momento en que plantea usted un ultimátum o formula una
132
EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁs EXISTIÓ
''"''~
"
amenaza, está poniendo a la otra persona entre la espada
y la pared, y esto puede llevarla a lanzar un contraataque
destructivo contra usted. Por otra parte, con esto se cambia
también el enfoque del tema de la discusión, que pasa a
centrarse en la amenaza o en el ultimátum.
No utilice un lenguaje corporal irrespetuoso ni una
comunicación no verbal humillante. Entornar los ojos, sacudir la cabeza, darse una palmada en la frente o hacer uso
de la popular réplica de «Uuuuh» constituyen respuestas
groseras y humillantes.
No interrumpa. Deje que la otra persona diga lo que
tenga que decir. Deje que lo saque todo. Céntrese en lo que
está diciendo y asienta con la cabeza en señal de que presta atención. Demuestre paciencia. Controle su lengua. Con
esto demostrará que valora usted a la otra persona; y, escuchando atentamente sus preocupaciones, la hará mucho
más receptiva a sus opiniones y preocupaciones.
No levante la voz. Recuerde que las palabras suaves calman la ira y que las palabras hirientes la acrecientan. Mantenga un tono de voz respetuoso.
Nunca dé la espalda ni se vaya, ni cuelgue el teléfono
en mitad de una discusión. Recuerde, la mejor manera de
conseguir que la otra persona escuche de verdad lo que usted está diciendo es mostrarle respeto durante la discusión.
Dar la espalda, irse o colgarle el teléfono a la otra persona
es poco respetuoso. En la única ocasión en que puede ser
apropiado colgar el teléfono o irse es cuando la otra persona
empieza a ser verbal o emocionalmente grosera.
Lo QUE SÍ HAY QUE HACER
Tómese tiempo para recuperar el control de sus emociones. Espere hasta recuperar la calma antes de ponerse a discutir.
Prepárese para la confrontación antes de meterse en
ella. No actúe de forma precipitada ni dispare a matar. TóCÓMO GANAR Y RESOLVER TODOS LOS CONFLICTOS
133
'"""L--
mese tiempo para determinar cuál es su objetivo específico
~ en la discusión. ¿Quiere resolver simplemente el problema
que se le presenta? ¿Quiere que se abandone un modelo de
comportamiento o quiere reemplazar un modelo de comportamiento destructivo por otro más constructivo? ¿Qué
es lo que quiere, corregir, estimular o castigar? Convendrá
que la discusión permita alcanzar un objetivo específico,
no sólo que inflame una situación ya de por sí mala. Si el
tiempo se lo permite, anote por escrito cuál es su objetivo.
Determine cómo iniciar la discusión del modo menos incendiario posible.
Si lo que pretende es hacer una crítica, utilice el método del sándwich. Pase su loncha de críticas entre dos rebanadas de elogios. Comience haciendo notar un atributo
positivo de la persona; luego, exponga sus críticas; termine
con más declaraciones positivas.
Utilice tantas frases estimulantes y positivas como le
resulte posible en el contexto del problema que está intentando reconducir o resolver. Su objetivo no es destrozar a la
otra persona, sino reconducir y resolver constructivamente
el problema. Si añade palabras de aliento y de elogio a su
discusión, la otra persona sabrá que su objetivo no es hacer
daño, sino ayudar. Hará más fácil que le escuche, que le
comprenda y que le responda de forma positiva.
Esté dispuesto a ofrecer y aceptar una resolución progresiva del problema. En otras palabras, no espere que el
problema se resuelva de inmediato. Esté dispuesto a trabajar
en él con la otra persona. Dese cuenta de que el tiempo suele
ser el ingrediente más importante para conseguir un cambio
duradero.
Pida consejo sobre lo que puede hacer para ayudar a
resolver el problema. Con esto, no sólo va a demostrar humildad por su parte, sino que también mostrará su sincera
disposición a asumir la responsabilidad por aquellas acciones suyas que hayan podido contribuir a generar el proble-
134
EL HOMBRE MÁS RICO QUE JA.I\1Á.'i EXISTiÓ
---L--
ma. Demostrará también que desea abordarlo en equipo en
f' vez de como adversario.
Si la otra persona le ataca, no tome represalias. Anímela a que se lo diga todo. Pregúntele: «¿Qué más he hecho
que te haya ofendido?». Asegúrele que también usted tiene
flaquezas que necesita trabajar. Con esto, demostrará su deseo sincero de alcanzar el mejor resultado.
En la medida de lo posible, reafirme su compromiso
ante la otra persona, así como su deseo de fortalecer y
seguir cultivando la relación. Hágale saber que su compromiso y su relación con ella es el motivo por el cual desea
reconducir este conflicto o problema.
CÓMO GA.l\IAR Y RESOLVER TODOS LOS CONFLICTOS
135
CAPÍTULO
10
Cómo convertir a su peor enemigo
en su mejor amigo
Quien se niega a ser instruido se desprecia a sí mismo,
quien escucha el reproche adquiere sensatez.
PROVERBIOS
15:32
En mi aparición televisiva de la que hablaba anteriormente, le
pregunté al público: «¿A cuántos de ustedes les gusta que les critiquen?». Nadie levantó la mano. Entonces, pregunté: «¿Cuántos
detestan ser criticados?». Esta vez, casi todos los que estaban en
el estudio levantaron la mano. Por último, pregunté: «¿Cuántos
recuerdan alguna crítica recibida durante la infancia de alguno
de sus progenitores, de algún maestro, amigo o cualquier otra
persona, una crítica que le dolió de verdad?». Casi de inmediato,
la inmensa mayoría levantó la mano de nuevo. Incluso algunos miembros del público cercanos a los ochenta años de edad
afirmaron recordar críticas muy duras sufridas en su infancia.
¡Hasta tal punto pueden ser dolorosas las críticas! Ciertamente,
la mayoría de la gente detesta que se la critique, y ve las críticas
como un temible enemigo. La gente hace todo lo que puede por
evitarlas y, cuando ya no las puede evitar, se defiende de ellas,
las racionaliza, huye de ellas o ataca al que le ha criticado.
Como cualquier otra persona, yo también detesto que me critiquen. Y, sin embargo, parece que mi vida está llena de situaciones en las que se me ha criticado. Me han llegado críticas de todo
el mundo: de mis amigos, de mis jefes e incuso de mi esposa. He
intentado comportarme con las críticas según los modos habitua137
les: ignorándolas, huyendo de ellas, negándolas, defendiéndome
de ellas, discutiendo, justificándome y, con demasiada frecuencia, culpando a otra persona o atacando a quien me criticaba.
M~jor
que un amor oculto
Estudiando el libro de los Proverbios, descubrí que estas reacciones pueden ser mucho más destructivas que las mismas críticas. El singular punto de vista de Salomón acerca de las críticas
se nos revela en Proverbios 27:5. En vez de reaccionar ante las
críticas como si de un enemigo se tratara, Salomón dice que
deberíamos responder a ellas como responderíamos a un amor
oculto. «Mejor es reprensión manifiesta que amor oculto.» Pero
piense en ello. ¿Se acuerda usted de cuando se enamoró por primera vez? ¿Se acuerda de cuando le llegó aquella primera nota
de amor de él o de ella? ¿Recuerda la impaciencia que le embargaba mientras veía pasar las horas, los minutos, esperando
el momento del siguiente encuentro? ¿Recuerda lo que sintió la
primera vez que se dieron la mano o cuando se dieron el primer
beso? Pues bien, Salomón dice que las críticas son mejores aún
que todo eso.
Cuando yo leí este Proverbio, pensé: «Pero ¿qué pretende
decir Salomón con esto?». Y, sin embargo, tomé la decisión de
aceptar su consejo y ponerlo a prueba. En la primera ocasión en
que alguien me criticó, acepté la crítica en lugar de reaccionar
a la contra. Yo había estado trabajando en los últimos días en el
guión de mi primer anuncio importante de televisión. Una vez
terminado, me fui corriendo a casa de mi jefe para que lo leyera.
Me puse a leerle el anuncio, y esperaba ver en su rostro una sonrisa de satisfacción. Pero lo que vi fue una extraña mueca. Me
miró y, para mi decepción, me dijo: «Está bastante bien, pero no
tiene gancho». Me quedé desolado. En lugar de recibir una felicitación, me encontré con una crítica. Pero en aquel momento
me acordé del consejo de Salomón y tomé la decisión de abordar
la crítica de mi jefe como un amor oculto. En lugar de discutir
138
EL HOMBRE MAs RICO QUE JA.'VL.\S EXISTiÓ
con él sobre mi guión, acepté su reparo y pregunté simplemente:
«¿Qué quiere decir con eso de "gancho"?». Él me explicó lo que
era un gancho y el por qué era tan importante poner un gancho
justo en la misma entrada del anuncio. Después de un par de
minutos, escribí una nueva línea de entrada y se la leí. Esta vez
la reacción fue completamente diferente. Con una enorme sonrisa, me miró y dijo: «¡Ahora sí, eso es un gancho!».
Aquel anuncio lanzó a nuestra empresa, generando un millón de dólares en ventas cada semana. Al aceptar la crítica de
mi jefe, no sólo cambié la forma del anuncio, sino que, a partir
de entonces, me aseguré de poner un potente gancho al principio de cada anuncio de televisión que escribía. En los últimos
veintinueve años, mis anuncios han generado miles de millones
de dólares en ventas para nuestra empresa.
Y, ahora, deje que le haga una pregunta. Si un extraño se le acercara y le diera un talón bancario de un millón de dólares, ¿le
trataría como a un enemigo o como a un amigo? Las críticas de
mi jefe fueron ese extraño. Después de todo, Salomón no estaba
chiflado. De hecho, el aprender a tratar las críticas del modo correcto ha hecho que todo, tanto en mi vida personal como profesional, sea mucho mejor de lo que jamás hubiera podido soñar.
¿Cómo aborda usted las críticas?
Si es usted como la mayoría de las personas, probablemente
reaccionará a las críticas de una forma más o menos equivocada.
¿Se defiende de inmediato ante las críticas? ¿Pasa a la ofensiva
y ataca a quien le critica? ¿Le echa las culpas de los errores a
cualquier otro? ¿Se niega a aceptarlas, bien sea poniendo excusas bien huyendo de ellas, apartándose física o emocionalmente
de la persona que le critica? Si alguna de estas reacciones describe su forma habitual de conducirse ante las críticas, no se sienta
mal. Son reacciones naturales. Pero estas reacciones naturales
constituyen la forma errónea de abordar las críticas. Y darle la
espalda a esto puede tener consecuencias devastadoras.
CÓMO CONVERTIR A SU PEOR ENEMIGO EN SU MFJOR AMIGO
139
Las consecuencias de reaccionar
negativamente a las críticas
Desdicha, insatisfacción o algo peor. En Proverbios 15:32, Salomón dice: «Quien se niega a ser instruido se desprecia a sí mismo, quien escucha el reproche adquiere sensatez». Reproche, evidentemente, es sinónimo de crítica. La palabra hebrea que se ha
traducido por ser instruido significa «escarmentar», o instrucción
disciplinaria. En lengua vernácula actual, podríamos llamarlo
crítica constructiva. Así pues, Salomón está diciendo que la persona que no acepta las críticas constructivas se está perjudicando enormemente a sí misma. Y luego nos ofrece el contraste con
la persona que escucha y responde correctamente al reproche
o la crítica, diciendo que adquirirá sensatez y entendimiento.
Salomón ofrece ya en el primer capítulo de los Proverbios
una de sus más graves advertencias a aquellos que no aceptan
las críticas: «No hicieron caso de mi consejo, ni admitieron de
mí ningún reproche. Así, comerán del fruto de su conducta,
de sus propios consejos se hartarán. Su propio descarrío matará
a los simples, y la complacencia perderá a los necios». Es decir,
cuando uno rechaza un consejo o una crítica, toma su propio
camino, pero ese camino le descarriará.
Problemas irresolubles. En Proverbios 10:17, Salomón dice
que la persona que acepta las correcciones o las críticas constructivas permanecerá en el sendero de la realización y tendrá
una vida productiva; por el contrario, la persona que se niega al
reproche (que lo ignora o lo desestima) se descarriará. Eche un
vistazo a cualquier reloj y dese cuenta del pequeño ángulo que
forman dos minutos; por ejemplo, entre las 12:00 y las 12:01.
Ese minúsculo ángulo tiene sólo tres grados. Y, sin embargo, si
un trasbordador espacial se lanzara en dirección a la luna y hubiera un error de sólo tres grados (una fracción de una pulgada),
pasaría a más de 20.000 kilómetros de la luna. Cuando reaccionamos a las críticas de forma equivocada, nos salimos del sendero de la realización, según Salomón. Aunque en principio puede
'40 EL HOMBRE MÁ..<; RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
tratarse de una minúscula desviación, las consecuencias pueden ser devastadoras a lo largo de toda una vida o de la carrera
profesional. En Proverbios 29:1, Salomón advierte: «El hombre
que, reprendido, endurece la cerviz, será pronto deshecho y sin
remedio». Yo he visto una y otra vez la demostración palpable de
este Proverbio en la vida de muchas personas, en su matrimonio, en sus relaciones con los hijos y en el mundo empresarial.
Pobreza y vergüenza. En Proverbios 13:18, Salomón advierte:
«Miseria e ignominia al que rechaza la instrucción, gloria al que
acepta la reprensión». Mis socios en la empresa, mis asesores
financieros y mi esposa me hicieron críticas constructivas y me
aconsejaron que no invirtiera en una aventura financiera en particular. Yo me negué a escuchar sus advertencias y sus críticas, e
invertí millones de dólares en lo que yo creía que era «una oportunidad que no podía salir mal». Pero salió mal y lo perdí todo.
Además lo presenciaron unas personas que lo suponían también
todo para mí: mi familia, mis socios y mis asesores financieros
de confianza. Decir que me sentí avergonzado se queda corto.
Estupidez. Salomón resume, en Proverbios 12:1, las consecuencias de rechazar las críticas con una sencilla palabra: «El
que detesta la reprensión es estúpido». Varias veces en mi vida
he hecho oídos sordos a las críticas de los demás y me he precipitado por mi camino a toda velocidad, inconsciente de las
advertencias de los demás. En todos los casos, los resultados
fueron catastróficos. Cuando echo la vista atrás, la única palabra
que puede describir mi actuación y el modo en que me sentí es
la de «estúpido». Y apuesto a que todos los que presenciaron estas debacles habrían descrito mi proceder con la misma palabra.
Lo bueno de todo esto ...
Imagine que está usted enfermo y que el médico le prescribe
un medicamento nuevo para su dolencia. Imagine que le dice
que quiere verle de nuevo en la consulta dentro de tres días. Si,
cuando usted vuelve, le ve preocupado y le dice que su organismo está «reaccionando» a la medicación, lo más probable es que
CÓMO CONVERTIR A SU PEOR ENEMIGO EN SU MEJOR AMIGO
'4'
usted se ponga nervioso. Por otra parte, si sonríe y le dice que
su organismo está «respondiendo» maravillosamente a la medicina, usted se sentirá aliviado. Ésta es una sencilla ilustración de
la diferencia entre reaccionar y responder. Reaccionar frente a las
críticas puede traer consecuencias negativas que pueden alterar
su vida. Pero responder correctamente puede proporcionarle inmensos beneficios.
Lo que se puede esperar cuando se responde
correctamente a las críticas
Una vida más productiva y satisfactoria. En Proverbios 10: 17,
Salomón nos dice que la persona que responde a las críticas
seguirá el buen sendero, el sendero de una vida plena.
Sensatez y sabiduría. Según Proverbios 15:32, la persona
que escucha y responde a las críticas adquiere sensatez; y, cuando tenga sensatez, la tendrá para siempre y disfrutará de los beneficios que la sensatez aporta. En Proverbios 15:31 y 29:15, se
nos dice que escuchar los reproches nos dará sabiduría. ¿Hasta
qué punto son valiosas la sensatez y la sabiduría? El hombre
más rico que jamás existió nos dice a lo largo de todo el libro de
los Proverbios que estas dos cualidades son más valiosas que la
plata, el oro, las joyas o cualquier cantidad de dinero.
Una mayor satisfacción. Una vez más, Salomón ve las críticas
como algo mejor que el primer amor. En Proverbios 27:9, nos dice
que un consejo cordial trae más alegría a nuestro corazón que
un ungüento curativo o un rico perfume. Posteriormente, dice
que una crítica sabia es mejor que una joya fina y hermosa para
aquellos que aceptan y siguen las indicaciones de las críticas.
Honor. En Proverbios 13:18, Salomón nos cuenta que la persona que responde correctamente a las críticas será honrada y
respetada en la vida. Yeso es algo que el dinero no puede comprar. Recientemente, en un recital de piano, mi hijo de nueve
años interpretó la canción titulada El fantasma de la ópera. Interpretó esta pieza (de seis páginas) con pasión y sin el beneficio de
142 EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
acompañamiento musical alguno. Hasta los adolescentes tocaron obras mucho más fáciles. Cuando terminó, el padre de uno
de los participantes se me quedó mirando con la boca abierta
por la sorpresa, mientras a mi hijo se le honraba con un gran
aplauso del público. Lo que el público no veía era toda la preparación y las grandes dosis de críticas constructivas que había
recibido de su profesor durante semanas y semanas de clases
preparándose para el recital.
Agudeza. A lo largo de mi vida profesional, he recorrido millones de kilómetros en miles de vuelos de avión; y, en esos
viajes, muchas de las personas que se han sentado a mi lado han
resultado ser personas ordinarias, algunas han resultado ciertamente interesantes y unas pocas me han parecido extraordinariamente agudas. Con esto quiero decir que me impresionaron
por su inteligencia, por su ágil entendimiento y por su agudo
ingenio. Cuando una persona es extremadamente aguda, su valor para cualquier negocio es evidente desde el mismo momento
en que abre la boca.
El proceso de agudización es fuerte, agotador, y tanto el que
promueve la agudeza como el que la desarrolla tienen que escuchar mucho. Mis mejores amigos son también mis mejores
críticos, y a lo largo de los años que nos conocemos me han ido
haciendo agudo. No es éste un proceso fácil, pero el resultado
final merece la pena. En Proverbios 27:6, Salomón dice: «Leales
son las heridas del amigo». Es decir, es mejor recibir críticas de
calidad de un amigo que una palmadita en la espalda de alguien
a quien en realidad no le preocupas en absoluto. Si usted responde correctamente a las críticas de un amigo, éstas le permitirán estar mejor preparado para manejarse en cualquier situación
que la vida le pueda plantear.
La forma correcta de responder a las críticas
Con los años, he descubierto que sólo hay una forma correcta
de responder a las críticas. Lo bueno es que, si usted responde
CÓMO CONVERTIR A SU PEOR ENEMIGO EN SU MEJOR AMIGO
143
a éstas del modo adecuado, pierden todo su poder para hacerle
daño.
Para que una crítica pase de ser un temible enemigo a ser
un valioso aliado, hemos de dar tres pasos. Primero, tomar en
consideración la fuente. Segundo, determinar si la crítica es o no
acertada. Por último, cambiar nuestro comportamiento o nuestras acciones en respuesta a aquella crítica que se haya estimado
como acertada.
Tomar en consideración la fuente
La persona que está haciendo la crítica, ¿está cualificada por
sus conocimientos y por su experiencia para hacer el juicio que
ofrece? ¿Es completa y precisa su perspectiva, o incompleta y
distorsionada?
Cuando el jefe que tenía en mi tercer empleo me despidió,
me dijo: «Usted nunca llegará a ninguna parte con el marketing». Pero lo cierto es que él no estaba cualificado para hacer
este tipo de pronóstico. Sí, era un experto en marketing, pero
no era un profeta ni un adivino. Frecuentemente, las críticas nos
las hacen personas que no están cualificadas para hacerlas. Si
es usted consciente de ello, puede dejar a un lado esas críticas,
pues no son válidas.
Por otra parte, cuando el jefe que tuve en mi décimo empleo
me dijo en mi primer anuncio: «No tiene gancho», estaba más
que cualificado para hacer una crítica así.
Determinar si la crítica es o no acertada
Cuando el jefe que tuve en mi tercer empleo me dijo: «Eres la
mayor decepción de toda mi carrera», me dejó ciertamente conmocionado. Pero aquella misma noche me puse a reflexionar
sobre lo acertado de su crítica. Era imposible que yo fuera la
mayor decepción de su carrera, simplemente porque yo no era
tan importante para él. Él era el vicepresidente de marketing
de una gigantesca sociedad mercantil. Yo era sólo un ayudante
del director de productos, un cargo de muy bajo nivel. Estoy
144 EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTiÓ
seguro de que, en su larga carrera profesional en el marketing,
habría tenido muchas decepciones que debieron ser mucho más
grandes que la de un subalterno de director con nueve meses de
experiencia.
Cuando me di cuenta de que aquel comentario había sido
una burda exageración, dejó de dolerme. Me di cuenta de que
había exagerado deliberadamente con el fin de hacerme daño. Si
reflexiona sobre la mayoría de las críticas que le hacen, verá que
muchas de ellas no son acertadas.
Tome la crítica como un consejo
y determine la respuesta adecuada
El último paso es el más importante. Comienza cuando usted
decide no reaccionar de inmediato ante la crítica y opta por «tomarla en consideración». Esto le dará tiempo para analizarla,
considerar la fuente y si la crítica es acertada o no, y luego determinar la mejor respuesta ante ella.
Hay una playa cerca de San Diego que centellea por las mañanas con lo que parecen ser miles de miles de millones de
minúsculas partículas de oro. Mientras estaba allí, tumbado en
la arena, intentando tomar el sol, mis hijos pequeños pensaron
que podría ser divertido llenar un pozal de agua y darme una
impactante sorpresa. Recibir una crítica se parece mucho a recibir un pozal de agua en la cara. En primer lugar, aunque puede
resultar un tanto impactante, no hay nada de peligroso ni de
incapacitante en el hecho de recibir un poza lazo de agua fría en
pleno rostro. Del mismo modo, las críticas suelen sorprendernos e impactarnos.
Pero no tenemos por qué salir corriendo o atacar a quien nos
critica. Las palabras son sólo agua. Tome una toalla y séquese
la cara. En las críticas, el agua es la parte que no vale: las exageraciones, los superlativos y las generalizaciones. Sin embargo,
al igual que con el pozal de agua que me arrojaron mis hijos,
las críticas siempre llevan un poco de arena que se te mete en
los ojos, que escuece, nubla la vista y hace que dejes de prestar
CÓMO CONVERTIR A SU PEOR ENEMIGO EN SU MEJOR AMIGO
145
atención a todo lo que te rodea. Lo que quieres es quitarte la
arena de los ojos lo más rápidamente posible.
Lo bueno es que la arena es fácil de quitar. Y, en cuanto lo
haces, puedes volver a centrar tu atención en las cosas importantes que te rodean. Con las críticas, la arena es la parte que
escuece, el espíritu del que te critica, su enfado, la dureza de sus
palabras, las implicaciones de su crítica e incluso los motivos
por los que te critica. La mejor manera de quitarse esta arena de
los ojos es poner por escrito exactamente lo que la otra persona
nos dijo. Más tarde, léalo, sin recordar su lenguaje corporal ni su
tono de voz. Normalmente, la crítica perderá con esto la parte
emocional dañina, que es aquello por lo que reaccionamos de
inmediato.
Después, tome en consideración el motivo de la persona que
le critica. Si su objetivo era simplemente hacerle daño, entonces
puede ser conveniente que reconsidere su relación con ella en
el futuro. Sin embargo, normalmente, el motivo de la crítica es
corregirnos, protegernos o indicarnos una dirección que la otra
persona cree que es para nuestro bien. Si es éste el caso, el escozor se suavizará en el momento que comprendamos los motivos
de la otra persona, recibiendo así la crítica de una forma más
objetiva. Lo cierto es que, tanto si lo que se pretendía era ayudar
como hacer daño, cuando llegamos al último paso de este proceso es imposible que la crítica le pueda hacer daño ya. Aun cuando haya tenido su origen en el peor de los motivos, usted puede
utilizar esa crítica para obtener beneficios a largo plazo.
Extrayendo oro
En cada pozal de críticas que se nos arroja, siempre hay un poco
de oro. Puede que haya una partícula minúscula, o puede que
haya una pepita de oro gigante. Cuando mi jefe me dijo que mi
anuncio necesitaba un gancho, resultó que su crítica contenía
toda una cámara acorazada repleta de oro. Por otra parte, cuando mi tercer jefe me despidió, tuve que buscar en el pozal con
una lente de aumento para buscar el oro de su crítica. Cuan146
EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
do me dijo que yo era la mayor decepción de toda su carrera
profesional, tuve que preguntarme por qué estaba tan enfadado
conmigo. ¿Por qué iba a decirle tales mezquindades a un chico
de veintitrés años? Echando la vista atrás a los nueve meses que
había estado trabajando con él, me di cuenta de que yo había
terminado por aburrirme con la monótona rutina de aquel trabajo. De ahí que terminara por buscarme otros trabajos, llevando a cabo proyectos para otras divisiones de la empresa. A él
esto se le antojó una deslealtad por mi parte. Ésa había sido la
razón subyacente de su enfado y de su crítica; y decidí que, en
adelante, me tomaría la molestia de ser leal con mis jefes y no
me buscaría otros trabajos. y esto me vino ciertamente bien.
Aunque lo que había pretendido mi jefe era hacerme daño, su
crítica me proporcionó un elemento fundamental para construir
mi futuro. Si busca bien en las críticas que recibe, por dolorosas
o devastadoras que puedan ser, usted también encontrará pepitas de oro que pueden cambiar y mejorar su vida para siempre.
La forma correcta de hacer críticas
Tanto en su papel de jefe, como de esposo o padre, no conviene
que se tome la molestia de criticar a los demás. La mayoría de
las críticas que hacemos son innecesarias. Algunas pueden ser
sumamente dolorosas y pueden generar problemas más graves
que los que se pretenden resolver. Conviene que estemos prestos a recibir críticas y que seamos reacios a hacerlas, así como
muy cuidadosos en su formulación. Salomón nos advierte de
que todos tenemos la capacidad de herir o de partirle el alma
a una persona con nuestras críticas, y que podemos cambiar
literalmente el curso de su vida. En Proverbios 18:14, Salomón
dice: «El espíritu del hombre lo sostiene en su enfermedad; pero
un espíritu herido, ¿quién lo sostendrá?». Es decir, el hombre o
la mujer encuentran normalmente la fuerza para soportar una
lesión o una enfermedad física, pero Salomón afirma que un
espíritu herido no tiene quien le dé soporte.
CÓMO CONVERTIR A SU PEOR ENEMIGO EN SU MEJOR AMIGO
I47
Dicho esto, las críticas constructivas son muy importantes y
necesarias en la vida. Aun cuando se hagan con moderación,
convendría hacerlas cada vez que sea verdaderamente necesario. Pero hay centenares de formas de criticar mal a alguien, y
sólo una de criticarlo bien. En primer lugar, no conviene que
hagamos críticas cuando estamos enfadados. Recuerde, el único
propósito válido de criticar a alguien es el de favorecer un cambio positivo. De modo que, si está usted enfadado, tómese tiempo y espere hasta que se haya calmado. Luego, determine qué
es lo que quiere decir y la mejor manera de decirlo. De hecho,
muchas de las cosas de «Lo que hay que hacer y lo que no en un
conflicto constructivo» del final del último capítulo se aplican
igualmente a la hora de hacer o de recibir críticas.
Gary Smalley sugiere un método para criticar que yo vengo usando desde hace años, y que casi siempre me reporta resultados positivos. Gary lo llama «el método del sándwich».
Cualquier sándwich tiene una rebanada de pan a cada lado y
una riquísima parte central que puede ser de carne, pescado o
manteca de cacahuete. En el caso de las críticas, cada «rebanada
de pan» debería estar compuesta de elogios o de declaraciones
positivas.
Así pues, antes de que se centre usted en la carne de la crítica, ponga una rebanada de palabras de elogio o de ánimo. Respete a la otra persona con su tono de voz, con palabras amables
y con un buen contacto visual.
Luego, haga la transición a la carne de la crítica. Dígale a
la persona lo que está haciendo o ha hecho mal o de manera
imperfecta, y sugiérale de qué modo podría mejorar. Cuando
le ofrezca sus indicaciones, pídale que haga también su aportación. Hágale ver, por su manera de proceder y por sus palabras,
que está de su parte, y que su objetivo es favorecerla en la medida de lo posible.
Cuando haya terminado con la carne de la crítica, añada la
rebanada final de palabras de ánimo, un elogio específico o una
palmada en la espalda.
148 EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁs EXISTIÓ
Advertencia: Salomón dice que hay personas a las que no
conviene criticar nunca
El único objetivo de la crítica es ayudar a la otra persona. Pero
Salomón nos advierte que no hagamos críticas a aquellas personas que no van a hacer otra cosa que ignorar, rechazar o
reaccionar en contra de la crítica ofrecida. Salomón dice: «No
reprendas al arrogante, porque te aborrecerá», y más tarde añade: «El que corrige al arrogante acarrea desprecio; el que reprende al malvado, insultos». Todos conocemos a personas así.
Si las reprendemos, nos odiarán, nos insultarán o, incluso, nos
agredirán. Es mejor dejar que estas personas sufran los reproches directos de la vida. Salomón afirma en Proverbios 23:9:
«A oídos de necio no hables, porque se burlará de la prudencia
de tus palabras».
.,..j .
ti:(
CONOCIMIENTOS PARA ALCANZAR LA SABIDURÍA
La mejor manera de comenzar a cambiar los hábitos es revisar las experiencias del pasado y aplicar mentalmente lo que
uno ha aprendido. Esto le permitirá a usted cambiar de forma eficaz sus hábitos, desde la reacción ante la crítica hasta
la respuesta ante ella. También le permitirá ayudar mejor a
los demás mediante una crítica constructiva.
RECIBIR CRÍTICAS
1. Haga una lista de algunas de las críticas que recuerde
haber recibido en casa o en el trabajo.
2. Junto a cada una de esas críticas, determine en qué medida estaban cualificadas las personas que se las hicieron. Ponga una M si la persona estaba muy cualificada,
una A si estaba algo cualificada y una N si no estaba nada
cualificada para hacer tal reprobación.
3. AlIado de cada una de las críticas, anote cuáles de las siguientes razones pudo haber en la base de los reproches
de la otra persona:
Tuvo una base emocional
E
CÓMO CONVERTIR A SU PEOR ENEMIGO EN SU MEJOR A,I\IIGO
149
EP
4.
5.
6.
7.
8.
150
Se basó en sus experiencias del pasado
o en anteriores fracasos
FC
Se basó en una falta de comprensión,
o por no entender plenamente sus objetivos,
sus pretensiones o su visión
PC
Se basó en un pensamiento convencional,
en lugar de en un pensamiento creativo
L
Se basó en la lógica
RS
Se basó en las realidades de la situación
¿CUál fue el motivo de la crítica? ¿Fue una genuina preocupación por usted o por el proyecto, una preocupación
genuina por los demás? ¿O fue por egoísmo, celos, miedo, animadversión, por hacer daño o por ira, o por la
propia inmadurez de la otra persona?
Echando la vista atrás, ¿en qué medida fue acertada la
crítica?
A. Defina el «agua» de la crítica, lo que era exagerado,
absurdo o no tenía sentido.
B. Defina la «arena» de la crítíca, lo que le resultó más
irritante o doloroso (palabras concretas, tono de voz, espíritu de la crítica, etc.).
C. Determine el «oro» de la crítica, las verdades que se
pueden extraer de ella y que le pueden ayudar a hacer las
cosas mejor en el futuro.
¿Cómo respondió usted a la crítica? ¿Enfadándose, defendiéndose, negándola, culpando, atacando o retirándose? ¿O bien escuchó, reconoció, agradeció o le dio a la
otra persona una explicación que le permitiera comprender mejor su forma de comportarse?
¿De qué forma podría haber respondido usted que le hubiera dado mejores resultados, tanto para su propio crecimiento como para fortalecer la relación que mantenía
con la otra persona?
Ponga por escrito las que cree que pueden ser las mejores
formas de responder a las críticas en un futuro.
EL HOMBRE MAs RICO QUE JAMÁS EXISTiÓ
1,
\
-'...--
HACER CRÍTICAS
l. ¿Está usted siempre dispuesto a hacer críticas o es reacio
a ello? (Pregunte a su familia, a sus amigos y a los compañeros del trabajo.)
2. ¿Prepara usted concienzudamente sus críticas o simplemente reacciona ante las situaciones y «dispara a matar»?
3. ¿Hace usted sus críticas desde el punto de vista de alguien que cree que es mejor que la otra persona o desde
un espíritu de ayuda?
4. Las personas a las que usted les hace alguna crítica, ¿se
sienten mejor o peor después de sus palabras?
5. Haga una lista de algunas críticas recientes que haya usted hecho a otras personas. Si no se le ocurre ninguna,
pregunte a su pareja, a sus hijos, a sus padres, a sus hermanos o a los compañeros del trabajo. (Si ninguno puede
recordar crítica alguna, es usted un verdadero santo.)
6. Junto a cada una de estas críticas, describa cómo las
planteó, cómo las recibieron los demás y el resultado final en la vida de la otra persona.
7. Describa de qué forma podría haber convertido cada crítica en una experiencia más positiva.
8. Escriba un ejemplo de cómo podría haber hecho la crítica utilizando el método del sándwich.
C()MO CONVERTIR A SU PEOR ENEMIGO EN SU MEJOR AMIGO
151
CAPlTULU
11
Cómo superar las fuerzas destructivas
en una relación
Cruel es la ira e irrespetuoso e! furor.
PROVERBIOS 27:4
Recientemente, nuestra población se vio conmocionada por la
noticia del absurdo asesinato de una mujer de 23 años. Estaba
subiendo a su automóvil en un parking con su hermana mayor
y su hija de tres años cuando su antiguo novio se le acercó.
Empezaron a discutir, y él se enfureció tanto que sacó una escopeta de cañones recortados y la mató de un solo disparo. y
esta mañana he leído la noticia de un hombre que, enfadado por
la suspensión de su hija en el equipo de béisbol femenino del
instituto, tomó un bate de béisbol y la emprendió a golpes con
su entrenador.
Aunque estos ejemplos pueden parecer casos extremos y excepcionales, todos los días tienen lugar acontecimientos similares. Expresiones menos graves de ira, con consecuencias devastadoras, tienen lugar cada día en miles de relaciones interpersonales. Una joven amiga mía, casada desde hacía sólo cuatro
meses, le hizo a su marido lo que ella pensaba que era una pregunta inocente. Él tuvo una explosión de ira y, en un arranque
de furia, la clavó en el suelo apretándole la garganta con la rodilla. No había antecedentes de comportamiento violento en su
marido. Era un médico bien situado, además de profesor en la
escuela dominical.
153
Ninguno de los hombres arriba mencionados se levantaron
de la cama pensando que iban a hacer algo terrible, algo que
cambiaría radicalmente sus vidas. El antiguo novio simplemente tenía planeado pedirle a su ex novia que le diera el automóvil
que en otro tiempo habían compartido. El padre sólo pretendía
pedirle al entrenador que readmitiera a su hija en el equipo. Y el
marido de mi joven amiga simplemente llegó a casa del trabajo
planeando tener una velada normal con su reciente esposa.
¿Por qué tantos millones de personas toman decisiones estúpidas que terminan por costarles todo lo que más valoran? Salomón conocía la respuesta. Como otros millones de personas,
éstas nunca aprendieron a controlar su ira. Como dice Salomón
en Proverbios 14:17: «El de genio pronto, hace necedades».
La ira, desenfrenada, puede destrozar su felicidad en un instante o para toda la vida. Puede destruir las relaciones en casa
y en el trabajo. De hecho, el doctor Gary Smalley, que es un
experto en relaciones matrimoniales, dice que la ira es la causa
número uno de divorcios, así como de la destrucción de todo
tipo de relaciones personales.
Las inundaciones son aún más «abrumadoras». Pueden destruir todo lo que se pone en su camino: carreteras, puentes,
edificios y vidas. Y así es la verdadera naturaleza de la ira. Puede comenzar como una lluvia fina y convertirse en un potente
aguacero. Como un tsunami, que llegando de quién sabe dónde
lo arrasa todo a su paso. ¿Y qué hay de su genio? Quizá usted
piense: «Sí, tengo genio, pero eso no tiene importancia». Pero lo
cierto es que ese poco de genio puede convertirse en un instante
en un aguacero o en una inundación, llevándole a usted a perder
el control.
¿Cómo se siente usted cuando alguien cercano estalla en un
arranque de cólera? Tanto si su respuesta es echar a correr como
discutir, ser el objetivo de la ira de otra persona es, cuando menos, inquietante. Nadie quiere estar cerca de alguien que está iracundo. ¿Y cómo se siente cuando es usted mismo el que está
iracundo con otra persona? ¿Es capaz de pasar el día en un ambiente mental de calma, o bien la ira se le encona aún más,
introduciéndose en sus pensamientos y en sus sentimientos?
La mayoría de las personas no lo pasan bien cuando tienen un
arranque de ira, así como tampoco siendo el centro de la ira.
La fuerza de la ira
Cruel es la ira e irrespetuoso e! furor.
PROVERBIOS
27:4
Salomón describe la fuerza destructora de la ira como agua desbordada, como un aguacero o una inundación (<<escandalosa
y abrumadora»). ¿Se ha visto sorprendido alguna vez por un
aguacero? El año pasado conducía mi automóvil por una autopista cuando, de pronto, se desató un aguacero no se sabe de
dónde. Con los limpiaparabrisas al máximo de velocidad, era
incapaz de ver a más de metro y medio por delante de mi auto.
Tuve que apartarme a un lado y esperar a que pasara. Pero hubo
un compañero de último curso del instituto donde yo estudiaba
que no tuvo tanta suerte. Su automóvil patinó y se estrelló contra un muro de hormigón, murió en el acto.
154
El. 1I0:\1BRE MAs RICO QUE JAMAs EXISTiÓ
Las consecuencias de la ira
La ira genera discusiones. Salomón dice: «El hombre violento
provoca disputas». Si en su vida hay multitud de conflictos,
cabe la posibilidad de que la culpa no sea de los demás. Quizá
tenga usted que aprender a manejar eficazmente su ira.
La ira hace que los demás se alejen de nosotros. Salomón nos
dice: «No hagas amistad con hombre iracundo, no te relaciones
con hombre de ira fácil». La inclinación natural de cualquier
persona la lleva a alejarse de una persona iracunda. Pero cuando el ataque de ira ha pasado, tendemos a racionalizarlo todo
y continuamos con la relación. Salomón nos advierte que no
nos relacionemos con alguien que está lleno de ira sin resolver.
Piense en ello: cada año, miles de personas son asesinadas, y
CÓMO SUPERAR lAS FUERZAS DESTRUCTIVAS EN UNA RELACiÓN
155
millones más son víctimas de agresiones por parte de cónyuges,
novios y novias que no han llegado a sofocar la ira que arde en
su corazón.
La ira reduce nuestra autoestima y la autoestima de los demás.
Salomón afirma: «El que es pronto a la ira se conduce como un
necio». ¿Ha hecho algo alguna vez que le haya hecho sentirse a
usted o a los que están a su alrededor como un necio? La persona
iracunda actúa como un necio porque la ira distorsiona su visión
y su perspectiva. Es capaz de distorsionar nuestro punto de vista
de la situación y nuestra capacidad para ver desde una perspectiva real las palabras o los actos de la otra persona. En consecuencia, lo que hacemos es reaccionar desmesuradamente, en
lugar de responder de forma eficaz a la realidad de la situación.
Las ventajas de controlar el mal genio
Dispondrá usted de fuerza para superar las disputas y los conflictos. En Proverbios 15:18, Salomón afirma que «el tardo a la ira
aplaca las querellas». Si controla su mal genio, podrá mantener
la objetividad, aún en mitad de una discusión o una pelea. Su
comportamiento no sólo tendrá una influencia calmante en la
discusión, sino que, además, su percepción de la situación, más
clara y precisa, le permitirá aportar más soluciones que aquellas
otras personas cuya cólera no les permite ver con claridad.
Podrá comprender mejor. Como dice Salomón, «El tardo a la
ira tiene gran comprensión, el de genio pronto pone de manifiesto su necedad». Dado que la percepción no se ve desdibujada
ni cegada por la ira, se incrementa la comprensión de las realidades de una situación.
Aumentarán sus consecuciones. En Proverbios 16:32, Salomón sostiene: «Vale más el tardo en la ira que el héroe, y el dueño de sí [es más poderoso] que el conquistador de ciudades». En
nuestra cultura, donde tanta gente carece de control sobre sus
emociones, aquellos que conservan el control disponen de una
enorme ventaja. No sólo disfrutarán de más consecuciones en
156 EL HOMBRE MÁ<; RICO QUE JAMÁs EXISTiÓ
su puesto de trabajo, sino que también será más probable que
disfruten de buenas relaciones en casa.
Será más respetado por los demás. «La prudencia del hombre
domina su ira, y su gloria es dejar pasar una ofensa», escribe
Salomón. Mi hijo Ryan es runner back en su equipo de fútbol
americano. Hace poco, en un partido, un jugador contrario lo
placó intencionadamente a destiempo. El árbitro lo vio y levantó
la bandera. Cuando Ryan se levantó, vi que hacía una mueca de
dolor. Cinco minutos después, el balón lo tenía el otro equipo,
y Ryan estaba jugando en defensa. Esta vez, Ryan le hizo un
fuerte placaje al mismo jugador que antes le había placado de
forma ilegal. Mientras el otro estaba tendido en el suelo, vi a
Ryan inclinado sobre él, preguntándole si estaba bien. Cuando
el otro jugador recuperó el aliento, Ryan le tendió la mano y
le ayudó a levantarse. A lo largo de la temporada, Ryan había
hecho montones de first downs y de touchdowns, dando muchos
puntos a su equipo; pero en aquel momento me sentí más orgulloso de él que en ningún otro momento durante la temporada.
Lo que hizo Ryan fue un ejemplo claro del consejo de Salomón
de «dejar pasar una ofensa».
¿Cómo abordar eficazmente la propia ira
y la ira de los demás?
¿Podemos hacer algo para reducir la fuerza de la ira en nuestro
pecho? ¿Podemos hacer algo para reducir nuestra tendencia a
enfadarnos? ¿Podemos hacer algo para neutralizar la ira en otra
persona?
Las ventajas de controlar el genio
Según el doctor Gary Smalley, la ira no es una emoción primaria. Es una emoción secundaria provocada por un dolor, una
frustración o un miedo no resueltos, o bien por una combinación de éstos. Cuando nos enfadamos, podemos abordar la ira
CÓMO SUPERAR lAS FUERZAS DESTRUCTIVAS EN UNA RElACiÓN
157
en su mismo origen, lo cual hará que se disipe pronto. O bien
podemos reaccionar ante una situación o ante otra persona manifestando nuestra ira, o bien podemos retenerla y almacenarla.
La mayoría de la gente opta por estas dos últimas cosas. La manifestación de la ira genera consecuencias negativas, como ya
hemos visto, haciendo daño a los demás y haciéndonos daño a
nosotros mismos en el proceso. Almacenar la ira o enterrarla no
es mucho mejor. Genera resentimiento y amargura, envenenando el pensamiento en última instancia. Más pronto o más tarde,
no podremos aguantar nuestro resentimiento por más tiempo, y
en adelante nos encontraremos lidiando con un genio explosivo
que puede desencadenarse ante la menor irritación.
La única manera de resolver eficazmente la ira es abordarla
en las causas que se hallan en su raíz. Tenemos que abordar
las heridas emocionales, las frustraciones y los miedos que nos
salen al paso regularmente. Pero ¿cómo hacerlo? Como sugiere
Gary Smalley, abordar cada una de estas cosas es sencillo, pero
no es fácil. Es sencillo porque cada una de estas emociones tiene
una única causa raíz: nuestras expectativas no satisfechas.
Cuando nacemos, el 100 por cien de nuestras necesidades
las satisfacen otras personas. A medida que crecemos, otras personas siguen satisfaciendo la mayoría de nuestras necesidades.
Incluso en la adolescencia, esperamos que los demás satisfagan
gran parte de nuestras necesidades. Como consecuencia de ello,
generamos una poco realista creencia de que tenemos derecho
a todo. Y este creer que tenemos derecho a todo puede convertirse en un importante obstáculo para nuestra felicidad, pues
genera una serie de expectativas que ponemos sobre los demás.
Esperamos que los demás hagan cosas que nos hagan felices y
nos hagan sentirnos satisfechos. Esperamos de ellos que hagan
cosas que nos demuestren que nos valoran y nos aprecian. En
cada una de las relaciones que mantenemos, construimos subconscientemente una lista de expectativas. Esperamos que los
demás hagan cosas positivas y que se abstengan de hacer cosas
negativas. Y, cada vez que alguien no cumple con nuestras ex158 EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
pectativas (o peor aún, cada vez que actúa en contra de nuestras
expectativas), el resultado es la frustración y el dolor. Y cuanto
más tiempo pasa sin que se cumpla una expectativa, más miedo
tenemos de que ésta no se cumpla nunca. Todas estas heridas,
frustraciones y miedos no resueltos son los que generan la emoción secundaria de la ira.
¿Cómo puede abordar usted eficazmente sus expectativas?
En primer lugar, identifíquelas. Cada vez que se sienta herido,
frustrado o temeroso, pregúntese qué expectativas tenía que hayan podido ser desatendidas o rechazadas. En cuanto las identifique, va a tener dos opciones. Puede apretar su puño emocional
en torno a esa expectativa y no dejarla escapar, o puede abrir
mentalmente la mano y dejarla ir. Nuestra tendencia es la de aferrarnos a ella; pero, con ello, lo único que conseguimos es que
la herida, la frustración o el miedo se enconen y se conviertan
en ira, resentimiento y amargura. O bien puede optar por dejar
ir esa expectativa y seguir adelante con su vida. Dejándola ir,
conseguirá paz interior, y se liberará de la ira.
Cómo eliminar la ira no resuelta
Gary Smalley dice que todos tenemos una «copa de la cólera»
en nuestro corazón que contiene nuestra reserva almacenada de
ira líquida. Hay personas que tienen la copa llena hasta el borde.
Puede habérseles llenado con toda una vida de ira, o quizá sólo
con lo acumulado en un día. La caída de una sola gota de irritación dentro de la copa hará que la ira se desborde y caiga sobre
aquel que haya creado la irritación. El acontecimiento más insignificante (que alguien se nos cruce en la autopista, o que ignore
o rechace una sencilla expectativa) puede hacer estallar a una
persona que tenga la copa llena de ira, y esto puede manifestarse
con un acceso de cólera, con una retirada emocional, con la murmuración o con un ataque físico en toda regla. O puede ser que
se reprima en el interior, envenenando el recipiente con pensamientos y sentimientos amargados, cínicos, depresivos o de odio.
CÓMO SUPERAR LAS FUERZAS DESTRUCfIVAS EN UNA RELACIÓN
159
Por otra parte, hay personas cuya copa de la cólera está vacía en un 90 por ciento. Pueden pasar por irritaciones y por
expectativas no satisfechas sin que la copa rebose. ¿Cuál es su
caso? ¿Tiene la copa llena hasta el borde? ¿Está llena en sus tres
cuartas partes? ¿O está casi vacía? Independientemente de la
cantidad de ira que haya almacenada en su copa de la cólera, lo
importante es centrarse en lo que puede hacer para vaciarla por
completo, y para que se mantenga vacía.
En su serie de vídeos Hidden Keys to Loving Relationships,lO
el doctor Gary Smalley habla de los siete pasos que se pueden
seguir para vaciar la ira almacenada en nuestro interior. Usted
puede hacer uso de estos pasos cada vez que esté enfadado por
cualquier motivo y, si los sigue, mantendrá vacía su copa de la
cólera e impedirá que el resentimiento y la amargura envenenen
su personalidad. Esto es lo que Salomón quiere decir cuando
habla de «alejar la cólera».
Los pasos de Gary Smalley para eliminar la ira
Defina la ofensa por escrito. Normalmente, nos sentimos ofendidos cuando alguien ha reducido nuestro potencial de ganancias,
o bien cuando ha aumentado nuestro potencial de pérdidas. Es
entonces cuando nos sentimos violentados. Escriba específicamente lo que la persona hizo y lo que le arrebató a usted. ¿Le
ha supuesto una pérdida permanente, o es una pérdida que ha
ido disminuyendo con el tiempo? ¿Afectó a su auto estima? ¿Hirió sus sentimientos? Al calor del instante, las emociones nos
pueden llevar a sacar las cosas de quicio. En cuanto plasme por
escrito en qué consistió la ofensa que le hicieron, verá las cosas
desde una perspectiva más realista.
Consiéntase llorar la pérdida. Hay veces en que se ha infligido una pérdida terrible. Yo confié en una persona para que
10. Las claves ocultas de las relaciones amorosas. (N. del T.)
160
EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁs EXI~IIÓ
invirtiera mis ahorros con moderación. Pero, en vez de esto,
asumió riesgos tremendos, mintió con respecto a las pérdidas y,
pocos meses después, había perdido ya el 95 por ciento de mis
ahorros. No hace falta decir que me puse verdaderamente furioso. Tras la muerte de mi padre, yo había perdido la paciencia
con mis hijos, con mi esposa y con mis empleados, y no sabía
por qué. Posteriormente, averiguaría que había estado abrigando la ira por la muerte de mi padre. A cada momento, Gary
Smalley me recordaba que plasmara por escrito mi pérdida y
que me diera tiempo para llorarla. Si no nos damos tiempo para
llorar una pérdida, la herida no resuelta puede crear un embalse
de ira en nuestro interior.
Intente comprender mejor al ofensor. ¿Por qué dijo lo que
dijo (o hizo lo que hizo) la persona que le ofendió? ¿Era consciente de que le estaba haciendo daño, o ni siquiera se dio cuenta? ¿Le trató a usted del mismo modo que trata a todo el mundo,
o quizá de la forma en que los demás la tratan a ella? ¿Cuál es su
marco de referencia? ¿Es, simplemente, una persona inmadura?
Todo el mundo tiene puntos ciegos, y suele ocurrir que infligimos heridas a otras personas sin pretenderlo. Si se da usted
cuenta de que una persona ha hecho algo que estaba en función
de su personalidad, de su inmadurez o de su ignorancia, la herida no le parecerá tan grande. Durante años, mi esposa, Shannon, se sintió profundamente herida por la manera en que una
de sus amigas se comportaba con ella. Cuando se dio cuenta de
que esta mujer trataba a todo el mundo de la misma forma, y de
que aquello se debía más a sus antecedentes y a su personalidad
que a cualquier intención de hacer daño, Shannon se liberó de
la ira que había ido acumulando en su corazón.
«Busque el tesoro» en la ofensa. Busque lo bueno que se ha
derivado de esa situación. ¿Le ha hecho más compasivo con los
demás? ¿Le ha llevado a no tratar a los demás del modo en que
le han tratado a usted? Un amigo mío perdió a su hija en un accidente en el que el causante se dio a la fuga. Con anterioridad
a esto, él nunca había puesto los pies en un hospital de niños.
CÓMO SUPERAR LA.." FUER7AS DESTRucrIVAS EN UNA RELACIÓN
161
Había visto noticias de accidentes similares, pero nunca había
sentido una punzada de tristeza ni de compasión. Después de
perder a su hija, se convirtió en uno de los hombres más compasivos que he conocido. Iba a visitar habitualmente el hospital
de niños de la zona con el fin de ofrecer empatía y consuelo a los
padres de los niños enfermos o accidentados.
La irritación que provoca un grano de arena en el interior
de la ostra es lo que da lugar a la perla. Los conflictos, las adversidades, las irritaciones o las ofensas que sufrimos suelen
crear perlas ocultas. El reconocimiento de estas perlas puede
sustituir por gratitud el dolor y la ira que pudimos sentir en un
principio.
Escriba una carta (pero no la envíe). ¿Por qué? Porque así
liberará su ira, su resentimiento y su amargura a través del bolígrafo o del teclado del ordenador. Pero la liberación se halla
en escribir la carta, no en enviarla. Tiene que ser tan sincero y
tan descriptivo como le resulte posible. No se guarde nada. El
objetivo es sacarlo todo, y la autocensura no hará otra cosa que
frustrar el objetivo.
Libere a la otra persona de las heridas que le haya infligido y
de futuras expectativas. Salomón nos dice que la gloria de una
persona es pasar por alto una ofensa. La palabra hebrea que se
traduce por «pasar por alto» significa dejar de lado e ir más allá.
La palabra hebrea que se traduce por «perdón» significa «liberar». Así pues, para perdonar de verdad a alguien, tendrá que
liberarle de su responsabilidad por el daño que le haya podido
causar a usted. El perdón no es un sentimiento ni una palabra;
es una elección. y Salomón dice que, cuando uno hace esa elección, recibe la gloria. Liberando a la otra persona, y liberándose
de cualquier expectativa futura que usted tenga de ella, se liberará usted de su ira y de su amargura.
Tender la mano. Cuando no hay un peligro físico ni existe
potencial de daños, tender la mano al ofensor de forma amable
y comprensiva puede ser tremendamente beneficioso para ambas partes. Permítame que le ponga un ejemplo. Mi socio Jim
162
EL IIOMBRl, MÁS RICO QUE JAMÁs EXISTiÓ
tenía una relación terrible con su padre. A lo largo de toda su
infancia, Jim, su hermano y su madre habían sufrido de forma
habitual los malos tratos y las agresiones de su padre. Siendo
ya adulto, Jim odiaba a su progenitor. Gary Smalley le ayudó a
llevar a cabo los siete pasos aquí descritos. La parte más difícil
del proceso llegó el día en que Jim tuvo que tenderle la mano
a su padre. Pero, milagrosamente, aquel día comenzaron una
relación completamente diferente. No sólo desapareció de un
plumazo toda una vida de ira en el corazón de Jim, sino que
también cambió por completo la vida de su padre. Se hicieron
muy buenos amigos y mantuvieron una increíble relación durante veinte años, hasta que el hombre murió.
Cómo tratar la ira de los demás
En el tema de cómo abordar la ira de los demás hacia nosotros,
nos referimos en realidad a dos situaciones diferentes: reducir la
ira de la otra persona en una circunstancia en particular, y ayudarle a reducir el estancamiento de la ira en su corazón. He aquí
las sugerencias de Salomón para reducir la ira en una situación
en la que estallan los temperamentos.
Devuelva suavidad por dureza. «Una respuesta suave calma
el furor, una palabra hiriente aumenta la ira», dice Salomón.
En lugar de devolver insulto por insulto, pruebe a responder
con un tono de voz más apacible y amable, con afirmaciones
corteses. Lo más probable es que la ira de la otra persona
amaine.
No añada leña al fuego. Salomón escribe: «Cuando se acaba
la leña, se apaga el fuego». En demasiadas ocasiones queremos
decir la última palabra y, al hacerlo, no hacemos otra cosa que
arrojar otro leño, o incluso gasolina, al fuego. Podemos quitar
leña al fuego aceptando la responsabilidad (o la culpa de la otra
persona) por lo que hicimos o dijimos que pudo ser doloroso, en
lugar de justificar o defender nuestras palabras o nuestro comportamiento.
CÓMO SUPERAR L-\S FUERZAS DESTRUGIWAS EN UNA RELACiÓN
163
¿Cómo puede usted reparar el daño causado
por sus accesos de ira?
Cada vez que usted pierde los estribos con otra persona, le inflige un duro golpe. Si la otra persona es más madura que usted,
es posible que aborde la situación de la forma correcta. Pero lo
más probable es que no le resulte fácil olvidar la herida recibida,
y usted va a tener que asumir la responsabilidad de reparar el
daño provocado. Para ello, haremos uso del mismo proceso utilizado para eliminar la ira de nuestro propio corazón, pero con
un giro un poco diferente. Además de los pasos utilizados para
eliminar la ira de su propio corazón que hemos expuesto antes,
usted tendrá que:
Definir la ofensa que le ha hecho a la otra persona. ¿Qué ha
hecho usted para infligirle la herida? ¿De qué modo rechazó o
ignoró usted sus expectativas? ¿En qué modo generó una pérdida o disminuyó una ganancia en la otra persona? Defina claramente la naturaleza y el grado de la ofensa. (No la justifique, no
busque excusas, no la minimice ni la racionalice.)
Expresarle a la otra persona su arrepentimiento. Hable específicamente de los detalles particulares de su ofensa. Nadie valora ni se cree una disculpa genérica. La disculpa que se adentra
en los detalles específicos demuestra a la otra persona que usted
comprende de verdad lo que hizo y cómo la hirió.
Pedir perdón. También aquí, sea específico con respecto a
cuánto le gustaría que la otra persona le perdonara.
Hacer lo posible por restablecer la relación hasta su anterior
estado. Haga saber a la otra persona que le gustaría respetar
sus límites y moverse a su ritmo en el restablecimiento de la
relación.
La verdadera sabiduría no es nunca pasiva; es siempre proactiva. Salomón nos ofrece sugerencias específicas de las que podemos hacer uso para liberarnos de las heridas, las frustraciones,
las expectativas no satisfechas y la ira. Tienen lugar cuando tratamos a aquellos que nos han ofendido de una forma totalmente
164
EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
contraria a la dictada por las inclinaciones naturales de la condición humana.
No busque nunca la revancha. En Proverbios 24:29, Salomón
dice: «No digas: "Como él me ha hecho a mí, le haré yo a él, daré
a cada uno según sus obras"». Salomón nos previene de cualquier tipo de revancha, sea de palabra o de obra. Como afirma
en Proverbios 26:27: «El que excava una fosa caerá en ella, el
que hace rodar una piedra se le vendrá encima».
No se regodee nunca con el daño sufrido por una persona que
le haya hecho daño. En Proverbios 24:17, Salomón advierte, «No
te alegres por la caída de tu enemigo, no se goce tu corazón
cuando se hunde».
Busque la ocasión de hacer el bien a aquellos que le han hecho
daño. Como dice Salomón en Proverbios 25:21: «Si tu enemigo
tiene hambre, dale de comer, si tiene sed, dale de beber». Sí, esto
es totalmente contrario a la naturaleza humana. Sin embargo,
cuando ayudamos a aquellos que nos han hecho daño, no sólo
quitamos leña al fuego de su ira, sino que además les demostramos que estamos tan preocupados por los demás como lo
estamos por nosotros mismos.
Resolver la ira no es una victoria fácil
La ira es una potencia emocional con la que tenemos que enfrentarnos una y otra vez a lo largo de nuestra vida. Pero no
tenemos que sentirnos culpables por nuestra ira ni hacer que se
sientan culpables los demás por la ira que vuelcan sobre nosotros. La cólera se inicia como una tenue lluvia; una gota aquí,
otra allí. Si no se le presta atención, se puede convertir en una
inundación, tal como nos advierte Salomón. Pero usted puede
dar los pasos necesarios para que no le supere o para que socave sus relaciones. Usted puede mantener su copa de la cólera
limpia y seca.
COMO SUPERAR U\S FUER7A..<; DESTRUCTIVAS EN UNA RELACIÓN
165
---l"
CONOCIMIENTOS PARA ALCANZAR LA SABIDURÍA
¿Cuán llena está su copa de la cólera?
1. ¿Se siente fácilmente herido, irritado o frustrado por
«pequeñas cosas»?
2. ¿Se siente irritado o frustrado rara vez? ¿Con frecuencia?
¿O casi a diario?
3. ¿Mantiene actualmente algún rencor o resentimiento en
sus relaciones? ¿Hay alguna persona de la que se haya
apartado?
4. ¿Cuándo fue la última vez que estalló enfurecido o se
retiró cargado de cólera?
A. ¿Qué es lo que le hizo estallar?
B. Sabiendo lo que sabe ahora, ¿cómo manejará esa misma situación en el futuro?
5. Haga una lista de todas aquellas personas con las que sienta que debe reparar la relación, personas con las que se
enfureció o que se enfurecieron con usted.
Para obtener una buena imagen del cuadro, quizá tenga que
pedir la opinión de su familia, de sus amigos o de sus compañeros de trabajo.
166 EL HOMBRE MÁs RICO QUE JAMÁs EXISTIÓ
CAPiTULO
12
Cómo desactivar las «trampas explosivas»
que se interponen en nuestro camino
hacia el éxito
El ingenuo se lo cree todo,
pero el sabio medita bien el asunto.
PROVERBIOS
14:15
Dos primos míos fueron valientes marines que sirvieron a su
país en la guerra de Vietnam. De todos los peligros que arrostraron, los que más temían eran las trampas explosivas, como las
minas antipersona ocultas entre la vegetación. En un instante,
estos dispositivos podían mutilar permanentemente o matar a
cualquier soldado desprevenido.
Salomón dice que hay una especie de trampa explosiva en
nuestra vida personal o profesional que puede tener también
unos efectos devastadores. ¿Cuál es el nombre de esta trampa
explosiva? Ingenuidad. Y puede emboscar a cualquiera, independientemente de su inteligencia, de su formación, de su éxito
financiero o de sus logros personales.
Philo T. Farnsworth fue un genio. En el instituto, su dominio
de la física, de las matemáticas y de la incipiente ciencia de la
electrónica estaba años luz por delante del de sus profesores.
A los catorce años de edad, imaginó un sistema de exploración
electrónica línea a línea de una imagen y su transmisión, y a
los diecinueve años comenzó a trabajar a tiempo completo en
el desarrollo de la primera televisión del mundo. Muchos de
los más destacados científicos e ingenieros y de los principales
fabricantes del mundo habían llegado a la conclusión de que los
problemas de la captura y la transmisión electrónica de imágenes visuales eran de tal magnitud, que ese dispositivo era económicamente inviable. Y, sin embargo, a los veinticuatro años
de edad, Farnsworth fue galardonado con dos patentes por haber inventado la cámara y el receptor de televisión.
Otro inventor, Edward H. Armstrong, creó un método de
amplificación del sonido denominado modulación de frecuencia
(FM), que es el centro de la calidad en la transmisión de sonido
del que hoy en día hacen uso la radio, la televisión y los teléfonos
móviles. Sin la FM de Armstrong, no existiría la transmisión de
sonidos tal como la conocemos actualmente.
Sin embargo, a pesar del indiscutible genio de estos hombres
y de sus incalculables contribuciones a los medios de comunicación de masas, ninguno de ellos sacó un provecho sustancial
de sus inventos. Casi arruinado, Armstrong se suicidó, mientras
que Farnsworth no recibió jamás ni un solo céntimo de los millones de dólares en derechos de autor que le había prometido la
empresa de electrónica que más provecho sacó de su invento.
¿Cómo pudo suceder esto? Salomón responde a esta pregunta en Proverbios 14:15 cuando dice: «El ingenuo se lo cree todo,
pero el sabio medita bien el asunto». Es decir que, aunque estos
hombres eran genios en el mundo de la ciencia, en el mundo del
os e
.F
ingenuo que cuando el director general de RCA
tífico de la
......
El precio de ser ingenuo
En 1993, un amigo mío me presentó a un multimillonario que
estaba fundando una nueva empresa que poseía la patente de
una tecnología revolucionaria. Y me quedé tan convencido con
su promesa que invertí 2,5 millones de dólares en su empresa. En 1998, un hombre del que me había hecho amigo recientemente me dijo que, en breve, iba a convertir su empresa en
sociedad anónima. Y así, invertí 3 millones de dólares en su
empresa. En el año 2000, un primo mío me presentó a un prodigio del comercio de mercancías que, en sólo cuatro años, había
convertido 5.000 dólares en 14 millones de dólares. De modo
que invertí 2 millones de dólares con él. A día de hoy, estas tres
inversiones, que totalizaban 7,5 millones de dólares, han generado unos beneficios combinados de 200.000 dólares. Es decir,
¡un 97 por ciento de pérdidas!
¿Qué es lo que fue mal? Yo confié en mi intuición y me lo creí
todo. Fallé al no seguir el consejo de Salomón. Violé tres de las
más potentes advertencias de los Proverbios y, como consecuencia de ello, me estrellé. Si hubiera hecho caso a cualquiera de
esas tres advertencias, seguiría teniendo algunos millones de
dólares más. Si las hubiera escuchado las tres, esos 7,5 millones de dólares, adecuadamente invertidos, me habrían rendido
cerca de 20 millones de dólares.
Ingenuidad y cociente intelectual (CI)
La ingenuidad tiene que ver menos con la inteligencia y más con
el modo en que una persona aborda las situaciones individuales
y la vida en general. La persona ingenua tiende a simplificar
demasiado una situación y, con ello, pierde de vista factores cruciales que pueden afectar significativamente al resultado. Como
hemos visto, los genios pueden ser tan ingenuos como cualquier
otra persona de inteligencia media. Salomón describe a una persona como ingenua cuando no «medita bien el asunto» antes de
optar por un curso de acción. La mayoría de las personas no lleC()MO DESAGrNAR LAS «TRAMPAS FXPLOSIVAS"...
¡tí<)
va a cabo la oportuna diligencia por una o más de las siguientes
razones. ¿Se identifica usted con algun~l de éstas?
Una simplijicación excesiva. Todos renemos una inclinación
natural hacia la simplicidad. Queremos que las cosas sean sencillas. Queremos resolver las cosas de inmediato, sin tener que
leer un libro de instrucciones o hacer los deberes. Queremos
creer en todo el mundo, y queremos aceptar literalmente lo que
se nos ha dicho. Pero, por desgracia, eso es una necedad. En
Proverbios 1:22, Salomón dice: «¿Hasra cuándo, oh ingenuos,
amaréis vuestra simpleza?». Las decisi<mes importantes no son
nunca simples. Siempre hay factores importantes, ocultos bajo
la superficie, que conviene descubrir y considerar.
Las suposiciones. En Proverbios 27:1, Salomón advierte: «No
te regocijes por el día de mañana, porque no sabes lo que deparará el día de hoy». Salomón está hablando aquí de las suposiciones. Suponemos que las mismas circunstancias y oportunidades que tenemos ante nosotros hoy seguirán a nuestra
disposición en el futuro (mañana, la semana que viene o el año
próximo). Nos comportamos ingenuamente siguiendo el impulso, suponiendo que mañana podremos corregir los errores cometidos hoy. No meditamos bien el asunto antes de tomar una
decisión, porque siempre podemos meditarla más tarde. Pero
lo cierto es que no vivimos en un mundo estático. Todo cambia
de un momento a otro, y suponer que mañana dispondremos de
las mismas oportunidades o circunstartcias que tenemos hoy no
deja de ser necio e ingenuo.
Una confianza fuera de lugar. Normalmente, depositamos
más confianza de la que deberíamos en personas que no conocemos bien. Con frecuencia, la gertte es menos capaz, está
menos experimentada, es menos competente y menos honesta
de lo que parece ser. La gente siempre muestra su mejor cara,
y normalmente la enjuiciamos en cuestión de minutos o de segundos. Toda mis decisiones erróneas en inversiones se basaron
en el hecho de haberme creído de plano lo que me decían ciertas
personas. Ninguno de esos tres hombres merecían el nivel de
170
EL HOMBRE MÁ.'; RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
confianza que yo deposité en ellos. Uno resultó ser una persona tremendamente deshonesta, mientras que los otros dos eran
excesivamente optimistas y no estaban cualificados para hacer
el tipo de previsiones que estaban haciendo. En cada uno de los
casos, me fié de ellos pensando que eran honestos y competentes en sus proyecciones. Si yo hubiera seguido la admonición de
Salomón y hubiera meditado bien el asunto, escarbando en sus
pasados logros, no habría depositado mi confianza en ellos.
Las apariencias. La respuesta que damos a una persona o a
una situación se suele basar totalmente en las apariencias. Una
persona puede ser carismática o enormemente agradable, o bien
una oportunidad financiera puede parecer extraordinaria a primera vista. Pero las apariencias no suelen contarnos lo suficiente
del asunto como para que basemos ninguna decisión importante en ellas. Una de mis decisiones de inversión tuvo que ver con
el prototipo de un nuevo producto que había sido galardonado
con docenas de patentes. Parecía ser una innovación tecnológica de proporciones monumentales. Lo que yo no sabía era que
convertir aquel prototipo de laboratorio en un producto económicamente manufacturable llevaría más años y costaría más millones de dólares de lo que habían proyectado los ejecutivos de
la empresa. La empresa se constituyó en sociedad anónima en
1998, y cada acción valía 21 dólares. En la actualidad, la acción
está a 17 céntimos. ¡Las apariencias fueron excesivas!
La pereza. La inclinación natural del ser humano es la de
hacer lo mínimo posible para conseguir lo que desea. Y lo mismo ocurre en el proceso de toma de decisiones. «Meditar bien
el asunto» requiere de mucho más esfuerzo y creatividad que
la simple aceptación a pie juntillas de lo que pueda decir una
persona. Nuestra única esperanza para contrarrestar esa inclinación natural es aplicar la verdadera diligencia a la toma de
decisiones cada vez que estemos considerando un compromiso
importante.
La precipitación. Cuando tenemos prisas por tomar una decisión, lo más probable es que lo hagamos sin tomarnos el tiempo
CÓMO DESACTIVAR L-\S «TRAMPAS EXPLOSIVAS»...
171
suficiente para meditar el asunto en profundidad. En cada una
de mis necias decisiones de inversión, las personas implicadas
me dijeron que tenía que actuar de inmediato o que, de lo contrario, perdería una extraordinaria oportunidad. En Proverbios
21:5, Salomón advierte: «Para el que se precipita, todo es indigencia». Las prisas son una de las formas más frecuentes de ingenuidad. ¿Cuántos matrimonios desastrosos comenzaron con
las presiones de uno de los dos cónyuges para que el otro accediera a casarse antes de lo que consideraba oportuno? Si alguien
le presiona para que se apresure, debería levantarse una bandera roja. Pise el freno; NO permita que nadie le presione para que
se precipite en tomar una decisión importante. Insista en tomarse su tiempo con el fin de indagar, de asesorarse y de activar
el nivel de diligencia necesario para tomar una sabia decisión.
La estrechez de miras. Con frecuencia, nuestra visión es demasiado limitada como para tomar la mejor decisión basándonos
sólo en nuestros conocimientos y en nuestra experiencia. Salomón previene en Proverbios 15:22: «Donde no hay consultas,
los planes fracasan; con muchos consejeros, se llevan a cabo».
Tomar decisiones importantes sin contar con consejo externo
no sólo es ingenuo, sino necio. Si obtenemos la opinión y el
consejo experto de otras personas, expandiremos radicalmente
nuestro campo de visión y estaremos mucho más cualificados
para tomar una sabia decisión.
La integridad. Desgraciadamente, estoy convencido de que,
cuanto más honesta es una persona, mayor es su inclinación
a ser ingenua. ¿Por qué? Las personas honestas no se plantean
nunca mentir, robar ni estafarle a alguien los ahorros de toda
su vida. Estos pensamientos son tan extraños para su carácter
que no pueden imaginar que otra persona les pueda hacer eso.
Pat Boone y yo somos amigos desde hace casi treinta años, y
solíamos bromear entre nosotros sobre cuál de los dos era más
ingenuo. A ninguno de los dos se nos habría ocurrido pensar en
timarle a alguien sus ahorros, ganados con mucho esfuerzo; de
modo que no podíamos imaginarnos que alguien pudiera hacer172
EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMAs EXISTIÓ
nos eso a nosotros. Y, sin embargo, eso nos pasó a los dos demasiadas veces. Mi suegro es uno de los hombres más honestos que
haya conocido. Siendo uno de los más destacados vendedores de
IBM, lo reclutaron personalmente los propietarios de una empresa de ordenadores más pequeña y le dijeron que le pagarían
comisiones mucho más elevadas que las que recibía de IBM. No
tenía ningún motivo para dudar de su palabra, porque él mismo nunca hubiera hecho una promesa que no fuera a cumplir.
Además, estos hombres eran miembros activos de su iglesia. De
manera que dejó atrás una carrera de veinte años en IBM sin
meditar bien el asunto. Hizo una gran cantidad de negocios para
sus nuevos jefes, pero nunca le pagaron lo que le habían prometido. Aquello lo dejó aturdido. ¿Cómo podían haberle mentido de
forma tan descarada? Su honestidad le había hecho demasiado
confiado en unos hombres de los que sabía bien poco, y le había
impedido sentir la necesidad de comprobar sus antecedentes.
La codicia. Hay veces en que estamos tan ansiosos por adquirir algo que estamos dispuestos a creernos cualquier cosa
que se nos diga, con la esperanza de que esta oportunidad será
algo así como un billete de lotería ganador. En cada una de mis
inversiones, quise creer en las proyecciones de aquellas optimistas personas, y decidí ignorar todas las advertencias de los
escépticos. Cada una de aquellas inversiones era una oportunidad para multiplicar mi dinero. Mi visión quedó cegada por la
codicia, otra razón por la: que no medité bien el asunto.
La arrogancia. Una de las mayores fuentes de ingenuidad es
la arrogancia. Las personas arrogantes suelen pensar que son más
listos que los demás. No sienten la necesidad de buscar consejo
externo ni de realizar las debidas diligencias, pues creen que ya
saben todo lo que hay que saber. Salomón decía: «La arrogancia
precede a la ruina; el espíritu altivo a la caída». Tarde o temprano, los arrogantes terminan cegados por su arrogancia.
Unas prioridades equivocadas. A veces, una persona decide no meditar en profundidad un asunto antes de tomar una
decisión importante porque no cree que la oportuna diligenCÓMO DESACTIVAR lA" «TRAMPAS EXPLOSIVAS»...
I73
cia sea tan importante. En cambio, pierde el tiempo viendo la
televisión, navegando por internet, jugando al golf o haciendo
centenares de cosas de menor importancia. Debido a que no se
da cuenta del coste potencial de su ingenuidad, nunca hace de
su superación una prioridad.
La solución
la solución de Salomón para la ingenuidad constituye una de
las prescripciones más simplistas de sus escritos. Salomón nos
insta a «meditar bien el asunto» antes de tomar cualquier decisión importante. En el capítulo 2, vimos el atributo de la diligencia; «meditar bien el asunto», traer todos los elementos de
la diligencia al proceso de toma de decisiones. la diligencia es
como un foco gigante: encíéndalo y la oscuridad de la ingenuidad desaparecerá.
Hay personas que tienen miedo de insultar a los demás si
realizan la oportuna diligencia. Temen que la otra persona pueda preguntar: «¿No confía usted en mí?». Si eso ocurriera, su
respuesta debería ser: «No me ha dado ninguna razón para que
desconfíe de usted, de modo que confío en todo lo que sé de
usted. Pero no quiero cometer un error absurdo y, para evitarlo,
sigo siempre una regla muy sencilla: meditar bien el asunto y
mirarlo bien antes de tomar cualquier decisión importante. De
modo que eso es lo que hago, no importa con quién esté tratando». Si una persona es verdaderamente honesta, respetará su
minuciosidad y valorará sus diligentes esfuerzos.
No sea ingenuo,
no sea que tome una decisión equivocada
En Proverbios 22:3, Salomón nos advierte: «El hombre prudente
ve el mal y se esconde, los ingenuos pasan y reciben castigo».
la mayoría de las personas rara vez se encuentra en situaciones
poco éticas o ilegales por sorpresa. Normalmente, ven las señales
174 EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
de precaución o de peligro primero. En este punto, tienen que
tomar una decisión. Salomón nos dice que un hombre sabio da
la vuelta, mientras que aquellos que son ingenuos, ven la señal
de peligro, sienten una punzada en su conciencia y luego optan
por seguir moviéndose en la misma dirección. Probablemente, éste debió de ser el caso de los ejecutivos de Enron, World
Com, Tyco, Anderson y Health South. Ellos vieron las señales de
peligro, y cada uno tomó su decisión. Si hubiera habido algún
hombre sabio entre ellos, habrían dado la vuelta y se habrían
buscado otro empleo. Desgraciadamente, la mayor parte de ellos
tomaron la decisión opuesta y, como consecuencia de ello, no
sólo perdieron el empleo, sino también su reputación, y algunos
incluso perdieron la libertad. Y a estas personas se las tenía entre las más inteligentes y eficaces del mundo empresarial.
Pero erras no son las únicas. ¿Cuántos hombres y mujeres
ven las señales de peligro en una nueva relación, cuando se les
pide que hagan cosas que violentan su conciencia (drogas, alcohol, infidelidad)? Ven las señales de peligro, sienten la punzada
de la conciencia y luego toman una decisión: «¿Doy la vuelta o
sigo adelante?». los asesores matrimoniales dicen que la mayoría de las víctimas de violencia doméstica sufrieron uno o más
casos de malos tratos por parte de su pareja antes de casarse.
Vieron la bandera roja, la señal de peligro, pero mantuvieron
ingenuamente la relación hasta llegar al altar. Veinte mil personas mueren cada año en accidentes provocados por conductores
embriagados que optan por seguir bebiendo aun a sabiendas de
que no deberían hacerlo. Cuando se subieron a su automóvil,
sabían que no debían conducir, pero tomaron una decisión y
siguieron adelante.
Hay un camino que parece bueno...
Salomón advierte que cabe la posibilidad de que tomemos senderos que parecen buenos pero que resultan ser equivocados.
¿la causa? Pues que no hemos sido diligentes a la hora de tomar
la decisión. En Proverbios l4:12, dice: «Hay caminos que pareCÓMO DESACTIVAR LAS «TRAMPAS EXPLOSIVAS,....
175
cen rectos pero, al cabo, son caminos de muerte». Si se medita
diligentemente el asunto, uno se asegura de que esto no ocurra.
En Proverbios 14:18, Salomón nos advierte: «La herencia de
los simples es la necedad, pero los prudentes son coronados con
el conocimiento». En otras palabras, sólo aquellos que meditan
bien los asuntos antes de tomar una decisión importante serán
recompensados. En vez de ganarse la reputación de un necio, se
les recompensa con la reputación de un sabio.
Cómo tomar decisiones sabias
No niegue su ingenuidad. Opte por meditar bien los asuntos.
Acepte que su inclinación natural en la toma de decisiones será
siempre la de optar por el camino del perezoso o del ingenuo.
Opte más bien por meditar activamente los asuntos antes de
tomar una decisión importante.
Busque consejo externo. En los Proverbios, Salomón nos
aconseja una y otra vez que busquemos consejo fuera. En Proverbios 11:14, dice: «Donde no hay buen gobierno, el pueblo se
hunde; abundancia de consejeros, trae salvación»; en Proverbios
15:22, observa: «Donde no hay consultas, los planes fracasan;
con muchos consejeros, se llevan a cabo». Más tarde, escribe:
«Los proyectos con el consejo se afianzan». Su advertencia es
clara, su sabiduría innegable. Sígala.
Sin los consejos de mis socios, nunca habría logrado lo que
he conseguido en los negocios. Sin los consejos del doctor Gary
Smalley, no habría podido disfrutar del maravilloso matrimonio
del que disfruto hoy. y sin los consejos de Salomón, no podría
esperar un éxito y una felicidad duraderos.
Elija sabiamente a sus amigos y asociados. En Proverbios
13:20, Salomón escribe: «El que anda con los sabios será sabio; quien frecuenta los necios se hará malo». Con quién eliges
asociarte o con quién eliges compartir tu vida puede suponer
una bendición o una maldición en tu vida. Se puede ser amigo
de todo el mundo, pero hay que tener mucho cuidado a la hora de
decidir con quién compartes tu vida o con quién te vinculas
176
EL HOMBRE MAs RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
de algún modo significativo. Observe la sabiduría y la integridad de la persona. Esté atento a cualquier señal de peligro que
pueda ser indicio de falta de honradez. Observe cuáles son sus
prioridades y de qué modo ordena su vida. ¿Cómo trata a su pareja, a su cónyuge, a sus hermanos o a sus hijos? ¿Qué es lo que
más valora esa persona? No se haga acompañar de necios.
Ser prudente es una elección que usted debe tomar cada día
Ser prudente es una decisión que hay que tomar cada vez que
uno se enfrenta a una decisión importante en cualquier área
de la vida. Tanto si se enfrenta a una decisión en los negocios,
como a una decisión financiera o personal, opte en primer lugar
por «meditar bien el asunto». Si opta por esto y aplica los pasos
de los que hemos hablado, tomará usted decisiones sabias que le
reportarán enormes beneficios. Si no lo hace, su propia tendencia natural le llevará por el sendero del ingenuo, un sendero que
lleva a la decepción y al fracaso.
,.,...,J..,.,
"
CONOCIMIENTOS PARA ALCANZAR LA SABIDURÍA
1. Haga una lista de dos o más decisiones que usted consi-
dere que fueron errores importantes Ca nivel personal, en los
negocios o a nivel financiero). Por ejemplo, una importante
compra, una mala inversión, aceptar un mal empleo y dejar
uno bueno, un fracaso en el matrimonio o como padre o
madre.
2. ¿Cuál de las siguientes causas de ingenuidad pudieron
contribuir en esas decisiones?
» Simplificación excesiva
» Suposiciones
» Confianza fuera de lugar
» Apariencias
» Pereza
» Precipitación
» Estrechez de miras
» Integridad
CÓMO DESACTIVAR LAS «TRAMPAS EXPLOSIVAS"...
177
CAPITULO
»
Codicia
» Arrogancia
» Prioridades equivocadas
3. ¿Qué podría haber hecho en el proceso de toma de decisiones para haber «meditado bien el asunto» y tomar una
mejor decisión?
4. Einstein definió la locura como hacer la misma cosa una
y otra vez y esperar resultados diferentes. ¿Qué puede hacer
usted de diferente en sus futuras tomas de decisiones para
que éstas sean un reflejo de sabiduría en vez de ingenuidad?
5. Haga una lista de decisiones importantes a las que se esté
enfrentando actualmente o a las que espera enfrentarse en
un futuro cercano.
6. Para cada una de esas decisiones, escriba un párrafo acerca de lo que va a hacer en el proceso de toma de decisiones
para estar seguro de tomar la mejor decisión posible.
13
~~
!~
La principal causa de pérdidas
en las finanzas
Ésa es la senda de todo el que se entrega a la rapiña:
ella quita la vida a su propio dueño.
PROVERBIOS
1:19
EXAMEN
Verdadero o Falso:
» Los ricos son más codiciosos que los pobres y las personas de
ingresos medios.
» Cuanto más dinero hace una persona, más probable es que sea
codiciosa.
» La codicia no es un tema que me preocupe.
Cuando pensamos en la codicia, siempre nos parece que es algo
que les pasa a los demás, no a nosotros. Nos imaginamos al personaje de Scrooge de Canción de Navidad, de Dickens. Pero lo
cierto es que las semillas de la codicia están presentes en todos los corazones humanos. En algunas personas, estas semillas
echan raíces sutilmente e influyen poco a poco, cada vez más,
en nuestras decisiones, impidiéndonos alcanzar lo que más valoramos. En otras, se convierten en malas hierbas gigantes que
sofocan la alegría de la vida. Lo bueno es que Salomón nos indica de qué modo podemos evitar que la codicia eche raíces e
influya o controle nuestra vida.
En primer lugar, vamos a ofrecer una imagen más clara de
cómo define Salomón la codicia. ¿Ha respondido usted Verdade-
178
EL HOMBRE MÁs RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
179
ro a alguna de las preguntas del examen de más arriba? Según la
definición de Salomón, la respuesta correcta a todas las preguntas del examen es Falso.
¿Qué es lo que usted quiere y cuán
inadecuadamente lo quiere?
La codicia no es sólo una cuestión de dinero. Aunque la codicia
puede llevarle a uno a buscar riquezas y posesiones materiales,
también es una actitud que puede arrastrar consigo conductas
diversas. Salomón utilizaba dos palabras hebreas para describir
la codicia. Una de ellas significa «ansiar profundamente o desear ardientemente algo»; la otra supone querer algo de manera
tan inadecuada que uno está dispuesto a violar los derechos de
los demás para conseguirlo. Si combinamos estas dos palabras
obtendremos una imagen bastante ajustada de lo que Salomón
quería decir. La codicia es un deseo ardiente y profundo de algo,
que genera una disposición a hacer cualquier cosa que sea necesaria para conseguirlo. Es decir, la codicia no se define por 10
que usted quiere, sino por el modo inadecuado en que lo quiere.
No es el qué, sino el cómo.
Una persona puede ser codiciosa en casi cualquier cosa que
se pueda uno imaginar; puede ser codiciosa de poder o de reconocimiento, de amor, de satisfacción sexual, de tiempo libre
o de una afición. Pero en nuestra sociedad, la forma más visible
de codicia es la codicia de riquezas.
LA CODICIA es un deseo ardiente y profundo de algo que
nos lleva hasta el punto de estar dispuestos a hacer cualquier cosa que sea necesaria para conseguirlo.
La codicia puede crecer como un cáncer
Michael Landon fue uno de mis amigos más queridos en Hollywood. Fue amable y generoso conmigo hasta un punto que
ISO
EL HOMBRE MÁs RICO QUE JAMÁS EXISTI6
resulta ciertamente insólito en la industria del espectáculo. Yo
tuve el honor de filmar el último proyecto de Mike. Una semana antes de nuestro rodaje, me llevó al gimnasio de su nueva
casa. Cuando le pregunté cómo se sentía, me respondió: <<S teve, nunca me he sentido mejor. Estoy en la mejor forma de mi
vida». Cuatro semanas después, lo llevaron precipitadamente al
servicio de urgencias de un hospital con dolores abdominales
severos. Pocos días después, le diagnosticaron un cáncer terminal de páncreas y de hígado. A diferencia de otros cánceres
más agresivos, el cáncer de páncreas se desarrolla lentamente
durante años antes de que genere ningún síntoma apreciable.
De hecho, lo más habitual es que se haga sintomático sólo en su
fase final. Mike murió tres meses después de que le realizaran
el diagnóstico. A mi padre, por otra parte, le diagnosticaron un
cáncer de pulmón de un tipo muy agresivo. El cáncer de mi
padre se hizo sintomático a los pocos meses de su comienzo, y
murió siete meses después de que se lo diagnosticaran.
La codicia puede crecer como cualquiera de estos cánceres,
de forma agresiva y obvia desde un principio, o más sutil e inadvertidamente hasta que se inflige una pérdida terrible. Así es
como se introdujo en mi vida, sigilosamente. Se me persuadió
para que hiciera tres malas inversiones debido a mi ingenuidad.
Sin embargo, la razón por la que pude ser susceptible a los discursos optimistas de aquellos que tomaron mi dinero fue la de
mi codicia; yo quería hacer un montón de dinero rápidamente.
Para cuando reconocí mi codicia, ya era demasiado tarde; los
ahorros de toda mi vida se habían esfumado.
¿Cedería usted ante la codicia?
Si yo le preguntara a usted si tiene algún problema con la codicia, lo más probables es que me conteste que no, y hasta podría
pasar indemne por el detector de mentiras. Sin embargo, puede
que la codicia esté enraizando sutilmente en su corazón. El hecho de que aún no haya aparecido ningún síntoma alarmante ni
LA PRINCIPAL CAUSA DE PÉRDIDAS EN lAS FINANZA..'i
ISI
haya habido ninguna consecuencia devastadora no significa que
la codicia esté ausente o sea benigna. Si no toma usted medidas
preventivas o correctoras, tarde o temprano terminará robándole
lo que más valora.
Las consecuencias de la codicia
1. La codicia le puede quitar la vida. La primera vez que vi la advertencia de Salomón, en Proverbios 1:19, de que la codicia le
puede quitar la vida a la persona que la posee, pensé que se
refería a la vida en un sentido figurado. Después de todo, he
conocido a muchísimos hombres y mujeres cuyas vidas se caracterizaban principalmente por la codicia y, en casi todos los
casos, sus vidas se caracterizaban también por aspectos como
el vacío, la carencia de un propósito, la infelicidad, la confusión y el conflicto. Pero ahora me doy cuenta de que la codicia le puede quitar a uno la vida también de forma literal.
Uno de nuestros primeros socios dejó nuestra empresa e hizo
millones de dólares en diversos negocios. Tenía una hermosa
mujer y unos hijos maravillosos, pero su codicia le arrebató
la satisfacción y la alegría de vivir. Cuando sus negocios se
vinieron abajo y se vio ante la amenaza de quedarse completamente arruinado, se metió en su garaje y se quitó la vida.
2. La codicia destruye su seguridad económica. En Proverbios
28:22, Salomón nos dice que la persona que intenta hacerse
rica rápidamente termina paradójicamente en la más solemne pobreza. «El hombre de malas intenciones corre tras la
riqueza, sin saber que lo que le viene es la indigencia.» Salomón les dice a aquellos que se empecinan en hacerse ricos
que la riqueza «se hace alas como águila, y se vuela hasta el
cielo».
3. La codicia puede afectar a sus seres queridos. Si es usted
como yo, estoy convencido de que en muchas ocasiones habrá pensado para sí: «Lo que estoy haciendo es asunto mío.
Mis padres, mi pareja o mis hijos no tienen nada que ven>.
182
EL HOMBRE MÁs RICO QUE JAMÁS EXISTI6
Pero en Proverbios 15:27, Salomón advierte: «Quien se da a
la codicia de las ganancias perturba su casa». Los asuntos
«míos» no existen. Lo que usted hace le afecta a todos sus
seres queridos. Y el hecho de que esa codicia sea económica,
material, por un apetito o una adicción es lo de menos. En
los negocios, podemos comenzar con muy buenas intenciones. Simplemente, queremos hacer más dinero con el fin
de darle una vida mejor a nuestra familia. Pero, a medida
que las semillas de la codicia echan raíces, nos sumergimos
con tal intensidad en nuestra empresa que desatendemos a
aquella misma familia a la que queríamos procurar una vida
mejor.
4. La codicia puede arruinarle espiritualmente. En Proverbios
13:7, Salomón escribe: «Hay quien se hace rico y nada tiene».
Cualquiera que haya leído la biografía de Howard Hughes
debe tener una idea clara de esta verdad. Su codicia le trajo
riquezas, poder, fama y amor. Se le aclamó como al hombre
más rico del mundo, y sin embargo no tenía nada: no disfrutó
de una felicidad y una satisfacción duraderas, ni tampoco de
seguridad. También usted puede lograr todo aquello que codicia; pero Salomón le advierte que, aun cuando lo consiga,
no poseerá nada de valor.
5. La codicia le puede quitar la felicidad y la razón de vivir. Al
principio, uno sólo quiere un poco más. Luego, uno quiere
otro poco más. Al principio, uno piensa en ello de vez en
cuando. Luego, piensa en ello todos los días, pero sólo un
poquito cada día. Más tarde, termina por dominarle la mente
todo el día. No puede ser feliz ni puede sentirse realizado
porque no piensa más que en lo que no tiene. Pierde lo que
era su razón de vivir, porque su vida se centra ahora en conseguir aquello de lo que se carece. Ésa es la naturaleza de la
codicia.
6. La codicia le puede arrebatar la integridad. En Proverbios
28:20, Salomón afirma: «Quien se hace rico aprisa no quedará impune». La codicia no conoce la paciencia. Siempre tieLA PRINCIPAL CAUSA DE PÉRDIDAS EN LAS FINANZAS 183
ne prisa por conseguir aquello que anhela. Genera la actitud
de «¡Quiero tantas cosas como pueda conseguir, y las quiero
ya!». La codicia alimenta el impulso natural por la gratificación inmediata. Y, en su empeño por acelerar su riqueza, la
gente termina estando dispuesta a hacer actos poco éticos,
inmorales o ilegales con el fin de adquirir más cosas. No hay
nada inherentemente equivocado en el deseo de tener más.
Pero, cuando ese deseo se convierte en una obsesión, o hace
que dejemos a un lado nuestras prioridades, nuestros valores
o nuestra ética, entonces es que se ha transformado en codicia.
7. La codicia genera una falsa sensación de seguridad. En Proverbios 11:28, Salomón escribe: «Quien confía en su riqueza,
ése caerá». Desgraciadamente, cuanto más dinero hace uno,
más probable es que se vuelva arrogante. Empieza a pensar
que puede consentirse más y más. Asume más riesgos. Y cuando cae, su caída es muy dura.
Cómo detectar la codicia en sus estadios iniciales
Recuerde, la codicia no se define por lo que usted quiere, sino
por lo lejos que está usted dispuesto a llegar para conseguirlo. El
simple deseo de dinero o de bienes materiales no es codicia. La
codicia puede tomar el control de cualquier deseo que uno pueda tener: deseo de consecuciones, de amor, de sexo, de alcohol,
de riquezas o de posesiones materiales. La codicia transforma
nuestros deseos naturales en un impulso ardiente por obtener
más, sin tener en cuenta nuestros verdaderos intereses o los intereses de los demás. Para impedir que la codicia consiga un
punto de apoyo en nuestra vida a través del cual nos pueda controlar, tenemos que estar atentos a los síntomas que nos pueden
alertar de su presencia.
Síntomas de aviso de la codicia
Ansia. Todos podemos sentir un deseo momentáneo de poseer
o de hacer las cosas que vemos que otros poseen o hacen. Eso
184 EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁs EXISTIÓ
es perfectamente natural. Pero el ansia es un deseo fuerte y persistente, un anhelo por algo que no se tiene. Se convierte en el
foco de tus pensamientos y de tus deseos. y conseguir ese algo
se convierte en una prioridad en la vida, aplazando o reemplazando prioridades más importantes.
Más, más, más. Cuando uno alcanza sus metas y consigue
lo que quiere, en lugar de estar agradecido por lo que tiene, su
mente se centra en lo que no tiene. Uno descubre que tiene muchos deseos, pero pocas satisfacciones o alegrías duraderas.
De prisa, de prisa. Sea lo que sea aquello tras lo cual uno va
en pos, le gustaría conseguirlo con mucha mayor rapidez. En
vez de buscar pacientemente lo que se quiere y trabajar para
ganárselo, uno se pone a buscar atajos para obtenerlo antes.
En la actualidad, la gente adquiere enormes deudas con sus tarjetas de crédito debido a que desean obtener las cosas mucho
antes de lo que pueden permitírselo legítimamente.
Cerrar los ojos para no ver. Si se descubre de pronto pensando en la posibilidad de comprometer sus valores o su integridad
para conseguir lo que quiere mucho antes de lo que sería probable, debe saber que la codicia está apoderándose de usted. Pero
lo bueno es que, en cuanto uno es consciente de su tendencia a
la codicia, puede pisar el freno y dar la vuelta.
Más alteraciones. Si de pronto se da cuenta de que se encuentra metido en más conflictos, que padece más adversidades
y más problemas en general, pregúntese cuál es su centro de
atención. Si su centro de atención se mueve constantemente hacia lo que no tiene, se generarán alteraciones en su vida y en la
de aquellos que le rodean. Esas alteraciones pueden constituir
una señal de que la codicia se está apoderando de usted.
Cómo consigue la codicia un punto de apoyo
en nuestro corazón
Cuando me gradué en la universidad, yo no tenía objetivos financieros ni me sentía demasiado motivado por las cosas materiales. Simplemente deseaba tener éxito en mi carrera y ser
LA PRINCIPAL CAUSA DE PÉRDIDAS EN I.AS FINANZAS 185
capaz de satisfacer las modestas necesidades materiales de mi
familia. Para cuando nació nuestro segundo hijo, yo estaba profundamente endeudado y a duras penas ganaba el dinero suficiente para pagar todas nuestras facturas. Tras muchos fracasos,
puse en marcha un nuevo negocio con mis socios. Fue una época excitante. Y, casi sin darme cuenta, mi centro de atención
había cambiado de mi vida familiar al empeño de triunfar en
los negocios. Viajaba 160 días al año, trabajando en un proyecto
tras otro. Luego, los 160 días se convirtieron en 230. Para cuando nuestro negocio cumplió los diez años, yo me pasaba casi
300 días al año de viaje. Lo cierto es que no estaba trabajando
tanto por dinero, ni por tener posesiones materiales. Mi codicia
se centraba en crear más y más proyectos de éxito. Me encantaba mi trabajo. Pero, mientras tanto, estaba sacrificando a mi
familia. En aquel entonces, yo hubiera jurado que mi problema
no era la codicia, porque mi objetivo no era el dinero. Pero lo
cierto es que sí que era codicia; codicia de logros, de elogios y de
aprecio por parte de mis socios.
¿Se puede lograr un éxito extraordinario sin ser codicioso?
Quizá esté pensando usted: «¡Eh, un momento! ¡Yo compré
este libro para conocer los secretos de Salomón para alcanzar éxito y riqueza!». Bueno, de hecho, usted puede lograr
un extraordinario éxito e incrementar su riqueza utilizando
los secretos de Salomón. No hay nada de malo ni de inmoral
en querer tener éxito. Sólo se convierte en inmoral cuando el
deseo viene coloreado de codicia. El verdadero éxito es una
consecuencia natural de la sabiduría de Salomón sobre la diligencia, la comunicación, la vinculación con socios y el resto
de temas que hemos tratado en este libro. La clave estriba en
mantener la perspectiva correcta en sus esfuerzos por triunfar.
Esté alerta ante los síntomas de aviso de la codicia; busque
consejo en otras personas que le quieran. Si lo hace así, impedirá que la codicia consiga un punto de apoyo en su corazón
yen su vida.
186 EL HOMBRE MÁ<; RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
Líneas maestras de Salomón para alcanzar el
éxito sin eaer en la eodicia
Salomón nos ofrece varias líneas maestras para alcanzar el éxito
y la riqueza.
Céntrese en el logro más que en el dinero. ¿Qué es lo que de
verdad quiere conseguir en su vida, con su familia, en su carrera
o en un empleo o proyecto en concreto? Cuando sepa qué es lo que
quiere conseguir, lo único que tiene que hacer es aplicar lo
que ha aprendido acerca de la diligencia y del resto de estrategias
de las que hemos hablado aquí. En Proverbios 14:23, Salomón
escribió: «En todo trabajo hay ganancia, pero la mera charlatanería no lleva más que a la pobreza». Si usted aplica la verdadera
diligencia a su trabajo en cualquier proyecto, tendrá éxito la mayor parte de las veces, siempre y cuando su impulso por lograrlo
no le lleve a dejar de lado valores o prioridades más importantes.
Utilice su trabajo para alcanzar el éxito económico, más que
ir en pos de la riqueza en otras ocupaciones. Salomón afirma que
en todo trabajo hay ganancia, y nos dice que aportemos a nuestro trabajo diligencia y excelencia. Mi trabajo es el marketing. El
trabajo de Warren Buffett estriba en las inversiones. Yo he hecho
mucho dinero a través de mi trabajo, y he perdido mucho dinero
intentando hacer dinero en áreas ajenas a mi campo de experiencia. Si usted aporta diligencia y excelencia a su trabajo, no
dude que hará dinero. Si usted aplica la sabiduría de Salomón
en los gastos (limitando sus deudas para revalorizar sus activos),
no dude que sus ahorros crecerán. Si usted aplica su sabiduría a
la hora de invertir (buscándose multitud de asesores y no intentando hacerse rico rápidamente), no dude que sus inversiones
crecerán a buen ritmo.
No intente hacerse rico. Salomón dice claramente que no nos
centremos en hacernos ricos, pues ésta es la mejor manera de
acabar en la ruina. En Proverbios 23:4-5, escribe: «No te fatigues por enriquecerte; ten la sabiduría de controlarte. Pones tus
ojos en ello y no hay nada, porque se hace alas como águila y se
LA PRINCIPAL CAUSA DE PÉRDIDAS EN lAS FINANZAS 187
vuela hasta el cielo». En todas las ocasiones en que he invertido
en proyectos Con la intención de hacerme rico, no he hecho otra
cosa que perder mis inversiones. Por otra parte, cuando me he
centrado en alcanzar objetivos a través de mi trabajo, he tenido
más éxito del que yo hubiera podido imaginar. Todos quieren
ganar en la lotería. Todos quieren hacerse ricos con el mínimo
esfuerzo posible. Pero de todos esos 50 millones de personas
que consiguen ganar en la lotería, 49.999.999 arrojan su billete de lotería (y su dinero) a la basura. Y lo mismo ocurre con
los planes para hacerse rico rápidamente. Por cada ganador, hay
millones de perdedores. Por otra parte, cien de cada cien personas que aplican la diligencia y la excelencia a su trabajo alcanzan más pronto o más tarde un destacado éxito. Aunque supone
mucho más esfuerzo, prefiero estas probabilidades a las otras.
¿Cómo superar la codicia?
¿Cómo se puede eliminar la codicia, una vez nos hemos visto
afectados por ella?
Céntrese en dar generosamente a aquellas personas que lo
necesiten. En Proverbios 21:26, Salomón dice: «El justo da sin
rehusar jamás». La generosidad es tanto la vacuna como el antídoto de la codicia. La forma más rápida de eliminar la codicia de
su vida consiste en mantener un esfuerzo concentrado por dar
a los demás. Y no necesita esperar a ser rico para ser generoso.
Usted puede Ser generoso con su tiempo, con su amabilidad,
con sus palabras de aliento, con su trabajo y con cualquier posesión material o dinero que usted posea. Rick Warren, el autor
de The Purpose-Dríven Life,ll cuando le preguntaron qué iba a
hacer con los millones de dólares en derechos de autor que había recibido por las ventas de su libro, dijo que lo primero que
iba a hacer era devolver el dinero de los veinte años de salario
que su iglesia le había pagado a él. Él y su mujer eran «diezmeros al revés»; es decir, se quedaban el 10 por ciento para sí
11. Una vida con propósito. Vida Publishers. Marzo de 2003. (N. del T.)
188
EL HOMBRE MÁs RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
mismos y daban el 90 por ciento de los derechos de autor a una
organización benéfica que ellos habían fundado para satisfacer
las necesidades de otras personas en todo el mundo. Pero esta
generosa conducta comenzó mucho antes del enorme éxito de
su libro. Rick Warren dijo que, cuando se convirtió en pastor de
su iglesia, él y su mujer acordaron que darían el 10 por ciento
de sus ingresos para las necesidades de otras personas, y que
cada año incrementarían su acción benéfica con un punto más
del porcentaje. Al cabo de diez años, estaban dando el 20 por
ciento de sus ingresos y, tras veinte años, el 30 por ciento. Yeso
era sobre el sueldo de pastor de su iglesia, antes de que su libro
se disparara.
Deje de buscar la riqueza. En Proverbios 23:7, Salomón nos
dice: «Del mismo modo que un hombre piensa en su corazón,
así es él». Si sus pensamientos y sus emociones se centran en
hacerse rico, terminará infectado por la codicia. En vez de esto,
deje que sus pensamientos se centren en el logro y en satisfacer
generosamente las necesidades de los demás.
No se deje engañar por la naturaleza de la codicia
Un amigo mío me contó en cierta ocasión una historia trágica
de su infancia. Su madre le llevó una vez a un circo ambulante
que había llegado a la ciudad, y recordaba haber visto cómo un
domador de serpientes se introducía en una jaula con una pitón gigante. Como habría hecho muchas veces antes, el hombre
se quedaba inmóvil mientras la pitón comenzaba a enroscarse
en torno a su cuerpo. Luego, ante un público horrorizado, la
pitón comenzaba a estrujar al domador. Pero la expresión del
rostro de aquel hombre le hizo saber al público que algo andaba
mal. No podía gritar, porque le faltaba el aire en los pulmones.
Luego, el público pudo oír cómo comenzaban a romperse sus
huesos. Para cuando los asistentes del circo consiguieron entrar
en la jaula, el hombre había muerto. Mi amigo me preguntó:
«¿Sabes cuál fue el error del domador de serpientes?». Y, cuando
L'\ PRINCIPAL CAUSA DE PÉRDIDAS EN lAS FINANZAS
189
le dije que no con la cabeza, me dijo: ~~Creía que tenía domesticada a la serpiente. Pero no se puede cambiar la naturaleza de
una serpiente».
Lo mismo ocurre con la codicia. Creemos que podemos controlar un poquito de codicia en nuestra vida, pero no es cierto.
No podemos quitar codicia a la codicia. Si usted le deja un pequeño resquicio en su vida, la codicia le quitará al final la vida,
ya sea en sentido figurado ya sea en sentido literal.
.......l.,.
CONOCIMIENTOS PARA ALCANZAR LA SABIDURÍA
CAPÍTULO
14
Cómo derrotar al enemigo
de la felicidad y del éxito
El orgullo precede a la ruina;
el espíritu altivo a la caída .
!~ Cómo detectar las semillas de la codicia en su vida
PROVERBIOS
16:18
1. Vea si en su vida hay alguno de los siguientes síntomas
»
»
»
»
»
»
2.
»
»
»
»
»
3.
4.
5.
190
de aviso de la codicia.
¿Ansía usted lo que tienen otras personas?
Consiga lo que consiga, ¿no tarda en querer más?
¿Se precipita con frecuencia por conseguir lo que quiere?
Para obtener lo que quiere, ¿compromete sus prioridades, sus valores o su ética personal?
¿Se siente menos satisfecho y realizado?
¿Experimenta más alteraciones en sus empresas o en su
vida en general?
¿Tiene problemas con la codicia en ...
su trabajo o su carrera?
sus inversiones o en sus ahorros?
su deseo por adquirir cosas?
sus relaciones?
sus actividades de tiempo libre o sus aficiones?
Describa las acciones concretas que puede emprender
para superar la codicia.
¿Utiliza usted tarjetas de crédito para comprar cosas no
imprescindibles antes de tener dinero suficiente para poder permitírselas?
¿Qué debería hacer usted para dejar de comprar cosas
no imprescindibles antes de tener dinero suficiente para
poder permitírselas?
EL HOMBRE MÁs RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
La actitud que precede a la caída
Una actitud que puede provocar las consecuencias más devastadoras, tanto en su vida personal como en sus negocios, es el orgullo, al que también nos podemos referir como arrogancia o vanidad. Es una actitud cuyas semillas están presentes en todos los
seres humanos. Ha destrozado la vida de muchas personas, ha
desunido familias, ha socavado empresas e incluso ha provocado
la caída de naciones enteras. Puede introducirse sigilosamente
en el espíritu sin que uno se percate de ello, o puede precipitarse
sobre la persona de repente, como un tsunami sobre un tranquilo pueblo costero. Es una actitud con la que todos tenemos que
lidiar a lo largo de la vida. Nos enfrentamos a ella todos los días
de una forma u otra. Si se la reconoce y se la aborda, se la puede
tener controlada y se puede neutralizar su poder destructivo. Si
se la ignora o se la alimenta, puede crecer como un cáncer.
Uno de los acontecimientos más esperados y más vistos de
los Juegos Olímpicos de Invierno es el de las finales femeninas
de patinaje artístico. En el año 2002, Michelle Kwan era la vigente campeona del mundo, además de la favorita indiscutible
para ganar la medalla de oro. La mañana anterior a las finales,
Katie Couric le hizo una entrevista a Michelle para The Today
Show y, al preguntarle por qué había dado por finalizada su relación con su entrenador de toda la vida antes de los Juegos
Olímpicos, la campeona le dijo que quería que el mundo supiera
que ella podía ganar por sí sola, sin la ayuda de un entrenador.
Katie indicó que Michelle iba a tener a su padre en el puesto
donde hubiera estado su entrenador, y Michelle respondió: «Sí,
pero no como entrenador. Mi padre va a estar ahí por su apoyo
emocional» .
En aquel momento, me volví a mi esposa y le dije: «¡No va a
ganar!». «¿Por qué dices eso?», respondió Shannon. «Porque ha
tomado esa decisión por orgullo ... esa chica va a tener una caída». Michelle quería que el mundo supiera que ella, y sólo ella, era
la que conseguía la victoria, que no iba a ganar por la estrategia
ni por las habilidades de su entrenador. Por desgracia, tal como
yo había predicho, aquella noche, en mitad de uno de los más
importantes acontecimientos de su vida, Michelle cayó. Y perdió
la joya de la corona de su carrera, la medalla de oro olímpica.
Aquella misma noche, pudimos ver prepararse para su actuación sobre el hielo a una patinadora norteamericana de dieciséis años llamada Sarah Hughes, y me di cuenta de que ella y
su entrenador mantenían una concentrada conversación en el
último instante. Vi que la muchacha miraba atentamente a su
entrenador a los ojos, absorbiendo cada una de sus palabras.
Asintió con la cabeza, sonrió alegremente y salió patinando a
la pista. «Observa esto -le dije a mi mujer-o Va a hacer la
actuación de su vida.» Y Shannon me preguntó: «¿Cómo lo sabes?». «Fíjate en lo humilde que es. Ha absorbido los consejos
de su entrenador como una esponja. La chica no cree que pueda
ganar, de modo que no tiene presión. Simplemente, va a salir
ahí para hacer lo que más le gusta, y va a intentar hacerlo como
nunca antes lo ha hecho.» Yeso fue exactamente lo que hizo. De
hecho, hizo un movimiento (un cuádruple salto) tan difícil que
ninguna patinadora lo había intentado antes en competición alguna. Lo hizo de forma impecable; y no solamente una vez, sino
dos. Y se hizo con el oro.
192
EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTiÓ
No cuento esta historia como crítica a Michelle Kwan. Ha
sido campeona del mundo muchas veces, además de una de
las más grandes patinadoras de todos los tiempos. Cuento esto
simplemente porque, para mí, lo que hizo Michelle ofrece una
imagen vívida del orgullo y de sus consecuencias, mientras que
la actitud de Sarah demuestra que la humildad tiene sus recompensas. Todos nos las tenemos que ver con el orgullo. Yo
he perdido millones de dólares y he sufrido unos angustiosos
fracasos personales y en los negocios debido a que el orgullo y la
arrogancia tintaban mis pensamientos.
El orgullo suele ser muy sutil; ni siquiera nos damos cuenta
de su influencia. Y fue el orgullo el que llevó a Salomón a su
caída. A despecho de su ilimitado poder, de su riqueza y de
su sabiduría, perdió casi todo lo que más valoraba por causa
del orgullo. Salomón sabía que el orgullo podía traerle la caída,
pues escribió: «El orgullo precede a la ruina, el espíritu altivo
a la caída». Sin embargo, el orgullo es un enemigo tan astuto e
implacable que, aun siendo conocedor de su poder destructivo,
puedes sucumbir ante su seductora llamada.
Ahora, avancemos en el tiempo casi 2.800 años. El calificativo que más utilizaron los entendidos para describir a los ejecutivos de Enron fue el de «arrogancia extrema». Esa arrogancia
le costó la vida a uno de esos ejecutivos, supuso la pérdida de
la reputación de otros, los empleos y los ahorros de toda la vida
de miles de empleados, y la pérdida de decenas de miles de
millones de dólares para sus inversores, acreedores y proveedores. Tratar socialmente el orgullo como un patinazo habitual e
inofensivo es tan necio como confundir el mortal virus del ébola
con un resfriado común.
No se puede vencer a un enemigo
al que no se comprende
¿A qué se refiere Salomón cuando utiliza las palabras «arrogancia» y «orgullo»? No se refiere a esa emoción que uno siente
CÓMO DERROTAR AL ENEMIGO DE LA FELICIDAD Y DEL ÉXlm
193
cuando su hijo o su hija mete el gol de la victoria en un partido
de fútbol. Está hablando de una transformación que tiene lugar
en nuestro corazón. La palabra hebrea se deriva de un término
que significa «hinchado» o «elevado». La persona orgullosa o
arrogante tiene un ego hinchado. Piensa que es mejor que los
demás, que merece más que los demás. Suele creer que es el único responsable de lo que ha conseguido. Se atribuye los méritos
de todo lo bueno que le ocurre en la vida y culpa a los demás de
todo lo malo que le ocurre.
El orgullo no se limita a una clase económica o social. Se puede encontrar tanto entre ricos como entre pobres, tanto entre
personas de buena educación como entre personas sin formación
alguna. y la causa del orgullo estriba en el hecho de centrarse en
sí mismo. Queremos ser la autoridad última en nuestra vida y,
en lo más profundo de nuestro corazón, deseamos que todos los
demás satisfagan nuestras necesidades, nuestros deseos y nuestras expectativas. Nos comportamos como si esas necesidades,
esos deseos y esas expectativas fueran más importantes que los
de los demás. Si le pregunta usted a cien personas: «¿Sucumbe
usted ante el orgullo o la arrogancia en su vida?», al menos el
noventa y nueve por ciento le responderá que no. Pero la tragedia es que, si uno no se da cuenta de que tiene un problema con
el orgullo, no hará nada para superar su influencia.
Las consecuencias del orgullo
No se puede esperar una felicidad duradera. En Proverbios
26:12, Salomón escribe: «¿Has visto a un hombre que se cree
sabio? Más se puede esperar de un necio que de él». Es decir,
la persona cuya vanidad le hace creer que es mejor o más listo
de lo que es tiene menos esperanzas que un necio de conseguir
algo de verdadero valor.
Cuando dejé de lado las sugerencias de mis consejeros y de la
gente que me quería acerca de aquellas malas decisiones de inversión, lo que me impulsó fue la codicia. Pero, por debajo de
'94 EL HOMBRE MÁs RICO QUE JAMÁS EXlSTIO
ella, estaba la arrogancia. Dejé a un lado sus consejos porque
pensé que yo sabía más que nadie. Eso es el orgullo, simple y
llanamente.
El conflicto. Si mantiene usted alguna relación en la cual da
la impresión de que las discusiones se disparan por cualquier
minucia, ésta debería ser una señal de que o bien usted o bien
la otra persona tiene un problema de orgullo. Según Salomón, la
persona orgullosa no sólo atrae las disputas, sino que las provoca. «El de corazón orgulloso provoca disputas.» Pero Salomón
fue aún más lejos, pues dijo que el orgullo es la principal fuente
de conflictos. La persona a la que el orgullo le domina sólo se
siente validada cuando los demás concuerdan con su punto de
vista. Ven el desacuerdo como una afrenta personal a su estima
y, como consecuencia de ello, cualquier desacuerdo debe ser
atacado. Si se da cuenta de que es usted muy discutidor, quizá
haya llegado el momento de que considere qué parte juega el
orgullo en su actitud y en su comportamiento.
La caída. En Proverbios 18:12, Salomón advierte: «El corazón humano se llena de orgullo antes de la caída». Cuando yo
tenía diecisiete años, las Fuerzas Aéreas me enviaron a mí y a
otros once cadetes de la Patrulla Civil del Aire a un programa en
el cual nos iban a enseñar a volar en velero (planeador). En los
primeros días del curso, los cuatro pilotos instructores hicieron
apuestas sobre cuál de ellos tendría al primer alumno volando
solo. En sus prisas por ganar la apuesta, mi instructor, en los
comienzos de mi entrenamiento, saltó de mi planeador, dio una
palmada en el cristal de la carlinga e hizo una señal al avión
remolcador para que me elevara en mi primer viaje solo. Siendo
consciente de que no estaba preparado, fui sumamente humilde
en mi planteamiento de aquel vuelo, ejecutando cada una de
sus etapas con sumo cuidado. Mi vuelo fue un gran éxito, y mi
instructor ganó la apuesta. Días después, cuando casi todos los
alumnos habíamos volado ya solos, hubo tiempo para un vuelo
más. Salté rápidamente dentro de la cabina del planeador, pensando que ahora ya estaba preparado para cualquier cosa. El
CÓMO DERROTAR AL ENEMIGO DE LA FELICIDAD Y DEL ÉXITO
195
orgullo me hinchó la cabeza y me nubló la vista. Al principio,
el vuelo fue bien, fui capaz de navegar en las térmicas (columnas de aire ascendente) durante casi cuarenta y cinco minutos,
en un vuelo que debería haber durado sólo quince. Desgraciadamente, en mi arrogancia, me alejé demasiado del campo de
aviación y terminé desorientado y perdido.
Dado que los planeadores no tienen motor, uno se viene abajo cuando las térmicas desaparecen, y no puedes hacer absolutamente nada al respecto. Terminé aterrizando a casi dos kilómetros del campo, y fui humillado por mi instructor delante de
todos los cadetes. Fue sólo una de mis muchas caídas en la vida
que vinieron a consecuencia de mi orgullo.
En los negocios, he hecho varias campañas de marketing de
las que en la industria denominamos grand-slam home runs 12 es
decir, proyectos que han generado centenares de millones de
dólares en ventas. Y, a veces, estos proyectos vinieron seguidos
por otros proyectos que fueron un completo fracaso. ¿Por qué?
Porque mis home runs se me subieron a la cabeza y me hicieron
arrogante, lo cual me llevó directamente a los fracasos que siguieron.
Desgracia y humillación. En Proverbios 11:2, Salomón escribe que, cuando el orgullo levanta la cabeza, «viene la desgracia». «El orgullo del hombre le humillará», afirma. ¿Puede
usted imaginarse la vergüenza y la depresión que le pueden
sobrevenir a uno cuando pierde todos sus ahorros porque no
quiso seguir los consejos de todos aquellos a los que admira y
quiere? ¿Puede imaginarse lo que uno puede sentir cuando ha
12. Un home run es un término propio del béisbol, y se le da a aquella
jugada en la que un jugador es capaz de recorrer las cuatro bases del
campo tras batear la pelota. El grand-slam home run se da cuando, además
del bateador que logra el home run, finalizan también sus carreras los tres
compañeros que están en las tres primeras bases, consiguiendo así cuatro
carreras en una sola jugada. Es decir, se trata de la jugada de máxima
puntuación a la que se puede aspirar en el béisbol. (N. del T.)
1<)6
EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁs EXISTiÓ
presionado a sus socios para seguir adelante con un proyecto al
cual destinan miles de horas y en el cual invierten millones de
dólares, sólo para verlo fracasar? Éstas son algunas de las cosas
que he experimentado como consecuencia de mi arrogancia. Le
podría dar a usted muchos más ejemplos. Humildad o humillación. Salomón nos ofrece una sencilla elección. En cualquier
situación dada, podemos dejar que la humildad o que el orgullo
dirijan nuestras decisiones y nuestro comportamiento. Si dejamos que nos domine el orgullo, normalmente, tras él, vendrá
una dolorosa humillación.
Cómo tratar eficazmente con el orgullo
Es de todo punto crucial que aprendamos a detectar la presencia del orgullo y que aprendamos a tratar eficazmente con él.
A principios de la década de los setenta, yo trabajaba para un
gran banco al cual venía de vez en cuando el agente del Tesoro
de Estados Unidos, un experto en dinero falsificado. Cuando le
preguntaron que cuánto tiempo había estado estudiando billetes falsos, respondió: «No estudio billetes falsos, sólo estudio
los billetes de verdad». y explicó que disponiendo de un conocimiento absoluto de cada centímetro cuadrado de un billete
genuino de veinte, cincuenta y cien dólares, podía detectar un
billete falso casi al instante. Lo mismo ocurre con el orgullo. La
mejor forma de reconocerlo es comprender la naturaleza de la
verdadera humildad. Si uno se familiariza íntegramente con
sus características. podrá identificar rápidamente su ausencia.
y cuando la humildad está ausente, el orgullo toma el control.
¿Qué es la verdadera humildad? No es una persona cubierta
de harapos y cenizas que exclama, «Señor, ten misericordia de
mí». La verdadera humildad comienza con la creencia, de todo
corazón, de que los demás te hacen posible que tengas todo
aquello que valoras en la vida. Cuando una persona cree de verdad eso, lleva con ella el espíritu entusiasta y agradecido de un
aprendiz, de aquel que valora las aportaciones y las contribucioCÓMO DERROTAR AL ENEMIGO DE LA FELlCIOAD y DEL F-XlTO
197
nes de los demás. Para un aprendiz es fácil aceptar las opiniones,
los puntos de vista y las verdaderas necesidades de los demás.
De hecho, uno de los rasgos más admirados de las personas verdaderamente humildes es su tendencia a poner las necesidades
ajenas por delante de las propias cuando es necesario.
Una mujer le pidió al antiguo pastor de mi iglesia, el doctor
Jim Borrar, mientras estaba de visita en una iglesia del noroeste
del país, que hablara con su marido, un empresario multimillonario que tenía en su empresa miles de empleados. Aunque
poseía decenas de millones de dólares y todo lo que el dinero
puede comprar, ese hombre era muy desdichado, estaba amargado y era muy arisco. Nadie quería estar cerca de él, y allá donde iba todo eran discusiones y conflictos. Resultaba antipático
a sus empleados, e incluso a sus hijos. Su mujer lo toleraba a
duras penas.
Al poco de conocerlo, y tras escucharle hablar de sus logros,
el doctor Borrar se dio cuenta de que el corazón y la mente de
aquel hombre estaban dominados por el orgullo. Decía haber
construido su empresa de la nada él solo, que ni siquiera sus padres le habían dado un céntimo, y que se había abierto camino
desde la universidad.
Jim le dijo:
-De modo que usted lo ha hecho todo por sí solo.
-Sí -respondió el hombre.
-Nadie le ha dado nada -insistió Jim.
-¡Nada!
-Entonces, ¿quién le cambió los pañales? -preguntó el pastor- ¿Quién le dio de comer cuando era un bebé? ¿Quién le
enseñó a leer y a escribir? ¿Quién le dio empleo después de la
universidad para ir abriéndose camino? ¿Quién le dio su primer
empleo después de la universidad? ¿Quién sirve la comida en
la cafetería de su empresa? ¿Quién limpia los inodoros en los
servicios de su empresa?
El hombre bajó la cabeza, avergonzado. Poco después, con
lágrimas en los ojos, dijo:
19 8
EL HOMBRE MÁ..., RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
-Ahora que lo pienso, no he conseguido nada yo solo. Sin
la bondad y sin el esfuerzo de otras personas, probablemente no
habría hecho nada.
Jim asintió con la cabeza y preguntó:
-¿No cree que esas personas se merecen que les dé las gracias?
El corazón de aquel hombre se transformó, al parecer de la
noche a la mañana. En los meses que siguieron, escribió cartas
de agradecimiento a todas y cada una de las personas que él
pensaba que habían contribuido significativamente en su vida.
También escribió notas individuales de agradecimiento a cada
uno de sus 3.000 empleados, y no sólo parecía sentir una profunda gratitud por todos, sino que, además, empezó a tratar a
toda la gente de su alrededor con respeto y con afecto. Cuando
el doctor Borrar volvió a visitarle uno o dos años después, casi
no podía reconocerle. La felicidad y la paz habían reemplazado
a la ira y al conflicto en su corazón. Parecía varios años más joven. Y sus empleados le querían, por tratarles con el honor y el
respeto que la verdadera humildad engendra.
Lo que el dinero no puede comprar
Honra y apoyo. Mientras el orgullo hace caer al hombre o a la
mujer, la humildad los eleva. Salomón dice: «Pero el honor sostendrá al humilde en el espíritu». Cuando Salomón habla de la
humildad, está hablando de esa humildad que impregna todo lo
que uno es; aquellos que son «humildes de espíritu» consideran a los demás tan importantes como ellos mismos. También
contemplan lo que tienen con gratitud, reconociendo las contribuciones de los demás en sus vidas. Salomón dice que, para
aquellos que viven con humildad, el honor les sostendrá en los
buenos y en los malos momentos.
Minnie Aiton entró en la universidad a los dieciséis años
como un cerebro en matemáticas. Tenía el cociente intelectual
de un genio y una memoria fotográfica. Pero, con la llegada de la
CÓMO DERROTAR AL ENEMIGO DE LA FELICIDAD Y DEL ÉXITO
199
Gran Depresión, dejó la universidad para convertirse en auxiliar
administrativa de una minúscula sociedad de préstamos inmobiliarios de Arizona, y la nombraron primera empleada de la
firma. Con el tiempo, aquella empresa se convertiría en una de
las más grandes instituciones financieras de Estados Unidos y,
en su despliegue, Minnie no sólo llevó a cabo las tareas que tenía encomendadas, sino que entrenó además a la casi totalidad
de los directores de la organización en multitud de habilidades
y disciplinas. Se la tenía por la persona que más sabía de préstamos inmobiliarios en todo el estado, aquella a la que cualquiera
le podía consultar sus problemas. El director general de la compañía me dijo personalmente que ella era, sin lugar a dudas, la
persona más admirada y querida de la empresa. En su funeral,
alguien me dijo: «Cada vez que te acercabas a Minnie, tenías la
sensación de ser la persona más importante del mundo; sabías
que ella te atendería y que haría cualquier cosa por ayudarte».
Cerca del final de su carrera, un abogado le contó que muchas,
muchas personas le habían dicho: «Si fuera un hombre, la habrían nombrado vicepresidenta de la compañía hace años», y
le dijo que, si ella le permitía que la representara, pondría un
pleito mediante el cual conseguiría para ella millones de dólares. ¿Sabe cuál fue su respuesta? «¿Por qué tendría que hacerles
una demanda? Durante cuarenta años, me han dado mi paga
cada dos semanas, y han pagado las vacaciones y la seguridad
sanitaria de mi familia.» y con eso, mi querida madre rechazó su oferta. Todos eran conscientes de su humildad. Era la tía
favorita de sus veintisiete sobrinos y sobrinas, la favorita de la
familia para primos, tíos y cuñados. El honor brilló sobre ella
durante sus ochenta y seis años de vida.
Sabiduría. En Proverbios 11:2, Salomón afirma que «con la
humildad, llega la sabiduría». En otras palabras, cuanto más humilde eres, más sabio te haces. A diferencia del orgulloso, que
cree que lo sabe todo, el humilde valora lo que los demás le pueden enseñar. Es como una esponja, que se empapa de sabiduría
con cada experiencia y con cada persona con la que se encuentra.
200
El. HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁs EXISTIÓ
Cómo sustituir el orgullo por la humildad
La humildad y el orgullo no pueden coexistir en el corazón al
mismo tiempo. La presencia de uno elimina al otro. Es decir, más
que concentrarse en desarraigar el orgullo del corazón, lo que
tenemos que hacer es descubrir lo que podemos hacer para
que la humildad arraigue en nuestro pensamiento y en nuestras
interacciones.
Sea agradecido. Comience por centrar su atención con más
frecuencia en las cosas buenas que hay en su vida, en las increíbles contribuciones que los demás han hecho para que usted
disfrute de todo aquello que valora. Haga una lista de cosas que
valora, comenzando por las más importantes. Cuanto más larga
sea la lista, mejor. Por ejemplo, los puntos más importantes de
mi lista son mi relación con Dios, mi familia, la salud de mi
familia, mi salud, mis amigos más queridos, mi claridad mental, mi capacidad para ganarme la vida, mis socios y el éxito de
nuestros negocios. Aunque reconozco mi contribución a cada
una de estas cosas, no podría disfrutar de ninguna de ellas si no
fuera por la contribución de los demás. Junto a cada uno de los
puntos de su lista, escriba los nombres de las personas que le
han ayudado en esa parte de su vida. Cuando comience a darse
cuenta de las contribuciones que han hecho todas esas personas
en su existencia, el espíritu de la gratitud comenzará a emerger
de forma natural y, a medida que esto ocurra, la humildad también crecerá.
Esté más atento a las necesidades de los demás y céntrese
más en ellas. Concéntrese más en contribuir a las necesidades
de los demás. Así, su gratitud y su humildad irán en aumento.
¿Por qué era tan humilde la Madre Teresa? No lo era por lo que
tuviera o no, ni por nada de lo que podamos recordar que decía. Lo era porque toda su vida estuvo dedicada a satisfacer las
necesidades de los demás. Se centró tanto en satisfacer sus necesidades, que prestaba poca atención a las cosas materiales de
las que ella misma carecía. Pero no hace falta que usted viva una
vida de sacrificio de la magnitud de la Madre Teresa. Lo único
CÓMO DERROTAR AL ENEMIGO DE lA FELICIDAD Y DEL ÉXITO
201
que tiene que hacer es estar más atento a las necesidades de los
demás y estar más agradecido por lo que tiene.
Algunos pensamientos para finalizar
Permítame que le deje tres ideas más de las que Salomón ofrece
sobre el tema del orgullo.
Arrogancia y pereza. Salomón nos dice en Proverbios 26:16
que la persona vaga y perezosa se tiene por más sabia que siete
personas sabias. Es decir, que las personas perezosas no trabajan porque creen que son mejores que aquellas que sí lo hacen.
El orgullo y el rico. En Proverbios 28:11, Salomón nos dice
que el hombre rico se cree sabio porque es rico, y de ahí que
cese de aferrarse al espíritu del aprendiz. El hombre pobre, por
otra parte, es consciente de su necesidad de entendimiento y de
sabiduría, y de ahí que la busque activamente.
No se asocie con el arrogante. En Proverbios 16:19, Salomón
escribe: «Mejor es ser de espíritu humilde con los pobres, que
participar en el botín con los soberbios». Es decir, es mejor seguir siendo humilde y tener por amigas a personas humildes,
que asociarse con un hombre arrogante.
Salomón sabía más acerca del orgullo que posiblemente nadie que haya existido. Y, sin embargo, en la mitad de su vida,
dejó a un lado sus conocimientos acerca del orgullo y cayó víctima de él. Lo mismo le puede pasar a cualquiera. Tenemos que
estar constantemente alerta, al acecho de los síntomas del orgullo en nuestra vida. En la sección que viene a continuación
de «Conocimientos para alcanzar la sabiduría», le sugiero una
lista de la que puede usted hacer uso para «comprobar el orgullo» de forma periódica. Revise regularmente su lista de las
contribuciones que han hecho los demás en su vida, y no deje
de añadir los elementos que considere necesarios. Si el orgullo
pudo provocar la caída del hombre más sabio, rico y poderoso
que hubo en la Tierra, piense en el impacto que podría tener en
su propia vida.
202
EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁs EXISTIÓ
'1,
CONOCIMIENTOS PARA ALCANZAR LA SABIDURÍA
1. Haga una «lista de agradecimiento», como se ha expli-
cado antes. Revísela a diario y añada lo que considere
oportuno.
2. Utilice la lista siguiente. ¿Domina la humildad (o el orgullo) sus actitudes y sus actividades?
LISTA DE SÍNTOMAS DEL ORGULLO
~
~
~
~
~
~
~
~
~
~
¿Ignora o desatiende las necesidades de los demás?
¿Ve la mayoría de las cosas desde su propia perspectivaen lugar de intentar comprender el punto de vista de
la otra persona?
¿Habla mucho y escucha poco en sus conversaciones o
discusiones con colegas, amigos o familiares?
¿Se concentra más en lo que va a decir después que en lo
que la otra persona está intentando transmitirle?
¿Mide su éxito por su trabajo, por sus títulos, su salario
o sus posesiones?
¿Es discutidor?
¿Suele culpar a los demás de sus problemas o de sus fracasos?
¿Le cuesta admitir que se ha equivocado?
¿Le interesan de verdad las opiniones y los sentimientos
de los demás?
¿Suele menospreciar a los demás?
CÓMO DERROTAR AL ENEMIGO DE LA FELICIIlAD y DEL ÉXITO
203
CAPll lI10
15
Los cimientos del éxito según Salomón
Adquirir sabiduría, cuánto mejor que el oro;
adquirir entendimiento es preferible a la plata.
PROVERBIOS
16:16
La diferencia clave entre sabiduría y conocimiento
En las sociedades antiguas, las casas se solían construir sin cimientos. Sin embargo, los constructores aprendieron al fin una
dura lección: que si bien sus construcciones ofrecían refugio en
el buen tiempo, no eran fiables cuando llegaban las tormentas.
De hecho, los temporales solían destruir comunidades enteras.
En la actualidad, a ningún arquitecto se le ocurre diseñar un
edificio sin cimientos. Son los cimientos los que dan al edificio la integridad sobre la cual encuentra sustento el resto de la
estructura. Sin unos cimientos sólidos, no se puede construir
nada importante, si se pretende que dure.
Lo mismo sucede en los negocios y en la vida personal de
cada uno. Y, sin embargo, la mayoría de los adultos construye su
vida personal y sus negocios sin unos cimientos firmes. Afrontan el día a día sin considerar suficientemente la planificación.
Quizá lleven una agenda diaria llena de listas con lo que hay
que hacer, donde reflejan sus intenciones a lo largo de la jornada. Pero viven la vida al día, reaccionando constantemente a los
vientos del cambio. Y, cuando se encuentran con las inesperadas
tormentas de la vida, se sienten inquietos y aturdidos, y suelen
tomar decisiones equivocadas que, en ocasiones, traen desastrosas consecuencias.
¡No necesita un alto cociente intelectual para hacerse sabio!
Un amigo mío fue el jefe del equipo de ingenieros que diseñó
y construyó el procesador central del ordenador más avanzado
del mundo en 1976. Mientras me hacía una relación de los muchos avances que tenía su ingenio, afirmaba orgulloso que podía
recibir más de mil millones de bytes de información por segundo. Yo le pregunté cuántos bytes podía recibir y procesar simultáneamente, y él, un tanto desconcertado, me respondió: «Bueno, sólo uno». Le pregunté qué pensaría de un ordenador que
pudiera recibir y procesar millones de bytes simultáneamente,
y me respondió: «Eso es imposible». Entonces, le expliqué que el
cerebro humano recibe y procesa más de dos millones de bytes
de información simultáneamente, sólo de cada ojo. Añádanse
todos los demás bytes que procesa de los otros cuatro sentidos y
de toda la información que recibe de los órganos y las células de
todo el organismo, y el número se eleva a decenas de millones
de bytes simultáneamente. Y, mientras que su ordenador ocupaba toda una habitación, este ordenador está miniaturizado y
ocupa no demasiados centímetros cúbicos.
¿Qué es lo que pretendo decir con esto? Que cada uno de nosotros dispone del ordenador más avanzado del mundo, y es capaz de conseguir cosas que están más allá de lo que la mayoría
podría imaginar. Pero, para optimizar su uso y lograr los altos
niveles de éxito y felicidad que todos podemos alcanzar, nuestro
ordenador debe ser programado con el software más adecuado.
Y Salomón nos ofrece el mejor sistema de software que jamás se
haya diseñado. Él lo llama «sabiduría».
El cociente intelectual (Cl), o nivel de inteligencia general, es
algo con lo que todos nacemos. Pero no hace falta tener un alto
CI ni ser un académico erudito para adquirir sabiduría. Muchos
genios se han comportado de forma ciertamente necia, y los eruditos mejor formados del mundo no tienen mejor historial en el
206
EL HOMBRE MÁs RICO QUE JAMAs EXISTIÓ
campo de la felicidad personal o del éxito material que el resto
de los humanos. Por otra parte, la inmensa mayoría de las personas que han obtenido los mayores logros en el mundo (incluidos
Edison, Rockefeller, Henry Ford, Clara Barton, Helen Keller y
Oprah Winfrey) no eran eruditos ni genios. Pero, en momentos
cruciales de sus vidas, tomaron sabias decisiones que catapultaron sus logros desde la mediocridad hasta las estrellas.
Alcanzar la verdadera sabiduría proporciona unos cimientos
sólidos desde los cuales podrá tomar decisiones sabias durante
el resto de su vida. Salomón nos ofrece los pasos específicos a
seguir para convertirnos en individuos sabios. y esta sabiduría
no es algo pasivo, sino más bien sumamente activo, y puede generar toda una vida de éxito extraordinario y felicidad.
La sabiduría es algo infinitamente diferente del mero
conocimiento, como substancial es la diferencia entre leer
acerca de un multimillonario y serlo. ¿Qué prefiere usted,
saber acerca de multimillonarios o ser uno de ellos? El conocimiento estriba simplemente en adquirir información. Vivimos en la era de la información. Podemos disponer de más información en un día de la que podían recabar nuestros abuelos
en todo un año. Pero disponer de información no nos conduce
de por sí al éxito, a la alegría o a una realización duradera.
El entendimiento estriba en aprender el modo de distinguir
entre la información que es verdadera y práctica, y la información que no lo es. El entendimiento pone el énfasis en la verdad
y en su aplicación práctica.
La sabiduría va un paso más allá. Toma esas verdades que
tienen un gran valor y las aplica correctamente a situaciones,
circunstancias o a la vida en general.
~/
,'-.
CONOCIMIENTO:
COMPRENSIÓN:
Adquisición de información.
Discernir y evaluar verdades importantes
y prácticas.
Acto de aplicar las verdades evaluadas a cualquier situación dada y a la vida en general.
SABIDURÍA:
Los CIMIENTOS DEL ÉXITO SEGÚN SALOMÓN
207
La adquisición de la sabiduría
Salomón da un gran valor a la adquisición del entendimiento, y
un valor más alto todavía a la aplicación de la sabiduría. He aquí
algunos de los beneficios que él asegura a aquellos que construyan su vida sobre los cimientos de la sabiduría:
Una cuenta corriente de conocimiento. Imagine que tiene usted una cuenta corriente tan abultada que en cualquier momento que necesite algo, puede simplemente extender un cheque,
sin importarle la cantidad. El hombre sabio, dice Salomón, almacena conocimiento en esa «cuenta de sabiduría». Puede sacar
fondos de ella cada vez que se encuentre en una necesidad o en
cualquier situación que requiera una sabia decisión. Tanto si
lo que necesita es una solución en un momento delicado como
sabiduría para capitalizar una oportunidad, siempre tiene a su
disposición gran cantidad de conocimiento de donde extraer.
Pero no ocurre lo mismo con el necio. En Proverbios 10:14, Salomón escribe: «Los sabios atesoran conocimiento; la boca del necio es ruina inmediata».
Entender por qué actúa usted del modo en que actúa. ¿Cuántas veces ha hecho usted algo estúpido o se ha dejado llevar
por su carácter y ha pensado: «¿Por qué demonios hice esoh o
«¿En qué estaba yo pensando?». Si usted no entiende su comportamiento, lo repetirá una y otra vez. Pero no es éste el caso
cuando uno adquiere sabiduría. Como dice Salomón en Proverbios 14:8: «La sabiduría del prudente es entender su conducta».
A medida que vaya comprendiendo usted mejor su comportamiento y sus inclinaciones naturales, empezará a tomar decisiones mejores, en lugar de dejarse llevar por esas inclinaciones
naturales.
Una fuente de vida. La mayoría de los norteamericanos recuerda de sus primeras clases de historia que Ponce de León fue
el primer europeo en poner el pie en Florida. Ponce de León
iba en busca de la Fuente de la Eterna Juventud. Pero no llegó a
encontrarla por el mero hecho de que esa fuente no existe. Salomón nos habla de una fuente mucho más práctica y milagrosa
208
EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
en Proverbios 16:22. Él la llama «fuente de vida». ¿De qué se
trata? Del entendimiento. Como una fuente, el entendimiento
no sólo trae vida a nuestras necesidades y deseos más profundos, sino que también le convierte a uno en una fuente de vida
para todos aquellos que le rodean.
El favor de las figuras de autoridad. Cuando éramos niños,
nada nos parecía mejor que el hecho de que un entrenador o un
maestro nos sonriera o nos diera una palmadita en la espalda y
dijera: «¡Muy bien! ¡Buen trabajo!». Y lo mismo ocurre con los
adultos. No nos gusta nada que una figura de autoridad se moleste con nosotros, tanto si es la pareja, como el jefe o un agente
de policía. Salomón nos dice que, si actuamos sabiamente, nos
ganaremos el favor de las figuras de autoridad (Proverbios 14:35).
También dice: «El hombre será distinguido según su sabiduría»
(Proverbios 12:8). Una distinción es un elogio acompañado por
un premio. En el mundo empresarial, ese premio es normalmente una paga extra o un aumento de sueldo.
Valor y honor. Según Gary Smalley, el deseo número uno del
hombre es que le admiren. y todos, hombres, mujeres, jóvenes
y niños, quieren sentirse valorados. Salomón nos dice que la
única manera segura de ser valorado y honrado es ser sabio: «El
sabio heredará el honor».
Riquezas. Salomón se refiere tanto a riquezas materiales
como espirituales. Las riquezas materiales se pueden medir en
términos de carteras, cuentas bancarias y posesiones. Las riquezas espirituales se miden mediante el amor, la satisfacción, la dicha, la paz, yel sentido que usted experimenta y las necesidades
de los demás que usted ayuda a satisfacer. Demasiadas personas sacrifican las riquezas espirituales yendo en pos de riquezas
materiales. Pero yo estoy convencido de que conseguir riquezas materiales requiere de mucha menos sabiduría que lograr
riquezas espirituales. Salomón nos dice que los sabios pueden
conseguir ambas. «Corona de los sabios es la riqueza», dice en
Proverbios 14:24. Observe que dice que la riqueza es la corona,
no el corazón ni el alma, del sabio. El corazón del sabio se centra
Los CIMIENTOS DEL ÉXITO SEGÚN SALOMÓN
20<)
en un sistema de valores que refleje la verdadera sabiduría y los
valores y prioridades espirituales que trae la sabiduría. Ése es el
motivo por el cual el hombre más rico que jamás existió pudo decir con autoridad, «Adquirir sabiduría, cuánto mejor que el oro;
adquirir entendimiento es preferible a la plata».
Protección y seguridad. En Proverbios 2:11-12, Salomón escribe: «La discreción te protegerá, y el entendimiento te guardará. La sabiduría te salvará de los caminos de los malvados, de los
hombres cuyas palabras son perversas». La sabiduría no sólo nos
protege de situaciones peligrosas, sino que, igualmente importante, impide que seamos presa de personas de valores, motivos o
intenciones poco éticas: de la persona que pretende estafarle
sus ahorros, o del socio en los negocios que pretende que usted
cierre los ojos para que no se interponga en una decisión o una
práctica poco ética. Salomón nos habla de conseguir un nivel de
discernimiento que nos permita ver más allá de las fachadas
de personas sin escrúpulos de todo tipo, y dice que este mismo
discernimiento protegerá al sabio de aquellos que les podrían
seducir en situaciones comprometidas.
Una larga vida. Los que construyen su vida sobre los cimientos de la sabiduría tienen ciertamente una vida más larga. Acepta la sabiduría, dice Salomón, «y los años de tu vida
se te multiplicarán» (Proverbios 4:10). Una vez más, Salomón
distingue entre conocimiento y sabiduría. Permítame que le dé
otro ejemplo de la diferencia entre ambos. Todo el mundo sabe
que no llevar puesto el cinturón de seguridad en el automóvil
puede costarle la vida; y, sin embargo, la mitad de las 43.000
víctimas mortales que se cobran los accidentes de tráfico cada
año la forman personas que no llevaban puesto el cinturón de
seguridad. Todos saben que fumar puede acortar la vida; y, sin
embargo, centenares de miles de norteamericanos mueren todos
los años por enfermedades provocadas por el hábito de fumar.
No es suficiente con tener información. Para recoger la cosecha
de lo que Salomón promete, usted tendrá que adquirir y ejercitar
la sabiduría constantemente.
210
EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
Las consecuencias de no alcanzar la sabiduría
Una vida sin sentido, sin satisfacción ni felicidad. En Proverbios
21:16, Salomón dice: «El hombre que se aparta del camino del
entendimiento permanecerá en la congregación de los muertos».
Es una declaración bastante potente. Se refiere a aquellas personas que están físicamente vivas, pero espiritualmente muertas;
a aquellas cuya vida no se construye sobre valores. Y dado que
sus esperanzas, sus sueños y sus valores se basan en lo temporal, al final terminan magulladas y golpeadas por los vientos
del cambio y las tormentas de la vida. Se pueden sentir felices
o realizados por algún tiempo, pero cuando cambian las circunstancias se desvanece su felicidad y su realización. Se ponen
en lista de espera para pasar por el diván del terapeuta o por la
mesa de operaciones del cirujano plástico. Sin embargo, la vida
construida sobre la sabiduría jamás se ve privada de su sentido,
su alegría o su valor. ¿Le gusta a usted el «ir pasando» simplemente por la vida? Salomón dice que ése es el destino de aquel
que no construye su vida sobre los cimientos de la verdadera
sabiduría.
Se toman decisiones que parecen buenas pero que salen mal.
Muchas veces en la vida creemos estar tomando la decisión correcta, para darnos cuenta con el tiempo de que fue una mala
decisión. Recientemente, a una mujer de la zona donde vivo que
llevaba a su hija en el automóvil a casa de una amiga, le disparó
su ex marido desde su propio coche después de situarse a su
costado. Luego, se apuntó el arma a la cabeza y se quitó la vida.
Hace unos cuantos años, esa mujer estaba locamente enamorada de aquel hombre, y creyó estar tomando la decisión correcta
cuando se casó con él. Vio las señales de su incontrolable carácter, pero no cabe duda de que jamás se le ocurrió pensar que él
podría volcar su ira contra ella. Después de todo, él estaba muy
enamorado de ella y ella de él. En Proverbios 14:12, Salomón
advierte: «Hay caminos que parecen rectos pero, al cabo, son
caminos de muerte». Sin sabiduría, no se puede tener la seguridad de que las decisiones que tomamos serán las correctas, no
Los CIMIENTOS DEL ÉXITO SEGÚN SALOMÓN
211
sólo momentáneamente sino, lo que es más importante, para
toda la vida.
Uno se engaña a sí mismo. «¿Qué es 10 que hice?» «No estaba haciendo nada malo.» «Todos los demás hacen lo mismo.»
Según un oficial de policía, éstas son las tres frases más habituales de las personas que son obligadas a detener su vehículo
por haber cometido una infracción de tráfico. Estas personas
creen realmente que no han hecho nada malo. Salomón decía:
«Al hombre le parecen rectos todos sus caminos». Las consecuencias de engañarse a sí mismo pueden ser desastrosas. El
autoengaño acecha a todo aquel que no ha construido su vida
sobre unos cimientos de sabiduría. Para mí, el ejemplo más extremo de esto lo constituye la nota de suicidio de Adolf Hitler.
Al final de la Segunda Guerra Mundial, tras el exterminio de
millones de judíos, estando la capital de su país convertida en
escombros y toda la nación en ruinas, inició su nota de suicidio
con las palabras «Muero con el corazón alegre». Luego, decía
que su nación se uniría algún día para continuar el trabajo que
él había comenzado, y que «la única responsabilidad de la guerra había que achacársela al judaísmo internacional».
Todos nos hemos engañado a nosotros mismos de algún
modo a lo largo de nuestra vida. Para evitar el autoengaño, necesitamos una brújula moral. Según Salomón, la única brújula que
nos va a permitir ver con claridad y elegir los mejores senderos
en la vida es la sabiduría. Sin esa brújula, tomaremos decisiones
que nos parecerán buenas en ese momento, pero que a la larga
nos llevarán a la decepción o a cosas aún peores.
Se toman decisiones necias. Salomón reservaba el mayor de
los desdenes a aquellos que él denominaba necios. Ahora bien,
todos tomamos decisiones necias en diferentes momentos de
nuestra vida; pero eso no nos convierte en necios. La definición
de necio que da Salomón es la de una persona cuya vida está
construida sobre decisiones nada sabias; es decir, construida
sobre arena y no sobre cimientos firmes. Ty Cobb fue probablemente el mejor jugador de béisbol de la historia, estableciendo
212
EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
más de noventa récords en la liga durante su carrera. Amasó
una fortuna como consecuencia de una buena inversión y, sin
embargo, a su funeral sólo asistieron tres personas. Ni siquiera
fueron sus hijos. Es muy triste que una persona sea capaz de
conseguir tanto y que, no obstante, se la quiera y se la valore
tan poco. No me corresponde a mí decir si le encajaría o no la
definición de Salomón de lo que es un necio, pero lo cierto es
que ése es el peligro de vivir una vida llena de decisiones necias. Como afirma Salomón, «Los labios del justo alimentan a
muchos, pero los necios mueren en su falta de sabiduría» (Proverbios 10:21).
Las señales de un necio
Salomón explica que, si nos comportamos como un necio durante el tiempo suficiente, lo más probable es que nos convirtamos
en necios, y nos ofrece diversos atributos que pueden revelar un
necio proceder. Los comparto con la esperanza de que, si usted
reconoce algo de esto en su vida, haga los cambios necesarios
para variar de comportamiento y de pensamiento. Yo he tomado muchas decisiones necias y, sin la brújula que proporciona
Salomón, también yo podría haber terminado mis días como un
completo necio.
Los necios cierran sus oídos a la instrucción. «¿Y TÚ me dices
a MÍ cómo terigo que leer el diálogo?», me dijo un famoso actor
de televisión cuando le estaba intentando dirigir en un anuncio
para la televisión. Me eché atrás. Con anterioridad, yo había
dirigido a ganadores del Oscar de la Academia como Charlton
Heston, Mickey Rooney, Cher y Jane Fonda (más de setenta estrellas de cine y de televisión) sin encontrar tal resistencia. Había producido centenares de campañas de televisión exitosas,
generando miles de millones de dólares en ventas. Yo mismo había creado y había escrito este anuncio en concreto. Sabía cómo
había que leerlo para que resultara creíble a los consumidores.
Y, sin embargo, esta celebridad se negó a leerlo así, y el proyecLos CIMIENTOS DEL ÉXITO SEGÚN SALOMÓN
213
to fracasó. En lugar de ganar millones de dólares en royalties,
como habían hecho muchas de las celebridades que habían colaborado en nuestros anuncios, este hombre sólo consiguió unos
cuantos miles de dólares. Su orgullo le cegó; tomó una decisión
necia. En Proverbios 1:7, Salomón dice: «los necios desprecian la
sabiduría y la instrucción». Yo también he rechazado la instrucción en muchos momentos de mi vida pero, afortunadamente,
la declaración de Salomón cambió completamente mi visión de
las cosas. Un hombre sabio o una mujer sabia busca y valora
cualquier instrucción que pueda recibir en sus esfuerzos importantes en la vida.
Los necios suelen ((tirar a matan~. Los necios dicen lo primero que se les pasa por la cabeza, sin pararse a pensar. En
Proverbios 10:14, Salomón dice: «La boca del necio es ruina inmediata». Se pierden empleos, se arruinan carreras y se rompen
matrimonios porque la gente dice estupideces sin pararse a reflexionar primero.
Repiten el mismo necio proceder. Einstein dijo una vez que la
definición de locura es intentar algo que no funciona una y otra
vez y esperar resultados diferentes. Salomón lo decía de esta
manera: «Como el perro vuelve a su vómito, vuelve el necio a
su insensatez».
No responden al castigo. En Proverbios 27:22, Salomón escribe: «Aunque machaques al necio en el mortero (entre el grano,
con el pilón), no se apartará de él su necedad». Todos tomamos
decisiones necias pero, cuando recibimos el castigo de las autoridades o de la vida, normalmente cambiamos nuestra conducta
errante. Mas no ocurre igual con el necio. Uno de mis antiguos
jefes (que tenía el cociente intelectual de un genio) hizo millones de dólares mediante un fraude. La Comisión Federal de
Comercio lo procesó y fue a prisión. Salió de la cárcel y elaboró
un nuevo fraude en una industria completamente distinta. La
Comisión Federal de Comercio lo procesó y fue a prisión de
nuevo. Salió de allí y puso en marcha un nuevo negocio, y una
vez más lo encerraron. Esto ocurrió hace quince años, y ya le
21 4
EL HOMBRE MAs RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
había perdido la pista. Hace unos días, supe de él y me metí
en Google para buscar algo sobre él. Su nombre aparecía como
impulsor de un reciente escándalo nacional en el cual se habían
estafado sus ahorros a miles de mujeres. Se le está procesando
de nuevo. Este hombre es, indudablemente, uno de los hombres
más brillantes que he conocido; y, sin embargo, según la definición de Salomón, es un necio.
Los necios confían únicamente en su propio corazón. «Parecía
bueno», suele ser la razón que da la gente para hacer algo que,
posteriormente, resultó ser un fiasco. Todos tomamos decisiones basándonos en nuestras emociones, en lo que nos parecen
las cosas. A veces, esas decisiones funcionan. Pero, según Salomón, es un necio todo aquel que se basa en lo que le parecen las
cosas como factor principal en su toma de decisiones. «El que
confía en su propio corazón es un necio», escribió. Lo cierto es
que nuestras emociones suelen estar distorsionadas o secuestradas por nuestros errores de percepción. Ignoramos el consejo
de los demás o ni siquiera lo buscamos; no «meditamos bien el
asunto» y nos conducimos según nuestro parecer. Sí, cuando
tomamos una decisión debemos tomar en consideración nuestro
parecer, nuestros sentimientos al respecto; pero no deberíamos
basar una decisión exclusivamente en esos sentimientos. Es el
camino más seguro para estrellarse.
Echan abajo su propia casa. El hogar debería ser un puerto
seguro para uno mismo y para su familia. Y, sin embargo, para
muchos, el hogar es cualquier cosa menos eso. Para ellos, son
lugares preñados de desánimo, críticas, discusiones y, en ocasiones, agresiones físicas, verbales o emocionales. En Proverbios
14:1, Salomón dice: «La Sabiduría edifica su casa; la Necedad
con sus manos la destruye». Todo el mundo desea tener unas
relaciones amorosas y gratificantes con la pareja y con los hijos.
Pero hay muchos que, insensatamente, terminan por echarlo
todo abajo, dando lugar a la desintegración del matrimonio y
de la familia. Los necios echan abajo su hogar con sus propias
manos, sea a través de las críticas, de la ira o de la infidelidad.
Los CIMIENTOS DEL ÉXITO SEGÚN SALOMÓN
215
Salomón marca el contraste entre este caso y el de la mujer o el
hombre sabio que hace todo lo que está en su mano por estimular a su familia y por darle amor, convirtiendo su hogar en esa
especie de puerto seguro que se supone debe ser.
Estrategias de Salomón para alcanzar la sabiduría
¿De qué modo podemos alcanzar el tipo de sabiduría del que
habla Salomón? Salomón nos propone un puñado de pasos concretos a seguir:
Busque la sabiduría del mismo modo en que buscaría usted
un tesoro escondido. Pocos tesoros se encuentran a la vista. Hay
que buscarlos activamente. Salomón nos dice que busquemos la
sabiduría con la pasión de un buscador de oro, y que la valoremos más de lo que valoraríamos el oro y otros tesoros. Pague lo
que sea necesario por conseguirla y, una vez la tenga, no haga
caso omiso de ella jamás. Valore la sabiduría más que su propia
riqueza o cualquiera de sus posesiones. En un lenguaje moderno, Salomón nos diría que valoremos la sabiduría y las estrategias que él nos revela más que su cuenta corriente o su cartera
de inversiones.
Escuche. Siga siendo un aprendiz hasta el fin de sus días.
Sumérjase en cualquier situación haciendo preguntas en lugar
de dando respuestas. En Proverbios 1:5, Salomón dice: «El sabio escuchará y crecerá en saber, y el hombre de entendimiento
obtendrá sabio consejo». La sabiduría no procede de dentro. La
sabiduría procede de fuentes externas a nosotros. Recuerde los
beneficios que reporta la búsqueda de consejo.
En Proverbios 1:8, Salomón da un consejo más: «Escucha,
hijo mío, la instrucción de tu padre y no desprecies la lección
de tu madre». En la actualidad, esto no es más que un tópico.
Cuando yo era adolescente, mi padre y yo estuvimos discutiendo durante días por si debía o no ir a clases de mecanografía en
el instituto. Yo le decía que la mecanografía era para chicas, y
que me daba vergüenza ir a clase. Él me dec1a que siempre se
216
EL HOMBRE MÁS RICO QUE JAMÁS EXISTIÓ
había sentido frustrado por no saber mecanografía, e insistía en
que fuera sólo durante un año. Al final, llegamos a un acuerdo.
lría a mecanografía durante un semestre. Si al final del semestre yo era el mecanógrafo más rápido de la clase, no tendría
que ir al segundo semestre. Si no, tendría que continuar. A la
postre, sólo tuve que ir a mecanografía un semestre, pero aquel
sencillo semestre de mecanografía cambió mi vida entera. Antes de aprender mecanografía, no era capaz de escribir con la
suficiente rapidez como para ir al ritmo de mis pensamientos;
y, si lo hacía, nadie era capaz de leer lo que yo había escrito (ni
siquiera yo). y si escribía más despacio y pulcramente, perdía
el tren de mis pensamientos. La mecanografía lo cambió todo.
Podía mecanografiar literalmente mis pensamientos tan pronto
como aparecían en mi mente. Al final, toda mi carrera ha girado
en torno a la mecanografía. Durante los últimos treinta años,
he escrito centenares de anuncios y de shows. Mis escritos han
generado centenares de millones de dólares en ingresos para
mis socios y para mí. Pero, por encima de todo, he disfrutado
escribiendo varios best sellers que creo que han servido de ayuda a muchas personas. Si no hubiera seguido el consejo de mi
padre de que aprendiera mecanografía, no habría podido escribir siquiera un guión de televisión o un libro. Aunque seamos
ya adultos, conviene que tomemos en consideración los consejos
de nuestros padres. Nadie nos quiere más ni está más preocupado por nuestro bienestar.
Estudie el libro de los Proverbios. En Proverbios 4:20-22,
Salomón escribe: «Atiende, hijo mío, a mis palabras, inclina tu
oído a mis razones. No las apartes de tus ojos, guárdalas dentro
de tu corazón. Porque son vida para los que las encuentran, y
curación para toda carne». Salomón creía de verdad que la sabiduría que él había articulado en el libro de los Proverbios no nacía de su mente, sino que se la había dado Dios. Los Proverbios
a los que he hecho referencia en este libro componen menos de
una quinta parte del número total que contiene el libro de los
Proverbios. La sabiduría que hay en ellos es ciertamente incomLos CIMIENTOS DEL ÉXITO SEGÚN SALOMÓN
217
parable. Le insto a que siga el consejo de Salomón y estudie sus
palabras.
Reciba. Con sólo probar el agua o el alimento no puede uno
recibir jamás sus benéficas cualidades generadoras de vida. Lo
mismo ocurre con la sabiduría. El mero hecho de ser consciente
del conocimiento y del entendimiento mejorará poco su vida.
En Proverbios 4:10, Salomón dice: «Escucha, hijo mío, y recibe
mis palabras». Para que el entendimiento se transforme en sabiduría, debemos recibirlo y dejar que nos cambie. Recibiéndolo
o aceptándolo en nuestro corazón, se manifestará en nuestras
actitudes y en nuestro comportamiento.
Mantenga los preceptos de la sabiduría al frente de sus pensamientos y de su visión. Hace treinta y dos años, Gary Smalley
me propuso que leyera un capítulo de los Proverbios cada día
durante dos años. Los resultados fueron milagrosos.
Salomón nos insta a hacer lo mismo que Gary me pidió que
hiciera. En Proverbios 3:21-24, escribe: «Hijo mío, guarda un
juicio y un discernimiento sólidos, no se aparten nunca de tus
ojos: serán vida para tu alma y adorno para tu cuello. Así irás
tranquilo por tu camino y no tropezará tu pie. No tendrás miedo al acostarte, una vez acostado, será dulce tu sueño». «Aférrate a la instrucción -escribe después-, no la sueltes; guárdala,
que es tu vida.»
na. Normalmente, la traducción de la versión del rey Jacabo, del siglo XVII, es difícil de seguir. En este libro, las
versiones que más frecuentemente he citado son las de
la New American Standard Bible (NASB) y la de la New
International Version (NIV),u
3. El problema que tienen la mayoría de los libros es que,
aun cuando dan al lector ideas y valores maravillosos,
no enseñan las habilidades específicas necesarias para
aplicar esas ideas y valores a la vida cotidiana. Yo he preparado algún material para ayudar a los lectores a que
aprendan habilidades específicas para aplicar las leyes de
Salomón a su vida diaria. Puede ver estos libros, revistas
y manuales en mi página web: stevenkscott.com. Le recomiendo encarecidamente mi anterior libro, Mentored by
a Millionaire. The Master 5trategies oi Super Achievers, 14 no
porque lo haya escrito yo, sino porque enseña todas las
habilidades necesarias para introducir esas estrategias en
su vida y también los preceptos de Salomón. En lo relativo a relaciones, le recomiendo dos libros de Gary SmaBey, The DNA oi Relationships y Making Love Last Forever. 15
CONOCIMIENTOS PARA ALCANZAR LA SABIDURÍA
Cómo convertir los preceptos en acción
1. Lea el libro de los Proverbios, un capítulo cada día. Tenga bolígrafo y papel a mano para tomar notas de las ideas
que obtiene en la lectura y de cómo aplicarlas en su vida
durante el día. Yo he dividido la sabiduría en el libro de
los Proverbios en cuarenta y seis categorías. En este libro,
he tocado sólo quince de esas categorías. Dese cuenta de
los increíbles atisbos que le esperan.
2. En su estudio del libro de los Proverbios, yo le recomiendo encarecidamente que utilice una traducción moder218
EL HOMBRE MÁ.'i RICO QUE JAMÁ.'i EXISTIÓ
13. Claro está que el autor se refiere a versiones de la Biblia en inglés. En
esta traducción al castellano se ha tomado como base la Biblia de Jerusalén, si bien en muchos momentos se ha optado por introducir los términos
que utiliza el autor para facilitar la comprensión del texto y para vincular
adecuadamente el texto con las citas de los Proverbios. (N. del T.)
14. Aconsejado por un millonario. Las estrategias maestras de los superrealizadores. (N. del T.)
15. El ADN de las relaciones y Cómo hacer que el amor dure para siempre.
(N. del T.)
Los CIMIENTOS DEL ÉXITO SEGÚN SALOMÓN
21 9
Índice
Dedicado ....................................................................................... 5
Prólogo del doctor Gary Smalley................................................... 7
1. De cómo el hombre más rico que jamás existió
puede hacerle más feliz y llevarle al éxito y la fortuna .......... 13
2. La clave para ganar todas las carreras .................................... 21
3. Una actividad que genera un éxito extraordinario................ 39
4. El poder secreto de Salomón para convertir
los sueños en realidad........................................................... 49
5. La llave que abre cualquier puerta ........................................ 59
6. El gran acelerador: la clave para obtener
el máximo logro en el mínimo tiempo .................................. 77
7. El secreto de la felicidad ....................................................... 97
8. Las cuatro cualidades que le hacen a usted valioso .............. 105
9. Cómo ganar y resolver todos los conflictos ........................... 117
10. Cómo convertir a su peor enemigo en su mejor amigo ......... 137
11. Cómo superar las fuerzas destructivas en una relación ........ 153
12. Cómo desactivar las «trampas explosivas»
que se interponen en nuestro camino hacia el éxito ............. 167
13. La principal causa de pérdidas en las finanzas ..................... 179
14. Cómo derrotar al enemigo de la felicidad y del éxito ............ 191
15. Los cimientos del éxito según Salomón ............................... 205
Fly UP