...

Consideraciones sobre el gobierno representativo / John Stuart Mill

by user

on
Category: Documents
2

views

Report

Comments

Transcript

Consideraciones sobre el gobierno representativo / John Stuart Mill
EL
GOBIERNO REPRESENTATIVO
POR
JOHN STUART MILL
VERTIDO AL CASTELLANO EN VISTA DE LA ÚLTIMA EDICION INGLESA
CON NOTAS Y OBSERVACIONES
POR
D. SIRO GARCIA DEL MAZO
Jefe de Trabajos Estadísticos de esta provincia
y redactor de la REVISTA DE TRIBUNALES.
MADRID
Libreria de Victoriano
Suarez.
SEVILLA
Administracion
la Biblioteca Científico-Literaria
MORO, 12
JACOMETREzo 72
1878
PREFACIO
Los que me han hecho el honor de leer
mis escritos precedentes, no hallarán gran
novedad en este libro, porque sus principios
son los mismos en cuyo esclarecimiento he
trabajado la mayor parte de mi vida; y casi
todas sus miras prácticas han sido
desenvueltas por otros G por mí. Sin embargo, hay novedad en desarrollar los unos y
las otras en su encadenamiento, y lo que
e n s u a p o y o a l e g o , o f r e c e , s e g u n creo,
alguna originalidad. De cualquier modo,
muchas de estas opiniones, si no son
desconocidas, tienen , por el momento tan
pocas probabilidades de obtener el asentimiento general, como si lo fuesen.
Paréceme, no obstante, á juzgar por
ciertos indicios, y, sobre todo, despues de
los recientes debates sobre la reforma del
6
Parlamento, que los conservadores y los liberales (si me es lícito seguir designándolos
con los nombres que ellos emplean todavía)
han perdido su confianza en las doctrinas
políticas que nominalmente profesan, miéntras que ni unos ni otros dan un paso para
encontrar algo superior; pero debe ser posible este progreso, y no por un mero compromiso que partiese la diferencia entre
ambas doctrinas, sino por el reconocimiento
de otra más vasta, más comprensiva que
ellas, y a, virtud de cuya superioridad pudiese ser adoptada por liberales y conservadores, sin eliminar nada de lo que, segun
ellos, tiene algun valor real en sus respectivas creencias. Cuando tantos hombres
sienten vagamente la necesidad de semejante doctrina y tan pocos se lisonjean de
.haberla hallado, todos podemos, sin presuncion , ofrecer lo que en nuestras propias ideas
(y lo que conozcamos como bueno en las
ideas de los demás) sea capaz de concurrir
á su formacion.
CAPITULO 1.
Hasta qué punto son asunto de eleccion las
formas de Gobierno.
Todas las especulaciones relativas á las formas de gobierno llevan el sello más ó ménos
exclusivo de dos teorías opuestas en materia de
instituciones políticas; ó hablando con mayor
propiedad, de dos modos diferentes de
concebir lo que son las instituciones políticas.
Para algunos es el Gobierno arte
extrictamente práctico del que nacen tan sólo
cuestiones de fin y de medio. Las formas de
gobierno, tal como las conciben, son meros
expedientes para alcanzar uno de los fines que
los hombres pueden proponerse: cuestion
simplemente de invencion y de combinacion;
creadas por el
8
hombre, se afirma que éste es libre de establecerlas ó nó establecerlas, y de decidir cómo y
segun qué modelo han de constituirse. El primer paso hácia una solucion consiste en reconocer cuál es la mision impuesta á los gobiernos:
el segundo investigar qué forma es la más propia para el cumplimiento de esta mision.
Ilustrados sobre ámbos puntos, y reconocida la forma de gobierno que encierra mayor
suma de bien, con la menor de mal, resta tan
sólo obtener para la opinion que nos hemos
formado, el asentimiento de nuestros compatriotas, ó de aquellos á quienes se destinan las
instituciones.
Encontrar la mejor forma de gobierno, persuadir á los demás de que es la mejor, y esto
conseguido, excitarles á que la reclamen; hé aquí
el órden de las ideas en el ánimo de los que
adoptan este punto de vista filosófico-político,
quienes consideran una constitucion (abstraccion hecha de la importancia respectiva de las
cosas) del mismo modo que un arado de vapor
ó una máquina para moler el trigo.
Pero esta doctrina es vivamente combatida:
otros lógicos políticos están tan léjos de asimilar la forma de gobierno á una máquina, que
la miran como una especie de producto expon-
9
táneo, y que, segun ellos, la ciencia del gobierno es rama, por decirlo así, de la Historia
Natural. Nó, dicen, las formas de gobierno no
son asunto de eleccion. Debemos aceptarlas, en
-
la mayor parte de los casos, como las encontramos. No pueden establecerse con un designio
preconcebido; no se forjan, brotan. Nuestra
mision respecto de ellas, como acerca de los
demás hechos del universo, se reduce á conocer sus propiedades naturales y adaptarnos
á ellas.
Considéranse por esta escuela las institucio-nes políticas de un pueblo como una especie de
produccion orgánica de su naturaleza y de su
vida: son el producto de sus costumbres, de su
instinto, de sus necesidades y de sus deseos inconscientes y apénas el fruto de su intencion
deliberada. La voluntad del pueblo no ha tenido otra intervencion en el caso que la de
responder á necesidades transitorias por combinaciones igualmente transitorias. Es dado
subsistir á estas combinaciones cuando se conforman lo bastante al carácter y sentimiento
nacionales, y, por agregacion sucesiva, constituyen un Gobierno adaptado al pueblo que lo
posee; pero que en vano nos esforzaríamos por
imponer á cualquier otro, cuya naturaleza y
10
circunstancias no le hubieran expontáneamente
producido.
Es difícil decidir cuál de estas doctrinas
sería más absurda, si se pudiese suponer que
una ú otra era sostenida como teoría exclusiva.
Mas los principios que los hombres profesan
sobre toda cuestion discutida, son señal muy
imperfecta de las opiniones que en realidad
tienen. Nadie cree que todo pueblo sea capaz de
manejar cualquier clase de instituciones. Llévese tan léjos como se quiera la analogía de las
combinaciones, ningun hombre elije ni aun un
simple útil de madera ó hierro por el sólo
motivo de que sea el mejor de los de su especie.
Pregúntase antes si se adapta á las condiciones
que deben agregársele para que su empleo sea
provechoso, y, particularmente, si los que han
de servirse de él poseen el saber y la habilidad
necesaria para obtener el partido deseado. De
otra parte, los que hablan de las instituciones
políticas como si fueran organismos vivientes,
no sostienen en rigor el fatalismo político de
que hacen alarde. No pretenden que la
humanidad carezca en absoluto de toda
libertad de elegir el Gobierno, bajo el cual
deba vivir: que la consideracion de las
consecuencias que se derivan de las diferentes
formas de gobierno no
11
entre por nada en la determinacion de la
que deba ser preferida. Pero aunque ámbas
escuelas en su mútua oposicion exageren
extraordinariamente sus teorías respectivas, y
aunque nadie sostenga las suyas sin restriccion,
corresponden sin duda á una diferencia
muy profunda entre dos modos de pensar. Si,
pues, evidentemente ninguna de ellas descansa en
la verdad, y es tambien igualmente claro
que ninguna es errónea por completo,
debemos esforzarnos en profundizarlas hasta
sus raices y obtener en nuestro provecho la
suma de verdad que cada una contenga.
Recordemos, en primer lugar, que las instituciones políticas (aunque esta proposicion
parezca á veces ignorarse) son obra de los
hombres, que deben su orígen y toda su
existencia á la voluntad humana. Los hombres
no las han encontrado formadas de improviso
al despertarse una mañana. No se parecen
tampoco á los árboles, que, una vez
plantados, crecen siempre, miéntras los
hombres duermen. En cada período de su
existencia, la accion voluntaria del hombre las
hace lo que son. Así, pues, como todas las cosas
debidas al hombre pueden estar bien ó mal
hechas, puede haberse desplegado al crearlas
juicio y habilidad, ó todo lo
12
contrario. Y además, si un pueblo ha omitido
ó una opresion exterior le ha impedido darse
una constitucion por el procedimiento experimental, que consiste en aplicar correctivo á
todos los males á medida que aparecen, ó bien
á medida que los que sufren sus consecuencias
adquieren la fuerza de resistirlas, este retraso
en el progreso político será sin duda una gran
desventaja para el pueblo en cuestion; pero no"
probará que lo hallado corno bueno para otro
pueblo, no lo hubiera sido tambien para él, y
no lo será todavía cuando le convenga adoptarlo.
Por otra parte, es igualmente necesario
recordar que el mecanismo político no obra
por sí mismo. Así como fué creado por
hombres, por hombres debe ser manejado
y áun por hombres ordinarios. Tiene
necesidad, no de su simple aquiescencia, sino
de su participacion activa, y debe ajustarse á
las capacidades y moralidad de los hombres
tal como los encuentre, lo que implica tres
condiciones: I. a El pueblo, al cual se destina
una forma de gobierno, debe consentir en
aceptarla, ó al ménos, no debe rehusarla hasta
el punto de oponer un obstáculo insuperable á,
su establecimiento: 2.ª Debe poseer la voluntad
y la capacidad de
13
hacer todo lo que sea necesario para mantener
su existencia: 3. a Debe poseer la voluntad y la
capacidad de hacer lo que dicha forma de gobierno exija de él y sin lo que no podria alcanzar su fin. Aquí la palabra hacer significa, tanto
abstencion como accion. Ese pueblo debe ser
capaz de llenar las condiciones de accion y las
condiciones de coaccion moral necesarias, sea
para sostener la existencia del gobierno establecido, sea para suministrarle los medios de cumplir sus fines.
Cualquier forma de gobierno, por bellas
esperanzas que de otra parte despertase, no
convendria al caso en que faltara alguna de las
condiciones expuestas.
El primer caso, la repugnancia de un pueblo
hácia una forma particular de gobierno, no
necesita casi de ilustracion, porque nunca puede
haber sido olvidado en teoría. Es un hecho que
se encuentra diariamente. La fuerza tan sólo
obligará. á los indios de la América del Norte á
sufrir las trabas de un gobierno regular y
civilizado. Podria decirse lo mismo, aunque
menos en absoluto, de los bárbaros que recorrieron el imperio romano. Fué preciso el trascurso de siglos enteros y el cambio completo de
circunstancias para acostumbrarlos á la obedien-
14
cia de sus propios jefes, en lo no tocante al
servicio militar. Hay naciones que no se someterán voluntariamente sino al gobierno de
ciertas familias que desde tiempo inmemorial
han disfrutado el privilegio de darles jefes: algunas no se acostumbran á la monarquía á
ménos de ser conquistadas: otras sienten la
misma aversion hácia la república: el obstáculo se
eleva con frecuencia durante el tiempo presente
hasta lo impracticable.
Pero tambien hay casos, en los cuales, áun
no teniendo aversion por una forma de gobierno, deseándola tal vez, carecerá un pueblo
de la voluntad ó capacidad necesarias para
llenar las condiciones que requiere. Puede ser
incapaz de llenar aquellas mismas, sin las cuales se haga imposible hasta la propia existencia
nominal de ese gobierno. Así, un pueblo preferirá acaso un gobierno libre; pero si por
indolencia ó por ligereza ó por falta de espíritu
público ó por abandono no es capaz de los
esfuerzos necesarios para conservarlo: si se
niega á batirse por él cuando está. directamente
atacado, si es susceptible de dejarse engañar
por los artificios urdidos para despojarle, si en
un instante de desaliento ó de pánico transitorio, ó en un acceso de entusiasmo, puede ser
15
llevado á deponer sus libertades á los piés de
un grande hombre, ó á confiarle poderes que le
pongan en aptitud de trastornar las
instituciones; en todos estos casos, ese pueblo es
más ó ménos inepto para la libertad, y
aunque de haberla poseido, por escaso
tiempo que sea, le haya resultado algun bien,
tardará extraordinariamente en gozar de ella
definitivamente.
Del mismo modo puede un pueblo
no querer ó no poder cumplir las obligaciones
que le imponga una forma determinada
de gobierno. Un pueblo grosero, aunque
sensible hasta cierto punto á los beneficios
de la sociedad civilizada, tal vez no se
someta á los sacrificios que esta sociedad
lleva consigo; pueden ser sus pasiones
demasiado violentas ó su orgullo personal muy
tiránico para renunciar á las luchas privadas,
remitiendo á las leyes la venganza de sus
agravios, reales ó supuestos. En tal caso, un
goberno civilizado, para ofrecer realmente
alguna ventaja, deberá mostrarse despótico en
grado considerable, no sufrir ninguna
cortapisa de parte del pueblo é imponerle
siempre gran suma de coaccion legal.
Talotro pueblo, diremos áun, no es susceptible, sino de una libertad parcial ó limitada
porque no quiere concurrir activamente con la
16
ley y las autoridades á la represion de los
malhechores; un pueblo dispuesto más bien á
ocultar á un criminal que á detenerlo: un
pueblo, que como los indios, cometerá un
perjuro para salvar al hombre que le ha
robado, antes que tornarse la pena de
deponer contra él y atraerse su venganza:
un pueblo en donde (como sucede en
algunas naciones de Europa y de la Europa
moderna) se pasan á la otra acera al ver que
un hombre asesina á otro en medio de la via
pública, porque este es asunto que incumbe
á la policía, y porque es preferible no mezclarse
en lo que no nos atarle personalmente: un
pueblo, en fin, que se indigna con una
ejecucion y no se asombra de un asesinato, ese
pueblo necesita autoridades represivas y
vigorosamente armadas, porque en ello
estriban las únicas garantías de las condiciones
primeras y morís indispensables de la vida
civilizada. Ese
deplorable
estado
de
sentimientos en un pueblo que abandona en
su marcha la vida salvaje, es sin duda alguna la
consecuencia ordinaria de un mal gobierno
anterior, que enseñó á los hombres á
considerar la ley como creada para otro
objeto que su bien, y á sus intérpretes
corno enemigos peores que los que la violan
abiertamente. Mas por poca responsa-
l7
bilidad que quepa á los que en dichas circunstancias piensan así y aunque, en último término,
pueda ser desarraigada esa preocupacion por
un gobierno mejor, no obstante, mientras exista,
el pueblo así dispuesto, no puede ser gobernado
tan libremente como otro cuyas simpatías están
del lado de la ley y que presta voluntariamente
su asistencia á la ejecucion de la misma.
Las instituciones representativas tienen
tambien poco valor y pueden ser simples instrumentos de tiranía ó de intriga, cuando la
masa de los electores no se interesa lo bastante
en el gobierno para votar, ó cuando la mayor
parte de los electores, en vez de votar segun los
motivos del bien público, venden su sufragio
lo dan á instigacion de alguna persona influyente, cuyas simpatías tratan de captarse por
razones de conveniencia. La eleccion popular
practicada en esta forma, en vez de garantía
contra un mal gobierno, es solamente una rueda
más en su mecanismo.
Además de los obstáculos morales, las d'fi.cultades materiales son con frecuencia impedimento . insuperable á, las formas de gobierno.
En el mund o a ntiguo, a unque haya pod ido
haber, y hubiese de hecho, gran independencia
individual, era imposible la existencia de un
18
gobierno popular regular fuera de los muros de
una poblacion, de una ciudad, porque las condiciones físicas indispensables para formar y
propagar una opinion no se encontraban sino
entre aquellos que podian reunirse i discutir
los asuntos públicos en la misma agora. Créese
generalmente que este obstáculo ha desaparecido desde la adopcion del sistema representativo. Pero para obviarle por completo, ha sido
necesaria la prensa, y la prensa diana, equivalente real, aunque incompleto bajo muchos
conceptos, del Forum y del Pnyx. Ha habido
estados en la sociedad en que la misma monarquía no podía subsistir sobre una gran
extension de territorio, sin fraccionarse inevitablemente en pequeños principados, independientes unos de otros ó unidos por lazos tan
débiles como el feudalismo, y todo porque el
mecanismo de la autoridad no era bastante perfecto para hacer obedecer las órdenes del gobierno á gran distancia de su asiento. El gobierno
no tenía más garantía de respeto hasta de parte
de su ejército que la fidelidad voluntaria, ignorándose el medio de sacar al pueblo impuestos
bastantes al sostenimiento de la fuerza necesaria para mantener en la obediencia un vasto
territorio. En estos casos, y en todos los pare-
19
cidos, es necesario comprender bien que la
fuerza del obstáculo puede ser mayor ó menor:
el obstáculo puede ser bastante grande para
hacer muy defectuosas las operaciones de un
gobierno sin comprometer su existencia, ó no
llegar impedir que ese gobierno sea preferible
en la práctica á cualquiera otro. Esta última
cuestion descansa principalmente sobre un hecho
al que no hemos llegado todavía: la tendencia
de las diferentes formas de gobierno á favorecer
el progreso.
Acabamos de examinar las tres condiciones
fundamentales, mediante las cuales, las formas
de gobierno se adaptan í un pueblo. Si los
partidarios de lo que puede llamarse la teoría
político-naturalista no quieren sino insistir
sobre la necesidad de esas tres condiciones, si
pretenden tan sólo que ningun gobierno pueda
existir de un modo permanente, si no llena las
dos primeras condiciones y gran parte de la.
tercera, su doctrina así limitada, es incontestable. Cualquier otra pretension me parece inadmisible. Todo lo que se nos dice de la necesidad
de instituciones de base histórica, conformes
con el carácter y los usos nacionales, ó significa
ésto ó nada. En tales frases, hay, además de la
suma de sentido racional que contienen, una
20
mezcla considerable de puro sentimentalismo.
Bajo el punto de vista práctico, esas pretendidas cualidades indispensables á las instituciones políticas, son simplemente facilidades para
llenar las tres condiciones expuestas. Cuando
una institucion ó un conjunto de instituciones
tienen su camino abierto por la opinion, los
gustos y las costumbres de un pueblo, no sólo
la aceptará éste de buena voluntad, sino que
desde el principio aprenderá más fácilmente y
se prestará de mejor grado á hacer lo que se le
pida, tanto para la consolidacion de las instituciones, como para su desenvolvimiento y fecundidad más ventajosa. Sería grave falta en un
legislador el no tomar sus medidas para sacar
todo el partido posible de las costumbres y sentimientos preexistentes.
Mas hay exageracion evidente en trasformar en condiciones necesarias cosas que son
simplemente un auxilio y una facilidad. Es indudable que todo pueblo se presta á ejecutar
y ejecuta mejor y con menos resistencia aquello á
que se halla acostumbrado; pero lo es asimismo,
que aprende no pocas cosas nuevas para él. Gran
auxilio es hallarse familiarizado con las cosas,
pero la idea que nos impresiona profundamente llegará á sernos familiar, aunque al
21
principio nos asombre. Hay numerosos ejemplos de pueblos enteros impulsados ardientemente hácia nuevos horizontes. La dósis de
aptitud que posea un pueblo para acometer
nuevas empresas y entrar en circunstancias distintas á las anteriores, es precisamente uno de
los elementos de la cuestion. Trátase aquí de
una cualidad que las naciones y la civilizacion en
sus diferentes edades no tienen, por cierto, en el
mismo grado.
No hay reglas absolutas para decidir sobre la
aptitud de un pueblo dado para llenar las
condiciones de determinada forma de gobierno.
El grado de cultura del pueblo, la suma de
juicio y de sagacidad difundida en él deben
servir de guia. Hay además otra consideración
que es menester no olvidar: tal vez no esté un
pueblo preparado para buenas instituciones, pero
encendiendo en él el deseo de gozarlas se
contará con una parte necesaria de la preparacion. Recomendar y defender una institución ó
una forma de gobierno, mostrar claramente sus
ventajas, es uno de los modos, frecuentemente
el único, de educacion posible para el espíritu
nacional que aprende á la vez no solo á aceptar y
á reevindicar sino á manejar la institucion. ¿De
qué medios disponian los patriotas
22
italianos, durante la generacion actual y la precedente, para preparar el pueblo italiano la
libertad en la unidad, sino el de impusarle á
esta reivindicacion? Sin embargo, los que acometan esta tarea deben hallarse profundamente
penetrados, no sólo de las ventajas de la institucion ó de la política que recomiendan, sino
tambien de las capacidades morales, intelectuales y activas necesarias para practicarla, i. fin
de no despertar, en tanto que sea posible, en ese
pueblo, deseos superiores á. sus aptitudes.
Resulta de lo que se acaba de decir que en
los límites prescritos por las tres condiciones
repetidamente expuestas, las instituciones y las
formas de gobierno son asunto de eleccion. Investigar en tésis general (como se dice) cuál
es la mejor forma de gobierno, no es una quimera, sino un empleo altamente práctico de la
inteligencia científica: é introducir en un pais
las mejores instituciones que sea posible, uno
de los fines más racionales de que es susceptible el esfuerzo práctico.
Todo lo que se diga para despreciar la eficacia de la voluntad y de las miras humanas
en materia de gobierno, es igualmente aplicable
á, todo aquello en que se ejerzan esa voluntad y
esas miras; el poder humano está estrecha-
23
mente limitado en todo. No puede obrar sino
valiéndose de una ó varias fuerzas de la naturaleza. Deben existir, pues, fuerzas aplicables en
el sentido deseado, fuerzas que no se moverán
sino á virtud de sus propias leyes. No podemos
hacer que el rio se remonte á su origen: pero no
decimos por ello que los molinos no se
construyen, que brotan. En política, como en
mecánica, precisa buscar en lo exterior al
mecanismo la fuerza que ha de impulsar la máquina, y si no se encuentra, ó es insuficiente para
superar los obstáculos que deben racionalmente esperarse, fracasará combinacion. No es
esta una particularidad del arte político, y demuestra
únicamente que dicho arte se halla sometido á
idénticas condiciones que los demás.
Encontramos aquí una nueva objecion bajo
la siguiente forma: «las fuerzas de que dependen
los fenómenos políticos más importantes no
están sometidas á la direccion de los hombres
de Estado ó de la filosofía. En último término,
el poder del país se fija y determina de antemano
por su estado en cuanto á la distribucion de
los elementos del poder social; el poder más
fuerte en la sociedad obtendrá. al cabo la
autoridad gubernativa,. y los cambios en la
constitucion política no serán duraderos
24
si no van precedido ó acompañados de una
nueva distribucion del poder en la misma sociedad. Pueden elegirse los simples detalles, la
administracion práctica, pero la esencia del todo,
la base del poder supremo son hechos determinados
por las circunstancias sociales.»
Reconozco desde luego que hay no poco de
verdad en esta doctrina, mas para que reporte
alguna utilidad, es necesario expresarla de
distinto modo y encerrarla en limites con-ven
entes. Cuando se dice que el poder más fuerte
en la sociedad será. al fin el más fuerte en el
gobierno, ¿qué significa la palabra poder? Supongo
que no se aludirá á la fuerza de los músculos y
los nervios, porque en tal caso la democracia pura
seria el único gobierno posible.
Agregad á la fuerza muscular otros dos
elementos, la riqueza y la inteligencia, y estaremos más cerca de la verdad, aunque lejos
todavia de haberla alcanzado. No tan sólo puede
ocurrir que la mayoria esté dominada por la
minoría, sino que siendo la primera superior por
la riqueza y la inteligencia individual obedezca
merced á la fuerza ó por otra causa á la segunda.
Para que esos diversos elementos de poder gocen
de influencia política, es preciso
25
que estén organizados; y la ventaja en punto í
organiza¿on pertenece á los que se hallan en posesion
del gobierno. Un partido mucho más débil que
otros puede sobreponérseles si las fuerzas del
gobierno pesan de su lado en la balanza; y por
esto solo conservar por largo tiempo su
predominio: aunque á decir verdad, el poder
entónces está en la condicion que en mecánica
se llama equilibrio inestable; como una cosa que
se inclina hácia su extremidad más próxima, y
que una vez perdida la posicion primitiva tiende
á. alejarse más de ella
cada momento en vez de recobrarla.
Pero esa teoría de gobierno en los términos en que se la presenta de ordinario, tropieza
aún con objeciones más importantes. Todo poder que tiende á convertirse en político, no es
un poder en estado de reposo, un poder puramente pasivo, sino un poder esencialmente activo: en otros términos, un poder que se ejerce
realmente es ya por esto solo una pequeña parte
de todo el poder que existe. En efecto, políticamente
hablando, gran parte de todo poder consiste en
la voluntad. ¿Cómo, pues, ha de ser posible
computar los elementos del poder político si
omitimos en nuestro cálculo cualquiera que obre
sobre la voluntad? No de-
26
be creerse que no sea útil procurar influir en la
constitucion del gobierno obrando sobre la
opinion, porque hayan de poseer el poder político los que tengan el social: pues se olvidaria que
la opinion es en sí misma una de las fuerzas
sociales activas más considerables. Una persona
con una creencia representa una fuerza social
equivalente á la de noventa y nueve personas que
solo se mueven por intereses. Los que han logrado
persuadir al público de que merece ser preferida
cierta forma de gobierno, han hecho lo más
importante para ganarla los poderes de la
sociedad. El dia en que el primer mártir fué
lapidado en Jerusalen, miéntras que el que habia
de llamarse con el tiempo el Apóstol de los
gentiles asistía al suplicio, consintiendo en su
muerte, ¿quién hubiera supuesto que el partido
de aquel hombre era entónces y allí el poder
más considerable en la sociedad? Sin embargo,
así se probó más tarde. Y todo, porque sus
creencias eran las más poderosas de cuantas
entónces existían. El mismo elemento hizo de un
monge de Witemberg en la dieta de Worms, una
fuerza social tan importante como el
emperador Carlos V y todos los príncipes
congregados en aquel sitio. Pero se dirá tal vez
que estos son casos en que se hallaba
27
en juego la religion, y que las convicciones religiosas
tienen algo de peculiar en su fuerza. Busquemos,
pues, un ejemplo puramente político, en el cual
la religion, áun suponiéndola escasamente
interesada, estaba sobre todo con la parte
contraria.
Si alguien quiere convencerse de que el
pensamiento especulativo es uno de los principales elementos del poder - social, remóntese al
siglo precedente, cuando no habia un trono en
Europa donde no se sentase un rey liberal y
reformador, un emperador liberal y reformador, y lo que es más raro, un papa liberal y reformador: remóntese al siglo de Federico el
Grande, de Catalina II, de José II, de Pedro
Leopoldo, de Benito XIV, de Ganganelli, de
Pombal, de Aranda; época en que los mismos
Borbones de Nápoles eran liberales y reformadores y en que todos los espíritus activos entre la
nobleza francesa se nutrian de las ideas que tan
caras habian de costarles. Fié aquí lo que demuestra
de un modo concluyente que el poder
puramente físico y económico está léjos de ser
todo el poder social. No por un cambio en el
reparto de los intereses materiales, sino por la
propagacion de las creencias morales,
concluyó en el imperio británico y en otras
28
partes la esclavitud de los negros. Los siervos
de Rusia no deberán su emancipacion, sino á
un sentimiento de deber, ó al nacimiento, al
ménos, de una opinion más ilustrada sobre los
intereses del Estado. Los hombres obran segun
piensan: y aunque las opiniones de la generalidad están determinadas por su posicion personal, mas bien que por la razon, no obstante
es mucho el poder ejercido sobre todos por las
convicciones de la clase superior y aun más
por la autoridad unánime de las gentes instruidas. Así, cuando la mayor parte de éstas,
creen un cambio social ó una institucion política
ventajosa, y otra perjudicial, cuando proclamen la primera y rechazan la segunda, hay mucho adelantado para dar á aquella y retirará ésta
esa preponderancia de fuerza social, que las hace
vivir. La máxima de que el gobierno de un pueblo
es lo que le obligan á ser las fuerzas sociales
existentes en el mismo, es verdadera en el
sentido tan solo de que favorezca en vez de
desalentar las tentativas para elegir racionalmente entre las formas de gobierno practicables en el estado actual de la sociedad.
CAPÍTULO II.
Del criterio de una buena forma de gobierno.
Siendo la forma de gobierno de un país dado asunto de eleccion (en los límites de las condiciones prescritas) es necesario investigar ahora
cómo esa eleccion debe ser dirigida, cueles son
los caracteres distintivos de la forma de gobierno más propia para favorecer los intereses
de una sociedad determinada. Antes de comenzar esta inquisicion puede parecer necesario
decidir cuáles son las funciones inherentes al
gobierno; porque siendo el gobierno pura y
simplemente un medio, su eleccion debe depender de la manera como se adapte al fin deseado. Pero este modo de plantear el problema no
facilita su estudio tanto corno tal vez se cree, y
hasta deja en la oscuridad el conjunto de la
30
cuestion. Porque, en primer término, las funciones propias de un gobierno no son invariables, sino que difieren en los diferentes estados de la sociedad, sobre todo en un pueblo atrasado:
y además, el carácter de un gobierno, ó de un
conjunto de instituciones políticas no será bien
apreciado si nos limitamos á examinar la esfera
legítima de las funciones gubernamentales:
porque, aunque los beneficios de un gobierno
se hallen circunscritos á esta esfera, no sucede lo
mismo, por desgracia, con sus efectos perniciosos.
Todos los males de cualquier especie y grado que
sean que la humanidad es susceptible de sufrir,
pueden ser debidos al gobierno, sin que á la vez
se obtenga de la existencia social ninguna de las
ventajas que reporta, si el régimen establecido
no se presta y atiende á ello.
Omitiendo hablar de los efectos indirectos,
la intervencion inmediata de las autoridades
públicas puede abrazar toda la existencia humana; y la influencia del gobierno sobre la sociedad debe ser examinada y apreciada en su
relacion, no con algunos intereses, sino con el
conjunto de los intereses de la humanidad.
Viéndonos, pues, obligados á adoptar como
piedra de toque de un buen ó mal gobierno,
31
una cosa tan compleja corno los intereses colectivos de la humanidad, procuraremos clasificar esos intereses por grupos determinados,
indicando á la vez las cualidades necesarias en
un gobierno si ha de favorecerlos.
Desgraciadamente, no es fácil enumerar y
clasificar lo que constituye el bienestar social,
proceder racionalmente á. la formacion de semejante teorema. Todos los que durante la generacion actual y la precedente, han estudiado
la filosofía política con miras algo elevadas, han
reconoci do la importancia de dicha clasificacion:
pero las tentativas hechas hasta el presente para conseguirlo se han detenido, segun creo, en
el primer paso. La clasificacion comienza y acaba por la division de las necesidades de la sociedad en las dos categorías de órden y de progreso (segun la fraseología de los pensadores
franceses) de permanencia y de progresion,
segun Coreridge. Esa division es plausible y seductora por el contraste, bien marcado en apariencia, que ofrecen sus dos principios y por la
notable diferencia de las ideas á que éstos se
refieren. Pero terno que (aunque admisible en
la conversacion) la distincion entre el órden ó
permanencia y el progreso no sea inexacta y
poco científica, empleada para determinar las
32
condiciones necesarias á un gobierno. Porque,
en primer término: ¿qué es órden? ¿qué es
progreso? Respecto del progreso, no hay ninguna dificultad, al ménos ninguna que salte á
la vista. Cuando se habla del progreso, como
de una de las necesidades de la sociedad humana, puede entenderse por progreso, mejoramiento. No es ciertamente lo mismo, pero hay
analogía entre ambas ideas. Mas ¿qué es el órden? Esta palabra significa una porcion yá mayor, yá menor de esas cosas indispensables á la
sociedad, excepcion hecha de la idea de mejoramiento, pero no resume casi nunca todas esas
cosas.
En su acepcion más restringida, órden significa obediencia. Se dice de un gobierno que
mantiene el órden, cuando logra hacerse obedecer. Pero hay diferentes grados de obediencia v no todos son dignos de alabanza. Tan solo
el depotismo puro puede exigir , la obediencia
sin reserva á todos los mandatos del poder. Débese, al ménos, limitar la obediencia á los mandatos de carácter general publicados bajo la forma de leyes. Así comprendido, el órden es sin
disputa un atributo indispensable del Gobierno.
Propiamente hablando, el gobierno que no
puede ó no sabe hacer respetar y cumplir sus
33
órdenes, no gobierna. Pero el órden, aunque
sea condicion necesaria del gobierno, no es el
fin para que éste ha sido establecido. El Gobierno debe hacerse obedecer para poder alcanzar otros fines. Réstanos, pues, consignar todavía
qué fines son esos, (abstraccion hecha de la idea
de mejoramiento) á los cuales debe tender el
Gobierno en toda sociedad, sea estacionaria, sea
progresiva.
En un sentido mas ámplio la palabra órden
significa que la paz pública no es perturbada
por las violencias individuales. Dícese que
existe el órden allí donde, por regla general, los
habitantes del país han cesado de ventilar sus
querellas y la reparacion de sus agravios
mano armada. Pero en esta acepcion más vasta
como en la precedente, el órden es más bien
una de las condiciones necesarias del gobierno,
que su finó el criterio de su excelencia. Porque puede estar muy arraigado el hábito de
someterse al gobierno y de remitirse á la autoridad en todo choque de intereses, y sin embargo, variar la manera como el Gobierno trate la
cuestion discutida y todo aquello en que se
ocupe entre el menor tino y el mayor acierto.
Si queremos comprender en la idea de órden todo lo que la sociedad exige de su . go3
34
la idea de
progreso, precisa definir el órden como la conservacion de los bienes de diferentes clases é
importancia que existen yá, considerando el
progreso como un aumento de todos estos bienes. Esta distincion comprende en sus dos secciones todo lo que se pide que un gobierno favorezca. Pero aún no se encuentra en ella, así
presentada, la base de una buena filosofía del
gobierno. No podernos decir que para constituir un sistema político es necesario tomar ciertas medidas por consideracion al órden y otras en
vista del progreso, puesto que en el sentido que
acaba de indicarse, las condiciones de órden y
de progreso no son opuestas, sino similares.
En efecto, las influencias que tienden á,
manten e r e l b i e n s o c i a l y á e x i s t e n t e , s o n
a b so l u t a mente las mismas que las que
tienden á aumentarle y vice-versa, con la
única diferencia de que deben ser más
poderosas en el segundo caso que en el
primero.
Por ejemplo, ¿qué cual i dades individuales
son las que entre los ciudadanos favorecen más
la dósis de buena conducta, de buena administracion, de grandeza y de prosperidad que existe vá, en la sociedad? Todo el mundo reconocerá que esas cualidades son el trabajo, la intebierno, que no se halle contenido en
35
gridad, la justicia y la prudencia. Pero ¿acaso no
son tambien las más favorables al progreso? ¿Acaso el
aumento de esas virtudes en la comunidad, no
constituye por sí solo el mayor de los progresos?
Todas las cualidades, pues, que en el gobierno
fomenten el trabajo, la integridad, la justicia y la
prudencia, favoreceran igualmente la permanencia y
el progreso. Del mismo modo, ¿qué atributos
particulares de los séres humanos parecen referirse
especialmente al progreso sin sugerir tan
directamente la idea de órden y de
conservacion? Son sin duda la actividad
intelectual, el espíritu industrial, el valor. Pero ¿tal
vez no son tan necesarias esas cualidades para
conservar el bien que yá poseemos como para
aumentarlo? Si hay algo cierto en el mundo es
que para conservar nuestras más preciosas
adquisiciones, necesitamos el mismo esfuerzo
empleado para obtenerlas. Las cosas abandonadas
"á sí mismas perecen inevitablemente. Aquellos que,
confiados en su buena fortuna, olvidan sus hábitos
de cuidado y prevision y su ánimo para afrontar
los contratiempos, pronto la verán decaer. El
atributo individual que parece relacionarse
exclusivamente con el progreso y que encierra en
mayor grado todas las tendencias favorables á, éste es
la originalidad
36
ó invencion. Sin embargo, esa facultad no es ménos
indispensable para la permanencia, puesto que en
los cambios inherentes á todo lo humano, se presentan
á cada instante nuevos inconvenientes y nuevos
peligros, á, los cuales hay que ocurrir por nuevos
recursos y nuevas combinaciones para mantener
siquiera las cosas en tan buen estado como al
principio. Por esta razon todas las cualidades que
en un gobierno tiendan á alentar la actividad, la
energía, el valor y la originalidad, son condiciones de
permanencia tanto como de progreso, pero, por regla
general, se requiere en el segundo caso mayor
dósis de esas cualidades que en el primero.
Si pasarnos ahora de las condiciones intelectuales de
la sociedad sí las materiales, es imposible encontrar
una combinacion política ó un arreglo de los intereses
sociales que obedezca solamente al órden ó al
progreso. Consideremos, por ejemplo, la
institucion ordinaria de una policía. El órden es
el objeto más interesado, al parecer, en las
funciones de esa parte de la organizacion social.
Sin embargo, si la policía logra favorecer el
órden, es decir, si reprime el delito de modo
que cada uno sienta seguras su persona y su
propiedad, ¿habrá algo que conduzca más
directamente al progreso?
37
La mayor seguridad de la propiedad es una de
las condiciones y causas principales de mayor
produccion, lo que constituye el progreso bajo
su aspecto más vulgar y familiar; la represion
severa del mal aquieta las disposiciones que
llevan al mismo, lo que determina el progreso
en un sentido más elevado. Libre el individuo
de los cuidados é inquietudes que le asaltan bajo
un régimen de proteccion imperfecta, empleará
sus facultades en algun nuevo esfuerzo para
mejorar su estado y el de los otros; y esta
misma causa, ligándole á la existencia social,
impidiéndole ver ya en su prójimo un enemigo
presente ó futuro, desenvuelve en él esos sentimientos de benevolencia y de confraternidad y
ese interés por el bienestar general que forman
porcion tan importante del progreso social.
Consideremos aún un caso tan familiar como el de un buen sistema financiero. Inclúyese
generalmente este caso en la esfera del órden.
No obstante, ¿hay algo que conduzca más directamente al progreso? Cualquier sistema de
hacienda que favorezca el órden, debe precisamente y por las mismas razones, favorecer el
progreso. La economía, por ejemplo, es un
medio, no sólo de conservar la riqueza pública,
sino de aumentarla.
38
El justo reparto de las cargas, ofreciendo á
todos los ciudadanos ejemplo de moralidad y
de justicia en casos análogos y una prueba de
la importancia que dan á esas cualidades las
autoridades más altas, tiende en grado superlativo elevar los sentimientos morales de la
comunidad, bajo la doble relacion de la fuerza y
del discernimiento. Un sistema de levantar
los impuestos que no ponga obstáculo al trabajo de los ciudadanos ni cohiba innecesariamente su libertad, procura no sólo la conservacion,
sino el aumento de la riqueza pública y alienta el ejercicio más activo de las facultades individuales: y vice-versa. Todos los errores que
en materia de hacienda dificulten el mejoramiento del pueblo bajo el concepto de la riqueza y de la moral, tienden por lo mismo, si
son verdaderamente graves, á empobrecer y
desmoralizar positivamente al pueblo. En suma, puede decirse de una manera general, que
cuando las palabras órden ó permanencia se toman en su sentido más ámplio, cuando significan la estabilidad de las ventajas existentes, las
condiciones del progreso son las mismas que
las del órden en su grado mas elevado; y las
del órden, simplemente las del progreso en
menor medida, En apoyo del principio de que
39
el órden difiere esencialmente del progreso, y de
que la conservacion del bien existente y la
adquisicion de uno nuevo son cosas bastante
distintas para suministrar la base de una clasificacion racional, vá recordársenos tal vez
que el progreso puede producirse á espensas del
órden; que mientras adquirimos ó tratamos de
adquirir un bien de determinada especie, perdemos tal vez terreno con relacion á. otros bienes; que, por ejemplo, la riqueza estará. acaso en
progreso, mientras la virtud decae. Pero
admitido esto, resulta, no que el progreso y la
permanencia pertenezcan á dos géneros de
ideas totalmente diversas, sino que la riqueza y
la virtud son cosas diferentes. El progreso es
la permanencia y algo más. El progreso en una
cosa no implica la permanencia en todas las
demás. Todo progreso sobre un punto dado
comprende la permanencia en ese mismo
punto: siempre que se sacrifica la permanencia
á una especie determinada de progreso, se le
sacrifica tambien otro progreso; y si el
sacrificio no vale la pena de ser hecho, no tan
sólo se descuida el interés de la permanencia,
sino que se abusa del general del progreso.
Si para dar un principio de precision científica á la nocion de un buen gobierno es for-
40
zoso servirse de esas ideas, presentadas con poco tino, como antitéticas, seria más filosóficamente correcto escluir de la definicion la palabra órden y decir que el mejor gobierno es el
que tiene mayor tendencia al progreso. Porque
el progreso comprende al órden, pero el órden
no comprende al progreso. El progreso es un
grado más elevado de lo mismo que el órden
es un grado inferior. El órden, en cualquier
otro sentido, representa únicamente parte de las
cualidades pedidas á un buen gobierno, más no
es su tipo ni su esencia. Seria preferible colocar el órden entre las condiciones del progre-so; porque si queremos aumentar nuestra suma de bienes, lo primero es conservar cuidadosamente el que yá poseemos. Si deseamos adquirir mayor cantidad de riquezas, será preciso
ante todo no disipar los capitales existentes.
Considerado de este modo, el órden no es una.
cosa extraña que tenga que conciliarse con el
progreso, sino parte y medio del mismo progreso. Si lo ganado sobre un punto se compra
á precio de una pérdida más que equivalente
sobre ese punto ó sobre otro, no hay progreso.
La aptitud para el progreso así entendido encierra todo el mérito de un gobierno.
Pero esa definicion del criterio de un buen
41
gobierno, aunque, metafísicamente hablando,
puede sostenerse, no basta, porque si bien contiene toda la verdad, no presenta al espíritu
nrás que una parte. La idea que sugiere la palabra progreso es una idea de adelantamiento,
miéntras que en el sentido que aquí la empleamos expresa eso y i la vez obstáculo al retroceso. Las mismas causas sociales, las mismas
creencias, los mismos sentimientos y las mismas prácticas, son tan indispensables para que la
sociedad no retroceda como para que avance. No
dejaria de ser la vida una lucha incesante
contra las causas de decadencia porque no hubiese ningun mejoramiento que esperar. La política, tal como la concebian los antiguos, consistia únicamente en esto: «los hombres y sus
cosas tienen tendencia á degenerar; sin embargo, es posible neutralizar esa tendencia durante
un tiempo indefinido, por medio de sábias
instituciones diestramente administradas.» Aunque
no participemos ahora de esa opinion, aunque la
mayor parte de los hombres profesen la
doctrina contraria y crean que, en suma, las
cosas tienden al progreso, no debernos olvidar
que las locuras, los vicios, la negligencia, la mala
voluntad de los hombres constituyen una fuerza que
sin cesar impele al mal y al error los
42
asuntos humanos, y que el solo contrapeso de esa
fuerza, lo único que le impide arrastrarlo todo
consigo, es que exista una clase de hombres, cuyos
esfuerzos propendan, en unos constantemente, en
otros de tiempo en tiempo, á, un fin útil y
elevado. Suponer que el único valor de esos
esfuerzos se reduce á la dósis de mejoramiento
actual que operan y que si cesasen resultaria
simplemente la persistencia del estado presente,
es tener idea muy incompleta de su importancia. La
disminucion más insignificante en dichos esfuerzos,
no sólo detendria el progreso, sino que arrastraria
todas las cosas por la pendiente de la decadencia,
la cual una vez iniciada, avanzaria con rapidez,
siempre creciente, siendo á cada momento más
dificil de remediar, hasta precipitarnos en ese estado,
frecuentemente descrito por la historia y en que
hoy se arrastra todavia porcion considerable de
la humanidad, estado en que un poder sobrehumano
parece casi el único capaz de cambiar el curso de las
cosas y colocarlo de nuevo en las vías del progreso.
Por todas estas razones la voz progreso es tan
impropia como los términos de órden y permanencia
para constituir la base de una clasificacion de las
cualidades necesarias á una
43
forma de gobierno. La antítesis fundamental
que se expresa por esas palabras no descansa
tanto en las cosas mismas como en los tipos
de carácter humano á que corresponde. Sabemos que hay espíritus en los cuales predomina
la prudencia, al paso que en otros es la osadía
la cualidad culminante. Para aquellos el cuidado y conservacion de lo que ya poseen es un
sentimiento superior á, la inclinacion á nuevos
goces y adquisiciones; los otros propenden al extremo contrario, mostrándose más solícitos por
el b i en futuro que cuidadosos del presente. En
ámbos casos el camino es el mismo, pero los
hombres se hallan expuestos á separarse de él
en direccion opuesta. Esta consideracion es
muy importante cuando se trata de componer
el personal de un cuerpo po] itico. Deben encontrarse en él las dos clases de caracteres, á fin
de que sus tendencias se moderen mútuamente
en lo que cada una tiene de exclusiva. No se
necesita tornar ninguna precaucion expresa para conseguir este objeto: basta con no suscitarle ningun obstáculo. La mezcla natural y
espontánea de la vejez y la juventud de aquellos, cuya reputacion y riqueza están formadas,
y de los que aún tienen que procurarse una y
otra, bastará generalmente para alcanzar ese
44
fin, á condicion de que el equilibrio no sea
perturbado por ninguna reglamentacion artificial.
Puesto que la distincion que sirve comunmente para clasificar las necesidades de la sociedad no reune las cualidades requeridas, necesitamos averiguar qué otra distincion existe
más apropiada al objeto propuesto. Paréceme
que esa distincion se halla indicada por las siguientes consideraciones.
Si analizamos los principios y condiciones
de un buen gobierno en todos los sentidos de la
palabra, desde el más humilde al más elevado,
vemos en primera línea las cualidades de los séres humanos que componen la sociedad en que
el gobierno funciona. Podemos observar como
primer ejemplo la administracion de justicia,
con tanto mayor motivo, cuanto que no hay
rama alguna de los negocios públicos donde el
simple mecanismo, las reglas y las combinaciones que dirigen los detalles de la operacion,
sean de tan vital interés. Sin embargo, lo
más importante depende de las cualidades de
los agentes humanos empleados. ¿Para qué sirve, en materia de justicia criminal, que sean las
formalidades una garantía si la condicion moral del pueblo es tal que los testigos mienten
45
en su mayor parte y los jueces y demás magistrados se dejan corromper? Del mismo modo, ¿cómo pueden procurar las instituciones
una buena administracion municipal, allí donde
se considera este asunto con tal indiferencia,
que los hombres capaces de administrar con
honradez y tino, rehusan hacerlo, abandonando este cuidado á los que cargan con él por
tener un interés en ello? y para qué sirve el
sistema representativo más francamente popular
si los electores no se cuidan de elegir el mejor
candidato al Parlamento, sino nombran al que
gaste mayor suma en la eleccion? ¿Cómo ha de
trabajar una Asamblea representativa por el bien
público, cuando sus miembros pueden ser
comprados, ó la irritabilidad de su temperamento, que no modera, ni la disciplina pública, ni el imperio sobre sí mismos, es tan grande
que los torna incapaces de una deliberacion
tranquila y les impulsa á vías de hecho en la
misma cámara ó posteriormente á duelos? ¿Cómo
ha de ser dirigido de un modo tolerable el gobierno (6 cualquiera otra empresa) en un pueblo tan envidioso que cuando alguno parezca
á punto de obtener cualquier ventaja, los que
debieran ayudarle, se entienden tácitamente
para que fracase su proyecto?
46
Donde quiera que la djsposicion genera
del pueblo sea tal que cada individuo atiendal
únicamente á sus intereses personales y no se
cuide ó abandone los generales, es imposible
un buen gobierno. No hay necesidad de ilustracion para probar que la falta de inteligencia
es un obstáculo í la marcha de un buen gobierno. El gobierno consiste en actos ejecutados por séres humanos: ahora bien, si los agentes ó los electores de los agentes, ó aquellos
ante quienes los agentes son responsables, ó el
público, cuya opinion deberia influir y pesar
sobre todos, son simplemente masas de ignorancia, de estupidez, llenas de prejuicios y errores, todas las operaciones del gobierno serán mal dirigidas; miéntras que á, medida que
los hombres se eleven sobre este nivel, el gobierno se elevará á su vez hacia ese grado de
excelencia posible de conseguir, aunque en ninguna parte se haya alcanzado todavia, en que
los funcionarios del Gobierno, dotados todos
ellos de virtud é inteligencia, respiren la atmósfera superior de una opinion pública virtuosa é
ilustrada.
Así, pues, siendo el primer elemento de
buen gobierno la virtud y la inteligencia de
l
l
id d l
47
mayor mérito que puede poseer un gobierno es el de desenvolver esas cualidades en el
pueblo. Tratándose de instituciones políticas,
la primera cuestion es saber hasta qué punto
tiende á desarrollar cada una de ellas en los
miembros de la comunidad, las diferentes cualidades morales ó intelectuales, ó mejor (segun la clasificacion más completa de Bentham)
morales, intelectuales y activas. El Gobierno
que mejor llene esa condicion, es aparentemente el mejor bajos todos conceptos, puesto
que de la proporcion en que dichas cualidades
existan en el pueblo, depende absolutamente
el bien que puede realizar en sus operaciones
prácticas.
Adoptaremos, por lo tanto, como criterio
para apreciar lo que vale un gobierno la medida en que tienda á aumentar la dósis de
buenas cualidades de los gobernados colectiva é
individualmente, porque sin hablar del bienestar
de los últimos, que es el objeto principal de
aquél, las buenas cualidades de los ciudadanos
proporcionan la fuerza motriz que impulsa la
m;-;quina. Queda ahora como otro elemento
constitutivo del mérito de un gobierno, la
indole del mismo mecanismo; es decir, cómo
se combina ese mecan i smo para sacar
48
partido de las buenas cualidades que existen y
servirse de ellas útilmente. Consideremos aún
la administracion de justicia como ejemplo y
como ilustracion. Dado el sistema judicial, el
mérito de la administracion de justicia está en
razon compuesta del valor moral de los jueces y
del peso de la opinion pública que influye sobre
ellos y puede residenciarlos. Pero toda la diferencia
entre un buen y un mal sistema judicial descansa
en las combinaciones adoptadas para que todo
el valor moral é intelectual que haya en la
comunidad, pese sobre la administracion de
justicia, á fin de que sea debidamente eficaz en sus
resultados.
El método seguido para elegir jueces que
posean la mediana más alta de virtud y de inteligencia, las buenas formas de procedimientos,
la publicidad que permite exponer y criticar
todos los abusos, la libertad de discusion y de
censura por medio de la prensa, el modo de
recojer las pruebas para que brille la verdad, el
acceso más fácil cerca de los tribunales, los
medios adoptados ft fin de descubrir los crímenes y detener á los malhechores, todo esto,
no es el poder, sino el mecanismo que pone al
poder en contacto con el obste culo; y si el mecanismo por sí mismo carece de accion, sin él
49
el poder, por grande que se le suponga, queda
desarmado y es inútil.
Esta distincion es aplicable lo mismo á lo
ejecutivo que á lo judicial. El mecanismo es
bueno cuando las cualidades exigidas í los
funcionarios se someten á pruebas suficientes,
cuando el trabajo se reparte oportunamente entre los que deben ejecutarlo, cuando se ejecuta
con método y acierto, llevando nota correcta é
inteligible de lo que se ha hecho y cómo se ha
hecho, cuando cada individuo sabe de lo que e s
responsable y los demás lo saben igualmente, cuando, por último, se han adoptado las
precauciones más atinadas contra la negligencia, el favoritismo ó la malversacion.
Pero los frenos políticos no obrarán por sí
mismos como la brida no dirigirá al corcel sin un
caballero. Si los funcionarios que deben reprimir el mal están tan corrompidos y son
tan negligente como aquellos que debieran reprimir; y si el público, principal resorte del
mecanismo, es demasiado ignorante ó pasivo ó
descuidado y ligero para desempeñar su
mision, se obtendrá poco provecho del mejor
aparato administrativo. Sin embargo, siempre
es preferible un buen aparato á uno malo. Con
uno b u e n o , la f u e r z a m o t r iz ó r e p r e s o r a y a
4
1
50
existente dará los mejores frutos, y sin él no
habrá bastante con ninguna dósis de dicha
fuerza. Por ejemplo, la publicidad no es obstáculo al mal ni estímulo al bien, cuando el
público no se fija en lo que ocurre, pero sin
publicidad, ¿cómo se podia impedir ó alentar
lo que no seria permitido ver? El ideal de una
constitucion perfecta para una funcion pública, estriba en que el interés del funcionario
coincida con su deber. No se logrará esto simplemente con un sistema, pero se logrará mucho menos sin un sistema hábilmente preparado al efecto. Lo que hemos dicho de los detalles de la administracion del Gobierno, puede
decirse con mayor evidencia todavia de la
constitucion general. Todo buen Gobierno es la
organizacion de las buenas cualidades existentes en la comunidad para la direccion de
sus asuntos. La constitucion representativa es el
modo de que la inteligencia y honradez, difundidas en la sociedad, así como el entendimiento y la virtud de los hombres superiores,
pesen más directamente sobre el Gobierno; es la
manera de darles más influencia que la que
tendrian en otro cualquier sistema. A decir
verdad, lo que de esta influencia exista en todo
Gobierno, cualquiera que sea su organizacion,
51
es la fuente de todo el bien que en él hay y el
obstáculo al mal de que carece. Cuanto mayor
sea la suma de buenas cualidades que las
instituc i ones de un país logren organizar y
mas excelente su organizacion, tanto mejor será
el Gobierno.
Henos ya llegados 1-í un punto de vista,
desde el cual se apercibe el doble mérito de
que es susceptible todo conjunto de instituciones
políticas. Depende el uno de la manera cómo
las instituciones favorecen el progreso de la
comunidad, en inteligencia, en virtud, en actividad y en poder práctico: consiste el otro
en la perfeccion con que las instituciones organizan el valor moral, intelectual y activo
que ya existe, para darle la mayor intervencion
posible en los asuntos públicos. Debe juzgarse al
Gobierno por su accion sobre las cosas, por lo
que hace de los ciudadanos y por lo que hace
con ellos, por su tendencia á mejorar ó nó los
hombres y por el mérito ó defectos de las
obras que ejecuta para ellos ó con ellos.
El Gobierno es á la vez una gran influencia que obra sobre el espíritu humano y un
conjunto de combinaciones dispuestas para el
manejo de los asuntos públicos. En el primer
caso, su accion benéfica es eminentemente
52
directa, aunque no ménos vital, miéntras que
sus efectos perniciosos pueden ser directos. La
diferencia entre estas dos funciones del Gobierno, no es como la del órden y el progreso,
de grado, sino de género. No debernos suponer, sin embargo, que no haya entre ellas estrechas relaciones. Las instituciones que mejor
aseguren la direccion de los asuntos públicos,
dado el estado de las luces, tenderá inevitablemente al mejoramiento de este estado. El pueblo que tuviera las leyes más justas, la judicatura más honrada y activa, la administracion más
ilustrada, el sistema rentístico más equitativo y
ménos oneroso posible en el grado de progreso
que hubiera alcanzado, ese pueblo estarla en
camino de conseguir rápidamente un progreso
superior, y las instituciones públicas no podrian
contribuir con mayor eficacia al mejoramiento del
pueblo que ocupándose en lo que constituye
su mision más directa. Si, por el contrario, el
mecanismo está mal construido, y no llena las
condiciones necesarias, los efectos se dejarán
sentir de mil maneras, rebajando la moralidad,
enervando la inteligencia y la actividad del
pueblo. Pero la distincion es real á pesar de
todo, porque la circunstancia de un mecanismo
bueno ó malo es tan
53
solo uno de los medios, con cuyo concurso las
instituciones políticas mejoran ó nó el espíritu
humano; las causas y modos de esa influencia,
benéfica ó perjudicial de los Gobiernos, es objeto de estudio distinto y mucho más estenso.
Entre las dos séries de operaciones por
medio de las cuales la forma de Gobierno un
conjunto de instituciones políticas se relaciona
con el bienestar de la comunidad, á, saber, por
su obra como agente de educacion nacional y
sus mecanismo para dirigir los asuntos
colectivos, es evidente que la segunda varia
mucho ménos que la primera, segun los
diversos paises y los diferentes grados de civilizacion. El mejor modo de realizar la mision práctica del Gobierno en un país libre
es tambien el mejor bajo un monarca absoluto, aunque es ménos probable que el último
lo emplee. Por ejemplo, las leyes que rigen la
propiedad, los principios de procedimientos y
pruebas judiciales, el sistema de impuestos y
administracion de la Hacienda, no hay necesidad absoluta de que sean distintos bajo diferentes formas de gobierno. Cada una de esas
materias tienen principios y reglas que les son
propios y objeto de estudio separado. La jurisprudencia general ) la legislacion civil y penal,
54
la economía rentística y comercial, son en sí
mismas ciencias, ó más bien miembros distintos de la ciencia (ó arte) tan vasto del gobierno y las doctrinas más luminosas sobre todas
esas materias serian en general igualmente útiles bajo todos los Gobiernos, si todos fueran
capaces de comprenderlas y conformarse í
ellas, lo que es poco probable. Cierto es que
esas doctrinas no son aplicables sin algunas
modificaciones á todos los estados de la sociedad y del espíritu humano: sin embargo, en
su mayor parte solo exigen modificaciones de
detalle, á fin de adaptarse i todo estado de sociedad, adelantado lo bastante para tener Gobiernos capaces de comprenderlas. El gobierno, al cual no convinieren de ningun modo,
seria tan malo en sí mismo ó tan opuesto al
sentimiento público, que no podria sostenerse
por medios honrados. No sucede lo mismo con
esa porcion de intereses comunes que se refieren á la mejor ó peor educacion del pueblo.
Consideradas como instrumentos de esta educacion, las instituciones deben de ser radicalmente distintas, segun el grado de progreso
que cada pueblo haya alcanzado. El reconocimiento de esta verdad, puesta en claro más
por la práctica que por la teoría, debe mirarse
55
como el gran rasgo de superioridad de las doctrinas políticas de este siglo sobre las del precedente: acostumbrábase entónces á reclamar
para Francia ó Inglaterra la democracia representativa con argumentos que hubieran probado del m i smo modo que aquel era el único
gobierno propio para los Beduinos ó los Malayos. El estado de las d i ferentes comunidades, en
materia de cultura y desenvolvimiento, desciende
á veces hasta una condicion muy poco superior
á la de los bestias mas inteligentes. Al mismo
tiempo,' el movimiento de ascension es distinto,
y la posibilidad de mejoramiento mayor 6
menor, segun los casos. Los pueblos no pueden
pasar de un grado de cultura á. otro
sup er io r , sin o p o r u n c o n c u r so de i n fluencias, siendo la principal de todas la del
Gobierno á que se encuentran sometidos. En
cualquier grado imaginable de progreso, la naturaleza y la suma de autoridad egercida por el
Gobierno, la distribucion del poder y las condiciones de mando y obediencia, son siempre
los móviles más importantes de todos, á escepdon de las creencias religiosas, que hacen de los
hombres lo que son y los capacitan para todo
lo que pueden ser. Un gobierno que se adapte
mal al grado de civilizacion de que goza un
56
pueblo dado, puede entorpecer su progreso. Y
el mérito indispensable de un Gobierno, aquél,
merced al cual puede dispensársele casi todos
los demás, es que se preste, ó al ménos no se
oponga, á que el pueblo franquee el paso que
le separa de un progreso superior.
Así, (empleando un ejemplo de que ya me
he servido) un pueblo en estado de independencia salvaje, en el cual cada hombre viviera
únicamente para sí, exento en la mayor parte
de los casos de coacion exterior, seria incapaz.
en la práctica de progreso alguno, hasta tanto
que hubiera aprendido á obedecer. Para llegar á este punto seria menester que la Constitucion del Gobierno fuera casi despótica ó
despótica del todo. Una Constitucion popular
en un grado cualquiera, que habria de depender del abandono voluntario hecho por los
miembros de la comunidad, de su libertad individual de accion, no podria imponer el primer principio necesario á los pueblos en esa
fase de su vida. Por consecuencia, la civilizacion en este estado, cuando no el resultado del
contacto con naciones ya civilizadas, es casi
siempre la obra de un monarca absoluto, que
debe su poder á la religion ó á su audacia, y
frecuentemente á la conquista.
57
Del mismo modo, las razas no civilizadas,
y en especialidad las más bravas y enérgicas,
repugnan un trabajo continuo y monótono. Sin
embargo, no hay civilizacion verdadera sin esa
condicion. Cuando falta no puede formarse el
espíritu en los hábitos indispensables para la
vida civilizada ni prepararse el mundo material á recibirla.
Se necesita un raro concurso de circunstancias y con frecuencia un lapso de tiempo considerable para reconciliar con el trabajo al pueblo que se encuentra en las circunstancias espuestas, i menos que se emplee la fuerza. Por
esta razon, la misma esclavitud, dando origen
á la vida industrial, é imponiéndola como la
ocupacion exclusiva de la mayor parte, puede
apresurar e l p a s o á u n a l i b e r t a d
s u p e r i o r á l a de batirse y saquear. Inútil
es advertir que esta escusa de la esclvitud no
es aplicable sino á una sociedad muy
atrasada. Tiene tantos otros medios un
pueblo ilustrado de inculcarla civilizacion á
aquellos sobre los cuales ejerza influencia,
repugna la esclavitud en todos sus detalles tan
poderosamente al Gobierno de derecho, base
de la vida moderna, y es fuente de corrupcion tan
considerable para las clases superiores, cuando
estas se hallan civilizadas, que
58
adoptarla en cualesquiera condiciones que fuese,
implicaria para la sociedad moderna la recaida en
algo peor que la barbarie.
Sin embargo, casi todos los pueblos hoy
civilizados han sido en cierta época de su historia una mayoría de esclavos. Para salir un
pueblo de esta condicion necesita un Gobierno
muy distinto del que conviene á una raza salvage. Si un pueblo es naturalmente enérgico, y
sobre todo, si encierra en su seno una clase
industriosa que no sea ni esclava, ni propietaria
de esclavos (como sucedia en Grécia) le ha sta
para asegurar su prog reso llegar ser libre;
una vez emancipado, es frecuentemente capaz,
como los libertos romanos, de ejercer en el acto
todos los derechos de ciudadano.
Pero no es esta la condicion general de la
esclavitud, sino más bien un signo cada vez
ménos usual de la misma. Un esclavo, propiamente dicho, es un ser que no ha aprendido á
servirse de sí mismo. Sin duda alguna se encuentra en mejor situacion que el salvage: conoce ya el primer principio de la sociedad política, sabe obedecer: mas obedece únicamente las
órdenes directas, porque tal es el rasgo característico de los nacidos esclavos, ser incapaces
de conformar su conducta á una regla ó á
59
una ley. No hacen sino lo que se les ordena. Si el
hombre á quien temen está cerca de ellos
amenazando castigarles, obedecen; pero abandonan su ocupacion tan pronto como les vuelve
la espalda.
El despotismo que podria domar una tribu de
salvages, hará irremediable la incapacidad de los
esclavos. Sin embargo, no seria posible que éstos
dirigieran un Gobierno colocado bajo su
iniciativa. Su mejoramiento no ha de proceder
de ellos mismos, sino del exterior. El único modo
como llegaran al progreso, será pasando del
gobierno arbitrario al de derecho. Tienen que
acostumbrarse al imperio sobre sí mismos; y esto
en suma, no es más que la capacidad de obrar
segun instrucciones generales. No necesitan un
Gobierno que use de la fuerza, pero sí que los
guie, á pesar de que, siendo tal su estado que
no obedecerán sino á los que consideren en
posesion de la fuerza, el gobierno preferible para
ellos será el que posea aquella, aunque la
emplee rara vez. Un pueblo de esclavos
necesita un despotismo paternal ó una
aristocracia á la manera del socialismo sansi
moniano, un poder que presida todas las
operaciones de la sociedad, de modo que todos
sientan la presencia de una fuerza
60
capaz de obligarles al cumplimiento de las leyes; pero que vista la imposibilidad de descender á regular todos los detalles de la vida y del
trabajo, fuerce é impulse incesantemente á los
individuos a hacer muchas cosas por sí mismos.
Ese gobierno podría llamarse el gobierno de los
andadores, parece ser el único apto para ayudar á
un pueblo de esclavos á franquear lo más
rápidamente posible el primer paso en el
camino del progreso social. Tal parece haber
sido el tipo del gobierno de los Incas en el
Perú, y tal fué el de los Jesuitas en el
Paraguay. No creo preciso observar que los
andadores solo son admisibles como medio de
habituar gradualmente al pueblo á marchar por
si solo. Seria superfluo llevar más lejos esta
ilustracion. Averiguar qué especie de gobierno
conviene á cada uno de los estados conocidos
de sociedad, seria escribir un tratado, no sobre
el Gobierno representativo, sino sobre la ciencia política en general. Siendo nuestro proyecto más limitado, solo tornaremos á la filosofía
política sus principios generales. Para determinar la forma de gobierno mis apropiable á
un pueblo dado, es preciso discernir entre los
vicios y lagunas de éste, los que constituyen
un obstáculo inmediato al progreso, los que
61
le cierran el camino, por decirlo así. El mejor
Gobierno para ese pueblo, será el que tienda
en mayor escala á facilitarle las condiciones,
sin las cuales no puede avanzar 6 avanzarla
simplemente de una manera vacilante é incompleta. No debemos olvidar, sin embargo, una
reserva importante, siempre que se habla de
mejoramiento y de progreso; y es que buscando el bien que se estima necesario, ha de lastimarse lo ménos posible el ya poseído.
Debe enseñarse la obediencia á un pueblo de
salvages, pero no de modo que se haga de él un
pueblo de esclavos. Y (para dar á la observacion
carácter de generalidad) la forma de gobierno que
con mayor facilidad logre que un pueblo dé los
primeros pasos en la via del progreso, será muy
mala para él si procede de suerte que impida
todo adelantamiento ulterior. Es este un caso que
se encuentra frecuentemente en la historia y
constituye uno de los hechos más lamentables
que la misma registra. La hierarquía egipcia,
el depotismo paternal de la China, fueron
instrumentos muy aptos para elevar á esas
naciones al grado de civilizacion que alcanzaron.
Pero despues, dichos pueblos han permanecido
estacionarios, faltos de libertad intelectual é
individual, dos
62
condiciones de progreso que sus instituciones
no le permitian adquirir; y corno su organismo político y social no cedió su puesto á otro,
se hizo imposible todo mejoramiento ulterior.
Ved en cambio el ejemplo que nos ofrece
otro pueblo de Oriente, un pequeño pueblo
que vivió inmediato á ellos, el pueblo Judío.
Tambien tuvo éste su monarquía absoluta, su
hierarquía: el origen de sus instituciones era
evidentemente sacerdotal, corno en la India y
la China y cumplieron en él la misma mision que en las demás razas orientales, la de
someterle al trabajo y al órden y darle una
vida nacional. Pero ni los reyes, ni los sacerdotes dispusieron nunca en Judea de un poder
exclusivo sobre el carácter nacional. Su religion, que era tal que las personas de genio y
piedad esclarecida eran consideradas y se reputaban á sí mismas inspiradas del cielo, suscitó una institucion, no organizada, de precio
inestimable: la órden (si puede llamarse así) de
los Profetas. Bajo la proteccion, no infalible
siempre, de su carácter sagrado, los profetas eran
un poder en la nacion, frecuentemente superior al de los Reyes y Sacerdotes, manteniendo
en aquel apartado y reducido rincon de la
63
tierra, ese antagonismo de influencias, única
garantía real de un progreso continuo. La religion no era allí lo que ha sido en otras partes, la consagracion de todo lo establecido al
principio, y un obstáculo á cualquier mejoramiento ulterior. La observacion de un judío
distinguido (Mr. Salvador) de que los profetas eran en la Iglesia y el Estado el equivalente de la libertad moderna de la prensa, da idea
justa, pero incompleta, de la mision desempeñada en la historia nacional y universal, por ese
gran elemento de la vida judía, gracias al cual,
abierta siempre la fuente de la inspiracion, los
hombres dotados en grado más eminente de
génio y de sentido moral, podian, no sólo denunciar, reprobar con la autoridad directa de
Dios, todo lo que les parecía digno de semejante anatema, sino dar á la religion nacional
interpretaciones cada vez más profundas y elevadas, que pasaban á formar parte integrante
de la misma. Así, quien pueda desprenderse del
hábito de leer la Biblia como si fuera un solo
libro (habito arraigado igualmente entre los
cristianos y los incrédulos hasta los últimos
tiempos) verá con admiracion la enorme distancia que hay entre la religion y la moral del
Pentatéuco, y áun de los libros históricos (obra
64
evidente de los conservadores judíos del órden sacerdotal) y la moral y la religion de los
profetas, distancia tan grande como la que existe entre estos últimos y los Evangelios.
No seria fácil imaginar condiciones más
favorables al progreso: así los judios en vez
de permanecer estacionarios como los demás
pueblos asiáticos, fueron, despues de los- griegos, la nacion más progresiva de la antigüedad,
y con ellos el punto de partida y la gran influencia motriz de la cultura moderna.
No es posible tratar de la manera como las
diversas formas de gobierno se adaptan á los
diferentes estados de sociedad, si nó se tiene en
cuenta, no solo los primeros pasos, sino los susucesivos que la sociedad deba dar, de los cuales, unos pueden preverse, y otros, cuyo número es infinitamente mayor, desafian por el pronto toda prevision. Síguese de aquí que para juzgar del mérito de las formas de gobierno, debe
buscarse el ideal de la mejor en sí, es decir, de
la que tienda más á favorecer el progreso en
todos los órdenes y grados, supuestas siempre
en el país las condiciones requeridas para dar
impulso á esas tendencias bienhechoras. Hecho esto, debemos considerar cuáles son las
circunstancias intelectuales indispentables para
65
que el gobierno puede obrar segun sus tendencias, y por consecuencia, los diversos defectos que incapacitarian á un pueblo para recojer sus frutos. De este modo seria posible
construir un teorema de las condiciones en que
una forma de gobierno puede ser sábiamente
introducida, y juzgar tambien cuáles serian en
ciertos paises las formas inferiores más propias para hacerles atravesar el espacio intermedio que deben recorrer antes de hallarse en
aptitud de recibir la mejor.
Es evidente que no tenemos que ocuparnos
aquí en esta segunda cuestion, pero la primera
constituye parte esencial de nuestro objeto,
pudiendo enunciar desde ahora sin temeridad
una proposicion, cuya prueba é ilustraciones se
presentarán en las páginas siguientes: á, saber,
que el ideal de la mejor forma de gobierno se
encontrará, en alguna de las variedades del sistema representativo.
5
CAPÍTULO III.
E l i d e a l d e l a m e j or f or ma d e g o bi e r n o, e s e l
gobierno representativo.
Se ha repetido durante largo espacio de
tiempo (puede decirse que casi desde que existe la_libertad inglesa hasta ahora) que si se encontrase un buen déspota, la monarquía despótica seria la mejor forma de gobierno; considero esto como una concepcion radicalmente
falsa y muy perniciosa de lo que es una buena
forma de gobierno y hasta que nos hayamos
penetrado de su error, viciar í. fatalmente todas nuestras especulaciones relativas al asunto.
Supónese que, en manos de un individuo
eminente, asegurara el poder absoluto el cumplimiento virtuoso é inteligente de todos los
deberes del Gobierno. Estableceríanse buenas
68
leyes y se reformarian las malas: proveeríanse
los cargos de confianza en los hombres de mayor mérito; la justicia seria bien administrada; los impuestos ligeros y equitativamente repartidos y todas las ramas de la administracion
dirigidas con tanto acierto como lo permitiesen las circunstancias nacionales y el grado de
cultura moral é intelectual del país. Sea; quiero
concederlo todo, pero debo demostrar culín
grande es la concesion y que para aproximarse
siquiera los resultados expuestos se necesitan
muchas cosas que no encierra la simple expresion
«un buen déspota.» El hecho es que para
realizar todas esas condiciones hace falta un
monarca que, no solamente sea bueno, sino que
sea capaz de verlo y examinarlo todo. Debe
hallarse informado exacta y minuciosamente de
la manera cómo son dirigidas y funcionan
todas las ramas de la administracion en todas
las partes del reino: durante las veinte y
cuatro horas del dia, que es el plazo de que
dispone el rey como el más simple artesano, ha
de otorgar á cada esfera de tan vasto campo
una parte suficiente de atencion y de vigilancia. Por lo ménos, debe ser capaz de distinguir y elegir en la masa de sus súbditos, no
sólo gran número de hombre honrados é in-
69
teligentes, aptos para dirigir (mediante inspeccion é intervencion) los diversos ramos de la
administracion pública, sino además el pequeño número de personas eminentes por sus virtudes y talentos, capaces de obrar sin esa vigilancia y áun de ejercerla sobre los demás. Para
cumplir esta mision de un modo recomendable, son precisas facultades tan grandes y
una energía tan extraordinaria, que casi es imposible suponer al buen déspota en cuestion,
consintiendo en encargarse de ella, como no sea
para librar al pueblo de males intolerables ó
para prepararlo á algun otro estado.
Pero la discusion puede sostenerse sin este
prodigioso iten. Supongamos vencida la dificultad. ¿Oué tendremos entónces? un hombre
de actividad intelectual sobrehumana dirigiendo todos los asuntos de un pueblo intelectualmente pasivo. La nacion como colectividad y
los individuos que la componen, no tienen ninguna influencia sobre su propio destino. Carecen de voluntad en lo relativo á sus intereses colectivos. Una voluntad que no es la suya,
y á la cual no pueden desobedecer sin incurrir en un crimen legal, lo resuelve todo por
ellos. ¿Oué clase de hombres pueden formarse
bajo parecido régimen? ¿Cuál será el desen-
70
volvimiento de sus facultades intelectuales y
activas? Se les consentirá tal vez meditar sobre materias puramente teóricas, en tanto que
sus especulaciones no toquen á la política, y
sobre todo á la política práctica. Se sufrirán
acaso algunas sugestiones sobre los negocios
públicos, pero a un bajo el más moderado de
los déspotas, solo los hombres de superioridad
ya reconocida ó acreditada pueden esperar que
sus indicaciones sean, no tomadas en consideracion, sino simplemente conocidas de aquellos que dirigen el gobierno. Es preciso que
un hombre posea en grado extraordinario el
gusto del trabajo intelectual por sí mismo, si
se torna la pena de reflexionar con la certidumbre de no producir ningun resultado esterior, ó si se prepara para funciones que nunca
ha de serle posible ejercer. Lo que impulsa á,
los hombres á esfuerzos intelectuales (escepcion
hecha de reducido número de espíritus) es la
perspectiva de recoger frutos prácticos.
No se sigue de lo dicho que la nacion se
halle desprovista de poder intelectual. La mision ordenaria que cada hombre debe cumplir,
mantendrá cierta dósis de inteligencia en un
órden estrecho de ideas. Puede haber una clase selecta de sabios que cultiven la ciencia
71
en vista de sus aplicaciones físicas ó por amor al
estudio. Habrá una burocrácia; y las personas
que la compongan aprenderán algunas máximas
esperimentales de gobierno y de administracion
pública. Puede haber y ha habido de hecho en
tales circunstancias una organizacion sistemática de
las facultades más poderosas del país acerca de
algun objeto especial (generalmente la direccion
militar) y esto en provecho de la grandeza del
déspota. Pero la mayoría del pueblo carece de
intervencion é interés en todos los grandes
asuntos de la política, ó si algo sabe, su ciencia es
una ciencia de dilettanti, como el saber mecánico
de las personas que nunca han manejado un útil.
La inteligencia se resiente de este régimen, y las
capacidades morales humanas no sufren ménos
sus efectos. Donde quiera que la accion de los
séres humanos está artificialmente circunscrita,
sus sentimientos se empequeñecen en la
misma
proporcione
La
nutricion
del
sentimiento está en la accion: los buenos
oficios voluntarios alimentan las afecciones
domésticas. Privad á un hombre de que haga
algo por su país, y no se cuidará de él para
nada. Se ha dicho que con el depotismo hay á
lo más un patriota; el mismo dés -
72
pota: y esta idea descansa en una exacta apreciacion de los efectos de la sumision absoluta,
aunque se trate de un dueño bueno y prudente. Queda la religion, y en ella al ménos puede creerse que hay una influencia capaz de elevar los ojos y pensamiento del hombre sobre
el polvo que está á sus piés. Pero la religion,
áun suponiendo que el despotismo no la haya
pervertido en su provecho, cesa de ser en tales circunstancias asunto social, reduciéndose
á una cuestion personal entre el individuo y
su creador, en que solo se trata de la salvacion privada. Bajo esta forma, la religion es
compatible con el egoísmo mas estrecho y personal, y aparta al hombre de sus semejantes
tanto como el mismo sensualismo, Un buen
despotismo significa un Gobierno, en el cual,
en tanto que depende del déspota, no hay opresion positiva por parte de los funcionarios públicos, pero donde todos los intereses colectivos del pueblo son dirigidos por él; todo pensamiento relativo á dichos intereses concebido por él; mediante cuya influencia todos los
espíritus aceptarán voluntariamente el estado
á que ha de reducirles esa abdicacion de sus
dones más preciados.
Abandonar las cosas al Gobierno, lo mismo
73
que abandonarlas á. la providencia, significa no
tomarse por ellas interés alguno y sufrir sus
consecuencias, cuando son desagradables, como
azotes de la naturaleza. Así, pues, á escepcion
del pequeño número de espíritus consagrados
á. la meditacion por la meditacion misma, la
inteligencia y el sentimiento de todo el pueblo
será absorbido por el cuidado de los intereses
materiales, y cuando haya provisto á ellos, por el
entretenimiento y embellecimiento de la vida
privada. Pero decir esto, es decir, si el testimonio de la historia entera no miente, que
ha sonado para ese pueblo la hora de la declinacion, suponiendo siempre que haya alcanzado una altura de la que pueda decaer. Si
no se ha elevado sobre la condicion de un
pueblo oriental, sigue vejetando en la misma
condicion. Pero si habia salido de esta condicion como Grécia y Roma, gracias á la energía, al patriotismo, á la espansion del espíritu,
que son únicamente frutos de la libertad, recae al cabo de algunas generaciones en el estado oriental. Y ese estado no significa una estúpida tranquilidad al abrigo de todo cambio
enojoso, sino con frecuencia la posibilidad de
ser invadido, conquistado y reducido á. la esclavitud, ó por otro déspota más poderoso, ó
74
por algun pueblo bárbaro limítrofe que haya
guardado con su rudeza salva j e, todo el vigor
de la libertad.
Tales son, no sólo las tendencias naturales
del gobierno despótico, sino sus necesidades
íntimas é inevitables, á menos que el buen
déspota supuesto, reservándose siempre el poder, se abstenga de ejercerle y permita que la
máquina general del Gobierno marche como
si el pueblo se gobernase realmente á sí mismo. Sí, por poco probable que sea el caso, podemos suponer que el déspota se somete á
la mayor parte de las reglas y restricciones del
Gobierno constitucional; que concede la libertad de imprenta y de discusion en grado bastante para que la opinion pública se forme y
pronuncie sobre los intereses nacionales; que
abandona á las localidades la direccion de sus
intereses particulares; que se rodea de uno ó
muchos consejos de gobierno, elegidos libremente por una parte de la nacion; aunque conservando intactos el derecho de imponer contribuciones y el poder supremo, así legislativo,
como ejecutivo. Con esto destruirá una porcion considerable de los males inherentes al
despotismo. La actividad política y la capacidad para los asuntos públicos se desenvolverán
75
libremente en la masa de la nacion, creándose una opinion pública que no será simplemente el eco del Gobierno.
Pero este mejoramiento será el comienzo de
nuevas
dificultades.
Esa
opinion
pública,
independiente de la voluntad del Monarca, debe
estar con él, ó contra él. Todos los Gobiernos
lastiman á cada paso á multitud de personas;
ahora bien, disponiendo éstas de órganos regulares de publicidad y pudiendo expresar sus
sentimientos, emitirán frecuentemente opiniones
opuestas á las medidas del Gobierno. ¿Qué hará el
Monarca si esas opiniones están en mayoría?
¿Cambiará de camino? ¿Apelará á la nacion? Si
lo hace, no es ya un déspota, sino un rey
constitucional, el órgano ó el primer ministro
de la nacion, con la única particularidad de ser
irrevocable. Si no lo hace, usará de su poder
despótico para reducir la oposicion al silencio
y se suscitará entre la nacion y él una lucha que
sólo tiene una solucion posible.
Por lo tanto, en el caso supuesto, siendo el
poder un despotismo puramente nominal, no poseeria
ninguna de las ventajas que se cree pertenecen
á la Monarquía absoluta, miéntras que no
reuniria sino en grado muy imperfecto las del
Gobierno libre.
76
No debemos asombrarnos de que algunos
reformadores impacientes ó desengañados, condolidos de los obstáculos que oponen á las
reformas públicas más saludables, la ignorancia, la indiferencia, la indocilidad, la obstinacion perversa de un pueblo y las coaliciones infames del egoismo privado, armadas de los medios poderosos que deben á las instituciones
libres, suspiren á veces por una mano fuerte
que derribe todos esos obstáculos y obligue al
pueblo recalcitrante í ser bien gobernado. Pero
prescindiendo de que por un buen déspota
que reforme un abuso, hay noventa y nueve
que no hacen más que crearlos, los que confian en semejante remedio, excluyen de la idea
de un buen Gobierno su principal elemento,
el mejoramiento del mismo pueblo. Si un
pueblo pudiera ser bien gobernado- á pesar suyo, su buen gobierno duraria únicamente lo
que de ordinario dura la independencia de una
nacion que la debe á ejércitos extrangeros. Es
verdad que un buen déspota puede educar al
pueblo, y si así lo hace, en ello encontrará la
mejor escusa de su despotismo. Pero toda educacion que procure hacer de los hombres algo
más que máquinas, acaba por impulsarlos á
reclamar franquicias, independencia. Los re-
77
presentantes de la filosofía francesa del siglo
diez y ocho habían sido educados por los Jesuitas; podríase creer que esta educacion despierta el apetito de la libertad. Todo lo que
desenvuelve por poco que sea nuestras facultades, acrece el deseo de ejercerlas con . mayor
libertad, y la educacion de un pueblo desatiende su fin, si le prepara para otro que para aquél, cuya idea de posesion y reivindicacion le sugerirá probablemente.
Estoy léjos de condenar que en casos de
necesidad urjente se haya recurrido al poder
absoluto bajo la forma de una dictadura temporal. Antes, las naciones libres empleaban voluntariamente este r e m e d i o p a r a c u r a r c i e r t o s
males del cuerpo político, de los cuales no podía purgársele por medios ménos violentos.
Pero la aceptacion de la dictadura, aunque sea
por un espacio de tiempo sumamente limitado, no tiene escusa, sino como cuando Solon
ó Pittaco, el dictador emplea el poder que se
le confia para allanar los obstáculos que se
encuentran entre la nacion y la libertad. Un
buen despotismo, es un ideal completamente
falso, y en la práctica (escepto como medio de
alcanzar algun fin transitorio) la más insensata
y peligrosa de las quimeras. Mal por mal,
78
un buen despotismo en un pueblo algo habituado . á las ventajas de la civilizacion, es más
perjudicial que uno malo, porque enerva mucho más los pensamientos, los sentimientos,
las facultades del pueblo. El despotismo de
Augusto prepar ó á los rom anos pa ra el d e
Tiberio. Si el tono general de su carácter no
hubiera sido degradado por una esclavitud
moderada, que duró cerca de dos generaciones,
probablemente les habria quedado energía bastante para sublevarse contra otra esclavitud
más odiosa.
No hay dificultad en demostrar que el ideal
de la mejor forma de Gobierno es la que inviste
de la soberanía á la masa reunida de la comunidad, teniendo cada ciudadano, no sólo voz
en el ejercicio del poder, sino de tiempo en
tiempo, intervencion real por el desempeño de
alguna funcion local ó general. Hay que juzgar esta proposicion con relacion al criterio
demostrado en el capítulo anterior.
Para apreciar el mérito de un Gobierno, se
trata de saber: I.' En qué medida atiende al
bien público por el empleo de las facultades
morales, intelectuales y activas existentes: 2.°
cuál sea su influencia sobre esas facultades para
mejorarles ó aminorarlas. No necesito de-
79
cir que el ideal de la mejor forma de Gobierno
no se refiere á la que es practicable ó aplicable en todos los grados de la civilizacion, sino
aquella, á la cual corresponde en las circunstancias en que es aplicable mayor suma de consecuencias inmediatas ó futuras. Solo el Gobierno completamente popular puede alegar
alguna pretension á este carácter, por ser el
único que satisface las dos condiciones supradichas y el más favorable de todos, yá á la buena direccion de los negocios, y á. al mejoramiento
y elevacion del carácter nacional.
Su superioridad, con relacion al bienestar
actual, descansa sobre dos principios que son
tan universalmente aplicables y verdaderos como cualquiera otra proposicion general, susceptible de ser emitida sobre los negocios humanos. El primero es, que los derechos é intereses de cualquiera clase que sea, únicamente no
corren el riesgo de ser descuidados, cuando las
personas á que afectan se encargan de su direcci on y defensa. El segundo, que la prosperidad general se eleva y difunde tanto mlls,
cuanto más variadas é intensas son las facultades consagradas á su desenvolvimiento.
Para mayor precision podria decirse:
El hombre no tiene más seguridad contra
80
el mal obrar de sus semejantes, que la proteccion
de sí mismo por sí mismo: en su lucha con la
naturaleza, su única probabilidad de triunfo
consiste en la confianza en sí propio, contando
con los esfuerzos de que sea capaz, yá aislado,
yá asociado, antes que con los agenos.
La primera proposicion, que cada uno es el
único custodio seguro de sus derechos é intereses, es una de esas máximas elementales de
prudencia, que todos siguen implícitamente
siempre que su interés personal esta en juego.
Muchos, sin embargo, la detestan en política,
complaciéndose en condenarla como una doctrina de egoismo universal. A esto podemos
contestar: que cuando cese de ser cierto que la
mayor parte de los hombres antepongan su
conveniencia a la de los demás, y la de aquellos
que están más estrechamente ligados con ellos,
á la del resto, el comun i smo será el único gobierno posible. No creyendo, por mi parte, en
el egoismo universal, no negaré que el comunismo no sea practicable desde ahora entre lo
mas selecto de la sociedad, y que algun dia no
pueda serlo en toda ella. Pero como esta opinion
no goza el favor de los defensores de las instituciones actuales, quizás éstos, al censurar la
doctrina del predominio general del egoismo,
81
se hallen en el fondo perfectamente de acuerdo
con ella. Sin embargo, no es preciso extremar
tanto las ideas para fundar el derecho que á
todos asiste de intervenir en la gobernacion del
Estado. Bástanos observar que cuando el poder
reside exclusivamente en una clase, ésta sacrifica á sus intereses á ciencia y conciencia á todas
las demás. Sábese que, ausentes sus defensores
naturales, el interés de las clases excluidas corre
siempre el riesgo de ser olvidado ó pospuesto,
y aunque se trate de tornarlo en consideracion,
nunca se le atiende como cuando se halla bajo
la salvaguardia de las personas á quienes directamente afecta. En nuestro pais, donde puede
considerarse á las clases obreras como excluidas
de toda participacion directa en el Gobierno,
no creo, sin embargo, que las clases que lo
poseen tengan por regla general el intento de
sacrificar á aquellas. Lo han tenido otras veces;
testigos los esfuerzos que han hecho durante
tanto tiempo para rebajar los salarios por medio
de la ley. Pero hoy han modificado sus miras
habituales, y han hecho voluntariamente sacrificios considerables, sobre todo bajo el punto
de vista de sus intereses pecuniarios en provecho
de dichas clases, inclinándose, quizás demasiado,
á. una beneficencia pródiga y ciega. No creo
6
82
tampoco que haya habido nunca gobiernos inspirados por un deseo mlís sincero de cumplir su
deber para con los más humildes de sus
compatriotas. Sin embargo; ¿acaso el Parlamento
ó alguno de sus miembros se coloca jamás en la
situacion de un obrero para estudiar
cualquier cuestion que á los mismos afecta?
Cuando se discute un asunto de esta clase, ¿lo
mira alguien de distinta manera que los patronos? No digo que, en general, sean más
justas las apreciaciones de los obreros, pero á
veces lo son tanto, por lo menos, y su opinion
debiera escucharse respetuosamente; al paso
que no sólo no es atendida, sino que hasta es
ignorada. En la cuestion de las huelgas no hay
quizás miembro im portante del Parlamento
que no dé la razon á los patronos y crea
buenamente absurdas las razones que alegan los
obreros. No obstante, los que han estudiado
esas cuestiones saben cuán léjos está esto de
ser cierto y que serian discutidas de di stinto
modo, y mucho ménos superficialmente, si los
obreros pudiesen hacer oir su voz en el
Parlamento. Por intencion sincera que se
tenga de proteger los intereses agenos, no es
seguro ni prudente ligar las manos á sus defensores natos: esta es condicion inherente á
33
los asuntos humanos; y otra verdad mas evidente todavia es que ninguna clase ni ningun
individuo operara, sino mediante sus propios
esfuerzos, un cambio positivo y duradero en
su situacion. Bajo la influencia reunida de estos dos principios, en todas las comunidades
libres ha habido ménos crímenes é injusticias
sociales y mayor grado de prosperidad y esplendor que en las demás, y que en ellas mismas despues de haber perdido la libertad. Comparad los estados libres del mundo miéntras
conservaron su libertad, con los súbditos contemporáneos del despotismo oligárquico ó monárquico: las ciudades griegas con las satrapias
persas; las repúblicas italianas y las ciudades
libres de Flandes y Alemania con las monarquías feudales de Europa: Suiza, Holanda é
Inglaterra, con Austria ó Francia, antes de la
revolucion. Su mayor prosperidad es un hecho demasiado evidente para haber sido nunca
negado, miéntras que su superioridad bajo el
punto de vista de buen gobierno y de las- relaciones sociales, está probado por esa misma
prosperidad y brilla ademas en cada pagina
de su historia. Si comparamos no un siglo á
otro, sino los diferentes Gobiernos que existieron en el mismo siglo, veremos que la suma
84
de desórden que puede haber existido en medio de la publicidad de los Estados libres, no
es comparable, por mucho que se la exagere,
con el hábito de humillar constantemente á
la masa del país, arraigado en los paises monárquicos, ó con la irritante tiranía individual
de que se hacia diariamente alarde en aquellos
sistemas de saqueo, calificados de arreglos económicos, y en el misterio de sus tenebrosos
tribunales. Es necesario reconocer que los beneficios de la libertad no han recaido hasta
ahora sino sobre una porcion de la comunidad,
y que un Gobierno, bajo el cual se extiendan
imparcialmente á todos, es un desideratum aún
no realizado. Pero aunque todo lo que se acerque á él tenga un valor intrínseco innegable, y
por más que en el estado actual del progreso
no sea frecuentemente posible sino aproximarse al mismo, la participacion de todas las
clases en los beneficios de la libertad, es en teoría la concepcion perfecta del Gobierno libre.
Desde el momento en que algunos, no importa
quienes, son excluidos de esa participacion, sus
intereses quedan privados de la garantía concedida á los de los otros, y á la vez están en
condiciones más desfavorables para aplicar sus
facultades á mejorar su estado y el estado de la
85
comunidad, siendo esto precisamente de lo que
depende la prosperidad general.
Hé aquí el hecho en cuanto al bienestar
actual, en cuanto á la buena direccion de los
negocios de la generacion existente. Si pasamos
ahora á la influencia de la forma de gobierno
sobre el carácter, hallaremos demostrada la
superioridad del Gobierno libre más fácil é
incontestablemente, si es posible.
Realmente, esta cuestion descansa sobre otra más
fundamental todavia; á saber: cuál de los dos
tipos ordinarios de carácter es preferible que
predomine para el bien general de la humanidad, el tipo activo ó el pasivo; el que lucha
contra los inconvenientes, ó el que los soporta; el
que se pliega. á las circunstancias,
el que procura someterlas á sus miras.
Los lugares comunes de la moral y las simpatías generales de los hombres están á. favor
del carácter pasivo. Se admiran sin duda los
caractéres enérgicos, pero la mayor parte de las
personas prefieren particularmente los sumisos y
tranquilos. La pasividad de los demás aumenta
nuestro sentimiento de seguridad, conciliándose con lo que hay en nosotros de imperioso: y cuando no necesitamos la actividad de
tales caractéres nos parecen un obstáculo
86
de ménos en nuestro camino. Un carácter satisfecho no es un rival peligroso. Pero, sin
embargo, todo progreso se debe á los caractéres descontentos; y por otra parte, es más fácil á
un espíritu activo adquirir las cualidades de
obediencia y sumision, que á uno pasivo adquirir
la de energía.
La superioridad mental es intelectual, práctica y moral. Ahora bien; en las dos primeras
categorías no es difícil ver de qué parte está. la
ventaja. Toda superioridad intelectual es
fruto de un esfuerzo activo. El espíritu de
empresa, el deseo de anticiparse á los otros y
de ensayar nuevos procedimientos son la fuente
del talento práctico y hasta del especulativo. La
cultura intelectual, compatible con el otro tipo,
es esa cultura débil y vaga, propia de un
espíritu que se limita á distraerse ó á la simple contemplacion. La aplicacion provechosa á
la práctica: hé aquí el sello de un pensamiento real y vigoroso, de un pensamiento que
busca la verdad, en vez de mecerse en ilusiones. Donde no existe este propósito para dar
al pensamiento precision, carácter determinado, sentido inteligible, no produce más que los
Vedas ó el misticismo metafísico de los Pitagóricos. Por lo que hace al mejoramiento prác-
87
tico, la ventaja es aún más evidente. El carácter
que mejora las condiciones de la vida humana
es el que lucha con las tendencias y fuerzas de la
naturaleza en vez de plegarse á ellas. Las
cualidades de que obtenemos beneficios pertenecen
todas al carácter activo y enérgico, y los hábitos
y la conducta que redundan en provecho de
cada individuo, son á la larga, al ménos en
gran parte, la fuente de la prosperidad general.
Pero si se quiere saber cuál de -ambos tipos es
preferible bajo el concepto de la preeminencia
moral, á primera vista parece permitida la
vacilacion. No aludo al sentimiento religioso que
casi siempre se ha decidido por el carácter
inactivo, como más en armonía con la
sumision debida á la voluntad divina. El
cristianismo ha desenvuelto este sentimiento tanto
corno las denlas religiones, pero le corresponde la prerogativa de poder desembarazarse de esta perversion lo mismo que de otras
muchas. Abstraccion hecha de las ideas religiosas, el carácter pasivo que cede ante los
obstáculos en vez de intentar vencerlos, no
será á la verdad muy útil, ni á sí mismo, ni á
los demás; pero al ménos podría esperarse que
fuera inofensivo. Se ha colocado siempre la
resignacion en el número de las virtudes
88
morales. Mas es un error completo el suponer que la resignacion pertenezca necesaria ó
naturalmente á la pasividad de carácter; y las
consecuencias morales de este error son muy
peligrosas. Allí donde existe la codicia de ventajas no poseídas, el espíritu que no lleva en sí
el poder de gozarlas algun dia, gracias á su
propia energía, echa una mirada de ódio y de
malicia sobre los que están mejor dotados. El
hombre que se agita lleno de esperanzas de
mejorar su situacion, se siente impulsado á la
benevolencia para con los que tienden al mismo fin,
ó ya lo han alcanzado. Y cuando la mayoría
está así ocupada, las costumbres generales del
país dan el tono á los sentimientos de los que
no logran ver satisfechos sus deseos, quienes
atribuyen su suceso desgraciado á la falta de
esfuerzos ó de ocasion, ó á su mala gestion
personal. Pero los que sin perjuicio de anhelar
lo que otros poseen no emplean ninguna
energía para adquirirlo, se quejan incesantemente de que la fortuna no hace por ellos
lo que por sí mismos debieran hacer, ó se revuelven envidiosos y malévolos contra los
demás.
La envidia se desenvuelve corno un rasgo
del carácter nacional, tanto más cuanto el éxi-
89
to en la vida pasa por fatalidad, tanto ménos
cuanto se cree la recompensa de un esfuerzo.
Los séres morís envidiosos del mundo son los
orientales. En los moralistas orientales, en los
cuentos orientales, el hombre envidioso aparece
á cada paso. En la vida real es el terror de todos
los que poseen algo estimable, sea un palacio,
un hermoso niño, hasta el buen hum o r y l a
s a l u d . E l e f e c t o s u p u e s t o d e l a sim ple
mirada ha engendrad o la supersticion tan
difundida del mal de ojo. Despues de los
orientales, ciertos pueblos del Mediodia son
los primeros por su envidia y por su inercia.
Los españoles han perseguido con su envidia d
todos sus grandes hombres, emponzoñando su
existencia y consiguiendo á veces pon er
término á sus triunfos. (i) Los
(i) Me refiero exclusivamente al pasado, porque
no quisiera decir nada ofensivo respecto de un gran
pueblo que al fin es libre y que entra en el movimiento general del progreso europeo con un vigor
que le promete ganar rápidamente el tiempo perdido. Nadie duda de lo que es capaz la inteligencia y
energía de los españoles; y sus faltas como nacion,
son de aquellas, para las cuales constituyen un verdadero específico, la libertad y el ardor industrial.
(N. del A.)
90
franceses que son esencialmente un pueblo meridional, deben á la doble educacion del catolicismo y del despotismo, ese espíritu de resignacion y sumision que constituyen el carácter
ordinario de este pueblo, á despecho de su
vivacidad natural, y el tipo más generalmente
admitido de prudencia y excelencia; y el que los
franceses no estén más envidiosos, sea unos de
otros, sea de toda superioridad, reconoce por
causa el que dicho defecto se halla neutralizado en
ellos por gran número de buenas cualidades, y
sobre todo por la energía individual, que aunque
menos tenaz y regular que la de los AngloSajones, siempre luchando y no contando
nunca más que con sus propios esfuerzos, se ha
manifestado, sin embargo, entre los franceses en
todas las direcciones en que sus leyes la han
alentado.
Hay sin duda alguna en todos los paises
hombres realmente satisfechos que ni tratan de
mejorar su posicion, ni envidian la agena. Pero la
gran masa de resignaciones aparentes, no es en el
fondo más que descontento, mezclado de indolencia
y abandono de sí mismo, por lo que no
empleando ningun medio legítimo para elevarse,
hay deseos de rebajar á los demás al propio
nivel. Y si se considera de cerca los ca-
91
sos de resignacion inocente, se observará que
no los admiramos más que cuando la indiferencia con que se miran los bienes exteriores,
favorece el esfuerzo incesante de perfeccionamiento espiritual, ó al ménos, el celo desinteresado por la prosperidad de otros. El hombre
la familia satisfecha que no alienta la ambicion de hacer feliz á alguien, la de trabajar
por el bien de su pais ó de sus vecinos, ó al
ménos, por su elevacion moral, no excita en
nosotros ni admiracion, ni aprobacion. Atribuimos, y hacemos bien, su resignacion á pura
molicie ó á falta de energía.
La resignacion que admiramos es la facilidad
de pasarse alegremente sin aquello que es
imposible tener, la justa apreciacíon del valor
comparativo de los diferentes objetos deseados y
la renuncia voluntaria de los ménos importantes, si
son incompatibles con los de mayor
importancia. El hombre que lucha de continuo
con las dificultades, sabe cuales son insuperables
para él, y aquellas que no valen la pena de ser
vencidas. Aquel, cuyas facultades y pensamientos
reclama constantemente alguna empresa útil y
practicable, es quien ménos se deja llevar del
descontento con motivo de cosas que no
merecen ser buscadas, al mé-
92
nos en su situacion. Así el carácter activo, ayudándose á sí mismo, es no sólo el mejor por
sus cualidades, sino el mas susceptible de adquirir lo que hay de excelente y estimable en el
tipo opuesto.
El espíritu emprendedor y audaz, propio
de Inglaterra y los Estados-Unidos, no debe
ser censurado sino a causa de los objetos demasiado secundarios en que consume su fuerza,
siendo en realidad, la base de las esperanzas más
bellas y seguras para el mejoramiento general de la
humanidad.
Se ha observado ingeniosamente que cuando
algo vá, mal, la primera impulsion de los
franceses, es decir «paciencia,» y la de los ingleses «¡qué vergüenza!» El pueblo que considera como una vergüenza el que algo vaya
mal; que deduce la conclusion de que el mal
podria y debiera haber sido impedido, es el que á,
la larga contribuye en mayor escala al perfeccionamiento humano. Si sus deseos no son
elevados, si no se extienden mas allá, del bienestar
físico, ó de los bienes exteriores, los resultados
inmediatos de su energía, no serán otros que la
extens'on continua del poder del hombre sobre
los objetos materiales; pero esto m'smo allana el
camino y prepara las condiciones
93
mecánicas para las grandes obras sociales é intelectuales. La inercia, la falta de aspiraciones, la
ausencia de deseos, oponen obstáculos más funestos
al progreso que cualquiera direccion torcida de
su energía: y cuando estos defectos existen en la
masa, es precisamente cuando se hace posible
una falsa impulsion muy peligrosa de parte de
alguna minoría enérgica. Hé aquí la causa que
retiene en estado salvaje ó semi-salvaje á la gran
mayoría del género humano.
Ahora bien; no puede dudarse en modo alguno que el Gobierno de uno sólo, ó de un pequeño número, sea favorable al tipo pasivo de
carácter, miéntras que el Gobierno de la mayor parte es favorable al tipo activo. Los Gobiernos irresponsables se hallan más necesitados de la tranquilidad del pueblo que de cualquier actividad que no esté en sus manos imponer y dirigir. Todos los Gobiernos despóticos inculcan á. sus súbditos la precision de someterse á los mandatos humanos corno si fueran necesidades de la naturaleza. Se debe ceder
pasivamente á la voluntad de los superiores y
á la ley como espresion de esta voluntad.
Pero los hombres no son puros instrumentos ó simple materia en manos de sus Gobier-
94
nos cuando poseen voluntad, ardor ó una
fuente de energía íntima en su conducta privada: ahora bien; toda manifestacion de estas
cualidades, en vez de ser alentada por el déspota debe mendigar su condescendencia. Pero
cuando los Gobiernos irrespensables no temen
demasiado las consecuencias peligrosas de la
actividad intelectual de sus súbditos para intentar sofocarla, la misma situacion de éstos es
una represion.
Entre la sumision á la autoridad de otro y
las virtudes de imperio sobre sí mismo y de
esperanza en los propios recursos, hay incompatibilidad natural, siendo esta más ó ménos
completa, segun la servidumbre es más ó ménos
estrecha. Los Gobiernos difieren mucho en el
grado en que cohiben la accion libre de los
particulares ó la anulan sustituyéndose á ellos.
Pero es esta una diferencia de grado y no de
principio: y los mejores déspotas son frecuentemente los que más encadenan la iniciativa
de sus súbditos. Un mal déspota puede hallarse dispuesto á dejar al pueblo tranquilo,
una vez cubiertas sus aspiraciones personales;
pero uno bueno procura incesantemente labrar
su felicidad, obligándole á. hacer lo que debiera ser obra exclusiva suya, de la manera que
95
estima corno mejor. Los reglamentos que sujetan á procedimientos fijos las ramas más importantes de la industria francesa, fueron obra
del gran Colbert. Muy distinto es el estado de las
facultades humanas allí donde el hombre no
tiene más freno que las necesidades de la naturaleza
ó las leyes de la sociedad, leyes que él ha hecho,
y que si son malas, puede condenar en alta
voz, trabajando en su reforma. Sin duda alguna,
bajo un Gobierno parcialmente popular, es posible
que esta libertad sea ejercida por aquellos
mismos que no gozan de todos los privilegios
de los ciudadanos. Pero todos nos sentirnos
impulsados con más fuerza á coadyuvar á nuestro
bien y á confiar en nuestros medios cuando
estarnos al nivel de los demás, cuando sabemos
que el resultado de nuestros esfuerzos no depende
de la impresion que podemos producir sobre las
opiniones y disposiciones de una Corporacion
de que no formamos parte. Desalienta á, los
individuos, y más aún, -í las clases, verse excluidos
de la Constitucion, hallarse reducidos á implorar
á, los árbitros de su destino, sin poder tomar
parte en sus deliberaciones: el efecto fortificante que
produce la libertad no alcanza su máximun, sino
cuando gozamos desde luego, ó en perspectiva,
96
la posesion de una plenitud de privilegios no
inferiores á los de nadie.
Más importante todavia que esta cuestion de
sentimiento es la disciplina práctica á que se
pliega el carácter de los ciudadanos cuando
son llamados de tiempo en tiempo, cada uno
á su vez, á ejercer alguna funcion social. No se
considera lo bastante cuán pocas cosas hay en
la vida ordinaria de los hombres. que pueda dar
alguna elevacion, sea á sus concepciones, sea á
sus sentimientos. Su vida es una rutina, una
obra, no de caridad, sino de egoismo, bajo su
forma n-ijs elemental; la satisfaccion de sus
necesidades diarias. Ni lo que hacen, ni la
manera como lo hacen, despierta en ellos una idea
ó un sentimiento generoso y desinteresado. Si hay
á su alcance libros instructivos, nada les impulsa á
leerlos, y la mayor parte de las veces no tienen acceso
cerca de personas de cultura superior á la suya.
Dándoles algo que hacer para el público, se
llenan hasta cierto punto todas estas lagunas. Si
las circunstancias permiten que la suma de deber
público que les está confiada sea considerable,
resulta para ellos una verdadera educacion. Á
pesar de los defectos del sistema social y de las ideas
morales de la antigüedad, la práctica de los
97
asuntos judiciales y políticos, elevó el nivel
intelectual de un simple ciudadano de Atenas
muy por encima del que haya alcanzado nunca en
ninguna otra asociacion de hombres antigua ó
moderna. Leyendo á nuestro gran historiador de
la Grecia, se encuentra el ejemplo á cada
página: pero apenas se necesita otra prueba
que el estilo elevado de las arengas que los
grandes oradores de aquel pueblo estimaban
más propias para obrar poderosamente sobre
su inteligencia y voluntad. En Inglaterra, las
clases más humildes hallan una ventaja del mismo
género, yá que no del mismo grado, en llenar las
funciones de jurados ó las parroquiales; lo que
sin ser un hecho bastante continuo, sin estar
difundido lo necesario y sin poder compararse
á la educacion pública, que al ciudadano de
Atenas le daban sus instituciones democráticas,
alza, sin embargo, una barrera, bajo la relacion
de sus conocimientos y facultades, entre las
clases citadas y aquellos, cuya vida está
limitada á vender mercancias ó manejar la
pluma detrás de un mostrador.
Más importante todavía que todo lo dicho es
la parte de la instruccion adquirida por el
acceso del ciudadano, aunque tenga lugar raras
veces, á las funciones públicas. Vése llamado á
7
98
pesar intereses que no son los suyos: á consultar,
enfrente de pretensiones contradictorias, otras
reglas que sus inclinaciones particulares; á llevar
necesariamente á la práctica principios y
máximas, cuya razon de ser se funda en el bien
general, y encuentra en esta tarea al lado suyo
espíritus familiarizados con esas ideas y esas
aspiraciones, teniendo en ellos una escuela que
proporcionará razones á su inteligencia y estímulo á su sentimiento del bien público.
Llega á entender que forma parte de la comunidad, y que el interés público es tambien el
suyo. Donde no existe esta escuela de espíritu
público, apenas se comprende que los particulares,
cuya posicion social no es eminente, deban llenar
para con la comunidad otros deberes que los
de obedecer la ley y someterse al Gobierno. No
hay
ningun
sentimiento
desinteresado
de
identificacion con el público. El indivíduo ó la
familia absorben todo pensamiento y todo
sentimiento de interés ó de deber. No se
adquiere nunca la idea de intereses colectivos.
El prójimo sólo aparece corno un rival, y en
caso necesario como una víctima. No siendo
el vecino ni un aliado ni un asociado, no se
vé en él mas que un competidor. Con esto se
extingue la moralidad pú-
99
blica y se resiente la privada. Si tal fuera el
estado universal y el único posible de las cosas, las
aspiraciones más elevadas del moralista y del
legislador se limitarían á hacer de la masa de la
comunidad un rebaño de ovejas paciendo
tranquilamente unas al lado de otras.
Segun las consideraciones antedichas es evidente
que el único Gobierno que satisface por completo
todas las exigencias del estado social, es aquel en el
cual tiene participacion el pueblo entero; que toda
participacion, aun en la más humilde de las
funciones públicas, es útil; que por tanto, debe
procurarse que la participacion en todo sea tan
grande como lo permita el grado de cultura de
la comunidad: y que, finalmente, no puede
exigirse ménos que la admision de todos á
una parte de la soberanía. Pero, puesto que
en toda comunidad que exceda los límites de una
pequeña poblacion, nadie puede participar
personalmente sino de una porcion muy
pequeña de los asuntos públicos, el tipo ideal de
un Gobierno perfecto, es el Gobierno
representativo.
CAPÍTULO IV.
En qué condiciones sociales es inaplicable
el sistema representativo.
Hemos reconocido en el sistema representativo el tipo ideal del Gobierno más perfecto, al
cual todo pueblo se adapta tanto mejor,
cuanto alcanza un grado mis elevado de cultura. Á medida que un pueblo se halla ménos
adelantado en su desenvolvimiento, ménos, generalmente hablando, le conviene. Sin embargo, esto
no es universalmente verdad, porque la
aptitud de un pueblo para el Gobierno representativo no depende tanto del lugar que ocupa
en la escala general de la humanidad, como del grado
en que posee ciertas condiciones especiales;
condiciones, por otra parte, ligadas de
1
102
tal manera con el grado de civilizacion general, que toda desproporcion entre aquellas y
éste, es más bien la excepcion que la regla.
Examinemos hasta qué punto en la série descendente cesa completamente de ser admisible
el Gobierno representativo, sea porque en absoluto no convenga, sea por que deba ser preferido algun otro régimen. Ante todo debemos asentar que el Gobierno representativo,
como otro cualquiera, no seria posible donde
no concurriesen las tres condiciones fundamentales que hemos examinado en el primer.
capítulo, y que son: Iª, que el pueblo esté dispuesto á aceptarlo: 2.a, que tenga la voluntad y la
capacidad de hacer lo necesario para mantenerlo:
3. a , que tenga voluntad y capacidad ,para
cumplir los deberes y llenar las funciones que
le imponga. La inclinacion del pueblo á aceptar
el Gobierno representativo, es simplemente una
cuestion práctica, cuando un régimen ilustrado, ó
una ó varias naciones extrangeras que han
adquirido ascendiente sobre el país, se hallan
dispuestas á ofrecerle este beneficio. Para los
reformadores individuales, la cuestion carece de
importancia, porque si no hay más objecion que
oponerles que la resistencia ó indiferencia de la
opinion nacio-
103
nal, contestan con oportunidad que precisamente se proponen cambiar el rumbo de esa.
opinion. La oposicion real de ésta se debe
casi siempre más bien al hecho del cambio que al
Gobierno representativo mismo. Se han
vistos algunos ejemplos de lo contrario: ha
habido á. veces repugnancia religiosa aceptar el
poder de una clase particular de gobernantes;
pero, en general, la doctrina de la obediencia
pasiva significa tan solo la sumision á los poderes
existentes, sean monárquicos ó populares. Cuando
se trata de ensayar en alguna parte el
Gobierno representativo, la indiferencia por
esta forma de Gobierno y la incapacidad de
comprender sus procedimientos y exigencias,
son casi siempre los obstáculos que deben
temerse más bien que una oposicion positiva.
No obstante, esos obstáculos son tan funestos y
tenaces como una aversion real, porque es más fácil
cambiar la direccion
un sentimiento activo, que crear un sentimiento en una condicion anteriormente pasiva.
Cuando un pueblo no estima lo necesario
sus instituciones representativa, tiene pocas
probabilidades de conservarlas. En todos los
paises lo ejecutivo es la rama del Gobierno
104
que dispone del poder inmediatamente, y que
está en contacto directo con el público: á él se
dirijen las esperanzas y los temores de los
individuos, y es en él en quien principalmente se
representan á los ojos del público los beneficios
é inconvenientes del Gobierno, lo mismo que su
prestigio. Si, pues, las autoridades que deben
moderar y contener lo ejecutivo, no se ven
sostenidas por una opinion y un sentimiento
poderosos en el pueblo, lo ejecutivo encuentra
siempre medios de darles de lado
reducirlas á, la obediencia, estando seguro de
ser ayudado en esta obra_ La permanencia de
las
instituciones
representativas
depende
necesariamente de que el pueblo esté dispuesto á
librar por ellas una batalla, cuando las amenace
algun peligro. Si las estima muy poco para
llegar á esto, no arraigan, y si arraigan, serán
destruidas tan pronto como el Jefe del
Gobierno ó 'el de un partido que pueda reunir
bastantes fuerzas para un , golpe de mano, quiera
correr algun pequeño riesgo para hacerse
dueño del poder absoluto.
Estas consideraciones se refieren i las dos
primeras causas de fracaso para un Gobierno
representativo. La tercera causa existe cuando le
falta al pueblo sea la voluntad, sea la capa-
105
cidad de desempeñar la mision que le pertenece
en la constitucion representativa. Cuando no
hay nadie ó son en escaso número las personas
que tornan en los asuntos públicos el grado de
interés necesario para la formacion de la opinion
pública, los electores pondrán su sufragio al servicio
de sus intereses particulares ó al de su localidad
ó al de una persona, á la cual estén ligados, sea
corno adictos, sea como dependientes. La clase poco
numerosa que, en este estado del sentimiento
público, obtiene la direccion del cuerpo
representativo, no lo emplea la mayor parte de
las veces, sino corno medio de hacer fortuna. Si
lo ejecutivo es débil, hay lucha en el pais, lucha
violenta por los cargos y destinos: si es fuerte,
se
torna
despótico,
acallando
á
los
representantes, sobre todo, á aquellos que
podria
temer,
admitiéndolos
á
la
participacion del botin: y el único resultado
de la representacion nacional, es que además
del verdadero Gobierno, el pueblo sostenga
una Asamblea, y que ningun abuso en que parte
de ésta se halle interesada, tenga probabilidades de
ser destruido.
Sin embargo, cuando el mal se detiene en lo
dicho, es posible sufrirlo á fin de gozar de la
publicidad y la discusion, que son el acom-
106
pañamiento natural, ya que no invariable de toda
representacion, aunque sea simplemente nominal. Por ejemplo, no debe dudarse de que
los corredores de cargos y destinos que componen la mayoría de la Asamblea representativa
de la Grecia moderna, sustentan la idea de los
derechos populares, y contribuyen en gran parte
á la libertad real de que en aquel pais goza la
prensa, por más que directamente hagan poco ó
nada para que el pueblo esté bien gobernado y no
tenga que temer el poder arbitrario de lo
ejecutivo.
Pero
este
beneficio
depende
exclusivamente de la existencia de un Rey
hereditario al lado del cuerpo popular. Si en vez
de disputarse los favores del Gobierno
principal, esas facciones sórdidas y egoístas se
disputasen el cargo supremo mismo, el pais
caeria como la América española, en un estado
de revolucion y de guerra civil perpétua. Una
reunion de aventureros ejerceria alternativamente,
no el despotismo de las leyes, sino el de la
violencia, y el nombre y las formas de la
representacion no darían más resultado que el
de impedir que el despotismo adquiriese
estabilidad y seguridad, únicas condiciones en
que pueden dulcificarse sus males y realizarse los
pocos beneficios de que es ca-
107
paz. En estos diversos casos, el Gobierno representativo no puede existir de un modo permanente.
Hay otros en que quizás no es imposible,
pero en los que debe preferirse otra forma de
Gobierno: por ejemplo, cuando un pueblo, para
elevarse en civilizacion, necesita penetrarse de
alguna máxima, contraer algun hábito, cuya
adquisicion dificultaria probablemente el
Gobierno representativo.
El mas evidente de estos casos, es aquel
que ya hemos considerado, en que un pueblo
ignora el principio capital de la obediencia. Una
raza que en sus luchas con la naturaleza y con
sus vecinos hubiese adquirido energía y
valor, pero que no se hubiera plegado todavia á
la obediencia permanente á un Jefe comun,
tendria pocas probabilidades de contraer este
hábito bajo el Gobierno colectivo de su propia
comunidad. Una Asamblea representativa, elegida
en tal pueblo, habria de reflejar su espíritu de
insubordinacion turbulenta, y rehusaria su
apoyo á todo acto que impusiera una
limitacion , por recomendable que fuese, á su
salvaje independencia.
Solo las necesidades de la guerra y la autoridad despótica indispensable al mando mi-
108
litar, pueden conseguir, por regla general, que
tribus corno las aludidas acepten las condiciones elementales de la sociedad civilizada. El
Tefe militar es el único que reconocerán como superior, á escepcion tal vez de algun profeta que crean inspirado del cielo, de algun
mago que goce fama por pretendidos milagros.
Estos taumaturgos pueden ejercer un ascendiente temporal, pero como su influencia es
meramente personal, rara vez opera alguna
modificacion en los hábitos generales del pueblo, á ménos que el profeta no sea al mismo
tiempo un caudillo militar como Mahoma, y
se presente como el Apóstol armado de la
nueva religion; ó bien los Jefes militares se
alíen con él, convirtiéndole en uno de los sostenedores de su propio Gobierno.
No es más propio un pueblo para el Gobierno representativo cuando adolece del defecto contrario al que acabamos de exponer; es
decir, de una pasividad extrema y una pronta
sumision á la tiranía. Si un pueblo en estas
condiciones obtuviese instituciones representativas, elegiria inevitablemente á sus tiranos por
representantes, y la combinacion que á primera
vista parecia habia de aligerar su yugo, lo tornaria más pesado. Por el contrario, más de un
109
pueblo ha salido poco á poco de dicha condicion con la ayuda de una autoridad central que,
siendo rival por su posicion, acabó por ser señora de los despótas locales, y que poseia la
ventaja inapreciable de ser única en su género.
La historia de Francia, desde Hugo Capete
hasta Richelieu y Luis XIV, ofrece un ejemplo
continuo de esta marcha de las cosas. Aun cuando el
Rey era apénas tan poderoso corno el mayor de sus
feudatarios, la gran ventaja que obtenia de no
ser mas que uno, ha sido reconocida por todos
los historiadores franceses. Hácia él se volvian
las miradas de todos los que se veían oprimidos:
en todo el reino se confiaba en él, mientras que
cada dominador local sólo era poderoso en un
espacio más ó ménos limitado. De todos los
límites de la monarquía se buscaba cerca del
Rey refugio y proteccion, ya contra uno, ya
contra otro de los opresores inmediatos. El
progreso de su ascendiente era lento; pero se
desenvolvia, aprovechando sucesivamente las
ocasiones que sólo á un Rey podian ofrecerse;
por lo tanto, el robustecimiento de su autoridad
era continuo, y á medida que crecia, se
amenguaba en la porcion oprimida del país el
hábito de someterse á la opresion.
Tenia el Rey interés en alentar todos los
110
esfuerzos parciales de los siervos para emanciparse de sus señores y colocarse bajo su dominacion directa. Protegidas por él se formaron
comunidades que no reconocian mas superior
que el Rey. La obediencia á un Monarca lejano, comparada con la dominacion del señor del
castillo vecino, era casi la libertad misma, y el
Rey se vió obligado durante largo tiempo á
ejercer su autoridad, más bien corno aliado
que como señor de las clases á cuya emancipacion habia contribuido. De este modo, su
poder, despótico en principio, aunque muy restrinjido en la práctica, fué el instrumentó que
vino á franquear al pueblo una fase necesaria
del progreso, á la que, segun todas las apariencias, no hubiera llegado nunca con un Gobierno
verdaderamente representativo. Hay naciones
en Europa donde esta mision no ha sido realizada todavía, no habiendo probabilidades de
que lo sea por otros medios. Nada más que
con el poder despótico, ó mediante una matanza general se podria llevar á cabo la emancipacion de los siervos en el imperio ruso.
Vése tambien en las mismas épocas de la
historia otro mérito de la Monarquía absoluta,
que consiste en haber superado ciertos obstáculos que el Gobierno representativo habría posi-
111
tivamente agravado. Uno de esos obstáculos y
de los más poderosos que se oponen al progreso, hasta en civilizaciones avanzadas, es el
espíritu inveterado de localidad. Grandes porciones de la humanidad, que bajo muchos otros
conceptos serán capaces de gozar de la libertad
y se hallan preparados para recibirla, pueden
carecer de las condiciones exigidas , para fundirse
aún en la más pequeña de las naciones. No
sólo se verán tal vez alejadas unas de otras por
rivalidades y antipatías que impidan toda posibilidad de union voluntaria, sino que acaso le
faltarán aún los sentimientos y los hábitos que
harian real la union, suponiendo que existiera
nominalmente. Ciertos grupos de poblacion,
como los habitantes de una ciudad antigua ó los de
algunos pueblos de Asia, pueden haber
contraido el hábito de ejercitar sus facultades
en el manejo de los intereses de la ciudad ó de
su aldea: pueden llenar las exigencias de un
Gobierno popular en los estrechos limites de su
localidad, pero permaneciendo estraños í todo
uso, á toda capacidad de atender 1 los intereses
de otras muchas ciudades semejantes. No sé
que nunca se hayan fundido en un cuerpo,
hayan llegado á sentirse como un sólo pueblo,
cierto número de esos corpúsculos ó átomos
112
políticos, sin haber estado sometidos antes á la
misma autoridad central. (i) El hábito de deferir á esa autoridad, de entrar en sus planes,
de someterse á sus miras, es lo que prepara el
espíritu de un pueblo, tal corno nosotros lo
hemos concebido, á la concepcion de grandes
intereses comunes en un territorio de extension
considerable. Y como, por otro lado, la atencion predominante del Gobierno central, es
la consideracion de esos intereses, llegan á ser
éstos familiares al espíritu público, gracias á
las relaciones más ó ménos íntimas que se
establecen entre las distintas localidades.
El concurso de circunstancias mis favorables para el progreso, en el caso expuesto, seria
aquél en que hubiese instituciones representativas sin Gobierno representativo; uno ó
muchos cuerpos deliberantes, sacados de las
localidades, y que fuesen los auxiliares ó los
(I) Italia, que únicamente podria citarse corno
excepcion, no es una sino bajo el concepto de la última fase de su trasformacion. El progreso más difícil que habian cumplido ya las ciudades aisladas
de Florencia, de Pisa ó de Milan, reuniéndose para
formar la unidad provincial de la Toscana ó la Lombardía, se operó del modo que dejamos expuesto.
(N. del A.)
113
instrumentos del poder central, pero sin contrariarle ni cohibirle. 'De esta manera, siendo
llamado, por decirlo así, el pueblo al consejo,
aunque sin participar del poder supremo, la
educacion política dada por el poder central
obraria más eficazmente que en cualquier otro
caso sobre los principales habitantes de las localidades y la poblacion en general. Al mismo
tiempo, se conserva la tradicion de un Gobierno por consentimiento comun, ó al ménos
la sancion de la tradicion no recae sobre un
poder absoluto, el cual, consagrado por la costumbre, concluye frecuentemente mal cosas
bien comenzadas, lo que ofrece uno de los ejemplos más elocuentes de la triste fatalidad que
en muchos paises ha entorpecido la marcha
del progreso desde sus primeros pasos, por haber cumplido un siglo su mision por tal manera que ha hecho imposible la obra necesaria de
los siglos siguientes. Puede, pues, establecerse
como verdad política que á la Monarquía absoluta le será más fácil que á un Gobierno representativo fundir una multitud de unidades
políticas insignificantes en un sólo pais que
tenga sentimientos generales de cohesion, bastante fuerza para protejerse contra la conquista y la agresion del extrangero, y asuntos su8
114
ficientemente variados y considerables para
ocupar dignamente y desenvolver en proporciones oportunas la inteligencia social y política del pueblo.
Por todas estas razones, el Gobierno monárquico con instituciones representativas capaces de fortalecerle sin cohibirle, es la forma
de Gobierno más propia para las comunidades
en su infancia, sin esceptuar ciudades como las
de la Grecia antigua. Allí, en efecto, al decir de
la historia, el Gobierno de los Reyes, contrapesado hasta cierto punto por la opinion pública de una manera real, aunque no ostensible ni constitucional, precedió á las instituciones libres, no cediendo su lugar sino á las oligarquías de un pequeño número de familias
que lo guardaron por largo tiempo.
Podrian mostrarse en un pueblo otras cien
enfermedades ó lagunas que lo incapacitasen
para hacer el mejor uso posible del Gobierno
representativo; pero no seria ya tan evidente
que el Gobierno de uno sólo, ó de un corto
número, favoreciese la curacion ó la disminucion del mal. Los defectos que dominen en un
pueblo, como poderosos prejuicios, una adhesion obstinada á las costumbres antiguas,
vicios positivos en el carácter nacional ó sim-
115
plemente ignorancia y falta de cultura intelectual, se encontraran en todas sus Asambleas
representativas; y en caso de que la administracion ejecutiva, el manejo directo de los negocios cayese en manos de personas comparativamente exentas de esos defectos, harian
éstas frecuentemente ménos bien, que si no
se vienen ligadas por la necesidad de obtener el asentimiento voluntario de los cuerpos representativos. En el caso expuesto, la
posicion de los gobernantes no basta para darles, como en los demás que hemos examinado,
intereses y tendencias que obren en una direccion bienhechora. Rara vez los gobernantes
estarán exentos de la debilidad general del pueblo ó de la que depende del estado de la civilizacion, á ménos que no sean extranjeros que
pertenezcan 'á un pueblo superior en civilizacion á los gobernados; y la sumision á un poder extrangero de esta especie, es frecuentemente, á pesar de sus males inevitables, la mayor de las ventajas para ciertos paises; porque
les hace franquear rápidamente muchas fases
del progreso y separa no pocos obstáculos que
hubieran podido subsistir indefinidamente si
la poblacion sometida hubiera sido abandonada
á su marcha y tendencias naturales.
116
En un pais que no esté sometido á la dominacion extranjera, la única causa capaz de
producir tales beneficios, es el raro accidente
del génio en el trono. Es pequeño en la historia el número de esos bienhechores de la
humanidad que han reinado bastante tiempo
para tornar permanentes algunas de sus reformas, confiando despues su custodia á las
generaciones educadas bajo su influencia. En
Cárlos-Magno hay un ejemplo: en Pedro el
Grande, otro: Sin embargo, esos ejemplos
son raros y deben ser clasificados entre los felices accidentes que decidieron tantas veces en.
momentos críticos, si cierta porcion importante de la humanidad adquiriria un desarrollo
instantáneo ó recaeria en la barbarie. Tal fué
la mision de Temistocles en la época de la
invasion de los Persas, y la del primero y tercer Guillermo de Oranje. Seria absurdo establecer modificaciones con la idea de aprovechar
parecidas eventualidades; tanto más cuanto que
hombres de ese temple hallarán siempre medios de ejercer gran influencia, sin estar armados del poder despótico, como lo prueban los
tres personajes últimamente mencionados.
El caso que exige más detenido exámen,
bajo el punto de vista de las instituciones, es el
117
bastante frecuente en que una porcion poco
numerosa de la poblacion, escede en civilizacion y otras cualidades al resto del pais, ya
sea por pertenecerá raza distinta, ó proceder
de un origen más civilizado, ó por cualquier
otra circunstancia.
En estas condiciones, el Gobierno de los
representantes de la masa general del pueblo
llevaria consigo la probabilidad de que éste
perdiese mucho de los beneficios que podria
obtener del mayor grado de civilizacion de
las clases superiores, miéntras que el Gobierno
de los representantes de estas clases, tenderia
á degradar cada vez más á la multitud, no dejánd.ole esperanza de mejorar su situacion, sino
el dia en que se desembarazase de uno de los
más preciosos elementos para su progreso futuro. La garantía más segura de progreso para un pueblo así constituido, consiste en la
existencia de una autoridad sin límites constitucionales, ó al ménos preponderante de hecho,
en la persona del Jefe más caracterizado de
la clase superior. Sólo él encuentra en su posicion un interés real en elevar y mejorar á la
masa, de la que no está celoso, oponiéndola
como contrapeso á las influencias de su clase,
á la que teme. Y si circunstancias felices han
118
colocado junto á él, no corno inspector ó interventor de sus actos, sino como subalterno,
un cuerpo de representantes de la clase más
elevada que, por sus objeciones, por sus discusiones, y aun en caso necesario, por sus arranques de energía, mantenga vivos los hábitos
de resistencia colectiva y pueda convertirse
con el tiempo y por grados en una verdadera
representacion del pais, (á lo que se reduce en
suma la historia del Parlamento inglés), óbrense ante la nacion todas las perspectivas de
mejora que pueden ofrecerse á una comunidad
colocada y constituida de esta suerte.
Entre las circunstancias que, sin tornar á
un pueblo absolutamente inepto para el Gobierno representativo, le incapacita sériamente
para obtener de él todos los resultados apetecidos, hay una que merece particular atencion.
Hay dos inclinaciones intrínsecamente muy
distintas, pero con algo de comun, á. virtud de
lo cual coinciden en la direccion que imprimen á los esfuerzos de los individuos ó de las
naciones. Una es el deseo de mandar: otra
la repugnancia á sufrir el mando. El predominio de una ú otra de estas disposiciones en un
pueblo, es uno de los elementos más importantes de su historia. Hay naciones donde el
119
deseo de ejercer imperio ó mando sobre los
otros, excede por tal manera al sentimiento de
independencia personal, que los individuos sacrifican la sustancia de la libertad á la mera
apariencia del poder. Cada uno, corno
e l s i m ple soldado de un ejército, abdica de
buen grado su libertad de accion en manos del
general, con tal que el ejército obtenga la
victoria, y é] pueda lisonjearse de ser uno de los
conquistadores, por más que la parte del
poder que ejerza sobre el pueblo conquistado,
sea una ilusion. Un Gobierno limitado en sus
poderes y atribuciones, de quien se exigiese
que no pusiera su mano sobre todo, y dejase
ir las cosas en la mayor parte de los casos,
sin atribuirse la mision de guardian ó
director, no seria del gusto de semejante
pueblo. A sus ojos un Gobierno no se excede
de sus atribuciones, siempre que la autoridad sea
cosa al alcance de todos, que todos puedan
disputarse como rivales, y cuya posesion tengan
la esperanza de conseguir. En esta nacion, un
individuo preferirá la probabilidad (por
remota é inverosímil que sea) de ejercer
alguna parte de poder sobre sus conciudadanos á la certidumbre de que ni él
ni los demás se verán nunca sujetos á
inútiles coacciones.
120
Hé aquí lo que constituye un pueblo de
corredores de cargos y destinos: un pueblo en
que el curso de la política está. principalmente
determinado por ese corretaje en que se atiende á
la igualdad, mas no á la libertad; en que las
diferencias de los partidos políticos se reducen á
luchas personales; en que sólo se ventila si el derecho
de intervenir en todo ha de pertenecer á una clase
en vez de otra, (acaso á un grupo de
hombres políticos en lugar de otros); donde la
idea que se tiene de la democracia, es la de entregar las funciones públicas á la competencia de
todos, y no de unos pocos; donde la mayor
popularidad de las instituciones se juzga por la
creacion de mayor número de plazas, y por el poder
cada vez más monstruoso ejercido por todos sobre
cada uno, y por lo ejecutivo sobre todo.
No seria justo ni generoso presentar esto algo
parecido como retrato completamente exacto del
pueblo francés; pero el grado en que posee esta
cualidad ocasionó ya la caida por exceso de
currupcion del Gobierno representativo de una
clase limitada y condujo el sufragio universal á.
dar á un hombre poderes bastantes para que
enviase sin forma de juicio gran número de sus
conciudadanos á Lambesa ó Ca-
121
yena, sin más que dejar entrever á los otros la
posibilidad de atraerse sus favores.
El rasgo característico porque nuestro pueblo se adapta mejor que ningun otro al Gobierno representativo, es el de pertenecer casi universalmente al tipo opuesto. Muéstrase siempre contrario á que se e je r z a s o b r e é l c u a l quier poder que no se halle sancionado por un
largo uso ó por su propia opinion del derecho;
pero en general se cuida muy poco de dominar
á los demás. No esperimentando la menor pasion personal por el Gobierno, y sabiendo, por
otra parte, los motivos que impulsan á solicitar
el poder, prefiere que esta mision sea cumplida p o r
aquellos á quienes elije, como una
c o n s e cuencia natural de su posicion social. Si
los extranjeros comprendieran ésto, se
estrañarian ménos de ciertas aparentes
contradicciones de los ingleses en política:
su gusto, su satisfaccion en ser gobernados
por las clases elevadas, á la vez que su falta
d e sumision persona l á esas mismas clases.
Una resistencia que no se observa en ningun
otro pueblo á la autoridad cuando traspasa
los límites prescritos y su ardiente
resolucion de mostrar incesantemente á los
g o b er na nt es q ue qui e r e n se r g o b e r nad o s
segun su libre albedrío. Así, el corretaje de
122
cargos es una forma de ambicion extraña á los
ingleses como colectividad. A excepcion de algunas familias que encuentran naturalmente en
su camino los empleos públicos, las ideas de los
ingleses sobre el modo de elevarse, toman una
direccion enteramente contraria; la del éxito
en los negocios ó en una profesion cualquiera.
Experimentan el más vivo disgusto por los individuos ó los partidos políticos que se limitan
á disputarse los cargos y destinos, y nada les
inspira tanta antipatía como la multiplicacion
de estas plazas, cosa, por el contrario, siempre
popular en las antiguas naciones del continente,
que, saturadas del espíritu burocrático, preferirán pagar impuestos más crecidos, á ver
disminuidas para cada individuo las probabilidades de participar del poder ó del presupuesto.
Las vereis pedir economías, no por la abolicion
de los destinos, sino por la reduccion de algunos sueldos demasiado considerables para estar
al alcance de todos los ciudadanos.
CAPITULO V.
De las funciones propias de los Cuerpos
representativos.
Al hablar del Gobierno representativo, interesa ante todo no perde nunca de vista la distincion que es preciso hacer entre su ideal ó
esencia, y las formas particulares que ha revestido á impulso de accidentes históricos, ó bajo la
influencia de nociones recibidas en una época dada.
Gobierno representativo significa que la nacion, ó
al ménos una porcion numerosa de ella, ejerza, por
medio de diputados que nombra periódicamente,
el
poder
supremo
de
inspeccion é
intervencion; poder que en toda constitucion
debe residir en alguna parte. La nacion debe
poseer este poder en el sentido más ab-
124
soluto de la palabra. Debe ser dueña, cuando
lo desee, de todas las operaciones del Gobierno.
No es necesario que la ley constitucional le dé
este imperio: no lo dá la Constitucion inglesa,
pero en la práctica viene á ser lo mismo. El
poder de inspeccion final es tan esencialmente
único en el Gobierno mixto y ponderado corno
en la monarquía ó la democracia pura. La idea
de los antiguos de que una Constitucion ponderada es imposible, era verdadera en el sentido
que acabamos de exponer, y ha sido adoptada
de nuevo por grandes autoridades. Existe casi
siempre cierta ponderacion; pero nunca los platillos de la balanza están en perfecto equilibrio.
No mirando más que la exterioridad de las instituciones políticas, no se sabe quién prepondera. En la Constitucion inglesa, cada uno de
los tres miembros está investido de poderes, que
si los ejerciese de lleno, podria detener todo
el mecanismo. Nominalmente, cada uno posee
un poder igual de contrariar y neutralizar la
influencia de los demás. Y si cualquiera de
ellos apercibiese alguna ventaja en el ejercicicio de este poder, la observacion ordinaria de las cosas y los hombres nos permite
suponer que no dejaria de ejercerlo. No hay duda que cada uno de los tres miembros emplea-
195
ría todos sus poderes para defenderse, si se viera
atacado por uno de los otros dos, ó los dos á la
vez: qué le impide, pues, servirse de ellos agresivamente? Las máximas no escritas de la Constitucion, en otros términos, la moralidad positiva y política del país: debemos atender á esta
moralidad, si queremos saber donde reside el
poder verdaderamente supremo en nuestra
Constitucion.
Por la ley constitucional, la Corona puede
rehusar su asentimiento á todos los actos del
Parlamento y nombrar ó mantener en su cargo á
cualquie.- minist: o, á pesar de las representaciones del Parlamento. Pero la moralidad constitucional del país anula ese poder, impide que
jamás se haga uso de él y exige que el Jefe de
la administracion sea nombrado virtualmente
por la Cámara de los Comunes: con esto hace
de este Cuerpo el verdadero Soberano del Estado. Pero las reglas no escritas que circunscriben el ejercicio de los poderes legales, sólo
tienen efecto y vida, á condicion de conciliarse
con la distribucion actual de la verdadera fuerza
política. En toda Constitucion hay un poder
más fuerte, un poder que alcanzaria el triunfo,
si se suspendiesen los compromisos, mediante
los cuales funciona ordinariamente la Constitu-
126
cion, y se midiesen unas con otras las fuerzas
políticas del Estado. Es posible adherirse i. las
máximas constitucionales y obtener de ellas resultados prácticos, en tanto dan el predominio
en la Constitucion al poder que posee en el país
mayor influencia activa.
En Inglaterra, este poder es el pueblo. Si
las precauciones legales de la Constitucion británica, lo mismo que las máximas no escritas
que regulan de hecho la conducta de las diferente_ autoridades políticas, no diesen al elemento popular en la Constitucion esa supremacía verdadera en todas las ramas del Gobierno
que corresponde á su su premacía real en el
país, la Constitucion no poseería la estabilidad
que la caracterizan, ó habria que modificar inmediatamente las reglas y máximas no escritas. Así el Gobierno británico es un Gobierno
representativo en el verdadero sentido de la palabra, y los poderes que abandona en manos de
los que no son directamente responsables ante
el pueblo, deben considerarse como precauciones que el poder dominante permite sean tomadas contra sus propios errores. Estas precauciones han existido siempre en todas las democracias bien constituidas. Las encerraba en
gran número la Constitu cion ateniense y no
127
faltan tampoco en la de los Estados-Unidos.
Pero conviniendo en que es esencial al Gobierno representativo que la supremacía práctica en el Estado resida en los representantes
del pueblo, es menester, sin embargo, saber
qué funciones actuales, qué parte precisa en el
mecanismo del Gobierno será personal y directamente desempeñada por el Cuerpo representativo. Bajo este concepto, son compatibles
grandes variedades con la esencia de este Gobierno, siempre que se asegure al Cuerpo representativo la inspeccion suprema en todas las
cosas.
Es radicalmente distinto intervenir los actos del Gobierno y ejecutarlos realmente. El
mismo hombre ó el mismo Cuerpo puede ser
apto para inspeccionarlo todo, sin poder hacerlo todo; y en muchos casos, tanto ménos trate
de obrar por sí, tanto más eficaz será su vigilancia. El general de un ejército no dirigiria
con acierto los movimientos y operaciones de
éste, si combatiese en las filas ó subiera al asalto.
Hay cosas que sólo por Asambleas pueden ser
bien hechas: las hay que las Asambleas no pueden hacer. Por lo tanto, son cuestiones distintas
las de saber lo que una Asamblea popular debe
intervenir, y lo que debe ejecutar por sí misma.
128
Como ya dejamos expuesto, debe inspeccionar,
vigilar todos los actos del Gobierno. Pero para
decidir de qué modo ha de ser ejercida esta
mision, y qué parte debe cumplir por sí misma,
es necesario examinar qué operaciones es capaz
de llevar á cabo un Cuerpo numeroso. Sólo debe
encargarse directamente de lo que pueda hacer
bien. Redúcese su mision en todo lo restante á
procurar que sea convenientemente ejecutado.
Por ejemplo, el deber que se considera como esencial á una Asamblea representativa del
pueblo, es el de votar los impuestos. Sin embargo, en ningun pais se encarga la Asamblea
representativa de preparar los presupuestos,
sea por sí misma, sea por medio de delegados.
Aunque el presupuesto de gastos no pueda ser
votado sino por la Cámara de los Comunes,
y aunque se exija igualmente la sancion de la
Corona para la distribucion de las rentas entre los diferentes ite m de las atenciones públicas, es máxima y pr áctica ha bitual en la
Constitucion, no conceder los fondos, sitio á
propuesta de la Corona. Compréndese sin duda que no debe esperarse moderacion en cuanto á la suma, cuidado y tino en el detalle de
su aplicacion, sino cuando el poder ejecutivo,
por cuyas manos debe pasar el dinero, es res-
129
ponsable del plan y cálculos en que se fundan
las reclamaciones de fondos. En consecuencia,
no se pide al Parlamento, y ni áun se le per_
mite dirigir en detalle, sea la imposicion de
contribuciones, sea su inversion. Todo lo que
se le exige es su consentimiento, no poseyendo
más poder que el de rehusarlo. Los principios
contenidos y reconocidos en esta doctrina
constitucional, desarrollados y aplicados en
todas sus lógicas consecuencias, son un guia seguro para definir las funciones generales de las
Asambleas representativas. Desde luego es doctrina corriente en todos los paises en que el sistema representativo se comprende en la práctica, que las Corporaciones representativas y numerosas no deben administrar. Esta máxima
se funda, no sólo en los principios más esenciales de un buen Gobierno, sino en aquellos
que hacen esperar un buen resultado en cualquier empresa. Ninguna colectividad, á ménos que posea una organizacion y una gerarquía, es propia para la accion, en el verdadero
sentido de la palabra. Hasta los consejos escogidos, compuestos de un pequeño número de
individuos familiarizados con la obra que tienen que llenar, son instrumentos inferiores á
alguna persona que podría encontrarse entre
9
130
sus miembros; y ganarían considerablemente en
que esta persona fuera el Jefe y los demás le
estuviesen subordinados. Lo que una Asamblea puede hacer mejor que un individuo, es
deliberar. Cuando es necesario ó siquiera importante oil- y tomar en consideracion muchas
opiniones contradictorias, no se puede prescindir de una Asamblea deliberante. Estas Asambleas son, pues, frecuentemente útiles, aun para
la administracion, pero á título de consejeras,
porque generalmente las funciones administrativas son mejor dirigidas por una sola persona
responsable. Hasta en las compañías por acciones hay siempre un gerente: la buena ó mala direccion de la compañía depende esencialmente de las cualidades de un solo individuo,
y los demás directores no sirven sino para aconsejar á este individuo, ó para vigilarle y cambiarle en caso de mala gestion. Seria, no una
ventaja, sino un obstáculo considerable, el que
todos tuvieran una parte igual i la suya en
la direccion; debilitaríase con ello extraordinariamente en el espíritu del gerente y de los
demás el sentido de esa responsabilidad individual que debe pesar sobre él y nada más que
sobre él.
Pero una Asamblea popular es aún ménos
131
apta para administrar ó dar órdenes detalladas á
los encargados de la administracion. Toda rama
administrativa comprende una porcion de asuntos
delicados que tienen sus reglas, sus tradiciones
particulares, de las que que muchas no son ni aun
presentidas sino por aquellos que durante algun
tiempo se han familiarizado con ellas; y de las
que ninguna es apreciada sino por las personas
que prácticamente las conocen. No quiero
decir que la resolucion de las cuestiones
administrativas encierre misterios esotéricos,
accesibles sólo á los iniciados. Sus principios son
inteligibles para todo hombre de buen sentido que
se represente fielmente el conjunto de las
circunstancias y condiciones en que se
encuentra cada asunto; pero es forzoso conocer
estas
circunstancias
y
condiciones,
conocimiento que no se adquiere por intuicion.
Hay muchas reglas de la mayor importancia
en todas las ramas de la administracion pública,
cuya razon no puede conocer un individuo
nuevo en ella, y cuya existencia quizás ni es
sospechada por él mismo, porque han sido
establecidas en presencia de peligros ó
inconvenientes en que él jamis habrá pensado.
He conocido hombres públicos, Ministros de no
escasa capacidad natural que han
132
provocado sonrisas en sus inferiores, al anunciar con aire pretensioso como una verdad
hasta entonces ignorada y por ellos descubierta,
alguna idea elemental que salta á la vista desde
luego y que no se tarda en abandonar, avanzando en el objeto. Cierto es que un grande
hombre de Estado debe saber cuando ha de separarse de las tradiciones, lo mismo que cuando
ha de adherirse á. ellas, pero no envuelve pequeño error la suposicion de que ha de obtener resultados más ventajosos por ignorar esas tradiciones. Quien no conoce á fondo los métodos
6 procedimientos que la experiencia comun ha
sancionado, es incapaz de juzgar cuando las
circunstancias exigen otros nuevos. Los intereses que descansan en los actos emanados de
una rama de la administracion, las consecuencias que pueden resultar de algun modo especial
de dirigirlas, son cosas que requieren ser pesadas y estimadas con una especie de saber y de
juicio muy experimentados; y esto no se vé
sino en aquellos que han adquirido en la práctica de los negocios, como no se encuentra capacidad para reformar las leyes sino en los que
las han estudiado profesionalmente. Todas estas dificultades serán de seguro ignoradas poruna Asamblea representativa que acometa la
133
empresa de fallar sobre medidas especiales de
administracion.
Hablando con propiedad, puede decirse
que en este caso la inexperiencia juzgaria á la
experiencia, la ignorancia al saber; la ignorancia,
que nunca sospecha la existencia de lo que no
conoce, es tan ligera como orgullosa, y miran con
descuido, ya que no con cólera, toda pretension
más digna de estima que la suya. Y esto sucede
cuando no hay en juego ningun motivo de interés particular, que cuando éste existe, se da el
espectáculo de un agio mas desvergonzado y
audaz que la corrupcion más espantosa que sea
posible en cualquier servicio público en un Gobierno sometido al régimen de la publicidad.
En muchos casos basta que dos ó tres miembros de la Asamblea tengan dicho interés, porque harán por sí solos mayores esfuerzos para
extraviar á la Asamblea, que todos sus colegas
para llevarla por el camino de la justicia. La generalidad de los representantes serán puros;
mas es imposible que ejerzan la vigilancia suficiente, ni obren con el juicio y discernimiento
necesarios en materias que no han estudiado:
una mayoría indolente, como un indivíduo perezoso, pertenece al primero que se tome el
trabajo de apoderarse de ella.
134
Las medidas perniciosas de un ministro y
los nombramientos que haga sin tino, pueden
ser censurados por el Parlamento; y del interés
que los Ministros tienen en defenderse y del
de sus rivales en combatirles, resultará probablemente un debate sério y formal. ¿Pero «quis
custodiet custodes?» ¿quién contendrá al Parlamento? Un Ministro, director en Jefe de un
servicio público, siente pesar sobre sí cierta
responsabilidad; mas una Asamblea no se reconoce en modo alguno responsable. En efecto,
¿cwindo se ha visto que un miembro del Parlamento pierda su cargo por taló cual voto
dado á propósito de un detalle administrativo?
Á un Ministro le interesa más lo que se pensará de sus actos al cabo de algun tiempo, que
el juicio que por el momento recaiga sobre
ellos. Mas una Asamblea se considera, y es por
todos considerada, como exenta de culpa desde
el instante que tiene á su favor la opinion del
dia, aunque dicha opinion sea irreflexiva ó haya
sido artificiosamente ganada, y las consecuencias de su conducta puedan ser desastrosas.
Ademas, una Asamblea no ve nunca los inconvenientes de sus malas medidas hasta que han
alcanzado la gravedad de calamidades públicas;
pero los Ministros y los administradores ob-
135
servan cómo se aproximan esos inconvenientes y
procuran aplicarles el oportuno remedio.
Los deberes propios de una Asamblea representativa en asuntos de Administracion consisten, no en decidir por su propio voto, sino
en atender á que las personas encargadas de
ellos sean competentes, lo que no puede
conseguir, si tan sólo se reserva el nombramiento de los empleados. No hay acto que
más imperiosamente exija ser cumplido bajo el
peso de una gran responsabilidad personal,
que la provision de los destinos públicos. Pruébanos la experiencia de toda persona conocedora de la práctica generalmente seguida, que
hay pocos actos en que la conciencia de un
hombre ordinario sea ménos delicada y en que
ménos se atienda á las capacidades que en dicha provision se exigen; parte, porque no es
fácil apreciar la diferencia que existe entre la
capacidad de un hombre y la de otro: parte,
porque son pocos los que se ocupan en averiguarlo. Cuando un Ministro hace uno de esos
nombramientos que pasan por honrados, es
decir, cuando no abusa de esta ocasion en provecho de sus relaciones personales ó de su partido, quizás supondrá algun ignorante que ha
provisto la plaza en la persona más capaz de
136
desempeñarla. Nada es ménos cierto, sin embargo. Considérase á un Ministro ordinario
como un prodigio de virtud, si dá, el destino á
quien tiene algun mérito ó un derecho cualquiera al reconocimiento del público, aunque
el derecho ó el mérito sean totalmente opuestos á los que convendria que le asistiesen. Era
necesario un calculador: fué un bailarin quein
obtuvo. Esta frase no es hoy simplemente una
cuchufleta, como no lo era en tiempo de Fígaro; y cree el ministro sin duda que no tan sólo
está exento de reproches, sino hasta que merece elogios, si el bailarin danza bien.
Adema s, la s c on d ic io ne s de ap t it ud de .
ciertos individuos para determinadas funciones
no pueden ser apercibidas sino por quienes los
conocen ó por aquellos que toman como un
deber el examinar y juzgar á las gentes con
arreglo á sus obras, ó segun el testimonio de
las personas que están en disposicion de apreciarlas. Cuando altos funcionarios, que son responsables de la eleccion que hacen descuidan
de tal modo sus deberes en la materia, ¿qué no
sucederia si la Asamblea ó parte de ella desempeñase esta funcion? Hoy mismo, los peores
nombramientos son los que reconocen por causa
el deseo de ganarse un apoyo ó el de desarmar
1 :3 7
á. la oposicion en el Cuerpo representativo:
¿qué podria esperarse si los nombramientos
fuesen hechos por el Cuerpo mismo? Los Cuerpos numerosos no se preocupan nunca de las
aptitudes especiales. Todo hombre, á ménos
que la horca lo esté reclamando, (unless á man
is fit for the gallows) es considerado tan apto
como cualquier otro para ejercer el destino que
le agrade solicitar. Cuando los nombramientos
hechos por una Asamblea popular no dependen, como sucede casi siempre, de compromisos de partido ó de maniobras privadas, los individuos son nombrados, sea por una reputacion de talento general, que pocas veces es merecida, sea (y este es un caso muy frecuente)
por la sóla razon de ser personalmente populares.
Nunca se ha creido conveniente que el Parlamento nombre por sí mismo á los miembros
del Gobierno. Basta que decida de hecho sobre
quién ha de recaer el cargo de primer Ministro, ó los dos ó tres entre los cuales debe ser
éste elegido. Al obrar así, el Parlamento sanciona únicamente el hecho de que tal ó cual
persona es el candidato del partido, al cual debe
prestarse apoyo, para ir de acuerdo con la corriente de la política general. En realidad el
138
Parlamento no decide más que una cuestion, la
de saber cuál de dos partidos, ó de tres á. lo
más, proporcionará. el personal del poder ejecutivo: en cuanto á la eleccion de personas queda al arbitrio del mismo partido. El sistema
seguido en Inglaterra me parece el mejor posible. El Parlamento no nombra á ningun Ministro, pero la Corona elige al Jefe de la Administracion de acuerdo con los deseos y las
inclinaciones generales manifestadas por el
Parlamento: despues nombra á los demás Ministros á propuesta del Jefe, mientras que sobre cada Ministro pesa personalmente la responsabilidad de proveer los demás empleos de
la Administracion en personas idóneas.
En una República seria necesario otro mecanismo: pero cuanto más se aproximase al
que en la práctica existe en Inglaterra desde
tiempo inmemorial, tantas más probabilidades
tendría de funcionar. Es preciso, ó que el Jefe
supremo del poder ejecutivo sea elegido por influencias independientes del Cuerpo representativo, como sucede en la República americana,
ó que el Parlamento se limite á nombrar al
primer Ministro, haciéndole responsable de la
eleccion de sus colegas y subalternos.
Estoy plenamente convencido de que estas
139
consideraciones obtendrán el asentimiento general, al ménos en teoría: pero en la practica
es cada vez mayor la tendencia de los Cuerpos
representativos á inmiscuirse en los detalles de
la Administracion. No se es el más fuerte sin
experimentar una tentacion creciente á abusar
de la fuerza: es esta una ley general y uno de
los peligros prácticos á que se halla expuesto el
porvenir de los Gobiernos representativos.
Pero es igualmente cierto, aunque haya interés en no reconocerlo sino por grados y poco
á poco, que las Asambleas numerosas son tan
ineptas para la redaccion directa de las leyes,
como para el ejercicio de las funciones administrativas. Hacer leyes es una de las cosas que
exigen, no sólo espíritus expertos y ejercitados,
si que tambien formados en esta tarea, por medio de estudios prolijos y numerosos. Bastaria
esta razon, aunque no existiesen otras, para
que las leyes no pudiesen ser bien hechas sino
por un Comité compuesto de pequeñísimo número de personas. Razon no ménos concluyente es la de que cada cláusula de la ley exige
ser redactada con la percepcion más exacta y
previsora de su relacion con las demás cláusulas, y que la ley, una vez completa, ha de fundirse y encuadrarse en el conjunto de las pree-
140
xistentes. Es imposible llenar estas condiciones
en un grado cualquiera, cuando las leyes son
votadas clausula por clausula en una Asamblea
compuesta de diversos elementos. La impropiedad de este modo de legislar llamaria la atencion
de todos los espíritus, si nuestras leyes no fuesen ya, en cuanto á la forma é interpretacion,
un caos tan grande, cuya confusion y contradiccion no parece posible que aumente poder
alguno. Sin embargo, bajo este mismo régimen
se deja sentir más cada momento, por inconvenientes prácticos, la ineptitud completa de
nuestro mecanismo legislativo para alcanzar el
fin que se propone.
Sólo el tiempo invertido necesariamente en
cumplimentar las formalidades á que los bills se
hallan sujetos, hace cada vez ménos fácil que
el Parlamento se ocupe en ninguno, corno no
se refiera á asuntos especiales y limitados. Que
un bill haya sido preparado, que abarque en su
conjunto un objeto cualquiera, (y es imposible
estatuir convenientemente sobre nada sin tener
presente el conjunto del objeto) el bill rodará
de sesion en sesion, únicamente porque faltara
tiempo material para examinarlo. Importa poco
que el bill haya sido redactado sin premura
por la autoridad más competente y provista,
141
además de toda clase de recursos é informaciones, ó que lo haya preparado una Comision ad
hoc, encargada de este deber por su profundo
conocimiento del a.;unto, y que haya pasado
años enteros en el estudio y coordinacion de la
materia de que se trata.... el bill no pasará,
porque la Cámara de los Comunes no abandonará el precioso privilegio de darle mil vueltas
con sus toscas manos.
De algun tiempo á esta parte se ha adoptado
generalmente la costumbre de remitir los bilis
á un Comité especial, cuando han sido
aceptados en principio en segunda lectura.
Pero no se ha probado que se ahorre con
ello mucho tiempo, porque cuando despues el
Comité elegido entre toda la Asamblea pronuncia sobre el las opiniones y preocupaciones privadas, hasta entonces dominadas
por el saber, insisten en hallar acogida ante el
tribunal de la ignoranc i a. Esta costumbre ha
sido principalmente adoptada por la Cámara de
Lores, cuyos miembros se preocupan ménos,
tienen ménos deseos de mezclarse en todo y no
manifiestan tan exagerado celo por la importancia de sus votos individuales como la Cámara electiva. Y ¡cómo pintar el estado en que
sale de manos del Comité un bill de cláusulas
142
numerosas, cuando se logra que sea discutido en detalle! Se olvidan cláusulas esenciales: se insertan otras increibles para ganar algun interés privado, ó por satisfacer los deseos de algun miembro importante que amenaza retardar la aprobacion del bill: á instigacion de algun pseudo-sábio que sólo tenia una
nocion superficial del asunto, se introducen artículos, cuyas consecuencias no fueron previstas por el momento ni por el autor del ni
por los que le dispensaron su apoyo, siendo
necesario que en la sesion siguiente se presenten enmiendas para prevenir sus malos efectos.
Es un mal inherente al sistema actual que la
presentacion y defensa de los bills estén rara
vez á cargo de la persona que los concibe, y
que por regla general no pertenece á la Asamblea. Entrégase la defensa del bill á algun Ministro ó á un miembro del Parlamento que, no
habiéndolo preparado, necesita ser provisto por
otro de todos sus argumentos, á excepcion de
aquellos que son evidentes por sí mismos, que
no conoce toda la fuerza de su causa, ni las
razones más poderosas alegables en su apoyo,
y cuya incapacidad para responder á objeciones imprevistas es absoluta. Puédese remediar
este inconveniente, en lo que se refiere á los
143
bilis del Gobierno, y se ha remediado en algunas Constituciones representativas, permitiendo
al Gabinete estar representado en ámbas Cámaras por personas dignas de su confianza, y
que, teniendo el derecho de hablar, carezcan
del de votar.
Si esa mayoría de la Cámara de los Comunes, mayoría hasta el presente considerable,
que nunca desea proponer una enmienda ó
pronunciar un discurso, no abandonase la direccion de todo á los que proponen y hablan: si
se persuadiera de que para legislar se necesitan
otras facultades que las de hablar fácilmente y
o b t e n e r lo s v o t o s d e u n c u e r p o d e c o m itentes, y que esas cualidades se encontrarian
buscándolas, se reconoceria inmediatamente que
en materia de legislacion, como de Administracion, la única mision de que las Asambleas
representativas son capaces, es, no la de hacer
el trabajo por sí mismas, sino la de procurar
que se haga, resolver á quien ha de ser confiado,
y una vez hecho, conced er le ó r ehusar le la
sancion nacional. Todo Gobierno que aspirase
á. un alto grado de civilizacion, deberia contar
entre sus elementos fundamentales, un Cuerpo
cuyos miembros no excediesen en número á
los de un Gabinete, con encargo especial de
144
confeccionar las leyes. Si se revisasen y refundiesen las leyes de nuestro país, como sin duda
se hará dentro de poco, la Comision codificadora
que cumpliese esta tarea, deberia subs stir como
institucion permanente, para velar por su obra,
prevenir su decadencia é introducir en ella las
modificaciones que con el tiempo se hiciesen
necesarias. Nadie desearia que esta Comision
poseyese el poder de dictar leyes: representaria
simplemente el elemento de la inteligencia,
mientras al Parlamento le quedaba reservado
el de la voluntad. Ninguna medida adquiriria
fuerza de ley sin ser expresamente sancionada
por el Parlamento, y éste ó la Cámara de los
Lores tendrian la facultad, no sólo de desechar
un sino de devolverlo á la Comision para
que lo examinase de nuevo y perfeccionara.
Tambien podrian las Cámaras ejercer su iniciativa señalando á la Comision algun objeto de
ley. La Comision deberia naturalmente confeccionar todas las leyes pedidas por el país. La
Comision tendria que obedecer las proposiciones
dadas de concierto por ambas Cámaras para
preparar un bill que se refiriese á algun asunto
especial, á manos que prefiriese presentar su
dimision. Sin embargo, una vez redactada la
la medida, el Parlamento no podria modificarla,
i
145
sino únicamente aprobar el bill ó desecharlo, ó
bien, si lo rechazara en parte, devolverlo á la
Comision para que de nuevo lo examinase. La
Comision seria nombrada por la Corona, pero
conservarla sus plazas durante un tiempo determinado (cinco años, por ejemplo), á ménos
que ambas Cámaras solicitaran su revocacion,
sea por mala conducta personal (como sucede
con los jueces), sea por negarse á preparar
un bill ateniéndose á los deseos del Parlamento.
Al espirar los cinco años, cesaria en sus funciones uno de los individuos, salvo fuese reelegido: y así se tendria un medio cómodo de
desembarazarse de las personas que no se hubiesen mostrado á la altura de su cargo y de
infundir en las venas del cuerpo una sangre
nueva y mas jóven.
La necesidad de semejante precaucion se
dejó sentir hasta en la democracia ateniense,.
donde, en la época de su mayor poder, la Ecclésia popular aprobaba los Pséphismes, que,
casi siempre, eran medidas de simple policía;
pero en cuanto á las leyes propiamente dichas,
no eran dictadas ó modificadas sino por un
Cuerpo diferente y ménos numeroso llamado
el Nomotheae, que tenia tambien el deber de
revisar el conjunto de las leyes y procurar que
lo
146
éstas se conciliasen entre sí. En la Constitucion
inglesa es muy difícil introducir métodos nuevos en el fondo y la forma; pero, comparativamente hablando, no es mucha su repugnancia á dictar nuevas medidas, siempre que se
adapten á las formas y tradiciones existentes.
Paréceme que podria encontrarse el modo de
enriquecer la Constitucion con esta gran ventaja, por medio de la Clímara de los Lores y
sus procedimientos. La creacion de una Comision para preparar los bilis no seria en sí mayor novedad en la Constitucion que la oficina
para la Administracion de la ley de pobres ó
que la comision de cárceles. Podríase, en atencion á la gran importancia y dignidad del cargo,
establecer como regia que toda persona nombrada miembro de la Comision legislativa seria
par vitalicio, á ménos que no fuese destituido á
peticion del Parlamento: es probable que entonces el mismo buen sentido y el mismo buen
gusto que abandonan en la práctica las funciones judiciales de la pairia al cuidado exclusivo
de los lores jurisconsultos, entregasen á los legisladores de profesion la tarea de hacer las leyes, exceptuando los casos en que se tratase de
principios é intereses políticos. Es probable
asimismo que los bills concebidos por la Cá-
147
mara alta fuesen preparados por estos mismos
legisladores, que el Gobierno les confiase la redaccion de todas sus mociones, y que los individuos de la Cámara de los Comunes acabasen
por encontrar mucho más cómodo y .favorable
al éxito de sus medidas un procedimiento, por
el cual, en vez de estender un bill y someterlo
directamente á la Cámara de los Comunes, obtuviesen permiso para presentarlo y vieran que
era enseguida enviado á la Comision legislativa.
Porque naturalmente la Cámara seria libre de
dirigir á la Comision, para que la examinase,
no sólo una materia, sino cualquier proposicion
específica, ó bien un proyecto de bill in extenso, si un individuo se creyese capaz de preparar alguno que fuese digno de pasar á ella:
sin duda alguna, la Cámara dirigiria á la Comision proyectos semejantes, aunque sólo fuese
corno materiales y á causa de las sugestiones
útiles que pudiesen encerrar: mandaria igualmente á, la Comision enmiendas ú objeciones
propuestas por escrito por los miembros de la
Asamblea, referentes á las medidas emanadas
de los comitentes.
La facultad de modificar los bills, otorgada
un Comité elegido entre toda la Asamblea,
no seria abolido formalmente, pero caeria en
148
desuso. No se abandonaria este derecho, pero
se le guardaria en el arsenal, donde están ya el
veto real, el derecho de rehusar subsidios y
otros antiguos instrumentos de guerra politica,
á los cuales no se quiere renunciar, por temor á
que cualquier en circunstancias extraordinarias, no se tenga nuevamente necesidad de ellos.
Merced á este método, la legislacion adquiriria
el lugar que le corresponde, corno obra que exige gran habilidad, gran experiencia y estudios
especiales, mientras que la nacion conservaria
intacta la más importante de sus libertades, la
de no ser gobernada sino por leyes que acepten
sus representantes. Esta libertad tendria más
valor aislada de los inconvenientes sérios, pero
no insuperables que la acompañan, bajo la forma
de un procedimiento legislativo torpemente combinado.
La verdadera mision de una Asamblea representativa no es gobernar, porque es radicalmente impropia para ello, sino vigilar é intervenir el Gobierno; poner á luz todos todos sus
actos; exigir su exposicion y justificacion, cuando
le parezca oportuno; condenarlos, si son censurables; arrojar de su puesto á los hombres que
compongan el Gobierno, si abusan de su empleo ó lo llenan contrariamente á la voluntad
149
manifiesta de la nacion, y nombrar á sus sucesores, sea expresa, sea virtualmente. Hé aquí,
sin duda, un poder bastante vasto y seguridades suficientes para la libertad de la nacion.
Además, el Parlamento está investido de otra
funcion que, por su importancia, no cede á la
anterior; y es el será la vez un Comité de agravios y un Congreso de las opiniones para la
nacion. El Parlamento es la arena donde, no
sólo la opinion general del país, sino la de los
diversos partidos en que se divide, y en lo posible, la de todos los individuos eminentes que
encierra, puede producirse y provocar la discusion. Cada ciudadano está seguro de encontrar allí alguno que exponga su opinion, tan
bien ó mejor que él pudiera hacerlo, y no simplemente á amigos y partidarios, si que tambien á adversarios políticos, con lo que sufrirá
la prueba de la controversia. Allí todas las opiniones en minoría tienen la íntima satisfaccion
de haber sido oídas y rechazadas, no por un
capricho arbitrario, sino por razones reputadas
superiores, y como tales estimadas por los representantes de la mayoría del país. Allí los
partidos y opiniones pueden contar sus fuerzas
y perder sus ilusiones acerca del número y poder de sus huestes. Allí se muestran dominan-
150
tes las opiniones que preponderan en la nacion, y
hacen maniobrar su ejército en presencia del
Gobierno, que de esta suerte puede y debe ceder á ellas ante esta simple manifestacion, sin
esperar á que hagan uso real de su fuerza. Allí,
finalmente, los hombres de Estado comprueban, mejor que en ninguna otra parte, las tendencias que ganan terreno ó declinan entre los
elementos de la opinion y del poder, pudiendo
tomar sus medidas con relacion á las necesidades actuales y á las tendencias que observen en
vías de progreso.
Los enemigos de las Asambleas representativas les reprochan frecuentemente ser el
asiento triunfante de la charlatanería. No sé
que una Asamblea representativa pueda emplear su tiempo más útilmente que hablando,
cuando los asuntos de sus discursos son los
grandes intereses públicos, y cada uno de ellos
representa la opinion de una clase importante
del país ó de un individuo en quien una de esas
clases ha depositado su confianza. Un Congreso
en que cada interés, cada matiz de la opinion
puede ver sostenida su causa, y sostenida con pasion, enfrente del Gobierno y de los demás intereses y opiniones, puede hacer que éstos escuchen
su voz y digan sí á sus exigencias, ó demues-
151
tren claramente por qué dicen no, es una de las
instituciones políticas más importantes del Gobierno libre. Nunca se hubiera rebajado el mérito de los oradores, si no se les hubiese permitido entorpecer la accion, cosa que no sucederá
cuando las Asambleas reconozcan que su mision se reduce á hablar y discutir, mientras
que la accion, como resultado de la discusion,
debe de estar á cargo, no de un cuerpo numeroso, sino de individuos nombrados al efecto,
vigilándolos y procurando que sean elegidos
honrada y acertadamente; pero sin intervenir
su conducta, á no ser para censurarles y sugerirles alguna idea, ó bien, finalmente, para concederles ó negarles la sancion del asentimiento
nacional..
Por falta de esta juiciosa reserva, las Asambleas populares acometen empresas superiores á
su aptitud, como es el gobernar y legislar, no
encontrando para el ejercicio de estas funciones otro mecanismo preferible al suyo propio, aunque cada hora que pasan en esta tarea,
sea realmente una hora robada á sus verdaderos deberes. Pero el hecho mismo que impide á
la Asamblea ser un Consejo de legislacion,
esto es, el que la Asamblea no es un concilio
de los espíritu políticos más esclarecidos del
152
país, cuya opinion nada puede hacer presumir
de cierto sobre las opiniones de la nacion, sino
más bien, cuando está debidamente constituida,
un anfiteatro verdadero de todos los grados de
inteligencia de las clases que tienen voz en el
Gobierno, ese mismo hecho, repetimos, es lo
que la pone en situacion de llenar cumplidamente las otras funciones de que está investida.
La mision de las Asambleas es indicar las necesidades, ser un órgano para las peticiones populares, un palenque de discusion para todas
las opiniones sobre los asuntos públicos, cualquiera que sea su importancia, y á su vez, la
de contener con su crítica, y en caso necesario,
retirándoles su apoyo á los altos funcionarios
que dirigen en realidad la cosa pública ó nombran á sus directores.
Para gozará la vez de las ventajas de la intervencion popular y de los beneficios de una
Administracion y una legislacion hábiles, (cosa
que es más importante á medida que los negocios humanos crecen en consideracion y complegidad) es de todo punto necesario reducir á
sus límites racionales las funciones de los Cuerpos representativos.
Y no es posible acumular estas ventajas sino
separando dichas funciones, confiando la crí-
153
tica y la inspeccion á los representantes de la
mayoría numérica, y el manejo real de los asuntos á un pequeño número de hombres ilustrados, expertos y preparados al efecto por una
educacion y práctica especiales, y que, á pesar
de ello, sean responsables de su conducta ante la
Nacion.
D e s p u e s d e la p r e c e d e n t e d is c u s i o n , n o s
corresponderla investigar cuáles son las funciones propias de los Cuerpos representativos ménos importantes que deberán existir para los
asuntos puramente locales. Esta investigacion
forma parte esencial de nuestra obra; pero debemos aplazarla, por diversas razones, para
despues que hayamos examinado cuál es la
composicion más racional del gran Cuerpo representativo, destinado á intervenir, como soberano, los actos legislativos y la Administracion general del país.
c-
CAPÍTULO VI.
De las enfermedades y peligros á que está
expuesto el Gobierno representativo.
Los defectos de toda forma de Gobierno
son negativos ó positivos. Son negativos, si la
forma de Gobierno no concentra en manos de
las autoridades poderes bastantes para que puedan cumplir sus funciones, ó si no desenvuelve
en grado suficiente, por el ejercicio, las capacidades activas y los sentimientos sociales de los
ciudadanos. No es necesario en el punto á que
hemos llegado en nuestras investigaciones, hablar detalladamente sobre estas dos categorías
de defectos negativos.
Si un Gobierno carece de poder para mantener el órden y favorecer el progreso del pueblo, este hecho dependerá más bien de un es-
156
tado social, generalmente grosero y salvaje, que
de una forma particular de union politica.
Cuando el pueblo está muy apegado á su bárbara independencia, para soportar la dósis de
poder que en su propio interés debiera sufrir,
la sociedad, (como ya dejamos expuesto) no está
aún preparada para el Gobierno representativo.
Cuando haya llegado el momento de que este
Gobierno sea practicable, puede abrigarse la
seguridad de que la Asamblea soberana poseerá
todo el poder que necesite. Y si lo ejecutivo
no reune la parte que le corresponde en este
poder, provendrá de celos de la Asamblea hacia la Administracion, celos que sólo existen
allí donde el poder constitucional que pertenece
á la Asamblea de destituir á los representantes
de la Administracion, no ha sido aún reconocido de una manera formal.
Donde quiera que este derecho constitucional se halla plenamente admitido, (en la práctica lo mismo que en principio) no es de temer
que la Asamblea rehuse confiar á sus propios
Ministros la dósis de poder suficiente. Lo que,
por el contrario, debe temerse, es que voluntariamente le otorgue un poder muy lato, puesto
que el poder del Ministro es el del Cuerpo que
le ha nombrado y le sostiene. Sin embargo,
157
es muy posible que una Asamblea inspectora (y
este es otro de los peligros) prodigue dichos
poderes, pero que en seguida dificulte su ejercicio, que dé la autoridad de una vez y la recupere en detalle, multiplicando los actos aislados
de intervencion en las operaciones administrativas, Nos hemos detenido lo bastante en el capítulo precedente sobre todos los inconvenientes que lleva consigo el que la Asamblea se
apodere del Gobierno mismo, en vez de ceñir
su accion á limitar y contener á los que gobiernan. Contra esta intervencion inoportuna no
hay más garantías que la conviccion fuerte 'y
muy difundida de sus inconvenientes y peligros.
En cuanto al otro defecto negativo que
puede encontrarse en un Gobierno, el de no
.ejercitar en el grado - necesario las facultades
morales, intelectuales y activas de los individuos, ha sido explicado en general, al exponer
los males característicos de despotismo. Entre
las dos formas de Gobierno popular, la ventaja
bajo este punto de vista, corresponde á la que
da mayor extension al ejercicio de las funciones
públicas—sea excluyendo del sufragio el menor
número pasible—sea facilitando á todos los
ciudadanos, en tanto que esto sea compatible
158
con otros fines, igualmente importantes, el
acceso á los detalles de las funciones judiciales
y administrativas, tales como el jurado, los cargos municipales, y garantiendo sobre todo la
mayor publicidad y libertad posible de discusion; con lo que se tiene el medio de dar alguna
parte en el Gobierno, en la instruccion y en el
ejercicio intelectual inherente al manejo de los
poderes públicos, no á algunos ciudadanos sucesivamente, sino, en cierta medida, á todo el
pueblo. Por esto esperamos, para exponer las
ventajas del método por nosotros sostenido y
la medida en que deben perseguirse aquellas, á
que hayamos tratado de los detalles de la Administracion.
Los males y peligros positivos del Gobierno
representativo ó de cualquier forma de Gobierno, pueden reducirse á dos: I.° La ignorancia y la incapacidad generales del Cuerpo
representativo, ó para hablar con más propiedad, la deficiencia de sus capacidades intelectuales: 2.° El peligro de que este Cuerpo no se
halle bajo la influencia de intereses no identificados con el bienestar general de la comunidad.
El primero de estos defectos, la deficiencia
en las cualidades intelectuales, se cree generalmente más propio del Gobierno popular, que
159
de ninguno de los otros. Compárase arbitrariamente la energía de un Monarca, la firmeza
y prudencia de una aristocracia, con las miras
cortas y las vacilaciones de toda democracia, y
esta antítesis no parece muy favorable á las últimas. Sin embargo, estas proposiciones no son
tan fundamentales corno á primera vista parece.
Comparado con la Monarquía pura, el Gobierno representativo no le es en modo alguno
inferior. Exceptuando en una época bárbara, la
Monarquía hereditaria, (no una aristocracia
disfrazada) supera á la democracia en todos los
géneros de incapacidad, que se supone son peculiares á la última. Digo «exceptuando en una
época bárbara,» porque un estado social realmente grosero, garantiza en el Soberano una
verdadera capacidad de inteligencia y accion.
Su voluntad se vé sin cesar contrariada
por la obstinacion de sus súbditos y de ciertos
individuos poderosos entre ellos. 'En las circunstancias por que la sociedad atraviesa, no
experimenta grandes tentaciones de abandonarse á los placeres: la actividad intelectual y
corporal, sobre todo militar y política, hé aquí
sus únicas fiestas: rodeado de jefes turbulentos y
de compañeros desenfrenados, casi carece de
160
de autoridad y no está seguro de mantenerse
largo tiempo en el Trono, si no posee una dósis considerable de audacia personal, de habilidad y de energía. La trágica suerte de Eduardo
II y Ricardo II, las guerras civiles y perturbaciones que estallaron durante el reinado de
Juan y de su inhábil sucesor, explican por qu(.
los Enriques y Eduardos de nuestra historia
son hombres de talento tan elevado. El período
tormentoso de la reforma produjo tambien muchos Monarcas hereditarios eminentes: Isabel,
Enrique II, Gustavo Adolfo: pero la mayor
parte, educados en la escuela de la adversidad,
se ciñeron la Corona por la extincion inesperada de herederos más próximos, ó tuvieron
que luchar con grandes dificultades al comienzo
de su reinado.
Desde que la vida europea ha entrado en
condiciones regulares, es cosa muy rara un Rey
hereditario, que exceda del nivel de lo mediocre,
mientras que la mayor parte de ellos se han
mostrado inferiores á ese nivel, lo mismo como
talento, que como vigor de carácter. Las Monarquías constitucionalmente absolutas no se
mantienen hoy sino gracias á las capacidades intelectuales de burocracias permanentes, salvo se
hallen accidentalmente bajo la direccion de un
161
usurpador de espíritu activo. Los Gobiernos
ruso y austriaco, y áun el francés mismo en su
estado normal, son oligarquías de funcionarios;
y el Jefe del Estado se limita á. elegir los principales de ellos: me refiero á la marcha ordinaria de la Administracion, porque naturalmente
la voluntad del dueño puede determinar con
frecuencia los actos particulares de la misma.
Los Gobiernos que han brillado en la historia por sus talentos y vigor sostenido en la
direccion de los asuntos públicos, han sido las
aristocracias, pero sin excepcion, las aristocracias de funcionarios. Los Cuerpos gobernantes
eran tan poco numerosos, que cada miembro, 6
al ménos cada miembro importante del Consejo, era capaz de hacer y hacia del Gobierno
una profesion activa y la principal ocupacion
de su vida. Roma y Venecia son la s únicas
aristocracias que hayan manifestado grandes
talentos para el Gobierno, obrando por espacio
de muchas generaciones, segun máximas políticas inmutables. Pero en Venecia, aunque la
clase privilegiada fuese numerosa, la direccion
real de los negocios estaba exclusivamente confiada á una oligarquía dentro de la oligarquía,
cuyos individuos consagraban su vida entera
al estudio y manejo de la cosa pública. El Go-
162
bierno romano ofrecía, es verdad, el carácter
de una franca aristocracia como la nuestra.
Pero la corporación que realmente gobernaba, el Senado, se componia de hombres que
habian ejercido funciones públicas, habiendo
desempeñado ó debiendo desempeñar los más
altos cargos del Estado, á cambio de una
terrible responsabilidad en caso de incapacidad
ó de mala fortuna. Una vez miembros del
Senado, se debian durante toda su vida á la
direccion de los negocios públicos: no les
estaba permitido dejar la Italia sino para
atenciones de su cargo; y á ménos que no se
hiciesen arrojar del Senado pór los censores á
causa de su carácter ó de su conducta estimada
como deshonrosa, conservaban hasta el dia de su
muerte sus poderes y su responsabilidad. En una
aristocracia así constituida, cada miembro
sentia que su importancia personal dependia
por entero de la dignidad y esplendor de la
República que administraba y del papel que
era capaz de representar en sus Consejos. Esta
dignidad y este esplendor, eran cosas muy
distintas de la prosperidad y bienestar de los
ciudadanos en general (frecuentemente habia
incompatibilidad completa entre ámbos objetos), pero estaban estrechamente ligadas con
la fortuna en lo exterior y el engrandecimiento
103
del Estado; y por consecuencia, es con la vista
siempre fija en estos fines, como las aristocracias
romana y veneciana desplegaron esos profundos sistemas de política colectiva y esos
grandes talentos individuales para el Gobierno,
que la historia justamente admira.
Vése, pues, que los únicos Gobiernos no
representantivos, sea bajo la forma monárquica,
sea bajo la aristocrática, en que la habilidad
consumada y los grandes talentos políticos hayan sido otra cosa que excepciones, eran esencialmente burocráticos. Ejercian en ellos el
poder gobernantes de profesion, lo que constituye la esencia de la burocracia, y es la verdadera significacion de esta palabra. Que los gobernantes ejerzan el poder por haber sido educados para ello, ó que hayan sido adiestrados,
porque son quienes deben ejercerlo, esto establece importantes diferencias bajo muchas
relaciones, pero ninguna en cuanto al carácter
esencial de la regla. Por otra parte, las aristocracias como la inglesa, donde la clase que posee el poder lo debe únicamente á. su posicion
social, sin estar especialmente consagrada á él,
(donde por consecuencia el poder es ejercido,
no directamente, sino por medio de instituciones representativas, constituidas oligárquica-
164
mente), esas aristocracias, digo, valen, bajo la
relacion intelectual, lo que valen las democracias, ni más ni ménos, es decir, que sus cualidades no han aparecido ni durado, sino lo que
es dado aparecer y durar á un hombre dotado
de grandes talentos y sostenido por una posicion preeminente. Temístocles y Pericles, Washington y Jefferson, no son excepciones más
raras en sus democracias, (y fueron seguramente más brillantes) que los Chattan y los
Péel en la aristocracia representativa de la Gran
Bretaña, ó que los Sully y los Colbert en la
monarquía aristocrática de Francia. Un gran
Ministro, en los Gobiernos aristocráticos de la
Europa moderna, es fenómeno casi tan raro
como un gran Rey.
Por lo tanto, en cuanto al valor intelectual
del Gobierno, deben establecerse comparaciones entre la democracia representativa y la burocracia; pudiéndose prescindir de las demás
formas de Gobierno. Y es forzoso reconocer
que, bajo muchos respectos importantes, la ventaja corresponde á la burocracia: forma costumbres, establece máximas tradicionales, debidamente experimentadas y probadas, y asegura una dósis suficiente de saber práctico en
aquellos que dirigen verdaderamente los nego-
165
cios; pero no es tan favorable á la energía individual del espíritu.
La enfermedad que afecta á los Gobiernos
burocráticos y de que ordinariamente perecen,
es la rutina. Sucumben por la inmutabilidad
de sus máximas, y más aún, por esa ley universal, á virtud de la cual, todo lo que se convierte en rutina pierde su principio vital, y
falto de un pensamiento actual, sigue funcionando, pero mecánicamente y sin cumplir el fin
apetecido. Una burocracia tiende siempre á ser
una pedantocracia. Cuando la burocracia es el
Gobierno verdadero, el espíritu de cuerpo ahoga, como entre los Jesuitas, la individualidad de
sus miembros más eminentes. En la profesion
del Gobierno, como en todas las demás, la opinion de la mayoría es hacerlo todo como se le
ha enseñado: se necesita un régimen popular
para que las concepciones de los génios originales tengan probabilidades de prevalecer sobre
el espíritu inerte y hostil de las medianías que
no ignoran la tradicion, pero carecen de ciencia. Era preciso un régimen popular (prescindiendo del accidente de un déspota muy ilustrado) para que Sir Rowland Hill pudiese
triunfar del Post-office. Un Gobierno popular
le instaló en el Post-office, y esta Administra-
166
don se vió obligada á obedecer la impulsion
dada por un hombre que unía al saber especial,
originalidad y vigor intelectual. Si la aristocracia romana escapó á esta enfermedad característica de las burocracias, lo debió sin duda á
su elemento popular. El pueblo proveia todos
los empleos especiales, los que daban un asiento
en el Senado y los que desempeñaban los senadores. El Gobierno ruso ofrece un ejemplo elocuente de las buenas y malas cualidades de una
burocracia, por sus máximas inmutables, que
persiguen de edad en edad los mismos objetos
con una perseverancia puramente romana; por
la habilidad que despliega en esta obra; por su
estado de hostilidad permanente contra todo
mejoramiento que provenga del exterior; por
su espantosa corrupcion interior; por esa lucha, en fin, en la que el mismo poder autocrático de un emperador obtiene rara vez la victoria, porque la oposicion constante de una colectividad fatiga á la larga la energía caprichosa
é incierta de un solo hombre. El Gobierno
chino, que es una burocracia de mandarines,
presenta, en mi concepto, otro ejemplo de las
mismas cualidades y de idénticos defectos.
Requiérense influencias opuestas en todas
las cosas humanas para que cada una conserve
167
la vitalidad y aptitud indispensables á los fines
que les son propios. Si se persigue un solo
bien, con exclusion de otro que debiera acompañarle, resulta, no que se posee el primero,
mientras se carece del segundo, sino que poco á
poco se pierde el mismo á. que se atendió exclusivamente. Un Gobierno de funcionarios
profesionales no puede llenar muchos fines que
están al alcance de un Gobierno libre; pero tal
vez se le creerá capaz de hacer ciertas cosas
que el Gobierno libre no podria ejecutar por sí
mismo. En mi concepto, sin embargo, para
que un Gobierno de funcionarios cumpla su
propia mision de un modo eficaz y permanente, es
preciso un elemento exterior de libertad. Y por
igual manera, tampoco la libertad producirá
todos sus efectos y frecuentemente fracasará
por completo, si no se halla medio de combinar
con los beneficios de un régimen libre, los de
una Administracion hábil y esperimentada. No
es posible vacilar un minuto entre el Gobierno
representativo, para un pueblo que esté
preparado á recibirlo y la bucocracia más
perfecta que sea dable imaginar; pero á la vez
debe procurarse sobre todo que las instituciociones políticas encierren la dósis más considerable posible de las cualidades de uno y otro
168
sistema. Débese atender, en tanto que ambas
cosas no sean incompatibles, á. que la direccion
de los negocios pertenezca á personas
hábiles, consagradas á esto como á una
profesion, y que los Cuerpos representativos
posean y ejerzan sériamente un derecho de
inspeccion general. Estaríase cerca de
alcanzar este desideratum, si se adoptara la
línea de demarcacion trazada en el capítulo
precedente, entre la mision del Gobierno
propiamente dicho, que no puede ser cumplida
sino mediante estudios especiales; y la de
elegir, vigilar y, en caso necesario, residenciar
á los gobernantes, cuya mision, en el caso
actual, como en cualesquiera otros,
corresponde de derecho, no á los que administran y gobiernan, sino á aquellos en cuyo provecho se ejercen la Administracion y Gobierno.
No se poseerá una democracia hábil, si esta
no consiente en que los actos que exigen habilidad sean ejecutados por personas idóneas. La
democracia tiene bastante que hacer con proveerse de la dósis de capacidad mental suficiente para cumplir su propia obra, que es la de
vigilar y reprimir. ¿Cómo procurarse y asegugurarse esta dósis? Hé aquí una de las cuestiones que es preciso tener en cuenta al resolver
b l
i i
i
d
A
169
blea representativa. Si la composicion de la
Asamblea es defectuosa bajo esta relacion, invadirá por actos especiales la esfera de lo ejecutivo, depondrá un buen Ministro ó nombrará
y sostendrá uno malo, permitirá y hasta autorizará abusos de confianza de parte de los Ministros, se dejará engañar por falsos pretestos, ó
retirará su apoyo á los que tratan de llenar su
cargo concienzudamente, protejerá ó impondrá
una política general, en lo exterior como en lo
interior, egoista, caprichosa, irreflexiva, imprevisora, llena de prejuicios, abrogará buenas
leyes y las dictará funestas, introducirá males
nuevos ó se adherirá. á los antiguos con obstinacion perversa. Quizás tambien bajo la influencia de impulsiones perniciosas, temporales ó
permanentes, que provengan de ella misma ó de
sus comitentes, se prestará á medidas que
prescindan por completo de la ley, en casos en
que la justicia perfecta chocaría con los sentimientos populares. Tales son los peligros del
sistema representativo, si la constitucion de la
representacion no asegura una dósis suficiente
de inteligencia y de saber á la Asamblea representativa.
Examinemos ahora los males que provienen
de que la accion del Cuerpo representativo sea
170
influida principalmente por intereses siniestros
(para emplear la cómoda palabra que Benthan
introdujo), es decir, por intereses que estén
más ó ménos en contradiccion con el bienestar
general de la comunidad.
Admítese generalmente que gran parte de
todos los males inherentes á los Gobiernos monárquicos y aristocráticos provienen de esta
causa. Un Monarca ó una aristocracia aseguran ó creen asegurar su interés, siguiendo una
conducta opuesta á lo que exige el interés general de la comunidad. Por ejemplo, el interés
del Gobierno es imponer crecidas contribuciones; el de la comunidad pagar lo extrictamente
necesario para atender á los gastos indispensables de un buen Gobierno. El interés del Rey y
de la aristocracia gobernante es poseer y ejercer
un poder ilimitado sobre el pueblo, obligándole
á conformarse en un todo á la voluntad y miras
de los gobernantes; el interés del pueblo es verse
tan poco cohibido como lo permita el
cumplimiento de los fines legítimos del Gobierno. El interés, ó al ménos el interés aparente y supuesto del Rey y de la aristocracia,
es no tolerar ninguna censura de sus actos, es
decir, ninguna crítica que pueda ser considerada como una amenaza á su poder, ó como un
171
ataque sério á su libertad de accion: el interés
del pueblo es tener completa libertad para censurar á los funcionarios públicos y todos sus
actos y medidas. El interés de la clase dominante, sea una aristocracia, sea una monarquía
aristocrática, consiste en apoderarse de una variedad infinita de privilegios, que ya la enriquezcan á expensas del pueblo, ya se dirijan
simplemente á. elevarla sobre el nivel del pueblo, ó lo que es lo mismo, bajo otra forma, á
que el pueblo descienda á una posicion inferior,
degradándole. Si el pueblo está, mal dispuesto
hácia sus gobernantes, lo que es infinitamente
posible en semejante régimen, interesa al Rey y
á la aristocracia mantenerle en un grado muy
bajo de inteligencia y educacion, fomentar sus
disensiones é impedirle gozar de ciertas comodidades, por temor á que «engorde y cocee,» segun la máxima del cardenal Richelieu en su célebre testamento político.
Todo lo dicho constituye el interés del Rey
ó de la aristocracia bajo el punto de vista del
egoismo, á ménos que el miedo de provocar la
resistencia, no produzca un contra-peso que
haga inclinarse la balanza. Todos estos males
han sido, y muchos de ellos son aún, el fruto
de los intereses siniestros de los Reyes ó de las
172
aristocracias, cuando su poder es suficiente para
elevarles sobre la opinion del resto de la comunidad: y casi no seria racional esperar otra conducta.
Los peligros expuestos son evidentes en el
caso de una monarquía ó de una aristocracia,
pero se afirma algunas veces demasiado gratuitamente que en una democracia no obrarán las
mismas influencias perniciosas. Mas si se toma
la palabra democracia por lo que ordinariamente significa, es decir, como el Gobierno de
la mayoría numérica, es posible que el poder
dominante se halle bajo la influencia de miras
de clase ó de bandería que le impongan distinta conducta de la exigida por la consideracion imparcial de todos los intereses. Supongamos una mayoría de blancos y una minoría
de negros, ó vice-versa: ¿es creible que la mayoría se muestre equitativa hacia la minoría?
Supongamos una mayoría de católicos y una
minoría de protestantes, ó lo contrario: ¿no
habrá el mismo peligro? O bien, supongamos
una mayoría de ingleses y una minoría de irlandeses, ó el caso opuesto, ¿no será muy probable que suceda lo propio? En todos los paises
hay una mayoría de pobres y una minoría que,
por oposicion, puede ser llamada de ricos. En-
173
tre ambas clases hay en muchos puntos oposicion completa de intereses. Supondremos á la
mayoría lo bastante inteligente para comprender
que no entra en su interés debilitar la propiedad,
y que la quebrantaria todo acto de expoliacion
arbitaria. ¿Pero no es muy de temer que eche la
mayor parte, ó tal vez todo el gravamen de los
impuestos, sobre lo que se llama propiedad territorial
y sobre las rentas más crecidas, y que en seguida
aumente las contribuciones, bajo el pretexto de
que las invierte en provecho é interés de la clase
obrera? Supongamos aún una minoría de
obreros hábiles, una mayoría inhábil, y como lo
justifica la experiencia de numerosas asociaciones
de trabajadores, ménos que hayan sido
implacablemente
calumniadas),
veremos
i m p u e s t a c o m o u n a o b l i g a c i o n l a igualdad de
salarios, y abolida la obra á destajo y todas las
pr á cticas, mediante cuyo empleo pueden
aspirar á una mayor recompensa las actividades y
talentos superiores. Ensayos legislativos para
elevar los salarios ó limitar la concurrencia en
el trabajo,—tasas ó restricciones respecto de las
máquinas y perfeccionamientos de toda especie
que tiendan á suplir el trabajo, tal vez la
proteccion del productor indígena
contra la industria extranjera,—he aquí los re-
174
sultados naturales (no afirmaré que probables)
del interés y del sentimiento en que se inspiraria una mayoría de trabajadores manuales.
Se nos dirá. que nada de esto constituye el
interés real de la clase más numerosa; á lo que
yo contestaré que si la conducta de los séres
humanos no estuviese determinada sino por las
consideraciones de su interés real, ni la monarquía ni la oligarquía serian tan malos Gobiernos como son; porque, seguramente, se han
empleado y áun se emplean argumentos muy
poderosos para demostrar que es la más envidiable de las posiciones la de un Rey ó de un.
Senado que gobiernan con justicia y prudencia
un pueblo activo, rico, inteligente y dotado de
eminentes cualidades. Pero los reyes han considerado rara vez, bajo este punto de vista, su
interés personal, y las oligarquías no lo han
hecho nunca: ¿por qué, pues, esperaríamos un
criterio más noble en las clases obreras? No es
su interés lo que debe considerarse, sino la opinion que de él se forman; y si alguna teoría de
Gobierno afirma que la mayoría numérica hará
habitualmente lo que jamás han hecho, ni se
espera que hagan, (salvo casos muy excepcionales), los demás depositarios del poder, á saber—que dirigirá. su conducta segun su interés
175
verdadero en oposicion á su interés inmediato y
aparente—esa teoría está. juzgada. A ciencia
cierta, nadie dudará de que las medidas á que
ántes hemos aludido y muchas otras no mejores, no favorezcan el interés inmediato de la
masa de los obreros poco hábiles. Lo favorecerian al ménos durante la generacion actual; porque el decaimiento de la industria y de la actividad y la diseminacion de los estímulos para el
ahorro, consecuencia final de dichas medidas,
apénas dejaria sentir su influencia sobre la clase
de obreros inhábiles en el espacio de una sola
generacion.
Algunos de los cambios más funestos para
los pueblos han sido ventajosos en cuanto á
sus efectos inmediatos y aparentes. El establecimiento del despotismo de los Cesares fué un
gran beneficio para toda la generacion contemporánea. Puso fin á la guerra civil y freno
á las malversaciones y la tiranía de los procónsules, y dió impulso á la vida elegante y á la
cultura intelectual que no se relacionaba con la
política. En fin, bajo aquel despotismo, viéronse
aparecer los monumentos literarios, que d eslumbrad
la imaginacion de esos lectores superficiales
de la historia, quienes no reflexionan que los
hombres á que el despotismo de
176
Augusto, (lo mismo que el de Lorenzo de M édicis y de Luis XIV) debió su explendor, fueron educados por la generacion precedente.
Las riquezas acumuladas, la enerjía y actividad mentales producidas por los siglos de libertad, subsistieron en provecho de la primera generacion de esclavos. Sin embargo, allí
comenzó un régimen, bajo cuya influencia toda la civilizacion adquirida hasta entónces estinguióse insensiblemente, á tal punto que el
imperio, cuyas fronteras abarcaban el mundo,
lo perdió todo, su potencia militar inclusive, é
invasores que tres ó cuatro legiones bastaban antes á rechazar, tuvieron la fortuna de
recorrer y ocupar casi la totalidad de su vasto territorio. La nueva impulsion dada por el
cristianismo llegó en el momento preciso de
salvar las letras y las artes, ahorrando á la especie humana una recaida en plena y acaso incurable barbarie.
Cuando se habla del interés de una Asamblea ó de un hombre como del principio que
determina sus actos, el saber cuál seria ese interés á los ojos de un observador imparcial, es
uno de los elementos ménos importante de la
cuestion. Como observa Coleridge, el hombre
crea el motivo, no el motivo al hombre. Lo que
177
un hombre interesa hacer ó no hacer, depende
ménos de las circunstancias exteriores que de
las individuales. Si se desea saber lo que en la
práctica constituye el interés de una persona, es
forzoso conocer la direccion habitual de sus
pensamientos y de sus sentimientos. Todos
tienen dos clases de intereses: unos á que
atienden; otros que descuidan: hay intereses
que son exclusivos de cada individuo, y el
egoista los satisface, abandonando los demás.
Hay intereses inmediatos é intereses remotos; y
el hombre imprevisor cuidará. de los primeros,
olvidando los segundos'. poco importa, que,
bien pensado, sean estos los más considerables,
si sus hábitos le llevan á fijar sus pensamientos
y sus deseos únicamente en aquellos. En vano se
procuraria persuadir al hombre que golpea á
su mujer y maltrata á sus hijos, de que seria
más feliz si viviera en buena armonía con
ellos: lo seria ciertamente si por su carácter y
hábitos se prestase á vivir en esa forma; pero
no es así, y probablemente será demasiado
tarde para que adquiera las condiciones que le
faltan. En su estado presente, cree preferible
la satisfaccion de su instinto de mando y de sus
feroces pasiones al bienestar y afecto de los que
de él dependen. El bienes-12
178
tar de éstos nada le importa, y en cuanto á
su afecto, no lo comprende. Su vecino que no
piensa lo mismo, es sin duda más dichoso que
él, pero si se le pudiera convencer de ello no
se lograria sino exasperar su mal carácter é
irritabilidad. Generalmente, el hombre que ama á
sus semejantes, á su pais ó á la humanidad es
más feliz que el que carece de estas afecciones;
pero ¿de qué sirve predicar esta doctrina al que
no se cura sino de su propia tranquilidad y de su
bolsa? ¡Lo mismo daría demostrar al gusano
que se arrastra por el suelo cuánto más le
valdria ser un águila! Ahora bien, es hecho
universalmente observado que las dos tendencias defectuosas de que se trata, que preferimos
nuestros intereses egoistas á los que nos son
comunes con otros, y los inmediatos y directos á
los indirectos y lejanos, son rasgos característicos que engendra y desenvuelve muy especialmente la posesion del poder. Desde que
un hombre 6 una clase posee el poder, el interés individual de aquél ó el exclusivo de ésta,
adquiere á sus ojos una importancia completamente
nueva. Viendo que los demás les adoran,
llegan á ser objeto de su propio culto, creyéndose con derecho á ser tenidos en mucho más que sus conciudadanos, miéntras que
179
la facilidad que tienen de hacer lo que les agrada sin inquietarse por los resultados, debilita
insensiblemente sus hábitos de prevision, como
en aquellas cosas que directamente les interesan.
La tradicion y experiencia universales enseñan
que los hombres son corrompidos por el poder.
Todos sabemos cuán absurdo seria creer que lo
que un hombre es ó hace corno simple particular, lo será ó lo hará ejerciendo el despotismo,
cuando todos los malos instintos de su naturaleza, en vez de estar comprimidos y ser llamados al órden por cada circunstancia de su vida
y por cada uno de los que le rodean, serán
adulados por todos y servidos por todas las
circunstancias. Igualmente absurdo seria fundar
parecidas esperanzas en una clase de hombres,
el pueblo ( demos ) ó cualquiera otra. Tan modestos, tan asequibles á la razon como los hombres nos parezcan mientras sienten sobre sí un
poder superior, tanto más debemos temer que
cambien completamente bajo esta relacion el
dia que se consideren los más fuertes.
Los Gobiernos deben establecerse para séres humanos, tales como estos son, ó tales
como próximamente pueden llegar á ser. Ahora,
en todos los grados de cultura, los intereses
por que los hombres son dirigidos cuando pien-
180
san tan sólo en los suyos personales, son casi
exclusivamente aquellos que saltan á la vista
y que obran sobre su condicion actual. No hay
para elevar los espíritus y las miras de una
clase á intereses lejanos y no palpables, mas que
la consideracion desinteresada de los demás, y
sebre todo, de la posteridad, del país ó de la humanidad, consideracion fundada, ya en la simpatía, ya en un sentimiento reflexivo: y no
puede sostenerse que una forma de Gobierno
sea racional, cuando tiene por condicion que
esos principios elevados serán los motivos más
influyentes de la conducta de séres humanos
ordinarios. Puede contarse con cierto grado de
conciencia y de espíritu público desinteresado
en los individuos de toda comunidad idónea
para el Gobierno representativo: pero sin esperar que haya en ellos la dósis necesaria de
estas cualidades, combinada con el discernimiento intelectual suficiente para resistir todos
los sofismas plausibles que tiendan á disfrazar
en interés general y en precepto de justicia y
de bien público, el interés de su clase. Esta
confianza seria ridícula. Sabemos todos qué excusas pueden imaginarse en apoyo de todo acto
injusto, propuesto, sin embargo, por el bien
imaginario de la masa. Sabemos cuántos hom-
181
bres que, por otra parte, no son tontos ni malvados, han creido justificada la bancarota del
Estado. Sabemos cuántos hay que no están desprovistos de talento ni de gran popularidad,
que hallan justo cargar todo el fardo del impuesto sobre las economías realizadas bajo el
nombre de propiedad inmueble, permitiendo á
los que, así como sus padres, han gastado siempre todo lo que reciban, quedar, en recompensa de su ejemplar conducta, libres de toda
carga. Sabemos qué poderosos argumentos,
tanto más peligrosos cuanto que encierran
porcion de verdad, pueden emplearse contra
la herencia, contra el derecho de legar, contra
toda ventaja que una persona parezca tener
sobre otra. Sabemos cuán fácilmente puede
demostrarse la inutilidad de casi todos los ramos de la ciencia para la completa satisfaccion de los que nada saben. ¿Cuántos hombres no hay que sin ser completamente estúpidos, consideran el estudio científico de las lenguas como inútil, la literatura antigua como
inútil, toda erudicion como inútil, la lógica y
la metafisica como inútiles, la poesía y las bellas artes como ociosas y frívolas, y la economía
política como simplemente dañosa? La historia
misma ha sido declarada inútil y perjudicial
182
por hombres entendidos. Si el pueblo se sintiese impulsado á dudar de todas esas grandes
cosas, sólo reconoceria como útil el conocimiento de la naturaleza exterior, empíricamente adquirido, que sirve directamente para
la produccion de los objetos necesarios á la existencia ó agradables á los sentidos.
¿Dónde están los hombres de conciencia
bastante escrupulosa, tan justos con lo que
hiera su aparente interés, que desechen esos
sofismas y tantos otros como por todas partes
les asaltaran en el poder, impulsándoles á sobreponer sus inclinaciones particulares y las
miras limitadas de su egoismo á la justicia, al
bien público y al porvenir de su país? Es menester no contar con este prodigio, ni áun tratándose de espíritus mucho más cultivados que
los de la generalidad.
Por lo tanto, uno de los peligros mas grandes de la democracia (y de toda forma de gobierno) consiste en los intereses siniestros de
los que poseen el poder: este peligro es el de
una legislacion de clase, de un Gobierno que
busque, (sea que lo consiga, sea que sucumba en la empresa), el provecho inmediato de
la clase dominante en detrimento duradero
de la masa. Y lo primero á que debe atenderse
183
cuando se determina la mejor constitucion del
Gobierno representativo, es á precaverse contra este mal.
Si consideramos corno una clase, políticamente hablando, un número cualquiera de personas que tienen el mismo interés siniestro, es
decir, cuyo interés directo y aparente engendra la
misma especie de medidas perjudiciales, el
desideratum será que ninguna clase ni ninguna
asociacion de ellas sea capaz de ejercer influencia
preponderante en el Gobierno. Las comunidades modernas donde no existen sérias antipatías de raza, de lenguaje ó de nacionalidad, pueden considerarse divisibles en dos
grandes secciones que corresponden, salvos algunos matices, á dos categorías opuestas de intereses aparentes. Llamésmoslas (para emplear
términos breves y generales), á la una, seccion
de trabajadores y á la otra, seccion de proveedores de trabajo: incluyendo en la segunda, no sólo á
los capitalistas retirados y á los que han heredado su fortuna, sino á esos productores generosamente remunerados, (las profesiones liberales),
cuya educacion y manera de vivir les asimilan á
los ricos, y cuya perspectiva y ambicion es
elevarse hasta esta clase; y colocando á la vez
entre los trabajadores á esos pequeños capita-
184
listas, cuyos intereses, hábitos y educacion, les
han dado los deseos, gustos y fines de las clases
obreras, condicion en que se encuentra considerable núme:o de pequeños comerciantes.
Si fuera posible crear y sostener un sistema
representativo teóricamente perfecto en una sociedad compuesta en esa forma, su organizacion
deberia ser tal, que las dos clases mencionadas
se mantuviesen en equilibrio, teniendo cada
una á su disposicion igual número de votos en
el Parlamento; puesto que, suponiendo que la
mayoría de cada clase se guiara principalmente
en toda divergencia de opiniones por sus intereses peculiares, habria una minoría en cada
clase, que subordinaria esta consideracion á la
razon, á la justicia y al bien de la colectividad;
y esa minoría, uniéndose á la masa de la otra
clase obtendria el triunfo sobre su propia mayoría, indigna de prevalecer. ¿Por qué en toda
sociedad medianamente constituida, la justicia
y el interés general acaban por imponerse? Porque hay más de un egoismo en la humanidad.
Cíertos egoismos corren paralelos al mal, pero
otros están identificados con el bien; y las personas dirigidas por consideraciones más elevadas, aunque por su escaso número no puedan
prevalecer por sí mismas, llegan á ser bastante
185
fuertes, despues de discusion y agitacion suficientes, para que prevalezca el grupo de intereses privados, cuyas conclusiones son las mismas
que las de su desinterés. El sistema representativo deberia estar constituido de forma que
mantuviese este estado de cosas; no deberia
permitirse á ningun interés de clase que fuera
bastante poderoso para imponerse á. la verdad
y la justicia, unidas á los intereses de las otras
clases. Deberia haber siempre un equilibrio tal
entre los intereses particulares, que ninguno pudiese contar con el triunfo, sino á condicion de
atraerse á la mayor parte de las personas que
obran segun motivos más elevados y miras más
vastas y lejanas.
CAPITULO VII.
De la democracia falsa y de la verdadera; de la
representacion de todos y de la representacion
tan sólo de la mayoría.
Acabamos de ver que los peligros á que se
halla expuesta la democracia representativa,
son de dos géneros; proceden los unos de la
existencia de un grado muy inferior de ilustracion en el cuerpo representativo y en la opinion
pública que lo juzga; se derivan los otros de la
posibilidad de una legislacion de clase por parte
de la mayoría numérica . Tócanos examinar
ahora hasta qué punto es posible (sin comprometer los beneficios característicos del Gobierno
democrático) organizar la democracia para
destruir esos grandes males, ó al menos para
disminuirlos en la medida que esté al alcance
de una combinacion humana.
188
Ensayase ordinariamente remediarlos limitando el carácter democrático de la representacion por medio de la restriccion mayor ó menor del sufragio. Pero hay una consideracion
que es preciso no perder de vista y que modifica mucho las circunstancias en que esta restriccion parece necesaria. Una democracia con
derechos iguales y universalmente reconocidos
en una nacion cuya mayoría numérica se componga de una sola y misma clase, va siempre
acompañada de notables inconvenientes; mas lo
que agrava considerablemente estos males es la
falta de igualdad en las democracias que hoy
existen; vése en ellas hasta una desigualdad sistemática en favor de la clase dominante. Confúndense dos ideas muy distintas bajo la palabra democracia. La idea pura de la democracia,
segun su definicion, es el gobierno de todo el
pueblo por todo el pueblo igualmente representado. La democracia, tal como se concibe y
practica actualmente, es el gobierno de todo el
pueblo por una simple mayoría del pueblo, exclusivamente representada. En el primer sentido, la palabra democracia es sinónima de
igualdad para todos los ciudadanos; en el segundo, (y se confunden ambos de un modo
extraño), significa un gobierno de privilegio en
189
favor de una mayoría numérica, que, de hecho,
es la única que tiene voz y voto en el Estado.
Esta es la consecuencia inevitable de la manera
cómo se recojen los votos, con exclusion completa de las minorías.
Grande es en esta esfera la confusion de
ideas; pero es tan fácil hacerla desaparecer, que
podría creerse suficiente la más ligera indicacion
para colocar el asunto en su verdadero punto
de vista. Y así seria sin el poder del hábito,
gracias al cual la idea más simple, si no es familiar, tarda tanto tiempo en ser comprendida
como la más complicada. La minoría debe ceder á la mayoría; el menor número al mayor:
esta es una idea sencillísima, y á virtud de ella
se cree que no hay que inquietarse por otra
cosa, no ocurriéndose á nadie que puede haber
un término medio entre dar al menor número el
mismo poder que al mayor, y prescindir
completamente de él. En un Cuerpo representativo que realmente delibera, la minoría debe
quedar supeditada en todas las cuestiones, y en
una democracia, dond e la igua ld ad exista,
(puesto que las opiniones de los comitentes, si
son sinceras y arraigadas, determinan las del
Cuerpo representativo), la mayoría del pueblo,
por medio de sus representantes, prevalecerá
190
y obtendrá el triunfo en las votaciones sobre
la minoría y sus representantes. Pero se sigue
de aquí que la minoría ha de carecer por completo de representacion? Porque la mayoría
deba prevalecer sobre la minoría, ¿es necesario
que la primera tenga todos los votos y la segunda ninguno? ¿Es necesario que esta no sea
ni áun oída? Sólo un habito y una asociacion
de ideas inmemoriales pueden reconciliar á un
sér racional con una injusticia inútil. En una
democracia realmente igual, todo partido, cualquiera que sea, deberá estar representado en
una proporcion, no superior, sino idéntica, al
número de sus individuos. La mayoría de representantes ha de corresponder á la mayoría
de electores; pero por la misma razon toda minoría de electores debe tener una minoría de
representantes. Hombre por hombre, la minoría debe hallarse tan completamente representada
como la mayoría. Sin esto, no hay igualdad en
el Gobierno, sino desigualdad y privilegio: una
fraccion del pueblo gobierna á todo el resto:
hay una porcion á la que se niega la parte de
influencia que le corresponde de derecho en la
representacion, violando los principios de justicia social, y sobre todo, el de la democracia,
que proclama la igualdad, como su raiz misma
y fundamento.
191
La injusticia é infraccion del principio no
resultan ménos evidentes porque sea una minoría la que sufra las consecuencias, pues no hay
igualdad en el sufragio allí donde el voto de un
individuo aislado no tenga el mismo valor que
el de otro cualquier indivíduo en la comunidad.
Pero no es únicamente la minoría la que sufre
con esto. La democracia así constituida no alcanza su fin ostensible, el de dar siempre el poder á la mayoría numérica: hace algo muy diferente; lo entrega á una mayoría de la mayoría
que quizas no sea, y frecuentemente no es más
que una minoría en la colectividad. En los casos
extremos es principalmente donde se ve el
valor de un principio. Supongamos, pues, que
en un país regido por el sufragio igual y
universal, haya una eleccion disputada en cada
colegio, y que en cada uno se gane la eleccion
por una pequeña mayoría. El Parlamento no representaría más que la simple mayoría de la nacion. Este Parlamento discute leyes y toma
medidas importantes bajo la influencia de una
simple mayoría de su seno. ¿Qué garantías hay
de que estas medidas estén de acuerdo con los
deseos de la mayoría del pueblo? Es probable
que la mitad de los electores, vencida en los comicios, sea, si no en su totalidad, en su mayor
192
parte al ménos, hostil á esas medidas, habiendo
votado contra sus autores. En cuanto á los demás electores, la mitad ó poco ménos de los
representantes por ellos elegidos, han votado
contra dichas medidas. Es, pues, posible, y
áun probable, que el criterio que ha prevalecido agrade solamente á la minoría, por más
que constituya la mayoría de esa parte de la
nacion, á quien las leyes del país erigen en clase
dominante. Si la democracia significa el ascendiente cierto de la mayoría, no tiene otro medio de garantirlo que permitiendo á cada cifra
individual ser sumada igualmente en la adiciona
Si hay una minoría dada de lado, sea de intento,
sea por la manera como funciona el mecanismo,
el poder no pertenece á. la mayoría, sino á una
minoría en todas partes, ménos en el Parlamento.
La única respuesta plausible es que, como
la opinion dominante varia segun las localidades, la que esté en minoría en algun distrito,
obtendrá la mayoría en otro, con lo que todas
las existentes en los colegios electorales tendrán
su justa parte de representacion. Esto es verdad, generalmente hablando, en el estado presente del derecho electoral, y sin ello pronto seria evidente el desacuerdo de la Asamblea con
•r"..-•7
19
el sentimiento general del país. Pero deja de
ser cierto cuando se concede el derecho electoral
á la mayor parte, y especialmente si se reconoce
á todos; porque en este caso, en todas las
localidades se compondrá. la mayoría de trabajadores manuales, y cuando haya una cuestion
pendiente, en la cual esta clase no se halle de
acuerdo con el resto de la comunidad, las demás no lograrán hacerse representar en ninguna
parte. Aun al presente, ¿no es grave mal el que
gran número de electores, cualesquiera que
sean su deseo y su pasion de tener un representante, no vean en el Parlamento un miembro
votado por ellos? ¿Es justo que todo elector de
Marylebone esté obligado á que lo representen
los candidatos de las Asambleas parroquiales?
¿todo elector de Fimburg ó de Lamberth los
de los tenderos (como generalmente se cree?)
Los colegios á que casi siempre pertenecen las
personas mejor dotadas en punto á cultura intelectual y espíritu público, los de las grandes
poblaciones, están ahora, en su mayor parte, ó
no representados ó mal representados. Los electores que no son del mismo partido político que
la mayoría local, carecen de representacion ; y en
cuanto á los del mismo partido, gran número
de ellos están mal representados, porque se
ti
13
•
194
les obliga á aceptar el candidato que goza de
más simpatías en el partido, aunque sus opiniones difieran tal vez de las suyas en muchos
puntos. Bajo ciertas relaciones, este estado de
cosas es peor que si la minoría careciese del
derecho de votar: porque entonces, la mayoría
podria elegir entre lo mejor de su seno un
miembro que la representase dignamente, mientras que hoy la necesidad de no dividir al partido por temor á favorecer al contrario, impulsa á
todos á votar, sea por la primera persona
que se presenta con la escarapela de aquel, sea
por la que designan los jefes del mismo; quienes haciéndoles el honor que frecuentemente
no merecen, de suponer que su eleccion no es
dirigida por sus intereses personales, se ven precisados, para contar con todas sus fuerzas, á
presentar un candidato, al cual, nadie en su
comunion política, tenga sérias objeciones que
oponer; es decir, un hombre que carezca de
originalidad, de opiniones conocidas, á excepcion del programa del partido.
Los Estados-Unidos ofrecen un ejemplo
elocuente de lo que decimos: allí, en la eleccion
de presidente, nunca el partido más fuerte osa
lanzar al público los nombres de sus individuos
más importantes, porque por el hecho tan sólo
195
de que estos indivíduos han estado largo tiempo
en evidencia, una ú otra parcialidad tendrá alguna objecion contra él; de consiguiente, estará
ménos seguro de reunir todos los votos, que
una persona de la que nunca se haya oido hablar. Así es que la persona designada, áun por
el partido más fuerte, quizás no representa
realmente sino el espíritu de algunos individuos que pertenecen á la pequeña fraccion, con
cuyo apoyo este partido excede al otro. Toda
seccion, cuyo concurso se necesita para el triunfo, puede oponer su veto al candidato. Cualquiera de ellas, más obstinada que las otras,
puede obligar al resto á que acepten el suyo; y
por desgracia, esta obstinacion se encuentra
más bien en los que muestran tan gran empeño
dejándose guiar por su propio finte: és, que en
aquellos cuya conducta esta dirigida por los motivos del bien público. Generalmente hablando,
la eleccion de la mayoría está determinada por
la fracc i on más tímida, de miras más limitadas y
más llena de prejuicios, ó por la que más
obstinadamente defiende sus intereses de clase:
y los derechos electorales de la minoría, en
vez de servir al fin para que son recogidos los
votos, sélo dan por resultado imponer á la
mayoría un candidato elegido entre lo más
1
196
insignificante ó inferior que en sí encierra.
No es sorprendente que reconociendo estos
males, muchas gentes los reputen como el precio necesario de un Gobierno libre. Tal era la
opinion de todos los amigos de la libertad hasta
época muy reciente: el hábito de juzgarlos irremediables es tan inveterado, que parece haberse perdido la facultad de mirarlos como cosas á que voluntariamente se pondria fin si se
pudiese. Desesperar de una cura y negar la enfermedad, son dos hechos que se tocan de cerca;
de ahí cierta aversion á ver proponer un remedio, como si el que lo propone crease el mal,
en vez de ofrecer su tratamiento. De tal modo
se está habituado á esos males, que se encuentra
poco razonable, ya que no reprensible, quejarse
de ellos. Sin embargo, puedan ó no evitarse,
debe ser un amante muy ciego de la libertad aquel á quien no le pesen y no se regocije
descubriendo que es posible dispensarse de
sufrirlos. En el punto á que hemos llegado,
nada es más cierto: la eliminacion virtual de
la minoría no es, como se cree, consecuencia necesaria ó natural de la libertad; es, por
el contrario, cosa diametralmente opuesta al
primer principio de la democracia, que se funda en la representacion proporcionada al nú-
197
mero. Es parte esencial de la democracia que
las minorías tengan una justa representacion:
sin ésto, no hay verdadera democracia; sólo
existe una falsa esperiencia de ella.
Los que han visto y sentido, aunque no en
toda su intensidad, la fuerza de estas consideraciones, han propuesto diversos expedientes,
con los que es fácil atenuar el mal en mayor ó
menor grado. Lord John Russell, en uno de
sus bills de reforma, introdujo una cláusula por
la cual ciertos colegios electorales estarian facultados para elegir tres candidatos, no permitiendose á cada elector votar más que por dos ;
y M. Disraeil, en recientes debates, ha recordado este hecho, reprobándoselo. Piensa, al parecer, que el hombre de Estado conservador no
debe ocuparse más que en los medios, rechazan desdeilosamente toda unidad de sentimiento con cualquiera que haya sido llevado á
pensar, aunque sea por una sola vez, en los
fines. (i) Otros han propuesto que no fuese
(i) Este error de M. Disraeli, del que Sir Johon
Packington, con gran honor por su parte, protestó
en la primera ocasion que tuvo, es ejemplo elocuente,
entre otros muchos, de cuán mal entienden los prin.
cipios conservadores los jefes del partido conservador. Sin pretender que los partidos políticos posean
198
permitido al elector votar más que por un candidato. Por uno ú otro de estos planes, toda
minoría que igualase ó excediese á la tercera
parte del colegio local, podria, si no aspirase á
más, nombrar un miembro de cada tres. Llegaríase más fácilmente al mismo resultado si,
como proponia en un folleto lleno de talento
M. James Garh Marshall, el elector conservase
la dósis suficiente de virtud y de discernimiento para
comprender y aplicar con oportunidad las doctrinas
de sus adversarios, puede decirse, sin embargo, que
se operaria un gran progreso, si cada partido comprendiese sus propios principios y conformase á ellos
su conducta. Feliz seria Inglaterra si los conservadores votasen consecuentemente por todo lo que es
conservador, y los liberales por todo lo que es liberal.
No tendríamos entonces que esperar por tanto tiempo reformas que, corno el sistema actual de medidas
y otras muchas, son á la vez eminentemente conservadoras y eminentemente liberales. Siendo los conservadores, por la ley de su existencia, el partido de
miras más limitadas, tienen que reprocharse bajo
este concepto gravísimas faltas: y triste es decirlo,
pero si se propusiese sobre cualquier asunto una medida que fuese previsora, ámplia y realmente conservadora, á tal punto que los liberales se viesen precisados á suscribirla, la gran masa del partido conservador se levantaría contra ella impidiendo que
fuese aprobada.
( N. del A.)
199
sus tres votos, pero quedando en libertad de
darlos al mismo candidato. Estos planes, aunque ciertamente valen más que nada, son meros paliativos, y no alcanzan el fin deseado sino
de una manera muy imperfecta, puesto que las
minorías locales inferiores á la tercera parte del
colegio y todas las distribuidas, por numeresas
que fuesen, en colegios electorales diferentes,
carecerian de representacion. No obstante, es
lamentable que ninguno de estos planes haya
sido puesto en ejecucion, porque se habria reconocido el verdadero principio y preparado el
camino para su aplicacion más completa. Pero
no se obtendrá. nunca la verdadera igualdad en
la representacion, mientras que todo número de
electores que alcance la cifra ordinaria de un
colegio local no pueda ponerse de acuerdo (aunque esté diseminado en el país) para nombrar
un representante.
Este grado de perfeccion en la representacion habia parecido impracticable hasta el dia
en que un hombre de gran talento, capaz á la vez
de miras extensas y generales y de combinaciones de detalles prácticos, M. Thomas Hare, probó su posibilidad, trazando para ello un
plan que ha figurado en un proyecto parlamentario; plan que tiene el mérito, casi sin igual,
200
de desenvolver un gran principio de Gobierno,
hasta aproximarse á. la perfeccion ideal en lo
referente al objeto propuesto, mientras que alcanza fortuitamente otros muchos de casi igual
importancia.
En este plan, la unidad representativa, es
decir, el número de electores que tiene derecho
para nombrar un representante, se determina
por el procedimiento empleado para obtener
las medianas; esto es, dividiendo el número de
representantes por el de votantes:, todo candidato que alcanzase este cociente, seria nombrado representante, aunque los votos hubieran
sido dados acá y allá. en gran número de colegios electorales. Los votos se depositarían
como ahora, localmente; pero los electores podrían votar por todo el que solicitara sus sufragios en cualquier distrito del país. Los electores que no quisieran ser representados por ninguno de los candidatos locales, coadyuvarian
con su voto al nombramiento de la persona
que más les agradase de cuantas aspirasen á este
honor. Por tal manera, tendrian realidad los
derechos electorales de la minoría, que hoy se
ve virtualmente despojada de ellos. Pero es importante que no sólo los que rehusan votar
por los candidatos locales, sino los que votan
201
por ellos y son derrotados, pueden hallar en
otra parte la representacion que no han logrado
en su propio distrito. Para esto se ha imaginado
que cada elector deposite sus votos por medio
de una lista que contenga varios nombres, además
del candidato preferido. El voto de un elector no
serviria más que á un candidato; pero si no
triunfase el primero á quien lo diese, por no haber
obtenido el cociente, tal vez el segundo seria más
feliz.
El elector escribiria en su lista cualquier
número de nombres, en el órden de su preferencia, de forma que si los que encabezaran la
lista no llegasen al cociente ó lo alcanzaran sin
su voto, fuera éste aprovechado por algun otro, á
cuyo nombramiento concurriria. A fin de
obtener el número de miembros necesario para
completar la Cámara, y tambien con objeto de
impedir á los candidatos muy populares absorber todos los sufragios, no se contarian á nadie
más votos que los necesarios para su eleccion:
los demas electores que hubieran votado por él,
verian asignar sus sufragios á la primera persona que en sus listas respectivas los necesitase y
que con ellos pudiera cubrir el cociente. Para
determinar entre todos los votos obtenidos por
un candidato cuáles serian los computados para
202
su nombramiento y cuáles se darian á otros, se
han propuesto varios medios,pero no nos corrresponde hablar de ellos aquí. Naturalmente,
todo candidato guardaria los votos de los que
no quisieran ser representados por ningun otro;
y para los demás podria apelarse á la suerte,
expediente bueno á falta de otro mejor.
Remitiríanse las listas á una oficina central donde
los votos serian contados, clasificados y
ordenados por primero, segundo, tercero, etc.,
consignando los nombres de los candidatos
que obtuvieran el cociente, y prefiriendo,
para completar éste, los primeros votos á los
segundos, éstos á los terceros y así
sucesivamente. Las listas de votos y todos los
demás elementos del cálculo se expondrian en
depósitos públicos accesibles á todos los
interesados; y si alguno que hubiese obtenido el
cociente, no hubiera sido nombrado, le seria
fácil probar su derecho. Hé aquí los
principales rasgos del plan. Al que desee
reconocer más detalladamente su sencillo
mecanismo, le recomiendo el Tratado de M.
Hare sobre la eleccion de representantes,
(pequeño volúmen dado á luz en 1859), y el
folleto de M. Enrique Fawcét, publicado
en 1860 y titulado «El Bill de reforma de
M. Hare, simplificado y explicado.» Esta última
obra es una
a
203
exposicion muy clara y concisa del plan reducido á sus elementos más simples, por la supresion de algunas medidas de M. Hare, que perjudicaban á la sencillez del procedimiento, sin añadirle grandes ventajas prácticas. Me atrevo á
predecir que cuanto más se estudien estas obras,
mejor se comprenderá lo practicable que son las
reformas que defienden y cuán inmensas sus
ventajas. Lo son á tal punto y tan numerosas,
que, por mi parte, colocaré dicho plan entre
los mayores progresos realizados hasta el presente en la teoría y práctica del Gobierno. (1)
(i) Además de los procedimientos de que se
hace mencion en el texto, el del voto limitado y el
del voto acumulativo, (métodos empíricos), en que el
autor apenas se detiene por ser de facilísima inteligencia, y el sistema del cociente ó de M. Hare (método
racional), ámpliamente desenvuelto por M. Stuar Mill,
se ha propuesto otro con el nombre de método de las
listas concurrentes, del que vamos á dar una
ligerísima idea, tomándola de un folleto recientemente publicado por A. Brunialtti. Consiste dicho
procedimiento en lo siguiente: En cada colegio los
partidos publican las listas de candidatos, y para que
éstas presenten un carácter de seriedad, se puede pedir que cada una esté firmada por cierto número de
electores, y limitar su número á tres, por ejemplo.
Cada elector vota por los candidatos que desea, y si
204
Primeramente este plan asegura la representacion proporcional al número de cada division del Cuerpo electoral, en el que tendrian
personalidad efectiva, no sólo los grandes partidos y algunas crecidas minorías de seccion en
ciertos distritos, sino cualquier minoría que, en
un colegio ó distribuida en todo el país, contase con bastantes votos para tener un representante, segun principios de justicia y equidad. En segundo lugar, ningun elector estaria
representado nominalmente por quien no huse quiere, acumula los votos de que dispone sobre un
número menor ó sobre uno solo. Terminado el escrutinio, se hace constar el número de las papeletas
válidas, el número total de los votos y el número de
votos que cada candidato ha obtenido. Ninguno puede
ser elegido si no ha obtenido al ménos un número de
votos proporcional al número de votos válidos; y
aquellos candidatos no inscritos en las listas prévias que
reunan votos, se consideran como si formasen una
lista que entra en concurso con las otras. Se
suman despues los votos obtenidos por cada uno de
los candidatos de cada lista, y si uno está en dos ó
más listas, sus votos se dividen en partes iguales entre ellas. El número total de votos dividido por el
número de diputados, dá por resultado la cifra de la
reparticion, y cada lista obtiene tantos diputados,
cuantas veces ésta cifra está contenida en el número total
de sufragios dados á los candidatos de la misma.
205
biese elegido. Todos los miembros de la Cámara serian representantes de cuerpos de comitentes unánimes. Representaria 1.000, 2..000,
3.000 ó I0.000 electores, segun el cociente,
que al votar por él lo habrian elegido entre todos los del país, y no sólo entre las dos ó tres
naranjas podridas que compondrian tal vez
toda la existencia de su mercado local.
Los electores estarian identificados personalmente con su representante, y éste con sus
comitentes; porque al darle sus sufragios, lo
Si quedan por repartir algunos diputados, se tornan de
las listas que tienen fracciones mayores, y si las
fracciones son iguales, de la lista que tiene el número
entero mayor. Determinada así la parte proporcional
de las listas, se establece el órden de los candidatos
en cada una, escribiendo á la cabeza el que ha
obtenido mayor número de votos, resultando elegidos los primeros en el número á que cada lista tiene
derecho. Las elecciones suplementarias se pueden hacer del mismo modo ó por mayoría absoluta, si deben elegirse uno solo ó dos diputados.
No puede decirse que estas operaciones sean difíciles y complicadas. De todos modos, no se refieren al
elector, sino á las juntas centrales. El elector dá su voto
corno lo daria en una eleccion por escrutinio de lista,
con la diferencia de que está seguro de ver atribuido,
en el límite de lo posible, un valor efectivo á cada uno
de sus votos.
(N. del T.)
206
habrian hecho, ya porque de todos los candidatos fuese el que mejor representaba sus opiniones, ya por ser el individuo cuyos talentos y
carácter les merecian mayor confianza y á quien con
mayor voluntad encomendaban la tarea de pensar
por ellos. Los miembros de la Asamblea
representarian á personas y no simplemente
los ladrillos y morteros de la poblacion:
representarian á todos los votantes y no únicamente
á algunos de los consejeros de la parroquia ó de los
notables de la ciudad. Conservaríase, sin embargo,
todo lo que valiese la pena en la
representacion de las localidades. Aunque el
Parlamento deba intervenir lo ménos posible en
asuntos puramente locales, sin embargo, puesto que
interviene en elles, es menester que haya en él
individuos encargados de velar por los intereses
de toda localidad importante, y así seguiria
sucediendo; porque en toda localidad que
contase con mayor número de votos que el
cociente, (lo que ocurriria probablemente en la
mayor parte), la mayoría, por regla general,
procuraria que la representase una persona
conocedora de la localidad y que en ella habitase, si
entre los candidatos se encontraba alguno digno
de ser elegido que reuniera esta condicion. Las
minorías extrañas al nombra-
207
miento del miembro local, serian las que buscáran en otra parte un candidato que tuviese
probabilidades de obtener otros votos además
de los suyos.
De todos los procedimientos posibles para
constituir la representacion nacional, éste es el
que ofrece mayor seguriad en cuanto á las cualidades intelectuales necesarias en los representantes. Al presente, segun confesion de todos,
es cada vez más difícil el acceso al Parlamento
de los hombres que sólo poseen talento y reputacion. Las únicas personas que consiguen ser
elegidas, son las que disponen de influencia local, ó que se allanan el camino con gastos extraordinarios, ó que, á, invitacion de tres ó
cuatro ajentes ó procuradores, son enviados de
los clubs de Lóndres por uno de los grandes
partidos, como hombres con cuyo voto puede
contar el partido en todas las circunstancias.
Con arreglo al sistema de M. Hare, aquellos á
quienes no agradasen los candidatos locales,
llenarian sus listas electorales con los nombres
de personas cuya reputacion nacional y principios políticos, les inspirasen confianza. Así,
pues, casi todos los hombres que hubiesen sobresalido en alguna esfera, tendrian probabilidadesde llegar al cociente, aunque careciesen
208
de influencia local y no hubieran jurado obediencia á ningun partido; y con este estímulo,
podria esperarse verlos aparecer en la Cámara
en número considerable. Centenares de hombres ilustres, que no es fácil sean elegidos por
ningun colegio actual, se han dado a conocer
en todas las provincias del reino por sus escritos y por sus esfuerzos en pró de alguna rama
del bien público, á cierto número de personas
cuya aprobacion han obtenido; y si se contasen para su eleccion todos los votos dados á su
favor en los diferentes distritos, alcanzarian la
cifra del cociente. Es imposible idear otra combinacion con la cual se esté tan seguro de que
el Parlamento encerrará lo más selecto del
país.
Y no es únicamente dando valor efectivo á
los votos de las minorías corno este sistema de
eleccion elevaria el nivel de la Cámara de los
Comunes. Cuando la mayoría no se viese reducida como Hobson, ó á votar por el candidato de sus jefes locales, ó á abstenerse; cuando
dicho candidato sufriera la concurrencia, no
sólo del aclamado por la minoría, sino de todos los hombres de reputacion establecidos en
el país, seria imposible imponer á los electores
la candidatura de la primera persona que se
209
presentase con el reclamo del partido en los lábios y tres ó cuatro mil libras esterlinas en el
bolsillo. La mayoría insistiria en tener un representante digno de su eleccion, y si nó daria
sus votos en otro colegio, dejando el campo
libre á. la minoría, y poniendo término de una
vez á su esclavitud para con la porcion manos
estimable de sí misma. Se preferirian los mejores y más capaces de los notables del municipio, y en tanto que fuera posible, los que de
ellos fuesen más conocidos en las demás poblaciones, con objeto de que su fuerza local
tuviera probabilidades de ser robustecida por
algunos votos de otros distritos. Los Cuerpos
de comitentes se disputarian los mejores candidatos; y rivalizarian en elegir entre los hombres de ciencia y simpatías locales los más distinguidos bajo todos los conceptos.
La tendencia natural del Gobierno representativo, como de la civilizacion moderna, indina á la medianía colectiva; y acrecen esa tendencia todas las reducciones y exclusiones del
derecho electoral, colocando el poder en manos
de personas, cada vez más inferiores al nivel
m:is alto de instruccion en la comunidad. Pero
aunque las inteligencias y caractéres superiores
sean necesariamente inferiores en número, hay
14
210
gran diferencia entre oirlos ó nó. En la falsa
democracia, que en vez de dar la representacion á todos, la dá tan sólo á las mayorías locales, la opinion de la minoría instruida puede
carecer por completo de intérpretes en el Cuerpo representativo. Es hecho reconocido que en
la democracia americana, constituida sobre ese
erróneo modelo, los individuos más eminentes
de la comunidad, exceptuando aquellos que están dispuestos al sacrificio de sus opiniones y
manera de pensar, viniendo á ser los órganos
serviles de sus inferiores en saber, no optan al
Congreso ni á las legislaturas de los Estados;
tan cierto es que no tienen ninguna probabilidad de ser elegidos. Si, por casualidad, se hubiera propuesto un plan, corno el de M. Hare,
á los ilustres y desinteresados fundadores de la
República americana, las Asambleas federales y
las de los Estados contendrian gran número de
esos hombres distinguidos, evitando á la democracia el mayor de los reproches que pueden
dirigírsele y uno de sus peligros más formidables. Contra este mal es casi un específico el
sistema de M. Hare. La minoría compuesta de
espíritus instruidos, esparcidos en los diferentes colegios electorales, se uniría para nombrar
un número, proporcionado al suyo propio, de
211
los hombres más capaces que encierra el país,
teniendo razones poderosas para elegir personas conocidas, puesto que únicamente así obtendria resultados positivos con su pequeña
fuerza numérica.
Los representantes de la mayoría, ademas
de que se habria elevado su nivel intelectual
por efecto del sistema, no tendrian en adelante
todo el campo por suyo. Ciertamente, excederian en número á los otros, en la misma
proporcion que una clase electoral excediese á
las demás en el país: triunfarian de ellos en
las votaciones, pero hablarian y votarian en
r
su presencia y temiendo su crítica. Cuando se
suscitase alguna discusion, desearian contestar
á los argumentos de la minoría-con argumentos
poderosos, al ménos en apariencia. Y como no
podrian, á la manera de los oradores que se
dirigen á un auditorio unánime y prevenido,
afirmar simplemente que estaban en la verdad,
hallarian ocasion de convencerse de sus errores.
Como en general serian bien intencionados,
(puede esperarse esto en toda representacion
nacional elegida con imparcialidad), sus propios
espíritus se elevarian insensiblemente hasta los
otros, con quienes estarian en contacto y en lucha.
Los campeones de las doctrinas im-
212
populares no expondrian sus opiniones tan sólo
en los libros y en las publicaciones periódicas,
leidas únicamente por su partido: las ideas
más opuestas se encontrarian frente á frente,_
mano á mano, y habría una comparacion leal
de su fuerza intelectual en presencia del país.
No tardaria en descubrirse si la opinion superior por el número, lo era tambien por el peso.
El instinto frecuentemente justo de la multitud le hace distinguir á todo hombre capaz,
cuando puede desplegar ante ella sus talentos.
Si estos hombres no obtienen siempre todo
aquello á que tienen derecho, es porque la falta
de instituciones ó de usos los mantienen en la
oscuridad. En las democracias antiguas no era
posible que un hombre de talento permaneciese
desconocido: estíbale abierta la tribuna, no necesitando el consentimiento de nadie para llegar á ser consejero público. No sucede lo mismo en el Gobierno representativo, y los amigos
más sinceros de la democracia no pueden ménos de temer que el Temístocles ó el Demóstenes, que con sus consejeros salvaria la nacion,
no llegue nunca á tener entrada en la Cámara.
Pero si se asegura en las Asambleas representatvas la presencia de cierto número, por reducido que sea, de los espíritus más eminentes del
213
país, puede abrigarse la certidumbre de que,
aunque el resto se componga únicamente de
espíritus ordinarios, la influencia de los primeros se dejará sentir poderosamente en las deliberaciones generales, aun en el caso de ser
opuestos, en muchas cuestiones, al sentimiento y
opinion del pueblo. Me es imposible concebir
otra combinacion que garantice tan positivamente,
como la de M. Hare, la presencia de tales
superioridades en el Parlamento.
Esta, porcion de la Asamblea seria tambien
el órgano propio de una gran funcion social,
de la que no se curan las democracias existentes, y que, sin embargo, si permanece inactiva
en un Gobierno, lo condena á degenerar y perecer. Puede llamársela la funcion del antagonismo. En todo Gobierno hay un poder más
fuerte que todos los otros y que tiende perpétuamente á ser el único. A veces con intencion, á
veces sin ella, se esfuerza por conseguir que
todo ceda á su iniciativa, y no está satisfecho
en tanto haya algo que le oponga resistencia ó
no esté de acuerdo con su espíritu. Sin embargo, si logra suprimir todas las influencias rivales, modelarlo todo sobre sí mismo, el progreso ha teminado para ese país y empieza su
decadencia. El progreso humano es producto
214
de numerosos factores, y ningun poder constituido hasta el presente en la humanidad los
comprende todos. El poder más benéfico sólo
contiene algunas de las condiciones del bien; y
si el progreso ha de continuar, es forzoso buscar las restantes en otras fuentes. Ninguna comunidad ha progresado por espacio de mucho
tiempo sino allí donde ha habido lucha entre el
poder más fuerte y algun otro rival suyo, entre
las autoridades espirituales y las temporales.
entre las militares ó territoriales y las clases
trabajadoras, entre el Rey y el pueblo, entre
los ortodoxos y los reformadores religiosos.
Cuando la victoria de la una ó la otra parte
ha sido bastante completa para poner término
á la lucha y no ha sido esta reemplazada por
ninguna otra, ha habido, al principio, estacionamiento, poco despues, decadencia.
El ascendiente de la mayoría numérica es
ménos injusto, y en último extremos menos
perjudicial que otros muchos; pero ofrece exactamente, y quizás con mayor certeza, los mismos peligros. En efecto, cuando el poder está
en manos de uno solo ó de una pequeña fraccion, existe siempre la masa como poder rival,
que quizás no sea nunca bastante fuerte para
contrapesar al otro, pero cuya opinion y sen-
215
timiento son un apoyo moral y hasta social para
cuantos, ya por conviccion, ya por oposicion
de intereses, son enemigos de las tendencias de
la autoridad gobernante. Pero cuando la democracia
es el poder supremo, no hay ni uno solo, ni un
pequeño número bastante fuerte para sostener las
opiniones disidentes y los intereses amenazados ó
heridos. Encuéntrase ahora que la gran
dificultad de un Gobierno democrático es dar
i. la sociedad lo que hasta el presente se ha
visto en todas las sociedades capaces de un
progreso superior y sostenido, es decir, una
base social, un punto de apoyo para la
resistencia individual contra las tendencias del
poder gobernante, una proteccion y un lazo de
union para las opiniones y los intereses que el
espíritu público predominante mira con
prevencion. Careciendo de este punto de apoyo,
las sociedades antiguas y casi todas las
modernas se han disuelto ó han permanecido
estacionarias (lo que significa lenta deterioracion)
á causa del predominio exclusivo de parte tan
sólo de las condiciones del bienestar social y
mental. (1)
(i) M. de Tocqueville ha expuesto admirablemente, estudiándolos en los Estados-Unídos, los in-
216
Ahora, el sistema de la representacion proporcional se ha ideado para obviar ese inconveniente del modo más perfecto que sea posible
en las circunstancias en que se encuentra la soconvenientes de la omnipotencia de la mayoría. Oigámosle.
«Yo miro, dice, como impía y detestable la máxima de que en materia de Gobierno la mayoría de
un pueblo tiene derecho á hacerlo todo: y sin embargo, coloco en la voluntad de la mayoría el origen
de todos los póderes, en lo cual parece que estoy en
contradiccion conmigo mismo.
Existe una ley general hecha, ó al ménos adoptada, no sólo por la mayoría de tal ó cual pueblo, sino
por la mayoría de todos los hombres: esta ley es la
justicia. La justicia forma, pues, el límite del derecho
de cada pueblo.
Cuando se rehusa obedecer á una ley injusta, yo
no niego á la mayoría el derecho de mandar: apelo
tan sólo de la soberanía del pueblo á la soberanía del
género humano.
La omnipotencia me parece en sí una cosa mala y
peligrosa: creo su ejercicio superior á las fuerzas del
hombre, cualquiera que este sea; y sólo Dios puede
sin peligro ser omnipotente, porque su sabiduría y su
justicia son siempre iguales á su poder. No hay, pues,
sobre la tierra autoridad tan respetable en sí misma, ó
revestida de un derecho tan sagrado, á , quien yo
quisiera permitir obrar sin trabas ó domi-
217
ciedad moderna. No se puede buscar suplemento ó correctivo á los instintos de una mayoría democrática, sino en la minoría instruida;
pero con el procedimiento ordinario de
liar sin obstáculos. Cuando observo, pues, que se
concede el derecho y la facultad de hacerlo todo á un
poder cualquiera, llámese pueblo ó Rey, democracia ó
aristocracia, ejérzase en una monarquía ó en una
república, digo: «en ese pueblo existe el gérmen de
la tiranía,» y trato de vivír bajo otras leyes.
Lo que yo más censuro en el Gobierno democrático, tal cual se halla organizado en los Estados-Unidos, no es como muchos creen en Europa su debilidad, sino, por el contrario, su fuerza irresistible, y lo
que más me repugna en América no es la libertad
extremada que en ella reina, sino las pocas garantías
que existen contra la tiranía.
En América la mayoría traza un círculo formidable alrededor del pensamiento. Dentro de estos límites, el escritor es libre. Pero ¡desgraciado de él si osa
traspasarlos! Y no es que tenga que temer un auto de
fe; pero se halla expuesto á disgustos de todo género
y á contínuas persecuciones. La carrera política se le
cierra, porque ha ofendido al solo poder que posee la
facultad de abrirla. Se le prohibe todo, hasta la gloria.
No conozco más que un medio de impedir que
los hombres se degraden; y consiste en no conceder á
218
constituir la democracia, esta minoría carece de
órganos que lleven su voz. El sistema de M.
Hare les garantiza por completo esta representacion,
mediante la suma de las minonadie, con la omnipotencia, el soberano poder de envilecerse.
Si algun dia la libertad se pierde en América,
podrá acusarse de ello á la omnipotencia de la mayoría que habrá conducido las minorías á la desesperacion y obligádolas á echar mano de la fuerza natural. Entonces aparecerá la anarquía, pero será como
consecuencia del despotismo.
El presidente James Madisson ha explicado las
mismas ideas. (Véase el Federalista núm. 51.)
«Es importantísimo en las Repúblicas, dice, no
sólo defender la sociedad contra la opresion de los
que la gobiernan, sino tambien garantir á una parte
de la sociedad contra la injusticia de la otra. La justicia es el fin á que debe tender todo Gobierno; y tal
es el que se proponen los hombres reunidos en sociedad. Los pueblos han hecho y harán siempre esfuerzos en este sentido.»
«Si
existiera una sociedad, en la cual el partido
más poderoso tuviera proporcion de reunir fácilmente
sus fuerzas y oprimir al más débil, podria afirmarse
que la anarquía reina en semejante sociedad, lo mismo que en el estapo natural en donde el individuo
más débil no tiene ninguna garantía contra la violencia del más fuerte; y así como en el estado de la
219
rias. La organizacion separada de las clases instruidas, produciria, de poder realizarse, envidias y recelos, no pudiendo ser inofensiva sino
a condicion de no ejercer la menor influencia.
Pero si lo más selecto de esas clases formase
naturaleza, los inconvenientes de su porvenir incierto y
precario deciden á los más fuertes á someterse á un
Gobierno que proteje á los débiles como á ellos mismos; así tambien, en un Gobierno tiránico, iguales
causas conducirán poco á poco á los partidos más poderosos á desear un Gobierno que pueda protejer igualmente á todos los partidos, á los fuertes y á los débiles. Si el Estado de Rhode-Island estuviera separado
de la confederacion y entregado á un Gobierno popular, ejercido soberanamente en estrechos límites,
indudablemente la opresion de las mayorías haria el
ejercicio de los derechos tan incierto, que habria que
pedir un poder independiente del pueblo. Las fracciones mismas que lo hiciesen necesario, se apresurarian á reclamarlo.»
Jefferson decia tambien: «el poder ejecutivo no
es el único en nuestro Gobierno, ni quizás el principal objeto de mi solicitud. La tiranía de los legisladores es actualmente, y será por espacio de muchos
años aún, el peligro más temible. La del poder ejecutivo vendrá á su tiempo, pero mucho despues.»
Me gusta cítar á Jefferson, añade Tocqueville, porque
le considero como el apóstol más ardiente de la democracia.
(N. del T. )
220
parte del Parlamento con igual título que los
demás miembros, representando el mismo número de electores, idéntica fraccion numérica
de la voluntad nacional, su presencia no inspiraria temor ni recelo á nadie; mientras que se
hallaria en la posicion Más ventajosa, sea para
hacer oir su opinion y su consejo sobre todos
los objetos importantes, sea para tomar parte
activa en los asuntos públicos. Sus talentos le
darían sin duda más importancia que su número en la Administracion real del Gobierno: así
los atenienses, no confiaban funciones públicas
de responsabilidad á Cleon ó á Hipérbolus, (la
mision de Cleon en Amphipolis fué una excepcion), mientras que Nicias, Theramenes, Alcibiade:, estaban constantemente empleados, sea
en lo interior, sea en lo exterior, aunque eran
conocidos por simpatizar más con la oligarquía que con la democracia. La minoría se contarla solamente corno número por el voto;
pero, como poder moral, pesaria mucho más á
virtud de su saber y de la influencia que este
saber le aseguraria.
Seria difícil al espíritu humano imaginar
combinacion más propia para mantener á la
opinion popular en los límites de la razon y de la
justicia, y preservarla de las influencias des-
291
moralizadoras que amenazan el lado débil de
la democracia. Los pueblos democráticos tendrian, mediante ella, lo que de otro modo les
faltará seguramente; jefes que sean sus superiores por el espíritu y el carácter. La democracia
moderna vería aparecer en ocasion oportuna
sus Pericles, y de ordinario, su pléyade de espíritus superiores y directivos.
¿Al lado de tantas razones para resolver
afirmativamente la cuestion, hay algunas á favor
de una solucion negativa? No hay ninguna plausible,
si es que el pueblo puede ser conducido á tomar
sériamente en consideracion una cosa nueva. A
la verdad, hay gentes que so color de justicia y
de igualdad, se proponen tan sólo trasladar á
los pobres el ascendiente de clase que hoy
pertenece á los ricos: éstos sin duda
rechazarán un plan que pone á ámbas clases
en las mismas condiciones. Pero no creo que
parecido deseo exista al presente en las clases
obreras de nuestro país, sin asegurar, sin
embargo, que la ocasion ó los artificios demagógicos no puedan hacerlo nacer alguna vez.
En los Estados-Unidos, la mayoría numérica
que está en plena posesion del despotismo colecsivo hace largo tiempo, se hallará probablemente tan poco dispuesta á desprenderse de
222
como un déspota ó una aristocracia. Pero la
democracia inglesa se contentaria, por el momomento, con verse protegida contra una legislacion hecha exclusivamente por otros, sin
reclamar el derecho de ejercer á su vez este
privilegio.
Entre los que dirigen ostensiblemente objeciones al plan de M. Hare, algunos pretenden
que es impracticable; pero, por regla general,
se observará que esos no han hecho sino oir
hablar de él ó sólo lo han examinado de una
manera muy rápida y superficial. Otros no se
resignan á ver desaparecer lo que llaman el carácter local de la representacion. A sus ojos las
naciones no se componen de hombres, sino de
unidades artificiales, creacion de la geografía y
de la estadística. El Parlamento debe representar
ciudades y condados y no séres humanos. Pero
nadie trata de destruir las ciudades y condados
(provincias). Puede suponerse que las poblaciones
y las provincias están representadas, cuando lo
están sus habitantes. No es posible que existan
sentimientos locales sin alguien que los
experimente, ni intereses del mismo órden sin
personas á que afecten. Si los séres humanos que
tienen esos sentimientos y esos intereses
obtienen la parte que les corresponde
223
en la representacion, éstos se hallan representados á la vez que los demás intereses y sentimientos de las mismas personas. Pero no veo
por qué razon los intereses y sentimientos que
dividen á. la especie humana por localidades,
han de ser considerados como los solos dignos
de representacion, ni por qué las gentes á quienes otros sentimientos é intereses les inspiran
más cuidado que los geográficos, han de verse
reducidas á éstos como único principio de su
clasificacion política. La idea de que el Yorckshire ó Middlesex tienen distintos derechos que
sus habitantes, ó que Liverpool y Exeter son
los verdaderos objetos de la atencion del legislador, por oposicion á la poblacion de estas ciudades, es ejemplo curioso de la ilusion producida por las palabras.
En general, sin embargo, las personas que
dirigen estas objeciones al sistema de M. Hare,
cortan la cuestion afirmando que el pueblo inglés nunca lo aceptará. No quiero averiguar
lo que el pueblo inglés pensará probablemente
de los que pronuncian un juicio tan sumario
sobre su aptitud para comprender y juzgar,
que encuentran supérfluo examinar si una cosa
es buena ó mala, antes de declarar que la desechará. Por mi parte no pienso que el pueblo in-
224
glés merezca que se le crea dotado de prejuicios invencibles hácia aquello que se considere
bueno, sea para él, sea para los demás. Paréceme tambien que cuando los prejuicios subsisten
obstinadamente, debe imputarse la falta en gran
parte á los que, proclamándolos insuperables, se
excusan de trabajar para destruirlos: Todo
prejuicio será insuperable si los que no participan
de él, se le someten, le halagan y le aceptan
como una ley de la naturaleza. Creo, sin
embargo, que en el caso de que se trata, no hay
ningun prejuicio sino en los labias de aquellos
que hablan de él, y que cuantos hasta el
presente conocen el plan no le sin hostiles en
manera alguna. Tan sólo experimentan esa desconfianza natural y saludable que inspira toda
novedad que no ha sido discutida lo bastante
para que el pro y el contra de la cuestion aparezcan evidentemente. El único inconveniente
sério de esta idea, es el de no ser aún familiar á
los espíritus. A decir verdad, es un inconveniente capital; porque la imaginacion se reconcilia mucho más fácilmente con un cambio considerable en el fondo, que con la modificacion
más insignificante en el nombre y en la forma.
Pero la falta de familiaridad es una desventaja
que el tiempo basta á borrar, cuando hay va-
1or real en una idea. Y en nuestra época en que
todo se discute, en que hay interés general por
el progreso, lo que ántes requería siglos, no
exige frecuentemente sino algunos años.
Desde la primera edicion de esta obra se
han hecho del plan de M. Hare numerosas
críticas que prueban al ménos que ha sido examinado con mayor cuidado é inteligencia que
al principio. Tal es la marcha natural de todos los debates sobre las grandes reformas.
Encuentran éstas en el primer momento la
oposicion de ciegos prejuicios y de argumentos á que sólo prejuicios de esa clase pueden dar valor. Debilitado más tarde el prejuicio, los argumentos que emplea adquieren más
solidez, porque siendo el plan mejor comprendido, resaltan sus verdaderos inconvenientes y
las circunstancias que dificultan que produzca
por el momento todos los beneficios de que es
intrínsicamente capaz. Pero de las objeciones
que han llegado á mi noticia no hay ya ninguna
que no haya sido prevista, examinada, discutida
y demostrada corno errónea ó ligera por los
partidarios de M. Hare.
La más séria de todas, á saber, la pretendida imposibilidad de impedir el fraude ó la
sospecha de fraude en las operaciones de la ofi15
226
cina central, es aquella que puede rebatirse más
brevemente. Proponíanse como garantías la publicidad y la completa libertad de inspeccionar
los boletines electorales, despues del escrutinio.
Pero se afirma que esas garantías no servirian
de nada, porque para verificar las elecciones un
votante cualquiera, tendria que rehacer toda la
obra ejecutada por el estado mayor de los comitentes. Esta seria una objecion muy fuerte, si
hubiese alguna necesidad de que las elecciones
fueran verificadas por cada votante individualmente. Todo lo que podria esperarse de un
simple votante es que comprobase el empleo
hecho de su propio boletín, a cuyo efecto, los
boletines deberían ser devueltos, despues de un
lapso de tiempo conveniente, al punto de procedencia. Entre los vencidos, los que creyesen
que habrian debido ser elegidos, se valdrian,
cada uno por su parte ó todos unidos, de un
intermediario que comprobase la marcha completa de la eleccion; y si se descubria algun error, los documentos serian enviados á un comité
de la Cámara de los Comunes, que examinaria y
verificarla todas las operaciones electorales de la
nacion con una prontitud y economía diez veces mayor que las hoy posibles para el examen
de una sola eleccion por el comité electoral.
227
Suponiendo practicable el plan, se pretende
que hay dos casos en que sus ventajas pueden
ser destruidas y reemplazadas por consecuencias desastrosas. Dícese primeramente que con
él se daria un poder excesivo á los grupos y ligas, á las uniones de sectarios, á las asociaciones de objeto especial, (como la liga de la ley
del Maine, la sociedad de escrutinio ó de la emancipacion, etc.), sea á las corporaciones unidas
por intereses de clase ó por la comunidad de
creencia religiosa. Organos centrales de cada
uno de los partidos políticos distribuirian en
todo el país su lista de seiscientos cincuenta y
ocho candidatos, á fin de que todos los individuos del partido, dispersos en los diversos colegios electorales, votasen por esta lista; y el
número de sus sufragios excedería en mucho
al que podria obtener cualquier candidato independiente. El sistema de estas listas, á, lo que
se afirma, obraria únicamente, como sucede en
América, en favor de los grandes partidos organizados; sus listas serian aceptadas ciegamente; nadie las alteraria en lo más mínimo, y
esos partidos no podrían ser derrotados nunca
sino accidentalmente por grupos de sectarios ó
por las asociaciones de personas unidas por una
inclinacion comun, de que ya se ha hablado.
228
La respuesta á esta objecion me parece concluyente. Nadie pretende que con el plan de
M. Hare, ó con cualquiera otro, cesase de ser
una ventaja la organizacion. Los elementos dispersos están siempre en desventaja comparados
con los organizados. Como el plan de M. Hare
no puede modificar la naturaleza de las cosas,
débese esperar que los partidos ó secciones
grandes y pequeñas que posean una organizacion, se sirvan de ella en cuanto les sea posible
para acrecer su influencia. Pero con el sistema
actual esta influencia es omnímoda, y los elementos dispersos no pesan absolutamente nada
en la eleccion. Los votantes que no pertenecen á
una fraccion política, grande ó pequeña, carecen de medios para hacer valer sus votos. El
plan de M. Hare les facilita uno, que emplearán más ó ménos hábilmente. Obtendrán la
parte de influencia que les corresponde ó mucho ménos que la parte debida, pero lo que obtengan será beneficio neto. Y cuando se afirma
que cada interés mezquino ó que cada asociacion que tenga un objeto insignificante, se organizaría poderosamente, ¿por qué supondremos que el gran interés de la inteligencia y del
honor nacional seria el único que no hiciera lo
mismo? ¿Si habria listas propagadas por las so-
229
ciedades de templanza, por las escuelas de los
pobres, etc., es posible que faltara en el colegio
electoral una persona dotada de cierto poder de
opinion para emitir una lista del mérito personal y
repartirla entre el vecindario? Es que reunido en
Lóndres un corto número de estas personas, no
podria elegir en la lista de los candidatos los
nombres más distinguidos, sin tener en
cuenta las divisiones técnicas de las opiniones, y
publicar dichos nombres mediante un gasto
muy insignificante en todos los colegios electorales? Es menester recordar que con el sistema
actual de eleccion, la influencia de los grandes
partidos es ilimitada: con el plan de M. Hare
seria considerable, pero se la encerraria en ciertos límites. Los dos grandes partidos, como los
grupos más pequeños, no podrian elegir sino
un número proporcionado al relativo de los
votos con que contaran. El sistema de lista funciona en América en condiciones completamente contrarias á las aquí expuestas. En América los electores votan por la lista del partido,
porque la eleccion depende de una simple mayoría, y todo voto dado á quien esté seguro de
no reunirla, es voto perdido. Pero con el sistema de M. Hare, los votos dados á personas de
reconocido mérito tendrían tantas probabili-
230
dades de alcanzar su fin corno los dados á los
candidatos del partido. Seria, pues, razonable
esperar que todo liberal ó conservador, que
fuera algo más que simplemente un liberal ó un
conservador, y que tuviera algunas preferencias
aparte de las de su partido, borrase los nombres más
oscuros é insignificantes entre los candidatos del
partida, á fin de inscribir en su lugar los de
algunos hombres que son verdaderas glorias
nacionales. Y la posibilidad de este hecho seria
motivo poderoso para que los que redactan las listas
del partido, no se limitasen á proponer personas,
de cuyo apoyo está seguro aquél, sino que
incluirian igualmente los nombres de aquellas
notabilidades
nacionales
que
hubieran
demostrado más simpatías por sus doctrinas
que por las de las comuniones contrarias.
La dificultad real, porque es preciso reconocer que hay una dificultad, es que los electores
independientes, los que deseen votar por su
propia iniciativa á personas de mérito, se verán obligados á inscribir los nombres de un
número muy reducido de esas personas, llenando el resto de las listas con las candidaturas
de partido, creando así ellos mismos nuevos
adversarios á sus candidatos preferidos. Para
231
obviar este inconveniente, existe un remedio
muy sencillo, á saber: limitar el número de
votos secundarios ó eventuales. No es probable
que un elector tenga una preferencia fundada
en un conocimiento íntimo, por 658 ó aun por
100 individuos. No habria, pues, dificultad
de que se limitase á 2 0 , a 5 0 , ó á una cifra
cualquiera, el número de los candidatos, siempre que hubiera alguna probabilidad de que el
elector votase por sí mismo, es decir, corno un
indivíduo y no corno simple soldado de partido. Pero, aun sin esta restriccion, el mal se curaría por sí mismo desde el punto en que el
sistema llegase á ser bien comprendido. Destruir este mal seria el objeto principal de todas
las asociaciones 6 banderías cuya influencia es
tan despreciada. En cada una de ellas la minoría Baria esta consigna: «Votad sólo por vuestros candidatos especiales, ó al ménos inscribid
sus nombres en primera línea, á fin de asegurarles todas las probabilidades dependientes de
vuestra fuerza numérica para que obtengan
el cociente; y ya que no esto, no los coloqueis
muy bajo en la escala,» y los electores que no
perteneciesen á, ninguna fraccion, aprovecharian
la leccion.
Los grupos mas insignificantes tendrian
232
precisamente la suma de poder que debieran
poseer. La influencia seria exactamente la que
les correspondiera por su número de votos y
nada más, á. la vez que para obtener esto mismo, inscribirian como representantes de sus
miras especiales, candidatos bastante recomendables para merecer los sufragios de los electores extraños á la secta ó partido. Es curioso observar cómo cambia el género de argumentos
empleados para defender los sistemas actuales,
segun varía la naturaleza del ataque. Hace algunos años, el argumento favorito en apoyo
del sistema de representacion entonces existente,
era que con él estaban representados todos los
intereses ó clases. Y ciertamente todos los intereses ó clases de alguna importancia debieran
estar representados; es decir, debieran tener
oradores ó defensores en el Parlamento. Pero
se partia de aquella afirmacion para apoyar un
sistema que asegurase á los intereses parciales,
no sólo defensores, sino el mismo tribunal. Hoy,
;ved qué cambio! El sistema de M. Hare hace
imposible que los intereses particulares tengan
el tribunal á su disposicion, pero les asegura
defensores, y es combatido por ello! ¡Porque
reune el mérito de la representacion de clase, y
el de la representacion numérica es atacado
de ámbos lados á la vez!
1
233
Pero en realidad, no es nada de esto lo que
se opone á la adopcion del sistema, sino la idea
exajerada que se tiene de sus dificultades prácticas. La única manera de c 9 flíestar cumplidamente esta última objecion, seria ensayar el sistema. Cuando el mérito del plan sea bien conocido; cuando se capte el apoyo de todo pensador imparcial, será preciso esforzarse en que
sea ensayado en un objeto limitado, por ejemplo, en las elecciones municipales de una gran
ciudad. Se ha perdido una buena ocasion al dividir la parte Oeste del Yorckshire para señalarle cuatro representantes, en vez de plantear el
nuevo principio, dejando el colegio electoral intacto, y
permitiendo el nombramiento de un candidato que
obtuviese con los primeros votos ó con votos
secundarios, la cuarta parte de la suma de todos
los dados. Tales experiencias no darian más que
una idea muy imperfecta del mérito del plan;
pero mostrarian cómo funciona, probarian al
público que no es impracticable, popularizarian su
mecanismo y proporcionarian medios de juzgar si
las dificultades, que tan formidables se creen, son
reales ó únicamente imaginarias. El dia en que
el Parlamento sancione una de estas pruebas
parciales, se inaugurará, así lo creo, una era nueva
234
de reforma parlamentaria, destinada á dar al
Gobierno representativo una forma digna de
su período maduro y triunfante, terminado
va el militante, único en que el mundo le ha
visto hasta el presente. (I)
Y
(1) Desde que se publicó la primera edicion de la
obra de M. Stuart Mill se han hecho nuevos é importantes esfuerzos para demostrar la justicia y conveniencia de las ideas sustentadas por el eminente
publicista inglés, habiendo adquirido tal fuerza el
convencimiento de que, sólo mediante su recta
aplicacion, es posible permanecer fiel álos principios
en que se funda el sistema representativo, que son ya
muchas las Constituciones y leyes electorales en que
han sido aceptadas, al ménos, en parte.
Tenemos á la vista un notable folleto recientemente publicado por el célebre jurisconsulto italiano
CAPITULO VIII.
De la extension del sufragio.
Una democracia representativa como la que
acaba de delinearse, en la que estaria representada
la totalidad de los ciudadanos y no simplemente la
mayoría, en la que los intereses, las opiniones, los
grados de inteligencia que se haDr. Attilio Brunialti, en el cual se expone con suma
claridad el estado de esta importante cuestion en todo
el inundo civilizado.
Como extracto de dicho trabajo, ofrecemos á
nuestros lectores los datos siguientes:
INGTATERRA.—Merc ed á la infatigable propa-
ganda de MM. Stuart Mill, Hare, Fawcet y otros, no
tardó en contar con numerosos partidarios el principio de «la justa representacion de todos los electores,» hasta el punto de que el Times, que en 1867 se
reía de un procedimiento electoral «que habria procurado una representacion á todas las cosas creadas,
236
liasen en minoría, serian, sin embargo, oidos,
con probabilidades de obtener por el peso de su
reputacion y por el poder de sus argumentos,
una influencia superior á su fuerza numérica;
esa democracia, donde existirian la igualdad, la
imparcialidad, el Gobierno de todos por todos,
no creadas é imposibles, mandando á los Comunes
los representantes de los homeópatas y de los ritualistas, de los fenianos y de los milenarios,» declaraba en
1871 fuera de discusion este principio; y en 1873
manifestó que: «si contra una idea aplicada desde
ocho años se sabe decir solamente que es nueva, es
mucho mejor callar, ó al ménos no tener la pretension de ser escuchado.»
En 1867 la Cámara de los Lores aceptó el principio de la justa representacion, por iniciativa de Lord
Cairns, quien propuso que «para cada region ó burgo
donde hubiera que elegir tres diputados, ningun
elector pudiera votar más que por dos.» Aceptada
la minoriti clausule por la Cámara de los Comunes,
quedó vencedor el principio, deshecho el encanto de
la novedad y el nuevo método en condiciones de ser
experimentado en algunos colegios.
Pronto se hicieron otras aplicaciones. En la ley
de 187o sobre instruccion primaria, se insertó una
cláusula, por la cual los consejos escolares del distrito
deben ser elegidos segun el sistema del voto acumulativo, de suerte que toda opinion que reuna un número de partidarios igual al cociente electoral, está
237
estaria exenta de los males más graves, inherentes á
lo que impropiamente se llama hoy democracia y
que sirve de base á la idea que de la misma se
tiene. Pero en esa misma democracia, la
mayoría podria poseer, si quisiera ejercerlo, el
poder absoluto: ahora bien, esta mayoría se
segura de tener un representante. Una informacion
hecha sobre esta aplicacion «mostró que las operaciones no ofrecieron en Inglaterra la más leve dificultad, y el nuevo sistema contribuyó admirablemente á llevar á aquel delicado cargo, que es una superintendencia escolástica, á los representantes de
todas las opiniones y de las doctrinas religiosas más
difundidas en el Estado.» Por eso cuando el Gobierno belga preguntó al inglés «si el experimento del
nuevo método habia dado buen resultado», Hare, á
quien se encomendó la respuesta, pudo probar en
una série de testimonios autorizados y de hechos,
que «los resultados de la reforma habian sido superiores á los esperados por sus autores.»
Posteriormente la idea de la justa representacion
ha ganado mayor número de prosélitos, y aunque las
tentativas hechas por repetidas veces en las Cámaras para aplicarlas en toda su extension y á toda clase
de elecciones no han sido coronadas por el éxito, cada
dia se vé más cercana la hora de su triunfo definitivo.
BRITÁNICAS.—La Ordenanza de 13 de
Diciembre de 1861, que reformó el Consejo de GoPOSESIONES
238
compondria exclusivamente de una sola clase
con las mismas inclicaciones, las mismas preocupaciones, la misma manera de pensar, y todo
esto, sin estar dotada de gran cultura, por
no decir otra cosa. Por lo tanto, la Constitucio n se hallaria expuesta á los males caracterísbierno de la isla de Malta, determina en su artículo
84, que cada elector vote por cuatro de los siete
miembros del Consejo mismo. El sistema funciona
perfectamente.
En 185o se propuso para las posesiones del Cabo
una Constitucion que daba la facultad á los electores
para acumular los votos en uno ó más candidatos. En
1853 fué acogido este método para la eleccion de los
miembros legislativos de la Colonia y de los cuatro
diputados enviados por el Cabo á la Asamblea
legislativa. Despues de 21 años de experiencia, habiéndose revisado la Constitucion de 1874, se adoptó el
mismo método para la eleccion de los 21 diputados
de la Asamblea, diviendo el Estado en siete colegios de
á tres diputados. Ahora Bartle Frére está dispuesto á
consignar este principio en la Constitucion federal que
fundirá en un sólo Estado las prósperas colonias
inglesas de toda el Africa Austral.
El voto acumulativo tambien fué acogido en el
Ruaten Warrant, con que en 1856 se constituyeron
en colonia libre las islas de la Bahia de Honduras.
En Australia, Rowland Hill propuso un método
algo parecido al del cociente, cuando se discutió en
239
cos del Gobierno de clase, en menor grado seguramente que ese Gobierno exclusivo de una
sola clase que hoy usurpa el nombre de democracia; pero sin otro freno real que el buen sentido, la moderacion y la tolerancia de la misma
mayoría.
1839 la ley municipal para la Colonia del Sud de
Australia. Más tarde el sistema de M. Hare halló un
decidido defensor en la Sra. Spence, y como consecuencia de su activa propaganda, se llevó la cuestion
en 1862 á la Cámara de la Nueva Gales meridional.
Las ideas de los reformadores prevalecieron, puesto
que por 24 votos contra 20 se acordó pasar á la segunda lectura; pero caido el Ministerio, se aplazó
toda resolucion.
ESTADOS-UNIDOS.—Al reunirse la Asamblea del
Estado de Nueva-Yorck para reconstituir el municipio
de esta gran ciudad con motivo de la inmoralidad
administrativa que en él se descubriera, los dos Cuerpos colegisladores aceptaron el voto acumulativo, que no
fué planteado por haber interpuesto su veto el gobernador. Dos años más tarde fué adoptado el método
del voto limitado para la eleccion de los jueces; pero
aún no ha llegado á extenderse á las elecciones
políticas, si bien todo hace creer que no tardará en
serles aplicado.
El Illinois, segun una ley electoral, que lleva ya
siete años de prueba, está dividido en 57 colegios,
cada uno de los cuales elige tres representantes; y los
240
Si estos frenos son suficientes, la filosofía
del Gobierno constitucional no es más que una
mistificacion solemne. Una Constitucion no inspira confianza, sino á condicion de garantir, no
que los depositarios del poder no harán mal
uso de él, sino que no pueden hacer ese mal uso.
electores tienen la facultad de distribuir ó de acumular
sus votos como quieran. Este método, como asegura
Jameson, dió buen resultado en las elecciones de la
Convencion, de igual modo que en la de los tres jueces
de las Circuits Courts, y aplicado en más vasta
escala, no frustró las esperanzas de sus defensores. El
ejemplo fué seguido en el Ohio, donde se ha adoptado
el método indicado en todos los condados que nombran
tres ó más representantes, y el del voto limitado para la
eleccion de los cinco jueces del Tribunal Supremo, y de
los tres jueces de los siete Tribunales del distrito.
En Pensilvania se hizo primero el experimento
del voto acumulativo en la ciudad de Bloomsburg,
donde lo introdujo Buckalw, que lo propuso al Congreso federal, y despues de demostrarse sus buenos
resultados, en una ley de 2 de Junio de 1871 fué extendido el sistema á todas las elecciones municipales
de aquel importantísimo Estado. Debiéndose elegir
dos años despues una Constituyente para la revision
de la Constitucion, se aplicó el método del voto limitado, que por poco no fué admitido tambien en la
nueva ley fundamental.
241
La democracia no será el ideal de la mejor forma
de Gobierno, si este flaco que se'observa en ella no
puede ser fortalecido, si no pnede ser organizada de
modo que ninguna clase, ni aun la mas numerosa,
sea capaz de anular políticamente todo lo que no
sea ella, y de dirigir la
En la Carolina del Sud, donde la minoría de los
blancos, que paga casi todos los impuestos, no consiguió estar representada en la legislatura, un diputado
de color propuso el método del voto limitado. El Gobernador lo recomendó vivamente, pero fué en vano. Y
los impuestos continuaron votándose y dilapidándose
por una Asamblea de color.
Por-último, en 1867 Bucklew mostró al Senado
federal las ventajas del método de Hare, proponiendo
como más sencillo y fácil, aunque ménos perfecto, el
voto acumulativo. En 1873, presentada esta reforma
de nuevo, halló una mayoría favorable, pero fué rechazada en la Cámara de los representantes.
BRASIL.—Antes que en el libro de M. Hare y en
la ley danesa, el principio de la representacion nacional fué desenvuelto en el Brasil por el señor Carneiro Becerra Cavalcanti, el cual, en un escrito publicado hácia 185o, señalaba su verdad y su justicia.
En 1872, Correira de Oliveira, ministro del interior,
presentó á. la Cámara de los Diputados un proyecto
de ley electoral informado en los principios sostenidos por Cavalcanti. Cada elector era llamado á dar
un voto sin vínculos de colegios ni de listas, y aque16
242
marcha de la Administracion, segun su interés
de clase. Encontrar los medios de impedir este
abuso, sin sacrificar las ventajas características
del sistema, hé aquí; el problema.
No se resuelve limitando el sufragio, lo que
implica que alguna porcion de los ciudadanos sea
los que más reuniesen serian elegidos, segun el sistema de la simple pluralidad, tanto en el primero como
en el segundo grado de eleccion.
La comision parlamentaria encargada del exámen
del proyecto, aprobó unánime su criterio fundamental;
pero uno de sus miembros, Mendes de Almeida,
propuso que el sistema fuese modificado en el sentido
de que los votos superfluos ó insuficientes pudiesen
ser trasmitidos á un segundo ó tercer candidato, escrito en la lista para esta eventualidad. Pero la reforma
se suspendió por las dificultades financieras y políticas
por entonces surgidas. Al año siguiente se publicó una
nueva ley para las elecciones municipales, provinciales
y políticas, adoptándose el voto limitado: cada elector
vota por dos candidatos de cada tres. representantes, y
si hay más de un múltiplo de tres, por uno además de
los dos tercios. En las elecciones de los Consejos de las
provincias en que deben designarse de 20 á 45
representantes, cada elector vota por un número de
representantes entre 14 y 3o: en las elecciones de
diputados, trece provincias eligen dei á 20, y cada uno
vota de 2 á 14: dos provincias, teniendo dos solos
representantes, no gozan del beneficio de esta reforma.
243
despojada de su parte en la representacion. Uno
de los principales beneficios del Gobierno libre es
que la educacion de la inteligencia y de los
sentimientos desciende hasta los últimos rangos del pueblo, cuando se le llama á. intervenir en
los actos que se relacionan con los grandes
La ley del Brasil, aun cuando sea ménos perfecta
que la propuesta por De Almeida y que la misma del
ministro Oliveira, no debe dejar de considerarse como
un suceso importante. Se queda, y lo proclaman con
admirable concordia los partidos, obtener una representacion justa, y como en el Parlamento inglés en
1867 el carácter definitivo del procedimiento elegido
no puede aminorar la justicia y la nobleza del intento.
El Brasil es el primero de los grandes Estados que
ha roto el antiguo yugo de las mayorías para todas las
elecciones.
DINAMARCA.—Entre los Estados del continente
europeo deben señalarse la Dinamarca y la Suiza,
porque en aquél el sistema de la representacion proporcional tuvo su aplicacion primera, y en éste dió
orígen á mayores estudios y á experiencias que no se
deben olvidar.
El uso del sistema del cociente en Dinamarca
mereceria un especial estudio. Lo introdujo en 1854
el Rey Cristian IX, segun el Consejo del ministro
Andrae, para las elecciones delLandsthing. En 1866,
cuando se propuso la revision de la Constitucion de
1849, el Rigsdag discutió el sistema, y aun cuando
244
itnereses del país. He insistido tanto sobre este
punto, que si hablo de él nuevamente, es sólo
porque hay pocas personas que parezcan dar á
ese efecto de las instituciones populares toda la
importancia que merece. Créese que es quimérico esperar tanto de causa que se juzga tan lifué muy combatido, lo aprobó por gran mayoría,
siendo admitido entre los principios sancionados por la
Constitucion (art. 4o.) Cuando se discutió la ley
electoral de 12 de Julio de 1867, nadie puso en duda el
valor del sistema que habia ya entrado en las costumbres del país. Hubo, por el contrario, quien deploró vivamente que se adoptase sólo para las elecciones del Landsthing, en lugar de tomarlo tambien
por base para las del Folkething ó Cámara baja,
donde prevalecía entonces aquella democracia rural
que durante diez años consumió en estériles agitaciones la actividad del país, sin admitir otro freno
que los inevitables de la otra Cámara y la Corona.
En esta lucha, sin ejemplo en las historias constitucionales, en la que una Cámara abusó extraordinariamente del derecho de negar los presupuestos, la
otra de su poder moderador, y la Corona del derecho
de consultar al país, Andrae pudo ver las ventajas de
su método. La Cámara alta, elegida segun el mismo,
llegó á conservar las leyes, la libertad y el porvenir
del país, amenazados por las intemperancias de la
democracia rural, aun cuando una artificiosa distribucion de colegios y una distribucion doctrinaria en
245
gera, y mirar como instrumento poderoso de
progreso mental, el ejercicio de los derechos políticos por los trabajadores manuales. Sin embargo, á ménos que sea pura quimera la difusion de una verdadera cultura intelectual en la
masa de la comunidad, hé ahí el único camino
categorías de los electores de la Cámara alta, paralizaron en mucha parte la legítima accion y la eficacia
del sistema proporcional.
Tenemos entre tanto tres imparciales testimonios
de sus buenos efectos, y son del abogado Pety de
Thozée, de Lytton y del Marqués Spínola, Ministros
que fueron, el primero de Inglaterra, y el segundo de
Italia en Copenhague.
Pety de Thozée divulgó la ley electoral danesa é
hizo de ella asunto de un pequeño estudio; los dos
diplomáticos, por encargo de sus Gobiernos, informaron sobre la experiencia y la accion práctica de la
ley. Están de acuerdo en afirmar que el sistema, muy
semejante al de Hare, no halló la más leve dificultad,
no originó ninguna censura séria, dió buenos resultados y ha entrado en los hábitos del país. Despues
fué aceptado por el Folkething para la eleccion de
dos Comisiones, y en la ley de 1873, que reorganizó
con un sistema uniforme los principales Municipios
del reino, para las elecciones municipales.
SUIZA.—Considerand, desde 1846, Cantagrel, Bellamy, Morin, Hernog-Weber, se fijaron en la idea
de equiparar el número de los electos al de los elec-
246
de llegar á ella. Si alguien lo duda, invocaré el
testimonio de la obra magistral de M. Tocqueville, y particularmente su juicio sobre los americanos. Casi todos los viajeros se han mostrado
sorprendidos de que, en cierto sentido, todo
americano es á la vez un patriota y un hombre
tores, en la
medida justa del número de los últimos.
En 1864, con motivo de las turbulencias que estallaron
en Ginebra, Ernesto Naville comenzó á reclamar una
reforma electoral, que con la justa representacion de
todos los electores, garantizase á éstos la libre
expresion del voto; á la Asamblea, la serenidad
necesaria, y á la sociedad, el órden y la paz. En 1865
se formó la Asociation Reformiste, y con los estudios,
con las peticiones y con la más activa y vigorosa
propaganda, difundió pronto sus ideas.
Despues de diferentes esfuerzos parciales para
ganar á la nueva idea los votos de la opinion, la Asociacion ginebrina presentó al Gran Consejo, por medio
de A. Roget, una propuesta de reforma electoral, que
fué discutida con suficiente profundidad y enviada á
una Comision, en la que se dieron dos dictámenes,
uno de Le-Fort por la mayoría, que rechazaba la
propuesta, y otro de Roget, que se inclinaba á
defenderla.
Cuando se reformó la Constitucion federal, Morin invitó á los legisladores suizos á adoptar para las
elecciones el nuevo principio. En la sesion de 18 de
Enero de 1872, Herzog-Weber, diputado en el Con-
247
de inteligencia cultivada; y M. de Tocqueville ha
demostrado cómo esas cualidades van estrechamente ligadas á sus instituciones democráticas. No se ha visto nunca ni aun se ha considerado jamás como posible una difusion tan
grande de los gustos, de los sentimientos y de
sejo nacional, propuso que se adoptase, como reclamaban numerosas peticiones enviadas á la Asamblea,
un procedimiento electoral que asegurase la representacion de todos, con un sistema de voto de preferencia, segun los últimos estudios de Hare. La propuesta fué combatida especialmente por Anderwert,
porque en una república debe prevalecer la voluntad
de los más, y las minorías están representadas sin
necesidad de delicados mecanismos. El sistema proporcional es necesario en las Monarquías para que
las minorías puedan asegurarse contra la Corona: es
ocioso y peligroso en las repúblicas. La propuesta, á
pesar de la defensa de su autor y de Desor, fué rechazada. Pero pronto se tuvo una prueba evidente de
su excelencia. Mientras el pueblo suizo rechazaba el
12 de Mayo la nueva Constituc ion que se le proponia,
en las elecciones de 27 de Octubre enviaba á las Cámaras, con aumento de fuerzas, la misma mayoría
que la habia hecho, quedando las minorías de muchos cantones, no sólo vencidas, sino privadas de representacion.
Se comprende bien que el mal resultado y la razon que estos ejemplos les daban, aumentasen el celo
248
las ideas que constituyen el patrimonio de los
espíritus ilustrados. Sin embargo, esto mismo
no es nada, en comparacion de lo que podríamos obtener con un Gobierno tan democrático
por la amplitud de sus bases, pero mejor organizado bajo otras relaciones igualmente imporde los partidarios de la reforma. Tambien en Neufchatel, en Lausana y en Friburgo, se habian fundado
libres compañías para estudiarla y difundirla, y formaron con las de Ginebra y Zurich, una estrecha
alianza. En el canton de Vaud, donde ya se elegian
los jurados, segun el método del voto limitado, con
buenos resultados, Pilicier pidió que se introdujese el
voto acumulativo para la eleccion de la Represen-,
tacion nacional. El Gran Consejo, en la sesion de 17 de
Noviembre de 1872, aceptó la propuesta y la envió
para más maduro estudio al Consejo de Estado.
Dos años despues, Gfeller inició una peticion
para reclamar la proporcionalidad de la representacion, y reunió en breve muchos millares de firmas.
Dada cuenta de esta peticion al Gran Consejo, Ruchonnet consiguió que se enviase á una Comision,
que presentó su informe en Junio. En este, Correvon hizo patente la justicia del principio, la falta de
fundamento de las objeciones, la oportunidad de acojerlo en la no lejana revision de la Constitucion cantonal, estudiando la aplicacion y difundiendo en el
país la conviccion de sus ventajas. Entretanto se verificaron elecciones, en las cuales la reforma fué vi-
249
tantes. Porque la vida política es ciertamente en
América una escuela muy preciosa; pero es una
escuela, en la que los profesores más habiles
están excluidos de la representacion nacional y en
general de las funciones públicas, lo mismo que si
sufrieran las consecuencias de una incagorosamente sostenida, y la Asociacion de Vaud presentó, por medio de Gfeller, su Presidente, una propuesta de ley para que se adoptase en el canton 'el
voto acumulativo. La cuestion está hoy sub :Indice;
pero es evidente que no tardará en ser resuelta en el
sentido de la reforma.
Tambien continuó la lucha en Ginebra. Mientras
Naville, con infatigable perseverancia, iba notando
los progresos de la reforma en la opinion, en los estudios y en las aplicaciones prácticas, Lütscher, J. L.
Micheli y Roget, continuaban unidos á él en el canton, la más vigorosa propaganda, señalando los fraudes que evitaban la libre espresion del voto, y tratando de perfeccionar de más en más un método fácil y
adecuado á las costumbres del país para asegurar la
representacion de todos los electores. Así la Asociation Reformiste, corrigió con el método del voto
acumulativo los defectos del de la libre concurrencia
de las listas, y asociándolo en sus ventajas, hizo una
propuesta, á la que considerarnos reservados, especialmente en los cantones de Suiza, seguros triunfos.
En Vallois se ha revisado la Constitucion en
1875, y en aquella ocasion el Consejo de Estado pro-
250
pacidad legal. Además, siendo el pueblo en
América la única fuente de poder, impetra su
apoyo toda ambicion egoista, lo mismo que en
los paises despóticos lo impetra del Monarca.
El pueblo vése abrumado, como el déspota,
por la adulacion y la lisonja; y los efectos corpuso que se aceptase el principio del voto acumulativo
en un mensaje, en el que mostraba la utilidad y los
precedentes de esta reforma. El Gran Consejo aceptó
el principio, pero consideró, no sin razon, preferible á
consignarlo en la Constitucion, dejar á la ley
electoral su aplicacion. Y en efecto, por 41 votos
contra 38 fué aprobado el siguiente artículo (66): «La
ley electoral determinará un sistema de votacion que
permita á las minorías obtener una representacion
justa.»
En la segunda lectura del proyecto, la cuestion
fué examinada de nuevo y discutida ámpliamente;
Bioley y Rothen sostuvieron enérgicamente el principio y nadie lo combatió, si bien hubo quien reputó suficiente para asegurar la justa representacion
de todos el sistema vigente en el canton, segun el
cual, las elecciones se hacen por distritos y por escrutinio de listas; pero cuando algunos municipios
quieren nombrar sólo un diputado, pueden reunir
sus sufragios en votacion separada. Este método, que
está en vigor desde 1852 en un canton habitado por
dos razas tan diversas, llegó á evitar peligrosos conflictos, dando medios á las minorías que con el escru-
251
ruptores del poder avanzan exactamente á la vez que
su influencia benéfica y ennoblecedora. Si áun con
esta amalgama, las instituciones democráticas
producen una superioridad tan marcada de
desarrollo intelectual en las últimas clases americanas,
comparadas á las mismas clases en
tinio de listas habrían quedado sin fuerzas, para reunirse separadamente y nombrar su representante. El
sistema ha echado profundas raices en las costumbres del país, y como indicaba Clausen al Gran Consejo en la sesion de 26 de Noviembre de 1875, nunca
promovió dificultades prácticas, áun cuando en su
ejercicio, como hizo notar Bioley, no siempre dió
buenos resultados. Nada ménos que 5.200 votos contra 32 se decidieron por el mantenimiento de este sistema. Debe, pues, reconocerse que el gérmen de la reforma fué esparcido sobre terreno fecundo.
En. Zurich se renovaron tambien las tentativas
de los reformadores. En 1874 se sometió al Consejo
del Canton una propuesta de ley para dejar al pueblo
elegir el Tribunal de apelacion: De Wice propuso
que se hiciese segun el sistema proporcional, y halló
62 votos favorables contra 119 contrarios, cifra considerable todavia. Renovó la propuesta pocos dias despues, cuando Burkli pidió una reforma en el Consejo
del Canton, con resultado no muy diverso.
A fin de 1875 la Vercin fur Walzlreform publicó
dos propuestas de ley presentadas por Wille y Studer para aplicar la representacion proporcional. La
Inglaterra y en otras partes, ¿qué no seria si se pudiese
conservar la porcion benéfica de esa influencia, sin
sufrir la perniciosa? Esto puede conseguirse hasta
cierto punto, pero no rehusando á la porcion
naturalmente más apática del pueblo, el grado de
prevision y penetracion
primera se resume en estos principios: division del
Canton en distritos electorales; voto uni-nominal;
eleccion del mayor número de los diputados, segun el
cociente del distrito, y de los otros, segun el cociente
cantonal: en caso de falta de mayoría, se sigue, si es
preciso, el presente método. La segunda está así concebida: serán formadas y publicadas las listas de los
candidatos; los electores podrán votar por personas de
estas, sin alterarlas, ó por un candidato .sólo: cada lista
tendrá tantos candidatos elegidos, cuantas veces esté en
ellas contenido el cociente, y serán elegidos los
candidatos que no figuren en las listas que lo reunan.
Los dos proyectos fueron reducidos despues á uno,
adoptando el sistema de las listas de Studer, con las
elecciones por simple mayoría, segun Ville, el que
será dentro de poco presentado al Consejo del Canton
corno el desideratum de los reformadores de Zurich, ya
tan numerosos.
En la ciudad de Basilea, la cuestion fué llevada
ante el Gran Consejo, en Marzo de 1875, por Haggenbach-Bischoff, mientras se discutia la revision de la
Constitucion. Propuso que cada elector votase libremente por el 10 por loo de los miembros del Gran
253
que adquirirá, si es llamada á considerar y manejar los asuntos públicos.
Mediante la discusion política, el trabajador
manual, cuya ocupacion es una rutina, cuya
vida no le pone en contacto con variedad alguna de impresiones, de circunstancias ó de ideas,
Consejo, sistema intermedio entre el del voto limitado y el de la simple pluralidad por escrutinio individual. La propuesta reunió 45 votos contra 53, minoría considerable que hace esperar ver acogida una
idea presentada por primera vez á los consejeros de la
Ciudad-Canton.
La propuesta fué presentada de nuevo en Neufchatel al Gran Consejo y fué rechazada también,
reuniendo, sin embargo, un número de votos superior
al de la otra vez. La reforma, á la que la muerte quitó
la valiosa ayuda de Jacottet y Du Pasquier, halló
un valiente defensor en el abogado Jeaurenaud, De
Chaux-de-Fonde, que no cesó de defenderla en la
prensa del Canton, mostrando sus ventajas y señalando sus continuos progresos.
T. Berthoud, en una sesion pública celebrada
en Noviembre de 1877 en Neufchatel, hizo algunas
propuestas prácticas, que han sido aceptadas por los
radicales del Canton. Y ya que los conservadores
sostienen la reforma con noble constancia desde 1869,
estamos ciertos de que será pronto aprobado un proyecto como el de Jacottet, que seria la aplicacion mejor
del método de Hare.
254
comprende cómo la influencia de las causas
remotas y de acontecimientos cumplidos en otra
parte, obra inmediata y sensiblemente sobre
sus intereses personales y actuales: y mediante
ella y la accion política y colectiva, el hombre,
cuyos intereses se hallan limitados por sus ocuNo se tardará mucho en comprender en la misma
Confederacion la necesidad de la reforma. Los autores
de la nueva Constitucion reputaron que era bastante
el referendum para garantir los derechos populares y
para asegurar á las leyes más importantes la
aprobacion de la mayoría. Hoy se advierte que la
presente peticion de este referendunz, muestra la desconfianza del país en los propios legisladores. ¿Qué
es este procedimiento sino una especie de apelacion
de jueces que han estudiado una propuesta, y que
bajo su responsabilidad la acojen á jueces incompetentes é irresponsables? Si todo el pueblo suizo estuviese justamente representado en el Consejo Nacional, el referendum seria inútil y no tendria el único
valor que hoy tiene de una apelacion de los representantes de una sola parte del pueblo, al pueblo entero. Las minorías privadas de diputados recobran su
derecho en un dia de votacion popular. Así el releerendum aparece como un remedio de instituciones
viciadas que destruyen la verdad del sistema representativo; pero es un remedio lleno de peligros, de
los que no pueden resultar sino fiebre y marasmo.
E. Naville ha considerado exacto este gran in-
255
paciones diarias á, un círculo muy estrecho,
simpatiza con sus conciudadanos y se reconoce
miembro de una gran comunidad. Pero cuando
una clase carece del derecho de sufragio y no procura
adquirirlo, las discusiones políticas pasan muy por
encima de ella. La situacion, resconveniente del referendum en la carta escrita el 15 de
Junio de 1877 al Sr. Aepli, ex-presidente del Consejo
nacional. Tomaba pretexto de un pasaje de su
discurso inaugural, en que decia que «seria difícil, no
sólo preparar una ley importante, sino hacerla aceptar
corno conviene á nuestro pueblo, presentándola sana
y salva de las dificultades y los peligros del referendum.» Naville añadia: «Sólo la representacion
nacional de todos los electores podrá poner de acuerdo
al pueblo con sus representantes y hacer supérfluo el
referendum.» Este es un remedio que puede servir en
algun caso; pero corno todos los remedios, encierra un
elemento nocivo que daña al organismo. El referendum permanente sustituye la democracia directa
á la representativa, y nos acerca al régimen de los
plebiscitos, el gran camino del cesarismo. Francia se
aparta de él y Suiza se arriesga á seguirlo.
Por esto Naville concluye, como todos los reformadores de su país, recomendando el método proporcional. Bastaria que cada Canton se subdividiese
en distritos electorales de tres á cinco diputados,
dando á cada elector facultad de distribuir el voto á
su modo y considerando elegidos á los que reuniese
256
pecto de los electores, es la del auditorio en un
tribunal de justicia, comparada á la de las doce
personas que componen el jurado. No se le pide
su voto; las exhortaciones, los argumentos se
dirijen á otros y no á ella, nada depende de la
decision que adopte, y no hay necesidad ninguel
cociente. Los progresos de esta simple idea en los
Cantones, y los inconvenientes del sistema electoral y
de los llamados derechos populares en materia federal
no dejarán de suministrar á los partidarios de la
reforma nuevos y más poderosos argumentos.
FRANCIA.—En este país cuenta con ardientes de-
fensores la idea de la justa representacion de todos los
electores, presentida ya por Condorcet á principios
del siglo, y desenvuelta despues por Luis Blanc, Emilio Girardin y otros eminentes publicistas. Sin embargo, á pesar de los esfuerzos hechos para llevarla al
terreno de la práctica, aún no ha sido aplicada en
ninguna clase de elecciones.
BÉLGICA.—Despues de varios trabajos de Bourson, Rolyns Jacquemyns, Laveleye y otros, el abogado Péty expuso en el Consejo provincial de Lieja
las aplicaciones prácticas ya intentadas y los resultados obtenidos, recomendando su estudio. La Asociacion de abogados de la capital dió un paso más,
adoptando desde aquel año el sistema de Hare para
la eleccion de su junta de Gobierno, y despues de
cuatro experiencias, pudieron exarninarse sus resultados. En Mayo de 1871, J. de Scmedt presentó al
257
na y apenas hay razon de que se pronuncie por una
ú otra. En un Gobierno, aunque bajo otras
relaciones sea popular, cualquiera que carezca
de voto y no abrigue la esperanza de poseerlo, ó
estará siempre descontento, ó experimentará los
sentimientos de un hombre á quien no afecSenado y á la Cámara una Memoria sobre la misma
materia, y en 1874 dedicó un estudio más difuso, que
llegaba á una completa propuesta de la ley electoral,
segun el sistema de la lista libre. Posteriormente, el
mismo Péty y otros han tratado de nuevo tan importante cuestion, siendo grande el número de prosélitos
que han ganado á su causa en aquel país inteligente y
libre.
ALEMANIA Y AUSTRIA.---En Alemania la reforma
es más bien una aspiracion ideal que una propuesta
práctica, aunque, segun ha dicho un periódico, el
príncipe de Bismarck no desconoce su justicia, y
Bluntschli, Mohl, Engel y otros jurisconsultos y publicistas no ménos célebres la han prohijado. Pero
puede decirse que allí está demasiado viva la memoria de las artificiosas categorías de las elecciones duales- y plurales, de primero y segundo grado, de sus
antiguos sistemas electorales, para no atenerse extrictamente al sufragio universal, en su mayor sencillez.
En Bohemia el principio fué defendido primero
por un ilustre publicista, jefe que fué del partido nacional teczeco, K. Sladskowski, en un estudio del
que Vayra hizo una version alemana. Sladskowski
17
258
tan los intereses generales de la sociedad; de un
hombre que ve que sus intereses han de ser dirigidos por otros, que nada tiene que ver con las
leyes, como no sea para obedecerlas, y que se halla en
la posicion de un mero espectador en cuanto á los
intereses y asuntos públicos. En
halló pronto adhesiones, porque sus propuestas, como se
comprende bien, habrian sido útiles á los alemanes en el
municipio de Praga, y á los teczecos en la Dieta de
Bohemia, por una y otra parte, con justicia y verdad.
Consejero del Comun, miembro de la Dieta y diputado
del Parlamento de Viena, Sladskowski, hizo una activa
propaganda, y á fin de 1875 fundó en Praga una
«Sociedad para la representacion nacional,» con el fin
de tratar bajo el aspecto científico la cuestion de la
representacion
proporcional
y
difundir
su
conocimiento. La Sociedad ha tenido discusiones
importan tes.
GRECIA, HOLANDA Y SUECIA.—En el primero de
estos Estados, en Noviembre de 1871, el Ministro
Comondouros presentó á la Cámara un proyecto de ley
electoral, que se lee en las actas de aquella Asamblea,
estableciendo un sistema parecido al del cociente.
Caido aquel Ministerio y sucediéndole el de Tricoupis,
no fué abandonada la idea de la representacion
proporcional, y el discurso de la Corona de II de Agosto
de 1875 anunció que se hacia la nueva ley electoral.
No obstante, bien sea por dificultades locales, bien por
lo complicadas y frecuentes que en este
259
esta situacion sabrá poco más ó ménos de los
negocios públicos .y se preocupará de ellos lo
que una muger de la clase media en comparadon de su marido ó de sus hermanos.
Independientemente de las consideraciones
antedichas, es una injusticia personal rehusar á.
alguien, -á ménos que no sea para impedir grandes males, el privilegio elemental de dar su voto (y
un voto que debe ser tenido en algo) en la
decision de asuntos en que está tan interesapaís son las crísis políticas, aún no se ha realizado la
reforma.
En Holanda el sistema de Hare fué examinado
en 1865, cuando se reunió en Amsterdam un Con- 0reso de las ciencias sociales. Y se llegó á conclusiones que hacian esperar el momento en que fuese acogido, ó al ménos estudiado á fondo, en aquel Estado;
pero despues dé aquella época no se ha hablado de él.
En Suecia las ideas de Hare y de Mill y las experiencias de Dinamarca motivaron algun estudio y
alguna propuesta, aunque sin resultados prácticos
todavia.
ITALIA.---En este país no pocos jurisconsultos y
publicistas, entre ellos Brunialti, de quien hemos tornado estos apuntes, han propagado las ventajas y
conveniencia del Sistema, habiéndosele admitido en
parte en la nueva ley electoral.
Por último, en España un ilustre pensador, el señor D. Nicolás Salmeron fué el primero, si mal no
260
do como los demás. Si se le obliga á pagar, si
puede ser llevado á batirse, si se le exige que
obedezca implícitamente, deberia tener el derecho de saber por qué, de dar ó rehusar su consentimiento, de ver computada su opinion por lo
que vale, aunque no más. En una nacion adulta y
civilizada, no deberia haber párias, hombres
heridos de incapacidad, á no ser por sus propias faltas. Todo hombre es degradado, sépalo ó
no, cuando otros, sin consultarle, ejercen un
recordamos, que en 1873 sostuvo la conveniencia de
admitir el voto limitado ó el acumulativo para las
elecciones generales que por entonces habian de verificarse; pero el asunto quedó in statu quo. El principio, sin embargo, no ha sido olvidado: lejos de ello, en
el reciente proyecto de ley electoral, ya aprobado por
ánibos Cuerpos Colegisladores, forman un solo distrito
las capitales de provincia más importantes, con la
facultad de nombrar tres, cuatro, cinco, seis, siete y
hasta ocho diputados, segun su poblacion. En dichos
distritos, el elector no puede votar más que pór dos
candidatos de cada tres, por tres, si son cuatro ó cinco
los que deben elegirse, por cuatro, si son seis, etc. En
los demás distritos, continúa el voto uni-personal, no
eligiendo tampoco más que un dipu, tado. Por manera,
que España, si ha sido de las últimas, no es la nacion
que con ménos vigor ha entrado en el camino de la
reforma.
(N. del T.)
261
poder ilimitado sobre su propio destino. Y lun
suponiendo un estado muy superior al en que
hoy se encuentra el espíritu humano, no es natural que aquellos de que se dispone así, sean
tratados con tanta justicia como aquellos que
poseen voz y voto. Los Gobiernos y las clases
gobernantes están en la necesidad de considerar
los intereses y deseos de los que poseen el sufragio; pero nada les obliga respecto de los excluidos, y por bien dispuestos que estén hácia
ellos, se hallan en general muy ocupados en cosas á que les es preciso atender para tener tiempo de pensar en lo que pueden descuidar impunemente. Por esta razon, no es satisfactoria
ninguna combinacion del sufragio que excluya
en absoluto á una persona ó clase, ó si el derecho electoral no es accesible á todas las-personas adultas que deseen obtenerle.
Hay, sin embargo, ciertas exclusiones motivadas por razones positivas que no contradicen el principio; y aunque sean un mal en sí
mismas, no deben cesar sino con el estado de
cosas de que son forzosa consecuencia. Estimo
como totalmente inadmisible que participe del
sufragio el que no sabe leer ni escribir, y áun
añadiré, las primeras reglas de aritmética. La
justicia exige, aunque el sufragio no dependa
262
de ello, que los medios de adquirir esa instruccion elemental estén al alcance de todos, sea
gratuitamente, sea mediante una remuneracion
que no exceda los recursos de los más menesterosos. Si así realmente sucediese, no se pensaria
en dar el sufragio al hombre que no supiera
leer, como no se dá al niño que no sabe hablar,
no siendo la sociedad quien lo excluiria, sino su
propia pereza. Cuando la sociedad no ha cumplido con su deber, haciendo accesible á todos
este grado de instruccion, hay ciertamente injusticia en dichas exclusiones, pero es una injusticia necesaria. Si la sociedad ha descuidado
llenar dos obligaciones solemnes, la más importante y fundamental de las dos debe ser atendida la primera: la enseñanza universal debe
preceder al sufragio universal. Sólo el hombre
en quien una teoría irreflexiva haya ahogado la
voz del sentido comun, puede sostener que deberian concederse poderes sobre otros, poderes
sobre toda la comunidad, á gentes que no han
adquirido las condiciones más ordinarias y esenciales para atender á sus propias necesidades,
para dirigir con inteligencia sus propios intereses y los de las personas más estrechamente ligadas á ellos.
Sin duda alguna seria fácil llevar más lejos
263
este argumento y serviria para probar mucho
más. Seria muy conveniente que además de la
lectura, de la escritura y el cálculo, se exigiese á
los electores cierto conocimiento de la conformacion de la tierra y de sus divisiones naturales y políticas, ciertos conocimientos elementales de la historia general y de la historia é instituciones de su país. Pero este grado de instruccion no es accesible á todo el mundo en
nuestro país, y probablemente no lo es tampoco
en los Estados-Unidos. Además, no existe un
mecanismo digno de confianza para saber si se
ha alcanzado ó no. Por el momento, la tentativa produciria parcialidad, engaños y toda
clase de fraudes. Vale más conceder el sufragio
sin distincion ó rehusarlo sin distincion, que facultar á un funcionario público para otorgarlo
á unos y negarlo á otros. Sin embargo, en lo
que se refiere á la lectura, á la escritura y al
cálculo, no hay dificultad ninguna. Seria fácil
exigir á todo el que pidiese la inscripcion electoral que en presencia del encargado del registro copiase una frase de un libro inglés y resolviera una regla de tres: seria igualmente fácil
asegurar por reglas fijas y por medio de una
publicidad completa la recta aplicacion de una
medida tan sencilla. Esta condicion deberia
264
acompañar siempre al sufragio universal, y al
cabo de algunos años serian excluidos del privilegio tan sólo aquellos que se cuidasen tan poco
de él, que su voto, si lo diesen, no indicaria la
existencia de una opinion política real.
Es tambien importante que la Asamblea
para votar los impuestos generales ó locales, sea
elegida exclusivamente por los contribuyentes
á. estos impuestos. Hay mil razones para que
sean pródigos y ninguna para que sean económicos los que no contribuyen á los gastos del país, y
por medio de sus votos disponen del dinero
ajeno: en tanto que se trate de asuntos de dinero, todo poder de votar que se les conceda,
es una yiolacion del principio fundamental de
los Gobiernos libres; una combinacion defectuosa donde hay un poder de intervencion, inspeccion y limitacion, y ningun interés en ejercerlo rectamente. Es esto lo mismo que autorizar á las gentes para derrochar el dinero de sus
vecinos en todo objeto que les agrade llamar
público. Todos sabemos que á esto se debe que
en las grandes ciudades de los Estados-Unidos
hayan alcanzado una cifra tan exhorbitante los
impuestos locales, cuyo peso recae por completo
sobre las clases más ricas. Que la representacion
sea tan extensa como el impuesto, tanto sí, pero
265
no más, hé aquí lo que está de acuerdo con el
espíritu de las instituciones británicas.
Pero para conciliar esto, como condicion
sine qua non, con la universalidad del sufragio,
es tan esencial como conveniente, bajo otras
muchas relaciones, que el impuesto descienda,
bajo una forma visible, hasta las clases mas pobres. En nuestro país, lo mismo que en la mayor parte de los demás, no hay probablemente
familia de trabajadores que no contribuya á los
impuestos indirectos por la compra del té, del
café, del azúcar, para no hablar de los narcóticos y estimulantes. Pero esa manera de sufragar una parte de las atenciones públicas, apénas
es sentida; el contribuyente, si no es una persona instruida y reflexiva, no identifica su interés con lo módico de los gastos públicos tan
íntimamente como cuando se le pide la cuota
directamente: y aun suponiendo que lo haga,
tendrá cuidado, por excesivo que sea el dispendio que con su voto imponga al Gobierno,
tendrá, cuidado, repito, de que ese dispendio no
sea sufragado por impuestos adicionales sobre
los artículos que consume. Seria preferible levantar un impuesto directo, bajo la forma de la
capitacion, sobre toda persona adulta en la comunidad, ó bien que toda persona adulta, al
266
adquirir e] derecho de sufragio, se dejase imponer algo más de lo que debe satisfacer por
concepto de contribuciones directas; ó en fin,
que se pudiera exigir de todo elector inscrito
en el registro una pequeña suma anual, que variarla segun el total de los gastos del país, á fin
de que todos vieran que el dinero que votaban
era el suyo y que estaban interesados en votar
lo ménos posible. Aun en este caso, me parece
que la asistencia de la parroquia deberia ser una
exclusion para quien la recibe. Quien no puede
sostenerse por su trabajo, no tiene derecho á
servirse del dinero de otro. Desde que llega al
extremo de depender para su subsistencia de
los demás miembros de la comunidad, abdica
su derecho á ser tratado bajo un pié de igualdad con ellos. A aquellos á quienes es deudor
de la continuacion de su misma existencia, son
los que pueden reclamar con justo título la
direccion exclusiva de los asuntos generales,
cuya marcha en nada le interesa. Para poseer el
derecho electoral, seria menester que el postulante no hubiera estado á cargo de la parroquia
durante cierto número de años, (fijemos cinco),
antes del dia de la inscripcion electoral.
Hallarse en un caso de insolvencia, más ó
ménos caracterizada, ó haberse prevalido de la
267
ley de insolvencia ( Insolvent atc ), excluiría del
sufragio, hasta que la persona hubiera pagado
sus deudas ó probado al ménos que hacia mucho tiempo no vivia de las limosnas públicas. El no
pago del impuesto, cuando este hecho se hubiera
repetido por bastantes veces, para no pasar por
una inadvertencia, seria, mientras persistiese,
causa de incapacidad. Este sistema de exclusiones
no es permanente por su naturaleza,
fundándose en condiciones que todos son ó
deberian ser capaces de Henar, si lo desearan, y
dejan el sufragio accesible á todos los que se
encuentran en la situacion normal de un sér
humano: si alguno incurre en ellas, es que no se
cuida lo bastante de hacer, á, causa del sufragio, lo que sin él estarla obligado á ejecutar, ó
que vive en una condicion general de degradacion y
de depresion. Cuando el hombre llega á tal
estado, el derecho político es poca cosa para
él; una ventaja que no siente: cuando cesara de
ser así, la exclusion política desapareceria con las
demás incapacidades.
Podríase, pues, esperar que á la larga (suponiendo que no hubiese otras restricciones
que las expuestas) todos estuviesen en posesion
del derecho electoral, exceptuando únicamente
aquellos (cuyo número debe esperarse dismi-
268
nuirá, poco á, poco) que fueran sostenidos por la
parroquia. De esta manera, el sufragio seria
universal, con muy ligeras excepciones. Corno
hemos visto, es absolutamente necesario, en la
concepcion extensa y elevada de un buen Gobierno, que el sufragio esté muy difundido. Sin
embargo, bajo tal estado de cosas, la gran mayoría de los votantes en la mayor parte de los
paises y ciertamente en el nuestro, se compondria de trabajadores manuales, y continuaria existiendo en grado considerable el doble
peligro de un nivel muy inferior de inteligencia política y el de una legislacion de clase.
Réstanos ver si hay algun medio de obviar á.
estos males.
Pueden remediarse, si se desea sinceramente, no por combinaciones artificiales, sino
segun la marcha natural de las cosas humanas
que todos acatan, cuando algun interés ó alguna opinion tradicional no lo impide. En todos los negocios humanos, cualquier persona
que esté directamente interesada y que no se
halle bajo una tutela positiva, tiene el derecho
de dar su voto; esto es corriente; y no se puede
sin injusticia rehusarle el ejercicio de este derecho, siempre que no sea incompatible con la
seguridad de todos. Pero si cada uno debe te-
269
ner voto, ¿deben ser iguales estos votos? Hé
aquí una proposicion totalmente difente. Cuando
dos personas que tienen un interés comun en un
asunto, son de opiniones distintas, ¿exige
la justicia que ambos pareceres sean considerados
como si tuvieran exatamente el mismo valor? Si
iguales en virtud, una de esas personas excediese a la
otra en inteligencia,—ó si de inteligencia igual, la
superase en virtud,—la opinion del ser superior
bajo la relacion moral é intelectual, es de más
valor que la del inferior. Si las instituciones de
un país afirman virtualmente que esas dos
opiniones tienen el mismo valor, afirman un
absurdo. Uno de esos dos séres, como el más
ilustrado ó como el mejor, tiene derecho á una
influencia superior. La dificultad está en saber á cuál
de ambos le corresponde ese derecho:
discernimiento -imposible en cuanto á los
individuos; pero que puede ejercerse sobre las
masas con bastante exactitud. No habria
pretexto alguno para aplicar esta doctrina á
todos los casos que pueden considerarse con
razon de derecho individual y privado. En un
asunto que de dos personas no interesa más que á.
una, ésta tiene el derecho de seguir su propia
opinion por preferible que parezca la contraria. Pero
hablamos de cosas
270
que afectan igualmente á dos personas; hablamos de cosas en que si el ignorante no cede su
parte en la direccion del negocio al más instruido, éste deberá ceder á aquél. ¿Cuál de ambos expedientes es más ventajoso para las dos
personas interesadas y más conforme á la conveniencia general de las cosas? Si se cree injusto
que uno de los dos tenga que ceder, ¿cuándo
habrá más injusticia?
Ahora bien, los asuntos nacionales se asemejan exactamente S ese negocio comun, con
la diferencia, sin embargo, de que nadie está
obligado nunca á hacer el sacrificio completo
de" su propia opinion. Esta se contará siempre
como elemento de cálculo, ocupando el lugar
que le corresponde, señalándose tan sólo un
rango superior á los sufragios de aquellos cuyo
opinion merezca más consideracion. En este
sistema no hay nada de necesariamente irritante para aquellos á quienes se asigna un grado
menor de influencia. Una cosa es no tener voto
en los asuntos públicos, y otra muy distinta
ver que se reconoce á los otros un voto más
eficaz á causa de capacidad Mayor. Estas dos
cosas son, no sólo diferentes, sino inconmensurables. Un individuo tiene derecho á creerse
injuriado al no ser tenido en nada y ser mira-
271
do como careciendo absolutamente de valor.
Ninguno, si no es un nécio, y un nécio de especie particular, puede sentirse ofendido„ porque se reconozca que hay otros cuya opinion
y áun cuyo deseo, deben ser más atendidos
que su deseo y su opinion. Carecer de voz
y voto en asuntos que en parte son nuestros,
es cosa á la cual nadie se conformará voluntariamente; pero cuando lo que en parte es asunto de una persona, es tambien en parte asunto
de otra; cuando la primera comprende que la
segunda entiende el negocio mejor que ella, no
le sorprende, sino ántes bien, le parece, de
acuerdo con la marcha ordinaria de las cosas
en cualquier otro órden de intereses, que la
opinion de ésta sea tenida en más que la suya
propia. Solamente es necesario que esa influencia superior sea conferida segun motivos que
pueda comprender y cuya justicia sea capaz de
apercibir.
Me apresuro á decir que considero como
totalmente inadmisible, ni áun como temperamento transitorio, el que la superioridad de influencia sea otorgada con arreglo á la riqueza.
No niego que la riqueza no sea una especie de
testimonio. En la mayor parte de los paises,
la educacion, aunque no proporcionada en ma-
272
nera alguna á la riqueza, es mejor en la porcion mas rica de la sociedad que en la mas pobre: pero el criterio es tan imperfectos influye la
casualidad tanto más que el mérito para elevar
á los hombres es tan imposible á una persona
que haya adquirido un grado cualquiera de
instruccion asegurarse un grado de elevacion
análogo en la escala social, que esa base del
privilegio electoral ha sido y será siempre odiosa
por todo extremo. Si se fundase la pluralidad de votos en alguna cualidad pecuniaria,
no sólo estaria expuesto el procedimiento á
continuas objeciones, sino que se comprometería el principio y se haria imposible su aplicacion permanente. La democracia, en nuestro
país al ménos, no está celosa por el momento
de la superioridad personal; pero lo esta natural y muy justamente de la que tiene por
única base la riqueza. La única razon digna
de ser tenida en cuenta para dar al voto de
una persona mayor valor que la unidad; se
funda en la capacidad mental del individuo;
faltando tan sólo medios aproximados para establecer esta superioridad. Si existiese algo parecido á una educacion realmente nacional, ó
un sistema de examen general, digno de confianza, podria tomarse la educacion como cri-
273
terio directo. Pero á falta de esto, la naturaleza
de la ocupacion de cada individuo es una
especie de testimonio. Un maestro es
más inteligente que un obrero; porque
necesita trabajar con la cabeza y no
simplemente con las manos. Un capataz es
por regla general más inteligente que un
trabajador ordinario, y éste en los oficios
que exigen destreza, lo es más que un
jornalero. Un banquero, un negociante, un
fabricante, será probablemente más
inteligente que un tendero, porque tiene
que dirigir intereses más vastos y
complicados. En todos estos casos no
bastaria hallarse encargado de la funcion
superior, sino que seria menester probar
la existencia real de las cualidades
requeridas. Así, para impedir que muchas
gentes
tomasen
nominalmente
una
ocupacion, seria conveniente exigir que se
hubiera perseverado en ella durante un
plazo determinado (fijemos tres años.)
Mediante alguna condicion parecida, se
concederían dos ó tres votos á toda persona
que ejerciese alguna funcion superior. Las
profesiones liberales, cuando se ejercen de
una manera real y no nominalmente,
implican naturalmente un grado todavía
mayor de instruccion. Y siempre que
para entrar en una carrera se haya exigido
un examen suficiente ó condiciones sérias
274
de educacion, puédese conceder desde luego la
pluralidad de votos á todos los que la hayan
abrazado.
Podríase aplicar la misma regla á los grados universitarios y aun á los que probasen haber hecho satisfactoriamente los estudios exigidos por las escuelas en donde se enseñan las ramas
más elevadas de la ciencia, previa seguridad de que el estudio era real y no puro pretexto. Los exámenes locales ó de media clase
para el grado de asociado, establecidos por la
Universidad de Oxford con un fin público y
loable, y todos los parecidos que establezcan
otras corporaciones competentes, proporcionan
(á condicion de ser accesibles á todos, sin excepcion) otra base, á virtud de la cual se otorgaría la pluralidad de votos á cuantos hubieran
pasado por esta prueba. Todas estas indicaciones pueden dar lugar á grandes discusiones de
detalle y á objeciones que no es necesario prever por el momento. No ha llegado aun el dia
de ejecutar semejantes planes, y no quisiera
comprometer mi opinion por las proposiciones
particulares que he emitido. Pero, en mi concepto, es evidente que en esta direccion se encuentra el verdadero ideal del Gobierno representativo, y que trabajando en el estudio de las
975
mejores combinaciones prácticas posibles, se
prepara el verdadero progreso político.
Si se me pregunta hasta qué punto ha de extenderse el principio, ó cuántos votos se concederán á un individuo, á. virtud de cualidades superiores, contestaré que esto en sí no tiene gran
importancia, siempre que las gradaciones y distinciones no sean hechas arbitrariamente y sí
de modo que las comprendan y acepten la conciencia é inteligencia generales. Pero es condicion absoluta no traspasar el límite prescrito
por el principio fundamental establecido en otro
capítulo, corno condicion de excelencia de la
constitucion de un Gobierno representativo.
La pluralidad de votos no debe, bajo ningun pretexto, ser llevada tan léjos, que los que
posean el privilegio ó la clase (si hay alguna) á
que principalmente pertenezca, pueda, por medio de él, anular al resto de la comunidad. El
favor reconocido á. la educacion, justo en sí
mismo, se recomienda además poderosamente,
porque garantiza á los que la han recibido
de una legislacion de clase emanada de los
que no la han recibido. Pero ha de procurarse que no ponga á los primeros en situacion
de ejercer en su provecho esta legislacion. Permítasenos añadir que, en mi opinion, una de
276
las condiciones esenciales de la pluralidad de
votos, es que el individuo más pobre de la comunidad pueda reclamar este privilegio, si
prueba que, apesar de todos los obstáculos y
dificultades, tiene derecho á él por su inteligencia. Deberia haber exámenes voluntarios, en los
cuales seria lícito presentarse, probar que se posee
el grado de instruccion declarado suficiente y
ser admitido en consecuencia á la pluralidad de
votos. Un privilegio accesible á todos los que
justifiquen reunir las condiciones en que
descansa en teoría y en principio, no lastima
ningun sentimiento de justicia; pero seguramente no seria asi, si mientras otorgado por
presunciones generales y no siempre infalibles,
no se concediera por una prueba directa.
Aunque el voto plural se ha admitido en las
elecciones parroquiales y para nombrar los ejecutores de la ley de pobres, es tan poco familiar
para la eleccion del Parlamento, que no hay
casi probabilidad alguna de que sea adoptado
pronta y voluntariamente: mas como, á no dudarlo, llegará el dia en que será forzoso elegir
entre él y el sufragio igual y universal, urje á
los adversarios de este último reconciliarse con
aquella manera de votar. A la vez, aunque por
el momento no sean estas indicaciones de gran
277
utilidad practica, servirán para mostrar lo que
hay de preferible en el procedimiento expuesto,
y podremos juzgar, mediante ellas, con mayor
acierto del valor de los medios indirectos
(existentes ó posibles) que conducirian al mismo
fin de un modo menos perfecto.
Una persona puede tener un doble voto sin
depositarlo por dos veces en los mismos Hustings; puede tener un voto en dos colegios distintos, y aunque este privilegio excepcional
pertenezca por el momento, más bien á la superioridad de riqueza que á la superioridad de
inteligencia, no quisiera abolirlo allí donde existe:
porque hasta que se haya adoptado un criterium
de educacion mas excelente, seria poco razonable
dar de lado al que resulta de las circunstancias
pecuniarias, por imperfecto que sea. Sin embargo,
no seria difícil hallar el medio de extender el
privilegio de modo que se le hiciese depender más
directamente de una educacion superior. En todo
bill de reforma que rebajase sensiblemente las
condiciones pecuniarias del elector, seria una
disposicion prudente autorizar á todos los que
tuviesen un grado universitario, ó hubieran
frecuentado con fruto las escuelas especiales, ó
ejerciesen profesiones liberales y aun á. algunos
otros, para ser inscritos es-
278
pecialmente como electores por los conceptos
expuestos, con el poder de votar en el colegio
que más les agradase, sin perjuicio de sus votos
corno simples ciudadanos en su localidad respectiva.
Hasta que se haya encontrado, é ínterin la
opinion popular esté dispuesta á aceptar un
modo de voto plural que asigne á la educacion
como tal, el grado de influencia superior que
baste -á equilibrar el peso numérico de la clase
ménos culta, hasta entonces, los beneficios del
sufragio universal irán siempre acompañados
(á lo que me parece) de un conjunto de males
más que equivalente. Es posible, 5 la verdad (y
quizás sea esta una de las transiciones por que
debemos pasar en nuestra marcha hacia un Gobierno representativo realmente bueno) que las
barreras que restringen el sufragio, sean completamente destruidas en algunos colegios electorales, cuyos representantes, por consecuencia,
serán nombrados sobre todo por los trabajadores manuales. En otras partes el derecho electoral seguirá siendo lo que es, ó si se modificase, seria agrupando los colegios electorales de
modo que se impidiese á la clase obrera llegar
á preponderar en el Parlamento. Por tal compromiso, se conservarian y aun agravarian las
279
anomalías que existen ‘ en la representacion.
Esto, sin embargo, no es una objeción concluyente;
porque si el país no quiere proseguir fines
útiles por un sistema regular que conduzca á ellos
directamente, debe contentarse con paliativos
irregulares, como preferibles á un sistema
exento de irregularidades, pero que conduce
regularmente á fines perjudiciales ú omite cosas
necesarias. Objecion mucho más grave es que
dicho arreglo es incompatible con el concurso
recíproco entre los diversos colegios electorales
que exige el plan de M. Hare, porque con él, cada
votante quedaría aprisionado en uno ó
muchos cuerpos de comitentes, en que se
inscríbiria su nombre, careciendo de
representacion cuando no quisiera votar por
alguno de los candidatos de la localidad.
Doy tanta importancia á la emancipacion
de aquellos que tienen ya voto, pero á quienes es
inútil este derecho por estar en minoría;
confio tanto en la influencia natural de la verdad
y de la razon, si se les asegura auditorio y abogados
competentes, que no desespero del efecto
mismo del sufragio igual y universal, si esta
igualdad y universalidad son reales por la
representacion proporcional de todas las mino-
1
280
rías, segun el principio de M. Hare. Pero yo
sostendria el voto plural, aunque fueran ya realidades las bellas esperanzas que es dado fundar en esa teoría. No propongo la pluralidad
como cosa que en sí misma no sea conveniente,
como cosa que, á la manera de la exclusion política de parte de la comunidad, pueda ser soportada para impedir mayores males. No considero el voto igual corno cosa buena en sí
misma, siempre que sea posible precaverse contra
sus inconvenientes: lo miro como bueno relativamente, como cosa ménos injusta que la
desigualdad de privilegios fundada en circunstancias accidentales ó insignificantes; pero, en mi
concepto, obedece á un principio falso, porque
sanciona un error y ejerce perniciosa influencia
sobre el espíritu de los votantes.
No es útil, sino perjudicial, que la Contitucion proclame á la ignorancia y á la ciencia
con iguales títulos á gobernar al pais . Todo
lo que se refiere á las instituciones nacionales, deberia presentarse ante el espíritu del
ciudadano, bajo el punto de vista más ventajoso para él, y como le es ventajoso pensar que
todos tienen alguna influencia, pero que á los
mejores y más sábios les corresponde una influencia mayor, es importante que el Estado
281
profese esta doctrina y que las instituciones nacionales la pongan en práctica.
Es esta una de esas cosas que constituyen el
espíritu de las leyes de un país; esta importante
porcion de su influencia, la ménos considerada
por los pensadores en general y por los ingleses
especialmente, aunque las instituciones de todo
pueblo donde no exista grande y positiva opresion, produzcan más efecto por su espíritu que
por ninguna de sus medidas directas, puesto
que su espíritu es lo que forma el carácter ngcional. Las instituciones americanas han impreso fuertemente en el espíritu americano la
idea de que todo hombre (que tenga la piel blanca)
vale tanto como cualquiera otro, y es fácil ver
que esta creencia errónea se halla estrechamente
ligada con algunos de los rasgos más desfavorables
del carácter americano. Es un mal y un grave mal
que la Constitucion de un país sancione este
principio: creer en él de una manera más 6 ménos
expresa, es casi siempre tan perjudicial á la
excelencia moral é intelectual, como los erectos
más dañosos de que son susceptibles la mayor
parte de las formas de Gobierno.
Va á decírseme tal vez que una Constitucion que conceda influencia igual, hombre por
282
hombre, á las clases más cultas y á las que lo
son ménos, conduce, sin embargo, al progreso,
porque los llamamientos dirigidos constantemente á las clases ménos instruidas, el ejercicio
que se impone á sus facultades mentales, y los
esfuerzos á que las clases más ilustradas se ven
obligadas para esclarecer el juicio de las demás y
desembarazarlas de los errores y prejuicios,
son poderosos estímulos para el progreso intelectual de aquellas. Oue siga este efecto realmente á la admision de las clases ménos cultas á
una parte, y aun parte lata de poder, lo he ya
ardientemente sostenido. Pero la teoría y la experiencia prueban igualmente que cuando esas
clases preponderan en absoluto, se establece
una corriente contraria. Los que poseen un poder
supremo sobre todo, sean uno solo, un pequeño
ó un gran número, no tienen necesidad de las
armas de la razon; pueden hacer que prevalezca su simple voluntad; y gentes á quienes
no se puede resistir están ordinariamente demasiado satisfechas de sus propias opiniones
para hallarse dispuestas á cambiarlas, ó á escuchar sin impaciencia á quien procure convencerles de su error. La posicion que estimula
más vivamente el desarrollo de la inteligencia,
es la conquista del poder, no el poder conquis-
283
tado; y entre todas las etapas que se encuentran en el camino de la conquista, en la que se
desenvuelven las cualidades más excelentes y
elevadas, es aquella en la cual se es bastante poderoso para hacer prevalecer la razon y no lo
bastante para prevalecer contra la razon. En tal
posicion debieran estar colocados, segun nuestros principios, los ricos y los pobres, las personas instruidas y las ignorantes y todas las
demás clases en que la sociedad se divide: combinado este principio con el principio, tambien justo, que otorga la superioridad de influencia á la superioridad de cualidades intelectuales, la Constitucion realizaria esa perfeccion relativa, única compatible con la naturaleza
complicada de los asuntos humanos.
En la argumentacion que precede á favor del
sufragio universal, pero graduado, no me he
preocupado para nada de la diferencia de sexo.
Considero esto tan completamente insignificante
respecto de los derechos políticos, como la diferencia
de estatura ó la del color del cabello. Todos los séres
humanos tienen el mismo interés en poseer un
buen Gobierno, á todos afecta igualmente y les asiste
el mismo derecho á asegurarse una parte de sus
beneficios. Si hay alguna diferencia, está á favor de
las mugeres,
284
puesto que siendo físicamente más débiles, dependen más de la ley y de la sociedad para su
proteccion.
La humanidad abandonó hace mucho tiempo
los únicos principios en que se funda el principio
de que la muger debe carecer de voto. Nadie
sostiene hoy que las mugeres han de estar
esclavizadas, que no deben tener otro pensamiento,
otro deseo, otra ocupacion que el ser las siervas
domésticas de sus maridos, de sus padres, de sus
hermanos. Permítese á las solteras, y casi se
permite á las casadas, poseer una fortuna y tener
intereses, asuntos, negocios, lo mismo que á un
hombre: se estima lícito y conveniente que las
mugeres piensen, escriban, enseñen. Desde el
instante en que todo esto se acepta, la
incapacidad política no descansa en ningun
principio. En el mundo moderno, la opinion
se pronuncia con fuerza creciente contra el
derecho de la sociedad á decidir de lo que los
individuos son ó no capaces y de lo que les permitirá
ó prohibirá emprender.
Si los principios políticos modernos y los de
la economía política sirven para algo, es para probar
que únicamente los individuos pueden juzgar
rectamente sobre estas materias y que con
completa libertad de eleccion, allí donde
285
haya diversidad real de aptitudes, el mayor número se aplicará á aquello para que tenga mayor capacidad, mientras que las excepciones
tan sólo obrarán de una manera excepcional.
O la tendencia del progreso social moderno es
falsa, ó es necesario impulsarla hasta la abolicion de todas las exclusiones y de todas las incapacidades que impiden una ocupacion honrada
á un sér humano.
Pero no es preciso extremar tanto el principio para demostrar que la muger debe poseer
el derecho de sufragio. Si fuera tan justo como
injusto es que la muger sea una clase subordinada, confinada á las ocupaciones domésticas y
sometida á una autoridad tambien doméstica,
no tendria ménos necesidad de la proteccion
del sufragio, como garantía contra los abusos de
esa misma autoridad. La muger, así como el
hombre, debe reivindicar sus derechos políticos, no sólo para gobernar, sino para impedir que
se la gobierne mal. La mayoría del sexo masculino es y no será otra cosa, durante toda su vida,
que trabajadores en el campo ó en las fábricas;
pero esto no implica que el sufragio sea menos
conveniente para esa mayoría, ni su derecho á
él menos irresistible, cuando no se teme fundadamente que haga mal uso de él. Nadie
286
sostiene que las mugeres harian mal uso del sufragio. Se dice todo lo más que votarian corno
simples máquinas, segun los deseos de sus parientes del sexo masculino. Si debe ser así, que
sea. Si piensan por sí mismas, será. un gran
bien, y si nó, no resultará ningun mal. Es un
gran beneficio para los séres humanos el que se
les liberte de sus cadenas, aunque no deseen
andar. Seria ya un gran progreso en la situacion moral de la muger no ser incapacitada por
la ley para tener su opinion y expresar su deseo sobre los intereses más elevados del género
humano. Habria grandes ventajas para ella, individualmente considerada, si poseyese algo
que sus parientes del sexo masculino no pudiesen
obtener por fuerza y que descaran conseguir.
No seria tampoco cuestion de escasa importancia que el marido debiese necesariamente discutir la cuestion con su muger, y que el voto
fuera, 'no simplemente un interés exclusivo
suyo, sino un negocio comun. Además, no se
reflexiona lo bastante en que el hecho de que la
muger posea, con independencia del hombre,
cierta influencia sobre el mundo exterior, aumenta su dignidad y su valor á los ojos de un
hombre vulgar, é inspira á éste un respeto que
no sentirá. nunca por las cualidades persona-
287
les de un sér cuya existencia social puede
apropiarse por completo.
Por otra parte, se mejoraría la cualidad del voto
mismo. El hombre se vería obligado frecuentemente á
encontrar en apoyo de su deseo, razones bastante
honradas para decidir á un ca-- rácter más recto é
imparcial á que militase bajo la misma bandera.
Con frecuencia permanecerla fiel á su opinion sincera,
merced á la influencia de su muger. Con frecuencia
tambien, la influencia de la muger seria ejercida, no
en provecho del bien público, sino en provecho del
interés personal ó de la vanidad mundana de la
familia. Pero donde quiera que tal es la tendencia de la accion femenina, se hace sentir ya
plenamente en esta falsa direccion; lo que es
tanto más cierto, cuanto que con la ley y costumbres actuales, la mugen, extraña en absoluto á
la política desde que hay en juego un principio,
no reconoce nunca que hay en las cuestiones á
que dá lugar un punto de honor. Ahora, la
mayor parte de las veces, experimentamos tan
poca simpatía por el punto de honor de los demás
cuando no participamos de él, como por los
sentimientos religiosos de los que no profesan
nuestra misma religion..
Dad voto á. la muger y sentirá la influencia
288
del punto de honor. Mirará la política como
cosa sobre la cual se le permite tener opinion, y
respecto de la cual debe obrar segun su opinion : adquirirá el sentimiento de responsabilidad personal y no pensará en adelante, como
hace hoy, (cualquiera que sea la dósis de mala
influencia que pueda ejercer), que siempre que
persuada al hombre, todo va bien, pues la responsabilidad de éste lo cubre todo. Tan sólo
cuando se la estimule á que forme opinion propia
y conciba una idea inteligente de las razones
que deben hacerle posponer el interés personal y
el de la familia, cesará de obrar como fuerza
disolvente sobre la conciencia política del
hombre. No es posible impedir que su accion
indirecta sea perjudicial, sino cambiándola en
accion directa.
He supuesto que el derecho de sufragio
descansa en condiciones de valor personal, y así
deberia ser, como dejamos dicho. Pero allí donde se funda, como en nuestro país y en otros
muchos, en condiciones de riqueza, la contradiccion es aun más evidente. Hay algo de extraordinariamente poco razonable en el hecho de
que cuando una muger puede proporcionar todas las garantías que se exigen á un elector masculino, cuando posee una fortuna independiente,
289
es propietaria y jefe de familia, paga los impuestos, cumple, en fin, todas las condiciones
exigidas, se dá de lado el principio mismo y el
sistema de la representacion fundado en la riqueza; para establecer una incapacidad con el
único objeto de excluirá la muger. Cuando se
agrega que el país en que así se procede, está
regido por una muger, y que el soberano más
glorioso que en él ha habido fué otra muger,
se completa este cuadro de una sinrazon y de
una injusticia apenas velada. Esperemos que,
como se han destruido, unos despues de otros,
todos los restos del vacilante edificio del monopolio y de la tiranía, éste desaparecerá prontamente: esperemos que la opinion de Bentham,
de M. Samuel Bailey, de M. Hare y de muchos de los pensadores políticos más ilustres de
nuestro siglo y de nuestro país (para no hablar
de los demás) obrará su efecto sobre todos los
espíritus no endurecidos por el egoismo ó por
prejuicios inveterados: esperemos, en fin, que
antes de la próxima generacion, el accidente
del sexo, lo mismo que el del color de la piel,
no será. motivo suficiente para despojar á un sér
humano de la seguridad comun y de los justos
privilegios del ciudadano.
19
CAPITULO IX.
De si debe de haber dos grados de eleccion.
En ciertas Constituciones representativas se
ha decidido elegir los miembros del Cuerpo
representativo, por medio de un doble procedimiento, nombrando los electores simplemente
otros electores, quienes á su vez eligen los
miembros del Parlamento. Se ha imaginado
probablemente esta combinacion para poner un
ligero obstáculo al libre concurso del sentimiento
popular. Por ella se dá el sufragio y al mismo
tiempo el poder supremo, al mayor número:
pero se le obliga á ejercerlo por conducto de un
número reducido, comparativamente hablando, el
cual, á lo que se supone, será ménos accesible que el
pueblo á los trasportes de las pasiones populares.
Como puede esperarse que estos electores,
formando ya un Cuerpo escogi-
292
do, estará, por su inteligencia y carácter sobre
el nivel ordinario de sus comitentes, se ha
pensado que harán probablemente su designacion con mayor ilustracion y cuidado, y en
cualquier caso, con el sentimiento de una responsabilidad más grande que la eleccion de las
masas. Este modo de filtrar, por decirlo así, el
sufragio por medio de un Cuerpo intermediario, puede ser defendido con razones muy
plausibles. En efecto, dícese con gran apariencia de exactitud que se requieren menos inteligencia é instruccion para decidir cual de nuestros vecinos es más capaz de elegir con acierto
un miembro del Parlamento, que para juzgar
cuál debe de ser este miembro.
Pero si es lícito creer que se disminuyen los
peligros á que se halla sugeto el poder popular,
mediante esa combinacion indirecta, tampoco
puede negarse que sus beneficios lo son igualmente, efecto que es mucho más seguro que el
primero.
Para que el sistema en cuestion marche
como se desea, es menester que sea practicado en
el mismo espíritu que es concebido: es menester
que los electores se sirvan del sufragio, como
supone la teoría; es decir, que ninguno de ellos
se pregunte quién deberá ser miembro
293
del Parlamento, sino simplemente quién elegirá. este
miembro en representacion suya. Esto es evidente;
las ventajas que reune (á lo que se supone) la
eleccion indirecta sobre la directa, exigen esa
disposicion de espíritu en el votante, y no se
realizarán sino cuando tome en sério la
doctrina de que su única mision es nombrar, no
el miembro mismo, sino su elector. Es preciso
suponer que el elector no se preocupará de opiniones, ni de medidas políticas, ni de hombres
políticos, sino que será guiado por su respeto
personal hacia un individuo, al que dará un poder general de procurador para obrar en su
lugar.
Ahora, si el elector acepta esta manera de
considerar su posicion, se vé privado de la ventaja que se encuentra de ordinario en reconocerle el derecho de sufragio: la funcion política
que llena no desenvuelve en él el espíritu público y la inteligencia política, ni atrae sobre
los negocios generales su interés y su curiosidad. Supónense en esa doctrina condiciones que
se excluyen; porque si el votante no experimenta ningun interés por el resultado final,
¿cómo ó por qué se espera que lo experimente
por el procedimiento que conduce á él? Desear
que tal indivíduo le represente en el Parlamen-
294
to, es cosa posible á. una persona de inteligencia
y virtud muy vulgares, y desear elegir á quien
nombre á este individuo, es su consecuencia
natural. Pero que una persona que no se preocupe de la eleccion del diputado ó que se vea
obligado á prescindir de esta consideracion, se
tome interés en señalar simplemente la que sea
más digna de elegir á otro, segun su juicio ...........
esto implica un celo por el bien en sí, un principio habitual de deber por el amor del deber,
que no puede encontrarse más que en personas
tan cultas, que por esta misma cualidad prueban
ser dignas de poseer el poder político bajo una
forma más directa. De todas las funciones públicas que es posible entregar á los individuos
más pobres de la comunidad, esta es seguramente la ménos propia para despertar y elevar
sus sentimientos políticos: ¡una funcion de la
que sólo se hará caso por la virtuosa determinacion de cumplir escrupulosamente todos los
deberes! Y si los electores se curan lo bastante
de los asuntos políticos para dar algun valor á
una parte tan limitada de poder, probablemente
no se contentarán con lo poco que se les concede.
En último extremo, suponiendo que una
persona no pueda juzgar bien, á causa de su
295
poca cultura, de las condiciones requeridas en un
candidato al Parlamento y que á la vez pueda ser
juez competente de la capacidad general de
alguno que nombraria al candidato en lugar suyo,
observaré que si el votante estima con tanta
justicia su aptitud, y desea realmente entregar á
otra persona en quien tiene confianza el cuidado
de votar por él, no hay necesidad alguna de
una medida constitucional á dicho efecto. Basta
con que el votante pregunte particularmente á esa
persona de su confianza por quién ha de votar. Con
esto, los dos modos de eleccion coinciden en sus
resultados, obteniéndose con la eleccion directa
todas las ventajas de la indirecta. Los sistemas no
difieren en su operacion, sino á condicion de
suponer que el votante preferiria servirse de su
propio juicio para la eleccion de un representante
y que sólo deja que otro elija por él, porque la
ley no le permite obrar más directamente. Pero
si tal es el estado de su espíritu; si su voluntad no
está satisfecha del límite que la ley le impone, y si
desea hacer directa su eleccion, le es fácil conseguirlo, a pesar de la ley. No tiene más que
elegir por elector un partidario conocido del
candidato que prefiere, ó alguno que se comprometa á votar por este candidato. Este es el
296
efecto natural de la eleccion de dos grados, y
exceptuando un país en que la indiferencia política sea completa, casi no puede esperarse
que esta institucion obre en otro sentido.
Esto es, en efecto, lo que sucede en las elecciones para Presidente en los Estados-Unidos.
Nominalmente, la eleccion es indirecta: la masa de
la poblacion no vota por el candidato presidencial;
elige procuradores que nombren al Presidente.
Pero los electores son siempre elegidos, á
condicion expresa de votar por un candidato dado,
y ningun ciudadano vota por un elector,
atendiendo á las cualidades individuales de éste:
vota por la candidatura Brickenridge ó por la
candidatura Lincoln.
Debe tenerse en cuenta que no se nombra á
los electores para que recorran el país á fin de
encontrar el hombre más digno de ser Presidente ó formar parte del Parlamento. Si fuera
así, habria algo que decir en apoyo de esta costumbre; pero no lo es, ni lo será nunca, mientras los hombres piensen con Platon que la persona más digna de poseer el poder, es la ménos
dispuesta á aceptarlo. Los electores deben elegir uno de los candidatos, y aquellos de quienes los electores reciben sus poderes, saben ya
quienes son estos candidatos. Si hay alguna ac-
297
tividad política en el país, todos los electores
que se interesan lo más mínimo por votar, tienen
resuelto cuál de esos candidatos desean ver
preferido, y no se someterán á más consideradones al dar su voto. Los partidarios de cada
candidato extenderán y presentarán las listas de
electores que le son favorables, y lo único que se
preguntará al elector primario, será. cuál de estas
listas piensa apoyar.
El caso en que la eleccion de dos grados dá
buenos resultados en la práctica, es aquél en que
los electores no son elegidos simplemente como
electores, sino que deben llenar otras funciones
importantes, cesando de ser delegados para dar
un voto particular. Una institucion americana,
el Senado de los Estados-Unidos, ofrece un
ejemplo de esta combinacion de circunstancias. Se
cree que esta Asamblea, la Cámara alta, por
decirlo así, no representa al pueblo directamente,
sino á los Estados, como tales, y debe ser la
defensora de la porcion de derechos soberanos, á
que no han renunciado. Como la naturaleza
interior de cada Estado es por la naturaleza de una
federacion igual, igualmente sagrada, cualquiera que
sea la extension ó la importancia del Estado, cada
uno envia al Senado el mismo número de miembros,
(dos),
298
sea el pequeño Delaware, sea el Estado-Imperio
de New-York. Dichos miembros no son elegidos por la poblacion, sino por las legislaturas
de los Estados, nombradas á. su vez por el pueblo
de los mismos. Pero como todo el trabajo
ordinario de una Asamblea legislativa, la legislacion interior y la intervencion de lo ejecutivo,
recae sobre esos Cuerpos, son éstos elegidos en
atencion 'a los objetos mencionados más bien que
al otro: y al designar las dos personas que
representan al Estado en el Senado federal,
ejercen la mayor parte de las veces su propio
juicio, salvo los respetos debidos á la opinion
pública, de que un Gobierno democrático debe
dar siempre testimonio. Las elecciones hechas
en la forma referida han dado siempre los resultados más brillantes, y son evidentemente
las mejores de todas las conocidas en los EstadosUnidos, estando compuesto el Senado
invariablemente de los hombres más distinguidos entre los que se han dado á conocer suficientemente en la vida pública. Despues de este
ejemplo, no es lícito decir que la eleccion popular no sea nunca ventajosa.
Mediante ciertas condiciones, es el mejor
sistema que puede seguirse. Pero dichas condiciones no se encuentran más que en un Gobier-
299
no federal, como el de los Estados-Unidos,
donde la eleccion puede ser confiada á Cuerpos
locales, cuyas otras funciones comprenden los
asuntos más importantes de la nacion. Entre
nosotros, los únicos Cuerpos en posicion análoga que existen, ó que tengan probabilidades de
existir, son las municipalidades, ó los demás
consejos que han sido ó que pueden crearse
con un fin igualmente local. Sin embargo, pocas
personas considerarian como una mejora en la
constitucion de nuestro Parlamento, que los
representantes de la ciudad de Lóndres fuesen
elegidos por los aldermen y el Consejo municipal,
y que los representantes del burgo de Marylebone
fuesen elegidos francamente, como lo son ya
virtualmente, por las Asambleas parroquiales. Aun si
estos Cuerpos, considerados simplemente cómo
Consejos locales, no fuesen dignos de tantas
objeciones, las cualidades que les dan capacidad
para las funciones particulares y limitadas de la
edilidad municipal ó parroquial, no garantizan
en ellos una aptitud especial para juzgar de las
cualidades respectivas de los candidatos al
Parlamento. No llenarán probablemente este deber
con más acierto que lo cumplan los habitantes
por medio del voto directo: reflexiónese además
en que si la apti-
300
tud para elegir los miembros del Parlamento es
un dato que debe tomarse en consideracion
cuando se nombra una Asamblea de parroquia
ó un Consejo municipal, debieran ser excluidos
muchos de los que tienen gran capacidad para
esta funcion más limitada, aunque sólo fuera
para elegir personas, cuyos sentimientos, en
materia de política general, estuviesen de acuerdo
con los de los votantes. Ya la influencia política,
simplemente indirecta, de los Consejos municipales, convirtiendo estas elecciones en lucha
de partidos, ha hecho de ellas cosa muy distinta
de lo que debieran ser. Si formase parte del deber
de un comisionista ó de un regidor el designar
médico á su comitente, es probable que éste no
tendria mejor médico que si lo eligiera él
mismo; pero quedaria limitada su facultad de
elegir libremente dicho comisionista ó regidor,
no pudiendo nombrar para que desempeñara este
cargo, á quien no le ofreciera suficientes garantías
de atender debidamente al cuidado de su salud.
Vése, pues, que puede gozarse con la elecclon directa de todas las ventajas de la indirecta y
no al contrario, y que la última tiene inconvenientes que le son peculiares. No es ligera
objecion el simple hecho de que la eleccion in-
301
directa es una rueda adicional y supérflua en el
mecanismo. He insistido ya bastante sobre su
inferioridad decidida como medio de cultivar el
espíritu público y la inteligencia política: si
funcionara realmente, es decir, si los electores
abandonaran completamente á sus delegados la
eleccion de su representante en el Parlamento,
impedirla á los primeros identificarse con los
segundos y disminuiria extraordinariamente en éstos
el sentimiento de responsabilidad hacia sus
comitentes. Además, el pequeño número,
comparativamente hablando, de personas, en
cuyas manos estaria al fin la eleccion de un
miembro del Parlamento, proporclonaria mayores facilidades para la intriga y todas las formas
de corrupcion compatibles con la Condícion social
de los electores. Los colegios electorales quedarian
reducidos, bajo la relacion de las facilidades
ofrecidas á la corrupcion á los pequeños burgos de
hoy dia. Bastaria ganar un exiguo número de
personas para estar seguro de ser nombrado. Si se
dice que los electores serian responsables hacia sus
poderdantes, la respuesta inmediata es que no
desempeñando una funcion permanente, ni una
funcion pública, no arriesgarían, votando de una
manera arbitaria, nada más que no ser nombrados
segunda vez; ame-
302
naza poco alarmante. El único recurso contra
estos peligros consistiria en señalar penas á. la
corrupcion, recurso cuya ineficacia en los pequeños colegios electorales ha demostrado suficientemente la experiencia. El mal seria exactamente
proporcional al grado de libertad dejado á los
electores. El único caso en que no osarian
probablemente emplear su voto en provecho de su
interés personal, seria aquél en que fueran elegidos
corno simples delegados, mediante un empeño
formal de llevar el voto, por decirlo así, de los
comitentes á los hustings. Desde el momento en
que el doble grado de eleccion comenzase á
producir algun efecto, los produciria malos. Y
esto es verdad donde quiera que se aplique el
principio de la eleccion indirecta, excepto en
circunstancias semejantes al nombramiento de
Senadores en los Estados-Unidos.
Es inútil, en tanto se trate de Inglaterra,
hablar más contra una combinacion que carece de
base en las tradiciones nacionales; quizás debe
dispensárseme haber insistido tanto en un
expediente político que acaso no contará. en
nuestro país un solo partidario. Pero una concepcion tan plausible á primera vista y que
tiene tantos precedentes históricos, podria en
303
rigor, en el cáos general de opiniones políticas,
subir á la superficie y reaparecer acá y allá con el
don de seducir ciertos espíritus: no me era permitido, por lo tanto, aun solo teniendo presente
al lector inglés, pasarla en silencio.
CAPITULO X.
De la manera de votar.
La cuestion más importante respecto á la
manera de votar y la que inmediatamente abordaremos, es la del secreto ó publicidad del voto.
A nada nos conduciria prorumpir en lamentaciones con motivo de la doblez y cobardía. El secreto es justificable en muchos casos, no
pocas veces necesario, y no es cobardía adoptar
precauciones contra males que pueden ser
honradamente evitados. Tampoco es posible sostener que no hay casos en que el voto secreto
no sea preferible al público; pero, en mi concepto, en los asuntos de carácter político, esos
casos constituyen la,excepcion y no la regla.
El actual es uno de los numerosos en
que, corno ya he tenido ocasion de observar, el
espíritu de una institucion, la impresion que
20
306
produce en el ciudadano, es parte muy importante de su efecto.
El espíritu del voto por escrutinio—el modo
como probablemente lo interpretará el elector —
es que se le dá el sufragio por él mismo,
para su uso y provecho particular y no corno
una carga pública. Porque si es realmente una
carga, si el público tiene derecho á su voto, por
qué carece del de conocer su voto? La masa
puede muy bien participar de esta impresion
falsa y perniciosa, cuando es, desde hace algunos años, la de todos los defensores más acérrimos del escrutinio.
No es así, sin embargo, corno la doctrina
era comprendida por los que primeramente la
sostuvieron; pero el efecto de un principio
una práctica sobre el espíritu, se vé mejor
en los formados en ellos que en sus autores.
M. Bright y su escuela de demócratas creen de
gran interés sostener que el privilegio electoral
es lo que llaman un derecho y no una carga.
Ahora bien, esta idea, arraigando en el espíritu
general, causa más daño, moralmente hablando,
que beneficios produciria el escrutinio en el
caso más favorable. De cualquier modo que se
defina ó comprenda la idea de un derecho, nadie puede tener derecho (á no ser en el sentido
307
legal ) á un poder sobre otro: siempre que se
permite que un hombre posea tal poder, es porque hay en él—moralmente—una verdadera
carga.
Ahora, el ejercicio de toda funcion pública, sea
como elector, sea como representante, implica
un poder sobre otro. Los que dicen que el
sufragio no es una carga, no han examinado
seguramente las consecuencias á que conduce su
doctrina. Si el sufragio es un derecho, si pertenece
al votante por él mismo, ¿cómo censurarle porque lo
venda ó lo emplee para congraciarse por algun
motivo interesado con determinada persona? No
se exige á nadie que no consulte sino el interés
público en el uso que hace de su casa, de su 3
por 1oo, ó de todo aquello sobre lo que
realmente le asista pleno derecho. A la verdad, un
hombre debe poseer el sufragio, entre otras
razones, para poder protegerse á sí mismo; pero
sólo contra tratamientos de que debe preser-var
igualmente á sus conciudadanos, en tanto que
dependa de su voto.
No se le debe entregar éste para que lo
ejerza á su capricho: sus deseos personales en
nada deben influir en su conducta, corno no influyen
en el veredicto de un jurado. Se trata extrictamente
de un deber: el elector está obliga-
308
do á votar segun su opinion más acertada y
concienzuda del bien público. Quien se haya
forjado otra idea del sufragio, no es digno de
poseerlo: su espíritu está pervertido ó ineducado. En vez de abrir su corazon á un noble
patriotismo y á la obligacion del deber público,
el sufragio despierta y nutre en semejante individuo la disposicion á servirse de una funcion
pública segun su interés, su placer ó su capricho;
sentimientos en menor escala, pero iguales á. los
que guian la conducta de un déspota ó un
opresor.
Es indudable que un ciudadano ordinario,
colocado en una posicion política ó encargado
de una funcion social, pensará y sentirá, respecto de las obligaciones que ésta le impone, exactamente lo mismo que la sociedad piensa y
siente al otorgársela. Lo que la sociedad parece
esperar de él, hé aquí su tipo, su modelo, al
cual no llegará acaso, pero el que seguramente
no superará. Por esta razon, al interpretar el
voto secreto, es casi seguro que creerá no necesita guardar ninguna consideracion á aquellos a
quienes no se permite saber como vota, pensando que es libre de disponer de su sufragio como
mejor le parezca.
He aquí la razon decisiva por que no pue-
209
de aplicarse á las elecciones del Parlamento el uso
del escrutinio, aunque se haya adoptado en los
círculos y sociedades privadas. Un individuo de
un club está realmente en la posicion en que el
elector cree falsamente estar: no necesita tener en
cuenta los deseos ni los intereses de nadie. No
declara por su voto sino que quiere ó no quiere
asociarse de una manera más ó menos íntima con
una persona dada. Su capricho ó su inclinacion son
en esto (así se admite) absolutamente soberanos:
vale, pues, mucho más para todo el mundo, la
persona rechazada inclusive, que pueda ejercitar
su derecho sin arriesgar una querella. Otra
razon por que el escrutinio está aquí en su
lugar, es la de que no impulsa natural ó
necesariamente á mentir. Las personas
interesadas pertenecen á la misma clase ó al mismo
rango, y sei-ia una inconveniencia en cualquiera de
ellas preguntar á otra por el uso que ha hecho
de su voto. Sucede todo lo contrario en las
elecciones parlamentarias, y seguirá siendo lo
mismo mientras existan las relaciones sociales
que hacen desear el escrutinio, mientras alguien
tenga sobre otro superioridad suficiente para
creerse con el derecho de dictar su voto. Y en
tanto sea así, puede estarse seguro de que el
silencio ó una respuesta evasiva
310
serán considerados corno una prueba de que no
se vota en el sentido deseado.
En toda eleccion política, aun en el caso
del sufragio universal, (y con mayor razon
en el caso del sufragio restringido), tiene el
votante la obligacion moral absoluta de considerar, no su interés privado, sino el público, y
votar, segun su juicio más meditado, exactamente lo mismo que estaria en el deber de hacerlo, si fuera el único votante y la eleccion dependiese de él solo. Admitido esto, es consecuencia suya, prima faciae, que el voto debe ser
dado á la vista del público, siendo sometido á la
crítica de éste, cuyos individuos todos se hallan
interesados en el cumplimiento de dicho
deber, y pueden creer ademas con justa razon
que se les perjudica al no llenarlo honrada y cuidadosamente. Sin duda esta máxima de moralidad política no es absolutamente inviolable
como otras, pudiendo ser subordinada á consideraciones más poderosas. Pero es de tal peso,
que los casos en que se permita la excepcion,
deben ser completamente excepcionales. Quizás si
procurásemos, por medio de la publicidad, que
el votante fuera responsable ante el público, lo
haríamos responsable hácia algun individuo
poderoso, cuyo interés fuera más opuesto al ge-
311
neral de la comunidad que el del elector, si protegido
por el secreto, estuviera exento de toda
responsabilidad. Cuando esta sea, en grado muy
considerable, la condicion de gran número de
votantes, el escrutinio será el menor de dos males.
Cuando los electores son esclavos, se puede tolerar
todo lo que les facilite sacudir su yugo. El caso en
que el escrutinio ofrece más ventajas es aquél en
el cual tiende á crecer incesantemente el poder
perjudicial del menor número sobre el mayor.
Durante la decandencia de la República romana
había razones irresistibles á favor del escrutinio.
Siendo la oligarquía cada año más rica y más
tiránica y el pueblo mas pobre y ménos
independiente, era necesario levantar barreras cada
vez mas fuertes contra un abuso electoral que, en
manos de personajes eminentes y egoistas, convertia
el derecho de sufragio en instrumento de opresion.
No puede dudarse de que el escrutinio no diera
buenos resultados en la Constitucion ateniense.
Aun en la mas estable de las Repúblicas griegas, la
libertad podia ser destruida temporalmente por
un sólo voto obtenido deslealmente; y por más
que el elector no estuviera en una dependencia
suficiente para ser objeto de coaccion, habria
podido ser pervertido ó intimidado por las vio-
312
lencias ilegales de alguna banda de individuos, como
las que existían en la misma Atenas, entre los
jóvenes ricos y de nacimiento elevado. En estos
casos, el escrutinio era precioso elemento de
órden y parte principal para la buena
administracion que distinguió á Atenas entre
las Repúblicas antiguas. Pero en los paises más
ilustrados de la Europa moderna, y especialmente en el nuestro, el poder de ejercer coaccion sobre los votantes ha disminuido mucho y
sigue en plena decadencia, no consistiendo la
causa de un voto dado torcidamente en las influencias extrañas suspendidas sobre el elector,
sino más bien en los intereses siniestros y sentimientos poco honrosos que le caractericen,
sea individualmente, sea como miembro de una
clase. Precaverse contra el primero de estos peligros, dejando el campo libre al segundo, seria
cambiar un mal menor y decreciente por otro
mayor y progresivo. En un folleto sobre la reforma parlamentaria he tratado este asunto, y
la cuestion en general, en lo relativo á Inglaterra, en términos que me permitiré trascribir
aquí, no sintiéndome capaz de expresarme en
otros más propios.
«Hace treinta años era aun cierto que el peligro de que habla necesidad de precaverse en
313
las elecciones parlamentarias, consistia en la
coaccion posible por parte de los propietarios,
los patronos y la clientela: el escrutinio era un
remedio á este mal. Pero al presente, son de
temer infinitamente mas el egoismo ó las inclinaciones egoistas del mismo votante.
Ahora estoy convencido de que el elector
que ejerza indignamente su derecho, lo hará
atendiendo á su interés personal ó al de su clase, ó
á impulsos de otro sentimiento parecido, más
bien que por el temor ó la imposicion de otro:
ahora bien, con el escrutinio es dueño de abandonarse libremente á aquellas influencias sin rubor
ni responsabilidad.
Hace aun poco tiempo, las clases más elevadas y más ricas estaban en plena posesion del
Gobierno. Su poder era el principal agravio del país.
El habito de votar á merced de un patrono ó
de un propietario, estaba tan sólidamente
arraigado, que para quebrantarle era menester uno
de esos violentos entusiasmos‘populares que no
se producen casi nunca sino á impulso de una
buena causa. El voto dado en oposicion a
dichas influencias, era, pues, en general un voto
honrado y lleno de espíritu público, y en
cualquier caso, y prescindiendo de la causa que lo
hubiese dictado, casi seguramente
314
un
buen voto, porque iba dirigido contra el
mónstruo, contra el poder dominante de la oligarquía.
Si en este momento el votante hubiera podido ejercer con toda seguridad y libremente
su privilegio, aun sin hacerlo con honradez é
inteligencia, se habria conseguido un verdadero
progreso; porque así se sacudía el yugo del poder entonces dominante, del poder que habia
creado, y mantenía todo lo que habia de malo
en las instituciones y en la Administracion del
Estado, el poder de los propietarios y de los
traficantes de la parroquia.
El escrutinio no fué adoptado; pero la marcha de las circunstancias cumplió y cumple hoy
en mayor escala, bajo esta relacion, la obra de
aquel procedimiento. El estado político y social
de este país ha cambiado y se modifica más á
cada momento. Hoy no se enseñorean ya del
país las clases más elevadas. Es preciso cerrar los
ojos á la evidencia para creer que las clases medias
se hallan tan sometidas á las superiores y las
obreras dependen tanto de la elevada y la media
como hace veinticinco años.
Los acontecimientos de estos últimos veinticinco años, no solo han enseñado á cada clase
su fuerza colectiva, sino que han puesto á los in-
315
divíduos de las clases más modestas en condiciones de no humillarse ánte los de las más elevadas.
En la mayor parte de los casos, el voto del
elector, esté en oposicion ó esté de acuerdo con
los deseos de sus superiores, no es el fruto de
una coaccion que en adelante no tiene los mismos medios de ser ejercida: es la expresion de
sus inclinaciones políticas ó personales. Los vicios mismos del sistema electoral actual son una
prueba de ello. Dícese en todos los tonos que
la corrupcion aumenta, que gana distritos que
hasta el presente estaban exentos de ella: las
influencias locales no son, pues, omnipotentes,
porque el elector vota segun su albedrío y no
segun el de otro. Sin duda, hay todavía en los
condados y en las aldeas insignificantes, una dósis considerable de dependencia servil; pero el
espíritu de la época le es contrario y los sucesos
tienden constantemente á disminuirla. Un buen
colono puede sentir que no es ménos necesario
para su propietario, que éste lo es para él: un
comerciante afortunado puede permitirse el lujo
de sentirse independiente de todo cliente particular. A cada eleccion, los votos son más los de
los votantes. Es su espíritu, más bien que su
posicion, lo que se necesita emancipar. No son ya
los instrumentos pasivos de la voluntad aje-
316
na, simples máquinas destinadas á poner el poder en manos de una oligarquía opresora. Si
acaso, ellos mismos constituyen la oligarquía.
La posicion de un elector se parece tanto
más á la de un miembro del Parlamento, cuanto
más influido está. su voto por su propia voluntad y no por la de otro. La publicidad es, pues,
indispensable cuando alguna porcion de la comunidad no está representada: los argumentos
contra el escrutinio, cuando le acompaña el sufragio restringido, son incontestables. Los electores actuales y la mayoría que todo bill de reforma colocará probablemente en este rango,
pertenecen á la clase media y tienen por esta
razon un interés distinto del interés de las clases obreras, ó de los propietarios, ó de los grandes fabricantes. Si se reconociese el derecho de
sufragio á todos los obreros hábiles, todavia éstos tendrian ó podrian tener otro interés de
clase que los obreros inhábiles. Supongamos que se
concede el sufragio á todos los homb-es; supongamos que lo que antes se llamaba con gran
impropiedad sufragio universal y hoy se denomina néciamente súfragio viril, se proclamara
como ley; los votantes tendrian un interés distinto del de las mugeres. Supongamos que el legislador tratase una cuestion que concerniese
317
especialmente á la muger, como el saber si ésta
podria optar á los grados universitarios, ó si las
ligeras penas infligidas á los miserables que golpean diariamente á sus mugeres, poniéndolas
casi á las puertas de la muerte, no deberian ser
sustituidas con otras mas eficaces; ó supongamos que se propusiera al Parlamento inglés lo
que en los Estados-Unidos es el. resultado, no
de una simple ley, sino de una medida especial
consignada en su Constitucion revisada,—a saber, que las mugeres casadas tengan derecho
sobre su propia fortuna,—¿es que á la esposa,
las hijas, no les asistiria el derecho de saber si
su marido ó su padre votaba en pró ó en contra
del candidato que sostuviera esas proposiciones?
Naturalmente se objetará que estos argumentos derivan toda su fuerza de un estado del
sufragio que se supone injusto, y que si la opiMon de los no electores ofrece garantías de que
el elector votara con más honradez y mayores
ventajas que si lo hiciera por su propia y exclusiva iniciativa, los no electores son mas aptos
que él para ejercer el sufragio y deberian poseerlo. Se nos dirá que cualquiera que sea capaz
de influir sobre el Cuerpo electoral, es capaz de
ser electo: que aquellos ante quienes los electores
deberian ser responsables, estaban en el caso
318
de reclamar y alcanzar el derecho de votar y de
tener á su vez la proteccion del escrutinio para
garantirse contra la influencia ilegal de clases é
individuos poderosos.
Este argumento es especioso y otras veces
me ha parecido concluyente; mas hoy lo creo
falaz. No todos los que son capaces de influir
sobre el elector, lo son de ejercer el derecho de
sufragio. El último poder es mucho más importante que el primero, y los que pueden ser
aptos para la menor de esas dos funciones públicas, quizás carezcan de capacidad para llenar la
superior. Las opiniones y deseos de las clases
obreras más humildes, serán tal vez muy útiles
como una influencia que obre, entre otras, sobre el espíritu de los votantes y del legislador: y
sin embargo, quizás seria altamente perjudicial
darles una influencia preponderante, incluyéndolas,
en el estado actual de su moralidad y de su
inteligencia, en el Cuerpo electoral. Precisamente esa
influencia indirecta de los no electores sobre los
votantes es lo que prepara el camino, por un
desenvolvimiento progresivo, á toda extension
del sufragio, y determina el momento oportuno
de operar dicha extension. Pero hay otra
consideracion todavia más profunda que no
debiera perderse nunca de vista
319
en las especulaciones _políticas. La nocion de
que la publicidad y el sentimiento de responsabilidad
para con el público no son útiles cuando el
público no tiene aptitud para juzgar rectamente, carece de fundamento. Es necesario conocer muy superficialmente la utilidad de la
opinion pública, para no creerla ventajosa más
que cuando logra plegarlo todo servilmente á su
poder. Estar bajo la mirada de otro, tener que
defenderse de otro, es siempre importante para
aquellos que obran en oposicion con la opinion de
ese otro, porque necesitan basar su conducta
en motivos bien fundados. No hay ningun
estímulo más poderoso para proceder razonable y
reflexivamente, que obrar contra una preson.
Prescindiendo del efecto transitorio de una
excitacion tambien transitoria, nadie hará lo
que tema ver enérgicamente censurado, á ménos de abrigar algun proyecto meditado y preconcebido, cosa que prueba siempre un carácter
reflexivo y que se deriva en general, no tratándose de
hombres radicalmente malvados, de convicciones
personales profundas y sinceras. Hasta el simple
hecho de tener que dar cuenta de nuestra
conducta, es razon de peso para conducirnos
de modo que al menos podamos
320
dar esa cuenta decorosamente. Si alguien cree
que la mera obligacion de observar las reglas
del decoro no es obstáculo muy considerable al
abuso del poder, es que no se ha fijado en el
proceder de los que no tienen necesidad de seguir esas reglas. La publicidad es inapreciable,
aunque no haga más que impedir lo que no
puede ser prohibido de una manera plausible,
imponiendo la reflexion, obligando á cada uno á
pensar, cuando obra de un modo ú otro, lo
que que ha de decir si es llamado á justificar
sus actos.
Pero puede argüírsenos que despues, cuando
todos sean aptos para ejercer el sufragio, y que
todos los hombres y todas las mugeres sean
investidos de este derecho, no habrá que temer
una legislacion de clase: que los electores, siendo
entonces la nacion, no podrán tener un interés
distinto del interés general; que si algunos individuos
votasen todavia segun motivos interesados, no
sucederia lo mismo con la mayoría:' que como en
tal caso no habria ya no electores ante quienes se
debiera ser responsables, el efecto del escrutinio,
no obrando sino para separar las influencias
perniciosas, seria completamente ventajoso. No
puedo, ni aun en esta hipótesis, asentir al
escrutinio.
321
Me niego a creer que el escrutinio fuera
conveniente, aunque el pueblo fuese digno del
sufragio universal y lo hubiera obtenido. No
puede suponerse que fuera útil en semejantes
circunstancias. Examinemos, en efecto, el estado
de cosas que tal hipótesis implica: un pueblo en
que la educacion política se halla universalmente
difundida y en que todo sér humano posee un
voto. Si ahora mismo, cuando tan sólo el menor
número posee el derecho electoral y la mayoría del
pueblo carece de educacion, la opinion pública
es ya, como todos lo vemos, el poder realmente
dominante, es una quimera suponer que los
propietarios y las clases ricas podrian, cuando todos
supieran leer y escribir, ejercer sobre una
comunidad cualquiera una influencia irresistible.
Pero, en cambio, si la proteccion del derecho seria
entonces inútil, la cortapisa de la publicidad
produciria más beneficios que nunca. Se
engañará en el juicio de la especie humana quien
se figure que el simple hecho de ser miembro de
una comunidad y de no tener un interés
opuesto al del público, basta para garantir el
cumplimiento de un deber público, sin el
estímulo ó sin el temor que deriva de la
opinion de nuestros semejantes.
21
322
La parte que á un individuo le corresponde
en el interés público no es suficiente, aun suponiendo
que su interés privado no distraiga su atencion y
deseo en otro sentido, para obligarle á cumplir su
deber para con el público: se ha visto que por
regla general hace falta otro estímulo. Tampoco
puede admitirse que si todos tuvieran voto,
todos votarían_ con tanta honradez é imparcial
idad en secreto como en público.
Examinando la proposicion de que, componiendo los electores el conjunto de la comunidad, no pueden tener interés en votar contra el
interés de la misma, es fácil apercibirse de que
carece de sólido fundamento. Aunque la comunidad
corno conjunto pueda no tener otro interés que el
colectivo, cada individuo en la comunidad puede tener
otro.
El interés del hombre ha de juzgarse por
aquello que realmente se lo inspira. Cada uno
tiene intereses distintos, como tiene simpatías,
antipatías, sentimientos diferentes, ya egoístas, ya
de condicion más noble. No puede decirse que
cada uno de estos sentimientos, tomado separadamente, constituya el interés de un individuo. Este es bueno ó malo, segun prefiera
una clase de esos intereses a otra. El tirano doméstico será impulsado á simpatizar con la ti-
323
ranía, (siempre que no recaiga sobre él), siendo
casi seguro que no abrigará igual simpatía por la
resistencia al depotismo. El hombre envidioso
votará, contra Arístides, por el solo hecho de ser
llamado el justo. El hombre egoista preferirá
una ventaja individual, por ligera que sea, á su
parte en la ventaja que el país obtendria de su
buena fé, porque los hábitos de su espíritu le
llevarán á considerar y atender con predileccion
sus intereses peculiares. Gran número de electores tendrán dos clases de preferencias: unas
fundadas en motivos privados; otras en motivos
públicos. Las últimas, sin embargo, serán las
únicas que querrá confesar. Los hombres sólo
desean mostrar el lado mejor de su carácter,
aun á aquellos que no valen más que ellos. Habrá
más facilidad para votar ménos imparcialmente
(por avaricia, por maldad, por rencor, por
rivalidad personal y tal vez por razones de
intereses ó prejuicios de clase y de secta) si el
voto es secreto que siendo público. Existen casos—tal vez sean cada vez más frecuentes—en
que el único freno capaz de contener á una
mayoría de bribones será su respeto involuntario por la opinion de una minoría honrada. En
el caso de los Estados de la América del Norte
caldos en la bancarrota, ¿acaso no será un freno
224
para el votante sin principios, la vergüenza de
sufrir la mirada de un hombre honrado? Puesto
que se perderian con el escrutinio todos estos
bienes, aun en el caso más favorable á dicho
procedimiento, se necesita para estimar conveniente su adopcion, un concurso de circunstancias que no existen hoy y que cada dia serán
más raras. ( )
En cuanto á los demás puntos controvertibles que se refieren á la manera de votar, no es
necesario hablar con tanta extension de ellos.
El sistema de representacion nacional, tal como lo
organiza M. Hare, hace indispensable el
empleo de los boletines de votos. Pero me parece necesario que la firma del elector sea estampada en una oficina pública de registro, ó si
esto no es posible, en algun sitio accesible á todo el
mundo y en presencia de un funcionario público
responsable. Considero funesta la proposicion
que alguien ha emitido de permitir al votante
llenar en su casa los boletines de votos y
enviarlos por el correo, á ménos que no fuesen
recogidos por un funcionario público. Ejecutaríase
tan importante acto en ausencia de
(1) Pensamientos sobre la reforma parlamentaria. 2.' edicion. Pág. 32-36.
( N. d e l A . )
325
todas las influencias saludables, y en presencia de
todas las perniciosas. El corruptor, al abrigo del
secreto, podria ver con sus propios ojos el
cumplimiento del cohecho: y al coactor le seria
fácil asegurarse inmediatamente de los irrevocables
efectos de la sumision por él impuesta:
mientras que la influencia contraria y benéfica,
ejercida por la presencia de aquellos que conocen los sentimientos reales del votante, y el efecto
del estímulo y la simpatía de los correligionarios
de éste, serian perdidos por completo. ( )
(i) Se ha recomendado este expediente, ya por
ser ecónico, ya por ser con él sumamente fácil recojer
los votos de gran número de electores, que en otro caso
no votarán, y que son considerados por los defensores
del plan como una clase especial de votantes, cuyos
sufragios deben particularmente solicitarse. Se ha
puesto en ejecucion para el nombramiento de los
administradores de la ley de pobres, y como no ha
dado malos resultados, se invoca este ensayo para
aplicar el mismo procedimiento al caso más importante de la eleccion de un representante; pero me
parecen distintos ambos casos en el punto de que dependen las ventajas del expediente. En una eleccion
local para la provision de cargos administrativos,
que consisten principalmente en el reparto de fondos
públicos, es menester impedir que la eleccion esté
exclusivamente en manos de los que se ocupan en
326
Los colegios para votar (polling-places ) deben
ser bastante numerosos para facilitar la
emision del voto, no permitiéndose bajo ningun pretexto al elector poner los gastos de
trasporte á cuenta del candidato. Sólo los enfermos, mediante la comprobacion de su dolencia
por un certificado del médico, tendrian derecho á
ser trasladados en coche por cuenta del Estado ó
de la localidad. - Los hustings (ó Asambleas
electorales), los escribientes destinados á consignar los votos (polleserks ) y todo el mecanismo necesario de las elecciones, serian pagados
por el público. En vez de exigir al candiello de una manera activa: siendo el interés público
que se relaciona con la eleccion, limitado y bastante
escaso la mayor parte de las veces, no se encuentra
casi tendencia á ocuparse en esta tarea sino en aquellos que esperan utilizarla en su provecho, y puede
ser muy conveniente facilitar la intervencion de
otras personas, haciéndola lo ménos onerosa posible,
aunque sólo sea para confundir esos intereses privados. Pero cuando se trata del gran asunto del Gobierno nacional, en el cual debe ocuparse todo hombre que no piense exclusivamente en sí, ó aun
piense en sí de una manera racional, vale más impedir
que voten aquellos á quienes el objeto es indiferente,
que impulsarles á votar por otros medios que
despertando sus espíritus embotados. El hombre que
327
dato grandes gastos para su eleccion, no se le
permitiria hacer sino algunos muy reducidos é
insignificantes. M. Hare estima conveniente
que todo el que se inscriba en la lista de candidatos deposite so libras esterlinas para impedir á
las personas que no tienen ninguna probabilidad
de éxito ni intencion real de perseverar, presentarse
como candidatos, simplemente por ligereza ó por
deseo de notoriedad, ó de distraer algunos votos
necesarios al nombramiento de candidatos más
sérios. Hay, sin embargo, gastos á los cuales no
podrán sustraerse los candidatos ó sus partidarios,
y que no es fácil satisno se cura lo bastante de la eleccion para ir á dar su
voto, es precisamente el que, si puede votar sin tomarse esta ligera incomodidad, dará su sufragio á la
primera persona que se lo pida, ó dispondrá de él segun el motivo más insignificante ó más frívolo. El
que no se interesa por votar, no se inquietará mucho
por la manera como ha de hacerlo; y el que se encuentra en tal estado, carece moralmente de derecho al
sufragio, puesto que sin ser su voto la expresion de
una conviccion, si hace uso de él, se le asignará el
mismo valor y contribuirá en la misma escala al resultado final, que un voto que represente los pensamientos y las miras de toda una existencia. ( Pensamientos sobre la reforma :parlamentaria. Pág. 39. )
( N. del A.)
328
faga el público para todos aquellos que les agrade
exig rlos: me refiero á la necesidad en que
están los candidatos de dar á conocer sus opiniones por medio de advertencias, manifiestos,
circulares, etc. Para estos gastos bastarla, si se
permitiera invertirla en ellos, la suma de so libras, depositada anteriormente, cuya suma podria elevarse, en caso necesario, á Ioo libras. Si
los amigos del candidato quisieran sufragar los
gastos por medio de comités, suscriciones, etcétera, no habria medio de impedirlo; pero de
parte del candidato, todo gasto que excediese
de 50 libras (ó 100), seria ilegal ó punible.
i
Si hubiere alguna probabilidad de que la
opinion rehusara prestarse á la falsedad ó al
fraude, se exigiria á todo representante, ántes
de tomar posesion de su cargo, una declaracion,
sobre juramento ó por su honor, de que no habla
gastado ni gastaria en dinero ó en un valor
cualquiera, directa ó indirectamente, más de so
libras, y en caso de probarse la falsedad de la
asercion ó del juramento, se aplicaria al incurso
en ella la pena del perjurio. Es verosímil que
estas penas, mostrando que el legislador tomaba el
asunto en sério, harian que la opinion lo considerase de igual modo, impidiendo al público
mirar, cual hoy sucede, como un simple peca-
329
dillo ese verdadero crimen para con la sociedad.
Producido este efecto, no hay duda de que todos
se sentirían obligados por la declaracion sobre
juramento ó por su honor. ( )
(1) Muchos de los testigos que depusieron ánte el
Comité de la Cámara de los Comunes, en 186o, sobre
el efecto del acta contra la corrupcion (corrupt
practices prevention act), algunos de lcs cuales tenian gran experiencia en todo lo referente á elecciones, se mostraron favorables, (sea en absoluto, sea
como último extremo), al principio, que exige una
declaracion de los miembros del Parlamento. (Pruebas, pág. 46, 54, 57, 67, 123, 198, 202, 208.) El Comisario en jefe del Wakefield Inqztiry decia (aunque
hablando de una proposicion diferente): Si se vé que
la Cámara toma el asunto en sério, el mecanismo
marchará.... Estoy plenamente convencido de que si
se infligiese algun estigma personal en todo caso de
corrupcion demostrada, (bribery ), cambiaria la direccion de la opinion pública. (Pág. 26 á 36.) Un
miembro distinguido de este Comité y del Gabinete
actual parecia hallar graves objeciones á que se impusiera la pena del perjurio á un juramento que contenia simplemente una promesa, lo que es muy distinto de un juramento afirmativo; pero se le recordó
que el juramento prestado por un testigo ante el Tribunal, es tambien un juramento que contiene una
promesa, y su respuesta de que esta promesa se refiere á un voto que va a ser cumplido inmediatamente, mientras que la del diputado seria una pro-
330
La opinion no tolera un perjurio sino cuando
tolera aquello por cuya causa se incurre en
mesa para lo porvenir, no tiene importancia, sino
siendo posible suponer que la persona que presta el
juramento puede olvidar la obligacion que ha contraido, ó violarla sin acordarse de ella; eventualidades
que en el caso presente están fuera de cuestion.
Dificultad más real es que una de las formas que
más frecuentemente revisten los gastos hechos con
motivo de una eleccion, es la de suscriciones para
actos de beneficencia ú otros objetos locales: y seria
violento impedir al representante elegido por una
poblacion, ejercer obras de caridad. Cuando semejantes suscriciones son bona fidce, la popularidad que
puede obtenerse con ellas es una ventaja de que casi
parece imposible privar á las grandes fortunas. Pero
el mal consiste sobre todo en que el producto de estas
derramas se emplea (tal es el eufemismo de que se
hace uso) en mantener el interés del representante.
Para impedir este abuso seria necesario que el miembro se comprometiese, bajo juramento, á hacer pasar
por manos del auditor de eleccion (election auditor)
todas las sumas que invirtiese en asuntos ó cosas relativas á la poblacion, ó á alguno de sus habitantes,
(exceptuando tal vez el gasto corriente de la casa), á
fin de que á dichas sumas se les diese el destino declarado por el auditor, y no por el representante
mismo ó sus amigos. El principio de cargar todos los
gastos legítimos de las elecciones á las localidades y
no á los candidatos, fué sostenido por dos de los mejores testigos.
( N. del A.)
331
el perjurio. Esto es notorio en cuanto á la corrupcion electoral. No se ha hecho nunca un esfuerzo real y sério por parte de los hombres
políticos para impedir la corrupcion, porque
nunca ha habido verdadero deseo de que las
elecciones no fuesen costosas. Su excesivo coste es
una ventaja para los que están en disposicion de
sufragarlo, porque excluye multitud de rivales:
y ha llegado á ser costumbre mantener, como
elementor conservador, cualquier cosa, por
perjudicial que sea, desde el momento en que,
merced á ella, el Parlamento sólo es accesible á las
gentes ricas. Este es un sentimiento arraigado entre
nuestros legisladores de ámbos partidos políticos,
y es quizás el único en que los creo realmente
mal intencionados. Impórtales poco quien haya de
votar, siempre que el objeto del voto sea una
persona de su clase: ó al ménos esta seguridad les
es más preciosa que todo lo demás.
Saben que les es lícito contar con el sentimiento de confraternidad que une entre sí á todos los miembros de su propia clase, que pueden contar con mayor seguridad todavia con la
sumision de los recien enriquecidos que llaman á
la puerta de su clase, y que nada de funesto
puede sobrevenir á sus intereses de clase y á
832
sus sentimientos como ricos, ni con el sufragio
más democrático, mientras que esté en sus manos cerrar á los demócratas el acceso al Parlamento. Pero bajo su mismo punto de vista es
mala política la de equilibrar un mal con otro,
en vez de combinar dos bienes. Se trata de fusionar los mejores miembros de las dos clases
en condiciones que cada uno abandone sus intereses de clase, en que todos sigan de concierto
el camino abierto por el interés comun, en vez
de dar libre entrada en los colegios electorales
al sentimiento de clase del mayor número para
obligarle enseguida á obrar por la mediacion
de personas imbuidas en los sentimientos de
clase del número menor.
Las instituciones políticas no son nunca
tan perjudiciales, moralmente hablando,—no
son nunca tan dañosas para su propio espíritu, —
como cuando presentan las funciones políticas,
como un favor por conceder, corno cosa que
el depositario debe solicitar cual si la desease
para sí, ó que ha de pagar como si se le diese
para su provecho: los hombres están pocas
veces dispuestos á desprenderse de gruesas
cantidades para obtener el permiso de cumplir
un deber laborioso. Platon tenia idea mucho
más justa de las condiciones de un buen Go-
"•••••11.,
333
bierno, cuando sostenía que los hombres que
deben buscarse para el Gobierno, son los que
experimentan mayor aversion á él, y que el solo
motivo con que puede contarse para decidir á los
mejores á encargarse del poder, es el temor de ser
gobernados por los peores. ¿Qué debe sospechar un
elector al ver que tres ó cuatro gentlemen, de los cuales
ninguno se ha hecho notable anteriormente por la
prodigalidad de su beneficencia desinteresada, luchan
en gastos dispendiosos para escribir en sus tarjetas
Miembros del Parlamento? ¿Creerá. que es por su interés
(por el del elector) por lo que se entregan á. este
derroche? Y si. se forma una idea exacta de los
motivos que le impulsan, ¿á qué obligacion moral
se creerá. á. su vez sujeto? Los políticos consideran
voluntariamente como quimera de iluminado la
suposicion de que pueda existir un Cuerpo
electoral incorruptible; y quimera será sin duda
en tanto que no se esfuercen ellos mismos en ser
modelos de integridad en materia de elecciones:
porque los candidatos dan el tono á los electores en
punto á moralidad. Mientras que el representante
elegido pague su nombramiento en una ú otra forma, las elecciones serán Un mercado para todos los
partidos. En tanto que el candidato por una
334
parte y el público por otra, parezcan mirar la
funcion de un miembro del Parlamento, ménos
como un deber que cumplir, que como un favor que solicitar, no se conseguirá que los electores crean que la eleccion de un representante es
una cueston de deber, en la que no se es libre de
atender exclusivamente á la conveniencia
personal.
El mismo principio que exige que no se imponga ni permita al candidato ningun gasto
para su eleccion, dicta otra conclusion, cuya
tendencia, aunque parezca contraria, conduce á
igual resultado. Dicho principio rechaza lo que
frecuentemente se ha propuesto corno medio de abrir
á todos sin distincion las puertas del Parlamento:
me refiero al señalamiento de honorarios á los
representantes. Si, corno sucede en algunas de
nuestras colonias, apenas hubiese alguna persona
capaz de encargarse de una ocupacion no
retribuida, las dietas serian una indemnizacion por
la pérdida de tiempo y de dinero y no un salario.
Cualquiera que fuese la remuneracion, nunca seria un
aliciente para personas consagradas formalmente á
otras profesiones lucrativas. Por consecuencia, el
cargo de miembro del Parlamento quedaria
reducido á una profesion como las demás, en la que
se bus-
335
caria únicamente el provecho pecuniario, y que estaria
sujeta á los efectos desmoralizadores de toda
ocupacion esencialmente precaria, convirtiéndose en
el objetivo de todos los aventureros de baja estofa.
Las seiscientas cincuenta y ocho personas que
poseyeran el cargo y las (en número diez ó veinte
veces mayor) que esperasen conseguirlo, se
esforzarían sin tregua ni descanso por ganar ó
conservar los sufragios de los electores,
haciéndoles toda clase de promesas lícitas ó
ilícitas, posibles ó imposibles: y rivalizarian en
adular los sentimientos más abyectos y los
prejuicos de la porcion más ignorante y vulgar
de la multitud. La puja entre Cleon y el
vendedor de salchicha en Aristófanes, es una
caricatura exacta de lo que sucederia
actualmente. Dicha institucion seria una verdadera
cantárida aplicada permanentemente á la parte
más frágil de la naturaleza humana. Esto
equivale á señalar seiscientos cincuenta y ocho
sueldos á los aduladores más felices, á los
corruptores más diestros de cierta p o r c i o n d e l
p u e b l o . N o s e h a v i s t o , b a j o ningun
despotismo, un sistema de cultivo tan bien
organizado para obtener una cosecha
abundante de bajeza y de lisonja. (I) Cuando, á
causa de cualidades preeminentes (lo que á
336
veces ocurre), sea conveniente que una persona
desprovista de fortuna y de medios de adquirirla, tenga asiento en la Cámara para prestar
servicios de que ningun otro seria capaz, queda
el recurso de las suscriciones públicas: el representante puede, como Andrés Marvel, vivir
mientras dure el ejercicio de sus funciones á,
expensas de sus comitentes. En esto no hay
ningun peligro, porque no se otorgará nunca
(1) Como observa M. Lorimer, creando en las
personas de la clase más ínfima un motivo pecuniario
para consagrarse á los asuntos públicos, se inauguraria
formalmente la profesion del demagogo. De nada se
debe huir tanto corno de una combinacion donde el
interés privado de un grupo de personas activas,
consista en impulsar la forma de Gobierno en la misma
direccion que obraban ya sus inclinaciones naturales.
Lo que se ve en una muchedumbre ó en un indivíduo
cuando se les abandona á sus propias debilidades, dan
tan sólo una idea muy imperfecta de lo que esas
debilidades serian excitadas por un millar de aduladores.
Si hubiese 658 plazas con emolumentos más ó ménos
modestos y se pudiese lograr su disfrute, persuadiendo
á la multitud de que la ignorancia vale tanto ó más que
el saber, la veríais pensar y obrar (esto al ménos seria
muy de temer) segun este principio. (Art. en el
_Fraser magasine, Abril de 1859, intitulado De los
escritores recientes sobre la reforma.) ( N. del A.)
337
semejante honor al puro servilismo. Las masas no
se preocupan lo bastante de la diferencia que hay
entre un adulador y otro, para sostener por su
cuenta un indivíduo determinado á fin de ser
lisongeadas por él. Sólo procederán así en presencia
de cualidades personales extraordinarias, que si
no prueban en absoluto la aptitud de un hombre
para ser representante nacional, la hacen siempre
presumir, y en cualquier caso muestran hasta
cierto punto que ese hombre posee opinion y
voluntad independientes.
o
CAPÍTULO XI.
De la duracion de los Parlamentos.
¿Al cabo de cuánto tiempo deben ser reelegidos
los miembros del Parlamento? Los. principios en
este punto son evidentes: la dificultad estriba en su
aplicacion. Por una parte, el representante no debe
conservar su cargo por un plazo tan dilatado que
olvide su responsabilidad, descuide el cumplimiento
de sus deberes, ó los llene , en vista de su
interés personal, ó desatienda las conferencias
libres y públicas con los comitentes, las cuales, sea
que se encuentre de acuerdo, sea que difiera en
opiniones con ellos, son una de las ventajas del
Gobierno representativo. Por otra parte, es
necesario que esté seguro de conservar su puesto
por bastante tiempo para poder ser juzgado, no
por un acto aislado, sino segun el conjunto de su
conducta. Es
340
importante dejarle la mayor latitud de opinion y
determinacion individual compatible con la
intervencion popular indispensable en todo Gobierno libre: y á este efecto, es menester procurar (lo que bajo todos conceptos es preferible) que la intervencion no sea ejercida hasta
que el que es objeto de ella haya tenido tiempo
suficiente de mostrar todas las cualidades que
posee, y de probar á sus comitentes que es
digno de su confianza, sin ser precisamente el
órgano y el abogado literal de sus convicciones.
Es imposible determinar por reglas generales
los límites de cada uno de estos principios. Cuando
el poder democrático en la Constituclon es
débil ó desempeña un papel muy pasivo; cuando
el representante, despues de separarse de sus
electores, entra inmediatamente en una atmósfera
cortesana ó aristocrática, donde todas las
circunstancias tienden á desviar su conducta de la
direccion popular, á amenguar el fervor de sus
sentimientos populares y 'á hacerle olvidar los
deseos é intereses de sus electores, es necesario
para mantener su carácter y sentimientos á la
altura deseada, que se vea precisado á inspirarse
con frecuencia en la fuente de sus poderes.- En tal
caso, tres años son quizás
341
un período demasiado largo, siendo absolutamente inadmisible uno mayor.
Cuando, por el contrario, la democracia es el
poder dominante; cuando este poder tiende á
aumentar todavia, siendo preciso moderar, en vez
de estimular su accion; cuando una publicidad
sin límites y periódicos siempre presentes, dan al
representante la seguridad de que cada uno de
sus actos será inmediatamente conocido,
discutido, juzgado por sus comitentes, y que sin
cesar pierde ó gana terreno en su estima, mientras
que por los mismos medios, la influencia de sus
sentimientos y todas las demás influencias
democráticas se mantienen vivas y activas en el
ánimo del representante, en este caso, repito,
un período de ménos de cinco años me parece
apenas suficiente para impedir una dependencia
tímida. El cambio que se ha operado bajo todos
conceptos en la política inglesa, explica por qué hoy
nos ocupamos y hablamos tan poco de los
Parlamentos anuales que hace cuarenta años
formaban parte tan importante de la doctrina de los
reformadores más avanzados. Hay un hecho que
merece ser tenido en cuenta; y es que cualquiera que
sea la duracion de los Parlamentos, durante el
último año, los representantes están en la misma
situa-
342
cion en que se hallarian siempre, si los Parlamentos fuesen anuales. De suerte, que si la duracion fuese muy corta, habria verdaderamente
Parlamentos anuales la mayor parte del tiempo. Al
punto á que han llegado las cosas, es indiferente cambiar el período de siete años, aunque sea de una exteiision inútil, sobre todo
cuando la posibilidad siempre inminente de una
disolucion más pronta, recuerda constantemente
al miembro la necesidad de estar en relacion con
sus comitentes.
Cualquiera que sea el término más conveniente de la duracion del mandato, parecerá
quizás natural que los miembros fueran abandonando sus cargos al expirar aquél, (contado
desde el dia de su eleccion), de modo que no
hubiera necesidad de una renovacion general de
toda la Cámara. Mucho es fácil decir en apoyo
de este sistema, si se atendiese, 'al proponerlo, á
algun fin práctico; pero son más poderosas las
razones que lo combaten. Una de ellas es que no
habria ningun medio de desembarazarse de una
mayoría, cuya conducta fuera perjudicial á la
nacion. La certidumbre de una eleccion
general, despues de un período limitado, que
frecuentemente está á punto de expirar, .y la
posibilidad de esa eleccion, siempre que el
343
Ministro la desee por sí mismo, ó crea mediante
ella adquirir popularidad, tendrán por efecto probable
impedir esa gran divergencia entre los sentimientos
de la Asamblea y los de los colegios electorales,
que subsistiria tal vez indefinidamente si la
mayoría de la Cámara tuviera siempre muchos
años ante sí, recibiendo á cada momento gota á gota
nuevas infusiones que probablemente se
asimilarian, en vez de modificar el espíritu de la
Asamblea. Es tan esencial que el sentimiento
general de la Asamblea esté de acuerdo con el de
la nacion, como lo es que los individuos eminentes
puedan, sin perder su cargo, expresar libremente las
opiniones más impopulares.
Hay otra razon muy poderosa contra la
renovacion gradual y parcial de la Asamblea.
Es útil que haya una revista general y periódica
de fuerzas opuestas para apreciar el estado del
espíritu público y juzgar con toda certidumbre del
poder relativo de los distintos partidos y de las
diferentes opiniones. No se llega á tal resultado de
un modo decisivo con la renovacion parcial,
aunque ésta alcance á la vez á la quinta ó á la
tercera parte, como se ha dispuesto en algunas
Constituciones francesas.
344
Las razones que existen para conceder á lo
ejecutivo la facultad de disolucion, serán examinadas en un capítulo posterior, al hablar de la
Constitucion y de las funciones de lo ejecutivo en
un Gobierno representativo.
CAPITULO XII.
Del mandato imperativo.
¿Deben estar obligados los individuos de la
Cámara á obedecer las instrucciones de sus comitentes? ¿Deben ser órgano de sus sentimientos
Propios o de los de aquellos? ¿Su embajador en
un Congreso ó su ajente profesional, teniendo
poder, no sólo para obrar por ellos, sino para
juzgar por ellos lo que debe ser hecho? Estas
dos teorías del deber de un legislador en un Gobierno representativo, cuenta cada una con sus
partidarios, siendo cada una la doctrina reconocida de algun Gobierno representativo. En
Holanda, los miembros de los Estados generales eran simples delegados, aplicándose con
tal rigor este principio que, cuando se suscitaba
alguna cuestion importante, no prevista en sus
instrucciones, debian remitirse á sus comiten-
346
tes, lo mismo que un embajador acude en consulta á su Gobierno. En nuestro país, y en la
mayor parte de los que poseen una Constitucion representativa, la ley y la costumbre permiten á un miembro del Parlamento votar segun su apreciacion de lo que es justo, por mucho que
difiera de la opinion de sus eleetores. Pero existe
una nocion opuesta, cuyo efecto práctico es
considerable sobre muchos espíritus y sobre los
mismos legisladores: por su influencia, éstos,
independientemente de su deseo de ganar
popularidad ó de ser reelegidos, se sienten obligados en conciencia á que su conducta, en cuestiones
en que sus electores han manifestado una voluntad
resuelta, sea expresion de esta voluntad antes
que de la suya. Prescindiendo de la ley positiva
y de las tradiciones de un pueblo, ¿cuál de estas
dos teorías de los deberes de un representante es
preferible?
Al contrario de las cuestiones tratadas hasta
ahora, la presente no lo es de legislacion
constitucional, sino de moralidad constitucional;
cuestion que atañe á las costumbres del Gobierno
representativo. No se refiere tanto á las
instituciones, como al espíritu en que los electores deberán llenar sus funciones y á las ideas
que es conveniente prevalezcan en cuanto á los
347
deberes morales de los electores. En efecto,
cualquiera que sea el sistema de representacion,
los electores pueden, si lo desean, cambiarle en
un sistema de simple delegacion.
En tanto sean libres de votar ó no, segun les agrade,
no es posible impedirles que den su voto con todas
las condiciones que estimen oportunas. Rehusando
elegir á quien no se obligue á prohijar todas sus
opiniones, y aun si lo exigen, 'a consultarles
sobre todo asunto importante é imprevisto,
pueden reducir á su representante á ser
simplemente su intérprete, ú obligarle en conciencia
á presentar su dimision el dia que esta situacion
no le plazca. Y como tienen el poder de hacer esto,
la teoría de la Constitucion debe suponer que
desearán hacerlo. Porque el principio mismo del
Gobierno representativo descansa sobre la
presuncion de que los que poseen el poder, abusarán
de él en provecho propio: no porque siempre sea
así, sino por ser tal la tendencia natural de las cosas;
tendencia que las instituciones libres tienen por
principal objeto regular. Por dichas razones;
cualquiera que sea el error ó la nimiedad de los
electores al querer convertir á su representante en
delegado, siendo natural y no improbable esa
extension del principio electoral, deben
348
adoptarse acerca de ella las mismas precauciones
que si fuera cierta; y el Gobierno representativo debe ser organizado de modo que si
los electores siguieran esta conducta, no fuesen
capaces de hacer una legislacion de clase en su
provecho. Cuando se dice que la cuestion lo es
solamente de moralidad política, no se disminuye su
importancia.
Las
cuestiones
de
moralidad
constitucional no tienen menor trascendencia
que las que atañen á la misma Constitucion.
La existencia misma de ciertos Gobiernos y todo
lo que influye para que otros sean soportables,
descansa sobre la observancia práctica de
doctrinas de moralidad constitucional; sobre nociones
tradicionales en el espíritu de las diferentes
autoridades, que modifican el uso que sin ellas
harian de sus poderes.
En los Gobiernos donde no hay ningun
contra peso,—la monarquía, la aristocracia, la
democracia pura,—esas máximas constituyen el único
obstáculo que les impide abandonarse á los
últimos excesos en la direccion de su tendencia
característica. En los Gobiernos donde el contra
peso es incompleto, en que se ha procurado poner
límites constitucionales á las impulsiones del deber
más fuerte; mas en los que este poder es todavia
bastante fuerte para tras-
349
pasar dichos límites impunemente, las doctrinas
de moralidad constitucional le imponen cierto respeto
hacia los fines y límites de la Constitucion. En los
Gobiernos bien ponderados, donde el poder
supremo está dividido; donde cada partícipe está
protegido contra las usurpaciones de los demás, de
la única manera posible; es decir, hallándose provisto
para la defensa de las mismas armas que los otros
para el ataque, el Gobierno no marchará sino á
condicion de que cada uno de los poderes se
abstengan de ejercer todas sus facultades, á ménos de
ser provocado por los abusos de los otros; y en
este caso podemos decir tambien que tan sólo el
respeto inspirado por las máximas de moralidad constitucional, mantiene la existencia de la Constitucion. No es posible que las leyes prescriban á los
electores los principios á virtud de los cuales
dirigiran su eleccion; pero los principios por que
cada uno creerá deber dirigirla, constituyen grandes diferencias en la práctica, abrazándose el conjunto de esta cuestion trascendental, cuando se pregunta si los electores deben
imponer como condicion al representante que
adopte ciertas opiniones sostenidas por los comitentes.
Los que me hayan seguido en estas inves-
350
tigaciones, no podrán dudar un instante acerca de
la conclusion que, con relacion á la cuestion
presente, resulta de los principios generales
profesados hasta aquí: desde un principio hemos afirmado y nunca hemos perdido de vista, la
igual importancia de las dos grandes condiciones del Gobierno: Iª La responsabilidad
para con aquellos en cuyo provecho el Gobierno
debe funcionar y se propone funcionar, 2.a El
ejercicio de esta funcion, para que sea debidamente
cumplida por espíritus superiores á quienes
largas y profundas meditaciones y una
disciplina práctica hayan preparado á esa tarea
especial.
Si el segundo objeto merece ser perseguido, bien
vale la pena de que se hagan por él sacrificios
proporcionales á su importancia. Las facultades de
los espíritus superiores y los estudios más
profundos, no servirian para nada si no
condujesen algunas veces al hombre á conclusiones
diferentes de aquellas á que llega sin estudio una
inteligencia vulgar; y si se desea tener
representantes superiores bajo la relacion intelectual á
los electores ordinarios, debe esperarse que no
estén siempre de acuerdo con la mayoría de sus
comitentes, como tambien que casi siempre su
opinion será la mejor de las
251
dos. Síguese de esto que los electores no obrarán discretamente si exigen corno precio de su
voto la adhesion absoluta á sus opiniones.
Hasta aquí el principio es evidente: pero hay
dificultades reales al aplicarle, y comenzaremos por
exponerlas en toda su fuerza. Si es importante que los
electores designen un representante más instruido que
ellos, no es ménos necesario que este individuo más
ilustrado sea responsable hacia ellos: de otro modo,
¿siendo jueces de la manera como llenan su
funcion, á qué criterio someterán su juicio sino al
de sus propias opiniones? No seria conveniente
elegir á un individuo simplemente por su fama, por la
superioridad de alguna dote relevante. Los testimonios
á tenor de los cuales puede un espíritu ordinario
juzgar anticipadamente del talento de un
candidato, son muy imperfectos: tales como
son se refieren casi exclusivamente al arte de
expresarse, y muy poco ó nada al valor de lo
expresado. La primera de ambas cualidades no
debe hacer suponer la otra: ahora, ¿si los electores
han de prescindir de sus propias opiniones, qué
criterio les queda para juzgar de la aptitud para el
Gobierno? Tampoco deberian, aunque pudiesen
reconocer de un modo infalible al hombre más
capaz, facultarle plenamen-
352
te para pensar por ellos, sin consideracion á sus
propias opiniones. El candidato más apto puede
ser un conservador y los electores liberales; ó
un liberal y los electores conservadores. Las
cuestiones políticas del dia serán tal vez cuestiones religiosas, y -quizás el representante sea
partidario de la religion dominante ó profese el
racionalismo, mientras que los disidentes serán
disidentes ó pertenecerán á la religion evangélica, ó vice-versa. En semejante caso, los talentos
del representante no darán otro resultado que el
de tornarle más capaz de ir más allá,
de obrar más eficazmente en una direccion, que
sus cómitentes considerarán en conciencia como
falsa ó perniciosa; pudiendo ser impulsados por
su conviccion sincera á mirar como más importante el estar representados por un individuo que profese sus opiniones sobre sus ideas de
deber, que por otro dotado de talentos excepcionales, examinando, no sólo como serán
mejor representados, sino como llegarán á hacer
representar su especial posicion moral y su manera de
ver..
La influencia de todo criterio que sea el de
gran número de personas, deberá hacerse sentir
en la legislacion: ahora, habiendo procurado la
Constitucion que todas las opiniones contrarias
353
se hallen igualmente representadas, quizás sea lo
más importante para los electores, en ocasiones
dadas, asegurar S su criterio propio la representacion
más adecuada. En otros casos, tal vez será
necesario que el representante tenga las manos
ligadas, á fin de que permanezca fiel á los intereses
de los comitentes, ó hablando con más
propiedad, al interés público, tal como sus
comitentes lo conciben. No seria esto indispensable
con un sistema político que permitiese á los
electores una designacion ilimitada de
candidatos honrados y sin prejuicios. Pero con el
sistema actual, en que los electores se ven casi
siempre obligados á causa de los gastos de Ja
eleccion y de las circunstancias generales de la
sociedad, á elegir su representante entre personas
cuya posicion social difiere mucho de la suya y
que tienen un interés de clase distinto del suyo,
¿quién afirmará que deben entregarse por completo
á la buena fé de su representante? ¿Condenaremos á
un elector de las clases más pobres, que no
puede elegir sino entre dos ó tres candidatos
ricos, por que exija de aquél á quien dé su
sufragio, el compromiso de votar por medidas
que considera como su emancipacion respecto de
los intereses de clase de los ricos? Además sucederá
siempre que ciertos in23
")
354
divíduos del Cuerpo electoral tengan que aceptar
el representante elegido por la mayoría de su
propio partido; y aunque sus candidatos predilectos carezcan de probabilidades de triunfo,
corno sus votos pueden ser necesarios al de su
partido, el único medio de que dispondrán para
ejercer su parte de influencia sobre la conducta
ulterior del elegido, consistirá en darle su voto á
cambio de determinadas promesas.
Estas consideraciones y sus opuestas se hallan
de tal modo enlazadas,—es tan importante que
los electores nombren un representante más
ilustrado que ellos mismos y consientan en ser
gobernados segun este juicio superior, mientras
que es imposible que la igualdad de opiniones
(cuando tengan opiniones) no influya en gran
manera sobre su manera de apreciar la
ilustracion del candidato y las pruebas que de ella
haya dado,—que es preciso desesperar de poder
establecer una regla positiva de deber para el
elector; dependiendo ménos el resultado, de un
precepto establecido ó de una doctrina fija de
moralidad política, que del sentido general de
los espíritus en el Cuerpo electoral acerca de
esta condicion importante: la deferencia hacia la
superioridad intelectual.
Los individuos y pueblos que sientan viva-
1
355
mente el valor del talento superior, lo reconocerán probablemente, allí donde exista, por
otros signos que la conformidad con sus opiniones; le reconocerán aun á despecho de una
gran diferencia de opiniones, y cuando lo hayan reconocido, estarán demasiado 'deseosos de
aprovecharse de sus facultades, á cualquier precio
razonable, para imponerle su propia opinion como
ley y norma de su conducta.
Por otra parte, hay caractéres que no tienen
consideracion á nadie, que no estiman la opinion de nadie como preferible á la suya, ó mejor
que la de un ciento ó millar de personas que
piensan como ellos. Cuando los electores
obedezcan este criterio, no nombraran á nadie
que no experimente ó al ménos no profese sus
propios sentimientos; cesando de inspirarles
confianza su representante cuando deje de permanecer fiel á esos sentimientos. Todos los que
aspiran á los honores políticos, procurarán,
como dice Platon en el Gorgias, modelarse sobre
el tipo de Demos y asemejarse á él cuanto sea
posible. No puede negarse que la democracia
favorezca considerablemente la tendencia á dar
esta direccion á los sentimientos de los electores: la
democracia no es propicia al espíritu de respeto. Que
destruya la consideracion hacia la
356
simple posicion social, esto debe ser mirado
corno uno de los efectos más felices y no nocivos
de su influencia; aunque con ello cierre la
principal escuela de respeto (en cuanto á las relaciones puramente humanas) que existe en la
sociedad. Pero corno la democracia, en su esencia
misma, da infinitamente más valor á la igualdad
general de los hombres que á los títulos
particulares por que se eleva una persona sobre
otra, ese respeto por la superioridad, aun meramente personal, será por regla general inferior á lo
que debiera. Hé aquí la causa, entre otras, de que
considere tan importante que las instituciones de
un país establezcan como un derecho la
influencia de las personas instruidas, siendo mi
opinion, aparte de toda consecuencia política directa,
que se otorgue la pluralidad de votos á la
superioridad probada de educacion, aunque sólo
sea para dar ese tono al sentimiento público.
Si existe en el Cuerpo electoral un sentimiento justo de la diferencia extraordinaria
que puede haber entre una persona y otra, no le
faltarán indicios para reconocer las personas más
capaces de alcanzar los fines que se propone.
Naturalmente, la primera de las indicaciones
consistiria en los servicios públicos reales,
357
y haber ocupado una posicion elevada y hecho cosas
importantes, cuyos resultados justifican el superior
discernimiento; haber sido el autor de medidas que
parecen sábiamente concebidas segun sus efectos;
haber hecho predicciones que los acontecimientos
han frecuentemente confirmado, y nunca ó rara
vez desmentido; haber dado consejos que el país
ha seguido con fruto ó que se lamenta de no haber
escuchado, serian tambien otros tantos indicios.
Hay sin duda alguna mucho de vago é incierto en
esos testimonios de sabiduría; pero debemos
procurar que puedan ser consultados por
personas de juicio ordinario.
Será conveniente no fiarse de un sólo indicio
cuando los demás no lo confirmen. En la apreciacion
del éxito ó del mérito de un esfuerzo práctico, se
deberá dar mucha importancia á la opinion
general de las personas desinteresadas que
conozcan al sugeto en cuestion. Los indicios de que
he hablado no pueden aplicarse más que á hombres
experimentados, debiendo colocar en esta categoría á
los que no habiendo hecho sus pruebas
prácticamente, las han hecho en el terreno
especulativo; á los que en sus discursos ó en sus
escritos han discutido los
asuntos públicos, mostrando que los han estu.
358
diado sériamente. Estos individuos pueden haber
probado, simplemente como pensadores políticos, que
les asisten iguales derechos á. la confianza pública
que á aquellos á quienes de hecho se ha podido
apreciar como hombres de Estado.
Cuando es preciso elegir personas no probadas nunca en la práctica, el mejor críterium posible
estribará en la reputacion de talento que gocen
esos individuos entre los que los conocen, y la
confianza que les otorgan y apoyo que les
dispensan las personas ya respetadas: por medio
de semejantes pruebas, los colegios electorales que
aprecien debidamente y busquen con ardor el valor
intelectual, se procurarán por regla general,
representantes que excedan el nivel de las
medianías, y con frecuencia hombres que puedan
ser abandonados á su propio juicio en cuanto á la
direccion de los negocios públicos se refiera, y á.
quienes no sea lícito exigir, sin ultrajarlos, que
renuncien á su criterio por órden de sus inferiores
en saber. Si concienzudamente buscadas no se
encuentran tales personas, entonces, á. la verdad,
los electores tienen derecho á tomar otras
precauciones;
porque
naturalmente
no
prescindirán de sus opiniones particulares, sino á
condicion de asegurarse los ser-
359
vicios de una persona de saber superior al suyo.
Realmente harian bien, aun en este caso, en recordar que una vez elegido el representante,
tiene más ocasiones, si se consagra al cumplimiento de su deber, de rectificar un juicio falso en
su orígen que la mayor parte de sus comitentes:
consideracion que en general les impediría (á
ménos que se vieran precisados á elegir una
persona, en cuya imparcialidad no tuvieran plena
confianza) exigir á su representante la
promesa de no cambiar de opinion ó de abandonar su cargo, si la modificaba. Pero cuando se
nombra por vez primera á. una persona desconocida sobre quien ninguna autoridad respetable suministra informes seguros, debe esperarse que el elector exija como condicion
elemental la conformidad con sus propios sentimientos, bastando que no considere cualquier
cambio de opinion ulterior, cambio que podria
ser confesado con candor y sus motivos expuestos sin disfraz, como razon perentoria para retirarle su confianza.
Aun suponiendo en el representante los talentos mejor probados y elevacion de carácter
reconocida, las opiniones propias de los electores
no deben ser dadas nunca de lado. La deferencia
para con la superioridad intelectual no
360
debe llevarse hasta el anonadamiento de sí mismo,
hasta el sacrificio de toda opinion personal. Pero
cuando la diferencia de opinion no recae sobre
las bases fundamentales de la política, por
pronunciados que sean los sentimientos de los
electores, deberán pensar que cuando un
hombre capaz no es de su opinion, hay grandes
probabilidades de que ellos sean los equivocados: y aunque así no fuera, pueden muy bien
renunciar á su criterio en cosas que no son esenciales para pagar la inestimable ventaja de ver
como un hombre capaz obra en su nombre en
muchas circunstancias en que á ellos les seria im-posible dar su voto. En parecido caso, el elector
procura frecuentemente conciliarlo todo, induciendo al hombre capaz á, sacrificar su propia
opinion en los puntos en que ambos disienten:
pero de parte de éste, aceptar este compromiso
equivaldría á traicionar su mision especial, á,
abdicar los deberes propios de la superioridad
intelectual, entre los que uno de los más sagra-dos es el de no abandonar la causa que tiene
contra sí el clamor público, y no privar de sus
servicios á aquellas de sus opiniones que más los
necesiten.
El hombre de conciencia y de talento reconocidos, deberia exigir plena libertad de obrar
361
segun lo que corno mejor estima, no supeditán
dose á otras condiciones.. Pero los electores tienen
derecho á saber cómo piensa obrar, segun qué
opiniones se propone dirigir su conducta en
todo lo que se refiere á. su deber público. Si algunas
de sus opiniones les parecen inaceptables, tócale
á él probar que merece, sin embargo, ser su
representante; y si los electores son razonables,
transigirán, por consideracion al mérito general del
candidato, en muchos casos de grave disidencia.
No obstante, hay casos de estos que no pueden
ser tratados con ligereza. Todo hombre que
experimente por el Gobierno de su país la dósis
de interés que debe sentir un sér libre, tiene
ciertas convicciones relativas á los asuntos
nacionales, que son para él como la sangre de sus
venas, convicciones hasta tal punto íntimas, que
no puede aceptar sobre ellas compromiso alguno,
ni diferir en aquello
que atañen al juicio de ninguna otra persona.
Estas creencias, cuando existen en un pueblo ó en
una porcion apreciable de un pueblo, tienen derecho
á una legítima influencia por el sólo hecho de
existir, y no sólo en razon de su valor
probable. No puede ser bien gobernado un
pueblo en oposicion á sus nociones elementales
del bien, por erróneas que éstas sean bajo
362
ciertos conceptos. La justa apreciacion de relaciones que debe de haber entre los gobernantes
y los gobernados, exige que los electores no
consientan en ser representados por quien se
proponga gobernarlos contrariamente á sus convicciones personales. Aunque los electores obtengan partido de los talentos que posea su representante, mientras no haya probabilidad de
que se discutan los puntos en que no esté de
acuerdo con ellos, les asiste el perfecto derecho
de retirarle sus poderes, en cuanto se suscite
dicha discusion y no haya á favor de lo que
estimen justo una mayoría bastante segura para
que la voz de aquel carezca de importancia.
Así (cito nombres propios para mayor claridad, pero sin intencion personal) se pudo no
hacer alto en las opiniones de M. Brigh y de
M. Cobden sobre la resistencia á las agresiones
extranjeras, al estallar la guerra de Crimea,
cuando el sentimiento nacional inclinaba la
balanza del lado opuesto; y sin embargo, esas
mismas opiniones hubieran podido muy bien
valerles un fracaso con sus electores cuando
la cuestion con la China, (mucho más dudosa
que la anterior), porque hubo vacilacion durante algun tiempo, y su manera de considerar
el asunto no estuvo muy léjos de prevalecer.
363
Hé aquí ahora la consecuencia de todo lo que
precede: I.° no deberán exigirse compromisos formales,
á ménos que á causa de circunstancias sociales
desfavorables ó de instituciones viciosas, los
electores no se vean por tal manera limidos en su
eleccion, que necesiten aceptar la representacion de
una persona de quien sospechen que ha de
sufrir influencias hostiles á sus intereses: 2. a los
electores tienen derecho á conocer á fondo las
opiniones y los sentimientos políticos del
candidato, y no sólo tienen este derecho, sino que
con frecuencia están obligados í rehusar la
candidatura del indivíduo que no esté de
acuerdo con ellos sobre artículos que forman la
base de su creencia política: 3.° los electores, cuando
les merezca una opinion muy elevada la superioridad
mental del candidato, deben dejarle obrar segun
opiniones muy diferentes de las suyas, en todo lo
que no se refiera á sus artículos de fé: 4 .° los
electores no deben cansarse de buscar un
representante tal, que puedan dejarle en completa
libertad de obedecer las inspiraciones de su
propio juicio: 5.° los electores deben mirar
como un deber hácia sus conciudadanos, hacer
todo lo posible para dar el poder á hombres de
este valor, debiendo convencerse de que es mucho más
264
importante para ellos ser representados por un
hombre semejante, que no por otro que acaso
profese mayor número de sus opiniones; porque en el primer caso están seguros de recojer
fas ventajas del talento, mientras que es muy
dudosa la cuestion de saber quién tiene razon y
quién está equivocado en los puntos en que
disientan.
He tratado este asunto bajo la suposicion
de que el sistema electoral, en cuanto depende
de la institucion positiva, concuerda con los
principios establecidos en los capítulos precedentes, porque aun en esta hipótesis, la teoría
de representacion por delegacion me parece
falsa y dañosa en sus efectos, aunque en tal
caso el mal se halle contenido en ciertos límites. Pero si las garantías que me he esforzado
en dar al principio representativo, no son reconocidas por la Constitucion, si no se han adoptado las medidas oportunas para la representacion de las minorías, ó si no se admite ninguna
diferencia én el valor numérico de los votos,
segun un criterio racional, fundado en la dósis
de educacion poseida por los votantes.... en este
caso faltan palabras para exagerar la importancia que hay, en principio, en dejar al representante plena y completa libertad: porque seria
365
Esta la única probabilidad que hubiese bajo el
régimen del sufragio universal, de que podrian
hacerse oir en el Parlamento otras opiniones
que las de la mayoría. En esa democracia, impropiamente llamada así, porque no es más que el
Gobierno exclusivo de las clases obreras, la única
probabilidad de librarse de la legislacion de clase
bajo su forma más estrecha, y de la ignorancia política
bajo su forma más peligrosa, estriba en la
tendencia que quizás tengan las masas sin
educacion á elegir representantes de inteligencia
superior á la suya, sometiéndose á sus
opiniones. Seria razonable esperar cierta dósis de
esa tendencia, y entonces se trataria simplemente de
desenvolverla todo lo posible. Pero si una vez
dueñas de la omnipotencia política las clases
obreras, impusieran voluntariamente, bajo esa
forma ó bajo otra, un límite tan importante á su
propia libertad y á su propia opinion, se
mostrarian más prudentes que ninguna clase
dueña del poder absoluto se-ha mostrado, y
podernos afirmar se mustrará nunca bajo esa
influencia corruptora.
e
CAPITULO XIII.
De una segunda Cámara.
De todas las cuestiones relativas á la teoría del
Gobierno representativo, ninguna ha sido más
controvertida, particularmente en el continente,
que la cuestion de las dos Cámaras, como se la
llama, ocupando la atencion de los pensadores
mucho más que otros asuntos cien veces más
importantes, y siendo considerada como una
especie de piedra de toque para reconocer, sea los
partidarios de la democracia limitada, sea los de
la ilimitada. Por mi parte, doy poco valor al freno
que puede imponer una segunda Cámara á una
democracia que, de otro lado, nada modera, y
me inclino á pensar que si se ha llegado á una
conclusion justa en las demás cuestiones
constitucionales, es poco importante,
368
comparativamente hablando, que el Parlamento
conste de dos Cámaras ó de una sola.
Si hay dos Cámaras, pueden estar compuestas
de una manera semejante ó desemejante. Si su
composicion es semejante, estarán ámbas sometidas
á las mismas influencias, y quien tenga
mayoría en una, estará, casi seguro de reunirla
en la otra.
Es verdad que la necesidad del consentimiento de las dos Cámaras para hacer pasar
una medida, puede ser á, veces un obstáculo
material al progreso, puesto que admitiendo
que las dos Cámaras sean representativas é iguales
en número, cualquier fraccion que exceda en
algo á la cuarta parte de los representantes,
puede impedir que un bill sea aprobado, mientras
que no habiendo más que una Cámara, se está
seguro de que el bill pasará con una simple mayoría.
Pero aunque esto no sea imposible, es poco
probable; porque no acontecerá frecuentemente que
de dos Cámaras, compuestas segun los mismos
principios, en la una haya casi unanimidad de
opiniones, y en la otra division en dos porciones
próximamente de igual fuerza.
Si en una de las Cámaras es desechada una ley
por la mayoría, esa ley habrá. encontrado
369
generalmente en la otra Cámara una fuerte minoria desfavorable. Todo progreso, pues, que
pueda ser retardado por esta causa, será la mayor
parte de las veces un progreso que no tendrá á
su favor más que una simple mayoría en todo el
Cuerpo representativo, y lo peor que puede
suceder es que ó el triunfo de la medida se
demore por algun tiempo, ó que se haga un
nuevo llamamiento á los electores para asegurarse de que la escasa mayoría parlamentaria
corresponde á una mayoría efectiva en la naclon.
El inconveniente de la demora y la ventaja de
la invocacion al pueblo, pueden ser considerados en este caso como contrapesándose.
Doy poca importancia al argumento que se
presenta de ordinario á favor de las dos Cámaras: á saber, que es un medio de impedir la
precipitacion y de imponer una segunda deliberacion; porque es necesario que una Asamblea representativa esté muy mal constituida
para que las formalidades seguidas en el trámite de
cualquier discusion no exijan siempre más de
dos deliberaciones. La consideracion que habla
con más fuerza,. en mi ánimo, á. favor de las
dos Cámaras, (y á la que concedo cierta importancia),
es el efecto perjudicial que produce
24
370
en todo depositario del poder, sea un individuo
ó una Asamblea, el sentimiento de ser el único
soberano. Es importante que ninguna Asamblea pueda, ni aun temporalmente, hacer que
prevalezca su sic volo sin pedir el consentimiento
de nadie. Una mayoría en una Asamblea
única, con carácter de permanencia, compuesta de
las mismas personas, obrando habitualmente de
acuerdo y estando siempre segura de la victoria,
se convierte con facilidad en un poder
despótico y absorbente, cuando se ve libre de la
necesidad de examinar si sus actos serán
aprobados por otra autoridad constituida.
Es conveniente que haya dos Cámaras, por la
misma razon que habia para nombrar dos
cónsules ent:e los romanos, para que ni una ni
otra se expongan á la influencia corruptora del
poder absoluto, ni aun durante el espacio limitado de un solo año. Una de las cualidades
mas indispensables para la direccion dé los negocios públicos, y sobre todo para manejar las
instituciones libres, es la conciliacion, la prontitud en transigir, la facilidad en hacer concesiones á los adversarios y en dictar buenas medidas en la forma que hiera lo ménos posible
las opiniones de los partidos contrarios.
Ceder de un lado, exigir de otro, tal como
371
se practica entre nuestras dos Asambleas, hé aquí
una escuela permanente de esé- hábito saludable:
escuela útil hasta el presente, y que lo será. todavía
mucho más con una Constitucion más democrática
del Parlamento.
Pero puede suceder que las dos Cámaras no estén
compuestas de igual manera, que se haya procurado al
constituirlas que se moderen mútuamente. Si una es
democrática, la otra estará. formada de modo que sea
un freno para la democracia; pero bajo esta
relacion, la utilidad de cada una depende por
completo del apoyo social que encuentre fuera
de sí misma. Una Asamblea que no tenga por
base algun gran poder considerable en el país,
será. poca cosa al lado de otra que cuente con
esta base. Una Cámara autocrática no será
poderosa más que en una sociedad aristocrática.
La Cámara de los Lores era ántes el poder
más fuerte en nuestra Constitucion, y la
Cámara de los Comunes un poder simplemente
moderador; pero entonces los nobles eran casi el
único poder en la nacion.
No me es posible creer que en un estado
social realmente democrático, la Cámara de los Lores
tenga algun valor como moderadora de la
democracia. Cuando un partido es débil, el
372
medio de fortalecerle, no es colocarlo en línea
de batalla frente á su adversario más poderoso, y
desplegar en campo abierto sus fuerzas respectivas. Semejante táctica asegurarla la derrota
completa del más débil. Este no operará con
probabilidades de éxito más que tomando posidon entre la multitud, en vez de hacerlo contra
la multitud: en lugar de mantenerse aislado y de
pedir á los demás que se declaren . por él 6
contra él, debe atraerse los elementos más
capaces de fusion: no debe constituirse en ejército
enemigo, lo que provocaria una alianza general en contra suya, sino operar como uno de los
elementos de la masa, infundiéndole su levadura
y frecuentemente dando la preponderancia al
partido que sin el apoyo de su influencia hubiese
sido el más débil. El poder realmente
moderador en una Constitucion democrática,
debe obrar en y por la Cámara democrática.
Lo he afirmado ya, y en mi concepto, es
esta una máxima fundamental de Gobierno:
debe de haber en toda Constitucion un centro
de resistencia contra el poder predominante, y
por consecuencia, en una Constitucion democrática, un centro de resistencia contra la democracia. Si un pueblo que posee una Constitucion
373
democrática, se muestra más propicio por sus
antecedentes históricos á tolerar dicho centro
bajo la forma de una segunda Cámara ó de una
Cámara de los Lores que bajo cualquiera otra, hé
aquí una razon poderosa para que ese centro revista
dicha forma; pero, en último resultado, no me
parece ni la mejor, ni la más propia para lograr su
fin.
Si hay dos Cámaras y se considera á la una
como representante del pueblo y á la otra como
representando solamente una clase, ó como no
siendo representativa del todo, no puedo creer
que allí donde la democracia sea el poder dominante, la segunda Cámara tenga ningun poder real, ni aun contra las aberraciones de la
primera: puede dejársela vivir por deferencia á
los hábitos y recuerdos, mas no como contrapeso
efectivo. Si ejerce una voluntad independiente, se
exigirá que se contente con reparar los olvidos
accidentales del brazo más popular de la
legislatura, ó que rivalice con ella en hecho de
medidas populares.
La posibilidad de un freno real al ascendiente de la mayoría, depende, pues, de la manera como el poder se reparta en la rama más
popular del Gobierno, y yo he indicas h ya el
mejor modo, en mi opinion, de equilibrar las
374
fuerzas. He demostrado igualmente que aun en el
caso mismo de que se permita á la mayoría
numérica ejercer una preponderancia completa por la existencia de una mayoría equivalente en el Parlamento, si, sin embargo, se
permite tambien á las minorías ejercer el derecho que les pertenece igualmente, segun principios extrictamente democráticos, de estar representadas en proporcion de su número, esta
precaucion garantizará la presencia constante en
la Cámara (con el mismo título que los demás
miembros) de tan gran número de las primeras
inteligencias del país que, sin formar bando
aparte y sin hallarse investida de ninguna
prerogativa odiosa, esa porcion de la representacion
gozará de una influencia personal mucho más
considerable que su fuerza numérica, y
proporcionará lo más perfectamente posible el
centro de resistencia moral necesario. No es,
pues, necesaria una segunda Cámara para
alcanzar este fin: quizás no conduciria á é1 y
aun podria ser un obstáculo al mismo. Si á pesar
de esto, por las razones Intes expresadas, se
juzgase indispensable una segunda Cámara,
deberia componerse de elementos, no precisamente
hostiles á los intereses de la mayoría, sino
inclinados á luchar contra estos intereses,
375
y capaces de levantar su voz autorizada contra los
errores y debilidades del mayor número.
Evidentemente no existen estas condiciones en un Cuerpo constituido como nuestra
Cámara de los Lores. Desde el momento en que el
rango convencional y las riquezas individuales no
intimidan á la democracia, el poder de la Cámara
de los Lores es insignificante.
De todos los principios á cuyo tenor puede
constituirse un Cuerpo sabiamente conservador,
destinado á moderar y regular el ascendiente
democrático, parece preferible el que sirvió de
base al Senado romano, la Corporacion más
prudente y sagaz que haya administrado nunca
los negocios públicos. Los defectos de una
.Asamblea democrática que representa al pueblo en
general, son los defectos del mismo pueblo: la
falta de educacion especial y de saber. Necesítase, pues, para remediar esos defectos asociar á
la Asamblea un Cuerpo cuyos rasgos característicos sean la educacion especial y el saber. Si
una, Cámara representa el sentimiento popular,
la otra deberá representar el mérito personal,
probado y garantido por servicios públicos reales
y depurado por la experiencia práctica. Si una es
la Cámara del pueblo, la otra deberá ser la
Cámara de los hombres de Estado, un
276
Consejo compuesto de todos los que han desempeñado cargos ó funciones públicas importantes. Semejante Cámara podria ser algo más
que un Cuerpo simplemente moderador. No
seria únicamente un freno, sino tambien una
fuerza impulsiva. En ella, el poder de contener al
pueblo perteneceria á los hombres más capaces, y en general más deseosos de encaminarlo en toda direccion útil. El Consejo encargado de remediar los errores del pueblo, no representaria una clase sospechosa de antipatía
hacia los intereses del mismo pueblo, sino que estarla
compuesto de sus jefes naturales en la vía del
progreso. No hay Constitucion posible de una
segunda Cámara que dé tanto peso y eficacia á
su accion moderadora. Seria imposible, cualquiera
que fuese la suma de mal que realmente impidiera,
desacreditar, considerándolo como un simple
obstáculo, un Cuerpo, siempre propicio á
favorecer el progreso.
Si en Inglaterra pudiera ser establecido un
Senado de esa índole, (no tengo necesidad de
advertir que esto es una pura hipótesis), hé
aquí los elementos con que seria fácil constituirlo:—
Todos los que fueran ó hubieran sido miembros de
la comision legislativa, descrita en uno de los
capítulos precedentes, reputada
377
por mí como un elemento indispensable en
todo Gobierno popular bien constituido.—Todos los que fueran ó hubieran sido jueces superiores ó presidentes de los Tribunales superiores, civiles ó criminales.—Todos los que durante
cinco años hubieran sido simples jueces.—Todos
los que hubieran sido ministros durante dos
años; pero éstos podrian ingresar tambien en la
Cámara de los Comunes, y si fuesen miembros
de ella, su pairia ó derecho senatorial quedaria en
suspenso; (es necesaria la condicion del tiempo
para impedir el nombramiento para ministros de
Ciertos hombres con el sólo objeto de darles
asiento en el Senado, y he establecido el término
de dos años, por ser éste el mismo que les dá
derecho á una pension.)—Todos los que hubieren
desempeñado la funcion de general en jefe, y
todos los que habiendo mandado un ejército ó una
escuadra, hubieran sido recompensados por el
Parlamento con motivo de un triunfo campal ó
Todos los que hubieran ejercido durante diez
años un empleo diplomático de prime:a clase. —
Todos los que hubieran sido gobernadores de
la India ó de la América inglesa, y cuantos
hubiesen tenido á su cargo durante diez años
un Gobierno en cualquier colonia.
378
El servicio civil permanente estaria tambien
representado, nombrándose Senadores á todos
los que durante diez años hubiesen llenado las
funciones importantes de subsecretarios en la
tesorería, de subsecretarios de Estado permanentes ú otras funciones igualmente elevadas y
responsables. La distincion científica y literaria es
muy indefinida y se halla sometida siempre á
discusion, implicando un poder de seleccion,
mientras que las demás cualidades expresadas se
recomiendan por sí mismas. Si los escritos que
han formado la reputacion de un hombre, no se
refieren 'a la p`olítica, no prueban que su autor
posea las cuales especiales requeridas; y si son
escritos políticos, los diferentes ministerios
inundarían la Cámara de instrumentos de
partido.
Con los antecedentes históricos de Inglaterra es casi seguro que, á menos de una subversion violenta de la Constitucion actual, (cosa
poco probable), no seria posible crear una segunda Cámara más que estableciéndola sobre
los fundamentos de la Cámara de los Lores.
Está fuera de cuestion el pensamiento de abolir
esta Asamblea para reemplazarla con un Senado
como el que acabo de describir, ó con otro
cualquiera. Pero quizás no hubiera la misma
379
dificultad insuperable en fundir en la Asamblea
actual las clases ó las categorías que he nombrado en concepto de pares vitalicios.
Una medida ulterior y tal vez necesaria,
segun esta suposicion, seria la de que la pairia
hereditaria estuviese representada en el Parlamento por delegacion y no personalmente; costumbre establecida ya por los pares de Escocia y
de Irlanda, y que probablemente se hará inevitable un dia ú otro por el simple aumento de la
clase. Adoptando el plan de M. Hare, seria fácil
impedir que los pares representantes fuesen
órgano exclusivo del partido que cuenta con
mayoría en la pairia. Si, por ejemplo, se señalase un
representante por cada diez pares, se facultaría á
cada grupo que constase de este número para
elegir un representante, pudiendo asociarse los
pares como mejor les pareciese. Hé aquí el
método que seria conveniente seguir en la
eleccion: se exigiria á todos los pares que
optáran á la representacion de su clase, una
declaracion en este sentido y la inscripcion de sus
nombres en una lista. Se designaria el dia y el
sitio en que habian de presentarse, sea personalmente,
sea por medio de procuradores, segun la
costumbre parlamentaria, todos los pares que
desearan dar su voto: serian éstos re-
380
cogidos, y no votando cada par más que por
un candidato, todo el que reuniese diez sufragios, seria declarado electo.
Si algun candidato tuviera más de diez votos, todos los electores, excepto diez, podrian
retirar el suyo, ó bien se sacarian diez á la suerte.
Estos diez formarian su Cuerpo de comitentes, y el resto de los que hubiesen votado
por el favorecido, quedaria en libertad de votar á
otro. Seguiríase obrando así hasta que (en lo posible)
cada par presente, sea en persona, sea por
procura, estuviera representado. En el caso en que
quedasen ménos de diez no representados, se les
podria permitir, si el número pasára de cinco,
elegir un representante. Sí fueran ménos de
cinco, se prescindiria de sus votos, ó se les
consentiria darlos á favor de alguno de los ya
nombrados. Con esta sola excepcion, que es poco
importante, cada par representaria á diez individuos
de su órden, que habrian votado por él,
eligiéndolo entre todos los candidatos como el
que mejor interpretaba sus deseos y aspiraciones.
Los pares no electos podrian optar, como una
compensacion, á la Cámara de los Comunes;
justicia que se rehusa hoy á los pares de
Irlanda y de Escocia en su propio país, mientras
que sólo la mayoría de los mis-
381
mos tiene derecho á estar representada en la
Cámara de los Lores.
Este procedimiento me parece el mejor en sí
y el más conforme con los precedentes históricos y los brillantes resultados actuales para
constituir un buen Senado.
No es, sin embargo, el único plan digno de ser
propuesto. Podríase formar una segunda
Cámara, dando facultad á la primera para que la
eligiese, á condicion siempre de no nombrar* á
ninguno de sus propios miembros. Esa Asamblea,
emanando en último resultado de la eleccion
popular, como el Senado americano, no se
reputaria contraria á las instituciones democráticas, y adquiriria probablemente considerable influencia popular. Nombrada en la
forma expuesta, no es fácil que excitara la rivalidad de la Cámara popular, ni hubiera coli
siones entre ambas. Además, es casi seguro (habiéndose adoptado las precauciones necesarias
para la representacion de las minorías) que la
segunda Cámara encerrasé gran número de
esos hombres de capacidad elevada, que, sea por
accidente, sea por falta de cualidades brillantes, no
hubiesen querido solicitar ó no hubiesen podido
obtener los sufragios de los comitentes
populares.
382
La mejor Constitucion de una segunda Cámara es la que comprende el mayor número
posible de elementos exentos de los intereses de
clase y de los prejuicios de la mayoría, pero sin
ostentar ninguna tendencia que ofenda el sentimiento democrático. Repito, sin embargo, que
no se debe fiar absolutamente en una segunda
Cámara, cualquiera que ella sea, para moderar el
ascendiente de la mayoría. El carácter de un
Gobierno representativo se halla determinado
por la Constitucion de la Cámara popular.
Comparadas con ésta, todas las demás cuestiones
relativas á la forma de Gobierno, son insignificantes.
CAPITULO XIV.
De lo ejecutivo en un Gobierno representativo.
No seria oportuno discutir en este tratado la
cuestion de saber en cuántos departamentos
ó ramas ha de dividirse con mayor ventaja y
utilidad la tarea ejecutiva del Gobierno. Bajo
esta relacion, son diferentes los distintos Gobiernos, y es poco probable que se cometan
grandes yerros en la clasificacion de los servicios, si se está dispuesto á empezar por los comienzos, y á. no considerarse atado por la série de
accidentes que, en un Gobierno antiguo como
el nuestro, ha producido la division de los
negocios públicos.
Basta decir que la clasificacion de los funcionarios debe corresponder á la de las materias,
y que no deberia de haber muchos depar-
384
tamentos, independientes unos de otros, para
velar por las diversas partes de un mismo todo;
lo que acontecia hasta fecha muy reciente en
nuestra administracion militar y todavia suced e, a u nque en menor escala . Cua ndo se
trata de un solo objeto (como, por ejemplo, tener una armada poderosa), deberia dejarse este
cuidado á una sola autoridad. El conjunto de
los medios dirigidos á un fin único, deberia hallarse bajo una sola y misma inspeccion y bajo
una sola y misma responsabilidad. Repartidos
entre autoridades independientes, los medios
llegan á ser fines para cada una de ellas, y no
está al alcance de persona alguna, sino al del
Jefe del Gobierno, (que p:obablemente carece
de experiencia práctica en el asunto), proseguir el
verdadero fin. Las diferentes clases de medios
no se combinan y adaptan unas á otras bajo
la direccion de una idea capital; y mientras
cada departamento se ocupa exclusivamente en
sus necesidades, sin curarse de los demás
departamentos ni desus intereses, el conjunto, el
fin de la operacion, queda completamente sacrificado
á la operacion misma.
En principio, toda funcion ejecutiva, superior ó subalterna, deberia constituir la obligacion permanente de un individuo. Veríase en-
385
tonces claramente quien ejecutaba cada cosa, á
quien correspondia cada falta, cada negligencia: la
responsabilidad es nula cuando no se sabe
quien es el responsable, y aun cuando sea real, no
puede' dividirse sin debilitarla. Para ser lo
que debe, precisa que haya una sola persona que
recoja todo el honor de lo que sea bien ejecutado
y soporte todo la censura de lo que se haga mal.
Hay, sin embargo, dos modos de dividr la
responsabilidad: uno que se limita á debilitarla;
otro que la destruye por completo. Se la debilita
cuando se exige el concurso de varios
funcionarios para el mismo acto. Cada uno de ellos
sufre el peso de una verdadera responsabilidad: si el
acto ha sido mal ejecutado, nadie puede
excusarse, habiendo contribuido á él lo mismo
que un cómplice coadyuva á un crímen: si hay
crimen legal, todos deben ser igualmente castigados,
y su castigo no será menor que si solo hubiera
una persona culpable. Pero no sucede lo mismo
con las penalidades y recompensas de la opinion,
que se disminuyen siempre cuando se reparten
entre varios.Cuando no hay crimen legal definido,
ni corrupcion, ni malversaciones, sino simplemente
error ó imprudencia ó cosa que por esto pueda
pasar, todo el que se haya ocupado en el asunto en23
386
cuentra una excusa á sus propios ojos y á los
ojos del mundo en el hecho de que otras personas hayan obrado con él. La falta misma de
probidad es jústamente una-de las cosas de que
los hombres se consideran absuelto, cuando
los que hubieran debido resistir y dirigirles advertencias, nada han hecho, y con mayor motivo
si han dado su consentimiento formal.
En este caso, sin embargo, aunque la responsabilidad sea debilitada, hay todavia responsabilidad: cada uno de los copartícipes en el
asunto ha consentido en el acto y tomado parte
en él, segun su capacidad individual. Peor es
cuando el acto mismo ha sido ejecutado por la
mayoría de un Consejo deliberante, á puerta
cerrada, sin que nadie tenga probabilidades
de saber, excepto en un caso extremo, quien
ha votado en pró ó en contra. La responsabilidad en tal caso existe simplemente de nombre. «Los
Consejos, ha dicho ingeniosamente Bentham;
son escondites. (1) Lo que ejecuta el Consejo no es
un acto individual y nadie puede ser
(i) Traducimos por esta palabra familiar, la inglesa screem, (abrigo, biombo), por creer que con ella
se expresa propiamente la idea de Bentham.
(N. del T)
é
387
responsable de él. La reputacion misma del
Consejo no sufre más que en su carácter colectivo, y ningun Consejero soporta las consecuencias
sino en tanto es impulsado á identificar su propio
valor con el del Cuerpo; sentimiento con
frecuencia muy fuerte cuando la Corporaclon es
permanente y el miembro participa de su buena y
mala suerte: pero las fluctuaciones de toda
carrera oficial moderna no permiten que se
forme semejante espíritu de Cuerpo; y si este
espíritu existe, sólo es en los rangos oscuros de
los subalternos permanentes. Así, pues, los
Consejos no son un instrumento conveniente
para la tarea administrativa, no debiendo
serles confiada más que cuando, por otras razones, seria todavia peor dar á un solo ministro
pleno poder y completa libertad de accion.
Por otra parte, hay una máxima hija de la
experiencia, segun la que la sabiduría se encuentra
en la multitud de consejeros, y por la que se cree
que un individuo juzga rara vez con acierto de sus
propios intereses y mucho ménos de los del
público, cuando tiene el hábito de no hacer uso
más que de su propio saber ó del de un solo
consejero. No hay necesariamente incompatibilidad entre un principio y otro; es fácil que el
poder real y la responsabilidad completa sean
388
asumidos por uno solo, á. quien en caso necesario pueden darse consejeros, responsable cada
uno de su propia y exclusiva opinion.
Por regla general, el jefe de un departamento ministerial es hombre puramente político. Puede ser buen político y hombre de mérito,
y si ordinariamente no es así, el Gobierno es
malo. Pero su talento general y el conocimiento
que deberá poseer de los intereses generales del
país, no van acompañados, á: no ser por accidente,
de un conocimiento igual, y que podremos llamar
profesional, del departamento á cuyo frente se
halla. Es necesario, por lo tanto, proporcionarle
consejeros profesionales. Cuando la experiencia y los
conocimientos suficientes, cuando las cualidades
requeridas en un consejero profesional pueden
encontrarse en un individuo bien elegido, como,
por ejemplo, al tratarse de un. jurisconsulto, basta la
designacion de dicha persona para las miras y direcciones superiores, con un estado mayor de
subalternos para la ciencia de los detalles. Pero la
mayor parte de las veces, no es bastante que el
ministro consulte á una persona competente, 6,
cuando no conoce por sí mismo el asunto, siga
implícitamente la opinion de tal persona. Es
frecuentemente necesario que escuche, no
389
accidental, sino habitualmente, varios pareceres y
se ilustre con las continuas discusiones de un Cuerpo
de consejeros. Esto, por ejemplo, es extrictamente
obligatorio en las cuestiones militares y navales.
Por consecuencia, los Ministros de Guerra y
Marina, y probablemente casi todos, deberán de
estar asistidos de un Consejo compuesto de
hombres capaces y dotados de gran experiencia
profesional. Los Consej os deberán de ser
permaneates para asegurarse del concurso de los
hombres más capaces, apesar de todos los
cambios de la Administracion.
Digo con esto que no deberán de cesar
como los Lores del Almirantazgo en sus funciones á la vez que el Gobierno qde los nombró: pero es conveniente que los elegidos, en
atencion á su posicion elevada y á virtud de
una promocion gerárquica, desempeñen su cargo
por un plazo limitado, á ménos de una segunda
eleccion; procedimiento que hoy se observa en
los nombramientos del estado mayor de la
armada inglesa. De esta suerte, no siendo los
nombramientos vitalicios, son objeto de ménos
intrigas, á la vez que se tiene un medio de separar
decorosamente á los que no merezcan conservar sü
puesto, reemplazándolos con personas dignas de
ello, que por su menor antigüe-
390
dad, quizás no hubieran ascendido nunca si hubiesen tenido que esperar su turno riguroso.
Los Consejos serian simplemente consultivos
en el sentido de que la decision final habria de ser
tomada por el Ministro mismo y sólo por el
Ministro; pero los consejeros no se considerarian ni
á sí mismos, ni por los demás, como ceros ó
corno susceptibles de ser reducidos , á'este papel
á merced del Ministro. Los consejeros de un
hombre poderoso y muy imperioso deberán de
estar en condiciones tales, que no les sea posible,
honrosamente, dejar de expresar su opinion, siendo
á la vez imposible á ese hombre no oir sus
recomendaciones, adóptelas ó nó. Hállase
precisamente en la Constitucion del Consejo del
gobernador general y de los Consejos de las
presidencias de las Indias, un modelo de las
relaciones que deberán de existir entre un jefe y
consejeros de esta clase.
Dichos Consejos están compuestos de personas que tienen conocimientos profesionales de
los asuntos de la India, conocimientos que faltan
de ordinaria á los gobernadores y que no es necesario
exigirles. Cada miembro del Consejo debe
expresar su opinion, de simple aquiescencia en la
mayor parte de los casos.' Pero si hay distintos
pareceres, todos los miembros tienen
391
la libertad y el hábito invariable de exponer los
motivos del suyo. El gobernador general ó gobernador hace lo mismo. En los casos ordinarios se adopta la decision de la mayoría; de
modo que el Consejo torna parte real en el Gobierno. Pero si el gobernador lo estima oportuno, puede prescindir de la opinion, aunque
sea unánime, del Consejo, expresando los motivos de su conducta. Resulta de esto que el jefe es
individual y realmente responsable de todos los
actos del Gobierno. Los miembros del Consejo
no tienen más que la responsabilidad de consejeros.
Pero
consta
siempre
por
documentos
susceptibles de ser exhibidos y que lo son
cuando el Parlamento ó la opinion pública lo
exigen, el consejo de cada uno y los motivos
alegados en apoyo de su opinion.
Al mismo tiempo, gracias á su posicion
elevada y á su participacion ostensible en todos
los actos del Gobierno, los consejeros tienen
razones tan poderosas para consagrarse á los
asuntos públicos y expresar una opinion debidamente meditada sobre todas las ramas de la
Administracion, corno si sobre ellos recayese
toda la responsabilidad.
Esta manera de dirigir los más importantes
asuntos administrativos, es ejemplo afortu-
392
nado de la asimilacion de los medios al fin; y la
historia política, que hasta el presente no ha sido
muy fecunda en obras de habilidad y de
combinacion, no ofrece muchos otros. Es una.
de las adquisiciones con que el a.-te político ha
sido enriquecido por la experiencia del Gobierno
de la compañía de las Indias; y lo mismo que la
mayor parte de las sabias combinaciones que
han conservado la India á nuestro país), lo mismo
que todo lo que esta compañía ha producido
de buen Gobierno,—en circunstancias y con
materiales dignos de admirarse,— este progreso
se halla sin duda destinado á perecer en el
holocausto general que parece esperar á. todas
las tradiciones del Gobierno indio, desde que
han sido puestas á merced de la ignorancia y de
la presuntuosa vanidad de los hombres políticos.
Levántase ya un grito para la abolicion de los
Consejos que se consideran como rueda superflua y
onerosa en el mecanismo del Gobierno, á la vez
que se solicita hace ya tiempo y con probabilidades de
éxito crecientes, la abrogacion del servicio civil
profesional que forma los miembros de esos
Consejos, y es lo único que puede garantir su
importancia.
Principio muy im portante d e buen G o-
393
bierio en una Constitucion popular es el de que
ningun funcionario ejecutivo sea nombrado por
eleccion popular, sea por el pueblo mismo, sea
por medio de los representantes del pueblo. Gobernar es obra por todo extremo delicada: las
cualidades requeridas para ejecutarla son cualidades especiales y profesionales de que no pueden juzgar bien sino las personas que las posean en cierta medida ó tengan alguna experiencia práctica.
Elegir las personas más capaces de llenar las
funciones públicas, no simplemente escogiendo las
mejores entre las que se presenten, sino buscando las
mejores en el sentido absoluto de la palabra y
tomando nota de todas las capaces, á fin de poder
utilizar sus servicios, en caso necesario, es tarea .
muy penosa y exige un discernimiento tan sutil
como concienzudo. Y como, por regla general,
no hay deber púbico que peor se cumpla, es en el
que se necesita imponer mayor dósis de
responsabilidad individual, haciendo de él una
obligacion personal de los más altos funcionarios
de los diferentes departamentos. Todos los
funcionarios públicos subalternos que no sean
nombrados por virtud de examen público,
deberán ser designados por el Ministro
correspondiente, siendd éste responsable
394
de
su nombramiento. Naturalmente, el primer
Ministro ó Presidente del Consejo elegirá. á
todos los demás, y él mismo, aunque nombrado
de hecho por el Parlamento, lo será oficialmente
por la Corona, en un Gobierno monárquico.
El funcionario que nombra deberá ser el
único con facultad de destituir al empleado subalterno, sugeto á cesantía, cosa que en la mayor parte de los casos no deberia tener lugar, á
no ser por motivo de, mala conducta personal. En
efecto, no es posible esperar que las personas á
cuyo cargo está todo el detalle de la Administracion y cuyas cualidades son mucho
más importantes para el público que las del Ministro
mismo, se consagrarán á su profesion, y
procurarán adquirir el saber y la habilidad en
que el Ministro debe poner con frecuencia toda
su confianza, si pueden ser destituidas de un
momento á otro, sin haber incurrido en falta
alguna, únicamente porque el Ministro quiere
dar la plaza á otro, sea por cálculo político, sea
por razones puramente personales.
¿Deberá de haber una excepcion, bajo un
Gobierno republicano, á favor del Jefe de lo
ejecutivo, al principio que condena el nombramiento
de los funcionarios de la Administracion por
sufragio popular? ¿Es buena regla la seguida
395
en
los Estados-Unidos, á virtud' de la cual el
Presidente es nombrado cada cuatro años por el
pueblo?
La cuestion no deja de ofrecer dificultades. Sin
duda alguna, en un país como América, donde
no es posible resucitar la Monarquía, hay cierta
ventaja en que el primer magistrado sea
constitucionalmente independiente del Cuerpo
legislativo, haciendo que las dos grandes funciones
del Gobierno (igualmente populares en cuanto al
origen y á la responsabilidad) se contrapesen
mútuamente. Este plan se halla de acuerdo
con el cuidado que tienen los americanos en
evitar la concentracion de gran suma de poder en
las mismas manos. Pero es esta una ventaja que
cuesta infinitamente más de lo que vale. Parece
preferible que el primer magistrado en una
República, sea nombrado francamente, corno
el primer ministro lo es virtualmente en una
Monarquía constitucional, por el Cuerpo
representativo. De esta manera, hay la certeza de
que será elegido un hombre más eminente. Si se
adoptara dicho procedimiento, el partido que
dispusiera de mayoría en el Parlamento
designaria en general á su propio Jefe, que es
siempre uno de sus hombres políticos más
importantes y frecuentemente el primero
396
de todos, mientras que el Presidente de los EstadosUnidos, desde que el último supervivente de los
fundadores de la República desapareció de la
escena, es sin excepcion ó un hombre oscuro ó un
hombre que ha adquirido su reputacion en otra
esfera que en la política. Y esto, como ya he dicho
en otra parte, ho es un accidente, sino el efecto
natural de la situacion. Los hombres eminentes de un
partido no son sus candidatos más útiles para una
eleccion en que todo el país debe tornar parte.
Todos los hombres superiores tienen enemigos
personales, ó han hecho algo ó profesado alguna
opinion que desagrada á gran parte de la comunidad,
y que, probablemente, disminuiria en mucho el
número de votos favorables, mientras que un
hombre sin antecedentes, de quien nada se sabe, á
no ser que profesa las opiniones del partido,
reunirá con facilidad todos los votos de este partido.
Otra consideracion importante es el grave peligro de
maniobras electorales incesantes. Cuando la más
alta dignidad del Estado debe ser conferida una
vez cada cuatro años por eleccion popular, el tiempo
que trascurre en este intérvalo se emplea en lo
que propiamente puede llamarse una cábala. El
Presidente, los Ministros, los jefes de partido y
sus corre-
397
ligionarios son todos muñidores de elecciones. En
materia de política, todo el país se ocupa en simples
personalidades; se discute y se decide toda
cuestion pública, en atencion ménos á su importancia
que al efecto que producirá sobre la eleccion de
Presidente. Si se hubiera buscado un sistema para
hacer del . espíritu de partido el principio de
accion dominante en todos los asuntos públicos, y
para crear un motivo, no solo de convertir toda
cuestion en cuestion de partido, sino aun de
suscitar cuestiones para fundar sobre ellas nuevos
partidos.... habria sido dificil hallarlo más
adecuado.
No afirmaré que sea siempre y en todas
partes conveniente que el Jefe de lo ejequtivo
dependa de los votos de una Asamblea representativa, como ocurre al primer Ministro de
Inglaterra, sin dificultad alguna. Si se juzgase que
es preferible evitar esto, el Ministro podría (aunque
nombrado por el Parlamento) conservar sus
funciones durante un lapso de tiempo determinado,
con
independencia
de
toda
vota-don
parlamentaria., lo que seria el sistema americano,
ménós la eleccion popular y sus males. Hay otro
sistema para que el Jefe de la Administracion sea
independiente respecto de la legislatura, sin que
sufran detrimento las condi-
398
ciones esenciales de un Gobierno libre. No dependeria nunca indebidamente de un voto parlamentario, si tuviese el poder que posee de hecho
el primer Ministro en Inglaterra, de disolver la
Cámara y apelar al pueblo: si en vez de ser
destituido de sus funciones por un voto hostil,
fuera reducido por él simplemente á la
alternativa de presentar su dimision ó disolver la
Cámara.
Me parece conveniente que el primer Ministro posea el poder de disolver el Parlamento,
aun tratándose de un régimen que le garantice la
conservacion de su cargo por un período
determinado. No debiera haber en política laberintos posibles, es decir, conflictos entre un
Presidente y una Asamblea, que pongan frente á
frente durante un espacio de tiempo mayor ó
menor (quizás por espacio de muchos años) á
los dos poderes citados, sin que ninguno de los
dos tenga medios para desembarazarse de su
contrario. Para atravesar una de estas crisis, sin
que de una parte ni de otra se recurra á un
golpe de Estado, es menester que el amor á la
libertad y el hábito del imperio sobre sí mismo
estén combinados en un pueblo en una medida
que muy rara vez se ha encontrado hasta el
presente: y aunque se hubieran adoptado pre-
399
cauciones contra esta extremidad, suponer que
ambas autoridades no se paralizaran mútuamente, es preciso creer que la vida política del
país estará siempre gobernada por un espíritu de tolerancia mútua y de compromiso,
que nunca serán bastantes á turbar ni las pasiones, ni las excitaciones más vivas de los partidos en lucha. No es imposible que exista ese
espíritu, pero siempre seria imprudente someterlo á pruebas demasiado rudas.
Es tambien conveniente por otras razones
que uno de los poderes del Estado (y no puede
ser otro que el ejecutivo) tenga siempre plena y
entera libertad de convocar al Parlamento.
Cuando no se sabe á ciencia cierta cuál de dos
partidos es más fuerte, es importante que exista un
medio constitucional de dirimir la contienda.
Mientras no sea conocido su resultado, no hay
probabilidades de que ninguna cuestion política sea
tratada de un modo conveniente: ese intervalo es por
regla general un interregno para todo proyecto de
mejoramiento legislativo ó administrativo, por no
tener ningun partido confianza bastante en su
fuerza para intentar cosas capaces de provocar la
oposicion de cualquier individuo ó colectividad
que disponga de influencia directa ó indirecta en la
lucha pendiente.
400
De todos los funcionarios del Gobierno, los que
seria ménos oportuno nombrar por medio del
sufragio popular, son los jueces. Además de que sus
cualidades especiales y profesionales no pueden ser
apreciadas por el pueblo, no hay funcionarios en
quienes sea más importante una imparcialidad
absoluta y una carencia completa de lazos con
personajes 6 partidos políticos. Algunos pensadores,
entre ellos Bhenthan, creen que si bien no
conviene aplicar á la judicatura la eleccion
popular, los vecinos de su distrito deberian tener la
facultad, despues de haberlos experimentado
suficientemente, de privarles de su cargo, No puede
negarse que la inamovilidad de un funcionario
público á quien están confiados grandes intereses,
no sea en sí misma un mal.
No es en manera alguna conveniente que no
haya medio de desembarazarse de un juez inicuo
ó ignorante, á ménos que se conduzca de modo que
incurra en responsabilidad criminal: no es en
manera alguna conveniente que un fun.cionario de
quien tantas cosas dependen, se sienta libre de
toda censura, exceptuando la de la opinion y su
propia conciencia. Sin embargo, se trata de saber si
en la stuacion particular de un juez, y suponiendo
que se hayan adoptado
401
todas las precauciones necesarias para que el
nombramiento sea honrado, la irresponsabilidad
no ofrece ménos tendencias á pervertir su conducta que la responsabilidad hácia el Gobierno ó
hácia un voto popular.
La experiencia ha resuelto la cuestion hace
mucho tiempo en el sentido afirmativo en lo
que se refiere á la responsabilidad para con el
poder ejecutivo; y su solucion no es ménos clara
en lo que respecta á la responsabilidad para con
los electores. Entre las buenas cualidades del
pueblo como elector, no figuran las que son
particularmente necesarias á un juez, la calma
y la imparcialidad: felizmente, no son esas cualidades
indispensables para la intervencion del sufragio
popular en los asuntos públicos, intervencion
esencial á la libertad,
La justicia, aunque sea una cualidad necesaria á, todos los séres humanos, y por consecuencia á todos los electores, no es el motivo
que decide en una eleccion popular. La justicia y
la imparcialidad son tan poco precisas para
nombrar un miembro del Parlamento, como
pueden serlo en una transaccion humana. Los
electores no necesitan adjudicar ninguna cosa á
que cada candidato tenga derecho, ni juzgar de
los intereses generales de varios competidores;
26
402
deben declarar simplemente quién posee su confianza personal ó cuál representa mejor sus
convicciones políticas. Un juez está obligado á no guardar más consideraciones á su correligionario ó á
la persona de su mayor afecto, que á cualquiera otra:
Pero si un elector obrase así, olvidaria su deber. No
puede tomarse por base de un argumento el
buen efecto producido en los jueces, como en
cualquier otro funcionario, por la jurisdiccion
moral de la opinion; porque, aun bajo este
concepto, lo que ejerce realmente una coaccion útil
en la conducta del juez, cuando está á la altura de
su cargo, no es (salvo en ciertos casos políticos) la
opinion d.e la comunidad en general, sino la del
único público capaz de apreciar debidamente su
proceder y sus cualidades, á saber: los Tribunales y
jurisconsultos de su propio distrito. No debe creerse
que estimo de escasa importancia la participacion del pueblo en general en la administracion de
justicia. Me parece, por el contrario, cosa de
f
grandísimo interés; ¿pero cuando? Cuando el
pueblo desempeña, á título de jurado, parte de
las funciones judiciales. Es este uno de los casos
sumamente raros en política, en que vale más
que los hombres obren directa y personalmente , que por medio de sus representantes:
403
quizás
el único en que los errores en que puede
incurrir una persona revestida de autoridad, son
ménos perjudiciales que las consecuencias de un
sistema á virtud del cual fuera responsable de
dichos errores.
Si un juez pudiera ser destituido por el
voto popular el primero que deseara sustituirle hallaria un motivo de destitucion en cada
uno de sus juicios, apelando de ellos ante la opinion de un público totalmente incompetente,
sea por desconocimiento del asunto, sea por no
haberlo estudiado con las precauciones é imparcialidad de los hombres prácticos en la materia:
excitaria la pasion y el prejuicio popular donde
existieran, y se esforzarla en provocar su aparicion donde no existiesen. Y si se trataba de un
litigio ó causa de cierto interés y obraba con
habilidad, obtendria el resultado más favorable, á
ménos que el juez ó sus amigos descendiesen al
mismo terreno, ó hicieran por su parte invocaciones igualmente poderosas. Los jueces
acabarian por comprender que arriesgaban su
cargo cada vez que pronunciasen sobre una
causa que excitara el interés general, y que era
para ellos ménos esencial hallar la decision más
justa que buscar la que habria de ser más aplaudida ó pudiera prestarse menos á interpretacio-
404
nes pérfidas ó maliciosas. No tardará en verse
(así lo temo) que la costumbre establecida por
algunas de las Constituciones americanas, modernas ó modificadas, de someter los jueces á
una reeleccion popular periódica, es uno de los
errores más peligrosos que haya cometido nunca
la democracia. Y si el buen sentido práctico que
no abandona jamás al pueblo americano, no
estuviera, segun se dice, á punto de producir
una reaccion favorable á la verdad, podríase mirar
ese error como el primer indicio de una democracia
que degenera sensiblemente. (i)
(1) He sabido, sin embargo, que en los Estados
en que los jueces se nombran por eleccion popular,
ésta no se lleva á cabo en realidad por el pueblo mismo, sino por los jefes de partido, y que como ningun
elector vota por otro que por el candidato de su partido, la persona designada es ordinariamente la que
hubiera elegido el Presidente ó el Ministro del ramo.
Así, una mala costumbre es limitada y modificada
por otra, y el hábito de votar en masa bajo una bandera de partido, que es causa de tantos males donde
quiera que el derecho de eleccion pertenece justamente al pueblo, ese hábito, repito, tiende á disminuir un mal mayor todavia, en el caso en que el funcionario que ha de ser elegido, debiera ser nombrado,
no por el pueblo, sino para el pueblo.
(N . del A.)
405
En cuanto al cuerpo numeroso y considerable que constituye la fuerza permanente del
servicio público; en cuanto á esas personas que no
deben cambiarse en toda modificacion política,
sino seguir desempeñando sus destinos para auxiliar
á cada Ministro con su experiencia; para
ilustrarle con su conocimiento de los negocios;
para dirigir los detalles oficiales bajo su intervencion
general; esos hombres, en fin, que forman la clase
de funcionarios públicos de profesion, y que
abrazan esta carrera en su juventud, corno se
siguen todas, para avanzar en ella á medida que
avanzan en edad; en cuanto á éstos, repito, es
evidentemente inadmisible que puedan ser
destituidos y privados de todo el fruto de sus
servicios anteriores, á no ser por causa de mala
conducta positiva, probada y grave. Así, pues,
como no se debe prescindir de estos
funcionarios (excepto en el caso de
culpabilidad personal) más que reconociéndoles
una pension á expensas del Tesoro público,
es de la mayor importancia que los nombramientos sean hechos con acierto desde un principio: quédanos, por lo tanto, que examinar
cuál es el mejor procedimiento para alcanzar
este fin.
En los empleos insignificantes no hay casi
406
que temer la falta de saber y de habilidad especial en los encargados de la designacion; pero sí la
parcialidad y el interés privado ó político.,
Siendo todos los candidatos muy jóvenes todavia, y siendo nombrados no por razon de un
aprendizaje anterior, sino para que se instruyan y
formen en la práctica, el único criterio que
puede adoptarse para conocer á los más dignos
de ser elegidos es la manera como han hecho
los estudios que constituyen una educacion liberal; lo que no ofrece dificultad alguna, siempre
que las personas á quienes se confiera esta
mision, se tomen el trabajo y posean la imparcialidad indispensables. No es dable esperar razonablemente esas dos condiciones en un Ministro que debe fiar por completo en las recomendaciones que se le hacen, y que, por desinteresado que sea en cuanto á sus deseos personales, no resistirá nunca á las gestiones de
personas que pueden influir en su propia eleccion, ó cuyo apoyo político es necesario al Gabinte á que pertenece. Atendiendo á estas consideraciones, se ha introducido la costumbre de
hacer sufrir á todos los aspirantes á dichos empleos, un examen público dirigido por personas que no se ocupan en asuntos políticos, y
que son de igual clase y del mismo rango que
407
los examinadores para dignidades universitarias. Este sistema seria probablemente el mejor,
bajo cualquier forma de Gobierno; mas en el
parlamentario que nos rige, es el único que
ofrece probabilidades, no diré de que los nombramientos sean acertados, pero sí de que no se
incurra al decretarlos en manifiesta y flagrante
injusticia.
Es absolutamente necesario que los exámenes se verifiquen por concurso y que los empleos se dén á los que obtengan los primeros
números. En un simple exámen no quedan excluidos por regla general más que los absolutamente ignorantes. Cuando un examinador se
vé en la disyuntiva ó de arruinar el porvenir
de un individuo ó de cumplir un deber público, que en el caso presente se reputa por regla
general de escasa importancia, y cuando sabe
que se le reprochará amargamente haber arruinado al individuo, mientras nadie sabrá con
certeza si ha cumplido ó no con su deber..., su
buen natural triunfa, á ménos que sea un hombre de un temple poco comun. Cuando se ha
sido débil una vez, es difícil no serlo más á cada
momento, hasta que el grado de instruccion
exigido para ser aprobado llega á. ser casi inapreciable.
408
Generalmente, en las universidades los ejercicios para los grados son tan insignificantes y
fáciles de vencer, como difíciles y sérios los
exámenes para las dignidades. Cuando faltan
motivos para superar cierto mínimum, el mínimum se convierte en máximum: todos adquieren el hábito de contentarse con alcanzar
el nivel más ínfimo, y por bajo que éste sea,
muchos no llegan á él. Cuando, por el contrario, los empleos son provistos en los candidatos
superiores entre todos los que se presentan, y
entre los aptos son elegidos los más capaces,
no sólo se estimulan todos á hacer cuanto pueden, sino que la influencia de esta práctica se
deja sentir en todos los establecimientos de educacion liberal. El preparar alumnos que obtengan triunfos notables en las oposiciones llega á.
ser para todo director de colegio un objeto de
ambicion y un medio de éxito, no habiendo casi
ningun otro procedimiento, mediante el cual
pueda hacer tanto el Estado por el mejoramiento de los estudios en el país. Aunque
el principio de los concursos no haya sido introducido entre nosotros hasta fecha muy reciente; y aunque haya sido aplicado con mucha
imperfeccion, puesto que no se le vé funcionar
por completo más que para el servicio de la In-
409
dia, comienza ya á producir efectos sensibles
en los establecimientos de enseñanza, á pesar
de las dificultades con que tropieza por el estado actual de la educacion en nuestro país; estado vergonzoso que esos mismos concursos
han puesto en evidencia.
Tan insignificante es el grado de instruccion
mediante el cual obtiene un jóven de un Ministro el derecho de presentarse como candidato, que el concurso produce un resultado más
pobre que el que daria un simple exámen. Porque nadie imaginaria el poner como condicion
de un simple examen tan poca cosa como basta
á un opositor para superar á sus rivales. Así se
dice que de año en año va disminuyendo el mérito de los candidatos, haciendo cada série de
ellos menores esfuerzos, porque el resultado de
los exámenes anteriores les han probado que sus
predecesores hubieran podido alcanzar el fin
deseado con ménos conocimientos. Parte por
disminucion de esfuerzos, parte porque aun en
los exámenes para los cuales no se requiere un
exámen prévio, la ignorancia, que se hace á sí
misma justicia, reduce considerablemente el número de los concurrentes, ocurre que si bien
se han dado á veces casos de gran instruccion, el resto de los candidatos agraciados re-
410
presenta una dósis muy insignificante de saber: y
nos consta por los mismos jueces que casi todos
los que fracasan en su empresa, deben su falta
de éxito á su ignorancia, no de las ramas más
elevadas de la ciencia, sino de sus elementos más
humildes, la ortografía y la aritmética.
El clamor que prosiguen levantando contra
los concursos algunos órganos de la opinion,
hace frecuentemente, lo digo con pena, tan poco
honor á la buena fé, como al buen sentido de
los detractores. Citan con éxtasis las cuestiones
más abstractas, (I) cuyo conocimiento nunca se
ha exigido, pretendiendo que el sine qua non del
éxito consiste en respuestas irreprochables. -á
todas las preguntas; cuando lo que realmente sucede
es que el dejar ciertas preguntas sin respuesta, no
lleva consigo la exclusion del candidato, si bien
el contestarlas constituye un mérito, una ventaja.
(I) No citan siempre, sin embargo, las cuestiones más abstractas; porque, últimamente, en la Cámara de los Comunes un enemigo de las oposiciones
ha tenido la ingenuidad de citar una série de preguntas casi elementales sobre Algebra, Historia y Geografía, para demostrar la suma exhorbitante de conocimientos científicos que habia la crueldad de exigir
en los programas.
( N. del A..)
411
Se nos interroga enseguida acerca de si creemos que el saber supuesto por tal ó cual pregunta, puede ser de alguna utilidad al aspirante
despues que haya alcanzado su objeto; y encuéntranse grandes diferencias en la opinion al querer averiguar qué clase de conocimientos son
útiles. Existen personas (y un Ministro de Estado era de este parecer) que consideran la ortografía corno inútil en un agregado de embajada ó en un oficial de cualquier negociado administrativo.
En lo que todos nuestros adversarios parecen de acuerdo, es en que la cultura intelectual
general no es útil en las funciones administrativas, cualesquiera que sean por otra parte los
conocimientos, cuya utilidad se reconozca. Si,
sin embargo, (como me atrevo á creer), esa
cultura general es útil, ó si lo es una educacion
cualquiera, débense hacer sufrir al candidato
las pruebas más propias para demostrar si posee ó nó esta educacion. Para asegurarse de si
ha aprovechado sus estudios, es necesario interrogarle acerca de aquello que, si ha sido bien
dirigido, sabrá. probablemente, aunque no esté
directamente relacionado con la funcion que ha
de desempeñar. Los que se oponen á que el
examen verse sobre los clásicos y las matemá-
412
cas, en un país en que sólo se enseñan regularmente los clásicos y las matemáticas, ¿querrán
decirnos en qué ha de consistir? Paréceme, sin
embargo, que han de oponerse lo mismo 'á un
exámen sobre estas materias que á un exámen
sobre cualesquiera otras. Si los jueces, deseosos
de abrir una puerta de admision á los que no
han pasado por la rutina de una escuela de gramática, ó que compensan su falta de conocimientos en lo que en ellas se enseña, con conocimientos más profundos en otras cosas, depositan bolas blancas á favor del saber en cualquier materia de utilidad real, se les censura
por ello. Nada contentará á sus adversarios si
no es la admision libre de la ignorancia absoluta.
Se nos dice con aire de triunfo que ni Clive, ni Whellington hubieran podido sufrir la
prueba á que se somete hoy todo aspirante á
cadete en la escuela de Ingenieros. Pero si Cli-
ve ó Whellington no hicieron lo que no se exigió de ellos, no debe suponerse que no hubieran podido hacerlo en caso necesario. Y si con
ello se nos quiere tan sólo manifestar que es
posible ser gran general sin tener esos conocimientos, sucede lo mismo con otros muchos
que, sin embargo, son muy útiles á grandes
413
generales. Alejandro el Grande no supo nunca
las reglas de Vauban, ni Julio César el francés.
Se nos dice en seguida que los devoradores de
libros, término que se cree poder aplicar á todo
el que se permite el más ligero conocimiento
de los libros, no brillan en los ejercicios corporales, ni adquieren los hábitos de los gentlemeen.
Esta es una observacion hecha frecuentemente
por los ignorantes de condicion; pero diga ó
piense la ignorancia lo que quiera, no monopoliza el privilegio ni de los hábitos elegantes,
ni de la actividad corporal. Cuando ésta ó
aquellos sean de necesidad, deben de exigirse
á la vez que las cualidades intelectuales, pero
no en lugar de dichas cualidades. Sé de buena tinta que en la escuela militar de Woolwich, los cadetes admitidos por concurso son
tan superiores bajo este concepto, como bajo
todos los demás, á los que han ingresado segun
el antiguo sistema de nombramientos. Díceseme que aprenden más pronto las maniobras (lo
que debia esperarse, pues una persona instruida
lo aprende todo con más facilidad que una ignorante) y que, en su conducta general, se
muestran por tal manera superiores á sus antecesores, que los jefes de la institucion esperan
con impaciencia el dia en que desaparezcan de
414
la escuela los últimos gérmenes de la antigua levadura. Si el hecho es cierto, y es fácil asegurarse de ello, esperarnos no oir decir en adelante que la ignorancia es una cualidad preferible
al saber para la profesion militar, (y á fortiori
para cualquier otra profesion), ó que toda
instruccion, por poco que se relacione con una
educacion liberal, es una desventaja para ella.
Aunque el ingreso en la carrera administrativa se verifique por concurso, seria imposible en la mayor parte de los casos que para los
ascensos se siguiera el mismo procedimiento,
pareciéndome lo más conveniente que dichos
ascensos se acuerden, como hoy sucede, segun
un sistema mixto de antigüedad y de eleccion.
Aquellos cuyos deberes son simplemente una
rutina, se elevarían por derecho de antigüedad
el grado gerárquico más alto á. que semejantes
deberes pueden hacerlos acreedores: mientras
que aquellos otros á quienes estuviesen confiadas funciones de importancia y que exigiesen
capacidad especial, serian elegidos en el cuerpo
por el Jefe del Ministerio. Y en general, será
hecha esta eleccion con imparcialidad y acierto,
si los primeros nombramientos se han dado por
concurso; porque con este sistema, el Ministerio se compondrá de individuos que, sin las re-
415
laciones oficiales, hubieran sido extraños al jefe
del mismo: y si hay en él algun individuo por
quien el Ministro se interese particularmente,
esta circunstancia no será fácil encontrarla más
que en el caso en que concurran en el empleado
favorecido cualidades, al ménos, iguales de verdadero mérito, en tanto sea posible juzgar de
ello por un examen de iniciacion. A ménos,
pues, que haya un motivo muy importante para
escamotear (to job) estos nombramientos, lo
hay siempre poderoso para que recaigan en las
personas más capaces; porque es el único medio
con que el Jefe puede asegurarse el concurso
más útil, el que le economiza mas trabajo y le
ayuda á formarse ese renombre de habilidad
administrativa que realza, justa y necesariamente, el crédito de un Ministro, aunque reconozca
por causa más bien la aptitud de sus subordinados, que sus propios merecimientos.
CAPITULO XV.
De los Cuerpos representativos locales.
Las autoridades centrales sólo pueden llevar á cabo ó cumplir con seguridades de acierto
parte muy reducida de la tarea administrativa: y aun en nuestro Gobierno, el más descentralizado de Europa, la facultad legislativa (al
menos del Cuerpo gobernante) se ocupa demasiado en los asuntos locales, empleando el poder supremo del Estado en orillar pequeñas dificultades, que debiera de procurarse fueran resueltas con mayor facilidad.
La suma enorme de asuntos particulares
que roba el tiempo al Parlamento y embarga
los pensamientos de sus miembros con detrimento de las ocupaciones propias del gran consejo de la nacion, es considerado por todo hom27
418
bre pensador ú observador como un mal grave,
y lo que es peor, como un mal que va en aumento.
Vamos ahora á discutir á fond o la gr an
cuestion, que no es en manera alguna peculiar al
Gobierno representativo, la de los límites de la
accion gubernamental. He dicho en otra parte
(1) lo que me parecia más esencial en cuanto S
los principios, segun los cuales debería determinarse esta accion. Pero separando de las funciones cumplidas por la mayor parte de los Gobiernos europeos, las que no deberian ser desempeñadas por ninguna autoridad pública, queda
aun un conjunto de deberes tan numerosos y
tan variados, que es absolutamente forzoso, sin
más que tener en cuenta el principio de la
division del trabajo, repartirlos entre las autoridades' centrales y las locales. Se necesitan funcionarios ejecutivos distintos para los deberes
puramente locales (y esto es aplicable á todos
los Gobiernos); y añadiré todavia que la inter-vencion popular en los actos de estos funcionarios no puede ejercerse más que por medio de
(1) En el último capítulo del Tratado sobre la
libertad, y con más extension en el capítulo final de
los Principios de Economía politica.
419
un órgano distinto. Su nombramiento, la fundon de vigilarlos y de contenerlos, la libertad
de prestarse ó de negarse á los gastos necesarios
para sus operaciones deberian de pertenecer, no
al Parlamento nacional ó al poder ejecutivo nacional, sino á los habitantes de la localidad.
Es evidentemente inadmisible que los vecinos ejerzan estas funciones directa y personalmente. El Gobierno del pueblo reunido es un
resto de barbarie contrario á todo el espíritu de
la vida moderna: sin embargo, la marcha de las
instituciones inglesas ha sido hasta tal punto
obra de la casualidad, que esa forma primitiva
de Gobierno local ha subsistido por regla general para los asuntos municipales hasta la generacion presente, y como no ha sido nunca legalmente abolido, es probable que exista todavia intacta en gran número de parroquias rurales. Descartado este sistema, queda el de los subParlamentos para los asuntos locales, cuya institucion debe ser considerada en adelante como
fundamental en todo Gobierno libre. Estas
Asambleas existen en Inglaterra, pero son muy
incompletas y adolecen de muchas b irreo-ularidades y defectos de combinacion ; en ótros paises gobernados menos popularmente, su Constitucion
es más racional. En Inglaterra ha habido siem-
420
pre más libertad y peor organizacion; mientras
que en otros pueblos hay, por el contrario, mé-nos libertad, pero mejor organizacion. Es necesario, por lo tanto, que además de la representacion nacional, haya representaciones municipales y provinciales; y las dos cuestiones que
quedan por resolver son la de los Cuerpos representativos locales y la de la extension que
conviene dar á sus funciones. En el examen de
estas cuestiones hay dos puntos que exigen
igual atencion; á. saber: I.° ¿Cómo serán mejor
administrados los intereses locales? 2.° ¿Cómo se
hará servir mejor esta administracion al mantenimiento del espíritu público y al desarrollo
de la inteligencia?
En uno de los capítulos precedentes he insistido en términos muy enérgicos—apenas los
hay bastante enérgicos para expresar la fuerza de
mi conviccion—sobre la importancia de es& efecto
particular de las instituciones libres, que consiste en
la educacion política de los ciudadanos. Ahora
bien, este efecto se opera principalmente por medio
de las instituciones administrativas locales. La
parte que los ciudadanos puedan tomar, como
jurados en la administracion de justicia, es casi la
única ocasion que tiene la masa del pueblo de
intervenir personal-
1
421
mente en la direccion de los asuntos generales
de la comunidad. Leer los periódicos y tal vez
redactarlos, reunirse en Asambleas públicas y
dirigir representaciones de direntes clases á
las autoridades políticas, hé aquí toda la parte
que es dado tomar á los ciudadanos en la política general en el intérvalo que trascurre entre
una eleccion parlamentaria y otra. Aunque sea
imposible exagerar la importancia de estos diversos privilegios, ya como garantías de la libertad, ya como medios de cultura general, enseñan más bien á pensar que á obrar, y á pensar sin las responsabilidades de la accion, lo que
para muchas personas significa asentir pasivamente a las ideas de otro. Pero en las Asambleas
locales, además de la funcion de elegir, tienen
cada uno á su vez, la probabilidad de ser elegidos, y muchos, sea por eleccion, sea por turno,
la de desempeñar algunos de los numerosos empleos ejecutivos locales. En tal situación les es
forzoso, no sólo pensar y hablar, si que tambien obrar por el interés público, y no siempre
les es posible pensar por procura. Podríamos
añadir que no siendo solicitadas las funciones
locales por las clases elevadas, llevan á una clase
más humilde de la sociedad la educación política que se recibe al llenarlas. Esta educacion
422
es la ventaja que debe esperarse de la administracion local, en la que no hay que atender á
intereses de primer órden; de lo que se sigue
que ha de perseguirse ante todo dicha ventaja,
debiendo serle sacrificado hasta cierto punto el
valor del personal administrativo, cosa de que
debe huirse cuando se trata de la legislacion general
y de la direccion de los asuntos de Estado.
La constitucion propia de los Cuerpos representativos locales no ofrece grandes dificultades. Pueden serles aplicados perfectamente los
principios de la representacion nacional. Hay
en ámbos casos la misma razon para que las
Asambleas sean electivas y tengan una base ámpliamente democrática; razon más poderosa
aun en el caso de la localidad, por ser menores
los inconvenientes, y las ventajas como cultura y
educacion popular mayores bajo ciertas relaciones. Como el principal deber de los Cuerpos
locales consiste en la imposicion y gasto de las
contribuciones municipales, el derecho electoral
deberia de pertenecer exclusivamente á los que
contribuyen á los impuestos. Creo que no debe
de haber impuestos indirectos, arbitrios municipales, y que si los hay, sean simplemente suplementarios, estando todos los vecinos someti-
423
dos al pago de contribuciones directas. Seria
menester asegurar la representacion de las minorías lo mismo que en el Parlamento, habiendo
las mismas razones á favor de la pluralidad de
votos. Unicamente no existe una razon tan decisiva para que el voto plural no dependa (como
se ha practicado en algunas de nuestras elecciones locales) de la simple superioridad del dinero.
En efecto, constituyendo parte más importante
de los Cuerpos locales que de la Asamblea nacional, la distribucion acertada y económica del
presupuesto, es tan justo como político conceder una influencia superior proporcional á los
que arriesgan intereses pecuniarios superiores.
En la más reciente de nuestras instituciones
locales representativas, los Consejos de administracion (Boards of Guardians), los jueces de
paz del distrito tienen asiento ex-officio al lado
de los miembros electos, en una proporcion limitada por la ley á la tercera parte de la Asamblea. Con la constitucion peculiar de la sociedad inglesa no dudo de los buenos resultados
de esta medida; porque garantiza la presencia
en estas corporaciones de una clase que ha recibido una educacion superior y que no hubiera
sid o pos ib le at ra er á ella s de otr o modo: y
mientras que el limitado número de los miem-
424
bros ex-officio les impide adquirir preponderancia numérica, como á veces tienen, á título
de representantes virtuales de otra clase, un interés distinto del resto, mantienen en jaque los
intereses de clase de los labradores y de los industriales en pequeño, que forman la mayoría
de los individuos elegidos. No puede hacerse el
mismo elogio de la constitucion de los únicos
consejos provinciales que antes poseíamos; las
Asambleas trimestrales, compuestas únicamente
de los jueces de paz, que, además de sus deberes judiciales, tienen que llenar las funciones
más importantes de la Administracion del país.
La Constitucion de estos Cuerpos es sumamente
irregular: no son elegidos ni nombrados en el
sentido propio de la palabra, sino que, como los
señores feudales á quienes han sucedido, ejercen
virtualmente sus importantes funciones, por
su cualidad de propietarios torra-tenientes, no
sirviendo el derecho de nombramiento que
corresponde á la Corona, ó más bien á uno de
los interesados (el Lord Lugarteniente) más
que para excluir á quien, ó deshonraria el Cuer,
po, de pertenecer á él, ó no piensa en política
como sus colegas. Esta institucion es la más
aristocrática en principio de las que subsisten
en Inglaterra; y lo es en sentido bien distinto
425
que la Cámara de los Lores, porque dichas
Asambleas acuerdan los gastos públicos y disponen de intereses importantes, no con el concurso
de una Cámara popular, sino por sí solas; así es
que nuestras clases aristocráticas la defienden
con obstinacion: pero está evidentemente en
desacuerdo con todos los principios que constituyen la base de un Gobierno libre. Ni aun es
justificable en un Consejo de Condado, como en
los Consejos de Administracion, la simple mezcla de
los miembros elegidos y de los miembros exofficio, puesto que los asuntos de un Condado,
revistiendo bastante importancia, serán objeto
de interés y de atraccion para los gentlemen de
la provincia, y no tendrán éstos dificultad en
presentar su candidatura a 1Consejo, como no la.
tienen en ser elegidos miembros del Parlamento,
En cuanto á la circunscripcion propia de los
colegios electorales encargados de nombrar las
Asambleas locales, el principio de la comunidad de
intereses locales, que es perjudicial cuando se
sigue corno una regla exclusiva é iiiflexible en
la representacion parlamentaria, es aquí el
solo justo y el único aplicable. Debe desearse
que haya una representacion local á fin de que
todos los que tienen en comun un interés cualquiera, del que no participe el resto de sus con-
426
ciudadanos, puedan velar por él directamente.
Ahora bien, se desatiende el fin, si la representacion no tiene por base la agrupacion de esos
intereses comunes. Hay intereses locales peculiares á cada municipio, sea grande ó pequeño, y
comunes á todos sus habitantes: por lo tanto, cada
localidad, sin distincion de extension, deberia
poseer su Consejo municipal. Es asímismo
evidente que cada poblacion no deberia tener
más que uno. El interés local es casi siempre el
mismo para los diferentes cuarteles
barrios de una poblacion; en todos es necesario
atender á iguales necesidades, y á. excepcion de
las Iglesias, que tal vez es conveniente dejar
bajo la direccion de la parroquia, las mismas
disposiciones serán aplicables á todos. El empedrado, el alumbrado, el aprovisionamiento de
aguas, la limpieza, los reglamentos de puertos y
mercados, no pueden ser distintos, sin un gasto
infructuoso para los diferentes cuarteles de una
misma localidad. La subdivison de Lóndres
en cinco ó seis distritos, (de los que cada uno
tiene sus reglamentos diferentes para los asuntos locales, no habiendo en varios de ellos unídad administrativa en toda la extension de su
propia esfera), es un obstáculo para que exista
sistemáticamente una cooperacion comun en la
427
prosecucion de objetos tambien comunes, impide la existencia de un principio uniforme para
el cumplimiento de los deberes locales, obliga
al Gobierno general á, encargarse de cosas que
valdria más dejar á las autoridades locales, (si
hubiera una que gobernase toda la metrópoli),
y no sirve más que para sostener ese fantástico
mecanismo de resortes modernos y ruedas antiguas, que se llama la Corporacion de la ciudad
de Lóndres.
Otro principio igualmente importante es el
de que en cada localidad no haya más que un
Cuerpo colectivo para toda la administracion
local, y no distintos Cuerpos para las diferentes
ramas de dicha administracion: la division del
trabajo no significa que haya de repartirse éste
en porciones insignificantes, sino, por el contrario, que es menester reunir las operaciones que
pueden ser bien ejecutadas por una misma persona, y separar las que sólo por varias pueden
serlo. Las funciones ejecutivas de la localidad
deben ciertamente clasificarse y dividirse en varios departamentos, como los generales del Estado, porque pertenecen á diferentes clases, porque
cada una exige determinados conocimientos y
reclama, para ser desempeñada con acierto, toda
la atencion de un agente que posea las cualida-
428
des requeridas. Pero las razones favorables á la
subdivsion en lo tocante á la ejecucion, no pueden invocarse para sostener la conveniencia de
subdividir la inspeccion é intervencion. La mision de la Corporacion electiva no consiste en
ejecutar el trabajo, sino en procurar que sea
bien hecho, en que no se omita nada de lo que
debe hacerse. Esta funcion puede ser llevada á
cabo en todos los departamentos por el mismo
Cuerpo, investido de una intervencion superior,
siendo preferible para su cumplimiento el punto
de vista colectivo y comprensivo del todo al
procedimiento de un análisis microscópico. Que
cada obrero necesitase un interventor ó una
persona que vigilase su trabajo, seria cosa tan
absurda en los asuntos públicos como en los
privados. El Gobierno general se compone de
gran número de departamentos, teniendo á su
frente un Ministro, pero nada más que un Ministro.
El deber propio del Parlamento local, lo
mismo que el del Parlamento nacional, es el
de considerar los intereses de la localidad en su
conjunto, como un todo, cuyas partes deben
armonizarse entre sí y que exigen cuidados
proporcionados á, su importancia. Hay una razon poderosísima para reunir en manos de un
429
sólo Cuerpo la inspeccion de todos los asuntos
de la localidad. La mayor imperfeccion de las
instituciones populares locales, y lo que amenudo produce su ruina, es la escasa inteligencia
de los hombres que generalmente las dirigen.
Que haya mezcla de unos y otros, constituye
realmente parte de las ventajas de la institucion,
porque esta circunstancia la convierte en escuela de aptitud política y de cultura general.
Pero esta escuela supone profesores igualmente
que discícipulos, si han de consistir sus ventajas en poner los espíritus inferiores en contacto
con los superiores; contacto que, en general, es
cosa rara, y cuya ausencia contribuye poderosamente á mantener á la mayoría de la especie
humana bajo un nivel de ignorancia satisfecha.
Por otra parte, esa escuela carece de valor, es
perjudicial en vez de ser útil, si por falta de la
vigilancia indispensable y de la presencia en ella
de caractéres elevados, la accion del Cuerpo
puede degenerar, como ocurre con frecuencia,
en la satisfaccion grosera y punible del interés
personal de sus miembros.
Ahora bien, es preciso desesperar de que
las personas de un rango elevado, social ó intelectual, tomen parte en una administracion local, subdividida hasta en sus menores detalles,
430
para ser miembros de un Consejo de empedrado
ó de una Comision de desagüe. La perspectiva
de intervenir en toda la administracion local de
una poblacion, no es estímulo demasiado poderoso para decidir á los hombres ,inclinados al
estudio y profesion de los asuntos nacionales
por sus gustos y sus conocimientos, á. ser miembros de un simple Consejo municipal, consagrándole el tiempo y los cuidados indispensables, si su presencia ha de servir para otra cosa
que para cubrir con su responsabilidad las fullerías de los subalternos. Un simple Consejo
de Obras públicas, aunque comprenda toda la
metrópoli, se compondrá seguramente de la
misma clase de personas que las Asambleas de
Lóndres. No es posible ni aun conveniente que
esas personas no formen la mayoría; pero es importante, cualquiera que sea el fin que se persiga con los Cuerpos locales,—el cumplimiento
inteligente y honrado de las funciones que les
son propias, ó el desenvolvimiento de la cultura
política de la nacion,—es importante, repito,
que cada uno de ellos contenga parte de los espíritus superiores de la localidad, que de esta
suerte se hallan en contacto perpétuo (contacto
de los mas útiles) con los espíritus inferiores,
recibiendo de los últimos el saber profesional
431
y local, y comunicándoles en cambio algo de
sus ideas más elevadas y de sus miras más ilustradas y extensas.
Una simple aldea no tiene ningun derecho á
una representacion municipal. Entiendo por
aldea un grupo de poblacion que no se distingue ni por sus ocupaciones, ni por sus relaciones sociales de los distritos rurales adyacentes, y cuyas necesidades pueden ser previstas y satisfechas en las disposiciones tomadas por los municipios inmediatos. Esos pequeños grupos alcanzan rara vez la cifra de
poblacion suficiente para suministrar un Consejo municipal pasadero. Si por casualidad
hay en ellos algun hombre de talento ó de
conocimientos aplicables á los asuntos públicos, se convierte por dicha circunstancia
en el déspota de la aldea: vale más que esas
agrupaciones se engloben en una circunscripcion
más vasta. La representacion local de los distritos rurales será determinada naturalmente
por las consideraciones geográficas, teniendo en
cuenta esas simpatías que tanto ayudan á los
hombres á obrar de concierto y que dependen
en parte de los límites históricos, como sucede
en los condados y provincias, y en parte de la
comunidad de intereses y ocupacion, como en
432
los distritos agrícolas, de marina, de manufacturas, de minas.
Los diferentes grados de administracion local puedene xigir diferentes categorías de representacion. Se ha partido de las uniones de parroquias, corno la mejor base para los Cuerpos
representativos destinados al alivio de la indigencia;. mientras que para la reglamentacion
conveniente á. los grandes caminos, prisiones y
policía, ha parecido preferible un término de
mayor extension, el de un condado ordinario.
Por consecuencia, respecto de estos grandes
'distritos, la máxima de que un Cuerpo electivo
constituido en una localidad debe regir todos
los asuntos locales, tiene que ser modificada,
tanto por la circunstancia de su extension, corno
por lo importante que es asegurarse para el
cumplimiento de las funciones locales las cualidades especiales más elevadas. Por ejemplo, si
es necesario, como creo, para la buena administracion de la ley de pobres que cada territorio
no sea más extenso que el de la mayor parte de
las uniones actuales, (principio que exige un
Consejo de administradores para cada union),
sin embargo, como se puede evidentemente
atraer al Consejo de condado personas de cultura muy superior á las que componen un Con-
433
sejo ordinario de administradores, seria quizás
ventajoso, por esta razon, reservar á los consejos provinciales ciertas funciones elevadas de
los asuntos locales, que, sin dicha circunstancia, cada union hubiera podido dirigir con facilidad en su propia esfera.
Ademas del Consejo ó del sub-Parlamento
local, cada distrito debe tener su departamento
ejecutivo, respecto del cual se suscitan las mismas cuestiones que respecto de los poderes ejecutivos del Estado, cuestiones que en la,mayor
parte de los casos pueden ser resueltas con arreglo al mismo criterio. Los principios aplicables a todos los cargos públicos son sustancialmente los mismos. En primer lugar, todo funcionario debe ser único y responsable individualmente de toda la funcion que se le corneta:
en segundo lugar, debe ser nombrado y no elegido. Es ridículo que un inspector de Obras
públicas, ó un ajente de salubridad, ó un recaudador de contribuciones, sean nombrados por
sufragio popular. La eleccion popular depende
de ordinario de un pequefío número de leaders
locales que, no haciendo aparentemente el nombramiento, no incurren en responsabilidad, ó de
una invocacion á la simpatía, fundada en que
el candidato tiene doce hijos, ó en que hace
28
434
treinta años contribuye á las cargas parroquiales. Si en semejantes casos la eleccion popular
no es más que una farsa, el nombramiento por
la Corporacion representativa local adolece del
mismo defecto; porque, cuando tal acontece,
las corporaciones locales tienden sin cesar á con
vertirse en compañías por acciones, donde hallan campo abierto las intrigas é intereses de todos los individuos que las componen. Los nombramientos deberán ser hechos bajo la responsabilidad individual del Presidente de la Corporacion, llámese Alcalde, ó Presidente de las
Asambleas trimestrales, ó de cualquier otro modo. Este funcionario ocupa en la localidad una
posicion análoga á la del primer Ministro en el
Estado; y bajo un régimen bien establecido, el
nombramiento y vigilancia de los empleados
municipales deberá formar la parte más importante de su mision, siendo él mismo elegido
por el Consejo entre todos sus miembros, y estando sometido, sea á una reeleccion anual, sea á
una destitucion por virtud de un voto de la
Corporacion.
De la Constitucion de los Cuerpos locales,
paso ahora á la cuestion igualmente importante y
más difícil de sus atribuciones propias. Esta
cuestion se divide en dos partes: I.ª ¿Cuáles
435
deben ser las funciones de los Cuerpos locales?
2. a ¿Deben tener plena y completa autoridad en
su esfera, ó bien, puede intervenir sus actos el
Gobierno central, y en qué forma?
Desde luego, es evidente que todo asunto
puramente local—que no se refiera más que á
una sola localidad—debe hallarse á cargo de las
autoridades locales. El empedrado, el alumbrado, la limpieza de las calles, y en circunstancias
ordinarias, el desagüe de las casas, no tienen
apenas importancia sino para los habitantes de
la poblacion. La nacion, en general, no experimenta más interés por el buen estado de estos
servicios que el que le inspira el bienestar privado de cada uno de los ciudadanos. Pero entre
las funciones clasificadas como locales, ó cumplidas por los funcionarios locales, hay muchas
que podrian llamarse funciones nacionales, porque constituyen la parte que á cada localidad
corresponde en alguna rama de la Administracion pública, que interesa igualmente á toda la
nacion. Tal ocurre con las prisiones, cuyo cuidado en la mayor parte de Inglaterra, corresponde al municipio, como la policía local y la
Administracion local de justicia, cuyas funciones en muchas partes, y especialmente en las aldeas agrupadas, son desempeñadas por emplea-
436
dos elegidos por la localidad y pagadas de fondos municipales. No puede decirse que ninguna de estas materias revista una importancia local distinta de la nacional. No seria indiferente
al resto del país el que una poblacion se convirtiese por su mala administracion en un nido de
malhechores, ó en foco de desmoralizacion, ó por
sus malos reglamentos carcelarios, el castigo que
los Tribunales hubiesen querido infligir á
los criminales que las prisiones encerrasen, (cuyos criminales quizás procedieran de otras partes, ó hubieran cometido sus delitos en otros
distritos), pudiera ser duplicado en intensidad, ó
reducido hasta la impunidad real. Además, las
condiciones que constituyen la buena direccion
de estos servicios, son las mismas en todas partes. No hay razon para que la policía, ó las
p:isiones, ó la Administracion de justicia estén
regimentadas de distinto modo en las diferentes comarcas del reino; mientras que tratandose de cosas tan importantes, cuyo cuidado apenas puede ser cometido con probabilidades de
acierto 'á las inteligencias mas elevadas que encierra el país, hay el gran peligro de que las capacidades locales, siempre inferiores, incurran
en errores bastante graves para arrojar un verdadero descrédito sobre la Administracion general de la nacion.
1
437
La seguridad de las personas y de las propiedades, la justicia igual para todos, son las
primeras necesidades de la sociedad y los primeros fines del Gobierno. Si pueden ser abandonados estos servicios á otra responsabilidad
que á la más elevada de todas, no existe nada,
excepto la guerra y los tratados, que haga necesario un Gobierno general. Sin prejuzgar
cuáles son las mejores medidas para asegurar
estos fines elementales, deberian de ser universalmente obligatorios y estar colocados bajo la
vigilancia central encargada de velar por su
cumplimiento. Es frecuentemente útil, y con
nuestras instituciones casi siempre necesario,
dado el pequeño número de funcionarios que
repre.;entan en las localidades al Gobierno general, que el cumplimiento de las funciones impuestas por las autoridades centrales sean confiadas á funcionarios nombrados por el municipio para asuntos municipales. Pero el público
puede convencerse á cada momento de que es
indispensable que haya al ménos inspectores
nombrados por el Gobierno general, para procurar que los empleados de la localidad no desatiendan su deber. Si la direccion de las prisiones pertenece á las localidades, el Gobierno central nombra inspectores cuya mision consiste
•
438
en observar si se guardan las reglas establecidas
por el Parlamento, y en sugerir otras que el
Estado de las cárceles haga tal vez necesarias:
por la misma razon, hay inspectores de fábricas é inspectores de instruccion primaria, para
velar, los primeros, por la observancia de los
decretos del Parlamento, y los segundos, por el
cumplimiento de las condiciones á que está subordinada la subvencion del Estado.
Pero si la Administracion de justicia, incluyendo en ella la policía y las prisiones, por
ser cosa de interés universal, y á la vez de
ciencia general independiente de las circunstancias locales, puede y debe ser reglamentada con
uniformidad en todo el reino; si esa reglamentacion debe ser impuesta por autoridades más
hábiles y ejercitadas que las puramente locales,
hay tambien cosas, como la Administracion de
la ley de pobres, los reglamentos sanitarios, etcétera, que aun interesando en realidad á todo
el país, no serán dirigidos de acuerdo con los
fines esenciales de la Administracion local, sino
por las mismas localidades. Esto supuesto, se
trata de saber hasta qué punto se puede dejar
obrar á las autoridades sin la intervencion ó la
aprobacion necesaria del Estado.
Para resolver dicha cuestion es esencial
439
comparar la situacion de las autoridades centrales y locales, bajo el punto de vista de la funcion
que ha de llenarse y bajo el de las garantías que
cada una ofrece contra la negligencia ó el abuso.
Desde luego, puede haber la seguridad de que
la inteligencia y el saber de los Consejos locales
y de sus funcionarios serán muy inferiores á
los del Parlamento y Gobierno nacional. Por
otra parte, la opinion que vigile dichos Consejos y funcionarios, y hacia la cual son unos y
otros responsables, será tambien inferior; pues
el público, á cuya presencia obran, será á la vez
ménos numeroso y mucho ménos ilustrado que
el que en una gran capital juzga á las más altas
autoridades, mientras que la insignificancia relativa de los intereses empeñados, disminuye en
ese público inferior la atencion y la solicitud.
La intervencion ejercida por la prensa y por la
discusion pública es mucho menor, y tal vez se
halla más abandonada en el caso de las autoridades locales, que en el de las autoridades nacionales. Hasta ahora, pues, todo redunda en
favor del Gobierno central. Pero si consideramos el asunto con más detenimiento, observaremos que los motivos de esa preferencia están
equilibrados por otros de igual importancia. Si
las autoridades locales y el público local son
440
inferiores á las autoridades y al público central,
en cuanto al conocimiento de los principios y
ciencia administrativa, tienen la ventaja, que
todo lo compensa, de estar más directamente
interesados en el resultado. Los vecinos de un
individuo, el terrateniente de quien éste es colono , pueden tener un interés indirecto en su
prosperidad ; pero á pesar de todo, sus intereses serán mucho mejor cuidados por él que por
los otros. Además, es preciso recordar que aun
suponiendo que el Gobierno central administre por
medio de sus propios funcionarios, éstos no
desempeñan su cometido en el centro, sino en
ocalidad; y por infe:ior que sea el público local al
central, aquél es el único que puede vigilarlos,
influyendo directamente en su conducta, e
llamando la atencion del Gobierno sobre lo que
en ella observen de reprensible. Unica-mente en los
casos extremos puede pesar la opi-nion general del
país sobre los detalles de la Administracion local,
y sólo rara vez es capaz de juzgar de ellos con
pleno conocimiento de causa. Ahora bien, la
Administracion local obra con mayor fuerza
sobre los administradores puramente locales. Por
regla general residen permanentemente en la
poblacion, no abrigando el proyecto de partirse de
ella cuando cesen
.la
L
441
en el ejercicio de su autoridad; cuya autoridad
misma depende, puede suponerse así, de la voluntad del público local. No necesito demostrar
que la autoridad central carece de un conocimiento detallado de las personas y cosas locales, ni que otros cuidados absorben su tiempo
y sus pensamientos para permitirle adquirir las
noticias numerosas y fidedignas indispensables,
á fin de poder pronunciar sobre las quejas que
recibe con motivo de tantos ajentes locales, y
exigirles la debida responsabilidad. Por lo tanto, los Cuerpos locales ofrecerán más garantías
en cuanto á los detalles de la Administracion;
pero respecto de los principios de la misma,
aun limitados á lo puramente local, deberá ser
prodigiosa la superioridad del Gobierno cenfral, si está bien constituido, no sólo poi- razon de la superioridad personal, probablemente
considerable, de los individuos que le componen, y de la multitud de pensadores y de escritores constantemente ocupados en sugerir
á los hombres de Estado ideas útiles, sino tambien porque el saber y la experiencia de toda
autoridad local, son simplemente locales ; es decir, limitados á una porcion del pais y á sus
reglas particulares de Administracion, mientras
que el Gobierno central puede recojer el fruto
442
de experiencias hechas en todo el país, y aun
fácilmente en otros pueblos extranjeros.
No es difícil deducir de estas premisas una
conclusion práctica. La autoridad más competente en cuanto á la inteligencia de los principios, deberá de ser la autoridad suprema para
todo lo que á los principios se refiera; mientras
que se abandonaran los detalles á la autoridad
en quien concurran más aptitud é idoneidad
para su conocimiento. La mision más importante de la autoridad central deberá ser dar instrucciones generales: la de la autoridad local
aplicarlas. El poder puede estar localizado, pero el
saber, para ser útil, necesita hallarse centralizado. Es preciso que exista en alguna parte
un foco donde se reunan todos los rayos esparcidos, á fin de que en él se completen y depuren.
A cada rama de Administracion local que
afecte al interés general, deberá corresponder
un órgano central, sea un Ministro, sea un funcionario especial subalterno, aunque no haga
más que recojer informes y noticias en todo el
país, y difundir en una localidad la experiencia
adquirida en otra. Pero la autoridad central
tiene que hacer algo más que esto. Ha de hallarse en relacion contínua con las localidades,
443
ilustrándose con la experiencia de éstas, y comunicándoles la suya propia, dando voluntariamente su opinion cuando se la pidan, ofreciéndola cuando lo estime necesario, exigiendo en
todas partes informes de las deliberaciones habidas y la publicidad de todo lo que se haga,
imponiendo la sumision á las leyes generales
que las Cámaras hayan establecido acerca de la
Administracion local. Pocas personas negarán
la utilidad de estas leyes. Puede permitirse á
una localidad que dirija mal sus intereses, pero
no que perjudique los intereses de los demás,
ni que viole los principios de justicia existentes
entre una persona y otra, cuya observancia extricta debe exigir el Estado. Si la mayoría local
trata de oprimir á la minoría, ó si una clase
pretende imponerse á otra, en tal caso está justificada y es precisa la intervencion del Estado.
Por ejemplo, todos los impuestos locales deberán ser votados por el Cuerpo representativo
local; pero este Cuerpo, aunque elegido únicamente por los contribuyentes, puede establecer
un sistema de repartir y percibir los impuestos,
que haga recaer la mayor parte del fardo sobre
los pobres ú sobre los ricos, ó sobre algunas clases
particulares de la poblacion. Es, pues, deber del
Parlamento, sin privar al municipio del de-
444
recho de fijar la cuantía de los gastos locales,
establecer reglas obligatorias para el reparto y
percepcion del impuesto. De igual modo, en la
Administracion de la Beneficencia pública, la
moralidad y la actividad de las clases obreras
dependen en alto grado del mantenimiento de
ciertos principios determinados. Aunque pertenezca esencialmente á los funcionarios locales decidir cuál debe ser socorrido con arreglo
á estos principios, el Parlamento nacional es el
llamado á fijar la naturaleza y extension de los
mismos, y descuidaría la porcion más importante
de su deber, si en cosa que interesa tanto á la
nacion, no estableciera reglas obligatorias y no
tomase precauciones suficientes para que dichas
reglas fuesen observadas. El grado de intervencion central que sea necesario para el extricto
cumplimiento de estas leyes, es cuestion de detalle
que seria supérfluo abordar. Naturalmente, las
leyes mismas definirán las penalidades y determinarán la forma de su aplicacion. Quizás sea
necesario, en casos extremos, qtie el poder de la
autoridad central llegue hasta disolver el Consejo representativo, ó á destituir lo ejecutivo local: pero dicho poder no debe extenderse nunca á hacer nuevos nombramientos ó á suspender las instituciones locales. Allí donde el Par-
445
lamento no haya intervenido, ninguna rama de
lo ejecutivo deberá intervenir tampoco imperativamente: pero, como consejero y como crítico,
como ajente de las leyes y denunciador, cerca del
Parlamento ó de los colegios electorales, de todo
acto reprensible, las funciones del poder ejecutivo son de las más útiles. Mas se me objetará
tal vez que aunque la autoridad central supere á
la local en el conocimiento de los principios
administrativos, el importantísimo objeto sobre
que tanto he insistido, la educacion social y política de los ciudadanos, exige en este asunto la
plena soberanía de los ciudadanos, por incompletas que sean sus luces. A esta objecion podria,
contestar que la educacion no es la única cosa
que debe considerarse, por importante que sea,, no
existiendo el Gobierno y la Administracion
únicamente para dicho fin. Pero los que hablan
así, demuestran no conocer más que muy imperfectamente la funcion de las instituciones populares, como medio de instruccion política. ¡Pobre
educacion, á la verdad, la que asocia la ignorancia
con la ignorancia, y las deja, si aspiran al saber,
buscarle vacilando, sin ningun auxilio; ó bien,
en su estado presente, si no procuran salir de
de él! Lo que interesa es despertar en la ignorancia la conciencia de su estado y tornarla ca-
446
paz de aprovecharse de la experiencia: es acostumbrar á los hombres que sólo conocen la rutina á obrar segun principios y á sentir su valor: es enseñarles á comparar diferentes modos
de accion, y á distinguir el mejor, sirviéndose
de su propio criterio. Cuando deseamos tener
una buena escuela, no despedimos al maestro.
El proverbio antiguo «La escuela vale lo que
el maestro,» es tan verdadero en lo tocante á la
educacion indirecta de los hombres por el manejo de los asuntos públicos, como en lo relativo á la educacion directa de la juventud en
los colegios y demás establecimientos de enseñanza. M. Cárlos Remusat compara ingeniosamente al Gobierno que quiere hacerlo todo,
con un maestro de escuela que se sustituye á
sus discípulos y contesta á todo por ellos: será
tal vez muy popular entre sus alumnos, pero
no les enseñará gran cosa. Por otra parte, un
Gobierno que se abstenga de hacer todo lo que
por los demás pueda ser ejecutado, y que nada
enseña á nadie, es como una escuela donde no
hay maestro, y sí solamente pasantes, que á su
vez no han recibido la menor enseñanza.
CAPITULO XVI
De la nacionalidad en sus relaciones con el
Gobierno representativo.
Puede decirse que las nacionalidades están
constituidas por la reunion de hombres atraidos
por simpatías comunes, que no existen entre
ellos y otros hombres, simpatías que les impulsan á obrar de concierto mucho más voluntariamente que lo harian con otros; á desear vivir
bajo el mismo Gobierno; y á procurar que este
Gobierno sea ejercido por ellos exclusivamente
ó por algunos de entre ellos. El sentimiento de
la nacionalidad puede haber sido engendrado
por diversas causas: algunas veces es efecto de la
identidad de raza y de origen: frecuentemente
contribuyen á hacerle nacer la comunidad de
448
lenguaje y la comunidad de religion, lo mismo
que los límites geográficos. Pero la causa más
poderosa de todas, es la identidad de antecedentes políticos, la posesion de una historia nacional, y por consecuencia, de recuerdos colectivos de orgullo y humillaciones, de placeres y
desgracias. Sin embargo, ninguna de estas circunstancias, es, ó indispensable ó suficiente en
absoluto por sí sola. En Suiza existe un sentimiento muy arraigado de nacionalidad, á pesar de diferir los cantones en raza, en idioma y
en religion. Hasta el presente, Sicilia se ha
tenido á sí misma por una nacionalidad distinta
de la de Nápoles, no obstante la identidad de
religion y casi de lenguaje, y á pesar de antecedentes históricos comunes. Las provincias flamencas y walonas de Bélgica están unidas por un
sentimiento de nacionalidad comun, mucho más
fuerte que el que existe entre las primeras y
Holanda, ó las segundas y Francia. Sin embargo, el sentimiento es más débil a medida que
faltan una ó varias de las causas que contribuyen á formarlo. La identidad de idioma, de literatura, de raza y de recuerdos han mantenido
un sentimiento de nacionalidad muy vivo en
los diversos Estados de Alemania; pero este
sentimiento no ha sido nunca bastante vehe-
449
mente para que cada uno de dichos Estados deseára perder su autonomía. (I). Entre los
italianos, cierta identidad de lengua y de
literatura combinada con la situacion
geográfica que los separa bien distintamente de
los demás pueblos, y más que nada tal vez, la
posesion de un nombre comun, á virtud del
cual reivindican todos la gloria artística,
militar, política, religiosa, científica, literaria,
de cuantos lo han llevado; todo esto, repito,
despierta en Italia cierta dósis de sentimiento
nacional que, aunque muy imperfecto todavia,
ha bastado para producir los grandes
acontecimientos que se cumplen á nuestra
vista, á pesar de una verdadera mezcla de
razas, y de que este pueblo no haya estado
nunca bajo el mismo Gobierno, ni en los
(i) Ha sido necesaria la profunda política de
, Bismark y la fortuna que le ha acompañado en sus
empresas contra Austria y Francia, para que los distintos Estados alemanes hayan llegado á constituir
un solo Imperio, que á cada momento tropieza con
graves dificultades, á pesar de la fuerza irresistible de
las grandes corrientes de ideas y sentimientos que en
toda Europa tienden á agrupar bajo una unidad política, en una ü otra forma, á los pueblos que tienen
comunidad de raza, lenguaje y precedentes histó
ricos,
(N. del T)
29
450
tiempos modernos ni en los antiguos, excepto
quizás cuando su dominacion se extendía ó estaba en vías de extenderse á la mayor parte del
mundo conocido.
Cuando existe el sentimiento de nacionalidad en los indivíduos disgregados de un pueblo,
hay una razon prima facie para unirlos á todos
bajo el mismo Gobierno y bajo un Gobierno
adecuado; lo que significa que la cuestion de
elegir la forma y naturaleza de dicho Gobierno, deberá ser resuelta por los gobernados. No
es posible prever lo que un grupo de hombres
deberá tener facultades para hacer, sin averiguar ántes con cuál de las diversas colectividades de séres humanos le agrada asociarse. Pero
cuando un pueblo ha alcanzado el grado de
madurez necesario para las instituciones libres,
hay otra consideracion todavia más vital: las
instituciones libres son casi imposibles en un
país compuesto de nacionalidades diferentes, en
un pueblo donde no hay lazos de union, sobre
todo si ese pueblo lee y habla distintos idiomas.
No puede producirse en tales circunstancias la
opinion pública indispensable para la obra del
Gobierno representativo. Son diferentes en las
diversas .secciones del país las influencias que
forman las opiniones y deciden de los actos po-
451
líticos. Los jefes de partido que gozan de la
confianza de una porcion del pueblo, no se la
inspiran á las demás. Cada uno interpreta de
distinto modo los mismos libros, los mismos
diarios, los mismos folletos, los mismos discursos. Los mismos incidentes, los mismos actos,
el mismo sistema de Gobierno afectan desigualmente á todos, y cada seccion tiene motivos
para temer más á las otras que á su árbitro comun, el Estado. Su ódio natural es generalmente mucho más poderoso que sus celos del
Gobierno. Basta que cualquiera de las nacionalidades se sienta herida por la política del Gobierno comun para que las restantes se decidan á
sostener esta política. Aun en el caso de verse todas igualmente lastimadas en sus derechos ó intereses, cada una comprende que no puede contar
con las demás para apoyar su resistencia: ninguna es bastante fuerte para resistir por sí sola,
y todas creen razonablemente que es una ventaja para ella el obtener el favor del Gobierno
contra las otras.
Sobre todo, falta en este caso la única garantía verdadera en último extremo contra el
despotismo del Gobierno: la simpatía del ejército por el pueblo. El ejército es la porcion de
toda comunidad llamada á formular la distin-
452
don mas enérgica y profunda entre sus compatriotas
y los demás pueblos: para el resto de la nacion, los
demás pueblos son simplemente extranjeros; para
el soldado son hombres contra los cuales
puede ser llamado á entablar una lucha á muerte de un momento á otro. Para él,
la diferencia es la que existe entre amigos y ene-,
migos; casi podríamos decir, entre hombres
como él y otra especie de animales; porque respecto del enemigo, la única ley es la de la fuerza, y su sola atenuacion posible, como en el
caso de los animales, la simple humanidad. Soldados para quienes la mitad ó las tres cuartas
partes de los súbditos de un mismo Gobierno
son extranjeros, no tendrán más escrúpulo en
tirar sobre ellos, ni más deseos de saber la causa,
que si se tratara de batirse con enemigos declarados. Un ejército compuesto de nacionalidades diferentes, no es susceptible de otro patriotismo que la adhesion á su bandera. Esos
ejércitos han sido los verdugos de la libertad
durante la historia moderna. El único lazo que
los mantiene unidos son los oficiales y el Gobierno á quien sirven: y su idea de deber público, si alguna tienen, consiste en la obediencia á
las órdenes superiores. Un Gobierno que se
sostiene por esta manera, con regimientos hún-
453
garos en Italia y regimientos italianos en Hungría, puede seguir gobernando largo tiempo á
ambos pueblos con el cetro de hierro de los conquistadores extranjeros.
Si se me dice que una distincion tan brutal
entre lo que se debe á un conciudadano y lo
que se debe simplemente á un sér humano, es
más digna de un pueblo salvaje que de una sociedad civilizada, y que debe ser enérgicamente
combatida, contestaré que nadie está más convencido de ello que yo mismo. Pero en el estado actual de la civilizacion, no se alcanzará
nunca ese desideratum, uno de los más dignos
que puede proponerse el esfuerzo humano,
mientras se retenga á nacionalidades diferentes
de fuerza próximamente igual, bajo un mismo
Gobierno. En un estado bárbaro de la sociedad,
el caso es algunas veces distinto; porque el Gobierno puede estar interesado en dulcificar las
antipatías de las razas, á fin de mantener la paz
entre ellas y gobernarlas más fácilmente. Pero
el interés del Gobierno es otro muy distinto
cuando hay en uno de esos pueblos artificialmente reunidos, sea instituciones libres, sea el
deseo de poseerlas. El Gobierno se halla entonces interesado en sostener y avivar su antipatía,
á fin de impedirles fusionarse y de poder hacer
454
de algunos los instrumentos de su dominacion
absoluta sobre los restantes. La Córte de Austria se ha servido de esta táctica, durante toda
una generacion, como de su principal medio de
Gobierno; con que funesto éxito, cuando la insurreccion de Viena y la guerra de Hungría,
lo sabe perfectamente Europa. Felizmente, se
vislumbra ya por ciertos indicios que hemos
alcanzado un grado de progreso bastante considerable para que esa política pueda triunfar
en adelante.
Por todas las razones que acabo de enumerar se comprende que es condicion generalmente
necesaria de las instituciones libres, la de que los
límites de los Estados deben coincidir ó poco
ménos con los de las nacionalidades. Pero en la
práctica, pueden oponerse varias consideraciones á
la aplicacion de este principio general. Desde
luego, dicha aplicacion tropieza frecuentemente con
obstáculos geográficos. Hay porciones de la
misma
Europa
donde
las
diferentes
nacionalidades se hallan por tal manera mezcladas,
que no les es posible vivir bajo Gobiernos
separados. La poblacion de Hungría se compone de
Magyares, Slavos, Croatas, Servios, Roumanos, y
en ciertos distritos, de Alemanes, de tal suerte
confundidos, que seria imposible
455
separarlos localmente, no quedándoles más recurso que hacer de la necesidad virtud, y tomar
el partido de vivir en paz bajo las mismas leyes y
con iguales derechos. La comunidad de servidumbre, que data únicamente de la destruccion de la independencia húngara en 1849, parece madurarlos y prepararlos para esa union.
La colonia alemana de la Prusia oriental está
separada de Alemania por parte de la antigua
Polonia, y como es muy débil para formar un
Estado independiente, es necesario para la continuidad geográfica, ó que esté bajo un Gobierno no aleman, ó que el territorio polaco
que la separa esté bajo un Gobierno aleman.
Otra region considerable, donde el elemento
dominante en la poblacion es aleman, (las provincias de Curlandia, Esthonia, Livonia), está
condenada por su posicion local á formar parte
de un Estado slavo. En el Este de la misma
Alemania hay una numerosa poblacion slava:
los habitantes de la Bohemia son, en su mayor
parte, slavos, lo mismo que muchos de los de
la Silesia y otros distritos. El país más unido
de Europa, Francia, está léjos de ser homogéneo: además de los res tos de nacionalidades extrañas que se encuentran en sus límites extremos, se divide, corno lo prueban su lengua y su
456
historia, en dos partes: una ocupada casi exclusivamente por una poblacion galo-romana; otra en
que representan un papel considerable los Francos, los
Borgoñones y las demás razas teutónicas.
Satisfechas las exigencias geograficas en la
medida que es razonable hacerlo, se presenta
Satisfechas las exigencias geográficas en la
otra consideracion puramente moral y social. La
experiencia prueba que es posible á una sociedad
fundirse y absorberse en otra: y cuando esta
nacionalidad era originariamente una porcion inferior
ó otrasada de la especie humana, la absorcion es muy
ventajosa para ella. Nadie puede dudar de que no
sea mas ventajoso para un Breton ó para un Vasco de
la Navarra francesa ser arrastrado en la
corriente de ideas y de sentimientos de un
pueblo altamente civilizado y culto,—ser miembro
de la nacionalidad francesa, poseyendo, bajo
un pié de completa igualdad, todos los
privilegios de un ciudadado francés,
participando de las ventajas de la proteccion
francesa, y de la dignidad y prestigio del
poder francés,—que vivir adherido á sus rocas,
resto semi-salvaje de los tiempos pasados, girando sin cesar en su estrecha órbita intelectual,
s i n p a r t i c i p a r n i in t e r esa rse e n e l
m ov im i e nto general del mundo. La misma
consideracion es
457
aplicable al Galo ó al Escocés de las montañas,
como miembro de la nacion inglesa.
Todo lo que tienda á mezclar las nacionalidades, á fundir sus cualidades y sus caracteres
particulares en una union comun, es un beneficio para la raza humana. La union no destruye
los tipos, (puede estarse seguro de que quedan
numerosos vestigios de ellos en los casos que
acabamos de citar), sino suaviza su rudeza y
colma el vacío que los separa. Un pueblo unido, lo mismo que una raza de animales cruzados, (pero en grado mucho mayor, porque las
influencias que obran en el primer caso, son
tanto físicas como morales), hereda las aptitudes y cualidades especiales de sus antecesores, y
la fusion le impide exagerar esas cualidades y
esas aptitudes, hasta llegar á los vicios que más
se les aproximan. Mas para que esta fusion sea
posible, se necesitan condiciones particulares,
siendo numerosas las combinaciones de circunstancias que pueden darse y afectar al resultado.
Las nacionalidades reunidas bajo el mismo
Gobierno pueden ser ó próximamente iguales
en número y fuerza, ó muy desiguales. Si son
desiguales, la ménos numerosa puede ser ó superior ó inferior en civilizacion. Supongamos
que sea superior: en tal caso puede ejercer, gra
458
cias á su superioridad, un verdadero ascendiente sobre el resto del pueblo, ó ser subyugada, esclavizada por la fuerza brutal. Esto último es
un desastre para la raza humana, una de esas
calamidades á que la humanidad entera deberia
de oponerse con las armas en la mano. La absorcion de Grecia por Macedonia fué una de las
mayores desgracias que han sobrevenido al
mundo: la absorcion de algunos Estados de Europa por Rusia seria tambien otra gran desgracia.
Si la menor de las dos nacionalidades, que
se supone la más civilizada, subyuga á, la otra,
como hicieron en Asia los Macedonios ayudados por los Griegos, y los Ingleses en la India, la
civilizacion gana frecuentemente en ello alguna
cosa; pero en este caso, el pueblo conquistador y
el pueblo conquistado no pueden vivir bajo las
mismas instituciones libres. La absorcion de los
conquistadores por el pueblo ménos ilustrado
seria un mal; el pueblo conquistado debe ser
tratado como súbdito, cuya situacion es para
él, ya un bien, ya un mal, segun haya ó no alcanzado el grado de cultura necesario para sentirse herido en su dignidad de no vivir bajo un
Gobierno libre, y tambien, segun la manera
como los conquistadores usen de su superiori-
459
dad. Este asunto será desenvuelto en uno de los
próximos capítulos.
Cuando la nacionalidad que se impone á la
otra es á la vez la más numerosa y la más civilizada; cuando, sobre todo, la nacionalidad
sometida es poco importante y no tiene ninguna esperanza de recobrar su independencia, entonces, si es gobernada con alguna justicia, y
los miembros de la nacionalidad más numerosa
no le son odiosos á causa de sus privilegios exclusivos, la menor de las dos nacionalidades
suele conformarse poco á poco con su posicion
hasta fusionarse con la otra. Hoy, ningun bajoBreton, ni nigun Alsaciano experimenta el menor deseo de separarse de Francia. (i) Si todos
los Irlandeses no están animados de los mismos
sentimientos respecto de Inglaterra, débese, por
un lado, á . que son un pueblo bastante numeroso para formar por sí solo una nacionalidad
respetable, y más principalmente, á que hasta
fecha muy reciente han sido gobernados con tal
(1) Hechos posteriores han probado la exactitud
de esta observacion, pues conocida es de todos la repugnancia con que los Alsacianos consintieron en
formar nuevámente parte de la Alemania, su antigua
pátria, despues de la guerra de 1870-71.
(N. de l T .)
460
iniquidad, que en ellos los mejores sentimientos
se unían á los peores para despertar en su alma
el ódio al Gobierno sajon.
Esta desgracia para Inglaterra y esta calamidad para toda la monarquía, ha cesado por
completo—hay motivos para decirlo—en el espacio de una generacion. Hoy no es ménos libre un Irlandés que un Inglés, y su parte en
las ventajas individuales y colectivas, corno ciudadano Inglés, no es menor que si hubiera nacido en cualquiera otra de las posesiones inglesas. El único agravio real que conserva Irlanda, el de una Iglesia oficial, le es comun con la
mitad ó poco ménos de la Inglaterra propiamente dicha. Hoy no hay nada (á excepcion
del recuerdo del pasado y de la diferencia en
cuanto á la religion dominante) que separe 'á
las dos razas, las mejor dotadas entre todas
para completarse mútuamente. La conciencia
de que son tratados, no sólo con justicia igual,
sino con igual consideracion, se difunde por tal
manera entre los Irlandeses, que destruye todos
los sentimientos que los tornaban insensibles á
las ventajas que el pueblo ménos numeroso recoje necesariamente cuando llega á formar parte de otro pueblo, que no solamente es su vecino más inmediato, sino el más rico y uno de
461
los más libres, más poderosos y más civilizados
de la tierra.
El caso en que presenta más obstáculos la 1fusion de las nacionalidades, es aquel en que éstas son iguales, lo mismo respecto del número
que de los demás elementos del poder. En tal
caso, cada una de ellas confia en su fuerza y se siente
capaz de sostener una lucha contra cualquiera de las
otras, y no desiste de recobrar su autonomía: todas
observan con obstinacion de partido sus caractéres
distintivos, ó resucita costumbres ya olvidadas, y
hasta las lenguas caidas en desuso, para que la línea
de division sea más patente: cada raza se cree
tiranizada si ejercen sobre ella alguna autoridad
funcionarios de una raza rival, y todo lo que se
concede á cualquiera de ellas, se considera como
usurpado á las demás. Cuando varias naciones
así divididas, están bajo un Gobierno despótico que
es extraño á todas, que atiende más á su poder que
á sus simpatías nacionales, y que las trata bajo el
mismo pié, eligiendo indiferentemente sus instrumentos de opresion en una ó en otra, entonces
la identidad de situacion produce frecuentemente la
armonía de sentimientos, y las distintas razas llegan á
mirarse como compatriotas, sobre todo si están
diseminadas en el mismo territorio
_
J
462
Pero si sobreviene la era de la aspiracion hacia
un Gobierno libre, antes de que la fusion se
haya efectuado, no se efectuará nunca: ha pasado la ocasion de conseguirlo. A partir de ese
momento, si las nacionalidades irreconciliables
están separadas geográficamente, y con especialidad si su situacion local es tal que no hay ni
facilidad, ni conveniencia en que permanezcan
bajo el mismo Gobierno, (como en el caso de
una provincia italiana bajo el yugo francés ó
aleman), no sólo será oportuno, si que tambien
necesario, si se dá algun valor á la libertad ó á
la concordia, romper el lazo por completo. Hay
casos en que las provincias, despues de una separacion, hallan ciertas ventajas en mantenerse
unidas por una federacion; mas sucede, por regla general, que si están dispuestas á renunciar
á su completa independencia y á formar parte
de una federacion, cada una de ellas tiene pueblos vecinos á quienes preferirá aliarse por comunidad, cuando no de intereses, al ménos de
simpatías.
CAPITULO XVII.
De los Gobiernos representativos federales.
Algunas sociedades humanas- que no sean
capaces ni deseen vivir bajo el mismo Gobierno interior, quizás hallen ventaja en unirse por
un lazo federativo, en primer lugar para defenderse mejor de las agresiones de los Estados
poderosos, y en segundo, para impedir las guerras
entre ellas mismas.
Para que una federacion sea ventajosa, son
necesarias varias condiciones. La primera es
que haya una dósis suficiente de simpatías mútuas entre los distintos Estados. La federacion
les obliga siempre á combatir unidos, y si experimentan unos acerca de otros tales sentimientos, ó bien tal diversidad de opinion res-
464
pecto de sus vecinos, que preferirán en general
batirse entre sí, el lazo federal tiene pocas probabilidades de durar largo tiempo y de ser
guardado mientras exista. Las simpatías útiles
á este efecto, son las de raza, de idioma, de religion, y sobre todo de instituciones políticas,
como más 'á propósito para crear la identidad
de intereses políticos. Cuando un pequefionúmero de Estados libres, incapaces de defenderse
separadamente, estén rodeados por todos partes
de monarquías militares ó feudales que aborrezcan
y desprecien la libertad, aun en un vecino, esos
Estados no conservarán la libertad y los beneficios
más que mediante una union federal. En Suiza, la
comunidad de intereses producida por esta causa
bastó para mantener el lazo federal, á, pesar,
no sólo de la diferencia de religion, cuando la
religion era fuente perenne de enemistades
políticas en toda Europa, sino aun de una gran
debilidad en la constitucion de la federacion
misma. En América, donde existian en el más
alto grado todas las condiciones necesarias al
mantenimiento de la union, con el sólo
inconveniente de la diferencia de instituciones
sobre el único, pero importante punto de la esclavitud, esta diferencia ha extinguido por tal
manera la simpatía entre las dos porciones de
465
la union, que hoy amenaza romper un lazo tan
precioso para ambas. (I).
La segunda condicion de estabilidad de un,
Gobierno federal, consiste en que los diversos Estados no sean bastante poderosos para defenderse
por sí solos en caso de invasion extranjera. Si
tuvieran este poder, pensarian probablemente que
las ventajas que la union había de reportarles,
no compensaban el sacrificio de su propia libertad de accion, y por consiguiente, cuando la
política de la confederacion, en asuntos de su
competencia, difiriese de la que hubiera seguido uno de sus miembros aisladamente, esta disidencia, unida al poco deseo de conservar la
union, bastaria para producir la total disolucion
de la misma.
La tercera condicion, no ménos importante que
las dos anteriores, es que no haya una desigualdad de fuerzas muy considerable entre los
diferentes Estados contratantes. En verdad, to
dos no pueden ser igualmente poderosos: en
(i) Despues de la presidencia de Lincoln y de la guerra de
separacion, terminada con resultados tan honrosos para la causa
de la humanidad y de la justicia, ha desaparecido por fortuna ese
motivo de antipatía entre los Estados del Sur y del Norte de la
(N. del .T.)
gran República americana.
466
toda federacion habrá siempre una gradacion de
poder: ciertos Estados serán siempre más populosos, más ricos y más civilizados que los demás. Hay una gran diferencia en punto á poblacion y riqueza entre New-York y RhodeIsland, entre Berna y Zurcí ó Glaris. Lo esencial es que no haya un Estado por tal manera
superior á los otros, que sea capaz de luchar
contra varios de ellos reunidos. Si hay un Estado que disponga de la fuerza necesaria para
esto, y no hay más que uno, querrá dirigir las
deliberaciones comunes. Si hay dos, su influencia será irresistible cuando estén de acuerdo, y
cuando no lo estén, todo lo decidirá la lucha
por el poder entre ambos rivales. Esta causa
bastó por sí sola para reducir la confederacion
germánica, independientemente de su detestable Constitucion interior, al estado casi de nulidad, no realizando nunca ninguno de los fines
verdaderos de una confederacion. No dió jamás
á Alemania un sistema uniforme de costumbres, ni siquiera una misma moneda: no sirvió
más que para dar á Austria y á Prusia el derecho de enviar sus tropas á los Estados más
pequeños para mantener su dominacion; y respecto de los asuntos exteriores, la confederacion
convertia á toda Alemania en una dependencia
467
de Prusia, cuando no de Austria, ó de Austria,
cuando no de Prusia. Al mismo tiempo, á cada
uno de los príncipes confederados le era forzoso declararse aliado de una ú otra de las dos
potencias citadas, ó conspirar con los Gobiernos extranjeros en contra de ámbas.
Hay dos modos distintos de organizar una
federacion. Las autoridades federales pueden no
representar más que á los Gobiernos, y sus actos sólo ser obligatorios para los Gobiernos
como tales: ó bien, pueden tener el derecho
de dictar leyes y órdenes que se dirijan directamente en cada Estado á los particulares.
El primer sistema fué adoptado por la mal llamada confederacion germánica, y por Suiza
hasta 1847, ensayándose tambien en América
durante los primeros años que siguieron á la
guerra de la Independencia. El segundo principio es el de la Constitucion actual de los Estados-Unidos, adoptado á mediados del presente siglo por Suiza. El Gobierno de la union
americana toma una parte real en el Gobierno
de cada Estado. En los límites de sus atribuciones dicta leyes que son obedecidas por todos
los ciudadanos individualmente: las ejecuta por
medio de sus propios funcionarios, y tiene Tribunales que imponen su osbervancia. Hé aquí el
468
único principio con que se ha logrado hasta el
presente, y se conseguirá en adelante, organizar
un Gobierno federal poderoso. Una union simplemente entre los Gobiernos, no es más que
una alianza sometida á todas las aventualidades
que tornan tan precaria la existencia de las alianzas. Si los actos emanados del Presidente y del
Congreso no fuesen obligatorios más que para
los Gobiernos de New-York, de Virginia, de
Pensylvania, y no pudieran ser ejecutados más
que por medio de órdenes trasmitidas por estos
Gobiernos á sus propios funcionarios y por
medio de sus propios Tribunales, no seria obedecido ningun decreto que desagradase á una
mayoría local. Lo que se exige de un Gobierno, no se le puede imponer sino por la fuerza:
seria, pues, necesario que siempre estuviese
pronto un ejército federal á imponer la observancia de los decretos de la federacion á todo
Estado recalcitrante: y podria suceder que,
simpatizando los demás Estados con el rebelde,
y participando tal vez de sus opiniones sobre
el punto en cuestion, retirasen sus contingentes
ó tal vez los enviasen á engrosar las fuerzas de
aquel.
Semejante federacion, antes suscitaria que
impediria las guerras interiores: y si no fué este
469
efecto en Suiza, hasta los acontecimientos
que precedieron inmediatamente al afilo de 1847,
se debió á que el Gobierno federal conocia tan
bien su debilidad, que no trataba casi nunca de
ejercer ninguna autoridad real. En América la
federacion constituida sobre este principio fracasó por completo al cabo de muy poco tiempo:
pero felizmente, los hombres cuya habilidad é
influencia habian salvado la República, vivian
aun para guiarla en esta ditícil transaccion. El
Federalista, diario escrito por tres de esos hombres eminentes, para defender y explicar el nuevo proyecto de Constitucion que era menester
hacer simpático al país, es hoy todavia el tratado más instructivo que poseemos sobre el Gobierno federal. (1) La federacion germánica,
la más imperfecta de todas, no llegó nunca ni
aun á mantener una alianza. Jamás, en ninguna guerra europea, pudo impedir que los miembros aislados de la confederacion se uniesen en
contra de los demás, con las potencias extransu
(i) «La Historia de los Gobiernos federales,» de
Mr. Freman, de la que únicamente se ha publicado
el primer tomo, es tambien un excelente trabajo sobre
el asunto, igualmente precioso por lo profundo de los
principios, y por la riqueza de los detalles históricos.
(N. del T.)
470
jeras. Sin embargo, es la única forma de federacion que parece posible entre los Estados momárquicos. Un Rey que posee su poder por
derecho de herencia y no por delegacion, y á.
quien no se puede exigir responsabilidad por el
uso que de él haga, no renunciará probablemente á
sostener un ejército por su cuenta, ni soportará que sea ejercida sobre sus súbditos la autoridad suprema, no por él directamente, sino
por otro poder: para que bajo el Gobierno real
puedan constituir una federacion dos ó tres
pueblos distintos, parece indispensable que se
hallen bajo el mismo Monarca: Inglaterra y Escocia formaron una federacion semejante en el
intérvalo próximamente de un siglo que trascurrió entre la union de las Coronas y la de los
Parlamentos. Pero esta federacion debia su
fuerza, no á las instituciones federales, porque
no existia ninguna, sino á que el poder real fué
durante casi siempre en ámbas Constituciones,
bastante absoluto para que la política exterior
de los dos pueblos pudiera ser dirigida por una
sola voluntad.
.
Con el sistema más perfecto de federacion,
en el que todos los ciudadanos de cada Estado
particular deben obediencia á los dos Gobiernos, al de su propio Estado y al de la federa-
471
cion, es evidentemente necesario, no sólo que
los límites constitucionales de la autoridad de
cada uno de esos dos poderes estén precisados
con claridad, si que tambien que el derecho de
pronunciar entre ambos en caso de concordia,
no pertenezca á ninguno de los Gobiernos, ni á
ningun funcionario que les esté sometido, sino á
un árbitro independiente. Es indispensable
que haya un Tribunal Supremo de Justicia y
Tribunales subalternos en cada uno de los Estados para juzgar de semejantes cuestiones; y
la sentencia de estos Tribunales, en última instancia, debe de ser decisiva. Es igualmente necesario que cada Estado de la union, el Gobierno federal mismo y sus funcionarios todos, puedan ser llevados ante dichos Tribunales si traspasan los límites de sus poderes, ó descuidan el
cumplimiento de sus deberes federales: y en general, debe obligárseles á valerse de estos Tribunales para apoyar sus derechos federales. Lo
expuesto implica esa consecuencia notable, en
práctica hoy en los Estados-Unidos, á virtud.
de la cual, un Tribunal de Justicia, el Tribunal federal mas elevado, posee el poder supremo sobre todos los Gobiernos, Gobiernos de Estado y Gobierno federal, puesto que tiene el
derecho de declarar que cualquier ley ó acto
472
emanado de ellos, traspasa los límites del poder
que les ha discernido la Constitucion, y que por
consecuencia, carece de valor legal. Era natural, antes de haber hecho el ensayo, dudar del
efecto de semejante institucion : era natural preguntarse si el Tribunal tendria valor para ejercer su poder constitucional; si teniendo este valor, ejercería aquel poder, y si los Gobiernos
consentirian en ejecutar'pacíficamente sus resoluciones. Las discusiones suscitadas por la Constitucion americana antes de su adopcion, demuestran que estas dudas eran generales. Pero
ya han desaparecido por completo, porque durante el espacio de cerca de tres generaciones,
nada las ha justificado, aunque haya habido á
veces cuestiones muy acerbas, y creádose diferentes partidos sobre los límites de la autoridad
del Gobierno federal y de los Gobiernos de
cada Estado.
El efecto eminentemente ventajoso de tan.
singular institucion, depende probablemente,
como observa Mr. de Tocqueville, del carácter
que distingue á un Tribunal de Justicia cuando obra como tal: es decir, que no impone la
la ley eo nómine de una manera abstracta, sino
que espera la aparicion de un caso dudoso en
que la cuestion se halle comprendida: de donde
473
resulta que el Tribunal no se pronuncia á favor ó
en contra de ninguna solucion desde el principio
de la controversia, sino que de ordinario precede
sus juicios una detenida discusion popular,
que no emite dichos juicios hasta des-pues de
haber oído desenvolver todas las fases de la
cuestion por jurisconsultos renombrados, que no
pronuncia cada vez sino sobre el punto concreto
que implica la cuestion controvertida, y que su
decision, en vez de ser producto de un fin
político, es la consecuencia forzosa de la
obligacion, á la que no puede faltar, de hacer
justicia á las dos partes que se la demandan.
Estos motivos de confianza no bastarian por sí
solos para producir la sumision respetuosa con
que todas las autoridades han aceptado las resoluciones del Tribunal Supremo sobre la interpretacion de la Constitucion, si no se hubiese comprendido que era necesario fiarse de ellas por
completo, no sólo por la superioridad intelectual de los Jueces que componen aquel Tribunal, si que tambien por su absoluta independencia de todo espíritu de partido. La mayor parte
de las veces, esta confianza ha sido justificada;
pero no hay nada tan importante para los americanos como el separarse de toda tendencia
que propenda á disminuir el valor de esa gran
474
institucion. La confianza de que depende la estabilidad de las instituciones federales, fué quebrantada por primera vez por el juicio en que
se declaraba la'esclavitud de derecho comun, y
por tanto, cosa legítima en los territorios aun
no constituidos en Estados; y esto, hasta contra
la voluntad de la mayoría de sus habitantes.
Esta memorable decision ha contribuido probablemente más que ninguna otra causa á producir la crisis actual: la principal columna del
pacto americano seria apenas bastante fuerte
para sustentar muchas tésis parecidas.
Los Tribunales que funcionan como árbitros entre el Gobierno federal y los Gobiernos
de Estados, fallan naturalmente tambien sobre
toda contienda suscitada entre dos Estados ó
entre un ciudadano de un Estado y el Gobierno
de otro. Estando prohibidos por la union federal los recursos orlinarios entre las naciones,
la guerra y la diplomacia, es necesario apelar á
un procedimiento judicial. El Tribunal Supremo aplica la ley internacional; siendo este el
primer gran ejemplo de una verdadera jurisdiccion internacional, cuya necesidad se siente
hoy vivamente en todas las sociedades civilizadas.
Naturalmente, los poderes de un Gobierno
475
federal no deben de consistir tan sólo en fallar
sobre la paz y la guerra, y sobre las demás
cuestiones que surjan entre el país y los Gobiernos
extranjeros: sus poderes deben de extenderse á
tomar todas las disposiciones que los Esta- dos
estime necesarias para gozar plenamente de las
ventajas de la union. Por ejemplo, es una ventaja
importantísima para todos la de que el comercio
interior no esté sujeto á ningun sistema de
aduanas. Pero la existencia de esta libertad
interior es imposible, si á cada uno de los Estados se le deja la facultad de fijar los derechos
de cambio entre sus productos y los extranjeros, puesto que el producto extranjero que entrase en un Estado, entraria en todos los demás. Por esta razon, en los Estados-Unidos,
todos los derechos de aduanas y reglamentos
mercantiles, son hechos ó abrogados exclusivamente por el Gobierno federal. Por igual manera, es una gran ventaja para los Estados no
tener más que una sola moneda, un solo sistema de pesos y medidas, aspiraciones que únicamente es dable realizar, confiando su reglamentacion á un Gobierno federal. La seguridad
de los correos será menor y el ser vicio más
costoso, si cada carta debe pasar por media docena
de Administraciones, sometidas á autori-
476
dades diferentes: es, pues, conveniente que las
Comunicaciones dependan del Gobierno federal. Pero quizás difieran las opiniones de las
distintas comunidades acerca de estas materias.
Bajo la direccion de un hombre que desplegó
como pensador político y especulativo, talentos
superiores á los de todos los políticos americanos, despues de los redactores del Federalista, —
nos referimos á. Mr. Calhoum,—uno de los
Estados americanos reclamó para cada Estado
la facultad de interponer su veto á las leyes de
aduanas del Congreso general; y en una obra
póstuma de extraordinario mérito, (que la legislatura de la Carolina del Sud hizo imprimir y
repartir profusamente), aquel hombre de Estado funda su pretension en el principio general que exige se limite el despotismo de la mayoría y se proteja á la minorías, otorgándoles
participacion real en el poder político. A principios del presente siglo se discutió mucho entre los americanos la cuestion de saber si el poder del Gobierno federal debía llegar, y si llegaba dentro de la Constitucion, á abrir caminos
y canales á costa del Tesoro de la union. Sólo,
pues, en las negociaciones con los Estados extranjeros, es completamente necesaria la intervencion de la autoridad federal. La cuestion de
477
los demás asuntos depende de la manera como los
pueblos en general prefieran interpretar el lazo
federal, y de la porcion de libertad que consientan en perder para gozar de la ventaja de
ser una nacion.
.
En cuanto á la constitucion conveniente del
Gobierno federal en sí mismo, hay poco que
decir: en este Gobierno ha de haber, es innecesario decirlo, un poder legislativo y un poder
ejecutivo; y la Constitucion de cada uno de
ellos está sometida á los mismos principios
que rigen los Gobiernos representativos en
general. Respecto de la manera de adaptar
dichos principios á la índole de un Gobierno federal, la Constitucion americana me parece ha obrado con mucho acierto, estableciendo que el Parlamento conste de dos Cámaras; de las cuales, una corresponde á la poblacion, teniendo derecho cada Estado á un número de representantes proporcionado al número
de sus habitantes; y otra, representa, no á los
ciudadanos, sino á los Gobiernos de Estado, y
en la que, cada Estado, grande ó pequeño,
está representado por el mismo número de
miembros. Mediante esta precaucion, se dificulta que los Estados más poderosos ejerzan
sobre los otros una presion excesiva, y se ga-
478
rantizan los derechos reservados á los Gobiernos de Estados; impidiendo con tal sistema, en
la medida de lo posible, que ninguna ley pase
al Congreso sin ser aprobada, no sólo por la
mayoría de ciudadanos, sino tambien por la
mayoría de los Estados. He hecho observar ya
en otra parte la ventaja accesoria que además se
obtiene cuando se elevan las condiciones, los títulos que dán derecho á tomar asiento en una
de las Cámaras. El Senado de los Estados-Unidos,—siendo nombrado por los Cuerpos más
selectos, por los legisladores de los Estados,
cuya eleccion por razones ya indicadas ofrece
más probabilidades de recaer sobre hombres
eminentes que la del pueblo, y que tienen, no
sólo la facilidad de elegir estos hombres, sino
un poderoso motivo para hacerlo, puesto que
la influencia de su Estado en las deliberaciones
generales dependerá de la influencia y talentos
personales de sus representantes,—el Senado de
los Estados-Unidos, repito, ha encerrado siempre todos los hombres políticos de reputacion
sólida en la union, mientras que el Congreso,
segun la opinion de observadores competentes,
ha sido siempre tan pobre como la otra Cámara rica, en hombres de mérito.
Cuando se reunen las condiciones necesa-
479
rias para la existencia de uniones federales duraderas y poderosas, su formacion es siempre
una ventaja para el mundo-, ejerciendo el misma efecta saludable que toda extension de la
práctica de las asociaciones, merced á la cual,
los débiles, uniéndose, se colocan bajo un pié
de igualdad con los más fuertes. Disminuir el
número de los pequeños Estados, es debilitar
en todas partes la tentacion de ejercer una política agresiva, sea directamente por las armas,
sea por el prestigio de un poder superior. Una
federacion pone fin á las guerras, á las querellas
diplomáticas, y aun ordinariamente á las restricciones comerciales entre los diversos Estados que
la constituyen, mientras que respecto de las naciones vecinas, el aumento de fuerza militar
producida por la union, apenas puede prestar
más servicios que el de la comun defensa.
Los Gobiernos federales no poseen una actividad bastante centralizada para dirigir bien
una guerra que no sea defensiva, en la que pueden contar con la cooperación voluntaria de
todos los ciudadanos: no es tampoco lisonjero
para la vanidad ó la ambicion nacional la idea
de adquirir por una guerra afortunada, no súbditos, no aun conciudadanos, sino nuevos miembros de la confederac ion. La guerra de los Es-
480
tados-Unidos contra Méjico fué puramente
excepcional, y hecha por voluntarios bajo el influjo de la tendencia 'que impulsa á todo americano á apoderarse de un territorio aun no ocupado; y si tomó parte en ella algun motivo público, fué por efecto, no de la idea del engrandecimiento nacional, sino de un interés de partido, la extension de la esclavitud. No se vé en
los procedimientos de los americanos, ni como
nacion, ni individualmente, que la aspiracion
de aumentar el territorio de su país, tenga en
ellos gran influencia. Su vivo deseo de poseer á
Cuba es igualmente un interés de partido.
Puede á veces presentarse la duda (como
sucedió en Italia en el momento de su reconstitucion) de si un país que está resuelto á unirse,
deberá formar una union completa, ó simplemente una union federal. La cuestion se halla
en algunos casos resuelta por la extension territorial del país. Hay extensiones de territorio
que pueden ser ventajosamente gobernadas, ó
aun cuyo Gobierno puede ser convenientemente
vigilado por un solo poder central: vastos paises son gobernados de esta suerte; pero, en general, sus provincias, al ménos las más lejanas,
son administradas por manera tan deplorable,
que seria menester que sus habitantes fueran casi
481
salvajes para que no se gobernaran mejor por
sí solos. Este obstáculo no existia, en Italia,
cuya extension era menor que la de muchos
reinos centralizados, muy bien gobernados en
los tiempos pasados y presentes. Lo único, pues,
que debe averiguarse es si las diferentes provincias desean ser regidas de modo tan distinto,
que la misma legislacion y el mismo Ministerio, ó hasta la misma Administracion, no tengan probabilidades de satisfacerlas á todas: y á.
ménos de no ser así, lo que es cuestion de hecho,
vale más para ellas unirse por completo. Dos
porciones de un mismo país pueden tener un
sistema de leyes totalmente diverso, é instituciones administrativas muy desemejantes, sin
que esto ponga obstáculos 'á la unidad legislativa: Inglaterra y Escocia lo han probado. Sin
embargo, esta coexistencia pacífica de dos sistemas legales, bajo un mismo Parlamento, que
dicta para las dos secciones del país leyes distintas adaptadas á sus diferencias, seria tal vez
difícil de mantener en un pueblo, cuyos legisladores estuvieran sometidos (como ocurre con
frecuencia en el continente), á la manía de la
uniformidad. Un pueblo dotado de esa tolerancia sin límites, que es uno de nuestros rasgos
característicos, para toda anomalía, ínterin aque-
31
482
llos á quienes afecta no se sienten lastimados en
sus intereses, ofrece un campo excepcionalmente
ventajoso para intentar esta difícil experiencia,
En la mayor parte de los paises, si se quisieran
conservar varios sistemas de leyes diferentes,
seria sin duda necesario establecer para su proteccion, Parlamentos distintos, cosa perfectamente
compatible con un Congreso nacional y un Rey,
ó aun sin Rey, con un Congreso que dirigiese,
como soberano, las relaciones exteriores de todos
los miembros de la nacion.
Cuando no se estima necesario conservar á
perpetuidad, en las distintas provincias, diferentes sistemas de Jurisprudencia y de instituciones fundamentales basadas en principios variados, es siempre posible conciliar las diversidades menos importantes con la unidad de Gobierno. Lo único que hace falta es dar una esfera de accion suficientemente vasta á las autoridades locales. Podria suceder, por ejemplo,
que los habitantes de las distintas provincias
tuvieran preferencias por diferentes sistemas de
impuestos. En tal caso, si no fuera posible presumir que el Parlamento se dejase guiar por los
representantes de cada provincia, para modificar el sistema general de impuestos, segun el
gusto de cada una de las provincias, la Consti-
483
tucion deberia de establecer que todos los gastos del Gobierno de carácter local se sufragasen
mediante los impuestos municipales fijados por
las Asambleas provinciales; y que las atenciones de carácter necesariamente general, como el
sostenimiento del ejército y de la marina, fueran distribuidas, en el presupuesto anual, entre
las diferentes provincias, segun una apreciacion
general de sus recursos, dejando á cada Asamblea provincial la facultad de obtener, por los
medios que creyese mas oportunos, la suma
asignada á su respectivo distrito. Habiendo
consentido ó estando obligadas todas las provincias á proporcionar una suma fija, serian libres
de exigirla á sus habitantes por medio de sus
funcionarios propios; de este modo se ha evitado otras veces el atroz despotismo de los intendentes y subdelegados reales; y este privilegio ha sido siempre citado como una de las ventajas que hacian de las provincias constituidas
en Estados las más florecientes de Francia.
La identidad del Gobierno central es compatible con grados de centralizacion muy diferentes, no sólo en cuanto á. la Administracion, sino
tambien en cuanto á la legislacion. Un pueblo
tal vez desee y sea capaz de una union más estrecha que una simple federacion, y sin embar-
484
go, quizás algunas singularidades, algunos antecedentes locales, le impongan cierta diversidad
en los detalles de su Gobierno. Pero si todos
los interesados desean realmente que el ensayo
no fracase, no habrá, grandes dificultades, no
sólo en mantener esas diversidades, sino aun en
darles una garantía constitucional contra toda
tentativa de nivelacion, á ménos que ésta partiese voluntariamente de aquellos á quienes
afectára el resultado.
CAPITULO XVIII.
Del Gobierno de las Colonias en un Estado libre.
Los Estados libres pueden poseer, lo mismo
que los demás, dependencias adquiridas, sea por
conquista, sea por colonizacion: nosotros ofrecernos el ejemplo más notable de ello en el mundo moderno. Es muy importante el saber cómo
estas Colonias han de ser gobernadas.
No es necesario examinar esta cuestion para
pequeñas posesiones, como Gibraltar, Aden ó
Heligoland, que son simplemente estaciones
militares ó navales. En estos casos, el fin militar ó naval es el principal que debe perseguirse,
y no es posible razonablemente admitir á los
habitantes al Gobierno de la poblacion: pero
deberia otorgárseles todas las libertades y pri-
486
vilegios compatibles con dicha restriccion, la libre direccion de los negocios municipales inclusive: y para indemnizarles de ser sacrificados
localmente á la ventaja del Estado gobernante,
deberian gozar en las demás partes del reino de
derechos iguales á los de todos los ciudadanos.
Los territorios lejanos, de extension y poblacion algo considerables que un país posea á
título de Colonias, es decir, sobre los cuales posea este país un poder más ó ménos absoluto,
sin estar igualmente representados (si es que lo
están de algun modo) en el Parlamento, dichos
territorios, repito, pueden dividirse en das clases:
unos compuestos de pueblos cuya civilizacion es
semejante á la del país gobernante, que comprenden el Gobierno representativo y son dignos de
gozarlo, como las posesiones inglesas en América y en Australia; otros, como la India, que
todavia distan mucho de este estado.
Respecto de las Colonias incluidas en la
primera clase, nuestro país ha llegado á obrar
segun los verdaderos principios de Gobierno.
Inglaterra se ha creido siempre obligada, hasta
cierto punto, á dar á aquellas de sus posesiones
exteriores que descendian de ella, instituciones
representativas modeladas sobre las suyas propias. Pero hasta la generacion actual se habia
487
mostrado tan escasa como los demás paises en
la suma de poder que les permitia ejercer por
medio de las instituciones libres que les concedía. Quería ser el árbitro supremo de sus negocios, aun puramente interiores, y regularlos segun su propia idea de lo que ofrecia más ventajas, y no segun la opinion de las Colonias.
Esta costumbre era un corolario de la falsa teoría de política colonial,—adoptada antes por
toda Europa, y que los demás pueblos no han
abandonado por completo,—que consideraba las
Colonias como preciosas, porque proporcionaban á nuestras producciones mercados abiertos
únicamente á ellas: privilegio tenido en tanta
estima, que no creíamos pagarlo demasiado caro,
concediendo á. nuestra vez á las Colonias el
monopolio de nuestro mercado para sus producciones. Se ha renunciado desde hace algun
tiempo á este sistema de enriquecerse los unos
á los otros, que consistia en pagarse mútuamente sumas enormes, cuya mayor parte se
perdia en el camino. Pero la idea falsa de intervenir en el Gobierno de las Colonias, no cesó
desde el instante en que renunciamos h la idea de
obtener algun provecho de ellas. Inglaterra era
corno un hermano primogénito mal educado
que persiste únicamente por costumbre en tira-
488
nizar sus á hermanos más pequeños, hasta que
uno de ellos, con su enérgica resistencia, aunque con fuerzas desiguales, le advierte que es
hora de variar de conducta: hemos sido bastante prudentes para no haber tenido necesidad
de una segunda advertencia. Desde el informe
de Lord Durham ha comenzado una era nueva para la la política colonial de las naciones;
testigo imperecedero del valor, del patriotismo
y del liberalismo ilustrado de este noble personaje, y de la inteligencia y la sagacidad práctica.
de sus dos colegas que pusieron manos á la
obra, M. Wakeffield y el malogrado Carlos
Buller. (1)
Hoy es principio admitido en la política
británica, (principio profesado en teoría y
puesto en práctica fielmente), el dejar que las
Colonias de raza europea se gobiernen á sí mismas, exactamente lo mismo que la madre pátria. Se les ha permitido establecer sus Constituciones representativas libres, modificando, segun
lo juzgasen conveniente, las Constituciones
(i) Me refiero á esta política con las mejoras que
recibió al ser adoptada, y no en la forma que se la
proponia. El honor de haber sido su primer campeon
pertenece realmente á M. Rcebuck.
489
muy populares que les habíamos dado. Cada una
de ellas esta gobernada por su propia legislatura y su propio poder ejecutivo, constituidos con
arreglo á principios altamente democráticos.
Aunque el Parlamento y la Corona se hayan
reservado el derecho de veto, lo ejercen muy
rara vez y únicamente en cuestiones que interesan al Imperio en general y no sólo á la Colonia en particular. Es fácil ver hasta qué punto se establece con un criterio liberal la distincion entre las cuestiones coloniales y las cuesdones superiores, en el hecho de que todas las
tierras sin roturar situadas más allá de nuestras
Colonias autralianas y americanas, han sido
abandonadas por completo á disposicion de las
comunidades coloniales, aunque el Gobierno
metropolitano hubiese podido sin injusticia reservarse el derecho de administrarlas segun el
interés de los emigrantes futuros de todas las
regiones del Imperio.
.
De este modo, cada Colonia es tan libre
respecto de sus propios asuntos, como pudiera
serlo si formara parte de la confederacion más
elástica, y mucho más libre que lo seria con la
Constitucion de los Estados-Unidos, teniendo
plenas facultades para imponer los derechos que
estime conveniente sobre los artículos importa-
490
dos de la madre patria. La union de nuestras
Colonias con la Gran Bretaña se parece á la mé_
nos estrecha de todas las uniones federales: pero
no es una federacion perfectamente igual, puesto que la madre patria se reserva los poderes
de un Gobierno federal, aunque de hecho los
ejerce con extraordinaria mesura. Naturalmente, esta desigualdad es una desventaja para las
Colonias que no tienen voz en la política extranjera, y que han de obedecer las decisiones
de la metrópoli, debiendo ayudar á ésta en sus
guerras, sin que se las consulte antes de empeñarlas.
Los que entienden (y felizmente no son en
corto número) que la justicia es cosa tan necesaria á las comunidades como á los individuos, y
que los hombres no tienen el derecho de hacer
con los demás paises por el interés supuesto de su
propio país, lo que no tendrian el derecho de
hacer con otros hombres para satisfacer su interés
individual, éstos, repito, creen que aun esa ligera
dósis de subordinacion constitucional de parte de
las Colonias, envuelve una violacion de principios
y han buscado frecuentemente los medios de
ponerla remedio. Por esta razon, unos han
propuesto que las Colonias nombrasen sus
representantes en el Parlamento britá-
491
nico, y otros han pedido que los poderes de
nuestro Parlamento, lo mismo que los de las
Cámaras de las Colonias, se limitasen á la política interior, creándose para los asuntos imperiales y extranjeros otro Cuerpo representativo, en que las Colonias estuviesen representadas por igual manera y tan completamente
como la Gran-Bretaña misma. Con este sistema, habria una federacion perfectamente igual
entre la madre pátria y sus Colonias, que en
adelante no serian ya dependencias.
Los sentimientos de equidad y las ideas de
moralidad pública de que emanan estas aspiraciones, son dignas de elogio; pero las aspiraciones en sí mismas son hasta tal punto incompatibles con todos los principios racionales de Gobierno, que es dudoso que ninguA pensador
prudente los haya considerado nunca como admisibles. Paises separados por la mitad del globo, no se encuentran en condiciones naturales
para estar bajo el mismo Gobierno, ó siquiera
formar parte de la misma confederacion. Aun
cuando tuvieran en grado bastante los mismos
intereses, no tendrian ni podrian tener jamás el
hábito necesario de deliberar en comun. No
constituyen parte del mismo público: no discuten y deliberan en el mismo lugar, sino separa--
492
damente y con un conocimiento muy imperfecto cada uno de lo que está en el ánimo de los
demás. Nadie sabe las tendencias de los otros,
ni tiene plena confianza en los principios de su
conducta. Pregúntese á cualquier inglés si desea que sus destinos dependan de una Asamblea en que la América inglesa nombraría la
tercera parte de los representantes, y el Africa
del Sud y la Australia otra tercera parte.
Esto es, sin embargo, lo que sucederia si
existiese algo parecido á una representacion
justa é igual. Ahora bien; ¿no creeríamos todos
que los representantes del Canadá y de la Australia no se preocuparian lo bastante, aun en los
asuntos de carácter imperial, de los intereses,
opiniones ó deseos de los ingleses, de los irlandeses
y de los escoceses? Aun para objetos puramente
federales, faltan en este caso las condiciones que
hemos reconocido como necesarias en toda
federacion. Inglaterra se bastaria á sí misma
sin sus Colonias, y separada de ellas ocuparía
una posicion mucho más fuerte y mucho más
digna que si se viese reducida á, formar parte de
una confederacion africana, americana y australiana.
Exceptuando las ventajas comerciales de que
gozaria igualmente después de la separacion,
Inglaterra no obtiene de sus
493
Colonias otro provecho que el prestigio que le
dan, y cualquiera otra ventaja que le reporten,
está más que contrapesada por el dinero que le
cuestan, y por la diseminacion de las fuerzas
militares y navales que exigen, por cuya razon,
en caso de guerra, las fuerzas británicas deben
de ser dos ó tres veces más numerosas que si
se tratase de la defensa únicamente de Inglaterra.
Pero aunque la Gran-Bretaña pudiese prescindir perfectamente de sus Colonias, y aunque
segun todos los principios de moralidad y de
justicia, se viera obligada á consentir en su separacion, si llegase la hora en que despues de haber ensayado debidamente todas las formas de
union, las Colonias, de propósito deliberado:,
reivindicaran su libertad, hay poderosas razones para conservar el lazo actual tan largo tiempo, como no lastime los sentimientos de las dos
partes. La union, mientras exista, será un paso
hácia la paz universal y hácia una asociacion,
hácia una amistad general entre los pueblos.
Torna imposible la guerra entre gran número
de comunidades, que sin esto serian independientes, y además les impide ser absorbidas por
un Estado extranjero y constituir una fuente
universal de fuerza agresiva en manos de algun
494
poder rival, sea más despótico, sea más próximo, y que pudiera no ser tan poco ambicioso y tan
pacífico como la Gran-Bretaña. Mantiene abiertos
para todos los mercados de los diferentes paises, é
impide ese sistema de exclusion mútua practicado por
medio de tarifas hostiles, á que ninguna de las
grandes comunidades europeas, excepto Inglaterra, ha
renunciado por completo: y en el caso de las
poJesiones británicas, tiene la ventaja inestimable
en la época actual de fortalecer en influencia moral y
en preponderancia en los consejos del mundo, el
poder que mejor comprende la libertad y que se
ha elevado (sin desconocer ninguno de sus errores en
el pasado) á un grado de conciencia y de moralidad
internacional que ninguna otra nacion poderosa parece
haber creido posible ó conveniente.
Puesto que la union no puede existir—mientras
exista—más que bajo la forma de una federacion
desigual, es importante examinar por qué medios
es dable impedir que esa ligera dósis de desigualdad
sea onerosa ó humillante para las comunidades que
ocupan la posicion ménos elevada.
k
La única inferioridad necesariamente inherente á la situacion, es que la madre patria de-
495
cida para las Colonias y por sí las cuestiones
de paz y de guerra. En revancha, las Colonias
tienen a su favor la ventaja de que la madre
patria esta obligada á rechazar las agresiones
dirigidas contra ellas: mas excepto cuando la
menor de las dos comunidades es tan débil que
le es absolutamente necesario la proteccion de
un poder mas fuerte, esa ventaja no compensa,
para la Colonia, su no admision en las deliberaciones. Considero, pues, como esencial, que
cuando se promueva alguna guerra, a menos
que no sea emprendida exclusivamente á causa
de la Colonia, como la guerra de los cafres ó la
de Nueva Zelanda, los colonos no contribuyan
(como no lo hagan voluntariamente) á sufragar los gastos que irrogue: no debe e:igírseles
mas que lo invertido en la defensa local de sus
puertos, de sus costas y de sus fronteras contra
la invasion: y aun, como la madre patria se arroga el derecho de tomar medidas ó seguir una
política que tal vez exponga las Colonias á. pérdidas y ataques, es justo que soporte una porcian considerable de los gastos de la defensa
militar de las mismas, y hasta el total de ellos
en tanto se trate del sostenimiento de un ejército permanente.
.
Pero hay un media todavia más eficaz—el
4.3
496
único tal vez—para indemnizar plenamente á
la comunidad más pequeña de haber absorbido
su individualidad como poder real entre las naciones en la individualidad más grande de un
imperio vasto y poderoso. Este expediente indispensable y al mismo tiempo suficiente, que
responde á la vez á Jas necesidades de la justicia y á las exigencias crecientes de la política,
consiste en abrir á los habitantes de las Colonias, bajo un pié de perfecta igualdad, la carrera
de los cargos y empleos en todas las ramas del
Gobierno y en todas las regiones del imperio.
¿Por qué no se observa nunca el menor
síntoma de infidelidad en las islas del Canal de
la Mancha? Por su raza, por su religion y por
su posicion geográfica pertenecen menos á Inglaterra que á Francia. Pero á la vez que gozan, como el Canadá y como la Nueva-Gales
del Sur, del poder de regular sus asuntos interiores y su sistema de impuestos, todo empleo,
toda dignidad de que la Corona dispone, es accesible al natural de Guernesey ó de Jersey. De
estas islas insignificantes han salido generales,
almirantes, pares del Reino-Unido; y no hay
nada que impida den al Estado Ministros de la
Corona. El mismo sistema habia sido adoptado, respecto de las Colonias en general, por un
497
Ministro muy ilustrado y prematuramente perdido, Sir William Molesworth, cuando nombró
a M. Hinckes, personaje político canadiense,
para un Gobierno en las Indias occidentales.
Es preciso tener una idea muy superficial
de los resortes de la accion política en una comunidad, para creer que este sistema carece de
importancia, porque el número de los que realmente pudieran aprovecharse de la concesion,
seria poco considerable. Este pequeño número
de individuos se hallaria precisamente compuesto de los que ejercen mayor influencia moral
sobre el resto, y los hombres no están desprovistos del sentimiento de degradacion colectiva
hasta el punto de no apercibirse de que rehusando una ventaja á una persona, en cosa ó
asunto que todos tienen de comun con ella,
se infiere una afrenta á. todos. Si impedimos
que los principales personajes de una comunidad se presenten ante el mundo corno sus jefes y representantes, debemos á la legítima tima ambicion de aquellos y al justo orgullo de la comunidad, dejarles ver, por vía de indemnizaclon, una probabilidad igual de ocupar la misma posicion eminente en una nacion de poder
.é importancia superiores. Si la carrera política
y administrativa en el imperio británico estu-
32
498
viese abierta á los habitantes de las islas jónicas,
no oiríamos hablar de su deseo de unirse áGrecia. Semejante union no es conveniente para
dichas islas, que darían con ella un paso atrás
en el camino de la civilizacion: pero no es estraño que Corfú, que ha dado á, Rusia un Ministro de reputacion europea y un Presidente á
Grecia ántes del advenimiento de los bávaros,
se sienta ofendida de que sus habitantes no sean
admitidos á los puestos más elevados de ningun
Gobierno.
Hé aquí lo que tenemos que decir de las
Colonias, cuya poblacion es bastante avanzada
para comprender el Gobierno representativo.
Pero hay otras que no han llegado á este grado
de cultura y que deben de ser gobernadas por
el país dominante ó por los delegados de este
país. Este sistema de Gobierno es tan legítimo
como los demás, si es el que, dadas las condiciones del pueblo sometido, facilita mejor á éste
su elevacion á un estado superior. Hay, como
ya lo hemos visto, condiciones sociales en que
un despotismo vigoroso es en sí el Gobierno
que ántes inculcará al pueblo las cualidades particulares que le faltan para ser capaz de una
civilizacion superior. Hay otras, á la verdad, en
que el simple hecho del despotismo no produce
499
ningun efecto ventajoso, porque la mision que
pudiera realizar está ya cumplida, pero en las
cuales, falto el pueblo de un móvil espontáneo
de progreso, su sola probabilidad de avanzar
depende de la existencia de un buen déspota.
Bajo un despotismo indígena, un buen déspota es
accidente raro y transitorio; pero cuando un
país se halla bajo la dominacion de un pueblo
más civilizado, éste deberia poder proporcionársele constantemente. El país dominante deberia ser capaz de hacer por sus súbditos todo
lo que pudiera ser ejecutado por una larga sucesion de Monarcas absolutos, cuyo despotismo apoyado en una fuerza irresistible, no revestiria el carácter precario é incierto de los
despotismos bárbaros, y quienes tendrian la superioridad indispensable para dotarlos inmediatamente de todo lo que la experiencia hubiera
enseñado á la nacion más ilustrada. Hé aquí la
regla ideal del Gobierno de un pueblo bárbaro
ó semi-bárbaro por un pueblo libre. No se debe
esperar ver realizado este ideal: pero si no se le
aproximan en algo, los Gobiernos son culpables de haber faltado al deber moral más elevado de una nacion: y si no tratan de acercarse á él, son usurpadores egoistas tan criminales
como cualquiera de aquellos cuya ambicion y
500
rapacidad han jugado, durante siglos, con el
destino de las masas.
Como la condicion ordinaria (y que no tardará en ser universal) de las poblaciones más atrasadas es estar bajo el despotismo directo de los
pueblos civilizados, ó bajo su ascendiente político absoluto, casi no hay hoy cuestion más importante que la de organizar esta dominacion
de modo que sea un bien y no un mal para el
pueblo sometido, asegurándole el mejor Gobierno actual posible, y las condiciones más
favorables para su futuro progreso. Pero la
manera de adaptar el Gobierno á este objeto,
no ha sido tan bien comprendida como las condiciones de buen Gobierno en un pueblo capaz
de regirse á sí mismo. Podernos decir que falta
mucho para que sea comprendida.
Ello, sin embargo, parece muy fácil á los
observadores superficiales. Si la India, por ejemplo,
no es capaz de gobernarse á sí misma, todo lo
que estiman necesario, es que haya un Ministro para gobernarla, y que este Ministro,
como los demás, sea responsable ante el Parlamento. Por desgracia, este sistema de gobernar
las Colonia, aunque el más simple, es casi el
peor y patentiza un desconocimiento absoluto
de las condiciones de un buen Gobierno. Go-
501
bernar un país, siendo responsable ante el pueblo de este país, y gobernar un país, siendo
responsable ánte el pueblo de otro país, son dos
cosas muy distintas. La excelencia de la primera consiste en que la libertad es preferible al
despotismo; pero en la segunda no hay más que
despotismo. En este caso, pues, todo se reduce
á elegir entre dos despotismo; y no es exacto
que el despotismo de 20 millones de hombres
valga necesariamente más que el de un escaso
número ó el de uno solo. Pero es evidente que
el despotismo de los que no ven, no entienden
y no saben nada respecto de sus súbditos, presenta muchas probabilidades de ser peor que el
de gobernantes mejor informados. No se cree
de ordinario que los ajentes inmediatos de la
autoridad gobiernen mejor, porque lo hagan en
nombre de un señor ausente y de un señor que
tiene otros mil objetos á que atender. El señor
puede imponerles una estricta responsabilidad
apoyada en penas muy severas; pero es sumamente dudoso que estas penas recaigan la mayor parte de las veces á su debido tiempo sobre el culpable.
Sólo con grandes dificultades y muy imperfectamente, puede ser un país gobernado por
extranjeros, aunque no exista una disparidad
502
extrema de hábitos y de ideas entre gobernantes
y gobernados. Los sentimientos de los extranjeros
y del pueblo gobernado, son distintos. No
pueden aquellos juzgar por la manera como
aprecian un asunto, ó por la impresion que
éste les produce, el efecto que producirá en los
sentimientos ó la manera como será apreciado por
la poblacion sometida. Tienen que aprender
lentamente por el estudio y la experiencia, y aun
así no llegarán á saberlo por completo, lo que un
indígena de inteligencia ordinaria conocerá
como por instinto. En vez de serles familiares
desde su infancia, les son estrañas las leyes, las
costumbres, las relaciones sociales del pueblo
para el cual deben legislar; su conocimiento de los
detalles descansa en los informes de los indígenas,
y les es difícil saber de quien han de fiarse; son
temidos,
mirados
con
prevencion,
probablemente detestados por la poblacion, que
no favorecerá. sus deseos más que por motivos
interesados. Su inclinacion natural es dispensar
su confianza á los más sumisos y serviles. Debe
temerse que desprecien á los indígenas, así como
por parte de estos el obstáculo consiste en que
no rehusen creer que algo de lo hecho por los
extranjeros puede ser ejecutado' por su bien. No
son estas más que parte
503
de las dificultades con que los Gobiernos tienen que luchar cuando se proponen gobernar
bien un país en donde son extranjeros. Vencer
estas dificultades, será siempre obra que exija
mucho trabajo y un grado de actividad muy
considerable en los principales administradores, y
bastante elevado en sus subalternos. La organizacion preferible da tal Gobierno será aquella con que más fácilmente se obtenga dicho
trabajo y se desenvuelva la capacidad, siendo
elegidos los más fuertes para las responsabili dades más graves. Es poco probable que se llegue á este resultado, haciendo responsables á
los funcionarios para con una autoridad que
ninguna parte ha tomado en el trabajo, que carece en absoluto de la capacidad indispensable,
y que la mayor parte de las veces no comprende que el uno y la otra sean necesarios.
El Gobierno de un pueblo por sí mismo es
cosa que tiene sentido y realidad: pero el Gobierno de un pueblo por otro, es cosa que ni
existe ni podria existir. Un pueblo puede poseer á otro, como poseeria una mina para enriquecerse á sus expensas: propiedad de bestias
humanas destinadas á su servicio. Pero si un
Gobierno ha de atender al bien de sus gobernados, es completamente imposible que un
71./1111141.11
504
pueblo se ocupe en ello directamente: todo lo
que está á su alcance es encargar á algunos de
sus hombres más eminentes que velen por el
cumplimiento de dicha mision; y para esos
hombres, la opiníon de su propio país no podría ser ni un guia en su conducta, ni un juez
competente para pronunciar sobre la manera
como llenarán sus deberes. Considérese cómo
los ingleses serian gobernados, si no conociesen
sus propios negocios, y se preocupasen de ellos más
que como conocen los de los indios y éstos les
preocupan. Esta misma comparacion no da idea
exacta del estado de las cosas: porque un pueblo
indiferente en política asentiria al criterio del
Gobierno y no entorpeceria su accion; mientras que
en el caso de la India, un pueblo políticamente
activo como el inglés, aunque preste 'su
asentimiento la mayor parte de las veces, no deja
nunca de intervenir, y casi siempre lo hace con
perjuicio de la buena administracion colonial.
Las causas reales que determinan la prosperidad
ó la miseria, el progreso ó el atraso de los
indios, son demasiado remotas para que el
pueblo inglés pueda apercibirlas. Carece del
saber necesario para sospechar la existencia
de dichas causas, y con mayor motivo para
juzgar de sus efectos. Pueden ser bien
505
administrados los intereses más esenciales del
país, y él no dar su aprobacion, ó ser mal diri
gidos sin que su atencion se fije en ello.
Los fines que le impulsan á limitar é inspeccionar los procedimientos de sus delegados son
de dos clases: unos tienden á imponer á los naturales las ideas inglesas por medidas de proselitismo, ó bien por actos ofensivos, premeditados
no, para los sentimientos religiosos del pueblo.
Esta falsa direccion de la opinion en el país dominante, se revela de un modo claro é instructivo en la peticion, hoy tan general en Inglaterra,
de que se enserie la Biblia, prévio el asentimiento
de los alumnos ó el de sus padres, en las escuelas del Gobierno.
Este ejemplo es tanto más digno de atencion, cuanto que la pretension citada es justa y
además imparcial en la medida que debe esperarse, tratándose de personas realmente convencidas.
En Europa nada parecerá mas leal y ménos expuesto á objeciones, bajo el punto de vista de la libertad religiosa. En Asia es otra cosa.
Ningun pueblo asiático creerá que un Gobierno pone en movimiento sus funcionarios asalariados y su mecanismo oficial, sin abrigar una
idea oculta y preconcebida: y ningun asiático
506
pensará que un Gobierno que tiene un proyecto
oculto, no lo perseguirá más que á medias, á,
ménos que no sea un Gobierno débil y despreciable. Si las escuelas y los maestros de escuela
del Gobierno enseñasen el cristianismo, por más
garantías que se adoptaran para que no fuera
explicado sino á aquellos que lo pidiesen, no se
podria convencer á los padres de que no se emplearian medios desleales para hacer de sus hijos cristianos, ó al ménos renegados del Indianismo. Si al fin se convencieran de lo contrario,
seria tau sólo por la ineficacia de las escuelas
para operar conversiones; pues si alcanzaran su
objeto, comprometerian tal vez, además de la
utilidad y aun la existencia de la educacion dada
por el Gobierno, la estabilidad del Gobierno
mismo. Aunque se condenase el proselitismo,
no se persuadiria fácilmente á un protestante
inglés á que colocara sus hijos en un seminario
católico romano: los católicos irlandeses no enviarian sus hijos á, colegios donde pudieran ser
educados en el protestantismo; y sin embargo,
¡suponemos que los indios que creen que pueden perderse, por un acto puramente físico,
los privilegios del Indianismo, expondrán á los
suyos al peligro de ser convertidos á la religion cristiana!
507
Hé aquí una de las formas en que la opinion pública tiende á influir más bien en una
direccion perjudicial, que útil en la conducta de
sus delegados. Bajo otro concepto, es indudable que no interviene sino cuando se vé obstinadamente solicitada, es decir, cuando se trata
de protejer los intereses de los ingleses. Los colonos ingleses tienen amigos en su país, órganos
en la prensa, acceso cerca del público. Su lenguaje, sus sentimientos, son los mismos que los
de sus compatriotas: toda queja proferida por
un inglés será. escuchada con simpatía, aunque
no exista el propósito de otorgarle una preferencia injusta. Ahora bien; es un hecho probado
por la experiencia que cuando un país gobierna á
otro, los individuos del pueblo gobernante que
se trasladan al suelo conquistado para hacer fortuna, son los que es preciso contener más enérgicamente. Constituyen siempre una de las mayores dificultades para el Gobierno: y armados
del prestigio y llenos de la arrogancia de la nacion conquistadora, experimentan todós los sentimientos inspirados por el poder absoluto, ménos el de una responsabilidad cualquiera. En un
pueblo como la India, los mayores esfuerzos de
las autoridades públicas no bastan á proteger al
débil contra el fuerte, y entre los fuertes, los
508
colonos europeos son los más fuertes de todos.
Cuando el carácter del individuo no modifica considerablemente el efecto desmoralizador de esta situacion, los colonos no hacen más
caso del pueblo conquistado, que del lodo que
humillan bajo sus piés: paréceles monstruoso
que los derechos de los indígenas entorpezcan
el camino á sus menores pretensiones: el acto
más ligero de proteccion hacia los habitantes
contra todo acto de poder por parte suya que
puedan creer útil a sus intereses comerciales, lo
califican y lo estiman realmente como una injusticia. Esta manera de pensar es tan natural
en su situacion, que es imposible no produzca
constantemente algunos de los resultados por
ellos apetecidos, aunque sea reprimida, como lo ha
sido hasta el presente, por las autoridades
dominantes. El Gobierno que no participa de
estos sentimientos, no los reprime, sin embargo, lo
bastante, ni aun en sus propios funcionarios
civiles y militares, cuando son jóvenes é inexpertos, aunque pueda observar y moderar su
conducta mucho mejor que la de los residentes
particulares. Los franceses hacen lo mismo en
Argelia, segun testimonios dignos de fé, que los
ingleses en la India y los americanos en el país
conquistado á Mégico.
509
Parece ser igual la conducta de los europeos en la China y en el Japon. Es inútil
recordar lo que hacian los españoles en la América del Sur. En todos los casos citados, el
Gobierno del cual son súbditos esos aventureros, vale más que ellos y hace cuanto puede
para proteger á los indígenas. El Gobierno español mismo obraba así, formal y sinceramente, aunque sin ningun efecto, como lo saben
todos los que han leido la historia instructiva
de Mr. Help. Si el Gobierno español hubiera
sido directamente responsable para con la opinion de su Fropio país, es dudoso que hubiera.
hecho aquellas tentativas; porque los españoles
habrian tomado el partido de sus amigos y de
sus parientes cristianos antes que el de los paganos.
El público del país dominante oye á los colonos y no á los indígenas: las representaciones
de los primeros son las que tienen más probabilidades de pasar por el relato fiel de la verdad:
porque sólo ellos disponen de medios de renovarla con insistencia ante la opinion pública
distraida ó indiferente. Ese espíritu de desconfianza con el pueblo inglés, entre todos los pueblos, fiscaliza la conducta de su país hacia los
extranjeros, lo reserva únicamente para el exá-
510
men de los procedimientos del poder ejecutivo.
En todo conflicto surgido entre un Gobierno
y un individuo, los ingleses están convencidos
de antemano de que la razon pertenece al individuo. Y cuando los colonos ingleses dirigen
las baterías de la accion política contra cualquiera de las instituciones creadas para poner á
los indígenas al abrigo de sus invasiones, el
poder ejecutivo con sus veleidades y falta del
valor necesario, estima por regla general más
seguro para su interés parlamentario, y en cualquier caso más cómodo, abandonar la posicion
disputada, que defenderla.
Lo que agrava la situacion, es que cuando
se invoca en nombre de la justicia y de la filosofía, el espíritu público (como se invoca frecuentemente el espíritu inglés, digámoslo en honor
suyo) en favor de la comunidad ó de la raza
sometida, hay motivos para creer que él tambien puede engañarse de buena fé. Porque en
la comunidad sometida hay tambien opresores
y oprimidos, clases ó individuos, poderosos y
esclavos prosternados entre ellos, y son los primeros y no los segundos, quienes tienen acceso
cerca del público inglés. Un tirano, ó un hombre sensual, que ha sido despojado del poder
de que abusaba, y que, en vez de ser castigado,
511
ostenta una fortuna y un lujo mayores que
nunca; un grupo de propietarios privilegiados
que piden al Estado que abandone las rentas
que se reservó sobre sus tierras, y que miran
como un agravio toda tentativa para proteger
las masas contra sus exacciones, éstos no hallarán ninguna dificultad en hacerse defender, sea
por simpatía, sea por interés, en el Parlamento y en la prensa inglesa. Las muchedumbres
silenciosas no serán nunca defendidas.
En todo lo precedente se vé con claridad
un principio que no calificanns de evidente,
porque nadie, al parecer, parece sospechar su
existencia; este principio es que mientras que la
responsabilidad para con los gobernados es la
mejor garantía de buen Gobierno, la responsabilidad ánte cualquiera otro, no sólo no ofrece
la misma tendencia, sino que produce mayores
males que bienes. La responsabilidad de los gobernadores ingleses de la India ánte la nacion
inglesa, no es útil, sino porque asegura la publicidad y la discusion siempre que se pone en
tela de juicio algun acto del Gobierno. No es
preciso para esto que el público en general
comprenda el asunto debatido: basta que lo conozcan dos ó tres personas. Porque no tratándose aquí de una responsabilidad para con todo
512
el pueblo colectivamente, sino de una responsabilidad simplemente moral ante toda persona
aislada que emita su juicio, las opiniones pueden ser pesadas más bien que contadas, y la
aprobacion ó la desaprobacion de un individuo que
conozca á fondo el asunto discutido, puede
prevalecer sobre la de muchos millares que no
tengan de él nocion alguna.
Sin duda es muy útil que la conducta de
los gobernantes inmediatos sea moderada
por el riesgo que corren de ser acusados
ante un jurado, algunos de cuyos miembros
emitirán sobre su conducta una opinion digna
de ser escuchada, aunque la opinion de todos
los demás- valga muy poco, cosa que es infinitamente probable. Pero hé aquí todo el provecho, ni más. ni ménos, que recoje la India de la
intervencion ejercida en los actos del Gobierno
indio por el Parlamento y por el pueblo inglés.
No es tratando de gobernar directamente
un país corno la India, sino dándole buenos gobernadores, como el pueblo inglés puede llenar
su deber hacia ese país; y casi no puede darle
peor Gobernador que un Ministro del Gabinete inglés que piensa siempre, no en la política india, sino en la política inglesa, y que
conserva rara vez un plazo de tiempo bastante
513
para interesarse de un modo inteligente en
asunto tan complicado. Ademas la opinion publica facticia espresada en el Parlamento por
dos ó tres oradores elocuentes, obra en ese
ministro con igual fuerza que si fuese la verdadera opinion pública, mientras que, por otra
parte, no está dicho alto funcionario bajo ninguna
de las influencias de educacion y de posicion
que le conducirían ó le tornarian capaz de
formarse por sí solo una opinion acertada. Un
país libre que trata de gobernar una Colonia lejana, habitada por un pueblo desemejante, por medio de una rama del poder ejecutivo, fracasará casi inevitablemente en su empresa. El único procedimiento que ofrece alguna probabilidad de dar resultados favorables, es
el de gobernar las Colonias por medio de
una corporacion, cuyo carácter sea permanente,
comparativamente hablando, no concediendo
más que el derecho de inspeccion ó de voto negativo á la Administracion variable del Estado.
Semejante Cuerpo existia para la India, y temo que, tanto este país como Inglaterra, no
paguen demasiado cara la política imprevisora
cue ha destruido ese instrumento intermediario de Gobierno.
No es objecion el decir que una corpora33
514
cion delegada no es susceptible de llenar todas
las condiciones de un buen Gobierno, y que,
sobre todo, no puede tener esa completa y permanente identidad de intereses con los gobernados, identidad que es tan difícil de ser realizada aun en el caso de que el pueblo que se
quiera gobernar, sea capaz, hasta cierto punto,
de intervenir en la direccion de sus propios
asuntos. Un Gobierno realmente bueno es incompatible con las condiciones de que aquí se
trata. Es preciso elegir entre varias imperfecciones. El problema consiste en constituir el
Cuerpo gobernante de manera que, á pesar de
las dificultades de su posicion, esperimente
tanto interés como sea posible en gobernar
bien, y ninguno, ó el menor posible, en gobernar mal.
Ahora bien; una corporacion delegada llena
perfectamente estas condiciones. La Administracion delegada tiene siempre sobre la directa la
ventaja de que en todos los casos considera
únicamente sus deberes para con sus gobernados. No atiende á otros intereses que á. los
suyos. Su propia facultad de obtener provecho
de un mal Gobierno, puede ser reducida, como
en la última Constitucion de la Compañía de
las Indias, á algo sumamente insignificante, y
515
es posible preservarla de toda influencia de intereses de clases ó de individuos.
Cuando el Gobierno y el Parlamento de la
madre patria se hallan dirigidos por estas influencias parciales en el ejercicio del poder que
les está reservado, puede abrigarse la seguridad
de que el Cuerpo intermediario se constituirá
en el abogado, y el campeon de la Colonia ante
el tribunal imperial. Además, por la marcha
natural de las cosas, dicho Cuerpo se compondrá principalmente de personas que hayan adquirido un conocimiento profesional de esa parte
importante de los asuntos de su país, que
habrán sido educados en la misma Colonia, y
que habrán hecho de su Administracion la
principal ocupacion de su vida; provistas de estas cualidades, independientes en su empleo de
los accidentes políticos de la madre patria, dichas personas identificaran su honor y su reputacion con su cargo especial, y tendrán un
interés permanente en el buen éxito de su administraion y en la prosperidad del país que
administran.
Bajo este concepto, al ménos, las corporaciones citadas son infinitamente superiores á un individuo del Ministerio, cuyos intereses y pensamientos, todos pertenecen, bajo un
516
régimen representativo, al buen gobierno de
la madre patria.
Cuando la eleccion de los funcionarios que
deben dirigir los asuntos en el territorio de la
Colonia, pertenecen á la corporacion delegada,
no influyen en los nombramientos los compromisos de partido, ni las complacencias parlamentarias. El Cuerpo intermediario no esperimenta la necesidad de recompensar á los adictos, comprar y desarmar á las oposiciones; escapa á estas influencias que sufre un hombre de
Estado ordinario, y que le hacen olvidar su
deber para con los candidatos más capaces.
Preservar en tanto que sea posible los nombramientos de toda influencia perniciosa, es más
importante en esta esfera de la administracion,
que en otra cualquiera. Porqué en otras, si el
funcionario no posee las cualidades requeridas,
tiene sobre sí la opinion general de la comunidad para dirigirle hasta cierto punto en lo que
debe hacer; pero cuando se trata de los administradores de una Colonia cuyo pueblo no es
capaz de ejercer ninguna intervencion, entonces
el valor del Gobierno está íntegro en el funcionario individual, en sus cualidades morales é
intelectuales.
Nunca nos debernos cansar de repetir que en
5!7
un país como la India, todo depende de las cualidades y de las aptitudes personales de los ajentes del Gobierno. Esta verdad es el principio
fundamental de la Administracion india. El dia
en que se llegue á creer que la costumbre, tan
criminal en la misma Inglaterra, de nombrar
para los puestos de confianza á ciertos individuos por meros motivos de conveniencia personal, puede practicarse impunemente en la India;
de ese dia, datarán la declinacion y la caida de
nuestro imperio en el Indostan. Aun suponiendo
intencion sincera de preferir al mejor candidato,
no basta entregarse á la casualidad para
encontrarlo. Es menester organizar un
sistema que forme personas idóneas; esto es lo
que ha hecho hasta el presentenuestro Gobierno en la India; y porque ha obrado así, se ha
sostenido y verificado progresos, constantes ya
que no rápidos, en prosperidad y buena administracion. Hoy se censura este sistema con malevolencia, y se muestra gran ardor en destruirle, corno si preparar y adiestrar á los fu_icionarios del Gobierno para el cumplimiento de
sus deberes, fuese cosa totalmente fuera de razon é inadmisible; algo como una invasion injustificable en los derechos de la ignorancia y
de la inexperiencia.
518
Existe una conspiracion tácita entre los
que quieren traficar con los principales cargos de la India, en provecho de sus parientes y amigos de Inglaterra, y los que estando
ya en la India quieren abandonar su factoría
de índigo ó su bufete de procurador, para administrar justicia á millones de súbditos ó fijar
los impuestos que deben éstos satisfacer al Gobierno; el monopolio del servicio civil, objeto
de tantas invectivas, es idéntico al monopolio
de los cargos judiciales por los abogados; y abolirle, seria lo mismo que abrir las puertas de
Westminster-Hall al primer advenedizo cuyos
amigos asegurasen que de vez en cuando habia echado una mirada sobre Blakhstone.
Si se introdujese la costumbre de enviar
personas de Inglaterra, ó se las alentase á. ir para
tratar de que se les concediesen funciones elevadas sin haberse educado suficientemente, y sin
comenzar por el desempeño de otras más humildes, los empleos más importantes serian pro-.
vistos en parientes ó en aventureros, á quienes
ningun sentimiento profesional ligaria al país ni á.
su cargo, que carecerían de todo aprendizaje
prévio, y que no desearian más que una cosa:
hacer fortuna rápidamente y volver á su casa.
Lo que salva á aquel país es que sus admi-
519
nistradores son enviados á él en su juventud, y
sólo como candidatos destinados á comenzar
por los puestos inferiores de la escala, y á elevarse más á ménos, despues de un lapso de
tiempo conveniente, segun sus aptitudes y conducta. Las faltas del sistema seguido por la
Compañía de las Indias consitian en que si bien
buscaba cuidadosamente sus mejores funcionarios para confiarles los cargos más importantes,
sin embargo, todo individuo que permanecia á
su servicio, podia llegar, por escasa que fuera
su competencia, á los puestos más elevados.
Verdad es que en el mencionado Cuerpo de
funcionarios, los individuos inferiores mismos
eran hombres que habian sido preparados para
el desempeño de su cargo y que lo habian ejercido durante un número de años, mayor ó menor, bajo la autoridad y vigilancia de un superior, sin desmerecer, por lo ménos.
Pero el mal, si bien disminuido por esta razon, no era ménos considerable. Aquel que sólo
fuera apto para desempeñar el empleo de asesor, deberia de ser asesor toda su vida, y sus subalternos debieran pasar por encima de él. A excepcion de este defecto, no reconozco casi
ningun otro en el antiguo sistema de los
nombramientos indios. Este sistema, por otra
parte, ha-
bia sido mejorado por el establecimiento del concurso para la eleccion de los candidatos á los
cargos inferiores, combinacion que recluta talentos y aptitudes de un órden más elevado,
con la ventaja además de que con ella es raro
que haya compromisos personales entre los aspirantes á los empleos y los que han de proveer.
los últimos.
Los funcionarios públicos, educados y preparados por este sistema, debian ser los únicos en
quienes recayeran los nombramientos para los
cargos en la India que exijiesen un conocimiento y
una experiencia especiales: no habria en esto la
menor injusticia. Si, aunque por atencion á las
circunstancias, se dejase abierta una puerta que
condujese á las funciones más elevadas sin pasar
por las más humildes, las personas influyentes
llamarian á ella con tanta insistencia, que seria
imposible cerrarla nunca.. El único nombramiento exento de esta regla, deberia ser el
del Jefe supremo de la Administracion. El virey de la India habria que elegirlo entre todos
los ingleses por sus aptitudes de hombre de Estado. Dotado de estas cualidades, seria capaz de
descubrirlas en los demás, y de utilizar en su
provecho el conocimiento especial y la inteligencia de los asuntos locales que por sí mismo
521
no tendria ocasion ni probabilidades de adquirir.
Hay razones de peso para que el virey no
pertenezca á la Administracion general. Todas
las corporaciones rinden un culto mayor ó menor á prejuicios de clase, de los cuales debe estar
exento el Jefe supremo. Además, hombres que
han pasado toda su vida en Asia, por aptos é
ilustrados que sean, no tienen casi ninguna probabilidad de estar al tanto de las ideas europeas
más progresivas acerca de la política en general, ideas que el Jefe supremo deberá conocer y
armonizar con los frutos de la experiencia de
la India. Por otra parte, perteneciendo el virey á
una clase diferente, no será, impulsado por
ninguna inclinacion personal á hacer malos
nombramientos, sobre todo si á su vez es designado por una autoridad imparcial. Estas garantías existían con rara perfeccion en el Gobierno mixto de la Corona y de la Compañía
de las Indias.
Siendo nombrados de hecho, aunque no lo
fuesen formalmente, por la Corona, los dispensadores supremos de las funciones, (gobernador
general y gobernadores), estos altos empleados
carecerían por regla general de todo lazo personal ó político con los funcionarios locales,
522
mientras que los individuos de la corporacion
delegada, habiendo servido en su mayor parte
en el país, no se hallarian probablemente en el
mismo caso. Debilitaríase esta garantía de
imparcialidad si los funcionarios civiles del
Gobierno, aunque enviados muy jóvenes y
como simples aspirantes, procediesen de la
misma clase que proporciona los vireyes y
gobernadores. El mismo concurso establecido
para el ingreso en la carrera, no seria en tal
caso suficiente garantía: excluiria únicamente la
ignorancia y la incapacidad: obligaria á los
jóvenes de familias aristocráticas á comenzar
su carrera con el mismo grado de instruccion y de talento que los demás: el hijo más
estúpido no seria capaz de entrar al servicio
de la India como entra al de la Iglesia; pero
despues, nada impediria injustas preferencias. En
adelante, los funcionarios no serian todos
igualmente desconocidos para el árbitro de su
suerte: gran número de ellos tendrian personalmente, y mayor número todavia políticamente, lazos estrechos con él. Los individuos
de ciertas familias, y en general los que perteneciesen á las clases más elevadas é influyentes,
desempeñarian con frecuencia cargos superiores á su aptitud ó que otros serian más capaces
523
de llenar. Las mismas influencias que determinan los ascensos en el ejército, obrarian tambien
en este caso, y aquellos, si hay tales portentos
de simplicidad, que creen en la imparcialidad
de los ascensos en el ejército, serian los únicos
que creyeran en la imparcialidad de los ascensos
de los funcionarios de la India. Con el sistema
actual, ninguna medida general podria remediar el mal: ninguna proporcionaria una garantía comparable á la que expontáneamente
producia el mecanismo del doble Gobierno.,
como se le llamaba.
Lo que constituye la excelencia del Gobierno inglés es que nada es c n él fruto de
un designio preconcebido; que todo se ha formado por expedientes sucesivos, y mediante la
aplicacion adecuada, de mecanismos creados en
su origen con un fin diferente. Pero lo que es
una ventaja en el Gobierno de Inglaterra, no
puede estimarse lo mismo respecto del de la India. Como el país de que dependia la existencia
del Gobierno indio no era aquel cuyas necesidades habian engendrado dicho Gobierno, los beneficios prácticos de éste no podían ser apercibidos en Inglaterra por el espíritu público, y hubieran sido necesarios títulos teCricos para tornarlo aceptable. Por desgracia, esto es de lo que
594
precisamente carecia; las teorías ordinarias de
Gobierno, no podian tampoco proporcionarle
dichos principios, debida corno era su existencia á
circunstancias que, en sus rasgos más importantes,
no tenian nada de comun con el carácter peculiar
de las Colonias.
Pero en el Gobierno como en los demás
dominios de la actividad humana, casi todos los
principios que han subsistido han sido sugeridos
por la observacion de algun caso particular en
que las leyes generales de la naturaleza obraban á la par que una combinacion de circunstancias nuevas ó no apercibidas anteriormente.
Las instituciones de la Gran-Bretaña y las
de los Estados-Unidos han tenido el honor de
sugerir la 'mayor parte de las teorías de Gobierno que, despues de diversos ensayos, han
llegado con el tiempo á despertar la vida política en el continente europeo. El destino de la
Compañía de las Indias fué sugerir la verdadera teoría del Gobierno de una Colonia semibárbara por un pueblo civilizado, y enseguida
perecer. Seria cosa singular que, al cabo de algunas generaciones, este resultado especulativo
fuera el único fruto que quedase de nuestra dominacion en la India: y que la posteridad dijese
que habiendo encontrado por casualidad insti-
525
tuciones superiores á las que nuestra sabiduría
hubiera podido darnos, el primer uso que habíamos hecho de nuestra razon ilustrada y consciente, habia sido destruir esas instituciones, dejando escapar todo el bien que iba á realizarse,
por desconocer los principios de que este bien
dependia: Di meliora; pero si Inglaterra y la
civilizacion logran conjurar un destino tan
triste, lo deberán á, concepciones más latas que
la práctica inglesa: ó europea, y á un estudio
profundo de la experiencia india y de las condiciones del Gobierno indio; cosa que no ha sido
tenida en cuenta hasta el presente ni por los
políticos de Inglaterra, ni por los escritores que
surten de opiniones al público inglés.
1
•+
APÉNDICE.
Insertamos á continuacion la Ley electoral
votada por las actuales Córtes, por hallarse inspiradas algunas de las reformas que introduce en
los principios sustentados en este libro, aunque la
aplicacion limitada y parcial que de los mismos
se hace, deba ser considerada más como un
lisongero indicio de futuros adelantamientos,
que como un verdadero progreso:
TÍTULO PRIMERO.
DE LOS DISTRITOS ELECTORALES.
Artículo I.° Los Diputados á Córtes serán nombrados directamente por los electores en las Juntas
Colegios electorales de los distritos en que para este
objeto será distribuido el territorio de la Monarquía,
con arreglo á las disposiciones de esta ley; pero despues de nombrados y admitidos en el Congreso, los
Diputados representan individual y colectivamente á
la Nacion.
Art. 2.° Cuando sean conocidos los resultados
del último censo de la poblacion, una ley especial,
tomando por base el límite máximo que señala
la
,528
Constitucion, fijará la division y demarcacion definitiva de todos los distritos electorales de ,la Monarquía, y de las secciones en que cada uno se ha de
subdividir para las votaciones.
Mientras no se promulgue esta ley definitiva,
continuará rigiendo corno provisional la division de
distritos actualmente establecida, con las modificaciones siguientes:
Primera. La villa de Madrid, con la demarcacion de su jurisdiccion municipal, formará un solo
distrito, que nombrará ocho Diputados.
Segunda. Barcelona, tambien con su radio
mu
nicipal, formará otro distrito, que nombrará cinco
Diputados.
Tercera. De igual modo Sevilla, con todo el territorio comprendido en su actual distrito electoral,
nombrará cuatro Diputados.
Cuarta. Los actuales distritos electorales de Cádiz y San Fernando formarán juntos un solo distrito,
que nombrará tres Diputados.
Quinta. De igual modo los actuales distritos de
Cartagena y Totana formarán uno solo, que nombrará tres Diputados.
Sexta. Al actual distrito de Palma de Mallorca
se agregan los de Inca y Manacor para formar uno
solo, que comprenderá todo el territorio de la isla y
nombrará cinco Diputados.
Sétima. Los distritos actuales de Jerez de la
Frontera, Sanlúcar de Barrameda y Arcos de la
Frontera formarán uno solo, que nombrará tres Diputados.
Octava. Los distritos de Valencia, Málaga y
529
Murcia, con sus actuales demarcaciones,
nombrarán tres Diputados cada uno.
Novena.
Los
tres
distritos
en
que
actualmente está dividida la isla de Tenerife
no formarán más que uno solo, que nombrará tres
Diputados.
Décima. Al distrito de Zaragoza se agrega el
de Borja con su actual demarcacion para
formar uno solo, que nombrará tres Diputados.
Undécima. De igual manera al distrito de
Granada se agrega el de Santafé, y nombrará
tres Diputados.
Duodécima.
Nombrarán
tambien
tres
D i p u t a dos cada uno 'de los nuevos distritos de
Pamplona,
Oviedo,
Tarragona,
Valladolid,
Búrgos, Santander, Coruña, Lugo, Córdoba,
Jaen, Alicante, Almería y Badajoz, cuyos
respectivos
territorios
comprenderán
los
actuales distritos electorales que se les aplican
en el estado siguiente:
Nuevos distritos.
Distritos electorales.
Alicante.. .... Alicante, Elche, Monóvar.
Almería. . Almería, Canjayar, Jergal.
Badajoz . . . Badajoz, Jerez de los Caballeros, Zafra
. Búrgos, Villadiego, Bribiesca.
Búrgos..
Cordoba, Montoro, Pozoblanco.
Córdoba.
Coruña.. .
.Coruña, Carballo, Carral.
Jaen............... Jaen, Alcalá la Real, Andújar.
Lugo, Villalba, Sarria.
Lugo.. .
Oviedo,
Lena, Laviana.
Oviedo..
.
Pamplona,
Oiza, Bazan.
Pamplona.
Santander, Torrelavega, Villacarriedo
Santander.
'Tarragona, Reus, Falset
Tarragona.
Valladolid, Peñafiel, Rioseco
Valladolid.
34
14"
530
Art. 3.° Todos los demás distritos nombrarán
un solo Diputado por cada uno, y así estos como los
comprendidos en el artículo anterior tendrán la denominacion del pueblo de su capital.
Art. 4.° Cada distrito electoral será subdividido en las secciones que sean necesarias para facilitar á
los electores la votacion, procurando que cada una de
estas secciones no comprenda ménos de cien electores, ni más de 50o en los distritos rurales, ó I,000 en
los urbanos. En la misma ley que ha de fijar la division definitiva de los distritos electorales se determinará la subdivision de los mismos en las secciones,
con designacion precisa de las respectivas demarcaciones y de los pueblos ó puntos de capitalidad de
unos y otras.
Art. 5.° Hasta que se promulgue la ley de division y subdivision definitivas de los distritos, á que
se refieren los artículos precedentes, continuarán las
secciones segun se hallen establecidas actualmente.
Art. 6.° Sólo por medio de una ley se podrá
aumentar el número de Diputados que á un distrito
electoral corresponda nombrar cuando el acrecentamiento de su poblacion lo requiera. Tampoco se podrá, sino por medio de una ley, variar la demarcacion y capitalidad de los distritos y de sus secciones.
TÍTULO II.
DE LOS DIPUTADOS.
Art. 7.° Son condiciones indispensables para
ser admitido como Diputado en el Congreso las siguientes:
531
Primera. Reunir las cualidades requeridas en
el art. 29 de la Constitucion en el dia que se verifique
la eleccion en el distrito electoral.
Segunda. Haber sido elegido y proclamado electo
en un distrito electoral ó en el Congreso, con arreglo á
las disposiciones de esta ley y á las del reglamento del
mismo
Tercera. No estar inhabilitado por cualquier
motivo de incapacidad personal para obtener el cargo.
Art. 8.° Están personalmente incapacitados para
ser admitidos como Diputados, aunque hubiesen
sido válidamente elegidos, los que se hallaren en alguno de los casos siguientes:
Primero. Los que por sentencia firme de Tribunal competente hayan sido condenados á las penas, como principales ó accesorias, de inhabilitacion
perpétua absoluta ó especial para derechos políticos ó
cargos públicos, aunque hubiesen sido indultados, á
no haber obtenido ántes de la eleccion rehabilitacion
personal por medio de una ley.
Segundo. Los que por igual sentencia hayan
sido condenados á cualquiera de las penas que el Código penal clasifica como aflictivas, si no hubieran
obtenido legalmente rehabilitacion dos años por lo
menos ántes de la eleccion.
Tercero. Los que habiendo sido condenados por
sentencia firme en causa á cualquiera de las otras penas establecidas por el Código penal no acreditaren
haber cumplido la condena ántes de la presentacion
en el Congreso del acta de su eleccion.
Cuarto. Los que por incapacidad física ó moral ó
por sentencia penal se hallaren en estado de interdiccion civil.
532
Quinto. Los concursados ó quebrados no rehabilitados conforme á la ley, y que no acrediten documentalmente haber cumplido todas sus obligaciones.
Sexto. Los deudores á fondos públicos como segundos contribuyentes.
Sétimo. Los contratistas de obras ó servicios
públicos de cualquiera clase que se costeen con fondos
del Estado ó tengan por objeto la recaudacion de rentas
públicas, y los que de resultas de tales contra-, tas
tengan pendientes contra el Gobierno reclamaciones de
interés propio.
Esta incapacidad será extensiva á los fiadores y
consocios de los contratistas.
Art. 9.° Tambien están incapacitados para ser
admitidos como Diputados, por los votos que hubiesen
obtenido en los distritos respectivos, los que se
hallaren en los casos siguientes:
Primero. Los empleados de Real nombramiento, con relacion á los distritos ó provincias donde
ejercieren su empleo.
Segundo. Los funcionarios de provincia ó de
otras demarcaciones, aunque su nombramiento proceda de eleccion popular, que individual ó colectivamente ejerzan autoridad, mando civil ó militar „ó jurisdiccion de cualquiera clase, con relacion á los distritos sometidos en todo ó en parte á su Autoridad,
mando ó jurisdiccion.
Tercero. Los Ingenieros de Caminos, Montes y
Minas, con relacion á los distritos ó provincias donde
ejercieron sus cargos por comision del Gobierno.
Cuarto. Los que hubiesen presidido la mesa
533
electoral, con relacion á la seccion de su presidencia.
Quinto. Los que se hallaren en el caso 7.° del
art. 8.° por obras ó servicios de cualquiera clase, de
interés provincial ó municipal, con relacion á las
provincias ó distritos interesados en dichas obras ó
servicios.
La incapacidad determinada en el caso I.' de este
artículo no alcanzará á los empleados de la Administracion Central.
La determinada en el caso 2.° se entenderá en
cuanto á las Diputaciones provinciales, limitada á
los Presidentes de las mismas y á los indivíduos que
compongan la Comision permanente respecto á los''
votos de toda la provincia y relativamente á los
Ayuntamientos, á los Alcaldes y Tenientes de Alcalde respecto á los votos del Municipio.
Art. IO. La incapacidad relativa que se estable-,
ce en el artículo anterior subsistirá hasta un año despues de que hubiese cesado por cualquiera causa el
motivo que las produce, á no ser que recaiga en persona que durante este término haya ejercido el cargo de
Diputado á Córtes por el mismo distrito.
Ar t . E n c u a l q ui e r t i e m p o e n q ue un D i p u tado se inhabilitase, despues de admitido en el Congreso, por alguna de las causas enufneradas en el artículo 8.", se declarará su incapacidad y perderá inmediatamente el cargo.
Art. 12. Los que estén ya en posesion del cargo
de Diputado á Córtes no podrán ser admitidos en el
mismo Congreso por virtud de una eleccion parcial
si no lo hubiesen renunciado antes de la convocacion
del distrito para dicha eleccion parcial.
534
Art. 13. El cargo de Diputado á Córtes es gratuito y voluntario, y se podrá renunciar antes y despues de haberlo jurado; pero la renuncia no podrá
ser admitida sin aprobacion prévia del acta de la eleccion por el Congreso.
TÍTULO III.
DE LOS ELECTORES Y DEL CENSO ELECTORAL.
CAPÍTULO PRIMERO.
De los electores.
Art. 14. Sólo tendrán derecho á votar en la
eleccion de Diputados á Córtes los que estuviesen
inscritos como electores en las listas del censo electoral
vigente al tiempo de hacerse la eleccion.
Art. 15. Tendrá derecho á ser inscrito corno
elector en las listas del censo electoral de la seccion
de su respectivo domicilio todo español de edad de
25 años cumplidos, que sea contribuyente dentro ó
fuera del mismo distrito por la cuota mínima para el
Tesoro de 25 pesetas anuales por contribucion territorial, ó 5o por subsidio industrial.
Para adquirir el derecho electoral ha de pagarse
la contribucion territorial con un año de antelacion,
y el subsidio industrial con dos años.
Art. 16. Para computar la contribucion á los
que pretendan el derecho electoral se considerarán
como bienes propios:
535
Primero. Con respecto á los maridos, los de sus
mujeres mientras subsista la sociedad conyugal.
Segundo. Con respecto á los padres, los de hijos de que sean legítimos administradores.
Tercero. Con respecto á los hijos, los suyos propios de que por cualquier concepto sean sus madres
usufructuarias.
Art. 17. Á los sócios de compañías que no sean
anónimas se computará tambien la contribucion que
paguen las mismas compañías, distribuida en proporcion al interés que cada uno tenga en la Sociedad; y
no siendo éste conocido, por iguales partes.
Art. 18. En todo arrendamiento ó aparcería se
imputarán para los efectos de esta ley los dos tercios
de la contribucion al propietario, y el tercio restante al
colono ó colonos.
Art. 19. Tambien tendrán derecho á ser inscritos en las listas como electores, siempre que hayan
cumplido 25 años:
Primero. Los indivíduos de número de las Reales Academia Española, de la Historia, de San Fernando, de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, de
Ciencias Morales y Políticas y de Medicina.
Segundo. Los indivíduos de los Cabildos eclesiásticos, y los Curas párrocos y sus Tenientes ó
Coadjutores.
Tercero. Los empleados activos de todos los ramos de Administracion pública, de las Córtes, de la
Casa Real, de las Diputaciones y Ayuntamientos,
que gocen por lo ménos 2.000 pesetas anuales de
sueldo, y los cesantes y jubilados, sea cualquiera su
haber por este concepto, y los jefes de Administra-
536
don, cesantes, aun cuando no tuvieran haber alguno.
Cuarto. Los Oficiales generales del Ejército y
Armada exentos del servicio, y los Jefes y Oficiales
militares y marinos retirados, con goce de pension
por esta cualidad, ó por la cruz pensionada de San
Fernando, aunque sean de la clase de soldado.
Quinto. Los que llevando dos años de residencia por lo ménos en el término del Municipio justifiquen su capacidad profesional ó académica por Medio
de título oficial.
Sexto. Los pintores ó escultores que hayan obtenido premio de primera ó segunda clase en las Exposiciones nacionales ó internoxionales.
Sétimo. Los Relatores ó Secretarios de Sala y
Escribanos de Cámara de los Tribunales supremos y
superiores, y los Notarios y Procuradores, Escribanos de Juzgados y Agentes colegiados de negocios.
que se hallen en los mismos casos que los del párrafo
quinto.
Octavo. Los Profesores y Maestros de cualquiera enseñanza costeada de fondos públicos.
Noveno. Los Maestros de primera y segunda
enseñanza que tengan título.
Art. 20. No podrán ser electores los que se hallaren en cualquiera de los casos expresados en los
párrafos primero, segundo, tercero, cuarto, quinto y
sexto del art. 8.°
CAPITULO II.
Del modo de adquirir y perder el derecho electoral.
Art. 21. Al tiempo de promulgarse esta ley se
formarán las listas electorales con arreglo á ella, y así
537
formadas constituirán el censo electoral permanente.
Art. 22. Publicadas las listas, el derecho electoral y la consiguiente inscripcion en el censo, solamente podrán obtenerse y perderse por virtud de declaracion judicial hecha á instancia de parte legítima
por los trámites establecidos en esta ley.
Art. 23. Para hacer esta declaracion son competentes, con exclusion de todo fuero, los Jueces de
primera instancia de los partidos judiciales comprendidos en el distrito en cuyas listas haya de hacerse la
inclusion ó la exclusion del elector.
Art. 24. La accion para reclamar la inclusion ó
exclusion de los electores en las listas de cada distrito
será popular entre los electores ya inscritos en ellas,
quienes, lo mismo que los propios interesados, podrán ejercitarla en cualquier tiempo.
Art. 25. En los expedientes judiciales sobre inclusion ó exclusion de electores en las listas será oido
siempre el Ministeio fiscal.
Art. 1 26. No se admitirá ni dará curso á ninguna demanda de inclusion que no se presente acompañada de justificacion documental del derecho que se
pida. Esta justificacion deberá ser comprensiva de las
tres calidades de edad, contribucion ó capacidad y
vecindad en el pueblo respectivo.
Art. 27. Admitida la demanda, mandará el
Juez que se publique la pretension por edictos, que
se fijarán en los sitios acostumbrados del pueblo cabeza de partido, y en los del domicilio de las personas
cuya inscripcion se solicite, y se anunciará en el Boletin oficial de la provincia.
Art. 28. Dentro del término de 20 Bias, conta-
538
dos desde la fecha del Boletín oficial en que se hubiese insertado el anuncio, podrán presentarse en
oposicion á la inclusion los mismos interesados si no
fuesen los demandantes, ó cualquiera elector.
Art. 29. Espirado el término del artículo anterior sin que se haya presentado nadie en oposicion,
se pa sar á el e x pe dient e al Mi ni ster i o fi s ca l,
q ue l o devolverá con su dictámen á lo tres dias.
Art. 30. En el caso del artículo anterior, si el
Ministerio fiscal no se opusiese á la demanda, dictará el
Juez dentro de 24 horas sentencia definitiva razonada
declarando ó negando el derecho electoral solicitado.
Esta sentencia será apelable en ambos efectos; y si no
se apelase, quedará el fallo ejecutoriado sin necesidad
de ninguna declaracion, y se procederá á ejecutarlo
inmediatamente.
Art. 31. Si dentro del término del art. 28 se
presentare alguno oponiéndose á la demanda, ó en el
caso del art. 29 se opusiere el Ministerio fiscal, se
dará inmediatamente copia del escrito de oposicion á
la parte actora, y mandará el Juez convocar á las
partes á juicio verbal, que se celebrará lo más tarde
cinco dias despues de fenecido dicho término, y al
cual podrá asistir con aquellas un hombre bueno ó
defensor con cada una para sostener sus derechos.
Art. 32. De este juicio, que podrá durar hasta
tres dias, y en que podrán admitirse nuevas justificaciones que no sean de testigos, se extenderá la oportuna acta que suscribirán con el Juez las partes ó sus
defensores y el Escribano. Los nuevos documentos
que se presentaren se unirán al expedientes originales ó en testimonio concertado con ellos.
539
Art. 33. Concluido el juicio verbal, y dentro del
siguiente dia, el Juez dictará sentencia, que será
apelable como en el caso del art. 3o.
Art. 34. Cuando hubiere oposicion á la demanda, el Ministerio fiscal solamente será oidor
despues del juicio verbal, para lo cual se le pasarán los autos, que devolverá con dictámen escrito
dentro de tres dias, y la sentencia se dictará en el
inmediato siguiente al de la devolucion del expediente.
Art. 35. Si un elector inscrito en las listas de
un distrito electoral trasladase su vecindad á otro distrito ó á diferente seccion, le bastará para ser inscrito
en las listas del nuevo domicilio acreditar éste documentalmente, y que estaba inscrito en las correspon
dientes á la seccion de su anterior vecindad; pero se
admitirá prueba en contrario si hubiese oposicion de
parte legítima.
Art. 36. Si la demanda fuere de exclusion, deberá acompañarla tambien, para ser admisible, jus.
tificacion documental negativa del concepto por que
figure en las listas el elector, ó afirmativa respecto á
las circunstancias que producen incapacidad con arreglo al art. 20.
Art. 37. Admitida en este caso la demanda, seguirá los trámites que quedan prescritos para las de
inclusion; pero además de la publicacion prevenida
por el art. 28, serán siempre citados personalmente
los electores cuya exclusion se solicite. Esta citacion
se hará por cédula acompañada de copia literal de la
demanda y su documentacion en la forma dispuesta
por los artículos 22 y 228 de la ley de Enjuiciamiento
540
civil, cuya entrega se hará en el domicilio en que el
interesado resulte inscrito en las listas.
Á este ó á cualquiera otro elector que se presente á
sostener su derecho le bastará justificar la calidad ó
circunstancia determinada que en la demanda y en
su comprobacion se le niegue, y sobre este punto resolverá el Juez en su sentencia.
Art. 38. El que haya sido excluido de las listas
del censo electoral por alguna de las causas expresadas en el art. 20, no podrá volver á ser inscrito en la
del mismo ni en las de otro distrito sin que acredite
haber recobrado con posterioridad á su exclusion la
aptitud necesaria para ser elector.
Art. 39. No se podrán acumular en una misma
demanda reclamaciones de inclusion y exclusion.
Art. 4o. Las apelaciones á que se refieren los artículos 3o y 33 se interpondrán dentro del término
de tres dias desde la notificacion de la sentencia, y
serán admitidas de plano, remitiéndose los autos originales á la Audiencia del territorio, con previa citacion de las partes para que comparezcan en el Tribunal dentro del término de 15 dias; la apelacion
podrá interponerse en la misma diligencia de notificacion.
Art. 41. Estas apelaciones se sustanciarán en la
forma y por los trámites prescritos para la de los interdictos posesorios por los artículos 76o y siguientes
de la ley de Enjuiciamiento civil; pero sin formar
apuntamiento, y oyendo ante todo al Ministerio fiscal, á quien al efecto pasarán los autos luego que se
forme el apelante para que emita su dictámen escrito
dentro de tres dias.
541
Art. 42. En la instancia de apelacion podrá
tambien alegarse nulidad de la sentencia apelada por
haberse faltado en la primera á alguno de los 'trámites prescritos en en esta ley; y si el Tribunal estimare
la nulidad, mandará reponer los autos al estado que
tenias cuando se cometió la infraccion, con imposicion de las costas al Juez si apareciese culpable
de la falta.
Art. 43. Contra el fallo definitivo de la Audiencia no se dará recurso alguno.
Art. 44. Todos los térmínos fijados en los artículos que preceden son improrogables, y en ellos no
se contarán los dias en que no puedan tener lugar actuaciones judiciales; pero sí los de las vacaciones de
los Tribunales, que no obstarán al curso y fallo de
estos expedientes.
Art. 45. En ellos podrán las partes ser, representadas por Procurador; pero en este caso, si el Procurador representante no fuere elector en el distrito
ó seccion, deberán ser designadas nominalmente en
el poder las personas cuya inclusion ó exclusion hayan de solicitarse, y no podrá hacerse la demanda
extensiva ,á otras.
Art. 46. Todas las actuaciones de estos expedientes judiciales y el papel que en ellos se use serán
de oficio.
Art. 47. Todas las cuestiones de procedimiento
que no tengan resolucion expresa en los artículos que
preceden, se decidirán por las reglas generales de sustanciacion de la ley de Enjuiciamiento civil.
Art. 48. Ejecutoriada que sea la sentencia definitiva, se dará testimonio literal de ella á las perso-
542
iras interesadas que lo pidan, y sin perjuicio se pasará
desde luego oficialmente otro testimonio igual, para
que conste y tenga efecto el fallo en el registro del
censo electoral, al Gobernador de la provincia, quien
acusará el recibo inmediatamente y dispondrá en su
caso que se haga á su tiempo la inscripcion correspondiente en las listas respectivas.
CAPÍTULO
III.
Formacion y rectificacion anual del censo electoral.
Art. _49. En la Secretaría municipal del pueblo
cabeza de cada distrito electoral se abrirá un libro titulado Registro del censo electoral, dividido en tantas partes cuantas fueren las secciones en que esté dividido el distrito con arreglo á las disposiciones de
esta ley.
Cada una de estas partes del Registro tendrá el
rótulo siguiente: Registro del censo electoral del distrito de .... (el nombre), seccion primera ...... (el nombre), y así sucesivamente, con la numeracion correlativa de todas las secciones.
Art. 5o. En cada una de estas secciones se anotarán por órden alfabético de los apellidos los nombres de todos los electores correspóndientes á la misma, en dos listas separadas que comprenderán: la
primera los electores que lo sean como contribuyentes con arreglo al art. 15; la segunda los electores que
lo sean en concepto de capacidad con arreglo al artículo 19.
543
Cada una de estas listas estará dividida en cuatro
columnas verticales para anotar:
En la primera el nombre y apellidos paterno y
materno del elector.
En la segunda el concepto de su derecho electoral.
En la tercera se determinará el punto donde sea
contribuyente ó adquiera el título profesional académico.
En la cuarta su domicilio dentro de la seccion.
Art. 51. Estas listas constituyen el censo electoral del distrito; y los libros del Registro, como protocolo ó matrícula del mismo, estarán bajo la inmediata
inspeccion de una Comision permanente que se
denominará Comision inspectora del censo electoral,
compuesta del Alcalde, Presidente, y de cuatro electores nombrados por el Ayuntamiento del pueblo cabeza del distrito, los cuales se renovarán por mitad
cada dos años, y serán personalmente responsables
con el Secretario municipal, que lo será tambien de
la Comision, de todas las faltas que se cometieren en
la formalidad y exactitud de los asientos. Cada Concejal solamente podrá nombrar la mitad de los que
hayan de. ser elegidos,
Art. 52. Todo elector que varíe de domicilio
dentro de cada distrito y de cada seccion electorales
lo participará por escrito á la Comision inspectora
del censo, dejando nota de su nueva morada en la Secretaría para los efectos consiguientes en la rectificacion inmediata de las listas.
Art. 53. Las listas del censo electoral así formadas tendrán por cabeza la indicacion del año en que
han de regir, y al pié la rectificacion, que firmarán
544
todos los individuos de la Comision inspectora, con
su Secretario, el clia I.° de Enero de cada año, redactada en los términos siguientes:
«Las listas que preceden comprenden, sin ornision
ni adicion alguna, los nombres de todos los electores
para Diputados á Córtes de este distrito, segun los
datos auténticos remitidos á esta Comision hasta esta
fecha; y de su exactitud certifican los infrascritos.
(Fecha y firma.)»
Art. 54. En cuadernos separados de los libros
del Registro, que se denominarán de alta y baja del
censo electoral, correspondiendo uno á cada seccion,
se anotarán sucesivamente con el órden y clasificacion conveniente los nombres:
Primero. De los electores inscritos en las listas
del censo que hubiesen fallecido, con referencia á los
estados del Registro civil.
Segundo. De los que hubiesen perdido legalmente su domicilio dentro del territorio del distrito,
con referencia á los padrones de la respectiva Municipalidad y á las notas de aviso de los interesados,
si las hubiere.
Tercero. De los que hubieren sido incapacitados
ó mandados excluir de las listas, con referencia á
las ejecutorias procedentes de los Juzgados competentes.
Cuarto. De los nuevos electores mandados inscribir por sentencia judicial, tambien con igual referencia.
Art. 55. El dia I.° de Diciembre de cada año se
publicará por edictos en todos los Ayuntamientos
de cada seccion electoral, y se insertarán en e.1 Bo-
545
letin oficial de la provincia, las anotaciones de alta y
baja del censo que se hubiesen hecho durante el
año, con arreglo al art. 54, para todo el distrito.
Art. 56. Hasta el dia 10 del mismo mes de Diciembre admitirá la Comision inspectora las reclamaciones que se hicieren por cualquier elector inscrito en las listas vigentes, ó por los interesados en
las anotaciones de alta y baja publicadas contra la
exactitud de las mismas, y las resolverá de plano,
con vista de sus antecedentes en la Secretaría, notificando en el acto sus resoluciones á los reclamantes.
Art. 57. Estos podrán hasta el dia 20 del propio mes acudir en queja de las decisiones de la Comision al Juzgado competente, quien resolverá en
definitiva, bajo su responsabilidad personal, sobre
la reclamacion en vista del expediente que aquélla
le remitirá con el recurso, y de sus antecedentes si
los hubiere en el mismo Juzgado; y su resolucion se
hará saber Cambien desde luego á la parte reclamante, y se comunicará con devolucion del expediente á la Comision inspectora para que se ajuste á
ella.
Para conocer de estos recursos serán competentes en primer término los Juzgados de donde procedan las ejecutorias á que se refieran las anotaciones
publicadas; á falta de éste, el del pueblo cabeza del
distrito electoral, y en donde hubiese más de un juzgado, el Decano.
Art. 58. Con arreglo al resultado de las operaciones prevenidas por las disposiciones que preceden, serán rectificadas las listas de electores de cada
distrito; y así rectificadas, se inscribirán en el Re35
546
istro del censo electoral en la forma dispuesta por
B
los artículos 49 y 50.
Art. 59. Dentro de los ocho primeros dias del
mes de Enero de cada año se publicarán impresas, y
se insertarán además por suplemento en el Boletin
oficial de la provincia, las listas del censo electoral de
cada distrito así ultimadas, y se comunicarán á las
secciones de diferente detnarcacion municipal las
copias respectivas certificadas por el Secretario de la
Comision inspectora, con el V.° B.° del Presidente.
Art. 6o. Las listas electorales, así rectificadas y
publicadas, serán definitivas, y regirán hasta la nueva
rectificacion anual.
Art. 61. Las listas ultimadas en Noviembre de
1877 servirán de base para los trabajos de las que han
de formarse tan luego corno esta ley sea sancionada y
publicada.
Estas listas se inscribirán en el libro del censo, y
sobre ellas recaerá la primera rectificacion que habrá de hacerse con arreglo á la presente ley en I.° de
Diciembre próximo.
TÍTULO IV.
PROCEDIMIENTO ELECTORAL.
CAPITULO PRIMERO.
Constitucion de los colegios electorales.
Art. 62. Diez dias por lo ménos ántes del señalado para la eleccion, el Ayuntamiento del pueblo
547
cabeza de cada seccion, anunciará por medio de
edictos, que se publicarán en todos los pueblos de la
misma seccion, la designacion del edificio en que se
ha de constituir el Colegio electoral, convocando á
los electores para que concurran allí á votar. En
los distritos que no comprendan más que un solo
Ayuntamiento, éste hará la designacion y convocatoria indicadas para todas y cada una de las secciones en un solo edicto con igual publicidad. Con la
misma antelacion se expondrán al público las listas
vigentes de los electores de la seccion.
Art. 63. Las votaciones se harán en cada seccion bajo la presidencia del Alcalde del Ayuntamiento cabeza de la misma, asociado del número de
Interventores que corresponda, los cuales serán nombrados directamente por los electores, y constituirán
con el Presidente la mesa electoral.
Cuando un distrito municipal comprenda más
de una seccion electoral, los Tenientes de Alcalde y
Concejales por su órden presidirán las mesas que no
pueda presidir el Alcalde.
Art. 64. La designacion de los Interventores
para cada mesa electoral se hará por escrito en cédulas, que firmaran los electores de las respectivas secciones que quieran suscribirlas, ó por medio de actas
notariales extendidas en papel de oficio y autoriza,
das por Notario del Colegio del mismo territorio.
En cada una de estas cédulas y actas no se podrá proponer para Interventores más que á dos personas; y si resultaren más de dos los designados, sólo
se tendrá por propuestos á los dos primeros.
Tambien se podrá designar en cada cédula ó acta
548
á dos suplentes para reemplazar á los Interventores
en ellas propuestos que por cualquier motivo no pudieran ejercer el cargo. Tanto los interventores como
los suplentes han de ser precisamente electores de la
misma seccion, y saber leer y escribir.
Las cédulas se redactarán con arreglo al siguiente
modelo:
«Seccion de.....
Los que suscriben proponen para Interventores de
la mesa electoral de esta seccion á los electores de la
misma siguientes:
D......
D .....
Tambien proponen para suplentes á
D.....
D....
( Fecha y firmas.)»
A continuacion podrán las personas designadas
para Interventores y suplentes declarar bajo su firma
que aceptan los cargos.
Las actas notariales se extenderán en la forma
ordinaria con arreglo á las leyes, y con la misma especificacion que queda prevenida para las cédulas.
Art. 65. Dos de los electores que suscriban la
propuesta rubricarán en el márgen todas las hojas
de la cédula, y firmarán sobre el pliego cerrado en
que han de presentarla esta manifestacion:
«Seccion de
Respondemos de la autenticidad de las firmas de
la propuesta contenida en este pliego.
( Fecha. )»
Sin esta garantía no será admisible el pliego.
549
Las actas notariales serán tambien presentadas
en pliego cerrado, en cuyo sobre, lo mismo que en el
texto del acta, el Notario que las autorice dará fé de
conocimiento de todos y cada uno de los electores
que en ellas figuren como concurrentes á la propuesta, aunque no la suscriban por no saber escribir, y
será personalmente responsable de la verdad de la
misma propuesta.
Art. 66. El domingo inmediato anterior al señalado para la eleccion, á las once en punto de la mañana, la Comision inspectora del censo electoral se
constituirá en sesion pública, bajo la presidencia sin
voto del Juez á quien corresponda, con arreglo á lo
dispuesto en el art. 98 de esta ley, en el local destinado para la instalacion del Colegio de la cabeza del
distrito; y en el acto, y no ántes, serán recibidos y
depositados sobre la mesa con el debido órden por
secciones los pliegos de las propuestas para Interventores que, segun lo dispuesto en el artículo anterior,
fueren entregados por los electores.
Art. 67. A las doce en punto del mismo dia
anunciará el Presidente que se va á proceder á la
apertura de los pliegos presentados, y tendrá ésta
efecto empezando por los de la cabeza del distrito, y
siguiendo por los de las secciones segun el órden de
su numeracion correlativa. El Presidente abrirá y
leerá los pliegos, y el Secretario escribirá en el acta
lo que de ellos resultare.
Art. 68. Abiertos todos los pliegos de una seccion, los nombres de las firmas que suscriban las
cédulas y los de los electores que figuren como concurrentes en las actas notariales, serán confrontados
550
con los de la lista electoral correspondiente, y no se
tomarán en cuenta para ningun efecto los de las personas que no resultaren inscritos en la misma lista,
ni tampoco los de los electores que aparezcan concurriendo simultáneamente en diferentes propuestas,
en cuyo caso se pasarán despues estas al Tribunal
competente para lo que proceda en justicia. Hecha
esta confrontacion, se consignarán en el acta el número de pliegos abiertos y admitidos, los nombres de
los Interventores y suplentes designados en cada cédula ó acta notarial, y el número de los electores concurrentes á cada propuesta.
Art. 69. Si el número total de los Interventores propuestos en los pliegos presentados y admitidos
para una seccion fuese de cuatro ó de seis con la
aptitud requerida, se tendrán desde luego por nombrados, y serán proclamados en el acto todos los designados. Si dicho número fuese mayor, sólo se tendrán por nombrados, y serán igualmente proclamados, los seis que resulten con más votos en las propuestas, y en caso de empate decidirá la suerte.
Art. 70. Si en el dia y hora señalados en el artículo 66 no se presentase pliego alguno de propuesta
para una seccion, ó el número total de los designados
para Interventores no llegare á cuatro, la Comision
inspectora, asociada de los ya designados, si quisieren, completará dicho número con los suplentes, si
los hubiere, ó nombrará en otro caso libremente á
cualesquiera electores de la misma seccion que reunan las condiciones de aptitud requeridas.
Art. 71. Terminadas estas operaciones, los Interventores proclamados, cuya aceptacion no resul-
551
tare ya en las mismas propuestas, serán llamados
para aceptar en el acto el cargo, obligándose á cumplirlo bien y fielmente, y lo mismo harán los suplentes para en su caso y lugar.
Si no estuviesen presentes, se les comunicará en
el mismo dia su nombramiento, requiriéndoles contestacion, dentro de otros dos dias, de aceptar ó no el
cargo.
Si alguno de los Interventores así nombrados no
aceptare ó resultare destituido de las condiciones de
aptitud requeridas, será reemplazado por el suplente
que corresponda, y á falta de suplentes por cualquiera de los electores de la misma seccion que al efecto
fuese designado por el otro Interventor propuesto en
la propia cédula ó acta que el renunciante é excluido; y si los excluidos ó renunciantes fuesen los dos
nombrados en un mismo pliego, y no hubiese en él
suplentes, la mayoría de los individuos de la Comision inspectora, asociada de los otros Interventores,
si los hubiere, ya proclamados para la propia seccion, nombrará libremente á otros dos electores, á
quienes se comunicará este nombramiento en la forma prevenida.
Art. 72. El cargo de Interventor de las mesas
electorales, despues de aceptado, es obligatorio. Si
ántes del dia de la eleccion se imposibilitare por cualquier accidente imprevisto alguno de los Interventores para ejercer el cargo, será reemplazado en la forma dispuesta en el artículo anterior.
Art. 73. Terminadas todas las operaciones prescritas en los artículos anteriores, se procederá sin levantar mano á redactar el acta, que suscribirán todos
552
los individuos de la Comision inspectora con su Secretario, y en ella se insertarán en su caso las protestas y reclamaciones que se hubiesen hecho por los
electores concurrentes, y las resoluciones que sobre
ellas deberá dictar de plano la misma Comision. Los
autores de las reclamaciones firmarán tambien, si
quisieren, el acta.
El Presidente declarará acto continuo constituidos
los Colegios electorales de todas las secciones del
distrito, y citará á los Interventores nombrados para
la hora en que habrán de empezar las votaciones para
la eleccion, levantando en seguida la sesion, sin permitir que en ella se trate de asunto alguno fuera de
los determinados en estas disposiciones.
Art. 74. El acta original de esta sesion, con los
pliegos y documentos á ella anejos, se archivarán en
la Secretaría de la Comision inspectora del censo
electoral del distrito, y una copia literal certificada
de la misma acta será remitida inmediatamente por
el Presidente á la Secretaría del Congreso de los Diputados.
Art. 75. Al mismo tiempo serán tambien remitidas á los Ayuntamientos de las cabezas de todas
las secciones del distrito certificaciones parciales autorizadas por el Secretario con el Visto Bueno del
Presidente de la Comision inspectora, en las cuales,
con referencia á la misma acta, se designarán los
Interventores nombrados para formar las respectivas mesas electorales.
553
CAPITULO II.
De las votaciones.
Art. 76. En toda convocatoria para eleccion de
Diputados á Córtes, sea ésta general ó parcial, se se.
ñalará siempre un domingo para las votaciones.
Art. 77. La votacion se hará simultáneamente
en todas las secciones del distrito en el domingo designado, comenzando á las ocho en punto de la mañana, y continuando sin interrupcion hasta las cuatro de la tarde, en que se declarará definitivamente
cerrada, y comenzará el recuento de los votos emitidos.
Si por alteracion material y grave del órden público no pudiese tener lugar en alguna seccion el dia
señalado, se verificará al tercero dia, anunciándolo
previamente en todos los pueblos que compongan la
seccion 24 horas ántes de la en que haya de empezar la votacion.
Art. 78. Al efecto se instalará coíi la anticipacion conveniente la mesa electoral de cada seccion
en el local correspondiente.
Si á la hora prefijada no se hubiese presentado
alguno de los Interventores ó su suplente, no será
esta razon para suspender la votacion, la cual comenzará y continuará con los individuos de la mesa
presentes, sin perjuicio de la responsabilidad que incumba á los ausentes que no justificasen causa legítima de su ausencia ántes de levantarse la sesion.
E
l
d
f lt
t d ól
554
te de los Interventores, el Presidente de la mesa
completará su número nombrando libremente los
que fueren necesarios entre los electores que se hallaren presentes.
Art. 79. La votacion será secreta, y se hará en
la forma siguiente:
El elector se acercará á la mesa; y dando su nombre, entregará por su propia mano al Presidente una
papeleta de papel blanco, doblada, en la cual estará
escrito ó impreso el nombre del candidato á quien dé
su voto para Diputado. El Presidente depositará la
papeleta en la urna destinada al efecto despues de
certificarse en caso de duda, por el exámen que harán
los Interventores de las listas del censo electoral, de
que en ella está inscrito el nombre del votante, y dirá
en alta voz: «Fulano (el nombre del elector) vota.»
En todo caso el Presidente tendrá constantemente á
la vista del público la papeleta desde el momento de
la entrega hasta que la deposite en la urna. Dos de
los Interventores anotarán en lista duplicada los
nombres de los electores, numerados por el órden
con que vayan dando los votos.
Art. 80. Cuando sobre la identidad personal del
individuo que se presentare á votar como elector
ocurriese duda por reclamacion que en el acto hiciere
públicamente otro elector negándola, se suspenderá
la admision de su voto hasta que al final de la
votacion decida la mesa lo que corresponda sobre la
reclamacion propuesta.
Art. 81. La mesa, por mayoría de sus indivíduos, decidirá sobre la admision de los votos reclamados que hubiesen quedado en suspenso, segun lo
555
dispuesto en el artículo anterior. En estas reclamaciones será condicion necesaria, para que pueda ser
rechazado el voto de la persona reclamada, que se
presente en el acto prueba suficiente 'de la reclamaclon. En todo caso se mandará pasar al Tribunal
competente el tanto de culpa que resulte para exigir la
responsabilidad criminal en que puedan incurrir, así
el que aparezca usurpador del estado y nombre
ajeno, como el reclamante que hubiese hecho esta i
mputacion falsamente.
. Art. 82. A las cuatro en punto de la tarde anunciará el Presidente en alta voz que se va á cerrar la
votacion, y ya no le permitirá á nadie entrar en el
local.
El Presidente preguntará si alguno de los electo-,
res presentes ha dejado de votar. Se repetirá esta pregunta otra vez con intérvalo de un minuto, admitiéndose los votos que se diesen en el acto; y una vez resueltas las reclamaciones á que se refieren los dos artículos precedentes, si las hubiere, admitiendo los
votos que la mayoría de la mesa decidiere deben ser
admitidos, y en seguida los de los individuos de la
mesa que votarán los últimos, se rubricarán por
los Interventores las listas numeradas de los votantes á
continuacion del último nombre en ellasinscrito.
Art. 83. En seguida declarará el Presidente
(cerrada la votacion,» y se procederá al escrutinio,
leyendo el mismo Presidente en alta voz las papeletas, que extraerá de la urna una por una, y confrontando los Interventores el número de las papeletas
así leidas con el de los electores votantes anotados
en las listas numeradas.
556
Art. 84. En los distritos que no deban elegir
más de un Diputado, cada elector no podrá escribir
en su papeleta más que el nombre de un solo candidato.
En los distritos á que corresponda elegir tres Diputados, cada elector no podrá dar su voto más que
á dos candidatos, pero en una sola papeleta.
En los distritos que deban elegir cuatro ó cinco
Diputados, cada elector sólo podrá dar su voto en la
misma forma á tres candidatos á lo más.
De igual manera sólo podrá cada elector votar en
su papeleta á cuatro candidatos si fueren seis los Diputados correspondientes al distrito; á cinco candidatos si fueren siete los Diputados, y á seis candidatos si fueren ocho los Diputados.
Art. 85. Serán nulas y no se computarán para
efecto alguno las papeletas en blanco, las que no fueren inteligibles y las que no contengan nombres propios de personas.
Cuando alguna papeleta contenga varios nombres en mayor número que el de los candidatos que
deba votar cada elector, sólo valdrá el voto para los
que completen este número por el órden en que estén
escritos en la papeleta, teniéndose por no escritos los
demás.
Si no fuese posible determinar aquel órden, será
nulo el voto en totalidad.
Art, 86. Cuando sobre el contenido de una papeleta leida por el Presidente manifestase duda algun elector, tendrá éste derecho, si lo reclamare, á
que se le permita examinarla en el acto por sí mismo.
Art. 87. Terminado el escrutinio, el Presidente
557
anunciará en alta voz su resultado, especificando,
segun las notas que habrán tomado los Interventores, el número de papeletas leidas, el de los electores que hubiesen votado y el de los votos que hubiese obtenido cada candidato.
Art. 88. En seguida se quemarán á presencia de
los concurrentes las papeletas extraídas de la urna;
pero no serán quemadas las que se especifican en el
art. 85, ni las que hubiesen sido objeto de reclamacion por parte de algun elector, las cuales, unas y
otras, se unirán originales al acta, rubricándolas al
dorso los Interventores, y se archivarán con ella para
tenerlas á disposicion del Congreso en su dia.
Art. 89. Concluidas todas las operaciones anteriores, el Presidente y los Interventores de la mesa
firmarán el acta de la sesion, en la cual se expresará
detalladamente el número de electores que haya en
la seccion, segun las listas del censo electoral, el de
los electores que hubieren votado, y el de los votos
que hubiese obtenido cada candidato; y se consignarán sumariamente las reclamaciones y protestas que
se hubiesen hecho en su caso por los electores sobre
la votacion ó el escrutinio, y las resoluciones motivadas que sobre ellas hubiese adoptado la mayoría
de la mesa, con los votos particulares, si los hubiere,
de la minoría de sus individuos.
Esta acta, con todos los documentos originales á
que en 'ella se haga referencia, y las papeletas de votacion reservadas, segun el artículo anterior, será archivada en la Secretaría de la Comision inspectora del censo electoral del distrito, á cuyo Presidente será remitida al efecto antes de las diez de
558
la mañana del dia siguiente inmediato al de la votacion.
Art. 90. Una copia literal del acta, autorizada
por todos los individuos de la mesa, será entregada el
mismo dia de la votacion en la administracion ó estafeta de Correos más cercana en pliego cerrado y sellado, en cuya cubierta certificarán de su contenido
dos de los Interventores de la mesa con el Visto Bueno
de su Presidente.
El Administrador del correo dará recibo, con expresion del dia y hora en que le fué entregado el pliego,
y lo remitirá inmediatamente certificado á la Secretaría del Congreso.
Art. 91. Antes de disolverse, la mesa electoral
designará uno de sus Interventores para concurrir en
representac ion de la seccion á la Junta de escrutinio
general.
Esta designacion se hará por la mayoría de los individuos de la mesa, y al designado se le dará la credencial correspondiente á su nombramiento, autorizada por el Presidente y dos de los Interventores, y
otra copia literal del acta de la sesion. de votacion.
igual á la remitida al Congreso, á que se refiere el
artículo anterior.
Art. 92. Antes de las diez de la mañana del dia
inmediato siguiente al de la votacion se expondrán
al público, fuera de las puertas del colegio electoral,
copias de las listas numeradas de los electores que
hubieren votado y del resúmen de los votos obtenidos
por los candidatos. Estas copias serán certificadas
por el Presidente y los Interventores de la mesa, y un
dublicado de las mismas será remitido en el
559
propio clia al Gobernador de la provincia, quien mandará publicarlo inmediatamente por suplemento en
el Boletin oficial.
Art. 93. Si alguno de los candidatos que hubiesen obtenidos votos, ó cualquier elector en su nombre, requiriere certificacion de las listas y resúmenes
á que se refiere el artículo anterior, se le dará sin demora por la mesa.
Art. 9 4. El Presidente de la mesa tendrá, dentro del Colegio electoral, autoridad exclusiva para
conservar el órden, asegurar la libertad de los electores y mantener la observancia de esta ley. Las Autoridades locales podrán, sin embargo, asistir tambien y
prestarán dentro y fuera del Colegio al Presidente los
auxilios que éste les pida, y no otros.
Art. 95. Sólo tendrán entrada en los Colegios
electorales los electores del distrito además de las
Atoridades locales, civiles y los auxiliares que el Presidente requiera. El Presidente de la mesa cuidará de
que la entrada del Colegio se conserve siempre libre
y expedita á los electores.
Art. 96. Nadie podrá entrar en el Colegio con
armas, palo ni baston, ni paraguas, á excepcion de los
electores que por impedimento notorio tuvieren necesidad absoluta de apoyo para acercarse á la mesa;
pero éstos no podrán permanecer dentro del local
más que el tiempo puramente necesario para dar su
voto. El elector que infringiere este precepto, y ad
vertido no se sometiere á las órdenes del Presidente,
será expulsado del local y perderá el derecho de votar
en aquella eleccion, sin perjuicio de cualquier otra
responsa bilidad que le incumba. Las Autoridades po-
560
drán, sin embargo, usar dentro del Colegio del baston y
demás insignias de su cargo.
En ningun caso la fuerza de cualquier instituto
militar podrá estar á. la puerta del Colegio electoral, ni
ménos podrá penetrar en este, sino en caso de
perturbacion del órden público y requerida por el
Presidente.
CAPITULO III.
De los escrutinios generales.
Art. 97. El domingo inmediato siguiente al de
la votacion, á las diez en punto de la mañana, se instalará en sesion pública en el pueblo cabeza del distrito electoral la Junta de escrutinio general para verificar el de los votos dados en todas sus secciones. Si
por cualquiera causa imprevista de obstáculo insuperable no pudiera reunirse la Junta en el domingo
designado, lo hará en el dia más .hato que sea
posible, prévio señalamiento que hará el Presidente,
notificándolo á los individuos de la Junta, y anunciándolo con la publicidad conveniente.
Art. 98. Será Presidente de la Junta de escrutinio general el Juez de primera instancia de la capital
del distrito electoral, y donde hubiese más de uno, el
decano. En los distritos que comprenden dentro de
su demarcacion más de una cabeza de partido judicial,
presidirá la Junta de escrutinio, á falta del Juez de la
capital, el más antiguo de los otros Jueces del mismo
distrito.
En ningun caso podrá ser reemplazado el Juez
561
de primera instancia por un Juez municipal, aunque
éste ejerciese accidentalmente su jurisdiccion.
Si en algun distrito electoral no hubiese pueblo
que sea cabeza de partido judicial, estuviere vacante el
cargo de Juez de primera instancia, ó el que lo
desempeñare enfermo ó ausente, el Presidente de la
Audiencia designará uno del territorio de la misma
que presida la Junta de escrutinio; y si no lo hubiere,
un Promotor fiscal.
Art. 99. Compondrán la Junta de escrutinio
general, corno Secretarios escrutadores, con voz y
voto en sus deliberaciones:
Primero. Todos los individuos de la Comision
inspectora del censo electoral del distrito.
Segundo. Uno de los Interventores por cada
una de las mesas electorales de todas las secciones, segun la designacion hecha po,.- las mismas mesas, conforme á lo dispuesto en el art. 91.
Art. Ioo. Cualquiera que sea el número de los
escrutadores presentes á la hora en que se debe instalar la Junta, declarará ésta constituida el Presidente, que en el acto designará cuatro de aquellos
escrutadores para que funcionen como Secretarios de
la misma.
Art. IoI. Uno de éstos, de órden del Presidente, dará ante todo lectura de las disposiciones de esta
ley referentes al acto, y en seguida comemarán las
operaciones del escrutinio, computándose los votos
dados en todas la:; secciones sucesivamente por el órden de su numeracion.
Para esto se pondrán sobre la mesa por el Presidente de la Comision inspectora del censo electoral
562
las actas originales que habrá recibido de las secciones, conforme á lo dispuesto en el art. 75, y el Presidente de la Junta dispondrá que se dé cuenta por
uno de los Secretarios de los resúmenes de cada votacion, tomando los otros Secretarios las anotaciones convenientes para el cómputo total y adjudicacion consiguiente de los votos escrutados.
Art. 102. Á medida que se vayan examinando
las actas de las votaciones de las secciones se podrán
hacer, y se insertarán en el acta de escrutinio, las reclamaciones y protestas á que hubiere lugar sobre la
legalidad de dichas votaciones. Solamente los individuos de la Junta de escrutinio podrán hacer estas reclamaciones y protestas.
Art. I03. La Junta de escrutinio no podrá anular ningun acto ni voto: sus atribuciones se limitarán á verificar sin discusion alguna el recuento de los
votos emitidos en las secciones del distrito, ateniéndose estrictamente á los que resulten admitidos y
computados por las resoluciones de las mesas electorales segun las actas de las respectivas votaciones; y si
sobre este recuento se provocare alguna duda ó
cuestion, se estará á lo que decida la mayoría de los
individuos de la misma Junta.
Art. Io4. Terminado el recuento de votos de
todas. las secciones, se leerá en alta voz por uno de los
Secretarios de la Junta el resúmen general de su
resultado, y el Presidente proclamará eu el acto Diputados electos á los candidatos que aparezcan con
mayor número de votos de los escrutados en todo el
distrito hasta completar el número de los que al mismo distrito corresponda elegir.
563
Art. 105. En caso de empate, el Presidente proclamará Diputados presuntos á los candidatos empatados, reservándose al Congreso la resolucion definitiva que segun las circunstancias del caso corresponda.
r
Art. 106. De todo lo que ocurrie e en la Junta
de escrutinio se extenderá por duplicado acta detallada, que suscribirán todos los indivíduos de la misma Junta que hubiesen asistido á la sesion.
Uno de los ejemplares de esta acta formará con
las de las votaciones de las secciones y los documentos originales anejos á una y otras el expediente
de la eleccion del distrito, que se conservará en la
Secretaría de la Comision inspectora del censo electoral del mismo á disposicion del Congreso.
El otro ejemplar del acta será elevado inmediatamente á la Secretaría del Congreso.
Art. 107. Del acta de escrutinio general se expedirán certificaciones parciales en número igual al de
los Diputados electos ó presuntos proclamados.
Estas certificaciones se limitarán á consignar en
relacion sucinta el resultado de la eleccion con el resúmen del escrutinio general y la proclamacion del
Diputado electo ó presunto, y con indicacion precisa de las protestas ó reclamaciones y sus resoluciones, si las hubiere, ó de no haber habido ninguna en su caso. Estas certificaciones serán directamente remitidas por el Presidente de la Junta á
los candidatos proclamados, á quienes servirán de
credenciales de su eleccion para presentarse en el
Congreso.
Art. 108. Terminadas todas las operaciones de
564
la Junta de escrutinio general, el Presidente la declarará disuelta y concluida la eleccion, y mandará del
volver á donde corresponda todos los documentos á
ella traidos.
Art. 109. Las disposiciones de los artículos 94 y
siguientes son aplicables á las secciones de la Junta
de escrutinio gene.cal.
CAPÍTULO IV.
De las elecciones parciales.
Art. lo. SoEmente por acuerdo del Congreso
se podrá proceder á eleccion parcial de Diputados en
uno ó más distritos por haber quedado vacante su
representacion n las Córtes.
Art. I I I. rara los distritos que con arreglo á esta ley deben elegir tres ó más Diputados, solamente
se entenderá que hay vacante en su representacion
en las Córtes cuando por cualquier causa faltasen
dos por lo ménos de sus Diputados.
En estos casos, si fuesen dos los Diputados que
haya que elegir, no podrá cada el:.-ctor votar más
que á un solo candidato; y si fuesen más, se observará
lo dispuesto en el artículo 84.
Art. 112. El Real decreto convocando á los Colegios electorales de uno ó más distritos para eleccion
parcial de Diputados á Córtes se publicará en la Gaceta de Madrid dentro de ocho días, contados desde
la fecha de la comunicacion del acuerdo del Congreso. En el mismo Real decreto se señalará el dia en
565
que ha de hacerse la eleccion, y no se podrá fijar este
dia ántes de los veinte ni despues de los treinta, contados desde la fecha de la convocatoria.
Art. 113. La eleccion parcial se hará en el dia
señalado por los trámites y en la forma prescritos por
esta ley para las elecciones generales.°
TÍTULO V.
PRESENTACION DE LAS ACTAS Y RECLAMACIONES
ELECTORALES ANTE EL CONGRESO.
ti
Art. 114. El Congreso, en uso de la prerogativa
que le compete por el art. 34 de la Constitucion,
examinará y juzgará de la legalidad de las elecciones
por los trámites que determina su reglamento, y admitirá como Diputados á los que resulten legalmente
elegidos y proclamados en los distritos y con la capacidad personal necesaria para ejercer el cargo.
Art. 115. Tambien serán admitidos y
proclamados Diputados por el Congreso los
candidatos que, sin haberlo sido como electos por
ningun distrito electoral, reclamen su admision
fundados en haber obtenido en diversos distritos, y
en eleccion general, votos en minoría ó empate
respecto á cada distrito que acumulados den un total
de 10,000 por lo ménos. El derecho de ser admitido
Diputado por esta votacion acumulada estará
limitado por las condiciones' siguientes:
Primera. No podrá reclamar este derecho el candidato que ejerciere ó hubiere ejercido en propiedad
566
ó comision cualquier cargo público de Real nombramiento, incluso el de Ministro de la Corona, desde el
dia de la convocatoria hasta el de la eleccion inclusive.
Segunda. No serán acumulables en ningun caso
para los efectos de este artículo los votos obtenidos en
distritos á que corresponda elegir tres ó más Diputados, ni tampoco los que se obtuvieren en elecciones parciales, cualquiera que fuese el número de
unos ú otros.
Tercera. El candidato que pretenda este derecho
ha de presentar su reclamacion en el Congreso en el
término perentorio de 30 dias naturales despues de su
constitucion detinitiva.
Pasado este término, no se admitirá reclamacion
alguna de esta clase.
Cuarta. Para admitir á un Diputado por el derecho que concede este artículo, deberá preceder
siempre la aprobacion por el Congreso de todas
las actas de eleccion de que resulten los votos que
se acumulen, y la aprobacion aeemás especial de
la computacion de los mismos votos acumulados segun el resultado de dichas actas.
Quinta. No podrán ser admitidos por este concepto en cada Congreso más de diez Diputados, haciéndose la proclamacion de los io que resultaren con
mayor número de votos entre los que lo hubieren
solicitado dentro del plazo prefijado.
Art. 116. En los casos de eleccion empatada, si
uno solo de los candidatos empatados tuviese aptitud
legal para ser Diputado, será proclamado y admitido
desde luego una vez aprobada la eleccion.
567
Tambien será admitido desde luego y proclamado
por el Congreso el que resulte legalmente elegido, si
hubiese en el acta protestas que aparezcan justificadas contra la votacion del otro ú otros candidatos
empatados.
A falta de estas diferencias y en igualdad de todas las circunstancias, decidirá la suerse ante el Congreso quién ha de ser proclamado Diputado entre los
candidatos empatados; y si el empate fuere de distrito
á que sólo corresponda elegir un Diputado, se declarará nula la eleccion y vacante el distrito para los
efectos consiguientes.
Art. 117. Los Diputados electos que hubiesen
sido proclamados en las Juntas de escrutinio de los
distritos deberán presentar la credencial de su nombramiento en la Secretaría del Congreso antes de
que termine el primer mes de sesiones de la segunda
legislatura de las Córtes para que fueren elgidos
si la eleccion fnese general. Para los elegidos en
la eleccion parcial, este plazo será el de la duracion
de la legislatura inmediatamente posterior á su eleccion.
Se entenderá que renuncia el cargo de Diputado
electo ó presunto el que no presentáre su credencial
en el Congreso dentro de los términos prefijados; y
se declarará en su consecuencia la vacante despues
de haber resuelto sobre la legalidad de la eleccion lo
que proceda.
Art. 118. Si un mismo individuo resultáre elegido
por dos ó más distritos á la vez, optará por uno de
ellos ante el Congreso dentro de los ocho di as
,iguientes á la aprobacion de la última de sus actas
568
si entónces estuviese ya admitido como Diputado, ó
de 3o dias en otro caso.
A falta de opcion expresa en uno ú otro término,
decidirá la suerte ante el Congreso el distrito que le
corresponda, y se declarará la vacante con respecto á
los demás.
Art. 119. Los electores y los candidatos que hubiesen figurado en una eleccion podrán acudir ante
el Congreso en cualquier tiempo ántes de la aproba cion del acta respectiva con las reclamaciones que
les convengan contra la validez ó el resultado de la
misma eleccion, ó contra la capacidad legal del Diputado electo ántes de que éste haya sido admitido.
Art. 120. Cuando se reclamare ante el Congfe-so contra la validez de una eleccion ó la aptitud legal
del Diputado electo ántes de que éste hubiese presentado su credencial, señalará el Congreso un término para su presentacion; y pasado el plazo sin
efecto, se acordará lo que corresponda segun las
pruebas del acta y de las reclamaciones. El término
que en estos casos se señalare para la presentacion de
la credencial del Diputado electo empezará á correr
desde el dia de la sesion pública del Congreso en que
se hubiese acordado, sin necesidad de notificacion aiguna personal.
Art. 121. Cuando para poder apreciar y juzgar de la legalidad de una eleccion reclamada ante
el Congreso se estimare necesario practicar algunas
investigaciones en la localidad de la misma eleccion,
el Presidente de la Cámara dará y comunicará directamente las órdenes á la Autoridad judicial del
territorio á quien tenga por conveniente dar comi-
569
sion al efecto, y la Autoridad comisionada se entenderá con el mismo Presidente en el desempeño de su
encargo sin necesidad de intervencion del Gobierno.
Art. 122. Despues de aprobada por el Congreso
una eleccion y de admitido el Diputado electo por
ella, no se podrá admitir reclamacion alguna, ni volver á tratar sobre la validez de la misma eleccion, ni
tampoco sobre la aptitud legal del Diputado, á no ser
por causa posterior á su admision.
TÍTULO VI.
DE LA SANCION PENAL.
CAPITULO PRIMERO.
De las falsedades.
Art. 123. Toda alteracion ú omision intencionada en los libros, registros, actas, certificaciones,
testimonios ó documentos de cualquier género que
sirvan para el ejercicio de los derechos electorales, y
realizada para impedir ó dificultar su práctica y- variar ú oscurecer la verdad de sus resultados, constituye el delito de falsedad en materia electoral, y será
castigado con las penas de prision mayor y multa de
cien á cinco mil pesetas.
Art. 124. Serán reos del delito de falsedad en
materia electoral, además de aquellos que cometan
actos que los Tribunales consideren comprendidos en
la anterior definicion:
570
Primero. Los funcionarios ó particulares que
con el fin de dar ó quitar el derecho electoral alteren
las listas, los asientos del libro de censo y sus modificaciones, ó certifiquen inexactamente sobre bienes,
títulos ó cualidades en que se funde el derecho ó la
incapacidad electoral, y los interesados ó sus representantes que con iguales fines falten á sabiendas á
la verdad en sus actos, peticiones y declaraciones.
Segundo. Los Presidentes de las Comisiones
inspectoras que habiendo recibido los avisos para
anotar las variaciones en las casillas del censo de su
distrito dejaran intencionadamente de anotarlas.
Tercero. Los Alcaldes ó individuos de la Comision inspectora del censo que no publicaren oportunamente los edictos designando los edificios en que se
haya de verificar la eleccion, ó cometieren maliciosamente en la designacion errores manifiestos.
Cuarto. Los que alteraren las firmas ó sellos, ó
verificaren cualquiera modificacion ó manejo fraudulento en las propuestas de Interventores, apertura
de sus pliegos, actas de su contenido, designacion de
suplentes y demás operaciones relativas á la constitucion del Colegio electoral.
Quinto. Los Presidentes y Secretarios de la Comision inspectora que maliciosamente dejaren de remitir á la Secretaría del Congreso y á las secciones
las actas de constitucion de los Colegios y las de escrutinio.
Sexto. Los Presidentes de mesa ó funcionarios
ó particulares que maliciosamente alteraran los dias
y horas de la eleccion, ó indujeran á error á los electores por cualquier medio sobre esos extremos.
571
Sétimo. Los que aplicaran indebidamente votos
á favor de un candidato, ó le privaran de ellos, así
para el cargo de Diputado corno para cualquiera otro
que se menciona en esta ley.
Octavo. Los que por cualquier procedimiento
directo ó indirecto procuren atacar el secreto de la
eleccion con el fin de influir en su resultado.
Noveno. Los Presidentes y Secretarios que cambien ó alteren la papeleta que el elector les entregue,
9 la oculten á la vista del público ántes de depositarla en la urna.
Décimo. Los Presidentes, Interventores ó Secretarios que cometieran error malicioso en la anotacion de las listas de los electores que depositen su
voto en las urnas, y los indivíduos de las mesas que
suscitaran dudas, maliciosamente tarnbien, sobre la
identidad de la persona del elector ó sus derechos,
dificultándole ó impidiéndole su ejecucion.
Undécimo. Los Presidentes, Interventores y Secretarios que en la extraccion de papeletas de la urna, recuento de ellas, lectura y computacion de los
votos emitidos cometieran alguna inexactitud de hecho ó alguna infraccion de las prescripciones contenidas en los capítulos .°, 2.° y 3.° del título 4.0, siempre que aparezca la intencion de alterar por esos medios el resultado de las operaciones, ó de dificultar la
comprobacion de los procedimientos electorales.
Duodécimo. Los que siendo electores voten dos
ó más veces, bien con nombre ajeno, ó bien por cualquiera otro medio fraudulento.
572
CAPÍTULO II.
De las coacciones.
Art. 125. Todo acto, omision ó manifestacion,
así de funcionarios públicos corno de particulares,
que tenga por objeto cohibir ó ejercer presion sobre
los electores para que usen de su derecho ó le abandonen contra el impulso libre de su voluntad, constituye delito de coaccion electoral, siempre que á juicio y
conciencia del Tribunal que de él haya de entender
concurra al ménos una de las dos circunstancias
siguientes:
Primera. Que el acto, omision ó manifestacion
sean contrarios á la ley ó reglamento.
Segunda. Que el acto, omision ó manifestacion,
aunque sean lícitos en sí mismos, se hayan realizado
con el objeto principal y determinante de cohibir el
ejercicio de los derechos electorales, de suerte que de
no existir ese fin en el actor no lo hubiera ejecutado.
Art. 126. El delito de coaccion electoral se castigará con la pena de prision correccional y multa de
cien á cinco mil pesetas é inhabilitacion temporal.
Art. 127. Cometen delito de coaccion electoral, aunque no conste ni aparezca la intencion de
ejercer presion sobre los electores:
Primero. Las autoridades civiles, militares ó
eclesiásticas que, dirigiéndose á los electores que de
ellos dependan de una manera personal y directa, les
573
to á un candidato; y los que haciendo uso de medios ó de agentes oficiales, y autorizándose con timbres, sellos ó membretes que puedan tener ese carácter, recomienden ó reprueben candidaturas determinadas.
Segundo. Los funcionarios públicos que promuevan expedientes gubernativos de denuncias, multas, atrasos de cuentas, Propios, montes, Pósitos ó
cualquiera otro ramo de la Administracion desde la
convotaria hasta que se haya terminado la eleccion.
Tercero. Los funcionarios, desde Ministro de la
Corona inclusive, que hagan nombramientos, separaciones, traslaciones ó suspensiones de empleados,
agentes ó dependientes de cualquier ramo de la Administracion, ya correpondan al Estado, á la Provincia ó al Municipio, en el período desde la convocatoria hasta despues de terminada la eleccion, siempre que tales actos no estén fundados en causa legítima, y afecten de alguna mallera á la Seccion, Colegio, Distrito, Partido judicial ó Provincia donde la
eleccion se verifique.
La causa de la separacion, traslacion ó suspension
se expresará precisamente en la órden; y omitida
esa formalidad, se considera.:á realizada sin causa. Se
exceptúan de este las órdenes relativas á los
Gobernadores civiles de las provincias y á los Jefes
mffitares.
Cuarto. Los que valiéndose de persona reputada como criminal solicitaren por su conducto
á alguri elector para obtener su voto en favor ó en
contra de candidato determinado y el que se prestare
á hacer la intimacion.
574
Quinto. Los que por medio de soborno intenten adquirir votos en favor de un candidato; los
electores que reciban dinero, dádivas ó remuneraciones de cualquier clase; y los que directa ó indirectamente excitaren á la embriaguez á los electores
en los dias en que hayan de hacer uso de sus derechos.
Sexto. Los funcionarios públicos que hagan salir de su domicilio ó permanecer fuera de él, aunque
sea con motivo de servicio público, á un elector contra su voluntad en el dia de la eleccion, é le impidan
con cualquier otro pretexto el ejercicio de su derecho electoral.
Sétimo. El que detuviera á otro privándole de
su libertad el dia de la eleccion ó cualquiera otro de
los en que se verifique alguno de los actos preparatorios de ella.
Octavo. Los que turbaren el órden, profirieren
gritos ó impidieran la libre circulacion, con cualquier pretexto que sea, d entro de los Colegios ó á sus
alrededores á una distancia de ménos de quinientos
metros,
CAPÍTULO III.
De las infracciones de la ley electoral.
Art. 128. Toda falta en el cumplimiento de las
obligaciones y formalidades que esta ley prescribe á
los empleados públicos, Presidentes, Secretarios é
Interventores de las mesas, individuos de la Comision del censo y demas personas á quienes se confie
575
alguna funcion relacionada con el ejercicio del derecho electoral, que no llegue á constituir delitos de
los enumerados en los artículos anteriores, será castigada con la pena de arresto y multa de cincuenta á
cinco mil pesetas.
Art. 129. Se entiende que cometen tambien
falta contra el ejercicio del derecho electoral:
Primero. Los que se nieguen á facilitar á los
candidatos ó electores que los representen certificacion del número de votantes en cada seccion ó Colegio y del resultado del escrutinio, ó que dilaten el
expedirla más de 24 horas.
Segundo. Los Presidentes, Secretarios ó Interventores que despues de haber aceptado su cargo lo
abandonen ó se nieguen á firmar las actas ó acuerdos
de la mayoría.
Tercero. Los que negasen la admision de los
reDursos y protestas que se formulen, cualquiera que
sea su índole, ó dejasen de proveer al que presente
alguna de esas reclamaciones del oportuno recibo de
ella, ó se sesistiesen á insertar en el acta todas las
dudas, reclamaciones y protestas- motivadas, ya se
hayan hecho de palabra ó por escrito.
Cuarto. Los que penetren en un Colegio, seccion ó Junta electoral con armas, palos ó bastones,
aun cuando sean militares. En todo caso deberán ser
expulsados del local en el acto, y perderán el de votar en aquella eleccion.
Quinto. El que sin ser elector entre en un Colegio, seccion ó Junta electoral y no salga de estos
sitios tan luego como se lo prevenga el Presidente.
576
TÍTULO VII.
DISPOSICIONES GENERALES.
Art. I30. Para los efectos asta ley, se reputarán funcionarios públicos, no sólo los de nombramiento del Gobierno, sino tambien los Alcaldes, Tenientes de Alcalde, Concejales, Presidentes de mesa,
Secretarios, Interventores, miembros de la Comision
inspectora del censo, y cualquiera otro que desempeñe na cargo público ó comision oficial relacionada
con las elecciones.
Art. 131. La accion para acusar por los delitos
y faltas previstos en esta ley es popular, y podrá
ejercitarse basta do meses despues de disueltas las
Córtes á que correspondiera la eleccion en que se
hubiesen cometido.
Art. 132. Cuando el Congreso acuerde pasar
el tanto de cul na sobre una eleccion, los Jueces y
Promotores procederán á la formwion de la oportuna causa de oficio.
Art. 133. Las querellas y denuncias que se entablen por delitos ó faltas 3letorale3 se ajustarán en
su tramitacion á lo dispuesto en la ley de Enjuiciamiento criminal.
Se actuarán los procedimientos en papel de oficio,
y se admitirán todos los recursos sin depósito; pero á
reserva de reintegrar el papel y satisfacer las costas
por los que resulten condenados en la sentencia
ejecutoria.
577
Art. 134. No se necesitará autorizacion para
procesar á ningun funcionario por delitos ó faltas
electorales.
Art. 135. Las causas en que por sentencia firme se exima de responsabilidad por obediencia debida, se remitirán necesariamente al Tribunal que corresponda para proceder contra el que hubiese sido
debidamente obedecido; y si éste hubiese sido Ministro, la remision se hará al Congreso de los Diputados
para lo que corresponda con arreglo á las leyes.
Art. 136. Cuando dentro de un Colegio ó Junta
electoral se cometiese algun delito, el Presidente
mandará detener y pondrá á los presuntos reos á disposicion de la Autoridad judicial.
Art. 137. Los delitos no comprendidos expresamente en las disposiciones de esta ley se castigarán
con arreglo á lo dispuesto en el Código penal y leyes
de Enjuiciamiento criminal.
Art. 138. No se dará curso por el Ministerio de
Gracia y Justicia, ni se informará por las Audiencias
ni por el Consejo de Estado, solicitud alguna de indulto en causa por delitos electores, sin que conste
préviamente que los solicitantes han cumplido por lo
ménos la tercera parte del tiempo de su condena en
las penas personales, y satisfecho la totalidad de las
pecuniarias y las costas.
Las Autoridades y los individuos de corporacion de
cualquier órden ó jerarquía que infringieren esta
disposicion, dando lugar á que se ponga á la resolu cion de S. M. la solicitud de gracia sin estar cumplida
la condicion prévia requerida, incurrirán en la responsabilidad establecida por el art. 369 del Código penal.
37
578
TÍ TU L O VIII.
DISPOSICIONES ESPECIALES PARA LA APLICACION
DE LA LEY EN LAS PROVINCIAS DE LA ISLA DE CUBA
Y EN LA DE PUERTO-RICO.
Art. 139. Para los efectos del art. 2.° de esta
ley, en la isla de Cuba sólo se computará la poblacion
libre.
Mientras no se promulgue la ley definitiva á que el
citado artículo se refiere, queda el Gobierno autorizado para hacer la division de distritos y la subdivision de éstos en secciones sobre bases análogas á la
que esta ley establece para la Península.
Art. 141. La subdivision de los distritos en secciones, de que trata el art. 4.°, se hará en las provincias de Cuba y Puerto-Rico de manera que cada una
de estas secciones no comprendan ménos de cien
electores ni exceda del máximum fijado en la ley.
Art. 141. Están incapacitados para ser admitidos como Diputados, además de los que designa el
art. 8.°, los que habiéndose hallado sujetos á servidumbre en la isla de Cuba no lleven por lo ménos
diez años de ser libertos y exentos de patronato.
Art. 142 . La cuota de contribuCion á que se refiere
el art. 15, será en las provincias de Cuba y PuertoRico de ciento veinticinco pesetas anuales por impuesto territorial ó urbano, ó por subsidio industrial
ó de comercio.
Art. 143. No podrán ser electores en la isla de
Cuba los comprendidos en el art. 20, y los que ha-
579
biendo estado sujetos á servidumbre no lleven por lo
ménos tres años de ser libertos y exentos de patronato.
Art. 144. La justificacion de que tratan los artículos 26 y 36 en los casos de los art, 141 y 143, se
hará por medio de certificado de la respectiva Junta
de libertos, ó del centro en que estuvieran registrados
por el Gobierno.
Art. 145. Las listas ultimadas en la isla de Cuba á consecuencia de lo dispuesto en el decreto de 9
de Junio próximo pasado, servirán de base para los
efectos del art. 61.
Art. 146. Los plazos para el señalamiento del
dia de la eleccion parcial de Diputados á Córtes en
Cuba y Puerto-Rico, fijados por el art. 112, se contarán desde la publicacion del decreto de convocatoria
en las Gacetas oficiales de las respectivas islas. El
ministerio de Ultramar comunicará por telégrama
dicho decreto.
Art. 147. Todas las disposiciones de esta ley, no
modificadas por los artículos del título presente, se
entenderán aplicadas á las islas de Cuba y PuertoRico.
Disposicion final.
Art. 148. Desde la promulgacion de esta ley
quedan derogadas todas las leyes y disposiciones anteriores en cuanto se refieran á la eleccion de Diputados á Córtes.
Artículos transitorios.
Primero. Mientras que en las Provincias Vascongadas y Navarra no paguen pór cuotas individua-
580
les las contribuciones territorial é industrial, tendrán
derecho á ser electores como contribuyentes los varones mayores de 25 años que acrediten tener un capital de dos mil cuatrocientas pesetas en inmuebles,
cultivo ó ganadería, ó cuatro mil ochocientas en industria, comercio, profesion ú oficio. Para los electores que deban serlo con arreglo al art. 19, serán aplicables en aquellas provincias los preceptos de esta
ley.
Segundo. Si esta ley no estuviese publicada el
dia 20 de Noviembre próximo, los plazos á que se refieren los artículos 56, 57 y 59 empezarán á correr
quince dias despues de su publicacion en la Ga-
ceta.
Por tanto:
Mandamos á todos los Tribunales, Justicias, Jefes,
Gobernadores y demás Autoridades, así civiles como
militares y eclesiásticas, de cualquier clase y dignidad, que guarden y hagan guardar, cumplir y ejecutar la presente ley en todas sus partes.
Dado en Palacio á veintiocho de Diciembre de
mil ochocientos setenta y ocho.—YO EL REY.—E1
Ministro de la Gobernacion, Francisco Romero y
Robledo.
r
851
INDICE
Páginas.
PREFACIO ..................................................
CAPÍTULO I. Hasta qué punto son asunto
de eleccion las formas de gobierno. .
7
CAP. II. . . . . Del criterio de una buena forma
de gobierno. ........................................ 29
CAP. III. . . . El ideal de la mejor forma de gobierno
es el gobierno representativo...................
.............................................................67
CAP. IV. . . . En qué condiciones especia les
es inaplicable el sistema representativo.
101. .................................................... 101
CAP. V.. . . . De las funciones propias de
los Cuerpos representativos. . . . 123
CAP. VI. . . . De las enfermedades y peligros á que está expuesto el gobierno
representativo. .................................. 155
CAP. VII.. . . De la democracia falsa y de
la verdadera; de la representacion
de todos y de la representacion tan
solo de la mayoría. . .
187
CAP. VIII. . . De la extension del sufragio. 235
CAP. IX. . . . De si debe de haber dos grados de eleccion .................................. 291
CAP. X.. . . . De la manera de votar. . .............. 305
CAP. XI. . . . De la duracion de los Parlamentos............................................... 339
582
CAP. XII.. . . Del mandato imperativo. • 345
CAP. XIII. . . De una segunda Cámara. ! 367
CAP. XIV. . . De lo ejecutivo en un gobierno representativo .............................. 373
CAP. XV.. . . De los cuerpos representatitivos locales....................................... 417
CAP. XVI. . . De la nacionalidad en sus relaciones
con el gobierno representativo .......... 447
CAP. XVII.. . De los gobiernos representativos federales. . . .
..
. 493
CAP. XVIII. . Del gobierno de las colonias en un Estado libre ..................... 485
APÉNDICE.. Ley electoral de España de
1878. ................................................ 528
BIBLIOTECA CIENTÍFICO-LITERARIA.
OBRAS PUBLICADAS.
Flores de Invierno.—Cuentos, Leyendas y Costumbres populares, artículos, por Federico de Castro, Ex-Rector y Catedrático de
la Universidad de Sevilla.—Un torno, 14 rs.
La primera parte de este precioso libro contiene
los siguientes Cuentos: El Enigma de Arinzanes.— El
Mendig-o Opulento.—La Codicia. Cuento popular.—
El Anteojo del Príncipe.—El Anillo de la Condesa.—El
Príncipe Hermoso.—La Esclava Per fecta.—El Niño y
el Rosal.—Las tres Damas imperiosas—y El Talisman
de las feas. La segunda parte expone las Leyendas y
Costumbres populares siguientes: La Torre de las
Arcas. Tradicion popular. --La Maya.—litegos
populares cómicos.—La Flor-del Agua. Leyenda. La
Tercera Parte contiene los siguientes Artículos:
Analogías—El Vestido—La Casa. Fragmento.
Todas estas composiciones admiran tanto por la
belleza y gallardía de la forma como por el pensamiento moral y filosófico que desarrollan dramáticamente.
El Arte Cristiano en España, por E.
D. Passavant, Director del Museo de Francfort, traducido del Aleman y anotado por Claudio Boutelou, Ex-Director y Catedratico de la
Escuela de Bellas Artes de Sevilla.—Un tomo,
1 4 rs.
El señor Passavant trata en este libro de la Arquitectura, Escultura y Pintura españolas hasta el
año de 1852, sin olvidar las miniaturas, y en un órden
cronológico rigoroso, en vista de los monumentos
que estudió en la visita que hizo á nuestro país en
esa misma fecha. Por estas cualidades este libro es
indispensable á. toda persona culta que desee poseer
alguna instruccion acerca de las Bellas Artes en
nuestro país; pues en él se traza con claridad, inteligencia y copia de datos el hermoso cuadro de la
marcha del arte pátrio, notando los caractéres propios que constituyen nuestra originalidad, y señalando la presencia en España, ya del arte del Norte, ya
del Italiano. Realzan el mérito de este libro las notas
que le ha puesto el traductor, unas para aclarar ó
rectificar el texto, otras para dar noticia de varios
monumentos importantes que emite el autor, y todas
tomadas de buena fuente, ó en vista de las obras que
se citan. Completa el asunto un apéndice del traductor, en que se dá noticia del notabilísimo progreso
en las Bellas Artes realizado en España desde el año
1852 hasta hoy, sin olvidar los nombres de los artistas que más se han distinguido durante este período.
Filosofía de la Muerte.—Estudio hecho sobre manuscritos de D. Julian Sanz del
R i o, p or M a n u e l S a l e s y F e r r é . — U n t o m o,
1 4rs.
Este libro, precedido de una introduccion en que se
expone el análisis de la conciencia, contiene dos
partes, divididas ambas en secciones. Las secciones
de la primera parte son : primera, Estudio de la muerte
en la conciencia; segunda, Estudio de la muerte en sí;
tercera, De la supervivencia; cuarta, De la muerte de
las partes en el hombre. La Segunda parte titulada, La
Comunion de los vivos con los muertos, indaga el
fundamento de nuestro sentimiento de comunion con
los muertos, y lo que hemos de hacer para que
nuestra comunicacion con los muertos sea verdadera y
bienhechora. Como se vé, trata este libro todas las
cuestiones comprendidas en el pavoroso problema
de la muerte, y las resuelve á la luz de la Filosofía,
señalando
los
límites
eternos
de
nuestro
conocimiento en lo que á la otra vida se refiere.
La Pintura en el siglo XIX,
por Clau-
dio Boutelou, Ex-Director y Catedrático de la
Escuela de Bellas Artes de Sevilla.—Un tomo, 14rs.
«Llamar la atencion de todos, dice el autor de
este libro, para que se fijen en los progresos alcanzados en nuestro siglo, á fin de que la pintura entre de
nuevo con mayor vigor en una senda noble y distino-uich condicion esencial de la manifestacion de la
9
belleza, es el objeto que nos guia al escribir el presente libro. Despues de consagrar algunas páginas á
expresar nuestras ideas respecto al Arte en general y á
la Pintura en particular, nos ocupamos en la pri-
mera seccion en trazar la marcha de esta última desde
fines del siglo XVIII hasta la época presente, destinando las otras dos á tornar nota de los medios empleados en el siglo XIX, en bien de sus progresos, y á
reseñar su estado actual en cada uno de los géneros
que comprende, cuidando de indicar las tendencias
que se descubren.»
Historia de los Musulmanes Españoles hasta la conquista de Andalucía
por los Almoravides (711-1110), por R.
Dozy, traducida y anotada por Federico de
Castro, Ex-Catedrático de Historia de España en
la Universidad de Sevilla.-4 tornos, 64 rs.
Esta obra, que ahora se traduce al Castellano por
primera vez, há tiempo que goza entre nosotros de
grande y merecida celebridad. Fruto de un trabajo
de veinte años, durante los que su autor ha consultado todos los manuscritos que se conservan en Europa relativos á la historia de los árabes, es de aquellas que están llamadas á formar época en este género
de estudios; hoy es considerada justamente como la
mejor, y lo será siempre corno una de las clásicas en
esta materia.
Historia de la Geografía y de los
descubrimientos geográficos, por Vivien
de Saint-Martin, traducida y anotada por Manuel Sales y Ferré, Catedrático de Geografía
Histórica en la Universidad de Sevilla.—Con
mapas intercalados en el texto, 2 tomos, 40 rs.
Este libro que expone el curso y desarrollo del
conocimiento geográfico desde los tiempos más remotos hasta nuestros dias, sin omitir ninguna obra ni
descubrimiento importantes, además de ser el único
que se ha escrito de este asunto, tiene el mérito de
instruir y deleitar á la vez, por su exposicion
ordenada y bella, por la proporcion de sus dimensiones y por abarcar toda la materia. Publicado en
Francia el año 1873, el traductor lo ha continuado
hasta nuestros dias, narrando, entre otros, los importantísimos viajes de Nachtigal, de Cameron y de
Stanley al interior de África; los de Warburton y
de Forrest al interior de Australia; el de Payer y
Weyprecht encima de Nueva Zembla, y el del inglés
Nares á la region polar por el estrecho de Smith.
Estudios políticos y sociales ,
por
H e r be r t S p e n c e r , t r a d uc i d o s de l i n g l é s por
Cláudio Boutelou.---Un tomo, 14 rs.
Este libro de Herbert Spencer, uno de los más
grandes pensadores de nuestra época, es la introduccion al vasto monumento filosófico que ha levantado
para sintetizar el conjunto de la ciencia filosófica fundada en las ideas modernas. El autor estudia la Ley y
Causa del Progreso; examina el estado actual de la
legislacion en todos los pueblos modernos; expone
un orgarriismo Social conforme á los principios de la
ciencia, y termina por un estu de las Maneras y
de las Modas, proponiendr, los medios de corregirlas.
Corno en todos sus librc,(5(aduce el autor en éste tal
riqueza de hechos y de observaciones en comprobacion de sus ideas, que proporcionan vasta instruccion
al lector, á la vez que le dan la prueba de los principios que se sustentan.
Libro de Agricultura,
por el árabe
Abu-Zacaria, seguido del Catecismo de Agricultura
por
Víctor
Van-Den-Broeck
y
de
las
Conferencias agrícolas sobre los Abonos químicos por M. Georges Ville, dos tomos, 32 rs.
Este libro es una verdadera enciclopedia, que
ofrece al agricultor español todos los conocimientos
que necesita para la labranza. Por una parte, el tratado de Abu-Zacaría le enseña lo que ha sido hasta
aquí la agricultura pátria; por otra, el Catecismo de
Broeck y las Conferencias de Ville le presentan los
últimos adelantos que ha hecho la agricultura á la
luz de la ciencias naturales. Le precede, además, una
Introduccion escrita por el Ingeniero Sr. Boutelou,
en que se traza á grandes rasgos la historia de la
agricultura española desde la dominacion romana
hasta nuestros dias.
Investigaciones acerca de la Historia y Literatura de España durante la
Edad Media, por R. Dozy, traducidas de la
segunda edicion y anotadas por D. Antonio
Machado y Alvarez.—Dos tomos, 32 rs.
Esta preciosa é inestimable obra, necesaria para
todo el que se proponga hacer un estudio profundo
de nuestra historia en los siglos médios, contiene los
siguientes puntos: Estudio sobre la conquista de España ibor los árabes.—Indagaciones acerca de la,
historia del reino de Asturias y Leon.—Ensayo so-
bre los Toayibidas, los Beni-Hachim de Zaragoza y
los Beni-Somadih de Almería.—Poema de AbuIshac de Elvira contra los judíos de Granada.—Observaciones geog-ráficas sobre algunas antiguas localidades de Andalucía y expedicion á ésta de Alfonso I
el Batallador.—El Cid segun los nuevos documentos.—Extractos del Siradj al-llíoluc (Manual
para el uso de los príncipes) y Los normandos en España.
OBRAS QIIE SE PUBLICARAN A CONTINUACION,
El Sol, por el P. Secchi.
El Cristianismo y la Revolucion francesa, por Edgar Quinet.
Compendio razonado de Prehistoria y
Origen de la Civilizacion, por Manuel
Sales y Ferré.,,
Notas sobre la edición digital
Esta edición digital es una reproducción textual facsimilar del original
perteneciente al fondo bibliográfico de la Biblioteca de la Facultad de Derecho de la
Universidad de Sevilla. Debido a la suciedad y mal estado de la tipografía, el texto
puede contener errores. Las erratas originales se conservan tal como aparecen.
Puede consultar más obras históricas digitalizadas en nuestra Biblioteca
Digital Jurídica.
Puede solicitar en préstamo una versión en CD-ROM de esta obra. Consulte
disponibilidad en nuestro catálogo Fama .
Nota de copyright :
Usted es libre de copiar, distribuir y comunicar públicamente la obra bajo las
siguientes condiciones :
1. Debe reconocer y citar al autor original.
2. No puede utilizar esta obra para fines comerciales.
3. Al reutilizar o distribuir la obra, tiene que dejar bien claro los términos de
la licencia de esta obra.
Universidad de Sevilla. Biblioteca de la
Facultad de Derecho. Servicio de
Información Bibliográfica. [email protected]
Fly UP