...

Charles Stanley – Como Escuchar La Voz de Dios

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Charles Stanley – Como Escuchar La Voz de Dios
;
OMO
R5CUCHAR
LAVOZ
DE DIOS
Charles Stanley
j1
GRUPO NELSON
Una división de Thomas Nelson Publishers
Desde 1798
NASHVILLE
DALLAS
MÉXICO DF.
Río DE JANEIRO
BEI]ING
CONTENIDO
I
11
¿Habla Dios todav(a?
5
Propósito de Dios al comunicarse
17
EX LIBRIS ELTROPICAL 7 JUL 08
III
Cómo logra Dios atraer nuestra atención
© 1994 EDITORIAL CARIBE
IV
Cómo reconocer la voz de Dios
V
Factores que determinan la forma
en que Dios se comunica
59
27
45
P.O. Box 141000
NashvilIe, TN 37214-1000
Título en inglés: Haw to Listen to Cad
©1985 by Charles
5tanley
Publicado por Thomas Nelson, Inc.
ISBN: 0-88113-131-8
ISBN 978-0-88 I 13- I31-4
Traducido por David R. Powell
Reservados todos los derechos.
Prohibida la reproducción total
o parcial de esta obra sin
la debida autorización
de los editores.
E-mail: [email protected]
Impreso en EE.UU.
Printed in U.5.A.
22 a Impresión, 11 /2007
www.caribebetania.com
VI
VII
VIII
¿Escuchamos a Dios?
71
Sentados en la presencia del Señor
Nuestra actitud mental ante lo espiritual
IX
Impedimentos para escuchar
X
Escuchar y obedecer
XI
83
119
Una vida que escucha...
una vida equilibrada
131
109
99
CAPÍTULO 1
¿Habla Dios todavía?
El Salmo 81 es un triste relato acerca de un pueblo que se
negaba a escuchar a Dios. El misericordioso corazón del
Padre, con sus numerosos intentos de lograr la atención y la
devoción de Israel, y el persistente rechazo por parte de ellos,
se ponen de manifiesto en los versículos 8 al 14:
Oye, pueblo mío, y te amonestaré.
Israel, si me oyeres,
No habrá en ti dios ajeno,
Ni te inclinarás a dios extraño.
Yo soy Jehová tu Dios,
Que te hice subir de la tierra de
Egipto;
Abre tu boca, y yo la llenaré.
Pero mi pueblo no oyó mi voz,
E Israel no me quiso a mí.
Los dejé, por tanto, a la dureza de
su corazón;
Caminaron en sus propios consejos.
¡Oh, si me hubiera oído mi pueblo,
Si en mis caminos hubiera andado
Israel!
En un momento habría yo derribado
a sus enemigos,
y vuelto mi mano contra sus
adversarios.
5
6
Cómo escuchar la voz de Dios
Casi podernos escuchar el latido del corazón de Dios cuando
implora ante la nación de Israel, diciendo: «Les ruego que me
escuchen. Les ruego que oigan mi voz». Cada uno de nosotros,
también, debería preguntar: «Señor, ¿me has estado tratando de
decir algo que necesito desesperadamente? ¿Me estás exhortando a escuchar tu voz?» Me pregunto, ¿cuántas veces Dios
nos ha hablado cuando no estábamos escuchando? ¿Cuántas
veces habrá tenido Dios algo específico que necesitábamos oír
pero hemos estado demasiado atareados para atenderle?
Durante mi ministerio hubo una época cuando estaba
demasiado ocupado trabajando en la obra del Señor corno
para escuchar Su voz. Predicaba seis veces por semana,
preparaba dos programas para la televisión y viajaba por
todo el país; estaba escribiendo un libro y pastoreando una
iglesia grande; dirigía a todo su personal así corno también
un ministerio radiofónico, entre otras obligaciones diarias.
Corno resultado de toda esa actividad fui a parar al hospital
por una semana y quedé fuera de circulación durante tres
meses. Cuando pienso en esa época, me doy cuenta que Dios
estaba tratando de atraer mi atención por medio de mi cuerpo, pero yo no escuchaba. Finalmente, llegó el momento en
que ya no pude seguir adelante.
Creo que una de las lecciones más valiosas que jamás podremos aprender es cómo escuchar a Dios. En medio de nuestra
vida tan compleja y ajetreada no hay nada más urgente, nada
más necesario, nada más provechoso que escuchar lo que Dios
tiene que decirnos. Además, la Biblia es muy explícita y Dios
nos habla con tanto poder hoy corno en los días cuando fue
escrita. Su voz espera ser escuchada y, cuando la escucharnos,
nos vernos lanzados a la aventura más grandiosa y más emocionante que podamos imaginar.
Por qué habla Dios hoy
Quizá nos preguntemos: «¿Por qué Dios querría hablarnos
hoy? ¿Acaso no ha dicho suficiente desde Génesis hasta
Apocalipsis?» Hay varias razones convincentes que explican
por qué Dios todavía tiene abiertas sus líneas de comunicación con su pueblo.
¿Habla Dios todavía?
7
La primera y principal es que Dios nos ama tanto como amaba
a su pueblo en los días del Antiguo y Nuevo Testamentos. Desea
tener comunión con nosotros tanto corno deseaba tenerla
con ellos. Si nuestra relación con Él es unidireccional, y no
hay comunicación ni diálogo entre nosotros y el Señor
Jesucristo, poca comunión puede haber. La comunión es
nula cuando sólo una persona habla y la otra se limita a
escuchar. Dios nos habla todavía porque quiere desarrollar
una relación de amor que consista en una conversación
entre dos personas.
La segunda razón que explica por qué Dios todavía habla hoyes
que necesitamos su dirección clara y concreta para nuestra vida, así
como la requerían Josué, Moisés, Jacob o Noé. Corno hijos suyos
necesitarnos sus consejos para tornar decisiones efectivas. Ya
que Él quiere que hagamos elecciones acertadas, sigue siendo
responsable de proporcionarnos la información correcta, y
esto ocurre cuando nos habla.
Una tercera razón por la cual Dios todavía habla hoy en día es
que Él sabe que necesitamos consuelo y certidumbre tanto como los
creyentes de la antigüedad. Nosotros también tenernos experiencias corno la del Mar Rojo, cuando estarnos entre la
espada y la pared y no sabernos qué camino seguir. Tenernos
fracasos corno los tuvieron Josué y el pueblo de Israel en Hai.
Cuando sufrimos derrotas de esta clase, Dios conoce nuestra
necesidad de certidumbre y confianza.
Pienso que la razón más importante por la que Dios todavía habla
en el día de hoy es que quiere que lo conozcamos. Si dejara de hablar,
dudo que jamás podríamos descubrir cómo es Dios realmente.
Si la prioridad de todos nuestros objetivos es conocer a Dios,
entonces tiene que haber algo más que un camino en una sola
dirección. Más bien tiene que haber una línea de comunicación
en la que Él nos hab}e y nosotros escuchemos, o en la que
hablemos nosotros y El nos escuche.
Cómo hablaba Dios en los días del Antiguo y del
Nuevo Testamentos
Si Dios todavía habla, ¿cómo lo hace? Podernos descubrir
sus métodos repasando las diversas formas en las que se
revelaba en los días del Antiguo y del Nuevo Testamentos.
8
Cómo escuchar la voz de Dios
Primero, hablaba mediante revelaciones directas. Mediante su
Espíritu hablaba al espíritu de hombres como Abraham,
aquel que un día oyó que Dios le decía directamente que
abandonara la tierra en la cual vivía y se dirigiera a una tierra
que Dios le mostraría:
Pero Jehová había dicho a Abram:
Vete de tu tierra y de tu parentela,
y de la casa de tu padre,
a la tierra que te mostraré.
y haré de ti una nación grande,
y te bendeciré,
y engrandeceré tu nombre,
y serás bendición.
Bendeciré a los que te bendijeren,
ya los que te maldijeren maldeciré;
y serán benditas en ti
todas las familias de la tierra (Génesis 12.1-3).
Segundo, la Biblia dice que Dios hablaba por medio de sueños. Un
buen ejemplo es, sin duda, el caso de las experiencias de Daniel,
a quien Dios reveló su plan para el mundo en una serie de
sueños. Mediante visiones Daniel vio los imperios que vendrían. De esta manera Dios le dio a Daniel una tremenda
perspectiva de los acontecimientos mundiales futuros que están todavía hoy en proceso de cumplimiento.
Este es un asunto, empero, en el cual debemos ser extremadamente cautelosos. La Biblia jamás nos dice que busquemos en sueños el conocimiento de la mente de Dios. Por
ejemplo, recuerdo que un sábado por la noche soñé que en el
culto dominical matutino de la iglesia no había nadie, excepto
yo. ¡Si me hubiese dejado llevar por ese sueño probablemente
me hubiera quedado en casa para seguir durmiendo!
Tampoco se nos insta jamás en la Palabra de Dios a procurar conocer el pensamiento de Dios mediante visiones. Un
amigo mío volvía a su casa después de un viaje de negocios,
cuando vio desde el avión que el reflejo del sol en las nubes
proyectaba la forma de una cruz. Interpretó esa visión en el
sentido de que era salvo. Lamentablemente, esa visión no
tiene nada que ver con la confesión, el arrepentimiento o la
¿Habla Dios todavía?
9
aceptación del Señor Jesucristo tal como las Escrituras explican la salvación.
La única vez en que Dios ha usado una visión o un sueño
para hablarme personalmente fue después de haber pasado
varias semanas ayunando y procurando conocer la voluntad
del Señor. Había estado sintiéndome inquieto en mi espíritu
y sabía que Dios quería decirme algo pero no sabía qué
exactamente. Luego, una noche, en mi desesperación, clamé
a Dios pidiéndole que me revelara su propósito. Dios respondió con rapidez y sin rodeos: «Te voy a trasladar». Yo le
pregunté: «¿Cuándo?» Inmediatamente pasó como un rayo
por mi mente la palabra septiembre, y súbitamente mi preocupación se desvaneció. La ansiedad desapareció de mi espíritu. Ya no tenía que seguir orando por ese asunto. Ese mes
de septiembre me mudé de Florida a Atlanta. Dios se reveló,
no porque haya estado buscando tener una visión ~ un
sueño, sino porque estaba tratando de entender lo que El se
proponía. Fue una visión, sin e~bargo, y algo que Dios
utilizó para convencerme de que El estaba involucrado en la
cuestión.
Tercero, Dios hablaba por medio de sus palabras escritas,
como cuando entregó a Moisés los Diez Mandamientos y
luego usó la Ley para comunicarse con su pueblo. Dios
también hablaba audiblemente en los días de la Biblia. Saulo
de Tarso estaba en camino a Damasco persiguiendo a los
creyentes de aquella ciudad. Dice la Biblia que «cayendo en
tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me
persigues?» (Hechos 9.4).
Cuarto, Dios hablaba por medio de sus profetas. Estos exelamaban: «Así dice Jehová», y el pueblo obedecía porque sabía que
eran mensajes enviados directamente por Dios.
Quinto, Dios hablaba por medio de las circunstancias. Todos
conocemos la historia de cómo Dios se reveló a Gedeón. Dios
quería que él condujera a la nación de Israel a la guerra contra
el enemigo. Dado que tenía un poco de temor, Gedeón decidió probar con un vellón. La verdad es que lo intentó dos
veces. Una mañana pidió que el vellón apareciera empapado
pero rodeado de hierba seca, y, a la mañana siguiente pidió
que apareciera seco, como pólvora, pero rodeado de hierba
10
Cómo escuchar la voz de Dios
húmeda. En su misericordia Dios se acercó a Gedeón y le
proporcionó la seguridad y la confianza que necesitaba.
Sexto, Dios hablaba por medio de ángeles. Por ejemplo, cuando
comunicó a María ya José el nacimiento de Jesucristo mediante una proclamación angelical.
Séptimo, con frecuencia Dios hablaba por medio del Espíritu
Santo. Recordará el lector que en la vida de Pablo, cuando
estaba de viaje hacia Asia, Dios le habló por medio del
Espíritu Santo prohibiéndole que se encaminara hacia allí:
«Atravesando Frigia y la provincia de Galacia, les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia; y cuando
llegaron a Misia, intentaron ir a Bitinia, pero el Espíritu no se
lo permitió» (Hechos 16.6,7).
Cómo habla Dios hoy
Aunque nos maravillan los métodos empleados por Dios
para hablar con su pueblo en otras épocas, nuestro espíritu
anhela entablar comunicación directa y significativa con Él
en la .hora presente. Queremos proclamar, junto con los
samantanos que respondieron a la mujer alIado del pozo en
Juan 4.42, que «ya no creemos solamente por tu dicho, porque nosotros mismos hemos oído, y sabemos que verdaderamente este es el Salvador del mundo, el Cristo».
Po?emos dar gracias pprque Dios sigue procurando comUnIcarse con nosotros. El se vale de cuatro métodos principales para revelarse al creyente de nuestros días.
La Palabra de Dios
El método principal de que se vale el Señor para hablar con
nosotros en el día de ~oy es su Palabra. Ya tenemos la revelación
completa de Dios. El no necesita agregar algo más a este libro.
La revelación de Dios es la verdad expuesta de Dios por Dios
acerca de sí mismo. Es la inspiración del Espíritu Santo
c~n~rolando las mentes de los hombres que escribieron las
pagmas que conforman la Biblia. Ella es el soplo de Dios a
aquellos hombres a fin de que conocieran la verdad.
Sí, la forma más segura en que podemos saber que estamos
escuchando a Dios es a través de su Palabra. Cuando enfrentamos dificultades y sufrimientos, en lugar de buscar el
¿Habla Dios todavía?
11
consejo de este o aquel, debemos acudir primero a las Escrituras.
La Palabra de Dios fue escrita a las personas mencionadas
en las Escrituras. Isaías escribió para el pueblo de Judá, Pablo
escribió a los corintios; pero las Escrituras también fueron
escritas para nosotros. La Biblia es el manual de instrucciones
para su pueblo.
El Señor habló a Josué y le dijo:
Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de
hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te
mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para
que seas prosperado en todas las cosas que emprendas.
Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que
de día y de noche meditarás en él, para que guardes y
hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque
entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien
(Josué 1.7,8).
El libro de la Ley constituía la guía de Josué, su manual de
instrucciones para vivir piadosamente. Eso es la Biblia para
nosotros hoy.
¿Cómo funciona esto en forma práctica para los creyentes
del siglo veinte? Cuando oramos y buscamos orientación en
relación con alguna decisión a tomar, deberíamos pedirle a
Dios que nos hable por medio de su Palabra y que nos dé
algún consejo para aclarar la dirección a seguir. Al meditar
en la Palabra, teniendo en mente nuestra petición o la decisión que tenemos que tomar, con frecuencia Dios nos guía a
la lectura de algún incidente en las Escrituras, un pasaje o
incluso un solo versículo, que guarda relación con lo que nos
preocupa. Puede ser algo que tiene que ver específicamente
con nuestra propia experiencia o con el principio que rige la
decisión que tenemos que tomar.
En otras ocasiones Dios nos encamina hacia la fuente; al
mismo pasaje vez tras vez. No se trata de que elijamos volver
a leer el mismo pasaje repetidas veces, sino que de algún
modo parecería que seguimos abriendo la Biblia en el mismo
lugar. En cierta ocasión, cuando buscaba la orientación del
Señor acerca de una decisión que debía tomar, todas las
12
Cómo escuchar la voz de Dios
mañanas, durante unas tres semanas, invariablemente acudía sin pensarlo a la lectura de Isaías 6. Ya había entrado en
la tercera semana cuando noté que estaba adoptando u~a
actitud de rebeldía hacia el Señor con respecto a lo que El
quería que hiciera. De algún modo, insistió y no me dejó
escapar sin leer repetidas veces las palabras del versículo 8:
«Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y
quién irá por nosotros? Entonces respondí: heme aquí, envíame
a mí~~. Cuando por fin le dije sí al Señor, Isaías 6 dejó de ocupar
un lugar prominente en mi meditación matutina.
Por medio de su Palabra el Señor nos orienta, nos desafía,
nos advierte, nos consuela, nos da seguridad. He llegado a la
conclusión de que una de las experiencias más provechosas de
mi vida cristiana consiste en verme frel}te a un desafío y meditar
acerca de la Palabra hasta que sé que El me ha hablado.
El Espíritu Santo
Un segundo método empleado por Dios para hablarnos hoy en
día es por medio del Espíritu Santo. En efecto, la forma principal
empleada por Jesús para expresarse en el Nuevo Testamento
fue a través del Espíritu Santo. Hoy Dios sigue hablando a
nuestro espíritu por medio de su propio Espíritu, que ahora
vive, mora y permanece en nosotros.
Si andamos en el Espíritu diariamente, entregados a su
poder, tenemos el derecho de esperar que oiremos todo lo
necesario de parte de Dios. El Espíritu Santo, que vive
dentro de nosotros y nos habla, debería ser quien moldea
el estilo de vida natural, normal de los creyentes. Podemos
reclamar su presencia, dirección y orientación.
Hace algunos años nuestra iglesia se encontraba en proceso
de comprar una propiedad. Yo estaba realmente empeñado en
buscar al Señor. Teníamos que ver al dueño de la propiedad,
y la mañana cuando nos íbamos a encontrar con él yo estaba
leyendo las Escrituras cuando mis ojos se posaron sobre el
siguiente versículo en particular:
Oh Dios, santo es tu camino;
¿Qué Dios es grande como nuestro Dios?
Tú eres el Dios que hace maravillas;
Hiciste notorio en los pueblos tu poder (Salmo 77.13,14).
¿Habla Dios todavía?
13
Pues bien, ya no necesitaba oír otra cosa. En el curso de la
conversación con el propietario este preguntó: «¿Cuánto
están dispuestos a pagar por la propiedad?» El Espíritu de
Dios me habló inmediatamente y me dijo: «No respondas esa
pregunta».
De manera que no contesté. Me quedé callado. El hombre
siguió hablando. Yo no abrí la boca. Finalmente dijo: «¿Qué
les parece este precio?», y mencionó una cantidad. Era un
monto justo y decidí aceptar. El Espíritu de Dios me habló
muy clara y concretamente dándome la orientación que necesitaba en ese momento. Tengo la impresión de que el
resultado agradó a Dios y sirvió para que su obrar fuese
efectivo. Creo que la Palabra dE; Dios y el Espíritu Santo son
los dos modos principales que El emplea para hablar con los
creyentes en la actualidad. Cuando digo que el Espíritu Santo
«habla» no quiero decir que lo haga audiblemente. Más bien
graba su voluntad en mi espíritu o en mi mente, y lo oigo en
mi ser interior. Si bien no es audible, la comunicación resulta,
no obstante, precisa y concreta.
Otras personas
Un tercer modo de que se vale Dios para hablarnos es a través de
otras personas. Esto me resultó muy claro durante una prolongada enfermedad.
Un domingo enfermé seriamente y tuve que ingresar al
hospital. Los dos primeros días no pude hacer otra cosa que
dormir. Al tercer día, mi esposa fue a visitarme y comenzamos a hablar, porque Dios me había dado a entender que
debía volver al comienzo mismo de mi vida a fin de revisarla
hasta el momento en el cual me encontraba. Comprendí que
tenía algo que mostrarme y necesitaba que mi esposa me
ayudara a verlo.
Hablamos todas las tardes, el resto de esa semana, la
siguiente y también toda la tercera semana. Durante ese
tiempo ella escribía y escuchaba. Hacia el final de la tercera
semana mi esposa revisó la montaña de papel donde había
anotado las conversaciones y dijo: «Creo que Dios me ha
mostrado cuál es el problema». Cuando me lo dijo, por
primera vez vi claro el problema de mi vida. Dios me habló
14
Cómo escuchar la voz de Dios
a través de mi esposa y me mostró algo que tuvo como
resultado los cambios más dramáticos de mi ministerio. Si no
hubiese escuchado hubiera dejado pasar una bendición extraordinaria.
La verdad es que las personas a las que más deberíamos
escuchar son aquellas con las cuales vivimos todos los días.
Esas personas que nos aman más, que oran más que nadie
por nosotros, son con frecuencia los instrumentos que Dios
utiliza para revelarse ante nosotros. Puedo mencionar a varias personas que, en una conversación pasajera, han dicho
algo que ha modificado el curso de mi vida en alguna medida. Nada más que una simple palabra al pasar, nada más que
una palabra aquí o allí de parte de alguien que está muy cerca
de nosotros (o en raras ocasiones incluso de un conocido
casual), puede tener consecuencias dramáticas.
Es por ello que debemos que tener sumo cuidado con lo
que decimos. Si tenemos en cuenta que podemos ser usados
como portavoces de Dios seguramente analizaremos con
sobriedad nuestros diálogos con otros. Es posible que Dios
tenga un mensaje para quien nos oye y que nos haya elegido
a nosotros para transmitirlo; y si hablamos sobre el tiempo o
sobre un partido de fútbol podemos estorbar la transmisión
del mensaje. Así que, deberíamos procurar estar alerta,
sensibles y disponibles para ser vehículos de la voz de
Dios.
Las circunstancias
Una cuarta forma en que Dios nos habla es a través de las
circunstancias. Creo firmemente que esas semanas en el hospital fueron provistas por Dios a fin de que pudiese oír lo que
El me estaba diciendo. Las circunstancias pueden adoptar
muchas formas diferentes. A veces pueden ser un fracaso.
Otras veces algún éxito. Otras, un desengaño. A veces es una
tragedia, pero Dios usa todas las circunstancias en la vida
para hablamos.
Cuando estaba como pastor en el oeste norteamericano le
testifiqué a un hombre en particular durante varios meses,
pero no parecía interesarle. Una tarde, un policía conocido
me llamó y me pidió que lo acompañara a una casa donde
¿Habla Dios todavía?
15
había habido algún problema. Cuando llegamos la reconocí.
Era la residencia del individuo al cual había hablado del
mensaje de Cristo varias veces. Al ir acercándonos a la casa,
el policía me preparó para lo que veríamos, diciéndome: «No
le va a gustar lo que va a ver pero necesito que me ayude».
Adentro había un muchacho de doce años de edad tirado en
el suelo en medio de un charco de sangre. Había conseguido
una escopeta calibre doce y, colocándola a la altura del
corazón, la había disparado valiéndose de una percha; de
este modo se había dado muerte. Dejó una nota para sus
padres que decía: «Queridos mamá y papá, los quiero. No sé
si iré al cielo o al infierno. Me vaya matar y lo sabré». Estaba
presente cuando el padre entró en la casa. Cuando le dijimos
lo que había pasado su primera reacción fue: «¡Dios mío!»
Dos semanas después acudió a nuestra iglesia y puso su
confianza en Cristo como su Salvador personal; pero le había
costado la vida de su hijo.
De modo que hoy Dios nos habla de cuatro maneras,
principalmente. Primero, por medio de su Palabra; segundo, por
medio del Espíritu Santo; tercero, por medio de otras personas
piadosas; y cuarto, por medio de las circunstancias. Ahora que
reconocemos que Dios todavía participa activamente en la
comunicación de su mensaje a los creyentes en la actualidad, debemos esforzamos por oír atentamente. Cuando
Dios habla (y lo hace), toda persona debería escuchar.
Como 10 declaró David en el Salmo 85.8: «Escucharé lo que
hablará Jehová Dios».
CAPÍTULO II - - - - - - - - - - - - -
Propósito de Dios
al comunicarse
Dios nunca dice nada a menos que sea importante y digno
de ser recordado. No se dedica a chismear. No hace aclaraciones de ninguna clase sobre sus observaciones. Va directamente al grano. Tiene algo que decir y lo dice en forma
precisa y concisa.
Dios habla claramente porque tiene en mente objetivos
específicos. De este modo resulta para nosotros un gran
beneficio saber qué es lo que se propone cuando nos habla.
Durante mi ministerio he visto que Sus propósitos al comunicarse parecen girar en tomo a tres áreas principales.
Comprender la verdad
Cuando Dios nos ha1?la su primer objetivo consiste en que
comprendamos la verdad. El desea que entendamos plenamente lo que dice. Si la única lengua que hablamos es el castellano, no se va a comunicar en hebreo, ruso o chino. Cuando a
veces la voz de Dios parece poco clara no es porque a Él le
falte claridad; se debe a que generalmente hay algo en nuestra vida que nos impide oír su voz. Dios ha dado a todos los
creyentes una persona divina que vive dentro de nosotros
para ayudamos a recibir y entender la verdad. Él dijo en
17
18
Cómo escuchar la voz de Dios
1 Corintios 2.9 por medio de Pablo: «Cosas que ojo no vio, ni
oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que
Dios ha preparado para los que le aman». A primera vista
esto parecería incomprensible. Luego Pablo explica al agregar el versículo 10: «Pero Dios nos las reveló a nosotros por
el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo
profundo de Dios».
Así, entonces, todos los creyentes tienen dentro de sí al
Espíritu Santo, quien conoce perfectamente el pensamiento
de Dios y quien recibe y comunica a nuestro espíritu la
verdad que Dios quiere que escuchemos. Si bien nacimos con
una inclinación a alejarnos de Dios, en el momento en que
recibirnos a Cristo corno nuestro Salvador el Espíritu Santo
entró para enseñarnos la verdad acerca de quién es Dios.
Pablo afirmó esto claramente cuando declaró en 1 Corintios 2.12 que «nosotros no hemos recibido el espíritu del
mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que
sepamos lo que Dios nos ha concedido». La palabra griega
para «saber» es oído, lo que significa «plenitud de conocimiento». La persona que no tiene al Espíritu Santo no puede
entender las cosas espirituales de la vida debido a una naturaleza caída (véase 1 Corintios 2.14). Entregado a una vida egoísta, el incrédulo es absolutamente incapaz de entender las cosas
de Dios.
En mi opinión, Dios tiene tres aspectos principales que
quiere que comprendamos. En primer lugar, bajo el encabezamiento de la verdad, quiere que conozcamos la verdad acerca de Él
mismo. No solamente quiere que hablemos sino que nos
agarremos de su majestad, su santidad, su poder, su amor,
su gracia y su gozo. Cuando comenzarnos a entender estas
tremendas verdades acerca de la persona de Dios nuestra
vida se enriquece, se capacita y se llena de energía.
La vida del apóstol Pablo se caracterizó por experimentar
una tribulación tras otra; fue apedreado, apaleado; sufrió un
naufragio; fue calumniado, rechazado, encarcelado y en general tratado con mucha injusticia. No obstante, en medio de
un estilo de vida que pocos describirían corno alentador,
Pablo escribió que su objetivo final en la vida consistía en
«conocer a Dios». Y por cierto que logró lo que buscaba.
Propósito de Dios al comunicarse
19
Incluso hoy, casi dos mil años después, ¿podernos pensar en
alguien que haya conocido una vida más rica?
La vida de Pablo se enriqueció con el conocimiento de
Dios. Conoció a Jesús corno el Libertador que lo sacó de la
cárcel en Filipos, corno el Consolador en sus prisiones y corno
el Perdonador de su vergonzoso pasado; corno el Sanador en
la isla de Malta y corno su Guía en sus viajes misioneros.
Pablo entendía la verdad del carácter de la persona de Jesucristo y procuró seguir siempre adelante con el fin de conocerlo a toda costa.
Segundo, Dios quiere que conozcamos la verdad acerca de nosotros mísmos. Él desea que nos percatemos de nuestra importancia en el esquema de sus planes eternos, lo cual es algo
que nuestras peculiaridades a veces nos impiden ver. Pero
por sobre todo, Dios quiere que conozcamos nuestra posición y nuestros privilegios sobrenaturales en cuanto a lo que
somos en Cristo.
Demasiados son los creyentes para los cuales nuestra posición en Cristo es una verdad poco conocida. Cuando nacimos de nuevo por el Espíritu de Dios, éste vino a morar
permanentemente en nosotros y su soberano amor nos ubicó
en Cristo. «Mas por Él estáis vosotros en Cristo Jesús» (1
Corintios 1.30).
Dado que somos uno con Cristo, todos sus privilegios
divinos vienen a ser nuestros también. Su justicia es nuest.ra
justicia porque Él mora en nosotros y nosotros en Él. Ahora
podernos hacer nuestras su sabiduría y su santificación.
Así corno un diploma de graduación confiere «todos los
honores y privilegios correspondientes», también nosotros
al haber sido anotados en el Libro de la Vida del Cordero
tenernos en común todas las gloriosas distinciones de nuestra
nueva posición corno hijos de Dios, con una gran diferencia:
que no nos hemos ganado esa posición; es un regalo de gracia
de parte de Dios.
Tercero, quiere que conozcamos la verdad acerca de otras personas. Dios quiere que ya no las veamos a la luz de la sabiduría
humana, sino que las veamos corno sus instrumentos elegidos y corno creaciones suyas.
20
Cómo escuchar la voz de Dios
Un ejemplo de esto ocurrió cuando atravesaba por un
período de penosos sufrimientos en mi vida personal. Dios me
estaba tamizando, puliendo, podando a tal punto que me
parecía que no iba a quedar nada. Un amigo que era miembro
de mi equipo (y que sigue siéndolo) me ayudó a salir de ese
valle.
Me demostró su amor incondicional de una manera inolvidable. A veces, cuando me encontraba batallando conmigo
mismo era rudo, descortés y poco amable, y todo lo proyectaba contra él. Nunca reaccionó mal. Se limitaba a decirme:
«Entiendo. ¿Qué puedo hacer para ayudar?)) Jamás me rechazó ni se mostró desalentado; nunca me amonestó de
modo amenazante. A pesar de todo lo que descargaba en su
presencia (y fue prácticamente todo lo que tenía adentro) se
limitaba a demostrarme que me amaba. Todas las veces que
iba a buscarlo, o que le pedía algo, siempre estaba dispuesto.
Lloraba, oraba y reía conmigo y me escuchaba con paciencia.
Sabía que invariablemente contaba con toda su atención.
Debido a su inalterable amor pudimos desarrollar un inquebrantable vínculo de profunda amistad que contribuyó a
fortalecer mi propia intimidad con Dios.
Cuando comenzamos a entender la verdad acerca de quién
es Dios y obtenemos una mejor comprensión de nosotros
mismos, a la vez que de otros, estamos perfectamente equipados para ser siervos fructíferos y productivos.
Oyentes pasivos versus oyentes agresivos
Hay dos clases de oyentes: los pasivos y los agresivos. El
pasivo no se aserca a Dios con el fin de escuchar una decisión
de parte de El. El oyente agresivo se acerca sabiendo y
esperando escuchar diligentemente lo que Dios tiene para
decirle. Si se encuentra en el culto de la iglesia su Biblia está
abierta y tiene preparada su estilográfica. Si participa de un
estudio bíblico es todo oídos y tiene la mente en actitud de
aprender. Si está ocupado en su momento devocional personal, su libreta de notas está repleta de pensamientos sobre el
modo de obrar de Dios. El oyente interesado está siempre
buscando, averiguando y comparando lo que oye con información anterior que ha acumulado. Quiere ser sensible a lo
Propósito de Dios al comunicarse
21
que Dios le dice; piensa constantemente: ¿Cómo puedo practicar esto? El oyente agresivo aparece acertadamente descrito
en Hechos 17.11, donde Pablo, al hablar sobre los cristianos
de Berea, dice: «Estos [los de Berea] eran más nobles que los
que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con
toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver
si estas cosas eran así)). No se limitaban a decir: «¡Ah, viene
Pablo!)) Investigaban ellos mismos la Palabra.
Santiago dijo: «Mas el que mira atentamente en la perfecta
ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor
olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado
en lo que hace)) 0.25). Notemos la palabra atentamente. Esto
significa que tenemos que escuchar y oír la Palabra de Dios con
ferviente concentración. No debemos quedamos sentados en
forma indiferente y limitamos a dejar que la Palabra de Dios se
mantenga simplemente en un nivel superficial.
Uno de los problemas actuales en el cuerpo de Cristo es
que son demasiados los cristianos que han sido oyentes
pasivos durante demasiado tiempo. Esa es la razón por la
cual, después de cuarenta años de ser creyentes, se niegan a
hacerse cargo de un estudio bíblico o a dirigir una clase; es
que «no conocen suficientemente la Palabra de Dios)). ¿Dónde han estado estas últimas cuatro décadas?
Vamos a los cultos, miramos la televisión, leemos, escuchamos la radio o concurrimos a reuniones de avivamiento, a
seminarios o a conferencias con el fin de escuchar a Dios, no
al hombre. El hombre no tiene mucho que decir, pero cuando
Dios habla por medio de sus siervos entonces el oyente tiene
que escuchar agresivamente lo que Dios está impartiendo. El
oyente pasivo concurre al servicio de la iglesia o al estudio
bíblico pero nunca piensa seriamente en lo que Dios está
diciendo. No se involucra en el proceso de escuchar. Si Dios
enviara a Charles Stanley una carta y la encabezara de la
siguiente forma: QUERID9 CHARLES, y la firmara con el
siguiente nombre: JEHOVA DIOS, ¿sería yo capaz de dejarla
a un lado y leerla después de escuchar las noticias? ¡Por
supuesto que no! Abriría la carta con toda reverencia,
leería todo el contenido, leería cada palabra atentamente y
al terminar tal vez la volvería a leer. La guardaría en algún
22
Cómo escuchar la voz de Dios
lugar muy especial con el objeto de que siempre tuviera el
mensaje de Dios al alcance.
Como comprenderá el lector la Biblia es justamente esa
carta, y deberíamos escucharla atentamente porque se trata
de la verdad que nos conformará a la imagen de nuestro
Señor. Si Dios nos habla por medio de las circunstancias, o
por medio de nu~stro cónyuge, deberíamos prestar mucha
atención porque El se está comunicando con nosotros. Ocurre, frecuentemente, que de la misma voz surge la misma
palabra, pero en cada espíritu hay un mensaje diferente. Es
por ello que conviene que escuchemos en forma agresiva.
Con frecuencia, cuando predico una serie de mensajes, se
me acercan muchas personas y agradecen al Señor por la
forma en que ha usado su Palabra y su mensaje para cambiar
su vida. Me dicen: «Estoy empezando a ver a Dios desde una
perspectiva totalmente diferente». «Ahora veo que Dios me
acepta tal como soy». «Veo que la cruz es perfectamente
adecuada». Lo que ocurre es que han pasado de escuchar
pasivamente a escuchar en forma agresiva, y el resultado es
que su vida se ha visto enteramente transformada.
Mateo 7.24 dice: «Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararéa un hombre prudente,que edificó
su casa sobre la roca». La fundamentación sólida para la vida
resulta de escuchar agresivamente la Palabra de Dios y ponerla
en práctica. Menos que esto no da resultado, equivale a que
nuestra vida esté edificada sobre arenas movedizas.
Conformados según la verdad
La segunda parte de la meta de Dios al querer comunicarse con
nosotros es que seamos conformados asu verdad. En Romanos 8.29
Pablo escribió que el Señor nos ha predestinado «para que
fuésemos hechos conformes a la imagen de su Hijo».
¿Cómo nos conforma Dios a su imagen? Revelándonos
la verdad en cuanto a su semejanza. Cuando la enfrentamos podemos hacer una de dos cosas: negarnos a ser moldeados por Dios; o ceder ante Él y dejamos conformar a su
semejanza.
Una vez prediqué una serie de sermones titulados: «Cómo
puede hacemos libre la verdad». Dios estaba obrando en mi
Propósito de Dios al comunicarse
23
corazón y yo 10 sabía. Semana tras semana se acercaban
personas que me decían: «Quiero decirle que el Señor me ha
hecho libre». «Debo decirle que el mensaje de la semana
pasada cambió mi vida}}. Con frecuencia, cuando se iban,
pensaba: Mi Dios, ¿y yo qué? Soy el que les dio el mensaje. Sabía
que yo mismo no había sido hecho tan libre como Dios quería
que 10 fuera, aun cuando les estaba enseñando a otros cómo
lograrlo. Después de muchos meses de ser acosado por personas cuya vida estaba siendo transformada, Dios transformó
la mía de un modo realmente notable.
Hemos de escuchar a fin de comprender, y hemos de
comprender a fin de ser moldeados y conformados a su
verdad. Dios jamás habla simplemente para entretenemos.
Él habla a fin de que seamos hechos como Jesús. Santiago
escribió: «Porque si alguno es oidor de la palabra pero no
hacedor de ella, este es semejante al hombre que considera
en un espejo su rostro natural. Porque él se considera a sí
mismo, y se va, y luego olvida cómo era}} 0.23,24). No
debemos limitarnos a escuchar simplemente sino que debemos obedecer; no debemos limitarnos a repasar superficialmente la Palabra sino asirnos de ella. Estamos en el proceso
de resistir la verdad divina o de dejamos moldear y modelar
por ella.
Timoteo, el protegido del apóstol Pablo, ofrece un ejemplo
excelente de un individuo que se conforma a la verdad.
Después de pasar varios años con Pablo se le asignó la tarea
de pastorear la obra del evangelio en Éfeso y en Asia Menor.
Fue en este contexto que Pablo escribió en su primera carta:
«Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los
creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza}}
O Timoteo 4.12).
Pablo, en su segunda epístola a Timoteo, escribió las siguientes palabras: «[oo.] trayendo a la memoria la fe no fingida que
hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida, y en tu
madre Eunice, y estoy seguro que en ti también}} (2 Timoteo
1.5).
Timoteo no se limitó a conocer la verdad; fue transformado
por el poder de ella de tal modo que su vida constituía un
24
Cómo escuchar la voz de Dios
ejemplo permanente de piedad. ¿Cómo? Por el despliegue
del ministerio de la Palabra de Dios.
Pablo explicó en 2 Timoteo 3.14,15: «Pero persiste tú en lo
que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has
aprendido; y que desde la niñez has sabido las Sagradas
Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación
por la fe que es en Cristo Jesús».
Comunicar la verdad
El tercer 9bjetivo que tiene Dios al hablar es que comuniquemos
su verdad. El nunca nos da algo para que lo reservemos para
nosotros. Ya sea dinero, discernimiento o la verdad, ha de ser
compartido. Jesús dijo en su gran comisión en Mateo
28.19,20: «Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del
Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas
que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos
los días, hasta el fin del mundo». Con toda claridad Jesús les
hizo ver a sus discípulos que la verdad que les había enseñado durante los últimos tres años no debía ser guardada en
un depósito personal de conocimientos. Debían dar a conocer todo lo que habían recibido.
No conozco a nadie que ejemplifique esto mejor que Chuck
Colson. Miembro de confianza del personal de Richard Nixon en la Casa Blanca, se vio envuelto en la tormenta política
que se conoce hoy como «Watergate». Implorando al Señor
en su angustia nació de nuevo e ingresó en el reino de Dios.
Fue llevado a una institución federal de corrección en Montgomery, Alabama (Estados Unidos), donde nació la semilla
de una visión que posteriormente floreció y se convirtió en
un ~inisterio carcelario de alcance nacional que ha llegado
a mlles de hombres y mujeres con el evangelio restaurador
de Cristo. Sólo cuando Colson rindió conscientemente todo
su ser, y se entregó a un servicio enteramente desinteresado,
su ministerio dio fruto. Se hizo siervo comunicando la verdad
que lo había hecho libre.
En 2 Timoteo 2.2 Pablo exhortó a Timoteo diciéndole: «Lo
que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a
hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a
Propósito de Dios al comunicarse
25
otros». !imoteo debía comunicar a otros la verdad que había
aprendIdo por la enseñanza de Pablo y ellos, a su vez, la
transmitirían también a otros.
En 2 Corintios 5.20 Pablo indica que «somos embajadores
en n?mbre de Cristo». La única misión de los embajadores
conSIste en transmitir la posición y las decisiones de sus
superior~s al pueblo de los países a los cuales son asignados.
De la mIsma manera tenemos nosotros la obligación de
declarar a los demás el plan divino y los designios de nuestro
Señor que están en las Escrituras.
Todos comunicamos algo cada momento de nuestra vida
por. medio de lo que decimos y por medio de lo que no
deCl~os, por lo que hacemos y por lo que dejamos de hacer.
E~ hIJO le pregunta al padre: «Pues bien, papá, ¿cuánto es el
dIezmo qu~ vamos a dar este domingo?» Y el padre dice:
«Este dommgo no vamos a dar el diezmo porque no me
alcan~a. Ten.go demasiadas deudas que pagar y en cansecuenaa senclllamente no podemos usar el dinero para diezmar».
El padre le está comunicando una mentira a su hijo. Si bien
no e~ forma. directa, le inculca la idea de que no podemos
confiar en. DIOS en asuntos .de dinero; que El no es fiel y no
va a suplIr nuestras neceSIdades, que Dios no cumple su
pro~e~a .en relació~ con el diezmo. El padre que nunca lee
la BIblIa mduce la Idea de que tiene la capacidad necesaria
para tomar sus propias decisiones sin tomar en cuenta el
consejo de Dios. Le enseña a su familia que una persona se
las p~ede arre.~lar perfectamente sin el consejo y la sabiduría
de ~os. El mno que nunca ve a sus padres en actitud de
oraClon aprende que no hace falta la comunión con Dios, que
no hac.e falta consultarlo acerca de los asuntos importantes
~e la VIda, que las pruebas y tribulaciones se pueden manejar
sm el auxilio de la dirección divina.
Por otra. parte~ otro padre habla con su familia y dice:
«Bueno, DIOS qUIere que aumentemos la cantidad que damos. Vamos a confiar en que el Señor nos va a proporcionar
los fondos necesarios y que además va a satisfacer nuestras
necesida?es». Ese padre está diciendo que podemos depender de DIOS para todas la facetas de la vida; cuando no vemos
26
Cómo escuchar la voz de Dios
claro el camino, Dios obrará de modo que nuestros problemas encuentren solución.
A menudo, aun cuando hagamos silencio, sutilmente estamos diciendo algo. Así fue el caso del apóstol Pedro. Aunque
admitía que los gentiles habían recibido, con toda justicia, la
gracia de Dios, adoptó la mala costumbre de retraerse cuando
se sentaban a la mesa a comer. La presión de los judíos tuvo
efectos negativos en su actitud.
Si bien nunca se expresó abiertamente sobre esta cuestión,
su actitud soberbia fue adoptada sin demora por otros judíos,
con el resultado de que «aun Bernabé fue también arrastrado
por la hipocresía de ellos» (Gálatas 2.13). Sin decir una sola
palabra Pedro había hecho llegar en forma muy efectiva un
mensaje a los que 10 rodeaban, en el sentido de que los gentiles
eran inferiores. Sus acciones 10 dijeron todo.
Debemos ser honestos en la evaluación de nuestra respuesta a las comunicaciones de Dios. Considerando 10 que Dios
en su gracia nos ha enseñado a través de los años, ¿usamos
en forma concreta estas verdades en nuestra vida sobre una
base diaria? Cuando comprendemos la verdad, ¿procuramos
conformarnos a la imagen de Cristo? A su vez, ¿comunicamos esta verdad a otros?
CAPÍTULO III - - - - - - - - - - - -
Cómo logra Dios
atraer nuestra atención
La gente recuerda la Segunda Guerra Mundial por muchas
razones. Lo que recuerdo en particular es que en Virginia,
Estados Unidos, donde vivía cuando niño, las agudas sirenas
de la defensa civil desgarraban el aire en cualquier momento
del día. No importaba la actividad a que estuviera dedicado,
el toque de la sirena atraía invariablemente mi atención.
De forma semejante, cuando Dios nos habla, es preciso
reconocer que su mensaje tiene vital importancia y que, por
consiguiente, exige nuestra atención plena y completa. Para
que no nos volvamos torpes e insensibles a su voz, Dios tiene
maneras de lograr nuestra exclusiva atención.
Cuando andamos en el Espíritu nuestras antenas espirituales están alerta a Dios y podemos oír 10 que nos está
diciendo. Esta es la vida cristiana normal que se vive en
forma agudamente sensible a la voz de Dios, cualquiera sea
la forma en que elija hablarnos. Podemos estar ocupados con
nuestros negocios o con nuestra familia cuando oímos que
Dios nos está diciendo algo y sabemos inmediatamente lo
que tenemos que hacer.
El problema está en que no siempre andamos en el Espíritu. Algunas veces decidimos hacer las cosas a nuestro
modo. Estamos tan empeñados en una determinada direc27
28
Córrw escuchar la voz de Dios
ción que, aunque Dios hablara, no podríam~s oírle, simplemente porque no estamos sintonizados con El.
Dios conoce esta situación. Para rectificarla se vale de
muchos medios, logrando que nuestra atención total y
absoluta esté dirigida hacia 10 que nos quiere comunicar.
Es muy probable que el lector descubra que Dios ya ha
empleado uno o más de estos principios en su vida para
lograr su atención. A 10 mejor descubra la solución a algún
problema que ha venido estorbando su efectividad espiritual durante bastante tiempo. Es posible que encuentre que
el problema que pensaba que tenía era simplemente la
forma en que Dios estaba !ratando de lograr que usted
concentrara su atención en El.
Un espíritu inquieto
El capítulo seis de Ester es un hermoso ejemplo de cómo
obra Dios a través de un espíritu inquieto. En este caso estaba
involucrado el rey Asuero, quien había sido inconscientemente engañado por su primer ministro, Amán. Como éste
odiaba a todos los judíos, especialmente a Mardoqueo, pariente de Ester, había logrado que el rey firmara un edicto
destinado a destruirlos a todos -hombres, mujeres y niños- en un solo día.
Después de haber firmado la proclama el rey no pudo
dormir porque su espíritu estaba inquieto. Ester 6.1 informa
que «aquella misma noche se le fue el sueño al rey, y dijo que
le trajesen el libro de las memorias y crónicas, y que las
leyeran en su presencia».
Luego el rey descubrió que Mardoqueo, a quien Amán
quería matar (junto con los demás judíos), le había salvado
la vida, en una ocasión anterior, al informar acerca de un
complot de dos hombres para matarlo. En lugar de que
fuesen muertos los judíos, Amán fue ejecutado y Mardoqueo
honrado. Y todo comenzó con un espíritu inquieto mandado
por el Señor al rey Asuero.
Creo que una de las formas más sencillas en que Dios puede
lograr nuestra atención es hacer que nos sintamos inquietos. A 10
mejor estamos ocupados en cumplir nuestra vocación, o
estamos ocupados en las cosas de la iglesia, u ocupados en la
Cómo logra Dios atraer nuestra atención
29
rutina de nuestra vida de hogar, cuando comienza a inquietar a nuestro espíritu algún asunto que nos intranquiliza. No
podemos decir claramente de qué se trata; no sabemos de
dónde nos ha venido; no podemos identificar el problema,
incluso casi no entendemos 10 que sucede; pero sentimos una
cierta intranquilidad en nuestro corazón. Cuando esto nos
ocurre, 10 más sabio es hacer un alto y preguntarle al Señor
qué es 10 que nos está tratando de decir.
Dios frecuentemente utiliza en mí una persistente intranquilidad para orientarme. Miro hacia atrás y compruebo por
mi diario que todas las veces que Él me ha trasladado de un
pastorado a otro, sin excepción, me he sentido intranquilo
por anticipado durante varios meses. Era su forma de instarme a que 10 buscara de modo que cuando llegara el momento
estuviese preparado y listo para escuchar su voz. Cuando se
sienta inquieto en su espíritu, no huya. Deténgase, simplemente, y escuche la voz de Dios.
Una palabra de parte de otros
Una segunda forma en que Dios logra captar nuestra atención
es hablándonos a través de otros. Es probable que el mejor
ejemplo sea el enfrentamiento que tuvo Natán con David en
2Samue112.
Habiendo pecado contra Dios en el incidente con Betsabé
y Urías, David aparentemente continuó reinando sin ningún
indicio visible de que tuviese conciencia de culpa.
En 2 Samuel 12.1 se presenta la escena: «Jehová envió a
Natán a David; y viniendo a él, le dijo [...]». Dios le había dado
a Natán discernimiento para entender algo que David desesperadamente necesitaba saber.
Recuerdo el día cuando estaba a punto de tomar una
decisión y un amigo pasó por casa. En la conversación me
informó que Dios le había hablado esa mafiana durante la
oración, y que le había dado un determinado mensaje para
mí. Debía pasar el día siguiente ayunando y orando antes de
tomar la decisión. Pues bien; para empezar, mi amigo no
tenía idea de que yo estaba a punto de tomar una decisión,
de modo que inmediatamente entendí que la mano de Dios
estaba en el asunto. Al día siguiente me dediqué a ayunar y
30
Cómo logra Dios atraer nuestra atención
Cómo escucharla voz de Dios
orar. Antes de que se acabara el día, Dios me había indicado,
con mucha claridad, algo totalmente contrario a mis pensamientos originales.
Es por ello que tenemos que aprender a escuchar con
corazón abierto la voz de Dios cuando nos habla a través de
otras personas. Si somos orgullosos y centramos nuestra
atención en nosotros mismos, y no podemos aceptar directivas de nadie, nos hace falta leer el libro de Proverbios, en el
cual Dios dice repetidas veces que el hombre que no puede
aceptar críticas ni reproches está destinado al fracaso. Proverbios alaba al que aprende a recibir reproches de las personas piadosas que de esta manera tiene éxito en la vida.
Sin embargo, es preciso que seamos extremadamente cautelosos en esto porque algunas veces los demás, aun cuando
tengan las mejores intenciones, nos pueden desorientar. Cuando el hijo de Salomón, Roboam, subió al trono, buscó consejo
entre los ancianos que habían servido a su padre. Necesitaba
asesoramiento tocante a una solicitud del pueblo de que aligerase las cargas de servidumbre impuestas por Salomón.
Los ancianos aconsejaron a Roboam que aceptara el pedido del pueblo y que cosechara el beneficio de la benevolencia
real. En lugar de escucharlos, buscó a otros consejeros entre
sus propios amigos. Estos le recomendaron que impusiera
aun mayores cargas al pueblo.
Roboam aceptó esta última recomendación y, como resultado, la nación de Israel se dividió en dos reinos, el del norte
y el del sur. Fue una decisión trágica. El haber escuchado la
voz de hombres que no tenían una relación adecuada con
Dios le costó caro. (Véase 2 Crónicas 10.)
Por lo tanto, si bien sabemos concretamente que Dios habla
por medio de otras personas, debemos analizar cuidadosamente tanto el mensaje como al mensajero. Empero, Dios
tiene el poder necesario para saber lo que pasa dentro de
nosotros, y tiene el poder necesario para indicar a alguna
otra persona lo que nos debe decir, aun cuando el mensaje
no parezca lógico en absoluto.
31
Bendiciones
Una tercera forma en que Dios habla es bendiciéndonos de
modos sumamente inusuales. Este es el tipo de método que me
encanta como modo de lograr mi atención. Pablo lo ilustró
en Romanos 2.4 cuando escribió: «¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando
que su benignidad te guía al arrepentimiento?»
Dios puede valerse de bendiciones abundantes y poco
usuales para obtener nuestra atención. Estas bendiciones
pueden ser espirituales o materiales, o pueden, también,
tener algo que ver con el hogar o la vocación. Sean de la clase
que fueren, pareciera que Dios no hace más que apilarlas
sobre nosotros. Dios no puede emplear este método con
todos, porque las personas egoístas no harían sino volverse
más independientes, más centradas en sí mismas, más ávidas
de obtener provecho para sí, ignorándolo totalmente a Él.
Pero lo cierto es que logra atraer nuestra atención con bendiciones porque el móvil oculto de sus métodos es el amor que
nos tiene.
Él ve nuestro futuro y, también, nuestro presente. Ve sus
planes para con nosotros e igualmente, nuestros propios
planes. Los ve encaminados al desastre, y cuando esto ocurre,
como expresión de su amor atrae nuestra atención a fin de
que lo escuchemos y seamos salvos de la ruina total.
¿Acaso no es esto justamente lo que hacemos por nuestros
hijos? Si viésemos que están en camino al desastre, ¿acaso
no haríamos algo para impedirlo, movidos por el amor?
¿Acaso no les ofreceríamos nuestras palabras de sabiduría
para impedir que arruinen totalmente su vida?
Por ejemplo, si usted supiera que su hijo ha comenzado a
vincularse con un grupo de muchachos conocidos por sus
infracciones menores de la ley, ¿acaso no se sentaría con él
para hablarle y advertirle acerca de los peligros que corre?
¿Acaso no lo instaría a que se asegure de que sus amigos sean
tales que puedan ejercer influencia positiva sobre él, y no le
haría ver que «las malas compañías corrompen la buena
moral»? Por supuesto que lo haría. Se esforzaría por proporcionarle a su hijo la orientación adecuada para que pueda
32
Cómo escuchar la voz de Dios
encauzar su vida por ella; y no es menos lo que hace Dios por
nosotros.
La oración no contestada
El cuarto método que Dios utiliza para atraer nuestra
atención es mediante la oración no contestada. Mientras
nuestras peticiones sean suficientemente respondidas podemos navegar plácidamente por la vida, disfrutando de la
provisión y la bendición de Dios. Pero cuando surge una
necesidad particularmente urgente y los cielos se muestran
herméticos, Dios logra nuestra total atención.
Con frecuencia ese aparente silencio es el momento adecuado para llevar a cabo un buen autoexamen espiritual bajo
la iluminación del Espíritu Santo. La Palabra de Dios indica
que hay razones que explican por qué es que algunas súplicas
no son contestadas: cuando se pide por razones equivocadas
(Santiago 4.3), cuando hay desobediencia (1 Juan 3.22), cuando se pide sin tomar en cuenta la voluntad de Dios (1 Juan
5.14), entre otras cosas. Deberíamos preguntarle al Señor si
hemos caído en algunas de estas situaciones.
Según 1 Pedro 3.7 la oración infructuosa o no contestada
puede, incluso, provenir de la falta de sensibilidad en la
relación matrimonial en algún sentido. Pedro aclaró que las
oraciones del marido son «estorbadas» si este no ama a su
mujer como debiera.
A veces Dios se niega a contestar nuestras oraciones porque sabe que si lo hace nos vamos a descarrilar más todavía
del camino correcto. Es por eso que Satanás se sentirá más
que contento si puede ayudarnos a lograr que obtengamos
respuestas a todo lo que queremos fuera de la voluntad de
Dios, porque sabe que el placer de hoy puede significar la
ruina mañana. Cuando las puertas se cierran ante la oración
es posible que se trate de una señal de que la mano de Dios
está obrando para redirigir nuestra atención hacia algún otro
aspecto de nuestra vida que requiere consideración.
El Señor se valió del aguijón de Pablo como herramienta
para enseñar una lección a incontables millones de creyentes
(véase 2 Corintios 12.7). Su oración no fue contestada, pero
al mismo tiempo su atención se desvió de modo que en lugar
Cómo logra Dios atraer nuestra atención
33
de considerar la gravedad de su problema se ocupó de
aprender cómo funciona la gracia de Dios. Cuando Pablo
iniciaba sus cartas con el familiar saludo, «gracia y paz»,
sabía muy bien lo que significaba la frase. La oración no
contestada llevó a Pablo a descubrir una nueva dimensión
de la dependencia de Dios.
Desengaño
El capítulo catorce de Números muestra la forma en que
Dios se vale del desaliento para obligarnos a escuchar su voz.
En el anterior la nación de Israel, recién salida de la esclavitud
egipcia, estaba en camino a la Tierra Prometida. Doce espías
fueron enviados a inspeccionar la tierra, pero volvieron y
entregaron un informe negativo. La mayoría de la comisión
votó (diez a dos) en contra de la empresa de poseer lo que
Dios ya había prometido que les iba a entregar en batalla.
Números 26 al 35 narra el juicio de Dios sobre la nación de
Israel debido a su incredulidad y a su negativa a poseer lo
que les había dado. El pueblo comprendió su error e intentó
rectificar la situación mediante un cambio de actitud. Números 14.40 dice: «Y se levantaron por la mañana y subieron a
la cumbre del monte, diciendo: Henos aquí para subir al
lugar del cual ha hablado Jehová; porque hemos pecado».
Moisés respondió en el versículo 42: «No subáis, porque
Jehová no está en medio de vosotros, no seáis heridos delante
de vuestros enemigos».
¡Qué manera de captar su atención! Los israelitas acababan de
librarse de la esclavitud egipcia. Llevaban en las espaldas las
marcas de los latigazos de los capataces de Egipto. Todavía
sentían el olor de la comida que invariablemente habían
consumido durante cientos de años. Ahora se encontraban
al borde de un país que rebozaba leche y miel, lugar que Dios
les había prometido; pero los cegó la incredulidad.
Hubo una tremenda sensación de desilusión, seguida de
lamentos y llantos. Era demasiado tarde... pero Dios logró
que lo escucharan. Les mostró que la incredulidad que
habían evidenciado haría que todos los adultos, sin excepción, murieran vagando por un desierto como el de Egipto.
34
Cómo escuchar la voz de Dios
A veces los desengaños más grandes en esta vida sirven
para que Dios se haga escuchar. Puede que estemos pensando
casarnos; tenemos todo listo. Ya están encargadas las flores
y hemos hablado con el ministro, pero de pronto, la otra parte
anula todo. Nuestro mundo se viene abajo y pensamos: Dios
mío, ¿qué es lo que pasa? ¿Por qué has permitido que ocurra
esto en mi vida? ¿Qué me estás haciendo, Dios mío? Bien
puede ocurrir que de acuerdo con su amoroso plan Dios haya
detenido la realización de un casamiento equivocado, y la
desilusión hizo posible que lo escucháram:Js. De otro modo
tal vez hubiésemos seguido adelante haciendo lo que nos
parecía acertado, antes que hacer la voluntad de Dios.
A menudo tenemos una tendencia a echarle la culpa a Dios
por nuestros infortunios, convirtiéndolo en blanco de nuestra ira. Cuando Job estaba sumido en el desastre su mujer se
burló de él, diciendo: «¿Aún retienes tu integridad? Maldice
a Dios, y muérete» (Job 2.9). Es evidente que Satanás estaba
obrando para tratar de distorsionar la perspectiva que Job
tenía de Dios.
Job le respondió con esta maravillosa afirmación: «¿Qué?
¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos?»
(v. 10). Su actitud ante su tremenda desilusión y dolor fue
asombrosa.
Por lo tanto, el modo de reaccionar ante el desengaño
resulta extremadamente importante. A veces le permitimos
a Satanás. que nos señale con su horrible dedo acusador, y
que nos dIga que no valemos nada; que la verdad es que Dios
ya no nos ama. Conozco personas que vienen diciendo esto
desde hace años. Cuando son víctimas de algún gran desengaño, se retuercen las manos en su desesperación, se amargan y se enfadan con Dios. No se dan cuenta de que Él los ha
librado de arruinarse la vida. La reacción sabia ante la
desilusión debe ser siempre la de preguntarle a Dios qué
es lo que nos está tratando de enseñar, y entonces responder
ante las amarguras con más discernimiento acerca de sus
planes y propósitos.
Cómo logra Dios atraer nuestra atención
35
Circunstancias inusuales
Las circunstancias inusuales, el quinto método para lograr nuestra ~tenc.ión, con fr.ecuencia nos llevan avolver los ojos y el corazón
hac~ .oIOS. La,hlst?ria de Moisés ofrece un vivo ejemplo.
MOlses se habla cnado en la casa de Faraón. No cabe duda
d~ ~ue era ~n g~an guerrero y un competente estratega
mIlitar. Un dla, sm embargo, decidió hacer justicia por su
cuenta; mató a un soldado egipcio. Huyó para salvar su vida
y lo~ cuarenta años que siguieron los pasó en los confines del
deSIerto en Madián, vistiendo invariablemente la misma
ropa ~aloliente y cuidando un pequeño rebaño de ovejas.
DebIdo al hecho de que Moisés era un hombre obstinado
e independiente y que, por lo tanto, tenía que ser quebrantado, Dios lo obligó a escucharlo. Leemos en Éxodo 3.1,2:
Apacentando Moisés las ovejas de Jetra su suegro, sacerdote de Madián, llevó las ovejas a través del desierto, y
llegó has~ Horeb, monte de Dios. Yse le apareció el Ángel
~e J~h?va e~ una llama de fuego en medio de una zarza; y
el mIro, y VIO que la zarza ardía en fuego, y la zarza no se
consumía.
Moisés había visto muchos fuegos y muchas zarzas que
ardían, ¡pero nunca había visto una que ardía y no se consumía!
Su reacción está registrada en los versículos 3 y 4:
E~~~nces Moi~és dijo: Iré yo ahora y veré esta grande
VlSIon, por que causa la zarza no se quema. Viendo Jehová
que él iba a ver, 10 llamó Dios de en medio de la zarza, y
dijo: ¡Moisés, Moisés! Yél respondió: Heme aquí.
Mediante una experiencia inusual Dios logró que lo escuchara. Moisés tuvo que interrumpir su rutina diaria para ver
lo que estaba pasando. Cuando lo hizo, entonces Dios le
habló.
Tenemos que aprender a vivir buscando la presencia de
Dios en cada circunstancia de la vida. El hijo de Dios que
anda ~egún ~u Espí~tl;t ha de buscar la obra, la huella del pie
y las ImpreslOnes dIgitales del todopoderoso Dios en cada
una de las situaciones que se le presenten en la vida. Dios es
soberano y nosotros somos sus hijos. No hay accidentes en
36
Córrw escuchar la voz de Dios
la vida del hijo de Dios. Puede haber algunas cosas que Dios
permite. Y que Él manda. Hay situaciones que Dios crea en
nuestra vida para captar nuestra atención, pero no hay accidentes.
Supongamos que nuestro patrón diga que nos va a tener
que despedir. Podemos reaccionar de varias maneras. Podemos preguntarnos qué van a pensar otros, o por qué Dios
permitió que ocurriera esto. O podemos pedirle que n~s
explique 10 que nos está tratando de enseñar. Dado que El
está involucrado en todo de alguna manerú, incluso en situaciones tan difíciles como esta, la reacción adecuada es que
como creyentes busquemos entender la perspectiva divina.
El mismo Dios que nos dio el empleo es el que permitió que
fuésemos despedidos.
Dios sabe exactamente 10 que cuesta lograr que le prestemos atención, y con frecuencia son necesarias circunstancias
sumamente inusuales para que nos detengamos y tomemos
nota de lo que Dios está haciendo en nuestra vida.
El fracaso
Dios se vale de las circunstancias de fracaso para captar
nuestra atención. La nación de Israel ya había llegado a la
Tierra Prometida. La primera responsabilidad que tenían por
delante era tomar la dudad deJericó, 10 cual hicieron. El desafío
siguientefue Hai, un pequeño poblado soñolientoa poca distancia de Jericó. Desde todos los puntos de vista naturales, Hai iba
a resultar sumamente fácil comParado con Jericó. Pero los
guerreros israelitas cometieron dos errores terribles.
Primero, Dios le dijo a Josué que tod~ el botín, todo el oro
y la plata de Jericó, le pertenecía a El. No obstante, un
hombre, Acán, decidió guardarse parte del tesoro para sí y
lo enterró debajo de su tienda.
Segundo, las Escrituras dan a entender que cuando los israelitas fueron a Hai simplemente decidieron conquistarla; no
adoptaron ninguna estrategia militar ni buscaron la dirección
de Dios. Totalmente confiados, mandaron a un pequeño
pelotón de soldados a ocupar Hai rápidamente. Josué 7.5
describe el inesperado resultado: «y los de Hai mataron de
ellos a unos treinta y seis hombres, los siguieron desde la
Cómo logra Dios atraer nuestra atención
37
puerta[...], y los derrotaron en la bajada; por lo cual el corazón
del pueblo desfalleció y vino a ser como agua». Los poderosos israelitas habían sido derrotados. Y, sin duda, los inundó
un gran temor porque las noticias de la catástrofe seguramente invadieron todo el territorio. La reacción de Josué se
registra en el versículo 6: «Entonces ]osué rompió sus vestidos, y se postró en tierra sobre su rostro delante del arca de
Jehová hasta caer la tarde, él y los ancianos de Israel; y
echaron polvo sobre sus cabezas». Vemos así que Dios logró
atraer la atención de Josué permitiéndole fracasar en una
empresa militar.
Cuando Dios nos ha bendecido espiritualmente o económicamente, cuando Dios hace algo superlativo en nuestra
vida, ese es el momento de acordarnos de Hai. Su bendición
debe arrojar como resultado una respuesta de gratitud y
alabanza, y nuestra indivisa atención, porque a las grandes
bendiciones pueden suceder grandes fracasos. Es justamente
entonces cuando debemos ser ultra sensibles a la voz de Dios,
porque con demasiada frecuencia nos volvemos orgullosos
y centrados en nosotros mismos y arruinamos el propósito
que tuvo Dios al bendecirnos.
Como resultado, Dios permite que fracasemos. ¿Cuántos
hombres de negocios experimentan el fracaso y luego se
preguntan qué fue lo que ocurrió? No hacen otra cosa que
darse vuelta y reincidir una vez más, sin buscar la guía de
Dios en la cuestión.
Recuerdo haber hablado con una creyente que describió
su experiencia en una clase de estudio bíblico en el hogar.
Deseosa por alcanzar a su vecindario para Cristo llenó decenas de buzones con invitaciones. Cuando llegó el día señalado tenía todo listo con varias docenas de pastelitos horneados y dos cafeteras llenas. Sólo aparecieron tres mujeres.
Con todo, en lugar de abandonar el proyecto, resolvió
buscar un modo más adecuado. Después de varios intentos
más descubrió que las vecinas respondían mucho mejor ante
una invitación personal. Actualmente varias decenas de personas concurren encantadas a sus estudios bíblicos hogareños. El fracaso se convirtió en un medio para lograr el éxito.
38
Cómo escuchar la voz de Dios
Hay una gran diferencia entre fracasar y ser un fracasado.
Un fracaso en alguna situación determinada podría llegar a
ser el medio más adecuado para llegar al éxito en nuestra
vida, si tenemos la sabiduría necesaria, en medio del fracaso,
para prestar atención a Dios. Si el fracaso de hoy puede hacer
que tengamos éxito mañana, deberíamos estar dispuestos a
fracasar en las cosas pequeñas a fin de tener éxito en las más
grandes. Sencillamente tenemos que estar dispuestos a reconocer nuestros errores, a decirle a Dios que nos equivocamos,
y al mismo tiempo darle gracias porque logró captar nuestra
atención en forma incondicional. Los fracasos no nos convierten en fracasados; pero el fracasar y luego responder
adecuadamente puede servir para preparar el camino hacia
futuras victorias.
Colapso financiero
Hay ocasiones cuando, para lograr captar nuestra atención, Dios arruina nuestras finanzas. Todo el tema del libro
de Jueces es que «cada uno hacía lo que bien le parecía»
(Jueces 17.6). Vez tras vez los israelitas se volvieron hacia la
idolatría y a los casamientos con miembros de tribus paganas. En Jueces 6.1-6 se describe la escena:
Los hijos de Israel hicieron lo malo ante los ojos de Jehová;
y Jehová los entregó en mano de Madián por siete años. Y
la mano de Madián prevaleció contra Israel. Y los hijos de
Israel, por causa de los madianitas, se hicieron cuevas en
los montes, y cavernas, y lugares fortificados. Pues sucedía que cuando Israel había sembrado, subían los madianitas y amalecitas y los hijos del oriente contra ellos; subían
y los atacaban. Y acampando contra ellos destruían los
frutos de la tierra, hasta llegar a Gaza; y no dejaban qué
comer en Israel, ni ovejas, ni bueyes, ni asnos. Porque
subían ellos y sus ganados, y venían con sus tiendas en
grande multitud como langostas; ellos y sus camellos eran
innumerables; así venían a la tierra para devastarla. De
este modo empobrecía Israel en gran manera por causa de
Madián; y los hijos de Israel clamaron a Jehová.
¿Cuándo clamaron al Señor? Cuando Dios les quitó todos
los bienes materiales que tenían y los arrojó a las guaridas y
Cómo logra Dios atraer nuestra atención
39
a las cuevas, donde se ocultaban para salvar la vida. Dios
sabía con exactitud lo que hacía falta para lograr que le
prestaran atención; tenían que experimentar la destrucción
de todas sus posesiones materiales.
¿Alguna vez le ha arruinado Dios sus finanzas? En algún
momento de su vida sus finanzas pueden haber sido como
un océano, pero se volvieron como un mar; luego se secaron
quedando como un río, que se convirtió en un pequeño
arroyo y, finalmente, desaparecieron. Para el hombre común
a menudo esta es la forma más dura en que Dios logra captar
su atención. Con todo, frecuentemente la reacción del creyente es equivocada. Piensa que si da el diezmo Dios no va a
arruinar sus finanzas. No obstante, si alguien da el diezmo y
deliberadamente desobedece a Dios, con seguridad que Él se
va a valer de dolores de cabeza monetarios para lograr que
busque su rostro.
El señor no se contradijo tampoco cuando dijo por medio
de Pablo: «Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús» (Filipenses 4.19).
Él sabe que nuestra necesidad más grande es que lo escuchemos. Esto es mucho más importante para Dios que cualquier
ganancia material.
Conozco a varias personas cuyas finanzas fueron devastadas por Dios. No les quedó nada, pero logró que lo escucharan. La intervención divina los obligó a enfrentar cuestiones
críticas en su andar espiritual.
Durante la Segunda Guerra Mundial, las máquinas del
industrial R. G. K. constituyeron una parte tan esencial del
éxito de los aliados como las fuerzas armadas mismas. Su
gigantesca maquinaria, que removía tierra y escombros, preparó el terreno para pistas de aterrizaje en varias islas del
Pacífico.
K. era, al mismo tiempo, un cristiano comprometido que
daba plena participación a Dios en sus empresas comerciales,
ofrendando a Dios y a su obra de modo sobreabundante. En
los últimos años de la década del veinte, sin embargo, cuando
las actividades comerciales de K. seguían creciendo, decidió
reinvertir lo que denominaba «la parte de Dios» de las ga-
40
Cómo escuchar la voz de Dios
nancias en la empresa, prometiéndole que al año siguiente
recibiría una porción más grande.
Los dos años que siguieron fueron de los peores que
experimentó K. Las ganancias se redujeron. Aumentaron las
deudas. Los proyectos de trabajo se convirtieron en pesadillas.
Entonces recordó su anterior promesa al Señor, la cumplió
y, en el lapso de un año, se recuperó de sus reveses financieros. Dios había empleado la tinta roja para ganar su atención.
La cuestión no está en cuánto dinero se lleva o no se lleva
Dios. Esto no tiene nada que ver con el asunto. La cuestión
está en los medios de que se vale Dios para captar nuestra
atención. La respuesta de los israelitas ante esa difícil situación fue clamar a Dios. Dios escuchó, los libró de los madianitas y los bendijo.
Tragedia
La tragedia es un método al cual a veces echa mano Dios
para conquistar nuestra atención. Números 21.4-7 describe
algunos acontecimientos de los que fueron protagonistas los
israelitas:
Después partieron del monte de Hor, camino del Mar Rojo,
para rodear la tierra de Edom; y se desanimó el pueblo por
el camino. Y habló el pueblo contra Dios y contra Moisés:
¿Por qué nos hiciste subir de Egipto para que muramos en
este desierto? Pues no hay pan ni agua, y nuestra alma
tiene fastidio de este pan tan liviano. YJehová envió entre
el pueblo serpientes ardientes, que mordían al pueblo; y
murió mucho pueblo de Israel. Entonces el pueblo vino a
Moisés y dijo: Hemos pecado por haber hablado contra
Jehová, contra ti; ruega a Jehová que quite de nosotros
estas serpientes. YMoisés oró por el pueblo.
No podemos considerar que toda tragedia en la vida de
una persona sea prueba de la desaprobación de Dios, pero
deberíamos analizar toda situación trágica por medio de un
filtro espiritual. Si bien se trata de una tarea difícil, hay
personas como Joni Eareckson Tada que constituyen pruebas
vivientes del soberano designio de Dios en las calamidades.
Cuando Joni era una adolescente, llena de vigor divino, su
vida se vio radicalmente modificada una tarde de verano
Cómo logra Dios atraer nuestra atención
41
cuando se zambulló en una piscina con poca agua. En un
abrir y cerrar de ojos ingresó en el entumecido mundo de los
cuadriplégicos.
Meses de desesperación en un hospital no le dieron mayor
esperanza en cuanto a su ahora incierto futuro. El eterno
interrogante de «¿cómo puede permitir esto Dios?» danzaba
sobre sus labios día y noche. Luego, firmemente, su fe en el
amor de Dios para con ella comenzó a dominar sus ansiosos
y a veces amargos interrogantes.
En años subsiguientes desarrolló la notable capacidad para
pintar con un pincel entre sus dientes. El amor de su corazón,
que latía por Dios, creció a grandes saltos, y así com~~zó ~n
ministerio destinado a millones de personas, un numsteno
que nació y se nutrió de una tragedia. Sus libros, sus películas, sus conferencias y el ministerio especial orientado a los
incapacitados han hecho de su vida de triunfo un relato
familiar para la mayor parte de los cristianos en el mundo
entero.
¿Cuántos miles de cristianos devotos han sido llamados al
ministerio como consecuencia de la vida de Jim Elliot? Este
fue muerto por los indios aucas cuando aún no había cumplido los treinta años, superficialmente parecía ser una vida
tronchada prematuramente y una pérdida irreparable. Sin
embargo, las alternativas de su vida, de su gran corazón, de
sus acciones para Dios, relatados por su esposa en Portales de
esplendor, La sombra del Todopoderoso y también en el diario del
propio Jim Elliot, se han convertido en la catapulta que ha
enviado a incontables cantidades de personas a los campos
que «ya están blancos para la siega» (Juan 4.35).
Enfermedad y aflicción
Ezequías era un rey piadoso. El Señor lo había bendecido
en muchas oportunidades y lo había salvado derrotando a
ciento ochenta y cinco mil asirios que intentaban invadir su
territorio (véase 2 Crónicas 32). Los versículos 22 y 23 cuentan
del júbilo que resultó.
Así salvó Jehová a Ezequías y a los moradores de Jerusalén
de las manos de Senaquerib rey de Asiria, y de las manos
42
Cómo escuchar la voz de Dios
de todos; y les dio reposo por todos lados. Y muchos
trajeron a Jerusalén ofrenda a Jehová, y ricos presentes a
Ezequías rey de Judá; y fue muy engrandecido delante de
todas las naciones después de esto.
Luego, súbitamente, en los versículos 24 y 25, la escena se
«En aquel tiempo Ezequías enfermó de muerte; y
oro a Jehová, quien le respondió, y le dio una señal. Mas
~zequías no correspondió al bien que le había sido hecho,
smo que s~ enalteció su corazón, y vino la ira contra él, y
contra Juda y Jerusalén».
Ezequías enfermó gravemente. ¿Por qué habrá sido azotado ~on esa e~~ermedad? No creo que Dios haya insertado sin
algun proposIto entre los versículos la cuestión del envanecimiento de Ezequías. Es obvio que logró que Ezequías lo
escuchara en relación con su orgullo a través de su enfermedad.
Una de ~~s formas que Dios usa para hacer que le prestem.os atenc~on es la enfermedad o la aflicción. Por ejemplo,
DIOS capto la atención de Saulo de Tarso en el camino a
Damasco arrojándolo al suelo y cegándolo. Por tres días no
pudo ver nada. ¿Sería necesario algo así para que le prestásemos atención?
Creo en la sanidad. Creo lo que dicen las Escrituras en
Santiago 5.14: «¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame
a l~s ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con
aceIte en el nombre del Señor».
Cua~do estuve en el hospital por espacio de varias semanas, DIOS se ocupó de mí maravillosamente. Se valió de mi
e~ferm~ad para lograr que penosamente le prestara atenao~ a fin de que escuchara su voz. Si alguien hubiese orado
a DIOS para que me sanara no hubiera conocido una de las
épocas espirituales más grandes de toda mi vida. Tenía
necesidad de escuchar lo que Dios quería decirme. Debemos
tener mucho .cui~ado ~~ torno al tema de la sanidad, porque
con frecuencIa Dios utilIza una enfermedad para obligarnos
a examinar nuestras vidas.
Al recorrer las páginas de mi diario compruebo que en
cada una de las oportunidades cuando Dios ha permitido
que,me encontrara fí~ic~mente inmovilizado, por 10 general
habla hecho algo estúpIdo que me había llevado a esa posios~urece.
Cómo logra Dios atraer nuestra atención
43
ción, como levantar una carretilla y dañarme' la espalda. En
cada una de estas ocasiones Dios me llevó a tomar una
decisión que no debía eludir, y me obligó a enfrentar alguna
cuestión que de otro modo hubiera evitado resolver.
Dios no emplea los mismos métodos con todos. Él sabe
exactamente lo que hace falta en la vida de usted para conseguir
que le preste atención: un espíritu inquieto, una palabra dicha
por otros, bendiciones, oraciones no contestadas o circunstancias inusuales. Es posible que utilice un método hoy, y que
luego se valga de otro distinto dentro de tres semanas, alguna
cosa dentro de varios meses o una estrategia totalmente diferente a dos años de esta fecha.
Lo que importa es que a Dios le interesamos 10 suficiente
como para emplear varios y diversos métodos para obligarnos a detener nuestro paso y escuchar lo que nos quiere decir.
No se propone dejarnos caer en la boca de un tunel abierto
sin proporcionarnos señales de peligro claramente discernibles. Se propone ofrecernos orientación específica y ayudarnos a entrar en sus maravillosos planes y propósitos para
nuestra vida.
No nos va a dejar vagar desorientados por los intrincados
vericuetos de la vida diaria sin mostrarnos las señales adecuadas que Él mismo ha colocado. Esto lo hace hablándonos
suavemente.
Nuestro problema no está en que dudemos de la capacidad
y el deseo de Dios de comunicarse, sino que con demasiada
facilidad nos vemos impedidos de identificar su voz. Puesto
que somos sus ovejas y que sus ovejas «conocen su voz»
(Juan 10.4), tiene que haber indicios perceptibles tocante a
la naturaleza de su conversación. Dichos indicios serán explorados en el próximo capítulo.
CAPÍTULO N - - - - - - - - - - - -
Cómo reconocer
la voz de Dios
Con frecuencia me dicen algunos: «Cuando escucho a Dios,
¿cómo sé que es Él quien me habla y no otra voz?» O esto
otro: «Le he pedido a Dios que me guíe, pero parece que oigo
dos voces. ¿Cómo sé que es Dios a quien oigo y no Satanás
quien está interviniendo? ¿O será que me estoy hablando yo
mismo?» O también: «¿Es simplemente mi conciencia que
juega conmigo? ¿O será que Dios está tratando de conseguir
algo?»
Se trata de preguntas legítimas que requieren una respuesta. Resulta esencial reconocer quién es el que habla si hemos
de escuchar acertadamente.
En Mateo 16 Jesús les dijo a sus discípulos que Él debía ir
a Jerusalén, sufrir muchas cosas, ser muerto y luego resucitar
al tercer día (v. 21). Pedro, si bien con muy buenas intenciones
tomó aquella afirmación de Jesús como una afrenta y dijo:
«Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto te acontezca» (v. 22). Jesús se volvió hacia Pedro y dijo: «¡Quítate de
delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la
mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres» (v. 23).
En este pasaje podemos ver la diferencia entre la voz de
Dios y la voz de Satanás. El dilema de Pedro en este caso es
también el nuestro. Podemos buscar la mente del Señor
45
46
Cómo escuchar la voz de Dios
acerca de decisiones que tenemos que tomar concernientes a
la familia, las finanzas, las vocaciones. Podemos estar decididos a hacer lo correcto, de modo que comenzamos a orar.
Hoy sentimos que deberíamos hacerlo en cierta dirección,
pero mañana pensamos que deberíamos hacerlo en la dirección opuesta. Parecería como si la voz que oímos nos dice
algo diferente cada día. El resultado es que nos frustramos y
nos sentimos confundidos. Nos quedamos con la duda en
cuanto a la forma de saber claramente qué voz es la que
escuchamos.
Jesús aclaró en Juan 10.27 que la experiencia normal del
creyente consiste en escuchar a Dios acertadamente. «Mis
ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen». Si
nosotros, como creyentes, andamos en el Espíritu, entendemos el significado de la Cruz y permitimos que el Espíritu
Santo nos llene y que viva a través de nosotros, tendría que
resultamos fácil distinguir si la voz que oímos proviene de
Dios, de la carne o del diablo. El andar natural del creyente
lleno del Espíritu y comprometido es tal que cuando Dios
habla puede reconocer su voz.
Algunos cristianos maduros han tenido experiencia en
esto de escuchar a Dios y pueden distinguir entre la voz de
Dios y otras voces. Para otros, especialmente los cristianos
con poca experiencia, resulta algo más problemático. La
oveja que ha sido pastoreada por un determinado pastor
muchos años está mejor equipada para oír esa voz, pero esto
no se aplica al caso de la ovejita que acaba de nacer. Dado
que sabemos que las Sagradas Escrituras nos enseñan que
todos los creyentes, nuevos o viejos, deberían poder discernir
claramente la voz de Dios, examinemos algunas de las pautas
que nos ayudarán a determinar la mente de Dios cuando
tengamos que tamizar lo que parecieran ser voces contradictorias.
Consecuente con la Palabra
La voz de Dios nunca nos va a decir que emprendamos
ninguna actividad o relación que no sea consecuente con las
Sagradas Escrituras. Por ejemplo, oigo que algunos dicen:
«Cuando oro me siento muy culpable. Me siento condenado.
Cómo reconocer la voz de Dios
47
Imagino que Dios me está apuntando con el dedo y me
resulta sumamente difícil pedirle algo».
Si hemos confesado nuestros pecados, si nuestra vida está
limpia (hasta donde lo sepamos), y si no estamos en actitud
de desobediencia, pero todavía nos sentimos culpables y condenados, entonces debemos entender que esa voz viene directamente del diablo. Sabemos que esto es así porque
Romanos 8.1 nos informa que «ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús». La voz
acusadora no es consecuente en absoluto con la Palabra
escrita de Dios; por consiguiente la culpa es falsa y es un
dardo de condenación satánico.
Si ignoramos la Palabra de Dios y no la atesoramos en
nuestra vida, cuando se presenta Satanás nos dejamos engañar con toda facilidad, pues Dios jamás nos pide que hagamos nada en contradicción con su Palabra. Cuanto mejor la
conozcamos, tanto más fácilmente podremos reconocer su
voz al hablarnos.
Si consideramos necesario tomar una decisión sobre alguna relación, acudamos a la Palabra de Dios y veamos lo que
dice acerca de las relaciones. Si se trata de las finanzas,
veamos qué es lo que dice la Biblia acerca de ellas. Cualquiera
sea nuestra necesidad, alguna porción de las Escrituras puede ofrecernos la dirección correcta que nos hace falta. Si lo
que oímos en la oración no está de acuerdo con las Escrituras,
entonces lo que oímos no es de Dios; es otra voz, la de Satanás
y sus huestes o la de la carne. La voz de Dios jamás incluye
información alguna que pueda violar los principios de las
Escrituras.
Conflicto con la sabiduría humana
Aunque hay excepciones, generalmente, cuando Dios nos
pide algo habrá conflicto con lo que consideramos un curso
de acción natural y razonable. Jesús dijo que si alguien nos
hiere en una mejilla deberíamos ofrecerle la otra (véase
Mateo 5.39). Esto, sin embargo, no es razonable. También
dijo que si alguna persona quiere que la acompañemos una
milla, deberíamos hacerlo dos más gustosamente. Esto tampoco es razonable.
48
Cómo escuchar la voz de Dios
El profeta Isaías lo expresó así:
Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos,
ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son
más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más
altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que
vuestros pensamientos (Isaías 55.8,9).
Cómo reconocer la voz de Dios
49
Es en un mundo dominado por tales estruendos de carnalidad donde Dios nos llama a escuchar una voz que invariablemente busca el beneficio de otros tanto como el nuestro
propio, una voz que requiere bastante fe para ser oída.
Desafío a la fe
Jesús por lo general hacía lo contrario de lo que la gente
esperaba. Si sentimos la tensión del mundo, y lo que oímos
de parte de Dios parece razonable y racional, entonces deberíamos investigarlo. Esto no quiere decir que Dios no haga
uso de la sabiduría humana. Lo hace. Pero en muchos casos
su voz nos pedirá que cumplamos algo que parece enteramente ilógico desde el punto de vista de nuestra mente.
Así fu~ cuando Dios le pidió a Abraham que sacrificara a
su hijo. El pudo haber razonado que esa orden provenía del
diablo, que Dios jamás le pediría que hiciera semejante cosa.
Pero era de Dios, y porque obedeció, Dios siguió multiplicando
la simiente de Abraham a través de su hijo Isaac.
Dios siemp,re desafía nuestra fe. Al hacerlo, edi~ca nuestra
relación con El y nos ayuda a tener intimidad con El. Cuando
elevamos nuestras peticiones al Señor, deberíamos preguntarnos siempre si han de servir para desafiar nuestra fe. No
toda decisión que tomemos exigirá necesariamente una gran
medida de fe, pero cuando la hagamos -y si no estamos
seguros que la voz que oímos es la de Dios- esta pregunta
ayudará a determinar el origen de la voz.
Cuando Jesús estaba en esta tierra, siempre andaba buscando personas que respondieran con fe. Podría haberse
limitado a hablar simplemente, pero en muchos casos su voz
exige un acto de fe de nuestra parte para entender lo que nos
ha revelado.
Choque con la naturaleza carnal
Valentía
Dios jamás nos pedirá que hagamos algo que gratifique a
la carne. No quiero decir que Dios esté en contra de la alegría.
Está a favor de ella, pero a favor de la sana alegría que le
agrada y que trae consigo una sensación de pura plenitud y
no una instantánea gratificación de la carne.
Si lo que oímos nos insta a gratificar a la carne, a olvidar lo
que dicen otros, a hacer simplemente lo que nos da la gana,
e~tonses deberíamos entender que es algo que no viene de
Dios. El no habla en esos términos. Siempre habla de modo
tal que los resultados agraden al Espíritu de Dios dentro de
nosotros, no a la carne. La vieja naturaleza sensual forma
parte de nuestra vida física, pero tiene que estar bajo el
control del Espíritu Santo. Hemos de satisfacer los anhelos
del Espíritu; su voz nutrirá y edificará nuestro espíritu, no
nuestra naturaleza carnal.
La sociedad actual apela constantemente a la naturaleza
carnal. La televisión, las revistas y muchos negocios procuran afectar al individuo despertando sus instintos carnales.
Cuando Dios habla, su voz requerirá muchas veces un acto
de valor de nuestra parte. Es probable que esta valentía contenida en el libro de Josué sea el mejor ejemplo que conozcamos.
Josué se vio frente a la asombrosa misión de hacer pasar el río
Jordán a una multitud de israelitas quejosos cuando el Señor le
entregó un mensaje alentador (Josué 1.1-9).
En el espacio de esos nueve versículos no menos de tres veces
Dios exhortó a Josué a evidenciar un espíritu de valentía:
«Esfuérzate y sé valiente; porque tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra» (Josué 1.6).
«Solamente esfuérzate y sé muy valiente» (Josué 1.7).
«Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente» (Josué
1.9).
Yo diría que Josué necesitaba valor para obedecer el mandato de Dios, ¿no le parece? Pensemos en lo que sería seguir
los pasos de un hombre llamado Moisés. ¡A pesar del milagroso liderazgo de Moisés, hasta él había fracasado en el
intento de hacer entrar a los israelitas en la Tierra Prometida!
50
Cómo escuchar la voz de Dios
Josué necesitaba bastante fortaleza espiritual para completar
la tarea. No menos hoy, nosotros nos vemos necesitados de
valor interiorpara acometer las obras que Dios nos ha asignado.
Los discípulos necesitaban valor para responder al mandato de Jesús de "seguirle». Pablo necesitaba valor para
predicar ante quienes lo habían odiado anteriormente. Gedeón precisaba valor para vencer a sus adversarios. Cuando
Dios habla el cumplimiento de sus planes depende en alguna
medida de que nosotros respondamos o no con un espíritu
confiado y valiente. Su voz no nos llama a un discipulado
tímido sino a llevar a cabo un testimonio enérgico.
Repaso
Apliquemos ahora estos cinco puntos a Mateo 16 y veamos
de qué manera se relacionan entre sí. Primero, ¿era consecuente con las Escrituras la afirmación de Jesús de que iba
morir? Sí, según Isaías 53, lo era. Segundo, ¿entraba en conflicto con la sabiduría humana la afirmación de Jesús? ¿Estaba reñida con la lógica humana su aseveración de que sería
muerto y que resucitaría al tercer día? Es obvio que sí.
Tercero, ¿chocaba con los deseos carnales de Pedro la
observación de Jesús? Por cierto que sí, porque Pedro se veía
como uno de los integrantes del grupo de discípulos, y si
Jesús moría, ¿adónde quedaba Pedro? Seguramente que quedaría afuera. Cuarto, ¿desafiaba la fe de Pedro la respuesta
de Jesús? ¿Le exigía valor esta respuesta? Desde luego que
sí. Pedro había visto mucho en su vida, la proclamación de
la resurrección por parte de Jesús constituía un monumental
desafío a su fe. ¿Estaría dispuesto a seguir a un hombre que
decía que era el Mesías pero que estaba a punto de perder su
vida? ¿Tendría el valor de perseverar y, si Jesús realmente se
levantaba de los muertos, de seguirle? No cabe duda de que
la voz de Dios exigía valor.
Aun cuando Jesús era, obviamente, quien hablaba en este
pasaje, Pedro respondió declarando que 10 que había dicho
no pasaría nunca. Jesús le dijo a Pedro que no tenía puesta su
mente en los intereses divinos sino en los del hombre, y le dijo a
Satanás que se quitase de delante de Él. Por boca de Pedro Jesús
supo que Satanás se había opuesto a su muerte en la cruz.
Cómo reconocer la voz de Dios
51
Estoy seguro de que Pedro, en su entusiasmo y emoción,
señaló lo que dijo como expresión de lealtad y fidelidad. El
problema era que no era la voz de Dios.
Lo que debemos reconocer con claridad es que Satanás es
maestro del engaño. Mediante su astucia y su falsedad tentó
a Eva y a Adán a rebelarse contra Dios en el huerto de Edén.
Obró con engaño por la forma en que habló en aquel entonces, y sigue obrando en la misma forma hoy. Como creyentes
en proceso de maduración, si oímos la voz de Dios, El no nos
hará adoptar decisiones equivocadas. Nos protegerá en la
medida en que andemos en el Espíritu y entendamos la
centralidad de la cruz.
Podemos distinguir entre la voz de Dios y la de Satanás, a
pesar de la habilidad de este último para disimularla hábilmente. Se presenta como ángel de luz junto con todos los
atractivos apropiados. Es por eso, justamente, que los mismos creyentes pueden ser engañados. Hay una multitud de
hijos de Dios en la actualidad que viven engañados por
Satanás, pensando que han oído la voz de Dios. Hay gente
de iglesia que dice haber oído su voz, y que Él les ha revelado
que Jesucristo no es el Hijo de Dios. Esto no es cierto, desde
luego. La Biblia dice: «Amados, no creáis a todo espíritu, sino
probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos
profetas han salido por el mundo. En esto conoced el Espíritu
de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido
en carne, es de Dios; y todo espíritu que no confiesa que
Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios» (l Juan 4.1-3).
A medida que esta era se vuelve más tenebrosa, más serán
las voces perjudiciales para el pueblo de Dios. Los que con
desgano buscan su rostro y no anhelan conocerle con fervor serán fácilmente inducidos a aceptar numerosos errores
doctrinales.
Satanás no golpea a la puerta para enseguida decir: «Hola,
yo soy Satanás», sino que entra por la puerta de atrás valiéndose del lenguaje más astuto, convincente y persuasivo posible. La mejor forma del mundo para engañar a los creyentes
es la de envolver un mensaje en lenguaje religioso y declarar
que el mismo contiene alguna nueva intuición procedente de
Dios.
52
Cómo escuchar la voz de Dios
Es por ello que como creyentes deberíamos continuar madurando a fin de que no necesitemos que nadie más nos
enseñe. Si bien es cierto que Dios ha mandado pastores como
predicadores, el crecimiento personal de nuestro ser espiritual debería ser nuestra prioridad.
No siempre tenemos que tener a alguien para que nos diga
lo que Dios dice en relación con alguna decisión a tornar.
Desde luego que todos necesitamos consejos ocasionalmente, pero como regla general deberíamos poder tener una
actitud de humildad ante el Señor y aprender a conocer la
diferencia entre la voz de Dios y la del diablo, entre los
caminos de Dios y los del mundo.
Existen otras maneras mediante las cuales podemos distinguir el carácter divino de la voz de Dios.
Los efectos sobre otras personas
A Dios le preocupa la influencia que ejercemos como
creyentes y el testimonio que damos a los demás. Si hay
alguna medida de dureza o rigieJez para otros en lo que
oímos, entonces no es de Dios. El nunca habla acerca de
nuestra vida. Habla sobre nuestra rendición. Acerca de nuestra voluntad de entrega. Se refiere a nuestra crucifixión,
nuestra muerte. Habla sobre la necesidad de amar a nuestro
hermano, sobre la necesidad de que llevemos las cargas los
unos a los otros, en cuanto a alentamos unos a otros, respecto
a la importancia de no ocasionar tropiezo a otros. Satanás nos
dice que podemos hacer lo que nos plazca, que no deberíamos preocupamos por el efecto que ejerce nuestra vida sobre
otro. Nos dice que toda persona es una isla vuelta sobre sí
misma y que deberíamos satisfacemos a nosotros mismos
únicamente.
Cuando Dios habla no sólo tiene nuestro propio interés en
mente sino también el bien de todas las personas a nuestro
alcance. Siempre obra para bien de todo su pueblo, no para
unos cuantos únicamente.
Paciencia
En ninguna parte de las Escrituras encontramos que Dios
dice que debamos apresurarnos a tomar una decisión. Él no
Cómo reC01WCer la voz de Dios
53
opera de esa forma. Todo el que está vinculado con el mundo
de las finanzas sabe que el éxito no se basa en las decisiones
instantáneas. Si bien puede haber momentos cuando se
hace necesario oír su voz con premura, Dios nunca nos pide
que actuemos ciega y apresuradamente. Es posible que tengamos que dar pasos veloces, pero podemos darlos de acuerdo con la voluntad de Dios, sin apresuramiento ante una
situación dada.
Satanás siempre insta a actuar de inmediato, porque sabe
que si decidimos retroceder y pensar bien las cosas, seguramente reconsideraremos nuestra actitud. ¿Cuántas personas
han tomado decisiones que han tenido que lamentar el resto
de su vida? El Salmo 27.14 nos exhorta: «Aguarda a Jehová;
esfuérzate, y aliéntese tu corazón; sí, espera a Jehová». El
Salmo 62.5: «Alma mía, en Dios solamente reposa, porque de
Él es mi esperanza».
Si sentimos un irresistible impulso a actuar espontáneamente, es mejor que nos detengamos a considerar. A Dios le
interesa tener todos los detalles en regla.
El rey Saúl fue uno de los que perdieron su trono por haber
actuado apresuradamente. Elegido por el Señor para ser rey
sobre Israel, el profeta Samuelle indicó que debía esperar en
Gilgal. «Espera siete días, hasta que yo venga a ti y te enseñe
10 que has de hacer» (l Samuel 10.8).
Llegó el séptimo día ySamuel todavía no había vuelto. Con
un ejército filisteo hostil hostigándolo, Saúl decidió tomar en
sus propias manos las riendas de la situación, y preparó
sacrificios para invocar el favor del Señor. Apenas realizado
el sacrificio, apareció Samuel. Saúl ofreció unas pobres excusas, pero su imprudencia lo descalificó para disfrutar de un
reinado prolongado y pacífico. El pretender adelantamos a
Dios es un error terrible, y las consecuencias son siempre
desagradables.
Por otra parte, Nehemías, copero del rey persa Artajerjes,
esperó pacientemente el momento oportuno de Dios, con
resultados gloriosos. Habiendo oído por boca de exiliados
que habían vivido en la Judá ocupada que los muros de
Jerusalén estaban en ruinas, un apesadumbrado Nehemías
54
Cómo reconocer la voz de Dios
Cómo escuchar la voz de Dios
se sentó y lloró e hizo duelo por algunos días, y ayunó y oró
«delante del Dios de los cielos» (véase Nehemías 1.4).
Más que apresurarse a entrar en acción, Nehemía~ esperó
ante Dios. En efecto, rogó al Señor durante un penodo de
cuatro meses, hasta que un día el propio rey le preguntó por
qué tenía ese aspecto decaído. Nehemías explicó la situación,
y en el lapso de unos días, estaba camü:,o a Jerusalén co~ .la
aprobación del rey y con tod~s los matenales ~e con~tt;tcclOn
necesarios. Nehemías espero hasta que el Senor UbICO en su
lugar todos los detalles y luego procedió.
Considerar las consecuencias
Satanás nos dice que debemos «proceder, seguir adelante,
tomar la decisión; sin preocuparnos por las consecuencias».
A Dios, empero, le interesan y le preocupan las ramifica~io­
nes de nuestras acciones. Al mirar atrás y recorrer el cammo
andado en la vida, ¿cuántos, si hubiésemos considerado las
consecuencias de una decisión, hubiéramos hecho la misma
elección? Con seguridad que todos querríamos rectificar
algunas de ellas.
Si Abraham hubiese considerado las posibles consecuencias de sus relaciones con Agar, sin duda habría resistido los
ruegos de Sara de que le diera un hijo c~n su sierva: . .
Si David hubiese considerado la sevendad de la dIscIplma
de Dios con él por encima de sus intereses sobre Israel y Judá,
habría escuchado el consejo de Joab de que cesara y desistiera
del proyecto totalmente.
Satanás nos insta a «comer, beber y a alegrarnos», pero no
añade «que mañana moriremos y enfrentaremos el juicio».
No es la clase de persona que nos recordará las Escrituras.
E! Nuevo Testamento es claro cuando considera las consecuencias de las decisiones. Cada vez que Dios habla tiene en
mente nuestro futuro y hará que cada cual se pregunte: «Si
tomo esta decisión, ¿qué pasará con mi familia, con mi trabajo, con mi andar con el Señor?» Dios no es simplemente el
Dios del día presente, es a la vez el Dios del mañana.
55
Consejos piadosos
Con frecuencia Dios nos insta a procurar el consejo de otras
personas. Cuando lo hace quiere que estudiemos el estilo de
vida de la persona de la cual vamos a recibir consejos. ¿Por
qué ha de ir un creyente a pedirle a un incrédulo consejos que
van a afectar su vida? Algunos hombres de negocios pueden
estar en desacuerdo con esto, pero desafío al lector a considerar el registro espiritual, moral y de comportamiento de
toda persona a la que piensa acudir en busca de consejo. La
decisión que haga afectará no solamente su trabajo sino todo
su futuro y a toda su familia.
Esto no quiere decir que los incrédulos no tienen sabiduría
y que no pueden dar buenos consejos. No obstante, el creyente puede agregar la dimensión espiritual y el discernimiento
de las Escrituras a este asunto. Algunos consejeros ofrecen
consejos reñidos con las Escrituras, que llevan a la ruina y a
la destrucción.
Proverbios tiene mucho que decir sobre el valor de los
consejos sabios. Proverbios 13.10 declara que «ciertamente la
soberbia concebirá contienda; mas con los avisados está la
sabiduría». Proverbios 20.5 ofrece esta instrucción: «Como
aguas profundas es el consejo en el corazón del hombre; mas
el hombre entendido lo alcanzará».
Recuerdo cuando mi abuelo, que era ministro del evangelio, me dijo un día: «Charles, sea lo que fuere lo que elijas
hacer en la vida, obedece siempre plenamente a Dios. Si te
dice que te golpees la cabeza co~tra una pared de ladrillos,
hazlo, con la esperanza de que Ella restituirá sana». Jamás
he olvidado ese consejo, el cual ha constituido la columna
que ha servido de apoyo para mi ministerio personal durante
estas últimas tres décadas.
Crecimiento espiritual
Dios nos informa que nos ha ordenado y predestinado
para ser hechos conforme a la imagen de Cristo. Siendo esto
así, entonces todo lo que Dios nos diga servirá para estimular
nuestro crecimiento espiritual. Esto significa que nunca nos
pedirá que hagamos algo o pensemos en algo que nos pueda
hacer retroceder espiritualmente.
56
Cómo escuchar la voz de Dios
Jamás nos pediría que sigamos un curso de acción que
pudiera entorpecer nuestra madurez espiritual. Una joven
vino a verme y me contó que estaba saliendo con un hombre
que era alcohólico y adúltero. A pesar de ello, me informó
que creía que Dios le había dicho que debía casarse con él.
¿Estaba escuchando la voz de Dios? Por supuesto que no,
porque un matrimonio de esa naturaleza simplemente no
podría contribuir a su crecimiento espiritual. En realidad, en
la mayoría de los casos, una situación así resulta negativa
para el creyente.
Paz
Cuando Dios habla, una de las señales más comunes es una
sensación de quietud espiritual. Quizás no resulte muy tranquilo al comienzo. La verdad es que puede haber mucho
conflicto y lucha, pero cuanto más escucharnos, tanto mayor
es la tranquilidad y la paz que nuestro espíritu llega a experimentar. Comenzarnos a poseer lo que el apóstol Pablo
llamó una paz «que sobrepasa todo entendimiento~~ (Filipenses 4.7). Se trata de una paz que nos rodea corno una fortaleza
y nos libra de vernos sobrecogidos de ansiedad, temor y
frustración.
El proceso de ser elegido presidente de la Convención
Bautista del Sur de los Estados Unidos fue uno de los conflictos más tumultuosos de mi vida; sin embargo, disfrutaba de
perfecta paz. Muchos meses antes había orado y buscado
saber qué pensaba el Señor en cuanto a la posibilidad de que
fuese nominado para la presidencia. En algunas ocasiones
dediqué una semana entera a la oración, procurando estar
quieto y escuchar a Dios. La víspera de la convención, volví
a esperar en el Señor y a escuchar su voz. Corno resultado de
su orientación autoricé que se propusiera mi nombre. Hubo
mucho alboroto y sobrevino un gran conflicto de inmediato.
En medio de todo el tumulto, gozaba de perfecta paz y
seguridad. El tiempo que había dedicado a luchar con el
Señor y a escuchar su voz me había dado la convicción de
que debía permitir que mi nombre apareciera entre los
nominados. Esas semanas yesos meses de oración y de
búsqueda constituyeron el firme fundamento que me hicie-
Cómo reconocer la voz de Dios
57
ron saber que había obrado bien cuando llegó el momento
crítico.
Cuando nos inunda una paz de esa naturaleza, sabernos
que hemos oído la voz de Dios y tenernos la seguridad de
que se trata de su propia voz. Cuando alguien me viene a ver
y me explica que ha escuchado la voz de Dios sobre alguna
cuestión determinada, pero al mismo tiempo parece sentirse
preocupado por la situación, dudo que realmente haya escuchado hablar al Señor. Los que en realidad oyen su voz por
lo general no tratan de convencerme de que Dios l~ ha
hablado; sencillamente saben que la decisión venía de El.
Jamás conseguiremos que Dios nos dé paz en casos de
desobediencia. Podremos creer con la mente, pero nunca
lograremos creer con nuestro espíritu y ejercitar la fe.
Colosenses 3.15 dice:
y la paz [annonía del alma que viene] de Dios gobierne
[actúe como árbitro constantemente] en vuestros corazones -decidiendo y resolviendo con carácter definitivo
todas las cuestiones que surjan en nuestra mente- [en ese
estado de sosiego], a la que [como miembros de Cristo]
asimismo fuisteis llamados [a vivir] en un solo cuerpo; y
sed agradecidos -apreciando y dando la alabanza a Dios
siempre- (ampliado por el autor).
Cuando era niño mi madre solía decirme: «Charles, la cena
estará lista a las seis de la tarde. Quiero que estés allí». Poco
después me encontraba jugando cuando llegaban las seis. De
repente oía una voz que gritaba: «¡Charles, Charles!» No
tenía necesidad de averiguar si se trataba de la voz de mi
madre. En menos de un segundo sabía de quién era. Me había
criado escuchándola. Me podrían haber llamado mil madres,
pero solamente la mía me llamaba por mi nombre de modo
tal que yo la obedecía. Corno sornas salvos, forma parte del
comportamiento natural y normal saber cuándo habla Dios;
se trata de nuestro Padre que nos llama por nuestro nombre.
CAPÍTULO V
Factores que
determinan la forma
en que Dios se comunica
Como ya hemos demostrado que Dios todavía habla por
diversos medios, cabe preguntarse ¿qué es lo que determina
el contenido de lo que dice? Tomemos el caso de dos grupos
de personas que están orando por las mismas cosas. Es
posible que el grupo A reciba una respuesta sumamente
positiva de parte de Dios, mientras que el grupo B no y pueda
llegar a sentirse por eso prácticamente negativo y derrotado.
¿Por qué será que el grupo A se siente motivado y alentado,
mientras que al grupo B se desalienta? Dios ama a ambos
grupos por igual, pero hay una diferencia radical en cuanto
a lo que oyen. Esa diferencia casi siempre puede explicarse
mediante tres factores principales que influyen significativamente sobre el contenido de lo que Dios comunica a sus hijos.
Nuestra relación con Él
El primer factor, nuestra relación con Dios, afecta lo que
oímos cuando oramos y escuchamos. El único mensaje que
puede recibir el incrédulo de parte de Dios es que siendo un
pecador tiene que buscar a Jesús como su Salvador. Mientras
esa persona no conozca a Cristo como su Mesías, no oirá la
59
60
Cómo escuchar la voz de Dios
voz de Dios hablándole sobre ningún asunto que no sea la
salvación.
¿Qué pasa con los creyentes? ¿Cómo influye nuestra relación con el Señor en lo que oímos? Esa relación tiene dos
aspectos. En primer lugar, somos salvos. Cuando por fe recibimos al Señor como nuestro Salvador, dice la Biblia que
nacemos de nuevo. Somos sacados del reino de las tinieblas
y trasladados al reino de la luz. Nos hacemos hijos de Dios.
Nuestra experiencia de salvación representa el comienzo de
nuestra relación con Él.
Úl segunda parte de esa relación es nuestra identificación. Nuestra salvación se ocupa de nuestra seguridad eterna y nuestra
identificación de nuestro andar diario victorioso. Por identificación quiero decir que la vida de Cristo pasa ahora a ser
mía y que la mía es suya. «Ya no vivo yo, mas vive Cristo en
mí» (Gálatas 2.20). Lo que le pasó a Cristo en el Calvario me
pasó a mí. Cristo fue crucificado y yo fui crucificado. Cristo
fue sepultado y yo fui sepultado. Cristo fue levantado y yo
fui levantado. La identificación es el himno lema de Romanos
6. Cuando nos identificamos con Cristo y aceptamos que por
la fe el poder del pecado ha sido quebrado, estamos en
libertad para andar en el Espíritu, somos liberados para ser
las personas que Dios quiere que seamos. Se trata de que
Cristo Jesús vive su vida en nosotros y a través de nosotros
como individuos. Nuestra relación con Él consiste en que
somos salvos, perdonados, aceptados; somos hijos de Dios.
En la cruz estarnos seguros. Podemos contar con la paz y la
seguridad de. que nuestro andar diario le resulta agradable y
honorable a El. Ambos aspectos de la relación, la salvación y
la identificación, hacen una gran diferencia en cuanto a lo que
le oírnos decir a Dios.
Quien está seguro y a salvo en el amor del Señor, y es
sostenido por su gracia, ya no escucha hablar a un Dios
distante. Ahora escucha a quien lo ama en tal medida que lo
involucra en una relación personal y en esto radica la diferencia. Ya no nos acercamos a Él a tientas e implorando, con
la duda de si seremos aceptados en su presencia o no.
Mediante mi identificación con el Señor, me acerco sabiendo que he sido aceptado, no por mi comportamiento sino
Factores que determinan la forma en que Dios se comunica
61
porque he creído en Él en razón de lo que Él ya ha logrado.
Por ello tengo la posibilidad de acercarme a Él con plena
confianza y certidumbre.
Ahora es mi Sumo Sacerdote personal, fiel y misericordioso. Es mi Padre, con el cual disfruto de íntima comunión. Ya
no tengo que quedarme en pie en la parte exterior, procurando atisbar su presenda. Jesús ha pagado el precio de admisión mediante su sangre derramada, de modo que soy ahora
miembro legítimo de su propia familia, con derecho a sentarme ante su presencia sintiéndome seguro en mi carácter
filial. Oigo su voz porque soy «oveja de su prado» (véase
Salmo 79.13).
Nuestra comprensión de Él
Lo que oímos es afectado no sólo por nuestra relación con
Él sino también por otro factor, nuestro entendimiento de lo
que Él es. Nacimos con un esquema mental en el cual se
colocaron alternativas positivas y negativas. De manera inconsciente aceptamos puntos de vista basados fundamentalmente en lo que nos enseñaron otros. Nuestro punto de
vista acerca de Dios se vio muy influenciado por el de nuestros padres y por lo que se nos enseñó en los primeros años
de nuestra existencia. Muchos hemos incorporado en nuestro ser interior conceptos sobre Dios que nos han legado los
maestros en la escuela, los de la Escuela Dominical y los
predicadores. Nuestra percepción de Dios hoy todavía se
compone en buena medida de lo que ellos entendían.
Una mañana, después de un compromiso, dos jóvenes me
llevaban al aeropuerto. El conductor entró en conversación
conmigo. Me contó que había recibido una cinta grabada con
un sermón que prediqué sobre el tema de hacer a un lado las
cosas de niño. Me informó que había estado en el volante más
de dieciséis horas y que había escuchado la cinta en todo el
recorrido. Estaba asombrado de la diferencia que se había
operado en su vida después de escucharla y de que su
relación con sus padres y con el Señor se había visto fortalecida a través del mensaje.
El otro joven estuvo callado la mayor parte del viaje, pero
cuando nos acercábamos al aeropuerto reaccionó. Dio a enten-
62
Cómo escuchar la voz de Dios
der que no estaba seguro de lo que Dios estaba haciendo en
su vida y que parte de la confusión que sentía estaba relacionada con su llamado al ministerio. Cuando terminó de expresarse, le pregunté sobre su relación con sus padres. Contestó que su padre era un hombre sumamente dominante.
Luego, sin provocación alguna, exclamó: «Usted sabe, cuando me acerco a Dios a orar, me asalta la misma sensación
desdeñosa que siento cuando hablo con mi padre. Es como
si lo viera cuando hablo con Dios. Tengo la misma imagen
de un Dios dominador que no me ha aceptado y en su
presencia tengo la sensación de que no puedo estar a la altura
que debo estar».
Muchísimas personas se acercan a Dios de este mismo
modo temeroso, porque la noción que tienen de Él ha sido
distorsionada por la actitud, el comportamiento o la enseñanza de otros. Resulta fácil demostrar que nuestra comprensión de lo que Dios es afecta lo que oímos. Más aún, he
identificado siete áreas claves para entender la naturaleza de
Dios. Ellas determinan la esencia de la comunicación que nos
llega de Él.
Un Padre amante o exigente
Cuando Dios habla, ¿oímos a un Padre amante que nos
perdona y tiene un interés genuino en nosotros o a uno
exigente, que vive elevando el nivel de lo que espera de
nosotros, en quienes pone grandes expectativas? ¿Oímos la
voz de uno que nos acepta donde estamos o la de alguien que
insiste constantemente en que saquemos mejores notas que
las que sacamos? Cuando oramos, ¿nos presentarnos ante un
Padre que nos envuelve con sus brazos en un enlace amoroso, o nos quedarnos con la sensación de que estamos condenados?
Todos escuchamos uno u otro de los siguientes: Oímos a
un Padre amoroso, que nos acepta, y que nos dice: «Está bien.
Confía en mí la próxima vez y haré que tu gozo sea pleno»;
u oímos a un padre exigente que nos censura, diciendo: «Pues
bien, has vuelto a arruinar las cosas, ¿no? Evidentemente no
hiciste lo que te dije, ¿no es cierto?»
Factores que determinan la forma en que Dios se c-omunica
63
El último caso no es el del Dios de la Biblia. El primero sí
lo es. Por cierto que con frecuencia nuestra seguridad como
creyentes depende de que entendamos que el Dios al cual
servimos es primero y principalmente el Dios de amor.
Un amigo íntimo o distante
Cuando oímos a Dios, ¿escuchamos a un amigo íntimo o a
uno distante que sólo mantiene con nosotros un vínculo
casual? La intimidad forma parte vital de la vida cristiana.
Dios quiere lograr una relación de intimidad con nosotros.
Una de las pruebas evidentes es el hecho de que vino a este
mundo en la persona de Jesucristo a fin de andar como
hombre entre los hombres.
En la actualidad, cuando abordamos el tema de la intimidad, la mayoría de las personas piensa únicamente en el sexo.
Pero la intimidad más grande es la de la amistad, o sea, la
intimidad emocional. Cuando oramos y hablamos con Dios,
escuchamos a un amigo íntimo, alguien que nos oye lo que
querernos decir. Nuestro Señor es un amigo verdadero, genuino y fiel.
Está siempre allí, podemos contar con Él. Un amigo distante podrá prestar oídos a nuestras oraciones si da la casualidad de que nuestros intereses coinciden con los suyos, pero
un amigo íntimo es alguien que escucha, sea o no de su
interés. El que entendamos a Dios corno un amigo íntimo o
corno un conocido distante influye en el grado de apertura
que podamos tener en nuestras conversaciones con El.
Cuando trabajaba como repartidor de diarios, conocí a un
maestro que se detenía alIado de la calley me compraba un
ejemplar del periódico. Yo sabía que recibía el diario en su
casa, pero de todos modos me compraba uno. Luego pasaba
unos momentos conversando conmigo; me decía que pensaba y que oraba por mí. Puesto que mi padre falleció cuando
tenía sólo siete meses de edad, ese maestro se convirtió en mi
figura paterna. Me mostró que Dios me amaba y que no
estaba demasiado atareado corno para ocuparse de Charles
Stanley. Me sirvió de gran aliento, y probablemente fue el
único hombre que me proporcionó la perspectiva más equilibrada acerca de lo que era Dios, o sea, un Dios que se
64
Cómo escuchar la voz de Dios
ocupaba en forma amorosa de sus criaturas, un amigo que
nunca tenía apuro, que me amaba y me aceptaba incondicionalmente.
Un maestro paciente o intolerante
Supongamos que usted haya hecho un disparate. Ha metido la pata, y se acerca al Señor a fin de considerar la
situación. ¿Es esto lo que le oye decir? «Entiendo. Permíteme
que te muestre en qué fallaste. Permíteme que te muestre por
qué fracasaste y por qué te sientes desilusionado. Permíteme
que te muestre por qué estás desalentado y cómo puedes
evitarlo la próxima vez. Aun cuando lo vuelvas a hacer, sin
embargo, te voy a seguir amando, porque has sido aceptado
por gracia, no por tu comportamiento. Te enseñaré por medio de mi Espíritu, aunque tropieces y caigas, porque mi
meta final es que llegues a ser la persona que quiero que
seas, conforme a la imagen de mi Hijo. De manera que
sigue adelante, porque siempre estaré contigo».
¿O será esta la respuesta que recibe? «Pues bien, has arruinado todo de nuevo. ¿Será posible que no te entre en la
cabeza que cuando te digo algo, es así como quiero que lo
hagas? ¿Por qué será que te he dicho exactamente lo mismo
vez tras vez, y te empeñas en complicarlo todo?»
Si vemos a Dios como el maestro paciente que sabe de
dónde hemos salido y lo poco que sabemos, que comprende
que los miembros de nuestra familia no eran cristianos practicantes, que entiende nuestros sentimientos de inferioridad,
entonces escucharemos con un corazón abierto, dispuesto a
aprender.
Si, en cambio, vemos a Dios como un maestro criticón que
no hace sino insistir sobre nuestra falta de entendimiento espiritual, entonces vamos a vivir permanentemente esperando ser
castigados por ese maestro intolerante que no aguanta nuestros errores o fracasos. Si esa es la idea que tenemos de Dios,
en ese caso estamos escuchando a una deidad prefabricada,
preprogramada que no tuvo su origen en las Escrituras.
Con frecuencia una de las razones de nuestra perspectiva
incorrecta de Dios es que cada vez que vamos a algún culto
de la iglesia, encendemos la televisión o incluso leemos un
Factores que determinan la fonna en que Dios se comunica
65
libro, alguien nos dice: «Estás pecando contra Dios». «No
estás obedeciendo a Dios». «No estás haciendo esto». «Deberías hacer aquello». «Dios está insatisfecho». «Dios está enojado». Recibimos una paliza verbal, emocional, desde todos
los ángulos, pero esto no está de acuerdo con el Dios de la
Biblia. El Dios de la Biblia es alguien ante quien podemos
presentarnos sabiendo que nos va a recibir con paciencia y
comprensión. No es un ser criticón, estricto e intransigente.
No nos reprende ni nos hace sentir insignificantes porque no
logramos el nivel esperado.
Un guía paciente o airado
Todos tenemos momentos en la vida cuando nos salimos
del camino. Nos desviamos. Decidimos que esa es la senda a
seguir, pero a veces el resultado produce debilitamiento.
¿Cómo reacciona Dios?
Las Escrituras dicen que en esa situación, la reacción de
Dios sería semejante a lo que sigue: «Un momento, Charles.
Te has desviado del camino. Permíteme que te diga lo que va
a pasar si sigues en esa dirección. Deja que te revele la forma
en que puedes volver al camino correcto, a fin de evitar
lamentables consecuencias en adelante».
Aunque pueda castigarnos a fin de que regresemos a la
ruta, en ninguna parte de la Biblia dice Dios que se enoja
cuando uno de sus hijos se extravía. Cuando le desobedecemos, Dios no se enoja; siente tristeza. El Espíritu Santo dentro
de nosotros nos busca, recordándonos que Dios nos ama y
quiere guiarnos. El sistema de alarmas comienza a funcionar,
las luces comienzan a centellear, diciéndonos que nos hemos alejado de la voluntad de Dios, que estamos encaminados en dirección equivocada.
No se ocupa de recordarnos con severidad que una vez
más hemos hecho una mala decisión. No nos aporrea por
nuestra incapacidad. Ese tipo de perspectiva lo que hace es
acercarnos a Dios sintiéndonos condenados, culpables y llenos de frustración, temores y ansiedades. Ver a nuestro Señor
así constituye un tipo de esclavitud.
El lado negativo de todas estas actitudes hacia Dios es una
de las razones por las que la iglesia es tan débil hoy. Estamos
66
Cómo escuchar la voz de Dios
equivocados si pensamos quepios es un guía rencoroso. No
lo entendemos y acudimos a El como pordioseros antes que
como buscadores con fe.
Un consejero comprensivo o insensible
Cuando hablamos con el Señor y le presentamos nuestros
temores y zozobras, ¿qué es lo que oímos? ¿Oímos que Dios
nos dice: «Está bien. Me doy cuenta cómo te sientes. Entiendo
por qué estás dolorido y también la razón. Entiendo perfectamente por qué caíste, y quiero decirte que te amo y que te
voy a ayudar?
Por el contrario, acudimos al Señor y le decimos: «Señor,
lamento tener que decirte esto, pero la verdad es que estoy
muy avergonzado de acudir a tu presencia. Me siento culpable y bastante malvado como consecuencia de lo ocurrido.
He acudido a ti tantas veces en busca de perdón por esta
situación que entendería perfectamente si no me permitieras
volver a encontrarme contigo. Te ruego que me perdones,
Dios; por favor, perdóname aunque sólo sea una vez más».
Cuando descargamos las heridas de nuestro espíritu, las
frustraciones de nuestra vida, Dios no es esa clase de consejero que nos arroja condenación a la cara o que nos aplasta
con montones de culpa. Toda persona necesita un consejero
al cual se le pueda contar la verdad, uno que no reaccione
airadamente. Si los consejeros mundanos pueden evidenciar
esa clase de compasión, mucho más que Dios.
El consejero que tenemos como creyentes es uno del cual
no podemos ocultarnos. Lo sabe todo de todas maneras y
podemos contarle lo que se nos ocurra. En efecto, podemos
decirle lo que sentimos hacia Él, aun cuando esos sentimientos no sean necesariamente los más nobles. Sea lo que fuere
que le digamos, Dios no deja de amarnos, y como consejero
comprensivo, puede recibir cualquier cosa que le demos y
aceptarnos incondicionalmente. Nos rodea con sus brazos y
nos dice: «Está bien». En realidad, quizás lo más hermoso que
cualquier consejero puede decirle al corazón quebrantado y
desilusionado es esto: «Todo va a salir bien». ¿Es ese el tipo
de consejero al que nos acercamos, o acudimos a uno insensible que más bien se enoja porque tenemos problemas? ¿Nos
Factores que determinan la forma en que Dios se comunica
67
acercamos llenos de rechazo porque nuestro comportamiento no se asemeja a lo que se esperaba de nosotros? ¿Cuál es
el nivel de comportamiento que el consejero espera? ¿Santidad y justicia sin compasión alguna?
La mayoría de nosotros hemos conocido algún momento
de aflicción. ¿Acaso no fue esa persona que se limitó a estar
sentada en silencio a su lado la que le ofreció el mayor
consuelo? ¿Acaso el pastor más efectivo no fue la persona
que dijo poco, pero que lloró junto a usted y se mostró
sensible ante su dolor? El corazón compasivo y misericordioso es el corazón de Dios.
Cuando Jesús sanaba y daba de comer a las multitudes,
dice la Biblia que «tuvo compasión de ellas» (Mateo 9.36).
Cuando Cristo contempló la ciudad de Jerusalén, «al verla,
lloró sobre ella» (Lucas 19.41). David escribió en Salmos
103.8: «Misericordioso y clemente es Jehová; lento para la ira,
y grande en misericordia».
Un proveedor generoso o reacio
Cuando llevamos nuestras peticiones al Señor, ¿oímos a
un Padre que dice que se deleita en darnos generosamente
todas sus riquezas y toda su gloria? ¿Oímos a un Dios que
dice que se deleita en proporcionar a sus hijos abundantes y
provechosos tesoros? ¿O nos encontramos con uno que es
reacio a dar, que tabula nuestros pedidos en una calculadora? ¿Vemos a un Dios con cuaderno en la mano, llevando
una cuenta exacta de lo que nos va a otorgar esta vez?
El Dios de la Biblia no es un Dios calculador. Su interés es
bendecimos al máximo en nuestra vida. Es por ello que
promete que algunos creyentes van a producir fruto al ciento
por ciento. Así no obra el proveedor reticente. El concepto de
un Dios chabacano y un tanto tacaño es una concepción
totalmente errada del único y verdadero Dios viviente. Si
acudimos a Él con alguna urgencia económica y no lo vemos
como un proveedor generoso, estamos en una posición desfavorable. Nuestra fe ya tambalea, y nos va a costar recibir
alguna bendición suya. Lo único que nos vamos a atrever a
pedir es lo que creemos que merecemos, cuando en realidad
no merecemos nada. Esto no tiene nada que ver en la cuestión.
68
Cómo escuchar la voz de Dios
Hemos de acudir pidiéndole a Dios que nos bendiga en base
a sus infinitos recursos de grada, amor y misericordia. El
hecho de que podamos acudir confiadamente al Señor es
algo que destaca el relato del hijo pródigo (véase Lucas
15.11-32). Allí vernos el retrato de un Dios que está preparado
y dispuesto para bendecir a sus hijos con cosas maravillosas.
Si conocernos a Dios, no estarnos perdidos ni somos pródigos; somos hijos del Rey. No lo vernos corno un proveedor
tacaño, sino generoso; tendremos la esperanza de que su
bondad nos inundará totalmente.
Si nos acercarnos a Dios corno derrochadores, calculando
exactamente con cuánto nos va a bendecir, en ese caso no
recibiremos las sobreabundantes bendiciones de Dios, porque no hemos acudido con fe; acudimos con dudas. Si tenernos una perspectiva equivocada de Dios, escucharnos el
mensaje equivocado también.
Un sustentador fiel o inconsecuente
El todopoderoso Dios está de nuestra parte. Es nuestro fiel
sustentador. Cuando todo el mundo nos abandona, podernos
contar con Él. Cuando nadie está dispuesto a permanecer a
nuestro lado, allí está Él. Es veraz, confiable y consecuente.
Podernos depender de Él.
Cuando acudimos a Él y le pedirnos apoyo de algún tipo,
le oírnos contestar: «Aquí estoy contigo. Apóyate en mi amor
y mi gracia, toda mi omnipotencia y omnisciencia están a tu
disposición. En esto estarnos metidos ambos. Tienes mi fortaleza)). O, cuando oramos, preguntarnos: «Señor, ¿estás allí?
Señor, no me parece oírte. ¿Por qué no hablas ni me dices
nada, Señor?)) Pues bien, ese no es el Dios nuestro, porque
las Escrituras dicen que las misericordias de Dios son nuevas
o fieles cada mañana (véase Lamentaciones 3.23). Sea que nos
levantemos a la mañana o a la medianoche, sus tiernas misericordias están allí esperándonos. No tenernos necesidad de
presentamos ante Él preguntándono~ si estarnos diciendo lo
correcto. Sencillamente acudimos a El sabiendo que está de
nuestra parte, y agradeciéndole por el hecho de estar invariablemente con nosotros.
Factores que determinan la forma en que Dios se comunica
69
Nuestra actitud hacia Él
Si acudimos a Él en actitud de rebeldía, de indiferencia y de
orgullo, no oiremos lo que quiere decir. Para escuchar debernos
poner de manifiesto una actitud adecuada hada Dios.
Antes que todo, nuestra actitud debe ser sumisa. Es preciso que
nos presentemos ante el Señor y que estemos dispuestos a
humillamos demostrando disposición a hacer su voluntad.
Debernos estar dispuestos a llevar a cabo cualquier tarea que
nos proponga.
Segundo, nuestra actitud debe ser de confianza. Tenernos que
estar absolutamente convencidos de que Dios nos va llevar
en la dirección correcta, y tener la certeza de que nos guiará
por la senda de la justicia. Jamás podremos llegar a disfrutar
de plena intimidad con, un Dios en el cual no confiarnos
totalmente. Esperar en El significa reconocer que es total y
absolutamente confiable.
Tercero, nuestra actitud debe ser agradecida. Aunque ayer
haya sido un desastre, hemos de trasponer hoy los portales
de Dios con agradecimiento y sus atrios con alabanza.
¿Qué hacer con el pecado?
Quizá nos preguntemos dónde entra el pecado en este cuadro.
He aquí cómo encuadra con nuestra actitud acerca de Di~s.
Aunque voluntaria o impulsivamente pequemos contra El,
seguirnos teniendo un padre amante, un amigo íntimo, un
maestro paciente, un manso guía, un consejero comprensivo,
un proveedor generoso y un fiel sustentador.
No entendamos mal esto, pues no equivale a pasar por alto
el pecado. El Dios de la Biblia que reacciona ante nuestro
pecado no lo hace tratando de destruimos. ¿Acaso un padre
amante destruye a su hijo cuando se porta mal? ¿O lo echa
de la casa? Claro que no. ¿Acaso un amigo íntimo nos vuelve
la espalda cuando traicionarnos su confianza? ¿Se irrita el
maestro paciente cuando fracasamos? ¿Acaso el manso guía
se vuelve hostil cuando perdernos el camino? ¿Acaso el
consejero comprensivo nos espeta su animosidad cuando
nos equivocarnos? ¿Deja de ser benevolente el proveedor
generoso o el fiel sustentador cuando tenernos miedo de
70
Cómo escuchar la voz de Dios
seguir pidiendo? Demasiadas personas conciben ideas equivocadas acerca de Dios, y como resultado, se encuentran
aprisionadas emocional y espiritualmente. Esa es la razón
por la cual la Iglesia no es un poderoso ejército. Es el motivo
por el cual no vibramos de emoción en torno al Señor Jesucristo, como también la razón por la cual no glorificamos a
Dios al máximo de nuestra capacidad. Por eso nos abstenemos de difundir el mensaje de Jesucristo con confianza y
valor, porque estamos muertos de miedo ante Dios.
No oímos la verdad; por consiguiente, no vivimos en ella.
Ahora bien, no estoy minimizando el pecado ni sus efectos.
El padre amante castiga a su hijo desobediente, pero lo hace
con espíritu de amor. El maestro paciente hace quedar al niño
después de clase hasta que aprende, pero ese maestro no deja
de ser comprensivo. El guía amable orienta al escalador
extraviado en la senda correcta, ¡pero no lo va a lanzar al
vacío al hacerlo!
El saber que Dios está hablando no es suficiente. Tenemos
que entender el carácter del Dios al que servimo~ si hemos
de cumplir sus <jrdenes. Nuestra relació!, con El, nuestra
comprensión de El y nuestra actitud hacia El, todo influye en
el contenido de lo que nos revela.
Las distorsiones de cualquiera de estos factores lógicamente
alteran la esencia de su comunicación. Cuando están en armonía
con los principios de la Biblia, podemos tener seguridad en cuanto
a lo que oímos, porque escuchamos a aquel en el cual no hay
«mudanza, ni sombra de variación» (véase Santiago 1.17).
CAPÍTULO VI
¿Escuchamos a Dios?
Samuel fue uno de los profetas más poderosos del Antiguo
Testamento. Como expresé anteriormente, no es mera coincidencia que su primera tarea de parte de Dios haya requerido que aprendiera a escuchar su voz. En el primero de sus
libros capítulo 3 versículos 4 al 10, leemos que Samuel, que
había sido confiado al cuidado de EH el sacerdote, estaba
acostado una noche cuando el Señor le habló:
Jehová llamó a Samuel; y él respondió: Heme aquí. Ycorriendo luego a EH, dijo: Heme aquí; ¿para qué me llamaste? Y Elí
le dijo: Yo no he llamado; vuelve y acuéstate. Yél se volvió y
se acostó. Y Jehová volvió a llamar otra vez a Samuel. y
levantándose Samuel, vino a EH y dijo: Heme aquí; ¿para qué
me has llamado? Yél dijo: Hijo mío, yo no he llamado; vuelve
y acuéstate. Y Samuel no había conocido aún a Jehová, ni la
palabra de Jehová le había sido revelada. Jehová, pues, llamó
la tercera vez a Samuel. Y él se levantó y vino a EH, y dijo:
Heme aquí; ¿para qué me has llamado? Entonces entendió
EH que Jehová llamaba al joven. Y dijo EH a Samuel: Ve y
acuéstate; y si te llamare dirás: Habla, Jehová, porque tu
siervo oye. Así se fue Samuel, y se acostó en su lugar. Y vino
Jehová y se paró, y llamó como las otras veces: ¡Samuel,
Samuel! Entonces Samuel dijo: Habla, porque tu siervo oye.
¡Qué forma más hermosa de contestar a Dios: «Habla,
porque tu siervo oye»! Elí enseñó a Samuel a escuchar a Dios,
71
72
¿ Escuchamos a Dios?
Cómo escuchar la voz de Dios
Y si hoy hemos de ser hombres y mujeres suyo~, tenernos que
aprender en qué forma podernos oír lo que El nos dice. Lo
hacernos de varias maneras que vamos a considerar brevemente aquí.
Con expectación
Si hemos de escuchar a Dios, tenernos que acudir a Él con
expectación. Debernos anticipar que Él nos quiere hablar.
Jeremías 33.3 da un ejemplo de este anhelo cuando cita a Dios
mismo: «Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas
grandes y ocultas que tú no conoces}}. En todas las Escrituras
encontrarnos la promesa de que Dios realmente nos habla,
pero si nos acercarnos a Él dudando de su capacidad para
hablar, tendremos grandes dificultades para escuchar su voz.
El acto de creer con expectación las promesas de Dios equivale a expresar fe, sin la cual «es imposible agradar a Dios}}
(véase Hebreos 11.6). Es preciso que tengamos gran expectación cuando se trata de oír hablar al Señor.
Dicha actitud se basa en la confiabilidad. Cuando Elías se
enfrentó a los cuatroscientos cincuenta profetas de Baal y los
cuatroscientos de Asera, lo hizo con una confianza que parecía rayar en la abierta insolencia. Después de burlarse de los
falsos profetas que no pudieron hacer bajar fuego del cielo
para consumir el sacrificio de bueyes que habían preparado, le
correspondió su turno. Casi podernos imaginar la sonrisa de
complacencia en su rostro mientras se preparaba para invocar
al Dios de Israel.
Antes de hacerlo, sin embargo, hizo que alguien derramara
cuatro cántaros de agua sobre la leña y los bueyes. Para mayor
seguridad hizo que empaparan la leña con cuatro cántaros más
de agua, y para que nadie pensara que no estaba suficientemente mojada, agregó cuatro más, «de manera que el agua
corría alrededor del altar, y también se había llenado de agua
la zanja}} (1 Reyes 18.35). ¿Esperaba que Dios contestara?
Claro que sí. Elías sabía quién era el Dios vivo y verdadero
porque ya lo había visto predecir y llevar a cabo una sequía.
Ya había sido testigo de su gran poder cuando hizo volver a la
vida al hijo de la viuda de Sarepta. Había comprobado la
73
provisión hecha para ella por Dios al volver a llenar en forma
sobrenatural la tinaja de harina y la vasija de aceite.
Elías esperaba que Dios contestara porque había respondido fielmente en el pasado. El Dios de Elías es también
nuestro Dios, y su confiabilidad no se ha modificado en lo
más mínimo.
Con quietud
El salmista dijo: «Estad quietos, y conoced que yo soy
Dios}} (Salmo 46.10). Si hemos de escuchar a Dios, tenernos
que estar quietos y dejar que Él sea el que hable. Muchos,
cuando oran, se limitan a leer una lista de pedidos, se levantan y se van. En lugar de oír a Dios, nos limitarnos a informarle lo que querernos. ¿Cómo puede Dios hablamos si no
nos darnos tiempo para escuchar? La quietud es esencial para
ello. Si estarnos demasiado ocupados corno para prestar
atención, no oiremos nada. Si pasamos noche tras noche
mirando la televisión y luego tratarnos de escuchar, encontraremos que nuestra mente está repleta de interferencias
carnales. Prepararse para escuchar a Dios requiere tiempo y
quietud. «Alma mía, en Dios solamente reposa, porque de El
es mi esperanza}} (Salmo 62.5).
Es por eso que a través de los siglos tantas personas han
procurado recluirse en los desiertos, en las montañas o en los
monasterios. Allí el ruido de la civilización desaparece y la
voz de Dios no tiene tanta competencia. Ese silencio, sin
embargo, podernos encontrarlo en la quietud del sofá de una
sala de estar entrada la noche o en la mesa de la cocina
temprano por la mañana. El lugar no tiene importancia. Lo
que importa es la escala de los decibeles. La voz de Dios es
quieta y suave, y es fácil sepultarla bajo una avalancha de
clamor.
Con paciencia
Hay cosas que Dios no nos va a decir instantáneamente.
Algunas revelaciones especiales las oiremos únicamente después de haber esperado un poco de tiempo. Una de las
razones es sencillamente que no siempre estarnos preparados.
74
¿ Escuchamos a Dios?
Cómo escuchar la voz de Dios
Debido a ello, a veces Dios retiene información hasta que
estemos preparados para escuchar.
Debemos estar dispuestos a escucharlo pacientemente,
porque esos períodos pueden prolongarse y poner a prueba
nuestra fe. Dios ha prometido hablamos al corazón, de modo
que podemos esperar que lo haga, pero no está obligado a
decirnos todo lo que queremos saber al momento en que
deseamos contar con la información.
Nos gustaría decir: «Señor, esta es mi orden para hoy. Te
ruego que me des una respuesta antes de que me levante de
mis rodillas». Puede ocurrir que Dios no nos hable sobre esto
sino semanas después, no porque se haya olvidado, sino
porque en el proceso de esperar, nos cambia y prepara para
oír su mensaje, el que quizás no hubiéramos aceptado si
hubiese hablado instantáneamente.
Activamente
Para escuchar a Dios es preciso que esperemos activamente meditando en su Palabra. Colosenses 3.16 expresa que «la
palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e
himnos y cánticos espirituales».
Si sólo conocemos porciones de la Palabra y nos ocupamos
de un tema favorito, dejamos de buscar todo el consejo de Dios.
La forma en que nos hacemos ricos y rebosantes en la verdad
de la Palabra es meditando sobre las Escrituras, escudriñándolas, digiriéndolas y aplicándolas a nuestro corazón.
Frente a una de las decisiones más difíciles de mi vida le
pedí a Dios que hablara a mi corazón temeroso y titubeante.
Estaba leyendo el capítulo 41 del libro de Isaías cuando llegué
a la última parte del versículo 9, y fue como si Dios me dijera:
«Pues bien, Charles: "Mi siervo eres tú; te escogí, y no te
deseché. No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes,
porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré,
siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia"» (vv.
9,10). Medité sobre ese pasaje día y noche durante varias
semanas, me recordaba continuamente su llamado a no temer y me daba la seguridad de que contaba con ayuda
75
divina. «Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de
tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo» (v. 13).
Cuando llegó el momento de la crisis, estaba lleno de una
asombrosa paz. Ese pasaje me impactó completamente. Sentía que estaba mirando la situación desde la perspectiva de
Dios, confiando en su promesa y en su poder para llevarla a
cabo. Una vez más comprendí lo que Pablo quiere decir por
esa paz que sobrepasa todo entendimiento.
En otro momento de mi vida y durante varias semanas el
Señor me llevó de nuevo al Salmo 81 en mis meditaciones
matutinas. El versículo 6 captaba mi atención constantemente: «Aparté su hombro de debajo de la carga; sus manos
fueron descargadas de los cestos». Sabía que Dios estaba
tratando de hablarme por medio de ese pasaje, pero no estaba
seguro de lo que me quería decir. Cuanto más leía y meditaba, tanto más comencé a darme cuenta de que me estaba
preparando para un cambio. En ese momento era pastor
de una iglesia numerosa en una gran ciudad. Teníamos una
escuela cristiana que crecía rápidamente, y me encontraba
muy sobrecargado porque buena parte de la responsabilidad
caía sobre mis propios hombros.
Después de pasar varias semanas meditando sobre ese
pasaje y tomándolo como una promesa de liberación, el
Señor me mandó un miembro del personal que literalmente
me sacó la carga de los hombros y liberó mis manos de los
cestos. Ella se hizo cargo de la responsabilidad total de la
escuela y yo quedé libre para ocuparme de la iglesia.
Dios es sumamente preciso en las instrucciones y promesas que ofrece a través de su Palabra. La meditación en tomo
a la Palabra de Dios es una de las formas más maravillosas
en que podemos escuchar la voz de Dios en busca de orientación divina.
Con confianza
Debemos confiar que cuando escuchamos a Dios, oiremos
lo que necesitamos. No siempre será lo que deseamos, pero
Dios nos comunica lo que resulta esencial para nuestro andar
con Él.
76
Cómo escuchar la voz de Dios
¿Nos negaríamos a revelar a nuestros hijos la información
necesaria a fin de obedecer nuestras instrucciones? ¿Les diríamos: «Esto es lo que quiero que hagan», y luego nos
negaríamos a darles la información necesaria? Claro que no.
El Señor Jesús dijo: «Pues si vosotros, siendo malos, sabéis
dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro
Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le
pidan?» (Mateo 7.11).
En forma dependiente
Al acercarnos a Dios es preciso que lleguemos reconociendo que dependemos totalmente del E~píritu Santo para
que nos enseñe la verdad. Si acudimos a El con una actitud
arrogante, será muy difícil que el Espíritu Santo nos instruya.
En 1 Corintios 2.7-11 Pablo escribió lo siguiente:
Mas hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría
oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para
nuestra gloria, la que ninguno de los príncipes de este siglo
conoció; porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de gloria. Antes bien, como está escrito:
Cosas que ojo no vio, ni oído oyó,
ni han subido en corazón de hombre,
son las que Dios ha preparado
para los que le aman.
Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque
el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.
Porque, ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre,
sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco
nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios.
No hay modo de escuchar a Dios aparte del ministerio del
Espíritu Santo. Cuando Dios habla por medio de otros o por
medio de las circunstancias, se trata de la obra del Espíritu.
Jesús dijo en Juan 16.7: «Pero yo os digo la verdad: Os
conviene que yo me vaya; porque si no me fuese, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré».
y en Juan 16.13 Cristo explica que el Espíritu «no hablará por
su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os
hará saber las cosas que habrán de venir».
¿Escuchamos a Dios?
77
Cada uno de nosotros posee un receptor divino que vive
dentro de nosotros en la persona del Espíritu Santo. Es por
esto que Pablo agregó en 1 Corintios 2.12 que «nosotros no
hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que
proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha
concedido}}. La oración no consiste en que Dios está arriba y
nosotros aquí abajo; es el Espíritu Santo hablando dentro de
nosotros, dando testimonio a nuestro espíritu para que conozcamos la mente de Dios. La verdad es que tenernos la mente
de Cristo, pero ¿cómo hacernos para apropiamosla en un momento dado? Aceptando en ese momento, por la fe, que el
Espíritu Santo que vive en nosotros contestará nuestras peticiones, hablará a nuestro corazón y nos dará instrucciones.
Para recibir las instrucciones <;le Dios es necesario que
estemos en buenas relaciones con El. Eso significa que hemos
de ser llenos de su Espíritu y tenernos que aprender a andar
en su Espíritu, sin contristar al Espíritu Santo de Dios (véase
Efesios 4.30). Si contristamos a Dios al decirle sí al pecado y
apagarnos al Espíritu diciéndole no a Dios, ¿cómo puede el
Espíritu Santo, que es receptor y comunicador para nuestro
espíritu, declararnos la revelación de Dios? Una de las principales razones por las que la gente no oye nada cuando habla
con Dios es que no está viviendo en el Espíritu. Su estilo de
vida está en silenciosa rebelión contra Dios.
Una de las razones por las cuales Dios nos manda ser llenos
del Espíritu es que no sólo nos da el poder necesario para el
servicio, sino también que ese Espíritu es esencial para que
podamos oír a Dios. Si apagarnos y contristarnos al Espíritu,
no puede entregarnos el mensaje de Dios porque no estarnos
escuchando. Si rehusamos oír lo que el Espíritu Santo nos
dice, entonces nuestra oración resultará un inútil parloteo
dirigido hacia el cielo, el cual no es oído por Dios. Nuestra
forma de vivir establece la diferencia en lo que oírnos. El
creyente puede vivir lo que la mayoría caracterizaría corno
una vida cristiana normal y aun así estar equivocado, porque
no escucha al Espíritu. Jamás podremos adquirir suficiente
educación y suficiente experiencia, corno para vivir independientemente del Espíritu Santo. Él debe damos la mente de
Cristo, o no la poseeremos. El Espíritu no va a hablar mientras
78
Cómo escuchar la voz de Dios
no admitamos que aparte de su genuina,obra en nuestras
vidas, somos incapaces de recibir algo de El.
No podemos obligar a Dios a que nos diga algo ni un
segundo antes de que esté resuelto a hacerlo. Po~emos ~yu­
nar, orar, gemir y ofrendar, pero nada de eso lo ImpreSIOna
en absoluto. La única forma es acudiendo humildemente a
Él, dependiendo de la obra efectiva y perdurable del Espíritu
Santo dentro de nosotros.
De manera receptiva
Debemos acercarnos a Dios abiertamente. Segunda Timoteo 3.16 es un pasaje familiar en el cual Pablo escribió esto:
«Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar,
para redargüir, para corregir, para instruir en justicia».
Escuchar abiertamente significa estar dispuestos a oír que
Dios nos corrija además de consolarnos, nos acuse además
de darnos seguridad. Podemos esperar que Dios nos dé una
palabra de consuelo sin pensar q~e desea darnos una palabra
de corrección. Si acudimos a El únicamente en busca de
consuelo y prosperidad, sólo en busca de lo que reconforta
el oído, entonces no siempre oiremos lo que tiene para decirnos.
Si no estamos dispuestos a escuchar su corrección, no
pasará mucho tiempo antes de que aumente en forma dramática nuestra necesidad de ella. Al escuchar su voz, dependiendo humildemente del Espíritu Santo, Dios traerá a nuestra memoria aspectos que requieren disciplina. Debemos
aceptar tanto lo positivo como lo negativo.
Muchos son los que se han puesto de rodillas delante de
Dios y Él les ha hablado, pero no les ha dicho lo que esperaban oír. Incluso con las correcciones Dios tiene a la vista una
meta positiva, la cual consiste en impedir que cometamos
errores desastrosos y nos arruinemos la vida. Cuando acudimos a Él con un cedazo espiritual en la mente, resueltos a
elegir únicamente lo que queremos oír, no estaremos escuchando acertadamente.
¿Escuchamos a Dios?
79
Con atención
Escuchar a Dios requiere nuestra plena atención. Si nos
habla por medio de su Palabra (por medio de su Espíritu, por
medio de otros o por medio de las circunstancias), tenemos que
vivir cada día en forma atenta y alerta.
Alguien puede decir algo que nos sirva de piadosa admonición o advertencia. Dios quiere que penetre en nuestro
espíritu, nutra la verdad y le dé vida, de modo que se
convierta en corrección y consuelo. Sin embargo, es preciso
estar atentos a fin de que se produzca ese fruto espiritual.
Nuestras antenas espirituales tienen que estar plenamente
extendidas. Tenemos que ser vigilantes a fin de discernir la
voz de Dios en las circunstancias de nuestra vida cada día.
Debemos preguntarnos constantemente: «¿Qué es lo que está
pasando realmente? ¿Qué significa esta circunstancia en particular?» Como cristianos no podemos dividir nuestra vida
en compartimientos seculares y espirituales. Todo nuestro
andar es espiritual porque Cristo es vida. Desde luego que
no todo lo que hacemos, pensamos o decimos es de carácter
espiritual, pero nuestro andar es espiritual porque somos
nuevas creaciones en Cristo Jesús. Así, en todo lo que Dios
permite en nuestra vida, debemos buscar siempre sus impresiones digitales. Debemos procurar escuchar la voz de Dios
en todo sonido.
Con cuidado
Hebreos 4.12 nos habla acerca del poder de la Palabra. Dice
así: «Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante
que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y
el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los
pensamientos y las intenciones del corazón».
En este versículo Dios nos informa que todo lo que oímos
ha de ser cernido a través de la Palabra. Antes de incorporar
algo a nuestra vida, deberíamos filtrarlo a través de las
Escrituras y eliminar todo lo que esté en contradicción con
ellas. Si se trata de algo contrario a la Palabra de Dios debe
ser neutralizado. Esta es la razón por la que debemos escuchar su voz cuidadosamente, porque la Palabra de Dios
80
Cómo escuchar la voz de Dios
revela las intenciones y las motivaciones más profundas de
nuestra vida. La Palabra de Dios retira el velo de modo que
podamos ver la realidad de todo 10 que nos rodea. La luz de
la Palabra ilumina todo, permitiéndonos separar la verdad
del error. Todo 10 que oímos tiene que ser prolijamente
controlado valiéndonos de la norma absoluta de la verdad
divina.
Sumisamente
Debemos escuchar a Dios en forma sumisa, porque habrá
ocasiones en que 10 que hable a nuestro corazón no nos va a
gustar. Cuando el Señor nos dice algo que no qu~~emos
escuchar, es posible que no reaccionemos con un espmtu de
total obediencia. Pero Dios no se vuelve hostil ante nl!estro
espíritu rebelde; esa no es su forma de reaccionar. El nos
conoce desde antes de que nos dispusiéramos a escucharlo y
sabe exactamente en qué forma reaccionaríamos. Puede que
10 entristezca nuestra reacción negativa, pero n9 manda un
escuadrón de airados ángeles a destruirnos. El sabe que
vamos a tener que luchar con ciertas cosas.
Cuando Jesús fue al huerto de Getsemaní, ya estaba sometido a la voluntad del Padre. No obstante, contendió con el
Padre para determinar si existía alguna otra forma de lograr
el propósito de Dios. Batalló con la separación del Padr:
mientras que a la vez estaba consagrado a su voluntad. Habra
momentos cuando acudamos a El, le escuchemos y luego
luchemos con 10 que oímos. Es posible que no desobedezcamos constantemente 10 que oímos, pero algunas veces no
comprendemos cómo ni por qué Dios va a hacerlo. Quizás
seamos tan sumisos como sepamos ser en el momento, pero
todavía nos esforzamos por cumplir con 10 que Él dice. En
última instancia, la sumisión siempre tendrá que acompañar
a la tarea de escuchar si hemos de oír plenamente a Dios. Ello
es esencial si hemos de seguir al Señor.
Recuerdo a un hombre que acababa de salir de las fuerzas
aéreas después de la Segunda Guerra Mundial. Había sido
un hábil instructor y esperaba incorporarse a una línea aérea
importante y dedicar el resto de su vida a trabajar como
¿ Escuchamos a Dios?
81
piloto. Pensaba que iba a recibir un buen sueldo y que al
mismo tiempo podría testificar de Cristo.
El Señor tenía otras ideas. Al estudiar varios ofrecimientos,
un viejo amigo le pidió que se uniera a él en su actividad
evangelística. No le gustaba la idea y se 10 dijo a Dios.
Cuando llegó el momento de responder a las líneas aéreas,
sin embargo, rechazó las ofertas y entró en el ministerio
cristiano a tiempo completo, donde se desempeñó exitosamente durante treinta años.
Me dijo que muchas veces veía sobre su cabeza los jets y
soñaba con la idea de volver a pilotear. Siguió recibiendo
lucrativos ofrecimientos para volver a volar, pero los fue
rechazando todos porque quería ser sumiso a la voluntad de
Dios. En razón de esa voluntad de sumisión, cumplió el
propósito de Dios para su vida, realizando las obras que le
había ordenado, en lugar de seguir sus propios planes tan
bien trazados.
Con agradecimiento
Cuando nos acercamos al Padre, deberíamos hacerlo en
una actitud agradecida. Deberíamos sentir agradecimiento
de que el Padre nos amara tanto como para mandar a su
unigénito Hijo a la cruz; agradecidos por la crucifixión; agradecidos por nuestra salvación; agradecidos de que Dios nos
haya arrebatado del reino de las tinieblas y nos haya colocado
en el de la luz. Como 10 explicó Pablo en Filipenses 4.6 y 7:
«Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción
de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús».
Aunque hay millones de personas en el universo, Dios se
interesa en cada uno de nosotros. Tiene un conocimiento
íntimo de nosotros en su mente !ncomparable e indescriptible. Cuando nos acercamos a El, deberíamos hacerlo con
corazón agradecido, porque no entramos en contacto con un
Padre celestial que habla a las masas, sino con un Padre que
habla con individuos. Esta verdad debería comprometer
nuestra ilimitada gratitud.
82
Cómo escuchar la voz de Dios
Con reverencia
El fundamento sobre cuya base deberíamos escuchar a
Dios lo constituye un corazón reverente. Debería asombrarnos el hecho de que podamos hablar con Dios, aquel que CrE:?
el sol y el mundo de la nada, el que creó todas las compleJIdades de la vida humana.
Debería hacernos humildes la comprobación de que este
mismo Dios omnipotente está dispuesto a escucharnos en
silencio, mientras simultáneamente imprime dirección a la
inmensidad del universo. Su atención total, concentrada e
ininterrumpida, está centrada en nosotros individualmente.
Esto debería humillarnos y crear dentro de nosotros una
reverencia que reconozca que Dios es realmente el todopoderoso Creador.
CAPÍTULO VII
Sentados en la
presencia del Señor
La sola mención de la palabra meditación evoca diversas y
variadas imágenes, todas, en alguna medida extrañas a la
mentalidad occidental. De algún modo u otro, los creyentes
contemporáneos han eliminado esta palabra del vocabulario
bíblico. En la actualidad su uso se ha limitado principalmente
a la práctica de las religiones orientales y así, para el cristiano,
ha sido arrojada a una esfera casi obsoleta y prohibida. Este
abandono del vocablo se ha hecho a costa de un gran peligro,
porque la meditación y su aplicación escritural son de inmenso valor si hemos de escuchar acertadamente a Dios.
Tal vez nadie se haya ocupado de esta piadosa práctica
más fervorosamente y con mayor éxito que el rey David.
Muchos de los salmos son producto de su silenciosa reflexión
y espera en Dios. Como «varón conforme al corazón de
Dios», David tenía que conocer antes que nada la mente y el
corazón de Dios. En gran medida lograba esto mediante la
persistente práctica de la meditación santa. Una ilustración
gráfica podemos encontrarla en 2 Samuel 7. En ese capítulo
vemos que David ha alcanzado un lugar de reposo en su
reino. Sus campañas militares ya no figuran en su tablero de
planeamiento, y ahora considera la posibilidad de edificar
un templo para el Señor. El profeta Natán da a conocer un
83
84
Cómo escuchar la voz de Dios
alentador mensaje acerca de la fidelidad de Dios para con
David y el plan del Señor de construir el templo. La respuesta
de David ante el comunicado de Natán se encuentra en 2
Samuel 7.18: «y entró el rey David y se puso delante de
Jehová, y dijo: Señor Jehová, ¿quién soy yo, y qué es mi casa,
para que tú me hayas traído hasta aquí?» Notemos la frase
«David[...] se puso delante de Jehová». Claro que no estaba
sentado en una silla, corno quizás lo haríamos nosotros.
Estaba arrodillado y echado hacia atrás sobre sus calcañales, escuchando y hablando con el Señor. David estaba
meditando.
J.1. Packer, en su libro Hacia el conocimiento de Dios, nos da
una buena definición de 10 que es meditación, tal corno 10 he
visto:
Meditación es la actividad que consiste en recordar, en pensar, en reflexionar y en aplicar a uno mismo todo lo que sabe
acerca de las obras, el proceder, los propósitos y las promesas
de Dios. Es la actividad del pensar consagrado, que se realiza
conscientemente en la presencia de Dios, a la vista de Dios,
con la ayuda de Dios y como medio de comunión con Dios.
Tiene como fin aclarar la visión mental y espiritual que
tenemos de Dios y permitir que la verdad de la misma haga
un impacto pleno y apropiado sobre la mente y el corazón.
Se trata de un modo de hablar con uno mismo sobre Dios y
uno mismo; más aun, con frecuencia consiste en discutir con
uno mismo, a fin de librarse de un espíritu de duda, de
incredulidad, para adquirir una clara aprehensión del poder
y la gracia de Dios. Tiene como efecto invariable el humillarnos, cuando contemplamos la grandeza y la gloria de Dios,
y nuestra propia pequeñez y pecaminosidad, como también
alentarnos y damos seguridad -«consolamos», para emplear el vocablo en el antiguo sentido bíblico del mismomientras contemplamos las inescrutables riquezas de la mi1
sericordia divina desplegadas en el Señor Jesucrlsto.
La meditación no era nada nuevo para David porque hacía
mucho que sabía 10 que significaba. Leernos en los ~almos
que con frecuencia escuchaba al Padre y hablaba con El en el
1
J. 1. Packer, Hacia el conocimiento de Dios, Logoi, Miami, 1979, p. 18.
Sentados en la presencia de Dios
85
campo. Incluso cuando escapaba de Saúl y esquivaba sus
lanzas, David se tornaba tiempo para meditar en Dios.
Dado que la meditación es la única actividad que debería
constituir la prioridad diaria de los creyentes, es justamente
la única disciplina que Satanás procura tenazmente impedir
que cumplamos. Sin embargo, cuando examinarnos las recompensas y los resultados de la meditación, nos damos cuenta, muy pronto, que no puede ocupar un lugar secundario.
Tiene que ser 10 primero.
Muchos creyentes piensan que la meditación es sólo para
los pastores u otros líderes espirituales. No ven su papel en
un mundo secularizado donde reinan las contiendas y la
competencia. Parece algo extraño para quienes tienen que
levantarse y salir a la autopista a las siete de la mañana, estar
en una ruidosa oficina todo el día y luego luchar con el
tránsito para volver a casa, donde seguidamente tienen que
ocuparse de los problemas domésticos. No obstante, es en
medio de ese constante tumulto donde el creyente se encuentra sumamente necesitado de los efectos tranquilizadores de
la meditación, a fin de que pueda destilar la voz de Dios
apartándola del fragor del diario vivir. Dios concibió la
práctica de la meditación no solamente para predicadores,
sino para todos sus hijos a fin de que nos relacionemos mejor
con El. La meditación personal y privada comienza cuando
l}os aislarnos con el Señor y estarnos en silencio delante de
El. Puede ser nada más que cinco minutos, treinta o incluso
toda una hora. Lo importante es que estemos a solas con el
Señor para descubrir su dirección y su propósito para nuestra vida.
La dirección personal y convincente es sólo uno de los beneficios de la meditación. Salmo 119.97-100 enumera algunas de
las otras recompensas de la meditación, tales corno la sabiduría,
el discernimiento, una visión clara y una obediencia agudizada.
Josué 1.8 es un maravilloso versículo de las Escrituras
acerca de los benditos beneficios del pensar concentradamente. «Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley,
sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes
y hagas conforme a todo 10 que en él está escrito; porque
entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien». La
86
Cómo escuchar la voz de Dios
Sentados en la presencia de Dios
87
Revisar el pasado es una forma excelente de comenzar
nuestro momento de meditación, porque al hacerlo veremos
patrones que Dios ha entretejido en nuestra vida. Uno de los
primeros pasos que dio David en 2 Samue17.18 fue rememorar las bendiciones de Dios: «Señor Jehová, ¿quién soy yo, y
qué es mi casa, para que tú me hayas traído hasta aquí?»
David recordó su pelea con Goliat. Recordó los años pasados
escapando de Saúl, las batallas que había ganado. Ahora que
había paz en su vida, tenía el privilegio de saborear las
maravillosas obras de Dios.
Cuando meditamos, deberíamos centrar la atención en la
forma en que Dios ha obrado en nuestra vida en el pasado.
Deberíamos procurar descubrir su mano en todos nuestros
asuntos. Al hacerlo, veremos su mano de corrección, de
consuelo y de exhortación, y podremos distinguir mejor su
modo de actuar en nuestra vida en el presente.
poder, Absoluto en fidelidad, nuestras gigantescas montañas
de problemas y dolores del alma se vuelven pequeños. A la
luz de la presencia y la grandeza de Dios nada es imposible
en nuestra vida. Nuestras cargas se disipan en su misma
presencia.
Si nos centramos en las dificultades, el problema aumenta
y se intensifica. Cuando centramos nuestra atención en Dios,
el problema adquiere la perspectiva que le corresponde y
deja de abrumarnos.
Jeremías Denton fue un prisionero de guerra en Vietnam
del Norte durante siete años horrendos. Como uno de los
cautivos estadounidenses de mayor rango, fue sometido a
torturas particularmente dolorosas y pasó casi la totalidad
de su cautiverio incomunicado. En esa situación brutal y de
total soledad, resulta difícil no centrar la atención en el dolor
y el tedio. Sin embargo, Denton no sólo sobrevivió sino que
volvió y fue elegido senador norteamericano por Alabama.
¿Cómo sobrevivió? En muchas oportunidades explicó que
uno de sus métodos esenciales de supervivencia consistía en
citar pasajes de la Biblia. Las Escrituras aprendidas de memoria se convirtieron en la espada invisible que le permitió
rechazar las armas más crueles del enemigo. Centrando interiormente su atención en el poder de Dios para sostenerse
y fortalecerse, pudo elevarse por encima de la miseria de su
solitaria existencia.
Reflexionar sobre Dios
Recordar las promesas de Dios
Después de revisar el pasado deberíamos reflexionar sobre
Dios. Escuchemos lo que dice David: «y aun te ha parecido
poco esto, Señor Jehová, pues también has hablado de la casa
de tu siervo en lo por venir. ¿Es así como procede el hombre,
Señor Jehová? ¿Y qué más puede añadir David hablando contigo? Pues tú conoces a tu siervo, Señor Jehová. Todas estas
grandezas has hecho por tu palabra y conforme a tu corazón,
haciéndolas saber a tu siervo» (2 SamueI7.19-21).
Al comenzar a reflexionar acerca de Dios, deberíamos
considerar tres facetas: Primero, su grandeza; segundo, su gracia;
y tercero, su bondad. Cuando meditamos en la grandeza de Dios
y sus nombres: Jehová, Yahveh, Elohim, Eterno, Infinito en
Cuando David siguió meditando en el Señor, le dijo: «Ahora pues, Jehová Dios, tú eres Dios, y tus palabras son verdad,
y tú has prometido este bien a tu siervo» (2 Samuel 7.28).
Recordó las promesas de Dios en lo tocante a afirmar su
nombre y su familia sobre una base imperecedera. Cuando
nos,arrodillamos o nos sentamos ante el Señor y meditamos
en El resulta beneficioso recordar sus poderosas promesas.
En las Escrituras, el Señor nos ha prometido paz, provisión
y protección. Estas promesas son propiedad de cada uno de sus
hijos. Cuando meditamos en Dios y recordamos lo que nos
promete en su Palabra, nuestra fe aumenta y nuestros temores
se disuelven. David entendía esto. Muchas veces, en las cue-
meditación es la forma en que Dios corona nuestra vida del
éxito suyo y da prosperidad de alma, espíritu y cuerpo. Es
también un catalizador para un vivir obediente.
Quiero señalaral lector cuatro principios que lo guiarán hacia
una meditación significativa. Estos constituirán verdades liberadoras que le harán oír la voz de Dios de un modo nuevo y
vigorizante.
Revisar el pasado
88
Cómo escuchar la voz de Dios
vas donde se ocultaba deSaúl, cuando lo buscaban entre seis
y veinte mil hombres, tranquilamente transfería su atención
a Dios. Bajo las estrellas o en las tinieblas de las cuevas,
centraba su atención en Dios, aquel que lo había armado para
matar a Goliat, aquel que le había dado velocidad corporal y
agudeza mental. Recordaba a Dios, quien había hecho posible que eludiera la penetrante punta de la lanza de Saúl.
Cuando fijaba su hombre interior en la persona de Dios, sus
temores y frustraciones eran aquietados por su presencia.
Hacer un pedido
Cuando estamos sentados ante el Señor, en actitud de
meditación, no deberíamos limitarnos a escuchar; también
hay lugar para pedir algo. En 2 Samuel 7.29 David hizo este
ruego: «Ten ahora a bien bendecir la casa de tu siervo, para
que permanezca perpetuamente delante de ti». ¡Qué tremendo ruego! No se limita a pedirle que bendiga a su familia;
con audacia le ruega su perpetuo favor. Y Dios contestó su
oración.
En una ocasión me encontraba meditando en la Palabra,
cuando llegué a Filipenses 4.19: «Mi Dios, pues, suplirá todo
lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo
Jesús}}. Me detuve repentinamente. Comencé a meditar sobre
ese versículo. Sin haber pensando previamente sobre este
asunto, oré pidiéndole a Dios que proveyese una gran suma
de dinero. Ni siquiera tenía un propósito con eso. Me sentí
impulsado a pedirlo y esperar que llegara. Pasaron varios
días, la carga del pedido se hacía más pesada y me preguntaba constantemente por qué. Sin aviso previo se me presentó
una necesidad financiera bastante grande. En cuestión de
horas Dios proveyó lo necesario para hacer frente a la necesidad. ¡El Señor me había llevado a pedir aun antes de que yo
supiera que tendría esa necesidad! El Señor ya se había ocupado de iniciar los trámites para suplir la necesidad que yo
ni siquiera sabía que existía.
Requisitos para la meditación
Si queremos que el tiempo que vamos a dedicar a la
meditación resulte provechoso no podemos entrar apresu-
Sentados en la presencia de Dios
89
rada.~ente, an?t~r dos o tres cosas que queremos pedir en
oraClOn, orar rapIdamente y luego irnos a comer. Esto no es
lo que Dio.s q~~ere. Quiereque nos sentemos en su presencia.
La medItaclO.n no e~ una ocurrencia espontánea. Es preciso
po~er en funclOna~~ento ciertas disciplinas a fin de que
recIbamos los be~efIclOs plenos de su aplieación. Es preciso
tene~ en. ~enta CIertos requisitos si la práctica bíblica de la
medItaclOn ha de ser algo más que puro ilusionismo.
Estos son los principios que me han ayudado en la meditación personal.
Un período de tiempo
Al. Rensar e.~ dedicarnos a meditar en el Señor el primer
re9UIsIto es fiJ.ar un período de tiempo. La duración del
mIsmo, sean anco mInutos o una hora lo determinará el
objetivo. Si es!amos profundamente pre~cupados por algún
asunto, el penodo se~á más largo. Si lo único que queremos
es recuperar la seremdad, puede tratarse de unos minutos.
E! Salmo 62.5 dice: «Alma mía, en Dios solamente reposa
porque de él es mi esperanza».
'
Cuando le ~ecimos a Dios que no tenemos tiempo para
ocup~rnos de El, e~ realidad estamos diciendo que no tenemos tIempo para dIsfrutar la vida, para gozarnos, para busc~r la paz, para;. obtener dirección, para conseguir la prospendad, porque El es la fuente de todas estas cosas. La esencia
de la meditación consiste en un período de tiempo apartado
para contemplar al Señor, escuchar su voz y dejar que Él
sature nuestro espíritu. Cuando lo hacemos, algo pasa dentro
de nosotros que nos proporciona los instrumentos necesarios
para llevar a cabo nuestras responsabilidades, ya sea como
ma~e, como oficinista, como secretaria, como mecánico, como
cafJ?mtero, co~o abogado. Cualquiera sea nuestra ocupación,
el tI~mpo d~hcado a la meditación es el mismo que Dios
dedIca a eqUIparnos a fin de prepararnos para la vida.
~s sorprendente lo que Dios puede hacerle al corazón
atn.bulado en ~n ?~eve período de tiempo cuando la persona
entIende el SIgnifIcado de la meditación. Vivimos en un
~undo atolondrado que vive a la carrera, y por cierto que su
ntmo no va a mermar. De modo que tenemos que hacernos
90
Cómo escuchar la voz de Dios
la siguiente pregunta: «¿Cómo voy a mantenerme e~ esa
apresurada carrera y al mismo tiempo oír la V?Z de DIO.S?»
Estoy convencido que el hombre que ha .apre~dIdo a n:'edltar
en el Señor podrá correr sobre sus propIOs pIes y cammar en
su espíritu. Puede ser que su vocación lo arrastre apresuradamente, pero esa no es la cuestión. Lo importante es sa~er
qué velocidad lleva su espíritu. Para bajar ese ritmo se reqUIe_
re un período de tiempo.
La lección más importante que los padres pueden ensenarles a sus hijos es la importancia pr~ctica de la or?ción y la
meditación. Al hacerlo les proporcIOnan una bruJula para
toda la vida. Cuando los niños aprenden en edad tempra~a
a escuchar a Dios y a obedecerle, y cuando aprenden que El
tiene interés en lo que a ellos les interesa, desarrollan un
sentido de seguridad que ningún otro don o regalo pu~e
proporcionarles. Dios está siempre disponible, cuale~qUIera
sean las circunstancias. Estará siempre presente, mcluso
cuando los padres no lo estén.
.
Mi esposa y yo solíamos orar, much~ antes d~ que naCl~ran
nuestros hijos, con estas palabras: «Senor, muestra~os co~o
enseñarles a nuestros hijos a orar y a escucharte». MI corazon
se regocija cuando los veo y los oigo practicar esa preciosa
lección.
El único modo de enseñarles a sus hijos a dedicar tiempo
a estar con el Señor es por medio del ejemplo. Tienen que
oírlos orar, entrar y encontrarlos orando, oír cuando comentan la forma en que Dios les está hablando a ust~des.
Pronto se darán cuenta de que si Dios escucha las oraCIOnes
de la madre y el padre, también escuchará las de ellos. No
es posible dejarles a los hijos una herencia más grande que la
de padres que oran.
La quietud
Si realmente vamos a meditar acerca del Señor, la clave está
en la quietud. Dice el Salmo 46.10: «Estad quiet~s, y conoced
que yo soy Dios». La mejor forma de ~onocer~ DI~S es cua~~o
no sólo apartamos tiempo para dedIcarlo a El, smo tambIen
asando aprendemos a estar quietos en su presencia.
Sentados en la presencia de Dios
91
La quietud nos lleva al punto donde podemos concentrarnos. Resulta difícil centrar los pensamientos en el Señor
corriendo por la autopistá o cuando estamos rodeados de
amigos ruidosos. Con frecuencia nos perdemos las más
preciosas intervenciones de Dios en nuestra vida porque
estamos tan distraídos con otras cosas que no podemos ver
ni oír lo que nos está queriendo decir. N o somos sensibles
a su voz. No hemos aprendido a estar quietos en su presencia.
Cuando estamos quietos delante del Señor, paulatinamente los elementos de esta vida que compiten se desvanecen. La
misericordiosa bondad de Dios, su grandeza y su gracia
vienen a nuestra mente y nuestros problemas comienzan a
disminuir.
El aislamiento
Marcos escribió acerca de Jesús que: «levantándose muy
de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar
desierto, y allí oraba» (Marcos 1.35). Si el Señor Jesús, que era
perfecto en cuanto a su relación con el Padre, sentía necesidad de dejar a los doce discípulos que tanto amaba y aislarse
delante de Dios, ¿no deberíamos nosotros hacer arreglos para
estar a solas también?
Toda persona tiene ocasiones en que necesita estar sola. Es
hermoso que los matrimonios se amen el uno al otro y
quieran estar juntos, pero hay momentos cuando es necesario
que estén separados. Cuando cada cual medita en soledad ante
el Señor nada hay que pueda unir más íntimamente a la
pareja entre sí.
Dios quiere estar a solas con nosotros porque quiere nuestra atención total y completa. Por ejemplo, supongamos que
uno de los cónyuges estuviera siempre rodeado de cuatro o
cinco personas las veinticuatro horas del día. No pasaría
mucho tiempo sin que el otro se sintiera fastidiado ante el
problema. De igual modo, Dios quiere tener un encuentro
con cada un? de nosotros en privado, libre de la competencia
de otros. A Elle encanta estar a solas con esa persona simple,
sencilla y emotiva que es cada cual. Quiere tener la posibilidad
de rodearnos con sus divinos brazos de amor.
92
Sentados en la presenda de Dios
Cómo escuchar la voz de Dios
Dios abraza a una persona no a dos a la vez; abraza uno a
la vez. Nos ama individualrnel}te, pero a menos que estemos
dispuestos a estar a solas con El, nuestra mente estará siempre dividida. La meditación privada le permite al Señor
Jesucristo estar a solas con cada cual. Su trato con cada uno
en privado resulta ser con frecuencia el más preciado.
El silencio
Hay ocasiones cuando Dios quiere que estemos sentados
en su presencia en silencio. No quiere que seamos nosotros
los que siempre hablemos. Como lo expresa lsaías 30:15: «En
quietud yen confianza será vuestra fortaleza».
Para algunas personas la meditación se describe mejor
como un monólogo. En realidad, no tienen una verdadera
relación con Dios porque son ellas las que hablan todo el
tiempo. Escuchar cuando Dios habla al corazón es una experiencia majestuosa, una experiencia que esas personas no
podrán conocer si monopolizan la conversación ni se
detienen a escuchar las resp'uestas de Dios.
Si nos aquietamos ante Él, Dios puede insertar sus pensamientos dentro de los nuestros. Si guardamos silencio
por unos momentos nos puede recordar un pasaje favorito
de las Escrituras, revelamos una verdad deslumbrante o
hacer nacer la paz en nuestro ser interior; incluso puede
damos todo esto a la vez. Es preciso que estemos quietos
yen silencio en su presencia a fin de que pueda inundamos
con su persona.
El silencio y el aislamiento ante Dios permiten que nos
hable al corazón en forma clara, positiva e inequívoca. Aun
cuando no lo haga en forma audible, puede conmovemos e
impresionamos vivamente. Sabremos que Dios nos ha hablado. Nos salvó a fin de glorificar a su Hijo, y dio comienzo
a una relación con nosotros con el propósito de que lo amáramos y comprendiéramos quién es Él.
El autocontrol
Cuando meditamos podemos tener la sensación de que no
pasa nada exteriormente. El hecho de que no podamos detectar
cómo obra Dios no significa que no esté actuando. Así como
93
Pab~o .tuvo que aprender a controlar su cuerpo (véase 1
Conntios 9.27), todo creyente debería considerar que el autocontrol es una disciplina necesaria.
Al comenzar a meditar es posible que tengamos que esforzamos mentalmente, en alguna medida, a fin de centrar
nuestra atención en Dios. Si esto resultara ser un problema
algunas veces podemos recurrir a un salmo y decir: «Señor,
me cuesta mucho concentrar la mente en lo que estoy meditando. Quiero sumergirme en este salmo para lograr centrar
la atención en ti».
Luego de unos minutos podremos dejar de leer y comenzar a pensar en el Señor. Al hacerlo, dejémonos arrastrar por
su grandeza. No hay nada mejor ni más productivo o más
reconf~rtante en la vida que dejamos llevar por pensamientos
maravillosos acerca de un Dios grandioso.
Proverbios 8.34 dice: «Bienaventurado el hombre que me
escucha, velando a mis puertas cada día, aguardando a los
postes de mis puertas». Notemos la frase cada día. Esto significa
que el creyente ha de tomar medidas concretas cada día para
controlar su mente, su cuerpo y su vida de manera que pueda
dedicar tiempo a esperar y a escuchar la voz de Dios.
HaY'personas que consideran que ciertas posturas físicas
son mas adecuadas para la práctica de la meditación. Otras
prefieren estar sentadas tranquilamente con las palmas de las
manos elevadas hacia el cielo para recibir dones de lo alto.
Otras, incluso, optan por arrodillarse o aun yacer postrados
en el suelo. Pienso que cada persona tiene que descubrir la
postura en la que se siente más cómoda, teniendo en cuenta
que a Dios le interesa, sobre todo la posición que adopta
nuestro corazón, no el cuerpo.
La sumisión
Dice Santiago: «Humillaos delante del Señor, y Él os
exaltará» (Santiago 4.10). Si somos rebeldes en nuestro corazón e insistimos en hacer nuestra propia voluntad no vamos
a poder meditar. La rebelión es la antítesis de la sumisión, y si
hemos de oír su voz de una manera correcta, nuestra mente y
corazón tienen que rendirse por completo ante Él. La actitud
94
Cómo escuchar la voz de Dios
Sentados en la presencia de Dios
95
de entrega total resulta vital para escuchar lo que Dios tiene
para decir.
Cuando nos negamos a resolver el problema que Dios nos
ha seflalado no perdemos la posición que hemos adquirido
ante El. Seguimos siendo salvos, nuestra relación sigue siendo la misma, pero se quiebra el gozo de su comunión. ¿Nos
parece factible que la principal razón por la cual no queremos
dedicar más tiempo a estar a solas con Dios es que no
deseamos escuchar el tipo de música que nos manda? Es
una canción que dice: «Entrégate. Ríndete. Cede. Permíteme
amarte al máximo de mi potencial, a fin de que alcances el
máximo del tuyo».
Descubramos a continuación las recompensas que vien~n
de dedicar tiempo a estar a solas con Dios, pensando en El,
adorándolo y alabando su nombre.
Dios retira el tapón de los tanques a presión de nuestra vida
y la ansiedad comienza a derramarse. Cuando por vez primeracomenzamosameditar,nuestrosnivelesdefrustración
están llenos casi siempre, pero cuanto más tiempo dediquemos a centrarnos en El, tanto más se vaciarán de su tensión
los depósitos de reserva. La meditación bíblica logra que
ocurra algo en nuestro espíritu, en nuestra alma yen nuestro
ser emocional, e incluso en nuestro cuerpo humano. El cansancio físico de algún modo se alivia. ¿No es extraño que
estemos dispuestos a sentarnos a mirar la televisión tres o
cuatro horas por noche, nada más que para relajarnos, cuando el relajador divino puede lograrlo en pocos minutos? El
centrar la atención en Dios puede ayudar a los creyentes a
dormir, en paz y relajadamente, a pesar de las dificultades
del día.
Una nueva perspectiva
La paz
Cuando meditamos en el Señor vemos las cosas desde una
perspectiva diferente. Las cosas que nos preocupan pierden
su importancia. Las que nos debilitan Dios las convierte en
fortaleza. Nuestros puntos de vista sobre los demás, incluso
sobre nuestros enemigos, cambian, porque los vemos desde
la perspectiva divina. La forma en que analizamos interiormente los problemas o las situaciones es reemplazada por una
perspectiva celestial, porque aprendemos que estamos sentados en lugares celestiales en Cristo Jesús. La meditación nos
coloca en una posición en la cual podemos vemos a nosotros
mismos a la luz de la verdad divina.
David declaró en el Salmo 36.9: «En tu luz veremos la
luz». Cuando dejamos que Dios arroje su luz sobre algún
asunto hay algo que nos hace ver claramente la verdad
desde su punto de vista. Pablo oró pidiendo que los efesios
recibieran «espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de éh) para que fuesen «alumbrados los ojos de
vuestro entendimiento)) (Efesios 1.17,18). No podemos vernos a nosotros mismos ni a Dios correctamente sin su reveladora participación.
Las presiones de la vida comienzan a disiparse cuando
estamos a solas, en silencio y quietos delante del Señor.
Jesús dijo: «Mi paz os doy)) (véase Juan 14.27). Cristo, quien
vive dentro de nosotros, pasa a ocupar el primer lugar en
nuestra vida. Se convierte en el todo de todos.
Una actitud positiva
Cuando Dios sustituye las presiones por la paz, una actitud positiva reemplazará a una negativa. No podemos esperar que llegue la mañana para levantamos a ver lo que Dios va
a hacer en nuestra vida. Cuando destinamos tiempo a estar con
Dios, nuestro viejo yo egoísta se hace a un lado y deja que
florezca y crezca dentro de nosotros el Cristo radiante.
La intimidad personal
Cuando estamos sentados delante del Señor, la experiencia
que tenemos es como cuando conocimos a esa persona especial por primera vez. Mientras hablábamos y expresábamos
las cosas que había en nuestro corazón, nuestros momentos
de gozo y nuestras amarguras, fue creciendo en nosotros un
íntimo interés del uno por el otro. Con el paso del tiempo nos
dimos cuenta que podríamos vivir con esa persona el resto
de l,a vida. Es lo mismo con Dios. No quiere que pensemos
en El como en alguien distante o indiferente. Por medio del
96
Cómo escuchar la voz de Dios
Espíritu Santo Dios vive en intimidad con cada uno de
nosotros. Está instalado en el centro mismo de nuestra vida
y desea tener comunión con nosotros a fin de poder derramarse en ella. Pero no lo puede hacer si no dedicamos tiempo
a meditar en Él y a aprender quién es Él.
La purificación
Como expresión de su amor y devoción hacia nosotros, con
frecuencia Dios pone su dedo en áreas de nuestra vida donde
estamos claramente necesitados. Porque nos ama quiere limpiarnos a fin de que seamos llenos de su vida y su gozo.
Ese es el momento en que nos escapamos de sus manos o
comenzamos a desarrollar nuestra relación con Él. Cuando
estamos dispuestos a sentarnos en su presencia y dejar que
escudriñe nuestro corazón, algo ocurre. El Señor poda y
elimina de nuestra vida lo que no es puro. Sin embargo, si
procuramos explicar nuestros problemas cuando nos los
señala dedicaremos cada vez menos tiempo a meditar, porque no queremos que Dios nos hable sobre ese aspecto de
nuestra vida.
Si no queremos estar a solas con Dios, es posible que sea
porque justamente se está ocupando de los aspectos de nuestra vida que sencillamente, no queremos que se conozcan.
Nos resistimos a que nos ame.
Cuando dos personas que viven juntas íntimamente tienen
algo que marcha mal en la relación, en realidad no tienen
necesidad de mencionarlo. Los dos saben lo que es. Cuando
estamos en silencio delante del Señor, que quiere hacer algo
en nuestra vida aunque las cosas no están ,bien, obstaculizamos nuestro crecimiento al no ceder ante El. Obramos en
contra de ese Dios que está de nuestro lado, trabajando por
nosotros, alentándonos, edificándonos. De manera que cualquier cosa que trae a nuestra mente es mejor reconocerla,
confesarla, arrepentirnos y resolverla. Esta es la única forma
de mantener la dulce comunión de la meditación.
La purificación personal progresiva fue uno de los atributos principales que hicieron de David un hombre según el
corazón de Dios. Todos sabemos que distaba mucho de ser
perfecto. Su prontuario como asesino y adúltero lo eliminaría
Sentados en la presencia de Dios
97
de cualquier púlpito moderno, y sin embargo Jesús se refirió
a sí mismo como «linaje de David» (véase Apocalipsis 22.16).
¿Cómo pudo cometer esas graves iniquidades y no obstante
recibir semejante respaldo divino?
Creo que fue porque David confesaba y era diligente en
arrepentirse cada vez que Dios le señalaba su pecado y lo
enfrentaba con él. El Salmo 51 ha servido de conmovedora
oración para muchos creyentes que han ofendido a Dios, ya sea
consciente o inconscientemente, por cuanto el arrepentimiento
de David los ha llevado a desnudar su alma ante el Creador.
Cuando equivocadamente contó a los hijos de Israel por
medio de un censo, de inmediato admitió su error. «Después
que David hubo censado al pueblo, le pesó en su corazón; y
dijo David a Jehová: Yo he pecado gravemente por haber
hecho esto; mas ahora, oh Jehová, te ruego que quites este
pecado de tu siervo, porque yo he hecho muy neciamente»
(2 Samuel24.1 O). En lugar de huir de la luz escudriñadora de
Dios, David se humilló ante el Señor, confesando su transgresión y pidiéndole que lo limpiara.
La pasión por la obediencia
Cuando nos arrodillamos ante Dios y Él derrama su amor
en nuestro ser, nos entregamos a Él con toda devoción. El
resultado es que Dios pone en nosotros una pasión por la
obediencia. Queremos obedecer a Dios. Nadie nos tiene que
acicatear. No tenemos necesidad de escuchar sermones que
nos hagan obedecerle. La obediencia se vuelve ahora parte
de nuestro ser interior.
Podemos estar cansados, abatidos y emocionalmente turbados, pero luego de pasar algún tiempo a solas con Dios,
encontramos que nos inyecta energía, poder y fuerzas. Su
dinámica espiritual está obrando en nuestro ser interior,
renovando nuestra mente y nuestro espíritu y dándonos
nuevas fuerzas. Nada se iguala a la meditación en cuanto al
impacto que hace en nuestra vida y en la de otros.
El hombre sin educación que sabe meditar en el Señor ha
aprendido mucho más que aquel con mucha educación que
no sabe meditar. La educación que no se apoya en la meditación está condenada al fracaso. Cuando acordamos dar
98
Cómo escuchar la voz de Dios
prioridad en nuestra vida al tiempo dedicado a estar a solas
con Cristo, ello influye en todas las facetas de nuestra vida y
la afecta. De todas las cosas que Cristo quiere de nosotros, el
amarlo y el centrar nuestra atención en El son las más importantes. Entonces podemos seguirle y recibir todo lo que nos
tiene preparado.
. Siempre ~e conmuevo cuando leo un versículo que conSIdero especIal en el cuarto capítulo de Hechos. Quisiera
describir la situación que conduce al mismo. Llenos del
poder del Espíritu Santo, recientemente d2scubierto, Pedro
y Juan vienen efectuando un ministerio poderoso. Miles han
sido salvados y muchísimos se han agregado al naciente
grupo de cristianos.
Pedro y Juan fueron arrestados por los saduceos y llevados
ante ~nás, el sumo sacerdote, Caifás, Juan y Alejandro, todos
de estirpe sumosacerdotal. Los colocaron directamente en el
centro de sus contemporáneos y los interrogaron acerca del
carácter de la obra de los discípulos.
¿Podemos imaginar la situación por un momento? Pedro
y Juan, dos pescadores altos y rudos, con un mínimo de educación, estaban en pie en una sala llena de dirigentes religiosos,
altamente instruidos y capaces, de mucha influencia.
El resultado del enfrentamiento es escalofriante. De inmediato Pedro tomó la ofensiva, empujando a los saduceos
al proverbial rincón. Atacó con poder y gran persuasión. Sus
oyentes estaban asombrados. Lucas registró su sorpresa en
el poderoso lenguaje de Hechos 4.13: «Entonces viendo el
~enuedo de Pedro y de Juan, y sabiendo que eran hombres
sm letras y del vulgo, se maravillaban; y les reconocían que
habían estado con Jesús».
Si bien los líderes se refirieron a la asociación de los dos
hombres con Jesús, el principio se mantiene para nosotros en
el día de hoy. El tiempo destinado a estar con Jesús -meditando en su Palabra y en su majestad, buscando su rostrodetermina nuestra utilidad en el reino. La meditación es
simp!emente ~:stión de dedicar nuestro tiempo a disfrutar de
una nca comumon con nuestro Señor y Salvador personal. ¿Se
da cuenta la gente de que «hemos estado con Jesús»?
CAPÍTULO VIII - - - - - - - - - - - -
Nuestra actitud mental
ante lo espiritual
Juan y Santiago se sientan juntos en el culto de la iglesia los
domingos y escuchan el mismo mensaje. Juan va madurando
en su fe y aprendiendo a andar en el Espíritu. Su vida es útil
y productiva. Mientras tanto Santiago no crece; no expresa
su fe a otros ni produce. ¿Cómo se explica esta paradoja?
¿Cómo puede ser que el esposo y la esposa se sienten en el
mismo lugar durante el culto, pero mientras uno crece el otro
se quede estancado? ¿Cómo es posible que dos estudiantes
escuchen un mismo mensaje o programa radiofónico, o lean
el mismo libro, pero mientras uno sale entusiasmado el otro
no se conmueve en absoluto?
¿Podría ser que la actitud conque nos acerquemos a Dios
determine nuestra reacción? ¿Podría ser que con frecuencia
estemos mental y espiritualmente prejuiciados para seleccionar lo que queremos escuchar e ignorar (con el riesgo consiguiente) lo que necesitamos escuchar?
En uno de sus poemas, Ella Wheeler Wilcox se expresa así:
Un barco navega hacia el este y otro hacia el oeste
Con el soplo de idénticos vientos.
Es la disposición de las velas
y no las galernas lo que nos indica el curso que llevan.
99
100
Cómo escuchar la voz de Dios
Estoy convencido de que nuestra actitud mental ante 10
espiritual, cuando oímos y hacemos nuestras las verdades de
las Escrituras, afecta grandemente la forma en que escuchamos a Dios. En Mateo 13.1-9, Jesús relata una parábola familiar que ilustra claramente cuatro tipos diferentes de oyentes
espirituales, cada uno de los cuales escuchó la Palabra por
medio de dones espirituales distintos.
Aquel día salió Jesús de la casa y se sentó junto al mar. Y se
le juntó mucha gente; y entrando Él en la barca, se sentó, y
toda la gente estaba en la playa. Y les habló muchas cosas
por parábolas, diciendo: He aquí, el sembrador salió a
sembrar. Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó
junto al camino; y vinieron las aves y la comieron. Parte cayó
en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto,
porque no tenía profundidad de tierra; pero salido el sol, se
quemó; y porque no tenía raíz, se secó. Y parte cayó entre
espinos; y los espinos crecieron, y la ahogaron. Pero partecayó
en buena tierra, y dio froto, cual a ciento, cual a sesenta, y cual
a treinta por uno. El que tiene oídos para oír, oiga.
El tipo de siembra que pinta Jesús en esta parábola comprendía una franja muy estrecha de tierra de la que se habían
eliminado las piedras y los espinos. A su lado había senderos
para burros y peatones. La gente esparcía la semilla mientras
caminaba, tal como haríamos nosotros en nuestros patios. A
veces ponían un saco de semillas sobre un burro, hacían un
agujero en el saco, caminaban por el campo, y dejaban que
fuesen cayendo. En algunas ocasiones el viento arrastraba parte
de las semillas hacia el terreno no preparado, o el animalIas
dejaba caer en cualquier parte al cruzar el sendero endurecido
a 10 largo de las hileras.
Una mente cerrada
En el versículo 4, Jesús dijo: «Parte de la semilla cayó junto al
camino; y vinieron las aves y la comieron». La interpretación
del propio Jesús se encuentra en el versículo 19: «Cuando
alguno oye la palabra del reino y no la entiende, viene el malo,
y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Este es el que
fue sembrado junto al camino».
Nuestra actitud mental ante lo espiritual
101
El primer tipo de oyente es el que tiene la mente limitada.
Esto no se refiere únicamente al incrédulo, porque el creyente
también puede entrar en esta categoría. Podríamos estar
hablando sobre una persona que concurre regularmente a los
cultos de la iglesia, o que escucha con frecuencia programas
evangélicos en la televisión o por radio. La persona con la
mente cerrada es la que decide qué es 10 que va a oír y qué
es 10 que no va a oír. Cierra su mente a todo lo que le exige
algo que ha decidido no dar.
Tales personas se sientan y escuchan en forma pasiva. Han
escuchado cientos de sermones pero no tienen la menor
intención de utilizar lo que se dijo, ni modificar su comportamiento. Tienen la mente cerrada porque han escuchado la
verdad muchas veces sin responder; se trata de una posición
peligrosa.
Su corazón se ha endurecido porque se vuelven pasivos al
escuchar, sin tomar la iniciativa para responder. Cuando
estas personas oyen el mensaje, ocurre como la semilla que
cae sobre la superficie dura, que no tiene la posibilidad de
germinar. Allí queda para que la pisoteen los animales y los
que pasan, cocida por el sol hasta que se seca.
Los oyentes pasivos prestan atención hasta un cierto punto
pero luego eluden los compromisos. Cuando se requiere su
obediencia total y absoluta, su mente se cierra de golpe como
una puerta frente a un fuerte viento. Miles de creyentes,
literalmente, van a los cultos con una actitud mental terca
semejante a esto. Incluso antes de llegar ya han fijado los
límites que van a aceptar en cuanto a la verdad. Están dispuestos a escuchar siempre que lo que oigan no se vuelva
demasiado personal. Cuando las exigencias en cuanto a compromiso con el señorío de Cristo se ponen demasiado
rigurosas se vuelven insensibles, porque han oído la verdad
con tanta frecuencia sin la intención de obedecer. Cuando
esto ocurre, Satanás se presenta y roba la verdad. Si no toman
la iniciativa de aplicar la verdad que han escuchado, Satanás
se ocupará de robársela todas las veces, privando su vida de
sus beneficios.
Después de todo, ¿por qué les permite Dios que sigan
oyendo una verdad tras otra cuando no van a hacer nada
102
Cómo escuchar la voz de Dios
para utilizarla? La costumbre de escuchar pasivamente las
Escrituras, la Palapra eterna del Dios vivo, es un pecado que
se comete contra El. Determinar arbitrariamente las áreas de
su vida donde Él puede actuar es negar su señorío.
Lamentablemente, cuando se les derrumba la pared y
claman a un Dios al que se han negado a escuchar durante
años, tienen grandes problemas para comunicarse con Él. No
es porque Dios no haya estado escuchando todos esos años;
se debe a las callosidades de sus espíritus.
En realidad es mejor no escuchar nunca la Palabra de Dios
que asistir a los cultos y escuchar en forma pasiva, entregados
a una mente cerrada. Dios quiere tocar todos los aspectos de
nuestra vida, nos guste o no; quiere ocuparse de los aspectos
má~ insignifican~es de nuestra existencia. Las personas que
actúan como neCias son las que escuchan insensiblemente la
verdad. No se vuelven insensibles por negarse a escuchar a
Dios o por discutir con Dios; se vuelven insensibles al escuchar y no responder.
Durante un buen número de meses testifiqué al administrador de una universidad cercana. Algunas veces asistía al
servicio matutino los domingos, pero siempre se burlaba de
cualquier cosa de carácter milagroso o sobrenatural. Tenía la
mente cerrada. Asistía sólo para agradar á su esposa.
Un domingo por la tarde este hombre había invitado gente
a su casa a comer en el jardín. Un chaparrón repentino obligó
a todos a E;ntrar a la casa apresuradamente para escapar de
la lluvia. El fue el último en correr a protegerse. Con las
manos llenas y el cuerpo empapado, corrió hacia la puerta
corrediza de vidrio sin darse cuenta de que la persona que
había entrado antes que él la había cerrado. Se estrelló contra
el vidrio. En cuestión de segundos yacía en un charco de
sangre.
Cuando lo visité por segunda vez en el hospital me dijo:
«He estado pensando en lo que usted ha tratado de decirme.
':reo que ahora estoy preparado para escuchar». Fue necesano que ocurriera algo casi trágico para que estuviera dispuesto a escuchar, pero lo hizo. Recibió la salvación y se convirtió
en un valiente testigo del Señor.
Nuestra actitud mental ante lo espiritual
103
Hay una multitud de personas que se sientan y escuchan,
que leen el evangelio todas las semanas, pero que jamás
piensan en lo que se les presenta. Jamás lo someten a análisis,
comparándolo con la vida que viven. Jamás lo aplican. Tienen la mente cerrada.
Una mente embotada
En los versículos 5 y 6 de la parábola Jesús describe un
segundo tipo de oyente: «Parte cayó en pedregales, donde no
había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra; pero salido el sol, se quemó; y porque no
tenía raíz, se secó». En los versículos 20 y 21 Jesús interpretó
la analogía: «Y el que fue sembrado en pedregales, este es el
que oye la palabra, y al momento la recibe con gozo; pero no
tiene raíz en sí, sino que es de corta duración, pues al venir
la aflicción o la persecución por causa de la palabra, luego
tropieza~~.
Aun cuando los granjeros palestinos preparaban un sector
de sus tierras para sembrar, sólo había una fina capa de tierra
sobre la parte rocosa, de modo que la semilla tenía poca tierra
en la cual echar raíces. Cuando brotaba la planta, el fuerte sol
la secaba casi de inmediato. En esta sección de la parábola
tenemos el cuadro del oyente que tiene la mente embotada.
Los oyentes de mente embotada escuchan la Palabra de Dios
y se entusiasman. Confían en el Señor Jesucristo como su
Salvador. Habiendo sido salvos no hacen sino alabar al Señor
y disfrutar la gran emoción. El problema está en que no
dedican tiempo a estudiar las Escrituras y a profundizar sus
raíces en la Palabra de Dios a fin de obtener un fundamento
firme; no se atan a nada. No tienen ninguna base doctrinal.
Cuando llegan las tormentas y el calor, fracasan.
Esto explica que pueda haber personas que han sido cristianas durante bastante tiempo pero que se vienen abajo
cuando se presenta una crisis. Se desarman por completo.
Exclaman «¡Aleluya!» hasta que se presenta alguna dificultad que los destruye. ¿Por qué? Porque tienen la mente vacía,
a la vez que se encuentran envueltos en confusión, turbación
e incredulidad. La falta de ejercicio espiritual les ha debilita-
104
Cómo escuchar la voz de Dios
do el espíritu y la mente y no pueden reaccionar con urgencia
ante el problema.
Una cosa es tener una experiencia, pero si no sabernos cuál
es el fundamento en que se basa, estarnos encaminados al
desastre. Hemos de renovar de manera constante la mente y
afirmarnos en la Palabra de Dios. Deberíamos estar dispuestos a examinarnos a nosotros mismos a fin de ver si en
realidad sabernos por qué creernos lo que creernos. Deberíamos poder decirles a otros por qué creernos en el perdón de
pecados, por qué no le tenernos miedo a la muerte, cómo va
a resucitar nuestro cuerpo o lo que significa ser justificado,
redimido, santificado y reconciliado. Echar raíces significa
meternos profundamente en la Palabra a fin de descubrir su
firmeza.
Si nuestros nombres están anotados en el Libro de la vida
del Cordero y tenernos la esperanza de evitar todas las
aflicciones de esta vida hasta que lleguemos al cielo, vamos
a tener serios problemas. Los creyentes tienen que ser sometidos a prueba en los fuegos de la aflicción. Cuando no
estarnos arraigados.en la verdad sencillamente no podernos
resistir el calor del fuego.
El vacilante mundo del adolescente es un buen ejemplo de
una mente embotada. Un día lucha para actuar corno un
adulto maduro y al día siguiente cae en un comportamiento
obviamente juvenil. Se inclina a diestra y siniestra corno un
árbol sometido al viento.
Tales personas son susceptibles de caer en manos de los
cultos extraños que les salen al encuentro porque no están
firmemente atrincherados en el conocimiento de la Palabra
de Dios. Son excelentes blancos para cualquiera que pasa con
lo último, porque siempre buscan nuevas experiencias. No
están satisfechos con Jesús porque no lo conocen. Si se tornaran el trabajo de profundizar en la Palabra de Dios descubrirían lo apasionante que es el Señor Jesús.
Jesucristo no es una emoción temporaria, momentánea. ¡Él
es la vida! Si el individuo se satisface con ser salvo y se queda
con la mente embotada, sin saber lo que en verdad cree, por
qué cree o a quién ha creído, es un pobre oyente. El oyente de
mente embotada no tiene ninguna intención verdadera de
Nuestra actitud mental ante lo espiritual
105
investigar la Palabra ni de crecer. Sólo le gusta tener la
seguridad de que va a eludir el infierno e ir al cielo.
La mayoría de los creyentes hemos escuchado incontables
sermones, pero ¿cuánto recordarnos de ellos? ¿Escuchamos
con la mente embotada o escucharnos para que Dios agregue
alguna verdad significativa a nuestra vida?
El oyente de mente embotada corre el riesgo de transmitir
una fe defectuosa a sus vástagos, aun cuando no lo haga
intencionalmente. Su estabilidad en la Palabra se transmite
mediante el ejemplo a hijos susceptibles de ser impresionados, los que nunca aprenden cómo afirmarse adecuadamente en las Escrituras o en la fe. Como resultado, sus hijos
son blancos fáciles para engañadores con pico de oro que
minan su débil fundamento bíblico con lo que parecen argumentos convincentes.
El padre que constantemente analiza las verdades oídas en
el culto, en los grupos de estudio bíblico o en su momento
devocional personal, estimula a su familia a arraigarse
profundamente en la Palabra. El padre que persistentemente
procura enseñar a sus hijos cómo utilizar la Palabra de
Dios les proporciona una estructura básica que aguantará
las tormentas extremas de la duda y el escepticismo.
Una mente confundida
La tercera categoría de oyente es la que describe Jesús en
el versículo 7: «Y parte cayó en espinos; y los espinos crecieron,
y la ahogaron». La explicación de Jesús se encuentra en el
versículo 22: «El que fue sembrado entre espinos, este es el
que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de
las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa».
Esta persona tiene una mente confundida. Concurre al
culto de la iglesia o al estudio bíblico y mientras se explica la
Palabra, mentalmente se hace toda clase de preguntas: ¿Apagué el horno? ¿Qué tengo que hacer mañana? ¿Qué puedo
hacer para aumentar las ventas esta semana? ¿Me aumentarán el sueldo?
La mente confundida está llena de cosas de ayer, de hoy y
de mañana; llena de cosas, de gente, de dinero, de negocios
y de la escuela. Tremendos espinos de preocupaciones terre-
106
Cómo escuchar la voz de Dios
nas sofocan la Palabra de Dios. Satanás bombardea nuestra
mente con tantas cosas que ya no hay lugar para Dios. Se hace
difícil que nos hable al corazón cuando nuestra mente está
tan confusamente llena con otras cosas.
¿Alguna vez se ha sentado el lector ante el televisor, o ha
escuchado un programa radiofónico o una cinta grabada,
teniendo la mente puesta en la Palabra de Dios al mismo
tiempo? Antes de que pudiera darse cuenta quizás estaba
soñando con las vacaciones de verano. ¿Alguna vez se ha
propuesto encontrarse con el Señor para celebrar un momento devocional, y descubrió que su mente zumbaba con pensamientos sobre los negocios, la casa o los hijos? Si bien es
natural y normal pensar en estas cosas, Satanás hace todo lo
que puede para alejar nuestra mente de la importante tarea
entre manos, es decir, de escuchar lo que Dios tiene que
decirnos. Esa es la razón por la cual resulta tan importante
que nuestro corazón esté preparado, a fin de no perder las
verdades importantes que Dios desea expresamos.
El mejor paso que se puede dar en este caso consiste en
volver rápidamente la atención hacia Dios y cambiar de
marcha en alguna medida. Si estábamos orando, abrir la
Biblia en los Salmos y comenzar a leer. Si sentimos pesadez
en los ojos y en la mente leyendo las Escrituras, cerremos
la Biblia por unos minutos y alabemos conscientemente a
Dios.
Una de las mejores maneras que conozco de quebrar los
lazos de una mente divagante es alabar a Dios mediante
acciones de gracias y mediante el reconocimiento de su carácter y sus atributos. David dijo que Dios habita entre las
alabanzas de su pueblo (véaseSalmo 22.3). Cuando alabamos
a Dios lo sentimos cálidamente cercano a nuestro corazón.
Cantar himnos en voz alta sirve también como buen instrumento para ahuyentar al demonio de la distracción.
La información más valiosa que jamás se haya encerrado
entre dos tapas se encuentra en la Biblia. La persona que se
niega a centrar la atención durante un período de tiempo en
esas magníficas verdades debe tener algún defecto en su
modo de pensar.
Nuestra actitud mental ante lo espiritual
107
Una mente comprometida
Jesús esbozó un cuarto tipo de oyente en el versículo 8:
«Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cual a ciento,
cual a sesenta, y cual a treinta por uno». Lo explica lue~o en
el versículo 23: «Mas el que fue sembrado en buena berra,
este es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce
a ciento, a sesenta, y a treinta por uno». Aquí se pinta la mente
comprometida como tierra fértil. Ha sido cultivada y está
lista para que la semilla penetre. La tierra puede alberga~ la
semilla, cubrirla, proveerle el calor y la humedad necesarIOS
para que germine y dé fruto. La mente comprometida es la
que acepta la enseñanza. Dios p~ede i~struir a es~ ho~bre o
a esa mujer en todo lo necesarIo. El mtelecto mas fmo del
mundo que no acepta la enseñanza desaprovechará las grandes verdades de Dios.
La mente del niño es un ejemplo maravilloso del espíritu
dispuesto a aprender. Los niños creen con el corazón abierto
y receptivo. Son sensibles y quieren aprender. ..
Si bien los adultos tienen toda clase de escepticIsmos, de
dudas y de problemas emocionales, ciertos principios
pueden ayudar a cultivar el suelo fértil que describe Jesús.
Primero, tenemos que comprometemos a escuchar atentamente su mensaje por medio de nuestro pastor, de un amigo,
de un libro, de un programa televisado o radiofónico, o por
medio de un grupo de estudio bíblico.
Segundo, debemos comprometemos por fe a resistir las
cosas externas que estorban. Cuando nos asaltan pensamientos
aislados debemos negamos conscientemente a prestarles atención, y pedirle al Señor que nos ayude a concentramos en
su Palabra. Esto sólo puede hacerse mediante la fe en el Señor
Jesucristo, porque Él es el que hace posible que recibamos la
Palabra con claridad.
Tercero, debemos comprometemos aevaluar nuestra vida a
la luz de lo que oímos. Debemos tomar la iniciativa de
analizar las verdades que se nos presentan. Cuarto, debemos
comprometemos aaplicar las verdades que Dios nos imprime en
nuestro corazón. Si no lo hacemos, Satanás se ocupará de
quitárnoslas rápidamente. Quinto, debemos comprometer-
108
106
Cómo escuchar la voz de Dios
nos sofocan
a obedecer
Diosbombardea
nos ha inculcado.
nas
la aquellas
Palabra verdades
de Dios. que
Satanás
nuestra
Cuando
obedecernos
verdades
inculcadas,
crecernos
mente con
tantas cosasesas
que ya
no hay lugar
para Dios.
Se hacey
nos convertirnos
en creyentes
productivos
que llevan
difícil
que nos hable
al corazón
cuando nuestra
mentefruto.
está
Si
lo hacernos podernos
a los cultos áncuenta y
tannoconfusamente
llena conconcurrir
otras cosas.
dos
domingos
y seguirelsiendo
¿Alguna
vez al
seaño
ha sentado
lector niños
ante elespirituales,
televisor, o tal
ha
La predicaáón
el poder
de la
corno lo éramos
al comenzar.
un programa
radiofónico
o una ycinta
grabada,
escuchado
Palabra nola han
hecho
ningún
impacto
nuestra
vida
porDios al
mismo
teniendo
mente
puesta
en la
Palabraende
que
no
hemos
obedecido.
tiempo? Antes de que pudiera darse cuenta quizás estaba
Resultacon
espiritualmente
imposible
aplicar
la Palabra
de verano.
¿Alguna
vez semase ha
soñando
las vacaciones
na tras semana
y seguir
Corno
oyentes un
conmomenmente
propuesto
encontrarse
con igual.
el Señor
para celebrar
Diospenque
comprometida
volvernos
hijos de con
to
devocional, ynos
descubrió
queproductivos,
su mente zumbaba
maduran. sobre los negocios, la casa o los hijos? Si bien es
samientos
La actitud
mental
fructífera
comienza
con la semilla
de una
natural
y normal
pensar
en estas
cosas, Satanás
hace todo
lo
mente
comprometida,
que
florece
y
produce
un
discípulo
que puede para alejar nuestra mente de la importante tarea
productivo
que
y obedece
a Dioslocon
claridad.
entre
manos,
esoye
decir,
de escuchar
quepoder
Diosytiene
que
Su huerta Esa
se caracteriza
es la razónpor
porsulafertilidad.
cual resulta tan importante
decirnos.
Corno
lo declaró
salmista
en el Salmo
84.5:
que
nuestro
corazónelesté
preparado,
a fin de
no«Bienavenperder las
que tiene
en ti desea
sus fuerzas,
en cuyo corazón
turado el hombre
verdades
importantes
que Dios
expresamos.
están
tus caminos».
El mejor
paso que se puede dar en este caso consiste en
Dios
anhela
apoyar
no a la mente
cerrada,
la mente
volver rápidamente
la atención
hacia Dios
y cambiar
de
mente abrir
comproembotada
la mente
confundida,
sino a la
marcha
en oalguna
medida.
Si estábamos
orando,
la
metida,enlalos
mente
de la
persona «que
firme en pesadez
su coraBiblia
Salmos
y comenzar
a leer.está
Si sentimos
zón»
Corintios
en
los(véase
ojos y1en
la mente7.37).
leyendo las Escrituras, cerremos
la Biblia por unos minutos y alabemos conscientemente a
Dios.
Una de las mejores maneras que conozco de quebrar los
lazos de una mente divagante es alabar a Dios mediante
acciones de gracias y mediante el reconocimiento de su carácter y sus atributos. David dijo que Dios habita entre las
alabanzas de su pueblo (véaseSalmo 22.3). Cuando alabamos
a Dios lo sentimos cálidamente cercano a nuestro corazón.
Cantar himnos en voz alta sirve también como buen instrumento para ahuyentar al demonio de la distracción.
La información más valiosa que jamás se haya encerrado
entre dos tapas se encuentra en la Biblia. La persona que se
niega a centrar la atención durante un período de tiempo en
esas magníficas verdades debe tener algún defecto en su
modo de pensar.
Nuestra actitud mental ante lo espiritual
107
CAPÍTULO
IX - - - - - - - - - - - Una
mente comprometida
Jesús esbozó un cuarto tipo de oyente en el versículo 8:
«Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cual a ciento,
cual a sesenta, y cual a treinta por uno». Lo explica lue~o en
el versículo 23: «Mas el que fue sembrado en buena berra,
este es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce
a ciento, a sesenta, y a treinta por uno». Aquí se pinta la mente
comprometida como tierra fértil. Ha sido cultivada y está
lista para que la semilla penetre. La tierra puede alberga~ la
semilla, cubrirla, proveerle el calor y la humedad necesarIOS
para que germine y dé fruto. La mente comprometida es la
que acepta la enseñanza. Dios p~ede i~struir a es~ ho~bre o
a esa mujer en todo lo necesarIo. El mtelecto mas fmo del
mundo que no acepta la enseñanza desaprovechará las grandes verdades de Dios.
La mente del niño es un ejemplo maravilloso del espíritu
Los
niños creen
con el
corazónhan
abierto
dispuesto
a aprender.
A través de
las edades,
muchos
cristianos
sinceros
inteny tado
receptivo.
Son
sensibles
y
quieren
aprender.
..
escuchar a Dios. Por lo general, después de varias
Si bien los
adultos tienen
todaabandonan
clase de escepticIsmos,
de
sesiones
silenciosas
y penosas,
los intentos, afirdudas
de problemas
emocionales,
ciertos oprincipios
nada que decirles
que ellos,
mandoy que
Dios no tiene
pueden
ayudar anocultivar
el suelo
fértil que
describe
Jesús.
sencillamente,
saben cómo
escuchar
su voz.
Sabernos
que
Primero,
a escuchar
atenun Padreque
que comprometemos
se ocupa de nosotros,
que está
más
tenernos tenemos
tamente
su mensaje
por medio deynuestro
pastor,
amigo,
que dispuesto
a comunicarse,
querernos
que de
nosun
hable.
¿En
dequé
un radica,
libro, de
un
programa
televisado
o
radiofónico,
o por
entonces, el problema?
medio
deque
un grupo
de estudio
Creo
el problema
estábíblico.
del lado nuestro, en que con
fe a resistir las
Segundo, debemos
comprometemos
(a vecespor
inconscientemente)
frecuenáa
hemos acumulado
cosas
externas
que
estorban.
Cuando
nos
asaltan
pensamientos
impedimentos espirituales que hacen que no
podamos oír
aislados
debemos
negamos
conscientemente
a
con claridad lo que el Señor quiere decirnos. prestarles atención,
pedirlediez
al Señor
quecontribuyen
nos ayudeaacrear
concentramos
en
factores
grandes barrePor loy menos
suras
Palabra.
Esto
sólo
puede
hacerse
mediante
la
fe
en
el
Señor
entre nosotros y la voz de Dios. Cuando nos demos cuenta
Jesucristo,
porque
Él es eldiscernir
que hacepor
posible
que recibamos
la
de cuáles son,
podremos
qué. Cuando
procurarnos
Palabra
con claridad.
consinceridad
perábirlo que Dios estádiáendo,a veces tenemos
aevaluar
nuestraa vida
a
debemos
comprometemos
laTercero,
sensaáón
de que bien
podríamos estar
en un recinto
prueba
de
lo
que
oímos.
Debemos
tomar
la
iniciativa
de
ladeluz
sonidos, donde sólo nuestra propia voz reverbera.
analizar las verdades que se nos presentan. Cuarto, debemos
1. No conocemos
a Dios
aaplicar
las verdades que Dios nos imprime en
comprometemos
nuestro
corazón.
Si no lo
Satanás
se ocupará de
En su
libro Conocer
de hacemos,
Dios, J. I. Packer
comenta:
quitárnoslas rápidamente. Quinto, debemos comprometer-
Impedimentos
para escuchar
Necesitamos enfrentarnos francamente con nuestra pro-
109
110
Cómo escuchar la voz de Dios
pia realidad. Quizá seamos evangélicos ortodoxos. Estamos en condiciones de declarar el evangelio con claridad,
y podemos detectar la mala doctrina a un kilómetro de
distancia. Si alguien nos pregunta cómo pueden los hombres conocer a Dios, podemos de inmediato proporcionarle la fórmula correcta: que llegamos a conocer a Dios por
mérito de Jesucristo el Señor. Mas la alegría genuina, la
bondad, el espíritu libre, que son las marcas de los que han
conocido a Dios, raramente se manifiestan en nosotros;
menos, tal vez, que en algunos otros círculos cristianos
donde, por comparación, la verdad evangélica se conoce
en forma menos clara y completa. Aquí también parecería
ser que los últimos pueden llegar a ser los primeros, y los
primeros postreros. El conocer limitadamente a Dios tiene
más valor que poseer un gran conocimiento acerca de Él.
Muchos creyentes conocen a Cristo corno Salvador, pero
no han avanzado en el conocimiento de sus caminos y su
carácter. Si sólo lo conocernos corno Salvador, Dios no puede
decirnos ci~rtas cosas, simplemente porque no sabernos cómo opera El. Cuanto más entendamos quién es Dios, tanto
más podrá hablamos.
Es por ello que es tan urgente que estudiemos la Palabra de
Dios a diario. Al hacerlo ofrecernos a Dios un campo fértil en el
cual trabajar y hablamos al'corazón. Algunos cristianos saben
tan poco acerca de Dios que apenas podrían llenar un lado de
una hoja de tamaño carta. Han oído muchísimas conversaciones, han escuchado muchísimos sermones, han leído muchísimos libros, pero senállamente no conocen a Dios en persona.
2. Una pobre autoimagen
¡Cuántas veces hemos escuchado a alguien decir: «¿Por qué
habría de querer hablarme Dios a mt? Yo no soy predicador ni
estoy dedicado al servicio cristiano a tiempo completo! ¿Qué
razón podría tener para querer comunicarse conmigo?»
La verdad es que somos salvos, somos santos, hemos sido
santificados, somos hijos del Dios viviente. Es natural que los
padres quieran hablar con sus hijos; es natural que los padres
quieran que sus hijos los escuchen. Es lamentable que, con
frecuencia nos veamos a nosotros mismos desfavorablemente, cuando esto ocurre nos preguntarnos por qué un Dios
Impedimentos para escuchar
111
grande y majestuoso querría hablamos. En un caso así, Dios
podría gritar y aun así no oírlo.
Tenernos que vemos corno nos ve Dios, es decir, corno hijos
que necesitan que Él les hable, que necesitan escuchar, que
necesitan orientación todos los días para vivir. Si tenernos una
imagen pobre de nosotros mismos, y dudamos que el Dios que
creó los cielos y la tierra quiera entablar un diálogo significativo
con nosotros, criaturas insignificantes, entonces la comunicación ha de ser mínima en el mejor de los casos. El pordiosero
que deambula por las calles de la capital de la nación probablemente tendría poco que decir en una entrevista con el
presidente; pero si al presidente lo visitara su hijo, entonces se
entablaría una agradable conversación. Todo depende de la
relación. Tenernos que recordar que somos hijos de Dios y que
nuestro Padre busca la forma de hablar con nosotros.
El Salmo 139 es un maravilloso comentario sobre el conocimiento perfecto que de nosotros tiene el Padre, y sobre su
abundante amor para con nosotros, tal corno somos. Él conoce nuestra estructura mental. Nuestras debilidades. Nuestras
más íntimas penas, temores y frustraciones; y, sin embargo,
anhela tener comunión íntima con nosotros. Son justamente
estos vasos de barro dañados los que Jesús ha elegido para
depositar en ellos su incomparable presencia. Él se encuentra
a gusto en estas tiendas terrenales. No hay motivos para estar
tensos sino relajados a fin de disfrutar su compañía, sabiendo
que murió por nosotros cuando, todavía éramos pecadores
perdidos y sin esperanza, y que El nos ha aceptado en forma
permanente en el seno de su familia (con todo nuestro indeseable equipaje). Somos suyos completa y totalmente.
3. Un falso sentimiento de culpa
Hay dos tipos de culpa. Uno es la culpa verdadera, vale
decir, la que nace de haber pecado contra Dios; somos
responsables por la situación creada y tenernos que resolverla. El segundo es la culpa falsa, que Satanás nos endilga;
esto ocurre cuando el diablo nos acusa de no estar a la altura
de lo que Dios quiere.
Muchas son las personas que viven innumerables años bajo
esta engañosa sensación de culpa. Piensanque no pueden llegar
112
Cómo escuchar la voz de Dios
nunca a ser realmente aceptados por Dios; creen que nunca
lograrán estar a su altura y que jamás lo agradarán; piensan
que nunca llegarán a ser todo lo que Él quiere que sean. A
estas personas les resulta difícil oír a Dios, porque Satanás no
deja de acusarlas, diciendo: «¿Crees que Dios te va a hablar
a ti? Mira lo que has hecho en el pasado. ¿Piensas que va a pasar
por alto todo eso?» Todo lo que oyen les llega a través del marco
preprogramado de sus sentimientos de culpa.
Se trata del engaño del diablo porque Dios nos ha perdonado, y cuando hemos sido perdonados queda todo arreglado. Los individuos cuyo corazón vive hostigado por un
sentido de culpabilidad son aquellos cuyas oraciones se centran fundamentalmente en sí mismos, porque están muy
preocupados por lo que hay de malo en ellos y por la forma
de resolverlo. Cuando tenemos esos sentimientos de condenación divina apenas si nos atrevemos a escuchar, porque ya
no aguantamos que nos sigan juzgando.
Después de un culto vespertino, una mujer de edad tomó
mi mano entre las suyas, me miró a los ojos y me puso al
tanto brevemente sobre su peregrinaje espiritual. Comenzó agradeciéndome por haberle mostrado una verdad que
había ignorado durante sus cincuenta y cinco años de vida
cristiana. Me dijo que a lo largo de toda su vida se había
sentido indigna y culpable, con la sensación de que desagradaba a Dios. Había confesado sus pecados, se había
arrepentido y había reconsagrado su vida vez tras vez;
pero la misma nube de culpabilidad pendía sobre su cabeza dondequiera que iba.
Un domingo por la mañana vio nuestro programa de
televisión denominado In Touch [En contacto]. Yo había preparado una serie de predicaciones titulada «Cómo lograr que
la verdad te haga libre», y expliqué la diferencia entre la culpa
verdadera y la falsa. Me dijo ella: «De repente lo vi. Por
primera vez entendí lo que Dios había hecho en la cruz con
mi sensación de culpa». Sus ojos brillaban y su rostro se
iluminó, y dijo: «Ese domingo me vi libre de cincuenta y cinco
largos a~os de una carga que Dios nunca quiso que llevara,
porque Ella había llevado por mí dos mil años antes en la
cruz~~. ¡Esa mujer quedó libre!
Impedimentos para escuchar
113
4. La manía de estar atareados
Es imposible vivir en el mundo de hoy sin estar ocupados.
Todos tenemos horarios que cumplir, problemas que resolver, gente con la cual relacionarnos en forma permanente. De
modo que, cuando me refiero a la manía de estar siempre
atareados, no estoy hablando de eludir las responsabilidades
en el trabajo o en la casa.
Si andamos en el Espíritu, hemos aprendido a cumplir las
funciones inherentes a nuestro trabajo ya la familia, al tiempo que establecemos comunión con nuestro Padre celestial.
No podemos separar lo espiritual de lo secular porque Dios
mora en nuestra vida; Él está en el centro de todo lo que
hacemos y decimos. No obstante, es fácil, en medio de todas
las voces clamorosas de nuestra sociedad, pasar por alto la
voz apacible y delicada de Dios. Hemos de tener cuidado de
mantenernos sensibles a su presencia.
Podemos llegar al final de un día febril habiendo caminado
con Él, vivido en su presencia y sentir perfecta paz. Sin
embargo, en aquellos días cuando Dios parece haberse ocultado en algún rincón remoto, nos sentimos fatigados yabatidos. Aprender a escuchar a Dios en medio de una gran
confusión es un maravilloso fortificante y relajante.
Solía trabajar en una sección de una fábrica de textiles que
se encontraba cerca de una blanqueadora al vapor, cuya
temperatura era casi siempre superior a los cuarenta grados
centígrados. No aguantaba más de veinte minutos, sin empaparme por completo. Además, por todas partes se oían las
ensordecedoras convulsiones de la maquinaria. Al cabo de
una semana me di cuenta de que era un sonido dulce, porque
ahogaba todo lo que no fuera la voz de Dios. Podía permanecer ocho horas diarias allí, hablando en voz alta con El.
Por supuesto que podría haber dejado que ese constante
retumbar silenciara totalmente a Dios, pero no lo hice. El
estar ocupados puede servir de excusa o de impedimento
para escucharlo, pero no es preciso que sea así, si aprendemos a estar en su compañía.
5. La incredulidad
Muchas personas no creen plenamente que Dios habla
114
Impedimentos para escuchar
Cómo escuchar la voz de Dios
hoy. Si pensamos que sólo por medio de las Escrituras obtenemos guía para la vida cristiana, entonces hemos de perder
buena parte de lo que Dios quiere darnos, porque con mucha
frecuencia nos habla por medio del Espíritu, de las circunstancias y de otras personas. Debemos estar absolutamente
seguros de que estamos plenamente convencidos y persuadidos de que Dios realmente nos habla personalmente acerca de
nuestra familia, nuestro negocio, nuestras finanZils, nuestros pesares, nuestras frustraciones, nuestros temores.
Dios no se limita a hablar con una peqUeña élite. Estamos
todos en la misma categoría cuando se trata de que Él nos hable
y nosotros escuchemos. Dios trata a todos sus hijos por igual.
6. Enojo divinamente dirigido
¿Podemos en realidad escuchar a otra persona cuando estamos enojados o resentidos con ella, cuando sentimos amargura
u hostilidad hacia ella? No creo que podamos. Durante mis casi
tres décadas de ministerio me he encontrado con personas que,
clara y sencillamente, tienen sentimientos de ira con Dios.
Quizá hayan perdido al cónyuge, o un hijo murió en la flor
de la vida, o las finanzas se vinieron abajo. Cualquiera haya
sido el caso, no entienden por qué Dios lo permitió; de modo
que están enojados con Él. Cuando oran, parecen estar recordando constantemente esos amargos momentos y, en consecuencia, expresan su ira. Quieren culpar a Dios de sus problemas. Oran y repentinamente descub~en que de sus labios
brota la hostilidad hacia Dios. Pero El se niega a tomar
represalias. Entiende nuestro enojo; pero es preciso que nos
demos cuenta que nuestra ira obtura nuestros oídos espirituales. Las emociones descontroladas hacen que resulte imposible recibir mensajes de parte del Señor.
Esas manifestaciones emocionales son, con frecuencia, una
reacción natural ante las tragedias, que generan enormes olas
de hostilidad hacia Dios o hacia otros. He sido testigo de
muchas familias que han soportado situaciones así, pero que
supieron asirse con tenacidad a Cristo hasta que la tormenta
amainó. Al final llegó el momento de calma cuando pudieron
volver a hablar con Dios con tranquilidad y recobrar el gozo
de oír su misericordiosa respuesta.
115
7. Ocultar el pecado
Ocultar un pecado no es lo mismo que cometerlo. Ocultar
un pecado significa saber que existe en nuestra vida, que Dios
ha puesto el dedo en el mismo, y que, sin embargo, no nos
ocuparemos de resolver el problema. Ocultar el pecado es
como la estática en la radiodifusión. Oímos débilmente la voz
de Dios, pero no entendemos lo que dice.
Cuando hemos orado con persistencia con relación a algún
problema y Dios se mantiene silencioso, es preciso que nos
analicemos para ver si hay pecado oculto. Incluso podemos
no tener conciencia de que lo estamos escondiendo. Es por
ello que lo único que puede dar resultado es un cuidadoso
examen. Cuando Dios nos hace ver algún pecado en particular, y respondemos negativamente, no creo que nos
vuelva a decir algo hasta que hayamos obedecido la orden
anterior. ¿Por qué habría de seguir hablándonos si no pensamos obedecer? Ocultar el pecado nubla nuestra visión,
divide la mente y tapona los oídos.
En una de las iglesias en que fui pastor hicimos una campaña para saldar una deuda bastante grande sobre la que
estaba pagando intereses muy altos. Elegí a dos líderes para
que dirigieran la campaña a fin de que pudiéramos saldar la
deuda en pocas semanas. Habían sido amigos durante muchos años. Ambos ayudaron a comenzar la iglesia y colaboraron en diversos aspectos de nuestras actividades.
Hubo que tomar una decisión en la que ellos no se ponían
de acuerdo. Cuando la iglesia votó a favor de la posición de
uno, el otro inmediatamente se enojó y se volvió hostil y
amargado; dejó de concurrir a los cultos y arrastró a su
familia consigo. ¡Y todo ese resentimiento estaba dirigido
hacia su mejor amigo!
Se negó a escuchar los ruegos para que se reconciliaran. Pude
ver las desalentadoras consecuencias de su crecienteamargura.
En menos de un año su negocio estaba prácticamente en bancarrota. Tuvo un ataque al corazón. Se aisló de la gente. Su hijo
se rebeló. Su esposa amenazó con abandonarlo. Y sin embargo ninguna de estas circunstancias tuvieron efecto alguno en
él. A los pocos años murió derrotado y arruinado. No fue
capaz de superar su amargura, su espíritu no perdonador.
116
Cómo escuchar la voz de Dios
8. Un espíritu rebelde
La persona rebelde puede querer orar pero no oír. Dios le
habla ~l de corazón rebelde para que se arrepienta de su pecado,
pero SI no hay ningún cambio, se niega a hablarle sobre otros
asuntos. La rebeldía obstaculiza la penetrante voz de Dios.
La rebeldía no es lo mismo que la renuencia. Dios entiende
que titubeemos a veces, corno ocurrió cuando habló con Moisés. Cuando Dios lo llamó básicamente le respondió que se
había equivocado en la elección de la persona. Después de
todo, él había estado dedicado a cuidar ovejas durante cuare~ta años, y ~os quería que volviera a Faraón y sacara a dos
millones y m~o de personas de la esclavitud en Egipto. ¡Seguramente tambIén nos hubiéramos resistido! Corno Moisés, le
podernos decir a Dios que no nos gusta lo que nos está diciendo;
pero rebelamos en contra de sus instrucciones es otra cosa.
Corno pastor en el estado de Florida hace algunos años
sentí qu~ ~l Señor me llamaba a Atlanta. El problema era que
no quena Ir. M: ~staba la Florida. Me gustaba la playa. No
habla mucho transIto, y a una cuadra de distancia de mi casa
había tres o cuatro lagos para ir de pesca. Así que le dije al
Señ~r: «Señor, quiero quedarme donde estoy;). (No tiene
sentido ~ratar de ocultarle algo a Dios, porque El sabe cómo
nos sentirnos de todos modos.) Después de analizar mi aversión inicial descubrí que Atlanta era exactamente el lugar
donde debía estar. No me entusiasmaba la idea de trasladarme, pero no estaba en actitud de rebeldía. La rebeldía equivale a decirle a Di?s que nos negarnos a hacer lo que Él quiere
que hagamos. DIOS puede actuar ante nuestra renuencia
cambiando nuestros deseos, pero la rebeldía es otro cantar.
9. Rechazo a los mensajeros de Dios
A veces el esposo no quiere oír cuando Dios habla a través
de la esposa. Otras, la esposa no quiere oír cuando Dios habla
a través del esposo. Creen que no hacen más que eludirse el
uno al otro, cuando en realidad podrían estar eludiendo a Dios.
C,uando un hijo o una hija dice a sus padres: «Ustedes me aman
sol? cua~do hago.lo que quieren que haga)), puede que Dios
este quenendo decrrles a esos padres que no están amando a sus
hijos incondicionalmente corno Él los ama a ellos.
Impedimentos para escuchar
117
Dios no sólo nos habla por medio de personas que no nos
resultan gratas, sino también a través de circunstancias no
deseadas. Cuando le habló al apóstol Pablo en el camino a
Damasco, las circunstancias eran menos que favorables, porque el Espíritu de Dios arrojó a Pablo al suelo y lo cegó.
Nuestras circunstancias también pueden ser menos que deseables. Eso no quiere decir que no pueda hablar por medip
de ellas. A veces, debido a nuestra rebeldía contra Dios, El
tiene que lograr que le prestemos atención por medios duros.
Sé que con frecuencia Dios me inhabilita físicamente cuando
quiere que lo oiga. No me gustan las circunstancias que Dios
usa, pero sí los resultados.
Dios no es inconsciente, pero tiene que cumplir sus propósitos, que son los de crear un carácter santo. Quizá no nos guste
el vaso o la situación por la cual nos habla, pero si escucharnos,
se cumplirá su propósito, yeso es lo que realmente importa.
10. Oyentes inexpertos
Escuchar a Dios no es algo que sepamos automáticamente
cuando venirnos al mundo. Tenernos que adiestrarnos para
escuchar. Con frecuencia nos vernos impedidos de escuchar
a Dios debido a nuestra falta de experiencia, pero disponernos de algunas herramientas divinas a las que podernos
echar mano firmemente para asistimos en la tarea de escuchar
su voz. Es nuestro entrenador por excelencia el que nos proporciona todo lo que necesitarnos para la absoluta obediencia.
Primero, deberíamos preguntar. Si hemos de escuchar, tenernos
que aprender a preguntar persistentemente. Planteándonos
preguntas tales corno: «Dios mío, ¿qué es lo que estás tratando
de decirme?)), le darnos la oportunidad de responder y dar a
conocer su respuesta. Dios siempre las tiene, pero a nosotros
nos corresponde a veces formular las preguntas acertadas. Un
corazón inquieto que interroga es esencial para escuchara Dios.
Segundo, deberíamos estar a la expectativa de que Dios hable.
Las Escrituras prometen que Dios va a hablar, de modo que
deberíamos tornar sus palabras al pie de la letra y estar
ansiosos por escucharlo. Dice la Biblia que «Jesucristo es el
mismo ayer, y hoy, y por los siglos)) (Hebreos 13.8). Esto
118
Cómo escuchar la voz de Dios
s~gnifica que Dios hablaba en épocas pasadas (es decir, ayer),
sIgue hablando hoy y seguirá hablando en toda la eternidad.
Tercero, deberíamos reaccionar ante lo que oímos. Si no reaccionamos en absoluto ante lo que nos dice Dios, jamás aprenderemos a e~char. Si no sabemos con seguridad que hemos oído
hablar a Dios, entonces debemos actuar positivamente en el
sentido en que creemos que nos ha hablado. Aprendemos de esa
manera porque .damos un paso de fe. Dado que Dios es un
Padre amante: SI ve que ~os movemos en dirección equivocada, se ocupara de corregrr el curso a fin de que andemos en la
verdad. Es posible que no oigamos acertadamente todas las
v~es, pe:o esto también forma parte del proceso de aprendizaJe. ¿Cua.ntas veces se cae el niño antes de aprender a caminar?
No le pedImOS que atraviese la habitación en su primer intento.
AI~nos somos muy parecidos a Samuel: Dios tiene que hablar
vanas veces antes de que por fin lo reconozcamos.
Cuarto, deb~ríamos estar alerta a los acontecimientos que confirman el mensaje. Vez tras vez Dios confirma su mensaje. Él
habla, nosotros obedecemos y con bastante frecuencia la
confirmación nos llega de inmediato.
Quinto, deberíamos pedirle a Dios que nos hable. Antes de
acostarse a dormir, ¿por qué no le dice al Señor que está
escuchando y que está dispuesto a oír lo que tenga que decir
a cualquier hora de la noche? Se sorprenderá de la cantidad
de soluciones necesarias para resolver problemas acuciantes
qu~ se le presentarán sin mayor esfuerzo de las profundas
hendas que se curan suavemente cuando le decimos a Dios
que estamos listos y dispuestos a oír su voz.
Cuando interrogamos a Dios, cuando estamos a la expect~tiva de que nos hable, cuando respondemos ante lo que
Olm~s, cuando estamos alerta a sus confirmaciones, y cuando
sencI11am~ntele pedimos que hable claramente, preparamos
el escenano pa:a la ~ventura más grande conocida por el
h~mbre: ~a de Olr al Dios todopoderoso entregarnos su mensaJ,e. ¿Que mayor privilegio, qué mayor responsabilidad podnamos anhelar?
CAPÍTULO X
Escuchar y obedecer
Un joven que en cierta ocasión vino a verme era quizá el más
dotado para el ministerio de todos los que había conocido. Era una
persona sumamente preparada y fonnada para el servicio. Acudió
a venne con decisión y, cuando comenzó a contarme lo que pensaba
hacer, el Espíritu de Dios me habló al corazón con gran alarma. Una
luz roja se encendió en mi interior y dije: «No lo hagas. No estás en
condiciones». Le expliqué por qué y le rogué que me hiciera caso.
No quería. Decidió que estaba preparado, que el tiempo era
oportuno e hizo oídos sordos a lo que Dios le estaba tratando de
decir. Al cabo de dos años perdió su ministerio, su matrimonio
y todo lo que poseía, incluso su dignidad. Varios años después
recibí una carta suya. Comenzaba así: «Estimado Dr. Stanley:
¡Si sólo hubiera escuchado!»
Creo firmemente que Dios le dio a ese joven pastor una
palabra de asesoramiento por medio del discernimiento que
su Espíritu implantó en mi corazón. El joven oyó hablar a
Dios pero se negó a escuchar la advertencia divina.
Al recorrer las Escrituras resulta evidente que el compañero ideal es la obediencia. Dios exclama en repetidas ocasiones
en todo el Antiguo Testamento: «Oye, Israel, y ponlo p~r
obra». No era que Israel se negara a escuchar a Dios. El
mandaba a sus siervos -Moisés, Josué, Jeremías, Isaías y
muchos otros- con anuncios claros para el pueblo. Sabían
sin lugar a dudas cúales eran sus deseos, pero simplemente
119
120
Escuchar y obedecer
Cómo escuchar la voz de Dios
se negaban a obedecer. Así como sus frecuentes dificultades
nacían del hecho de no obedecer la voz de Dios, así, también,
buena parte del dolor, las penas y el sufrimiento en nuestra
propia vida resultan de no responder con obediencia a su
voz.
Resulta significativo que en la primera pareja que Dios creó
había rasgos de los que escuchan pero se niegan a aceptar, y
por ello siegan la dolorosa cosecha de la desobediencia.
Génesis 2.15-17 expresa concisamente este perenne principio
en las siguientes palabras:
Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto
de Edén, para que lo labrara y lo guardase. Ymandó Jehová
Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás
comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no
comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente
morirás.
Aun cuando Eva no pecó contra Dios hasta que comió del
fruto, el resultado de oír y luego no actuar en consecuencia
se demuestra claramente en su vida. Dios había creado un
ambiente perfecto en el huerto de Edén. Adán, Eva y todo lo
que había allí eran de carácter celestial. Las instrucciones
para que se mantuviera esta vida prístina eran tan evidentes
como un cielo sin nubes. «Tienen todo a su disposición. Lo
hice para ustedes. Está a disposición suya para que lo
disfruten y lo gocen. Todo lo que les pido es que lo cuiden.
Les daré las fuerzas y la sabiduría necesarias para que puedan
hacerlo». Luego agregó: «Tengo una sola restricción. Hay un
árbol en este huerto alrededor del cual he puesto un círculo, y
bajo ninguna condición deben comer del fruto de dicho árbol del
conocimiento del bien y del mal. Porque el día que coman de ese
fruto, ciertamente morirán».
No había modo alguno en que Adán y Eva pudieran
haberse equivocado. Dios fue claro, conciso y breve. No
podían olvidar esa simple palabra de precaución yadvertencia. ¿No es extraño, cuando pensamos en nuestra propia vida
y en la provisión de Dios, que Satanás nos señale justamente
aquello que no debemos hacer? ¿No es llamativo que se
explaye sobre ese único aspecto prohibido? Todo «no harás~~
121
en la Biblia es una promesa de protección por parte de Dios;
Él siempre se ocupa de lo qu: más ~os ~onvi~ne. N~ quiere
impedir que disfrutemos la vIda, mas bIen qUlere eVItar que
nos destruyamos a nosotros mismos y 9ue nos col?quemos
en una posición en la cual no podamos disfrutar la vIda. ~?do
«no harás» es expresión del amor divino para con sus hIJOS.
Desde luego, sabemos que Satanás tentó a Adán y a ~va.
Eva comió del fruto, lo ofreció a Adán y el pecado entro en
el mundo, de modo que todavía hoy sufrimos las consecuencias de su imprudencia. Quiero señalar al lector ocho
principios basados en este relato de las Escrituras ,que
pintan sobriamente lo que ocurre cuando hacemos oIdos
sordos a la revelación divina. Son verdades permanentes
que no reconocen fronteras en lo que respecta a época,
edad o era.
Escuchamos a las voces equivocadas
Primero, cuando no escuchamos a Dios, escuchamos a las voces
equivocadas. A diferencia de Eva, no vivimos en el huerto de
Edén, donde no hay pecado. Vivimos en un mundo donde
cunde el pecado y cuando hacemos oídos sordos a lo que nos
dice Dios, escuchamos a las voces equivocadas. C?menzamos a prestar atención a otras voces atractivas que tienen un
solo propósito: nuestra destrucción final: Uno de los a~tos
más trágicos que se pueden cometer conSIste en hacer oIdos
sordos al todopoderoso Dios. Cuando tal cosa ocut;e se 1: da
lugar a Satanás. Con frecuencia sabe~os lo. que DIOS qUler;
que hagamos, mas por alguna razon decImOS: «Ya lo se,
Señor, pero...» Cuando decimos pero, en realidad le ~st~~os
diciendo al Señor que no queremos oír lo que nos está dICIendo. Es entonces cuando volvemos los oídos hacia otras voces
que nos alejan de la voluntad de Dios, que nos llevan lejos de
sus propósitos para nuestra vida.
Somos con facilidad engañados
Segundo, cuando dejamos de escuchar a Dios S?'!'os fácilmen!e
engañados. Génesis 3.1-4 registra la conversaclOn de Satanas
con Eva:
122
Cómo escuchnr la voz de Dios
Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del
campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer:
¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del
huerto? y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de
los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto del
árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis
de él, ni le tocaréis, para que no muráis. Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis.
Es decir, Satanás dijo: «Pues mira, analicemos la situación
en su pleno contexto. Yo sé lo que dijo Dios, pero no seamos
tan cerrados y estrechos con este asunto. La verdad es que de
ningún modo morirán}}.
Amigos, cuando prestamos atención a otras voces, somos
f~cilmente engañados. Satanás, quien es el padre de la mentIra/ engañó a Eva por medio de su astucia, con sus palabras
háb~le~ y sutiles. (Usó casi las mismas palabras que Dios.)
DecIdIr no escuchar a Dios cuando sabemos que nos está
hablando es un acto de rebeldía. Cuando prestamos atención
a una voz que no es la de Dios, nuestra perspectiva se
desequilibra. La persona que está en sintonía con Él y lo
escucha tiene la mente más clara y aguda que la que no lo
e~cucha cuando se trata de asuntos espirituales o morales.
TIene una percepción, una comprensión, una claridad mental que otros no poseen. Hay un poder de concentración, un
discernimiento que no tiene el que no escucha.
Satanás nos engaña fácilmente diciendo: «¿No me digas
q~e crees que vas a ser como tus padres? Tus padres se
cnaron en una generación totalmente diferente. Iban a la
iglesia porque no había otra cosa que hacer. No tenían la
~elev~sión ni tantas otras actividades que existen hoy. Ir a la
IglesI~ ~l domingo por la mañana, el domingo por la noche
y el mIercoles por la noche era su entretenimiento. Esta es
una época muydiferente, una sociedad totalmente diferente.
¡Espero que no quieras ser como ellos!}}
Toda vez que entramos en conversación con el diablo nos
en~aminamos al fracaso. Satanás apela a nuestra carne. Cuanto
mas escu?tet;'?S, tanto menos clara la voz de Dios. Los gritos
de Satanas facIlmente ensordecen nuestros oídos, de modo
que no podamos escuchar la voz suave y apacible de Dios.
Escuchar y obedecer
123
Pasamos a pensar cosas ilógicas, a encontrar explicaciones
para todo, a tolerar actitudes y acciones que sabemos que
están mal. Cuando dejamos de escuchar a Dios las otras voces
resultan muy seductoras.
Expresamos orgullo e independencia de Dios
Tercero, cuando dljamos de escuchar a Dios expresamos orgullo
e independencia de El. En la base de todo pecado está la independencia. Satanás dijo a Eva: «Sabe Dios que el día que
comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios,
sabiendo el bien y el mal>} (Génesis 3.5). Lo que no le dijo fue:
«Eva, vas a ser como Dios, sabiendo el bien y el mal, pero
estoy aquí para decirte que vas a lamentar el día en que
conociste la verdad acerca del mak
Cada vez que decidimos desobedecer la verdad,revelada
por Dios elegimos actuar independientemente de El, lo cual
es expresión de nuestro orgullo. Le decimos que podemos
arreglárnosla. Declaramos ante un Dios omnisciente (que
conoce nuestro pasado, presente y futuro) que estamos haciendo la mejor decisión. Es como el niño de cinco años que
le dicta el menú a su madre porque sabe lo que es más
nutritivo. ¿No es absurdo? ¿No es acaso el colmo de toda
necedad que queramos actuar independientemente de Dios
porque pensamos que sabemos lo que conviene ahora mismo? Nunca podremos saber más que Dios. Así como Satanás
con malicia condujo a Eva a expresar un sutil orgullo, así
también arrastra a mucha gente joven hacia el pecado porque
sus amigos les dicen: «Pues nunca lo sabrás si no pruebas}}.
¿No estamos todos de acuerdo en que hemos aprendido
algunas cosas en la vida que ahora desearíamos nunca haber
conocido? Hemos sufrido cosas que desearíamos no haber
experimentado nunca. Allí está la sutileza. Cuando no escuchamos a Dios oímos otras voces cuya apelación es la de
la independencia y el orgullo, y cuyo sistema de valores es la
antítesis del de Dios.
Tomamos decisiones que apelan a la carne
Cuarto, cuando dejamos de escuchar a Dios tomamos decisiones
que apelan ala carne, no al espíritu. Satanás no apela a nosotros
124
Cómo escuchar la voz de Dios
en relación con nuestra hambre de Dios. No apela a nosotros
en relación con nuestra sed de Dios. No apela a nosotros
debido a nuestro deseo de ser obedientes a Dios. Ni a nuestro
deseo de entender el significado de la oración que prevalece. ¿A qué apela, entonces?
¿A qué apeló en el caso de Eva? Génesis 3.6 lo explica: «y
vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era
agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la
sabiduría; y tornó de su fruto, y comió; y dio también a su
marido, el cual comió así corno ella}}. Satanás recurrió al
deseo de Eva de tener sabiduría para lograr que comiese del
fruto del árbol.
Por otra parte, a Dios le interesa hablar a nuestros espíritus.
Le interesa lo que es mejor para nosotros y nuestra familia.
Aun cuando somos salvos y poseedores de una naturaleza
nueva, el principio del pecado mora dentro de nosotros. Ya
no tenernos que ceder ante el pecado, ni tenernos que dejarnos dominar por él... a menos que decidamos lo contrario. Ya
no somos vencidos por el pecado... a menos que cedamos
ante él. Hay un poder que obra en nuestro interior que es más
grande que todo el poder del pecado, de Satanás y del
infierno.
Pero cuando dejarnos de escuchar a Dios, escuchamos
aquello que apela a la carne de modo que somos engañados.
Nuestro nombre puede estar escrito en el Libro de la vida del
Cordero, pero si no escucharnos a Dios, el mismo Satanás que
atrae al incrédulo se valdrá de iguales métodos para atraernos a nosotros como creyentes.
Es por ello que hemos de ser un pueblo de Dios cuyos oídos
se inclinen a escucharlo. El mundo habla un lenguaje diferente al de Dios. El mundo marcha al son de un toque de
tambor distinto al que marcha Dios. Quiere que nuestros
oídos estén sintonizados con Él, porque desea darnos instrucciones divinas y porque tiene sumo interés en nuestro
bien. Si somos si sinceros, tendremos que admitir que cada
vez que dejarnos de escuchar a Dios, comenzamos a escuchar y a hacer decisiones basadas en cosas que apelan a la
carne, no al espíritu.
Escuchar y obedecer
125
Tratamos de justificamos por nuestros errores
Quinto, cuando dejamos de escuchar a Dios ofrecemos e~cusas
por nuestros errores. Génesis 3.8,9 dic~ que ~ando Dios el
Señor bajó a pasearse por el huerto al alre ~el dla, «el h?m~re
y su mujer se escondieron de la prese~C1~ de Jeh?va Dios
entre los árboles del huerto. Mas Jehova Dios llamo al hom.
"
bre, y le dijo: ¿Dónde estás tú?}}
No pensemos ni por un momento que DIOS no sabIa donde
estaba Adán. No estaba pidiendo información. Sabía exactamente dónde estaban Adán y Eva, física, emocional, espiritual y mentalmente. Adán respondió: «Oí tu voz en el ~uert?,
y tuve miedo, porque estaba desnudo; ~ me eSCOndl}} (Genesis 3.10). Tengamos presente que Adan nunca antes había tenido miedo. Este era una experiencia emocional totalmente nueva. Se estaba ocultando por temor, así corno
muchos se ocultan emocional y espiritualmente.
Dios dijo: «¿Quién te enseñó que estabas .desnudo?, ¿H~s
comido del árbol de que yo te mandé no comIeses?}} (Genesls
3.11). Él nunca hace preguntas para requerir información.
Las hace para recibir una confesión; por e~lo ~terrogó a
Adán. Su trágica respuesta se encuentra en ~enes~s 3.12: «La
mujer que me diste por compañera me dio del arbol, y yo
comí}}. (Le estaba echando la eulpa a otra persona.) Escuchemos el versículo siguiente: «Entonces Jehová Dios dijo a la
mujer: ¿Qué es lo que has hecho? Yla mujer dijo: La serpiente
me engañó, y comí}} (Génesis 3.13).
¿Sabe el lector? Eso es lo que hacernos nos.otros en la
actualidad. Dios nos habla y sabemos con clarIdad lo que
nos está diciendo. Tratamos de buscar un,a explicación
para nuestro acto de desobediencia, pero El no esc~cha
ninguna excusa. Cuando habla y nosotros hacemos oldos
sordos, nuestras coartadas no resultan aceptables. No podemos culpar a otros.
Dios había hablado en forma muy clara y concisa a Adán,
quien le pasó el mensaje a Eva. Esta no podía d~irle a ?io~:
«Se me olvidaron tus instrucciones}}, porque Dios habla dicho claramente: «De todo árbol del huerto podrás comer; mas
del árbol del bien y del mal no comerás; porque el día que de
126
Escuchar y obedecer
Cómo escuchar la voz de Dios
él comieres, ciertamente morirás» (Génesis 2.16,17). ¡Ahí está
la cuestión!
Dado que Dios conoce nuestro futuro, nuestra personalidad y nuestra capacidad para escuchar, nunca nos va decir
más de lo que podamos recibir por el momento. De modo
que no podernos culpar a nadie de no haber escuchado. En
muchas ocasiones me he acercado al Señor para tratar de
rogar y regatear por algunas de mis incapacidades. He tratado de explicar racionalmente mi comportamiento, transfiriendo la culpa a la muerte de mi padre cuando yo era
pequeño. Luego un día Dios me mostró que no podía culpar
a nadie ni a ninguna circunstancia por mi pecado y mis
penas. Nada tiene que ver lo que nos haya pasado a mí o al
lector. Yo soy responsable de mis reacciones y el lector es
responsable de las suyas.
Sufriremos las consecuencias
Sexto, cuando no escuchamos a Dios hemos de sufrir las consecuencias. Cuando Dios terminó de hablar con Adán y Eva
enumeró las consecuencias que tanto Satanás corno ellos
habrían de padecer. Génesis 3.14,15 acusa a Satanás en los
siguientes términos:
y Jehová Dios dijo a la serpiente:
Por cuanto esto hiciste,
maldita serás entre todas las bestias
y entre todos los animales del campo;
sobre tu pecho andarás,
y polvo comerás todos los días de tu vida.
y pondré enemistad entre ti y la mujer,
y entre tu simiente y la simiente suya;
ésta [Cristo, simiente de la mujer] te herirá en la
cabeza [la de Satanás],
y tú le herirás en el calcañar» [es decir la cruz].
Por cierto que Satanás hirió a Cristo a causa del pecado,
pero el SeñorJesucristo, el eterno Hijo de Dios, fue el vencedor.
Luego en los versículos 16-19, Dios enumeró los penosos
resultados de la rebelión de Adán y Eva:
A la mujer dijo:
127
Multiplicaré en gran manera
los dolores de tus preñeces;
con dolor darás a luz los hijos;
Y tu deseo será para tu marido,
y él se enseñoreará de ti.
y a Adán le dijo:
Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol
de que te mandé diciendo: No comerás de él;
maldita será la tierra por tu causa;
con dolor comerás de ella
todos los días de tu vida.
Espinos y cardos te producirá,
y comerás plantas del campo.
Con el sudor de tu rostro
comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra,
porque de ella fuiste tomado;
pues polvo eres,
y al polvo volverás.
Más adelante la Biblia dice que los echó del huerto (Génesis
3.23,24). Cuando Adán y Eva dejaron de escuchar a Dios, ~ en
cambio escucharon otra voz, lo perdieron todo y comenzo el
sufrimiento. Todo sufrimiento y dolor en última instancia
puede retrotraerse al pecado en el huerto.
.
Cuando dejarnos de escuchar, hemos de sufnr las consecuencias. La cuestión más seria en el día de hoy, a la que
deberíamos dedicarnos tanto usted corno yo, es a escuchar y
a obedecer la voz de Dios. Corno pastor he visto bastante
sufrimiento debido a que la gente se niega a. obedecer ;1
consejo de Dios. Un pastor, particularmente eXItoso, quena
ingresar en un nuevo ministerio. Algunas pers~~as muy
profesionales le advirtieron que no estaba en condIc~ones de
encarar ese tipo de obra. Todos los 9ue lo con.~C1an y 10
querían, y a quienes interesaba su bIene,s,tar, dIJeron: «~e
ruego que no 10 hagas}>. No prestó atenclOn a este consejo
sano y sabio. Y le costó la vida.
Cuántas veces he escuchado a un padre embargado de
dolor que había aconsejado a su hija, diciéndole: «Cariño, no
128
Cómo escuchar la voz de Dios
lo hagas, no lo hagas; no salgas con ese individuo. Hay algo
en él que me dice que deberías evitarlo. No tiene buenas
intenciones». Ella hizo caso omiso a la voz de Dios hablándole por medio de su padre, y terminó encinta, arruinandose
su vida.
¡Cuántas adolescentes encinta han escuchado las engañosas voces del mal y ahora tienen que vivir con toneladas de
culpa que sólo Dios puede quitar!
He conocido a decenas de hombres que han confesado: «Si
sólo hubiese escuchado a mi mujer. Ella me dijo que era un
mal negocio, pero pensaba que no sabía nada de finanzas ni
de dinero. Me rogó que no siguiera adelante. Yo me negué a
escuchar ¡y lo perdí todo!»
Durante nuestra sesión de consejería matrimonial le dije a
la joven que estaba sentada alIado de su novio: «No te cases
con este hombre; no te quiere». Los dos me miraron extrañados. Les expliqué: «Te voy a decir por qué no te ama. Cuando
le hice aquellas preguntas clave acerca de los valores de la
relación matrimonial, todas sus respuestas fueron equivocadas. No hay pruebas de que te ama, sino pruebas de su deseo
de gratificación carnal». Ella no me escuchó. Alguna otra
persona los casó porque me negué a realizar la ceremonia.
Todavía la recuerdo, de pie en mi oficina, con lágrimas que
rodaban por sus mejillas. No habían pasado cuatro meses de
su casamiento cuando me dijo: «Si sólo lo hubiese escuchado...» No hay forma de hacer oídos sordos a la voz de Dios
sin sufrir las consecuencias.
Hace algunos años una joven se me acercó después del
culto y me dijo: «Entiendo muy bien lo que usted predicó esta
mañana. Cuando me casé con mi esposo, sabía que era
alcohólico y no era cristiano, que no debía hacerlo. Sabía que
eso no era lo que Dios quería que hiciera. Pero lo hice y mi
matrimonio está en quiebra, perdido, ido para siempre. Ahora
Dios está comenzando a juntar los pedazos de mi vida otra
vez».
Antes de prepararse para hacer algo, si hubiera algún
tironeo en lo profundo de su ser, una leve sospecha, piense
dos veces antes de actuar, porque Dios podría estarle diciendo: «¡No!» Tenga la sensatez de detenerse, buscar el rostro
Escuchar y obedecer
129
del Señor, y decir: «Señor, ¿podrías decirme una vez más cuál
es tu voluntad en este asunto?» Dios le dirá la verdad y 10
librará de muchas penas.
Otros alrededor de nosotros sufren
Siete, cuando dejamos de escuchar a Dios otras personas alrededor de nosotros sufren. No se puede pecar en soledad. Cuando
el marido deja de escuchar a Dios su mujer sufre. Cuando los
hijos dejan de escuchar a Dios, sufren los padres. Cuando un
hombre de negocios deja de escuchar al socio que lleva una
vida santa, el negocio sufre las consecuencias. Cuando los
líderes de un país dejan de escuchar a Dios, todos los habitantes
del país sufren. Otros sufren cuando dejamos de escuchar.
La desobediencia de Adán y de Eva arrojó como resultado
la alienación de toda la raza humana. Su pecado en el huerto
dio la vuelta al mundo.
Perdemos lo mejor de Dios
Finalmente, cuando dejamos de escuchar a Dios perdemos lo
mejorde Él. El huerto de Edén era lo mejor para ellos, pero Adán
y Eva 10 perdieron todo. Amigo, quiero hacerle una pregunta. Muchas personas están a punto de perder 10 mejor que
tiene Dios porque han decidido escuchar otra voz y no la
suya. Él ha provisto 10 mejor para usted. Si no escucha,
pasará por la vida habiendo perdido de vista 10 mejor que
tiene Dios. ¿Está dispuesto a sustituir 10 que ofrece Satanás
por los supremos dones de Dios? Cuando escuchamos y
obedecemos, 10 mejor de Él está a nuestra disposición.
En 1 Samuel 15, Samuel mandó a Saúl a cumplir una
misión que decía: «Ve, pues, y hiere a Amalec, y destruye
todo lo que tiene, y no te apiades de él» (v. 3). Saúl, empero,
salvó parte de 10 mejor del botín y perdonó la vida al rey.
Cuando Samuel descubrió la desobediencia, Saúlle respondió: «Yo he pecado; pues he quebrantado el mandamiento de
Jehová y tus palabras, porque temí al pueblo y consentí a la
voz de ellos» (v. 24). Al procurar complacer la codicia de los
guerreros que 10 acompañaban Saúl perdió la perspecti,:a del
mandamiento original de Dios de eliminar a los amalecItas y
a su rey.
CAPÍTULO X I - - - - - - - - - - - - -
Una vida que escucha...
una vida
equilibrada
Casi siempre, cuando Jesús relataba una parábola, explicaba
en detalle exactamente qué era lo que quería decir, incluso a
los discípulos. Pero la que relata en Mateo 7.24-27, aunque
breve y penetrante es una de las que no necesita aclaración
alguna. Al terminar su dramático sermón Jesús remarcó esta
ineludible verdad:
Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le
compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre
la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos,
y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba
fundada sobre la roca. Pero cualquiera que me oye estas
palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato,
que edificó su casa sobre la arena; y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra
aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.
En esta parábola en particular, el Maestro nos coloca ante
la simple verdad de que cada cual está construyendo una
vida, y que la firmeza de la misma está basada en el hecho
de escuchar su voz y actuar de acuerdo con ella. Jesús quería
que las multitudes reunidas en la rocosa ladera entendieran
131
132
Cómo escuchar la voz de Dios
que no estaba simplemente dando a conocer un nuevo estilo
de vida. No se debía tornar corno un sermón cualquiera que
los presentes volvieran a su casa diciendo: «¡Qué tremendo
mensaje predicó!», y luego lo olvidaran poco a poco. Lo que
dijo no debía tornarse corno un terna espiritual nuevo para
alimentar los debates en las sinagogas o en las plazas. Anunciaba una verdad divina que debía ser inmediatamente puesta
en práctica en todos los órdenes de la existencia.
El versículo 29 dice: «Les enseñaba corno quien tiene
autoridad, y no corno los escribas». Fue corno si dijera:
«Damas, caballeros y niños, acaban de oír mis palabras,
que vienen de Dios. Han escuchado mis instrucciones con
respecto a cómo han de ser bendecidos, cómo deben perdonar y cómo deben orar. Han oído grandes verdades
acerca de mi reino y sus principios. Ahora los dejo con este
mandato final: Pongan en práctica estas verdades y su vida
será corno el hombre cuya casa fue edificada sobre un
fundamento sólido. Si las ignoran, olvidan o archivan, su
vida se levantará sobre arenas porosas e inútiles. Ustedes
tienen la elección».
Los únicos métodos constructivos que nos permiten sobrevivir las tormentas del siglo veinte consisten en escuchar y
obedecer a Dios. Los requisitos para vivir existencias perdurables consisten en escuchar su voz e integrarla a nuestro
sistema de valores, a nuestros patrones de comportamiento, a nuestros pensamientos y a nuestras conversaciones. La roca fundamental que ninguna tempestad, tentación o prueba puede erosionar consiste en mantenernos
alerta y sensibles a esa voz que nos habla. ¡Es por ello que
resulta peligroso concurrir a los cultos de la iglesia, escuchar
transmisiones religiosas o leer publicaciones cristianas! Resulta peligroso porque Jesús dijo que cualquiera que oye su
Palabra y no actúa de acuerdo a ella será corno el hombre
insensato que edificó su casa sobre la arena. Resulta arriesgado, porque toda persona será considerada responsable de haber actuado de conformidad con toda verdad espiritual que
haya escuchado. Cuando lleguen las tormentas se hará evidente si hemos actuado conforme a este principio. ¿Hemos edificado bien, prestando atención a la Palabra de Dios y aplicándola
Una vida que escucha... una vida bien equilibrada
133
a diario, o hemos edificado pobremente, escuchando pero sin
llevarla a la práctica?
Algunas personas dan la impresión d~ estar exitosa~ente
establecidas en la vida, cuando en reahdad no 10 estan. La
fachada externa puede aparecer firme, pero en su interior se
encuentran al borde del colapso. Podrán engañarnos, pero
cuando los golpee la gran tormenta eterna del juicio final
sucumbirán. No pueden engañar a Dios. Notemos el versí~o
24 por un momento. En la versión castellana dIce:
«Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace». El
original griego de Mateo 7.24 dice: «Por tanto» (<<pues»). ¿Por
qué? Porque Jesús no quería que nadie p~~sara .qu~ ~staba
exceptuado. Quería destacar la responsabilIdad mdIvIdual.
Nadie escapa.
Los requisitos para una vida bien construida
¿Cómo edificamos vidas bien construidas? Jesús nos ofrece dos requisitos muy simples: primero, tenernos que escuchar la Palabra de Dios; segundo, debernos obedecer la
Palabra de Dios que hemos recibido. Las Escrituras r~alcan
la necesidad prioritaria de escuchar Su ~ala~ra. En 2 T~oteo
3.16,17 leemos: «Toda la Escritura es mspuada por Dios, y
útil para enseñar, para redargüir, para corr~gir, para instruir
en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto,
enteramente preparado para toda buena obra».
..,
El propósito de las Escrituras es establecer estos prmcIpIo~
en nuestra vida. El Salmo 19.7,8 declara que «la ley de Jehova
es perfecta, que convierte el alma; el testimo~io de Jehová e~
fiel, que hace sabio al sencillo. Los mandamIentos de Jehova
son rectos, que alegran el corazón».
Josué 1.7,8 advierte:
Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de
hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó;
no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas
prosperado en todas las cosas que emprendas. Nunca se
apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de
noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a
134
Cómo escuchar la voz de Dios
todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar
tu camino, y todo te saldrá bien.
La vida que perdura incorpora a ella la Palabra de Dios,
prestando especial atención a los principios de las Escrituras,
comprendiendo las inevitables consecuencias. En Colosenses 3.16 Pablo amplía el concepto: «La palabra de Cristo more
en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos
unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos
espirituales». ¿Es rica la persona que tiene cien dólares depositados en su cuenta bancaria y no debe nada? No. ¿Es rica la
persona que sabe de memoria Juan 3.16 y el Salmo 23? La
verdad es que no, porque la Palabra de Dios ha de morar
ricamente en nosotros, rebosando y sobreabundando en
nuestra vida.
Lo importante es que edifiquemos incorporando la Palabra de Dios a nuestras vidas. Pienso con frecuencia en los
niños que están presentes en la iglesia cuando predico. Sé que
las figuras que dibujan les resultan más importantes que el
sermón, y, sin embargo, a esos preciosos e inocentes oídos la
Palabra de Dios está llegando y dejando su marca. Algunas
veces ni siquiera entienden lo que oyen. Pero está allí y algún
día Dios les traerá a la memoria una verdad cuando más la
necesiten, una verdad que el Espíritu de Dios ha depositado
allí. El que en forma inconsciente y frecuente se depositen en
ellos verdades y principios espirituales sirve de fundamento
para su vida. Luego, cuando comiencen a soplar los vientos
en sus años adolescentes su vida podrá perdurar. Los principios están allí; la casa fue edificada muy temprano en su
vida.
El segundo requisito para una vida bien edificada es acatar la
Palabra; es decir, obedecerla, usarla. Estos principios bíblicos
han de dirigir y gobernar nuestra vida. Varios versículos del
Salmo 119 nos ayudan a entender la importancia de obedecer
la Palabra de Dios.
Bienaventurados los perfectos de camino,
los que andan [no sólo escuchan, sino caminan] en la ley de
Jehová.
Una vida que escucha... una vida bien equilibrada
135
Bienaventurados los que guardan sus testimonios,
y con todo corazón le buscan (vv. 1,2).
Tus testimonios son mis delicias
y mis consejeros (v. 24).
Enséñame, oh Jehová, el camino de tus estatutos,
y lo guardaré hasta el fin.
Dame entendimiento, y guardaré tu ley,
y la cumpliré de todo corazón (vv. 33,34).
Bueno me es haber sido humillado,
Para que aprenda tus estatutos [porque dice Él que como
resultado de aprender esos estatutos, sus valores han
cambiado].
[Ahora] mejor me es la ley de tu boca
que millares de oro y plata (vv. 71,72).
Mucha paz tienen los que aman tu ley,
y no hay para ellos tropiezo (v. 165).
Las bendiciones, la paz y la sabiduría eran resultados de
aplicar las Escrituras y aprender que Dios es fiel a su Palabra.
Jesús dijo algo sumamente significativo en el capítulo 11 de
Lucas. «Mientras Él decía estas cosas, una mujer de entre la
multitud levantó la voz y le dijo: Bienaventurado el vientre
que te trajo, y los senos que mamaste» (v. 27). La respuesta
de Jesús en el versículo 28 revela la composición de su
familia. Dijo: «Antes bienaventurados los que oyen la palabra
de Dios, y la guardan». Jesús estaba diciendo que más bienaventurada que María, [«la que me trajo al mundo»] es la
persona que oye la Palabra de Dios y la practica..
.,
El hombre o la mujer sabios han de prestar la debIda atenaon
a los principios de las Escrituras y, luego d~ haberlos oíd?, ~b~ar
en consonancia, aplicarlos a su vida y regrrse por los pnnClplOs
de la verdad. Jesús dijo que la persona insensata no es la que
escucha, sino la que escucha y no actúa. En la parábola, ambas
clases de personas escucharon: Una actuó sobre la base de lo
oído y la otra lo ignoró. No hay más que dos categorías. Los
que actúan de conforme a la verdad recibida, o sea, los que
edifican sobre la roca; y los que dejan de actuar, o sea, los que
edifican sobre la arena. Si bien el conocimiento de los requisitos
136
Cómo escuchar la voz de Dios
para la vida bien edificada es esencial, el percibir las razones
que avalan la edificación espiritual con tales requisitos no es
menos vital.
Razones para aspirar a una vida bien
fundamentada
Alguien describió una vez la vida cristiana corno la situación
en la que se «enfrenta la tormenta, se está en ella, o se sale de
ella». Así, la primera razón para procurar una vida bien construida es que, cualquiera sea la frecuencia, las tormentas son
inevitables. Van a ocurrir ineludiblemente. Jesús no dijo: «llueve»; «se producen inundaciones»; «soplan vientos». Dijo: «Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos».
Hay tormentas inevitables que se meten en nuestro matrimonio, en nuestras finanzas; tormentas que caen sobre nosotros produciendo desaliento; tormentas que nos inundan de
enfermedades y males físicos. Abarcan todos los aspectos de
la vida, pero lo cierto es que llegan. No importa que hayamos
edificado nuestra vida sobre la roca o sobre la arena, las
tormentas alcanzan a todos por igual. Los vientos van a
sopla: las vidas edificadas sobre la roca como también las que
han SIdo fundadas sobre la arena. Las lluvias torrenciales
inundan a ambas clases de edificaciones. No es cuestión de
saber si vamos a tener tormentas en la vida o no. El asunto
e~~ en saber cómo estarnos edificando nuestra vida, y si sobreVIVIremos y aguantaremos las tormentas cuando vengan.
Las tormentas no esperan hasta que lleguemos a los sesenta años de edad; nos golpean en la juventud; nos golpean en
la edad mediana; nos golpean en años posteriores. Llegan en
todas las etapas de la vida.
Las tormentas no sólo son inevitables; son incontrolables. No
podernos controlar las lluvias torrenciales que caen a cántaros. No podernos dominar las inundaciones. Varias veces por
año vem~s. e~ la televis~ón casas que son arrastradas por las
aguas, edIfICIOS que se VIenen abajo, laderas de montañas que
se desplazan por causa de las inundaciones. No podernos
controlar el paso del viento. Jesús dijo a Nicodemo: «El viento
sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde
viene, ni a dónde va» (Juan 3.8). Enfrentarnos muchas situa-
Una vida que escucha... una vida bien equilibrada
137
ciones y circunstancias sobre las que no tenernos ningún
control. Alguna otra persona torna las decisiones; ocurre algo
que está por completo fuera de nuestro control. El que nos
derrumbemos o nos sostengamos dependerá de la forma en
que hayamos edificado nuestra vida.
.
Cuando edificamos nuestra casa deberíamos consIderar
no sólo lo inevitable que son las tormentas sino también lo
indestructible que resulta una casa bien fundamentada.
Cuando pensarnos en una vida bien construida, tenernos que
pensar primero en el cimiento, que lo constituye la roca
eterna de Jesucristo. En 1 Corintios 10, Pablo, refiriéndose a
aquellos santos del antiguo testamento que salían de la esclavitud egipcia y atravesaban el Mar Rojo, dijo: «y todos
bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca
espiritual que los seguía, y la roca era Cristo» (v. 4). Simple~
mente identificó a la roca con Cristo. Cantarnos que «mI
esperanza está fundada nada menos que en la sangre y la
justicia de Jesús»; que «en Cristo, la sólida roca, estoy; todo
otro fundamento es arena movediza». Cuando recibirnos a
Jesucristo corno nuestro Salvador personal Dios nos cimentó
sobre la Roca, la inconmovible Roca eterna.
Segundo, una vida bien construida está compuesta de materiales
resistentes y duraderos. Dice la Biblia en Isaías 40.8: «Sécase la
hierba, marchítase la flor; mas la palabra del Dios nuestro
permanece para siempre». Los materiales de la Palabra de
Dios constituyen nuestros imperecederos materiales de construcción. Dios se propone que construyamos nuestra vida
sobre los principios de las Escrituras. Deberíamos dejarnos
gobernar, dominar, apuntalar y dirigir por los principios de
las Escrituras. La Palabra viva de Dios debería predominar
en todos los aspectos de nuestra vida. La vida bien edificada
está constituida por materiales que son eternos, porque no
somos únicamente seres físicos sino también seres espirituales. Por lo tanto, la sustancia que conforma nuestra vida tiene
que ser espiritual.
Todos los días nuestros pensamientos y nuestras acciones
construyen una vida, sea para bien o para mal. A fin de que
dure debernos edificar sobre la roca eterna, construida con la
sustancia eterna de la Palabra de Dios para un hogar eterno.
138
Cómo escuchar la voz de Dios
Jesús nos dice en Juan 14.2,3: «En la casa de mi Padre muchas
moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy,
pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os
preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo,
para que donde yo estoy, vosotros también estéis)). Estamos
edificando para un hogar eterno; nuestra vida se construye
,
con un propósito eterno.
En Efesios 2.6,7 Pablo dijo: «y juntamente con El nos
resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales
en Cristo Jesús, para mostrar en los siglos venideros las
abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con
nosotros en Cristo Jesús)). Dios nos salvó a fin de que por toda
la eternidad pudiese lucirnos en el cielo, mostrando la inigualable gracia que prodigó sobre nosotros cuando éramos
inmerecidos pecadores. Nosotros somos los trofeos del Señor
Jesucristo. Estamos construyendo vidas que tienen un propósito eterno, cual es el de glorificar, irradiar y reflejar a Dios
eternamente. Esta construcción es una tarea del día presente.
Estamos incorporando a nuestra vida en la actualidad la
medida en que hemos de glorificar a Dios. En 1 Corintios
10.15 se revela que nuestra vida terrenal es un proyecto
arquitectónico que determina nuestra recompensa celestial.
Una de las cosas más tontas que puede decir una persona es
esta: «Voy a vivir el presente como me plazca. Cambiaré
mañana y luego entregaré el resto de mi vida a Dios)). El joven
que dice: «Voy a disfrutar la vida ahora y más tarde, se la
daré a Dios)), cae de cabeza en el lazo del diablo. Satanás sabe
que el fundamento de la vida tiene que ser el correcto.
Las tormentas son inevitables, son ineludibles, van a venir
de todos modos. Pero cuando edificamos nuestra vida sobre
la roca eterna, con materiales eternos, para un hogar eterno,
con un propósito eterno a la vista, para un vivir eterno, dice
la Biblia que somos «prudentes)) (Mateo 7.24).
Una tercera razón para edificar bien nuestra casa es evitar las
ineludibles consecuencias que arrojan las casas mal construidas.
Jesús dijo que el que decidió edificar su casa sobre la arena
perdió todo cuando vino la tormenta. Las mismas lluvias,
inundaciones y vientos que arremetieron contra la casa sobre
Una vida que escucha... una vida bien equilibrada
139
la roca golpearon la suya, pero su casa se vino al suelo. La
vida que está mal edificada deja a un lado a Cristo y no aplica
la Palabra de Dios para nada. Esta es la vida del hombre que
oye la Palabra pero la ignora, la rechaza y se niega a aceptarla.
Es por ello que es peligroso concurrir a la iglesia. Sería difícil
medir cuántas verdades han entrado por nuestros oídos en
toda una vida. Lo que es más importante, con todo, es cuántas
de esas verdades hemos llevado a la práctica. Jesús no pudo
haberlo dicho de un modo más sencillo. Dijo que si somos
sensatos hemos de escuchar la Palabra de Dios en forma
agresiva, y hemos de actuar de acuerdo con lo que oímos. Si
queremos pasar por tontos, vamos a oír la voz de Dios e
ignorarla, rechazarla o tratar de olvidarla. Pero cuando la
tormenta nos golpea por todos lados, descendiendo como
lluvia desde lo alto, elevándose a nuestro alrededor como
una inundación, rodeándonos completamente, entonces experimentaremos la satisfacción de haber edificado vidas que
escuchan y obedecen a Dios. Sobreviviremos y perduraremos, por grandes que sean las tormentas de la vida.
Las recompensas de una vida bien construida
¿Cuáles son las recompensas de una vida bien construida?
Primero, resistimos las tormentas. Sean financieras, matrimoniales o lo que sean, podemos aguantarlas. Segundo, tenemos
la capacidad necesaria para disfrutar las cosas placenteras de la
vida. La persona que ha edificado su casa sobre la roca y ha
edificado su vida con materiales procedentes de la Palabra
de Dios disfruta de una paz que lo sostiene a través de las
dificultades, los pesares y las pruebas. Tiene la capacidad
necesaria para disfrutar de las cosas placenteras de la vida,
y sabe que su placer es genuino. Algunas de las cosas que
ofrece el mundo como placer sólo producen dolor. Pero esta
persona puede discernir lo que es bueno para ella y lo que
no lo es; lo que tiene valor perdurable y lo que no; y lo que
ofrece verdadero placer como también lo que no lo hace.
Tercero, la vida que está bien construida enriquecerá la existencia
de los demás. Cuando incorporamos a nuestra vida la sustancia de la Palabra de Dios, ella rebosará y llegará a las personas
con las que nos vinculamos. Nos convertimos en factor de
140
Cómo escuchar la voz de Dios
cambio en su vida. Se encuentran con nosotros y se transforman. Quieren tener lo que tenemos nosotros. Quieren descubrir lo que hemos descubierto nosotros. Toda persona que ha
sido ricamente dotada por la Palabra de Dios tiene algo
eterno para ofrecer a cada individuo con el que se encuentra.
La cuarta recompensa por una vida bien construida es un crecimiento espiritual continuo. ¿Qué pasa si llega la tormenta?
Cuando se acaba la tormenta podemos volver a alabar a Dios
por su fidelidad una vez más. Descubrimos más y más cosas
acerca de su persona. Sus tremendas bendiciones se derraman en nuestra vida cuando le somos fieles en las tormentas.
Cuando somos fieles a Dios, escuchando su voz y obedeciéndola, Él nos ha de honrar y bendecir.
Conclusión
Elías fue uno de los profetas más poderosos del Antiguo
Testamento. Su ministerio milagroso tuvo un impacto tremendo en el pueblo de Israel. Se enfrentó con reyes, levantó
muertos y valientemente hizo frente a un conjunto de profetas falsos y los destruyó. Sin embargo, Santiago escribió que
«Elías era un hombre como nosotros» (Santiago 5.17, VP).
Como tal, experimentó momentos de gran desilusión, evidenciados claramente por su huida ante la reina Jezabel
después de su decisiva victoria sobre los profetas de Baal.
En 1 Reyes 19.4 se relata que fue al desierto «deseando
morirse». Socorrido por un ángel pudo viajar «cuarenta días
y cuarenta noches hasta Horeb, el monte de Dios» (v. 8).
El hecho de que Elías caminó casi seis semanas hasta el
monte Horeb (recordemos que poco antes había sufrido un
desmayo debido a que se encontraba exhausto) no fue un
accidente; Horeb es otro nombre para el majestuoso monte
Sinaí.
En el monte Sinaí Moisés vio a Dios en medio de la zarza
ardiendo y le oyó hablar (véase Éxodo 3.4); en el monte
Horeb «descendió Jehová[...] sobre la cumbre del monte; y
llamó Je,hová a Moisés a la cumbre del monte, y Moisés
subió» (Exodo 19.20). En el monte Horeb «la gloria de Jehová
reposó[...] y la nube lo cubrió por seis díaJ; y al séptimo día
llamó a Moisés de en medio de la nube» (Exodo 24.16). En el
Una vida que escucha... una vida bien equilibrada
141
monte Horeb Dios ordenó a Moisés que golpeara la peña y
brotó agua en abundancia (véase Éxodo 17.6).
Elías se fue al monte Horeb porque sabía que era allí donde
podía escuchar la voz de Dios. A esa altura d~ su ministerio
lo que más necesitaba era escuchar con clarIdad la v~z ~e
Dios hablándole en forma consoladora. Para esto nmgun
milagro servía. Ni siquiera otro profeta resultaba suficiente.
Desesperadamente Elías quería oír a Dios.
No se decepcionó. Un gran viento, luego un gr~n terremoto y por último un gran fuego pasaron frente a Elías, JJE:ro
no oyó ninguna voz. Luego súbitamente se levantó una brIsa
apacible en la boca de la cueva donde se e~contrab~..De
inmediato comprendió que estaba en presenCIa de lo dIvmo
y ocultó su rostro con un manto (en forma semejante a lo ~ue
hizo Moisés cuando Dios le habló desde la zarza que ardIa).
En muy pocos segundos, Dios reaviv.ó. al l~n~ide~iente
profeta, revelándole el futuro de su ~msterI?, mclUIdo ~l
inminente reclutamiento de su sucesor Elíseo, qUIen asegurarIa
la continuidad de la obra de Elías (véase 1 Reyes 19.11-17).
Así es que nosotros, como creyentes, con frecuencia abatidos y preocupados, también necesitamos oír nada más que
alguna cosa que nos renueve, aliente ~ fortalezca en nuestro
servicio para el Rey, o sea, la voz deDws. Sea lo que fu~re lo
que exija nuestra situación -dirección, consuelo, segu~Idad,
fortaleza, perseverancia, fe, gozo, paz- la voz de Dios lo
suplirá.
La respuesta no se ha de encontrar en el ruido o .e~, el
retumbar (terremoto, viento y fuego) del mundo o la rehglOn.
Raras veces hemos de oír con precisión la voz de Dios en el
ajetreo del tránsito, en el alboroto de la oficina o en el parloteo
de los amigos. Él desea hablamos individualmente y para eso
tenemos que comprometemos a buscar la soledad, aunque
sea brevemente.
¿Cuántas veces habremos esperado en una fila para escuchar a algún orador particularmente d~tacado habl~r
sobre religión, política, o deportes? ¿Con cuanta ~ecuenCla
habremos esperado con paciencia frente a un teleVIsor con el
fin de ver las «importantes noticias del día» (incendios de
apartamentos e inundaciones), o nos hemos quedado pegados al
142
Cómo escuchilr la voz de Dios
aparato de radio para escuchar los cambios de la temperatura? ¿Cuántos miles (literalmente) de horas habremos invertido en escuchar cosas que no hacen ninguna diferencia,
eternalmente hablando?
Sólo unos minutos ante el Dios que habla pueden transformar una vida, cambiar una mente y reorientar el propósito y
la dirección necesarios para la eternidad. El corazón entristecido es alentado, la mente confundida es reordenada, la
perspectiva pesimista es eliminada, el espíritu solitario es
acompañado, la voluntad rebelde es aquietada y el buscador
desorientado es satisfecho.
Dondequiera que iba y enseñaba, Jesús decía: «El que tiene
oídos para oír, oiga». A los que oían los llamaba «bienaventurados». A los que rechazaban sus verdades los condenaba
a mayor incredulidad.
Dos mil años después, nosotros tenemos todas las herramientas que necesitamos para oír confiadamente la voz de
Dios. Somos los depositarios del Espíritu Santo, el que nos
enseña todas las cosas y trae a nuestra memoria todo lo que
Jesús dijo. Tenemos a flor de labios su Palabra completa, la
cual constituye la magnífica suma total del carácter, la naturaleza, la verdad y los principios de Dios. Donde haya creyentes sinceros no nos faltará el acceso a sabios consejos de
parte de un pueblo que conoce y ama a Dios.
Por consiguiente, podemos acercarnos «confiadamente al
trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia»
(Hebreos 4.16). ¿Qué otra cosa podría constituir una expresión más rica y más plena de su gracia y su misericordia que
una clara comunicación de nuestro Padre a sus hijos?
Dejando a un lado nuestros temores podemos acudir con
gran expectativa, no a una montaña consumida por el fuego
(el monte Horeb) sino «al monte de Sión, a la ciudad del Dios
vivo» (Hebreos 12.22) donde Él se deleita en instruir y alentar
a su pueblo. Jamás seremos defraudados, aun cuando se nos
reprenda y amoneste, por cuanto todo lo que Dios dice es
para nuestro bien.
Como María, deberíamos aprender a escuchar la palabra
de nuestro Señor sentados a sus pies (véase Lucas 10.39).
Mediante la oración tranquila y disciplinada, y mediante la
Una vida que escucha... una vida bien equilibrada
143
interacción con su Palabra y su pueblo, podemos convertirnos en hombres y mujeres que fructíferamente aprenden
a distinguir la voz de Dios entre el clamor de lo que nos
rodea.
Cuando lo hacemos, también podemos confiar y obtener
«la buena parte, la cual no {nos] será quitada» (Lucas 10.42).
Porque una vez que hayamos oído hablar a Dios no hay nada
que se le compare. Todo lo demás empalidece alIado de la
incomparable experiencia de oír a Dios. Por sobre todo, no
hay absolutamente nada: problema, tribulación, circunstancia, incertidumbre, que pueda desalojar la maravillosa paz y
seguridad que resultan de estar decididamente del lado del
receptor en la comunicación con Dios.
El hombre que ha oído hablar a Dios tiene el perdurable
poder de hacer frente a adversarios, enfrentar tragedias y
superar cualquier problema que se atraviese en su camino,
porque en lo que El ha hablado puede descansar confiado.
Dios cumple sus promesas y garantiza su Palabra.
Dios sigue hablando. Elijamos la «buena parte» que consiste
en escuchar su voz con obediencia. Dios tiene cosas grandes y
portentosas preparadas para cada uno de nosotros.
Fly UP