...

pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
3
Prólogo
PEQUEÑA AGRICULTURA COMERCIAL:
DINÁMICA Y RETOS EN EL
PERÚ
4
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
5
Prólogo
Pequeña agricultura
comercial:
dinámica y retos en el Perú
Carolina Trivelli, Javier Escobal, Bruno Revesz
Con la colaboración de:
María Teresa Gallo
Marisol Inurritegui
Rodrigo Salcedo
Raphael Saldaña
Gustavo Valdivia
Johanna Yancari
6
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
© Consorcio de Investigación Económica y Social, CIES
Antero Aspíllaga 584, El Olivar, Lima 27, Perú
Telefax [51-1] 421-8082, 421-7968, 442-0463
<www.cies.org.pe>
© Centro de Investigación y Promoción del Campesinado, CIPCA
San Ignacio de Loyola 300, Urb. Miraflores, Piura
Telf. [51-73] 34-5573, 34-2860, Fax [51-73] 34-2965
<www.cipca.org.pe>
© Grupo de Análisis para el Desarrollo, GRADE
Av. Del Ejército 1870, Lima 27, Perú
Telf. [51-1] 264-1780, 264-1701, Fax [51-1] 264-1882
<www.grade.org.pe>
© IEP Ediciones
Horacio Urteaga 694, Lima 11
Telf. [51-1] 332-6194, Fax [51-1] 332-6173
E-mail: [email protected]
Serie: Estudios de la Sociedad Rural 31
<www.iep.org.pe>
Edición: Lima, diciembre de 2006
Corrección de estilo: Sara Mateos F.-M.
Diagramación: Mercedes Dioses / Silvana Lizarbe
Arte de carátula: Rossy Castro Mori
Impreso por Tarea Educativa
Hecho el Depósito Legal en la Biblioteca Nacional del Perú N.º 2006-10130
ISBN 9972-804-62-3
El Consorcio de Investigación Económica y Social (CIES) está conformado por más
de treinta instituciones de investigación o docencia y cuenta con el auspicio de la
Agencia Canadiense para el Desarrollo Internacional (ACDI), el Centro Internacional
de Investigaciones para el Desarrollo (IDRC) y otras fuentes de cooperación.
CIES, CIPCA, GRADE e IEP no comparten necesariamente las opiniones vertidas en
el presente libro, que son responsabilidad exclusiva de sus autoras.
7
Prólogo
Índice
PRÓLOGO ............................................................................................... 9
1. LA PEQUEÑA AGRICULTURA COMERCIAL:
.......................................... 13
Carolina Trivelli, Javier Escobal y Bruno Revesz
LÍMITES Y POSIBILIDADES PARA SU DESARROLLO
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
El escenario: no una sino varias pequeñas agriculturas ............... 16
La pobreza y vulnerabilidad de los pequeños productores .......... 21
Un entorno con diversos eventos inesperados ............................. 27
Viabilidad y oportunidades para mejorar
la rentabilidad en la pequeña agricultura ................................... 35
La promesa del capital social .................................................... 37
El papel del Estado y su relación con los productores
y organizaciones ....................................................................... 44
Procesos que afectarán a la pequeña agricultura ....................... 47
Políticas a favor de la pequeña agricultura ................................. 52
2. CÓMO ELEVAR LA EFICIENCIA Y RENTABILIDAD
DE LA PEQUEÑA AGRICULTURA COMERCIAL ................................................ 59
Javier Escobal
1. Introducción ............................................................................. 59
2. Breve reseña de la bibliografía y metodología de medición ......... 61
3. Producción, costos e ingresos de la pequeña agricultura
comercial ................................................................................. 68
4. Estimaciones de eficiencia de la pequeña agricultura
comercial ................................................................................. 83
5. Determinantes de la eficiencia ................................................... 91
6. Conclusiones e implicancias de política ................................... 100
8
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
3. VULNERABILIDAD EN LOS PEQUEÑOS AGRICULTORES COMERCIALES ............... 107
Carolina Trivelli y Johanna Yancari
1. Introducción ........................................................................... 107
2. Marco conceptual: cómo enfrentan
los hogares rurales su vulnerabilidad ........................................ 108
3. Los shocks que sufren los hogares rurales ................................ 119
4. Dilemas y opciones de política para enfrentar mejor
los shocks ............................................................................... 158
5. Anexo. Regresiones del ingreso total,
ingreso neto agropecuario y gasto en consumo familiar ............ 165
4. EL ROL DEL CAPITAL SOCIAL EN LA PEQUEÑA AGRICULTURA COMERCIAL
DE LOS VALLES DE PIURA ................................................................... 185
Marisol Inurritegui
1.
2.
3.
4.
5.
6.
Introducción ........................................................................... 185
Marco teórico ......................................................................... 186
Marco metodológico ............................................................... 196
Capital social en los valles de Piura ......................................... 203
Conclusiones .......................................................................... 235
Anexo. Diferenciación del planteamiento teórico
de capital social ........................................................... 241
ANEXOS ............................................................................................. 245
Anexo 1. Muestra trabajada .............................................................. 245
Anexo 2. Pérdida de observaciones a través del tiempo (attrition) ....... 248
Anexo 3. Sesgo de la muestra: comparación con el censo
agropecuario ..................................................................... 253
Anexo 4. Definición de pequeña agricultura ....................................... 257
BIBLIOGRAFÍA ....................................................................................... 259
Prólogo
9
Prólogo
Los libros colectivos, en general, reúnen contribuciones que —a pesar de
inscribirse en una misma problemática— no responden necesariamente a las
mismas interrogantes, no adoptan los mismos supuestos, no se refieren al
mismo terreno ni comparten la misma información. La génesis de esta publicación es diferente. Si bien en sus diferentes secciones aborda las dinámicas
y dificultades de la pequeña agricultura comercial en el Perú sobre la base de
enfoques plurales y metodologías específicas, da cuenta de los resultados de
un proyecto común desarrollado a lo largo del año 2005 en el marco de la
Red de Desarrollo Rural conformada por el Centro de Investigación y Promoción del Campesinado (CIPCA), el Instituto de Estudios Peruanos (IEP) y el
Grupo de Análisis para el Desarrollo (GRADE), y auspiciada por el Consorcio
de Investigación Económica y Social (CIES).
A partir de información primaria recogida en los valles de Piura y en el
valle del Mantaro, es decir, en dos contextos de agricultura marcadamente
distintos, esta investigación ambiciona aportar elementos que ayuden a comprender y explicar las cuestiones centrales que condicionan a la pequeña
agricultura comercial en el país, un segmento de productores con un gran
potencial para desarrollarse y superar las condiciones de pobreza o evitar
caer en ella.
Cómo elevar la eficiencia y rentabilidad de esta pequeña agricultura fue
una pregunta que llevó a estimar los indicadores de eficiencia y a determinar
qué rol cumplen las características individuales de los productores (tales como
la educación, la habilidad empresarial, la aversión al riesgo o la restricción
crediticia) en explicar las diferencias en eficiencia que se observaron. También se analizó cómo reducir la vulnerabilidad de este sector, lo que implicó
10
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
identificar los diferentes eventos inesperados que sufren los hogares rurales y
las estrategias que usan para enfrentarlos, para después debatir el impacto
que pueden tener las opciones y medidas de política. En el caso de los valles
Piura se investigó, por último, las posibilidades y limitaciones de las asociaciones de pequeños productores comerciales en tanto un mecanismo para
mejorar la rentabilidad de ese sector, reducir su vulnerabilidad e integrarlo
con éxito a los mercados regionales, nacionales e internacionales. Nuestra
hipótesis es que los pequeños productores comerciales requieren de organizaciones alternativas que les permitan mejorar sus condiciones de acceso a los
mercados de insumos, productos y factores, e incrementar su capacidad de
negociación en ellos.
Las tres investigaciones que acabamos de mencionar, si bien se desarrollaron bajo la dirección de uno de los investigadores líderes de la Red, se
realizaron en forma de colaboración mediante un número significativo de
reuniones y talleres (tanto en Lima como en provincia), y naturalmente, un
uso razonable pero fluido de intercambios a través de Internet, que permitieron aprovechar al máximo la relación.
Al mismo tiempo, y esta vez en forma más bien corporativa, involucrando
directamente a los tres centros que conforman la Red, se elaboró el documento global de diagnóstico que representa el primer capítulo de esta publicación y que recoge y resume los principales hallazgos de las investigaciones
realizadas en el marco de nuestra red de investigación.
Ciertamente, la concepción del proyecto y su metodología deben mucho al capital de experiencia de las instituciones a las cuales pertenecemos, y
también a los fructuosos años de convivencia en el Seminario Permanente de
Investigación Agraria (SEPIA), uno de los espacios privilegiados de intercambio y reflexión que tiene el Perú. A estos compañeros y compañeras de trabajo va nuestra gratitud.
Dirigimos un agradecimiento especial a varios investigadores de centros
amigos, en particular a Marisa Remy y Fernando Eguren, quienes participaron con sus críticas y comentarios en reuniones de trabajo y leyeron las versiones preliminares de los artículos que hoy presentamos. También debemos
agradecer a los funcionarios de los ministerios de Agricultura y Economía
que debatieron con nosotros los resultados de este proyecto en talleres y
seminarios públicos, tanto en Piura como en Lima. Finalmente, debemos
agradecer a los agricultores de los valles de Piura y el valle del Mantaro,
quienes nos proporcionaron información y opinaron sobre la agricultura, el
desarrollo y sus propias vidas, tanto a través de tediosas y largas encuestas
como de entrevistas grupales e individuales.
Prólogo
11
En el plano institucional debemos agradecer a nuestras tres instituciones, que se mostraron muy comprometidas con este trabajo de investigación
y con la publicación de sus resultados. Asimismo al CIES, que nos apoyó
financieramente, y a un lector anónimo que evaluó e hizo valiosas sugerencias a los informes parciales que entregamos al Consorcio.
Carolina Trivelli (IEP)
JAVIER ESCOBAL (GRADE)
Bruno Revesz (CIPCA)
13
1 / La pequeña agricultura comercial
CAPÍTULO 1
La pequeña agricultura comercial:
límites y posibilidades para su desarrollo
CAROLINA TRIVELLI (IEP)
JAVIER ESCOBAL (GRADE)
BRUNO REVESZ (CIPCA)
con la colaboración de:
MARÍA TERESA GALLO, MARISOL INURRITEGUI,
RODRIGO SALCEDO, RAPHAEL SALDAÑA,
GUSTAVO VALDIVIA Y JOHANNA YANCARI
De las casi 1.8 millones de unidades agropecuarias que existen en el Perú,
menos del 8% poseen más de 20 hectáreas. Por lo general, esas unidades
son empresas, la mayoría de las cuales tributa, por lo que se las considera
como parte de la agricultura empresarial del país. En el polo opuesto se
encuentra la economía campesina, caracterizada por producir básicamente
para el autoconsumo y porque diversifica sus actividades para generar ingresos
de subsistencia. Entre estos dos extremos se encuentra la pequeña agricultura
comercial, conformada por unidades que basan su producción fundamentalmente en la mano de obra familiar y que dirigen una parte importante de
ella hacia el mercado.
Según el Centro Peruano de Estudios Sociales-CEPES (2000), de cada
diez toneladas de productos agrícolas y alimentos que se generan en el país,
siete se originan en la pequeña agricultura, y de cada cuatro puestos de
trabajo que se crean en el Perú, uno proviene de ella. Aunque estos datos
hagan evidente la importancia de este sector, su baja productividad y sus
consiguientes escasos ingresos ponen en tela de juicio su viabilidad. Se trata,
además, de un sector altamente heterogéneo, en el que tienen cabida extremos tan dispares como un hogar piurano, cuyo jefe de familia es un hombre
de 36 años con educación superior, que no posee tierras pero que alquila
diez hectáreas que dedica al cultivo del arroz, del que en el 2004 obtuvo un
ingreso de US$ 63,156, y un hogar en Jauja cuyo jefe de familia es una
mujer de 73 años, que posee 1.14 hectáreas de tierra que dedica al cultivo
de legumbres, del que en el 2004 obtuvo US$ 430.
14
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Más allá de su importancia y heterogeneidad, es importante resaltar
que este gran segmento de productores es el que más probabilidades tiene
de desarrollarse en el marco de una economía de mercado. Sin embargo,
son múltiples las razones que le impiden realizar las innovaciones necesarias para elevar su productividad y vincularse más exitosamente con los
mercados regionales, nacionales e internacionales. Entre ellas, la bibliografía
destaca dos: la falta de acceso al mercado de capitales para financiar las
inversiones requeridas y la incapacidad de asegurarse frente a eventos negativos inesperados, lo que lo lleva mirar con aversión el riesgo y lo disuade
de invertir en opciones más rentables que, por lo general, conllevan una
mayor incertidumbre (Fafchamps y Pender 1997).
Estas explicaciones están a su vez asociadas a una serie de características estructurales de los pequeños productores comerciales, como la insuficiente escala, la reducida dotación de capital humano y social (insuficiente
nivel de educación, pocas habilidades gerenciales, escaso grado de organización), así como de características de los mercados que ellos enfrentan y
que no favorecen su crecimiento (poca competencia en mercados críticos
de productos y factores y reducido o nulo desarrollo de los mercados de
crédito seguro y asistencia técnica).
El propósito de este documento es explorar las posibilidades y los límites
que enfrenta la pequeña agricultura comercial peruana a partir de un conjunto
de estudios que se desarrollaron en el marco de la Red de Desarrollo Rural,
conformada por el Centro de Investigación y Promoción del Campesinado
(CIPCA), el Instituto de Estudios Peruanos (IEP) y el Grupo de Análisis para
el Desarrollo (GRADE), y auspiciada por el Consorcio de Investigación
Económica y Social (CIES).
El análisis empírico en el que se basan estos estudios proviene de información primaria recogida en el valle de Piura (alto, medio y bajo) y en el
de Chira, ambos en el departamento de Piura, y en el valle del Mantaro, en
el departamento de Junín. Comparando estos dos contextos tan marcadamente distintos de pequeña agricultura, se buscó entender el papel que desempeña en este sector el acceso a los bienes y servicios públicos y el grado de
desarrollo de los mercados de productos y factores. Para realizar estos estudios se contó con una muestra representativa de 823 hogares de productores
agropecuarios, 499 en los valles de Piura y 324 en el valle del Mantaro, para
el año 2003, y un seguimiento de la misma muestra para el 2004. La encuesta recogió información del hogar y sus actividades productivas (agropecuarias y no agropecuarias), con bastante detalle en cuanto a la producción
1 / La pequeña agricultura comercial
15
agropecuaria (producción, costos, ventas) y el crédito (de toda fuente). Asimismo, acopió información sobre redes sociales y familiares, eventos inesperados, perfil de riesgo, dotación de activos y fuentes no agrícolas de ingreso,
entre otra.1
Un aspecto particular de este estudio es que logra captar cómo responde
la pequeña agricultura a los cambios en su entorno. Teniendo en cuenta que
muchos productores a los que se había encuestado en el 2003 sufrieron una
sequía en el 2004, se tuvo la oportunidad de identificar el abanico de estrategias que usaron de cara a este evento inesperado, dependiendo del contexto
y de los recursos. Este “experimento natural” permitió entender mejor determinados comportamientos y echa luces sobre cómo las diferentes políticas pueden afectar a la pequeña agricultura comercial.
El documento parte por analizar las condiciones iniciales de la producción en ambas regiones, incluida la trayectoria histórica de los productores,
para a partir de ello identificar las opciones y oportunidades de la pequeña
agricultura comercial. Luego se muestra cómo el diferente acceso a los
activos públicos y privados está fuertemente asociado a distintos niveles de
vulnerabilidad, lo que a su vez condiciona —y en algunos casos limita— las
estrategias económicas de los productores. El estudio analiza los diversos
eventos inesperados que enfrentan los productores y cómo el capital social
y político repercute en las estrategias de diversificación de sus hogares y en
los niveles de eficiencia técnica y económica de la actividad agropecuaria. En el caso de los valles de Piura, se demuestra el importante papel que
desempeña el capital social en las estrategias del pequeño agricultor para
mejorar su eficiencia económica y enfrentar los eventos negativos. En lo que
respecta al capital político, se señala las distintas maneras en que éste se
hace presente en ambas regiones y los diferentes usos que le dan los pequeños
productores.
Finalmente, a la luz de los hallazgos de estas investigaciones, se reflexiona
sobre los distintos procesos que están en marcha y que afectarán la viabilidad
de la pequeña agricultura en el Perú y, a partir de ello, se plantea los principales
dilemas que a nuestro juicio deben ser resueltos para perfilar una política
agraria y de desarrollo rural que se convierta en una alternativa efectiva
para los hogares que conforman la pequeña agricultura comercial.
1
Esta encuesta se realizó en el marco de la investigación “The Structure and Performance of Rural Financial Markets and the Welfare of the Rural Poor: A Comparative Study
in Peru and Mexico”, a cargo de S. Boucher (UC Davis) y C. Trivelli (IEP), del proyecto
BASIS CRSP.
16
I.
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
El escenario: no una sino varias pequeñas agriculturas
El valle del Mantaro, en la sierra central del Perú, y los valles de Piura (alto,
medio y bajo) y de Chira, en la costa norte, son zonas relativamente dinámicas
y articuladas a los principales mercados de productos y factores. En términos
de producción, ambas se caracterizan por el predominio de las pequeñas
unidades y por dedicarse principalmente a dos cultivos alimenticios que se
destinan al mercado interno: la papa blanca en el Mantaro (cultivada por
69% de los hogares encuestados) y el arroz en Piura-Chira (a cuyo cultivo se
dedica el 51% de los hogares de la muestra). Otros cultivos importantes son
el maíz amiláceo, el choclo y la cebada grano en el Mantaro, y el maíz
amarillo duro, el frijol chileno y el algodón en los valles de Piura.
Las diferencias geográficas entre ambas zonas no sólo determinan los
cultivos a los que se dedican sus productores; determinan, además, las diferencias en las dinámicas de producción de cada zona, puesto que a las
evidentes diferencias en temperatura y niveles de precipitaciones, hay que
agregar el carácter heterogéneo del clima en el Mantaro frente a la homogeneidad que caracteriza al clima piurano. En el valle del Mantaro encontramos distintos microclimas que hacen que productores relativamente
cercanos puedan enfrentar condiciones climáticas distintas (diferente temperatura, fenómenos particulares como las heladas o los veranillos, etc.) y
estaciones marcadas a lo largo del año, mientras que en todo Piura el clima
es bastante uniforme y regular a lo largo del año. Esto, a su vez, trae como
consecuencia una diferencia en el impacto de las anomalías climáticas,
pues estas se presentan de manera generalizada en los valles de Piura, mientras que en el Mantaro tienen un impacto diferenciado. Si en Piura se puede
hablar de años normales y de anomalías, en la sierra central cada año presenta un conjunto de pequeñas anomalías localizadas y con altos niveles de
variabilidad.2
Estas zonas se diferencian también en infraestructura. En Piura-Chira
la producción depende totalmente del agua de riego regulado, mientras que
2
Por ejemplo, en la muestra que analizamos encontramos que en un año “normal”
menos del 3% de los entrevistados en Piura señaló haber tenido algún problema con el
clima, mientras que 1 de cada 5 encuestados en el valle del Mantaro indicó haber
sufrido ese tipo de problema. Complementariamente, en un año “anormal” (con
sequía), más del 70% de los encuestados en Piura señaló haber tenido problemas con
el clima, mientras que en el valle del Mantaro el 32% dijo lo mismo.
1 / La pequeña agricultura comercial
17
en el valle del Mantaro la infraestructura de riego está menos desarrollada
porque se la usa más bien como un complemento de las lluvias estacionales
que rigen el ciclo agrícola. Sin embargo, la infraestructura vial es sustancialmente mejor en el valle del Mantaro: el 93% de los poblados de la muestra tomada en esa zona están conectados con una carretera pavimentada o
afirmada, mientras que en Piura-Chira sólo un 55% lo está. Del mismo
modo, el 86% de los hogares encuestados en el Mantaro cuenta con servicio de agua potable y el 96% con electricidad, frente a un 71% y un 66%,
respectivamente, en los valles de Piura. Del mismo modo, los hogares encuestados en el Mantaro poseen activos más valiosos (tierra, vivienda, bienes
semidurables) y un mayor nivel de educación (los jefes de hogar cuentan
con ocho años de educación formal en promedio, frente a cinco años en el
caso de los jefes de hogar de Piura), pero los agricultores piuranos tienen en
promedio más tierra y un mayor acceso a la maquinaria para el desarrollo
de sus actividades.
Estas condiciones iniciales, sin embargo, no son las únicas determinantes
en la actividad agrícola de los pequeños productores. Hay otras consideraciones que atañen más bien a las opciones de los productores en lo que respecta
a su actividad económica. Entre ellas es necesario mencionar la historia y
las relaciones de cada uno de estos grupos de productores con el Estado, sus
niveles de organización, su apertura a actividades productivas no agropecuarias, y su acceso a mercados clave (bienes, crédito y asistencia técnica).
Si bien ambas regiones se caracterizan por el predominio de las pequeñas unidades de producción, esta coincidencia es reciente, pues hace tan
sólo veinte años que en Piura se parcelaron las cooperativas que se crearon
con la reforma agraria sobre la base de las haciendas algodoneras que
dominaron el agro en la región hasta la década de 1970.3 Los pequeños
3
El origen de la actividad agropecuaria en ambas regiones es muy diferente. En Piura,
los actuales jefes de hogar iniciaron su actividad como productores independientes
trabajando 3 hectáreas de tierra en promedio. Dicha tierra fue conseguida en su
mayoría a través del proceso de parcelación de las cooperativas (37%) o por adjudicación (22%). Sólo el 14% afirma haber iniciado su actividad en tierras heredadas.
En el valle del Mantaro, en cambio, los productores iniciaron su actividad independiente
trabajando 1.6 hectáreas. El 33% consiguió dichas tierras por herencia, el 26% las
obtuvo prestadas de sus padres, y un importante 24% afirmó que la primera vez que
trabajó tierras lo hizo por alquiler o a medias con otra persona. Todo esto puede ser la
base de la diferente relación con la tierra que tienen los productores de Piura y del valle
del Mantaro.
18
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
productores de papa del Mantaro, en cambio, jamás han estado sometidos
al régimen de hacienda, ni durante la época colonial ni después. En ese
valle, el desarrollo de las comunidades campesinas no se debió a una tradición
andina sino, paradójicamente, a la temprana individualización del uso y de
la propiedad de la tierra.4 Estos desarrollos, sumados a las relaciones entre
la producción de cada zona y el mercado, han configurado procesos de
modernización distintos.
En el valle del Mantaro ha sido fundamental la articulación vial y
comercial con el mercado mayorista de Lima y, a la vez, la presencia minera
en la región. Por un lado, la cercanía con la capital ha permitido a los
productores del Mantaro diversificar sus cultivos. Por otro, la minería ha
sido un elemento dinamizador que ha transformado, en muchos aspectos,
la producción agrícola, no sólo porque demanda productos sino también
porque requiere de mano de obra temporal, lo que permite a los pequeños
productores obtener ingresos adicionales para invertir en sus tierras y en
actividades artesanales y comerciales en los pueblos del área.
En los valles de Piura y de Chira el elemento determinante ha sido la
especialización en un algodón de alta calidad que se exporta, sobre la base
del desarrollo continuo de la capacidad productiva de las cuencas mediante
la implementación progresiva de potentes infraestructuras de riego. La
construcción de sistemas de canales permitió cuadruplicar en el último siglo
el área cultivada en estos valles y fue la base para la concentración de
tierras en las haciendas algodoneras que desplazaron e integraron a los
productores nativos. En torno a este nuevo sistema agrario se reordenaron
los centros poblados y las vías de comunicación, se levantaron cadenas
agroindustriales y se adoptaron tecnologías de riego, un control fitosanitario
y un calendario agrícola común. A pesar de la transformación del entorno
económico, del declive del cultivo de algodón y de la emergencia de nuevos
cultivos, este sistema condiciona buena parte del desempeño de la pequeña
agricultura comercial de hoy en Piura.
4
Esta diferencia, y las características geográficas de los valles de Piura y el valle del
Mantaro, hacen que en cada una de estas regiones la perspectiva de que la tierra se
concentre en grandes unidades agrarias sea diferente. La historia, la infraestructura
de riego y el carácter relativamente plano del terreno en Piura permitirían una consolidación de la gran propiedad, mientras que la larga historia de atomización de la
propiedad en el Mantaro, sumada a su gran variedad climática y ecológica, la impedirían.
1 / La pequeña agricultura comercial
19
La historia, entonces, permite explicar algunas características fundamentales de la pequeña agricultura tanto en el valle del Mantaro como en
los valles de Piura. Como consecuencia de la cercanía con la capital y de la
articulación con el sector minero, los pequeños productores de la sierra central son “menos” agricultores que los de la costa norte. En el valle del Mantaro encontramos más diversificación y un conjunto importante de casos en
los que la producción agrícola es un extra, y la agricultura, una ocupación
para determinados miembros del hogar, una fuente de ingreso estacional.
Asimismo, el mercado laboral es más dinámico en el Mantaro que en Piura.
Por otra parte, el desarrollo histórico explica el alto grado de organización y
la capacidad de articulación con el sector público de los productores piuranos, algo que no sucede con los del valle del Mantaro. En los valles de
Piura, las organizaciones de regantes y las de productores de algodón y
arroz, entre otras, son capaces de un alto grado de movilización para protestar por los diversos problemas ligados a la comercialización de sus productos. Esto se remonta a los años de la reforma agraria, cuando los pequeños
productores y las cooperativas agrarias tenían que luchar para defender el
precio de su algodón, pagado muy por debajo de las cotizaciones internacionales, contra las empresas estatales que tenían el monopolio de la comercialización. Hoy, aunque de manera más esporádica, son los comités de
productores de algodón y de arroz, entre otros, los que manifiestan cierta
capacidad de movilización para presionar en asuntos ligados a la comercialización de sus productos, y su adhesión a las consignas de la Junta Nacional
de Regantes, cuando esta organización realiza paros agrarios, es masiva.
El tipo de cultivo, su correspondiente mercado y la organización también están relacionados con las condiciones de acceso a los mercados de
bienes y factores (como el crédito o la asistencia técnica). En los valles de
Piura, cerca del 70% se dedica a la agroexportación o a los insumos agroindustriales, una cifra que no supera el 15% en el valle del Mantaro. Esta
articulación con el mercado hace que los productores piuranos estén más
organizados: el 31% pertenece a alguna organización que lo ayuda a integrarse a un mercado de productos o insumos, mientras que en el valle del
Mantaro sólo el 17% hace lo mismo.
Respecto al crédito, el 57% de los hogares de los valles de Piura tiene
algún tipo de crédito, comparado con un 35% en el Mantaro (ver cuadro 1).
Además de estas diferencias en el nivel de uso, las fuentes y los montos de
crédito varían también de una zona a otra. Las cifras de uso de crédito
resultan interesantes si se considera que más del 70% de los productores
20
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Cuadro 1
CRÉDITO EN LOS HOGARES
Valles de Piura
Valle del Mantaro
% de hogares con crédito
57
35
% de hogares con crédito formal
28
22
2,090.3
1,738.3
Monto crédito formal (US$)
% de hogares con crédito semiformal
Monto crédito semiformal (US$)
% de hogares con crédito informal
Monto crédito informal (US$)
7
3
792.1
1,317.4
31
17
531.9
353.5
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: Red de Desarrollo Rural
señala que podría obtener incluso un crédito de fuente formal si lo deseara.
Es decir, se usa menos crédito del disponible en el mercado. Las razones
para que ello ocurra son distintas en cada zona: en los valles de Piura un
porcentaje importante declara abstenerse de ir al mercado formal para evitar
riesgos o por los elevados costos de transacción, mientras que en el valle del
Mantaro se habla de una menor necesidad de recursos.5
Si bien se contrata poca asistencia técnica (27% en los valles de Piura
y 19% en el valle del Mantaro), los niveles de contratación son altos en
comparación a los promedios nacionales.
Pero las diferencias entre regiones no son las únicas relevantes: al interior de cada región encontramos también grupos e incluso zonas muy disímiles.
Así, el valle del Chira es muy diferente al bajo y medio Piura, al igual que
Jauja lo es de Chupaca. También hay diferencias importantes entre los más
pobres y los acomodados, como veremos más adelante.
Siendo ésta la situación, es evidente que no hay una sola pequeña
agricultura sino varias. Y si bien esto es una constatación obvia, resulta
importante someterla a análisis, pues tanto las características geográficas
como la infraestructura, el tejido social e institucional y la historia reciente
definen las opciones de la pequeña agricultura comercial en cada uno de los
5
Ver C. Guirkinger y C. Trivelli (2006).
1 / La pequeña agricultura comercial
21
espacios estudiados. Comprender esas opciones, a su vez, permite hacer un
conjunto de observaciones que la política agraria debe tomar en cuenta
para llegar a ser efectiva.
II. La pobreza y vulnerabilidad de los pequeños productores
El grueso de los hogares rurales del Perú es pobre. Según el Instituto Nacional
de Estadística e Informática (INEI), siete de cada diez hogares rurales en el
Perú son pobres, aunque la pobreza no está distribuida por igual en todas
las regiones. Así, en la costa rural seis de cada diez hogares son pobres,
mientras que en la sierra rural, ocho de cada diez lo son. Los pequeños
productores comerciales que nos ocupan no escapan a esta situación, aunque
la enfrentan de manera distinta en cada región.
Para describir mejor la situación, hemos definido tres grupos de pequeños
productores a partir de las líneas de pobreza y de pobreza extrema establecidas
por el INEI.6 Estos grupos, que hemos denominado pobres extremos,
vulnerables y acomodados se diferencian entre ellos tanto por sus dotaciones
de activos como por las estrategias productivas a las que tienen acceso. Así,
los pobres extremos tienen, en general, pocos activos productivos y activos
de relativo poco valor en el mercado. Si bien estos hogares pueden salir de
la condición de pobreza extrema, tienden a volver a ella con facilidad. Los
hogares vulnerables son los que entran y salen de la pobreza no extrema.
Los pequeños cambios en el entorno (como las mejoras en los precios
agropecuarios o nuevas oportunidades de empleo asalariado) y los eventos
inesperados (buenos o malos) permiten a estos hogares superar la línea de
6
Éste no es el lugar para discutir la validez de las definiciones de pobreza del INEI, así
que la adopción de sus líneas de pobreza y pobreza extrema responde a la necesidad
de tener un punto de referencia para establecer los distintos grupos de pequeños
productores. Los hogares pobres extremos son los que están por debajo de la línea de
pobreza extrema definida por el INEI para cada ámbito (costa rural o sierra rural); los
vulnerables son aquellos cuyos ingresos se ubican en un rango definido por la línea de
pobreza extrema y una cota superior igual a la línea de pobreza (no extrema) más un
35% en el valle del Mantaro y un 25% en Piura. Este rango acoge a los hogares que se
ubican en las inmediaciones de la pobreza. A este límite superior se llegó después de un
análisis de conglomerados entre los hogares por encima de la pobreza total y es el que
define con mayor estabilidad a los no pobres, a quienes llamaremos acomodados.
Aquellos hogares que tienen niveles de gasto superiores a ese umbral tienden a mantenerse en el grupo de acomodados, incluso ante la presencia de eventos inesperados de
gran magnitud.
22
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
pobreza, pero siempre con grandes posibilidades de volver a caer en ella.
Los acomodados logran manejar las situaciones difíciles y capitalizar las
situaciones positivas en mejores oportunidades de desarrollo. A diferencia
de los otros dos grupos, éste es bastante estable: quienes son acomodados
suelen mantenerse como tales.
Los cuadros 2 y 3 permiten hacerse una idea de las condiciones en las
que viven cada uno de estos grupos y de su magnitud.
Los ingresos promedio (per cápita) de los hogares en situación de pobreza
extrema representan apenas el 25% de los ingresos de los acomodados y
menos del 60% de los ingresos per cápita de los hogares vulnerables. Por
otro lado, es en el valle del Mantaro en donde encontramos la mayor
proporción de acomodados (30.3%) y la menor proporción de pobres extremos
(29.6%), mientras que en los valles de Piura una amplia mayoría (45.5%)
se ubica en la zona gris de la vulnerabilidad, que la hace pobre a veces y
acomodada otras.
En relación con el resto del país, los niveles de pobreza del grupo de
pequeños productores que nos interesa son en general inferiores a los de los
hogares rurales del país. En el caso del valle del Mantaro, utilizando la
información del 2003, el gasto promedio per cápita es de US$ 803/año,
cifra que supera largamente el gasto per cápita de la sierra rural (US$ 580/
año).7 En los valles de Piura, el gasto per cápita medio de la muestra de
productores (US$ 595/año) está por debajo del ingreso medio de la costa
rural (US$ 980/año).8 Estos resultados indican que sólo los productores
piuranos acomodados están mejor que el promedio de la costa norte, mientras
que en el valle del Mantaro los acomodados y prácticamente todos los
vulnerables están mejor que el promedio de hogares rurales de la sierra.
En cada grupo, sin embargo, los hogares presentan diferencias entre las
regiones. Por ejemplo, los productores del valle del Mantaro, en todos los
grupos, cuentan con mejores niveles de educación que los piuranos, y los
hogares acomodados del valle del Mantaro tienen significativamente más
patrimonio que los acomodados de los valles de Piura.
La diferencia principal, sin embargo, parece venir de la importancia de
la actividad agrícola en las estrategias de generación de ingresos de los
7
Cifras de la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO).
8
Hay que reconocer que este nivel de gasto es elevado por la presencia de algunas zonas
rurales de la costa que están en plena expansión. Si tomamos sólo el resultado para la
costa rural norte este valor desciende a US$ 788.
23
1 / La pequeña agricultura comercial
Cuadro 2
INGRESO PROMEDIO (US$ PER CÁPITA AL AÑO)
Valles de Piura
Acomodados
Ingreso no
agropecuario
Valle del Mantaro
Vulne- Pobres Acomo- Vulne- Pobres
rables extremos dados rables extremos
660
192
116
546
394
194
Ingreso agropecuario
1,393
833
328
1,135
359
238
Ingreso total
2,054
1,024
444
1,681
753
431
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: Red de Desarrollo Rural
Cuadro 3
DISTRIBUCIÓN DE LA POBREZA SEGÚN LÍNEAS DE VULNERABILIDAD:
% DE HOGARES EN FUNCIÓN DEL GASTO PER CÁPITA ANUAL 2003
Valles de Piura
Valle del Mantaro
Total
Acomodados
16.2
30.3
21.7
Vulnerables
45.5
40.1
43.4
Pobres Extremos
38.3
29.6
34.9
100.0
100.0
100.0
Total
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: Red de Desarrollo Rural
productores. Tal como se ha mencionado, los productores piuranos son “más”
agricultores que los del valle del Mantaro.
Esto tiene como consecuencia que el impacto de los cambios en las
oportunidades agropecuarias es diferente en cada región y también en los
distintos grupos que existen en ellas. Los más afectados, para bien y para
mal, son, en general, los productores de los valles de Piura y, dentro de cada
24
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Cuadro 4
CARACTERÍSTICAS DE LOS HOGARES: ACTIVOS
Valles de Piura
Acomodados
Valle del Mantaro
Vulne- Pobres Acomo- Vulne- Pobres
rables extremos dados rables extremos
Personas en el hogar
3
5
7
4
5
6
Años de educación
del jefe del hogar
7
5
3
10
8
7
6.13
3.88
3.23
6.53
2.03
1.58
3,352
2,054
1,246
12,899
3,670
2,528
Área de tierra propia
(ha)
Patrimonio total
(US$ mediana)
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: Red de Desarrollo Rural
Cuadro 5
IMPORTANCIA DE LA AGRICULTURA
(EN US$ PER CÁPITA: VALORES MEDIANOS)
Valles de Piura
Acomodados
Valle del Mantaro
Vulne- Pobres Acomo- Vulne- Pobres
rables extremos dados rables extremos
Ingreso no
agropecuario
218
100
64
290
209
114
Ingreso agropecuario
787
358
135
425
114
65
1,321
620
289
992
491
221
25%
19%
30%
33%
62%
80%
Ingreso total
% ingreso no agro/
ingreso total
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: Red de Desarrollo Rural
25
1 / La pequeña agricultura comercial
Cuadro 6
ACCESO A SERVICIOS CLAVE PARA EL DESARROLLO
Valles de Piura
Valle del Mantaro
Acomo- Vulne- Pobres Acomo- Vulne- Pobres
dados rables extremos dados rables extremos
% hogares con crédito formal
28.2
30.6
22.8
37.6
17.1
13.2
Monto de crédito formal
(US$)-promedio
2,931
1,992
1,772
2,481 1,126
986
% con crédito no formal
29.5
34.7
42.4
16.1
21.1
18.7
% con capital social
de protección
30.8
40.2
45.7
15.1
22.8
23.1
% con capital social
de superación
24.4
16.0
13.6
12.6
6.1
6.0
% con asistencia técnica
33.3
26.5
26.1
22.6
21.1
11.0
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: Red de Desarrollo Rural
región, los vulnerables en Piura y los acomodados en el valle del Mantaro.
Esta diferencia entre las regiones es importante, toda vez que los acomodados del valle del Mantaro tienen buenas opciones de responder a un mal
año agrícola y están en condiciones de capitalizar uno bueno, de modo que
su condición es estable, mientras que los vulnerables de Piura se ven dominados por las circunstancias, que los hacen subir y bajar las líneas de
pobreza.
El capital social que poseen estos hogares parece ser otra variable clave. A medida que los hogares son menos pobres, poseen más capital social
de superación y menos capital social de protección.9 Como era de esperar,
las redes sociales de protección son más frecuentes entre los más pobres en
ambos entornos. La mayor presencia de organizaciones de productores y,
9
Llamamos capital social de superación a los grupos y asociaciones productivas (a
excepción de las juntas de regantes, a las que pertenecen todos los productores) que,
por ejemplo, permiten a los agricultores integrarse a algún mercado. Llamamos capital
social de protección a los grupos y asociaciones, como las redes de migrantes, los
clubes de madres, los comedores populares, los programas del Vaso de Leche, etc.
26
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
en general, de capital social de superación en los valles de Piura tiene que
ver justamente con la mayor importancia de la producción agropecuaria en
la economía de los hogares piuranos.
De manera similar, el mayor acceso a los mercados de factores parece
estar relacionado con menores niveles de pobreza. Sin embargo, hay
importantes diferencias entre ambas regiones y al interior de ellas, como se
ve en el cuadro 6. Es necesario decir que, en relación con el resto del país,
el porcentaje de hogares de pequeños productores de ambas regiones con
crédito y con asistencia técnica es marcadamente superior a lo que registran
las encuestas de hogares para el ámbito rural.10
Movilidad entre grupos
Como ya se ha mencionado, una de las ventajas de este estudio es que
permite observar las reacciones de los productores bajo estudio frente a
cambios en su entorno, ya que se volvió a visitar a los encuestados en el
2004, un año marcado por la sequía, para ver cómo les había ido en el
2003. Así, podemos observar que a pesar de las circunstancias, los hogares
acomodados prácticamente no vieron alterada su condición entre el 2003 y
el 2004. En el caso de los valles de Piura, 57% de los hogares vulnerables y
76% de los pobres extremos pasaron a una mejor condición gracias a los
buenos precios del arroz propiciados por la sequía. Por el contrario, la falta de agua afectó severamente a los productores de plátano (es decir, 36%
de los hogares acomodados, 28% de los vulnerables y 20% de los pobres
extremos), quienes vieron empeorar su condición de pobreza.
En el caso del valle del Mantaro, encontramos algunos hogares vulnerables
que pasaron a ser pobres extremos y otros que pasaron a ser acomodados
(básicamente por sus mayores ingresos no agropecuarios). Pero también
algunos hogares pobres extremos pasaron a ser vulnerables. En esta zona,
el sentido en que se mueven los hogares es menos claro que en la de Piura.
Sin embargo, aquellos que recurrieron a cultivos más seguros (y menos
rentables), como el maíz amiláceo, la papa perricholi o los pastos, se
mantuvieron en su nivel de pobreza o mejoraron su situación ligeramente,
10
Por ejemplo, en el caso de la asistencia técnica, tanto las encuestas de hogares (ENAHO)
como el censo agropecuario muestran que menos del 10% de los productores
agropecuarios tiene acceso a ella.
1 / La pequeña agricultura comercial
27
mientras que quienes tuvieron cultivos nuevos (como la papa capiro o el
choclo) vieron empeorar su situación a causa del mal año agrícola.
Dada esta variabilidad, resulta importante analizar el modo en que
estos eventos inesperados (como la sequía) afectan a los pequeños productores
y cómo se las arreglan ellos para enfrentarlos.
III. Un entorno con diversos eventos inesperados
La agricultura es una actividad riesgosa y, por tanto, los riesgos inherentes a
la producción agropecuaria (sobre todo los asociados con el clima) son
fuente de frecuente preocupación. Pero estos no son los únicos eventos que
pueden aparecer de manera inesperada y afectar la producción agropecuaria
y la economía del hogar. También pueden ocurrir otras desgracias, como la
muerte de un familiar, una enfermedad grave o el robo de un activo valioso,
o desgracias de cobertura más amplia, como una caída en los precios de un
cultivo o una plaga.
Dado su carácter inevitable, nos preguntamos qué tanto influyen estos
eventos inesperados (o shocks) en los pequeños productores comerciales y
encontramos que resultan relevantes no sólo por sus efectos sino porque
influyen en las decisiones de estas personas, quienes en ausencia de sistemas
formales de seguro que los protejan, adoptan distintas estrategias para mitigar
estas desgracias. Por ello, comprender la repercusión de los eventos inesperados resulta fundamental para entender las estrategias que adoptan los hogares
rurales en distintos aspectos de sus actividades.
1.
Los distintos tipos de shocks
Los hogares rurales enfrentan diversos eventos negativos. En la muestra de
productores con que trabajamos, la mayor parte de los hogares han enfrentado
algún shock negativo durante el 2003 y el 2004. En el 2003, un año de
clima más o menos normal, más de un tercio de los hogares enfrentó algún
shock. En el 2004, los afectados por una desgracia se incrementaron
considerablemente por la presencia de una sequía.
Un hogar puede verse afectado por diversos tipos de shocks. Por un
lado están aquellos que afectan a grupos enteros (como un clima adverso o
una plaga), los llamados shocks covariados; por otro lado están los que
28
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
afectan a un hogar en particular (un robo, una enfermedad), conocidos
como shocks idiosincrásicos. Para los pequeños productores ambos tipos de
shocks son comunes. Los de carácter covariado, y los climáticos en particular,
suelen afectar a todos y por ende su impacto es muy fácil de evidenciar
(como ocurre con el fenómeno de El Niño). Los eventos idiosincrásicos son
desgracias más privadas, con poco o nulo impacto en el conjunto de
productores, pero que pesan en la vida de un hogar.
Shocks climáticos
En los valles de Piura, menos del 3% había sido afectado por un shock
climático en el 2003; con la sequía del 2004, este porcentaje se incrementó
al 65% de los hogares.
En cambio, en el valle del Mantaro los hogares enfrentan shocks climáticos
de manera más frecuente: el 22% de los hogares en el 2003 y el 32% en el
2004 señaló haber tenido problemas con el clima (heladas, retraso en las
lluvias, etc.). A diferencia de lo que ocurre en Piura, en el valle del Mantaro
hay grupos de productores que sufren problemas de clima en un año normal.
La sequía, junto al fenómeno de El Niño, son los shocks covariados
que producen mayores estragos en la agricultura peruana. En las últimas
seis décadas se han presentado once fenómenos de El Niño y al menos siete
sequías de gran magnitud. El fenómeno de El Niño de 1998 afectó severamente a la agricultura piurana. Gran parte de los hogares perdieron sus
cultivos y también sus tierras a causa de las inundaciones, lo que acarreó
una significativa reducción en su patrimonio. El 31% de los productores que
visitamos en el 2003 y el 2004 afirmó haber perdido parte de su patrimonio
(infraestructura o tierras) durante ese evento.
Por otro lado, la sequía registrada en la campaña 2003-2004 fue bastante seria. Según datos del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología
(SENAMHI), el déficit de lluvias estacionales de la sierra alcanzó límites
alarmantes en noviembre del 2003, cuando superó el 40%. El departamento de Junín fue el segundo con mayores pérdidas por esa sequía. En enero
del 2004, además de la sequía, el Servicio Nacional de Meteorología e
Hidrología del Perú (SENAIM) de Junín determinó que se estaba desarrollando una situación climática atípica denominada veranillo, que incrementó
el número de hectáreas perdidas. Los productos más afectados por la sequía fueron la papa y el maíz.
1 / La pequeña agricultura comercial
29
Los ingresos agropecuarios que se generaron en el conjunto de nuestra
muestra de productores del valle del Mantaro se redujeron en casi 25% en el
año seco respecto del año 2003.11 Los hogares más pobres fueron los que
más perdieron y esas pérdidas se tradujeron en reducciones en sus niveles de
consumo.12
Shocks idiosincrásicos
Estos shocks son importantes para el hogar pero invisibles en el conjunto.
Según nuestra encuesta, uno de cada tres hogares tanto de los valles de
Piura como del valle del Mantaro sufre algún shock idiosincrásico al año
(enfermedad, muerte de un familiar, accidente, robo, etc.). Entre ellos, los
más frecuentes son los problemas de salud (que se presentaron en más del
20% de los hogares).
Las estrategias de los hogares para enfrentar este tipo de shocks son
diversas; la más común es la búsqueda de respaldo en redes sociales y
familiares (capital social de protección, sistemas de seguro mutuo). El 43%
de los hogares de los valles de Piura y el 34% de los hogares del valle del
Mantaro recurrieron a capital social de protección para enfrentar las desgracias. Estas redes sociales pueden extenderse incluso a redes comerciales,
como sucede en algunas transacciones de crédito informal o en determinadas relaciones entre productores y acopiadores, que suelen incluir sistemas
de aseguramiento implícitos.
Estas estrategias parecen ser exitosas. En la muestra analizada, los
eventos idiosincrásicos no se relacionan con cambios en los niveles de ingreso
o gasto de los hogares.13
11
Ver C. Trivelli y S. Boucher (2005).
12
En el 2004, por ejemplo, el 20% más pobre disminuyó su gasto en alimentación en un
13% y su gasto en educación en un 14%, respecto a los niveles del 2003. La presencia
de un evento negativo de carácter covariado resultó significativa para explicar las
reducciones en los niveles de ingreso de los hogares del valle del Mantaro. Para más
detalles ver C. Trivelli y S. Boucher (2005) y C. Trivelli y J. Yancari (2005).
13
La variable “Tuvo algún shock idiosincrásico” no resultó significativa en ninguna de las
regresiones que realizamos buscando identificar las variables asociadas con cambios
en el nivel de ingresos de los hogares. Esta variable no resultó significativa en el 2003
ni en el 2004 en ninguna de las dos regiones bajo estudio. Sin embargo, y como era de
esperar, sí resultó positiva y significativa en las regresiones del nivel de consumo de los
hogares. Para más detalles ver C. Trivelli y J. Yancari (2005).
30
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Shocks positivos
En los valles de Piura, la sequía del 2004 vino acompañada de una excepcional
subida en los precios del arroz, que prácticamente se duplicaron con respecto
a los años anteriores.14 Esta situación se tradujo en mayores ingresos para la
mayoría de los productores, ya que el 52% de los hogares cultivó arroz en el
2004. Incluso, gracias a un mejor manejo del agua debido a la escasez, se
incrementó la eficiencia en la producción de ese cultivo.
Así, resulta claro que los eventos covariados se asocian a cambios en el
nivel de ingreso de los hogares de los pequeños productores, sobre todo en
su porción agropecuaria. El shock experimentado en Piura resultó positivo y
significativo para explicar el ingreso de los hogares piuranos en el 2004. Por
su parte, la sequía en el valle del Mantaro resultó significativa y negativa
para explicar el nivel de ingreso de los productores ese mismo año.
2.
El impacto de los shocks y las opciones
y estrategias productivas
Los productores enfrentan los shocks de diversas maneras y para ello se
preparan. Algunos los enfrentan con sus propios recursos, confiando en que
podrán superarlos.15 Un grupo importante cultiva sus redes sociales para
protegerse de los eventos idiosincrásicos, otros ahorran o se relacionan con
las fuentes de crédito para tener a quién recurrir en los malos momentos, y
otros diversifican sus actividades económicas y sus cultivos para distribuir
mejor los riesgos (incluso si esto implica esperar menos ingresos). A continuación
analizamos algunas constantes en la dinámica que se establece entre el
riesgo y la protección de los pequeños agricultores.
14
Entre los años 2001 y 2003, el precio del kilo de arroz se mantuvo alrededor de los
S/. 0.50; en cambio, en el 2004, el precio se duplicó en las provincias de Piura y llegó
a un máximo de S/. 1.20.
15
En nuestra encuesta, el 39% de los hogares piuranos y el 78% de los hogares del valle
del Mantaro señalaron no hacer nada ante la sequía.
1 / La pequeña agricultura comercial
31
El rol del Estado como seguro: ¿capital político?
Los productores de los valles de Piura, en general, y los arroceros en particular, tienen una gran confianza en que ante un evento inesperado de gran
magnitud, el Estado los apoyará. Si hay un mal clima, y con ello problemas
productivos, los piuranos esperan que el Estado los apoye directamente a
través de donaciones, condonaciones de deudas, programas sociales,
programas especiales de algún ministerio, etc. Incluso en casos como el del
arroz, en el que hay una fuerte organización de productores, si el precio cae,
esperan que el Estado los ayude comprándoles directamente, por ejemplo,
a través del Programa Nacional de Asistencia Alimentaria (PRONAA).
Por el contrario, en el valle del Mantaro, si bien los productores desearían
contar con el apoyo del Estado, no consideran que esta opción sea realista,
pues sólo ha sido una ayuda esporádica, y no piensan en ella como una
estrategia para enfrentar algún evento inesperado.
Es como si los productores piuranos tuvieran, en comparación con los
del valle del Mantaro, más llegada a las autoridades subnacionales y sectoriales
y más poder para que ellas los apoyen. Esta situación se explica no sólo por
la historia y trayectoria de ambos grupos de productores sino también porque
los piuranos se articulan más en torno a demandas comunes y a cultivos
para los que existe cierta organización entre ellos mismos y entre ellos y los
consumidores (las agroindustrias o los agroexportadores en su mayoría). En
contraste, los productores del valle del Mantaro tienen problemas más
heterogéneos o que afectan a grupos pequeños y están menos articulados
con otros agentes de la cadena de comercialización de sus productos (la
mayoría de los cuales se destinan al consumo humano directo).
Los seguros informales: capital social de protección
contra los shocks idiosincrásicos
Más del 50% de los productores que sufrieron un shock idiosincrásico señala haber recibido ayuda de familiares o de amigos para enfrentarlo. Además,
el 74% que no tuvo que enfrentarse a ningún evento inesperado señala
mantener relaciones con redes sociales de protección. Sin embargo, estas
redes no resultan útiles para enfrentar eventos covariados: sólo el 5% de los
hogares de los valles de Piura y el 3% de los del valle del Mantaro que tuvieron problemas con el clima señalaron haber recurrido a sus redes sociales.
32
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Hay muchos sistemas de seguros informales a los que recurren los
productores. Algunos ejemplos pueden hallarse en las relaciones de los productores con proveedores y acopiadores, que terminan funcionando como
un mecanismo de protección del precio en chacra ante cualquier cambio
sustantivo en el precio al consumidor,16 o en las relaciones (de largo plazo
sobre todo) con prestamistas informales.17 Estos ejemplos dan cuenta de los
distintos tipos de seguros informales implícitos, en los que no hay un contrato
y los términos no son transparentes, pero que constituyen los instrumentos
con los que trabaja el grueso de los hogares rurales.
Los mecanismos ofrecidos por los mercados
de factores son escasos
Encontramos que en las zonas más vulnerables hay una mayor oferta de
tierras en alquiler que en las zonas cuyo clima es más estable. El mercado
de tierras (básicamente de alquiler) es más activo en el valle del Mantaro
que en los valles de Piura. Más de la mitad de los encuestados del valle del
Mantaro señala que no necesita más tierra, mientras que en Piura el 40%
responde de esa manera. De los que señalan necesitar más tierra en el valle
del Mantaro, el 13% indica que no trabaja más porque es muy riesgoso, una
respuesta prácticamente inexistente en los valles de Piura. Por su parte,
entre quienes supieron que vendría una sequía en el 2004, un 11% en Piura
y un 8% en el valle del Mantaro señalaron que alquilaría alguna parcela,
mientras que el 20% en Piura y el 24% en el valle del Mantaro señalaron
que dejaría alguna parcela sin sembrar. En general, en los valles de Piura
tenemos un 12% de los hogares que alquilaron sus tierras, mientras que en
el valle del Mantaro lo hizo un 18%.
16
Como ejemplos, ver J. Escobal (2000) o H. San Miguel y F. Ugaz (1997). En ambos
documentos se establece que los precios en chacra casi no se modifican ante cambios
importantes en los precios al consumidor, debido a los márgenes de ganancias que
tienen los comerciantes y acopiadores. Ambos suelen actuar como prestamistas informales de los agricultores en el proceso de instalación y mantenimiento del cultivo:
establecen los precios y cantidades de las ventas del producto a futuro y adelantan el
capital necesario. Debido a la venta adelantada, la variación del precio de venta a la
cosecha del producto resulta casi nula.
17
Ver por ejemplo los trabajos de J. Alvarado y otros (2001) y de N. Sotomayor (1998).
1 / La pequeña agricultura comercial
33
Por su parte, el 6% de los encuestados en Piura señala recurrir al mercado
financiero para enfrentar un evento climático inesperado y un 20% lo hace
para enfrentar un evento idiosincrásico. Este porcentaje se reduce en el valle
del Mantaro, ya que sólo el 1% de los hogares que enfrentaron un evento
climático inesperado recurrió a un crédito, junto al 11% que lo hizo frente a
un evento idiosincrásico.
A más eventos inesperados que afectan la producción,
mayor diversificación
Si bien son muchas las razones por las que los productores diversifican sus
actividades productivas y sus cultivos, encontramos una estrecha relación
entre una mayor presencia de eventos inesperados y estrategias de diversificación. En el valle del Mantaro, el porcentaje de ingresos que proviene de
actividades no agropecuarias es mucho mayor que en los valles de Piura. Si
bien esto se debe, en parte, a que ahí se trabajan menos tierras, obedece
también a la inseguridad que genera la presencia recurrente de eventos
inesperados que afectan la producción agrícola y a la escasa protección
ante sus consecuencias (menos apoyo del Estado y pocas alternativas de
seguro informal para este tipo de eventos). Por ello, el grueso de los hogares
trabaja menos tierra de la que posee, a diferencia de lo que sucede en los
valles de Piura.
Una correcta reflexión sobre la diversificación de las fuentes de ingreso
debe tomar en cuenta la migración. El 37% de los hogares de los valles de
Piura y el 28% de los del valle del Mantaro recibieron en el 2004 al menos
un remesa.18 Estas cifras se relacionan directamente con el hecho de que el
40% de los hogares encuestados en Piura y el 49% en el valle del Mantaro
declaran que algún miembro de la familia nuclear y/o del hogar ha migrado
fuera del distrito donde se ubica el hogar.19 Los migrantes son, en ambas
regiones, los adultos más jóvenes y los que poseen mayores niveles de
educación.
18
La remesa anual promedio en Piura bordea los US$ 200, mientras que en el valle del
Mantaro alcanza los US$ 280. Sin embargo, la mediana de las remesas en Piura es de
US$ 90 y en el valle del Mantaro de US$ 123.
19
El hogar está compuesto por las personas que viven en la vivienda entrevistada y
comparten la misma cocina. La familia nuclear es aquella compuesta por el o la jefe de
hogar, su cónyuge y todos los hijos de cada uno de ellos.
34
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Cultivos más seguros, aunque sean menos rentables
En ausencia de opciones de seguros, los productores prefieren trabajar cultivos
más seguros, aunque ello implique obtener una menor rentabilidad. Un cultivo
seguro puede definirse de acuerdo a la variabilidad (varianza) de los resultados
que genera (rendimientos, ingresos, etc.), lo que puede asociarse con productos
que enfrentan menos riesgos en el proceso productivo o que son más fuertes,
y con ello resisten mejor a los cambios en su entorno (clima, agua), o productos
que requieren menos inversión, manejo y tecnología o que tienen mercados
con precios relativamente estables. Este tipo de cultivos tiende a generar ingresos relativamente estables y similares entre los distintos productores. Por
el contrario, los cultivos menos seguros son los que requieren de procesos
productivos más complejos y los que enfrentan mercados más variables,
por lo que generan resultados variables en el tiempo y entre los productores.
Generalmente, los cultivos más seguros, con resultados más estables, generan
ingresos (rentabilidades) menores que los cultivos menos seguros.
En la muestra que trabajamos, encontramos algunos ejemplos emblemáticos de cultivos más y menos seguros. Por ejemplo, en el valle del Mantaro,
la papa capiro es uno de los cultivos transitorios que mayor rentabilidad por
hectárea genera (al menos entre los productores de nuestra muestra), pero
también es el cultivo con el que el grupo de productores obtiene resultados
más dispares (mayor variabilidad entre los productores).20 Además, se trata
de un cultivo que requiere de una tecnología de producción más sofisticada, de una cosecha oportuna y de más inversión que el resto de cultivos.
Esto lo hace poco atractivo para la gran mayoría de productores y son más
bien los más capacitados, los que tienen mayores recursos y mayor acceso
a los mercados de productos y factores, los que se aventuran a producir
papa capiro.
En contraste, el arroz, si bien genera resultados variables entre los
productores, es relativamente seguro: los productores señalan que es un
20
La varianza de los ingresos netos por hectárea de papa capiro es más del doble que la
varianza de los ingresos netos por hectárea de los cultivos principales de los productores encuestados en el valle del Mantaro. Por ejemplo, entre los agricultores que sembraron papa capiro, el que tuvo peores resultados cosechó 150 kilos por hectárea, mientras
que el que tuvo mejores resultados alcanzó un rendimiento de 60 toneladas por hectárea. Es decir, algunos ganan mucho y otros ganan muy poco o incluso pierden.
1 / La pequeña agricultura comercial
35
cultivo simple de trabajar, que requiere relativamente poca inversión y atención, que siempre tiene mercado, etc.21
Un grupo importante no logra enfrentar los shocks
Tal como sucedió en Piura tras el fenómeno de El Niño de 1998, la sequía
de la campaña 2003-2004 ha tenido como consecuencia una reducción del
patrimonio y/o del consumo doméstico en el valle del Mantaro. En el caso
de los valles de Piura, los agricultores tenían en promedio un patrimonio
evaluado en US$ 17,773 en 1997. Seis años después, luego de haber
sufrido el fenómeno del El Niño, este patrimonio se había reducido a
US$ 4,019. En el caso de la sequía que afectó negativamente a los productores
del valle del Mantaro, encontramos que los hogares del quintil inferior (el
20% más pobre) redujeron su consumo doméstico en 13% respecto al año
anterior, mientras que los hogares menos pobres no registraron ninguna
disminución en sus niveles de consumo doméstico. Es decir, un grupo importante, el de los más pobres, no logra enfrentar los shocks y se empobrece, ya sea que su patrimonio disminuya o que se vea obligado a reducir sus
niveles de consumo.
IV. Viabilidad y oportunidades para mejorar la rentabilidad
en la pequeña agricultura
Los resultados indican que en el caso de los productores de los valles de
Piura existe una asociación muy alta entre eficiencia técnica y el nivel de
ingresos de los agricultores. Asimismo, existe una correlación alta entre monto
de crédito disponible y nivel de eficiencia técnica. También se hace evidente
que las diferencias de educación importan. Así, tener en el hogar algún
miembro adulto con seis o más años de educación aumenta las probabilidades
de tener mayores niveles de eficiencia técnica. También importa el tamaño
de la familia: tener entre dos y cinco miembros permite las mayores ganancias
de eficiencia, mientras que tener menos de dos miembros y seis o más
reduce las probabilidades. Respecto a la existencia de economías de escala,
21
C. Trivelli y S. Boucher (2005) presentan las opiniones de un grupo de productores de
arroz que explican las bondades y seguridad de ese cultivo.
36
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
el estudio encuentra que estas sólo son significativas cuando se comparan
productores muy pequeños con productores que tienen al menos cinco
hectáreas. Por encima de las cinco hectáreas, e independientemente del
método elegido para estimar los indicadores de eficiencia técnica, no hay
ninguna evidencia de economías de escala a nivel de la parcela.
En el caso de los productores del valle del Mantaro existe evidencia de
que los niveles de eficiencia técnica están fuertemente correlacionados con
los niveles de educación de los productores, con el tamaño de la parcela y,
en menor medida, con el capital social disponible. A diferencia de Piura, en
el valle del Mantaro no hay evidencia de economías de escala a nivel de la
parcela.
Cuando el análisis se traslada de la eficiencia técnica a la eficiencia
económica y se evalúa la capacidad de los productores para reducir costos
aprovechando, por ejemplo, su mayor escala pero también un mayor acceso
a otros recursos (educación, crédito, redes sociales, etc.), la evidencia empírica
deja en claro que sí existen ganancias de eficiencia en este espacio. Así, la
principal conclusión de este estudio es que no es necesariamente a través de
las ganancias de eficiencia técnica a nivel de parcela que la pequeña agricultura puede obtener las mayores ganancias, sino a través de la mejora de sus
vinculaciones con los mercados de productos y factores.
Los niveles de eficiencia en el hogar muestran también estar asociados
a los niveles de educación de sus miembros; sin embargo, en la medida en
que los activos disponibles para el hogar están menos vinculados a la
agricultura (por ejemplo, menos tierra pero mayor patrimonio no agrícola),
los niveles de eficiencia global serían mayores. Asimismo, existe una correlación significativa entre una menor edad del jefe del hogar y mayores niveles
de eficiencia, así como un mayor acceso a asistencia técnica y mayores
capacidades para usar eficientemente los recursos disponibles en el hogar.
Por otro lado, existe evidencia de ganancias de eficiencia entre el 2003
y el 2004 en el caso de los valles de Piura. Esta evidencia, sin embargo, no
es aparente para el caso del valle del Mantaro. Uno de los aspectos concretos en los que se traducen las ganancias de eficiencia está asociado al
manejo del agua. Para el caso del arroz, gracias al mejor manejo del agua,
se incrementó la eficiencia en la producción de este cultivo, especialmente
en los valles del bajo y medio Piura. Estas ganancias de eficiencia en el uso
del agua habrían estado asociadas al distanciamiento de los turnos de riego. En el caso del valle del Mantaro, los niveles de eficiencia no parecieran haberse modificado, en promedio, de manera sustancial. Sin embargo,
1 / La pequeña agricultura comercial
37
sí hay alguna evidencia de que aquellos con mayor valor patrimonial (especialmente patrimonio no agrícola) habrían mejorado ligeramente sus niveles de eficiencia. Es importante resaltar que el grueso de las diferencias
entre un año y otro se da por cambios en la eficiencia asignativa y no por
cambios en la eficiencia técnica. Esto concuerda con la mayor dificultad
que entraña realizar innovaciones técnicas importantes de un año para otro.
Por el contrario, es más viable que en ese espacio de tiempo ocurran cambios técnicos menores que permiten enfrentar de manera óptima los cambios en la estructura de precios relativos de productos y factores.
Es interesante notar, también, que el acceso a ciertos activos públicos
clave, como la electricidad, el agua y el teléfono, sí tienen una asociación
positiva y significativa con los niveles de eficiencia en los valles de Piura. En
cambio, en el valle del Mantaro, donde el acceso a estos activos públicos es
más homogéneo (al menos en el piso de valle, que es donde se concentra
nuestra muestra), no hay evidencia estadística que relacione el acceso a
bienes y servicios públicos con mayores niveles de eficiencia.
Finalmente, el estudio muestra que son los productores acomodados y,
en menor medida, los vulnerables, los que pueden obtener alguna ganancia
de eficiencia, mientras que los pobres extremos tienen, en el caso del valle
de Mantaro, ganancias de eficiencia significativamente menores y, en el de
los valles de Piura, no sólo no registran ganancia de eficiencia sino que
registran pérdidas de eficiencia asignativa. Estas diferencias de comportamiento están asociadas, como era de esperar, a la mayor dotación de activos
privados de los productores menos pobres y a su mejor acceso a servicios de
infraestructura (caminos, electricidad, etc.). Asimismo, existe alguna evidencia
de que aquellos productores que han logrado diversificar su portafolio de
ingresos (los que en Piura son una minoría, especialmente si se los compara
con los del valle del Mantaro) reducen los niveles de eficiencia en sus parcelas.
Esto concuerda con otros estudios que han mostrado que, al incrementarse
la dotación de activos privados y el acceso a bienes públicos, los productores
rurales prefieren reducir su asignación de tiempo a tareas agropecuarias.
V.
La promesa del capital social
Existen diversos canales a través de los cuales un individuo obtiene beneficios
por pertenecer a una red o estructura social. La bibliografía ha identificado,
como los más relevantes, el acceso a la información a un menor costo; la
38
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
toma conjunta de decisiones que permita rendimientos a escala; la reducción del comportamiento oportunista mediante una apropiada estructura
de incentivos en la coordinación de actividades; y el acceso a una serie de
recursos mediante las obligaciones generadas al haber aceptado un favor
previamente, de acuerdo con la dinámica de la reciprocidad y la redistribución
propia de las sociedades andinas.
En esta sección queremos evaluar hasta qué punto el capital social ha
desempeñado un papel primordial en las estrategias del pequeño agricultor
para mejorar su eficiencia económica, así como para enfrentar los eventos
negativos. Para ello, distinguimos entre el capital social relacional (las redes
entre pares homogéneos) y el capital social vinculante (las redes entre actores
heterogéneos). Consideramos capital social relacional a las organizaciones
de riego, asociaciones productivas y otras asociaciones por territorialidad (lo
que incluye familiares, amigos y vecinos), mientras que el capital social
vinculante alude a la relación con los proveedores y clientes finales (sea o no
formalmente), a través del establecimiento de cadenas productivas, así como
a la relación entre los agricultores y las ONG.
La encuesta en la que se basan estos estudios recogió un número limitado de indicadores asociados al tema del capital social y las organizaciones.
Una mirada a esta información pone de manifiesto que existe muy poca correlación entre pertenencia a organizaciones (e incluso participación en las
mismas) y estrategias o impactos en la parcela o en los ingresos del hogar.
La razón es obvia: al agregar organizaciones de muy diverso tipo, se confunden aquellas que están vinculadas a redes de protección con aquellas que
pueden considerarse parte del capital vinculante o de superación. No es de
extrañar, incluso, que aquellos productores que son considerados como pobres
extremos en la muestra, tengan mayores niveles de capital (en el sentido
amplio) que los vulnerables o acomodados.
En cambio, cuando se limita la definición de capital a aquellas organizaciones ligadas a la producción (que sería, al menos, uno de los componentes
del capital de superación), la relación muestra que los más pobres tienen
menos de este tipo de capital social, tal como se observa en el gráfico 1.
Como se puede apreciar en este gráfico 1, en los valles de Piura existe
una red de organizaciones productivas más densa que en el valle del Mantaro.
Esto se debe, en parte, a las comisiones y juntas de regantes necesarias para
coordinar el acceso al recurso hídrico mediante la administración de la
infraestructura de riego, y en parte, a la experiencia previa en el trabajo
coordinado desde la época de las haciendas y luego de las cooperativas.
1 / La pequeña agricultura comercial
39
40
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Dada la limitación de los indicadores cuantitativos recogidos en la
encuesta que sirvió de base a estos estudios, se consideró oportuno comprender
mejor el papel del capital social a través de un trabajo cualitativo.
Aprovechando el respaldo institucional de CIPCA, se optó por realizar dicha
investigación en los valles de Piura.
1.
Ganancia en eficiencia económica22
Eficiencia técnica
El modo como se pueden aprovechar las economías de escala y ganar
eficiencia en la parcela es, principalmente, la toma de decisiones conjuntas
en las diferentes etapas de producción. Lo que se observa en la región costeña de Piura es que el capital social es fundamental en el manejo conjunto
del riego. En menor medida, el capital social sirve para acceder a maquinaria, herramientas de trabajo y mano de obra. Sin embargo, pocas son las
ganancias que ofrece en términos de acceso a mayores extensiones de tierra o a la posibilidad de trabajarlas en su totalidad como una unidad.
El papel que desempeña el capital social relacional, entendido como
las comisiones de riego o los vecinos de parcela, es diverso. Si bien uno de
los principales beneficios que ofrece sería la programación y asignación del
riego entre los diferentes valles, sectores y cultivos, lamentablemente, en la
práctica, la distribución del agua no es equitativa. Existen grupos de poder
que se ubican en la cabeza del canal, negocian con el sectorista y consumen
una mayor cantidad de agua que la que pagaron y les fue programada, con
lo que perjudican a los agricultores que se encuentran en la cola del canal,
a quienes el agua ya no les alcanza. En casos contados, esto se ha solucionado invirtiendo el orden en los turnos de agua, lo que desincentiva los comportamientos oportunistas. Sin embargo, es necesario reforzar la estructura
de incentivos con un efectivo sistema de monitoreo y sanción.
Similarmente, el capital social relacional resulta beneficioso en tanto
permite la coordinación entre vecinos de parcela para disminuir el robo de
agua. Dada la inexistencia de un adecuado sistema de monitoreo por parte
22
Para un análisis más detallado sobre la eficiencia económica de las pequeñas
agriculturas de Piura y el Mantaro, ver la sección 4.
1 / La pequeña agricultura comercial
41
de las organizaciones de riego, los costos de los usuarios se incrementan al
tener que ser ellos mismos los que se encargan de recorrer el canal varias
veces, mientras están regando. Dado que la vigilancia individual no suele ser
efectiva, algunos se agrupan para vigilar varios puntos simultáneamente,
especialmente en el Bajo Piura. El problema se agrava, además, porque los
agricultores no siempre denuncian a quienes se roban el agua.23 Incluso, en
los canales donde el robo de agua es más común, los agricultores que sí
pagan por el recurso suelen utilizar más agua que la programada, como un
modo de adelantarse al riesgo de escasez más adelante o simplemente también
dejan de pagarla dado que sus vecinos la consumen gratuitamente.
Por otro lado, el capital social vinculante, como las alianzas establecidas
entre los usuarios del agua, las organizaciones de riego, los gobiernos locales o regionales y la cooperación internacional, es sumamente beneficioso
para financiar o buscar fuentes de financiamiento que permitan mejorar la
infraestructura de riego mediante compuertas y candados o el revestimiento
de canales. Esto desincentiva los robos, por un lado, y evita desperdicios del
recurso durante su traslado, por otro. Sin embargo, con mayor fuerza en el
valle del Chira, es común que los agricultores rompan las compuertas para
continuar con sus prácticas oportunistas.
Lo que fracasó fue la intervención del Estado en las decisiones privadas
de los agricultores. Por ejemplo, al obligarlos mediante una norma a no
sembrar arroz ante el riesgo de sequía. En parte, esto se debe a la ausencia
de incentivos que compatibilicen el interés público con el privado y al hecho
de que los agricultores sabían que no serían sancionados si rompían el acuerdo con el Estado. Por ello, ante la amenaza de sequía el agricultor promedio
duda de que se respeten los acuerdos previos que buscan maximizar la
distribución y el uso equitativo del agua, no sólo por su resistencia a trabajar
cultivos más laboriosos y de mayor riesgo mercantil, sino también porque
no hay sanciones efectivas para quienes incumplan los acuerdos, e incluso
quienes los incumplen suelen tener una mayor ganancia gracias al alza de
precios motivada por la escasez.
Más allá de lo concerniente al riego, el capital social relacional también
puede ser efectivo para acceder a maquinaria pesada, dado que usualmente
23
Esto se da porque algunas comisiones no acostumbran sancionarlos o porque los
sancionados se resisten a pagar y porque en algunas zonas (especialmente en el valle
del Chira y en el Alto Piura) no se acostumbra denunciar a los amigos, todo lo cual
perpetúa esta práctica.
42
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
los agricultores se ven forzados a coordinar entre ellos para asegurar que
el operador de la máquina tenga un día de trabajo completo y así llegue a
sus parcelas. En cuanto al acceso a herramientas de trabajo y acémilas, en
casos contados, cuando existe confianza entre familiares y amigos, se las
prestan o se las fían; sin embargo, en la mayoría de los casos cada agricultor trabaja con sus propias herramientas o las alquila. Finalmente, no se
percibieron mayores beneficios al contratar mano de obra familiar o particular. En ambos casos, para disminuir el tiempo destinado al monitoreo, lo
importante es la confianza en el jornalero. En épocas de cosecha, sí se
observa una disminución en la mano de obra necesaria para la vigilancia,
dado que se rotan los puestos de guardianía, especialmente en el Bajo Piura.24
Eficiencia distributiva
Lo que se observó en el campo fue que las ONG, que forman parte del
capital social vinculante, desempeñan un papel fundamental, no sólo al
proporcionar un crédito oportuno sino también al fortalecer a los grupos
que asesoran de modo que se obtengan rendimientos a escala al negociar
mayores cantidades, disminuyendo los precios de compra y aumentando
los de venta.25 Sin embargo, sin la influencia de estas organizaciones los
agricultores no suelen negociar conjuntamente los precios. Más bien, se
obtienen beneficios del capital social relacional gracias a la difusión de información entre vecinos, familiares y amigos sobre un mejor precio o calidad de los productos.
En particular, el capital social vinculante es beneficioso para acceder
a un mercado más rentable, como la exportación del banano orgánico,
debido a la información y promoción que otorga el Estado.26 Incluso, si un
grupo de bananeros logra formar una asociación, junto con el apoyo de
otras instituciones y dependiendo de la demanda del mercado global, puede
lograr vender en el mercado justo y recibir una prima extra que le permita
invertir en obras que beneficien al conjunto de agricultores. Además, el
24
En el valle del Chira esto se da sólo en algunos casos y en el Alto Piura no es común.
25
En el caso de los bananeros orgánicos, las empresas agroexportadoras suelen comprar
conjuntamente los insumos para los agricultores que les proveen de la fruta, negociando el precio. Éste se descuenta de los pagos semanales que se realizan.
26
Las ONG también podrían desempeñar un papel similar.
1 / La pequeña agricultura comercial
43
establecimien-to de cadenas productivas permite que el agricultor reciba un
ingreso semanal estable. El capital social relacional, en este caso, también
ha funcionado para negociar precios de manera conjunta con la empresa,
aunque esto no sea frecuente.
En general, las economías a escala que permiten mejoras en la eficiencia económica pasan desapercibidas, dado que prácticamente todos los
agricultores se han visto obligados a trabajar de manera conjunta (sobre
todo para acceder a riego y maquinaria y para compartir información), debido al minifundismo que generó la reforma agraria. Al ser ésta la regla
general, aunque exista, casi no se percibe un beneficio del capital social; sin
embargo, de no existir éste, las ineficiencias serían aún mayores.
2.
Ganancia en solucionar eventos negativos27
Ante un evento idiosincrásico negativo, como una enfermedad, un accidente
o una muerte, además del apoyo familiar y de los amigos, el afectado
recibe la ayuda del pueblo, que organiza actividades para recolectar dinero.
En caso se le haga un pequeño préstamo, lo importante es que esta persona
no sólo haya demostrado ser antes un buen pagador, sino que haya tratado
bien a la gente, lo cual la hace merecedora de la ayuda. Por otro lado, en el
Alto Piura se resaltó la posibilidad de tener un seguro informal a través de
aportes anuales al grupo de trabajo, que puedan ser utilizados ante una
eventualidad. Este seguro se ha logrado institucionalizar en el caso de las
asociaciones de bananeros que acceden a la prima del mercado justo, dado
que disponen de recursos externos.
Con respecto a los riesgos covariados, como los cambios climáticos, es
muy poco lo que pueden hacer los productores, quienes quedan a la espera
del apoyo del gobierno regional, de los gobiernos locales, del PRONAA o de
la Comunidad Campesina de Catacaos (cuando estaba mejor organizada).
Es decir, en estos casos el capital social relacional no es efectivo; en cambio,
sí lo es el vinculante.
Finalmente, se observa que en el Bajo Piura hay una mayor cooperación
para las prácticas productivas, en el valle de Chira existe una fuerte desconfianza
entre los productores, y en el Alto Piura son más independientes. En todos
27
Para mayor detalle sobre los shocks positivos y negativos, ver la sección 3 de este
artículo.
44
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
los casos, es mucho más difícil para los productores más pequeños coordinar
durante las distintas etapas de producción, dado que se requeriría de muchos
para acceder a una economía de escala. Así, si bien aún hay modos de
aprovechar mejor el capital social que existe en la zona, éste ya ha brindado
algunos frutos.
VI. El papel del Estado y su relación
con los productores y organizaciones
El Estado es un actor central en la definición de oportunidades y alternativas
para la pequeña agricultura. Puede ser un gran socio, un seguro, un competidor,
una fuente de recursos a bajo costo o un proveedor de servicios. En las
zonas que analizamos, encontramos significativas diferencias en el rol del
Estado en la pequeña agricultura comercial y con ello distintas percepciones
de los productores al respecto.
En el valle del Mantaro, la tradición de corte privado e individualista de
los productores contrasta con lo encontrado en los valles de Piura, donde el
sector público y el Estado son un referente obligado, ya sea como culpables
de los problemas y de la falta de oportunidades en la región o como la
fuente de las soluciones. En el valle del Mantaro, los productores esperan y
desean un apoyo estatal, pero lo hacen con mucho realismo, debido que
hasta ahora han tenido poco éxito al respecto.28 Por el contrario, en los
valles de Piura, el sector público es muy activo y clave en la solución de
problemas. Son los propios productores, sobre todo los más organizados
(de acuerdo al cultivo que producen o a la infraestructura de riego que utilizan), los que exigen, proponen y vigilan el apoyo de este sector. Una parte
importante de los pequeños productores piuranos tiene poder político —y
es consciente de ello—, lo que le permite presionar al sector público regional
y sectorial, algo que, aparentemente, no tienen los productores del valle del
Mantaro.
Como ya mencionamos, el sector público actúa en múltiples espacios,
como un seguro para algunos (sobre todo para los productores de arroz),
28
Esto se debe a la incapacidad del Estado de atender sus problemas o a las limitaciones
de los propios productores al articular sus demandas, ya sea por su escaso nivel de
organización, por el tipo de cultivos que trabajan, que están orientados a mercados de
consumo directo, por lo que tienen ya un sistema de producción basado en estrategias
que no incluyen al sector público como actor central, o por otros motivos.
1 / La pequeña agricultura comercial
45
para otros como un proveedor de servicios (maquinaria, información, etc.),
en algunos casos como fuente de fondos (Agrobanco), etc. Sin embargo,
tanto los roles del sector público como el tipo de capital político y la manera
en que los productores lo aprovechan, parecen tener una lógica de rentabilidad de corto plazo y no generan condiciones para el desarrollo de la pequeña
agricultura, dado que no promueven el desarrollo de capacidades en los
productores que permitan un desarrollo sostenible o un uso más eficiente
de los recursos y de la ayuda que el propio Estado les brinda. Por eso, entre
otras razones, siguen habiendo grandes extensiones de arroz en Piura, a
pesar de los problemas que acarrea este cultivo al sector y a los propios
productores.29
El sector público no logra dar el paso hacia la orientación, hacia el
impulso de la transformación productiva, hacia las soluciones estables y
sostenidas de aquellos problemas que enfrentan los productores agropecuarios. El Estado está aún lejos de asumir el papel de promotor y regulador
que le corresponde, y en cambio, asume sólo el de actor y “bombero”.
1.
El rol regulador del Estado
El Estado debería hacerse presente en la regulación de los mercados en los
espacios en donde los mercados no operan debido a estructuras monopólicas
o monopsónicas. En la práctica, sin embargo, su papel en ese ámbito es
aún muy limitado.
El caso del mercado del algodón es ilustrativo al respecto. Luego de
un largo periodo de control estatal en la comercialización de ese cultivo,30
29
Entre los principales problemas que acarrea el cultivo de arroz tenemos el excesivo uso
de agua que requiere y el proceso de salinización que sufren las tierras donde se lo
cultiva. El arroz es considerado un producto sensible, protegido en las negociaciones
comerciales (altos aranceles, con tasas y sobre tasas) y que trae ciertos beneficios a los
productores en el mercado interno, como exoneraciones al impuesto a la renta. Otro
factor importante es el mercado asegurado que tiene este cultivo, ya que incluso en un
mal año para los productores, el Estado lo compra a un precio mayor al de equilibrio
en ese momento por medio del PRONAA. Se convierte entonces en una especie de
seguro, lo que también desincentiva a cambiar de cultivo.
30
Antes del control estatal iniciado a mediados de la década de 1970, durante la dictadura militar, la comercialización del algodón en el Perú estaba sujeta a la libre oferta y
demanda.
46
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
seguido de un control indirecto —ejercido, por la Junta Nacional del Algodón
hasta 1994, cuando fue disuelta—, a mediados de 1990 se optó por liberalizar
completamente su mercado. Sin embargo, tal como lo han mostrado Chocano
y Mathey (2001),31 el mercado algodonero peruano presenta claros indicadores de poder de mercado, un hecho que exige una intervención reguladora
del Estado que hasta ahora no se da.
2.
El rol promotor del Estado
El Estado debería desempeñar un papel de promotor en la transformación
productiva. Por medio de incentivos, información, recursos y lineamientos
claros y consistentes, el sector agricultura y los gobiernos regionales deberían
tener como tarea central la promoción de un cambio que lleve hacia mejores
sistemas de producción (más rentables, más eficientes y más amigables con
el medio ambiente), y hacia una mejor comercialización de ciertos productos
cuyas perspectivas en los acuerdos comerciales en discusión y en el actual
mercado interno no son buenas.
Si bien los pequeños productores no son el estrato más pobre del espectro
rural, no podrán promover una transformación productiva de manera privada e individual ni tienen incentivos para intentarla. Un buen ejemplo de que
sí es posible promoverla, utilizando mecanismos de mercado, es el de los
productores de papa capiro del valle del Mantaro, una variedad que sirve de
insumo para la producción de chips de papa y otras formas de papa procesada.
No existe un programa del Ministerio de Agricultura que incentive la producción de esta variedad de papa de origen colombiano que se ha adaptado al
clima de la sierra, pero los precios que se pagan por ella (US$ 0.90 por kilo,
frente a US$ 0.30 por kilo de papa nativa) han incentivado su cultivo.
31
“[...] el mercado algodonero piurano presenta indicadores de poder de mercado
(PM): (i) presencia de dos compradores integrados verticalmente que absorben el
89% de algodón pima rama, (ii) existencia de algodones sustitutos como el pima
americano y Giza 70, (iii) falta de financiamiento, y (iv) barreras a la entrada, lo cual
aumenta la capacidad de negociación de los compradores”. Chocano y Mathey (2001).
1 / La pequeña agricultura comercial
47
VII. Procesos que afectarán a la pequeña agricultura
1.
Transición demográfica
Aunque las tasas de crecimiento de la población se han reducido, la presión
demográfica sobre el recurso tierra continúa siendo importante.32 La necesidad
de elevar la productividad de la agricultura generará seguramente presiones
adicionales para reducir la relación de mano de obra por unidad de tierra.
En ese contexto, la necesidad de que en estas zonas se impulsen actividades
rurales no agropecuarias es fundamental. Algunas de estas actividades surgirán
del mayor dinamismo que pueda darse en los encadenamientos hacia atrás
(mercado de insumos y factores) o en los encadenamientos hacia adelante
(procesamiento y comercialización) de la propia actividad agropecuaria. En
otros casos, el mayor dinamismo deberá provenir del desarrollo de actividades
desvinculadas de la agricultura (fundamentalmente industria y servicios).
Existen procesos que afectan a la pequeña agricultura de ambas regiones
que condicionarán ese proceso de diversificación. En primer lugar, la transición
demográfica y los procesos de migración han llevado a que el sector rural
envejezca de manera más acelerada que el urbano. Como se sabe, existe
una menor proporción de adultos jóvenes en estos espacios rurales, por lo
que los jefes de hogar tienden a ser mayores. Esto genera dos efectos. Por
un lado, menos personas en su etapa de mayor productividad y capacidad
de innovación en las áreas rurales; por otro, una demanda creciente de
programas de seguridad social en el campo que atiendan a una población
que envejece a tasas sustancialmente más altas que la de otros espacios.
Por otra parte, tal como lo muestra el reciente censo de población y
vivienda, las diferencias educativas entre jóvenes y adultos en las zonas bajo
estudio son notables. Mientras que más del 85% de los que tienen entre 20
y 30 años tienen educación secundaria completa o incluso más en el valle
del Mantaro, sólo el 25% de los mayores de 65 tienen un nivel educativo
similar. En el caso de los valles de Piura, la misma comparación arroja una
diferencia de 65% versus 15%, respectivamente.
Este bajo nivel educativo tiene implicancias significativas sobre el capital
gerencial disponible para un manejo tecnológico adecuado y sobre la gerencia
de las unidades productivas correspondientes.
32
La tasa anual de crecimiento intercensal es de 1.43% para todo el país, mientras que
para los departamentos de Piura y Junín es de 1.35% y 0.44%, respectivamente.
48
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
1 / La pequeña agricultura comercial
2.
49
Liberalización comercial: retos frente al TLC
Un cambio que se viene consolidando en los últimos años y que, sin
duda, afectará la viabilidad de la pequeña agricultura comercial es la consolidación de la apertura comercial que se iniciara en 1990 y que se profundizaría con la firma de varios tratados de libre comercio, entre los cuales
el que se acaba de firmar con Estados Unidos (pendiente de la aprobación del Congreso) es el más emblemático. Dicho proceso de apertura reducirá los niveles de protección efectiva de la mayor parte de los cultivos
nacionales.
Una vez más, los productores de arroz muestran su mayor grado de
organización y consiguen cronogramas de desgravación más lentos (17 años
de desgravación frente a los 8 años que enfrentan los demás cereales o la
desgravación inmediata en el caso de la cebada), empezando con una cuota
de importación que cubre menos del 6% de la demanda interna y que crecería a una tasa de 6% anual.
Si algo caracteriza a los procesos de apertura, esto es la mayor incertidumbre que imprimen en los mercados de bienes y factores. Aunque la
evidencia internacional tiende a demostrar que en el mediano o largo plazo
los impactos de la apertura suelen ser positivos —al incentivar un cambio
de uso de los factores productivos (en este caso la tierra) hacia actividades con mayor rentabilidad que pueden aprovechar el mercado ampliado—, los impactos de corto plazo son inciertos. Adicionalmente, existe
mucha evidencia de que ante la ausencia de políticas explícitas que eleven
la competitividad de la pequeña agricultura, las oportunidades de este mercado ampliado sólo pueden ser aprovechadas por un pequeño grupo de
productores, quien gracias a su mayor nivel de educación, su mayor dotación de activos productivos, y su acceso al crédito y a la asistencia técnica
puede ser competitivo en este mercado ampliado. Para los demás, la apertura generaría una mayor vulnerabilidad, la que, como hemos visto, resulta
difícil de sobrellevar para este segmento de productores, incluso si en comparación con otros segmentos de la agricultura del país, su condición es
privilegiada.
Por lo tanto, el reto que enfrenta la agenda interna es enorme. Si la
pequeña agricultura necesita innovar, debe identificar los espacios más
competitivos y reestructurarse, y conseguir una gerencia que lidere ese proceso
y el conjunto de bienes y servicios públicos que amplíen y consoliden esas
oportunidades.
50
3.
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Activación del mercado de tierras
Tal como hemos visto, las estrategias individuales de los pequeños productores
se ven limitadas. Aunque las economías de escala a nivel de la parcela
parecen reducidas, sí hay evidencia de importantes ganancias de eficiencia
tanto en la articulación a los mercados de productos como en la articulación
a los mercados de insumos y factores.
Aunque la activación del mercado de tierras podría generar que la
consolidación de la propiedad permitiera que estas ganancias se generen, es
improbable que esto ocurra en magnitudes importantes y en tiempos cortos.
En la medida en que el pequeño agricultor no sólo se percibe a sí mismo
como “capitalista” sino también como trabajador, no importaría que reciba
por su tierra algo más del valor presente neto de los beneficios que él podría
generar para que hubiera incentivos para vender su tierra.
La tierra, sin embargo, es fuente de empleo para él y su familia, por lo
que, en un contexto en el que el mercado laboral está insuficientemente
desarrollado, no habría mayor incentivo para que el mercado de tierras se
dinamice. La dinamización provendría más de la expulsión de aquellos que
arriesgaron y no pudieron cubrir el crédito que de una decisión racional de
venta de tierras.
Frente a ello, los procesos de articulación de la oferta a partir de estrategias
colectivas adquieren mayor relevancia. Estas estrategias, sin embargo, se
enfrentan también a retos importantes: el agricultor, luego de la reforma
agraria, siente una enorme desconfianza por las opciones colectivas.
Surge así la necesidad de establecer arreglos institucionales que aprovechen las ganancias de las estrategias colectivas, pero que mantengan una
rendición de cuentas individual y generen una estructura de incentivos que
haga que todas las partes se comporten de manera compatible con la estrategia común.
Experiencias como las reportadas por Escobal y otros (2000), en las
que una compañía administradora se encarga de buscar nuevos mercados
para la venta del algodón y realiza esas ventas beneficiando a los productores, quienes, para participar de las ventas, deben formar asociaciones de
productores, podrían ser una alternativa que habría que estudiar, en la que
el recurso escaso (gerencia) se combina con los factores de producción que
están a disposición de los pequeños productores, en el marco de contratos
flexibles que pueden ser monitoreados por ellos mismos.
1 / La pequeña agricultura comercial
4.
51
Descentralización y enfoque territorial del desarrollo rural
La relación entre los productores y el Estado es sobre todo una relación con
el gobierno central. Esto no es de extrañar, en la medida en que el productor
opina que en el espacio local es poco lo que puede conseguir. El gobierno
local está más cerca de ser un aliado en los reclamos al gobierno central que
un espacio de definición de políticas.
Revesz (2005) indica que en la región norte conviven una visión puramente sectorial (lo rural como hábitat de la economía agraria), que es la visión
predominante en el Ministerio de Agricultura, con una visión demográfica,
que es la de los tecnócratas al momento de decidir la asignación del gasto
de inversión en infraestructura, y una visión social (lo rural como población
pobre o vulnerable), que es la de los programas de lucha contra la pobreza.
Como consecuencia de estas múltiples visiones no engarzadas, la acción
estatal favorece la desintegración y la desarticulación de lo rural. Al respecto,
Revesz (2005) sostiene que existe,
[…] por un lado, una política sectorial agraria a favor de la apertura comercial
y privilegiando grandes y medianos productores, de preferencia agroexportadores, o sea, sectores agrarios definidos por su alto grado de competitividad
en la economía internacional: los empresarios de Chavimochic o los esparragueros de Ica. Por otro lado, una mal llamada política de desarrollo rural,
que tiende a reducirse a una suma de proyectos asistencialistas coyunturales
y de programas focalizados de lucha contra la pobreza, implementados desde
arriba hasta abajo, o desde el centro hasta la periferia, o sea, acciones descendentes, a menudo descontextualizadas y desarticuladas.
Esto, sin embargo, puede cambiar en los siguientes años, en la medida
en que el proceso de descentralización avance. Tal como lo señala Revesz
(2005), los avances son aún limitados. Aunque se ha logrado incorporar en
la normatividad (ley de descentralización y ley orgánica de gobiernos regionales) la participación de la sociedad civil en la gestión pública municipal y
regional, a través de los consejos de coordinación local y los consejos de
coordinación regional, aún no se aprovecha la potencialidad de estos consejos
como espacios de concertación que articulan a la sociedad civil en una
agenda de desarrollo local y regional. De otro lado, en el espacio local, la
mayoría de las municipalidades encuentra limitaciones para gestionar en
forma eficiente y democrática su territorio.
52
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
A pesar de ello, introducir la dimensión territorial de lo rural en el proceso
de descentralización en curso puede abrir nuevos caminos para el desarrollo.
Ello permitiría, según Revesz (2005):
— Recuperar una visión amplia y diferenciada de lo rural. La agricultura
no es la única actividad económica y social vinculada a la gestión de
los recursos naturales, también lo son la minería, el turismo, lo forestal,
la acuicultura, la pesca artesanal, la artesanía.
— No excluir de lo rural la relación con los centros urbanos, con quienes
hay intercambios para el empleo, los servicios, el comercio, y las
actividades de transformación, y en este sentido cumplen funciones
rurales importantes.
— Definir lineamientos y crear mecanismos de integración de las políticas
sectoriales puesto que es el territorio como espacio la instancia donde
se puede integrar y coordinar los factores que determinan el desarrollo.
— Privilegiar como criterios de acción las potencialidades, las complementariedades, las sinergias e interacciones posibles.
— Pasar de un enfoque tradicional “reactivo” a un enfoque estratégico
“proactivo”, para transformar las dificultades en posibilidades y generar
oportunidades.
— Favorecer los procesos de aprendizaje, de concertación, de negociación,
de decisiones colectivas, que asocian actores e instituciones, locales y
regionales.
VIII.Políticas a favor de la pequeña agricultura
Los resultados de las investigaciones resumidas en las páginas precedentes
permiten plantear un conjunto de consideraciones que deben tomarse en
cuenta cuando se plantean políticas a favor de la pequeña agricultura. Muchas
de estas consideraciones están asociadas a dilemas de política, como por
ejemplo, si se debe apoyar políticas homogéneas o diferenciadas, o si es
preferible privilegiar la asociatividad o el mercado de tierras para aprovechar
potenciales economías de escala. Estas consideraciones están ligadas a
preguntas críticas que el diseño de políticas debe abordar: a) cómo potenciar
las políticas en un entorno tan heterogéneo como el que caracteriza a la
pequeña agricultura comercial; b) cómo aprovechar las ganancias de escala
1 / La pequeña agricultura comercial
53
que actualmente desaprovecha la pequeña agricultura; c) cómo potenciar
un acceso mayor y en mejores condiciones a los mercados de productos y
factores. A continuación se trata cada uno de estos temas.
1.
Cómo enfrentar la heterogeneidad
de la pequeña agricultura
Dada la heterogeneidad de la pequeña agricultura, es necesario prever los
diferentes impactos de las políticas homogéneas en los productores. Este
hecho hace más complejo el diseño y evaluación de las distintas opciones
de política pública. En este contexto, el principal reto será el de diseñar
políticas suficientemente flexibles para que cada tipo de pequeño productor
pueda aprovecharlas con el fin de potenciar su actividad.
Tomando en cuenta la heterogeneidad de la pequeña agricultura, las
políticas deben incluir en su diseño algunos mecanismos e incentivos que
lleven a que sólo aquellos que realmente requieren un determinado apoyo lo
usen. Es importante evitar sesgar las decisiones de los productores para
tratar de “aprovechar” las ventajas de una determinada política pública.
Las políticas asociadas a proveer de bienes y servicios públicos a quienes no
tienen acceso a ellos permiten que se avance en el proceso de igualar
oportunidades sin que el Estado intervenga necesariamente en la promoción
de un cultivo o crianza. Cualquier política pública debe estar orientada a
apoyar las actividades en marcha o los proyectos de los pequeños productores.
Aquellas políticas que toman las decisiones por los productores suelen ser
contraproducentes, ya que no consideran ni las peculiaridades de cada grupo
de productores ni el conjunto de variables que los llevan a tomar decisiones
(como la diversificación de riesgos, por ejemplo).
De otro lado, es necesario reconocer que los distintos productores tienen
diferentes grados de organización y de relación con el capital político, pues
ambos son factores que influyen en el uso que los productores harán de las
políticas públicas de apoyo (recordemos, por ejemplo, a los productores
piuranos de arroz).
2.
Cómo aprovechar las economías de escala
Hay posibilidades de generar mayores ganancias a partir de incrementos en
la escala de la producción y comercialización de los pequeños agricultores
54
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
comerciales. Una mayor escala es posible a través de dos mecanismos: el
mercado de tierras, ventas y alquileres; y el desarrollo y consolidación de
esquemas asociativos entre los productores, para todo el proceso productivo o para porciones de él (más capital social de superación o bridging
social capital).
La opción de una mayor organización puede mejorar los niveles de
información (sobre oportunidades de mercado, sobre tecnología, etc.), e
inducir una mejor gerencia de las explotaciones agropecuarias y un mayor
y mejor acceso a los mercados de productos y factores (mejores precios,
contratos en mejores términos, etc.), pero para ello se requiere de una organización con una buena gerencia y con incentivos fuertes para que todos
los productores involucrados apoyen su consolidación. Este tipo de
organizaciones no son fáciles de crear ni de mantener y requieren de esquemas
de gobernabilidad, de incentivos claros y de un mínimo nivel de asistencia
técnica para salir adelante y consolidarse.
Como se ha visto, muchos productores aún no pertenecen a asociaciones o a organizaciones que les permitan mejorar su relación con los mercados, y otros que sí lo hacen, no sienten que obtienen beneficios importantes.
Crear, rentabilizar y consolidar organizaciones resulta una ruta obligada de
apoyo a los pequeños productores.
3.
Cómo potenciar un mayor acceso en mejores
condiciones a los mercados de productos y factores
Las políticas públicas que promuevan la competencia en los mercados
relevantes para los pequeños productores resultan clave, pues, como se ha
visto, aquellos productores integrados a mercados más eficientes, transparentes y competitivos tienden a obtener mejores resultados económicos.
Las investigaciones que se presentan en este libro muestran que las
mayores oportunidades de desarrollo de los pequeños productores comerciales están asociadas a mejores condiciones de acceso a los mercados de
productos y factores (incluso antes que a los incrementos en su nivel de
eficiencia técnica o su dotación de activos). Los productores más y mejor
integrados a los mercados de productos y factores son los que obtienen los
mejores resultados económicos. Incluso es probable que un mayor y mejor
acceso a los mercados de productos y factores permita generar incrementos en la eficiencia técnica y en las dotaciones de activos.
1 / La pequeña agricultura comercial
55
En los mercados de factores, los problemas de acceso a crédito existen
tanto en el lado de la oferta (crédito caro y con alto riesgo) como en el de la
demanda (productores con acceso a crédito formal que optan por no utilizarlo
por miedo a no poder repagar, por ejemplo). Por ello, resulta poco efectivo
promover programas que busquen llevar más recursos financieros a este
sector. Antes hay que trabajar los temas que inhiben el uso y que mantienen
la oferta financiera en condiciones inadecuadas para los productores.
De otro lado, la ausencia de mercados de seguros (no sólo de seguros
para su producción, sino también de seguros de vida, de salud, etc.) continúa
siendo una limitación para el desarrollo de los pequeños productores. Sin
sistemas de seguros, difícilmente veremos un dinamismo mayor en el mercado financiero que resulte relevante para estos productores. Asimismo, en
ausencia de mecanismos de seguro eficientes, se mantendrá la apuesta por
la diversificación antes que por la especialización en este segmento.
En lo que respecta al mercado de asistencia técnica, se encuentra aún
escasamente desarrollado. Hay todavía poca cultura de contrataciones de
servicios de asistencia técnica. Sin embargo, hemos visto que estos pequeños productores son proclives a contratar servicios, pero les falta información sobre la oferta, se requiere mejores contratos, etc.
Por su parte, si bien se vienen dinamizando, los mercados de tierras
no han generado un proceso de reconcentración de la tierra. Los costos de
transacción, las limitaciones del sistema de registro de la propiedad, la atomización de las unidades y la informalidad en la documentación de buena
parte de los productores hacen que las transacciones continúen siendo costosas
y limitadas. El cambio generacional en marcha puede ser un dinamizador
de este mercado. La mayor parte de las transacciones se refiere a alquileres
y por ello habría que analizar qué políticas ayudarían a hacer este mercado
de alquiler eficiente y dinámico para asegurar que la tierra se use de la mejor
manera.
En lo que respecta a los mercados de productos, tal como se ha podido
establecer en las dos zonas de estudio, la comercialización puede mejorar en
la medida en que se reconozcan las diferencias entre los distintos productos
(perecibles, insumos agroindustriales, insumos destinados a la agroexportación) y se busque elevar la competitividad de las respectivas cadenas de
comercialización. Las políticas destinadas a introducir más transparencia y
flujos de información en estos mercados contribuirán de manera decisiva
para mejorar las posibilidades de los pequeños productores de aprovechar
las oportunidades de mercado. Dichas oportunidades serán incluso mayo-
56
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
res en la medida en que los pequeños productores puedan operar de manera asociada.
También servirá a este propósito impulsar el desarrollo de mercados
mayoristas y de mecanismos de comercialización alternativos, como la bolsa
de productos. A través de la banca comercial o del sistema microfinanciero
(CMAC, CRAC y EDPYMES), estos mecanismos, así como la expansión de
los sistemas de financiamiento (no sólo créditos sino nuevos instrumentos,
como los warrants), pueden contribuir a reducir la vulnerabilidad de los pequeños productores al disminuir las urgencias de liquidez al momento de la
cosecha.
Para desarrollar el conjunto de acciones mencionadas, se requiere que
el Estado maneje de manera simultánea distintos ámbitos de acción. El
Estado, como proveedor de bienes y servicios públicos, debe usar el gasto
público dirigido al sector rural como un mecanismo para igualar las oportunidades de los pequeños productores respecto a quienes han logrado
vincularse exitosamente a los mercados gracias a que tienen costos de comercialización más bajos, al estar ubicados en zonas donde históricamente
el sector público ha invertido grandes cantidades de recursos. El Estado,
además, debe actuar como regulador castigando las prácticas no competitivas
que suelen aparecer en mercados tan poco desarrollados como los que
prevalecen en el sector rural del Perú. Finalmente, el Estado debe desplegar
con mayor fuerza su rol promotor para permitir que se desarrollen mercados
más competitivos que no sólo no discriminen a los pequeños productores
sino que potencien sus capacidades.
Por ejemplo, para mejorar la competitividad de los mercados de productos
es indispensable atacar el problema en dos frentes: aumentando la
competencia y potenciando la capacidad reguladora del Estado. Para
incrementar la competencia, la inversión en bienes públicos (infraestructura
de transporte y comunicaciones y servicios de información) permitirá reducir
los costos de transacción que se constituyen en barreras a la entrada de
nuevos competidores a lo largo de la cadena de comercialización. Por otro
lado, es indispensable mejorar el sistema de evaluación de instituciones como
INDECOPI para identificar si existen prácticas no competitivas a lo largo de
las cadenas de comercialización y establecer un sistema que efectivamente
las sancione.
En el ámbito de la regulación, la política de acceso y manejo del agua
es un tema crítico para elevar la competitividad de la pequeña agricultura.
El estudio sobre el capital social muestra, por ejemplo, que el desorden
1 / La pequeña agricultura comercial
57
generado por el acceso al agua en el valle del Chira (mayor al de los demás
valles de Piura), afecta su competitividad. En este contexto, es crucial introducir reformas al sistema de administración del riego de modo que los agricultores asuman la importancia de la administración del recurso para que
no se afecte a los vecinos y les alcance el agua a todos. Además, se deben
mejorar los sistemas de monitoreo y sanción de modo que las prácticas de
no respetar los acuerdos previos sobre los cultivos permitidos, de robo de
agua y de destrucción de compuertas sean desincentivadas.
En su rol promotor, el Estado requiere generar estrategias que aseguren
el fortalecimiento de los mercados de información, de certificación de calidad
y de asistencia técnica dirigidos a los pequeños productores. Asimismo, debe
promover un sistema de financiamiento rural para los pequeños productores,
a partir de la expansión y formalización de las experiencias de microfinanzas
que vienen funcionando exitosamente en el medio rural peruano. Antes que
intervenir directamente en la provisión de estos servicios, el Estado puede
promover la participación del sector privado en estos mercados, aceptando,
ahí donde sea necesario, el cofinanciamiento de estos servicios para asegurar
que sean provistos en la calidad y oportunidad necesarias.
Uno de los cuellos de botella centrales que enfrenta la pequeña agricultura
son los problemas de coordinación que existen tanto entre los mismos pequeños
productores como entre ellos y otros actores privados (ONG, empresas y
cadenas productivas, sistema financiero, etc.) y entre ellos y el sector público
a escala local, regional o nacional. Para promover espacios de coordinación
entre los distintos actores es indispensable tener una plataforma común a
partir de la cual priorizar, ordenar y articular estos espacios.
La Estrategia Nacional de Desarrollo Rural, aprobada por el gobierno
en el 2004, reúne un conjunto de elementos positivos que la convierten en el
punto de partida obvio para promover un proceso de coordinación entre los
distintos actores públicos y privados que logre impulsar un proceso de desarrollo
rural donde el pequeño agricultor comercial sea un actor importante. El
carácter inclusivo de la Estrategia y su vocación de generar opciones de
desarrollo desde el proceso de descentralización en marcha haría que, con
la voluntad política adecuada, se cuente con un instrumento útil y efectivo
de impulso del desarrollo rural.
Por último, es importante llegar a un consenso claro sobre el rol de los
gobiernos subnacionales, identificando cuáles son los bienes y servicios públicos
que el pequeño productor demanda, para proveer dichos servicios y evitar
que la acción del Estado a nivel local entre en contradicción con la política
58
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
nacional. El fortalecimiento de la capacidad de gestión de los gobiernos
locales y de las organizaciones sociales y de sus capacidades normativas
debería permitir adecuar las políticas y normas nacionales a la realidad que
enfrenta la pequeña agricultura a escala local.
1 / La pequeña agricultura comercial
59
58
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
59
2 / Cómo elevar la eficiencia y rentabilidad
CAPÍTULO 2
Cómo elevar la eficiencia y rentabilidad
de la pequeña agricultura comercial1
JAVIER ESCOBAL (GRADE)
I.
Introducción
La pequeña agricultura comercial enfrenta retos importantes. Entre ellos
destaca la creciente apertura comercial. A pesar que el sector agrícola ha
logrado que el gobierno mantenga una política de protección arancelaria a
un conjunto de productos que son percibidos como “sensibles”,2 hay pocas
dudas que enfrentará progresivamente la competencia de productos importados. El acuerdo de libre comercio con Estados Unidos recientemente aprobado (aunque aún no ratificado por los congresos de ambos países), el
acuerdo vigente con MERCOSUR, las negociaciones con la Unión Europea
son algunos de los acuerdos comerciales que se vienen consolidando. La
necesidad de elevar los niveles de competitividad en un entorno de creciente
liberalización exige entender mejor cuáles son los determinantes de las diferencias de eficiencia entre los pequeños agricultores comerciales. Asimismo,
se requiere conocer qué factores son críticos para lograr una reducción de
los costos unitarios y una elevación de los niveles de eficiencia que permitan
disminuir la vulnerabilidad de este sector de cara a la apertura, así como
1
Informe elaborado por Javier Escobal con la colaboración de Rodrigo Salcedo.
2
Aquí destaca la política de franja de precios que cubre poco más de cuarenta partidas
arancelarias ligadas a la importación de arroz, azúcar, maíz amarillo y productos lácteos, y una sobretasa fija adicional de 5% a 354 partidas arancelarias, entre las que
destacan los productos cárnicos, azúcar, arroz, maíz, cebada, tubérculos y menestras,
lácteos y frutas.
60
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
identificar líneas estratégicas que mejoren las oportunidades comerciales de
estos pequeños productores.
En ese contexto, el objetivo de este proyecto es estimar indicadores de
eficiencia para la pequeña agricultura comercial y determinar qué rol cumplen las características individuales de los productores (tales como la escala
de producción, el patrimonio, la educación, la aversión al riesgo, el acceso
al crédito o la asistencia técnica) en las diferencias en eficiencia observadas.
Asimismo, utilizando tanto técnicas paramétricas (estimación de fronteras
estocásticas) como técnicas no paramétricas basadas en metodologías flexibles de programación lineal (análisis envolvente de datos-DEA), se buscará
descomponer los indicadores de eficiencia para evaluar si dichas ineficiencias
provienen de no aprovechar economías de escala, son ineficiencias técnicas
o ineficiencias asignativas. La comparación de dos contextos de pequeña
agricultura marcadamente distintos como son los valles de Piura y el valle
del Mantaro enriquecerá el análisis al mostrar el rol que desempeña el acceso diferenciado a bienes y servicios públicos y el grado de desarrollo de los
mercados de productos y factores en el nivel de eficiencia que alcanzan los
pequeños productores.
La información en la que se basa este estudio proviene de una muestra
panel de pequeños productores agropecuarios ubicados en los valles de Piura y en el valle del Mantaro. La información fue recolectada en dos años
sucesivos: el 2003 y el 2004. Como parte de la investigación se ha procedido a calcular indicadores de uso y gasto de insumos para cada productor de
la muestra en cada uno de sus cultivos. En el caso de los valles de Piura,
para efecto del análisis, los cultivos se han dividido en siete grupos: arroz,
frutales, maíz, algodón, menestras, hortalizas y otros. Para el caso del valle
del Mantaro, los cultivos se han dividido en cuatro grupos: papa, maíz,
cebada y otros. Por su parte, los insumos y factores fijos de producción se
han organizado en siete rubros: tierra, mano de obra, capital (que incluye
maquinaria y arado), semilla, fertilizantes, agroquímicos y agua.3 Finalmen-
3
Para efectos de agregación, en el gasto total en cada rubro se ha dividido entre el precio
efectivo pagado por el agricultor para aquel ítem más comúnmente utilizado para calcular la utilización de ese insumo en “cantidades equivalentes” del insumo clave. Para
los fertilizantes, el insumo clave es la urea; para los agroquímicos, la plaguicida Lorsban.
En el caso de la semilla se usó de numerario la semilla de arroz NIR-1. Finalmente, en
el caso de capital, la unidad de cuenta es horas-maquina.
2 / Cómo elevar la eficiencia y rentabilidad
61
te, es importante indicar que para el caso de Piura se han distinguido cuatro
submuestras correspondientes a los valles de Alto Piura, Chira, San Lorenzo, y Bajo y Medio Piura.
El estudio se divide en seis secciones sustantivas, contando esta introducción. En la sección 2 se presenta una breve reseña de la bibliografía
sobre eficiencia técnica y se describe los métodos de estimación más comúnmente utilizados para estimar indicadores de eficiencia (tanto paramétricos como no paramétricos). En la sección 3 se describe los cambios en
los niveles de producción, costos y rentabilidad de la muestra. En la sección
4 se procede a estimar los niveles de eficiencia de la muestra de productores
de los valles de Piura y del valle del Mantaro para los dos años en los que se
cuenta con información (2003 y 2004). En la sección 5 se presentan los
modelos que intentan captar las relaciones que existen entre la dotación de
activos de los productores y sus niveles de eficiencia. Asimismo, se muestran
los cambios en los niveles de eficiencia registrados entre el 2003 y 2004 y
se discute cuáles habrían sido las causas del cambio de eficiencia identificado. Finalmente, en la sección 6 se resumen los principales hallazgos del estudio y se discute las implicancias de política que se derivan de ellos.
II. Breve reseña de la bibliografía
y metodología de medición
Desde el trabajo pionero de Theodore Schultz (Schultz 1964), las economías “tradicionales” han sido consideradas “pobres pero eficientes” en el
sentido que, aunque no tienen muchos medios a su disposición, hacen un
buen uso económico de lo que poseen. Sin embargo, numerosos estudios
posteriores han mostrado que existen numerosas restricciones de mercado y
barreras institucionales que generan problemas de eficiencia en estos como
en muchos otros contextos. Shaban (1987), por ejemplo, muestra en un
estudio sobre la India que luego de controlar por las características del suelo, un determinado agricultor trabaja 40% más y usa 20% más fertilizante
en la parcela que le pertenece que en aquella otra parcela que trabaja al
partir. Goldstein y Udry (1999), por su parte, muestran que a pesar de que
la tasa de rentabilidad para un determinado cultivo es 25 veces más alta
que la del cultivo tradicional alternativo, sólo una cuarta parte de los productores hombres y ninguna de las productores mujeres cultivaban dicho
producto porque no estaban dispuestos a poner de colateral la tierra que
62
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
poseían para obtener crédito para la relativamente modesta inversión inicial. Estos, entre otros muchos ejemplos, muestran que habría potencial
para incrementar la rentabilidad de la pequeña agricultura si se logrará
superar las restricciones institucionales y existieran mercados complementarios que redujeran la incertidumbre que enfrentan los pequeños productores.
La vinculación entre eficiencia productiva, rentabilidad y funcionamiento de los mercados de bienes y factores tiene una tradición muy larga en la
bibliografía especializada. Trabajos recientes, como los de Linde-Rahr (2005)
y Reig-Martinez y Picazo-Tadeo (2004), muestran que existen diferencias
importantes en los niveles de eficiencia y rentabilidad de los pequeños productores, y que ellas pueden estar asociadas a una multiplicidad de factores, entre los que destacan el acceso a la infraestructura, el acceso a la
asistencia técnica, los regimenes de tenencia, los mecanismos de seguro y
los desarrollos de los mercados financieros, entre otros.
1.
Medición de eficiencia
Antes de mostrar las metodologías utilizadas para el cálculo de los indicadores
de eficiencia, conviene definir claramente lo que entendemos por eficiencia.
A partir del trabajo de Farrell (1957) se desarrolló lo que actualmente se conoce como la metodología estándar para calcular la eficiencia. La eficiencia en el ahorro de insumos tiene dos componentes: (i) eficiencia técnica,
que refleja la habilidad del agricultor para comprar insumos con el fin de
alcanzar un determinado nivel de producción; y, (ii) la eficiencia asignativa
(allocative efficiency), que refleja la habilidad del productor para usar los insumos en las proporciones óptimas, dados sus precios relativos. Ambos
componentes se combinan para generar una medida agregada de eficiencia económica. Por otro lado, la eficiencia mirada desde el lado de la producción tiene también dos componentes: (i) la eficiencia técnica, que refleja
la habilidad del productor para aumentar su producción dado un conjunto
de insumos; y (ii) la eficiencia asignativa (también llamada eficiencia distributiva), que refleja la habilidad del productor para producir óptimamente
dada la estructura de precios relativos. Así, el análisis de eficiencia puede
ser visto en cualquiera de sus dos facetas: ahorro de insumos o incremento
de producto. En ambos casos, los indicadores de eficiencia dependen de las
características de los productores que se comparan y, en tal sentido, son
medidas relativas.
2 / Cómo elevar la eficiencia y rentabilidad
63
Las estimaciones de eficiencia pueden construirse a partir de métodos
paramétricos y no-paramétricos cuya diferencia básica radica en los supuestos que hacen sobre el indicador que captura los errores de ineficiencia.
En el caso de los métodos no paramétricos, plantean supuestos muy poco
restrictivos sobre la tecnología de producción que subyace y el comportamiento de los productores. Sin embargo, al hacerlo presumen que los productos e insumos están correctamente medidos y que se han considerado
todos los insumos y factores que forman parte del proceso productivo. Por el
contrario, los métodos paramétricos, basados en fronteras estocásticas de
producción, costos o beneficios, típicamente asumen una distribución estadística particular en la variable que recoge el error de ineficiencia, lo que
afecta. En el caso de la estimación de eficiencia basada en la frontera de
costos o beneficios, se hace uso de los teoremas de dualidad ampliamente
conocidos en la bibliografía sobre microeconomía (Battese 1992).
Desde el punto de vista gráfico, la medida de eficiencia puede ser percibida a partir del gráfico 1 donde se presenta la isocuanta (SS’) y la restricción presupuestaria (AA’). SS’ muestra las combinaciones de los insumos x1
y x2 que permiten generar eficientemente una unidad del producto Y. En
este caso las combinaciones de insumos identificadas por los puntos Q y Q’
se ubican en la frontera eficiente. Si uno produce las mismas unidades del
producto Y con una combinación indeficiente (por ejemplo P), el rayo que
va del origen a P indicará cuán ineficiente es dicho productor respecto a uno
que puede alcanzar la misma producción situándose en la combinación de
insumos Q.
En este caso, la eficiencia técnica está dada por
ET = OQ/OP
(1)
Ahora bien, si tomamos en cuenta que para producir el bien Y se debe
gastar un determinado presupuesto disponible, existirían combinaciones de
insumos que obligarían a gastar más, mientras que otras combinaciones de
insumos generarían menos gastos. La recta AA’ representa las combinaciones de insumos que generan el mismo gasto. Si consideramos que R’ genera
al mismo costo una combinación de insumos ineficiente respecto a Q’, es
posible definir la eficiencia asignativa como:
EA = OR/OQ
(2)
64
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Es decir, cuánto más gasto se incurre para producir una misma unidad
del bien si se opta por una combinación de insumos ineficiente. Juntando la
eficiencia técnica y la eficiencia asignativa, se obtiene un indicador de eficiencia económica:
EFICIENCIA ECONÓMICA = ET x EA = OR/OP
3)
Gráfico 1
EFICIENCIA ECONÓMICA
x2/y
S
P
A
Q
R
Q’
0
A’
S’
x1/y
El trabajo que se ha desarrollado se ha realizado en dos etapas. En una
primera se han construido medidas alternativas de la eficiencia técnica y
asignativa relativa de los pequeños productores (basadas en estimaciones
paramétricas y no-paramétricas). Seguidamente se han establecido las
relaciones principales entre los indicadores de eficiencia relativa observada y
las características de los productores, tanto en lo que respecta a su dotación
de capital humano y capital financiero como a sus percepciones de riesgo y
acceso diferencial a bienes y servicios públicos.
Estimación de eficiencia basada en métodos estocásticos
El uso de modelos de frontera estocástica (ya sea la estimación de fronteras
de producción, costos o beneficios) ha recibido mucha atención en la
65
2 / Cómo elevar la eficiencia y rentabilidad
bibliografía económica de los últimos años. La razón de utilizar modelos de
frontera proviene tanto de la evidencia empírica como de la bibliografía
teórica. Kumbhakar y Lovell (2000) plantean que la mayor parte de la evidencia
empírica sugiere que los productores no suelen ser exitosos en “resolver” sus
problemas de optimización. Asimismo, sugieren que la evidencia empírica
muestra que no todos los productores son eficientes desde el punto de vista
técnico. A nivel teórico, desde los trabajos de Williamson (1964) se reconoce
que quienes administran los negocios suelen maximizar su propia utilidad
antes que los beneficios de su negocio.
Para estimar indicadores de eficiencia técnica se parte de una frontera
de producción. En ella un agricultor usa n insumos (X1, X2 ...Xn) para producir
un producto Y. La transformación eficiente de insumos a producto es
caracterizada por la función de producción f(x), que muestra el máximo
producto que se puede obtener a partir de los insumos disponibles. La frontera
de producción estocástica asume la existencia de eficiencia técnica en la
producción. Dicha frontera se define como:
Yi=
f(xi, .) exp (vi - ui)
i = 1, 2, ...n
(3)
donde v es un error aleatorio asociado a aquellos factores que no están
bajo control del agricultor. El modelo propuesto asegura que cualquier nivel
de producción posible Yi está acotado por f(xi, .) exp (vi). Se asume que vi se
distribuye idéntica e independientemente N(0, ó2 v).
El nivel de eficiencia técnica de un agricultor se define como el ratio
entre el nivel de producción observado y el correspondiente producto potencial
(definido por la frontera de producción), dada una tecnología:
Eficiencia técnica (ET)
=
=
=
Yi/Yi*
f(xi, .) exp (vi - ui) / f(xi, .) exp (vi)
exp (-ui)
(4)
donde Yi es el nivel de producción observado e Yi* es el nivel de
producción potencial. Agricultores que son eficientes técnicamente son aquellos
que logran producir en la frontera, mientras que la distancia entre aquellos
que producen por debajo de la frontera y la frontera puede ser considerada
como una medida de eficiencia técnica.
ui mide el grado de ineficiencia, y se asume que se distribuye de manera
independiente de vi. Existen varias distribuciones que la bibliografía empírica
66
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
ha utilizado para ui; entre ellas destacan la normal truncada, la seminormal
y la exponencial. Es posible, además, introducir algunas variables que permitan
modelar explícitamente los niveles de ineficiencia, haciéndolos depender de
características observables de los agricultores (nivel de educación, tamaño
del hogar, etc.)
Estimación de eficiencia basada
en métodos de programación lineal
Alternativamente se puede usar el análisis envolvente de datos (DEA) para
estimar la eficiencia técnica y asignativa. El análisis de funciones frontera
de producción mediante métodos no-paramétricos como el DEA no precisa
de la elección previa de una forma funcional concreta para describir la
frontera de producción. Aunque la mayor parte de las variantes de esta
metodología presumen rendimientos constantes a escala, recientes desarrollos
como los que presenta Sickles (2005) permiten relajar este supuesto.
La metodología DEA (Data Envelopment Analysis) desarrollada por
Charnes y otros (1978), es un método no paramétrico para estimar fronteras
de producción. El sistema de clasificación DEA es particularmente útil cuando
se está evaluando una tecnología que produce múltiples productos con
múltiples insumos. En las metodologías no-paramétricas, el análisis de eficiencia
no requiere ningún supuesto sobre la forma funcional. La eficiencia de un
productor se define en relación con el mejor comportamiento observado por
los productores bajo análisis.
La eficiencia de un productor j puede ser obtenida como la solución a
un problema de maximización sujeto a los niveles de eficiencia de los demás
productores. Los pesos (o combinación lineal de productores) son las variables
a ser identificadas en el análisis:
Max
ho =
∑u y
∑v x
r
r
i
rjo
i ijo
sujeto a:
 ∑ ur yrj
 r

 ∑ vi xrj
 i

≤ 1
para cada productor j
ur ,vi ≥ ε > 0
(5)
2 / Cómo elevar la eficiencia y rentabilidad
2.
67
Entendiendo las diferencias de eficiencia
Una vez estimados los niveles de eficiencia técnica o asignativa, ya sea a
partir del método paramétrico o del no-paramétrico, se puede estimar los
perfiles de eficiencia
E
=
f(z1, z2 ... zn) + v
(6)
donde z1... zn recogen las características del productor en términos de
capital humano, capital físico, capital financiero y capital social, así como
su acceso a bienes y servicios públicos. En esta investigación, se ha optado
por estimar secuencialmente (4) y (6) o, alternativamente (5) y (6).
Es importante reconocer que la relación entre cualquiera de las variables
recogidas en zi y los niveles de eficiencia técnica o asignativa no tiene que
ser lineal. De hecho, existe una importante discusión sobre la existencia de
economías de escala en la producción y en los niveles de eficiencia de la
agricultura. Para algunos, los pequeños productores no pueden aprovechar
las economías de escala. Bajo esta premisa, los niveles de eficiencia de
quienes tengan extensiones mayores serían sustanciamente más altos que
los de aquellos que tienen una escala de producción sustanciamente menor.
Para verificar si esta aseveración es cierta, buscaremos estimar la ecuación
(6) incorporando una relación funcional que permita identificar diferencias
en los niveles de eficiencia a distintas escalas (ya sea tamaño del predio,
nivel educativo o acceso a cualquier otro activo). Para ello vale la pena
reescribir la ecuación (6) de la siguiente manera:
Ei
=
s0 + s1(z1) + s2(z2) ... + sn(zn) + vi
(7)
donde s1(z1) ... sn(zn) son n funciones que permiten incorporar nolinealidades en la especificación f(z1, z2 ... zn). Estas funciones no son estimadas
paramétricamente sino, para evitar problemas de grados de libertad, de
manera no parámetrica. El detalle de la especificación estadística puede
encontrarse en Xiang (2001). La estimación de (7) permitirá distinguir si los
niveles de eficiencia son distintos a distintas escalas de producción.
68
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Nuestra hipótesis de trabajo es que las ganancias por economías de
escala se dan en mayor medida a nivel de la eficiencia asignativa, lo que
estaría íntimamente vinculado con el acceso diferenciado a bienes privados
(fundamentalmente, educación y conocimiento tecnológico) y a bienes y
servicios públicos.
III. Producción, costos e ingresos
de la pequeña agricultura comercial
La primera tarea realizada ha sido la de construir una base detallada de los
costos para cada uno de los productos que cada agricultor cultiva. Para
cada producto se ha construido la base de insumos incluyendo la utilización,
los precios y el gasto. Para cada producto se tiene la producción total y el
precio de venta (de aquella parte destinada a la venta), lo que permite
construir un estimado del valor bruto de producción. También se han construido
indicadores agregados de costos y beneficios.
1.
Valles de Piura
El cuadro 1 muestra la utilización de factores de producción por hectárea
para los pequeños productores comerciales de los valles de Piura. Los
indicadores aparecen tanto a nivel agregado como divididos en los cuatro
valles para los que la muestra tiene información. Como se puede observar,
la intensidad de uso de insumos es heterogénea tanto entre los valles como
entre los años al interior de los valles. Además, el hecho de que algunos
valores medios sean marcadamente distintos a los valores medianos indica
también un alto grado de heterogeneidad al interior de cada valle.
Se puede notar que la utilización de jornales por hectárea tiende a ser
mayor en el valle de Chira, donde un mayor número de productores concentra sus actividades en la producción de arroz (junto con el Alto Piura).
Asimismo, se hace evidente que la utilización de capital es bastante más
alta en el alto, bajo y medio Piura mientras, que es bastante baja en San
Lorenzo y Chira. Es interesante notar que los productores incluidos en la
muestra de San Lorenzo no son representativos de los medianos productores
de frutas que típicamente caracterizan a ese valle.
En el cuadro 2 se muestra los indicadores parciales de productividad:
es decir, cuánto producto se obtiene por unidad de insumo. Para efectos de
Mano de obra
Capital
Agua
Semillas
Fertilizantes
Agroquímicos
Mano de obra
Capital
Agua
Semillas
Fertilizantes
Agroquímicos
Mano de obra
Capital
Agua
Semillas
Fertilizantes
Agroquímicos
Mano de obra
Capital
Agua
Semillas
Fertilizantes
Agroquímicos
Mano de obra
Capital
Agua
Semillas
Fertilizantes
Agroquímicos
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
Total
Bajo y Medio
Piura
San Lorenzo
Chira
Alto Piura
Cuadro 1
S/.
kg
kg
lt
S/.
kg
kg
lt
Jornales
S/.
kg
kg
lt
Jornales
S/.
kg
kg
lt
Jornales
S/.
kg
kg
lt
Jornales
Jornales
Unidad
Media
155.6
406.9
79.5
82.6
567.4
1.8
157.4
316.4
89.3
46.8
584.4
1.7
71.9
86.4
90.1
62.3
338.1
2.2
111.5
460.4
123.0
77.2
451.1
1.7
139.0
360.8
98.3
61.5
529.5
1.7
2003
Mediana
90.0
249.5
62.8
69.7
450.0
0.9
74.1
143.1
86.3
34.2
362.8
0.6
76.4
0.0
49.1
0.0
232.1
1.0
102.6
291.5
110.5
52.3
380.0
0.8
85.7
194.0
90.0
42.5
372.2
0.7
VALLES DE PIURA: UTILIZACIÓN DE FACTORES POR HECTÁREA
PRODUCCIÓN AGREGADA A PRECIOS MEDIANOS
Media
92.2
299.1
71.4
65.9
433.4
1.6
104.9
154.2
118.5
46.3
481.3
1.4
72.6
95.2
144.3
24.1
496.8
0.7
103.2
301.5
116.5
54.4
402.2
1.7
101.1
215.6
113.0
50.3
451.5
1.5
2004
Mediana
70.3
242.6
67.5
49.7
399.7
0.9
65.2
117.0
105.0
37.3
343.0
0.7
61.8
68.0
93.6
9.1
305.5
0.4
90.4
277.4
99.6
45.5
348.1
1.4
74,4
182.0
100.3
39.9
350.2
0.9
2 / Cómo elevar la eficiencia y rentabilidad
69
Área
Mano de obra
Capital
Agua
Semillas
Fertilizantes
Agroquímicos
Área
Mano de obra
Capital
Agua
Semillas
Fertilizantes
Agroquímicos
Área
Mano de obra
Capital
Agua
Semillas
Fertilizantes
Agroquímicos
Área
Mano de obra
Capital
Agua
Semillas
Fertilizantes
Agroquímicos
Área
Mano de obra
Capital
Agua
Semillas
Fertilizantes
Agroquímicos
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
Total
Bajo y Medio
Piura
San Lorenzo
Chira
Alto Piura
Cuadro 2
S/.
kg
kg
lt
S/.
kg
kg
lt
ha
Jornales
S/.
kg
kg
lt
ha
Jornales
S/.
kg
kg
lt
ha
Jornales
S/.
kg
kg
lt
ha
Jornales
ha
Jornales
Unidad
2,598
37
15
42
53
10
3,785
3,610
60
23
46
101
10
4,664
1,641
31
58
32
138
59
3,485
2,559
30
14
26
61
14
3,950
3,061
47
20
38
81
14
4,242
Media
2003
2,691
24
9
40
33
6
1,874
3,427
36
14
35
73
8
2,648
1,021
24
15
18
21
5
1,562
2,419
23
7
22
43
6
2,577
2,691
28
10
26
54
7
2,357
Mediana
5,388
241
25
89
186
14
8,753
5,393
97
49
65
333
17
7,223
2,320
45
32
52
534
17
7,792
3,724
42
17
38
90
14
3,618
4,730
96
34
59
239
15
6,301
Media
VALLES DE PIURA: PRODUCTIVIDAD (PRODUCCIÓN POR UNIDAD DE CADA INSUMO)
PRODUCCIÓN AGREGADA A PRECIOS MEDIANOS (2003-2004)
2004
5,417
66
17
83
105
12
3,216
5,062
59
34
44
120
13
4,766
1,586
33
21
17
137
5
3,180
3,417
37
12
32
75
9
2,433
3,883
47
18
41
100
11
3,319
Mediana
70
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
2 / Cómo elevar la eficiencia y rentabilidad
71
la construcción de este cuadro se procedió a agregar todos los productos
a “precios medianos” del 2003. De esta manera el indicador sólo refleja
el nivel de producto agregado y no el valor de producción, pues el set de
precios utilizado para agregar es el mismo para todos los productores en
ambos años. Aquí, una vez más se observa la enorme dispersión en rendimientos y en productividad de factores entre valles e incluso para un mismo valle a lo largo del tiempo. Tales indicadores podrían sugerir que es
necesario estimar indicadores de eficiencia por valle o, alternativamente,
que siendo la tecnología razonablemente homogénea, la distinta combinación
de factores de producción refleja que los productores enfrentan distintos
precios relativos efectivos (es decir, controlando por costos de transacción).
Este es un tema crítico tratado a lo largo de la investigación. Si embargo,
vale la pena adelantar que la evidencia estadística no rechaza la hipótesis
de homogeneidad tecnológica y que es más bien la heterogeneidad de canastas de cultivos, como respuesta a la estructura de precios relativos en entornos
con altos costos de transacción, lo que parecería estar prevaleciendo.
Dichas estrategias heterogéneas al final se plasman en los ingresos por
hectárea, los gastos por hectárea y los beneficios por hectárea, marcadamente
distintos entre valles e incluso entre productores al interior de un mismo
valle (ver cuadro 3).
Es interesante notar, asimismo, que a pesar que el 2004 fue un año de
sequía, los beneficios por hectárea muestran ser en promedio sustancialmente
más altos en ese año que en el 2003. En el cuadro 3 puede observarse que
el grueso del efecto corresponde a mayores ingresos antes que a menores
costos de producción por hectárea.
Aunque la utilización del agua (por hectárea) ha sido muy heterogénea
por valle, es posible identificar que, especialmente en el Bajo y Medio Piura,
hubo reducciones en la utilización del agua a partir del distanciamiento de
los turnos de riego.
El gráfico 2 y el cuadro 4 tratan de mostrar qué cambios han ocurrido
entre el 2003 y 2004 en la cédula de cultivos. Aquí se hace evidente que sí
hubo una reducción importante en el área sembrada de arroz (producto que
siempre demanda grandes cantidades de agua), compensada con un incremento en las hectáreas sembradas de algodón, maíz y frutales (recuérdese
que éste es un panel de productores).
A pesar que se redujo el área sembrada de arroz, este cultivo no sólo no
disminuyó su participación en los ingresos sino que la aumentó ligeramente.
Esto se debió fundamentalmente a su incremento de precios (ver gráfico 3).
1,054
716
2,588
2,171
1,248
923
3,107
Ingreso por ha
Gasto por ha
Beneficio por ha
Ingreso por ha
1,693
438
712
Beneficio por ha
Beneficio por ha
825
846
Gasto por ha
1,414
1,330
1,558
Ingreso por ha
Gasto por ha
1,911
1,223
1,104
2,085
1,169
3,481
3,869
Ingreso por ha
2,320
1,101
1,093
Beneficio por ha
1,549
1,209
1,483
Gasto por ha
Beneficio por ha
2,857
2,576
Ingreso por ha
Gasto por ha
Mediana
2003
Media
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
Total
Bajo y Medio
Piura
San Lorenzo
Chira
Alto Piura
Cuadro 3
3,051
1,332
4,383
1,988
1,324
3,312
1,052
959
2,011
3,730
1,326
5,056
3,626
1,516
5,141
Media
VALLES DE PIURA: INGRESOS, GASTOS Y BENEFICIOS POR HECTÁREA
PRODUCCIÓN AGREGADA A PRECIOS MEDIANOS
2004
2,236
1,204
3,464
1,596
1,225
3,209
880
978
1,675
3,481
1,178
4,635
3,631
1,404
4,900
Mediana
72
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
73
2 / Cómo elevar la eficiencia y rentabilidad
Gráfico 2
VALLES DE PIURA: DISTRIBUCIÓN DEL INGRESO AGROPECUARIO
SEGÚN CULTIVOS (2003-2004)
2003
2004
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
Cuadro 4
INGRESO AGROPECUARIO Y ÁREA SEMBRADA EN LOS VALLES DE PIURA
(SEGÚN CULTIVOS 2003-2004)
Grupo de
cultivo
Arroz
Ingreso
Área sembrada
2003
%
2004
%
2003
%
2004
%
2.941.994
61,1%
5.294.110
63,0%
844
52,5%
735
41,5%
Algodón
139.504
2,9%
657.859
7,8%
62
3,8%
185
10,4%
Maíz
204.784
4,2%
310.379
3,7%
163
10,2%
220
12,4%
Menestras
44.209
0,9%
72.480
0,9%
36
2,3%
58
3,3%
Hortalizas
96.186
2,0%
107.676
1,3%
9
0,5%
20
1,1%
1.351.729
28,1%
1.838.320
21,9%
459
28,5%
517
29,2%
117.767
1,4%
36
2,2%
37
2,1%
8.398.591 100,0%
1.608
100,0%
1.771
100,0%
Frutales
Otros
Total
40.066
0,8%
4.818.471
100,0%
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
Lo interesante además es que la dispersión de la distribución de precios
cambió drásticamente, aumentando fuertemente la dispersión. Esto habría
hecho que aquellos que lograron vender en el momento oportuno (o,
alternativamente, tuvieron los recursos financieros para retrasar la venta),
lograron precios sustancialmente más altos. Así, la eficiencia en el uso de
los canales de comercialización sería un elemento central de la eficiencia
global de los productores analizados. Nótese, por el contrario, que la dispersión
74
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Gráfico 3
VALLES
DE
PIURA: DISTRIBUCIÓN DEL
PRECIO DEL ARROZ
(2003-2004)
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
en el gasto de insumos por hectárea fue bastante similar entre el 2003 y el
2004 y, aunque sí se notó un incremento (excepto en la parte alta de la
distribución), las diferencias entre ambos años no son marcadas (gráfico 4).
El cuadro 5 realiza un ejercicio de descomposición del cambio en ingresos
ocurrido entre el 2003 y el 2004. Formalmente, si se parte de la siguiente
identidad:
I ≡ ∑ ri ⋅ hi ⋅ pi
i
(6)
donde los ingresos agrícolas resultan de agregar el valor bruto de
producción de todos los cultivos, los que a su vez dependen del precio percibido,
75
2 / Cómo elevar la eficiencia y rentabilidad
Gráfico 4
VALLES DE PIURA: DISTRIBUCIÓN DEL GASTO POR HECTÁREA,
PRODUCCIÓN DE ARROZ (2003-2004)
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
CUADRO 5
VALLES DE PIURA: DESAGREGACIÓN DEL CAMBIO EN LOS INGRESOS AGRÍCOLAS
(2003-2004)
Valle
T1 - Cambio T2 - Cambio
en rendimientos
en área
T3 - Cambio
en precios
Interacciones
Diferencia
en ingresos
Alto Piura
33%
20%
51%
-4%
100%
Chira
17%
23%
76%
-16%
100%
100%
San Lorenzo
270%
-38%
-156%
24%
Bajo y Medio Piura
28%
6%
75%
-9%
100%
Piura
31%
18%
62%
-11%
100%
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
76
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Gráfico 5
VALLES DE PIURA: BENEFICIOS POR HECTÁREA POR VALLE
(2003-2004)
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
2 / Cómo elevar la eficiencia y rentabilidad
77
del rendimiento del cultivo y las hectáreas cultivadas, diferenciando ambos
lados de la ecuación es posible obtener:
interacciones
(7)
Los resultados hacen evidente que la mayor parte de los mayores ingresos agrícolas obtenidos en los valles de Piura entre el 2003 y el 2004 provienen de cambios en los precios. Sin embargo, no es desdeñable el incremento
ocurrido debido a cambios en rendimientos, los que sí podrían estar asociados
a cambios en los niveles de eficiencia técnica. Finalmente, también habría
ocurrido algún incremento en los ingresos asociado a la recomposición de la
cédula de cultivos, producto de las expectativas de la sequía o de los cambios
en la estructura de precios relativos esperada.
Por su parte, el gráfico 5 resume los cambios ocurridos en los beneficios
por hectárea por valle en el 2003 y el 2004. Lo interesante de este gráfico es
que muestra una ligera evidencia de no linealidades en los beneficios por
hectárea, siendo más altos entre quienes tienen entre tres y cinco hectáreas
y más bajos entre quienes tienen poca tierra o más de cinco hectáreas. Esta
evidencia apuntaría a la existencia de economías de escala sólo en un primer tramo, diluyéndose el efecto escala a partir de un tamaño de parcela de
cinco o más hectáreas.
2.
Valle del Mantaro
El cuadro 6 muestra la utilización de factores de producción por hectárea
para los pequeños productores comerciales del segmento de productores
estudiado en el valle del Mantaro.
La comparación entre la utilización de factores de producción en el
2003 y el 2004 hace evidente que hubo una recomposición importante en la
estructura de insumos producto de la sequía. Los productores redujeron su
uso de agua, de fertilizantes y agroquímicos. A cambio de ello, hubo un
incremento importante en el uso de semilla (fundamentalmente de variedades
de papa más resistentes a la sequía), así como por un incremento en la
siembra del maíz y hortalizas. Tal como se puede observar en el gráfico 6,
los cambios en la estructura de ingresos agrícolas reflejan justamente este
Mano de obra
Capital
Agua
Semillas
Fertilizantes
Agroquímicos
Mano de obra
Capital
Agua
Semillas
Fertilizantes
Agroquímicos
Mano de obra
Capital
Agua
Semillas
Fertilizantes
Agroquímicos
Mano de obra
Capital
Agua
Semillas
Fertilizantes
Agroquímicos
Mano de obra
Capital
Agua
Semillas
Fertilizantes
Agroquímicos
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
Total
Chupaca
Jauja
Concepción
Huancayo
Cuadro 6
S/.
kg
kg
lt
Jornales
S/.
kg
kg
lt
Jornales
S/.
kg
kg
lt
Jornales
S/.
kg
kg
lt
Jornales
S/.
kg
kg
lt
Jornales
Unidad
43,9
8,7
9,6
50,4
671,9
0,8
33,7
7,8
0,0
43,2
449,3
0,0
71,2
12,1
35,8
182,8
954,1
1,9
48,8
9,3
14,2
69,8
708,9
1,0
82,2
18,8
40,6
95,5
1.672,7
3,2
77,7
13,5
62,5
184,0
653,3
1,9
120,2
22,4
64,2
336,3
2.171,8
6,3
95,7
16,4
54,5
204,9
1.643,9
3,7
Mediana
48,8
8,7
23,1
74,1
1.093,0
1,1
2003
108,3
11,7
55,9
248,2
2.080,9
3,9
Media
VALLE DEL MANTARO: UTILIZACIÓN DE FACTORES POR HECTÁREA
PRODUCCIÓN AGREGADA A PRECIOS MEDIANOS (2003-2004)
Mediana
55,3
9,7
3,1
403,7
525,0
0,0
41,5
7,8
8,1
254,5
454,0
0,3
50,6
7,5
0,0
218,1
372,4
0,2
78,6
10,6
16,7
488,9
620,0
1,6
55,0
8,8
4,5
332,7
505,7
0,4
120,9
16,7
54,2
795,0
993,4
2,0
66,0
10,1
22,8
510,7
677,0
1,4
104,0
14,7
11,8
426,5
678,8
1,5
116,2
15,7
30,8
1.666,6
1.208,3
6,7
100,1
14,1
30,7
823,4
880,0
2,7
2004
Media
78
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
79
2 / Cómo elevar la eficiencia y rentabilidad
Gráfico 6
VALLE DEL MANTARO: DISTRIBUCIÓN DEL INGRESO AGROPECUARIO
SEGÚN CULTIVOS (2003-2004)
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
cambio en la estructura de cultivos. Algunas conversaciones con los productores
hicieron evidente que aquellos que no lograron modificar su cédula de cultivos
o que mantuvieron una variedad de papa poco resistente a la sequía,
enfrentaron una floración temprana, lo que afectó la calidad del cultivo y
provocó a su vez un menor precio a la venta.
Es interesante notar, tal como lo muestra el cuadro 7, que existen
variedades de papa (como la UNALM GUISI o la tomasa) que pueden
mostrar rendimientos promedio altos, pero alta variabilidad entre épocas
Cuadro 7
RENDIMIENTOS DE VARIEDADES DE PAPA EN DISTINTOS ENTORNOS CLIMÁTICOS
RENDIMIENTO(T/HA)
Variedades
UNALM GUISI
Canchán INIA
Perricholi
Mariva
Revolución
Tomasa Condemayta
Yungay
Año normal
1988-89
26,8
21,0
23,4
19,6
16,9
21,7
16,4
Año seco
1989-90*
14,8
12,9
18,4
11,7
21,2
13,5
14,1
Promedio
Coeficiente de
variabilidad
20,8
17,0
20,9
15,7
19,0
17,6
15,2
Fuente: Tomado de http://www.lamolina.edu.pe/Investigacion/programa/papa/guisi.htm
29%
24%
12%
25%
11%
23%
8%
Área
Mano de obra
Capital
Agua
Semillas
Fertilizantes
Agroquímicos
Área
Mano de obra
Capital
Agua
Semillas
Fertilizantes
Agroquímicos
Área
Mano de obra
Capital
Agua
Semillas
Fertilizantes
Agroquímicos
Área
Mano de obra
Capital
Agua
Semillas
Fertilizantes
Agroquímicos
Área
Mano de obra
Capital
Agua
Semillas
Fertilizantes
Agroquímicos
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
Total
Chupaca
Jauja
Concepción
Huancayo
Cuadro 8
S/.
kg
kg
lt
S/.
kg
kg
lt
ha
Jornales
S/.
kg
kg
lt
ha
Jornales
S/.
kg
kg
lt
ha
Jornales
S/.
kg
kg
lt
ha
Jornales
ha
Jornales
Unidad
4.143
113
606
181
138
4
3.991
2.692
63
406
638
90
4
2.100
1.561
39
223
301
67
3
1.143
4.554
64
331
229
138
5
2.106
3.187
71
399
373
107
4
2.470
Media
2003
2.210
48
277
77
30
2
1.546
2.264
36
177
81
43
2
921
1.193
26
121
45
21
3
821
2.549
38
188
96
14
2
939
2.022
37
182
76
24
2
997
Mediana
3.538
72
861
298
12
7
2.310
2.806
63
643
259
21
5
2.394
2.201
48
487
99
12
6
3.216
3.935
57
806
215
13
6
2.470
3.122
61
702
247
15
6
2.558
Media
2004
VALLE DEL MANTARO: PRODUCTIVIDAD (PRODUCCIÓN POR UNIDAD DE CADA INSUMO)
PRODUCCIÓN AGREGADA A PRECIOS MEDIANOS (2003-2004)
2.709
34
171
122
4
4
1.469
1.664
41
214
133
5
4
1.421
1.360
19
154
53
7
4
1.525
2.834
34
279
144
4
4
800
2.108
31
181
127
5
4
1.250
Mediana
80
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
81
2 / Cómo elevar la eficiencia y rentabilidad
Cuadro 9
VALLE DEL MANTARO: INGRESO AGROPECUARIO Y ÁREA SEMBRADA
(SEGÚN CULTIVOS 2003-2004)
JUNÍN
Ingreso
Grupo de
cultivo
2003
Maíz
Papa
Cebada
Trigo
Hortalizas
Frutales
Otros
498.606
818.688
38.913
34.706
271.344
0
32.228
TOTAL
1.694.484
Área sembrada
2004
%
2003
%
2004
%
412.202
463.697
32.638
38.147
259.095
0
19.403
33,6%
37,8%
2,7%
3,1%
21,1%
0,0%
1,6%
296
177
43
34
124
0
20
42,6%
25,5%
6,2%
5,0%
17,9%
0,0%
2,8%
195
130
48
33
81
0
4
39,7%
26,4%
9,8%
6,7%
16,6%
0,0%
0,8%
100,0% 1.225.181
100,0%
695
100,0%
491
100,0%
%
29,4%
48,3%
2,3%
2,0%
16,0%
0,0%
1,9%
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
normales y épocas secas. Otras variedades, en cambio, sacrifican rendimiento
promedio a cambio de ofrecer mayor resistencia a las sequías.
La productividad por hectárea se redujo de manera importante entre el
2003 y el 2004, tanto para el promedio de la muestra como para la mediana
(ver cuadro 8). Sin embargo, la reducción no ha sido uniforme. En zonas
como Concepción y Jauja la productividad por hectárea se habría logrado
mantener en promedio.
Tal como muestra el cuadro 9, tanto los ingresos como las hectáreas
sembradas se habrían reducido como producto de la sequía que afectó el
valle. Además, habría ocurrido una ligera recomposición a favor de la cebada
y el maíz tanto en las tierras asignadas a estos cultivos como en los ingresos
resultantes. A pesar de ello, tal como lo muestra el gráfico 7, un importante
segmento de productores redujo sus ingresos por hectárea desplazándose la
función de densidad hacia la izquierda. Es interesante anotar, sin embargo,
que aun en un escenario donde los ingresos a nivel agregado se reducen,
hay un grupo de productores que logra mejoras en sus ingresos por hectárea.
En lo que respecta a los gastos por hectárea, coincidiendo con lo que
se observó en el cuadro 6, la sequía estuvo asociada a una reducción en
el uso de fertilizantes y agroquímicos.
El cuadro 10 combina los cambios en área, rendimientos y precios
para mostrar cuánto de la caída en ingresos puede ser atribuida a cada uno
82
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Gráfico 7
VALLE DEL MANTARO: DISTRIBUCIÓN DEL INGRESO POR HECTÁREA (2003-2004)
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
Gráfico 8
VALLE DEL MANTARO: DISTRIBUCIÓN DEL GASTO POR HECTÁREA (2003-2004)
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
83
2 / Cómo elevar la eficiencia y rentabilidad
Cuadro 10
VALLE DEL MANTARO:
DESAGREGACIÓN DEL CAMBIO EN LOS INGRESOS AGRÍCOLAS
Zona
T1 - Cambio en
rendimientos
T2 - Cambio T3 - Cambio Diferencia
precios
en ingresos
en área
T1+T2+T3
-2,459
907
178
-1,768
-1,374
Concepción
6,327
-7,812
-6,420
-1,983
-20,560
Jauja
1,131
1,103
289
2,388
2,524
Chupaca
326
926
-1,932
967
-680
Mantaro
-2,223
-1,645
-2,209
-327
-6,078
Huancayo
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
de estos tres factores. Los resultados muestran que aunque los tres elementos
han venido operando, hay regiones donde la caída de rendimientos es el
efecto que ha dominado (Huancayo), mientras que en otras (como Chupaca
y Concepción), es la caída en los precios la que explicaría buena parte de la
reducción en los ingresos. También se hace evidente aquí que en el valle del
Mantaro han existido zonas que han logrado en promedio sobrellevar de
mejor manera la sequía que las afectó, incluso logrando una mejora en los
ingresos como producto de una modificación más agresiva en el patrón de
siembras, lo que permitió que los rendimientos a nivel agregado (valor del
producto por hectárea) fueran superiores a los que se habían registrado en
la campaña anterior.
¿Cuáles habrían sido los principales factores que habrían permitido a
un grupo de agricultores sobrellevar de mejor manera ese shock climático
negativo y adaptarse a las nuevas condiciones? Para responder a esta pregunta, en las siguientes dos secciones se estiman indicadores de eficiencia
para estos productores y se analiza qué características de los productores
parecen haber condicionado mejores niveles de eficiencia en el uso de los
factores de producción que estaban a su alcance.
IV. Estimaciones de eficiencia de la pequeña agricultura comercial
Tal como se ha señalado, para estimar los indicadores de eficiencia se requiere
estimar primero la frontera de producción. Utilizando una función de
84
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Cuadro 11
VALLES DE PIURA:
ESTIMACIÓN DE LA FRONTERA DE PRODUCCIÓN
(2003-2004)
2003
Tierra
Mano de obra
Capital
Gasto en agua
Semillas
Fertilizantes
Agroquímicos
Alto Piura
Chira
Bajo y Medio Piura
Constante
Log likelihood
Prob > chi2
Observaciones
0,719
(0.087) ***
0,159
(0.0536) ***
-0,021
(0.0331)
0,141
(0.0637) **
0,100
(0.0446) **
0,033
(0.0596)
0,032
(0.0340)
0,324
(0.2408)
0,605
(0.2214) ***
0,341
(0.2350)
6,119
(0.5909) ***
0,694
(0.0722)
0,082
(0.0511)
0,069
(0.0400)
-0,058
(0.0666)
0,097
(0.0322)
0,128
(0.0535)
0,053
(0.0307)
0,298
(0.2108)
0,484
(0.2016)
0,090
(0.2091)
7,157
(0.5329)
-214,790
-260,130
0,000
0,000
246
301
Errores estándar en paréntesis
* significancia al 10%; ** significancia al 5%; *** significancia al 1%
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
2004
***
*
***
**
*
**
***
85
2 / Cómo elevar la eficiencia y rentabilidad
Cuadro 12
VALLES DE PIURA:
ESTIMACIÓN DE LA FRONTERA DE PRODUCCIÓN
- ARROZ (2003-2004)
2003
Tierra
Mano de obra
Capital
Gasto en agua
Semillas
Fertilizantes
Agroquímicos
Alto Piura
Chira
Bajo y Medio Piura
Constante
Log likelihood
Prob > chi2
Observaciones
0,9258
(.0732) ***
0,0653
(.0567)
-0,0150
(.0264)
0,0467
(.0638)
0,0386
(.0416)
-0,0553
(.0467)
0,0121
(.0289)
0,1151
(.1773)
0,4117
(.1598) ***
0,1147
(.1693)
8,6582
(.4664) ***
0,8649
(.0653)
0,0617
(.0449)
0,0909
(.0313)
0,0051
(.0478)
0,0207
(.0333)
-0,0619
(.0441)
0,0620
(.0233)
0,2659
(.1628)
0,2851
(.1553)
0,0792
(.1684)
8,4914
(.4182)
-64,6800
-52,6200
0,0020
0,0000
174
201
Errores estándar en paréntesis
* significancia al 10%; ** significancia al 5%; *** significancia al 1%
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
2004
***
***
***
*
***
86
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
producción Cobb-Douglas, se procedió a estimar la frontera de producción
detallada en la ecuación (3). El cuadro 11 muestra estas estimaciones para
la producción agrícola agregada para los valles de Piura, asumiendo una
distribución de la ineficiencia del tipo normal truncada. Con fines comparativos, el cuadro 12 muestra las mismas estimaciones paramétricas para el
caso del cultivo más importante de la zona: el arroz.
Es importante indicar que se evaluó la hipótesis de que los coeficientes
de la función de producción no habrían variado entre el 2003 y el 2004.
Dicha hipótesis fue rechazada de manera contundente (Chi cuadrado de
144.23 con 11 grados de libertad en la ecuación asociada a la producción
agregada). Inclusive si se acepta que la varianza de la eficiencia es distinta
entre años, la hipótesis de igualdad de parámetros es rechazada (Chi cuadrado
de 125.63 con 11 grados de libertad). La prueba estadística de Haussman,
comparando un modelo de efectos fijos (cambios en los parámetros entre
años) con un modelo de efectos aleatorios, favorece a este último (Chi
cuadrado de 32.03 con 11 grados de libertad). En este caso sería posible
utilizar el procedimiento sugerido por Battese y Coelli (1992), que construye
indicadores de eficiencia asumiendo desplazamientos paralelos en la frontera de producción.
Para el caso del valle del Mantaro en el cuadro 13 puede observarse la
estimación paramétrica. En lo que se refiere a las estimaciones no
paramétricas de eficiencia, se procedió a calcularlas utilizando el aplicativo
EMS trabajado por Scheel (2000), el que básicamente desarrolla un
mecanismo eficiente para ejecutar múltiples modelos de programación lineal.
Los cuadros 14 y 15 resumen los indicadores de eficiencia tanto paramétricos
como no paramétricos para la producción agregada y para el arroz, el cultivo
más importante de la muestra para los valles de Piura.
Los resultados indican que los niveles de eficiencia son más bajos si se
consideran validos los cálculos basados en las estimaciones paramétricas.
Sin embargo, a pesar de esas diferencias, subsisten ciertas regularidades. En
primer lugar, los niveles de eficiencia tienden a incrementarse entre el 2003
y el 2004. De otro lado, los niveles de eficiencia son más altos en el valle de
Chira y en el Alto Piura y más bajos en San Lorenzo y en el bajo y medio
Piura. Por último, los indicadores de eficiencia de escala muestran valores
muy cercanos a uno, por lo que no hay mucha evidencia en la muestra de
economías de escala. Tal vez hay alguna evidencia en el valle de San Lorenzo,
pero el tamaño reducido de esa submuestra impide afirmarlo contundentemente.
87
2 / Cómo elevar la eficiencia y rentabilidad
Cuadro 13
VALLES DE PIURA:
ESTIMACIÓN DE LA FRONTERA DE PRODUCCIÓN
- PAPA (2003-2004)
2003
Tierra
Mano de obra
Capital
Gasto en agua
Semillas
Fertilizantes
Agroquímicos
Concepción
Huancayo
Jauja
Constante
Log likelihood
Prob > chi2
Observaciones
0,421
(0.130) ***
0,022
(0.152)
0,186
(0.126)
-0,114
(0.074)
0,087
(0.077)
0,235
(0.101) **
0,281
(0.093) ***
0,284
(0.237)
-0,183
(0.251)
-0,202
(0.350)
5,388
(1.984) ***
-141,074
0,000
107
Errores estándar en paréntesis
* significancia al 10%; ** significancia al 5%; *** significancia al 1%
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
2004
0,380
(0.109)
0,238
(0.137)
-0,111
(0.130)
0,192
(0.082)
0,086
(0.065)
0,323
(0.105)
0,043
(0.066)
0,362
(0.200)
0,262
(0.193)
0,058
(0.345)
4,524
(0.842)
-75,707
0,016
81
***
*
**
***
*
***
0,573
0,575
0,518
0,548
0,563
0,694
0,746
0,723
0,714
0,728
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
Alto Piura
Chira
San Lorenzo
Bajo y Medio Piura
Total
Valle
2003
0,576
0,692
0,551
0,584
0,637
Ret.
variables
Cuadro 15
0,510
0,646
0,453
0,541
0,587
Ret.
constantes
2003
0,729
0,737
0,782
0,670
0,717
2004
0,540
0,722
0,500
0,495
0,611
Ret.
constantes
0,591
0,768
0,608
0,588
0,676
Ret.
variables
2003
0,742
0,707
0,562
0,646
0,686
0,929
0,938
0,807
0,882
0,913
Ef.
escala
0,771
0,781
0,703
0,577
0,705
Ret.
constantes
No paramétrica
0,885
0,922
0,799
0,932
0,914
Ret.
constantes
No paramétrica
Ef.
escala
PIURA: ESTIMACIONES DE EFICIENCIA
PRODUCCIÓN DE ARROZ
0,543
0,539
0,376
0,494
0,518
2004
Paramétrica
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
Alto Piura
Chira
San Lorenzo
Bajo y Medio Piura
Total
Valle
2003
Paramétrica
Cuadro 14
PIURA: ESTIMACIONES DE EFICIENCIA
PRODUCCIÓN AGREGADA
0,794
0,809
0,858
0,624
0,742
Ret.
variables
2004
0,810
0,765
0,585
0,722
0,749
Ret.
variables
2004
0,971
0,963
0,835
0,934
0,950
Ef.
escala
0,922
0,920
0,942
0,906
0,917
Ef.
escala
88
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
0,981
0,981
0,981
0,981
0,981
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
Huancayo
Concepción
Jauja
Chupaca
Total
Valle
0,534
0,548
0,561
0,529
0,539
2004
0,682
0,641
0,742
0,646
0,676
Ret.
constantes
0,745
0,672
0,799
0,667
0,720
Ret.
variables
2003
0,912
0,942
0,919
0,948
0,930
Ef.
escala
0,575
0,603
0,696
0,471
0,586
Ret.
constantes
No paramétrica
PRODUCCIÓN AGREGADA A PRECIOS MEDIANOS
Paramétrica
2003
Cuadro 16
JUNÍN: ESTIMACIONES DE EFICIENCIA
0,694
0,676
0,760
0,573
0,676
Ret.
variables
2004
0,819
0,870
0,887
0,826
0,850
Ef.
escala
2 / Cómo elevar la eficiencia y rentabilidad
89
90
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Gráfico 9
VALLES DE PIURA: EFICIENCIA ECONÓMICA (ESTIMACIÓN NO PARAMÉTRICA)
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
Por su parte, el cuadro 16 muestra los mismos indicadores para el caso
del valle del Mantaro. Aquí se puede notar que tanto las estimaciones
paramétricas como las no paramétricas son consistentes entre sí y muestran
reducciones en los niveles de eficiencia promedio.
En la medida en que los resultados de ambas estimaciones son
razonablemente similares, en lo que sigue optaremos por mostrar los resultados
no paramétricos. Estos últimos resultados muestran una mayor varianza
que las estimaciones paramétricas, varianza que puede ser explotada desde
el punto de vista estadístico para diferenciar aquellos que tienen mayores
niveles de eficiencia de aquellos cuya eficiencia es inferior.4
4
El estudio, sin embargo, ha realizado las estimaciones que a continuación se presentan
también para el caso de los indicadores paramétricos. Están disponibles solicitándolas
al autor.casi 1.8 millones de unidades agropecuarias que existen en el Perú, menos del
8% poseen más de 20 hectáreas. Por lo general, esas unidades son empresas, la mayoría
de las cuales tributa, por lo que se las considera como parte de la agricultura empresarial
del país. En el polo opuesto se encuentra la economía campesina, caracterizada por
producir básicamente para el autoconsumo y porque diversifica sus actividades para
generar ingresos de subsistencia. Entre estos dos extremos se encuentra la pequeña
agricultura comercial, conformada por unidades que basan su producción fundamen-
91
2 / Cómo elevar la eficiencia y rentabilidad
Gráfico 10
VALLES DE PIURA: CAMBIOS EN EFICIENCIA ECONÓMICA, 2003-2004
(ESTIMACIÓN NO PARAMÉTRICA)
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
V.
Determinantes de la eficiencia
Tal como muestran los gráficos 9 y 10, las diversas estimaciones realizadas
para el caso de los valles de Piura apuntan a que los niveles de eficiencia se
habrían incrementado entre el 2003 y el 2004.
Por su parte, los gráficos 11 y 12 muestran que los niveles de eficiencia
económica no habrían sufrido variaciones muy grandes entre ambos periodos.
Por su parte, el cuadro 17 muestra los determinantes de los niveles de
eficiencia técnica para ambas regiones. Aquí se hace evidente que, en ambas
regiones, la escala de producción (aproximada aquí por el área total cultivada)
parecería estar relacionada positivamente con los niveles de eficiencia técnica.
Asimismo, para el caso de los valles de Piura el acceso al crédito sí parece
contribuir a un mayor nivel de eficiencia técnica. Este resultado no parece
ser el mismo en el valle del Mantaro, donde la mayor disposición de recursos
talmente en la mano de obra familiar y que dirigen una parte importante de ella hacia
el mercado.
92
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Gráfico 11
VALLE DEL MANTARO: EFICIENCIA ECONÓMICA (ESTIMACIÓN NO PARAMÉTRICA)
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
Gráfico 12
VALLE DEL MANTARO: CAMBIOS EN EFICIENCIA ECONÓMICA, 2003-2004
(ESTIMACIÓN NO PARAMÉTRICA)
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
2 / Cómo elevar la eficiencia y rentabilidad
93
propios (procedentes de actividades económicas no agrícolas y de remesas)
permitiría financiar la actividad productiva. De hecho, cabe resaltar que el
tener algún capital social (aproximado aquí por la disponibilidad de remesas)
permite alcanzar niveles relativos de eficiencia más altos que los de aquellos
que no tienen esa posibilidad de obtener una liquidez adicional. De otro
lado, llama la atención que la existencia de un shock negativo sea una
variable que afecte los niveles de eficiencia técnica sólo en el valle del Mantaro.
La enorme variabilidad climática al interior del valle podría estar explicando
este efecto.
Tal como hemos indicado, los niveles de eficiencia económica no sólo
están determinados por los niveles de eficiencia técnica sino además por la
capacidad de los productores de poder usar los insumos en las proporciones
óptimas, dado los precios relativos que enfrentan. A este último tipo de
eficiencia la hemos denominado eficiencia asignativa (o distributiva).
El cuadro 18 muestra el perfil de los niveles de eficiencia asignativa
para las dos áreas de estudio. Aquí se puede notar que el valor patrimonial
de los productores está asociado significativamente a los niveles de eficiencia.
Esta diferencia podría estar captando un conjunto de valores no observables,
incluida la base de garantías reales que le permitiría al productor acceder a
fuentes alternativas de financiamiento.
Los resultados muestran, asimismo, que el acceso a ciertos activos
públicos clave, como la electricidad, el agua y el teléfono, sí tiene una
asociación positiva y significativa con los niveles de eficiencia en los valles
de Piura. En cambio, en el valle del Mantaro, donde el acceso a estos activos
públicos es más homogéneo (al menos en el piso de valle, que es donde se
concentra nuestra muestra), no hay evidencia estadística que relacione el
acceso a bienes y servicios públicos con mayores niveles de eficiencia.
Es interesante contrastar los resultados de estas regresiones con los
datos que aparecen en el cuadro 19, donde se muestran los indicadores
medios de eficiencia técnica y asignativa y el agregado de ambos (eficiencia
económica) para tres segmentos de la muestra claramente diferenciados
respecto a su acceso a activos públicos y privados, así como su vulnerabilidad
frente a shocks externos. Tal como muestra Trivelli (2006), es posible dividir
a los productores de ambas muestras en tres grupos: (a) productores en
condición de pobreza extrema, que tienen en general pocos activos productivos y activos de relativo poco valor en el mercado; (b) productores vulnerables, que son los que entran y salen de la pobreza (no extrema), y cuyas
vidas se ven sustancialmente modificadas por los pequeños cambios en el
94
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Cuadro 17
VALLES DE PIURA Y VALLE DEL MANTARO: PERFIL SEGÚN NIVELES DE EFICIENCIA
TÉCNICA, 2004 (EFICIENCIA ESTIMADA POR MÉTODOS NO PARAMÉTRICOS)
Piura
Patrimonio no agrícola US$
Acomodado
Vulnerable
EDAD
Educación máxima (mayores de 18 años)
Asistencia técnica
Tiene crédito formal
Número de personas del hogar
Tasa de dependencia
Tiene remesas
Area total cultivada
Ingreso no agropecuario (% del total)
Enfrentó un shock
Valor de los activos agrícolas
Alto Piura
Chira
Bajo y Medio Piura
Constante
Observaciones
R-cuadrado
-0.000
(3.03)
0.002
(0.06)
0.001
(0.05)
-0.003
(2.48)
0.005
(1.52)
0.032
(1.15)
0.182
(6.54)
-0.009
(1.77)
0.001
(0.97)
-0.045
(1.85)
0.013
(3.32)
-0.005
(0.74)
0.034
(1.36)
-0.000
(1.92)
-0.004
(0.07)
0.088
(1.62)
-0.070
(1.24)
0.371
(4.19)
Junín
*
-0.000
(1.45)
0.025
(0.30)
-0.018
(0.26)
-0.001
(0.36)
-0.004
(0.40)
-0.012
(0.15)
-0.086
(1.32)
-0.022
(1.51)
-0.001
(0.79)
-0.078
(1.26)
0.015
(1.79) *
-0.001
(0.18)
-0.105
(1.90) *
0.000
(0.52)
***
0.803
(4.36) ***
***
**
***
*
*
***
419
0.35
Nota: Valor absoluto de los estadísticos t entre paréntesis
* significativo al 10%; ** significativo al 5%; *** significativo al 1%
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
190
0.09
95
2 / Cómo elevar la eficiencia y rentabilidad
Cuadro 18
VALLES DE PIURA Y VALLE DEL MANTARO: PERFIL SEGÚN NIVELES DE EFICIENCIA
ASIGNATIVA, 2004 (EFICIENCIA ESTIMADA POR MÉTODOS NO PARAMÉTRICOS)
Piura
Patrimonio no agrícola US$
Acomodado
Vulnerable
EDAD
Educación máxima (mayores de 18 años)
Asistencia técnica
Tiene crédito formal
Número de personas del hogar
Tasa de dependencia
Tiene remesas
Area total cultivada
Ingreso no agropecuario (% del total)
Enfrentó un shock
Valor de los activos agrícolas
Alto Piura
Chira
Bajo y Medio Piura
Constante
Observaciones
R-cuadrado
-0.000
(0.62)
-0.050
(2.31)
0.005
(0.39)
-0.000
(0.08)
-0.001
(0.67)
0.006
(0.39)
0.003
(0.19)
0.002
(0.86)
0.000
(1.06)
0.020
(1.57)
0.002
(0.84)
-0.002
(0.47)
-0.013
(1.02)
0.000
(2.01)
0.045
(1.47)
0.072
(2.53)
0.089
(3.01)
0.152
(3.30)
Junín
**
**
**
***
***
419
0.07
Nota: Valor absoluto de los estadísticos t entre paréntesis
* significativo al 10%; ** significativo al 5%; *** significativo al 1%
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
-0.000
(0.72)
-0.027
(0.60)
-0.015
(0.42)
-0.000
(0.28)
0.001
(0.11)
0.043
(1.00)
0.026
(0.75)
0.013
(1.67) *
0.001
(0.85)
0.039
(1.15)
0.003
(0.68)
-0.002
(1.33)
0.011
(0.38)
-0.000
(1.95) *
0.132
(1.33)
190
0.08
96
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Cuadro 19
VALLES DE PIURA Y VALLE DEL MANTARO: NIVELES PROMEDIO
DE EFICIENCIA TÉCNICA, 2003 (SEGÚN TIPO DE PRODUCTOR)
A. Valles de Piura
Tipo de productor
Eficiencia
técnica
Eficiencia
asignativa
Acomodado
Vulnerable
Pobre extremo
0,335
0,342 **
0,286
0,194
0,246
0,248
Eficiencia
técnica
Eficiencia
asignativa
B. Valle del Mantaro
Tipo de productor
Acomodado
Vulnerable
Pobre extremo
0,542 **
0,484
0,510
0,164
0,186
0,207
Eficiencia
económica
0,058
0,081
0,063
Eficiencia
económica
0,060
0,066
0,064
Nota: Los asteriscos indican diferencias significativas respecto al grupo adyacente (i.e acomodado versus
vulnerable y vulnerable versus pobre extremo.
* significancia al 10%; ** significancia al 5%; *** significancia al 1%
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
entorno (sean estos positivos o negativos); y (c) los productores “acomodados”, cuyo stock de activos privados y el acceso a activos públicos les
permite capitaliza las situaciones positivas en mejores oportunidades de desarrollo y, al mismo tiempo, enfrentar de mejor manera los eventos adversos.
Es interesante notar que, en general, no hay diferencias significativas
entre aquellos que están en el segmento de productores vulnerables y pobres
extremos y aquellos que pueden ser considerados como acomodados respecto
a los niveles de eficiencia técnica. Las únicas diferencias notorias se dan a
nivel de la eficiencia técnica cuando se compara a los acomodados y
vulnerables con los pobres extremos, en los valles de Piura, y a los acomodados con los dos otros grupos, en el valle del Mantaro. Para estos segmentos,
la diferencia en el acceso a activos públicos y privados pareciera contribuir a generar una diferenciación en los niveles de eficiencia al interior de
estos valles.
Tal como hemos visto, habría existido un importante incremento de
eficiencia entre los productores de los valles de Piura y una situación más
97
2 / Cómo elevar la eficiencia y rentabilidad
Cuadro 20
VALLES DE PIURA Y VALLE DEL MANTARO:
CAMBIOS EN LOS NIVELES PROMEDIO DE EFICIENCIA (SEGÚN TIPO DE PRODUCTOR)
A. Valles de Piura
Tipo de productor
Eficiencia
técnica
Eficiencia
asignativa
Eficiencia
económica
Acomodado
Vulnerable
Pobre extremo
-0,035
-0,033
0,014
0,073 ***
0,029 **
-0,046
0,050 ***
0,001 **
-0,005
Eficiencia
técnica
Eficiencia
asignativa
Eficiencia
económica
B. Valle del Mantaro
Tipo de Productor
Acomodado
Vulnerable
Pobre extremo
0,066
0,086
0,108
0,254
0,265 *
0,234
0,121
0,146
0,136
Nota: Los asteriscos indican diferencias significativas respecto al grupo adyacente (i.e acomodado versus
vulnerable y vulnerable versus pobre extremo.
* significancia al 10%; ** significancia al 5%; *** significancia al 1%
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
heterogénea entre los productores del Mantaro. ¿A qué se debería estos
cambios en los niveles eficiencia? Los cuadros 20 y 21 trataron de dar una
primera explicación.
En el cuadro 20 se muestran los cambios observados en los niveles de
eficiencia en ambas zonas de estudio, descomponiendo los cambios de
eficiencia entre aquellos que están relacionados a cambios en la eficiencia
técnica y aquellos que lo están a cambios en la eficiencia asignativa. Asimismo, el cuadro distingue entre segmentos de productores (acomodados, vulnerables y pobres extremos). En primer lugar, como era de esperar, se hace
evidente que el grueso de las diferencias entre un año y otro ocurre por
cambios en la eficiencia asignativa y no por cambios en la eficiencia técnica. Esto coincide con la mayor dificultad de realizar innovaciones técnicas
importantes de un año para otro. Por el contrario, los cambios técnicos
menores que permiten enfrentar de manera óptima las modificaciones en la
estructura de los precios relativos de los productores y factores son más
viables de ocurrir de un año a otro.
98
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Cuadro 21
VALLES DE PIURA Y VALLE DEL MANTARO:
DETERMINANTES DE LOS CAMBIOS EN EFICIENCIA TÉCNICA, 2003-2004
(EFICIENCIA ESTIMADA POR MÉTODOS NO PARAMÉTRICOS)
Piura
Patrimonio no agrícola US$
Acomodado
Vulnerable
EDAD
Educación máxima (mayores de 18 años)
Asistencia técnica
Tiene crédito formal
Número de personas del hogar
Tasa de dependencia
Tiene remesas
Área total cultivada
Ingreso no agropecuario (% del total)
Enfrentó un shock
Valor de los activos agrícolas
Alto Piura
Chira
Bajo y Medio Piura
Constante
Observaciones
R-cuadrado
-0.000
(2.73)
-0.089
(1.76)
-0.025
(0.78)
-0.000
(0.11)
-0.002
(0.45)
0.009
(0.27)
0.007
(0.19)
0.000
(0.03)
0.001
(1.70)
0.027
(1.92)
0.002
(0.33)
-0.018
(2.24)
-0.043
(1.40)
0.000
(0.48)
0.166
(2.29)
0.059
(0.90)
0.079
(1.14)
0.055
(0.51)
413
0.08
Nota: Valor absoluto de los estadísticos t entre paréntesis
* significativo al 10%; ** significativo al 5%; *** significativo al 1%
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
Junín
***
*
*
**
0.000
(1.57)
-0.124
(1.02)
-0.036
(0.37)
0.000
(0.13)
0.025
(1.72) *
0.087
(0.78)
0.124
(1.32)
0.024
(1.19)
0.002
(1.20)
0.070
(1.78)
-0.007
(0.57)
-0.004
(1.12)
0.051
(0.64)
-0.000
(0.23)
**
-0.502
(1.82) *
159
0.09
2 / Cómo elevar la eficiencia y rentabilidad
99
Como se puede apreciar, son los productores acomodados y en menor
medida los vulnerables los que pueden obtener alguna ganancia de eficiencia,
mientras que los pobres extremos tienen en el caso del valle de Mantaro
ganancias de eficiencia significativamente menores, y en el caso de los valles
de Piura, no sólo no obtienen ganancia de eficiencia sino que registran
pérdidas de eficiencia asignativa.
De otro lado, el cuadro 21 muestra los determinantes de cambios en
los niveles de eficiencia entre el 2003 y el 2004. Las variables explicativas en
este caso están asociadas a las características vinculadas a los capitales
humano, físico y financiero existentes en el 2003. Utilizar los datos del 2003
en la regresión asegura que la estimación no presenta problemas de
endogeneidad. En el caso de los cambios en los niveles de eficiencia técnica, que como hemos visto han sido relativamente reducidos en promedio, las diferencias en eficiencia no parecen estar explicadas por ninguna de
las variables asociadas a las características del productor, de su parcela o
entorno.
En el caso del Mantaro existiría alguna evidencia, aunque débil, de que
los niveles de educación podrían permitir alcanzar mayores niveles de eficiencia. Por el lado de los valles de Piura, se sabe que una vez que se
controló por el acceso a activos públicos y privados, los niveles de eficiencia
son mayores en el Alto Piura que en los demás valles. Asimismo, existe
alguna evidencia de que aquellos que han logrado diversificar su portafolio
de ingresos (los que en Piura son una minoría, especialmente si se les compara con los del valle del Mantaro), reducen los niveles de eficiencia en sus
parcelas. Esto coincidiría con otros estudios que han mostrado que al
incrementarse la dotación de activos privados y el acceso a bienes públicos,
los productores rurales prefieren reducir su asignación de tiempo en tareas
agropecuarias (Escobal 2001).
Por su parte, el cuadro 22 muestra que las ganancias de eficiencia
asignativa, que sí han mostrado ser importantes, están fuertemente correlacionadas con las características de los productores y su acceso a bienes
y servicios públicos. Esto es especialmente cierto en el caso de los valles de
Piura, donde la eficiencia asignativa depende fuertemente del acceso al
crédito formal, del nivel de patrimonio de hogar (que podría servir
eventualmente de colateral) y de la extensión del predio. En el caso del valle
del Mantaro, existen algunas diferencias asociadas al valor de los activos
agrícolas y, lo que es más importante, una relación negativa entre la diversificación de ingresos y los incentivos para mejorar la eficiencia asignativa.
100
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Una pregunta central que este estudio quisiera responder es cuál es la
relación entre los niveles de eficiencia y la escala que poseen los productores.
Para algunos, la pequeña producción es inherentemente ineficiente. Para
otros, es posible generar espacios de coordinación que permitan elevar los
niveles de eficiencia, aglomerando a los productores de pequeña escala.
Para alimentar este debate de políticas, hemos optado por re-estimar de
manera no paramétrica las relaciones funcionales que aparecen en los cuadros
17, 18, 21 y 22, permitiendo que cambie el efecto de la escala de producción,
pero controlando por las demás variables de capital físico, humano y capital
público. En otras palabras, se está simulando un mismo tipo de productor
con dotaciones de tierra que varían desde menos de 0.5 hectárea hasta 15
hectáreas o más (que es el límite superior de nuestra muestra). Hay que
recordar que para efectos de este estudio, la pequeña agricultura está definida a partir del uso de 10 hectáreas o menos. Así, al tener muy pocas
observaciones más allá de 10 hectáreas, estas simulaciones no pueden
responder por las ganancias de eficiencia que ocurrirían de consolidarse
propiedades de mayor extensión (20, 50 o 100 hectáreas). Sí pueden en
cambio indicar qué espacios de ganancia de eficiencia existen entre el minifundio y la pequeña agricultura comercial.
Los gráficos 13 y 14 muestran estas simulaciones para el caso de los
niveles de eficiencia técnica a distintas escalas para los valles de Piura y el
valle del Mantaro, respectivamente. Los gráficos 15 y 16 muestran los niveles
de eficiencia asignativa a distintas escalas para los valles de Piura y el valle
del Mantaro, respectivamente. Finalmente, los gráficos 17 y 18 muestran
los mismo resultados agregando la eficiencia técnica y la eficiencia asignativa
en un sólo indicador de eficiencia económica.
Los resultados de estas simulaciones hacen evidente que sí existe cierto
espacio para las ganancias de eficiencia, pero que estas ganancias se
concentran en el tramo de productores que tienen menos de 5 hectáreas.
VI. Conclusiones e implicancias de política
La pequeña agricultura se caracteriza por una escala de producción que
limita severamente la posibilidad de generar suficientes excedentes como
para sostener al hogar que conduce una explotación agropecuaria.
Esta investigación demuestra que, en efecto, la escala del minifundio
es un limitante severo para generar niveles razonables de eficiencia. Sin
101
2 / Cómo elevar la eficiencia y rentabilidad
Cuadro 22
VALLES DE PIURA Y VALLE DEL MANTARO:
DETERMINANTES DE LOS CAMBIOS EN EFICIENCIA ASIGNATIVA,
2003-2004
(EFICIENCIA ESTIMADA POR MÉTODOS NO PARAMÉTRICOS)
Piura
Patrimonio no agrícola US$
Acomodado
Vulnerable
EDAD
Educación máxima (mayores de 18 años)
Asistencia técnica
Tiene crédito formal
Número de personas del hogar
Tasa de dependencia
Tiene remesas
Área total cultivada
Ingreso no agropecuario (% del total)
Enfrentó un shock
Valor de los activos agrícolas
Alto Piura
Chira
Bajo y Medio Piura
Constante
Observaciones
R-cuadrado
-0.000
(3.61)
0.011
(1.32)
0.023
(1.06)
-0.001
(0.81)
0.002
(0.86)
-0.003
(0.11)
0.123
(5.38)
-0.003
(0.64)
-0.000
(1.50)
-0.005
(0.25)
0.010
(2.94)
-0.003
(0.55)
-0.007
(0.32)
-0.000
(0.16)
0.112
(2.28)
0.084
(1.87)
0.141
(3.03)
0.128
(1.75)
413
0.15
Nota: Valor absoluto de los estadísticos t entre paréntesis
* significativo al 10%; ** significativo al 5%; *** significativo al 1%
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
Junín
***
***
***
**
0.000
(0.34)
0.087
(1.22)
0.075
(1.30)
0.001
(0.49)
0.001
(0.10)
-0.022
(0.33)
0.047
(0.85)
-0.018
(1.49)
-0.001
(1.18)
0.026
(0.49)
-0.005
(0.79)
-0.002
(1.78) *
0.012
(0.25)
0.000
(1.74) *
**
*
***
*
-0.033
(0.21)
159
0.08
102
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Gráfico 13
VALLES DE PIURA: EFICIENCIA TÉCNICA, 2004
(CONTRIBUCIÓN SEGÚN ESCALA)
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
Gráfico 14
VALLE DEL MANTARO: EFICIENCIA TÉCNICA, 2004
(CONTRIBUCIÓN SEGÚN ESCALA)
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
103
2 / Cómo elevar la eficiencia y rentabilidad
Gráfico 15
VALLES DE PIURA: EFICIENCIA ASIGNATIVA, 2004
(CONTRIBUCIÓN SEGÚN ESCALA)
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
Gráfico 16
VALLE DEL MANTARO: EFICIENCIA ASIGNATIVA, 2004
(CONTRIBUCIÓN SEGÚN ESCALA)
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
104
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Gráfico 17
VALLES DE PIURA: EFICIENCIA ECONÓMICA, 2004
(CONTRIBUCIÓN SEGÚN ESCALA)
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
Gráfico 18
VALLE DEL MANTARO: EFICIENCIA ECONÓMICA, 2004
(CONTRIBUCIÓN SEGÚN ESCALA)
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: GRADE
2 / Cómo elevar la eficiencia y rentabilidad
105
embargo, la evidencia que proporciona también apunta a que la consolidación
de grandes extensiones de tierra no es necesariamente la ruta que proveería
de mayores niveles de eficiencia. Así, este estudio presenta evidencia de
economías de escala significativas sólo cuando se comparan productores
muy pequeños con productores que tienen al menos cinco hectáreas. Por
encima de las cinco hectáreas, no habría evidencia de economías de escala
a nivel de la parcela. Este hallazgo tiene implicancias de política extremadamente importantes en la medida en que aunque las políticas dirigidas a
consolidar el minifundio son importantes, aquellas dirigidas a buscar tamaños de propiedad por encima de las diez hectáreas no se sustentan en criterios
de eficiencia, al menos en las dos áreas de estudio. Es importante reconocer,
sin embargo, que es indispensable profundizar este análisis incluyendo
otras zonas del país donde la mediana y gran propiedad han ido ganado
posiciones.
De otro lado, el análisis de eficiencia técnica y económica realizado
muestra que existen alternativas a ampliar la extensión del predio como
vehículo para aumentar la competitividad de la pequeña agricultura comercial.
La investigación verifica que existe una asociación muy alta entre la eficiencia
técnica y económica y el nivel de ingresos de los agricultores. El principal
determinante de los niveles de eficiencia alcanzados es, sin lugar a duda, el
nivel de educación y conocimiento técnico del productor.
Cuando el foco de atención se desplaza del análisis de la eficiencia
técnica (a nivel de la parcela o del productor agropecuario) al análisis de la
eficiencia económica, y se evalúa la capacidad de los productores de reducir
costos aprovechando no sólo la escala de su predio sino el acceso a otros
recursos privados (educación, asistencia técnica, crédito, nivel de organización) y públicos (cantidad y calidad de la infraestructura pública a su alcance), el estudio encuentra importantes ganancias de eficiencia en ese nivel.
Es interesante notar que cuando uno se mueve fuera de la chacra, la escala
de producción gana relevancia y las economías de escala se hacen presentes. Estos resultados son consistentes con políticas dirigidas a mejorar las
capacidades de los productores no sólo en actividades que ocurren dentro
de la chacra sino en la relación del pequeño productor con los mercados de
productos y de factores.
En un contexto donde el mercado de tierras opera con lentitud, las
políticas dirigidas a impulsar la acción colectiva de los pequeños productores
para ganar eficiencia tienen especial relevancia. Tal como lo muestran Escobal
y otros (2000), la acción colectiva de los pequeños productores liderados
106
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
por una gerencia profesional puede aprovechar las economías de escala
obteniendo ganancias en la compra colectiva de insumos, el acceso
preferencial a oportunidades de crédito, un mejor precio por la venta de la
cosecha e, inclusive, ganancias tributarias. Es más, luego de consolidada,
tal asociación puede ser el punto de partida de un proceso de inversión que
permita cambios en la cédula de cultivos.
De otro lado, cabe considerar al hogar y no al productor como el foco
de análisis de los estudios de eficiencia. Cuando esto ocurre, los niveles de
eficiencia a nivel del hogar muestran estar asociados a los niveles de educación,
pero también se encuentra que los niveles de eficiencia económica dependen
de la edad del jefe del hogar y del tipo de activos disponibles. Los mayores
niveles de eficiencia muestran estar asociados a un mayor patrimonio noagrícola, existiendo además una correlación significativa entre una menor
edad del jefe del hogar y los mayores niveles de eficiencia así como un
mayor acceso a la asistencia técnica y mayores capacidades para usar
eficientemente los recursos disponibles a nivel del hogar. Estos hallazgos
muestran que los hogares más jóvenes y mejor educados están aprovechando
sus activos para incursionar en actividades no agropecuarias para optimizar
sus recursos.
Es interesante notar también que el acceso a ciertos activos públicos
clave, como la electricidad, el agua y el teléfono, sí tiene una asociación
positiva y significativa con los niveles de eficiencia en los valles de Piura,
pero no en el valle del Mantaro. Esto se debería a que el acceso a estos
activos públicos es más homogéneo en el Mantaro (al menos en el piso de
valle, que es donde se concentra nuestra muestra).
Finalmente, cuando uno introduce en el análisis la comparación de los
niveles de eficiencia en dos puntos en el tiempo, existe evidencia de ganancias de eficiencia entre el 2003 y el 2004 en el caso de los valles de Piura,
mientras que en el caso del Mantaro, los niveles de eficiencia no parecieran
haberse modificado en promedio de manera sustancial. Es importante resaltar que ahí donde han ocurrido cambios de un año a otro, el grueso de
las diferencias puede atribuirse a cambios en la eficiencia asignativa y no en
la eficiencia técnica. Esto concuerda con la mayor dificultad de realizar
innovaciones técnicas importantes de un año a otro y la mayor capacidad
de aquellos con mayores y mejores dotaciones de activos para enfrentar
eventos adversos y reasignar sus recursos productivos de mejor manera.
2 / Cómo elevar la eficiencia y rentabilidad
107
106
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
107
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
CAPÍTULO 3
Vulnerabilidad en los pequeños
agricultores comerciales
CAROLINA TRIVELLI
JOHANNA YANCARI
(IEP)
I.
Introducción
Los hogares de los productores agropecuarios suelen enfrentar eventos
inesperados, tanto negativos (enfermedades, muerte de algún miembro,
robos, problemas con el clima, caídas abruptas en los precios de productos,
etc.) como positivos (becas, nuevas fuentes de ingresos, regalos, alzas sorpresivas en los precios de los productos, etc.), que afectan sus actividades.
Este tipo de eventos, sobre todo los negativos, tienen en su mayoría impactos
temporales muy cortos, pero que pueden volverse permanentes si no se
cuenta con los mecanismos adecuados para procesarlos (seguros, capital
social, acceso a mercados de factores, entre otros). Por otro lado, ante la
ausencia de mecanismos apropiados para enfrentar las situaciones adversas, los hogares tienden a tomar precauciones antes que a optar por la
maximización de sus ingresos, eligiendo estrategias más “seguras” que
reduzcan la vulnerabilidad de sus ingresos.
Esta investigación analiza la importancia de este tipo de eventos para
los hogares de los pequeños agricultores en tanto unidades de producción y
consumo, los distintos tipos de eventos inesperados, sus consecuencias, y
los mecanismos empleados por estos hogares para enfrentarlos. Con este
análisis se busca discutir medidas de política que reduzcan las fuentes de
vulnerabilidad que afectan a los pequeños productores comerciales. En
particular, queremos explorar el rol que desempeñan los mercados de factores
108
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
(crédito, tierra y empleo) y la viabilidad y pertinencia de implementar un
sistema de seguro agrario.1
Este artículo se divide en tres secciones. En la primera presentamos el
marco conceptual en el que nos basamos para el análisis. En dicho marco
se destaca la multiplicidad de estrategias utilizadas por los hogares para
enfrentar los distintos tipos de eventos inesperados, y las consecuencias
que cada una de estas estrategias puede estar teniendo en el bienestar y en
las posibilidades de desarrollo de esos hogares. En la segunda sección
presentamos información sobre la presencia de eventos inesperados, recogida
en una muestra de hogares de los valles de Piura y el valle del Mantaro
durante el 2003 y el 2004, con el fin de aportar evidencia sobre la frecuencia,
tipo y recurrencia de este tipo de eventos, así como las estrategias utilizadas
por los hogares para enfrentarlos. Además, rediscutimos la relación entre
los distintos tipos de eventos y la situación de los hogares como una
aproximación al impacto que estos eventos tienen en los niveles de
acumulación, inversión y consumo. Finalmente, en la tercera sección
presentamos las medidas de política pública que podrían implementarse y
su potencial para mejorar la vida de los hogares de los pequeños productores
agropecuarios.
La evidencia empírica con la que trabajamos proviene de una encuesta
realizada en el marco del proyecto “The Structure and Performance of
Rural Financial Markets and the Welfare of the Rural Poor: A Comparative
Study in Peru and México”. Esta encuesta se aplicó en 788 viviendas que
corresponden al panel 1997, 2003 y 2004 para el caso de los valles de
Piura, y 2003-2004 en el caso del valle del Mantaro. La selección original
de las viviendas (de primer año, 1997 en el caso de Piura y 2003 en el del
Mantaro) es una muestra autoponderada, probabilística, polietápica e
independiente en cada dominio de estudio.
II. Marco conceptual: cómo enfrentan los hogares rurales su
vulnerabilidad
Uno de los problemas más graves que enfrentan los pequeños productores
agropecuarios, sobre todo los más pobres, es su limitada capacidad para
1
Esta propuesta ya viene siendo trabajada por un grupo multisectorial de trabajo
liderado por el Ministerio de Agricultura.
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
109
enfrentar eventos inesperados (desgracias, shocks). Su escasa capacidad
para protegerse de un shock negativo (ex ante) y para manejar sus impactos
(ex post), hace que de presentarse uno, su presencia pueda traducirse en un
mayor empobrecimiento y/o en mayores niveles de vulnerabilidad.2 Esta
relación entre los shocks y el empobrecimiento puede ser una consecuencia
directa del shock (como cuando se pierden los activos productivos) o una
consecuencia de las decisiones productivas que su posible presencia genera,
como optar por invertir en negocios seguros y de bajo retorno antes que en
negocios riesgosos y con un alto retorno esperado.
Los productores agropecuarios están expuestos a dos grandes tipos de
shocks: idiosincrásicos y covariados. Los shocks idiosincrásicos son eventos
inesperados que afectan a un productor (o a su hogar) de manera individual.
Los ejemplos clásicos de este tipo de shock son las enfermedades graves o
la muerte de algún miembro del hogar o el robo de algún activo valioso.
Los shocks covariados son eventos generalizados que afectan a todos los
productores u hogares de una localidad. El ejemplo relevante es el de un
evento climático severo, como el fenómeno de El Niño.
La presencia de shocks, idiosincrásicos y covariados, no sería un
problema en un mundo con mercados completos y sin costos de transacción,
pues los productores afectados por ellos podrían enfrentar sus efectos
negativos utilizando distintos instrumentos. Bajo el supuesto de mercados
completos, los individuos pueden intercambiar sus riesgos de tal modo que
las fluctuaciones en los ingresos no se traduzcan en reducciones del consumo.
En este mundo perfecto, los instrumentos clásicos para enfrentar los shocks
serían los seguros (contra eventos inesperados que afecten la producción o
seguros de salud, por ejemplo) y los créditos u otros productos financieros,
para contrarrestar las pérdidas ocasionadas por el evento (créditos de consumo,
por ejemplo) e impedir que estos cambios en ingresos se traduzcan en cambios
en el consumo.
Pero como sabemos, los mercados, en especial los mercados rurales
que son los relevantes para los pequeños productores, no son mercados
completos ni perfectos. Estos mercados, en particular los de crédito y seguros,
son mercados incompletos en los que las transacciones están plagadas de
asimetrías de información y de altos costos de transacción. Existe una
amplia bibliografía que postula que la interacción entre el riesgo y los
2
Una evidencia de esta relación puede hallarse en los trabajos de J. Morduch (1990)
y S. Dercon (1998), entre otros.
110
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
problemas de información es clave para determinar la naturaleza de las
transacciones rurales, la estructura de los mercados y los términos de acceso
de los agentes rurales a estos mercados.3
En el contexto de las transacciones intertemporales, como son las de
crédito y seguro, esta interacción entre riesgo y problemas de información suele
dar lugar a problemas de riesgo moral y selección adversa. Si estos problemas
son lo suficientemente severos, los mercados se caracterizarían por la fragmentación y el racionamiento.4 Por ejemplo, en el caso de la agricultura costeña
peruana, la evidencia empírica demuestra que entre 1997 y 1998, seis años
después de la liberalización financiera e inmediatamente antes de la última
crisis, existía, a pesar de la relativa expansión del crédito privado, un importante
nivel de racionamiento en el mercado de crédito (Trivelli 1998) y un mercado
financiero rural con un fuerte sesgo en contra de los agricultores más pobres
(Boucher 2000). Complementariamente, se encuentra evidencia de que el
mercado de créditos tiende a segmentarse y que aún no existe un mercado
formal de seguros relevante para los pequeños productores agropecuarios.5
La transferencia de los efectos de los shocks en los ingresos o en la
producción hacia el consumo se explica sobre todo por las (limitadas) posibilidades que tienen los productores de manejar los riesgos y las consecuencias de estos eventos.6 En economías menos desarrolladas, las opciones
de acceder a mecanismos que permitan compensar los shocks tienden a
estar limitadas por las imperfecciones que exhiben los mercados financieros,
especialmente los rurales. Además, si en esos contextos con mercados
financieros incompletos hay un limitado acceso a mercados clave (como el
empleo), una baja dotación de activos y/o limitados sistemas de protección
social, es posible que las variaciones en los ingresos causadas por un shock
se traduzcan en cambios en los niveles de pobreza (consumo) de los
3
Para un resumen de esta bibliografía, ver K. Hoff, A. Braverman y J. Stiglitz (1993).
4
J. Stiglitz y A. Weiss (1981) y J. Stiglitz y M. Rothschild (1976) presentan unos de los
primeros modelos sobre racionamiento endógeno en los mercados de crédito y seguro, respectivamente. Para resúmenes de la evolución de la bibliografía teórica ver
los capítulos 7 y 8 de P. Bardhan y C. Udry (1999); los capítulos 14 y 15 de D. Ray
(1998); T. Besley (1995); y K. Hoff, A. Braverman y J. Stiglitz (1993).
5
C. Trivelli, M. von Hesse, A. Diez y L. del Castillo (2000).
6
A. Krishna (2004) encuentra que en comunidades rurales de distintos lugares del
mundo los eventos inesperados de carácter covariado o idiosincrásico están fuertemente asociados con el tránsito de los hogares hacia la condición de pobreza.
7
Para el desarrollo teórico ver P. Auffret (2003).
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
111
afectados.7 Incluso el impacto del cambio en los ingresos o en la producción
puede ser tal, que el efecto en el consumo o en las opciones productivas
futuras (por pérdida de activos productivos, por ejemplo) se vuelva permanente (cayendo en las llamadas “trampas de pobreza”).8
Así, si el mercado financiero y el mercado de seguros no representan
opciones para enfrentar los riesgos y las consecuencias de estos eventos,
resulta fundamental mejorar la capacidad de los agricultores para enfrentar
y manejar los riesgos a los que están expuestos con otras opciones, ya sea
con medidas preventivas (ex ante) que buscan reducir la ocurrencia y/o
impactos del shock o con medidas compensatorias (ex post) que eviten que
los impactos afecten el consumo y/o las posibilidades de generación de
ingreso futuro (Auffret 2003).
Las imperfecciones en estos mercados también pueden tener un impacto
dinámico negativo en la eficiencia y la equidad. Una estrategia para enfrentar
un shock negativo es vender activos, los hogares tienden a ahorrar e invertir
en activos líquidos, lo que trae dos consecuencias negativas: a) disminuye
la tendencia de invertir en bienes de capital y con ello la capacidad de
generar ingresos futuros, y b) la necesidad de ahorrar en activos líquidos
para enfrentar al riesgo disminuye la capacidad del hogar de acumular
garantías (inmuebles) y acceder al mercado de crédito —lo que lleva a un
círculo vicioso de pobreza y escaso acceso a los mercados (Paxson 1990).
Ante la imposibilidad de acceder a mercados formales de seguros, una
de las opciones al alcance de los pobladores rurales es el uso de sistemas
informales de seguros, que les permiten mancomunar sus riesgos (risk
pooling).9 La pregunta relevante es ¿hasta qué punto pueden los agricultores
protegerse contra el riesgo a través de instituciones de seguro mutuo o
seguros informales? Esta pregunta ha sido muy estudiada teóricamente en
los últimos años.10 Su respuesta depende, en gran medida, de dos factores.
Primero, mientras mayor es la importancia de los shocks covariados, respecto
a los shocks idiosincrásicos, menor es el potencial de mancomunar el riesgo
8
Un ejemplo es el de los agricultores que, como resultado de un shock, pierden su
activo productivo principal (la tierra) y se convierten en peones agrícolas.
9
Una interesante discusión sobre cómo comparten riesgos los pobres puede hallarse
en H. Alderman y C. Paxson (1994).
10
Ver las referencias mencionadas en la cita anterior y ver P. Hazell y otros (1986) para
una discusión sobre las dificultades de establecer programas formales de seguros en
la agricultura.
112
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
(risk pooling). Segundo, a mayor flujo de información respecto a los resultados
de la producción y sus causas, mayor es el potencial de mancomunar el
riesgo. La evidencia empírica rechaza la hipótesis de riesgo totalmente
mancomunado (full risk pooling), aunque los niveles de risk pooling varían
significativamente en los contextos estudiados.11 Hasta la fecha, no se ha
realizado este tipo de estudio en el Perú.
La capacidad de mancomunar riesgos o de establecer sistemas informales
de seguro entre pares depende de las características, intensidad y frecuencia
de los eventos inesperado, de la existencia de instituciones y organizaciones
capaces de manejar y procesar estos sistemas de seguros informales, y del
entorno (comunitario, familiar, etc.) en el cual cada hogar se desenvuelve.
El conjunto de estrategias adoptadas por el hogar estará dado por la red
Gráfico 1
ESTRUCTURA DEL ENTORNO DE LOS PRODUCTORES PARA ELABORAR ESTRATEGIAS
Amigos, vecinos y
parientes
S
S
S
Gobierno local
S
Ayuda internacional
Más allá del ámbito comunal
S
S
S
Gobierno
Estrategias
frente al
shock
Ajustes NO agrícolas
Ajustes agrícolas
Ámbito comunal y familiar
Ajustes en el ámbito
familiar
ONG
Amigos y
parientes
Apoyp en el ámbito
comunal
FRENTE A EVENTO INESPERADO
Fuente: Kanti (1998)
Elaboración: IEP
11
Sobre estudios empíricos de risk pooling ver M. R. Carter (1997); A. Deaton (1992);
C. Paxson (1992); y R. Townsend (1994).
12
B. Kanti (1998) y T. Andersen (2002).
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
113
social, política, cultural y económica en la que se encuentra. Por ello, es
importante tomar en cuenta no sólo la situación del productor afectado
sino la del conjunto de productores y sus hogares, la de su entorno (ver
gráfico 1).12
En ese sentido, la bibliografía sobre capital social ofrece herramientas
útiles para identificar las relaciones, organizaciones e instituciones que pueden
o no ofrecer este tipo de esquemas informales de seguro y los límites de las
mismas en dicha oferta. La distinción entre el capital social “relacional”
(entre pares)13 y el capital social “vinculante” (con otros)14 permite analizar
dos esferas en las que se pueden desarrollar esquemas de seguros informales,
una a nivel local y entre pares, útil sobre todo para enfrentar shocks
idiosincrásicos,15 y otra más compleja y amplia que exige relaciones con
actores externos, con intereses y dotaciones distintas, que permitan enfrentar
shocks idiosincrásicos y que podrían, en alguna medida, ayudar incluso a
enfrentar eventos de carácter covariado.16
Manejar los efectos y riesgos de los eventos idiosincrásicos es más
simple, pues en una comunidad o en un conjunto de relaciones sólo uno o
unos pocos son afectados por estos shocks y los demás miembros de la
comunidad pueden apoyarlos. En cambio, para enfrentar eventos covariados,
se requiere de relaciones con agentes externos. Sin embargo, aun contando
con relaciones y mecanismos informales de aseguramiento, es posible que
ellos no logren compensar las consecuencias de eventos de gran magnitud,
como suelen ser los climáticos. Siendo estos eventos los que ocasionan los
mayores impactos en la producción y consumo, la búsqueda de soluciones
y alternativas debería ser la principal actividad del sector público y privado.
Cuando los mercados de seguros y las instituciones que permiten
mancomunar riesgos son débiles, el mercado de crédito adquiere mayor
importancia, pues puede sustituir —por lo menos parcialmente— a los
mercados de seguros ausentes. Por ejemplo, los hogares con acceso a crédito
de consumo estarán más dispuestos a realizar una inversión riesgosa (Eswaran
13
Referido a lo que R. Putnam (2000) llama bonding social capital.
14
Referido a lo que R. Putnam (2000) llama bridging social capital.
15
Como, por ejemplo, encuentran M. Carter y J. Maluccio (2003) en Sudáfrica.
16
M. Woolcock (2000) señala que el capital social relacional es clave para resistir
(sobrevivir), mientras que el capital social vinculante es clave para emprender acciones
de crecimiento y desarrollo.
114
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
y Kotwal 1989). Los contratos de crédito que proporcionan algún nivel de
responsabilidad limitada (limited liability) también permiten proteger el
consumo del prestatario frente a los shocks negativos (Boucher y Carter
2001).
Sin embargo, si el mercado de crédito también sufre de serias imperfecciones, como parece ser el caso en el sector agrario peruano,17 los
hogares rurales se ven obligados a autofinanciarse y buscar mecanismos ex
ante para disminuir el riesgo de que se presente un shock, sobre todo uno
de carácter covariado (que no podría enfrentarse con mecanimos informales
de seguro). En este marco, los productores suelen recurrir a mecanismos
para auto-asegurarse a nivel de su producción agropecuaria, tales como la
diversificación de cultivos, la adopción de técnicas menos intensivas en
capital y/o el trabajo “al partir”. Pero también pueden buscar y adoptar
mecanismos de auto-seguro a nivel de las estrategias económicas del hogar
en su conjunto, como sería la diversificación de actividades económicas
(buscar trabajo fuera de la chacra) y la diversificación geográfica a través
de la migración (Morduch 1995; Rosenzweig y Stark 1989). Si bien estos
mecanismos pueden disminuir el riesgo, pueden implicar un alto costo por
los menores niveles de ingreso esperados.
En resumen, la bibliografía concluye que los mercados financieros y
de seguros resultan la mejor opción para enfrentar los shocks o para lidiar
con el riesgo de que se presenten, pero que en la medida en que estos
mercados presentan fallas o son incompletos, los productores recurren a
otros me-canismos. Entre estos mecanismos, al alcance de los productores
agro-pecuarios se encuentran los sistemas informales de seguros basados
en redes y en el capital social, las estrategias de auto-aseguramiento que
inducen a optar por estrategias más seguras antes que por opciones más
rentables, ya sea en su producción (diversificar cultivos o invertir en proyectos
de baja rentabilidad y bajo riesgo, etc.), en la definición de la estrategia
económica del hogar (empleo de sus miembros, migración) o en sus esquemas
de acumulación e inversión (preferencia por activos líquidos o de rápida
realización en el mercado antes que bienes muebles). Sin embargo, como
discutimos a lo largo de esta sección, estos mecanismos de prevención al
17
Así lo indican varios autores. Un resumen puede hallarse en E. Gonzales de Olarte
(1996). Ver también los trabajos de C. Trivelli y otros (2004) y de J. Alvarado y otros
(2001).
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
115
alcance de los productores tienden a ser limitados en su cobertura (son
más útiles para enfrentar pequeños shocks y/o shocks idiosincrásicos que
eventos de mayor envergadura y/o cobertura) y suelen convertirse en un
freno al desarrollo de los hogares y negocios de quienes los utilizan y con
ello consolidan una situación económica precaria (pues priorizan la seguridad
antes que el retorno).
Complementariamente, y dado el carácter inesperado de estos eventos,
los productores pueden optar por correr el riesgo de tener algún shock sin
tomar medidas preventivas y lidiar con las consecuencias (medidas ex post).
Para ello, estos productores requieren de relaciones con fuentes externas
que les permitan obtener recursos y/o de recursos propios. En el primer
caso, dos mecanismos son los más comunes: obtener crédito (de consumo)
para desplazar y distribuir los costos del shock en el tiempo y/o recibir compensaciones de parte del Estado en la forma de donaciones, transferencias
directas o subsidios que permitan compensar el costo del evento inesperado.
Lo primero depende de la existencia y funcionamiento de un mercado de
créditos, del acceso y disponibilidad del crédito (línea de crédito) y de la
capacidad de repago del solicitante. Lo segundo suele conseguirse en el
caso de eventos covariados donde identificar a los afectados es relativamente
simple (es una región o comunidad), pero el monto de la compensación
suele ser insuficiente para enfrentar los costos privados del shock. Además,
esta opción requiere de la existencia de un aparato estatal con recursos
para ello (financieros, humanos y logísticos) y con voluntad política (que
suele estar atada a la capacidad de presión que tengan los afectados por el
shock). La opción restante, asumir privadamente los costos del shock, es
posible en hogares con activos o niveles patrimoniales que así lo permitan.
En el caso de los pequeños productores agropecuarios, que poseen limitados activos, esta opción suele implicar niveles de descapitalización que
llevan a las llamadas trampas de pobreza, pues impiden a los productores
recuperar los niveles de ingresos y patrimonio previos al shock. En el mismo
sentido, en ausencia de patrimonio o activos realizables en el mercado,
estos productores recurren a recortes en su nivel de consumo e inversión
(alimentación, gastos en educación y salud) que luego se traducen en menores niveles de ingreso y acumulación, lo que los relega a una condición
permanente de pobreza.
En el cuadro 1 se resume este marco teórico y se presenta el conjunto
de opciones con que cuentan los hogares rurales para enfrentar los distintos
tipos de shocks.
Mecanismos/
lógica
Costos/
requisitos
Ahorrar y/o
invertir en
activos que se
pueden realizar
rápidamente
en el mercado
Mantener
relaciones con
otros agentes
que «ayuden»
a enfrentar el
shock; capital
social
(bonding)
2 Mantener
activos
relativamente
lìquidos para
enfrentar
costos de
shocks
3 Mecanismos
informales
de seguro,
seguros
mutuos
Menores niveles de
inversión en activos
clave para elevar la
productividad o en
activos muebles que
podrían servir como
garantías para obtener
créditos
Gasto moderado en
años sin shock y
compensaciones
parciales
Invertir en
relaciones
sociales y de
confianza,
colaborar con los
shocks de otros
Menores ingresos,
menor especialización,
menor inversión (menos
crédito, racionamiento
por el lado de la
demanda). Posible
efecto permanente
(menores ingresos) por
posibles shocks
Efectos posibles
Se deja de
invertir en
activos productivos no líquidos,
se requiere de
un mercado para
los activos que
se tiene
Se opta por
1 Reducir riesgo Minimizar el
de actividariesgo (ex ante) proyectos con
menor
des productirentabilidad
vas (autoesperada y
seguro)
menor riesgo
Estrategia
Cuadro 1
Redes sociales de I
apoyo mutuo,
ex ante
panderos y roscas,
redes familiares
Paxson (1992 y 1994);
Fafchamps (1992); Grimard
(1997); Udry (1995); Carter
(1997); Deaton (1992);
Townsend (1994); Alderman y
Paxson (1994); Dercon, Bold
y Calvo (2004)
Paxson (1990); Deaton (1992);
Dercon, Bold y Calvo (2004);
Hoddinott (2004)
Ahorros líquidos
en vez de
inversión en
activos muebles,
adquisición de
bienes
semidurables de
fácil venta
C, I
ex ante
Fafchamps y Pender (1997);
Morduch 1995; Rosenzweig y
Stark 1989; Dercon (1996);
Dercon y Krishnan (2002);
Jalan y Ravallion (1998);
Deaton (1992)
Tipo de Ejemplos de estas discusiones
shock que
en la bibliografía
enfrenta
Diversificación de C, I
cultivos; uso de
ex ante
tecnologías de bajo
riesgo e inversión;
diversificar fuentes
de ingreso;
autofinanciarse (vs.
trabajar con
crédito)
Ejemplos
OPCIONES PARA ENFRENTAR EVENTOS INESPERADOS
116
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
El Estado
compensa a los
afectados para
reponer las
pérdidas (de
activos o
ingresos). Estado
con recursos y
con capacidad
de identificar y
llegar a
afectados, y
afectados con
poder para
obtener
compensaciones
Se requiere de
un mercado de
seguros,
contratos que
generen
confianza y no
induzcan
problemas de
moral hazard,
precios
razonables (costo
y costos de
transacción)
Recibir
compensación
por haber sido
afectado por
un shock
Pagar una
prima para
recibir una
compensación
monetaria
ante un shock
4 Apoyo del
Estado
5 Seguros
formales
Gasto moderado en
años sin shock y
compensaciones
parciales
Comportamiento
oportunista que espera
compensación, no
afectados piden/reciben
compensación;
compensación es
distinta a costos (en
monto o en tipo)
Hazell y otros (1986);
Fafchamps y Pender (1997);
Kurosaki y Fafchamps (2004);
Auffret (2003); Dercon, Bold y
Calvo (2004)
Seguros
C, I
agropecuarios que ex ante
protegen a la
producción,
seguros contra
robos o incendios,
seguros de vida y
seguros de salud
(sigue)
Little, Stone, Mogues, Castro
y Negatu (2004)
C, I
Donaciones o
ex post
transferencias
directas, subsidios,
acceso a programas
sociales
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
117
Medida ex post
que permite
mantener el
nivel de
consumo ante
caídas de
ingresos
Buscar un
nuevo arreglo,
reduciendo el
consumo para
adecuarse al
nuevo ingreso
(post shock) o
buscar nuevas
fuentes de
ingreso
7 Reducir
consumo/
gasto o
ampliar/
cambiar
fuentes de
ingreso (ex
post)
Mecanismos/
lógica
6 Crédito de
consumo
Estrategia
(viene)
Menores
C, I
inversiones en
ex post
capital humano,
alquiler de la tierra
y venta de la
mano de obra
C, I
ex post
Auffret (2003) y Deaton
(1992)
Eswaran y Kotwal 1989;
Grimard (1997)
Tipo de Ejemplos de estas discusiones
shock que
en la bibliografía
enfrenta
Reducciones en Medidas pueden hacer
consumo
permanente el efecto del
pueden afectar
shock (temporal)
capacidad del
hogar, buscar
nuevas fuentes
de ingreso
depende de la
existencia y
operación de los
mercados de
factores
Ejemplos
Crédito de
consumo, crédito
de proveedores
Efectos posibles
Distribuye el costo del
Mercado de
shock en el tiempo
créditos activo,
acceso a crédito (futuro)
(contar con línea
de crédito) y con
capacidad de
repago; fuentes
informales de
crédito de
consumo
Costos/
requisitos
118
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
119
III. Los shocks que sufren los hogares rurales
Lo primero que debemos hacer es identificar si los hogares de los pequeños
productores sufren eventos inesperados, y si es así, conocer de qué tipo son
y cuál es su magnitud. Lo segundo será identificar las estrategias adoptadas
para enfrentarlos. En tercer lugar, y como discutimos en la sección anterior,
estamos interesadas en analizar tanto los eventos idiosincrásicos como los
covariados, pero también queremos conocer si hay algún patrón en la
distribución de los mismos entre los hogares. Finalmente, analizaremos su
impacto en la vida de los hogares de los pequeños productores.
Las preguntas que queremos responder en esta sección son:
1. ¿Sufren shocks los hogares rurales?
2. ¿Cuántos y cuáles shocks?
3. ¿Qué estrategias usan para enfrentarlos?
4. ¿Qué hogares son los que sufren estos shocks? ¿Los más
pobres?
5. ¿Repercuten los shocks en la economía y en las decisiones del hogar
que los sufre?
Lo que sigue se basa en el análisis de dos casos, los valles de Piura y
del Mantaro, en los que durante el 2003 y 2004 visitamos a una muestra de
788 hogares de productores agropecuarios a los que aplicamos una extensa
encuesta.18 La encuesta incluyó en ambos años un módulo especial con
preguntas sobre eventos inesperados negativos (desgracias, shocks negativos)
y positivos (shocks positivos).19 Como veremos, en los valles de Piura se
registró un shock que no fue captado por la encuesta: los altos precios del
arroz.
18
En realidad, en el 2003 se visitaron más hogares, pero hemos decidido trabajar con
el grupo que fue entrevistado en ambos años.
19
Se tuvo mucho cuidado al preguntar por esos eventos. En el caso de los shocks
positivos, la pregunta exacta fue: “Entre octubre 2002-2003 y septiembre 20032004, ¿sucedió que [descripción del evento positivo]?”. En el caso de los shocks
negativos, la pregunta exacta fue: “Ahora quisiera preguntarle por los eventos
inesperados negativos (desgracias) que han provocado pérdidas económicas para
el hogar (desde octubre 2002-2003 hasta septiembre 2003-2004”. Al hacer esta
introducción general, el encuestador debía leer el listado de eventos negativos y
repreguntar: “¿sufrió [descripción del evento]?”.
120
1.
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
La presencia de shocks en los valles de Piura
y el valle del Mantaro
La primera constatación que obtenemos de los hogares visitados es que,
efectivamente, ellos sufren shocks de manera frecuente y que son conscientes
tanto de su presencia como de que son imprevisibles y de su impacto. La
segunda constatación es que el año 2003 fue distinto al 2004 en esta
materia, pues en este último año se registró una sequía. Es decir, en el
2004 hubo un shock covariado (ver recuadro sobre la sequía), mientras que
el 2003 fue un año relativamente normal en cuanto al clima.
Gráfico 2
SHOCKS IDIOSINCRÁSICOS Y COVARIADOS
% RESPECTO AL TOTAL DE HOGARES
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: IEP
Como se aprecia en el gráfico 2, en el 2003 cerca de un tercio de los
hogares encuestados en los valles de Piura y casi la mitad de los visitados
en el valle del Mantaro reportaron haber tenido al menos un evento inesperado
negativo. Como veremos más adelante en Piura el grueso de los eventos
inesperados se relacionó con eventos idiosincrásicos (enfermedades, robos),
mientras que en el valle del Mantaro hubo una combinación de este tipo de
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
121
Recuadro 1
LA SEQUÍA DEL 2004 EN LOS VALLES DE PIURA Y EL VALLE DEL MANTARO
La sequía registrada en la campaña 2003-2004 fue bastante seria. Según
datos del SENAMHI, el déficit de lluvias estacionales de la sierra superó el
40%1 hacia noviembre del 2003,2 provocando el desfase de las siembras de
la campaña grande en la sierra y de la campaña chica de la costa,3 con
sistemas de riego pero con escaso caudal de ríos y el agotamiento de los
reservorios que los atendían.4
En su reporte de enero del 2004, Defensa Civil afirmó que las pérdidas
por la sequía en este período se calculaban en 31 mil hectáreas de cultivos
en todo el país y 50 mil hectáreas gravemente dañadas hacia febrero del
2004. Los departamentos más afectados fueron Cajamarca y Junín.5 El
departamento de Junín se declaró en emergencia el 28 de diciembre del
2003 mediante un decreto de urgencia.6 Además de la falta de lluvias, el
SENAMHI de Junín determinó que se estaba desarrollando una situación
climática atípica denominada “veranillo”, que se caracteriza por un intenso
calor en las mañanas y frío en las noches, intensificando las heladas.7 El río
Mantaro mantuvo un caudal 40% menor al promedio.
En los valles de Piura, los eventos de la campaña 2003-2004 implicaron
recortes en la cantidad de agua disponible, en la frecuencia de los turnos e
incluso en algunos casos el corte temporal del abastecimiento de agua.8 Las
pérdidas totales alcanzaron el orden de los 60 millones de soles situación
que hizo que el departamento de Piura fuera declarado en emergencia el 2
de abril del 2004. Los reservorios registraron niveles de más del 60% por
debajo de los promedios, al igual que los principales ríos de la región.
1
Salvo en Lima y Cajamarca, donde el déficit fue menor al 15%.
2
Fecha que marca el inicio de la temporada de lluvias.
3
Agosto-diciembre.
4
El reservorio de Poechos, por ejemplo, registró un promedio de 120 millones de metros
cúbicos de agua, pero necesita alcanzar 500 millones para satisfacer las necesidades de
la temporada agrícola.
5
Diario Expreso, 11/02/2004, citando información del Instituto Nacional de Defensa Civil
(INDECI).
6
El nivel de agua del río Mantaro estuvo muy por debajo del nivel promedio normal: en
el período de instalación (de agosto a diciembre) fue del 63% del nivel normal, y en el
período de crecimiento de los cultivos (de enero a abril) de sólo el 40% del nivel normal.
7
Enero del 2004.
8
Situación que se presentó sobre todo al inicio de la campaña 2004-2005.
122
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Cuadro 2
TUVO SHOCK NEGATIVO EN...
(EN LOS HOGARES DEL PANEL 2003-2004)
Valles de Piura
(N=481)
%
Valle del Mantaro
(N=307)
Casos
%
Casos
19.5
60
247
No tuvo shock negativo
15.2
73
Tuvo shock negativo en 2003 o 2004
84.8
408
80.5
Sólo 2003
7.1
34
14.7
45
Sólo 2004
52.0
250
32.9
101
Ambos años
25.8
124
32.9
101
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: IEP
shocks con sucesos asociados al clima (heladas, granizo) que afectaron, si
bien no a todos los hogares de la zona, si recurrentemente a ciertos grupos
(como los productores de maíz de una zona en particular) o localidades
más pequeñas.20 En el año 2004, vemos un incremento considerable de los
hogares afectados por un evento inesperado, sobre todo en el caso de los
valles de Piura, donde estos hogares llegan a ser más del doble.
En el cuadro 2 se muestra que sólo el 15% de los hogares encuestados
en los valles de Piura y el 20% de los encuestados en el valle del Mantaro
reportaron no haber sufrido shock negativo alguno en el bienio 2003-2004.
Esta cifra nos muestra que un grupo de hogares que sufrió un shock en el
2003 no sufrió ninguno en el 2004 y que muchos de los que sufrieron un
evento inesperado en el 2004 no habían sufrido lo mismo el año anterior.
La evidencia presentada muestra que:
—el porcentaje de hogares con eventos inesperados sucesivos es
importante: un cuarto de los hogares visitados en los valles de Piura
y un tercio en el valle del Mantaro sufrieron desgracias en ambos
años;
20
Lo que tiene mucho que ver con la diversidad de microclimas en la región analizada.
PORCENTAJE RESPECTO AL TOTAL DE HOGARES
123
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
Cuadro 3
TUVO SHOCK POSITIVO EN...
(EN LOS HOGARES DEL PANEL 2003-2004)
Valles de Piura
(N=481)
%
Valle del Mantaro
(N=307)
Casos
%
Casos
69.7
214
No tuvo shock positivo
69.9
336
Tuvo shock positivo en 2003 o 2004
30.1
145
30.3
93
Sólo 2003
7.9
38
17.3
53
Sólo 2004
19.3
93
9.8
30
2.9
14
3.3
10
Ambos años
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: IEP
—en un año “normal” (sin eventos climáticos especiales), como
el 2003, el porcentaje de hogares con eventos inesperados es
sustancialmente mayor en el valle del Mantaro que en los valles de
Piura;
—la sequía reportada en el 2004 tuvo mayor cobertura en los valles
de Piura que en el valle del Mantaro;
—el grupo de hogares que no tuvo ningún shock en ambos años es
relativamente pequeño.
La presencia de eventos inesperados positivos parece ser bastante menos
frecuente (aunque quizás muchos eventos positivos no son considerados
como inesperados). Sólo el 11% de los hogares encuestados en los valles
de Piura y el 20% en el Mantaro reportan haber tenido un shock positivo en
el 2003, y un 22% en Piura y 13% en el Mantaro reportan lo mismo para
el 2004.
En cuanto a los datos del bienio 2003-2004, sólo el 30% de los hogares
de Piura y el Mantaro presentaron shocks positivos (cuadro 3). En el caso
de Piura, hubo una mayor presencia de shocks positivos en el 2004, mientras
que en el Mantaro, la mayor cantidad se produjo en el 2003. Además, un
porcentaje muy pequeño de los hogares entrevistados tuvo un evento positivo
en ambos años (2.9% en Piura y 3.3% en Mantaro).
124
2.
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Los tipos de shocks
En un año de clima “normal”, como el de la campaña 2002-2003, los
shocks reportados por los encuestados en los valles de Piura y el valle del
Mantaro son distintos, no sólo por la mayor presencia de eventos negativos
(o conciencia de ellos) en el valle del Mantaro sino por el tipo de evento
inesperado. En Piura, en un año normal, tres de cada cuatro eventos negativos
recogidos en nuestra encuesta se refieren a sucesos que afectaron a los
hogares (enfermedades graves, muerte de algún miembro del hogar, robos
y/o daños a la vivienda, etc.). En el caso del valle del Mantaro, los eventos
negativos reportados fueron más variados. El 40% señaló eventos que
afectaron a los hogares (similar a Piura); el 36%, problemas con el clima;
y el 20%, eventos que afectaron severa y negativamente su producción
agropecuaria (pérdida de ganado, pérdida total o parcial de cosecha por
eventos no climáticos).
Para el año de la sequía, el 2004, no sólo se observa un mayor número
de hogares reportando haber sufrido un evento negativo (como vimos en el
cuadro 2) sino un cambio en la composición de estos eventos. En Piura, el
shock principal fue la sequía, haciendo que los eventos climáticos sean los
principales eventos negativos inesperados. Es interesante notar que este
cambio se da claramente en los valles de Piura, mientras que en el valle del
Mantaro el aumento en el número de eventos negativos registrados se distribuyó
en eventos de distinto tipo, siendo la sequía uno de ellos.21
Sin embargo, como veremos más adelante, la sequía, en los valles de
Piura, si bien no fue imperceptible (80% de los hogares la sintió, 64% tuvo
menos de 11% de agua, los turnos de riego se espaciaron, etc.),22 fue más
que controlada por el sistema de riego regulado (no cayeron los rendimientos,
se perdió muy poca producción, etc.). Por el contrario, en el valle del Mantaro,
si bien la sequía afectó a un porcentaje menor (pero significativo, 66%),
este grupo sufrió mayores estragos pues el sistema de riego regulado es
com-plementario a las lluvias.
Para la discusión que sigue hemos clasificado los shocks negativos
sobre la base de cuatro grandes tipos de “desgracias” (cuadro 4).
21
En nuestra encuesta recogimos un incremento de casi 200% en el número de eventos
negativos registrados en los valles de Piura y de 65% en el valle del Mantaro.
32
Ver C. Trivelli y S. Boucher (2005).
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
125
Cuadro 4
CLASIFICACIÓN DE SHOCKS
Tipo de
shock
Descripción
A1 Climático
A
Ejemplos
Sequía, helada, inundaciones, etc.
Característica
Covariado
Problemas con el
Pérdida de ganado, de tierra, de
maquinaria agrícola, plagas
Covariado o
idiosincrásico
Problemas con
Quiebre/cierre del negocio, pérdida de
producción, etc.
Idiosincrásico
A2 agro
A3 negocios no
agropecuarios
B
Robos y daños
materiales
Robos en la vivienda o a los miembros
del hogar, pérdida de tierra o robo de
maquinaria o mercadería
Idiosincrásico
C
Enfermedades
graves, muerte o
accidentes
De cualquier miembro del hogar o
pariente
Idiosincrásico
Otros shocks
Divorcio/ abandono, fiesta obligatoria
(bautizo, matrimonio), deforestación y
otros
Idiosincrásico
D
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: IEP
En el cuadro 5 se presenta la frecuencia con la que se presentó cada
tipo de shock en el 2003 y el 2004. Siete temas deben resaltarse. Primero,
la presencia de la sequía en el 2004 marca un cambio importante en la
composición de los shocks que afectan a estos hogares; segundo, existen
diferencias entre los hogares de Piura y el valle del Mantaro, sobre todo en
un año “normal”, la presencia de eventos climáticos de menor magnitud y
cobertura en el valle del Mantaro y la concentración de eventos tipo C
(enfermedades) en los valles de Piura lo explican; tercero, la importancia y
constancia de shocks tipo C en el tiempo, pues si bien pierden importancia
relativa ante la presencia de un shock climático como la sequía, en términos
absolutos es bastante estable el número de hogares con este tipo de evento,
tanto en Piura como en el valle del Mantaro; cuarto, muy asociado al
anterior, los shocks tipo C afectan a distintos hogares cada año, es reducido
el número de hogares que reporta en ambos años un evento inesperado de
126
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Cuadro 5
TIPOS DE SHOCK NEGATIVO QUE PRESENTARON LOS HOGARES
DEL PANEL 2003-2004
Valles de Piura (N=481)
Año 2003
%
Casos
Año 2004
%
Casos
Shock A
9.6
46
69.9
336
Shock B
2.3
11
5.6
27
Shock C
22.0
106
19.5
94
Shock D
4.6
22
7.7
37
Valle del Mantaro (N=307)
AÑO 2003
%
Casos
AÑO 2004
%
Casos
Shock A
30.3
93
52.8
162
Shock B
6.5
20
9.1
28
Shock C
16.9
52
19.9
61
Shock D
5.9
18
6.2
19
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: IEP
esta naturaleza; quinto, el porcentaje de hogares que cada año es afectado
por un evento negativo del tipo C es bastante similar en ambas regiones (se
sitúa entre 17 y 22%);23 sexto, el conjunto de hogares con eventos negativos
idiosincrásicos (todos menos A1 y A2) es significativo, pues casi llega a la
tercera parte de la muestra de hogares: en el año 2003, por ejemplo, fue de
26% del total de hogares, y en el año 2004, de 29% del total de la muestra de
hogares; y sétimo, los problemas inesperados que afectan a la producción
agropecuaria (A1 y A2) son variados, y no son sólo relacionados con el clima,
ya que existen también una serie de eventos de tipo idiosincrásico (pérdida
23
En una investigación previa realizada por C. Trivelli y S. Boucher (2002), encontramos
que en el valle de Huaral cerca del 27% en promedio de los hogares de pequeños
productores sufría desgracias de ese mismo tipo.
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
127
parcial de la cosecha por robos, pérdida del ganado por robo o muerte,
pérdida de tierra por juicios o invasiones, pérdida de maquinaria, etc.).
A continuación, discutimos con más detalle dos tipos de shocks, los
A1 y los C. Los primeros corresponden a lo que típicamente identificaríamos
como un shock covariado (sobre todo en el caso de la sequía del 2004), y
los segundos, como un shock idiosincrásico.
Los shocks tipo A1: clima
Los shocks que hemos considerado en el tipo A1 corresponden a anomalías
climáticas que afectan la producción agropecuaria.24 Entre estos shocks
Gráfico 3
VALLES DE PIURA Y VALLE DEL MANTARO: HOGARES AFECTADOS
POR SHOCKS CLIMÁTICOS (2003-2004)
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: IEP
24
Las anomalías climáticas que se presentaron en el 2003 fueron lluvias, exceso de
temperatura, granizada y heladas. En el año 2004 los eventos reportados fueron
inundaciones, sequía, exceso de lluvia, heladas, erosión e incremento de temperatura.
128
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
tenemos eventos con fenómenos muy localizados, como serían las heladas
en zonas específicas del valle del Mantaro o los cambios de temperatura en
periodos críticos del ciclo de un cultivo, que si bien pueden ser considerados
como un evento covariado, en realidad tienen un alcance (cobertura) limitado
a un grupo de productores (de un tipo de cultivo, piso ecológico o localidad).
Pero también tenemos fenómenos como la sequía que son fenómenos
covariados, con un impacto generalizado pero variado (en intensidad) en
la producción agrícola.
En el periodo y zonas que analizamos tenemos evidencia de ambos
tipos de shocks climáticos. El caso de los productores del valle del Mantaro
en el 2003 es un buen ejemplo de lo primero, mientras que el de los productores
piuranos en el 2004 lo es de lo segundo. Es interesante destacar que la
sequía, si bien fue percibida como un fenómeno covariado por los productores
del valle del Mantaro en el 2004, les causa menos preocupación a ellos que
a los productores piuranos. Para los productores del valle del Mantaro la
sequía es un evento climático más, pero que afecta a un grupo mayor de
productores (pues afecta a los que sufrieron heladas, granizo, etc.).
Al consultar a los productores de ambas zonas por los problemas
que habían tenido con el clima y con su producción agropecuaria, tratamos
de forzarlos a separar los shocks climáticos (heladas, granizo) de las consecuencias de los cambios en el clima (plagas, por ejemplo). Esta tarea no
fue fácil ni tenemos absoluta confianza en la separación de ambos tipos de
impactos. En el cuadro 6 se presenta la distribución de los eventos inesperados
asociados con la producción agropecuaria y los negocios del hogar. En
estos eventos, los A1 son los que netamente se refieren al clima. En el caso
de los valles de Piura, en esa categoría es donde ocurren los cambios entre
2003 y 2004, pues en el 2003 teníamos sólo 46 casos reportando problemas con la producción y los negocios, el 61% de ellos identificaba eventos
asociados con la producción (pérdida de una porción de la producción,
plagas), sólo 11 casos reportaron problemas con el clima. En el 2004, 336
casos reportaron problemas con su producción o negocios. El 94% reportó
algún evento climático (la sequía) y un 20% problemas con la producción.25
En el año normal, en los valles de Piura son más importantes los
eventos no directamente asociados con el clima, mientras que en el valle
del Mantaro sucede lo contrario.
25
Varios casos reportan ambos tipos de problemas (sequía y plagas, por ejemplo).
129
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
La sequía 2004: percepción de los productores
El 80% de los encuestados en los valles de Piura y el 66% de los encuestados
en el valle del Mantaro señalaron haber tenido menos agua que de costumbre.1
Esto se debió a la disminución en el volumen del agua y en la cantidad de
turnos de riego. Tal como se ve en el cuadro, la magnitud de la sequía no fue
la misma para todos, debido entre otras razones a la distinta ubicación de los
productores respecto a las fuentes de agua. Por ejemplo, los productores
ubicados en las terminales de los canales de riego son los que recibieron
menos agua y por ello percibieron el evento con mayor intensidad.
¿Cuánta menos agua hubo durante la campaña pasada para sus parcelas
en comparación con un año normal?
Afectados por la sequía
Piura
Casi igual
Valle
del
Mantaro
4.2
2.2
10% menos
16.6
10.4
Entre 11 y 20% menos
33.4
24.8
Entre 21 y 50% menos
34.5
53.5
Más de 50% menos
11.4
9.4
Total
100
100
N. ° hogares
386
202
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: IEP
Del grupo de agricultores que reportó haber tenido menos agua en la
campaña 2003-2004 que en la 2002-2003, el 72% en los valles de Piura y
el 90% en el valle del Mantaro señalaron que este shock afectó a todos los
productores de la zona. Es decir, reconocen este evento como un shock
covariado. Además, en opinión de los productores consultados la sequía de
la campaña pasada fue entre severa y moderada. Es decir, fue un evento
covariado, pero no un evento climático extremo con impactos devastadores
(como El Niño de 1998).
1
Los que respondieron de esta manera serán considerados los afectados por la
sequía. Sin embargo, es posible que el resto también haya sido afectado en alguna
medida. Nos basaremos sólo en los que sí se sienten afectados por la sequía.
130
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Cuadro 6
SHOCKS NEGATIVOS QUE AFECTAN LA PRODUCCIÓN
DE ENTRE LOS HOGARES CON SHOCK TIPO A
(PANEL 2003-2004)
Valles de Piura
Año 2003 (N=46)
%
Casos
Año 2004 (N=336)
%
Casos
Shock A1
23.9
11
93.5
314
Shock A2
60.9
28
19.6
66
Shock A3
19.6
9
4.8
16
Valle del Mantaro
Año 2003 (N=93) Año 2004 (N=162)
%
Casos
%
Casos
Shock A1
71.0
66
59.9
97
Shock A2
39.8
37
61.7
100
Shock A3
4.3
4
8.6
14
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: IEP
En el caso del valle del Mantaro, si bien la presencia de la sequía trae
un incremento en el número de eventos climáticos en el 2004, el cambio es
bastante menor al registrado en los valles de Piura. Esto se explica al menos
por dos factores. En primer lugar, el punto de partida es sustancialmente
diferente. En Piura, en el 2003, apenas el 2.3% de los hogares encuestados
reportó haber sufrido un shock climático, mientras que en el valle del Mantaro
hizo lo propio el 22% de los hogares (la diferencia en un año “normal” a la
que aludíamos antes). En segundo lugar, en Piura se atribuyó la “desgracia”
directamente a la sequía (de amplía difusión y discusión en la región),
mientras que en el Mantaro un grupo culpó directamente a la sequía de los
problemas, pero otro señaló efectos derivados de la misma (plagas, retrasos
en el desarrollo de los cultivos, etc.) como “desgracias”, al igual que había
sucedido en el 2003 (en el valle del Mantaro el 12% reportó problemas con
su producción, mientras que en Piura sólo el 5.8% lo hizo). Así, en el valle
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
131
del Mantaro el número de afectados por un evento climático crece de 66
casos a 97 solamente entre el 2003 y el 2004, pero el número de hogares
que señala haber tenido problemas con su producción agropecuaria
prácticamente se triplica (en los valles de Piura se duplica).
Los shocks idiosincrásicos26
Los eventos idiosincrásicos más importantes, más difundidos y relativamente
estables en ambos años y regiones son los eventos referidos a enfermedades
graves, accidentes y/o muerte de algún familiar (shocks tipo C). Como
vimos, cerca del 20% de los hogares de nuestra muestra en cada lugar y en
Gráfico 4
VALLES DE PIURA Y VALLE DEL MANTARO:
HOGARES AFECTADOS POR SHOCKS IDIOSINCRÁSICOS (2003-2004)
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: IEP
26
Considera los shocks tipo B, C y D.
132
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
cada año reporta haber sufrido una desgracia de este tipo. Desgracias que
implican gastos médicos o de sepelio y que además pueden implicar pérdidas
de fuentes de ingresos (pues el enfermo se ve imposibilitado de trabajar).
Sin embargo, estos no son los únicos shocks de este tipo que se presentan,
ya que los shocks asociados a problemas en los negocios no agrícolas y
otros shocks como divorcios/ abandono y pérdida de empleo también se
incluyen en este tipo. En total, el 30% de los hogares de la muestra en cada
lugar y en cada año reporta haber sufrido un shock idiosincrásico.
Es sorprendente la coincidencia de resultados respecto a la presencia
de este tipo de shock en ambos lugares (que han mostrado diferencias
marcadas). El 9.7% de los hogares encuestados en los valles de Piura y en
el valle del Mantaro reportaron este tipo de shocks en ambos años, cifras
que representan el 46% de los afectados por este tipo de desgracias cada
año. Es decir, algo más del 78% de los que reportan sufrir este tipo de
shocks los enfrentan una sola vez (al menos en el bienio analizado), con lo
cual la rotación de afectados por este evento es bastante alta.
Debemos recordar al leer esta información que los productores de
nuestra muestra, como en general los pequeños productores comerciales
de nuestro país, son bastante mayores. El promedio de edad del jefe de
hogar en el caso de Piura es de 57 y de 62 en el valle del Mantaro. Sin
embargo, al hacer las correlaciones entre la edad del jefe de hogar y la
presencia de los shocks idiosincrásicos, tenemos que no existe ninguna
relación entre las variables.27
Finalmente, hay que destacar que de este 30% de hogares que sufre
cada año un evento inesperado idiosincrásico, el grueso (dos tercios) sufre
eventos relacionados con la salud, la pérdida de algún familiar o algún
accidente. Este resultado nos obliga a pensar seriamente en los eventos
idiosincrásicos como eventos que afectan principalmente la salud de los
miembros del hogar, lo que implica una posible reducción en los activos
humanos de los hogares (como fuerza de trabajo) y un gasto adicional en
medicinas y atención de la salud, como consecuencias inmediatas de la
presencia de estos eventos.28
27
Los resultados de las correlaciones entre las variables “edad del jefe” y “presencia del
shock idiosincrásico” son para Piura: 0.0121 (año 2003) y 0.0909 (año 2004); y
para el Mantaro: 0.1106 (año 2003) y 0.0682 (año 2004).
28
En el caso de la muestra que analizamos, sólo en el 2004 incluimos preguntas sobre
la actividad laboral de quien enfermó. Encontramos que el 97% de los que se enfermaron estaba trabajando y en promedio percibía 1,184 soles como ingreso.
133
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
Cuadro 7
TIPOS DE SHOCKS POSITIVOS QUE PRESENTARON LOS HOGARES
DEL PANEL 2003-2004
Valles de Piura (N=481)
Año 2003
%
Año 2004
Casos
%
Casos
Consiguieron trabajo estable
1.0
5
1.2
6
Recibió nuevas remesas
5.6
27
2.3
11
Recibió una herencia
0.0
0
0.8
4
Recibió una donación del gobierno
1.9
9
6.9
33
Recibió algún regalo
2.1
10
11.4
55
Recibió una beca
0.2
1
1.0
5
Valle del Mantaro (N=307)
Año 2003
%
Casos
Año 2004
%
Casos
Consiguieron trabajo estable
4.2
13
2.6
8
Recibió nuevas remesas
9.1
28
3.3
10
Recibió una herencia
0.0
0
1.0
3
Recibió una donación del gobierno
2.6
8
0.3
1
Recibió algún regalo
5.9
18
4.6
14
Recibió una beca
1.3
4
3.3
10
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: IEP
Los shocks positivos
Entre los shocks positivos destacan tres tipos de eventos: regalos, donaciones
del gobierno y nuevas remesas. En los demás tipos de shocks positivos (del
cuadro 7) el número de casos y porcentaje es marginal (menos del 5%).
Respecto a los gastos que estos eventos traen, como discutiremos más adelante,
resultan significativos como incremento del gasto per cápita de los hogares que
sufren el evento.
134
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Gráfico 5
EVOLUCIÓN DEL PRECIO POR KILO DEL ARROZ (NUEVOS SOLES)
Fuente: SISAGRI - MINAG
Elaboración: IEP
Es interesante destacar que cuando se incrementa el número de hogares
afectados por un shock negativo y externo en los valles de Piura, también
se registra un incremento en los regalos, donaciones y nuevas remesas
recibidos por los hogares encuestados en esa región.29
a)
Un shock positivo de precios: el arroz
en los valles de Piura en el 2004 30
En el caso de los valles de Piura, en el 2004 se registró un shock positivo de
precios, explicado por el mayor precio del arroz, que generó un incremento
significativo en el ingreso bruto y neto agrícola. Este incremento en el ingreso
se explica por lo difundido del cultivo del arroz (52% de los encuestados
trabaja con él), y sobre todo, por los mayores precios de este cultivo durante
29
En el 2003, por ejemplo, tenemos que ninguno de los hogares que recibieron donaciones fueron afectados por un shock climático. Sin embargo, de los hogares que
recibieron un regalo o donación del gobierno en el 2004, dos tercios habían sido
afectados por él.
30
Ver C. Trivelli y S. Boucher (2005).
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
135
Gráfico 6
DISTRIBUCIÓN DE INGRESOS POR ARROZ, 2003-2004
(US$)
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: IEP
el 2004. Tal como se ve en el gráfico 5, los precios del arroz se duplicaron
en el 2004 respecto al año anterior.
Esto se constata también al evaluar la producción de arroz del 2004 a
precios del 2003, ya que encontramos que la distribución de los ingresos
es casi la misma que la del 2003. Es más, el ingreso neto promedio obtenido de multiplicar la producción del 2004 por los precios del 2003 no es distinto (estadísticamente) del ingreso promedio obtenido en el 2003 por los
productores.31
Es decir, el efecto precio se constituyó en un evento positivo durante el
año 2004, que mitigó los efectos negativos que pudo haber tenido la sequía
en los valles de Piura.
31
Las diferencias entre los ingresos de ambos años son significativas según el t estadístico (-10.386).
136
3.
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Estrategias para enfrentar los shocks
De la misma manera en que clasificamos los tipos de shocks, hemos
clasificado las acciones que tomaron los hogares para enfrentarlos. La
clasificación que proponemos busca ilustrar la relevancia de los distintos
mecanismos propuestos en la bibliografía como estrategias utilizadas para
lidiar con la presencia de este tipo de eventos negativos. En el cuadro 8,
presentamos las respuestas de los productores ante las preguntas de cómo
Cuadro 8
ACCIONES PARA ENFRENTAR LOS EVENTOS NEGATIVOS INESPERADOS
Acciones según la encuesta
Tipo de estrategia discutida en el marco conceptual
1 Enfrentó el shock solo, por
ejemplo, vendiendo activos o
bienes, trabajando más,
migrando temporal o
permanentemente, etc.
1. Reducir riesgo de actividades productivas
(autoseguro).
2. Mantener activos relativamente líquidos para
enfrentar costos de shocks.
7. Reducir consumo/ gasto/ ampliar/ cambiar
fuentes de ingreso.
2 Disminuyó sus gastos
(agrícolas, de consumo,
educativos, etc).
7. Reducir consumo/ gasto/ ampliar/ cambiar
fuentes de ingreso.
3 Recibió ayuda de otros
3. Mecanismos informales de seguro, seguros
(familiares, amigos,
mutuos.
instituciones), se refiere al uso 4. Apoyo del Estado.
del capital social y sistemas
informales de seguro.
4 Fue a los mercados de crédito 5. Seguros formales.
o seguro, es decir acudió a los 6. Crédito de consumo.
mercados de factores.
5 No hizo nada, ninguna
acción.1
1
Se asumen los costos, lo que implica disminución
de gastos y/o ampliar/cambiar fuentes de ingresos
(1, 2 o 7).Se busca apoyo del Estado, redes
sociales, capital social (3, 4).
Hemos incluido esta opción pues fue una respuesta frecuente en la encuesta. Desgraciadamente, no podemos saber a cuál de las dos opciones se alude con “no hizo nada”
y por ello el análisis se limita.
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: IEP
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
137
enfrentaron los eventos inesperados y relacionamos estas respuestas con
las estrategias planteadas en el cuadro 1.
La última opción entre las estrategias nos genera problemas. Como
veremos a continuación, el que muchos de los entrevistados señalen no
haber hecho nada encubre dos tipos de estrategias. La primera es la que se
refiere a los que efectivamente no hicieron nada ex ante pero tuvieron que
hacerlo ex post (como reducir gasto o ahorro) o no tuvieron que hacer
nada porque los efectos del evento fueron irrelevantes. La segunda se refiere
a quienes no hicieron nada ex ante y recibieron ayuda ex post para enfrentar
el evento (de familiares y amigos o del sector público, por ejemplo).
Desgraciadamente, nuestra información no permite saber cómo se distribuyen
los encuestados que no hicieron nada entre estas dos opciones.
Las acciones tomadas por los distintos hogares frente a los eventos
negativos varían considerablemente si tomamos en cuenta la naturaleza
del evento inesperado. No resulta útil analizar las estrategias frente a las
desgracias de manera agregada, pues los eventos covariados, ya sea por su
magnitud o cobertura (una localidad, valle, etc.), exigen estrategias
marcadamente distintas a las que se requiere para enfrentar una desgracia
de carácter idiosincrásico (una enfermedad, un robo). A continuación
discutimos las estrategias registradas ante cada tipo de evento.
Estrategias ante problemas con el clima (sequía)
Las acciones tomadas para enfrentar shocks tipo A1, los climáticos covariados, fueron en su mayoría el asumir las consecuencias negativas del
evento. Encontramos que la mayor parte optó en el 2003 por no emprender
ninguna acción. Sin embargo, ante la sequía del 2004 el 47% señala haber
reducido consumo o gastos para enfrentar la desgracia. Como vemos, la
estrategia no parece ser una estrategia, sino simplemente una respuesta a
un mal año productivo, que se traduce en menores ingresos agrícolas y con
ello en menores ingresos para el hogar, y por ende, o se reducen determinados
gastos o se buscan nuevas fuentes de ingresos o se recurre a los ahorros
(líquidos o en activos).
Entre los encuestados afectados por el clima hemos encontrado
reducciones en el gasto en alimentación, salud y educación. Por ejemplo,
en el caso del Mantaro para el año 2004 tenemos 83 hogares que declararon
no haber hecho nada frente a la sequía u otros problemas climáticos, pero
en la práctica y según los datos de la encuesta, 18 de ellos redujeron su
138
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Cuadro 9
ACCIONES TOMADAS FRENTE AL SHOCK TIPO A1
EN LOS HOGARES DEL PANEL 2003-2004
Valles de Piura
Año 2003
(N=11)
Enfrentó el shock solo
%
Casos
0.0
0
Valle del Mantaro
Año 2004
(N=314
%
9.2
Casos
29
Año 2003
(N=66)
Año 2004
(N=97)
%
Casos
%
Casos
3.0
2
8.2
8
Redujo consumo, gasto
0.0
0
46.8
147
13.6
9
2.1
2
Ayuda de otros/ capital social
0.0
0
5.7
18
6.1
4
3.1
3
de factores (crédito/seguro) 9.1
1
6.1
19
3.0
2
1.0
1
Ninguna acción
10
32.2
101
74.2
49
85.6
83
Acudió al mercado
90.9
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: IEP
gasto en salud y 36 redujeron sus gastos en salud y educación, respecto al
año anterior. De modo similar, en los valles de Piura se registran reducciones
significativas en gastos de consumo en hogares que sufrieron el shock; sin
embargo, estos no son generalizados, pues como ya mencionamos, una
parte importante de hogares en Piura enfrentó un evento positivo (buenos
precios).
Como se observa en cuadro 9, un porcentaje reducido de productores
señaló haber recurrido al mercado financiero o de seguros para enfrentar
este tipo de eventos. Siendo un grupo pequeño, es significativamente mayor
en los valles de Piura que en el valle del Mantaro, coincidiendo con el
mayor uso de servicios financieros que se registra en Piura respecto al valle
del Mantaro.
Tal como señala la teoría, nuestros resultados indican que este tipo de
eventos no se enfrenta recurriendo a sistemas informales de seguros ni a
redes sociales, sino a través de la reducción del consumo o gasto del hogar,
es decir, se asumen las consecuencias del evento en el marco de los activos
y consumo de cada hogar.32 En otras palabras, los “costos” de este tipo de
eventos son asumidos privadamente por quienes los enfrentan.
32
En una empresa esto sería una suerte de liquidación de los pasivos registrados por la
presencia del evento negativo.
139
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
Cuadro 10
ACCIONES TOMADAS FRENTE AL SHOCK IDIOSINCRÁSICO1/
EN LOS HOGARES DEL PANEL 2003-2004
Valles de Piura
Año 2003
(N=106)
Valle del Mantaro
AÑO 2004
(N=94)
%
Casos
AÑO 2003
(N=52)
%
Casos
AÑO 2004
(N=61)
%
Casos
%
Casos
Enfrentó el shock solo
0.8
1
30.0
42
9.0
7
26.1
24
Redujo consumo, gasto
11.1
14
24.3
34
17.9
14
7.6
7
Ayuda de otros/ capital social
34.9
44
38.6
54
33.3
26
29.3
27
Acudió al mercado
de factores (crédito/seguro)
21.4
27
13.6
19
19.2
15
7.6
7
Ninguna acción
31.7
40
0.0
0
20.5
16
29.3
27
1/ Considera los shocks tipo B, C y D.
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: IEP
Estrategias ante problemas idiosincrásicos
En cuanto a los shocks idiosincrásicos, tal como lo predice la bibliografía,
encontramos que los hogares los enfrentan recurriendo a la ayuda de otras
personas (familiares y amigos), como se muestra en el cuadro 10.
En el caso de los valles de Piura, es más clara la mayor importancia
de las estrategias basadas en las redes sociales (capital social de protección),
lo que se condice con que en los valles de Piura el porcentaje de hogares
que cuenta con este tipo de capital de protección prácticamente duplica el
registrado para los hogares del valle del Mantaro. Asimismo, el estudio de
Inurritegui explica la relevancia de este tipo de capital social en los valles
de Piura.33
En el valle del Mantaro, si bien el capital social es relevante, es mayor
la importancia de las respuestas privadas, individuales, ante la presencia
de una desgracia de carácter idiosincrásico. Los hogares del Mantaro, al
igual que en sus estrategias productivas y de generación de ingresos, parecen
ser unidades menos interdependientes de su entorno (social, político,
geográfico, etc.) que sus pares piuranos.
33
Ver el artículo de Marisol Inurritegui en este libro.
140
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Cabe destacar que si bien el uso del mercado financiero para enfrentar
este tipo de desgracias es relativamente reducido, no es despreciable. En
promedio, podemos decir que cerca de un 15% de los que sufren un evento
idiosincrásico acuden al sistema financiero (formal o informal) para poder
enfrentarlo. Este porcentaje supera largamente el registrado en el caso de
eventos climáticos covariados, y señala la importancia del recurso financiero
(crédito de consumo, sobre todo).
De lo discutido, podemos esbozar algunas conclusiones preliminares
sobre las estrategias utilizadas ante la presencia de determinados eventos
inesperados:
— Los shocks covariados y severos se traducen en reducciones del consumo,
pero sobre todo se asumen sus consecuencias en el marco de la economía
del hogar. Se consigue relativamente poca “ayuda” externa al hogar.
— El capital social de protección (bonding) es mencionado como una
estrategia sobre todo en los shocks idiosincrásicos, pero no en los demás.
Su importancia es mayor en los valles de Piura, donde más hogares
señalan poseer este tipo de redes sociales.
— El mercado financiero no parece ser una opción para enfrentar las
desgracias en el caso de un grupo relevante de hogares. Sin embargo,
en términos relativos, es mucho mayor el grupo que acude al mercado
de factores entre los que sufren un shock idiosincrásico que entre los
que sufren un shock covariado.
— Muchos no hacen nada o enfrentan las desgracias como mejor pueden
con sus propios recursos (ahorros, fuerza laboral, etc.). Este tipo de
estrategias privadas resultan más mencionadas en el valle del Mantaro.
4.
¿Quiénes sufren los shocks?
Hasta el momento, hemos observado los tipos de shocks que sufren los
pequeños productores comerciales de los valles de Piura y el valle del Mantaro
y las estrategias que usan para afrontarlos. Las estrategias familiares para
enfrentar eventos negativos dependen en gran parte de la situación económica
y social de los hogares: un evento de ese tipo afectará con mayor intensidad
a los hogares más “vulnerables”, es decir, a aquellos que cuenten con menos
activos o recursos para asumir los costos del shock y/o que no cuenten con
redes familiares y sociales.
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
141
Para identificar a los hogares “vulnerables”, hemos definido tres grandes
grupos de pequeños productores, tomando como punto de partida las líneas
de pobreza del INEI34 (cuadro 11). Estos tres grupos pretenden ilustrar, por
un lado, los niveles de heterogeneidad de los hogares de pequeños productores
en cada una de las zonas que analizamos, y por otro, constituyen una
propuesta de categoría que, partiendo de la dotación de activos y de la
capacidad de consumo de los hogares, busca discutir la importancia y
presencia de los eventos negativos en esos hogares. Los tres grupos que
hemos definido no son especialmente complejos; por el contrario, son una
ligera modificación de las categorías utilizadas tradicionalmente por los
estudiosos de los temas de pobreza.
El grupo con menos oportunidades lo constituyen los pobres extremos
que son los hogares con pocas oportunidades de desarrollarse privadamente
por su situación de indigencia. En nuestra muestra, este grupo corresponde
a los hogares que no lograron superar la línea de pobreza extrema estimada
por el INEI en el 2003 para cada región. El segundo grupo, los vulnerables,
está conformado por los hogares que tradicionalmente llamamos pobres
no extremos más aquellos que están en las inmediaciones de la línea de
pobreza no extrema definida por el INEI. Estos últimos son los hogares que
suelen llamarse no pobres, pero que se parecen más a los pobres que a los
ricos. Los hogares vulnerables logran a veces mejorar su situación, pero en
su mayoría de manera temporal, y no lo suficiente para mantenerse
continuamente fuera de la pobreza. Finalmente, el tercer grupo corresponde
a los acomodados, que son los que cuentan con mayores opciones de
desarrollarse a partir de sus propios recursos (privadamente) y los que logran mantenerse siempre fuera de las condiciones de pobreza, incluso en
los malos años.
34
Los hogares pobres extremos son los que están por debajo de la línea de pobreza
extrema definida por el INEI para cada ámbito (costa rural o sierra rural); los
vulnerables son aquellos cuyos ingresos se ubican en un rango definido por la línea
de pobreza extrema y una cota superior igual a la línea de pobreza (no extrema) más
un 35% en el valle del Mantaro y un 25% en los valles de Piura. Este rango acoge a
los hogares que se ubican en las inmediaciones de la pobreza. A este límite superior
se llegó después de un análisis de conglomerados entre los hogares por encima de la
pobreza total, y es el que define mejor (con mayor estabilidad) a los no pobres.
Aquellos hogares que tienen niveles de gasto superiores a este umbral tienden a
mantenerse en el grupo de no pobres, incluso ante la presencia de eventos inesperados
de gran magnitud.
142
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Cuadro 11
DISTRIBUCIÓN DE LA POBREZA SEGÚN LÍNEAS DE VULNERABILIDAD
(% DE HOGARES EN FUNCIÓN DEL GASTO PER CÁPITA ANUAL 2003)
Piura
Valle del Mantaro
Total
Acomodados
16.2
30.3
21.7
Vulnerables
45.5
40.1
43.4
Pobre extremo
Total
38.3
29.6
34.9
100.0
100.0
100.0
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: IEP
Sobre la base de estos grupos, tenemos que en nuestra muestra de
hogares de pequeños productores el grueso de los encuestados está en el
grupo intermedio, es decir, son hogares vulnerables. En el valle del Mantaro
el resto se divide en partes iguales entre pobres extremos y acomodados,
mientras que en los valles de Piura hay una mayor proporción de pobres
extremos, lo que hace que el segmento de acomodados sea relativamente
pequeño.35
Es importante destacar que la muestra de hogares con que trabajamos
registra niveles de pobreza menores que los de los hogares rurales del país.
En el caso del valle del Mantaro, utilizando la información del 2003, los
gastos promedio per cápita son de 803 US$/año, cifra que supera largamente
el gasto per cápita de la sierra rural recogido por la Encuesta Nacional de
Hogares (ENAHO) (580 US$/año). En el caso de los valles de Piura, el
gasto per cápita medio de la muestra de productores (595 US$/año) está
por debajo del ingreso medio de la costa rural recogido por ENAHO (980
US$/año).36 Estos resultados indican que sólo los productores piuranos no
pobres están mejor que el promedio de la costa norte, mientras que en el
35
Cabe destacar que esta clasificación se ha realizado utilizando la información del
2003 por dos razones: primero, porque fue un año “normal” para los encuestados
(sin sequía ni precios especialmente buenos), y después, porque nos permite utilizar
las líneas de pobreza estimadas para cada ámbito (costa rural y sierra rural) como
punto de referencia para definir los niveles de cada grupo.
36
Hay que reconocer que este nivel de gasto es elevado por la presencia de algunas
zonas rurales de la costa en plena expansión. Si tomamos sólo el resultado para la
costa norte rural, este valor desciende a US$ 788.
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
143
valle del Mantaro los acomodados y prácticamente todos los hogares
vulnerables están mejor que el promedio de hogares rurales de la sierra.
Esto último es discutible, pues estamos utilizando puntos de comparación
muy distintos. La sierra rural alberga los mayores niveles de incidencia de
pobreza, y por ello, la situación de los productores del valle del Mantaro es
leída como muy por encima de la media de su entorno. En los valles de
Piura ocurre lo contrario: la costa rural es uno de los entornos que ha
mostrado cambios positivos en la disminución de pobreza en los últimos
años, y más bien, los pequeños productores piuranos parecen haber quedado
relegados en ese proceso. Es decir, los hogares de los pequeños productores
del valle del Mantaro son un grupo privilegiado en comparación a los hogares
rurales de su entorno, mientras que los hogares de Piura reflejan más bien
a los menos exitosos de la costa rural.37
En el gráfico 7 se presenta la situación de ambos grupos. El eje horizontal
corresponde a las observaciones de la muestra en cada zona ordenada en
función de su nivel de consumo per cápita en el 2003 (en US$).38 La línea
horizontal inferior corresponde a la línea de pobreza extrema calculada por
el INEI.39 La línea que separa a los vulnerables de los acomodados varía en
cada ámbito, pues buscamos aquella que nos permita mejor caracterizar a
los acomodados. La línea que define a los acomodados es algo superior en
el valle del Mantaro, pues se ha definido como un porcentaje por encima
de la línea de pobreza no extrema de cada región.
Del 2003 al 2004, a pesar de que hubo varios cambios en el entorno
de los productores, los hogares acomodados prácticamente no cambiaron
de grupo. En el caso de los valles de Piura, un porcentaje importante de los
hogares vulnerables y pobres extremos pasó a una mejor condición gracias
a los buenos precios del arroz. Es evidente que en los valles de Piura un
buen año agrícola (con buenos precios) se traduce en mejores condiciones
37
Se puede abrir una interesante discusión sobre este punto. En la costa rural tenemos
varias experiencias de valles que han logrado innovar y adaptarse a las nuevas
condiciones de los mercados, mientras que los valles de Piura parecen haberse
quedado atrapados en una etapa que ya no existe, salvo honrosas excepciones,
como los productores de fruta para la agroexportación, que siguen siendo un grupo
relativamente pequeño en la zona.
38
La diferencia en el número de observaciones en cada zona explica el menor número
de datos para el valle del Mantaro.
39
Para unificar las líneas regionales y poder presentarlas en un solo gráfico, hemos
optado por pasar todo a precios de Lima y usar esa línea, esto sólo con fines gráficos.
144
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Gráfico 7 1
HOGARES ORDENADOS POR NIVELES DE GASTO PER CÁPITA (2003)
1
Para unificar las medidas (distintas por las diferencias de precios regionales), hemos graficado
las líneas llevando todos los valores a precios de Lima. El eje horizontal recoge el número
de observaciones, mientras que el eje vertical recoge el equivalente de gasto per cápita en
dólares.
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: IEP
para los productores, como sucedió con el arroz. Por el contrario, la sequía
afectó severamente a los productores de plátano que son parte del grupo
que empeoró su condición de pobreza. En todo caso, es probable que el
año siguiente, con precios normales para el arroz, los hogares vulnerables y
pobres extremos que en el 2004 llegaron al grupo de los acomodados,
regresen a su condición original.
En el caso del valle del Mantaro, encontramos algunos hogares
vulnerables que pasaron a ser pobres extremos y otros que pasaron a ser no
pobres. Pero también algunos hogares pobres extremos pasaron a ser
vulnerables. En esta zona, el sentido en que se mueven los hogares es
menos claro que en los valles de Piura. Sin embargo, aquellos que recurrieron
a cultivos más seguros (y menos rentables), como el maíz amiláceo y la
papa perricholi o los pastos, se mantuvieron en su nivel de pobreza o mejoraron su situación ligeramente, mientras que quienes plantaron cultivos
nuevos (como la papa capiro) vieron empeorar su situación a causa del
145
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
Cuadro 12
VALLES DE PIURA Y VALLE DEL MANTARO:
CARACTERÍSTICAS DE LOS HOGARES POR GRUPO DE VULNERABILIDAD
Valles de Piura
Valle del Mantaro
Acomo-
Vulne-
Pobres
dados
rables
extremos
Acomo- Vulnedados
Pobres
rables extremos
N° de personas del hogar
3
5
7
4
5
6
Tasa de dependencia (%)
22
22
18
34
31
26
Edad del jefe (años)
57
58
56
62
62
62
7
5
3
10
8
7
Educación del jefe (años)
Máxima educación del hogar
12
11
10
14
13
13
% hogares con agua
62.8
71.2
72.8
90.3
87.8
79.1
% hogares con desagüe
32.1
28.8
23.9
52.7
36.6
17.6
% hogares con electricidad
55.1
68.5
66.3
97.9
96.8
94.5
% hogares con teléfono
16.7
7.8
2.2
32.3
11.4
4.4
Área de tierra propia (ha)
6.13
3.88
3.23
6.53
2.03
1.58
Área de tierra trabajada (ha)
6.53
4.04
3.26
6.42
2.21
1.52
78
219
184
93
123
91
Número de hogares
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: IEP
mal año agrícola. Adicionalmente, encontramos que aquellos que sufrieron
un evento inesperado en el 2004 incrementaron su nivel de pobreza.
Los tres grupos de hogares analizados presentan diferencias importantes entre sí. La primera diferencia la encontramos a partir de los ingresos
promedio (per cápita). En nuestra muestra, los hogares en situación de
pobreza extrema tienen ingresos que representan apenas el 25% de los
ingresos de los acomodados y menos del 60% de los ingresos per cápita de
los hogares vulnerables.
Como puede verse en el cuadro 12, los productores más educados,
con familias más pequeñas y con mayor dotación de activos físicos son,
como era de esperarse, los acomodados. A pesar de mantenerse estas
características en ambas regiones, encontramos diferencias importantes entre
146
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Cuadro 13
VALLES DE PIURA Y VALLE DEL MANTARO:
IMPORTANCIA DE LA AGRICULTURA (EN US$ PER CÁPITA-VALORES MEDIANOS)
Valles de Piura
Valle del Mantaro
Vulne-
Pobres
Acomo-
dados
rables
extremos
dados
Ingreso no agropecuario
218
100
64
290
209
114
Ingreso agropecuario
787
358
135
425
114
65
1,321
620
289
992
491
221
25%
19%
30%
33%
62%
80%
Ingreso total
% ingreso no agro/
ingreso total
(medianas)
Vulne-
Pobres
Acomo-
rables extremos
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: IEP
los pares (por ejemplo, acomodados en los valles de Piura frente a
acomodados en el valle del Mantaro). Si bien los productores son más
educados y los jefes de hogar son mayores en el valle del Mantaro que en
Piura, para todos los grupos los hogares acomodados del valle del Mantaro
tienen significativamente más patrimonio y acceso a servicios básicos que
los acomodados de Piura.
Si bien los acomodados en ambas regiones tienen similar extensión
de tierra, ésta es en términos relativos mayor en el valle del Mantaro, donde
la media de hectáreas por hogar es significativamente menor que en los
valles de Piura. Asimismo, los pobres extremos en el valle del Mantaro
tienen significativamente menos tierra que los más pobres en Piura.
La diferencia principal, sin embargo, parece encontrarse en la importancia
de la actividad agrícola en las estrategias de generación de ingresos de los
productores. En el caso de los valles de Piura, los hogares vulnerables son
los más dependientes de los ingresos agropecuarios (sólo el 19% de sus
ingresos vienen de fuentes no agropecuarias); de ahí que un buen año
agrícola, como el 2003-2004, gracias al shock de precios del arroz,40 originó
un sustancial incremento en sus ingresos.
40
Los hogares que sembraron arroz en cada uno de los grupos fueron: 33.3% de los no
pobres; 58% de los vulnerables; y 52% de los pobres extremos. Los hogares que
sembraron plátano en cada uno de los grupos fueron: 35.9% de los no pobres;
27.9% de los vulnerables; y 20% de los pobres extremos.
147
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
Cuadro 14
VALLES DE PIURA Y VALLE DEL MANTARO:
ACCESO A SERVICIOS CLAVE PARA EL DESARROLLO
Valles de Piura
Acomo- Vulne-
Pobres
Valle del Mantaro
Acomo- Vulne-
dados
rables
extremos
28.2
30.6
22.8
37.6
17.1
13.2
(US$)-promedio
2,931
1,992
1,772
2,481
1,126
986
% con crédito no formal
29.5
34.7
42.4
16.1
21.1
18.7
% con cap. soc. de protección
30.8
40.2
45.7
15.1
22.8
23.1
% hogares con crédito formal
dados
Pobres
rables extremos
Monto de crédito formal
% con cap. soc. productivo
24.4
16.0
13.6
12.6
6.1
6.0
% con asistencia técnica
33.3
26.5
26.1
22.6
21.1
11.0
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: IEP
Es decir, el impacto de los cambios en las oportunidades agropecuarias
es diferente en cada región, pero también en los distintos grupos de cada
una de ellas, siendo en general los más afectados (para bien y para mal)
los productores de los valles de Piura, y al interior de cada región, los
vulnerables en los valles de Piura y los acomodados en el valle del Mantaro.
El capital social que poseen estos hogares parece ser otra variable
clave. A medida que los hogares son menos pobres, poseen más capital
social “productivo” y menos capital social de “protección”. Como era de
esperarse, las redes sociales de protección son más frecuentes entre los
más pobres en ambos entornos. La mayor presencia de organizaciones de
productores y en general de capital social de superación en los valles de
Piura tiene que ver justamente con la mayor importancia de la producción
agropecuaria en la economía de los hogares piuranos.41
De manera similar, el mayor acceso a los mercados de factores parece
relacionarse con los menores niveles de pobreza. Sin embargo, hay
importantes diferencias entre ambas regiones y al interior de ellas, como se
ve en el cuadro 14. El porcentaje de hogares de pequeños productores con
41
En las organizaciones productivas hemos excluido las juntas de regantes, pues todos
los productores pertenecen a una.
148
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
crédito y con asistencia técnica es marcadamente superior a lo que registran
las encuestas de hogares para el ámbito rural.42
A partir de estas características, podemos concluir que los hogares en
condición de pobreza extrema enfrentan una muy compleja situación, porque
tienen pocos activos productivos y activos de relativo poco valor en el mercado.
Los hogares vulnerables son los que entran y salen de la pobreza (no extrema);
cualquier pequeño cambio en el entorno (como una mejora en los precios
agropecuarios o nuevas oportunidades de empleo asalariado) o un evento
inesperado (bueno o malo) logran que estos hogares superen la línea de
pobreza, pero con grandes posibilidades de volver a caer en la condición de
pobreza. Los acomodados son el grupo que logra manejar las situaciones
difíciles, capitalizar las situaciones positivas en mejores oportunidades de
desarrollo, etc. Como era de esperarse, ellos son un grupo bastante estable,
mientras que entre los pobres extremos y los vulnerables hay más movilidad.
La presencia de eventos inesperados
La mayor incidencia de los shocks climáticos, como vimos en la sección
III.1, no sólo se da en el valle del Mantaro sino en los hogares vulnerables.
El 27% de los hogares vulnerables resultó afectado por este tipo de evento
en el 2003 y el 36% en el 2004. Cabe destacar que entre un año normal
(2003), donde como vimos los productores del valle del Mantaro sufren
varios problemas con el clima, y el año donde además se presentó la sequía
(2004), la presencia de shocks crece, sobre todo en los hogares más pobres
y menos en los acomodados. Esto posiblemente se explica por las mayores
posibilidades de los acomodados de articularse con el sistema de riego
regulado, por ejemplo, o por el acceso a otros mecanismos para agenciarse
agua si ésta falta. Entre el 2003, un año normal, y el 2004, un año seco, el
porcentaje de hogares acomodados que tuvo un shock climático sube de
20 a 27%, mientras que entre los pobres extremos pasa de 14% a 31%,
como puede verse en el cuadro 15.
En el caso de los valles de Piura, el shock covariado (la sequía en el
2004) afectó al 65% de los hogares, siendo los que más se ocuparon del
problema los hogares vulnerables y pobres extremos, como se muestra en
42
Por ejemplo, en el caso de la asistencia técnica, tanto las encuestas de hogares
(ENAHO) como el censo agropecuario muestran que menos del 10% de los productores
agropecuarios tienen acceso a ella.
149
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
CUADRO 15
VALLES DE PIURA Y VALLE DEL MANTARO:
PORCENTAJE DE HOGARES DE CADA GRUPO QUE SUFRIÓ UN SHOCK COVARIADO
Valles de Piura
Valle del Mantaro
2003
2004
2003
2004
Acomodados
1.3
59.0
20.4
26.9
Vulnerables
3.2
62.6
27.6
35.8
Pobres extremos
1.6
71.2
14.3
30.8
Total
2.3
65.3
21.5
31.6
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: IEP
el cuadro. Nuevamente, en el caso de los acomodados, la sequía resulta
menos importante porque ellos poseen más instrumentos para obtener agua
en un contexto de crisis (poder, organización, dinero, relaciones, etc.).
Es decir, los eventos climáticos, la sequía en particular, parece preocupar
y ser sentida en mayor medida por los hogares con menos recursos. Los
hogares acomodados, si bien perciben su presencia, parecen darle menos
importancia relativa que los hogares que dependen más de la oferta climática
natural (lluvia) o pública (sistema de riego). Además, como discutimos
antes, este tipo de eventos parece ser más relevante para los productores
de Piura que para los del valle del Mantaro, probablemente debido a la
mayor importancia del agro en los valles de Piura.
Respecto a los eventos idiosincrásicos, encontramos una situación
distinta. Los hogares de los valles de Piura y el valle del Mantaro no sólo
tienen el mismo porcentaje de hogares con un shock idiosincrásico (en el
2003 y 2004 el porcentaje fue de alrededor del 30%), sino que al interior de
los grupos de los acomodados, vulnerables y pobres extremos el porcentaje
de hogares afectados es homogéneo, como puede verse en el cuadro 16.
Los eventos idiosincrásicos son neutros respecto a las condiciones de
pobreza de los hogares que los sufren. Estos eventos afectan a todos por
igual. Desgraciadamente, las condiciones de los hogares afectados sí son
relevantes en cómo se enfrentan y sobrellevan estos eventos. En los hogares
pobres extremos y vulnerables en los valles de Piura se registra un incremento
significativo en los gastos del hogar cuando hay un shock idiosincrásico, al
150
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Cuadro 16
VALLES DE PIURA Y VALLE DEL MANTARO:
PORCENTAJE DE HOGARES DE CADA GRUPO QUE SUFRIÓ UN SHOCK IDIOSINCRÁSICO
Valles de Piura
Valle del Mantaro
2003
2004
2003
2004
Acomodados
25.6
28.2
28.0
26.9
Vulnerables
28.3
27.4
27.6
30.9
Pobres extremos
23.9
31.5
19.8
31.9
Total
26.2
29.1
25.4
30.0
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: IEP
igual que en los hogares vulnerables del valle del Mantaro. En los hogares
acomodados, en ambos lugares, la presencia de este tipo de desgracias no
coincide con mayores niveles de gasto per cápita.
Las estrategias frente a los shocks
Los hogares del valle del Mantaro suelen enfrentar los eventos climáticos
de manera privada e individual. La mayor parte de ellos los enfrenta reduciendo
gastos y/o consumo, solos (vendiendo activos, por ejemplo) o simplemente
no realizan ninguna acción para enfrentarlo.43 Tal como se ve en el gráfico
8, más del 80% de los hogares en todos los niveles (acomodados, vulnerables
y pobres extremos) enfrentan los shocks de esa manera. Sin embargo, como
se puede también ver, el porcentaje de hogares que recurre a otras estrategias
es mayor mientras menor es el nivel de pobreza.
En todos los casos, menos del 3% enfrenta un shock de este tipo
accediendo al mercado de crédito o seguro y/o con ayuda de otros. Entre
los acomodados, el 1% recurrió al mercado de crédito, mientras que sólo el
2% hizo lo mismo entre los vulnerables. Ninguno de los pobres extremos
recurrió al mercado de crédito para enfrentar el shock climático en el valle
del Mantaro.
43
Este tipo de estrategia será llamada “acción A” en los gráficos.
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
151
Gráfico 8
PORCENTAJE DE HOGARES DEL VALLE DEL MANTARO CON ACCIÓN A
FRENTE A EVENTOS CLIMÁTICOS, SEGÚN NIVELES ANALIZADOS
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: IEP
En el caso de los productores de los valles de Piura, la mayoría señaló
haber enfrentado el evento solo, pero esto no tiene mucha relevancia para
el análisis, toda vez que la mayor parte enfrentó junto con la sequía un
shock positivo de precios.
Frente a los eventos idiosincrásicos, la situación es distinta. Un buen
porcentaje de los productores del valle del Mantaro señala no enfrentar el
evento de manera privada, sino haber recurrido a otros, sobre todo a redes
de familiares y amigos y/o redes de protección (capital social), y en menor
medida, a los mercados financieros y de seguros. Entre los piuranos las
opciones están bastante bien repartidas entre enfrentar el evento de manera
privada, solos, y acudir a las redes sociales y/o a los mercados de crédito.44
152
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Cuadro 17
VALLES DE PIURA Y VALLE DEL MANTARO:
HOGARES CON ACCIÓN B FRENTE A EVENTOS IDIOSINCRÁSICOS (2004)
Valles de Piura
Acomo- Vulne- Pobres Total
dados rables extremos
Valle del Mantaro
Acomo- Vulne- Pobres Total
dados rables extremos
No responde
con acción B
40.9
51.7
48.3
48.6
64.0
71.1
51.7
63.0
Acción B
59.1
48.3
51.7
51.4
36.0
29.0
48.3
37.0
100.0
100.0
100.0
100.0
100.0
100.0
100.0
100.0
22.0
60.0
58.0
140.0
25.0
380
29.0
92.0
Total
N
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: IEP
5.
Repercusión de los shocks en los hogares
En esta sección discutimos brevemente la repercusión de los eventos
inesperados en la economía de los hogares de los pequeños productores.
Para ello nos centramos en la relación entre la presencia de un evento
inesperado y tres variables de resultado: el ingreso total del hogar; el ingreso
neto agropecuario; y el nivel de gasto en consumo del hogar (alimentos,
salud, educación, etc.).
Lo que encontramos fue que los eventos covariados, positivos o
negativos, afectan de manera significativa el nivel de ingresos de los hogares.
Como los eventos covariados que analizamos se relacionan directamente
con la producción agropecuaria (la sequía en el caso del valle del Mantaro
y los buenos precios del arroz en el de Piura), ellos influyen en los niveles de
ingresos de los hogares a través de su relación con los ingresos netos
agropecuarios. El efecto final de estos shocks sobre los ingresos del hogar
depende entonces, por un lado, del impacto del shock sobre el ingreso
agropecuario y, por otro, de la importancia de la actividad agropecuaria en
el ingreso total del hogar.
Los eventos idiosincrásicos, por su parte, no parecen tener relación
con el nivel de ingreso de los hogares de los pequeños productores, lo que
44
En ambos casos, cuando señalamos que recurrieron a otros, redes y mercado
financiero, la opción mayoritaria está en las redes. En todos los casos un porcentaje
pequeño recurre al mercado financiero (pero un porcentaje mayor que cero).
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
153
revelaría que al enfrentar un evento de este tipo, los hogares son exitosos y
logran paliar sus efectos negativos impidiendo que ellos afecten de manera
significativa sus niveles de actividad. Sin embargo, estos eventos sí se traducen
en mayores gastos para los hogares y con ello su “rentabilidad” neta podría
resultar afectada (pues sus ingresos no cambian, pero aumentan sus gastos).
Como se aprecia en el anexo al final de este artículo, tanto en los
valles de Piura como en el valle del Mantaro la presencia de eventos
covariados (sequía en el valle del Mantaro y buenos precios del arroz en los
valles de Piura) se relaciona significativamente con los ingresos netos
agropecuarios y con los ingresos totales de los hogares. Además, como era
de esperar, los hogares más agropecuarios son los que registran una mayor
importancia para el evento inesperado.
La importancia de un evento inesperado negativo de características
covariadas se ilustra muy bien con el caso del valle del Mantaro y la sequía.
Allí, encontramos que el efecto de los eventos climáticos resulta significativo
y negativo sólo cuando se trata de eventos de características covariadas.
En el cuadro 18, que presenta un resumen de las regresiones del anexo,
encontramos que la presencia de un evento inesperado climático sólo resulta
significativa en el 2004, tanto en la explicación del nivel de ingreso total
como en la del ingreso agropecuario. Si bien en el 2003 se presentaron
problemas con el clima, ninguno de ellos tuvo un alcance suficiente como
para ser considerado un shock covariado.
Al analizar con mayor detalle la relación entre los ingresos agropecuarios
y totales y la presencia de eventos climáticos, encontramos que el efecto
neto del shock depende mucho de cómo este evento(s) climático(s) afecta
los distintos cultivos de la zona. En el 2004 el shock afectó negativamente
sobre todo a los productores de un cultivo (papa capiro), y la propia sequía
no afectó a otros cultivos/ productores/ zonas de la misma manera (lo que
también se explica porque la diversidad de microclimas en el valle del
Mantaro evita que el conjunto de productores de un cultivo se vea afectado
por un evento que se manifiesta con diversas intensidades en cada zona).
Por ello vale recordar que los productores de papa capiro no son muchos
(9% de la muestra) y que en su mayoría se ubican entre los productores
acomodados. Los productores de esta papa son los que mayor uso hacen
de factores productivos: casi 40% tuvo asistencia técnica en el 2004, cuando
sólo el 19% del total de los productores del valle del Mantaro accedió a
ella, y el 32% tuvo crédito formal, en comparación al 20% que tuvo ese
tipo de crédito en el conjunto de la muestra. Son, también, los que en
154
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
términos relativos participan más en organizaciones de productores con
fines productivos. Justamente estas características hacen que los hogares
de estos productores, a pesar de depender bastante del sector agropecuario
(19% de su ingreso proviene de actividades no agropecuarias), tengan
mecanismos propios para contrarrestar los efectos que el evento negativo
causó en parte de su actividad productiva (el 96% de los hogares con papa
capiro tuvo además otro cultivo). Por estas razones, es lógico que a pesar
de sus efectos negativos, la sequía no se traduzca en cambios en los niveles
de gasto (consumo) de los hogares.
Este resultado abre una discusión interesante respecto a los cultivos
nuevos y de mayor rentabilidad, pero también más delicados y con mayor
riesgo, como la papa capiro. Recordemos que esta papa requiere de mayor
inversión, tecnología y articulación con el sector agroindustrial, y que además,
si no logra ser colocada en la agroindustria, tiene un precio ínfimo en el
mercado. Pero también es un producto de mayor rentabilidad. En el 2003
el tener papa capiro resultaba una variable explicativa significativa y positiva
para explicar el ingreso agropecuario de los hogares. En el 2004 sucedió lo
contrario.
En el caso de los valles de Piura, encontramos la situación inversa.
Dado el shock positivo de precios, los supuestos afectados por la sequía, en
particular los arroceros, registran un efecto positivo y significativo de la
presencia de este tipo de evento. El evento inesperado, buenos precios del
arroz en este caso, resultó significativo y positivo en las regresiones del
ingreso total y neto agropecuario, como puede verse en el anexo. A diferencia
de lo registrado en el valle del Mantaro, al ser un evento que afecta a los
productores de todos los niveles de ingreso, el efecto es más difundido,
aunque hemos encontrado que quienes más aprovecharon los buenos precios
del arroz fueron, como suele suceder, los estratos más acomodados de la
distribución de ingreso.45
Finalmente, la presencia de eventos idiosincrásicos no resultó significativa
en ninguna de las regresiones de nivel ingreso (total o neto agropecuario),
en ninguna de las dos zonas, para ninguno de los dos años y en ninguno de
los tres grupos de hogares (pobres extremos, vulnerables y acomodados).
45
Al hacer un ejercicio de estimación de las elasticidades asociadas a las variables
incluidas en las regresiones presentadas en el anexo, encontramos que la elasticidad
ingreso asociada a la presencia del shock positivo era significativa y mayor para los
hogares que pertenecen al estrato de acomodados que para el resto.
155
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
Cuadro 18
VALLE DEL MANTARO: REGRESIONES DEL INGRESO TOTAL Y NETO AGROPECUARIOS 1/
RELACIONES Y NIVELES DE SIGNIFICANCIA 2/
NIT03
Shock covariado (si=1)
Shock idiosincrásico (si=1)
Área total de parcelas trabajadas
Patrimonio
Nº de parcelas propias con título
Asistencia técnica (si=1)
No tuvo crédito formal
Pertenece a una asociación productiva
Educación del jefe
Educación máxima del hogar
Tasa de dependencia
Edad del jefe
Sexo del jefe (h=1)
Edad del jefe ^2
Comunicación
Experiencia
Experiencia ^2
Información
Huancayo
Concepción
Jauja
Chupaca
N
F
r2
r2_a
NIT04
(-)***
(+)**
INA03
INA04
(-)***
(+)***
(+)*
(-)**
(+)*
(+)*
(+)*
(+)**
(+)*
(-)*
(+)**
(-)**
(+)***
(-)*
(+)**
307
10.08
0.69
0.66
(+)***
(+)***
(-)**
(+)***
(+)*
(+)*
(+)*
307
12.52
0.46
0.41
307
4.68
0.61
0.58
(+)**
(+)***
(-)*
(+)**
(+)**
(+)**
(+)*
307
3.97
0.25
0.2
1/
NIT03= nuevo ingreso total 03; NIT04= nuevo ingreso total 04; INA03= ingreso neto agrícola 03;
INA04= ingreso neto agrícola 04
2/
* p<.1; ** p<.05; *** p<.01
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: IEP
156
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Cuadro 19
VALLE DEL MANTARO: REGRESIONES SOBRE EL GASTO EN CONSUMO
RELACIONES Y NIVELES DE SIGNIFICANCIA1/
2004
2003
Shock covariado (si=1)
Shock idiosincrásico (si=1)
(+)*
Área total de parcelas trabajadas
Patrimonio
(+)***
(+)**
(+)***
(+)***
Educación del jefe
Educación máxima del hogar
(+)*
(+)*
(+)***
Tasa de dependencia
Edad del jefe
Sexo del jefe (h=1)
(-)***
(-)*
Edad del jefe ^2
Comunicación
(+)*
(+)***
Nº de parcelas propias con título
Asistencia técnica (si=1)
No tuvo crédito formal
Pertenece a una asociación productiva
(+)***
Experiencia
Experiencia ^2
Información
Huancayo
(+)***
(+)**
Concepción
Jauja
(+)*
(+)*
Chupaca
N
(+)**
307
307
F
r2
68.34
0.85
67.47
0.72
r2_a
0.84
0.70
1/
* p<.1; ** p<.05; *** p<.01
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: IEP
(+)**
157
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
Cuadro 20
VALLES DE PIURA: REGRESIONES SOBRE EL GASTO EN CONSUMO.
RELACIONES Y NIVELES DE SIGNIFICANCIA1/
2004
2003
(+)***
(+)**
Shock covariado (si=1)
Shock idiosincratico (si=1)
Área total de parcelas trabajadas
Patrimonio
Nº de parcelas propias con título
Asistencia técnica (si=1)
No tuvo crédito formal
Pertenece a una asociación productiva
Educación del jefe
(+)***
Educación máxima del hogar
Tasa de dependencia
(+)***
(-)***
(+)***
(+)***
(+)***
(+)***
(+)*
Bajo y medio Piura
N
481
481
F
r2
104.38
0.82
105.04
0.79
r2_a
0.81
0.78
Edad del jefe
Sexo del jefe (h=1)
Edad del jefe ^2
Comunicación
Experiencia
Experiencia ^2
Información
Alto Piura
Chira
San Lorenzo
1/
* p<.1; ** p<.05; *** p<.01
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: IEP
158
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Es decir, los eventos idiosincrásicos no parecen guardar relación alguna con
los ingresos de los hogares de los pequeños productores.
La presencia de estos eventos más bien tiene consecuencias a nivel del
consumo de los hogares, que se incrementa. Este resultado tiene mucha
lógica si recordamos que dos tercios de los eventos de esa naturaleza
corresponden a enfermedades, accidentes o muerte de algún familiar. Como
se puede ver en el anexo, y se resume en el cuadro 19, la presencia de
eventos idiosincrásicos resulta positiva y significativa en los niveles de consumo
de los hogares.46
A analizar en qué segmentos esta relación es mayor, encontramos que
son los estratos vulnerables de ambas regiones, además de los pobres extremos
en los valles de Piura, los que en el 2004 ven un cambio mayor en sus
niveles de consumo relacionado con un evento idiosincrásico.47
Como se desprende de los cuadros 19 y 20, los eventos covariados no
afectan los niveles de gasto (consumo), como sí lo hacen los idiosincrásicos.
En el caso del valle del Mantaro, como señalamos, esto puede deberse a
que los más duramente afectados por la sequía fueron los productores más
acomodados y ellos poseen mecanismos para procesar sus pérdidas sin
afectar su nivel de bienestar. En el caso de los valles de Piura, al ser un
evento positivo, éste se traduce probablemente más en consumo suntuario
y repago de obligaciones que en cambios en el consumo corriente de los
hogares.
IV. Dilemas y opciones de política para enfrentar
mejor los shocks
De lo presentado en las secciones anteriores, la discusión que sigue busca
presentar algunas áreas en las que se debe avanzar con el fin de mejorar las
opciones de los hogares de pequeños productores frente un evento inesperado.
Pero también busca llamar la atención sobre las diferentes medidas que se
requieren para atender las características de los distintos grupos de pequeños
productores.
46
Con la excepción del año 2003 para el valle del Mantaro.
47
Para el 2004, hemos estimado elasticidades del gasto en consumo respecto de la
presencia de un evento idiosincrásico. Los resultados indican que esta elasticidad fue
de 7% en el caso de los hogares pobres extremos en los valles de Piura, 4.4% en los
hogares vulnerables en los valles de Piura, y 3% en los hogares vulnerables en el valle
del Mantaro ante la presencia de un evento inesperado.
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
159
Las siguientes propuestas de política pretenden ser relevantes en la
discusión actual y recoger los principales resultados presentados en este
artículo.
1.
Capital social de protección
Como hemos visto a lo largo de este artículo, el capital social de protección
(bonding social capital) resulta un instrumento efectivo y de uso muy difundido
entre los hogares, especialmente ante la presencia de eventos idiosincrásicos.
Hemos encontrado también que la versión más convencional de este tipo
de capital social (organizaciones, redes sociales y familiares) cobra mayor
presencia a medida que los hogares se hacen más pobres. Pero también
hemos visto, a través de la información más cualitativa de este estudio, que
una parte importante de las redes que cultivan los hogares de productores
es de carácter político y se desarrolla con el sector público, sobre todo en el
caso de los valles de Piura.
Los hogares rurales tienen un tejido social y político bastante dinámico
y muy funcional en los momentos difíciles, especialmente para enfrentar
eventos idiosincrásicos. Esos mecanismos deben apoyarse y consolidarse,
pero ha de tenerse en claro que su potencial es limitado como mecanismo
de seguro ante catástrofes mayores. Debemos destacar que la mayor parte
de estas redes se da entre pares, es decir entre individuos o grupos con
características similares a los productores analizados, y por ende, con limitada
capacidad de respuesta ante eventos de mayor envergadura.
Como lo indica la bibliografía y este estudio corrobora, el capital social
de protección cumple una función central para enfrentar situaciones adversas,
sobre todo en los estratos más pobres. Sin embargo, tiene poco o nulo
impacto para enfrentar catástrofes. Son más bien el capital más político y
las relaciones con el sector público los que parecen actuar ante situaciones
de mayor envergadura. Pero este capital más político no está al alcance de
todos: requiere de organización, de relaciones estrechas entre los productores y el sector público, de intermediarios privados (como las agroindustrias) y, sobre todo, de una escala suficiente para establecer un mínimo de
poder. Esto raramente se encuentra en el marco de los hogares de pequeños
productores. A pesar de ello, nos aventuramos a plantear que los productores
arroceros, organizados sobre todo a partir del sistema de riego en los valles
de Piura, son un caso exitoso de uso (y abuso) de este tipo de poder. Por el
160
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
contrario, los productores del valle del Mantaro son una muestra de los
grupos que no han logrado obtener ese tipo de capital.
2.
Qué nos ofrecen los mercados
En el marco de la economía de mercado en la que supuestamente nos
movemos, deberían ser los mercados los que permitan a los productores
sobrellevar estos eventos inesperados o los que ofrezcan alternativas para
enfrentarlos, brindándoles incentivos para reducir su vulnerabilidad o
herramientas para enfrentar los efectos adversos. Operando competitivamente
y con más transparencia, los mercados de factores pueden y deben constituir
oportunidades para un mejor manejo de los riesgos que influyen en las
decisiones de los productores y pueden ofrecer herramientas para enfrentar
a menor costo las desgracias.48
El ejemplo de libro de texto es el de los mercados de seguros, donde
los productores con distintos perfiles de riesgo logran articularse y protegerse.
Ante la presencia de actividades riesgosas, como la producción agropecuaria,
uno esperaría que exista en el país un mercado de seguros que permita a
los productores enfrentar sus problemas. Pero ese mercado no existe hoy
en día en el Perú. Sin bien se está discutiendo sobre el seguro agrario —su
relevancia para mejorar las condiciones productivas y los niveles de bienestar
de los productores y su rol en el desarrollo del sistema financiero—, determinar
las opciones viables de este tipo de seguro tomará un buen tiempo y requerirá
de un conjunto de decisiones técnicas y políticas.49
Por otro lado, el tema de los seguros no debe limitarse al seguro agrario.
Hay otro tipo de seguros que resultarían clave para mejorar el bienestar de
los hogares de los pequeños productores, y que si bien no directamente,
podrían conducir a actividades productivas más rentables. Dos ejemplos se
derivan de lo discutido en este artículo: los seguros de salud y de vida y las
mejoras en la seguridad ciudadana.
48
Poseer mejores herramientas para enfrentar las desgracias parece clave. Recordemos
que hoy el grueso de los afectados por una desgracia la enfrenta solo o recurriendo
a sus pares.
49
Estamos todavía discutiendo cuál ha de ser el rol del Estado (el Ministerio de Agricultura), el tipo de “cliente” que tendría un seguro, las posibilidades de reasegurar a
estos clientes, la necesidad de subsidiar el producto, etc.
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
161
El acceso a los servicios de salud (consultas, tratamientos y medicinas)
parece ser clave para estos hogares, de los que cada año un grupo importante
enfrenta una desgraciada ligada a la salud. Un seguro de salud efectivo se
traduciría directamente en mejores condiciones para enfrentar un evento
negativo idiosincrásico, y además, podría incentivar a cambios en los patrones de ahorro (porque no se requeriría tener activos o ahorros líquidos
para enfrentar una emergencia) y a un mayor uso del mercado de créditos
(pues se reduce el miedo a no poder repagar las obligaciones ante un problema
de salud), etc. Del mismo modo, hemos visto en esta investigación que
ante la muerte de un miembro del hogar, hay una situación de apremio
pues se requiere del apoyo de terceros para enfrentar el sepelio, las misas y
demás. Un seguro de vida (de muerte en realidad) que entregue recursos
para cubrir esos gastos (que según nuestro estudio se sitúan alrededor de
los 600 soles) sería relevante para los hogares, y de ser difundido, podría ser
muy barato. Finalmente, el asunto de la seguridad ciudadana no parece ser
menor. Los robos, tanto de activos físicos como de cosecha, son frecuentes.
Hemos encontrado casos en los que se opta por dejar de cultivar un producto
determinado porque el costo de protegerlo de un hurto es demasiado alto,
alterando con ello la elección de la estrategia productiva más eficiente.50
Sin embargo, el mercado de seguros no es la única alternativa para
enfrentar de mejor manera la vulnerabilidad de los productores. En el caso
de los eventos idiosincrásicos, es clave el crédito de consumo, que ha venido
desarrollándose pero todavía tímidamente en las zonas rurales. Otro ejemplo serían las políticas de refinanciación claras y definidas ex ante para
enfrentar la presencia de shocks covariados, que permitirían que los productores acudieran más al mercado de crédito para aprovechar mejor sus otros
factores productivos. Para lograr esto se requiere de una acción concertada
entre el sector público, el ente regulador y las entidades financieras.51
El mercado de tierras (si bien con poco movimiento en cuanto a compraventa), viene dinamizándose en términos de alquileres. Éste es un recurso
valioso en tiempos de incertidumbre, de falta de capital o de limitaciones
en la fuerza de trabajo del hogar (por ejemplo, a causa de una enfermedad). En un estudio sobre los efectos de la sequía, encontramos que ante
50
En otras zonas también es común encontrar casos de robos de frutales e incluso de
cosechas de algodón, situaciones que obligan a los productores a contratar guardias
armados para proteger los cultivos.
51
Esto ya sucede en el mercado semiformal e informal.
162
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
la eventual presencia de un fenómeno climático los productores con menos
respaldo recurren en alguna medida a ese mercado (alquilan sólo parte de
su tierra) para obtener liquidez segura (alquiler) y liberar su fuerza de trabajo
(que puede venderse luego en el sector agropecuario o fuera de él). Ese
mercado, sin embargo, aún no opera fluidamente: la propiedad tiene problemas legales (titulación, documentación de posesionarios, etc.), sus costos
de transacción (tanto para la compra-venta como para otros procesos
judiciales) son altos, y no es considerado un mercado de fácil realización
(los predios son muy pequeños, están dispersos, etc.).
Finalmente, el mercado de trabajo viene cambiando, ya sea como
respuesta a la mayor integración de las zonas rurales a las urbanas (caminos
rurales, transporte colectivo, comunicaciones, etc.) y/o como respuesta al
creciente dinamismo económico de las regiones (por la descentralización,
por los mayores recursos en los niveles subnacionales de gobierno, por el
desarrollo de actividades productivas fuera de los grandes ejes urbanos,
como la agroexportación, el turismo y la minería). Los mercados de trabajo
rurales han sido poco estudiados recientemente, pero es indudable que
constituyen una opción para los productores agropecuarios que, cada vez
más, buscan diversificar sus fuentes de ingresos, sobre todo en los malos
años agrícolas. El desarrollo de pequeños negocios rurales no agrícolas
complementa el rol que desempeñan estos mercados, muchas veces con
ofertas temporales de empleo, en ampliar los mecanismos de diversificación
de fuentes de ingreso.
3.
Estrategias para enfrentar los shocks
frente a estrategias para esperarlos
En este artículo nos hemos ocupado de mirar qué hacen los hogares de los
pequeños productores comerciales ante distintos tipos de eventos inesperados.
Hemos encontrado una multiplicidad de acciones, desde el uso de redes
sociales hasta la reducción en el consumo del hogar, para enfrentar la
situación adversa generada por un evento negativo. Hemos hallado que los
hogares logran mantener sus niveles de ingreso ante los eventos covariados,
que incrementan su consumo o des-ahorran ante la fatalidad. Es decir,
saben, mal que bien, cómo lidiar con este tipo de desgracias.
Este resultado nos lleva a plantear una discusión de fondo que no se
trata en este artículo más que de manera tangencial. Los hogares analizados
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
163
no llegan a la situación de enfrentar los eventos negativos como si nunca
los hubieran sufrido o esperado, y salen airosos. No, estos hogares definen
sus estrategias justamente de manera que les permita enfrentar este tipo de
eventos. Tienen distintas estrategias productivas y de generación de ingresos,
precisamente como un seguro ante este tipo de eventos, y vaya que son
exitosos. Asimismo, tienen estrategias de acumulación de activos de fácil
realización en los mercados locales e invierten tiempo y recursos en mantener
su capital social como parte de ese mismo esfuerzo. Cada uno de los estratos
y de las regiones enfrenta mercados distintos y diferentes arreglos sociales e
institucionales, lo que se traduce en estrategias distintas en cada caso. Los
hogares analizados en el valle del Mantaro diversifican no sólo en sus chacras
sino sobre todo en los sectores en los que generan su ingreso (agro y no
agro), más los más pobres, y confían menos en sus redes sociales, como
parece indicar el hecho de que optan más por las estrategias privadas e
individuales para enfrentar estos eventos (quizá por su propia historia, por
sus dotaciones de activos, por el dinamismo de sus mercados, etc.). Por su
parte, los productores piuranos están más organizados en líneas de productos,
poseen aparentemente más capital social y político, y optan por acciones
más colectivas que refuercen ese tipo de opción. El arroz parece enmarcarse
en esta apuesta por tener cultivos seguros, que son una buena base de
relación con la sociedad y política local.
Queremos enfatizar que los resultados presentados en este artículo dan
cuenta del relativo éxito de las estrategias de los hogares para enfrentar los
efectos adversos de eventos inesperados. Es decir, cuando se presentan, se
sabe qué hacer y se tiene cómo hacerlo, con más y menos grados de libertad.
Sin embargo, este éxito no es gratuito ni debe ser visto como un síntoma de
eficiencia. Es a lo más eficaz, es decir, permite a los hogares mantenerse en
una situación, pasar los efectos negativos de las desgracias y seguir adelante.
Pero también tiene un precio: no permite a los productores especializarse,
apostarlo todo por un cultivo más rentable (aunque seguramente más
riesgoso), tampoco permite utilizar los excedentes para invertirlos en mejorar
la productividad y rentabilidad de las explotaciones, pues hay que ahorrar
una parte de ellos para los años malos, etc.
El éxito de los hogares de los pequeños productores para enfrentar los
eventos adversos también puede estar en la base misma de sus limitadas
opciones de salir adelante, puede estarlos capturando en su situación actual,
que como vimos no es del todo mala, pero tampoco es del todo buena. En
ese sentido, se requiere un esfuerzo decidido de parte del sector público
164
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
para mejorar las condiciones de estos hogares ante una desgracia, sin que
ello implique limitar sus opciones de desarrollo.
Ante las desgracias covariadas, resulta clave que el sector público
tenga mecanismos claros de actuación. Si hay un problema climático, la
respuesta del sector público no puede depender de la influencia que tengan
los productores en las instancias que toman las decisiones. Sólo así
entendemos el éxito que tienen los productores de cinco o seis cultivos
principales en captar la ayuda del sector público, mientras que el resto
queda marginado. Del mismo modo, es clave avanzar en la discusión sobre
los sistemas de seguros, sin centrarse únicamente en la compleja opción de
los seguros agropecuarios sino abarcando también los seguros de salud y
de vida (muerte) y la seguridad ciudadana, entre otros elementos. Asimismo,
los esquemas que contemplen alternativas a la opción de “asumir solo” las
consecuencias de estos eventos resultan fundamentales; entre otros, hay
que discutir los programas de crédito, refinanciación o aseguramiento de
carteras, el desarrollo de créditos de libre disponibilidad y plazos largos de
repago, y la agilización de mecanismos para recibir apoyo de fuera.
Finalmente, es claro que con los riesgos que enfrentan los hogares de
los productores, las posibilidades de modernización, transformación e
intensificación en la pequeña agricultura son limitadas, y si se dan, serán
muy lentas. Sin una plataforma mínima que reduzca en algo la vulnerabilidad
de los hogares de los pequeños productores —sobre todo de los más pobres—
, es poco probable que los productores asuman una iniciativa para este
tipo de cambio. Aunque incluso en este contexto de mucha vulnerabilidad
hay algunas experiencias positivas al respecto (como Incagro o los esquemas
de apoyo al estilo de Marenass), difícilmente cambiarán la tendencia actual.
En el caso de los productores que analizamos, sobre todo de los más
pobres, este escenario de alta vulnerabilidad y poco o nulo apoyo para
mejorar el entorno y dar más seguridad, puede terminar constituyendo un
claro ejemplo de cómo se crean las llamadas trampas de pobreza, donde
quizá las condiciones no empeoran pero difícilmente mejoran.
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
165
ANEXO. REGRESIONES DEL INGRESO TOTAL,
INGRESO NETO AGROPECUARIO Y GASTO EN CONSUMO FAMILIAR
Se procedió a estimar un MCO, para ver qué factores influían y de qué
manera en el ingreso total del hogar, el ingreso neto agrícola y el gasto de
consumo de los hogares. Todos estos valores son el total anual del hogar en
dólares:
Yi = f(Xi)
donde Y es la variable dependiente y X es el set de variables explicativas
con características del hogar que a priori pensamos serían determinantes,
como el nivel de información,1 la comunicación,2 los años de experiencia
como productor agrícola,3 el nivel de educación del jefe del hogar, el sexo
del jefe, la tasa de dependencia, si recibió asistencia técnica para alguno
de sus cultivos, si pertenece a asociaciones productivas,4 el número de
parcelas con título, el área total de parcelas trabajadas, si el hogar sufrió
shocks idiosincrásicos o covariados, y el nivel de patrimonio. Debido a la
gran diferencia entre ambas zonas de estudio, se optó por estimarlos de
manera independiente. Los resultados de las estimaciones se presentan en
los cuadros finales.
Se procedió a estimar en niveles cada una de nuestras tres variables
dependientes. El ingreso neto agrícola puede tomar tanto valores negativos
como positivos, debido a que el 20% de los hogares de la muestra tuvo
pérdidas en ese rubro. Así una transformación logarítmica de las variables
habría resultado en una pérdida de muestra para ambas zonas. Y para
poder comparar los coeficientes estimados, tampoco se recurrió a esta
1
El índice de información va de 0 a 1 e indica qué tan informado está el hogar de lo
que sucede en el país. No diferenciamos entre medios de comunicación (radiales,
escritos o televisivos), todos ellos tienen el mismo peso. Que este índice tienda a 1
significa que es más informado; si tiende a 0, que es menos informado.
2
Este índice de comunicación es una proxy de qué tan proactivo es el hogar para
comunicarse por teléfono. Así, nuestro índice de comunicación IC = (A/B)*(A+B),
donde A = Número de llamadas hechas por el hogar en un periodo de 30 días y B =
Número de llamadas recibidas en el mismo periodo.
3
Esto se refiere al número de años desde que empezó a tomar decisiones de producción.
4
Grupos para la compra y venta de productos, para obtener crédito, comprar insumos,
contratar asistencia técnica, adquirir maquinarias y cadenas productivas.
166
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
transformación para las otras dos dependientes que no contaban con ninguna
restricción como la mencionada anteriormente.
Entre las variables explicativas tenemos las dummy que se refieren a
ubicación. Para el caso de Piura, los cuatro valles en los que se encuentra
nuestra muestra: Alto Piura, Chira, San Lorenzo, y bajo y medio Piura;
para el valle del Mantaro, las cuatro provincias de nuestra muestra: Huancayo,
Concepción, Jauja y Chupaca. En el caso de Huancayo y Chupaca, ambas
resultan siempre significativas en el valle del Mantaro para cada una de las
tres variables independientes, tal como se muestra en los cuadros finales.
Sin embargo, estos coeficientes no presentan diferencias significativas entre
ellos, lo que nos llevaría a pensar que si bien es importante la ubicación en
cuestión de magnitud del efecto, los grupos de individuos continúan siendo
bastante homogéneos entre provincias. El caso es diferente en los valles de
Piura, ya que sólo el Alto Piura y Chira son significativos para los modelos
que tienen como variable dependiente el ingreso total y el ingreso neto
agrícola. Sin embargo, como en el caso del valle del Mantaro, estos coeficientes estimados no presentan diferencias significativas entre ellos.
Luego están las dummy referidas a los shocks, que pueden ser idiosincrásicos o covariados. Ellas se refieren a si el hogar ha sufrido alguno de
estos shocks durante el año. En el caso del shock covariado, se observa un
efecto negativo en el ingreso total y en el ingreso neto agrícola en el valle
del Mantaro, debido a la gran pérdida que hubo en la zona en ciertos
productos,5 como la papa capiro. Lo contrario ocurre en los valles de Piura,
en donde se observa un fuerte efecto positivo en estas variables de ingreso.6
Por el lado de los shocks idiosincrásicos, tienen un efecto significativo en el
gasto, mas no en las variables de ingreso.
La tasa de dependencia del hogar tiene un efecto negativo y significativo
en el gasto de consumo para ambas zonas de estudio.
Las variables de educación, ya sea el máximo nivel educativo del hogar
o el nivel del jefe del hogar, presentan una relación positiva y significativa
con nuestras variables de ingreso y gasto. Además, el resultado significativo
5
La papa capiro en el valle del Mantaro y el arroz en los valles de Piura son los únicos
cultivos que resultaron significativos con una relación negativa para la papa capiro
y positiva para el arroz. Se probó con los 5 principales cultivos de cada zona, pero las
relaciones fueron no significativas, por lo que se procedió a no tomarlas en cuenta
para no perder en grados de libertad.
6
Debido al efecto precio que benefició a los productores de arroz, como se menciona
en el texto.
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
167
del máximo nivel educativo del hogar nos daría indicios de la existencia de
una externalidad positiva de la educación para con el hogar.
Para el caso del área total de parcelas trabajadas, observamos una
relación positiva y significativa con el ingreso total y el gasto de consumo
en el valle del Mantaro y el ingreso total y el ingreso neto agrícola en los
valles de Piura. Debido a la forma de nuestra función (en niveles), no
podemos hablar de un efecto escala, sólo de una relación lineal positiva: es
decir, quien trabaja más tierras, tiene mayor ingreso. En lo que respecta
también a las parcelas, encontramos una relación positiva y significativa
del número de parcelas propias con el ingreso total y el ingreso neto agrícola, pero sólo en Piura.
Ahora, tomando en cuenta la variable “no tuvo crédito formal”, vemos
un efecto negativo y significativo en el ingreso para ambas zonas, lo que
refuerza la importancia del crédito formal. Así, si el hogar sólo tuvo un
crédito no formal —sea éste informal o semiformal— o simplemente no
tuvo crédito, perdió relativamente en comparación a los que sí tuvieron
crédito formal.
La edad del jefe de hogar resulta significativa sólo para los hogares
del valle del Mantaro, y con un signo negativo para las variables de ingreso
y gasto.
El nivel de patrimonio del hogar tiene un efecto significativo pero bastante
pequeño sobre el ingreso y el gasto en el valle del Mantaro y los valles de
Piura, respectivamente.
Con respecto al índice de información, en el valle del Mantaro vemos
que presenta una relación negativa y significativa con el ingreso neto
agrícola, y positiva con el gasto de consumo, lo que nos dice que los
más informados perdieron más en promedio. Esto puede deberse a un exceso
de gasto por prevención que al final no resultó. En el caso piurano, este
índice de información mantiene una relación positiva y significativa con
nuestras variables de ingreso y gasto. Con respecto al índice de comunicación,
en ambas zonas las variables de ingreso y gasto mantienen una relación
positiva y significativa, en parte porque los que tienen un mayor índice son
los más proactivos a hacer llamadas, y son estos hogares los de mayores
ingresos.
Las variables como el sexo del jefe, la pertenencia a una asociación
productiva y los años de experiencia como productor agrícola no tienen un
efecto significativo sobre las variables de ingreso o gasto en nuestra muestra
en los valles de Piura y el valle del Mantaro.
168
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Cuadro 21
DESCRIPTIVAS DE LAS VARIABLES EXPLICATIVAS DEL VALLE DEL MANTARO (2003)
Variable
Obs
Media
D. E.
Min
Max
Shock covariado (si=1)
307
0.30
0.46
0
1
Shock idiosincrásico (si=1)
307
0.17
0.38
0
1
Área total de parcelas trabajadas
307
2.82
5.46
0
61.5
Patrimonio
307 39,326.15 58,956.83 437.10 589,829.00
N° de parcelas propias con título
307
2.76
2.83
0
15
Asistencia técnica (si=1)
307
0.12
0.32
0
1
No tuvo crédito formal
307
0.79
0.41
0
1
Pertenece a una asociación productiva 307
0.07
0.26
0
1
Educación del jefe
307
8.38
4.39
0
15
Educación máxima del hogar
307
11.80
3.39
0
15
Tasa de dependencia
307
29.51
32.10
0
100
Edad del jefe
307
62.02
14.57
25
93
Sexo del jefe (h=1)
307
0.73
0.45
0
1
Edad del jefe ^2
307 4,057.53 1,785.19
625
8,649
Comunicación
307
9.27
41.37
0.00
630.00
Experiencia
307
26.69
15.90
0
64
Experiencia ^2
307
964.19
991.78
0
40.96
Información
307
0.69
0.28
0.00
1.00
Huancayo
307
0.29
0.45
0
1
Concepción
307
0.31
0.46
0
1
Jauja
307
0.21
0.40
0
1
Chupaca
307
0.20
0.40
0
1
169
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
Cuadro 22
DESCRIPTIVAS DE LAS VARIABLES EXPLICATIVAS DEL VALLE DEL MANTARO (2004)
Variable
Obs
Media
D. E.
Min
Max
Shock covariado (si=1)
307
0.30
0.46
0
1
Shock idiosincrásico (si=1)
307
0.17
0.38
0
1
Área total de parcelas trabajadas
307
2.82
5.46
0
61.5
Patrimonio
307
N° de parcelas propias con título
307
2.76
2.83
0
15
Asistencia técnica (si=1)
307
0.12
0.32
0
1
No tuvo crédito formal
307
0.79
0.41
0
1
Pertenece a una asociación productiva 307
0.07
0.26
0
1
Educación del jefe
307
8.38
4.39
0
15
Educación máxima del hogar
307
11.80
3.39
0
15
Tasa de dependencia
307
29.51
32.10
0
100
Edad del jefe
307
62.02
14.57
25
93
Sexo del jefe (h=1)
307
0.73
0.45
0
1
Edad del jefe ^2
307
4057.53
1785.19
625
8649
Comunicación
307
9.27
41.37
0.00
630.00
Experiencia
307
26.69
15.90
0
64
Experiencia ^2
307
964.19
991.78
0
4096
Información
307
0.69
0.28
0.00
1.00
Huancayo
307
0.29
0.45
0
1
Concepción
307
0.31
0.46
0
1
Jauja
307
0.21
0.40
0
1
Chupaca
307
0.20
0.40
0
1
39326.15 58956.83 437.10 589829.00
170
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Cuadro 23
DESCRIPTIVAS DE LAS VARIABLES EXPLICATIVAS DE LOS VALLES DE PIURA (2003)
Variable
Obs
Media
D. E.
Min
Max
Shock covariado (si=1)
481
0.10
0.29
0
1
Shock idiosincrásico (si=1)
481
0.22
0.41
0
1
Área total de parcelas trabajadas
481
4.04
4.95
0
40
Patrimonio
481
N° de parcelas propias con título
481
1.35
1.32
0
8
Asistencia técnica (si=1)
481
0.22
0.41
0
1
No tuvo crédito formal
481
0.73
0.45
0
1
Pertenece a una asociación productiva
481
0.14
0.35
0
1
Educación del jefe
481
4.57
3.98
0
15
Educación máxima del hogar
481
8.90
3.99
0
15
Tasa de dependencia
481
16.97
23.57
0
100
Edad del jefe
481
56.70
12.40
24
90
Sexo del jefe (h=1)
481
0.95
0.21
0
1
Edad del jefe ^2
481
3368.89
1414.61
576
8100
Comunicación
481
3.13
6.83
0.00
50.00
Experiencia
481
20.36
11.39
0
62
Experiencia ^2
481
544.11
607.69
0
3844
Información
481
0.64
0.26
0.00
1.00
Alto Piura
481
0.16
0.36
0
1
Chira
481
0.51
0.50
0
1
San Lorenzo
481
0.06
0.23
0
1
Bajo y Medio Piura
481
0.28
0.45
0
1
14627.07 25850.58 22.61 355191.30
171
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
Cuadro 24
DESCRIPTIVAS DE LAS VARIABLES EXPLICATIVAS DE LOS VALLES DE PIURA (2004)
Variable
Obs
Media
D. E.
Min
Max
Shock covariado (si=1)
481
0.70
0.46
0
1
Shock idiosincrásico (si=1)
481
0.20
0.40
0
1
Área total de parcelas trabajadas
481
3.97
4.84
0
40
Patrimonio
481 16811.66
N° de parcelas propias con título
481
1.29
1.42
0
10
Asistencia técnica (si=1)
481
0.27
0.45
0
1
No tuvo crédito formal
481
0.72
0.45
0
1
Pertenece a una asociación productiva
481
0.14
0.35
0
1
Educación del jefe
481
4.65
3.95
0
15
Educación máxima del hogar
481
11.06
2.66
0
15
Tasa de dependencia
481
20.69
24.42
0
100
Edad del jefe
481
56.72
12.35
24
90
Sexo del jefe (h=1)
481
0.96
0.19
0
1
Edad del jefe ^2
481
3351.18
1445.51
0
8100
Comunicación
481
3.13
6.83
0.00
50.00
Experiencia
481
21.35
11.41
0
63
Experiencia ^2
481
585.82
629.38
0
3969
Información
481
0.64
0.26
0.00
1.00
Alto Piura
481
0.16
0.36
0
1
Chira
481
0.51
0.50
0
1
San Lorenzo
481
0.06
0.23
0
1
Bajo y Medio Piura
481
0.28
0.45
0
1
27462.84 363.35 405666.90
172
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Cuadro 25
NOMBRE DE LAS VARIABLES PARA AMBOS AÑOS
2003
2004
Ingreso total del hogar
it03_nuevo
it04_nuevo
Ingreso neto agrícola
ing_agron_03
ing_agron_04
Gasto en consumo
gast03_d
gast04_d
Shock covariado (si=1)
totaltipoa
totaltipoa04
Shock idiosincrásico (si=1)
tipoc
tipoc04
atpt03
atpt
Patrimonio
patri_t_03
patri_1
N° de parcelas propias con título
nppct0303
nppct
at03
at_2004
nt_c_f_03
nt_c_f_04
Área total de parcelas trabajadas
Asistencia técnica (si=1)
No tuvo crédito formal
Pertenece a una asociación productiva
Educación del jefe
Educación máxima del hogar
ks_asist
ks_asist
educajef03
educajefe
educamax03
maxedu
Tasa de dependencia
tasadep03
tasadep
Edad del jefe
edadjefe03
edadjefe
Sexo del jefe (h=1)
sexojefe03
sexojefe
edadjefe2_03
edadjefe2
comunica1
comunica1
Edad del jefe ^2
Comunicación
Experiencia
exp_03
exp
Experiencia ^2
exp03_2
exp_2
Información
info1
info1
Huancayo
p1
p1
Concepción
p2
p2
Jauja
p3
p3
Chupaca
p4
p4
Alto Piura
v1
v1
Chira
v2
v2
San Lorenzo
v3
v3
Bajo y Medio Piura
v4
v4
173
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
REGRESIÓN CON INGRESO TOTAL DEL HOGAR
MANTARO 2004
COMO ENDÓGENA PARA EL VALLE DEL
Regression with robust standard errors
Number of obs = 307
F( 22, 285)
= 12.52
Prob > F
= 0.0000
R-squared
= 0.4561
Root MSE
= 6437.2
Robust
it04_nuevo
totaltipoa04
tipoc04
Coef.
Std. Err
t
P>|t|
[95% Conf. Interval]
-2023.276
716.0108
-2.83
0.005
-3432.617 -613.9361
19.26182
821.8073
0.02
0.981
-1598.32
1636.844
atpt
127.7855
156.3141
0.82
0.414
-179.891
435.462
patri_1
.0034596
.0036008
0.96
0.337
-.003628
.0105472
33.0722
167.0507
0.20
0.843
-295.7376
361.882
1878.281
1514.322
1.24
0.216
-1102.393 4858.955
nppct
at_2004
nt_c_f_04
-2140.855
1056.69
-2.03
0.044
-4220.762 -60.94773
ks_asist
-1306.904
1363.627
-0.96
0.339
-3990.962
educajefe
183.0805
107.6851
1.70
0.090
-28.87847
395.0395
maxedu
366.7547
142.234
2.58
0.010
86.7922
646.7171
tasadep
-10.27747
11.46147
-0.90
0.371
-32.83733
12.28239
edadjefe
-231.7822
168.9692
-1.37
0.171
-564.3681
100.8037
sexojefe
115.4741
658.306
0.18
0.861
-1180.284
1411.233
edadjefe2
2.226209
1.469263
1.52
0.131
-.665775
5.118192
comunica1
69.53963
9.585954
7.25
0.000
50.67137
88.40788
exp
-27.9213
66.19807
-0.42
0.674
-158.2205
102.3779
exp_2
-.2770928
1.082007
-0.26
0.798
-2.406831
1.852645
info1
-2450.153
1926.19
-1.27
0.204
-6241.516
1341.211
p1
8165.916
4246.021
1.92
0.055
-191.6235
16523.46
p2
5529.986
4307.501
1.28
0.200
-2948.565
14008.54
p3
7272.236
4653.442
1.56
0.119
-1887.24
16431.71
p4
6385.949
4258.816
1.50
0.135
-1996.775
14768.67
1377.153
174
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
REGRESIÓN CON INGRESO NETO AGRÍCOLA DEL HOGAR COMO ENDÓGENA
PARA EL VALLE DEL MANTARO 2004
Regression with robust standard errors
Number of obs = 307
F( 22, 285)
= 3.97
Prob > F
= 0.0000
R-squared
= 0.2527
Root MSE
= 5004.2
Robust
ing_agron_04
Coef.
Std. Err.
totaltipoa04
-1542.877
542.3091
-2.85
0.005
-2610.316 -475.4375
457.8972
677.8366
0.68
0.500
-876.3039
1792.098
tipoc04
t
P>|t|
[95% Conf. Interval]
atpt
102.1589
105.3391
0.97
0.333
-105.1825
309.5003
patri_1
.0011728
.0016824
0.70
0.486
-.0021387
.0044844
nppct
144.5987
122.5574
1.18
0.239
-96.63388
385.8313
at_2004
2389.262
1376.963
1.74
0.084
-321.0464
5099.57
nt_c_f_04
-1633.323
875.5252
-1.87
0.063
-3356.639
89.99322
ks_asist
-920.1245
1194.47
-0.77
0.442
-3271.226
1430.977
educajefe
94.5198
99.56787
0.95
0.343
-101.4619
290.5015
maxedu
249.846
116.5506
2.14
0.033
20.43687
479.2552
tasadep
-4.603379
8.383109
-0.55
0.583
-21.10404
11.89728
edadjefe
-290.0636
126.7436
-2.29
0.023
-539.5359 -40.59138
sexojefe
376.8627
454.8024
0.83
0.408
-518.3351
1272.06
edadjefe2
2.633976
1.110972
2.37
0.018
.4472247
4.820727
comunica1
26.14703
6.138385
4.26
0.000
14.06471
38.22936
9.14167
52.36489
0.17
0.862
-93.92932
112.2127
exp_2
-.5102782
.7932915
-0.64
0.521
-2.071732
1.051176
info1
-2923.432
1763.24
-1.66
0.098
-6394.057
547.1935
exp
p1
8317.399
3275.129
2.54
0.012
1870.887
14763.91
p2
6887.355
3289.809
2.09
0.037
411.9492
13362.76
p3
7769.642
3590.071
2.16
0.031
703.2238
14836.06
p4
6292.932
3377.865
1.86
0.063
-355.7964
12941.66
175
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
REGRESIÓN CON GASTO EN CONSUMO DEL HOGAR COMO ENDÓGENA
PARA EL VALLE DEL MANTARO 2004
Regression with robust standard errors
Number of obs = 307
F( 22, 285)
= 68.34
Prob > F
= 0.0000
R-squared
= 0.8546
Root MSE
= 1685.5
Robust
gast04_d
Coef.
Std. Err.
t
P>|t|
totaltipoa04
284.1662
188.7797
1.51
0.133
-87.41316
655.7455
tipoc04
471.2617
281.6597
1.67
0.095
-83.13541
1025.659
atpt
197.5378
40.75685
4.85
0.000
117.3152
277.7605
patri_1
nppct
at_2004
[95% Conf. Interval]
.0039476
.0017352
2.27
0.024
.0005321
.0073631
-22.00569
39.84223
-0.55
0.581
-100.428
56.41668
481.7187
313.2244
1.54
0.125
-134.8079
1098.245
nt_c_f_04
-161.3208
283.4135
-0.57
0.570
-719.1701
396.5284
ks_asist
-196.8944
385.9982
-0.51
0.610
-956.6634
562.8746
52.98408
26.91948
1.97
0.050
-.0021302
105.9703
-3.455513
180.4695
educajefe
maxedu
88.50701
46.72127
1.89
0.059
tasadep
-17.22359
3.677296
-4.68
0.000
edadjefe
-116.2439
61.83128
-1.88
0.061
-237.9478
5.45998
sexojefe
-97.63376
191.23
-0.51
0.610
-474.0361
278.7686
edadjefe2
1.041387
.5408653
1.93
0.055
-.0232101
2.105985
comunica1
13.30803
2.665614
4.99
0.000
8.06124
18.55482
-34.76713
25.41269
-1.37
0.172
-84.7875
15.25323
.614522
.4124739
1.49
0.137
-.1973597
1.426404
exp
exp_2
info1
-24.4617 -9.985485
1818.75
413.0475
4.40
0.000
1005.74
2631.761
p1
3541.603
1759.669
2.01
0.045
78.00691
7005.199
p2
3386.412
1751.836
1.93
0.054
-61.76659
6834.591
p3
2947.134
1753.211
1.68
0.094
-503.7522
6398.019
p4
3592.913
1774.88
2.02
0.044
99.37587
7086.45
176
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
REGRESIÓN CON INGRESO TOTAL DEL HOGAR COMO ENDÓGENA
PARA LOS VALLES DE PIURA 2004
Regression with robust standard errors
Number of obs = 481
F( 22, 459)
= 27.39
Prob > F
= 0.0000
R-squared
= 0.5798
Root MSE
= 5561.4
Robust
it04_nuevo
t
P>|t|
totaltipoa04 1208.279
Coef.
Std. Err.
553.0594
2.18
0.029
121.4367
[95% Conf. Interval]
2295.121
tipoc04
-277.5089
461.0077
-0.60
0.547
-1183.456
628.4385
atpt
173.7479
121.704
1.43
0.154
-65.41827
412.914
patri_1
.0352345
.0190385
1.85
0.065
-.0021789
.0726478
nppct
435.8613
202.2781
2.15
0.032
38.35542
833.3672
at_2004
547.5628
683.5483
0.80
0.424
-795.7092
1890.835
nt_c_f_04
-2595.081
743.8523
-3.49
0.001
-4056.859
-1133.303
ks_asist
1302.819
866.8036
1.50
0.134
-400.5761
3006.215
educajefe
-85.76171
96.72861
-0.89
0.376
-275.8475
104.3241
maxedu
256.2057
99.37827
2.58
0.010
60.91295
451.4985
tasadep
2.586549
10.8615
0.24
0.812
-18.75789
23.93099
edadjefe
-96.86556
94.94862
-1.02
0.308
-283.4534
89.72232
sexojefe
-656.6054
1288.207
-0.51
0.611
-3188.119
1874.909
edadjefe2
.1952455
.7056399
0.28
0.782
-1.19144
1.581931
comunica1
142.9351
63.58252
2.25
0.025
17.98617
267.884
exp
-35.62863
64.37247
-0.55
0.580
-162.1299
90.87265
exp_2
.7084588
1.192825
0.59
0.553
-1.635616
3.052534
info1
2905.308
864.042
3.36
0.001
1207.339
4603.276
v1
5933.975
3125.837
1.90
0.058
-208.7508
12076.7
v2
5818.305
2939.904
1.98
0.048
40.96488
11595.65
v3
4888.752
3421.927
1.43
0.154
-1835.834
11613.34
v4
3050.895
2936.778
1.04
0.299
-2720.302
8822.092
177
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
REGRESIÓN CON INGRESO NETO AGRÍCOLA COMO ENDÓGENA DEL HOGAR
PARA LOS VALLES DE PIURA 2004
Regression with robust standard errors
Number of obs = 481
F( 22, 459)
= 19.24
Prob > F
= 0.0000
R-squared
= 0.4895
Root MSE
= 5183.4
Robust
ing_agron_04
totaltipoa04
tipoc04
t
P>|t|
1382.785
Coef.
Std. Err.
520.2595
2.66
0.008
360.3988
[95% Conf. Interval]
2405.17
-390.1708
383.6184
-1.02
0.310
-1144.037
363.6953
atpt
239.4479
121.2682
1.97
0.049
1.138177
477.7575
patri_1
.0208425
.0165649
1.26
0.209
-.0117099
.053395
nppct
354.3274
151.7646
2.33
0.020
56.08776
652.5669
1860.739
at_2004
nt_c_f_04
ks_asist
educajefe
586.5774
648.3804
0.90
0.366
-687.5846
-2079.252
682.9997
-3.04
0.002
-3421.446 -737.0579
587.3088
743.3741
0.79
0.430
-873.5296
2048.147
-96.69687
92.81522
-1.04
0.298
-279.0923
85.69857
maxedu
119.1849
96.98946
1.23
0.220
-71.41357
309.7833
tasadep
.1725426
10.24048
0.02
0.987
-19.9515
20.29658
edadjefe
-63.28802
85.78436
-0.74
0.461
-231.8668
105.2908
sexojefe
-240.8558
1225.045
-0.20
0.844
-2648.247
2166.536
edadjefe2
-.0616718
.6453488
-0.10
0.924
-1.329876
1.206533
68.88084
47.46736
1.45
0.147
-24.39944
162.1611
comunica1
exp
-88.18116
60.45654
-1.46
0.145
-206.9871
30.62476
exp_2
1.697733
1.132117
1.50
0.134
-.5270419
3.922507
info1
2711.764
783.7193
3.46
0.001
1171.642
4251.887
v1
5303.198
2756.158
1.92
0.055
-113.0547
10719.45
v2
5331.162
2581.278
2.07
0.039
258.5741
10403.75
v3
4751.28
3176.244
1.50
0.135
-1490.502
10993.06
v4
2519.783
2623.585
0.96
0.337
-2635.944
7675.51
178
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
REGRESIÓN CON GASTO EN CONSUMO COMO ENDÓGENA DEL HOGAR
PARA LOS VALLES DE PIURA 2004
Regression with robust standard errors
Number of obs = 481
F( 22, 459)
= 104.38
Prob > F
= 0.0000
R-squared
= 0.8161
Root MSE
= 1400
Robust
gast04_d
totaltipoa04
Coef.
Std. Err.
t
P>|t|
-39.00808
150.788
-0.26
0.796
[95% Conf. Interval]
-335.3284
257.3123
tipoc04
482.1519
168.539
2.86
0.004
150.9481
813.3556
atpt
-11.08361
29.8964
-0.37
0.711
-69.83439
47.66716
patri_1
.0101783
.0070071
1.45
0.147
-.0035916
.0239482
nppct
8.381927
44.02575
0.19
0.849
-78.13509
94.89895
at_2004
-14.72906
166.6027
-0.09
0.930
-342.1276
312.6695
nt_c_f_04
-253.5967
180.6218
-1.40
0.161
-608.5449
101.3514
ks_asist
288.6236
245.306
1.18
0.240
-193.4384
770.6857
educajefe
63.1314
24.0904
2.62
0.009
15.79024
110.4725
maxedu
93.69638
22.68734
4.13
0.000
49.11244
138.2803
tasadep
-7.905747
2.751803
-2.87
0.004
-13.31344
-2.498054
edadjefe
35.28368
26.05221
1.35
0.176
-15.91272
86.48007
sexojefe
29.17341
216.5505
0.13
0.893
-396.3799
454.7267
edadjefe2
-.3169684
.2268674
-1.40
0.163
-.7627958
.128859
comunica1
83.42865
19.14105
4.36
0.000
45.81369
121.0436
exp
23.94816
18.07425
1.32
0.186
-11.57038
59.46669
exp_2
-.4643661
.3386882
-1.37
0.171
-1.129938
.2012056
info1
830.8603
285.531
2.91
0.004
269.7501
1391.97
v1
-276.8992
845.4174
-0.33
0.743
-1938.268
1384.469
v2
-715.6879
835.7834
-0.86
0.392
-2358.124
926.7483
v3
-415.3341
813.2926
-0.51
0.610
-2013.573
1182.904
v4
-467.7897
813.7243
-0.57
0.566
-2066.876
1131.297
179
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
REGRESIÓN CON INGRESO TOTAL DEL HOGAR COMO ENDÓGENA
PARA EL VALLE DEL MANTARO 2003
Regression with robust standard errors
Number of obs= 307
F( 22, 285) = 10.08
Prob > F
= 0.0000
R-squared
= 0.6875
Root MSE
= 4251.4
Robust
it03_nuevo
totaltipoa
Coef.
Std. Err.
t
P>|t|
217.8449
494.3151
0.44
0.660
-755.1267
[95% Conf. Interval]
1190.817
tipoc
-383.5612
723.7661
-0.53
0.597
-1808.166
1041.044
atpt03
435.0445
194.8446
2.23
0.026
51.52754
818.5615
patri_t_03
.0026026
.0056571
0.46
0.646
-.0085324
.0137375
nppct0303
112.2591
96.1266
1.17
0.244
-76.94908
301.4672
at03
-708.3427
1176.174
-0.60
0.547
-3023.432
1606.746
nt_c_f_03
-426.7464
831.5299
-0.51
0.608
-2063.466
1209.973
ks_asist
-104.7684
940.4256
-0.11
0.911
-1955.829
1746.293
educajef03
-122.4974
76.41183
-1.60
0.110
-272.9006
27.90572
educamax03
154.7743
78.95018
1.96
0.051
-.6251074
310.1737
tasadep03
2.486589
11.27957
0.22
0.826
-19.71525
24.68843
edadjefe03
-149.8225
148.1114
-1.01
0.313
-441.3535
141.7085
sexojefe03
466.9002
445.5873
1.05
0.296
-410.1593
1343.96
edadjefe2_03
.72114
1.155593
0.62
0.533
-1.55344
2.99572
comunica1
88.57383
18.20177
4.87
0.000
52.74688
124.4008
exp_03
-124.523
65.57197
-1.90
0.059
-253.5898
4.543767
exp03_2
2.315769
1.079094
2.15
0.033
.1917637
4.439773
info1
437.5787
848.7062
0.52
0.607
-1232.949
2108.106
p1
7920.215
5218.903
1.52
0.130
-2352.269
18192.7
p2
6927.743
4933.255
1.40
0.161
-2782.495
16637.98
p3
5979.631
5291.755
1.13
0.259
-4436.251
16395.51
p4
6951.398
5078.318
1.37
0.172
-3044.37
16947.17
180
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
REGRESIÓN CON INGRESO NETO AGRÍCOLA DEL HOGAR COMO ENDÓGENA
PARA EL VALLE DEL MANTARO 2003
Regression with robust standard errors
Number of obs= 307
F( 22, 285)
= 4.68
Prob > F
= 0.0000
R-squared
= 0.6101
Root MSE
= 3314
Robust
ing_agron_03
totaltipoa
Coef.
Std. Err.
76.60559
398.0231
t
P>|t|
[95% Conf. Interval]
0.19
0.848
-706.8323 860.0435
tipoc
132.2225
628.3956
0.21
0.833
-1104.663 1369.108
atpt03
473.2835
163.008
2.90
0.004
152.4312 794.1357
patri_t_03
.0017803
.0048906
0.36
0.716
-.0078459 .0114065
nppct0303
162.847
86.03368
1.89
0.059
-6.495003 332.1891
at03
-848.7355
940.7278
-0.90
0.368
-2700.391
1002.92
nt_c_f_03
948.5232
518.9125
1.83
0.069
-72.86388
1969.91
ks_asist
37.90116
798.4641
0.05
0.962
-1533.734 1609.536
educajef03
-80.6393
62.88435
-1.28
0.201
-204.416 43.13739
educamax03
-20.40109
64.92038
-0.31
0.754
148.1853 107.3832
tasadep03
-7.340104
9.691577
-0.76
0.449
-26.41625 11.73605
edadjefe03
-154.8018
122.5376
-1.26
0.208
-395.9953 86.39162
sexojefe03
443.3974
352.851
1.26
0.210
-251.1272 1137.922
edadjefe2_03
.8435724
.9798842
0.86
0.390
-1.085156 2.772301
comunica1
44.87017
13.2399
3.39
0.001
18.80979 70.93056
exp_03
-119.7023
50.27077
-2.38
0.018
-218.6514 -20.75319
exp03_2
2.428118
.860693
2.82
0.005
.7339964 4.122239
info1
84.39146
627.058
0.13
0.893
-1149.861 1318.644
p1
6587.184
3984.991
1.65
0.099
-1256.563 14430.93
p2
6472.935
3909.82
1.66
0.099
-1222.852 14168.72
p3
5312.13
4293.286
1.24
0.217
-3138.442
p4
6045.236
4052.4
1.49
0.137
-1931.194 14021.67
13762.7
181
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
REGRESIÓN CON GASTO EN CONSUMO DEL HOGAR COMO ENDÓGENA
PARA EL VALLE DEL MANTARO 2003
Regression with robust standard errors
Number of obs = 307
F( 22, 285)
= 67.47
Prob > F
= 0.0000
R-squared
= 0.7234
Root MSE
= 2458.5
Robust
gast03_d
Coef.
Std. Err.
t
P>|t|
[95% Conf. Interval]
totaltipoa
-212.2277
332.3638
-0.64
0.524
-866.427
441.9716
tipoc
-303.3853
316.6007
-0.96
0.339
-926.5575
319.7869
atpt03
73.72815
26.59862
2.77
0.006
21.37348
126.0828
patri_t_03
.0161216
.0047591
3.39
0.001
.0067541
.0254891
nppct0303
-55.99367
51.21859
-1.09
0.275
-156.8084
44.82104
246.0656
359.7968
0.68
0.495
-462.1305
954.2617
-767.8479
573.4997
-1.34
0.182
-1896.68
360.9845
597.598
478.5996
1.25
0.213
-344.4403
1539.636
at03
nt_c_f_03
ks_asist
educajef03
48.71621
32.30445
1.51
0.133
-14.86937
112.3018
educamax03
106.2756
39.07925
2.72
0.007
29.35508
183.1962
tasadep03
-6.778734
4.673049
-1.45
0.148
-15.9768
2.419335
edadjefe03
51.13344
54.15428
0.94
0.346
-55.45965
157.7265
248.069
228.3491
1.09
0.278
-201.3957
697.5337
-.4999255
.4210982
-1.19
0.236
-1.328783
.3289316
sexojefe03
edadjefe2_03
comunica1
exp_03
10.27447
2.088901
4.92
0.000
6.162843
14.3861
-29.22118
29.74162
-0.98
0.327
-87.76227
29.31992
exp03_2
.6366717
.4732397
1.35
0.180
-.2948166
1.56816
info1
819.4088
380.4437
2.15
0.032
70.57295
1568.245
p1
328.1624
1701.888
0.19
0.847
-3021.702
3678.027
p2
-487.8934
1725.242
-0.28
0.778
-3883.726
2907.939
p3
61.48801
1970.918
0.03
0.975
-3817.915
3940.891
p4
57.72207
1763.19
0.03
0.974
-3412.804
3528.248
182
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
REGRESIÓN CON INGRESO TOTAL DEL HOGAR COMO ENDÓGENA
PARA LOS VALLES DE PIURA 2003
Regression with robust standard errors
Number of obs = 481
F( 22, 459)
= 23.16
Prob > F
= 0.0000
R-squared
= 0.5161
Root MSE
= 3406.4
Robust
it03_nuevo
Coef.
Std. Err.
t
P>|t|
[95% Conf. Interval]
totaltipoa
-278.5115
406.7039
-0.68
0.494
-1077.744
520.721
tipoc
73.39175
363.5462
0.20
0.840
-641.0296
787.8131
atpt03
263.4035
90.05829
2.92
0.004
86.42584
440.3812
patri_t_03
.0147855
.030359
0.49
0.626
-.0448744
.0744454
nppct0303
-134.5223
107.4231
-1.25
0.211
-345.6243
76.57969
at03
526.3164
525.9612
1.00
0.318
-507.274
1559.907
nt_c_f_03
-714.9524
461.6521
-1.55
0.122
-1622.166
192.2613
ks_asist
-359.2372
433.6762
-0.83
0.408
-1211.474
492.9998
educajef03
101.0311
56.53839
1.79
0.075
-10.07503
212.1373
educamax03
59.74003
51.41011
1.16
0.246
-41.28832
160.7684
tasadep03
16.99611
9.574082
1.78
0.077
-1.818355
35.81058
edadjefe03
162.4396
85.29768
1.90
0.057
-5.182729
330.062
sexojefe03
-24.13666
721.6943
-0.03
0.973
-1442.371
1394.098
edadjefe2_03
-1.562581
.7638146
-2.05
0.041
-3.063588
-.0615745
comunica1
56.19658
28.19326
1.99
0.047
.7927233
111.6004
exp_03
-24.79664
39.5127
-0.63
0.531
-102.4449
52.85157
exp03_2
-.1472112
.7487675
-0.20
0.844
-1.618648
1.324226
info1
668.0793
576.9532
1.16
0.247
-465.7178
1801.876
v1
-3372.364
2390.398
-1.41
0.159
-8069.845
1325.118
v2
-2883.982
2342.803
-1.23
0.219
-7487.932
1719.968
v3
-3653.077
2583.408
-1.41
0.158
-8729.85
1423.697
v4
-3456.294
2241.515
-1.54
0.124
-7861.198
948.6103
183
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
REGRESIÓN CON INGRESO NETO AGRÍCOLA COMO ENDÓGENA DEL HOGAR
PARA LOS VALLES DE PIURA 2003
Regression with robust standard errors
Number of obs = 481
F( 22, 459)
= 10.82
Prob > F
= 0.0000
R-squared
= 0.3515
Root MSE
= 3015.9
Robust
ing_agron_3
Coef.
Std. Err.
t
P>|t|
totaltipoa
-270.8038
337.101
-0.80
0.422
[95% Conf. Interval]
tipoc
-142.2255
342.7682
-0.41
atpt03
250.5004
74.54412
3.36
patri_t_03
-.0179989
.0118857
-1.51
0.131
-.041356
.0053583
nppct0303
-34.40371
100.2753
-0.34
0.732
-231.4592
162.6518
at03
966.1911
403.0564
2.40
0.017
174.1265
1758.256
nt_c_f_03
-410.253
387.1153
-1.06
0.290
-1170.991
350.4849
ks_asist
-764.0792
328.5485
-2.33
0.020
-1409.725
-118.4335
educajef03
107.0882
53.33204
2.01
0.045
2.282991
211.8934
educamax03
-15.76444
45.01346
-0.35
0.726
-104.2225
72.69357
tasadep03
13.84444
8.635358
1.60
0.110
-3.125299
30.81417
edadjefe03
102.5075
68.38888
1.50
0.135
-31.88663
236.9016
sexojefe03
326.1545
677.4783
0.48
0.630
-1005.189
1657.498
edadjefe2_03
-1.058039
.5718476
-1.85
0.065
-2.181803
.065725
comunica1
29.07249
24.66421
1.18
0.239
-19.39628
77.54125
exp_03
-11.49551
34.92477
-0.33
0.742
-80.12777
57.13676
exp03_2
-.1215012
.6203751
-0.20
0.845
-1.340629
1.097626
-933.2564
391.6489
0.678
-815.815
531.3639
0.001
104.0103
396.9904
info1
706.5829
523.8748
1.35
0.178
-322.9075
1736.073
v1
-2238.473
2011.901
-1.11
0.266
-6192.153
1715.206
v2
-1969.305
1937.068
-1.02
0.310
-5775.925
1837.315
v3
-2247.547
2155.946
-1.04
0.298
-6484.295
1989.2
v4
-2654.49
1832.777
-1.45
0.148
-6256.163
947.1837
184
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
REGRESIÓN CON GASTO EN CONSUMO COMO ENDÓGENA DEL HOGAR
PARA LOS VALLES DE PIURA 2003
Regression with robust standard errors
Number of obs = 481
F( 22, 459)
= 105.04
Prob > F
= 0.0000
R-squared
= 0.7890
Root MSE
= 1292.1
Robust
gast03_d
Coef.
Std. Err.
t
P>|t|
[95% Conf. Interval]
totaltipoa
305.5796
289.6951
1.05
0.292
-263.7136 874.8728
tipoc
395.1149
175.246
2.25
0.025
50.73101
atpt03
22.79445
21.06516
1.08
0.280
-18.60165 64.19056
patri_t_03
.010137
.0063301
1.60
0.110
-.0023026 .0225766
nppct0303
-9.748179
43.05665
-0.23
0.821
-94.36077 74.86441
739.4988
at03
183.9887
195.1691
0.94
0.346
-199.5471 567.5245
nt_c_f_03
-62.52208
176.7906
-0.35
0.724
-409.9413 284.8971
ks_asist
123.2392
193.3613
0.64
0.524
-256.7439 503.2223
educajef03
2.226468
25.4226
0.09
0.930
-47.73265 52.18559
educamax03
102.9228
16.95487
6.07
0.000
69.60398
tasadep03
-2.236306
2.600404
-0.86
0.390
-7.346478 2.873866
edadjefe03
38.06409
32.63673
1.17
0.244
-26.07184 102.2
sexojefe03
-383.8395
378.7356
-1.01
0.311
-1128.11
edadjefe2_03
-.358023
.26443
-1.35
0.176
-.8776665 .1616204
comunica1
41.23552
15.30468
2.69
0.007
11.1596
exp_03
18.16608
16.99775
1.07
0.286
-15.23698 51.56915
exp03_2
-.2966896
.2938434
-1.01
0.313
-.8741347 .2807555
info1
505.2753
257.1222
1.97
0.050
-.0073226 1010.558
v1
-94.90506
1157.784
-0.08
0.935
-2370.119 2180.309
v2
-163.1466
1157.423
-0.14
0.888
-2437.651 2111.358
v3
-851.3448
1158.849
-0.73
0.463
-3128.653 1425.963
v4
-231.231
1115.602
-0.21
0.836
-2423.552 1961.09
136.2416
360.4312
71.31145
3 / Vulnerabilidad en los pequeños agricultores comerciales
185
184
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
4 / El rol del capital social en la pequeña agricultura comercial
185
CAPÍTULO 4
El rol del capital social en la pequeña
agricultura comercial de los valles de Piura1
MARISOL INURRITEGUI (CIPCA)
I.
Introducción
Después de la fragmentación de las cooperativas, el problema del
minifundismo se ha agravado en el agro costeño, lo que dificulta que los
agricultores obtengan beneficios a escala que les permitan mejorar su
eficiencia económica. Peor aún, si un agricultor vive con las cuentas al día
y no tiene gran capacidad de ahorro, al presentarse algún evento negativo
cuenta con menos medios para salir adelante. Por esta razón, y utilizando
el marco teórico del capital social, nos pareció pertinente analizar si a
través de una mejor organización es posible, por un lado, que los agricultores
mejoren y obtengan mayores ganancias de los rendimientos a escala y, por
otro, evitar que caigan en un mayor estado de pobreza.
Si bien el concepto de capital social ha sido tratado durante las últimas
décadas como la panacea que resuelve casi todos los problemas sociales,
en este estudio quisimos ser más críticos con el marco teórico y empírico de
modo que se vislumbren tanto las posibilidades como las limitaciones que
ofrece actualmente la tenencia de este tipo de capital al agricultor comercial
de la costa piurana.
Así, el presente estudio tiene tres objetivos concretos:
1.
Realizar un mapeo de la cantidad y calidad aproximada de capital
social que existe en los distintos valles de la costa piurana.
1
Este informe forma parte de la tesis de maestría de antropología presentada a la
Pontificia Universidad Católica del Perú.
186
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
2.
Ilustrar, a través de estudios de casos, el modo de funcionamiento de
los distintos tipos de organizaciones existentes, así como los beneficios
y limitaciones de asociarse.
3.
Analizar la complementariedad entre las fuentes y el capital social
que poseen los hogares en los diferentes valles productivos de la costa
piurana para acceder a beneficios.
II. Marco teórico
Si bien en las ciencias sociales se le ha dado importancia a las relaciones
sociales y a las instituciones, así como a las normas y valores, desde el siglo
XIX, recién en las últimas décadas, al crearse el concepto de capital social,
han cobrado mayor valor en tanto elementos que facilitan el acceso a
diversos beneficios.
En principio, Bourdieu concibió el capital social como un agregado de
recursos a los cuales potencialmente un individuo puede acceder debido a
que están vinculados con sus redes sociales. Reconoció que, más que la
formalidad, es necesario el reconocimiento mutuo de los actores involucrados
en la relación, lo cual se refuerza con inversiones simbólicas o materiales que
pueden ser conscientes o inconscientes. Sin embargo, al cuantificar el capital
social mediante el acceso a los diversos recursos de las redes, Bourdieu lo
considera como un medio de reproducción social por lo que afirma que sólo
los grupos dominantes o privilegiados poseen este tipo de capital (Bourdieu
1998).
Coleman complementó el análisis anterior porque demostró la
importancia del capital social en los grupos menos privilegiados. Para él,
este capital consiste en algún aspecto de la estructura social, sean relaciones
entre actores u organizaciones, que sea funcional para facilitar cierta acción.
Si bien este autor reconoció la existencia de un aspecto público en el concepto,
lo cual restringe su inversión a niveles menores que el óptimo, al igual que
Bourdieu consideró que el capital social se acumula en el ámbito individual
(Coleman 1998).
Finalmente, Putnam retomó el aspecto de bien público del capital
social de Coleman y lo llevó más allá, afirmando que éste es acumulable
tanto a nivel individual como social debido a las externalidades positivas
que se generan sobre los individuos que no necesariamente pertenecen a
alguna organización. Además, para este autor, no sólo importan las relaciones
4 / El rol del capital social en la pequeña agricultura comercial
187
sociales en sí mismas sino también las normas asociadas con ellas, como
la confianza y la reciprocidad (Putnam 2000).
A partir de los estudios realizados por estos tres clásicos, diversos autores
han profundizado teórica y empíricamente sobre este concepto; sin embargo,
los más sistemáticos en agrupar todos los planteamientos en un solo cuerpo
teórico son Portes (1999) y Grootaert y Van Bastelaer (2002). En el anexo
se sintetiza el marco teórico que aplicaremos y que es funcional con los
objetivos trazados y el contexto en el cual nos encontramos.
1.
Definición de capital social
Al igual que Portes, nosotros consideramos como capital social a la “[...]
aptitud de los actores para asegurarse beneficios en virtud de la pertenencia
a redes u otras estructuras sociales” (Portes 1999: 248).
En principio, esta definición amplía la de los clásicos teóricos, dado
que nos permite diferenciar entre los efectos negativos y positivos del capital
social al considerar cualquier red o estructura social a la cual uno pertenece
y no sólo las que brindan algún beneficio a los asociados.2 Por ello, este
autor comparte con Coleman el hecho de que los menos privilegiados también
pueden tener capital social dado que, a diferencia de Bourdieu, la cantidad
que un individuo posee de este capital no depende del volumen real o
potencial de recursos que se pueda movilizar de las redes sino de la cantidad
de relaciones en sí mismas.3
Portes considera que el capital social es un recurso acumulable en el
ámbito individual, dado que éste debe pertenecer a cierta red o estructura
social para potencialmente poder acceder a los beneficios. Aunque Coleman
(1998) indique que es necesaria la confianza social para que las expectativas
de devolución de favores sean mayores, y por ende, la probabilidad de
2
3
Como se dijo, Bourdieu consideraba como capital social a los recursos de las redes
que un individuo maneja, mientras que para Coleman lo funcional para considerar
una red como capital social es que ésta facilite alguna acción. Por otro lado, si bien
en un inicio Putnam concibió el capital social como un elemento benigno, en sus
últimos estudios acepta que, al igual que otras formas de capital (como el humano o
físico), el social puede tener tanto resultados positivos como resultados negativos
para la sociedad.
No obstante, en el planteamiento de Coleman se confunde entre los indicadores del
capital social en sí mismo, esto es el aspecto de la estructura social, y las fuentes que
permiten su aprovechamiento, así como los canales a través de los cuales se
materializan los beneficios.
188
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
incurrir en mayores obligaciones también lo sean, se puede argumentar que
dicha confianza social debe existir sólo entre los miembros de la estructura
analizada y no necesariamente ser algo generalizado en la sociedad en su
conjunto. Así, discrepa con Putnam (2000), quien considera que el capital
social se acumula a nivel de la sociedad concluyendo que es mejor que la
confianza social y la reciprocidad sean generalizadas para que el capital
social sea más eficiente.
Sin embargo, ¿lo que entendemos por capital social constituye una
forma adicional de capital? Si bien algunos autores hablan de una gran
variedad de capitales, tradicionalmente podemos hablar de la existencia de dos tipos: físico y humano.4 Las relaciones sociales (sean redes
informales u organizaciones formales), al igual que los casos anteriores,
constituyen un tipo más de capital debido a dos razones fundamentales:
por un lado, es necesario invertir en la acumulación del mismo y, por el
otro, contribuyen a que la rentabilidad marginal de los otros factores de
producción sea mayor.5 Tal como afirma el Banco Mundial, el capital social constituye el eslabón que faltaba para completar la fórmula dado que,
al estar insertados todos dentro de una estructura social y no ser simplemente máquinas de operación eficientes, las relaciones y contactos son necesarios para lubricar las funciones de producción anteriores (Grootaert y
Van Bastelaer 2002).
Todos estos distintos tipos de capital son complementarios entre sí.
Así, por ejemplo, invertir en una gran máquina (capital físico) que aumente
la productividad marginal del trabajador, no servirá de nada si no se invierte igualmente en la capacitación de algún operador (capital humano) que
sepa cómo manejarla. El tener contactos (capital social) puede contribuir
además a encontrar mercados donde colocar el producto, a negociar mejores
precios, a disminuir costos de transacción, etc.
Finalmente, en todos los casos, se necesita de ciertas fuentes para
que las inversiones en el capital tengan resultados esperados. Así, el capital
físico requiere de insumos para que éste efectivamente se construya. En
el capital humano ocurre algo similar, dado que más allá de la inversión en
4
Algunos autores también consideran que los recursos naturales, como la tierra y el
agua, se denomina capital natural. Sin embargo, preferimos mantener la visión
clásica donde los factores de producción son: tierra, mano de obra, capital físico y
capital humano.
5
Se considera rentabilidad marginal a la multiplicación del precio por la productividad
marginal del factor de producción específico.
4 / El rol del capital social en la pequeña agricultura comercial
189
educación o en tener un adecuado estado de salud para asimilar conocimientos, éste es más efectivo en aquellas personas que nacen con dotaciones
y capacidades específicas en el área de estudio. El capital social no sería la
excepción. Por ello, dado que éste es inherente a una estructura social, es
necesario que la misma tenga cierto tipo de características que permitan
que el capital en el cual se invierta tenga una mayor rentabilidad. Así, en
este estudio proponemos que lo importante para poder obtener beneficios del capital social no sólo son las relaciones en las cuales está insertado
un individuo, sino además, que esta relación comparta un conjunto de características a las cuales, al igual que Portes, denominaremos “fuentes”.
Así, retomamos uno de los mayores aportes de este autor al distinguir
entre el concepto de capital social (inherente a la estructura de relaciones
sociales) que poseen los receptores; las fuentes o características de la estructura social que facilitan la obtención de beneficios del mismo; y los recursos finalmente obtenidos, lo que se traduce en beneficios para el individuo.
A diferencia de este planteamiento, Grootaert y Van Bastelaer (2002)
consideran que existen dos tipos de capital social: estructural y cognitivo.
El primero es análogo al concepto de capital social de Portes dado que se
refiere a las redes y organizaciones propias de la estructura social; mientras que el segundo, al considerar las normas de confianza y reciprocidad,
así como los valores y creencias de los actores, estaría más relacionado
con el concepto de fuentes. La diferencia radica en que Grootaert y Van
Bastelaer consideran que estos dos tipos de capital social no son solamente complementarios sino también sustitutos. Nuestra hipótesis es que no
existe tal grado de sustitución dado que las normas y valores se tienen
que dar necesariamente dentro de una estructura social, sea ésta formal o
informal.
A los tres factores definidos por Portes, le agregamos un cuarto factor
reconocido por Grootaert y Van Bastelaer (2002): los canales a través de
los cuales la tenencia de capital social permite el acceso a recursos.6 De
esta manera, el concepto de capital social se puede manejar con mayor
facilidad en los estudios empíricos dado que claramente diferencia entre
distintos componentes, quedándose con algo más conciso y concreto como
definición de capital social.
6
Es importante distinguir claramente entre fuentes y canales: las fuentes hacen referencia
a características propias de la estructura social que facilitan la obtención de recursos,
mientras que los canales se refieren a hechos concretos a través de los cuales uno
accede a estos beneficios por encontrarse dentro de esta estructura social.
190
2.
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Las fuentes del capital social
Las fuentes representan los componentes que permiten que un individuo
obtenga beneficios de una estructura social. En primer lugar, siguiendo a
Bourdieu consideramos que para que el receptor del capital social pueda beneficiarse de alguna relación social, es importante que exista un
reconocimiento mutuo, sea dentro de la asociación a la cual uno pertenece
o en una red informal. De lo contrario, el beneficiario no accederá a los
recursos obtenidos por la asociación o no se verá favorecido por el apoyo
de las personas que considera dentro de su red.
Adicionalmente, Portes (1999) distingue entre las motivaciones
consumatorias, esto es las que forman parte del modo obligatorio de actuar
del dador, y las instrumentales, es decir, aquéllas que dan esperando recibir
algo a cambio. Las motivaciones consumatorias que desarrolla son dos.
Por un lado, están las normas sociales adquiridas por el individuo durante el proceso de socialización infantil; y por el otro, se encuentran las normas sociales adquiridas al estar identificado con un grupo determinado.
Entre ellas, la norma más importante que la bibliografía ha reconocido,
especialmente desde el planteamiento de Putnam, es la confianza, sea ésta
generalizada o específica. Sin embargo, el avance en el marco teórico también
ha reconocido a los valores como un componente importante para acceder
a beneficios del capital social, lo cual correspondería a las motivaciones
consumatorias. Así, en este estudio, analizaremos principalmente los valores
relacionados con la democracia (como la participación, transparencia, rendición de cuentas, equidad, etc.), así como otros valores usualmente atribuidos
a lo religioso (la solidaridad, honestidad, etc.).
Con respecto a las motivaciones instrumentales, la norma de reciprocidad, también fuertemente desarrollada desde Coleman y Putnam, es
la más importante según el planteamiento de Portes (1999). Así, el acceso
privilegiado a ciertos recursos en un primer momento se puede deber a la
expectativa del dador de que el favor realizado se le devolverá en el futuro.
En su forma específica, el dador espera que la recompensación provenga directamente del receptor del favor, mientras que en su forma generalizada, puede esperar que venga de otro actor o de la misma estructura
social. En ese sentido, Portes (1999) desarrolla el concepto de confianza
exigible de Durkheim. A diferencia de la reciprocidad específica, en este
caso la expectativa de retribución no se basa en el conocimiento del receptor
sino en la inserción de ambos en una misma estructura social, dado que la
4 / El rol del capital social en la pequeña agricultura comercial
191
recompensa puede provenir en la forma de estatus u honor, siendo la misma
colectividad el garante de la deuda. Sin embargo, en un contrato implícito
de este tipo, no siempre se especifica el momento en el cual se realizará la
devolución ni el valor de la recompensa, la cual puede ser distinta. Finalmente, entre las motivaciones instrumentales también se puede incluir el
sistema de incentivos que una organización puede formal o informalmente
reglamentar, lo cual llamaremos sistema de normas y sanciones formales. A diferencia de las normas sociales vistas anteriormente, éstas son
instrumentales dado que un individuo actúa de acuerdo con las reglas que
permiten acceder a beneficios para evitar la sanción.
3.
Los canales a través de los cuales se obtienen beneficios
Existen diversos canales a través de los cuales la inserción en una estructura
social puede facilitar el acceso a beneficios concretos. Nosotros desarrollamos
específicamente cinco:
1. Obligaciones generadas
2. Acceso a información a un menor costo
3. Toma conjunta de decisiones y acción colectiva
4. Reducción del comportamiento oportunista mediante la coordinación
de actividades
5. Reducción de los costos de transacción
En primer lugar, como mencionaba Coleman (1998), en los contextos
donde opera la norma de reciprocidad, si un individuo favorece a otro, en
un siguiente periodo puede “cobrar” la obligación generada y acceder a
beneficios similares a los prestados. De no existir la fuente de reciprocidad,
tal canal no sería válido para acceder a beneficios.
Adicionalmente, Grootaert y Van Bastelaer (2002) afirmaban que dentro de una red social informal o una asociación formal, los actores pueden
compartir información relevante para su actividad a un menor costo y, con
ello, acceder a ciertos beneficios como, por ejemplo, quién está vendiendo
insumos o comprando productos a un mejor precio. Otro tipo de informa-
192
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
ción relevante para mejorar la eficiencia productiva podría ser la asistencia
técnica que un vecino sí adquirió o las formas en las cuales se puede acceder
a un mejor crédito. Pero como se advirtió anteriormente, para que esta
información sea considerada por los agentes, debe existir la fuente de confianza entre los mismos; de lo contrario, la información compartida puede ser
descartada.
Estos mismos autores mencionaban que los actores pueden tomar
decisiones conjuntamente y con ello acceder a beneficios. Específicamente
para nuestro análisis, esto se puede dar en el manejo de recursos (como la
tierra, el agua u otros factores de producción, como la contratación de
maquinaria), así como en la compra de insumos o venta de productos, y
con ello acceder a rendimientos de escala. En el caso existan valores democráticos, como la transparencia, el rendimiento de cuentas y la equidad,
habrá más confianza en que la toma de decisiones de los líderes beneficiará
a todos los que participan de la red social.
De manera complementaria a lo anterior, cuando existe una adecuada estructura de incentivos se puede reducir el comportamiento oportunista de algunos líderes o dirigentes y, de ese modo, facilitar el acceso equitativo
a los beneficios obtenidos de la coordinación de actividades. Además, si
existe una adecuada participación de la mayoría de miembros de una
red social u organización, es más factible que todos los intereses se tomen
en cuenta en la coordinación de actividades y se puede fiscalizar mejor
el comportamiento de los líderes. Como indicaba Putnam, si existe una
experiencia pasada de colaboración exitosa, existe una influencia positiva para colaborar en el presente, dada la confianza generada entre los
agentes.
Por el contrario, si la experiencia fue negativa en el pasado, en el
presente se habrá aumentado la desconfianza entre los actores, por lo que
disminuye la posibilidad de que vuelvan a colaborar.
Finalmente, cuando existe una confianza entre los agentes es posible
reducir los costos de transacción. Por ejemplo, esto se daría al negociar
continuamente con el mismo proveedor o cliente y no tener que buscar uno
nuevo dado, que en el pasado le ha demostrado que le ha dado un buen
precio o calidad en el servicio.
Como se aprecia en todos estos casos, para que los canales a través
de los cuales se pueden obtener beneficios de la tenencia de cierto capital
social sean realmente efectivos, es necesario contar con las fuentes adecuadas
que permitan su aprovechamiento.
4 / El rol del capital social en la pequeña agricultura comercial
4.
193
Los recursos que se obtienen del capital social
Para ser coherente con nuestro marco teórico, dado que estamos considerando al capital social como un recurso acumulable a nivel individual y
no de la sociedad, sólo tomamos en cuenta los impactos relacionados con
el individuo y no con la sociedad en su conjunto.7 Así, aunque aceptamos
que a través del capital social se puede dañar a la sociedad, no lo incluimos
en el análisis como parte de los efectos negativos dado que quienes participan
de la red o estructura social logran los objetivos planteados aun a costa de
los demás.
En esta sección nos basaremos en los potenciales beneficios y perjuicios
relacionados con el tema agrícola que esperamos encontrar en el campo.
En general, planteamos como hipótesis que son las fuentes las que determinan
los efectos positivos o negativos de la tenencia del capital social.
Beneficios
Según la tipología de beneficios realizada por Portes (1999), estos pueden
venir en la forma de control social, beneficios familiares o extrafamiliares.
Utilizando esta tipología, nosotros distinguiremos entre dos tipos de impactos
positivos relacionados con la agricultura: el mejoramiento de la eficiencia
económica (lo cual aumenta los ingresos) y la superación de eventos negativos
(lo cual evita que uno se empobrezca).8
a)
Mejoras en la eficiencia económica
En primer lugar, a través del capital social se espera que el pequeño agricultor
alivie el problema del minifundismo y mejore su eficiencia económica. Esto
7
Por ejemplo, en el caso de un grupo terrorista bien organizado, el capital social no
sólo es elevado sino que esto le permite alcanzar sus objetivos, lo cual sería considerado
un beneficio aunque para el resto de la sociedad un ataque terrorista traiga grandes
pérdidas en vidas humanas e infraestructura. Similarmente, si bien Portes (1999)
incluyó como parte de los efectos negativos del capital social a la exclusión social que
se produce ante la existencia de grupos herméticamente cerrados que no permiten
que los demás también compartan los beneficios de su organización, dicha exclusión
no necesariamente afecta el bienestar de los individuos que conforman el grupo, por
lo que no la consideramos como un efecto negativo.
8
Al capital social que sirve para mejorar la eficiencia productiva le llamamos “capital
social productivo”, mientras que aquél que sirve para superar los eventos negativos
se denomina “capital social de protección”.
194
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
se da a través de dos canales: mejoras técnicas y mejoras asignativas. En
cuanto a las técnicas, un grupo de agricultores asociados puede manejar
conjuntamente los problemas de plagas (evitando el contagio y la utilización
frecuente de plaguicidas), la vigilancia en épocas de cosecha (evitando el
robo de la misma con menor mano de obra), así como el adecuado uso del
agua (sea para evitar robos, desperdicios o la filtración que saliniza los
suelos contiguos). Esto formaría parte del control social. Además, como
parte de los beneficios familiares y extrafamiliares, las redes informales
pueden ser una fuente de mano de obra, de insumos, de herramientas de
trabajo o de maquinaria, así como de información (especialmente sobre
asistencia técnica) para realizar las labores agrícolas.
En cuanto a la eficiencia asignativa relacionada con la comercialización, las redes informales con los proveedores o con los clientes (o las
cadenas productivas formales) también pueden asegurar que el agricultor
se beneficie. Esto se debe a que la confianza generada por la relación estable no sólo disminuye los costos de transacción (por ejemplo, al buscar
un nuevo cliente) sino que también los clientes y proveedores pueden retribuir la confianza al establecer mejores términos de contrato que redunden
en una disminución de costos o de mejoras en el ingreso. Por otro lado, si
los agricultores logran asociarse y abarcar un número de hectáreas lo suficientemente grande, se puede aumentar el poder de negociación al establecer precios con proveedores y clientes finales. Además, las redes informales
pueden servir de fuente de información al buscar qué proveedores o clientes
otorgan las mejores condiciones de contrato. Todos estos beneficios corresponden a beneficios familiares o extrafamiliares, pero también podrían
ser control social, especialmente si la comunidad donde se insertan los
actores los presiona socialmente para que no cometan abusos con los menos
favorecidos.
Finalmente, dado que en algunos cultivos como el arroz y algodón el
acceso al crédito es fundamental para realizar las labores oportunamente
y así obtener mejoras productivas, éste también aumenta el poder de
negociación de precios de la cosecha dado que evita que el agricultor tenga que vender su producción por adelantado o al primer postor que se
presente, e incluso permite que se venda conjuntamente mejorando el precio de venta. A través de las redes sociales, el agricultor puede obtener
información sobre quiénes son los mejores proveedores de crédito, no sólo
en cuanto tasas sino también sobre lo oportuno en el desembolso del
mismo. Además, las redes sociales pueden facilitar el acceso al crédito
4 / El rol del capital social en la pequeña agricultura comercial
195
formal, dado que ayudan con los trámites engorrosos disminuyendo el temor
generado cuando uno recién ingresa a un sistema desconocido. En cuanto
a los prestamistas informales, la relación puede ser más personal, por lo
que es posible que se obtengan mejores beneficios en las tasas de interés o
al pagar las deudas de morosidad.
b)
Superación de eventos negativos
En lo que respecta a los riesgos, estos pueden ser idiosincrásicos (afectan
sólo a un individuo) o covariados (afectan a toda la colectividad). Se espera
que, a través del capital social relacional (bonding), se pueda lidiar con un
evento negativo idiosincrásico (como la enfermedad o muerte en la familia)
dado que sólo uno sufre dicha pérdida. Esto puede venir a través de las
redes informales o como parte de las reglas de una organización formal.
Además, si los familiares, amigos o grupos de agricultores no pueden
ayudar a superar este shock negativo, los prestamistas informales, a diferencia del sector formal, pueden otorgar un préstamo y, si la relación es sólida,
probablemente se obtengan buenas condiciones del mismo.
Ante la presencia de riesgos covariados, como el fenómeno de El Niño,
donde todos caen en la misma adversidad, se espera que el capital social
vinculante (bridging) sea más efectivo. El acceso al crédito es fundamental,
por lo que contar con una relación sólida con algún prestamista, el cual
conoce la reputación de buen pagador que un individuo tiene facilita el
trámite disminuyendo los costos de transacción. Usualmente éste sería a
través de prestamistas informales dado que el sector formal sólo presta
para labores productivas y no de pérdida de cosecha; sin embargo, al ser
un caso generalizado, los prestamistas formales también pueden renegociar
el repago de la deuda contraída y seguir dando crédito para la siguiente
campaña. Además, se puede presentar el caso en el cual, mediante el
capital social relacional, una asociación esté bien organizada y mantenga
una especie de seguro agrario, a través del aporte de socios durante varios
periodos, el cual se utiliza cuando se presentan eventos negativos.
Perjuicios
Como se mencionó anteriormente, uno de los principales autores en hacer
notar el lado negativo del capital social fue Portes. Así, él reconoce que el
196
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
capital social puede generar reclamos excesivos por parte de sus receptores.
En ese sentido, los dadores, quienes comparten las normas sociales, se
pueden sentir obligados a apoyar a los demás, sea por su propia conciencia
o por presión social, lo cual les puede generar malestar; mientras que los
receptores pueden aprovecharse de dicha situación y apoyarse mucho en
este capital, en lugar de buscar sus propios medios para superarse, imponiendo demandas sobre los más exitosos lo cual frena el desarrollo económico
de los mismos.
Similarmente, el capital social puede generar normas niveladoras hacia abajo, especialmente cuando existe una solidaridad de grupo basada
en la experiencia adversa común. En estos casos, no se permite que algunos
sobresalgan dado que rompe con el factor adverso que justamente cohesiona
al grupo o es mal visto por la comunidad debido a que no comparte sus
logros con los otros. Así, el mismo factor que une al grupo y lo opone frente
a los grupos dominantes, también lo condena a no salir de la misma opresión
reproduciéndose socialmente.
Finalmente, el capital social puede restringir la libertad individual,
reduciendo la autonomía y privacidad en la toma de decisiones. Esto se
presenta más en sociedades donde existen normas de control así como
relaciones densas y múltiples, dado que, al conocerse todos entre sí, el
rumor y el chisme funcionan fuertemente como mecanismo de sanción.
III. Marco metodológico
El universo del presente estudio está conformado por todos los agricultores de los tres valles costeños de la región Piura (Bajo Piura, Alto Piura
y Chira) que posean o conduzcan menos de diez hectáreas de tierra y
tengan acceso al riego.9 Dichos valles han atravesado procesos histórico-sociales marcadamente distintos, por lo que se espera que el nivel de
capital social, así como los canales y beneficios obtenidos, también sean
diferentes.
9
El valle de San Lorenzo no fue tomado en cuenta por este estudio dado que, según la
encuesta IEP-UC Davis Perú Rural realizada en el 2004, más del 50% de los agricultores
cuentan con extensiones de tierra propias o trabajadas que abarcan más de 10
hectáreas.
4 / El rol del capital social en la pequeña agricultura comercial
1.
197
Método
Para la presente evaluación, hemos considerado las siguientes técnicas tanto
cuantitativas como cualitativas.
Cuantitativo
En principio, a través de la encuesta IEP-UC Davis Perú Rural 2004, se
pretende dar una primera pista sobre la cantidad y tipo de organizaciones
que los hogares identificaron en la localidad. Asimismo, evaluaremos cuál
es el nivel de participación de los hogares en dichas asociaciones, cuántas
veces se reúnen y cuáles son los beneficios percibidos por pertenecer a las
organizaciones productivas.
Observación participante
Para poder recoger información sobre los beneficios obtenidos mediante
las asociaciones por territorialidad, se eligieron dos caseríos por cada valle
donde se sabía que los actores están más integrados entre sí y existe mayor
confianza. Así, escogimos Mocará y Monte Castillo (Bajo Piura), Querecotillo
y Huangalá (Chira), así como Morropón y Caracucho (Alto Piura) para
observar el comportamiento de las mismas.
Entrevistas a profundidad
En estas mismas localidades se contactó con actores clave para elegir algunas
asociaciones que se entrevistaron a profundidad. Además, se aplicaron
entrevistas a los dirigentes de las comisiones de riego, a algunos grupos
asesorados por CIPCA y otras instituciones, así como a otros agricultores
de la zona. A través de estas entrevistas se buscó cumplir con el segundo
objetivo, esto es ilustrar el modo de funcionamiento de este tipo de capital
social micro, así como los beneficios y conflictos percibidos durante cada
etapa de producción al asociarse.
Dado que en el presente análisis se pretende explicar las diferencias
que hay en cada valle, se optó por elegir un cultivo representativo para
198
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
cada uno, de modo que no se confunda entre los procesos de producción y
comercialización de distintos cultivos dentro del valle. Así, para el Bajo
Piura nos concentramos principalmente en el algodón;10 para el Alto Piura,
el análisis giró en torno al arroz; mientras que para el Chira, evaluamos al
banano orgánico. El algodón representa un cultivo tradicional de la costa
piurana, el arroz es un cultivo de oportunidad que ha ido creciendo dado
que es fácil de sembrar y tiene un mercado asegurado, mientras que el
banano orgánico representa un cultivo de exportación que recién está
estableciéndose con fuerza en la zona.
Por otro lado, se entrevistó a los directivos de las distintas comunidades
para comprender cómo funcionan las mismas y cuál es el beneficio (o
perjuicio) para los agricultores de pertenecer a ellas, por ejemplo, al existir
una mayor reciprocidad entre los miembros de una comunidad.
Grupos focales
Por último, se desarrollaron grupos focales donde se validó la información
anteriormente recogida sobre los distintos beneficios que otorga cada tipo
de capital social, así como la importancia de la complementariedad entre
los mismos. La diferencia es que, si bien las entrevistas eran dirigidas a las
organizaciones, los grupos focales estaban dirigidos a los jefes de hogar.
Así, utilizando información de la encuesta IEP-UC Davis Perú Rural,
seleccionamos a un grupo de bananeros en el Chira, arroceros en el Alto
Piura y algodoneros en el Bajo Piura para comparar las diferencias existentes
por tipo de cultivo sembrado. Además, para verificar si existen diferencias
por valle, hicimos grupos focales con arroceros en cada uno de estos tres
valles. Finalmente, sólo en el Bajo Piura y manteniendo constante el cultivo
de algodón, realizamos un grupo focal con agricultores de un mayor nivel
socioeconómico y otro con los de menor nivel socioeconómico.11
10
Sólo para los agricultores más pequeños que tienen menos de 1 hectárea nos hemos
concentrado en el cultivo del arroz, dado que dichos productores mencionaron no
cultivar algodón.
11
Por cuestiones del muestreo original, no teníamos suficientes observaciones que nos
permitan realizar en cada valle y para el cultivo respectivo de la zona, dos grupos
focales diferenciando el nivel socioeconómico.
4 / El rol del capital social en la pequeña agricultura comercial
2.
199
Tipología de análisis
En la bibliografía académica sobre capital social se ha discutido sobre una
serie de tipologías importantes de análisis. Una de las más utilizadas está
vinculada con las relaciones de poder entre los miembros de la estructura
social bajo análisis y distingue entre las relaciones horizontales y las verticales.
En ese sentido, Putnam considera que las primeras son superiores que
las segundas dado que los beneficios obtenidos pueden ser mejor repartidos
entre todos los integrantes de la estructura social. Si bien esta diferenciación
nos parece interesante para este estudio, no la consideramos fundamental
para el marco planteado, dado que se puede incluir como parte de las
fuentes del capital social al definir valores democráticos de los participantes
como la equidad y la simetría de poderes.
Por su parte, el Banco Mundial considera que el capital social “incluye
las instituciones, relaciones, redes, normas y valores que definen la calidad
y cantidad de las interacciones sociales de una sociedad”.12 A diferencia de
Portes (1999), Grootaert y Van Bastelaer (2002) reordenaron la bibliografía
manteniendo todos los componentes que los teóricos han mencionado
respecto del capital social, dado que consideran no sólo que existe la complementariedad sino también sustitución entre las partes. Estos autores
establecieron una doble tipología que permite que esta amplia definición
sea más manejable en los estudios cuantitativos.
Por un lado, incorporaron el análisis más micro de las redes de individuos
y hogares de Putnam (1993 y 2000), pasando por el nivel meso que incluye
las relaciones entre organizaciones (segundo nivel) de Coleman (1998), hasta
lo más macro de la economía institucional de Olson y North que analiza el
medio ambiente social y político (sistema judicial, leyes, libertades, etc.)
que determina la estructura social permitiendo el desarrollo de ciertas normas.
Si bien nosotros tomaremos más en cuenta el lado micro relacionado
con las organizaciones de base, tanto productivas como de riego, así como
con las asociaciones por territorialidad, también analizaremos algunas
organizaciones meso de segundo nivel. Sin embargo, en este estudio
prácticamente no tocaremos el tema de la economía institucional, por lo
que esta tipología no nos es útil para analizar la complementariedad o
sustitución entre distintos tipos de capital social.
12
Ver http://www1.worldbank.org/prem/poverty/scapital/bank1.htm.
200
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Por otro lado, como se dijo anteriormente, Grootaert y Van Bastelaer
(2002) también distinguen entre el capital social estructural y lo cognitivo.
Lo primero corresponde a las redes y otras estructuras sociales con reglas y
procedimientos, las cuales son objetivas y observables, mientras que lo
segundo es más subjetivo e intangible dado que abarca las normas, valores,
confianza, actitudes y creencias compartidos por la sociedad. Esto es similar
al planteamiento de Portes (1999) si se considera que el capital cognitivo
está asociado con las fuentes que motivan el acceso a recursos, mientras
que el estructural consiste en el capital social en sí mismo. Nosotros optamos
por seguir con el enfoque de “fuentes del capital social” antes que el de
“capital social cognitivo”, dado que esto no sólo nos permite incluir
componentes adicionales a lo cognitivo que determinan el mejor
funcionamiento del capital social, sino que además consideramos que ambos
conceptos no se sustituyen entre sí.
Así, principalmente adoptamos la siguiente tipología de doble entrada
(ver cuadro 1). En primer lugar, distinguimos entre el capital social en sí
mismo, conformado por la pertenencia a redes formales e informales, y las
fuentes de dicha estructura social específica (no de toda la sociedad) que
facilitan o permiten obtener recursos y beneficios del capital social.
Cuadro 1
TIPOLOGÍA DE ANÁLISIS SOBRE CAPITAL SOCIAL
Tipología
Relacional
(bonding)
Vinculante
(bridging)
Capital social
Fuentes de la estructura
social específica
– Organizaciones de riego
(primer y segundo nivel)
– Organizaciones productivas
(formales o informales)
– Comunidad campesina
– Asociación por
territorialidad
– Reconocimiento mutuo
(reforzado por inversiones
materiales y simbólicas)
– Cadenas productivas
(formales o informales)
– Relación con
proveedores de crédito y
asistencia técnica
– Relación con entidades
estatales
– Valores democráticos
(participación, transparencia, rendición de cuentas,
equidad, etc.)
– Normas sociales (confianza
y reciprocidad)
– Valores religiosos (solidaridad, honestidad, etc.)
– Estructura de incentivos
(normas y sanciones)
4 / El rol del capital social en la pequeña agricultura comercial
201
Por otro lado, siguiendo a Putnam, distinguimos entre el capital social
relacional (bonding), y el vinculante (bridging). A grandes rasgos, el relacional
se refiere a un grupo homogéneo, mientras que el vinculante está relacionado
con las redes sociales entre actores heterogéneos. Como dicho autor advierte,
no obstante, la distinción entre uno y otro no siempre es tan clara dado
que los miembros de una estructura social pueden ser homogéneos en ciertas
variables, como los ingresos y la localidad geográfica, y simultáneamente
distintos en otras, como el género y la cultura. Por ello, queda a criterio del
investigador el definir cuáles son las variables relevantes en el estudio para
considerar a una estructura como homogénea (capital social relacional) o
heterogénea (capital social vinculante). Esta tipología nos parece superior
a la propuesta por Coleman que diferencia los lazos fuertes de las
organizaciones primordiales, como la familia, de los lazos débiles de las organizaciones construidas, dado que nos ofrece dicha libertad de elección.
En nuestro caso, hemos definido las siguientes organizaciones como capital
social relacional y vinculante.
Capital social relacional
Analizamos cuatro modelos de capital social relacional distintos: los primeros
dos tienen propósitos estrictamente productivos, mientras que los últimos
representan asociaciones por territorialidad. Estos son:
1.
Organizaciones de riego: éste es el modo de organización más importante
de la zona dado que el agua de riego es un insumo clave para la
producción. Así, cada uno de los valles se maneja a través de una
junta de regantes, la cual está conformada a su vez por diversas
comisiones de riego que agrupan a todos los agricultores de la zona.
2.
Organizaciones productivas: incorporamos en este tipo de organizaciones a todos aquellos grupos que se relacionan directamente con el
manejo conjunto de las parcelas y/o la negociación en el mercado de
insumos y productos finales. Las del banano orgánico suelen estar
formalmente constituidas, mientras que para el caso del algodón y del
arroz lo que abunda son grupos de agricultores informales producto
de redes desintegradas que aún pueden mantenerse entre los productores del mismo predio o de la misma ex cooperativa. Además, sólo en
el caso del banano orgánico encontramos una asociación de segundo
nivel que agrupa a otras organizaciones formales de primer nivel.
202
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
3.
Comunidades campesinas: la única comunidad campesina en la zona
reconocida legalmente como tal desde el periodo colonial es la Comunidad Campesina de Catacaos; sin embargo, en el valle del Chira,
la Comunidad de Querocotillo-Salitral también existe desde dicho
periodo.
4.
Otras asociaciones territoriales por proximidad: finalmente, si bien no
pertenecen a ninguna de las organizaciones antes mencionadas, existen
redes entre vecinos o familiares del mismo caserío que es importante
evaluar.
Capital social vinculante
Como capital social vinculante analizamos, en primer lugar, las redes formales e informales entre los agricultores y los distintos integrantes de las cadenas
productivas (proveedores y clientes). En el caso del banano orgánico, las
cadenas productivas están formalmente constituidas, mientras que para el
algodón y el arroz ésta no suele ser la regla.
Por otro lado, evaluamos la relación existente entre los grupos de producción
y los proveedores de crédito y asistencia técnica. Desde hace más de una
década en el Bajo Piura y Alto Piura, y recién desde hace pocos años en el
Chira, la ONG CIPCA facilita la gestión del crédito que otorga la Caja Rural
San Martín y otorga asistencia técnica a sus integrantes. Para ello, exige que
los individuos que quieran acceder a estos servicios se agrupen entre ellos.
Actualmente, existen otras instituciones que han copiado el modelo y otorgan
los mismos servicios, exigiendo que se conforme un grupo de trabajo o de
manera individual. Estas son la ONG Prisma, la empresa de insumos L&B y
el programa Pima del gobierno regional (sólo para el cultivo del algodón). En
la medida de lo posible se trató de incluir en el análisis a todas estas
instituciones.
Finalmente, hemos analizado el rol desempeñado por las instituciones
gubernamentales en la promoción y regulación de ciertos cultivos a nivel
local.
Fuentes
Siguiendo el marco teórico, entre las fuentes que analizamos se encuentra
el reconocimiento mutuo dentro de la red, las normas sociales (como la
4 / El rol del capital social en la pequeña agricultura comercial
203
confianza y la reciprocidad), los valores religiosos (como la solidaridad y
la honestidad) y democráticos (como la participación, la transparencia, la
rendición de cuentas y la equidad), así como la estructura de incentivos
de las reglas y sanciones formales.
IV. Capital social en los valles de Piura
En esta sección, analizaremos la cantidad y calidad de capital social existente
en los valles costeños de la región de Piura para, más adelante, evaluar el
modo en el cual las principales organizaciones operan y los beneficios
obtenidos a través de las mismas.
1.
Cantidad y calidad de capital social
La encuesta realizada por el IEP-UC Davis en Piura durante el 2004 recoge
una primera aproximación a la variable capital social a nivel micro entendida
solamente como organizaciones de individuos, mas no como redes
informales.13 Basándonos en la misma, presentamos resultados generales
de la cantidad y calidad de organizaciones existentes en los centros poblados
de Piura.
Tipo de organizaciones existentes
En el gráfico 1 podemos observar dos tipos de mediciones sobre el tipo de
organizaciones existentes en la localidad donde vive el agricultor: en la
encuesta a centros poblados se le preguntó a la autoridad respectiva si
existía cada tipo de asociación en su zona;14 mientras que en la encuesta a
los hogares, se le preguntó a cada familia si existía el mismo tipo de
13
La información de redes sociales de familiares y amigos se recoge sólo si es que a
través de la misma se ha accedido a beneficios, sea como apoyo ante algún evento
negativo o como remesas enviadas y recibidas.
14
La autoridad de un centro poblado puede ser un teniente gobernador, un alcalde, un
gobernador, un agente municipal, un juez de paz, etc.
204
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Gráfico 1
PORCENTAJE DE CENTROS POBLADOS Y HOGARES
CON PRESENCIA DE ALGUNA ORGANIZACIÓN
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2004
Elaboración: CIPCA
organización en su localidad.15 Para hacer ambas encuestas comparables,
hemos sacado los promedios de la encuesta de centros poblados
ponderándolos por el número de hogares entrevistados en el mismo.16 Así,
15
Sin embargo, en ningún caso se preguntó por la cantidad de organizaciones existentes
ni se diferenció entre los grupos vinculados a la parcela y los vinculados al hogar,
dado que algunos hogares tienen tierras en un distrito distinto a donde residen.
16
No obstante, se pierden del análisis 34 hogares encuestados que no cuentan con la
ficha de su centro poblado respectiva y 4 centros poblados donde no se entrevistó a
ningún hogar. Nos quedamos al final con 449 hogares y 61 centros poblados
encuestados.
4 / El rol del capital social en la pequeña agricultura comercial
205
mientras más hogares tenga un centro poblado, se asume que habrían más
beneficiarios que tienen la posibilidad de acceder a dicha organización,
con lo cual el nivel de capital social es mayor.
Como se observa en el gráfico 1, las respuestas emitidas en ambas
encuestas son relativamente similares. En ese sentido, las organizaciones
productivas son las que menos existen dado que, como se verá más adelante,
gran parte de las mismas son informales y se dedican a la coordinación de
actividades, por lo que no son reconocidas en este cuestionario. Todo lo
contrario, se corrobora la importancia de las organizaciones de riego al
abarcar casi la totalidad de la población agrícola de los valles de costa.
Además, las iglesias, los clubes de madres y las asociaciones de padres de
familia (APAFA) también están bastante difundidos en las distintas localidades.
Las diferencias más grandes entre lo reportado por los hogares y los centros
poblados se da en los clubes y partidos políticos, dado que los porcentajes
reconocidos por los hogares son menos de la mitad.17 Esto puede deberse a
que los mismos no participan de dichas asociaciones por lo que no están al
tanto de su existencia.
En cuanto a las organizaciones productivas, si bien los resultados
son bastante bajos, los centros poblados reconocen un porcentaje ligeramente
más alto que el de los hogares. Según las autoridades, las asociaciones
para la venta de productos, acceso a maquinaria y cadenas productivas
son las más comunes, aunque menos del 4% de hogares reconozca su
existencia en su localidad. Todo lo contrario, mientras ninguna autoridad
reconoce en su localidad a los grupos que acceden conjuntamente a asistencia
técnica, más del 3% de hogares sí lo hace. El hecho de que el porcentaje de
hogares que reconoce la existencia de organizaciones para la compra de
insumos, compra y venta de productos o contratación de asistencia técnica
sea muy similar, nos lleva a pensar que es la misma organización la que
está ofreciendo estos distintos servicios. Esto lo confirmamos en el campo,
dado que la mayoría de instituciones que ofrecen crédito y dan asistencia
técnica exigiendo la organización de un grupo, también realizan compras y
ventas en conjunto. Ambas encuestas estarían de acuerdo en que uno de
los objetivos más importantes para organizarse es el acceso al crédito (6.6%),
lo que, como se verá más adelante, es fundamental para los agricultores
de los valles piuranos.
17
El hecho de que ninguno de los centros poblados reconozca la existencia de una
ONG se debe a que en la encuesta no se les preguntó.
206
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Al diferenciar por el tipo de valle, no se encuentran patrones similares
entre ambas encuestas. Según las autoridades de los centros poblados,
sobresale el valle del Chira como aquél que reúne la mayor cantidad de
organizaciones productivas debido a la existencia de asociaciones para venta
de productos, cadenas productivas y alquiler de maquinaria. Según los
hogares, por su parte, sobresale el Alto Piura por la contratación conjunta
de asistencia técnica, la compra de insumos y el acceso al crédito. En lo
que sí están de acuerdo, tanto autoridades como hogares, es que los grupos
ganaderos se encuentran agrupados y difundidos en el Alto Piura.
Por otro lado, es importante resaltar que más del 40% de hogares,
según ambas encuestas, se encuentra en una localidad donde tiene ingerencia
alguna comunidad campesina. Esto se debe principalmente a la Comunidad
de Catacaos en el Bajo Piura, dado que cerca del 90% del valle reconoce
su presencia.
Finalmente, en más del 80% de hogares y centros poblados se menciona
la existencia de las iglesias, de las APAFA y de los clubes de madres o
comedores populares. Por un lado, esto muestra la fuerte presencia que
aún mantiene la Iglesia a nivel local, por el otro, la uniformidad de
asociaciones sociales promovidas por el Estado en toda la región.
Prácticamente en todos los centros poblados se puede contar con este nivel
institucional.
Nivel de participación de los hogares
Como se dijo en el marco teórico, en este informe consideramos más relevante
la participación de un individuo en la estructura social respectiva para
potencialmente acceder a beneficios, antes que la existencia de organizaciones
en la localidad.
En primer lugar, en el gráfico 2 resalta el hecho que, de los pocos
hogares que reconocieron la existencia de organizaciones productivas en
su localidad, aproximadamente la mitad no participa de las mismas. En
el Alto Piura, la participación es ligeramente mayor a la del resto de los
valles. Esto hace evidente o bien la escasez de asociaciones que puedan
ayudar al agricultor a alcanzar una mayor eficiencia productiva, o bien el
desinterés de los mismos de asociarse exclusivamente para esos propósitos dado que las organizaciones de riego en parte cumplen con esos
objetivos.
4 / El rol del capital social en la pequeña agricultura comercial
207
Gráfico 2
GRADO DE PARTICIPACIÓN DE LOS HOGARES
EN LAS ORGANIZACIONES EXISTENTES EN LA LOCALIDAD
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2004
Elaboración: CIPCA
Evidentemente, en el caso de las juntas y comisiones de riego,
prácticamente todos los hogares participan. Sin embargo, cerca de un 4%
no lo hace, probablemente debido a que arrienda sus tierras. La mayor
ausencia se da en el Chira.
Lo que sorprende es que, en el 70% de los hogares que viven en zonas
donde existe una comunidad campesina, sólo un miembro del hogar participa
de la misma y en 20% lo hace más de uno. Esto, aunado al hecho de que
un 10% dice no participar, puede indicar que dicha institución está perdiendo
representatividad.
208
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Por el lado de las asociaciones recreativas, como los clubes y las
asociaciones deportivas, más del 70% de la muestra indica no participar, y
cuando lo hacen, en muy escasos casos más de un miembro de la familia
participa. Esto se mantiene para todos los valles.
Algo similar ocurre con los comedores populares y clubes de madres,
dado que el 70% no participa de la asociación y el 20% sólo con un miembro.
Resalta el Alto Piura, dado que más del 40% de los hogares participa con
un miembro del hogar, mientras que en el Chira la no participación asciende
al 80%. En cambio, para las APAFA, éstas se encuentran mejor distribuidas
entre los que no participan (probablemente por no tener hijos), los que sólo
participan con un miembro, y los que participan con más de uno. Esto
indica que existe igual probabilidad que vaya un padre de familia o ambos.
Lo mismo sucede para todos los valles.
Finalmente, en el caso de las ONG y partidos políticos, cerca del 70%
no participa de los mismos, mientras un 25% sí se lo hace a través de un
miembro del hogar (quien probablemente es el responsable del manejo de
la parcela).
La única institución donde participa toda la familia en más del 50% de los
hogares es la Iglesia, demostrando que es la que más fuerza tiene. Si bien
en el Bajo Piura es mayor el porcentaje de hogares en los que participan
todos los miembros del hogar (65%), en el Alto Piura es menor el porcentaje
donde ningún miembro participa (7%). En cambio, en el Chira, esta institución
se encuentra más erosionada dado que menos del 52% participa con todos
sus miembros y más del 20% no participa.
Cantidad de reuniones convocadas y asistidas
Como se puede apreciar en el gráfico 3, el tipo de organización que en promedio convoca un mayor número de reuniones al año son las iglesias (21.7).
En menor medida, se encuentran las asociaciones para contratación de
asistencia técnica (17.9), para las cadenas productivas (14.5), así como para
la compra de insumos y obtención de crédito (13.3). En cambio, las comunidades campesinas son las que menos reuniones convocan al año (4.2).
En cuanto al porcentaje de asistencia a dichas reuniones, en promedio
los hogares acuden al 100% de las reuniones de las asociaciones para
obtener crédito y las que organizan las ONG. Además, con más del 90%
asisten a las reuniones para la compra de productos y para la asistencia
técnica, demostrando un mayor interés en las mismas.
4 / El rol del capital social en la pequeña agricultura comercial
209
Gráfico 3
NÚMERO DE REUNIONES CONVOCADAS Y PORCENTAJE DE ASISTENCIA
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2004
Elaboración: CIPCA
En la siguiente sección analizaremos con mayor detalle cómo operan
las organizaciones de riego, los grupos productivos y las comunidades
campesinas, así como la manera en que los agricultores se benefician de
las relaciones con las empresas, las ONG y las instituciones estatales.
2.
Capital social como un medio para mejorar
la eficiencia económica
El capital social, tanto relacional como vinculante, se puede aprovechar
para obtener beneficios de las economías de escala y ganar eficiencia,
210
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
principalmente, a través de la coordinación de actividades y la toma de
decisiones conjuntas en las diferentes etapas de producción, así como
mediante la difusión de información y reducción de los costos de transacción.
Capital social relacional
En esta sección veremos cómo operan las organizaciones de riego, las
asociaciones productivas y las comunidades campesinas haciendo énfasis
en los factores que determinan que los poseedores de dicho capital social
se beneficien o se perjudiquen.
a)
Organizaciones de riego
En la región costeña de Piura, el capital social, medido a través de las
organizaciones de riego, es fundamental para el manejo conjunto del recurso
hídrico, especialmente en épocas de sequía, por lo que prácticamente la
totalidad de los agricultores pertenecen a las mismas. Sin embargo, como
se mencionó en el marco teórico, dependiendo de las fuentes de dicho
capital social, éste puede producir beneficios o perjuicios para los productores.
En principio, según la disponibilidad de agua estimada para la campaña
y las intenciones de siembra de los agricultores, las juntas de usuarios a
nivel del valle programan cómo se distribuirá el agua entre los diferentes
cultivos y sectores. En esta negociación, no sólo es importante la asignación
entre las comisiones de un mismo valle, sino también entre la junta de
usuarios del Bajo Piura y del Chira, dado que ambas comparten el agua de
la represa de Poechos. Una vez que las comisiones de regantes saben con
cuánta agua cuentan para el calendario agrícola, tienen que decidir en qué
sectores se va a sembrar cada tipo de cultivo. Esto es especialmente
importante en la campaña chica cuando el agua es aún más escasa. Así,
por ejemplo, no a todos se les permite cultivar arroz en toda la extensión
del terreno dado que el recurso hídrico no alcanza.
En algunas comisiones, especialmente en el Bajo Piura, existen grupos
informales representados por el delegado de agua que desde antes de la
reforma agraria están acostumbrados a trabajar conjuntamente. En otras
palabras, si bien no están inscritos en registros públicos, estos grupos sí
tienen un nombre propio y existe un reconocimiento mutuo sobre la
pertenencia a los mismos. No sólo intra-grupos sino también inter-grupos
4 / El rol del capital social en la pequeña agricultura comercial
211
se da una negociación sobre cuáles serán las áreas donde se sembrará, lo
cual se debe principalmente a dos factores. Por un lado, en la medida de lo
posible se intenta que aquellos grupos con tierras colindantes decidan sembrar
en zonas cercanas a ambos de modo que se desperdicie menos el agua en
su traslado. Por otro lado, al decidir en qué zonas se sembrará arroz, se
debe tener cuidado en no escoger aquéllas cercanas a las áreas donde
otros grupos siembran cultivos diferentes al arroz para evitar la filtración y
salinización de dichos suelos.
Para esta negociación es sumamente importante que se respeten los
acuerdos tomados, dado que se pierde mucho tiempo y se genera malestar
a los agricultores cuando se deben reunir más de una vez para volver a
tomar una decisión que ya había sido aprobada por los miembros de los
grupos con anterioridad. Como se vio en el campo, en algunos casos esta
falta de respeto a los acuerdos tomados previamente se debe al abuso
de poder de algunos dirigentes de las comisiones de regantes quienes, luego
de que se tomó una decisión grupal, arbitrariamente deciden cambiarla
de modo que se priorice el cultivo en las zonas donde estos dirigentes poseen una mayor cantidad de tierras, perjudicando a los agricultores de su
propio grupo o de los grupos colindantes. En otras palabras, si los intereses
privados de aquéllos con poder se colocan por encima de los intereses públicos, se perjudica a la colectividad, por lo que es sumamente importante
que los dirigentes tengan presente el principio de equidad y que todos
los agricultores participen en la toma de decisiones aminorando el poder de
los mismos.
En el Chira, si bien también existen delegados de agua en las comisiones de regantes, no se encontró evidencia de que los agricultores estén
solidamente agrupados y trabajen conjuntamente alrededor de una misma
toma. En otras palabras, no se reconocen como parte de un mismo grupo
de trabajo, en parte por no estar acostumbrados en el pasado a trabajar
juntos y también por la gran cantidad de arrendatarios en la zona. Uno de
los problemas que esto genera es que, especialmente en aquellas comisiones que cubren un área bastante extensa, no se coordine bien internamente sobre cómo asignar las tierras cultivables cuando el agua es escasa sino
que la decisión es más individual. Así, los bananeros se quejaban de que
no siempre alcanza el agua para este cultivo, aunque la ley afirma que los
cultivos permanentes deban tener prioridad, lo cual, como se verá más
adelante, se debe a la desorganización y falta de respeto a las reglas
establecidas.
212
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
En el Alto Piura, el agua no es permanente y sólo dura durante la
campaña grande por no contar con un reservorio de agua. En la zona
también se evidenció un comportamiento bastante individualizado,
especialmente en las partes más bajas del valle. Sin embargo, incluso en
estas zonas, los reclamos de agua son menores que los del Chira. En parte,
esto se debe a que en el Alto Piura no se puede sembrar en la campaña
chica, cuando en otros valles se evidencia la mayor escasez de este recurso.
En las partes altas, en cambio, sí están acostumbrados a trabajar
conjuntamente. No obstante, no se sienten reconocidos como parte de las
comisiones de riego sino que prefieren velar por el adecuado uso del agua
mediante la comunidad campesina, por lo que la participación en las
organizaciones de riego y los beneficios obtenidos a través de las mismas
son menores.
Con respecto a los pagos, si bien son individuales, los delegados de
agua, junto con los demás agricultores que se agrupan en torno a una
misma toma de agua, presionan para que estos se efectúen ya que, de no
cubrirse un porcentaje mínimo, el sectorista no programará el acceso a este
recurso para ninguno. De esta manera, entre los vecinos de parcela se tiene
una idea de quiénes potencialmente pueden robarse el agua dado que se
sabe quiénes no pagaron. El delegado de agua también es responsable de
coordinar junto con el sectorista las fechas en las cuales efectivamente se
dispondrá de este recurso. Lamentablemente, sus funciones demandan
bastante tiempo y esfuerzo, especialmente ante la existencia de muy pequeños
agricultores con menos de una hectárea, dado que es más difícil coordinar
con varios, y el cargo no es remunerado, por lo que no cubre el costo de
oportunidad al disponer de menos tiempo para su propia chacra. Esto
ocasiona que sus labores no sean adecuadamente efectuadas, perjudicando
a la colectividad. Por ejemplo, no se aprovecha la información con la que
cuenta de modo que se sancione adecuadamente a los no pagadores. Por
ello, el cargo no sólo se elige democráticamente entre los que tienen las
capacidades para asumir el rol, sino que se suele rotar entre los mismos.
De alguna manera, esto evita que una misma persona siempre mantenga
el poder y abuse del mismo.
El consumo efectivo del recurso hídrico, según lo que se encontró en
los grupos focales, no es equitativo, sino que existen grupos de poder,
especialmente los arrendatarios que siembran arroz en el valle del Chira,
quienes al colocarse en la cabeza del canal y negociar con el sectorista,
consumen una mayor cantidad de agua que la que pagaron y les fue
4 / El rol del capital social en la pequeña agricultura comercial
213
programada, perjudicando a los agricultores que se encuentran en la cola
del canal, a quienes el agua ya no les alcanza en años secos. Por el excesivo
poder que han demostrado los sectoristas en el pasado, actualmente el
cargo se ha reducido de tres años a uno solo. Incluso cuando el gobierno
regional impidió el cultivo del arroz por demandar demasiada agua, estos
no sólo no le hicieron caso sino que tampoco recibieron una sanción por
incumplir la norma. Por ello, el agricultor promedio actualmente desconfía
mucho que, ante la sequía que se viene intensificando, los acuerdos previos
que buscan maximizar la distribución y el uso de este recurso escaso entre
todos se respeten, no sólo por una resistencia a cambiar hacia cultivos que
demanden menos agua, sino también porque esta práctica se les ha permitido
anteriormente sin sanciones efectivas. En casos contados, esto se ha
solucionado invirtiendo el orden en los turnos de agua de modo que, si en
una campaña los de la cabeza de canal dejaron sin agua a los de la cola,
incluso cuando estos pagaron por adelantado, en la siguiente, los de la
cola podrían hacer lo mismo perjudicando a los de la cabeza, desincentivando
comportamientos oportunistas. Sin embargo, no en todos los casos se puede
implantar este sistema debido a la inexistencia de compuertas al final del
canal que ocasiona que el agua se desperdicie cuando se inicia por la cola.
Otro de los problemas que se tienen en la distribución efectiva del
recurso hídrico tiene que ver con la práctica común del robo de agua,
entendido como el consumo de agua mayor al programado y pagado. En
otras palabras, no sólo roba agua aquél que no paga nada, sino también
aquél que habiendo pagado consume más de lo que el sectorista programó,
adelantándose a la posible falta de agua en el futuro. Debido a la inexistencia
de un adecuado sistema de monitoreo por parte de las organizaciones de
riego, los costos de los usuarios se incrementan al tener que ser ellos mismos
los que se encarguen de recorrer el canal varias veces cuando están regando.
Cuando descubren quién está robándose el agua que les toca, la costumbre
es presionar al mismo para que deje de hacerlo, pero al darse la vuelta y
regresar a su chacra, se la vuelven a robar. Por ello, algunos se agrupan
para vigilar varios puntos simultáneamente, especialmente en el Bajo Piura.
El problema se agrava dado que los mismos agricultores no siempre
denuncian a quienes se roban el agua, no sólo por el hecho de que algunas
comisiones no acostumbran sancionarlos, o porque cuando sí lo hacen el
deudor igual se resiste a pagar por el recurso, sino peor aún porque en
algunas zonas, especialmente en el valle del Chira y en el Alto Piura, no se
acostumbra denunciar a los amigos, permitiéndose esta práctica. Por ello,
214
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
en los canales donde el robo de agua es más común, los agricultores que sí
pagan por el recurso suelen utilizar más agua que la programada, adelantándose al riesgo de que ésta puede escasear más adelante, o simplemente
también dejan de pagarla dado que sus compañeros la consumen
gratuitamente.
Una de las maneras como se busca resolver este problema es mejorando
la infraestructura de riego mediante compuertas y candados que eviten los
robos y revistiendo los canales de modo que el recurso no se desperdicie en
el camino. Para ello, todos los agricultores con los cuales se conversó
reconocieron que se deben establecer alianzas entre las comisiones, los
mismos usuarios, los gobiernos locales y la cooperación internacional para
financiar estos trabajos. En otras palabras, no sólo se requiere de las
organizaciones de riego como capital social relacional sino que se requiere
de capital social vinculante. Sin embargo, con mayor fuerza en el valle del
Chira, no sólo es común que los agricultores rompan las compuertas existentes
sino que estos también manifiestan que no se denuncia dado que varios se
benefician.
Finalmente, dado que este tipo de organizaciones agrupa a la mayoría
de agricultores, son las juntas y las comisiones de regantes las que actúan
como defensoras de los derechos de los agricultores. Así, por ejemplo,
organizaron un paro agrario a principios del 2005 para que, por un lado, se
formalice la comercialización del algodón y puedan acceder a un subsidio
por parte del Estado, análogo al que se tiene en el sur por el algodón
tanguis; y, por el otro, se mejore el precio del arroz mediante una prohibición
a la importación del arroz y la instalación del mecanismo de warrant. Además
de actuar como difusoras de información sobre las medidas del paro, algunas
organizaciones de riego también destinaron fondo para los alimentos durante
los días que duró. Esto no hubiese sido posible sin el impulso de los dirigentes
de dichas organizaciones ni sin la adecuada participación de todos los
agricultores. Debido al éxito obtenido, en junio del 2005 juramentó el Comité
de Comercialización de Algodón de Piura. Sin embargo, mientras se realizó
el trabajo de campo, no encontramos evidencia concreta sobre cómo han
quedado las gestiones para formalizar los acuerdos.
En general, con respecto a los organizaciones de riego se observa que
en el valle del Chira el desorden generado por el acceso al recurso hídrico es
mayor al de los otros valles, aunque en estos también exista. Así, es crucial
seguir apostando por una mayor capacitación de modo que los agricultores
entiendan la importancia de la administración del recurso hídrico para que
4 / El rol del capital social en la pequeña agricultura comercial
215
no se afecte al vecino y les alcance el agua a todos. Además, se deben
mejorar los sistemas de monitoreo y sanción de modo que las prácticas de
no respetar los acuerdos previos sobre los cultivos permitidos, de robo de
agua y de destrucción de compuertas sean cada vez más desincentivadas.
b)
Organizaciones productivas
En el trabajo de campo evidenciamos que las organizaciones productivas
del algodón y del arroz son más informales, mientras que las del banano
orgánico sí se encuentran formalmente constituidas. Las razones por las
cuales se agrupan y cooperan algodoneros, arroceros y bananeros también
son distintas. Por ello, trataremos estos cultivos por separado.
•
Algodón y arroz
En cuanto a las coordinaciones realizadas por los agricultores en las diferentes
etapas de producción, distintas al manejo del recurso hídrico, se observó
una fuerte organización cuando existe la influencia de una ONG.18 No
obstante, en el Bajo Piura, aun sin la influencia de éstas, los agricultores
tradicionalmente han trabajado juntos desde la época de las cooperativas
y las unidades comunales de producción (UCP),19 mientras que en el resto
de valles, la desintegración de las cooperativas generó un trabajo más
individualizado. En principio, a través de estos grupos informales, los
agricultores suelen coordinar no sólo el lugar donde se puede sembrar cada
cultivo, de modo que no se afecte al vecino por filtraciones de agua, sino
también las fechas de siembra y las posteriores labores culturales. En el
resto de casos, las fechas de siembra, y por consiguiente las demás labores
que se deben realizar, coinciden por el hecho de estar en torno a una misma
toma de agua, mas no existe una cooperación explícita para explotar las
economías de escala. Nuevamente, son los arrendatarios quienes menor
voluntad de cooperar demuestran dado que, al manejar extensiones más
amplias de terreno y no siempre ser de la zona, presentan un comportamiento
más individualizado.
18
Esto lo veremos en la sección sobre relación con proveedores de crédito y asistencia
técnica.
19
Estos suelen ser los mismos que se mencionaron en la sección anterior como grupos
dentro de la comisión de regantes; sin embargo, en esta sección veremos todo lo que
se refiere a la coordinación de actividades distintas al manejo del agua de riego.
216
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Específicamente para el caso del arroz, en el Bajo Piura se suelen
realizar almácigos conjuntos, con lo cual se estaría ahorrando en el consumo
de agua, la cual como se vio anteriormente puede escasear. El sistema
implantado, que para ellos resulta natural, es que se rote entre los agricultores pertenecientes a un mismo grupo el préstamo del terreno para realizar
dichos almácigos, con lo cual estaríamos apreciando una norma de reciprocidad simétrica. Mientras en el Chira y en el Alto Piura los agricultores
manifestaban que pocos tienen este sistema por desconfiar que el transplante
se realice a tiempo, perjudicando a quien donó las tierras por demorar la
siembra en el terreno utilizado, los del Bajo Piura no sólo realizan los transplantes en la misma fecha por tener una buena coordinación sino que además, como agradecimiento recíproco, le dejan al dueño de la tierra sembrada
la zona utilizada para dichos almácigos. Esta norma también incentiva a
cada uno de los agricultores a donar parte de su terreno en el turno que le
corresponde.
En lo que se refiere al acceso a los factores de producción, éste suele
darse más a través de las asociaciones por territorialidad, como se verá
más adelante. Sólo para la contratación de maquinaria, ésta se da en los
grupos de producción cuando se debe garantizar al proveedor del servicio
todo un día de trabajo dado que, de lo contrario, la máquina no llega a las
zonas donde se encuentran las parcelas. Si bien algunos manifestaron que
utilizar la maquinaria pesada conjuntamente ahorraba en el costo debido a
que requería menos tiempo realizar las labores culturales o distribuía entre
todos los costos fijos de traer la máquina, la mayoría consideraba que no
existían beneficios en reducción de precio unitario por el servicio. En el caso
no se contrate la maquinaria en grupo por existir una amplia oferta en la
zona, lo que sí existía era un intercambio de información sobre precios y
calidades de los distintos proveedores. Sin embargo, por la desconfianza
existente en el Chira debido a malas experiencias, el agricultor siempre
verifica mientras se realiza el trabajo de máquina.
En épocas de cosecha, en el Bajo Piura es más común que en otros
valles la práctica de rotarse los puestos de guardianía, de modo que los
agricultores no se cansan tanto como cuando tienen que ir todas las noches
a vigilar sus parcelas. Para ello, es sumamente importante que se confíe en
las personas a las cuales les toca el turno de guardianía. Por el contrario, en
el Chira esto se da sólo en algunos casos y en el Alto Piura no es común.
Una vez cosechado, el arroz suele almacenarse en los hogares hasta
que se alcance un precio de mercado aceptable, mientras que el algodón
4 / El rol del capital social en la pequeña agricultura comercial
217
requiere ser pesado y transportado casi inmediatamente a las desmotadoras.
Antiguamente, cuando se heredó la infraestructura de las haciendas, era
bastante común que los agricultores realizasen la paña, limpieza y pesado
del algodón conjuntamente. Sin embargo, ahora existen pocos grupos que
aún mantienen sus colcas y realizan estas tareas simultáneamente.
Finalmente, a diferencia de los grupos que poseen capital social vinculante
debido a que trabajan con las ONG o cuentan con un buen dirigente con
conexiones, pocos grupos realizan compras y ventas conjuntas.
Mientras en el Chira esto se debe más a las prácticas individuales a las
cuales están acostumbrados, en el Bajo Piura no se dan compran conjuntas
por que no les alcanza el dinero al no tener un crédito o porque los productos
son obtenidos directamente a crédito en las casas comerciales. Con respecto
a las ventas, en el Bajo Piura no se dan de manera conjunta dado que no
siempre queda mucho producto disponible. Por ejemplo, los que necesitaron
liquidez para la mano de obra en cosecha, venden por adelantado su
producción a un precio más bajo; los que sacaron úrea a crédito con terceros
tienen que devolver dos sacos de arroz por uno de úrea, mientras otros
pagan el crédito con la misma cosecha. Solamente en las partes altas del
Alto Piura, donde los agricultores suelen trabajar más en grupo, se encontraron organizaciones productivas que vendían conjuntamente su producción
de arroz cuando la asamblea decidía que era el momento. Sin embargo, sí
es común que se comparta información sobre precios y calidades de los
insumos adquiridos, así como las condiciones de contrato sobre las ventas
del producto.
En todos los casos, es mucho más difícil para los más pequeños el
coordinar durante las distintas etapas de producción dado que se requeriría
de muchos para realmente acceder a una economía de escala, mientras
que los de mayor nivel socioeconómico y los arrendatarios suelen trabajar
de manera independiente y financiarse por sí mismos.
•
Banano orgánico
Un caso específico de especial interés es el de las asociaciones formales de
bananeros orgánicos. En el trabajo de campo se contrastaron dos casos
diferentes: la Asociación de Productores Bananeros del valle del Chira (APBOVCH), en la margen derecha del río Chira, que cuenta con el comercio
justo, y la Asociación de Microproductores de Banano Orgánico (AMPBAO),
en la izquierda, que sólo exporta en el mercado orgánico. Además, se analizó
218
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
el rol que desempeña la organización de segundo nivel, Central Piurana de
Banano Orgánico (CEPIBO).
Las parcelas de la APBO-VCH están divididas en 14 sectores. Así, por
asamblea general se elige a la junta directiva (presidente, vicepresidente,
secretario, tesorero, fiscal y tres vocales) y por consenso cada sector elige a
un delegado. La junta directiva de esta asociación se reúne semanalmente
y frecuentemente con sus delegados. Al acceder al comercio justo, los
agricultores reciben un premio de US$ 1 por caja de banano vendida, la
cual debe ser manejada por la asociación. Así, en gran parte, la cantidad
de reuniones que tienen los directivos se debe a las gestiones de los proyectos
que se buscan realizar por tener la certificación del comercio justo. Además,
dicha certificación obliga que en asamblea se tomen los acuerdos finales
sobre el presupuesto, así como la rendición de cuentas de los ingresos y
gastos efectivos. No sólo por obligación, sino al ser de sumo interés para
los agricultores, estas asambleas suelen tener suficiente quorum.
Los socios de esta asociación sí perciben beneficios del estar agrupados,
en parte, dado que poseen recursos del comercio justo que se invierten
para el bienestar de los más necesitados. Además, dada las frecuentes
reuniones y el tener recursos para financiar a los que vienen de más lejos, el
asociado no sólo está informado sino también interesado en participar.
Así, los socios se han beneficiado de la rehabilitación de caminos carrozables
y, actualmente, se piensa invertir en la construcción de empacadoras, lo
cual minimiza el descarte de banano que no tiene la calidad suficiente para
ir al mercado de exportación. Esto se realiza bajo criterios equitativos dado
que se atiende aquellos sectores con mayores desventajas, de modo que la
calidad del producto de dicho sector no se vea siempre perjudicada por
tener que cargar el racimo largas distancias o atravesar caminos en mal
estado.
En el caso de la AMPBAO, a diferencia de la APBO-VCH, debido a
los altos costos de transporte entre los caseríos donde viven los socios y a la
falta de recursos por no acceder al comercio justo, no se suelen realizar
asambleas que reúnan a todos los miembros. Así, la manera como se ha
organizado dicha asociación consiste en que cada uno de los cinco sectores
elige a mano alzada dos directivos, quienes sirven de puente entre la
asociación y sus bases. Estos se reúnen y se reparten los cargos entre sí. Sin
embargo, se evidenció que los cargos son formales más que reales dado
que, sin tomar en cuenta al presidente, no se sabe realmente qué cargo
ocupan todos los directivos. Cuando la asociación así lo requiere, se realizan
4 / El rol del capital social en la pequeña agricultura comercial
219
reuniones del consejo directivo y se transfiere la información de dicha reunión
a los socios de la localidad que representan. Lamentablemente, gran parte
de los agricultores no suelen ir a las reuniones convocadas, según ellos, por
ser ésta una práctica común en la localidad. Sin embargo, esto también se
debe al hecho que los asociados no encuentran interés en atender las reuniones
dado que no consideran que el estar asociados los beneficie sino que es lo
usual para vender a la exportadora y con ello acceder al mercado orgánico.
Si bien los directivos tienen verdadera voluntad de trabajar por la asociación
y buscar gradualmente el acceso al comercio justo así como la exportación
directa, estos se encuentran fuertemente limitados dado que no cuentan
con los recursos para financiar sus gestiones. Así, como la AMPBAO no
cuenta con el premio del comercio justo, ni tampoco realizan aportes los
socios, cualquier gasto debe ser financiado por los mismos directivos.
Los principales beneficios logrados por la AMPBAO, como se verá
más adelante, están relacionados con las coordinaciones con otros actores
como CEPIBO, antes que con la ejecución directa de proyectos. Así, están
llevando a cabo un proyecto piloto en el cual se busca registrar los costos
de producción por hectárea, lo cual será una herramienta para negociar
precios de venta con la empresa. Además, se ha logrado canalizar fondos
para que se invierta en el mejoramiento de caminos de los cinco caseríos.
Finalmente, dicha asociación busca no depender totalmente de
COPDEBAN, agroexportadora a la cual le venden su producción, sino ir
adquiriendo capacidades de gerencia empresarial, por lo que, por ejemplo,
quisiera realizar directamente la compra de abono orgánico de sus asociados,
en lugar de que la empresa lo haga. Considera que con ello iría ganando
experiencia que más adelante le permita exportar directamente. Si bien la
empresa afirma que ellos son libres de realizar compras conjuntas del 50%
de abono que no es proporcionado por ellos, varios agricultores afirmaban
que la retención de dinero les garantizaba la integridad de abono requerido.
Lamentablemente, como se dijo, los socios no están adecuadamente
informados sobre las gestiones que realiza la AMPBAO, no participan tanto
de las reuniones ni se sienten comprometidos con la misma.
La CEPIBO, como se dijo, es una organización de segundo nivel que
busca representar a todas las asociaciones de productores de banano orgánico de Piura y Tumbes. Para ello, gradualmente está logrando reconocimiento y legitimidad con otros actores, como el Ministerio de Agricultura y
algunos consultores, quienes la apoyan no sólo para adquirir mayores capacidades empresariales y recursos financieros de cooperación internacional,
220
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
sino también para ir consiguiendo cada vez más contactos que puedan
apoyarla en la ejecución de sus planes y programas. Así, en este estudio se
considera que la CEPIBO es capital social relacional, aunque por las relaciones
que tiene con los otros actores, lo cual le permite obtener beneficios, sea
vinculante.
El problema que muestra CEPIBO como capital social relacional es
que aún sus capacidades son incipientes y no están fuertemente relacionadas
con los socios de las bases sino más bien con los directivos. En otras palabras,
hacia dentro de la organización, el agricultor común no necesariamente
reconoce las labores que dicha institución realiza.
En cuanto a la APBO-VCH, ésta rompe relaciones con la CEPIBO
cuando la primera busca la certificación propia debido a que, según el
presidente de la Central, la asociación no les permitió intervenir en el conflicto
con la empresa y facilitar el proceso de diálogo y conciliación entre las
partes. Sin embargo, la APBO-VCH guarda bastante resentimiento contra
la CEPIBO dado que ellos fueron uno de los primeros que impulsaron la
conformación de una central de segundo nivel justamente para defender
los intereses de sus asociados. Aunque esta asociación no accede a los
beneficios de las gestiones de CEPIBO, eso no es crucial dado que con los
recursos obtenidos del comercio justo, la APBO-VCH se mantiene sólida.
Por el contrario, se evidenció una relación muy fuerte entre la AMPBAO
y la CEPIBO, la cual puede ser explicada por el hecho que el ex presidente
de esta asociación es el actual presidente de la CEPIBO. Así, esta asociación
debe ser una de las más beneficiadas con las gestiones de CEPIBO. Por
ejemplo, tres de las asociaciones que pertenecen a CEPIBO y venden su
producción a COPDEBAN, se juntaron para negociar precios conjuntamente
con la agroexportadora.
Además, CEPIBO asesoró a la AMPBAO cuando ésta buscó conseguir
la certificación del comercio justo y actualmente la sigue apoyando en las
negociaciones con la empresa para acceder a parte del comercio justo que
puede colocar COPDEBAN. Según el gerente de producción de COPDEBAN,
ellos están tratando de certificar a todas las asociaciones con las cuales
participan para darles equitativamente parte del mercado justo al cual
acceden. Pero esto no se evidencia aún en hechos concretos.
Finalmente, como se dijo, gracias a las gestiones realizadas por esta
instancia de segundo nivel, actualmente el gobierno regional, el Proyecto
Chira-Piura, la Municipalidad de Sullana, COPDEBAN y los mismos agricultores orgánicos están financiando un proyecto para rehabilitar las carreteras
4 / El rol del capital social en la pequeña agricultura comercial
221
de las chacras y de los cinco caseríos asociados a la AMPBAO. De no
haber sido por la insistencia de esta asociación, sólo uno de los caseríos se
hubiese beneficiado del proyecto.
c)
Asociaciones por territorialidad
Con respecto a las asociaciones por territorialidad, nos estamos refiriendo
a las relaciones con familiares, vecinos y amigos. Los mayores beneficios
se dan en el acceso a los factores de producción así como en la difusión de
información.
Una de las mayores ventajas que se esperaba encontrar debido a las
redes familiares era el acceso a la mano de obra. En general, se observó
que a los hijos solteros se les suele dar una propina por su trabajo dado que
aún forman parte del hogar, mientras que a los casados se les paga el
mismo jornal. Así, mientras en el Alto Piura existe una tendencia a preferir
mano de obra familiar dado que se considera que los familiares tienen un
mayor compromiso con el trabajo realizado, en el Chira, se prefiere al
particular debido a que los familiares suelen aprovecharse de la relación y
buscan trabajar menos. Como se observa, el mismo tipo de capital social
en un caso es positivo y en el otro negativo debido a las diferencias en las
fuentes presentes en la red familiar. En el Bajo Piura, lo que prima en la
decisión de contratación de mano de obra es la confianza que se le tenga al
trabajador, sea éste particular o familiar, debido a que esto minimiza el
costo de monitoreo. Sólo en las labores culturales que demandan gran
cantidad de mano de obra y en las que el jornal se encarece, como durante
la paña del algodón, los agricultores del Bajo Piura manifestaron que el
jornal pagado a sus familiares es igual al que existía antes, pero que luego
se les da arroz como compensación por su trabajo. Además, si no se cuenta
con liquidez, es viable pagarles a los hijos casados una vez obtenida la
cosecha, siempre y cuando no se les perjudique.
En el acceso a herramientas de trabajo y animales, generalmente los
que no tienen suelen alquilarlo. Sólo cuando uno no tiene liquidez para
contratar el servicio, éste suele ser intercambiado por mano de obra y, en
muy pocos casos, cuando realmente se confía en el cuidado que tendría la
otra persona, éste se presta o se les fía por una semana hasta que dispongan
de un crédito. Estos favores, especialmente en el Bajo Piura, suelen retribuirse voluntariamente una vez cosechado. En el Alto Piura casi no se pide
prestado debido a que existe un sentimiento de vergüenza cuando siempre
222
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
se acude a este mecanismo y el grupo suele burlarse mediante bromas,
presionando a que cada uno tenga sus herramientas y animales o los alquile.
Con respecto al manejo conjunto de las plagas, éste suele funcionar
mejor en los grupos de crédito dado que disponen oportunamente de liquidez
y asistencia técnica, aunque no todos los que acceden al crédito tengan
esas dos condiciones. En general, cuando un vecino aplica algún producto,
el resto también lo hace y se logra controlar la plaga. Si esto no ocurre, en
el bajo y alto Piura se presiona a los vecinos para que apliquen los plaguicidas
dado que no hacerlo ocasiona que uno tenga que gastar más en aplicar el
doble. En cambio, en el Chira, no funciona la presión sobre los demás
dado que cada uno manda en su parcela.
Quienes no pueden acceder a los programas de crédito y asistencia
técnica, pueden conseguirlo mediante el capital social relacional al compartirse
la información de los productos que se han echado entre vecinos, amigos o
familiares. Sin embargo, hay que preguntar para que esta información sea
transferida. Nuevamente, en el Bajo Piura es más frecuente que se devuelva
el favor voluntariamente con parte de la cosecha.
d)
Comunidades campesinas
Las comunidades campesinas analizadas en este estudio corresponden a
San Juan Bautista de Catacaos en el Bajo Piura, Querecotillo y Salitral en
el Chira y Caracucho-Jacanacas en el Alto Piura.
En primer lugar, la Comunidad Campesina de Catacaos ha dejado de
ser lo que era antes y se encuentra en un periodo de reflote. Al visitar el local donde opera la nueva junta directiva, se comprobó que éste había sido
totalmente saqueado y que las maquinarias que antes tenían ya no
funcionaban. Como lo ocurrido con muchas otras comunidades a nivel
nacional, la corrupción de antiguos directivos fue poco a poco destruyendo lo que tenían. Así, paulatinamente varios comuneros han dejado de
reconocerse como tal, aunque los siga uniendo el sistema de cofradías.
Los dirigentes actuales manifestaron su deseo de reformar esta institución de modo que, en lugar de cumplir funciones más gremiales y
asistencialistas, ella sirva para mejorar la eficiencia agrícola. Como recién
han iniciado sus funciones, veremos al final de su gestión si lograron sus
objetivos o no.
En el caso de la Comunidad Campesina de Querecotillo y Salitral
la situación es aún peor. Lo único que la mantiene viva es que sigue siendo
4 / El rol del capital social en la pequeña agricultura comercial
223
la dueña de los títulos de propiedad de las tierras. Así, en la APBO-VCH se
percibió que varios agricultores no sentían ningún vínculo afectivo con la
comunidad, especialmente los menores de cuarenta años.
Uno de los mayores problemas de la comunidad es su falta de legitimidad
dado que, desde la reforma agraria, no sólo se habla de la corrupción y el
enriquecimiento ilícito de los directivos sino que, además, prácticamente
todas las juntas directivas han intentado mantenerse en el poder y no han
convocado elecciones cuando así tocaba. Generalmente el cambio de una
directiva a otra se producía cuando un grupo de poder conformaba el
quinto para sacarlos y, sólo en algunos casos, convocar elecciones legítimas.
Incluso, desde la Reforma deben haberse realizado más de tres intentos por
volver a empadronar a los comuneros porque cada nueva directiva afirma
no haber recibido el padrón anterior y busca rehacer el suyo. Durante este
año llegaron al extremo de la deslegitimación dado que se tenían dos directivas
presidiendo, ninguna cien por cien legítima.
El problema es que al ser ésta la única autoridad para otorgar certificados
de posesión, han existido casos en los cuales se ha sobornado para que se
emita un segundo certificado de posesión al mismo predio, lo cual es mucho
más sencillo que ocurra con dos juntas directivas.
Evidentemente, esto ha generado problemas con las agroexportadoras
de banano orgánico. Por ejemplo, ahora que COPDEBAN ha entrado al
distrito de Querecotillo, Biorgánika se enteró que le estaban cortando banano
a un agricultor que había sido castigado por ellos por incumplir con las
normas orgánicas que requiere la producción del banano orgánico, pero
dado que el posesionario ahora es el hijo, éste no figura en el registro de
castigados.
Por otro lado, dado que las tierras son comunales, el área donde se
ubican las empacadoras no puede ser comprada sino sólo cedida en uso
por lo que las empacadoras no le pertenecen a nadie. Así, también surgió
un pequeño conflicto entre COPDEBAN y Bioorgánica, pues la primera
utilizó las pozas que previamente había desinfectado la segunda por tener
programado el corte al día siguiente, sin coordinar las fechas.
Como se puede ver en estos casos, en lugar de facilitar beneficios para
los comuneros, la comunidad campesina como capital social obstaculiza
la labor de las cadenas productivas en la zona debido a la existencia de
fuentes negativas. Esto también ha ocasionado la poca participación y el
desinterés de los comuneros, lo que se traduce en una falta de control
sobre sus directivas.
224
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Capital social vinculante
Además de los beneficios ya analizados anteriormente por la existencia de
capital social vinculante, como la coordinación de las organizaciones de
riego y la asociación de segundo nivel CEPIBO con entidades estatales y
con la cooperación internacional para mejorar la infraestructura de riego o
de caminos, en esta sección analizaremos otros beneficios que se obtienen
de las relaciones con las cadenas productivas, con las ONG que proveen
crédito y asistencia técnica y con las entidades estatales.
a)
Cadena productiva
Para entender la relación propiamente dicha entre los agricultores y las
empresas, es importante analizar cómo funciona la cadena de producción
de los cultivos de algodón y arroz. El caso del banano orgánico, al estar
formalmente constituido como cadena productiva, se analizará por separado.
•
Algodón y arroz
Con respecto al cultivo del algodón, actualmente existen tres empresas que
controlan las desmotadoras: el Grupo Romero, Creditex y UCISA. La primera
no sólo tiene una textilera a donde se destina la fibra sino también una
oleaginosa a donde va la pepa del algodón. En el caso de Creditex, toda la
fibra va a su empresa, pero la pepa la vende al mercado. Finalmente,
UCISA utiliza la pepa del algodón para la empresa oleaginosa y le vende
toda la fibra a la textilera del grupo Gerbolini.
Así, como lo demuestra el estudio de Mathey y Chocano (2001), el
mercado de algodón rama es un oligopsonio dado que, por el lado de la
demanda, existen sólo tres desmotadoras (asociadas a empresas textiles o
aceiteras) que compran toda la producción de los agricultores y una empresa
con suficiente poder como para fijar el precio. Por el lado de la oferta,
existen varios pequeños productores con una participación de mercado
insignificante. Peor aún, estas autoras afirman que no sólo existe un poder
de mercado sino que éste es ejercido en la práctica por los compradores de
algodón, perjudicando a los agricultores al pagarles un precio menor al que
se podría obtener bajo competencia. Además, el abuso de poder de mercado
se presenta cuando los compradores realizan lobbies con el Estado para
evitar que se le imputen cargos de violación de las leyes antimonopólicas.
4 / El rol del capital social en la pequeña agricultura comercial
225
Finalmente, según la información obtenida, las empresas ponen serias trabas
para que los agricultores puedan vender el algodón en fibra y obtener una
ganancia mayor, lo cual era posible cuando existía competencia en este
mercado.20
Como afirma Larrabure (2004), si el precio que se le paga al agricultor
por el algodón pima no es atractivo para el productor, se corre el riesgo que
se desincentive la producción de este cultivo, aun cuando el valor agregado
de éste en el sector textil y oleaginoso es 40% mayor al del tanguis y la
exportación de hilados, tejidos y confecciones sea sumamente atractiva.
Lamentablemente, aunque este mismo autor reconozca que la falta
de organización de los pequeños agricultores ha limitado su capacidad de
acopio y comercialización, como veremos más adelante, incluso cuando
los agricultores están organizados y asesorados por ONG quienes negocian
con las empresas es muy escaso el margen obtenido de la venta conjunta
por el excesivo poder de mercado existente. Por un lado, esto se debe a
que, como lo confirmó Indecopi, las empresas han concertado precios
anteriormente, por lo que no se descarta que lo sigan haciendo. Por el otro,
las necesidades de la mayoría de agricultores no les permitirían quedarse
con la producción sin venderla de no llegar a un precio elevado, por lo que
las empresas se aprovechan del excedente.
No obstante este escenario, encontramos un caso positivo que vale la
pena reseñar. Debido a la confianza establecida entre Creditex y un dirigente
en Monte Castillo, existe una larga relación en la cual la empresa otorga
crédito a los agricultores y el algodón obtenido es luego vendido a la misma
a precio de mercado, todo mediante dicho dirigente quien asegura que la
producción no será vendida a otra empresa. Antes era más común esta
práctica por parte de las empresas, pero ahora no lo es tanto debido a que
las relaciones de confianza se han deteriorado porque los agricultores no
siempre vendían a la empresa que le otorgó el crédito sino al mejor postor.
Dado que los agricultores suelen compartir los precios de venta entre
ellos mismos, se constató que, en la campaña grande 2004-2005, las
condiciones en las cuales compraba Creditex vía ese intermediario fueron
las mismas que las que pagaba la casa comercial L&B para venderle a la
misma empresa.
20
Dado que actualmente las empresas no brindan información para este tipo de
estudios (por los problemas que han tenido en el pasado), no pudimos confirmar
con ellas esta información proporcionada por las ONG.
226
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
En cuanto al cultivo del arroz, éste ha ido aumentando en importancia
en la región porque es una mejor oportunidad para generar ingresos
reduciendo la incertidumbre de los agricultores. En parte, esto se debe a
que siempre se puede asegurar la venta de dicho producto y la variabilidad
de los precios es menor, especialmente por el poder político que tienen los
gremios a nivel nacional y por la cantidad de molinos que compran dicha
producción. Además, a diferencia del algodón, no es tan sensible a los
riesgos climáticos. Sin embargo, entre sus riesgos está el hecho de que
necesita una gran cantidad de agua, la cual no siempre es accesible en
Piura, especialmente en los años secos, y que saliniza las tierras afectando
en el futuro el rendimiento de un cultivo alternativo.
En cuanto a la comercialización de dicho producto, no sólo existe
competencia en el mercado de molineros, evitando la concertación de precios
y permitiendo la venta tanto en cáscara como pilado, sino también una
gran cantidad de intermediarios que compran en chacra. Lamentablemente,
lo que se encontró es que muchos agricultores deciden vender en chacra y
no ir al molino debido al elevado riesgo de que éste no cumpla con los
pagos. Han existido experiencias negativas en las que se ha llevado la
producción a Chiclayo, donde existe una mayor cantidad de molinos, y se
ha perdido por la venta. Incluso, un supuesto molinero trató de comprar
una gran producción de arroz a través de un dirigente en Morropón, ofreciendo
las mejores condiciones posibles, pero al ser tan maravilloso todo, el dirigente
averiguó con un familiar que trabajaba en una ONG si lo conocía y se
descubrió que éste era famoso por haber engañado antes a otros. Al
compartirse esta información, los agricultores prefieren perder en margen
de utilidad por asegurar que se les pague, lo cual es lógico dado que las
necesidades que enfrentan no les permiten asumir riesgos muy grandes.
•
Banano orgánico
Un caso particularmente interesante son las cadenas productivas en la
exportación del banano orgánico. En esta sección veremos el caso de dos:
Biorgánika, asociada con la APBO-VCH, y COPDEBAN, asociada con
AMPBAO.
En principio, la empresa es la responsable de sensibilizar al agricultor
de modo que asuma las normas sobre el proceso orgánico, dado que él es
el dueño de la certificación orgánica. Tradicionalmente los agricultores en
este valle no han tenido mayor necesidad de utilizar agroquímicos debido a
4 / El rol del capital social en la pequeña agricultura comercial
227
la baja presencia de plagas y enfermedades que genera el clima. Sin embargo,
lo que sí ha sido común es utilizar úrea como abono y la estructura de
incentivos no facilita que esto cambie debido tanto a variables técnicas
como económicas.21 Así, la empresa debe llevar un rígido sistema de control
interno, registrando por ejemplo la adquisición de fertilizantes orgánicos
para garantizar que el producto sea realmente orgánico.
En el caso de COPDEBAN, además del sistema de control, la empresa
garantiza la compra de más del 50% del guano de isla y sulfomag al retenerles
S/. 1 por caja. Sin embargo, como se dijo, aunque la AMPBAO quisiera
realizar las compras conjuntas para su asociación, mostrándole a la empresa
la factura para que ésta confíe en que las mismas fueron efectivamente
realizadas, la empresa aún no lo permite. En el caso de Biorgánika, también
tiene un programa de compra de guano de isla, el cual no es obligatorio.
Dado que los precios actualmente han subido y la empresa aún
guarda parte del abono con precio menor, se acordó, conjuntamente entre
la empresa y los directivos de la asociación, comprar lo faltante a mayor
precio y luego sacar un promedio de modo que todos los agricultores tengan
acceso al abono a un mismo precio. Esto demuestra nuevamente la voluntad
de los directivos de que las políticas de la asociación sean equitativas y no
se beneficien sólo algunos.
Para obtener una buena calidad del producto a exportar, se requiere
tanto de un fuerte trabajo por parte del agricultor como de una oportuna
asistencia técnica. Así, en el caso de COPDEBAN, prácticamente todos
los técnicos que brindan la asistencia en el campo provienen de Ecuador,
dado que en dicho país existe una larga experiencia en el manejo del
banano. No sólo COPDEBAN está orgulloso de su producto, sino que los
agricultores de la AMPBAO también reconocen esto y se sienten agra21
Según los técnicos, si bien cuando uno deja de utilizar úrea el rendimiento de la
tierra cae, después de un tiempo abonando exclusivamente con productos orgánicos
se pueden alcanzar rendimientos iguales o mayores a los que se tenían antes. El
problema es que el guano de isla toma más tiempo que la úrea para que la planta lo
coja y los efectos sean evidentes. A través de las capacitaciones al agricultor, esto ha
sido cada vez más entendido y aceptado. Sin embargo, el costo de los fertilizantes
orgánicos que requiere la tierra para alcanzar estos niveles de producción, el cual
incluso se ha duplicado, medido en porcentaje de nitrógeno equivalente entre los
distintos productos, es mucho más alto que la úrea, por lo que el agricultor se ve
incentivado a seguir usando este abono químico. Lo que complica más esta situación
es que existen medios para que no sea sencillo detectar la úrea a través de mediciones
técnicas.
228
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
decidos con la empresa por haberles enseñado y exigido el riguroso manejo
de la planta.
Por el otro lado, Biorgánika considera que la calidad de su producto
aún puede mejorar. Así, esta empresa establece un sistema de incentivos
para que el agricultor mismo esté interesado en mejorar su producción: el
50% de agricultores que tienen una calidad superior (A) según criterios
técnicos recibe un precio de US$ 2.85 la caja, mientras que el 50% inferior
(B) recibe US$ 2.65, de modo que Biorgánika siempre paga un promedio
de US$ 2.75.22 Los dirigentes de la APBO-VCH no están de acuerdo con
dichas medidas y prefieren que todos reciban el mismo precio. Sin embargo,
esto podría generar que la calidad baje.
Con respecto al valor agregado que se obtiene mediante la cadena
productiva, actualmente ambas empresas realizan puntualmente el pago
relacionado con el corte del banano, lo cual aumenta la confianza del
agricultor. Además, en ambos casos se tiene un contrato establecido por
un año, lo cual le otorga estabilidad al productor al saber éste cuán asegurada
está su producción.
Por otro lado, se evidenció que COPDEBAN, al ser una empresa privada
cuyo dueño es Dole, no tiene mucho interés en capacitar a los agricultores
a los cuales les corta fruta para que estos, poco a poco, tengan más
conocimientos empresariales y logren venderle a la empresa un producto
con mayor valor agregado, como por ejemplo, el banano ya empacado.
Así, no le gusta que los agricultores busquen su propia independencia, por
lo que desconfía mucho del rol que desempeña CEPIBO.
En el otro extremo, por la misma estructura social de Agrofair, dueño
de Biorgánika, sí existe un interés por ir transfiriendo gradualmente la empresa
exportadora a la asociación de agricultores.23 Sin embargo, si bien este
proyecto es bastante loable, durante el trabajo de campo existía gran
desconfianza entre los actores.
Por un lado, tanto Agrofair como Biorgánika requieren que la APBOVCH demuestre fidelidad y compromiso con el proyecto. Así, incluso
22
Según el gerente general de la empresa, si la calidad A y B se estableciese únicamente
bajo criterios técnicos y no con este sistema de incentivos que genera competencias
internas entre todos los agricultores, más del 50% tendrían una calidad B.
23
Agrofair está constituido en un 50% por un consorcio de varias ONG y en el otro
50% por un consorcio de asociaciones de productores con quien trabaja dicha
empresa a nivel mundial.
4 / El rol del capital social en la pequeña agricultura comercial
229
obteniendo mejores condiciones con alguna otra empresa, sea exportadora
o importadora, deben estar seguros que no se sacrificará la producción que
siempre se vende a Biorgánika. La desconfianza aumentó cuando la
APBO-VCH buscó su propia certificación dado que esto fue un indicio de
que ellos estaban interesados en venderle al mejor postor, poniendo en
riesgo los cortes regulares que realiza la empresa. Según la asociación, ellos
querían tener la certificación propia como medida de salvaguarda en caso
Biorgánika no les comprase toda la producción y ellos deban buscar otro
cliente. Sin embargo, una falta de comunicación o falta de confianza ocasionó
que las reglas de juego cambiaran. La transferencia del 10% de acciones
ya no se iba a realizar automáticamente sino que la APBO-VCH debía emprender tres acciones. En primer lugar, mostrar fidelidad y venderle
exclusivamente a Biorgánika por lo menos durante un año. En segundo
lugar, cambiar a la junta directiva que fue la que motivó la adquisición del
certificado orgánico propio. En tercer lugar, invertir los fondos del premio
del comercio justo en un proyecto social que tuviese un fuerte impacto en
la localidad. Si bien los primeros dos requisitos ya se han superado, aún
está pendiente el proyecto social que debe realizar la APBO-VCH para
obtener el 10% de Biorgánika.
Por el otro lado, aunque la APBO-VCH sí tiene confianza en Agrofair
dado que reconoce que es un socio estratégico por manejar el 90% del
comercio justo europeo, Biorgánika y la ONG Solidaridad no corren la
misma suerte. Así, la asociación no confía en que realmente se tenga
intenciones de transferirle el control de la empresa ya que han pasado más
de dos años y aún no se ha transferido ni un solo porcentaje de acciones.
Si bien la APBO-VCH reconoce que debe invertir en un proyecto social
para ir adquiriendo gradualmente las acciones de Biorgánika, nadie sabe
cuál es el criterio para medir que éste haya tenido un gran impacto social.
Además, se le dice a la asociación que la transferencia se hará en el largo
plazo dado que primero se deben generar capacidades de gestión empresarial,
pero nadie ha organizado algún taller que la ayude a generar dichas
capacidades. Al no evidenciarse hechos concretos que apoyen el discurso,
éste se percibe como vacío y falso.
El problema de fondo es que ni Biorgánika ni la ONG Solidaridad
ni Agrofair saben cómo se irá logrando la transferencia de acciones de
Biorgánika ya que es la primera vez que ocurre algo similar. La inexistencia
de un programa o plan de traspaso aumenta la desconfianza de la asociación
dado que no hay compromisos que puedan cumplirse.
230
b)
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Relación con proveedores de crédito y asistencia técnica
Lo que se encontró en el trabajo de campo es que el acceso al crédito es
fundamental en la agricultura comercial, especialmente para los cultivos
de algodón y arroz. Así, los que tienen título de propiedad, no cuentan con
deudas anteriores y poseen más de una hectárea pueden acceder al sistema
formal; mientras que los que no cuentan con estos requisitos, lamentablemente
se deben endeudar con acopiadores u otros terceros, quienes ofrecen un
crédito más caro.
Las ONG, como CIPCA y PRISMA, la proveedora de insumos L&B,
así como el programa Pima del gobierno (exclusivamente para el algodón),
ofrecen un programa de crédito similar, que incluye asistencia técnica. En
el valle del Chira, si bien sí se demanda esta asistencia, no siempre se
quiere pagar por ella, por lo que usualmente se accede a ella a través de las
charlas gratuitas que realizan los promotores de las casas comerciales.
Para decidir sobre cuál tipo de crédito tomar, un agricultor considera,
según la información proporcionada por sus amigos y vecinos (esto es,
capital social relacional), quién otorga un crédito más oportuno para cumplir
a tiempo con las labores productivas y qué tan buenos son los técnicos.
Para ello, los agricultores también verifican in situ el rendimiento de las
parcelas vecinas. Sobre esto existen opiniones diversas. Por ejemplo, mientras a algunos agricultores les gusta el programa Pima, otros consideraban
que el crédito no era oportuno y que los productos recetados eran los que
habían en stock mas no siempre los adecuados. Similarmente, a algunos
les gusta el programa de L&B mientras que otros consideran que los técnicos,
al pertenecer a una casa comercial que se dedica a la venta de insumos
agrícolas, buscan promocionar sus productos o vender los que les sobran
antes que recetar lo más indicado para la planta.
Usualmente son las ONG quienes, además de la asistencia técnica y
el crédito oportuno que les garantiza disponer de la liquidez necesaria para
acceder conjuntamente a distintos recursos (como la compra de insumos y
la contratación de maquinaria), se proponen fortalecer a los grupos que
asesoran de modo que se aprovechen de los rendimientos de escala al
negociar mayores cantidades, disminuyendo los precios de compra y
aumentando los de venta. Para ello, frecuentemente se realizan reuniones
en las cuales se informa sobre los gastos que ha realizado cada individuo
de su línea de crédito y se discute acerca de las posibilidades de venta que
tienen. La decisión final sobre vender o no con el grupo bajo las condiciones
4 / El rol del capital social en la pequeña agricultura comercial
231
conseguidas es individual y, usualmente está relacionada con las demás
obligaciones que el agricultor debe pagar y el tiempo que puede esperar
para acceder a un precio adecuado. Sin embargo, debido a que el ámbito
de influencia donde operan las ONG no es muy amplio en términos de la
cantidad de agricultores existentes y el poder de mercado ejercido por las
desmotadoras de algodón, este beneficio no llega a ser tan extenso como
se quisiera.
c)
Relación con entidades estatales
Si bien el Gobierno Regional de Piura promueve la exportación de productos
estratégicos a través de las cadenas productivas, para lo cual ha constituido
el Consejo de Desarrollo Agrario, y como parte de sus líneas de acción en el
sector rural brinda asesoramiento, organiza programas de capacitación y
apoyo a las organizaciones de productores, busca mercados externos, etc.,
en nuestro trabajo de campo sólo constatamos la experiencia positiva del
banano orgánico.
Para los agricultores, lo ideal sería una mayor participación del Estado
en la promoción de cadenas productivas formales, como el caso del banano
orgánico, lo cual minimiza el riesgo de cambio de cultivo al asegurar la
compra del producto.24 Luego del fenómeno de El Niño de 1998, el Ministerio
de Agricultura (MINAG) inicia un programa para promover la cadena de
exportación del banano en el valle del Chira. Si bien ingresar al mercado
convencional y competir con países tradicionalmente exportadores era una
tarea difícil, existía un nicho creciente que podía ser aprovechado por el
país: el mercado orgánico. Así, mientras, por un lado, las tendencias para
el consumo de productos orgánicos eran crecientes en los países desarrollados,
por el otro, las ventajas climáticas del valle del Chira permiten que las
prácticas tradicionales de producción del banano utilicen pocos agroquímicos.
En 1999 el MINAG inicia la transferencia de tecnología brindando
asistencia técnica a los pequeños agricultores en el manejo integral del
24
Durante los últimos cinco años, la introducción de este cultivo ha tenido un impacto
no sólo en los bananeros orgánicos sino también en el comercio del banano
convencional, el cual se destina solamente al consumo nacional. Así, por ejemplo, el
precio al cual los intermediarios adquieren la producción del banano convencional
es mayor y, además, se les exige a los agricultores que utilicen bolsas para cubrir el
racimo del banano protegiéndolo y mejorando la calidad del producto.
232
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
banano orgánico. Para ello, se promovió la organización de los agricultores
y se preparó las plantaciones del banano convencional para su conversión
a orgánico. A través de un programa de fondos rotatorios se facilitó la
compra de abonos orgánicos, como el guano de isla y sulfomag. Además,
se adquirieron los insumos y el equipo necesarios para el proceso de empaque
de la fruta, como empacadoras fijas y móviles, balanzas, almohadillas,
bandejas, etc., con la finalidad de capacitar a los productores en el proceso.
De este modo, en noviembre de dicho año se logró la certificación de
las primeras 210 hectáreas. Sin embargo, en lugar de capacitar en mecanismos de control interno a las nuevas organizaciones y transferirle a ellas
la certificación, el MINAG se la dio a la empresa Productores Orgánicos de
Piura SAC (POPSAC). Esto se debió a un conflicto de intereses dado que
el ministro de Agricultura de la época era dueño de dicha empresa, por lo
que se antepuso lo privado a lo público. Recientemente, las certificadoras
de comercio justo están intentando que la certificación orgánica sea transferida
a las asociaciones como parte de los requerimientos para acceder a ese
nicho de mercado.
Con relación a los demás agricultores, en los grupos focales realizados,
más que la relación propiamente dicha con las entidades estatales, lo que
salió fue una demanda por parte de los mismos sobre el rol que éste debería
cumplir. Así, por ejemplo, debido a la escasez de agua mencionada, los
agricultores del Bajo Piura consideran que el Estado (MINAG, el gobierno
regional, etc.), junto con las ONG, deberían proponer cultivos alternativos
al arroz que demanden menos agua, que puedan tener un buen rendimiento
en el tipo de tierra que ellos tienen y que tengan suficiente demanda. Sin
embargo, reconocen que el arroz es un cultivo fácil de cultivar dado que
requiere pocas labores culturales y que cuenta con un mercado asegurado,
por lo que sería difícil encontrar una alternativa. Además, para cambiar de
cultivo se requiere una cooperación de los vecinos de modo que no se
salinicen las tierras contiguas.
Todo lo contrario, lo que fracasó fue la intervención del Estado en las
decisiones privadas de los agricultores; por ejemplo, al obligarles mediante
una norma a no sembrar arroz ante el riesgo de una sequía. En parte, esto
se debe a la ausencia de incentivos que compatibilicen el interés público
con el privado, dado que los agricultores sabían que no serían sancionados
si rompían el acuerdo con el Estado. Por ello, el agricultor promedio desconfía
actualmente mucho de que, ante la sequía que se viene intensificando, los
acuerdos previos que buscan maximizar la distribución y el uso equitativo
4 / El rol del capital social en la pequeña agricultura comercial
233
de este recurso escaso se respeten, no sólo por una resistencia a cambiar
hacia cultivos más laboriosos y de mayor riesgo mercantil, sino también
porque esta práctica se le ha permitido anteriormente sin sanciones efectivas
e incluso con una ganancia en precio por escasez de mercado.
3.
Capital social como un medio para superar
eventos negativos
Además de las ganancias obtenidas en eficiencia económica, el capital
social también puede ser un medio a través del cual se supere en parte la
presencia de eventos negativos. Como se verá en esta sección, el capital
social relacional es más útil para enfrentar los riesgos idiosincrásicos, mientras que el vinculante se relaciona más con los covariados.
Riesgos idiosincrásicos
En primer lugar, ante la presencia de un evento idiosincrásico, como la
enfermedad, muerte o accidente de algún miembro de la familia, si uno no
cuenta con recursos propios o no tiene ganado que vender, puede recibir el
apoyo económico o de alimentos de sus familiares y amigos, especialmente
si tiene hijos en Lima cuya situación socioeconómica es mejor. Además, en
el Bajo Piura y en el Chira, los agricultores manifestaron que el pueblo
también ayuda mediante actividades que buscan recolectar dinero, como
las polladas, el apoyo directo al ir de casa en casa, o la compra de carne en
caso alguien haya tenido que sacrificar su ganado. Esto demuestra una
reciprocidad más generalizada dado que se espera que, en caso le ocurra lo
mismo a otro, el pueblo actúe de la misma manera. En menor medida, la
funeraria puede vender a crédito o los molineros pueden adelantar dinero
con la promesa de que se le lleve el arroz en un plazo determinado, siempre
y cuando se trate de un conocido y se confíe en que es un buen pagador.
Si nada de esto funciona, dado que no existe crédito formal para
enfrentar este tipo de crisis, la única salida es endeudarse con terceros
quienes, aprovechándose de la necesidad, cobran intereses más altos.
Felizmente existen prestamistas más conscientes o cercanos que reducen
los intereses. Lo curioso es que en el Alto Piura se acude a la familia y
amigos, no para que regalen sino para que den un préstamo, o en su defecto,
234
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
busquen entre sus propios amigos alguien que lo pueda dar, para lo cual
se debe tener fama de buen pagador. Esto evidencia una vez más, lo asumido que está en este valle el concepto de individualización, dado que no
se concibe el recibir algo sin que esto acarree un costo, incluso con los más
allegados.
Por otro lado, ante el riesgo idiosincrásico de que la cosecha se le
pierda a un solo agricultor, usualmente el capital social no es tan útil para
este tipo de crisis, por lo que muchos deben arrendar sus tierras hasta tener
lo suficiente para instalar una siguiente campaña. Sólo en el caso del Bajo
Piura se evidenció que los amigos más allegados o los familiares ofrecen
alguna clase de apoyo, como compartir parte de la cosecha de pan llevar,
pero no se organizan colectas en el pueblo. En caso se haga un pequeño
préstamo, lo importante es que el deudor haya demostrado anteriormente
ser un buen pagador, y además, haya tratado bien a la gente. Así, nuevamente
en el Bajo Piura se evidencia la norma de reciprocidad, dado que si uno es
egoísta con los demás, cuando necesite ayuda recibirá el mismo trato. En
algunos casos, cuando alguien está endeudado con un tercero de confianza,
éste le otorga una prórroga para pagar el préstamo sin cobrarle intereses extras.
En el Alto Piura, más bien, se consideró que un seguro agrario formal
sería lo mejor para enfrentar este tipo de eventos negativos. En su defecto,
al coincidir que la mayoría de los participantes de los grupos focales formaban
parte de un grupo de crédito asesorado por una ONG, se resaltó la posibilidad
de tener un seguro informal con el grupo de trabajo en el cual se confía, de
modo que todos aporten anualmente a un fondo que pueda ser utilizado en
caso se presenten estos problemas.
Justamente, un seguro informal es lo que ha logrado establecer la
asociación bananera APBO-VCH, que accede al comercio justo. Los socios
realizan aportes de modo que se tengan fondos mortuorios y clínicos, los
cuales no son repagados, y además existen otros fondos rotatorios que sí
sirven como crédito, pagaderos a 12 meses y sin intereses. Para acceder a
este informal sistema de seguro, el único requisito es estar al día con el
pago de la cuota a la asociación y justificar el requerimiento de crédito.
Riesgos covariados
Para los riesgos covariados, como los cambios climáticos, es muy poco lo
que pueden hacer los compañeros, quienes han sufrido lo mismo, por lo
4 / El rol del capital social en la pequeña agricultura comercial
235
que usualmente se debe acudir al capital social vinculante. Así, ante los
fenómenos extraordinarios de El Niño en el pasado, los agricultores recibieron
el apoyo del gobierno regional, de los gobiernos locales, del Programa Nacional
de Asistencia Alimentaria (PRONAA) o de la Comunidad Campesina de
Catacaos (cuando estaba mejor organizada). Mientras tanto, la gente debe
arrendar sus tierras hasta recuperarse. Si bien no existe un crédito de terceros,
sólo en el Bajo Piura se mencionó también que las comadres (capital social
relacional) podían apoyar mediante la venta a crédito.
Finalmente, para este tipo de eventos negativos también es posible
crear un seguro informal. En el caso de la asociación Pampasilva, por
ejemplo, se logró acumular un fondo en el pasado lo suficientemente amplio
como para cubrir a todos sus socios. Sin embargo, al ser la última una
crisis muy severa, el fondo quedó en cero y aún no se ha podido instalar
nuevamente este mecanismo.
V.
Conclusiones
Con este análisis cualitativo hemos explorado los componentes más
importantes en la vasta teoría del capital social y cómo funcionan los canales
de transmisión. En todos los casos, el acceso a los beneficios depende de
las fuentes con que cuenta dicha estructura organizativa.
En menor medida, el capital social es útil para hacer frente a los eventos
negativos. En ese sentido, el capital social relacional —medido a través de
las asociaciones territoriales— permite enfrentar los riesgos idiosincrásicos,
por ejemplo al realizar colectas o polladas en el pueblo para apoyar al
afectado. Cuando se presenta un evento covariado que afecta a todos en
la localidad, es más útil el capital social vinculante medido a través de la
relación con instituciones estatales. Si bien ante ninguno de los casos se
otorgan créditos para uso personal, las asociaciones bananeras que cuentan
con recursos del comercio justo y las organizaciones que realizan aportes
han logrado constituir un seguro informal que pueden usar sus miembros
cuando se presenta alguna de estas eventualidades.
El capital social, tanto relacional como vinculante, resultó ser bastante
provechoso para obtener beneficios de las economías de escala y ganar
eficiencia, principalmente, a través de la coordinación de actividades y la
toma de decisiones conjuntas en las diferentes etapas de producción, así
como la difusión de información y la reducción de los costos de transacción.
236
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
El capital social relacional, medido a través de las organizaciones de
riego, es fundamental para el manejo conjunto del recurso hídrico, especialmente en épocas de sequía. En la programación del riego, la coordinación
de actividades permite asegurar el agua para todos los agricultores, que no
se la desperdicie en el traslado, y que se evite la filtración y salinización de
los suelos colindantes cuando se cultiva arroz. No obstante, para que estos
beneficios sean alcanzados, dicho capital debe contar con las siguientes
fuentes: reconocimiento mutuo como parte de las comisiones y juntas de
riego, participación de todos y equidad al tomar decisiones que eviten el
abuso de poder de los dirigentes que anteponen sus intereses privados sobre
la colectividad y, finalmente, respeto por los acuerdos tomados. Así, por
ejemplo, en el Bajo Piura se evidenció un caso en el cual dos grupos de
producción estaban coordinando dónde sembrar para la campaña chica y,
ante el abuso de poder del dirigente de la comisión de regantes, quien
antepuso sus propios intereses sobre la colectividad, los compañeros de
ambos sectores se unieron para que se respetase el acuerdo previamente
tomado. Además, en el valle del Chira y del Alto Piura los agricultores
reconocen menos participar en estas organizaciones de riego, por lo que la
coordinación de actividades es menor y no se logran alcanzar los beneficios
antes mencionados.
Sin embargo, incluso cuando la programación del agua de riego haya
sido justa y equitativa desde los niveles más altos entre valles hasta los más
bajos entre sectores y grupos de riego, esto no siempre garantiza un adecuado
consumo de la misma. Aunque se haya mejorado la estructura de incentivos
al disminuir el tiempo que dura el cargo de sectorista (una de las fuentes
del capital social), éste aún es corrompido por los grupos de poder, como
los arrendatarios en el valle del Chira, que le pagan para acceder a un mayor recurso. Otra de las fuentes que permiten el robo de agua es la ausencia
de un adecuado sistema de monitoreo en las comisiones de regantes. Así,
el control recae sobre los mismos usuarios, quienes no siempre denuncian
el robo debido a la falta de un efectivo sistema de sanción. Ante un escenario
generalizado de escasez y robos de agua, los efectos negativos de este capital
social se incrementan dado que quienes sí solían cumplir con el acuerdo y
consumir sólo el agua programada, también caen en usar más de la misma
como una manera de prever que en el futuro no les falte. Solamente en un
sector analizado se encontró un consumo equitativo del recurso hídrico
debido a que la estructura de incentivos en dicho sector, al invertir el orden
en el turno de agua de una campaña a la siguiente, así lo garantizaba. De
4 / El rol del capital social en la pequeña agricultura comercial
237
ese modo, si los que se encontraban en la cabeza de canal consumían más
agua, dejando sin ese recurso a los de la cola del canal, en el siguiente
periodo, al comenzar los turnos de manera inversa, estos corrían el riesgo
de que la misma no les alcanzase.
Como defensoras de los derechos de los agricultores, a través de la
difusión de información y la coordinación de actividades, las juntas y
comisiones de regantes organizaron un paro agrario que tuvo como resultado
que se formalizara la comercialización y el subsidio a la producción del
algodón y se prohibiera la importación e instalación del warrant para la
producción de arroz. Esto no hubiese sido posible sin las fuentes apropiadas
del capital social, al lograr una adecuada convocatoria y participación de
todos los agricultores, y el impulso inicial de los dirigentes al organizar
dicha medida.
En cuanto a las organizaciones productivas, hay una clara diferencia
entre los grupos más informales que cultivan arroz y algodón y las asociaciones
formales de banano orgánico. En el primer caso, se observa que en el Bajo
Piura las prácticas productivas involucran un mayor componente de
cooperación debido a la confianza que existe entre los grupos de agricultores, quienes están acostumbrados a trabajar juntos desde antes de la
reforma agraria. Por otro lado, en el Chira existe una fuerte desconfianza
entre los actores y en el Alto Piura están más acostumbrados a las prácticas
independientes. Además, con mayor intensidad en el Bajo Piura, el apoyo
de los familiares y vecinos al prestarles o fiarles los factores de producción
(mano de obra, maquinaria, animales) es agradecido voluntariamente de
manera recíproca con parte de la cosecha, por lo que se mantiene dicha
práctica. En el mismo valle, se encuentra un mayor trabajo conjunto entre
los grupos informales de producción al realizar almácigos para el arroz en
una misma parcela y vigilar las parcelas en épocas de cosecha. Esto se
debe a la confianza en los demás miembros del grupo, así como a la estructura
de incentivos que permite la rotación de la parcela donada para el almácigo
y el turno de vigilancia. Lo que sí se observa en la mayoría de los casos es
que la información es compartida entre los familiares, amigos y vecinos de
parcela, tanto sobre la asistencia técnica que algunos reciben como sobre
el uso de pesticidas y los precios de los insumos, de la maquinaria que se
contrata y del producto que se vende. Ninguno de los beneficios obtenidos
de los grupos informales de trabajo, así como de las asociaciones por
territorialidad, hubiese sido posible sin la existencia de diversas fuentes,
como la confianza, la reciprocidad y la adecuada estructura de incentivos.
238
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Para el banano orgánico, el principal beneficio que otorga la asociación formal es el acceder al mercado orgánico de exportación y, en algunos casos, al comercio justo. Además, al estar bien organizados y contar
con una adecuada participación en reuniones se permite la transparencia,
fiscalización y rendimiento de cuentas en el gasto de los recursos recibidos
por el comercio justo. Junto con estas fuentes, la equidad permite que el
conjunto de agricultores se beneficie de los proyectos realizados, como la
construcción de empacadoras y el mejoramiento de caminos. Quienes no
acceden al comercio justo tienen mayores problemas de organización, dado
que los socios no perciben beneficios de la asociación y no sienten un
reconocimiento como parte de la misma.
El último tipo de capital social relacional analizado fueron las comunidades campesinas, un capital que en términos generales no beneficia
a los comuneros. En el caso de Catacaos, esta comunidad ha perdido el
poder que tenía anteriormente, e incluso, se ha deteriorado totalmente el
capital obtenido de la reforma agraria. La nueva junta directiva está viendo
la manera de modernizarse y de mejorar sus gestiones, pero al estar recién
iniciando sus labores, el presente estudio no lo pudo corroborar. En el caso
de Querecotillo-Salitral se encontró que, en lugar de brindar beneficios a
los comuneros, obstaculiza la labor de las cadenas productivas de banano
orgánico debido a la existencia de fuentes negativas como la corrupción y
el enriquecimiento ilícito de los cuales esta comunidad ha sido acusada
anteriormente. En ambos casos, los malos manejos anteriores han ocasionado
desconfianza, poca participación y desinterés entre los comuneros, lo que
se traduce en una falta de control sobre sus directivas.
En lo que se refiere al capital social vinculante, mientras las empresas
buscan extraer al máximo el excedente del productor, las ONG y las
instituciones estatales buscan las fuentes necesarias para que los agricultores
se beneficien en pos del desarrollo de la región. Pero al no contar con estas
fuentes debido a la inexistencia de cadenas productivas formales, al enfrentar
un oligopsonio de algodón donde se ha comprobado anteriormente el abuso
de poder de mercado de las desmotadoras, y al existir un riesgo muy alto
de vender el arroz en mercados más alejados donde la competencia es
mayor y no se garantiza el cumplimiento de los contratos, la regla general
es que los agricultores no se beneficien de las mismas.
Todo lo contrario, en el banano orgánico sí se cuentan con cadenas
formales, lo que permite que tanto el agricultor como el exportador se
beneficien de la relación al existir confianza entre ellos, compras concretas
4 / El rol del capital social en la pequeña agricultura comercial
239
y estables a lo largo del año y contratos que respaldan la transacción.
Así, las agroexportadoras garantizan la calidad del producto exportado,
sensibilizan al agricultor en las prácticas orgánicas y otorgan asistencia
técnica a sus trabajadores estableciendo una estructura de incentivos
adecuada. Incluso en un caso, al ser un consorcio de varias ONG y las
mismas asociaciones de agricultores a nivel mundial quienes conforman
Agrofair (dueños de una empresa local), se busca que la asociación de
bananeros controle cada vez más la agroexportadora. Sin embargo, la
transferencia de acciones aún no se da.
Los agricultores se benefician de recursos externos principalmente
mediante su relación con las ONG e instituciones estatales. En el caso de
las ONG, ellas no sólo apoyan a los grupos de agricultores con el acceso al
crédito y la asistencia técnica, sino más importante aún, buscan fortalecer
sus capacidades institucionales para que logren realizar compras y ventas
conjuntas de modo que negocien mejores precios. No obstante, al ser muy
pequeño el ámbito de influencia de las mismas, este impacto aún no es tan
amplio como podría llegar a ser.
En cuanto al apoyo de las instituciones estatales o de la cooperación
internacional, éste se da principalmente a través del mejoramiento de
infraestructura. Así, las organizaciones de riego logran con este soporte
mejorar la infraestructura de riego, mientras que las organizaciones bananeras
que no acceden al comercio justo, al contar con una asociación de segundo
nivel que tiene legitimidad y es reconocida por esos actores, se benefician
del mejoramiento de los caminos. Además, esta estructura de segundo
nivel también accede a proyectos de fortalecimiento institucional llevados
a cabo por el sector público y busca que sus asociados accedan al comercio
justo o exporten directamente. Si bien se demanda una mayor participación
del Estado en la promoción de cadenas productivas formales en mercados
rentables alternativos al arroz y al algodón, lo que no funcionan son las
normas obligatorias que limitan el cultivo del arroz ante la escasez de agua.
En parte, esto se debe a la ausencia de una adecuada estructura de incentivos que compatibilice el interés público con el privado y que sancione a
quienes transgreden la norma.
Con un análisis cuantitativo más amplio, se podría comprobar si es
que efectivamente estos resultados se mantienen. Como se pudo apreciar,
este estudio encontró que es sumamente importante distinguir entre el capital
social propiamente dicho y las fuentes que se complementan con el mismo,
para permitir que se obtengan mayores beneficios de las redes sociales.
240
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Si bien estamos de acuerdo con Grootaert y Van Bastelaer (2002) en la
complementariedad de estos dos componentes, a los cuales ellos denominan
capital social estructural y cognitivo, no compartimos con ellos el hecho de
que sean sustitutos, por lo que consideramos que no deben llamarse ambos
capital social. De ese modo, las normas de confianza y reciprocidad no nos
parecen parte del capital social sino un elemento sumamente importante
que facilita, junto con otros, la obtención de beneficios de cualquier tipo
de estructura social.
Finalmente, hemos encontrado bastante útil el distinguir entre capital social relacional, esto es aquél que se da entre pares homogéneos, y
capital social vinculante, el que relaciona a individuos heterogéneos. A
través del capital social relacional se puede superar en parte el problema del minifundismo, dado que agricultores similares estarían manejando conjuntamente sus propios recursos y compartiendo información útil
para los demás. Además, con ello se pueden enfrentar los riesgos idiosincrásicos. En cambio, con el capital social vinculante se puede acceder a
recursos o información distintos a los que se manejan entre pares y se
pueden enfrentar los riesgos covariados.
241
4 / El rol del capital social en la pequeña agricultura comercial
Anexo
DIFERENCIACIÓN DEL PLANTEAMIENTO TEÓRICO DE CAPITAL SOCIAL
Fuentes
Capital social
Efectos
Bourdieu (1998)
– Inversión en
mantenimiento de la
red (intercambio
material y simbólico)
– Compartir el mismo
espacio geográfico, el
mismo habitus cultural
y/o la misma posición
económico-social
– Volumen de capital
Agregado de recursos,
(económico, cultural
sean estos reales o
y social) que uno
potenciales, que se
vinculan con la posesión puede movilizar de
los contactos de la
de una red duradera de
red
relaciones más o menos
– Mantenimiento y
institucionalizadas de
reproducción de la
mutuo conocimiento y
posición en el
reconocimiento
espacio social
Coleman (1998)
– Necesidades efectivas
de ayuda e inexistencia
de fuentes que la
otorguen
– Nivel de riqueza
– Diferencias culturales
de pedir y dar ayuda
– Normas asumidas que
facilitan la acción
colectiva
– Incentivos externos que
premian las acciones
desinteresadas y
castigan las interesadas
– Nivel de clausura de las
redes sociales
– Grado de pertinencia
de las organizaciones y
relaciones múltiples
Capital social se define
por su función. No es
una sola entidad sino
una variedad de
distintas entidades con
dos características en
común:
1) todas tienen algún
aspecto de la
estructura social y
2) facilitan alguna
acción de los
individuos en dicha
estructura
– Complementariedad
con el capital
humano (disminuye
tasa de deserción
escolar, mayor
rendimiento
académico, etc.)
– Seguridad ciudadana
– Menores costos de
transacción
CANALES:
– Obligaciones y
expectativas de
devolución entre
actores
– Confianza social
– Canal de
información
– Sistema de normas
y sanciones
242
Fuentes
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Capital social
Efectos
Putnam (1993 y 2000)
– Políticas como
exoneración de
impuestos
– Reciprocidad y
solidaridad entre
miembros de una
organización
comunal
Conexiones entre los
individuos y redes
sociales y normas de
reciprocidad y confianza
que se originan de ellas
TIPOLOGÍA:
– Bonding vs. bridging
– Horizontal vs. vertical
– Democracia sólida
– Mejor administración
gubernamental
– Permite la acción
colectiva
– Aumenta el nivel de
bienestar
CANALES:
– Incrementar costos
para desertores
– Imponer normas de
reciprocidad
– Facilitar flujos de
información
– Generar confianza
para una cooperación
futura al tener en el
pasado experiencias
exitosas de
colaboración
Portes (1998)
– Motivaciones
“consumatorias”
(normas y sanciones
sociales, solidaridad
circunscripta)
– Motivaciones
“instrumentales”
(reciprocidad y
confianza exigible)
Aptitud de los
actores para
asegurarse
beneficios en
virtud de la
pertenencia a
redes u otras
estructuras
sociales
– Control social
– Apoyo familiar
– Beneficios extrafamiliares
EFECTOS NEGATIVOS:
– Exclusión social
– Reclamos excesivos
– Restricción a la libertad
individual
– Normas niveladoras
hacia abajo
243
4 / El rol del capital social en la pequeña agricultura comercial
Fuentes
Capital social
Efectos
Grootaert y Van Bastelaer (2002)
No las
nombra
Incluye las instituciones,
relaciones, redes, normas y
valores que definen la calidad y
cantidad de las interacciones
sociales de una sociedad
TIPOLOGÍA:
– Según el ámbito: micro y
macro
– Según la forma: cognitivo y
estructural
– Crecimiento y mejoras en
el ingreso del hogar
– Alivio de la pobreza
– Acceso y mejora de
servicios públicos
(saneamiento, educación,
salud, recojo de basura,
etc.)
– Acceso a mercados
formales (ej., crédito)
– Manejo conjunto de
recursos (ej., agua)
– Mayor productividad en
extensiones agrícolas
CANALES:
– Acceso a información a
un menor costo
– Toma conjunta de
decisiones y acción
colectiva
– Reduce el comportamiento
oportunista mediante la
coordinación de actividades
244
Fuentes
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Efectos
Capital social
Nosotros
– Reconocimiento
mutuo
(reforzado por
inversiones
materiales y
simbólicas)
– Normas sociales
(confianza,
reciprocidad)
– Valores (religiosos,
democráticos, etc.)
– Estructura de
incentivos (normas y
sanciones formales)
Aptitud de los
actores para
asegurarse
beneficios en
virtud de la
pertenencia a
redes u otras
estructuras
sociales
TIPOLOGÍA:
– Fuentes vs.
capital social
– Bonding vs.
bridging
MEJORAS EN LA EFICIENCIA DE
PRODUCCIÓN
– Manejo conjunto del terreno
(riego, plagas, seguridad, etc.)
– Acceso a crédito, asistencia
técnica y factores de
producción
– Negociación de mejores
precios
REDUCIR VULNERABILIDAD ANTE
RIESGOS
– Parientes, vecinos o amigos
ayudan ante riesgos
idiosincrásicos
– Prestamistas dan facilidades
de crédito ante riesgos
covariados
CANALES:
– Obligaciones generadas
– Acceso a información a un
menor costo
– Toma conjunta de decisiones
y acción colectiva
– Reduce el comportamiento
oportunista mediante la
coordinación de actividades
– Reducción de los costos de
transacción
244
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
245
Anexos
ANEXOS
Anexo 1
MUESTRA TRABAJADA
La encuesta de hogares a agricultores de Piura y Huancayo, aplicada el
2003 y 2004, se está realizando como parte del convenio entre el IEP y la
Universidad de California-Davis, como parte del proyecto BASIS CRSP
(USAID). Su objetivo es analizar la situación de los productores agropecuarios
luego de la crisis de 1998.
En el caso de Piura, se toma como base la muestra de una encuesta
similar aplicada en esta zona en 1997 por el CIPCA y la Universidad de
Wisconsin (S. Boucher).
La encuesta brinda información sobre las principales características de
los hogares rurales y sus actividades productivas (agropecuarias y no
agropecuarias).
Lo novedoso de esta encuesta es que:
—Incluye muchos detalles sobre crédito y mercados financieros (tema
central), costos de producción, consumo del hogar, negocios e ingresos
no agropecuarios.
—Recoge información sobre eventos inesperados, capital social, acceso
a información, etc.
—Es un panel, lo que permite ver los cambios ocurridos en el tiempo
para los mismos hogares.
Además, en el 2004 se aplicó un formato adicional dirigido a las
comunidades y centros poblados de las encuestas a hogares, al que
denominamos “encuesta comunal”.
El cuadro A.1.1 nos muestra exactamente el número de encuestas
aplicadas en los diferentes años de estudio.
246
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Cuadro A.1.1
NÚMERO DE ENCUESTAS APLICADAS
Piura
1997
Valle del Mantaro
2003 2004
Panel
1997-2004
2003
2004
Panel
2003-2004
Encuesta a hogares
547
499
483
481
324
307
307
Encuesta comunal
n.a.
n.a
69
n.a
n.a
89
n.a
n.a. No aplica
Fuente: Encuesta Piura 1997, Encuesta Perú Rural 2003-2004
Elaboración: RED CIES
Gráfico A.1.1
UBICACIÓN GEOGRÁFICA DE LOS HOGARES DE PIURA
Fuente: Encuesta de Georeferenciación Perú Rural 2004
247
Anexos
Gráfico A.1.2
UBICACIÓN GEOGRÁFICA DE LOS HOGARES DEL VALLE DEL MANTARO
Fuente: Encuesta de Georeferenciación Perú Rural 2004
248
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Anexo 2
PÉRDIDAS DE OBSERVACIONES A TRAVÉS DEL TIEMPO (ATTRITION)
Como sucede al trabajar con un panel de datos, un porcentaje idealmente
muy pequeño y bien distribuido de la muestra se pierde. Esto es lo que se
conoce como el “desgaste” de la muestra. Es relevante conocer las características
de este desgaste antes de utilizar la información del panel. Es posible que
debido al desgaste sufrido por la muestra, ésta pierda representatividad o
contenga sesgos no deseados que deban ser tomados en cuenta, o corregidos
de ser posible, al analizar y utilizar los datos recogidos, así como al momento
de expandirlos a poblaciones mayores, si fuera el caso.
Como se detalla en el cuadro A.2.1, la muestra con la que venimos
trabajando está compuesta por dos sub muestras, una en Piura y otra en el
valle del Mantaro. Para seleccionar cada una de estas muestras se han utilizado
criterios distintos, aunque compatibles, y se han realizado visitas a ambas
muestras en 2003 y 2004. Adicionalmente, para la muestra de Piura se
tiene una visita previa de 1997. Cada año realizamos la encuesta en dos
visitas (la segunda visita se realizó aproximadamente dos semanas después
de la primera), y como se puede ver en el cuadro tuvimos algún nivel de
“desgaste” al interior de un mismo año también. La muestra panel que
podemos analizar con observaciones completas cuenta con 483 casos en
Piura y 307 en el valle del Mantaro. Para estos 790 casos se cuenta con
información de las dos visitas del 2003 y 2004 y para los 483 casos de Piura
se cuenta además con información de 1997.
Cuadro A.2.1
NÚMERO DE ENCUESTAS APLICADAS
Piura
Valle del Mantaro
1997
2003
2004
2003
2004
Primera visita
547
504
490
326
309
Segunda Visita
547
499
483
324
307
Total con ambas visitas
547
499
483
324
307
% perdido entre primera y segunda visita
n.a.
1.0
1.4
0.6
0.7
% perdido respecto a año anterior
n.a.
8.8
3.2
n.a.
5.2
n.a. No aplica
Fuente: Encuesta Piura 1997, Encuesta Perú Rural 2003-2004
Elaboración: RED CIES
Anexos
249
Los resultados presentados en el cuadro A.2.1 muestran un pérdida
agregada en Piura de cerca de 12% (entre 1997 y 2004) y de 5% en el
Mantaro. Si bien es de esperar que mientras más tiempo haya pasado entre
una visita y otra el porcentaje de “desgaste” sea mayor, hay que destacar
que la pérdida en la muestra del Mantaro es importante dado que se registró
en apenas un año.
Las razones del “desgaste”
Cada uno de los hogares incluidos en la muestra fue visitado en todas las
oportunidades, salvo que se hubiera detectado que el hogar no estaba en la
zona de la encuesta. La principal razón tras los casos perdidos en Piura es que
el hogar su mudó a otra zona, migró definitivamente. Nuestras reglas de
seguimiento señalaban que sólo se debía seguir a un hogar de la muestra
hasta los límites del distrito donde se ubicaba el hogar originalmente (en 1997
para Piura y en 2003 para el Mantaro). Veintiocho de los 57 casos (50%) que
perdimos en Piura (26 entre 1997 y 2003 y 2 entre 2003 y 2004) se mudaron
definitivamente fuera del ámbito de la encuesta. En el caso del valle del Mantaro
se perdieron 4 de los 17 casos (24%) por esta misma razón.
La segunda razón por la que perdimos casos fue por el rechazo a la
entrevista, situación que se presentó sobre todo en los casos de “desgaste”
entre la primera y segunda visita. En Piura 16 casos se perdieron por rechazo
(28%), mientras que en el valle del Mantaro ésta fue la razón más importante,
dando cuenta de 12 de los 17 casos perdidos (71%).
Adicionalmente, 7 casos en Piura y 1 en el valle del Mantaro se perdieron
por problemas de herencia o porque sus ocupantes nunca lograron ser ubicados
(luego de 3 visitas al menos).
Los hogares que se han perdido y el sesgo que imponen a la muestra
Los hogares que han quedado fuera de la muestra, como suele suceder, no
se distribuyen homogéneamente en la muestra. Como veremos a
continuación, los hogares “perdidos” son los hogares con mayores extensiones
de tierra (en promedio tienen significativamente más que la media de la
muestra). Es decir, la muestra, en ambas zonas, hoy tiene menos hogares
con explotaciones “grandes”, aunque debe recordarse que “grandes” en
nuestro caso implica más de 10 hectáreas en Piura y más de 7 hectáreas en
el valle del Mantaro.
250
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Como se aprecia en los cuadros siguientes, tanto en Piura como en el
valle del Mantaro el conjunto de hogares perdidos es distinto al grupo de
hogares que permanecen en la muestra, sobre todo en el caso de Piura. Una
evidencia que da cuenta de un sesgo en la muestra con la que trabajaremos
hacia un segmento de agricultores más pequeños, y en el caso de Piura al
menos, de menores recursos, que los de nuestra muestra original.
Como se puede ver en el cuadro siguiente, en el caso de Piura, los
hogares que han quedado fuera de la muestra al final de la ronda del 2004
tienen en promedio 2.6 veces más tierra que los hogares que han permanecido
en la muestra. Adicionalmente, encontramos que los casos perdidos tienen
mayores niveles educativos, jefes de hogar de mayor edad, mayores
extensiones de tierras, más ahorros y un menor uso de crédito que los hogares
que permanecen en la muestra.
En el caso del valle del Mantaro, los hogares que han salido de la
muestra también son los hogares cuyos jefes son mayores y poseen mayores
extensiones de tierra. Sin embargo, el sesgo por la pérdida parece no
presentarse en cuanto al nivel educativo del hogar, el acceso a crédito o el
valor de los ahorros del hogar.
La información presentada da cuenta de que hemos perdido casos
valiosos del estrato con mayor tamaño de tierra, lo que implica que nuestra
muestra está sesgada hacia la pequeña agricultura cada vez más. Hemos
perdido capacidad de expandir nuestros resultados hacia ámbitos mayores,
pero no la hemos perdido para el conjunto de la pequeña agricultura.
251
Anexos
Cuadro A.2.2
CARACTERÍSTICAS DE LOS HOGARES DE PIURA (1997-2004)
No panel 04
Número de personas del hogar
Tasa de dependencia
Panel 04
t
5.20
5.31
-0.350
9.330
5.863
1.574
Edad (años) del jefe
55
52
2.220 *
Grado de instrucción del jefe
5.9
4.5
2.648 *
Máxima educación de los mayores de 18 años
9.7
8.8
1.800 *
% tiene auto/ camioneta
18.8
8.3
2.696 *
% tiene negocio
34.4
34.6
-0.032
% de hogares con ahorros
21.9
24.4
-0.448
2,889.69
1,112.02
2.909 *
11.20
4.30
5.819 *
11.09
4.34
5.697 *
Valor (real) del ahorro no agrícola US$ (bancos,
joyas, otros) (TC.: 2.66)
Área total de las parcelas propias (hectáreas)
Área total de las parcelas trabajadas en el hogar
(hectáreas)
Valor por HA de las parcelas propias
US$ (TC: 2.66)-mediana
2,852.77
2995.49
% tiene crédito
62.5
75.6
% de hogares con crédito formal
32.8
28.6
0.701
% de hogares con crédito semiformal
14.1
17.4
-0.665
35.9
46.4
-1.578
9,235.78
1,856.21
% de hogares con crédito informal
Monto de crédito total US$ (TC: 2.66)
% de hogares con remesas
Ingreso por remesas anual US$ (TC: 2.66)
% de hogares con asistencia técnica
-0.576
-2.247 *
4.750 *
14.1
12.6
-0.322
261.07
382.43
-0.500
23.4
28.0
2,102.93
899.10
4.458 *
% de hogares que pertenece a asociaciones1/
1.6
7.9
-1.844 *
N
64
483
Ingreso no agropecuario US$ (TC: 2.66)
* Significativo al 95%
Fuente: Encuesta Piura 1997
Elaboración: RED CIES
0.759
252
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Cuadro A.2.3
CARACTERÍSTICAS DE LOS HOGARES DEL VALLE DEL MANTARO (2003-2004)
No panel
Panel 04
t
04
Número de personas del hogar
2.94
4.49
-2.561 *
46.716
29.513
2.119 *
Edad (años) del jefe
69
62
2.001 *
Grado de instrucción del jefe
9.1
8.4
0.614
Máxima educación de los mayores de 18 años
10.5
11.8
-1.555
% tiene auto/camioneta
11.8
13.7
-0.224
% tiene negocio
11.8
25.7
-1.294
% de hogares con ahorros
17.7
26.1
-0.772
-0.188
Tasa de dependencia
Valor (real) del ahorro no agrícola US$ (bancos,
joyas, otros) (TC: 3.45)
468.60
728.10
Área total de las parcelas propias (hectáreas)
9.29
3.35
3.687 *
Área total de las parcelas trabajadas en el hogar (hectáreas)
7.98
2.82
3.166 *
3.45)-mediana
4,788.91
7368.42
-1.145
% tiene crédito
29.4
39.4
-0.822
% de hogares con crédito formal
0.0
22.2
-2.193 *
% de hogares con crédito semiformal
0.0
1.3
29.4
23.1
0.594
809.42 1,160.39
-0.418
Valor por HA de las parcelas propias US$ (TC:
% de hogares con crédito informal
Monto de crédito total US$ (TC: 3.45)
% de hogares con remesas
Ingreso por remesas anual US$ (TC: 3.45)
% de hogares con asistencia técnica
Ingreso no agropecuario US$ (TC: 3.45)
N
* Significativo al 95%
Fuente: Encuesta Perú Rural 2003
Elaboración: RED CIES
-0.472
41.2
30.9
0.883
271.43
161.64
0.861
0.0
11.7
1.498
1,617.61 2,082.83
-0.493
17
307
253
Anexos
Anexo 3
SESGO DE LA MUESTRA: COMPARACIÓN CON EL CENSO AGROPECUARIO
Como se ha mencionado, para los estudios que son parte de esta Red se
está utilizando una muestra representativa de 788 hogares de productores
agropecuarios, 481 de los cuales se ubican en Piura y 307 en el valle del
Mantaro.
En este anexo se presenta como referencia cómo se compara la muestra
con la última información censal disponible para las provincias que forman
parte del ámbito del estudio. Obviamente el tiempo transcurrido entre el
censo agropecuario de 1994 y el 2003 podría afectar la comparación. A
pesar de ello, los datos son razonablemente consistentes entre ambas fuentes.
El cuadro A.3.1 muestra la distribución de la tierra por tamaño de la
explotación agropecuaria para Piura, mientras que el gráfico A.3.1 muestra
la función de densidad correspondiente al censo y a la muestra. Tanto el
cuadro como el gráfico muestran que el perfil de la muestra es razonablemente
parecido, la muestra tiende a subrepresentar a aquellos productores más
pequeños (especialmente aquellos que poseen menos de media hectárea).
Esto es así porque se optó por “censar” a los pocos productores grandes que
fueron identificados en la zona de estudio.
Cuadro A.3.1
PIURA: COMPARACIÓN ENTRE EL CENAGRO Y LA MUESTRA
Muestra
Productores
MENOS DE 0.5 hectáreas
Censo
Hectáreas
Productores
Hectáreas
3%
0%
7%
1%
DE 0.5 A 4.9 hectáreas
69%
48%
70%
44%
DE 5.0 A 9.9 hectáreas
19%
31%
15%
25%
9%
21%
8%
30%
DE 10.0 A más
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004 y CENAGRO
Elaboración: RED CIES
Por su parte el cuadro A.3.2 y el gráfico A.3.2 muestran la distribución
de la muestra del valle del Mantaro, por tamaño, comparándola con los
datos censales. Aquí también se puede observar que aunque el perfil es
254
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
similar, la muestra del proyecto BASIS utilizada en este estudio tendería a
subrepresentar a los productores más pequeños.
Finalmente, el cuadro A.3.3 muestra la comparación entre la
información censal y la muestra para los niveles educativos de los productores
agrarios encuestados en Piura y en el Mantaro. En este caso, la comparación
evidencia que la muestra es algo más educada que la población bajo estudio
en 1994. Esta diferencia podría deberse a los cambios ocurridos en la última
década.
Nuestra base está netamente orientada a la pequeña agricultura comercial.
Definimos como pequeños agricultores a aquellos que trabajan menos de
diez hectáreas de tierra (sea que tengan o no la misma magnitud de tierras
propias).
En el caso de la información de nuestra encuesta, tenemos que más del
90% de los hogares de Piura y el valle del Mantaro trabajan menos de diez
hectáreas (en ambas campañas), e incluso más del 80% de estos hogares
trabajan menos de cinco hectáreas (en ambas campañas).
255
Anexos
Gráfico A.3.1
DISTRIBUCIÓN DE TIERRAS POR TAMAÑO: CENSO VERSUS ENCUESTA (PROVINCIAS
SELECCIONADAS DEL VALLE DE PIURA)
0.4
0.35
0.3
0.25
%
0.2
0.15
0.1
0.05
0
0
10
20
30
40
50
60
Hectáreas
Censo
Mantaro
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004 y CENAGRO
Elaboración: RED CIES
Cuadro A.3.2
VALLE DEL MANTARO: COMPARACIÓN ENTRE EL CENAGRO Y LA MUESTRA
Muestra
Censo
Productores Hectáreas
Productores Hectáreas
MENOS DE 0.5 hectáreas
19%
1%
23%
2%
DE 0.5 A 4.9 hectáreas
60%
33%
51%
26%
DE 5.0 A 9.9 hectáreas
14%
28%
10%
16%
7%
38%
16%
57%
DE 10.0 A más
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004 y CENAGRO
Elaboración: RED CIES
256
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Gráfico A.3.2
DISTRIBUCIÓN DE TIERRAS POR TAMAÑO: CENSO VERSUS ENCUESTA (PROVINCIAS
SELECCIONADAS DEL VALLE DEL MANTARO)
0.25
0.2
%
0.15
0.1
0.05
0
0
20
40
60
80
100
120
Hectáreas
Censo
Piura
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004 y CENAGRO
Elaboración: RED CIES
Cuadro A.3.3
NIVEL EDUCATIVO EN PIURA Y EL MANTARO:
COMPARACIÓN ENTRE LA MUESTRA Y EL CENAGRO
Valles de Piura
Valle del Mantaro
Censo
Muestra
Ningún nivel
23%
13%
3%
5%
Primaria
66%
63%
45%
38%
Secundaria
9%
17%
38%
36%
Superior
2%
7%
14%
21%
100%
100%
100%
100%
Total
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004 y CENAGRO
Elaboración: RED CIES
Censo
Muestra
257
Anexos
Anexo 4
DEFINICIÓN DE PEQUEÑA AGRICULTURA
Nuestra base está netamente orientada a la pequeña agricultura comercial.
Definimos como pequeños agricultores a aquellos que trabajan menos de
diez hectáreas de tierra (sea que tengan o no la misma magnitud de tierras
propias).
En el caso de la información de nuestra encuesta, tenemos que más
del 90% de los hogares de Piura y el valle del Mantaro trabajan menos de
diez hectáreas (en ambas campañas), e incluso más del 80% de estos hogares
trabajan menos de cinco hectáreas (en ambas campañas).
Cuadro A.4.1
RANGOS DE LAS TIERRAS TRABAJADAS EN PIURA (HECTÁREAS)
EN LOS HOGARES DEL PANEL 2003-2004
Campaña 02/03
Campaña 03/04
Casos
%
0>= Tierras trabajadas <3
216
44.9
221
46.0
3>= Tierras trabajadas <5
178
37.0
165
34.3
5>= Tierras trabajadas <10
56
11.6
60
12.5
Tierras trabajadas>=10
31
6.4
35
7.3
481
100.0
481
100.0
Total
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: IEP
Casos
%
258
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Cuadro A.4.2
RANGOS DE LAS TIERRAS TRABAJADAS EN EL VALLE DEL MANTARO (HECTÁREAS)
EN LOS HOGARES DEL PANEL 2003-2004
Campaña 02/03
Campaña 03/04
Casos
%
0>= Tierras trabajadas <1
127
1>= Tierras trabajadas <5
5>= Tierras trabajadas <10
Tierras trabajadas>=10
Total
Fuente: IEP-UC Davis. Perú Rural 2003-2004
Elaboración: IEP
Casos
%
41.4
131
42.7
129
42.0
128
41.7
34
11.1
33
10.8
17
5.5
15
4.9
307
100.0
307
100.0
Anexos
259
258
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
259
Bibliografía
Bibliografía
Alarcón, Jorge. 1994. “Comercialización de papa en el valle del MantaroLima”. En Javier Escobal (ed.), Comercialización agrícola en el Perú.
Lima: Grade, AID, pp. 141-185.
Aldana, Susana y Alejandro Diez. 1994. Balsillas, piajenos y algodón:
procesos históricos en Piura y Tumbes. Lima-Piura: Tarea-CIPCA.
Alderman, Harold y Christina Paxson. 1994. “Do the Poor Insure? A Synthesis
of the Literature on Risk Sharing Institutions in Developing Countries”.
En E. Bacha (ed.), Economics in a Changing World IV, Development
Trade and the Environment. Londres: Macmillan.
Alvarado, J.; F. Portocarrero; C. Trivelli; E. Gonzales; F. Galarza; y H. Venero.
2001. El financiamiento informal en el Perú: lecciones desde tres
sectores. Lima: IEP-COFIDE-CEPES.
Andersen, Torben. 2002. “Innovative Financial Instruments for Natural
Disaster Risk Management”. Sustainable Development Department
Technical Papers Series. Inter-American Development Bank,
Aranda, Pedro. 2001. Caracterización y problemática del agro regional. Piura:
CIPCA.
Auffret, P. 2003. “Catastrophe Insurance Market in the Caribbean Region.
Market Failures and Recommendations for Public Sector Interventions”.
Policy Research Working Paper 2963. Banco Mundial.
Battese, George E. 1992. “Frontier Production Functions and Technical
Efficiency: A Survey of Empirical Applications in Agricultural
Economics”. En Agricultural Economics 7 (3-4), pp. 185-208.
260
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Battese, George E. y Tim Coelli. 1992. “Frontier Production Functions,
Technical Efficiency and Panel Data: With Application to Paddy
Farmers in India”. En Journal of Productivity Analysis 3 (1-2), pp.
153-169.
Basadre, Jorge. 1968. Historia de la república del Perú, vol. 12. Lima:
Universitaria.
Bardhan, Pranab y Christopher Udry. 1999. Development Microeconomics.
Oxford: Oxford University Press.
Besley, Timothy. 1995. “Savings, Credit, and Insurance”. En J. Behrman y
T. N. Srinivasan (eds.), Handbook of Development Economics, vol.
III, cap. 36. Amsterdam: Elsevier Science, North Holland.
Bourdieu, Pierre. 1991. El sentido práctico. Madrid: Taurus.
Bourdieu, Pierre. 1997. Razones prácticas: sobre la teoría de la acción.
Barcelona: Anagrama.
Bourdieu, Pierre. 1998. “The Forms of Capital”. En A. H. Halsey y otros
(eds.), Education: Culture, Economy and Society. Oxford: Oxford
University Press.
Bourdieu, Pierre. 2000. La dominación masculina. Barcelona: Anagrama.
Bowles, Samuel y Herbert Gintis. 2002. “Social Capital and Community
Governance”. En The Economic Journal 112, noviembre, pp. 419436.
Burga, Manuel. 1983. “La sierra central peruana (1821-1870): una economía
regional andina”. En: Allpanchis, año 13, vol. 19 (22), Cusco, pp. 121.
Cámara Algodonera del Perú. Memoria anual (1941-1972). Lima.
Carter, M. R. 1997. “Environment, Technology, and the Social Articulation
of Risk in West African Agriculture”. En Economic Development and
Cultural Change 45 (3), pp. 557-590.
Bibliografía
261
Carter, M. y J. Maluccio. 2003. “Social Capital and Coping with Economic
Shocks: An Analysis of Stunting of South African Children”. En World
Development 31 (7).
CEPES. 2000. “La pequeña agricultura en el Perú: ¿qué produce y qué
recibe?”. En La Revista Agraria 22, Lima, diciembre. Disponible en:
http://www.cepes.org.pe/revista/r-agra22/arti-01.htm
Charnes, Abraham; William Cooper; y Edoardo Rhodes. 1978. “Measuring
the Inefficiency of Decision Making Units”. En European Journal of
Operational Research 2, pp. 429-444.
Coleman, James. 1998. “Social Capital in the Creation of Human Capital”.
En A. H. Halsey y otros (eds.), Education: Culture, Economy and
Society. Oxford: Oxford University Press.
Collin Delavaud, Claude. 1968. Les régions côtiéres du Pérou septentrional:
occupation du sol, aménagement régional. Lima: IFEA.
Cruz Villegas, Jacobo. 1982. Catac Ccaos: origen y evolución histórica de
Catacaos. Piura: CIPCA.
Cueva, L. 1987. “Sierra central. Comunidades campesinas, problemas y
alternativas”. Lima: Fundación F. Ebert.
Deaton, Angus. 1992. “Saving and Income Smoothing in the Cote d’Ivoire”.
En Journal of African Economies 1.
Dercon, S. 1998. “Wealth, Risk and Activity Choice: Cattle in Western
Tanzania”. En Journal of Development Economics 55.
Durston, John. 1999. “Construyendo capital social comunitario”. En Revista
de la CEPAL, diciembre, pp. 103-118.
Escobal, Javier; V. Agreda; y T. Reardon. 2000. “Endogenous Institutional
Innovation and Agroindustrialization on the Peruvian Coast”. En
Agricultural Economics, vol. 23, pp. 267-277.
Escobal, Javier. 2000. “Competitividad y eficiencia en la comercialización
mayorista de alimentos en el Perú”. Documento presentado al taller
“Concentración de los segmentos de transformación y mercadeo del
262
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
sistema agroalimentario y sus efectos sobre los pobres rurales”.
Santiago de Chile, 27-28 de noviembre. Disponible en: http://
www.rimisp.org/getdoc.php?docid=827
Escobal, Javier. 2001. “The Determinants of Nonfarm Income Diversification
in Rural Peru”. En World Development 29 (3), pp. 497-508.
Fafchamps, M. y J. Pender. 1997. “Precautionary Saving, Credit Constraints,
and Irreversible Investment: Theory and Evidence from Semi-Arid
India”. En Journal of Business and Economic Statistics, vol.15, núm.
2, pp. 180-194.
Fano, Fernando. 1983. “Cambio tecnológico y tendencias de la producción
de papa en la región central del Perú”. Tesis para optar el título de
economista. Lima: UNALM.
Farrell, Michael J. 1957. “The Measurement of Productive Efficiency”. En
Journal of Royal Statistical Society 120, pp. 253-281.
Field, John. 2003. Social Capital. Londres: Routledge.
Flores Galindo, Alberto. 1988. Buscando un inca: identidad y utopía en los
Andes. Lima: Horizonte.
Fort, Angélica; Steve Boucher; y Gustavo Riesco. 2001. La pequeña agricultura
piurana: evidencias sobre ingreso, crédito y asistencia técnica. Piura:
Universidad del Pacífico, CIPCA.
Goldstein, Markus y Christopher Udry. 1999. “Agricultural Innovation and
Resource Management in Ghana”. Reporte final a IFPRI, Yale
University, New Haven.
Gols Reyna, José. 1990. “Pequeños agricultores del valle del Alto Piura”.
En Centro de Investigación y Promoción del Campesinado (ed.),
Ponencias CIPCA al III Seminario de Investigaciones Sociales en la
Región Norte. Piura: CIPCA, pp. 93-105.
Gómez, Vilma. 1988. “Tipos de agricultura y cambio tecnológico: el caso
del valle del Mantaro”. En Fernando Eguren, Raúl Hopkins y Bruno
Kervyn (eds.), Perú: el problema agrario en debate. SEPIA II. Lima:
SEPIA, pp. 93-122.
Bibliografía
263
Grootaert, Christiaan. 1998. Social Capital: The Missing Link. Documento
de Trabajo 3. Washington: Banco Mundial, Social Capital Initiative.
Grootaert, Christiaan y Thierry van Bastelaer. 2002. “Understanding and
Measuring Social Capital. A Synthesis of Findings and Recommendations
from the Social Capital Initiative”. En Forum Series on the Role of
Institutions in Promoting Economic Growth, Washington: USAID e
Iris.
Gonzales de Olarte, Efraín. 1996. El ajuste estructural y los campesinos.
Lima: IEP.
Guirkinger, C. y C. Trivelli. 2006. “Limitado financiamiento formal para la
pequeña agricultura: ¿sólo un problema de falta de oferta”. En Debate
Agrario: Análisis y Alternativas, pp. 40-41.
Harris, John y Paolo de Renzio. 1997. “Missing Link or Analytically Missing?:
The Concept of Social Capital”. En Journal of International Development, vol. 9, núm. 7, pp. 919-937.
Hazell, P.; C. Pomareda; y A. Valdes (eds.). 1986. Crop Insurance for
Agricultural Development: Issues and Experience. Baltimore: Johns
Hopkins University Press.
Hirschman, Albert. 1965. El comportamiento de los proyectos de desarrollo.
México: Siglo XXI.
Hoff, Karla; A. Braverman; y J. Stiglitz (eds.). 1993. The Economics of
Rural Organization: Theory, Practice and Policy. Londres: Oxford
University Press.
Kanti, Bimal. 1998. “Coping Mechanism Practised by Drought Victims in
North Bengal”. En Applied Geography, vol. 8, núm. 4, pp. 355-375.
Kervyn, Bruno. 1988. “La economía campesina en el Perú: temas y políticas”.
En Fernando Eguren, Raúl Hopkins y Bruno Kervyn (eds.), Perú: el
problema agrario en debate. SEPIA II. Lima: SEPIA, pp. 13-26.
Krishna, A. 2004. “Examining Pathways Out and Into Poverty in 36 Villages
of Andhra Pradesh, India”. Manuscrito.
264
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Kumbhakar, Subal y Knox Lovell. 2000. Stochastic Frontier Analysis. Nueva
York: Cambridge University Press.
Laite, Julián. 2001 [1984]. “Migración y diferenciación social entre los
campesinos del valle del Mantaro”. En Norman Long y Bryan Roberts
(eds.), Mineros, campesinos y empresarios en la sierra central del
Perú. Lima: IEP.
Larrabure, O. E. 2004. “Estudio sobre situación de los productos agropecuarios sensibles. Rubro: algodón”. Lima: IICA-CENI-MINAG.
La Vida Agrícola. 1924. “El gusano rosado del algodón y el peligro de su
introducción en el país”. En La Vida Agrícola 2. Lima. Febrero, pp.
58-59.
La Vida Agrícola. 1938. “Situación caótica de la producción algodonera en
Piura”. En La Vida Agrícola 180. Lima. Noviembre. pp. 871-874.
Lechner, Norbert. 2000. “Desafíos de un desarrollo humano: individualización
y capital social”. En Bernardo Kliksberg y Luciano Tomassini (eds.),
Capital social y cultura: claves estratégicas para el desarrollo. Buenos
Aires: BID, Fundación Felipe Herrera, Universidad de Maryland, FCE,
pp. 101-127.
Leguía y Martínez, Germán. 1914. “Catacaos”. En G. Leguía y Martínez,
Diccionario geográfico, histórico, estadístico del departamento de Piura.
Lima: Tipografía El Lucero, pp. 177-214.
Linde-Rahr, Martín. 2005. “Differences in Agricultural Returns: An Empirical
Test of Efficiency in Factor Input Allocation using Vietnamese Data”.
En Agricultural Economics 32 (1), enero.
Long, Norman y Bryan Roberts. 1978. “Introduction”. En Norman Long y
Bryan Roberts (eds.), Peasant Cooperation and Capitalist Expansion
in Central Peru. Texas: ILAS, pp. 3-44.
Long, Norman y Bryan Roberts. 2001 [1984]. Mineros, campesinos y
empresarios en la sierra central del Perú. Lima: IEP.
Manrique, Nelson. 1995. José María Arguedas y la cuestión del mestizaje.
De amor y fuego. Lima. En http://www.andes.missouri.edu/andes/
arguedas/nm_mestizaje.html
Bibliografía
265
Maranón Pimentel, Boris. 1995. Producción campesina y mercado del banano
en la costa peruana. Piura: CIPCA.
Mathey, Lissete y Zoila Chocano. 2002. Análisis del funcionamiento del
mercado de algodón pima rama en Piura y la existencia de un abuso
de poder de mercado de los compradores en el mercado 2001. Lima.
Mayer, Enrique. 1980. Land Use in the Andes: Ecology and Agriculture in
the Mantaro Valley of Peru with Special Reference to Potatoes. Lima:
CIP.
Morduch, J. 1990. “Risk, Production and Savings: Theory and Evidence
from Indian Households”. Harvard University, manuscrito.
Paxson, C. 1992. “Using Weather Variability to Estimate the Response of
Savings to Transitory Income in Thailand”. En American Economic
Review 82.
Portes, Alejandro y Patricia Landolt. 1996. “Unsolved Mysteries: The
Tocqueville Files II. The Downside of Social Capital”. En The American
Prospect, vol. 7, núm. 26, pp. 18-21.
Portes, Alejandro. 1999. “Capital social: sus orígenes y aplicaciones en la
sociología moderna”. En Jorge Carpio e Irene Novacovsky (eds.), De
igual a igual: el desafío del Estado ante los nuevos problemas sociales.
Buenos Aires: FCE-SIEMPRO-FLACSO.
Putnam, Robert; Robert Leonardi; y Rafaella Nanetti. 1994. Making
Democracy Work: Civic Traditions in Modern Italy. Princeton:
Princeton University Press.
Putnam, Robert. 2000. Bowling Alone: The Collapse and Revival of American
Community. Nueva York: Simon y Shuster.
Ray, Debraj. 1998. Development Economics. Princeton: Princeton University
Press.
Reano, Germán y Enrique Vásquez. 1988. El Grupo Romero: del algodón a
la banca. Lima: CIUP-CIPCA.
266
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Reig-Martinez, Ernest y Andrés Picazo-Tadeo. 2004. “Analysing Farming
Systems with Data Envelopment Analysis: Citrus Farming in Spain”.
En Agricultural Systems 82 (1), pp. 17-30.
Revesz, Bruno. 1982. Estado, algodón y productos agrarios. Piura: CIPCA.
Revesz, Bruno. 1986 (a). “Ciencia y tecnología en el desarrollo agrario
regional: el caso de Piura”. En Ernesto Yepes (ed.), Estudios de historia
de la ciencia en el Perú: vol. 1, ciencias básicas y tecnológicas. Lima:
SOPHICYT-CONCYTEC.
Revesz, Bruno. 1986 (b). “Necesidad de una nueva interpretación de la
reforma agraria y sus aspectos, estructura agraria y formas de
producción asociativas: balance y perspectivas de la investigación
reciente”. En Perú: problema agrario en debate: SEPIA I. Lima: SEPIA,
pp. 87-122.
Revesz, Bruno. 1992. “Catacaos: una comunidad en la modernidad”. En
Debate Agrario 14. Lima: junio-septiembre, pp.74-105.
Revesz, Bruno; Susana Aldana Rivera; Laura Hurtado Galván; y Jorge
Requena. 1997. Piura: región y sociedad: derrotero bibliográfico para
el desarrollo. Piura-Cusco: CIPCA-CBC.
Revesz, Bruno. 2005. “Gobernabilidad democrática, descentralización y
desarrollo territorial local y regional”. Documento presentado al I
Encuentro Macro Regional sobre Nueva Ruralidad y Competitividad
Territorial “Hacia la Construcción de una Estrategia de Desarrollo
Rural y Competitividad para la Macro Región Norte”. Manuscrito.
Piura: CIPCA.
Samaniego, Carlos. 1980. “Campesinado en el valle del Mantaro, Perú”.
En Estudios Andinos. Revista de Ciencias Sociales en la Región Andina,
vol. 9. (16). Lima, pp. 31-72.
Samaniego, Carlos. 1978. “Peasant Movements at the Turn of the Century
and the Rise of the Independent Farmer”. En Norman Long y Bryan
Roberts (eds.), Peasant Cooperation and Capitalist Expansion in Central
Peru. Texas: ILAS, pp. 45-71.
Bibliografía
267
San Miguel, H. y F. Ugaz. 1997. “La venta de arroz en hierba: una modalidad
de crédito informal. Su impacto en la rentabilidad de los pequeños
productores”. En SEPIA VII. Lima.
Scheel, Holger. 2000. “User’s Manual, ‘EMS: Efficiency Measurement System
User Manual”. Version 1.3. Disponible en: http://www.wiso.unidortmund.de/lsfg/or/scheel/ems/index.htm
Schmidt, Peter y Lovell Knox. 1979. “Estimating Technical and Allocative
Inefficiency Relative to Stochastic Production and Cost Frontiers”. En
Journal of Econometrics 9 (3), pp. 343-366.
Schultz, Theodore. 1964. Transforming Traditional Agriculture. New Haven,
Londres: Yale University Press.
Scott, Gregory J. 1985. Markets, Myths and Middlemen: A Study of Potato
Marketing in Central Peru. Lima: Centro Internacional de la Papa.
Shaban, Radwan. 1987. “Testing between Competing Models of
Sharecropping”. En Journal of Political Economy 95 (5), pp. 893-920.
Sickles, Robin. 2005. “Panel Estimators and the Identification of Firm-specific
Efficiency Levels in Parametric, Semiparametric and Nonparametric
settings”. En Journal of Econometrics 126 (2), pp. 305-334.
Soto, Ricardo. 1992. “Comunidad campesina y urbanización: el caso de
Cajas Chico”. En Debate Agrario 15, Lima, octubre-diciembre, pp.
15-67.
Sotomayor N. 1998. “Credit-output Interlinked Contracts: The Relationships
between Traders and Farmers”. Tesis doctoral de la Universidad de
Illinois. Manuscrito.
Stiglitz, Joseph E. y Michael Rothschild. 1976. “Equilibrium in Competitive
Insurance Markets: An Essay on the Economics of Imperfect
Information”. En Quarterly Journal of Economics 90 (4), pp. 630649.
Stiglitz, Joseph E. y Andrew Weiss. 1981. “Credit Rationing in Markets with
Imperfect Information”. En American Economic Review 73 (3), pp.
393-410.
268
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Towsend, R. 1994. “Risk and Insurance in Village India”. En Econometrica
62, núm. 3, pp. 539-592.
Trivelli, Carolina; Milton von Hesse; Alejandro Diez; y Laureano del Castillo.
2000. “Desafíos del desarrollo rural en el Perú”. En Diagnóstico y
Propuesta 2. Lima: CIES.
Trivelli, Carolina y S. Boucher. 2002. “Cambios en la pequeña agricultura
de la costa: metodología, primeros resultados sobre el valle de Huaral”.
Manuscrito.
Trivelli, Carolina; R. Morales; F. Galarza; y G. Aguilar. 2004. “La oferta
financiera en el ámbito rural: elementos para la construcción de una
agenda de trabajo”. Documento en proceso de publicación. Serie
Análisis Económico. Lima: IEP.
Trivelli, Carolina y S. Boucher. 2005. “Vulnerabilidad y shocks climáticos:
el costo de la sequía para los productores agropecuarios de Piura y el
valle del Mantaro”. Manuscrito.
Ugaz, Federico y Hugo San Miguel Traverso. 1999. “La venta de arroz ‘en
hierba’: una modalidad de crédito informal”. En Víctor Agreda,
Alejandro Diez Hurtado y Manuel Glave (eds.), Perú: el problema
agrario en debate, SEPIA VII. Lima: ITDG.
Valdivia, Martín y Víctor Agreda. 1994. “El sistema de comercialización de
frutas: los casos del limón, el maracuyá y el mango en el norte del
Perú”. En Javier Escobal (ed.), Comercialización agrícola en el Perú.
Lima: GRADE-AID, pp. 195-249.
Valdivia, Gustavo. 2005 (a). “Una aproximación a las características
geográficas, económicas y sociales de la pequeña agricultura en el
valle del Mantaro” (mimeo). Informe presentado en el marco del
proyecto Red de Desarrollo Rural, Alternativas para la Pequeña
Agricultura Comercial. Piura: IEP-GRADE-CIPCA.
Valdivia, Gustavo. 2005 (b). “Algunos elementos económicos y sociales para
la comprensión del proceso de producción y comercialización de papa
en la zona del valle del Mantaro”. Informe presentado en el marco del
proyecto Red de Desarrollo Rural, Alternativas para la Pequeña
Agricultura Comercial. Piura: IEP-GRADE-CIPCA.
Bibliografía
269
Williamson, Oliver E. 1964. The Economics of Discretionary Behavior:
Managerial Objective in a Theory of the Firm. Englewood Cliffs, NJ:
Prentice Hall.
Woolcock, Michael. 2000. “Using Social Capital: Getting Social Relations
Right in the Theory and Practice of Economic Development”. Princeton:
Princeton University Press.
Xiang, Dong. 2001. Fitting Generalized Additive Models with the GAM
Procedure. SAS Institute Inc., Cary, NC. SAS Institute Paper P25626.
Zegarra, Jorge. 1937. La escasez de aguas del río Piura en 1935: problemas
en la distribución de las aguas, la “necesidad” de una nueva reglamentación. Lima: Ministerio de Fomento.
270
La pequeña agricultura comercial: dinámica y retos en el Perú
Diagramado en el
Instituto de Estudios Peruanos
por MERCEDES DIOSES Y SILVANA LIZARBE
Corrección de estilo: SARA MATEOS F.-M.
Impreso en los talleres gráficos de
TAREA ASOCIACIÓN GRÁFICA EDUCATIVA
Psje. María Auxiliadora 156 - Breña
Telfs.: 332-3229 / 424-8104
Lima-Perú
Fly UP