...

En pastoreo ¿Cuánto es necesario y cómo determinarlo?

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

En pastoreo ¿Cuánto es necesario y cómo determinarlo?
— diciembre 2014
— diciembre 2014
Nutrición
2
1
3
En pastoreo ¿Cuánto es
necesario y cómo determinarlo?
Cuando se revisa la alimentación de las vacas, buscando dónde mejorar, es indispensable hacerse
una serie de preguntas iniciales para poder determinar el estatus alimenticio actual y la expectativa
de producción de leche consecuente con este nivel de alimentación.
» 22
L
as preguntas que cada productor
debe hacerse son cuatro ¿Están
comiendo mis vacas la cantidad de
materia seca que requieren diariamente? ¿Estoy ofreciéndoles la cantidad
de pasto necesario para garantizar el
consumo requerido? ¿Estoy dando
diariamente el área de pastoreo suficiente por vaca? y, finalmente, ¿Estoy
complementando el pasto ofrecido
con el concentrado adecuado? Paso
a paso se resolverá cada interrogante.
1
¿Están comiendo mis vacas la cantidad de materia seca (MS) que
requieren diariamente?
Para respondernos esta pregunta, debe
calcularse el requerimiento de MS diario, el cual depende del peso corporal
y de la producción de leche esperada.
La primera sorpresa que nos llevamos
es el peso real de nuestras vacas, el
1. Aforar los potreros, antes de ingresar el ganado,
permite cuantificar la biomasa de pasto disponible y
determinar la oferta por vaca.
2.Suficiente área de pastoreo y oferta de pasto por
metro, permite que las vacas puedan ser selectivas y
garantiza consumo a voluntad.
3. Las vacas nos manifiestan de diversas formas
que la oferta de pasto está siendo insuficiente, como
esta vaca que se arrodilla para poder comer por
debajo de la cerca eléctrica.
cual generalmente lo tenemos subestimado. Pesando entonces nuestros
» 23
— diciembre 2014
— diciembre 2014
Nutrición
4
5
4. Calidad, cantidad y momento óptimo de cosecha son indispensables cuando se maneja un sistema de producción de leche pastoril.
5. Suficiente área o frente de pastoreo disminuye pérdidas por pisoteo, competencia y contaminación con excretas.
animales, tendremos un valor más
acertado de la “masa bovina” del hato
y podremos calcular el requerimiento
de MS para el mantenimiento de éstas.
Teniendo en cuenta la expectativa o
el promedio real de producción por
tercio de lactancia, podemos calcular
el requerimiento de MS por vaca/día.
La ecuación para este cálculo es Requerimiento de materia seca = 2%
(peso vivo) + 30% (producción de
leche). Es decir, una vaca de 600 kg
que tiene 60 días de parida y produce
40 litros diarios, requiere diariamente:
CMS = 2% (600 kg) + 30% (40 litros),
en donde CMS = 12 + 12 = 24 kg de
materia seca al día.
Partiendo de este requerimiento de
MS calculado, descontaremos el aporte de MS proveniente del concentrado
ofrecido diariamente y determinamos
así el requerimiento diario de pasto
que debe comer la vaca.
Si ésta consume 13 kg de concentrado
al día (1 kg de concentrado por cada 3
contaminación con excretas.
Cuando se observa el comportamiento
de la vaca al pastorear, se evidencia que
ellas recorren inicialmente el área ofrecida despuntando el pasto, si después
de recorrer la franja “despuntando” no
han saciado su apetito, comenzarán a
consumir no solamente hoja remanente sino también una proporción de tallo
importante (menos palatable y menos
digestible) y si terminada esta etapa
no han saciado su apetito, seguirán comiendo tallo (mucho menos palatable)
y se estarán obligando a “repelar” como
se conoce comúnmente.
• Especie forrajera: El consumo de
pasto por parte de la vaca también depende de la especie forrajera. Existen
especies y variedades de pastos más
palatables que otras y de mayor digestibilidad, lo cual obedece en gran parte
de la proporción de follaje y de las características histológicas de la planta.
Si se observa detalladamente un grupo de vacas pastoreando en una pra-
» 24
litros de leche), esto nos aporta 11,7 kg
de materia seca, descontando el 10%
de humedad que tiene el concentrado.
24 kg de requerimiento – 11,7 kg aportados por el concentrado = 12,3 kg MS
Estos 12,3 kg de MS faltantes deben
ser cubiertos diariamente por el pasto
consumido por la vaca.
Si esta vaca consume pasto verde con
un contenido de materia seca del 18%
entonces: 12,3 kg / 18% = 68,3 kg de
pasto verde.
Esto significa que debo garantizar que
esta vaca consuma diariamente 68 kg
de pasto verde para que junto con la
ración de concentrado esté consumiendo la cantidad de materia seca
que ella requiere diariamente para
mantener ese nivel de producción.
2
¿Estoy ofreciendo a las vacas la
cantidad de pasto necesario para
garantizar el consumo requerido?
Para estar seguro de que esta respuesta es afirmativa, debe tenerse en
cuenta aspectos determinantes para
lograr el máximo consumo de pasto
por parte de las vacas, los cuales son
entre otros:
Edad del pasto o días de rotación: cada
especie forrajera tiene su momento
ideal de cosecha, el cual depende en
gran parte del manejo cultural y de
las condiciones climáticas. A mayor
edad de los pastos, mayor contenido
de fibra (FDN y FDA), lo cual deteriora
la digestibilidad del pasto y restringe
la capacidad de consumo de éste por
parte de la vaca.
El contenido de fibra del pasto se relaciona directamente con la proporción
hoja-tallo y se debe procurar que el
contenido de FDN al cosechar el pasto
no supere el 50 %.
• Frente o área de pastoreo: Es importante ofrecer un área de pastoreo
suficiente para que las vacas puedan
seleccionar el pasto a consumir, evitando competencia y pisoteo excesivo
así como desperdicios exagerados por
dera con mezcla de kikuyo y raigrás,
se evidencia que ellas serán selectivamente más ávidas por las plantas
de raigrás que por las de kikuyo, pero
finalmente terminarán consumiendo
toda la pradera ofrecida.
Igual ocurre con una mezcla de kikuyo y tréboles. Las vacas consumirán
inicialmente las plantas de trébol y
posteriormente continuarán con las
de kikuyo.
3
¿Estoy ofreciendo diariamente el
área de pastoreo suficiente por vaca?
Partiendo del requerimiento de los 68
kilos de pasto para esta vaca, es posible determinar qué área de pastoreo
debe ofrecérsele cada día.
Para ello se debe aforar la cantidad
de forraje por metro cuadrado disponible en la pradera y esto se mide
realizando el corte del pasto en un m2
a una altura equivalente al pastoreo
de las vacas, es decir, dejando la misma longitud de zoca remanente que
están dejando las vacas después del
pastoreo y descontando un porcentaje de desperdicio que dependerá de
factores como pisoteo, densidad de
animales, área de pastoreo y especie
forrajera, entre otros. Este estimado
de desperdicio podrá variar entre 20
y 60% dependiendo de los factores
anteriormente descritos.
Por ejemplo, aforo: 2 kg de forraje /
m2. Desperdicio del 25%. Cálculo de
área por vaca: 68 kg de pasto / 2 kg m2
(aforo)/ 0,75 (aprovechable) = 45 m2
de área de pastoreo por vaca al día.
De esta manera, se puede calcular el
área de pastoreo diario que debe ofrecerse por vaca para garantizar el consumo necesario de materia seca en forraje.
A menudo, se encuentran hatos con
gran potencial productivo desde el
punto de vista de la genética de las vacas, pero produciendo volúmenes de
leche inferiores a lo esperado, como
consecuencia de una subalimentación
del ganado, lo cual se asocia, en la
» 25
— diciembre 2014
— diciembre 2014
Nutrición
Algunos ganaderos tienen aún
el concepto de utilizar
el concentrado en relación
inversa con la calidad y cantidad
de pradera disponible, es decir,
que a mejor calidad de pasto
menor perfil de concentrado
o menor dosificación de éste.
mayoría de casos, con una condición
corporal baja (inferior a 2,5).
Una medida práctica o “a ojo” que se
puede usar para determinar si la oferta de pasto está siendo suficiente, es
recorrer el área que fue pastoreada
el día anterior y determinar qué proporción de ésta tiene plantas sin con-
» 26
sumir (despuntar), si estas zonas son
equivalentes a un 10 a 15% de la franja
ofrecida, se puede considerar que la
oferta de pasto es adecuada para el
grupo de vacas, si esta área es superior
al 15%, se está ofreciendo demasiada
área de pastoreo y el desperdicio puede superar el 40% de la pradera. Si
por el contrario, esta área sin consumir
es inferior al 10% o no se encuentran
plantas sin despuntar, el mensaje que
debe leerse es que las vacas no están
pudiendo ser selectivas al consumir el
pasto y debido al “hambre” deben comer hasta la parte más baja de la pradera (tallo), con el agravante de que
no se sabe cuánto les está haciendo
falta diariamente por consumir.
En otros casos, las vacas tratan de
“hablar” y a su manera gritan que se
les está ofreciendo menos pasto dia-
riamente del que ellas necesitan, lo
cual se ve en forma práctica cuando
todas se logran pasar la cuerda eléctrica o rompen la cerca para acceder
al siguiente corte de pasto -lo que
generalmente ocurre en las nochessiendo la respuesta el incremento de
producción que se evidencia al día siguiente; de esta manera, el mensaje
de las vacas está siendo muy claro.
Las vacas subalimentadas deben recurrir a sus reservas corporales hasta
donde son disponibles y por lo tanto
pierden peso y mantienen un estado de
carnes deficiente (< 2,5). Además de la
perdida de potencial productivo, esta
deficiencia alimenticia impacta el desempeño reproductivo, lo que a la postre ocasiona pérdidas de producción de
leche en la vida productiva de las vacas
y en el balance anual del hato.
4
¿Estoy complementando el pasto ofrecido con el concentrado adecuado?
Algunos ganaderos tienen aún el concepto de utilizar el concentrado en relación inversa con la calidad y cantidad
de pradera disponible, es decir, que a
mejor calidad de pasto menor perfil
de concentrado o menor dosificación
de éste. Este concepto trae consigo
un desaprovechamiento del potencial
productivo de las vacas así como desbalances en la relación proteína/energía de la dieta, cuyas consecuencias
son más severas entre mayor sea la
calidad de la pradera.
Por otro lado, se encuentran las situaciones contrarias en las cuales el ganadero pretende mediante el uso de un
concentrado de alto perfil, subsanar las
deficiencias de calidad y/o cantidad de
pasto ofrecido a sus vacas, lo cual tam-
bién es desacertado y genera una situación de uso sustitutivo del concentrado.
Vacas consumiendo pasturas de raigrás o kkuyo fertilizadas, consumidas
en el momento adecuado de relación
tallo/hoja y con niveles de proteína superiores al 21% , requieren suplementos balanceados con nivel intermedio
de proteína (14 a 16%), alto nivel de
sobrepaso (> 40%) y adecuado perfil
de aminoácidos, especialmente lisina
y metionina.
Estos niveles de proteína deben ser
complementados con un nivel de carbohidratos no estructurales (CNE) >
35%. Gran parte del éxito en los resultados productivos de un hato depende de la adecuada integración entre la
pastura que consumen las vacas y el
alimento balanceado con el cual se les
complementa la dieta.
Finalmente, se debe recordar que
aunque las vacas no pueden hablar, sí
tienen la capacidad de enviarnos continuos y claros mensajes, por lo que la
limitación es nuestra, cuando no nos
detenemos a observar y a interpretar
estas manifestaciones de su bienestar
o malestar, el cual es nuestra responsabilidad y clave para producir más.
Alvaro Martín Macías G.
M.V. MSc. Producción animal. UNAM México
Director nacional ganadería y sales mineralizadas
Solla. S.A. – [email protected]
» 27
Fly UP