...

DOCUMENTO DE TRABAJO Perfil Epidemiológico del Adulto Mayor

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

DOCUMENTO DE TRABAJO Perfil Epidemiológico del Adulto Mayor
DOCUMENTO DE TRABAJO
Perfil Epidemiológico
del Adulto Mayor en Chile
Departamento de Estudios y Desarrollo
Octubre 2006
El objetivo de este estudio es proveer una síntesis del perfil epidemiológico de la
población mayor de 60 años en Chile, esperando que sea un aporte a la reflexión
y discusión en la formulación de políticas públicas y programas de salud para los
adultos mayores en el ámbito público y privado.
1. Introducción
En los últimos 30 años, la población de nuestro país ha experimentado un proceso de
envejecimiento demográfico acelerado y sin precedentes históricos. Hasta 1970, las personas
mayores de 60 años representaba un 8% de la población de Chile, en el Censo de 2002
aumentaron a un 11,4% de la población y en los próximos 20 años se estima una tasa de
crecimiento de 3,7% anual para este grupo etáreo, por lo que se proyecta para el año 2025, una
población de 3.825.000 adultos mayores, representando el 20% de la población del país.
Este fenómeno, y sobre todo la intensificación a mediano plazo que sugieren las proyecciones
demográficas, han determinado una real preocupación por sus efectos sobre la sostenibilidad
futura de los sistemas de seguridad social y de salud del país.
En la dimensión del individuo, el envejecimiento, es un proceso fisiológico normal e irreversible
que representa los cambios bio-psico-funcionales universales que se producen con la edad.
Estos cambios que varían de un individuo a otro, lenta y progresivamente afectan la
adaptabilidad de la persona a su entorno físico, ambiental y social aumentando la vulnerabilidad
del individuo, exponiéndolo a la aparición de enfermedades crónicas y degenerativas, que
menoscaban su salud y calidad de vida.
Desde la perspectiva de la sociedad, el proceso de envejecimiento de la población puede
considerarse un éxito del desarrollo económico y social de los pueblos y ha traído como
consecuencia una mayor longevidad –aumento de la esperanza de vida – de la población. Esa
mayor longevidad ha sido la responsable del aumento registrado durante los últimos años en el
número de personas mayores.
Ante este nuevo escenario, la cuestión que debe preocuparnos es como lograr que esa mayor
longevidad alcanzada, se desarrolle dentro del mejor estado de salud y calidad de vida
posibles, y la mayor autonomía e independencia posibles.
En este contexto, creemos que es útil conocer el perfil epidemiológico del adulto mayor en Chile
en aras de contribuir al debate de la reforma previsional que se ha iniciado en el país y a la
discusión, revisión e implementación de las políticas públicas e intervenciones sanitarias que
garanticen crecientes niveles de salud, autonomía y calidad de vida de los adultos mayores.
Departamento de Estudios P Olivares-Tirado
1
Documento de Trabajo
2. Metodología
La descripción de un perfil epidemiológico, restringido al análisis de las causas de morbilidad y
mortalidad y sus interrelaciones, resulta insuficiente para entender la situación de salud de los
adultos mayores. Este perfil clásico, debe ser complementado con datos sobre los factores
determinantes de la aparición de enfermedades, grados de discapacidad y el nivel de
dependencia de esta cohorte.
Se recopilaron y analizaron bases de datos e informes sectoriales lo más actualizados posibles,
que contuvieran datos y/o información que nos permitiera describir factores de riesgo de
enfermedad y perfiles de morbilidad, discapacidad y mortalidad de los adultos mayores.
Base de datos
Las bases de datos e informes utilizados en este Estudio fueron:
Base de datos Egresos Hospitalarios MINSAL 2002
Base de Datos CASEN 2003
Base de datos Encuesta Protección Social 2004
Informe Encuesta Nacional de Salud 2003
Informe Primer Estudio Nacional de Discapacidad 2005
3. Aspectos demográficos
Desde la década de los ‘90s Chile se inserta en el grupo de transición demográfica avanzada y
la disminución del ritmo de crecimiento de la población ubica a Chile al empezar el siglo XXI,
entre los cuatro países de menor crecimiento poblacional de América Latina (INE, 2002).
Este menor ritmo de crecimiento de la población estaría determinado básicamente por los
bajos niveles de la fecundidad y la consiguiente baja en la tasa de natalidad alcanzada
durante la segunda mitad del siglo XX, asociado también, a una baja tasa de mortalidad.
En Chile, la fecundidad ha sido el componente de mayor peso en la composición de la
estructura de la población. El mayor nivel de fecundidad en Chile se produjo en el periodo 1955
-1960, cuando el promedio era de 5,5 hijos por mujer. En las décadas siguientes un importante
descenso se observó en la fecundidad de tal forma que el año 2002 el promedio de hijos por
mujer fue de 2,3. Se estima que en los siguientes lustros esta tasa global de fecundidad
disminuirá para estabilizarse en 1,9 hijos a partir de 2015 (INE, 2002).
En el quinquenio 2000-2005, la población chilena habría crecido anualmente a un promedio
de 1,1% (casi 11 personas por cada mil habitantes) y se espera que en los quinquenios
siguientes este ritmo sea más lento para llegar prácticamente a cero entre 2045 y 2050
(INE,2005).
El gráfico 1, nos muestra un descenso sostenido de la tasa de natalidad, previéndose que
ésta continuará bajando en el futuro. En tanto, la mortalidad experimentaría un leve
aumento debido al envejecimiento de la población. El año 2002, la tasa de natalidad (por
1.000 hbtes.) fue de 16,1 y la tasa de mortalidad general alcanzó a 5,2 por 1.000 hbtes
(DEIS,2004).
Departamento de Estudios P Olivares-Tirado
2
Documento de Trabajo
Grafico 1: Evolución Tasas Natalidad y Mortalidad. Chile 1950-2050
Fuente: INE, 2005
Por otra parte, la esperanza de vida al nacer aumenta a medida que pasa el tiempo,
favoreciendo principalmente a la población femenina. Los nacidos a mediados del siglo XX
en Chile, tenían una esperanza de vida de 54,8 años, lo que en el caso de las mujeres
alcanzaba a 56,8 años y de los hombres a 53,0 años. No obstante, esta cohorte tendrá una
expectativa de vida a los 60 años de edad, de 20 años para los hombres y 24 años para las
mujeres en el periodo 2000-2005 (INE 2004) (ver gráfico 2). En el periodo 2020-2025 la
expectativa de vida estimada al nacer, será de 84 años en las mujeres y de 77 años para los
hombres (INE CEPAL, 2005).
Grafico 2: Esperanza de Vida a los 60 años por sexo. Chile 1920-2002
Fuente: Estadísticas de Género. INE 2004
Departamento de Estudios P Olivares-Tirado
3
Documento de Trabajo
Una de las características principales de la población es su composición por sexo y edad, o
sea, el número y proporción de hombres y mujeres en cada grupo de edad.
En lo relativo a su distribución por sexo, mientras que en la población total el 50,7% de los
individuos son mujeres, en la población de mayores de 60 años de edad, ellas representan el
56,3%, esto debido una mayor expectativa de vida femenina.
La distribución por grupos de edad ha variado significativamente desde mediados del siglo
pasado hasta la actualidad. En 1960 los menores de 15 años representaban el 39,5% de la
población total, los de 15 a 59 años eran el 53% y los mayores de 60 años alcanzaban al
7,4%. En el año 2000 estos porcentajes eran de 27,8%, 62% y el 10,2% de la población
total, respectivamente. Se estima que el año 2020 estos grupos representarán: el 20,2 %,
62,5% y 17,3% respectivamente, lo que supone un sostenido envejecimiento de la
población chilena.
Grafico 3: Evolución de la estructura de la población por grupos de edad. Chile 1960-2020
100%
7,4
8,1
90%
80%
70%
53,0
60%
58,8
10,2
17,3
62,0
62,5
50%
40%
30%
20%
39,5
33,0
27,8
1980
2000
10%
20,2
0%
1960
< 15 años
15 - 59 años
2020
> 60 años
Fuente: INE,2005
En síntesis, la distribución por grupos de edad a través de los censos, da cuenta del proceso
gradual de envejecimiento de la población. Sin embargo, desde una perspectiva de la sociedad,
no sólo resulta importante tomar en cuenta, el cambio en la estructura etárea de la población –
pirámide poblacional – sino más bien el efecto combinado de este proceso, con el proceso de
transición epidemiológica.
4. Factores de riesgo
Al mejorar la sobrevida, se ha hecho cada vez más importante elevar la calidad de vida. En los
últimos 50 años, Chile logró reducir la mortalidad maternal e infantil, la desnutrición
prácticamente desapareció y el riesgo de enfermar y morir por enfermedades infecciosas llegó a
ser uno de los más bajos del continente. Sin embargo, estos logros, han traído aparejados
Departamento de Estudios P Olivares-Tirado
4
Documento de Trabajo
nuevos desafíos; envejecemos y hemos ido generando condiciones sociales y culturales que
propician la aparición de enfermedades crónicas y degenerativas.
En este contexto, y siguiendo iniciativas de países desarrollados, organismos estatales como,
MIDEPLAN y el MINSAL han aplicados encuestas poblacionales tendientes a determinar la
situación de salud de la población, identificando los factores determinantes de la enfermedad y
el estado de salud de los chilenos. En este sentido, cabe destacar los resultados de la Encuesta
de Calidad de Vida (ECV,2000) que aportó valiosa información sobre estilos y condiciones de
vida de los individuos y su grupo familiar. Esto permitió elaborar el primer diagnóstico nacional
sobre factores de riesgo conductuales de enfermedades crónicas.
Posteriormente, el año 2003 la información aportada por la Encuesta de Calidad de Vida fue
precisada con un estudio de prevalencia de 21 problemas de salud prioritarios del adulto(> 17
años de edad), en una muestra representativa de población general adulta del país, estudio
conocido como la I Encuesta Nacional de Salud(ENS,2003).
En este capítulo, se extraen los principales resultados de la ENS2003, para caracterizar los
factores determinantes de la enfermedad en los adultos mayores. Considerando, que el diseño
muestral de ENS2003 fue estratificado en 4 grupos de edad, definiéndose de esta manera, un
grupo mayor de 65 años de edad, es este grupo que será el objetivo de este análisis.
En el gráfico 4, se presentan las tasas de prevalencias ajustadas por edad y sexo, de algunos
problemas de salud que configuran factores de riesgo de morbilidad, discapacidad y mortalidad
en los adultos mayores.
Grafico 4: Tasas de Prevalencia (%) Problemas de Salud en Mayores de 65 años de edad.
Tabaquismo actual
D Mellitus (2 glicemias > 126 mg/dl)
Obesidad (IMC > 30 )
Enfermedad respiratoria Crón.
colesterol total > 200 mg/dl
Sobrepeso ( 25 <IMC< 29,9 )
Sindrom e metabólico
Caries
Hipertensión Arterial ( >140/90 )
Riesgo cardiovascular Alto y muy Alto
Sedentarismo
0
10
20
30
40
50
60
70
80
90
100
(%)
masc
fem
Fuente: Elaboración propia. Datos de ENS2003
Departamento de Estudios P Olivares-Tirado
5
Documento de Trabajo
Uno de los hallazgos relevantes de la ENS2003 fue la alta tasa de prevalencia de sedentarismo
de la población general. El 89,4% de los chilenos fueron categorizados como sedentarios el año
2003. Se consideró sedentario a la persona que en el último mes no ha practicado deporte o
actividad física fuera del horario de trabajo, durante 30 minutos o más cada vez, al menos 3
veces a la semana. En los adultos mayores, esta tasa fue de 95,7%.
La prevalencia del riesgo cardiovascular se construyó en base al Riesgo Cardiovascular Global
(RCG) según las definiciones de factores de riesgo de los criterios ATPIII. Un riesgo
cardiovascular “alto” se refiere a la presencia de dos o más factores de riesgo “muy alto” si la
persona es portadora de diabetes mellitus o enfermedad ateroesclerótica. En la ENS2003, se
observa que el 41,1% de la población adulta chilena presenta 2 o más FR simultáneos y un
13,8% se encuentran en muy alto riesgo cardiovascular por la presencia de diabetes o
enfermedad ateroesclerótica ya declarada.
La tasa global de riesgo cardiovascular global “alto o muy alto” en el país, fue de 54,9%. En los
adultos mayores, la tasa de prevalencia de riesgo cardiovascular “alto y muy alto” fue de 83,1%.
Al ajustar por edad y sexo, la prevalencia de riesgo cardiovascular global “alto o muy alto” es 3
veces mayor en el nivel socioeconómico medio-bajo (D) que en nivel socioeconómico alto
(ABC1). Además, respecto al nivel educacional, las prevalencias de riesgo cardiovascular alto y
muy alto, presentaron tendencias mayores en el nivel educacional bajo. Sin embargo, al ajustar
por edad y sexo, esta diferencia no resulta estadísticamente significativa.
Respecto a la prevalencia de hipertensión arterial (HT), la metodología usada en la ENS2003
correspondió a un tamizaje poblacional realizado con un aparato automatizado (HEM713C) en
una misma y única visita matinal. El método utilizado al no corresponder al de un diagnóstico
confirmatorio de hipertensión arterial, puede determinar una sobrestimación de la tasa de
prevalencia, por tanto, debe tenerse precaución al interpretar los resultados. Como medición de
la presión arterial (PA) de los encuestados se consideró el promedio de 2 mediciones y el punto
de corte fue definido como una PA > 140/90 mm Hg.
La prevalencia de tamizaje positivo de HT en la población general mayor de 17 años, alcanza a
un 33.7%. Los hombres presentan mayor prevalencia que las mujeres en todos los grupos de
edad, excepto en los mayores de 65 años de edad.
En los adultos mayores, la tasa de prevalencia de HT fue de 78,8%. En esta cohorte; el 58%
estaba en tratamiento, el 11% bajo control médico y el 39% sin ningún tratamiento.
La salud oral es un pilar importante en la calidad de vida de las personas; más allá del aspecto
estético y su efecto en la autoestima, cobra relevancia fundamental en el estado nutricional y de
salud de los adultos mayores. El uso de prótesis dentales o la presencia de caries pueden
constituir focos de infecciones respiratorias. Al respecto, cabe recordar que el año 2002,en el
país, las Neumonías constituyeron la primera causa de egresos hospitalarios en los mayores
de 60 años de edad, en ambos sexos.
La prevalencia de dentadura completa (> 14 dientes en boca) fue de 28% en la población
general y disminuye significativamente con la edad, llegando a ser un hallazgo infrecuente en
los mayores de 45 años. En los mayores de 65 años de edad, la tasa fue de 0,4%. En la
ENS2003, el 37,1% usaba prótesis dentales en uno o ambos maxilares, siendo esta tasa
mayor en la mujeres (44,1%).
Departamento de Estudios P Olivares-Tirado
6
Documento de Trabajo
La prevalencia de al menos un diente cavitado por caries en la población general fue de 66,2%.
Esta prevalencia aumenta con la edad hasta alcanzar su máximo entre los 25 y 44 años para
luego disminuir gradualmente. En los adultos mayores la tasa de prevalencia de caries fue de
44,7%, siendo mayor en los hombres (58%).
El Síndrome Metabólico es una variable compleja que indica que una persona reúne a lo menos
3 condiciones de salud que la ponen en una categoría de alto riego para el desarrollo de
diabetes o de enfermedad cardiovascular. Las variables que se consideran son: glicemia
elevada, triglicéridos elevados, aumento de la circunferencia de cintura, presión arterial elevada
y HDL bajos.
El 23% de la población adulta chilena presentaba síndrome metabólico en el 2003, sin
diferencia entre ambos sexos. La prevalencia aumenta de manera progresiva con la edad en
ambos sexos. Mientras que en los < de 25 años sólo el 5% de la población presenta síndrome
metabólico, a los 65 años la prevalencia sube al 48%, sin mayores diferencias entre hombres y
mujeres (47% vs 49%).
Para la medición del estado nutricional de la población, se usó el índice de masa corporal: IMC
(peso en Kg/talla en m2). El IMC promedio de la población chilena el año 2003 estuvo en el
rango de sobrepeso (IMC = 26,8). El peso promedio nacional fue de 70,6 kg y los hombres
pesan en promedio,10 Kg más que las mujeres. El peso promedio de los adultos mayores fue
de 75 Kg en los hombres y 63 Kg en las mujeres.
El sobrepeso (25 < IMC < 29,9), afectaba al 38% de la población del país el año 2003, siendo
menor en las mujeres (25%) que a los hombres (43%). En los mayores de 65 años de edad, la
tasa de sobrepeso promedio fue de 42,2%, siendo mayor (46,5%) en los hombres.
La obesidad (30 < IMC < 39,9), afectó al 22% de las personas, con un aumento significativo a
través de los grupos de edad; la tasa fue de 9% en el grupo de < 25 años, sube a 30,5% en el
grupo de 45 – 64 años ,para decrecer luego a 29% entre el grupo de mayores de 65 años. Las
mujeres tienen significativamente mayor obesidad (25%) que los hombres (19%), a pesar que
éstos tenían mayor sobrepeso. Finalmente, la obesidad mórbida (IMC > 40) afectaba al 1,3%
de la población siendo significativamente más frecuente entre las mujeres (2,3%) que entre los
hombres (0,2%). En los adultos mayores, esta tasa alcanzó un 1,2% en las mujeres y 0,1% en
los hombres.
La prevalencia de síntomas enfermedad respiratoria crónica (ERC), en la población chilena fue
de 21,7% aumentado con la edad pero sin diferencias significativas entre los sexos. La ERC fue
definida como aquellas personas tosedoras o expectoradoras la mayoría de los días o las
noches, por al menos 3 meses al año, desde hace al menos dos años. Incluye a disneicos
moderados o severos.
La tasa de prevalencia de ERC, presenta una marcada gradiente por nivel socioeconómico
(NSE), con una tasa significativamente mayor en el NSE bajo (27%) que en el alto (7,9%) que
persiste aún después de ajustar por edad y sexo. Lo mismo se observa al comparar por nivel
educacional; existe un fuerte y significativo gradiente entre el nivel educacional más alto y el
bajo, que persiste al ajustar por edad y sexo.
EN los adultos mayores, la tasa de prevalencia de ERC fue de 30,9 %, siendo mayor en los
hombres (31,3%) que en las mujeres (30,6%).
Departamento de Estudios P Olivares-Tirado
7
Documento de Trabajo
Respecto a Diabetes Mellitus, la glicemia promedio de la población fue de 92,9 mg/dl, siendo
significativamente mayor en hombres que en mujeres (95,5 vs 90,5mg/dl, respectivamente).
Tanto en hombres como en mujeres la glicemia aumenta con la edad. Este hallazgo es más
significativo después de los 45 años de edad.
La tasa de prevalencia de Diabetes Mellitus en la población general fue de 4,2%, siendo mayor
en los hombres (4,8%) que en las mujeres (3,8%). En los adultos mayores fue de 15,2%.
El 88,5% de los diabéticos conocía su condición de enfermo y el 74,5% de los diabéticos se
encontraba bajo tratamiento farmacológico. El 20% se encontraba bajo control y el 25% de los
diabéticos que declararon estar bajo algún tratamiento, se encontraban normoglicémicos.
Según la ENS2003, el 42% de la población chilena es fumadora actual; 9% son fumadores
ocasionales, es decir fuman menos de un cigarrillo diario, y 33 % son fumadores diarios o de al
menos 1 cigarrillo por día. Fuman significativamente más, los hombres (48%) que las mujeres
(37%).
La tasa de prevalencia actual de tabaquismo en la población general fue de 42,4%, siendo
mayor en los hombres (48,3 %) que en las mujeres ( 36,8 %). En los adultos mayores, esta
tasa fue de 10,5%. El promedio diario de cigarrillos fumados por los mayores de 65 años, fue
de 10 y 7 unidades en los hombres y mujeres, respectivamente.
Respecto a la prevalencia de las dislipidemias, la ENS2003 realizó el análisis de las distintas
fracciones del perfil lipídico. En el caso de colesterol total, se definió el punto de corte en 200
mg/dl, para HDL en 40 mg/dl, TG 150 mg/dl y LDL en 100mg/dl. Los valores promedio para los
niveles séricos de Colesterol total, Triglicéridos, HDL y LDL para la población chilena fueron 186
mg/dl, 134,5 mg/dl, 44,6 mg/dl y 115,4 mg7dl, respectivamente.
La tasa de prevalencia de las dislipidemias según los criterios ATP III para colesterol total ( Col
total > 200mg/dl) en la población general fue de 35,4% sin diferencias significativas entre ambos
sexos. La prevalencia de dislipidemias aumentan significativamente con la edad. Los adultos
mayores, presentaron una tasa de colesterol total de 54%, siendo de 62,6% para las mujeres y
de 43,1% en los hombres.
Por otra parte, en la Encuesta de Protección Social, aplicada por el Departamento de Economía
de la Universidad de Chile el año 2004, se indagó acerca del diagnóstico médico de un conjunto
de enfermedades prevalentes en la población general. En los mayores de 60 años de edad, la
hipertensión arterial estuvo presente en el 41,7% de los encuestados, la artritis-artrosis en un
17,3%, la diabetes mellitus en un 13,5% y la depresión en un 7,3%.
5. Morbilidad
En Chile, junto a la transición demográfica de la población se sobreponen los cambios de la
llamada transición epidemiológica. Esto significa que a través del tiempo han ocurridos cambios
significativos en la composición de la morbi-mortalidad por sexo y edades. En los años ’60 las
enfermedades transmisibles -infecciosas y parasitarias- tenían una alta incidencia y se
concentraban preferentemente en los menores de 15 años. A comienzo del siglo XXI
predominan las causas crónicas, degenerativas, tumores malignos y accidentes, que afectan
principalmente a los adultos mayores.
Departamento de Estudios P Olivares-Tirado
8
Documento de Trabajo
En este capítulo se describen aspectos relevantes de la atención ambulatoria y hospitalaria que
reciben los adultos mayores en nuestro país.
Atención Ambulatoria
De acuerdo a las estadísticas del DEIS-MINSAL, es posible obtener información respecto a
tasas de utilización de la atención médica por niveles e atención de los adultos mayores. Sin
embargo, no se disponen de datos para una descripción de los diagnósticos mas frecuentes de
los adultos mayores en los respectivos niveles de atención ambulatoria.
En la Tabla 1 se observa la evolución de la demanda por atención médica ambulatoria en los 3
niveles de atención de salud del SNSS durante el trienio 2002-04. El año 2004 se otorgaron;
17.789.737 consultas en la APS, 6.738.395 consultas de Especialidades y 13.561.542
consultas de Urgencia, de las cuales el 15%, 18% y 9% respectivamente, correspondieron a
personas > 65 años de edad.
Tabla 1: Consultas médicas por niveles Atención. Chile 2002-2004.
Nivel
APS
ESPECIALIDAD
URGENCIA
grupo
Total pais
> 65 años
Total pais
> 65 años
Total pais
> 65 años
2002
2003
2004
16.540.532
2.386.749
6.481.642
1.113.737
12.745.450
1.021.029
17.193.393
2.596.704
6.703.620
1.188.136
13.002.719
1.082.634
17.789.737
2.738.062
6.738.395
1.200.440
13.561.542
1.156.901
Fuente: DEIS-MINSAL
De la Tabla 1 también puede concluirse que, mientras el número de consultas de APS y
Urgencias a nivel nacional crecen a un promedio mayor de 3% anual y las de Especialidades a
un promedio de 2%, en los adultos mayores, estas crecen al doble del promedio anual nacional.
Respecto a las tasas de consultas de los mayores de 65 años en el país; a nivel de la APS esta
presentan una leve pero sostenida alza en el trienio 2002-2004. De 2,0 consultas/año/en
persona > 65 años el año 2002, aumentó a 2,2 en el año 2004. En los niveles de Urgencia y
Especialidades, las tasas de consulta de los adultos mayores se mantienen constante en cifras
de 0,9 y 1 consulta/año/ persona, respectivamente.
Atención Hospitalaria
Los adultos mayores tienen una mayor prevalencia de enfermedades crónicas no transmisibles,
tienen más episodios de enfermedades agudas y enfrentan un riesgo más elevado de
accidentes que el resto de la población, por lo tanto, ostentan tasas más altas de hospitalización,
con una proporción 2.6 veces mayor que la población general y un promedio de 9,2 días de
estadía en comparación con los 5 días de la población general, excluyendo a los menores de 1
año (MINSAL, 2002). La tasa de hospitalización promedio de los mayores de 60 años fue de
24% siendo mayor en los hombres (26%) que en las mujeres (21%).
Durante el año 2002, en Chile se registraron 1.599.075 egresos hospitalarios, de los cuales, el
21% correspondió a personas mayores de 60 años de edad. De los egresos hospitalarios de los
Departamento de Estudios P Olivares-Tirado
9
Documento de Trabajo
mayores de 60 años de edad, el 47% correspondió a hombres y el 53% a mujeres. Por otra
parte, esta cohorte, consumió el 31% del total de días de hospitalización del año 2002 en el
país (MINSAL,2002).
Según el estado al alta de la hospitalización en el año 2002, el 76% de los adultos mayores
hombres y el 78% de las mujeres egresaron “mejorados” de la condición que determinó su
hospitalización. En oposición, el 6,8% de los adultos mayores hombres y el 5,7% de las mujeres
egresaron “fallecidos”. Por otra parte, la tasa de letalidad hospitalaria fue de 7,8% en los
hombres y 6,3% en las mujeres adultos mayores, durante el año 2002.
La Tabla 2 muestra, los principales diagnósticos de Egreso en las mujeres > 60 años. Este
listado representa al 47% del total de Egresos de esta cohorte en el año 2002(n: 175.886).
Tabla 2: Principales Diagnósticos de Egresos. Mujeres > 60 años Chile 2002.
CIE-10
J12-J18
K80-K83
H25-H26, Q12.0
E10-E14
I63-I69
J43-J44
K40-K46
S72
I20-I25
I10-I13
M00-M25
N17-N19
C50
N81-N82
N70-N80,N83N94,N96-N98
K70-K77
I21-I22
I60-I62
C53
C81-C90, C96
C16
F30-F48
N95
F00-F09
F20-F29
F10-F19
B20-B24
Diagnóstico
Neumonía
Colelitiasis, colecistitis, colangitis y otras enf. de
la vesícula biliar y del tracto biliar
Catarata
Diabetes mellitus
Enfermedades cerebrovasculares
n
11.690
%
14,1
9.506
7.070
5.840
5.689
11,5
8,6
7,1
6,9
Enfisema y otras enferm. pulmonares crónicas
Hernia
Fractura de fémur
Enfermedades isquémicas del corazón
Enfermedades hipertensivas
Artropatías
Insuficiencia renal
Tumor maligno de la mama
Prolapso y fístula genital femenino
4.734
4.568
4.238
3.452
3.233
3.144
2.601
2.522
2.356
5,7
5,5
5,1
4,2
3,9
3,8
3,1
3,1
2,8
Enf. órganos genitales femenino
Enfermedades del hígado
Infarto agudo del miocardio
Hemorragia intracraneal
Tumor maligno del cuello del útero
Linfoma
Tumor maligno del estómago
Trastornos afectivos y neuróticos
trastornos menopaúsicos preimenopaúsicos
Trastornos mentales orgánicos
Esquizofrenia y trastornos delirantes
Trastornos mentales y comportamiento debido
uso sustancias psicoactivas
Infección por VIH y SIDA
1.935
1.900
1.489
1.205
1.161
1.127
1.006
840
631
438
194
2,3
2,3
1,8
1,5
1,4
1,4
1,2
1,0
0,8
0,5
0,2
93
14
0,1
0,0
Fuente: Elaboración propia. Datos BD Egresos MINSAL 2002
De la tabla 2 y si agregamos algunos diagnósticos en grupos etiológicos, podemos apreciar que
la primera causa de hospitalización en las mujeres > de 60 años de edad son las enfermedades
respiratorias (19,8%), en segundo lugar se ubican las enfermedades del hígado y vía biliares
(13,8%), en tercer lugar, las cataratas (8,6%), en cuarto lugar, las enfermedades
cerebrovasculares (8,4%) y el quinto lugar es compartido por los canceres y linfomas y la
Diabetes Mellitus (7,1%).
En una menor proporción, pero no menos importante cabe destacar patologías como hernias
(5,5%), fractura de fémur (5,1%) y patologías de los órganos genitales femeninos (5,1%),
puesto que, siendo las hernias y el prolapso genital patologías de larga evolución, ellas pueden
ser pesquisadas en forma precoz y por consiguiente, pueden ser resueltas en un estado
Departamento de Estudios P Olivares-Tirado
10
Documento de Trabajo
incipiente en su evolución, con el consiguiente menor riesgo quirúrgico y de complicaciones
post-operatorias.
La Tabla 3 muestra, los principales diagnósticos de Egreso en los hombres > 60 años. Este
listado representa al 42% del total de Egresos de esta cohorte en el año 2002(n: 158.159).
De la tabla se desprende que; la primera causa de hospitalización en los hombres > de 60 años
de edad son las enfermedades respiratorias (22,6%), en segundo lugar se ubican las
enfermedades de los órganos genitales masculinos; básicamente hiperplasia de la próstata
(13,4%), en tercer lugar, las enfermedades del hígado y vía biliares (11,8%), en cuarto lugar las
enfermedades cerebrovasculares (11%), y en quinto lugar, las cardiopatías isquémicas (10,7%).
Tabla 3: Principales Diagnósticos de Egresos. Hombres > 60 años Chile 2002.
CIE-10
J12-J18
N40-N51
K40-K46
I63-I69
K80-K83
E10-E14
I20,I23,I24,I25
H25-H26, Q12.0
J43-J44
C61
N17-N19
I10-I13
K70-K77
I21-I22
C16
M00-M25
S72
I60-I62
C81-C90, C96
F10-F19
F30-F48
F00-F09
F20-F29
B20-B24
Diagnóstico
Neumonía
Enf. órganos genitales masculino
Hernia
Enfermedades cerebrovasculares
Colelitiasis, colecistitis, colangitis y otras enf. de la
vesícula biliar y del tracto biliar
Diabetes mellitus
Enfermedades isquémicas del corazón
Catarata
Enfisema y otras enferm. pulmonares crónicas
Tumor maligno de la próstata
Insuficiencia renal
Enfermedades hipertensivas
Enfermedades del hígado
Infarto agudo del miocardio
Tumor maligno del estómago
Artropatías
Fractura de fémur
Hemorragia intracraneal
Linfoma
Trastornos mentales y comportamiento debido
uso sustancias psicoactivas
Trastornos afectivos y neuróticos
Trastornos mentales orgánicos
Esquizofrenia y trastornos delirantes
Infección por VIH y SIDA
n
11.128
8.899
6.137
6.069
%
16,7
13,4
9,2
9,1
5.496
5.043
4.808
4.129
3.934
3.536
2.668
2.490
2.349
2.342
1.821
1.728
1.295
1.290
1.106
8,3
7,6
7,2
6,2
5,9
5,3
4,0
3,7
3,5
3,5
2,7
2,6
1,9
1,9
1,7
560
344
343
139
44
0,8
0,5
0,5
0,2
0,1
Fuente: Elaboración propia. Datos BD Egresos MINSAL 2002
Los principales cánceres que afectan al género masculino; cáncer de próstata y cáncer gástrico
representaron el 8% de los egresos de los hombres adultos mayores.
En los hombres las hernias (9,2%) son más frecuentes que en las mujeres. Por otra parte,
Diabetes Mellitus, Cataratas y los trastornos mentales son diagnósticos más frecuentes en las
mujeres.
6. Discapacidad
Si bien la mayor parte de los adultos mayores en Chile se declara libre de discapacidad, más
de un tercio de ellos, presenta un menoscabo de su capacidad funcional que afecta el
desempeño en las actividades de la vida cotidiana generándose así, una situación de
dependencia que determina una necesidad de apoyo, atención o institucionalización, muchas
Departamento de Estudios P Olivares-Tirado
11
Documento de Trabajo
veces por el resto de sus vidas. Esto determina que el envejecimiento de la población
condicione una creciente demanda de servicios sociales y de salud.
En este capítulo, se presentan algunos resultados del Primer Estudio Nacional de Discapacidad
realizado en Chile por FONADIS-INE el año 2004. En este estudio, se detectaron 2.068.072
personas discapacitadas, es decir un 12,9% de la población. Del total de personas
discapacitadas en el país, 933.853 fueron adultos mayores, lo que representa el 45% del total.
Las principales causas de discapacidad en el país, corresponden a enfermedades crónicas y
degenerativas, que en su conjunto explican el 76,6% de las causas de la discapacidad
(FONADIS, 2005).
Del total de adultos mayores encuestados el año 2004, el 39% presentó algún grado de
discapacidad. El 61% de los adultos mayores discapacitados son mujeres. Además, las mujeres
adultos mayores presentan más discapacidad extrema que los hombres, siendo más
dependientes en la vida cotidiana.
En relación a los distintos grados de discapacidad; el 17,35 de los adultos mayores presentó
una discapacidad leve, es decir, tiene síntomas o secuelas que les generan alguna dificultad
para realizar actividades de la vida diaria sin comprometer su independencia ni requerir el
apoyo de terceros.
En tanto, el 11,1% de los adultos mayores presentaron una discapacidad moderada, vale decir,
presentan una disminución o imposibilidad importante de su capacidad para realizar la mayoría
de las actividades de la vida diaria, llegando incluso a necesitar apoyo en actividades básicas
de autocuidado.
Por último, un 10,7% de los adultos mayores presentó una discapacidad severa, es decir, ven
gravemente dificultada o imposibilitada la realización de actividades cotidianas, dependiendo
del apoyo y/o cuidados de una tercera persona.
Desde un punto de vista socioeconómico, el 44% de los discapacitados en Chile pertenecen al
nivel socioeconómico bajo. En este estrato, los adultos mayores representan el 50%. Por otra
parte, respecto al nivel de educación, el 69,1% de los adultos mayores discapacitados no
completó la enseñanza básica, el 18,6% llegó a la enseñanza media y solo el 3,6% alcanzó la
educación superior (FONADIS,2005).
En la EPS2004, se exploró el grado de dependencia de los adultos mayores. El 78% de ellos no
necesitó ayuda alguna para realizar actividades de la vida diaria. El 27% de las mujeres y el
16% de los hombres declararon algún grado de dificultad o necesitaron algún tipo de ayuda en
sus actividades cotidianas. El 21 % de las mujeres y el 11% de los hombres mayores, tuvieron
dificultades para caminar largas distancias; un 18% de las mujeres y un 10% de los hombres
declararon problemas para subir escalas; el 10% de las mujeres y el 6% de los hombres
presentaron problemas para bañarse; el 7% de las mujeres y el 5% de los hombres tuvieron
problemas para vestirse y el 2% en ambos sexos, presentaron problemas para comer.
La tabla 4 muestra el tipo de dificultad que enfrentan los adultos mayores en su vida cotidiana.
La dificultad más común de los adultos mayores discapacitados en sus actividades cotidianas
es en el sentido de la visión (77,7%), aún cuando usen lentes. Le sigue en grado de importancia
la dificultad para desplazarse en especial caminar largas distancias (74,8%), el ponerse de pie
(65,5%) y estar mínimo 30 minutos de pie (64,8%).
Departamento de Estudios P Olivares-Tirado
12
Documento de Trabajo
En el cuidado personal los adultos mayores discapacitados muestran menos problemas en su
capacidad para comer por sí solos: únicamente el 9,7% señala tener este tipo de dificultad.
Otros problemas más frecuentes son bañarse por si solo (27,7%) y vestirse o ponerse los
zapatos (28,9%).
Tabla 4: Principales Tipos de Dificultades Adultos Mayores con Discapacidad. Chile 2004
Fuente: INE, 2006
Mención especial merecen las dificultades de comprensión y comunicación de los adultos
mayores puesto que se relacionan directamente con el estado cognitivo, elemento esencial para
el desempeño autónomo de las personas.
En la ENS2003, el deterioro cognitivo de los adultos mayores fue medido a través de un
screening con MMSE (Mini Mental State Examination, Folstein 1975). Un puntaje de MMSE
menor de 13 se considera “deterioro cognitivo”. Aquellos casos que evidenciaron deterioro
cognitivo con MMSE se le aplicó el test de Pfeffer, con el cual se explora las capacidades de los
adultos mayores para el desempeño autónomo en actividades de la vida cotidiana. Se
consideró “discapacidad para el desempeño en la vida cotidiana” a un resultado de MMSE<13
puntos y test de Pfeffer > 6 puntos.
Cuando el test Pfeffer resultó alterado la encuesta de morbilidad de la ENS2003, fue respondida
por una persona cercana al entrevistado. Si no había una persona cercana para responder por
el entrevistado, no se le aplicó las encuestas de morbilidad.
La prevalencia de deterioro cognitivo fue de 15% en los adultos mayores (236 casos). Esta
prevalencia aumentó significativamente entre cada tramo de edad, llegando a afectar al 43% de
los adultos de 80 años y más. No hubo diferencias por sexo (ENS, 2003).Grafico 5.
La prevalencia de deterioro cognitivo presenta una fuerte gradiente social subiendo de 2% a
32% entre los adultos mayores del nivel socioeconómico alto y el bajo. La misma tendencia
descrita por nivel socioeconómico, se aprecia en el nivel educacional, siendo 7 veces mayor la
prevalencia de deterioro cognitivo entre los adultos menos educados que en los de nivel
Departamento de Estudios P Olivares-Tirado
13
Documento de Trabajo
educacional alto. Estas diferencias, son estadísticamente significativas después de ajustar por
edad y sexo.
Grafico 5: Prevalencia Deterioro Cognitivo Adultos Mayores. Chile 2003
Fuente: ENS, 2003
De las 236 personas con deterioro cognitivo, en el 74% se aplicó el test de Pfeffer, con el cual
se pudo estimar como el deterioro cognitivo impacta en la vida cotidiana o dicho de otra forma
la “discapacidad para el desempeño en la vida cotidiana”.
La prevalencia global de discapacidad (T de Pfeffer > 6 puntos) fue de 8,5% en la población
adulta mayor, con una distribución etárea similar al deterioro cognitivo pero, con un fuerte
gradiente por edad de 2,4 % en los menores de 70 años a 34% en los de 80 años y más.
La discapacidad para el desempeño en la vida cotidiana del adulto mayor, presenta la misma
distribución por nivel socioeconómico y nivel educacional; los más pobres y menos educados
tienen una prevalencia mayor de discapacidad para el desempeño en la vida cotidiana.
7. Mortalidad
La tasa de mortalidad general de la población chilena el año 2003 fue de 5,3 por mil habitantes.
En cuanto a su tendencia en los últimos diez años (1994-2003), se constata una leve caída, con
oscilaciones que implican un descenso de 0,3 puntos en 10 años. Sin embargo, se estima que
en el quinquenio 2045-2050 esta tasa de mortalidad subirá a 10,9 muertes por mil, aumento que
en gran medida será causado por el incremento progresivo de adultos mayores (INE, 2005)
La tasa de mortalidad de los adultos mayores hombres durante el año 2003, fue de 69,8 por mil
y la tasa de las mujeres fue 49,8 por mil personas, respectivamente. Como es obvio, esta tasa
aumenta en cada tramo de edad sobre los 60 años, llegando a tasas de 106 por mil en hombres
y 71 por mil en mujeres mayores de 80 años. El gráfico 6, muestra las tasas de mortalidad por
grupos de edad y sexo de los adultos mayores en el año 2003.
Departamento de Estudios P Olivares-Tirado
14
Documento de Trabajo
Grafico 6: Tasas de Mortalidad Adultos Mayores. Chile 2003
200
tasa * 1.000 hbtes
180
160
140
120
100
80
60
40
20
0
60 -64
65 - 69
70 -74
75 -79
masc
80 -84
85+
fem
Fuente: INE, 2005
Durante 2003 en Chile, se registraron 83.672 muertes, de las cuales 23.771 (28,4%) se
debieron a enfermedades del sistema circulatorio y 19.700 (23,5%) fueron provocadas por
tumores malignos. Cabe destacar que el periodo 1999-2003, disminuyeron las muertes debido a
las enfermedades del sistema respiratorio, ya que en 1999 éstas provocaron el 14% de las
muertes y en 2003 solo el 8,9%. No obstante en el mismo periodo, las muertes por tumores
malignos aumentaron de 21,8% a 23,5% y las enfermedades del sistema digestivo subieron de
6,7% a 7,9% (INE, 2005).
Del total de fallecidos en el país el año 2003, 61.596 casos (74%) correspondieron a personas
mayores de 60 años de edad. De los adultos mayores fallecidos, el 50% fueron hombres. Las
principales causas de muerte en los adultos mayores fueron las enfermedades cardiovasculares
(33%), tumores malignos (24%) y enfermedades del sistema respiratorio (8,7%). En las tablas 5
y 6 se muestran las principales causas de muerte por grupo de edad y sexo en los adultos
mayores.
Tabla 5: Principales Causas de Muerte en Hombres Adultos Mayores. Chile 2003
Causa muerte
Enf. Cebrovasculares
Otros tumores malignos y leucemias
Infarto agudo del miocardio
Otras enf. del Sist. Circulatorio
Tumor maligno del estómago
Tumor maligno de la próstata
Enf. Crónicas higado
Diabetes mellitus
Enf.crónicas vías Respiratorias Inf.
Traumatismos
Neumonía
Enf. Hipertensiva
Tu maligno bronquios y del pulmón
Otras enf. Isquémicas corazón
Trast. mentales y del comportamiento
Tumor maligno del colon,recto, ano
60 - 64
350
541
355
208
218
68
415
179
71
324
54
52
165
83
73
82
65 - 69
413
624
464
222
302
133
357
204
133
278
87
93
215
97
73
77
70 - 74
652
668
595
327
361
266
290
308
247
255
141
167
252
199
125
95
75 - 79
665
625
499
354
336
324
203
306
281
184
191
216
185
193
164
104
80 - 84
587
467
387
329
220
309
84
195
296
119
262
242
114
181
186
76
85 +
628
365
435
431
175
329
52
190
350
122
520
297
84
250
348
78
n
3.295
3.290
2.735
1.871
1.612
1.429
1.401
1.382
1.378
1.282
1.255
1.067
1.015
1.003
969
512
Fuente: Estadísticas Demográficas INE 2005
Departamento de Estudios P Olivares-Tirado
15
Documento de Trabajo
%
10,7
10,6
8,8
6,1
5,2
4,6
4,5
4,5
4,5
4,1
4,1
3,5
3,3
3,2
3,1
1,7
En los adultos mayores hombres, el año 2003 las 3 principales causas de muerte fueron;
enfermedades cerebrovasculares (10,7%), tumores malignos distintos de los cánceres gástrico,
próstata, pulmonar y colorrectal (10,6%) y el Infarto al miocardio (8,8%).
Tabla 6: Principales Causas de Muerte en Mujeres Adultos Mayores. Chile 2003
Causa muerte
Otros tumores malignos y leucemias
Enf. Cebrovasculares
Infarto agudo del miocardio
Otras enf. del Sist. Circulatorio
Neumonía
Diabetes Mellitus
Enf. Hipertensivas
Trast. mentales y del comportamiento
Enf.crónicas vías Respiratorias Inf.
Tumor maligno Vesícula y vias biliares
Otras enf. Isquémicas corazón
Tumor maligno del estómago
Enf. Crónicas higado
Traumatismos
Tumor maligno mama
60 - 64
607
192
160
133
13
141
46
10
66
199
33
69
153
57
108
65 - 69
663
283
235
155
33
191
77
28
84
189
45
113
138
55
100
70 - 74
813
474
356
263
97
270
143
65
176
217
103
161
148
61
93
75 - 79
837
650
387
333
146
326
222
133
186
172
124
163
102
94
108
80 - 84
756
786
430
391
312
242
301
247
221
120
176
175
66
108
85
85 +
781
1.168
697
971
956
315
641
784
464
132
394
188
51
260
131
n
4.457
3.553
2.265
2.246
1.557
1.485
1.430
1.267
1.197
1.029
875
869
658
635
625
%
14,5
11,6
7,4
7,3
5,1
4,8
4,7
4,1
3,9
3,4
2,9
2,8
2,1
2,1
2,0
Fuente: Estadísticas Demográficas INE 2005
Por otra parte, las 3 principales causas de muerte en las mujeres mayores de 60 años de edad
fueron; tumores malignos distintos de los cánceres de vesícula y vías biliares, gástrico y mama
(14,5%), enfermedades cerebrovasculares (11,6%), y el Infarto al miocardio (7,4%). El listado
de la tabla 6, representa el 79% del total de mujeres mayores de 60 años, fallecidos el año
2003.
Respecto al riesgo de morir de los adultos mayores en el año 2003, las tasas de mortalidad de:
enfermedades cerebrovasculares fue de 4,33 y 3,60; del infarto agudo al miocardio fue de 3,59
y 2,30; del cáncer gástrico fue de 2,12 y 0,88; de la diabetes mellitus 1,81 y 1,51; de las
enfermedades crónicas del hígado 1,84 y 0,67; de los traumatismos 1,68 y 0,64 por mil
personas en hombres y mujeres, respectivamente.
La tasa de mortalidad del tumor maligno próstata fue de 2,8 por mil hombres el año 2003. A su
vez, la tasa de mortalidad del cáncer de mama fue de 0,89 por mil mujeres.
La tasa de mortalidad por neumonías del año 2003 fue de 1,65 y 1,58 por mil personas en
hombres y mujeres, respectivamente.
8. Discusión
El envejecimiento de la población chilena plantea uno de los desafíos más relevantes para
nuestra sociedad, en lo que será la primera mitad del siglo XXI. El Estado y la sociedad en su
conjunto deberán enfrentar una serie de demandas que se generarán del cambio demográfico y
epidemiológico que se ha estado desarrollando a partir de la segunda mitad del siglo XX.
Lo anterior, nos exige la revisión, el desarrollo e implementación oportuna y adecuada de
políticas públicas e intervenciones sociales, económicas y sanitarias que den cuenta de este
nuevo escenario demográfico y epidemiológico y que garanticen a los adultos mayores un
estado de salud adecuado, autonomía e independencia que les permita satisfacer sus
necesidades básicas y disfrutar una vida digna y plena.
Departamento de Estudios P Olivares-Tirado
16
Documento de Trabajo
En este contexto, disponer de información acerca de los factores de riesgo de enfermedad, la
morbilidad, discapacidad y las causas de mortalidad que exhiben los adultos mayores, nos
permitirá enfrentar de manera sistémica e integral el desafío que implica el envejecimiento
poblacional que se está desarrollando en Chile.
En nuestro país a partir de la década de los ‘90, las necesidades económicas, sociales y
sanitarias de los adultos mayores han sido debidamente priorizadas en las políticas públicas; se
han incrementado gradualmente los recursos de las pensiones asistenciales, se han
implementado programas de salud específicos para los adultos mayores, se ha promovido su
participación social y recreación, el fortalecimiento de la imagen y el respeto por el adulto
mayor, por mencionar algunas de las iniciativas estatales.
Muestra de lo anterior y de cara al bicentenario de la nación, el sector salud ha incluido como
uno de los Objetivos Sanitarios del país para la década 2000-2010 es, “Enfrentar los desafíos
derivados del envejecimiento de la población y de los cambios de la sociedad”. Pese al avance
y los beneficios que paulatinamente se han implementado en el sector; como el Régimen de
Garantías en Salud o la gratuidad en la atención de salud en los establecimientos públicos, se
requiere un mayor esfuerzo estatal para disminuir el impacto del consumo de medicamentos y/o
los denominados “cuidados de largo plazo” en los precarios ingresos de los adultos mayores.
Por otra parte, frente a las necesidades sanitarias de los adultos mayores, la respuesta del
sector salud será insuficiente si no se adopta una respuesta integral y coordinada con otros
servicios sociales. En muchos países, y Chile no es la excepción, la estructura de la familia y las
formas tradicionales de atención y apoyo para las personas mayores están cambiando. El
desarrollo económico y social, está asociado cada vez más con la urbanización y la
fragmentación de la familia, lo cual socava las fuentes tradicionales de apoyo para la tercera
edad.
El deterioro de la persona que va ocurriendo asociado al proceso de envejecimiento, ha dado
lugar a la creencia errónea de que éste en sí mismo corresponde a una patología. No obstante,
algunos cambios, tales como el déficit visual o auditivo, requieren de una atención médica
específica.
La atención médica convencional que se otorga en nuestro sistema de salud, se enfoca sobre
enfermedades aisladas o sistemas orgánicos disfuncionales, estrategia inadecuada para
enfrentar el conjunto polisintomático y fluctuante del cuadro clínico típico, de las enfermedades
crónicas que exhiben los pacientes adultos mayores. Además, la interacción entre
enfermedades y problemas psicosociales conduce a trastornos funcionales que afectan
independencia de las personas mayores.
En este contexto, es fundamental que quienes atienden a los adultos mayores- el médico
general o de familia- cuenten con una formación tal que le permita distinguir los cambios
propios del envejecimiento, de enfermedades particulares y sus síntomas, y por otra parte, ser
capaces de realizar una evaluación integral de las funciones que le permitan al individuo llevar a
cabo una vida autónoma e independiente.
Analizando algunos de los datos obtenidos de la ENS2003 podemos concluir que los adultos
mayores en nuestro país, presentan tasas de prevalencia de factores de riesgo de
enfermedades cardiovasculares, metabólicas y mentales que se relacionan directamente con
alguna de las principales causas de morbilidad y mortalidad en esta cohorte.
Departamento de Estudios P Olivares-Tirado
17
Documento de Trabajo
Si bien es cierto que, algunos de estos factores de riesgo, se relacionan con la edad; como el
deterioro sensorial y cognitivo, la mayoría de estos factores de riesgo obedecen a factores
culturales y estilos de vida no saludables, pero definitivamente evitables. Además, la mayoría
de estos factores de riesgo se ven exacerbados en los niveles socioeconómicos y de educación
bajos. Al respecto, se debe recordar que el 10% de los adultos mayores se encontraban bajo la
línea de pobreza y el 13,2 % de ellos eran analfabetos en la Encuesta CASEN 2003.
Resulta preocupante además, la baja efectividad del tratamiento en enfermedades tan
prevalentes como la hipertensión Arterial y Diabetes Mellitus, ambas asociadas a las principales
causas de muerte en los mayores de 60 años. En la ENS2003, el 39% de los adultos mayores
hipertensos declararon estar sin tratamiento alguno. Por otra parte, el 75% de los pacientes
diabéticos declaró estar con tratamiento farmacológico, pero sólo el 25% de ellos, se
encontraban normoglicémicos.
Mención especial le cabe a la salud oral del adulto mayor. La baja prevalencia de dentadura
completa condicionará problemas nutricionales en las personas mayores. Por otra parte, la alta
tasa de prevalencia de caries que sumada a otros factores como tabaquismo o menoscabo de
la inmunocompetencia propia de los adultos mayores, constituyen un factor de riesgo de
infecciones pulmonares, como la neumonía.
Respecto al perfil de morbilidad de los adultos mayores, no se dispone de información acerca
de la atención ambulatoria, sin embargo, analizando los egresos hospitalarios se puede
apreciar que las infecciones pulmonares bajas (grupos J12 –J18 de CIE-10) constituyen la
primera causa de egresos hospitalarios (15%) en los adultos mayores de ambos sexos y
explican el 4-5% de las causas de muerte en la cohorte.
En los adultos mayores, la colelitiasis, cataratas y hernias explican alrededor del 25% de los
egresos hospitalarios. Considerando la evolución – larga data - de estas patologías y el estado
del arte del manejo de las mismas, es posible señalar que en el mediano plazo, estas
patologías podrían ser resueltas en un estadio más precoz y de manera ambulatoria.
Respecto a la morbilidad específica por género, cabe destacar la importancia relativa de la
fractura de fémur, artropatías y cáncer de mama en las mujeres y de la patología benigna y
maligna de la próstata en los hombres. Sobre la fractura de fémur en las mujeres, esta
patología se relaciona con la osteoporosis secundaria al proceso del climaterio, y está
determinada por las frecuentes caídas que sufren los adultos mayores condicionadas muchas
veces, por su pérdida de agudeza visual y/o sobrepeso u obesidad. Sin embargo, es posible
incidir en su prevalencia con una adecuada terapia de prevención de la osteoporosis, manejo
adecuado de la obesidad y sedentarismo y corrección precoz de los trastornos visuales, como
son la cataratas.
Aún dentro de una perspectiva de género y pese a que no se evidencia en los egresos
hospitalarios, es importante el monitoreo y seguimiento epidemiológico de la Enfermedad de
Alzheimer. En Chile la Enfermedad de Alzheimer es la principal causa de demencia en los
adultos mayores. Por la mayor longevidad de las mujeres es más frecuente en personas del
género femenino. Su incidencia es creciente con la edad; se puede presentar en 1 o 2% de las
personas de 60 años, en 3 a 5% de las personas de 70, en el 15-20% de las personas de 80
años y en un tercio o la mitad de los mayores de 85. Su evolución clínica generalmente
comienza con fallas de la memoria reciente y termina con un paciente postrado en cama,
totalmente dependiente y cuya sobrevida promedio es de 7-8 años (Donoso, 2003).
Departamento de Estudios P Olivares-Tirado
18
Documento de Trabajo
En cuanto a la tasa de mortalidad global en el adulto mayor, ésta es 10 veces mayor que en la
población general; 69,8 por mil habitantes en hombres y 49,8 por mil en mujeres,
respectivamente.Las principales causas de muerte en los adultos mayores fueron las
enfermedades cardiovasculares (33%), tumores malignos (24%) y enfermedades del sistema
respiratorio (8,7%).
Respecto al riesgo de morir de los adultos mayores y descartando los tumores y leucemias, es
posible incidir en la disminución de la tasa de mortalidad por enfermedades cardiovasculares –
accidentes vasculares encefálicos, infarto al miocardio - fortaleciendo el desarrollo e
implementación de las estrategias y actividades de promoción contenidas en el Plan Nacional
de Promoción de la Salud y de actividades de prevención –primaria y secundaria – en todos
los niveles de atención del SNSS.
Como muestra de lo anterior, la tasa de mortalidad por neumonia en el adulto mayor de 65 años
en Chile, se mantuvo estacionaria sobre 5,0 por mil habitantes en la década 1990-2000, pero
desde entonces ha presentado una fuerte caída hasta alcanzar 2,3 por mil el año 2003 (2,46 y
2,21 por mil personas en hombres y mujeres, respectivamente), esto como consecuencia de la
implementación de estrategias como la vacunación antiinfluenza de la Campaña de Invierno y
el Programa de enfermedades respiratorias del adulto (ERA) (MINSAL,2003).
Los cambios fisiológicos y cognitivos producidos por el envejecimiento y que van
experimentando las personas y afectan su funcionalidad, pueden conducir a pérdidas de la
autonomía e independencia. Es así que la “salud” de un adulto mayor se mide mejor en
términos de función que de patología. La buena salud y el envejecimiento satisfactorio se
definen por la capacidad para funcionar de manera autónoma en un contexto social
determinado.El efecto de estos cambios fisiológicos y cognitivos producidos por el
envejecimiento, se refleja en el incremento de la prevalencia de discapacidades para realizar
actividades de la vida diaria.
A partir de los 60 años de edad, las mujeres generalmente tienen tasas más altas de
discapacidad que los hombres. En términos generales, 12 % de mujeres y 9 % de hombres de
60 años y más, necesitan ayuda permanente para realizar sus actividades cotidianas.
En relación a los servicios sociales y de salud -cuidados de largo plazo- asociados a distintos
niveles de dependencia de las personas mayores hará falta en particular, paliar la creciente
necesidad de mano de obra calificada, ya que las estructuras familiares, más reducidas y más
inestables permiten cada vez menos apoyarse en las redes familiares como sostén de este tipo
de servicios.
En resumen, Chile comparte un perfil epidemiológico con países desarrollados en que el
cambio epidemiológico observado, predice que si nó se enfatiza en la prevención y en la
promoción de un “envejecimiento saludable” habrá un incremento de la población portadora de
enfermedades crónicas o discapacidades, generadoras de una importante dependencia
funcional y por lo tanto loa adultos mayores dependerán de otros en su cuidado y actividades
de la vida cotidiana. Las consecuencias económicas y sociales de este fenómeno están siendo
abordadas en los países desarrollados, con la implementación de un sistema de seguros de
cuidados de largo plazo, como un pilar importante de sus sistemas de seguridad social.
Finalmente, la disminución de la mortalidad de los adultos mayores y por ende el aumento de la
esperanza de vida después de los 60 años, dependerá por una parte del beneficio de las
nuevas tecnologías sanitarias en el tratamiento y control de las enfermedades crónicas y
Departamento de Estudios P Olivares-Tirado
19
Documento de Trabajo
degenerativas y por otra parte y tal vez más importante desde una perspectiva de sociedad, es
hacer conciencia y enseñar a los jóvenes y “adultos jóvenes” a ser responsables de su propio
proceso de envejecimiento, promoviendo la adopción de estilos de vida saludables lo más
temprano posible dentro de su ciclo de vida.
9. Referencias
Envejecimiento Saludable :http://escuela.med.puc.cl/publ/ManualGeriatria/PDF
Enfoque Estadístico Discapacidad en Chile. Primer Estudio de la Discapacidad en Chile.
FONADIS.Enero 2005
Proyecciones de Población. Chile hacia el 2050. Monografías Estadísticas N° 1, año 1 INE
Agosto 2005
Estadísticas de Género: Una Visión demográfica. INE 2004
CHILE: Proyecciones y Estimaciones de Población. Total País: 1950-2050. Serie de la
Publicación (CEPAL): OI N° 208. INE-CEPAL 2005
Información Demográfica. Enfoque Estadístico N° 28 INE Mayo 2005
Donoso A. Enfermedad de Alzheimer. Rev. Chilena Neuro-Psiquiatria 2003; 41(Supl 2): 13-22
Cuenta Pública 2003 Ministerio de Salud
Ver. http://www.emol.com/noticias/documentos/cuentapublica2003.pdf
Departamento de Estudios P Olivares-Tirado
20
Documento de Trabajo
Fly UP