...

Pensar América Latina. El Desarrollo de la sociología

by user

on
Category: Documents
5

views

Report

Comments

Transcript

Pensar América Latina. El Desarrollo de la sociología
Pensar América Latina. El Desarrollo de la
sociología latinoamericana.
Marcos Roitman Rosenmann
ISBN 978-987-1183-86-9
Buenos Aires: CLACSO, abril de 2008
(23 x 16 cm) 224 páginas
Existe un patrón para el desarrollo de la teoría social latinoamericana. Su
diseño responde a pautas según las cuales se relacionan causalmente hechos
históricos, propuestas teóricas y categorías sociales. Sus principios se hallan
inmersos en la razón cultural de Occidente y forman parte de su
racionalidad. Pero somos una singularidad más allá de la colonialidad del
saber y del poder. En esta dinámica, las propuestas de interpretación social
de la realidad latinoamericana son básicas para comprender los proyectos de
cambio social en las estructuras sociales y de poder. Las ciencias sociales
ocupan un espacio vital en la lucha teórica por apropiarse de la realidad y
direccionar lo político. Sus conceptos y categorías son armas de grueso
calibre, una manera de construir el futuro.
En la lógica dominante prima el concepto de ser América Latina un
receptáculo de las principales corrientes de las ciencias sociales del siglo
XX. La realidad se encasilla en los postulados del neoliberalismo, la
globalización, el pensamiento único, el fin de la historia o la gobernanza.
¿Modas, doctrinas, ideologías o propuestas políticas?
Para recrear las categorías de análisis social y romper patrones del
colonialismo cultural y del saber no podemos negar nuestros orígenes.
Debemos escapar a la maldición que recorre nuestra América asentada en el
criterio de inferioridad, de pueblos sin historia, de estados sin nación, de
modernizaciones sin modernidad, de rechazo por lo propio. Queremos
imitar y vivir siendo un calco de otras experiencias. Es el sinsentido de una
razón extraviada. Por ello, es necesario reabrir el estudio de las escuelas y
corrientes del pensamiento social latinoamericano. Las rupturas en las
formas de actuar y pensar deben articular nuevos principios de explicación.
Se trata de proponer otra lectura para enfrentar nuevos retos y resolver
viejas preguntas.
INTRODUCCIÓN
EXISTE UN PATRÓN para explicar el desarrollo de la teoría social latinoamericana. Su diseño responde a pautas donde se relacionan de manera causal hechos históricos, propuestas teóricas y categorías sociales.
Sus principios se hallan inmersos en la razón cultural de Occidente,
forman parte de su devenir y responden a su racionalidad. Somos una
singularidad más allá de la colonialidad del saber y del poder. Sólo los
pueblos indios han sido conquistados, sometidos, explotados y dominados. Nosotros, los blancos, mestizos y ladinos, participamos del mundo
de los conquistadores. En esta dinámica, las propuestas de interpretación social de la realidad latinoamericana resultan fundamentales para
comprender, explicar y generar proyectos de cambio social en las estructuras sociales y de poder. Sus ciencias sociales ocupan un espacio
vital en la lucha teórica por apropiarse de la realidad y direccionar el
espacio de lo político. Su lenguaje, sus conceptos y categorías son armas
de grueso calibre, una manera de construir el futuro y diseñar el cambio
social. Pensar en un patrón de análisis es vestir con uno u otro traje al
continente. Es darle un relato histórico para legitimar o pensar cuál ha
sido y cuál debe ser la dirección que deben tomar los debates políticos
y la agenda de las ciencias sociales.
Si pensamos en la lógica dominante, prima el concepto de ser
América Latina un receptáculo de las principales corrientes de las cien-
9
PENSAR AMÉRICA LATINA
cias sociales en los años cuarenta del siglo XX. Tiempo de mayor fertilidad intelectual extensible al primer lustro de los años setenta, entrando
en crisis con el advenimiento de las tiranías que, salvo repuntes, sigue
imperando hasta nuestros días, sin olvidar que todo se estudia bajo la
cubierta de las megatendencias. Ni buenas ni malas, la realidad se encasilla en los postulados del neoliberalismo, el socialismo del siglo XXI, la
globalización, el pensamiento único, el fin de la historia, el choque de las
civilizaciones, la gobernanza o cualquier otro paradigma y principio de fe
emergente. ¿Modas, doctrinas, pensamientos, propuestas, realidades?
Ciertamente en ellos hay mucho de historia, pero también de
contingencia, de coyuntura y, por qué no decirlo, de improvisación
ideológica y más aún de propuesta política. No se trata de inventar la
realidad. Para recrear las categorías de análisis social y romper patrones del colonialismo cultural, del saber y del poder no hace falta tirar
el agua sucia con el niño dentro. Negar nuestros orígenes es propio de
una maldición que recorre nuestra América Latina. Maldición que se
asienta en el criterio de inferioridad, de pueblos sin historia, de estados
sin nación, de racionalidades inconclusas, de modernizaciones sin modernidad, de déficits y excesos, de rechazar lo propio y pensarnos como
un accidente. Cuando no es así, queremos imitar y vivir siendo un calco
de otras experiencias y realidades, una mala copia. Pero en el extremo
de esta maldición se sitúan aquellos para los cuales la novedad, lo revolucionario y lo transformador radica en rechazar, romper, hacer añicos Occidente y renunciar a él por corrupto. ¡Pero ellos mismos hablan
castellano, inglés, alemán, francés e italiano y sus categorías de análisis
las obtienen de Kant, Aristóteles, Platón, Spinoza, Descartes, Hobbes,
Hegel, Schopenhauer, Nietzsche, Voltaire, Marx, Hume o Ricardo! Es el
sinsentido de una razón extraviada.
¿Cómo entender el realismo mágico, la concepción centro-periferia, la teoría de la dependencia o el colonialismo interno? Ellos son
ejemplos de originalidad intelectual y no por ello han dejado de recurrir
ni de utilizar los aportes de los clásicos, y cualquier clásico, para acotar
y mostrar los vínculos entre desarrollo histórico y realidad concreta en
el marco de un mundo donde hay múltiples racionalidades y maneras de
construirla, no un patrón ni una racionalidad inmanentes. El rechazo de
la razón cultural de Occidente por dominante no es lo mismo que criticar la racionalidad del capitalismo, su instrumentalización y su control
por la lógica de la modernidad. Hacerlo es caer en lo criticado y muestra
de una falsa erudición, propia de un mundo posmoderno que impone
agendas, define temas y se apodera del discurso. Ese es el auténtico
colonialismo cultural. Por ello, es necesario reabrir el estudio de las escuelas, tendencias y corrientes del pensamiento social latinoamericano.
El problema consiste en establecer las prioridades a la hora de construir
10
Marcos Roitman Rosenmann
la agenda y no de descartar conocimientos. En ello reside el valor heurístico de la teoría y el desarrollo democrático del conocimiento.
Las rupturas en las formas de actuar y pensar deben articular
nuevos principios de explicación. No puede ser de otra manera. La creación de las vanguardias, los movimientos arquitectónicos, pictóricos, literarios, de las ciencias de la vida, de la materia o sociales de una razón
cultural impregnan el manto donde actúan. Los valores, las formas de
concebir el mundo, el idioma dominante, por ejemplo el castellano y su
gramática, articulan una manera de controlar y dirigir el mundo. Así,
América Latina participa del proceso, lo define, reorienta y transforma
proponiendo opciones y proyectos capaces de revolucionarlo. Su horizonte histórico ubica el cambio social dentro de dichos marcos conceptuales. El mejor ejemplo lo constituye el Ejército Zapatista de Liberación
Nacional (EZLN). Por una parte, reivindica en su lucha específica lanzada el 1 de enero de 1994 –en su conocido ¡Ya basta!– el trabajo, la tierra,
el techo, la alimentación, la salud, la educación, la independencia, la
libertad, la democracia, la justicia y la paz en una batalla por la dignidad
y el reconocimiento de los derechos históricos, sociales, políticos, culturales y étnicos de los pueblos indios de México. Pero, al mismo tiempo,
se compromete con la crítica y lucha por evitar la crisis del planeta, el
proceso de deshumanización y la explotación mundial del capitalismo
transnacional. Su propuesta es anticapitalista y su práctica une ambos
factores, hoy reconocidos en su forma de hacer otra política.
Recrear la teoría social en América Latina se ubica en dicho argumento. Parafraseando a José Martí, es tan necesario saber la historia
de Grecia y Roma como lo es estudiar la de los pueblos maya, azteca,
inca o mapuche si se aspira a alcanzar una cabal comprensión de las
estructuras sociales, de la realidad histórica y de las formas del poder en
nuestra América. Se trata de lograr la intersección y conexión entre los
saberes y las formas que han dado lugar al desarrollo del pensamiento
social latinoamericano en su lucha por enfrentar teóricamente su censura. Rescatar los referentes del pensamiento crítico e incorporar los
diferentes autores estadounidenses, asiáticos, africanos, europeos que
han aportado al debate latinoamericano. En esta lógica, se ha intentado
reconducir los debates sin encasillar a los autores; lo contrario sería tirar piedras sobre el propio tejado. Se trata de recuperar y proponer una
lectura para enfrentar nuevos retos y resolver viejas preguntas.
Los trabajos incluidos son parte del Curso de Formación Continua dictado en el Campus Virtual del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO) durante tres cursos académicos (2001-2004), a
petición de su Secretaría Ejecutiva, en ese momento dirigida por Atilio
Boron, bajo el título genérico de “Estructuras sociales y de poder”. Fueron diez clases de las cuales se recogen ocho para la presente edición.
11
PENSAR AMÉRICA LATINA
Durante estos años las clases permanecieron intactas y casi sin modificación, pero la recepción favorable de los estudiantes y la petición de
transformarlas en un libro hizo que fueran cambiando de formato hasta
mutar en capítulos de libro. Así, lo que el lector tiene en sus manos es la
puesta al día del Curso y las clases, divididas en dos secciones: la específica de la teoría social y la correspondiente al análisis de la estructura
social y de poder en la sociedad oligárquica. Sabedor que siempre es
superable, la segunda parte muestra más déficits que la primera, por
ello tiene más apoyo de bibliografía y un llamado a lecturas colaterales,
misma dinámica que se siguió durante el tiempo que se dictó el Curso.
Ahora, como siempre, no quiero dejar de mencionar que esta publicación no habría sido posible sin el esfuerzo intelectual de quien me
acompañó durante ese tiempo, hoy fuera del ámbito universitario, pero
en aquellos días una apasionada de la sociología y las ciencias sociales
(que espero no abandone aunque la vida la lleve por otros derroteros),
Sara Martínez Cuadrado, de quien conservo su amistad y su tesis doctoral, aún inconclusa. Tampoco puedo dejar pasar la oportunidad para
manifestar una deuda de gratitud ahora transformada en amistad con
Gabriela Amenta, coordinadora del Campus Virtual de CLACSO, apoyo
permanente y estímulo constante, quien hizo posible superar escollos y
logró que las clases fueran un éxito. Nunca vi tanto amor por su labor y
por la docencia, símbolo de una persona íntegra. Gracias a ella este libro
es posible; su tesón y aliento me llevaron a reescribirlo en tiempo de
tormentas internas. Me queda una persona que me apoya con su crítica
madura y recordatorio ético, y en esta ocasión solventa la parte técnica
de la edición que presenté a CLACSO para su publicación: Talía, mi hija.
Próxima a culminar sus estudios de derecho y ciencias políticas, dedicó
parte de su tiempo a transformar clases en capítulos y me llamó ignorante informático, cosa que soy. Como tampoco espera que la mencione,
mis reconocimientos para mi compañera que sigue aportándome esa
tranquilidad necesaria para el estudio y la reflexión. Queda por último
la dedicatoria. Esta es para los estudiantes. Todos quienes participaron
activamente durante tres años de las lecturas, los correos electrónicos y
los debates. Ellos reciban mi agradecimiento por sus críticas y por los
silencios tediosos a los cuales los sometía por largos tiempos. Seguro
que si leen esta introducción se sentirán identificados. Gracias a todos.
12
Capítulo I
LAS MALDICIONES DE PENSAR
AMÉRICA LATINA
LA REALIDAD LATINOAMERICANA está maldita porque formó parte
del capitalismo colonial. Nostalgia de no ser países imperialistas. Negamos la historia de los pueblos y comunidades indígenas y los devolvemos
a la vida para corroborar las tesis racistas que recalcan su incapacidad
para apoyar las fuerzas del progreso. En el mejor de los casos, los presentamos como subculturas o imperios que explotaban y sojuzgaban a
sus iguales. Pueblos guerreros y despóticos. Con este mito, la sociedad
blanca mestiza ladina colonial y los estados-nación del siglo XIX realizan su proyecto de dominación y explotación. Su legitimidad deviene
de imponer un orden fundado en la civilización occidental cuyos valores son las libertades individuales y el progreso científico-técnico. Así,
explicamos el capitalismo colonial como un mal menor que fue capaz
de poner la primera piedra para la construcción de un edificio donde
asentar los valores de la civilización católica, apostólica y romana. De
esa manera, se deja intacto el proceso de destrucción y expoliación al
que fueron sometidos los pueblos indios por el poder regio y el posterior
orden republicano.
La frustración de no ser europeos, de no compartir sus virtudes y
grandezas, nos carcome. No hemos sido capaces de construir historia,
por ello repetimos y reproducimos la de otros. América Latina existe
como apéndice de los cambios y transformaciones que se suceden a ni-
15
PENSAR AMÉRICA LATINA
vel mundial. Es esta maldición la que se encuentra presente en la forma
de construcción del pensamiento social latinoamericano.
Cada cierto tiempo nos apegamos a nuevos paradigmas que suelen reinterpretar nuestra historia, y son muchos los que se regocijan en
ello. Primero al liberalismo político del siglo XIX, luego al keynesianismo y ahora a la posmodernidad, la globalización y el liberalismo social
de nuevo cuño. También le cabe un lugar al debate sobre el socialismo y
la revolución social. Todo emerge como una mala copia de los procesos
impulsados en el Primer Mundo. No hay tiempo para digerir los procesos, para separar el polvo de la paja, para establecer y pensar en las
diferencias históricas. Todo parece un despropósito. Se quiere tener un
Lenin y revivir la Revolución Rusa, crear un partido a imagen y semejanza del bolchevique, así no queda tiempo para comprender la historia de
la Revolución Mexicana, la guerra hispano-cubano-norteamericana o la
historia de las luchas de Sandino, salvo cuando triunfa cuarenta años
más tarde un Frente de Liberación que lleva su nombre.
Todo ello somete la realidad latinoamericana a discusiones que
han derivado acerca de la condición subalterna en la que existimos. Si
fuésemos más inteligentes, estaríamos en condiciones de romper el subdesarrollo. La tensión del pensamiento se pone en verificar hasta qué
punto realizamos las reformas necesarias para no perder el tren del progreso y estar por fin a las puertas del ansiado crecimiento económico que
nos lleve a la gloria de la modernización y transformación tecnológica.
Lo anterior requiere ser bañado en un discurso pragmático y coherente que recuerde el déficit de modernidad en que se encuentra el
continente. Pecados y maldiciones que impiden una rápida ubicación
en el nuevo mundo globalizado. Continuamente se llama la atención a
no repetir las experiencias que se han mostrado esquivas y reticentes
a la marcha del “universo”. Ni populismo, ni desarrollismo, ni locuras
izquierdistas, ni pensamiento crítico, ni siquiera pensar. Sólo actuar en
la lógica racional de Occidente y su proceso de transnacionalización del
capital. Somos pecadores y debemos vivir como tales. Las oportunidades para salir del pozo en que nos han dejado sumidos las viejas ideas
de un proyecto propio deben dejar paso a una visión amplia capaz de
recoger lo mejor de las transformaciones que presenta la globalización
productiva. En este orden, el pensamiento reaccionario propone un
proyecto social sin un contenido ético y moral limitado a la economía
de mercado. Los aprendices de brujo se transforman en vendedores de
perfumes que acaban por dormir la conciencia y el juicio crítico. Por
consiguiente, los intentos por romper esta visión son puestos en el escaparate de las propuestas utópicas.
De tal guisa, pensar alternativamente se menosprecia y se reduce
a un esfuerzo intelectual de academia sin operatividad política. A partir
16
Marcos Roitman Rosenmann
de ese instante, emerge una especie de sincretismo teórico donde se
unen pensadores y pensamientos disímiles sin conexión posible. En un
mismo saco caben positivistas, liberales, conservadores, nacionalistas,
antiimperialistas y también socialistas, demócratas, radicales, comunistas y anticapitalistas. Bolívar, Sarmiento, Martí, Mariátegui, Allende,
Che Guevara, Torrijos, Sandino, Perón, Velasco, Fidel Castro, Cárdenas,
Arbenz, Goulart o Vargas son presentados sin vínculos con su realidad.
Todo da igual. Así surgen debates y discusiones teóricas que empiezan y
terminan en lugares comunes, y los problemas no se superan. Las ciencias sociales entran en un impasse que transmuta el conocimiento por la
búsqueda de datos empíricos que sustituyen el argumento o, peor aún,
son los datos la expresión de las ciencias sociales. El Latinobarómetro
se ha convertido en el santo grial de la ciencia política; ya no es una
herramienta, es la ciencia en sí misma. Lo que no se puede medir no es
conocimiento y por ende debe ser desechado. Aquí radica la maldición
de la sociología latinoamericana. Buscar una relación que determine
que un 2% de Estado más un 70% de participación electoral y un 45%
de libertades individuales hacen un 90% de gobernabilidad es el resultado esperpéntico que hoy presenta la sociología y la ciencia política en
América Latina. Cuestión que, no hay que olvidarlo, también proviene
del nuevo pensamiento débil.
Quizás lo más inmediato sea recuperar la sensatez, abrir la puerta
y dejar salir el imperialismo cultural que ha impuesto un pensamiento
débil sobre lo que Aníbal Quijano denominó señeramente la colonialidad del saber. Se trata de no confundir la capacidad explicativa de los
conceptos y categorías de las ciencias sociales, de sus teóricos, de su
historicidad, de los procesos históricos donde se desarrollan y la ideología que los contiene, como de los valores en los cuales se encuentran
inmersos. No es un problema de neutralidad valorativa de las ciencias,
más bien es de articulación de un lenguaje y de una semántica desde la
cual comprender los fenómenos históricos, separando método, coyuntura, sentido y contexto.
Un ejemplo de esta maldición, si la proyectamos en América
Latina sobre la ley de gravitación universal, presupondría discutir acerca del color, tamaño y forma de la manzana que le cayó a Newton en la
cabeza. Distinción que ubicaría a la manzana latinoamericana, sin decir
por qué, en una situación de inferioridad por diferencia cualitativa. La
manzana de Newton era roja y no verde, no pesaba 100 sino 150 gramos
y su forma no era del todo redonda. Diferencias que permiten concluir
que la ley de gravitación universal no funciona bien en nuestro continente. En cualquier caso, no se podría establecer una relación entre
principio explicativo y conocimiento teórico. Para que la ley se cumpla
hay que producir manzanas newtonianas, de lo contrario la ley de gra-
17
PENSAR AMÉRICA LATINA
vitación se cumplirá a medias y seremos un apéndice del conocimiento
proveniente de la mecánica clásica imperial.
Este ejemplo, llevado al campo de las ciencias sociales en América
Latina, tiene un correlato: América Latina no creó los conceptos y categorías fundacionales en las ciencias sociales; por ello, el conocimiento
de su realidad debe primero reproducir las condiciones sobre las cuales
se asienta la Revolución Industrial, el proceso de modernización y de
cambio social.
La maldición emerge. La sociología en América Latina se comprende como una “recepción” del cuadro de mando que ubica la historia
en una dirección que hay que venerar y desde la cual ofrecer una respuesta adecuada. La capacidad crítica, fuente de todo pensamiento, es
marginada como factor relevante en el ámbito teórico de discusión en
las ciencias sociales. De aquí que la dificultad de acercarse a comprender nuestras estructuras provenga del rechazo a la explicación de un
método selectivo capaz de incorporar aquellos conceptos previamente
elaborados y validados por la ciencia.
El obstáculo sistemático de una sociedad atrasada se radica
en un momento esencial: su propio conjunto de determinaciones la hace incapaz de volverse sobre sí misma, las propias
evasiones y fragmentaciones cognoscitivas aquí son como una
prolongación del desconocimiento de esas determinaciones,
las compensaciones son el principio y el fin de todos sus modos de conciencia y, en general, se puede decir que es una
sociedad que carece de capacidad de autoconocimiento, que
no tiene los datos más pobres de base como para describirse.
Con relación a su propio ojo teórico esta sociedad se vuelve un
noúmeno (Zavaleta Mercado, 1979).
El conocimiento de la realidad social es visto como un péndulo que oscila entre la sociología empírica y la sociología crítica, pasando por la
sociología de la praxis o posmoderna. Es decir, todo cabe en una explicación que hace coincidir los tiempos de oscilación del péndulo con los
momentos de velocidad del mismo. La interpretación queda subsumida
a aceptar mecánicamente el movimiento sugerido por el péndulo. No es
posible una ruptura, sólo cabe acortar o ampliar el tiempo del movimiento que mecánicamente realiza la bola pendular. Plantearse su ubicación,
su capacidad de oscilación, las determinaciones que hacen posible explicar su especificidad no entra en el campo de condiciones sobre las cuales
debe iniciarse la discusión para explicar su funcionamiento.
El pensar que las ciencias sociales y en concreto la sociología, en
América Latina, se inician cuando se recibe el cuadro teórico-metodológico que le proporciona el estatus de ciencia es tener una concepción
18
Marcos Roitman Rosenmann
estrecha. Fue Durkheim quien afirmó que Aristóteles era el primer sociólogo, estableciendo una línea argumental donde no hay distancias
entre ensayistas y sociólogos profesionales. De seguir la propuesta institucional, se termina por excluir a Marx, quien no poseía título. Resulta
indudable que hacer ciencias sociales y sociología va más allá de poseer
un título universitario, y no puede caerse en un reduccionismo academicista. Pero la visión de hacer sociología desde la racionalidad capitalista
de la sociedad occidental está presente en el conjunto de las ciencias
sociales en América Latina. José Martí o José Carlos Mariátegui no eran
sociólogos, por tanto sus análisis, aunque posean una gran capacidad
de explicación de la realidad social latinoamericana, no se fundamentan
en un conocimiento racional propio del método científico. La sociología
como ciencia social concreta comienza con Max Weber.
La pasión por la integración de la sociedad y la idea de que
su integración es fundamentalmente efecto de un proceso intelectual, un hecho de conciencia y de ciencia, ha sido el hilo
conductor de la sociología. No obstante sus variaciones de
perspectivas heurísticas, énfasis conceptuales, construcciones metodológicas, intereses ideológicos, posturas políticas,
la constante de la integración social es propia de sus “padres
fundadores” franceses: Saint-Simón, Comte, Durkheim. Permanece en su fundador alemán Max Weber y en su fundador
norteamericano, Talcott Parsons. Se repite en México, desde los
“científicos” Gabino Becerra y Justo Sierra, hasta su cultivo sistemático a partir de los años cuarenta, marcado teórica y metodológicamente por la recepción que los sociólogos mexicanos
hacen del positivismo francés, el materialismo histórico marxista y el estructural-funcionalismo norteamericano (Aguilar
Villanueva, 1987: 132).
La sociología, transformada en un análisis del poder, del cambio social,
de la racionalidad del orden y de las formas como sociología comprensiva de la acción social no miró hacia América Latina como una anomalía.
Pero sus hacedores empiristas y del marxismo vulgar la transformaron
en caricatura. En la región, sus categorías eran una parte del problema.
Las ciencias sociales no eran ciencias sociales, fueron vistas con recelo
y se consideraron parte de un sistema de dominación política. Se estigmatizó a Weber y se demonizó a Marx; en definitiva, se intentó matar
o encarcelar al mensajero. La sociología se redujo a una sociología del
cambio social, del orden, del poder o del desarrollo. Esta es otra de las
maldiciones que recae sobre el pensamiento social latinoamericano.
En este sentido, se han reproducido esquemáticamente debates,
problemas e interpretaciones originales posmodernas de la ciencia so-
19
PENSAR AMÉRICA LATINA
cial inglesa, americana, francesa y alemana. Se trata de una situación
incomprensible. Se fundamentan análisis sin realidad, que impiden ver
aquello que constituye conocimiento formativo. A partir de aquí surge
un dogma que sólo genera productos de moda en función de autores. No
existe un intento de rescatar el pensamiento teórico de los autores clásicos y situarlos en el contexto latinoamericano; el resultado es grotesco.
La realidad social en América Latina se construye como una realidad
inconclusa. Es deficitaria. Nos sobran dictaduras y nos faltan democracias. Hay ausencia de modernización y exceso de tradicionalismo.
Existimos por déficit o por exceso, no como somos.
No existe una verdadera clase dirigente en América Latina, ni
siquiera en Monterrey o en São Paulo. La única figura verdaderamente modernizadora en el continente es la de las grandes
empresas industriales o financieras públicas: Nacional Financiera, Petrobras, Corfo, por dar sólo unos cuantos ejemplos
del más alto nivel. Toda América Latina sigue careciendo de
empresarios nacionales, de la investigación tecnológica y de
la inversión productiva en general. Por su parte los elementos
revolucionarios son más débiles de lo que parece indicar su
inmensa popularidad. Las acciones del Che no tuvieron mayor influencia porque eran desesperadas y no provocaron más
que fracasos en el continente. El modelo cubano, cualquiera
que sea el juicio que se aplique, de hecho sigue siendo exterior a América Latina, mientras que el movimiento sandinista
estuvo casi constantemente dividido entre un leninismo de
tipo castrista y un populismo muy radical que ha terminado,
con Ortega, por integrarse al modelo latinoamericano, aunque
sólo después de un espectacular fracaso económico e incluso
político (Touraine, 1993: 36).
Y en otro trabajo:
En América Latina, la política precede a las realidades económicas y a las fuerzas sociales. Esto aproxima a los países
latinoamericanos con los países eurolatinos, como Francia,
Italia y España. Pero lo que más asombra en América Latina
es la gran desarticulación de la vida intelectual y de la vida
social o hasta política […] Además de la dualización y la desarticulación, el rasgo más importante de la vida política y social
del continente es la ausencia de separación entre vida pública
y vida privada. Lo que opone claramente a la América Latina
frente a la Europa occidental y América del Norte industrializadas (Touraine, 1989).
20
Marcos Roitman Rosenmann
Es decir, cuando no nos parecemos a Japón o Indonesia, a Francia o
Italia, o a Estados Unidos, o se es la Suiza de Centroamérica o la Suecia del Cono Sur, no somos nada. Nuestras burguesías son lumpemburguesías; nuestro proletariado es lumpemproletariado; el desarrollo,
subdesarrollo; la Revolución Industrial, proceso de industrialización;
la Revolución Burguesa, modernización política. Todo encaja como las
piezas de un puzzle.
En ser buenos imitadores, en calcar los procesos históricos de
conocimiento y de globalización productiva, radica el éxito. Cuando
no se reproduce, surge lo imprevisto, la anomalía de América Latina. Y
tan anómala resulta ser la Revolución Mexicana, como la Revolución
Cubana, la Unidad Popular en Chile, Lula en Brasil, el sandinismo en
Nicaragua, el EZLN en México, el MAS en Bolivia, Correa en Ecuador
o Hugo Chávez en Venezuela. En otros términos, lo que sucede a partir
de las condiciones estructurales sobre las que se asientan el desarrollo
y la configuración del sistema de explotación y dominación en América
Latina es un exceso o un déficit. Así se apostilla; es mejor dejar de lado la
historia, la memoria, la trayectoria política, social, económica y cultural
propia. No tienen razón de ser en tiempos de globalización; son un lastre. Constituyen el pasado, hay que insertarse en las grandes tendencias
del cambio social y la modernidad, ahora precedida del post.
La maldición sugiere una interpretación donde la especificidad
de las estructuras de explotación y de dominio no termine por cuestionar el orden imperante. Las formas de análisis han buscado dejar
intacto un sistema de explicación y argumentación sustentado en la
falacia de ser las ciencias sociales y la sociología el resultado de una
institucionalización académica del conocimiento social.
Así, las ciencias sociales serían una suma de técnicas y métodos
de investigación cuya finalidad se encuentra en solventar los procesos
de racionalidad política, cambio social y modernización económica. A
los problemas de pensar una sociología disminuida y postrada en silla
de ruedas, necesitando alguien que la empuje o de mandos para movilizarse, se le une la dirección del esfuerzo. América Latina se ha convertido en un laboratorio de pruebas de aprendices de brujo que hacen
sus primeros trucos donde obtienen fama y éxito a base de encandilar
con interpretaciones que luego descartan o rectifican y que nunca proponen en sus respectivos escenarios naturales. Me estoy refiriendo a la
recepción de sociólogos.
Los inicios de la sociología coinciden con el surgimiento de sociólogos cuyas propuestas se realizan a partir de establecer líneas de comparación negativa con sus sociedades de procedencia. Sociedades duales,
etapas de crecimiento, feudalismo. Surge un doble problema. Es preciso
luchar contra tópicos y simplificaciones que derivan, la más de las veces,
21
PENSAR AMÉRICA LATINA
de concepciones donde la historia de América Latina apenas está presente y, cuando lo está, es para corroborar tesis acerca de la inferioridad, la
falta de racionalidad, la inacabada construcción del orden, etc. Somos
productores de defectos sociológicos y monstruos políticos.
La afirmación anterior no intenta negar las aportaciones de orden
teórico que supone el desarrollo del conocimiento y la teoría sociológica. Por el contrario, busca separar aquello que pertenece al acervo de
las ciencias sociales de las interpretaciones producidas por científicos
sociales que hacen de América Latina un campo para elaborar un tipo
de conocimiento que guarda relación con sus fantasmas teóricos.
Lo más negativo es que se pierde tiempo discutiendo. Una guerra
de propuestas acompañada de una recepción de lecturas que no se sabe
por qué razón hay que realizar o a qué motivo responden. La formación
del pensamiento sociológico se transforma en un acumular datos, citas
y textos cuya lectura sólo tiene como objetivo el hacer más fuerte la erudición del ensayista y producir una mejor y mayor cantidad de trabajos
para su carrera académica. A una cita le sigue otra hasta el infinito.
Cúmulo de citas que pierden efectividad al ser separadas del contexto
en el cual cobraron vida.
En última instancia, la ciencia social está constituida por dos
elementos: un método –de investigación, de análisis, de ordenamiento, de interpretación– y unos resultados de la aplicación del método. Uno de los más graves errores cometidos en
el ámbito de diversas corrientes de pensamiento ha consistido
en no ver y comprender estos elementos como expresiones de
una realidad histórica (tiempo y espacio), asignándoles unos
valores absolutos. El método aparece así como un recetario
artificial y abstracto de las formas del conocimiento social, y los
resultados de su aplicación como una dogmática […] El liberalismo llegó a la América Latina como una dogmática […] pero
el marxismo también. Sin una capacidad de comprensión del
marxismo como método crítico de pensamiento, la “inteligencia” herética de la América Latina, después de la primera
post-guerra, sólo podía tomar el marxismo como un cuerpo
intangible de dogmas, resultado de la aplicación del método
en las formaciones capitalistas más desarrolladas. Así se configuró el fenómeno de la transfiguración, de un pensamiento
crítico en una escolástica de izquierda (García, 1972: 5).
Esta forma maldita que nos acompaña no ha dejado de mostrar su perdurabilidad en el tiempo. Hemos estado discutiendo con gigantes de
barro que al desmoronarse nos dejan sin enemigo visible. Pero la maldición tiene su lógica. Por inercia, produce nuevos gigantes y más gran-
22
Marcos Roitman Rosenmann
des. No son molinos de viento, son nuestras propias formas de articular
el debate lo que trae consigo el éxito de la maldición.
Sin embargo, será dentro de la corriente intelectual, conceptualizada por Antonio García como escolástica de izquierda, donde la
maldición se hace más firme. Ellos radican fuera del continente y su
experiencia latinoamericana ha servido para su mejor ubicación en sus
respectivos escalafones administrativos de los organigramas de las carreras profesionales individuales. No por ello dejan de hacer visitas para
presentarnos las últimas novedades sobre las cuales están investigando
o desarrollando sus virtuosos trucos de magia.
André Gunder Frank se convirtió en el teórico del desarrollo del
subdesarrollo para hacerse un mea culpa y terminar en el desarrollo posible; Regis Debray hizo la revolución en la revolución y luego la crítica
de las armas; Jaques Lambert dualizó las sociedades latinoamericanas
y luego las transformó en feudales; Alain Touraine pasó de ser teórico
dependentista en Brasil y Chile con un texto cuyo título se inicia con
las voces “Las sociedades dependientes...” a concluir lacónicamente en
1992 que “el dependentismo había sido el insumo más nefasto de las
ideologías de las diferentes luchas armadas” (Touraine, 1993). Manuel
Castells beatificó los movimientos sociales, los hizo revolucionarios y
luego desde Berkeley desconoce su etapa “marxista” para negar el análisis de clases sociales. Hoy, son los tigres asiáticos y las nuevas tecnologías
su preocupación intelectual. La nueva izquierda es pues el resultado de
la vieja escolástica dogmática que vive, aún hoy, a costa de sus trabajos
que ahora desconocen como parte de su historia intelectual.
La descripción es un síntoma de cómo se articula la maldición
en América Latina. No se trata, como bien señalara Agustín Cueva, de
hacer culminar nuestra crítica con “la creencia chovinista-populista de
que para conocer la realidad latinoamericana es necesario inventar una
teoría propia, rompiendo lanzas contra todos los conceptos tildados de
‘eurocentristas’” (Cueva, 1979a: 77). Afirmación a la que añadiría que
tampoco se busca eliminar las aportaciones teóricas de científicos sociales no latinoamericanos con el fin de potenciar de manera pueril a los
científicos sociales del continente. Se procura poner en evidencia, como
lo hace Florestán Fernandes, los límites de una sociología que se realiza
como tema y no como problema teórico a resolver.
El seguidismo intelectual de las corrientes en boga es uno de los
límites que tienen que superar las nuevas generaciones de científicos sociales latinoamericanos que se ven enfrentadas a resolver problemáticas
que son más un ejercicio de malabarismo intelectual que expresión de
preguntas realizadas desde la realidad que los configura.
Otro de los graves problemas del que somos víctimas es que las
ciencias sociales han sido realizadas, la más de las veces, por quienes
23
PENSAR AMÉRICA LATINA
han tenido un doble vínculo con la academia y el quehacer teórico. Este
doble vínculo es otra de las peculiaridades que mantiene viva la maldición sobre el pensamiento social latinoamericano. Así, se radicalizan en
la academia y se domestican en la política. En ocasiones hablan desde el
púlpito de la política contingente, y en otras, desde el sillón de escritorio
de los despachos de las universidades. De esta forma, el resultado es un
continuo vaivén de dimes y diretes que responden a coyunturas políticas
más que a cambios sociales de las estructuras de poder y explotación.
Múltiples ejemplos hay que corroboran lo afirmado.
Si comenzamos por el final del camino, podemos tomar el caso
de Brasil. Fernando Henrique Cardoso, ex presidente de ese país, fue
uno de los creadores de la “teoría de la dependencia”: su crítico más
mordaz, Francisco Weffort, se convirtió en su ministro de Cultura. Pero
también Luciano Martins o Helio Jaguaribe han participado de gobiernos socialdemócratas, liberales, neoconservadores en Brasil. Lo común
es que se renuncia a la elaboración teórica o se reniega de lo producido
intelectualmente en los períodos de receso político. Así, la sociología
latinoamericana se hace a retales y en situaciones que son el resultado
de golpes de Estado, exilios o depresiones personales por no ser presidente o ministro. Chile es otro caso singular. Quienes más desarrollaron las críticas al proceso de refundación del orden realizado por la
dictadura militar en el terreno político, económico, cultural y social no
han dejado de alabar el fin del tradicionalismo en la política en Chile.
Los más destacados sociólogos antiliberales en la época de Pinochet
se han transformado en sus máximos defensores a tiro pasado. Valgan
como ejemplo Ricardo Lagos, Álvaro Briones, Alejandro Foxley, Carlos
Ominami o José Miguel Insulza, actual secretario general de la OEA.
Desde demócratacristianos hasta socialistas y comunistas han variado
su crítica teórica a la hora de ocupar puestos de responsabilidad política en los gobiernos de Patricio Alwyn, Eduardo Frei o Ricardo Lagos.
Argentina, Uruguay o Perú no se quedan atrás. De teóricos a diputados
y asesores presidenciales.
Las ciencias sociales resultan ser un momento que permite situarse académicamente en tanto que se está fuera de la arena política. Pero
cuando surge la opción de ejercer políticamente una responsabilidad
pública se renuncia, quién sabe por qué, a los análisis que se realizaron.
Esta situación crea un vacío teórico que es llenado por discursos aleatorios que tienden a negar lo dicho y a afirmar todo lo contrario. “Donde
dije digo, digo Diego”. Esta situación, que en principio no debería ser
negativa si aceptamos que no hay por qué renunciar a la acción política
como ciudadano y miembro activo de la sociedad nacional, sí resulta
un contrasentido cuando ello se produce a expensas de renunciar a lo
planteado desde la razón crítica.
24
Marcos Roitman Rosenmann
Un caso típico en este sentido lo constituye Jorge Castañeda, que
pasó de ser un ferviente leninista y dependentista a un ardiente defensor del neoliberalismo social como ministro de Asuntos Exteriores de
Vicente Fox. Así escribía en 1978 en un ensayo compartido con Enrique
Hett, El economismo dependentista.
Que teóricos de izquierda asignen a una producción capitalista la nacionalidad de primitivo es una prueba más de su
permeabilidad al derecho burgués y de su respeto por la propiedad privada. Si las compañías extranjeras repatrían beneficios, no es gracias a un supuesto Derecho que les daría su
inversión primitiva sino al dominio de las transnacionales sobre sus propias inversiones (Castañeda y Hett, 1978: 19).
En un alarde de crítica leninista a Gunder Frank y a los teóricos dependentistas, apuntan:
Los efectos de la dependencia en Lenin no son los mismos
que en las teorías de la dependencia: esta diferencia rige para
todas las demás. Sus efectos en el caso de Lenin son efectos de
dominación sectorial y coyuntural. Para los dependentistas, la
dependencia es constitutiva; para nuestro autor no sólo no es
constitutiva sino que es efecto de la existencia de relaciones
capitalistas, de flujos capitalistas cuyos efectos son el desarrollo (desigual, contradictorio) del capitalismo cualesquiera que
sean sus repercusiones en la competencia capitalista y en el
aspecto de dominación que conlleva […] Para quien ha leído
con atención los textos de Lenin es imposible confundir estas
dos nociones de dependencia (Castañeda y Hett, 1978: 67).
Pero la cosa no termina aquí:
En un régimen capitalista, si no hay relaciones sociales de producción, si no hay clases sociales, los conflictos se reducen a
conflictos entre hombres. La explotación es así un robo; el poder, una usurpación. Se combaten los abusos originados por la
situación histórica de la propiedad privada y de la dependencia,
desaparecidas estas y con ellas abusos, usurpación y despojo,
nada se interpone entre los hombres. Están desnudos frente a
la naturaleza. No se enfrentan más que a los problemas técnicos que plantea su explotación. La exclusión de la política es la
irrupción de la tecnocracia. La afirmación del humanismo introduce el socialismo como imperio del economicismo. La esencia
del socialismo de la dependencia es el desarrollo de la economía
para el bien de la humanidad (Castañeda y Hett, 1978: 84-85).
25
PENSAR AMÉRICA LATINA
Con estas críticas no se salva ni el socialismo, ni Lenin ni Marx. Pero los
autores se convierten en los más férreos defensores de la ortodoxia teórica. Las interpretaciones correctas son las suyas. Quince años después,
en 1993, ya en solitario, Castañeda escribe otro trabajo con las mismas
pautas descalificadoras que en el anteriormente descripto: La utopía
desarmada. ¿Cuándo hay que creerle? Hoy es un político afincado en los
tiempos del liberalismo social y se maldice a sí mismo, con una nota a
pie de página, donde se reconoce pecador marxista-leninista. La luz le
ha llegado y la revelación le pertenece.
Los ejemplos pueden repetirse, pero basta señalar el del actual
ministro de Asuntos Exteriores de Chile del gobierno de la socialista
Michelle Bachelet, el demócratacristiano Alejandro Foxley:
Pinochet realizó una transformación, sobre todo en la economía
chilena, la más importante que ha habido en este siglo. Tuvo el
mérito de anticiparse al proceso de globalización que ocurrió
una década después, al cual están tratando de encaramarse todos los países del mundo, descentralizar, desregular, etc. Esa es
una contribución histórica que va a perdurar por muchas décadas en Chile y que, quienes fuimos críticos con algunos aspectos
de ese proceso es su momento, hoy lo reconocemos como un
proceso de importancia histórica para Chile, que ha terminado
siendo aceptado prácticamente por todos los sectores. Además
ha pasado el test de lo que significa hacer historia, pues terminó
cambiando el modo de vida de todos los chilenos, para bien, no
para mal. Eso es lo que yo creo, y eso sitúa a Pinochet en la historia de Chile en un alto lugar (Foxley en Portales, 2000).
Como observamos, los debates tienen nombres y apellidos, cuestión que
dificulta aún más la crítica teórica, ya que en este sentido amistades y
vínculos afectivos terminan por evitar cualquier tipo de quiebre en las
relaciones personales. Las críticas se realizan en pequeños comités y
no salen a la luz; quienes lo intentan se transforman en malditos y son
apartados de la discusión. El discurso se hace plano. La responsabilidad
teórica da paso a un conformismo que acaba por hacer de las ciencias
sociales una charla de cafés y tertulias periodísticas y televisivas.
Desde luego, la maldición ha tenido pensadores herejes. No tanto
por ser despreciados, sino porque sus trabajos no han formado parte de
la discusión y formulación de la sociología hegemónica. Teóricos que al
romper la maldición ponen en evidencia los límites estrechos sobre los
cuales se han ido tejiendo las argumentaciones que sostienen y hacen
posible que la maldición se reproduzca. Son científicos sociales que no
transitan ni deambulan de las ciencias sociales a la política y de esta a
los despachos de ministerios. Su pensamiento está ligado a la actividad
26
Marcos Roitman Rosenmann
docente o de investigación sin pretender un espacio distinto de aquel
que constituye la ética del compromiso y la responsabilidad teórica con
los principios defendidos. No importa que su saber sea adscripto a la
escuela conservadora, marxista, neomarxista, anarquista, estructuralista o posmoderna. Los identifica su continua dedicación a la formación
del conocimiento social latinoamericano. Así, sus debates se insertan en
una dinámica más profunda e independiente de su adscripción política,
manteniendo una honestidad intelectual sobre la cual fundamentan sus
proposiciones teóricas. En algunos casos han participado políticamente
en sus respectivos países, pero han abandonado el espacio político en
cuanto que sus contradicciones los han hecho decidir entre intereses
inmediatos y su razón ética.
No hablamos de “pureza de raza teórica”, eruditos o científicos locos desconectados del mundo. Por el contrario, se encuentran apegados
a un compromiso social con el análisis de su realidad y su problemática
concreta. Su ortodoxia se expresa en la articulación de propuestas que
se adhieren a principios de explicación cuyas causas no se hallan fuera
de América Latina o en el seguimiento de modas académicas. Su heterodoxia responde a un continuo reexamen de sus propuestas y a una capacidad crítica capaz de lograr un avance en el conocimiento social no
apegándose a críticas ideológicas dependientes de propuestas políticas.
Sus textos se recuperan como expresión acabada de un pensamiento
ético no pragmático. Su lectura no se recomienda y, si por algún motivo
se realiza, es para mostrar que altos niveles de teoría llevan a una disolución práctica de la capacidad de actuación política.
El pensamiento hereje en las ciencias sociales latinoamericanas
se encuentra en todas las disciplinas y es el verdadero artífice del desarrollo del conocimiento social de la realidad latinoamericana. Más que
padres fundadores, son científicos sociales apegados a la terquedad de
un pensamiento fundamentado en sus convicciones y no a desarrollar
una lógica apegada a los designios y apetencias del poder.
Baste como ejemplo los casos de los ya desaparecidos Agustín
Cueva, René Zavaleta Mercado, Pedro Vuskovic, Silva Michelena, Sergio
Bagú, Gerard Pierre Charles, Julio César Jobet, Celso Furtado, Octavio
Ianni, Gregorio Selser, Alberto Flores Galindo, Florestán Fernandes,
Ricaurte Soler, Raúl Prebisch o José Aricó, por sólo citar aquellos de
mayor presencia académica. Sirva como demostración de lo apuntado
la cita de un científico social proveniente de la economía, Raúl Prebisch,
quien sin renunciar a sus principios e ideas-fuerza, concepción centroperiferia, termina señalando en su último libro, hoy ya olvidado:
Tras larga observación de los hechos y mucha reflexión, me he
convencido de que las grandes fallas del desarrollo latinoame-
27
PENSAR AMÉRICA LATINA
ricano carecen de solución dentro del sistema prevaleciente.
Hay que transformarlo. Muy serias son las contradicciones que
allí se presentan: prosperidad, y a veces opulencia, en un extremo; pobreza en el otro. Es un sistema excluyente. Difícilmente
pudo haberse imaginado hace algunos decenios el impulso notable de la industrialización, la capacidad, iniciativa y empuje
de muchos empresarios y las crecientes aptitudes de la fuerza
de trabajo. Se han alcanzado elevadas tasas de desarrollo y se
está aprendiendo a exportar manufacturas contra obstáculos
internos y externos que antes parecían muy difíciles de superar.
Y está penetrando el progreso técnico donde tardaba en llegar,
especialmente en la agricultura tradicional. Pero el desarrollo
se ha extraviado desde un punto de vista social y gran parte de
esas energías vitales del sistema se malogran para el bienestar colectivo. Trátese de fallas de un capitalismo imitativo. Se
está desvaneciendo el mito de que podríamos desarrollarnos
a imagen y semejanza de los centros. Y también el mito de la
expansión espontánea del capitalismo en la órbita planetaria.
El capitalismo desarrollado es esencialmente centrípeto, absorbente y dominante. Se expande para aprovechar la periferia. Pero no para desarrollarla. Muy seria contradicción en el
sistema mundial. Y muy seria también en el desarrollo interno
de la periferia. Contradicción entre proceso económico y proceso democrático. Porque el primero tiende a circunscribir los
frutos del desarrollo a un ámbito limitado de la sociedad. En
tanto que la democratización tiende a difundirlos socialmente.
Y esta contradicción, esta tendencia conflictiva del sistema,
tiende fatalmente a su crisis (Prebisch, 1981: 14).
Prebisch, quien durante muchos años fuera criticado, muestra con esta
reflexión un ejemplo de unidad de principios, ética y compromiso teórico, exigencia mínima que se debe poseer para el quehacer de las ciencias
sociales latinoamericanas. Más allá de salvar su prestigio, Prebisch llama a repensar desde sus categorías y conceptos las contradicciones del
capitalismo periférico. Si se observan sus primeros trabajos, nos damos
cuenta de que su mayor conocimiento y su capacidad de debatir e intercambiar proposiciones sin dogmatismo es lo que abre la propuesta a un
replanteamiento para explicar las transformaciones que se han operado
desde su primera formulación hasta su visión última.
Pero a Raúl Prebisch lo maldijeron y a su obra también. Quienes
antes lo alabaron, formando parte de su corte, se apresuraron a excomulgarlo. Ahora se lo recuerda como un heterodoxo de la economía que
no supo o quiso adaptarse al cambio de los tiempos posmodernos. Qui-
28
Marcos Roitman Rosenmann
zás si hubiese renegado y abdicado de toda su vida intelectual señalando
los errores profundos de su concepción del desarrollo latinoamericano,
compartiría pedestal con los aprendices de brujo que se presentan como
grandes transformistas y creadores de ilusiones para el mañana.
Lo que hay que dejar patente es que el proceso de creación intelectual que ha dado vida a las ciencias sociales latinoamericanas proviene de todos los ámbitos ideológicos sin excepción. Ni el ser marxista es
símbolo de buen razonar, ni el no serlo supone la incapacidad para crear
pensamiento. El problema surge cuando las crisis políticas o las transformaciones del sistema social de explotación y dominio intentan hacer
coincidir crisis personales con crisis en el pensamiento sociológico. La
sociología en América Latina se debate entre una necesaria renovación
en las formas del pensamiento pero también de pensadores. Renovación teórica que no supone un tirar por la borda todo el conocimiento
acumulado y que debe servir para fortalecer la capacidad de juicio, el
sentido de la historia y la acción propedéutica.
Pues el “sano sentido común”, llamado también “entendimiento común”, se caracteriza de hecho de una manera decisiva por la capacidad de juzgar. Lo que constituye la diferencia
entre el idiota y el discreto es que aquel carece de la capacidad
de juicio, esto es, no está en condiciones de subsumir correctamente ni en consecuencia de aplicar correctamente lo que
ha aprendido y lo que sabe (Gadamer, 1979: 61).
Es en la búsqueda por recuperar la capacidad de juicio extraviada en los
avatares de luchas intestinas donde se sitúa el problema. No se trata de
ser el más rápido en abandonar los principios de la razón crítica para
caer en los brazos del poder donde está la solución, menos aún en señalar que hay crisis de teorías; más bien existe crisis de teóricos. Bajo este
campo de condiciones, y en un esfuerzo por buscar una explicación a la
falta de ética política y teórica, se impone aclarar:
La tarea política del investigador social que acepta los ideales
de libertad y razón es, creo yo, dedicar su trabajo a cada uno
de los tres tipos de hombre que yo he distinguido en relación con el poder y la sabiduría. A los que tienen el poder y
lo saben, les imputa grados variables de responsabilidad por
las consecuencias estructurales que descubre por su trabajo
que están decisivamente influidas por sus decisiones o por sus
omisiones. A aquellos cuyas acciones tienen esas consecuencias, pero que parecen no saberlo, les atribuye todo lo que ha
descubierto acerca de aquellas consecuencias. Intenta educar
y después, de nuevo, imputa una responsabilidad. A quienes
29
PENSAR AMÉRICA LATINA
regularmente carecen de tal poder y cuyo conocimiento se limita a su ambiente cotidiano, les revela con su trabajo el sentido de las tendencias y decisiones estructurales en relación con
dicho ambiente y los modos como las inquietudes personales
están conectadas con problemas públicos; en el curso de esos
esfuerzos, dice lo que ha descubierto concerniente a las acciones de los más poderosos. Estas son sus principales tareas
educativas, y son sus principales tareas públicas cuando habla
a grandes auditorios (Wright Mills, 1977: 196-197).
El preguntarse qué piensan y cómo piensan las nuevas generaciones
de científicos sociales en América Latina es algo que no inquieta demasiado a quienes, desde su pedestal y fama, se preocupan por avanzar
posiciones de poder abandonando definitivamente el campo del saber
teórico. Hoy nos encontramos en una disyuntiva que no es generacional
o de cambio de paradigmas, sino de educar y formar científicos sociales
con capacidad de razonar y pensar abiertamente más allá de falsas crisis
de paradigmas y de teorías. Es hora de comenzar a romper las maldiciones del pensamiento social latinoamericano.
Si la sociología y las ciencias sociales se han desarrollado en
América Latina, ha sido por esta relación que los maestros formadores
imprimían a sus clases investigaciones, obligando a leer y sobre todo a
pensar. Hoy se dan recetas para no reflexionar. Se enseña a no pensar.
Usted no piense, otros ya lo han hecho por usted. Su nueva función es
ser ejecutivo del pensamiento, vender en el mercado, saber qué es lo
que demandan las instituciones, los centros privados, las agencias gubernamentales y no gubernamentales. Conviértase en un mercader de
oficio. No es necesario aprehender sociología. Maneje datos, mucha información periodística, consuma teorías de usar y tirar y mucha basura
informática. Lo demás es sobrante o en el mejor de los casos florituras
teóricas que no aportan. Lea manuales y haga resúmenes. Proteste si le
mandan leer a los clásicos.
Así, el científico social se transforma en una persona que puede hablar de todo sin saber de nada. Ahora se requieren dotes de persuasión, no conocimientos. Este es el mensaje que se extiende, salvo
excepciones que se asimilan a los herejes y malditos que aún creen en
la posibilidad de un conocer humanista y formador de conciencias críticas. Entre más pronto se desvelen las maldiciones que recaen sobre la
sociología latinoamericana, más temprano se estará en condiciones de
romper el hechizo.
30
Capítulo II
EL DESARROLLO DE LA SOCIOLOGÍA
LATINOAMERICANA
UNA MALDICIÓN SE CIERNE SOBRE AMÉRICA LATINA: ha llegado
tarde a la historia. Estados sin nación, ciudadanos sin derechos, clases
sociales sin proyectos, modernizaciones sin modernidad, industrializaciones sin Revolución Industrial. Maldición que ha impregnado el
pensamiento social latinoamericano hasta el extremo de provocar una
cierta parálisis cuya característica más burda es el complejo de inferioridad en la producción de conocimientos. Cada vez es mayor el recurso
a la literatura de origen anglosajón, autores de medio pelo, como aval
de teorías sociales para interpretar la realidad latinoamericana. Este
colonialismo cultural, cuando no dependencia cultural, acaba por enquistarse en las universidades, en los centros de producción del conocimiento y los institutos de investigación. El resultado es el alejamiento de
categorías del pensar y el actuar para comprender e interpretar nuestro
tiempo histórico, y conceptos como colonialismo interno, dependencia,
centro-periferia, heterogeneidad estructural, estilos de desarrollo, entre
otros, resultado del estudio específico de las estructuras sociales y de
poder de América Latina, son marginales en los análisis de las mismas.
El colonialismo cultural conlleva una maldición cuyo poder radica en
frenar el desarrollo de las ciencias sociales en América Latina.
La lucha entre fuerzas centrípetas y centrífugas por diluir o agrupar el pensamiento social latinoamericano la encontramos en la recep-
31
PENSAR AMÉRICA LATINA
ción de la sociología de Durkheim, Simmel y Weber. Lo anterior ubica
los problemas de interpretación de la realidad social latinoamericana en
las formas de construcción de una racionalidad política inherente a los
mecanismos de constitución de un orden social asentado en los valores
de la sociedad industrial. Pensar en el futuro era visualizar un horizonte capitalista sometido a sus leyes de acumulación y de secularización
política y social. Pero no distinguir entre cuadro teórico y metódico y
racionalidad capitalista hizo que sus defensores cayeran en una total
adopción de los valores culturales e históricos contenidos en el desarrollo de sus argumentos.
La recepción del cuadro teórico sin este distingo vició las aportaciones de la sociología, fundamentalmente la weberiana, e introdujo
una lógica perversa de argumentación en la cual primarían las comparaciones entre el desarrollo originario del capitalismo y su asentamiento
en el continente. De tal guisa, el capitalismo latinoamericano pasó a
formar parte de un proceso histórico cuya característica más relevante
era su escasa implantación en tanto modo de producción. Considerado un proceso histórico anómalo, donde tardaba en arraigar, América
Latina dejó de ser estudiada por sí. Los análisis buscaban hacer calzar
categorías para defender las tesis de un orden feudal. Un zapato cuyo
número no correspondía al pie. Pero no importaba, el sujeto en cuestión
debía caminar aunque el zapato no fuera de su talle ni respondiera a sus
necesidades. Lo importante, por el contrario, era que respondía a los
fabricantes de zapatos. En ello consistió la maldición. América Latina
fue feudal y una anomalía dentro del capitalismo. No extraña que las
categorías de análisis y los conceptos de la sociología comprensiva weberiana fueran las herramientas utilizadas para explicar, interpretar y
comprender las formas que adoptaba el proceso de racionalidad y socialización en tanto debate adscripto a los tipos de dominación. Igualmente, se propuso una caracterización de las clases sociales, las elites, los
grupos de presión y de poder acorde al grado de racionalidad alcanzado
en sus comportamientos y actitudes. A más racionalidad, más capitalistas; a menos racionalidad, más feudales. Los polos tradicional-moderno
o feudal-capitalista se presentaron como el principio articulador desde
el cual proyectar las políticas de cambio social.
Pensar la realidad social latinoamericana dividida en capitalista y
feudal facilitó presentar las clases sociales según su patrón de inserción
en esta estructura dual. Los estudios nacidos en esta perspectiva tendieron a producir una sociología del desarrollo donde lo fundamental
fue determinar cuáles y qué sectores sociales se aproximaban a un tipo
ideal caracterizado por la contradicción oligárquico-burguesa. Por un
lado una oligarquía, feudal y terrateniente contraria al cambio social.
Y por otro, una burguesía emergente, emprendedora, dinámica, demo-
32
Marcos Roitman Rosenmann
crática y liberal. El resto de las contradicciones sociales de la estructura
social y de poder podían soslayarse. El esfuerzo debía canalizarse hacia
el descubrimiento de los sujetos y actores sociales capaces de liderar el
cambio social modernizador y antioligárquico.
Sin embargo, estas investigaciones mostraron una debilidad estructural, su incapacidad para diferenciar el contenido histórico de un
concepto social de su apropiación como herramienta teórica para explicar procesos sociales no incluidos en su conceptualización. Bajo estos
patrones, la maldición se propaga. Es decir, comienza a dibujarse un cuadro donde se subrayan por comparación aquellas virtudes de las cuales
carecen las clases sociales en América Latina respecto a sus homólogas
europeas o estadounidenses. Los análisis se hacen por déficit o por exceso. Con cierto pesar se descubría que nuestras burguesías no asumían ni
atributos ni valores burgueses. Que nuestras oligarquías eran demasiado feudales, y así afirmaciones cuyo denominador común remarcaba lo
anómalo de nuestra realidad. Llegamos tarde a la historia y con ello a la
construcción del mundo. De tal manera que el desarrollo de las ciencias
sociales en América Latina se ve sometido igualmente a esta maldición.
Será en las décadas del cincuenta y sesenta cuando se luche por
romper esta interpretación. La emergencia de este proceso dio como
resultado el nacimiento de un pensamiento propio cuyo reconocimiento
internacional está hoy fuera de duda. Sin embargo, los primeros embates estuvieron marcados por el lastre de la maldición que subsiste y
renace bajo nuevas formas. Romper con ella sigue siendo un trabajo
colectivo lleno de vicisitudes.
En esta batalla, la maldición se entiende como una parte constituyente del pensamiento y, en especial, de la sociología latinoamericanos.
En sus inicios, luchar contra ella significó aceptar el carácter y el límite
de la sociología como una ciencia social nacida en y para explicar el
desarrollo del progreso industrial del capitalismo. Es decir, una ciencia
histórico-cultural cuyos valores y significados están destinados a comprender y legitimar un proceso histórico, la sociedad capitalista, como
el fin último de su racionalidad política.
Fue esta corroboración, señalar a la sociología como una parte
constituyente del orden burgués, lo que destapó el frasco de las esencias.
¿Qué cambio social?; ¿qué racionalidad política?; ¿era la sociología una
ciencia social burguesa?, y si lo era, ¿podía cambiar de orientación?;
¿existía una ciencia social alternativa?, y de no existir, ¿había que rechazar la sociología y construir otro tipo de ciencias sociales acordes con las
demandas de las clases sociales explotadas y dominadas, es decir, unas
ciencias sociales de la liberación? Y si lo enunciado tiene sentido, ¿qué
papel juega el debate sobre subjetividad y objetividad en las ciencias
sociales? ¿Era la sociología una ciencia o mera ideología?
33
PENSAR AMÉRICA LATINA
Todas estas preguntas muestran el largo camino recorrido por la
sociología y las ciencias sociales latinoamericanas. En cincuenta años se
ha sobrepuesto a su maldición. Por ello es aún más necesario iniciar los
estudios de las estructuras sociales y de poder, reconstruyendo en sus orígenes y fuentes la dirección teórica del debate sobre el cual se crearon, en
los años sesenta, las dos grandes escuelas de pensamiento sociológico en
toda América Latina. La llamada sociología científica o neutral-valorativa
y la sociología crítica. Escuelas hoy inexistentes en tanto cuerpo académico doctrinal y tanques de producción de conocimientos. La diáspora
de sus miembros, sobre todo dentro del pensamiento crítico derivado de
los golpes de Estado y el asentamiento de las dictaduras militares en el
Cono Sur en los años setenta, afectó al desarrollo de las ciencias sociales.
Asimismo, el advenimiento del neoliberalismo se tradujo por quienes profesaban su doctrina en un menosprecio del pensamiento social y el debate
de las ideas. Quienes eran los más ardientes defensores del paradigma
neutral-valorativo de las ciencias acabaron por ser también excluidos del
debate teórico. Sin embargo, su fragmentación y disolución responden a
otro contexto histórico no dependiente de la recepción de la sociología
en América Latina.
La sociología científica se fundó en los paradigmas de la neutralidad-valorativa de las ciencias, y la sociología crítica se hallará ligada
a la tradición del pensamiento marxiano. Ambos constituirán el punto
de referencia del debate latinoamericano durante casi veinticinco años.
El problema consistía en dónde y desde dónde se interpretaba el cambio social. La centralidad giró en torno de la pretendida objetividad y
subjetividad de las ciencias sociales. Se buscó, según la pertenencia a
escuelas, esclarecer el rol del sociólogo y asentar la relación entre sociología, planeación del desarrollo y acción política. Los conceptos fueron tomando cuerpo y las ciencias sociales se institucionalizaron dando
lugar a la emergencia de centros como el Instituto Latinoamericano
de Planificación Económico y Social (ILPES), la Facultad Latinoamericana de Ciencias sociales (FLACSO) o el Consejo Latinoamericano de
Ciencias Sociales (CLACSO).
EL ORIGEN DEL DEBATE
Los sociólogos del cambio social asentados en la teoría de la modernización centraron sus esfuerzos en explicar cómo el desarrollo industrial
capitalista presupone la articulación de una sociedad democrática y liberal, identificando las actitudes antimodernizadoras y las resistencias
al cambio social con un orden arcaico y tradicional. Sin demasiadas
diferencias, tres concepciones fueron desarrolladas como parte de la
visión del cambio social modernizador: el folk-urbano; el cambio social
de la sociedad feudal a la sociedad democrática de las clases medias; y el
34
Marcos Roitman Rosenmann
modelo de cambio social de una sociedad rural oligárquica tradicional
a la sociedad urbana industrial.
Fueron estas tres concepciones las que se disputaron la hegemonía teórica. La primera corresponde a la visión antropológica impuesta
por la escuela de Chicago en los años treinta, destacando la obra de
Robert Redfield, cuya teoría del continuo folk-urbano mantuvo fuerza
hasta los años cincuenta. La segunda concepción se desarrolla a partir de dicha década y precede al declive de la visión antropológica del
continuo folk-urbano. Para sus teóricos, el cambio social será obra de
los sectores medios urbanos, cuyos valores modernos y democráticos
se contraponen con la existencia de clases dominantes, y cuyos valores
sociales se enquistan en la herencia tradicional propia de las oligarquías
terratenientes. La emergencia de los sectores medios sería fuente de
legitimidad para la creación de un Estado de Derecho asentado en los
principios y valores democráticos inherentes a una sociedad industrial
y participativa de masas. Ello explicaría la necesidad de apoyar su desarrollo, además de comprender la cohesión política y su relevancia en
la modernización de América Latina.
Dentro del grado de cohesión política y de la continuidad de
intereses comunes que tuvieron los sectores medios, esa cohesión y esa continuidad se debieron, al parecer, a la presencia de
seis características comunes que poseían. Eran predominantemente urbanos. No solamente tenían una educación bastante
superior a la media sino además eran partidarios de la educación pública universal, tenían la convicción de que el porvenir
de sus patrias estaba inseparablemente unido a su industrialización. Eran nacionalistas. Creían que el Estado debía intervenir activamente en los campos social y económico mientras
cumplía normalmente sus funciones de gobierno. Reconocían
que la familia se había debilitado como unidad política en los
centros urbanos y por consiguiente apoyaban la formación de
partidos políticos organizados (Johnson, 1961: 28-29).
Concepción dual: oligarquías versus sectores medios. Feudalismo versus
sociedad industrial de la que no escapará tampoco la tercera interpretación modernizadora del cambio social. Fundada en criterios inclusivos de
las clases populares a ciertos niveles de participación política, se muestra
complementaria de la concepción de las clases medias. Su diferencia estriba en subrayar como causantes del atraso a la oligarquía terrateniente
y por ende a una sociedad rural cuya estructura social se caracteriza por
el escaso nivel de movilidad social y racionalidad electiva.
Siempre bajo la égida de la racionalidad como punto de partida
para explicar la dinámica y los contenidos del cambio social, su estu-
35
PENSAR AMÉRICA LATINA
dio se tornó básico en la dinámica de la sociología latinoamericana. El
proceso de secularización y el proceso de transición que sufre el mundo
tras la Segunda Guerra Mundial serán vistos bajo su lente. La maldición
continúa ejerciendo su poder. La modernización y el desarrollo deben
ser los objetivos básicos del cambio y para ello nada más adecuado que
conjugar los valores del desarrollo y de la democracia con la emergencia
de una burguesía nacional antioligárquica. El cambio social es una dimensión estratégica de enfrentamiento entre feudalismo y capitalismo.
Subdesarrollo o modernización. Las alternativas de cambio social antisistémicas no forman parte de esta concepción modernizadora. Por el
contrario son excluidas por principio de definición. No hay lugar para el
cambio social afincado en una crítica al capitalismo. Su crítica posterior
es el resultado del fracaso de las políticas de cambio social desarrollistas
implementadas en los años sesenta.
La propuesta de Redfield proveniente de la antropología no tuvo
gran repercusión en el debate sociológico, pero manifestó su influencia
en la polémica discusión acerca de las sociedades duales. Duramente
cuestionados y criticados metódica y teóricamente, sus postulados acabaron por constituir la esencia de las posiciones etnocéntricas. Su crisis
no se hizo esperar. Dado el actual desconocimiento de sus principales
ejes, reproduzco un extenso párrafo de Juan Marsal, quien visualiza con
claridad la propuesta de Robert Redfield (1930):
En Tepoztlán encontramos los elementos estáticos y dinámicos de la teoría de Redfield. Primero este afirma que en
Tepoztlán y en México, existen tres tipos de pueblos: “estos
restos aborígenes de la minoría sofisticada de la capital representan los dos extremos de la cultura mexicana: el uno de
carácter urbano y de origen europeo, y el otro indio y tribal.
Pero el vasto terreno intermedio es ocupado por personas cuya
cultura no es tribal ni cosmopolita. Su sencilla forma de vida
natural es el producto de la antigua fusión de las costumbres
indias y españolas”. Esta división se encuentra también en el
plano local, en dos capas psicológicas. Por una parte tenemos
los “tontos” que viven a pesar de las revoluciones, en el mismo
estado mundo mental, único de la cultura folk. Por otra parte,
los “correctos” desarrollan su intelecto que vive en dos mundos, en dos culturas, la ciudadana y la folk y que, por tanto,
son inquietos y a menudo desdichados. El análisis expresado
en términos psicológicos no se trata de una división de clases o
capas de acuerdo a criterios de riqueza, poder o prestigio, que
Redfield rechazaba. Esta división en pueblos folk y urbanos es
utilizada por Redfield en forma generalizada, como división
36
Marcos Roitman Rosenmann
que afecta a la sociedad internacional de naciones. Por una
parte hay pueblos con cultura o “cultura folk”; por otra, pueblos con “civilización” (Marsal, 1979: 55).
Si la visión folk-urbana del cambio social se cuestionó y terminó por ser
abandonada, la institucionalización de las ciencias sociales en la región
abre el debate a los problemas de la metodología y el rigor de los análisis
empíricos. Con ello comienza otra polémica: cuál es el papel del científico social y qué lugar ocupan las técnicas de investigación. La sociología
cobra protagonismo. La elaboración de encuestas y cuadros estadísticos
facilitó la percepción de ser la sociología una ciencia social concreta y
empírica cuya objetividad radica en el método estadístico de los datos
obtenidos a partir de las encuestas. Gino Germani, Torcuato Di Tella
y Jorge Graciarena son pioneros en esta dirección. Su obra Argentina,
sociedad de masas (1965) constituye un referente obligado para quienes
deseen interiorizarse en la concepción estructural-organicista del estudio de las estructuras sociales del cambio social.
A medida que el debate teórico avanza, la estratégica fue centrándose en los contenidos y alcances del cambio social. Los conceptos
de desarrollo y subdesarrollo son relevantes. Igualmente lo harán categorías como transición, reforma, insurrección, revolución, socialismo
o dependencia. El paradigma weberiano y el marxista se disputan la
hegemonía teórica. El debate intelectual y político es global. La sociología del cambio social es una sociología del desarrollo, ni aséptica ni
neutral. La discusión teórica se traspasa a las estructuras de poder. Las
universidades, los centros de investigación, los institutos privados y públicos del quehacer político se incorporan financiando o produciendo
conocimientos.
En el marco de la Guerra Fría cualquier opción de cambio social anticapitalista y antiimperialista fue tildada de procomunista y
subversiva. No puede resultar extraño que el Departamento de Estado
norteamericano impulsara y financiase la creación de centros para el
estudio de políticas y estilos de desarrollo modernizadores tanto en Estados Unidos como en América Latina. Uno de las primeros esfuerzos
estratégicos fue el “Proyecto Camelot” (1964). Por su importancia, el
documento se reproduce completo. La versión utilizada pertenece a la
Revista Latinoamericana de Sociología de Argentina (1966) y aparece en
la sección de cartas al director. Fue denunciado por David Canton, Oscar
Cornblit, Alejandro Dehollain, Torcuato Di Tella, Ezequiel Gallo, Johan
Galtung, Jorge García-Bouza, Jorge Graciarena, Francis Korn, Manuel
Mora y Araujo, Silvia Sigal, Francisco Suárez y Eliseo Verón. Todos
dirigían y representaban centros de investigación y docencia tanto en
Argentina como en EE.UU.
37
PENSAR AMÉRICA LATINA
Ha llegado a conocimiento de los firmantes el texto de una
comunicación emanada de “The American University, Special Operations Research Office, Office of the Director”, con
fecha 4 de diciembre de 1964 y bajo el título de Proyecto
Camelot. La comunicación dice lo siguiente: “El Proyecto Camelot es un estudio que tiene por objetivo determinar la posibilidad de elaborar un modelo general de sistemas sociales
que permita predecir aspectos políticamente significativos
del cambio social en los países en vías de desarrollo, e influir
en ellos […] En forma un poco más específica sus objetivos
son: primero, proyectar procedimientos para evaluar las situaciones potenciales de guerra interna en sociedades nacionales; segundo, identificar con mayor precisión las medidas
que un gobierno pueda tomar para mitigar las condiciones
que se juzguen favorecedoras de la guerra interna; y tercero, evaluar la posibilidad de establecer las características de
un sistema destinado a obtener y utilizar la información básica necesaria para hacer las dos cosas necesarias […] La
duración del Proyecto se calcula como un esfuerzo de tres
o cuatro años con una inversión de un millón a un millón y
medio de dólares por año. Es financiado por el Ejército y el
Departamento de Defensa y será realizado con la cooperación de otros organismos del Gobierno. Se proyecta recoger
una gran cantidad de datos primarios sobre el terreno, así
como una amplia utilización de los datos ya existentes sobre
las funciones sociales, económicas y políticas. Hasta el momento, es probable que la investigación esté geográficamente
ubicada en los países de América Latina. Los planes actuales
exigen la instalación de un centro para el trabajo de campo
en dicha región. A manera de antecedentes: el Proyecto Camelot es el resultado de la interacción de muchos factores y
fuerzas. Entre ellos se cuenta el hecho de que, en los últimos
años, se ha acentuado mucho el papel desempeñado por el
Ejercito de los Estados Unidos en la tarea de estimular el
desarrollo y el cambio rápidos en los países menos desarrollados del mundo. Los muchos programas del Gobierno de
los Estados Unidos dirigidos hacia este objetivo se agrupan
a menudo bajo el rótulo a veces engañador de ‘acción antiinsurreccional’ (un término pronunciable que significase
‘profilaxis de la insurrección’ sería mejor). Esto otorga gran
importancia a las acciones positivas destinadas a reducir las
fuentes de descontento que a menudo llevan a actividades
más notorias y violentas, de naturaleza disruptiva. El Ejér-
38
Marcos Roitman Rosenmann
cito de los Estados Unidos tiene una importante misión que
cumplir en relación con los aspectos positivos y constructivos del desenvolvimiento de las naciones, así como también
responsabilidad de asistir a los gobiernos amigos que hacen
frente a los problemas de las actividades insurreccionales.
Otro factor importante es el reconocimiento –en los niveles
más altos de las instituciones de defensa– del hecho de que
es relativamente poco lo que se sabe con certeza acerca de los
procesos sociales que es necesario comprender a fin de hacer
frente de manera efectiva a los problemas de la insurrección. En el Ejército existe la convicción de que es necesario
mejorar la comprensión general de los procesos de cambio
social, de modo que el Ejército pueda cumplir con sus responsabilidades dentro del programa general de acción antiinsurreccional del Gobierno de los Estados Unidos. Tienen
aquí particular importancia una serie de informes recientes
que se ocupan del problema de la seguridad nacional y de
las contribuciones potenciales que la ciencia social podría
aportar a la solución de estos problemas. Uno de estos informes fue publicado por un comité del grupo de investigación
de la Smithsonian Institution bajo el título ‘Social Science
Research and National Security’ editado por Ithiel de Sola
Pool. Otro es un volumen de los trabajos presentados a un
simposio ‘The U.S. Army Limited-War Mission and Social
Science Research’ que publicó en 1962 la Special Operations
Research Office de la American University. El Proyecto Camelot será un esfuerzo multidisciplinario. Será dirigido por
la organización SORO en estrecha colaboración con universidades y otras instituciones de investigación dentro de
los Estados Unidos y en el exterior. Los primeros meses de
trabajo estarán dedicados al refinamiento del diseño de investigación y a la identificación de los problemas tanto metodológicos como sustantivos. Esto contribuirá a la debida
articulación de todos los estudios que componen el Proyecto,
a los fines de obtener los objetivos enunciados. Los primeros participantes en el Proyecto tendrán pues la oportunidad
poco frecuente de contribuir al proceso de formulación del
programa de investigación y también de tomar parte en un
seminario planeado para el verano de 1965. Este seminario,
al que asistirán destacados científicos sociales del país, se
ocupará de revisar los planes para el futuro inmediato y analizar además los objetivos y planes de largo alcance”.
39
PENSAR AMÉRICA LATINA
De esta manera, quienes firmaban denunciando la injerencia de los
EE.UU. en las ciencias sociales de América Latina y expresaban su repulsa por los métodos de cooptación de los científicos sociales terminan
exponiendo los factores más perversos del Proyecto Camelot:
En este sentido creemos nuestro deber manifestar que la naturaleza del Proyecto lesiona, en forma directa, los principios
de la moral profesional, en tanto afecta la autonomía teórica y
empírica del investigador […] La formulación de un proyecto
de este género afecta muy seriamente los objetivos de muchos
sociólogos deseosos de institucionalizar en América Latina
una tradición científica seria, rigurosa y profesionalmente responsable, que incluya una amplia y rica colaboración a nivel
internacional, y abre serias dudas acerca de la objetividad y
el valor científico de dicha cooperación. Para una conciencia
profesional clara, el Proyecto Camelot no admite vacilaciones:
los propósitos políticos están enunciados en forma explícita y
sin ambigüedades.
La protesta por esta fórmula grosera de intervención se generalizó en
todo el continente, desde Chile hasta México y el Caribe. Hubo otros
proyectos Camelot pero encubiertos bajo nuevas estrategias de penetración en los equipos de científicos sociales. Se consideró más óptimo proponer teorías ad hoc para interpretar el desarrollo de América
Latina. Se trataba no sólo de diagnósticos y proyectos de cambio social,
de combatir la insurrección, sino de crear una cosmovisión para diseñar
el futuro, controlar los tiempos y planificar sus contenidos. La difusión
de estrategias e interpretaciones eurocéntricas y anticomunistas del desarrollo fue tomando cuerpo en los años sesenta a través de la obra de
W.W. Rostow, Las etapas del crecimiento económico. Un manifiesto no
comunista (1993)1.
Ha sido este eurocentrismo, definido por Aníbal Quijano como colonialidad del poder a principios de los años noventa, el núcleo del debate de los setenta. En este sentido, Quijano apunta a sus fundamentos:
Los dominadores tendieron a percibir las relaciones entre los
“centros del mundo colonial capitalista” y las sociedades coloniales exclusivamente en el nivel de sus propios intereses
sociales. Esto es, como si esas relaciones ocurriesen entre
unidades históricamente homogéneas no obstante la radical
heterogeneidad histórico-estructural entre las sociedades de
1 La “mejor” edición en lengua castellana sustituye deliberadamente el concepto de desarrollo por progreso.
40
Marcos Roitman Rosenmann
ambas partes del mundo del capitalismo y dentro de cada una
de ellas. La colonialidad del poder y la dependencia históricoestructural implican ambas la hegemonía del eurocentrismo
como perspectiva del conocimiento (Quijano, 1998: 32).
Por ello resulta lógico que Rostow inicie las etapas del crecimiento económico contraponiendo sociedades tradicionales y sociedades modernas, incorporando la idea de racionalidad, de ciencia y conocimiento
en dicha lógica:
Una sociedad tradicional es aquella cuya estructura se desarrolla dentro de unas funciones de producción limitadas,
basadas en la ciencia y en la tecnología prenewtonianas y en
las actitudes prenewtonianas hacia el mundo físico. Aquí utilizamos a Newton como símbolo del momento de la historia
en el que el hombre empezó a creer en que el mundo exterior
estaba sujeto a cuantas leyes que podían conocerse y que era
posible manipularlo sistemáticamente de una manera productiva (Rostow, 1993: 57).
Modernidad y Occidente se unen una sola visión del desarrollo unilineal
y articulado a la idea de progreso técnico. El eurocentrismo genera sus
categorías de análisis económico-social y político hasta el extremo de
permear el discurso académico. Los efectos son mucho más devastadores
que el Proyecto Camelot. Conceptos como países en vías de desarrollo,
despegue económico, etapas de crecimiento, ayuda del 0,7% se enquistan
y perduran en el lenguaje de científicos sociales como categorías neutrales. La colonialidad del poder se transforma en colonialidad del saber.
Se entiende que la Modernidad de Europa será el despliegue de
las posibilidades que se abren desde su centralidad en la historia mundial, y la constitución de todas las otras culturas como
su “periferia” podrá comprenderse el que, aunque toda cultura
es etnocéntrica, el etnocentrismo europeo moderno es el único
que puede pretender identificarse con la “universalidad-mundialidad”. El “eurocentrismo” de la Modernidad es exactamente
el haber confundido la universalidad abstracta con la mundialidad concreta hegemonizada por Europa como “centro”. El
ego cogito moderno fue antecedido en más de un siglo por el
ego conquiro (yo conquisto) práctico del hispano-lusitano que
impuso su voluntad, la primera voluntad de poder moderna al
indio americano […] La Modernidad, como un nuevo “paradigma” de vida cotidiana, de comprensión de la historia, de la
ciencia, de la religión, surge a final del siglo XV y con el dominio
del Atlántico. El siglo XVII es ya fruto del siglo XVI; Holanda,
41
PENSAR AMÉRICA LATINA
Francia e Inglaterra son ya desarrollo posterior en el horizonte
abierto por Portugal y España. América Latina entra en la Modernidad (mucho antes que Norteamérica), como la “otra cara”
dominada, explotada, encubierta (Dussel, 2000: 48).
El modelo rostowiano se impone en los años sesenta y con ello una
visión de América Latina. Señala Antonio García:
Lo esencial del modelo rostowiano es su interpretación del
subdesarrollo como la existencia de estadios históricos por
los que atraviesan, necesariamente, todos los países del mundo […] y que define el desarrollo como un simple efecto de
unos procesos naturales o de unas políticas convencionales
que tienden a elevar los niveles de ahorro, inversión, productividad y producto por habitante, sin cambios profundos y sin
necesidad de alterar las relaciones de dominación y dependencia. El desarrollo es, en sí mismo, intrínsecamente, enfocado
en términos formales, un cambio y un tránsito de un estadio
histórico a otro. El núcleo de la teoría es que el problema
operacional más importante en los países subdesarrollados es
el de escasa disponibilidad absoluta de recursos de ahorro, inversión y de tecnología, pudiendo acelerarse el despegue –en el
sentido rostowiano– por medio de transferencias convencionales y misionales desde la nación metropolitana, o mediante
la elevación de los niveles de ahorro interno (García, 1972).
Establecido como paradigma dominante, el cambio social pasó a considerarse un proceso de transición desde una sociedad feudal, tradicional
y rural a otra urbana, industrial, desarrollada y capitalista. Los problemas del subdesarrollo y el desarrollo fueron asimilados como estadios
dentro de sociedades duales, llegándose a homologar los conceptos de
desarrollo y crecimiento económico. Con ello se sentaron las bases para
definir una teoría, a decir de Antonio García, formalista del desarrollo.
Teoría considerada parte de una estrategia para el advenimiento del
progreso científico-técnico. La visión formalista del desarrollo puede
sintetizarse en la necesidad de construir un dique teórico-político y
económico-cultural para frenar los intentos de cambio social antiimperialistas, anticapitalistas y nacionalistas en América Latina.
Las luchas democráticas irán transformando las estructuras sociales y de poder. Sin embargo, las reformas afincadas en las teorías de la
modernización llegaban a sus límites. Bajo este postulado los cambios sociales más radicalmente democráticos fueron reprimidos o destruidos políticamente. Guatemala, Bolivia, Brasil, Honduras, Nicaragua, República
Dominicana, entre otros, sufrieron procesos de involución política bajo la
42
Marcos Roitman Rosenmann
necesidad de contener las propuestas de democratización antioligárquicas
más allá de los límites de una modernización capitalista-dependiente.
Las críticas a los modelos de cambio social sistémico no se hicieron
esperar y emergieron en todos los frentes. Rostow fue el más vilipendiado2, pero durante su reinado ocuparon un lugar privilegiado en los centros docentes como asesores gubernamentales y consejeros políticos.
Sin embargo, las maldiciones del pensamiento social se reproducen hoy en día. Falsos debates con falsos dilemas. Las dificultades
que acompañan el desarrollo de las ciencias sociales latinoamericanas
deben soportar el peso de una epistemología que ha logrado imponer
su propio patrón de conocimiento. La ideología de la globalización y el
eurocentrismo bajo otras caras acompaña discursos y relatos donde se
mantiene el mito de la razón cultural de Occidente. El progreso ligado al
uso de las tecnociencias se despliega bajo la ideología de la sociedad de
la información. La necesidad de romperlo supone liberar el pensamiento latinoamericano de la colonialidad del saber y del poder.
No obstante, otra maldición se cierne en el horizonte. La búsqueda de la originalidad en el pensamiento hace rechazar el aporte de la razón cultural europea y sus categorías de análisis. La propuesta de Dussel
de una trasmodernidad posibilita romper esta lógica. En su categoría
se contemplan “todos los aspectos que se sitúan ‘más allá’ (y también
‘anterior’) de las estructuras valoradas por la cultura moderna europeonorteamericana y que están vigentes en el presente en las grandes culturas universales no europeas. Un dialogo transversal intercultural que
parta de esta hipótesis se realiza de manera muy diferente a un mero
diálogo multicultural que presupone la ilusión de la simetría inexistente
entre culturas” (Dussel, 2006: 49). Esta visión de Dussel se complementa
con la manera de concebir el problema de la racionalidad occidental
desarrollada por Quijano:
La crítica del paradigma europeo de la racionalidad-modernidad es indispensable. Más aún urgente. Pero es dudoso que el
camino consista en la negación simple de sus categorías; en la
disolución de la realidad en el discurso; en la pura negación
2 Frank (1971b) comenta: “El historiador económico del MIT Walt Whitman Rostow ha
‘escalado’ el esfuerzo escribiendo Las etapas del crecimiento económico. Un manifiesto
no comunista. Él escribió sobre estas etapas en el Centro para Estudios Internacionales
financiado por la CIA situado en Río Charles (Boston) y ha estado manejándolas en Potomac (Washington) en calidad de director de Política y Planificación del Departamento
de Estado, nombrado por el presidente Kennedy, y como primer consejero sobre Vietnam
del presidente Johnson. Seguramente es en beneficio del desarrollo económico de Vietnam que Rostow se ha convertido en el principal arquitecto del escalonamiento desde el
uso del napalm en el sur hasta el bombardeo del norte, y más allá”.
43
PENSAR AMÉRICA LATINA
de la idea y de la perspectiva de totalidad del conocimiento.
Lejos de eso, es necesario desprenderse de las vinculaciones
de la racionalidad-modernidad con la colonialidad, en primer
término, y en definitiva con todo poder no constituido en la
decisión libre de gentes libres. Es la instrumentalización de
la razón por el poder colonial, en primer lugar, lo que produjo paradigmas distorsionados de conocimiento y malogró
las promesas liberadoras de la modernidad. La alternativa, en
consecuencia, es clara: la destrucción de la colonialidad del
poder mundial. En primer término, la descolonización epistemológica para dar paso a una nueva comunicación intercultural, a un intercambio de experiencias y de significaciones,
como la base de otra racionalidad que pueda pretender, con
legitimidad, alguna universalidad. Pues nada menos racional,
finalmente, que la pretensión de que la específica cosmovisión de una etnia particular sea impuesta como la racionalidad universal, aunque tal etnia se llame Europa occidental.
Porque eso, en verdad, es pretender para un provincianismo
el título de universalidad (Quijano, 1992: 447).
En esta perspectiva, el pensamiento social latinoamericano ha recorrido
un camino cuya praxis está vinculada al desarrollo de las alternativas
y la búsqueda de autonomía en la producción de conocimiento frente
a la lógica del imperialismo cultural y la dependencia estructural. Así,
las ciencias sociales han tenido que batallar por romper un cuadro referencial que las oprime y que al mismo tiempo las referencia. Esa es una
de sus maldiciones. Romperla es un compromiso para la liberación del
pensamiento y de la sociedad en la lucha por la democracia, la justicia
social. En este compromiso radica la lucha teórica como lucha polaca
por apropiarse de la realidad. Así lo expresa Pablo González Casanova:
El pensamiento alternativo tiene mucho que aprender de las
nuevas ciencias. Surgidas del pensamiento dominante más
profundo y eficaz, encierran legados, prospectivas y prácticas
de dominación que son de enorme interés para las víctimas
del sistema. Quienes piensen que “otro mundo es posible” y
busquen construirlo las utilizarán para defenderse de ellas,
conociéndolas; o para redefinir y aumentar sus propias fuerzas, adaptándolas, creando una lógica que no las ignore, que
las incluya en acciones y técnicas de sobrevivencia, defensiva,
y de avanzada, hegemónicas. Los conocimientos de las nuevas
ciencias se difundirán cada vez más como cultura universal
dominante. Tarde o temprano serán parte de la cultura universal crítica y alternativa (González Casanova, 2004: 289).
44
Marcos Roitman Rosenmann
El desarrollo de las ciencias sociales latinoamericanas ha estado siempre ligado a esa trasmodernidad de la que habla Dussel y de allí deriva
su riqueza. Sin embargo, el embate de la racionalidad occidental ha
pretendido subsumir su producción intelectual y reducir su capacidad
comprensiva. El resultado, para quienes han seguido la receta, es un
mal calco de la ciencia social hegemónica implementada en los países
productores de la racionalidad occidental. Cuando se trata de las ciencias sociales nos referimos a la filosofía alemana, la sociología francesa
y la ciencia política estadounidense, la historiografía inglesa y el derecho italiano. Imitación que acaba por falsear el problema y presentar el
dilema bajo la disyuntiva de una colonialidad falsa donde se busca un
principio articulado bajo un rechazo a lo occidental.
La historia latinoamericana y sus ciencias sociales críticas se caracterizan por luchar contra el poder hegemónico de un orden social,
de un relato y una racionalidad política donde los pueblos indígenas,
los conquistados, son presentados como parte de un mito constituyente
de las sociedades criollas. El mito de la superioridad étnico-racial de la
cultura dominante de los conquistadores. La alternativa de liberación,
justicia social y democracia integra el llamado multiétnico del proyecto
de autonomía política en las formas del actuar y del pensar. No es pues
una lucha a muerte entre civilizaciones. Es una lucha por recuperar la
dignidad y la concepción ética de la vida y el ser social. Las ciencias
sociales deben ser parte constituyente del acto deliberativo de la autonomía del sujeto en su capacidad de enfrentarse con la realidad. Paulo
Freire destaca el desafío de participar en el tiempo histórico:
A partir de las relaciones del hombre con la realidad, resultante de estar con ella y en ella, por los actos de creación, recreación y decisión, este va dinamizando el mundo. Va dominando
la realidad, humanizándola, acrecentándola con algo que él
crea; va temporalizando los espacios geográficos, hace cultura. Y este juego de relaciones del hombre con los hombres,
desafiando y respondiendo al desafío, alterando, creando, es
lo que no permite la inmovilidad, ni de la sociedad ni de la
cultura. Y en la medida en que crea, recrea y decide se van
conformando las épocas históricas (Freire, 1974: 34).
Falsa autonomía si el sujeto decide ubicarse fuera de su tiempo histórico. Por ello, el grado de autonomía en la construcción de alternativa
democrática está sometido a una doble dimensión, primero espaciotemporal y segundo a un juicio de valor ético. El valor ético del actuarpensar supone el uso de la voluntad liberada para construir relaciones
sociales de poder democrático. Así, el sujeto, en su acción consciente,
transforma instituciones y las estructuras donde el capitalismo edifica
45
PENSAR AMÉRICA LATINA
su sistema de explotación y dominio cultural. En este sentido, la alternativa democrática de liberación es una propuesta enfrentada a la
colonialidad del poder y del saber. Las alternativas emergentes son una
praxis del pensar dentro de las estructuras de explotación y poder. No
de otra forma se comprende la emergencia y lucha del EZLN en México.
Su nacimiento no es casual; constituye una acción consciente donde
se aúnan tradiciones, luchas, experiencias, construcciones míticas, leyendas, rituales, lenguajes, dominación, utopías, solidaridades, tiempos
disímiles, violencias, represiones, muerte, silencio, siglos de dignidad,
experiencias comunitarias, rebeldía, una revolución traicionada y un
poder político de arriba corrupto. Una historia completa sobre la cual
levantar una alternativa democrática:
En el zapatismo caben todos, todos los que quieran cruzar de
uno a otro lado. Cada quien tiene su uno y otro lado. No hay
recetas, líneas, estrategias, tácticas, leyes, reglamentos o consignas universales. Sólo un anhelo; construir un mundo mejor,
decir nuevo. Nosotros queremos participar directamente en
las decisiones que nos atañen, controlar a nuestros gobernantes, sin importar su filiación política y obligarlos a “mandar
obedeciendo”. Nosotros no luchamos por tomar el poder; luchamos por la democracia, la libertad y la justicia. Nuestra
propuesta política es la más radical que hay en México, no
son las armas las que nos dan radicalidad; es la nueva práctica
política que proponemos y en la que estamos empeñados con
miles de hombres y mujeres en México; la construcción de
una práctica política que no busque la toma del poder sino la
organización de la sociedad (EZLN, 2001: 41-42).
Igualmente la alternativa supone reinterpretar abrir las ciencias sociales. El problema del Estado y del poder como relación social también ha
sido foco del debate y de la configuración democrática del orden social.
La propuesta ha nacido del EZLN. Esa es la novedad. Hoy una parte de
las aportaciones a las ciencias sociales de la región provienen del Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Cuando se plantea el problema,
están a la cabeza del debate:
Es necesario un cambio profundo, radical, de todas las relaciones
sociales en el México de hoy; es necesario construir una nueva
cultura política y esta nueva cultura política puede surgir de una
nueva forma de ver el poder. No se trata de tomar el poder sino
de revolucionar su relación con quienes lo ejercen y con quienes
lo padecen. Por todo ello, es necesaria una revolución, una nueva
revolución (Subcomandante Insurgente Marcos, 2001: 70).
46
Marcos Roitman Rosenmann
Propuesta revolucionaria, donde el poder no se inmoviliza y redefine su
sentido. Un poder democrático desde el cual interpretar su orientación
a la luz de un nuevo proyecto. No momificar su definición ni acotarlo a
la técnica de dominio sometida a la dinámica del capital como relación
social. Weber explicita su carácter amorfo como categoría sociológica
dentro de las formas de dominación política y huye de tal propuesta
para el análisis. Somete la categoría a su articulación dentro de las relaciones sociales y los tipos de dominación. Por consiguiente, el poder
dentro del capitalismo adopta configuraciones disímiles. Su evolución
en Argentina, México, Perú, Honduras, Francia, España e Italia indica
peculiaridades de un orden social cuyo fundamento es la autonomía de
lo político y por ende con racionalidades divergentes, sólo unida bajo la
égida del cálculo racional del capital y la ganancia.
Nada es exportable, menos aún en el ámbito de las ciencias sociales, los proyectos políticos y la construcción de alternativas. Pero la
maldición que pende sobre las ciencias sociales y la dependencia cultural se proyecta en la actualidad.
Las dificultades de concebir y construir una alternativa al
mundo actual no se resuelven con categorías simples o disyuntivas maniqueas. El problema se aclara con tesis compuestas
y con valores plurales que obligan a reformular en términos
más precisos y comprehensivos […] Igualmente se requerirá
una dialéctica en que se parta del supuesto de que todas las
soluciones son contradictorias, de que las propias utopías son
contradictorias y de que las contradicciones, lejos de tender
a formas lineales a acentuarse y a estallar, darán lugar a la
redefinición de los actores en pugna y de quienes luchan por
objetivos comunes. Los procesos de redefinición se darán en
las relaciones, en las estructuras, en los sistemas, y así habrá que entenderlas y afrontarlas tanto para la lucha como
para la construcción de sistemas contradictorios y sinérgicos
(González Casanova, 2004: 352-353).
Es necesario rescatar las ciencias sociales de esta colonialidad del saber, reivindicar la diferencia, la autonomía y la identidad nacional en la
construcción de alternativas. De no hacerlo, las consecuencias se antojan graves: impide pensar en tiempos no lineales, presentando el conjunto de estructuras sociales bajo el paradigma hegemónico, excluyendo las
relaciones sociales conflictivas y las variables que alteren su construcción de la realidad. Entre esos olvidos se destacan las relaciones simples
de explotación sobre las cuales se monta el actual sistema complejo
autorregulado, adaptativo y autopoiético de dominación, acumulación,
mediación, represión, distribución inequitativa y excluyente; se favorece
47
PENSAR AMÉRICA LATINA
un reduccionismo explicativo; se anula la diversidad en beneficio de una
explicación genérica de modelo universal; se construye una explicación
por déficit o por exceso de realidad y se adapta al orden universal, a la
racionalidad inmanente de Occidente. En cuanto se escapa del modelo,
la realidad debe ser sometida a un ajuste estructural.
No comprender la especificidad de las alternativas y las formas del
pensar y el actuar es revivir y suplantar con fetiches realidades disímiles y
contradictorias. Hoy nada está inmóvil. El poder se organiza en un orden
complejo bajo estructuras disipativas. Esto puede nublar la vista, pero
no es óbice para no ver las transformaciones de las estructuras sociales
y de poder en América Latina. Hoy el imperialismo no es el de fines del
siglo XIX ni el de la Guerra Fría. Sin embargo, apelar a la globalización
y a las tecnociencias para asistir a su entierro no es opción.
Se trata de cuestionar los usos del lenguaje donde cobran un poder seductor y sus creadores se sienten libres de responsabilidades teóricas y políticas lanzando conceptos para el consumo dentro del mercado
de las ideas. Es decir, en un marco referencial cuya dinámica se encuetra
fuera de la construcción del pensamiento y del juicio crítico, alejándose
de la articulación de las alternativas democráticas y liberadoras en las
formas del pensar y actuar. O sea, se hallan inmersas en panópticos
social-conformistas cuyo lenguaje utiliza códigos de acción inhibitorios
de la conducta y la conciencia, disminuyendo la capacidad de autonomía del sujeto hasta lograr la sumisión absoluta al poder sistémico.
Las nuevas alternativas se construyen en un espacio donde el Estado y
el poder no desaparecen ni pierden relevancia, simplemente modifican
su posición en el mapa y evolucionan. Sus movimientos se tornan más
amplios y adquieren funciones antes desconocidas. Esta es la manera de
romper la maldición que oprime el pensamiento social latinoamericano
y desde el cual se construirá la alternativa emergente cuyas pautas han
estado presentes en todo el proceso creador que intenta zafarse de las
redes del eurocentrismo. Por ello, a decir de Aníbal Quijano: “Es tiempo
de aprender a liberarnos del espejo eurocéntrico donde nuestra imagen
es siempre necesariamente distorsionada. Es tiempo, en fin, de dejar de
ser lo que no somos” (Quijano, 1992).
LA PLANEACIÓN DEL DESARROLLO: RACIONALIDAD, MODERNIZACIÓN
Y DEMOCRACIA
El debate de la modernización ha sido recurrente en la historia de los
procesos políticos en América Latina. De un lado, sus postulados se
desarrollaron en los años cincuenta y sesenta, y sus principios están
enraizados en las políticas de planeación keynesianas y las propuestas
de Karl Mannheim. Por otro lado, una segunda propuesta de modernización surge con la crisis de los años setenta y los golpes militares.
48
Marcos Roitman Rosenmann
La crítica al proteccionismo y las políticas públicas, así como al intervencionismo estatal y la democracia social y económica, es el punto de
partida para presentar sus bases. La propuesta se realiza bajo el principio articulador de un orden social y político fundamentado en el orden
espontáneo del mercado. Primera y segunda modernización son por
tanto propuestas contradictorias y excluyentes. Sin embargo, su vínculo
se obtiene abstrayendo contenidos específicos y proponiendo una definición genérica de modernización interpretada como una transformación en las formas del pensar y actuar tendiente a modificar el tipo de
acción social, reformar el rol de las instituciones y legitimar el cambio
social. Se trata en definitiva de la definición impuesta por Gino Germani y desarrollada bajo la dinámica del proceso de secularización. Han
sido estas dos formas de entender la modernización, una desde políticas
intervencionistas y otra desde el laissez passer generador de un orden
espontáneo, las que se disputan la hegemonía desde la racionalidad del
capitalismo en la producción del orden político.
Medina Echavarría vería esta dualidad en 1961. Resulta pertinente destacar su planteamiento en tanto subraya el desarrollo como
problema político:
Conviene saber en primer lugar si se prefiere el laissez passer
o la intervención estatal, es decir –en otra terminología– el desarrollo espontáneo o el “inducido”. La cuestión está zanjada
por la historia en todas partes y apenas quedan ortodoxos del
viejo estilo. Los modernos neoliberales siempre hablan de una
economía de mercado de carácter social, ordenada y dirigida
por un Estado de Derecho. Lo único que entra en la discusión es
cuáles sean la naturaleza y límites de la intervención permisible:
apoyo de la pureza del mercado dentro del sistema; intervenciones ad hoc a tenor de los problemas tanto nacionales como
internacionales; orientación económica general; programación
rigurosa o planeación total por los mecanismos estatales. Al
lado de la administración central de los países soviéticos, en
todos los demás, el Estado es por todas partes un Welfare State,
sólo que, como ha puesto de relieve Myrdal, su papel es muy
distinto en los ricos y poderosos del que tiene en los más pobres
y menos desarrollados (Medina Echavarría, 1980: 148-149).
Este argumento en favor de una planeación intervencionista y contrario
a las doctrinas defendidas en esos años por Hayek y sus discípulos no
hacía presagiar la ruptura entre neoliberales y defensores del Welfare
State que se producirá décadas más adelante. La emergencia de las dictaduras militares en Chile, Argentina y Uruguay durante los años setenta estuvo en el origen de esta irreconciliable separación.
49
PENSAR AMÉRICA LATINA
Sergio de Castro, economista, ideólogo de la dictadura militar
chilena y coautor de El ladrillo, nombre con el cual se conoce el texto
Las bases de la política económica del gobierno militar chileno, aclara su
concepción neoliberal de la modernización, del Estado, lo estatal y el
tipo de planeación reivindicada:
Dentro del marco de descentralización, la acción del Estado
tiende a ser indirecta. Es decir, sólo por excepción los organismos estatales realizan la gestión de empresas o servicios. El
reconocimiento de las ventajas del mercado lleva a un modelo
de planificación descentralizada que tiene por objeto evitar las
distorsiones o imperfecciones que se produzcan en el sistema
económico […] En síntesis, una adecuada planificación global
y descentralizada debe asegurar el correcto funcionamiento
de los mercados; esto hace necesaria la intervención activa
del Estado en la economía a través de políticas globales para
lograr una eficiente asignación de recursos y una distribución
equitativa del ingreso. Un sistema de esta naturaleza es absoluta y totalmente diferente al modelo capitalista clásico del
siglo pasado en que la política económica se distinguía por su
pasividad (De Castro, 1992: 62-63).
Sin embargo, y a pesar de las diferencias, sus postulados están inmersos
en un proyecto de modernización capitalista. El talante democrático de
Medina Echavarría, Gino Germani o Raúl Prebisch, y el totalitario y antidemócrata de Sergio de Castro, Hernando de Soto o Pablo Barahona,
entre otros, no debe impedir constatar el origen común de ambas corrientes de pensamiento: su apego a las formas capitalistas de dominio
y explotación. La visión eurocéntrica prima. Es la razón cultural de
Occidente el punto de partida.
Una primera aproximación genérica a la modernización permite
conceptuarla como el proceso de secularización y racionalización de las
estructuras sociales. Proceso inducido a través de un tipo de planeación:
la planeación política en contraposición a la planeación burocrática o
planeación tecnocrática3.
Los efectos de una planeación política afincada en los principios
liberales harían posible el surgimiento de una sociedad libre y tolerante.
Por consiguiente, el argumento consistía en recalcar el ejercicio de las
libertades públicas y privadas, sociales e individuales como práctica inherente a la consolidación de un Estado social de Derecho. Todos y cada
uno de los postulados defendidos por los teóricos de la modernización
3 Para apreciar las diferencias entre las formas de planeación, ver Medina Echavarría (1971).
50
Marcos Roitman Rosenmann
participan, inicialmente, de este marco conceptual ideológico-político.
La sociedad industrial de bases liberales es el objetivo político final de
la modernización4.
Desde los años cuarenta del siglo XX y con fuerza durante los
años cincuenta, sociólogos y sociología cobran un papel destacado en el
desarrollo de las políticas gubernamentales. Las nociones de planeación,
estilos políticos y estilos de desarrollo marcan el sínodo de la época.
La necesaria reconstrucción de Europa occidental tras la Segunda Guerra Mundial da origen a un proceso de racionalización políticoeconómica cuya base teórica la proporcionan los estudios sociológicos
de Max Weber y Karl Mannheim. La necesidad de fortalecer los estados
europeos occidentales pronorteamericanos facilitó desplegar políticas
antisoviéticas cuyo objetivo consistió en demostrar la superioridad del
capitalismo y de su particular visión del desarrollo, como estrategia de
contención del comunismo. Así, el concepto de planeación se contrapone al de planificación central manejada por los economistas políticos de
la Unión Soviética y la Europa Oriental.
La planeación política fundada en el reconocimiento de las libertades capitalistas se destaca como un proceso de toma de decisiones
donde la sociedad civil participa activamente en la deliberación sobre
sus futuros contingentes. En contraposición, la planificación soviética
se presenta complementaria de una racionalidad burocrática oscura y
gris propia de un orden político totalitario. La idea de un sistema político burocrático y represivo se extendió como sinónimo de la planificación socialista y comunista. La Guerra Fría fue también una guerra por
apropiarse políticamente de los conceptos y su contenido real.
Además de la doctrina Truman y del Tratado de Río, el otro componente de la naciente estrategia de contención de Truman era
el Plan Marshall. El plan debía su nombre al general George C.
Marshall, que en enero de 1947 sucedió a James Byrnes en el
puesto de secretario de Estado, y consistía en un programa de
ayuda económica masiva (más de 12.000 millones de dólares
en 1952) cuyo objeto era reconstruir la Europa destruida por la
guerra. El Gobierno norteamericano comprendió que la recuperación económica de Europa contribuiría a garantizar que
la Europa occidental tuviera estabilidad política, fuese lo suficientemente conservadora como para proteger las inversiones
4 No está de más volver a recalcar las diferencias que separan a los autores citados.
Desde un rechazo frontal a las dictaduras por parte de Prebisch, Germani o Medina
Echavarría, a ser cómplices de su gestación, caso de Sergio de Castro con la tiranía de
Augusto Pinochet en Chile, o su apoyo explícito como Hernando de Soto desde Perú.
51
PENSAR AMÉRICA LATINA
económicas norteamericanas en ella y, gracias a ello, menos
susceptibles a las presiones soviéticas (Powaski, 2000: 96).
El Plan Marshall es un punto de inflexión en la esfera de las relaciones
internacionales y un revulsivo en el campo de las doctrinas económicas. El desarrollo se podía planear y dirigir. Como vimos en el apartado
anterior, las teorías duales de Rostow diseñadas desde el Departamento
de Estado norteamericano fueron un aval para legitimar decisiones en
otras regiones del planeta.
Y en obediencia a ese talante, se incluía el desarrollo económico y su carácter necesario, como tendencia universal de nuestro tiempo dentro del proceso general “civilizador” que, junto
con el “social” y el “cultural”, integran los componentes de la
historia de acuerdo con conocida teoría. Y se definía así, con
mayor precisión como una tendencia derivada de los efectos
confluyentes del poder técnico y del saber científico (Medina
Echavarría, 1980: 104).
La visión de una América Latina como sociedades duales, con estructuras sociales y de poder se tornó hegemónica. Sin embargo, esta hegemonía no significó dentro de los esquemas modernizadores una unidad
de criterios sobre sus causas. El esquema rostowiano era vulnerable e
ineficiente para explicar la dinámica y el ritmo de cambios que se producían en la estructura social y de poder. Las críticas a Rostow generaron un debate al interior del pensamiento económico-social y político
dominante que es interesante rescatar.
El rechazo a la teoría de un crecimiento equilibrado desencadenó
dos de las más brillantes propuestas dentro de la sociología del desarrollo partidaria de la planeación política. Una impulsada por Albert
Hirschman en su ensayo Las estrategias del desarrollo económico. Y la
otra, la ya mencionada de José Medina Echavarría, Consideraciones
sociológicas sobre el desarrollo económico de América Latina. Ambos,
Hirschman y Medina Echavarría, poseían una amplia formación teórica
y humanística. No definieron el desarrollo desde una óptica técnicoeconómica. Sus propuestas han sido holísticas e integradas a un marco
general de sociedad. No es una estrategia para el crecimiento económico lo que motiva sus reflexiones; es la condición del ser humano y su
entorno lo que está en discusión.
Esta diferencia nada banal con Rostow, Harrod y Domar la explica Hirschman (1977; 1981) cuando recuerda que las teorías del crecimiento económico tuvieron su origen en lograr explicar la función
del ahorro, la inversión y la productividad del capital en las economías
europeas de posguerra.
52
Marcos Roitman Rosenmann
Sin embargo, aunque parezca extraño, la teoría ha encontrado
su campo principal de aplicación en la planeación del desarrollo de los países subdesarrollados. La razón podría estar en que
los modelos de crecimiento económicos estaban diseñados en
principio para solucionar el estancamiento secular, condición
que se pensó ponía en peligro a los países industriales avanzados, pero que durante el período de posguerra fue una de las
pocas preocupaciones de las que nos sentimos completamente
libres. Como los modelos recientemente perfeccionados casi
no se habían utilizado, fueron empleados en medios muy diferentes de aquel para el cual habían sido diseñados […] No
tomaríamos en cuenta la realidad si enfocamos el problema
en forma tal, en los países subdesarrollados: aquí, los factores
limitativos del crecimiento se conectan de una manera más
general, no con los mismos puntos finales, sino con dificultades de la propia conexión (Hirschman, 1981).
Fueron estas diferencias cualitativas las que mermaron la fuerza de las
teorías eurocéntricas del desarrollo. La crítica a sus postulados obligó
a construir una explicación asentada en la propia realidad social latinoamericana. Ello implicaba replantear el problema desde sus orígenes.
No sólo se cuestionaba una teoría, sino el quehacer de los teóricos y
el rol de la teoría. La constitución en 1947 de la Comisión Económica
para América Latina (CEPAL) y la fuerza de su impulsor Raúl Prebisch a
partir de 1949 cambiaron el ritmo y la dirección de los acontecimientos.
Las ciencias sociales latinoamericanas cobran un impulso destacado. El
pensamiento propio es un hecho; ya no se trata de imitar, sino de comprender, explicar, predecir, interpretar e interpelar a la realidad estudiada
a la cual se pertenece. En torno a la CEPAL se construyen las primeras interpretaciones del desarrollo y subdesarrollo en América Latina.
Prebisch será un destacado activista e impulsor de las ciencias sociales.
La creación del Instituto Latinoamericano de Planeación Económica y
Social (ILPES), dependiente de la CEPAL, aglutinó a la primera generación de científicos sociales latinoamericanos; José Medina Echavarría
asumirá a petición de Prebisch su dirección. Nombres como Pedro Vuskovic, Carlos Matus, Enzo Faletto, Fernando Fajnzylber, Adolfo Gurrieri,
Florestan Fernandes, Aníbal Pinto, Fernando Henrique Cardoso, Celso
Furtado, María Concepción Tavares, José Serra, Osvaldo Sunkel, Pedro
Paz, Aldo Ferrer o Carmen Miro, entre otros, participaron dando vida a
un rico debate que durará hasta mediados de los años setenta.
En esta lógica, la teoría del desarrollo y la sociología de la modernización impusieron su lenguaje dentro y fuera de la realidad latinoamericana. Sus impulsores fungieron como asesores o técnicos, desempeñando
53
PENSAR AMÉRICA LATINA
cargos de responsabilidad política en el proceso de toma de decisiones.
Medina Echavarría no fue de estos últimos. Preocupado por entender
y problematizar la forma política que asume la construcción social de
la realidad, sus inquietudes lo llevaron a mantenerse más cerca de los
cubículos universitarios. Su centro de preocupación fue el análisis de
los procesos de racionalidad. Intentó explicar cómo se construyen los
procesos materiales de toma de decisiones y abogó por una dinámica del
desarrollo como parte del proceso de racionalidad política y no económica, eso sí: dentro de la lógica material del capital. Aun así, toma distancia
de la sociología de la modernización en sus diagnósticos y sus soluciones
dado su formación weberiana y su rechazo a la concepción neutral-valorativa de las ciencias en su acepción de la llamada sociología científica.
El diagnóstico, con connotaciones a veces sumamente simples, manifiesta en su fondo una tesis negativa, es decir, una
respuesta en términos muy generales a la inversión del planteamiento weberiano. Esa tesis formulada de varias maneras
venía a descubrir que el atraso económico de los llamados
países subdesarrollados ponía de manifiesto de modo notorio uno u otro o ambos a la vez de estos fenómenos: un retardo estructural de tipo económico, explicado por tales o
cuales razones, y los efectos de una continuada dependencia
política […] A este diagnóstico, lindante a veces en la tautología, se solía añadir que el retraso en cuestión era también
producto de la actividad humana, de una conducta en que
aparecían total o parcialmente ausentes las motivaciones
económicas indispensables y que tal falta no era otra cosa
que la herencia de la denominada sociedad tradicional. Con
la expresión “sociedad tradicional” se ofrecía la más de las
veces una pura construcción conceptual, que por sí misma
no dejaba transparentar la diversa calidad de las muy distintas tradiciones y de los tipos muy diferentes de resistencia,
adaptación o transformación que las mismas ofrecían. La sociedad tradicional, repetimos, constituía por lo general una
generalización útil e indispensable para referirse tan rápida
como seguramente a su tipo opuesto, el de la llamada sociedad “moderna”, definida con mayores precisiones a tenor de
los rasgos fundamentales de la sociedad que en Europa y en
otras partes del mundo se habían puesto a la cabeza de ciertas formas de vida de la cultura occidental. Semejante diagnóstico llevaba implícito un consejo, dado desde fuera, por
cierto y reiterado asimismo sin descanso alguno: la urgencia
de acelerar el proceso de modernización. Ello equivalía en
54
Marcos Roitman Rosenmann
definitiva a la confusión teórica y práctica, entre modernización y desarrollo (Medina Echavarría, 1971: 12-13).
Su preocupación estuvo centrada en responder el siguiente interrogante: ¿cómo se construye y dota de legitimidad a una racionalidad política afincada en los principios de la democracia liberal? Este proyecto
determinó la posición de Medina Echavarría. Si la racionalidad, dirá
Medina Echavarría, se manifiesta en un proceso general de desarrollo,
en el progreso científico y técnico, será en último término el contenido
democrático de la voluntad y decisión política la clave para legitimar el
proceso de cambios sociales. No cabe dejar en manos de burócratas y
tecnócratas el control político del proceso de toma de decisiones. Es al
ciudadano a quien corresponde esa función. La centralidad de lo político es, pues, el eje de su propuesta de democracia liberal.
Y es que la democracia no es ante todo una pretensión del
hombre frente al Estado, sino una pretensión del hombre frente a sí mismo y cuyo cumplimiento es lo que le permite cabalmente su participación en esa democracia; y esa pretensión
podemos verla desde tres puntos de vista: conciencia de responsabilidad, amor a las vidas ejemplares de grandes figuras
humanas, y capacidad de educarse uno a sí mismo (Medina
Echavarría, 1980: 191).
Como él señala, la racionalidad técnico-formal de procedimiento no
puede sustituir la racionalidad político-material del proceso de decisión.
El acento “de la decisión política implícita en la idea de movilización
puede considerarse en primer lugar como una consecuencia lógica de
que en los países subdesarrollados, dada la naturaleza incipiente de su
equipo técnico, sea difícilmente imaginable la posibilidad de realizar de
inmediato el ideal, viejo como el industrialismo, de entregar la toma de
decisiones a los dictados que se desprenden de las simples condiciones
objetivas y materiales en que se desarrollan todos los procesos directa o
indirectamente sometidos al enorme aparato técnico y científico actual.
Dicho de otra forma, las condiciones objetivamente estructurales de los
países de menor desarrollo no permiten alimentar la esperanza de proclamar para hoy mismo la supuesta ‘futilidad’ de la política, sustituyéndola por el acatamiento riguroso de la orientación que marca la marcha
objetiva de las cosas mismas. Interesa recordar que este ideal –formulado la más de las veces como la aspiración de sustituir el gobierno de
los hombres sobre otros por la mera administración de cosas– tiene una
historia relativamente larga” (Medina Echavarría, 1971: 31-32).
La democracia liberal es un plan estratégico, deliberado, no producto del azar. Su creación obliga a planear su desenvolvimiento. Re-
55
PENSAR AMÉRICA LATINA
sulta imprescindible la elaboración de un plan que cuente: como medio
de control ideológico, como una forma de articular valores y asignarlos
estrechamente no sólo a los fines perseguidos sino a las normas tenidas
por necesarias; como medio de comunicación sociopolítica implícito en
la idea representativa y sin la cual no funciona ninguna idea concreta de
gobierno; como símbolo de legitimidad; como medio de reclutamiento
funcional. En definitiva: la planeación “no se da en ningún caso en un
vacío histórico y social, sino más bien dentro de un complejo de instituciones con mayor o menor arraigo y duración”. La planeación política,
democrática y liberal, constituyente de ciudadanía plena, era la respuesta
a la pregunta de Medina Echavarría. Una visión tecnocrática o burocrática del proceso de toma de decisiones, es decir, un mecanismo automático
y ciego al servicio de fines sin altura y objetivos miserables, dirá Medina
Echavarría (1971: 70), puede malograr la condición humana.
Esta concepción de Medina Echavarría, con la cual se puede o no
estar de acuerdo, presenta los grandes lineamientos y problemas de la sociología del desarrollo y la modernización. Sin embargo, será un teórico
de origen italiano, Gino Germani, quien despliegue todas las potencialidades de la sociología de la modernización. Apoyado en la concepción
neutralidad-valorativa de las ciencias sociales, y bajo la denominación
de sociología científica, construye su particular esquema interpretativo
de las estructuras sociales y de poder en América Latina.
Preocupado por el proceso de racionalización de las sociedades
industriales, su obra se centra en describir y especificar las etapas y
momentos fundacionales del proceso de modernización que afecta a las
estructuras sociales y de poder en América Latina. Muchas de sus propuestas comparten principios de explicación con sociólogos de los cuales se nutre a la hora de proponer su hipótesis: Weber, Pareto, Parsons
o Eisenstadt, entre otros.
Para Germani, el proceso de modernización y racionalidad es una
forma de oponerse y atacar radicalmente la irracionalidad política. Irracionalismo identificado con el régimen fascista de Mussolini, el nazismo
de Hitler y el sistema político comunista de la Unión Soviética de Stalin.
De esta manera, Germani entiende que todo proceso de modernización
concluye con el asentamiento de una sociedad industrial donde el conflicto, las crisis y el cambio social son mecanismos de legitimación de
un orden político racional y estable, compartiendo el significado histórico sugerido por Eisenstadt de ser “la modernización el proceso de
cambio hacia tipos de sistemas sociales, económicos y políticos que se
establecieron en la Europa occidental y en la América del Norte, desde
el siglo XVII hasta el siglo XIX, se extendieron después a otros países de
Europa, y en los siglos XIX y XX a la América del Sur, y los continentes
asiático y africano” (Eisenstadt, 1968: 11).
56
Marcos Roitman Rosenmann
En otras palabras, la modernización es y se propone como parte
de esa racionalidad sometida a las relaciones sociales del capitalismo. De
esta manera, el proceso de modernización consolida el individuo portador de derechos individuales y valores electivos tendente a disolver los
comportamientos tradicionales. Se trata de un proceso natural de progreso lineal superador de etapas donde acaban imponiéndose las conductas
propias de una sociedad industrial, racional, moderna y desarrollada.
Germani sintetiza la propuesta recalcando que toda modernización
conlleva un proceso de cambio en las estructuras sociales y de poder cuya
dinámica desemboca en un proceso de secularización compuesto “por
tres tipos de cambios: a) cambio de la estructura normativa predominante que rige la acción social y las actitudes internalizadas correspondientes, predominio o extensión crecientes de la acción electiva y disminución
de la acción prescriptiva; b) especialización creciente de las instituciones
y surgimiento de sistemas valorativos específicos y relativamente autónomos para cada esfera institucional; c) institucionalización creciente del
cambio (por sobre la institucionalización de lo tradicional). El requisito
universal mínimo para la existencia de cualquier sociedad industrial moderna consiste en la secularización del conocimiento científico, la tecnología y la economía, de tal modo que lleven al empleo cada vez mayor de
fuentes energéticas de alto potencial y a la maximización de la eficiencia
en la producción de bienes y servicios” (Germani, 1971b: 14).
Así, lo característico de las estructuras sociales y de poder en
América Latina es su constituyente. Dualidad inmersa en un proceso
de transición sometido a un cambio generalizado de estructuras donde
coexisten asincrónicamente formas sociales diferenciadas, cuyos conflictos y crisis provocan rupturas, generan obstáculos y resistencias al
proceso de modernización. Será esta asincronía, en tanto expresión de la
resistencia de los grupos oligárquicos tradicionales a la modernización,
el obstáculo para el advenimiento del poder de las elites industriales y
las burguesías democráticas. Bajo esta idea central subyace una visión
lineal de progreso de la cual Germani termina por extraer cuatro etapas
de la modernización en la historia de América Latina: sociedad tradicional; comienzos del derrumbe de la sociedad tradicional; sociedad dual y
expansión hacia afuera; y movilización social de masas. Etapas que han
ido mostrando el mayor grado de progreso y su dinámica secular. Ello
acabará por imponer, en su última etapa, una racionalidad de acuerdo a
fines propios del capitalismo más desarrollado. El equilibrio de un orden
social cuya dinámica interna asume el cambio social e interioriza los valores como parte de una movilidad social ascendente daría a Germani la
razón. El mundo está en cambio y este asume la forma de una racionalidad marcada por la lógica del capital y sus relaciones industriales donde
priman las libertades individuales y la secularización del pensar.
57
PENSAR AMÉRICA LATINA
Nuestra época es esencialmente una época de transición […]
Lo típico de la transición, la coexistencia de formas sociales que
pertenecen a diferentes épocas, imprime un carácter particularmente conflictivo al proceso que es inevitablemente vivido
como crisis, pues implica una continua ruptura con el pasado,
un desgarramiento que no sólo tiende a dividir a personas y
grupos, sino que penetra en la conciencia individual, en la que
también llegan a coexistir actitudes, ideas, valores pertenecientes a diferentes etapas de la transición […] Su impacto implica
además –y esto es de esencial importancia– cambios sustanciales en las formas del pensar, del sentir y de comportarse de
la gente; es decir implica una profunda transformación en la
estructura de la personalidad (Germani, 1971a: 89-90).
Si la transición al orden industrial moderno genera conflictos y rupturas en lo social e individual, responder legitimando los valores de dicho
orden evita el surgimiento de procesos políticos irracionales. La falta de
asentamiento de valores democráticos y la rapidez de los cambios pueden generar procesos involutivos. Con estos postulados, Germani identifica los movimientos antioligárquicos de los años cuarenta y cincuenta
en América Latina como casos extremos de irracionalidad producida
por esta asincronía y falta de solidez en los principios democráticos de la
movilización social de las clases populares y medias (Germani, 1973).
Su análisis del peronismo como una forma de fascismo popular
lo clarifica cuando señala: “La originalidad del peronismo consiste, por
tanto, en ser un fascismo basado en el proletariado y con oposición democrática representada por las clases medias” (Germani, 1971a: 335).
La necesidad de movilización democrática, de interiorizar los valores específicos de una sociedad industrial, determina la transición en
las estructuras del actuar y del pensar. Son cambios globales que afectan
a la organización económica, la estratificación social, la familia, la moral, la política organizativa y las costumbres. Para Germani (1971a: 335),
aquí reside la diferencia entre democracia y formas totalitarias, “justamente en el hecho de que, mientras la primera intenta fundarse en una
participación genuina, el totalitarismo utiliza un ersatz de participación,
crea la ilusión en las masas de que ahora son ellas el elemento decisivo,
el sujeto activo, en la dirección de la cosa pública. Y sobre aquella parte
que queda excluida hasta de esta pseudoparticipación, logra aplicar sus
mecanismos de neutralización” circunstancia esta que retrotrae el proceso de transición a momentos de irracionalidad política.
La sociología de la modernización se refuerza por el tipo de transición desarrollada en Europa occidental tras la Segunda Guerra Mundial. Si el mundo vive un proceso de cambio social, su dirección es
58
Marcos Roitman Rosenmann
capitalista. Definir etapas por las cuales América Latina transita hacia el
desarrollo del capitalismo democrático es parte de la labor intelectual de
Germani. Si anteriormente dibuja un cuadro sinóptico de cuatro etapas
utilizando el esquema de W.W. Rostow, Germani define la “evolución de
los países iberoamericanos como una serie de seis estadios sucesivos y,
por consiguiente, el estado actual de cada país puede ser determinado
con respecto al estadio al que haya llegado en el proceso de transición
[…] Los seis estadios son los siguientes: 1) guerras de liberación y proclamación formal de la independencia; 2) guerras civiles, caudillismo
y anarquía; 3) autocracias unificantes; 4) democracias representativas
de participación limitada; 5) democracias representativas de participación extensa; 6) democracias representativas de participación social; 6a)
como alternativa posible de estas tres formas de democracia: revoluciones ‘nacionales-populares’” (Germani, 1973: 15).
Germani no descuida los fundamentos de la racionalidad política. Al igual que Medina Echavarría, señala como un punto de inflexión
en la constitución del orden democrático-liberal que “el rasgo esencial que define la modernización no es el hecho del cambio continuo,
sino su legitimidad, en términos de expectativas institucionalizadas y
actitudes internalizadas, a la vez que la capacidad de originarlo y absorberlo”. Aquí, ambos autores son conscientes de que el proceso de
racionalidad política material es la clave para construir un proceso
político afincado en el desarrollo de los principios de la democracia
liberal. Este párrafo de Germani corrobora la unión de pensamiento
con Medina Echavarría, al menos en su concepto de la racionalidad
material y la legitimidad del orden social:
La carencia de legitimidad puede afectar entonces, en los países subdesarrollados, no solamente a las clases populares que
rechazan el orden social existente, sino también a los grupos
dirigentes que no están muy seguros de su propia legitimidad.
Se presenta así una situación radicalmente distinta de la que
se daba en las naciones más avanzadas, en las primeras etapas
de su desarrollo. La extraordinaria canalización de fuerzas
que se requirió en los comienzos del proceso sólo fue posible
en virtud de la coexistencia de una minoría absolutamente
segura de su legitimidad como dirigente y de la validez de su
tarea, con una masa que –pese a los movimientos de protesta– no cuestionaba todavía esa legitimidad y esa tarea. De este
modo podían justificarse implícitamente los ingentes sacrificios humanos requeridos por el desarrollo. Este, por otra parte, tuvo lugar con un ritmo incomparablemente más lento del
que está adquiriendo en la actualidad (Germani, 1971a: 143).
59
PENSAR AMÉRICA LATINA
Así, los tres componentes de la transición global, la modernización económica, la modernización política y la modernización social, requieren
de la emergencia de una elite cuyos objetivos y comportamiento legitimen su actuación en el proceso de cambio y lleven a cabo la tarea de
generar un capitalismo democrático e integrador.
En este contexto, hace su aparición la crisis de los años setenta.
La emergencia de las dictaduras del Cono Sur altera las propuestas de
modernización y afecta al pensamiento de sus principales teóricos. El
optimismo de Germani en el establecimiento de un proceso de racionalidad política propio de las sociedades modernas seculares e industriales en América Latina se ve envuelto en una de las peores épocas
de irracionalidad política. El proceso de modernización democrático
que tanto defendió Germani es bruscamente criticado. La dinámica de
progreso sobre la cual descansa la teoría de la modernización sufre un
revés importante. Nada demuestra que procesos de secularización en la
estructura social conlleven una complementariedad con las formas de
ejercicio del poder político. La democracia no es un logro específico de
la modernización. En uno de sus últimos trabajos, Germani expone la
siguiente tesis:
Si bien la democracia moderna (es decir pluralista y extendida
a todos los miembros de la sociedad sin exclusiones) halla su
base teórica y práctica en la modernización y el desarrollo
económico, estos mismos procesos –ya sea en sentido dinámico, ya sea con referencias a las configuraciones estructurales
que caracterizan las sociedades modernas– encierran contradicciones intrínsecas que pueden en algunos casos impedir el
surgimiento de regímenes democráticos, y en otros llevar a su
destrucción (Germani, 1985: 25).
Sin duda, ese fue el momento de la ruptura teórica expresada con claridad meridana con los neoliberales de una modernización contraria
al llamado Estado de Bienestar defendida por Medina Echavarría, Prebisch, Germani y tanto otros. No resulta extraño que sea Germani quien
lacónicamente sentencie en un párrafo cuyo contenido clarifica su posición teórica:
El desarrollo económico y social y la modernización han sido
considerados frecuentemente relacionados de varios modos,
con la democracia, el liberalismo, el pluralismo, la extensión
progresiva de los derechos civiles y sociales, el individualismo
y el igualitarismo, ya sea como precondiciones o como consecuencias o simplemente como procesos correlacionados. En
general se reconoce que cierto grado de modernización en las
60
Marcos Roitman Rosenmann
esferas sociales y económicas representa una condición básica
para el surgimiento y mantenimiento de la democracia y el
pluralismo. En particular, la supervivencia del mercado como
mecanismo económico autorregulado, aun funcionando en
forma parcial o en determinadas áreas de la economía (en coexistencia por ejemplo con sectores públicos y/u oligopólicos
o monopólicos), ha sido percibida como un elemento esencial
para el funcionamiento de la democracia y la efectiva supervivencia de las libertades políticas y los derechos civiles. Debe
agregarse sin embargo que la relación inversa, a saber, democracia y pluralismo como prerrequisitos de la modernización
y el desarrollo (o por lo menos cierto grado de democracia y
pluralismo), que en el siglo XIX eran considerados en general
–incluso por el marxismo clásico– como factores necesarios
para el “progreso” (o el desarrollo capitalista según los términos preferidos), son ahora percibidos por ideologías y teorías
científico-sociales más bien como obstáculos, o de todas maneras como causas de serias demoras en el proceso de desarrollo económico y social. Al mismo tiempo, otros estudiosos
han detectado tendencias destructivas de la democracia en la
sociedad moderna: la creciente democratización que conduce
a la masificación, con el efecto de desindividuación, el pluralismo que conduce a la destrucción de todos los sistemas de
valores y a la anomia, la ruptura del consenso y la amenaza
de disolución y de desintegración del orden social, todo eso
podía resultar en el fracaso de la democracia y conducir al restablecimiento del consenso mediante el totalitarismo o alguna
forma de régimen autoritario (Germani, 1985: 22).
La crisis era evidente. Lo que en su momento fue una diferencia de
matices sobre el grado de intervención del Estado en políticas públicas de inversión estatal y generación de empleo se transformó en una
ruptura de principios. Las afirmaciones de Germani eran acertadas, el
diagnóstico de los neoliberales era contundente: la culpa de la democracia era la existencia de demócratas. Y los demócratas habían impuesto
políticas públicas y estatales de desarrollo político, económico y social
nada congruentes con la lógica del mercado. Se imponía otra visión del
capitalismo y con ello otras elites políticas, económicas e intelectuales
asumieron el relevo.
Bajo los postulados de una economía libre de mercado y social
de derecho se impulsaron las reformas necesarias para legitimar las
novedosas estrategias de una segunda modernización. Sin embargo,
esta se realizó bajo la égida de las dictaduras. Sus ideólogos no tienen
61
PENSAR AMÉRICA LATINA
miedo a señalarlo; es más, lo dejan entrever como una de sus cualidades. En un alarde de sinceridad, Sergio de Castro escribe en el prólogo
de El ladrillo:
Muchos se extrañan y preguntan cómo fue posible que el gobierno de las fuerzas armadas aplicara un programa libertario
tan ajeno a los conceptos de extrema centralización con que
estas operan. Nuestra respuesta es que ello se debió a la visión
de que hicieron gala los Comandantes de cada una de las instituciones armadas. El caos sembrado por el gobierno marxista
de Allende, que solamente aceleró los cambios socializantes
graduales que se fueron introduciendo en Chile desde la década de los años treinta, hizo fácil la tarea de convencerlos de
que los modelos socialistas siempre conducirían al fracaso. El
modelo de una economía social de mercado propuesto para
reemplazar lo existente tenía coherencia lógica y ofrecía una
posibilidad de salir del subdesarrollo. Adaptado el modelo y
enfrentado a las dificultades inevitables que surgen en toda
organización social y económica, no cabe duda de que el mérito de haber mantenido el rumbo sin perder el objetivo verdadero y final corresponde enteramente al entonces presidente
de la república Augusto Pinochet. Los frutos cosechados por
el país, de los ideales libertarios que persiguió El ladrillo, son
en gran medida obra del régimen militar. En especial del ex
presidente de la república Augusto Pinochet y de los miembros de la Honorable Junta de Gobierno. Nosotros fuimos sus
colaboradores (De Castro, 1992: 12).
Chile fue el primer país donde se impulsó esta política de modernización fundada en gobiernos tiránicos y militares. Esta característica es
lo que uno de sus más claros exponentes, Arturo Fontaine Talavera,
entiende como el pecado original del exitoso proceso de transformación
capitalista en Chile:
El pecado de la exitosa transformación capitalista chilena a la
que me refiero es que fue impuesta por la fuerza. Durante la
mayor parte del siglo XIX y la segunda mitad del siglo XX, en
Chile existió grosso modo un sistema basado en la propiedad
privada y los mercados abiertos. A partir de entonces predominan enfoques y políticas económicas de corte intervencionista y neomercantilista en el gobierno de Salvador Allende.
Durante el gobierno de Salvador Allende se entra en una fase
de populismo extremo. La cosa cambia drásticamente con el
gobierno militar que se inicia en 1973. El sistema capitalista
62
Marcos Roitman Rosenmann
competitivo que se establece no brota pacíficamente a través
de los años, no surge de la discusión y “el tira y afloja” de la democracia, sino que lo instaura una dictadura militar cuyo objetivo inicial no era ese. Su jefe, el general Augusto Pinochet,
desempeña un papel importante en este proceso fundacional
(Fontaine Talavera, 1992: 93).
Sin embargo, sus postulados fueron aplicados por la mayoría de los
países latinoamericanos y de Europa Occidental durante la década del
ochenta. Es a esta circunstancia a la que apela Fontaine Talavera para
poder redimir el pecado original de la fuerza en el éxito del neoliberalismo. Su justificación es la siguiente:
Ocurre, además, que el liberalismo se ha puesto francamente
de moda […] Y su apoyo no es gratis. Ocurre que el capitalismo incubado bajo el régimen militar ha echado raíces en
la sociedad chilena y, en particular, en los círculos empresariales. No es fácil arrancarlo. La figura de Felipe González
en España y de Salinas de Gortari en México transmiten el
mismo mensaje […] Los caminos del liberalismo real suelen
ser más laberínticos e inesperados que los del liberalismo de
textos. La historia siempre es heterodoxa. El hecho es que la
legitimación democrática del capitalismo en Chile requiere
que, por una parte, sus antiguos adversarios le concedan su
nihil obstat democrático y, por otra parte, que los empresarios […] realmente confíen en ellos. Esto es muy posible. Si
ocurre, el “pecado original” de la transformación capitalista chilena habrá quedado políticamente redimido (Fontaine
Talavera, 1992: 129).
En América Latina, el neoliberalismo entró con violencia y nocturnidad.
Para diferenciarse del origen militar e ilegítimo de su imposición, se
matizó su adopción en el resto de los países bajo el nombre genérico de
liberalismo social.
En el liberalismo social se garantizan las libertades individuales, pero se reconocen las imperfecciones y limitaciones del
mercado libre como mecanismo para resolver con equidad los
problemas distributivos. De aquí la demanda histórica para
que el Estado asumiera un papel más activo en la corrección
de las desigualdades sociales. En síntesis, en el liberalismo político del laissez faire o neoliberalismo la libertad individual y el
libre mercado van acompañados como filosofía y práctica del
darwinismo social. En el liberalismo social la libertad individual y el libre mercado van acompañados de un Estado Social
63
PENSAR AMÉRICA LATINA
de Derecho, que procura corregir las desigualdades sociales e
imperfecciones del mercado para darle una orientación social
al desarrollo. De esta manera la eficiencia y la equidad se conjugan en un binomio que hace posible alcanzar dos principios
fundamentales: la libertad con justicia social. El liberalismo social es un nuevo horizonte intelectual, un paraguas ideológicopolítico, ubicado en las líneas más avanzadas y progresistas del
pensamiento político contemporáneo (Villarreal, 1993: 35).
La liberalización fue el adjetivo para definir las transformaciones y los
procesos de modernización tendentes a refundar el orden político. El
entusiasmo de sus defensores llegó a considerar la experiencia chilena
como el principio del fin del “comunismo internacional”. La euforia desbordante por el derrocamiento del gobierno constitucional de Salvador
Allende el 11 de septiembre de 1973, seguido de muerte, represión, tortura y violación continuada de los derechos humanos, será en boca de
uno de sus impulsores un proyecto virtuoso:
Es posible que 1973 sea visto, con la perspectiva de la historia,
como el comienzo del fin de una época –a nivel mundial– caracterizada por el avance del comunismo y de las fórmulas
económicas estatistas. En Chile, ese año, el comunismo sufrió
su primera derrota de la Guerra Fría y así se demostró que
existía en el mundo occidental la voluntad de detener lo que,
hasta entonces, parecía ser el avance incontenible del socialismo marxista. También en Chile –modelo de las estrategias
de crecimiento basadas en la sustitución artificial de importaciones y en el intervencionismo estatal– se inicia en 1973
una liberalización radical de la economía y la sociedad. Años
después Margaret Thatcher en Gran Bretaña, Ronald Reagan
en EE.UU. y Felipe González en España profundizarán estas
“megatendencias” liberalizadoras que hoy recorren el mundo
entero (Piñera5, 1992: 77).
Pero lo más llamativo es que Alejandro Foxley, economista demócratacristiano y ministro de Asuntos Exteriores del gobierno de la presidenta
socialista Michelle Bachelet y de la Concertación, declarase sin ningún
rubor que Pinochet ocupaba un lugar destacado en la historia de Chile
pues se había adelantado a los cambios de la globalización.
5 Piñera fue en dos ocasiones ministro de la tiranía de Pinochet en los años ochenta,
ocupando las carteras de Trabajo y Minería. Asesoró a gobiernos de Europa del Este y es
consejero de la patronal en España, entre otros méritos, y ha sido candidato a presidente
por Renovación Nacional en las elecciones de 2005.
64
Marcos Roitman Rosenmann
En este sentido, el liberalismo social o neoliberalismo supone la
refundación del poder y del orden político. Su objetivo, impulsar las
reformas del Estado para hacer compatible su modernización con la
propuesta de modernización neo-oligárquica y excluyente. Se trata de
articular el cambio en las estructuras sociales y de poder con un nuevo
tipo de racionalidad política sometida a los parámetros de una economía de mercado. La búsqueda de legitimación política se encuentra
en declamar una gobernabilidad eficiente y racional. La gobernabilidad
transformada en parte de la ideología neoliberal otorga legitimidad a las
reformas estatales de la segunda modernización llevadas a la consabida
gobernanza de lo estatal y lo público.
En nombre de la gobernabilidad neoliberal se presentan políticas
de ajuste económico, de flexibilidad laboral, de privatización y desnacionalización de la economía. La gobernabilidad se homologa a una
categoría constituyente, refundacional de lo político. Sus máximas son
racionalidad, disciplina y eficiencia. Racionalidad estatal y eficiencia
en el desarrollo de las políticas públicas. Ambos factores garantizan el
mantenimiento del orden político y proporcionan un mínimo de legitimidad social a las reformas emprendidas. Su puesta en práctica afecta
al conjunto de las funciones estatales. Gobierno, régimen y constitución
política del Estado.
Las actuales transformaciones tecnológicas, unidas al arsenal de
nuevos conocimientos científicos, hacen de la gobernabilidad un problema cuyo despliegue afecta al conjunto de formas de pensar y actuar. El
orden neoliberal se apropia de ellos para fundamentar una política de
cambios acordes con sus postulados. Legitima decisiones que permitan
hacer frente en su discurso a los “retos de la globalización”. Las reformas
políticas adquieren un tono mesiánico afincado en la idea de progreso.
Es en este marco conceptual donde la gobernabilidad se piensa
como una ideología de la modernización y el cambio social. Impulsar las
reformas estatales se convierte en un principio irrenunciable. La nueva
racionalidad neoliberal propone cambios en tres ámbitos de lo político:
reforma del proceso de gobierno o gestión pública; reforma del régimen
político; y reforma de la constitución política del Estado.
En El ladrillo, texto ya citado, se señala la necesidad del equilibrio
y simultaneidad de dichos cambios como condición sine qua non si se
desea obtener los resultados previstos.
La importancia de las variables psicológicas o relacionadas
con las expectativas aconseja aplicar desde el primer momento la totalidad de las políticas descriptas, ya que es en los inicios de un gobierno cuando la ciudadanía está más dispuesta
a realizar grandes sacrificios: es imposible ocultar el hecho de
65
PENSAR AMÉRICA LATINA
que la restauración de la normalidad económica y la creación
de condiciones que permitan un rápido crecimiento futuro
imponen grandes sacrificios al país debido a la magnitud que
ha alcanzado la crisis y al deterioro económico en que tiene
al país el gobierno de la Unidad Popular. Es importante que el
costo que impondrá la rectificación se asocie a la política pasada y no a los propósitos y objetivos de la nueva política, ya que
ello además de ser injusto contribuiría a desprestigiarla. Esto
reafirma la conveniencia de aplicar integralmente la política
propuesta desde el primer momento (De Castro, 1992: 102).
Así, la reforma del proceso de gobierno o gestión pública se centra en
aplicar las políticas de privatización, desincorporación y desregulación
de la actividad pública estatal. Pero se acompaña con medidas paliativas
tales como los programas de asistencia social para pobres, consecuencia
del proceso de privatización y desregulación. Conjuntamente, se lleva
a cabo la reforma del régimen político, se redefine el pacto social, la
composición y la división de los poderes, amén de favorecer procedimientos electorales tendentes a crear un bipartidismo político donde las
minorías conflictivas se vean impedidas para alterar el orden modernizador neoliberal. En esta dinámica se debe proceder a la reforma de la
constitución política del Estado, donde se recoja el nuevo diseño entre
lo público-privado impuesto por la modernización neoliberal.
Para los impulsores del neoliberalismo, el proyecto debe ser considerado globalmente y sus reformas aplicarse acorde a los principios del
ideario que las sustenta: la economía de mercado. Sus fundamentos ideológicos pueden sintetizarse en la siguiente tríada: promover un cambio en
la estructura social; articular un nuevo consenso ideológico-político; e imponer otra forma de ejercicio del poder político. En caso de ser aplicado el
programa en partes o segmentarse corre el riesgo de fracasar. Los fines del
proyecto de refundación del orden apoyado en la economía de mercado
requieren de una política sin fisuras en su aplicación. Su rechazo a modificar la bitácora y aceptar propuestas alternativas hace del pensamiento
neoliberal una ideología totalitaria y excluyente. En esta lógica, su éxito
depende de impugnar cualquier análisis contrapuesto, transformándose
en sí misma en un dogma con pretensión redentora en sus hacedores.
Construida bajo estos principios, el calificativo de doctrina totalitaria al
neoliberalismo le es aplicable por derecho pleno.
El pensamiento político de la segunda modernización y el neoliberalismo constituyen un proyecto sobre el cual se organiza la nueva
derecha en América Latina. Una distancia separa a sus representantes de sus predecesores. La derecha tradicional fue vista con los lentes
del inmovilismo. Política e ideológicamente se la estudió como parte
66
Marcos Roitman Rosenmann
de las estructuras de poder oligárquicas transplantadas de la colonia.
Oscurantistas e inquisitoriales cuya máxima consistía en mantener su
poder caciquil y terrateniente. Encasillada en esta lógica, los estudios
de la primera modernización desarrollados por Echavarría o Germani
dejaban claro que ser de derecha respondía a esta definición. La historia
lo demostraba. Los cristeros en México, en medio de una revolución social, eran un ejemplo de lo aseverado. La racionalidad volvía a servir de
encuadre teórico para definir derecha política e ideológica identificando
sus proyectos. Los cambios en la estructura social quedaron en manos
de una burguesía progresista, liberal, democrática. Sólo serían derecha
quienes se resistieran al cambio. Esta falsa conceptualización impidió
ver la amalgama que se estaba produciendo en el interior de las clases
dominantes de las sociedades latinoamericanas. José Luis Romero, en
un ensayo publicado en 1970, rompía esta visión simplista. Lamentablemente pocos recabaron en la importancia de su reflexión:
El haz de la derecha quedó, pues, integrado con una fibra
más, que introducía en el conjunto una nueva inflexión: la
aceptación del cambio para orientarlo de acuerdo con un sistema tradicional de fines entre los cuales aparecían los que
un catolicismo renovado o en trance de renovarse revestía de
modernidad. Así se constituyó históricamente la derecha tal
como hoy la descubrimos, multiforme y contradictoria; con
cierta vocación de cambio lo suficientemente acentuada como
para que los sectores populares –que parecían puntal seguro
y necesario de la izquierda marxista– la consideren como una
opción válida; con soluciones viables, puesto que, siendo relativamente avanzadas, encuentran un apoyo inesperado en
los grupos tradicionales, especialmente de ciertos sectores del
clero católico y de ciertos sectores de las fuerzas armadas.
Y con esta capacidad de acción, aparentemente dentro del
sistema que les asegura grandes posibilidades de éxito para
intentar su transformación sin provocar excesiva alarma en
los sectores poseedores (Romero, 2001a: 298).
Fue esta derecha política e ideológica la que acabaría por desarrollarse en
la década del sesenta. Sin embargo, entrará en crisis con el advenimiento
del proyecto neo-oligárquico de refundación del orden. La segunda modernización, con el triunfo de la nueva derecha, crea, como ya hemos señalado, una visión completa de los objetivos a conseguir. Son partidarios
y proponen cambios revolucionarios en las formas del pensar y el actuar.
Se articulan a las dinámicas de internacionalización y transnacionalización del capital. Su estilo de desarrollo supone una nueva concepción del
mundo, del poder y de la racionalidad política. El cambio social se orga-
67
PENSAR AMÉRICA LATINA
niza y adecua a los principios reguladores de la economía de mercado.
Considerado un despliegue natural de leyes universales, se parapetan en
las ciencias de la complejidad, la cibernética, la teoría de sistemas y las
nuevas tecnologías para imponer sus dogmas. Ejercen el poder mediante
la despolitización. Su propuesta consiste en deshumanizar y desarticular
la centralidad de la política, transformando al ciudadano en consumidor.
En esta lógica, sus hacedores son productores de orden. Esta nueva derecha revoluciona y fundamenta un proyecto que desplaza del poder tanto
a las viejas burguesías como supone un cambio radical en las estructuras
sociales y de poder. Su horizonte está determinado por la crítica a la
democracia, la justicia social y los derechos sociales republicanos. Sus
postulados la ubican peligrosamente dentro de una propuesta totalitaria
y excluyente. Con estas señas de identidad construyen su nuevo eurocentrismo, ahora fundamentado en el mito de la ideología de la globalización. Es el nuevo colonialismo global.
LA RESPUESTA TEÓRICA A LA SOCIOLOGÍA DE LA
MODERNIZACIÓN
Todo proceso de elaboración teórica conlleva un compromiso del científico social con su tiempo. La creación intelectual nacida de ese proceso
proporciona el marco para describir, proponer análisis e interpretar los
hechos del acontecer sociohistórico que circunscribe la vida del científico social en tanto persona y ciudadano político. Además, su propuesta
sobre el carácter que presentan las estructuras sociales y de poder debe
tener en consideración e incorporar una concepción geopolítica acerca
del estatus y el rol desempeñado por los países latinoamericanos en
el concierto internacional. Será, por tanto, la tensión resultante entre
estos lo que suponga un enfrentamiento donde se contraponen valores,
conceptos y categorías históricas que pugnan por orientar y direccionar
el horizonte del cambio social al interior de una razón cultural que les
da vida y los contiene.
El enunciado anterior ha sido considerado por parte de la corriente neutral-valorativa de las ciencias sociales y la sociología de la
modernización como una interpretación ideológica carente de validez
científica. Toda pretensión de hacer ciencia debe ser inmaculada y objetiva, es decir no estar ligada a la realidad social. El positivismo cientifista de la objetividad actuaba como criba para descalificar el compromiso
teórico del científico social con su tiempo y su sociedad. El escenario
creado por esta visión maniquea entre ideología y ciencia social trajo
consigo el despertar de una ciencia social crítica y un pugilato entre
sociólogos de la modernización y sociólogos críticos.
Esta lucha contra la concepción neutral-valorativa de la ciencia se
desplegó en la mayoría de los países donde la academia era hegemoniza-
68
Marcos Roitman Rosenmann
da por la escuela neutral-valorativa de las ciencias. En EE.UU., Charles
Wright Mills y Alvin Gouldner la combatieron con todo el arsenal de
conocimientos. Las aportaciones de Wright Mills y Gouldner abren un
campo teórico que en América Latina tendrá gran acogida. La imaginación sociológica del primero y la crítica a la neutralidad-valorativa de
las ciencias del segundo. Wright Mills definió la imaginación sociológica
como el ejercicio de la crítica teórica.
[Crítica que] permite a su poseedor comprender el escenario histórico más amplio en cuanto a su significado para la
vida interior y para la trayectoria exterior de diversidad de
individuos. Ella permite tener en cuenta cómo los individuos,
en el tumulto de su experiencia cotidiana, son con frecuencia
falsamente conscientes de sus posiciones sociales. En aquel
tumulto se busca la trama de la sociedad moderna, y dentro
de esa trama se formulan las psicologías de una diversidad
de hombres y mujeres. Por tales medios, el malestar personal de los individuos se enfoca sobre inquietudes explícitas y
la indiferencia de los públicos se convierte en interés por las
cuestiones públicas […] La imaginación sociológica nos permite captar la historia y la relación entre ambas dentro de la
sociedad. Esa es la tarea y su promesa. Reconocer esa tarea y
esa promesa es la señal del analista social clásico […] Ningún
estudio social que no vuelva a los problemas de la biografía,
de la historia y de sus intersecciones dentro de la sociedad
ha terminado su jornada intelectual […] La distinción más
fructuosa que opera la imaginación sociológica es quizás la
que se hace entre “las inquietudes personales del medio” y “los
problemas públicos de la estructura social”. Esta distinción es
un instrumento esencial de la imaginación sociológica y una
característica de toda obra clásica en ciencia social […] Mientras una economía está organizada de manera que haya crisis,
el problema del desempleo no admite una solución personal.
Mientras la guerra sea inherente al sistema de Estados-naciones y a la desigual industrialización del mundo, el individuo
corriente en su medio restringido será impotente –con ayuda
psiquiátrica o sin ella– para resolver las inquietudes que este
sistema o falta de sistema le impone. Mientras la familia como
institución convierta a las mujeres en esclavas queridas y a
los hombres en sus jefes protectores y sus dependientes aún
no destetados, el problema de un matrimonio satisfactorio
no puede tener una solución puramente privada. Mientras la
megalópolis súper desarrollada y el automóvil súper desarro-
69
PENSAR AMÉRICA LATINA
llado sean rasgos constitutivos de una vida urbana no podrán
resolverlo ni el ingenio personal ni la riqueza privada […] Para
quienes aceptan valores hereditarios, como la razón y la libertad, es el malestar mismo lo que constituye la inquietud, es la
indiferencia misma lo que constituye el problema. Y esta situación de malestar e indiferencia es lo que constituye el signo
distintivo de nuestro tiempo […] La primera tarea política e
intelectual –porque aquí coinciden ambas cosas– del científico
social consiste hoy en poner en claro los elementos del malestar y la indiferencia contemporáneos. Esta es la demanda
central que le hacen los otros trabajadores de la cultura: los
científicos del mundo físico y los artistas, y en general toda
la comunidad intelectual. Es a causa de esta tarea y de esas
demandas por lo que, creo yo, las ciencias sociales se están
convirtiendo en el común denominador de nuestro período
cultural, y la imaginación sociológica en la cualidad mental
más necesaria (Wright Mills, 1977).
Mientras tanto, Alvin Gouldner diseña la crítica a la concepción neutralvalorativa de las ciencias mostrando sus límites:
El problema de una sociología libre de valores tiene sus más
punzantes implicaciones para el científico social en su papel
de educador. Si los sociólogos no deben expresar sus valores
personales en el escenario académico, ¿cómo proteger a los
estudiantes contra la influencia inconsciente de los valores
que determinan la selección de problemas, las preferencias
por ciertas hipótesis o esquemas conceptuales y el rechazo de
otros? Porque esto es inevitable, y en este sentido no hay ni
puede haber una sociología libre de valores. La única opción
posible es entre la más abierta y honesta declaración de los
propios valores que se pueda lograr fuera del diván psicoanalítico, y un vano ritual de neutralidad ética que, al ocultar
a los hombres que la razón es vulnerable a la parcialidad, la
deja a merced de la irracionalidad. Si lo vital es la verdad como
–según se dice– afirmó Weber en su lecho de muerte, entonces
es nuestra obligación brindar toda la verdad lo mejor que sepamos, con la penosa conciencia –que debemos transmitir a
nuestros alumnos– de que aun en el momento de comunicarla
podemos estar efectuando inconscientemente un ocultamiento, y no una revelación. Si enseñamos a los estudiantes cómo
se hace la ciencia, cómo se la hace realmente y no cómo se la
transmite públicamente, no podemos dejar de exponer ante
ellos la persona total del científico que la hace con todos sus
70
Marcos Roitman Rosenmann
dones y sus cegueras, con sus métodos y sus valores. De lo
contrario, iniciaremos una era de técnicos sin espíritu, carentes de comprensión, no menos de pasión, y que sólo serán
útiles porque pueden ser usados. En definitiva, aun esas melladas herramientas crearán, mediante paciente persistencia
y acumulación, una tecnología de la ciencia social lo bastante
vigorosa para convertirnos en tullidos. Por lejos que estemos
de una bomba atómica sociológica, ya vivimos en un mundo
en el que se practica el lavado sistemático de cerebro de los
prisioneros de guerra y las amas de casa con compulsiones
exacerbadas por la propaganda; y la tecnología social de mañana no puede dejar de ser más poderosa que la de hoy […]
es justamente por las implicaciones profundamente dualistas
de la actual doctrina de una sociología exenta de valores por
lo que su símbolo más apropiado es, a mi juicio, el hombre
bestia, la criatura escindida, el minotauro (Gouldner, 1979).
El llamado al desarrollo de la imaginación sociológica y la crítica a la
concepción neutral-valorativa de las ciencias se consolidan como una
propuesta de análisis social que permite la confluencia entre la sociología
crítica latinoamericana y la concepción democrático-radical en el ámbito
mundial de las ciencias sociales y del cambio social. Su despliegue coincide con el período de hegemonía mantenido por el empirismo abstracto
y la teoría estructural-funcionalista. La fuerza del empirismo abstracto,
cuyo rasgo ha sido privilegiar el uso de estadísticas y técnicas de investigación cuantitativas, provoca como contrapartida cierto rechazo visceral
en una parte destacada de científicos sociales latinoamericanos, al identificar técnicas y métodos de investigación social con control ideológico
de los centros emisores de dichas prácticas de investigación. El Proyecto
Camelot había dejado huellas, como vimos en el primer apartado. Pero la
procedencia del conocimiento no invalida su capacidad explicativa como
técnica de investigación empírica. No se debe confundir el desarrollo
de la neutralidad evaluatoria con la crítica a la neutralidad-valorativa
propugnada por una parte dominante de la sociología norteamericana.
Pablo González Casanova reafirma este postulado:
Ahora bien, si uno se pregunta cuál es la solución a este problema y se reconoce el hecho obvio de que hablara C. Wright.
Mills de que la nueva sociología es un complejo de computadoras electrónicas y humanismo, la conclusión inmediata
[…] es que el problema del desarrollo de las nuevas técnicas
y métodos de la sociología depende de que los investigadores
sociales latinoamericanos se apropien de ellas con sentido común, espíritu científico y actitud lógica, práctica y política. La
71
PENSAR AMÉRICA LATINA
historia de la descolonización es una historia de apropiación
–por expropiación e imitación racional– de la técnica y la cultura de las grandes potencias. En el caso de la cultura técnica,
la imitación racional, creadora, no enajenada, ha sido la técnica de apropiación de técnicas enajenadas en la estructura
colonial, y la forma cultural de desenajenación. Otro tanto
ocurre y ocurrirá con la sociología latinoamericana si esta ha
de alcanzar un nivel universal. Para ello es necesario recordar la capacidad de distancia que tiene la técnica respecto de
las ideologías y los intereses políticos, el hecho frecuente de
que una misma técnica está al servicio de intereses distintos
y opuestos. En el caso concreto de la sociología es evidente
que con supuestos distintos, con hipótesis alternativas y contrarias se pueden emplear técnicas iguales o parecidas. Y si la
nueva sociología, influida por el pensamiento norteamericano, aparece ligada con harta frecuencia al funcionalismo, al
behaviorismo, al cuadro teórico, a las hipótesis y el estilo de
Norteamérica, no por ello está inexorablemente determinada
y fija a todos los supuestos teóricos e ideológicos en que fecunda. Rechazar las técnicas nuevas de investigación y análisis
por rechazar los presupuestos teóricos y la ideología representa una forma muy primitiva de la discusión científica y la
lucha ideológica. A lo largo de la historia de la actividad científica existen reglas, técnicas y otros mecanismos de control y
de comunicación que no cabe ignorar, y la ciencia no se puede
realizar mediante un rechazo que supone su ignorancia sino,
por el contrario, mediante un esclarecimiento que supone su
dominio (González Casanova, 1965: 12-13).
En el debate surgen espacios teóricos relevantes. La necesidad de dar
respuesta a los análisis provenientes de la sociología científica y el empirismo abstracto deriva hacia una discusión epistémica rica y poco
conocida. Plantea Costa Pinto, uno de esos grandes olvidados del pensamiento social latinoamericano:
De hecho, uno de los esfuerzos más importantes y recientes de
la sociología ha consistido en estudiarse a sí misma desde el
punto de vista sociológico, convirtiendo en objeto de investigación las relaciones existentes entre la sociología y la estructura social. Esto representa, en otras palabras, una tentativa de
encarar la ciencia de la sociedad en cuanto elaboración de la
propia sociedad, de la superestructura de un tipo histórico de
organización social. Decía Engels que el hombre es parte de la
Naturaleza, una parte singular por medio de la cual la natura-
72
Marcos Roitman Rosenmann
leza toma conciencia de sí misma. Lo mismo puede decirse de
la sociología, que es producto de la sociedad, y precisamente el
producto por el cual la sociedad toma conciencia de sí misma y
de sus problemas. En tal caso, puede afirmarse que, en cuanto
un cambio es el modo de ser de la estructura social, la sociología –que es parte de ella– con ella se transforma y modifica, en
la entraña del cambio social (Costa Pinto, 1972: 16).
De este modo la sociología latinoamericana no se redujo a los estudios
de modernización. Los cambios en las estructuras sociales presuponen
una crisis de dominación, no un proceso asincrónico entre lo tradicional
y lo moderno. La unidad de ambos polos, el moderno y el tradicional,
englobaba una sociedad en crisis. Apropiarse de la interpretación del
cambio social era fundamental para diseñar políticas y planear el futuro. La lucha ideológico-política está presente. La sociología crítica
latinoamericana emerge como una sociología de la crisis, tomando distancia y adecuando los métodos y técnicas de investigación a realidades
disímiles caracterizadas por ser sociedades poscoloniales de capitalismo dependiente.
Los análisis pertenecientes a la sociología de la crisis ofrecen el
siguiente diagnóstico a la hora de valorar los cambios en las estructuras
sociales y de poder en América Latina. En palabras de Fals Borda:
1.- Las limitaciones del desarrollismo y sus campañas, que,
aunque bien intencionadas a veces, no han inducido sino cambios marginales en la sociedad; como está ésta, a pesar de
todo, se sigue desorganizando, la crisis ahora exige soluciones más integrales y significativas de tipo estructural, y 2.- los
mecanismos propios de una dominación bastarda y de una
inicua explotación, lo que lleva a concebir la posibilidad de
cortar los vínculos coloniales internos y externos en que aquellas se basan, suscitando la confrontación en unos y en otros,
la represión violenta. […] La sociología, respondiendo a esta
crisis, entra ella misma en crisis. Plantea entonces las implicaciones que la situación tiene, así para la teoría como para
los métodos clásicos de la observación e inferencia […] Sin
ánimo de abusar de los adjetivos, parecería que la sociología
latinoamericana al reorientarse en estos momentos fuera dejando poco a poco su servilismo intelectual –que le ha llevado
a la adopción casi ciega de los modelos teóricos y conceptos
desadaptados a nuestro medio, pero que tienen su referente
en Europa y los Estados Unidos–, para tratar de “volar sola”
y ensayar su propia interpretación de nuestras realidades. Al
mismo tiempo, casi sin notarlo, va adquiriendo una dimen-
73
PENSAR AMÉRICA LATINA
sión política central para desentrañar el sentido de la crisis,
convirtiéndose en ciencia estratégica para el presente y clave
para el porvenir del área (Fals Borda, 1974: 63).
Las categorías y conceptos son parte de los grandes paradigmas sociales. Se reconoce la explotación, la dominación política, la existencia
de clases sociales y su lucha. Se describe el colonialismo interno y se
cuestiona el capitalismo. La historia, las técnicas de investigación, el
papel del sociólogo, del investigador social están puestos sobre la mesa.
Abierta la caja de Pandora, no hay vuelta atrás.
La esperanza de mantener una “objetividad”, al margen de una
sociología del conflicto y la crisis, se frustra. La sociología científica y
sus defensores deben asumir las respuestas que suponía su propuesta.
No con cierta ironía, Pablo González Casanova severamente señala:
El modelo del dominio social de unos hombres por otros incita a pensar que en general los hechos sociales no son de orden
técnico, en tanto que el hombre en general no relaciona la base
con fines comunes a todos los hombres. El propio modelo del
dominio social incita a pensar que los hechos sociales no son
de orden técnico en particular para los grupos dominados.
Sólo da lugar a que se piense que los hechos sociales son de
orden técnico, en particular para los grupos dominantes o que
luchan efectivamente por el dominio, y en momentos transitorios, particulares (González Casanova, 1958: 69).
En este sentido el debate teórico, siendo parte de la lucha ideológicopolítica por apropiarse de construir la realidad, abrió sus puertas a críticas mordaces y acertadas. Clodomiro Almeyda, otro sociólogo olvidado
y más recordado como político en su faceta de canciller del gobierno
de Salvador Allende y la Unidad Popular, en sus aportes a las ciencias
sociales latinoamericanas, subraya:
Es lícito, metodológicamente hablando, plantearse un nivel
teórico de análisis de lo teórico. En otras palabras, es lícito
estudiar la lucha ideológica, como tal, con y en su propia legalidad, aunque esa lucha ideológica no sea sino reflejo de la
lucha objetiva de clases dentro de la práctica social. Existe
pues, además de una lucha de clases objetiva, una lucha de
clases ideológica, que se refleja en el plano teórico en la medida en que los conceptos que se manejan en ella traducen, al
nivel conceptual, teórico, los intereses de las clases en pugna.
Pero esa lucha ideológica no se desarrolla en el mismo nivel
ontológico de la lucha objetiva de clases; no se efectúa en las
calles, ni en las fábricas, ni en los campos de batalla, sino que
74
Marcos Roitman Rosenmann
se desarrolla a un nivel propiamente conceptual, dentro de la
misma conciencia individual o en el interior de la conciencia
social. Esa lucha a nivel de la conciencia, al traducirse en comportamiento, se reinserta en la corriente de la lucha de clases
objetiva y se confunde con ella. Como señala Marx: “La teoría
se convierte en fuerza material apenas penetra en las masas”.
Así miradas las cosas y estimando la actividad teórica como
parte distinta y relevante de la práctica, dotada de especificidad, hay que reconocer la singularidad de la práctica teórica
y, en consecuencia, reconocer también que puede ser objeto, a
su vez, de una teoría específica (Almeyda, 1977: 14-15).
Como podemos comprobar, la riqueza del debate y de los planteamientos solventó el acervo de las ciencias sociales específicamente latinoamericanas. Desde sus disciplinas se cuestiona la sociología de la
modernización y sus planteamientos “cientifistas” neutral-valorativos.
La antropología, la historia, la ciencia política, la economía o la psicología social: todas ellas ponen los cimientos de una crítica teórica con
argumentos que se consolidan académicamente. Al problematizar los
postulados ideológicos de la sociología científica, el pensamiento crítico
latinoamericano pasa a ocupar un puesto destacado en el ámbito de las
ciencias sociales a nivel mundial. En la actualidad, el uso de conceptos provenientes de la escuela latinoamericana, tales como capitalismo
dependiente, centro-periferia o colonialismo interno, responden a esa
fuerza en su desarrollo.
A medida que la discusión sobre el carácter neutral-valorativo
de las ciencias iba clarificándose, el debate teórico entraba en otro terreno. El campo de batalla se traslada a las políticas de desarrollo y el
valor teórico de las interpretaciones desarrollistas. La discusión sobre
la objetividad y subjetividad de las ciencias sociales sigue su curso. Pero
la crítica a las teorías de la modernización se hace en el terreno de sus
prácticas políticas y sus estrategias de desarrollo. La historia se recupera como parte de la explicación para construir la crítica al eurocentrismo y la concepción de las etapas del crecimiento económico. Dos textos
pioneros de Sergio Bagú, publicados en 1949, constituyen un referente
obligado para todas las generaciones posteriores de científicos sociales
latinoamericanos: La estructura social de la colonia y Economía de la
sociedad colonial. Ensayo de historia comparada de América Latina.
En conclusión, el debate epistemológico mantuvo su tempo,
aunque otros son sus referentes. Eliseo Verón es quien sintetiza este
momento:
No se trata entonces de objetar por ideológicos los contenidos
teóricos mismos utilizados predominantemente por los difu-
75
PENSAR AMÉRICA LATINA
sores de la sociología moderna. Más allá del consenso sobre
los principios de método, no se puede hacer sociología sino
desde algún punto de vista teórico. No estamos recriminando a Germani el ser –como se ha señalado– “el mayor representante del estructural-funcionalismo en América Latina”.
Lo objetable es ese mecanismo que transforma el discurso
científico en un discurso ideológico: presentar los resultados
conceptuales de decisiones teóricas y los principios de una
estrategia cultural que descansan en una ideología, como algo
“natural” en nombre de la ciencia (Verón, 1974: 173).
La alusión de Verón al estructural-funcionalismo obliga a señalar que la
discusión no se dio entre marxismo y estructural-funcionalismo como
se ha pretendido plantear; el margen fue más amplio. Los aportes provenientes del marxismo son enriquecedores e importantes, pero no debe,
por ello, ocultarse que no todo el pensamiento crítico latinoamericano
se encuadra en el paradigma marxiano. Este reduccionismo ha sido
causa, en más de una ocasión, de disputas estériles y desgarradoras. Llamar la atención a este hecho permite comprender las aportaciones de
una parte importante del pensamiento radical democrático a la crítica
teórica y política impulsada para desvelar las contradicciones y características de las estrategias desarrollistas.
HACIA UNA INTERPRETACIÓN GLOBAL DEL DESARROLLO: EL
DESARROLLO DEL SUBDESARROLLO
Los primeros argumentos se centraron en demostrar la falsedad del
carácter dual y feudal de las estructuras sociales y de poder en América
Latina6. Muchos fueron los trabajos que desembocarían en una formulación más compleja. En este sentido, Sergio Bagú puntualiza:
Estamos ahora en condiciones de ofrecer una respuesta a los
interrogantes que abrimos al iniciar este capítulo: el régimen
económico luso hispano del período colonial no es feudalismo. Es capitalismo colonial […] Lejos de revivir el ciclo feudal, América ingresó con sorprendente celeridad dentro del
ciclo del capitalismo comercial, ya inaugurado en Europa.
Más aún: América contribuyó a dar a ese ciclo un vigor colosal, haciendo posible la iniciación del período del capitalismo
industrial, siglos más tarde. La esclavitud no tiene nada de
feudal y sí todo de capitalista (Bagú, 1992: 120).
6 Para una visión completa del planteamiento de sociedades duales feudal-capitalistas o
tradicional-modernas, ver Lambert (1978) y Carmagnani (1976).
76
Marcos Roitman Rosenmann
La conquista, la colonización, las luchas por la independencia obligan a
dar una respuesta al tipo de proceso seguido por las sociedades coloniales. Adjetivarlo de feudal era abstraer la historia de tres siglos. El desarrollo político, social, económico y cultural no podía ser independiente
de los fenómenos nacidos del capitalismo colonial del siglo XVI y del
proceso de acumulación originaria de capital; debía existir una relación
vinculante. Formular el desarrollo como un conjunto de estadios y etapas de crecimiento fundadas en el eurocentrismo implicaba desconocer
la evolución histórica de lo que Braudel había premonitoriamente definido como economías de sistema-mundo. En ese instante, la visión del
desarrollo como un proceso único y lineal se ve cuestionada. La idea del
progreso técnico y un idílico futuro de cambio social sin subdesarrollo
sobre la base de la nomenclatura de países en vías de desarrollo y modernización capitalista entraron en crisis:
Llegamos así a una conclusión de la mayor importancia: el estilo de vida promovido por el capitalismo industrial ha de ser preservado para una minoría, pues toda tentativa de generalizarlo
para el conjunto de la humanidad provocará necesariamente un
colapso global del sistema. Esta conclusión es importantísima
para los países del Tercer Mundo, pues pone en evidencia que
el desarrollo económico que viene siendo preconizado y practicado en esos países –supuesto camino de acceso a las formas
de vida de los actuales países desarrollados– es un simple mito.
Sabemos ahora que los países del Tercer Mundo no podrán desarrollarse jamás, si por desarrollo debe entenderse ascender
a las formas de vida de los que ya están desarrollados. Si por
un milagro tal desarrollo fuese a operarse, el sistema entraría
necesariamente en colapso (Furtado, 1974: 27-28).
Los años sesenta en América Latina se inician con el triunfo de la
Revolución Cubana. Los procesos de cambio social toman una nueva dimensión y surgen los reclamos a la Revolución, ya que la década
del cincuenta había dejado un saldo negativo. Los reveses sufridos en
los procesos de reformas democráticas en Centroamérica, Colombia o
Venezuela y la involución en Bolivia, tras el triunfo revolucionario del
Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) en 1952, y las dictaduras pro-oligárquicas en Paraguay o Ecuador no permitían un balance
positivo. En momentos de crisis democrática, la Revolución Cubana se
alza como una propuesta de cambio social; de guerra justa contra la tiranía. Su influencia será decisiva y aún lo sigue siendo. Impregna todos
los análisis sociológicos en cuanto a estrategias y políticas de cambio
social se refiere. Incluso, es motivo de un optimismo exagerado, como
el apuntado por Regis Debray.
77
PENSAR AMÉRICA LATINA
Jamás somos completamente contemporáneos de nuestro presente. La historia avanza enmascarada: entra al escenario con
la máscara de la escena precedente, y ya no reconocemos nada
en la pieza. Cada vez que el telón se levanta hay que anudar
de nuevo los hilos de la trama. La culpa, desde luego, sino de
nuestra mirada cargada de recuerdos e imágenes aprendidas.
Vemos el pasado superpuesto al presente, aunque ese presente
sea una revolución. El impacto de la revolución cubana ha
sido vivido y pensado, principalmente en la América Latina,
a través de formas y esquemas ya catalogados por la historia,
entronizados, consagrados. Por ello, pese a toda la conmoción
que ha provocado, el golpe se ha recibido amortiguado. Hoy,
calmada la algazara, se comienza a descubrir el sentido propio
de Cuba, el alcance de su enseñanza, que antes había escapado. Una nueva concepción de la guerra de guerrillas ve la luz
(Debray, 1976: 165).
La posibilidad de romper con las tiranías y construir un proyecto de nación y de Estado democrático pasó a ser un tema recurrente en las ciencias sociales, llegando a incidir directamente en los proyectos políticos
de la región. En contraposición, otros acontecimientos de signo contrapuesto afectan negativamente el desarrollo de las ciencias sociales. La
invasión a República Dominicana, el golpe de Estado de 1964 en Brasil,
las dictaduras fundadas en las doctrinas de la seguridad nacional. Es
una amalgama donde se unen las reformas desarrollistas impulsadas
por el gobierno demócrata-cristiano de Eduardo Frei en Chile en1964,
la muerte de Ernesto Che Guevara, y a nivel internacional la guerra del
Sudeste Asiático y el proceso de descolonización en África y Asia. En
esta lógica debe comprenderse el Proyecto Camelot ya citado.
Los debates teóricos se enriquecen y las aportaciones se suceden.
La efervescencia política cambia la dinámica social y cultural en el continente. El surgimiento de focos guerrilleros, la crítica a los partidos comunistas, el desarrollo de una nueva izquierda, el impulso de reformas
y contrarreformas agrarias en esta década favorece el despliegue de las
ciencias sociales y de la sociología en particular (Bambirra, 1971).
En este torbellino, el periódico El Día de México publica el 25
y 26 de junio de 1965 el ensayo de Rodolfo Stavenhagen, “Siete tesis
equivocadas sobre América Latina”. Reproducido casi inmediatamente
en la mayoría de los países del continente, abre una puerta a la crítica
teórica y obliga a releer los principios sobre los cuales una parte importante de la izquierda latinoamericana levantaba su programa de cambio
y transformaciones sociales. Hoy es de lectura obligada para quienes
deseen conocer la realidad social y el debate teórico-político en América
78
Marcos Roitman Rosenmann
Latina. Para darnos cuenta de su significado y de su vitalidad actual, así
comenzaba el escrito:
En la literatura abundante que se ha producido en los últimos
años sobre los problemas del desarrollo y del subdesarrollo económico y social se encuentran numerosas tesis y afirmaciones
equivocadas, erróneas y ambiguas. A pesar de ello, muchas de
esas tesis son aceptadas como moneda corriente y forman parte
del conjunto de conceptos que manejan intelectuales, políticos,
estudiantes y no pocos investigadores y profesores. Pese a que los
hechos las desmienten, y a que diversos estudios en años recientes comprueban su falsedad, o cuando menos hacen dudar de su
veracidad, dichas tesis adquieren fuerza, y a veces carácter de
dogma, porque se repiten en innumerables libros y artículos que
se dedican, sobre todo en el extranjero, a los problemas del desarrollo y subdesarrollo en América Latina (Stavenhagen, 1985).
La mayor parte de sus argumentos se dirigen hacia la izquierda intelectual y política, cuya cosmovisión se apega a interpretar nuestra realidad
partiendo de las proposiciones desarrollistas. Demostrar su falsedad es
el principio teórico y de método por el que opta Stavenhagen para explicitar sus siete tesis.
1º Tesis falsa: los países latinoamericanos son sociedades duales.
2º Tesis falsa: el progreso en América Latina se realizaría mediante
la difusión de los productos del industrialismo o las zonas atrasadas, arcaicas y tradicionales.
3º Tesis falsa: la existencia de zonas rurales atrasadas, tradicionales y
arcaicas es un obstáculo para la formación del mercado interno y
para el desarrollo del capitalismo nacional y progresista.
4º Tesis falsa: la burguesía nacional tiene interés en romper el poder
y el dominio de la oligarquía terrateniente.
5º Tesis falsa: el desarrollo es creación y obra de una clase media
nacionalista, progresista, emprendedora y dinámica, y el objetivo
de la política social y económica de nuestros gobiernos debe ser
estimular la “movilidad social” y el desarrollo de esta clase.
6º Tesis falsa: la integración nacional en América Latina es producto
del mestizaje.
7º Tesis falsa: el progreso en América Latina sólo se realizará mediante una alianza entre obreros y campesinos, alianza que impone la
identidad de intereses de estas dos clases.
79
PENSAR AMÉRICA LATINA
Tras su publicación, nada seguirá igual en el debate teórico latinoamericano. Las siete tesis son un punto de inflexión, y a partir de su exposición
nace una sociología del desarrollo del subdesarrollo. Bajo la afortunada
frase “el desarrollo del subdesarrollo” se esconden postulados contrarios al desarrollismo. Si en un primer momento las críticas abarcaron
las propuestas provenientes de la CEPAL, fundamentalmente hacia su
mentor Raúl Prebisch, su objetivo posterior era mostrar la unidad histórica existente entre desarrollo y subdesarrollo. Ante la imposibilidad
de independizar la historia de los países colonizadores de los países colonizados, el desarrollo y el subdesarrollo formaban parte de un proceso
global dependiente del desarrollo capitalista. Si Celso Furtado expone
el mito del desarrollo, autores como André Gunder Frank (1970; 1971a;
1971b; 1972) plantean su concepción metrópoli-satélite en contraposición a las categorías propuestas por la CEPAL, centro-periferia.
Sin embargo, el debate no puede ser circunscripto a una discusión entre críticos de la CEPAL y la CEPAL. Es de destacar la obra de
Osvaldo Sunkel y Pedro Paz, El subdesarrollo latinoamericano y la teoría
del desarrollo. Los trabajos de Aníbal Pinto, Pedro Vuskovic Bravo, Carlos Matus, Jacobo Schatan, Jader de Andrade, José Medina Echavarría
y Aldo Solari (en De Andrade et al., 1970). Las obras de Helio Jaguaribe
y Óscar Varsavsky sobre estilos de desarrollo y proyectos políticos. Sobre ciencia y planeación en América Latina, de Amilcar Herrera. O el
texto de Celso Furtado, La economía latinoamericana desde la conquista
ibérica hasta la Revolución Cubana. De Pablo González Casanova; de
brasileños como Florestan Fernandes y Darcy Ribeiro, Las Américas y
la civilización o del argentino Jorge Graciarena, Poder y clases sociales,
entre otros. No se trata de hacer un acopio bibliográfico, sino de dejar
constancia de la vitalidad de un pensamiento propio forjado lentamente. Sin embargo, dentro del marxismo se destacó una corriente cuya
trascendencia ha dejado una profunda huella: aludo a los teóricos de la
dependencia; dependencia pensada como teoría o como situación.
LA DEPENDENCIA: ¿TEORÍA O SITUACIÓN? ESCUELAS Y PERSPECTIVAS
A principios del segundo lustro de los años sesenta y como consecuencia
del golpe de Estado que derrocase a Joao Goulart en Brasil en 1964, la
emigración, el exilio o las estancias de científicos sociales en el Cono Sur
de América Latina, sobre todo Chile por proximidad, resultaron quizás
decisivos en la expansión de la corriente crítica del pensamiento latinoamericano que más tarde constituiría los pilares de la llamada teoría
de la dependencia. Si hacemos un recuento, la mayoría de sus teóricos
más destacados fueron brasileños. Chile recibió a muchos de ellos. Su
democracia, se argumentó, estaba en esos años a prueba de golpes militares. Theotonio Dos Santos, Ruy Mauro Marini, Octavio Ianni, Vania
80
Marcos Roitman Rosenmann
Bambirra, Darcy Ribeiro o Fernando Henrique Cardoso fueron algunos
de los brasileños ilustres afincados en Chile. También el desarrollo de la
teoría de la dependencia tuvo un aporte desde México, Argentina, Perú,
Chile, Venezuela o regiones como el Caribe y Centroamérica: José Nun,
Aníbal Quijano, Gerard Pierre Charles, Orlando Caputo, José Matos
Mar, Tomas Amadeo Vasconi, Enzo Faletto, Edelberto Torres Rivas,
Maza Zabala, Héctor Malavé, Daniel Camacho y Jaime Welook.
La variedad de problemáticas, así como la diversidad de autores
incluidos en la escuela “depedentista”, hacen conveniente seguir una
lógica explicativa acorde con el grado de definición y aportes realizados
desde sus primeras formulaciones hasta las presentadas en su proceso
de declive a fines de la década del setenta. El debate sobre la teoría de
la dependencia tuvo su punto álgido en el XI Congreso de la Asociación
Latinoamericana de Sociología en 1974, celebrado en San José de Costa Rica. En ese Congreso y bajo el título “Debates sobre la teoría de la
dependencia y la sociología latinoamericana”, coordinado por Daniel
Camacho, se recogieron las ponencias y los debates que ponían al día
el estado y perspectivas de la teoría de la dependencia. ¿Pero qué es la
dependencia?
LA PROPUESTA DE THEOTONIO DOS SANTOS
Theotonio Dos Santos hace explícita su definición y acota el contenido
y alcance:
Por dependencia entendemos una situación en la cual la economía de determinados países está condicionada por el desarrollo y la expansión de otra economía, a la que están sometidas
las primeras. La relación de interdependencia entre dos o más
países, y entre estos y el comercio mundial, toma la forma de
dependencia cuando algunas naciones (las dominantes) pueden expandirse y ser autogeneradoras, en tanto que otras naciones (las dependientes) sólo pueden hacerlo como reflejo de
esa expansión, la cual puede tener un efecto negativo o positivo
sobre su desarrollo inmediato (Dos Santos, 1974).
La propuesta de Dos Santos incorpora la situación de dependencia a
un orden propio: aquel emergente del desarrollo histórico de las formaciones sociales capitalistas en consonancia con sus leyes inherentes,
como son el desarrollo desigual y combinado. En esta concepción, el
imperialismo, fase evolutiva superior del capitalismo, marca las formas
históricas asumidas por la dependencia en su accionar contingente. Si
bien es posible describir, dirá Dos Santos, la última forma de dependencia adoptada en los años setenta, pensada como nueva dependencia o dependencia industrial-tecnológica, ello es consecuencia de sus
81
PENSAR AMÉRICA LATINA
anteriores rostros cuyas peculiaridades han determinado su carácter y
contenido. Por ello:
Las formas históricas de la dependencia están condicionadas
por: 1) las formas básicas de esta economía mundial que tiene
sus propias leyes de desarrollo; 2) el tipo de relaciones económicas dominantes en los centros capitalistas y las formas en
que estos últimos se expanden hacia afuera; y 3) los tipos de
relaciones económicas existentes dentro de los países periféricos que se incorporan en situación de dependencia dentro de
la red de relaciones económicas internacionales generadas por
la expansión capitalista […] Así podemos distinguir: 1) la dependencia colonial, exportadora-comercial por su naturaleza,
en la que el capital comercial y financiero, aliados al Estado colonialista, dominaban las relaciones económicas de los países
europeos y sus colonias por medio del monopolio del comercio, complementado con el monopolio colonial de la tierra, las
minas y la fuerza de trabajo (servil o esclava) en los países colonizados; 2) la dependencia industrial financiera, consolidada
a fines del siglo XIX, se caracterizó por la dominación del gran
capital en los centros hegemónicos y por su expansión al exterior a través de inversiones en la producción de materias primas y de productos de la agricultura destinados al consumo de
los centros hegemónicos. En los países dependientes creció así
una estructura productiva dedicada a la exportación de estos
productos, a la cual Levin rotuló con el nombre de economías
de exportación, produciéndose lo que la CEPAL ha llamado
desarrollo hacia afuera; 3) en el período de posguerra se ha
consolidado un nuevo tipo de dependencia, basado sobre empresas multinacionales que empezaron a invertir en industrias
destinadas al mercado interno de los países subdesarrollados.
Esta forma de dependencia es básicamente una dependencia
industrial-tecnológica (Dos Santos, 1972b: 46-47).
Bajo la forma industrial-financiera, la crisis en las sociedades de capitalismo dependiente expresa una contradicción extrema:
En esencia podemos comprender hoy día que el desarrollo de
nuestros países tiene sus patrones particulares, que están dados por la situación de dominación a que estamos sometidos
económica, social y políticamente. Estos patrones específicos
determinan un tipo de desarrollo dependiente que tiene como
característica fundamental el de hacerse con criterios doblemente explotadores […] De esta situación de doble sobreexplo-
82
Marcos Roitman Rosenmann
tación resulta el carácter excluyente del desarrollo capitalista
dependiente que nosotros vivimos […] De esta combinación tan
contradictoria de elementos resulta la complejidad de la crisis
de nuestros países, que se puede resumir como la crisis del desarrollo capitalista dependiente (Dos Santos, 1972b: 42-43).
Se trata, dirá Dos Santos, de la forma histórica más extrema que puede
adoptar la dependencia en la era del imperialismo, cuyo resultado es
“una situación estructural de inestabilidad política que exige, por parte
de la clase dominante, recurrir a una política de fuerza para garantizar
la sobrevivencia del sistema. Esta necesidad entra en contradicción con
las exigencias de la política de reforma, que podría quizás disminuir
ciertas presiones temporalmente, y hace acumularse los factores que
impiden la reforma. La solución intentada en los últimos años ha sido
la de realizar la política de reformas o modernización desde arriba, es
decir, a partir de una minoría militar ilustrada por las escuelas superiores de guerra, pretendiéndose obtener el apoyo de las elites sindicales,
políticas, estudiantiles, etc. Este esquema ha fallado básicamente por
la imposibilidad estructural de combinar reforma y represión de forma
eficaz. Las reformas se convierten en sus propias sombras y la represión
se hace ineficaz por su vacilación entre reprimir y buscar apoyo en los
sectores afectados por la represión” (Dos Santos, 1972b: 46-47).
Romper esta dinámica conlleva superar la crisis, modificando las
estructuras sociales y de poder impuestas por el capitalismo dependiente. Por consiguiente, se trata de una estrategia revolucionaria de transformación socialista. Así, la crisis en países de desarrollo capitalista
dependiente tiene dos posibles direcciones: una revolucionaria y otra
reaccionaria; mantener la dependencia o superarla. Bajo estos postulados, Dos Santos7 concluye:
La combinación de la crisis del desarrollo capitalista industrial dependiente con la crisis del comercio exterior, de los
sectores exportadores y tradicionales y de la acumulación de
capital monopólico dependiente produce una situación revolucionaria. En una situación revolucionaria, la clase dominante no está satisfecha con las formas de dominación que ejerce,
y las clases dominadas e intermedias pierden su confianza en
la legitimidad del poder existente. Éste es el resultado de la
profunda crisis actual: la necesidad de buscar nuevas formas
de acción política y nuevos modelos de organización social
7 La obra de Theotonio Dos Santos es extensa, por ello recomendamos, aparte de estos
textos citados, ver Dos Santos, 1972a; 1975a; 1975b y 1999, en los que realiza un balance
de sus posiciones teóricas.
83
PENSAR AMÉRICA LATINA
y política que se adecuen a las exigencias de los profundos
cambios operados en la base productiva de la sociedad. Las
contradicciones de la situación de crisis producen enfrentamientos que tienden a radicalizarse progresivamente hasta
una solución más definitiva […] La opción que se va desarrollando en este proceso es, pues, entre una profunda revolución
social que permita establecer las bases de una nueva sociedad
sobre las ruinas del viejo orden decadente y que ofrezca a Latinoamérica un papel de gran importancia en la fundación del
mundo del futuro y, de otro lado, la alternativa de la victoria
de las fuerzas más retrógradas y bárbaras de nuestro tiempo,
la cual sólo se podrá hacer sobre la destrucción física de los
liderazgos populares y de gran masa de sus militantes (Dos
Santos, 1972b: 58-60).
Los hechos posteriores ocurridos en América Latina, principalmente en
el Cono Sur, parecieron darle razón. Los golpes de Estado de los años setenta, comenzando por el derrocamiento del presidente constitucional
de Chile Salvador Allende el 11 de septiembre de 1973, precedido de la
instauración en Uruguay del Estado militar con Bordaberry, y años más
tarde el golpe militar en Argentina consolidan el renacer del fascismo
en América Latina. Ello parecía confirmar la hipótesis defendida por
Theotonio Dos Santos. Sin embargo, dicha afirmación no hace honor a
toda la verdad. Dos Santos tiene en mente la dictadura militar brasileña
de 1964 y la Argentina de 1966. Sobre sus condicionantes y evolución
edifica, en gran medida, su conceptualización del desarrollo capitalista
dependiente de corte fascista. Pero existió un elemento común entre
dictaduras militares y gobiernos desarrollistas. Las políticas económicas coincidían estratégicamente y su aplicación fue independiente del
grado de acatamiento al Estado de Derecho. Fueron dictaduras “desarrollistas”. Es la tiranía chilena la que rompe y propone una refundación
del poder social sustituyendo a las elites económicas y creando nuevas
dirigencias políticas, como vimos en el capítulo anterior y la segunda
modernización. Es en ella donde los cambios en la estructura social y
de poder tienen un carácter revolucionario.
Más acorde con las posiciones teóricas de Theotonio Dos Santos
se hallan las expuestas por Guillermo O’Donnell (1972), quien escribe
uno de los textos más destacados de la década del setenta. Retomando
las dictaduras de Brasil y Argentina, formula su concepción burocráticoautoritaria de régimen político. En un artículo escrito inicialmente en
1975 y publicado en 1977 incorpora las dictaduras de Chile y Uruguay,
pero ya enuncia su postulado de Estado burocrático-autoritario. Por su
importancia, y aunque nos aleja de la discusión “dependentista”, consi-
84
Marcos Roitman Rosenmann
dero necesario este inciso para con posterioridad retomar las posiciones
de la teoría de la dependencia de Enzo Faletto y Fernando Henrique
Cardoso. O’Donnell señala:
El término “burocrático-autoritario” (BA) no tiene ninguna
virtud estética pero sirve para sugerir algunas de las características utilizables para delimitar un tipo de Estado que debe
ser distinguido de otros, también autoritarios, que han sido
mucho más estudiados –el autoritarismo tradicional, el populismo y el fascismo–. En América Latina el Estado BA surgió
en la década de los sesenta en Brasil y Argentina, y algo más
tarde en Uruguay y Chile […] Las características definitorias
del tipo BA son: a) las posiciones superiores de gobierno suelen ser ocupadas por personas que acceden a ellas luego de
exitosas carreras en organizaciones complejas y altamente
burocratizadas: fuerzas armadas, el Estado mismo, grandes
empresas privadas; b) son sistemas de exclusión política en el
sentido de que apuntan a cerrar canales de acceso al Estado
al sector popular y sus aliados, así como a desactivarlos políticamente, no sólo mediante la represión sino también por
medio del funcionamiento de controles verticales (corporativos) por parte del Estado sobre los sindicatos; c) son sistemas
de exclusión económica, en el sentido que reducen y postergan
hacia un futuro no precisado las aspiraciones de participación
económica del sector popular; d) son sistemas despolitizantes,
en el sentido que pretenden reducir cuestiones sociales y políticas públicas a problemas “técnicos”, a dilucidar mediante
interacciones entre las cúpulas de las grandes organizaciones
arriba referidas; e) corresponden a una etapa de importantes transformaciones en los mecanismos de acumulación de
sus sociedades, las que a su vez son parte de un proceso de
“profundización” de un capitalismo periférico y dependiente,
pero –también– dotado ya de una extensa industrialización
(O’Donnell, 1977: 13-14).
FERNANDO HENRIQUE CARDOSO Y ENZO FALETTO: HACIA UNA
CONCEPCIÓN TEÓRICO-SOCIOLÓGICA
En 1969, Fernando Henrique Cardoso y Enzo Faletto publican su ensayo Desarrollo y dependencia en América Latina. Aunque el texto circulaba
hacía tres años, su edición supone un punto de inflexión en torno a la
teoría de la dependencia. Crea una dinámica donde la definición y el uso
de categorías y conceptos permiten establecer diferencias entre estudios
genéricos y el cuerpo orgánico constitutivo de una teoría sociológica
85
PENSAR AMÉRICA LATINA
explicativa de las estructuras sociales y de poder adscriptos a una teoría de la dependencia en América Latina. Por ello, sus autores matizan
las diferencias y distancia que separa las nociones de subdesarrollo y
centro-periferia de la categoría o concepto de dependencia8.
En este sentido hay que distinguir la situación de los países
subdesarrollados con respecto a los que carecen de desarrollo,
y diferenciar luego los diversos modos de subdesarrollo según
las particulares relaciones que esos países mantienen con los
centros económica y políticamente hegemónicos. Para fines
de este ensayo sólo es necesario indicar en lo que se refiere a
la distinción entre los conceptos de subdesarrollo y carente de
desarrollo, que este último alude históricamente a la situación
de las economías y pueblos –cada vez más escasos– que no
mantienen relaciones de mercado con los países industrializados […] La noción de dependencia alude directamente a las
condiciones de existencia y funcionamiento del sistema económico y del sistema político, mostrando las vinculaciones entre
ambos, también en lo que se refiere al plano interno de los países como al externo. La noción de subdesarrollo caracteriza
a un estado o grado de diferenciación del sistema productivo
[…], sin acentuar las pautas de control de las decisiones de
producción y consumo, ya sea internamente (socialismo, capitalismo, etc.) o externamente (colonialismo, periferia del mercado mundial, etc.). Las nociones de “centro” y “periferia”, por
su parte, subrayan las funciones que cumplen las economías
subdesarrolladas en el mercado mundial, sin destacar para
nada los factores político-sociales implicados en la situación
de dependencia (Cardoso y Faletto, 1977: 24-25)
Establecida la diferencia y salvadas las distancias entre la categoría de
dependencia, la noción centro-periferia y la dualidad desarrollo y subdesarrollo, los factores internos y externos específicos de la dependencia
generan situaciones concretas de dependencia que alejan la propuesta
de Fernando Henrique Cardoso y Enzo Faletto de los postulados de
Theotonio Dos Santos. Este enfatiza la forma genérica que adopta el
proceso de desarrollo del capitalismo dependiente: colonial, industrialfinanciero e industrial-tecnológico. Pero Cardoso y Faletto examinan las
peculiaridades de cada estructura social y de poder dependiente; ello les
8 Una versión del texto circulaba ya desde 1965, publicada en mimeógrafo por el ILPES.
Su edición, en 1969 por Siglo XXI, se produce con conocimiento de Dos Santos y otros
sobre el tema. Plantear el año de edición es señalar un principio de circulación masiva
no restringida. Por tal motivo inicié con Dos Santos este apartado.
86
Marcos Roitman Rosenmann
permite derivar a situaciones diferenciadas dentro de un mismo proceso
de internacionalización del capital, los mercados, la producción y el
consumo. Las formas de ejercicio de poder y las maneras de manifestarse la dependencia no son idénticas, sino que varían en función del tipo
de poder político constituido como expresión del Estado-nación emergente en cada caso. No puede ser lo mismo el análisis de una situación
de dependencia en estados-nación donde el poder político y el control
de los recursos productivos están en manos de burguesías nacionales
fuertes, que en países donde su poder es frágil y débil o por el contrario
es administrado por oligarquías tradicionales.
Por consiguiente, al considerar la “situación de dependencia”
en el análisis del desarrollo latinoamericano, lo que se pretende poner de manifiesto es que el modo de integración de
las economías nacionales al mercado internacional supone
formas definidas y distintas de interrelación entre grupos sociales de cada país, entre sí y con grupos externos. Ahora bien,
cuando se acepta la perspectiva de que los influjos del mercado, por sí mismos, no son suficientes para explicar el cambio
ni garantizar su continuidad o su dirección, la actuación de
las fuerzas, grupos e instituciones sociales pasa a ser decisiva
para el análisis del desarrollo (Cardoso y Faletto, 1977: 38).
El control nacional de la formación de capital y del proceso productivo
por parte de las clases dominantes autóctonas favorece un tipo de dependencia caracterizado por un mayor grado de soberanía en el proceso
de toma de decisiones. Los países dominantes deben negociar con elites
capaces de imponer criterios opuestos a las directrices emanadas de
los centros hegemónicos de poder mundial. Por el contrario, enfatizan
Cardoso y Faletto, una debilidad estructural, el no control del proceso
productivo y sus fuentes generadoras de riquezas nacionales por parte
de las clases dominantes locales impiden la formación de un bloque de
poder soberano. Esta peculiaridad termina por generar una situación
de dependencia extrema donde las condiciones de enclave son la marca
que las identifica.
Conviene dejar en claro, inicialmente, que tanto la presencia
activa que las “burguesías nacionales” tuvieron y mantienen
en América Latina, como las ideologías por ellas sustentadas,
ganaron distinta expresión en los diversos países según el
tipo particular de dependencia que es posible identificar en
ellos. En efecto, los estudios anteriores permiten creer que,
en la fase de constitución de los Estados nacionales y en el
momento posterior, en la segunda mitad del siglo XIX, en la
87
PENSAR AMÉRICA LATINA
fase que los economistas llaman de desarrollo hacia afuera, la
vinculación con el exterior se dio según dos modos básicos: en
un caso, el propio proceso de independencia fue resultado de
la acción de los grupos agroexportadores que, al romper los
vínculos con Portugal o España, mantuvieron el control del
sistema productivo interno y reorganizaron sus vinculaciones
en el mercado internacional orientándolas en la dirección del
centro hegemónico entonces imperante en el mundo capitalista: Inglaterra. En el otro caso, sea porque la formación de
los Estados nacionales se hizo más en función de los intereses
políticos de las potencias hegemónicas, o porque los grupos
nacionales que controlaban el sector exportador no tenían
condiciones técnicas y económicas para mantener la actividad
productiva, el período de expansión económica orientado por
el mercado externo se realizó por medio de la inversión directa
de capitales extranjeros que controlaban el sistema productivo. En esta última situación se da la formación de “enclaves”
externos dentro del propio sistema productivo del país periférico (Cardoso y Faletto, 1977; Cardoso, 1975).
En definitiva, economías de enclave o economías con control nacional
de la producción, ambos factores delimitaban el grado de autonomía en
el proceso de toma de decisiones. La dependencia se articulaba en torno
a dichos factores históricos, y su evolución constituía el rasgo sobre el
cual se enmarcaba su desarrollo posterior. En esta lógica, la dependencia siempre supone para los autores un grado de autonomía relativa, de
análisis específico de las clases, de poder donde emerjan el Estado y las
relaciones sociales de producción y sus interrelaciones sean capaces de
articular análisis concretos de situaciones concretas. En esta lógica, es
el propio concepto de dependencia el que se fortalece:
Por otro lado a través de la crítica del concepto de dependencia procuramos retomar la tradición del pensamiento político: no hay una relación metafísica de dependencia entre una
nación y otra, de un Estado a otro. Estas relaciones se hacen
posibles, concretamente, mediante una red de intereses y de
coacciones que ligan unos grupos sociales a otros, unas clases a otras. Siendo así, es preciso determinar de una forma
interpretativa la manera en que tales relaciones se asumen
en cada situación básica de dependencia, mostrando cómo se
relacionan Estado, Clase y Producción. Analíticamente, será
preciso demostrar, más tarde, el fundamento concreto de esas
interpretaciones (Cardoso y Faletto, 1977: 162).
88
Marcos Roitman Rosenmann
Por estos motivos, más allá de las consideraciones acerca de los tipos
históricos y las formas que asume la dependencia, existió un segundo
debate en el interior de la teoría de la dependencia y estuvo centrado
en delimitar qué y quiénes podían ser autores enmarcados dentro de
esta concepción epistemológica. Una propuesta en solitario de Cardoso
sugería una línea divisoria:
En crítica reciente fue resaltada la hesitación con que trabajo
con la idea de dependencia: ¿noción, concepto, “teoría”, caracterización “concreta” o qué más? La observación, en este
punto como en algunos otros más, es procedente. En parte la
hesitación puede ser explicada por motivos político-ideológicos; en parte, sin embargo, ella deriva de la falta de definición
más clara del universo del discurso teórico en que me coloco. En cuanto a las razones político-ideológicas, es suficiente
reafirmar lo dicho en otra oportunidad –véase “teoría de la
dependencia o análisis concreto de situaciones de dependencia”–. El sentido práctico del estudio sobre la dependencia,
en el contexto latinoamericano, deriva de una mayor sensibilidad que este tipo de enfoque podría tener para discriminar
situaciones de dependencia y especificar, en cada una de ellas,
quiénes son los contendientes reales en la lucha política por
la dominación económica. En la medida en que la “dependencia” pasa a ser la “amalgama confusa” de relaciones y articulaciones indeterminadas (como se ha vuelto en algunos textos)
y en la medida en que se pretende hacer una teoría a partir de
la opacidad de un “concepto”, mi reacción inmediata es la de
rechazar fueros de ciencia a este tipo de ideología. No obstante, además de esta reserva (que es compartida ciertamente por
quien encara el tema con seriedad), existe otra de naturaleza
intelectual. No pienso que la categoría (estoy usando esta expresión sin atribuirle una dimensión diversa de la expresión
concepto) dependencia tenga el mismo estatus teórico de las
categorías centrales de la teoría del capitalismo. La razón de
esto es obvia: no se puede pensar en la dependencia sin los
conceptos de plusvalía, expropiación, acumulación, etc. La
idea de dependencia se define en el campo teórico de la teoría marxista del capitalismo. En consecuencia no hay razón
para negar la existencia de un campo teórico propio, aunque
limitado y subordinado a la teoría marxista del capitalismo,
en el cual se inscriben los análisis sobre la dependencia. Y en
este caso no hay por qué colocar entre comillas la expresión
teoría. Existe pues, la posibilidad de pensar en la teoría de la
89
PENSAR AMÉRICA LATINA
dependencia, siempre y cuando ella se inscriba en el campo
teórico más amplio de la teoría del capitalismo o de la teoría
del socialismo (Cardoso, 1978: 106-107).
Bajo estos postulados, quienes abrazaban la lógica marxiana podían disfrutar de la aceptación de pertenencia a la escuela dependentista. Esta
circunstancia acarreó un conjunto de malos entendidos, ya que bajo la
pretendida bandera de la ortodoxia se presentaba más bien un marxismo vulgar que empobrecía la propia teoría dependentista y minimizaba
sus aportes. Además de presentar una lógica que en nada favorecía el
debate, ya que desde el marxismo latinoamericano otras propuestas de
interpretación del subdesarrollo se estaban barajando y se concretaban
desde el pensamiento socialista. Los casos más destacados pueden ser
los de José Arico, René Zabaleta Mercado o Silva Michelena.
RUY MAURO MARINI: LA DIALÉCTICA DE LA DEPENDENCIA Y OTRAS
CORRIENTES. DEPENDENCIA ESTRUCTURAL, IMPERIALISMO Y CULTURA
Fue la crítica a quienes usaron la categoría de dependencia como simple calificativo de quienes lo hacen pensando en una relación social de
dominio específica del desarrollo del capitalismo el dique de contención
que separaría a los teóricos de la dependencia de aquellos que pretendían hacer un uso laxo del concepto.
Inmersa ya por decisión de sus hacedores en el campo epistemológico del marxismo, la teoría de la dependencia no dejaba duda de
quiénes eran sus impulsores. Sin embargo, no todo el marxismo ni los
marxistas latinoamericanos compartieron esta concepción de Cardoso,
ni fueron partidarios de la teoría de la dependencia. Aclaración necesaria dado que la crítica a la teoría de la dependencia se hace, en gran
medida, desde el propio marxismo latinoamericano.
Los aportes de la teoría de la dependencia para el análisis de la
realidad social latinoamericana fueron importantes y novedosos, ya que
permitieron una mejor comprensión histórico-social y político-económica de las relaciones de poder, y de los cambios en la estructura social. Muchos estudios realizados desde las perspectivas dependentistas
mantienen su valor explicativo, por ello destacaremos algunos de los
autores cuyos trabajos pioneros son una referencia obligada en el debate
latinoamericano, sin dejar de mencionar que algunos ya no comparten
sus postulados o simplemente se han alejado del paradigma marxiano.
Aníbal Quijano, Octavio Ianni, Ruy Mauro Marini, Vania Bambirra,
Tomas Amadeo Vasconi, Orlando Caputo y Roberto Pizarro constituyen,
entre otros, un grupo destacado por sus aportes creativos y particulares
a la teoría de la dependencia. Otros, parafraseando a Cardoso, desarrollaron estudios concretos de situaciones concretas en cada país. Sin dejar
90
Marcos Roitman Rosenmann
de reconocer su valor, forman parte de una recopilación histórica que
sobrepasa este trabajo. Sin embargo, comparten un argumento común:
las sociedades de América Latina son sociedades donde el desarrollo del
capitalismo asume una forma dependiente, lo cual conlleva descubrir y
explicar las relaciones y estructuras que determinan la dependencia.
En este plan se puede descubrir cómo se manifiestan y encadenan los problemas políticos, económicos, culturales y militares […] En esta línea de entendimiento se hace necesario
analizar la problemática latinoamericana de modo que se logre liberarla de los enfoques “factoriales”. Esto es, de los enfoques que procuran explicar el “subdesarrollo o el desarrollo” a
partir de hechos aislados como: tecnología, inversión, educación, etc. Si se examina a partir de la perspectiva establecida
por las relaciones y estructuras de dependencia, la problemática latinoamericana revela, de inmediato, sus dimensiones
fundamentales. En primer lugar, la historia de las sociedades
de América Latina muestra que sus relaciones de interdependencia y complementariedad, en relación con los países
industrializados, con anterioridad han sido particularmente
relaciones de dependencia […] En segundo lugar, las relaciones de dependencia se manifiestan en las diferentes esferas de
la sociedad: tanto en las esferas económica y política como en
la cultural y religiosa. Más que eso, no se revelan simplemente
en relaciones ocasionales. Se revelan principalmente en instituciones […] En tercer lugar, las relaciones de dependencia
muestran el encadenamiento recíproco y frecuente entre procesos económicos y políticos […] En cuarto y último lugar,
el análisis de las relaciones y estructuras de la dependencia
demuestra que las contradicciones sociales específicas de las
sociedades capitalistas no se circunscriben al ámbito de las
sociedades nacionales (Ianni, 1969).
De tal forma, el concepto de dependencia estructural propuesto por
Octavio Ianni abre el campo de los análisis a su dimensión totalizadora:
La dependencia estructural revela, en detalle, la forma por
la cual el imperialismo se inserta y se difunde en el interior
de la sociedad subordinada; o cómo se da la interiorización
de las relaciones imperialistas, por la sociedad dependiente
[…] En síntesis no se trata de abandonar la línea clásica del
análisis del imperialismo como proceso político económico.
Lo que sugerimos aquí es que los estudios sobre ese asunto
incorporen también las manifestaciones del colonialismo in-
91
PENSAR AMÉRICA LATINA
terno, conforme ocurren en los propios países metropolitanos.
Y por otro lado sugerimos que se incorporen al conocimiento
del imperialismo, también, las manifestaciones de la dependencia estructural. En otros términos, el imperialismo precisa
ser examinado en todas sus dimensiones como un sistema de
relaciones políticas y económicas; pero que también abarca
relaciones militares y culturales. Incluye además actividades
de iglesias y sectas religiosas […] es un sistema cuyas manifestaciones y tendencias fundamentales están determinadas
por su carácter de totalidad político-económica. Sin embargo,
como sistema que realiza los estadios más avanzados de las
estructuras de dominación y apropiación del capitalismo, el
imperialismo se ejerce por medio de las más variadas técnicas
de violencia. En un límite, están las técnicas subliminales de
manipulación de la opinión pública y de los comportamientos; en el otro extremo está la guerra antisocialista contra los
pueblos del “tercer mundo” (Ianni, 1969).
Para Ianni, la presencia del imperialismo será una característica básica
de la dependencia, permitiéndole afirmar que su carácter estructural
se realiza en tanto que modifica una relación de interdependencia y
“se transforma en dependencia estructural de un país, en relación a
otro, cuando aquel que es económicamente ‘menos desarrollado’ tiende
a adoptar (o ser llevado a adoptar) las decisiones de política económica
y financiera tomadas por el país ‘más desarrollado’” (Ianni, 1969). Aquí
se observan las conexiones con Dos Santos y su definición de países
dominantes y dependientes expuestos anteriormente.
Si la colonialidad del poder y del saber ha sido una preocupación
constante en Aníbal Quijano, como anotamos en el primer capítulo, sus
iniciales formulaciones se encuentran en sus escritos sobre imperialismo, cultura y dependencia. Es el carácter de la dependencia, la interrelación entre cultura del imperialismo y su forma violenta de penetración
en todas las esferas de la sociedad en la cual se enquista lo que provoca,
a decir de Aníbal Quijano:
La dependencia estructural de las formaciones sociales sometidas a la dominación imperialista no está presente solamente
en el proceso de marginación social de crecientes grupos, sino
en otro fenómeno cuyo estudio apenas comienza, en América
Latina por lo menos: la “emergencia de una cultura dependiente” en tanto que adhesión fragmentaria a un conjunto de
modelos culturales que los dominadores difunden, en un proceso en el cual se abandonan las bases de la propia cultura sin
ninguna posibilidad de interiorizar efectivamente otra. Como
92
Marcos Roitman Rosenmann
si alguien olvidara su idioma y no lograra nunca aprender
suficientemente ningún otro (Quijano, 1975: 106).
Igualmente, son los valores de la cultura dependiente los que juegan un
rol decisivo en la adopción de comportamientos y formas de vida inducidos por los patrones de desarrollo de las sociedades dominantes y hegemónicas. Quijano concreta esta circunstancia en el análisis del proceso
de urbanización. No sin antes dejar en claro acerca de la dependencia:
No es un conjunto de factores externos que traban el desarrollo
de una sociedad o como un conjunto de acciones unilaterales
de las sociedades poderosas contra las débiles […] Las relaciones de dependencia aparecen sólo cuando las sociedades
implicadas forman parte de una misma unidad estructural de
interdependencia, dentro de la cual un sector es dominante sobre los demás, lo que constituye uno de los rasgos definitorios
del sistema de producción y mercado del capitalismo actual.
Es decir, la dependencia no enfrenta el conjunto de intereses
sociales básicos de la sociedad dominada con los de la sociedad dominante. Por el contrario supone una correspondencia
básica de intereses entre los grupos dominantes de ambos niveles de relación, sin que eso excluya fricciones eventuales por
la tasa de participación en los beneficios del sistema. En otros
términos, los intereses dominantes dentro de las sociedades
dependientes corresponden a los intereses del sistema total de
relaciones de dependencia y del sistema de producción y de
mercado, en su conjunto (Quijano, 1970: 98).
El carácter dependiente del proceso de urbanización en América Latina
puede demostrarse por dos de sus aspectos más relevantes: “los cambios
en el perfil de la red urbana en cada uno de los períodos destacados de
modificación del sistema de dependencia y los cambios en el contenido de la sociedad urbana que habita esa red ecológico-demográfica, en
cada uno de tales períodos” (Quijano, 1970: 105).
Siguiendo la tipología de etapas propuestas por Theotonio Dos
Santos, establece las diferentes pautas de urbanización e industrialización emergentes durante la instauración de la dependencia colonial,
industrial-financiera e industrial-tecnológica. En cada una de estas formas históricas de dependencia se manifiestan cambios en el proceso de
urbanización. “Así, en los siglos XVI y XVII la red urbana colonial se
extendía ante todo a lo largo de México, Guatemala, la hoya del Pacífico
sudamericano y en las zonas metalíferas andinas, mientras que en la
banda atlántica el desarrollo urbano era en comparación relativamente
débil” (Quijano, 1970: 106).
93
PENSAR AMÉRICA LATINA
La incorporación de potencias como Inglaterra o Francia en la
disputa de las colonias termina por cambiar esta dinámica en el siglo
XVIII. La creación del Virreinato del Río de la Plata y el tratado de
Utrecht en 1713, que obliga a ceder a Inglaterra espacios de comercio
colonial en el conjunto de las posiciones españolas de ultramar, abren
las rutas del Atlántico y de Buenos Aires como ruta central.
En esas condiciones, el desarrollo del capitalismo comercial
y del capitalismo agropecuario vinculado a él se realizó en los
países atlánticos o en las áreas ya previamente desarrolladas
allí a lo largo del siglo XVIII y en las zonas relativamente bien
conectadas a esas rutas de tráfico comercial, como Chile. Entre
tanto, se estancó en países como los del área andina, en los
cuales la producción de metales había desaparecido casi totalmente hacia final del siglo XVII, anulando en ese momento las
posibilidades de desarrollo de las áreas metalíferas y de sus respectivos centros urbanos […] Como consecuencia, mientras los
países directamente incorporados a la dependencia comercial
financiera, bajo hegemonía inglesa, pudieron continuar desarrollándose como capitalismo comercial-agrario dependiente,
en los otros se inició un largo proceso de casi completa agrarización y estancamiento de la economía, lo que permitió el
reforzamiento de los elementos señoriales de origen colonial
y la acentuación de las dificultades del desarrollo político en el
cuadro del Estado burgués oligárquico en que se encarnó aquí
el modelo burgués liberal metropolitano (Quijano, 1970: 109).
Con el establecimiento de la dependencia industrial-tecnológica, tras la
Segunda Guerra Mundial, las formas de urbanización dependientes siguen un proceso de profundización de las diferencias entre países de la
zona atlántica y del Pacífico. Se agudizan las distancias y diferencias.
En los países que como los del área andina habían sido menos consistentemente articulados a la dependencia poscolonial
financiero-mercantil y sólo recientemente comenzaban a ser
afectados por la dependencia industrial, el proceso de urbanización poscolonial fue reducido, su mercado industrial limitado
por tanto, y sus grupos dominantes carecían de los recursos y
la aptitud para montar empresas industriales, del mismo modo
como su aparato político de dominación no tenía las posibilidades institucionales de hacerse cargo de la tarea. El resultado
histórico conocido es que el proceso de industrialización sustitutiva en escala importante se inició primero en México, Brasil,
Argentina, Chile y Uruguay (Quijano, 1970: 111).
94
Marcos Roitman Rosenmann
Son la industrialización y una urbanización dependientes lo que altera
y crea las estructuras de un colonialismo interno determinantes en el
proceso de marginación producto de los mecanismos con que actúa y se
desarrolla la dependencia estructural. En este sentido, Quijano aclara:
Esta industrialización dependiente es, por eso, excluyente; su
lógica misma contiene la inevitabilidad de la marginalización
de crecientes sectores de la población urbana. Esta marginación en el desarrollo no se produce solamente porque los nuevos pobladores de áreas urbanas industriales no encuentran un
lugar definido en las estructuras de roles ocupacionales básicos,
secundarios y subsidiarios del nuevo sistema industrial, sino
también por la progresiva declinación de ciertas ramas de la
actividad productiva, frente a otras de gran tecnología y de gran
rentabilidad para los monopolios extranjeros. Es decir no son
solamente las tendencias reductivas del mercado de trabajo en
las nuevas empresas industriales, sino también la relativa marginalización de ciertas ramas de la producción dentro del nuevo esquema de industrialización dependiente, los factores que
conducen de modo inevitable, en estas condiciones, a la marginalización de la población urbana (Quijano, 1970: 131-132).
En esta dinámica, Quijano no deja de entrever las posibilidades de un
cambio social capaz de alterar esta dinámica infernal. Pero sentencia:
El proceso de urbanización en América Latina no puede servir de canal a un proceso de desarrollo efectivo de nuestras
sociedades sino a condición de que los principales factores
derivados de la dependencia, que hoy día lo alimentan, sean
modificados profundamente y a condición de que no se considere el desarrollo urbano desligado de sus relaciones de interdependencia con los sectores rurales. En suma, sólo en tanto y
en cuanto la situación de dependencia de nuestras sociedades
sea cancelada o, por lo menos, seriamente, reducida y controlada (Quijano, 1970: 140).
¿Pero cómo cancelar o disminuir seriamente la situación de dependencia? Vania Bambirra opta por indicar que el problema se plantea en una
doble dirección: crítica a la teoría formal del desarrollo; y construcción
teórico-metodológica de categorías de análisis social. Se trata de buscar
una tipología acorde con las estructuras de la dependencia. Asume la
crítica de Cardoso y señala:
Partimos de la conceptualización de la categoría de dependencia, pero no la utilizamos como la ha usado una y otra vez
95
PENSAR AMÉRICA LATINA
la ciencia oficial, buscando encontrar en ella una explicación
de un fenómeno externo y coactivo a la situación latinoamericana. Tratamos de redefinirla y utilizarla como la categoría
analítico-explicativa fundamental en la conformación de las
sociedades latinoamericanas y, a través de ella, de definir el
carácter condicionante concreto que las relaciones de dependencia tuvieron en el sentido de conformar determinados tipos específicos de estructuras económicas, políticas, sociales
atrasadas y dependientes (Bambirra, 1987: 7-8).
La necesidad de abordar el problema desde una perspectiva de método
para el estudio del capitalismo dependiente latinoamericano está concebida porque las “equivocaciones de muchas interpretaciones que se
han hecho del proceso de desarrollo latinoamericano se deben, no a la
limitación de datos disponibles, sino principalmente a las deficiencias
de las concepciones metodológicas generalmente utilizadas, que produjeron teorías cuyo objetivo es, en el fondo y más que nada, justificar
cierto tipo de desarrollo en vez de intentar explicarlo. Por lo tanto, el
problema que se plantea para quien pretenda intentar la búsqueda de
una nueva interpretación del proceso de desarrollo latinoamericano es,
inicialmente y sobre todo, de naturaleza metodológico-conceptual. Hay
que buscar definir, como punto de partida, todos los aspectos fundamentales de los enfoques tradicionales que se han hecho desde hace
muchos años sobre la situación latinoamericana; hay que buscar definir
nuevas categorías analítico-explicativas que sirvan de base, no propiamente a una teoría del desarrollo, sino a una teoría de la dependencia”
(Bambirra, 1987: 7).
La construcción de una tipología en función de su proceso de integración a la fase industrial-tecnológica de la dependencia constituye,
para Bambirra, el punto de partida para entender las diferentes formas
de adecuación de la dependencia a países o grupos de países. Su crítica
a la tipología presentada por Germani o Jaques Lambert reside en lo
siguiente:
No comprenden pues, estos autores que el “atraso” de los países dependientes ha sido consecuencia del desarrollo del capitalismo mundial y, a la vez, la condición de este desarrollo en
las grandes potencias capitalistas mundiales. Los países capitalistas desarrollados y los países periféricos componen una
misma unidad histórica que hizo posible el desarrollo de unos
e inexorablemente el atraso de otros. No hay en dichos intentos
tipológicos ninguna posibilidad de explicación de los factores
fundamentales que han condicionado la existencia de estructuras con características tan distintas (Bambirra, 1987: 12-13).
96
Marcos Roitman Rosenmann
En este sentido, su propuesta contiene y se realiza como consecuencia de los cambios de la segunda posguerra, donde la hegemonía del
capitalismo norteamericano se consolida en toda la región a través de
la expansión de las compañías multinacionales y el complejo proceso
de monopolización y centralización que se realiza internamente en la
industria de los EE.UU.
Este proceso de integración monopólica se extiende a América
Latina, partiendo de dos tipos de estructuras: 1) estructuras
diversificadas, en las cuales aún predomina el sector primario
exportador, existiendo sin embargo, ya un proceso de industrialización; 2) estructuras primario exportadoras, cuyo sector
secundario estaba compuesto aún casi exclusivamente por industrias artesanales. En estos casos, el proceso de industrialización será producto de la integración monopólica mundial
(Bambirra, 1987: 23; énfasis propio).
Como observamos, existen puntos en común con los análisis de Aníbal
Quijano a la hora de elaborar Bambirra sus tipologías en lo referente
al proceso de urbanización e industrialización. Otro tanto ocurre con
Ianni cuando Bambirra, una vez definida su tipología, pone el acento
en la forma de constitución de la dependencia política. Sin embargo, es
aquí donde se produce su mayor aporte a la teoría de la dependencia:
Habiendo señalado los principales factores de carácter económico que posibilitan la penetración del capital extranjero
en la industria de los países dependientes, queda por destacar
un factor fundamental: cuál es la dependencia política […] La
dependencia política no debe ser definida solamente como la
imposición de la injerencia extranjera en la vida nacional, sino
sobre todo como parte de una situación de dependencia que
hace que las tomas de decisiones de las clases dominantes,
en función de intereses políticos “nacionales” internos, sean
dependientes. Como los países dependientes son parte constitutiva del sistema capitalista internacional, sus clases dominantes jamás han gozado de una efectiva autonomía para
dirigir y organizar sus respectivas sociedades. La situación
de dependencia no hace sino conformar estructuras cuyas
características y dinámica están subyugadas a las formas de
funcionamiento y las leyes de movimiento de las estructuras
dominantes (Bambirra, 1987: 105-106)9.
9 Ver además Bambirra (1978).
97
PENSAR AMÉRICA LATINA
Son las estructuras dominantes, las leyes del capitalismo y sus características intrínsecas las que permiten a Ruy Mauro Marini plantearse el
origen y superación de la dependencia. Para lograr tales efectos, Marini
parte de las determinaciones económico-políticas que definen las estructuras de poder y las formaciones sociales latinoamericanas. Distanciándose de los análisis de Dos Santos, Marini interpreta la dependencia
en tanto relación que nace entre naciones independientes y en el interior
del proceso de configuración del imperialismo. El capitalismo colonial
no sería pues una forma histórica de dependencia. Da cuenta del proceso de acumulación originaria de capital. La distancia y las diferencias
con Dos Santos, Marini las enuncia de la siguiente manera:
Forjada al calor de la expansión colonial promovida, en el siglo
XVI, por el capitalismo naciente, América Latina se desarrolla en estrecha consonancia con la dinámica del capital internacional. Colonia productora de metales preciosos y géneros
exóticos, en un principio contribuyó al aumento del flujo de
mercancías y a la expansión de los medios de pago, al tiempo
que permitían el desarrollo del capital comercial y bancario
en Europa, apuntalaron el sistema manufacturero europeo y
allanaron el camino a la creación de la gran industria (Marini,
1973: 99).
Pero no será hasta el inicio de la Revolución Industrial, en las primeras
décadas del siglo XIX, y con estados nacionales independientes, cuando
las relaciones de interdependencia se transformen en dependientes.
Es a partir de este momento que las relaciones entre América
Latina y los centros capitalistas europeos se insertan en una
estructura definida, la división internacional del trabajo, la
que determinará el curso del desarrollo ulterior de la región.
En otros términos, es a partir de entonces que se configura la
dependencia, entendida como una relación de subordinación
entre naciones formalmente dependientes, en cuyo marco las
relaciones de producción de las naciones subordinadas son
modificadas o recreadas para asegurar la reproducción ampliada de la dependencia. El fruto de la dependencia no puede
ser por ende sino más dependencia y su liquidación supone
necesariamente la supresión de las relaciones de producción
que involucra (Marini, 1973).
¿Pero cuál es la dialéctica de la dependencia? Para Marini, el núcleo
central del problema radica en el carácter que presenta la explotación de
la fuerza de trabajo en los países dominantes imperialistas y los países
dependientes y subordinados. Mientras el proceso de intensificación de
98
Marcos Roitman Rosenmann
la producción permite cambiar las formas de obtener el plusvalor en las
economías desarrolladas trasformando su forma absoluta por su forma
relativa, en las economías dependientes y exportadoras, la sobreexplotación del trabajo profundiza y mantiene las formas de extracción de
plusvalor absoluto. Es esta dinámica lo que Marini denomina dialéctica
de la dependencia. La producción de plusvalor relativo en los países dominantes permite la obtención y apropiación de parte del plusvalor absoluto producido en los países dependientes. La disminución del tiempo
socialmente necesario para la reproducción de la fuerza de trabajo, por
la vía de abaratar los costos de subsistencia, es posible gracias al mantenimiento de la obtención de plusvalor absoluto en América Latina,
cuyos trabajadores producen para el mercado mundial en condiciones
de sobre y superexplotación.
De esta manera, con mayor o menor grado de dependencia,
la economía que se crea en los países latinoamericanos, a lo
largo del siglo XIX y en las primeras del actual, es una economía exportadora especializada en la producción de bienes
primarios. Una parte variable del plusvalor que ahí se produce
es drenada hacia las economías centrales, ya sea mediante la
estructura de precios vigentes en el mercado mundial y las
prácticas financieras impuestas por esas economías, o a través de la acción directa de los inversionistas foráneos en el
campo de la producción. Las clases dominantes locales tratan
de resarcirse de esta pérdida aumentando el valor absoluto de
la plusvalía creada por los trabajadores agrícolas o mineros,
es decir, sometiéndolos a un proceso de sobreexplotación. La
superexplotación del trabajo constituye así el principio fundamental de la economía subdesarrollada, con todo lo que
implica en materia de bajos salarios, falta de oportunidades
de empleo, analfabetismo, subnutrición y represión policíaca
(Marini, 1974: 8)10.
En esta contradicción, señala Marini, radica la esencia de la dependencia latinoamericana.
La economía exportadora es, pues, algo más que el producto
de una economía internacional fundada en la especialización
productiva: es una formación social basada en el modo de
producción capitalista, que acentúa hasta el límite las contradicciones que le son propias. Al hacerlo configura de manera
específica las relaciones de explotación en que se basa, y crea
10 Para un seguimiento de la obra de Marini, puede consultarse Marini y Millan (1994).
99
PENSAR AMÉRICA LATINA
un ciclo de capital que tiende a reproducir en escala ampliada la dependencia en que se encuentra frente a la economía
mundial (Marini, 1973: 134).
Nos encontramos ante un conjunto coherente y estructurado de análisis
concretos de las situaciones de dependencia. Las estructuras sociales
y de poder están inmersas en un proceso de reproducción ideológica
política. La socialización y las pautas educativas deben promover los valores inherentes al proyecto de una cultura dependiente. Tomás Amadeo
Vasconi estudia, a la luz de la teoría de la dependencia, los aparatos
educativos y los fundamentos de la cultura dominante en una sociedad
dependiente.
Desde nuestro punto de vista, la adopción de determinadas
ideologías –y valores, normas, pautas, etc., es decir, una cultura– por las clases dirigentes de los países subdesarrollados
cumple dos funciones principales: a) construir una superestructura que legitime su relación de clase dirigente local con
la del “centro dominante”; y b) en el orden interno, legitimar
su propia posición dirigente, al operar como medio de dominación e instrumento de distinción con relación a las clases
o grupos subordinados. Lo apuntado en los últimos párrafos
indica la necesidad de desarrollar un concepto que permita
una interpretación más cabal y profunda de cómo operan las
ideologías dominantes en una región subdesarrollada, y de la
significación de esos comportamientos observables que son
percibidos como productos de la “alineación”. El concepto que
trataremos de delimitar seguidamente, y cuyo valor heurístico pretendemos destacar, es el de dependencia (Vasconi, 1969:
123; énfasis en el original)11.
Por último, en esta breve incursión por algunos teóricos de la dependencia, cabe mencionar las aproximaciones desde una perspectiva del
comercio mundial e internacional y las relaciones internacionales de
intercambio. Este esfuerzo fue desarrollado por Orlando Caputo y
Roberto Pizarro. Su estudio cubre un amplio espectro de problemas,
convirtiendo los resultados de la investigación en una propuesta de interpretación de las relaciones de dependencia existentes en el comercio
internacional. Este trabajo se ha convertido en único por su amplitud
y concreción teórica, siendo de cita obligada para quien desee realizar
una aproximación rigurosa a los estudios de la teoría de la dependencia en América Latina. Su crítica al desarrollismo fundamentada en la
11 Ver además Vasconi (1974).
100
Marcos Roitman Rosenmann
teoría del intercambio desigual presenta el más completo cuadro de
análisis marxista de la teoría del imperialismo; los clásicos desde Marx
y Engels, Bujarin, Lenin y Rosa Luxemburgo. Igualmente analizan
los cambios acontecidos hasta la década del sesenta, fecha de edición
del texto. Su estudio de las formas de dominación y hegemonía de los
EE.UU. es de lectura obligada para situar el problema en función de la
división internacional del trabajo, la producción y los mercados (Caputo
y Pizarro, 1982).
LA CRÍTICA TEÓRICA A LA TEORÍA DE LA DEPENDENCIA
No podríamos concluir este apartado sin referir las críticas a las cuales
se vio sometida la teoría de la dependencia. Estas se hicieron desde
campos teóricos contrapuestos. Por un lado, las provenientes de la sociología de la modernización y de las teorías convencionales del desarrollo. Por otro, las emanadas del pensamiento crítico y de la izquierda
teórica y política.
Las primeras buscaron su descalificación global. Su rechazo
se hizo explícito al considerar que era una propuesta ideológica y no
un análisis de la estructura social latinoamericana. La declaración de
principios realizada por Cardoso, señalando que los fundamentos de la
teoría de la dependencia se hallan inmersos en la concepción marxista
del desarrollo del capitalismo y que su espacio se construye partiendo
de sus categorías, produjo en algunos científicos sociales un prejuicio
que nubló su capacidad de entendimiento para reconocer los contenidos de la propuesta. Así, no hizo falta nada más, el antimarxismo y el
anticomunismo fueron dos ejes sobre los cuales se levantó la crítica a
sus teóricos y a sus argumentos. Los dependentistas, se dirá, no hacen
ciencias sociales sino ideología. Con esta afirmación cuestionaban el
rigor teórico e intelectual y relegaban la discusión a un problema entre
marxistas y radicales. El argumento principal consistió en señalar que
la sociología no se hace declamando cambios sociales sino analizando y
describiendo sus estructuras, y ello presupone aceptar las bases teóricometodológicas provenientes de la autoproclamada sociología científica.
El empirismo abstracto, junto con las propuestas estructural-funcionales y organicistas de la sociedad, se mostraban triunfantes ante las
teorías del conflicto social donde se ubicaba la teoría de la dependencia.
Así, el debate necesariamente incorporaba el conjunto de problemáticas
de las ciencias sociales. No se reducía a un provincialismo localista. Inmerso en una lucha ideológico-política, se articulaba al debate central
de las ciencias sociales y pasaba a ocupar un papel protagónico. En
este sentido, la respuesta de los teóricos de la dependencia se inscribe
en una discusión cuya referencia es el enfrentamiento dialéctico entre
defensores de la neutralidad-valorativa y sus críticos. Su aporte no tuvo
101
PENSAR AMÉRICA LATINA
mayor incidencia dentro de la teoría de la dependencia, ya que su objetivo consistió en contraponer dos visiones sobre las cuales se construyó la
explicación histórico-social del desarrollo y evolución de las estructuras
sociales y de poder en América Latina.
De más hondo calado fueron los problemas planteados a la teoría de la dependencia por la sociología crítica y marxista en su más
amplia acepción. Ellas muestran otros ejes de argumentación que podemos sintetizar en tres vertientes: la crítica epistémica acerca de la
ambigüedad del concepto de dependencia; la insuficiencia práctica a la
hora de producir análisis de clase en América Latina; y el consiguiente
rechazo a la existencia de un capitalismo latinoamericano adjetivado
como dependiente.
Las críticas más elaboradas fueron múltiples, pero pueden sintetizarse en dos autores: Francisco Weffort con un trabajo inicial en 1970
y Agustín Cueva con su conocido estudio de 197412. En ambos ensayos
se conjugan los argumentos y las refutaciones más globales argüidas
a la teoría de la dependencia. Veamos cuáles han sido y son hasta la
fecha los puntos débiles que se han considerado poco ejemplares de la
propuesta dependentista.
LA AMBIGÜEDAD DEL CONCEPTO DE DEPENDENCIA
La crítica sobre el alcance del concepto, así como los límites que marcaban su utilización, fue el arranque para dudar de la eficacia no sólo
del concepto en sí, sino también del encuadre para el análisis de las estructuras de clase en América Latina. En esta línea argumental, afirma
Francisco Weffort:
Mi sugerencia consiste en que sería deseable someter esta noción a un reexamen antes de que nos perdamos de nuevo en la
ilusión de un falso consenso. Creo necesario que esta idea, que
desempeñó una importante función crítica, sea sometida a un
debate antes de que su éxito de difusión termine por confundir,
sea por imprecisión o por exceso de generalidad, los problemas hacia los cuales apunta. Pues no se trata, evidentemente,
tan sólo de una cuestión de precisión terminológica o de una
cuestión nada más teórica. El mérito de los sociólogos que se
han ocupado del tema, entre los cuales figuran García, Frank,
Cardoso, Faletto y Quijano, es doble: primero, el de haber avanzado en el camino de la crítica de las teorías convencionales del
12 El trabajo de Weffort supuso la réplica de Cardoso en un ensayo titulado “¿Teoría de
la dependencia o análisis concreto de situaciones de dependencia?”. Por otro lado, el
trabajo de Agustín Cueva originó la réplica de Vania Bambirra (1978).
102
Marcos Roitman Rosenmann
desarrollo; segundo, el de haber apuntado hacia un problema
teórico de mayor relevancia en la América Latina contemporánea: la cuestión de la posición teórica del “problema nacional”
en el cuadro de las relaciones de clase. Sin embargo, si el primer punto fue ampliamente desarrollado, el segundo apenas
fue suscitado. Mi impresión es que el encaminamiento de este
segundo tema pasa obligatoriamente por la crítica a la noción
de dependencia (Weffort, 1994: 98; énfasis en el original).
El llamado a la ambigüedad del concepto suscitó la duda acerca de su
capacidad explicativa para dar razón de la formación y consolidación
de las clases sociales en América Latina. Pero no supuso descalificar los
estudios llevados a cabo por los teóricos de la dependencia. En ellos se
reconocía el esfuerzo realizado por sus representantes como parte de
una crítica a las corrientes convencionales del desarrollo.
La teoría de la dependencia […] nace marcada por una doble
perspectiva sin la cual es imposible comprender sus principales supuestos y su tortuoso desarrollo. De una parte surge
como una violenta impugnación de la sociología burguesa y
de sus interpretaciones del proceso histórico latinoamericano, oponiéndose a teorías como la del dualismo estructural,
al funcionalismo en todas sus variantes y, por supuesto, a las
corrientes desarrollistas, con lo que cumple una positiva función crítica sin la cual sería imposible siquiera imaginar la
orientación actual de la sociología universitaria en América
Latina. De otra parte, emerge en conflicto con lo que a partir
de cierto momento dará en llamarse el marxismo “tradicional”
(Cueva, 1979b: 64; énfasis en el original).
Si bien la cita hace referencia a la ubicación de la teoría de la dependencia, reconoce su aporte al desarrollo de las ciencias sociales en la
región. Ello sin aceptar sus parámetros ni sus principios teóricos de explicación. Weffort es claro al respecto: “El mérito de sus trabajos como
críticos no nos debe hacer olvidar que muchas veces son dominados por
las premisas que quieren destruir” (1994: 99).
Una de las debilidades teóricas más consensuadas entre sus críticos para el manejo del concepto es su presentación en forma de binomio
en tanto su signatura implica la existencia de una relación estructural
interno-externa sobre la cual se construye y surgen las situaciones concretas de dependencia. Víctor Figueroa pone de manifiesto esta singularidad de la teoría de la dependencia:
La existencia del par desarrollo-subdesarrollo no está determinada por las relaciones internacionales entre ambos, sino que,
103
PENSAR AMÉRICA LATINA
a la inversa, estas relaciones están determinadas por su existencia. De ahí que lo que el marxismo postula es no intentar
encontrar en esos vínculos la naturaleza del comportamiento
de cada cual, sino en su análisis por separado. Como decía
Engels: “Ya en el sólo hecho de tratarse de una relación, va implícito que tiene dos lados que se relacionan entre sí. Cada uno
de estos dos lados se estudia separadamente, de donde luego se
desprende su relación recíproca y su interacción”. El binomio
desarrollo-subdesarrollo ha de constituir una unidad contradictoria que, a su vez, representa la relación esencial de lo que
conocemos como sistema imperialista. Pero esto que es un
punto de partida para el análisis de cada uno de los polos del
sistema es al mismo tiempo un resultado de su constitución
como tales polos, es decir de su organización como unidad
contradictoria […] El subdesarrollo no debe ser visto como
resultado de la dependencia; si nuestras economías son dependientes ello se debe a que son subdesarrolladas (Figueroa,
1986; énfasis en el original).
Igualmente, Agustín Cueva hace hincapié en esta presentación:
Hay un problema en el tratamiento de la relación externo-interno, que a nuestro juicio no ha sido adecuadamente resuelto
por la teoría de la dependencia. De hecho, esta parece oscilar
entre una práctica en la que la determinación ocurre siempre
en sentido único (lo que sucede en el país dependiente es resultado mecánico de lo que ocurre en las metrópolis), y una “solución” teórica que es estrictamente sofística y no dialéctica:
no hay, se dice, diferencia alguna entre lo externo y lo interno,
puesto que el colonialismo o el imperialismo actúan dentro del
país colonizado o dependiente. Esto último es cierto, ya que
de otro modo se trataría de elementos no pertinentes, ajenos
completamente al objeto de estudio; pero hay un sofisma en
la medida en que de esta premisa verdadera se deriva una
conclusión que ya no lo es: ese “estar adentro” no anula la dimensión externa del colonialismo o el imperialismo, sino más
bien la plantea en toda su tirantez (Cueva, 1979b: 86; énfasis
en el original).
Asimismo, Weffort toma los escritos de Aníbal Quijano, Gunder Frank,
Fernando Henrique Cardoso y Enzo Faletto para destacar:
Dejando de lado el hecho que la noción de dependencia no
es precisamente la misma en los tres casos, permanece sin
embargo en cualquiera de ellos el problema de combinar la
104
Marcos Roitman Rosenmann
dependencia externa a la dependencia interna. Exactamente
porque los autores optan por la segunda acepción (dependencia externa-interna) no resuelven la ambigüedad sino
que la reproducen. O sea, el problema que se presenta es el
saber cómo se libran de las críticas que ellos mismos hacen
a la primera acepción (dependencia externa) como siendo
de naturaleza ideológica. (En verdad, estas críticas están explicitadas en lo que sé, sólo en Quijano pero creo que están
implícitas en los otros). Así la incorporación de la dimensión externa es obligatoria, pues de otro modo no tendría
sentido hablar de relaciones internas como relaciones de
dependencia. Según me parece, la imprecisión de la noción
de dependencia en cualquiera de las acepciones mencionadas está en que ella oscila, irremediablemente del punto de
vista teórico, entre un “enfoque” nacional y un “enfoque” de
clase (Weffort, 1994: 99).
Es el llamar la atención hacia la oscilación de la teoría de la dependencia
entre un enfoque de clase y un enfoque nacionalista lo que abre la puerta
a un segundo cuestionamiento.
LA INSUFICIENCIA EN EL ANÁLISIS DE CLASES
Agustín Cueva es contundente a la hora de exponer su posición:
En general, es el análisis de las clases y su lucha lo que constituye el talón de Aquiles de la teoría de la dependencia. Para
empezar, los grandes y casi únicos protagonistas de la historia
que esa teoría presenta son las “oligarquías” y las burguesías
o, en el mejor de los casos, las capas medias; cuando los sectores populares aparecen es siempre como una masa amorfa
y manipulada por algún caudillo o movimiento “populista”,
de suerte que uno se pregunta por qué en Brasil, por ejemplo,
se estableció un régimen claramente anticomunista (y no antipopulista), o cómo fue posible que en Chile se constituyera
“de repente” un gobierno como el de la Unidad Popular. Además, no deja de ser sintomático el hecho de que, en la década
pasada, no se haya producido un solo libro sobre las clases
subordinadas a partir de aquella teoría […] No se trata, pues,
de reclamar el análisis de los modos de producción de las clases sociales por razones “morales” o de principio, sino por ser
categorías teóricas fundamentales sin las que ni siquiera se
puede rendir cuenta del desarrollo puramente “económico”
de la sociedad (Cueva, 1979b: 75-76).
105
PENSAR AMÉRICA LATINA
En este entramado, el problema de construcción de la nación y el Estado
adquiere un papel protagónico a la hora de explicar las situaciones de
dependencia. Los análisis de clase se relegan en favor de un minucioso estudio de las estrategias de desarrollo de las elites dominantes en
América Latina. La construcción de la nación es el referente para explicar los comportamientos políticos de las oligarquías o burguesías en sus
proyectos de dominio y de integración al mercado mundial. Economías
con control nacional de la producción o economías de enclave. Es esta
presentación del análisis de clase subsumido a la idea de nación e inmerso en la ambigüedad externo-interna ya enunciada lo que favorece
la crítica de Weffort. Refiriéndose específicamente a la obra de Cardoso
y Faletto (1977), inquiere:
La pregunta que se podría plantear a los autores es la siguiente: ¿se trata de una contradicción real o de la ambigüedad del
concepto que pretende definir una perspectiva totalizante a
partir de la idea de nación? Concuerdo en que la existencia
de países (naciones) económicamente dependientes y políticamente independientes constituye un “problema sociológico” importante. Pero tengo mis dudas en si la reproducción
del problema en el plano del concepto ayuda a resolverlo.
Por ejemplo, ¿habrá existido en la casi completa integración
argentina al mercado internacional en el siglo XIX una contradicción real entre Estado y mercado? ¿No fue el propio
Estado argentino, en uso de sus atributos de soberanía, uno
de los factores de esta incorporación? Para entender un poco
el ejemplo es evidente que la oligarquía controlaba el Estado
pero, ¿quién daba a la Argentina de esta época sino la oligarquía su sentido como nación? Mi opinión es que la existencia
del Estado-nación, o sea la autonomía y soberanía política,
no es razón suficiente para que pensemos que se instaura una
contradicción nación-mercado en el país que se integra al sistema económico mundial. Por el contrario, en determinadas
condiciones sociales y políticas internas (que sólo pueden ser
resueltas por un análisis de clase) los grupos que detentan la
hegemonía, o sea que dan contenido a la idea de nación, pueden usar la autonomía política para la integración económica.
En otras palabras, no creo que estemos autorizados, por una
referencia a la nación, a pensar la dependencia como un concepto totalizante que nos daría el principio de entendimiento
de la sociedad como conjunto. Pretendo sugerir que se hace
necesaria una opción para un enfoque que al contrario de no
considerar la “cuestión nacional” trate de ecuacionarla en tér-
106
Marcos Roitman Rosenmann
minos rigurosos. En mi opinión, la ambigüedad clase-nación,
presente en la teoría de la dependencia, deberá resolverse en
términos de una perspectiva de clases, para la cual no existe
una “cuestión nacional” en general (o la dependencia en general) en el sistema capitalista, ni una nación concebida como
principio teórico explicativo (Weffort, 1994: 100).
Las consecuencias de estos contra-argumentos presentados venían a
cuestionar todo el edificio elaborado por la teoría de la dependencia,
en concreto la diseñada por Cardoso y Faletto. Agustín Cueva lleva la
crítica más lejos y señala que, en parte, este déficit de la teoría y los
teóricos de la dependencia, en especial los referentes al escaso número
de estudio de las clases sociales y sus luchas, tiene su explicación en el
origen ideológico-político de sus intelectuales. En este sentido afirma:
Ningún error es gratuito, sin embargo. Si la teoría de la dependencia ha enfatizado unilateralmente un aspecto del problema es debido a su enquistamiento en una problemática
desarrollista, con su consiguiente perspectiva economicista
no superada totalmente. Sólo así se comprende, además, que
a partir de tal teoría no se haya producido un solo estudio
sobre el desarrollo revolucionario cubano, caso omitido incluso en libros de un horizonte histórico tan amplio como
Desarrollo y dependencia en América Latina. La teoría de la
dependencia no está desligada, sin embargo, de la revolución
cubana y sobre todo de algunos efectos que ella produjo en
el resto del continente. ¿Cómo entender, de no, esta extraña
mezcla de premisas nacionalistas y conclusiones socialistas,
de una epistemología desarrollista y una ética revolucionaria
que hemos venido analizando, si no es a partir de un hecho
como la revolución cubana que, entre otras cosas, produjo una
radicalización total de vastos sectores medios intelectuales,
desgraciadamente desvinculados del movimiento proletario
tanto orgánica como teóricamente, y que incluso llegaron a
ufanarse de su “independencia” […] A partir de esta constatación todo se torna en cambio coherente: el poder omnímodo de la categoría dependencia sobre la categoría explotación,
de la nación sobre la clase –con la excepción de Ruy Mauro
Marini en ambos casos– y el mismo éxito fulgurante de la teoría de la dependencia en todos los sectores medios intelectuales (Cueva, 1979b: 92; énfasis en el original).
El erróneo análisis del desarrollo del imperialismo según Weffort y
Cueva es otro de los puntos débiles de la teoría de la dependencia. Para
107
PENSAR AMÉRICA LATINA
el primero, al potenciar la construcción de un proyecto nacional, el imperialismo pierde su capacidad explicativa cuando se presenta formando parte de un principio de definición política reduccionista. Como él
mismo aclara:
El imperialismo no se define a partir de una premisa política
(la Nación), sino como una fase particular del desarrollo capitalista, o sea, a partir de las relaciones de producción, con el
nacimiento de los monopolios y la fusión del capital bancario
con el industrial (Weffort, 1994: 100).
A pesar de las mordientes críticas efectuadas, ambos autores no dudan en señalar la gran aportación para el desarrollo de la sociología
latinoamericana de las investigaciones realizadas bajo el manto de la
teoría de la dependencia. Cueva adjetiva de hito notable en el devenir
de la sociología de la región el estudio de Dos Santos El nuevo carácter
de la dependencia. Igualmente Weffort, al concluir su ensayo, sintetiza
de forma genérica cuáles considera los déficits más destacados de los
estudios dependentistas. Asimismo reconoce su potencial explicativo si
son capaces de superar el sentido totalizante que pretenden imponer
con su uso. Por ello:
A manera de resumen me gustaría presentar mi argumento de
la siguiente manera: 1) la noción de dependencia toma la idea
de Nación del mismo modo que el concepto de clase (relaciones de producción, etc.) como principios teóricos; 2) una teoría de clases no necesita de la premisa nacional para explicar
el desarrollo capitalista; 3) si se acepta el segundo argumento,
la dependencia deja de ser una teoría o un concepto totalizante sobre la sociedad latinoamericana debiendo, entonces, ser
tomada como la indicación más seria ya hecha sobre la importancia del “problema nacional” en América Latina; 4) desde el
punto de vista de una teoría de clase, el problema mencionado
jamás es concebido como permanente; finalmente, no es posible una teoría de clase del “ser nacional”, aun de la hipótesis,
que se da con la “teoría de la dependencia”, en que lo nacional
aparece tan sólo como premisa para caracterizar el “modo de
ser” “no nacional” de los países latinoamericanos (Weffort,
1994: 100; énfasis en el original).
Concluimos expresando nuestro acuerdo con Cueva y Weffort en su
defensa que supuso para las ciencias sociales latinoamericanas la
emergencia de la teoría de la dependencia. Igualmente y de forma genérica se comparte en gran medida la dirección de las críticas teóricas
de ambos autores. Pero, y dentro del proceso de las ciencias socia-
108
Marcos Roitman Rosenmann
les latinoamericanas en paralelo, se articula un rico debate donde la
fertilidad de los conceptos para explicar las formaciones sociales en
América Latina guarda relación con el nacimiento de la sociología de
la explotación y los análisis del colonialismo interno. La figura de Pablo González Casanova es su referente principal y su máximo impulsor
teórico. Asimismo desde otras regiones del mundo un egipcio, Samir
Amin, despliega las potencialidades del concepto de formaciones sociales y desarrollo desigual.
DE LA SOCIOLOGÍA DEL PODER A LA SOCIOLOGÍA DE LA
EXPLOTACIÓN
LA INTRODUCCIÓN DE LAS CATEGORÍAS DE EXPLOTACIÓN Y
COLONIALISMO INTERNO
El cuadro teórico-metódico que acompañó el proceso de institucionalización de la sociología suscitó el cuestionamiento y la necesidad de
aclarar: ¿cuál es el rol del sociólogo y el objetivo de sus investigaciones?
¿Qué y con qué métodos investigar?
La evolución de la sociología en América Latina queda marcada por esta circunstancia. El debate en ocasiones se enfrentó a una
discusión violenta en la cual se pretendían descalificar las aportaciones teóricas provenientes de la sociología crítica bajo el calificativo de
adscribirse a una posición política. Tal vez una de las categorías sobre
las que recayó con mayor peso esta maldición fue y sigue siendo la
categoría social de explotación. Hasta hoy, la acompaña el estigma de
pertenecer al mundo de las ideologías. No ha sido fácil construir una sociología de la explotación. Los ataques se han multiplicado por ser una
categoría proveniente del corpus teórico marxiano. Basta lo anterior
para provocar su exclusión de las ciencias sociales institucionales y preferir conceptos como la desigualdad para explicar las relaciones sociales
y las estructuras de poder y dominio. Es decir, contar con el beneplácito
de sociólogos y sociología empírica. Así, se reconoce para el concepto
de desigualdad lo negado para la explotación, poseer una naturaleza
medible con un alto grado de significación matemática. En definitiva,
ser un hecho social científicamente demostrable por el uso de técnicas
de investigación cuantitativa cuyas leyes son naturalizadas en forma de
regularidades estadísticas. Por ende, en sociología no cabrían preguntas
tales como: ¿quién es el explotado?, ¿quiénes los explotadores? o ¿qué
mide la explotación humana? Su formulación sería adscripta al campo
de la demagogia en su vertiente ideológica, siendo preguntas especulativas y de fe revolucionaria aptas para el espíritu militante pero ineficaz
para la formación del sociólogo. Por consiguiente, la explotación no
pasaría a ser un problema teórico. Formulado por Marx, no tiene consistencia sociológica. Su definición, si se acepta, se reduce al campo de
109
PENSAR AMÉRICA LATINA
la lucha política. Considerada como un cuerpo extraño a la sociología,
el marxismo y sus categorías no formarán parte de la sociología. Así, el
veto a una sociología de la explotación y al pensamiento marxiano fue
parte de la estrategia de la sociología neutral-valorativa, del empirismo
abstracto y de quienes hicieron gala de un desmesurado amor por las
técnicas cuantitativas de investigación. Por consiguiente, la lucha estaba servida. Era necesario rescatar las técnicas cuantitativas de investigación e incorporar el concepto de explotación desarrollado por Marx
al acervo sociológico. Esa sería la primera gran batalla y una necesidad
para avanzar en el desarrollo de las ciencias sociales a nivel latinoamericano y mundial. Pablo González Casanova acude al enfrentamiento
dialéctico. Sus posiciones quedarán explícitas en dos obras fundamentales para el desarrollo posterior de las ciencias sociales: La democracia
en México (1965) y Sociología de la explotación (1969). Los argumentos
expuestos en ambos escritos son el triunfo definitivo de la sociología
crítica y del quehacer sociológico en tanto rigor teórico e incorporación
sistemática de técnicas y métodos de investigación a los estudios concretos de las relaciones sociales de explotación y las estructuras de poder, dominio prevaleciente en México y América Latina. Las categorías
de explotación y colonialismo interno entrarán por la puerta grande en
las ciencias sociales. No sólo se ganaba una batalla, la victoria suponía
consolidar una nueva disciplina: la sociología de la explotación.
Mientras tanto, la sociología continuará trabajando con conceptos fundados en la objetividad positivista del método empírico, facilitando a sus defensores transformar la metodología cuantitativa en
ciencia. La sociología cuantitativa era la sociología y en sí una técnica
de investigación. Ser un buen sociólogo consistía en aplicar y conocer
las técnicas de investigación; otras pretensiones, tales como el saber
crítico o poner en entredicho su uso, implicaban situarse extramuros,
al margen de las reglas del método sociológico. Por ello, desentrañar el
uso ideológico-político de los métodos tenía un carácter fundamental y
un primer avance en esta dirección lo realiza Pablo González Casanova.
Mientras la sociología empírica de tradición racionalista y positivista
desvincula las ciencias sociales de la responsabilidad social de sus hacedores, los seres humanos, González Casanova demuestra el carácter
vinculante entre hombre y producción social:
Así, la lucha entre dos estilos, cuantitativos y cualitativos, de
hacer sociología tiene una base política y no se funda nunca en
proposiciones teóricas puramente científicas, en el sentido naturalista de la palabra; las ciencias del hombre no dejan de ser
ciencias políticas ni cuando más se parecen a las ciencias de la
naturaleza y más se acercan a la manipulación cuantitativa de
110
Marcos Roitman Rosenmann
los fenómenos sociales. Por ello, un modelo de investigación
integral y básica requiere ir a las fuentes cualitativas de la
investigación, realizar en la elaboración del propio modelo el
vaivén de los términos cualitativos a los cuantitativos y viceversa (González Casanova, 1987: 31).
Pero, ¿por qué González Casanova es tan contundente al señalar el contenido político presente en los métodos de investigación social? La solidez la encontramos en la lógica de los argumentos: “La pérdida de un
sentido moral de las ciencias sociales en relación al sistema dado las
acerca simultánea e inevitablemente a las ciencias naturales y a una
posición conservadora del sistema” (González Casanova, 1987: 32).
En este sentido, su crítica se sitúa en la corriente radical del pensamiento democrático emergiendo el sentido ético-moral de su propuesta donde no es posible disolver la relación entre ética-política y
crítica teórica. Del compromiso ético surge su crítica al uso espurio de
las técnicas cuantitativas en las ciencias sociales.
La falta de rigor científico del empirismo proviene de renunciar al estudio de sus valores y, paradójicamente, consiste en
afirmar que el sistema social es natural y que los valores que
niegan al sistema no son naturales. El empirismo es así menos
científico y más ideológico en tanto más renuncia al estudio
científico de sus propios valores, en tanto más los relega a un
orden extracientífico, asumiéndolos sólo en parte, sólo en tanto
sus análisis no afectan el sistema mismo. No deja de usarlos,
como hemos visto; los usa y los analiza, pero con límites, y su
racionalización o ideología no consiste en que los use, sino en
que no los analiza cabalmente, como fenómenos históricos y
sociales, como categorías y símbolos cualitativos, insertos en un
sistema social también susceptible de un análisis científico, en
que lo natural es que el sistema sea histórico, esto es, en que lo
natural es que el sistema genere valores y fuerzas que lo rechazan como sistema y como entidad metafísica o metahistórica o
metaempírica. La superficialidad del empirismo consiste en no
ir más al fondo de las cosas; en tener por “constante” al sistema,
en detenerse ante los patronos y la propiedad. Esta superficialidad le provoca una frustración científica y moral, que resuelve
renunciando a asumir los valores morales como el trasfondo
natural, histórico, de la ciencia social, y renunciando a registrar
la realidad científica del sistema como el trasfondo de la moral
y la política. Así, el empirismo, por muy científico y técnico que
sea su lenguaje, se detiene al borde de la realidad histórica y
de la interpretación de lo cotidiano, no resuelve los supuestos
111
PENSAR AMÉRICA LATINA
sociales de sus propios valores morales, analiza la realidad de
las desigualdades, la falta de libertad, las injusticias, en formas parciales, que se sostienen sólo en algunos momentos, con
modas científicas que pasan y reniegan de sí mismas, en un
despliegue formidable de frivolidad intelectual, hasta que, en
las crisis, muchos de sus autores rechazan el racionalismo y los
valores libertarios e igualitarios, para acogerse abiertamente
a la injusticia y a la ideología fascista-tecnocrática (González
Casanova, 1976: 32-33; énfasis en el original).
Así, su respuesta conlleva un desvelar los lazos de unión entre utilización bastarda de los métodos cuantitativos de análisis y controles no
democráticos de cambio social. Pero en este maniqueísmo no hará distingos. No importa si quienes lo practican son partícipes de propuestas
de cambio social neocapitalistas o socialistas realmente existentes.
De un lado, una cultura acumulativa de la cantidad, un triunfo
político en la posguerra del empirismo anglosajón; de otro, la
sociedad industrial y el neocapitalismo han logrado, en mucho mayor grado que las sociedades preindustriales y capitalistas, dirigir y controlar los cambios sociales al interior del
sistema, lo cual explica en parte su posibilidad de sostener e
impulsar un racionalismo conservador. A la condición básica
anterior, que fortalece los procesos racionalistas cuantificadores, se añaden los éxitos de esta sociedad en el control de la naturaleza, el progreso de las ciencias naturales y la tecnología.
Pero la tendencia a la cuantificación en las ciencias sociales
depende directamente de la posibilidad de conocer y controlar
el cambio al interior de la sociedad industrial capitalista o
socialista. Cuando un investigador trabaja al interior de una
sociedad capitalista para conocer y controlar las variables del
sistema sin buscar el cambio del sistema, tiene una tendencia
al análisis cuantitativo idéntica a la del técnico que trabaja en
la planificación socialista para el conocimiento y control de las
variables del sistema socialista. Ambos poseen una perspectiva semejante y ponen énfasis en el análisis cuantitativo de la
sociedad (González Casanova, 1987: 30).
En esta lógica, la tarea del científico social consiste en recuperar el método y las técnicas de manos de los sociólogos empiristas, cuestión a la
que Pablo González Casanova no ha renunciado hasta hoy como parte
de las nuevas formas del pensar y el actuar a la hora de construir la
alternativa de liberación, socialista y democrática en el quehacer de las
ciencias sociales y de la condición humana.
112
Marcos Roitman Rosenmann
El pensamiento crítico se ve obligado a actualizar sus conocimientos para comprender y enfrentar la recreación de la
mentira colectiva de las ciencias sociales hegemónicas. La
conciencia intermitente del pensamiento científico y político
dominante a principios del siglo XXI descubre que las ciencias de los sistemas autorregulados, adaptativos y creadores
encuentran, hasta sin querer, y las más de las veces sin decir,
que el sistema mundo capitalista es comprobadamente incapaz de asegurar la libertad, la igualdad, la fraternidad y otros
valores de la Edad Moderna como la civilización, el progreso,
el desarrollo, la justicia social, la democracia, la autonomía, la
soberanía de los ciudadanos y de las naciones, de los pueblos y
los trabajadores (González Casanova, 2004: 412-413).
Por consiguiente, su obra La democracia en México está pensada como
un análisis de la democracia plena. Como una práctica plural de control
y ejercicio del poder. Como una relación social simétrica, de liberación,
nacionalización, independencia política, autonomía y soberanía nacional, donde se unen democracia, desarrollo, poder y análisis de las relaciones de explotación.
No obstante, la realización del proyecto se muestra contradictoria. La modernización económica y política contrasta con la injusticia social y el subdesarrollo a pesar de las declaraciones realizadas por
los dirigentes revolucionarios. Para describir el fondo del problema se
hace necesario relacionar la estructura política y social, centrándose en
las relaciones sociopolíticas, única forma capaz de quitar la máscara
y observar la naturaleza real de la sociedad mexicana. El método de
análisis propuesto consistirá en vincular y estudiar las relaciones entre:
marginalismo político y social; sociedad plural, colonialismo interno y
manipulación política; estratificación social e inconformidad política;
movilización, movilidad política y conformismo político; luchas cívicas
y formas en que se manifiesta la inconformidad.
La aplicación global del método condujo al descubrimiento de
una estructura social cimentada en tres factores cuya lógica determina su explicación histórica: el marginalismo; la sociedad plural; y el
colonialismo interno. El marginalismo será caracterizado como un fenómeno peculiar de las sociedades subdesarrolladas, donde una parte
importante de la población no participa del desarrollo económico, político, social y cultural por las formas de articulación polarizada donde la
dominante controla y participa y otra, la dominada, es marginal. Unida
al marginalismo, emerge la sociedad plural, entendida como pluralidad
étnica donde el sector dominante se organiza y vincula a los grupos de
españoles, criollos y blancos, y el dominado a los grupos indígenas o
113
PENSAR AMÉRICA LATINA
nativos –subrayando que en las sociedades donde existe una herencia
colonial el marginalismo y la sociedad plural se explican por el colonialismo interno, factor que los cohesiona. Y por último, el colonialismo
interno entramado donde se manifiestan el marginalismo y la sociedad
plural a partir de una definición que propone asumir el colonialismo no
sólo desde la perspectiva internacional.
Acostumbrados a pensar el colonialismo como un fenómeno
internacional no hemos pensado en nuestro propio colonialismo. Acostumbrados a pensar en México como antigua colonia
o semicolonia de potencias extranjeras […] nuestra conciencia de ser a la vez colonizadores y colonizados no se ha desarrollado. A este hecho ha contribuido la lucha nacional por
la independencia que ha convertido a los luchadores contra
el coloniaje en héroes nacionales. A oscurecer el fenómeno,
también ha contribuido, en forma muy importante, el hecho
universal que el coloniaje interno como internacional presenta unas características más agudas en las regiones típicamente
coloniales, lejos de las metrópolis, y mientras que en estas
se vive sin prejuicios colonialistas, sin luchas colonialistas, e
incluso con formas democráticas e igualitarias de vida, en las
colonias ocurre lo contrario: el prejuicio, la discriminación, la
explotación de tipo colonial, las formas dictatoriales, el alineamiento de una población dominante con una raza y una cultura, de otra población dominada con raza y cultura distintas
(González Casanova, 1979: 104).
La crítica de una sociología del poder y del método estaba expuesta,
igualmente la batalla por el uso de los conceptos y categorías provenientes de la sociología empírica nacidas de la posguerra. Así, el debate sobre
los métodos de investigación social derivó, como hemos señalado, hacia
la relación entre ideología, ciencia, valores éticos y método contenida en
las opciones políticas de cambio social. Esta circunstancia se repite hoy
con la emergencia de las tecnociencias, teoría de sistemas, el caos, y la
complejidad a comienzos del siglo XXI y en medio de la refundación del
orden, con una propuesta neo-oligárquica del poder donde se postula el
establecimiento del colonialismo global y la explotación global por parte
de las clases dominantes y el capitalismo transnacional. Nuevamente
González Casanova toma la delantera al apuntar señeramente:
La política por un mundo alternativo realmente democrático
y realmente socialista obliga a repensar el mundo y la historia
tras los fracasos colosales de la socialdemocracia, el comunismo y la liberación que se hicieron notorios a finales del siglo
114
Marcos Roitman Rosenmann
XX y principios del XXI. Entre las tareas principales de las
fuerzas que se proponen construir un mundo nuevo se encuentra la necesidad de reestructurar el propio pensamiento
alternativo […] Las nuevas ciencias y las tecnociencias formarán parte del nuevo proyecto alternativo emergente. Someterlas a una crítica rigurosa es necesario pero insuficiente.
Se requiere dominar su lógica y su técnica para defenderse
de ellas, o para utilizarlas y adaptarlas al proyecto liberador
(González Casanova, 2004: 287).
La incorporación de las categorías de colonialismo interno y relaciones sociales de explotación en el análisis de las estructuras de poder
en América Latina variaron la definición de los regímenes políticos en
tanto su eliminación se entendía parte de la opción democrática. Es
más, los estudios de la sociología de explotación fueron un punto de
inflexión en la evolución de las ciencias sociales de la región. El cuestionamiento de las relaciones sociales de explotación y de colonialismo
interno abre una brecha entre Pablo González Casanova y sus contemporáneos enfrascados en el debate dependencia versus modernización.
Para González Casanova, a las categorías de riqueza, poder y desarrollo
se hace necesario incorporar la propia de explotación, y su incorporación anuncia un mundo diferente obligando a redefinir las relaciones de
poder y de dominación existentes.
En la mejor tradición científica liberal y empirista se manejan
con lenguaje técnico y métodos sofisticados los conceptos de
desigualdad, disimetría y desarrollo. El estudio de estos conceptos no es solamente útil para destacar los vínculos con el
sistema de valores, sino para advertir las diferencias que estos
valores tienen respecto a los característicos del concepto de
explotación. Si el primer objetivo puede mostrar una vez más
a los sociólogos empiristas que toda investigación científica
está ligada a valores, incluida la que ellos practican, el segundo puede justificar el estudio específico del fenómeno de la
explotación (González Casanova, 1976: 12).
Pablo González Casanova elabora un pensamiento que le precede hasta hoy. En su andadura, expone la crítica a los límites teóricos de la
tradición liberal-empírica en las ciencias sociales. Pero, en tanto parte
de su compromiso ético-político, también emprende la crítica hacia el
reduccionismo procedente del marxismo vulgar.
El problema de demostrar que el marxismo no es un economicismo ni un materialismo elemental es tan viejo como su
origen. Pero en la medida en que la categoría sui generis deja
115
PENSAR AMÉRICA LATINA
de ser constitutiva, en el momento en que la relación explotador-explotado deja de constituir la base de cualquier análisis,
inmediatamente se regresa al idealismo objetivo con la idea de
la “base económica”, de la “influencia dominante del desarrollo económico” y ante el absurdo de una explicación elemental
se pasa al idealismo subjetivo de los principios jurídicos, la
religión, la filosofía, la literatura, la voluntad individual que,
aprisionados como cosas, no dejan de reaccionar. Pero los autores no se pueden quedar ahí y caen de nuevo en el idealismo
objetivo de la “instancia predominante”. Se trata de un problema básico. La aportación más significativa del marxismo
no se encuentra ni en el materialismo, ni en la dialéctica, ni
en el socialismo, sino en el descubrimiento de una relación
humana que consiste en que unos hombres explotan a otros.
Que esta relación quepa en la órbita de las actividades económicas del hombre no es lo importante desde el punto de vista
epistemológico, que a esta relación se le llame estructura y a
todo lo que no es esta relación se le llame superestructura no
es lo significativo (González Casanova, 1976: 49-50).
Su cuestionamiento de la sociología empírica y del marxismo reduccionista aleja su obra de dogmas acomodaticios en el uso de categorías y
conceptos. Ideólogo para unos, hereje para otros, sus aportes al desarrollo de las ciencias sociales devienen de esta extraña circunstancia. Se
trata de un pensamiento donde los valores axiológicos, el compromiso
político y la propuesta teórico-metódica confluyen en la lucha por la
democracia y la erradicación de las relaciones de explotación del hombre por el hombre. En este sentido, su pensamiento huye siempre de
cualquier intento de cosificación (González Casanova, 1982).
DE LA SOCIOLOGÍA DEL PODER A LA SOCIOLOGÍA DE LA EXPLOTACIÓN
El proceso de institucionalización de la sociología como ciencia social
coincide con el desarrollo de la teoría comprensiva de la acción social
enunciada por Max Weber. Su predominio en el ámbito académico e
investigador acota los parámetros de la sociología latinoamericana tras
la Segunda Guerra Mundial. Pensar y hacer sociología es asumir su
definición: “Debe entenderse por sociología: una ciencia que pretende
entender interpretándola, la acción social para de esa manera explicarla
causalmente en su desarrollo y efectos” (Weber, 1977: 5).
El cuadro teórico weberiano favorece estudios donde sobresalen
las preocupaciones por descifrar las formas de racionalidad, las características de la dominación política y los mecanismos de legitimidad del
poder constituido. Se estudian las bases del cálculo racional del capital,
116
Marcos Roitman Rosenmann
los tipos de dominación, las racionalidades, los liderazgos carismáticos,
el cambio social y la planeación del desarrollo.
La sociología del poder se consolida. Su hegemonía será completa
durante casi tres décadas hasta los años setenta, salvo excepcionalidades
como las de Pablo González Casanova o Rodolfo Stavenhagen. Las preguntas remiten a solucionar problemas tales como la forma de organización del desarrollo político, social y económico o las condiciones para el
advenimiento de un Estado-nación democrático. En medio, los interrogantes sobre las características de un proceso de racionalidad secular o
qué características debe tener una sociedad moderna e industrial y cómo
debe ser el comportamiento de las clases dominantes en una estructura
social democrática y abierta con movilidad social ascendente.
La crisis de los regímenes oligárquicos y el cuestionamiento de su
poder omnímodo suscitan esta discusión acerca de los diferentes tipos y
estilos de poder político. Es el momento álgido de la sociología de la modernización, y su fuerza invade el quehacer sociológico y sus categorías
conceptuales, el lenguaje teórico. Ejemplos de ello, como señalamos en
capítulos anteriores, son las referencias a sociedades modernas y tradicionales, arcaicas o primitivas y racionales o tradicionales.
El nacimiento en 1948 de la CEPAL, dependiente de Naciones
Unidas, y del ILPES, unido al carisma de su director Raúl Prebisch,
convierten a la organización en un auténtico “tanque de pensamiento”.
Sus propuestas de política económica e interpretación del desarrollo y
cambio social quedarán ligadas a la categoría centro-periferia, al proceso de deterioro de los términos de intercambio y la industrialización
vía sustitución de importaciones.
La CEPAL, bajo la dirección de Raúl Prebisch, y el ILPES, dependiente de la CEPAL y coordinado por José Medina Echavarría, dan cobijo
a una primera generación de científicos sociales. Sin embargo, las discrepancias en su interior y el cuestionamiento de las tesis de Prebisch provocan la salida de Fernando Henrique Cardoso y Enzo Faletto, al producir
la crítica más radical a la visión cepalina construyendo al mismo tiempo
la concepción más acabada de la sociología del poder en América Latina:
la teoría de la dependencia. Al menos durante la etapa de Guerra Fría.
De esta manera, se considera al desarrollo como resultado de
la interacción de grupos y clases sociales que tienen un modo
de relación que les es propio y por tanto intereses y valores
distintos, cuya oposición, conciliación o superación da vida al
sistema socioeconómico. La estructura social y política se va
modificando en la medida en que distintas clases y grupos sociales logran imponer sus intereses, su fuerza y su dominación
al conjunto de la sociedad. A través del análisis de los intereses
117
PENSAR AMÉRICA LATINA
y valores que orientan la acción, el proceso de cambio social
deja de presentarse como resultado de factores “naturales”
–esto es, independientes de las alternativas históricas– y se
empieza a perfilar como un proceso que en las tensiones entre
grupos con intereses y orientaciones divergentes encuentra el
filtro por el que han de pasar los influjos meramente económicos […] De conformidad con el enfoque hasta ahora reseñado,
el problema teórico fundamental lo constituye la determinación de los modos que adoptan las estructuras de dominación,
porque por su intermedio se comprende la dinámica de las
relaciones de clase. Además la configuración en un momento
determinado de los aspectos institucionales no puede comprenderse sino en función de las estructuras de dominio. En
consecuencia, también es por intermedio de su análisis que se
puede captar el proceso de transformación del orden político
institucional (Cardoso y Faletto: 1977: 18-19).
Si la sociología del poder y la dependencia está enfrascada en luchar
contra los argumentos de la CEPAL y la sociología de la modernización,
Pablo González Casanova, sin menospreciar este debate, expone su propia visión del proceso de desarrollo latinoamericano. Las mismas preguntas se transforman, en su praxis teórica, en una crítica al conjunto
de las relaciones sociales de producción y a las estructuras de poder y
dominio, explorando las relaciones sociales de explotación:
La desigualdad está ligada a la idea de riqueza, de consumo,
de participación que son analizados en los individuos –o las
naciones– como atributos o variables, en sus distribuciones
y correlaciones. La asimetría está ligada a la idea de poder y
dominio; es analizada indirectamente como predominio o dependencia, como monopolización de la economía, el poder, la
cultura de una nación por otra; o directamente como influencia
económica, política y psicológica, que los hombres o las naciones con poder, riqueza, prestigio ejercen sobre los que carecen
de ellos o los tienen en grado menor. En esta última forma de
análisis se estudian los actos, o secuencias y confluencias de
actos, en que aparece la asimetría y la irreversibilidad, con
análisis de grupos experimentales o para-experimentales […]
En cualquier caso, con los conceptos de desigualdad, asimetría y progreso, se ha hecho sociología en un ámbito científico, inconcebible sin los “dogmas” de la igualdad y la libertad
crecientes. Desde este punto de vista, es evidente así que no
se puede negar la posibilidad de una sociología de la explotación con el supuesto de que esta quedaría automáticamente
118
Marcos Roitman Rosenmann
en la órbita de los valores, impropios de la ciencia positiva. El
problema pues que queda por esbozar consiste en precisar en
qué forma una sociología de la explotación puede contribuir,
con algo distinto y específico, al conocimiento de la realidad
social, que justifique el esfuerzo de investigación (González
Casanova, 1976: 18 y 22).
Al señalar la pertinencia de una sociología de la explotación al estudio
y conocimiento de la realidad social latinoamericana, Pablo González
Casanova funda su propuesta teórica. Bajo las relaciones sociales de
explotación y dominio, las categorías básicas provenientes de la sociología del poder cambian su significado: poder, desigualdad y desarrollo
ahora son parte constituyente de un proceso más amplio que las integra
y redefine: la sociología de la explotación.
Ni la igualdad, ni la libertad, ni el progreso son valores que
estén más allá de la explotación, sino características o propiedades de esta. En efecto, junto con la desigualdad, el poder y
el desarrollo son parte de la unidad que forma la relación de
explotación. En esas condiciones el análisis de la desigualdad aparece indisolublemente vinculado a la relación social
determinada de los explotadores y explotados, a la relación
entre propietarios y los proletarios; y todas las características
con que se mide la desigualdad, que caen bajo la categoría
primitiva de riqueza, quedan ligadas a la relación capitaldinero, la técnica, la industria, los ingresos, el consumo, los
servicios. Del mismo modo están ligadas con la relación de
explotación las categorías que quedan bajo la categoría primitiva del poder: los soberanos y súbditos, los gobernantes y
gobernados, las elites y las masas, los países independientes y
dependientes. Otro tanto ocurre con las nociones de progreso,
el desarrollo. Cualquiera de estas categorías o conceptos se
entiende sólo cuando se vincula la relación de explotación, y
cualquier problema sobre ellos, cualquier pregunta que intente ser respondida en forma concreta y comprehensiva se tiene
que vincular a la relación (González Casanova, 1976: 52).
A su primera propuesta de 1969 le siguen nuevas consideraciones cuya
cúspide se encuentra, momentáneamente, en su conceptualización de
1998. Consciente de los cambios producidos en los últimos veinte años
del siglo XX, y nada proclive a enamorarse de sus ideas, asienta el concepto de explotación global:
En la época clásica la explotación se planteó sobre todo entre
los empresarios y los trabajadores. Se planteó como lucha de
119
PENSAR AMÉRICA LATINA
clase contra clase. En los estudios más profundos o radicales
se planteó como insurrección con revolución. Hoy vivimos un
mundo en que ha sido mediatizada la lucha de clases, en que
se da la explotación sin efectos directos y lineales en la lucha
de clases, y en que las insurrecciones no llevan de inmediato a
las revoluciones ni estas parecen viables si no alcanzan a construir sus propias mediaciones pacíficas en la sociedad civil, en
el sistema político y en el Estado-nación correspondiente, lo
cual es aún incierto, aunque por ningún motivo sea imposible
y en cualquier proyecto mínimamente humanista sea deseable.
Al mismo tiempo se han mediatizado y globalizado los propios
sistemas y subsistemas de explotación generando nuevas categorías en el mundo, en la explotación y en las alternativas al
sistema. En tales condiciones nos encontramos en una situación histórica en que tenemos que precisar cómo se realiza hoy
la explotación a partir de la premisa de que no hemos abandonado del todo nuestra condición animal. Además tenemos que
demostrar que la explotación, tal y como hoy se da, no es un
hecho más o menos excepcional sino que se extiende a lo largo
del sistema mundo y afecta profundamente su comportamiento. Y tenemos, en fin, que probar que hay probabilidades de
lucha política que nos pueden acercar a la construcción de un
mundo sin explotación (González Casanova, 1999).
En contrapartida, la sobredimensión teórica de las estructuras de poder
manifestada por los teóricos “dependentistas” y “desarrollistas” hizo imposible visualizar las relaciones sociales de explotación como una parte
fundamental del orden social existente. Sin embargo, en el ya citado
XI Congreso de la Asociación Latinoamericana de Sociología celebrado
en San José de Costa Rica en 1974, donde Agustín Cueva realizaría la
crítica más mordaz, este volvería al ataque desvelando los argumentos
de la sociología del poder:
Y es que la teoría de la dependencia ha hecho fortuna con un
acervo que parece gozar de la caución de la evidencia, pero
que merece ser repensado seriamente. Según dicha teoría, la
índole de nuestras formaciones sociales estaría determinada
en última instancia por su forma de articulación en el sistema
capitalista mundial, cosa cierta en la medida que se presenta
como la simple expresión de otra proposición, ella sí irrefutable: el capitalismo, una vez que ya lo tenemos como dato de
base, mal puede ser pensado de otra manera que como economía articulada a escala mundial. Sólo que todo ese razonamiento supone que dicho dato, teóricamente irreductible, que
120
Marcos Roitman Rosenmann
no puede ser concebido como producto permanente de una
estructura interna que en cada instante lo está produciendo
y reproduciendo, sino cuando más puede ser susceptible de
una explicación genética (somos países dependientes porque
siempre fuimos de una u otra manera dependientes) explicación que por lo demás nos encierra en un círculo vicioso en
que ni siquiera hay lugar para un análisis de las posibilidades
objetivas de transformación de nuestras sociedades […] A partir de esta constatación todo se torna en cambio coherente: el
predominio omnímodo de la categoría dependencia sobre la
categoría explotación, de la “nación” sobre la clase, y el mismo
éxito fulgurante de la teoría de la dependencia en los sectores
medios intelectuales (Cueva, 1979b).
Si la crítica de Cueva es del año 1974, no podemos olvidar que sus antecedentes se encuentran en el artículo de Francisco Weffort de 1972
(Weffort, 1994). Lo destacable es que dicho debate no tuviese en consideración la crítica realizada por Pablo González Casanova en 1969
(González Casanova, 1976).
Pablo González Casanova mostró cómo la existencia de relaciones sociales de explotación en México cuestiona los principios sobre los
cuales se levantó el régimen presidencialista dirigido por el Partido de
la Revolución Institucional. Un poder político fundado en relaciones sociales de explotación no hace sino crear estructuras internas de dominio
cuya mejor definición es la de colonialismo interno cuando se produce
entre la sociedad blanca mestiza ladina y los pueblos indios.
El problema indígena es esencialmente un problema de colonialismo interno. Las comunidades indígenas son nuestras
colonias internas. La comunidad indígena es una colonia en el
interior de los límites nacionales. La comunidad indígena tiene
características de la sociedad colonizada […] Pero, este hecho
no ha aparecido con suficiente profundidad ante la conciencia
nacional. Las resistencias han sido múltiples y son muy poderosas. Acostumbrados a pensar en el colonialismo como un
fenómeno internacional, no hemos pensado en nuestro propio
colonialismo. Acostumbrados a pensar en México como antigua colonia o como semicolonia de potencias extranjeras, y en
los mexicanos en general como colonizados por los extranjeros, nuestra conciencia de ser a la vez colonizadores y colonizados no se ha desarrollado (González Casanova, 1979).
En 1965, editado por Editorial Era, tras rechazar su publicación el
Fondo de Cultura Económica, ve la luz La democracia en México. Por
121
PENSAR AMÉRICA LATINA
vez primera en la sociología latinoamericana aparece una obra cuyos
fundamentos epistemológicos van unidos al uso práctico de las técnicas de investigación social tanto cualitativas como cuantitativas. En un
momento histórico social latinoamericano en el que la fuerza de la izquierda intelectual y el marxismo vulgar desprecian el uso de dichas
técnicas, por considerarlas un instrumento en manos y al servicio del
poder político, Pablo González Casanova las exime de tal consideración,
dándoles un uso crítico. Como él mismo señala:
[La democracia en México] sugiere la necesidad de ir más al
fondo de las cosas, de no descansar exclusivamente en las
estadísticas oficiales, de hacer estudios de campo, sondeos,
informes, monografías sobre la situación política de México
que nos precisen el panorama y nos lleven a elaboraciones
y análisis más rigurosos y objetivos. Su intento es también
este: alentar la investigación científica de los problemas nacionales, pues mientras no tengamos una idea clara, bien informada de la vida política de México, ni las ciencias sociales
habrán cumplido con una de sus principales misiones, ni la
acción política podrá impedir serios e inútiles tropiezos […]
El carácter científico que puede tener el libro no le quita una
intención política […], buscar así una acción política que resuelva a tiempo, cívica, pacíficamente, los grandes problemas
nacionales (González Casanova, 1979).
La democracia en México constituye un punto de inflexión en el desarrollo de la sociología latinoamericana y en el devenir del pensamiento
propio de la región. De allí su importancia para un mejor conocimiento
de la realidad social y política de “Nuestra América”. El rigor que Pablo
González Casanova reclama para todo el quehacer sociológico lo aplica.
Sus propuestas están sometidas a un continuo devenir crítico.
A la inicial definición de colonialismo interno expuesta en La democracia en México le sigue su concreción en Sociología de la explotación, donde desarrolla su contenido:
1) Un territorio sin gobierno propio; 2) que se encuentra en
una situación de desigualdad respecto de la metrópoli donde
los habitantes sí se gobiernan a sí mismos; 3) que la administración y la responsabilidad de la administración conciernen
al Estado que la domina; 4) que sus habitantes no participan
en la elección de los más altos cuerpos administrativos, es decir que sus dirigentes son designados por el país dominante;
5) que los derechos de sus habitantes, su situación económica
y sus privilegios sociales son regulados por otro Estado; 6) que
122
Marcos Roitman Rosenmann
esta situación no corresponde a los lazos naturales sino “artificiales” producto de una conquista y de una concesión internacional y 7) que sus habitantes pertenecen a una raza y a una
cultura distintas de las dominantes y hablan una lengua también distinta […] Esta definición no es sin embargo suficiente
para analizar lo que es una colonia […] deja fuera el objeto de
dominio, la función inmediata y más general que cumple ese
dominio de unos pueblos por otros, y la forma en que funciona
el dominio (González Casanova, 1976: 229-230).
Esta concepción la podemos rastrear tempranamente en su ensayo publicado en 1963, Sociedad plural, colonialismo interno y desarrollo.
El colonialismo interno corresponde a una estructura de relaciones sociales de dominio y explotación entre grupos culturales heterogéneos distintos. Si alguna diferencia específica
tiene respecto de otras relaciones de dominio y explotación
(ciudad-campo, clases sociales) es la heterogeneidad cultural
que históricamente produce la conquista de unos pueblos por
otros, y que permite hablar no sólo de diferencias culturales
(que existen entre la población urbana y rural y en las clases sociales) sino de diferencias de civilización. La estructura
colonial se parece a las relaciones de dominio y explotación
típicas de la estructura urbano-rural de la sociedad tradicional
y de los países subdesarrollados en tanto que una población
integrada por distintas clases (la urbana o la colonialista) domina y explota a una población integrada también por distintas clases (la rural o colonizada); se parece también porque las
diferencias culturales entre la ciudad y el campo difieren en
forma aguda; se distingue porque la heterogeneidad cultural
es históricamente distinta, producto del encuentro de dos razas o culturas, o civilizaciones, cuyas génesis y evolución ocurrieron hasta cierto momento –la conquista y la concesión– sin
contacto de una y otra, hecho que da lugar a discriminaciones
raciales y culturales que acentúan el carácter adscriptivo de la
sociedad colonial (González Casanova, 1970).
Y en Sociología de la explotación:
La estructura colonial y el colonialismo interno se distinguen
de la estructura de clase, porque no sólo son una relación de
dominio y explotación de los trabajadores por los propietarios
de los bienes de producción y sus colaboradores, sino una relación de dominio y explotación de una población (con distintas
clases, propietarios y trabajadores) por otra población que tiene
123
PENSAR AMÉRICA LATINA
distintas clases (propietarios y trabajadores) […] El colonialismo interno corresponde a una estructura de relaciones sociales
de dominio y explotación entre grupos culturales heterogéneos,
distintos. Si alguna diferencia específica tiene respecto de otras
relaciones de dominio y explotación (ciudad, campo, clases sociales) es la heterogeneidad cultural que históricamente produce la conquista de unos pueblos por otros, y que permite hablar
no sólo de diferencias culturales (que existen entre la población
urbana y rural y en las clases sociales) sino de diferencias de
civilización (González Casanova, 1976: 240-241).
En cualquier caso, si para Pablo González Casanova el colonialismo interno es una categoría que estudia fenómenos de conflicto y explotación,
su evolución está marcada por el desarrollo que sufren los procesos de
cambio en la producción y reproducción del orden social. Es este desarrollo lo que hace que la categoría colonialismo interno se transforme
en una categoría más inclusiva denominada colonialismo global.
En un breve perfil del colonialismo global lo que parece esencial
desentrañar con claridad es que a las relaciones de dependencia de las clases dominantes (disciplinadas por Bancos, Fondo
y gobiernos centrales) se añaden esas inestables alianzas de
clase que forman los bloques de poder de los Estados dependientes y una sociedad extremadamente desigual, en que las
divisiones de clase se combinan con las de naciones y etnias,
y aparece ese “dualismo social” resistente e invasor, con una
inmensa capa de excluidos o marginados. El empobrecimiento de las capas medias y en general de los asalariados, esto es
tanto de los empleados como de los obreros, así como de la
inmensa mayoría de los campesinos, dan a las clases dominantes y a los gobiernos periféricos muy poca posibilidad de
acción frente a la banca mundial cada vez más vulnerable.
Cuando alguna vez llegan a enfrentarse a “la esclavitud de la
deuda externa” que ellos mismos contribuyeron a construir,
fácilmente estallan las contradicciones en el interior de su propia clase, y las que han acentuado con los sectores medios, los
trabajadores organizados y los marginales […] La contrarrevolución colonial tratará de conceder lo menos posible para
una política de acumulación de fuerzas democráticas y populares, autónomas y alternativas […] La contrarrevolución se
volvió globalización y por un tiempo estará a la ofensiva. Pero
su política no parece coyuntural; se inserta en una historia
secular que ha derivado en un colonialismo global (González
Casanova, 1996: 57-59; énfasis en el original).
124
Marcos Roitman Rosenmann
Bajo estos principios postulados desde el compromiso ético-político,
la lucha por la democracia se redefine teniendo que enfrentar nuevos
problemas derivados del colonialismo global. La democracia, proyecto
político afincado en la justicia e igualdad social, debe concretarse y realizar su utopía.
Ese es el problema que me interesa en relación con la democracia. La democracia es una utopía. “El gobierno del pueblo,
para el pueblo y por el pueblo”, como dijo Lincoln, o “la democracia para todo el pueblo”, como dijo el subcomandante Marcos, es una utopía. Nada más lejano a la realidad. El
problema es que todas las democracias han sido excluyentes
y que la falta de democracia incluyente explica el fracaso de
cada uno y todos los proyectos humanistas. Parece así que la
democracia incluyente no sólo es una utopía sino un camino
para que se cumplan las utopías que no se cumplieron, y que
en la Edad Moderna están bellamente expresadas por “libertad, igualdad, fraternidad”, ese lema de la Revolución Francesa, que nos aprendimos en la primaria. Parto del siguiente
postulado: la explicación general del fracaso de las utopías
democráticas es que para alcanzar sus objetivos fueron incapaces de construir una democracia no excluyente. Es más
ni se plantearon el problema en el terreno teórico, menos en
el práctico. Usaron el término democracia con una connotación excluyente tanto cuando quisieron impulsar la democracia como cuando se propusieron impugnarla […] En nuestro
subconsciente colectivo tenemos un concepto oligárquico de
la democracia: un concepto elitista. Sólo nuestra conciencia
moral y política nos lleva a plantear la democracia como una
utopía que sea una solución […] La libertad sólo se alcanza
con una democracia no excluyente, y con una política menos
injusta […] y que un mundo menos violento y autodestructor sólo se puede alcanzar con una democracia incluyente
(González Casanova, 1998).
EXPLOTACIÓN, DEMOCRACIA Y COLONIALISMO INTERNO: UN ANÁLISIS
INTEGRADO
Las relaciones sociales de poder resultan ser asimétricas si se fundan
en la explotación, constituyendo estructuras sociales y culturales desde
las cuales no es posible articular una práctica política democrática, y
cuando las clases sociales dominantes y el Estado presentan situaciones
en las cuales unas, las dominantes, someten a otras, las dominadas,
proyectando las primeras sobre las segundas su voluntad. En este sen-
125
PENSAR AMÉRICA LATINA
tido, se trata de un tipo de dominación en la que las relaciones sociales
de producción y reproducción del capital en su forma económica de
enajenación del plusvalor y la alienación cultural y social de carácter
ideológico proyectan su razón cultural y su cosmovisión del mundo,
imponiendo su racionalidad formal y material.
En el capitalismo, la explotación no se reduce a los vínculos explotador-explotado. Las relaciones sociales de explotación y poder contienen
una articulación espacio-temporal desde la cual se ejerce el poder sobre
la persona y el mundo en su conjunto, produciendo un panóptico que le
sobrevuela. Si bien la explotación del hombre por el hombre está presente
en todos los modos de producción, en el capitalismo adquiere una dimensión racional única en tanto unifica bajo su égida el cálculo económico,
político-jurídico y científico eliminando cualquier poro existente entre
el tiempo de trabajo, de producción. Todo se transforma en tiempo del
capital. De allí su condición de ser una relación social. El gran aporte
científico de Marx, a decir de González Casanova, no se encontraba en el
materialismo, ni en la dialéctica, ni en el socialismo, sino en el descubrimiento de una relación humana que consiste en que unos hombres explotan a otros. Relaciones de explotación capitalista cuyo cálculo lógico se
construye como hecho político. Por este motivo se funda en la autonomía
de lo político, fundamento práctico para organizar su dominación desde
el cual construye su razón cultural y sus mitos: el desarrollo económico, el
progreso científico técnico y la economía de mercado. Pero en tanto relación social fundada en la explotación del ser humano y del planeta, es un
orden depredador sin límites. Recurre a la violencia extrema y adquiere
una dimensión que lo obliga a transformar dicha violencia, lingüísticamente, en competencia, amén que encubrirla. Es decir, mutar el dominio
en hegemonía y consenso. Weber fue quien mejor explicitó esta perspectiva sobre la cual se fundamentan las relaciones de explotación y violencia
articulada en este giro lingüístico del capitalismo, al señalar:
Debe entenderse que una relación social es de lucha cuando
la acción se orienta por el propósito de imponer la propia voluntad contra la resistencia de la otra u otras partes. Se denominan “pacíficos” aquellos medios de lucha en donde no hay
violencia física efectiva. La lucha “pacífica” llámese “competencia” cuando se trata de la adquisición formalmente pacífica de un poder de disposición propio sobre las posibilidades
deseadas también por otros. Hay competencia regulada en la
medida en que esté orientada, en sus fines y medios, por un
orden determinado (Weber, 1977: 31).
Si el cálculo racional del capital y la explotación componen la raíz genética del capitalismo, las clases sociales son las portadoras materiales
126
Marcos Roitman Rosenmann
de su realización. Por consiguiente, el capitalismo requiere presentar la
desigualdad de clases bajo la forma de una igualdad en tanto dominación política. Así, la explotación de clases emerge como una distribución
de poder y una lucha por la posesión de bienes en el mercado. Nuevamente Weber lo explica con claridad:
La forma en que se halla distribuido el poder de posesión sobre bienes en el seno de una multiplicidad de hombres que se
encuentran y compiten en el mercado con finalidades de cambio crea por sí misma probabilidades específicas de existencia. Según la ley de utilidad marginal que rige la competencia
mutua, excluye a los no poseedores de todos los bienes más
apreciados a favor de los poseedores y monopoliza de hecho
su adquisición por estos últimos. En las mismas circunstancias monopoliza las probabilidades de ganancia obtenida por
intercambio a favor de todos aquellos que, previstos de bienes,
no están obligados a efectuar intercambio, y, cuando menos
de un modo general, aumenta su poder en la lucha de precios
contra aquellos que, poseyendo ningún bien, deben limitarse
a ofrecer los productos de su trabajo en bruto o elaborados y
a cederlos a cualquier precio para ganarse su sustento. Monopoliza, además, la posibilidad de hacer pasar los bienes de
la esfera de su aprovechamiento en cuanto “patrimonio” a la
esfera de su valoración como “capital” y, por lo tanto, monopoliza las funciones del empresario y todas las probabilidades
de participación directa e indirecta en los rendimientos del
capital. Todo esto tiene lugar dentro de la “esfera” regida por
las condiciones del mercado. Por consiguiente, “la posesión” o
no “posesión” son las categorías fundamentales de todas las situaciones de clase, tanto si tienen lugar en la esfera de la lucha
de precios como si se efectúan en la esfera de la competencia
(Weber, 1977: 683-684).
Resulta pues significativo que dominio y racionalidad configuren un
orden en el que el cálculo de la ganancia es el fin último sobre el cual
se organiza el sistema social. Bajo esta dinámica, las relaciones sociales
que en principio no reconocían la explotación como categoría sociológica acaban por incorporarla a su lógica:
El cálculo en dinero alcanza el punto máximo de racionalidad
como medio de orientación, de carácter calculable, en la gestión económica, en la forma del cálculo del capital; y entonces,
sobre el supuesto material de la libertad de mercado más amplia posible […] El cálculo riguroso del capital está, además,
127
PENSAR AMÉRICA LATINA
vinculado socialmente a la “disciplina de la explotación” y a
la apropiación de los medios materiales, o sea a la existencia
de una relación de dominación. No es el “deseo” en sí, sino el
deseo con mayor poder adquisitivo de utilidades el que regula
materialmente, por medio del cálculo del capital, la producción lucrativa de bienes (Weber, 1977; énfasis en el original).
Así, la explotación capitalista resulta ser una parte fundamental del rompecabezas sobre el cual se sustenta el poder de dominación del capital
como relación social. Pero lo más destacado es que para la sociología
comprensiva, es decir Weber, se transforma en una categoría social
fundamental para explicar el tipo de dominio racional de acuerdo a fines propios del poder asimétrico donde la democracia es un mero acto
formal sin práctica real. Lo que fue negado a Marx por considerarlo
ideólogo –hacer de la explotación una categoría sociológica de análisis
social– fue concedido a Weber. En su obra, la explotación formó parte de
las categorías sociológicas fundamentales para explicar la vida económica del capitalismo. Pero su sociología del poder mantuvo la explotación
dentro de un marco teórico que impidió ver su alcance como categoría
constitutiva de una sociología al margen de los tipos de dominación.
Sin embargo, nunca perdió de vista que sin la explotación era imposible
entender la lógica del capital como relación social. Cuestión que no dejó
de agradecer a Marx y reconocerle en sus escritos metodológicos.
La posibilidad de medir la explotación tendrá en el proceso productivo su formulación matemática. Será esta la que habilite a Pablo
González Casanova para desplegar todo su potencial:
El análisis de la relación social determinada tiene también su
matemática. Esta es aparentemente muy simple. Se trata de
una razón y las fórmulas del capital son bien conocidas: p/v en
que p es el trabajo excedente o la plusvalía y v el trabajo necesario o el valor de la fuerza de trabajo. “La cuota de plusvalía
–escribe Marx– es la expresión exacta del grado de explotación
de la fuerza de trabajo por el capital, o del obrero por el capitalista” (González Casanova, 1976: 52-53).
Bajo esta razón matemática se ponen de manifiesto las peculiaridades de
la explotación como categoría de análisis, al tiempo que se descubren las
formas disimétricas del poder enunciadas por González Casanova con
anterioridad, pudiéndose aclarar algunos de los ejes de las relaciones
sociales de dominio asimétricas propias de un orden antidemocrático:
Una relación asimétrica es aquella en que un individuo tiene
una relación con otro individuo, entonces el segundo individuo
no puede tener la misma relación con el primero […] En las
128
Marcos Roitman Rosenmann
ciencias sociales, tanto las relaciones asimétricas –o disimétricas– como las relaciones irreversibles apuntan a una noción de
poder o de “influencia” política, a un factor de dominio, en que
un elemento de la proposición guarda con el otro una relación
mayor o mejor, o en que lo que puede hacer el elemento x a
otro elemento y, este no lo puede hacer a aquel; o dicho de otro
modo, que lo que hace y obligado por x, no es posible que x lo
haga obligado por y (González Casanova, 1976: 28).
Son estas formas asimétricas las propias de un orden de dominación
emergente cuya dinámica termina por producir estructuras sociales de
poder donde se desarrolla una sociedad con marginalismo y colonialismo interno:
La asimetría está ligada a la idea de poder y dominio; es analizada indirectamente como pre-dominio o dependencia de la
economía, el poder, la cultura, de una nación por otra, o directamente con influencia económica, política y psicológica,
que los hombres o las naciones con poder, riqueza, prestigio
ejercen sobre los que carecen de ellos o los tienen en grado
menor (González Casanova, 1976: 33).
Una sociedad democrática cuyos valores se afincasen en la lucha por la
igualdad, justicia social y desarrollo debería asentarse en la búsqueda
de relaciones simétricas. Relaciones que en sí constituirían el fundamento de la democracia política y de su posibilidad práctica de articular
ciudadanía. Esa es la propuesta de González Casanova articulada hoy
en una sociología de la explotación que, como él señaló en su obra, ha
justificado con creces desde 1969 el esfuerzo de investigación.
UNA APROXIMACIÓN AL DEBATE DE LA GLOBALIZACIÓN
Siempre se ha señalado que las definiciones deben ser claras y distintas. Que no es posible enunciar que un conejo es un animal mamífero,
cuadrúpedo, de orejas grandes y colmillos preeminentes. Si así fuese,
cuando estuviésemos en presencia de un elefante diríamos que estamos en presencia de un conejo grande. Del mismo modo, no es posible
confundir las formas de presentación de un problema con el problema
mismo. Por ejemplo, si definimos una silla, por principio de definición,
debe contener todas las posibles sillas, más allá de su color, forma, peso
o tamaño. Una silla no deja de serlo por tener tres o cuatro patas: como
factor aleatorio no altera su definición.
Lo anterior, una aplicación de sentido común, no lo es cuando trasladamos el ejemplo de la silla al ámbito de las ciencias sociales. Aquí, parece
que forma y contenido de los conceptos no guardan una relación necesaria
129
PENSAR AMÉRICA LATINA
sino aleatoria. Se piensa que los cambios sociopolíticos o económico-culturales dejan fuera de juego categorías de análisis consideradas insuficientes
para explicar los cambios que acontecen en la contingencia o coyuntura.
Así, surgen nuevos conceptos que pretenden ocupar el vacío explicativo
dejado por sus anteriores pares con el fin de dar una explicación de sentido
más acabada del fenómeno en cuestión. Sea este el que fuere.
Baste recordar, como ejemplo, los debates sobre el estatus teórico
del concepto de dependencia. Concepto que no puede dejarse a un lado
o considerarse periclitado a la hora de explicar las relaciones sociales de
producción o las estructuras de poder prevalecientes a nivel internacional. Otra cosa es convertir el concepto de dependencia en omnipotente.
Tirar el agua sucia con el niño dentro no es la mejor solución.
Sin embargo, esta ha sido la fórmula practicada para sustituir el
concepto de imperialismo por el de globalización. Más que pensar en
la evolución del imperialismo contemporáneo, se prefiere señalar su
incapacidad como concepto para explicar las actuales transformaciones
del mundo contemporáneo. Es este el problema que enfrentamos en el
ámbito de las ciencias sociales cuando emergen conceptos que parecen
querer explicar el nacimiento de realidades que ya no pueden ser definidas a partir de las ya existentes.
Una manera de evitar esta fácil solución teórica es repensar la
capacidad explicativa de los conceptos propuestos. Estructuras sociales
cambiantes y nuevos procesos políticos trasforman la fisonomía de los
espacios culturales, sociales, étnicos o político-económicos y, con ello,
la capacidad explicativa de los conceptos sociales existentes. Son dichos
cambios los que tensan los conceptos en su formulación, obligando a
realizar un esfuerzo de síntesis. Así, podemos recrear o crear nuevos
conceptos que se nos antojan más comprensivos y adecuados a la relación espacio-tiempo histórico que nos ha tocado vivir. Siempre estamos
sometidos a un proceso de construcción crítica y de reflexión teórica
acerca de la realidad que nos constituye. Sin embargo, hay ocasiones en
que las nuevas definiciones tienden a confundir, cuando no a oscurecer,
lo ya enunciado. Con esto deseo llamar la atención hacia problemas
comunes y casi diarios en el quehacer de las ciencias sociales.
En un afán plus creativo se proponen nuevas definiciones no
siempre acertadas, aunque estas puedan gozar de una aceptación social
y política generalizada. Es necesario que todo cambie para que todo
siga igual. Llamar a las cosas con otros nombres, aunque su contenido
explicativo sea el mismo. Este tirar a la papelera definiciones incómodas o inapropiadas para los tiempos que corren (tales como explotación, imperialismo, clase social, burguesía o colonialismo interno) es
lo que determina el surgimiento de conceptos elásticos, cuya propiedad
consiste en servir para explicar el todo y la parte. Hacen las veces de
130
Marcos Roitman Rosenmann
comodín en la baraja, y es una suerte contar con ellos. Sin embargo, su
peculiaridad más destacada y que siempre se olvida es que son neutros
e intercambiables por cualquier carta.
Es esta neutralidad lo que a mi juicio ha provocado la sustitución
del concepto de imperialismo por el de globalización. La definición de
imperialismo presupone el desarrollo y existencia de un capital monopolista a escala internacional, del desarrollo del colonialismo global;
mientras el concepto de globalización presupone una realidad neutra,
una fase o estadio de evolución del orden mundial en el cual están inmersos de igual forma países dominantes y países dependientes.
¿Qué es y qué define la globalización? ¿Qué argumentos descalifican el concepto de imperialismo para explicar la actual fase de desarrollo del capitalismo y proponer su sustitución por el concepto de
globalización? ¿Qué esconde el llamado proceso de globalización como
principio de una etapa histórica diferenciada de las anteriores? Todas
estas preguntas no pueden soslayarse a la hora de proponer un discurso
basado en la globalización.
El discurso de la globalidad no sólo obedece a una realidad epistémica legítima. Se está usando también para una reconversión
de la dependencia. A menudo contribuye a ocultar u ocultarse
los efectos de la política liberal neoconservadora en los países
del Tercer Mundo y los problemas sociales más graves de las
cuatro quintas partes de la humanidad. En las líneas esenciales
del mundo actual es indispensable ver lo nuevo de la globalidad,
pero también lo viejo; y en lo viejo se encuentra el colonialismo
de la Edad Moderna, un colonialismo global que hoy es también
neoliberal y posmoderno. La reconversión es en gran medida
una recolonización (González Casanova, 1995: 12).
Es este llamado a comprender lo nuevo y no olvidar lo viejo, a pensar
en términos históricos concretos los cambios que se suceden, es cierto,
con gran celeridad, lo que está pendiente. No basta con señalar que la
globalidad es un hecho; es necesario hacer explícito su significado. Por
consiguiente, si la globalización expresa una nueva realidad, cosa que
no discutimos, se encuentra inmersa en un fenómeno más amplio: la
evolución actual del imperialismo, y está sometida a las consideraciones
que derivan de su estudio. La globalización como un concepto neutralvalorativo encubre una ideología que se traduce en el rechazo a una
opción política de un cambio social fundamentado en los principios
teóricos de la construcción del socialismo. Por consiguiente, el uso del
concepto de globalización puede ser precisado si se incorpora como
parte de la teoría del imperialismo y de su configuración tras la caída de
los países donde los partidos comunistas ejercieron el poder político.
131
PENSAR AMÉRICA LATINA
IMPERIALISMO Y GLOBALIZACIÓN
Una de las características del desarrollo del capitalismo en el último
cuarto del siglo XX y principios del XXI es el grado creciente de “despolitización” y “desideologización” de las decisiones políticas. En otras
palabras, las propuestas del nuevo imperialismo consisten en despojar
de un criterio político toda valoración sobre el proceso de toma de decisiones acerca de la dirección de los cambios que asume el proceso de
concentración y centralización del capital a escala transnacional.
Para lograr un consenso acerca de lo acertado de las decisiones
despolitizadas, se recurre a una proyección fundada en el grado de universalidad del proceso científico técnico inducido por la “revolución
informática”. Revolución cibernética que acelera el progreso técnico
y abre las puertas a una nueva modernidad. Por consiguiente, resulta
inevitable tomar decisiones que faciliten la incorporación de las nuevas tecnologías a los procesos productivos. Se trata de no perder el
tren del progreso.
Bajo esta visión tecnocrática, se aduce la necesidad de acelerar
los cambios de manera que favorezcan una eficiente inserción global y
evitar el rezago que haría perder la oportunidad para ubicarse estratégicamente en el grupo de países capaces de subirse al tren del progreso,
manifestado en la robótica, la informática, la inteligencia artificial, la
transformación del mercado de trabajo, la producción y el capital. Por
estas razones, a los responsables políticos y a los gobiernos proclives a
este canto de sirenas les basta con señalar su responsabilidad para justificar las políticas de ajuste a la hora de operar en un mundo cada vez
más pequeño y estrecho. La aldea global de Marshall McLuhan.
¿Cómo, entonces, oponerse a la globalización? ¿Quién no quiere
beneficiarse del progreso? ¿Quién va a asumir la responsabilidad de
seguir manteniendo a sus conciudadanos en condiciones hoy comparables con la Edad de Piedra?
Se trata de hacer tabla rasa de las contradicciones que presenta
un mundo cada vez más desigual, proponiendo una maratón donde no
hay favoritos y en la cual las reglas del juego son iguales para todos. Así,
Haití puede convertirse en una nueva Alemania; Bolivia, en Japón; y
Honduras, en EE.UU. Lo importante es participar, no perder el ritmo y
seguir las normas. Ahora bien, si se quiere estar entre los mejores, basta
con modificar y aceptar los criterios que impone la “globalización”.
De esta manera, la globalización resulta ser un hecho incuestionable. Expresión de un proceso que no tiene principio de explicación,
nacida de la nada, es un milagro cuyo misterio no es posible ser desentrañado por los humanos. Estos harían mejor en someterse a sus
postulados con el fin de no ser excomulgados, considerados involucionistas o herejes.
132
Marcos Roitman Rosenmann
Todo el fenómeno de la globalización está impregnado de un halo
místico cuya religiosidad radica en la fe en el progreso y el orden espontáneo del mercado. No hay lugar para discursos alternativos, pues representan un obstáculo para el advenimiento del nuevo orden internacional.
La ocultación del principio explicativo sobre el cual se asienta el
discurso de la globalidad hace pensar que nos situamos ante una nueva
realidad, radicalmente diferente. La Coca-Cola ya no es la Coca-Cola.
Toda referencia al pasado resulta odiosa y tiende a revivir experiencias
que deben ser olvidadas. Se inicia un nuevo ciclo histórico y por ello se
considera caduco el conjunto de razonamientos que acompañaron las
interpretaciones pasadas, el mito de un eterno retorno. El simbolismo
del “centro”, de una nueva era, es lo que define la ideología de la globalización. Así, es posible emprender, nuevamente, un camino totalmente
distinto de los hasta ahora intentados. La globalización abre las puertas.
La globalidad como centro “es, pues, la zona de lo sagrado por excelencia, la de la realidad absoluta. Todos los demás símbolos de la realidad
absoluta (árboles de Vida y de la Inmortalidad, fuente de la Juventud,
etc.) se hallan igualmente en un centro. El camino que lleva al centro
es un ‘camino difícil’, y esto se verifica en todos los niveles de lo real:
circunvalaciones dificultosas de un templo; peregrinación a los lugares
santos (La Meca, Hardwuar, Jerusalén, etc.); peregrinaciones cargadas
de peligros de las expediciones heroicas del Vellocino de Oro, de las
Manzanas de Oro, de la Hierba de Vida, etc.; extravíos en el laberinto;
dificultades del que busca el camino hacia el yo, hacia el ‘centro’ de
su ser, etc. El camino es arduo, está sembrado de peligros, porque, de
hecho, es un rito del paso de lo profano a lo sagrado; de lo efímero y lo
ilusorio, a la realidad y la eternidad; de la muerte a la vida; del hombre
a la divinidad. El acceso al ‘centro’ equivale a la consagración, a una
iniciación; a una existencia, ayer profana e ilusoria, le sucede ahora una
nueva existencia real, duradera y eficaz” (Eliade, 1985: 25-26).
Hoy se peregrina hacia la globalización. Una era marcada por
el comienzo de un mundo sin historia. El nuevo milenio se anuncia
sin incertidumbres. El llamado al fin del mundo no es un recurso para
luchar contra la modernidad. El paso del siglo XX al XXI se dio sin
traumas ni rupturas. Por primera vez, el tiempo venidero es un tiempo
seguro, unitario y lineal de progreso generalizado. El centro geográfico
lo componen la tríada del imperialismo transnacional: Japón, Alemania
y EE.UU. Países hegemónicos cuyos bloques presuponen la existencia
de países aliados y países subordinados. En este sentido, las diferencias
se profundizan.
El nuevo carácter del imperialismo está en las determinaciones sobre las cuales se recompone y se desarrolla la explotación global. El Tercer
Mundo es mucho más Tercer Mundo, con la inclusión, ahora, de los ex
133
PENSAR AMÉRICA LATINA
países del bloque soviético. China sigue siendo el gran olvidado en esta
proyección estratégica del imperialismo del siglo XXI, un país con mil
millones de habitantes ausente dentro de esta “globalización neutral”.
La ideología de la globalización es un canto de sirenas que pretende señalar el carácter neutral de las transformaciones tecnológicas
y científicas desarrolladas con la revolución informática y cibernética.
Así, no es posible romper o abandonar el camino que implica una nueva
modernización despolitizada y carente de trasfondo ideológico. Toda
crítica tendente a mostrar los déficits no contemplados dentro de la
globalización es rechazada en aras de un mundo feliz.
Hasta el momento, no se contempla una definición de globalización que nos enuncie lo que le es propio, hace superfluo y lo independiza
del proceso imperialista actual. Como señalara Agustín Cueva refiriéndose a la teoría de la dependencia:
Tanto la dominación y la explotación imperialistas, como la
articulación particular de los modos de producción que se da
en cada una de nuestras formaciones sociales, determinan que
incluso las leyes propias del capitalismo se manifiesten en ellas
de manera más o menos acentuada o cubiertas de “impurezas”
(como en toda formación social por lo demás), pero sin que ello
implique diferencias cualitativas capaces de constituir un nuevo
objeto teórico, regido por leyes propias, ya que la dependencia
no constituye un modo de producción sui generis (no existe ningún modo de producción capitalista dependiente como en cierto momento llegó a decirse) ni tampoco una fase específica de
modo de producción alguno (comparable a la fase imperialista
del modo de producción capitalista, por ejemplo) sino que es la
forma de existencia concreta de ciertas sociedades cuya particularidad tiene que ser desde luego estudiada (Cueva, 1979b: 80).
La afirmación de Cueva guarda todo su valor explicativo si sustituimos
el concepto de dependencia por el de globalización.
Si no se desea repetir errores, no es una cuestión de dogmatismo
o pesimismo histórico señalar que la globalización conlleva un mayor
grado de explotación y aumento de las desigualdades entre países imperialistas y países dependientes subordinados. En este sentido, no se
trata de oponerse a la globalización por “cabezonería” o un dogmatismo extremo. Es la defensa de los principios de soberanía, el derecho
a manifestar la diferencia y definir un camino propio de desarrollo y
cambio social lo que aconseja realizar una crítica radical. El sustrato
que subyace a tal propuesta crítica consiste en desvelar el misterio de
esta peregrinación al centro de un mundo menos humano y sin embargo
más “globalizado” en el imperialismo.
134
Capítulo III
EL MARCO HISTÓRICO
REINTERPRETANDO EL PROBLEMA
América Latina es una abstracción donde confluyen múltiples realidades
que van configurando un mosaico del cual emerge un cuadro que obliga
a reorientar la perspectiva a fin de no perder las historias y relatos que
se agolpan en su interior, siendo necesario descubrir sus matices más
allá de la visión general que aparece a primera vista. Dicha afirmación
requiere ser desplegada. Pintar un cuadro supone un esfuerzo cuyos
trazos terminan articulando un todo en la perspectiva de su creador.
El artista busca dirigir la mirada y retener la atención del observador.
Propone una perspectiva para contemplar la obra e induce a fijar la mirada en ella; si lo consigue, ha triunfado y el observador se regocija en la
mirada. Este último está más allá de la estética del lienzo y se considera
la capacidad de juicio que logra interpretar y explicar lo plasmado en la
tela. Con la historia sucede lo mismo. Cuando se entra en una perspectiva, es ella la que dirige la explicación de los acontecimientos. Tenemos
una explicación de los acontecimientos.
En esta lógica, y siguiendo con el ejemplo anterior, puede contemplarse el mural de Diego Rivera pintado en la Casa Presidencial del
Zócalo en el Distrito Federal de México. Se trata de una obra de conjunto, pero al mismo tiempo son piezas de un rompecabezas cuya lógica
puede entenderse una a una y tiene su explicación autónoma. En ella
137
PENSAR AMÉRICA LATINA
apreciamos los orígenes de la nación mexicana, la conquista, la colonia,
el grito de independencia, el sufrimiento y lucha de un pueblo, Zapata
y la revolución. Todo surge en espacios contiguos; sin embargo, será al
finalizar el recorrido cuando tendremos el significado global, el lenguaje
retratado en personajes cuya vida presenta una continuidad histórica y
una propuesta. Nos da una perspectiva, una esperanza, y propone una
lógica. Podemos fijar la vista en alguno de sus aspectos, y su centralidad
se mantiene. Lo mismo sucede con El Guernica de Picasso.
América Latina es, en esta metáfora, un cuadro de muchos cuadros. Dependerá de la perspectiva y el talento del historiador la capacidad para captar la variedad de realidades y estructuras sociales y de
poder presentes en la región. Es una supra-realidad cultural y geográfica
de la cual se abstrae la historia particular de cada país en beneficio de
una construcción genérica, por tanto abstracta (Zemelman, 1989).
El tiempo histórico de América Latina es heterogéneo. No es
coincidente en tanto procesos sociales y políticos. Aunque sus dinámicas se hallen entrelazadas por la pertenencia a una razón cultural, sus
proyectos son disímiles. Un ejemplo lo constituye la crisis de los años
treinta. Fue desigual según países y circunstancias. Si hubo crisis de
dictaduras oligárquicas en el Cono Sur, en Centroamérica se mantuvieron hasta muy entrada la década del setenta. En esta lógica, tiranías y
democracias, revoluciones y golpes de Estado se suceden sin razón de
continuidad ni en el tiempo político ni en el social e histórico. América
Latina integra tiempos contradictorios donde se acoplan acontecimientos dispares. Es el caso de las luchas de independencia, que para la
mayoría se desarrollan entre 1808 y 1824, pero en Cuba y Puerto Rico
no se resuelven hasta fines del XIX, por no señalar el caso de Panamá
en 1903 o el tempranero de Haití en 1790.
Asimismo, el tiempo histórico-político de América Latina muestra dos dimensiones: una externa y otra interna. La externa formando
parte de la razón cultural de Occidente.
Puede decirse entonces, que cuando se admitió en la
Cosmographiae Introductio que las nuevas tierras, pese a su
aislamiento por el Océano, constituían una de las partes integrantes del mundo, se reclamó por primera vez la soberanía
del hombre sobre la realidad universal. Y así y por eso, cuando
más tarde aparecieron nuevas masas de tierra incógnita, automáticamente quedaron incluidas en el mundo sin necesidad
de repetir el complicado y penoso proceso que fue menester
en el caso de América, y sin que a nadie se le hubiere ocurrido
hablar de nuevos y desconcertantes “descubrimientos” como
el que, se supuso, realizó Colón. Pero esta formidable revolu-
138
Marcos Roitman Rosenmann
ción, tan velada por la idea de que América apareció gracias a
un portentoso descubrimiento, la revolución que, sin embargo, no dejó de reflejarse en las nuevas ideas astronómicas que
desencadenaron a la Tierra de su centro para convertirla en
alado carro observatorio del cielo, fue un cambio cuyas consecuencias trascendieron más allá de su aspecto meramente
físico, porque claro que si el mundo perdió su antigua índole
de cárcel para convertirse en casa abierta y propia, es porque,
a su vez, el hombre dejó de concebirse a sí mismo como un
siervo prisionero para transfigurarse en dueño y señor de su
destino. En vez de vivirse como un ente predeterminado en un
mundo inalterable, empezó a concebirse como dotado de un
ser abierto, el habitante de un mundo hecho por él a su semejanza y a su medida. Tal, ya se habrá advertido, fue la gran mudanza que caracteriza esa época que llamamos Renacimiento;
pero tal, también, el sentido trascendental del proceso que
hemos denominado invención de América […] Insistir que al
inventar América y más concretamente, al concebir la existencia de una “cuarta parte” del mundo, fue cómo el hombre de
la Cultura de Occidente desechó las cadenas milenarias que él
mismo se había forjado. Por casualidad América surgió en el
horizonte histórico como el país del porvenir y de la libertad
(O’Gorman, 1986: 142-143).
Fue lo que hemos conceptualizado en la primera parte como la racionalidad de la modernidad, sólo que trasladado al hecho histórico se transforma en capitalismo colonial. Es igualmente una de las lógicas que se han
descripto como invención de América. Invención adherida al desarrollo
del capitalismo. Su evolución desde el siglo XVI coincide y es parte constituyente de la llamada Edad Moderna de la era de progreso. En ella no
se contempla el Paleolítico o el Neolítico americano. Su identidad sólo
tiene vida en la conquista y posterior proceso de colonización. Lo maya,
lo inca, lo mapuche, lo chibcha, lo zapoteca o lo chichimeca, entre otras
expresiones étnicas y culturales, se recuperan en función de la resistencia y de la lucha contra el invasor o conquistador. La realidad se unifica
en una perspectiva donde triunfa el tiempo hegemónico impuesto por
el colonizador y construido desde la dominación cultural. No hay que
olvidar, por ejemplo, que la leyenda rosa y la leyenda negra surgen en
Madrid y Florencia para avalar o rechazar el carácter de la conquista en
un momento en que España ampliaba su imperio en Europa. Por ello,
es importante rescatar los tiempos de la diferencia, cuya construcción se
realiza rompiendo el proceso de colonización. El tiempo de la descolonización es un tiempo por construir (Lafaye, 1970; De Coll, 1974).
139
PENSAR AMÉRICA LATINA
La apropiación del tiempo es una lucha estratégica. No en vano
las etapas históricas propuestas en la historiografía dominante de
América Latina incluyen los tópicos sobre la conquista, la colonia, la
independencia, los caudillos, las repúblicas oligárquicas, las dictaduras, las transiciones a la democracia y hoy la marcha a la globalización
y la gobernanza. Una sesión continua donde se encubren las realidades de cada país. Igualmente, la construcción de etapas económicas,
sociales o políticas se realiza sobre acontecimientos generales donde
se pierde la riqueza de los procesos específicos, se ignoran hechos o se
los cambia de lugar situándolos en un contexto ajeno donde pierden
su significado original.
La historia explicada desde la dominación cultural es una historia
de tópicos, de déficits o de excesos. Los países ven extraviarse su identidad, surgiendo una interpretación histórica que no violenta el principio
del descubrimiento. América Latina se integra a un tiempo definido por
acontecimientos globales donde desaparecen las especificidades y la
posibilidad de construir una interpretación endógena de su estructura
social y de poder, de su realidad contingente.
Al soslayar o menospreciar lo endógeno, se olvida que Juan
Domingo Perón se explica por las peculiaridades de la historia de
Argentina. Haya de la Torre, por las de Perú; Juan José Arévalo, por
las de Guatemala; José Figueres, por las de Costa Rica; Getúlio Vargas,
por las de Brasil; Carlos Ibáñez del Campo, por las chilenas; Arnulfo
Arias, por las de Panamá; o Velasco Ibarra, por las de Ecuador. Todos
son procesos sociopolíticos cuyos tiempos no coinciden ni se pueden
englobar, por ejemplo, bajo el titulo de populismo. Hay una distancia entre gobierno popular, partidos populistas, organizaciones policlasistas y
movimientos populistas. No es lo mismo. Sin embargo, para la historia
política del tiempo del dominador es posible hablar genéricamente del
“populismo en América Latina”, integrando experiencias tan disímiles
como la de Salvador Allende en Chile, Lázaro Cárdenas en México, con
personajes como Juan Domingo Perón en Argentina o Haya de la Torre
en Perú. Hoy se unen a esta tipología de “populismo” los casos de Bucarán en Ecuador, Fujimori en Perú, Vicente Fox en México, Hugo Chávez
en Venezuela y Evo Morales en Bolivia. Pero no faltan las comparaciones con los gobiernos militares de los años sesenta: Omar Torrijos en Panamá, Velasco Alvarado en Perú y Ovando o Torres en Bolivia. Cuando
esto sucede, tenemos una amalgama donde todo es uno y lo mismo.
Es esta idea la que es preciso combatir como propuesta colonial
de control del tiempo histórico. Así, la más destacada historia que lucha
contra dicha concepción, escrita por Agustín Cueva en 1977, adopta una
explicación donde el desarrollo del capitalismo en América Latina es
abordado desde la diferencia, recuperando una perspectiva cuya lógica
140
Marcos Roitman Rosenmann
consiste en exponer la singularidad de cada caso nacional concreto. Los
procesos políticos se utilizan para resaltar una dinámica generadora del
desarrollo del capitalismo en América Latina: su vía oligárquica donde se
concreta el proceso de acumulación de capital y la herencia colonial.
Pero esta es otra perspectiva, en ella se recupera la historia nacional en detrimento de un tiempo universal; se estudia y se aprende la
realidad latinoamericana en sus múltiples facetas y direcciones. este es
el camino propuesto en este apartado para el análisis de las estructuras
sociales y de poder en América Latina. Reconstruir la historia para reinterpretarla.
LAS ESTRUCTURAS SOCIALES Y DE PODER ANTES DE LA CONQUISTA Y
LA COLONIA
Una de las opciones para describir la organización política, social y
económica cultural prevaleciente en América antes de su invención por
Occidente es unir las variables población, territorio y organización productiva. Siguiendo a Pierre Chaunu, podemos diferenciar tres áreas de
asentamientos de grupos poblacionales con características completamente diferentes: una región compuesta por dos millones de kilómetros
cuadrados o el equivalente al 5% de la superficie del continente donde se
ubicaba el 90% de la población. El imperio azteca, el reino maya, la región chibcha en Colombia y el imperio inca básicamente, cuya densidad
de población estaría entre 35 a 40 habitantes por kilómetro cuadrado,
con una agricultura intensiva y técnicas de irrigación y el cultivo de
terrazas; una región de colonización cuya extensión rondaría los dos millones de kilómetros cuadrados, cuya agricultura sería básicamente la
producción de maíz, y su población estaría entre dos y cinco habitantes
por kilómetro cuadrado; y una gran extensión territorial que ocuparía
más del 90% de la superficie, o sea 35 millones de kilómetros cuadrados.
Sus moradores serían pueblos cuyo nivel de desarrollo tecnológico y
especialización es mínimo y la producción se funda en la recolección,
la caza y la pesca, llegando cuando mucho a un tipo de agricultura muy
primitiva y formas de vida nómada.
Lo que pone de manifiesto esta tipología es la relación posterior
que se desarrolló entre la colonización, la explotación de la fuerza de
trabajo y los mecanismos de institucionalización del orden colonial. Es
decir, el vínculo entre las culturas existentes, el tipo de organización, la
producción de conocimientos, y las relaciones sociales de producción
que estuvieron presentes en la configuración de la estructura social y
de poder en el territorio americano y que fueron subsumidas tras la
conquista. Por consiguiente, el tipo de asentamiento poblacional, las
formas de producción prevalecientes en el Estado colonial y sus espacios políticos desde los cuales organizaron sus formas de dominio y
141
PENSAR AMÉRICA LATINA
explotación obedecieron a esta singular tipología. La capacidad de generar excedente y la expansión territorial de la sociedad blanco-mestiza
dependió de la existencia de núcleos de población de mano de obra
indígena para surtir a los mineros y encomenderos de la mano de obra
para la mita y la encomienda.
Existe anuencia en considerar las estructuras sociales y de poder
de los grandes imperios azteca e inca como relaciones sociales asimilables al modo de producción asiático, consistente en el mantenimiento
de la propiedad comunal donde se realiza la apropiación del excedente
y se ejerce el dominio y la tributación.
Este modo de producción aparece cuando formas más desarrolladas permiten la aparición regular de un excedente,
condición de una división más compleja del trabajo y de la separación de la agricultura y la artesanía. Esta división refuerza el carácter de autosubsistencia de la producción: “Gracias
a la combinación de la artesanía y la agricultura en el interior
de la pequeña comunidad, esta se volvía completamente autosuficiente y contenía en sí todas las condiciones para producir
y reproducir un excedente”. La producción no está orientada
hacia el mercado, el uso de moneda es limitado, la economía
sigue siendo por lo tanto “natural”. La unidad de estas comunidades puede estar representada por una asamblea de jefes
de familia o por un jefe supremo, y la autoridad social toma
formas más o menos democráticas o despóticas. La existencia de un excedente hace posible la diferenciación social más
avanzada y la aparición de una minoría de individuos que se
apropia de una parte de ese excedente y explota, por ese medio, a los otros miembros de la comunidad (Godelier et al.,
1975: 20).
Este tipo de constitución del poder político estaría presente en las formas
que adopta la estructura social y de poder prevaleciente en los imperios
azteca e inca. Es decir, donde la producción de excedente, las formas de
organización de la producción, el desarrollo del conocimiento y la técnica dan lugar una división social y técnica del trabajo capaz de garantizar
un tipo de organización política y de dominio social estratificado social
y políticamente en torno a las formas de propiedad de la tierra. En el
caso del imperio azteca, Manuel Moreno precisa:
Entrando más al detalle en el estudio de la composición orgánica de la sociedad mexica, de acuerdo con Sahagún, cuatro
clases fundamentales pueden distinguirse perfectamente bien
dentro de la organización social de los aztecas: la militar, la
142
Marcos Roitman Rosenmann
sacerdotal, la de los mercaderes y el común del pueblo, que
comprendía desde los agricultores hasta los esclavos. Más
adelante veremos cómo de estas cuatro clases las tres primeras estaban situadas en una situación privilegiada respecto a
la última, pues gozaban de ciertas preeminencias y derechos
inaccesibles para los de la cuarta clase (Moreno, 1977: 318).
Y citado por Cardoso y Pérez Brignoli, Moreno destaca:
1) La propiedad comunal: las tierras del calpulli o barrio […]
y que era un conjunto de linajes o grupos de familia, patrilineales en general (pero ambilaterales en el caso de los nobles
pipiltin), de hecho sus tierras se dividían en tierras del cultivo
de cada linaje y tierras comunales; 2) propiedad de los nobles,
individual, enajenable entre ellos con ciertas restricciones,
transmisibles por herencia; 3) diversos tipos de propiedades
públicas, cuyos frutos iban a la casa real, a los templos, a la
actividad de guerra, a los gastos administrativos […] eran
asignaciones a cambio del desempeño de diversas funciones
(tributarias, militares, sacerdotales, administrativas, etc.), en
la dependencia del Estado, transmitidas por herencia a todos los niveles, sujetas a la aprobación de las autoridades y
al cumplimiento de las obligaciones vinculadas a la tierra en
cuestión. Si es así, tendríamos en el México central precolombino un ejemplo clásico de organización “asiática” (Cardoso y
Pérez Brignoli, 1979: 136-137).
Con relación a las formas de trabajo y producción, estas no hacen sino
corroborar la existencia de formas asiáticas de producción. Así, existían
cuatro tipos básicos de trabajadores:
1) Los calpuleque o miembros del calpulli, que trabajaban las
tierras de este para sus propias necesidades y para el pago de
tributo, además de que estaba permitido arrendar parte del
suelo del “barrio”; 2) los teccaleque, también miembros de
un calpulli, cuya única diferencia con los calpuleque parece
haber sido el destino del resultado de su labor, que iba a los
cortesanos, aunque también trabajaban para su propio consumo; 3) los renteros, que labraban tierras ajenas (de nobles o
comunidades) teniendo o no parcelas asignadas a sus personas; 4) los mayeque o tlalmaque, capa inferior de la población
rural, también renteros pero ligados de por vida a tal estatus:
como los teccaleque, no tributaban al rey ni trabajaban en
los cultivos comunales; trabajaban como braceros en tierras
del rey, de nobles y otros particulares. Algunas fuentes men-
143
PENSAR AMÉRICA LATINA
cionan también esclavos ocupados en trabajos agrícolas, en
circunstancias semejantes a la de los mayeques (Cardoso y
Pérez Brignoli, 1979: 138).
En esta línea, también la forma de tenencia de la tierra y la estructura
social del imperio inca estaban asociadas de manera directa. Dentro
de un ejercicio de poder que podemos considerar próximo al modo de
producción asiático, nos encontramos con una estructura social y de
poder ligada a esta forma de dominio y extracción del excedente. Así, la
base de la agricultura andina y de toda la vida social era el ayllu. Cada
ayllu tenía un jefe o kuraka “que atribuía el usufructo de lotes de tierra
a las familias, organizaba los esfuerzos colectivos y arbitraba los conflictos […] La tierra del ayllu incluía campos cultivados y pastos de uso
colectivo en la puna fría, donde niños y jóvenes guardaban las llamas y
alpacas. Al contrario de los pastos indivisos, la tierra de cultivo se dividía
en lotes familiares: tupus […] Tales lotes estaban constituidos de tierras
situadas en distintas altitudes, para que la familia pudiera beneficiarse
de recursos ecológicos diversos. El ciclo de vida agrícola se fundamentaba en la ayuda mutua […] La divinidad tutelar del ayllu (waka) y el
kuraka beneficiábanse de prestaciones de trabajo de la comunidad: no
existía, sin embargo, ninguna forma de tributo in natura además de las
prestaciones de trabajo. El kuraka centralizaba a través de tales trabajos
forzados (mita) más riqueza –representada en especial por bienes raros
como la carne, la coca, la chicha, etc.–, que cualquier otro miembro del
ayllu, pero la costumbre obligaba a una redistribución de sus bienes,
en forma de alimentación de los que trabajaban para él, de dones, de
distribuciones de alimentos en épocas de hambruna, etc. Pero de todos
modos había límites a la redistribución de los bienes del jefe y de la divinidad, y así existía una diferenciación social entre hombres comunes
(puriq) y los poderosos o privilegiados (kapa); una categoría aparte la integraban los que eran débiles y dependientes económicamente: viudas,
viejos, huérfanos (waqcha). Puriq y Kapa practicaban el matrimonio
endogámico dentro de la propia categoría, preservándose así hereditariamente los privilegios” (Cardoso y Pérez Brignoli, 1979: 133-134).
Señala John Murra13:
Es necesario comprender el sistema: todos los varones físicamente aptos y padres de unidades domésticas debían prestaciones de trabajo al Estado; los miembros de sus familias
colaboraban de acuerdo con sus fuerzas; los señores, el ayllu y
etnias supervisaban estas actividades y participaban ellos mis-
13 Ver además Murra (1975).
144
Marcos Roitman Rosenmann
mos. Al hablar de los reyes, Cobo afirma que en suma toda su
riqueza consistía en la multitud de vasallos que tenían. [Sin
embargo, había excepciones]: era la de los miembros de los
linajes reales, los orejones, de los observadores europeos. Eran
los miembros de los doce ayllu reales y, en tal calidad, parientes
del rey, mantenidos con excedentes estatales y ocupantes de la
mayoría de los puestos administrativos superiores y cargos de
importancia en el reino […] Esos incas de privilegio eran iniciados en la adolescencia como los verdaderos; se les perforaban
las orejas y recibían la instrucción apropiada. Tales parientes
administrativos eran empleados en muchos centros de la maquinaria estatal, especialmente en los niveles medios, como sus
“parientes” cuzqueños, estaban eximidos de las prestaciones
rotativas […] En el otro extremo de la escala social hallamos a
otro grupo exento de las prestaciones rotativas. Se trata de los
yana, “criados perpetuos”, gentes que habían perdido su condición de miembros de una comunidad y que ya no se hallaban
obligados a prestar servicios “por su turno” porque lo hacían
sobre la base de una dedicación total (Murra, 1978: 153-154).
Es esta estructura social piramidal prevaleciente en los imperios inca
y azteca la base de explicación de los posteriores asentamientos de población ibérica. La conquista y colonización hispano-lusa se centró en
hacer trabajar a los indígenas dentro del orden colonial de explotación
minera y agrícola de exportación. La mita, la encomienda, esta última
desarrollada en la colonización de las Islas Canarias, favorecieron el establecimiento de los virreinatos de México y Perú. En las regiones donde
la densidad de población fue menor y las enfermedades, el hambre y las
epidemias mermaron hasta el exterminio de la población indígena, los
asentamientos de conquistadores fueron una mera entelequia. Por último, donde los pueblos y etnias presentaron una resistencia a la colonización, esta nunca pudo establecer fronteras y sólo logró dicho objetivo
en el siglo XIX tras la independencia y bajo los gobiernos oligárquicos
en las nuevas guerras genéricamente conocidas como el enfrentamiento
de la civilización contra la barbarie. Guerras igualmente sangrientas en
el norte, centro y sur de América.
Las estructuras sociales en los pueblos indios en el sur de Chile y
Argentina o en el norte de México mantuvieron patrones de sociedades
guerreras y agrícolas que acompañaron una lucha continua por la defensa del territorio, haciendo de sus estructuras de poder un factor de
cohesión bajo el cual mantener su identidad, su cultura y su lenguaje.
Los fundamentos de su organización social se articulan en la tradición,
la consanguinidad y una cosmovisión articulada ritual fundante. El gra-
145
PENSAR AMÉRICA LATINA
do de cohesión se presenta en la relación de cooperación existente entre
las comunidades que conforman étnicamente la supraidentidad en la
cual se articulan. La manera de desarrollo y evolución de sus sociedades
forman parte de los pueblos indios de América donde no se concretó
una organización social, política y económica de tipo asiática como en
el imperio inca o azteca. El caso más singular que marca distancias lo
constituyen los mayas por la diversidad étnica de pueblos pertenecientes a su etnia: tzoltales, tzotziles, tojalabales, entre otros. Su ubicación
territorial desde México en Chiapas hasta Honduras expresa la extensión, y su estructura social se distancia de la azteca, aunque podían
compartir rituales y mitos cosmogónicos, al igual que poseer un alto
grado de conocimientos matemáticos y tecnológicos. Su constante peregrinaje y su fundación de ciudades de culto como la articulación de un
poder piramidal, ciertamente estamental, no supusieron el nacimiento
de una sociedad guerrera donde la división del trabajo y la estructura
social rompieran la propiedad de la tierra en manos de una población
con concepción comunitaria de su tenencia, aunque ello no supusiera
la existencia de castas, diferencias sociales y riquezas, en especial en los
sacerdotes y las elites comunitarias.
LA ESTRUCTURA SOCIAL EN EL PERÍODO COLONIAL
Una de las características de la estructura social de la colonia es la unidad existente entre una dominación oligárquica y un componente étnico racial que entrecruza las relaciones de clase.
Es un hecho que, desde muy temprano, se produce en toda
América colonial una diferenciación entre clases sociales y
una división del trabajo estrechamente relacionadas con las
diferenciaciones étnicas. Los individuos que integran los grupos sociales más poderosos son de piel blanca, aunque muchos hay tan blancos como ellos que no alcanzan a ingresar
en esos círculos privilegiados. Los de piel más oscura y los
indios puros quedan, por regla, relegados a la categoría social
última. Entre estos extremos, fluctúan los que son producto
de las mezclas étnicas, si bien muchos de ellos se incorporan
a los grupos inferiores (Bagú, 1951: 53).
La sociedad colonial fue una sociedad dividida en conquistadores y conquistados. Los conquistadores proveen los principios de organización social desde los cuales se impulsa toda la ideología de dominación del poder
colonial. Desde la administración colonial hasta los grupos de mineros,
encomenderos y terratenientes, eclesiásticos, así como los campesinos
y trabajadores blancos, constituyen la sociedad de los conquistadores.
Ninguno de ellos forma parte de la sociedad de conquistados; siempre
146
Marcos Roitman Rosenmann
gozaron de privilegios y disfrutaron las prebendas que otorga el color de
la piel. En la medida en que la población blanca, criolla o peninsular era
minoritaria, el mantenimiento del orden social se ejercía con extremada
violencia y la estructura social no entendía de grados de movilidad social. Pocas fueron las ocasiones en que se transgredió el espectro de los
colores en la sociedad colonial y en su estructura social.
Son estas características la confirmación del sentido oligárquico
de la dominación político-colonial y su articulación al capitalismo colonial más que desarrollo de un feudalismo trasnochado. La conquista se
da en medio del proceso de acumulación de capital y genera esclavitud,
no para reproducir el modo de producción esclavista. Lo específico de
la estructura social oligárquica implantada en la sociedad colonial es su
apego a los privilegios concedidos por la corona y el sentido de inmovilidad que los define como grupo o clase.
En la inmovilidad de los grupos sociales, el privilegio tiene su
importancia decisiva. Cuando en la sociedad colonial encontramos una clase o un grupo inmovilizados, con manifiesta
tendencia a cerrarse en sí y prolongar su identidad a través
de generaciones, descubrimos también que esa actitud se
encuentra inexorablemente vinculada con la defensa de un
privilegio –económico y social, siempre; a menudo, también
político y racial, a veces profesional–. Hay en la inmovilidad
un reconocimiento de la existencia de una desigualdad social
y un acto de voluntad tendente a prolongar esa desigualdad
y a ahondarla. Una clase o un grupo de poseedores con esa
tendencia manifiesta a la inmovilidad –que llamaremos oligarquía– surge sólo cuando existe cierto número de individuos
que tiene más privilegios que defender. Más se cierra y más
impenetrable se hace cuanto más amenazados siente sus privilegios (Bagú, 1951: 73).
Las relaciones sociales de producción establecidas en la colonia son,
por la racionalidad con que se realiza la empresa y por el cálculo costobeneficio que impera en dicha sociedad, un proceso típicamente capitalista. No hace falta que se reproduzcan mecánicamente las relaciones de
trabajo asalariado. En la América española y portuguesa, hemos dicho,
se reproduce la esclavitud pero como empresa capitalista de intercambio de mercancías. No se crea para reproducir el modo de producción y
la estructura social esclavista. El esclavo es una mercancía, y así entra
en el mercado.
La esclavitud de los negros –es una esclavitud puramente industrial– que desaparece sin más y es compatible con el desa-
147
PENSAR AMÉRICA LATINA
rrollo de la sociedad burguesa, presupone la existencia de tal
sociedad: si junto a esa esclavitud no existieran otros estados
libres con trabajo asalariado, todas las condiciones sociales en
los estados esclavistas asumirían formas precivilizadas (Marx,
1976b: 159).
Esta combinación de elementos determina la formación social característica del orden colonial americano. La suma de formas esclavas, feudales
y capitalistas de explotación hacen de la estructura social de la colonia
una amalgama de grupos y sectores sociales cuyos intereses particulares
impiden la construcción de un orden de dominación cuya racionalidad
exprese la lógica imperialista desde el centro: la expresa desde la periferia,
por emplear la nomenclatura cepalina. El sentido tradicional con que se
ejerce el dominio y las pautas de inmovilidad oligárquicas producen una
adhesión casi individual a la Corona en función de proteger sus intereses
particulares. Capitanes de barco cuya lógica consiste en llevar a puerto
su nave, no importando que se pueda hundir toda la flota. Lo único a
defender es su embarcación. Son estas peculiaridades lo que confunde a
historiadores y sociólogos, creando la falsa imagen de estar en presencia
de una sociedad feudal de prebendas, siervos, vasallos o súbditos.
Lo que primó durante la colonia es un alto grado de individualismo al ser los privilegios particulares y las concesiones del monarca
las pautas que avalan y sustentan el ordenamiento colonial. Así, la sociedad colonial es “muy poco apta para estimular la cohesión social.
En un agregado humano donde hay colonizadores y colonizados, señores y esclavos, donde el privilegio o la exacción determinan con harta
frecuencia el destino individual, donde los unos se creen, por natura,
con derechos sobre los otros, los más conspicuos factores son los que
tienden a la desintegración, a la exacerbación del más extremo individualismo” (Bagú, 1951: 118).
Fue este individualismo presente en las clases sociales dominantes
y en los sectores medios de la población blanca el causante de motines,
alzamientos y sediciones contra la Corona y los virreyes. La necesidad de
mantener el control político y hacer del orden colonial un poder estable
obligó a ejercer con dureza la violencia, transformándose en un símbolo
de cohesión social. Igualmente, las formas de trabajo y la explotación a
que eran sometidos los pueblos indios conquistados generaron un espacio de violencia estructural que no se detuvo durante los tres siglos del
imperio y muy a pesar de las leyes de Indias. El juzgamiento, la pena de
muerte y el posterior desmembramiento de los cuerpos en la plaza pública para escarmiento constituían actos sociales para reunir a la población
y mostrar la fuerza de la Corona. De tal forma que la violencia está inmersa y forma parte del inmovilismo presente en la estructura social.
148
Marcos Roitman Rosenmann
En las relaciones entre las clases y grupos, en todos los días, y
las horas de la existencia colonial, la violencia late con furia o
estalla torrencialmente. Más que la selva, más que el salvaje,
es la violencia social la que a cada rato amenaza la integridad
física y la vida misma del individuo. Es que las relaciones de
clase en la colonia reposan sobre la violencia. La esclavitud
–legal o disimulada– requiere indispensablemente que la masa
de los sometidos sienta el puño del dominador ante sus ojos
para hacer el esfuerzo que se le exige (Bagú, 1951: 129).
La violencia étnica llegó a grados extremos. Y no sólo en la América española o portuguesa. Bien lo señala Marx, y permítaseme esta larga cita
por su fuerza y expresividad en el contenido del párrafo, que aclara perfectamente la lógica de la colonización en cualquier lugar del mundo:
El trato dado a los aborígenes alcanzaba niveles más vesánicos,
desde luego, en las plantaciones destinadas exclusivamente al
comercio de exportación, como las Indias occidentales, y en
los países ricos densamente poblados, entregados al saqueo y
el cuchillo, como México y las Indias orientales. Pero tampoco
en las colonias propiamente dichas se desmentía el carácter
cristiano de la acumulación originaria. Esos austeros “virtuosos” del protestantismo, los puritanos, establecieron en 1703,
por acuerdo de su assembly, un premio de 40 libras por cada
cuero cabelludo de indio y por cada piel roja capturado; en
1720, un premio de 100 libras por cuero cabelludo y en 1744,
después de que la Massachusetts Bay hubo declarado rebelde a
cierta tribu, fijaron los siguientes precios: por escalpo de varón
de 12 años o más, 100 libras de nuevo curso; por prisioneros
varones, 105 libras; por mujeres y niños tomados prisioneros,
55 libras; por cuero cabelludo de mujeres y niños, 50 libras.
Algunos decenios después […] el parlamento británico declaró que los sabuesos y el escalpado eran “medios que Dios y la
naturaleza han puesto en sus manos” (Marx, 1976a: 942).
Pero en una sociedad colonial fundada en criterios étnico-raciales, el mestizaje produce lentamente cambios y altera la estructura social. Durante
casi tres siglos, la mezcla racial fue cambiando la fisonomía de la sociedad.
Si en un principio la sociedad de conquistados y conquistadores mostraba
férreos límites, el paso del tiempo unido a las cédulas reales que facilitaban
el casamiento entre españoles e indios en el siglo XVIII modificó esta circunstancia. La ley del espectro de colores se pone en movimiento.
Blanco el señor, indio es el dependiente, peón, encomendado,
repartido, yanacona, de mita, etc. ¿Y el mestizo? Dos o tres
149
PENSAR AMÉRICA LATINA
decenios después de consumada la conquista corresponderá
al mestizo de los más diversos matices llenar las funciones
intermedias entre señor y peón. El mestizo es artesano, “dependiente” en los oficios de la urbe. Es así que a la escala
de colores raciales, desde el blanco al indio, corresponderá
muy pronto toda una escala de funciones sociales. Es lo que
he llamado ley del Espectro de los Colores Raciales que rige
en toda la organización económica y social de la Colonia
(Lipschutz, 1975: 245).
El mestizaje modifica la fisonomía de la sociedad colonial. Si el indio
una vez pacificado, como rezan las cédulas reales, “es cosa justa y razonable que nos sirvan y den tributo en reconocimiento del señorío y
servicio, igualmente lo es que no anden a caballo”; el esclavo negro es la
contraparte de una estructura social jerarquizada e inamovible desde la
perspectiva de la dominación étnico-racial del conquistador.
El indio y el negro esclavo son los últimos eslabones de la cadena y carecen de todos los derechos. Las castas, como consecuencia de
la unión entre indios y españoles, negros e indios, indios y mulatos,
adquieren un dinamismo específico que se manifiesta de manera destacada en la estructura social y de poder durante el período colonial.
El reconocimiento de castas y grupos sociales se hace explícito a través
de la ley del espectro de los colores raciales, ya indicada por Lipschutz.
Así, en el siglo XVII se reconocían al menos siete castas en función
de la pigmentación de la piel: los españoles nacidos en Europa; los
españoles nacidos en América; los mestizos descendientes de blanco e indio; los mulatos descendientes de blanco y negro; los zambos
descendientes de indio y negro; los indios; y los negros. Estos últimos
con las subdivisiones de zambos prietos, producto de negro y zamba;
cuarterones, de blanco y mulata; quinterones, de blanco y cuarterona;
y salto atrás, la mezcla en que el color es más oscuro que el de la madre
(Bagú, 1951: 129).
Es el grupo racial que ostenta el poder, es decir el grupo de
los blancos, el que conscientemente efectúa la distribución de
“oficios, honras y dignidades”, en acuerdo con los intereses
de este grupo racial. Las diferencias raciales, y en especial la
pigmentación diferencial de la piel, de blanco, de mestizo de
los más diversos matices, y de indio, son puestas al servicio
de los blancos, para facilitar a su grupo el mantenimiento y
defensa de sus privilegios sociales. Hijodalgo versus villano,
según las normas de la Orden de Calatrava. ¡Y villano es también el mestizo! (Lipschutz, 1975: 251).
150
Marcos Roitman Rosenmann
La emergencia de una sociedad colonial donde el cambio social es débil
y la existencia de una sociedad racialmente discriminatoria da la razón
a Rodolfo Stavenhagen, al señalar la falsedad de la tesis de integración
nacional como producto del mestizaje.
La falacia de esta tesis está en que el mestizaje biológico y
cultural (proceso innegable en muchas partes de América
Latina) no constituye, en sí mismo, una alteración de la estructura social vigente […] Por lo demás, la tesis del mestizaje esconde generalmente un prejuicio racista (aunque sea
inconsciente): y es que, en lo biológico, sobre todo en los
países en que la población mayoritaria acusa rasgos indígenas, el mestizaje significa un “blanqueamiento”, por lo que
las virtudes del mestizaje esconden un prejuicio en contra de
lo indígena […] El llamado “mestizaje cultural” constituye,
de hecho, la desaparición de las culturas indígenas, hacer
de este mestizaje la condición necesaria para la integración
nacional es condenar a los indios de América, que aún suman varias decenas de millones, a una lenta agonía cultural
(Stavenhagen, 1985: 32-33).
Es esta explicación de cómo se constituyó la estructura social de la colonia y sus pautas violentas de ejercicio del poder lo que altera profundamente la visión presentada por los conquistadores y la sociedad blanca
ladina (Todorov, 1987). La concepción integradora desarrollada por
las elites criollas y peninsulares de una sociedad con movilidad social
ascendente respecto de la sociedad conquistada es una ilusión óptica.
La realidad indica una continua represión y violencia sobre los grupos
étnicos de la sociedad conquistada. A medida que los mestizos ocupan
un lugar destacado en la sociedad colonial, la población blanca criolla
peninsular opta por aplicar criterios de exclusión a fin de evitar perder
el papel central en la distribución y organización del espectro de los
colores. Nuevamente Lipschutz lo aclara con brillantez: “¿Por qué tal
campaña contra los mestizos? Porque el blanco está presa de temor”
(Lipschutz, 1975). El espectro de los colores raciales tiene también sus
inconvenientes: es la ley severa pero no inmutable en los detalles de su
realización; el espectro es esencialmente dinámico justamente en razón
del mestizaje. Con el andar del tiempo, y gracias al mestizaje, los colores
de indio, mestizo y blanco continúan siempre sobreponiéndose. Paulatinamente se ensancha el espectro de colores raciales, la faja de color
mestizo, lo que afecta en especial el extremo blanco; de modo tal, que
finalmente el color del mestizo reemplaza gran parte de la faja blanca.
Es así como el mestizo llega a roer al blanco, y aun se corre el riesgo
de que el mestizo trague al mismo señor blanco. El mestizaje es vuelto
151
PENSAR AMÉRICA LATINA
contra el señor. El blanco está presa de temor. Como resalta Lipschutz
en una carta del licenciado Castro enviada a su monarca:
Hay tantos mestizos en estos reinos, y nacen cada hora, que
es menester que Vuestra Majestad mande enviar cédula que
ningún mestizo ni mulato pueda traer arma alguna ni tener
arcabuz en su poder, so pena de muerte, porque esta es una
gente que andando el tiempo ha de ser muy peligrosa y muy
perniciosa en esta tierra (Lipschutz, 1975: 251).
No es de extrañar que las contradicciones interraciales hayan jugado
un papel importante en las proclamas independentistas lanzadas en
la lucha contra la Corona (1808-1824). Pero también es cierto que dichas proclamas tenían mucho de oportunismo político en boca de los
libertadores, caudillos o dictadores supremos. La estructura social de
la postindependencia mantuvo los rasgos de la sociedad colonial. La
esclavitud se restableció y los pueblos indígenas siguieron excluidos de
la ciudadanía política. Considerados menores de edad, fueron marginados y expulsados de sus tierras en pro del desarrollo del latifundio,
que otorgó un poder casi omnímodo a una nueva oligarquía nacida de
la unidad entre los grupos terratenientes, comerciantes y mineros. Los
estados-nación confirmaron la estructura social y de poder proveniente
de la colonia. El cambio social fue marginal y afectó a las estructuras
de poder político, no así a las sociales y culturales.
Afirmar que las guerras de independencia en América Latina
no constituyeron una verdadera revolución económica y social no es nada nuevo. Muchos investigadores sostienen este
punto de vista y rechazan la distorsión romántica de algunos
académicos que ven en aquellas guerras una especie de apoteosis nacional. Las guerras produjeron, en verdad, grandes
disturbios sociales, especialmente si se observa desde los ángulos político y económico: la consigna de la guerra a muerte,
los destierros, las expropiaciones, las ejecuciones, los golpes
de Estado, etc. fueron elementos de ese gran conflicto. Pero
tales impactos, aunque dramáticos, no fueron lo suficientemente profundos como para romper el tejido y la contextura
social de las colonias. No surgió casi ninguna discrepancia
estructural que distinguiese la nueva era de la época colonial
recién pasada. Las actitudes básicas hacia la vida y la comunidad, la concepción tradicional del mundo, los sistemas de
creencias y los modos de manejar la economía permanecieron
casi inmutados. Sólo se retaron parcialmente algunas normas
sociales y algunos modelos políticos de organización social; se
152
Marcos Roitman Rosenmann
ajustaron los límites de las nuevas naciones; y los grupos dominantes, dentro de su propio seno, no experimentaron sino
un simple cambio de guardia (Fals Borda, 1975: 17)14.
Por consiguiente, las estructuras económicas pasaron a construirse sobre una herencia colonial, donde el proceso de acumulación de capital
desarrollado durante tres siglos en Europa tendría sus consecuencias
directas en el proceso de creación de los estados-nación en América
Latina durante el siglo XIX.
AMÉRICA LATINA EN EL PROCESO DE ACUMULACIÓN DE
CAPITAL
En la historia real el gran papel lo desempeñan, como es sabido, la conquista, el sojuzgamiento, el homicidio motivado por
el robo: en una palabra la violencia. En la economía política,
tan apacible, desde tiempos inmemoriales ha imperado el idilio. El derecho y el “trabajo” fueron desde épocas pretéritas
los únicos medios de enriquecimiento, siempre a excepción,
naturalmente, de “este año”. En realidad, los métodos de la
acumulación originaria son cualquier cosa menos idílicos
(Marx, 1976a: 892).
Así presenta Marx las características sobre las que se desarrolló la acumulación de capital.
Dos son las vertientes para estudiar el proceso de acumulación de
capital. Una, aquella que hace alusión directa a las formas violentas de
expropiación del campesinado y de los siervos de la gleba de las tierras
comunales, de la imposición de las leyes de vagos y maleantes con las
cuales se fue legalizando el proceso de separación entre la propiedad
privada de los medios de producción y legitimando la liberación de fuerza de trabajo para que adoptase la forma asalariada. Otra es la vinculada
al proceso del capitalismo colonial imperante con la explotación de las
Indias occidentales y orientales y la participación de América Latina y
África en el proceso de acumulación de capital.
La trata de esclavos, el oro y la plata, además de productos de
plantación como el añil, el palo de brasil, el azúcar y, con posterioridad, el cacao, favorecen la dinámica del proceso de acumulación en
los centros hegemónicos como Holanda, Inglaterra o Francia. Su papel
en el proceso de acumulación de capital requiere pues estudiar ambos
aspectos por separado, a la luz de Marx.
14 Ver igualmente Chaunu et al. (1973).
153
PENSAR AMÉRICA LATINA
Primero, el proceso de acumulación capitalista:
El dinero y la mercancía no son capital desde un primer momento, como tampoco lo son los medios de producción y de
subsistencia. Requieren ser transformados en capital. Pero esta
transformación misma sólo se puede operar bajo determinadas circunstancias coincidentes: es necesario que se enfrenten
y entren en contacto dos clases muy diferentes de poseedores
de mercancías; a un lado los propietarios de dinero, de medios
de producción y de subsistencia, a quienes les toca valorizar, mediante adquisición de la fuerza de trabajo ajena, la suma de valor de la que se han apropiado; al otro lado, trabajadores libres,
vendedores de la fuerza de trabajo propia y por tanto vendedores de trabajo. Trabajadores libres en el doble sentido de que ni
están incluidos directamente entre los medios de producción
–como si fueran esclavos, siervos de la gleba, etc.–, ni tampoco
les pertenecen a ellos los medios de producción –a la inversa
de lo que ocurre con el campesino que trabaja su propia tierra,
etc.– hallándose, por el contrario, libres y desembarazados de
esos medios de producción. Con esta polarización del mercado
de mercancías están dadas las condiciones fundamentales de
la producción capitalista. La relación del capital presupone la
escisión entre los trabajadores y la propiedad sobre las condiciones de realización del trabajo. Una vez establecida la producción
capitalista, la misma no sólo mantiene esa división sino que
la reproduce en escala cada vez mayor. El proceso que crea la
relación del capital pues no puede ser otro que el proceso de escisión entre el obrero y la propiedad de sus condiciones de trabajo,
proceso que por una parte, transforma en capital los medios de
producción y de subsistencia sociales, y por otra convierte a los
productores directos en asalariados. La llamada acumulación
originaria no es, por consiguiente, más que el proceso histórico de escisión entre productor y medios de producción. Aparece
como “originaria” porque configura la prehistoria del capital
y del modo de producción correspondiente al mismo (Marx,
1976a: 982-983; énfasis en el original).
No es extraño que estas formas específicas que adopta el capital como
relación social en su proceso de acumulación se reproduzcan con posterioridad en los estados oligárquicos de América Latina, tras la independencia política. Por consiguiente, que la aplicación de las leyes de
expropiación de tierras comunales y el proceso de desamortización sufrido en los países de acumulación originaria sea similar al de América
Latina. Veamos:
154
Marcos Roitman Rosenmann
El proceso de expropiación violenta de las masas populares recibió un nuevo y terrible impulso en el siglo XVI con la Reforma y, a continuación, con la expoliación colosal de los bienes
eclesiásticos […] En el siglo XIX, como es natural, se perdió
hasta el recuerdo de la conexión que existía entre el campesino
y la propiedad comunal. Para no hablar de los tiempos posteriores ¿qué farthing, cuarto de penique, de compensación
recibió entonces la población rural por los 3.511.770 acres de
tierras comunales (1.421.097 hectáreas) que les fueron arrebatadas entre 1801 y 1831, y que los terratenientes donaron
a los terratenientes a través del parlamento? El último gran
proceso de expropiación que privó de la tierra al campesino
fue el llamado despojamiento de las fincas que consistió en
realidad en barrer de ellas a los hombres. Todos los métodos
ingleses considerados hasta ahora culminaron en el “despojamiento” […] de tal suerte que los trabajadores agrícolas ya
no encuentran el espacio necesario para su propia vivienda ni
siquiera en el suelo cultivado por ellos (Marx, 1976a: 901-911;
énfasis en el original).
La conclusión sobre este movimiento de cercamiento de tierras y expropiación de la propiedad comunal agrícola, cottages, es clara:
La expoliación de los bienes eclesiásticos, la enajenación fraudulenta de las tierras fiscales, el robo de la propiedad comunal,
la transformación usurpatoria, practicada con el terrorismo
más despiadado, de la propiedad feudal y clánica en propiedad privada moderna fueron otros tantos métodos idílicos
de la acumulación originaria. Esos métodos conquistaron el
campo para la agricultura capitalista, incorporaron el suelo al
capital y crearon para la industria urbana la necesaria oferta
de un proletariado enteramente libre (Marx, 1976a: 917-918;
énfasis en el original).
La aplicación estricta de las leyes de expoliación de tierras comunales
y otros métodos idílicos son complementarios a las leyes de vagos y
maleantes creadas con el fin de evitar la holgazanería y proporcionar
la mano de obra necesaria para obrajes y manufacturas. En esta dinámica, el recorrido de las leyes dictadas en Inglaterra o Francia no dista
de las aplicadas en cualquier país de América Latina tres siglos después
(Cueva, 1980; Menjívar, 1980). Citemos un ejemplo de las leyes promulgadas por Enrique VIII en 1530:
Los pordioseros viejos e incapacitados para trabajar reciben
una licencia de mendicidad. Flagelación y encarcelamiento,
155
PENSAR AMÉRICA LATINA
en cambio, para los vagabundos vigorosos. Se les debe atar
a la parte trasera de un carro y azotar hasta que la sangre
mane del cuerpo; luego han de prestar juramento de regresar
a su lugar de nacimiento o sitio donde hayan residido durante
los últimos tres años y de ponerse a trabajar […] En caso de
segundo arresto por vagancia, ha de repetirse la operación y
cortarse media oreja al infractor, y si se produce una tercera
detención, se debe ejecutar al reo como criminal inveterado y
enemigo del bien común (Marx, 1976a).
Otro edicto promulgado por Eduardo VI en 1547 establecía que los jueces
de paz, “una vez recibida la denuncia, deben perseguir a los bribones. Si
se descubre que un vagabundo ha estado holgazaneando durante tres
días, debe trasladárselo a su lugar de nacimiento, marcarle en el pecho
una letra V con un hierro candente y ponerlo allí a trabajar, cargado de
cadenas, en los caminos y otras tareas […] Toda persona tiene derecho a
quitarles a los vagabundos sus hijos y retener a estos como aprendices:
a los muchachos hasta los 24 años y a las muchachas hasta los 20 años.
Si huyen, se convertirán, hasta esas edades, en esclavos de sus amos, que
pueden encadenarlos, azotarlos, etc. a su albedrío. Es lícito que el amo
coloque una argolla de hierro en el cuello, el brazo o la pierna del esclavo,
para identificarlo mejor y que esté más seguro” (Marx, 1976a: 919-920).
Este proceso histórico se repite en América Latina durante la
configuración de los estados-nación, corroborando las tesis de Agustín
Cueva de un desarrollo capitalista por la vía oligárquica.
La gran transformación acaecida en Europa durante los siglos
XVI al XIX, Revolución Burguesa y Revolución Industrial, se valida por
medio del capitalismo colonial y la apropiación del excedente amasado
en las colonias. Dichos caudales aceleran el proceso de acumulación originaria de capital, y, al mismo tiempo, posibilitan la consolidación del
mercado interno, unidad sobre la cual se levantan todas las relaciones
sociales de producción capitalistas.
La expropiación y desalojo de una parte de la población rural
no sólo libera y pone a disposición del capital industrial a los
trabajadores, y junto a ellos a sus medios de subsistencia y su
material de trabajo, sino que además crea el mercado interno.
[Pero] sólo la gran industria proporciona, con las máquinas,
el fundamento constante de la agricultura capitalista, expropia radicalmente a la inmensa mayoría de la población rural
y lleva a término la escisión entre la agricultura y la industria doméstico-rural, cuyas raíces –la hilandería y tejeduría–
arranca. Conquista por primera vez para el capital industrial,
pues, todo el mercado interno (Marx, 1976a: 936-937).
156
Marcos Roitman Rosenmann
La conquista del mercado interno, la consolidación de un proceso de
extracción de excedente transformado en capital y el capital en plusvalor fundamenta un tipo de relaciones sociales y técnicas de producción
donde el Estado-nación impone límites al proceso de concentración y
centralización del capital industrial. Las políticas proteccionistas tienen
aquí su origen: poner cortapisas a posibles países competidores que
desean introducir sus productos en el mercado interno con la finalidad
de apoderarse y controlar su desarrollo.
La división internacional del trabajo, la producción y los mercados dan sus frutos en el proceso de concentración y centralización del
capital. Los imperios ceden el lugar a los imperialismos y con ello se
inicia una nueva fase. No sin antes dejar en claro que “el descubrimiento de las comarcas auríferas y argentíferas en América, el exterminio,
esclavización y soterramiento en las minas de la población aborigen,
la conquista y el saqueo de las Indias orientales, la transformación de
África en un coto reservado para la caza comercial de pieles negras,
caracterizan los albores de la era de la producción capitalista. Estos
procesos idílicos constituyen factores fundamentales de la acumulación
originaria” (Marx, 1976a: 939).
Segundo, el proceso de acumulación de capital tras la Independencia:
Disuelto el imperio español de ultramar y consolidado el imperialismo
británico, las colonias acceden a la independencia en las dos primeras
décadas del siglo XIX, pero el mundo que encuentran no es el mundo
del siglo XVI. El imperialismo como proceso de configuración de las
relaciones de poder a nivel internacional condiciona cualquier tipo de
desarrollo. La concentración del capital da origen a los monopolios, a la
fusión del capital bancario e industrial. La disolución de los imperios poseedores de territorios y la emergencia de imperialismos poseedores de
poder político, económico y cultural en su trato con países advenedizos
redefinen el capitalismo, y las grandes potencias emergentes se reparten
los mercados. Gran Bretaña será la gran beneficiaria de dicho proceso.
La doble tragedia de los países en desarrollo consiste en que
no sólo fueron víctimas de ese proceso de concentración internacional sino que posteriormente deben tratar de compensar
su atraso industrial, es decir, realizar la acumulación originaria de capital industrial en un mundo que está inundado
con los artículos manufacturados por la industria ya madura,
occidental. En otras palabras: en tanto que entre los siglos XVI
y XIX, el mercado mundial y la economía mundial impulsaron
la industrialización de Occidente, sobre todo por la afluen-
157
PENSAR AMÉRICA LATINA
cia a esa región de las riquezas del suelo y del capital-dinero,
fuentes principales de la acumulación originaria de capital
industrial, desde fines del siglo XIX el mercado mundial y la
economía mundial son dos obstáculos principales a la industrialización del Tercer Mundo, precisamente en la medida en
que frenan la acumulación originaria de capital industrial
(Mandel, 1977: 175).
Así, América Latina con su oro y plata, la producción de azúcar, añil y
tintes para la industria textil, amén de otros productos, y África con la
aportación de esclavos en los siglos XVI y XVIII son las fuentes principales que permiten el desarrollo del capitalismo industrial del siglo XIX
en Europa15.
El sistema colonial hizo madurar, como plantas de invernadero, el comercio y la navegación. “Las sociedades Monopolia”
constituían poderosas palancas de la concentración de capitales. La colonia aseguraba a las manufacturas en ascenso
un mercado donde colocar sus productos y una acumulación
potenciada por el monopolio del mercado. Los tesoros expoliados fuera de Europa directamente por el saqueo, por la
esclavización y las matanzas con rapiñas, refluían a la metrópoli y se transformaban allí en capital […] El sistema colonial
arrojó de un solo golpe todos los viejos ídolos por la borda.
Proclamó la producción de plusvalor como fin último y único
de la humanidad (Marx, 1976a: 942-943)16.
A MODO DE CONCLUSIÓN
La historia del imperio español de ultramar, así como las estructuras
sociales y de poder sobre las cuales asentaron su dominio, expresan un
cambio de cosmovisión a nivel mundial. La razón cultural de Occidente
se formula de manera lógica. La invención de América abre el mundo
al universo infinito. El globo terráqueo adquiere su uniformidad geopolítica y la civilización europeo-occidental justifica su colonización en
nombre de la doctrina católica, apostólica y romana.
La transposición de nuevas estructuras de poder y la emergencia
del capitalismo colonial integran a la región, junto con África, al proceso
de acumulación de capital originaria. Es la llamada por Eric Williams
triangulación entre África, América e Inglaterra. Dicho proceso cons-
15 Para el papel de África en el proceso de acumulación, ver Williams (1975) y Rodney
(1982).
16 Para una historia reciente sobre todo el proceso de colonización ver Ferro (2000).
158
Marcos Roitman Rosenmann
tituye la clave para entender los criterios políticos y económicos sobre
los cuales se desarrollan el expolio y la extracción de excedente de las
colonias. El proceso se extiende durante todo el período de la trata y el
comercio de esclavos modernos, igualmente, mientras permanece intacto el poderío del imperio español. A medida que otros países disputan
su hegemonía, España y Portugal se ven obligados a ceder parte de su
monopolio. La piratería y la pérdida del monopolio del comercio son
realidad a principios del siglo XVIII y ello se vuelve evidente tras la firma
del Tratado de Utrecht, donde Gran Bretaña obtiene la posibilidad de comerciar con esclavos abriendo el monopolio español al comercio inglés.
Dicho tratado de 1713, es el comienzo del declive cuya caída se expresa
simbólicamente en la pérdida de Cuba tras la guerra hispano-norteamericana-cubana en 1898. Crisis de generación en España y pérdida de las
últimas posesiones en ultramar; Gran Bretaña toma el relevo, pero el capitalismo colonial no está en juego. El desarrollo de la manufactura y la
Revolución Industrial son nuevas formas de dominio donde el capitalismo colonial es subsumido bajo la forma de producción para el mercado
interno y, dentro de él, el capital industrial ocupa el puesto de generador
del proceso capitalista de producción en su fase más desarrollada: el
imperialismo contemporáneo. El presente está en las nuevas formas de
extracción de excedente: el plusvalor relativo. Si la esclavitud es una
negación de los derechos del hombre, esta se condena en el comercio,
venta y compra, pero se mantendrá como institución mientras exista su
propiedad. Se concede la libertad de vientre y se denuncia la trata, pero
la posesión seguirá siendo legal durante varias décadas más.
La estructura social de la colonia se mantuvo sin grandes altibajos. La inmovilidad producto de las formas oligárquicas de dominación
generó un poder casi omnímodo y sin contrapesos. La Corona mandó;
sin embargo, el paso del tiempo debilitó su poder; tres siglos no pasan
en vano, y sus leyes terminaron por ser acatadas pero no cumplidas.
La independencia de las colonias estaba cerca. La crisis de inicios del
siglo XIX en España con el secuestro de Fernando VII a manos del
imperio francés fue un buen momento para que los criollos negociaran
un mejor estatus dentro del imperio. La negativa o falta de visión desde
la península radicaliza el movimiento de protesta. Las cortes de Cádiz
constituyen ese clímax y el debate deja sin grandes opciones la petición
de autonomía regia a las provincias de ultramar. Los criollos se alzan en
armas y se declara posteriormente la guerra a muerte a la Corona.
Iniciadas la guerras por la soberanía y declarada la independencia, los cambios en la estructura social y de poder poscolonial no serán,
ya apuntamos, significativos. La vía oligárquica del desarrollo del capitalismo se impone como la fórmula para la creación de los estados-nación. Las luchas democráticas son prontamente derrotadas y con ello la
159
PENSAR AMÉRICA LATINA
posibilidad de un orden transformador. El capitalismo latinoamericano
inicia su andadura; pero la herencia colonial impone los límites.
Pues es claro que la plena incorporación de América Latina
al sistema capitalista mundial, cuando este alcanza su estado
imperialista en el último tercio del siglo XIX, no ocurre a partir de un vacío, sino sobre la base de una matriz socioeconómica preexistente, ella misma moldeada en estrecha conexión
con el capitalismo europeo y norteamericano en su fase protoimperialista (Cueva, 1980: 11-12).
Sin embargo, esta herencia colonial se expresa ya en la estructura social
del orden oligárquico y en su propio desarrollo interno.
160
Capítulo IV
LA ESTRUCTURA SOCIAL
EN EL ORDEN OLIGÁRQUICO
LA INDEPENDENCIA en América Latina significó una lucha política
por el poder. Pero no sólo entre peninsulares y criollos. A estas luchas
debemos unir las correspondientes por el tipo de Estado y las formas
de gobierno que se sucederán tras la crisis colonial. La historia hegemónica ha querido soslayar las demandas democráticas cuyas banderas
reivindicativas no sólo fueron el derecho de autodeterminación y la formación de gobiernos independientes. En la lucha anticolonial se plantearon igualmente reivindicaciones nacionales por reformar la tenencia
de tierra y un reconocimiento de derechos para los pueblos indígenas y
las nacientes clases sociales populares.
Al presentar la independencia como un enfrentamiento entre el
poder imperial y los ejércitos libertadores, se tiende a olvidar que la
batalla por la independencia fue una batalla por construir un orden político y un poder social acordes con las ideas y pensamientos políticos de
época. La democracia era una de las alternativas y el orden oligárquico
era otra forma de presentar el proyecto emancipador del imperio español. No cabe duda de que la construcción del Estado oligárquico necesitó de un tiempo para consolidar su proyecto y definir su estrategia.
La época transcurrida entre 1800 y 1816, aproximadamente, (la
patria boba) es una etapa de continuas luchas por direccionar el proceso
político. La clase dominante enfrentó batallas entre sectores democrá-
161
PENSAR AMÉRICA LATINA
ticos, pro-oligárquicos y aristocráticos. El triunfo de los segundos tardó
casi medio siglo en producirse. Es decir, existe un período histórico donde el orden poscolonial pudo tomar un rumbo diferente. Que el proyecto
exitoso haya sido el oligárquico debe ser explicado.
Las clases dominantes, las elites criollas y peninsulares, estaban
impregnadas del espíritu de época. La Ilustración proveía el cuerpo
doctrinario del cual emanaban los principios articuladores de los proyectos de orden social y cambio político presentes en el pensamiento
emancipador. Por un lado, la tradición inglesa mostraba la fuerza de
una nueva burguesía capaz de limitar el poder regio sin necesidad de su
destrucción. Tras la revolución de 1688, la instauración de una monarquía parlamentaria “se convirtió desde entonces en el modelo político
de quienes combatían en otros países de Europa el absolutismo monárquico” (Romero, 1977). Por otro lado, la aparición y radicalización
de los principios políticos igualitarios y republicanos contenidos en las
obras de Rousseau, El origen de la desigualdad en los hombres en 1753 y
El contrato social en 1764, “sobrepasaba los límites de la crítica política.
Rousseau trasladaba el desarrollo mismo de las sociedades y los problemas que sólo solían verse como expresión del sistema institucional. Y
al concretar las tradicionales digresiones sobre el estado de naturaleza
en una teoría de la desigualdad como resultado de la vida social y de las
leyes, abría una perspectiva revolucionaria de inesperada trascendencia
[…] Se descubre la relación que establecía entre sociedad igualitaria
y gobierno republicano. Así quedó formulado, frente al modelo inglés
de monarquía parlamentaria, que tanta aceptación había tenido entre
los pensadores franceses, otro modelo igualitario y republicano, que
se ofreció como alternativa en los agitados procesos que sobrevinieron
más tarde” (Romero, 1977: 12-13).
Dos modelos cuyas implicaciones en la lucha democrática en
América Latina son definitivas. Un proyecto igualitario donde los factores republicanos tendían a radicalizar las formas de participación política y de construcción ciudadana.
Signo de expresión y profundidad de ese sentimiento fue que
se extendiera a los lectores más desheredados. Los revolucionarios mexicanos –Hidalgo y Morelos– asumieron el papel de
defensores de indios y proyectaron restituirles la condición
humana que los conquistadores les habían arrebatado. Y la
Asamblea Argentina de 1813 proclamó la “libertad de vientres”
en un intento de resolver, progresivamente, el problema de los
esclavos. Indios sometidos a tributo y negros reducidos a la esclavitud constituían el más bajo nivel de la escala social: hacia
ellos, justamente, se dirigió la atención de quienes aspiraban a
162
Marcos Roitman Rosenmann
fundar una sociedad más justa hasta donde era posible dado el
juego fáctico de los intereses (Romero, 1977: 25).
La necesidad de impedir excesos igualitarios y las ideas republicanas
consignadas en el ideario de los afrancesados era un problema estratégico para el devenir de la independencia. La Revolución Haitiana de 1790
no era un buen comienzo y provocó pánico entre criollos y peninsulares. “Era el primer triunfo en América Latina del principio de igualdad,
aplicado, precisamente, a una sociedad fundada ostensiblemente en la
desigualdad” (Romero, 1977).
Una elite criolla monárquica, centralista y oligarca expresaba en
sus luchas la necesidad de combatir los idearios igualitarios y republicanos. La independencia debía tener límites. Lo contrario provocaría
caos y desorden. Los ideales democráticos son rechazados no por su
debilidad filosófica sino por ser impracticables en América Latina. La
democracia fue considerada por la oligarquía criolla como un peligro
para su poder. La democracia lleva a la anarquía y genera caos. La construcción del orden poscolonial debe asentarse en un poder permanente
y vitalicio, legitimado por la ley natural e impuesto por la jerarquía de
Dios. Unos mandan, otros obedecen.
Los grandes principios inspiraron grandes constituciones;
pero aunque estas se inspiraban en aquellos, asomaba en sus
textos la preocupación por reducir los riesgos de una excesiva
democracia. “Fin a la revolución, principio al orden”. Fue la
consigna generalizada que, sin duda, ningún gobierno estaba
en condiciones de transformar en acto, pero que constituiría
el hilo conductor de una política (Romero, 1977: 35).
El cesarismo democrático entra en escena. Los ideales democráticos
son marginados de los principios rectores del movimiento emancipador. Es el dictador supremo, el caudillo, el líder con carisma cuyo papel
consiste en acabar con la anarquía y el caos. Todo el poder debe quedar
en sus manos. Él distribuye y hace democracia. El César democrático.
La crítica es total a la democracia y a su forma de gobierno.
No pensaron, no vieron que al alterar el orden, al romper el
equilibrio colonial, al elevar a todos los hombres libres a la
dignidad de ciudadanos, destruían la jerarquización social,
fundamento de su preponderancia; y ante aquella desencadenada tempestad, unos lanzando un grito de arrepentimiento
volvieron a reconocer la autoridad del monarca, otros huyeron a refugiarse en extrañas tierras esperando el resultado
final de la lucha y los más valientes, los más convencidos, los
más poseídos por el ideal de una Patria libre e independien-
163
PENSAR AMÉRICA LATINA
te, dieron la cara a las montoneras delincuentes (Vallenilla
Lanz, 1991: 66).
Bajo estas premisas, no cabe más solución y una sentencia:
Ese debía ser y ese era necesariamente el criterio, la conciencia social de un pueblo semibárbaro y militarizado en que el
nómade, el llanero, el beduino, preponderaba por el número y
la fuerza de su brazo. Sólo la acción del caudillo, del Gendarme Necesario, podía ser eficaz para mantener el orden […] La
autoridad de Páez, como la de todos los caudillos de Hispanoamérica, se fundaba sobre la sugestión inconsciente de la
mayoría. El pueblo nuestro, que puede considerarse como un
grupo social inestable, según la clasificación científica, porque
entonces y aun en la actualidad se halla colocado en el período
de transición de la solidaridad mecánica a la solidaridad orgánica, que es el grado en que se encuentran hoy las sociedades
legítimas y estables, se agrupa instintivamente alrededor del
más fuerte, del más valiente, del más sagaz, en torno a cuya
personalidad la imaginación popular había creado la leyenda,
que es uno de los elementos psicológicos más poderosos del
prestigio; y de quien esperaban la más absoluta protección, la
impunidad más completa a que estaban habituados (Vallenilla
Lanz, 1991: 136-137).
Lentamente se consolida un proyecto conservador en el que la oligarquía criolla, configurada por los grupos de terratenientes, mineros y
comerciantes, toma las riendas del proyecto emancipador. El ideario
democrático, presente en los primeros líderes de la emancipación, cede
paso a una visión excluyente, represiva y totalitaria, ciertamente pragmática. Comienza una etapa de construcción de los estados en la que el
poder de las oligarquías criollas busca transformarse en oligarquía nacional. Sus proyectos compiten con las ideas igualitarias y democráticas
dentro de un orden poscolonial. Los estados-nación latinoamericanos
emergen en este contexto.
La lucha política impone el ideal conservador y reaccionario. La
legitimidad de caudillos militares obtenida en los campos de batalla
frente al imperio español cede paso a la unidad de intereses y en ella la
Iglesia juega un papel fundamental. La recomposición del poder político por la vía oligárquica cuenta con este aliado estratégico: el poder
eclesiástico. Así, avala el régimen oligárquico enfrentándose a los liberales progresistas de corte anticlerical.
Al final del siglo XIX, el triunfo del liberalismo conservador
neocorporativista y oligárquico se fundó sobre su capacidad
164
Marcos Roitman Rosenmann
de conciliarse con la Iglesia, dejándole la libertad de acción
misma que había sido limitada por el liberalismo radical, a
cambio del consenso y de la paz necesaria para el progreso.
El liberalismo conservador logró con esto reconciliar provisionalmente al país real (corporativista y católico) con el país
legal (una aplicación laxa de las constituciones liberales). El
liberalismo radical (anticlerical y democrático), constituido en gran parte por las sociedades de ideas, pagó, con su
marginación política, su rechazo de la América Latina “profunda” y su búsqueda hacia una sociedad imaginaria secularizada y más igualitaria. El fracaso de las sociedades de
ideas decimonónicas para empujar más allá de sus círculos,
un cambio social y político, radical y moderno, no implicó,
necesariamente, el fracaso de la modernidad, que llegó con el
progreso económico, pero sin la reforma profunda anhelada
por aquellas. Su fracaso señala los límites del proyecto democrático alcanzado, ensayado en aquellas sociedades, sin que
por ello haya podido extenderse en la mayoría de los países
latinoamericanos al conjunto de la sociedad civil. El costo de
la progresiva marginación de las sociedades de ideas ha sido
la perduración, hasta la fecha, de una cultura política autoritaria y vertical (Bastian, 1990: 14).
Las condiciones eran las idóneas para recomponer el poder poscolonial sin afectar los cimientos oligárquicos de las estructuras sociales del
período colonial. A las luchas por el control político del nuevo Estado
poscolonial, y a la derrota estratégica de los sectores democráticos de
la burguesía liberal y progresista, le sigue el triunfo de la oligarquía. En
América Latina no hubo revolución burguesa, en su lugar asistimos a un
proceso de reformas del Estado en función del tipo de incorporación de
las oligarquías al proceso de división internacional de la producción, el
trabajo y los mercados. Reformas políticas coincidentes con la propuesta de integración dependiente al mercado mundial.
El Estado actúa sobre la orientación, la estructura y el funcionamiento de la actividad económica y del sistema social, para
posibilitar y asegurar la exitosa operatividad del modelo de crecimiento dependiente. Ello implica, desde mediados del siglo
XIX, una decisión política definida a favor de estos objetivos:
a) El sector productivo primario-exportador que se hereda de la etapa colonial es mantenido bajo el control local y
autónomo de la oligarquía […] b) se mantiene y expande la
disponibilidad de recursos productivos para el sector prima-
165
PENSAR AMÉRICA LATINA
rio-exportador, y para los grupos nacionales y extranjeros que
los controlan y dominan […] c) el Estado favorece la acumulación interna de capitales y la atracción de recursos externos.
El comercio internacional e interno, los flujos de inversiones
y préstamos, la infraestructura deben llegar a funcionar como
parte de un circuito único y continuo […] d) el Estado desempeña un papel decisivo en el ordenamiento del territorio y en
la urbanización. Su política extiende, define y fija las fronteras
exteriores. Al mismo tiempo, expande la ocupación y la explotación del espacio interior, a través de la conquista militar y
del estímulo a la instalación de nuevas redes de transporte y de
comunicaciones […] e) la realización de la política económica
y de las tareas que ella abarca acrece las responsabilidades y
obligaciones del Estado, y exige el montaje de una maquinaria
administrativa de cierta envergadura y complejidad. Ello a su
vez obliga a expandir los recursos a disposición del Estado y,
por consiguiente, a reorganizar el sistema financiero […] El
uso de los recursos se canaliza hacia los siguientes objetivos:
i) Obras públicas, infraestructura económica y social, servicios que proporcionan economías externas a la oligarquía y
las empresas extranjeras y permiten incrementar las exportaciones, el ingreso de divisas y la capacidad de pago de los
compromisos externos.
ii) Pago de capital e intereses correspondientes a los empréstitos contraídos.
iii) Financiamiento del riesgo: pago de garantías de beneficios mínimos en favor de inversiones extranjeras y empresas
nacionales.
iv) Participación del Estado como accionista de nuevas empresas privadas extranjeras en las cuales la oligarquía no quiere participar.
v) Préstamos de bancos públicos a miembros de la oligarquía
y la elite política. Tales préstamos se caracterizan por el considerable monto promedio, el bajo interés, el largo plazo, la falta
de garantía efectiva y de seguridad de un cobro compulsivo.
vi) Costo de mantenimiento del aparato burocrático-civil, militar y religioso, cuyo volumen se incrementa a la vez por el
aumento de tareas y responsabilidades a cargo del Estado, y
por el papel de este como creador de ocupación para hombres
de la oligarquía y sus clientelas.
vii) Realización de obras de carácter suntuario y no productivo (edificios públicos monumentales, como expresión sim-
166
Marcos Roitman Rosenmann
bólica del poder de la oligarquía, y refuerzo de su prestigio
interno y externo).
viii) En general, uso de las políticas y recursos estatales para
el mecanismo de redistribución de ingresos en favor de las
oligarquías y los intereses extranjeros […] Las pérdidas se socializan, las rentas y beneficios se concentran (Kaplan, 1969:
219-226).
La burguesía progresista-liberal latinoamericana derrotada se une al
proyecto oligárquico. Y sus sectores díscolos son violentamente reprimidos y perseguidos. Si hubo derrota de un proyecto burgués de una
sociedad igualitaria y democrática en América Latina, se produce en
el siglo XIX y no en el XX. Al adherirse al proyecto de dominación
oligárquico, la burguesía progresista da cohesión a la clase dominante
latinoamericana cuyas características se perpetúan hasta el día de hoy.
Su perfil oligárquico es consecuencia de este fracaso político por lograr
el control del poder y con ello tomar la dirección del proceso históricosocial. La incapacidad para llevar a cabo la revolución burguesa por estos sectores es destacada por Manfred Kossok, uno de los historiadores
más importantes del grupo de Leipzig.
Así como en la fase inicial del ciclo revolucionario burgués la
burguesía fue en general demasiado débil como para institucionalizar de modo revolucionario el capitalismo y eliminar de
manera radical las antiguas relaciones sociales apoyándose en
las masas populares, y por consiguiente sólo supo presentar
servilmente sus intereses de clase e imponer en medida mínima
que se les reconociera, teniendo que recurrir a compromisos,
“revoluciones desde arriba” y semirrevoluciones, en la nueva
situación este comportamiento se repite bajo condiciones nuevas. Confrontada con una clase y un movimiento obreros que
carecían de fuerza y no estaban totalmente desarrollados pero
que eran muy combativos, se acobarda ante su magnitud futura y tiene en cuenta para ello las experiencias europeas de
1830, 1841 y 1871. Reduciéndolo a una expresión condensada,
puede formularse así: la burguesía que anteriormente era aún
demasiado débil para conducir la revolución, cuando alcanza
su fuerza objetiva y subjetiva ya no está dispuesta a tomar el
camino de la revolución consecuente. Para rechazar las más
nimias exigencias independientes de la clase obrera se sirve
de buen grado de las dictaduras semibárbaras de la oligarquía
tradicional. Con ello se anuncia en el siglo XIX la incapacidad
histórica de la burguesía latinoamericana para realizar su propia revolución (Kossok et al., 1983: 214).
167
PENSAR AMÉRICA LATINA
La dependencia industrial financiera, descripta por Theotonio Dos
Santos en la primera parte, se consolida rápidamente en la mayoría
de los países de la región. Las oligarquías nacionales inician su andadura política. Orden y progreso son sus señas de identidad. Primero
orden, y posteriormente progreso. El positivismo es la doctrina que inspira la dinámica de la oligarquía en la región. Porfirio Díaz en México,
Estrada Cabrera en Guatemala, Marco Aurelio Soto en Honduras, Vicente Gómez en Venezuela, Latorre y Batlle Ordoñez en Uruguay, Justo
Rufino Barrios en Guatemala no resultan una contradicción al orden
oligárquico, por el contrario, sobre sus cimientos interpretan su implante en América Latina como una necesidad de solventar el orden
en sociedades despóticas y anárquicas. “Criados en el despotismo, no
podemos aspirar a la democracia”.
ORDEN Y PROGRESO
La necesidad de crear y mantener el orden fue la obsesión de la oligarquía.
¿Pudo ser de otro modo? Todo poder político fundamenta su dominio y
su control social en un mínimo de legitimidad, siendo obligado imponer
un control sobre los espacios territoriales y la población a la cual se domina. El problema consiste en determinar cuáles son los fundamentos
de dicho orden y sobre qué bases socializa su dominio político.
El concepto de orden manejado por la oligarquía emanará de los
principios teológicos de construcción del universo separando voluntad
divina y voluntad humana. Es el llamado a la teología política moderna.
Dios impone su voluntad absoluta y crea un orden universal en el Cielo
y en la Tierra. Es omnipresente y todopoderoso. Si Dios tiene el poder
para dar forma, crear la vida y provocar la muerte, el resultado es un
orden con armonía, paz interna y exterior. Los individuos deben someterse a sus designios y aceptar su naturaleza; no pueden luchar contra
ella. Es necesario respetar los principios de la creación cuya expresión
es la jerarquía de valores y dominación entre especies y géneros. No es
sano, y va contra natura, enfrentarse a los designios de un poder transformado en racional desde la perspectiva de la ganancia, la acumulación
y el sometimiento de los hombres a sus leyes. Unos nacen para mandar
y otros para obedecer; forma parte de la naturaleza humana. La Iglesia
hacía tiempo había despenalizado el lucro y liberalizado la ganancia, y
el concepto de individuo cobraba peso en el orbe occidental. Las ideas
de libertad individual, propiedad privada, estaban a la orden del día.
Por principio se deben seguir los designios del Señor; así, la vida en sociedad mantendría una estabilidad y se acercaría en paz y armonía a la
jerarquía propia de la señalada por Dios a los pecadores en el reino de
la Tierra. La libertad de los hombres no consiste en contravenir la libertad de Dios ni la propia. Por el contrario, debe someterse a ella. Y la ley
168
Marcos Roitman Rosenmann
suprema de la moral oligárquica era una: su excelencia y superioridad
proveniente del mismo Dios.
Las propuestas oligárquicas se mueven en un tiempo limitado.
Buscan una rápida consolidación y un control absoluto del orden interno. El Estado debe producir legitimidad y funcionar en torno a sus planes. Si el proyecto democrático burgués había fracasado, la oligarquía
levanta su dominio sobre sus cenizas. En la naturaleza no hay libertad,
hay necesidad, y por ende el orden social debe estar sometido a estrictas
normas morales donde se genere el hábito de obedecer y respetar. La
anarquía y el caos no prevalecen en la naturaleza y tampoco deben hacerlo en la sociedad. Estados jóvenes recién constituidos deben producir
orden. La dispersión y la libertad son nefastas para ello. Sin estos principios, el imperio de la ley no funciona y surge la degradación moral.
Obedecer y mandar, ese es el argumento político de la oligarquía.
Consolidado el orden, el pensamiento conservador reaccionario
de la oligarquía puede coexistir y tener como contraparte ideológicopolítica una propuesta liberal y afincada en la idea de progreso17. Las
reformas liberales de la década del setenta tienen aquí su origen. Tulio
Halperin Donghi señala:
Sólo queda entonces explicitar los criterios […] utilizados
para establecer la separación entre la primera y segunda etapa
de afirmación del orden neocolonial: los elementos decisivos
han sido dos; por una parte, una disminución en la resistencia
que los avances de ese orden encuentran; por otra la identificación con ese orden de los sectores económica y socialmente
dominantes; esta identificación, que trae consigo un parcial
abandono de los aspectos propiamente políticos del programa renovador de mediados de siglo, reorienta la ideología dominante del liberalismo al progresismo, y va acompañada a
menudo –pero no siempre– de una simpatía renovada por las
soluciones autoritarias (Halperin Donghi, 1975: 235).
Un orden conservador en lo político y liberal-progresista en lo económico es la característica de la dominación oligárquica. Aun así, Halperin
Donghi afirma acertadamente que “la ideología dominante se reorienta
del liberalismo al progresismo”. ¿Qué quiere señalar con ello? El progreso es una idea y en ella se incorporan una serie de elementos histórico-políticos cuya emergencia y consolidación se producen en el siglo
XVIII y principios del XIX. Es decir, responde a la lógica del desarrollo
17 Para este período de formación del orden oligárquico desde la concepción de orden y
progreso, ver Oszlak (1982).
169
PENSAR AMÉRICA LATINA
capitalista y dentro de ella a la explosión de la Revolución Industrial.
La idea de progreso es de época y se construye políticamente. Pretende
legitimar las formas de explotación del capital y asentarse sobre ellas,
y la lucha ideológica está presente. Dos concepciones emergentes se
disputaban la interpretación.
Las teorías del progreso comienzan, así, a diferenciarse en
dos tipos distintos, correspondientes a dos teorías políticas radicalmente opuestas que apelaban dos temperamentos totalmente diferentes. Un tipo es el de los idealistas constructivos y
socialistas que piensan que pueden llamar por sus nombres a
todas y cada una de las calles y torres de la “ciudad de oro” que
creen está situada al otro lado del promontorio; el desarrollo
humano no es un sistema cerrado; su meta nos es conocida
y se encuentra a nuestro alcance. El otro tipo es el de quienes creen que, considerando la gradual progresión humana,
el hombre, mediante el mismo juego entrecruzado de fuerzas
que le han conducido hasta donde se encuentra y mediante
un mayor desarrollo de la libertad que tantos esfuerzos le ha
costado ganar, marchará lentamente hacia unas condiciones
de progresiva y creciente armonía y felicidad. Para estos, el
desarrollo no tiene fin; su meta es desconocida y se pierde en
el remoto futuro. La libertad individual es su tema central y
su teoría política correspondiente al liberalismo. La primera
clase de doctrina lleva a un sistema simétrico en el que la
autoridad del Estado es preponderante y el individuo tiene un
valor poco mayor que el de un tornillo en un engranaje bien
engrasado, es decir, tiene su lugar asignado ya de una vez y
para siempre y no tiene derecho a hacer valer sus propias opiniones. El principal ejemplo de esta doctrina es una filosofía
no socialista, la filosofía de Comte (Bury, 1971: 213-214).
Las ideas comtianas fueron la base del positivismo en América Latina.
La suma de los presupuestos ideológico-doctrinarios del liberalismo económico y una visión comtiana del positivismo cientifista legitiman los
principios políticos de la oligarquía latinoamericana. El orden divino impuesto por la voluntad de Dios, en la superioridad de unas clases sobre
otras: unos mandan y otros obedecen. Es la unidad del orden y del progreso. Pero si el orden se fundamenta en Dios, el progreso lo hará en la razón.
Lo dicho supone el advenimiento de la era del progreso adjetivado como
progreso técnico. Adjetivo que no abandona más la idea de progreso.
El progreso afincado en la razón y el orden en la reforma liberal
será la doctrina cientifista de los gobiernos; es más, en algunos casos suscitará la envidia de la España decimonónica. El ejemplo de Porfirio Díaz
170
Marcos Roitman Rosenmann
servirá de inspiración para Joaquín Costa, al tiempo que expresará la
crítica a la manera caciquil de ejercer el poder en la península ibérica:
Dos grandes experiencias sociales nos ofrece la historia del
mundo en nuestro tiempo: Japón y Méjico, y ninguna de las
dos han tenido que ver con el parlamento; a Méjico lo han
hecho Juárez y Porfirio Díaz […] Si hubiesen tenido que distraerse a fabricar y cultivar mayorías parlamentarias, con
todo el aparato feudal que tal fabricación lleva consigo, para
sostenerse en el poder, entrambas naciones serían todavía en
lo social lo que son en la geografía: una monarquía asiática la
primera, una república centroamericana la segunda, y no se
habrían revelado al mundo en la última exposición universal
como dos nuevos luminares en el cielo de la civilización, cuyos
fulgores han oscurecido a España (Costa, 1982: 107).
Los regímenes liberales son oligárquicos y su razón instrumental se encuentra fundada en los beneficios del capitalismo, salvo que su dinámica
llevara a las oligarquías a tener un doble papel. Mientras externamente
serán meros agentes de los intereses de los capitales ingleses o norteamericanos, internamente ejercerán todo el poder despóticamente. Esta
circunstancia en la cual ejercen el poder omnímodo por más de tres
décadas es parte singular de la historia de América Latina. Así de contundente se manifiesta el historiador italiano Marcello Carmagnani:
El período comprendido entre 1880 y 1914 representa sin lugar a dudas una de las etapas de mayor estabilidad política
en la historia contemporánea de América Latina, estabilidad
debida esencialmente a que la clase hegemónica, la oligarquía,
había logrado en la fase precedente poner los cimientos de un
Estado capaz de refrenar en el ámbito político las contradicciones generadas. A lo largo del período de 1850-1880 las oligarquías habían dado un orden institucional a sus respectivos
países […] Este Estado oligárquico que constituye el aspecto
político del proyecto hegemónico de la oligarquía tenía como
elementos de base el poder moderador y la representación
equitativa de todos los grupos, a fin de atribuir al gobierno
central una función impersonal por encima de las partes y
de implicar a todos los grupos oligárquicos en la gestión del
poder político (Carmagnani, 1984: 141).
LAS CLASES SOCIALES EN EL ORDEN OLIGÁRQUICO
La sociedad oligárquica supone la hegemonía de la oligarquía dentro de
la clase dominante. Por consiguiente, las relaciones sociales llevan im-
171
PENSAR AMÉRICA LATINA
plícitas sus señas de identidad. Una estructura social oligárquica implica ejercer un poder político acorde con sus propuestas de organización.
El Estado, el gobierno, la sociedad civil y política coinciden con dichos
principios, produciéndose una identidad entre hegemonía política oligárquica, formas de control social y explotación económica. Su concepción del mundo permea toda la estructura social y político-cultural.
Nada queda fuera de su cosmovisión. Pensado como ejercicio del poder,
el régimen oligárquico quedó definido como “el interés particular de los
ricos cuando los ambiciosos y amigos de honores se convierten en amigos de los negocios y riquezas; reservan todos sus elogios y admiración
para los ricos y los llevan al poder a ellos solos, mientras desprecian a
los pobres. Es entonces cuando se fijan por una ley, verdadero mojón de
la política oligárquica, las condiciones necesarias para participar en el
gobierno, condiciones que determinan una cantidad de dinero a pagar
por renta […] Son los propios ricos los que hacen que se imponga esta
ley valiéndose de la fuerza y de las armas, o bien, sin llegar a tanto, por
medio de la intimidación de sus amenazas de llegar al uso de la fuerza y
de la violencia […] He aquí, pues, cómo se establece más o menos esta
forma de gobierno” (Platón, 1986: 258).
En este sentido, el control del Estado ejercido por parte de la
oligarquía transformó los estados, las naciones y las propias formas de
vida de los miembros de las oligarquías. Las inmensas riquezas amasadas alentaron el surgimiento de un ethos oligárquico que emulaba las
costumbres más refinadas de la aristocracia europea. Su proyección en
la vida cotidiana de América Latina se hizo notar en la construcción de
palacios, teatros y grandes edificios. Un ejemplo lo encontramos en la
oligarquía chilena18. Así describe su comportamiento Julio Heise:
La aristocracia rural abandona definitivamente su ideal político
del orden y del autoritarismo e imitando al sector plutocrático
manifiesta un entusiasmo apasionado por el parlamentarismo
liberal. Es la sugestión franco-inglesa que llegará a Chile a través de los viajeros del comercio de libros y de la suscripción a
diarios y revistas francesas e inglesas. Enrique McIver, Agustín
Edwars y Carlos Walker estimularon esta influencia anglosajona. José Urmeneta, educado en Inglaterra, llegó a ser modelo de
“gentleman”. Vestía con refinada elegancia, introdujo el abrigo,
sobretodo inglés que más tarde reemplazará a la capa española
muy usada hasta entonces. En su casa, el whisky empezó a
reemplazar a las “mistelas”. El dueño de casa y sus invitados lo
bebían después de las “comidas” (Heise, 1960: 153-154).
18 Un buen texto para el caso argentino es Sáenz Quesada (1980).
172
Marcos Roitman Rosenmann
De igual forma, y acorde con las buenas costumbres oligárquicas, las
importaciones reflejaban esta forma de vida y este ethos social caracterizado por el lujo y la ostentación. Así, por ejemplo, siguiendo con Chile,
podemos comprobar cómo más del 40% de los beneficios obtenidos de
las exportaciones se dedicaba a la importación de “vestuario y joyas
(3,8 millones de pesos); menaje (3,5 millones de pesos); vinos (1,5 millones de pesos); tabaco y rape (0,7 millones de pesos); champagne (1,0
millones de pesos); sederías (3,0 millones de pesos) y perfumería (0,8
millones de pesos)” (Pinto, 1973: 116).
La oligarquía latinoamericana disfrutó del despilfarro y el lujo, teniendo todo el control político y social que le garantizaba ser los dueños
de los recursos naturales, estaño, café, azúcar, caucho, como resultado
del control sobre el Estado y la práctica violenta ejercida sobre las clases
dominadas y explotadas. Ningún país se eximió de esta realidad. Sus oligarquías pasaron a ser adjetivadas por el producto de exportación del cual
dependían para mantener sus niveles de obscena y lujuriosa forma de
vida plutocrática. Oligarquía azucarera, bananera, cafetalera, del huano,
salitrera o ganadera. La emergencia de actividades productivas ligadas
al sector primario-exportador era el motor que impulsaba los cambios
en la estructura social. Pero el inmovilismo seguirá caracterizando y la
exclusión social es la lógica que explica la dinámica social del régimen
oligárquico. Las dimensiones étnico-raciales de la dominación impuestas
durante el período colonial mantienen, en lo fundamental, inalterada su
presencia. Blancos ricos y pobres y mestizos ricos y pobres son los miembros de la sociedad hegemónica de conquistadores, frente a indios que
constituyen la base de la pirámide social y negros, la sociedad de conquistados. El problema de la estructura social del orden oligárquico expresa
su dimensión étnica en las guerras contra los pueblos indígenas y en su
concepción racial de aniquilamiento y menosprecio de su cultura.
De forma genérica, la estructura social oligárquica es articuladora de un régimen político muy similar en la mayoría de los países
de la región. Tipos caciquiles propios de una oligarquía terrateniente
donde la fuente del poder será fundamentalmente la tierra. Son estas
circunstancias las que permiten identificar el régimen oligárquico con
el desarrollo de una sociedad rural tradicional donde la estructura social está compuesta básicamente por terratenientes y campesinos. Una
sociedad donde el proceso de proletarización y emergencia de la clase
obrera se encontró ligado al sector primario exportador minero, y un
proletariado ligado a las maestranzas, los ferrocarriles, las cerveceras,
el calzado, las imprentas, la producción artesanal y la manufactura de
consumo interno pero de muy bajo perfil.
En los países de producción minera, sus propietarios eran, ante
todo, grandes terratenientes, por ello la estructura social mostró una
173
PENSAR AMÉRICA LATINA
doble articulación dependiente de la actividad principal, consolidando
el latifundio y el minifundio como organización social en el agro latinoamericano. Cuestión que, años más tarde, Antonio García denominará
“constelación latifundista”. Así, el proceso de proletarización en el orden oligárquico se produce de manera complementaria al desarrollo
de las formas caciquiles existentes en el mundo rural. El proletariado
minero, en estos casos, vino a constituir un enclave ligado a la economía de exportación. La lejanía de los centros mineros y la necesidad de
contar con mano de obra para la explotación del mineral obligó a tipos
de contratación extra-económicos que ya analizaremos en el siguiente
capítulo, dedicado al surgimiento de la clase obrera. Por el momento,
destacar que el traslado forzoso a cientos de kilómetros configuró un
proletariado con fisonomía heterogénea y sin mucha convicción en el
cambio que significaba otro modo de vida. Muchos campesinos obligados a proletarizarse regresaban al campo en los períodos de siembra y
cosecha, retardándose así la formación de la clase obrera.
Igualmente, las actividades complementarias en el orden oligárquico estuvieron vinculadas a las necesidades de explotación y rápida
exportación de los productos. De este modo, la construcción de líneas
férreas, sistemas de comunicación, cabotajes y puertos, entre otros, dependió directamente del sector primario-exportador.
El surgimiento de sectores sociales autónomos a la economía
primario-exportadora no logra consolidarse y más bien los existentes
entran en crisis por el tipo de dependencia industrial-financiera. La
manufactura y la producción artesanal fueron casi aniquilada por las
políticas de libre comercio desarrolladas para favorecer el consumo
suntuario y elitista de la oligarquía. Ello tendió a cerrar las posibilidades de un cambio social que modificase la estructura social de la
sociedad oligárquica.
La emergencia de la cuestión social y las luchas políticas reivindicativas de las clases sociales dominadas y explotadas dentro del orden oligárquico vino a desestabilizar la armonía y la paz social “tan
arduamente construida a partir de la ideología del orden y el progreso”.
Las reivindicaciones de los campesinos y obreros van dando pie a una
sociedad conflictiva donde la oligarquía, inflexible en su dominio, usa
la violencia directa para aplacar las demandas de democracia política.
Las fuerzas armadas son la institución utilizada para impedir y reprimir
cualquier reivindicación social y política. Los derechos ciudadanos de
participación fueron reivindicados y la estructura social impuesta por la
doctrina oligárquica de orden y progreso entró en crisis. La Revolución
Mexicana de 1910 fue el primer aviso. La tierra para quien la trabaja. La
constelación latifundista era cuestionada. El orden oligárquico entrará
en crisis y con ello también su estructura social y de poder.
174
Marcos Roitman Rosenmann
FORMACIÓN Y ORIGEN DEL PROLETARIADO EN EL PERÍODO
OLIGÁRQUICO
El surgimiento del proletariado está vinculado al proceso de acumulación de capital y responde a las peculiaridades históricas determinadas por el desarrollo de la vía oligárquica del capitalismo en América
Latina. En este sentido, ya hemos analizado el proceso de acumulación
de capital desde una perspectiva del capitalismo colonial; ahora lo
haremos desde la óptica de los países de América Latina en el siglo
XIX para adentrarnos en el proceso de proletarización. Así, el proceso
de acumulación ocupará un papel destacado en el análisis para explicar la formación de la clase obrera y el posterior nacimiento y desarrollo de sus principales organizaciones. Por consiguiente, el análisis
del proceso de proletarización se ubica en las propuestas realizadas
para estudiar la emergencia del movimiento obrero en América Latina
(González Casanova, 1984; Godio, 1980; Melgar Bao, 1992). Igualmente, como hecho histórico, es un fenómeno especifico del desarrollo del
capitalismo. Puestos en esta dimensión, abstraemos las formas históricas de resistencia de la clase obrera y nos centramos en el proceso
de proletarización.
El proceso de proletarización supone el surgimiento de una relación social donde la contradicción capital-trabajo se expresa por el
carácter privado que adquiere la apropiación de los medios de producción por parte del capitalista y la forma mercancía que adopta la fuerza
de trabajo. Aquí, el surgimiento histórico de una mercancía, la fuerza
de trabajo, ocupa el lugar central de explicación del proceso de proletarización y da cuenta del origen de la clase obrera. En primer lugar
desarrollaremos las categorías y conceptos para explicar el proceso de
formación del proletariado y posteriormente las formas específicas de
la acumulación de capital durante el período oligárquico.
EL PROCESO DE PROLETARIZACIÓN
Al igual que sucediese en los países de acumulación originaria en los
siglos XVI y XVIII, la formación del proletariado conlleva el surgimiento
de relaciones sociales capitalistas donde el trabajador es despojado de
sus bienes de subsistencia y obligado a vender, enajenando, una parte de
sí como mercancía transformada en fuerza de trabajo. Por consiguiente,
para que el trabajo se convierta en una mercancía, el trabajador debe
verse obligado a acudir al mercado para que un comprador, el capitalista, poseedor privado de los medios de producción, la adquiera para su
uso. Una vez en su poder, el capitalista hace uso efectivo de ella activando el proceso de valorización del valor como productor y reproductor de
capital. Para que dicho proceso tenga lugar, es decir, que el capitalista y
el trabajador se encuentren “libres” en el mercado, uno como propieta-
175
PENSAR AMÉRICA LATINA
rio de los medios de producción y otro como propietario de la mercancía
fuerza de trabajo, deben acontecer factores previos imprescindibles:
No obstante, para que el poseedor de dinero encuentre la fuerza de trabajo en el mercado, como mercancía, deben cumplirse diversas condiciones. El intercambio de mercancías, en sí y
para sí, no implica más relaciones de dependencia que las que
surgen de su propia naturaleza. Bajo este supuesto, la fuerza
de trabajo, como mercancía, sólo puede aparecer en el mercado en la medida y por el hecho de que su propio poseedor –la
persona a quien pertenece esa fuerza de trabajo– la ofrezca y
venda como mercancía. Para que su poseedor la venda como
mercancía es necesario que pueda disponer libremente de la
misma, y por tanto que sea propietario libre de su capacidad
de trabajo, de su persona. Él y el poseedor de dinero se encuentran en el mercado y traban relaciones mutuas en calidad
de poseedores de mercancías dotados de los mismos derechos
y que sólo se distinguen en que uno es vendedor y otro es
comprador; ambos pues, son personas jurídicamente iguales.
Para que perdure esta relación es necesario que el poseedor
de la fuerza de trabajo la venda siempre por un tiempo determinado, y nada más, ya que si la vende toda junta, de una vez
para siempre, se vende a sí mismo, se transforma de hombre
libre en esclavo, de poseedor de mercancía en simple mercancía. Como persona tiene que comportarse constantemente
con respecto a su fuerza de trabajo como con respecto a su
propiedad, y por tanto a su propia mercancía, y únicamente
está en condiciones de hacer eso en la medida en que la pone
a disposición del comprador –se la cede para el consumo– sólo
transitoriamente, por un lapso determinado, no renunciando,
por tanto, con su enajenación a su propiedad sobre ella.
La segunda condición para que el poseedor de dinero encuentre
en el mercado la fuerza de trabajo como mercancía es que el
poseedor de esta, en vez de poder vender mercancías, en las que
haya objetivado su trabajo, deba, por el contrario, ofrecer como
mercancía su fuerza de trabajo misma, la que sólo existe en la
corporeidad viva que le es inherente (Marx, 1976a: 203-205).
El capital, una vez constituido como relación social, puede producir y
reproducir continuamente el proceso de compra y venta de la fuerza de
trabajo en el mercado, materializando su uso en el proceso de producción. De tal situación se deriva la enajenación del trabajador de parte de
su propiedad en el mercado como un hecho histórico.
176
Marcos Roitman Rosenmann
La naturaleza no produce por una parte poseedores de dinero
o de mercancías y por otra personas que simplemente poseen
sus propias fuerzas de trabajo. Esta relación en modo alguno
pertenece al ámbito de la historia natural, ni tampoco es una
relación social común a todos los períodos históricos. Es en
sí misma, ostensiblemente, el resultado de un desarrollo histórico precedente, el producto de numerosos trastocamientos
económicos, de la decadencia experimentada por toda una
serie de formaciones más antiguas de la producción social
(Marx, 1976a: 206).
El advenimiento de las relaciones sociales capitalistas forma parte de
un tiempo histórico.
Surge tan sólo cuando el poseedor de medios de producción
y medios de subsistencia encuentran en el mercado al trabajador libre como vendedor de su fuerza de trabajo, y esta condición histórica entraña una historia universal. El capital, por
consiguiente, anuncia desde el primer momento una nueva
época en el proceso de producción social (Marx, 1976a: 207).
No es extraño que en América Latina las leyes de vagos y maleantes se
reprodujesen con la misma celeridad que en la Inglaterra del siglo XVI
y XVII. Contar con mano de obrar capaz de solventar las necesidades
de una revolución agraria previa que libere fuerza de trabajo y al mismo
tiempo permita su incorporación al mercado obligaba a realizar ciertos
acomodos.
El proceso de proletarización conlleva violencia y la aplicación
de leyes restrictivas de movilidad social cuando las necesidades de producción así lo ameritan. Por citar sólo un caso, en Colombia, en el Valle
del Cauca, “se propusieron y aprobaron leyes contra la vagancia y se
autorizó a la policía para arrestar a los ‘vagos’, esto es, a todos los que no
pudieran demostrar su condición de trabajadores o que tuviesen profesiones errantes (lo que incluía desde desocupados y jugadores hasta los
peones jornaleros) para forzarlos a trabajar en las haciendas” (Acosta,
1989: 163). En Venezuela, la fuerza con que se impusieron las leyes de
vagos y maleantes fue mucho más rigurosa y se conocía como la “ley
de azotes” porque establecía pena de latigazos para algunos delitos frecuentes. La ley perseguía con rigor la vagancia imponiendo la cárcel o
trabajos forzados (Acosta, 1989: 447).
El proceso de proletarización será el mecanismo de liberación de
la fuerza de trabajo y reubicación en los sectores y ramas productivas
derivadas del proceso de acumulación de capital. En América Latina,
libera fuerza de trabajo incorporando al nuevo proletariado a las la-
177
PENSAR AMÉRICA LATINA
bores específicas dependientes del tipo de integración de las nuevas
repúblicas al proceso de internacionalización de los mercados, la producción y el consumo.
El surgimiento del proletariado minero y aquellos ligados a las
actividades industriales urbanas, propias de una sociedad oligárquica
cuyo motor fue el crecimiento hacia afuera, determinan la fisonomía de
la clase trabajadora en los diferentes países de la región.
La mayoría de los países enfrentaron un proceso de proletarización de la fuerza de trabajo en función de las actividades primarioexportadoras controladas por las oligarquías. Cuando la relación con el
exterior fue proveer de materias primas mineras, hierro, salitre, cobre
o estaño, por ejemplo, el proceso de proletarización tendió a crear mecanismos para el traslado de la mano de obra liberada del campo a los
centros de producción minera. Bajo la ilusión de romper las condiciones
de servidumbre, se fueron proletarizando lentamente.
En Chile, lo mismo que en todas partes, el proletariado se
nutrió principalmente de campesinos. Estos que vegetaban
dentro de un régimen agrario que los tenía en situación de
servidumbre fueron atraídos –con el espejismo de la libertad
personal y de mejores salarios– por las nuevas actividades
económicas que por doquier surgían en el país. Las minas,
las faenas portuarias, la construcción de obras públicas, la
modernización de ciudades, el establecimiento de fábricas, el
manejo de ferrocarriles, el funcionamiento de maestranzas y
fundiciones, etc. representaron oportunidades de trabajo para
miles y miles de campesinos que iniciaron un vigoroso éxodo
desde las zonas rurales. Los industriales mineros del Norte
Chico utilizaron toda clase de medios para incrementar sus
fuerzas productivas con el brazo potente de los campesinos de
la Zona Central. Lo mismo hicieron más tarde los empresarios
salitreros, quienes, por medio de los famosos enganches, reclutaron huasos que habrían de transformarse en aguerridos
pampinos. Los industriales del carbón llevaron hasta el fondo
de sus minas centenares de campesinos (Ramírez Necochea,
1968: 69).
Las grandes concentraciones de población minera determinaron el surgimiento de formas específicas de luchas sociales y sindicales como las
sociedades mancomunales de fines del siglo XIX, cuyas demandas básicas eran la mejora de las condiciones de trabajo y de vida, el reconocimiento de la jornada laboral de diez horas y la denuncia del trabajo
infantil. Asimismo, supuso el desarrollo de las primeras huelgas, y más
tarde de las primeras matanzas y del uso de la fuerza para contener las
178
Marcos Roitman Rosenmann
reivindicaciones de los sectores populares organizados en sus sindicatos
y partidos, la mayoría clandestinos.
En este proceso de proletarización, la mano de obra proveniente
del artesanado fue decisiva. En las ciudades y centros urbanos, las políticas antigremiales y las reformas liberales tendieron a romper el poder
que los maestros artesanos mantenían. La lucha contra los gremios y
la libertad de mano de obra significó el otro punto de inflexión en el
proceso de proletarización. Las sociedades de igualdad y de socorros
mutuos fueron las organizaciones características con que los gremios
defendieron sus privilegios durante la aplicación de las leyes y reformas liberales, que terminaron por destruir el artesanado y obligaron
a su conversión en proletariado urbano. Aunque de carácter corporativo, fueron el inicio de las reivindicaciones sociales de los sectores
populares que se aglutinaban en los centros urbanos de las sociedades
poscoloniales.
La respuesta de los gremios dio origen a las formas típicas de organización obrera de mediados del siglo XIX. Las luchas de tipógrafos,
talabarteros, vidrieros o zapateros constituyeron la fuente de la cual se
nutre el movimiento obrero de fines del siglo XIX en la formación de
sindicatos. Los partidos políticos de la clase obrera encontrarán en ellos
algunos de sus dirigentes y serán al mismo tiempo los divulgadores del
pensamiento marxista y anarco-sindicalista característico de la Primera
Internacional. Igualmente sientan las bases de un proceso de configuración política de la clase obrera en América Latina, formando parte de la
historia de constitución del proletariado urbano-industrial.
El movimiento proletario organizado se inicia a mitad de
siglo. Que sepamos, las primeras sociedades obreras son
chilenas, fundadas en 1847. Al principio son sociedades de
socorros mutuos, entidades artesanales y, finalmente, sociedades de oficios. Los tipógrafos, carpinteros, zapateros de estas
ciudades comienzan muy lentamente a organizarse […] Entre
la década del 50 y 60 se producen las primeras huelgas importantes y se manifiestan de un modo tímido pero creciente
las aspiraciones de la clase proletaria ciudadana organizada
(Rama, 1976: 50).
La cuestión social como problema político en los años sesenta del siglo
XIX constituye el origen de las acciones de una nueva clase social: el
proletariado. Los estudios sobre la situación y formas de vida de la clase
obrera se generalizan y de ellos derivan los relatos más dramáticos de la
situación social de vida de las clases trabajadoras durante todo el siglo
XIX y principios del XX. En un informe sobre la situación de las clases
obreras en Argentina a principios del siglo XX, Bialet Masse escribe:
179
PENSAR AMÉRICA LATINA
A pocos metros está la casa, de mampostería que servirá pronto de estación-apeadero; al frente de la vía, hay dos vagonescasillas que sirven de alojamiento para capataces y enfermos
y a su alrededor el campamento. No es ciertamente digna de
alabanza la administración que lo instaló, ni la que lo mantiene, porque lejos de tener en cuenta las pésimas condiciones
del lugar, se han olvidado todas las reglas de higiene, del paludismo y del tifus. Aquel aire está poblado de mosquitos, de
jejenes, de polvorín de garrapata y de ladilla; nada falta, ni la
garrapata en el monte, en el que el campamento está instalado. Una ladera casi vertical sirve de fondo; pero ladera vestida
de árboles derechos como velas, tupidos, hermosos, hasta la
fantasía; el terraplén de la vía está más alto que la casa, que
queda empozada, y así también las habitaciones; ¡y qué habitaciones! No se pueden llamar viviendas. Pocas, son ranchos
de palo a pique embarrado; las más son de rama; remendadas,
por donde entra la lluvia y el aire y los mosquitos; puede decirse que aquello no es el lienzo, ni sirve sino para cortar la vista e
impedir que el sol haga su oficio de vivificador y desinfectante.
Muchas consisten en unas chapas de zinc sostenidas por simples palos puestos en horcones. Todo allí respira suciedad y
tristeza: los olores nauseabundos, el aspecto de las suciedades
y aquellas caras demacradas amarillento-verdosas; todo dice
malestar, y dan ganas de irse pronto (Bialet Masse, 1972: 75).
En otra descripción realizada por Joaquín Vallejo y recogida por Ramírez
Necochea se cuenta:
A la vista de un hombre medio desnudo que aparece en su bocamina, cargando a la espalda ocho, diez o doce arrobas de
piedras, después de subir con tan enorme peso por aquella
larga sucesión de galerías, de piques y de frontones; al oír el
alarido penoso, que lanza cuando llega a respirar el aire puro,
nos figuramos que el minero pertenece a una raza más maldita
que la del hombre, nos parece que es un habitante que sale de
otro mundo menos feliz que el nuestro, y que el suspiro tan
profundo que arroja al hallarse entre nosotros es una reconvención amarga dirigida al cielo por haberlo excluido de la especie
humana. El espacio que media entre la bocamina y la cancha
donde deposita el minero los metales lo baña con el sudor copioso que brota por todos sus poros; cada uno de sus acompasados pasos va acompañado de un violento quejido; su cuerpo
encorvado, su marcha difícil, su respiración apresurada, todo,
en fin, demuestra lo mucho que sufre. Pero apenas tira la carga
180
Marcos Roitman Rosenmann
al suelo, bebe con ansia un vaso de agua y desaparece de nuevo,
entonando un verso obsceno, por el laberinto embovedado de
aquellos lugares de tinieblas (Ramírez Necochea, 1968: 106).
Tales descripciones se repiten en los países y siendo motivo de crítica
cuando parten de la propia burguesía liberal progresista. Sin embargo,
poco o nada cambió la actuación del régimen oligárquico en su manera
de entender la relación capital-trabajo. La forma habitual de responder
a las demandas de mejoras en las condiciones de vida, laborales y reconocimientos de los derechos sociales y sindicales fue el ejercicio de
la represión.
Cuando la incorporación de las oligarquías al mercado mundial
se dio por la vía de productos agrícolas donde la mano de obra se concentraba en el campo, el proceso de proletarización de la mano de obra
sometida a formas precapitalistas revistió una importancia decisiva. Se
trató de mantener por vías extra-económicas a la población atada a las
haciendas, plantaciones y estancias ganaderas. Las formas características
se conocieron como políticas de enganche. También se llegaron a promulgar leyes de vagos y maleantes desde cuales mantener doblegada a la
población campesina e impedir el libre movimiento de la población.
La aparición de una capa de jornaleros, trabajadores rurales ligados a la economía de exportación del cacao, café, banano, azúcar o de
ganado da vida a una clase de campesinos pobres sin movilidad social
en la sociedad rural. Las condiciones de vida y de apropiación del excedente mantuvieron las mismas formas precapitalistas de la colonia,
esta vez desarrolladas por la oligarquía terrateniente. Las posibilidades de migrar a las ciudades como forma de movilidad social fueron
un aliciente y un referente. Pensar en mejores condiciones de vida y
salarios llevó a que un sector del campesinado tomara el camino de la
ciudad. En las ciudades, pasarían a engrosar una población asimilada a
los trabajadores menos cualificados y más explotados, así como, dado el
sentido de la lógica de acumulación en América Latina, irán formando
parte de un sector cuya dinámica los llevará ser parte no de un ejército
industrial de reserva, sino de aquello que José Nun conceptualiza como
masa marginal en un proceso de exclusión social:
Llamaré “masa marginal” a esa parte afuncional o disfuncional de la superpoblación relativa. Por lo tanto, este concepto
–lo mismo que el de ejército industrial de reserva– se sitúa a
nivel de las relaciones que se establecen entre la población
sobrante y el sector hegemónico. La categoría implica así una
doble referencia al sistema que, por un lado, genera este excedente y, por el otro, no precisa de él para seguir funcionando
(Nun, 2001: 87).
181
PENSAR AMÉRICA LATINA
LOS PROCEDIMIENTOS DE LA ACUMULACIÓN ORIGINARIA
Las fuentes sobre las cuales se asentó el proceso histórico de acumulación de capital en los países de capitalismo originario fueron básicamente tres: la expoliación de las tierras comunales; el proceso de
desamortización e incautación de bienes eclesiásticos; y la venta de
tierras baldías a los colonos y arrendatarios capitalistas. A esta política
se incorporan las ya citadas leyes de vagos y maleantes y la de obligatoriedad del trabajo por cuenta ajena como mecanismo de aceleración del
proceso de proletarización del campesinado.
En América Latina, la historia se repite tras la formación de las
repúblicas independientes; hablamos del proceso de centralización y
concentración del capital, parte necesaria para la formación de los
estados.
Como siempre que el capital se enfrenta por primera vez con
relaciones que contradicen su necesidad de explotación y cuya
superación no sucedería más que lenta y gradualmente, el capital apela a la fuerza del Estado y la pone al servicio de la
expropiación violenta que crea el necesario proletariado libre,
ya se trate como en sus principios de campesinos europeos, de
los indios mexicanos o peruanos o como en la actualidad de
los negros africanos (Hilferdin en Menjívar, 1980: 36).
Es en la creación y dentro de los estados-nación donde hallamos la base
para el desarrollo del proletariado en América Latina. En esta lógica, son
las actividades primario-exportadoras implementadas durante las repúblicas oligárquicas las que le confieren rasgos singulares a su evolución.
Como hemos visto, en el siglo XIX, los nacientes estados independientes
de América Latina se incorporan en plena era del imperialismo a un
proceso mundial caracterizado por la Revolución Industrial y científicotécnica liderada por Gran Bretaña. Y es dentro del imperialismo donde
se asienta el proceso de proletarización en América Latina. Peculiaridad
que permite a Ruy Mauro Marini (1973) desentrañar el mecanismo de
explotación de la fuerza de trabajo y las características de la dialéctica
de la dependencia: producción de plusvalor relativo en los centros hegemónicos versus plusvalor absoluto en América Latina.
Las actividades ligadas a la producción primario-exportadora
buscan satisfacer la gran demanda de materias primas de los países
industriales. La producción minera y agrícola de plantaciones, azúcar,
café, tabaco, cacao, bananos, entre otros productos de clima continental, cereales y de producción ganadera aglutinan los trabajos de los cuales emergerá la futura clase obrera. Igualmente, actividades aledañas
y dependientes de orden primario-exportador: construcción de vías de
comunicación, ferrocarriles, transportes, además de puertos, son los
182
Marcos Roitman Rosenmann
núcleos originarios de la clase obrera en el siglo XIX. El resto de las ramas productivas como alimentos, bebidas, calzado, cemento, imprenta
y tipografía sufren los vaivenes de un sistema excluyente y concentrador
cuya lógica interna impide el desarrollo interno y con ello la expansión
del proletariado industrial. Todos los países de América Latina viven
este proceso entre 1850 y 1900, aproximadamente.
Contar con población para la producción de mercancías fue el
primer paso dado por las oligarquías latinoamericanas en su proyecto
de dominación y explotación. La forma de obtención de mano de obra
fue la expropiación de las tierras comunitarias pertenecientes a los pueblos indígenas. Las guerras de pacificación, expansión de la frontera
nacional y el cercamiento de tierras constituyen los ejemplos de cómo se
llevó a cabo el proceso de proletarización. Con ello la oligarquía lograba
tres objetivos: consolidar la propiedad privada, liberalizando el acceso
a la posesión de tierras; afianzar el poder de la oligarquía terrateniente;
y desarticular en parte la identidad étnica de los pueblos indios por la
vía de la expropiación ejidal.
Las leyes contenidas en las reformas liberales del siglo XIX constatan lo argumentado.
Considerando que la indivisión de los terrenos poseídos por
comunidades impide el desarrollo de la agricultura, entorpece
la circulación de la riqueza y debilita los lazos de la familia
y la independencia del individuo […] Que tal estado de cosas
debe cesar cuanto antes, como contrario a los principios económicos, políticos y sociales que la República ha aceptado
(Menjívar, 1980: 101).
Por consiguiente, la independencia no trajo a los pueblos indios su libertad real.
Al contrario, la implantación de las doctrinas liberales europeas
en materia rural ahondó la tendencia a la propiedad privada
y supuso la liquidación de los restos de comunidades indígenas organizadas sobre la base de la propiedad colectiva del
suelo. Así continuó el proceso de transformación del indio en
semiproletario o peón de hacienda. El despojo opera desde la
compra de la tierra con engaño a precios ínfimos hasta las campañas de exterminio, como la llevada a cabo en Argentina entre
1860 y 1880. El proyecto de la mayoría de los gobiernos criollos
fue reforzar la gran propiedad latifundista […] en México la
preocupación principal fue liquidar el ejido […] en Bolivia la
medida inicial de despojo se manifestó con la estatización de
la tierra en 1866, como paso previo a la privatización. En 1895-
183
PENSAR AMÉRICA LATINA
1896 y en 1899 se dictaron leyes que completaban la medida al
prohibir la propiedad comunal (Godio, 1980: 102).
Igualmente, en el caso de Bolivia podemos comprobar la siguiente situación:
Las incursiones contra las comunidades se llevaron a cabo en
todas partes y resultaron en la expoliación de los escasos originarios que quedaban y en la expulsión de comunidades enteras.
El proceso, crudo, fraudulento y sangriento, tardó unos treinta
años en completarse. Afrontó gran número de rebeliones indígenas y contó con la ayuda del Ejército para imponer el cambio
de propiedad de la tierra. Las consecuencias de la campaña
pueden percibirse en la dramática declinación del número de
comunidades y en el crecimiento del número de haciendas en
todas las regiones, en el altiplano en especial. Puna en 1846:
comunidades 716, haciendas 500; en 1941: comunidades 161,
haciendas 3.193. Medio Valle en 1846: comunidades 106, haciendas 795; en 1941: comunidades 63, haciendas 4.538. Valle
en 1846: comunidades 14, haciendas 28; en 1941: comunidades
22, haciendas 101. Yungas en 1846: comunidades 43, haciendas
302; en 1941: comunidades 36, haciendas 675. Total comunidades en 1846: 879; total en 1941: 282. Haciendas total en 1846:
1.625; total en 1941: 8.507 (Klein, 1985: 134).
Cuando intentaron romper esta dinámica y solventar una salida que
retrasase el proceso de proletarización como el uso y explotación de
tierras marginales, “también fueron expulsados, forzados a convertirse
en peones o sometidos a cánones de renta precapitalistas. Este proceso
fue muy intenso en las regiones costeras de Perú, Colombia, Venezuela
y Brasil, cuando se extienden las plantaciones” (Klein, 1985: 105).
La segunda forma utilizada por la oligarquía para consolidar el
proceso de acumulación de capital fue otorgar un mayor impulso dentro de las reformas liberales a los procesos de desamortización de las
tierras. Se trataba de disminuir el poder de la Iglesia al tiempo que
aumentar el de las oligarquías terratenientes. Con ello se unificaba la
política de Estado garantizando a los latifundistas un poder total sobre
el acceso de propiedad de la tierra. Si bien la Iglesia se resistió, la secularización siguió adelante y el proceso de desamortización hizo perder a
la Iglesia gran parte de sus tierras. Sus nuevos propietarios, a los cuales
cedió a regañadientes por vía legal o por la fuerza, eran los ideólogos
de las reformas e impulsores de la desamortización. Por consiguiente,
la unidad de la oligarquía se producía en detrimento del poder eclesiástico. El proceso de secularización y las ideas positivistas de orden
184
Marcos Roitman Rosenmann
y progreso ya citadas en capítulos anteriores encubrían esta política de
centralidad del capital. El ejemplo de México puede permitirnos ver el
problema con mayor claridad:
En consecuencia, a los pocos años de vida independiente se
planteó la recuperación de las tierras del clero y la reducción de
su poder económico a límites manejables por el Estado como
paso vital para la construcción del capitalismo. En el fondo se
trataba de romper el poder del clero, hacerse de sus riquezas y
liberar a los trabajadores de su tutela, para avanzar en el desarrollo burgués de la nación en este frente. Había muchos otros
obstáculos para lograr el desarrollo capitalista, pero sin duda
este era el principal en ese momento (De la Peña, 1984: 120).
La necesidad de contar con todo el potencial de recursos y tierras era
básica para imponer las formas de control y explotación terratenientes.
La oligarquía en el poder no podía compartir con la Iglesia el poder
terrenal. Sergio de la Peña explicita:
En cuanto el liberalismo tomó el poder se dedicó con energía
a producir y aplicar una cascada de reformas dirigidas principalmente en contra del poder temporal, político y económico
de la Iglesia, pero también en contra de las corporaciones indígenas. Su propósito era promover el desarrollo capitalista
estimulando la acumulación originaria con toda su violencia,
para lo cual empezó por disponer la destrucción de la propiedad no privada de bienes raíces mediante su apropiación a
usufructuarios (De la Peña, 1984: 125).
En Centroamérica, el impulso contra los bienes eclesiásticos y el proceso de desamortización tuvo en la reforma liberal guatemalteca del
general Justo Rufino Barrios su aporte más destacado. Así, el Decreto
Nº 64 de extinción de comunidades religiosas y nacionalización de sus
bienes constituye el núcleo de la política liberal. Núcleo central imitado
posteriormente en todas las reformas liberales centroamericanas.
Considerando: que las comunidades de religiosos carecen de
objeto en la República, pues no son las depositarias del saber,
ni un elemento eficaz para morigerar las costumbres; que no
pudiendo ya como en los siglos medios prestar importantes
servicios a la sociedad, los trascendentales defectos inherentes
a las asociaciones de esta clase se hacen más sensibles, sin que
de modo alguno sean excusables; que dichos institutos son por
su naturaleza refractarios a las reformas conquistadas por la
civilización moderna, que proscribe la teocracia en nombre
185
PENSAR AMÉRICA LATINA
de la libertad, del progreso y de la soberanía del pueblo; que
sustrayéndose en el orden económico a las leyes naturales
bienhechoras de la producción y el consumo, constituyen una
excepción injustificable que gravita sobre las clases productoras; que debiendo las referidas comunidades su existencia a
la ley, a esta corresponde extinguirlas, y de consiguiente disponer en beneficio público de los bienes que poseen; y que
atendiendo a los principios que presiden a la revolución democrática de Guatemala, es una consecuencia ineludible la
extinción de las comunidades de religiosos, y al decretarla, un
deber del gobierno proporcionar a estos los medios necesarios para el sostenimiento de su nueva posición social, tengo
a bien decretar: Art. 1º: quedan extinguidas en la República las
comunidades de religiosos; Art. 2º: se declaran nacionales los
bienes que poseen y usufructúan; Art. 3º: estos bienes se dedicarán de preferencia a sostener y desarrollar la instrucción
pública gratuita (García Laguardia, 1980: 182).
La política de desamortización no sólo fue un proceso de acumulación
de capital que permitió el asentamiento de los nuevos hacendados latifundistas; liberó, al mismo tiempo, la mano de obra controlada en
las propiedades rurales eclesiásticas, facilitando la transformación en
peones agrícolas o la migración campo-ciudad, con el consiguiente desarrollo del proletariado urbano.
En cualquier caso, en toda América Latina este proceso continuó siendo el arma utilizada por las reformas liberales. Otro ejemplo
singular es Colombia, donde las reformas de Mosquera y Murillo Toro
aceleraron el remate de los bienes eclesiásticos.
Estos se concentraron así, rápidamente, entre las manos de
una poderosa minoría de comerciantes, prestamistas, especuladores, políticos, abogados y boyacenses, con la participación
de hacendados que lograron rescatar censos y adquirir tierras
[…] Por otra parte no menos importante de ellas, permitió a
sus nuevos propietarios expandir el latifundio ganadero republicano. Este último se consolida a lo largo de esos años y se
convierte en un elemento importante de la conformación de
esa oligarquía liberal de comerciantes, prestamistas y políticos
que se vinculan estrechamente a partir de entonces a la propiedad de la tierra y la producción hacendística con la nueva
agricultura comercial de exportación (Acosta, 1989: 50-51).
La entrega de tierras baldías fue otro mecanismo utilizado para acelerar
la implantación de las economías de exportación. La necesidad de mano
186
Marcos Roitman Rosenmann
de obra cualificada, con entrenamiento y capacidad demostrada, hizo
de las políticas de inmigración un factor destacado en la acumulación
de capital y el proceso de proletarización. Las políticas de apoyo y cesión
de tierras baldías a colonos con el fin de su explotación garantizaban la
producción para la exportación. Brasil, Argentina, Chile, Uruguay fueron países destacados en aplicar estas políticas de contratación de emigrantes y en apoyar con leyes su incorporación al proceso productivo.
Atraer mano de obra europea para emplearla en las actividades
donde la preparación suponía una necesidad imperiosa significaba romper un handicap. El sentido de inferioridad adscripto a las clases populares y los pueblos indios, y la manera de conceptualizar al proletariado
por parte de las clases dominantes y sus intelectuales, serían el principio
sobre el cual se fundamentó la política de inmigración de la fuerza de
trabajo europea. El ejemplo más claro es Alcides Arguedas:
Exasperada la raza indígena, abatida, gastada física y moralmente, inhábil para intentar la violenta reivindicación de sus
derechos, hase entregado al alcoholismo de manera alarmante.
Huraño, hosco, desconfiado, busca el indio en el alcohol energías para sus músculos usados; se deja arrastrar por él, naturalmente sin protesta. Ignora en absoluto su acción depresiva,
nadie le ha dicho que es veneno: le da fuerzas, le distrae, y es
todo lo que pide. Al indio no se le ve reír nunca sino cuando
está ebrio. Entonces es comunicativo, cariñoso, cruel, derrochador. Sano no abre su alma al blanco; ebrio, le hace ver su
fondo obscuro, hecho de tristezas, de suplicios, de amarguras
eternamente renovadas. Excitados sus nervios, despierta en él
sus músculos, terribles a pesar de tanto flagelo. Es en este estado que comete la mayor parte, por no decir, todos los crímenes
de que se le acusa […] Si la criminalidad del país ofrece cifras
relativamente elevadas, es porque el elemento de raza predomina en ella […] Como se ve es la clase indígena la que ocupa el
primer lugar […] y es la ignorancia, casi la inconsciencia, la que
empuja a los indios a cometer delitos […] Hoy, la mayor parte de
las pestes y las enfermedades infecciosas hacen estragos entre
las clases indígenas y mestizas, porque son las menos limpias.
El altiplano se despuebla, la población indígena decrece en proporciones geométricas; y bien porque el desgaste nervioso haya
ocasionado pérdida de energías, o porque se dé cuenta de su
completo fracaso, o porque ha desechado ya en absoluto la idea
de reivindicación cara a su fantasía desde los remotos tiempos
de la conquista. La tristeza, una de las características de su temperamento, es hoy su solo refugio (Arguedas, 1996: 63-64).
187
PENSAR AMÉRICA LATINA
Importar proletariado con habilidades y con experiencia. Esa fue la doctrina de los gobiernos positivistas y cientifistas oligárquicos. La incorporación de fuerza de trabajo extranjera facilitaba dos cosas. En primer lugar,
solventaba un problema de escasez, y en segundo lugar, favorecía una
política que garantizaba el control de la mano de obra por el sistema de
deudas y enganche del viaje. No menos que igualaba los grados de sobreexplotación con el proletariado nacional. El engaño y el fraude fueron las
peculiaridades sobre las cuales se montó esta política de inmigración.
Sin embargo, la inmigración europea de mano de obra que huye
de la Contrarrevolución y la Comuna de París asentándose en Uruguay,
Argentina, Brasil, Chile y México juega otro papel en la formación de la
clase obrera y el proletariado industrial en América Latina. Poseedores
de una experiencia política en las luchas y los debates, aceleraron la
formación del movimiento obrero. Su aportación militante dinamiza y
configura el debate político así como desarrolla el movimiento sindical.
Las corrientes anarcosindicalistas y marxistas de la Primera Internacional se encuentran en América Latina desarrolladas por militantes que
han participado de las luchas en Europa. Las experiencias de la Comuna de París y la Contrarrevolución son parte de su propia conciencia
proletaria que se unirá a los nombres de los dirigentes históricos del
movimiento obrero latinoamericano. Pero no olvidemos que Garibaldi
estuvo presente en las luchas libertarias de Brasil.
Por último, en esta etapa de acumulación de capital que va aproximadamente desde 1830 a 1880, podemos concluir con Julio Godio que,
al margen de la formación del proletariado propio de las actividades
ligadas al sector primario-exportador, minería, cabotaje y puertos y de
sus ramas subsidiarias, “la estructura de la clase obrera, cuantitativa y
cualitativamente, se corresponde con la industrialización incipiente. Se
trata de contingentes humanos que se acaban de incorporar como obreros asalariados, concentrados principalmente en el sector servicios y en
la pequeña industria. Por su estructura predominantemente no fabril, por
sus diversos orígenes nacionales y raciales y por la juventud de sus organizaciones obreras no estaba en condiciones históricas de ser la matriz,
a través de sus prácticas, de alternativas históricas a los proyectos oligárquicos” (Godio, 1980). El otro aspecto es que el período de formación del
movimiento obrero es muy breve. Señala acertadamente Spalding:
El período de formación del movimiento obrero en América
Latina tiene similitudes con lo ocurrido en Europa. Similares
ideologías, tácticas, estrategias y formas de organización y
prácticas comunes en ambas áreas. Sin embargo, también se
presentan diferencias importantes. El movimiento obrero en
América Latina hizo su experiencia formativa en pocos años.
188
Marcos Roitman Rosenmann
Ese tipo de desarrollo probablemente ayudó y trabó simultáneamente a las organizaciones obreras. Por un lado, los trabajadores contaron con ideologías, estrategias y tácticas viables,
sin necesidad de descubrirlas como tuvieron que hacerlo los
obreros europeos. Pero, por otro lado, las experiencias y enseñanzas fueron hechas en un tiempo muy corto. La toma de
conciencia requiere haber librado luchas durante largo tiempo y la brevedad del período de formación dificultó ese proceso de conciencia (Spalding en Godio, 1980: 153).
En conclusión, el proceso de proletarización en América Latina se produjo dentro de las sociedades oligárquicas del siglo XIX y principios
del XX y formó parte de la vía del mismo nombre del desarrollo del
capitalismo. Los grandes cambios que afectaron al mundo durante la
Primera Guerra Mundial y la crisis del capitalismo en la década del
treinta cambiarán radicalmente la tranquilidad y paz de la oligarquía.
Las clases sociales dominadas y explotadas se organizan. El triunfo de
la Revolución Mexicana, cuatro años antes de la Primera Guerra Mundial y a siete de la gran Revolución Rusa, muestra la pujanza de un
movimiento popular y social que lucha contra la oligarquía. Si la huelga
minera en Cananea de 1906 fue la mecha que encendió la antorcha de
la Revolución Mexicana, su expansión y crisis del orden oligárquico con
la caída de Porfirio Díaz encendió las alarmas. Una doble lucha estaba
presente. La revolución democrática de los derechos sociales y políticos
de la ciudadanía junto con los derechos laborales de los trabajadores y
las reivindicaciones de los campesinos en el eslogan de la Revolución: la
tierra para quien la trabaja. El antiimperialismo dejó de ser un problema meramente conceptual y pasó a representar una propuesta política
de cambio social a la sociedad oligárquica. Sus bases comenzaban a
tambalearse y el principio de la dominación entraba en crisis.
El desarrollo de una nueva etapa comenzaba para América Latina.
Sin embargo, habrá que esperar a los años cincuenta, una vez concluida
la Segunda Guerra Mundial, para apreciar cambios significativos en la
estructura social y de poder. Un proyecto de transformación política y
social se está fraguando. Democracia y desarrollo serán sus objetivos.
La oligarquía verá tambalear su poder omnímodo y deberá comprar su
poder con sus parientes y familiares con un proyecto modernizador. Es
la llamada burguesía desarrollista. En este programa, las clases sociales
dominadas y subalternas cobran un mayor protagonismo. Las relaciones sociolaborales se presentan dentro de una lógica de conciliación
y negociadora; se trata de hacer empresa. Una dinámica diferente del
proceso de acumulación del capital. Es la emergencia de una nueva
clase obrera y un nuevo patrón de comportamiento. La movilidad social
189
PENSAR AMÉRICA LATINA
ascendente y la integración política modifican las formas de la lucha de
clases. El proceso de urbanización y de industrialización da lugar a una
diversificación; se cree en la integración social y en la sociedad de las
clases medias. El proletariado sufre otro tipo de exclusión; integrado
en la producción, será explotado y enajenado. Pero en tanto clase social organizada y formando un proyecto de liberación, democrática y
socialista, será perseguida ideológica y políticamente. La Guerra Fría la
sitúa como un enemigo real. El problema se traslada de la esfera de la
producción a la de la política.
EL PROBLEMA DE LA TIERRA EN EL RÉGIMEN OLIGÁRQUICO
Las oligarquías fueron ante todo oligarquías terratenientes. El control
sobre el campesinado y el proceso de proletarización condicionaron la
evolución de las estructuras sociales y de poder en el período. La tierra es
la principal fuente de riqueza en las economías donde el progreso tecnológico no ha hecho mella en las estructuras tradicionales. Como resulta
imposible obtener ingresos de la tierra sin trabajarla, los derechos a la
tierra están indefectiblemente acompañados por leyes y costumbres que
aseguren a los propietarios la disponibilidad continua de mano de obra
disciplinada. Estas instituciones de tenencia son producto de la estructura
de poder. Escuetamente, la propiedad de la tierra o su control representan
“poder” en su sentido clásico, es decir, la habilidad real o potencial de hacer que otros hagan lo que uno quiere (Barraclough y Domike, 1975: 62).
La constelación latifundista es la culminación de la vía oligárquica del desarrollo del capitalismo en América Latina que “no conduce
desde luego a un estancamiento total de las fuerzas productivas, pero
sí es una de las causas principales de su desarrollo lento y lleno de tortuosidades, mayor en extensión que en profundidad. Resulta claro, por
lo demás, que en América Latina el ritmo de este desarrollo varía en
razón inversa del grado de ‘hibridez’ de las relaciones sociales de producción. Allí donde los elementos semiesclavistas o semifeudales siguen
‘envolviendo’ por largo tiempo el movimiento del capitalismo, las fuerzas productivas se desarrollan de manera extremo morosa y desigual;
en las áreas en que el trabajo libre se impone como regla, ese desarrollo
es incomparablemente más acelerado y homogéneo. Un ejemplo de la
primera situación lo podemos encontrar en la hacienda porfiriana típica, mientras que la segunda situación pudiera ilustrarse con la estancia
rioplatense, donde las fuerzas productivas se desarrollan con bastante
celeridad hasta el límite permitido por la estructura latifundiaria de la
propiedad” (Cueva, 1980: 83-84; énfasis en el original).
Antonio García hace hincapié en esta circunstancia al profundizar el tipo de sociedad emergente tras la instauración del Estado oligárquico. De manera irónica, señala:
190
Marcos Roitman Rosenmann
Desde el punto de vista del proceso político-cultural de
América Latina, la sociedad colonial llega a su apogeo no antes sino después de la Independencia, al romperse los vínculos
con el Estado español o portugués, desapareciendo los mecanismos de control político directo desde los centros imperiales
y transfiriéndose la totalidad del poder –dentro de los marcos
de la nueva dependencia– al reducido elenco de las clases latifundistas y letradas de América Latina […] Dentro de este
marco histórico, la estructura agraria latifundista constituye
el sistema básico de dominación social, apoyado sobre tres
elementos: el monopolio señorial sobre la tierra agrícola, la
ideología paternalista de la encomienda y el control hegemónico sobre los mecanismos de intercambio, de transferencia
de recursos y de representatividad política (García, 1973: 7778; énfasis en el original).
EL ORIGEN DEL LATIFUNDIO Y LA CONSTELACIÓN LATIFUNDISTA
Las formas jurídicas implantadas en la colonia hispano-portuguesa determinan el tipo de propiedad y constituyen una de las fuentes sobre
las cuales se asentará posteriormente la estructura latifundista. Tres
fenómenos caracterizan este período. La encomienda, la expulsión de
los pueblos indios de sus territorios y el uso de tierras baldías sobre las
cuales se conceden “mercedes” en reconocimiento a las labores de conquista realizada por los expedicionarios y adelantados.
Si bien la encomienda juega un papel destacado como ordenamiento jurídico, entra en crisis durante el siglo XVII. Sobre sus cimientos se construye el sistema de haciendas coloniales. Las haciendas no
dan derecho sobre el título de propiedad, pero sus usufructuarios gozan
de privilegios, entre los que se destacan la herencia y el mayorazgo.
Ambas realidades dan continuidad y permiten mantener el control de la
tierra cedida por la Corona a las mismas familias y órdenes religiosas.
En principio, las haciendas florecen como parte de una producción subsidiaria: la minería. Su objetivo consiste en dotar de medios de
subsistencia y alimentación a las grandes explotaciones de oro y plata. A
medida que la minería entra en crisis, el siglo XVII abre las puertas para
el establecimiento de un latifundismo independiente de la extracción
minera, capaz de generar excedentes y solventar con el pago de impuestos a la Corona los déficits producidos por el declive de la minería.
Al finalizar el siglo XVI, la monarquía española se hallaba
frente a graves dificultades financieras. Felipe II estaba asediado por sus acreedores, y mientras tanto su ambiciosa política europea exigía constantemente nuevos recursos. En la
191
PENSAR AMÉRICA LATINA
Nueva España aumentaba los impuestos, creaba otros nuevos, fomentaba la venta de cargos públicos, elevaba considerablemente el precio del azogue, monopolio real, hasta el
punto de que no tardó en disminuir el ritmo de la producción
minera. Las composiciones de tierra fueron unos de los expedientes destinados a llenar las arcas de la real Hacienda. Las
superficies desocupadas pertenecían al rey; por consiguiente, Su Majestad podía vender las nuevas mercedes lo mismo
que las tierras poseídas irregularmente, según los legistas de
la Corona. Desde 1581, el rey pedía a su representante que
le informara acerca de la posibilidad de vender “dehesas”
o pastos reservados, y además cobrar un impuesto extraordinario sobre todas las explotaciones agrícolas y ganaderas
del Virreinato. Con todo, el principio de las “composiciones
de tierras” se estableció en 1591 mediante dos cédulas capitales: el rey comenzaba recordando que él era señor de todo
el suelo de las Indias y que quería hacer merced de él a los
indios y a los españoles, pero que ciertas personas habían
usurpado gran cantidad de tierras, o las poseían “con títulos
fingidos e inválidos de quien no tuvo poder ni facultad para
podérselos dar”. En consecuencia ordenaba una restitución
general de las tierras acaparadas, dejando a los indios lo que
fuere necesario para su subsistencia. Por una segunda cédula, Su Majestad decretaba una medida general de clemencia:
en vez de “castigar” a sus vasallos y confiscar sus bienes, el
rey contentaría con alguna “cómoda compensación” que sirviera para construir una poderosa flota de las Indias, capaz
de cubrir las costas y de proteger el comercio contra piratas.
Reservando una buena parte para los indios y los terrenos
comunales de las villas, el virrey podría entonces confirmar
todo el resto y conceder nuevos títulos en favor de quienes
poseyeran tierras irregularmente. Las personas que estuvieran en regla, podrían obtener las “cláusulas y fermezas” que
les convinieran. Por último las tierras baldías se repartirían
en adelante mediante un pago. Y aquellos que se negaran a
pagar una justa “composición” perderían en beneficio del fisco todas las tierras ocupadas sin títulos. El principio era grave. A cambio de algún dinero destinado a caer en el pozo sin
fondo de los gastos de guerra, la Corona Española se exponía
a sancionar los manejos de los acaparadores, a reconocer la
apropiación de los pastos, a fijar definitivamente el latifundio
(Chevalier, 1976: 326-327).
192
Marcos Roitman Rosenmann
Así, el sistema latifundista se hizo un lugar dentro del orden colonial,
sentando las bases de las estructuras sociales y de poder típicas del
período oligárquico. La tenencia de la tierra se vinculó directamente a
la obtención de poder. Igualmente aparecen las primeras fortunas terratenientes y los distintos tipos de producción latifundista: plantación,
estancia ganadera y hacienda de colonato. Por consiguiente:
La hacienda resultó de dos procesos estrechamente asociados:
la sujeción de la población indígena a la servidumbre y la expropiación de su tierra. La encomienda estaba en decadencia
como sistema desde la segunda mitad del siglo XVII, y desapareció a fines del XVIII, ya que se hizo menos costeable al
terminar la fiebre minera, y resultó insatisfactoria para la explotación de la agricultura, ya que por ejemplo muchos indios
se escapaban. Consecuentemente hacia fines del siglo XVII los
terratenientes decidieron admitir que en sus extensas tierras
se establecieran modestos terrazgueros. Estos tenían que proporcionar unos cuantos servicios cuando se les solicitaran, y
reconocer al terrateniente el derecho de propiedad sobre el
fundo; quedaban atados a la tierra y aumentaban el valor de
esta, ya que ambos se vendían juntos. Este tipo de relación
terrateniente-terrazguero, llamada “servidumbre atada a la
tierra” por algunos autores, se difundió considerablemente
durante los siglos XVIII y XIX (Kay, 1980: 44).
Las haciendas, grandes extensiones de tierras en manos privadas, condicionan el conjunto de cambios sociales y determinan la dirección del
orden político durante el período oligárquico. Fuente de poder y de riqueza, el latifundio propone un tipo organización social que posee la
característica de ser al mismo tiempo un subsistema social donde se
expresa el ethos oligárquico.
Los latifundios, en tanto subsistema social, muestran las grandezas y miserias del período oligárquico, condicionando todo su desarrollo. Sus formas de organización permean lo cotidiano y sirven como
mecanismos de poder de las clases terratenientes en sus relaciones sociales en las ciudades y los centros capitalinos. Todos los grandes comerciantes, mineros y miembros de la naciente burguesía querían ser
terratenientes y emular sus comportamientos señoriales. Nadie que se
preciase de pertenecer a la oligarquía podía no tener fundos. Las redes
familiares y los mecanismos sociales de ascenso están ligados a la posesión de tierras. Sus formas de vida sirven como pauta de actuación.
Florestán Fernandes señala con claridad este hecho para la explicar la
estructura social y de poder en el Brasil poscolonial:
193
PENSAR AMÉRICA LATINA
En este contexto, las ramas de actividades comerciales, que
se insertaban en el núcleo específico o predominantemente
capitalista del mercado interno, son las que le imprimirían
sus caracteres peculiares y una fuerte (por no decir incurable)
deformación. Privilegiados tanto económica y socialmente
como políticamente, absorbieron de modo insensible pero
rápido los criterios estamentales del orden social esclavista y
señorial. Por eso, el austero hombre de negocios, del naciente
y próspero “alto comercio” urbano, se sometía al mismo código de honor, aspiraba a los mismos ideales y, si no lo igualaba,
reemplazaba el estilo de vida de la aristocracia agraria (confundiendo, en el paisaje social en evolución, los dos mundos
mentales, el de la casa grande y el del sobrado. Su objetivo
superior se desviaba, enseguida, hacia la obtención de títulos
nobiliarios o de algún tipo consagratorio de dignidad), que
coronara el éxito económico, sublimándolo o dignificándolo
en la escala de prestigio y de valores de una sociedad de castas
y estamental (Fernandes, 1978: 183).
En este mismo sentido se manifiesta José Luis Romero, cuando se refiere
a las maneras y formas a las cuales se abraza la nueva burguesía nacida de
las ciudades y cuyas formas de vida se asemejan por ostentación a las propias de las oligarquías provenientes de las ciudades criollas y patricias:
La preocupación fundamental de las nuevas burguesías latinoamericanas –por lo demás, como la de la mayor parte del
mundo– fue ensayar y consagrar un estilo de vida que expresara inequívocamente su condición de clase superior en la pirámide social a través de claros signos reveladores de su riqueza.
Pero no solamente la actitud primaria de exhibir la posesión
de bienes, sino, sobre todo, a través de un comportamiento sofisticadamente ostentoso. Por esta vía se buscaba dignificar a
las personas y las familias, y obtener el reconocimiento de una
superioridad que, hasta entonces, le era admitida solamente
al antiguo patricio. No eran, pues, sólo los objetos lo que le
preocupaba a las nuevas burguesías, sino más bien el uso que
podía hacer de ellos, de ese vago barroquismo burgués. Fue
ese género de vida –barroco, burgués y rastacuero; o acaso
simplemente rastacuero, que quizá quiera definir el barroco
burgués– el que nutrió la vasta creación de la novela naturalista latinoamericana (Romero, 2001b: 285).
Lo más sorprendente del fenómeno de la constelación social
como forma de funcionamiento de la estructura latifundista
194
Marcos Roitman Rosenmann
es que no sólo se observa en las zonas más atrasadas de latifundio de colonato […] sino en las regiones más modernizadas de agricultura de plantación en la costa peruana o en
las islas antillanas. Este hecho se explica por la naturaleza o
antecedentes coloniales de los tipos dominantes de estructura
latifundista en América Latina: la hacienda clásica de colonato –arcaica o moderna–, que ha conservado los lineamientos
generales de la ideología señorial con respecto a la tierra y la
población campesina encomendada, y la plantation, que ha
introducido en el contexto de las economías tropicales el sistema normativo del moderno enclave colonial del tipo africano
o asiático (García, 1973: 67).
De esta manera, el concepto de constelación latifundista acuñado por
Antonio García abre un debate sobre los tipos de propiedad, de producción e introduce una definición de latifundio, manifestando su discrepancia con quienes sólo lo aplican a las viejas haciendas de colonato,
distanciándose de autores como Wolf y Mintz. Veamos:
La hacienda será una propiedad agrícola operada por un terrateniente que dirige y una fuerza de trabajo que le está supeditada, organizada para aprovisionar un mercado de pequeña
escala por medio de un capital pequeño, y donde los factores
de la producción se emplean no sólo para la acumulación de
capital sino también para sustentar las aspiraciones del estatus del propietario. Y plantación será una propiedad agrícola
operada por propietarios dirigentes (por lo general organizados en sociedad mercantil) y una fuerza de trabajo que les está
supeditada, organizada para aprovisionar un mercado de gran
escala por medio de un capital abundante y donde los factores
de producción se emplean principalmente para fomentar la
acumulación de capital sin ninguna relación con las necesidades de estatus de los dueños (Wolf y Mintz, 1975: 493).
Estos autores mantienen, por el contrario, que las agroindustrias y las
empresas cuyas relaciones sociales de producción en la agricultura son
típicamente capitalistas, como las centrales azucareras o ganaderas intensivas, no caben en la definición de latifundios. Sin embargo, esta
diferencia no constituye un problema insalvable:
Antes de adelantar, es preferible precisar el concepto de hacienda, si es que no va a tomársele meramente como sinónimo
de latifundio. De acuerdo con una definición bien conocida de
los antropólogos sociales Eric Wolf y Sidney Mintz, hacienda
es la propiedad rural de un propietario con aspiración de po-
195
PENSAR AMÉRICA LATINA
der, explotada mediante trabajo subordinado y destinada a
un mercado de tamaño reducido, con ayuda de un pequeño
capital. Bajo tal sistema los factores de producción no sólo
servirían para la acumulación de capital, sino también para
asegurar las ambiciones sociales del propietario. Por otra parte, las plantaciones se definen como orientadas hacia el mercado a gran escala, con asistencia de abundante capital. De
consiguiente, en el segundo caso, los factores de producción
sirven exclusivamente para la acumulación de capital. Parece
obvio que los modelos descriptos son tan sólo dos polos de un
continuum, variaciones de un mismo fenómeno. En la reunión
de Roma, los participantes estuvieron concordes acerca de la
unidad esencial del complejo plantación, hacienda-estancia
(Mörner, 1975: 17).
Pero si retomamos el concepto de constelación latifundista observamos
que constituye una relación entre dos variables, donde el latifundio se
articula con el minifundio para construir una realidad y una situación
histórica. Proyectan una unidad. Es decir, forman y constituyen una
estructura social con sus propias características.
Varias son las formas que adopta: el latifundio arcaico de colonato
articulado al poder de la antigua aristocracia latifundista; el latifundio
modernizado de colonato donde se acentúan ciertas formas salariales
y se combinan relaciones sociales arcaicas con normas capitalistas y
tecnológicas correspondientes a una moderna economía de mercado; la
hacienda de plantación, la estancia o chacra, formadas en el proceso de
colonización anterior a las zonas vitales de reserva y que dieron origen
a nuevas clases terratenientes o nueva burguesía rural y; la plantation,
caracterizada por el sistema normativo del enclave colonial y la plena
integración a la economía metropolitana (García, 1973: 85).
En todas aparece la característica básica de la constelación latifundista: poseer el terrateniente el monopolio sobre la tierra y utilizar los
minifundios como reserva de la mano de obra para los trabajos temporales de la hacienda en tiempos de siembra y cosecha. Por consiguiente,
la constelación latifundista permite mantener y expandir su poder en
los hacendados con un panóptico del poder en los alrededores y como
parte de la realidad latifundista. En los llamados poblados fronteras o las
comunidades indígenas con las cuales linda, supone aumentar su capacidad de control sobre personas y mantener intacta su capacidad de ejercicio del poder. Sirva como ejemplo el expresado por Antonio García:
Las pequeñas explotaciones campesinas, la zona minifundista
y el poblado frontera establecen un sistema de relaciones con
el fundo de inquilinaje, mediante arrendamientos de tierras,
196
Marcos Roitman Rosenmann
la aparcería, al acceso a los campos de talaje o salario eventual. Algunas de estas zonas minifundistas fueron producto de
operaciones tácticas de parcelación efectuadas por haciendas
con el objeto de asentar en su frontera una masa de trabajadores eventuales –sin costos para la economía patronal– o
la aplicación de un modelo de reforma agraria marginal que
distribuyó tierras de latifundio asignando a los parceleros 25 ó
30 hectáreas de riego, y a los huerteros menos de una hectárea.
Dentro de este esquema de reforma, la parcelación reprodujo
la estructura del fundo de inquilinaje, al constituir por medio
de una densa capa de huerteros-minifundistas un depósito de
mano de obra arraigada en la zona y articulada con las exigencias laborales de los parceleros (García, 1973: 68-69).
LA HACIENDA COMO SUBSISTEMA SOCIAL
Durante el régimen oligárquico, los mecanismos de poder político y de
dominación se reproducen en los centros urbanos como mecanismos de
control social. La sociedad oligárquica puede, también, definirse por las
formas que el terrateniente utiliza para mantener su dominio sobre el
campesinado, los jornaleros y la población rural. Los centros urbanos,
las capitales y ciudades de más de 20 mil habitantes son un reflejo de
las relaciones sociales imperantes en el espacio rural. La conexión entre
dominio, poder terrateniente y oligarquía nacional son resultado de la
unidad terrateniente-hacendado y oligarca. Las formas sobre las cuales
ejerce el poder serán fundamentalmente el caciquismo, el compadrazgo,
el localismo y el paternalismo. Sobre ellos, el terrateniente ejerce e implementa su poder político, traspasando sus maneras a los centros de poder
urbanos. La política oligárquica fue caciquil, paternalista, localista y se
apoyó en las redes familiares donde el compadrazgo juega un rol cuasi
institucional. Por ello, las haciendas son un buen punto de referencia
para estudiar la estructura social y de poder oligárquica. Los partidos políticos tradicionales, liberales y conservadores, blancos o colorados, entrecruzaron apellidos, prácticas y dádivas, lo mismo que cargos públicos
sea en ministerios, en el ejército o en la iglesia. Los apellidos nobles de
criollos fueron copando los espacios públicos hasta servirse del Estado y
confundirse con él. No hubo más nación que el patriciado cuyas formas
de ejercicio del poder excluyente determinaron un orden en el que tener
amigos, buenas relaciones, arrimarse al poder y gozar del beneplácito de
los hacendados era símbolo de éxito. Poseer tierra era poseer personas,
dominar el mundo y por ende poseer el país. Si además de ello daban
beneficios, mejor que mejor; formaba parte de esa concepción de orden y
progreso. Unos mandan y otros obedecen. El destino lo había querido.
197
PENSAR AMÉRICA LATINA
Si el latifundio cumplirá una función como fuente de poder, en
tanto unidades productivas, cumple dos funciones: organizadoras del
trabajo y de relaciones sociales de producción, en tanto es al mismo
tiempo una unidad territorial autónoma. En su primera dimensión, el
trabajo se organiza considerando las necesidades del latifundio, y como
unidad territorial, cobra renta a los usuarios del terreno.
El latifundio posee una estructura social piramidal. El vértice
de la pirámide lo ocupa el hacendado; inmediatamente se produce una
distancia marcada entre este y los privilegios que concede a sus diferentes empleados, entre otros el vivir más o menos cercano a la casa grande del patrón, el tipo de trabajo, los servicios, el sistema de pago, etc.
Dichas categorías dentro del latifundio caen bajo la denominación de
trabajadores permanentes y son un núcleo básico. Se sitúan en primer
lugar los llamados peones de privilegio, un escalón más abajo lo hacen
los peones de confianza, a continuación le siguen los peones sin ningún
reconocimiento, en otro peldaño inferior lo hacen los muchachos y jóvenes y por último, los precarios. Sin olvidarnos de la existencia en la
base de la pirámide de los eventuales, entre cuyas categorías resaltan
los afuerinos, los jornaleros y los temporeros, contratados en épocas de
siembra y cosecha.
Los peones de privilegio constituyen un cuerpo selecto y minoritario. Son la elite de la hacienda y sus responsabilidades determinan
su poder dentro del latifundio. Como mucho son cinco o seis, y sus
funciones están delimitadas por el propio hacendado. El administrador,
el cura, el encargado de la tienda de raya, el maestro, si lo llega a tener.
Reciben un pago en dinero y el resto en mercancías. Tienen un salario
fijo, disfrutan de tierras y pueden contratar personal de la hacienda para
sus propias labores. Su situación de poder los ubica en el círculo más
próximo a la casa grande; ello demuestra el lugar de privilegio y el grado
de control frente al resto de los peones. Aun así, pueden en cualquier
momento ser destituidos y lo son. Los siguientes en la escala social,
los peones acomodados o de confianza, disfrutan de menos regalías,
organizan el trabajo y las peonías diarias. Deciden quiénes forman las
cuadrillas y distribuyen los trabajos, cuentan con casa y un pequeño remanente en dinero, mantienen una distancia mayor frente al hacendado
y deben responder ante los peones de privilegio. Su grado de subordinación conlleva un alejamiento del poder y de las prebendas otorgadas por
el latifundista. En esta dinámica, se alejan de la casa grande. Más abajo
están los peones con peores condiciones, sin regalías y escaso sueldo en
dinero. Aun así bien pueden disfrutar de ciertos privilegios menores,
como cupones en tienda de raya o algunas exenciones de pagos de semillas o aperos de labranza. Tienen casas o viven en grandes cobertizos
más alejados que los peones de privilegio y confianza.
198
Marcos Roitman Rosenmann
En toda la hacienda, el sistema de deudas es común y los incluye
a todos, siendo el motivo que une básicamente al campesino contra el
hacendado. En la mayoría de las ocasiones, el sistema de deudas ha
servido para retener al trabajador en la hacienda y esta era contraída
por el hacendado con el campesino al no pagarle, lo cual sentenciaba al
trabajador a mantenerse en el lugar y con ello lo obligaba a continuar
casi de manera semiesclava. La escasez de mano de obra, al igual que las
políticas de enganche, obligó a retener parte de los salarios con el fin de
evitar la migración del campesino a la ciudad. Con ello, el hacendado se
garantizaba una mano de obra siempre atada y dispuesta para trabajar
en los tiempos de siembra y cosecha.
Otro lugar destacado en la organización social de la hacienda es
el trabajo de la mujer campesina, siempre olvidado.
En el Manual del Hacendado Chileno, Balmaceda consigna diferentes tipos de trabajo femeninos según pertenencia de las
mujeres a los distintos estratos sociales que poblaban en esos
años las haciendas. Las mujeres de los “inquilinos a caballo”
no tenían obligaciones en el trabajo para la hacienda. Pero sí
debían concurrir a los trabajos hacendales las mujeres pertenecientes a las familias de “inquilinos de a pie e inquilinos
peones, vale decir, las mujeres de los estratos más bajos del
inquilinaje”. Tal como lo consigna Balmaceda: “Las mujeres
son igualmente útiles en muchas faenas i trabajos; si no las
de la primera sección, por lo menos las de la segunda i tercera deben estar obligadas a amasar pan, hacer de comer en
los trabajos, sacar leche, hacer mantequilla, quesos, esquilar,
coser i remendar sacos, trabajar en la encierra de trigos en la
avienta, barridos, en la siembra i cosecha de la chacra, i en
muchas otras cosas en que no sólo son útiles sino sustituyen
perfectamente al hombre i aún con ventaja. El sueldo y jornal
se arregla con cada una de ellas con relación al que ganan los
hombres, a no ser que la costumbre lo altere. No es posible
excusar a las mujeres de los trabajos, porque el hacendado
en épocas de escasez de peones, se vería obligado a retardar
sus trabajos. Por otra parte, conocidas son las ventajas de hacer que las mujeres ganen la vida; pues para un inquilino son
gravosas a causa de su poca renta, i uniendo los esfuerzos
de todas al final llegarán a mejorar de condición” […] Así,
la pertenencia de clase de las mujeres incidía en el hecho de
que estuvieran obligadas a trabajar para la hacienda aquellas
mujeres pertenecientes a las “categorías sociales” más desposeídas tales como las de los “inquilinos de a pie” e “inquilinos
199
PENSAR AMÉRICA LATINA
peones” que, a diferencia de los inquilinos a caballo contaban
con un menor usufructo de tierras y pocos o nulos derechos
sobre talajes de animales (Valdés, 1988).
En este sentido, podemos constatar con la historia de vida de una mujer
campesina, hija de inquilino, cuál era su vida cotidiana en la hacienda:
Cuando estuvimos más grandecitas, empezamos a ayudarle a
mi papá en la tierra. Nos llevaba a limpiar, porque sembraba
porotos, papas, maíz, todo eso, así que cuando empezaban las
limpias, nos hacía un azadón chiquitito, ¡y a limpiar todos! En
la mañana nos despertaba como a las seis para salir a limpiar,
hasta las diez, hora en que empezaba hacer calor. En la tarde
nos íbamos como a las cinco, y por ahí hasta las ocho, ocho
y media limpiando. Después de las limpias, nos tocaba ralear
el maíz. Al sembrarlo, el maíz demasiado junto, donde hay
dos matas juntas, hay que dejar una, de una mata en todo el
maizal. Ya después venía el tiempo de la cosecha. Primero que
nada arrancar porotos. Íbamos a las tres de la tarde a arrancar
porotos a veces, y como había un río cerca, a cada rato nos
tirábamos el agua para que se nos pasara el calor. Y con el traje
de baño todo mojado, ¡vamos arrancando porotos! Ya arrancados los porotos, la trilla, con el tractor (Mack et al., 1986).
Por otra parte, los sistemas de contratación de trabajadores temporeros o eventuales se realizan según sea el tipo de producción. Establecen
negociaciones con el hacendado para tener sus propias siembras en las
mismas haciendas. No disponen de sistema de crédito y sus salarios son
ínfimos: se paga en función del nivel de precios de mercado. Cobran en
dinero y su abastecimiento corre por su cuenta. Los medieros o arrendatarios provienen de las formas que adopta la constelación latifundista;
se les dan zonas muy alejadas del centro de la hacienda y deben pagar
un canon por arrendamiento. Igualmente, se les permite hacer uso de la
tienda de raya. Pagan una renta fija por solar. Cuando son unidades familiares, el hacendado puede restringir el contrato y expulsar al inquilino sin
más. En otros casos puede, a la muerte del inquilino, despedir a toda la
familia. Ello ocurrió habitualmente durante el período oligárquico. Otro
testimonio de una mujer viuda que se ve obligada por el terrateniente a
abandonar su hacienda puede ayudar a comprender el grado de caciquismo y la forma despótica de ejercicio del poder de los hacendados:
En 1947, en el fundo El Picazo, propiedad de la Iglesia, una
mujer se dirige al presidente de la república, Gabriel González
Videla, porque la iban a expulsar de la casa que ocupaba junto
a su marido que había muerto: “Me dirijo respetuosamente a
200
Marcos Roitman Rosenmann
usted, Excelentísimo Señor, para volverle a decir de una carta que le mandé para saber el resultado porque no me dejan
en la casa siendo que soy viuda y no tengo más amparo que
Dios del cielo. Recurro a usted porque soy pobre y no tengo
lo necesario para yo poder arrendar […] Pero como los cura
dueños de fundo no les importa nada de los pobres porque
más que la vean que se está muriendo, no se encuentra ningún
amparo […] Me han hecho tanto de sufrir porque no le había
entregado la casa siendo que una es sola no encuentro donde
irme […] Yo no les he dado ningún motivo para que me echen
pero como en este fundo obligan a las mujeres que trabajen,
además mi marido trabajó durante tantos años aquí en el fundo que por ello perdió la vida […] También construyó esta casa
donde estamos y no le pagaron todo el trabajo. Además me
encuentro enferma en el hospital de Talca y siempre me están
apurando que les entregue la casa” (Valdés, 1988: 60-61).
La expulsión de las tierras del latifundio de mujeres donde el cabeza de
familia muere o entra en desgracia fue un mecanismo cotidiano de presión social ejercido para la sumisión del campesino a las órdenes de los
hacendados. Existieron múltiples maneras de violencia; el hacendado
creaba a su alrededor un clima de terror y de miedo donde las protestas
siempre eran acalladas o abortadas por la vía de los cuerpos paramilitares que el latifundista formaba con el fin de proteger sus intereses y
bienes terrenales.
En un estudio reciente, podemos observar cómo la dinámica del
trabajo de la mujer en el mundo agrícola mantiene las mismas características desde una perspectiva de género en medio de una dinámica de
transnacionalización productiva. Y modernización latifundista. Hoy, es
posible constatar que la mujer sigue en dicha unidad productiva siendo
una productora agrícola que participa del proceso tanto en su parcela
familiar como formando parte de la mano de obra en el mercado local.
Ya no se trata sólo de prestar una ayuda a los hombres, es fundamental
para la producción agropecuaria. En este sentido, la incorporación de
la mujer en la constelación latifundista reconduce la economía campesina del latifundio como una economía familiar y no como un sistema
masculino. Ello presupone un concepto más integrado, donde emerge
el trabajo común en el cuidado de animales, labores administrativas,
manejo de recursos naturales, procesamiento y transformación de los
productos, faenas domésticas para mano de obra extrafamiliares, limpieza y selección de semillas. Por otro lado, su participación es más amplia por su acceso limitado a la tierra o en el proceso de proletarización.
Necesidad de cubrir la baja por migración del hombre para completar
201
PENSAR AMÉRICA LATINA
los ingresos, pocas oportunidades de la mujer en el mercado laboral y
complementariedad del minifundio. Igualmente se observa que el tiempo de trabajo de las mujeres en las faenas rurales se incrementa e intensifica dada la inexistencia de servicios públicos como agua potable, luz,
alcantarillado y transportes, amén de la actividad productiva. Con ello,
la división de género está subsumida en las propias características de las
actividades productivas. Ello supone cargar con las actividades reproductivas del trabajo doméstico, crianza, cuidado de niños, atención de
mayores, enfermos y relaciones familiares (Deere y León, 1986).
Las estructuras de poder durante todo el período oligárquico se
caracterizaron por un elevado grado de violencia social y de represión
política. La exclusión del campesinado supuso un retraso en las formas
de articulación política y en la creación y emergencia de sindicatos u
organizaciones gremiales defensoras de los derechos campesinos. Fue
muy entrado el siglo XX, casi en su segunda mitad, cuando se reconocieron los derechos sociales a los campesinos. Por consiguiente, durante el
dominio oligárquico su control omnímodo radicó en el uso indiscriminado de la violencia directa. La mayoría de los latifundios poseían utensilios especialmente fabricados para infringir penas a los campesinos.
No eran “las modernas” técnicas de torturas, pero las acciones ejemplares para prevenir cualquier tipo de protesta democrática se hacían sentir
bajo cepos y castigos corporales realizados en sitios públicos. En pocas
ocasiones la Justicia entraba en los latifundios.
El campesinado siempre ocupó el penúltimo peldaño de la escala
social. El último escalón continuó reservado para los campesinos indígenas. Como tales, sufrían una doble explotación: ser campesino e indígena. Las características del colonialismo interno, ya analizado en la
primera parte, tienen en esta articulación sociopolítica uno de sus principios básicos. No sólo el campesino es explotado. En el interior de los
latifundios, los pueblos indios están expuestos a todo tipo de vejaciones.
Los hacendados utilizaban su poder para sobreexplotarlos y mantener
en condiciones de extrema precariedad a pueblos enteros. El poder del
latifundista era y en ocasiones hasta el día de hoy sigue siendo absoluto.
El alzamiento zapatista expresa en México parte de esta realidad.
La misma noción de poder oligárquico le concedía derechos sobre
las poblaciones indígenas, consideradas marginales y destructoras de la
unidad del progreso nacional. Poblar es civilizar. Las guerras contra los
pueblos indios no sólo buscan eliminarlos físicamente, sino al mismo
tiempo desarticular su cultura integrando a los sobrevivientes a un proceso de producción completamente ajeno a sus tradiciones culturales.
Se les esquilmó su tierra y se amplió la frontera latifundista. Perdieron
gran parte de sus territorios y con ello pasaron a engrosar los pueblos
fronteras que los latifundistas usaron como reserva de mano de obra
202
Marcos Roitman Rosenmann
barata a la cual recurrir en tiempos de crisis. Las relaciones que se crearon entre latifundistas y caciques locales fueron draconianas. Con ellos
pactaban las formas de trabajo y de pago a los campesinos indígenas.
Como si de la mita y el repartimiento se tratase, estas instituciones se
reviven para dar lugar a nuevas formas de colonialismo interno, donde
la condición indígena presupone un pasaporte para ejercer un mayor
grado de explotación y violencia (Stavenhagen, 1971).
EL DECLIVE DE LA HACIENDA TRADICIONAL
La crisis del sistema agroexportador fue el origen de la decadencia de la
hacienda y del sistema articulador de la sociedad oligárquica. El orden
político se vio afectado por la crisis internacional y la Primera Guerra
Mundial (1914-1918).
El surgimiento de un proyecto nacionalista, antiimperialista y
antioligárquico, fue minando los férreos cimientos del orden patricio.
Las primeras décadas del siglo XX fueron décadas de revoluciones y
cambios. La Revolución Mexicana, con siete años de adelanto sobre la
Revolución Rusa, puso en evidencia la debilidad del pacto oligárquicoterrateniente. El porfiriato en México tenía sus días contados y el plan
de Ayala, diseñado por Zapata para entregar las tierras comunales a los
campesinos, era asumido por el ejército insurgente del sur y Villa en el
norte. De otro lado, la revolución universitaria de Córdoba, Argentina,
cuestionaba las estructuras caciquiles y paternalistas de la sociedad. El
gobierno radical de Yrigoyen asume su programa y una generación de
latinoamericanos se adueña de la política para demostrar los límites de
la oligarquía terrateniente.
Ambos procesos, Revolución Mexicana y triunfo de Yrigoyen más
reforma universitaria, son los ejes que resquebrajan el poder oligárquico
en la región, al menos en Norteamérica y en el Cono Sur. La revolución
de Sandino en Nicaragua y las protestas sociales acaban por convulsionar todo el continente. Se hace necesario redefinir los procesos políticos
del poder bajo otras formas de dominio. La oligarquía terrateniente
comprende esta nueva circunstancia y lentamente se aleja de los puestos políticos. Las redes familiares funcionan. Nuevas caras, apellidos
y formas de ejercer el poder político. Las oligarquías terratenientes se
cubren de urbanidad, mutan. Por consiguiente, la unidad entre familias implica un traspaso de poder a miembros menos vinculados con el
orden terrateniente. Los poseedores de tierras son burgueses afincados
en las ciudades. Se produce un cambio generacional, no una pérdida de
poder. Las oligarquías terratenientes siguen ejerciendo su poder en el
interior de las redes familiares.
La incorporación de nuevos sectores sociales vinculados a la administración del orden que se moderniza da garantía de continuidad y
203
PENSAR AMÉRICA LATINA
pone un límite a los procesos de cambio en la propiedad de la tierra. La
reforma agraria es una propuesta impensable, irrealizable en los marcos
de un cambio estructural de tenencia de tierra. Ella no tendrá lugar. Es
el pacto entre oligarquía-burguesía y la forma de excluir al campesinado
de los cambios políticos modernizadores. Dos casos ilustran lo dicho:
Brasil y Chile. En el primero, Celso Furtado señala:
Así observamos el proceso brasileño desde una perspectiva
amplia, el rasgo más significativo del período que se inicia en
1930 es el esfuerzo en la búsqueda de un compromiso entre la
democracia formal (exigida por la clase media) y un control
suficientemente extenso del poder por la oligarquía de base
latifundista. El régimen federal, que prevaleció en las diversas
constituciones promulgadas entre 1934 y 1966, permitió siempre que el control del Parlamento permaneciese en manos de
los grupos oligárquicos. Las grandes masas analfabetas de las
zonas rurales, representadas indirectamente por un número
de electores al servicio de la oligarquía en esas mismas zonas,
garantizan la estabilidad de una mayoría parlamentaria al servicio de los grupos tradicionales (Furtado, 1975: 11-12).
Igualmente en el caso chileno, Aníbal Pinto destaca la creciente solidaridad y flexibilidad existente entre los miembros de la derecha para
mantenerse en el poder. Para ella, no es relevante contraponer el origen
terrateniente, burgués o minero para formalizar los acuerdos que eviten
un proceso de redistribución o de reformas agrarias estructurales en la
tenencia de tierra:
Esta flexibilidad se ha manifestado en dos planos distintos.
Por un lado el político, donde resalta su disposición para acomodarse a nuevas situaciones, cambiando la lucha frontal de
un comienzo por la retirada posterior a líneas más fuertes,
susceptibles de cuidar sus intereses primordiales. Para el éxito
de esta conducta ha sido decisiva la expresión social de su ductilidad, esto es, la aptitud para atraer y recibir a los elementos
que sobresalen en los cuadros ajenos y que, por supuesto, son
asequibles […] El fenómeno, como es evidente, se aceleró y
extendió con los cambios en el “balance de poder”. La llamada
oligarquía abrió sus puertas, consciente de que por ese medio
podía contrarrestar su debilitamiento y abrirse paso hacia las
oportunidades creadas por la intervención estatal. Los otros, a
su vez, siguiendo una antigua tradición, no vacilaron en trocar
influencias o poder por lustre social […] A posteriori es fácil
ver que sólo una política resulta sobre la tenencia de la tierra,
204
Marcos Roitman Rosenmann
una reforma agraria podría haber distanciado a radicales y a
derechistas, o si se quiere, aproximado a los primeros y a la
izquierda. Pero en este punto, aparte de reiterar la afinidad del
ala dominante en el radicalismo con la derecha, que componía
un balance de poder contrario a tal reforma, hay que dejar en
claro que los partidos socialista y comunista, en lo principal
urbanos y mineros, tenían un lazo puramente ideológico con
campesinos y pequeños propietarios, con quienes no lograron
forjar eslabones firmes (Pinto, 1972: 26).
En estas circunstancias las haciendas tradicionales, no la constelación
latifundista, sufren un retroceso en cuanto principio regulador de las relaciones sociales en el orden oligárquico. Las transformaciones urbanas
y el proceso de industrialización cambian la fisonomía y el paisaje social
de América Latina. El desarrollo de la agroindustria y las contrarreformas agrarias una vez triunfante la Revolución Cubana son parte del
mantenimiento de estructuras de dominio y explotación latifundistas
propuestas por EE.UU. bajo la cara modernizadora de la Alianza para
el Progreso. En palabras de Antonio García: “Son las propias fuerzas sociales dominantes –entre las que se encuentran las clases terratenientes
o las burguesías de carácter señorial– las que toman la iniciativa de diseñar y ejecutar este tipo de reformas que desvían la presión campesina
sobre la tierra a las zonas periféricas de colonización […] En este tipo de
reforma agraria, la negociación política se efectúa exclusivamente entre
sectores de las propias clases dominantes y por intermedio del sistema
de partidos de la sociedad tradicional, en cuanto estos ejercen una plena
hegemonía sobre los aparatos representativos y operacionales del Estado, con absoluta exclusión de las fuerzas populares y del campesinado”
se muestran eficientes en lograr desviar el conflicto social en el agro y
en diluir las demandas de transformación de la propiedad y tenencia de
tierra (García, 1973: 49).
Sin el poder formal, la oligarquía maquilla su dominio. Así, el
declive de los grupos terratenientes coincide con el desarrollo de las
clases populares y los movimientos democráticos provenientes de las
clases populares y los sectores medios urbanos. El proletariado y el
movimiento obrero con propuestas alternativas obligan a redefinir el
ordenamiento social y jurídico, alterando la estructura social y de poder
del orden oligárquico. El latifundismo se redefine. Pero la tierra continuará siendo una fuente de poder desde la cual potenciar y acceder a
la política nacional. Gobernadores, presidentes, diputados y senadores
seguirán siendo grandes latifundistas. La democracia no llegará a cuajar
en América Latina. No porque la constelación latifundista sigue viva. El
alzamiento zapatista en México lo demuestra en 1994, y la traición de
205
PENSAR AMÉRICA LATINA
2001 impidiendo la ley de autonomía con el cumplimiento de los acuerdos de San Andrés lo corrobora. En Chile, la persecución y expropiación
de las tierras comunales a la población mapuche para la construcción
de la presa de Ralco es símbolo de igual traición en pleno siglo XXI. La
expansión del latifundismo con los agrocombustibles en Brasil es un
paso en la misma dirección.
206
BIBLIOGRAFÍA
Acosta, Vladimir 1989 Reformas liberales y acumulación originaria en
América Latina. Colombia y Venezuela en el siglo XIX (Caracas:
Universidad Central de Venezuela).
Aguilar Villanueva, Luis 1987 “Recepción de la sociología en México.
Una aproximación” en Textos de Ciencias Sociales (México DF:
UNAM).
Almeyda, Clodomiro 1977 Sociologismo e ideologismo en la teoría
revolucionaria (México DF: Fondo de Cultura Económica).
Arguedas, Alcides 1996 Pueblo enfermo (La Paz: Librería Editorial
Juventud).
Bagú, Sergio 1951 (1949) La estructura social de la colonia. Ensayo de
historia comparada de América Latina (Buenos Aires: Ateneo).
Bagú, Sergio 1992 (1949) Economía de la sociedad colonial. Ensayo
de historia comparada de América Latina (México DF: Consejo
Nacional para la Cultura y las Artes/Grijalbo).
Bambirra, Vania 1971 “Diez años de insurrección en América Latina”
en Diez años de insurrección en América Latina (Santiago: Prensa
Latina).
207
PENSAR AMÉRICA LATINA
Bambirra, Vania 1978 Teoría de la dependencia: una anticrítica (México DF: Era).
Bambirra, Vania 1987 El capitalismo dependiente latinoamericano
(México DF: Siglo XXI).
Barraclough, Solon y Domike, Arthur 1975 “La estructura agraria en
siete países de América Latina” en Feder, Ernest (coord.) La lucha
de clases en el campo. Análisis estructural de la economía agrícola
latinoamericana (México DF: Fondo de Cultura Económica).
Bastian, Jean-Pierre (comp.) 1990 Protestantes, liberales y francmasones.
Sociedades de ideas y modernidad en América Latina. Siglo XIX
(México DF: Fondo de Cultura Económica).
Bialet Masse, Juan 1972 Las clases obreras argentinas a principios de siglo
(Buenos Aires: Nueva Visión).
Bury, John 1971 La idea de progreso (Madrid: Alianza).
Caputo, Orlando y Pizarro, Roberto 1982 Dependencia y relaciones
internacionales (San José: Educa).
Cardoso, Ciro y Pérez Brignoli, Héctor 1979 Historia económica de la
América Latina (Barcelona: Crítica) Vol. 1.
Cardoso, Fernando Henrique 1975 (1971) Ideologías de la burguesía industrial
en sociedades dependientes (Argentina y Brasil) (México DF: Siglo XXI).
Cardoso, Fernando Henrique 1978 “Notas sobre el estado actual de
los estudios de la dependencia” en Problemas del subdesarrollo
latinoamericano (México DF: Nuestro Tiempo).
Cardoso, Fernando Henrique y Faletto, Enzo 1977 Desarrollo y
dependencia en América Latina (México DF: Siglo XXI).
Carmagnani, Marcello 1976 Formación y crisis de un sistema feudal.
América Latina del siglo XVI a nuestros días (México DF: Siglo XXI).
Carmagnani, Marcello 1984 Estado y sociedad en América Latina
1850-1930 (Barcelona: Crítica).
Castañeda, Jorge y Hett, Enrique 1978 El economismo dependentista
(México DF: Siglo XXI).
Costa, Joaquín 1982 Oligarquía y caciquismo como la forma actual de
gobierno en España. Urgencia y modo de cambiarla (Zaragoza:
Guara) Tomo I.
Costa Pinto, L.A. 1972 La sociología del cambio y el cambio de la sociología
(Buenos Aires: Eudeba).
208
Marcos Roitman Rosenmann
Cueva, Agustín 1979a “El desarrollo de nuestras ciencias sociales en el
último período” en Teoría social y procesos políticos en América
Latina (México DF: Edicol).
Cueva, Agustín 1979b “Problemas y perspectivas de la teoría de la
dependencia” en Camacho, Daniel (comp.) Debates sobre la teoría
de la dependencia y la sociología latinoamericana (San José: Educa).
Cueva, Agustín 1980 (1977) El desarrollo del capitalismo en América Latina
(México DF: Siglo XXI).
Chaunu, Pierre; Hobsbawm, Eric y Vilar, Pierre 1973 La independencia
de América Latina (Buenos Aires: Nueva Visión).
Chevalier, François 1976 La formación de los latifundios en México
(México DF: Fondo de Cultura Económica).
De Andrade, Jader et al. 1970 Dos polémicas sobre el desarrollo de América
Latina (Santiago: Siglo XXI/ILPES).
De Castro, Sergio 1992 El ladrillo. Bases de la política económica del
gobierno militar chileno (Santiago: Centro de Estudios Políticos).
De Coll, Oliva 1974 La resistencia indígena ante la conquista (México DF:
Siglo XXI).
De la Peña, Sergio 1984 La formación del capitalismo en México
(México DF: Siglo XXI).
Debray, Regis 1976 “¿Revolución en la Revolución?” en Ensayos sobre
América Latina (México DF: Era).
Deere, Carmen Diana y León, Magdalena (eds.) 1986 La mujer y la política
agraria en América Latina (Bogotá: Siglo XXI).
Di Tella, Torcuato; Germani, Gino; Graciarena, Jorge et al. 1965 Argentina,
sociedad de masas (Buenos Aires: Eudeba).
Dos Santos, Theotonio 1972a La crisis norteamericana y América Latina
(Buenos Aires: Periferia).
Dos Santos, Theotonio 1972b Socialismo o fascismo: el nuevo carácter de la
dependencia y el dilema latinoamericano (Buenos Aires: Periferia).
Dos Santos, Theotonio 1974 “La estructura de la dependencia” en Realidad
nacional y latinoamericana. Lecturas (Lima: Instituto Nacional de
Investigación y Desarrollo de la Educación).
Dos Santos, Theotonio 1975a Imperialismo y dependencia (México DF:
Era).
209
PENSAR AMÉRICA LATINA
Dos Santos, Theotonio 1975b “La crisis de la teoría del desarrollo y las
relaciones de dependencia en América Latina” en Jaguaribe, Helio
et al. La dependencia político-económica de América Latina
(México DF: Siglo XXI).
Dos Santos, Theotonio 1999 De la dependencia al sistema mundial.
Balance y perspectivas (México DF: Centro de Investigaciones
Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades/UNAM).
Dussel, Enrique 2000 “Europa, modernidad y eurocentrismo” en Lander,
Edgar (comp.) La colonialidad del saber: eurocentrismo y ciencias
sociales. Perspectivas latinoamericanas (Buenos Aires: CLACSO).
Dussel, Enrique 2006 Filosofía de la cultura y la liberación (México DF: UNAM).
Eisenstadt, S.N. 1968 Modernización. Movimientos de protesta y cambio
social (Buenos Aires: Amorrortu).
Eliade, Mircea 1985 El mito del eterno retorno (Madrid: Alianza).
EZLN-Ejército Zapatista de Liberación Nacional 2001 “De nadie y por
tanto de todos” en La guerra por la palabra (México DF: Rizoma).
Fals Borda, Orlando 1974 “Algunos problemas prácticos de la sociología
de la crisis” en Ciencias Sociales: ideología y realidad nacional
(Buenos Aires: Tiempo Contemporáneo).
Fals Borda, Orlando 1975 Las revoluciones inconclusas en América Latina,
1809-1968 (México DF: Siglo XXI).
Fernandes, Florestan 1978 La revolución burguesa en Brasil (México DF:
Siglo XXI).
Ferro, Marc 2000 La colonización. Una historia global (México DF: Siglo XXI).
Figueroa, Víctor 1986 Reinterpretando el subdesarrollo (México DF: Siglo XXI).
Fontaine Talavera, Arturo 1992 “Sobre el pecado original de
transformación capitalista chilena” en Levine, Barry (comp.)
El desafío neoliberal. El fin del tercermundismo en América Latina
(Bogotá: Norma).
Frank, André Gunder 1970 Capitalismo y subdesarrollo en América Latina
(La Habana: Instituto del Libro).
Frank, André Gunder 1971a El desarrollo del subdesarrollo (Barcelona:
Cuadernos Anagrama).
Frank, André Gunder 1971b La sociología del desarrollo y el subdesarrollo
de la sociología (Barcelona: Cuadernos Anagrama).
210
Marcos Roitman Rosenmann
Frank, André Gunder 1972 Lumpenburguesía. Lumpendesarrollo:
dependencia, clase y política en América Latina (Barcelona: Laia).
Freire, Paulo 1974 La educación como práctica de la libertad (Buenos Aires:
Siglo XXI).
Furtado, Celso 1974 El mito del desarrollo económico y el futuro del Tercer
Mundo (Buenos Aires: Periferia).
Furtado, Celso (coord.) 1975 “Brasil: de la república oligárquica al estado
militar” en Brasil hoy (México DF: Siglo XXI).
Gadamer, Hans-Georg 1979 Verdad y método (Salamanca: Sígueme) Vol. 1.
García, Antonio 1972 Atraso y dependencia en América latina. Hacia una
teoría latinoamericana del desarrollo (Buenos Aires: Ateneo).
García, Antonio 1973 Sociología de la reforma agraria en América Latina
(Buenos Aires: Amorrortu).
García Laguardia, Jorge Mario 1980 La reforma liberal en Guatemala
(México DF: UNAM).
Germani, Gino 1971a Política y sociedad en una época de transición
(Buenos Aires: Paidós).
Germani, Gino 1971b Sociología de la modernización (Buenos Aires:
Paidós).
Germani, Gino 1973 “Democracia representativa y clases populares” en
Populismo y contradicciones de clase en Latinoamérica (México DF)
Serie Popular Era, Nº 21.
Germani, Gino 1985 “Democracia y autoritarismo en la sociedad
moderna” en Los límites de la democracia (Buenos Aires: CLACSO)
Vol. I.
Godelier, M.; Marx, K. y Engels, F. 1975 Sobre el modo de producción
asiático (Barcelona: Martínez Roca).
Godio, Julio 1980 Historia del movimiento obrero latinoamericano
(México DF: Nueva Imagen).
González Casanova, Pablo 1958 Estudios de la técnica social (México DF:
UNAM).
González Casanova, Pablo 1965 “América Latina y el cambio de las
ciencias sociales en la posguerra” en Kahl, Joseph (comp.)
La industrialización en América Latina (México DF: Fondo de
Cultura Económica).
211
PENSAR AMÉRICA LATINA
González Casanova, Pablo 1970 “Sociedad plural, colonialismo interno y
desarrollo” en Cardoso, Fernando Henrique y Weffort, Francisco
(comps.) América Latina. Ensayos de interpretación sociológicopolítica (Santiago de Chile: Editorial Universitaria).
González Casanova, Pablo 1976 (1969) Sociología de la explotación
(México DF: Siglo XXI).
González Casanova, Pablo 1979 (1965) La democracia en México
(México DF: Era).
González Casanova, Pablo 1982 La nueva metafísica y el socialismo
(México DF: Siglo XXI).
González Casanova, Pablo 1984 Historia del movimiento obrero en América
Latina (México DF: Siglo XXI).
González Casanova, Pablo 1987 La falacia de la investigación en ciencias
sociales (México DF: Océano).
González Casanova, Pablo 1995 Globalidad, neoliberalismo y democracia
(México DF: Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en
Ciencias y Humanidades/UNAM).
González Casanova, Pablo 1996 “El colonialismo global y la democracia”
en Amin, Samir y González Casanova, Pablo (coords.) La nueva
organización capitalista mundial vista desde el Sur. Vol II. El estado
y la política en el Sur del Mundo (Barcelona: Anthropos).
González Casanova, Pablo 1998 “La democracia de todos” en Sader, Emir
(ed.) Democracia sin exclusiones ni excluidos (Caracas: Nueva
Sociedad/ALAS/CLACSO/UNESCO).
González Casanova, Pablo 1999 “La explotación global” en Memoria
(México DF) Nº 116, octubre.
González Casanova, Pablo 2004 Las nuevas ciencias y las humanidades.
De la academia a la política (Barcelona: Anthropos/Instituto de
Investigaciones Sociales-UNAM).
González Casanova, Pablo 2006 Sociología de la explotación (Buenos Aires:
CLACSO).
Gouldner, Alvin 1979 La sociología actual: renovación y crítica (Madrid: Alianza).
Halperin Donghi, Tulio 1975 Historia contemporánea de América Latina
(Madrid: Alianza).
Heise, Julio 1960 Ciento cincuenta años de evolución institucional
(Santiago: Andrés Bello).
212
Marcos Roitman Rosenmann
Hirschman, Albert 1977 Salida, voz y lealtad (México DF: Fondo de Cultura
Económica).
Hirschman, Albert 1981 (1961) La estrategia del desarrollo económico
(México DF: Fondo de Cultura Económica).
Ianni, Octavio 1969 Imperialismo y cultura de la violencia en América
Latina (México DF: Siglo XXI).
Johnson, John 1961 La transformación política de América Latina.
El surgimiento de los sectores medios (Buenos Aires: Hachette).
Kaplan, Marcos 1969 Formación del Estado nacional en América Latina
(Buenos Aires: Amorrortu).
Kay, Cristóbal 1980 El sistema señorial europeo y la hacienda
latinoamericana (México DF: Era).
Klein, Herbert 1985 “Respuesta campesina ante las demandas del
mercado y el problema de la tierra en Bolivia. Siglos XVIII y XIX”
en Sánchez Albornoz, Nicolás (comp.) Población y mano de obra en
América Latina (Madrid: Alianza).
Kossok, Manfred; Kübler, Jünger y Zeuske, Max 1983 “Ensayo acerca de
la dialéctica de la revolución y reforma en el desarrollo histórico
de América Latina (1809-1917)” en Kossok, Manfred et al. (comps.)
Las revoluciones burguesas (Barcelona: Crítica).
Lafaye, Jacques 1970 Los conquistadores (México DF: Siglo XXI).
Lambert, Jaques 1978 América Latina (Barcelona: Ariel).
Lipschutz, Alejandro 1975 El problema racial en la conquista de América
(México DF: Siglo XXI).
Mack, Macarena; Matta, Paulina y Valdés, Ximena 1986 Los trabajos de las
mujeres entre el campo y la ciudad 1920-1982. Campesina, costurera,
obrera de la costura, empleada doméstica, cocinera de fundo,
temporera (Santiago: Centro de Estudios de la Mujer).
Mandel, Ernest 1977 “La teoría marxiana de la acumulación originaria
y la industrialización del Tercer Mundo” en Vitale, Luis et al.
Feudalismo, capitalismo y subdesarrollo (Madrid: Akal).
Marini, Ruy Mauro 1973 La dialéctica de la dependencia. La economía
exportadora (Barcelona: Anagrama).
Marini, Ruy Mauro 1974 Subdesarrollo y revolución (México DF: Siglo XXI).
213
PENSAR AMÉRICA LATINA
Marini, Ruy Mauro y Millan, Margara (comp.) 1994 La teoría social
latinoamericana. Textos escogidos. Vol II (La teoría de la
dependencia) (México DF: UNAM/CELA).
Marsal, Juan 1979 Dependencia e independencia. Las alternativas de
la sociología latinoamericana en el siglo XX (Madrid: Ediciones
Centro de Investigaciones Sociológicas).
Marx, Karl 1976a El Capital (México DF: Siglo XXI) Libro I, Vol III.
Marx, Karl 1976b Elementos fundamentales para la crítica de la economía
política. Grundrisse (México DF: Siglo XXI) Vol. I.
Medina Echavarría, José 1971 Discurso sobre política y planeación
(Santiago: Siglo XXI).
Medina Echavarría, José 1980 Consideraciones sociológicas sobre el
desarrollo económico de América Latina (San José: Educa).
Melgar Bao, Ricardo 1992 Historia del movimiento obrero latinoamericano
(Madrid: Alianza).
Menjívar, Rafael 1980 Acumulación originaria y desarrollo del capitalismo
en El Salvador (San José: Educa).
Moreno, Manuel 1977 “Las clases fundamentales de la sociedad Mexica”
en León-Portilla, Miguel Lecturas Universitarias. Antología de
Teotihuacan a los Aztecas. Fuentes e interpretaciones históricas
(México DF: UNAM).
Mörner, Magnus 1975 “La hacienda hispanoamericana: examen de las
investigaciones y debates recientes” en Florescano, Enrique (ed.)
Haciendas, latifundios y plantaciones en América Latina (México DF:
CLACSO/Siglo XXI).
Murra, John 1975 Formaciones económicas y políticas del mundo andino
(Lima: Instituto de Estudios Peruanos).
Murra, John 1978 La organización económica del estado Inca (México DF:
Siglo XXI).
Nun, José 2001 Marginalidad y exclusión social (Buenos Aires: Fondo de
Cultura Económica).
O’Donnell, Guillermo 1972 Modernización y autoritarismo (Buenos Aires:
Paidós).
O’Donnell, Guillermo 1977 “Reflexiones sobre las tendencias de cambio
del Estado burocrático-autoritario” en Revista Mexicana de
Sociología (México DF: UNAM) Nº 1.
214
Marcos Roitman Rosenmann
O’Gorman, Edmundo 1986 La invención de América (México DF: Fondo de
Cultura Económica).
Oszlak, Oscar 1982 La formación del Estado argentino (Buenos Aires:
Editorial de Belgrano).
Pinto, Aníbal 1972 “Desarrollo económico y relaciones sociales” en
Pinto, Aníbal et al. Chile hoy (México DF: Siglo XXI).
Pinto, Aníbal 1973 Chile, un caso de desarrollo frustrado (Santiago:
Editorial Universitaria).
Piñera, José 1992 “Chile: el poder de una idea” en Levine, Barry (comp.)
El desafío neoliberal. El fin del tercermundismo en América Latina
(Bogotá: Norma).
Platón 1986 La república (Barcelona: Iberia).
Portales, Felipe 2000 “Sobre el concepto de democracia experimentado
por el liderazgo de la concertación en Chile” en Cosas, 5 de mayo.
En <www.elclarin.cl>.
Powaski, Ronald 2000 La guerra fría. Estados Unidos y la Unión Soviética,
1917-1991 (Barcelona: Crítica).
Prebisch, Raúl 1981 Capitalismo periférico. Crisis y transformación
(México DF: Fondo de Cultura Económica).
Quijano, Aníbal 1970 “Dependencia, cambio social y urbanización en
América Latina” en Weffort, Francisco y Cardoso, Fernando
Henrique (comps.) América Latina: ensayos de interpretación
sociológico-política (Santiago: Editorial Universitaria).
Quijano, Aníbal 1975 “Cultura y dominación” en Chacón, Alfredo (comp.)
Cultura y dependencia (Caracas: Monte Ávila).
Quijano, Aníbal 1992 “Colonialidad y modernidad-racionalidad” en
Bonilla, Heraclio (ed.) Los conquistadores. 1492 y la población
indígena de las Américas (Quito/Bogotá: Tercer Mundo/FLACSO/
Libri Mundi).
Quijano, Aníbal 1998 “La colonialidad del poder y la experiencia cultural
latinoamericana” en Briceño-León, Roberto y Sonntag, Hainz R.
(eds.) Pueblo, época y desarrollo: la sociología de América Latina
(Caracas: Nueva Sociedad).
Rama, Carlos 1976 Historia del movimiento obrero y social latinoamericano
(Barcelona: Laia).
Ramírez Necochea, Hernán 1968 Historia del movimiento obrero en Chile.
Antecedentes en el siglo XIX (Santiago: Austral).
215
PENSAR AMÉRICA LATINA
Redfield, Robert 1930 Tepoztlan: a Mexican village (Chicago: Chicago
University Press).
Revista Latinoamericana de Sociología 1966 (Buenos Aires) Nº 2.
Rodney, Walter 1982 De cómo Europa subdesarrolló a África (México DF:
Siglo XXI).
Roitman Rosenmann, Marcos 2005 Las razones de la democracia en
América Latina (México DF: Siglo XXI).
Roitman Rosenmann, Marcos 2007 Democracias sin demócratas y otras
invenciones (Madrid: Sequitur).
Romero, José Luis 1977 “Prólogo” en Romero, José Luís y Romero, Luis
Alberto (comps.) Pensamiento político de la emancipación (Caracas:
Biblioteca Ayacucho).
Romero, José Luis 2001a “El pensamiento político de la derecha
latinoamericana” en Romero, José Luis Situaciones e ideologías en
América Latina (Medellín: Universidad de Antioquia).
Romero, José Luis 2001b Latinoamérica: las ciudades y sus ideas (México
DF: Siglo XXI).
Rostow, Walt Whitman 1993 Las etapas del crecimiento económico.
Un manifiesto no comunista (Madrid: Ministerio de Trabajo y
Seguridad Social).
Sáenz Quesada, María 1980 Los estancieros (Buenos Aires: Editorial
de Belgrano).
Stavenhagen, Rodolfo 1971 Las clases sociales en las sociedades agrarias
(México DF: Siglo XXI).
Stavenhagen, Rodolfo 1985 (1965) “Siete tesis equivocadas sobre América
Latina” en Sociología y subdesarrollo (México DF: Nuestro Tiempo).
Subcomandante Insurgente Marcos 2001 “El desequilibrio social como
fundamento político” en La guerra por la palabra (México DF:
Rizoma).
Todorov, Tzvetan 1987 La conquista de América. La cuestión del otro
(México DF: Siglo XXI).
Touraine, Alain 1989 “Los problemas de una sociología propia en América
Latina” en Revista Mexicana de Sociología (México DF: UNAM) N° 3.
Touraine, Alain 1993 “La sociología de la acción en América Latina” en
Pozas, Ricardo H. (coord.) Las ciencias sociales en los años noventa
(México DF: Instituto de Investigaciones Sociales/UNAM).
216
Marcos Roitman Rosenmann
Valdés, Ximena 1988 La posición de la mujer en la hacienda (Santiago:
Centro de Estudios de la Mujer).
Vallenilla Lanz, Laureano 1991 Cesarismo democrático y otros textos
(Caracas: Biblioteca Ayacucho).
Vasconi, Tomás Amadeo 1969 “Cultura, ideología, dependencia y
alienación” en Matos Mar, José (comp.) La crisis del desarrollismo y
la nueva dependencia (Buenos Aires: Amorrortu).
Vasconi, Tomás Amadeo 1974 Ideología, lucha de clases y aparatos educativos
en el desarrollo de América Latina (Bogotá: Latina).
Verón, Eliseo 1974 “Ideología y producción de conocimientos
sociológicos en América Latina” en Touraine, Alain et al. Ciencias
sociales: ideología y realidad nacional (Buenos Aires: Tiempo
Contemporáneo).
Villarreal, René 1993 Liberalismo social y reforma del Estado. México en
la era del capitalismo posmoderno (México DF: Fondo de Cultura
Económica).
Weber, Max 1977 Economía y sociedad (México DF: Fondo de Cultura
Económica).
Weffort, Francisco 1994 (1972) “Notas sobre la ‘teoría de la dependencia’:
¿teoría de clases o ideología nacional?” en Revista Política y Sociedad
(Madrid: Facultad de Ciencias Políticas y Sociología-UCM) Nº 17.
Williams, Eric 1975 Esclavitud y capitalismo (La Habana: Instituto
Cubano del Libro).
Wolf, Eric y Mintz, Sydney 1975 “Haciendas y plantaciones en
Mesoamérica y las Antillas” en Florescano, Enrique (ed.) Haciendas,
latifundios y plantaciones en América Latina (México DF: Simposio
de Roma/CLACSO/Siglo XXI).
Wright Mills, C. 1977 La imaginación sociológica (México DF: Fondo de
Cultura Económica).
Zavaleta Mercado, René 1979 “Bolivia: la revolución democrática de 1952
y las tendencias sociológicas emergentes” en Camacho, Daniel
(comp.) Debates sobre la teoría de la dependencia y la sociología
latinoamericana (San José: Educa).
Zemelman, Hugo 1989 De la historia a la política. La experiencia de
América Latina (México DF: Siglo XXI).
217
OTRAS PUBLICACIONES DE CLACSO
-
Espina Prieto
Políticas de atención a la pobreza y la desigualdad
Examinando el rol del Estado en la experiencia cubana
-
Cimadamore [comp.]
La economía política de la pobreza
-
Gadotti, Gomez, Mafra y Alencar [comps.]
Paulo Freire: contribuciones para la pedagogía
-
Alonso [comp.]
América Latina y el Caribe
Territorios religiosos y desafíos para el diálogo
-
Svampa y Stefanoni [comps.]
Bolivia: memoria, insurgencia y movimientos sociales
-
Problemas del Desarrollo Vol. 2 Nº 3
Revista Latinoamericana de Economía
-
Socialist Register 2006
Diciendo la verdad
-
Kliksberg y Rivera
El capital social movilizado contra la pobreza
La experiencia del Proyecto de Comunidades Especiales en Puerto Rico
-
Terán
Las quimeras y sus caminos
La gobernanza del agua y sus dispositivos para la producción de pobreza
rural en los Andes ecuatorianos
-
Girón y Correa [coords.]
Del Sur hacia el Norte
Economía política del orden económico internacional emergente
-
Hoyos Vásquez [comp.]
Filosofía y teorías políticas entre la crítica y la utopía
-
OSAL Nº 22
¿Refundar el Estado en América Latina? Desafíos, límites y nuevos
horizontes emancipatorios
Revista del Programa del Observatorio Social de América Latina
de CLACSO
-
Robichaux [comp.]
Familia y diversidad en América Latina
Estudios de casos
-
Monasterios, Stefanoni y Do Alto [eds.]
Reinventando la nación en Bolivia
Movimientos sociales, Estado y poscolonialidad
-
Marini
Proceso y tendencias de la globalización capitalista
y otros textos
-
Gutiérrez [comp.]
Género, familias y trabajo: rupturas y continuidades
Desafíos para la investigación política
-
Wortman
Construcción imaginaria de la desigualdad social
-
Grimson [comp.]
Cultura y neoliberalismo
-
Cimadamore e Cattani [orgs.]
Produção de pobreza e desigualdade na América Latina
-
Sánchez Vázquez
Filosofia da práxis
-
Júnior, Pombo de Oliveira e Daflon [orgs.]
Guia bibliográfico multidisciplinar
Ação afirmativa. Brasil: África do Sul: Índia: EUA
-
Brandão [org.]
Costas raciais no brasil
A primeira avaliação
-
Petruccelli
A cor denominada
Estudos sobre clasificação étnico-racial
-
Dussel
20 teses de política
-
Gandásegui, h. [coord.]
Crisis de hegemonía de Estados Unidos
-
Mato y Maldonado Fermín [comps.]
Cultura y transformaciones sociales en tiempos de globalización
Perspectivas latinoamericanas
-
Chatterjee
La nación en tiempo heterogéneo
y otros estudios subalternos
-
González [ed.]
Nación y nacionalismo en América Latina
-
Vidal y Guillén R. [coords.]
Repensar la teoría del desarrollo en un contexto de globalización
Homenaje a Celso Furtado
-
Geraiges de Lemos, Silveira e Arroyo [orgs.]
Cuestões territoriais na América Latina
-
Geraiges de Lemos, Silveira e Arroyo [orgs.]
América Latina: cidade, campo e turismo
-
Vessuri [comp.]
Universidad e investigación científica
Convergencias y tensiones
-
Nómadas Nº 25
Conocimiento y experiencia de sí
-
López Segrera
Escenarios mundiales de la educación superior
Análisis global y estudios de casos
-
Cornejo [comp.]
En los intersticios de la democracia y el autoritarismo
Algunos casos de Asia, África y América Latina
-
Cimadamore, Dean, Siqueira [orgs.]
A pobreza do Estado
Reconsiderando o papel do Estado na luta contra a pobreza global
-
Beigel et al.
Crítica y teoría en el pensamiento social latinoamericano
-
Babini y Fraga [comps.]
Edición electrónica, bibliotecas virtuales y portales para las ciencias
sociales en América Latina y el Caribe
-
Boron, Amadeo y González [comps.]
La teoría marxista hoy
Problemas y perspectivas
-
Gadotti, Gomez y Freire [comps.]
Lecciones de Paulo Freire
Cruzando fronteras: experiencias que se completan
-
Basualdo y Arceo [comps.]
Neoliberalismo y sectores dominantes
Tendencias globales y experiencias nacionales
-
Cordero Ulate
Nuevos ejes de acumulación y naturaleza
El caso del turismo
-
Cimadamore, Eversole y McNeish [coords.]
Pueblos indígenas y pobreza
Enfoques multidisciplinarios
-
Sousa Santos
Renovar la teoría crítica y reinventar la emancipación social
[Encuentros en Buenos Aires]
-
González Casanova
Sociología de la explotación
[Nueva edición corregida]
-
Caetano [comp.]
Sujetos sociales y nuevas formas de protesta en la historia reciente
de América Latina
-
Boron [comp.]
La filosofía política moderna
De Hobbes a Marx
Se terminó de imprimir en el mes de abril de 2008
en Gráficas y Servicios SRL
Santa María del Buen Aire 347, Buenos Aires
Primera edición, 1.500 ejemplares
Impreso en Argentina
Fly UP