...

Volver a Pensar al Sujeto de la Escuela Especial

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Volver a Pensar al Sujeto de la Escuela Especial
Introducción
Volver a pensar al sujeto de la educación especial implica pensar sobre la niñez y la
adolescencia actuales, implica sentir y actuar con niños y niñas y jóvenes concretos que
traen una historia singular y social muchas veces de discriminación; pero también
implica pensar en la función de la educación y la Escuela Especial, en su territorio, en
un conjunto poblacional que con frecuencia no encuentra un lugar propio acorde a crear
las mejores condiciones para que aprender sea un proyecto existencial de alegría.
Cada uno de nosotros tiene experiencia de vivir las vicisitudes de la educación en la
Escuela Especial y de los proyectos de integración; hemos acompañado situaciones
intentando destrabar los obstáculos, repensando y rectificando errores propios y ajenos,
y buscando la potencia de niños/as, de jóvenes, de docentes y de nosotros mismos con
el afán de poder encontrar aquello que cada situación, cada proyecto, cada niño/a y
cada joven le es conveniente. Desde esas vivencias existenciales, con ese sentir de la
dificultad en el trabajo, con un conocer sobre los movimientos intempestivos de la
escuela abordamos la composición de este momento.
Creemos en algunas preguntas y afirmaciones, que otros nos han donado, como
éstas: “¿Por que amores aprendemos, por que encuentros?” O bien: “¿de que es capaz
un cuerpo?” o “ni regla, ni método, solo una larga preparación…” líneas que nos han
ayudado a abordar las problemáticas educativas, en el entramado de sus dimensiones
institucionales, socio históricas y políticas.
También creemos en la necesidad del trabajo conjunto, de la composición de equipos,
en la horizontalidad de las decisiones, en que los cambios son necesarios sentirlos más
que imponerlos. En la responsabilidad de los adultos de cuidar a los niños, entendiendo
el cuidar como el ofrecer lo que ellos necesitan, cuestión que nos desafía a escucharlos.
Intentamos comenzar a andar un proceso de intensa reflexión sobre los límites y
flexibilidades de nuestras prácticas como profesionales. Somos un equipo con
miembros de diferentes disciplinas. Creemos en una construcción colectiva y
proponemos en esta instancia la vinculación entre Derechos Humanos de la Infancia y
Salud Mental, orientados por la ética profesional. Sostenemos las palabras de Fernando
Ulloa cuando dice al respecto: “Un psicoanalista -agregamos nosotros: aquellos
comprometidos con el campo social-
que pretenda trabajar en sectores sociales
empobrecidos, habrá de operar sobre el tríptico salud mental – ética – derechos
1
humanos”.1 Pues sabemos cómo la Educación posibilita (o no) el respeto a los
Derechos y a la Salud Mental. Por ello, también pensamos en el debate acerca de las
concepciones que fundamentan nuestras prácticas. Unas y otras nos representan como
profesionales, sin embargo, creemos que esta es una oportunidad para agudizar dicha
reflexión e indagar sobre problemáticas que sospechamos cruciales para la modalidad
Educación Especial. Sabemos también que esta indagación compromete de manera
plena las propias concepciones y prácticas ejercidas en el campo de la educación
común. Por nuestra experiencia, reconocemos que en este último campo persisten aún
líneas de pensamientos propios de siglos pasados, concepciones, órdenes y rituales
que han respondido a representaciones de una infancia caracterizada por criterios de
normalidad, normalización, homogeneidad, salud, disciplina, sumisión, y que fue
clasificada con criterios fuertemente binarios. En ese campo -el de la educación comúnse han establecidos prácticas que respondieron a modos de sentir y pensar la diferencia
como falta, déficit, carencia; cimentada en la noción de normalidad.
1
Di Liscia, M.L; Propuesta de Lineamientos de Salud Mental para el municipio de la
Ciudad de Rosario. 2006. Dirección de Salud Mental M. C. R; Citando a Ulloa; F. en “La difícil
relación del psicoanálisis con la no menos difícil circunstancia de la salud mental”. Sin más
datos.
2
Algunas categorías para volver a pensar
Es preciso reconocer que la noción de normalidad se había instalado hacia mediados
del siglo XIX en Europa y se proyectó a Latinoamérica, fundándose como una
concepción etnocéntrica y logocéntrica. Aquellos que no respondieran a los criterios de
normalidad se consideraban desviados y en el peor de los casos anormales. Y las
disciplinas científicas con sus concepciones e instrumentos de clasificación no
estuvieron al margen, aportaron a ese imaginario de época sus saberes y cuerpos
teóricos. Nos dice M. Foucault: “la ciencia biológica, anatómica, psicológica y
psiquiátrica permitirá reconocer de inmediato, en un movimiento político, al que se
puede convalidar efectivamente y al que hay que descalificar. Es lo que Lombroso decía
en sus aplicaciones de la antropología”2 Es decir, que la concepción de normalidad está
fundada en criterios e intereses políticos, ayudada por la ciencia de la época.
Si nos atenemos entonces a esta concepción -que cimentó el positivismo en la época
de la organización de la escuela argentina en el siglo XIX- encontramos por ejemplo
que para el pedagogo argentino V. Mercante el niño es un ser “egoísta por excelencia”;
al mismo tiempo que es necesaria su educación, con fuertes prescripciones, pues en él
“reviven los siglos pasados”3. La educación permitiría sacarlo de esa inscripción en el
mundo natural, pues heredero de la sociedad primitiva el niño repite los vestigios del
atraso. “En el niño reviven los siglos pasados, ¡Y cuántos siglos!”4
El medio inmediato debía operar sobre el niño, ya que era considerado un ser
potencialmente peligroso, y el dispositivo privilegiado para ello era la educación. Seguir
la educación era seguir el camino del crecimiento de la humanidad. Este hombre sin
sentido moral, (el niño), se acerca peligrosamente como ser inferiorizado, al criminal.
Veamos otros aspectos históricos.
Además de la educación había otros instrumentos para corregir desvíos.
Posteriormente, intelectuales que dieron un fuerte impulso a la psicología, como Rodolfo
Senet, no dudan en afirmar, basado en la concepción anterior, que educar es civilizarnormalizar.
2
Foucault, Michel; Los anormales. F. C. E. Bs. As. 2000. p.147.
Mercante, Víctor; La educación del niño y su instrucción. (Escuela científica). Imprenta
Mignot y Ortiz. Bs. As. 1897. p. 158.
4
Ibídem.
3
3
Y en esta concepción la
indisciplina, la anormalidad, se asimila al desvío, a la
evolución anormal que se aparta de lo normativo y de lo moral, acercándose así a un
estado patológico. Se relacionan así discursos que remiten desde lo académico a la
prevención de conductas desviadas y por otro que la indisciplina, la anormalidad, si no
es corregida termina en degeneración. El ya citado R. Senet dice: ”Los exámenes
practicados (...) constatan que el 50% de los niños indisciplinados, viciosos o
delincuentes, son degenerados más o menos típicos (y) no pueden quedar librados a
los medios educativos empleados con los normales”5.
Esta reflexión sobre los orígenes de la escuela pública argentina puede
parecer
extemporánea, inactual, fuera de época, especialmente cuando han cambiado
concepciones, criterios taxonómicos de evaluación y ello en parte puede ser así, no lo
discutiremos con mucho énfasis; sin embargo, resuenan algunas preguntas cuando
encontramos niños/as que por cuestiones culturales - sociales y de carencias
socioeconómicas se hallan segregados de la escolaridad común y terminan por ser
alumnos de la escolaridad especial. Pues ciertos niño/as y adolescentes considerados
desviados, según la antigua nomenclatura, (y debemos resaltar que algunos de ellos en
el futuro estarán en conflicto con la ley), son aquellos que han dejado tempranamente la
escolaridad común, y se incluyen en la escolaridad especial, quizá para dejar, tiempo
después, la escolaridad en general. Un alto porcentaje de jóvenes que están
encarcelados en la provincia de Santa Fe, ha abandonado la escuela antes de tiempo,
por ejemplo.
Por ello nuestra invitación a la reflexión; por un lado, creemos necesario trabajar en el
seno de la educación en general y particularmente en la Escuela Especial cuáles son
los instrumentos, criterios y concepciones que permiten decidir el ingreso, permanencia
y egreso (y/o integración a la escolaridad común si fuera ello posible) de los alumnos de
la modalidad especial. Y por otro lado, preguntarnos: ¿creemos posible trabajar en la
Escuela Común para que aquellos alumnos que no posean una discapacidad
manifiesta, de origen orgánico y/o psíquico grave o moderado -sobre estas
clasificaciones también invitaremos al debate, las utilizamos ahora por cuestiones
operativas - se incluyan en la escolaridad común? ¿Cómo hacerlo entonces? Estas
respuestas esperamos construirlas entre todos, con deseos de intercambio y producción
colectiva sostenida por la ética.
5
Senet; R; 1911. Reproducido por Vezzetti; H; El nacimiento de la psicología en la
Argentina. Punto Sur. Bs. As. 1988. p.124.
4
Pues creemos que es un doble movimiento, analizar el ingreso a la modalidad
especial de estos niños/as en cuestión significa analizar-crear las condiciones posibles
de ingreso o reingreso a la escolaridad común. Podemos concebirlo como un proceso
en etapas, sin embargo, la primera propuesta nos parece nodal para dar inicio a la
reflexión.
Sobre la formación profesional
Pensamos que dicha formación tiene que promover diferentes formas de tratar
sensiblemente a los acontecimientos, ya que el acontecer de lo inesperado a la vez que
nos inquieta y desacomoda, nos ofrece la posibilidad de inventar otros modos de pensar
y de sentir. De allí que consideramos que la formación implica una actitud de disponerse
y prepararse para actuaciones en escenarios institucionales que se transforman
afectando a nuestras prácticas educativas, mostrándonos que no están dadas a priori,
ni pueden ser únicas ni universales, sino que son múltiples e inventadas en contextos
singulares y colectivos.
Sostener la formación como una instancia de cierre, de
clausura, que tiende hacia la determinación y consolidación final de un discurso
específico proveedor de aquellas verdades justas y necesarias, trabajaría, además, en
una producción compacta, sin fisuras, de la propia subjetividad del profesional que lo
expondría; en un “no estar preparado” ante problemáticas emergentes y epocales que
irrumpen tempestivamente afectando nuestro modo habitual de hacer interpretable la
realidad. Serán los encuentros con los equipos técnicos y directivos de las escuelas
especiales espacios de formación que animen a la reflexión acerca de las propias
prácticas profesionales y educativas, desmontando aquellos conceptos fundantes de la
escuela de la modernidad (ideal de alumno; evaluaciones estandarizadas; métodos de
enseñanza basados en “todo a todos en el mismo tiempo”; la inteligencia como unidad
de medida) que aún orientan los criterios de ingreso, permanencia y egreso.
La inteligencia es uno de los conceptos a debatir para lo cual es importante rastrear
aquellas
teorizaciones
y
representaciones
productoras
de
las
más
variadas
clasificaciones y binarismos (manual o intelectual; cuerpo o mente; racional o
emocional) cuya vigencia en escolaridad especial anticipan no solo destinos escolares
sino proyectos de vida. Aquí pensamos con Alicia Fernández que la inteligencia, el
5
deseo, el organismo y el cuerpo intervienen en todo aprendizaje6, proceso singular y a
la vez colectivo a través del cual las subjetividades construyen mundos a diferentes
lentitudes y velocidades. Vale aquí la oportunidad para diferenciar que dichas
variaciones temporales no justifican rotulaciones -problemas de aprendizaje- ni rápidas
derivaciones al circuito de escolaridad especial homologando las lentitudes con “retardo
o retraso” y adquiriendo múltiples predicados según los diagnósticos profesionales,
sean éstos “retraso mental, retraso madurativo, retraso lingüístico, retraso cognitivo”.
Además, los modos singulares de aprendizaje también merecen ser temática de
análisis y discusión, para lo cual nos auxiliamos en el concepto de potencia7 como
aquello que expresa todo lo que un niño/a puede, de lo que es capaz, lo cual no
significa que todos podemos lo mismo, podemos cosas diferentes. De esta manera,
estamos en condiciones de afirmar que existe una multiplicidad de modos en que las
subjetividades investigan, expresan y producen conocimientos sobre la realidad.
Sobre la educabilidad
La sociedad fabrica individuos cerrados, que dan sentido a lo que la sociedad da
sentido8. La normativa social con su ordenamiento socializador es una instancia
insustituible para el crecimiento subjetivo, y esto implica reafirmar las diferencias
temporales y espaciales en la cotidianeidad del sujeto. Es decir, ubicar un tiempo y un
espacio para la manifestación de la subjetividad.
De acuerdo al lineamiento teórico que venimos desplegando afirmamos que todos los
sujetos son iguales en tanto todos pueden algo, es decir todos tienen capacidad de
aprender; es sobre esa capacidad que la educación tiene que investigar y desplegar
sus estrategias y metodología de enseñanzas. La educación debe producir condiciones
para que la capacidad de reflexión del sujeto pueda componerse en tanto esta reflexión
es creación de sentidos.
Es interesante aquí reconocer la diferencia que establece Castoriadis entre
pensamiento y reflexión; pues el primero refiere a las representaciones y enlaces que se
desarrollan dentro del marco de la repetición social, mientras que la reflexión “aparece
6
En “La inteligencia atrapada”. Nueva Visión. Bs. As. p.84
Este concepto lo trabaja Deleuze en “La univocidad del Ser y la diferencia como grados
de potencia”, Clase XV, en Derrames. Entre el capitalismo y la esquizofrenia. (2005) Cactus, Bs.
As.
8
Castoriadis, C.; Los dominios del hombre: las encrucijadas del laberinto; Barcelona,
Gedisa, 1989. p. 177.
7
6
cuando el pensamiento se vuelve sobre sí mismo, y se interroga no sólo acerca de sus
contenidos particulares, sino sobre sus presupuestos y sus fundamentos”9.
El trabajo que permite la reflexión -y ello es un fin de la educación-
puede ser
entendido como la creación incesante e indeterminada de formas, figuras e imágenes,
que dan sentido; entre ellas, para un niño/a en edad escolar, conocer el código
lectoescrito, decodificar mensajes, hablados, escritos y otras formas y figuras propias de
nuestra cultura y este es un trabajo de un sujeto que se instala en el mundo, intentado
comprenderlo y dándole un sentido que antes no tenía.
Es por ello que la reflexión es una actividad que implica un esfuerzo para que el
sujeto se pregunte por su lugar en el mundo, a partir de la exploración, del hacer
experiencias, del pensar y del crear.
Creemos -por otro lado- que esa actividad debe ser considerada en un sujeto en
proceso de subjetivación, de acuerdo a aquello que cada uno pueda y necesite-desee
saber. Así, un adolescente con diagnóstico de síndrome de Down por ejemplo, podrá
preguntarse por su diferencia, por su imagen corporal, o bien por qué asiste a una
escuela distinta a la que asisten sus hermanos, y también por su sexualidad; ese es
para él un proceso de reflexividad. También lo sería la situación de un niño -tal como
conocemos los que hemos trabajado en educación especial- con un daño cerebral de tal
magnitud que sólo puede registrar imágenes y olores conocidos, no podrá cuestionar
los sentidos que lo determinan como sujetos; pero sí, quizá, un aroma a comida le
prevenga la llegada del almuerzo, ese es el sentido que él puede crear para
comprender la situación y a su lugar en el mundo. Y sabemos que para un niño/a con
estas características eso significa existir para alguien.
En el caso que nos ocupa especialmente, el de los niños/as que se hallan en situación
de fracaso escolar, derivados de la escolaridad común a la escolaridad especial, -y
esperamos que la reflexión ocurra a todos los alumnos en general-; sospechamos
pertinente tener en cuenta que las mejores condiciones de educabilidad estarían dadas
a partir de que el sujeto logre esta capacidad de reflexión, y no la repetición de
conceptos y contenidos que el adulto transmite y esperando escuchar luego en la
evaluación.
Por ello, más allá de los enigmas que encierren sus capacidades cognitivas, de
simbolización, de interpretación, de elaboración, o bien lúdicas, creemos que para el
sujeto su educación se logra no solamente cuanto más contenidos sepa, sino que se
9
7
Ídem, p. 45.
relaciona también al desarrollo de su mayor autonomía, de su constitución subjetiva, de
sus recursos simbólicos, de lo que le es posible alcanzar con sus capacidades, con sus
potencias.
El objetivo que presenta la pedagogía entonces es el de transformar a un recién
nacido en un ser humano. En tanto “el fin de la paidea es ayudar a ese atado de
pulsiones y de imaginación a devenir un anthropos, en el sentido de un ser autónomo”10.
También nos preguntamos por quienes enseñan: “No hay pedagogía si el alumno no
inviste (libido) en el sentido fuerte del término, lo que aprende y el proceso de
aprendizaje simultáneamente...”11 Se trata de generar el amor al saber por parte de los
docentes en los alumnos, como un nuevo posible amor, diríamos nosotros.
De este modo queremos decir que si la reflexión es un fin de la educación, ese fin se
logra a partir de analizar la relación alumnos - docentes, y analizar, además, cómo se
promueve el amor -Eros- al saber. Si existe ese Eros en la transmisión, también con
mucha probabilidad existirá la capacidad de reflexión, tal como aquí lo planteamos.
Se trata de crear una subjetividad que no sólo se permita reflexionar sobre las
instituciones sino también sobre los vínculos humanos e intentar que sean otros,
diversos, en tanto se encuentren humanizados, incluyentes, participantes.
Quienes somos y cómo pensamos la inclusión
Somos un grupo de profesionales de distintas disciplinas que convocados a trabajar
ha pensado en una figura que se nos hace presente cuando reflexionamos acerca del
proceso educativo, es la de una inmensa máquina, con sus piezas, articulaciones,
flujos, intercambios, entendiendo “el maquinismo como la conexión inesperada,
imprevisible, nómade”12 donde participan el niño/a, el grupo de compañeros-as y los
adultos: maestros, padres, directivos, porteros, supervisores, y nos atrevemos a pensar
en vecinos. Todo ello se conjuga en un gran ensamble que intenta hacer crecer al
niño/a; pero no sólo en lo escolar, pues un proceso educativo es eficaz cuando permite
al niño/a crecer subjetivamente, en sus diversos aspectos psíquicos, simbólicos y de
reflexividad; por lo tanto en sus capacidades de simbolización y cognición, en sus
10
Castoriadis, C.; “Psicoanálisis y política”. En Diarios Clínicos. La infancia institucional.
Bs. As. Ediciones Diarios Clínicos. 1992a.
11
Castoriadis, C; Figuras de lo pensable. México. F. C. E. 1999. p.211.
12
García, R; (1999) La anarquía coronada. La filosofía de Gilles Deleuze. Colihue. Buenos
Aires. p. 28
8
juegos, en los lazos de amistad, en sus modos de interpretar la realidad. Suponemos
que es un error creer que la escolarización y educación sólo tiene por objetivo los
aprendizajes de contenidos escolares si deja de lado la vida del niño/a. Afirmamos que
es la vida de la niña-o la que debe ser tenida en cuenta y atendida en sus necesidades
para que existan, por añadidura, aprendizajes escolares.
Si este complejo proceso fue equiparado al de una máquina, ¿es posible que el
equipo multidisciplinario o transdisciplinario13 sea entonces algo parecido a un
mecánico? Es posible, nos gusta esa figura, porque habla del que trabaja con ajustes,
ensambles, acoples, encajes, conexiones posibles. ¿Entre qué cosas? Por ejemplo,
entre el niño/a en proceso de educarse y los contenidos enseñados puede haber una
mínima diferencia que debe ajustarse, o bien puede existir una distancia considerable,
velocidades atendibles, y allí habrá que tender puentes, conexiones más vastas,
tratando de unir sus “sabidos” a aquellos contenidos que él realmente pueda simbolizar,
significar. ¿Hay diferencias con sus compañeros? Sí. Esas diferencias deben ser
habladas con todos, pues la adaptación curricular no es un regalo para el niño/a; en ella
sólo se le presenta lo que puede aprender en una conexión inmediata entre sus
“sabidos” y contenidos accesibles para él. Y ello es un acto de justicia con ese niño/a,
pues si se le presentan contenidos que no puede entender, ¿qué pasará con su
escolaridad? ¿Qué pasará con su vida? Lo más probable es que continúe fracasando.
Algunos adultos piensan que esto es injusto para con los demás niños-as que sí
pueden aprender y lo hacen sin mayores esfuerzos. ¡Qué extraño es este sentido de la
justicia! Porque nuestra lógica -contraria a aquella que responde a la concepción de
anormalidad- se basa en que el niño en proceso de inclusión hace mucho esfuerzo; y
ello, a su vez, remite al modo en que entendemos la igualdad. Tenemos dos
posibilidades, de acuerdo con Castoriadis14: una es hacerlo desde una perspectiva
aritmética, suponiendo capacidades iguales; en tanto a todos se les oferta por igual,
pretendemos iguales resultados ante iguales exigencias. O bien comprendemos la
igualdad desde una perspectiva geométrica, es decir, de acuerdo a la proporción del
13
Entendemos por transdisciplina a la praxis propia del análisis institucional, en tanto éste
significa “cuestionar el lugar, el espacio del especialista, y atravesarlo por otras prácticas que la
especialización y las disciplinas intentan recortar o dejar fuera de su campo”. Saidón (2002:107).
Se trata en esta práctica de que las disciplinas no sean acotadas y restringidas por la fuerte
especialización, pues ello inhibe todo entre las disciplinas, los cruzamientos y conexiones que
enriquecen unas y otras. Dice Saidón, “la transdisciplinariedad no puede funcionar si no es
trabándose allí donde se encuentra un exceso de especialización” (Ídem:111).
14
Remitirse al capítulo “Naturaleza y valor de la igualdad” en Los dominios del hombre: las
encrucijadas del laberinto, (1994), Gedisa, Barcelona, de Cornelius Castoriadis.
9
esfuerzo y a las capacidades de cada uno. Nos inclinamos por esta última interpretación
porque creemos que es la más democrática y, por lo tanto, más habilitadora para que el
niño/a se constituya subjetivamente. También creemos que son necesarias muchas
modificaciones del sistema educativo para alcanzar estas repuestas; entre las
principales de dichas modificaciones se encuentra la de establecer un encuentro
conceptual-teórico-práctico entre la modalidad común y especial; además, creemos
necesaria una relación adecuada entre número de alumnos y maestra en situaciones de
inclusión, pues ello revela el modo en que el Estado atiende en parte a la diversidad de
la infancia; de la misma manera que es preciso ajustar las conexiones entre los diversos
sistemas –salud, justicia, educación- para los distintos casos que pudieran presentarse,
como reclamos y denuncias respecto de los derechos de los niños/as, pues niños/as
vulnerados y violentados
fracasan en la escuela, y es necesario garantizar sus
derechos, sólo así podrá aprender. Por otro lado, es necesario modificar la formación
profesional del maestro, para que interprete la realidad desde un pensamiento
multidisciplinario, flexible y aborde la diversidad con reflexiones propias de nuestro
tiempo caracterizado por la diversidad.
Modalidad de trabajo
La modalidad de trabajo tendrá como propósito la creación de condiciones que
posibiliten reflexionar sobre las prácticas profesionales, institucionales y educativas,
haciendo visibles y enunciables transformaciones y obstáculos, problematizando los
efectos subjetivos producidos desde la elección de determinados referentes teórico
prácticos e intentando diferenciar los enunciados y representaciones sociales que
afectan las demandas de proyectos de integración escolar. Como asimismo
problematizar las condiciones de ingreso
El dispositivo de los grupos intentará, de acuerdo con Ana María Fernández15 “crear
condiciones para poner de relevancia la diversidad” de producciones, de registros, de
implicancias, de múltiples interpretaciones acerca de las realidades institucionales.
Pensamos el dispositivo como máquina -como hemos dicho- ya que su intencionalidad
reside en la acción, en la producción, donde las subjetividades hacen, piensan, sienten,
15
En el capítulo I: “El dispositivo: la experiencia de la diversidad” en Las lógicas colectivas.
Imaginarios, cuerpos y multiplicidades, Sin fronteras, Bs. As.
10
se expresan y ya no son representadas por un modelo. La potencia está justamente en
dar lugar a las inquietudes, interrogantes, experiencias singulares y colectivas.
Se trabajará a partir de un diseño pautado de intervención que “no pre-viene, no
prescribe, sino que dis-pone a la invención de los participantes que en un entre- muchos
diagramarán sus devenires”16. Dicho diseño implica una jornada -en cada nodo- de tres
momentos:
I.
Encuentro plenario inicial
II.
Trabajo en grupos
III.
Plenario de cierre
En el plenario de apertura se informa acerca de la modalidad de trabajo, constitución
de los grupos, elección de coordinadores y tiempos. Los grupos constituidos trabajaran
a partir de una consigna la que puede adquirir diversas formas ya sean interrogantes o
textos que permitan la reflexión y producción en los grupos. Y como cierre, otro plenario
a fin de socializar las producciones grupales.
Volver a pensar al sujeto de la Escuela Especial
Nuestra propuesta de Equipo es abrir un proceso de reflexión sobre las prácticas
actuales, sobre los interrogantes que nos plantean las experiencias profesionales y
escolares vividas, con el fin de poder pensar los modos diversos que orientan las
prácticas actuales en la Escuela Especial y en los proyectos de integración escolar.
Bibliografía consultada
•
Berardi; Franco; (2007) Generación pos-alfa. Patologías e imaginarios en el
semiocapitalismo. Tinta Limón. Bs. As.
•
Castoriadis Cornelius; (1992) “Psicoanálisis y política”. En Diarios Clínicos. La
infancia institucional. Ediciones Diarios Clínicos. Bs. As.
•
-------------------------------------; -y otros-.(1993) “Lógica, Imaginación, Reflexión”.
En: Ciencia e inconsciente. Amorrortu. Bs. As.
16
11
Ana María Fernández, Op. Cit. p. 154
•
---------------------------------(1994) Los dominios del hombre: las encrucijadas del
laberinto. Gedisa. Barcelona.
•
-------------------------------- (1996) Figuras de lo pensable. F. C. E. México.
•
Deleuze, Gilles; (1971) Lógica del sentido. Barral. Barcelona.
•
Deleuze, Gilles; Parnet, Claude; (1997) Diálogos; Pre-textos. Valencia.
•
Di Liscia, M. L; (2006) Propuesta de lineamientos de Salud Mental para el
municipio de la Ciudad de Rosario. Dirección de Salud Mental M. C. R.
•
FERNÁNDEZ, ALICIA; (1987) La inteligencia atrapada. Nueva Visión. Bs. As.
•
FERNÁNDEZ, ANA
MARÍA; (2006) Las lógicas colectivas. Imaginarios, cuerpos y
multiplicidades, Sin fronteras, Bs. As.
•
FOUCAULT, MICHEL; (2000) Los anormales. F. C. E. BS. AS.
•
GARCÍA, Raúl; (1999) La anarquía coronada. La filosofía de Gilles Deleuze.
Colihue. Buenos Aires.
•
Lazzarato, Maurizio; (2006) Políticas del acontecimiento. Tinta Limón. Bs. As.
•
Mercante, Víctor; (1897) La educación del niño y su instrucción. (Escuela
científica) Imprenta Mignot y Ortiz. Bs. As.
12
•
SAIDÓN, OSVALDO (2003) “Clínica y Sociedad. Esquizoanálisis”; Lumen, Bs. As.
•
Vezzetti, Hugo; (1985) La locura en la Argentina. Paidós. Bs. As.
Fly UP