...

Quién nos hubiera dicho : Guadalajara, 22 de abril - ReI

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Quién nos hubiera dicho : Guadalajara, 22 de abril - ReI
Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente
Repositorio Institucional del ITESO
rei.iteso.mx
Publicaciones ITESO
PI - Antropología y Sociología
1993-03
Quién nos hubiera dicho : Guadalajara, 22 de
abril
Padilla, Cristina; Reguillo-Cruz, Rossana; Alonso, Jorge; Huerta, Efraín;
Solís-Matías, Alejandro; Oliver-Sánchez, Lilia; Partida, Raquel; RegaladoSantillán, Jorge; Núñez, Carlos; Lomelí-Meillón, Luz; González, Humberto;
González, Fernando M.; Cázarez, Mirna; Fortuny, Patricia; Garduño,
Rafael; Carrillo, Alicia; Vázquez, Daniel; Bustos-Silva, Guillermina;
Cárdenas-Olivares, Gabino; Dorantes-González, Alma; Gabayet-Ortega,
Luisa; Lizama-Silva, Gladys; Medina-Núñez, Ignacio; Reynaga-Obregón,
Sonia; Villa-Flores, Javier; Mora, José M.; Ramírez-Sáiz, Juan M.;
DelaTorre, Renée; Hernández, María L.; Amerlinck, Marie J.; BontempoFernández, Juan F.; Chavolla-Peña, María L.; DelaPaz-Hernández, Elena;
Preciado-Coronado, Jaime; Suárez-DeGaray, María E.; DelaTorre, María E.
Padilla, C., & Reguillo-Cruz, R. (Coord.). (1993). Quién nos hubiera dicho: Guadalajara, 22 de abril.
Tlaquepaque, Jalisco: ITESO.
Enlace directo al documento: http://hdl.handle.net/11117/203
Este documento obtenido del Repositorio Institucional del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de
Occidente se pone a disposición general bajo los términos y condiciones de la siguiente licencia:
http://quijote.biblio.iteso.mx/licencias/CC-BY-NC-ND-2.5-MX.pdf
(El documento empieza en la siguiente página)
uién nos
hubiera dicho
Guadalajara, 22 de abril
uién nos
hubiera dicho
Guadalajara, 22 de abril
Cristina Padilla y Rossana Reguillo
(compiladoras)
© D.R. 1993. Instituto Tecnológico
y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO).
Departamento de Extensión Universitaria
Fuego 1031, Jardines del Bosque,
Guadalajara, Jalisco, México, CP . 44520.
Impreso y hecho en México.
Primed and made in México
ISBN 968-6L01-32-2
Diseño maqueta de colección: Margen diseño/Jabaz
Fotografías: Rosana Reguillo y Jabaz
Indice
Presentación
9
Introducción
13
Declaración de Amor
25
EFRAÍN HUERTA
Crónica
27
JOSÉ MANUEL MORA
MARÍA EUGENIA DE LA TORRE
Capítulo I
Tres apuntes
sobre una ciudad
57
Breve historia de un barrio
59
ALEJANDRO SOLÍS MATÍAS
El cólera y las explosiones
en la historia de la ciudad
L l U A O L r V E R SÁNCHEZ
El suelo que pisamos
RAQUEL PARTIDA
67
71
Capítulo II
¿Quién dyo que todo
está perdido?
La capacidad de
respuesta ciudadana
89
. Destino Colectivo.
El proceso de organización
91
JUAN MANUEL RAMÍREZ SAÍZ
JORGE REGALADO SANTILLAN
•
Frente a la tragedia,
la iniciativa ciudadana
117
CRISTINA PADILLA
JAVIER V I L L A
• De la cocina a la
plaza pública
135
MA. EUGENIA SUÁREZ
• Las voces de la sociedad civil
153
CARLOS NÚÑEZ
Capítulo III
Poleas y engranajes del poder.
ajustes y desajustes
de una crisis
171
Sociedad y gobierno en la
coyuntura de las explosiones
173
JORGE ALONSO
Gobernantes y gobernados.
Una reflexión política
219
L U Z LOMELÍ MEILLÓN
El ayuntamiento de Guadalajara.
Una tragicomedia en tres actos 255
HUMBERTO GONZÁLEZ
Capítulo IV
Si Dios nos da Ucencia.
Versiones y conversiones:
el papel de las Iglesias
269
"Que la sumisión quede
bajo los escombros".
Discursoy pastoral social
de la Iglesia Católica
271
RENÉEDELATORRE
FERNANDO GONZÁLEZ
La participación de las
Iglesias Evangélicas
MIRNA CÁZAREZ
PATRICIA FORTUNY
333
Capítulo V
Una tarca inconclusa:
los efectos del desastre
en el sector educativo
355
.
Los rostros ocultos de la tragedia 357
GABINO CÁRDENAS ETAL.
• Presencias y ausencias
de las universidades
395
A L M A DORANTES
GUILLERMINA BUSTOS
Capítulo VI
Estado de cuenta:
los números de una crisis
421
•
Visiones y respuestas del
sector empresarial
423
LUISA GABAYET ET A L
• El pan nuestro de cada día:
mercados y tianguis
en la zona afectada
435
CRISTINA PADILLA
Capítulo VII
De los escombros
al enjarre del futuro:
la reconstrucción
441
Del derecho a la ciudad
Daniel Vázquez
La restitución del
patrimonio cultural
443
455
JUAN FERNANDO BONTEMPO
MARI-JOSE AMERLINCK
La reconstrucción cultural
491
JAIME PRECIADO
Capítulo VIH
Interrumpimos la programación
497
• Comunicación üruptiva:
el 22 de abril a través de los
medios de comunicación
ROSSANA REGUILLO
Indice de autores
515
499
PRESENTACIÓN
CRISTINA P A D I L L A
ROSSANA R E G U I L L O
E s t a s páginas son el resultado del esfuerzo colectivo que ha
implicado el trabajo y la reflexión conjunta de un grupo de
académicos de distintas instituciones. Horas después del desastre un pequeño núcleo de investigadores se reunieron, de manera espontánea, para intercambiar impresiones, información y
preocupaciones en torno a los acontecimientos. La magnitud de
los hechos que se vivían en la ciudad demandaba convocar al
mayor número de académicos dispuestos a involucrarse en las
distintas tareas que el seguimiento y análisis de ios hechos
requería. Fue así como en pocos días se constituyó el Foro
Académico como un espacio colectivo en el que los diferentes
especialistas recababan información y se avanzaba en la interpretación de los hechos, trascendiendo las divisiones disciplinarias y adscripciones institucionales.
Este libro representa el compromiso asumido por salvar la
memoria del desastre y los procesos sociales que comenzaron el
22 de abril.
Los artículos reunidos tienen dos vertientes fundamentales.
Por un lado, el aporte particular sobre los temas específicos, y
por otro, el trabajo grupal de reflexión y crítica a las diferentes
aportaciones. Es importante enfatizar que los trabajos recogen
la información generada durante los primeros meses posteriores
10
a la tragedia, bajo el supuesto, asumido de manera colectiva, de
que la misma dimensión del problema y los procesos a los que
se asistía implicaban temporalidades de larga duración, por ello
optamos por circunscribirnos a un tiempo específico que permitiera por un lado contar con material inédito que no dejara
perder la memoria y por otro lado, sentar los ejes que posibilitaran el seguimiento futuro de los acontecimientos.
Se encontrarán a lo largo del libro datos que varían de un
ensayo a otro en cuanto a la extensión y efectos del desastre, en
la medida en que esto habla del caos informativo oficial se
decidió respetar la información, proveniente de diferentes fuentes, contenida en cada ensayo.
La preocupación de los miembros del Foro era la de ir
concretando tangiblemente el compromiso de trascender las
fronteras del trabajo académico, generar opinión y participar,
desde y con la sociedad civil, en un problema que consideramos
es de todos. Así, durante los meses de mayo y junio, el Foro, con
el apoyo comprometido de Radio Universidad de Guadalajara,
produjo una serie de programas de radio que llevaron por título
"Guadalajara Presente", en los que los diferentes investigadores
ofrecieron datos y reflexionaron acerca de distintos niveles y
aspectos del problema. La participación ciudadana, a través de
teléfono abierto en estos programas, fue notable.
1
1
Al momento de la publicación de este libro la información oficial es la siguiente:
210 muertos; 600 heridos; 3,020 construcciones dañadas, de éstas, 570 destruidas y
540 con daños apreciables; 135 establecimientos comerciales derrumbados y 145 con
daños apreciables; 1,630 construcciones con daños leves; 525 vehículos total o
parcialmente dañados; aproximadamente 3,500 familias damnificadas. La extensión
de las explosiones es de 8,022 metros lineales, en un total de 98 manzanas afectadas,
que se distribuyen por calle como sigue: 20 de Noviembre 551.1 metros, Gante 1386,
Bartolomé de las Casas 125.2, Río bravo 835, Río Rhin 217.1, Río Suchiate 133.6,
Calzada Olímpica 83, Río Lagos 250.5, Río Candelaria 375.7, Río Orinoco 133.6,
Rio La Barca 125.2, Río Alamo 168.2, Dr. R. Michel 58.45, Río Atotonilco 4173,
Fray Antonio de Segovia 125.5, Río Nilo 267, Calzada del Ejército 601, Tuberosa
259, Los Angeles 167, Río Poo 267, Violeta 835, cruce de Aldama y Calzada
Independencia 41.7; a esto hay que añadir591 metros de daños en diferentes cruces.
La información proviene de distintas dependencias gubernamentales y nos fue
proporcionada por José Antonio Cazares, Jefe de Documentación del periódico
Siglo 21, a quien agradecemos su valiosa ayuda.
PRESENTACIÓN
11
Poco a poco el material que iba elaborándose se ofrecía a la
opinión pública a través de artículos académicos, artículos periodísticos e intervenciones en la radio.
Resulta difícil en este momento evaluar el beneficio y el
impacto que el material aquí reunido representa para la sociedad, destinatario fundamental de nuestro esfuerzo. Sabemos
que los procesos sociales son complejos y abiertos y que sólo los
largos plazos permiten comprender cabalmente su importancia.
Por ello, mientras el futuro se acerca y con él, la claridad de lo
que ha sucedido y está sucediendo, queremos dar un testimonio
de reconocimiento a todos nuestros colegas, que sin abandonar
sus responsabilidades, emprendieron sin condiciones la tarea de
rescatar la memoria del trágico 22 de abril. Especial agradecimiento al trabajo incansable de Jorge Alonso, Fernando M .
González y Juan Manuel Ramírez Saíz.
Todos estos esfuerzos, que hoy se traducen en este libro, se
deben al interés y apoyo del ITESO que, preocupado por la
vinculación de la universidad con la sociedad, asumió el compromiso de difundir la discusión y reflexión que aqui se presenta.
Muy importante ha sido el estímulo y ayuda de la Maestría en
Comunicación del mismo ITESO.
No queremos dejar de expresar que nuestra pretensión es
que este libro no se convierta en un acto ritual de la academia
para la academia, sino en un testimonio comprometido con
nuestra ciudad.
Muchas son las cosas que han cambiado y aunque la vida
cotidiana parezca haber vuelto a la normalidad, los damnificados
por el 22 de abril no han dejado de serlo, a ellos, motor de este
trabajo, nuestro acompañamiento solidario. Partimos de la convicción profunda de que lo vivido ha sembrado el germen de una
nueva cultura ciudadana.
INTRODUCCIÓN
J O R G E ALONSO
E s t e libro se constituye como memoria y memorial. No se
reduce sólo a una exposición de estudios. Perteneciendo al
género de los anales quiere ser, además de remembranza, demanda. Ante la culpable táctica del olvido practicada por el
poder y sus cómplices, estos análisis académicos rememoran
hechos evitables y exigen responsabilidades.
Ante la criminal tragedia las explosiones de cañerías ocurrida el 22 de abril en una zona populosa de la capital tapatía,
investigadores de la Universidad de Guadalajara (u D E G), del
Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente
(ITESO), del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en
Antropología Social (CIESAS) de Occidente, de la Universidad
del Valle de Atemajac (UNIVA) y del Centro Regional del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), además de
otras tareas solidarias por opciones personales, se dedicaron a
realizar lo que están acostumbrados a hacer: investigaciones en
ciencias sociales. Se trata de un esfuerzo colectivo organizado y
llevado a cabo en el Foro Académico que ha formado parte de
la Coordinadora de Ciudadanos y Organismos Civiles 22 de
abril. Dicho Foro nació meses antes de la tragedia entre académicos de diversas instituciones que, preocupados por la problemática jalisciense, se propusieron no sólo estudiarla y discutirla
14
en ámbitos universitarios, sino también intervenir en la opinión
pública.
El libro presenta una crónica de este desastre que se colocó
entre las tragedias que por sus dimensiones se fijan en la historia.
Ofrece tres artículos de contextualización: el que narra cómo se
formó y consolidó un barrio con fuerte identidad que fue severamente dañado por las explosiones del 22 de abril de 1992;
asimismo rememora otra grave calamidad acontecida en el siglo
pasado, el cólera, que afectó especialmente la zona de Analco;
también se profundiza en la fragilidad urbana jaloneada por
intereses gubernamentales y privados al margen del bien común
al puntualizar cómo se fue tejiendo la red de hidrocarburos en
Guadalajara y cómo se dio un crecimiento urbano sobre los
ductos petroleros. Una sociedad civil aletargada fue sobresaltada con las explosiones. Los damnificados tuvieron que organizarse y plantearse demandas fundamentales, que les fueron
siendo escatimadas, en torno de las cuales se instituyó una lucha
desigual. Los afectados consiguieron pequeñas victorias en medio de una recomposición del poder gubernamental que deses¬
t r u c t u r ó c o n la i n d i v i d u a l i z a c i ó n de una c a l c u l a d a
indemnización el reclamo colectivizable, puesto que común
había sido el daño. Destaca el papel de las mujeres, y se muestra
cómo intervino la sociedad civil en las tareas de una auténtica
solidaridad, totalmente diversa a la usurpada, falsificada y pervertida por el régimen salinista. Se da cuenta de las contradicciones de un ineficaz e irresponsable gobierno local que se
desbarata ante el enojo de la sociedad, pero que logra recuperarse y recobrar el mando. Las iglesias, la católica y distintos
sectores de las iglesias evángelicas, son examinadas en su discursear y actuar ante la catástrofe. El sector educativo merece un
tratamiento especial dados los daños a escuelas, la respuesta de
los maestros, y de manera especial de los organismos de educación superior, uno de los cuales estuvo encargado del albergue
oficial. También se investigó cómo respondieron las Cámaras de
Industria y Comercio ante las afectaciones a estas ramas de
INTRODUCCIÓN
15
actividad económica en la zona siniestrada. Los medios de comunicación jugaron un papel preponderante en torno a la tragedia. Hay un análisis especial acerca de su comportamiento.
Finalmente una comisión lúcidamente hizo ver que la tragedia
no sólo introdujo muerte y destrucción física, sino que afectó
elementos intangibles: los culturales. Además de recordarnos la
historia de la construcción del colector explotado que fue impuesto a la zona al margen de sus habitantes, este equipo de
investigadores destacó la necesidad de la recuperación de un
modo de vida, del arraigo en el territorio y del dominio de éste
por los ciudadanos. En todos los estudios hay un balance de los
aspectos positivos y negativos del campo estudiado. En muchos
de ellos hay propuestas concretas. Permiten apreciar cómo los
verdaderos culpables, al margen de dudosos delincuentes creados al vapor, fueron diluyendo su responsabilidad, eludiendo la
demanda central de la reconstrucción del barrio y ocultando los
elementos para hacer evitables este tipo de desgracias.
Lo que ha seguido en el lapso posterior a la conclusión de
estos estudios confirma las tendencias apuntadas en el libro. Los
días fueron pasando sin que se emitiera el dictamen definitivo
de la Procuraduría General de la República (PGR) sobre las
causas y responsables de las explosiones de drenajes en Guada¬
lajara. Diputados, concejales, ciudadanos demandaban una y
otra vez conocer el dictamen y que éste fuera creíble. Entre
especulaciones y silencios pasaban las semanas hasta completar
casi ocho meses. Mientras tanto el poder ensayó varias Filtraciones para calcular la reacción de la sociedad. Dos fueron las
principales: las informaciones interesadas del Insitutuo Mexicano del Petróleo que se encargó de difundir teorías para salvar a
Pemex, y la versión de que la Procuraduría General de la República culparía a una constructora privada ya desparecida. El
estado se acogió a la máxima popular de que el tiempo se
encarga de echar un manto de olvido sobre las desgracias. Pero
un personaje, creado por el agudo caricaturista político Falcón,
en el periódico Siglo 21, desdé principios de agosto se encargó
16
de recordar diariamente que faltaba la emisión de dicho dictamen. El gobierno local logró rehacer los viejos pactos y superó
la crisis política. La ineficiencia de los partidos opositores, y el
desaliento de una sociedad civil que se había mostrado vigorosa
sólo inmediatamente después del desastre se lo permitieron.
Aunque había sido una promesa presidencial que la planta de
PEMEX saldría del área urbana, la cúpula del poder económico
tapatío, temorosa de que una medida de esta naturaleza implicara la reubicación de otras industrias contaminantes, sin atender
la problemática humana de los habitantes ni consideraciones
ecológicas y sólo remitiéndose a cálculos económicos, empezaron a presionar porque los que se movieran fueran los habitantes
cercanos y no las instalaciones petroleras. No obstante, la presión
de la ciudadanía consiguió que la promesa de la reubicación de
la planta de PEMEX se mantuviera y que los tentaleos tanto del
gobierno local como de grupos económicos no prosperaran.
La organización de los ingenieros, respondiendo a una de
las tantas explicaciones que se manejaban en círculos centrales,
se dio a la tarea de tratar de convencer de que los sifones de la
línea 2 de metro no habían intervenido en la desgracia. Muchas
dudas quedaron flotando. Cuando la protesta ciudadana iba
menguando el presidente del Colegio de Ingenieros Civiles del
estado de Jalisco publicó, tanto en Guadalajara como en la
ciudad de México, un extenso desplegado que tituló "Reconsideraciones en torno al 22 de abril" (Siglo 21, 19 de noviembre
de 1992). Este alegato sostuvo que se trató de un accidente
tecnológico complejo e imprevisible. Este documento constituyó el primer ensayo para evadir culpabilidades de todos los
sectores involucrados en la desgracia. Hubo respuestas como las
de Fernando M . González ("Reconsiderando las reconsideraciones del 22 de abril" Siglo 21,2 de diciembre de 1992) que puso
al descubierto las falacias y contradicciones del manifiesto del
gremio de los ingenieros. González inquirió si era tan atrasada
la ingeniería en el medio tapatío para que afirmara que lo
sucedido t r a imprevisible cuando había ocurrido una explosión
INTRODUCCIÓN
17
en Guadalajara en 1983. Los escritos que respondieron al Presidente de los ingenieros civiles de Jalisco rechazaron que la
culpabilidad fuera de toda la sociedad. Había responsabilidades
tanto entre el gobierno como entre la iniciativa privada. Apelar
al "carpetazo" equivalía a atentar contra la justicia.
El Presidente Salinas acudió a la zona del desastre inmediatemente después de las explosiones. Posteriomente se fue alejando de un caso que no le estaba redituando buena imagen. Se
esperaba que en su informe de gobierno (en noviembre) anunciara algo sobre el dictamen, pero no lo hizo. Previamente había
lanzado un menasaje a Jalisco en el que sólo se comentaba el
apoyo económico gubernamental a las indemnizaciones, pero
nada dijo sobre las responsabilidades de las explosiones. Los
tiempos para terminar con las indemnizaciones una y otra vez
no se cumplieron. Llegó el dictamen y todavía había cientos en
lista de espera.
El partido del Estado contribuyó para proteger a quienes un
sector de la ciudadanía inculpaba. El Partido de la Revolución
Democrática (PRD) solicitó infructosamente el enjuiciamiento a
Guillermo Cosío Vidaurri porque por su carácter de Presidente
del Consejo Estatal de Protección Civil era la autoridad indicada
para aplicar controles adecuados; al titular de la ya terminada
Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología ( S E D U E ) por no
haber formulado y aplicado políticas generales con el fin de
evitar acontecimientos como el del 22 de abril; al titular de
Petróleos Mexicanos (PEMEX) por haber omitido la revisión de
la tubería. Una comisión de la Cámara de Diputados consideró
infundada la demanda perredista en contra del gobernador con
licencia, Cosío Vidaurri, y de los titulares de PEMEX, de la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL) y de SEDUE. E l PRD denunció que en los ocho meses transcurridos se habían acomodado
hipótesis para no imputar responsabilidades a PEMEX y a Cosío
Vidaurri. El Partida Acción Nacional (PAN) insistió que un
dictamen que exonerara a PEMEX sería una burla.
1S
Hasta el 18 de diciembre de 1992 la PGR entregó la averiguación sobre las explosiones del 22 de abril en Guadaljara. Pese a
que PEMEX sabía del riesgo que existía en al zona antes de las
explosiones y pese a que el sentir general era que sería difícil
excluir a PEMEX de la responsabilidad de la ruina provocada por
las explosiones, el dictamen lo exculpó. A u n los diputados priístas de una delegación de diputados locales que viajó a México
para presionar por el dictamen aseguraron que no se podía
exonerar de resposabilidad a los que controlan la gasolina. E l
dictamen de la PGR también encubrió al gobernador con licencia.
Este pretendía volver a su puesto, y el dictamen de la PGR le
posibilitaba aún más esa terquedad. En un entramado de complicidades, y al margen del estado de derecho, se le declaró
inocente, pero se le guardaron acusaciones para negociar su
permanencia fuera de la gubernatura cuando se cumpliera el
tiempo de su licencia. Así, sin que el partido del Estado se
expusiera a nuevas elecciones se le orillaría a la petición de una
nueva licencia. Había el convencimiento, avalado por encuestas,
de que una elección extraordinaria la perdería el PRI en la ciudad
de Guadalajara. Y esto no tanto por la actividad opositora como
por el descrédito del partido oficial. Mientras Cosío podía jugar
a una renuncia que obligaría a elecciones extraordinarias, el
gobierno federal guardaba cartas contra Cosío para que se
sometiera a los designios centrales. Todo este juego se desplegó
en los cubículos del poder a espaldas del pueblo.
El dictamen de la PGR aclaró que no se consignaría a más
personas que las ya encarceladas; adujo la concurrencia de
varios factores en la tragedia, y se lavó las manos aduciendo que
le tocaría al juez dictaminar quiénes eran los responsables. Gran
parte de la ciudadanía no se convenció de los argumentos presentados en el dictamen final de la PGR, no por prejuicios, como
insitía parte de la iniciativa privada, sino porque no eran convincentes. Los cuestionamientos que se le habían hecho al dictamen inicial presentado pocos días después de las explosiones
permanecían. Pese a que se había demandado un dictamen
INTRODUCCIÓN
19
realizado por personas competentes y con credibilidad, un estudio de esta naturaleza nunca se realizó. Los damnificados opinaron que seguía prevaleciendo la mentira. Se evidenciaba una
vez más negligencia, corrupción y autoritarismo. El gobierno y
grupos de poder local de Jalisco prefieron apelar al "borrón y
cuenta nueva", sin que mediaran acciones eficaces de control
ecológico. La reacción general ante el resultado de las averiguaciones de la PGR fue la decepción. Mientras la iniciativa privada
fue cautelosa en su reacción, los principales partidos opositores
y muchos ciudadanos criticaron los resultados y juzgaron que el
dictamen era una caricatura, una marrullería, una burla, una
tomadura de pelo, un adelanto de las tradicionales inocentadas.
Por cierto, la agencia noticiosa UPI al comentar la jocosa edición
del periódico La Jornada a propósito del día 28 de diciembre
consideró que la noticia de broma que ideó ese diario para
referirse al dictamen constituía una aguda crítica a la exoneración que había realizado la PGR de los culpables del desastre
tapatío. El director de Investigaciones Jurídicas de la Universidad de Guadalajara, Dr. José Barragán, declaró que haber
eximido de culpa a PEMEX era un disparate jurídico. Consideró
que la empresa estatal petrolera, la alta burocracia encargada
de la ecología y el gobernador con licencia no podían quedar
justificados respecto a las explosiones. La Academia Jalisciense
de Derechos Humanos declaró que el dictamen no era creíble.
El cardenal de Guadalajara concluyó que el dictamen no había
satisfecho a nadie.
A finales de diciembre los nueve funcionarios que habían
sido inculpados desde el principio salieron de la cárcel bajo
fianza. La sociedad no quería chivos expiatorios; pero los verdaderos culpables quedaron encubiertos. Integrantes de la Coordinadora de Ciudadanos y Organismos Civiles 22 de abril
opinaron que el hecho de que el Patronato creado para resolver
los problemas de los afectados hubiera sido el aval de los inculpados equivalía a una afrenta hacia los afectados y para la
sociedad, puesto que su finalidad, todavía no cumplida cabal-
20
mente, era para con quienes habían resultado damnificados por
las explosiones y no para amparar a funcionarios, independiementemente de su culpabilidad.
Como se ha repetido, las explosiones en Guadalajara, aunque las autoridades han querido dar vuelta a la hoja, siguen
siendo un expediente abierto para la sociedad. Muchas de las
demandas escamoteadas de los damnificados siguen vigentes.
Siguen cuentas pendientes no saldadas. No se supo q u é fue lo
que sucedió, por qué y quiénes son los culpables. No se han
puesto remedios suficientes para que una desgracia así no vuelva
a suceder.
Meses después del desastre hubo un derrame de hidrocarburos en la colonia Moderna. Se prometió un dictamen al
respecto que debería haber estado listo en octubre de 1992. A
principios de 1993 todavía no se iniciaba el estudio de la magnitud del daño. También hubo alarma de alta explosividad en el
sector Libertad de la ciudad de Guadalajara. Cuatro meses
después la ciudadanía estaba sin saber qué había sucedido en
ese nuevo incidente ni a quiénes era atribuible el peligro. Tampoco quedó suficientemente resuelto el suceso de los damnificados que fueron desalojados violentamente el primero de junio
de la Plaza de Armas. La Academia Jalisciense de Derechos
Humanos declaró a finales de septiembre que la respuesta
oficial sobre el desalojo era insuficiente, pues en la violación a
los derechos de los manifestantes no se sabía quién había dado
la orden, el número preciso de los policías implicados, ni los
responsables intelectuales de la paliza propinada a damnificados.
En noviembre hubo un plantón para que el gobernador
interino cumpliera con las recomendaciones emitidas por la
Comisión Nacional de Derechos Humanos, pero ni el gobierno
ni la CNDH volvieron sobre el tema en lo que restó de 1992. E l
gobernador interino anunció que en 1993 se reconstruiría la
infraestructura en el Sector Reforma. No obstante no se informó si había un proyecto claro al respecto; mientras tanto se
INTRODUCCIÓN
21
esparcieron rumores, tal vez para sondear la opinión pública,
algunos de los cuales fueron altamente ofensivos para los habitantes del lugar, como el que indicaba que se aprovecharía el
boquete dejado por las explosiones para instalar por ahí otra
línea del tren ligero. Se prometió que al concluir el a ñ o los
inquilinos damnificados tendrían vivienda, pero se llegó la fecha
y un 19% no la había conseguido.
La Coordinadora de Ciudadanos y Organismos Civiles se
encargó de recordar periódicamente las cuentas por saldar en el
caso de las explosiones. El Patronato, organismo creado por el
Congreso del Estado para indemnizar, reconstruir y adecuar la
zona siniestrada, sólo se circunscribió a lo primero y aunque el
decreto de creación estipula claramente sus obligaciones en
torno a la reconstrucción ese organismo ha reiterado que eso no
corresponde a sus funciones.
Uno de los graves problemas para que los vecinos afectados
puedan reconstruir sus viviendas tiene que ver con la falta de un
estudio adecuado de la mecánica de suelos. Existen problemas
concomitantes pero abandonados como el relativo a la salud de
los habitantes de la zona. Otro asunto no atendido es el de la
vida cotidiana severamente afectada. Alrededor de 4,500 familias vieron alterada sus condiciones de vida y de trabajo. La
negligencia, la corrupción, la ineficiencia y el encubrimiento
antes y después del desastre les ha destrozado convivencia,
relaciones, tranquilidad, estabilidad, y los ha lanzado a tener que
enfrentar un burocratismo pesado, que ha procurado y logrado
dividir esfuerzos colectivos.
Por más que lo pendiente en la tragedia de Guadalajara se
repitió mes a mes, las autoridades no respondieron favorablemente. Volvió a campear la situación autoritaria. El siniestro de
Guadalajara constituye una evidencia más de que el análisis que
hicieron en diciembre 26 organizaciones no gubernamentales
de derechos humanos es acertado. Denunciaron el incumplimiento de las recomendaciones de la Comisión Nacional de
Derechos Humanos, recalcaron que en México existe una cons-
22
tante violación a los derechos humanos reforzada por la más
grave impunidad. Concluyeron que en México impera un estado
de poder y no de derecho. Mientras subsista la impunidad no se
podrá conseguir un ambiente democrático ni florecerá la más
elemental justicia.
No obstante también hay saldos positivos. Las explosiones
sirvieron para crear una conciencia de los riesgos de la ciudad.
Alertaron sobre las responsabilidades gubernamentales no
cumplidas. Aguzaron una visión crítica sobre la actividad de las
autoridades. Propiciaron una activación de sectores de la sociedad civil en torno a problemas comunes. Se enriqueció la
pluralidad. Los damnificados supieron combinar un tradicional
arraigo religioso con conmemoraciones religiosas que traducían su realidad con un operar de nuevo tipo. Si las autoridades
eclesiásticas, que mostraron una actitud errática ante el suceso,
en diciembre prohibieron que se siguieran celebrando misas
conmemorativas cada mes en las calles siniestradas, un grupo
de damnificados sin romper con la jerarquía supo mantener su
autonomía a través de la celebración de paraliturgias. En estas
celebraciones en la vía pública se renovaba una actitud de
reflexión sobre los acontecimientos y de examen de los hechos
provenientes de los poderes eclesiásticos y civiles. La jerarquía
se sumaba a la tendencia del "borrón y cuenta nueva" manifestando su alineación con la estrategia del poder. Pero el núcleo
más estable de los damnificados encontraba maneras para mostrar que las heridas no estaban todavía cerradas. Su permanencia quedaba como símbolo de protesta y como recuerdo
viviente de una tragedia ante la que se intentaba cerrar los
ojos.
Las explosiones propiciaron también una situación democrática en la que la sociedad civil abrió cauces para su participación autónoma y en la que hubo momentos de información
verdaderamente alternativa. Aunque eso fue algo más excepcional que el inicio de una nueva manera de encarar la vida ciudadana, el solo hecho de que haya podido ocurrir dejó su huella.
INTRODUCCIÓN
23
Queda la memoria de la factibilidad de una creación autogestiva
desde la base de la sociedad.
Este libro, además de un testimonio crítico, de un recordatorio de algo que no ha concluido, que está en proceso, cuyo
desenlace depende de la actividad cívica, quiere ser también una
invitación al debate, al análisis a fondo de lo que ocurrió y del
quehacer que de esto emana.
Declaración de Amor
Ciudad que llevas dentro
mi corazón, mi pena,
la desgracia verdosa
de los hombres del alba,
mil voces descompuestas
por el frío y el hambre.
Ciudad que lloras, mía,
maternal, dolorosa,
bella como camelia
y triste como lágrima,
mírame con tus ojos
de tezontle y granito,
caminar por tus calles
como sombra o neblina.
Soy el llanto invisible
de millares de hombres.
Soy la ronca miseria,
la gris melancolía,
el fastidio hecho carne.
Yo soy mi corazón
desamparado y negro.
Ciudad, invernadero,
gruta despedazada.
Pero si el viento norte una mañana,
una mañana larga, una selva,
me entregara el corazón deshecho
del alba verdadera, ¿imaginas, ciudad,
el dolor de las manos y el grito brusco, inmenso,
de una tierra sin vida?
Porque yo creo que el corazón del alba
es un millón de flores,
el correr de la sangre
o tu cuerpo, ciudad, sin huesos ni miseria.
EFRAÍN H U E R T A
CRÓNICA*
JOSÉ M A N U E L M O R A
MA. E U G E N I A D E L A T O R R E
21 de Abril
Vecinos de Analco y Gante reportan al Sistema Intermunucipal de Agua Potable y Alcantarillado (SIAPA) fuerte emanación
con olor a gasolina. Intervienen el Cuerpo de Bomberos, el
Departamento de Tránsito y el SIAPA quien detecta un alto nivel
de explosividad. No se evacúa a los vecinos.
22 de Abril
El monitoreo continúa. A las 10:10 hrs. explotan cerca de 13
kilómetros de calles en el Sector Reforma, PEMEX culpa a la
aceitera "La Central". El DIF reporta la instalación de tres albergues. Cosío Vidaurri informa que la zona de desastre está ya bajo
control, señaló que los vecinos se comportaron como niños a los
que se les dice que no se suban a la barda y que pese al riesgo lo
hacen. Se evacúan las colonias Alamo Industrial, Atlas, Quinta
Velarde, Jardines Alcalde, Santa Elena Alcalde y Jardines de la
Cruz. Se reportan 169 muertos. Nuevas explosiones en el resto
del día. 547 damnificados se albergan en la Vocacional. E l
Presidente Salinas de Gortari llega a Guadalajara, promete
castigo a los culpables y apoyo inmediato.
* Fuentes utilizadas: Siglo 21, El Occidental, El Informador, La Jomada.
28
23 de Abril
Hacienda dispone un fondo de 10 mil millones para la reconstrucción. Se abre una cuenta en Nacional Financiera (NAFINSA)
para donativos. Enrique Dau Flores pide licencia temporal a la
Alcaldía de Guadalajara. Personal del SIAPA halló la falla principal en la planta de PEMEX ubicada en La Nogalera. Salinas
instruyó a la PGR para presentar en 72 hrs. el resultado de las
investigaciones. Llegan brigadas foráneas de rescate. El presidente del Consejo Coordinador Empresarial (ccE),Nicolás Madahaur, señala que debe llevarse hasta el fondo la investigación
sobre la causa de las explosiones; coinciden dirigentes de la
CámaraNacional de Comercio, del Distrito Federal, de la Confederación Nacional Ganadera, de empresarios de Ixtapalapa y
de la Asociación Nacional de Industrias de Aceites y Mantecas
Comestibles. El sector empresarial de Jalisco hace un llamado
a comerciantes e industriales para que ayuden. Se integra una
comisión pluripartidista para conocer las causas del desastre con
Delgado Navarro como presidente. Alamo Industrial y La Nogalera son declaradas zonas de alto riesgo. Los vecinos responsabilizan a PEMEX y exigen su reubicación. Falsas alarmas de
explosiones agudizan la psicosis colectiva. El dueño de la Aceitera La Central dice controlar los desechos de hexano, porque
es muy caro, y no utilizarlo en cantidades estratosféricas. Introducen maquinaria pesada para remover escombros. Cosío cesa
al el jefe del departamento de Bomberos, J. Trinidad López
Rivas, al director de SIAPA, Guillermo Limón Macías y al titular
de Servicios Generales. El jefe de bomberos dice que la explosión
pudo haberse evitado si hubieran tenido el equipo requerido.
24 de Abril
El nuevo director del SIAPA, José Luis Macías Godínez, declara
que la gasolina fue la causa de las explosiones, PEMEX reitera que
el derrame de la gasolina Nova se debió a las explosiones que
ocasionó el hexano. Cosío dice que los que hemos habitado y
construido Guadalajara "tendríamos responsabilidad"; añade
CRÓNICA
29
que no piensa renunciar. Vecinos de Gante y Nicolás Bravo
exigen que salga la maquinaria pesada de la zona, información
sobre indemnizaciones, peritaje exacto de los daños, censo verídico de muertos, heridos y desaparecidos; acusan a PEMEX del
desastre y exigen que la ayuda efectivamente llegue a los damnificados. Jugadores de las Chivas y del Atlas donan víveres y
dinero. El Cabildo acepta la licencia de Dau Flores. E l PRD y el
Frente Cardenista señalan a PEMEX como culpable. Ochocientos
albergados en la Vocacional. Miles de personas participan como
socorristas y voluntarios en el rescate y remoción de escombros.
Radio Grupo DK, Triple A, Radio Universidad y Radio Metrópoli no cesan de informar. Se constituye la Coordinadora de
Ciudadanos y Organismos Civiles 22 de Abril, con la participación de profesionistas y organizaciones privadas. Hasta este día
se habla de 183 muertos registrados.
25 de Abril
Representantes del Centro Cultural las Calas, del Instituto
Mexicano de Desarrollo Comunitario y de la Coordinadora de
Ciudadanos y Organismos Civiles proponen que los trabajos de
apoyo sean coordinados por la población organizada ya que su
labor es más confiable que la realizada por dependencias gubernamentales. Se integra un comité para administrar los fondos
recaudados.
Se habla de más fugas en el poliducto Salamanca-Guadalajara. Los técnicos registran 100% de explosividad en La Nogalera. Cosío Vidaurri y Morales Lechuga se entrevistan a puerta
cerrada en Casa Jalisco.
Damnificados de Gante y Nicolás Bravo denuncian que son
objeto de vigilancia policíaca. Otro grupo de ciudadanos afectados por el desastre piden a Cosío Vidaurri que no los abandere
el PRI; demandan ayuda total, pronta y efectiva.
La oposición pide la renuncia del Gobernador. Diputados
federales del PRI acusan a PEMEX de negligencia. E l PRD acusa al
gobierno de perseguir a damnificados que se organizan. La
30
Coordinadora Nacional Estudiantil demanda la destitución del
ejecutivo estatal.
Albergados y especialistas en salud mental rechazan la
creación de un sólo albergue. E l exalcalde de Guadalajara supervisa la remoción de escombros.Se concentran los donativos
en el auditorio Benito Juárez. Reporte oficial de muertos: 190.
Versiones extraoficiales hablan de 253.
26 de abril
El informe de la PGR advierte queejercerá acción penal por los
delitos de lesiones y homicidios imprudenciales, daños en propiedad ajena, ataques a las vías generales de comunicación y
violaciones a la Ley General del Equilibrio Ecológico.
Mencionan como responsables a: Dau Flores y Aristeo
Mejía Durán por omisión de sus funciones públicas; así como a
los funcionarios de PEMEX: Juan Antonio Delgado Escareño,
José Adán Avalos Solórzano, Angel Bravo Rivadeneyra, Roberto Arrieta Maldonado; y del SIAPA: José Luis Gutiérrez Gómez,
Jorge Humberto Huízar Herrera y Manuel Jiménez López.
El sector privado exige a la PGR mano dura contra los verdaderos responsables. El Arzobispado de Guadalajara declara que
si el gobierno quiere credibilidad no debe solapar a nadie,
aunque sea el Gobernador. El Grupo de los Cien exige aplicar
la ley a los responsables, sobre todo a PEMEX.
Se crea el Fideicomiso para la Reconstrucción de la Zona
Siniestrada el cual contará con un fondo de 100 mil millones de
pesos, aportados por PEMEX, y 100 mil millones más por el
Gobierno Federal.
27 de Abril
Médicos rescatistas estiman que son entre 800 y mil muertos.
Centrales sindicales como la Confederación de Trabajadores de
México (CTM), la Confederación General del Trabajo ( C G T ) , la
C o n f e d e r a c i ó n Revolucionaria de Obreros y Campesinos
( C R O C ) y la Confederación Revolucionaria de Obreros Mexica-
CRÓNICA
31
o
nos (CROM) suspenden el desfile del I de mayo en señal de
duelo. La CANACO ofrece ayuda económica a los comerciantes
perjudicados.
Mejía Durán declara que Cosío estuvo enterado una hora
antes de las explosiones sobre la presencia de hidrocarburos. Dau
Flores se entrega a las autoridades. Cosío Vidaurri ordena la
creación del Comité de Reconstrucción del Sector Reforma.
Continúa sin ser controlado el derrame de gasolina en Alamo Industrial. Encuesta del Occidental revela que el 80% de los
entrevistados ve a PEMEX como el origen de la tragedia.
28 de Abril
Evacuados de Alamo Industrial declaran que permanecerán en
Palacio de Gobierno hasta obtener un peritaje de PEMEX donde
la paraestatal precise la situación real de su colonia. E l Presidente de la República ordena a PEMEX que revise los oleoductos
del país. La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE)
reporta 194 muertos, 1,407 lesionados, 545 denuncias por lesiones y daños, y dos desaparecidos.
29 de Abril
El proceso de Dau Flores está plagado de vicios, dice su defensor. Las calles de la zona siniestrada se inundan con aguas negras
y pluviales. Dirigentes de Alamo Industrial realizan un plantón
frente a Palacio de Gobierno, para exigir seguro por 10 años de
sus viviendas, la salida inmediata de PEMEX y que la parestatal
cubra los gastos de hospedaje y alimentación. Su dirigente,
Pedro Sánchez, anuncia que llevará a cabo uns huelga de hambre. Sin embargo, el constituyente no consigue entrevistarse con
Cosío Vidaurri y deciden ir con Salinas de Gortari. Ciento
noventa ciudadanos exigen la renuncia del Gobernador a través
de un desplegado que publica el diario Siglo 21. A esta demanda
se suma el PRD. El arzobispo de Guadalajara, Juan Jesús Posadas
Ocampo, señala que Cosío debe tomar una decisión madura
sobre la exigencia popular de que renuncie a su cargo. E l
32
mandatario estatal asegura contar con "el respaldo irrestricto del
Presidente Salinas", y rechaza de nuevo que deba renunciar.
El Rector de la Universidad de Guadalajara se pronuncia
porque PEMEX salga de la ciudad. Los damnificados anuncian
una marcha de dolor y protesta para el primero de Mayo.
Más de 466 industrias cerradas, 34 siniestradas y diez mil
trabajadores casi desempleados: Consejo de Cámaras Industriales de Jalisco (ccu). Salinas gira instrucciones para crear un
Programa de Prevención de Riesgos y Control de Emergencias
Ambientales.
30 de Abril
El Gobernador pide licencia a su cargo por un año.Colonos de
Alamo Industrial viajan a la ciudad de México para entrevistarse
con el Presidente Salinas de Gortari. Niños de la calle donan sus
ganancias del día y realizan una colecta en pro de los damnificados.
o
I de Mayo
El Congreso Local aprueba la designación de Carlos Rivera
Aceves como gobernador interino, quien establece como medidas inmediatas la reconstrucción de la zona afectada y la salida
de PEMEX de La Nogalera.
Se efectúan tres marchas en las que participan 7 mil personas, demandandando cárcel para los responsables del siniestro,
pago total de las pérdidas, reconstrucción inmediata y reubicación de PEMEX.
La cifra oficial aumenta a 200 muertos. Pedro García cumple
dos días de huelga de hambre. Se detecta brote de cólera en la
zona devastada. Gabriel Covarrubias Ibarra es nombrado Presidente del Patronato de Reconstrucción del Sector Reforma.
2 de Mayo
Rivera Aceves recibe de PEMEX, SIAPA, Comisión Federal del
Agua (CNA) y Comisión Federal de Electricidad ( C F E ) , el dicta-
CRÓNICA
33
men técnico de estas dependencias que habían negado a Cosío;
se entrevista con un grupo de damnificados quienes le piden la
reparación de los daños, indemnizaciones por lesionados y fallecidos, la creación de una bolsa de trabajo para desempleados,
asesoría jurídica, trámites gratuitos para reposición de documentos de identidad y la salida de PEMEX.
El costo calculado por las obras de reconstrucción ascienden
a: 280 mil millones de pesos. Mientras el Fideicomiso de Reconstrucción cuenta con 11 mil millones.
3 de Mayo
En el albergue del Tecnológico se encuentran 735 damnificados y 859 desalojados de sus viviendas; se autoriza que regresen
a sus hogares los colonos de Higuerillas, La Nogalera, Atlas y
Ferrocarril, excepto los de Alamo Industrial.
4 de Mayo
Tomará más de un año la reconstrucción del área siniestrada y
es definitivo el retiro de PEMEX dice Covarrubias Ibarra. Más de
mil personas son desalojadas en la Colonia Valle del Alamo por
alta explosividad.Cifra oficial de muertos: 202; de heridos: 1,407
pero según el registro de Cáritas son más de 800 los muertos o
desaparecidos.
La Comisión Investigadora de Diputados anuncia que pedirá se realice una auditoría a PEMEX por sospechas de corrupción.
Sin venganzas se debe aplicar justicia a los culpables, dice el
Arzobispo Posadas Ocampo.
5 de Mayo
El Presidente del Patronato de Reconstrucción indica que se
han recuperado 143 mil litros de gasolina de los 540,600 derramados. Rivera Aceves acepta que permanezca el albergue de E l
Refugio.
PEMEX declara que en 90 días tendrá un informe preliminar
sobre el estado de todas sus instalaciones. Valle del Alamo ya se
encuentra fuera de riesgo.
34
6 de Mayo
Se desintegra el cabildo de Guadalajara y se crea un Concejo
Municipal con Mora López como presidente. Los Damnificados
desconocen a Mora López.
Un grupo de damnificados propone que los afectados constituyan una asociación civil, para recibir ayuda económica internacional. Arsenio Vargas informa que los apoyos del PRONASOL
se canalizarán sólo si los damnificados están asociados en comités y entrega cinco mil millones de pesos a las empresas afectadas.
Se estima que la reubicación de PEMEX tendrá un costo
superior a 200 mil millones de pesos.
7 de Mayo
El ITESO abre una cuenta bancaria para recibir donativos y
realiza un foro de análisis sobre el desastre. El Movimiento Civil
de Damnificados 22 de Abril (MCD-22), presenta un programa
de reconstrucción.
8 de Mayo
Grupos de damnificados piden ayuda directa del PRONASOL. L O S
evacuados regresarán a sus casas dentro de 6 u 8 semanas. Se
lanza una convocatoria abierta para rehabilitar el colector, PEMEX deposita los 100 mil millones de pesos prometidos.
10 de Mayo
El gobierno informa que se entregará a los damnificados 1,400
viviendas provisionales.
11 de Mayo
61 representantes de los damnificados se entrevistan con Salinas; los acompañan Rivera Aceves y Mora López. Salinas entrega 100 mil millones al fondo para la reconstrucción y anuncia
el cierre de PEMEX en La Nogalera.
CRÓNICA
35
Se crea un Fondo de Contingencias por 10 mil millones para
apoyo de pequeños y medianos industriales afectados y NAFINSA
expide tarjetas de crédito a empresarios.
Morales Lechuga dice que las investigaciones no han concluido.
12 de Mayo
Se aprueba la conformación del Patronato para Auxilio e I n demnización de los Afectados, Reconstrucción y Adecuación de
la Zona Siniestrada, con sede en El Colegio de Jalisco.
Se excenta de impuestos a los damnificados. El Fideicomiso
de NAFINSA cuenta con 230 mil millones de pesos.
13 de Mayo
Martín Márquez Carpió, representante de vecinos de Quinta
Velarde, niega que el PRONASOL controle su organización. Colonos de La Nogalera constituyen un comité que los represente. Directivos de empresas cerradas de Alamo Industrial
acuerdan con sindicatos la redución de la tasa salarial de sus
trabajadores.
14 de Mayo
Se detecta brote de cólera en la colonia Atlas. Según el Instituto
Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), son
1,110 viviendas afectas asi como 280 negocios. Damnificados de
Alamo Industrial reciben desde hoy 2,200,000 pesos mensuales
para alimentación, habitación y transporte, se informa que en 10
ó 12 días podrán volver a sus casas. Colonos de La Nogalera
exigen a Rivera Aceves el mismo pago.
Morales Lechuga proporciona datos y pruebas contra Cosío
Vidaurri y Limón Macías. 800 viviendas, 400 comercios y 80
microindustrias con daños totales y parciales señala Covarrubias.
36
15 de Mayo
El Presidente Salinas realiza otra visita a Guadalajara, ratifica
acuerdos con damnificados y evacuados. Se lleva a cabo un
partido de fútbol en apoyo a damnificados.
16 de Mayo
Aumenta la tensión entre el PRONASOL estatal y el PRONASOL
federal. Los damnificados solicitan que salga el PRONASOL federal. Rivera Aceves da a conocer el procedimiento y requisitos
para que los damnificados obtengan los apoyos prometidos por
Salinas de Gortari.
17 de Mayo
Se inicia el saneamiento del colector Intermedio Oriente. La
Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación en
Jalisco (cNTE-Jal.) propone al Sindicato Nacional de Trabajadoresde la Educación (SNTE), aportar 2 meses de cuotas para la
reconstrucción del Sector Reforma.
18 de Mayo
Clausuran cuatro gasolinerías en la Zona Metropolitana de
Guadalajara. Los damnificados inician trámites de indemnizaciones, cediendo sus derechos legales de emprender acción
penal al Patronato de Reconstrucción, para que éste los haga
efectivos al momento en que se dicte sentencia contra los responsables de la catástrofe.
El número de muertos aumenta a 206. La u D E G abre un
fideicomiso con 75 millones para donativos, que serán canalizados a alumnos y maestros damnificados.
19 de Mayo
El Movimiento Civil de Damnificados 22 de Abril anuncia su
próxima constitución en asociación civil.
20 de Mayo
El INFONAVTT ofrece 300 créditos y 60 viviendas para damnificados. A su vez, el IPEVI, el INFONAVIT y el FOVISSSTE ponen a
CRÓNICA
37
disposición de los damnificados, 1,226 casas. Aumenta a 207 el
número de muertos.
21 de Mayo
Se crea el Plan Integral de Prevención de Desastres de Seguridad y Protección Ciudadana. E l Patronato dispone de 20 mil
millones para pagar a 1,150 damnificados el costo de dos mensualidades. La PGJE reporta 13 desaparecidos en las explosiones.
El Patronato de Reconstrucción inicia el pago de indemnizaciones en E l Colegio de Jalisco.
Cortés Landázury desmiente que el sifón de la línea 2 del
Tren Ligero haya tenido qué ver con las explosiones.
22 de Mayo
Los diputados locas analizan el Plan Integral de prevención de
Desastres y trabajan en un Atlas de Zonas de Riesgo para el
Estado. La CANACO ha entregado cerca de 110 millones de pesos
a 35 empresas afectadas.
Los damnificados consideran insuficiente el precio fijado
para la indemnización de casas dañadas y por otra parte, demandan que el PRONASOL respete su organización.
23 de Mayo
Damnificados de Quinta Velarde denuncian coacciones del
PRONASOL estatal para desaparecer el almacén en la colonia.
Advierten que de continuar las presiones, realizarán actos de
protesta.
25 de Mayo
El Juez Sexto de lo Penal, Edmundo Fidencio Carrillo Blanco,
decreta el embargo precautorio de los bienes de los nueve
inculpados, para garantizar las indemnizaciones. Cerca de 50
damnificados de las calles de Nicolás Bravo y Matías Romero así
como de la colonia Quinta Velarde realizan un plantón. Repre-
38
sentantes del fútbol jalisciense donan 500 millones de pesos, más
175 millones del partido que organizaron en pro de los damnificados.
26 de Mayo
M i l familias de Alamo Industrial regresan a sus casas. Covarrubias Ibarra inicia el pago de 7,188 casos de indemnización. El
Concejo Municipal da a conocer la creación de una contraloría
que supervise el auxilio a damnificados.
27 de Mayo
El Departamento de Obras Públicas del Gobierno del estado,
establece tres categorías y tres precios por metro cuadrado para
la reconstrucción de viviendas: 813 mil pesos la baja, 923 mil la
media y un millón 77 mil pesos la alta, para fabricar en serie. Por
otra parte, con base a estudios, los damnificados apuntan que el
mínimo deberá ser de un millón 100 mil pesos por metro cuadrado para para construir cada vivienda en forma individual.
28 de Mayo
Se ordena demoler las fincas de Gante para acondicionar un
canal a cielo abierto. Los dueños protestan. El Presidente del
Patronato de Reconstrucción hace un llamado a la confianza, a
la unidad y pide que lo dejen trabajar.
29 de Mayo
El Colegio de Ingenieros Civiles del estado planea una recomendación técnica para la reconstrucción de las fincas parcialmente
dañadas y un cálculo aproximado de su costo. Llegan a un
acuerdo los damnificados y las autoridades para el pago de
viviendas. El Fondo Jalisco suscribe un acuerdo con el Patronato, a fin de operar recursos acumulados por 80 mil millones de
pesos y cubrir daños y perjuicios a empresas afectadas.
30 de Mayo
Se dan ¿ conocer las cotizaciones para edificar los inmuebles
derruidos, tanto en forma individual como y en serie, cifra que
CRÓNICA
39
recibirán 800 afectados en sus viviendas. Se anuncia que Rivera
Aceves entregará a 1,128 familias 1,350,000 pesos de ayuda para
gastos causados por la evacuación del área. Dirigentes de damnificados señalan que no son revoltosos sino sólo damnificados.
31 de Mayo
Familias afectadas por este desastre y un grupo de ciudadanos
solidarios realizan una marcha de dolor y protesta, niegan ser
agitadores o pertenecer a partidos políticos y advierten que el
gobierno se queja por su actitudes de independencia.
Varios damnificados expresan su descontento ante el desplegado que firmaron 53 representantes de cuadra, donde señalan la existencia de grupos que responden a intereses políticos,
ajenos a los damnificados y reprueban la marcha; Miguel Angel
Gómez Partida, indica que quienes firmaron el desplegado son
los verdaderos divisionistas. U n grupo de damnificados duerme
en la plaza de armas. A las 3:15 a.m. cerca de 50 personas
armadas con tubos los atacan.
o
I de Junio
El jefe del Ejecutivo en la etidad, atribuye la responsabilidad del
violento desalojo a los propios damnificados, quienes según se
versión, querrían crear mártires. Los agredidos denuncian que
sus agresores pertenecen a alguna corporación policiaca. Rivera
Aceves niega tal acusación.
Dos dirigentes de damnificados declaran que el grupo agredido es intransigente y no se acerca al gobierno ni al Patronato,
además de que algunos partidos de oposición están desvirtuando
el movimiento. Los partidos Acción Nacional y de la Revolución
Democrática, así como intelectuales y ciudadanos expresan su
repudio al violento desalojo y piden castigo para los culpables.
El reporte de lesionados asciende a once.
2 de Junio
Los damnificados agredidos demandan se castigue a los culpables y hacen responsables tanto de los hechos como de su
40
seguridad personal al gobierno del estado. La Asociación Jalisciense de Derechos Humanos (AJDH) declara que presentará
una denuncia penal en contra de quien resulte responsable para
que se investiguen los hechos; menciona que acusará como
presuntos responsables al gobernador interino, al procurador de
justicia del estado y al jefe del Departamento de Seguridad
Pública (DSP). Se lleva a cabo una reunión entre representantes
de los damnificados, el Patronato de Reconstrucción, diputados
locales del piístas y panistas; en la cual los damnificados demandan vivienda provisional, una carta compromiso del Patronato
para reconstruir la zona, la entrega de los resultados del estudio
sobre mecánica de suelos, un banco de datos sobre trámites con
y libre acceso a la información del mismo, pagar las indemnizaciones con recursos que aporte el responsable del siniestro y no
con donativos, éstos últimos destinarlos a huérfanos, viudas y
madres solteras; que PEMEX, el gobierno estatal y ayuntamiento
tapatío asuman sus responsabilidades civiles; castigo para los
culpables del desalojo, como la renuncia del jefe del DSP y del
secretario general de gobierno. Se logran los siguientes acuerdos: construcción de vivienda provisional, se estudiará otorgar
créditos FONHAPO para arrendatarios; el patronato ayudará a los
no propietarios a conseguir casa de renta; se investigará el
desalojo, INFONAVIT entrega 170 créditos a damnificados que
coticen en esa institución.
3 de Junio
Doscientas familias son desalojadas de Alamo Industrial, por
temor a inundaciones y derrumbes a causa de las lluvias. El PAN
rechaza su culpabilidad en el desalojo del 31 de mayo que les
imputa Rivera Aceves.
4 de Junio
Se autoriza que familias y 36 empresas regresen a Alamo Industrial. El Gobernador interino se reúne con PEMEX, Secretaria de
Vialidad y Transporte, CFE y SIAPA para conocer el avance en la
CRÓNICA
41
extracción de gasolina en el Alamo Industrial. Investigaciones
periodísticas denuncian que elementos del Escuadrón de Apoyo
(antimotines) al igual que agentes de Investigación e Información del DSP como participaron en el desalojo, denuncia que
rechaza Rivera Aceves.
5 de Junio
Diez vecinos de Río Nilo exigen que el Patronato los considere
afectados, porque sus casas se cuartearon. La CNDH anuncia que
investigará el desalojo violentode la Plaza de Armas, mientras
la AJDH asegura contar con pruebas de que los agresores fueron
policías.
Se entregan los primeros cheques de indemnización por
menaje de casa. Vecinos de Quinta Velarde exigen representación en el Patronato y apoyo económico.
6 de Junio
El secretario de gobierno, José Luis Leal Sanabria, afirma que
acatará la recomendación de la CNDH sobre el desalojo. La
Coordinadora 22 de Abril realiza en la Plaza Guadalajara un
mitin por la dignidad ciudadana, en apoyo a los damnificados y
en protesta por el violento desalojo del que fueron víctimas.
7 de Junio
Dos fugas de gasolina causaron la tragedia en el Sector Reforma,
establece la Procuraduría General de la República.
8 de Junio
Presentan denuncia penal 36 de los damnificados desalojados,
contra Rivera Aceves, Leal Sanabria, Ramírez Santamaría y
quien resulte responsable. Los presuntos implicados en el desalojo (algunos de la DSP) rinden su declaración en la Procuraduría
General de Justicia del Estado (PGJE). El gobernador interino
señala que dos meses estará resuelto el conflicto del 22 de Abril.
42
9 de Junio
La PGR concluye la investigación y se dedica a desechar las
hipótesis. Ramírez Santamaría reconoce que elementos antimotines participaron en el desalojo, "aunque actuaron por sí mismos". Se realiza el Foro de Análisis de Coyuntura sobre el 22 de
Abril en el ITESO.
10 de Junio
Larios Guzmán responsabiliza del desalojo a 5 elementos del
DSP, que actuaron "por cuenta propia" y "en respuesta a la
agresión que sufrieron por parte de los damnificados". Saldrán
libres bajo fianza. Las víctimas dicen que la PGJE encubre a los
autores intelectuales.
El Movimiento 22 de Abril advierte que el convenio de
finiquito tiene cláusulas desfavorables a los intereses de los
afectados y contrarias a la reparación total del daño, ya que
cancela la posibilidad de ejercer denuncia civil contra el responsable.
11 de Junio
Los antimotines salen libres. El Concejo Municipal acepta condonar el pago de impuestos a los damnificados. Comerciantes e
industriales de las zonas a evacuar por inundaciones, exigen
garantías y condiciones-al Patronato.
12 de Junio
El Patronato da a conocer el estudio de mecánica de suelos de
las fincas ubicadas en 20 de Noviembre, Gante, Río Bravo y
otras, que deberán ser demolidas,cuyos propietarios estarán
indemnizados por daños totales. Tal estudio estima daños hasta
40 metros del eje del colector y hasta 20 metros de fincas
alrededor de él.
13 de Junio
Se amplía la zona de evacuación por inundaciones y 300 familias
de la zona aledaña a la explosión son desalojadas. Se asegura
CRÓNICA
43
que recibirán el mismo apoyo que los evacuados de Alamo
Industrial. La AJDH ofrece protección a los presuntos culpables
del desalojo para que digan la verdad.
14 de junio.
Corrida de toros pro-damnificados recaba 300 millones. Artistas
realizan un acto cultural en la Plaza de la Liberación en apoyo
a damnificados; organiza el Movimiento 22 de abril.
15 de Junio
El IMSS cede en comodato un terreno de su propiedad para
construir viviendas provisionales con base a un proyecto del
Taller de Arquitectura Popular. El Patronato informa que está
a punto de concluir el pago de indemnizaciones por fallecimientos, vehículos y menaje de casa e iniciarán el pago por daños a
inmuebles.
Los comerciantes afectados, al firmar el convenio con la
CANACO, denuncian que se trata de un préstamo y no un donativo
como se había anunciado. La CNDH solicita la dimisión de Ramírez Santamaría.
16 de junio
La CNDH hace las siguientes peticiones al gobierno del estado:
1 Determinar la responsabilidad del jefe del DSP, suspenderlo y ejercitar acción penal en su contra.
2 Investigar por qué el conductor del camión urbano cambió su versión de los hechos.
3 Evitar que los responsables eludan la acción de la justicia
4 Esclarecer todas las circunstancias.
5 Perfeccionar la averiguación previa y ampliar el ejercicio
de la acción penal.
6 Salvaguardar la integridad física de quienes declararon
ante la CNDH
44
7 Determinar la identidad de los elementos del DSP que
participaron.
El juez cuarto en materia penal, Raúl Torres Márquez, decreta
auto de formal prisión a los cinco policías antimotines que
presuntamente participaron en el desalojo.
Queda constituido como A.C. el Movimiento 22 de Abril; lo
integran damnificados de Gante y de las Colonias Olímpica y
Atlas, asesorados por la Coordinadora 22 de Abril. Rivera Aceves se reúne con comerciantes damnificados.
17 de Junio
Renuncia Ramírez Santamaría. Algunos vecinos de la zona
evacuada se niegan a dejar sus viviendas "basta ver el cheque".
Fernando Higuera Ramírez es nombrado jefe del DSP.
18 de Junio
Se registra 85% de avance en la reconstrucción del colector.
19 de Junio
Inicia el pago de 2,200,000 pesos como apoyo para renta alimentación y transporte a 800 familias que vivían en el Sector Reforma.
20 de Junio
El Patronato ha cubierto 337 de 4 mil pagos por indemnización.
Las pagos más retrasados corresponden a viviendas y comercios.
24 de Junio
Listo el predio para la construcción de 200 viviendas provisionales. Cambian los términos del convenio del finiquito.
26 de Junio
Novecientas toneladas de ropa y calzado, más 50 por ciento de
los medicamentos serán incinerados.
CRÓNICA
45
Representantes de damnificados dijeron que el Patronato
incurre en supuestas irregularidades y desviación de donativos.
NAFINSA ha entregado créditos por 551,959 millones a empresas; programa especial a 1,123 empresarios afectados; están
en trámites de financiamiento 649.
28 de Junio
U n grupo de damnificado, marcha en reconocimiento al Patronato de Reconstrucción como única instancia de gestión de sus
demandas. Rivera Aceves dice que el Patronato concluirá sus
funciones en mes y medio.
29 de Junio
Créditos por 27 millones a empresas siniestradas.
o
I de Julio
Vence el plazo que dio la CNDH al gobierno jalisciense para
responder al desalojo violento de damnificados que se encontraban en la Plaza de Armas.
Se realiza una subasta de las mantas pintadas el 14 de Junio,
a beneficio de los damnificados. Anuncia el gobernador interino
que se estudiará un anteproyecto para crear la Comisión Estatal
de Derechos Humanos.
Se declara al fraccionamiento Alamo Industrial, fuera de
peligro.
2 de Julio
La CROC donará 25 casas y 400 millones a damnificados que
forman parte de esa central obrera.
6 de Julio
El Ayuntamiento de El Salto rechaza la reubicación de la planta
de PEMEX en ese municipio.
46
7 de Julio
Francisco Rojas Gutiérrez, director de Petróleos Mexicanos, da
a conocer el contenido y avances de la iniciativa de ley para
reestructurar a la paraestatal.
8 de Julio
Incineran 90 toneladas de ropa y 3 de medicinas y alimentos. El
estudio del Instituto Mexicano del Petróleo (IMP) es descalificado por expertos.
9 de Julio
El titular de PEMEX no será llamado a declarar, señala el Ministerio Público
10 de Ju lio
Pidiendo se respete su anonimato, un comandante de la policía
declara que Cantón Vinagré, director de la Policía Preventiva, y
el comandante Becerra Navarro, encabezaron el desalojo del I
de Junio. El IPEVI dice que una quinta parte de los inquilinos
damnificados (283 de 1,500) habitan ya una casa. Aparece la
revista "Reconstruir".
11 de Julio
La Unidad Estatal de Protección Civil desaloja a 2 mil personas
en el barrio de La Concha por riesgos de explosión.
12 de Julio
Doscientos cincuenta damnificados de Violeta, Gante y Azucena marchan a Palacio de Gobierno para demandar la reestructuración del Patronato, agilización de pagos y que el PRONASOL
federal entregue despensas.
14 de Julio
Técnicos del Distrito Federal rechazan la versión de PEMEX y
del Instituto Mexicano del Petróleo sobre la "fuga posterior a
o
CRÓNICA
47
las explosiones". González Iñigo, presidente del Centro Empresarial de Jalisco (CEJ), dice que la mayor parte de los recursos
para ayudar a los damnificados debe salir de los gobiernos
federal y estatal.
15 de Julio
Ochenta lesionados por el siniestro, plantean demandas conjuntas
al Patronato; se quejan de desatención, tortuguismo, abuso (por el
convenio del finiquito), y de las bajísimas indemnizaciones.
16 de Julio
Se publica la Ley Orgánica que reestructura a PEMEX. Peritos del
Colegio de Ingenieros dictaminarán si se deben evacuar o reparan 105 viviendas que presentaron hundimientos y cuarteaduras
en Alamo Industrial.
17 de Julio
La Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL) invertirá mil millones de pesos para rehabilitar las 40 escuelas siniestradas. El
Consejo de Rehabilitación Vecinal pide a Rivera Aceves la
inmediata reestructración del Patronato y más despensas.
112 casas de Alamo Industrial presentan grietas y hundimientos.
19 de Julio
Damnificados de Jazmín y Gante piden que se reestructure el
Patronato, presentan propuestas concretas.
20 de Julio
NAFINSA ha otorgado créditos por 73,118 millones a 238 empresas afectadas. La Dirección de Pensiones del Estado ha erogado
1,360 millones en préstamos a damnificados afiliados.
21 de Julio
Rivera Aceves anuncia la terminación del canal a cielo abierto,
y señala que ya se pagaron las indemnizaciones por decesos,
4K
vehículos dañados, menajes de casas y se han entregado más de
500 viviendas a inquilinos. Los lesionados recibirán del Patronato 4'400,000 de pesos como único apoyo.
22 de Julio
El MCM convoca a una eucaristía para celebrar el mantenimiento
de sus demandas.
25 de Julio
El iNFONAvrr ha recibido 379 solicitudes de créditos y ha otorgado 105 viviendas.
27 de Julio
Damnificados del Frente Cívico Pro Reconstrucción parten a
los Pinos. La Asociación de Jóvenes Gente Nueva se compromete a financiar 80% del costo de 108 viviendas para damnificados de bajos ingresos.
29 de Julio
El Frente Cívico Pro-Reconstrucción demanda en carta a Salinas de Gortari que la PGR esclarezca los hechos y deslinde
responsabilidades, democratización del Patronato, respeto a la
organización civil y que no se les obligue a firmar finiquitos.
Representantes de este organismo, se entrevistan con Rivera
Aceves en el Distrito Federal; acuerdan instalar formas más
democráticas y representativas en el Patronato.
Parten 600 damnificados del Consejo de Rehabilitación
Vecinal, a Los Pinos; demandan reestructuración del Patronato
y agilización de pagos.
Covarrubias Ibarra compara al siniestro con un aviso que no
tuvo las consecuencias que pudo haber tenido; "creo que la
Providencia fue generosa con los tapatíos".
30 de Julio
Larios Guzmán reconoce que fueron más de ocho los policías
que desalojaron a damnificados el I de Junio.
Falsa alarma en el sector Libertad por fuga de gasolina.
o
CRÓNICA
49
0
1 de Agosto
Vence el plazo para cerrar el albergue del Estadio Tecnológico.
3 de Agosto
No se cambiará la representatividad en el Patronato, afirma
Covarrubias Ibarra.
4 de Agosto
La Secretaría de Educación y Cultura (SEC) pide a damnificados, encabezados por Miguel López, que desocupen el plantel
escolar donde se encuentra, para repararlo.
6 de Agosto
Un funcionario de la SEDESOL asegura que ninguna empresa
ubicada en el recorrido del colector virtió solventes o sustancias
explosivas, contradiciendo el estudio del IMP.
7 de Agosto
El Consejo de Rehabilitación Vecinal advierte que no desocupará la escuela. Banca Promex dona 1,160 millones.
11 de Agosto
El Diputado priísta Juan Delgado Navarro, anuncia que Pemex
saldrá de La Nogalera en seis meses; hay tres posibles lugares
de reubicación: uno en el Cerro de San Martín y dos aledaños a
la carretera de El Salto. El alcalde de Tlajomulco, propone
instalar ahí la planta de PEMEX.
12 de Junio
La CANACO anuncia que entregará becas de primaria a niños
damnificados. El alcalde de Tlaquepaque, Eduardo Riverón G ó mez desmiente que PEMEX se vaya a instalar en ese municipio.
13 de Agosto
Trasciende el descontento entre los damnificados que integran
el Consejo de Rehabilitación por la lentitud y los trámites
burocráticos del Patronato.
50
Se evacúan otras 15 manzanas al detectar fuga en la gasolinería que se ubica en Obregón y Churubusco.
El Concejo Municipal toma el mando de la Policía.
16 de Agosto
No se construirán las viviendas que UNE donaría a damnificados.
17 de Agosto
Cierran el centro de acopio del Auditorio. El Patronato desecha
150 solicitudes de indemnización, AJIPROVI entregará 500 casas
a damnificados con valor de 52 millones de pesos cada una.
Romero Apis, subprocurador de la PGR, anuncia que a finales de
año podría darse el dictamen.
18 de Agosto
El presidente del CEJ, dice a título personal que PEMEX no debe
salir de La Nogalera, pues debe apoyar la producción de la
entidad.
19 de Agosto
Se establece como fecha límite para recibir solicitudes de indemnización: el 31 de agosto.
21 de Agosto
El Congreso del Estado aprueba excención de impuestos a
damnificados. Se cierran calles de la colonia Atlas ante el riesgo
de hundimientos por la tormenta.
El Patronato informa que ha erogado 148,626 millones por
el pago de 2,500 indemnizaciones; faltan mil por cubrir, pero se
necesitan 70 mil millones más.
22 de Agosto
Zapopan y Tonalá también excentarán de impuestos a los damnificados. Trescientos damnificados celebran misa en la zona
devastada. El Frente Cívico Pro Reconstrucción demanda que
CRÓNICA
51
la PGR presente el dictamen, que agosto 31 no sea el último día
para trámites, agilización de pagos, ayuda económica para quienes perdieron su trabajo, que sean indemnizados los habitantes
de las zonas aledañas y se inconforma porque el Patronato
utilice el dinero donado por PEMEX como indemnización y no
como ayuda.
U n peritaje contable de envío-recepción de gasolina de la
planta de PEMEX revela anomalías.
24 de Agosto
Habitantes de Tlajomulco realizan una marcha en protesta por
la posible reubicación de PEMEX y la creación de rellenos sanitarios en esa localidad.
26 de Agosto
Damnificados de Violeta piden su intervención, al gobernador
interino, debido a que el Patronato pagará indemnizaciones
inferiores a las que se habían acordado.
27 de Agosto
La CANACO registra 364 casos de niños que necesitan beca para
cursar la primaria; el número podría ser de 1,200.
Las obras de reconstrucción del colector y de la zona dañada
terminarán en julio de 1993: señala el Departamento de Obras
Públicas.
Para la segunda etapa de reconstrucción el gobierno federal
negocia un crédito por 40 millones de dólares con el Banco
Internacional de Desarrollo.
28 de Agosto
La Comisión Estatal de Ecología (COECE), SEDESOL, CNA, IMP,
PEMEX, Ayuntamiento de Guadalajara, Unidad de Protección
Civil, Ferronales, CFE y bomberos crearán un comité para controlar la contaminación del subsuelo en la colonia Moderna.
52
Con donativo de Lotería Nacional se comprarán 20 viviendas para inquilinos o transeúntes del Sector Reforma afectados
por las explosiones de abril.
30 de Agosto
Tlajomulco no será sede de PEMEX.
Quedan en el albergue del Tecnológico menos de 150 personas quienes sólo tienen un día para permanecer en ese sitio.
31 de Agosto
Vence el plazo de inscripción al Programa de Apoyo Especial
para empresas afectadas de Nafinsa.
2 de Septiembre
Un grupo de damnificados aún ocupa una escuela del Sector
Reforma.
6 de Septiembre
U n representante de cuadra y consejero del Patronato, estima
que en su calle, 75% ya compraron casa en otra zona de la
ciudad.
8 de Septiembre
Sólo 61 comercios, de 368 han sido indemnizados y la mayoría
de los dueños están inconformes con la cifra asignada.
11 de Septiembre
Reunión privada entre Pedro Aspe y el empresariado de Jalisco.
A Fines de octubre el INFONAVIT terminará de otorgar 395
créditos de vivienda a damnificados; el Patronato dará ayuda de
renta a inquilinos de la zona afectada que serán desalojados.
12 de Septiembre
Concierto organizado por la Coordinadora recauda 50 millones
de pesos.
CRÓNICA
53
14 de Septiembre
El presidente del Patronato de Reconstrucción informa que el
30 de septiembre concluirá el pago de indemnizaciones por
daños y en octubre se avocará a las tareas de reconstrucción.
Dejará los casos pendientes a un juzgado.
15 de Septiembre
Empleados del Patronato confirman que han llegado muchas
solicitudes de indemnización después del 31 de agosto; los damnificados señalan que faltó información sobre los trámites respectivos.
18 de Septiembre
El retraso en el dictamen muestra que "quieren dejarlo al olvido": señalan damnificados a los que no considera el Patronato
(inquilinos y evacuados por riesgo de insalubridad).
19 de Septiembre
Representantes de damnificados señalan que el retraso en el
dictamen de la PGR evita que procedan las demandas para el
pago de perjuicios, por lo cual presentarán una demanda colectiva.
22 de Septiembre
Covarrubias señala que falta 15% de los casos por indemnizar y
concluirán en octubre, sin embargo, Siglo 21 estima que existe
un rezago superior al 20%. La aseguradora Lloyd's, líder de las
reaseguradoras de ASEMEX, podría determinar procedente el
pago de la póliza de responsabilidad civil (100 millones de
dólares) si el dictamen de la PGR acusa a PEMEX como responsable de la tragedia; si no es así, Lloyd's y las reaseguradoras no
pagarán nada.
Cerca de 300 personas conmemoran, con una peregrinación
y una misa, 5 meses de la tragedia; piden derecho a la integridad
física y psíquica, trabajo, vestido, vivienda, alimentación e invio-
54
labilidad del domicilio. También demandan modificaciones al
decreto para la reestructuración del Patronato.
Damnificados encabezados por los hermanos Gómez Partida, demandan: que la PGR dé a conocer el dictamen; que Covarrubias Ibarra no puede ser presidente del patronato, ya que
puede tener responsabilidad por haber sido alcalde de Guada¬
lajara; insisten en que los pagos sean suficientes para la reparación de las fincas; que se investigue la reciente explosión de gas,
pues sospechan que también fue ocasionada por gasolina en el
subsuelo; que se respeten las asesorías particulares; denuncian
la especulación con los terrenos de la zona siniestrada; que se
publiquen estados de cuenta claros, que se d é a conocer la
auditoría practicada al Patronato, así como exámenes a damnificados para determinar presencia de plomo en la sangre.
Vecinos de la zona aledaña a la planta de PEMEX (Higuerillas, La Nogalera, Alamo Industrial, Valle del Alamo y Ferrocarril), rechazan la propuesta de empresarios locales en el sentido
de que la planta siga operando en La Nogalera.
25 de Septiembre
Rivera Aceves informa que faltan poco más de 74 mil millones
de pesos para terminar de pagar las indemnizaciones y 93 mil
millones para ayuda de renta; también se adeudan 13 mil
millones por compactación de terreno y 2 mil millones por
estudios y peritajes.
El Patronato anuncia que enviará un documento a la CNDH
para enterarla de la actitud y de los ataques "infundiosos" del
MCD-22 hacia el organismo.
27 millones se recabaron en subasta de la Escuela de Artes
Plásticas pro damnificados.
Se respetará la fisonomía anterior al desastre en calles y
banquetas, señala el secretario de Desarrollo Urbano.
28 de Septiembre
El sindicato de petroleros pide que se reabra la planta de
por razones laborales y económicas.
PEMEX
CRÓNICA
55
El saneamiento del subsuelo de la colonia Moderna tardará
seis meses.
Se ha reconstruido 50% de la zona del desastre.
Rivera Aceves señala que quienes hayan sido indemnizados
ya no podrán reclamar pagos.
29 de Septiembre
La AJDH entrega a la CNDH pruebas sobre violación a derechos
humanos de la población afectada el 22 de abril.
o
I de Octubre
Son desalojados 7,200 personas, por los alto índices de explosividad en el barrio La Concha del sector Libertad. El gobernador
interino declara: "No tengo turbante para saber cuándo se terminarán estas contingencias."
3 de Octubre
El PRD pide el dictamen de la PGR, reubicación de PEMEX, información sobre causas del derrame en La Concha y cumplimiento
a recomendaciones de la CNDH sobre el desalojo violento de
damnificados ocurrido el I de junio.
o
4 de Octubre
El presidente del PRI dice: "caiga quien caiga, que se dé a conocer
el dictamen de la PGR". La Concha fuera de peligro, dice Protección Civil: fue gasolina acumulada en el sifón del Tren Ligero.
8 de Octubre
La Coordinadora 22 de Abril propone que se integre una comisión independiente y no corporativa con expertos que determine: las causas del siniestro, asi como el derrame de hidrocarburos
en el Sector Libertad; el estado en que se encuentra el sistema
de distribución y almacenamiento de hidrocarburos en la ciudad;
tratamiento de desechos industriales, situación del subsuelo y
mantos freáticos de la zona siniestrada.
56
9 de Octubre
Covarrubias acepta como afectados por explosiones a colonos
de Alamo Industrial.
Representantes se quejan por retraso de cheques para renta.
10 de Octubre
La Cruz Roja de Guadalajara señala que aportará 17 millones
de pesos para compra de vivienda a cada una de las 100 familias
damnificadas que no lograron crédito bancario.
Cáritas construirá 60 casas dúplex para damnificados.
Se entregarán 28 viviendas y 400 menajes de casa que aportaron el gobierno de Gran Bretaña, la Lotería Nacional y el
Sindicato de Electricistas. La sección 47 del SNTE señala que el
desastre del 22 de abril no fue natural como indican los libros de
texto.
11 de octubre
PEMEX revisa los ductos que atraviesan la zlona Metropolitana
de Guadalajara.
CAPÍTULO I
Tres apuntes
sobre una ciudad
• Breve historia de un barrio
• El cólera y las explosiones
en la historia de la ciudad
• El suelo que pisamos
B R E V E HISTORIA D E UN BARRIO
ALEJANDRO SOLÍS MATÍAS
ETI 1542 un grupo de conquistadores españoles fundó, por
cuarta y definitiva ocasión, la ciudad de Guadalajara en el valle
de Atemajac, a orillas del riachuelo que luego se conocería como
San Juan de Dios. La demanda de mano de obra indígena
abundante y cercana y la salida de los franciscanos establecidos
en Tetlán para establecer su convento en la margen oriental de
San Juan de Dios originaron el desplazamiento de numerosos
habitantes de los pueblos vecinos, como Tetlán y Tonalá, quienes dieron nacimiento al pueblo que sería llamado Analco, para
distinguirlo de la recién nacida población hispana, ya que este
vocablo significaba "al otro lado de río" .
Hoy Analco es uno de los barrios más antiguos de Guadalajara pero, como suele suceder con estos espacios inmediatos a
las ciudades españolas, su pasado ha permanecido encubierto
tras el personaje central que ha sido la urbe tapatía. Si la voz de
las comunidades indígenas de la ciudad de México permaneció
en el silencio durante siglos y sólo recientemente ha empezado
a rescatarse, en el caso de Analco esta tarea aún está aguardando
a los historiadores interesados en ubicar el papel que jugaron en
l
1
Luis Páez Brotchie. Jalisco Historia Mínima, Guadalajara, Ayuntamiento Municipal, 1985, p. 81.
CAPfTULOI
60
el desarrollo citadino los antiguos pueblos finalmente absorbidos por Guadalajara.
Pese a que Analco fue concebido desde su origen mismo
como una entidad política y socialmente distinta y separada de
Guadalajara, en su desarrollo histórico han tenido que compartir un sitio común.
Como todo pueblo de indios Analco contó con sus propias
autoridades y una organización autónoma en lo civil y en lo
religioso. En el primer volumen de la serie Libros de Gobierno
de la Real Audiencia de Guadalajara, que se conserva hasta
nuestros días, aparecen las confirmaciones que dicha institución
otorgaba al alcalde y los justicias elegidos por la comunidad, la
primera de las cuales data del año 1671.
Desde los primeros momentos de la Colonia las relaciones
entre la ciudad criolla -que pronto albergó por igual mestizos,
mulatos y blancos- y el pueblo de Analco fueron de carácter muy
diverso. Abasto de alimentos, leña, maderas, artesanías, mano
de obra para todo tipo de actividades y algunas manufacturas.
Curtidores, reboceros y tocineros analquenses vendían sus mercancías en las plazas y tianguis tapatíos y daban cuenta de una
combinación de tareas rurales y urbanas que caracterizaron su
vida por varios siglos.
En el último siglo colonial la capital de la Nueva Galicia
experimentó un crecimiento demográfico muy marcado, por lo
que buscó extender sus fronteras ocupando todo el área disponiable a su alrededor. Analco, por su cercanía, fue uno de las
comunidades que vio peligrar sus tierras. En 1731 los indígenas
de Analco construyeron una zanja que cortaba los caminos que
llegaban de la ciudad, al parecer con el doble propósito de irrigar
sus tierras y proteger sus límites territoriales. E l cabildo sostuvo
que el crecimiento de la ciudad dependía de que hubiera tierras
2
3
2
3
Andrés Lira. Comunidades indígenasfrentea la ciudad de México. Tenochtitlán y
Tlatelolco, sus pueblos y barrios, 1812-1919, México, El Colegio de México-EI
Colegio de Michoacán, 1983.
Archivo de Instrumentos Públicos de Jalisco. Gobierno, vol. 1, f. 17 f.
B R E V E HISTORIA DE UN BARRIO
61
diponibles hacia el este y finalmente se exigió a los indígenas que
cerraran la zanja. Con la escasez de tierras y el crecimiento de
la población es muy probable que diminuyera la participación
indígena en el mercado de productos agrícolas, especialmente
el maíz, así aumentando la oferta de fuerza de trabajo.
La centuria decimonónica, en especial a partir de la implantación del régimen independiente, trajo consigo la transformación definitiva de Analco, de pueblo de indios a barrio de la
ciudad. Primero, porque, a través de un proceso iniciado desde
el siglo XVIII, y que se volvió mucho más intenso durante el xix,
numerosas familias criollas, mestizas y mulatas se avecindaron
allí introduciendo nuevos elementos culturales y minando la
cohesión social.
Más tarde porque, al ser formalmente declarado barrio de
la ciudad, sus autoridades desaparecieron y finalmente porque,
desde los primeros intentos por aplicar las disposiciones constitucionales de Cádiz y luego con la llegada del orden independiente, terminó la existencia de las "dos repúblicas" que hasta
entonces habían funcionado en ámbitos legales separados: la de
indios con sus bienes de comunidad y sus obligaciones tributarias, sus propias intancias para atender a sus conflictos y la
república de españoles con su sistema basado en el derecho
introducido por los conquistadores.
A l quedar sujetos todos los ciudadanos de la nueva nación
a un mismo régimen, para cuyo funcionamiento era indispensable la desaparición de aquello que hasta entonces había sustendado la "comunidad", como en otros puntos del antiguo
virreinato, la ciudad creció a costa de los barrios indígenas cuyos
potreros y fundos legales se integraron a nuevos destinos relacionados con la vida urbana.
4
5
4
5
Eric Van Young. Hacienda an Market in Eighteenth Century Mexico. The Rural
Economy of the Guadalajara Region, 1675-1820, University of California Press,
Berkeley, 1981, p. 283.
Alejandro Solís. Analco. Guadalajara, Unidad Editorial del Gobierno del Estado,
1984, pp. 20-21.
CAPÍTULO i
62
Así, en el transcurso del siglo xix Analco se convirtió en
espacio de convivencia para gentes e instituciones indígenas y
tapatías, para recién llegados y antiguos pobladores de la ciudad.
Sus límites se volvieron entonces más imprecisos, con infinidad
de chozas y casuchas diseminadas por sus orillas que se convirtieron en las zonas más pobres de la ciudad.
Mientras tanto, la ciudad seguía creciendo y para 1890-1910
Analco cambiaba su fisonomía: se abrían calles cruzando huertas y baldíos, se instalaban faroles para alumbrar a los traseúntes,
se sustituían los hidrantes y fuentes públicas por sistemas más
modernos de distribución de agua y el barrio era conocido entre
los tapatíos por la existencia de talleres de casi todos los giros y
de hábiles artesanos carpinteros, herreros, reboceros, sastres,
zapateros y albañiles.
Todos ellos convivían con familias más o menos acomodadas
de comerciantes, dueños de talleres, médicos y abogados cuyos
hogares eran las típicas casas con corredores alrededor del patio
y ventanas con rejas.
En esos años se construyeron las primeras casas de dos pisos
al mismo tiempo que se multiplicaba el número de casas de
vecindad, de todos los tamaños y calidades, llegando a convertirse en elemento predominante, aunque no nuevo, del paisaje
del barrio. Estas alcaicerías -término utilizado en la colonia para
las actuales vecindades- y el uso compartido de fincas urbanas
habían sido muy comunes en todas las ciudades novohispanas.
En el caso de Analco los censores de 1821-1822 registraban ya
varias fincas de este tipo. Asimismo, uno de los factores que
contribuyen a explicar la virulencia alcanzada en 1833 por la
epidemia de cólera en esta zona es, precisamente, el hacinamiento que reinaba entre sus pobladores.
6
7
8
6
7
8
Alejandro Solís Matías, op. cit.. p. 57.
Rodney Anderson. Guadalajara a la consumación de la Independencia: estudio de
su población según los padrones de 1821-1822, Guadalajara, INED, 1983, p. 42.
Alejandro Solís Matías, op. cit., pp. 64-66.
63
B R E V E HISTORIA DE UN BARRIO
Hacia fines de la época porfiriana un miembro del Consejo
Superior de Salubridad del Estado de Jalisco estimaba que
existían alrededor de 500 vecindades en toda la ciudad. En un
censo levantado en 1907 el párroco de San José de Analco
localizó 213 de estos multifamiliares porfirianos en el curato.
Por ello puede decirse que su gran número fue una de las
particularidades del barrio, que debió sobrevivir por varias décadas, quizá hasta que la mano del crecimiento urbano y la
ampliación de calles empezó a demoler las casonas que habían
albergado bajo un mismo techo a decenas de familias analquenses. Tan sólo en la calle Torcaza se ubicaban 29 vecindades,
todas eran identificadas entre los vecinos por su propio nombre,
algunos de origen piadoso y otros abarcando una gama muy
variada: San José, Jesús María, El Oso, El As de Oros, El Charro,
Los Pilares, El Tejabán, Venus Negra, etc.
Desde la Colonia, la densidad de población del barrio aumentaba en inmediaciones de las iglesias de San José y San Sebastián.
Uno de los factores que contribuía a elevarla era la concentración
de vecindades sobre las antiguas rúas de Catalán, Medrano,
Torcaza y el Cuerno. Casas particulares y establecimientos comerciales se volvían más escasos y dispersos a medida que se
alejaban del corazón del barrio, de tal forma que nueve cuadras
al oriente del Paseo empezaban a aparecer los baldíos alternando
con unos cuantos cuartuchos de tejabán dispersos en las últimas
manzanas de lo que era el octavo cuartel de la ciudad.
De acuerdo con las descripciones y planos que se conservan
y por la observación de las construcciones que llegan hasta
nuestros días, generalmente se trataba de fincas construidas
ex-profeso para servir como viviendas colectivas, donde el espacio central era un patio, alrededor del cual se ubicaban los
9
10
11
1
9 Archivo Municipal de Guadalajara (AMG). Caja 168, exp. 49.
10 San José de Analco en 1907, Introducción y notas de Alejandro Solfs Matías.
Cuadernos de Estudios Jaliscienses no. 5, El Colegio de Jalisco-INAH, 1992.
11 Visita Parroquial. Jaime Anesagasti.
12 Para una comparación de la nomenclatura actual con la del porfiriato en este barrio
cfr. Alejandro Solís Matías, "Analco", Revista Jalisco, 1:4 1984, pp. 22-25.
64
CAPÍTULO i
cuartos. Las áreas de uso común como los lavaderos, sanitarios
y cocinas podían estar al fondo del inmueble o bien ocupando
el centro del patio. U n ancho zaguán, vigilado por la indispensable portera, daba acceso a toda alcaicería.
Una ojeada a alguno de los planos de Guadalajara de fines
del siglo xix, permite recordar los nombres con que los antiguos
tapatíos se referían a las calles de Analco, nombres que comúnmente hablaban de alguna construcción allí ubicada o de los
personajes que las habitaron.
La primera rúa de las que corren de oriente a poniente,
conserva aún su nombre antiguo, Gigantes y cruzaba Analco
desde el Paseo (actualmente calzada Independencia) hasta las
afueras de la ciudad. En algunas fuentes se refiere que el nombre
lo debía a "dos soberbios gigantes que estaban pintados en un
tendejón ubicado en la vieja casa de altos que estaba al empezar
la arteria rumbo al oriente".
Le seguía, avanzando hacia el sur, la calle de la Torcaza (hoy
G ó m e z Farías) que se unía antes de terminar con el Callejón del
Cuerno. Aquí se encontraban situados dos antiguos mesones: el
de " La Correa" donde cuenta la tradición estuvieron hospedados los encargados de traer a Guadalajara la imagen de la Virgen
de San Juan de los Lagos para ser retocada y donde se les
presentó él misterioso personaje que realizó el trabajo milagrosamente y el mesón de " San Joaquín ", donde posteriormente
funcionaría el cine Zelayarán. Hacia 1907 en esta misma arteria
existían 29 vecindades.
La siguiente es la calle del Cuerno, que terminaba al oriente
haciendo cerrada con la calle del Encanto ( actualmente Jazmín), donde se encontraba situado el cuartel "Colorado".
Parece ser que en 1542 fue construido, por orden del capitán
don Cristóbal de Oñate, el edificio que durante varios siglos
ocupó un solar cercano a la esquina del cruzamiento de Medrano y la calzada Independencia, en la parte oriental del río San
Juan de Dios, por esta razón conocido durante largo tiempo
como el " Palacio de Oñate " y más tarde como " Palacio de
Medrano " ya que por los años 1640 -1642 fue reedificado por
B R E V E HISTORIA DE UN BARRIO
65
el oidor don Francisco Medrano y Pacheco. Este fue el escenario
de la tragedia protagonizada por la hija de dicho personaje, que
se suicidio ahorcándose y en la que perdieron también la vida el
oidor y su esposa. En adelante la casona cambió de nombre para
ser señalada como el "Palacio de la Ahorcada", pero la calle
conservó el de Medrano que tenía en su inicio un puente, en el
lugar donde hoy está el monumento a la Independencia. Este
era el más antiguo e importante de los puentes sobre la corriente
del río San Juan de Dios y en una época fue el único paso hacia
el camino a México y los Altos. En algún tiempo también se le
llamó puente de Analco o puente Principal y en 1640, al ser
reconstruido por el oidor ya mencionado tomó su nombre de él.
La calle terminaba a las afueras de la ciudad pasando por un
costado del Cuartel Colorado que abarcaba hasta la hoy avenida
del Ejército.
Catalán, actualmente avenida Revolución, según el padre
Laris, debió su nombre a un rico que vivía como señor feudal en
los conocidos Altos de Catalán, que podemos ver ahora convertido en Mercado del Rizo, iniciándose en el río San Juan de
Dios para terminar en la garita de San Pedro, sita en la actual
Plaza de la Bandera. De allí proseguía ya en camino a San Pedro
Tlaquepaque. A principio de este siglo había 22 vecindades a lo
largo de esta calle.
Después estaba la calle de la Salud, hoy Constitución. A l
igual que las demás rúas de oriente a poniente, iniciaba su
trayecto en las márgenes del San Juan de Dios hasta cerrar con
la calle de la Pulquería. El nombre lo debe a la famosa imagen
de la Virgen de la Salud que se veneraba en la iglesia de San José
de Analco situada justamente en una de sus aceras. Aunque
también se le conoció como calle del Reloj, posiblemente porque en las actuales Analco y Nicolás Bravo existía una vecindad
con ese nombre, que tenía un reloj tallado en piedra sobre la
puerta.
Luego venían las calles de Avispero, Analco, Polvorilla, la
Joya y San Carlos. Cabe destacar que esta última corresponde
a la que hoy se llama avenida de los Angeles, mientras que la
66
CAPÍTULO i
que conocieron nuestros abuelos con este nombre se ha convertido en la 28 de Enero. Cuitlahuac se llamaba Polvorilla.
Si iniciáramos ahora un recorrido por las calles que cruzaban
Analco de norte a sur, empezando en el río, tendríamos en
primer lugar la del Paseo, que es hoy la calzada Independencia.
Esta, al igual que las arterias que le seguían, la Presa y Gorrión,
partía de la presa del Agua azul.
En la calle del Aguila, actual Insurgentes, todavía existe la
antigua fábrica de navajas para gallos y algunos vestigios de lo
que fuera plaza para peleas de estas aves, en esta también se
ubicaban algunas casas de mala nota.
En el Panteón de los Angeles empezaban la calle de ese
mismo nombre y la de la Mora que era la que le seguía; la primera
es hoy, como ya se mencionó, la 28 de Enero y la segunda 5 de
Mayo, misma que en las postrimerías del siglo pasado y primeras
décadas del presente cambiaba de nombre al llegar a Gigantes
para llamarse Pata de Cabra.
A la altura del mismo Panteón de los Angeles empezaban
también las calles de San José, hoy Analco y la del Maguey para
terminar, la primera en Gigantes y la segunda al cerrar con
Catalán. A esta última la podemos identificar en la actualidad
como Nicolás Bravo.
Antonio Rosales se llamaba en aquella época calle del Oso
y recorría el barrio desde Medrano hasta Gigantes. Clavel, en
cambio, ha conservado su nombre y su trayectoria desde la calle
de la Salud ( Constitución ) hasta Gigantes y más allá.
Existían también algunas arterias que no cruzaban todo el
barrio como la del Olvido que estuvo ubicada entre las calles de
Analco ( C u a u h t é m o c ) y Avispero ( Guadalupe Victoria), a la
altura de las de San José ( A n a l c o ) y Maguey ( Nicolás Bravo ).
El Olvido tenía solo una cuadra de longitud naciendo cerrada
con la calle de Analco y, con un costado del templo de San José.
Recordemos por último las de la Pulquería, posiblemente la
actual calle de Artes, y la del Rincón, última arteria del barrio
de norte a sur, que iba desde la Garita de San Pedro, ahora Plaza
de la Bandera, a Catalán.
E L CÓLERA Y LAS EXPLOSIONES
E N LA HISTORIA D E LA CIUDAD
LILIA OLIVER SANCHEZ
Fueron muchos los factores que se conjugaron para dar como
resultado los trágicos acontecimientos del pasado 22 de abril en
esta ciudad. Alguien ha dicho que con las pasadas explosiones
Guadalajara despertó de un largo y pesado sueño que la había
mantenido pasiva por muchos años. De ser una especie de "bella
durmiente", la mañana del 22 de abril despertó bañada por la
sangre de tantos inocentes que pagaron con sus vidas los errores
que otros cometieron.
Como historiadora de otro tipo de desastres que han causado la muerte a miles de habitantes en esta ciudad, sentí la
responsabilidad moral de buscar alguna información de carácter
histórico que nos pueda ayudar a explicar más objetivamente los
amargos acontecimientos que nos ha tocado vivir.
Hasta antes del 22 de abril de 1992 podíamos decir que la
última gran mortalidad y tragedia que había sufrido la capital de
Jalisco, había sido en el verano de 1833, cuando una epidemia
de cólera morbus se llevó a la tumba a 3,275 habitantes de esta
ciudad, en números relativos el barrio más cruelmente castigado
por la epidemia fue justamente el barrio de Analco, mientras
que en la Parroquia del Sagrario -ubicada en el centro de la
ciudad- se registró una tasa de mortalidad de 50 por cada mil
habitantes, en la Parroquia de Analco fue de 128 por cada mil
habitantes.
68
CAPÍTULO i
Años después, en 1850, hubo otra epidemia de cólera con
un total de 1,769 muertes; si desglosamos la mortalidad por
parroquias encontramos que en números absolutos también en
esa epidemia el barrio más cruelmente castigado fue el de
Analco: mientras que en el Sagrario se registraron 308 defunciones, en el Santuario 371, en la Parroquia de Jesús 200 y en
Mexicaltzingo 177, en Analco el número de muertes fue de 698.
En aquella ocasión fue una bacteria llamada vibrio colerae la que
envenenó las aguas del río de San Juan de Dios y el agua
"entubada" con que contaba la ciudad para su abastecimiento,
esto desató las epidemias dejando como secuelas cientos de
muertos. Ahora, como todos sabemos, fue la gasolina producida
por PEMEX la que envenenó los colectores y dió como resultado
una tragedia más en la historia de esta ciudad.
Un asunto importante de analizar en lo que concierne a esta
desgracias de la capital jalisciense son las consecuencias que
dejaron. La epidemia de cólera de 1833 propició que tanto las
autoridades como la población en general pusieran su mirada
en la miseria en que vivía la mayoría de la población, en la
suciedad, en los focos de contaminación, en la basura y desperdicios que había en la ciudad y que constituyen un peligro ya que
el cólera y otras enfermedades intestinales están asociadas a las
condiciones insalubres de vida. En la historia de la salud pública
y de la medicina las epidemias de cólera jugaron un papel muy
importante, en nuestro país fue a partir de 1833 que se plantearon las primeras medidas sanitarias aplicadas tanto a nivel
local como nacional. U n aspecto fundamental fue que el Estado
tomó conciencia de su deber para con la salud desplazando a la
Iglesia.
Las explosiones del pasado 22 de abril han ocasionado,
además del dolor, la rabia y la indignación, que las autoridades,
la población civil en general, pero sobre todo los habitantes de
las zonas evacuadas, especialmente del Fraccionamiento "Alamo Industrial", hayan puesto su mirada en ese irracional crecimiento de la ciudad, con toda su problemática de contaminación
y peligro en que hemos estado viviendo por muchos años.
E L CÓLERA Y LAS EXPLOSIONES EN LA...
60
Precisamente quiero anotar algunos datos históricos sobre
la construcción de este fracionamiento que formó parte de un
proyecto más amplio de urbanización de la ciudad. Pensado
originalmente como fraccionamiento industrial, lo grave está en
que se haya permitido convertirlo después en una "zona habitacional".
Según un comunicado de las comisiones de Obras Públicas
y Hacienda al Ayuntamiento de Guadalajara, fue en sesión de
Cabildo del 21 de diciembre de 1973, siendo Presidente Municipal Guillermo Cosió Vidaurri, cuando se aprobó el dictamen
que autorizó a la Compañía Parque Industrial el Alamo "a iniciar
obras de urbanización y fracionamiento", en un predio donde se
pretendía construir el fraccionamiento denominado "Industrial
el Alamo". Poco antes de que este permiso fuera concedido por
el Ayuntamiento de Guadalajara, se habia firmado un convenio
entre este, el gobierno del Estado, el Ayuntamiento de Tlaquepaque y los consejeros de "Fraccionamiento el Alamo" S.A de
C.V., para la construcción de un "sub-colector para el desagüe,
canalización y conducción de aguas negras y plubiales". El convenio especificaba que dicho sub-colector "correrá por las calles
Río La Barca, prolongación Dr. R. Michel, Río Altar y antigua
Carretera a Chápala para descargar en el colector intermedio
oriente".
Lo que vale la pena destacar de este convenio, y que resulta
verdaderamente grave a la luz de los trágicos acontecimientos
del 22 de abril, es que en el propio documento se especifica que
una parte del terreno destinado a la construcción del fraccionamiento debe "deducirse" de la extensión total del mismo, 12
hectáreas, porque esta parte del terreno está ocupada por "el
acueducto, el gasoducto, y derecho de vía de los Ferrocarriles
Nacionales, el de la Nueva Carretera Chápala, el camino de
acceso al Alamoy el oleoducto". El convenio a que nos referimos
fue firmado el 16 de julio de 1973 y el predio donde se construyó
el fraccionamiento está descrito como un "predio rústico formado por parte de las fraciones primera, segunda y tercera del
70
CAPITULO i
antiguo Rancho el Alamo" ubicado al suroeste de la Villa de
Tlaquepaque.
Muchas preguntas pueden plantearse al revisar el convenio
para la construcción del sub-colector en lo que sería el fraccionamiento Alamo Industrial: ¿existía algún reglamento que prohibiera la construcción de casas habitación en una zona de tanto
riesgo y peligrosidad? De no existir impedimento alguno ¿por
q u é no se había sancionado un asunto de tanta importancia para
la seguridad de los habitantes de esta ciudad? ¿Existe de parte
de PEMEX alguna reglamentación que prohiba la construcción de
zonas habitacionales en las inmediaciones de sus plantas? Creo
que en la medida en que conozcamos más a fondo los detalles
de esta tragedia se podrán deslindar responsabilidades de quienes de una u otra manera participaron para que se produjera,
pero sobre todo para no cometer los mismos errores. El sentido
pragmático de la historia debe aplicarse en este lamentable
acontecimiento.
Hoy, como una consecuencia más de la destrucción de casi
8 kilómetros de drenaje, el cólera se ha hecho presente de nuevo
y amenaza con aumentar el número de víctimas del desastre si
no se toman las medidas oportunas. En el contexto histórico la
temporada en la que esta enfermedad puede presentarse es
precisamente en el verano. Dadas las condiciones de miseria e
insalubridad muchos habitantes de la periferia, y de poblados
cercanos, seguramente que el cólera seguirá presente agudizándose en esa época del año. Para concluir quiero reiterar que la
epidemia de 1833 y las explosiones de 1992 marcaron dos momentos en la historia de esta ciudad y significaron, cada una en
su época, una prueba de su incapacidad para ofrecer una convivencia segura de sus habitantes.
E L SUELO QUE PISAMOS
R A Q U E L PARTIDA
Introducción
j L a red de hidrocarburos en Guadalajara fue una de las causas
que propició la tragedia del 22 de abril de 1992. E l incidente
debe ser considerado como un llamado de atención para ciudades, gobiernos y sociedades que, como Guadalajara, crecen de
manera anárquica, y bajo un esquema de desarrollo urbano
condicionado por intereses y necesidades de un modelo de
desarrollo económico capitalista como el nuestro. Los proyectos urbanos de cara al siglo X X I en este tipo de sociedades son
frágiles, pues el crecimiento económico, donde la regulación y
planificación de las metrópolis está condicionado por diversos
actores institucionales que anteponen intereses personales y
económicos, y que aún no son sometidos al escrutinio y control
de un proyecto capaz de respetar no sólo normas de seguridad
industrial, sino de la sociedad en general.
Este trabajo parte de la siguiente hipótesis: las relaciones de
poder, siendo esenciales en las burocracias institucionales, permiten la especulación del equipamiento urbano en general. Con
ello, la especulación se convierte en una actividad cotidiana que
1
1
EXCELSIOR. "Frentes Políticos. Aurora Berdejo Arvizu", abril 23 de 1992, México,
D.F.,p.30-A.
72
CAPÍTULO i
influye directamente en la planificación, construcción de nuevas
edificaciones y creación de obras públicas y que depende en la
mayoría de los casos de la disponibilidad del poder político.
Además, las circunstancias que se presentan en el mercado
de terrenos hacen reconocer ciertos proyectos como aceptables,
ajenos a las necesiades reales. Las obras colectivas tienen que
aplazarse si no se creen aceptables por el Estado, y aunque a
futuro los proyectos son renovados o modificados; es la desición
política el factor primordial que determina la acción de la urbanización.
Una característica notable de las funciones de mantenimiento de la propiedad y la producción por parte del Estado es
su alianza con quienes dominan ambos niveles asumiendo esta
relación:
2
1 Aquellos que tienen intereses que defender o extender y
pueden aliarse en forma directa con los legisladores y
gobiernos;
2 Los que pueden concentrar sus esfuerzos en colaborar
con las burocracias regulatorias y, no pocas veces, en
infiltrarse en ellas.
3
Cristian Topalov señala que la sociedad capitalista está en crisis
y que el subempleo, pobreza, carencia de viviendas y de equipamientos colectivos, polución, opresión en todos los aspectos de
la vida cotidiana, son el fruto de la ganancia capitalista. Es decir,
la problemática urbana está condicionada por los intereses económicos y políticos del Estado.
2
3
4
Mausbacxh.H., Introducción al urbanismo, ed.G.Gili, México, D.F., 1985, p. 29.
Birnbaum. N., La crisis de la Sociedad Industrial, ed. Amorrortu, Buenos Aires,
Argenii-i, 1970, pp. 78-79.
Christian 1 o^clov, La urbanización capitalista, ed. Edicol, México, D.F., 1979, p. 13.
E L SUELO QUE PISAMOS
PEMEX,
73
el impulso a la industria
De acuerdo a las autoridades nacionales, PEMEX en Jalisco es un
antecedente para crear la infraestructura industrial con miras al
progreso y desarrollo de nuevas y grandes industrias. Esta política en principio no es una dificultad, el problema reside en que
las burocracia estatal mezcla los intereses personales (poder
político y económico) con los proyectos colectivos; pues por
varias décadas el modelo de Estado interventor en México ha
propiciado y solapado el abuso del poder, descuidando las tareas
e intereses colectivos. Las explosiones del 22 de abril fueron una
consecuencia de este modelo desgastado y dejó una muestra del
futuro incierto de nuestra ciudad.
Así, desde un principio se pensó que el proyecto de PEMEX
en Guadalajara perseguía desarrollar la economía industrial. En
ese sentido, desde la nacionalización del petróleo se consideró
a los hidrocarburos como el sector estratégico de la actividad
económica de nuestro país. En la década de los cuarenta el
Estado mexicano se preocupó por alcanzar objetivos tales como
la autosuficiencia económica, la ampliación de funciones del
Estado hacia actividades estratégicas y la limitación de la participación del capital privado-nacional y extranjero en las mismas.
Los energéticos, y especialmente el petróleo, proporcionaron al
Estado algunos de los recursos en los que se sutentan sus
objetivos de desarrollo y autosuficiencia económica, que tienen
como meta el apoyo al proceso de industrialización y de crecimiento económico del país mediante la venta bajo subsidio de
sus productos.
Veinte años más tarde, bajo la misma óptica, la inversión
federal destinada a PEMEX se apoyó en un creciente endeudamiento externo. En este marco, al final del decenio, se vivió una
escasez de la oferta interna de hidrocarburos, al descender al
5
6
5
6
Angelina Alonso, La industria petrolera en las políticas de desarrollo del Estado, ed.
ColMich, Zamora, Mich., 1990, p. 283.
Ibidem, p. 284.
CAPÍTULO i
74
mínimo la relación reservas-producción, como resultado de la
declinación de los campos productores existentes y del crecimiento de la demanda interna. Se tiene entonces que recurrir a
la importación de crudo y derivados. Como consecuencia, M é xico atravezó por una crisis de la oferta petrolera interna, convirtiéndose entre 1971 y 1972 en un importante importador
petrolero.
Para principios de la década de los setenta, PEMEX aceleró
las labores exploratorias en el suroeste de México con lo que se
logró el autoabasto de hidrocarburos y la reanudación de las
exportaciones de petróleo a partir de 1974. Los excedentes de
ese año constituyeron los cimientos del desarrollo acelerado de
la industria y de la entrada de México al escenario petrolero
internacional.
Esto representó el paso de la escasez a la abundancia, con
lo cual reapareció la euforia por hacer nuevamente de los
hidrocarburos un pilar del fututro desarrollo económico del
país, tanto en el sentido físico como financiero. La riqueza
petrolera ofreció al Estado la posibilidad de solucionar rápidamente los problemas económicos y sociales, sobre todo los
industriales.
En los setenta la industria de diferentes sectores se vio
favorecida con la implementación de nuevas políticas que se
basaban en la concesión de descuentos hasta de un 30 por ciento
en el precio de los combustibles industriales, así como en las
tarifas eléctricas a las empresas establecidas en nuevas instalaciones y parques industriales. Posteriormente, tanto el Plan
Nacional de Desarrollo Industrial de 1979 y 1982 como el Plan
Global de Desarrollo 1980-1982 muestran la política del Estado
respecto a los hidrocarburos, considerado como una "palanca de
desarrollo".
8
9
7
8
9
fbid., p. 290.
Juan José Palacios, La política regional en México (1970-1982), ed.Universidad de
Guadalajara, Guadalajara, Jal., 1989, p. 101.
Angelina Alonso, op. cit., p. 294.
E L SUELO QUE PISAMOS
75
En suma, la concepción original que se guarda del petróleo,
considerado como elemento básico de apoyo al desarrollo del
país, no ha cambiado sustancialmente desde 1938; por el contrario, esta noción sigue definiendo las distintas políticas del Estado
hacia los hidrocarburos. Por ello, se puede asegurar que, a partir
de la segunda mitad del decenio de los años sesenta el petróleo
se convirtió en la base de los objetivos, metas e instrumentos que
configuran la política general del Estado. El petróleo se presentó como el factor clave para eliminar los principales obstáculos
al desarrollo industrial del país pero sin proyecto que vinculara
los programas petroleros, o energéticos en general, con el resto
de la estructura productiva; la expansión llevó aparejada, entonces, múltiples problemas que no fueron previstos o planificados
eficazmente. Se perdió de vista que la interrelación entre el
sector petrolero y le economía social no puede ser sustituida por
el mejor programa, plan o política del sector en cuestión si no
se incluyen en un proyecto económico general o global de
desarrollo.
10
El caso de G nádala jara
En Guadalajara los planes y programas de desarrollo urbano se
han mostrado más preocupados por legitimar condiciones de
desarrollo presentes que en establecer límites a un desarrollo
futuro; a lo que se suma la inexistencia de una política urbana
continuada, porque ésta depende del sexenio gubernamental en
que se vive. Así, la presencia de PEMEX en Jalisco, concuerda con
las intenciones de un proyecto político de apoyo sistemático al
proyecto industrializador de la entidad, generando una infraestructura de hidrocarburos necesaria para el despegue industrial
local. El punto de partida de PEMEX es resolver el futuro inmediato, integrándose a la economía del mercado internacional, sin
calcular a largo plazo las consecuencias.
10 Ibidem,p.m.
CAPÍTULO i
76
Las décadas de los años sesenta y setenta son significativas
para Jalisco pues se pretendía hacer de este estado un centro
industrial importante en el occidente del país, con el objeto de
desarrollar a la mediana y gran industria nacional y transnacional. En dicho decenio se dotó de la infraestructura necesaria, se
crearon políticas de fomento industrial con el interés de lograr
los objetivos deseados. Esas políticas contemplaron: incentivos
fiscales, fomento a la industria, la presencia de una banca organizada, el abastecimiento de agua potable, la dotación de suficiente energía eléctrica (1968), la presencia de una abundante
mano de obra, la organización y la participación de las cámaras
industriales, y, por último, la presencia de hidrocarburos.
U n punto clave para la existencia de hidrocarburos en Guadalajara es la construcción de un ramal de gasoducto proveniente de Salamanca para abaratar el costo del insumo y lograr un
abasto suficiente, aunque Guadalajara contaba desde 1953 con
la presencia de un oleoducto que transportaba petróleo y gasolina desde esa ciudad. En 1962 se gestionó la obra del gasoducto,
a partir de las iniciativas del gobierno estatal y de las instituciones privadas. Se inició la construcción del ramal de SalamancaGuadalajara que en principio benefició a 20 grandes industrias.
En marzo de 1963, Juan Gil Preciado, gobernador del estado
declaró que el proyecto del gasoducto fue confirmado, siendo
inauguradas las obras iniciales por el presidente de la República,
Adolfo López Mateos, quien dejó en claro que la dependencia
federal encargada del proyecto era PEMEX.
1
La iniciativa privada (IP) mostró un gran interés en el proyecto debido a que esto les permitiría la sutitución en sus
procesos productivos del pétroleo por el gas, pues este era más
barato; con ese sentido, se realizó un estudio sobre el consumo
de gas en las industrias taparías, a fin de determinar la necesidad
de la entidad y justificar la inversión del diseño. E l abasto
existente era acaparado por el uso doméstico sin contar con el
suficiente para el uso industrial.
11 El Occidental "PEMEX decidirá la construcción del ducto Salamanca-Guadalajara", Guadalajara, Jal., junio 13 de 1963, p. 1.
E L SUELO QUE PISAMOS
77
En 1964, la obra tuvo un costo inicial de 60 millones de
pesos, aprobados por la Secretaría de la Presidencia de la República, PEMEX, por su parte, garantizó el abasto del fluido.
Durante el resto del año, los trámites se hicieron en la ciudad
de México para llevar a cabo la obra, aunque la decisión rápida
de su construcción correspondió a Jesús Reyes Heroles, director
de la paraestatal.
Para marzo de 1965 la obra se detuvo por los cambios en los
gobiernos local y federal -entraron Francisco Medina Ascencio
y Gustavo Díaz Ordaz. El primero reinició los trámites en la
ciudad de México, pues la obra se consideró prioritaria en los
problemas del estado, además el gobernante tapatio se caracterizó por dotar de una infraestructura industrial a Jalisco, pues
pretendía proyectar e impulsar nacional e internacionalmente
a su estado.
El 19 de junio de 1965 se informó que en un año más estaría
listo el gasoducto y un oleoducto, a través de un ducto con una
longitud de 238 kms., y con un diámetro de 14 pulgadas de ancho.
PEMEX hizo de nueva cuenta una inversión de 80 millones de
pesos que luego se elevaron a un total de 173 millones. Guada¬
lajara se convirtió en centro de distribución de combustible,
concentrándose en el noroeste del país. Se aprovechó la construcción del gasoducto para la ampliación del oleoducto; el
nuevo oleoducto tendría un costo de 25 millones de pesos.
La noticia generó la posibilidad de impulsar industrialmente
a la entidad, ya que el gasoducto intentaba consolidarla abaratando los costos de hidrocarburos de la industria ya establecida
y las futuras instalaciones. La IP apoyó al gobernador en todas
las gestiones correspondientes de las obras de infraestructura.
Así, las declaraciones de la IP se orientaron en el sentido de que
12
13
12 Este gerente se caracteriza por una dirección abocada a la búsqueda de una mayor
racionalización de las fases de explotación-exploración, a concluir los contratos con
las empresas extranjeras y extender los servicios sociales a petroleros que habían
quedado rezagados.
13 El Occidental. "Harán otro oleducto de mayor capacidad de Salamanca a aquí",
Guadalajara, Jal., noviembre 21 de 1965.
CAPÍTULO i
78
ello aseguraría el éxito industrial en la entidad. El vicepresidente
ejecutivo de la Cámara Americana de Comercio Norteamericana precisó que muchas empresas buscarían establecerse en
México, pero no en el Distrito Federal, sino en los ejes que
contaran con las condiciones necesarias, como Jalisco.
En mayo de 1966 el gobernador del estado anunció que los
trabajos de construcción del gasoducto Salamanca-Guadalajara fueron iniciados en sus primeros 50 kilómetros; con los cuales
se pensó abastecer, en un primer momento, a las industrias
pequeñas y medianas. El 26 de enero de 1967 los industriales
aceptaron firmar un convenio con PEMEX para consumir gas
natural; pues, sin el gasoducto tres empresas consumían casi el
70% del gas existente en Guadalajara -Cementos Guadalajara,
Vidriera Guadalajara y la Nueva Compañía Eléctrica de Chapala.
Con una inversión de 4 millones de pesos se trazó la primera
red que iba desde la terminal del "Rosario" hasta Guadalajara,
tendiéndose también de oriente a poniente por la Av. Inglaterra.
Para abril de 1967 ya varias empresas contratron el servicio a
1
PEMEX.
En 1968 aún no era inaugurada la obra, sin embargo, dos
grandes empresas - CYDSA en el municipio de El Salto y Barros,
de México, en San Martín de las Flores- son conectadas al
gasoducto desde marzo de ese año. Se tuvo contemplado el uso
de otras grandes empresas que pretendían instalarse en Jalisco
- Kodak, Burroghs y Cigarrera Nacional.
La obra se terminó a fines de 1968y para el 29 de septiembre
de 1969 se solicitó la ampliación del gasoducto, pues la demanda
aumentaba con la construcción de la zona industrial de Guadalajara y del Corredor Industrial de Jalisco, que iba desde E l Salto
hasta La Barca y la Zona Industrial del Alamo (en 1970), entre
otras que se crearon en distintos puntos de la ciudad.
14 El Occidental "Cobra fuerza la necesidad de contar con el gasoducto", Guadalajara,
Jal., octubre 28 de 1965, p. L
E L SUELO QUE PISAMOS
79
La red y los ductos de hidrocarburos
En Jalisco las demandas de combustible líquido se cubrían por
medio de la planta de almacenamiento y distribución de Guadalajara, esta planta recibió sus productos de la refinería de Salamanca, Guanajuato, por el poliducto Salamanca-Guadalajara,
del cual se recibían los siguientes productos: Diáfano, Pemex
100, Gasolmex, Super Mexolina, Tracto gas, Diesel Especial,
Diesel Nacional; proporcionando aproximadamente 18 mil barriles diarios de productos. Los combustibles restantes como
lubricantes eran abastecidos por medio de autotanques y carrotanques.
El gas natural provenía de los campos petroleros del suroeste, previamente acondicionados a las especificaciones comerciales; los campos se encontraban localizados en Ciudad PEMEX y
La Venta Tabasco, desde donde se transportaba el gas por un
sistema de tuberías denominado gasoducto Ciudad PEMEX-MÓxico-Salamanca-Guadalajara.
Debido a su naturaleza geográfica y a la red de caminos y
carreteras, la agencia regional de ventas, situada en Guadalajara, no abastecía en su totalidad las necesidades de carburantes
de la entidad; los muncipios del estado que no se proveían de
combustibles y lubricantes de Guadalajara lo hacían de agencias
regionales situadas en las entidades circunvecinas; estas agencias eran: Zacatecas, Aguscalientes, Tepic, León, Zamora, Colima y Manzanillo.
Guadalajara contaba con una planta de almacenamiento de
PEMEX, con capacidad superior a los 45 millones de litros, que
permitían tener una reserva para 10 días de consumo. Destinada
a almacenar principalmente combustibles para vehículos automotrices, la capacidad total de estos tanques era de casi 304,416
barriles en 1975.
15
15 Gobierno del Estado de Jalisco. Plan municipal de desarrollo urbano, ed. Ayuntamiento de Guadalajara, Guadalajara, Jal., 1980.
CAPÍTULO i
80
PEMEX, ante las prevensiones de demanda de combustibles
líquidos, conectó el Poliducto Salamanca-Guadalajara, de 14
pulgadas (335 mm.) y de 235 kms., de longitud. Dicho poliducto
fue puesto en servicio en septiembre de 1973, con un costo total
de 119 millones de pesos, de los cuales 53 corresponden a
Jalisco. Su capacidad total de abastecimiento era de 50 m i l
barriles diarios.
Dos plantas de almacenamiento y distribución del líquido se
construyeron, una para productos aromáticos como petroquímicos derivados del benceno y la otra para la turbosina y para el
llenado de carrotanques. En 1973 se inició la obra de una Planta
Satélite (en La Nogalera), que incrementó la capacidad de
distribución de la planta Guadalajara de 34 mil barriles por día
y el almacenamiento de 390 mil barriles.
La agencia de ventas de Guadalajara efectuaba la distribución por medio del poliducto que se iniciaba en la refinería de
Salamanca y finalizaba en la terminal de recibo y distribución
oriente de Guadalajara, además se utilizaban autotanques y el
ferrocarril. Adicional a la terminal oriente se construyó en 1977
una segunda planta de recibo y distribución cerca del poblado
San Juan de Ocotán, en el poniente de la ciudad. Para interconectar ambas terminales se construyó en 1978 un poliducto
ubicado en el derecho de vía del periférico Sur.
La distribución secundaria de destilados se efectuó por
conductos de expendios y gasolineras. De acuerdo con la agencia de ventas, los productos que distribuían satisfacerían las
necesidades de hidrocarburos sin problemas en el futuro, debido a que la infraestructura para la distribución de productos
líquidos estaba constituida por las dos terminales y los poliductos
que las alimentaban, así como instalaciones fijas. No se creyó
que éstas tuvieran influencia directa en el desarrollo urbano de
la ciudad, aunque desde 1980 ya se consideraban las instalaciones de PEMEX, localizadas en la Zona Sur de Guadalajara, como
peligrosas, pues existían varios centros de gas y líneas de alta
tensión localizados en la zona.
16
16 Ibidem.
E L SUELO QUE PISAMOS
81
Por otra parte, la zona conurbada de Guadalajara se abastecía de gas natural desde Ciudad PEMEX, Tabasco, mediante un
gasoducto que pasaba por la ciudad de México y continuaba
hasta Guadalajara. Este ingresaba a la zona conurbada a la
altura de Puente Grande y después seguía una trayectoria paralela a la carretera libre a Zapotlanejo, pasando entre las localidades de San M a r t í n de la Flores y San P e d r i t o , e l
fraccionamiento Revolución y finalizando en la Terminal de
Recibo y Distribución Oriente, sobre la avenida 18 de marzo (La
Nogalera). De ahí se distribuía de forma directa a los consumidores industriales por medio de una red de ductos subterráneos
con diámetros que variaban de 2 a 12 pulgadas. Los principales
ramales se localizaban sobre las avenidas Lázaro Cárdenas,
Washington, Gobernador Curiel, López Mateos y Dr. R. Mi¬
chel.
Adicional, se estableció un ramal de considerable importancia fuera del área metropolitana, el cual entroncó con el gasoducto que venía de la ciudad de México a la altura de la localidad
"La Punta". Este ramal proporcionaría servicio a las empresas
de la zona industrial de El Salto. Existiendo otro ramal que daría
servicio a industrias localizadas sobre la carretera San Martín de
las Flores -Entronque Libramiento El Castillo-; y se construyó
un tramo de gasoducto sobre la carretra Libramiento El Castillo,
el cual formaría un circuito con los gasoductos de la zona
industrial de El Salto y el de la carretera de San Martín de las
Flores.
La acción del poder político: PEMEX y su involucramiento
con el parque industrial El Álamo
El mercado del suelo en Guadalajara está controlado en mayor
parte por el sector privado organizado, éste, junto con el sector
inmobiliario empezó a desarrollarse en Guadalajara a mediados
de la década de los sesenta, a través de la expansión del crédito
82
CAPÍTULO i
hipotecario y la intervención del Estado en el finaciamiento de
la vivienda. La importancia de los grupos inmobiliarios puede
apreciarse en el hecho de que sólo 10 de ellos fraccionaron más
de la mitad de los terrenos incorporados a la Zona Metropolitana de Guadalajara.
El proceso de promoción, construcción y distribución se
realizó por agentes inmobiliarios que ofrecían casas, terrenos y
edificios como productos terminados con el propósito único de
obtener una utilidad económica. Esto era atractivo para los
inversionistas locales y foráneos, ya que no existían precios tope
establecidos por las autoridades, por lo que se fijaban tan altos
como el mercado lo permitía, en función de la demanada existente.
En la actualidad, la Cámara de la Industria de la Construcción agrupa a la mayor parte de las compañías constructoras o
profesionistas libres que producen viviendas, fraccionamientos
y parques industriales, los cuales logran así ser representados
colectivamente y aumentar su capacidad de negociación frente
a las autoridades y otros sectores de la comunidad, además de
que el contacto entre ellos les permite captar contratos, sobre
todo en obras promovidas a través de los programas del sector
público del gobierno del Estado. Esta agrupación incluye también a productores y distribuidores de materiales de construcción, de insumos en general, así como a empresas especializadas
en urbanizaciones, que son las que producen los terrenos urbanizados donde se edifican las viviendas.
Bajo este contexto es creado el "Fraccionamiento Parque
Industrial E l Alamo" que se consolida el 19 de noviembre de
1970 con la autorización del cabildo tapatío. E l proyecto de
diseño, promoción y venta corre por cuenta de una empresa
inmobiliaria la "Fraccionadora San Pablo", por encargo de los
17
1
17 Gobierno del Estado de Jalisco. Guadalajara Región y Zona Conurbana, Estrategia
de Desarrollo Urbano, ed. Secretaria de Asentamientos Humanosy Obras Públicas
del Gobierno del estado de Jalisco, Guadalajara, Jal., 1979.
18 Ib idem.
E L SUELO QUE PISAMOS
83
dueños de una propiedad, los señores José Godínez Guerero,
Isidoro Pessah Levy, Carlos Rabinovitz, Víctor Medrano y
Harry Dubin, propietarios de 94 hectáreas de lo que fue el
antiguo casco del "Rancho El Alamo" en el municicpio de
Tlaquepaque y parte de Guadalajara. Los socios compraron la
propiedad en 1967 a la familia Ascencio, es decir al señor
Salvador Ascencio, a la señora María Gudalupe Jiménez de
Ascencio y al señor Carlos Jimenez Ascencio, durante el sexenio
del gobernador Francisco Medina Ascencio.
El proyecto de los socios emprendedores era crear un
fraccionamiento industrial para empresas de mediano calibre,
ubicado entre la antigua y nueva carretera a Chápala, precisamente en el punto de la antes calzada de Las Torres (hoy Lázaro
Cárdenas) con el cruce de la autopista a México. Se procuraba
hacer un proyecto con aspecto agradable, con obras de jardinería y arbolados en las franjas y camellones, se buscaba uniformidad en las construcciones. E l proyecto en principio no tuvo
carácter habitacional sino únicamente industrial.
La obra se realizó a partir de una serie de trámites y estudios
de mercado, topográficos, accidentales, electricidad, agua potable, calles, alcantarillado, etcétera, que fueron solicitados por
las autoridades estatales. En diciembre de 1969 el Instituto
Jalisciense de Promoción y Estudios Económicos (LTPEE), efectuó una investigación para conocer las posibilidades reales de
hacer un parque industrial en la mencionada propiedad. Los
resultados de urbanización no fueron del todo favorables pues
se encontraron problemas de servidumbre, accidentes topográficos, etc.
Las carecterísticas accidentales y limitaciones que tenía el
terreno eran las siguientes:
1
1 El trazo original de la tangente dentro del terreno del
fraccionamiento cruzaba en dos puntos sobre las líneas
del gasoducto y oleoducto Salamanca-Guadalajara.
19 Escritura Pública no. 9358, notaría pública # 12, Abril 2 de 1968.
CAPÍTULO i
84
2 Los ductos pasaban por los terrenos en línea recta y eran
de 14 pulgadas y 12 pulgadas, separados cinco metros uno
de otro.
Las autoridades estatales tenían conocimiento de que los ductos
de PEMEX atravesaban los terrenos del fraccionamiento de E l
Alamo, no obstante se buscó una solución para no dañar los
ductos y construir el parque industrial. Con ese fin, la fraccionadora y las autoridades propusieron que en la avendida Lázaro
Cárdenas (antes Las Torres) los ductos fueran en una banqueta
hasta la calle Oleducto del fraccionamiento Alamo Industrial.
Los tubos deberían ser desplazados en una banqueta de 11
metros de ancho, debidamente empastada para evitar romper el
pavimento en caso de alguna reparación del tubo.
El gobierno estatal, en su imposibilidad de decidir de manera directa sobre una jurisdicción federal, envió a los representantes de la fraccionadora a PEMEX, para solicitar el permiso
de mover los ductos del gasoducto y oleducto Salalmanca-Guadalajara. El 24 de febrero de 1970, en la gerencia de explotación
de Pemex en Guadalajara, los ingenieros Rubén Chávez Galván,
Eduardo Obregón Salgado y el apoderado de la Fraccionadora
San Pablo, licenciado Valentín González Cosío, otorgaron la
autorización de hacer trabajos con las tuberías del gasoducto y
poliducto de PEMEX donde se deberían alojar los tubos: lateralmenete 11 metos y una servidumbre de 6 metros. Se obligó a la
fraccionadora a proteger las tuberías con una loza de concreto
apoyada con muros de mampostrería.
Otro problema a resolver para la construcción del fraccionamiento era el alcantarillado y evacuación de las aguas pluviales, la solución consistió en la construcción de un colector de
sección de herradura, el cual evacuaría las aguas a la zona situada
20
21
20 Parque Industrial del Alamo. Características, accidentales y servidumbres de la
propiedad, Guadalajara, Jal., 1968.
21 Convenio PEMEX con Fraccionadora San Pablo, febrero 24 de 1970, Guadalajara,
Jal.
E L SUELO QUE PISAMOS
85
al oriente de la vía de ferrocarril, hacia la cuenca general de E l
Alamo que se encontraba ubicada al sur del área. Para los
terrenos más cercanos a Guadalajara, la evacuación se haría por
un colector herradura 1.20 que se prolongaría hasta el canal que
cruza el Parque González Gallo.
El ingeniero Guillermo Quintanar Solaegui, entonces jefe del
departamento de Obras Públicas del Estado, notificó en octubre
de 1970 a la Fraccionadora San Pablo que debería pagar los
colectores del Parque Industrial que se localizaban en terrenos
del municipio de Guadalajara y Tlaquepaque, y que los ayuntamientos aprobaban esta decisión. Así, la empresa construyó por
cuenta propia el colector de El Alamo, a partir de la carretera a
Zapotlanejo hasta el colector Amapola, atravesando el parque
González Gallo con una sección en herradura. También a la
empresa le correspondió pagar las ramificaciones necesarias
para servir a los lotes del fraccionamiento.
Efraín Urzúa Macías Jefe de Obras Públicas, dio su dictamen favorable al presidente municipal de Guadalajara sobre el
Parque Industrial El Alamo señalando lo siguiente:
1 En vista que la Junta General de Planeación y Urbanización del Estado de Jalisco y el Servicio de Agua Potable y
Alcantarillado han resuelto los problemas de desfogue
de aguas negras he aceptado proveer de agua potable al
fraccionamiento.
2 Igualmente la empresa debe construir un colector que
salga por la calle Siderúrgica hasta conectarse por el
colector de Obras Públicas.
3 El pavimento de las calles debe estar formado por lozas
de concreto sobre una capa sub-base de espesor.
4 Como los terrenos cruzan las líneas de conducción de
PEMEX se debe atender los puntos del convenio celebrado
el 24 de febrero de 1970.
Se especificaron una serie de puntos a realizar en el proyecto
urbanizador del nuevo fraccionamiento, inclusive se pagó una
CAPÍTULO i
86
fianza de dos millones de pesos para garantizar la correcta
ejecución de las obras.
El nuevo parque industrial lanzó el proyecto de venta y
promoción, pero en 1973 los fraccionadores y propietarios decidieron construir una zona habitacional aledaña de tipo popular para que los trabajadores estuvieran cerca de los centro de
labor. El ingeniero Luis Giachetto, jefe de Obras Públicas,
presionó al licenciado Enrique Romero González, presidente
municipal de Guadalajara, para que aprobara la solicitud hecha
por la empresa Promociones Inmobiliarias y Obras, de efectuar
el cambio de tipo de fraccionamiento que tiene autorizado el
predio Parque Industrial El Alamo a ser de tipo habitacional
popular. Finalmente, el 21 de diciembre de 1973 el cabildo
. autorizó al Parque Industrial El Alamo iniciar las obras de
urbanización de un predio ubicado en Guadalajara y en donde
se construyó el Fraccionamiento Parque Industrial El Alamo,
destinado a la pequeña y mediana industria con un conjunto
habitacional. Los convenios celebrados con los departamentos
de Obras Públicas y el Patronato de Agua y Alcantarillado eran
positivos para la construcción de los colectores en la zona, asi
como la dotación de líquido para la nueva colonia.
22
La consecuencia: el 22 de abril
Veinte años más tarde, el día 22 de abril de 1992, se desataron
en la ciudad de Guadalajara una serie de explosiones en una
vasta red de colectores de drenaje del Sector Reforma, destruyendo avenidas, calles, casas y provocando la muerte de cientos
de personas. La tragedia se atribuyó en principio a desechos de
gas hexano, vertidos en el drenaje por la empresa aceitera La
Central, originando las explosiones que comenzaron a las diez
de la mañana en un perímetro que abarcó alrededor de ocho
kilómetros cuadrados. .
22 Copia de la Cía. Americana de Fianzas ubicada en la ciudad de México. México,
D.F., diciembre de 1970.
E L SUELO QUE PISAMOS
87
El 23 abril se detectó una fuga en la avenida Lázaro Cárdenas casi esquina con la calle de Fuelle, frente a la empresa
Maquinaria y Materiales Recuperables, cerca de la planta de
distribución de hidrocarburos La Nogalera. Se corrió la noticia
de que la explosión era consecuencia de la fuga de un ducto de
PEMEX, que tiraba cinco litros de hidrocarburos por segundo. E l
pánico cundió, de repente, en todas las ciudades del país se
encontraban fugas de gasolina y petróleo.
La explosión fue devastadora; acabó con familias, comercios, empresas y hasta con el sistema político pos-revolucionario.
Las acciones del gobierno federal se dejaron sentir ante la
incapacidad de respuesta del gobernador Guillermo Cosío V i daurri. La Procuraduría General de la República se comprometió a encontrar al culpable, iniciando las investigaciones.
Cayeron algunas figuras públicas acusados de negligencia en sus
funciones como servidores públicos. Hasta el momento no se ha
dado un dictamen claro e innegable.
Pero la cuestión es que hace veinte años, en una parte del
área afectada, PEMEX autorizó la movilización de los ductos para
la adecuada construcción del fraccionamiento (24 de febrero de
1970). Coinciden nombres de calles (Siderúrgica, Oleoducto),
coinciden la ubicación de los colectores que construyó la empresa fraccionadora para el equipamiento urbano industrial de la
zona (González Gallo, R í o La Barca).
El Alamo Industrial fue afectado también en su zona habitacional, evacuando cientos de familias. E l paso por la avenida
Lázaro Cárdenas hasta la glorieta de E l Alamo se clausuró por
siete semanas; los trabajos de PEMEX se realizaron en el área en
que años atrás fueron movidos los ductos para la construcción
del parque industrial.
Con los resultados de esta investigación no se pretende
afirmar quién o quiénes son los culpables de la explosión, sino
presentar algunos datos que ayuden a contextualizar la tragedia.
En el futuro, es importante pensar en un programa de reconstrucción urbana.
CAPfrULOI
88
Quedan abiertas muchas preguntas:
1 ¿Por q u é no se ha desarrollado una planificación urbana
adecuada en Guadalajara?
2 ¿Por qué no se respetan los planes de ordenamiento
urbano?
3 ¿ Q u é sucede con los intereses colectivos?
4 ¿Seguirá este modelo de desarrollo en el siglo xxi?
5 ¿Podrán cambiar las burocracias institucionales?
6 ¿Es el sistema político local el responsable directo de la
construcción de el Parque Industrial y de la explosión?
A raíz de la amarga experiencia que se vivió, se espera que el
poder político se preocupe por una planificación de la metrópoli, de manera consciente y participativa, para lograr una mejor
proyección urbana y sana de Guadalajara.
CAPÍTULO I I
¿Quién dijo que todo
está perdido?
La capacidad de
respuesta ciudadana
• Destino Colectivo. El proceso
de organización
• Frente a la tragedia,
la iniciativa ciudadana
• Déla cocina a la plaza pública
• Las voces de la sociedad civil
DESTINO COLECTIVO.
E L PROCESO D E ORGANIZACIÓN
JUAN M A N U E L R A M Í R E Z SAÍZ
J O R G E R E G A L A D O SANTILLÁN
Introducción
L o s siniestros naturales y sociales suelen provocar una respuesta social amplia para mitigar sus efectos. Esta tendencia está
ampliamente comprobada no sólo en México sino a nivel internacional. Sin embargo la acción social desplegada en torno a
estos fenómenos cristaliza en organizaciones de muy diferente
nivel de consolidación. Normalmente las organizaciones de este
tipo tienen una vida breve y con variados grados de politización.
En el análisis de los grupos y movimientos sociales, se establece frecuentemente una relación directa y casi una identidad
entre su nivel de organización y su capacidad reivindicativa. Es
indudable que la primera puede apoyar y dinamizar a la segunda,
pero no siempre sucede así.
Existen grupos altamente estructurados, cuya movilización
y reivindicación son reducidas; el caso del sindicalismo oficial en
México, sobre todo en su etapa más reciente es uno de ellos
aunque no el único. En el extremo contrario, grupos cuya estructura interna es poco desarrollada, en los que predomina el
espontaneísmo pueden alcanzar altos grados de movilización,
normalmente durante lapsos breves. Así pues, la relación entre
estructura y dinámica o entre organización y movilización, no es
92
CAPÍTULO ii
unívoca ni sistemática; debe ser precisada respecto de cada
grupo o movimiento particular.
Este ensayo se centra en el análisis del proceso organizativo,
que se originó a partir del siniestro ocurrido el 22 de abril de
1992 en el sector reforma de Guadalajara, ocasionado por la
presencia de gasolina en el sistema intermedio de drenaje de la
ciudad, proveniente de la planta de Pemex conocida como La
Nogalera.
Este trabajo forma parte de un proyecto de investigación
más amplio, que los autores estamos desarrollando en el Centro
de Investigaciones sobre los Movimientos Sociales (CISMOS) de
la Universidad de Guadalajara. El periodo analizado comprende
del 22 de abril al 15 de julio de 1992. Debido a que el proceso
organizativo de los damnificados se encuentra todavía en estado
naciente, la agregación y desagregación entre sus integrantes así
como los cambios en la estructura adoptada son frecuentes.
A q u í se consideran los asumidos durante el periodo señalado.
La organización social en la ciudad
antes del siniestro
La posibilidad de que la respuesta social a un siniestro pueda
derivar en el surgimiento de una organización que capitalice la
respuesta está condicionada en buena medida por el clima social
y político preexistente, en particular, por el nivel de organización de los diferentes segmentos de la sociedad. A l respecto
debe reconocerse que en Guadalajara, antes de las explosiones,
existía un ambiente de malestar entre la ciudadanía, que dio
lugar a algunos brotes de protesta y movilización, sin llegar a
generalizarse. A continuación aludimos a algunos exponentes
de esta situación.
Con motivo de las elecciones federales de 1988, el Movimiento Urbano Popular (MUP) local, pasó por una breve fase de
repunte que consistió básicamente en su participación en la
DESTINO COLECTIVO, E L PROCESO...
93
campaña del candidato presidencial por el Frente Democrático
Nacional, así como en las movilizaciones posteriores para la
defensa del voto. Similar actuación tuvo en las elecciones estatales de finales del mismo año.
A partir de esta fecha el MUP de Guadalajara entra en una
clara fase de reflujo que trató de ser revertida, a principios de
1991, a través de la constitución del Movimiento Democrático
de Lucha Urbana (MODELUR), intento que redundó en escasos
resultados y el impase del MUP se mantiene hasta la fecha.
Una situación similar a la del MUP local se repetía en el
conjunto de las fuerzas sociales (sindicatos, organizaciones sectoriales y ciudadanas); es decir, en general se encontraban en
una fase de debilidad orgánica y escasa capacidad de respuesta
ante los diferentes problemas de la coyuntura.
Una excepción en éste panorama consistió en la presencia
del grupo de mujeres que se autodenominó "Madres Unidas
contra la Violencia" y que a raíz de una nutrida marcha que
realizaron el 3 de marzo de 1992 por el centro de la ciudad,
fueron conocidas como las "damas de negro", color que utilizaron como símbolo de luto en su manifestación. El grupo y la
marcha recibieron un gran apoyo social, mismo que el ex-gobernador Cosío Vidaurri trató de descalificar aludiendo a la presencia de grupos desestabilizadores contra su gobierno.
Con escasos días de diferencia, tuvo lugar una marcha por
parte de los maestros de la Sección 47 del SNTE, demandando la
aplicación de un aumento salarial autorizado por la federación
y negado por el gobierno estatal. Esta marcha contó con mayores contingentes que la anterior pero, debido al carácter sectorial de la demanda, tuvo menor repercusión social.
Las elecciones para diputados locales y munícipes de febrero de 1992 generaron, a causa del no reconocimiento de algunos
triunfos de la oposición, malestar, protesta y movilización de
diferentes ámbitos del estado hacia la capital de la entidad y del
país.
El apoyo ciudadano a estos reclamos electorales, sin ser
masivo, constituyó un antecedente digno de resaltarse en la
94
CAPÍTULO ii
coyuntura porque conjuntó expresiones plurales en defensa de
los votos emitidos en favor de los dos principales partidos políticos de oposición.
Estas diferentes manifestaciones populares, ciudadanas,
sindicales y electorales no buscaron puntos de convergencia
entre sí, por lo cual su alcance político fue limitado. Dieron
origen a manifestaciones de crítica y rechazo al gobierno pero
no generaron una situación de riesgo político en la ciudad. Sin
embargo, crearon un contexto que objetivamente podía potenciar los efectos que derivaran del siniestro.
Antecedentes organizativos
de la zona siniestrada
Todos los indicios señalan que la situación sociopolítica expresada en el inciso anterior encontró escaso o nulo eco en la zona
del siniestro. Es decir, la población del Sector Reforma ni se
involucró ni apoyó dichas manifestaciones.
Los antecedentes más recientes de organización social en la
zona, son reducidos y datan de principios de los ochenta. En el
Frente Democrático de Lucha Popular (FDLP), una de las manifestaciones más amplias en oposición al aumento en las tarifas
del transporte público, participó un grupo de habitantes de la
colonia Atlas, como Comité de Defensa del Pueblo integrante
de dicho frente. No se cuenta con información acerca de la
evolución posterior de este Comité, sin embargo, de acuerdo
con el modelo organizativo implementado por la FEG en las
zonas populares y en éste frente en particular, es muy probable
que se desarticulara debido a la dependencia orgánica respecto
de sus impulsores.
En la misma coyuntura, activistas del PSUM llevaron a cabo
labores de organización inquilinaria en varias vecindades del
barrio de Analco, que se integraron en la Unión Independiente
de Inquilinos (un). Esta organización perduró durante el quin-
DESTINO COLECTIVO, E L PROCESO...
95
quenio 1981-1986, lapso en el cual luchó por la expedición de
una ley inquilinaria y el control del aumento de las rentas. No se
ha investigado el papel específico que los habitantes de las
vecindades de Analco desempeñaron en esta Unión.
A medidados de los ochenta, grupos de solicitantes de suelo
y vivienda, conformaron la organización "Ricardo Flores Magón", que contaba con cuatro seccionales en la ciudad, uno de
los cuales fue el de Analco, integrado por habitantes de este
barrio y de otros rumbos próximos.
Estos tres referentes señalan que grupos reducidos de la
zona siniestrada, fueron sensibles a proyectos orgánicos independientes en los cuales participaron en diferentes grados, pero
que no cristalizaron en organizaciones permanentes. Desde
antes del siniestro las organizaciones señaladas se habían desarticulado.
Otras modalidades de agrupamiento social en la zona siniestrada que cuentan con mayor antigüedad, están vinculadas
a formas tradicionales de tipo religioso y gremial. La Parroquia
de San Sebastian de Analco ha sido, al igual que en otros barrios
de la ciudad, un eje articulador de la vida social de sus habitantes.
Esto se ha expresado en organizaciones vinculadas a las
fiestas del patrono del lugar. Ello permite al párroco tener una
alta influencia sobre sus feligreses. Si bien estas consideraciones
son especialmente válidas para el barrio de Analco, son extrapolabas a las colonias Atlas y Quinta Velarde. En la zona han
predominado las formas de expresión religiosa conservadora y
tradicional.
Los numerosos talleres y pequeños comercios de la zona, se
hallan vinculados a los organismos gremiales impulsados por el
partido oficial. Como prueba de ello, el iv distrito electoral, en
el que se ubica la mayor parte de la zona de estudio, constituye
un bastión indisputado de la CROC; el resto se encuentra en el
distrito xvi cuya votación se reparte entre el partido oficial y la
Dposición, tanto de derecha como de izquierda.
CAPÍTULO II
96
Si se comparan los intentos de organización independiente
en la zona, con las expresiones más permantes vinculadas a la
iglesia católica y al partido oficial, es muy claro que predominan
las segundas, con las implicaciones sociales y políticas que ello
conlleva.
De acuerdo con el sistema organizativo utilizado por el
gobierno y el partido oficial, en cada colonia debe existir un
Comité Municipal de Vecinos. No se cuenta con información
acerca de si existían y cómo funcionaban dichos organismos en
las colonias siniestradas.
Proceso organizativo inicial y primeras demandas de los
damnificados
En el proceso de organización de los damnificados y afectados
pueden distinguirse tres etapas; la primera se inicia inmediatamente después del siniestro y dura hasta que la presencia del
PRONASOL, tanto estatal como federal, se hace pública en la zona;
durante la segunda predomina la influencia del gobierno y las
pugnas entre el PRONASOL estatal y federal; asimismo comienza
a emerger el que poco después se autodefiniría como "Movimiento Civil de Damnificados 22 de Abril" (MCD-22). En la
tercera coexisten el PRONASOL estatal y federal disputándose la
hegemonía en la zona, y el MCD-22 lleva a cabo sus principales
movilizaciones y reivindicaciones durante el periodo estudiado.
El espontaneísmo
ciudadano
Inmediatamente después del siniestro y sin ninguna organización formal, tanto damnificados sobrevivientes como sus familiares, vecinos y ciudadanos de diferentes ámbitos de la ciudad
y distintos niveles sociales participaron en las tareas de rescate,
búsqueda de albergue, alimentos y medicinas.
DESTINO COLECTIVO, EL PROCESO...
97
Otra acción central en esta primera fase, fue el rechazo a la
introducción y puesta en operación de los trascavos afinde rescatar
el mayor número de damnificados con vida o fallecidos.
A pesar de los intentos de intervención y control del gobierno estatal, predominó la acción ciudadana sin diferencias orgánicas ni políticas.
Los ciudadanos participantes y que contaban con mayor
nivel de politización dieron origen a un frente solidario que
integró inicialmente alrededor de 30 grupos en torno a la "Coordinadora de Ciudadanos y Organismos Civiles 22 de Abril". Esta
se convirtió en un elemento básico de apoyo para el sector de
damnificados que posteriormente decidieron organizarse autónomamente.
En este contexto, a los dos dias del siniestro tuvo lugar una
reunión general de damnificados en la que se tomaron dos
acuerdos centrales:
1 Impulsar una sola organización de los damnificados y,
2 Elegir los primeros coordinadores o representantes de
cuadra.
Esto significa que, a un nivel orgánico elemental, los damnificados contaban en esta fase con una estructura propia, al margen
del gobierno y de los partidos políticos, la cual incluía a toda la
zona siniestrada.
La intervención del gobierno y, en particular, de dos posiciones internas (PRONASOL estatal y federal) fue el elemento
inicial de división.
Proceso de diferenciación orgánica y política
Desde la aprobación del Fideicomiso para la reconstrucción, 26
de abril, era manifiesto el objetivo del gobierno estatal de
monopolizar la organización de los damnificados a través de la
representación en Jalisco del PRONASOL. Sin embargo, a partir
98
CAPÍTULO n
de la primera visita del Presidente de la República fue clara la
intención de garantizar un margen amplio de maniobra al PRONASOL federal. La intervención de éste tenía como objetivo
principal subsanar los errores que la clase política local y las
organizaciones oficiales de la entidad estaban cometiendo.
Además de este bloque que, bajo dos modalidades, se identifica con el estado, fue perfilándose un tercer grupo que enfatizaba la conveniencia de la organización propia y autónoma
respecto del estado.
En términos espaciales y de explicitación de demandas las
diferencias entre estos tres grupos serían las siguientes. Los
damnificados vinculados al PRONASOL estatal se encuentran predominantemente en las calles 20 de Noviembre y Gante hasta
Nicolás Bravo; su planteamiento de demandas propias fue prácticamente nulo. Inicialmente la CROC intervino en la integración
de este grupo, pero pronto fue desplazado por la coordinación
estatal del PRONASOL.
Los damnificados articulados al PRONASOL federal se ubican, principalmente, a lo largo de la calle Gante. Su principal
demanda es la indemnización individual. Bajo un discurso formalmente plural y respetuoso de la organización social, introdujeron elementos de desarticulación en la estructura inicial de
los damnificados así como condiciones excluyentes para el
acceso a la ayuda alimentaria (despensas) y a la formalización
de derechos para la indemnización y para la reconstrucción de
las viviendas.
El tercer grupo (que posteriormente se constituiría como el
MCD-22) se ubica también en la calle Gante pero principalmente
en la porción incluida entre las calles Nicolás Bravo y Jazmín,
así como en la zona ubicada entre la calle Los Angeles y la
calzada Olímpica, en las colonias Quinta Velarde, Atlas y Olímpica. Sus demandas iniciales fueron la reconstrucción de la
vivienda in situ y la recuperación del barrio, además de la
indemnización. Su postura básica fue la autonomía y la búsqueda
de negociación con base en las demandas planteadas.
DESTINO COLECTIVO, EL PROCESO...
99
A l margen de las diferencias ideológicas señaladas en los
tres grupos, su organización y estructura interna fue y sigue
siendo primaria. Esta se reduce prácticamente a la existencia de
un representante o coordinador por cuadra o zona, a la concentración de funciones y decisiones en él y a formas de relación y
comunicación muy elementales con sus representados que se
reducen básicamente a la trasmisión de información y acuerdos.
No existen formas intermedias de representación y toma de
decisiones entre ambos, ni reuniones o asambleas en las que se
someta a discusión la definición de un programa de demandas y
de un plan de acción.
Los núcleos orgánicos principales de los damnificados son
los tres señalados. Sin embargo, coyunturalmente, adquirió
fuerza y capacidad de movilización el grupo de los evacuados de
la zona de La Nogalera, expuesta a un alto margen de riesgo por
las fugas de gasolina provenientes de la planta de PEMEX.
Sus demandas principales fueron:
1 Reubicación de dicha planta,
2 Peritaje por escrito de la situación de siniestrabilidad de
las colonias y,
3 Ayuda para renta y alimentos durante el periodo de
reubicacion.
Este grupo se caracterizó por su alto grado de combatividad y la
propuesta de una acción inusitada como el uso del patio del
Palacio de Gobierno como albergue, misma que no llegó a
implementarse porque el gobierno federal autorizó la ayuda
para renta temporal y a cuenta de salario durante el tiempo en
que estuvieran sin operar las empresas en las que laboraban.
A pesar de lo anterior, este grupo careció de estructura
formal; sus acciones estuvieron orientadas fundamentalmente
por la influencia de su líder temporal. Aunque pervive la experiencia de su movilización, actualmente el grupo se encuentra
prácticamente desactivado, debido a que han podido regresar a
sus hogares.
100
CAPÍTULO II
Otro grupo que coyunturalmente (de finales de mayo a
finales de junio) comenzó a adquirir posibilidades de nucleación
fue el de los afectados por las inundaciones de aguas pluviales y
negras. Estos afectados se ubicaban en una zona que incluía
veinte manzanas en la confluencia de las calzadas González
Gallo y Olímpica, por el sur, y Boulevard a Tlaquepaque por el
nororiente. De esta zona, el núcleo más combativo fue el ubicado en la colonia Quinta Velarde.
Ante la inundación de las viviendas, plantearon ser considerados como damnificados y recibir apoyo para renta mientras
estuvieran reubicados. Durante el lapso en el que se acondicionó el canal a cielo abierto para la salida de las aguas, recibieron
apoyo del Patronato, posteriormente regresaron a sus domicilios y ha desaparecido el motivo de su movilización.
U n grupo no previsto inicialmente es el de aquellos cuyas
viviendas no fueron destruidas total ni parcialmente, pero por
encontrarse afectados sus cimientos y estructura, no son habitables y deben ser derrumbadas. Por ello exigen también el trato
de damnificados y el derecho correspondiente a la indemnización.
De los damnificados por el siniestro, quienes no contaron
con familiares o recursos para alojarse, se instalaron en varios
albergues. Sin embargo por decisión unilateral e ilegal del gobierno, fueron concentrados en uno solo a cargo de la Universidad de Guadalajara, el cual se acondicionó en las instalaciones
del Estadio Olímpico.
A la fecha este grupo no ha planteado demandas específicas
ni ha realizado alguna movilización; los alimentos son proveídos
por el DIF y preparados por elementos del Ejército Mexicano.
La coordinación del grupo y la prestación de varios servicios
están a cargo de la u D E G.
El común denominador a los reubicados, afectados y albergados fue su aislamiento mutuo y la ausencia de articulación
entre los que llegaron a plantear demandas particulares. Su
relación con el gobierno fue autónoma y crítica, por parte de los
DESTINO COLECTIVO, E L PROCESO...
101
reubicados y afectados; en los albergados predominan las posiciones aerificas.
Considerando conjuntamente a los siete grupos, su aislamiento incidió en la reducción del impacto político que podía
provenir de los diferentes problemas implicados, así como en la
imposibilidad de crear un movimiento amplio que los nucleara
y posibilitara el surgimiento de demandas comunes.
Por otra parte, dos de los siete ya no existen como tales
(reubicados y afectados) y en los cinco restantes, integrados por
damnificados, se detectan dos tendencias básicas; una es la que,
al margen de matices, acepta los lincamientos del Patronato
para la reconstrucción sin formular planteamientos propios; la
segunda, viene dada principalmente por el MCD-22 que, como ya
se indicó, combina la negociación con la presentación de iniciativas propias.
El movimiento civil de damnificados
22 de abril (MCD-22)
Como se apuntó, a pesar de existir una organización espontánea
en la zona siniestrada con base en coordinadores de cuadra
elegidos por sus representados, tanto el PRONASOL estatal como
el federal crearon grupos propios que cancelaban la organización anterior.
Como reacción a esta intervención del gobierno y para
mantener la estructura inicial, comenzó a surgir entre varios
coordinadores la idea de crear una organización autónoma. Su
antecedente inmediato fue la reunión que se realizó el 24 de
abril en la calle Gante esquina con Nicolás Romero.
Base social
Entre los integrantes del MCD-22, casi la mitad se ubican entre las
capas medias en términos económicos y eran propietarios de las
102
CAPÍTULO u
viviendas destruidas, sin embargo, los niveles de ingreso del 65%
restante eran inferiores y rentaban la casa donde vivían.
De los elementos activos la mayoría son mujeres aunque
también participan, en menor grado, los hombres y jóvenes de
ambos sexos y algunos ancianos. Casi en su totalidad, los integrantes no poseían experiencia orgánica ni política antes del
siniestro. Desde el punto de vista ideológico la influencia más
importante era la religiosa en su orientación tradicional.
Demandas
Como ya se señaló, las principales demandas de los damnificadas
fueron planteadas por este grupo independiente ( M C D - 2 2 ) . Las
demandas iniciales fueron:
1 Rechazo a la reubicación fuera de la zona de desastre,
2 Reparación total de daños materiales e indemnización
por los muertos,
3 Deslinde de responsabilidades y castigo a los culpables de
las explosiones,
4 Reubicación del colector de aguas negras fuera de la zona
afectada,
5 Viviendas provisionales,
6 Participación paritaria en el Fideicomiso estatal para
atender el pago de la reparación de daños,
7 Instalación de redes de monitoreo en los drenajes,
8 Reubicación de empresas que representan riesgo,
9 Reubicación de la planta de PEMEX fuera de la zona
metropolitana,
10 Información veraz sobre las personas desaparecidas,
11 Respeto de las autoridades a la organización independiente de los damnificados,
12 Reconstrucción total e inmediata de las viviendas afectadas
13 Respeto a la traza urbana y a las características de los
barrios de la zona.
DESTINO COLECTIVO, E L PROCESO...
103
A principios de mayo, el MCD-22 elaboró su "Programa de Reconstrucción de Viviendas y de la Zona Afectada en General".
Su demanda principal fue: "la recostrucción de viviendas e indemnización total a todas y cada una de las categorías de damnificados y afectados por el siniestro". Las categorías que se
consideraron para la reconstrucción de viviendas fueron cuatro:
1 Propietarios,
2 Arrendatarios y arrendadores,
3 Comodatarios y
4 Personas con problemas de sucesiones intestamentarias.
Para la indemnización, se consideraron seis categoría:
1
2
3
4
5
Lesionados,
Sobrevivientes de las personas fallecidas,
Propietarios de vehículos dañados,
Comerciantes e industriales,
Restitución del empleo o indemnización laboral a trabajadores y,
6 Propietarios de bienes muebles.
Este Programa del MCD-22 alude a la reconstrucción de la zona,
sus barrios y las viviendas. Sin embargo, por enfatizar la indemnización individual, fueron prácticamente relegados dos de los
tres aspectos (zona y barrios), quedando la reconstrucción de las
viviendas bajo responsabilidad exclusiva de cada propietario,
con el monto de la indemnización correspondiente.
Esto implicó que la dimensión colectiva del siniestro y del
proceso de reconstrucción se perdiera; es decir, las formas
específicas de la reconstrucción zonal y barrial pasaron a manos
del gobierno. Por otra parte, para establecer los alcances de la
indemnización, predominó la lógica de los propietarios sobre la
de los arrendatarios; es decir, la problemática de los inquilinos
pasó a segundo plano, a pesar de constituir la mayoría de los
104
CAPÍTULO ii
damnificados de la zona siniestrada, lo que se tradujo en la
dispersión y pérdida parcial de la base social correspondiente.
El relegamiento de la dimensión colectiva de la reconstrucción y de los inquilinos quedó de manifiesto en las peticiones
que los damnificados formularon a Salinas de Gortari y en el
acuerdo correspondiente que se firmó en Los Pinos el nueve de
mayo.
Como derivación de este doble relegamiento, la representación de los damnificados en el Patronato de la reconstrucción, se realizó de acuerdo a las cuatro categorías de los
damnificados en lugar de resolverse internamente de forma
colectiva. Es decir, se impuso la forma de representación de
acuerdo al tipo de damnificado sobre la representación colectiva.
De esta manera aumentó notoriamente el margen de maniobra del bloque del gobierno en dicho Patronato y proporcionalmente disminuyó la posibilidad de definir y defender
posiciones unitarias por parte de los damnificados.
A partir del acuerdo sobre las condiciones de la indemnización, surgieron algunos conflictos como la información pública
y oportuna acerca de las condiciones de mécanica de suelo de la
zona siniestrada así como el relativo a la firma del convenio del
finiquito entre el Patronato y los indemnizados.
El informe técnico de la mécanica de suelo, era necesario
para conocer las condiciones de reconstrucción de las viviendas
destruidas, así como las garantías de las que no fueron destruidas
total ni parcialmente, pero podrían haber sufrido daños estructurales.
La clausula cuarta del convenio de finiquito liberaba de toda
responsabilidad al gobierno, una vez que entregara el terreno
de las viviendas destruidas limpio y emparejado.
Los damnificados argumentaron la improcedencia de dicha
clausula debido a que el terreno debería entregarse compactado
y en condiciones seguras para poder reconstruir las viviendas.
En respuesta a la presión realizada por el MCD-22, esta claúsula
fue cancelada.
DESTINO COLECTIVO, EL PROCESO...
105
A raíz del violento desalojo del que fueron víctimas miembros del MCD-22, al que se aludirá posteriormente, se demandó
juzgar y castigar a los culpables. La demanda fue atendida
parcialmente y logró modificar la relación entre damnificados y
gobierno.
En cuanto a la demanda inicial relativa a vivienda provisional, se r e t o m ó para darle solución durante el mes de junio.
El MCD-22 propuso un prototipo de vivienda de bajo costo y
recuperable en un alto porcentaje, así como dos opciones
respecto al terreno en que se ubicarían. E l prototipo fue
aceptado y el terreno seleccionado, propiedad del Seguro
Social, fue cedido en comodato y se encuentra próximo a la
zona siniestrada.
Considerando el conjunto de demandas, se advierte que
prácticamente 50% de ellas han sido logradas total o parcialmente, pero, el porcentaje restante está pendiente de solución.
Por otro lado, debe enfatizarse nuevamente que dos demandas centrales quedaron relegadas (reconstrucción de las viviendas de los propietarios y no reubicación de los inquilinos).
Finalmente debe señalarse que una quedó totalmente descartada (reubicación del colector intermedio).
Las demandas logradas han sido:
1
2
3
4
No reubicación de propietarios.
Indemnización de daños.
Vivienda provisional.
Participación paritaria en el Patronato.
5 Reubicación de PEMEX.
6 Reconocimiento al MCD-22 por el Patronato.
7 Reconstrucción de la vivienda a través de la indemnización.
8 Compactación de suelo para la reconstrucción de las viviendas.
9 Destitución del jefe de la Dirección de Seguridad Pública
y reconocimiento de cinco culpables del desalojo.
106
CAPÍTULO II
En relación a este bloque de demandas, llama la atención que
se hayan logrado, a pesar del escaso nivel orgánico alcanzado
por los damnificados (como se verá en el inciso siguiente). La
razón se encuentra en un triple hecho: la legitimidad de las
demandas, el amplio consenso social hacia ellas y la necesidad,
por parte del gobierno, de subsanar errores cometidos (desalojo
violento, etc.) haciendo concesiones al movimiento.
Las demandas no resueltas son las siguientes:
1
2
3
4
5
6
No reubicación de inquilinos,
Deslinde de responsables del siniestro,
Reubicación de empresas riesgosas,
Información veraz sobre los desaparecidos,
Respeto a la traza urbana de los barrios,
Instalación de redes de monitoreo en el sistema de drenaje,
7 Reconstrucción de la vivienda.
A l respecto, se observa que este bloque de demandas comprende algunas de las centrales en torno al siniestro y a sus consecuencias.
Formas de organización
De acuerdo a lo que se menciona en el inciso 4.2, el nivel
orgánico de los tres grupos (PRONASOL estatal, PRONASOL federal
y MCD-22) es todavía primario. Sin embargo, el MCD-22 ha intentado avanzar en esta línea, al constituirse en Asociación Civil y
contar con un local propio para el desarrollo de sus actividades
grupales. El primer objetivo no se ha materializado todavía,
mientras en relación al segundo, el MCD-22 ha utilizado un departamento de la zona siniestrada y está iniciando el uso de la casa
muestra de la vivienda provisional como sede para información
y desarrollo de sus actividades. Por otro lado, realiza reuniones
periódicas con sus integrantes.
DESTINO COLECTIVO, EL PROCESO...
107
A mediados de julio, el MCD-22, representantes de los afectados, de los albergados y de los propietarios de las viviendas que
serán derruidas, han iniciado un proceso para la consolidación
interna de cada grupo y el acercamiento entre ellos.
Esto abre una doble posibilidad:
a A nivel de cada grupo, permitiría crear estructuras intermedias entre la base y el coordinador, así como integrar
comisiones dentro de cada grupo, establecer mecanismos
para la transmisión de información y la toma de decisiones
colectivas.
b Asimismo permite generar entre los grupos, formas asamblearias para detectar demandas comunes y llevar a cabo
acciones conjuntas. En esta búsqueda de convergencia, el
MCD-22 se suma a una necesidad sentida por los grupos
aludidos.
Dinámica del movimiento
En el MCD-22 llama la atención el escaso nivel de vida orgánica
ya mencionado, acerca del relativo alto grado de dinamismo
logrado, así como el notable número de demandas resueltas
favorablemente como resultado de su acción.
En la dinámica de este movimiento pueden distinguirse
varios tipos de acciones:
a movilización y resistencia,
b difusión y,
c propuestas y negociaciones.
Del primer tipo de acciones, destacan las marchas del 1 y 31 de
mayo para manifestar el dolor por el siniestro, protestar por las
actitudes del gobierno y presentar sus reclamos y demandas.
108
CAPÍTULO íi
En la del uno de mayo se retomó la problemática general de
los damnificados y de los efectos del siniestro en la ciudad; con
ello se logró una amplia respuesta y apoyo ciudadano, manifestos en la asistencia de alrededor de siete mil personas.
En la segunda (que tuvo como objetivo principal reafirmar
y difundir las demandas planteadas por el MCD-22), la asistencia
de alrededor de tres mil personas, lo cual manifiesta que este
movimiento contaba con capacidad de covocatoria y apoyo
social.
Como parte de sus movilizaciones el MCD-22 realizó dos
campamentos, el primero se instaló sobre la calle Gante con el
objeto de impedir la entrada de maquinaria pesada para demoler
viviendas afectadas, en donde aun había pertenencias de los
damnificados. Este se campamente se levantó después de llegar
a acuerdos con el gobernador interino.
El segundo se instaló en la Plaza de Armas, al concluir la
marcha del 31 de mayo. La madrugada del primero de junio fue
desalojado violentamente por elementos de la Dirección de
Seguridad Pública. Por la tarde del mismo día se reinstaló el
campamento para ser levantado a los dos días, después de
negociaciones y acuerdos con el Patronato respecto a las demandas del MCD-22, a las que se agregó la exigencia de castigo a los
policías agresores.
En el aspecto de difusión, el MCD-22 supo recurrir oportunamente a los medios y mantener el interés de éstos hacia el
siniestro y los damnificados. En éste contexto fue decisiva la
rueda de prensa convocada el primero de junio para informar
sobre la agresión de que fueron objeto los damnificados que
integraron el segundo de los campamentos aludidos.
En cuanto a la televisión, el MCD-22 aprovechó un programa
de Nino Canún sobre el siniestro, para difundir sus puntos de
vista y demandas a nivel nacional y demostrar su independiencia
respecto de los partidos políticos.
De los programas radiofónicos deben destacarse los diez
trasmitidos por Radio Universidad con la participación de
DESTINO COLECTIVO, EL PROCESO...
109
miembros del MCD-22 y expertos en diferentes materias relacionadas con el siniestro.
La prensa local y nacional proporcionó amplio apoyo a la
causa de los damnificados y al MCD-22 en particular, especialmente La Jornada y Siglo 21; el espacio que dedicó el segundo al
MCD-22 motivó que éste lo considerara como su vocero. Además
del recurso a los medios privados de comunicación, el MCD-22
difundió sus planteamientos a través de volantes y de su propio
boletín "A Balcón".
A pesar de la imagen que el gobierno local ha difundido
sobre el MCD-22, como un grupo radical que impide la búsqueda
de soluciones y se opone a "ser ayudado", éste ha demostrado
capacidad de propuesta y de negociación. En los nexos que ha
tenido con los gobiernos local y nacional se ha caracterizado por
presentar en las negociaciones propuestas propias que han
facilitado la resolución de los problemas, garantizando los derechos de los damnificados. A la fecha han sido ellos quienes han
demostrado más claridad sobre este punto.
Como factores coadyuvantes a la dinámica descrita del movimiento, deben destacarse tres hechos. El primero estriba en el
apoyo recibido de los grupos integrados en la "Coordinadora de
Ciudadanos y Organismos Civiles 22 de Abril" que se mantiene
en variados aspectos: legal, finaciero, técnico y de difusión, entre
otros. El segundo se refiere a la torpeza y debilidad del gobierno
para enfrentar el siniestro y sus consecuencias y, en particular,
la relación con los damnificados. Finalmente debe enfatizarse el
amplio consenso social con que ha contado el MCD-22, especialmente hasta mediados del mes de junio.
A pesar de lo señalado sobre la acción múltiple del MCD-22,
debe reconocerse que no ha logrado generar una dinámica
propia como organización; la mayoría de sus acciones surgen
como respuesta a decisiones y requerimientos del gobierno y del
Patronato en particular. Es decir, es aún un grupo fundamentalmente defensivo.
110
CAPÍTULO n
La relación con el gobierno
El tipo de nexos que establece un grupo social con el gobierno
es uno de los indicadores del carácter e ideología del primero,
así como del reconocimiento que el segundo le otorga. A l
respecto, el MCD-22 ha definido y mantenido (como ya se aclaró),
su autonomía ante las diferentes instancias gubernamentales.
Los contactos establecidos entre el MCD-22 y el gobierno se
dieron a varios niveles. Con el Ejecutivo del gobierno federal
tuvieron dos encuentros; el primero en Los Pinos y el segundo
en el Colegio de Jalisco. Como resultado del primero se logró el
acuerdo sobre las formas de indemnización y la reubicación de
la planta de PEMEX. Si bien la representación de los damnificados
que negoció con el ejecutivo incluía a miembros de los tres
grupos iniciales, la propuesta que se planteó, negoció y aprobó
fue la del MCD-22.
El segundo encuentro tuvo lugar en Guadalajara y, debido
a las pugnas entre los grupos identificados con el PRONASOL
estatal y federal, la reunión iniciada no pudo finalizarse y no
arrojó ningún tipo de resultado; la representación del MCD-22
entregó al ejecutivo federal un pliego con sus demandas propias
cuyo contenido no fue dado a conocer. El gobierno estatal culpó
a supuestos perredistas michoacanos del fracaso de la reunión;
sin embargo, esta acusación no pudo comprobarse y menos aún
verificar nexos entre ellos y el MCD-22.
El MCD-22 ha tenido también múltiples encuentros con el
gobernador interino. En éstos ha predominado el intento de
acercamiento por parte de Rivera Aceves, así como el franco
deseo de incorporarlos a su proyecto de reconstrucción. Ejemplos de lo anterior han sido, la noche que el gobernador pernoctó en el campamento de los damnificados, dentro de la zona del
siniestro y el desayuno ofrecido para negociar la entrada de las
máquinas.
En !a medida en que este acercamiento no fue lo redituable
que el ejecutivo estatal deseaba, orquestó una campaña de
DESTINO COLECTIVO, E L PROCESO...
111
desprestigio contra el MCD-22 tildándolo de grupo conflictivo,
manipulado por partidos políticos, no negociador y obstaculizador del proceso de reconstrucción.
Dos asuntos que han requerido la intervención directa del
gobernador, fueron los relacionados con la investigación sobre
el desalojo violento de los damnificados de la Plaza de Armas,
así como la aplicación de las peticiones de la Comisión Nacional
de Derechos Humanos (CNDH), misma que está pendiente en
sus puntos centrales y sobre la cual, el gobernador interino
estableció el 31 de julio del 92, como fecha para darle cumplimiento.
Otros dos asuntos que ameritaron su intervención, fueron
la aprobación del proyecto y construcción de la vivienda provisional, así como la entrega en comodato del terreno en el que
se instalarían estas viviendas. Como consecuencia del rechazo
social al desalojo violento de los damnificados, en la relación
ejecutivo estatal-MCD-22, hubo un cambio por parte del gobierno.
Este redujo sus juicios descalificadores sobre el segundo, fue
más flexibles en las negociaciones e incluso atendió y resolvió
favorablemente algunas demandas, como las mencionadas sobre
la vivienda provisional.
El Patronato para la Reconstrucción, como instancia del
gobierno estatal, ha sido el interlocutor principal del MCD-22,
desde mediados de junio hasta la fecha que cubre este informe.
El nombramiento de representantes del MCD-22 en el Patronato
fue objeto de forcejeos y finalmente se logró sólo a nivel de tres
suplentes.
Como derivación de un acuerdo establecido entre Rivera
Aceves y el MCD-22, para dar seguimiento a los avances de la
investigación sobre los responsables del desalojo, así como de la
vivienda provisional, el Patronato está realizando reuniones
semanales con el MCD-22. A la fecha, estas reuniones se han
encaminado a desahogar diversos asuntos, relacionados principalmente con el pago de indemnizaciones. Sin embargo, ha
112
CAPÍTULO H
permitido que, por la vía de los hechos el Patronato reconozca
la representatividad del MCD-22.
Este, por su parte, considera al Patronato como una instancia administrativa, de la cual hay que obtener los mayores resultados posibles y por ello sus relaciones con el gobierno rebasan
a la que mantienen con aquel.
La actitud descrita se fundamenta en las limitaciones que ha
demostrado el Patronato para su operación, así como en las
contradicciones en que se ha visto inmerso por las pugnas
existentes entre el PRONASOL estatal y el federal.
Como resultado, los cuatro grupos de damnificados independientes han empezado a cuestionar la legitimidad de sus
représentâtes en el Patronato y consideran la necesidad de
realizar ajustes a sus formas de operación.
No obstante que el siniestro afectó buena parte del Sector
Reforma y trajo múltiples consecuencias negativas para el funcionamiento cotidiano de la ciudad, las autoridades locales han
permanecido prácticamente al margen.
El presidente del Concejo Municipal, José Mora López, no
ha intervenido en ninguno de los aspectos decisivos del proceso
de indemnización y reconstrucción. Es decir, no existen propuestas ni acciones específicas por parte del ayuntamiento.
Esto implica que los damnificados, en cuanto ciudadanos,
no están teniendo como interlocutor a una autoridad local, sino
a la estatal y a un patronato que es únicamente una instancia
operativa. Sobre esta base, se dificultará que el MCD-22 pueda
transitar de una dimensión reivindicativa a otra propiamente
ciudadana.
Por su parte, el gobierno municipal ha quedado relegado y
prácticamente ha perdido competencia en la resolución de los
efectos derivados de la explosión y de la reconstrucción de la
zona siniestrada.
Considerando la evolución del MCD-22 en el periodo analizado, deben 1 esaltarse los siguientes hechos:
DESTINO COLECTIVO, E L PROCESO...
113
1 A pesar de haber incluido a los inquilinos en su programa
de reconstrucción y en las gestiones posteriores para la
indemnización, en la práctica éstos forman parte de su
base social en escasa medida.
2 Constituye un grupo en el que predomina la dinámica o
la acción sobre la organización.
3 Los resultados obtenidos a la fecha son mayores de los
que podrían esperarse debido a su escasa estructura interna.
4 Combina la autonomía de su organización con la formulación de propuestas y la negociación en sus contactos con
el gobierno.
5 Conforma hasta la fecha, un grupo fundamentalmente
reivindicativo y defensivo, aunque cuenta con elementos
para definir un programa propio de reconstrucción y mantiene una posición clara ante las instancias gubernamentales.
6 Para el conjunto de la sociedad, es el grupo de los damnificados más identificado y al que ha otorgado mayor apoyo.
7 Durante el periodo estudiado, es quien posee mayor claridad respecto a las demandas y acciones posibles de
realizar por el conjunto de damnificados.
Estos rasgos son más notables si se toma en cuenta el limitado
contexto organizativo en el que surgió (al que se hizo referencia
en los incisos H y m) y la breve existencia del MCD-22.
Perspectiva del MCD-22
Resulta prematuro aventurar un jucio sobre la posible evolución
de este grupo, cuando a pesar de los avances logrados, sus
batallas principales están por darse, como la reconstrucción de
las viviendas y de la zona.
114
CAPÍTULO II
Sin embargo, pueden adelantarse algunas hipótesis: su
anunciada constitución como asociación civil no resolverá sus
actuales limitaciones estructurales, pero permitirá definir formas organizativas y de participación que las reduzcan y en parte,
faciliten su consolidación interna.
Asimismo, para resolver favorablemente la reconstrucción
habitacional y barrial requiere una mayor clarificación acerca de
su propio proyecto y sobre su estructura interna, creando comisiones (técnica, financiera, administrativa, de organización, etc.)
que permitan ese logro. Este reto puede ser un factor clave para
su avance organizativo.
Por otra parte, se ha iniciado la vinculación con otros grupos
de damnificados de la ciudad y éste es otro de los elementos que
aparecen como decisivos para iniciar un proceso organizativo
más amplio. Para lograrlo, el MCD-22 es el que cuenta actualmente con mayores elementos.
Aunque la sociedad civil y los medios de comunicación han
disminuido su atención al conjunto de los damnificados por
estarse resolviendo sus demandas, el MCD-22 tiene una ventaja
en este campo ya que (como se indicó) es el más identificado y
ha sido objeto de apoyo por ambos. Sin embargo, este grupo
debe prestar especial atención a ambos aspectos para mantenerlo.
Mientras tanto, la posibilidad de convertirse en un movimiento ciudadano, está supeditada a la forma en que resuelva la
reconstrucción habitacional y barrial, así como al tipo de relación que establezca para ello con las autoridades.
Con esta finalidad, el MCD-22 deberá integrar sus demandas
sectoriales y barriales a otras más amplias de tipo urbano y
político relacionadas con el Sector Reforma y con la ciudad en
su conjunto.
La vinculación del MCD-22 con otros movimientos urbanopopulares de Guadalajara y del país puede ser también un
elemento definitivo para su evolución orgánica y política. A fin
de lograr este objetivo hacia los movimientos de Guadalajara,
DESTINO COLECTIVO, EL PROCESO...
115
tiene a su favor el apoyo ciudadano al que se aludió. Respecto
al MUP nacional, la experiencia de la Coordinadora Unica Damnificados de 1985 y posterioremente de la Asamblea de los
Barrrios en la ciudad de México, constituyen pistas para trazar
su propio camino a recorrer en favor de los damnificados, de una
una mayor calidad de vida urbana en Guadalajara y de una más
amplia ingerencia ciudadana en la definición y toma de decisiones respectivas.
F R E N T E A LA TRAGEDIA,
LA INICIATIVA CIUDADANA
CRISTINA P A D I L L A
JAVIER V I L L A
L a s asociaciones civiles tuvieron una intervención relevante
luego de los acontecimientos del 22 de abril. La importancia de
este tipo de organizaciones para la movilización de la sociedad
civil ha sido resaltada por numerosos teóricos sociales. Por lo
general son definidas como grupos artificiales o secundarios (es
decir que su creación se debe a un acto de voluntad, no se nace
dentro de ellas como en la familia), de finalidad parcial, de
carácter permanente, organizados y con fines no exclusivamente
económicos. A l lado de estas características es necesario destacar su independencia respecto del Estado lo cual, además de
darles autonomía en relación a la toma de decisiones internas,
les permite colocarse como contrapeso al poder central. No en
vano se ha enfatizado el papel que juegan las asociaciones en el
mantenimiento de una democracia sustancial. La supresión de
la libertad de asociación es, por otra parte, una de las primeras
iniciativas de los regímenes autoritarios. Pertenecer a una asociación voluntaria es una forma de interacción social, por ello es
más difícil para los grupos que se encuentran privados de ella
1
2
1
2
Jesús María Vázquez, "Asociaciones", Diccionario UNESCO de Ciencias Sociales,
Madrid, Planeta-Agostini, 1988.
Vincezo Cesáreo, "Asociacionismo voluntario", en Bobbio, N. y Matteuci, N. Diccionario de política, trad. Raúl Crisafio et al. S. XXI, 1988: 6a. ed.
118
CAPÍTULO II
(negros, inmigrantes, etc.) ser miembros de una asociación de
este tipo. De la misma manera, la edad y el nivel educativo por
un lado, y las diferencias de estatus ocupacional y nivel de
ingreso por el otro, son algunas otras variables de importancia.
En relación a las primeras, Curtís et al. han comprobado que la
participación en las asociaciones es mayor entre los individuos
con edad media y con un mayor nivel educativo; respecto de las
segundas, que no tuvieron oportunidad de examinar en su estudio comparativo, los autores destacan la importancia de considerar de cuánto tiempo libre dispone el individuo para este tipo
de actividades y cuánto dinero está dispuesto a aportar en caso
de que sea necesario.
La participación del individuo en las asociaciones voluntarias se distingue, de la que se realiza al interior de los grupos
primarios. En éstos hay diversos factores involuntarios como la
edad, el nacimiento, el sexo, etc. que reúnen a los individuos y
los obligan a pertenecer a estos grupos en la práctica: se trata
de una participación de hecho. También habrá que diferenciar a
la participación voluntaria de la que es provocada o suscitada
por alguna autoridad exterior al grupo, sin iniciativa de los
participantes. Este tipo de participación es sólo un instrumento
de conformismo respecto a los valores de la sociedad global. Por
último, la participación voluntaria es distinta de la participación
espontánea, pues aunque esta última comparte con la primera
el ser de carácter voluntario, la llevan a cabo grupos no estructurados. Una de las características fundamentales del tipo de
participación que nos ocupa es que cuenta con una estructura
que le permite actuar de manera organizada en el vida pública.
3
4
5
3
4
5
Cfr. David Sills, "Asociaciones Voluntarias", Enciclopedia internacional de las
ciencias sociales, Madrid Aguilar, 1979: 2a. reimpresión de la la. ed. en castellano,
S.T. p. 619.
Curtis, James E.; Grabb, Edward G., y Baer, Douglas E., "Voluntary Associations
Membership in Fifteenth Countries", American Sociological Review, Volume 57,
Number 2, April, 1992, pp. 139-152.
Cfr. Alberto Meislet, Participación social y cambio social. Monte Avila, trad. Martín
Segrera, Caracas, Venezuela, 1971.
119
FRENTE A LA TRAGEDIA, LA INICIATIVA...
Las asociaciones de carácter voluntario forman parte de la
sociedad civil, que aquí deberá ser entendida como el conjunto
de instituciones creadas por diversos sectores sociales con independencia del gobierno y con el propósito de "ejercer influencia
en el proceso de toma de decisiones del poder político". Sin
embargo es necesario superar la forma simplista en que se alaba
a la sociedad civil frente al poder político, pues en ocasiones la
primera puede defender intereses particulares que se contraponen a los de la nación.
Ahora bien, de acuedo con Sherwood Fox, las asociaciones
se dividen en tres tipos de acuerdo con los sectores de la población que agrupan:
6
7
a mayoritarias, las que sirven a los intereses de las principales instituciones de la sociedad: profesionales, científicas, educativas, etc.;
b minoritarias, las que reúnen importantes minorías de la
población: asociaciones de carácter étnico, grupos feministas, etc. y, por último,
c medias, que son las que ligan importantes sectores e
instituciones de la sociedad: asociaciones de padres y
maestros, de bienestar social, etc.
8
Los fines efectivos que cumple una asociación no siempre corresponden a los fines declarados; en muchas ocasiones los
segundos se ven rebasados, modificados o colocados al lado de
los primeros. Es necesario, entonces, identificar no sólo las
funciones manifiestas de estas agrupaciones (las que proponen
y reconocen los participantes), sino también las latentes (las que
no reconocen ni se proponen los participantes, pero que pueden
ser observadas por estudiosos sociales); sólo un estudio de esta
6
Carlos Pereyra, "Sociedad civil y poder político en México", en Pereyra, Carlos.
Sobre la democracia, México, Cal y Arena, 1990, p. 239.
7 Ibidem.
8 Sherwood Fox, Voluntary Associations and Social Structure, tesis doctoral, Universidad de Harvard (citado en Sills, D. Op. cit.).
120
CAPÍTULO II
naturaleza nos permitirá ponderar las potencialidades de este
tipo de organizaciones.
Para analizar el desplazamiento de objetivos en las asociaciones es preciso tomar en cuenta tres elementos fundamentales:
a ¿cómo se establecen dichos objetivos?,
b ¿cómo se toman las decisiones referentes a las actividades
que servirán para llegar a ellos? y
c ¿cómo se interpretan aquellos en relación a la sociedad?
9
De la misma manera, es pertinente establecer las funciones que
este tipo de agrupaciones desempeñan tanto para los individuos
que las conforman como para la sociedad en su conjunto.
En relación a las primeras, Sills establece dos:
a Integración social, donde los individuos encuentran un
aliciente para mitigar la soledad, además de que aprenden
normas y adquieren conocimientos necesarios para la
interacción social, y
b Adiestramiento en prácticas organizativas, por medio del
cual el individuo obtiene las habilidades necesarias para
actuar eficazmente en la organización pues éstas "no se
aprenden en absoluto en el círculo familiar y sólo imperfectamente en la escuela".
Sin embargo, continúa Sills, "son precisamente las que en una
democracia se requiere que posean muchas personas para que
se efectúe una rotación de los puestos de poder".
Las funciones que desempeñan las asociaciones en la sociedad son esencialmente cuatro:
10
a Mediación, en tanto "grupos secundarios", las asociaciones son mediadoras entre los grupos primarios y el Estado;
9 Cfr. Sills, David L., op. cu.
10 Ibidem. p. 624.
121
FRENTE A LA TRAGEDIA, LA INICIATIVA...
b Integración de grupos, "en sociedades plurales, las asociaciones voluntarias pueden servir para integrar grupos
minoritarios en la sociedad nacional";
c Afirmación de valores, las asociaciones pueden servir
como "legítimo escenario para la afirmación y expresión
de valores, como en el caso de las asociaciones patrióticas
y los gupos políticos", y
d Gobierno, las asociaciones pueden intervenir en la elaboración de decisiones que afecten a la comunidad pero su
influencia es diferencial.
11
Las asociaciones que aquí se presentan comparten la característica de autodefinirse como grupos no políticos (algunas se
dicen incluso apolíticas) y de servicio. Los fines manifiestos de
éstas son bastante variados: deportivos, altruistas, etc. (incluimos también una organización con objetivos de orden económico, la UCMA, que aunque no es una asociación, sí participó
activamente con la sociedad civil de manera semejante a la de
las asociaciones presentadas). Todas mostraron una enorme
capacidad de respuesta ante la situación de desastre e hicieron
patente su competencia para organizar a la sociedad civil y
ejercer una fructífera labor de mediación. La mayoría de estas
agrupaciones no sólo actuaron en forma directa, sino que se
erigieron en puntos de enlace y consolidación de una verdadera
red de asociaciones que operó a nivel nacional e internacional.
De esta manera se logró magnificar y eficientizar la ayuda
proporcionada.
Las asociaciones que abordamos no fueron todas las que
participaron, se trata de un pequeño grupo. Valga sin embargo
como una primera aproximación y un testimonio de lo que en
esta ciudad sucedió luego de las explosiones del 22 de abril.
11 Sills, D., op. ciL, pp. 624-626.
122
CAPÍTULO ii
Scouts de México, a.c.
Una de las asociaciones más antiguas es la de los Scouts. Aunque sus orígenes se remontan al año de 1912 cuando el Sr.
Andrés Gómez Oreján forma la primera Tropa Scout en la
ciudad de Veracruz, su ingreso a la Hermandad Scout Mundial
se lleva a cabo has te el 26 de agosto de 1926. El 9 de mayo de
1932 cambian su nombre por el de Asociación de Scouts de
México, A C . y desde entonces han seguido creciendo hasta
agrupar en la actualidad másde 50,000jóvenes que son apoyados
por 11,000 dirigentes y colaboradores adultos.
Luego de la explosión en el Sector Reforma la Asociación se
movilizó tanto a nivel nacional como local. En Guadalajara hay
aproximadamente 43 grupos de scouts; de éstos participaron
alrededor de 37 en las labores de rescate, en los albergues y en
los centros de acopio. En un primer momento fueron convocados para que se reportaran a la Cruz Roja que coordinaba
entonces todas las acciones de los voluntarios. Apoyados en el
esquema organizativo para el que han sido entrenados, se coordinaron por brigadas y fueron directamente a la línea de desastre. Los tres primeros días colaboraron como rescatistas.
Tiempo después la Casa Scout de Guadalajara se convirtió
también en un centro de acopio (se les hizo llegar, por ejemplo,
alrededor de 6,000 quesos frescos y 2,000 haburguesas donadas
por Burger King durante los primeros días para alimentar a
damnificados y rescatistas) y recibieron ayuda de otras asociaciones civiles y de otros miembros scouts de distintas partes de
la República (Michoacán, Sinaloa, Colima, D.F., etc.) que se
incorporaron a las labores de rescate. Destaca en este sentido
la participación del grupo Rescate Alpino del D.F. formado por
algunos integrantes de la Asociación Scout que se coordinaron
con el Sistema Nacional de Protección Civil y la Cruz Roja
Mexicana, luego del sismo acaecido en 1985 en la ciudad de
México. De esta manera, lograron participar con cerca de 2,700
elementos en la primera semana en una labor que se caracterizó
por la versatilidad.
123
FRENTE A LA TRAGEDIA, LA INICIATIVA...
Muchas asociaciones prefirieron enviar su ayuda a través de
ellos. Es el caso de algunos clubes de jaliscienses que radican en
Estados Unidos y de ciertos clubes Rotados del D . F . Ambos
solicitaron de manera expresa que se hiciera llegar la ayuda de
manera directa, con la única intermediación de la Asociación
Scout. De la misma manera, algunos miembros de instituciones
educativas como la Universidad Femenina de Guadalajara y el
Colegio Cervantes decidieron acudir a la Casa Scout para colaborar desde ahí.
Varios miembros de esta Asociación, en particular del grupo 28, perdieron la vida durante las explosiones y otros más se
encuentran entre los damnificados. Para el Sr. R e n é Rodríguez, Comisionado Ejecutivo de Programa de la sede en Guadalajara de la Asociación Scouts de México, los hechos que
lamentamos se produjeron por la negligencia de las autoridades. Denuncia en particular la desarticulación del Sistema de
Protección Civil a nivel estatal que, si bien recordamos, tenía
como objetivos la "predicción, prevención y auxilio a la población ante situaciones de grave riesgo colectivo o desastre,
incorporando la participación de la sociedad civil". Además
de que no se cumplieron los objetivos señalados se hizo evidente su incapacidad para organizar y coordinar la ayuda. La
Asociación Scout es miembro del Sistema de Protección Civil,
por ello esperaba indicaciones de éste para actuar en el momento del siniestro. No sucedió así, por desgracia: "Protección
Civil estaba desmantelado". De la misma manera, considera
que hay una desvinculación y desconocimiento mutuo entre las
autoridades estatales y federales.
13
12 "Acuerdo por el que se crea el Comité de Prevención de Seguridad Civil". Diario
Oficial de la Federación. Jueves 10 de octubre de 1985. "Acuerdo por el que se crea
el Sistema Nacional de Protección Civil". Diario Oficial de la Federación. Martes
6 de mayo de 1986.
13 Entrevista al Sr. René Rodríguez, Comisionado Ejecutivo de Programa de la sede
en Guadalajara de la Asociación deScouis de México. Guadalajara, Jal., 18 de mayo
de 1992.
124
CAPÍTULO II
Los Clubes Rotunos
Los Clubes Rotarios se autodefinen como "clubes de servicio".
Aunque son considerados, por quienes no son miembros, como
meros "clubes sociales", su propósito es otro. Se han constituido
en grupos de trabajo formados por "representantes de cada una
de las facciones más importantes de la comunidad. Es decir, se
supone que todos los que pertenecen al Club Rotario son, hasta
cierto punto, líderes ...(en cada facción)". Por lo general, no
hay en un mismo club dos personas que representen exactamente la misma "facción" de la sociedad; esta es una disposición
reglamentada por los estatutos que los rigen. Este sistema les
permite enterarse de los problemas que aquejan a cada sector
de la sociedad e intentar atacarlos. Cada Club Rotario tiene un
objetivo determinado que se fija anualmente y recibe el nombre
de "obra del año"; tiene metas muy variadas: desde la ayuda a
niños y ancianos a través de despensas, hasta la construcción de
escuelas, donación de marcapasos, lentes intraoculares o vacunas para la polio. Las intervenciones de los Clubes Rotarios por
lo común no son conocidas porque actúan "tras cortinas".
14
Los Clubes Rotarios forman parte de Rotary International
que cuenta en la actualidad con 4150 clubes asociados. Aunque
cada club es autónomo y tiene su propio presidente, se adscriben
a un distrito determinado regido por un Gobernador que representa a Rotary International. Guadalajara pertenece al distrito
4150 que abarca cuatro estados -Sinaloa, Nayarit, Jalisco y
Colima- y cuenta con 52 clubes.
Los Rotarios no acostumbran proporcionar ayuda en efectivo. De hecho, son pocas las ocasiones en que otorgan auxilio
de su propio peculio. Por lo general obtienen recursos a partir
de amplias campañas entre socios y simpatizantes, y de la realización de algunos eventos (charreadas, kermesses, etc.). Las
aportaciones son utilizadas para apoyar a las obras en curso.
14 Entrevista al Ing. Enrique de Juan, Presidente del Club Rotarios Santa Anita y
miembro de la Comisión de Información de los Clubes Rotarios. Guadalajara, Jal.
21 de mayo de 1992.
FRENTE A LA TRAGEDIA LA INICIATIVA..
125
Debido a que cuentan con una organización a nivel internacional pudieron actuar con prontitud en esta situación de desastre. Algunos de los 16 clubes que forman los Clubes Rotados
del Valle de la Amistad (Guadalajara, A G , Guadalajara Industrial, Guadalajara ciudad del Sol, Guadalajara Country, Santa
Anita, Zapopan A C . y Guadalajara Reforma) se hicieron cargo
de las colectas y aportaron en conjunto poco más de siete
millones de pesos entre el 22 y 24 de abril. También recibieron
ayuda de numerosos clubes hermanos a nivel nacional e internacional. Lograron reunir 11 millones de pesos en los primeros
días después de la catástrofe porque se precisaba esa cantidad
de manera perentoria en el Hospital General de Occidente para
adquirir aparatos ortopédicos, clavos, etc. Además recolectaron
una considerable cantidad de mediamentos, despensas, casas de
campaña, cobijas, etc., mientras una comitiva del Comité de
Damas del Club Rotario Guadalajara Reforma apoyó en las
tareas de vacunación contra el tétanos en la zona de desastre.
Poco después fueron invitados a participar en el Comité de
Albergues que coordinó la Cruz Roja, así como en el comandado
por el gobierno. Desde entonces han intentado realizar acciones
a mediano y largo plazo que les permitan auxiliar de manera
continua. Para ello, algunos jóvenes de los Clubes Rotarios
realizaron una investigación en la zona afectada con el fin de
proporcionar ayuda de una manera ordenada y oportuna.
Los Clubes Rotarios del distrito 4150 constituyeron un
Comité Coordinador para Casos de Desastre a raíz de los funestos acontecimientos. Este ha sido integrado a la estructura
orgánica de los clubes y tiene desde entonces carácter permanente. E n opinión de los rotarios, la tragedia del 22 de abril es
imperdonable: "creemos que ha habido una desidia tremenda
por parte de la facción gubernamental y de P E M E X . . . Nosotros
no podemos creer que no se hayan detectado estas fugas con
anterioridad... Pensamos que fue una negligencia terrible tanto
de las autoridades de P E M E X como de las autoridades estatales.
126
CAPÍTULO II
Es decir, creemos que hubo gente ahí involucrada, en los controles, totalmente inepta".
15
Los Clubes de Leones
A l igual que las asociaciones anteriores, el Club de Leones
cuenta con una organización nacional e internacional. Sin embargo, los clubes de la Zona Metropolitana de Guadalajara
actuaron de manera independiente entre sí. E l día de las explosiones, el Club de Leones de Guadalajara A C . preparó 800
tortas que fueron entregadas a las nueve de la noche en la zona
de desastre. Lo mismo hicieron los dos días siguientes. E l
sábado 25 de abril llevaron comida caliente a los albergues.
Desde entonces concentraron su labor en el acopio de víveres,
jeringas, sábanas, medicinas, ropa, zapatos, etc. Para tal efecto
solicitaron la cooperación de otros Clubes de Leones del país.
Recibieron aportaciones de los clubes de Cuernavaca, Clavería
( D . F . ) , Pachuca (que entregó diez millones de pesos), Monterrey
A C , San José California, Tulsa (Oklahoma), Apatzingán, M o relia, Morelia Guayangareo, Quiroga, Pátzcuaro, La Piedad,
Zamora, Colima, Puerto Vallarta, Manzanillo, Monterrey Poniente y otros.
El Club de Leones de Guadalajara fue invitado a participar
en el Comité de Acopio para los Damnificados dirigido por el
Gobierno. No desean expresar su opinión respecto al deslinde
de responsabilidades en relación con las explosiones: "el Club
de Leones tiene esa política: reconoce al que está en el puesto
ya". Como club de servicio, el Club de Leones de Guadalajara
ha intentado coordinarse con las autoridades estatales con el
propósito de optimizar las estrategias de intervención en beneficio de los damnificados. Se trata de "llevar un poquito de
consuelo porque de justicia se puede decir que no".
6
15 Ibid.
16 Entrevista al Arq. Mario Orozco, Presidente del Club de Leones de la ciudad de
Guadalajara, A.C. Guadalajara, Jal., 15 de mayo de 1992.
FRENTE A LA TRAGEDIA, LA INICIATIVA..
127
El Club Deportivo Guadalajara, A.C.
Este club fue fundado en 1906 con fines deportivosy recreativos.
Se sostiene con las aportaciones de sus socios y las ganancias que
le proporciona su equipo de fútbol ("las chivas" del Guadalajara). En 86 años de existencia han colaborado algunas ocasiones
con ayuda para los necesitados. Con motivo de las explosiones
del Sector Reforma, los jugadores del Guadalajara se dieron a
la tarea de reunir víveres, ropa, medicinas, etc. que fueron
llevados directamente a los albergues. Durante los dos primeros
días después de la tragedia llevaron a cabo una colecta a beneficio de los damnificados y lograron recabar cerca de 36 millones
de pesos, cantidad a la que se sumaron 20 millones que aportó
una persona y cien millones que le ofrecieron al presidente
Aurelio Martínez, con lo que se acumuló un total de 156 millo17
nes de pesos. Asimismo organizó un partido amistoso a beneficio de los damnificados entre un equipo de jugadores
nacionales y otro de extranjeros. Con el mismo propósito organizaron un baile y una subasta de obras de arte. El mediocamp¬
sita de las "chivas" de Guadalajara, Diego Silva, fue uno de los
principales promotores de las iniciativas a favor de los damnificados. Aunque la dirigencia del Club no ha hecho una declaración expresa respecto del siniestro, algunos miembros han
calificado el hecho de lamentable. El propio Silva ha sido
bastante crítico en relación a estos acontecimientos y ha considerado que se presenta ahora "un momento para tomar conciencia social. Si no nos damos cuenta de que la gente está luchando
por un bien social, no sé cuándo podrá ser entonces. Si nunca
nos animamos a hablar, pasará como en el fútbol... Creo que es
el momento de hablar, de aclarar y de decir quiénes son los
culpables. Hay que mejorar las condiciones de vida de todos".
18
17 Raúl de la Cruz, "Las Chivas recaudaron más de 150 millones de pesos". Siglo 21.
26 de abril de 1992. p. 23.
18 Entrevista a Diego Silva llevada a cabo por Mana Rivera y José Antonio Cázarez.
Siglo 21. 30 de abril de 1992. p. 40.
128
La Asociación
CAPÍTULO ii
PRO-MÉXICO
Esta asociación se fundó en Guadalajara en 1974 a iniciativa de
un grupo de mujeres que en aquel entonces (tiempos de Luis
Echeverría) se encontraban preocupadas por el ambiente de
intranquilidad nacional, que en Guadalajara culminaba con el
asesinato del empresario Fernando Aranguren. Desde su inicio
fue claro que no importaba la religión, raza o preferencias
políticas de aquellos que quisieran colaborar con ellas, P R O M É ¬
X I C O se propone participar activamente en las transformaciones
del país, con un fuerte sentido humanista y enfatizando la
educación como un instrumento para el cambio. Entre sus
objetivos se encuentran la capacitación y enlace entre instituciones y la labor asistencial.
La capacitación que ofrecen y en la que ellas mismas participan intenta profesionalizar y hacer más eficientes los trabajos
o actividades en las que intervienen. Una de sus tareas es de
fungir como puente entre grupos de ciudadanos e instituciones
oficiales. De aquí que apoye los trabajos que se realizan en el
L I A S , en el Centro de Integración Juvenil y en M A M A , A . C . P R O - M É ¬
X I C O atiende a la población infantil a través de la Casa de
Bienestar Infantil de Jalisco y cuenta con un programa de
hogares sustitutos para niños de madres que trabajan.
Aunque en su mayoría son mujeres (tienen 40 socias en lista
más voluntarias), también hay algunos hombres entre sus miembros; algunos de ellos son estudiantes universitarios. Actualmente la organización se ha extendido al D . F . y Mazatlán.
P R O - M É X I C O también apoyó de manera activa a los damnificados.
El 22 de abril sus miembros establecieron una red de auxilio vía
telefónica que se puso al servicio de los afectados por las explosiones. Establecieron contacto con los medios de comunicación
para convertirse en centro de información y acopio en la etapa
de emergencia y recibieron donativos particulares de otras partes del país ( D . F . , Chiapas, etc.). En esos primeros momentos
prepararon alimentos, ofrecieron despensas, proporcionaron
FRENTE A LA TRAGEDIA LA INICIATIVA..
129
apoyo psicológico, establecieron un programa de visitas y recorridos constantes a los albergues (a donde llevaron medicinas,
ropa, etc.), y se convirtieron en un puente entre los donantes y
los afectados. Asimismo, sumaron sus esfuerzos a los del D I F ,
L I A S , Cáritas y la Coordinadora de Organismos Civiles 22 de abril
con los que actuaron de manera conjunta.
Por otra parte, sirvieron de enlace para la intervención de
la Asociación Gilberto fundada en Monterrey a raíz de los
estragos que causara en 1989 el huracán del mismo nombre. Su
propósito es disponer de una estructura organizativa que les
permita actuar en situaciones de desastre, e implementar programas oportunos para restituir la vivienda a los afectados. Con
motivo de las explosiones se fundó recientemente una extensión
de esta asociación en Guadalajara, a partir de un donativo de la
Asociación Gilberto de Monterrey. La extensión cuenta con
veinte asociadas y P R O - M É X I C O forma parte del consejo consultivo a través de algunas de sus miembros. Debido a que el
siniestro ocurrido no se debió a causas naturales (lo que significa
que las viviendas deberán ser restituidas por el o los culpables),
la Asociación Gilberto decidió encauzar los recursos que originalmente se destinaban a la construcción de casas-habitación en
beneficio de la pequeña empresa y negociosde la zona devastada. La extensión en Guadalajara viene a sumarse a las establecidas ya en otras partes del país como Cancón, Chiapas, etc.
La Unión de Comerciantes del Mercado de Abastos
(UCMA)
Aunque no es una asociación civil y sus objetivos son fundamentalmente de carácter económico, la Unión ha realizado desde
hace tiempo una actividad social que les ha permitido participar
con organismos civiles en momentos de desastre. La U C M A se
fundó en 1967 y reúne a los comerciantes mayoristas del Mercado de Abasto de Guadalajara. La Unión sufrió una escisión
130
CAPÍTULO H
en 1982 que dio lugar a la creación de la U A C M A (Unión de
Agricultores y Comerciantes del Mercado de Abastos), pero
continúa siendo la organización más importante (cuenta con
alrededor de 800 comerciantes afiliados).
Se ha distinguido por ser bienhechora de diversos organismos religiosos y civiles: orfanatorios, asilos de ancianos, iglesias,
etc. Frente a otros siniestros, como el terremoto de 1985 en la
ciudad de México, ha participado enviando toneladas de alimento, medicinas y ropa.
Tiene una estructura definida que les permite entrar en
contacto con los comerciantes a través de sus distintos niveles
organizativos: ramas comerciales, bloques y calles. De esta
manera se agiliza la comunicación y, para efectos del desastre,
fue sumamente eficaz. La U C M A fue de los primeros grupos
organizados en enterarse de las explosiones y actuar en cuestión
de horas. En el momento de la catástrofe se encontraban en
rueda de prensa, por lo que se percataron con rapidez del
incidente. Debido a que la zona se encontraba incomunicada,
enviaron de inmediato un camión a esa área. Por medio de un
radio de onda corta, el conductor hizo un reporte de las condiciones en que se hallaban las calles dañadas y se instaló un
receptor en la oficina de la U C M A . Informaron a sus miembros
de lo ocurrido y les solicitaron mercancía de las bodegas para
enviar al Sector Reforma. Se abrió en la Unión un centro de
acopio donde recibieron medicinas, ropa, víveres, palas, etc. En
la primera semana enviaron alrededor de 150 toneladas de
alimentos, que extrajeron de sus propias bodegas, y dirigieron al
templo El Expiatorio, al diputado Carlos González Lozano, a la
Iglesia de San Bernardo, San José de Analco, D I F , la Dirección
de Seguridad Pública, col. Quinta Velarde, Albergue Casa del
Pueblo, Parque Montenegro, Estadio Olímpico (a donde llevaron porrones de alcohol), la viejo Central Camionera, Cruz
Verde, Hospital Civil, Albergue La Asunción en Jocotán, Parque de la Solidaridad en Tetlán.
131
FRENTE A LA TRAGEDLA, LA INICIATIVA...
La U C M A sirvió de enlace para que otros comerciantes se
incorporaran a las labores de ayuda. Así por ejemplo hicieron
contacto con la Confederación Nacional de Comerciantes de
Centrales de Abasto ( C O N A C C A ) , que agrupa a 3,000 comerciantes mayoristas.
El Movimiento de Apoyo a Menores Abandonados
(MAMA, A.C.)
A . C . es una institución no lucrativa que surgió hace cuatro
años con el propósito de defender, proteger y mejorar las vidas
de los niños de la calle. Tanto su director fundador, Rogelio
Padilla, como algunos otros de sus miembros, han participado
dentro de organismos gubernamentales y no gubernamentales
en el diseño y operación de programas alternativos a favor de
los llamados niños de y en la calle, por lo que esta Asociación
tiene experiencia en la atención a niños marginados. Atiende a
cerca de 150 menores a través de dos programas. E l primero es
denominado "Programa de niño en la calle" y tiene por finalidad
"atender al niño que se pasa gran parte del día en la calle,
realizando actividades para-económicas para allegar recursos a
su familia, con la que aún conserva un vínculo. La labor y los
diferentes apoyos que se proporcionan en este programa son
eminentemente preventivos. El programa tiene su base en la
casa del Niño Trabajador ubicada en la Plaza Tapatía". El segundo programa es conocido como "Programa niño de la calle" que
"atiende a los menores expulsados o fugitivos del hogar, que han
hecho de la calle su habitat natural". En este programa se
combate junto con los muchachos contra el robo, la mendicidad
y la prostitución, como principales hábitos negativos adquiridos
en la calle. Para llevarlo a cabo cuenta con un centro de captación ubicado en el barrio de Mexicaltzingo y uno de capacitación
y educación localizado en Ciudad Granja.
MAMA,
9
19 Información obtenida del folleto de divulgación de M A M A , A . C . "Hijos de la calle:
presente negro, futuro sombrío". S.D.
132
CAPÍTULO II
realizó una intensa labor de información y reflexión con los niños y jóvenes que atiende en torno a lo ocurrido
el 22 de abril. El día 30, alrededor de 60 pequeños se reunieron
desde temprano en la glorieta Niños Héroes y calles adyacentes
para pedir cooperación a los conductores logrando reunir cerca
de cinco millones de pesos que fueron donados a los infantes
afectados por las explosiones. A las 17:00 horas llevaron a cabo
una marcha silenciosa, portando globos con un moño negro en
la base, en memoria de los niños muertos y damnificados; la
marcha inició en el monumento a los Niños H é r o e s y se
unieron niños y madres de clase media alta. En la concentración
hablaron algunos niños y jóvenes pertenecientes a M A M A , A . C .
Uno de ellos leyó un poema titulado "El niño damnificado" que
decía, en un tono amargo, "ayer soñé que el Día del Niño lo iba
a festejar al lado de mis papás..., pero ... mis sueños explotaron
y todo se volvió pesar".
Las siete asociaciones civiles de las que se hace mención
constituyen un ejemplo de las posibilidades y recursos que tienen este tipo de organizaciones, que sin duda fueron puestas a
prueba para demostrar su eficacia y sentido de solidaridad como
motivo de las explosiones.
La vocación de las asociaciones civiles es la de actuar en
forma organizada en la vida pública mediante el trabajo voluntario y una estructura que permita manejar y movilizar recursos
humanos, económicos y materiales. A pesar de que estas asociaciones contienen un profundo sentido ético de lo que es la
sociedad civil, no han podido ocupar plenamente en México el
lugar y las funciones que les corresponde.
Por lo general se tiende a estimar la participación en grupos
de esta naturaleza como una manera de intervenir en un espacio
social de carácter más bien recreativo y/o asistencial. De acuerdo con esta idea, los participantes buscarían la membresía con
la intención de ampliar su estatus y círculo social de pertenencia.
Lo anterior no es incorrecto sino simplemente estrecho, pues
MAMA, A . C
20
20 Alicia Aldrete, "Los niños por los niños", Siglo 21.1 de mayo de 1992.
133
FRENTE A LA TRAGEDIA, LA INICIATIVA..
no considera las potencialidades de estos grupos para organizar
e impulsar amplios procesos educativos tanto al interior como
al exterior de las asociaciones.
Los acontecimientos del 22 de abril vividos en la ciudad de
Guadalajara, obligan precisamente a repensar a partir de estas
consideraciones el sentido y el importante lugar que ocupan las
A.C. en los procesos de cambio del México reciente. Q u e d ó de
manifiesto que las Asociaciones Civiles tuvieron una importancite actuación luego de las explosiones. La existencia de toda
una red de asociaciones detrás de las aquí mencionadas, es en
buena medida una prueba de la confianza de que gozan las A C .
y también un testimonio de la falta de credibilidad en las instancias gubernamentales. La sociedad civil depositó su confianza en
esta red, convirtiéndola así en artífice fundamental de la solidaridad. Estos organismos fueron los catalizadores que potenciaron y magnificaron la ayuda proporcionada a los damnificados.
Su estructura organizativa les permitió actuar con una celeridad
y energía mucho mayor que las instancias oficiales. Es indudable
que si se logra crear una organización que coordine todos los
esfuerzos bajo un plan o programa determinados, se obtendrá
una capacidad de respuesta de la sociedad civil de grandes
alcances sociales y políticos.
Hemos sido testigos de sólo una pequeña muestra de lo que
nuestra sociedad puede llevar a cabo frente a una situación de
desastre que fue posible por la negligencia y la vergonzosa
corrupción en los distintos niveles de gobierno. En este sentido
habría que recuperar la relación entre distintas asociaciones que
reafirme por una parte las vocaciones de cada grupo y posibilite,
por otra, una actuación conjunta, responsable y organizada
capaz de dar respuesta a los problemas que atañen a colectividades mayores.
21
21 Es importante recalcar que el organismo de Protección Civil del estado fue incapaz
de coordinar el esfuerzo colectivo civi, lo que hizo evidente en los hechos la
inexistencia de un programa de emergencia.
134
CAPÍTULO II
Es común considerar que la política es un espacio compartido sólo por el Gobierno, los partidos políticos y tal vez los
sindicatos. Esta reserva, que tradicionalmente se tiene para
participar en la vida y el destino de nuestro país, también es
compartida -erróneamente- por las asociaciones civiles, que de
esta manera tienden a autocensurar y limitar el alcance de sus
intervenciones. Sin embargo, con el 22 de abril quedó de manifiesto que las asociaciones civiles constituyen un espacio que
puede funcionar como interlocutor entre la sociedad y el Gobierno, y que la participación civil en forma organizada puede
significar la diferencia en términos de pérdidas humanas y materiales.
D E LA COCINA A LA
PLAZA PÚBLICA
MARÍA E U G E N I A S U Á R E Z D E G A R A Y
Reconstruir la historia desde dentro, con las voces de las
propias protagonistas que narran su experiencia, quienes aún
inmersas en el proceso que relatan, han ganado la perspectiva
de los meses transcurridos. Y lo más significativo: establecer la
historia a partir de la visión de las propias afectadas.
Las explosiones del 22 de abril no sólo removieron las calles
del Sector Reforma de Guadalajara, sino también vinieron a
sacudir la vida de muchas mujeres de diferentes formas. Mujeres
de distintas edades, condición socio-económica, escolaridad y
formas de participación.
En este sentido es importante reconocer que la participación política de las mujeres no es producto de procesos forma¬
tivos o de un discurso apropiado e interiorizado donde se luche
por una reivindicación de los derechos de las mujeres. Las
explosiones del 22 de abril, entendidas como una situación
emergente y extraordinaria, sin olvidar su matiz fundamental de
corrupción y negligencia de nuestro gobierno, empujan a las
mujeres a jugar nuevos roles, quiza nunca antes imaginados,
pensados o soñados. Así la conformación de nuevos significados
se va "armando" en el camino, en la modificación de la vida
cotidiana.
136
CAPÍTULO ii
"La década de los años sesentas es vista hoy -no sin nostalgiacomo el momento de aparición de nuevos movimientos históricos y nuevos sujetos sociales, que desde distintas perspectivas,
impugnan y critican al sistema y plantean nuevas utopías realizables".
La participación e inserción de las mujeres en los distintos
movimientos sociales marca el cuestionamiento y protesta contra diferentes formas de subordinación de las mujeres en la
sociedad: la subordinación laboral, sexual, política, cultural, etc..
Las mujeres toman las calles de las grandes ciudades en busca
de una reivindicación de sus derechos, en busca de igualdad,
tomando en cuenta la diferencia y la transformación de una
sociedad que ancestralmente las ha marginado; cuestionamientos y propuestas nutridas de varias corrientes de pensamiento
contestario que le dan forma a lo que hoy se llama el "movimiento feminista".
En un primer momento, el movimiento feminista y su discurso pretendía la identificación de mujeres de muy diversos
orígenes sociales. "Se les convocaba, a todas, a construir una
gran hermandad que permitiera cambiar la raíz y desde el fondo
las relaciones entre los seres humanos. La utopía feminista se
proyectaba a sociedades iguales, el reino de la justicia al que no
se había podido llegar aún, a pesar de los cambios y transformaciones en la economía, la cultura y la política".
El movimiento se expandió por todos los continentes. En
nuestro país, en los primeros años de la década de los setenta,
las mujeres comienzan a agruparse por distintas vías, con demandas específicas de reivindicación feminista. "Hubo un hecho
común: la mayoría provino de las clases medias, algunas de la
burguesía, pero prácticamente todas pertenecían a la capa privilegiada de intelectuales, profesionistas, artistas, estudiantes,
es decir aquellas que leen los periódicos, que asisten a conferen1
1
2
Teresita De Barbieri, "El movimiento feminista", en Grandes Tendencias Políticas
Contemporáneas, UNAM, México, 1986.
Ibidem, p. 5.
137
D E LA COCINA A LA PLAZA PÚBLICA
cias, que tienen acceso no sólo a los 'mass media' sino a las
formas más selectivas de información".
Durante esta época, se da una mayor inserción de las mujeres en el mercado laboral, mayor acceso a la educación y algunos
cambios en su situación jurídica. E l hecho de que la población
femenina con mayor acceso a la información comenzara a analizar la condición de la mujer desde su práctica profesional, con
una perspectiva de género, desembocó en la propuesta "de un
feminismo de base popular en el entendido de que la transformación de las relaciones entre los géneros es necesario que se
verifique en amplios sectores sociales, pero que parta de las
vivencias y propuestas de las propias mujeres". Es decir, en las
condiciones de pobreza de los barrios populares, tiende a agudizarse y reforzarse la opresión de las mujeres como género. Así,
comienza a trabajarse en los sectores populares con pequeños
grupos, donde se conectan la labor educativa, política y terapéutica. De esta forma, se les encamina hacia la lucha por mejorar
sus condiciones de vida, de trabajo, de crecimiento, así como su
desarrollo y enriquecimiento personal.
3
Pese a que el movimiento feminista ha insistido y trabajado
la vinculación con las mujeres de sectores populares, existen
grandes distancias que las separan; los modos en que los sujetos
sociales significan, representan y construyen su realidad tiene
que ver, necesariamente, con su condición de clase, aunque no
sea éste el factor único.
Tocaría entonces abordar el Movimiento de Mujeres, entendiendo por éste aquel que surge en los barrios y sectores
populares de las grandes ciudades, conformado principalmente
con amas de casa y madres de familia (no se excluyen a las
mujeres solteras, jóvenes, ancianas, etc.), donde los orígenes de
la lucha están centrados principalmente en la necesidad de
mejorar las condiciones de vida, antes que en un cuestionamiento por la opresión genérica.
3
4
Cristina González, "El movimiento feminista en México. Aportes para su análisis",
Mimeo, México, 1988.
Teresita De Barbieri, op. ciL,p. 14.
CAPfruLon
138
"Las condiciones materiales del barrio hacen el marco en
que se desenvuelve su vida familiar y en el que ellas enfrentan
su papel de esposas y madres: con o sin agua; con o sin escuelas;
con o sin centros de salud, etc. Ellas sienten la responsabilidad
de organizar la vida familiar a partir de esas carencias que se
incorporan en los tiempos y esfuerzos de su vida doméstica como
mujeres, con roles asumidos como naturales a su ser femenino".
Las mujeres que se incorporan a la lucha, comparten situaciones
similares de segregación urbana, "cuyo destinatario principal de
las demandas sociales insatisfechas es el Estado", así se vuelve
una lucha colectiva por la defensa de las condiciones de vida.
Las mujeres se organizan para satisfacer colectivamente sus
demandas de abasto, servicios públicos (agua, luz, gas, drenaje),
educación, vivienda y salud. Mujeres que comienzan una lucha
básicamente económica, que va adquiriendo en el camino, un
carácter político-ideológico. Se retoman entonces, demandas
feministas tales como: la lucha contra el hostigamiento sexual y
la violencia hacia la mujer, por una educación no sexista, contra
el machismo en casa y en las organizaciones.
Podríamos citar como ejemplo, entre otros, a la Coordinadora Nacional de Movimientos Urbano Popular ( C O N A M U P ) ,
que surge en 1980 "cuando aproximadamente 30 organizaciones
urbano-populares, de diferentes estados del país, se reunieron
en Monterrey para intercambiar experiencias de trabajo en las
colonias y acordaron investigar, conocer y apoyar a otras organizaciones urbano-populares del país. En abril de 1981 se constituye formalmente la C O N A M U P , en donde se reconoce la
autonomía de las organizaciones y se establece la necesidad de
coordinar las luchas para fortalecer el movimiento de colonos,
solicitantes de vivienda, inquilinos, vendedores ambulantes y
choferes, entre otros".
5
6
7
5
6
7
Lih/a Rodríguez y Silvia Vega. "El reto de construir nuestro movimiento", Mimeo,
México, 1988.
Alejandra Massolo, "Consumo y lucha urbana en la ciudad de México", en Revista
A, vol. VI, No. 15, mayo-agosto, México, 1985.
Ma. Isabel Inclán, "Las mujeres de la CONAMUP", en Revista Fem, Año 12, No.
62, febrero, México, 1988.
D E LA COCINA A LA PLAZA PÚBLICA
139
Aún cuando la C O N A M U P también estaba constituida por
hombres, las mujeres han sido las impulsoras y protagonistas del
movimiento urbano-popular, es decir, han sido la columna vertebral. E l proceso de inserción en este tipo de movimientos,
lleva a las mujeres a reconocer la importancia de su participación, que pese a que se reúnen coyunturalmente, comienzan un
proceso difícil de aprendizaje colectivo.
La participación de las feministas en la organización de las
mujeres de sectores populares, resulta entonces de gran importancia. Como mencionábamos anteriormente, las diferencias
que la misma clase social nos marca, ha resultado una limitación,
un conflicto y un reto para la configuración de organizaciones
más plurales y democráticas.
Sin embargo, es innegable es que el discurso feminista abre
a las mujeres en lucha, en los sectores populares, una nueva
perspectiva de globalidad; ahí se trabaja y desechan prejuicios y
mitos, aún en el entendido de que el detonador que le dio inicio
al movimiento de mujeres haya sido la lucha por la satisfacción
de necesidades en relación a las condiciones deplorables de vida.
En cualquier movimiento social, la apertura con otros sectores
sociales, indiscutiblemente los impregna de una vitalidad capaz
de afrontar las batallas.
"¿Y en Guadalajara?..."
En relación a la ciudad de Guadalajara nos parece importante
rescatar tres expresiones sobre la participación de las mujeres,
no queremos decir con ello que sean las únicas, pero sí que
enriquecen de manera sustancial este trabajo: la Organización
de Mujeres Independientes Proletarias, el Grupo Lésbico Feminista Patlatonalli y Madres Unidas Contra la Violencia.
La Organización de Mujeres Independiente Proletarias(oMip) "nace el 27 de enero de 1980 cuando un grupo de
mujeres se reúne en la colonia Santa Cecilia en Guadalajara,
140
CAPÍTULO II
con la intención de crear una instancia que impulsara la participación de la mujer en la lucha de la clase trabajadora. La mayoría
de ellas eran de origen popular y participaban ya de diferentes
maneras en organizaciones independientes que, en términos
generales, realizaban actividades educativas y promocionales en
algunas colonias o fraccionamientos populares de la ciudad de
Guadalajara".
Los dos cuestionamientos que le dieron origen a esta organización fueron, por un lado, el luchar contra la explotación de
la mujer en el terreno laboral y el mejoramiento de las condiciones de vida en las colonias populares. "Se empezó a reflexionar
conjuntamente sobre la situación de la mujer en el campo, en la
ciudad, en el trabajo industrial y sobre las migrantes a los Estados
Unidos".
Realizaban trabajo de concientización, difusión; se integraron a otras organizaciones sociales (Movimiento Popular Independiente, el Movimiento de Solidaridad Internacional, la
C O N A M U P , etc.). Aún con la corta vida de la OMIP(1980-1982),
nos parece que lo más importante de esta experiencia es que las
mujeres se empeñaron fuertemente en su propia formación,
elemento que les permite, al desaparecer la organización, incorporarse a otras instancias donde su participación social y política
se hace con una perspectiva de género.
En 1986 surge el Grupo Lésbico Feminista Patlatonalli,
como parte del Movimiento de Liberación Lésbica y Homosexual en México. Luchan por la defensa de la libertad de elección
sexual. A lo largo de seis años y medio de vida, la posibilidad real
de trabajo se ha ido conjuntando con una perspectiva de opción
sexo-política, género y clase. Se trabaja por la defensa de los
derechos de las mujeres y específicamente de las mujeres lesbianas: a la salud, al trabajo, a la educación, a la información, a la
8
9
8
9
Cristina Padillay Dolores Lozano. "La participación de la mujeren los movimientos
urbanos populares", en Mujer y Sociedad. Salario, hogar y acción social en el
Occidente de México. El Colegio de Jalisco, CIESAS-Occidcnte, Guadalajara, 1988.
Ibidem, p. 243.
D E LA COCINA A LA PLAZA PÚBLICA
141
maternidad voluntaria, a la expresión libre de su opción sexoafectiva, a reunirse, a organizarse, a la participación política.
Este grupo ha adquirido presencia en la ciudad, tras la cancelación obligada del xm Congreso Anual de la Asociación
Internacional de Lesbianas y hombres Homosexuales, a realizarse en esta ciudad, debido a la presión por parte de los
ayuntamientos de la zona metropolitana de Guadalajara y a
grupos ultraconservadores de la ciudad. Aunque esta experiencia, puso de manifiesto, de nueva cuenta, la violación a los
Derechos Humanos de lesbianas y homosexuales, ha sido trascendental en la historia de Patlatonalli. Se generan nuevas
alternativas y caminos que comienzan a "permitir" la aceptación
y difusión, ya no sólo de su existencia, sino de su trabajo, de sus
propuestas.
Por último, quisiéramos retomar el caso de las "Madres de
Familia Unidas contra la Violencia", que el 4 de Marzo de 1992
realizaron una marcha silenciosa, con la consigna "basta ya".
"Cerca de tres mil mujeres, la mayoría pertenecientes a las
familias más pudientes de Guadalajara desfilaron por el centro
para manifestar su inconformidad por la inseguridad que impera
en la ciudad".
Aún cuando no podemos hablar de un movimiento articulado, conformado, es claro que el sólo hecho de que estas
mujeres se organizaran, tomaran las calles y exigieran una solución a la inseguridad que se vive cotidianamente en Guadalajara,
sin lugar a dudas provocó conflictos en las esferas gubernamentales.
Más allá de cuestionarse por las dinámicas y los por qüé's
que le dieron forma a esta expresión, es necesario reconocer que
esta organización, hasta cierto punto espontánea, es un indicador de que las mujeres pueden incidir socialmente a partir de
una coyuntura, tal como ocurrió a raíz de los sismos de 1985 en
el Distrito Federal, donde la coyuntura del desastre trastocó las
relaciones sociales, gestando una participación ciudadana, política y social por parte de las mujeres.
10
10 Siglo 21,5 de marzo de 1992.
CAPfTULOIl
142
"....antes del sismo estábamos encerrados
en nuestra vivienda"
11
Los sismos de 1985 en el Distrito Federal, han marcado profundamente a la población, en especial a sus afectados. Las consecuencias políticas, ideológicas y sociales han rebasado su matiz
de "fenómeno natural".
La sociedad civil, como en repetidas ocasiones, tuvo necesariamente que organizarse para luchar y exigir, ante la falta de
vivienda y los daños físicos sufridos en la mayoría de los predios.
Conflicto político, donde las mujeres fueron las primeras en
acudir en busca de soluciones.
El sismo influyó de alguna manera en la organización de las
mujeres. "Desde el principio de esta lucha demostraron su enorme capacidad para organizarse, para formar núcleos de base,
para protestar y exigir".
Así, surge la Unión Popular Nueva Tenochtitlán, producto
de la fusión de varias organizaciones como la Coordinadora
Unica de Damnificados, la Unión de Vecinos de la Colonia
Centro, la Unión de Inquilinos y Damnificados del Centro, etc.
Aun cuando dentro de la U P N T también participan hombres,
las mujeres han constituido la fuerza principal del movimiento.
Las mujeres de la U P N T enfrentan la misma problemática del
resto de las mujeres de sectores populares. Recae sobre ellas la
responsabilidad de las tareas domésticas, el cuidado de los hijos,
etc., así como la lucha por demandas tan concretas como son la
vivienda, los servicios públicos, etc.. Doble jornada que inserta
a las mujeres en un proceso de aprendizaje y toma de conciencia.
Las mujeres descubren su valentía y su decisión. "En los
intentos de desalojo, por ejemplo, el poder de las mujeres ha
rebasado al de la policía o los caseros, por su injerencia masiva
1
11 Testimonio de una mujer damnificada por los sismos de 1985 en el Distrito Federal.
Revista Fem, Año 11, No.52, Abril de 1987. México, D.F.
12 Comisión Femenil de la UPNT. "La Nueva Tenochtitlán", en Revista Fem, Año II,
No. 52, abril, México, 1987.
143
D E LA COCINA A LA PLAZA PÚBLICA
se han evitado hasta ahora todos los desalojos en la colonia. Su
fuerte presión ha orientado, en beneficio de todos, las negociaciones con algunos funcionarios. Las marchas, los mítines y
manifestaciones que se organizan para presionar a las autoridades no se explican sin la participación activa de las mujeres de
la Unión".
Dentro de la U P N T exite una Comisión Femenil, espacio en
donde no solamente se "atienden" los problemas que le dieron
origen a la organización, sino que, se retoman aspectos, que por
su misma condición de mujeres, padecen. Comienzan a desarrollar nuevas formas de conciencia. Se organizan para alivianar
colectivamente las tareas que el mismo rol de mujer les ha
asignado. La creación de algunos centros (comedores populares, lavanderías, centros de desarrollo infantil, abasto de alimentos, etc.) ha permitido que las mujeres de la U P N T destinen más
tiempo a la participación política.
Así, comienzan a trabajar en talleres de discusión y análisis
donde se aborda su problemática específica; experiencias que
las dotan de otra perspectiva en la cual ya no sólo se lucha por
el mejoramiento del nivel de vida, sino por el cambio social
dentro de la misma organización. Las mujeres de la U P N T empiezan a rebazar sus propias exigencias en cuanto a las demandas
concretas, y también exigen ocupar cuotas de poder, hacer un
trabajo de dirección, etc.
13
"El sismo dio a luz un nuevo espacio público para las mujeres
que se incorporaron a las organizaciones vecinales independientes del partido oficia^ la mayoría constituidas a las pocas
semanas de ocurrido el terremoto". El incorporarse a esta
lucha las ha hecho avanzar en otros terrenos; el regreso a casa
ha sido distinto.
14
13 Ibid, p. 25.
14 Alejandra Massolo, "Por estas cuatro paredes", en Revista Fem,, Año II, No. 52,
abril, México, 1987.
144
CAPÍTULO II
"...Y en ese momento sentí que se me derrumbaba
un pedazo de mi cuerpo...."
Las explosiones del 22 de Abril en el Sector Reforma de la
ciudad de Guadalajara "revela muchas contradicciones y problemas, que si bien han estado presentes en forma latente, el
momento de emergencia los vuelve visibles". Sin lugar a dudas
los acontecimientos vinieron a revelar la crisis, no sólo de gobernabilidad, que desde hace varios meses vivía el Estado de Jalisco.
Los trágicos acontecimientos han lanzado de manera directa
a los afectados a una organización por la demanda de sus derechos, por la restitución de todo aquello que se ha perdido. La
participación de las mujeres en la lucha, tiene matices importantes que se hace necesario retomar.
En un despertar, se encuentran asaltadas por la incertidumbre que marca el correr de los días: el haber estado tan cerca de
la muerte, la pérdida de familiares; la inseguridad en la posesión
de ese pedazo de tierra donde, con grandes esfuerzos se obtuvo
la vivienda. ¿Gomo la reconstruirán y dónde reubicarse por el
momento? La carencia de centros escolares para los hijos, ahora
también destruidos o inservibles; la pérdida de empleos de
muchos de sus maridos e incluso de algunas de ellas; la búsqueda
de víveres y vestido; los problemas de salud que se presentan
como consecuencia de la insalubridad que se vive en la zona de
desastre; las presiones, promesas y amenazas de las autoridades.
Ahora se hace necesario mantenerse en permanente tensión y
vigilancia, los días se vuelven largos en espera de soluciones que
les devuelvan lo que la mañana del 22 de Abril les arrebató:
15
Estamos viviendo en la 34 con mi hermana, ahí estamos durmiendo, en el Tecnológico es donde vamos por los alimentos,
para hacer los trámites de los papeles para ver qué es lo que se
va hacer, que ya ahorita viene la cruda realidad.
15 Rossana Reguillo, y Cecilia Palomar. "La Construcción de la realidad a través del
discurso informativo. El caso del terremoto", tesis ITESO, Guadalajara, 1988.
D E LA COCINA A LA PLAZA PÚBLICA
145
Mira, yo ahorita estoy con miedo, con el temor de lo que hubo.
Yo que estuve desde las 10:10 de la mañana hasta las siete de la
noche....¿dónde están mis hijos?, ¿dónde están mis hijos?....ahorita ya lo que yo quiero es ponerme bien para recuperar mi vida
y ponerme a trabajar.
Ando toda herida, soy un morete de la punta de la cabeza a la
punta del pie porque yo me salí por mi propio pie y rescaté a
una de mis hijas que estaba al lado de mí y quedaron dos
enterradas, pero, afortunadamente estoy viva. Perdí a una de
mis hijas, que eso, desgraciadamente nadie me lo va a reponer,
perdí mi casa, el negocio de mi esposo y pues no se qué decir...
y las autoridades no se qué van hacer al respecto.
Así comienza a dibujarse la realidad. Las madres, las esposas, las
hijas, las hermanas han empezado a reclamar por sus derechos,
por la restitución de todo aquello que se ha perdido. Capaces de
enfrentar a la autoridad, se organizan, salen a las calles, ocupan
lugares estratégicos en la movilización colectiva, sin abandonar
las tareas que la misma cotidianidad les ha asignado. Las mujeres
entran con cautela y decisión a la lucha, se muestran valientes
por sus acciones fuertes y persistentes en momentos decisivos y
críticos de la situación.
Nosotros desde un principio hemos apoyado, hemos seguido
adelante para no dejar que nos pisoteé como ya nos tienen.
Decidimos no dejar entrar máquinas a nuestro pedacito de
barrio hasta que nos dieran una situación. Y sin embargo,
entraron las máquinas; yo las tuve a escaso medio metro, me iba
atropellar, yo no me le flaqueé. Yo creo que después del siniestro que tuvimos ya no le tuvimos miedo a nada.
No coincide su organización. La organización que él nos propone no coincide con la que nosotros tenemos, nosotros ya tenemos nuestra organización. Nosotros fuimos a hablar con el
Gobernador, usted estaba ahí y usted era de los que nos callaba.
¡No dejábamos hablar si no había comenzado!, ¡No dejábamos
146
CAPÍTULO ii
hablar!,¡No nos querían escuchar! ¿Por qué ahora nos quieren
escuchar?...usted dijo que "van a ir a declarar todo lo que
quieran". No me la voltié, no me la voltié...¿por qué ahora nos
quieren escuchar si hace ocho días fuimos con Cosío y no nos
escucho? ¿Por qué cambia ahora las palabras...porque están los
reporteros?...Sostenga lo que dijo.
16
Esta nueva forma de participación ha significado muchas cosas.
Se han reconocido como afectadas, se han relacionado con otras
mujeres, con la palabra enfrentan al poder público con autoridad moral e ingenio, más que con la fuerza física.
Si Dios nos dejó fué por algo, para luchar. Esto es lo que pido,
si por una causa estamos un poquito unidos nosotros y nos
intimidan los de más arriba con promesas falsas, no hay que
creerles. Estemos unidos, resolvamos este problema juntos porque yo creo que juntos pensamos mejor. Hay que tener un
poquito de paciencia, para no meter las cuatro en donde ellos
quieren que las metamos.
Ahorita las facilidades que se están dando para esas casas que
según dicen que se están vendiendo, son muy altas. Se dijo que
se habían dado seis casas. Yo tengo a mi vecina que ella salió
entre las primeras seis casas y no le han entregado nada y la han
traído a vuelta y vuelta, le han dicho que hasta que no le hagan
un estudio económico para ver si su esposo puede pagarla. Y si
no la puede pagar....lo más probable es que no, pues una persona
que pagaba doscientos mil pesos de renta ahora va a pagar una
de ochocientos mil pesos....¿dónde la va a pagar?....Imposible.
Se habla de que usted, señor Rivera, ha dejado que todo esto se
realice a gusto de nosotros. Yo quiero decirle algo. Cuando hay
16 Discusión de una mujer damnificada con un funcionario del Departamento de
Obras Públicas, Ayuntamiento de Guadalajara.
147
D E LA COCINA A LA PLAZA PÚBLICA
una reunión importante, ¿por qué nomás entran los que usted
determine? ¿Quién es quién determina, todos o usted?
Dentro del proceso de organización de los damnificados, una de
las expresiones más importantes ha sido el Movimiento de
Damnificados 22 de abril(MCD-22): "que dice representar alrededor de 300 familias, movimiento independiente que ha logrado
poner en "jaque" al gobierno estatal con formas novedosas de
negociación y resistencia. Este grupo empieza a tomar forma a
los tres días de las explosiones en la zona de Gante, con una
cobertura inicial de tres manzanas (Luis Pérez Verdía, Nicolás
Bravo y Matías Romero) que ha ido paulatinamente extendiendo su zona de influencia hasta Quinta Velarde en las inmediaciones de la Colonia Atlas".
La participación de las mujeres dentro del MCD-22 ha sido de
vital importancia. Participación que no se ha concretado solamente a los niveles operativos como serían la recolección y
repartición de despensas, atención de la cocina, repartición de
ropa, organización de reuniones, etc. También han ocupado
espacios de liderazgo dentro de la movilización: han recorrido
las calles para manifestarse públicamente contra el Gobierno,
exigiendo la solución de sus demandas; ha tenido que recorrer
los pasillos de las dependencias gubernamentales para tramitar
permisos, denunciar irregularidades, negociar soluciones e informarse y ocupar cargos en la organización.
1
Creo que es bien justo que nos resuelvan un problema que nos
causaron, en este caso el estado, las autoridades nos lo causaron.
Estamos exigiendo sólo eso, exigimos que nos respondan justamente, no exigimos migajas, a veces nos tratan como si anduviéramos pidiendo limosna y eso, caramba, joroba más todavía.
17 Cuestionamiento realizado por una mujer damnificada al Gobernador Interino de
Jalisco, Carlos Rivera Aceves, durante el programa "¿Usted qué opina?", que
conduce Niño Canun, sobre las explosiones del 22 de abril, realizado en Guadalajara
el 27 de mayo de 1992.
18 Rossana Reguillo, "La Construcción Simbólica de la ciudad. Avances de investigación". Mimeo, CIESAS-U de G , Guadalajara, 1992.
148
CAPÍTULO ii
¿Cómo es posible que nosotros que estamos organizándonos
como movimiento civil, ahora hasta tengamos que cargar el
que...por ejemplo, la gente de Gobernación ya sabe quiénes
somos, dónde vivimos, los que estamos viviendo de arrimados,
saben qué queremos hacer, hacia donde vamos y que algunos de
nosotros no somos tan fotogénicos y no salimos tan bien en las
fotos.
19
U n aspecto fundamental ha sido la relación con la Iglesia, a
través de un intenso trabajo de difusión a proposito de la situación que viven los damnificados; el trabajo con los organismos
no gubernamentales, con la gente de apoyo, que implica un
reconocimiento, la seguridad de confianza, de orientación. Como se decía, han ocupado puesto estratégicos dentro de la
misma organización, mujeres que ocupan puestos de liderazgo
y que han sido reconocidas por el Patronato de Reconstrucción
y otras autoridades.
20
Desde que la explosión yo había permanecido aparentemente
tranquila, yo soy una de las coordinadoras, entonces tenía que
darle fuerza y apoyo a las personas, entonces si lloraba o me
veían triste pues en ellos repercutía y no.... el chiste es levantar
el ánimo de las personas. Ayer exploté, me sentía derrrotada,
agobiada pero me desahogué y estoy lista para seguir adelante.
La relación con los medios de comunicación ha sido directa;
dando testimonios, entrevistas, han participado en programas
de radio, denunciando la negligencia del Gobierno en ruedas de
prensa, etc. Por ejemplo, el primero de junio, cuando permanecían en plantón frente a Palacio de Gobierno una parte de los
19 Palabras de una mujer damnificada en un mitin posterior al desalojo del 1 de junio;
ese mismo día se levantó el Plantón de la Plaza de Armas.
20 El Patronato de Reconstrucción es la instancia gubernamental que se crea para el
auxilio e indemnización de los afectados, reconstrucción y adecuación de la zona
siniestrada del Sector Reforma de Guadalajara.
D E LA COCINA A LA PLAZA PÚBLICA
149
integrantes del M C D - 2 2 , entre quienes se encontraban hombres,
mujeres embarazadas, niños y gente de apoyo, fueron violentamente desalojados por elementos policíacos. Algunas de las
agredidas denuncirían ese mismo día, horas más tarde, como
responsable al Gobierno del Estado, frente a una cantidad de
periodistas que extendían sus micrófonos hasta rozarles la cara.
Porque no es posible que después de tantos golpes y burlas
recibidas durante cuarenta días ahora nos respondan a tubazos. Hacemos responsable al Gobierno del Estado de lo que
pueda sucederle a cualquiera de los compañeros golpeados.
21
Les decía, que estas personas se portaron de la forma más
salvaje contra nosotros, no respetaron niños, pasaban sobre
ellos, los pisaban, a pesar de que les decíamos, les gritábamos
que había niños y los agarraban como si fueran monos de trapo
y los aventaban. No respetaban a las mujeres embarazadas, que
a pesar de que llevaban ya tantos sustos, estos animales continúan. No respetaron a nadie. Entonces lo que sucedió es que
cada quien corrió para donde pudo....pararon taxis....lo que se
pudo....
Resulta paradójico pensar que sea la destrucción no sólo material, sino además emocional, provocada por las explosiones del
22 de abril, la que abra la posibilidad de reconocer signos vitales
y de descubrir nuevos significados. Realidades, contradicciones
e injusticias han enfrentado las damnificadas, provocando así
una nueva experiencia no contemplada en los horizontes cotidianos. Se han generado sentimientos contradictorios, entre la
desesperanza y el descubrimiento de su capacidad y potencialidad para la lucha:
21 Estas palabras son parte de la rueda de prensa que organizó el Movimiento Civil de
Damnificados 22 de abril, el 1 de junio, sobre el violento desalojo de la Plaza de
Armas.
150
CAPÍTULO II
¿Cómo quieren que creamos en algo?, ¿cómo quieren que
creamos en alguien? Si nos han engañado y hace unas horas nos
dijeron "no hay peligro" y ahora nuestros hijos y nuestros familiares están muertos bajo los escombros. ¿Cómo quieren que
volvamos a creer?, ¿cómo quieren que a nuestros hijos les
enseñemos a creer en algo o en alguien? (Mujer 12)
¿Cómo podemos palpar y evaluar los cambios en el nivel de lo
individual?, ¿cómo considerar las transformaciones en el interior de la vida familiar?, ¿cómo acercarse a los cambios a nivel
de valores que rigen la vida cotidiana?....La tragedia del 22 de
abril dota de un nuevo espacio público a las mujeres, en la lucha
colectiva y solidaria por la demanda de sus derechos. Aprendizaje que para las mujeres ha significado redescubrir otras formas
de trabajo, entre ellas la participación que marcará profundamente su existencia.
La historia aún no está escrita, es tradición oral fresca,
reciente, sentida. Su accionar e incidencia están aún en pleno
desarrollo. Sus potencialidades son enormes. La historia es
compleja y plural, es difícil de abarcar con una sola mirada, por
abarcadora que ésta pretenda ser. La historia se está escribiendo.
".....en el apartado de conclusiones...."
El problema de la mujer y las múltiples expresiones de su
condición subordinada se advierten en el quehacer cotidiano,
en las relaciones sexuales, laborales, personales y sociales. Subordinación ideológica, donde el papel de la mujer se reduce al
rol familiar y al reforzamiento de esta institución.
En la urgencia por la construcción de un país democrático y
plural, la sociedad civil comienza a manifestarse, sobrepasando
los esquemas políticos tradicionales. Expresiones diversas, heterogéneas, múltiples que por distintas vías van tomando forma.
Las mujeres no han estado ajenas a los movimientos que se
151
D E LA COCINA A LA PLAZA PÚBLICA
gestan en el interior de la sociedad; se vuelven visibles, abandonan el espacio privado al que confinan las cuatro paredes del
hogar y se apropian del espacio público. Participación que pone
al descubierto el potencial reivindicativo de las mujeres, que aún
cuando se activa, la mayoría de las veces, por demandas muy
concretas, trastoca la estructura política clásica.
En el caso de las mujeres damnificadas por las explosiones
del 22 de Abril, la acción femenina se convierte en portadora de
sentido, se rompe el silencio para convertirse en palabra: ahora
son madres, amas de casa, pero también "se convierten en
nuevos sujetos sociales protagonistas de nuevas formas de lucha
social". L o público ha significado para ellas, reconocer la necesidad de moverse más allá de las fronteras que la cultura
tradicional les ha impuesto. A ú n cuando la demanda principal
es la restitución de todo lo que se ha perdido, las mujeres
descubren la posibilidad de ejecutar acciones que son visibles
más allá de sus propios círculos. Comienzan a jugar un nuevo
rol: mujeres en lucha. "El origen de la participación se hace en
términos de roles espécificos, "esposa", "madre", "ama de casa",
"hija". Estos roles son el enlace que traslada a la mujer a lo
público pero como una extensión de lo doméstico". En ese
sentido, el incorporarse a un movimiento (MCD-22) ha representado arriesgar la vulnerabilidad que acompaña a tal interacción. El desafío de trabajar sus propios modos de valorar la vida
que las han hecho ir más lejos de donde se encontraban antes
de las explosiones; proceso lleno de dolorosas vicisitudes y
obstáculos, sin embargo, han corrido el riesgo de existir, de
perder el miedo, de rebasar las fronteras, de empezar otra vez.
Nada ha sido fácil. Por una parte los cambios a nivel de la
vida personal han implicado la ruptura con el encierro individual; el reconocimiento del otro o la otra, del vecino, del de la
cuadra siguiente; descubrir que pueden hacer algo distinto a lo
22
23
22 Alejandra Massolo, "Las mujeres en los movimientos sociales urbanos en la ciudad
de México", op. cit., p. 136.
23 Ibidem, p. 145.
152
CAPÍTULO ii
que cotidianamente realizan en el traspatio de sus hogares; la
necesidad de transformar las formas de convivencia. Por otro
lado, los conflictos que en cualquier movimiento social existen,
las distintas etapas del proceso de organización, las presiones y
estrategias del adversario, las diferencias al interior de la organización, etc.
El proceso organizativo de los damnificados por las explosiones del 22 de abril no está excento de contradicciones. Hay
avances, fallas, logros y retos, que en mucho se deben a su
carácter espontáneo, producto de la coyuntura de la situación,
mientras por un lado, esa espontaneidad habla de su riqueza y
esfuerzos innovadores, por otro lado se corre el riesgo de que,
al ver cumplidos sus objetivos tienda a desaparecer. Pese a eso,
las mujeres damnificadas han descubierto opciones de cambio,
al compartir cuestiones que se pensaban individuales van concentrando una identificación que permite madurar nuevas formas de vida.
Las preguntas saltan....¿Qué es eso que llamamos ser mujer,
qué es ser mujer en la sociedad y en la cultura mexicana?
Las
mujeres que han descubierto su potencialidad para luchar en
otros ámbitos distintos al del hogar han ido cambiando cosas,
aún en el entendido de que para cambiar, necesariamente han
tenido que pasar por una vivencia de duelo. Sin embargo, la
posibilidad de construir nuevas concepciones, nuevas ideas críticas y nuevas relaciones sociales, las dota de un poder civil que
puede llegar a sacudir los pactos de poder.
LAS VOCES D E LA
SOCIEDAD CIVIL
CARLOS N Ú Ñ E Z
Introducción
Frente a situaciones de desastre semejantes a las acontecidos
el 22 de abril de 1992 en la ciudad de Guadalajara es inevitable
-y por demás explicable- que se generen una diversidad de
iniciativas impulsadas por los sujetos sociales actuantes en la
localidad o que, incluso, se constituyan nuevos sujetos colectivos, instancias u organizaciones. Una de estas últimas es la
Coordinadora de Ciudadanos y Organismos Civiles, constituida
apenas dos días después del desastre, como una instancia de
coordinación del esfuerzo y solidaridad hacia los damnificados
y afectados. Formada por cerca de 30 organizaciones civiles y
numerosos ciudadanos, para optimizar la ayuda y asesorar a la
población afectada, con criterios técnicos y sociales compatibles
con su cultura, y en pos de la verdadera reparación del daño:
social, económico, ambiental y cultural.
Ese ha sido el espíritu de su conformación y de su intervención cotidiana, a través de sus iniciativas y comisiones de trabajo,
cada una de ellas integradas por organismos civiles especializados en determinados campos de intervención social, sumándose
154
CAPÍTULO II
la participación de ciudadanos, a título individual, con experiencia previamente adquirida en dichos campos.
Nacimiento y conformación inicial de la coordinadora
El 22 de abril a las 10:06 de la mañana, explotaron varios
kilómetros de colectores del Sector Reforma de Guadalajara.
En los minutos y horas siguientes, numerosos ciudadanos y
organismos sociales y civiles empezaron a movilizarse en favor
de los damnificados, dando origen (igual que en México cuando
el terremoto), a una masiva, profunda y generosa solidaridad de
pueblo a pueblo. Una de estas iniciativas fué tomada urgentemente por Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario,
Institución no lucrativa de esta ciudad ( I M D E C ) para realizar dos
acciones: la primera, tratar de comunicarnos con los otros centros de promoción, educación y desarrollo de la ciudad, para
discutir qué hacer, juntos, en favor de los damnificados; la
segunda, solicitar a la Cruz Roja una autorización inmediata
para abrir de urgencia un centro de acopio en el Centro Cultural
El Bodegón.
El centro de acopio empezó a funcionar de inmediato con
una impresionante cantidad de ayuda de la gente humilde de la
zona y de los alrededores, que acudían en forma ininterrumpida, formando una auténtica cadena de solidaridad.
Localizar a los otros centros de apoyo de la ciudad no fue
tan fácil, pero se logró el acuerdo de reunirse dos días después, es decir, el viernes 24 por la mañana, para coordinar
acciones.
La idea era, -originalmente-, coordinar acciones sólo entre
los centros más cercanos y amigos; sin haberlo previsto, la noticia
de esta iniciativa fue dada a conocer por alguien a los medios de
comunicación, lo que provocó una infinidad de llamadas de
organismos civiles y de ciudadanos que insistían en querer participar en una acción coordinada, siempre que fuera al margen
L A COORDINADORA DE CIUDADANOS Y...
155
de las maniobras del gobierno. Como había sido informado en
los medios, lugar y hora de reunión, el viernes 24 en el Centro
Cultural El Bodegón, daba cabida a cerca de 50 personas, que
representaban a 26 organizaciones de la sociedad civil, así como
ciudadanos a título individual.
En dicha reunión se analizaron brevemente los hechos, se
evaluaron las principales necesidades, discutiendo qué era lo
que se podía hacer y cuáles las mejores formas.
Así, en forma totalmente transparente y democrática, se
decidió formar la Coordinadora de Ciudadanos y Organismos Civiles 22 de A b r i l , organizada en un primer momento
en siete comisiones de trabajo, a su vez por un coordinador
general.
Cada una de estas comisiones quedó bajo la responsabilidad
de alguna persona o alguna organización de las que habían
decidido sumarse a la Coordinadora, y se dio inicio al trabajo en
forma intensa y eficiente. Las organizaciones que formaron
originalmente la Coordinadora, fueron: Academia Jalisciense
de Derechos Humanos, Centro Periferia, Colectivo de Apoyo
al Movimiento Popular de Occidente, Centro de Reflexión para
Universitarios, Centro de Información, Documentación y Análisis Regional, Comunidades Eclesiales de Base, Frente de cha
Campesina "Julián Medina", Taller de Arquitectura Popular,
Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario, Educación
y Desarrollo de Occidente, Centro Cultural Las Calas, Grupo
Ecológico Alieno, Mujeres de Empresa, Comunidad Ecologista
de Occidente, Foro Cívico Sociedad y Gobierno, Círculo Psicoanalítico de México, Pastoral Juvenil Guadalajara, Protección a
los Hijos de los Presos, Movimiento de Apoyo al Menor Abandonado, Orfanatorio Magdalena Sofía, Niños de San Antonio,
Instituto Tutelar del Niño de Ajijic, A . C , Apoyo y Capacitación
a la Niñez y su Familia, A . C , Investigación y Desarrollo Educativo de Occidente, SURJA, A.C.
156
CAPÍTULO II
Las comisiones a su vez fueron:
Entidad o persona responsable
Jurídica y de Asesoría Legal
Atención Humana y Psicoló(gica
Técnica
Reconstrucción y Desarrollo
(urbano
Ayuda emergente
Comunicación y Recuperación
Cultura
Academia Jalisciense de D D . H H .
Círculo Psicoanalítico Mexicano
Ing. Héctor de la Mora
Taller de Arquitectura Popular
Comunidad Ecologista de Occte
Ma. Cecilia Gómez/iMDEC, A C
Las Calas
Con este primer esquema se pretendió responder a las principales necesidades detectadas. El mismo viernes 24 por la tarde
la radio daba cuenta de los primeros intentos de organización
de un grupo de damnificados, lo que permitió acudir de inmediato al lugar donde se estaban reuniendo para ofrecerles los
servicios que la naciente Coordinadora estaba dispuesta a otorgar. Esta propuesta fue de interés del primer grupo contactado,
que decidió reunirse de nuevo el sábado 25 por la tarde. Esa
nueva reunión de damnificados en la zona Gante convocó a
muchísimas personas, autoridades, medios de comunicación, y a
la propia Coordinadora, que ya había sido invitada explícitamente a exponer públicamente su oferta de apoyo.
Así se hizo, logrando captar el interés de la gente ahí reunida
y estableciendo contactos más firmes que permitieran materializar el apoyo, a través de las diferentes comisiones.
Mientras tanto, el centro de acopio de El Bodegón, seguía
trabajando intensamente, a la par del que, ya a nombre de la
Coordinadora y por decisión de la misma, había sido abierto en
el Centro Cultural Las Calas, trabajando con gran intensidad y
muchísima eficiencia. Es importante señalar aquí la gran cantidad de ayuda material y de colaboraciones personales que se
recibieron, de todos aquellos ciudadanos y organizaciones que
L A COORDINADOPA DE CIUDADANOS Y...
157
explícitamente querían canalizar su ayuda por vías no gubernamentales.
Ante esto, unos días después, las autoridades reaccionaron,
indicando que "ya no era necesaria la ayuda", que "todo estaba
bajo control" del propio esquema de apoyo oficial y, por lo tanto,
no estaba permitido mantener centros de acopio privados, ni
refugios, ni movilizar alimentos o ayuda en vehículos que no
fueran los oficiales. De hecho, el propio Director General del
DIF, se comunicó tanto al centro de acopio de Las Calas, como
al de E l Bodegón, para insistir en que se parara ya esa acción,
llegando incluso a amenazar con decomisar los vehículos que
fueran sorprendidos circulando por la ciudad, en funciones de
ayuda que no fueran oficiales.
La Coordinadora reaccionó de inmedianto y a través de
una conferencia de prensa dio a conocer, además de su propia
decisión de apoyo a los damnificados, su rechazo a esta acción
intimidatoria que trataba de monopolizar el "derecho inalienable a la solidaridad que todo ciudadano tiene" y que fue
manejado así por la propia Coordinadora en desplegados de
prensa que fueron colocados en los principales diarios de la
ciudad.
Esta posición fue respaldada por múltiples intervenciones
en la radio y entrevistas de prensa, que dejaban en claro el
rechazo al intento de cooptación y control de la ayuda privada,
por parte del Estado. De hecho, funcionarios públicos se vieron
en la necesidad de hacer declaraciones rectificando esa absurda
posición.
Por otro lado, desde los primeros momentos de la Coordinadora la dinámica de trabajo funcionó con base en la acción
directa de cada una de las "comisiones" con tareas de apoyo
propias de su naturaleza a los grupos de damnificados que lo
iban requiriendo.
Igualmente, se realizaban asambleas semanales a las que
asistieron (durante varias semanas) un promedio de 200 personas, muchas de ellas a título individual, otras representando a
158
CAPÍTULO íi
las organizaciones que formaban parte de la Coordinadora, y
algunas más que se sumaban al esfuerzo.
La coordinación general de estas tareas se realizaba -prácticamente todos los días- con reuniones del equipo de coordinadores de las diferentes comisiones más el Coordinador General.
Desarrollo de los procesos
y acciones de la coordinadora
Poco a poco, de las acciones de carácter más emergente -que
por cierto no pararon en muchísimo tiempo- las tareas fueron
encaminadas a pensar en alternativas o propuestas más de fondo, como por ejemplo la defensa jurídica de los damnificados,
los proyectos de reconstrucción, las alternativas para la ubicación temporal de los que habían quedado sin casa, etc., es decir,
acciones que atendían a la emergencia, pero que ya no eran
solamente de carácter inmediato, sino que planteaban una alternativa de solución temporal -o definitiva- a los diferentes
problemas en los que se habían visto envueltos inesperadamente
los damnificados.
Se estableció un grupo, como mecanismo de contacto con
la base, formado por promotores de diferentes centros de apoyo,
y se ampliaron los contactos a diferentes zonas, intentando una
vinculación con otras iniciativas, también de carácter ciudadano,
que habían surgido al igual que la Coordinadora. Con algunos
de ellos, fue prácticamente imposible la coordinación, generándose algunas primeras dificultades de interpretación y de celo
ante las acciones que, intentando ser coordinadas, no lo lograban del todo.
La acción pública de la Coordinadora también fue muy intensa,
continuando con las conferencias de prensa, desplegados y,
sobre todo, el esfuerzo tan importante que realizó el Foro
Académico con la serie de programas de radio sobre las consecuencias de la catástrofe, desde los diferentes aspectos: económico, político, religioso, social, etc.
L A COORDINADORA DE CIUDADANOS Y...
159
Todos sabemos que el desarrollo de los acontecimientos,
provocó los intentos -muchas veces logrados- de cooptación,
manipulación, compra, amenaza y/o represión de los diferentes
grupos de damnificados. Frente a estas acciones, la Coordinadora reaccionó siempre de manera muy oportuna, con orientaciones, documentos de apoyo, documentos de información
jurídica, propuestas de alternativas, etc., logrando de alguna
forma que las iniciativas agresivas del Estado no fueran del todo
exitosas.
Ante la cerrazón de las autoridades frente a los justos reclamos de los damnificados, éstos fueron manifestando su inconformidad, y entre otras muchas acciones públicas decidieron
hacer una marcha pacífica el día último de mayo, que concluyó
con un plantón en la Plaza de Armas frente al Palacio de
Gobierno, como una medida más de presión ante la negligencia
e intransigencia de las autoridades. Es de todos conocido que,
en la madrugada del primero de junio, los damnificados fueron
agredidos violentamente por un grupo de policías disfrazados,
hiriendo seriamente a algunos de ellos, golpeando a muchos más
y secuestrando -por algunas horas- a otros. Este absurdo acto
provocó la indignación de la ciudadanía y obligó de nuevo a la
Coordinadora a pronunciarse y en particular, a que uno de sus
miembros, la Academia Jalisciense de Derechos Humanos, asumiera la tarea de hacer intervenir a la Comisión Nacional de
Derechos Humanos para que investigara y se pronunciara, en
relación a tan reprobables hechos.
Esta acción dio resultados positivos, en la medida que la
propia Comisión Nacional desenmascaró la mentira de que no
habían sido los cuerpos policiacos los autores del atraco, como
afirmaban, tanto el jefe de la policía, como el Secretario de
Gobierno y el propio Gobernador. El pronunciamiento y la
recomendación de la Comisión Nacional obligó a la destitución
del Jefe de la Policía, pero sin tocar las responsabilidades evidentes de otros niveles superiores de decisión.
160
CAPÍTULO ii
El accionar de la Coordinadora en su conjunto y las constantes emergencias que se fueron presentando no impedían que
cada una de las comisiones continuara impulsando activamente
las tareas de su campo específico de acción.
Como consecuencia de todas estas acciones de represión a
los damnificados, la Coordinadora organizó la Primera Jornada
Cívica por la Dignidad Ciudadana, que fue convocada como un
plantón cívico que denunció las arbitrariedades del Gobierno,
las actividades represivas, los intentos de cooptación, las medidas tendientes a evitar que se hiciera solidaridad independiente,
etc., y que marcó, por su contenido y forma, un punto importante
en las maneras y en los estilos de este tipo de expresiones
públicas, que llamaron mucho la atención, y que de alguna
manera nos enseñan que ganan más la simpatía de la ciudadanía
no concientizada, las movilizaciones y presión pública, cargadas
de otros valores, otros estilos y otras formas que son más efectivas y más creativas que las clásicas y tradicionales formas de
protesta que están ya muy connotadas con viejos estilos y formas
de hacer política y presión social.
Breve descripción del trabajo
de cada una de las comisiones
La Comisión de Comunicación: realizó la tarea de recoger
testimonios, así como registro fotográfico y en video de todo el
proceso. Elaboró tres importantes videos (que circularon profusamente por la ciudad, el país y más allá) en que se daban a
conocer los hechos y se denunciaban las respuestas negligentes
de las autoridades, así como los intentos de organización de los
damnificados. Igualmente, elaboraron una gran cantidad de
impresos, carteles, volantes, instructivos, folletos de asesoría
jurídica, etc., tanto de la Coordinadora en cuanto tal, como al
servicio de las demandas particulares de las diferentes comisiones y de los grupos de damnificados. Para dar sólo una idea, baste
L A COORDINADORA DE CIUDADANOS Y...
161
señalar que para los primeros días del mes de agosto del 92 ( es
decir, escasos 3 meses y medio después de la tragedia) la Comisión había elaborado un total de 58 productos impresos diferentes, además del material en video, fotografía, testimonios,
periódicos murales, etc.
La Comisión de Emergencia, coordinada por Las Calas,
siguió canalizando todas las ayudas privadas que llegaban a la
Coordinadora, para atender los casos de emergencia más aguda
de las familias afectadas.
Junto con otros voluntarios, constituyeron la Comisión de
Salud, de la que hablaremos más adelante. Es justo señalar que
la tarea de esta Comisión constituyó el único apoyo para atender
las necesidades extremas de los damnificados, que poco a poco
fueron siendo desantendidos al cerrar los refugios y centros de
acopio oficiales.
La Comisión Jurídica además de atender el asunto urgente
de los agredidos ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos, realizó talleres de asesoría jurídica, tendientes a lograr que
los damnificados pudieran plantear con mayor facilidad su reclamo por daños y perjuicios en sus bienes, en su manejo de casa
y/o en sus personas, en aquellos casos que así hubiera sucedido;
para ello, realizaban talleres de asesoría jurídica con grupos de
damnificados de las diferentes zonas, elaboraron los contenidos
de los folletos e instructivos sobre el tema y asesoraron a muchísimos damnificados en la elaboración de sus demandas civiles y
en múltiples aspectos en relación con las indemnizaciones.
La Comisión de Reconstrucción, coordinada por el T A P ,
participaba en estos mismos talleres, levantando opiniones respecto a cómo debería ser el proyecto de reconstrucción, y a la
vez, daba asesoría técnica a los damnificados que la requerían
urgentemente para poder valuar sus casas, apuntalar algunas
fincas, etc. Pero la tarea más importante se encaminó en estos
meses, a la elaboración de un proyecto de vivienda alternativa
provisional, que permitiera a los damnificados que vivían en
casas de campaña en las zonas afectadas, trasladarse a un lugar
162
CAPÍTULO II
sano e higiénico, mientras las obras de infraestructura y reconstrucción urbana fueran realizadas, para así poder volver con
seguridad a sus propios terrenos y reconstruir sus viviendas.
Esta tarea fue apoyada por la Coordinadora, al grado de
decidir construir un modelo de dicha vivienda a las puertas
mismas de las oficinas del Patronato de Reconstrucción (organismo oficial para atender a los damnificados), logrando con
esto un fuerte impacto en los propios damnificados y en la
opinión pública. Se obligó así al Patronato a aceptar que esta
solución, propuesta por la Coordinadora, era la correcta y que,
sin embargo, no se atrevían a asumirla pues "sería una bomba
poner juntos a los damnificados"; es decir, los criterios políticos
y el miedo a la organización independiente de los damnificados
prevalecía de una manera absurda y francamente reprobable
sobre los criterios técnicos y humanos que estaban implicados.
Lo contundente del proyecto (técnica y humanamente hablando), más la presión y la fuerza de los propios damnificados,
de la Coordinadora y de la opinión pública, dieron por resultado
que, finalmente, el propio Patronato aceptara el proyecto, firmando un convenio para financiar la construcción de dichas
viviendas en un predio ya localizado y acordado, -propiedad del
Seguro Social-, que lo facilitaría en calidad de préstamo. Sin
embargo, cuando bajó la presión, y con base en la clásica estratagema de ir retrasando el cumplimiento de las decisiones, fue
negándose por la vía de los hechos el acuerdo firmado, hasta que
explícitamente se negaron a cumplirlo, aduciendo que era incosteable. Dejaron su palabra, su firma y su compromiso de lado,
demostrando una vez más que lo que realmente interesa a las
autoridades no es el bien de los damnificados, sino sus propios
intereses políticos. De hecho, la vivienda provisional permanece
a las puertas del Patronato, como mudo testigo de la incapacidad
del mismo para cumplir con sus compromisos, y sobre todo, para
solucionar tan urgente problema.
Es de advertir que, durante bastantes meses, dicha vivienda
cumplió -a base de voluntarios- con la tarea de la Coordinadora
L A COORDINADORA DE CIUDADANOS Y...
163
de brindar orientación y apoyo a los ciudadanos de la zona, y en
particular, a los damnificados.
Otra Comisión que mantuvo un trabajo muy importante fue
la de Asesoría Humana y Psicológica, que estableció en muy
poco tiempo, y gracias a la ayuda proporcionada por los propios
habitantes de la zona, consultorios de apoyo a los niños y a los
adultos que resultaron más afectados psicológicamente. Esta
Comisión participó igualmente en otras acciones y se sumó
activamente a los talleres de asessoría y educación de campo,
que se realizaron con los damnificados y con los grupos llamados
"aledaños", es decir, aquellos ciudadanos que sin haber sufrido
directamente en sus bienes o personas el efecto de la explosión
sufrían las consecuencias derivadas de la misma (contaminación
ambiental grave por aguas negras, grietas y fracturas en sus
casas, hundimiento, dificultades para el abasto, etc.) por estar
ubicados en los alrededores de la zona siniestrada.
La Comisión de Salud, se encargo del estudio y análisis de
las condiciones de insalubridad que prevalecen en la zona,
haciendo público y denunciando esta grave situación, a la vez
que proponiendo proyectos alternativos muy bien sustentados
para atender el tema de la salud pública en la zona. Igualmente
atendió casos individuales, en los que problemas derivados del
siniestro afectaban la salud de los damnificados.
A l igual que otras comisiones, sus propuestas de fondo no
tuvieron eco ante las autoridades corespondientes, limitándose
a respuestas de carácter burocrático y a dar siempre largas a los
temas planteados, desmovilizando al mismo tiempo la acción de
los damnificados.
Comisión de Cultura; Esta Comisión, coordinada también
por el Centro Cultural Las Calas, tenía como intención realizar
todo tipo de eventos artísticos y culturales a obtener recursos
económicos para sustentar la labor de la Coordinadora.
La acción más relevante (pero no la única) consistió en la
realización de dos magnos conciertos realizados en el Teatro
Degollado, bajo el lema "Un Grano de Arena" en favor de los
164
CAPÍTULO ii
damnificados, y con la participación generosa de connotados
artistas, tanto de Guadalajara, como de la ciudad de México.
Desarrollo y situación actual
Mientras esto sucedía, las acciones oficiales tendientes a lograr
la desmovilización de los damnificados, y por tanto la destrucción de los grupos de organización alternativa, fueron intensificados; se utilizaron para ello todo tipo de recursos y,
particularmente, las indemnizaciones individuales a los damnificados, que eran presionados a aceptar, con el argumento de
que de no hacerlo perderían todo el derecho a cualquier ayuda
y a cualquier indemnización; esto fue haciendo que muchos de
los damnificados, cansados y desilusionados, fueran aceptando
individualmente las indemnizaciones, dando claramente pie a
volver exitosas las intenciones y las políticas del Estado y el
Patronato, de imponer su lógica, decidir arbitrariamente y en
forma injusta el monto de las indemnizaciones e impedir la
organización independiente de los damnificados.
A la par que estas acciones, más las realizadas por las
instancias de P R O N A S O L Federal y Estatal, que "pelearon" entre
ellas la hegemonía de la atención de los damnificados (y contribuyeron también a la división de los mismos), hay que señalar
los problemas de liderazgo y de diferentes intenciones particulares, que fueron convirtiendo a algunos grupos de damnificados
en competidores de otros, rompiendo la posible unidad que se
hubiera logrado si todos estos factores hubieran sido superados,
o no se hubieran dado. Esta situación, lamentablemente tan
frecuente entre los grupos y organizaciones, evidencian una vez
más la debilidad de la sociedad civil, la falta de organizaciones
maduras que hagan frente a la emergencia, y la prevalencia de
métodos y estilos de dirección atrasados y antidemocráticos.
Los últimos tiempos fueron caracterizados por problemas
de liderazgo y protagonismos hegemónicos de algunos de los
L A COORDINADORA DE CIUDADANOS Y...
165
miembros de instituciones participantes de la Coordinadora, así
como de algunos otros de los que, en forma independiente al
principio, aparecieron trabajando con los damnificados. Sus
tácticas de generar desconfianza, romper la unidad de los organismos que participaban en la Coordinadora, acusaciones infundadas, etc., fueron también debilitando el accionar y la presencia
de la propia Coordinadora, que tenía que ocuparse ahora también de sus problemas internos, desatendiendo de alguna forma
el complicadísimo "tablero de ajedrez" que le planteaba a cada
momento la coyuntura, de acuerdo a las siempre novedosas
acciones del gobierno para lograr, al final de cuentas, sus objetivos.
De los participantes de la Coordinadora fueron quedando
en el camino -conforme fue bajando la presión- muchos de ellos.
Sin embargo, permanecen hasta la fecha las instituciones y las
personas que desde el principio tomaron en serio el compromiso
desinteresado de apoyar a los damnificados.
En esta última etapa las tareas de la Coordinadora se han
orientado a presentar una "alternativa global de reconstrucción
de la zona" con los mejores criterios urbanísticos, técnicos,
sociales, humanos y económicos, de lo que sería la reconstrucción desde una perspectiva que supera lo meramente tecnológico y, por supuesto, dejando de lado cualquier criterio
especulativo.
Ante este cúmulo de situaciones difíciles y desmovilizadoras
(tanto internas como externas) la Coordinadora mantiene, sin
embargo, su tarea de análisis y denuncia a base de comunicados,
desplegados de prensa, o "encartes" en los principales diarios,
señalando la gran cantidad de problemas no atendidos, no resueltos o mal orientados por parte de las autoridades. Este tipo
de pronunciamientos han realmente movido y orientado a la
opinión pública, e incluso a las propias instancias de poder, como
la Cámara de Diputados. Lamentablemente, ni los damnificados
tienen ya una presencia organizada, ni existen como fuerza
unificada en cuanto tal, ni hay organizaciones sociales o políticas
166
CAPÍTULO H
en el medio que hayan tenido la lucidez y la capacidad de
ubicarse al servicio de los damnificados desde el primer momento. Esto desdice -por la vía de los hechos- las acusaciones que ha
hecho el gobierno del Estado, en el sentido de que las acciones
independientes que se realizaban eran "producto de agitadores
y desestabilizadores profesionales"que ocultaban móviles políticos de los diferentes partidos. Si esto hubiera sido así, la fuerza
de los damnificados no se hubiera perdido y la capacidad de que
los señalamientos que la propia Coordinadora y otros grupos
siguen haciendo, fueran canalizados y conducidos por las fuerzas
sociales y políticas de la región.
En síntesis, la "explosión de conciencia" que generaron los
acontecimientos del 22 de abril movilizaron de una manera
inusitada a la ciudadanía en general; levantaron sin duda la
conciencia social y de participación de muchísima gente; despertaron de alguna forma a la ciudadanía; pero una vez más, los
resultados, a unos cuantos meses, demuestran la fragilidad y la
debilidad de la sociedad civil, así como las dificultades internas
y hasta ciertas actitudes mezquinas que aparecen dentro de los
grupos y organizaciones, y que al no haber un trabajo sólido de
organización y conciencia de los ciudadanos de esta ciudad, han
impedido que la fuerza derivada de estas movilizaciones, de este
despertar cívico, permanezca de una manera estable para seguir
presionando al cabal cumplimiento de la reivindicaciones de los
damnificados, y para enfrentar otras futuras situaciones.
Creemos estar seguros, sin embargo, que esta conciencia
está presente, está latente, y sin duda aparecerá en forma más
consciente y organizada en próximas actuaciones, cuando las
circunstancias así lo requieran.
La Coordinadora continúa y continuará con su tarea de
mantener vivo el problema de la tragedia del 22 de abril y la
infinita cantidad de problemas no resultos.
La sociedad civil demostró su capacidad organizativa, de
coordinarse y expresarse al servicio de causas justas, logrando
poner freno y limitar el accionar irrestricto de un gobierno
L A COORDINADORA DE CIUDADANOS Y...
167
autoritario y antidemocrático, que está acostumbrado a no encontrar ninguna resistencia ni presión por parte de quienes no
solamente ha ofendido y lastimado, sino que considera indignos
sujetos de interlocución.
Principales aprendizajes
El trabajo de la Coordinadora nos permite obtener algunas
conclusiones y aprendizajes:
1 E l costo humano y social para despertar las conciencias,
ha sido muy elevado en este país; terremotos, explosiones,
catástrofes, no pueden ser la pedagogía necesaria para
desarrollar la conciencia cívica.
Urge un trabajo cotidiano de concientización, educación
y acción de la ciudadanía, para la defensa y promoción de
los derechos humanos, sociales y políticos de todos los
mexicanos.
2 Ha quedado demostrada la capacidad de reacción inmediata, oportuna, colectiva, plural y organizada, de un sector importante de la sociedad civil.
Sin embargo, hay que preguntarse por qué no permanece
esta voluntad y capacidad de respuesta, una vez pasada la
emergencia.
3 Esta respuesta ha sido además útil y profesional, superando la sola buena voluntad o el mero activismo humanista. La capacidad de propuestas novedosas, creativas y
expresivas de nuevas ideas y valores, fue ampliamente
demostrada.
4 La creatividad, el ingenio y la búsqueda de nuevas formas
de lucha, de expresión y de comunicación ha sido también
168
CAPÍTULO u
constatada. Los impresos, los videos, las manifestaciones,
supieron dar cuenta de nuevos estilos, nuevos métodos,
lenguajes y símbolos diferentes y atractivos.
5 La conciencia de la importancia histórica de lo que estaba
sucediendo fue también asumida. De ahí la decisión de
impulsar una comisión de recuperación histórica de los
hechos y del proceso.
Esto, sumado al trabajo del Foro Académico, permite
tener material, registro, sistematización y productos de
análisis e interpretación, como este mismo libro.
6 El trabajo de información y vinculación a todos los niveles
(local, nacional e internacional) tampoco fue descuidado,
provocando pronunciamientos y denuncias contra los
abusos del gobierno y apoyos a los damnificados.
Igualmente se lograron canalizar algunos recursos de la
solidaridad internacional.
Pero también debemos reconocer y aprender de nuestros errores y debilidades, a saber:
1 E l mismo carácter improvisado y plural trajo consigo muchas dificultades, a causa de contradicciones en líneas,
enfoques, métodos de trabajo, estilos, etc.
De ahí la reiteración de la importancia de trabajar permanentemente y en forma sistemática, que permita la discusión serena y el acuerdo plural, sin estar sometidos a la
presión de una emergencia tan aguda, como cambiante.
2 La incapacidad de lograr un sólo plan ordenado de trabajo, que le diera sentido y unidad estratégica a la labor
específica de cada comisión.
Las contradicciones naturales se agudizaban, al no poder
lograr lo anterior.
L A COORDINADORA DE CIUDADANOS Y...
169
3 Prevalecía un activismo de carácter emergente y coyuntural, que impedía orientar el trabajo desde una posición
más clara y de proyeccción a mediano y largo plazo.
4 Los intereses personales o institucionales, que dificultaban la coordinación real y operativa.
5 Por último, la presencia real de métodos, valores y actitudes viejos, atrasados y poco éticos, que hicieron uso de la
intriga, el rumor y la difamación, para intentar consolidar
posiciones hegemónicas, de intenciones poco claras.
Esto, sumado al oportunismo, golpeó fuertemente -desde
adentro- la difícil tarea de unidad y coordinación que nos
proponíamos.
En resumen, hemos vivido en Guadalajara una situación dolorosa y sumamente traumática, que logró, a pesar de todo, demostrarnos y enseñarnos que la auténtica solidaridad es urgente,
es posible y es útil... aunque no es fácil.
Las tareas nos llaman a superar los errores y a fortalecer lo
logrado; el balance -creo con honestidad- es muy positivo.
CAPÍTULO I I I
Poleas y engranajes
del poder:
ajustes y desajustes
de una crisis
• Sociedad y gobierno en la coyuntura
de las explosiones
• Gobernantes y gobernados.
Una reflexión política
• El ayuntamiento de Guadalajara.
Una tragicomedia en tres actos
SOCIEDAD Y GOBIERNO
EN LA CUYUNTURA
D E LAS EXPLOSIONES
J O R G E ALONSO
Crimen impune
E l 22 de abril de 1992 la ciudad de Guadalajara se estremeció
por las explosiones que causaron luto y dolor entre los vecinos
del Sector Reforma. La noticia recorrió de inmediato el mundo.
La destrucción y muerte que produjeron pusieron al descubierto
otro tipo de podredumbre: la de la política local. Se cimbró
también la estructuración política de la entidad.
U n mecanismo de control nacional que tanto había redituado en las elecciones federales de 1991, el P R O N A S O L también fue
puesto en entredicho. Se evidenció el deterioro del subsuelo de
una política económica que no sólo ha pauperizado crecientemente a las mayorías sino que también pone en riesgo mortal a
sectores de la población mexicana.
Se debilitó la posición de la empresa paraestatal más importante, P E M E X , que ante su ineficiencia y corrupción, y en momentos decisivos del proceso de negociación sobre el Tratado de
Libre Comercio, fue objeto de presiones que apuntaban hacia
su privatización.
174
CAPÍTULO III
1
Asimismo, el abordamiento oficial de la crisis se tambaleó
como consecuencia de acciones representativas por parte del
gobierno interino estatal.
El crimen y sus secuelas eran tan evidentes como la zanja de
ocho kilómetros de calles y construcciones contiguas, convertidas en ruinas. Pero hubo un sistemático ocultamiento de los
verdaderos responsables. A u n las primeras evidencias de la
causa de la tragedia fueron puestas en cuestión.
Se persiguió legalmente a responsables intermedios y hasta
a no culpables. Se confundieron las pistas y se fueron diluyendo
huellas. Hubo todo un mecanismo de distracción para que los
verdaderos culpables en las altas esferas del poder fueran quedando a resguardo. Se constituyó un enredo de cansino suspenso en el que se sumergió la sociedad para que de la irritación
fuera pasando al tedio y hasta al olvido.
2
3
1
2
3
Se ha llamado la atención encuantoquela utilización de crisis no tiene un significado
propiamente científico en ciencias sociales. No obstante, pese a que como mucha
terminología análoga que se utiliza en estas ciencias, abarca muchos aspectos como
violencia latente, desastre o tensión, se utiliza para designar una situación muy
problemática para ser solucionada con instrumentos políticos y sociales que sirven
en coyunturas de mayor estabilidad y equilibrio social. En el esfuerzo por lograr
precisiones se ha dicho que corresponde al punto crucial en el desarrollo de una
secuencia de acontecimientos y acciones. Por lo general hay referencias a una crisis
cuando hay ruptura del funcionamiento de un sistema. Hay referencias también a
su carácter endógeno o exógeno. Pero también hay una utilización más estrecha
cuando sólo se refiere al funcionamiento del gobierno, que sería el caso tratado en
este escrito (Se puede consultar un libro clásico: H.D Laswell y A. Kaplan, Power
and society).
Si cualquier desastre no puede encararse como fenómeno en sí mismo sino que tiene
que ser encuadrado en una dinámica social, cuando el desastre no es originado por
fenómenos naturales sino que se trata de los denominados "antropogénicos" cuyas
causas están en responsabilidades humanas esto se extrema. Cfr. el escrito coordinado por Jesús Manuel Macías, Desastre en Guadalajara. Notas preliminares y
testimonios, CIESAS, México, 1992.
El término sociedad es tan amplio que se presta a múltiples equívocos. Aquí no se
utiliza comosubstituto de población. Generalmente, siguiendo conceptualizaciones
hegelianas, se le ha entendido como lo contrapuesto al Estado. Marx apuntó los
elementos de relaciones sociales constitutivos. Weber destacó que en ella no hay
una comunidad de solidaridad, aunque tampoco se le podría ver como agregados
incone^™,. La sodedav.' tiene historia yseveinmersaenun proceso. Se ha visualizado
también a id rociedad como un todo estructurado. Se ha hablado ya de sociedades
pequeñas, ya de complejas. Los conceptos permiten inscripciones a escuelas y abren
•
SOCIEDAD Y GOBIERNO EN LA...
175
De la esperanza al repudio
La tragedia del 22 de abril fue la puntilla a un gobierno que venía
sufriendo un rechazo creciente por parte de un ampüo sector de
la población de Jalisco. A finales de los años ochenta, una
mayoría de tapatíos se volcó tras la carismàtica figura del candidato panista a la Presidencia, Manuel J. Clouthier. E l P A N
consiguió el triunfo de ocho de los diez distritos de la zona
metropolitana de Guadalajara. No obstante, tanto el fraude
como el hecho de que Clouthier hubiera quedado en tercer sitio
a nivel nacional y el auge de un neocardenismo que retaba al
poder, desanimó la votación opositora en importantes sectores
medios.
Guillermo Cosío Vidaurri llegó como candidato a la gubernatura de Jalisco, pocos meses después de la sacudida de los
comicios federales del 88 y despertó esperanzas entre muchos
empresarios. El D H I A C , que había apoyado la campaña de Clouthier, prefirió deponer el ímpetu opositor que había desplegado
meses atrás.
La campaña de Cosío se centró en el lema "por la grandeza
de Jalisco", y no pocos lo creyeron. Llegó a la gubernatura en
4
4
una gran cantidad de debates. En este escrito se enfatiza el aspecto de sociedad civil
en cuanto a esa contraposición a lo estatal. Aunque no deja de apreciarse que en la
sociedad civil se encuentran conflictos y contradicciones internas muy agudos. En
esta forma, los intereses de los grupos dirigentes de las diferentes fracciones de la
burguesía, siendo parte de la sociedad civil, tienen una relación y trato especial con
el Estado al cual no acceden la mayoría de los estratos de dicha sociedad (Cfr. T.
Parsons, The Social System, Free Press, Glencoe, Illinois, 1951),
Dependiendo de las tradiciones teóricas, ha habido inclinación o rechazo al empleo
del concepto de clases medias. De acuerdo con las concepciones clásicas se ha
dividido a la sociedad en clases, y siguiendo una concepción binaria de contraposiciones se ha encasillado la historia en dos clases fundamentales que de acuerdo al
desarrollo social se han enfrentado y sufrido cambios radicales. No obstante, aun
los representantes más sólidos de dichas teorías, cuando se han adentrado a
precisiones históricas se han visto obligados a recurrir a muchas clases y estratos en
ellas. Ultimamente este término aglutinador, no sólo destaca niveles de ingresos y
escolaridad, sino que profundiza elementos culturales. Existen capas sociales económicamente diferentes, pero afines por una cultura política común (Cfr. G.
Homans, Social behavior, Harcourt, N.Y., 1961).
176
CAPÍTULO III
medio de una gran abstención. El nuevo mandatario interpretó
esa retirada de las urnas como un signo de que los tapatíos
habían depuesto el ánimo opositor. A l no poder ufanarse de que
había ejercido una atracción electoral, declaró que la poca
asistencia a las urnas, era un indicador de que la ciudadanía no
había querido votar en contra de él.
En contraposición con los dos gobernadores anteriores, quienes fueron visualizados como desarraigados, se manejo la imagen
del entonces candidato, como un jalisciense "de Jalisco".
Parecía que las primeras acciones pretendían la integración
de todos los grupos políticos del estado. Pero se dieron exclusiones y segregaciones que respondían a una revancha contra
quienes habían apoyado a otros aspirantes a la gubematura. Los
relegados y enfrentados, primero depusieron sus ilusiones para
finalmente malquistarse con el gobernante.
La labor de Cosío Vidaurri en los primeros meses de su
mandato, no respondió a las expectativas de grandes obras
federales. Afianzando sus nexos con la familia del presidente,
consiguió el favor del centro para muchos planes estatales.
Pronto centralizó las principales decisiones económicas. No
había negocio importante en el estado, donde no estuviera la
mano de la familia Cosío. Abandonó la práctica de los concursos
para asignar obras o designar proveedores del estado, y encomendó las asignaciones a su familia.
Los parientes más cercanos y sus allegados, quienes constituyeron la camarilla cosíista, medraron descaradamente con las
obras más redituables. A l cerrarse el círculo, al estrecharse la
élite gobernante, los excluidos incubaron resentimientos.
Ante el abuso de la familia Cosío Gaona se llegó al convencimiento de que primero hacer negocios prioritariamente y
después gobernar, no era un habitus político permisible por la
sociedad.
La hegemonía política y de los negocios públicos se concentró en la familia de Cosío y sus allegados. Importantes empresarios fueron enfriando y aun rompiendo sus relaciones con el
gobierno de Cosío.
SOCIEDAD Y GOBIERNO EN LA...
177
Para que en el centro de la República se viera, que los
priístas jalisciense eran solícitos en la tarea de contrarrestar la
fuerza de la oposición y garantizar una Cámara dócil para los
planes presidenciales, durante las elecciones federales de 1991,
Cosío se mostró especialmente dedicado en aplicar las medidas
centrales para conseguir la mayor cantidad de votos, lícitos e
ilícitos.
No obstante, el gusto le duró poco. En febrero de 1992,
Felipe Cobián, corresponsal de Proceso, incluyó en su material
periodístico, la lista de los principales negocios que se le imputaban a Cosío, sobre todo en los municipios costeños. El artículo
de Felipe Cobián se titulaba "Amiguismo, nepotismo, abusos.
En la costa de Jalisco". El gobernador sólo acertó a declarar que
lo sustentado en ese escrito no era cierto, pero no convenció a
nadie, ni aportó pruebas, ni levantó demanda en contra de una
supuesta difamación por parte del periodista. En lugar de enfrentar las acusaciones y los problemas presentados por la sociedad, argumentó que todo era parte de un plan desestabilizador
en contra suya.
El gobierno del estado trató de impedir que la revista circulara en la entidad, pero esto fue contraproducente. Proliferaron
las fotocopias del escrito de Cobián que se repartían primero
entre oficinas y casas y posteriormente en las calles como volantes. No pocos de los disgustados por los estilos de ver al gobierno
como botín habían aprovechado el artículo para expresar por
interpósita persona algo que no se habían atrevido a externar.
Destapada la acusación, el desprestigio del gobierno se
aceleró. Se produjo un hecho de revelación paradójica. Previamente todo eso era conocido en corrillos; al pasar a los medios
impresos, cobró una dimensión no controlable. Se propagó
como fuego en hierba seca. La sociedad tapatía, acostumbrada
a decir las cosas en secreto y a aparentar que en Guadalajara no
pasaba nada, terminó por cansarse. La revelación pública de
muchos de los negocios del grupo de Cosío que hizo la revista
Proceso fue un catalizador. Afloró el descontento soterrado, al
178
CAPÍTULO III
conjuro de la letra de molde de los medios de comunicación. L o
que podía haberse cirucunscrito a sectores de las cúpulas empresariales, alcanzó a amplias capas ciudadanas que estaban
sufriendo las arbitrariedades del monopolio de la verificación
vehicular.
En este contexto de malestar, un policía dio muerte a una
joven de clase acomodada, al parecer en un frustado asalto. Esto
colmó el recipiente que ya estaba a punto de derramarse. M u chas madres de familia de "la alta sociedad" se organizaron para
realizar una manifestación silenciosa que se denominó de las
madres de luto. A ellas se sumaron madres de clase media y aun
baja. Querían expresar su descontento por el mal gobierno.
Exigían seguridad, que se pusiera alto a la ola de violencia
constante e incontenida. La marcha fue impactante. El gobierno
no acertó a reaccionar sino con dos medidas: intentar amederentar a las que ubicó como lideresas y perseguir fiscalmente a
sus maridos, lo cual avivó aún más el fuego anticosíista.
Mientras la inseguridad pública se concentrara en zonas
periféricas, las clases pudientes la interpretaban como un fenómeno casi connatural al aumento poblacional (aunque poco se
percibía la relación que pudiera tener con una política económica empobrecedora que propiciaba crecimiento de delincuencia). Pero el incremento de robos a mano armada a personas y
sobre todo a negocios, inquietó principalmente a los comerciantes.
Cuando la violencia se tradujo en muerte de un miembro de
clase alta, el sentimiento de que las capas sociales que se creían
protegidas de este tipo de situaciones, detonó otros descontentos soterrados. El gobierno apareció como incapaz de ofrecer
seguridad. Un ex gobernador, Flavio Romero de Velasco, en
declaraciones a un periódico local, expresó su desacuerdo con
Cosío en cuanto a la manera de encarar los crecientes delitos en
la entidad.
Las arbitrariedades del grupo de Cosío, que tenía en el
magisterio un bastión considerado como propio, aunadas a la
SOCIEDAD Y GOBIERNO EN LA...
179
situación de deterioro salarial, hizo explotar la impugnación
masiva en ese sector. En una multitudinaria concentración de
maestros estatales, estos demandaron aumento de sueldo y el
acto de protesta, fue aprovechado para lanzar consignas en
contra del gobernador. Nuevamente, Cosío sólo supo recurrir a
la amenaza.
Su administración no logró concertaciones, hostigó a los
principales opositores priístas e impuso el autoritarismo. Esto
se profundizó con las nominaciones de los candidatos locales
para los comicios de 1992. Los familiares de Cosío vendieron
candidaturas impopulares. La concentración de las designaciones para puestos electorales en los favoritos del grupo Cosío,
terminó por romper consensos que tradicionalmente existían en
el partido del estado. Sobrevinieron desprendimientos, y el
proceso electoral resultó muy impugnado. El descontento creció y las elecciones locales constituyeron un golpe para el gobernador. El PRI reeconoció la derrota en 18 de los ayuntamientos,
pero tuvo problemas en más del doble.
En lugar de resolver conflictos, el gobernador intentó apaciguar con concesiones menores a los partidos opositores, lo cual
sólo calmó a los del P F C R N , pero no amainó sino exacerbó los
ánimos de panistas y perredistas, que exigían que los alcaldes
oficialmente reconocidos en Tepatitlán y en Cihuatlán fueran
destituidos.
Como ya antes se había negado a ceder posiciones electorales incluso a titulares del gabinete presidencial, Cosío creyó
tener fuerza suficiente para desconocer pactos entre opositores
y la Secretaría de Gobernación.
Fueron cuestionadas obras públicas realizadas por los allegados a Cosío y a su compadre Enrique Dau Flores a quien había
impuesto como alcalde de Guadalajara en 1992. Las protestas
por los fraudes electorales como por la falta de seguridad pública
subieron de tono. El gobernador trató de revertir esta inconformidad, prometiendo que se otorgarían otras concesiones para
realizar la verificación vehicular, además de la que estaba en
180
CAPÍTULO IH
manos de un monopolio controlado por el recién instalado
vicepresidente municipal.
Importantes representantes de la inciativa privada habían
acudido con José Córdoba Montoya, asesor de la Presidencia de
la República, -quien fungía de facto como un vicepresidente de
México-, para solicitar el cambio del gobernador.
No obstante, el mandatario estatal logró en parte, amainar
el encono de algunos empresarios. Intentó afianzarse en el
núcleo de agraciados con concesiones de obras estatales y en los
grupos sindicales corporativizados. Se centró en la interpretación del "complot", y apostó a la apatía de las masas para sentirse
seguro de proseguir su gestión sólo con algunos remiendos. Sin
embargo, el nepotismo, la corrupción, el predominio de una
élite que se fue estrechando en sí misma, los fraudes, la falta de
seguridad pública ante los ajustes de cuentas sangrientos entre
narcotraficantes y lavadólares y ante una criminalidad incontenible hizo crisis.
Existía la confianza en la paciencia a toda prueba de una
entidad donde la cultura política era de tal nivel que cuando
sucediera se percibía como sí ocurriera en el subsuelo sin que
llegara a aflorar; por ello, el cosíismo se creía inamovible e
impune. Los apoyos en la familia del Presidente de la República,
se veían como una salvaguarda de cualquier descontento ciudadano, pero el acuerdo cupular instituido desde González Gallo,
había sufrido rupturas.
En los meses precedentes a las explosiones, cuatro elementos se combinaron para que el cuestionamiento al cosiísmo se
5
6
5
6
Aunque el Presidente José López Portillo se ufanó de su descarado nepotismo, este
abuso de poder le acarreó gran desprestigio. El nepotismo ha sido una lacra de los
gobernantes, e históricamente ha recibido la critica social. Se puede inscribir dentro
de lo que Weber llamó patrimonialismo (Cfr. H.H. Gerth y C.W. Mills, eds., From
Max Weber, Oxford University Press, N.Y., 1946) en donde lealtad y protección se
imbrican.
Para una profundización del concepto de élite es conveniente ver tanto la obra de
Pareto, como los estudios que se han hecho al respecto (Cfr.V. Pareto, Trattalo di
sociologia generale, Edizioni di comunità, Milano 1964; G. Bousquet, Précis de
sociologie d'après Pareto, Payot, Paris, 1925)
181
SOCIEDAD Y GOBIERNO EN LA...
profundizara: el descontento por la concentración de los beneficios de la administración; el repudio a la falta de seguridad
pública; el reto al control cosiísta sobre el gremio de educadores;
y un extendido reclamo en contra del fraude electoral.
U n gobierno percibido cada vez más como corrupto, fue
repudiado y se dudó de que además tuviera capacidad frente a
los problemas que se multiplicaban, de los cuales, en muchos
casos resultaba directamente responsable.
Cosío respondía con la amenaza frente a las manifestaciones
de desasosiego social y político. No era capaz de entender los
rompimientos que su gestión estaba provocando entre la iniciativa privada, entre capas antes pasivas de la sociedad -como
amas de casa de familias adineradas-, entre trabajadores y entre
partidos políticos incluido el PRI. Como quien cuida su presa,
Cosío interpretaba que se trataba todo era confabulación en
contra suya, su puesto y los beneficios que estaba disfrutando.
Después de su tercer informe había logrado amainar las
críticas de sectores empresariales y de algunos partidos. No
obstante, el P A N demandaba auditoría a Cosío; el P R D , juicio
político y que fuera cesado. Posteriormente el P A N titubeó; y
llegó a externar la opción de un cambio de táctica, y no presionar
más por medio de manifestaciones públicas.
A principios de abril, aunque algunos militantes representativos mantenían el dedo en el renglón, la dirección estatal
había declarado que no solicitaría juicio contra Cosío. Mientras
tanto perredistas de Cihuatlán se disponían a iniciar una huelga
de hambre frente a Palacio de Gobierno en protesta por el
fraude en ese municipio.
Habían iniciado esta medida, cuando sobrevino la explosión
del 22 de abril en más de ocho kilómetros de calles de la ciudad
de Guadalajara que según datos del I N E G I afectó a 98 manzanas
7
7
Dado el predominio del partido del Estado se ha llegado a decir que en México no
hay propiamente partidos políticos, no obstante, después de la ruptura sufrida en
las elecciones de 1988 se aprecia el incremento de espacios y niveles de competitividad (Cfr. M. Duverger, L'influence des systèmes électoraux sur la vie politique,
Colin, Paris, 1950).
CAPfTULO III
182
con 3,020 viviendas. El Patronato habló de 747 fincas destruidas
y 574 parcialmente derrumbadas. E l gobierno reconocía alrededor de 200 muertos, Cáritas habló de 600. Hubo estimaciones
que daban cifras mayores. La relación de muertos se volvió un
tabú.
Hundimiento del cosiato
8
La actuación del gobernador ante la desgracia fue lamentable.
Cada declaración en la que intentaba explicar su actuación
frente a la tragedia lo hundía más. Los afectados lo hicieron
verse mal cuando acudieron a reclamarle en una sesión que
estaba siendo televisada en vivo, desde Palacio de Gobierno.
Los medios de comunicación, -sobre todo la radio, que en
los primeros días fue muy viva y combativa- contribuyeron a
derruir lo poco que quedaba de la figura gubernamental. Dos
revistas, Proceso y Epoca lo acusaron nuevamente de nepotista,
negociante, soberbio e inepto. Para salvarse, Cosío Vidaurri
culpó, por la omisión en las responsabilidades gubernamentales,
a su compadre Dau Flores quien a las tres semanas de estar al
frente de Guadalajara fue a parar a la cárcel.
El gobernador fue cercado por la ciudadanía. Salinas de
Gortari acudió a la zona del desastre, pidió ver a vecinos, pero
9
8
9
Hay diferentes variables que intervienen para que un gobierno funcione, que va del
entramado social, destacando los grupos de presión y partidos políticos, formas de
reclutamiento político, estructura gubernamental, formación de decisiones públicas
y su reprecusión social. Cuando un contacto fluido en estas cadenas se rompe
sobrevienen crisis políticas; y cuando éstas ponen en cuestión la operatrvidad de un
gobierno, éste pierde autoridad, legitimidad y aparecen rasgos de ingobemabilidad
(Cfr. G. Almond y S. Verba, The civic culture, Princeton University Press, 1963. K.
Deutch, The nen-es of govemment, Free Press, N.Y., 1963. D. Easton, A system
tmafysis ofpolitical Ufe, Wiley, N.Y.,1965.
Entre las graves imputaciones que se le hacían al gobierno de Cosío estaba que la
población había indicado con tiempo que había señales de una alteración grave en
la zona por los malos olores y vaporaciones que emanaban del drenaje. Si en otras
ocasiones se habían dado evacuaciones por derrames industriales, ahora no se había
procedido. Además, en la zona se recordaba que previamente al desastre ante
SOCIEDAD Y GOBIERNO EN LA...
183
le mandaron a funcionarios y a un palero con una pegatina
improvisada de S O L I D A R I D A D que el mismo presidente le arrancó. E l gobierno estatal se hundió aún más ante la opinión
pública.
La prensa extranjera comentó que el Presidente Salinas
actuaba bien, pero con colaboradores como Cosío se veía entorpecida la acción presidencial. Sobrevino un vacío de poder que
fue llenado por la federación, y que propició una expresión
ciudadana como antes no se había experimentado.
Aunque para la mayoría de la población, la explosión se
originó por el derrame de gran cantidad de gasolina, diversas
autoridades intentaron cuestionar los señalamientos en este
sentido, aduciendo que la causa radicaba en sustancias provenientes de varias fábricas asentadas en la zona que con las obras
del tren ligero habían propiciado la explosión. Hasta surgieron
especulaciones acerca de un atentado, pero muchas evidencias
revelaban que la responsabilidad fue de P E M E X .
La negligencia ante el peligro denunciado varios días antes
por los vecinos de la zona afectada, era intolerable, ya que se
trató de un drama que pudo evitarse.
El ejecutivo federal prometió que se determinaría lo sucedido y se castigaría a los culpables, mientras Cosío Vidaurri
trataba de eludir, a vísperas de la tragedia, su responsabilidad
alegando que no estuvo en la ciudad, aunque se aclaró que antes
del siniestro había sido enterado sobre la gravedad del problema.
Luis Danaldo Colosio en una primera intervención como
titular de Secretaría de Desarrollo Social ( S E D U E ) , culpó a una
industria aceitera particular, pero conforme pasaban las horas
resultaba innegable la responsabilidad de P E M E X , además de los
trabajos de la línea 2 del tren ligero que realizaban constructoras
ligadas al gobernador de Jalisco y al alcalde de Guadalajara. Se
explicó que también tuvieron parte en la tragedia al haber
preguntas de un reportero de radio el gobernador había sostenido que no había
peligro de nada y que todo era puro "argüende".
184
CAPÍTULO III
propiciado el taponamiento de los gases en el colector, aunque luego se dijo que era versión de P E M E X para desviar la
atención.
La reconstrucción de los hechos previos a las explosiones,
dejaba muchas interrogantes en torno a lo sucedido. Cuando
la acción penal se encaminó a varios de los encargados del
sistema de alcantarillado municipal, un exalcade p l a n t e ó que
las alcantarillas eran para el desecho de aguas negras y pluviales; que no era su responsabilidad la presencia de gasolina
en los drenajes.
Además de Enrique Dau fueron a la cárcel otros funcionarios estatales y burócratas regionales de P E M E X , pero las altas
esferas de la administración estatal y federal no eran tocadas.
Empezó a correr la versión de que no se debía inculpar a P E M E X
porque se propiciaría su privatización. De hecho la demanda
sobre privatización, cundió entre la iniciativa privada, tendencia
que fue apoyada días después por el economista propagador de
las tesis del neoliberalismo, Friedman.
Aparecieron encuestas en la zona del desastre que inducían
a respuestas tales como si la empresa hubiera estado en manos
privadas, sobre todo extranjeras, no habría acaecido el siniestro.
Los diseñadores de esas encuestas olvidaban los criminales
accidentes propiciados por Union Carbide en la India, y del
descontrol del pozo Ixtoc que había sido perforado por una
compañía privada en el sexenio de López Portillo.
El ánimo antiPEMEX y antigobierno se caldeó. Esto acaecía
mientras se daban las últimas negociaciones del gobierno mexicano con el norteamericano acerca del Tratado de Libre Comercio, en el que un punto de desacuerdo versaba sobre el petróleo.
P E M E X no daba información, pero no sólo esa información era
escondida; fue sustraída del dominio público la que estaba en el
archivo municipal de Guadalajara en cuanto a las obras muncipales en la zona del desastre y en los lugares aledaños a la planta
de P E M E X en la Nogalera.
SOCIEDAD Y GOBIERNO EN LA...
185
La dirección nacional del P A N demandó la privatización de
y hasta algunos priístas externaron la misma posición.
Analistas del I T A M precisaron que una privatización no beneficiaría la situación económica del país.
En esta forma, a lo local se sumó lo nacional, y hubo repercusiones internacionales. Desde la explosoión empezaron a salir
a la prensa muchas fallas en las instalaciones de P E M E X , que
ponían en peligro la vida de habitantes cercanos a sus plantas, y
a gasolinerías.
Con la intención de ocultar la magnitud del daño, poco
después de las explosiones el gobierno local envió maquinaria
pesada. Los afectados se opusieron y alegaron que quienes
habrían podido ser rescatados en esos sitios, habían quedado
totalmente sepultados por ese reacomodo masivo de tierra.
La desgracia ecológica en Guadalajara duró muchas semanas. Se tuvo la conciencia de que existía un manto de gasolina
en el subsuelo, provocado por la falta de mantenimiento de
ductos y por corrupción entre funcionarios y empleados de la
paraestatal. A l titular de P E M E X , Francisco Rojas Gutiérrez, a
los responsables de la S E D U E , Patricio Chirinos y Luis Donaldo
Colosio se les trató de encubrir y sacar de la escena.
No se permitió la entrada a la planta de P E M E X de La
Nogalera a la comisión de diputados federales que pretendían
supervisar esas instalaciones. El periódico El Occidental realizó
una encuesta, y entre sus resultados destaca, la opinión de la
mayoría, en el sentido de considerar que la responsabilidad era
de P E M E X . Se tuvieron que desalojar a numerosas familias que
vivían en los alrededores de la planta de P E M E X ante el posible
riesgo de nuevas explosiones. Importantes arterias del área
metropolitana tuvieron que ser acordonadas, el tren El Tapatío
no podía arribar a la estación de Guadalajara. Se propició un
magno caos vial en la ciudad que afectaba a pasajeros y negocios.
Con la llegada de las lluvias se registraron inundaciones que
obligaron a evacuar a mas personas, sumándose a los que ya
llevaban mucho tiempo de arrimados con parientes, en los
PEMEX,
186
CAPÍTULO m
albergues e incluso en la calle. Esta situación presionaba el
ánimo social entre los afectados.
Las protestas contra el gobierno se centraron en la figura
de Cosío. Había descontento por la manera como se encaraba
la cuestión de los albergues y la distribución de ayudas. E l
gobernador quiso centralizar todo e intentó impedir la ayuda
solidaria de la población civil que no estuviera controlada por
el gobierno.
Ante ello, la Coordinadora de Ciudadanos y Organismos
Civiles 22 de abril, exigió respetar el derecho ciudadano para
canalizar una solidaridad auténtica, diferente a la propagandizada con la trenza tricolor.
Entre declaraciones contradictorias, en las cuales se iba
hundiendo como en arenas movedizas, Cosío Vidaurri, sólo era
consistente con la postura que había mantenido desde que fue
fuertemente impugnado a partir de febrero: "no me iré". E l 25
de abril cuando regresó a la zona de desastre, la gente le preguntaba gritando, a q u é iba si no traía pico y pala. Pese a su
promesa, las máquinas habían seguido trabajando, enardeciendo a los afectados. El gobernador perdió totalmente la autoridad
entre el pueblo de Jalisco.
El grupo ecologista denominado de los Cien, pidió la dimisión de Cosío por su "diligente ineptitud". Este grupo exigió que
S E D U E reconsiderara su política de encubrimiento a las fábricas
de alto riesgo. Agrupaciones estudiantiles se sumaron a la demanda de destitución para Cosío, pero, entre la insistencia de
rumores sobre renuncia, el gobernador anunció un plan de
reconstrucción en el que los afectados estarían en minoría y
mediados por el P R O N A S O L estatal,ante la cual, se pronunciaron
en contra. Por su parte, la Academia Jalisciense de Derechos
Humanos, sostuvo que se había configurado un delito ecológico
previo a las explosiones.
El Comité Directivo Estatal del P A N declaró que existía vacío
de poder, en la entidad, esto había impedido las tareas de rescate
en forma expedita y obstaculizaba la atención a los afectados.
SOCIEDAD Y GOBIERNO EN LA...
187
Mientras, en el gobierno de Cosío Vidaurri surgió gran
preocupación porque funcionarios federales suplantaban al gobernador en las tareas concernientes a aminorar la tragedia.
Con el dictamen de la P G R , la opinión pública juzgó que se
exoneraba a P E M E X y al gobernador. De nuevo se efectuaron
encuestas y como resultado se indicaba que la mayoría advertía
en el informe de la P G R , intentos de ocultar algunos hechos y
proteger a ciertas autoridades.
El P A N y el P R D tampoco estuvieron de acuerdo con el
dictamen, menos los directamente afectados. Algunos grupos
pedían que además se reabriera el caso de otra explosión, de
menores dimensiones y consecuencias, ocurrida en 1983 en la
calle Sierra Morena de la colonia Independencia. A su vez, el
P A N denunció que el organismo de Protección Civil a cuya
cabeza estaba el gobernador debió haber evacuado previamente la zona en riesgo. La oposición se pronunció por que se
sometiera a juicio político a Cosío Vidaurri, y que comparecieran en la Cámara de Diputados Colosio Murrieta y Rojas Gutiérrez. Abogados de Jalisco calificaron de "aberrante" la
actuación de la P G R y anotaron que también existían irregularidades en el proceso contra los acusados. Surgió la hipótesis de
que esto era a propósito para que Enrique Dau Flores pudiera
salir libre. Otros consideraban que el alcalde debería estar preso,
pero no porque fuera culpable en este lamentable suceso, sino
por acciones previas a su desempeño como Presidente Municipal; sin embargo, el tenerlo en la cárcel por cuestiones en las
que no tenía responsabilidad directa atentaba contra el Estado
de derecho.
La dirigencia del P R D en Jalisco publicó un desplegado en el
que refrendó su solidaridad con los afectados haciéndola extensiva a todos los damnificados por la política de Cosío Vidaurri.
Para el P R D la renuncia del mandatario estatal era inevitable, y
arremetía también contra las autoridades de P E M E X y la S E D U E ;
se pronunciaron porque los damnificados fueran los propios
administradores de la reconstrucción y pedían a la ciudadanía
188
CAPÍTULO ra
que aportara pruebas para el juicio político en contra de Cosío.
En tanto la desinformación gubernamental porvocaba más enojo aumentaba la exigencia en torno a la renuncia del gobernador.
P A N y P R D insistían en que P E M E X y Cosío Vidaurri eran responsables.
Colonos y solicitantes de vivienda de la organización intercolonias, denunciaron que la antidemocracia dejaba en evidencia la falta de voluntad del gobierno y su partido, señalaban la
ineficiencia, negligencia y corupción de las autoridades, se oponían a que la reconstrucción quedara en manos de empresas de
Dau Flores y demás implicados. Señalaron a Cosío como el
máximo responsable. Exigieron que se reconcieran y respetaran
las organizaciones independientes y que la indemnización corriera a cargo de P E M E X y del gobierno.
También se integró un frente popular de apoyo a los damnificados, en el que se encontraban entre otras organizaciones
C I O A C , Federación de Estudiantes de Guadalajara, Unión General Obrera Campesina y Popular que se sumaron al clamor
por la renuncia del gobernador. E l 28 de abril, Muñoz Ledo,
quien había vaticinado la caída de ejecutivo en un mitin verificado antes de las elecciones de febrero, en su calidad de senador,
exigió que se examinara la situación del estado y se declarara la
desaparición de poderes. Los senadores priístas permitieron que
esa solicitud pasara a comisiones sin que ninguno defendiera al
gobernador.
El P A N se sumó a la guerra de desplegados en contra del
gobierno, exigió justicia para el pueblo de Jalisco y denunció
como insuficiente el informe de la P G R porque encubría a P E M E X ,
no analizaba la responsabilidad de S E D U E , y no tocaba al organismo responsable de prever y actuar en consecuencia, en el
caso de siniestros, refieriéndose a la Unidad Estatal de Protección Civil que encabezaba el gobernador. También consideraba
como causante de la explosión a P E M E X , insistía que el gobernador debía ser investigado, y enfatizaba que el pueblo de Jalisco
se encontraba indignado por la actitud de Cosío. Asimismo, el
189
SOCIEDAD Y GOBIERNO EN LA_.
se sumaba a la demanda que P E M E X reparara los daños y
Cosío Vidaurri renunciara.
A finales de abril, unas doscientas personas entre quienes
se encontaraban señoras que habían participado en la marcha
del silencio contra la inseguridad pública, publicaron un desplegado manifestando que habiendo seguido con atención las declaraciones del gobernador, se sentían avergonzadas por sus
pronunciamientos que insultaban, que eran producto de una
profunda insensibilidad tanto política como social. Exigían un
gobernante honesto, inteligente y con verdadera vocación de
servicio, por lo que le exigían su renuncia. Responsabilizaban al
gobierno de cualquier agresión que sufriera cualquiera de los
firmantes.
Los ánimos estaban más que caldeados; un grupo de académicos publicó otro desplegado donde expresaron que el estado
requería una autoridad que contara con el apoyo de la población
por lo que solicitaban la renuncia de Cosío Vidaurri. A su vez,
un importante diario norteamericano, editorializando que M é xico no podía seguir con gobernantes tan atrasados como Cosío,
contribuyó a dar la puntilla.
El reclamo de la ciudadanía y de analistas políticos subía de
tono en contra de P E M E X y de Cosío. Acción Nacional planteaba
que éste no sólo debía dejar el puesto, sino también ser enjuiciado en caso de resultar culpable. Los diputados panistas enfatizaban que ya era incontenible el rom pi m i e n t o entre
gobernados y gobernantes. Opinaron que Cosío había preparado su propia caída, desde el momento en que había asumido el
cargo, ya que no era aceptable una relación entre el pueblo y el
gobierno como la que había impuesto. Pero, el todavía gobernador, se aferraba al puesto; solicitó a la fracción de la diputación federal priísta por Jalisco, que no aceptara se ensañaran
DHIAC
10
10 No sólo The New York Times contribuyó. El tono de la prensa internacional era que
la tarea modernizadora de Salinas se veía impedida por la desidia de la vieja guardia
priísta. El País editorializaba que la tragedia de Guadalajara era un fallo de la
administración que Salinas intentaba corregir. También destacó que el Presidente
mexicano estaba irritado por la cadena de incompetencias.
190
CAPÍTULO m
contra él los diputados de la oposición y demandó que los
legisladores subieran a la tribuna a defenderlo. E L 30 de Abril,
los diputados priístas por Jalisco publicaron un manifiesto pidiendo que no hubiera linchamiento político en contra de Cosío
quien se había empeñado en servir "con pasión a Jalisco y a los
jaliscienses".
Sin embargo, en la opinión pública se empezaron a manejar
nombres de posibles sucesores: Gabriel Covarrubias, quien a
finales de marzo había terminado su periodo en la Presidencia
Municipal de Guadalajara, manifestó estar listo para servir de
nuevo. Además de él, en la lista se hallaba Carlos Rivera Aceves,
coordinador de los diputados priístas en el Congreso local.
También se mencionaba al al senador José Luis Lamadrid Sau¬
za, a Ismael Orozco Loreto y a María Esther Scherman L e a ñ o .
Los afectados y muchos grupos de ciudadanos se preparaban para la invectiva final el primero de mayo: habían planeado
realizar marchas de dolor y de protesta, que se conjuntarían ante
el Palacio de Gobierno. Los trabajadores de las centrales oficiales habían anunciado que ese día suspendieran el tradicional
desfile obrero. El ejecutivo estatal insistía en que no tenía
responsabilidad en la tragedia, y se ufanaba de contar con el
apoyo presidencial. Esto lo repetió el mismo 30 de abril, cuando
los periódicos reproducían el discurso de Salinas de Gortari,
cuando puso en marcha un programa sobre prevención de desastres en el cual, aun sin nombrarlo, pintaba al gobernador de
Jalisco. E l Presidente apuntó que no eran tiempos para quienes
se "prepararon para actuar en un país y en una sociedad que ya
pasó, que ya cambió". No eran tiempos para políticos patrimonialistas ni para aquellos a quienes sólo les interesaban los
puestos públicos como una meta a alcanzar.
Finalmente, la noche del 30 de abril el gobernador pidió
licencia a su cargo por un año, y el Congreso del estado la aceptó.
Previendo esta situación, los diarios locales, habían determinado
no descansar el primero de mayo. "Con la caída de Cosío no hubo
sorpresas ni llantos", cabeceó un matutino. En el texto donde
191
SOCIEDAD Y GOBIERNO EN LA...
argumentaba su decisión, el mandatario recordaba que su lema
había sido "por la grandeza de Jalisco", no aludió a lo enorme de
la tragedia, y se quejó de los ataques sistemáticos que consideraba iban encaminados a desestabilizar su administración. Hasta
en la carta de renuncia mostró ser incapaz de percibir la razón
del divorcio entre su gobierno y el pueblo.
Para evitar nuevas elecciones el gobierno central optó por
la modalidad de la licencia. E l gobernador interino provenía del
equipo de Cosío. Este se iba pero quería dejar sus espaldas
cubiertas. Desde el centro, sin tomar en cuenta a la ciudadanía,
de manera antidemocrática se nombró a Rivera Aceves para que
sustituyera a Cosío Vidaurri. El P R D votó en contra de esa
decisión, mientras el P A N se dividió: cuatro diputados estuvieron
de acuerdo, y los otros tres se opusieron.
Rivera Aceves asumió el cargo en medio de amplia impugnación popular. Las marchas de dolor y de protesta confluyeron
en el Congreso local, donde se investía al gobernador interino.
Las demandas airadas y exigencia de nuevas elecciones, deslucieron el acto oficial. Muchos de los manifestantes gritaban que
Cosío y Rivera eran lo mismo. Exigían nuevas elecciones. Posteriormente el nuevo gobernador intentó minimizar el repudio,
manteniéndose en la misma lógica de Cosío: unos cuantos intentaban desestabilizar. Carlos Rivera llegaba a la gubernatura
estigmatizado por su comportamiento antidemocrático en contra de los grupos internos de oposición del PRI y por su responsabilidad en varios de los casos impugnados electoralmente.
Había influido en su designación, su amistad con el que sería en
unos días más el Presidente del C E N del PRI , el ex gobernador de
Zacatecas, Genaro Borrego.
Las formas que se adoptaron para restructurar el gobierno
del estado y de la capital tapatía, emanaron de la misma presi11
11 Rivera primero admitió que se traban de unas mil personas. Cuando un periodista
le recordó que eran más, no aceptó una cifra mayor de dos mil, e interpretó que los
que no se habían manifestado en contra y se habían quedado en sus casas estaban
en su favor (!).
192
CAPÍTULO m
dencia, con mediación de presiones y arreglos intergrupales
oficiales. A la ciudadanía se le dejo al margen. En algunos casos
se adoptaron fórmulas que salvaguardaran el poder, para que
no se viera expuesto al juicio de nuevas elecciones, que el
partido del estado preveía fundadamente adversas.
E l gobierno requería tiempo, para ocultar culpabilidades en
altas esferas y para diseñar nuevos escenarios políticos, más
favorables a la continuación de una dominación escudriñada.
Necesitaba culpables, y rápidamente señaló a algunos en niveles
intermedios. El Presidente de la República se colocó por encima
de la tragedia y se presentó como el garante de la resolución del
problema. Las implicaciones que pudieran tener, él y su equipo
gobernante, se pretendieron soterrar. Las responsabilidades
presidenciales quedaron totalmente ocultas. Se quiso apelar a
la cultura política de que todo queda resuelto con la remoción
de gobernantes repudiados, pero sin aplicarles la ley.
Las autoridades de la Universidad de Guadalajara, quienes
semanas antes habían apoyado a Cosío, enfilaron sus baterías
sólo en contra de P E M E X , solicitando su salida de asentamientos
habitacionales. Posteriormente organizaron un acto denominado: Foro sociedad, gobierno, urbanización y contingencias ambientales, e invitaron para inaugurarlo a Luis Donaldo Colosio,
como intentando propiciar que también el secretario de Desarrollo Social, se colocara al margen del conflicto. Por otra parte,
la universidad contribuyó con el manejo del albergue oficial; así,
mientras muchos universitarios tomaron partido por los afectados, las autoridades universitarias jugaron un papel político en
el rejuego de acomodos después de las explosiones.
Los sucesos del 22 de abril evidenciaron aún más los vicios
de un mal gobierno, totalmente desvinculado del pueblo. N i
para prevenir la tragedia, ni para afrontarla tuvo capacidad de
gobierno de Cosío Vidaurri;siguió aferrado a un cargo público
sin más sustento que la voluntad presidencial. El desprestigio
del gobernador afectó al mismo P R I , que ante la tragedia resistió
el repudio de los afectados. Ya para entonces, era patente el
193
SOCIEDAD Y GOBIERNO EN LA...
vacío de poder que profundizó la actuación del gobierno federal.
La presión pública en la que intervinio la mayor parte de la
población (empresariado, jerarquía eclesiástica, partidos políticos de oposición, opinión pública, y sobre todo, afectados)
ayudada por la presión internacional contribuyó a la caída del
gobernador, pero todavía diez meses después, proseguía su
impunidad.
La recuperación de las cúpulas políticas
Carlos Rivera procuró conciliar grupos políticos internos; el
nuevo gobierno tenía la necesidad de mostrar una imagen ajena
al gobernador con licencia. El interino realizó muchos cambios
en su equipo: incluyó a Covarrubias en el Patronato de Reconstrucción, aunque las obras públicas siguieron en manos de los
allegados a Cosío Vidaurri y Dau Flores. E l nuevo gobernador
dio a entender que el PRI no se habría de quitar esas obras que
constituían el pago por las aportaciones que ciertos constructores habían hecho a la campaña del tricolor, previa a los comicios
locales.
Siguiendo el esquema de su antecesor la mayoría de sus
compadres y quienes habían integrado con él en la facultad de
derecho un equipo de básquetbol, asumieron puestos de impor¬
tanacia en la administración estatal. Además nombró a un pañis ta en el departamento jurídico.
Los empresarios consideraron que ya era tiempo de que los
funcionarios se dedicaran solamente a gobernar y les dejaran a
ellos la tarea de hacer negocios. Para sanar las heridas con los
empresarios resentidos en la época de Cosío, se designó a
Sandra López Benavideso al frente del Consejo Consultivo
Estatal de Protección Ciudadana.
12
12 Pareto había visualizado que la circulación de las élites era indispensable para
sanear gobiernos. Sin embargo, apuntó que no todos los que se colocaban en puestos
gubernamentales necesariamente pertenecían a la élite. Más bien precisó que la
194
CAPÍTULO III
El ayuntamiento tapatío, descabezado, se había paralizado
y debió ser renovado casi por completo. La costosa campaña de
Dau Flores, llevó al gobierno de la capital del estado, a un grupo
de regidores que duró sólo 36 días.
Los empresarios reclamaron se les respetara la vicepresidencia en el Ayuntamiento. Jorge García Fernández había ocupado ese sitio en el equipo de Dau Flores y además tenía a su
cargo las tareas de verificación vehicular, que por ser blanco de
numerosas impuganaciones, no podía quedarse por más tiempo
en el Cabildo.
Muchos empresarios esperaban que el sucesor en la vicepresidencia fuera el hermano de Sandra López Benavides,
mientras se daba como un hecho la designación de Eugenio Ruiz
Orozco (del equipo de Enrique Alvarez del Castillo), al frente
del Ayuntamiento tapatío. Sin embargo, ante la sorpresa general, el agraciado con la Presidencia del Concejo Municipal de
Guadalajara fue Alberto Mora López, quien trabajó en el equipo del exgobernador Flabio Romero de Velasco, y apenas dos
días antes había sido nombrado jefe del Departamento de Tránsito.
Sin mediar el tiempo de renuncia para asumir el nuevo cargo
que se le otorgaba, había iniciado en funciones reales como
presidente municipal, horas antes de su nombramiento oficial,lo
cual mostró que en el Congreso local se efectuaba un trámite
más, ya que la decisión real estaba en otro sitio. E l nuevo
Ayuntamiento se integró a la más antigua usanza corporativa.
Las regidurías de los priístas renunciantes fueron asignadas a la
C T M , a la C R O C , a la C R O M , al sindicato del I M S S , al S N T E , y hasta a
un secretario de García Paniagua. La vicepresidencia se le dio
a quien se encontraba dirigiendo la Cruz Roja. De inmediato de
las 37 comisiones que surgieron en el Concejo Municipal, los
- ' . f i f i B b f i b u i D rtmx&iorf ob I B J S Í Z H
élite apropiada sería la que tuviera las cualidades necesarias para las circunstancias
históricas. En el caso concreto, hubo reacomodo y recambios, no obstante, por la
actuación de los nuevos funcionarios, que no dejaron sus ligas con los anteriores,
se puede apreciar que no tenían las cualidades gobernantes que el momento
requería. Esto contribuyó a que la crisis política se prolongara.
SOCIEDAD Y GOBIERNO EN LA...
195
once integrantes del PRI encabezaron 34, mientras los cinco del
P A N sólo accedieron a tres, lo que provocó una protesta del
blanquiazul.
Primero se pensó que a Mora López lo había impuesto el
nuevo gobernador. Después corrió la versión de que era un
premio de consolación para el Senador Lamadrid quien había
negociado esa posición ante José Córdoba Montoya , en beneficio de uno de sus pocos allegados.
A su vez, Ruiz Orozco ocupó la titularidad de la Secretaría
de Educación y Cultura del estado, dependencia cuyo presupuesto se vio incrementado por las recientes medidas de federalización. De esta forma, muchos de los anteriormente
marginados, volvieron a ocupar posiciones de importancia en el
gobierno estatal.
•
El desgaste de los partidos
Como los viejos hábitos siguieron imperando en la clase política
del estado, el PRI se desdibujó junto con el gobierno: mientras
estaba Cosío Vidaurri aparecían muchos desplegados de apoyo;
una vez que se fue, como si nada hubiera acontecido, los priístas
siguieron con los desplegados, ahora apoyando a Rivera Aceves.
N i dignidad, ni autocrítica; puro seguidismo servil. E l P F C R N , al
igual que en todos los acontecimientos después del arreglo
electoral con Cosío, cuando les dio posiciones en el Concejo
Municipal de Amacueca, apoyaron al gobierno.
El P R D , por su parte, insistió en que se debían fincar responsabilidades penales a Cosío. La oposición panista y perredista,
denunció que la designación, tanto del nuevo gobernador como
del concejo municipal de Guadalajara, respondían a consignas
del centro, a decisiones verticales. Los diputados de oposición
que se manifestaron en contra de la designación de Rivera
Aceves, advirtieron que no era conveniente nombrarlo gobernador porque venía de la dirigencia del partido oficial, porque
196
CAPÍTULO HI
se había tratado de una decisión no democrática, porque se
estaba haciendo una política subordinaba el poder legislativo al
ejecutivo.
A l respecto la dirigencia nacional del P A N , señaló que en
México no se respetan las intituciones que consagra la constitución. E l Comité comentó que la caída de Cosío había sido una
orden presidencial, pero también era un triunfo de los ciudadanos.
Cuauhtémoc Cárdenas declaró que la caída del gobernador,
era un síntoma de la descomposición política de la administración de Salinas. Muñoz Ledo, ademas de exigir juicio político a
Chirinos Calero, Colosio Murrieta, Rojas Gutiérrez y Camacho
Solis, no abandonó la demanda de que Cosío Vidaurri debía ir
a prisión. También grupos de damnificados siguieron planteando la necesidad de enjuiciar a Cosío. Gobernación, además de
dar orientación a los principales medios de comunicación en el
sentido de que no conectaran a Rivera Aceves con su antecesor,
aclaró de inmediato que no se investigaría a Cosío Vidaurri.
Para designar al nuevo mandatario se debió haber tomado
en cuenta la opinión de todos los sectores de la sociedad tapatía,
lo cual no sucedió. Los regidores del P A N en Zapopan manifestaron públicamente que era urgente restaurar la confianza y el
clima de armonía ya perdidos por lo del 22 de abril.
Acusaron a Carlos Rivera de no contar con los requisitos
mínimos de probidad, honorabilidad e imparcialidad para un
buen gobierno, características indispensables en la situación de
crisis; destacaron que Rivera Aceves era amigo personal y parte
del equipo de trabajo de Cosío Vidaurri. Recordaron que había
llegado a la presidencia municipal de Zapopan en 1988, a partir
de un opertivo fraudulento; apuntaron que también al frente del
P R I , Rivera Aceves fue artífice del fraude.
Exigieron nuevos sistemas de gobierno; denunciaron que a
unos cuantos días de su gobierno interino no se corregían las
formas de gobernar, ya que seguían imperando los sistemas
antidemocráticos y la sociedad civil estaba al margen de la toma
de decisiones.
SOCIEDAD Y GOBIERNO EN LA...
197
La ciudadanía no era tenida en cuenta para nada. El P A N
consideró que la renuncia de los regidores priístas del ayuntamiento de Guadalajara había constituido una falta de respeto a
la ciudadanía y a su voto. El hecho de que el gobernador
mandara llamar a un diputado local priísta para encabezar la
dependencia de turismo, volvió a colocar en el tapete la falta de
respeto del ejecutivo al legislativo. El primero tomaba al segundo como parte de sus subordinados. Todo el tratamiento de los
relevos, mostraba patentemente que el voto no era respetado ni
considerado. E l partido albiceleste recalcó que los ediles panistas no habían renunciado, porque el pueblo había votado por
ellos.
El P R D denunció que con la licencia de Cosío se había
pretendido dar una salida a la crisis política que se vivía en el
estado, y que buscaba exonerar al anterior mandatario. Llamó a
no perder de vista la inepta y corrupta camarilla que lo había
acompañado. Los perredistas enfatizaron que el cosíismo y sus
consecuencias, habían sido incubados en un sistema antidemocrático. Para la crisis de gobernabilidad, la única salida viable,
debió ser la destitución de Cosío Vidaurri y convocar a elecciones, pero esto pondría al PRI en dificultades, y se optó por una
decisión vertical. El P R D remarcaba que Rivera Aceves asumía
el cargo con el estigma de haber formado parte del grupo de
Cosío; no dejaba de lado, la demanda de realizar una auditoría
al gobierno de Cosío; insistió en que se aclarara si las obras del
tren ligero, en la línea dos, habían influido o no en la tragedia.
El partido del sol azteca exigía también, que se retirara de los
cargos públicos a funcionarios comprometidos con los aspectos
más nefastos de la administración de Cosío, en particular a su
numerosa parentela. Calificó la integración del nuevo Concejo
Municipal como un nuevo "centralazo". Planteó que se requería
la concertación y el diálogo con la sociedad, prontitud y eficacia
en la respuesta gubernamental a las demandas de los afectados
el 22 de abril, reconstrucción con la participación plural de la
ciudadanía y en especial con los mismos afectados.
198
CAPÍTULO IH
Este partido insistió en la necesidad de elecciones extraordinarias; consideraba que la negativa a esta medida legal se debía
a que imperaban las imposiciones desde el poder presidencial.
El P R D ubicaba la crisis en la negación a los mexicanos del
derecho a elegir libremente a los integrantes de los poderes de
la federación, de las entidades, de los municipios, y por lo tanto
de controlar su gestión. No obstante la gravedad de la situación,
los partidos, más allá de actos declarativos, no mostraron capacidad para encarar ni encabezar los reclamos de los afectados.
Un no tan nuevo gobierno al rescate
•
El gobernador interino recalcó que no había solicitado auditoría
contra Cosío Vidaurri. Respecto a la verificación vehicular anotó que había mandado hacer un estudio. Posteriormente anunció que se haría una consulta popular, en torno a ese asunto y
acerca de la construcción de la presa El Purgatorio que tanta
controversia había levantado meses atrás.
A l principio, los empresarios y el P A N se habían opuesto a
su construcción; después estos últimos aceptaron el razonamiento de Cosío. Posteriormente, con el anuncio de que el B I D
no daría el financiamiento por considerarla una obra incosteable, se ponía de nuevo en tela de juicio la viabilidad de su
contrucción.
En cuanto a la verificación vehicular, se optó por dejarle al
monopolio la revisión de los automotores de servicio público, y
obligar a los particulares morosos a cubrir el requisito, pero
quedó en suspenso la decisión de cambiar el mecanismo o de
abrirlo a otras empresas participantes. Otra de las promesas que
había hecho Cosío cuando se econtraba muy impugnado, la
revisión de la ley electoral, también se echó por lo pronto en el
cajón de los pendientes sin fecha.
Entre sus primeras acciones, el nuevo gobernador acudió a
la zona afectada y aceptó de palabra las propuestas de los
SOCIEDAD Y GOBIERNO EN LA...
199
afectados, sin embargo cuando se trataba de firmar lo acordado,
los compromisos se reducían, no solo en cuanto al número de
casas a entregar de inmediato, sino también en lo concerniente
a la reconstrucción de la zona.
Los damnificados criticaban que al frente de Pronasol estatal, implicado en todo lo referente a las ¡indemnizaciones, siguiera Contreras, quien había sido puesto por Cosío. El gobierno
encajonó a los afectados en una dinámica de prisa y no se
respetaron sus tiempos.
Carlos Rivera parecía intentar cambios en el estilo de gobierno. Concedió entrevistas a todos los partidos políticos, incluso a la corriente disidente PRI agrupada en el Frente
Auténtico por la Demcracia ( F A D ) , aunque en este diálogo con
la oposición interna y externa, el mandatario recalcó que no se
dejaría presionar.
Especialmente con el P R D mostró inconsistencia: primero
tuvo un acercamiento, pero después, sin fundamento les atribuyó la responsabilidad por el desorden en un acto que se había
planeado para lucimiento de Salinas ante los afectados; posteriormente les pidió disculpas por haber hecho tal imputación.
Luego se puso de nuevo en la mesa de negociaciones, el caso
del municipio de Cihuatlán, pero en ese proceso pretendió
sacarlos de la jugada; de nuevo sin bases volvió a declarar que
la agitación entre los damnificados se debía a acciones perredistas, acusación que extendió también en contra del P A N . Otra
contradicción en que incurrió el nuevo gobernante, consistió en
confesar que las acciones en favor de los afectados beneficiarían
al P R I , pero acusó a los otros partidos (particularmente al P R D y
al P A N ) de querer sacar provecho político de la situación. La
oposición se remitió a los hechos: los damnificados se movilizaban al margen de la organizaciones partidarias.Los afectados
proseguían con sus protestas porque más allá de iniciales buenas
formas, veían que se les escatimaban sus principales demandas
en cuanto a la restitución cabal de daños y reconstrucción del
200
CAPfruLOiii
barrio. Las indemnizaciones que empezó a hacer el gobierno no
alcanzaban para reponer lo perdido.
Además los damnificados que se opusieron a ser corporativizados se pronunciaron también en contra de la táctica gubernamental que inducía división entre ellos.
Se empezó a dar una confrontación por el control de tiempos y espacios. Las instancias gubernamentales, en las que se
encontraba la culpabilidad de la tragedia, imponían sus ritmos y
controlaban un espacio en disputa por parte de los afectados,
que entre ruinas era lo único que tenían para negociar la reconstrucción.
En medio de la pugna de P R O N A S O L estatal y federal, los
afectados se vieron jaloneados y violentados en su incipiente
organización independiente, el gobierno los arrinconó en una
lógica de manipulación.
Con la táctica de que todo urgía, se les quiso impedir una
organización propia y cercernar representación y demandas. Se
les llevó al Presidente y el Presidente fue a la zona del desastre.
Pero el apresuramiento y las contradicciones en las burocracias
de los "pronasoles" se les revirtió a éstas porque el día que estaba
previsto para que el Presidente hiciera la entrega simbólica de
algunas casas, la indignación por la manipulación afloró y el acto
no pudo llevarse a cabo.
Independientemente del señalamiento concreto de un culpable de la tragedia, todo apuntaba a una conjunción de responsabilidades gubernamentales que implicaban a P E M E X , pasando
por la S E D U E y el gobierno estatal, hasta llegar al municipal. Los
afectados tenían claro que no se había tratado de una desgracia
natural, sino de una tragedia evitable en la que había responsables de muertes, lisiados, heridos, destrucción de casas y bienes,
dolor, desamparo.
13
13 Para algunos de los afectados, testigos del hecho del 15 de mayo, lo que sucedió fue
que el Presidente, acostumbrado a recibir alabanzas, al llegara la sede de El Colegio
de Jalisco en donde se haría el acto simbólico de entrega de casas, se encontró con
mantas que recalcaban que los afectados no merecían vivir en la calle, que eran gente
y no aniii.?les. Encima de esto oyó los gritos que exigían justicia. Ante esto,
disgustado, se fue inmediatamente.
SOCIEDAD Y GOBIERNO EN LA...
201
La responsabilidad podía llegar hasta la misma Presidencia
de la República. Cuando el actual presidente estuvo al frente de
la Secretaría de Programación y Presupuesto ( S P P ) , delineó la
política económica que repercutió en el hecho de que P B M E X
aportara recursos al gobierno, pero no se hicieran las reparaciones necesarias de sus instalaciones. Esto fue denunciado por los
líderes del sindicato, a mediados de los años ochenta. Eran
líderes corruptos, pero lo que decían en cuanto a los problemas
del mantenimiento de P E M E X tenía fundamentos. De entonces
hasta el 22 de abril de 1992, ocurrieron muchos incidentes y
accidentes. Salinas había mandado encarcelar a la dirigencia del
sindicato petrolero y recibió aplusos dentro y fuera del país pues
se decía que había erradicado la corrupción. Si ésta había proseguido, según muchas evidencias, el Presidente no podía eludir
responsabilidad. A l frente de la empresa petrolera y de la Secretaría que debía haber cuidado todos los aspectos ecológicos,
estaban personajes del equipo cercano a la presidencia.
La política económica había empobrecido a las mayorías del
país en forma alarmante. La concentración del ingreso se fue
haciendo cada vez más indignante. Para evitar que los estallidos
sociales afloraran (como ha pasado en muchos países de América Latina y aun en ciudades norteamericanas), el gobierno de
Salinas ideó el Programa Nacional de Solidaridad, el cual introdujo obras sociales como beneficio y no como derecho de las
mayorías.
Sin embargo, uno de los graves errores de P R O N A S O L ante la
catástrofe del 22 de abril de 1992 en Guadalajara, consistió en
hacer intervenir a los afectados en los costos de las obras. Se
trata de gente que sufrió un daño que debía ser reparado. No
obstante, dado el descrédito gubernamental que implicó el desastre, y ante la naciente organización independiente, se quiso
recomponer el control social y político vía P R O N A S O L . Pero
muchos afectados levantaron otra demanda: "fuera P R O N A SOL".
1 4
14 Un análisis crítico de PRONASOL se puede ver en el número 49 de El Cotidiano,
julio-agosto de 1992, y en el estudio de Denise Dresser Neopopulist solutions to
202
CAPÍTULO m
Otro de los cometidos de la burocracia de P R O N A S O L en la
zona afectada por las explosiones, ha sido impedir la democracia
de los afectados. Se ha trampeado la designación de representantes, tanto de cuadra como en el Patronato para la Reconstrucción. Se han ido recortando y aun eliminando puntos básicos
de la agenda de los afectados.
E l gobierno, a través de P R O N A S O L ha querido vestirse con
la representación de los afectados. Se ha producido la necesidad
que después se pretende utilizar para rehacer el control: el
agresor intentó transmutarse, introduciéndose en medio del
agredido y por acto mágico eludió su culpabilidad y apareció
como el gran benefactor.
El gobierno se resiste a negociar plenamente con un "otro"
constituido independiente; intenta impedir su conformación
como una alteridad orgánica. No quisiera tanto negociar cuanto
someter. Tiene la idea de que los que no se dejan meter en los
esquemas previstos de la burocracia de P R O N A S O L son revoltosos
a los que hay que derrotar. La indignación de los afectados ante
tortuosas burocracias de indemnización son consideradas no
como justos reclamos, sino como agitación provocada desde
fuera.
Hay una confrontación entre autonomía y control. Se introduce una mecánica del desgaste por medio de burocracias pagadas de tiempo completo en contra de unos afectados, quienes
además de verse ante la necesidad de subsistencia tienen que
generar formas de organización y de defensa ante las manipulaciones gubernamentales que corporativizan las demandas de los
afectados.
Con la recomposición del gobierno, las cúpulas volvieron a
sus antiguis tratos. Se afrontó la crisis de gobernabilidad al
margen de la democracia. El P A N y el P R D señalaron esa gran fa15
neoliberalproblems, Center for US-Mexican Studies, University of California, San
Diego, 1992.
15 El patronato sirvió para desgastar en enfren tamientos internos a los damnificados,
para ocultar a los responsables de las explosiones, para desvincular y disimular
afectados y para individualizar sus demandas.
SOCIEDAD Y GOBIERNO EN LA...
203
Ha, pero no pudieron incidir en los acontecimientos. A l mes del
desastre, las cúpulas empresariales y el nuevo gobierno habían
rehecho sus antiguas alianzas. La jerarquía eclesiástica repitió
sus antiguos discursos sin cercanía real con los afectados, y hasta
entrando en conflicto con algunos grupos de ellos, a los que
acusó de no estar contentos con nada y con nadie.
El gobierno y los empresarios iniciaron una campaña de
difusión, pregonando que ya no pasaba nada, que el estado se
encontraba de pie, que las tristes evocaciones no debía salir del
rincón de la memoria donde les correspondía estar.
Si el P R D , por sus divisiones internas, no logró desplegar una
actividad consecuente, el P A N , que tantos votos ha cosechado en
la capital tapatía, no acertó a encontrar un sitio preponderante
en esta coyunura. Incapacidades propias de los partidos y hostigamietno por parte del nuevo gobierno, contribuyeron en cierto
perfil débil de los partidos opositores. Sólo tuvieron presencia
a través de la actuación de sus diputados, pero no entre la
ciudadanía, por más que el gobierno los tildó de agitadores.
El P R I , en total descrédito, apostó al largo plazo, amparado
por la organización del P R O N A S O L . N O obstante, dadas las contradicciones de la burocracia instituida para las primeras indemnizaciones, a las afrentas de la destrucción se han ido sumando
las de una insuficiente reparación. Las sospechas ciudadanas
acerca de un manejo no claro de los recursos donados vía
gubernamental a los afectados fueron constantes. Si en torno a
las causas y responsabilidades del desastre la información no
fluía, la concerniente a los donativos seguía el mismo comportamiento.
La mano dura
Recompuesta la alianza entre las élites tapatías, y una vez que
el gobierno interino pudo ejercer persuasión y aun presión sobre
los medios de comunicación, se optó por medidas de mano dura,
204
CAPÍTULO III
aparentando conservar la apertura inicial. En un principio
quiso ganarse a los damnificados, pero el gobierno interino
confundió diálogo con sometimiento a sus planes.
Cuando un activo grupo de damnificados, que habían perdido todo menos su dignidad, y que tenían el coraje de exigir sus
derechos, no aceptó ser incorporado en el nuevo marco corporativizante del patronato de reconstrucción, fue asediado.
Los afectados independientes demandaban en forma insistente vivienda provisional inmediata, firma de un compromiso
por parte de las autoridades para la reconstrucción, avalúos
reales que posibiltaran la reconstrucción y recuperación del
barrio. E l goberandor fue a dormir en la calle en tienda de
campaña con algunos de ellos y acudió a un program televisivo
donde le plantearon esto y le demostraron que nadie los manejaba sino que pensaban por cuenta propia, sin embargo, no
respondió a esas demandas.
Una vez que el gobernador, a base de promesas, compra y
aun coacción, logró tener de su lado a gran número de representantes de cuadra, quiso aislar a los independientes. Estos,
inconformes con el rumbo que tomaba la reconstrucción inmersa en burocracia y falta de compromisos claros, decidieron, a
finales de mayo, realizar marchas y una manfiestación, para
insistir en sus demandas.
El gobierno intentó sabotear esos actos. Con desplegados
pagados con dinero de la reconstrucción, el gobierno se ostentó
de haber logrado el control de gran parte de los representantes
de cuadra, para descalificar las manifestaciones.
No obstante, los independientes realizaron lo que tenían
planeado y lograron la asistencia de un millar de personas. Con
ello se mostraba la desvinculación de muchos damnificados,
respecto a los representantes de cuadra que habían firmado el
desplegado en favor de los planes del gobierno.
16 Cuando el consenso ciudadano acerca de las reglas de juego se rompe sobreviene
la violencia gubernamental. Según las concepciones clásicas, en el estado reside la
violencia legitima. El problema de la represión reside precisamente en la ilegitimidad en el uso de esa violencia. La tolerancia es un elemento fundamental entre las
virtudes que se demandan de un auténtico gobernante.
205
SOCIEDAD Y GOBIERNO EN LA...
Después de la marcha se instalaron frente a palacio de
Gobierno y plantaron ahí tiendas de campaña. En la madrugada
del primero de junio un grupo militarizado los atacó. Muchos
resultaron golpeados, en particular el que había encabezado
cantos de protesta la noche que el gobernador había ido a dormir
a una de las calles de los afectados y las tiendas fueron destruidas.
El gobierno, intentó responsabilizar de inmediato a los
mismos afectados y a partidos de oposición, aunque las evidencias apuntaban a los cuerpos policiacos. Con esto se mostró que
la apertura gubernamental era escasa y que, a falta de haber
suscitado consenso en esta agrupación, se había optado por la
fuerza, como advertencia de lo que podría seguir si no había
sometimiento a la línea gubernamental.
Sin embargo, el que los afectados, encima del agravio de
haber perdido sus casas fueran golpeados, provocó indignación
entre la ciudadanía. El hecho de que se les acusara de minoritarios y de que había partidos políticos actuando entre ellos, no
justificaba la represión ya que cualquier grupo tuene derecho a
expresar sus puntos de vista y los partidos políticos al igual que
otros organismos, están facultados para actuar en torno a los
problemas ciudadanos. No obstante, este nuevo movimiento en
su radicalidad cívica, era muy independiente de las líneas
partidarias y no era tan minoritario. Las acciones del gobierno
interino desataron las críticas de la población y de los partidos.
Días después, el Patronato para la Reconstrucción, una
comisión de diputados y los independientes acordaron abrir un
17
17 El grupo de damnificados independientes inició la constitución de lo que se puede
denominar un movimiento social. Hubo un momento naciente que se fue prolongando ante la efervescencia que suscitó el reclamo de la recontrucción. Hubo una
identidad fuerte que se fue arraigando. Se constituyó un objeto enfrentado en el
gobierno al que se visualizó como el causante del mal, y como el que tenía que
reparar el daño. Las categorías como las instituidas por Touraine (Le retour de
l'acteur, Fayard, París, 1984; La parole et le sang, Editions Odile Jacob, París, 1988)
por Melucci (Nomads ofthe presera, Temple University Press, Philadelphia, 1989)
y Daniel Camacho (Los movimientos populares en America Latina, Siglo XXI,
México, 1990) serán de suma utilidad para profundizar en este tipo de movimientos.
206
CAPÍTULO in
espacio de diálogo y propuestas. El grupo de damnificados
propuso una lista de diez puntos, entre los que destacaban:
vivienda provisional unifamiliar de inmediato, que el Patronato
entregara una carta compromiso para la reconstrucción de la
zona antes de la demolición, y pago de las indemnizacines sin
burocratismos.
El patronato se comprometió a entregar un proyecto de
construcción de vivienda provisional; para los arredantarios se
prometió un menú que contemplaba ya la consecución de casas
en renta o el estudio en torno a crédito para pie de casa. También
surgió el acuerdo de que el patronato tendría una reunión
semanal con el grupo independiente, y que una comisión formada por diputados investigaría los hechos represivos.
Se había configurado una nueva situación de ingobernabilidad; nadie creyó las interpretaciones del gobierno de que los
agresores habían salido de los mismos damnificados y no de la
policía. La hipótesis de que alguien dentro del gobierno hubiera
sido, también ponía en evidencia el vacío de poder. E l que se
haya acudido a la represión, acarreó condenas fuertes contra
Rivera Aceves, quien quedaba al menos como un vengativo en
contra de quienes no había podido someter.
Posteriormente, el gobierno estatal aceptó que habían participado en el desalojo algunos policías, pero por su cuenta lo
cual, hizo expresar a la ciudadanía y a la prensa: burla ante las
versiones gubernamentales e indignación por tomar a la opinión
pública como carente de razón. Finalmente la Comisión Nacional de Derechos Humanos confirmó que habían sido 40 ó 50 los
elementos de la Dirección General de Seguridad los que habían
participado en un operativo preparado. Solicitó al gobernador
que suspendiera, por acción u omisión, al director del D S P y que
se realizaran diligencias para el esclarecimiento de los hechos.
Así, la C N D A asumió como fidedignas las declaraciones de los
damnificados que habían sido golpeados y puso en evidencia las
interpretaciones del gobierno de Jalisco. Los independientes ni
por las buenas ni por las malas se doblegaron, persistieron en
SOCIEDAD Y GOBIERNO EN LA..
207
sus demandas apegadas a derecho; con ello el nuevo gobierno
perdió confiabilidad entre la ciudadanía.
La irresponsabilidad verbal del gobernador ante los hechos,
tensó además las relaciones con el P R D y el P A N . U n dirigente
panista advirtió que Cosío había caído por declaraciones como
las que el gobernador hacía en torno al caso del desalojo de
afectados de la Plaza principal. No era posible, sin pruebas,
achacar a los partidos planes desestabilizadores; no había capacidad para percibir reclamos auténticos entre los damnificados.
Si las cosas no salían como el gobierno las planeaba, éste acudía
a la cantaleta de que había infiltrados y agitadores que fraguaban
desestabilización. Pero lo que desestabilizaba al gobierno eran
sus propias equivocaciones. Los increíbles y desafortunados
intentos de explicaciones ensayadas por el gobierno (como el
querer atribuir a los mismos afectados la golpiza), reforzaba la
imagen de incapacidad en el nuevo gobernador.
El testimonio de los afectados, así como el de una representante de la Academia Jalisciense de Derechos Humanos que
estaba presente en el desalojo, quitaban piso al gobernador que
había intentado contraponer su palabra frente a la de los damnificados reprimidos, para inculparlos y salvar la imagen de su
gobierno. Comisiones de derechos humanos, grupos de religiosas, profesionistas, personalidades, y ciudadanos en general,
condenaron la represión y las explicaciones de Rivera Aceves.
El gobernador interino quedaba en evidencia, tanto por sus
actos como por sus declaraciones. Ante los signos de falta de
capacidad para gobernar de alguien con los mismos vicios que
Cosío, agravados por una inclinación más represiva aún, entre
la ciudadanía se empezó a perfilar el reclamo por autoridades
confiables. Esto implicaba en primer lugar la renuncia de Cosío
(y no una simple licencia), la renuncia de Rivera y elecciones
para que la ciudadanía decidiera libremente por quien debería
goberanar la entidad por los dos años y nueve meses que restaban al sexenio en turno. Si esa fundada demanda no prosperaba,
al menos ataba la mano represora y propiciaba una mayor
vigilancia ciudadana sobre el gobierno.
208
CAPÍTULO m
La táctica del desgaste
A mediados de julio, la Conferencia de Institutos Religiosos de
Occidente, estudiantes jesuítas, el filosofado de los Misioneros
del Espíritu Santo, las Misioneras Eucarísticas de la Santísima
Trinidad y más de cincuenta agrupaciones cristianas y colectivos
de diveras parroquias, aduciendo sentimientos evangélicos y
cívicos, denunciaron actitudes patrimonialistas en el proceso de
indemnización, y demandaron un cambio de actitud en las autoridades frente a la desgracia provocada en abril.
A principios de agosto, diversos ciudadanos en un comunicado público titulado "Las cuentas pendientes" externaron su
preocupación por la manera como el gobierno encaraba los dos
problemas centrales del 22 de abril: las responsabilidades de las
explosiones y las del desalojo. Recalcaron: "El Jalisco que todavía no está de pie, aunque ha optado por la esperanza no puede
tolerar que se intente mandar al rincón de la memoria tan
lamentables sucesos. (Muchos jaliscienses) exigen cuentas claras, pues una de las tácticas más antidemocráticas de nuestro
régimen político es congelar o silenciar los asuntos públicos".
Los gobiernos autoritarios subestiman a sus ciudadanos.
Confían en que sus responsabilidades no cumplidas o sus culpabilidades no les sean reclamadas. Ante la aparición de las protestas civiles apuestan al desgaste y al olvido. Esperan que el
tiempo pase sobre los descontentos para que se arrinconen los
reclamos, para que el cansancio dé paso a amnesias colectivas,
para que las protestas se pudran en aporías. Pero sólo el olvido
de los gobernantes pudre su poder, porque la sociedad puede
soterrar sus experiencias amargas para hacerlas emerger cuando
menos lo esperan los poderosos.
Cinco meses después de las explosiones y a 113 días del
violento desalojo de damnificados de la Plaza de Armas, no
había aclaración de los hechos ni se señalaba a los verdaderos
culpables. La Presidencia de la República había solicitado 72
horas para que se esclarecieran culpabilidades en el primer caso,
SOCIEDAD Y GOBIERNO EN LA...
209
y la Comisión Nacional de Derechos Humanos emitió una serie
de recomendaciones al gobierno interino de Jalisco, para que
en unas cuantas semanas se aclararan responsabilidades de la
represión.
Los ciudadanos jaliscienses, pero sobre todo los afectados
por las explosiones, veían correr las semanas sin que se emitiera
el dictamen de la Procuraduría General de la República y sin
saber q u é había respondido el gobierno interino a la C N D H .
Para diputados, afectados y organismos civiles de apoyo, la
falta del dictamen y la no aclaración pública sobre la represión,
constituían tácticas dilatorias para que los afectados, cansados y
ya con indemnizaciones desistieran de sus impugnaciones. Los
gobernantes pretendían que el olvido cubriera responsabilidades gubernamentales y los verdaderos culpables quedaran a
salvo.
Esto fue considerado por algunos como una afrenta a la
sociedad. Empezó a correr el rumor de que la procuraduría no
quería inculpar ni a P E M E X ni al gobernador con licencia y que
pretendía "congelar" el caso. Una acusación oficial a éste último
implicaría el que presentara su renuncia, situación que obligaría
a realizar elecciones extraordinarias. El caso de P E M E X ante su
reestructuración y de cara a las recientes negociaciones del T L C
también resultaba delicado para el régimen.
Para diputados estatales y federales de la oposición, el
retraso se debía a razones no técnicas sino políticas. Declararon
que la P G R y P E M E X no habían cumplido con los compromisos
adquiridos con los legisladores, en torno a la investigación del
caso.
El gobierno de Jalisco se sumó a la conmemoración por los
500 años del desembarco de Colón en tierras americanas, con
un programa especial de las fiestas de octubre. Anhelaba que el
ambiente festivo contribuyera al olvido del desastre de abril.
Desde finales de septiembre el gobernador interino se empeñó en tratar de que los ciudadanos compartieran seis convencimientos: la crisis política se superó, ya no había inestabilidad
CAPÍTULO ni
210
política en la entidad, habían concluido las indemnizaciones de
damnificados por la tragedia del 22 de abril, se avanzaba en el
abatimiento de la inseguridad pública, Guadalajara estaba recuperando su ritmo de crecimiento y desarrollo, él se encontraba
gobernando plenamente.
Parecerían confirmar algunas de estas aseveraciones, tres
hechos que resaltaron el mes de septiembre: una solución a la
pugna intercaciquil en el municipio de Poncitlán, donde, después de más de doscientos días de conflicto a raíz de las elecciones municipales, el grupo disidente aceptó un arreglo; por
otra parte, el aletargamiento en que se sumergió una mayoría
ciudadana en relación con las explosiones del colector en el
Sector Reforma y el resultado de una encuesta realizada en
agosto y publicada en el contexto de las declaraciones septembrinas del interino, según la cual si las elecciones para gobernador se hubieran realizado por esas fechas en la zona
metropolitana de Guadalajara el P A N , único competidor importante, se quedaría ocho puntos porcentuales por debajo del
PRI.
1 8
No obstante, persistían muchos elementos que aconsejaban
tomar distancia del triunfalismo. La misma encuesta arrojó que
las elecciones municipales de Guadalajara las hubiera perdido
el P R I ; persistía el riesgo de un caos ecológico. En la zona
afectada volvió a darse una explosión que destruyó varias casas.
Oficialmente se achacó a un mal manejo de un tanque de gas.
Algunos vecinos se quedaron con dudas. Sospechaban de sustancias explosivas en el subsuelo. A principios de septiembre se
encontró que en una colonia cercana a las instalaciones de los
ferrocarriles había explosividad que oscilaba entre el veinte y el
cien por ciento debido a filtraciones de combustible. En otras
18 Resultaba sospechoso el que esta encuesta apareciera precisamente en el momento
en que el gobierno se empeñaba en mostrar que había superado la crisis. Además
es sabido lo poco confiabels que han resultado en México las encuestas electorales.
No obstante, se podrían considerar como una probabilidad sus resultados. El mimso
periódico que publicó la encuesta, Siglo 21, aclaró que la encuesta podría variar si
hubiera de por medio una campaña, y sobre todo un candidato opositor consistente.
SOCIEDAD Y GOBIERNO EN LA...
211
localidades también se han localizado fugas de gasolina que
afectan colectores y mantos freáticos.
Promesas contraídas en la situación de indignación posterior a la desgracia, tampoco se querían cumplir. El gobierno
federal se había comprometido a reubicar la planta de P E M E X ,
pero meses después, amparado en la opinión de un grupo de
empresarios quienes consideran muy costoso mover las instalaciones petroleras, el gobierno fue mostrando inconsistencia en
el proyecto. Sin embargo, los vecinos insistían en que el Presidente de la República tenía que cumplir su promesa; además,
las obras para sacar la gasolina del subsuelo habían estado
ocasionando hundimientos y cuarteaduras a muchas casas. E l
gobierno pretendía desconocer su responsabilidad en estos nuevos daños a ciudadanos.
La Academia Jalisciense de Derechos Humanos declaró en
septiembre que el gobierno interino no había cumplido las
recomendaciones que hizo la Comisión Nacional de Derechos
Humanos en el caso del desaolojo violento de damnificados. A
finales de ese mes la C N D H envió a la A J D H un documento que
había recibido del gobierno interino. Tal escrito pretendía aparentar que las recomendaciones habían sido acatadas, argumentaba que varios policías que intervinieron en el desalojo no
habían podido declarar porque no estaban en la ciudad, y señaló
sin dar más aclaraciones que se interrogó al conductor del
vehículo que transportó a los policías golpeadores. La A J D H
opinó que ese escrito constituía una respuesta limitada e instisfactoria. No se decía quién había dado la orden del desalojo, ni
por q u é el conductor cambió su declaración inicial. Las autoridades estatales no habían informado a los ciudadanos el estado
que guardaban las investigaciones sobre ese caso. Se configuraba otra situación de encubrimiento e impunidad. Las autoridades
quisieran que el tiempo diluyera su responsabilidad en esta
represión.
No obstante, la A J D H , como organismo civil independiente,
solicitó de nuevo la intervención rápida y categórica de la C N D H .
212
CAPÍTULO III
Ofreció pruebas de que en las explosiones así como en el
proceso de indemnización y atención a los damnificados, se
habían configurado casos de violaciones a los derechos humanos.
En cuanto al funcionamiento del Patronato encargado de
las indemnizaciones, se habían levantado voces de damnificados
señalando que éste no había sido representativo, ni había velado
auténticamente por los intereses de los afectados.
A l quinto mes del siniestro un grupo de damnificados declaró que continuaban vigentes demandas no escuchadas, denunció
hostigamientos contra los más activos del movimiento, y se quejó
de maltrato burocrático en las indemnizaciones. En un acto de
cínica ignorancia, el Patronato amenazó con enviar a la C N D H un
documento en el que acusaría a algunos damnificados, por
declaraciones en contra del titular del organismo indemnizador. A l parecer olvidó que la C N D H fue creada para que los
ciudadanos pudieran defenderse de abusos provenientes del
poder gubernamental. Querer hacer de la C N D H una protección
de funcionarios contra ciudadanos, resultó una aberración. Esta
nueva afrenta se sumó al conjunto de cuentas pendientes.
Si el gobierno interino había dejado atrás lo más convulsionado, lejos estaba de haber conseguido plena gobernabilidad.
Actuaba con mucha dependencia del centro, de donde recibía
orientaciones y apoyo. Equivocadamente consideraba que la
gobernabilidad equivalía a un estado de quietud capaz de propiciar obediencia de los ciudadanos, a quienes desearía alejados
de las cuestiones públicas y de la crítica a los gobernantes.
El problema se seguía manifestando en que las autoridades
no habían mostrado la suficiente capacidad ni los recursos políticos para convencer que estaban velando por el bien común y
haciendo justicia a quienes el mismo gobierno había agraviado.
El proceso cayó en una etapa de apaciguamiento, pero esto
no equivalía a que se olvidaran demandas importantes, entre las
19
19 Si el Patronato tenía la certeza de haber sido calumniado en un punto específico
podía acudir a otras instancias, no a la C N D H .
213
SOCIEDAD Y GOBIERNO EN LA_
que estaban presentes dictámenes creíbles respecto a las responsabilidades por las explosiones y de la represión.
El que la efervescencia social se hubiera mitigado no significaba que se hubiera sorteado la crisis, sobre todo cuando
persistían las causas de la misma. Había una cadena de agravios
a la que se estaba incrementando el menosprecio a la ciudadanía. Los gobernantes confundían una situación de cierta inactividad con olvido y perdón. Persistía la crisis de racionalidad y se
ahondaba la crisis de democracia. Aunque el gobierno se había
propuesto dar carpetazo al 22 de abril, las explosiones y sus
secuelas segían siendo un expediente abierto y un proceso social
todavía en curso.
El gobierno apostó a que el tiempo borrara los malos recuerdos,
a que las afrentas gubernamentales hacia la sociedad, se diluyeran con el cansancio. Algunos, al ver que la táctica de desviar la
atención hacia una indemnización y haber reducido la reconstrucción sólo al colector -no en todo lo concerniente al barrioestaba dando resultados, puesto que la sociedad había entrado
como en una especie de retargo. Muchos afectados habían
aceptado la situación y se disponían a emprender su vida, de
acuerdo a las nuevas circunstancias que habían configurado las
indemnizaciones, y ante la situación de los organismos civiles de
apoyo, que en contraste con su entusiasmo inicial ahora se
habían desgastado, reducido y hasta entrampado en contradicciones internas, se comentaba su similitu con las clásicas tormentas tapatías las cuales registraban gran estrépito de truenos al
precipitar sus torrentes de agua sobre la región a veces estragos,
pero a los poco minutos se disipaban las nubes, salía el sol y todo
volvía a la calma. La tormenta parecía haber dejado el lugar a
esa calma de la cultura política tapatía, para la cual nada pasaba,
o lo que sucedía se olvidaba pronto.
20
20 No obstante, el tratamiento que se ha dado a los damnificados, aunque a algunos
ya los ha calmado, ha dejado un resto nada despreciable que puede incubar nuevos
movimientos de protesta. Entre éstos se encuentran no sólo aquellos para quienes
las indemnizaciones han sido insuficientes, sino sobre todo ese contingente de
alrededor de tres mil afectados "aledaños" que recibieron daño en sus casas y que
no fueron contemplados en el esquema de indemnización. Los problemas han
214
CAPÍTULO in
A quienes acudían a estas metáforas, los asistía un amplio
fundamento en hechos. El desgaste era evidente, la recomposición del poder y su impunidad también. No obstante, otros se
resistían a aceptar que la tragedia no hubiera marcado algo. Han
apelado a la latencia de los movimientos sociales que se sumergen en la vida cotidiana después de grandes desgastes, lo cual
permite que se sedimenten las experiencias, se asimilen, para
que después broten nuevos movimientos con fuerza cuando
menos se los espera. El tiempo coyuntural puede larvar enojos
que se cobren con estridencia, en un tiempo popular de mayor
aliento.
21
Brotes ciudadanos
Las explosiones de abril de 1992 en Guadalajara, marcaron a
varios sectores sociales. Hubo un despertar de conciencia ciudadana, tanto entre los afectados como en muchos otros núcleos. La zona del desastre había sido apática políticamente,
22
seguido. Han aparecido en varías zonas de la ciudad de Guadalajara manchas que
indican contaminación de hidrocarburos. Una explosión en la colonia Atlas que
destruyó cuatro casas en el mes de septiembre fue atribuida a un mal amanejo de
un tanque de gas; pero los vecinos se quedaron con dudas acerca de la versión oficial,
y manifestaron sospechas de que se hubiere tratado de hidrocarburos en el subsuelo.
Además aparecieron en esa zona manchas similares a las de la colonia Moderna que
indicaba una peligrosa presencia de esos elementos bajo tierra. Hay muchos más
problemas que pueden desatar nuevas protestas civiles que podrían encamanrse en
un movimiento.
21 Una profundización de las redes latentes de los movimientos socilaes se encuentra
en el estudio de Melucci Nomads of the present, Temple University Press, Philadelphia, 1989.
22 El término ciudadanía es muy antiguo, pero ha ido recibiendo reformulaciones. En
la época del dominio de los romanos la ciudadanía romana constituía una salvaguarda y un privilegio. Se refería a ciudadanos libres protegidos por Roma y su derecho.
En los últimos siglos implicó la carga conceptual de quien no era subdito ligado a
los terratenientes, sino libre habitante de las ciudades. Un elemento que se ha ido
conservando es el del goce de derechos políticos. Tales derechos se refieren en gran
medida a la capacidad de elegir y ser elegido para gobernar. Implica, pues, el derecho
a participar en la vida política. El respeto a la ciudadanía y a los derechos del hombre
son dos reclamos que en los últimos tiempos se han arraigado cada vez más. Con
SOCIEDAD Y GOBIERNO EN LA...
215
sujeta a los votos corporativos de la C R O C . Las explosiones
indujeron actividad política no partidaria sino cívica; se iniciaron
tentaleos de organización ciudadana que reclamó respeto a su
constitución. En su novatez, confundió las tácticas con la estrategia; pero influyó en que el proceso no fuera tan brutal y más
tramposo en contra de los afectados.
Aunque hubo un importante resquebrajamiento del poder
tradicional en la región, éste pronto logró recomponerse. Las
cúpulas volvieron a sus tratos habituales. A su vez, exigieron
que la sociedad se comportara como si nada hubiera ocurrido.
Ha proseguido el patrimonialismo como cultura política del
poder.
Hubo imposición centralista con cierto rejuego y negociaciones de grupos elitistas, mientras la ciudadanía estuvo marginada de todas esas decisiones; se encontró ante un gobierno al
que nunca eligió ni formalmente. Este, en la inercia del cosiísmo,
siguió interpretando cualquier actuación independiente como
revuelta, y la defensa de derechos como desestabilización.
El poder no está acostumbrado sino a la corporativización y
neocorporativización mas no a la movilización ciudadana. Esta
le ha nublado aun su percepción de los partidos políticos. Los
de oposición en la localidad, más allá de las paranoias gubernamentales, estuvieron más como simples testigos con capacidad
de protesta verbal.
Uno de los grandes ausentes en todo este episodio ha sido
la democracia. Pero cada día se hace más evidente que los
afectados por las explosiones del 22 de abril, han sido víctimas
de un sistema antidemocrático. No obstante, ya no es posible un
simple reacomodo elitista que recomponga la antigua dominación, sin más. Si antes era la opción de las cúpulas la única que
mayor precisión se ha aludido al ciudadano como al miembro activo de una sociedad
política independiente. Este derecho es previo al de la pertenencia a otras organizaciones o instituciones políticas. La ciudadanía puede conferir identidades más
amplias y hacer concertar acerca de la defensa de derechos más generales (Cfr. T.H.
Marshall, Ciúzenship and social class, Cambridge University press, Cambridge,
1950).
216
CAPÍTULO ni
contaba, surgieron contrapartes y contrapesos que se han ido
configurando. Se les quiere desatender, se les desgasta, pero ya
hay signos de sus posibilidades de acción. Pese a los esfuerzos
de las élites tradicionales, se manifestó un movimiento cívico
que se esforzó por colocar la dignidad y los derechos por delante.
Las maniobras del poder prosiguieron en cuanto a tratar de
impedir que prosperaran las demandas de los afectados que se
organizaron con independencia. Inicialmente se aparentó que
se les aceptaban algunas propuestas, pero a la hora de las
acciones lo prometido se empequeñeció.
La actividad de los damnificados, molestó a un grupo acostumbrado a negociaciones cupulares. Ha habido no sólo insensibilidad, sino incapacidad para tratar a organizaciones cívicas.
Primero se maquilló la dominación con cierta apertura, para
después ejercer la fuerza. Las autoridades apuestan al desgaste,
al miedo y al desánimo. Pero no tienen la percepción de lo que
son capaces este tipo de movimientos civiles, de que sus latencias
no significan su desaparición total. Encima del daño, los afectados se vieron arrojados a una burocracia engorrosa, pesada y
tramposa. A los menos dóciles se les hizo probar la represión.
E l nuevo gobierno cayó en los mismos esquemas que habían
conducido al anterior, a graves problemas de gobernabilidad y
credibilidad.
Se evidenció el contraste entre una solidaridad usurpada y
espuria (que es la de una costosa burocracia gubernamental,
orientada a la confusión de los ciudadanos, a su control y a la
ruptura de liderazgos naturales) y una auténtica solidaridad
entre ciudadanos, que pese a problemas, es desinteresada, e
incursionó un difícil pero importante aprendizaje, en cuanto al
respeto del ritmo y de las decisiones de los afectados.
Los ciudadanos tienen delimitada su manifestación política
sobre todo a los períodos electorales. Una vez que éstos quedan
cerrados, la actividad se concentra en el plano de los aparatos
partidarios. Cuando los ciudadanos prolongan una actividad de
cara al poder, imponen una presencia en otros códigos a los
SOCIEDAD Y GOBIERNO EN LA...
217
habituales. Esto es más propicio en tiempos de crisis sociales y
políticas.
Ultimamente los movimientos cívicos han ido encontrando
formas de expresión más constantes. Además hay crisis cuya
duración es mayor a la que la política tradicional está acostumbrada. Si a la actuación de la ciudadanía que intenta expresarse
autónomamente, el gobierno responde con presiones, subordinaciones e intimidaciones, una dignidad reactivada experimentó
una actuación en sentido distinto a la que quiere el poder.
Hubo ocasión para otras percepciones de la relación entre
gobernantes y gobernados. Los sometimientos disgustan. Los
estilos tradicionales tanto gubernamentales como partidarios
son puestos en cuestión. Sobre todo al poder gubernamental no
le resultan tan operantes antiguos esquemas. Instrumentos antes exitosos muestran signos de deterioro, todavía corporativiza,
pero ni una situación homogenizadora permite hacer entrar a
todos los afectados en un mismo molde. La dominación prosigue, pero con acotamientos. La hegemonía se percibe disputable.
Tampoco las instancias partidarias permanecen como cauces privilegiados de expresión alternativa. Emergen búsquedas
de otras manifestaciones organizativas, menos estructuradas y
más flexibles. Se revalora lo cívico frente a otras identidades más
restrictivas. No hay sujetos protagónicos únicos. La posibilidad
pluralista aparece, y las convergencias establecen los nuevos
contactos. E l repliegue, el desgaste, inducen a interpretaciones
que minimizan las alternativas innovadoras, pero hay ya un
nuevo subsuelo político, con capacidad para hacer emerger
potencialidades ya atisbadas en coyunturas propicias.
I
GOBERNANTES Y GOBERNADOS.
UNA REFLEXIÓN POLÍTICA
-febblurU
102 R
í'obul-rSUi gal ab osBífaínlí* aa'ÁUaa
v ííki«í
omám
LUZ L O M E L I M E I L L O N
leo;
E l pasado 22 de abril, la ciudad de Guadalajara se vio conmocionada por una cadena de explosiones que hicieron volar más
de ocho kilómetros de calles en el Sector Reforma. Según el
resultado de la investigación realizada por la Procuraduría
General de la República ( P G R ) , éstas fueron originadas por la
presencia de substancias explosivas, principalmente gasolina,
dentro del colector central.
Los datos oficiales son tan sólo un pálido indicador del
número de víctimas y daños materiales ocasionados. Bajo el
rubro "desaparecidos" se oculta un número imposible de precisar pero ciertamente enorme, de personas que jamás serán ser
localizadas porque sus cuerpos quedaron irreconocibles, destrozados o bien, permanecerán para siempre sepultados en la
profundidad de una grieta.
Cada casa perdida representa un hogar, la historia de una
familia con sus afectos, sus recuerdos y los bienes adquiridos a
través de años de trabajo y esfuerzo familiar. El monto de las
indemnizaciones difícilmente será equivalente al valor en el
mercado de los bienes perdidos; pero lo que es imposible cubrir,
porque no tiene precio, son los lazos que los seres humanos
establecemos con el sitio donde vivimos y con las personas que
nos rodean. Lazos que constituyen la esencia de lo que se ha
220
CAPÍTULO IU
llamado el "solar familiar" a partir del cual nos identificamos con
"nuestro barrio". Lazos que sustentan la demanda de "reconstruir el barrio", la exigencia de que las casas se edifiquen en el
mismo sitio y explican el rechazo de los afectados a ser trasladados a otro espacio urbano.
El barrio de Analco, el más antiguo de la ciudad, también
resultó dañado: kilómetros de calles se abrieron por el centro
engullendo a las personas y los vehículos que se encontraban en
ellas y averiando los servicios públicos: drenaje, agua, luz, teléfono, etc. Por la magnitud y gravedad de sus consecuencias, este
siniestro puede ser calificado como una tragedia y como tal lo
ha vivido Guadalajara en su conjunto.
La situación ocasionada tiene una clara dimensión política
porque no fue provocado por elementos incontrolables de la
naturaleza, sino por causas atribuibles a la responsabilidad humana que, según se desprende del dictamen oficial, atañen a instituciones del aparato estatal y a autoridades gubernamentales.
El siniestro generó la respuesta inmediata de diversos grupos y un conjunto de procesos sociales. Estos, al entrar en
relación con un gobierno responsable tanto del accidente como
del bienestar colectivo, manifiestan o desencadenan diversos
conflictos.
Por eso, en la tragedia tapatía encotramos una característica
peculiar que la hace diferente a otras, por ejemplo, a la ocurrida
en el Distrito Federal como resultado del sismo que lo estremeció en el año de 1985. En Guadalajara, el accidente es un hecho
político que involucra a la sociedad civil y al gobierno en sus dos
niveles:federal y estatal.
El gobierno ante la explosión del 22 de abril
Discrepancia entre el centro y el gobierno estatal
Con independencia de la responsabilidad contraída por el gobierno, las consecuencias de las explosiones exigieron su inter-
GOBERNANTES Y GOBERNADOS UNA...
221
vención inmediata por ser el responsable de la administración
pública y del bienestar colectivo. Su intervención mostró las
características propias de la política que el Estado emplea ante
las demandas de la sociedad civil y los movimientos sociales.
En el caso de Guadalajara, esta política adquirió matices
diferentes, según proviniera de las autoridades federales o de
las estatales, porque correspondió a dos estilos de gobernar y
se dió en el marco de un conflicto entre las instancias federal y
estatal. Su análisis muestra los aspectos en que divergieron y nos
permite entrever la evolución de la política estatal dentro de lo
que se ha llamado" modernización política".
El gobierno federal y el gobierno del estado de Jalisco.
Los dos niveles gubernamentales, federal y estatal, estuvieron
presentes en las labores de rescate y de auxilio a los damnificados. En sus declaraciones encontramos expresiones que manifiestan su disposición de colaborar para atender las múltiples y
urgentes necesidades de la zona enlutada. A escasas tres horas
de la primera explosión, el Presidente de la República aseguró:
"Guadalajara recibirá todo el apoyo de las dependencias federales" y más tarde, al llegar a la capital de Jalisco, afirmó: "vine
para fortalecer la labor de las dependencias federales en salud,
alimentación, vivienda, servicios básicos; para que otorguen
todo su apoyo al gobierno estatal y a los municipios" (Siglo 21,
23/04/92).
Sin embargo, el Ejecutivo dirigió la mayoría de sus expresiones de solidaridad y compromiso a la población tapatía y, más en
concreto, a los habitantes del lugar en que ocurrió el desastre.
Sus referencias al gobierno del estado son escasas, y prácticamente inexistentes las destinadas a las autoridades. Por otra
parte, fue categórico al enconmendar a la Procuraduría General
de la República la investigación de las causas de la explosión y
esclarecer "si hubo negligencia criminal de parte de servidores
públicos".
222
CAPÍTULO III
E l gobernador Guillermo Cosío Vidaurri, por su parte, el
mismo día del siniestro solicitó y obtuvo la colaboración del
Sistema Nacional de Protección Civil. El día 24, en Palacio de
Gobierno, respondió a los damnificados, "el gobierno del estado
está atento a este problema y con el apoyo del gobierno de la
República, buscará resolverlo". La víspera de solicitar su licencia, aseguró "Tengo el respaldo irrestricto del presidente Carlos
Salinas de Gortari... no tengo responsabilidad de ninguna naturaleza en la tragedia y no creo conveniente que deba renunciar".
Tampoco en su discurso abundan los señalamientos de cooperación entre las instancias federal y estatal. En nuestra cultura
política, esta parquedad suele ser un indicador de conflicto o, al
menos, de "distanciamiento" dentro del grupo que detenta el
poder.
En parte, esta situación puede atribuirse a la responsabilidad de las autoridades estatales en los sucesos del 22 de abril,
pero también, como lo señaló la prensa local, a la existencia de
un antagonismo entre la federación y el gobierno regional. El
periódico Siglo 21, en su edición del 29 de abril, recordó a la
ciudadanía los antecedentes inmediatos del conflicto. En su
texto nos dice: "La disputa por las curules príistas enfrascó a
Cosío en un debate con el centro'y "Nuevo enfrentamiento de
Cosío con el centro para la designación del candidato príista a
la presidencia municipahCosío impone a Enrique Dau".
En estas circunstancias, no es de extrañar que las acciones
emprendidas por la Federación y por el estado, parezcan seguir
caminos paralelos. Para los damnificados se presentaron como
alternativas opuestas que los situaban en "bandos contrarios"; y
enmarcaron, para ellos, al Programa Nacional de Solidaridad.
El gobierno del estado
•
Entre las acciones realizadas por el gobierno del estado para
enfrentar la situación de emergencia que se presentó en el
Sector Reforma, poner en marcha, destacan: la decisión de
GOBERNANTES Y GOBERNADOS UNA...
223
poner en marcha el Plan DN-3 para casos de desastre y la centralización de las ayudas otorgadas a los damnificados.
En relación a las tareas de reconstrucción y restitución de
daños, sobresalen, la formación de un "Comité de Ayuda a los
Damnificados y para la Reconstrucción"(día 25 de abril), así
como la apertura en Nacional Financiera de un "Fideicomiso
Estatal para atender el pago de la reparación de daños con
motivo de la explosión de colectores de la ciudad de Guadala¬
jara, ocurrida el 22 de abril de 1992"(día 26 de abril).
El plan DN-3
El desarrollo de los acontecimientos da la impresión de que la
determinación del Plan DN-3 fue una simple fórmula sin contenido. La decisión fue tomada en una reunión encabezada por el
gobernador. En ella se decretó que el Comandante de la decimoquinta zona militar, Jesús Gutiérrez Rebollo, asumiera el
mando único para coordinar las acciones de rescate y auxilio a
la población afectada.
Sin embargo, en la práctica, el papel del ejército fue otro:
colaboró en forma intensa en las tareas de rescate y en el
funcionamiento de los albergues; se le vió preparar y servir la
comida, pero no asumió el mando único, ni estableció una
coordinación general. Por el contrario, los testigos hablan de
desorganización, de falta de coordinación.
Los reportajes periodísticos confirman estos testimonios.
Alejandro Castiere, en el periódico Siglo 21, consigna "En el
parque Morelos se reunieron alrededor de 300 personas interesadas en ayudar como socorristas en el desastre. Se formaron
equipos de 20 y a cada uno se le dio un número de identificación.
Un grupo corrió completo de una esquina a otra sin saber qué
hacer. Otro fue a "remover escombros" La confusión era to-.
tal"(%/o2i,23/04/92).
En el mismo periódico, Alejandro Cabrero señala: "Ello da
pie para pensar que el trabajo que se realizaba ayer a medio día,
en la zona de desastre aún no había logrado ser coordinado de
224
CAPÍTULO m
manera clara por ninguna de las innumerables instituciones u
organismos que prestaban su colaboración" y continúa, "Hace
falta gente con criterio que diga quién estorba y quién no,
afirmaba ayer tarde Luis Usabiaga, un joven voluntario que se
trasladó a la zona afectada poco después del accidente"(Szg/o 21,
24/04/92).
Esta falta de coordinación nos indica que la aplicación del
Plan DN-3 fue sui generis. Es posible que muchos de los participantes no se enterarán de su existencia. Nos parece que
contribuyó a dar una imagen de "vacío de poder", de falta de
liderazgo que debilitó aún más al ejecutivo estatal, lo cual
tratándose del ejército, resulta muy extraño.
Centralización y control
Proporcionar alimentos y albergue a los miles de personas que
perdieron sus hogares fue uno de los problemas más inmediatos
y urgentes que se presentaron a la sociedad y al gobierno. La
respuesta fue inmediata. Por toda la ciudad se realizaron colectas, especialmente de víveres y de ropa. Se improvisaron centros
de recepción en las diversas zonas urbanas; los vecinos o alguna
organización se encargaban de recibir y canalizar los donativos;
también se establecieroncentros de acopio, bajo la responsabilidad de alguna instancia gubernamental o de alguna organización civil.
La población creó así diversas vías para hacer llegar sus
aportaciones a los damnificados. Por la vigencia del Plan D N - 3 ,
la responsabilidad recaía en el Ejército, por eso, este fue el
camino que utilizó la C O N A S U P O para entregar víveres, colchonetas y cobertores.
El origen de los albergues también fue diverso y no faltaron
las pugnas en torno a ellos. Por ejemplo, el albergue de la Escuela
Vocacional se convirtió en la manzana de la discordia entre la
Secretaría de Administración del Gobierno del estado y la U n i versidad de Guadalajara, porque "ambas instituciones se adjudicaron la responsabilidad de la coordinación general"(Sig/0 21,
GOBERNANTES Y GOBERNADOS UNA...
225
25/04/92). Para el viernes 24, el número de albergues se había
incrementado a veinticinco.
El auxilio a los damnificados abarca otros campos muy
importantes, como el de la salud. Elegimos centrarnos en la
alimentación y los albergues porque en ellos se dió un proceso
de centralización que ilustra algunos aspectos de la política
estatal.
Desde el día de la explosión, al Sistema D I F Voluntariado
Jalisco, se le encomendó la responsabilidad de proporcionar
alimento a los damnificados; así se convirtió en la vía oficial. La
vocera de la institución hizo un llamado a la población para que
ayudara a las autoridades. También se determinó que el centro
de acopio ubicado en el auditorio Benito Juárez se transformó
en el Centro Unico de Acopio de Recursos Materiales, y el
albergue del Tecnológico de la Universidad de Guadalajara se
convirtió en el único autorizado.
Estas decisiones revelan a un proceso de centralización y
control que se inició durante la administración del entonces
gobernador Guillermo Cosío Vidaurri, pero que continuó después de la designación del mandatario interino: Carlos Rivera
Aceves.
La problemática que esta política estatal representó para la
diversidad de grupos y organizaciones que participaron en el
auxilio a los damnificados, fue, expresado por la Coordinadora
de Ciudadanos y Organismos Civiles 22 de abril, a través de un
desplegado que se publicó en el Siglo 21, el 27 de abril, donde
se señala:
Consideramos que:
1 La centralización de las aportaciones locales, nacionales
e internacionales, limita iniciativas y coarta el ejercicio del
derecho a la solidaridad.
2 La concentración masiva de los damnificados en una sola
ubicación, no adecuada a tal fin, traerá problemas humanos y sociales de consideración como son la tensión mental, falta de higiene, hacinamiento, promiscuidad, entre
226
CAPrruLOHi
otros. A l mismo tiempo se desaprovechan los espacios
instalados y acondicionados que desinteresadamente han
ofrecido entidades sociales, religiosas, profesionales y comerciales.
3 La condición de damnificado no debe estar restringida a
la presencia permanente en el albergue
único(Siglo
27,27/04/92).
Reconstrucción y restitución
¿Quién repararía los daños ocasionados? ¿Cómo se haría?.
Fueron interrogantes que, desde el inicio formularon los damnificados al gobierno del estado. En una conferencia de prensa
que tuvo lugar el 24 de abril, en Palacio de Gobierno, el licenciado Cosío Vidaurri afirmó que, en las tareas de reconstrucción
y restitución "la cabeza de las acciones que se emprenderán es
el gobierno del estado, que tiene interés de que participen en
las labores todos los sectores sociales".
Ante las demandas de un grupo de vecinos de la calle Gante,
que irrumpieron en la conferencia, aseguró "Tengo la firme
determinación de reparar los daños, es mi compromiso de hom¬
bre"(Siglo 27,25/04/92). Allí mismo informó sobre la constitución de un Comité de Ayuda a los damnificados.
Sin embargo, para muchos vecinos de las calles destruidas,
ese proyecto de reconstrucción no resultaba satisfactorio porque, era mínima la presencia de los directamente afectados y su
participación prácticamente nula. Dada la conformación del
Comité de Ayuda y del Comité Técnico a cargo del Fideicomiso,
consideraron que el proyecto respondía a los intereses de las
constructoras propiedad del gobernador o de gente cercana a
él. ("Análisis Coyuntural de las Explosiones del Sector Reforma" por David Velazco, mecanografiado).
El primero de mayo, el gobernador Cosío Vidaurri pidió
licencia para retirarse temporalmente de su cargo; al siguiente
día, se designó Carlos Rivera Aceves como gobernador interino.
Entre los cambios inmediatos que acompañaron su nombra-
GOBERNANTES Y GOBERNADOS UNA...
227
miento estuvo la asignación de Gabriel Covarrubias ¡barra como
presidente del Patronato para la Reconstrucción del Sector
Reforma. A l asumir esa responsabilidad, el funcionario declaró
que las tareas prioritarias del Patronato eran: rehabilitar el
colector antes de las lluvias, concentrar los recursos monetarios
en una cuenta maestra e integrar un Patronato que trabajara
hasta fines de 1993, fecha en la que se prevee que la normalidad
quede restablecida en la zona devastada. También anunció que
para tranquilidad de los damnificados "se conveniará y garantizará con documentos la reparación del daño sufrido" y propuso
que el Patronato se integrara con cuarenta consejeros honoríficos, entre ellos, representantes del sector público, de la iniciativa privada, de las universidades, los sindicatos y los partidos
políticos con registro nacional (Siglo 21,05/05/92).
Por su parte, un grupo de vecinos de la calle Gante, asegurando representar a 70% de los damnificados, presentó un
Programa de Reconstrucción. Las demandas centrales expresadas en el documento fueron: reconstrucción de las viviendas,
indemnización de todos los afectados por el siniestro y la participación democrática de las organizaciones civiles de los damnificados.
Uno de sus dirigentes, Martín Márquez, señaló: "En el
Comité de Recostrucción del sector Reforma, creado por Cosío
Vidaurri, se nos puso en décimo primer orden, cuando dicen que
sólo hay tres votos de los damnificados" y añadió "Nosotros
decimos que en ese comité deben integrarse todos los compañeros de las diversas organizaciones y se nos tenga una representación del 50% para así tener voz y voto y estar directamente
en la discusión de las soluciones, no como meros espectadores"(Siglo 27,08/05/92).
Entre las propuestas presentadas y su realización, así como
en la elección de los representantes de los damnificados, intervino el Programa Nacional de Solidaridad ( P R O N A S O L ) . S U participación estableció un nexo entre la sociedad y el gobierno, sin
228
CAPÍTULO UI
embargo, su análisis requiere otros elementos que presentaremos más adelante.
El gobierno federal
En el nivel federal, las acciones más significativas correspondieron al Presidente de la República, a la P G R y a P R O N A S O L .
El presidente de la república
A l ser informado de las explosiones, el Presidente Salinas de
Gortari giró instrucciones a las dependencias federales de auxiliar a Guadalajara en todo lo que fuera necesario y aseguró a los
tapatíos "Estaré pendiente minuto a minuto de los acontecimientos" "Guadalajara y todo Jalisco cuentan con mi presencia
y mi compromiso personal".
La misma noche de la tragedia llegó a la capital jalisciense
"para apoyar a los tapatíos y sumarse a su duelo"; recorrió la zona
devastada, visitó los hospitales y algunos albergues, dialogó con
los damnificados y escuchó sus vehementes reclamos :¡Justicia!
¡No nos avisaron! Prometió a los hospitalizados que todos serían
bien atendidos y a sus familiares se les notificaría acerca de su
estado de salud.
El primer mandatario se reunió con funcionarios federales,
estatales y municipales para hacer un balance de la situación.
Reafirmó constantemente sus sentimientos de solidaridad, se
comprometió a permanecer atento a la coordinación de las
acciones y a continuar el diálogo con los afectados.
El once de mayo recibió en los Pinos a un grupo de damnificados, empresarios y políticos jaliscienses. Escuchó sus narraciones y recibió un documento con las peticiones de las personas
afectadas. A l término de la reunión, el Presidente hizo entrega
de un cheque de 100 mil millones de pesos para el fondo Nafin
de Reconstrucción, dinero que "el gobierno federal pretende
recuperar cuando se deslinden responsabilidades en la tragedia". La prensa consigna "La entrega causó sorpresa entre los
GOBERNANTES Y GOBERNADOS UNA..
229
asistentes que aplaudieron de pie el gesto presidencial. Luego
los aplausos se transformaron en estruendosa ovación cuando
Carlos Salinas mostró el documento firmado y sellado, donde se
hace oficial el cierre definitivo de la planta La Nogalera en
Guadalajara"(5/g/o27,12/05/92).
El Ejecutivo federal regresó a la capital tapatía el 15 de
mayo. En esa ocasión volvió a recorrer la zona desvastada y
asistió a una breve e incidentada reunión con damnificados,
organizada por el P R O N A S O L . En ella, el sentir de los afectados
se manifestó por medio de mantas y gritos: expresaron inconformidad, exigieron justicia y solicitaron ayuda. Una reseña periodística nos dice:"La gente del Sector Reforma ve en Carlos
Salinas de Gortari su salvación. Le pidieron casa, sustento y
justicia para remediar su drama. Desesperados quisieron hablar
con él, decirle frente a frente que agradecen su intervención
para la solución del desastre pero también deseaban pedirle
ayuda para reponer sus muebles, su tele, su automóvil y reconstruir su casa, uno de los pocos patrimonios con que cuentan"(Siglo 21,16/05/92).
La intervención presidencial reforzó, no sólo a las dependencias federales sino la imagen personal de Carlos Salinas de
Gortari. Sus palabras, actitudes y gestos, lo proyectaroon como
un ser humano sensible y solidario, como un líder nacional que
mantiene la dirección, a pesar de los errores de sus colaboradores" Sus promesas de justicia y su disgusto ante la ineficiencia
de "los políticos del pasado" resaltan las cualidades de "los
políticos modernos".
Este reforzamiento y sublimación de la imagen personal del
Ejecutivo federal permitió mantener" la tragedia del 22 de abril"
a nivel regional, como un problema tapatío ocasionado por
errores de funcionarios y autoridades locales.
A su vez, esto impidió que el descrédito alcanzara a los
niveles federales, que el estado de las instalaciones de P E M E X a
lo largo del país y sus consecuencias para la ciudad de Guadala¬
jara se relacionaran con el proyecto de modernización impul-
230
CAPÍTULO ni
sado por el propio Presidente; y que se involucrara a las altas
esferas de P E M E X y de S E D U E . Esta última, integrada hoy día a la
flamante Secretaría del Desarrollo Social.
La Procuraduría General de la República
A l finalizar su primera visita a la ciudad de Guadalajara, el Poder
Ejecutivo dio a conocer a la comunidad tapatía que la Procuraduría General de la República sería la encargada de realizar una
investigación en torno a las explosiones del día 22 de abril.
Delimitó un plazo de 72 horas para determinar las causas de
la tragedia, hacer un claro deslinde de responsabilidades y precisar las circunstancias en que se produjo la catástrofe, para
establecer si hubo "negligencia criminal" por parte de servidores públicos.
Esta responsabilidad confirió a la Procuraduría General de
la República un papel relevante en el desarrollo de los acontecimientos posteriores a la catástrofe.
La indignación popular, la sospecha de "negligencia criminal"
sobre funcionarios tapatíos y la responsabilidad conferida a la P G R
se conjuntaron para que la autoridad estatal se debilitara y la
intervención federal siguiera un curso propio, que llegó a prevalecer sobre lo estatal.
De hecho, la vía federal se inició el mismo día del accidente.
En sus declaraciones del 22 de abril, desde el Distrito Federal,
Salinas de Gortari informó que las dependencias federales recibieron instrucción de auxiliar a los tapatíos.
Sus titulares viajaron a Guadalajara y fueron los encargados
de notificar sobre los "flujos de ayuda nacional e internacional"
(Siglo 21, 23 de abril). El mismo día se enviaron cuerpos de
rescate federales y se ordenó al Programa Nacional de Solidaridad que proporcionara recursos "ilimitadamente".
El subsecretario de gobernación, Dionisio Pérez Jácome, el
día 24, anunció que por órdenes presidenciales, se responsabiliza a la Secretaría de Gobernación y al gobierno estatal de
limpiar el «elector y, eventualmente, desalojar las fábricas que
GOBERNANTES Y GOBERNADOS UNA...
231
fuese necesario. En la práctica, el subsecretario de gobernación
se convirtió en el vocero oficial de los acontecimientos y de las
instrucciones del primer mandatario.
Así, las instancias federales participaron directamente en las
tareas de rescate y ayuda a los habitantes del Sector Reforma.
Su predominio sobre la esfera estatal fue públicamente comentado por diputados federales de oposición que vinieron a Gua¬
dalajara como parte de la comisión que envió por el Congreso
de la Unión para recabar información sobre lo sucedido.
Alejandro Encinas, diputado por el Partido de la Revolución Democrática ( P R D ) y José Luis Durán Reveles, diputado
por el Partido Acción Nacional (PAN) declararon a al prensa que
"el gobernador Guillermo Cossío Vidaurri abrió las puertas para
proporcionarles información pero que 'lamentablemente el
gobierno local no tiene ya ninguna incidencia para el manejo de
la situación, es la Procuraduría General de la República y la
propia Secretaría de Gobernación, a través del subsecretario
Dionisio Pérez Jácome quien está llevando a cabo todo el
manejo de la situación" (Siglo 21, 25 de abril). E l diputado
panista mostró su extrañeza "Más aún, hay una cosa 'sui generis,
el vocero oficial es el subsecretario, no el gobernador del Estado, según la informó el mismo Cosío Vidaurri" (Siglo 21, 25 de
abril de 1992)
Estas vías paralelas de intervención, a consecuencia de las
discrepancias entre las instancias federal y estatal, se proyectaron en el trabajo realizado por P R O N A S O L dentro del Sector
Reforma. En él encontramos un grupo identificado por los
vecinos como Pronasol Federal y otro como P R O N A S O L Estatal.
Sólo que en este nivel, la acción no pudo realizarse como "vías
paralelas" sino como alternaivas, opuestas y conflictivas que
dieron lugar a situaciones identificadas por los colonos como
"guerra de los Pronasoles".
El proceso de centralización de las tareas de auxilio y rescate, respondió a una política estatal que pretendió controlar la
participación ciudadana e imponer decisiones determinadas por
232
CAPÍTULO m
las autoridades al margen de la población, así como impedir el
fortalecimiento de la oposición y el surgimiento de grupos
independientes.
Es necesario subrayar que en lo fundamental, esta política
no desapareció junto con la administración del Lic. Guillermo
Cosío Vidaurri, pero adquirió ciertos matices de mayor apertura
y participación de los directamente afectados; además de presentar una imagen más aceptable para el conjunto de la población, gracias a la intervención del P R O N A S O L y a la sustitución de
las autoridades taparías, sobre quienes recayó principalmente
la indignación popular.
PRONASOL
en el Sector Reforma
En el caso de la ciudad de Guadalajara, resulta particularmente
interesante reflexionar sobre el nexo entre sociedad civil y
gobierno, a través de un organismo concebido exprofeso para
ello: P R O N A S O L . Esta perspectiva nos ofrece una ventaja adicional, nos sitúa en un plano que trasciende lo coyuntural, pues nos
permite conocer la nueva relación Estado- sociedad civil que
impulsa el actual régimen.
P R O N A S O L es un organismo creado por el gobierno salinista
para atender los reclamos de los "grupos más necesitados", desde
una nueva lógica. En años anteriores,este tipo de instituciones
cumplían con una responsabilidad del Estado dentro del ámbito
social. Hoy día, el Programa Nacional de Solidaridad se concibe
como una ayuda complementaria que el gobierno aporta a la
responsable de las cuestiones económicas y sociales: la sociedad
civil.
El discurso presidencial presenta este programa como una
poderosa arma que utiliza en "el combate a la pobreza", como la
moderna forma de realizar "la justicia social" y de promover la
solidaridad nacional. El monto de los recursos que le han sido
canalizados y ?.l hecho de ser incorporado, junto con la S E D U E ,
GOBERNANTES Y GOBERNADOS UNA...
233
a una nueva secretaría de Estado, pone de relieve la importancia
del P R O N A S O L dentro del nuevo proyecto estatal.
Desde el inicio, su implementación ha sido acompañada de
una intensa campaña publicitaria que lo dá a conocer y lo explica
a la ciudadanía. Dentro de ella, los mensajes televisivos nos
ilustran, por medio de la imagen y el sonido, acerca de sus
destinatarios y de las modalidades de esta "ayuda gubernamental". En ellos vemos a varios individuos que por su vestuario,
gestos y modo de hablar pertenecen a las llamadas "zonas marginales" del campo y la ciudad (situación extrema). Su diálogo
nos revela que P R O N A S O L les ayudó a organizarse para, con el
esfuerzo de todos (formar un equipo), resolver alguna carencia
colectiva (camino, agua, cancha de juego) que les permita desarrollar la iniciativa personal y les reporte mejores condiciones
de vida o de trabajo (sacar enfermos,transportar mercancías,
posibilidad de diversión).
En esta lógica, el gasto social no se dirige a satisfacer las
necesidades básicas de una familia: el empleo, la alimentación,
la vivienda, etc. Estas corresponden a los individuos particulares
y P R O N A S O L se orienta a los grupos. Este organismo ayuda a la
población a organizarse y establece un nexo entre la acción
gubernamental y la de un grupo social para la satisfacción de las
necesidades vecinales. E l problema y la solución "son responsabilidad de la comunidad", P R O N A S O L organiza y canaliza parte del
gasto social.
Esta lógica parece no adecuarse al caso del Sector Reforma
en Guadalajara. A consecuencia de las explosiones, miles de sus
habitantes perdieron sus hogares por lo que, ciertamente, se
encuentran en "situación extrema" y se orignó un gravísimo
problema vecinal; pero la responsabilidad no recae en la comunidad sino en instancias y autoridades estatales. No se trata
simplemente de reconstruir sino también de restituir. Para
resaltar esta circunstancia y evitar posibles confusiones, los
mismos vecinos decidieron no llamarse "damnificados" sino
"afectados".
234
CApfruLO ni
Sin embargo, las funciones del Estado son múltiples; varias
lo involucran directamente en el problema del Sector Reforma,
por ejemplo, las de gobernar, velar por el bien común, proteger
y garantizar las propiedades de los ciudadanos, llevar a cabo la
administración pública, etc. Todas ellas exigen su presencia y su
acción coordinadora en las labores de rescate y de reconstrucción.
Por orden presidencial, el P R O N A S O L tuvo una activa y destacada participación. Dado lo peculiar de la situación tapatía y
la importancia de esta institución dentro del proyecto estatal,
nos preguntamos: En este caso ¿Cómo fue la participación de
P R O N A S O L ? ¿Cómo intervino en la organización de los afectados? ¿ Q u é tipo de nexo estableció entre éstos y el gobierno?
La sociedad civil
Los primeros en responder a la situación catastrófica provocada
por las explosiones en el Sector Reforma fueron, los mismos
habitantes de la zona. Para ellos, la tragedia tenía nombre,
representaba un rostro conocido, muchas veces amado: se buscaba al hijo, al hermano, al amigo... Los lazos cotidianos que nos
unen y nos identifican hasta con aquellos a quienes sólo "conocemos de lejos", se sobrepusieron al miedo y la fatiga para
expresarse en un prolongado esfuerzo de ayuda vecinal, en el
doloroso via crucis que encierra la frase "tareas de rescate" y
auxilio a los damnificados".
Para ellos respresentó la angustia de encontrar un familiar,
la esperanza de salvar una vida, la necesidad de rescatar el
cuerpo de un ser amado. Y esa fue la llama que alimentó la
indignación popular, que les arrancó ese grito, mezcla de dolor
y coraje: ¡Justicia! ¡Que nos devuelvan nuestros muertos! ¡No
nos avisaron! ¡Justicia! El fuego que los llevó a plantarse sobre
los escombros, a escarbar con las manos para impedir que las
máquinas profanaran los cuerpos, a llorar de dolor cuando no
pudieron evitarlo.
GOBERNANTES Y GOBERNADOS UNA...
235
Pero también fue la fuente de energía que hizo posible
prolongar las horas, los días en una incansable búsqueda: ¡Esta
era su casa! ¡Aquí deben estar! ¿Hay alguién? La energía que
alimentó los sentimientos de colaboración: Están con María.
Se los llevó Juan. Esfuerzo y compromiso vecinal que sentó las
bases de una incipiente organización.
En algunos sitios surgen líderes naturales que conjuntan esfuerzos y canalizan sentimientos. Otros carecen de ellos y los resultados
se dejan sentir: la ayuda es menor, no aparecen en listas, etc.
Con todo, el dinamismo de los líderes se contagia y para el
día 24 de abril, dos días después del accidente, un centenar de
vecinos se reunió en la esquina de Gante y Nicolás Bravo para
tomar las primeras medidas de organización: nombrar "jefes de
cuadra o manzana", levantar por sí mismos un censo de los
muertos, los heridos y desaparecidos y cuantifícar los daños
materiales para compararlo con los cifras oficiales.
Más tarde, en el parque de Las Filipinas, adjunto al templo
de La Luz, se reunieron otros 500 damnificados, también para
nombrar jefes de cuadras. La Sra. Graciela Díaz expresó el
sentir de la gente: "Vamos a llegar hasta donde sea necesario,
por el futuro de tanta criatura que quedó sola. ¡Es un compromiso del barrio de Analco!".
En estas primeras reuniones se formuló una directiva que
hasta la fecha han defendido celosamente: No al abanderamiento de los partidos políticos. Aceptan la colaboración de
todo voluntario, inlcuyendo a los militantes de los diferentes
partidos políticos pero les piden "actuar sin camiseta". L o que
rechazan es que algún partido político asuma la dirección o los
transforme en bandera política". También se oponen a convertirse en "un comercial de P R O N A S O L " .
Miles de tapatíos acudieron a auxiliar a los habitantes de las
calles devastadas. Según estimaciones del director de Promoción y Comunicación de la Coordinación Estatal de Solidaridad
"En las horas 'pico, entre seis mil y siete mil personas colaboraron como socorristas y voluntarios en las tareas de rescate y
236
CAPÍTULO I I I
remoción de escombros de las calles (Siglo 21, 25 de abril)
Subrayó: Se ha visto una disponibilidad muy grande de parte de
la ciudadanía; hay muchos grupos de diversa índole participando, desde sociales, políticos y religiosos, que tienen ese afán de
ayudar a la gente de manera altruista".
Efectivamente, un gran número de personas se acercaron
en forma individual para prestar su cooperación pero otros lo
hicieron como parte de alguna organización o agrupación civil.
Así encontramos "Brigadas de todo tipo: alpinos, bomberos,
Cruz Roja, Cruz Verde, Cruz Ambar, policías del ayuntamiento,
encargados de P E M E X , el Ejército, la Policía, los Federales, gente
del D I F , reporteros de periódicos, de radio, de televisión, Boys
Scouts, estudiantes de la U N I V A , de la U N A M , de la F E U , trabajadores del Sector Salud..."
Algunas de las organizaciones pretenden aportar una ayuda
sistemática que trascienda la situación de emergencia, que perdure después de pasado el primer impacto. Entre ellas cabe
destacar a Cáritas, el I T E S O , Jesuítas, la Universidad de Guada¬
lajara y la "Coordinadora 22 de abril".
Esta última se constituyó con el propósito de crear una
instancia que permitiera canalizar, potenciar y coordinar los
auxilios prestados por la sociedad civil. Integró a más de 25
organizaciones y en algunas de sus reuniones asistieron alrededor de 100 personas. Sus actividades se encaminaron a prestar
asesoría y un amplio soporte a la organización de los colonos del
barrio de Analco.
Dentro de la sociedad civil, la parte medular es la propia
organización de personas afectadas: el Movimiento Civil de
Damnificados. Este Movimiento nació de forma autónoma a
partir de las necesidades y la iniciativa de las personas que
sobrevivieron a la catástrofe. Pretende conservarse independiente frente al gobierno, los partidos políticos y las demás
organizaciones civiles. Sin embargo, le fue necesario integrarse
a los comités de P R O N A S O L porque éste es el interlocutor oficial,
el canal a través del cual el gobierno atiende sus necesidades y
demandas.
GOBERNANTES Y GOBERNADOS UNA...
PRONASOL
237
en el Sector Reforma
En el caos de los primeros días, el logotipo de P R O N A S O L se podía
distinguir en las camisetas que portaban personas que removían
la tierra, levantaban escombros, atendían albergues o bien, en
algunas camionetas que trasladaban equipo, vestidos o alimentos.
A los voluntarios, ciudadanos que acudían a prestar sus
servicios, se les entregaba un gafete tricolor con el emblema del
Programa de Solidaridad; este gafete era la autorización oficial,
servía de identificación a la vez que de propaganda pero, obviamente, no los integraba al equipo de P R O N A S O L .
En cambio, sí eran miembros del Programa las personas
encargadas de repartir los gafetes, distribuir despensas o colaborar en la administración de algunos albergues y centros de
acopio.
Por tanto, a este organismo lo encontramos en la zona desde
el primer día del accidente. Sin embargo, su personal no integró
un sólo equipo, sino dos grupos, identificados por los vecinos
como "federales" y "estatales". Los primeros vinieron del Distrito Federal como parte del dispositivo instrumentado por órdenes del Presidente de la República. Los "estatales" acudieron
como miembros de la Coordinación Estatal de Solidaridad.
El trabajo de ambos grupos proyectó la discrepancia existente entre la Federación y el Gobierno jalisciense, máxime que,
según personal de ambos grupos, " P R O N A S O L Federal no había
podido entrar a Jalisco" durante los tres años de la administración de Cosío Vidaurri.
El trabajo de P R O N A S O L se orientó hacia la incipiente organización de los damnificados: impulsó el nombramiento de jefes
de manzana y la formación de Comités de Solidaridad.
La política seguida por los dos equipos fue diferente, en gran
medida antagónica. Los "estatales" como ya hemos señalado,
impulsaron un proceso de centralización tendiente a controlar
las actividades y a subordinar la colaboración de la sociedad civil.
238
CAPÍTULO III
Para el movimiento Civil de Damnificados, el esquema de "los
estatales" resultaba "vertical y autoritario", "tendía a obstaculizar
y a marginar la participación de las organizaciones civiles".
Los "federales" apoyaron la organización autónoma de los
vecinos afectados, reforzaron los centros de acopio autogesti¬
vos, propiciaron la colaboración de las organizaciones civiles,
alentaron los reclamos de participación, pluralidad y democracia
formulados por los vecinos. No estuvieron de acuerdo en la
credencialización oficial de los damnificados y declararon que,
para ellos, las escuelas era la tarea prioritaria de la reconstrucción.
La primacía dada a las escuelas se explica, en parte, porque
responde a la lógica de P R O N A S O L como canal del gasto público,
pero sobre todo porque las sociedades de padres de familia son
un espacio propicio para formar grupos con independencia de
los "estatales".
Los dos equipos lograron extenderse dentro de la zona. Sus
diferencias -expresión del conflicto existente entre el centro y
el estado de Jalisco- penetraron en la organización de los damnificados. Se gestaron así cuatro posiciones que los dividieron
en tres grupos opuestos entre sí: los grupos de "los federales",
los grupos de "los estatales", los grupos independientes y aquellos grupos o personas que participan en forma simultánea en
el movimiento independiente y en P R O N A S O L , sobre todo en su
versión "federal".
Desde el 22 de abril, el Programa Nacional de Solidaridad
recibió instrucciones presidenciales de proporcionar "recursos
ilimitados" para atender las necesidades de los vecinos. Sus
recursos se incrementaron con las aportaciones de otras instituciones, como la Comisión Nacional de Agua y la Comisión
Federal de Electricidad, entre otras.
En Jalisco, P R O N A S O L movilizó fondos de otros municipios
para atender los problemas del sector Reforma. La existencia
de este capital y la posibilidad de utilizarlo en forma inmediata,
aumentó !a importancia del Programa dentro del área, facilitó
su penetración y contribuyó al predominio de "los federales".
GOBERNANTES Y GOBERNADOS UNA...
239
fue el nexo obligado entre los damnificados y el
gobierno. Así se les hizo saber a los vecinos durante los primeros
días de mayo. En estas fechas, al ser renovadas las autoridades
jaliscienses, el gobierno delimitó las condiciones para atender
los reclamos del barrio de Analco: sólo se reconocerían como
damnificados a quienes acudieran al "albergue único" y sólo se
otorgaría ayuda gubernamental a las personas que participaran
en un Comité de Solidaridad. Este último requisito obligó a
todos los afectados, incluyendo a los más renuentes a integrarse
PRONASOL
al
PRONASOL.
Así lo expresó Silvia Gómez, presidenta suplente de uno de
los comités de la calle Gante: "Nosotros no pensábamos meternos en Solidaridad, es más, ya nos habíamos organizado antes
de que ellos llegaran. Pero la gente tuvo miedo porque dijeron
que si no pertenecíamos a un comité no nos iban a dar vivienda"(Siglo 21,6 de mayo de 1992).
La afirmación anterior fue ratificada por Arsenio Vargas,
funcionario de P R O N A S O L : "Sólo aquellos damnificados que pertenezcan a un comité de cuadra del Programa Nacional de
Solidaridad recibirá ayuda del gobierno del estado"{Siglo 21, 6
de mayo de 1992).
P R O N A S O L se convirtió en el interlocutor de los damnificados; a través de él se atendieron sus demandas, que fueron
formuladas desde los primeros días, por la incipiente organización que surgió de manera espontánea. De las diferentes ocasiones en que las expresaron públicamente, sobresalen dos: el
mitin realizado frente al Congreso Local, el primero de mayo y
la entrevista con el gobernador interino, Carlos Rivera Aceves,
al día siguiente. En esas ocasiones, los damnificados hablaron,
fueron escuchados pero la respuesta precisa la obtuvieron a
través del P R O N A S O L
El 8 de mayo, un grupo de vecinos se entrevistaron con el
director del Programa, Carlos Rojas Gutiérrez, quien se trasladó
a Guadalajara para dar curso a las demandas. Esa misma noche,
el funcionario se reunió con una comisión para redactar un
240
CAPÍTULO ¡II
pliego petitorio que se entregararía al Presidente Salinas de
Gortari. En el trabajo participaron representantes de los damnificados y un grupo de asesores integrado por personal de
Solidaridad y notarios públicos.
P R O N A S O L se encargó también de preparar la reunión con el
Presidente de la República, para entregarle el pliego petitorio,
la cual tuvo lugar en los Pinos, el 11 de mayo. E l director de
Solidaridad estuvo presente en ese diálogo donde el gobierno
recibió oficialmente las demandas de los damnificados. Por lo
tanto, además de ser el interlocutor (el que escucha y da respuesta), P R O N A S O L fue el gestor de las demandas.
Ese organismo tiene también a su cargo, el proceso que
deberá culminar con el pago de las indemnizaciones; es un
mediador político entre el gobierno, el Patronato de Reconstrucción y los damnificados. Cumple, como tal, la función de
canalizar las demandas de la sociedad civil y "hacerlas manejables".
En este caso, al asesorar la redacción del pliego petitorio dio
forma a las demandas y para sorpresa de los mismos firmantes
las redujo, eliminando aspectos que ellos consideraban centrales.
Originalmente, los damnificados exigían la restitución total
de los daños, incluyendo la reconstrucción de las viviendas en el
mismo lugar y con las mismas características que tenían antes
del accidente. Asimismo, pretendían participar en la planeación
y toma de decisiones en todo lo relacionado con la reconstrucción del barrio.
Según declararon a la prensa "El punto central era la reconstrucción democrática con la participación de las organizaciones civiles de damnificados, respecto al diseño urbano de la
zona"(Siglo 21, 14 de mayo de 1992). No obstante, el pliego
petitorio que se entregó al Ejecutivo, sólo habla de indemnizaciones.
Rosa Mari? Valeriano, una de las participantes en la redacción, dice *£¡ día 7 se le presentó al señor gobernador un
GOBERNANTES Y GOBERNADOS UNA...
241
programa cuya exigencia central no se reducía a las indemnizaciones. Junto a ellas se habla de la reconstrucción de las viviendas" y añade, explicando lo sucedido: "Era muy noche, estábamos
muy cansados y no nos pudimos dar cuenta de la trascendencia
de esas peticiones ante el señor Presidente. No nos dimos cuenta
por cansancio. No pudimos consultar las cosas con los demás
afectados ni tampoco con asesores, aunque supuestamente los
notarios iban a cumplir con esa función actuando de manera
imparcial" y se pregunta,"¿Por qué a las nueve de la noche? ¿Por
qué nos limitaban? ¿Por qué no nos dejaban hablar con la demás
gente?"(5/g/o 21,14 de mayo de 1992).
La intervención de P R O N A S O L tuvo un aspecto positivo para
los damnificados: permitió iniciar el proceso de las indemnizaciones. Sin su participación habría sido necesario esperar el
término del proceso legal en contra de los culpables del accidente, los trámites podrían haberse prolongado por tiempo indefinido.
Según el titular de la dependencia, Carlos Rojas Gutiérrez,
el proceso se agilizó por iniciativa del gobernador interino quien
solicitó al Ejecutivo Federal que P R O N A S O L pudiera "establecer
un programa de trabajo que diera respuesta inmediata a los
problemas de los damnificados sin detrimento de la cuestión
legal que lleva a cabo la Procuraduría"(5/g/o 2 i , 9 de mayo de
1992).
Por otro lado, al convertir a P R O N A S O L en la vía obligada
para obtener la restitución de los daños, se constituye en un
mecanismo de control que permite a la autoridad imponer las
condiciones, absorver la organización autónoma de los damnificados y delimita márgenes muy estrechos para la disidencia.
Los que manifiestan su inconformidad o persisten en posiciones autónomas son considerados "agitadores", "subversivos",
contrarios al bien o" minorías no representativas". En parte, esto
explica, aunque no justifica, el desalojo violento de un grupo de
damnificados que expresaron públicamente sus desacuerdos y
plantearon demandas propias, en la Plaza de Armas.
242
CAPÍTULO III
Para algunos damnificados, el P R I y P R O N A S O L "son la misma
cosa", consideran que el partido utiliza al programa de Solidaridad para revitalizarse, para incrementar sus afilados y recobrar
legitimidad. A su juicio, las acciones de Solidaridad tiene como
objetivo la recomposición y modernización del partido oficial.
Esta percepción se extendió entre la naciente organización de
los vecinos afectados y su rechazo fue abiertamente formulado,
en especial cuando el director del Programa se entrevistó con
sus representantes en las instalaciones del Colegio de Jalisco, el
8 de mayo.
Es posible que la actividad del equipo de " P R O N A S O L Estatal"
respondiera a estos lineamientos; de hecho repartieron volantes
que identifican a las dos instancias mediante frases como " P R I ¬
mero Solidaridad". Sin embargo, consideramos que es circunstancial, responde a la percepción particular de algunos políticos
pero no al proyecto estatal del actual régimen. En esta última
perspectiva, la respuesta dada por Carlos Rojas es veraz: "Solidaridad y el P R I son dos cosas distintas", P R O N A S O L no se creó
para llevar agua al molino del PRI" (Siglo 21,9 de mayo de 1992).
El caso tapatío nos muestra que:
Estructuralmente, el P R O N A S O L y el P R I son instituciones
distintas e independientes; comparten algunas características
porque dentro del aparato estatal resultan ser lo que algunos
sociólogos denominan "alternativas funcionales". Entre ambas
existen diferencias sustanciales, precisamente porque responden
a distintos proyectos, a dos conceptualizaciones del Estado.
Utilizamos el término "alternativas funcionales" porque los
dos organismos se crearon para vincular a la sociedad civil con
el Estado desde una perspectiva corporativa. Los dos aparecen
como un instrumento de la llamada "política de masas", es decir,
la forma como el Estado Mexicano atiende las demandas populares y controla los movimientos sociales.
De ahí que encontremos similtitudes en la manera de impulsar la organización de la sociedad civil, de incorporarla a organismos estatales, supeditarla a la dirección presidencial y
constituirla en base social.
GOBERNANTES Y GOBERNADOS UNA...
243
En los dos proyectos, el nexo se establece entre las organizaciones y el Estado; los sujetos políticos son las organizaciones
representadas por sus dirigentes. E l organismo se convierte en
la instancia negociadora y en el gestor privilegiado, casi único,
de las demandas provenientes de la sociedad civil. Como efectivamente dan una respuesta relativa a las demandas sociales que
fuera de ellos se ven inasequibles, contribuyen a dar una imagen
social de la actividad estatal, a fortalecer su legitimidad y su
fuerza social.
Estos organismos facilitan la imposición de las decisiones
gubernamentales, las negociaciones cupulares e impiden los
movimientos independientes, obstaculizan el funcionamiento
plural y democrático de la sociedad. Los grupos que discrepan
o se mantienen al margen del organismo, son considerados
"provocadores", "subversivos", "enemigos de las decisiones de las
mayorías".
Las diferencias, como lo hemos señalado, son sustanciales.
El PRI responde al "proyecto cardenista", en el cual, las organizaciones gremiales son sujetos políticos, ellas son las que se
relacionan con el Estado, principalmente a través del partido
oficial. El estado se concibe como el promotor del desarrollo
económico y social de la nación y como el representante de los
intereses gremiales y políticos de los diferentes sectores de la
producción.
Asumió la gestión y la defensa de las demandas sociales de
"las masas populares" identificadas como "el pueblo trabajador", se hizo responsable de la "justicia social" entendida como
el progresivo mejoramiento de las condiciones de vida y de
trabajo de todos los mexicanos.
Por su parte, P R O N A S O L surgió del "proyecto salinista" como
una nueva versión del corporativismo. Sus destinatarios ya no
son los gremios laborales sino las organizaciones vecinales, en el
campo y la ciudad. El vínculo, como lo afirmó su director, se da
"sin carácter político", es decir, sin filiación partidiaria.
244
CAPÍTULO ni
Esto permite una integración de comités ideológicamente
plurales pero siempre bajo la dirección estatal. E l nexo con el
Estado se da a través de un organismo oficial pero, esta vez,
directamente incorporado a una Secretaría de Estado; nos encontramos ante una forma más clásica de corporativismo.
Los dos proyectos (cardenista y salmista), cada uno en su
tiempo, tienen como propósito impulsar "la modernización del
país". Desde la perspectiva de la "nueva modernidad" impulsada
por el actual régimen, la función del Estado es gobernar, desempeñar la Administración pública e impartir justicia. E l desarrollo social y económico es tarea de la sociedad civil. Por ello, la
"restitución de los daños" no corresponde al gobierno sino a los
ciudadanos que desempeñan funciones públicas e incurrieron
en "negligencia criminal" respecto tanto a las causas de la
explosión como a las medidas preventivas que debieron tomarse
para minimizar los daños y evitar la pérdida de vidas humanas.
En el caso de Guadalajara, el Estado interviene en forma
"sustitutiva y complementaria". Los daminificados delegan sus
derechos en el Patronato para la Reconstrucción y el Estado
canaliza recursos "para dar una respuesta inmediata a una
situación de emergencia", recursos que deberán recuperarse
cuando termine el proceso legal.
La reconstrucción de las viviendas corresponde a los individuos particulares. A lo sumo, como un apoyo adicional, se les
facilitará la adquisición de créditos en condiciones relativamente favorables. La responsabilidad del gobierno se concreta a los
servicios públicos.
Por lo tanto las prioridades señaladas por el Patronato son:
la reconstrucción del colector, la restauración de los servicios
públicos, en especial el agua y el pago de indemnizaciones".
Demandas como la de "empleo" y "reconstrucción de vivienda
con las características anteriores" son improcedentes porque no
corresponden a las tareas del gobierno, ni a las de P R O N A S O L .
Este organismo se avoca a la solución de problemas vecinales, impulsa la organización y aporta una ayuda complementaria;
GOBERNANTES Y GOBERNADOS UNA...
245
con ello establece un nexo corporativo de nuevo cuño entre la
Sociedad Civil y el Estado.
Democracia y Federalismo
Las explosiones dentro del Sector Reforma acentuaron conflictos ya existentes y desencadenaron una crisis política en la
Capital jalisciense. Por ello, los funcionarios estatales, principalmente el Gobernador Guillermo Cosío Vidaurri y el Presidente Municipal de Gudalajara, Enrique Dau Flores, tuvieron
que enfrentar las repercusiones políticas en los dos niveles:
estatal y federal.
En el ámbito regional, los tapatíos, sobre todo los directamente afectados por el siniestro, acusaron a dichos funcionarios
de negligencia criminal (asesinos, era el grito airado de los
damnificados), de ineptitud para gobernar en la situación de
emergencia creada por el desastre, de nepotismo y de pretender
utilizar la tragedia para su beneficio personal y el de su grupo
político.
La instancia federal ratificó el juicio popular emitido extraoficialmente. El informe del procurador general de la República señaló entre los culpables del siniestro a Enrique Dau
Flores. Afirmó: "Ha quedado establecido que se pudo haber
evitado la pérdida de vidas, si estos funcionarios hubieran actuado en cumplimiento de su deber, con el propósito de retirar
a la población de las zonas de mayor riesgo". El presidente
municipal se vió obligado a presentar su renuncia y a permanecer en prisión mientras se resuelve judicialmente su caso.
La Procuraduría General de la República no involucró al
gobernador del estado pero su pública condena quedó a cargo
del Presidente Carlos Salinas de Gortari. En el discurso pronunciado durante una reunión sobre prevención de desastres, celebrada en la residencia de Los Pinos, el 29 de abril, el mandatario
afirmó:
246
CAPrruLO ni
Finalmente, quisiera hacer con ustedes una reflexión sobre la
responsabilidad del gobierno y la responsabilidad de la sociedad, frente a los desastres naturales o derivados de las actividades del ser humano: ante una emergencia los responsables
políticos tenemos que ir al lugar de los hechos, no hay nada más
importante para nosotros que la protección de las vidas humanas, la presencia inmediata en los lugares del siniestro, el acercarse a la gente para tomar, con oportunidad, las decisiones que
están a nuestro alcance. Hay cosas que no se pueden impedir,
pero hay ocasiones en las que, con información oportuna se
pueden tomar decisiones que reduzcan riesgos y salven vidas.
Por las circunstancias en que fueron pronunciadas , estas palabras se refieren a la tragedia tapatía y a la responsabilidad en
que incurrieron los dirigentes políticos, en particular la máxima
autoridad de la entidad: el gobernador del estado. En ellas se
resalta el compromiso de "los responsables políticos" de proteger las vidas humanas y la obligación de "tomar las decisiones
oportunas". Implícitamente se censura al gobernador por no
evacuar la zona que se le reportó como de "alta peligrosidad",
en consecuencia , se le responsabiliza por los muertos y heridos
que ocasionó el lamentable accidente.
El Ejecutivo federal añadió:
Estos no son tiempos de comodidad para quienes ocupan puestos públicos, menos aún para que sigan prevaleciendo viejas
concepciones patrimoniales de la administración pública; tampoco son tiempos para quienes se prepararon para actuar en un
país y una sociedad que ya pasó, que ya cambió; el gobierno es
para servir, para tomar decisiones, para actuar con oportunidad;
no estamos aquí porque ya alcanzamos una meta, sino porque
venimos a trabajar para el pueblo y a servirle con eficacia.
En este texto hay una clara alusión al gobernador Cosío Vidaurri: el político jalisciense de sesenta y tres años de edad, militante
del PRI desde 1947, con una amplia trayectoria dentro de su
GOBERNANTES Y GOBERNADOS UNA...
247
partido y de la administración pública que lo forjó como un
político de carrera.
Las palabras presidenciales contienen una censura a este
tipo de político que, a su juicio, corresponde a una visión patrimonialista,premoderna del poder, propia de "un país y una
sociedad que ya pasaron". El calificativo "patrimonialista", en
otras ocasiones sustituido por "tradicional", hoy día significa
tanto un estilo de gobernar y de establecer relaciones de clientela y compadrazgo en torno al poder, como "no plenamente
identificado con el proyecto salmista".
El mensaje presidencial constituye una condena y el aviso
de que la carrera política del mandatario jalisciense llegó a su
fin. Todavía el día del discurso, el mandatario de Jalisco, sin
conocer aún las decisiones de la federación, buscó el apoyo de
los diputados priístas:
porque sería ventajoso para nosotros como grupo, que como
parte de una gran organización que es la nuestra, también
hagamos una labor que determine cuál es la posición que se
guarda en la Cámara frente a este problema (La Jornada, 30 de
abril de 1992).
Esa misma noche, el gobernador solicitó y obtuvo del Congreso
del Estado, licencia para ausentarse de su cargo durante un año.
Horas después partió del país hacia España.
El Gobernador Interino
En los días posteriores a la explosión del colector, la Secretaría
de Gobernación se encargó de instrumentar las consultas sobre
el posible sustituto del gobernador de Jalisco.
El jueves 30 de abril por la mañana, mientras Cosío Vidaurri
buscaba el apoyo de la fracción parlamentaria del PRI, las consultas continuaban, pero hacia el medio día , en la capital de la
República, ya se conocía el nombre del nuevo gobernador. Por
la tarde, la noticia llegó a Guadalajara.
248
CAPÍTULO III
"A las 18:30 horas llegaron dos llamadas de la Cd. de México,
una fue para Cosío Vidaurri, le avisaron quién lo sustituiría. La
otra para el elegido. "Una vez que se enteró, Carlos Rivera
Aceves empezó a instrumentar la sucesión."
A las 19:00 horas, afirmó, hizo llegar al Comité Ejecutivo
Nacional de su partido su renuncia como presidente estatal del
P R I . Luego convocó a los diputados príistas para preparar la
sesión del Congreso donde habría de ser designado Gobernador
Interino"(S/g/o 21, 2 de mayo de 1992).
Dos horas después, a las nueve de la noche, Cosío Vidaurri
solicitó licencia al Congreso del Estado y en la madrugada del
día primero, abordó el avión hacia la ciudad de Sevilla, en
España.
Esta breve crónica sobre la licencia del gobernador y la
designación de su sutituto, muestra con claridad los mecanismos
no oficiales que operan para el nombramiento a los cargos de
representación popular; en este caso, para la gubernatura de un
estado. También nos deja ver la intervención de la federación
en la agudización y resolución de la crisis política por la que
atravesó la entidad. En los dos aspectos se entrevé esa pieza
clave, eje de nuestro sistema político: el presidencialismo.
La indignación popular y el descrédito de la administración
Cosío Vidaurri, crearon condiciones favorables para retirarlo de
su cargo, pero el detonador, sin el cual difícilmente hubiera
solicitado su licencia, fue la presión ejercida por el centro, así
como la notificación recibida desde el Distrito Federal.
Un ejemplo de la presión ejercida por el gobierno federal
es la demora de P E M E X y del S I A P A para entregar el informe sobre
la situación de la zonas consideradas peligrosas después del
accidente. Esto obligó al mandatario estatal, a retardar decisiones y le impidió dar respuestas concretas tanto a los damnificados, como a los industriales y comerciantes afectados por el
desastre.
A l asumir en su cargo, el gobernador interino recibió inmediatamente el informe requerido. Situaciones como éstas sólo
GOBERNANTES Y GOBERNADOS UNA..
249
pueden explicarse por indicaciones recibidas desde instancias
superiores; dado el nivel de las autoridades implicadas y la
magnitud del problema, todo parece indicar que éstas procedían
de la cúspide del poder en México.
El hecho de que Cosío Vidaurri haya pedido licencia temporal en vez de renunciar, y el no haber sido mencionado como
responsable de la tragedia en en el informe de la Procuraduría
General de la República, parecen tener una misma explicación:
la decisión del centro de optar por un gobernador interino que
pudiera nombrarse sin grandes problemas. Si Cosío Vidaurri
presenta su renuncia o se le declara culpable por no tomar" las
decisiones oportunas" a las que alude el presidente, se hacía
indispensable convocar a nuevas elecciones en Jalisco, con grave
riesgo para el partido oficial, dadas las circunstancias.
El congreso local
En cuanto al nombramiento del gobernador interino, el procedimiento legal fue alterado. La norma constitucional determina
que para su elección el Congreso local se constituya en Colegio
electoral, pero en esta ocasión fue el centro el que lo designó el
centro, "previas consultas", y después sesionó el Congreso para
ratificar el nombramiento mediante una elección formal.
Podría pensarse que se trata de una situación excepcional
que podemos calificar de ilegítima, pero sabemos que no es así
porque se trata de una práctica común que adquiere plena
legitimidad cuando la formalidad de la votación se atiene a la
letra constitucional. Cuando se requiere la participación del
Congreso "la mayoría príista" asegura el resultado de la votación.
Esta imposición "constitucional" es una de las múltiples maneras
como opera el presidencialismo mexicano.
En el caso que nos ocupa, los partidos de oposición representados en la LUÍ Legislatura local, aprobaron, junto con la
"mayoría príista", en sólo veinte minutos, la licencia solicitada
por el gobernador. Unicamente hubo un voto en contra: el
250
CAPÍTULO m
diputado Miguel Pelayo Lepe, del Partido Frente Cardenista de
Reconstrucción Nacional ( P F C R N ) , "sufragó en contra de la propuesta por considerar que al gobernador lo obligaron, lo presionaron y no es una decisión de é\"(Siglo 21, l o de mayo de 1992).
El nombramiento de Carlos Rivera Aceves adquirió legitimidad el primero de mayo, fecha en que el Congreso local se
constituyó en Colegio Electoral. Durante el debate parlamentario, la oposición cuestionó la selección priísta.
El P A N criticó que la decisión se tomara al vapor y precisó
que para su partido, el licenciado Rivera Aceves no reunía las
características deseadas pero que le concedía el beneficio de la
duda. Aclaró que el voto de la fracción panista estaría dividido.
El P R D defendió la necesidad de convocar a nuevas elecciones, como único procedimiento adecuado a las circunstancias y
sus dos representantes abandonaron la sala "para no convalidar
el acto". Finalmente el dictamen fue aprobado por 28 votos a
favor (23 del P R I , uno del P F C R N Y 4 del P A N ) y cuatro en contra
( 3 del P A N y uno del P R D ) . Se cubrió así el trámite señalado por
la Constitución.
El problema de la democracia
La solución dada para sustituir al titular del poder ejecutivo en
el estado de Jalisco, atañe a dos problemas de orden político: la
democracia y el federalismo. El ejercicio de la democracia pide
que sean los propios ciudadanos jaliscienses, quienes decidan
sobre la suerte de sus gobernantes. Ellos, a través de sus representantes: los diputados, deben ser quienes juzguen a sus autoridades y revoquen o no el mandato otorgado. En caso
afirmativo, elijan directamente a sus nuevo mandatario.
En Jalisco no fue así. El papel de los ciudadanos se redujo a
la presión ejercida por las expresiones de indignación popular,
por las movilizaciones de la incipiente organización de los damnificados y la de los partidos políticos, al cuestionamieinto de las
decisiones tomadas fuera del recinto parlamentario, pero final-
GOBERNANTES Y GOBERNADOS UNA...
251
mente ratificadas dentro de él. En este sentido fue el P R D el que
denunció con mayor claridad este proceder y demandó se convocara a elecciones extraordinarias.
Acontecimientos como éstos revelan la existencia de una
doble estructura de poder: una formal, prescrita por nuestro
orden constitucional y otra informal, no escrita pero plenamente
institucionalizada. Parte de esta última son "los métodos de
selección de los candidatos oficiales", "las consultas previas" que
son verdaderos espacios de negociación y "el mayoriteo de las
Cámaras" que permite imponener y legitimar decisiones tomadas fuera de ellas.
Esta situación muestra el largo camino por aún tiene que
recorrer la Reforma Política, así como algunos de los obstáculos
que deben superarse para que en nuestro país opere un sistema
de partidos y se alcance la meta de la democracia, entendida
como la participación real de la ciudadanía en el ejercicio del
poder.
El federalismo
El otro aspecto del problema se refiere a la vigencia del federalismo defendido con tanto ahínco durante la gestación del Estado mexicano. La Constitución establece en el artículo 40:
Es voluntad del pueblo mexicano constituirse en una República
representativa, democrática, federal, compuesta de Estados libres y soberanos en todo lo concerniente a su régimen interior,
pero unidos en una Federación establecida según los principios
de esta Ley Fundamental"(El subrayado es nuestro).
La división de la competencia federal y la estatal se prescribe en
el artículo 124 constitucionaI:"Todo aquello que no está expresamente atribuido a la federación corresponde a las entidades
federativas". Estas últimas, señala expresamente el artículo
mencionado, constituyen estados soberanos "en todo aquello
que concierne a su régimen interior".
252
CAPÍTULO III
Por tanto, la revisión y juicio sobre los hechos u omisiones
del gobernador Cosío Vidaurri, son facultades que competen a
los poderes estatales; sin embargo, el poder judicial del estado
no participó en la investigación realizada por la Procuraduría
General de la República. Voces príistas calificaron el hecho
como un atentado a la soberanía de la entidad. Así lo hizo el
dirigente del Frente Juvenil Revolucionario, quién también
afirmó que la acción en contra de las autoridades estatales se
fundó "en una violación flagrante de la soberanía del estado de
Jalisco por parte de la federación"(5/g/o 21,30 de abril de 1992).
La participación del poder legislativo ratificó, como lo hemos señalado, una decisión tomada por el centro. Así lo confirman declaraciones como la del diputado local Sergio Rueda
Montoya, del P A N : "Al saber que la propuesta o imposición del
PRi recaía en el licenciado Rivera Aceves, Acción Nacional fijó
su posición"(5/g/o 21, 4 de mayo de 1992).
A su vez el P R D , por su parte, por medio del legislador
Gerardo Avalos Lemus, informó que su partido no podía ser
cómplice "de una decisión antidemocrática por cuestión de
principios"(S¿g/o 21, 2 de mayo de 1992).
La posterior renuncia de los regidores priístas, la integración
de un Concejo municipal y el nombramiento de su presidente,
fueron también calificados como una imposición de la federación y un atropello a la soberanía estatal. En esta ocasión, dentro
del congreso local, la oposición en su conjunto votó en contra .
Sin embargo, el decreto fue aprobado, gracias a la mayoría
priísta, con 24 votos a favor y 10 en contra.
En relación a la integración del Concejo Municipal, el diputado José Miguel Pelayo Lepe declaró: "no aprobamos un
procediminto en que subsisten viejos vicios del centralismo, del
dedazo y de la burla para quienes integramos este Congreso"
(Siglo 21,1 de mayo de 1992).
Tanto los hechos como los cuestionamientos, resaltan la
verticalidad de las relaciones entre el centro y la región. La
Federación no sólo predomina, sino que impone decisiones que
son competencia del Estado de Jalisco.
GOBERNANTES Y GOBERNADOS UNA...
253
Históricamente, este federalismo que opera con grandes
dosis de centralismo, se explica por la forma en que surgió. El
pacto federal que logra prevalecer en la Constitución de 1857,
no tuvo como sustento la existencia de un conjunto de entidades
consolidadas y claramente identificadas. Por el contrario, el
Estado aún era embrionario y las regiones débiles, dispersas y
poco comunicadas.
El federalismo fue una decisión constitucional de la forma
que deseaba asumir la República Mexicana, no el reconocimiento de diversas entidades regionales que acordaban constituir una
entidad más amplia. Así pues, el federalismo, además de ser la
forma que soberanamente asume la organización política de los
mexicanos, es una meta por alcanzar, estrechamente ligada a la
democracia.
A casi ciento cincuenta años de distancia, la repercusión
política de la explosión acaecida en el barrio de Analco muestra
que esta meta aún se vislumbra lejana. Actualmente la República se integra con estados "libres y soberanos" que son una
realidad política y sociológica, además contamos con una tradición jurídica. Por tanto, "los vicios del centralismo" son injustificables y se hace indispensable remover esos obstáculos que
impiden la plena vigencia del federalismo.
En nuestros días, la verticalidad de las decisiones impuestas
por la federación, es una manifestación del "presidencialismo".En efecto, en nuestro sistema político existen un conjunto
de canales y mecanismos que delegan el poder de decisión en la
persona del Presidente de la República. Además forma parte de
nuestra cultura política, y esto hace que tanto las autoridades en
sus tres niveles, como los mismos grupos sociales(los damnificados, en este caso) vean en la figura presidencial la fuente del
poder y la solución de los problemas políticos y sociales. Las
decisiones se aceptan como un hecho insoslayable aunque en
ocasiones criticable, y se acude al Presidente para solucionar
conflictos y obtener respuesta a las demandas planteadas.
254
CAPÍTULO III
El problema de la democracia y el de las relaciones entre la
federación y los estados tienen un hilo conductor que les es
común: el autoritarismo, sustentado en nuestro peculiar régimen presidencialista como una de las características del régimen
político.
Fly UP