...

después de los estudios en la carrera de derecho... ¿qué sigue?

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

después de los estudios en la carrera de derecho... ¿qué sigue?
Sistema de Universidad Abierta
Facultad de Derecho
UNAM
DESPUÉS DE LOS ESTUDIOS EN LA CARRERA DE DERECHO... ¿QUÉ SIGUE?
REVISTA AMICUS CURIAE AÑO: I
NUMERO: 4
1
Ministro Genaro David Góngora Pimentel
DESPUÉS DE LOS ESTUDIOS EN LA CARRERA DE DERECHO...
¿QUÉ SIGUE?
MINISTRO GENARO DAVID GÓNGORA PIMENTEL
E
s ya una tradición que los discursos sobre la
función de los abogados y sobre todo del papel de los abogados jueces, se expresen con
inspiración. Los grandes oradores no tocan
siquiera terrenos prácticos, sino que por el contrario, se elevan a las excelsas regiones de los ideales
del Derecho y de la Justicia, hablando de las nobles
motivaciones que deben guiar a ustedes, los futuros
abogados, de aquí en adelante. A mí me emocionan
esas palabras y qué bueno que, como antes y ahora
ha sucedido, sean expresadas por los maestros de
nuestra profesión, que son maestros de la lengua
española y hablan en verdadera poesía.
Pero existen algunas hipótesis que sostienen esas
inspiradas palabras, mismas que pienso debemos
examinar con mayor detenimiento.
La primera hipótesis es la que, saliendo de las aulas
de la escuela y recibiendo el título y la cédula profesional, el abogado y, en el caso, el abogado juez,
ha terminado sus estudios. Lamento decir que esto
no es así. En los días de don Ignacio Luis Vallarta,
había unos dos mil casos resueltos por los tribunales que formaban precedentes, en la cuarta época
del Semanario Judicial de la Federación. La quinta
época del Semanario contendrá más de doscientos
mil precedentes jurisprudenciales; en la actualidad
habrá más de quinientos mil precedentes con los
que en un tiempo o en otro, habremos de familiarizamos; además, tienen ustedes un enorme cuerpo
de disposiciones legales y reglamentarias creciendo con rapidez alarmante. Tienen también revistas
jurídicas que editan las facultades de derecho y los
institutos de investigación jurídica, cursos de actua-
lización sobre distintas especialidades jurídicas y
muchas otras fuentes para mantenernos al corriente en el desenvolvimiento del derecho, necesarias
para que podamos tener el mínimo del conocimiento para ejercer nuestra profesión. No, cuando
ustedes reciban su título, no habrán terminado sus
estudios jurídicos, sino que apenas habrán empezado a estudiar, a menos que sean como aquéllos a
los que un médico amigo mío describía como moribundos a los treinta años, para ser enterrados a los
setenta.
Existe otra hipótesis, otra presunción, subyacente
en” los inspirados discursos acerca de la función
de los abogados y claro de los abogados jueces; y
es de que ustedes, compañeros, al recibir su título, están listos para entrar en batalla y que todo lo
que se necesita es una exhortación final para ir y
desempeñarse con bravura y éxito feliz. De nuevo,
lamento decirles que no es así. Una de las escenas,
para mí, más hermosa y emocionante, es formar
parte de un jurado y entregar al compañero el acta
de examen, y tomarle la protesta que acostumbramos. Pero, cuando pienso en el fiero y acero de los
combates intelectuales que se dan en nuestra profesión, temo que los diplomas y pergaminos sean
en verdad, armas frágiles.
Hay todavía otra hipótesis más, que requiere de algún examen. Es la que ustedes, al terminar el examen profesional, han acabado con el último de sus
exámenes y de que no tendrán que volver a sufrir el
tormento de ser preguntado y calificados. Desgraciadamente, lamento decirles que eso tampoco es
cierto. Aún después de que hayan pasado el examen
Sistema de Universidad Abierta
Facultad de Derecho
UNAM
DESPUÉS DE LOS ESTUDIOS EN LA CARRERA DE DERECHO... ¿QUÉ SIGUE?
profesional, entrarán a un despacho de abogados
y habrán de responder ante algunos de los socios,
que calificarán sus escritos legales con el mismo detalle con que lo hicieron sus profesores. Algún día
ustedes serán socios de ese despacho, pero el más
antiguo de los socios examinará su trabajo y los calificará en su mente. Después, serán ustedes los socios más antiguos e importantes de ese despacho,
pero serán los jueces quienes busquen cualquier
grieta en sus armaduras. Si llegan a ser secretarios
de la Suprema Corte de Justicia, serán los Ministros
para quienes trabajen, los que examinarán con cuidado sus proyectos de sentencia, y si llegan a ser
Jueces de Distrito, los Tribunales Colegiados o la Suprema Corte les dirán en qué han errado al aplicar
la ley, y en su caso, revocarán sus decisiones. Y si,
alguno de ustedes llega a ser Magistrado o Ministro
de la Suprema Corte, para dictar fallos que no puedan ser ya recurridos en este país, habrá sin embargo, barras de abogados y revistas de derecho, en las
que se analizarán minuciosamente sus decisiones
y apuntarán las inconsistencias y contradicciones.
Pero, aún si ustedes se dedicarán al ejercicio libre
de su profesión de abogado, como litigantes, para
tener la mayor, la máxima de las libertades, siempre, siempre estará el cliente, asomándose sobre
su hombro y exigiéndoles cuentas.
Esta tarde, son ustedes estudiantes de esta escuela,
pero en el futuro, cuando terminen aquí, deberán
prepararse para entrar a una nueva universidad.
Las paredes de esa universidad son invisibles, y el
campus universitario estará donde quiera que vayan. Los maestros no tienen listas identificables
para inscribirse, ellos serán sus socios, sus adversarios, los jueces, los clientes, los testigos, y a veces
el más joven de sus secretarios. En realidad, serán
todas las gentes que habrán de conocer, aun en sus
relaciones meramente sociales y todo lo que lean y
hagan, porque lo que aprenden ahora en la escuela,
es solamente una técnica, una metodología. No es
sino hasta que se ha sido sometido al estímulo de
REVISTA AMICUS CURIAE AÑO: I
NUMERO: 4
2
Ministro Genaro David Góngora Pimentel
las motivaciones humanas en todas sus complejas
formas, no sino hasta que se ha obtenido la agudeza de ingenio que afila la percepción y el juicio,
cuando podrán considerarse aptos para ser abogados litigantes o para decidir juicios e impartir justicia. El símbolo de la ley, como en otra ocasión lo
hemos dicho, no es una estatua de mármol helado
y frío de la justicia, es un organismo viviente, constantemente creciendo y cambiando de forma, y ustedes habrán de ayudar a configurarlo y a dirigir su
crecimiento. Solamente entonces, podrán predecir
las tendencias del derecho y su futuro. Solamente
así estarán equipados para cumplir con su misión
de abogados. A todo esto, siempre esperando encontrar una mejor palabra, le llamamos experiencia. Aun así, algunos cínicos dicen que la experiencia únicamente nos enseña a reconocer nuestros
errores cada vez que los volvemos a cometer.
Deseamos lleguen a ser grandes abogados, litigantes, funcionarios o jueces, para que tengan el aprecio de sus compañeros barristas, de la judicatura, la
confianza de sus clientes y el respeto de la comunidad a la que sirven. También, y digamos esto con
todo tacto, queremos que sean grandes abogados
y obtengan una retribución económica suficiente
para su trabajo, para que ustedes y sus familiares
puedan embellecer sus logros intelectuales y culturales, con el confort y algunos lujos que da la vida.
Por esa razón, debo advertirles sobre algunos de
los cursos, de las materias, que habrán de tomar
en esa universidad a la que me he referido, a la que
entrarán terminando ésta. Si bien no renuncio a la
inspiración que ustedes puedan recibir de estas palabras, tienen la intención de ser de ayuda práctica
para su vida profesional. Las materias que deberán
cursar no se enseñan en ninguna escuela de leyes.
Con una disculpa a los profesores, son tan valiosas
como las materias que enseñamos en la Facultad.
El primer curso se llama laboriosidad. Estoy hablando de su esfuerzo, de su aplicación. “El mundo per-
Sistema de Universidad Abierta
Facultad de Derecho
UNAM
DESPUÉS DE LOS ESTUDIOS EN LA CARRERA DE DERECHO... ¿QUÉ SIGUE?
tenece a los vigorosos” decía Emerson. Yo no sé lo
que esto significa para el mundo, pero estoy seguro
del significado que tiene para nuestra profesión. Es
la piedra angular, la clave del éxito.
Todos tenemos ciertas capacidades. Nos han dicho
que se determinan ya al nacer, por nuestros genes
y cromosomas. Pero también se ha dicho que no
utilizamos más que el 50-10% de nuestra capacidad. Eso es lo único que, muchas veces, distingue
al hombre brillante del hombre común y corriente,
una explotación mayor de sus aptitudes. Simplemente es profundizar más, para sacar el buen metal.
He visto a jóvenes abogados, recién salidos de las
escuelas de derecho, llegar a los despachos o a
los tribunales. Muchos, pronto se observa, que no
pueden con el trabajo y salen a otras cosas. Algunos llegan a ser meramente aptos, y quedan por
siempre metidos en sus cubículos trabajando. Muy
pocos van mejorando paulatinamente, llegan a ser
socios del despacho, jueces o magistrados y a obtener grandes distinciones en sus vidas profesionales.
¿Qué es lo que separa a esos pocos del los muchos?
¿Es su mayor brillo? Muchas veces no. Por cierto,
he observado que las personas brillantes se atienen
a su brillantez y se hacen indolentes, con lo que son
rápidamente superados. La explicación radica en
que el abogado de éxito tiene entusiasmo y un ardiente fervor por el derecho. Esto lo lleva a realizar
un esfuerzo extraordinario y lo hacen ciego al transcurso de las horas. Trabaja a todas horas del día o
de la noche, porque eso no es trabajo para él. Nada
le representa trabajo, a menos que esté haciendo
alguna otra cosa.
Es el joven a quien, cuando uno le da algún tema
para investigar, no regresa con la noticia de que
no encontró el problema planteado en la doctrina.
Todo lo contrario, ha buscado hasta en los libros
más escondidos de la doctrina nacional o extranjera, en las revistas de derecho y en los preceden-
REVISTA AMICUS CURIAE AÑO: I
NUMERO: 4
3
Ministro Genaro David Góngora Pimentel
tes más antiguos de la Suprema Corte. Ha ido a la
biblioteca del Congreso a leer las exposiciones de
motivos de las leyes, para descubrir la intención de
los legisladores.
Es el joven que, cuando le pide uno que redacte un
proyecto de sentencia, comprueba las palabras técnico jurídicas que utiliza con el correcto significado
que dan los diccionarios jurídicos, así como la estructura y la redacción de los criterios similares de
la Suprema Corte. Es también el joven que a pesar
de no saber todavía nada de patentes o de inversiones extranjeras, se dedica a investigar sobre el
tema con ahínco y, finalmente, le dice a uno la posibilidad de darle otro sentido a la sentencia, para
que en lugar de negar el amparo éste se conceda.
Es el joven que, cuando uno le pasa un sencillo
asunto hace tres memorándums sobre los problemas planteados, anticipándose a la preguntas que
le puedan hacer, y guiando al juzgador con su investigación.
Es el joven que, cuando uno va a la oficina un sábado por la tarde, o un domingo a recoger algunos
documentos que olvidó y que necesita leer para el
lunes en la mañana; ahí lo vemos, absorto en la lectura de un libro, aparentemente quieto y relajado,
pero los músculos de la espalda revelan su excitación. Está buscando un apoyo en la doctrina para
un punto de derecho y, cuando lo encuentra, sus
ojos están radiantes.
Y, por una curiosa coincidencia, es el joven al que
otros funcionarios judiciales buscan para platicarle
sus problemas jurídicos y pedirle opinión, o a quien
le encargan los asuntos difíciles, mientras que los
otros se van a sus casas exactamente a la hora de
salida oficial, para vivir lo que ellos consideran una
vida normal. iNormal, por cierto! Normal, en el
sentido de que sus nombres se añaden a las estadísticas de los abogados comunes y corrientes que
tienen bajos cargos y también bajos ingresos.
Sistema de Universidad Abierta
Facultad de Derecho
UNAM
DESPUÉS DE LOS ESTUDIOS EN LA CARRERA DE DERECHO... ¿QUÉ SIGUE?
En los despachos de abogados, estos jóvenes son
los que, por una curiosa coincidencia, los clientes le
dicen al socio que es con ellos con quien gustan platicar y, se disculpan con el abogado socio por no pasar a verlo, sabiendo lo ocupado que se encuentra,
mejor ven a ese joven y le piden su consejo. Y, por
otra curiosa coincidencia, es el joven abogado que
sabemos tiene conocimiento de cada documento,
de cada hecho, de cada proposición jurídica del pequeño asunto que tiene encomendado, de tal manera que no obstante reconocer su inexperiencia y
novatez, no hay otra alternativa que darle la razón.
Fue un famoso cirujano inglés, no un abogado, desgraciadamente, quien expresó lo que quiero decirles hoy a ustedes, en la forma más elocuente. Sir
William Osler, lo dijo de esta manera:
“Existe una antigua leyenda del pueblo, sobre una
palabra mística que es capaz de abrir las puertas
más atrancadas. Existe de hecho, esa mística palabra. Es el ábrete sésamo de todas las puertas. Es el
gran compensador, el gran igualador en el mundo,
la verdadera piedra filosofal, con la cual se trasmuta todo el bajo metal de la humanidad en oro. Al
hombre estúpido lo vuelve brillante y al brillante
refulgente, y al refulgente, juicioso. Con la palabra
mística todas las cosas son posibles. Y esa palabra
mística es ‘trabajo”’.
Benjamín Franklin lo expresó más brevemente:
“Nunca hubo alguien glorioso” dijo, “que no
fuera también laborioso”.
Cualquier abogado les dirá que, prefiere como contrincante a un adversario que se ha vuelto indolente y permite que sus asistentes preparen el juicio y
lo lleven en todas las instancias, que enfrentarse a
un abogado desconocido y capaz, completamente
preparado en todas las circunstancias y hechos del
asunto, así como en los aspectos legales del mismo,
desafortunadamente, a ustedes no se les ofrecerá
esa alternativa, porque un abogado brillante cono-
REVISTA AMICUS CURIAE AÑO: I
NUMERO: 4
4
Ministro Genaro David Góngora Pimentel
ce el secreto de la mística palabra, y no está dispuesto a dejar que su magia lo abandone.
Uno de los grandes abogados de México me invitó
a comer a su casa, no hace mucho. El señor tiene
una biblioteca enorme, pero no trabaja en ella. A
un lado del comedor hay una gran mesa, llena de
papeles y una máquina de escribir. Su esposa, que
fue la primera secretaria de su juventud, todavía le
ayuda. Ese día me contaba la señora: “Anoche, Ministro, eran ya las dos de la mañana y fulanito todavía me dictaba a la máquina, ya me vencía el sueño,
cuando golpea la mesa y me dice: “iseñora, no se
duerma usted, que no he terminado de dictarle!”.
El señor licenciado es rico, es famoso, pero todavía
trabaja hasta la madrugada. Conoce el significado y
las consecuencias de su esfuerzo.
Existe además, otra materia, otro curso en esta nueva universidad a la que ustedes habrán de entrar,
sobre lo que quisiera advertirlos. En el transcurso
de los años he observado, como juzgador que tiene
trato con numerosos abogados litigantes y a veces,
con los clientes de esos abogados litigantes, que los
abogados de mayor éxito se esfuerzan para obtener
la confianza de sus clientes. Aquí, si ustedes aprendieron las lecciones del curso sobre el esfuerzo y la
dedicación, estarán muy cerca de lograr su objetivo,
porque un cliente que sabe, que le consta, cómo se
han dedicado a estudiar y preparar la defensa, con
todas sus ganas, sin duda pondrá su fe en ustedes.
En esta forma, esa materia, el curso de esfuerzo,
tiene influencia, en todos los terrenos de su éxito
como abogados. Sin embargo, hay abogados que,
no obstante ser hábiles y trabajadores, no se unen
a sus clientes, como debieran. Esta materia tiene
una gran extensión, sólo procuraré hacerles ver algunos aspectos.
Cuando un cliente vaya a contarles sus problemas
practiquen una paciencia sobrehumana. No lo in-
Sistema de Universidad Abierta
Facultad de Derecho
UNAM
DESPUÉS DE LOS ESTUDIOS EN LA CARRERA DE DERECHO... ¿QUÉ SIGUE?
terrumpan. Si acaso, guíenlo. No corten sus explicaciones sobre asuntos tangenciales que sean claramente irrelevantes. No traten con severidad sus
palabras. El cliente acude a ustedes presa de gran
ansiedad. Posiblemente no haya podido dormir
bien durante muchas noches. Su declaración es
una catarsis, a través de la cual se desahoga con alguien que es paciente y simpático. Le harán un gran
servicio simplemente estando allí y permaneciendo
callados. A mí me sorprenden esos abogados que
pelean duramente para que se admitan pruebas,
toda clase de pruebas, aun las irrelevantes, porque
sostienen que de ellas puede sacarse la verdad, y
sin embargo, son implacables con sus clientes, a los
que no les permiten decir otras cosas que las directamente relacionadas con el asunto. Si ustedes
restringen así a sus clientes, ellos se irán frustrados
y se dirán a sí mismos: “¿cómo podrá ayudarme
este hombre si ni siquiera ha escuchado mi historia?” Por otro lado, si han escuchado pacientemente (practicando la serenidad, a pesar de que tengan
otros problemas serios, que los queman), recibirán
sin duda su recompensa. Porque, cuando le digan a
su cliente que harán su mejor esfuerzo por defender sus intereses, y que sólo le piden que les deje
sus problemas y se sienta libre de sus angustias, les
dirá: “ya me siento mejor”. Estos consejos a los abogados litigantes, se aplican también a los jueces que,
correctamente, reciben a las partes contendientes
para escuchar sus quejas y problemas. Yo recuerdo
siempre, con admiración, del señor Ministro don
Agustín Téllez Cruces, la paciencia y serenidad con
que escuchaba a todos los que íbamos a su oficina
primero de Ministro de Sala Auxiliar, después de la
Tercera Sala y por último, de la Presidencia de la Suprema Corte. Nos escuchaba como si tuviera todo
el tiempo del mundo para hacerlo.
El tercer punto al que debemos referimos, aspecto
indispensable para que ustedes ganen la confianza
de sus clientes, debe ser su integridad de abogados, un respeto absoluto a las normas éticas de la
REVISTA AMICUS CURIAE AÑO: I
NUMERO: 4
5
Ministro Genaro David Góngora Pimentel
profesión y a sus elevados principios, aun bajo las
circunstancias más difíciles. No seré tan presuntuoso para hablarles de estas normas, porque al recibirse de abogados, les será tomado el juramento de
cumplir con los más altos valores de nuestra profesión y, claro, ustedes, yo lo sé, harán honor a su
palabra y a su juramento.
La razón por la que ahora me refiero a esta materia,
es porque está dentro del bagaje que debe llevar
todo abogado y a esto, creo, no se le da la suficiente
importancia. No podrán ser las grandes figuras del
foro que desean ser, ni siquiera abogados de éxito
feliz, a menos que practiquen la profesión de acuerdo con los más elevados principios.
De nuevo les digo que, con la experiencia de los
años en que fui Juez Federal y los años de experiencia como Magistrado de Circuito, creo, firmemente, que una ética escrupulosa es un arma de “la
panoplia de los abogados. La prueba llega pronto.
En su desesperación, el cliente espera que ustedes
engañen a sus adversarios y engañen igualmente
al juez. Desea por ejemplo, destruir un documento
que piensa le perjudica. Este es el momento en que
ustedes deberán sostenerse con vigor. Explíquenle al cliente con claridad, que no permitirán que
se haga daño a sí mismo. Todos los asuntos tienen
sus puntos fuertes y sus debilidades, y habrán de
ganar su caso porque la fortaleza predomina, pero
no permitirán que se deshonre a sí mismo ni que
los desprestigie a ustedes, aún cuando, a la postre,
ese asunto lo pierdan, el cliente regresará a su despacho, porque conoce su integridad a toda prueba,
que será una protección para él, cuando les conñe
sus propiedades, aún después de su muerte.
Por otro lado, si ustedes ganan el asunto, validos de
sucias artimañas, el cliente temerá regresar a solicitar sus servicios, porque fue testigo de su compromiso con el honor, y nunca podrá estar seguro de
que no lo habrán de traicionar. Escuchen lo que dijo
Sistema de Universidad Abierta
Facultad de Derecho
UNAM
DESPUÉS DE LOS ESTUDIOS EN LA CARRERA DE DERECHO... ¿QUÉ SIGUE?
sobre esto el inmortal Benjamín Cardoso, Ministro
de la Suprema Corte de los Estados Unidos de Norteamérica:
“Las pruebas del carácter nos llegan silenciosamente, sin saberlo, aproximándose
despacio y sin anuncio alguno. Difícilmente
nos damos cuenta de que están ahí, ivédla!,
la hora ha llegado, y hacemos una elección
buena o mala, una elección. Las horas heroicas de la vida no anuncian su presencia con
tambor y corneta, nos retan a ser veraces con
nosotros mismos, apelando al espíritu marcial que mantiene la sangre caliente. Alguna
elección pequeña, modesta, recatada, se nos
presenta astuta y mañosamente, insinuante
y con mucha labia, en los modestos vestidos
de la inocencia. Rendirse a sus lisonjas es tan
fácil, lo contrario pareciera ser vanal. Sólo
alguien hipersensitivo, nos decimos a nosotros mismos, pudiera considerar que esto es
malo. Es entonces cuando serán llamados a
demostrar el valor de su juventud.”
Cultiven su carácter aun en los más pequeños casos. No permitan que su secretaria diga que salieron, cuando no es verdad. Tarde o temprano se
descubrirá y quedará claro que no es posible confiar en su palabra, a pesar de lo trivial del incidente.
Cuando sean negligentes y olviden hacer algo para
su cliente, no pretendan que ya lo hicieron, díganle que han estado tan ocupados que olvidaron el
asunto y lo sienten, y que procurarán que se haga
lo más pronto posible. Creo que obtendrán más con
esa demostración de honestidad y de candor con su
cliente, de lo que sufrirán por su descuido. Cuando
redacten los conceptos de violación de una demanda o los agravios de un recurso, no se metan en el
heroico papel de querer confundir a sus contrapartes o a los jueces con argumentos que ustedes saben falsos, pues esta conducta no será admirada por
los juzgadores. Aun una exageración inconsciente,
REVISTA AMICUS CURIAE AÑO: I
NUMERO: 4
6
Ministro Genaro David Góngora Pimentel
tarde o temprano terminará en una sentencia adversa o con memorándums de los abogados de la
contraparte más objetivos, que expongan sus falsedades. Dejen que su conducta refleje siempre que
se puede tener confianza en su palabra. El carácter
está formado, a menudo, de pequeñas cosas y la
reputación no es más que el reflejo del carácter.
Practiquen esta conducta escrupulosa en los tribunales. ¿Cuántas veces esperan aducir algún argumento con la esperanza de que su contraparte no
advierta lo falso del mismo?, ¿cuántas veces piensan en negar un hecho, cuando después el tribunal
se entera de que no se dijo toda la verdad? Con esta
conducta se habrán hecho un daño irreparable en
los asuntos que en lo futuro presenten al tribunal.
Y aun cuando estén llevando otro caso con toda
corrección, el juez verá con desconfianza sus escritos, porque en el pasado trataron de engañarlo.
Solamente podrán practicar exitosamente su carrera, basados en la integridad. Afortunadamente los
ideales de nuestra profesión y los requerimientos
prácticos de la misma son paralelos, por lo que no
se requiere que sacrifiquen nada, cuando resisten
la tentación de buscar una ventaja temporal.
Hay otro curso que deberán llevar en la universidad
a la que entrarán en lo futuro, sobre una materia
que se llama valor. Desde el primer momento en
que reciben su título y dejan la escuela, para tratar
de obtener trabajo en algún despacho, o en algún
tribunal, y ven como pasan y pasan los meses y no
se han logrado colocar en ningún lado, necesitarán
mucho valor. No permitan que esas primeras dificultades los venzan, todos hemos pasado por esos
períodos de fatigas al comenzar. El Derecho es una
amante celosa que no admite amores fáciles y ligeros. Estén seguros de que, conforme pasa el tiempo, esas horas negras de sus inicios irán al subconsciente y difícilmente las recordarán.
Sistema de Universidad Abierta
Facultad de Derecho
UNAM
DESPUÉS DE LOS ESTUDIOS EN LA CARRERA DE DERECHO... ¿QUÉ SIGUE?
La práctica del Derecho es, en muchos aspectos, similar a las acciones de una guerra, y como en cualquier guerra, no puede ganarse sin valor. Habrá derrotas que ustedes deberán convertir en victorias y
perderán batallas, pero deberán persistir hasta que
ganen la guerra. Si les da pánico o descorazonan,
perderán todo, cuando el premio puede estar a su
alcance. En los tiempos de infortunio, es el deber
de los abogados permanecer tranquilos y despreocupados, sin importarles lo rápido que latan sus corazones. Como en todas las grandes empresas, llenas de peligros, el valor es elemento esencial para
el triunfo final. Otro curso deberán llevar ustedes
en esa nueva universidad, en el que se enseña la
materia de la lucidez. Todo abogado tiene una gran
necesidad de poder expresarse con claridad, ya sea
que esté redactando un contrato, platicando con
su cliente, o formulando conceptos de violación
o agravios. Más todavía que eso, debe desarrollar
una cierta facilidad de expresión que le dé calor y
fuerza a sus argumentos. La forma no es una mera
protuberancia. Un argumento redactado con claridad y fuerza no es lo mismo que un argumento
hecho con debilidad. Pocos, muy pocos, pueden expresarse con la dignidad, claridad y grandeza de un
Ignacio Luis Vallarta, de un Francisco H. Ruiz o de
un Gabino Fraga. Pero todos podemos lograr alguna elegancia en el decir y en el escribir de nuestras
razones. El estilo requiere que constantemente lo
estemos reparando, el mejor lugar para hacerlo es
la biblioteca, en donde se guardan los escritos de
aquéllos que utilizaron al idioma como un instrumento al que pulsaron con belleza. Henry James
escribió en una de sus cartas.
“No permitas que nadie te persuada de que la selección o comparación persistente no es la verdadera esencia del arte, ni de que la forma no es la
sustancia, al grado de que no puede haber en lo
absoluto sustancia, si no es por ella. La sola forma
toma, contiene y preserva la sustancia, salvándola
de sumergirse en una palabrería inútil, en la que
REVISTA AMICUS CURIAE AÑO: I
NUMERO: 4
7
Ministro Genaro David Góngora Pimentel
nademos como en un mar de budín tibio y sin sabor”.
Para muchos abogados es suficiente un bajo común
denominador en su forma de expresarse, y esto lo
revelan en la igualdad democrática de las expresiones crudas con que tratan a sus clientes. La nobleza
del lenguaje no se opone con el espíritu democrático. Un memorándum escrito con gracia, elegancia e
imaginación, tendrá un efecto más persuasivo que
una seca acumulación de hechos. Si quieren evitar
que un juez no se duerma de fastidio cuando lo
abrumen con una montaña de documentos, deben
aprender a poner una chispa de vida en sus palabras para que se animen y el juez también.
¿Algo de lo que he dicho los descorazona? Espero
que no. En primer lugar no deben desalentarse por
los altos estándares. Recuerden que en estos nuevos cursos, 70 puntos equivalen a una MB. Ninguno de nosotros logra la perfección. Sólo he apuntado a las estrellas para trazar una ruta. Además,
pienso que ustedes deben sentirse satisfechos del
hecho de que su suerte y su futuro se encuentren
en sus propias manos. No hay predestinación que
necesariamente los lleve a ocupar un estatus en la
profesión jurídica. Cuando vayan ascendiendo al
Monte Everest de los logros jurídicos, encontrarán
que entre más alto suben, hay más lugar para estabilizarse. El Derecho puede ser una profesión sobre
saturada en la llanura, pero en las cimas hay espacios sin límite. Ustedes pueden escalar las alturas si
lo desean. El resultado se determinará por la forma
en que reaccionen frente a las fatigas y las presiones. Si ponen al fuego algo de cera, carne, arena,
arcilla y virutas, la cera se fundirá, la carne se freirá,
la arena se secará, la arcilla se endurecerá y las virutas se quemarán. Así también, bajo la influencia de
idénticas circunstancias y medio ambiente, algunos
hombres se vuelven más fuertes, otros se debilitan y otros desaparecen. Su energía y su determinación, y las cualidades con que nacieron, que los
Sistema de Universidad Abierta
Facultad de Derecho
UNAM
DESPUÉS DE LOS ESTUDIOS EN LA CARRERA DE DERECHO... ¿QUÉ SIGUE?
han traído ya hasta este lugar, pueden asegurarles
el éxito feliz.
Son, créanmelo, extremadamente afortunados,
pues han tomado la profesión más excitante y estimulante del mundo. Les ofrece infinitas oportunidades de servicio y una vida llena de satisfacciones.
Lo que somos es un presente que Dios nos ha dado.
Lo que lleguemos a ser será el presente que le demos a Dios.
Espero que lo que lleguen a ser sea un presente
para ustedes mismos, para nuestra profesión, para
la comunidad y para la patria. Pero sobre todo, que
sean ustedes el presente que en reciprocidad le
den a Dios.
REVISTA AMICUS CURIAE AÑO: I
NUMERO: 4
8
Ministro Genaro David Góngora Pimentel
Fly UP