...

y qué sigue después de la jubilación?

by user

on
Category: Documents
2

views

Report

Comments

Transcript

y qué sigue después de la jubilación?
Asociación Mexicana de Tanatología, A.C.
¿…Y QUÉ SIGUE DESPUÉS DE LA
JUBILACIÓN?
TESINA
QUE PARA OBTENER EL DIPLOMADO EN
TANATOLOGIA
PRESENTA:
ANGÉLICA MARÍN CHÁVEZ
Asociación Mexicana de Educación
Continua y a Distancia A.C.
México D.F. a 26 de Abril de 2014.
Dr. Felipe Martínez Arronte
Presidente de la Asociación Mexicana
de Tanatología A.C.
Presente.
Por medio de la presente le informo que revisé y aprobé la tesina que
presentó:
Angélica Marín Chávez.
Integrante de la generación 2013-2014.
El nombre de la tesina es:
“¿…y qué sigue después de la jubilación?”
Atentamente:
Roberto Fernando Peña Rico
Director de la Tesina
2
DEDICATORIA
A Diego por ser uno de los pilares que me dan estructura y motivan a dar lo
mejor de mí.
A Milla y Ángel por ser mi más grande ejemplo de amor y lealtad a través de
los años.
A Erika por ser además de la mejor de las hermanas, cómplice de tantas
aventuras.
A Andy, Max y Seb por sus sonrisas y apoyo incondicional que me han dado.
A Castle, Miguel y Benjamín con los que he compartido tantas risas,
lágrimas y muchas, muchas tazas de café en los últimos años.
A mis queridas y atemporales amigas Erika Lara, Mónica Domm, Luz Ma.
y Marilú Paredes que me han dado una palabra de aliento hasta cuando no la
he necesitado, las quiero.
Y agradezco a Dios y a la vida, que me ha permitido conocer a gente tan
valiosa de la cual siempre acabo aprendiendo algo.
3
ÍNDICE
Justificación…………………………………………………………………...5
Objetivos………………………………………………………………………6
Alcance………………………………………………………………………..6
Capítulo 1 La Tercera Edad, un nuevo ciclo inicia…………………………....7

Cambios físicos en el adulto mayor………………………………….7

Cambios psicológicos en el adulto mayor…………………………..11

Cambios sociales en el adulto mayor………………………………..14
Capítulo 2 La Jubilación: el reinvento del estilo de vida…………………….21

Duelo por la jubilación……………………………………………....21

Jubilación y programas gubernamentales para jubilados……………24

Importancia del desarrollo de un proyecto de vida………………….28
Conclusión…………………………………………………………………...32
Bibliografía…………………………………………………………………..34
Anexo………………………………………………………………………...36
4
JUSTIFICACIÓN
La jubilación es una gran decisión para los trabajadores asalariados activos
actualmente. El gran día de poder retirarse cómodamente es una cuestión que
se vive distinta para cada individuo. Tomar las medidas apropiadas puede
marcar una gran diferencia entre vivirla de de una manera placentera y
agradable, con un sinfín de cosas por disfrutar o padecerla como una pesadilla
de la cuál no se puede despertar. Con un proyecto de vida previo, la jubilación
puede ser una de las mejores etapas de la vida.
A diferencia de otras fases, este periodo suele tener menos estructura, pues es
uno mismo quien escribe su propio “perfil o puesto de trabajo”, pero ahora
desde casa.
De existir temor al cambio, se vivirá como un abrupto despertar ante el retiro,
pues todo en la jubilación representa cambio. Es un re conocimiento con la
pareja, con los hijos (si los hay), es una reinserción a la sociedad, a la par de
una despedida del mundo laboral donde se vivió durante muchas décadas.
Es por esta razón que este trabajo: ¿…y qué sigue después de la jubilación?,
pretende hablar de los cambios físicos, psicológicos y sociales del jubilado, el
duelo que se vive, el reacomodo en el núcleo familiar, los planes de jubilación
y los programas sociales que permiten tener un mayor disfrute de esta etapa de
la vida.
5
OBJETIVOS
1. Analizar los cambios físicos, psicológicos y sociales que vive el
jubilado y que en gran medida empatan con la llegada a la 3a edad.
2. Identificar las posibles causas del duelo en el jubilado.
3. Mencionar leyes del Seguro Social para jubilarse y los programas
gubernamentales de apoyo.
4. Destacar la importancia de desarrollar un proyecto de vida.
ALCANCES
El alcance pretendido con esta investigación es:
a) destacar que la actitud con que se enfrente esta nueva etapa , marcará
la diferencia en cómo es vivida la jubilación, y
b)
la importancia que tiene la planeación y desarrollo de un proyecto de
vida.
6
Capítulo 1
LA TERCERA EDAD, UN NUEVO CICLO
INICIA
“En esta vida hay que morir varias veces para después renacer. Y las crisis, aunque atemorizan, nos
sirven para cancelar una época e inaugurar otra”
(Eugenio Trias)
CAMBIOS FÍSICOS EN EL ADULTO MAYOR
El envejecimiento del ser humano es un proceso natural, gradual, con
cambios y transformaciones que se producen a nivel biológico, psicológico y
social, que van unidas al desarrollo y al deterioro.
El envejecimiento es el conjunto de procesos que sigue un organismo después
de su fase de desarrollo, estos procesos dinámicos implican un cambio, es
decir transformaciones biológicas, psicológicas y/o sociales del organismo en
función del tiempo.
Así, el concepto de envejecimiento se percibe como un proceso de
degradación al que llega el individuo a cierta edad y tras un periodo de
desarrollo, la palabra envejecimiento se utiliza como sinónimo de vejez y no
7
se conceptualiza como una etapa del ciclo vital de vida, en la que el individuo
se reviste de sabiduría, armoniosidad y durante la cual se beneficia de la
experiencia adquirida. El término se debería definir
como un proceso de
crecimiento, progreso y superación de etapas que llevan indefectiblemente al
éxito.
El viejo no tiene futuro, sólo pasado. Un largo y rico pasado. Envejecer
significa vivir una continua disminución de la capacidad de hacer cosas, con
un constante aumento del sentido del pasado, de lo realizado. Hay una realidad
que debemos tomar en cuenta: toda pérdida tiene consigo una ganancia mayor,
llegar a viejo es enfrentarse a una larga vida, cadena de pérdidas fisiológicas,
psicológicas y sociales; es también llenarse de experiencias sinónimo de
sabiduría y todo lo viejo es espiritual porque es sabio. Los viejos no son
adultos mutilados, son personas completas que viven una experiencia original.
(Dr. Reyes Zubiría, 1996).
No hay evidencia de descenso en muchas clases de funcionamiento intelectual
antes de los 60 años, en algunas personas se presenta un incremento en
algunas áreas como vocabulario e información general, si se propone se
pueden aprender nuevas habilidades y hay una
marcada ventaja para
solucionar problemas cotidianos, lo cual procede de la capacidad de sintetizar
conocimientos y experiencia.
El adulto tiene que pensar en prepararse para su vejez; para esto es importante
que tenga muy claro el sentido de su vida, a decir de Viktor Frankl, “el
hombre descubre el sentido de su existencia, no lo inventa”.
8
Al pensar en prepararse para la vejez es importante tener muy claro el sentido
de la vida. El sentido de la vida, no puede concebirse sin el sentido de la
muerte, porque éste es el límite de su futuro y sus posibilidades. Encontrar el
sentido de la muerte para el adulto, implica encontrar el sentido de su vida y
por lo tanto el sentido de su vejez.
Esa maravillosa y perfecta maquinaria llamada cuerpo, algunas veces
responde como un sumiso y utilitario animal, otras veces le atribuimos la
responsabilidad de lo que nos pasa; otras tantas, es un cómplice de nuestros
deseos, otras no es más que un saboteador de nuestros proyectos; lo que nos
cuesta asumir es que el cuerpo es lo que es en su circunstancia, y la armonía
entre el cuerpo y su circunstancia, es uno de los grandes secretos de la vida.
Esta problemática es de interés común a la familia, la sociedad, y desde luego
a las instituciones de salud y educativas, por referir sólo algunas, la sola
conceptualización de los adultos mayores se ha modificado categóricamente
pasando de ser reconocidos como símbolo de sabiduría y experiencia a
personas incapaces de realizar actividades cotidianas y laborales, esto aunado,
en la mayoría de las ocasiones, a enfermedades crónicas degenerativas.
El envejecimiento (igual que la muerte) es una de las pocas características
“democráticas” y ecuánimes de nuestra condición humana, algo que nos
unifica y define a todos, más allá de nuestras diversidades y de la realidad de
un mundo tan cambiante. El criterio médico actualmente, señala que envejecer
no es una enfermedad, el efecto que se conoce como senescencia, ocurriría
9
aunque todas las enfermedades desaparecieran definitivamente de la faz de la
Tierra. Más lenta o más rápidamente, todos estamos envejeciendo; tengamos
veinticinco o sesenta y ocho años de edad, cuarenta o ciento diez,
Envejecemos… y esto lejos de ser una mala noticia, significa específicamente
que estamos vivos y debería ser un motivo de celebración.
Asimismo, el incremento en el número de senescentes determina, una
indiscutible relevancia de enfermedades que son características de la llamada
Tercera Edad. En este proceso o etapa involutiva encontramos el terreno
propicio para que sean más frecuentes los trastornos psiquiátricos y que se
caracterice esta etapa como de un mayor riesgo por el incremento de la
invalidez y el deterioro progresivo, que asociados a circunstancias sociales o
familiares adversas desencadenen enfermedades como la depresión. Sin
embargo envejecimiento no es sinónimo de depresión, es decir ni todos los
ancianos están deprimidos ni los síntomas de una depresión, cuando aparecen
en un anciano, son “normales” para su edad, la presencia de este trastorno no
sólo es fuente de sufrimiento individual sino que también afecta su calidad de
vida.
La salud de la población envejecida es el reflejo de las condiciones en las que
se ha desarrollado, entre éstas se pueden distinguir características
socioeconómicas, culturales, ambientales y estilos de vida; es así que
actualmente las cuatro primeras causas de muerte para la población de 65 años
son los padecimientos cardíacos, tumores malignos, diabetes y enfermedades
cardiovasculares.
10
Cada uno está colocado en un tapete de ruleta circunstancial, toca en cada
momento un ahora y un acá, la enfermedad o la muerte irrumpe o se agudiza
en un momento del ciclo de vida, y quien lo transita percibe la sensación de un
tiempo sin tiempo, un tiempo suspendido por la enfermedad, un tiempo donde
la historia del sujeto se convierte en la historia de su enfermedad, su dolor y
sufrimiento.
El adulto se percata de que su cuerpo no es lo que una vez fue, en una
sociedad orientada hacia la juventud y la buena condición, las arrugas, los
dolores musculares y las canas, son señales no bienvenidas de la vejez.
CAMBIOS PSICOLÓGICOS EN EL ADULTO MAYOR
Son muchas las razones por las que las personas se resisten al cambio:

Lo desconocido produce temor y resistencia, una reestructuración
puede provocar incertidumbre en relación con los efectos sobre el
trabajo. La gente quiere sentirse segura y tener algún control sobre el
cambio.

Desconocer la razón del cambio también provoca resistencia, de
hecho con frecuencia las personas afectadas no ven con claridad por
qué es necesario el cambio.

El cambio también puede provocar una disminución de beneficios o
una pérdida de poder.
11
Cada etapa vital está diseñada para ser una experiencia de aprendizaje, no una
situación de castigo. En vez de ser limitante y dolorosa la jubilación puede ser
una experiencia enriquecedora y feliz.
Muchas personas abordan la jubilación como muerte laboral, como carencia.
Apoyadas en esta creencia, influenciadas por los conocimientos tradicionales
y circunstancias que no les son propias, se aproximan a la jubilación
basándose en pautas culturales limitantes y no en su propia experiencia,
perdiéndose la oportunidad de júbilo, abundancia, amor y alegría que la nueva
etapa trae consigo.
Esto se puede lograr trascendiendo los viejos modelos mentales, poniendo el
pensamiento positivo en acción, soltando lo viejo no efectivo para tomar lo
nuevo más efectivo.
Transformar la jubilación en júbilo es una decisión que compromete e
involucra al ser completo, tanto en sus aspectos físicos, mentales, emocionales
y espirituales.
Cualquier imagen que de una manera clara y definida llegue a imprimirse en
la mente subconsciente, atraerá toda la energía y la fuerza necesarias para
manifestarse en el mundo físico.
Como individuos-sujeto somos cuerpo, mente y espíritu, no existe un
conocedor abstracto que esté separado de la experiencia misma, por lo tanto,
el cuerpo toma diferentes significados en el transcurso del tiempo.
12
Envejecer es un proceso que dura toda la vida y simplemente se hace evidente
a medida que avanza la adultez, se vive la llamada crisis de la limitación, todo
aparece como algo monótono y se van desvaneciendo las ilusiones; se
descubre la pobreza de la existencia, se vive la decepción de aquellos de
quienes se esperaba algo; se vive fatiga y cansancio. El hombre inicia una
etapa fuerte de desapegos, mientras más se envejece, más se intensifica el
sentido de lo mudable, la impresión cada vez más rápida de que a cada
instante algo acaba.
La vejez es un tiempo de despedidas y una etapa de reencuentro con uno
mismo, examen de conciencia de la vida, existe depresión, melancolía,
temores
principalmente a la muerte, mucha tristeza y aislamiento, en la
mayoría de los casos la actividad económica ha cesado y los hijos han
formado sus hogares
En este sentido psicológico, la transición del trabajo a la jubilación es un
cambio muy importante, el adulto mayor puede sentir estrés, supone la pérdida
de ingresos, la identidad profesional, el estatus social, los compañeros y la
estructura cotidiana del tiempo y las actividades. La jubilación temprana
(antes de 65 años) se puede deber a la mala salud, por no querer trabajar más o
por la fuerza (despido). La jubilación en su momento (65 años), generalmente
va acompañada de una salud algo deteriorada. La jubilación tardía (más de 65
años) la tienen aquellos que tienen sus propios negocios o quienes no pueden
vivir con recursos limitados. La jubilación es un periodo de progreso a través
de fases de prejubilación, luna de miel, desencanto, desorientación, estabilidad
y finalización.
13
Una clave para superar los efectos de la jubilación y hacerla más llevadera, es
si la experiencia aporta algún elemento nuevo a la cotidianidad (Hoffman,
1996); aquí se hace necesaria la implementación de un nuevo proyecto de vida
acorde a las circunstancias del momento.
CAMBIOS SOCIALES EN EL ADULTO MAYOR
Las personas mayores de hoy en día se están dando cuenta de que sus
compañeros de edad están cambiando, tienen un aspecto más juvenil, se
sienten mejor y actúan con más vitalidad que sus padres y abuelos de la misma
edad. Desde 1900, las formas de convivencia de las personas mayores han
cambiado de tal forma que nada tienen que ver con las anteriores, es más
probable que sean propietarios de sus casas, vivan por encima del nivel de
pobreza y tengan menos hijos adultos (Hoffman, 1996).
La relación marital en la tercera edad también se ve alterada: la esposa se ve
invadida al tener a su pareja en su espacio todo el tiempo, apartado de sus
amigos y/o compañeros de trabajo y al no tener otra actividad, el marido se
queda todo el día en casa. En el caso de la mujer que trabaja fuera de la casa,
la idea de la jubilación implica pérdida de independencia por lo demandante
en atención que suele volverse el marido. Sin embargo, algunas parejas
pueden adaptarse al cambio de roles sin problemas cuando llega la etapa de
jubilación del esposo.
14
En general, independiente del sexo, la jubilación conlleva nuevas exigencias:
preocupaciones sobre el dinero, desacuerdos sobre trasladarse a una casa o
departamento más pequeño o problemas de salud. Los principales conflictos
sobre divisiones de responsabilidad y poder, sexo, dinero, hijos y cuñados ya
han sido solventados. La mayoría de las parejas que no pudieron resolver estos
problemas antes, terminan por divorciarse (Hoffman, 1996).
Cuando las parejas que han estado casadas durante 40 años se divorcian, es
más probable que den más muestras de estrés psicológico que los jóvenes que
se encuentran en situación similar. La pérdida de los papeles conyugales, al
igual que el de los profesionales, puede quebrantar su sentido de identidad. El
número de personas mayores que se divorcian va en aumento. Los hombres
cuando se divorcian son porque han estado enfrascados en su trabajo y
coincide la ruptura con la jubilación y para casarse con otra mujer. La mujer,
en cambio, lo hace porque su marido es alcohólico, tirano o mujeriego. No
obstante suele ser más grave para la mujer, debido a que ella ha socializado su
rol de esposa y basado su identidad en ese rol, sintiendo que toda su vida ha
sido un fracaso.
Los hombres mayores se casan con más facilidad que las mujeres, puesto que
hay 3.6 mujeres divorciadas, viudas o solteras por cada hombre en ese grupo
de edad. El matrimonio de la tercera edad tiene poca importancia para la
mayoría de las mujeres de esa edad.
En relación a la viudez, debido a que el ciclo de vida de los hombres es más
corto y que suelen ser mayores que sus esposas, los maridos desaparecen con
15
tanta rapidez que la situación de viudez parece ser “normal” entre las mujeres
mayores. Cuando se vuelven a casar, el nuevo cónyuge suele ser alguien que
ya conocían antes de enviudar o alguien que han conocido a través de una
amistad mutua o un pariente. Cuando uno de los cónyuges fallece, el que
queda atraviesa un largo periodo de shock, protesta, desesperación y
recuperación. El proceso de recuperación implica desarrollar una explicación
satisfactoria de la razón por la que ha muerto el otro, neutralizar los recuerdos
y asociaciones, y crear una nueva imagen de uno mismo.
Las mujeres parecen adaptarse a la vida en solitario mucho mejor que los
hombres. En comparación con las mujeres, los hombres tienen peor salud,
mayor aislamiento emocional, unos vínculos más débiles con la familia y no
es tan probable que tengan una persona de confianza. Durante el primer año de
condolencia, el cónyuge puede estar deprimido, angustiado y hasta tener
reacciones fóbicas. (Hoffman et al. 1996).
Las elecciones de las formas de convivencia de las personas mayores, reflejan
un equilibrio entre las metas de autonomía y de seguridad, por lo que no es
sorprendente que la mayoría de las personas mayores vivan en casa normales,
ya sea por su cuenta, con parientes o con otras personas que no sean familia.
Los mayores-jóvenes (68-84 años), viven solos o con el cónyuge. La
tendencia es “envejecer en el lugar”, permanecer en la casa donde educaron a
sus hijos que la mayoría poseen. La casa está llena de recuerdos, al conocerla
bien les otorga un sentido de competencia y el ser propietarios confiere estatus
a la persona mayor. Son menos propensos a traslados o emigraciones, pero
cuando lo hacen es por diversión, si es que son bastante sanos y suelen tener
16
suficientes ingresos, pero a medida que se acercan a edades mayores, la
emigración es para estar cerca de los hijos u otros parientes. Los mayoresancianos (mayores de 85 años) se ven obligados a depender de alguien, por lo
que su traslado suele denominarse emigración de ayuda. Generalmente, se van
a vivir con lo hijos, a una residencia o a una institución que ofrecen cuidados
personales pero no médicos ni sanitarios a nivel profesional.
El mundo del adulto envejece al tiempo que él lo hace. Se gastan las ideas que
le rodean, la historia avanza ineludiblemente, la economía evoluciona. Todo
ello se acompaña además con el hundimiento global de su generación en la
noche del tiempo. La sociedad que camina a su lado. Lo hace en una dirección
contraria, de espaldas, incluso en contradicción con él.
La sociedad es mucho más real que un ente abstracto. Bajo el punto de vista
de un anciano, es el entorno como él lo vive. Por lo tanto, se trata de un hábitat
urbanístico cambiado, de una transformación de modas, técnicas, de la moral,
y de la estética, de las concepciones sobre el trabajo y el tiempo libre.
Todavía se ve implicado más directamente cuando todo ello le afecta
personalmente: cuando sus amigos de siempre, albaceas de su mundo, mueren,
cuando los lugares donde vivió y esperaba reconocerse han sido reconstruidos
y son irreconocibles...
Muchos ancianos tenían sus amigos entre compañeros de trabajo que, al
finalizar, acabó con esa red de amistades. Las de carácter vecinal, sobre todo
en las grandes ciudades, suelen ser muy pobres. En fin, no es raro encontrar a
un gran número de ancianos sin un solo amigo.
17
Tampoco es de despreciar el desapego social que implican las limitaciones de
renta económica. Muchas actividades, como clubs recreativos, viajes, escuelas
especiales o actividades que los mismos ancianos podrían inventarse como
colectivo, pueden realizarse disponiendo de cierta solvencia económica, y
sobre todo, son fuente indirecta para crear nuevos contactos sociales.
Nuestra vida se hace impensable sin un entorno que la alimente y proporcione
una razón de ser. Nuestro mundo es de socios, mundo social, y en él estamos
rodeados de las posibilidades y realidades que nos envuelven.
El sentido de nuestra vida, el placer y la satisfacción, depende el hilo de
nuestras relaciones con lo demás. De ese ir y volver de los otros a nuestros
deseos y de estos a los otros. Claro está que el camino de ida y de regreso, el
constante intercambio con nuestro medio social, puede ser fácil y exitoso, o
bien conflictivo y frustrante. Cuando las relaciones con los demás fallan, sólo
tenemos el movimiento de retorno, de repliegue sobre nosotros mismos, y
entonces, nuestro aislamiento es triste, doloroso e incluso torturante.
Cuando las relaciones sociales se rasgan, se trunca a la par la ilusión de vivir,
inundando a la persona que no sale de sí misma, con una angustia que le
corroe. El sujeto que no se vierte al exterior, que no se manifiesta,
guardándose su mundo íntimo, sus anhelos y preocupaciones para sí, acaba
teniendo para los demás una semi-existencia: se le puede responder con
amabilidad y cortesía, pero la relación con ella es hueca, no deja huella ni
conmociona, tampoco a la persona
le sirven en una situación así, tales
conversaciones superficiales ni los formalismos educados y tópicos. Se siente
18
vacío, nostálgico, y en su fuero interno experimenta
tristeza. Incluso en
ocasiones se pregunta a sí mismo si existe o es una marioneta sin la fuerza y la
garra de las personas auténticas y verdaderas.
A medida que pasa el tiempo, la soledad se acentúa en forma de acritud y
desaliento, el sujeto sólo habla lo imprescindible. Contra más reconcentrado
en sí mismo y hostil al mundo se vuelve, más lacerante es la nostalgia de
relaciones humanas cálidas y mayor es la parálisis que le embarga para
emprenderlas.
La mirada del solitario pasa de la hostilidad a un mundo que parece haberle
abandonado a su suerte como una especie de castigo injusto por un delito que
no se sabe cuál es, hasta una mirada desolada que espera aún algún milagro.
Estas últimas especies de llamadas de socorro no suelen surtir ningún efecto,
o peor, provocan la reacción contraria a la ansiada.
La gente no quiere hacerse cargo de sus dificultades y carencias, esperan que
el solitario haga el esfuerzo de superase y gane su lugar para ser aceptado,
“como hace todo el mundo”.
Hay un profundo desacuerdo entre lo que el solitario pide con la mirada, y lo
que los otros estarían dispuestos a hacer sólo si se cumplen los requisitos
corrientes de reciprocidad de vínculos (en los que el que más quiere, por
ejemplo, es el primero que tiene que pedir e insistir que se le dé un extra);
tienen otros intereses que los de su trabajo, o viven su tiempo libre en el
aturdimiento de la modorra. Tener proyectos entre manos es una fuente de
19
motivación, interés y vitalidad. Lo contrario es convertir la vida en algo
insulso y rutinario.
Especial relevancia tendrán aquellos que impliquen relaciones con lo demás:
intereses recreativos, culturales, cuidado de las amistades, intensas y
profundas, ricas relaciones familiares... Este tipo de proyectos llamados de
“calidad humana” están llenos de dificultades, y por milagro o por inercia
nunca aparecen: el cultivo de la amistad, la lucha por la comunicación y el
entendimiento familiar, la dificultad de llevar adelante con firmeza intereses
sociales y culturales, implica soportar ciertos riesgos y esfuerzos a los que
muchos renuncian por comodidad, pereza, derrotismo; en el nombre de alivios
o bien placeres inmediatos, o por capricho, que más tarde resultan placeres
efímeros o incluso conducen a la soledad y al agravamiento del deterioro en la
vejez.
20
Capítulo 2
LA JUBILACION, EL REINVENTO DE
UN ESTILO DE VIDA.
“El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo
desconocido. Para los valientes es la oportunidad”
Víctor Hugo
DUELO POR LA JUBILACION
Se reconoce a la jubilación como una situación social que implica
cambios importantes en la vida de las personas, no sólo significa dejar de
trabajar.
Para algunos puede ser una etapa deseada porque pueden tener tiempo para
realizar nuevas actividades o para dedicar más tiempo a la familia; para otros
puede significar un proceso difícil al significar un adiós a la actividad que se
realizó por muchos años y dejar de ser activos y productivos; incluso, puede
llegar a ser el periodo en el que su economía se ve afectada y es necesario el
apoyo o dependencia de la familia (Fericgla, 1992; Lefrancois, 2001; Papalia,
Wendkos y Duskin, 2004; Navarro, Buz, Bueno y Mayoral, 2006; Papalia,
Sterns, Feldman y Camp, 2007; entre otros).
21
Según Buendía (1994), la jubilación tiene un sinnúmero de aspectos que
varían según las creencias, las diferentes actitudes y las situaciones personales
que se presentan. En muchos sentidos está definida, no por los cambios en la
edad, sino por aspectos de tipo social, económico o incluso político.
Actualmente, para muchos países la jubilación constituye un problema a nivel
económico y buscan alargar la edad de jubilación y disminuir el gasto que
implica una pensión. Tanto así que algunos autores han planteado la necesidad
de considerar a la jubilación como uno de los grandes retos del Estado, junto
con el apoyo a las mujeres en el trabajo y la generación de un mayor capital
social en los niños para el futuro (Esping-Andersen y Palier, 2010).
Sin embargo, es interesante observar que para las personas mayores, la
relación más presente es la que conecta a la jubilación con la llegada de la
vejez y no con la economía o los niveles tan altos de productividad exigidos
en el sistema capitalista.
También la relación con los cambios físicos es muy asociada a la jubilación.
Fericgla (1992) señala que el término jubilado no debe referirse
específicamente a aspectos biológicos del individuo sino más bien a su
condición laboral y social. Sobre todo porque en muchos países, la jubilación
es por decreto y no tanto por la capacidad del trabajador. Al llegar a
determinada edad se le puede “obligar” a la jubilación.
La jubilación marca el fin de una vida laboral en la que se construyó un rol
social determinado con actividades y hábitos de uso del tiempo muy
22
marcados, y con pertenencias a grupos y espacios sociales determinados.
Fericgla (1992) señala que la jubilación no constituye un rito de separación
social con una incorporación posterior a un nuevo estado social de la persona
jubilada, sino que literalmente es una desvinculación, donde los jubilados no
han sido socializados para disponer de su tiempo libre de trabajo y
obligaciones. Señala que en cierto sentido, la jubilación conlleva un proceso
de exclusión social. De ahí que la relación que muchas veces se establece
entre vejez y jubilación tiene que ver con la manera cómo ambas situaciones
pueden implicar un proceso de separación social, de rompimiento con las
rutinas y los tiempos vinculados con la productividad y la funcionalidad y que
son percibidos de forma negativa.
La transición del trabajo a la jubilación es un cambio muy importante, el
adulto mayor puede sentir estrés, supone la pérdida de ingresos, la identidad
profesional, el estatus social, los compañeros y la estructura cotidiana del
tiempo y las actividades. La jubilación temprana (antes de 65 años) se puede
deber a la mala salud, por no querer trabajar más o por la fuerza (despido); la
jubilación en su momento (65 años), generalmente implica mala salud. La
jubilación tardía (más de 65 años) la tienen aquellos que tienen sus propios
negocios o quienes no pueden vivir con recursos limitados.
La vida es siempre una sucesión de situaciones repetidas y nuevas, que nos
obligan a replantearnos el camino recorrido. Es evidente, pensemos en lo que
quizá ganamos con el tiempo: experiencia, presencia, libertad, intelectualidad,
serenidad, desapego, sensatez. Reflexionemos, sobre el sentido que ha tenido
el tiempo de nuestra vida ya transcurrida, abriendo un período a la meditación,
23
una etapa de búsqueda y reencuentro con algunos aspectos olvidados de
nuestro interior.
No hay nada en el mundo capaz de ayudarnos a sobrevivir aún en las peores
condiciones, como el hecho de saber que la vida tiene un sentido. Hay mucha
sabiduría en Nietzsche cuando dice: “Quien tiene un por qué para vivir, puede
soportar casi cualquier cómo”. Estas palabras son un motor válido para
cualquier situación.
JUBILACIÓN
Y
PROGRAMAS
GUBERNAMENTALES PARA JUBILADOS
Existen dos formas para jubilarse:
1. La Ley del Seguro Social de 1973 determina el monto de las
pensiones mediante una fórmula que considera fundamentalmente el
salario base de la cotización promedio de las últimas 250 semanas de
cotización y el total de las semanas cotizadas al IMSS. Es decir que
mientras mayor sea dicho salario y más semanas de cotización
reconozca el IMSS, mayor será también el monto de la pensión.
2. La Ley del Seguro Social promulgada el 21 de diciembre de 1995 que
dice el antiguo sistema de beneficios obtenido fue sustituido por un
sistema de pensiones de contribución definida, es decir, todos aquellos
trabajadores que comenzaron a cotizar al IMSS a partir del 1 de Julio
24
de 1997 o en una fecha posterior, el único recurso que les queda será
pensionarse bajo las condiciones actuales de la Ley del Seguro social
actual.
La administración de las cuentas individuales de los trabajadores quedó a
cargo de instituciones financieras especializadas de carácter privado,
denominadas Administradoras de Fondos para el Retiro (AFORES).
El pago de las pensiones provenientes del nuevo sistema quedó a cargo de
Compañías Aseguradoras o de las propias AFORES.
Dentro de los factores que auxiliarían a obtener una mejor pensión serían los
siguientes:

Que el trabajador se retire al menos con 65 años de edad; es decir,
hasta que alcance la edad requerida para disfrutar de una pensión de
vejez.

Que cotice durante un número considerable de años, alrededor de 40.

Que las tasas de interés que obtenga en su AFORE sean en promedio
durante su vida activa, superiores al 3% anual en términos reales.

Que las AFORES disminuyan el nivel actual de sus comisiones.

Que el INFONAVIT proporcione tasas de interés de mayores niveles.
Si se es jubilado, y se tienen opciones como las que brindan las casas de
jubilados o el gobierno a través de una pensión, la situación y posición sobre
la jubilación es distinta que cuando no se puede tener acceso a estos apoyos.
25
Se puede reconocer que, en la medida que los jubilados perciben el apoyo e
integración en las relaciones sociales, sus posiciones sobre la vejez y la
jubilación pueden cambiar significativamente. No es lo mismo ser apoyados a
estar abandonados;
no es lo mismo tener una oportunidad de sentirse
integrados que sentirse excluidos en las relaciones. No es lo mismo
mantenerse activos y al mismo tiempo mantener redes y relaciones con los
demás, que estar inactivos, solos, abandonados y deprimidos. El cambio
entonces se traduce en experiencias afectivas y emocionales distintas.
Las casas de jubilados son percibidas como espacios de afecto, de apoyo o de
cuidado que no se puede obtener quedándose en casa o simplemente por ser
viejo.
Por ello, la jubilación y la vejez pueden ser experiencias positivas, de
oportunidad, de cambio o mejoría, como pueden ser negativas, de pérdida,
depresivas o de abandono.
Dentro de los programas gubernamentales se encuentran:
El ISSSTE tiene el programa CONVIVE: Centro de Convivencia para
Pensionados y Jubilados.
Los servicios que ofrece son:

Hospedaje.

Alimentación.
26

Talleres: baile, repujado, esmerilado, carpintería, entre otras
manualidades.

Pláticas informativas para el cuidado de la salud.

Visita al balneario ISSSTEHuixtla.

Verbena y noche bohemia.

Paseos guiados a lugares de interés.
Los servicios no tienen costo alguno, únicamente el pensionado o jubilado
cubre sus gastos de traslado.
El IMSS ofrece los siguientes servicios complementarios a la pensión:
a) Recuperación INFONAVIT.
b) Supervivencia.
c) Gastos médicos pensionados.
d) Asesoría en inversión.
e) Viajando
f) Credencial para adultos mayores
Credencial INAPAM (Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores),
es una opción de descuentos del 10 al 70% de descuento en bienes y servicios
como:

Transporte foráneo, medicinas, laboratorios médicos, ropa, alimentos,
espectáculos y turismo entre otros.
En algunos municipios se otorgan descuentos hasta del 40% en el descuento
de predial y agua a los adultos mayores afiliados al INAPAM.
27
IMPORTANCIA
DEL
DESARROLLO
DE
UN
PROYECTO DE VIDA
Las razones para jubilarse pueden ser diferentes para cada uno, por
razones de salud, razones de dinero, o simplemente porque ya se trabajó el
tiempo marcado para el retiro. Es así que prepararse para la jubilación requiere
de un temprano inicio. Nunca va a ser demasiado tarde o demasiado temprano
para pensar en un proyecto de vida para después de la jubilación.
Hay que decidir qué se piensa hacer por el resto de lo que queda de vida. Es
cierto que la tercera edad no le llega igual a todo el mundo. Algunos disfrutan
de un retiro saludable, otros tienen la mala fortuna de que con la edad llegan
las complicaciones de salud, y hasta para eso hay que estar preparados.
Un estudio de 26 años de duración realizado a 3,500 ex empleados de la
empresa Shell Oil que se retiraron a las edades de 55, 60 y 65 años, encontró
que los individuos que abandonaron el trabajo a los 55 años eran dos veces
más propensos a morir en la década siguiente que aquellos que permanecieron
empleados. Por eso en vez de pensar en el retiro completo y si las políticas de
la empresa lo permiten, se puede optar por un retiro de medio tiempo,
complementando el descanso con un trabajo a tiempo parcial en algo que
agrade hacer.
En el Mercado laboral hay un sinnúmero de personas en sus 60s y 70s que se
mantienen activas y no tienen interés en parar. Lo hacen porque están
desempeñándose en cosas que disfrutan, ahí radica el secreto.
28
Al planear el retiro, se debe pensar en qué se quiere hacer por el resto de la
vida y sobre todo, qué tipo de “trabajo” se disfrutará cuando llegue ese
momento.
Como ya se mencionó, la jubilación significa un gran cambio, y la manera de
hacer más fácil la transición es cambiar la actitud de hostilidad hacia una de
aceptación.
Es aprender a ir con la corriente, todo va a cambiar alrededor
permanentemente; hay que dejar de luchar contra ello.
Lo ideal es que la planificación de la jubilación comience antes de la edad
adulta intermedia. Incluye estructurar la vida para hacerla más agradable y
productiva, previendo necesidades económicas, anticipando problemas
emocionales o físicos y analizando la forma en que la jubilación podrá afectar
al cónyuge. La ayuda puede provenir de cursos de pre jubilación, libros de
auto ayuda y programas patrocinados por la empresa.
Un aspecto clave para este proyecto de vida es checar cuánto dinero se tiene
ahorrado, a cuánto ascienden los recursos financieros. El dinero que se
necesite para el retiro dependerá del dinero que se tenga en fondos, si se
quiere utilizar para viajar, si la hipoteca ya está cubierta y para determinar el
coste de vivir donde se deseé.
El ingreso que se obtenga para la jubilación dependerá de:

El monto de capital necesario para obtener la renta deseada.
29

El tiempo necesario para reunir ese capital.

La capacidad de ahorro que se posee.

La elección de una alternativa más adecuada: fondos de pensiones,
depósitos bancarios, inversiones bursátiles, inmuebles, seguros de
vida, etc. Lo más aconsejable es la combinación de 2 o más
alternativas.
Y por sobre todas las cosas, considerar que el tipo de ahorro o inversión
elegido, deberá tener continuidad por varios años (posiblemente no menos de
15 años), con revisiones periódicas cada 2 años. Al igual que la educación, el
fondo de jubilación es una inversión a largo plazo.
Una vez que se invierte en la jubilación, es importante mantener un
seguimiento de las inversiones y realizar cualquier ajuste necesario a la
estrategia de inversión. Seguir el progreso, una inversión inteligente implica
asumir cierto riesgo, hay que procurar que la asignación de los activos esté
alineada correctamente con los objetivos.
Para gozar de los años de jubilación, hay que comenzar a planearlos cuanto
antes. Decidir cuál es la mejor época para el retiro, con un plan bien
elaborado. De esta manera se tendrá el suficiente dinero para vivir
confortablemente y gozar de muchos placeres de la vida. La jubilación es un
gran paso en la vida y hay que vivirla a plenitud.
Por último, un elemento crucial (pero ignorado) para jubilarse es la realización
de un testamento. Puede sonar mórbido, pero es en realidad un paso práctico
30
en la planeación el asegurarse que todos los activos estén distribuidos de la
manera en que se desea.
31
CONCLUSIONES
Hay una relación importante entre jubilarse, llegar a la vejez y dejar
de ser joven. La relación juventud-vejez-jubilación muestra la llegada a una
edad y la llegada de cambios tan importantes como la jubilación. Se sabe que
los jóvenes no se jubilan, solamente los viejos. Es una forma de comprender la
propia realidad.
No se puede afirmar que esta relación que se establece entre jubilación y vejez
sea necesariamente negativa, es decir, que influya en el deterioro de la calidad
de vida de las personas o que incida directamente en su salud, por ejemplo.
Pero sí se puede asumir que lleva al jubilado a tomar posiciones y actitudes
ante las situaciones que enfrentan, llevándolo en ocasiones a limitar su acción
para mejorar determinadas condiciones de su vida.
El hecho de que la jubilación se viva como pérdida, hace que sobre la misma
existan muchas creencias, inconscientes o no, que vuelven difícil su
categorización, y que a grandes rasgos podemos agrupar en: la jubilación
como un sinsentido, la jubilación como un castigo y la jubilación como una
oportunidad.
Si se vive como un sin sentido, es porque se vive la vida como tal, como un
flujo constante de eventos, más que experiencias, que no significan nada, o
significan poco, y de las cuales poco se puede obtener. Una visión que permite
aprender poco de la experiencia, pues poco se puede rescatar de un sinsentido.
32
Un punto que no quiero omitir, es que cuando la relación entre la organización
y el colaborador se completa se hace necesario un buen cierre. La manera de
lograrlo es reconocer con gratitud lo que ambos aportaron y el aprendizaje
obtenido.
La Tanatología sostiene que el vivir plenamente las pérdidas, guardando un
duelo adecuado por cada una de ellas, es vital para el pleno desarrollo
humano, pues el no vivirlas en conciencia lleva inevitablemente a la
enfermedad emocional o física, al mediano o largo plazo.
Parafraseando a Viktor Frankl, “…en última instancia, vivir significa asumir
la responsabilidad de encontrar la respuesta correcta a los problemas que ello
plantea y cumplir las tareas que la vida asigna continuamente a cada
individuo”…”la vida tiene el sentido que cada quien le de”; de tal modo que
“la voluntad de sentido”, como él le llama, se convierte en la primera fuerza
motivadora de la vida, entendida como la lucha por darle permanentemente un
sentido y una trascendencia a nuestra propia existencia. Esta crisis de madurez
requiere de una revisión completa y profunda de los que hemos hecho en la
vida, y sobre todo de lo que debemos hacer para un futuro pleno y seguro.
33
BIBLIOGRAFIA
Bazo, M.T. y Maiztegui, C. (1999). Sociología de la vejez. Madrid, España
Bazo,
M.T.
(1999).
Envejecimiento
y
sociedad.
Madrid,
España:
Panamericana
Bazo, M.T. (2001). Una perspectiva internacional. Madrid, España:
Panamericana
Buendía, J. (comp.) (1994). Envejecimiento y psicología de la salud. Madrid,
España: Siglo XXI.
F. (Coords.) (2006). Psicología de la vejez. Madrid: Alianza Editorial.
Forzán, Ana. (2008) Artículo publicado sobre Tanatología. Revista Mexicana
de Psicología Humanista y Desarrollo Humano, No. 7.
Frankl, Viktor Emil (2000) Ante el Vacío Existencial. Barcelona, España:
Herder
Frankl, Viktor Emil (1999) El hombre en busca de sentido. Barcelona,
España: Herder.
Hoffman, L., Paris, S. y HallL, E. (1996). Psicología del desarrollo de hoy.
Madrid, España: McGraw Hill.
Ibañez, T. (2003). Psicología social construccionista. Guadalajara, México:
Universidad de Guadalajara.
Lefrancois, G. R. (2001). El ciclo de la vida. México: Thompson.
Navarro, A., Buz, J., Bueno, B. y Mayoral, P. (2006). Jubilación y tiempo
libre. Triadó, C. y Villar.
34
Papalia, D., Sterns, H., Feldman, R. y Camp, C (2007). Desarrollo adulto y
vejez. México: Universidad Iberoamericana.
Papalia, D., Wendkos, S. y Duskin, R. (2004). Desarrollo humano. México:
McGraw Hill.
Ramos, J., y Salinas, R. (2010). Vejez y apoyo social. Revista Educación y
Desarrollo. México
35
ANEXO
Reflexiones sobre la vejez.
Ser mayor es quien tiene mucha edad; viejo es quien perdió la jovialidad.
La edad causa la degeneración de las células; la vejez produce el deterioro del
espíritu.
Se es mayor cuando se pregunta: ¿vale la pena? Se es viejo cuando sin
pensar, responde que no.
Se es mayor cuando sueña; se es viejo cuando apenas se consigue dormir.
Se es mayor cuando todavía se aprende; se es viejo cuando ya no se enseña.
Se es mayor cuando consigue hacer ejercicios; se es viejo cuando la mayor
parte del tiempo se la pasa sentado o acostado.
Se es mayor cuando el día que comienza es único; se es viejo cuando todos los
días son iguales.
Se es mayor cuando en la agenda hay proyectos y obligaciones para cumplir
mañana, pasado o la semana que viene; se es viejo cuando la agenda está en
blanco y sólo se vive pensando en el ayer,
El mayor trata de renovarse cada día que comienza. El viejo se detiene a
pensar que ese puede ser el último de sus días y se deprime, porque mientras
36
el mayor pone la vista en el horizonte, donde el horizonte sale e ilumina sus
esperanzas, el viejo tiene cataratas que miran las sombras del ayer.
En suma, el mayor puede tener la misma edad cronológica que el viejo, pero
las diferencias están en su espíritu o en su corazón.
¡Que todos vivan una larga vida y nunca lleguen a ser VIEJOS y el que está
viejo…que aprenda a disfrutar como MAYOR, cada minuto de su día!
Fuente: Blog demayores.com
37
Fly UP