...

A la escucha del Otro

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

A la escucha del Otro
BRUNO FORTE
A LA ESCUCHA
DEL OTRO
Filosofía y revelación
EDICIONES SÍGUEME
SALAMANCA
2005
Los textos recogidos en la presente obra reproducen en gran parte las lecciones
que pronuncié en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Verona,
del 2 al 6 de mayo de 1994. Los numerosos profesores y estudiantes que me
honraron con su presencia, me pidieron que publicara el texto de las lecciones.
A todos ellos les expreso mi gratitud. Un agradecimiento especial a aquel que
tan ardientemente deseó la publicación de estas páginas. Se trata de mi colega
y amigo Umberto Regina, un gran maestro en la historia de las ideas y un vigoroso investigador especulativo. A él le dedico esta obra en testimonio de gratitud y unión profunda en la vida, en el pensamiento y en la fe.
Cubierta diseñada por Christian Hugo Martín
Tradujo Constantino Ruiz-Garrido
del original italiano In ascolto dell’Altro. Filosofia e rivelazione
© Editrice Morcelliana, Brescia 1995
© Ediciones Sígueme S.A.U., 2005
C/ García Tejado, 23-27 - E-37007 Salamanca / España
Tlf: (34) 923 218 203 - Fax: (34) 923 270 563
e.mail: [email protected]
www.sigueme.es
ISBN: 84-301-1575-7
Depósito legal: S. 1014-2005
Impreso en España / Unión Europea
Imprime: Gráficas Varona S.A.
Polígono El Montalvo, Salamanca 2005
CONTENIDO
Introducción ...............................................................................
9
1. Triunfo y crisis de la «Offenbarung». Hegel y Schelling .....
17
2. El redescubrimiento del objeto puro. Karl Barth ................
37
3. Fe filosófica y fe revelada. Karl Jaspers .............................
57
4. Revelación y antropología. Bultmann y Rahner .................
69
5. Revelación y persona. Emmanuel Mounier ........................
89
6. Naturaleza y gracia. Dostoievski y De Lubac .....................
103
7. Ontología y revelación. Heidegger y Levinas .....................
121
8. Tiempo y revelación. Friedrich Nietzsche ..........................
139
9. Revelación y «ésjaton». La cuestión escatológica ..............
155
10. Resistencia y revelación. Dietrich Bonhoeffer ....................
175
Conclusión .................................................................................
197
Índice de nombres ......................................................................
201
Índice general ............................................................................
205
INTRODUCCIÓN
«Si el maestro resuelve la cuestión con simples argumentos de
autoridad, entonces aquel que le escuche se sentirá seguro de que
las cosas son así, pero no logrará obtener ningún conocimiento ni
comprenderá el tema, sino que se irá de vacío»1. Estas palabras de
Tomás de Aquino muestran que el ejercicio que enriquece el pensamiento consiste mucho más en formular preguntas que en dar
respuestas que infundan seguridad. Por tanto, al hablar de filosofía
y de teología en la época de la posmodernidad, un pensamiento diligente indagará no tanto las respuestas que deban darse, sino principalmente las preguntas con las que uno debe enfrentarse. De esta
manera no será difícil observar cómo el lugar donde uno se confronta más profundamente con tales preguntas consiste en la pobreza del formularse originalmente tales cuestiones, en la necesidad de
ponerse a la escucha del otro con asombro y temor. Frente al ocaso
de la razón totalizadora, protagonista de la Edad Moderna, con la
experiencia de los frutos de lo que dio en llamarse «la dialéctica de
la Ilustración», vemos que lo que une a quienes viven la aventura
del pensamiento es la crisis de la identidad, la prueba de la diferencia. La inquietud que nos afecta indistintamente a todos es la inquietud de la alteridad. Si el protagonista de la modernidad es el yo,
en el mundo de la identidad –tanto en su aspecto subjetivo con en
su aspecto absoluto– la cuestión planteada por la naciente y agitada
posmodernidad es el otro. Frente a la noche del yo, que puede interpretarse como un naufragio y abandono o, en todo caso, como
un problema sin resolver, la cuestión que se plantea es: ¿Dónde y
de qué manera se sitúa el otro?
1. Tomás de Aquino, Quodl. IV, a. 18: «Alioquin si nudis auctoritatibus magister quaestionem determinet, certificabitur quidem auditor quod ita sit, sed nihil
scientiae vel intellectus acquiret, et vacuus abscedet».
10
Introducción
El otro no es nada respecto del todo que es el yo. Ésta sería una
primera posibilidad de respuesta, la respuesta preferida por las formas del «pensamiento débil», de la denominada «ontología de la
decadencia», pura y simple negación del «pensamiento fuerte», característico de la metafísica del fundamento. O por el contrario, el
otro es la reciprocidad inmediata que se presenta en la fulguración
de la exterioridad, la solución de las propuestas que, como la de
Emmanuel Levinas, resuelven la cuestión metafísica convirtiéndola en una cuestión ética y reconocen en el esplendor del rostro del
otro la inequívoca denuncia de los límites de la subjetividad enfatizada. Mas también el otro es el totalmente Otro, al que se llega únicamente a través del acontecimiento de su acción de darse y de las
formas de su mostrarse. Es la respuesta teológica a la que se inclinan las filosofías de la espera y de la escucha, como la filosofía de
Schelling en su última época. ¿Dónde habita el otro? Tal es el problema que ocupará nuestra atención. Habrá que saber si el otro
puede ser una simple proyección de la propia identidad o si, por el
contrario, debemos escucharlo en la pureza de su alteridad, en la
llegada de su don, en la originalidad de su acto de ofrecerse. Habrá
que saber si el otro es el objeto de una capacidad nuestra de pensamiento, si es fruto de la potencia del concepto, o si el otro llega en
cambio a la idea, encontrándose con nosotros en la interrupción de
la espléndida continuidad de nuestro pensamiento, si el otro se
ofrece en el mundo de la revelación y, por tanto, ésta se concibe como el lugar de su llegada, de su sorprendente mostrarse guardando
silencio. Tales son las cuestiones verdaderas con las que hay que
enfrentarse, yendo más allá de la parábola de la modernidad, del
desconcierto causado por el naufragio que siguió al derrumbre de
las ideologías. El otro es hoy día la cuestión en la que es preciso
pensar. Y, por consiguiente, es la idea de la revelación, negada o
afirmada como lugar de irrupción de la alteridad. Y se encuentra
en el centro y en el corazón de una teoría que se siente responsable
con respecto al tiempo de llegar al concepto. Todo aquel que viva
la inquietud de la posmodernidad, suspendido entre el engaño de la
ideología y la fascinación del nihilismo, entre la búsqueda de sentido y la apertura hacia la pronunciabilidad del Nombre, guardián
del sentido, ese tal se hallará ante la cuestión del otro y de su posible irrupción, y por tanto se encontrará ante el problema de la re-
Introducción
11
velación como cuestión filosófica y teológica prioritaria de nuestro
tiempo. En este sentido, filósofos y teólogos se han unido en una
nueva pobreza: la pobreza de un pensamiento poético, que sabe que
no es capaz de captar al otro, sino que debe situarse en una actitud
de expectativa, prestando atención con temor y asombro a su posible llegada.
La situación descrita la expresa de manera muy fiel la tan querida metáfora heideggeriana del pensamiento romántico, que habla
de «la noche del mundo» (die Weltnacht). Se trata de la condición
del tiempo de la pobreza en la que nos encontramos; no es la noche
de la carencia de Dios, sino la noche, mucho más dramática, de la
incapacidad de sufrir por esa carencia. No es la ausencia del último
Dios la que constituye la crisis del tiempo en que vivimos, sino el
no sentir nostalgia del Último. Es la ausencia de patria (Heimatlosigkeit), la pérdida del gusto de plantearse la pregunta acerca del último horizonte y, por tanto, acerca de lo que es penúltimo. En esta
noche del mundo, el formularse la pregunta acerca del otro sigue
siendo el único camino para abrirse a la búsqueda de la patria perdida. Sucede, desde luego, que somos conscientes de que el querer
hablar del otro, el querer expresarlo en palabras, puede significar de
nuevo, de manera sutil, aprisionarlo en las redes de la identidad sin
salvaguardar su diferencia. Y, sin embargo, la pregunta no puede
eludirse, porque el pensar en el otro no es un pensamiento indiferente, sino que es una condición necesaria en la que se construye el
valor de nuestro vivir y de nuestro morir, la ética de nuestro existir.
La etimología de este término, que remite por una parte al ethos como práctica y como costumbre (ëqo$), a la vez que como morada y
como patria (<qo$), indica el hecho de que no es posible llevar a
cabo la práctica si no se posee una morada. No es posible efectuar
elecciones verdaderas que fundamenten una costumbre creíble si
no se posee un horizonte y una patria en los que asentarlas. Únicamente aquel que sea capaz de responder a la pregunta «¿Dónde habita el hombre?», podrá decir también qué es el hombre o qué es lo
que el hombre hace o debe hacer. Por todo ello, la cuestión acerca
del otro es decisiva en cuanto es también la cuestión acerca de la
morada, de la conservación del sentido; es el desafío que siente todo aquel que se esfuerza por dar respuesta a la necesidad del ethos,
una necesidad que la crisis de la posmodernidad pone de manifies-
12
Introducción
to tan profundamente. Si lo que caracteriza a la actual inquietud es
el problema de una ética referida exasperadamente al protagonismo
de la subjetividad, al individualismo convertido en criterio, no se
exagerará al decir que la cuestión del otro es la cuestión de Occidente, aquella cuestión por la cual se mide la crisis que el Occidente vive y donde se abren las posibilidades para superar aquella extrañeza en la cual nos encontramos. En este sentido habrá que
escuchar la voz de los poetas en el tiempo de la pobreza: «Los poetas son los mortales que…, siguiendo las huellas de los dioses huidos, permanecen en esas huellas y de esta manera encuentran trabajosamente la dirección del regreso para sus hermanos mortales…
Ser poeta en el tiempo de la pobreza significa, cantando, inspirarse
siguiendo las huellas de los dioses huidos. Precisamente por eso, en
la noche del mundo, el poeta canta lo Sagrado»2.
Por todo esto, lo que inspira las reflexiones que seguirán a continuación no es tanto una tesis, sino más bien una hipótesis (Ùpóqesi$), un hallarse bajo la tesis, un vivir en la expectación (Èpox¡),
un permanecer en una efectiva sxol¡, que se detenga a pensar en
la problematicidad de la investigación, no para fijar una respuesta,
sino para verificar sobre todo la consistencia de la cuestión. El hilo conductor de cuanto se dirá es una especie de recherche du sens
perdu, no una búsqueda del tiempo, sino del sentido perdido, una
actitud de espera que indaga la posibilidad de que se muestre un
sentido; mas no en los términos de una tesis que lo fundamente, sino en los de la verificación de una hipótesis que ayude de algún
modo a problematizar nuestro presente, más allá de la caída en la
embriaguez del sentido, que es típica de la modernidad. Por tanto,
las etapas que se irán recorriendo para mostrar cómo la verdadera
cuestión es hoy día la cuestión acerca del otro, y por tanto –en el
significado más puro de la alteridad– la cuestión acerca de la revelación y de las consecuencias que la revelación tiene para la fundamentación del ethos, se refieren a algunos núcleos problemáticos, con los que nos enfrentaremos en una forma que sea a la vez
histórica y especulativa, en diálogo con autores que son testigos directos o indirectos de la búsqueda del otro. El primer núcleo es la
hermenéutica, la cuestión acerca del acontecimiento del lenguaje,
2. M. Heidegger, «Perché i poeti?», en Sentieri interrotti, Firenze 1984, 250.
Introducción
13
en el cual el otro sale al encuentro y llega a la idea. Será precisamente el tema hermenéutico el que nos hará dialogar sobre el concepto de la Offenbarung con Hegel y con el Schelling de la última
época. La segunda cuestión problemática es la teo-lógica, donde el
otro es entendido en la figura de la llegada como el puro y vigoroso ser-otro que viene a ofrecérsenos, el soberano Deus dixit del descubrimiento barthiano. Sin embargo, allá donde el otro es percibido en la forma de la «cifra», el diálogo se entabla con Jaspers. La
tercera cuestión es la antropológica, donde el otro es percibido
principalmente en la categoría del éxodo, del mundano ir-hacia.
Aquí el diálogo habrá que emprenderlo con Bultmann, Rahner y
Mounier. No obstante, habrá que precisar también la identidad y la
diferencia en el intento por tematizar la condición del destinatario
de la revelación entre la antropología negativa y la antropología
abierta. En este sentido los interlocutores serán Fiodor Dostoievski, el «abogado del hombre», y Henri de Lubac, el teólogo de la
gracia. El cuarto núcleo problemático es la cuestión metafísica. Se
trata de una ontología de la historia donde el otro se presenta en el
acontecimiento del lenguaje como donación, en una especie de llegada desde el silencio del ser hasta la palabra. Aquí se impone el
diálogo con Martin Heidegger, especialmente en aquel paso de la
pregunta a la escucha, que caracteriza el gran giro (Kehre) del itinerario de su pensamiento. También la exigencia de una penetración de la cuestión metafísica en la cuestión ética –partiendo de la
superación de la totalidad del yo en el asomo que hace el infinito
en el rostro del otro, que es la cuestión de Emmanuel Levinas–
ofreció aquí toda su relevancia. Y puesto que la mediación hermenéutica del ser en el mundo, que es propia del «ser sí mismo», hace referencia inevitable a la temporalidad, será no menos relevante
la confrontación con Friedrich Nietzsche sobre la alternativa radical que él parece establecer entre la redención del tiempo y la redención que libra del tiempo. El quinto núcleo problemático se refiere a la escatología, donde se capta la alteridad como inminencia
del futuro absoluto, y el otro se ofrece como ulterioridad y custodia, tal y como aparece atestiguado en la querelle eschatologique
del siglo XX teológico. La incidencia ética de la dialéctica entre lo
último y lo penúltimo sobre la totalidad del ser y del actuar del creyente quedó testimoniada de forma excelsa en el pensamiento y el
14
Introducción
martirio de Dietrich Bonhoeffer, donde el tema del Otro y de la responsabilidad hacia los otros se expresa en la conjugación suprema
de «la resistencia y la revelación».
Estas diversas confrontaciones mostrarán la mayor o menor
plausibilidad de la hipótesis de que el otro es la verdadera cuestión
de nuestro presente. Sin embargo, todas ellas indicarán con suficiente evidencia que la revelación, de cualquier manera que se la
conciba, es una cuestión ineludible del pensamiento especulativo y
es la pregunta filosófica por excelencia. «La cuestión es filosófica
en el sentido más intenso de la palabra. Precisamente por eso es
una cuestión ineludible, y el dilema que brota de ella es terminante. Resulta inútil objetar que se trata más bien de una cuestión extrafilosófica, exclusivamente religiosa y, por tanto, íntima y privada, que interesa únicamente a una determinada clase de personas.
Como cuestión filosófica que emerge de la conciencia de una situación histórica concreta, es una cuestión que interesa a todos.
Frente a las ruinas de la cultura moderna, nace el problema de una
nueva cultura, de un mundo nuevo que hay que edificar, en el cual
habremos de vivir todos (‘de re nostra agitur’). Y precisamente por
eso la elección en favor o en contra del cristianismo adquiere un
carácter decisivo. Y no menos que la cuestión, es también filosófica la decisión. La filosofía es la que configura el dilema, la que
plantea el aut aut, la que exige la elección. No podemos sustraernos a ella: ‘il faut choisir’»3. Sobre el hilo de la idea de la revelación
se encuentran y se separan, se mezclan y se distinguen la identidad
y la diferencia, la exigencia de la ideología y la de la fe. Por eso,
aquí se llega a la ambigüedad suprema y se plantea la exigencia extrema, la pregunta última que la poesía formula a la palabra:
Todo resplandece sin sombra.
Es esencia, llegada, manifestación,
todo ello trasparentísima sustancia.
¿Será esto quizás el paraíso?
¿O será una luminosa insidia,
una sonrisa nuestra oscura
desde su origen, jamás vencida?4
3. L. Pareyson, Esistenza e persona, Genova 41985, 11s.
4. M. Luzi, Viaggio terrestre e celeste di Simone Martini, Milano 1994, 212s,
versos con los que concluye la obra.
Introducción
15
Aquí nace el itinerario filosófico-teológico de estas páginas.
Tal es su umbral. Desde aquí el itinerario desearía conducir, con
una especie de puro asombro –que es juntamente temor y temblor
y maravilla fascinante, abierta y acogedora en las confrontaciones
con la llegada del Otro–, hasta el decir silente sobre el Dios Crucificado…
Fly UP