...

“Orestes, último tango”

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

“Orestes, último tango”
“Orestes, último tango”
Beatriz Gambartes & Diego Vila
“Orestes, último tango”
OPERA TANGO
Libreto: BEATRIZ GAMBARTES. Música: DIEGO VILA.
(Basada en “El reñidero” de Sergio De Cecco)
I ACTO
1.0. “EL DUELO”
Obertura. Coreografica dramatica.
Morales y otro hombre .
En medio de una tormenta se vislumbra el duelo de dos hombres. Uno cae muerto, a la luz de un
rayo se ve al otro hombre acomodarse el sombrero y salir.
2.1. “EL VELORIO”
El barrio (bailarines). Elena, Nélida, Soriano, Teresa y Vicente. El delegado del partido.
Morales . (Hablado sobre tema musical).
Velan a Morales. Se escuchan diversos comentarios sobre el hombre más temido y respetado de
Palermo. Murmuran sobre cómo aconteció su muerte y sobre la relación entre su mujer Nélida y
Soriano, ladero y hombre de confianza de Morales.
Elena, desconsolada, permanece sola. Nélida, su madre, acompañada por Soriano, en una actitud
que contrasta con la desolación de Elena, recibe las condolencias del delegado del partido.
2.2. “LLAMÁNDOTE...”
Aria de Elena.
Elena, sumida en su pena, pondera la figura de su padre y lo evoca. Su presencia aún está viva en la
casa. “No sé cómo puedo vivir todavía, perdida, te busco, te llamo y no estás...”. Desconsolada se
lamenta “Si apenas fue hoy que estuve en tus brazos, si aún hasta hoy el mundo brillaba y ya todo
es el ayer que me lastima” . Su lamento se intercala con los comentarios de los vecinos. El recuerdo
del padre es tan intenso: “Camino ya sin sueños, sin rumbo abandonada, llamándote, llamándote,
llamándote...” que se hace presente en la escena.
2.3. “LA MILONGA”
Coreografía. Racconto de Elena.
Morales, Soriano, La mujer de la milonga y el arrabal.Elena evoca a su padre como al hombre más temido y admirado entre el malevaje. En una festiva
milonga alegre y arrabalera, el malevaje hace gala de su destreza y coraje. Morales el guapo de
Palermo se luce entre ellos. Diestro bailarín y cuchillero es respetado por los hombres y codiciado
por las mujeres. (Se establece el mito del guapo).
2.4. EL VELORIO. “LLAMANDOTE"
Aria de Elena (conclusión).
Elena sale del racconto y vuelve a establecerse el velorio . Conclusión de su lamento “Perdida te
busco, te llamo ...y no estás”.
3.1. “EL VELORIO."
1
“Orestes, último tango”
Beatriz Gambartes & Diego Vila
Diálogos a secco . Elena -Nélida – Soriano - Teresa - Vicente - Los vecinos.
Nélida intenta acercarse a su hija, quien la rechaza. Soriano pide a las mujeres mesura, ya que como
siempre todos prestan oídos a lo que sucede en la casa de los Morales.
Se establece la relación entre los tres personajes. El odio de Elena a Nélida y a Soriano y su
sospecha por la dudosa muerte de su padre.
3.2. “QUE DESOLACION"
Aria de Nélida.
Nélida se aparta para cantar “Que desolación, soy una extraña aquí, ya no escuchan mi voz . Que
desolación, soy esta tierra seca donde no creció el amor. Quiero soñar lo que no fue”. Una vieja
irrumpe en el velorio para acusarla, junto a Soriano, de la muerte de Morales y presagia la llegada
de Orestes.
3.3. “CUANDO VUELVA ORESTES"
Trio Elena - Nélida y Soriano.
El nombre de Orestes desencadena distintas expectativas.
Elena: “Orestes será mi brazo vengador”.
Nélida: “Orestes!. ¿Por qué nombrarlo?. No quiero más muertes”
Soriano: “ No voy a huir como un cobarde.:No me achiqué antes frente al padre, menos ahora”.
Nélida sale expulsada por el odio de Elena, Soriano la sigue.
4.1. “PERO NO PARA MI"
Duo. Vals. Elena y Vicente.
Se cruzan con Vicente, amigo de Orestes, quien llega a dar el pésame a Elena. Vicente intenta
alejarla de la prepotencia y violencia del mundo paterno al cual ella se aferra y la alienta a que
construya una vida propia : “Afuera hay otro mundo, sin duelo, sin estrilo, afuera hay otra vida”.
Elena no acepta sus argumentos: “Pero no para mí. Hoy sé que ayer fui feliz” . Lo rechaza y le
reclama el coraje y la hombría de hacer justicia por mano propia.
Racconto de Elena.
Elena que ha quedado sola, comienza a evocar los días felices con su padre. El recuerdo del pasado
la lleva nuevamente a dar vida a esos días. Se despoja del luto, tomando el aspecto de una
jovencita. Comienza a llamar a su padre, quién se hace presente.
5.1. “SEDUCCIÓN Y ABANDONO”
COREOGRAFIA de Elena y Morales.
Elena, atraída por la presencia de Morales, entra en el espacio del racconto. Quedan solos
entregados a un baile de seducción y abandono. En cada abandono del baile con Morales, Elena se
enfrenta dolorosamente a los fantasmas que la acosan, las distintas visiones de su madre y su
entorno,
5.2. “EL MUNDO DE ELENA Y SUS FANTASMAS”.
Dialogos y situación coreografica.
Elena - Morales - Nélida - Teresa – Soriano.
Se van estableciendo los distintos vínculos de Elena. La relación de competencia y celos con su
madre y su entorno.
Nélida-Teresa (la madre y las jóvenes de su edad).
Nélida: “Pareciera que a Elena le gusta espantar a los hombres”.
Teresa: “Ay, doña Nélida, así Elena se va a quedar para vestir santos” .
Nélida-Soriano (lo femenino y la seducción).
Nélida: “Usted sí que sabe como hablarle a una mujer”.
2
“Orestes, último tango”
Beatriz Gambartes & Diego Vila
Soriano: “No siempre, depende”.
Nélida-Morales (la mujer):
Nélida: “Despacio, parece que estás impaciente...No me agarrés tan fuerte, que no me voy a
escapar”.
Para escapar de esos fantasmas Elena se refugia nuevamente en los brazos de su padre para ser
definitivamente abandonada cuando encuentra a Nélida en los brazos de Morales. La reaparición de
Teresa la aleja de esa visión: “¡Elena, así nunca te vas a casar!”.
5.3 CANTO de Soriano. (Tema tradicional : “CUANDO TU NO ESTAS”) y CANTO de Nélida.
(Tema tradicional “UNO”). QUOD LIBET de ambos temas.
Dialogo de Elena y Teresa.
Elena celosa corre hacia su madre: “¿Cree que mi padre va a volver por Ud.? ¡No, es por mí! Y voy
a ponerme el vestido rojo para que él me lo vea” . Se escucha a Soriano cantar “ Cuando no estás
la flor no perfuma, si tu te vas me envuelve la bruma”. Elena, hablando consigo misma, afirma con
rencor que este canto está dedicado a su madre, mientras ella se siente cada día más sola, ya que su
padre - único objeto de su interés- no le dedica la atención que necesita. Nélida se une al canto de
Soriano “ Si yo tuviera el corazón, el mismo que perdí, si yo pudiera como ayer amar sin presentir”
mientras Soriano continúa con el suyo. Elena los escucha desesperada y se compara con su madre .
Se ve más vieja y triste que ella. Se pregunta: ¿“Y si me cambiara el peinado?”. Reaparece Teresa
que indiferente a lo que sucede la conduce al Club Social.
5.4 “ORGULLO CRIOLLO”
El baile del Club Social. Coreografía, canto y dialogos.
Elena-Nélida-Teresa-Morales- Soriano - Vicente-Bailarines.
Irrumpe la orquesta del club. Ambiente familiar de un típico baile barrial en claro contraste con la
Milonga (2.2) arrabalera y marginal. Elena, Nélida y Teresa están sentadas observando el baile.
Nélida conversa con Teresa. Elena parece disgustada y tensa como a la espera de alguien. Se
acercan algunos jóvenes que invitan a bailar a Elena y Teresa. Elena los rechaza. Teresa acepta.
Nélida, conversa con Vicente y observa el baile. Llega Morales con Soriano. Su actitud provocativa
y desafiante desentona con el ambiente cordial del lugar. Elena intercepta a su padre : “Lo estuve
esperando papá”. “No bailé con nadie”. Morales sin prestarle atención se dirige hacia su mujer
sacándola violentamente del Club . Elena, ignorada, sale desesperada detrás de ellos. El baile
continúa indiferente a lo sucedido.
5.5 “LA PERSIANA”
Elena – Nélida y Morales.
Un haz de luz deja ver las figuras entrelazadas de Morales y Nélida . Elena los espía con creciente
angustia. Como un animal herido, cae vencida. Fin del Racconto.
6.1 “SOY LA HERIDA” EL VELORIO
Aria de Elena.
Desgarrada, Elena vuelve al luto, canta su necesidad de venganza: “Soy la herida que nunca cerrará.
Rencor que alivia tu ausencia, rencor que sostiene mi vida.”.
6.2 DUO de Elena y Nélida.
Quod libet de ambos temas.
Entra Nélida, retoma su tema “¡Que desolación!. Mi vida es esta tierra seca donde no creció el
amor....Mis sueños devastados por un viento despiadado”.Elena desafía a su madre: “Ahora que te
arrancaron de mi lado, no te has ido. En mis venas late el pulso de tu sangre” uniendo su tema al
de Nélida.
3
“Orestes, último tango”
Beatriz Gambartes & Diego Vila
7.1 “LA LLEGADA DE ORESTES” . (A secco)
Toda la Compañia.
Vuelve el clima musical del velorio, se escucha a los vecinos murmurar. Nélida presiente la llegada
de su hijo. Se perfila la figura de un hombre oscuro a quien se le abre paso con temor. Orestes ha
llegado. Luego del primer desconcierto, Nélida emocionada lo reconoce “¡Orestes!”
Elena corre hacia su hermano a enterarlo sobre la muerte de su padre. Orestes le responde “ No hay
puñalada que pueda matar a un hombre como el”. Elena lo abraza mientras exclama: “¡Otra vez
hay un hombre en esta casa!”.
7.2 “TE FUISTE”
Aria de Orestes.
Orestes se encamina hacia donde yace su padre. Ajeno a todos le canta “Te fuiste y se fue la vida.
Me queda esta angustia sin tregua. Ahora estoy yo para seguir tu huella, ahora estoy yo para que
no mueras.”
7.3 “EL TRASPASO DE LA HERENCIA”
Tango Ritual: Coreografía del Malevaje. Orestes, el malevaje, Morales y “La mujer de la
milonga”.
El velorio se transforma en un espacio metafísico, los asistentes se transforman para participar del
ritual. Nélida, Elena y Soriano van desapareciendo de la mirada de Orestes. El malevaje encabezado
por “La Mujer de la Milonga” rinde su homenaje al guapo Morales. La Mujer de la Milonga va
hacia el cuerpo de Morales y en un abrazo lo levanta. Juntos bailan apasionadamente, son el
símbolo de ese mundo feroz, sensual y arrogante. El cortejo se lleva el cuerpo de Morales. La Mujer
de la Milonga enfrenta a Orestes y con decisión pone el cuchillo de Morales en su mano. Orestes,
observado por Elena, queda solo mirando el arma de su padre.
4
“Orestes, último tango”
Beatriz Gambartes & Diego Vila
II ACTO
8.1 “ME ROBASTE LA ILUSION DE AMARTE”
Aria de Nélida.
Es de noche, Nélida se encuentra sola, mira el círculo vacío del reñidero. Tiene entre las manos la
ropa de Morales. Las observa hasta que el contacto con las prendas la llena de angustia. Las arroja
al centro del reñidero. El duelo es ahora entre ella y el recuerdo.
“Antes de saber tu nombre ya te soñaba, te amaba. Imaginé tus ojos, dibujé tu boca...eras el
hombre que yo esperaba. Tanto fuego, tanto ardor y me dejaste vacía...vacía. Me robaste la ilusión
de amarte”.
9.1 “EL ARRABAL”
Coreografía del arrabal y Tango de Soriano. (Soriano y el malevaje)
Irrumpe una milonga. El suburbio se puebla con los compadritos y sus mujeres. Soriano participa
del baile. La vida cotidiana en el arrabal. Soriano canta su “credo”: su adhesión a los valores de un
hombre con coraje y valor
“Arrabal umbral del coraje, huella que moldeó mi infancia, afuera el mundo es ajeno y
lejano....Varón en la milonga y en la pista de la vida, mi fama la he ganado a fuerza de osadía....A
la hora de pelear no sé de agachadas ni de gambetear”.
10.1 “LA DUDA DE ORESTES”
Doble duo: Elena y Orestes . Nélida y Soriano, luego cuarteto
Elena y Orestes mantienen un diálogo que se entremezcla con el de Nélida y Soriano. Elena le
cuenta a su hermano cómo su padre se desangró en la soledad y que es su deber encontrar al
culpable. Nélida le pide a Soriano que se vaya pero él no acepta por considerarlo una huída. Los
textos de ambos dúos se van entrecruzando.
Elena: “Tenés que desenmascarar al culpable. Es tu deber. No dudes, no vaciles. ”
Orestes: “Y si fue un duelo limpio y murió en su ley?
Nélida: “No voy a permitir que se enfrenten, esta vez se trata de vos y mi hijo”.
Soriano: “Las cartas están jugadas. Sin honor no se puede vivir”.
Nélida: “ Que me importa el honor frente a la vida”.
Elena: “Sólo a traición se mata a un hombre como él”
Orestes: “Sé cual es mi deber si hay un culpable.
Soriano: “Prefiero perderte a quedarme sin honor”.
Orestes: “No me falta coraje para honrar a mi padre”.
Nélida: “¡Elena lo va a hostigar hasta que alguien muera!”.
Soriano: “Es hora de envainar el corazón y de enfrentar a la suerte”.
Elena: “La venganza debe ser hoy”.
10.2. DIÁLOGOS A SECCO
Elena: “ ¿Y si el asesino fuera Soriano?”.
Nélida: “El odio la tiene ahogada”. Soriano: “Yo hasta ahora me hice el sordo porque estaba
Morales pero desde hoy...”. Orestes: “Estoy yo, Soriano. Usted, el ladero de mi padre, afuera
guardando la puerta y yo, el hijo, adentro de mi casa”.
Soriano se contiene y sale. Nélida se acerca con tristeza a Orestes pero Elena, vencedora, la
intercepta “Mejor será que no haga esperar al otro”. Nélida sale.
11.1. “EL AIRE QUEMABA”
5
“Orestes, último tango”
Beatriz Gambartes & Diego Vila
Duo y Trio: Elena y Orestes. En Racconto Soriano.
Al quedarse solos Elena desata su odio: “Nadie parecía darse cuenta...sólo yo...sólo ella él y
yo...los tres solos clavados en un mismo anzuelo, el aire quemaba y yo ardía, ardía, ardía! Orestes
va intercalando “ Tu malquerer es cosa antigua, siempre llena de furia, espiando desde la
oscuridad como una fiera en celo, acechando enardecida... siempre sola, sin un hombre...”.Con un
ritmo cada vez más vertiginoso y angustiante, Elena recuerda a Soriano, quien se hace presente
entonando con sorna una copla “Que cosa tan despareja es la mujer sin varón, viuda sin ser
esposa, un campo de ortigas la cama, de la mujer sin varón....” Violenta Elena se enfrenta con
Soriano: “Cállese! ¡no cante!....Ud. se hace el gallito cuando mi papá se va!¡ Lo mataría!”.
Soriano agarrándole las manos: “¿Cómo? ¿Con estás dos manitos?. Elena asustada por la cercanía
del cuerpo de Soriano, se desprende “¡Me da asco, no me toque!” Soriano: “Para mí que le dan
asco todos los hombres”. Elena: “¡Maldito!” Soriano vuelve a retomar la ironía de la copla y
Elena lo interrumpe: “ ¿Y que es una mujer a quien no le alcanza un solo hombre”.
La visión de Soriano desaparece. Orestes, ajeno al recuerdo de su hermana, continúa su canto hasta
que ésta, desesperada, le cuenta que los vio “En la cama de papá donde vos y yo nacimos”, y que
esta fue la razón por la que lo mataron. Orestes acepta : “Es inútil cuerpear al destino”. Elena,
presiona: “Tiene que ser esta noche”. Orestes sale.
Elena: “No puedo descansar. Orestes es débil ... duda. Tengo que llenarlo de odio”.
12.1. “YA ES HORA DE ENVAINAR EL CORAZÓN”
Aria de Soriano.
Soriano se confiesa. “Junto a ella anclé mi cariño y me entregué sin mezquinarme.... ...pero el
destino exije cuentas.. ya es hora de envainar el corazón” .
12.2. “EL REÑIDERO”
Coregrafía . Orestes – Soriano – Vicente y los guapos.
Los hombres de Morales se desafían entre ellos. El rito: pelear es una fiesta.
Orestes y Vicente observan sin intervenir. Los hombres provocan a Vicente, Orestes es retenido
para que no intervenga.
En el desafío Vicente es vencido y Orestes entra en el reñidero para defenderlo, en la lucha mata a
uno de los hombres.
12.3. “ ES INÚTIL CUERPEAR AL DESTINO”
Aria de Orestes.
Orestes queda solo “Estoy preso en la trampa que me tejió el destino. Otro ya escribió el derrotero
de mis días. Ya no tendré ilusión, para qué soñar, si el azar eligió otro rumbo a mi vida”.
12.4. “EL ENFRENTAMIENTO”
Orestes va en busca de su destino. Aparece Soriano, los dos hombres se miden.
Cuando ambos están próximos, Orestes va a sacar su cuchillo pero la voz de Nélida lo detiene.
Orestes, vencido por la voz de su madre, se paraliza.
Soriano se aleja mirándolo con desprecio.
Dialogos y raccontos de Nélida y Orestes.
13.1. “ NO ESTAS HECHO PARA MATAR”
Duo y dialogo de Nélida y Orestes.
Nélida: “Orestes, no estás hecho para matar. No sabés de odios ni rencores, todavía podés
salvarte”.
6
“Orestes, último tango”
Beatriz Gambartes & Diego Vila
Afirma que Orestes siempre se pareció a ella y no a Morales. El la rechaza reafirmando la deuda
con su padre.
Orestes: “No va a torcerme, soy igual a mi padre, le debo todo lo que soy”.
Nélida le confiesa que su padre nunca lo quiso, que lo despreciaba, que fue él quién lo llevó a
cometer el crimen.
Orestes se resiste al cariño que su madre vuelve a demostrarle : “No soy el mismo de ayer.
La cárcel, la soledad y el remordimiento no dejaron nada de aquel que fui”.
Nélida comienza a curarlo con una canción de su infancia, ante la cual Orestes se entrega por unos
instantes para retomar la primera actitud .
Nélida decide contarle la verdad.
13.2. “LA AGACHADA”
Nélida y Orestes. En Racconto Morales -Soriano y el Delegado.
Morales, presionado por el Delegado del partido, decide entregar a su hijo.
Nélida: “El te llevó a cometer ese crimen y después no te respaldó”..
Soriano: (en Racconto al Delegado) “Pero que hombre va a entregar a su propio hijo”?
Delegado: “Ud. Morales, ahora no querrá quedarse fuera del Partido....verdad? Y Morales...le
llevo una buena noticia al Candidato?”.
Nélida: “Te entregó” Orestes: “Cobarde”.
13.3. “DUELO ENTRE MORALES Y ORESTES”
Coregrafía. y “SOLO” Aria de Orestes.
Orestes se derrumba “No, no puede ser, no es verdad”. La figura de Morales se agranda como un
gran gallo dispuesto a la riña, va hacia Orestes quien, desesperado, lo enfrenta: “Me traicionaste a
mí, que te di todo, que hice todo por ganar tu amor”.
Morales, indiferente a su dolor, lo reta, lo levanta y se desafían. Despectivo, finalmente se va.
Orestes: “Horror de saber que no fui nada. Dolor de entender que nunca te importé....No soy
nadie, no soy nada. Sólo supe ganarme tu olvido y tu traición.
Solo...como un paria...solo...herido y sin fe, tu mano sin amor se abrió y me condenó.”
14.1. “FUISTE UN GUACHO”
Dialogo de Orestes y Vicente.
Vicente reconforta a su amigo. Le dice que a Morales lo mató el tiempo, que “Los guapos como él
ya no meten miedo”.
Orestes: “Pero...¿quién lo mató?”
Vicente: “Se mató solo, cuando te entregó”.
15.1. “ESTE ALIVIO”
Aria de Elena.
Elena, convencida que Soriano está muerto, llega vestida de rojo. Se siente libre de sus obsesiones.
“Este alivio es tan nuevo que no sé que hacer con él. Ya no hay gemidos que clamen, ya no hay
susurros que aúllen. Ya no crujen los postigos al cerrarse. Ya no se quejan las maderas bajo el
peso de sus pies... Tanto silencio...tanto que duele..”
15.2. “FUIMOS DOS HUÉRFANOS”
Duo de Elena y Orestes.
Orestes entra y observa a Elena. ¡Pobre Elena!. Te miro y veo que fuimos dos huérfanos!.
Elena, feliz, le pide a su hermano que no le cuente nada que no se arrepienta, “No tengas miedo,
dejame a mí lo malo, lo triste, todo lo puedo llevar sin dolor” .
Ambos cantan su libertad.
7
“Orestes, último tango”
Beatriz Gambartes & Diego Vila
Orestes: “Estoy libre. Puedo elegir... un camino, un mañana...soñar”.
Elena: “ Estoy libre. No necesito... vigilar, acechar...celar”. Elena reafirma su libertad porque
Soriano está muerto.
Orestes le responde que no lo mató porque el odio a él no le cabe. Elena enloquece.
15.3. “AQUÍ SE DA MUESTRA DE CORAJE”
Candombe Final. Toda la compañía.
Elena: “Perdiste tu última oportunidad. Papá tenía razón, no sos un hombre”.
Van entrando los hombres y las mujeres del malevaje.
Nélida, Vicente, La Mujer de la Milonga, todos se hacen presentes para presionar a Orestes quien,
desesperado, apremiado por su hermana y el malevaje, ve entrar a Morales.
Lo busca: “Nunca quisiste escucharme. No pude ser igual a vos”. Pero su padre nuevamente lo
ignora, mientras Elena sigue menospreciándolo.
Entra Soriano. Orestes en un último intento de ganar a su padre, lo mata. Nélida, corre hacia su hijo
y se clava el cuchillo que éste aún sostiene en su mano.
Se genera un caos donde todo parece que vuelve a empezar. Las muertes, Orestes en la búsqueda
del padre, Elena intentando acercarse a Orestes y el malevaje que los envuelve a todos.
Elena: “Te faltó coraje, te faltó valor para honrar a tu padre. Para darlo todo por el”.
El malevaje: “Aquí se da muestra de coraje. Matar o dejarse matar. Matar, matar”.
Orestes: “No pude ser igual a vos”
Soriano: “La casa perdió el control. Ya no tiene orden.”.
Nélida: “¡Pobre hijo mío! Orestes!”
Finalmente la imagen de Morales es la única que queda en pié.
Elena, es arrojada fuera del grupo. Queda sola.
FIN
8
Fly UP