...

¿De qué estamos hablando cuando hablamos de eutanasia?

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

¿De qué estamos hablando cuando hablamos de eutanasia?
Resumen
¿DE QUÉ ESTAMOS
HABLANDO
CUANDO
HABLAMOS DE
EUTANASIA?
El concepto eutanasia adolece de una gran
imprecisión; cada cual lo define a conveniencia. El
resultado es devastador: el debate sobre la eutanasia
deriva muchas veces en un galimatías, donde los que
participan en él usan los mismos términos pero hablan
de cosas diferentes. Los desacuerdos terminológicos
dificultan, cuando no impiden, la discusión de fondo y
por eso precisar los contornos del concepto aparece
como una cuestión crucial. El presente trabajo
pretende abordar esta tarea. El objetivo es doble: de un
lado, concretar el significado de este concepto; de otro,
destacar algunas distinciones que se vinculan a él,
especialmente las que se son relevantes desde la
perspectiva de la justificación. La conclusión principal
es que el elemento central que define la eutanasia no
es la concurrencia o ausencia del consentimiento del
sujeto que muere, ni la modalidad activa u omisiva de
la conducta que provoca la muerte, sino los móviles
que la animan. En concreto, la eutanasia consiste en
provocar la muerte de otro por su bien, lo cual conduce
necesariamente a acotar las circunstancias o
supuestos (mayoritariamente ligados al contexto
médico-asistencial) que dan sentido a esta actuación
humanitaria, piadosa o compasiva.
Palabras clave: Eutanasia. Eutanasia activa.
Eutanasia pasiva. Eutanasia voluntaria. Eutanasia no
voluntaria. Ortotanasia. Distanasia.
5
Abstract
MARINA GASCÓN ABELLÁN
WHAT DO WE TALK ABOUT WHEN SPEAKING
OF EUTHANASIA?
Catedrática de Filosofía del Derecho. Facultad
de Derecho. Universidad de Castilla-la Mancha.
Plaza de la Universidad, 1. Albacete (España).
The concept of euthanasia is prone to vast
inaccuracies; each person defines it to suit, leading to
devastating consequences. The debate about
euthanasia often results in double Dutch, where people
use the same terms but refer to completely different
ideas. The differences in terminology make things more
difficult, if not hinder the discussion altogether,
making crucial the need to outline this concept.
Autora de diversos trabajos, entre los que destacan
los siguientes: Obediencia al Derecho y Objeción
de conciencia (1990), Problemas de la Eutanasia (1992),
Los hechos en el derecho (1999), Nosotros y los otros:
el desafío de la inmigración (2001).
The following tries to deal with this question. The
aim is twofold: on one hand to specify the meaning of
this concept, and to highlight some distinctions related
to it, specifically those relevant to justification. The
main conclusion is that the central element which
defines euthanasia is neither the subject’s permission
or absence of it, nor is it the active or passive
behaviour which causes the death, but the motives
which drive them to it. In other words, the concept of
euthanasia consists on causing the death of another
person for his/her own good, making rise for the need
to outline the circumstances or cases (largely related
to the medical context) in which it could be considered
to be a humanitarian, kind or compassive act.
Key words: Euthanasia. Active euthanasia.
Passive euthanasia. Voluntary euthanasia. Nonvoluntary euthanasia. Orthothanasia. Disthanasia.
15
MARINA GASCÓN ABELLÁN - ¿DE QUÉ ESTAMOS HABLANDO CUANDO HABLAMOS DE EUTANASIA?
La confusión terminológica
El término eutanasia (del griego eu –buena– y
thanatos -muerte) se encuentra en el centro de una de
las demandas sociales más intensas de nuestro tiempo:
la de poder morir en buenas condiciones. Esta
pretensión no se explica sin la profunda transformación
que ha experimentado la manera de concebir la vida,
que si en otro tiempo se entendió sacrosanta e
indisponible, ha de ponderarse ahora con otros valores,
como la dignidad y la libertad. Pero responde
principalmente a que hoy en día, cuando –al menos en
los países más avanzados– el sistema de salud pública y
la propia práctica médica han creado en el imaginario
popular la idea de un «final hospitalizado y alargado y
posiblemente doloroso», la garantía de una buena
muerte resulta especialmente seductora para la
población. Por eso las ideologías y las confesiones
quieren tomar partido. Todo el mundo opina, y la
prensa, tantas veces sensacionalista, lo explota.
6
La discusión jurídica o moral sobre la eutanasia
suele ser viva, a veces acalorada. Ello obedece a que el
término «eutanasia» presenta una fuerte carga emotiva
(positiva o negativa, según las posiciones) que asoma
incluso en su etimología: al sustantivo muerte se añade
el calificativo buena. Pero obedece también a que nos
hallamos ante un tema que toca una fibra muy sensible
de la gente, la de sus códigos morales, a cuyo respecto
caben en principio posiciones muy enfrentadas: por un
lado, hablar de eutanasia es hablar de provocar o de no
evitar la muerte de alguien, y esto –qué duda cabe–
predispone de entrada en su contra; pero al mismo
tiempo, y a la vista de los espectaculares avances de la
medicina, capaz de alargar la vida hasta extremos antes
insospechados, parece que hoy resulta inexcusable una
respuesta jurídica a la eutanasia algo más matizada que
la pura represión penal. En todo caso, interesa resaltar
que, con independencia de lo anterior –o tal vez como
consecuencia de ello– el tema es objeto de una gran
manipulación terminológica: a menudo se hace
referencia a la eutanasia para aludir a conductas que
nadie, en principio, desaprobaría (así, cuando se hace
equivalente a las expresiones «muerte digna», «derecho
a morir en paz», etc.); otras veces, en cambio, se hace
un uso eufemístico del término, aludiendo con él a
conductas a las que nadie, en principio, daría su
aprobación (como cuando se usa la expresión
«eutanasia eugenésica»). Por unas razones o por otras,
lo cierto es que el término eutanasia está aquejado de
una alta indefinición; sus contornos se muestran
discutibles o dudosos y cada uno lo define a
conveniencia. El resultado es devastador: el debate
sobre la eutanasia deriva muchas veces en un
galimatías, en una babel de lenguas donde los distintos
sujetos que participan en él usan los mismos términos
pero hablan de cosas diferentes.
El problema, pues, no es puramente definicional.
Los desacuerdos terminológicos dificultan, cuando no
impiden, la discusión de fondo y, por eso, precisar los
contornos del concepto aparece como una cuestión
crucial. De nada vale enzarzarse en disputas morales o
jurídicas sobre la eutanasia si antes no se ha convenido
de qué estamos hablando cuando usamos ese término.
HUMANITAS, HUMANIDADES MÉDICAS - Volumen 1 - Número 1 - Enero-Marzo 2003
Los desacuerdos terminológicos
dificultan, cuando no impiden, la
discusión de fondo y, por eso,
precisar los contornos del concepto
aparece como una cuestión crucial.
En las páginas que siguen pretendo centrarme
justamente en esta tarea. El objetivo que se busca es
doble: de un lado, concretar el significado de esta figura;
de otro, destacar algunas de las distinciones que se
vinculan a ella, especialmente aquéllas que se muestran
relevantes desde la perspectiva de sus posibilidades de
justificación. Se trata –insistamos en ello– de un trabajo
simplemente propedéutico que pretende contribuir a
precisar los términos del debate evitando
malentendidos; no se centrará pues en la cuestión
(central) de la justificación de la eutanasia o de sus
distintas modalidades, aunque al hilo de su definición
resultará inevitable sugerir respuestas en este sentido.
¿De qué estamos hablando cuando
hablamos de eutanasia? Problemas de
definición
Es evidente que podemos estipular el significado de
los términos como nos plazca, pero también es verdad
que si una definición pretende ser útil y no introducir
más confusión ha de poder dar cuenta de las sólidas
intuiciones de los hablantes. En lo que sigue vamos a
intentar reconstruir el concepto de eutanasia repasando
al propio tiempo las diferentes y muchas veces
divergentes definiciones usadas.
Los desacuerdos definicionales giran sobre los
siguientes elementos: 1) modalidad de la conducta,
2) consentimiento del sujeto y 3) móviles
y circunstancias en que se produce la muerte.
¿Acciones u omisiones?
A veces se reserva el término eutanasia para las
acciones o actos ejecutivos mediante los cuales se
causa la muerte de una persona que padece una
enfermedad incurable, mientras que no adoptar (o
suprimir) las medidas que prolongarían artificialmente la
vida de un enfermo cuando no existen esperanzas de
recuperación es denominado ortotanasia. Ahora bien,
aunque es verdad que distinguir entre conductas activas
y omisivas puede ser relevante en el plano de la
justificación1 –y más adelante diremos algo sobre ello–,
circunscribir la definición de eutanasia sólo a las
primeras reservando el benévolo término de ortotanasia
para las segundas resulta poco útil, pues en el lenguaje
común no sólo se llama eutanasia a la modalidad activa
sino también a la pasiva, con independencia de
cualquier consideración posterior sobre la legitimidad de
estas conductas. Tal vez cuando la muerte se gestionaba
de forma más natural, hablar de eutanasia pasiva podía
resultar un sinsentido, pues, llegado el momento, la
16
naturaleza actuaba inexorablemente, sin que hubiera
posibilidad de posponer la muerte. Pero en el momento
actual, al menos en los países tecnológicamente más
avanzados, la situación es muy otra: los avances de la
medicina permiten alargar la vida hasta extremos antes
insospechados y en este contexto de posible obstinación
terapéutica la eutanasia pasiva aparece como una forma
de gestión médica de la enfermedad, indicada cuando se
pueden producir graves padecimientos inútilmente.
En suma, hablar de eutanasia pasiva (junto a la activa)
tiene sentido, porque existe la posibilidad de una
obstinación terapéutica.
El consentimiento del sujeto
A veces se identifica la eutanasia con la modalidad
no consentida2. Otras veces, por el contrario, se
equipara a los supuestos de muerte a ruego. Sin
embargo, y aunque la distinción entre conductas
consentidas y no consentidas es relevante desde la
óptica de la justificación –y más adelante se dirá algo al
respecto–, ninguna de las dos identificaciones señaladas
resulta aceptable. La primera porque, como señala
J. Feinberg, «el caso más común de eutanasia tiene
lugar en los hospitales, donde los pacientes piden que se
ponga fin o que se suspenda el tratamiento que les
mantiene con vida»3. La segunda porque también suele
hablarse de eutanasia para hacer referencia a aquellos
supuestos en los que alguien que no ha pedido morir,
llegadas ciertas circunstancias (por ejemplo, un coma
irreversible), es desconectado de las máquinas o privado
de los fármacos que lo mantienen con vida. Por lo
demás, y también con respecto a esta segunda
identificación, estipular como elemento definidor de la
eutanasia el consentimiento (más aún, la petición) del
sujeto pasivo, la equipararía al mero auxilio al suicidio,
desconociendo entonces que la actuación de quien
auxilia al suicida puede ser interesada, mientras que
suele hablarse de eutanasia cuando quien presta auxilio
actúa por compasión. Pero esto nos lleva al tercer
elemento a considerar: los móviles.
Móviles y circunstancias
Una de las principales imprecisiones que
caracterizan el confuso concepto de eutanasia tiene que
ver con el tipo de móviles que animan esa conducta.
Por un lado, y en la medida en que eutanasia evoca
etimológicamente la idea de muerte «dulce», parece que
lleva aparejada la intención de evitar sufrimientos; en
definitiva, los móviles piadosos. Sin embargo, frente al
significado anterior, es curioso constatar cómo, quizá
debido al carácter censurable o tabú que ha
acompañado y que todavía acompaña en la mente de
muchos a la eutanasia, el término evoca (o se asimila a)
las ideas de homicidio, asesinato, genocidio, campos de
exterminio, etc. Naturalmente, en principio nada impide
estipular el significado del concepto de una u otra
manera. Ahora bien, identificar la eutanasia con el
homicidio o el asesinato no contribuye en nada al
debate de fondo, pues supondría descalificarla de plano.
Si ha de tener sentido debatir sobre la justificación o no
de la eutanasia, hemos de poder distinguirla de esas
formas criminales, y esta distinción sólo puede cifrarse
en los motivos que animan al sujeto cuya conducta
17
La eutanasia, tal como hoy se concibe, tiene que ver, más que con la muerte digna, con
la muerte cuando la vida ya no es digna ni podrá volver a serlo. Esta sensación de indignidad irreversible de su vida fue lo que movió al tetrapléjico Ramón Sampedro a solicitar
reiteradamente ante los tribunales de justicia autorización para que se le practicara la eutanasia.
provoca la muerte de otro. En concreto, la eutanasia
tiene que ver con provocar (por acción u omisión) la
muerte de alguien en consideración a él mismo4; es
decir, por su bien, tanto si se actúa a petición suya
como si se actúa sin su consentimiento. En suma,
estamos ante una conducta de eutanasia cuando el
móvil que la anima es la piedad, compasión, humanidad
o como quiera llamársele.
Ahora bien, provocar la muerte de alguien por su
bien sólo tiene sentido cuando la muerte es un bien para
esa persona, o, si se quiere, cuando la vida se ha
convertido en un mal para ella, cuando deja de ser
digna. Por eso la eutanasia, al menos tal y como se
entiende en nuestro tiempo, no tiene que ver con la
muerte digna sino con la muerte cuando la vida ya no
es digna ni hay esperanzas de que lo vuelva a ser.
Por eso determinar cuáles son los elementos en que se
cifra la dignidad (o indignidad) de la vida es justamente
la cuestión crucial. No en vano, este es el punto que
radicaliza y divide las respuestas a la eutanasia.
Si dejamos a un lado las rígidas concepciones de la
vida que derivan de algunas doctrinas religiosas y
morales, para poder hablar de vida digna no puede
considerarse sólo la circunstancia de estar vivo, sino
que han de darse también ciertos estándares de
normalidad; por usar una terminología común, la
protección de la vida no puede orientarse sólo por
patrones de santidad sino que son necesarios ciertos
niveles de calidad5. Lo que esto significa es que bajo el
concepto de eutanasia no sólo se cobijan supuestos de
procesos terminales de muerte, sino también casos en
los que, sin amenazar una muerte inminente, una
persona lleva una existencia dramática, a menudo
acompañada de graves padecimientos físicos; o casos en
los que el paciente ha perdido irreversiblemente la
conciencia y es mantenido con vida con la ayuda de
modernas técnicas de reanimación. En todo caso,
interesa resaltar que para poder hablar de eutanasia no
basta con que la vida sea indigna, sino que esa
indignidad ha de ser además irreversible, pues lo que da
sentido al móvil de la piedad que caracteriza la
eutanasia es la muerte como «último recurso».
MARINA GASCÓN ABELLÁN - ¿DE QUÉ ESTAMOS HABLANDO CUANDO HABLAMOS DE EUTANASIA?
7
Resumiendo, la indignidad irreversible que
constituye el ámbito de discusión de la eutanasia6 puede
concretarse en estos tres supuestos:
a) Procesos terminales de muerte, a menudo
acompañados de graves padecimientos físicos.
b) Casos de existencia dramática, casi siempre
acompañados de graves padecimientos psíquicos y
muchas veces también físicos (personas que no se están
muriendo pero que están con una enfermedad avanzada
o una minusvalía grave, o niños nacidos con grandes
deformidades y/o un daño mental irreversible).
c) Estados persistentes de vida vegetativa (coma
irreversible).
Dicho de otro modo, cuando se habla de eutanasia
se está aludiendo a lo injusto de permitir una agonía
dolorosa (como la que tiene lugar en algunos procesos
terminales de muerte) o una vida que se ha convertido
en un suplicio (como sucede en los casos de existencia
trágica o miserable) o que simplemente no es vida
(como sucede en los supuestos de coma irreversible).
La eutanasia como problema
básicamente médico
8
En la medida en que la situación de indignidad de
la vida y/o el padecimiento insoportable que acompañan
a las acciones calificadas de eutanasia están vinculados
típicamente a la enfermedad y por tanto a la asistencia
médica, la eutanasia se presenta casi siempre como un
problema que tiene que ver con el trato que se
dispensará a los enfermos cuando estén cerca del fin;
o sea, un problema que se mueve básicamente en un
contexto médico-asistencial, de manera que afecta de
lleno a la relación médico-paciente. Por eso los médicos
piden regulaciones claras que les permitan actuar con
seguridad. Y por eso el reconocimiento del testamento
vital se reclama cada día más7.
Pero se impone una observación al respecto.
Es verdad que, por los motivos apuntados, la eutanasia
se presenta generalmente como un problema médico.
Ahora bien, generalmente, pues existen también
supuestos de eutanasia que no pueden desconocerse y
que no se desenvuelven típicamente en el ámbito de la
relación médico-paciente, porque no se vinculan a una
enfermedad terminal sino a una existencia dramática e
irreversible derivada, por ejemplo, de una minusvalía
grave (piénsese en casos como el de Ramón Sampedro,
en España, un tetrapléjico que solicitaba ayuda para
morir tras haber sufrido a lo largo de treinta años). Por
lo demás, al presentar la eutanasia como un problema
típica y exclusivamente médico, se termina por no
conceder ninguna importancia al consentimiento del
enfermo, lo cual resulta a todas luces un despropósito.
De todo lo dicho hasta aquí puede concluirse, pues,
que bajo el término eutanasia se comprenden aquellas
acciones u omisiones (generalmente de carácter médico)
que provocan la muerte de otra persona en atención a
ella (es decir, por su bien, por compasión, para poner
fin o evitar un padecimiento insoportable), lo que tiene
sentido cuando su vida ha alcanzado tales cotas de
indignidad de manera irreversible que la convierten en
un mal.
Tipos de eutanasia: las distinciones
relevantes
En torno a la eutanasia ha proliferado una gran
variedad de distinciones conceptuales8. Algunas son
relevantes desde la perspectiva de la justificación de
estas conductas, y de ellas nos ocuparemos enseguida.
Otras, en cambio, no aportan nada al debate. No tienen
relevancia justificatoria ni rendimiento analítico, sino
que son usadas, a lo sumo, para aprobar o censurar las
conductas a que hacen referencia. Son distinciones, en
fin, que en vez de aclarar embrollan. Entre ellas
En este cuadro (Ciencia y caridad) de Pablo Picasso podrían encontrarse algunos de los aspectos fundamentales
de la eutanasia tal como hoy la conciben sus defensores: ciencia, que proporciona los medios para una muerte
apacible e indolora, y caridad -o compasión-, que sería un móvil para practicarla.
HUMANITAS, HUMANIDADES MÉDICAS - Volumen 1 - Número 1 - Enero-Marzo 2003
18
destacan por lo extendido de su uso las que median
entre ortotanasia y distanasia, por un lado, y entre
eutanasia piadosa, eutanasia social y eutanasia
eugenésica, por otro. Las recordamos brevemente.
Ortotanasia y distanasia. Con el término
ortotanasia se quiere hacer referencia a la muerte a su
tiempo, sin acortar la vida ni alargarla innecesariamente
con medios extraordinarios o desproporcionados. Con el
término distanasia se alude, por el contrario, a un
retraso desproporcionado de la muerte, a la vida
terminal prolongada. Consiste, pues, en impedir o
suspender el proceso de muerte biológica. Si bien se
mira, estos términos no aportan nada nuevo al debate
sobre la eutanasia. El primero (ortotanasia) está muy
vinculado a la eutanasia pasiva, por lo que resulta
redundante. En realidad, quienes lo usan lo hacen
porque incorpora una carga valorativa positiva y porque
además reservan el término eutanasia pasiva para las
prácticas médicas omisivas claramente reprobables,
como la supresión de la medicina intensiva en caso de
coma reversible. El segundo (distanasia) alude en
realidad a la obstinación terapéutica, a la batalla
empecinada de la tecnología frente a la muerte, a lo que
algunos denominan la «muerte industrializada»9. En
este sentido es, no una modalidad de eutanasia, sino
justamente el presupuesto de la denominada eutanasia
pasiva; ya se dijo más arriba: si la eutanasia pasiva
tiene sentido es porque existe la posibilidad de una
obstinación terapéutica.
Eutanasia piadosa, eutanasia social y eutanasia
eugenésica. La eutanasia piadosa consiste en provocar
la muerte de otro con el fin de aliviar sus dolores y
sufrimientos; es decir, por piedad o compasión. Consiste,
pues, en lo que hemos definido como eutanasia, sin
más. Frente a ella, la eutanasia social y la eutanasia
eugenésica –defendidas en ciertos momentos históricos–
aluden a la eliminación de las llamadas «vidas sin
sentido» o «sin valor» (deficientes mentales, epilépticos,
disminuidos y personas deformes), pero no por
compasión, sino porque constituyen una carga
económica para la sociedad (y se habla entonces de
eutanasia social o económica) o por razones de «higiene
racial» (y se habla entonces de eutanasia eugenésica).
La finalidad de la acción, en ambos casos, no es el bien
del sujeto pasivo, sino ciertos intereses sociales que se
consideran relevantes. Por eso ninguna de las dos
figuras aporta nada al debate. Al contrario, sólo
contribuyen a crear confusión, pues pese al sustantivo
«eutanasia» que acompaña a estas expresiones, la
llamada eutanasia social es simple genocidio; la
eutanasia eugenésica, simple selección de la raza.
Se trata, en suma, de auténticos programas criminales
a los que se cubre con el mejor ropaje lingüístico del
término «eutanasia».
Cuando se habla de eutanasia se
está aludiendo a lo injusto de
permitir una agonía dolorosa o
una vida que se ha convertido en
un suplicio o que simplemente
no es vida.
está abocada ya al final; su ámbito es, por tanto, el de la
práctica médica de contenido tecnológico, la posibilidad
(y la obstinación) de alargar inútilmente la vida de un
sujeto que se encuentra en fase terminal o en coma
irreversible. Constituyen supuestos de este tipo: 1)
desconectar el respirador u otros instrumentos vitales
para el enfermo, 2) no emprender actos reanimatorios y
3) interrumpir un tratamiento o terapia. Se habla, por el
contrario, de eutanasia activa para referirse a los actos
ejecutivos que provocan la muerte o producen un
acortamiento de la vida, generalmente mediante la
administración de un fármaco. Dentro de esta modalidad
suele distinguirse aún entre la eutanasia activa directa,
cuando la actuación tiene la intención de poner fin a la
vida de otra persona, y la eutanasia activa indirecta,
cuando la actuación no persigue poner fin a la vida de
otra persona pero asume este resultado como posible.
Esta última es generalmente un acto médico que busca
aliviar el dolor, por ejemplo aplicando lo que en la jerga
médica se denomina un cóctel lítico, una mezcla de
sustancias químicas que calman el dolor pero que a la
vez pueden adelantar la muerte porque afectan al
sistema nervioso central. En realidad, esta idea de
«anticipación de la muerte sin querer» por efecto del
tratamiento del dolor debe considerarse casi
Desde la perspectiva del discurso justificatorio, las
distinciones relevantes son las que median entre
eutanasia activa/pasiva y voluntaria/no voluntaria.
Activa y pasiva. El criterio que funda la distinción
es la conducta del sujeto que con su comportamiento
causa la muerte de otro. Se habla de eutanasia pasiva
cuando se suprimen o simplemente no se adoptan las
medidas que prolongarían la vida pero que sólo
proporcionarían padecimientos inútiles, pues la vida
19
Desde la perspectiva de los móviles para practicar la eutanasia, uno de los aludidos es la
piedad, la compasión, para con la persona que la solicita. (Detalle de la obra La piedad,
de Sandro Botticelli.)
MARINA GASCÓN ABELLÁN - ¿DE QUÉ ESTAMOS HABLANDO CUANDO HABLAMOS DE EUTANASIA?
9
Generalmente se habla de eutanasia en supuestos de procesos terminales de muerte acompañados de graves padecimientos, en los
que nada puede hacerse por salvar la vida, situación que muy bien podría representar esta imagen de Carlomagno agonizando.
10
desaparecida, en la medida en que hoy en día se conoce
a fondo la farmacología de los opiáceos y la adaptación
del sistema nervioso a ellos, de manera que, salvo error
médico, se puede conocer perfectamente la dosis
adecuada para combatir el dolor sin riesgo de muerte10.
En todo caso, es un despropósito reprobar estas
conductas, pues el sentido de la medicina paliativa es
justamente mitigar el sufrimiento del paciente mediante
el suministro de las drogas adecuadas, aun cuando ello
pueda provocar eventualmente un acortamiento de la
vida. Por eso puede decirse que no se trata de una
«ayuda a morir» sino de una «ayuda en el morir».
Y no constituye una acción eutanásica.
Voluntaria y no voluntaria. El criterio que funda la
distinción es la concurrencia o no de la voluntad del
sujeto pasivo en la acción eutanásica. Se habla de
eutanasia voluntaria cuando la muerte se produce a
petición libre y consciente de quien va a morir; alude
pues a los supuestos de «muerte a ruego». La eutanasia
no voluntaria describe los casos de eutanasia que
tienen lugar sobre personas de cuyo consentimiento se
prescinde porque éste no es posible o no es válido, como
sucede con los niños, los enfermos comatosos y los
enajenados mentales. Es importante distinguir entre la
eutanasia no voluntaria, o sin la voluntad del sujeto, y
la eutanasia involuntaria, que tiene lugar, bien contra la
voluntad del sujeto11, bien sin ella cuando aquél era
capaz de consentir12. Huelga decir que, aunque seamos
capaces de entender la expresión eutanasia
involuntaria, ésta queda excluida. Y es que si el
paciente que tiene capacidad de consentir se ha
manifestado en contra o no ha sido consultado, no
habrá ninguna diferencia entre esta acción y un
homicidio: resultará de todo punto injustificable.
HUMANITAS, HUMANIDADES MÉDICAS - Volumen 1 - Número 1 - Enero-Marzo 2003
Las distinciones activa/pasiva y
voluntaria/no voluntaria y los modelos
de justificación
No voy a entrar aquí en el complejo y atribulado
capítulo de la legitimación de la eutanasia, pero
conviene apuntar mínimamente cuáles son los
derroteros de la justificación a los que se vinculan las
dos distinciones fundamentales señaladas: la que media
entre eutanasia activa y pasiva y la que distingue entre
eutanasia voluntaria y no voluntaria.
La distinción activa/pasiva se vincula a un modelo
de justificación que pone el acento en el estado de
decadencia que caracteriza al sujeto, despreciando (o no
dándole relevancia a) el hecho de si ha consentido o no.
Desde esta posición se legitima la eutanasia pasiva y se
descalifica la activa, incluso en su modalidad voluntaria.
En la eutanasia pasiva –se sostiene– lo que hay es sobre
todo un acto médico. Por ello, la supresión de un
tratamiento o la desconexión del respirador cuando
desde el punto de vista médico ya no hay esperanza no
serían conductas reprobadas por el Derecho, que no
impone la acción de prolongar la agonía: el médico no
tiene el deber de retrasar artificialmente la muerte con
medidas extraordinarias. Es más, lo censurable en estos
casos es prolongar inútilmente la agonía, pues
esto supondría un encarnizamiento terapéutico que
infringe la proscripción de infligir tratos inhumanos
y degradantes.
Por su parte, la eutanasia activa es vista como una
conducta antijurídica en todos los supuestos; también,
por tanto, cuando concurre el consentimiento, pues
–se sostiene– la práctica médica ha de estar regida por el
20
Puede concluirse que bajo el
término eutanasia se
comprenden aquellas acciones
u omisiones (generalmente de
carácter médico) que provocan la
muerte de otra persona en
atención a ella.
juramento hipocrático de defensa de la vida: principio de
no maleficencia (primum non nocere) que se proclama
superior al principio de autonomía13. Lo único que
penalmente cabría hacer es dotar al móvil piadoso del
autor y al consentimiento de la víctima de fuerza
atenuadora del injusto14; o incluso considerar ese móvil
piadoso como causa de atenuación de la
responsabilidad15.
La distinción voluntaria/no voluntaria se vincula
a un modelo de justificación que pone el acento en la
disponibilidad del individuo sobre su propia vida,
despreciando (o no dándole relevancia a) el estado de
sufrimiento del sujeto. Este modelo de justificación
–que algunos han denominado de
autonomotanasia16– reposa en el principio de
autonomía o autodeterminación del individuo, y tras él
se vislumbra un compromiso con la máxima liberal
que establece –según la clásica tesis de Mill– que la
única razón que legitima para usar la fuerza contra un
miembro de una comunidad civilizada es la de
impedirle hacer daño a otros; es decir, la máxima
liberal que proscribe los deberes paternalistas. Por eso
se justifica la eutanasia voluntaria (incluso en su
modalidad activa), porque es un ejercicio de la
libertad-autonomía frente a un deber paternalista,
mientras que se descalifica la eutanasia no voluntaria
(incluso en su modalidad pasiva).
Los dos modelos de justificación son
excesivamente reductivos. En el primero se prescinde de
la fuerza justificatoria del consentimiento, con lo cual
los médicos terminan arrogándose enteramente (en
interés del enfermo, como exige el principio de
beneficencia) la decisión sobre el final de la vida. En el
segundo se prescinde del estado de decrepitud
irreversible y de sufrimiento del sujeto, con lo cual
quedan sin explicación ciertas modalidades pasivas de
eutanasia en las que el afectado no puede expresar su
voluntad y que son practicadas en los hospitales todos
los días con la aprobación de la comunidad médica17.
Un discurso justificatorio que quiera presentarse
completo debería considerar relevantes ambos
elementos. El primero (el estado que caracteriza al
sujeto), porque en las sociedades avanzadas actuales la
eutanasia es fundamentalmente un acto médico, y como
tal ha de ser evaluado conforme a las exigencias de la
lex artis de la práctica médica, que no impone el deber
de prolongar inútilmente la vida. El segundo (la
disponibilidad sobre la propia vida), porque en un
sistema liberal, el consentimiento (más aún, la petición)
del sujeto pasivo proporciona una razón justificadora
fuerte; más fuerte que ninguna otra.
21
Notas
1. De hecho, esta distinción entre los términos eutanasia y
ortotanasia parece obedecer a que el primero de ellos, al
que se reviste a priori de un valor negativo, se reserva
para la modalidad que se censura, la activa, mientras que
las conductas omisivas (la ortotanasia) son consideradas
no sólo permitidas sino incluso obligadas. En suma, la
definición de los conceptos se muestra fiduciaria de su
justificación.
2. Esta asimilación parece obedecer, ahora también, a que el
término eutanasia, al que se reviste a priori de un valor
negativo, se reserva para la modalidad que se reprueba; es
decir, para la que no puede aportar en su favor la gran
fuerza justificadora del principio de autonomía de la
voluntad. De nuevo, la definición de los conceptos se
muestra fiduciaria de su justificación.
3. Feinberg J. Harm to Self. Oxford: Oxford Univ.Press, 1986;
345.
4. En el mismo sentido, Foot P. Eutanasia. Philosophy and
Public Affairs. 1977;6:85 ss.
5. Cfr. Foot P. Eutanasia. Cit: 95, y Eser A. Entre la
«santidad» y la «calidad» de la vida. Anuario de Derecho
Penal y Ciencias Penales, 1984. Por lo demás, nótese que
si no estamos dispuestos a entender la dignidad de la vida
conforme a patrones de calidad, deja de tener sentido el
debate sobre la eutanasia, pues quien cifre aquélla en su
mera existencia físico-biológica sostendrá por fuerza que la
vida es siempre un bien a preservar, con lo cual ni se abre
el debate.
6. Cfr. Gimbernat E. Eutanasia y Derecho penal. Rev Fac
Derecho Univ Granada 1987;12:105.
7. El testamento vital o testamento biológico (living will) es el
conjunto de disposiciones que hace una persona para el
caso de no poder expresar su voluntad cuando esté
aquejada de una enfermedad que implique graves
padecimientos. En España, el Parlamento ha aprobado una
ley básica que regula la autonomía del paciente, sus
derechos y obligaciones en materia de información clínica
(Ley 41/2002, BOE de 15 de noviembre de 2002). La
iniciativa prohíbe la práctica de la eutanasia activa, pero
incluye un proyecto de «testamento vital» que permite
interrumpir tratamientos en pacientes terminales: otorga al
paciente el derecho a negarse a recibir el tratamiento
indicado a través de un documento denominado «de
instrucciones previas». Se pretende con ello otorgar
seguridad jurídica a prácticas como la retirada del
respirador o la no aplicación de terapias agresivas a
enfermos terminales. Por lo demás, existe una ley catalana
de testamento vital que reconoce también este derecho de
los pacientes.
8. De «baile de las tanasias» hablaba F. Abel en su
comparecencia ante la Comisión del Senado sobre la muerte
digna, Senado, 16 de febrero de 1999, n.388, p.2.
9. Serrano JM. Eutanasia y vida dependiente. Madrid: EIU,
2001;117 ss.
10. Cfr. Montano PJ. Eutanasia y omisión de asistencia.
Montevideo: Universidad de la República, 1994; 50.
11. Feinberg J. Harm to Self; cit:345.
12. Singer P. Etica práctica. Barcelona: Ariel, 1984; 163.
13. Cfr., a título de ejemplo, Gracia D. Eutanasia: estado de la
cuestión. En: AA.VV. Eutanasia hoy. Un debate abierto.
Madrid: Noesis, 1996.
14. Esta es la situación de nuestro Derecho, en el que la
eutanasia activa voluntaria ha visto mitigada su sanción
MARINA GASCÓN ABELLÁN - ¿DE QUÉ ESTAMOS HABLANDO CUANDO HABLAMOS DE EUTANASIA?
11
en la última gran reforma penal. Pero mitigada, pues sigue
constituyendo un ilícito.
– Ansuátegui J, comp. Problemas de la eutanasia. Madrid:
Dykinson, 1999.
15. En España, esta tesis viene avalada por el Tribunal
Constitucional y el Tribunal Supremo. En concreto, este
último ha entendido, en STS de 27 de marzo de 1990, que
la existencia de un móvil piadoso (en el caso en cuestión,
la presencia de fuertes creencias religiosas) da lugar a la
aplicación de la atenuante de «estado pasional» prevista en
el Código Penal.
– Feinberg J. Harm to Self. The Moral Limits of the Criminal
Law. Oxford: Oxford University Press, 1986.
16. Cfr. Rubio Carracedo. Autonomía para morir. Eutanasia y
Autonomotanasia. Claves de la Razón Práctica, 1990;
julio-agosto:1ss.
– Singer P. Etica práctica. Barcelona: Ariel, 1984.
17. Sobre estos dos polos entre los que se mueven los
discursos de justificación de la eutanasia, García Rivas N.
Hacia una justificación más objetiva de la eutanasia. En:
Arroyo L, Berdugo I, coords. Homenaje al Dr. Marino
Barbero Santos. Cuenca: Ediciones de la UCLM, 2001;II.
Lecturas recomendadas
La literatura sobre la eutanasia es abundantísima y casi toda
ella presta atención a los problemas de definición y de
justificación. La siguiente remisión bibliográfica ha de
tomarse, por tanto, a título de ejemplo.
Sobre la delimitación conceptual activa/pasiva, voluntaria/no
voluntaria, etc., véase:
– Marcos del Cano AM. La eutanasia. Estudio filosóficojurídico. Madrid: Marcial Pons, 1999; capítulo II.
– McClean SM, Maher G. Medicine, Morals and the Law.
Hampshire: Gover Pub. Co. Ltd., 1983; capítulo 3.
Sobre los derroteros de la justificación de la eutanasia pasiva y
de la eutanasia voluntaria, véase:
– García Rivas N. Hacia una justificación más objetiva de la
eutanasia. En: Arroyo L, Berdugo I, coords. Homenaje al
Dr.Marino Barbero Santos. Cuenca: Ediciones de la UCLM,
2001; II.
– Juanatey C. Derecho, suicidio y eutanasia. Madrid: Centro de
publicaciones del Ministerio de Justicia, 1994.
– Ripollés JL, Muñoz Sánchez J, coords. El tratamiento jurídico
de la eutanasia. Una perspectiva comparada. Valencia:
Tirant lo Blanc, 1996.
– Tomás-Valiente Lanuza C. La disponibilidad de la propia vida
en el Derecho penal. Madrid: Centro de Estudios Políticos y
Constitucionales, 1999.
12
HUMANITAS, HUMANIDADES MÉDICAS - Volumen 1 - Número 1 - Enero-Marzo 2003
22
Fly UP