...

desarrollo del corazón

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

desarrollo del corazón
DEPARTAMENTO DE EMBRIOLOGÍA
PROYECTO DOCENTE
DESARROLLO DEL CORAZÓN
2010
DESARROLLO DEL CORAZÓN
El desarrollo del corazón inicia en la 3ª semana durante la gastrulación, cuando las células progenitoras del
corazón migran desde el epiblasto a través de la línea primitiva y se ubican en el mesodermo en dos regiones
ovaladas a los lados del nodo primitivo: Las áreas cardiogénicas. Las células de las áreas cardiogénicas son
inducidas por el endodermo subyacente por medio de BMP2, BMP4 y FGF, las cuales activan los factores de
transcripción Nkx2.5, MEF-2 y GATA-4 responsables del inicio de la diferenciación de dichas células a
miocardiocitos. Desde esa posición, cuando se inicia la tubulación (18 ± 1 día), las células progenitoras del
corazón migran en dirección cefálica, colocándose rostralmente a la membrana bucofaríngea y a los pliegues
neurales, quedando sólo una pequeña banda de mesodermo entre el primordio cardiaco y el borde rostral del
embrión: el septum transversum. Finalmente, se forma una zona en forma de herradura: la herradura o
mesodermo cardiogénico, caudal al septum transversum y rostral a la membrana bucofaríngea.
Conforme ocurre la tubulación, el mesodermo lateral se delamina formando dos capas: La somatopleura y la
esplacnopleura y entre ambas el celoma intraembrionario. En la esplacnopleura, se forman pequeños islotes
sanguíneos que coalecen y forman pequeños acúmulos angiogénicos, precursores de los primordios
endocárdicos. Dorsal a los primordios endocárdicos, las células de la esplacnopleura forman el primordio
miocárdico e inician su diferenciación a miocardiocitos. Conforme progresa la tubulación los primordios
mioendocárdicos son desplazados en dirección ventro-medial y se van aproximando entre sí. Finalmente, los
primordios mioendocárdicos se encuentran en la línea media ventral, se fusionan y forman un único tubo
mioendocárdico: el tubo cardiaco primitivo situado por delante del intestino primitivo y rodeado por el celoma
intraembrionario: futura cavidad pericárdica. Entre el primordio endocárdico y el miocárdico queda una gruesa
capa de material amorfo extracelular: la gelatina cardiaca o de Davis.
El miocardio del tubo cardiaco primitivo está formado por 2 ó 3 capas de células, que han comenzado su
diferenciación en miocitos, con miofibrillas en su citoplasma, que le dan ya una actividad contráctil aunque aún
no se haya iniciado la circulación. Este tubo cardiaco primitivo queda unido al intestino primitivo, durante un
corto tiempo, por una banda de mesodermo: el mesocardio dorsal, el cual finalmente terminará por
desaparecer.
Casi inmediatamente, el tubo cardiaco comienza a flexionarse hacia la derecha y adelante, dando lugar a la
formación del asa bulboventricular (22 ± 1 día), adoptando el tubo cardiaco una forma de “S”. En el extremo
caudal, el asa bulboventricular se continúa con los atrios primitivos y estos a su vez con las venas
onfalomesentéricas en formación. En el extremo cefálico, el asa bulbo-ventricular se continúa con el primer par
de arcos aórticos, que rodean por ambos lados a la faringe primitiva y finalmente se conectan con las aortas
dorsales. Si bien es ampliamente conocido el mecanismo de flexión del asa bulboventricular hacia la derecha y
adelante, es aún muy controvertido que la produce y se ha encontrado diferente patrón de expresión de los
genes d-HAND y e-HAND en las ramas cefálica y caudal del asa. Otros factores que han sido relacionados con la
formación del asa son Nkx2.5, MEF-2 y el ácido retinoico.
El resultado final de la formación del asa en un corazón en forma de “S”, da como resultado que la porción más
caudal va a estar constituida por los atrios primitivos (parte de los futuros atrios definitivos) que conforme se
desarrolla el asa van a ir quedando en posición dorsal al asa y a la porción de salida del corazón. Craneal
respecto a los atrios primitivos va a quedar el asa bulboventricular, cuya rama o porción caudal recibe el
nombre de ventrículo primitivo (futura porción trabeculada del VI + tracto de entrada de ambos ventrículos). La
rama o porción cefálica del asa se denomina bulbus cordis (futura porción trabeculada del VD). Este bulbus
cordis se continúa rostralmente con un nuevo segmento que aparece en esta etapa: el conus cordis o cono
DEPARTAMENTO DE EMBRIOLOGÍA
PROYECTO DOCENTE
DESARROLLO DEL CORAZÓN
2010
(futuros infundíbulos ventriculares), que conecta al asa con los arcos aórticos. La flexión hacia la derecha y
adelante del asa va a ir situando paulatinamente a los futuros ventrículos por delante de los futuros atrios, y al
futuro ventrículo derecho: adelante y a la derecha del futuro ventrículo izquierdo. De manera simultánea con la
formación y torsión del tubo cardiaco ocurre el proceso de migración del tubo cardiaco y la cavidad pericárdica
en dirección caudal, el cual es debido fundamental-mente al desarrollo del pliegue cefálico, que lleva a la
membrana bucofaríngea, al corazón, la cavidad pericárdica y al septum transversum a un nivel más bajo que la
placa neural (futuro encéfalo), después de una rotación de 180º.
ESTIRPES CELULARES
El corazón se origina de varias fuentes de células:
El miocardio atrial y ventricular viene del mesodermo esplácnico de la herradura cardiogénica.
El tracto de salida (cono y parte del tronco) se origina del mesodermo paraxial y lateral a la altura de la
placoda ótica.
Gran parte del componente celular del tronco se origina de las crestas neurales craneales (entre la
placoda ótica y el tercer somite).
El pericardio y las arterias coronarias principales se originan del órgano proepicárdico (mesotelio dorsal
del epitelio celómico).
GELATINA CARDIACA
A partir de la formación del asa, la gelatina cardiaca, acelular y uniformemente distribuida a lo largo de todo el
tubo cardiaco, va a ir sufriendo importantes cambios: Por un lado, va a ir cambiando su aspecto acelular al irse
poblando de células mesenquimáticas, las cuales se originan del endocardio al ser inducido este por el
miocardio, y por otro lado, va a irse remodelando a lo largo del tubo, acumulándose en algunas regiones y
disminuyendo en otras para formar los esbozos de los tabiques o septos que separarán a los segmentos
cardiacos. La zona de la unión entre los atrios primitivos y el ventrículo primitivo recibe el nombre de canal
atrioventricular, y en su interior la gelatina cardiaca va a formar dos grandes abultamientos: los cojines
endocárdicos dorsal y ventral del canal atrioventricular. A nivel del cono, la gelatina va a formar las crestas
conales (dextrodorsal y sinistroventral), y a nivel del tronco va a formar las crestas truncales (superior e
inferior). Este sistema de cojines y crestas formados de gelatina cardiaca, deben alinearse y continuarse
adecuadamente con los primordios de los septos atrial y ventricular para formar los tabiques definitivos que
separarán las cavidades derechas de las cavidades izquierdas, y en consecuencia a la sangre que por ellas
discurren. De igual forma estos cojines y crestas van a participar de manera importante en la formación de las
válvulas del corazón (tricúspide, mitral, aórtica y pulmonar).
FLEXIÓN DEL TUBO CARDIACO
Como antes mencionado, el desarrollo del asa bulboventricular va a ser el responsable de la posición espacial
definitiva de las cavidades cardiacas, al ir situando paulatinamente (durante la 4ª semana) a:
El bulbus cordis a la derecha y adelante del ventrículo primitivo, y
Al asa bulboventricular completa (bulbus cordis + ventrículo primitivo) por delante de los atrios
primitivos, los cuales van a ir ascendiendo por detrás del asa hasta que finalmente los atrios definitivos
queden situados por detrás y cefálicos a los ventrículos definitivos derecho e izquierdo.
DEPARTAMENTO DE EMBRIOLOGÍA
PROYECTO DOCENTE
DESARROLLO DEL CORAZÓN
2010
SENO VENOSO – VENAS SISTÉMICAS
Todos los sistemas venosos (intra y extraembrionarios) van a desembocar en una dilatación denominada seno
venoso, que está situada por detrás y debajo de los atrios primitivos. Inicialmente el seno venoso es simétrico,
formado por una porción central (o transversa) y dos cuernos: derecho a izquierdo. A cada cuerno llega una
vena vitelina, una vena umbilical y una vena cardinal común; esta última recibe a su vez a una vena cardinal
anterior y una vena cardinal posterior.
Este seno venoso se comunica con los atrios primitivos a través de un orificio: el ostium sinoatrial, el cual forma
dos rebordes llamados valvas derecha e izquierda del seno venoso. Al finalizar la 4ª semana el seno venoso se
desplaza a la derecha y a perder la simetría de las venas que llegan a él; esto se debe a la aparición de nuevos
sistemas venosos que desvían la sangre hacia las venas derechas.
Las venas umbilical y vitelina izquierda finalmente desaparecen, mientras que la cardinal común izquierda va
disminuyendo paulatinamente su calibre hasta desaparecer o formar una pequeña vena denominada vena
oblicua. Todo esto hace que el cuerno izquierdo se quede sin venas tributarias importantes, recibiendo sólo las
venas intracardiacas en formación. Lo que queda del cuerno izquierdo va a formar el seno coronario.
El cuerno derecho (que recibe prácticamente toda la circulación venosa) aumenta de tamaño, gira en sentido
antihorario (± 90º) y queda relacionado sólo con el atrio primitivo derecho, al cual se incorpora junto con la
porción transversa y forman la porción sinusal del atrio derecho definitivo.
De las venas tributarias derechas:
La umbilical derecha termina por obliterarse y desaparece.
La vitelina derecha va a formar el segmento suprahepático (o infracardiaco) de la vena cava inferior.
La cardinal común derecha y la cardinal anterior derecha van a formar la vena cava superior, y
La cardinal posterior derecha va a formar la vena ácigos.
VENAS PULMONARES
Aproximadamente el día 26-28 se forma una evaginación en la pared dorsal del atrio izquierdo: la vena
pulmonar primitiva, mientras que alrededor de los esbozos pulmonares en formación se desarrolla un extenso
plexo venoso, el cual en este momento desemboca al sistema de las venas cardinales. Uno o dos días después,
la vena pulmonar primitiva contacta con el plexo venoso peripulmonar, que forma dos venas en cada uno de
los pulmones en desarrollo, y se establece la comunicación entre ambos sistemas, a la vez que dicho plexo va
perdiendo su conexión con el sistema de las venas cardinales. Finalmente, la vena pulmonar común y las cuatro
venas pulmonares (dos de cada pulmón) son incorporadas a la pared posterior del atrio izquierdo para formar
su porción sinusal, desembocando la circulación pulmonar a través de cuatro orificios venosos independientes
SEPTACIÓN ATRIAL
Comienza a los 28 ± 1 día, con la aparición de un tabique en forma de media luna: el septum primum, el cual
surge de la pared cefálica del atrio común, entre el ostium sinoatrial y la vena pulmonar primitiva. Los
extremos del septum primum se continúan con los cojines dorsal y ventral del canal A-V. Entre el borde libre
DEPARTAMENTO DE EMBRIOLOGÍA
PROYECTO DOCENTE
DESARROLLO DEL CORAZÓN
2010
del septum primum y los cojines del canal A-V queda un amplio orificio: el ostium o foramen primum. El
septum primum va creciendo en dirección al canal A-V, reduciendo paulatinamente el tamaño del foramen
primum. En forma simultánea, en la parte cefálica del septum primum aparecen zonas de muerte celular
fisiológica que forman varias pequeñas perforaciones que se juntan y forman un único orificio: el ostium o
foramen secundum. Esto coincide con el cierre del foramen primum al fusionarse el borde libre del septum
primum con los cojines dorsal y ventral del canal A-V. En este momento aparece un segundo tabique: el
septum secundum, el cual se forma en el techo del atrio derecho, a la derecha del septum primum y tiene
también la forma de media luna con sus astas o extremos dirigidos hacia la zona de desembocadura de la vena
cava inferior. Este segundo tabique crece fundamentalmente por sus astas, que finalmente se encuentran y se
fusionan, dejando desprovista de este septum la parte central, justo por debajo del ostium secundum (43 ± 1
día). Esta porción central se denomina orificio o fosa oval, con un piso o suelo formado por el septum primum,
y un anillo o limbo formado por el septum secundum. Este peculiar sistema de septación tiene una función
valvular durante la vida embrionaria y fetal, permitiendo el paso de sangre de derecha a izquierda, pero no a la
inversa. Esta comunicación recibe también el nombre de agujero de Boal. Después del nacimiento, el cambio
de presión de los atrios cierra fisiológicamente la fosa oval impidiendo el paso de la sangre de un atrio al otro.
Durante los primeros meses de la vida postnatal se fusiona el septum primum con el septum secundum
ocurriendo el cierre anatómico de la fosa oval.
CANAL ATRIOVENTRICULAR
El canal A-V es aquel segmento del tubo cardiaco que conecta a los atrios primitivos con el ventrículo primitivo.
Inicialmente (hasta la 4ª semana) este segmento muestra una luz única y en él se acumula una gruesa capa de
gelatina cardiaca. Por delante y a la derecha del canal A-V se sitúa el conus cordis en cuyo interior hay también
una gruesa capa de gelatina cardiaca. Al final de la 4ª semana la gelatina cardiaca comienza a remodelarse y a
ser poblada por las células mesenquimáticas. En el interior del canal A-V se forman dos grandes abultamientos:
los cojines del canal A-V ventral y dorsal. Estos cojines conforme crecen se van aproximando entre sí y van a ir
separando la luz del canal, originalmente único, en dos orificios: derecho e izquierdo. Ambos cojines van a
quedar alineados: cefálicamente con el septum primum, y caudalmente con el septum interventricular
primitivo. Hasta este momento ambos cojines son muy gruesos y tienen una forma cuadrilátera o de “yunque”.
Casi inmediatamente se forman en el canal A-V otros dos abultamientos: los cojines laterales derecho e
izquierdo. Durante la 5ª semana, los cojines dorsal y ventral comienzan a fusionarse entre sí separando
anatómicamente los orificios derecho e izquierdo, momento que coincide con el cierre del ostium primum
interatrial. Conforme avanza la fusión de los cojines, estos se van curvando quedando su borde derecho más
bajo que su borde izquierdo. A partir del borde derecho se va a formar la valva septal de la tricúspide y del
borde izquierdo la valva anterior o aórtica de la mitral. El cuerpo de los cojines fusionados y curvados va a
formar el septum atrioventricular. Durante la 6ª semana comienzan a formarse los velos valvulares, cuerdas
tendinosas y músculos papilares por un proceso denominado de delaminación y socavamiento, proceso que
continuará durante varias semanas.
SEPTACIÓN VENTRICULAR
Mientras se está desarrollando la septación atrial y la separación de los orificios mitral y tricuspídeo, en el
interior del bulbus cordis y del ventrículo primitivo se está formando una gran trabécula muscular: el septum
interventricular primitivo, el cual está creciendo desde el ápex del ventrículo primitivo hacia el canal
atrioventricular y el cono. Este septum se corresponde externamente con un marcado surco entre los futuros
DEPARTAMENTO DE EMBRIOLOGÍA
PROYECTO DOCENTE
DESARROLLO DEL CORAZÓN
2010
ventrículos derecho e izquierdo. Este septum interventricular primitivo comienza a formarse en la 5ª semana
(29 ± 1 día) en la parte baja del bulbus cordis y del ventrículo primitivo en forma de media luna, con sus
extremos o astas dirigidas hacia el cojín dorsal del canal A-V y hacia la zona de unión del cojín ventral del canal
A-V con el conus cordis. En este momento entre el borde libre del septum interventricular primitivo y los
cojines del canal A-V hay un gran orificio: el foramen interventricular, que permite el paso de sangre del
ventrículo primitivo al bulbus cordis. Conforme se fusionan los cojines dorsal y ventral del canal A-V, el foramen
interventricular va a ir disminuyendo su tamaño, hasta que finalmente se cierra al concluir la fusión de los
cojines y la incorporación del conus cordis y fusión de sus crestas conales (que se verá más adelante); el
proceso de cierre de la comunicación interventricular embrionaria ocurre al final de la 6ª semana o, a más
tardar, durante la 7ª semana y al concluir se termina el paso de sangre de un ventrículo al otro. De esta
manera, el septum interventricular definitivo queda constituido a manera de mosaico participando en su
formación el septum interventricular primitivo, los cojines dorsal y ventral del canal A-V y las crestas conales.
SEPTACIÓN CONO-TRUNCAL
(DEL TRACTO DE SALIDA)
En el corazón definitivo el tracto de salida ventricular derecho está formado por:
El infundíbulo pulmonar.
La valvas pulmonar, y
El tronco de la arteria pulmonar.
Mientras que el tracto de salida ventricular izquierdo lo forman:
El vestíbulo aórtico
La valva aórtica, y
La aorta ascendente
Estas porciones o tractos de salida del corazón se originan embriológicamente de:
El conus cordis (cono).
El truncus arteriosus.
El saco aórtico-pulmonar.
Inicialmente estos tres segmentos muestran una luz única y se continúan entre sí, permitiendo el paso de la
sangre del bulbus cordis a los arcos aórticos. Cuando se inicia la tabicación del corazón, en el interior del cono
la gelatina cardiaca se va a poblar de células de mesénquima y va a formar dos abultamientos a lo largo de este
segmento: las crestas conales, que por su posición espacial se denominan sinistroventral y dextrodorsal. Hacia
abajo (en dirección al bulbus cordis), la cresta sinistroventral del cono se continúa sin línea de demarcación con
el cojín ventral del canal A-V y con el septum interventricular primitivo, mientras que la cresta dextrodorsal se
pierde en la pared libre del ventrículo derecho. Hacia arriba (en dirección al truncus arteriosus), ambas crestas
conales se continúan con unos abultamientos similares que se han formado en el interior del truncus
arteriosus: las crestas truncales superior e inferior. En el interior del saco aórtico-pulmonar y separando a los
3º y 4º pares de arcos aórticos (futuro arco aórtico) de los 6º pares (futuras arterias pulmonares derecha e
izquierda), se forma un repliegue: el septum aórtico-pulmonar, el cual se va a continuar por sus extremos con
las crestas truncales. Conforme avanza el desarrollo, las crestas truncales se comienzan a fusionar entre sí,
DEPARTAMENTO DE EMBRIOLOGÍA
PROYECTO DOCENTE
DESARROLLO DEL CORAZÓN
2010
proceso que se inicia por su extremo cefálico y progresa en dirección al cono. Cuando las crestas truncales se
han fusionado en su totalidad se inicia la fusión de las crestas conales que avanza en la misma dirección, es
decir, hacia el bulbus cordis. Una vez que las crestas conales han concluido su fusión, el cono ha quedado
dividido en dos partes: un cono antero-lateral (futuro infundíbulo pulmonar) y un cono postero-medial (futuro
vestíbulo aórtico). Esta peculiar continuidad de las crestas conales - crestas truncales – septum aórticopulmonar forman finalmente un tabique que describe una espiral de 180º y que separa a estos tres segmentos
en dos canales o vías de salida del corazón:
La vía de salida ventricular derecha o pulmonar, formada por el cono antero-lateral, el lado derecho del
truncus arteriosus y los 6º pares de arcos aórticos, y
La vía de salida ventricular izquierda o aórtica, formada por el cono pósteromedial, el lado izquierdo
del truncus arteriosus y los 3º y 4º pares de arcos aórticos.
La espiral de 180º que forma este complejo septal es también responsable del entrecruzamiento normal que
presentan las vías de salida aórtica y pulmonar. Mientras está ocurriendo la septación cono-truncal, el cono va
siendo paulatinamente incorporado a la masa ventricular: El cono ánterolateral se incorpora al ventrículo
derecho para formar su infundíbulo, y el cono pósteromedial se incorpora al ventrículo izquierdo para formar
el vestíbulo aórtico.
VALVAS ARTERIALES
En el truncus arteriosus a nivel de su unión con el cono, la gelatina cardiaca forma seis engrosamientos
mesenquimáticos: dos a cada lado del septum truncal y dos en las paredes libres del truncus (cojines
intercalares); estos son los primordios de las sigmoideas aórticas y pulmonares. Cuando se fusionan las crestas
truncales estos primordios se separan en dos bloques de tres. Finalmente, la pared libre del truncus se va
introduciendo entre los dos bloques de primordios de sigmoideas hasta separarlas totalmente y formar dos
anillos fibrosos independientes: los anillos valvulares aórtico y pulmonar, quedando en el interior de cada uno
de ellos tres primordios de sigmoideas. Cuando se forman los primordios de las sigmoideas son sólidos y de
forma más o menos piramidal. Poco a poco, la cara superior (arterial) de los primordios se va excavando y
adelgazando, adoptando la forma de bolsa o “nido de golondrina”.
CRESTAS NEURALES
Las crestas neurales a la altura de los tres primeros pares de somitas van a migrar en dirección ventral,
atraviesan los arcos faríngeos, y llegan al extremo arterial del corazón, contribuyendo al desarrollo de las
grandes arterias, de la septación aórtico-pulmonar y del septum interventricular a nivel de los infundíbulos
(porción de salida).
SISTEMA DE CONDUCCIÓN
En el corazón definitivo el sistema de conducción está constituido por:
El nodo sinusal (sinoatrial).
El nodo atrioventricular.
El haz de His (atrioventricular).
DEPARTAMENTO DE EMBRIOLOGÍA
PROYECTO DOCENTE
DESARROLLO DEL CORAZÓN
2010
Ramas derecha e izquierda del haz de His, y
Las fibras de Purkinje.
Hasta hace poco más de una década, se creía que el sistema de conducción se originaban a partir de las crestas
neurales, sin embargo, cuando el tubo cardiaco primitivo comienza a contraerse y a generar una onda de
contracción ordenada y unidireccional, y puede ya registrarse a partir de él un electrocardiograma, las crestas
neurales aún no han alcanzado al corazón (± 21 días). Estudios recientes han demostrado que las células del
sistema de conducción son miocitos cardiacos altamente especializados que contienen gran cantidad de
glucógeno, que se originan directamente del miocardio preexistente de la región. En embriones de pollo se ha
demostrado que las arterias coronarias son esenciales para la formación del sistema de conducción, ya que a
través de la endotelina-1 que secretan estimula a los miocardiocitos para que se transformen en células del
sistema de conducción.
Material elaborado por: Dr. Manuel Arteaga Martínez, Dr. Samuel Paul Gallegos Serrano.
Fly UP