...

corazón de los estudios culturales: Contextualidad

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

corazón de los estudios culturales: Contextualidad
El corazón de los estudios culturales:
Contextualidad, construccionismo y complejidad1
The heart of cultural studies: Contextuality,
constructionism and complexity
O coração dos estudos culturais: contextualidade,
construccionismo e complexidade
Lawrence Grossberg2
University of North Carolina, Chapel Hill, USA.
[email protected]
Recibido: 24 de febrero de 2009
Aceptado: 07 de abril de 2009
Resumen
Este artículo explica mis compromisos y pasiones por los estudios culturales. Creo que las
ideas importan, que tenemos mejores formas de acercarse las vastas tareas de transformar el
mundo con el mejor conocimiento y entendimiento posibles. Y siempre he creído, durante
toda mi vida académica, que los estudios culturales importan no porque sean la única
práctica intelectual que puede decirnos algo sobre que esta sucediendo en los mundos en
los que vivimos, sino porque constituyen una forma diferente de hacer el trabajo intelectual,
y como su resultado, uno puede decir y hacer ciertas cosas, puede producir cierto tipo de
conocimiento y entendimiento, el cual puede no ser posible a través de otras prácticas. En este
artículo trato de definir el proyecto común que reúne muchas diferentes formas y formaciones
de los estudios culturales. Comienzo por contar dos historias. La primera, en su mayor parte
(auto)-biográfica, hace una lectura retrospectiva de mi deseo por los estudios culturales a
partir de mi experiencia en el Centro de Estudios Culturales Contemporáneos (CCCS) en la
Universidad de Birmingham del Reino Unido; la segunda describe el proyecto de los estudios
culturales como un esfuerzo por producir conocimiento basado en el compromiso por la
contextualidad radical y el construccionismo, y una política de asumir las posibilidades de la
trasformación social. Explicando la coyuntura como la especificidad de la noción de contexto
de los estudios culturales, mostraré cómo las diferentes formaciones de los estudios culturales
pueden ser vistas como respuestas a diferentes problemáticas coyunturales.
Palabras clave: estudios culturales, contextualismo, construccionismo, Centro de Estudios
Culturales Contemporáneos (Birmingham).
Artículo resultado de la investigación: «Modernidades en disputa: economías, culturas y políticas» llevada
a cabo en el Departamento de Estudios de la Comunicación de la Universidad del Carolina del Norte.
2
Profesor «Morris Davis» de Estudios de la Comunicación en la Universidad de Carolina del Norte en
Chapel Hill, Estados Unidos. Lawrence Grossberg es una de las figuras más visibles de los estudios culturales
no sólo en la academia estadounidense, sino en el mundo en general. Dentro de sus publicaciones más
conocidas se encuentra la edición (en compañía con Cary Nelson y Paola Treichler) de la ahora clásica
compilación Cultural Studies (Nueva York-Londres, Routledge, 1992) y su libro Bringing it all back home.
Essays on Cultural Studies (Durham: Duke University Press, 1997).
1
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 ISSN 1794-2489
Corredor
Fotografía de Martha Cabrera
TABULA RASA
No.10, enero-junio de 2009
Abstract
This essay explains my commitment to and passion for cultural studies. I believe ideas
matter, that we are better off approaching the daunting tasks of transforming the world
with the best knowledge and understanding possible. And I have believed, for my entire
academic career, that cultural studies matters not because it is the only intellectual
practice that can tell us something about what’s going on in the worlds in which we live,
but because it is a different way of doing intellectual work, and as a result, it can say and
do certain things, it can produce certain kinds of knowledge and understanding, which
may not be so readily available through other practices. In this essay, I try to define the
common project that binds together the many different forms and formations of cultural
studies. I start by telling two stories: the first, largely auto-biographical, retrospectively
reads my desire for cultural studies out of my experience at the Centre for Contemporary
Cultural Studies (CCCS) at University in the U.K.; the second will describe the project
of cultural studies as the effort to produce knowledge based on a commitment to radical
contextuality and constructionism, and a political engagement with the possibilities of
social transformation. Explicating the conjuncture as the specifically cultural studies
notion of context, I briefly show how different formations of cultural studies can be seen
as responses to different conjunctural problematics.
Key words: cultural studies, radical contextualism, constructionism, Center for
Contemporary Cultural Studies (Birmingham).
Resumo
Este artigo explica meus compromissos e paixões pelos estudos culturais. Creio que as
idéias são importantes, que teremos melhores formas de nos aproximarmos da vasta
tarefa de transformar o mundo. Sempre tenho acreditado, durante toda a minha vida
acadêmica, que os estudos culturais são importantes, não porque seja a única prática
intelectual que pode dizer algo sobre o que está acontecendo nos mundos em que
vivemos, senão porque se constituem em uma forma diferente de fazer o trabalho
intelectual, e como resultado, podemos dizer e fazer certas coisas, produzir certo tipo de
conhecimento e entendimento, o que não é possível por meio de outras práticas. Neste
artigo, trato de definir o projeto comum que reúne várias formas diferentes e formações
dos estudos culturais. Começo por contar duas histórias. A primeira, em maior medida
auto-biográfica, faz uma leitura retrospectiva do meu desejo pelos estudos culturais a
partir de minha experiência no Centro de Estudos Culturais Contemporâneos (CCCS) na
Universidade de Birmingham no Reino Unido. A segunda descreve o projeto dos estudos
culturais como um esforço para produzir conhecimento baseado no compromisso pela
contextualidade radical e o construccionismo, e uma política de assumir as possibilidades
da transformação social. Explicando a conjuntura como a especificidade da noção de
contexto dos estudos culturais, demonstrarei como as diferentes formações dos estudos
podem ser vistas como respostas a diferentes problemáticas conjunturais.
Palavras chave: estudos culturais, contextualismo, construccionismo, Centro de Estudos
Culturais Contemporâneos (Birmingham).
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 ISSN 1794-2489
15
Lawrence Grossberg
El corazón de los estudios culturales: Contextualidad, construccionismo y complejidad
Introducción
En las últimas décadas, el tema de los «estudios culturales» ha ganado visibilidad
pública como algo digno de ser adoptado o atacado (por cualquier número de
razones diferentes en ambos lados). Se ha desplazado rápidamente por el espacio
geográfico, disciplinario y político. Por supuesto, fuera de eso y desde mucho antes
de dicha visibilidad pública, se ha venido haciendo estudios culturales, algunos sin
nombrar nunca su proyecto bajo esta categoría, o incluso sin desear tal identidad
compartida. Han aparecido, en su mayor parte después de la Segunda Guerra
Mundial, en una variedad de lugares, desde una variedad de disciplinas y proyectos
intelectuales. Hay que admitirlo, definir los estudios culturales es una tarea riesgosa.
Muchas personas alegan estar haciéndolos. Pero el hecho es que pocas personas
que trabajan en los estudios culturales o contra ellos se ponen de acuerdo en una
definición. Cualquier definición es susceptible de dejar por fuera al menos a algunas
personas que quieren situarse en los estudios culturales. Con frecuencia esto se toma
como evidencia de la necesidad de evitar proponer una definición. En ocasiones se
asume que cualquier definición inevitablemente establecería límites cerrados, y esto
contradeciría la política de los estudios culturales.
Pero creo que debemos asumir el riesgo. Sin cierto sentido de especificidad en los
estudios culturales, no hay nada que evite que se conviertan en la última apropiación
administrativa y en la marginación de la academia crítica o políticamente articulada.
Lo más importante: sin tal sentido de especificidad, también se perdería con
demasiada facilidad precisamente lo que ellos contribuyen en términos políticointelectuales, a medida que se convierten cada vez más en un significante casi vacío
del estudio de la cultura, o del estudio de la política de la cultura, que los hace pasar
de nuevo por estrategias de mercadeo. Por ello espero que mis esfuerzos en este
texto se lean no como una mirada hacia el pasado, como si la cuestión relevante
fuera juzgar diferentes candidatos, sino como una proyección prospectiva para
acoger un proyecto. Quiero sumarme a una conversación sobre cómo debemos
usar nuestra energía y nuestro trabajo como académicos.3
Permítanme afirmarlo con la mayor claridad. No creo que los estudios culturales
traten sobre la cultura, si bien la cultura es crucial para su proyecto. Los estudios
culturales no son el estudio de los textos o la textualidad; no pretenden interpretar
o juzgar textos particulares o tipos de
3
Típicamente, si nadie tiene la autoridad para textos. No tratan de la interpretación
tratar de describir los estudios culturales, en cuyo
caso se nos deja al relativismo, o los únicos que de textos, o de la lectura del poder
tienen autoridad son aquellos con quienes se está social que se desprende de ellos, o de la
de acuerdo por anticipado. He pasado toda mi
lectura de las realidades sociales como
carrera luchando para abrir puertas y espacios para
los estudios culturales, en los ámbitos institucional textos. No son la práctica de leer el
e intelectual, y aquí ofrezco únicamente mi mundo en un grano de arena. Ni son
percepción de aquello por lo he luchado.
el estudio de las culturas nacionales
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 16
ISSN 1794-2489
TABULA RASA
No.10, enero-junio de 2009
ni un nuevo acercamiento al lenguaje o a los estudios de área, aunque creo que
los estudios culturales tienen algo que decir de todos ellos. Tampoco pueden
definirse por un enfoque en la cultura de masas o la cultura popular o las culturas
subalternas. No tratan de la teoría como metáfora para la inscripción del poder
en los textos o en la vida social, o como una garantía de ello.
Si se me presionara a hablar de maneras más convencionales, podría comenzar
describiendo los estudios culturales de esta forma: se interesan por la descripción
y la intervención en las maneras como las prácticas culturales se producen, se
insertan y funcionan en la vida cotidiana de los seres humanos y las formaciones
sociales, con el fin de reproducir, enfrentar y posiblemente transformar las
estructuras de poder existentes. Es decir, si la gente hace historia, pero la hace en
condiciones que les son ajenas, los estudios culturales exploran las maneras como
este proceso se realiza con las prácticas culturales y a través de ellas, y el lugar de
dichas prácticas dentro de formaciones históricas específicas. Pero esto también
es inadecuado, de modo que podría intentarlo de nuevo.
Los estudios culturales describen cómo las vidas cotidianas de las personas están
articuladas por la cultura y con ella. Investiga cómo las estructuras y fuerzas
particulares que organizan sus vidas cotidianas de maneras contradictorias
empoderan o desempoderan a las personas, y cómo se articulan sus vidas
(cotidianas) a las trayectorias del poder político y económico y a través de ellas.
Los estudios culturales exploran las posibilidades históricas de transformación
de las realidades vividas por las personas y las relaciones de poder en las que se
construyen dichas realidades, en cuanto reafirma la contribución vital del trabajo
intelectual a la imaginación y realización de tales posibilidades. Los estudios
culturales se ocupan del papel de las prácticas culturales en la construcción de
los contextos de la vida humana como configuraciones de poder, de cómo las
relaciones de poder son estructuradas por las prácticas discursivas que constituyen
el mundo vivido como humano. Tratan de usar los mejores recursos intelectuales
disponibles para lograr una mejor comprensión de las relaciones de poder (como
el estado de juego y equilibrio en un campo de fuerzas) en un contexto particular,
creyendo que tal conocimiento dará a las personas más posibilidades de cambiar
el contexto y, por ende, las relaciones de poder. Es decir, buscan entender no sólo
las organizaciones del poder, sino también las posibilidades de supervivencia,
lucha, resistencia y cambio. Dan por sentada la contestación, no como realidad
en cada instancia, sino como presuposición necesaria para la existencia del trabajo
crítico, la oposición política e incluso el cambio histórico.
Sin embargo me parece que esto pasa por alto algo crucial sobre los estudios
culturales; de hecho, omite precisamente lo que se encuentra en el corazón de los
estudios culturales. Como lo planteó alguna vez Hall, hablando sobre los estudios
culturales en los Estados Unidos:
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 ISSN 1794-2489
17
Lawrence Grossberg
El corazón de los estudios culturales: Contextualidad, construccionismo y complejidad
Se necesita toda una gama de trabajos para decir qué es en este contexto.
Qué es en relación con esta cultura que lo separe genuinamente de
trabajos anteriores o producidos en otro lugar. No estoy seguro de que
los Estudios Culturales en los Estados Unidos hayan pasado realmente
por ese momento de auto-aclaración […] Creo que importa lo que es en
situaciones particulares […] es la inserción precisa de cierto tipo de práctica
crítica en un momento institucional y ese momento es precisamente el de
la vida académica institucional en este país (1992: 292).
Esa vida institucional es únicamente el contexto más inmediato de nuestro trabajo
como intelectuales, y no puede separarse de sus relaciones con otros contextos
próximos y concéntricos de la vida social, política, económica y cultural, es decir,
de la totalidad de la formación social.4
Creo que el proyecto de los estudios culturales, que vincula a diferentes personas
y trabajos, y al parecer amenaza muchos otros, implica un compromiso con una
práctica particular de trabajo intelectual-político, y con la reivindicación de que tal
trabajo intelectual importa dentro y fuera de la academia. Los estudios culturales
son una manera de habitar la posición del académico, el profesor, el artista y el
intelectual, una manera (entre muchas) de politizar la teoría y teorizar la política.
El proyecto de los estudios culturales es un esfuerzo por hallar una práctica
intelectual que sea responsable con el
4
No veo mucha evidencia de que mucho de lo contexto cambiante (las condiciones
que pretende ser estudios culturales, no sólo en
los Estados Unidos, sino también en muchas otras geográficas, históricas, políticas,
partes del mundo noratlántico (euromoderno) intelectuales e institucionales en
haya pasado por este momento de autorreflexión. continuo cambio) en el que trabaja.
En lugar de ello, con demasiada frecuencia el
trabajo crítico ha fraguado otro tipo de insularidad Como tal, construyen para sí mismos
al convertir la autorreflexión en una forma de una reclamación más limitada y
autoenfrascamiento, que lo hace demasiado
modesta a la autoridad de lo que se
introvertido y personal. Como lo ha observado
Doreen Massey (conversación personal, 18 de abril, suele hacer desde la academia; rechazan
2005) se ha vuelto muy fácil para los intelectuales todos y cada uno de los sueños de
críticos centrarse en preguntas de identidad y
memoria personal —interna—, en Occidente y en verdad universal, absoluta, completa y
perfecta, y al mismo tiempo, se niegan
las ciudades en las que residen.
a dejar el sueño de la verdad a los
fardos del relativismo. Su modestia se basa en sus rigurosos esfuerzos por contar
la mejor historia que pueda contarse, sobre cualquier contexto, dentro de ese
contexto. Aceptan que el conocimiento y la política, así como las herramientas
de su producción, están siempre, de manera inevitable, limitadas por el contexto.
Pero se rehúsan a concluir que sea imposible el conocimiento o los juicios sobre
conocimientos contrapuestos; quieren aferrarse a una concepción más modesta
de la posibilidad y la autoridad del conocimiento. Al mismo tiempo, su modestia
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 18
ISSN 1794-2489
TABULA RASA
No.10, enero-junio de 2009
socava cualquier supuesto de que ser un académico en estudios culturales (o
tener conocimiento especializado en cultura y en prácticas de interpretación) lo
convierta a uno en experto en absolutamente todo. En lugar de ello, ¡los estudios
culturales toman trabajo!
Quiero en este artículo intentar definir ese proyecto común, para explicar quizá algo
sobre el «corazón» de los estudios culturales como su centro y la fuente de al menos
una parte de la pasión que subyace al trabajo. Para hacerlo contaré dos historias: la
primera, en su mayor parte (auto)-biográfica, hace una lectura retrospectiva de mi
deseo por los estudios culturales a partir de mi experiencia en el Centro de Estudios
Culturales Contemporáneos (CCCS); la segunda construirá los estudios culturales
desde su compromiso central hacia una contextualidad radical.5
En búsqueda del Centro de Estudios Culturales Contemporáneos
En 1968, como resultado de varios eventos fortuitos y fuerzas políticas
desafortunadas, fui a estudiar —por una temporada demasiado breve— al Centro
de Estudios Culturales Contemporáneos.6 Para ser honestos, no tenía idea de qué
era el Centro. Nunca había oído hablar de Richard Hoggart o Stuart Hall (en ese
entonces director fundador y director asociado, respectivamente). Fui con un interés
en la «vida social» de las ideas (filosofías) y los símbolos populares, por un fuerte
interés en descubrir cómo funcionaba la
5
Aunque me baso principalmente en el trabajo y las
música popular en la unión de la política
palabras de Stuart Hall, creo que este compromiso
es visible por lo general en el trabajo del Centro y lo popular de un lado, y de otro, las
de Estudios Culturales Contemporáneos, así como diversas fracciones de lo que entonces se
en otras figuras de los estudios culturales, como
Raymond Williams. Permítanme aclarar algo. conocía como la contracultura. No tenía
No estoy diciendo que Williams, o casi todas las idea de qué eran los estudios culturales
primeras personas asociadas con el Centro tuvieran —mis profesores de la Universidad
conciencia de ser contextualistas radicales. Lo que
creo es que eso es a lo que apuntaba la práctica, si de Rochester me aseguraban que allí
bien el vocabulario para describirlo puede no haber me sentiría intelectualmente como en
estado allí. Y por supuesto, el compromiso puede
casa— pero por fortuna, la mayor parte
haber sido más o menos sólido (y más o menos
consciente) en diferentes prácticas y practicantes. de las personas en el Centro sentían la
Pero como me señaló recientemente Stuart Hall misma incertidumbre. Para reiterar una
(conversación personal, 10 de abril, 2005), «Nunca
frase común (usada primero creo que por
confíes en el narrador, confía en la historia».
6
Richard tenía una especie de presencia intelectual Angela McRobbie), todos entendimos
continua en la universidad donde cursé mi que los estábamos construyendo a
pregrado, la Universidad de Rochester, y algunos
de mis profesores del departamento de historia medida que avanzábamos. Fue en ese
habían mantenido algún contacto con él.
espacio del Centro, a menudo atestado,
7
Aunque con demasiada frecuencia, las diferencias
contradictorio y lleno de tensiones,7 pero
se han simplificado demasiado, como si pudieran
reducirse, por ejemplo, a las diferencias sin duda para mí siempre emocionante, generoso
reales entre Richard Hoggart y Stuart Hall en y receptivo que se inició la trayectoria de
materia intelectual, estilística y política.
mi vida intelectual y política.
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 ISSN 1794-2489
19
Lawrence Grossberg
El corazón de los estudios culturales: Contextualidad, construccionismo y complejidad
El Centro fue creado por dos dimensiones al menos del contexto de la posguerra:
de un lado, los acelerados procesos de cambio social y el impacto cada vez más
visible de los cambios culturales parecían poner la confusión mundial en la
agenda académica; y del otro lado, los cambios en la institución de la academia y
los desafíos a la misma, más las formas de práctica académica parecían pedir que
se reconsiderara al menos una parte de la función del intelectual.
No permanecí en el Centro tanto como hubiera querido; de nuevo las fuerzas
sociales e históricas incidieron en mis realidades y, no cabe duda de ello, la brevedad
de mi permanencia en el CCCS tuvo sus consecuencias, positivas y negativas. Lo
más importante, lo que me llevé del Centro no fue algún sentido o incluso algún
fragmento en particular de la trayectoria teórica que definió la historia del Centro,
ni salí de allí con algún sentido de la serie específica de problemáticas (sobre las que
hablaré pronto) que llegaran a asociarse con diferentes épocas y diferentes grupos
en el Centro. En lugar de ello, lo que me llevé fue una comprensión de los estudios
culturales como respuesta a una serie de frustraciones y críticas a las prácticas
académicas existentes y como un intento de hacer el trabajo de manera diferente.
Hoggart había creado el Centro para hacer realidad su visión particular de que
la cultura (principalmente la literatura y el arte, pero también la cultura expresiva
en su significado más amplio) ponía a disposición, de aquellos formados para
hallarlo, un tipo distintivo de conocimiento social. Este conocimiento no puede
adquirirse por ningún otro medio. Es un tipo de conocimiento que Hoggart
describe en varias ocasiones, como poético, metafórico, intuitivo y subjetivo. Es
un conocimiento o acceso privilegiado a lo que Williams llamó la «estructura del
sentimiento». Producir dicho conocimiento requiere un riguroso escrutinio de «las
palabras en la página» mediante «un análisis literario-crítico», que se mueve entre
lo que Hoggart llamó «leer en busca del tono» (en toda su complejidad psicológica,
cultural y estética) y «leer en busca de valor». Lo último busca develar el complejo
campo de valores que se manifiesta, se refleja o resiste en el trabajo.8 De manera
crucial, Hoggart afirmó que esos métodos de crítica literaria podían aplicarse de
manera útil a una gama más amplia de actividades y productos humanos de lo
que pudieran haber imaginado los críticos literarios tradicionales. En particular,
Hoggart quería desplazar el análisis del dominio de la alta cultura para llevarla
hacia la clase, las culturas populares
8
Es crucial recordar que Hoggart distinguía entre
descripciones de valor —hallando los valores y de clase media, que ocupaban cada
implícitos en ejemplos particulares de cultura vez más el centro del escenario de las
expresiva— y juicios de valor.
sociedades occidentales modernas.
Esta práctica de crítica literaria definió uno de los seminarios semanales que
constituyeron la actividad regular del Centro. Una vez a la semana, Hoggart (u
otro miembro del cuerpo de profesores o investigador visitante) presentaba a
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 20
ISSN 1794-2489
TABULA RASA
No.10, enero-junio de 2009
los estudiantes una copia mimeografiada (las únicas formas de reproducción
del Centro eran el mimeógrafo y el papel carbón) de pasajes de algún texto: al
comienzo de obras de la literatura culta, pero a medida que el año avanzaba, se
utilizaron más obras literarias populares e incluso fragmentos de los medios de
masas. Si bien al comienzo se identificaban las obras, a medida que pasaba el año
era frecuente que recibiéramos textos sin identificación alguna y se nos pidiera
pensar cuál sería su procedencia. En ocasiones se nos pedía que comparáramos
pasajes, determinando mediante un escrutinio muy riguroso cuáles se clasificaban
como «literatura culta», cuáles como literatura popular, y cuáles pertenecían a
los medios de masas. Todo el año en ese seminario lo pasamos afinando las
habilidades necesarias para leer buscando el tono y los valores.9
Los otros seminarios fueron: (1) un seminario de lectura, que más tarde se llamó
seminario de teoría, bajo la guía de Stuart Hall, en el que leímos una variedad
amplísima de textos sobre teoría sociológica y antropológica, pragmatismo,
existencialismo, semiótica, etc. En ese seminario, los participantes exploraban
cómo teorizar el proyecto, de manera amplia si bien ingenua, en términos de
las relaciones entre cultura y sociedad, como lo habían planteado Williams y
Hoggart; y (2) un seminario de investigación en el que las personas presentaban
sus investigaciones y eventualmente, se formulaba un proyecto de investigación
—grupal— colectivo y cooperativo alrededor de un texto particular. Era aquí,
en la práctica, en la investigación, que los participantes trataban de pensar qué
eran los estudios culturales, y lo que significaba hacer estudios culturales: ¿Qué
significaba entender la cultura en relación con la sociedad, y la sociedad a través
de la cultura? Y era aquí que los participantes trataban de encarar la demanda
de complejidad e interdisciplinariedad que estaba implícita en la definición de
Williams sobre los estudios culturales como el estudio de las relaciones entre
todos los elementos en una forma de vida total.
No me sentí atraído hacia la práctica crítica (extraer los valores de los textos),10
sino hacia las preguntas más grandes que, para Hoggart, fundamentaban el
proyecto de los estudios culturales. La
9
Recuerdo el primer seminario, cuando Richard
repartió copias de las primeras estrofas de «El tigre» cuestión que Hoggart les planteaba a
de William Blake, y nos dejó que lo interpretáramos los textos no era, como pareció llegar
por nuestros propios medios. Después de algunas
horas de conversación y análisis, estuvimos listos a ser en un momento posterior en el
para presentarle nuestra lectura colectiva a Richard. Centro, lo que la gente hace con un
A pesar de nuestra confianza en que habíamos
texto, sino «qué relación tiene este [...]
hecho un trabajo razonable en una lectura
minuciosa de las palabras que había allí escritas, complejo texto para la vida imaginativa
Richard no tardó en socavar nuestra confianza y
de los individuos que constituyen su
nos dio una clave de lo que una lectura detallada
audiencia» (1969). Para Hoggart, la
podría tener que decir del texto.
10
La verdad sea dicha, nunca me ha interesado mucho cultura nos da conocimiento de la vida
la lectura o la interpretación de textos particulares.
hecha cuerpo, la vida vivida en toda su
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 ISSN 1794-2489
21
Lawrence Grossberg
El corazón de los estudios culturales: Contextualidad, construccionismo y complejidad
complejidad, lo experiencial de la totalidad de la vida, o lo que Eliot llamó (y que
a Hoggart le encantaba citar), «el mundo real de la teología y los caballos». La
cultura nos da acceso a la textura de la vida como es vivida, en tanto se desarrolla
en un contexto moral e histórico particular; nos dice qué se sentía estar vivo en
cierta época y lugar.11
Por supuesto, esta visión fue reconfigurada por sus condiciones materiales,
incluyendo: (1) la marginalidad física del CCCS en la Universidad de Birmingham,
pero también la marginalidad académica de los proyectos de estudios culturales
de Hoggart, Williams, Hall y otros más en general. Después de todo, Hoggart fue
contratado en Birmingham como un académico, no como el autor de The Uses
of Literacy; (2) las contradicciones políticas de la experiencia de los años sesenta;
(3) la enorme diversidad, bordeando lo caótico, en el Centro. Esta diversidad
fue una característica constante y consistente del Centro, aunque a menudo se
eclipsa en historias que presentan únicamente «la diversidad que ganó» (para usar
la frase de John Clarke); y (4) los estudiantes de postgrado más bien atípicos que
poblaban el Centro. Muchos eran estudiantes de tiempo parcial, que viajaban
desde la periferia y tenían sus vidas y empleos en otros lugares. Casi todos
tenían lo que puede describirse sólo como intereses y formaciones atípicas (al
menos para la educación superior inglesa de la época), pero lo más importante,
la mayoría estaban involucrados con sus «objetos de estudio» en formas más que
simplemente académicas, sino que eran participantes (habiendo sido configurados
por las prácticas y relaciones que estábamos estudiando), lo que de alguna manera
los autorizaba políticamente en las cuestiones que trataban de plantear.
Los estudios culturales se propusieron como un tipo de imaginario discursivo
en el Centro, que asumía que la cultura (los símbolos, el lenguaje) importaba, al
igual que el trabajo intelectual.12 E importaban no sólo dentro de la academia,
sino fundamentalmente fuera de ésta. En ese sentido, el Centro parecía estar
tratando de hacer que la academia escuchara las demandas de la política, las
demandas del mundo exterior a (o en intersección con) la academia, y que
produjera algo que valiera la pena decir tanto afuera como adentro de la
academia, de modo que quienes estuvieran involucrados en la política social
y cotidiana quisieran escuchar ese trabajo intelectual e incluso, quizá, hasta
participar en su producción. Cuando
11
Podría ser posible en este
punto tratar
de configurar a Hoggart como precursor de tenía que proponerse alguna noción
desarrollos actuales: por ejemplo, un énfasis en la de los estudios culturales, por lo
representación y el afecto, en la vida cotidiana e
general era el resultado de demandas
incluso tal vez en la sobredeterminación.
12
En términos sencillos, el supuesto era que lo que pedagógicas, y las más de las veces
pasa con el lenguaje dice algo sobre lo que pasa en se conceptualizaba en términos que
la sociedad.
tuvieran sentido pedagógico.
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 22
ISSN 1794-2489
TABULA RASA
No.10, enero-junio de 2009
Aún más, me parecía a mí, un joven buscando un proyecto que pudiera mezclar
mis variadas pasiones, compromisos e intereses, que el Centro no estaba tratando
de crear una nueva norma o campo académico, sino articular un tipo diferente
de proyecto intelectual, una manera distinta de plantear y responder preguntas.
Es decir, lo impulsaba un sentido sobre la incapacidad de las normas académicas
dominantes de proporcionar respuestas adecuadas a las preguntas urgentes e
importantes de la época, preguntas que demandaban un nuevo acercamiento al
proyecto de conocimiento de las realidades sociales y las posibilidades humanas.
Pero más aún, era el fracaso de las normas académicas dominantes incluso para
plantear las preguntas, preguntas que venían, al menos en parte, de fuera de la
academia, de fuera de los discursos de reproducción académica.13
En esta primera época del Centro, el proyecto se vivió más como un sentido de
malestar e insatisfacción, y estaba articulado como crítica y como búsqueda, más
que como una visión completa y positiva de alternativas coherentes. Los objetos de
estas frustraciones y críticas eran una serie de supuestos interrelacionados sobre la
forma «adecuada» de realizar el trabajo intelectual: la organización del conocimiento
por disciplinas; la lógica dialéctica (negativa, binaria) de los argumentos teóricos; la
entrega al reduccionismo y la simplificación; la demanda de universalismo y el
deseo de totalización; la demanda de una objetividad que no sólo aislaba cualquier
pasión y compromiso, sino también cuestiones de cultura y cambio. Esto parecía
caracterizar las prácticas dominantes
13
De modo que cuando se le preguntaba a Williams
sobre los límites de los cambios en la cultura universitaria de las ciencias humanas, aun dentro
en los años sesenta, respondía que los profesores de las humanidades, por lo que eran
nunca habían podido renunciar al poder para hacer fundamentalmente inadecuadas frente a
las preguntas. Quizá esa escucha está arraigada en los
escenarios pedagógicos poco tradicionales en los que las demandas y los cambios que estaban
comenzaron sus carreras muchas figuras importantes tomando lugar en el mundo en el que
de los estudios culturales.
vivían los integrantes del Centro.
Los compromisos epistemológicos del Centro se ofrecían a menudo de manera
implícita y a veces, incluso, como rechazos incipientes de estas lógicas básicas
dominantes en la empresa académica. En primer lugar, los estudios culturales
se basaron en un sentido de malestar (pero no en un completo rechazo) con
la organización del conocimiento por disciplinas, pues seguía luchando con
la manera de unir los diversos cuerpos de especialidades. Pero el supuesto
fundamental del trabajo del Centro, de que la existencia humana sólo podía
entenderse de manera relacional, encapsulado en las primeras concepciones del
campo como «cultura y sociedad», significaba que los estudios culturales estaban
obligados a transgredir las fronteras entre las disciplinas. Tendrían que hacerse
cargo de los objetos que «constituían» varias disciplinas, pero también tendrían
que cambiar aquellos objetos, precisamente porque tales objetos disciplinarios
aún no se entendían relacionalmente.
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 ISSN 1794-2489
23
Lawrence Grossberg
El corazón de los estudios culturales: Contextualidad, construccionismo y complejidad
Con igual importancia, tendrían el sentido de que ningún aspecto de la vida
humana (así como la vida humana en su totalidad vivida) podía separarse de
las cuestiones y efectos de la cultura, significaba también que los estudios
culturales transformarían aún más y más los objetos disciplinarios, pues tenían
que entenderse en parte a través del lente de la cultura, dado que siempre se
construían discursivamente, al menos en parte. Como resultado, los estudios
culturales tendrían que ser interdisciplinarios y antidisciplinarios; deberían
transformar las disciplinas aun a medida que se servían de ellas, y tendrían que
ser reflexivos sobre las maneras como hacían esto, haciéndose concientes de sus
propias condiciones de producción de conocimiento. Así, pese a que los primeros
trabajos de los estudios culturales británicos se describen a menudo como la
unión de los estudios literarios y sociológicos, es mejor pensarlos, así lo creo,
como la reescritura de lo que significa hacer cualquiera de éstos precisamente
porque deben hacerse juntos. De ese modo, los estudios culturales implicaban
cierto riesgo. Reclamaban el riesgo de hablar más allá de las propias competencias
disciplinares y en las que se tenían credenciales.
Segundo, los estudios culturales se basaban en un sentido de malestar con lo que
podría llamarse la lógica argumentativa de las humanidades, que tendían a pensar
en términos de relaciones dialécticas de oposición, contaminación o mediación.
Esto era cierto si se estaba pensando en paradigmas (humanismo/estructuralismo,
materialismo/idealismo), política (dominación/subordinación, poder/resistencia)
o en problemas (individuo/social, estructura/agencia, estabilidad/cambio). A mi
manera de ver, la lógica de los estudios culturales es, y ha sido siempre la de ocupar
el punto medio, no en el sentido de un compromiso (el punto medio aristotélico),
sino en el sentido de funcionar entre campos, de abrir nuevas posibilidades, de
percibir multiplicidades en lugar de simples diferencias.
Tercero, los estudios culturales se basaron en un sentido de malestar con la
que puede ser la lógica más básica de la empresa académica, que estipula que
la comprensión académica se basa en metas de simplificación y reducción. El
poder normalizador de la mayoría de las formas modernas de producción de
conocimiento depende de un movimiento de lo complejo a lo simple, de lo
concreto a lo ejemplarizante, de lo singular a lo típico. Los estudios culturales
se construyen sobre el deseo de hallar un modo de conservar la complejidad
de la realidad humana, para rehusarse a reducir la vida humana o el poder a una
dimensión, a un eje, a un marco explicativo. Rechazan reducir la complejidad
de la realidad a un solo plano o dominio de la existencia —sea éste la biología,
la economía, la política de estado, las relaciones sociales y sexuales o incluso
la cultura—. Cada uno de estos planos existe en relación con los otros sin ser
reducible a cualquiera de ellos. Así, al contrario de algunas otras teorías culturales
contemporáneas, los estudios culturales creen que hay realidades materiales
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 24
ISSN 1794-2489
TABULA RASA
No.10, enero-junio de 2009
(no discursivas), cuyos efectos son reales y mensurables. ¡No convierte todo
en cultura! Los estudios culturales no tratan el mundo como si fueran única y
absolutamente cultura; y no niega la existencia material del mundo aparte de
las maneras como los seres humanos lo entienden y se comunican sobre él. Los
estudios culturales no son una forma de idealismo radical en el que el mundo
real se pierde en los significados que nosotros (como mentes o como hablantes)
construimos de él, sino una celebración de la multiplicidad de las materialidades.
Los estudios culturales tratan, tan bien como pueden, de aceptar el hecho de
que las cosas son siempre más complicadas de lo que cualquier perspectiva,
cualquier juicio pueda conceptualizar. Si el mundo es complejo y cambiante,
entonces parecería obvio —aunque, a la vez, profundamente novedoso— que la
práctica de la producción de conocimiento exigía que se hiciera más que descubrir
constantemente lo que ya se sabe. En otras palabras, el lugar donde se acaba (en
el análisis de lo que sucede) rara vez será el lugar donde se comenzó, o incluso
donde se habría esperado llegar. En lugar de la retórica disyuntiva de la academia
moderna, los estudios culturales adoptan una retórica conjuntiva, «sí (eso es
cierto), pero también lo es … (y también esto… y aquello…)», una lógica del «sí
y… y… y», en la que cada cláusula adicional transforma los significados y efectos
de todas las anteriores.
Los participantes de este proyecto tampoco estaban dispuestos a postergar las
dificultades, las contradicciones, los excesos, las resistencias, que siempre hacían
inadecuadas tales explicaciones singulares a un replanteamiento, un apéndice, un
último capítulo. Los estudios culturales reconocían que las personas (los grupos,
las instituciones, los estados, etc.) intentan realizar toda clase de cosas, pero ese
intento no siempre equivale al éxito, y que las acciones humanas muy a menudo se
ven abocadas a enfrentar el fracaso como a construir el éxito. La realidad tiene que
ver tanto con las configuraciones de desarreglos, fracasos y remedios, presiones,
fuerzas y posibilidades como con visiones y el triunfo. Las complejidades son, de
hecho, precisamente de lo que se trata la realidad vivida y deben incluirse desde
el principio mismo. Este compromiso con la complejidad entonces manifiesta
también un compromiso político fundamental: a saber, que el cambio nunca es
bien servido reduciendo la complejidad a la simplicidad. Los estudios culturales
son, por consiguiente, ¡decididamente antirreduccionistas!
Cuarto, los integrantes del Centro asumían una actitud de sospecha ante los
reclamos de universalismo adelantados por gran parte de la labor académica.
Las teorías se suponen, en cualquiera de las condiciones enunciadas que son
incluidas en la teoría misma, para ser aplicables universalmente. Ahora mientras
muchos proyectos intelectuales contemporáneos se oponen a tal universalidad,
por lo general en la forma de teorías particulares que a menudo parecen
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 ISSN 1794-2489
25
Lawrence Grossberg
El corazón de los estudios culturales: Contextualidad, construccionismo y complejidad
implicar el relativismo (o parecen ofrecer poca resistencia a ser considerados
como relativistas), lo que presencié en el trabajo que se hacía en el Centro, en
especial en los seminarios de teoría e investigación, era un intento de pensar el
conocimiento contextualmente, de plantear conocimiento que no pretendiera
abarcar necesariamente el mundo entero. Siempre he pensado que este esfuerzo
por hacer un trabajo radicalmente contextualista —por llevar ese contextualismo
no sólo al objeto, sino también a la teoría y la política, por resistir el universalismo
epistemológico de la ciencia— es el corazón mismo de los estudios culturales.
En estrecha conexión con el deseo de universalismo, en especial en las
humanidades está el deseo de la completud (y un deseo de protegerse uno
mismo de la posibilidad de la crítica). Dicho sueño —de un análisis perfecto—
no sólo proporcionaría la medida para nuestro estudio, sino que también
garantizaría la política (la pureza política, la utilidad política) de nuestra labor,
garantizando que nuestro trabajo sólo produciría los efectos que queremos y
aislándonos de la posibilidad de ser cooptados. El reflejo de ese deseo es la
práctica cada vez más común de crítica en las humanidades, que determina
que estemos siempre e inevitablemente decepcionados con cualquier análisis,
puesto que nunca puede estar completo. Aún más, tales fallas marcan la
complicidad de cualquier análisis incompleto con los mismos sistemas de
poder que se busca entender y desafiar, lo que es incluso más pretencioso.
Aparentemente, lo que falla le sirve al enemigo. Lo más común es que esto
tome la forma de argumentos por ausencia: usted no habló sobre «tal cosa». De
nuevo, el trabajo del Centro parecía oponerse a tales prácticas y supuestos. Los
estudios culturales simplemente rechazaban la idea de que fueran posibles tales
garantías; la complejidad del mundo simplemente significaba que se tendría que
estar siempre trabajando, seguir teorizando, aceptando el fracaso como parte
del camino para contar mejores historias.
Y finalmente, había en el Centro una negativa fundamental a la demanda,
impuesta con tanta fuerza en la academia, por aislar las propias pasiones,
las simpatías biográficas y los compromisos políticos, en nombre de una
objetividad (espuria) intelectual (léase científica). Los estudios culturales sabían,
al igual que los pragmáticos (cuya influencia era tan fuerte en el asesor de mi
tesis doctoral Jim Carey), que sin tales apuestas en el mundo no hay deseo o
necesidad o posibilidad de conocimiento, en nuestras vidas ni en las vidas de
los otros. El conocimiento siempre depende de lo que Restrepo (2008) llamó la
«relevancia visceral». Y mientras se siguiera buscando un mayor entendimiento
con el fin de hallar, en cierta medida, otras posibilidades políticas, nunca podría
haber garantía alguna de utilidad política o resultados o pureza. Los estudios
culturales buscaban combinar el rigor académico y la competencia con la pasión
social y el compromiso político.
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 26
ISSN 1794-2489
TABULA RASA
No.10, enero-junio de 2009
Al mismo tiempo, había una modestia sobre el sentido de sí del Centro y sobre su
práctica, la cual espero que siga dejando huella en los estudios culturales. Nadie
en el Centro pensaba que lo que hacían era necesaria o absolutamente mejor
o más importante que otras formas de trabajo intelectual. No pensaban que
todas las personas debían hacer estudios culturales, o que estuvieran contando
las únicas historias dignas de ser contadas. Esa modestia es muy a menudo
negada por algunos, que sacan de contexto el trabajo del Centro, y por ende,
sus mismas preguntas. Así, los estudios culturales tratan de evitar en forma
diligente lo que podría llamar la «hiperinflación de las (pequeñas) disciplinas» y, a
menudo, diferencias aun menores. Me refiero aquí no tanto a la universalización
de las teorías, sino a los dominios teóricos, donde nociones como la cultura,
la comunicación, el performance o la retórica reclaman cada vez más no sólo
la omnipresencia (que todo es «x» o que «x» está en todas partes, en lugar de
que todo puede existir en relaciones con «x»), sino que además este concepto
tiene la «respuesta» a todas nuestras preguntas y problemas. Debo admitir que
siempre desconfío de cualquier formación intelectual que piense que su centro,
su concepto teórico fundador, es lo que en realidad siempre habíamos estado
buscando. Rara vez se definen o localizan estos conceptos en algo que no sea de
una forma puramente teórica o incluso ontológica. Es decir, sin dejar en claro las
consecuencias empíricas específicas del concepto, es imposible saber cuáles son
las apuestas del argumento o cuál es la diferencia que establece dicho concepto.
Esa hiperinflación se logra de varias formas: (1) leer cada trabajo intelectual del
agrado de uno como un ejemplo de «x» aun cuando el autor sea o no consciente
de ello; (2) si un autor usa «x» en un momento específico de un argumento
de mayor envergadura, leer la totalidad como si ejemplificara la parte (y así se
convierte en un ejemplo de «x»); (3) apropiarse subrepticiamente de la polisemia
sin teorizarla, de modo que pueda jugarse en las ambigüedades; y (4) aplicar
el concepto a un creciente universo de objetos. Y mientras exista un discurso
imperialista de este tipo ligado a los estudios culturales, creo que viola en esencia
el espíritu y la práctica de los estudios culturales realizados en el Centro.
Me parece que el Centro estaba tratando de hacer algo que yo no había encontrado
antes: integrar la convicción en la importancia del mejor conocimiento —el
producido con mayor rigor—, un reconocimiento de lo caótico del mundo por
fuera de las categorías académicas, y un compromiso con la responsabilidad política
de los intelectuales. Esta búsqueda de contra-lógicas epistemológicas, de una manera
diferente de hacer el trabajo intelectual, fue lo que vi en el Centro, al menos lo que
recuerdo de mi experiencia. Y esa experiencia, así como las relaciones que entablé
con la gente que había en el Centro, especialmente con Stuart Hall, ha configurado
mi carrera académica desde entonces. La mayor parte de lo que he descrito era en el
mejor de los casos implícito, incluso germinal, en los primeros días del Centro. Lo
que estaba claro era que había una problemática epistemológica; lo que estaba claro
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 ISSN 1794-2489
27
Lawrence Grossberg
El corazón de los estudios culturales: Contextualidad, construccionismo y complejidad
era que el desafío, el proyecto, era encontrar una práctica diferente de producción
de conocimiento, que no sólo rechazara las prácticas intelectuales dominantes
de las ciencias humanas, sino que también encontrara una expresión positiva, en
su epistemología misma, de su compromiso profundo con (una ontología de) la
relacionalidad, y la necesaria efectividad de la cultura. Estas lógicas eran también
lo que integraba, como prácticas y proyectos intelectuales, los estudios culturales
británicos con el trabajo de Jim Carey, mi profesor en los Estados Unidos, a quien
Stuart Hall me envió diciendo que era la única persona que conocía que estuviera
intentando hacer estudios culturales en los Estados Unidos en esa época.
Los estudios culturales como contextualidad radical
Ya he sugerido de manera implícita que los estudios culturales se definen
por su práctica, entendida ésta como un intento riguroso de contextualizar el
trabajo intelectual y político, que el contexto define su objeto y su práctica. De
hecho, Hall es, en una serie de entrevistas recientes, bastante explícito sobre la
«perspectiva intelectual» de los estudios culturales como una interrogación de
contextos (Hall usa el término «coyuntura»): «Tienen una vocación intelectual
para producir una comprensión crítica de una coyuntura, una coyuntura
histórico-cultural». Y nuevamente, hablando del proyecto colectivo del Centro:
«El compromiso de entender una coyuntura es lo que desde el comienzo
pensamos era la labor de los estudios culturales».14
Los estudios culturales parten del supuesto de la relacionalidad, que comparten
con otros proyectos y formaciones, pero toman la relacionalidad para implicar
o, de manera más precisa, como equivalente de la pretensión más radical de
contextualidad: que la identidad, importancia y efectos de cualquier práctica
o evento (incluyendo los culturales) se definen sólo por la compleja serie de
relaciones que le rodean, interpenetran y configuran, haciéndole ser lo que
es. Ningún elemento puede aislarse de sus relaciones, aunque esas relaciones
puedan cambiarse, y estén cambiando constantemente. Cualquier evento puede
entenderse exclusivamente de manera relacional, como una condensación de
múltiples determinaciones y efectos. Los estudios culturales representan así el
compromiso con la apertura y la contingencia de la realidad social donde el
cambio es lo dado o la norma. Ese
14
Stuart Hall y Bill Schwarz, entrevistas inéditas, contextualismo radical se encuentra en
2004.
el corazón de los estudios culturales.
Es por eso que, por ejemplo, al escribir sobre Policing the Crisis, Hall dice:
Si sólo se hubiera tomado la raza como un asunto negro, se habría visto el
impacto de la ley y las políticas de orden en las comunidades locales, pero
nunca se habría visto el grado en que la raza y el delito eran un prisma para
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 28
ISSN 1794-2489
TABULA RASA
No.10, enero-junio de 2009
una crisis mucho mayor. No se habría mirado la imagen mayor. Se habría
escrito un texto negro, pero no se habría escrito un texto de estudios
culturales porque no se habría visto esta articulación arriba en los políticos,
en la institución judicial, hasta abajo en el talante popular de las personas,
en la política, así como en la comunidad, en la pobreza de los negros y en
la discriminación (1998: 192).
De manera similar, Hall siempre ubica, contextualiza, su trabajo en la raza, como
cuando afirma: «Nunca he trabajado sobre la raza y la etnicidad como un tipo de
subcategoría. Siempre he trabajado sobre la formación social en conjunto que es
racializada» (1995:53-54). El resultado es, por supuesto, que cualquier discusión de
asuntos de raza y etnicidad no puede separarse de la formación social particular en la
que se ubica y a la que se dirige la discusión de Hall. Él es rigurosamente consistente
en esto: «No pido para mi versión particular de una noción no esencialista de
raza una integridad permanente. Puedo reclamar para ella sólo una cierta verdad
coyuntural [léase ‘contextual’]» (1997: 157). Es demasiado fácil olvidar —y muy
a menudo se olvida—, que el trabajo sobre el racismo y, partiendo de ahí, sobre
la identidad en sus distintas formas, se aborda en el contexto y como respuesta a
cuestiones sobre los cambios en las formaciones sociales. Los estudios culturales
abordan de manera «práctica» su contextualismo.15
Este contextualismo radical está encarnado en el concepto de articulación. La
articulación nombra tanto los procesos básicos de la producción de la realidad,
de la producción de contextos y del poder (i.e., determinación o efectividad),
como la práctica analítica de los estudios cultures. Es la práctica transformativa
o el trabajo de hacer, deshacer y rehacer relaciones y contextos, de establecer
nuevas relaciones a partir de viejas relaciones o de no relaciones, de trazar
líneas y mapear conexiones. 16 Pero
15
Stuart Hall, conversación personal, 10 de abril, 2005.
la articulación no es una práctica
16
Está relacionado con el concepto de ensamblaje
única o singular. Las distintas
deleuziano, pero no es lo mismo que aquél.
17
Pueden entenderse éstos como modos o conexiones tendrán fuerzas diferentes
perfomances de articulación. Pueden definirse
por los términos que entran en la relación o por en contextos particulares y deben
la naturaleza de la relación. En el primer caso, medirse; no todas las conexiones son
debemos distinguir, por ejemplo, las articulaciones iguales o igualmente importantes.
que relacionan signos particulares con significados
particulares, de los que asocian significados De hecho, hay tantas prácticas de
con los eventos «reales» que pueden pretender articulación diferentes como formas
representar, de los que asocian los significados y
hay de relacionamiento. 17 No debe
representaciones con afiliaciones e identidades
políticas, o que asocien posiciones de sujeto con permitirse que el uso de la noción de
identidades culturales específicas. En el segundo contexto allane todas las realidades,
caso, debemos distinguir, por ejemplo, entre
articulaciones dominantes y subordinadas, visibles singularice cada territorio, como si
e invisibles, silenciosas y silenciadas, ideológicas y hablar sobre contextos necesariamente
afectivas, etc.
hiciera equivalente cada sistema de
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 ISSN 1794-2489
29
Lawrence Grossberg
El corazón de los estudios culturales: Contextualidad, construccionismo y complejidad
relacionalidad, o pusiera cada territorio en el mismo plano o la misma escala.
Su sentido del contexto es siempre una unidad compleja, sobredeterminada y
contingente. Si puede entenderse un contexto como las relaciones que se han
establecido por la operación del poder, en los intereses de ciertas posiciones de
poder, la lucha para cambiar el contexto involucra la lucha por entender esas
relaciones y, cuando sea posible, rearticularlas.
La articulación exige deconstrucción y reconstrucción; primero debe verse que lo
que parecen ser totalidades o unidades armónicas sin costuras ni grietas ha sido
forjado de partes diversas y divergentes, como ha sido forjada la apariencia misma
de totalidad. Es decir, los mismos procesos de articulación han sido borrados y
ahora deben redescubrirse en la posibilidad de desarticulación. La articulación
comienza descubriendo la heterogeneidad, las diferencias, las fracturas, en las
totalidades. Pero no puede terminar allí, en la negatividad de la crítica, porque la
heterogeneidad nunca se mantiene pura y simplemente allí como heterogeneidad.
Siempre se rearticula en otras totalidades; esa es la función misma del poder social.
Y si no entran en esta lucha, en el intento de pensar a través de las posibilidades
de rearticulación, los estudios culturales abandonan el sentido mismo de la
posibilidad política que los impulsa.
Esto no significa que la realidad esté enteramente abierta. Los estudios culturales
funcionan en lo que Stuart Hall describe como la lógica de «no garantías», que Paul
Gilroy ha llamado «anti-antiesencialismo». El esencialismo representa una lógica de
garantías; asume que las relaciones que constituyen la existencia social e histórica
son necesariamente de la manera como son. El esencialismo es la aseveración de
que todas las relaciones que constituyen la realidad vivida y cognoscible tuvieron y
tienen que ser de la manera como son, porque las relaciones son ahora y siempre
intrínsecas a los términos de la relación misma. En las posiciones esencialistas, las
respuestas están garantizadas y todo se junta de antemano. Las identidades son fijas.
Los efectos están determinados aun antes de producirse, porque todas las relaciones
importantes en la historia están necesariamente contenidas en el hecho mismo de
que algo es lo que es, o en sus mismos orígenes. Si la historia no parece desplegarse
de acuerdo con esta trayectoria inevitable, es resultado de algún principio externo
de negación, como la falsa conciencia.
Los estudios culturales, como todos los antiesencialismos, niegan que la forma y la
estructura de la realidad sean inevitables. Pero también rechazan la universalización
de la contingencia que caracteriza muchas versiones del antiesencialismo, las cuales
también niegan con demasiada facilidad cualquier realidad estable a las relaciones
que define la realidad vivida. Los estudios culturales están comprometidos con
la realidad de las relaciones que tienen efectos determinantes, pero se rehúsa a
asumir que tales relaciones y efectos tengan que ser, necesariamente, lo que son.
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 30
ISSN 1794-2489
TABULA RASA
No.10, enero-junio de 2009
No tenían que ser así, pero, dado que lo son, son reales al igual que sus efectos.
Los estudios culturales trabajan en el espacio entre, de un lado, el constreñimiento
absoluto, el cerramiento, la comprensión final y completa, la dominación total y,
del otro lado, la absoluta libertad y posibilidad y la apertura total. Los estudios
culturales tratan de construir teorías y descripciones políticas y contextuales
sobre cómo se hacen, deshacen y rehacen los contextos. Rechazan cualquier
pretensión de necesarias relaciones (garantizadas), así como de necesarias no
relaciones (también garantizadas) en favor de no necesarias relaciones (si bien
aceptan que las relaciones son reales).
Ahora podemos ver que la articulación es la versión de los estudios culturales de
lo que se llama generalmente construccionismo, la pretensión de que la realidad
se construye en lugar de estar dada; la realidad es siempre una organización o
configuración compleja que se está constituyendo constantemente. Así planteados,
nos permiten ver una verdad muy simple: el hecho de que algo se construya no
lo hace menos real, independientemente de cuáles sean las piezas que integren
esa construcción. El hecho de que los estudios culturales afirmen que algunas de
esas piezas sean, necesariamente, discursivas e incluso significativas, no las hace
menos reales. Una mesa no es imaginaria por haber sido ensamblada con piezas
de madera separadas, y el hecho de que se usen otras clases de elementos —clavos
o tornillos, por ejemplo— no la hace menos real. Los estudios culturales no
niegan que haya una realidad material, pero sostienen, en oposición a algunos, que
es imposible separar lo que algunos llamarían hechos brutos de hechos sociales.
El que se traten algunos hechos como brutos, como si no se hubieran construido,
dice más sobre la organización particular de la realidad en la que es necesaria tal
diferenciación que sobre los hechos mismos.
Diferentes autores han tratado de limitar las pretensiones del construccionismo,
predicando una especie de diferenciación cualitativa entre dos tipos de modos
de ser: el real y el discursivo (el significado siendo la naturaleza del discurso más
comúnmente asumida). Asumen que estos dos dominios de la realidad (similares en
cierta forma al dualismo de Descartes entre la sustancia pensante y la materia) son
ontológicamente distintos y, con excepción de circunstancias específicas y limitadas,
existes en planos distintos que deben ser comunicados por actos de conciencia
distintivamente humanos. Pero me parece que el construccionismo rechaza esta
dicotomía radical al afirmar que, por el contrario, el mundo está constituido por
organizaciones complejas de diferentes tipos de eventos, algunos de los cuales
son siempre expresivos (en el sentido amplio del término), y que el discurso es
únicamente la forma de expresión en el nivel de la conciencia humana. Es decir, tal
como la mesa está hecha de madera y clavos (y quizá incluso de pegante y barniz), la
realidad, cualquier realidad, es siempre una articulación compleja de muchos tipos
de eventos diferentes. La cultura o el discurso pueden no entenderse adecuadamente
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 ISSN 1794-2489
31
Lawrence Grossberg
El corazón de los estudios culturales: Contextualidad, construccionismo y complejidad
como simples reflexiones externas sobre la realidad que, en ciertas circunstancias,
los afecta. Tal vez deba verse como un elemento integral de la realidad, o como lo
he sugerido, como un tipo de pegante, barniz, clavos, etc., que ayuda a unir y darle
un sentido de pertenencia conjunta (cf. Hacking 1999).
Los estudios culturales consideran que las prácticas culturales (o discursivas)
importan porque son cruciales para la construcción de los contextos específicos
y las formas de vida humana y de la realidad que habitamos. Los seres humanos
viven en un mundo que es, al menos en parte, creado por sí mismos, y ese
mundo se ha construido mediante prácticas que construyen y transforman las
realidades discursivas y no discursivas (ambas materiales) en forma simultánea
e íntimamente interconectada. No sólo están articulados culturalmente cada
práctica o evento humanos, sino que las prácticas culturales se encuentran
constantemente involucradas en la producción continua de la realidad, no
necesariamente como logro intencional de las acciones humanas. Para ponerlo
en términos más simples, la cultura en la que vivimos, las prácticas culturales que
usamos, las formas culturales que ponemos e insertamos en la realidad, tienen
consecuencias en la manera como se organiza y se vive la realidad. Las prácticas
culturales contribuyen a la producción del contexto como una organización
del poder, y construyen el contexto como una experiencia del poder vivida
diariamente. Es por esto que la cultura importa, porque es una dimensión
clave de la transformación o construcción permanente de la realidad. Lo que
no quiere decir, como afirmaría mucha de la teoría contemporánea, que la
cultura por sí misma (e.g., como la producción de significación o subjetividad)
construye la realidad.
Los estudios culturales tratan de entender algo sobre cómo se está construyendo
la organización del poder mediante la desarticulación y la rearticulación de
relaciones, tomando la cultura como punto de partida e ingreso al complejo
balance de fuerzas construidas por las relaciones de ésta con la sociedad, la
política, la vida cotidiana, etc. Los estudios culturales se interesan, en primer
lugar, por las prácticas culturales como su ingreso al contexto material de las
desiguales relaciones de fuerza y poder. Pero el contexto mismo no puede
separar de esas prácticas culturales y de las relaciones de poder, porque ellas
articulan la unidad y la especificidad del contexto como un entorno vivido. Y
esto lleva a uno de los compromisos más visibles de los estudios culturales:
su práctica es necesariamente interdisciplinaria. Esto suele malinterpretarse
como una especie de compromiso a priori (o ataque político a la organización
disciplinaria de la academia) antes que como una conclusión de la lógica
de la contextualidad radical. El trabajo de los estudios culturales debe ser
interdisciplinario porque la cultura no puede analizarse en términos puramente
culturales; entender las formaciones culturales específicas requiere mirar a las
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 32
ISSN 1794-2489
TABULA RASA
No.10, enero-junio de 2009
relaciones de la cultura con todo lo que no es cultura. Pero, ¿dónde, cómo y
cuánto de interdisciplinariedad se necesita? Nuevamente, la respuesta debe
ser contextual, política y estratégica. Su interdisciplinariedad debe ser lo
suficientemente responsable para producir un conocimiento útil aun cuando
esté limitada por demandas estratégicas de la política del contexto. Así, puede considerarse los estudios culturales como un análisis contextual de
cómo se hacen, desafían, deshacen, cambian, etc. los contextos (o aun mejor, un
contexto específico), en cuanto estructuras de poder y dominación. La definición
de estudios culturales de Raymond Williams, la que más ha influido en su
desarrollo en Gran Bretaña, como el estudio de todas las relaciones entre todos
los elementos en una forma total de vida, planteaba dos problemas: primero,
¿dónde se ubica el privilegio de la cultura? Y segundo, ¿cómo se especifica el
concepto de una forma total de vida para hacer posible esa tarea? Williams
no logró entender que el espacio de una forma total de vida es un espacio
fracturado y contradictorio de múltiples contextos y formas de vida y de lucha
contrapuestas. Ese espacio —un contexto o lo que Hall llama coyuntura— es
una compleja articulación de discursos, vida cotidiana y lo que Foucault llamaría
tecnologías o regímenes de poder. En cualquier espacio dado, tales contextos
son siempre plurales. Aún más, en cualquier contexto, como resultado de sus
complejas relaciones con otros contextos, el poder es siempre multidimensional,
contradictorio y nunca suturado totalmente.
Los estudios culturales intentan desplegar la teoría (y la investigación) de
manera estratégica para ganar el conocimiento necesario para describir el
contexto en formas que puedan permitir la articulación de nuevas o mejores
estrategias políticas. Toman lo que Marx llamaba la «desviación por la teoría»
con el fin de ofrecer una descripción nueva y mejor, moviéndose de «lo
empírico» a «lo concreto», donde siempre se conceptualiza lo último. Pero
también deben hacer una desviación a través de lo real, del contexto empírico,
para poder seguir teorizando. Intentan llegar a una comprensión del contexto
diferente y mejor de aquella con la que comenzaron (o la que podrían haber
predicho exclusivamente con bases teóricas) basada en las demandas y
cuestiones políticas que se les plantearon al principio. No se supone que
los estudios culturales redescubran lo que ya sabemos. Es por eso que sólo
al final pueden plantearse las preguntas críticas de política, porqué sólo
puede alcanzarse la política y la estrategia después del trabajo de los estudios
culturales. Aunque ponen el conocimiento al servicio de la política, también
intentan hacer que ésta escuche la autoridad del conocimiento (y por ende,
su rechazo al relativismo). Así, quiero defender los estudios culturales como
una rigurosa actividad de producción de conocimiento, sin desconectarla de
otros tipos de actividades y compromisos.
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 ISSN 1794-2489
33
Lawrence Grossberg
El corazón de los estudios culturales: Contextualidad, construccionismo y complejidad
Esta contextualidad radical afecta cada elemento de la práctica misma de los
estudios culturales, comenzando con su objeto, el cual como he dicho, es siempre
un contexto. En consecuencia, el objeto de la atención inicial de los estudios
culturales nunca es un texto aislado, sino un conjunto estructurado de prácticas
—una formación cultural, un régimen discursivo—que ya incluye las prácticas
discursivas y no discursivas. Pero incluso una formación de éstas debe ubicarse
en formaciones superpuestas de la vida cotidiana (como un plano organizado
del poder moderno). El discurso en los estudios culturales es un hecho integral
—público—. Por consiguiente, la cultura se considera siempre parcialmente
constituida por su inserción en el contexto política y económicamente constituido
de la vida cotidiana. Como Hall et al. lo plantean en Policing the Crisis:
Hay fuerzas históricas claras en acción en este periodo, que modelan por
así decirlo, desde el exterior, las transacciones inmediatas en el terreno entre
«asaltantes», potenciales asaltantes, sus víctimas y sus captores. En muchos
estudios comparables, estas fuerzas de mayor envergadura no son más
que observadas y citadas; su relación directa e indirecta con el fenómeno
analizado queda, sin embargo, como algo vago y abstracto —como parte del
«segundo plano»—. En nuestro caso, creemos que esos llamados «problemas
de segundo plano» son en realidad, exactamente, las fuerzas críticas que
producen el «asalto» en la forma específica como aparece (1978: 185).
Más aún, incluso si la cultura define el comienzo de la trayectoria de alguien en
un contexto y a través de él, no hay un modo operativo esencial de las prácticas
culturales ni garantía de cómo están funcionando en un contexto particular. Los
estudios culturales no comienzan con una teoría general de la cultura. Consideran
las prácticas culturales como el punto de intersección de muchos efectos posibles.
No comienza definiendo la cultura o sus efectos, o asumiendo de antemano las
dimensiones relevantes en las cuales describir prácticas particulares. En lugar de
ello, las prácticas culturales son lugares donde pueden darse y se dan diferentes
cosas, donde hay intersección de diferentes posibilidades.
La contextualidad radical de los estudios culturales también reconfigura su
relación con la teoría. Si bien los estudios culturales están comprometidos con la
necesidad del trabajo teórico, consideran la teoría como un recurso que debe ser
usado de manera estratégica para responder a un proyecto particular, cuestiones
y contextos específicos. La medida de verdad de una teoría es su capacidad
de permitir una mejor comprensión del contexto, donde lo «mejor» se define,
en primer lugar, en términos de una relación con las complejas realidades del
contexto, sin reducir la relación a alguna noción de correspondencia y, en segundo
lugar, en términos de su capacidad de abrir nuevas posibilidades, quizá incluso
nuevas imaginaciones de posibilidades, para cambiar ese contexto. La elección de
paradigmas teóricos es siempre una apuesta por lo que funcionará.
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 34
ISSN 1794-2489
TABULA RASA
No.10, enero-junio de 2009
En los estudios culturales, la teoría y el contexto se constituyen y determinan
mutuamente. En ese sentido, los estudios culturales «desacralizan» la teoría
para retomarla como un recurso estratégico contingente. Así, los estudios
culturales no pueden identificarse con un paradigma o tradición teórica singular;
se han enfrentado, y siguen haciéndolo, con diferentes filosofías modernas y
postmodernas, incluyendo el marxismo, la fenomenología, la hermenéutica, el
pragmatismo, el postestructuralismo, el postmodernismo, y con los intereses
teóricos (y políticos) del feminismo, la teoría crítica de la raza, la teoría queer, la
teoría postcolonial, la teoría del discurso, etc.
Ahí radica la importancia del elocuente rechazo de Hall al manto del teórico:
Tengo una relación estratégica con la teoría. No me considero un
teórico en el sentido de que ese sea mi trabajo. Siempre me interesa
seguir teorizando sobre el mundo, sobre lo concreto, pero no me
interesa la producción de teorías como un objeto por sí mismo. Y por
lo tanto uso la teoría de maneras estratégicas [...] es porque pienso que
mi objeto es pensar lo concreto del objeto en sus muchas relaciones
distintas (1997: 152).
Para Hall, esto define una práctica distinta de la teoría: «Esto puede ser un
trabajo teórico de un tipo en apariencia impreciso, poroso, pero no falto de
rigor. Siempre está conectado con lo específico de un momento concreto».18
Y esta particular relación con la teoría está de algún modo en el centro de los
estudios culturales: «los estudios culturales […] pueden en realidad funcionar
moviéndose de una coyuntura histórica
18
Stuart Hall y Bill Schwarz, entrevistas inéditas,
a otra usando un marco teórico en
2004.
evolución que no esté purificado
conceptualmente». En consecuencia, los estudios culturales no están motivados
por cuestiones teóricas; no derivan sus preguntas de sus intereses teóricos.
De lo contrario, la teoría se convierte en una manera de evitar los riesgos de
la investigación. Al definir por anticipado las preguntas y las respuestas, las
apuestas teóricas a menudo reducen la posibilidad misma de contar una historia
distinta y mejor, una historia de sorpresa y descubrimiento.
Si los estudios culturales tienen una motivación política, también creen que la
política es contextual. El asumir que uno sabe de antemano las apuestas políticas,
o la solución políticamente correcta, garantiza que uno cuente la misma historia
reemplazando por los compromisos políticos el trabajo intelectual necesario para
llegar a un análisis y a una estrategia política apropiada. Los lugares, las metas y
las formas de lucha pueden entenderse sólo después de que se ha hecho el trabajo
de reconstruir el contexto para entender mejor las relaciones de poder. No se
puede asumir, pese a las apariencias, que puedan darse por sentadas las apuestas
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 ISSN 1794-2489
35
Lawrence Grossberg
El corazón de los estudios culturales: Contextualidad, construccionismo y complejidad
o los constituyentes políticos de cualquier contexto particular. No se puede
simplemente asumir que porque cierto tipo de lucha política tuvo sentido en los
años ochenta, tendrá sentido en los noventa. No se puede asumir que porque
cierto tipo de lucha política tuvo sentido en Inglaterra, lo tendrá en Estados
Unidos. Los estudios culturales buscan un equilibrio contingente y temporal en la
lucha entre las realidades políticas y los recursos teóricos, reconociendo que dicho
equilibrio sólo puede determinarse mediante el trabajo empírico.
Los estudios culturales consideran el poder como una organización compleja
y contradictoria, en múltiples ejes y dimensiones que no puede reducirse una
a otra. No puede explicarse las relaciones sexuales y de género únicamente
mediante las relaciones económicas y de clase, ni puede explicarse las relaciones
económicas y de clase por las relaciones sexuales y de género. Si se cambian las
relaciones sexuales y de género, no hay garantía de que cambien las relaciones de
clase (de manera semejante o comparable), y si cambian las relaciones de clase,
no hay garantía de que cambiarán las relaciones sexuales y de género (de manera
semejante o comparable). El poder es, infortunadamente, más complejo que
eso. Pero en el lado optimista, el poder nunca es capaz de totalizarse. Siempre
existen fisuras y líneas de fuga que pueden convertirse en puntos activos de lucha
y transformación. El poder nunca logra absolutamente todo lo que quisiera para
cualquier lugar, y siempre existe la posibilidad de cambiar las estructuras y la
organización del poder. Más aún, aunque el poder opera en las instituciones y
en el estado, también lo hace donde las personas viven su cotidianidad, y en los
espacios en los que se interceptan estos campos. Los estudios culturales tienen
un interés permanente en la manera como el poder infiltra, contamina, limita y
posiciona las posibilidades que tienen las personas de vivir sus vidas en formas
dignas y seguras. Pues si se quiere cambiar las relaciones de poder, si se quiere
mover a las personas, aun cuando sea un poco, debe comenzarse desde donde las
personas están, desde dónde y cómo viven sus vidas en realidad.
Los espacios-problema de los estudios culturales
Al mismo tiempo, el punto de los estudios culturales no es simplemente el
descubrimiento o la afirmación constantes de que todo es contextual, complejo,
etc., pues estos supuestos configuran el trabajo de los estudios culturales. Los
estudios culturales requieren una «aplicación rigurosa de […] la premisa de la
especificidad histórica» (Hall 1980: 336). Por ende, la tarea de los estudios culturales
no puede asumirse a priori, independientemente del contexto. Para decirlo de
otra manera, las mismas cuestiones que plantean los estudios culturales —sus
problemáticas— tienen que definirse en el trabajo del análisis. En consecuencia,
el supuesto común de que los estudios culturales son —necesariamente— una
teoría de la ideología y la representación o de la identidad y la subjetividad o de
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 36
ISSN 1794-2489
TABULA RASA
No.10, enero-junio de 2009
la circulación de la comunicación (producción-texto-consumo) o de la hegemonía
está errado, aun cuando los estudios culturales aborden con frecuencia esos temas.
Su contextualización radical cuestiona cualquier supuesto que busque afirmar que
las preguntas que hacemos, los desafíos que enfrentamos, son de alguna manera
universales; como si el mundo entero se viera siempre impulsado a responder
las mismas preguntas —las nuestras—. Con demasiada frecuencia, actuamos
como si no hubiera límites para la pertinencia de los debates en los que estamos
involucrados, a las teorías que hallamos útiles y a las condiciones o circunstancias
que las han condicionado. Tales formas de «parroquialismo», incluyendo sus
formas cosmopolitas modernas, pueden hacernos difícil, si no imposible, enfrentar
la complejidad de las luchas contemporáneas como analistas críticos de la sociedad
y la cultura y, de ese modo, cuestionar nuestra capacidad de embarcarnos en
discusiones más amplias y ayudar a imaginar alternativas futuras.
Los estudios culturales comienzan permitiendo que el mundo exterior a la
academia nos plantee preguntas a nosotros como intelectuales. Sus preguntas
entonces se derivan del sentido mismo del investigador (hay que admitirlo, que
son en parte de sentido común) del contexto y las cuestiones y posibilidades
políticas que están en juego. Hay, lo sé, una aparente contradicción aquí: el
contexto «real» se construye en el análisis y sin embargo plantea las preguntas
antes del análisis. No es cuestión de dejar que el contexto hable por sí mismo,
pero los estudios culturales creen que el contexto material y discursivo puede
responder, por así decirlo (aun cuando sólo medible en posibilidades políticas).
Los estudios culturales comienzan reconociendo que el contexto ya está siempre
estructurado, no sólo por relaciones de fuerza y poder, sino también por voces
de rabia, desesperanza y esperanza políticas. Si los estudios culturales tratan de
comenzar donde están las personas, entonces deben comenzar también con las
articulaciones ya constituidas de esperanzas y frustraciones populares en la vida
cotidiana. Eso no quiere decir, por supuesto, que el análisis deba o vaya a terminar
en el mismo lugar, o incluso que esté usando los mismos términos. Pero los
estudios culturales tratan conscientemente de traer la caótica y dolorosa realidad
del poder —como funciona afuera (pero también dentro) de la academia— a la
práctica académica, sin reducirla por ello a la lógica de la academia.
Para comprender los esfuerzos del Centro en la «invención» de los estudios
culturales, debemos devolverlos a su contexto. Dicho contexto, creo, tiene que
ver en parte con el cambio social, como lo plantea Stuart Hall:
Para mí, los estudios culturales en realidad comienzan con el debate sobre la
naturaleza del cambio social y cultural en la Gran Bretaña de la postguerra.
Un intento de abordar la ruptura de la cultura tradicional, en especial de
las culturas de clase tradicionales, comenzó registrando el impacto de
nuevas formas del poder adquisitivo y la sociedad de consumo en la misma
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 ISSN 1794-2489
37
Lawrence Grossberg
El corazón de los estudios culturales: Contextualidad, construccionismo y complejidad
estructura jerárquica y piramidal de la sociedad británica. Tratando de
confrontar la fluidez y el impacto desestabilizador de los medios de masas
y de una sociedad de masas emergente en esta vieja sociedad de clases
europea, registraron el impacto cultural del ingreso, por tanto tiempo
diferido, del Reino Unido al mundo moderno (Hall 1990: 12).
Pero existe, por así decirlo, otro lado del contexto, que concierne a la universidad y
sus prácticas de producción de conocimiento. Como ha escrito Stuart Hall (1990),
al menos una parte del contexto que determina el surgimiento de los estudios
culturales en los años setenta fue una crisis de la universidad. Esa crisis se definió
de manera más patente con el creciente poder de un estrechamente definido
modelo científico de conocimiento, y el consecuente ascenso del «cientificismo»
como ideología en todas las esferas culturales, políticas y económicas. Pero
también involucraba una compleja serie de desarrollos que ponían en duda las
ciencias sociales (en una emergente crítica remanente a su seudo-objetividad y a la
facilidad con la que eran cooptadas para ponerse al servicio de las operaciones de
las relaciones de poder existentes) y las humanidades (en una crítica más amplia
a su irrelevancia, elitismo y esoterismo cada vez mayores).
Esa fue una crisis no sólo de la universidad, sino también del conocimiento mismo,
que se vivió y experimentó no sólo en la academia sino también en muchas de
las instituciones culturales dominantes de Occidente. Me parece que Hoggart,
Hall y el Centro, así como Williams y Carey en los Estados Unidos,19 estaban
respondiendo a un contexto que, para ellos, planteaba un desafío explícitamente
epistemológico. Aquí podría traer a
19
De hecho, en 1963 Carey propuso el rótulo de
colación una de las citas favoritas de
estudios culturales para describir no una teoría
universal de la cultura, sino «Una disciplina divisiva Hoggart, que le oí citar con frecuencia
contra la ciencia positiva».
durante mi estadía en el Centro:
Dios nos guarde de la visión única y del sueño de Newton (William Blake)
Este desafío fundamental fue planteado especialmente en el contexto de la
postguerra, principalmente por el estatus y el poder en continua expansión de la
ciencia, y más específicamente, por la creciente percepción (si no el reclamo por
parte de las ciencias —constituidas como el cientificismo y el positivismo—) de
que las ciencias duras o de laboratorio constituían la única vía de conocimiento
válida. Por ende, la naturaleza «radical» del reclamo por una forma diferente
de conocimiento (ya sea la lectura de textos culturales que hacía Hoggart, o el
esfuerzo de Williams de localizar cualquier práctica en la totalidad social, o la
noción de Carey de la teoría cultural de la comunicación) como una manera
de cuestionar no sólo la visión única del cientificismo (ya sea en sus formas de
conductismo, funcionalismo, utilitarismo o economismo, o incluso en formas
más recientes, como la teoría cognitiva, la teoría del caos o la teoría de redes), sino
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 38
ISSN 1794-2489
TABULA RASA
No.10, enero-junio de 2009
también cualquier pretensión de una visión privilegiada única (me atrevo a sugerir,
el formalismo estético o el fundamentalismo religioso). Y no fue más que un
pequeño paso para la crítica más amplia de cualquier supuesto, cualquier reducción,
que haga el trabajo del intelectual más fácil de lo que debería ser, que reduzca la
propia capacidad de sorprenderse por los resultados de una investigación.
En esta primera iniciativa de creación de los estudios culturales, la respuesta a este
desafío epistemológico, o lo que llamaré una problemática, se organizó alrededor
de la categoría central de la experiencia, con la intención de hallar lo que Hoggart
describió preguntando «cómo se sentiría vivir en un tiempo y lugar particulares»,
o lo que Williams elaboró como la comunidad de procesos y la estructura del
sentimiento, o lo que Carey defendió en las nociones de ritual y comunidad. Sin
embargo, el esfuerzo para responder a tal problemática no debe centrarse en
cuestiones de experiencia. Por ejemplo, la obra de Foucault puede verse en gran
parte como una respuesta comparable a la misma problemática:
Las genealogías son precisamente anti-ciencias […] una insurrección […]
contra los efectos del poder centralizadores dados a las instituciones y
al funcionamiento de un discurso científico organizado en una sociedad
como la nuestra […] La genealogía debe conducir la lucha justamente
contra los efectos del poder de un discurso considerado científico
(Foucault, 1991: 23).
Pero no quiero sugerir, o dejar que se asuma, que esta problemática epistemológica
ha perdido su relevancia para los estudios culturales, que estuvo de algún modo
asociada a elementos del contexto de la posguerra que han desaparecido. De
hecho, esta problemática ha mantenido su relevancia desde los años cincuenta,
y en todo caso, ha cobrado mayor urgencia en los últimos años, aunque de una
manera diferente y quizá más complicada. Nosotros también hoy en día, al
menos en los Estados Unidos (pues es ese el contexto que he estado estudiando),
estamos en medio de una crisis epistemológica, en parte creada por nosotros. Es,
creo, una crisis mucho más generalizada y mucho más profunda, que no se limita
a las instituciones de educación superior, o a la corporatización, la capitalización y
desprofesionalización de la academia (aunque es más como si estuvieran tratando
de convertirse en Ford Motor Company en lugar de llegar a ser las anteriores
corporaciones innovadoras y exitosas y a pesar de que esto a menudo se haga de
maneras completamente contradictorias). Nos inquieta o debería inquietarnos el
hecho de que las ideas exitosas de financiamiento y el proceso (la ilusión de la
democracia racional) supera la visión, pero hay más. Las preguntas son mucho
más amplias en realidad. Para muchas personas, de muchas facciones políticas
distintas, la educación está «en problemas». Por supuesto, el contenido del
diagnóstico y sus supuestas consecuencias políticas varían ampliamente, pero en
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 ISSN 1794-2489
39
Lawrence Grossberg
El corazón de los estudios culturales: Contextualidad, construccionismo y complejidad
casi cualquier caso, la perspectiva política de alguien parece predefinir la manera
como ven la crisis. Podría decirse que la noción misma, el significado y el valor de
la educación parecen estar bajo ataque.
Aún más, los conceptos y valores de conocimiento, evidencia y adjudicación racional
parecen inciertos. De hecho, un lugar clave en la lucha actual por la configuración
futura de la sociedad estadounidense20 implica el intento de redefinir el significado
mismo del conocimiento, y con ello, el valor del secularismo en la educación, y al
mismo tiempo, de reconstruir los loci de la autoridad «intelectual»:
Es un caso de cuánto valor asigna la cultura a la idea misma de la verdad
[…] Vivimos en una cultura relativista en la que se ponen en escena o se
manipulan los «reality shows» de la televisión, en la que los sondeos de
opinión y los manipuladores de opinión son aceptados como parte de la
actividad política, donde los académicos defienden que la historia depende
de quién la escriba, donde un asistente del Presidente Bush, restando
importancia a las afirmaciones de los reporteros que viven en la «comunidad
basada en la realidad», puede afirmar que «somos un imperio ahora, y cuando
actuamos, creamos nuestra propia realidad» (Kakutani 2006).
Aun así no deberíamos asumir que la situación que he descrito significa que el
cientificismo haya dejado de hacer parte del problema. Por el contrario, la situación
es más contradictoria de que solemos admitir, pues la ciencia aún parece mantener
su influencia, no sólo en la universidad, sino también en los diversos escenarios
públicos. Y, cada vez más, muchos intelectuales de la cultura que deberían
desconfiar de la continuidad del poder (y los reduccionismos) de la ciencia se han
adherido a lo que en la superficie parecen paradigmas más comprensivos (como la
complejidad, o el caos, o los nuevos paradigmas de las ciencias biológicas) porque
usan un lenguaje que suena parecido al nuestro (sin siquiera reconocer que las
ciencias humanas han estado diciendo estas mismas cosas durante mucho tiempo).
Olvidamos por nuestra propia cuenta y riesgo que el cientificismo no es un asunto
de paradigmas específicos, sino de autoridad y el poder de posiciones discursivas
particulares, de lo que cuenta como conocimiento y evidencia, etc. Sólo porque
la ciencia habla sobre los conceptos que usamos (y hemos usado con frecuencia
desde mucho antes que las ciencias) como complejidad o autopoiesis, sólo porque
la ciencia habla de multiplicidades (y realidades múltiples), hay poca evidencia de
que las ciencias estén dispuestas a compartir su autoridad. La crítica a la ciencia en
las ciencias humanas se basa a menudo en su supuesto «fundacionalismo», que es
la creencia en la existencia de un compás o cálculo singular para cualquier decisión
ética o epistemológica. Ello implica
20
Lo que he llamado en otro lugar la lucha
sobre la prometida modernidad americana (cf. la posibilidad de un conocimiento
Grossberg 2005).
universalmente verdadero, basado en
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 40
ISSN 1794-2489
TABULA RASA
No.10, enero-junio de 2009
una observación empírica directa y en la manipulación del mundo o la capacidad
de modelar el mundo mediante representaciones lógicas (o matemáticas). Si bien
tradicionalmente, tales opiniones también asumían que la objetividad independiente
del observador no sólo es posible, sino también la norma del conocimiento, esto
se ha visto cuestionado cada vez más en diversas perspectivas científicas. Por
consiguiente, la vieja hipótesis de que un sólo modelo podía describir todas las
realidades, una hipótesis de la posibilidad monológica del conocimiento, también
ha quedado hecha añicos con los recientes avances de la ciencia. Lo que parece
ser la renuncia a la monológica del conocimiento sigue funcionando como una
pluralización únicamente en los regímenes más amplios de la ciencia.
En lugar de ello, cada vez es más común encontrar afirmaciones de que la mente es
el cerebro, asumiendo que el lenguaje de la mentalidad puede reducirse al lenguaje
de la función cerebral. Considérese un argumento aparecido recientemente en las
columnas de opinión de The New York Times: podemos explicar falsas creencias
mediante la neuroquímica del recuerdo. Los autores no mencionan eso, aunque
dicha ciencia bien podría describir qué ha pasado cuando alguien recuerda una
mentira como si fuera verdad, no pueden explicar porqué sucede esto únicamente
para algunas creencias y para algunas personas. O para decirlo de otra manera,
no pueden explicar lo que siempre hemos sabido: se puede engañar a algunas
personas durante todo el tiempo, etc. Más aún, pese a la afirmación de que tales
conocimientos científicos nos ayudarán a comprender de manera más completa
nuestras ideas políticas —haciendo eco a lo que los positivistas han venido
afirmando durante siglos, no explican cómo funcionaría exactamente esto, a
menos que vayamos a transformar los cerebros de las personas para alterar sus
pensamientos— una visión particularmente antidemocrática.21
Mi argumento es que la problemática epistemológica, que incluye las preguntas
del cientificismo y el reduccionismo, y
21
Véase, por ejemplo, Lakoff (2008). También, Sam
Want y Sandra Aamodt (2008). Finalmente, debe que en parte fue la responsable de la
considerarse el hecho de que incluso la derecha se creación de los estudios culturales en
pone nerviosa por el estatus de, por ejemplo, la
el Centro, ha seguido configurando
genómica: «Las afirmaciones de causalidad que se
desprenden de tales estudios deben tratarse con el el espacio político y discursivo en el
escepticismo adecuadamente intenso que aplicamos
que han evolucionado los estudios
a los estudios sociológicos o econométricos» (Manzi
2008: 30). El autor sigue citando el argumento culturales, y al que deben responder.
de Hayek de que la planeación económica no es Por ende, debemos mantener tal
imposible en la teoría, sino que es el resultado de
una cuestión de la falta de información suficiente y problemática como un lugar continuo
de poder de procesamiento porque el mundo de la de lucha epistemológica, como lo hace
interacción económica es tan complejo. Describe
esto como «los mismos problemas analíticos que Stuart Hall, en uno de sus fragmentos
enfrentamos al tratar de predecir un estado mental más recientes: «Discuto ‘el trabajo’
que depende de un gran número de genes […] y sus
como parte de una formación cultural/
interacciones con el medio ambiente».
política, un elemento constitutivo en
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 ISSN 1794-2489
41
Lawrence Grossberg
El corazón de los estudios culturales: Contextualidad, construccionismo y complejidad
un campo de ideas, prácticas, movimientos sociales y acontecimientos políticos
—aunque también quiero recalcar que éste ofrece un punto de ventaja privilegiado
en ese mundo—» (Hall 2006: 3).
Pero pienso que en ciertos momentos, en diferentes tiempos y espacios, esa
problemática epistemológica se ha articulado a otras preguntas y ha sido modificada
por otras preguntas, otras problemáticas. De modo que, en cierta medida,
en diferentes contextos, los estudios culturales han tenido que ser recreados
de nuevo (o se han recreado por sí mismos) en respuesta a «problemáticas»
diferentes y cambiantes. Estoy argumentando que los estudios culturales toman
su forma como respuesta a su contexto, que los estudios culturales es una
respuesta en parte a cambios «experimentados», a desafíos y demandas políticos
cambiantes, así como a recursos y debates teóricos emergentes. Sin dicho sentido
de la complejidad del proyecto y de la historia de los estudios culturales, puede
caerse en la trampa de Francis Mulhern (2000) de identificar la totalidad de los
estudios culturales con una sola visión: la crítica cultural del cambio social, y con
las preguntas que Williams identificó como constituyentes de lo que llamó la
tradición de «cultura y sociedad».
Permítanme tratar de explicar esta noción de «problemáticas», tomando por un
instante el argumento de David Scott (1996) que afirma que demasiada crítica
cultural se contenta con desafiar las respuestas que se dan por sentadas —en
nombre de la deconstrucción, la historización o el antiesencialismo, por
ejemplo—, pero rara vez cuestionan las preguntas mismas. Scott plantea que
pensamos los contextos como «espacios problema»: «pensamos en diferentes
coyunturas históricas como constitutivas de diferentes espacios problema
ideológico-conceptuales; y […] pensamos en estos espacios problema menos
como generadores de nuevas proposiciones que como generadores de nuevas
preguntas y demandas». En otras palabras, si los estudios culturales responden a
los contextos, los cuales plantean sus propias preguntas y demandas específicas.
Y obteniendo las respuestas incorrectas, no escuchando a los contextos por así
decirlo, garantizará con mucha certeza que uno cuente malas historias.
Quiero usar este concepto para insinuar que durante las pasadas cuatro décadas,
los estudios culturales han asumido diferentes configuraciones (lo que Williams
llamó formaciones) respondiendo al menos a cuatro problemáticas distintas (y,
en ocasiones, a las interacciones entre ellas), constituyendo los espacios-problema
en los que se situaban a sí mismos, aunque siempre sobre las bases de una
problemática epistemológica:
Primero, un espacio problema (o problemática) de agencia y resistencia, que
construye una narrativa cuyo objeto debe «desplazar una historia de sumisión
con una historia de resistencia» (Scott, 2004: 114). Esa problemática rechaza de
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 42
ISSN 1794-2489
TABULA RASA
No.10, enero-junio de 2009
manera explícita las teorías que asumen una oposición simple entre la dominación
y la subordinación, donde la primera tiene el potencial (si no realmente el éxito)
de «colonizar» por completo y hacer pasiva a la segunda. Hacen énfasis en la
capacidad de las personas de orientar los recursos de que disponen a sus propias
necesidades y deseos, incluso hasta el punto de diversos modos de resistencia.
Esto es, de manera muy evidente creo, la fuerza que impulsa los paradigmas más
estrechamente asociados a los estudios culturales británicos: en primer lugar, las
teorías subculturales de la resistencia simbólica, y en segundo lugar, una teoría
de la cultura asumida como comunicación, entendida con base en un modelo
de producción y consumo o de codificación y decodificación.22 Ambas ponían
de relieve las nociones de la audiencia activa. Esta problemática ha reaparecido
a lo largo de todo el siglo XX —como la cuestión del tema revolucionario en la
izquierda y la cuestión del tema liberal en los debates de la llamada cultura de
masas en los Estados Unidos—. En
22
Esto a pesar de los esfuerzos de Hall por definir la
el Centro, así como en otros lugares,
relación como un circuito modelado en el circuito
de producción marxista. Carey siempre se negó al se planteó esta problemática en parte
paradigma codificador-decodificador de los estudios para hacer frente a los argumentos
culturales en base a que reinscribía un modelo de
sobre el aburguesamiento de la clase
comunicación como transmisión de información.
obrera (o de los colonizados) después
de la Segunda Guerra Mundial, y por otro lado, como un argumento contra esas
formas de análisis político y cultural que presuponían la pasividad de las masas
políticas y las audiencias culturales. Este enfoque se hizo evidente en el trabajo
del Centro sobre las subculturas, así como en su modelo de la «codificación/
decodificación» de la comunicación mediática. En el trabajo británico, fue aquí
que llegó a pensarse en los estudios culturales principalmente en términos de
teorías y prácticas de la etnografía socio-fenomenológica, si bien continuó
basándose también en diversas formas de análisis ideológico.
Segundo, se ofreció un espacio problema (o problemática) de subjetividad en parte
como crítica del realismo sociológico ocasionalmente naïve presente en algunas
nociones de identidad, aun en los estudios culturales, y que aborda la autoridad
de la experiencia. Su trabajo dominante sostiene que debe entenderse la cultura
como la producción simultánea e interconectada de subjetividad, experiencia y
diferencia. Este fue, obviamente, el desafío planteado por las críticas feminista y
post-estructuralista (así como por las relecturas estructuralistas de Marx y Freud)
de las teorías esencialistas sobre la identidad y las teorías fenomenológicas de la
experiencia. La cultura aquí se entiende como la producción de experiencia y de
conciencia, inevitablemente ligada a las nociones de identidad y de posiciones de
sujeto, que se producen mediante la construcción semiótica de la diferencia. Este
trabajo se basó principalmente en teorías semióticas y post-estructuralistas de la
textualidad (comenzando con las obras de Althusser, Lacan y Derrida), y fue más
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 ISSN 1794-2489
43
Lawrence Grossberg
El corazón de los estudios culturales: Contextualidad, construccionismo y complejidad
visible en estudios literarios y de cine, en las teorías feminista y crítica de la raza,
en especial en los Estados Unidos. Dicho trabajo con frecuencia llega a definir los
estudios culturales en los Estados Unidos, y ello ha llevado a muchos a identificar
los estudios culturales con una política multicultural.
Tercero, un espacio-problema (o problemática) de la política del estado
hegemónico, o mejor, de la lucha hegemónica como contexto de la lucha nacional
contemporánea político-económica, relacionada con el intento, de parte de un
bloque o alianza histórica, de ganar el favor popular hacia formas particulares de
poder económico y político-estatal, operando en el terreno y en los espacios de
lo popular y el sentido común. Tenía sus raíces en las reteorizaciones marxistas
sobre la naturaleza y la relación entre el estado y el poder ideológico, incluyendo
los trabajos de Lukacs, Adorno y Gramsci, y en las reflexiones del periodo
posterior a la Segunda Guerra Mundial sobre la aparición de las democracias de
la cultura de masas en Europa y los Estados Unidos, y en ocasiones, su posible
relación con el fascismo (en la obra de Arendt, Mills y Marcuse, así como en una
tradición completa de comentadores liberales y conservadores en la sociedad de
la posguerra en los Estados Unidos). Sin embargo, a finales de los años setenta
apareció una rearticulación exclusivamente de los estudios culturales sobre la
problemática, como respuesta a tres desarrollos: una crisis global del capitalismo
y sus complejas articulaciones con una serie de desafíos emergentes para la
legitimación del liberalismo capitalista; el enfrentamiento entre el liberalismo
del siglo XX y los movimientos de liberación (de los mundos colonizados y los
movimientos sociales y contraculturales de los años sesenta en las democracias
industrializadas avanzadas); la aparición y el éxito de una formación de «nueva
derecha», que a menudo empleaba nuevas formas de política racial, de clase y de
género. No fue sólo la práctica particular de la derecha de una política de alianzas
que parecía demandar una nueva respuesta, sino también su práctica política,
como lo que Gramsci llamó una «guerra de posiciones», que buscaba ganar el
favor de la gente para su posición de liderazgo en un amplio rango de lugares
sociales, antes que lograr consenso ideológico en una gran batalla entre dos
bandos homogéneos. Aún más, la derecha parecía reconocer la necesidad política
de trabajar en el campo del sentido común y con los lenguajes y la lógica de «lo
popular». Este trabajo de los estudios culturales, que en mi opinión marcó un
viraje significativo para los estudios culturales en lengua inglesa, fue inaugurado
en el Centro por Policing the Crisis si bien se asocia con mayor frecuencia con el
trabajo de Stuart Hall sobre el thatcherismo, de John Clarke y Angela McRobbie
sobre el neoliberalismo, y de Paul Gilroy sobre la raciología contemporánea. En
gran medida, con la sola excepción del mío, ese trabajo hizo falta en los Estados
Unidos, aunque han aparecido más obras sobre el surgimiento de la nueva
derecha, en conjunto con la cuarta problemática, en años recientes.
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 44
ISSN 1794-2489
TABULA RASA
No.10, enero-junio de 2009
Cuarto, un espacio problema (o problemática) de periodización histórica,
relacionado con cambios más coyunturales e incluso «trascendentales», incluyendo
los debates contemporáneos que van de la postmodernidad a la globalización, etc.
En los estudios culturales británicos, tales intereses dieron lugar al conjunto de
obras menos conocidas sobre los «nuevos tiempos».
Conclusiones
Se deduce que cualquier formación de los estudios culturales debe reflexionar
continuamente en su propia contextualidad, en las preguntas que se plantea a
sí misma y en las herramientas que emplea como respuesta a esos desafíos. Tal
contextualización —y, por lo tanto, autorreflexión concreta— es necesaria si los
estudios culturales van a responder a las demandas (las preguntas planteadas), las
limitaciones y las posibilidades del contexto, incluyendo las posibilidades dispersas
para prácticas y recursos intelectuales que puedan constituir un trabajo intelectual
comprometido políticamente en ese contexto. Los estudios culturales siempre deben
reflexionar sobre sus supuestos del contexto que analizan, y su lugar en él o en su
relación con él. Debe hacer sus propias preguntas —y las categorías y conceptos
en los que son concebibles tales preguntas— y es por eso que la parte más difícil
de cualquier proyecto en los estudios culturales con frecuencia es descubrir cuál
es la pregunta. El contexto es el comienzo y el final de nuestras investigaciones.
La trayectoria desde el comienzo hasta el final da la medida de nuestro éxito en el
mapeo y el logro de una mejor descripción/comprensión del contexto.
Esa contextualización radical interrumpe cualquier deseo de hablar antes de
haber completado el trabajo, pues entonces somos propensos a abandonar el
compromiso con la complejidad, la contingencia, la contestación y la multiplicidad,
que es un sello distintivo de los estudios culturales. Con demasiada frecuencia,
ante necesidades políticas aparentemente urgentes, aun los académicos dedicados
a los estudios culturales podrían verse abocados a acoger con demasiada facilidad
las mismas simplificaciones, reduccionismos y esencialismos a los que se supone
que deberían oponerse los estudios culturales. Con demasiada frecuencia, como
intelectuales, nos mostramos renuentes a comenzar por asumir que no entendemos
lo que sucede, que quizá lo que funcionó ayer en ese lugar no funcionará hoy en el
mismo sitio. En lugar de ello, mantenemos tanta carga teórica y política que rara vez
nos sorprendemos, porque casi siempre encontramos lo que íbamos a buscar, y que
lo que ya conocíamos como explicación ha demostrado, una vez más, ser cierto. Los
estudios culturales están, creo, comprometidos con decirnos cosas que no sabemos;
buscan sorprender a sus productores, a sus interlocutores, a sus audiencias y a
sus potenciales constituyentes, y de esa forma, ofreciendo mejores descripciones
y explicaciones —de nuevo, explicaciones que no rehúyen la complejidad, la
contingencia y la contestación—, busca abrir nuevas posibilidades.
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 ISSN 1794-2489
45
Lawrence Grossberg
El corazón de los estudios culturales: Contextualidad, construccionismo y complejidad
Por consiguiente, los estudios culturales deben evitar dos discursos cada vez más
seductores que dejan al analista libre de responsabilidades. El primero toma sus
propias suposiciones políticas (sin importar el sentido común de que puedan
estar revestidas) como si fueran la conclusión de algún análisis, que siempre se
asume ha sido completado en algún lugar (pero siempre queda ausente). El deseo
político sobrepasa el trabajo de análisis teórico y empírico real. En el extremo,
el periodismo partidista (que algunas veces degenera en diatribas) reemplaza
el trabajo intelectual. Los estudios culturales deben combatir la convicción
de la certeza política, reconociendo que cualesquiera sean las motivaciones,
esperanzas y supuestos que lo llevaron a uno a un estudio particular, la política
llega a la conclusión del análisis. El segundo, para parafrasear a Derek Gregory
(2004), asume que el mundo existe para proporcionar ilustraciones para nuestros
conceptos. En lugar de un rodeo por la teoría, sustituye con la teoría el análisis
social como si las categorías teóricas fueran —por sí mismas— suficientes
como descripciones de una coyuntura. Con frecuencia confunde la filosofía y
la ontología por el análisis contextual de lo concreto. Los estudios culturales
requieren que se traiga lo conceptual y lo empírico (aunque obviamente la
separación nunca está tan bien delineada y ambos términos deben repensarse
juntos a la luz de un materialismo radicalmente contextual), con la posibilidad de
que el último pudiera alterar en realidad al primero aun cuando el primero lleve a
una nueva descripción del último. Es esta posibilidad la que parece retroceder a
menudo en algunas versiones del trabajo crítico contemporáneo.
Finalmente, los estudios culturales se niegan a secundar el esfuerzo cada vez más
común de reducir todo trabajo intelectual a una simple lógica de productividad y
eficiencia (generalmente funcionalista), como si toda la academia funcionara dentro
de la misma temporalidad. Por el contrario, los estudios culturales, reflexionando
sobre su existencia como práctica cultural, deben aceptar y aun defender el casi
(pero no mucho) inevitable desplazamiento de sus propios efectos y efectividad.
Después de todo, una de las cosas que han hecho visibles los estudios culturales
es que los efectos de las prácticas culturales están rara vez dónde y cuándo se
espera que estén. Están casi en cualquier otro lugar, en algún otro tiempo. Aunque
sería agradable si los efectos del trabajo intelectual (y sus intervenciones) fueran
tan inmediatos y obvios como nos imaginamos que son algunas otras formas de
intervenciones políticas, ese infortunadamente no suele ser el caso.
Como han subrayado muchos intelectuales políticos, el trabajo crítico siempre
tiene dos polos políticos: una crítica negativa de lo dominante del presente y
una esperanza positiva de un futuro imaginado o posible. Gramsci distinguía
entre el pesimismo del intelecto y el optimismo de la voluntad; Ricoeur entre la
hermenéutica de la sospecha y la fe, y Sedgwick entre una política paranoide y una
reparadora. Obviamente podría enumerar otros que funcionan en ese espacio,
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 46
ISSN 1794-2489
TABULA RASA
No.10, enero-junio de 2009
incluyendo a Marx, Jameson, Hall, Fanon, Gilroy, Cesaire, Chatterjee, C.L.R. James,
etc. El trabajo crítico en el mejor de los casos trabaja en la brecha entre el presente
fallido y el futuro utópico, pero no hay garantía, no hay lógica dialéctica, que conecte
las dos dimensiones. Con demasiada frecuencia el trabajo crítico hace demasiado
énfasis en la negatividad del presente, reinscribiendo su pesimismo, y dejando lo
positivo —como la imaginación de un futuro distinto— a la deriva, disociada del
análisis negativo del presente. Quiero establecer una diferencia entre la imaginación
utópica de las posibilidades (lo que podríamos pensar como pre-emergente), de las
maneras como ello puede realizarse como lo emergente.23 Si lo primero se mantiene
de algún modo independiente de cualquier sentido del presente, lo último está
siempre fundado en la cuestión política práctica de cómo iremos de aquí a allá. Es
decir, el trabajo crítico debe articular el negativismo del presente con el positivismo
del futuro. La imaginación de un posible futuro debe construirse y hacerse posible
por el análisis del presente. Sólo porque el presente no tenía que ser como es, el
futuro puede ser de algún modo diferente de como parece que será.
Aunque los estudios culturales buscan cambiar el contexto de su propio trabajo,
rara vez es capaz de señalar, con alguna confianza, los beneficios inmediatos
de su propio trabajo. Sin embargo, los estudios culturales siguen creyendo que
su trabajo intelectual es importante, aun cuando no sea nuestra salvación. Los
estudios culturales no van a salvar el mundo ni siquiera a la universidad; en lugar
de ello, esta es una modesta propuesta de práctica político-intelectual flexible y
radicalmente contextual. Intenta producir la mejor posibilidad de conocimiento
al servicio de la construcción de un mundo mejor. Y como tal, puede ayudarse
a ir un poco más allá hacia nuestra
23
En cierto sentido, esta es una diferenciación
deleuziana entre lo virtual y lo posible, pero meta de hacer del mundo un lugar
también quiero sugerir que los deleuzianos no más justo y equitativo para todas las
logran hacer una diferenciación adecuada entre personas. Por supuesto, el que las
lo pre-emergente y lo emergente. Hay siempre una
multiplicidad de emergentes posibles en lo virtual, malas historias den lugar a una mala
que debe distinguirse no sólo de la actualización de política no garantiza que mejores
lo emergente y de su posible rearticulación. Véase
historias hagan una mejor política.
también Benjamin sobre el tiempo mesiánico y
Bloch sobre la esperanza, así como los argumentos No existe una relación necesaria entre
de Marx para un socialismo científico.
el conocimiento y la política, sólo las
24
Agradezco a Eduardo Restrepo por señalarme esto.
posibilidades de que se articulen.24
Bibliografía
Foucault, Michel. 1991. Genealogía del racismo. Barcelona: Editorial la Piqueta.
Gregory, Derek. 2004. The colonial present : Afghanistan, Palestine, and Iraq. Malden: Blackwell
Publisher.
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 ISSN 1794-2489
47
Lawrence Grossberg
El corazón de los estudios culturales: Contextualidad, construccionismo y complejidad
Grossberg, Lawerence. 2005. Caught in the Crossfire: Kids, Politics and America’s Future. Boulder:
Paradigm.
Hall, Stuart. 2006. Black diaspora artists in Britain: Three ‘moments’ in post-war history.
History Workshop Journal. 61(1): 1-24.
Hall, Stuart. 1998. Cultural composition: Stuart Hall on ethnicity and the discursive turn.
(entrevistado por Julie Drew). Journal of Composition Theory 18 (2): 171-196.
Hall, Stuart. 1997. Politics, contingency, strategy. (entrevistado por David Scott). Small
Axe. (1): 141-159.
Hall, Stuart. 1995. Not a postmodern nomad. (entrevistado por Les Terry). Arena Journal.
(5): 51-70
Hall, Stuart. 1992. “Cultural Studies and its Theoretical Legacies”. En: Lawrence Grossberg,
Carry Nelson y Paula Treichler (eds), Cultural Studies. Londres: Routledge. pp 277-294.
Hall, Stuart. 1990. The Emergence of Cultural Studies and the Crisis of the Humanities.
October (53): 11-23.
Hall, Stuart et al. 1978. Policing the crisis: mugging, the state, and law and order. London:
Macmillan.
Hacking, Ian. 1999. The social construction of what? Cambridge Mass: Harvard University
Press.
Hoggart, Richard. 1969 [1957]. The Uses of Literacy. London: Pelican.
Kakutani, Michiko. 2006. Bending the Truth in a Million Little Ways. New York Times.
January 17.
Lakoff, George. 2008. The political mind: why you can’t understand 21st-century politics with an
18th-century brain. New York: Viking.
Manzi, Jim. 2008. Undetermined. National Review, 2 de junio. 26-31.
Mulhern, Francis. 2000. Culture metaculture. London: Routledge.
Restrepo, Eduardo. 2008. “What does it mean to do cultural studies in Colombia today?”
Conferencia en Crossroads Seventh International Cultural Studies Conference University
of the West Indies, Kingston, Jamaica. July 3-7.
Scott, David. 2004. Conscripts of modernity: the tragedy of colonial enlightenment. Durham: Duke
University Press.
Scott, David. 1996. The aftermath of sovereignty: Postcolonial criticism and the claims
of political modernity. Social Text. (48): 1-26.
Want, Sam y Sandra Aamodt. 2008. Your Brain Lies to You. New York Times. 27 de junio,
A19.
Tabula Rasa. Bogotá - Colombia, No.10: 13-48, enero-junio 2009 48
ISSN 1794-2489
Fly UP