...

El Corazón de Jesús - Congregación de los Sagrados Corazones

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

El Corazón de Jesús - Congregación de los Sagrados Corazones
El Corazón de Jesús
Adoraciones 2005-2006
ÍNDICE
1. EL CORAZÓN DE JESÚS. .................................................................................. 3
2. EL CORAZÓN ATRAVESADO, EXPRESIÓN DE UN AMOR TOTAL. .......................... 5
3. AMOR PERSONAL............................................................................................ 7
4. AMOR INCONDICIONAL................................................................................... 9
5. EL CORAZÓN DE JESÚS, HERIDO POR NUESTROS PECADOS. ............................11
6. MIRAD EL ÁRBOL DE LA CRUZ. .......................................................................13
7. HE AQUÍ EL CORAZÓN QUE TANTO HA AMADO A LOS HOMBRES. .....................15
8. CORAZÓN DE JESÚS, DIGNO DE TODA CONFIANZA..........................................17
9. NO TEMÁIS. ..................................................................................................19
10. DIOS ES AMOR. .............................................................................................21
11. JESÚS Y EL ENCARGO DEL PADRE...................................................................23
12. CORAZÓN DE CRISTO, FUENTE DE SALVACIÓN................................................25
13. TENGO SED ...................................................................................................27
14. SI ALGUNO TIENE SED QUE VENGA A MÍ Y BEBA. ............................................29
15. AGUA VIVA....................................................................................................31
16. EL CORAZÓN DE JESÚS, REFUGIO EN TODOS LOS MOMENTOS.........................33
17. EL HOMBRE NUEVO SEGÚN CRISTO. ...............................................................35
18. CORAZÓN DE PUERTAS ABIERTAS. .................................................................37
19. TÚ ERES MI GRAN TESORO. ...........................................................................39
20. JESÚS, EL SANADOR. .....................................................................................41
21. EL CORAZÓN DE JESÚS, DESCANSO EN LA FATIGA. .........................................43
22. CORAZÓN DE JESÚS, PACIENTE Y MISERICORDIOSO. ......................................45
23. APRENDED DE MI. .........................................................................................47
24. VIVID EN MI..................................................................................................49
25. YO SOY EL CAMINO. ......................................................................................51
26. YO SOY LA VERDAD. ......................................................................................53
27. YO SOY LA VIDA. ...........................................................................................55
28. CORAZÓN DE JESÚS, SALVACIÓN DE LOS QUE EN TI ESPERAN.........................57
29. CORAZÓN DE JESÚS, RESPIRO PARA RENDIDOS Y ABRUMADOS. ......................59
30. EL CORAZÓN DE CRISTO Y LA EUCARISTIA .....................................................61
31. AMOR CON AMOR SE PAGA. ...........................................................................63
32. COMUNIÓN, ENCUENTRO DE CORAZONES.......................................................65
33. CORAZÓN DE JESÚS Y EL CORAZÓN DE MARÍA................................................67
34. CORAZÓN DE CRISTO E IGLESIA.....................................................................69
“En la Eucaristía entramos en comunión con la acción de gracias de Jesús Resucitado,
Pan de Vida, presencia de Amor. La celebración eucarística y la adoración contemplativa
nos hacen participar en sus actitudes y sentimientos ante el Padre y ante el mundo. Nos
impulsa a asumir un ministerio de intercesión y nos recuerdan la urgencia de trabajar
en la transformación del mundo según criterios evangélicos. Como nuestros
Fundadores, encontramos en la Eucaristía la fuente y la cumbre de nuestra vida
apostólica y comunitaria”. (Constituciones SSCC, I, 5)
Parroquia de San Braulio, Madrid
Adoraciones para el 2005-06.
L. Norberto Zulaica, ss.cc.
2
1. EL CORAZÓN DE JESÚS
Exposición del Santísimo
Canto
Súplica inicial:
V/ Dios mío, ven en mi auxilio.
R/ Señor, date prisa en socorrerme.
V/ Que mi oración suba ante ti como incienso.
R/ Y la súplica de mis labios como ofrenda de la tarde.
V/ Gloria al Padre…
R/ Como era en el principio…
Santo, Santo, eres, Señor.
A ti la alabanza, la gloria y el honor
por los siglos de los siglos. Amén.
Silencio para adorar
Mantra: Dios mío, me refugio en ti. Tú eres mi bien.
Himno
Oh corazón, víctima de amor,
eterno gozo del cielo,
consuelo de este mundo,
esperanza última del hombre.
Cristo, alegría del cielo,
amparo del ser humano,
te adoramos.
Oración:
Que tu Palabra, Señor, sea luz en nuestro sendero, para que, realizando
siempre la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas en ti. P.C.N.S.
AMÉN.
Lectura de la Palabra: Mateo 11, 28-30.
Comentario:
“Desde su comienzo, la Iglesia ha mirado el Corazón de Cristo, traspasado en
la cruz, como un símbolo particularmente expresivo del amor de nuestro
Redentor” (J.P.II).
Cuando hablamos del corazón traspasado, nos referimos a la persona de Cristo
y al profundo amor que brota de su Corazón, hasta el extremo de su entrega
total. En su costado abierto vemos una puerta abierta a nuestra redención,
que nos lleva a descubrir el misterio del amor de Dios.
3
Contemplar ese amor por nosotros y comprender su “anchura y largura, altura
y profundidad” puede ser una fuente de alegría, de fortaleza y de fruto
abundante en nuestra vida cristiana.
Quien se acerca a Cristo en el misterio de su Corazón descubrirá, asimilará e
integrará, como parte de su ser, la inmensa compasión de Dios, vivida y
revelada por Jesús.
Conocer a Jesús, amarlo y seguirlo es lo mejor que nos puede ocurrir en la
vida.
Silencio para contemplar
Revive en tu interior alguna de las escenas de la vida, pasión o muerte de
Jesús, viendo, oyendo y atendiendo a todos los detalles, gestos y palabras,
para ir acercándote progresivamente al interior de su persona, a su talante,
actitudes y sentimientos; y captar, desde el corazón, el Corazón de su
identidad única, ante la que te nace el amor en el silencio.
Invocaciones:
Corazón de Jesús, Hijo amado del Padre,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu en el seno de María…
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad...
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad...
Corazón de Jesús, luz que iluminas nuestras sombras...
Corazón de Jesús, fuente de vida abundante...
Corazón de Jesús, herido por nuestros pecados...
Corazón de Jesús, obediente hasta la muerte...
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza...
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra...
Corazón de Jesús, salud de los que en tí esperan...
Corazón de Jesús, consuelo de tristes y abatidos...
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor...
V/ Jesús, manso y humilde de corazón.
R/ Haz mi corazón semejante al tuyo.
Oración
Oh Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has
depositado infinitos tesoros de caridad: concédenos recibir de esta fuente
divina una inagotable abundancia de tu gracia. P.C.N.S. AMÉN.
Bendición
4
2. EL CORAZÓN ATRAVESADO EXPRESIÓN DE UN AMOR TOTAL
Exposición del Santísimo
Canto
Súplica inicial:
V/ Dios mío, ven en mi auxilio.
R/ Señor, date prisa en socorrerme.
V/ Que mi oración suba ante ti como incienso.
R/ Y la súplica de mis labios como ofrenda de la tarde.
V/ Gloria al Padre…
R/ Como era en el principio…
Santo, Santo, eres, Señor.
A ti la alabanza, la gloria y el honor
por los siglos de los siglos. Amén.
Silencio para adorar
Mantra: Yo confío en tu misericordia: Alegra mi corazón, Señor con tu auxilio.
Himno
Oh corazón, víctima de amor,
eterno gozo del cielo,
consuelo de este mundo,
esperanza última del hombre.
Cristo, alegría del cielo,
amparo del ser humano,
te adoramos.
Oración:
Que tu Palabra, Señor, sea luz en nuestro sendero, para que, realizando
siempre la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas en ti. P.C.N.S.
AMÉN.
Lectura de la Palabra: Juan 15, 9-17.
Comentario:
En su muerte Jesús actualiza plenamente su capacidad de amar y, al mismo
tiempo, revela lo que es Dios mismo: amor total y gratuito al hombre.
Desde su plenitud, Jesús el Hombre-Dios igual y uno con el Padre, puede
comunicar la vida/amor que posee. El efecto de esta comunicación será doble:
la unidad de los que participen de él, y su entrega a la difusión de ese amor/
vida en el resto de la humanidad.
El amor produce en los hombres una calidad de vida definitiva, pues no está
5
sujeta a la muerte. Esa vida se identifica con la condición de hijos de Dios, que
nace de la experiencia del amor de Dios como Padre, al experimentar en la
propia persona la acción salvadora de Jesús.
Y como fruto de este don gratuito, así como el Padre da su Espíritu/Vida a
Jesús y Jesús se entrega y da su Espíritu a los hombres, así mimo el hombre
es capaz de regalar su vida a los otros. Cada uno es dueño de su vida, su
máxima riqueza, para entregarla. Este es el sentido del servicio: el don
personal de todos a todos.
Silencio para contemplar
Entra en relación con Jesús de corazón a corazón. En su Corazón aprenderás a
conocer el sentido único y auténtico de tu vida y tu destino.
Él te hablará en el silencio de tu corazón e irás adquiriendo una mayor
seguridad de su amor por ti. “Su corazón traspasado es una fuente inagotable
de la divina caridad que perdona, regenera y restaura la vida” (J.P. II).
Invocaciones:
Corazón de Jesús, Hijo amado del Padre,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu en el seno de María…
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad...
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad...
Corazón de Jesús, luz que iluminas nuestras sombras...
Corazón de Jesús, fuente de vida abundante...
Corazón de Jesús, herido por nuestros pecados...
Corazón de Jesús, obediente hasta la muerte...
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza...
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra...
Corazón de Jesús, salud de los que en tí esperan...
Corazón de Jesús, consuelo de tristes y abatidos...
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor...
V/ Jesús, manso y humilde de corazón.
R/ Haz mi corazón semejante al tuyo.
Oración:
Oh Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has
depositado infinitos tesoros de caridad: concédenos recibir de esta fuente
divina una inagotable abundancia de tu gracia. P.C.N.S. AMÉN.
Bendición
6
3. AMOR PERSONAL
Exposición del Santísimo
Canto
Súplica inicial:
V/ Dios mío, ven en mi auxilio.
R/ Señor, date prisa en socorrerme.
V/ Que mi oración suba ante ti como incienso.
R/ Y la súplica de mis labios como ofrenda de la tarde.
V/ Gloria al Padre…
R/ Como era en el principio…
Santo, Santo, eres, Señor.
A ti la alabanza, la gloria y el honor
por los siglos de los siglos. Amén.
Silencio para adorar
Mantra: Yo confío en tu misericordia: Alegra mi corazón con tu auxilio.
Himno
Oh corazón, víctima de amor,
eterno gozo del cielo,
consuelo de este mundo,
esperanza última del hombre.
Cristo, alegría del cielo,
amparo del ser humano,
te adoramos.
Oración:
Que tu Palabra, Señor, sea luz en nuestro sendero, para que, realizando
siempre la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas en ti. P.C.N.S.
AMÉN.
Lectura de la Palabra: Juan 17, 24-26.
Comentario:
“Sólo Dios puede amar a una multitud infinitamente, apasionadamente y
personalmente. Un hombre sólo puede alcanzar este amor mediante el
sufrimiento y la muerte” (P.Fontaine).
Nos referimos a aquel profundo amor personal revelado en Jesús, al amor que
Dios tiene por cada uno de nosotros como personas y como pueblo suyo.
Hablamos de una religión del corazón, de la importancia de cada rostro y de
cada nombre, del destino de cada persona ante un Dios que ama a cada uno y
7
nos permite sentirnos preciosos a los ojos de nuestro Dios.
“Te he llamado por tu nombre, tú eres mío…, eres de gran precio a mis ojos y
yo te amo” (Is 43, 1-4). “En las palmas de mis manos te llevo tatuado” (Is 49,
16).
Silencio para contemplar
Deja que resuenen en tu interior como dichas por Jesús a ti las dos citas del
profeta Isaías. Recréate en ellas y agradece.
Invocaciones:
Corazón de Jesús, Hijo amado del Padre,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu en el seno de María…
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad...
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad...
Corazón de Jesús, luz que iluminas nuestras sombras...
Corazón de Jesús, fuente de vida abundante...
Corazón de Jesús, herido por nuestros pecados...
Corazón de Jesús, obediente hasta la muerte...
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza...
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra...
Corazón de Jesús, salud de los que en tí esperan...
Corazón de Jesús, consuelo de tristes y abatidos...
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor...
V/ Jesús, manso y humilde de corazón.
R/ Haz mi corazón semejante al tuyo.
Oración:
Oh Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has
depositado infinitos tesoros de caridad: concédenos recibir de esta fuente
divina una inagotable abundancia de tu gracia. P.C.N.S. AMÉN.
Bendición
8
4. AMOR INCONDICIONAL
Exposición del Santísimo
Canto
Súplica inicial:
V/ Dios mío, ven en mi auxilio.
R/ Señor, date prisa en socorrerme.
V/ Que mi oración suba ante ti como incienso.
R/ Y la súplica de mis labios como ofrenda de la tarde.
V/ Gloria al Padre…
R/ Como era en el principio…
Santo, Santo, eres, Señor.
A ti la alabanza, la gloria y el honor
por los siglos de los siglos. Amén.
Silencio para adorar.
Mantra: Como busca la cierva corrientes de agua,
Así mi alma te busca a ti, Dios mío.
Himno
Oh corazón, víctima de amor,
eterno gozo del cielo,
consuelo de este mundo,
esperanza última del hombre.
Cristo, alegría del cielo,
amparo del ser humano,
te adoramos.
Oración:
Que tu Palabra, Señor, sea luz en nuestro sendero, para que, realizando
siempre la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas en ti. P.C.N.S.
AMÉN.
Lectura de la Palabra: Mateo 18, 12-14.
Comentario:
Quien contempla, a la luz del Espíritu, a Jesús que es amor humano, amor
incondicional en la carne, puede hacer de este amor de Dios el fundamento de
su vida.
Necesitamos caer en la cuenta de que Dios ve lo que hay en nosotros y, sin
embargo, nos ama infinitamente más que nosotros mismos, con compasión y
ternura, con un amor que nos salva; no importa que le ofendamos u
9
olvidemos: su Corazón está abierto para nosotros. Nos acoge gratuitamente
tal como somos.
Nos engañaríamos si creyéramos que llegamos a Dios a través de nuestra
perfección: llegamos a él a través de nuestra debilidad; no hay nada que
temer: éste es el misterio de la Buena Noticia. Vino a buscar a los pobres,
débiles, pecadores: éste es el misterio del Sagrado Corazón.
“Dios permanecerá fiel, aunque nosotros seamos infieles”. Nos podemos
abandonar totalmente a su amor.
Silencio para contemplar
Recrea con tu imaginación alguna escena del Evangelio en la que Jesús ofrece
su amor compasivo y sanador. Y escucha como dichas para ti las palabras de
Jesús que te ofrece todo su perdón y amor.
Invocaciones:
Corazón de Jesús, Hijo amado del Padre,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu en el seno de María…
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad...
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad...
Corazón de Jesús, luz que iluminas nuestras sombras...
Corazón de Jesús, fuente de vida abundante...
Corazón de Jesús, herido por nuestros pecados...
Corazón de Jesús, obediente hasta la muerte...
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza...
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra...
Corazón de Jesús, salud de los que en tí esperan...
Corazón de Jesús, consuelo de tristes y abatidos...
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor...
V/ Jesús, manso y humilde de corazón.
R/ Haz mi corazón semejante al tuyo.
Oración:
Oh Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has
depositado infinitos tesoros de caridad: concédenos recibir de esta fuente
divina una inagotable abundancia de tu gracia. P.C.N.S. AMÉN.
Bendición
10
5. EL CORAZÓN DE JESÚS HERIDO POR NUESTROS PECADOS
Exposición del Santísimo
Canto
Súplica inicial:
V/ Dios mío, ven en mi auxilio.
R/ Señor, date prisa en socorrerme.
V/ Que mi oración suba ante ti como incienso.
R/ Y la súplica de mis labios como ofrenda de la tarde.
V/ Gloria al Padre…
R/ Como era en el principio…
Santo, Santo, eres, Señor.
A ti la alabanza, la gloria y el honor
por los siglos de los siglos. Amén.
Silencio para adorar
Mantra: Tú eres mi auxilio, Tú sostienes mi vida, Señor.
Himno.
Oh corazón, víctima de amor,
eterno gozo del cielo,
consuelo de este mundo,
esperanza última del hombre.
Cristo, alegría del cielo,
amparo del ser humano,
te adoramos.
Oración:
Que tu Palabra, Señor, sea luz en nuestro sendero, para que, realizando
siempre la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas en ti. P.C.N.S.
AMÉN.
Lectura de la Palabra: Isaías 5, 1-4.
Comentario:
Jesús, que ama al hombre apasionada y gratuitamente, espera de él una
respuesta de amor. No es indiferente ante el pecado que afea o destruye la
“obra de sus manos”, ante el dolor del mundo causado por los egoísmos, las
injusticias, el odio y la opresión, que desbaratan los proyectos de Dios sobre
los hombres.
La encarnación del Verbo es como la “humanización” del amor de Dios, que ha
11
tomado forma de amor humano en la persona de Jesús.
“Tanto amó Dios al mundo que le entregó a su Hijo único, para que todo el
que se adhiera a él tenga vida definitiva y ninguno perezca” (Jn 3, 16).
Y sin embargo su amor no es correspondido por el hombre. El Cristo de la
cruz, herido y traspasado por la lanza, lleva en su Corazón todas las
respuestas del hombre, todas sus ingratitudes y desprecios. Jesús no es
insensible ni indiferente. Le toca el Corazón las respuestas del hombre.
Francisco de Asís lloraba abundantemente ante el Cristo crucificado y luego
recorría las calles y los bosques gritando: “el Amor no es amado”. Francisco
experimentaba en su corazón que Dios “sufre”, en el sentido de que le llega y
afecta nuestra vida, nuestros desvíos, injusticias y desamores.
Silencio para contemplar
Acércate a la persona de Jesús, herido por nuestros pecados. Y haz memoria
ante Él de tus ingratitudes, de las de la Iglesia, de tu comunidad, del mundo.
Y exprésale los deseos de amarle y de anunciar su amor a todos tus
hermanos.
Invocaciones:
Corazón de Jesús, Hijo amado del Padre,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu en el seno de María…
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad...
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad...
Corazón de Jesús, luz que iluminas nuestras sombras...
Corazón de Jesús, fuente de vida abundante...
Corazón de Jesús, herido por nuestros pecados...
Corazón de Jesús, obediente hasta la muerte...
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza...
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra...
Corazón de Jesús, salud de los que en tí esperan...
Corazón de Jesús, consuelo de tristes y abatidos...
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor...
V/ Jesús, manso y humilde de corazón.
R/ Haz mi corazón semejante al tuyo.
Oración:
Oh Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has
depositado infinitos tesoros de caridad: concédenos recibir de esta fuente
divina una inagotable abundancia de tu gracia. P.C.N.S. AMÉN.
Bendición
12
6. MIRAD EL ARBOL DE LA CRUZ
Exposición del Santísimo
Canto
Súplica inicial:
V/ Dios mío, ven en mi auxilio.
R/ Señor, date prisa en socorrerme.
V/ Que mi oración suba ante ti como incienso.
R/ Y la súplica de mis labios como ofrenda de la tarde.
V/ Gloria al Padre…
R/ Como era en el principio…
Santo, Santo, eres, Señor.
A ti la alabanza, la gloria y el honor
por los siglos de los siglos. Amén.
Silencio para adorar
Mantra: Oh Dios, tú eres mi Dios, por ti madrugo, mi alma está sedienta de ti.
Himno.
Oh corazón, víctima de amor,
eterno gozo del cielo,
consuelo de este mundo,
esperanza última del hombre.
Cristo, alegría del cielo,
amparo del ser humano,
te adoramos.
Oración:
Que tu Palabra, Señor, sea luz en nuestro sendero, para que, realizando
siempre la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas en ti. P.C.N.S.
AMÉN.
Lectura de la Palabra: Números 21, 4-9.
Comentario:
Tras la imagen simbólica de la serpiente, encontramos en Cristo la realidad. En
el desierto de la vida, somos “mordidos” por el pecado, por el egoísmo, que
envenena el corazón. Solamente podemos curarnos cuando miramos “al que
atravesaron”, cuando ponemos nuestros ojos suplicantes y confiados en Cristo
de Corazón abierto.
Cristo crucificado, que abre su Corazón y está herido de amor, nos cura con su
“figura y hermosura”.
13
Todos estábamos allí en la mente y el corazón de Cristo. Él nos conocía a
todos, sufría por todos, nos amaba y redimía a todos. Es verdad el
pensamiento de Pascal: “Yo derramaba tal y tal gota pensando en ti”; antes de
que llegaras a la existencia, yo te elegí; antes de que te formaras en el vientre
materno, yo te redimí; antes de que nacieras, yo te amé.
Solamente en la contemplación de Jesús podemos curar en esta vida, tan llena
de dificultades, de problemas, de angustias...
Silencio para contemplar
Contempla “como si te hallares” a Cristo elevado en la Cruz y haciendo
memoria de tus pecados y del pecado del mundo, mira al que murió por ellos
y que, bondadoso, quiere hacerte partícipe del beneficio de su gracia.
Invocaciones:
Corazón de Jesús, Hijo amado del Padre,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu en el seno de María…
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad...
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad...
Corazón de Jesús, luz que iluminas nuestras sombras...
Corazón de Jesús, fuente de vida abundante...
Corazón de Jesús, herido por nuestros pecados...
Corazón de Jesús, obediente hasta la muerte...
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza...
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra...
Corazón de Jesús, salud de los que en tí esperan...
Corazón de Jesús, consuelo de tristes y abatidos...
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor...
V/ Jesús, manso y humilde de corazón.
R/ Haz mi corazón semejante al tuyo.
Oración:
Oh Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has
depositado infinitos tesoros de caridad: concédenos recibir de esta fuente
divina una inagotable abundancia de tu gracia. P.C.N.S. AMÉN.
Bendición
14
7. HE AQUÍ EL CORAZÓN QUE TANTO HA AMADO A LOS HOMBRES
Exposición del Santísimo
Canto
Súplica inicial:
V/ Dios mío, ven en mi auxilio.
R/ Señor, date prisa en socorrerme.
V/ Que mi oración suba ante ti como incienso.
R/ Y la súplica de mis labios como ofrenda de la tarde.
V/ Gloria al Padre…
R/ Como era en el principio…
Santo, Santo, eres, Señor.
A ti la alabanza, la gloria y el honor
por los siglos de los siglos. Amén.
Silencio para adorar
Mantra: Toda mi vida te bendeciré, Señor, y alzaré las manos invocándote.
Himno
Oh corazón, víctima de amor,
eterno gozo del cielo,
consuelo de este mundo,
esperanza última del hombre.
Cristo, alegría del cielo,
amparo del ser humano,
te adoramos.
Oración:
Que tu Palabra, Señor, sea luz en nuestro sendero, para que, realizando
siempre la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas en ti. P.C.N.S.
AMÉN.
Lectura de la Palabra: Juan 19, 31-36.
Comentario:
Jesús resucitado tiene un Corazón de carne, un Corazón que arde de amor
redentor a los hombres. Él quiere “que todos los hombres se salven y lleguen
al conocimiento de la verdad”. Por eso su amor redentor le lleva a entregarse
“hasta el extremo”, amando hasta “dolerle” el Corazón.
Jesús ama a todos los hombres. Nos quiere con locura. El drama que un día
vivió en Getsemaní, hoy lo sigue viviendo resucitado, porque hoy sigue
habiendo personas que sufren de mil maneras en sus cuerpos y en sus
15
espíritus, y porque sigue habiendo quienes no creen ni aceptan su Amor.
Por eso en la Eucaristía, Sacramento de su Presencia, sigue abriendo su
Corazón de par en par para decirles a todos los hombres:”Dios te ama”; “he
venido por ti”; “he muerto por ti”, para que “tengáis vida y la tengáis en
abundancia”.
Silencio para contemplar
Dirige tu mirada a Jesús, presente en el Sacramento, y aviva tu deseo de amar
más y más el Corazón de Cristo. Dile muchas veces con toda el alma:¡Te amo,
Señor, y quiero amarte siempre con todo mi corazón!.
Invocaciones:
Corazón de Jesús, Hijo amado del Padre,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu en el seno de María…
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad...
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad...
Corazón de Jesús, luz que iluminas nuestras sombras...
Corazón de Jesús, fuente de vida abundante...
Corazón de Jesús, herido por nuestros pecados...
Corazón de Jesús, obediente hasta la muerte...
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza...
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra...
Corazón de Jesús, salud de los que en tí esperan...
Corazón de Jesús, consuelo de tristes y abatidos...
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor...
V/ Jesús, manso y humilde de corazón.
R/ Haz mi corazón semejante al tuyo.
Oración:
Oh Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has
depositado infinitos tesoros de caridad: concédenos recibir de esta fuente
divina una inagotable abundancia de tu gracia. P.C.N.S. AMÉN.
Bendición
16
8. CORAZÓN DE JESÚS, DIGNO DE TODA ALABANZA
Exposición del Santísimo
Canto
Súplica inicial:
V/ Dios mío, ven en mi auxilio.
R/ Señor, date prisa en socorrerme.
V/ Que mi oración suba ante ti como incienso.
R/ Y la súplica de mis labios como ofrenda de la tarde.
V/ Gloria al Padre…
R/ Como era en el principio…
Santo, Santo, eres, Señor.
A ti la alabanza, la gloria y el honor
por los siglos de los siglos. Amén.
Silencio para adorar
Mantra: Mi alma se gloria en el Señor, su alabanza está siempre en mi boca.
Himno
Oh corazón, víctima de amor,
eterno gozo del cielo,
consuelo de este mundo,
esperanza última del hombre.
Cristo, alegría del cielo,
amparo del ser humano,
te adoramos.
Oración:
Que tu Palabra, Señor, sea luz en nuestro sendero, para que, realizando
siempre la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas en ti. P.C.N.S.
AMÉN.
Lectura de la Palabra: Marcos 1, 40-45.
Comentario:
El cristianismo actual ha perdido en buena parte la oración de alabanza y de
acción de gracias, y mientras no las ponga de nuevo en el centro del ser
cristiano, no recuperará la alegría y la audacia misionera.
La alabanza encierra una fuerza capaz de transformar la vida, pues nos pone
en contacto con Dios. Brota cuando uno descubre el “don de Dios” y comienza
a experimentar la vida de manera diferente. Todo es don de Dios: la
naturaleza, el espacio en que nos movemos, el aire que respiramos, el tiempo
17
que vivimos, los acontecimientos que van tejiendo nuestra vida. En cada
instante, lo sepamos o no, vivimos recibiendo el amor de Dios.
Cuando la persona descubre esto, sabe que ha encontrado lo esencial; y de su
corazón brota sólo un deseo: “alabaré a Dios mientras viva”.
Quien contempla el corazón de Cristo, lleno de amor y de bondad para el
hombre, toma conciencia de que Dios nos ha bendecido en su Hijo con toda
bendición en el Espíritu. En Él nos ha elegido para ser sus hijos; por su sangre
derramada en la cruz, hemos obtenido la liberación, el perdón de los pecados;
nos ha hecho su pueblo y nos ha sellado con el Espíritu Santo, garantía de
nuestra herencia, para liberación de toda la humanidad, para ser un himno a
su gloria.
¡Qué menos, pues, que alabar a Dios y darle gracias, pues por su amor somos
y vivimos de gratuidad!.
Silencio para contemplar
Toma conciencia de tu ser: cuerpo, sentidos, facultades; de tu fé y de tu vivir
en esperanza; del mundo en que vives, respiras, te mueves, disfrutas... Todo
lo has recibido gratis. Alaba y da gracias a tu Señor, pues todo viene de su
amor.
Invocaciones:
Corazón de Jesús, Hijo amado del Padre,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu en el seno de María…
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad...
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad...
Corazón de Jesús, luz que iluminas nuestras sombras...
Corazón de Jesús, fuente de vida abundante...
Corazón de Jesús, herido por nuestros pecados...
Corazón de Jesús, obediente hasta la muerte...
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza...
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra...
Corazón de Jesús, salud de los que en tí esperan...
Corazón de Jesús, consuelo de tristes y abatidos...
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor...
V/ Jesús, manso y humilde de corazón.
R/ Haz mi corazón semejante al tuyo.
Oración:
Oh Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has
depositado infinitos tesoros de caridad: concédenos recibir de esta fuente
divina una inagotable abundancia de tu gracia. P.C.N.S. AMÉN.
Bendición
18
9. NO TEMÁIS
Exposición del Santísimo
Canto
Súplica inicial:
V/ Dios mío, ven en mi auxilio.
R/ Señor, date prisa en socorrerme.
V/ Que mi oración suba ante ti como incienso.
R/ Y la súplica de mis labios como ofrenda de la tarde.
V/ Gloria al Padre…
R/ Como era en el principio…
Santo, Santo, eres, Señor.
A ti la alabanza, la gloria y el honor
por los siglos de los siglos. Amén.
Silencio para adorar
Mantra: Bendito seas, Señor, por siempre, bendito sea tu santo Nombre.
Himno
Oh corazón, víctima de amor,
eterno gozo del cielo,
consuelo de este mundo,
esperanza última del hombre.
Cristo, alegría del cielo,
amparo del ser humano,
te adoramos.
Oración:
Que tu Palabra, Señor, sea luz en nuestro sendero, para que, realizando
siempre la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas en ti. P.C.N.S.
AMÉN.
Lectura de la Palabra: Juan 20, 24-28.
Comentario:
Tomás, el apóstol incrédulo, nos descubre, tocando con su mano el Corazón,
que Jesús resucitado tiene abierta la herida del costado.
No tenemos que tener miedo, pues el hombre Cristo Jesús, verdadero Dios,
será siempre el que está abierto y herido de amor. Su herida “no puede”
cicatrizar. Siempre estará abierta.
No tenemos nada que temer. Si estás herido, si te sientes solo y abandonado,
si has perdido el rumbo y caminas por “cañadas oscuras”, en el corazón de
19
Cristo encontrarás bálsamo, amistad, morada segura, alegría y bienestar.
Aplica tus labios a esta abertura sacratísima para que bebas d las fuentes del
Salvador. Porque ésta es la fuente que mana en medio del paraíso y, dividida
en cuatro ríos que se derraman en los corazones amantes, riega y fecunda
toda la tierra.
Silencio para contemplar
Toma conciencia de aquel día en el que dos discípulos seguían a Jesús.
Recréalo con tu imaginación. “¿Qué buscáis?”, les preguntó Jesús. Le
contestaron: “Maestro, ¿dónde vives?”. Les dijo:”Venid y lo veréis”. Llegaron,
vieron donde vivía y aquel mismo día se quedaron a vivir con él. Jesús te invita
a vivir desde su Corazón abierto.
Invocaciones:
Corazón de Jesús, Hijo amado del Padre,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu en el seno de María…
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad...
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad...
Corazón de Jesús, luz que iluminas nuestras sombras...
Corazón de Jesús, fuente de vida abundante...
Corazón de Jesús, herido por nuestros pecados...
Corazón de Jesús, obediente hasta la muerte...
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza...
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra...
Corazón de Jesús, salud de los que en ti esperan...
Corazón de Jesús, consuelo de tristes y abatidos...
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor...
V/ Jesús, manso y humilde de corazón.
R/ Haz mi corazón semejante al tuyo.
Oración:
Oh Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has
depositado infinitos tesoros de caridad: concédenos recibir de esta fuente
divina una inagotable abundancia de tu gracia. P.C.N.S. AMÉN.
Bendición
20
10. DIOS ES AMOR
Exposición del Santísimo
Canto
Súplica inicial
V/ Dios mío, ven en mi auxilio.
R/ Señor, date prisa en socorrerme.
V/ Que mi oración suba ante ti como incienso.
R/ Y la súplica de mis labios como ofrenda de la tarde.
V/ Gloria al Padre…
R/ Como era en el principio…
Santo, Santo, eres, Señor.
A ti la alabanza, la gloria y el honor
por los siglos de los siglos. Amén.
Silencio para adorar
Mantra: Te alabaré de todo corazón, Dios mío,
daré gloria a tu Nombre por siempre.
Himno
Oh corazón, víctima de amor,
eterno gozo del cielo,
consuelo de este mundo,
esperanza última del hombre.
Cristo, alegría del cielo,
amparo del ser humano,
te adoramos.
Oración
Que tu Palabra, Señor, sea luz en nuestro sendero, para que, realizando
siempre la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas en ti. P.C.N.S.
AMÉN.
Lectura de la Palabra: 1 Juan 4, 7-13.
Comentario:
Decir que “Dios es Amor”, es gritar al mundo que Dios en Jesús tiene Corazón
humano y nos invita a tener sus sentimientos.
¿Cuál es el sentimiento principal que alberga el Corazón de Cristo?. Su amor
redentor, el que todos los hombres conozcan el Amor verdadero de Jesús.
Dios es Amor y quiere que todos los hombres se dejen amar y construyan
entre ellos la “civilización del Amor”.
21
En contacto con Cristo, debemos ir adquiriendo sus sentimientos para amar
como el Señor. Dios Amor quiere y desea ardientemente que los hombres
conozcan el plan de salvación que en la “plenitud de los tiempos envió a su
Hijo nacido de mujer”, para que los hombres se salven y desde aquí se vaya
construyendo el Reino de la justicia, de la paz y del amor.
Silencio para contemplar
Recrea en tu interior el episodio en el que Jesús resucitado pregunta por tres
veces a Pedro si le ama. Ahora es a ti a quien se dirige Jesús por tres veces:
¿me amas?, ¿te identificas conmigo?, ¿estás dispuesto a seguirme y a correr
mi suerte?.
Invocaciones:
Corazón de Jesús, Hijo amado del Padre,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu en el seno de María…
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad...
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad...
Corazón de Jesús, luz que iluminas nuestras sombras...
Corazón de Jesús, fuente de vida abundante...
Corazón de Jesús, herido por nuestros pecados...
Corazón de Jesús, obediente hasta la muerte...
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza...
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra...
Corazón de Jesús, salud de los que en tí esperan...
Corazón de Jesús, consuelo de tristes y abatidos...
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor...
V/ Jesús, manso y humilde de corazón.
R/ Haz mi corazón semejante al tuyo.
Oración
Oh Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has
depositado infinitos tesoros de caridad: concédenos recibir de esta fuente
divina una inagotable abundancia de tu gracia. P.C.N.S. AMÉN.
Bendición
22
11. JESÚS Y EL ENCARGO DEL PADRE
Exposición del Santísimo
Canto
Súplica inicial
V/ Dios mío, ven en mi auxilio.
R/ Señor, date prisa en socorrerme.
V/ Que mi oración suba ante ti como incienso.
R/ Y la súplica de mis labios como ofrenda de la tarde.
V/ Gloria al Padre…
R/ Como era en el principio…
Santo, Santo, eres, Señor.
A ti la alabanza, la gloria y el honor
por los siglos de los siglos. Amén.
Silencio para adorar
Mantra: Refugio mío, alcázar mío, Dios mío, confío en ti.
Himno
Oh corazón, víctima de amor,
eterno gozo del cielo,
consuelo de este mundo,
esperanza última del hombre.
Cristo, alegría del cielo,
amparo del ser humano,
te adoramos.
Oración
Que tu Palabra, Señor, sea luz en nuestro sendero, para que, realizando
siempre la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas en ti. P.C.N.S.
AMÉN.
Lectura de la Palabra: Mateo 11, 25-30.
Comentario:
El culto antiguo de la Ley subrayaba la distancia entre el hombre y la
divinidad; y era causa entre el pueblo de exclusión y de marginación. Jesús
anula este régimen y establece el culto nuevo que aproxima: hace al hombre
más semejante al Padre y establece entre los hombres como Ley suprema la
Ley del amor.
Esta es la tarea que le encarga el Padre: “dar remate a su obra” (Jn 4, 34),
comunicar a los hombres el Espíritu, es decir, terminar la creación del hombre
23
haciéndole capaz de amar. Sólo los pobres y excluidos responden, pues sólo
ellos alimentan sus corazones con deseos de cambio.
Jesús supera todas las barreras que marginan, sea la religión, el poder, la
riqueza o el color de la piel, devolviendo al hombre toda su dignidad, que se
alcanza cuando posee una nueva calidad de vida/amor en el Espíritu, una
nueva actitud respecto a Dios, al hombre y al mundo. Este es el culto que Dios
quiere. Y a esto se entregó Jesús y por esto murió en la cruz.
Silencio para contemplar
Recrea con tu imaginación una salida de Jesús a un barrio de marginación en
el que viven seres desestructurados y sin dignidad. Figúrate el encuentro de
Jesús con ellos y el trato y las palabras que les dedicaría.
Invocaciones:
Corazón de Jesús, Hijo amado del Padre,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu en el seno de María…
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad...
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad...
Corazón de Jesús, luz que iluminas nuestras sombras...
Corazón de Jesús, fuente de vida abundante...
Corazón de Jesús, herido por nuestros pecados...
Corazón de Jesús, obediente hasta la muerte...
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza...
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra...
Corazón de Jesús, salud de los que en tí esperan...
Corazón de Jesús, consuelo de tristes y abatidos...
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor...
V/ Jesús, manso y humilde de corazón.
R/ Haz mi corazón semejante al tuyo.
Oración
Oh Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has
depositado infinitos tesoros de caridad: concédenos recibir de esta fuente
divina una inagotable abundancia de tu gracia. P.C.N.S. AMÉN.
Bendición
24
12. CORAZÓN DE CRISTO, FUENTE DE SALVACIÓN
Exposición del Santísimo
Canto
Súplica inicial
V/ Dios mío, ven en mi auxilio.
R/ Señor, date prisa en socorrerme.
V/ Que mi oración suba ante ti como incienso.
R/ Y la súplica de mis labios como ofrenda de la tarde.
V/ Gloria al Padre…
R/ Como era en el principio…
Santo, Santo, eres, Señor.
A ti la alabanza, la gloria y el honor
por los siglos de los siglos. Amén.
Silencio para adorar
Mantra: Tú eres mi Padre, mi Dios, mi roca salvadora.
Himno
Oh corazón, víctima de amor,
eterno gozo del cielo,
consuelo de este mundo,
esperanza última del hombre.
Cristo, alegría del cielo,
amparo del ser humano,
te adoramos.
Oración
Que tu Palabra, Señor, sea luz en nuestro sendero, para que, realizando
siempre la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas en ti. P.C.N.S.
AMÉN.
Lectura de la Palabra: Apocalipsis 22, 1-5.
Comentario:
“El cual con sincero amor se entregó por nosotros, y clavado en la cruz, hizo
que de su Corazón traspasado brotaran, con el agua y la sangre, los
sacramentos de la Iglesia; para que así, acercándose al Corazón abierto del
Salvador, todos puedan beber con gozo de la fuente de la salvación”.
Necesitamos beber de la fuente de la Salvación. Esa fuente Juan la ve brotar
del Corazón abierto del Salvador.
De esa fuente mana “sangre y agua”. La sangre expresa su muerte, suprema
25
manifestación de su gloria o amor hasta el fin. El agua, la fuente viva de
salvación, el Espíritu, el amor/vida que se nos comunica en el Bautismo y la
Eucaristía.
De ese Corazón abierto, como Adán “dormido”, al amanecer del agua/Espíritu,
se formará la nueva humanidad, la Iglesia.
Silencio para contemplar
Acércate y mira a la fuente de salvación que es Cristo de Corazón abierto. Su
Corazón es todo un relato, una historia de amor por ti y por todos los
hombres. No tiene secretos: todo lo que ha oído al Padre nos lo ha
comunicado. Escucha atento este relato de amor por ti.
Invocaciones:
Corazón de Jesús, Hijo amado del Padre,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu en el seno de María…
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad...
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad...
Corazón de Jesús, luz que iluminas nuestras sombras...
Corazón de Jesús, fuente de vida abundante...
Corazón de Jesús, herido por nuestros pecados...
Corazón de Jesús, obediente hasta la muerte...
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza...
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra...
Corazón de Jesús, salud de los que en ti esperan...
Corazón de Jesús, consuelo de tristes y abatidos...
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor...
V/ Jesús, manso y humilde de corazón.
R/ Haz mi corazón semejante al tuyo.
Oración
Oh Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has
depositado infinitos tesoros de caridad: concédenos recibir de esta fuente
divina una inagotable abundancia de tu gracia. P.C.N.S. AMÉN.
Bendición
26
13. TENGO SED
Exposición del Santísimo
Canto
Súplica inicial
V/ Dios mío, ven en mi auxilio.
R/ Señor, date prisa en socorrerme.
V/ Que mi oración suba ante ti como incienso.
R/ Y la súplica de mis labios como ofrenda de la tarde.
V/ Gloria al Padre…
R/ Como era en el principio…
Santo, Santo, eres, Señor.
A ti la alabanza, la gloria y el honor
por los siglos de los siglos. Amén.
Silencio para adorar
Mantra: Bendice, alma mía al Señor y todo mi ser a su santo Nombre.
Himno
Oh corazón, víctima de amor,
eterno gozo del cielo,
consuelo de este mundo,
esperanza última del hombre.
Cristo, alegría del cielo,
amparo del ser humano,
te adoramos.
Oración
Que tu Palabra, Señor, sea luz en nuestro sendero, para que, realizando
siempre la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas en ti. P.C.N.S.
AMÉN.
Lectura de la Palabra: Juan 19, 28-30.
Comentario:
“Tengo sed”. Sed ¿de qué, Señor? De una muestra de solidaridad humana,
que le permita responder comunicándonos vida. Sed de redención, de entrega
salvífica a los hombres.
El Señor sale a nuestro encuentro y nos pide como a la samaritana que le
demos de beber. Dar de beber a quien tiene sed concretamente de mi amor.
Dar de beber a quien apaga nuestra sed, de quien tenemos necesidad de su
Agua Viva.
27
Dame de beber. En su petición nos demuestra que su amor no ha sido vencido
por nuestro odio. Amor sin límites, lealtad al hombre hasta el extremo.
“Si conocieras el don de Dios…”, si supieras que Jesús puede saciar para
siempre tu sed de amor…
Silencio para contemplar
Figúrate que eres el siervo sediento que corre y corre, buscando las fuentes
donde saciar su sed. ¿Dónde y con qué cosas has tratado de apagar tu sed?.
¿Por quién suspiras?. ¿Quién es tu tesoro, tu vida, tu único amor?.
Invocaciones:
Corazón de Jesús, Hijo amado del Padre,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu en el seno de María...
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad...
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad...
Corazón de Jesús, luz que iluminas nuestras sombras...
Corazón de Jesús, fuente de vida abundante...
Corazón de Jesús, herido por nuestros pecados...
Corazón de Jesús, obediente hasta la muerte...
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza...
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra...
Corazón de Jesús, salud de los que en ti esperan...
Corazón de Jesús, consuelo de tristes y abatidos...
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor...
V/ Jesús, manso y humilde de corazón.
R/ Haz mi corazón semejante al tuyo.
Oración
Oh Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has
depositado infinitos tesoros de caridad: concédenos recibir de esta fuente
divina una inagotable abundancia de tu gracia. P.C.N.S. AMÉN.
Bendición
28
14. SI ALGUNO TIENE SED QUE VENGA A MÍ Y BEBA
Exposición del Santísimo
Canto
Súplica inicial
V/ Dios mío, ven en mi auxilio.
R/ Señor, date prisa en socorrerme.
V/ Que mi oración suba ante ti como incienso.
R/ Y la súplica de mis labios como ofrenda de la tarde.
V/ Gloria al Padre…
R/ Como era en el principio…
Santo, Santo, eres, Señor.
A ti la alabanza, la gloria y el honor
por los siglos de los siglos. Amén.
Silencio para adorar
Mantra: Señor, tengo sed de ti. Dame de beber.
Himno
Oh corazón, víctima de amor,
eterno gozo del cielo,
consuelo de este mundo,
esperanza última del hombre.
Cristo, alegría del cielo,
amparo del ser humano,
te adoramos.
Oración
Que tu Palabra, Señor, sea luz en nuestro sendero, para que, realizando
siempre la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas en ti. P.C.N.S.
AMÉN.
Lectura de la Palabra: Juan 7, 37-39.
Comentario:
El hombre trata de calmar su sed interior embarcándose en aventuras de
placer, rodeándose de cosas y más cosas, organizando fiestas, viajando,
aturdiéndose con el sexo, el alcohol y las drogas… Pero el hombre sigue
sediento, porque las cisternas donde ha ido a calmar su sed están rotas, no
tienen agua.
Jesús grita como los antiguos vendedores de agua, ofreciendo el agua del
Espíritu, la única que calma la sed del hombre. La condición es sentirla; los
29
instalados no se acercan.
“Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia, porque esos van a ser
saciados” (Mt 5,6).
Jesús es la fuente de la salvación. Encontrarle a Él es haberse tropezado con la
Vida verdadera, con el Amor auténtico. Quien se acerca al Corazón de Cristo
encuentra razones para vivir, amar y entregar la vida. La clave es el amor.
Tener sed de amor y saber que esa sed se sacia desde el manantial de donde
brota el agua de la Vida y esa fuente mana y mana…, “aunque es de noche”.
Silencio para contemplar
Teresa de Jesús manifestaba una gran estima por el encuentro de Jesús con la
samaritana. Mandó que le pintaran un cuadro de ese momento y pasaba horas
y horas contemplando esta escena. Recréala con tu imaginación y contempla.
Invocaciones:
Corazón de Jesús, Hijo amado del Padre,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu en el seno de María…
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad...
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad...
Corazón de Jesús, luz que iluminas nuestras sombras...
Corazón de Jesús, fuente de vida abundante...
Corazón de Jesús, herido por nuestros pecados...
Corazón de Jesús, obediente hasta la muerte...
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza...
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra...
Corazón de Jesús, salud de los que en ti esperan...
Corazón de Jesús, consuelo de tristes y abatidos...
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor...
V/ Jesús, manso y humilde de corazón.
R/ Haz mi corazón semejante al tuyo.
Oración
Oh Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has
depositado infinitos tesoros de caridad: concédenos recibir de esta fuente
divina una inagotable abundancia de tu gracia. P.C.N.S. AMÉN.
Bendición
30
15. AGUA VIVA
Exposición del Santísimo
Canto
Súplica inicial
V/ Dios mío, ven en mi auxilio.
R/ Señor, date prisa en socorrerme.
V/ Que mi oración suba ante ti como incienso.
R/ Y la súplica de mis labios como ofrenda de la tarde.
V/ Gloria al Padre…
R/ Como era en el principio…
Santo, Santo, eres, Señor.
A ti la alabanza, la gloria y el honor
por los siglos de los siglos. Amén.
Silencio para adorar
Mantra: Oh Dios, por ti madrugo, mi alma está sedienta de ti.
Himno
Oh corazón, víctima de amor,
eterno gozo del cielo,
consuelo de este mundo,
esperanza última del hombre.
Cristo, alegría del cielo,
amparo del ser humano,
te adoramos.
Oración
Que tu Palabra, Señor, sea luz en nuestro sendero, para que, realizando
siempre la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas en ti. P.C.N.S.
AMÉN.
Lectura de la Palabra: Juan 4, 7-15.
Comentario:
¡Qué pequeño es todo para el que siente vértigos de amor de Dios! ¡Qué
mezquinas resultan las ilusiones de los hombres, que se afanan por conseguir
algo terreno… Sólo puedo decir que en el amor de la Cruz de Cristo he
encontrado la verdadera felicidad y soy feliz, absolutamente feliz, como nadie
puede sospechar! (Bto. Hno. Rafael).
Los israelitas buscaban en el desierto beber de la fuente para apagar su
inmensa sed. Encontraron la fuente de Massá y Meribá, pero sus aguas eran
31
amargas. Moisés, arrojando un madero, hizo que las aguas se convirtieran en
aguas dulces.
Esta es la experiencia de aquellos que se han acercado a beber del manantial
que brota del Corazón del Salvador…
El agua amarga, muchas veces en la vida nuestra, se convierte en dulzura
cuando ponemos la Cruz de Cristo, el madero santo, en el centro.
Silencio para contemplar
Fíjate tranquila y cariñosamente en el Corazón atravesado de Cristo, manantial
de amor extremado por el Espíritu. Y ante Él, repasa tus aficiones, apegos y
búsquedas. Y al ver que no encuentras en ello apagar tu sed, dile: “Descubre
tu presencia,/ y máteme tu vista y hermosura:/ mira que la dolencia/ de amor,
que no se cura/ sino con la presencia y figura”. (S. Juan de la Cruz).
Invocaciones:
Corazón de Jesús, Hijo amado del Padre,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu en el seno de María…
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad...
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad...
Corazón de Jesús, luz que iluminas nuestras sombras...
Corazón de Jesús, fuente de vida abundante...
Corazón de Jesús, herido por nuestros pecados...
Corazón de Jesús, obediente hasta la muerte...
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza...
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra...
Corazón de Jesús, salud de los que en ti esperan...
Corazón de Jesús, consuelo de tristes y abatidos...
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor...
V/ Jesús, manso y humilde de corazón.
R/ Haz mi corazón semejante al tuyo.
Oración
Oh Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has
depositado infinitos tesoros de caridad: concédenos recibir de esta fuente
divina una inagotable abundancia de tu gracia. P.C.N.S. AMÉN.
Bendición
32
16. EL CORAZÓN DE JESÚS, REFUGIO EN TODOS LOS MOMENTOS
Exposición del Santísimo
Canto
Súplica inicial
V/ Dios mío, ven en mi auxilio.
R/ Señor, date prisa en socorrerme.
V/ Que mi oración suba ante ti como incienso.
R/ Y la súplica de mis labios como ofrenda de la tarde.
V/ Gloria al Padre…
R/ Como era en el principio…
Santo, Santo, eres, Señor.
A ti la alabanza, la gloria y el honor
por los siglos de los siglos. Amén.
Silencio para adorar
Mantra: Bendito sea tu Nombre, Señor, ahora y por siempre.
Himno
Oh corazón, víctima de amor,
eterno gozo del cielo,
consuelo de este mundo,
esperanza última del hombre.
Cristo, alegría del cielo,
amparo del ser humano,
te adoramos.
Oración
Que tu Palabra, Señor, sea luz en nuestro sendero, para que, realizando
siempre la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas en ti. P.C.N.S.
AMÉN.
Lectura de la Palabra: Juan 14, 1-3.
Comentario:
Para el escalador de montaña, divisar un refugio en medio de la tormenta,
hace crecer en él la confianza. Se siente seguro, porque el refugio le ayudará a
pasar el mal tiempo.
Siempre, una de las características del Corazón de Cristo, ha sido el promover
la confianza. Ante la presencia de un Dios lejano, el Corazón de Jesús ha
33
presentado la imagen de un Dios cercano, interesado por el bien de sus hijos
los hombres.
El que busca asilo en el Señor y se abandona en Él encuentra calor de hogar,
la mesa preparada, “caliente el pan y envejecido el vino”.
Diré con el Salmista: “Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti”; yo digo al
Señor: “Tú eres mi bien”. “Una cosa pido al Señor, eso buscaré: habitar en la
casa del Señor por los días de mi vida”. “Él me protegerá en su tienda el día
del peligro”.
Este gozo debe inundar nuestras vidas, sobre todo, cuando nos visite la cruz,
que hay que esperarla antes de que llegue.
Silencio para contemplar
Revive la escena de la tempestad en el lago. Si te ves en esa circunstancia, si
sufres, grita a Jesús con fé; y si todavía no te ves en peligro, aprende para
cuando se presente.
Invocaciones:
Corazón de Jesús, Hijo amado del Padre,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu en el seno de María…
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad...
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad...
Corazón de Jesús, luz que iluminas nuestras sombras...
Corazón de Jesús, fuente de vida abundante...
Corazón de Jesús, herido por nuestros pecados...
Corazón de Jesús, obediente hasta la muerte...
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza...
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra...
Corazón de Jesús, salud de los que en ti esperan...
Corazón de Jesús, consuelo de tristes y abatidos...
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor...
V/ Jesús, manso y humilde de corazón.
R/ Haz mi corazón semejante al tuyo.
Oración
Oh Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has
depositado infinitos tesoros de caridad: concédenos recibir de esta fuente
divina una inagotable abundancia de tu gracia. P.C.N.S. AMÉN.
Bendición
34
17. EL HOMBRE NUEVO SEGÚN CRISTO
Exposición del Santísimo
Canto
Súplica inicial
V/ Dios mío, ven en mi auxilio.
R/ Señor, date prisa en socorrerme.
V/ Que mi oración suba ante ti como incienso.
R/ Y la súplica de mis labios como ofrenda de la tarde.
V/ Gloria al Padre…
R/ Como era en el principio…
Santo, Santo, eres, Señor.
A ti la alabanza, la gloria y el honor
por los siglos de los siglos. Amén.
Silencio para adorar
Mantra: Día tras día te bendeciré, Señor,
y alabaré tu Nombre por siempre jamás.
Himno
Oh corazón, víctima de amor,
eterno gozo del cielo,
consuelo de este mundo,
esperanza última del hombre.
Cristo, alegría del cielo,
amparo del ser humano,
te adoramos.
Oración
Que tu Palabra, Señor, sea luz en nuestro sendero, para que, realizando
siempre la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas en ti. P.C.N.S.
AMÉN.
Lectura de la Palabra: Juan 3, 1-8.
Comentario:
La nueva humanidad que propone Jesús – él la llama Reino de Dios – no se
formará por la imposición ni por el cumplimiento de una ley o normas
externas, sino por la creación de un hombre nuevo, nacido del agua y del
Espíritu, de corazón según el Corazón de Cristo.
Esto supone una ruptura con el pasado egoísta y débil, del “hombre viejo”
seguro de sí mismo, centrado en él, abocado al fracaso, para dar paso al
hombre personalizado por una nueva capacidad de amar; un hombre nuevo al
35
estilo de Cristo, capaz de amar entregando la vida. La vida del hombre nuevo
será la práctica del amor con la universalidad con que Dios ama a la
humanidad entera. El hombre nuevo es un hombre con corazón según los
sentimientos del Corazón de Cristo.
Silencio para contemplar
Revive en tu interior alguna escena de la vida de Jesús, el Compasivo, en su
encuentro con los pecadores, los enfermos, los marginados. Así irás
acercándote a comprender la anchura y largura, la altura y profundidad del
amor de Dios, manifestado en el Corazón de Jesús, el Mesías.
Invocaciones:
Corazón de Jesús, Hijo amado del Padre,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu en el seno de María…
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad...
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad...
Corazón de Jesús, luz que iluminas nuestras sombras...
Corazón de Jesús, fuente de vida abundante...
Corazón de Jesús, herido por nuestros pecados...
Corazón de Jesús, obediente hasta la muerte...
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza...
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra...
Corazón de Jesús, salud de los que en ti esperan...
Corazón de Jesús, consuelo de tristes y abatidos...
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor...
V/ Jesús, manso y humilde de corazón.
R/ Haz mi corazón semejante al tuyo.
Oración
Oh Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has
depositado infinitos tesoros de caridad: concédenos recibir de esta fuente
divina una inagotable abundancia de tu gracia. P.C.N.S. AMÉN.
Bendición
36
18. CORAZÓN DE PUERTAS ABIERTAS
Exposición del Santísimo
Canto
Súplica inicial
V/ Dios mío, ven en mi auxilio.
R/ Señor, date prisa en socorrerme.
V/ Que mi oración suba ante ti como incienso.
R/ Y la súplica de mis labios como ofrenda de la tarde.
V/ Gloria al Padre…
R/ Como era en el principio…
Santo, Santo, eres, Señor.
A ti la alabanza, la gloria y el honor
por los siglos de los siglos. Amén.
Silencio para adorar
Mantra: Danos un corazón grande para amar.
Himno
Oh corazón, víctima de amor,
eterno gozo del cielo,
consuelo de este mundo,
esperanza última del hombre.
Cristo, alegría del cielo,
amparo del ser humano,
te adoramos.
Oración
Que tu Palabra, Señor, sea luz en nuestro sendero, para que, realizando
siempre la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas en ti. P.C.N.S.
AMÉN.
Lectura de la Palabra: Lucas 15, 17-24.
Comentario:
“He venido a buscar lo que estaba perdido y a salvarlo”, dijo Jesús. “Tu padre
y tu madre te podrán olvidar, pero yo no, pues te llevo grabado en las palmas
de mis manos”. “Os digo que habrá más alegría en el cielo por un pecador que
se convierte, que por noventa y nueve justos que no tienen necesidad de
enmendarse”.
Al Señor le afecta nuestro pecado, nuestro desvío; por eso, siempre que un
hijo pródigo vuelve, se le conmueven las entrañas y organiza una fiesta para
37
celebrar su vuelta. Descubrir esto es vivir la alegría del amor que perdona a
fondo perdido.
El Corazón de Cristo, donde se revela el Corazón del Padre, es un Corazón de
puertas abiertas. Él debe ser para nosotros nuestro asilo cuando no podamos
más, cuando nos falten las fuerzas. A Él hemos de volver con la confianza de
que nada ni nadie nos podrá quitar el amor de Cristo. Por perdidos que
estemos, siempre es tiempo de regresar y volver a comenzar una nueva vida
desde su Corazón.
Silencio para contemplar
Revive en tu interior el encuentro del padre y del hijo. Mira, escucha y observa
los sentimientos del Corazón del Padre: su dolor, su anhelo, su reacción de ir
hacia el hijo, su cariño, su generosidad compasiva. Ponte en el lugar del hijo,
como si a ti te acaeciese.
Invocaciones:
Corazón de Jesús, Hijo amado del Padre,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu en el seno de María…
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad...
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad...
Corazón de Jesús, luz que iluminas nuestras sombras...
Corazón de Jesús, fuente de vida abundante...
Corazón de Jesús, herido por nuestros pecados...
Corazón de Jesús, obediente hasta la muerte...
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza...
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra...
Corazón de Jesús, salud de los que en ti esperan...
Corazón de Jesús, consuelo de tristes y abatidos...
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor...
V/ Jesús, manso y humilde de corazón.
R/ Haz mi corazón semejante al tuyo.
Oración
Oh Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has
depositado infinitos tesoros de caridad: concédenos recibir de esta fuente
divina una inagotable abundancia de tu gracia. P.C.N.S. AMÉN.
Bendición
38
19. TÚ ERES MI GRAN TESORO
Exposición del Santísimo
Canto
Súplica inicial
V/ Dios mío, ven en mi auxilio.
R/ Señor, date prisa en socorrerme.
V/ Que mi oración suba ante ti como incienso.
R/ Y la súplica de mis labios como ofrenda de la tarde.
V/ Gloria al Padre…
R/ Como era en el principio…
Santo, Santo, eres, Señor.
A ti la alabanza, la gloria y el honor
por los siglos de los siglos. Amén.
Silencio para adorar
Mantra: Señor, mi alma suspira por ti de noche, mi espíritu madruga por ti.
Himno
Oh corazón, víctima de amor,
eterno gozo del cielo,
consuelo de este mundo,
esperanza última del hombre.
Cristo, alegría del cielo,
amparo del ser humano,
te adoramos.
Oración
Que tu Palabra, Señor, sea luz en nuestro sendero, para que, realizando
siempre la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas en ti. P.C.N.S.
AMÉN.
Lectura de la Palabra: Mateo 13, 44-46.
Comentario:
“Cuando descubrí que existia Dios – escribía Carlos de Foucauld - , me di
cuenta de que sólo podía vivir para Él”.
Encontrar a Cristo es encontrar el tesoro, el horizonte de sentido, de la vida.
Es saber que aprendemos de Él a vivir desde el Amor.
El vivir como hombres y mujeres del Reino no se logra por un esfuerzo de
voluntad, sino por la alegría de haber descubierto un valor insospechado e
incomparable: aprender de Cristo a vivir desde el Amor.
39
Encontrarnos con Cristo ha sido lo mejor que nos podía pasar, pues en Él todo
se ha iluminado. La vida tiene otro sabor, otro color.
Silencio para contemplar
Recrea con tu imaginación y haz tuya aquella escena del Cantar de los
Cantares – comentada por San Juan de la Cruz – , en la que la Esposa, el
alma, dándose cuenta de que gran parte de su vida se ha ido en el aire,
renuncia a todas las cosas y negocios. Y cuando lo encuentra, dice:
“Mi alma se ha empleado
y todo mi caudal en su servicio;
ya no guardo ganado,
ni ya tengo otro oficio,
que ya sólo en amar es mi ejercicio”.
Invocaciones:
Corazón de Jesús, Hijo amado del Padre,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu en el seno de María…
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad...
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad...
Corazón de Jesús, luz que iluminas nuestras sombras...
Corazón de Jesús, fuente de vida abundante...
Corazón de Jesús, herido por nuestros pecados...
Corazón de Jesús, obediente hasta la muerte...
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza...
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra...
Corazón de Jesús, salud de los que en ti esperan...
Corazón de Jesús, consuelo de tristes y abatidos...
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor...
V/ Jesús, manso y humilde de corazón.
R/ Haz mi corazón semejante al tuyo.
Oración
Oh Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has
depositado infinitos tesoros de caridad: concédenos recibir de esta fuente
divina una inagotable abundancia de tu gracia. P.C.N.S. AMÉN.
Bendición
40
20. JESÚS, EL SANADOR
Exposición del Santísimo
Canto
Súplica inicial
V/ Dios mío, ven en mi auxilio.
R/ Señor, date prisa en socorrerme.
V/ Que mi oración suba ante ti como incienso.
R/ Y la súplica de mis labios como ofrenda de la tarde.
V/ Gloria al Padre…
R/ Como era en el principio…
Santo, Santo, eres, Señor.
A ti la alabanza, la gloria y el honor
por los siglos de los siglos. Amén.
Silencio para adorar
Mantra: Guarda mi alma junto a ti, Señor.
Himno
Oh corazón, víctima de amor,
eterno gozo del cielo,
consuelo de este mundo,
esperanza última del hombre.
Cristo, alegría del cielo,
amparo del ser humano,
te adoramos.
Oración
Que tu Palabra, Señor, sea luz en nuestro sendero, para que, realizando
siempre la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas en ti. P.C.N.S.
AMÉN.
Lectura de la Palabra: Lucas 13, 10-17.
Comentario:
Jesús no teoriza sobre la salud, sino que se compromete a regenerarla tanto
en los individuos como en la conciencia social: “pasó haciendo el bien y
sanando a todos los oprimidos por el mal” (He 10, 38). Su presencia e
intervención en la vida humana tiene un carácter saludable. “Yo he venido
para que tengan vida y la tengan en abundancia” (Juan 10, 10).
Hablamos de la “sanación” como experiencia de recuperación de la vida,
afirmación de la propia dignidad, crecimiento de confianza y libertad, donde se
41
experimenta la victoria sobre el mal, sobre todo lo que nos esclaviza, y el
predominio de la vida sobre la muerte.
En su vida pública, Jesús muestra su capacidad para sanar toda dolencia. Se
solidariza con los enfermos y oprimidos. Y esta solidaridad será para Él causa
de sufrimiento moral y psicológico. Jesús cura, aún con el riesgo de ser
excluido del sistema y llama la atención que, a pesar de las injurias,
difamaciones y críticas por sus palabras y actuaciones salvadoras, no cambiara
ni su discurso ni su comportamiento. Lo que le mueve únicamente es el amor
a un Padre apasionado por salvar y sanar la vida de los hombres.
Silencio para contemplar
Figúrate a Jesús pasando junto a ti. Aprovéchate. Toma conciencia de tus
enfermedades y esclavitudes. Grítale, Él se acercará, te librará y la alegría de
la nueva vida recorrerá todo tu ser.
Invocaciones:
Corazón de Jesús, Hijo amado del Padre,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu en el seno de María…
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad...
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad...
Corazón de Jesús, luz que iluminas nuestras sombras...
Corazón de Jesús, fuente de vida abundante...
Corazón de Jesús, herido por nuestros pecados...
Corazón de Jesús, obediente hasta la muerte...
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza...
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra...
Corazón de Jesús, salud de los que en ti esperan...
Corazón de Jesús, consuelo de tristes y abatidos...
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor...
V/ Jesús, manso y humilde de corazón.
R/ Haz mi corazón semejante al tuyo.
Oración
Oh Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has
depositado infinitos tesoros de caridad: concédenos recibir de esta fuente
divina una inagotable abundancia de tu gracia. P.C.N.S. AMÉN.
Bendición
42
21. EL CORAZÓN DE JESÚS, DESCANSO EN LA FATIGA
Exposición del Santísimo
Canto
Súplica inicial
V/ Dios mío, ven en mi auxilio.
R/ Señor, date prisa en socorrerme.
V/ Que mi oración suba ante ti como incienso.
R/ Y la súplica de mis labios como ofrenda de la tarde.
V/ Gloria al Padre…
R/ Como era en el principio…
Santo, Santo, eres, Señor.
A ti la alabanza, la gloria y el honor
por los siglos de los siglos. Amén.
Silencio para adorar
Mantra: De la salida del sol hasta su ocaso
alabado sea el Nombre del Señor.
Himno
Oh corazón, víctima de amor,
eterno gozo del cielo,
consuelo de este mundo,
esperanza última del hombre.
Cristo, alegría del cielo,
amparo del ser humano,
te adoramos.
Oración
Que tu Palabra, Señor, sea luz en nuestro sendero, para que, realizando
siempre la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas en ti. P.C.N.S.
AMÉN.
Lectura de la Palabra: Lucas 13, 10-17.
Comentario:
Uno descansa en quien se siente amado. Un niño pequeño sólo se duerme en
los brazos de su madre o de su padre.
El Corazón de Jesús es nuestro descanso porque hemos experimentado su
inmenso amor por nosotros.
“El Señor es mi Pastor, nada me falta: en verdes praderas me hace recostar;
me conduce hacia fuentes tranquilas y repara mis fuerzas”.
43
Al trabajar, el corazón de los hombres descansa en quien se siente amado. La
paz y la serenidad brotan aún en medio de la fatiga y del cansancio con el solo
recuerdo de la persona amada.
Quien ha creído en el Amor de Dios encarnado en Jesús goza de una
experiencia religiosa profunda de paz y de sosiego, aún en medio de los
mayores trabajos.
Silencio para contemplar
Revive en tu interior, como si estuvieses presente, el momento en el que
Jesús, acabada ya la cena, después de anunciarles los trabajos y
persecuciones que padecerán los discípulos por su causa, les anuncia cómo
experimentarán su amor y su ayuda de compañero y de amigo: “Os voy a
decir esto para que, unidos a mí, tengáis paz; en medio del mundo tendréis
apreturas, pero, ánimo, que yo he vencido al mundo”.
Invocaciones:
Corazón de Jesús, Hijo amado del Padre,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu en el seno de María…
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad...
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad...
Corazón de Jesús, luz que iluminas nuestras sombras...
Corazón de Jesús, fuente de vida abundante...
Corazón de Jesús, herido por nuestros pecados...
Corazón de Jesús, obediente hasta la muerte...
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza...
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra...
Corazón de Jesús, salud de los que en ti esperan...
Corazón de Jesús, consuelo de tristes y abatidos...
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor...
V/ Jesús, manso y humilde de corazón.
R/ Haz mi corazón semejante al tuyo.
Oración
Oh Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has
depositado infinitos tesoros de caridad: concédenos recibir de esta fuente
divina una inagotable abundancia de tu gracia. P.C.N.S. AMÉN.
Bendición
44
22. CORAZÓN DE JESÚS, PACIENTE Y MISERICORDIOSO
Exposición del Santísimo
Canto
Súplica inicial
V/ Dios mío, ven en mi auxilio.
R/ Señor, date prisa en socorrerme.
V/ Que mi oración suba ante ti como incienso.
R/ Y la súplica de mis labios como ofrenda de la tarde.
V/ Gloria al Padre…
R/ Como era en el principio…
Santo, Santo, eres, Señor.
A ti la alabanza, la gloria y el honor
por los siglos de los siglos. Amén.
Silencio para adorar
Mantra: Señor, no tengas en cuenta mis pecados,
sino la grandeza de tu Amor.
Himno
Oh corazón, víctima de amor,
eterno gozo del cielo,
consuelo de este mundo,
esperanza última del hombre.
Cristo, alegría del cielo,
amparo del ser humano,
te adoramos.
Oración
Que tu Palabra, Señor, sea luz en nuestro sendero, para que, realizando
siempre la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas en ti. P.C.N.S.
AMÉN.
Lectura de la Palabra: Mateo 14, 13-23.
Comentario:
Ya en el Antiguo Testamento, sobre todo en los Profetas y en los Salmos, se
insiste en el amor misericordioso de Dios que “sabe de qué hemos sido
amasados”; tardo a la ira y rico de amor, no nos trata según nuestras culpas;
muy dispuesto siempre a arrepentirse de sus amenazas. Pero esta paciencia
de Dios no es debilidad: es llamamiento a la conversión.
Jesús, con su actitud para con los pecadores y con sus enseñanzas ilustra y
encarna la paciencia divina y nos revela que Dios es un Padre que tiene su
45
gozo en perdonar y cuya voluntad es que nada se pierda. No fuerza a nadie,
pero sigue esperando a que sus hijos vuelvan para poder hablarles con
palabras de amor.
El seguidor de Jesús imitará la paciencia y misericordia de su Maestro para con
los pecadores. Lejos de ser implacable, el discípulo será tolerante; su paciencia
cotidiana revelará su capacidad de amar. Así es como será verdadero hijo de
Dios y auténtico discípulo de Jesús, manso y humilde de corazón.
Silencio para contemplar
Ante Jesús Maestro de vida, aviva tu deseo de conocerle y tratarle íntima y
vivencialmente; así te transformarás a la medida de su Corazón, no tanto por
imitación, cuanto por sintonía e identificación entre seres que se aman.
Invocaciones:
Corazón de Jesús, Hijo amado del Padre,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu en el seno de María…
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad...
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad...
Corazón de Jesús, luz que iluminas nuestras sombras...
Corazón de Jesús, fuente de vida abundante...
Corazón de Jesús, herido por nuestros pecados...
Corazón de Jesús, obediente hasta la muerte...
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza...
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra...
Corazón de Jesús, salud de los que en ti esperan...
Corazón de Jesús, consuelo de tristes y abatidos...
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor...
V/ Jesús, manso y humilde de corazón.
R/ Haz mi corazón semejante al tuyo.
Oración
Oh Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has
depositado infinitos tesoros de caridad: concédenos recibir de esta fuente
divina una inagotable abundancia de tu gracia. P.C.N.S. AMÉN.
Bendición
46
23. APRENDED DE MÍ
Exposición del Santísimo
Canto
Súplica inicial
V/ Dios mío, ven en mi auxilio.
R/ Señor, date prisa en socorrerme.
V/ Que mi oración suba ante ti como incienso.
R/ Y la súplica de mis labios como ofrenda de la tarde.
V/ Gloria al Padre…
R/ Como era en el principio…
Santo, Santo, eres, Señor.
A ti la alabanza, la gloria y el honor
por los siglos de los siglos. Amén.
Silencio para adorar
Mantra: Dios mío, con sincero corazón
te ofrezco cuanto soy y tengo.
Himno
Oh corazón, víctima de amor,
eterno gozo del cielo,
consuelo de este mundo,
esperanza última del hombre.
Cristo, alegría del cielo,
amparo del ser humano,
te adoramos.
Oración
Que tu Palabra, Señor, sea luz en nuestro sendero, para que, realizando
siempre la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas en ti. P.C.N.S.
AMÉN.
Lectura de la Palabra: Mateo 11, 29-30.
Comentario:
¡Qué buen maestro para alumnos tan torpes como nosotros que creemos que
el Reino de los Cielos hay que conseguirlo a fuerza de puños. Al decirnos Jesús
“aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón”, no se presenta como
el ejemplo visible que tenemos que imitar, sino que expresa el motivo por el
cual podemos y debemos unirnos a Él y alcanzar el Reino.
Todo el Evangelio nos muestra a Jesús como un servidor humilde ante Dios, a
quien ama y por quien se siente amado; y como un servidor manso, suave y
47
apacible con los hombres.
Al contrario de los moralistas, que exigen voluntarismo para cumplir la Ley,
Jesús la hace posible desde el conocimiento y experiencia de un Dios que sabe
de qué barro estamos hechos, que nos comprende y ama tal y como somos,
siempre dispuesto a la misericordia y al perdón. Así que nos invita a que
aceptemos su enseñanza en la alegría de la amistad. El saber que nos ama
nos hace llevadero el camino. Todo es posible para el que ama.
Silencio para contemplar
Ante Jesús Maestro de vida, aviva tu deseo de conocerle y tratarle íntima y
vivencialmente; así te transformarás a la medida de su Corazón, no tanto por
imitación, cuanto por sintonía e identificación entre seres que se aman.
Invocaciones:
Corazón de Jesús, Hijo amado del Padre,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu en el seno de María…
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad...
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad...
Corazón de Jesús, luz que iluminas nuestras sombras...
Corazón de Jesús, fuente de vida abundante...
Corazón de Jesús, herido por nuestros pecados...
Corazón de Jesús, obediente hasta la muerte...
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza...
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra...
Corazón de Jesús, salud de los que en ti esperan...
Corazón de Jesús, consuelo de tristes y abatidos...
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor...
V/ Jesús, manso y humilde de corazón.
R/ Haz mi corazón semejante al tuyo.
Oración
Oh Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has
depositado infinitos tesoros de caridad: concédenos recibir de esta fuente
divina una inagotable abundancia de tu gracia. P.C.N.S. AMÉN.
Bendición
48
24. VIVID EN MÍ
Exposición del Santísimo
Canto
Súplica inicial
V/ Dios mío, ven en mi auxilio.
R/ Señor, date prisa en socorrerme.
V/ Que mi oración suba ante ti como incienso.
R/ Y la súplica de mis labios como ofrenda de la tarde.
V/ Gloria al Padre…
R/ Como era en el principio…
Santo, Santo, eres, Señor.
A ti la alabanza, la gloria y el honor
por los siglos de los siglos. Amén.
Silencio para adorar
Mantra: Tú eres, Señor, mi bienhechor,
mi refugio, donde me pongo a salvo.
Himno
Oh corazón, víctima de amor,
eterno gozo del cielo,
consuelo de este mundo,
esperanza última del hombre.
Cristo, alegría del cielo,
amparo del ser humano,
te adoramos.
Oración
Que tu Palabra, Señor, sea luz en nuestro sendero, para que, realizando
siempre la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas en ti. P.C.N.S.
AMÉN.
Lectura de la Palabra: Juan 15, 5-6.
Comentario:
El ideal de Pablo era éste: “Que no sea yo quien viva, sino que Cristo viva en
mí”.
La existencia del hombre nuevo en medio de esta sociedad injusta no depende
de una institución, sino de la participación de la vida de Jesús. Este es el
fundamento de la fe cristiana y del discipulado.
El seguimiento reclama la unión con Jesús traducida en comunión con su vida,
49
sus actitudes y sentimientos fundamentales y su destino, con lo que esto
implica de conflictividad, persecución, cruz.
Todavía más: la unión con Jesús lleva siempre consigo envío, misión:
proclamar lo “visto y oído”, lo contemplado y palpado de la Palabra que es
vida.
La unión con Jesús y el Espíritu que Él infunde, llevan necesariamente a la
actividad. El fruto tiene un doble aspecto: el crecimiento personal y
comunitario y la expresión de la vida recibida de Cristo en la humanidad.
Silencio para contemplar
Revive en tu imaginación alguna de las escenas de la vida, pasión y muerte de
Jesús; trata de considerar las actitudes y sentimientos de su Corazón y su
entrega a la misión que le encargó el Padre.
Anota cuanto ves y oyes para conformar tu vida con la suya.
Invocaciones:
Corazón de Jesús, Hijo amado del Padre,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu en el seno de María…
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad...
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad...
Corazón de Jesús, luz que iluminas nuestras sombras...
Corazón de Jesús, fuente de vida abundante...
Corazón de Jesús, herido por nuestros pecados...
Corazón de Jesús, obediente hasta la muerte...
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza...
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra...
Corazón de Jesús, salud de los que en ti esperan...
Corazón de Jesús, consuelo de tristes y abatidos...
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor...
V/ Jesús, manso y humilde de corazón.
R/ Haz mi corazón semejante al tuyo.
Oración
Oh Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has
depositado infinitos tesoros de caridad: concédenos recibir de esta fuente
divina una inagotable abundancia de tu gracia. P.C.N.S. AMÉN.
Bendición
50
25. YO SOY EL CAMINO
Exposición del Santísimo
Canto
Súplica inicial
V/ Dios mío, ven en mi auxilio.
R/ Señor, date prisa en socorrerme.
V/ Que mi oración suba ante ti como incienso.
R/ Y la súplica de mis labios como ofrenda de la tarde.
V/ Gloria al Padre…
R/ Como era en el principio…
Santo, Santo, eres, Señor.
A ti la alabanza, la gloria y el honor
por los siglos de los siglos. Amén.
Silencio para adorar
Mantra: Grande eres, Señor, y muy digno de alabanza.
Himno
Oh corazón, víctima de amor,
eterno gozo del cielo,
consuelo de este mundo,
esperanza última del hombre.
Cristo, alegría del cielo,
amparo del ser humano,
te adoramos.
Oración
Que tu Palabra, Señor, sea luz en nuestro sendero, para que, realizando
siempre la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas en ti. P.C.N.S.
AMÉN.
Lectura de la Palabra: Juan 14, 1-6.
Comentario:
En Cristo hallamos el camino para encontrar el sentido total de la vida: su
relación con el Dios vivo su relación con el hombre. Él nos revela el verdadero
rostro de Dios y el verdadero ser del hombre y de modo que lo segundo sirva
de mediación a lo primero.
“El que diga que ama a Dios y odia a su hermano es un embustero, porque
quien no ama a su hermano a quien ve, a Dios a quien no ve, no puede
amarlo” (1 Juan 4,19).
51
Jesús Camino para encontrarse con Dios. Ese Dios que nos resulta lejano,
misterioso e inaccesible, se nos ha hecho cercano y visible, de alguna manera,
en la vida concreta de Jesús. Él nos descubre la misericordia de Dios nuestro
Salvador y su amor a los hombres.
En Él, Verbo encarnado, encontramos también el camino para conocer al
hombre y lo que es y vale ante sus ojos, pues por amor al hombre se hizo
hombre, semejante a él menos en el pecado: gozó, sufrió, trabajó y luchó,
esperó y se desalentó, confió en su Padre y experimentó su abandono; y sufrió
en su propia carne y en su alma las consecuencias del egoísmo y la injusticia.
“He aquí el Hombre” según el Corazón de Dios.
Silencio para contemplar
Recrea a Jesús caminando, anunciando el Reino, curando a los enfermos,
perdonando a los pecadores. Fíjate en las disposiciones de su Corazón, cómo
en sus gestos y palabras nos revela la bondad y la misericordia de Dios para
con el hombre, obra de sus dedos.
Invocaciones:
Corazón de Jesús, Hijo amado del Padre,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu en el seno de María…
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad...
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad...
Corazón de Jesús, luz que iluminas nuestras sombras...
Corazón de Jesús, fuente de vida abundante...
Corazón de Jesús, herido por nuestros pecados...
Corazón de Jesús, obediente hasta la muerte...
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza...
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra...
Corazón de Jesús, salud de los que en ti esperan...
Corazón de Jesús, consuelo de tristes y abatidos...
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor...
V/ Jesús, manso y humilde de corazón.
R/ Haz mi corazón semejante al tuyo.
Oración
Oh Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has
depositado infinitos tesoros de caridad: concédenos recibir de esta fuente
divina una inagotable abundancia de tu gracia. P.C.N.S. AMÉN.
Bendición
52
26. YO SOY LA VERDAD
Exposición del Santísimo
Canto
Súplica inicial
V/ Dios mío, ven en mi auxilio.
R/ Señor, date prisa en socorrerme.
V/ Que mi oración suba ante ti como incienso.
R/ Y la súplica de mis labios como ofrenda de la tarde.
V/ Gloria al Padre…
R/ Como era en el principio…
Santo, Santo, eres, Señor.
A ti la alabanza, la gloria y el honor
por los siglos de los siglos. Amén.
Silencio para adorar
Mantra: Como busca la cierva corrientes de agua,
así mi alma te busca a ti, Señor.
Himno
Oh corazón, víctima de amor,
eterno gozo del cielo,
consuelo de este mundo,
esperanza última del hombre.
Cristo, alegría del cielo,
amparo del ser humano,
te adoramos.
Oración
Que tu Palabra, Señor, sea luz en nuestro sendero, para que, realizando
siempre la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas en ti. P.C.N.S.
AMÉN.
Lectura de la Palabra: Juan 8, 31-32.
Comentario:
A quienes le han dado fe, Jesús les invita a practicar el mensaje. No le bastan
las adhesiones de principio; es posible dar crédito a Jesús sin sacar las
consecuencias, sin engancharse.
La experiencia de Dios, obtenida por la práctica del amor fiel, descubre al
hombre la verdad de Dios, el Padre que por amor le comunica incesantemente
su propia vida; la verdad sobre sí mismo y los demás hombres, objeto del
53
amor incondicional de Dios y llamados a ser hijos suyos, alcanzando una
plenitud igual a la de Jesús. Quien se contenta con el culto exterior, pero no
tiene experiencia de Dios como Padre, lo concibe como un Dios de poder que
somete al hombre.
En Jesús, ese Dios al que nadie ha visto jamás, adquiere un rostro humano. El
que escucha sus palabras está escuchando la Palabra del Padre (Juan 14, 24).
Jesús es la verdad, hace la verdad, porque practica la justicia de Dios,
interesado únicamente en hacer realidad el Proyecto de Dios: la liberación y
salvación total del hombre.
Jesús no busca ser servido, sino servir. Perdona siempre. Se pone siempre a
favor del pobre, del débil, del pecador. Defiende siempre la justicia y la
verdad. Se preocupa de la salvación y felicidad última del hombre. Es capaz de
ir hasta la muerte por ser fiel a Dios y al hombre.
Silencio para contemplar
Mira a Jesús clavado en la cruz y con el Corazón atravesado. En Él descubrirás
que Dios es un Padre que ama al hombre desinteresada pero
apasionadamente, que lo único que busca es que sea feliz, que sea hombre en
plenitud.
Invocaciones:
Corazón de Jesús, Hijo amado del Padre,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu en el seno de María…
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad...
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad...
Corazón de Jesús, luz que iluminas nuestras sombras...
Corazón de Jesús, fuente de vida abundante...
Corazón de Jesús, herido por nuestros pecados...
Corazón de Jesús, obediente hasta la muerte...
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza...
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra...
Corazón de Jesús, salud de los que en ti esperan...
Corazón de Jesús, consuelo de tristes y abatidos...
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor...
V/ Jesús, manso y humilde de corazón.
R/ Haz mi corazón semejante al tuyo.
Oración
Oh Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has
depositado infinitos tesoros de caridad: concédenos recibir de esta fuente
divina una inagotable abundancia de tu gracia. P.C.N.S. AMÉN.
54
27. YO SOY LA VIDA
Exposición del Santísimo
Canto
Súplica inicial
V/ Dios mío, ven en mi auxilio.
R/ Señor, date prisa en socorrerme.
V/ Que mi oración suba ante ti como incienso.
R/ Y la súplica de mis labios como ofrenda de la tarde.
V/ Gloria al Padre…
R/ Como era en el principio…
Santo, Santo, eres, Señor.
A ti la alabanza, la gloria y el honor
por los siglos de los siglos. Amén.
Silencio para adorar
Mantra: Atrae a todos hacia ti, Señor.
Himno
Oh corazón, víctima de amor,
eterno gozo del cielo,
consuelo de este mundo,
esperanza última del hombre.
Cristo, alegría del cielo,
amparo del ser humano,
te adoramos.
Oración
Que tu Palabra, Señor, sea luz en nuestro sendero, para que, realizando
siempre la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas en ti. P.C.N.S.
AMÉN.
Lectura de la Palabra: Juan 6, 47-51.
Comentario:
Para Jesús, la vida es la cosa más preciosa. “Salvar una vida” prevalece sobre
el sábado. “Dios no es un Dios de muertos, sino de vivos”. Cristo, Verbo
eterno, poseía la Vida desde toda la eternidad. Encarnado, es el “Verbo de la
Vida”, dispone de la Vida y la da con superabundancia a todos los que le ha
confiado el Padre (Jn 17, 2). Es el “Pan de Vida”: al que como su cuerpo le
otorga vivir por Él, como Él vive por el Padre. Lo cual supone la fe: “el que
viva y crea en Mí no morirá” (Jn 11, 25).
55
Libremente, por amor del Padre y de los suyos, “da su vida”. Pero es para
“volver a tomar y, después de tomada, hecho” espíritu que da Vida, la regala a
todos los que creen en Él. Jesucristo, muerto y resucitado es “Príncipe de la
Vida” (Act 5, 20).
El que cree en Cristo y ha sido “bautizado en su muerte” (Rom 6, 10) “vive en
adelante para Dios en Cristo Jesús” (Rom 6, 3); “su vida está escondida con
Cristo en Dios”, “no vive ya para sí mismo, sino para Aquel que ha muerto y
resucitado por él” (2 Cor 5, 15); para él “la vida es Cristo” (Flp 1, 21).
Silencio para contemplar
Mira tranquila y amorosamente el Corazón de Cristo crucificado. Está abierto y
de él manan sangre y agua: con su muerte te ofrece su Espíritu, el amor/vida.
Abre tu corazón para que lo rieguen las aguas de la Vida y, purificado de tus
pecados, serás un hombre nuevo.
Invocaciones:
Corazón de Jesús, Hijo amado del Padre,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu en el seno de María…
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad...
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad...
Corazón de Jesús, luz que iluminas nuestras sombras...
Corazón de Jesús, fuente de vida abundante...
Corazón de Jesús, herido por nuestros pecados...
Corazón de Jesús, obediente hasta la muerte...
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza...
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra...
Corazón de Jesús, salud de los que en ti esperan...
Corazón de Jesús, consuelo de tristes y abatidos...
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor...
V/ Jesús, manso y humilde de corazón.
R/ Haz mi corazón semejante al tuyo.
Oración
Oh Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has
depositado infinitos tesoros de caridad: concédenos recibir de esta fuente
divina una inagotable abundancia de tu gracia. P.C.N.S. AMÉN.
Bendición
56
28. CORAZÓN DE JESÚS, SALVACIÓN DE LOS QUE EN TI ESPERAN
Exposición del Santísimo
Canto
Súplica inicial
V/ Dios mío, ven en mi auxilio.
R/ Señor, date prisa en socorrerme.
V/ Que mi oración suba ante ti como incienso.
R/ Y la súplica de mis labios como ofrenda de la tarde.
V/ Gloria al Padre…
R/ Como era en el principio…
Santo, Santo, eres, Señor.
A ti la alabanza, la gloria y el honor
por los siglos de los siglos. Amén.
Silencio para adorar
Mantra: Tú eres la esperanza de tu pueblo, Señor.
Himno
Oh corazón, víctima de amor,
eterno gozo del cielo,
consuelo de este mundo,
esperanza última del hombre.
Cristo, alegría del cielo,
amparo del ser humano,
te adoramos.
Oración
Que tu Palabra, Señor, sea luz en nuestro sendero, para que, realizando
siempre la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas en ti. P.C.N.S.
AMÉN.
Lectura de la Palabra: Rom 5, 1-5.
Comentario:
La virtud teologal de la esperanza no tiene únicamente como objeto la
salvación en el más allá. Quien de verdad cree, espera y ama el futuro último
de Dios, busca, como Jesús, un pleno significado a la vida.
El seguidor de Jesús, porque cree en la vida eterna, no puede tolerar la
situación actual llena de egoísmo, odio, injusticia, dolor y muerte. Su
esperanza cristiana le lleva a cambiar, renovar y transformar este mundo
injusto. El que no hace nada por cambiar la tierra es que no cree en la vida
57
futura, pues acepta el presente como algo definitivo (EF 5, 8-11).
La esperanza cristiana debe impulsar al creyente a configurar la realidad actual
a la luz del futuro que se nos hace presente en Cristo, para crear ya, en lo
posible y lo mejor posible lo que estamos llamados a vivir en plenitud y
definitivamente. Los discípulos de Jesús debemos luchar contra todo aquello
que degrada y deshumaniza la “gloria de Dios”, que es el hombre.
Silencio para contemplar
Imagínate los afanes de Jesús por cambiar esta sociedad injusta e instaurar
una nueva humanidad según los deseos del Corazón de Dios: su compasión
con los enfermos, con los marginados, con los pecadores; su denuncia de la
hipocresía y prepotencia de los poderosos y de los dirigentes religiosos; su
invitación al perdón, al servicio, al amor incondicional.
Invocaciones:
Corazón de Jesús, Hijo amado del Padre,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu en el seno de María…
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad...
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad...
Corazón de Jesús, luz que iluminas nuestras sombras...
Corazón de Jesús, fuente de vida abundante...
Corazón de Jesús, herido por nuestros pecados...
Corazón de Jesús, obediente hasta la muerte...
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza...
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra...
Corazón de Jesús, salud de los que en ti esperan...
Corazón de Jesús, consuelo de tristes y abatidos...
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor...
V/ Jesús, manso y humilde de corazón.
R/ Haz mi corazón semejante al tuyo.
Oración
Oh Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has
depositado infinitos tesoros de caridad: concédenos recibir de esta fuente
divina una inagotable abundancia de tu gracia. P.C.N.S. AMÉN.
Bendición
58
29. CORAZÓN DE JESÚS, RESPIRO PARA RENDIDOS Y ABRUMADOS
Exposición del Santísimo
Canto
Súplica inicial
V/ Dios mío, ven en mi auxilio.
R/ Señor, date prisa en socorrerme.
V/ Que mi oración suba ante ti como incienso.
R/ Y la súplica de mis labios como ofrenda de la tarde.
V/ Gloria al Padre…
R/ Como era en el principio…
Santo, Santo, eres, Señor.
A ti la alabanza, la gloria y el honor
por los siglos de los siglos. Amén.
Silencio para adorar
Mantra: Cristo, vida nuestra, sálvanos.
Himno
Oh corazón, víctima de amor,
eterno gozo del cielo,
consuelo de este mundo,
esperanza última del hombre.
Cristo, alegría del cielo,
amparo del ser humano,
te adoramos.
Oración
Que tu Palabra, Señor, sea luz en nuestro sendero, para que, realizando
siempre la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas en ti. P.C.N.S.
AMÉN.
Lectura de la Palabra: Lucas 15, 1-10.
Comentario:
Pocos sentimientos hay tan penosos para el ser humano como esa sensación
de verse hundido sin remedio a partir de una desgracia que se siente incapaz
de soportar.
Otras veces será la soledad sentida de manera angustiosa. Frustrada en lo
más íntimo, la persona se hunde en la noche de la amargura, sin nadie que le
espere ya en ningún lugar, sin la presencia de una persona que le ame,
comprenda y ayude.
59
En otras ocasiones, el ser humano experimenta el cansancio de su propio
corazón, harto de todo y de todos.
No es tampoco extraña la experiencia del pecado. Tras muchos pasos
equivocados, poco a poco, se ha ido alejando de Dios, y ahora no tiene
fuerzas para cambiar. Abrumado por el peso de la culpa, no sabe cómo salir
de ese estado.
El Corazón de Cristo, abierto por la lanza, nos habla de un Dios que viene a
recuperar lo que estaba perdido. Esta es la Buena Noticia que nos trae: no hay
desesperación definitiva. Nadie está perdido para Él. Dios es salvador para
todos aquellos que se ven desbordados por el mal, el pecado, la impotencia o
la fragilidad. Es un Dios que se alegra con la recuperación de todo hombre o
mujer que se veía perdido.
Silencio para contemplar
Ponte en la piel de tantos hombres y mujeres frustrados, hundidos en la
soledad, alejados de Dios, abrumados por el peso de sus culpas; y, dirigiendo
tu mirada a Jesús, el Compasivo, di a favor de todos ellos: “Oh buen Jesús,
atráelos a tu Corazón”.
Invocaciones:
Corazón de Jesús, Hijo amado del Padre,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu en el seno de María…
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad...
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad...
Corazón de Jesús, luz que iluminas nuestras sombras...
Corazón de Jesús, fuente de vida abundante...
Corazón de Jesús, herido por nuestros pecados...
Corazón de Jesús, obediente hasta la muerte...
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza...
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra...
Corazón de Jesús, salud de los que en ti esperan...
Corazón de Jesús, consuelo de tristes y abatidos...
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor...
V/ Jesús, manso y humilde de corazón.
R/ Haz mi corazón semejante al tuyo.
Oración
Oh Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has
depositado infinitos tesoros de caridad: concédenos recibir de esta fuente
divina una inagotable abundancia de tu gracia. P.C.N.S. AMÉN.
Bendición
60
30. EL CORAZÓN DE CRISTO Y LA EUCARISTIA
Exposición del Santísimo
Canto
Súplica inicial
V/ Dios mío, ven en mi auxilio.
R/ Señor, date prisa en socorrerme.
V/ Que mi oración suba ante ti como incienso.
R/ Y la súplica de mis labios como ofrenda de la tarde.
V/ Gloria al Padre…
R/ Como era en el principio…
Santo, Santo, eres, Señor.
A ti la alabanza, la gloria y el honor
por los siglos de los siglos. Amén.
Silencio para adorar
Mantra: Te alabamos, Señor, y confiamos en ti.
Himno
Oh corazón, víctima de amor,
eterno gozo del cielo,
consuelo de este mundo,
esperanza última del hombre.
Cristo, alegría del cielo,
amparo del ser humano,
te adoramos.
Oración
Que tu Palabra, Señor, sea luz en nuestro sendero, para que, realizando
siempre la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas en ti. P.C.N.S.
AMÉN.
Lectura de la Palabra: Marcos 14, 22-26.
Comentario:
Nuestra vida de oración se centra en la Eucaristía, “fuente y cumbre de toda
vida cristiana”. En ella ofrecemos el Cuerpo y la Sangre de Cristo, ofrenda
agradable a Dios y salvación para todo el mundo.
En la Eucaristía hacemos nuestras “las actitudes y sentimientos del Corazón de
Cristo ante el Padre y ante el mundo”. El sacrificio de la Nueva Alianza es el
don total del Amor que Jesús ofrece al Padre. “Entramos en comunión con la
acción de gracias de Jesús, el Crucificado-Resucitado, Palabra y Pan de Vida,
61
presencia del Amor”. La Eucaristía es un signo de su amor salvador entre
nosotros. Cristo ofrece “su carne para la vida del mundo”: es el Corazón de
Jesús que ama y se entrega totalmente por nosotros, fuente de nueva vida y
libertad para nosotros.
En la Eucaristía entramos en íntima comunión con el Resucitado, a condición
de “participar en sus sentimientos, reproduciendo en nosotros su muerte” (Flp
3, 10), y somos invitados a entregarnos sin reservas.
Nuestra participación fortalece nuestra comunión y nuestro sentido de misión.
Partir el pan juntos es el signo por excelencia del amor fraterno, que nos
empuja a entregarnos y a servir a los demás, especialmente a los más pobres,
que son verdaderamente en nuestros días el cuerpo partido de Cristo.
Silencio para contemplar
Recrea con tu imaginación la institución de la Eucaristía y la versión práctica
que hace Jesús de ella en el lavatorio de los pies. “Haced esto en memoria
mía”, dice en la institución de la Eucaristía. “Os he dado ejemplo para que
igual que yo he hecho con vosotros, hagáis también vosotros”, dice en el
lavatorio de pies.
Invocaciones:
Corazón de Jesús, Hijo amado del Padre,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu en el seno de María…
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad...
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad...
Corazón de Jesús, luz que iluminas nuestras sombras...
Corazón de Jesús, fuente de vida abundante...
Corazón de Jesús, herido por nuestros pecados...
Corazón de Jesús, obediente hasta la muerte...
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza...
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra...
Corazón de Jesús, salud de los que en ti esperan...
Corazón de Jesús, consuelo de tristes y abatidos...
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor...
V/ Jesús, manso y humilde de corazón.
R/ Haz mi corazón semejante al tuyo.
Oración
Oh Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has
depositado infinitos tesoros de caridad: concédenos recibir de esta fuente
divina una inagotable abundancia de tu gracia. P.C.N.S. AMÉN.
Bendición
62
31. AMOR CON AMOR SE PAGA
Exposición del Santísimo
Canto
Súplica inicial
V/ Dios mío, ven en mi auxilio.
R/ Señor, date prisa en socorrerme.
V/ Que mi oración suba ante ti como incienso.
R/ Y la súplica de mis labios como ofrenda de la tarde.
V/ Gloria al Padre…
R/ Como era en el principio…
Santo, Santo, eres, Señor.
A ti la alabanza, la gloria y el honor
por los siglos de los siglos. Amén.
Silencio para adorar
Mantra: Concédenos, Señor, los tesoros de tu amor.
Himno
Oh corazón, víctima de amor,
eterno gozo del cielo,
consuelo de este mundo,
esperanza última del hombre.
Cristo, alegría del cielo,
amparo del ser humano,
te adoramos.
Oración
Que tu Palabra, Señor, sea luz en nuestro sendero, para que, realizando
siempre la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas en ti. P.C.N.S.
AMÉN.
Lectura de la Palabra: Mateo 14, 13-23.
Comentario:
El punto central de la Eucaristía es la entrega de Jesús como don para la
sanación del mundo: Cuerpo entregado, Sangre derramada.
Lo mismo que Jesús, el discípulo debe considerarse como “pan” que hay que
repartir, y debe repartir su pan como si fuese él mismo el que se reparte. Ha
de renunciar a poseerse. Sólo el que no tema perderse encontrará la vida.
Hacer que la propia vida sea “alimento disponible” para los demás es la ley de
la nueva comunidad humana. Esta disposición se expresa en la Eucaristía, que
63
renueva el gesto de Jesús. En ella se experimenta su Amor en el amor a los
demás, y se manifiesta el compromiso de entregarse a los demás como Él se
entregó.
La nueva sociedad, la que permitirá una sociedad plenamente humana, no se
producirá por una intervención milagrosa de Dios, sino por el amor sin
reservas de todos y cada uno por todos. El amor y la acción del Padre, que se
han manifestado en Jesús-Hombre, han de continuar manifestándose por
medio de los hombres.
Silencio para contemplar
Puestos tus ojos en Jesús, pregúntate: “¿Qué más pudo hacer por mí que no
haya hecho? ¿Me regalo yo a los demás sin reservas como Él? ¿Hago presente
en mi vida y en mi relación con los demás el amor que Él me tiene?”.
Invocaciones:
Corazón de Jesús, Hijo amado del Padre,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu en el seno de María…
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad...
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad...
Corazón de Jesús, luz que iluminas nuestras sombras...
Corazón de Jesús, fuente de vida abundante...
Corazón de Jesús, herido por nuestros pecados...
Corazón de Jesús, obediente hasta la muerte...
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza...
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra...
Corazón de Jesús, salud de los que en ti esperan...
Corazón de Jesús, consuelo de tristes y abatidos...
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor...
V/ Jesús, manso y humilde de corazón.
R/ Haz mi corazón semejante al tuyo.
Oración
Oh Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has
depositado infinitos tesoros de caridad: concédenos recibir de esta fuente
divina una inagotable abundancia de tu gracia. P.C.N.S. AMÉN.
Bendición
64
32. COMUNIÓN, ENCUENTRO DE CORAZONES
Exposición del Santísimo
Canto
Súplica inicial
V/ Dios mío, ven en mi auxilio.
R/ Señor, date prisa en socorrerme.
V/ Que mi oración suba ante ti como incienso.
R/ Y la súplica de mis labios como ofrenda de la tarde.
V/ Gloria al Padre…
R/ Como era en el principio…
Santo, Santo, eres, Señor.
A ti la alabanza, la gloria y el honor
por los siglos de los siglos. Amén.
Silencio para adorar
Mantra: Señor, quiero amarte amando a los demás.
Himno
Oh corazón, víctima de amor,
eterno gozo del cielo,
consuelo de este mundo,
esperanza última del hombre.
Cristo, alegría del cielo,
amparo del ser humano,
te adoramos.
Oración
Que tu Palabra, Señor, sea luz en nuestro sendero, para que, realizando
siempre la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas en ti. P.C.N.S.
AMÉN.
Lectura de la Palabra: I Cor 11, 17-27.
Comentario:
La comunión sacramental es para el creyente un encuentro personal con
Cristo, cargado de misterio, de gracia y de fe. Cristo sale al encuentro de
todos nosotros y nosotros vamos al encuentro de Cristo. Como todo encuentro
interpersonal, también éste pide atención consciente, entrega confiada y,
sobre todo, amor, encuentro de corazones.
En la comunión eucarística, Cristo se ofrece siempre de manera segura e
indefectible. Pero, para que este ofrecimiento se haga realidad personal en
65
cada creyente, es necesaria la respuesta libre y consciente de quien se acerca
a comulgar. Además de ser conscientes de Aquel con quien me voy a
encontrar, qué es lo que sé de Él, qué espero de Él, qué significa para mí, el
encuentro pide, sobre todo, amor y entrega confiada.
Las personas se encuentran de manera más plena cuando entre ellas se
establece un diálogo confiado y una comunicación amistosa y cordial. Lo
mismo sucede en la comunión eucarística. Lo más importante es el diálogo
entre Cristo y el creyente que busca la presencia de la persona amada.
La comunión no es un rito más. Puede ser el encuentro vital que alimenta
nuestra fe, refuerza nuestra vida comunitaria y nos lanza a realizar nuestra
misión en el mundo.
Silencio para contemplar
Imagínate que Cristo se invita a comer en tu casa, a hacerse presente dentro
de ti, ofreciéndote todo su amor y amistad. ¿Cómo dispondrías tu casa
interior?. ¿Qué esperarías que Él te dijese?. ¿Qué desearías que Él te diese?.
¿Qué le dirías y le darías tú?.
Invocaciones:
Corazón de Jesús, Hijo amado del Padre,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu en el seno de María…
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad...
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad...
Corazón de Jesús, luz que iluminas nuestras sombras...
Corazón de Jesús, fuente de vida abundante...
Corazón de Jesús, herido por nuestros pecados...
Corazón de Jesús, obediente hasta la muerte...
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza...
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra...
Corazón de Jesús, salud de los que en ti esperan...
Corazón de Jesús, consuelo de tristes y abatidos...
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor...
V/ Jesús, manso y humilde de corazón.
R/ Haz mi corazón semejante al tuyo.
Oración
Oh Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has
depositado infinitos tesoros de caridad: concédenos recibir de esta fuente
divina una inagotable abundancia de tu gracia. P.C.N.S. AMÉN.
Bendición
66
33. EL CORAZÓN DE JESÚS Y EL CORAZÓN DE MARÍA
Exposición del Santísimo
Canto
Súplica inicial
V/ Dios mío, ven en mi auxilio.
R/ Señor, date prisa en socorrerme.
V/ Que mi oración suba ante ti como incienso.
R/ Y la súplica de mis labios como ofrenda de la tarde.
V/ Gloria al Padre…
R/ Como era en el principio…
Santo, Santo, eres, Señor.
A ti la alabanza, la gloria y el honor
por los siglos de los siglos. Amén.
Silencio para adorar
Mantra: Yo confío en tu misericordia, Señor.
Alegra mi corazón con tu auxilio.
Himno
Oh corazón, víctima de amor,
eterno gozo del cielo,
consuelo de este mundo,
esperanza última del hombre.
Cristo, alegría del cielo,
amparo del ser humano,
te adoramos.
Oración
Que tu Palabra, Señor, sea luz en nuestro sendero, para que, realizando
siempre la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas en ti. P.C.N.S.
AMÉN.
Lectura de la Palabra: Juan 19, 25-27.
Comentario:
“María ha sido asociada de una manera singular a este misterio de Dios hecho
hombre y a su obra salvadora: es lo que se expresa en la misión del Corazón
de Jesús y el Corazón de María”.
Reconocemos la unión indisoluble entre el Corazón del Hijo y de la Madre,
comprometidos como están en el Plan salvador de Dios. María pertenece
indisolublemente al misterio de Cristo. Podemos afirmar que el Corazón de
67
María entró en la intimidad del Corazón de su Hijo, participando de su entrega
a la voluntad del padre y de su preocupación por el hombre.
Desde una reflexión de fe no es arriesgado decir que Jesús y María “no tenían
sino un solo corazón y una sola alma”. María fue verdaderamente “un testigo
singular del misterio de Jesús”. “ María – en palabras de Juan Pablo II – es la
más viva imagen del discipulado y de consagración al Señor: la Virgen pobre y
obediente, escogida por Dios y entregada totalmente a la misión de su Hijo”.
En el Corazón de María podemos descubrir “el camino por excelencia” del
seguimiento de Jesús en la actitud del siervo; es el camino profundo y fiel.
Silencio para contemplar
Revive en tu interior la presencia fiel de María junto a su Hijo puesto en la
cruz. Y trata de hallar el parecido de la Madre con el Hijo en los sentimientos y
actitudes de sus Corazones a lo largo de sus vidas y en estos momentos de
dolor.
Invocaciones:
Corazón de Jesús, Hijo amado del Padre,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu en el seno de María…
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad...
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad...
Corazón de Jesús, luz que iluminas nuestras sombras...
Corazón de Jesús, fuente de vida abundante...
Corazón de Jesús, herido por nuestros pecados...
Corazón de Jesús, obediente hasta la muerte...
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza...
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra...
Corazón de Jesús, salud de los que en ti esperan...
Corazón de Jesús, consuelo de tristes y abatidos...
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor...
V/ Jesús, manso y humilde de corazón.
R/ Haz mi corazón semejante al tuyo.
Oración
Oh Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has
depositado infinitos tesoros de caridad: concédenos recibir de esta fuente
divina una inagotable abundancia de tu gracia. P.C.N.S. AMÉN.
Bendición
68
34. CORAZÓN DE CRISTO E IGLESIA
Exposición del Santísimo
Canto
Súplica inicial
V/ Dios mío, ven en mi auxilio.
R/ Señor, date prisa en socorrerme.
V/ Que mi oración suba ante ti como incienso.
R/ Y la súplica de mis labios como ofrenda de la tarde.
V/ Gloria al Padre…
R/ Como era en el principio…
Santo, Santo, eres, Señor.
A ti la alabanza, la gloria y el honor
por los siglos de los siglos. Amén.
Silencio para adorar
Mantra: Bendice, alma mía, al Señor y no olvides sus beneficios.
Himno
Oh corazón, víctima de amor,
eterno gozo del cielo,
consuelo de este mundo,
esperanza última del hombre.
Cristo, alegría del cielo,
amparo del ser humano,
te adoramos.
Oración
Que tu Palabra, Señor, sea luz en nuestro sendero, para que, realizando
siempre la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas en ti. P.C.N.S.
AMÉN.
Lectura de la Palabra: Juan 20, 19-23.
Comentario:
Del Corazón abierto de Cristo, como del costado de Adán dormido nació la
mujer, nace la Iglesia, espíritu de su Espíritu.
Esta Iglesia va a tener que tomar las riendas en el presentar ante un mundo
hostil el verdadero rostro de Dios, como lo hizo Cristo en sus días; a vivir
cantando y contando las maravillas del Señor; a seguir llevando a los hombres
a las fuentes del Salvador, para que , incorporados a Cristo por el Bautismo
regenerador y alimentados con el Cuerpo entregado y la Sangre derramada de
69
Cristo, vayan transformando sus vidas al estilo de Cristo, que dio la vida para
que los hombres puedan llegar a la plenitud de la salvación.
En las manos de la Iglesia – de todos los cristianos – , queda ahora la apertura
al hombre del mundo de Dios. Más que un poder es una responsabilidad. De
su actitud va a depender todo. Su obrar tiene una trascendencia en la esfera
de lo divino.
Silencio para contemplar
Recrea con tu imaginación aquel día primero de la semana en el que Jesús
resucitado se hace presente entre los discípulos atenazados por el miedo.
Saludándolos con la paz, les muestra las señales de sus manos y el Costado,
indicando la permanencia de su amor hasta el fin; les concede el Espíritu
Santo y los envía a anunciar el amor del Padre a los hombres.
Invocaciones:
Corazón de Jesús, Hijo amado del Padre,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu en el seno de María…
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad...
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad...
Corazón de Jesús, luz que iluminas nuestras sombras...
Corazón de Jesús, fuente de vida abundante...
Corazón de Jesús, herido por nuestros pecados...
Corazón de Jesús, obediente hasta la muerte...
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza...
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra...
Corazón de Jesús, salud de los que en ti esperan...
Corazón de Jesús, consuelo de tristes y abatidos...
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor...
V/ Jesús, manso y humilde de corazón.
R/ Haz mi corazón semejante al tuyo.
Oración
Oh Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has
depositado infinitos tesoros de caridad: concédenos recibir de esta fuente
divina una inagotable abundancia de tu gracia. P.C.N.S. AMÉN.
Bendición
70
ESCRITO A CADA INSTANTE
Para inventar a Dios, nuestra palabra
busca, dentro del pecho,
su propia semejanza y no la encuentra,
como las olas de la mar tranquila,
unas y otras, iguales,
quieren la exactitud del infinito medir,
al par que cantan…
Y su nombre sin letras,
escrito a cada instante por la espuma,
se borra a cada instante
mecido por la música del agua;
y un eco queda sólo en las orillas.
¿Qué número infinito nos cuenta el corazón?
Cada latido,
otra vez más dulce, y otra, y otra;
otra vez ciegamente desde dentro
va a pronunciar su nombre.
Y otra vez se ensombrece el pensamiento,
y la voz no le encuentra.
Dentro del pecho está.
Tus hijos somos,
aunque jamás sepamos
decirle palabra exacta y tuya,
que repita en el alma el dulce y fijo
guiar de las estrellas.
Leopoldo Panero
71
Congregación de los Sagrados Corazones
Provincia de España
Web: www.sscc.es
72
Fly UP