...

ISAL estuvo integrada y recibió colaboraciones de personalidades re

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

ISAL estuvo integrada y recibió colaboraciones de personalidades re
forjando04.pdf
El aporte de Iglesia y Sociedad en América Latina (ISAL)
ISAL estuvo integrada y recibió colaboraciones de personalidades representativas del quehacer religioso latinoamericano pertenecientes a
varias confesiones de fe: doctor Julio de Santa Ana, Luis Odell, Richard
Shaull, doctor Julio Barreiro, pastor Rubem Alves, Hugo Assmann,
Hiber Conteris, Héctor Borrat, pastor Miguel Brun, Mauricio López,
pastor Oscar Bolioli, entre otros.
ISAL fue investigada y perseguida por la dictadura uruguaya. Varios de sus miembros fueron encarcelados, otros marcharon al exilio
e incluso uno de ellos, Mauricio López, argentino, de la Iglesia de los
Hermanos Libres, figura en la lista de los detenidos-desaparecidos.
Desarrollo aquí el relato que el doctor Julio de Santa Ana hace sobre
el proceso de ISAL en sus distintas etapas:
Breve síntesis sobre Iglesia y Sociedad
en Latinoamérica y Uruguay (ISAL) (1959-1973)
Antecedentes
Los acontecimientos siempre forman parte de un proceso. Los que
corresponden a la historia del Cristianismo no son excepción. Ese proceso está relacionado a un contexto. Por lo tanto, hay que tratar de
discernir cuáles son los elementos que influyen sobre la marcha de los
hechos. Cuando se busca comprender el origen de Iglesia y Sociedad
en América Latina (ISAL) se observan dos corrientes de fenómenos históricos que se amalgaman: la más importante corresponde a la historia
de América Latina; la otra tiene que ver con la “Iglesia”. La sociedad
es como un puente que sirve de vía de comunicación entre el proceso
latinoamericano y la evolución de las Iglesias.
ISAL surgió a comienzos de la década de 1960. En ese período, el
elemento dominante del proceso latinoamericano era la revolución cubana, ésta precipitó una toma de conciencia antiimperialista que buscó cambios radicales en la vida económica, social, política y cultural
de nuestros países. La juventud latinoamericana fue un sector social
que vivió con un interés particular las expectativas promovidas por los
sucesos desencadenados en Cuba a partir de 1959.
En las Iglesias Evangélicas esos acontecimientos causaron una polarización de opiniones. Por un lado, hubo una mayoría que continuó
apoyando a los estadounidenses y su política contraria a los cambios
sociales, económicos y políticos. Por otro lado, una pequeña minoría
acompañó la causa cubana. Este grupo se hizo notar también por su
simpatía hacia el movimiento ecuménico, que en ese tiempo empezaba
a ser conocido entre las Iglesias sobre todo por su preocupación social.
11
Ambas corrientes (de carácter vanguardista) se cruzaron de varias
maneras para generar a ISAL. El impacto de la revolución cubana trascendió los límites de la propia isla, dinamizó la discusión ideológica.
A partir de la definición de Fidel Castro de que la revolución era “marxista-leninista” muchos, que tenían una conciencia “progresista”, tomaron la decisión de adoptar ideas socialistas. En las Iglesias Evangélicas, la minoría ecuménica —que se expresaba a través de la Unión
Latino Americana de Iglesias Evangélicas (ULAJE) y de los Movimientos
Estudiantiles Cristianos afiliados a la Federación Mundial de Estudiantes Cristianos (MEC/FUMEC)—, tomó partido con entusiasmo por
la revolución cubana.
Este cruzamiento de orientaciones se concretó, además de otros
procesos, en la celebración de la 1.ª Consulta de Iglesia y Sociedad en
Huampaní, Perú (1961), donde se fundó la Junta Latinoamericana de
Iglesia y Sociedad (ISAL). Los miembros de la Junta eran representantes de las Federaciones o Consejos de Iglesias (Evangélicas). El obispo
Almir dos Santos (metodista de Brasil) fue nombrado presidente, Luis
E. Odell (también metodista) era secretario ejecutivo. Hiber Conteris y
Gerardo Pet fueron sus colaboradores en el secretariado. Localizar la
sede de ISAL en Montevideo fue una de las decisiones que influyeron
para que en el Uruguay no se percibiese claramente la diferencia entre
ISAL como organismo latinoamericano y sus acciones orientadas específicamente al servicio de las Iglesias y de la sociedad uruguaya.
El programa inicial de ISAL
Desde 1961 hasta 1965 el programa que intentó cubrir ISAL tuvo los
siguientes componentes:
a) promover la acción ecuménica entre las Iglesias (principalmente
las Evangélicas) en asuntos relacionados con la Iglesia y la sociedad; b)
desarrollar estudios sobre cuestiones de Iglesia y sociedad (por ejemplo: “Bases para la acción social del cristiano”) y otros más especializados (“Fe cristiana e ideologías”, “La Iglesia: ¿comunidad, institución
o movimiento?”) que estuvieron a cargo de grupos ecuménicos internacionales; c) publicaciones (varios libros y la revista Cristianismo y Sociedad) que sirvieron para difundir un pensamiento renovador en teología,
asuntos políticos y sociedad; d) formación de laicos mediante institutos
que funcionaron en diversos países de América Latina.
Se puede apreciar que ISAL se encaminó al principio de su existencia a través de líneas de trabajo en el campo teórico. Algunos de
sus miembros entendían que su trabajo debía ser más comprometido
con la realidad latinoamericana. Tuvo lugar entonces (abril de 1965)
el movimiento del coronel Caamaño en República Dominicana, que fue
duramente reprimido por los Estados Unidos. Caamaño intentó devolver una legitimidad democrática al país, y buscó devolver el poder al
12
Presidente Juan Bosch, que había sido derrocado por una coalición de
fuerzas reaccionarias. La proximidad de Cuba y la influencia revolucionaria que irradiaba la revolución cubana fueron factores que deben
tenerse muy en cuenta para entender cómo la opinión de los pueblos
latinoamericanos se enardeció cuando Caamaño desembarcó en República Dominicana y los Estados Unidos reprimieron duramente ese
intento de liberación.
ISAL apoyó la línea revolucionaria, fue una minoría aislada entre las
Iglesias Evangélicas de América Latina. ISAL se enfrentó entonces con
el poderoso Comité de Cooperación de las Iglesias Norteamericanas
con América Latina (CCIAL) que decidió suspender el apoyo financiero que daba a ISAL. Fue entonces que el Consejo Mundial de Iglesias
(CMI), que colaboraba financieramente, asumió la responsabilidad del
sostén necesario para que ISAL implementase sus programas.
Esos hechos condujeron a ISAL a una actitud antiimperialista y,
concomitantemente, a una posición revolucionaria, que crecía en la
sociedad latinoamericana. Fue un proceso que culminó en enero de
1966, cuando tuvo lugar la Consulta en El Tabo, Chile. Varios Consejos de Iglesias tomaron distancia de ISAL (se adhirieron a UNELAM, el
Comité Pro Unidad Evangélica en América Latina, que en 1978 tomó la
decisión de crear el Consejo Latino Americano de Iglesias (CLAI)).
Estos acontecimientos precipitaron una segunda época en la acción
de ISAL (1966-1967). Durante la misma, además de hacer evidente la
actitud antiimperialista y el compromiso revolucionario (que se tradujo
en un acercamiento muy claro de la reflexión teológica que realizaba
ISAL al pensamiento marxista), comenzaron a aparecer algunos movimientos nacionales de ISAL. Por ejemplo, en Uruguay tuvieron lugar
dos encuentros (en mayo de 1967 y en febrero de 1968): el primero en
el Centro Emmanuel de Colonia Valdense, y el segundo en el Parque
17 de febrero. Hoy sabemos que gente de la Policía estuvo presente en
el segundo encuentro. Desde entonces ISAL Uruguay fue considerado
por el Departamento de Inteligencia de la Policía como parte de la subversión organizada.
En el transcurso de ese breve lapso, otros movimientos nacionales comenzaron su acción en Brasil, Colombia, México, Bolivia, Puerto
Rico. Una de sus características continuó siendo la de grupos pequeños, que sin embargo tuvieron cierta influencia sobre sus entornos
respectivos. La militancia antiimperialista fue muy clara a partir de
la publicación del pequeño libro de Pablo Franco: La influencia de los
EE.UU. en América Latina; era una referencia clara y aglutinante de
los grupos de ISAL. Estos se reunieron, al mismo tiempo que UNELAM
convocaba a los Consejos de Iglesias, a las mujeres evangélicas y a la
juventud, en el mismo lugar, (Piriápolis) en diciembre de 1967.
Luego de ese encuentro, se inició la tercera época de la breve historia
de ISAL (1968-1971). Fueron encaminadas tres cosas muy importantes:
13
En primer lugar, se articuló más claramente la reflexión teológica
que desarrolló ISAL. Hasta entonces la teología que expuso el movimiento era de tipo radical; se puede decir que era una prolongación
de las ideas de Bonhoeffer que Richard Shaull fue el primero en introducir en América Latina. (La influencia de Shaull sobre las pequeñas
comunidades de estudiantes y los grupos de ISAL fue evidente). Sin
embargo, fue Rubem Alves (discípulo de Shaull) quien sistematizó la
reflexión teológica. Tomó una posición más radical, que convergió con
el pensamiento de otros teólogos latinoamericanos (Gustavo Gutiérrez,
Juan Luis Segundo, Hugo Assmann —que fue Secretario de Estudios
de ISAL a nivel continental a partir de 1971—), que dieron formación
a lo que se conoce como “teología latinoamericana de la liberación”.
Todos ellos y Alves entendieron que la reflexión teológica es “un acto
segundo” que sigue a la praxis: lo más importante es la ortopraxis, la
teología viene después. Se percibía una innovación de la praxis cristiana en América Latina, tanto entre católicos como entre grupos como
los de ISAL. Alves, Gutiérrez, Segundo y otros la caracterizaron como
“praxis de liberación” (el primer libro de Rubem Alves se llamó Teología
de la esperanza humana, pero fue registrado como tesis en la Facultad
de Teología de Princeton como “Teología de liberación y la esperanza”).
Alves fue el primero en darle esa apelación. Gutiérrez fue más preciso
cuando dijo que era “una reflexión teológica a partir de una praxis de
liberación”. Juan Luis Segundo formuló un pensamiento radical en su
Liberación de la Teología. Assmann escribió Opresión -liberación: desafío a los cristianos. Tanto el libro de Alves como el de Assmann fueron
publicados por ISAL.
Cabe señalar que esta línea de reflexión teológica era la que se ofrecía en los cursos o institutos que organizaba ISAL.
En segundo lugar, la prioridad que se dio a la praxis tuvo que ser
confirmada no sólo en lo individual, sino en lo comunitario. Esto se realizó mediante la posición de ISAL a favor de la educación popular, que
encontró en el pensamiento de Paulo Freire su maestro. Paulo Freire
había publicado La educación como práctica de la libertad, y sus ideas
merecieron la censura de los militares que habían institucionalizado la
dictadura en Brasil; fue transitoriamente preso y, al recobrar su libertad, se exilió en Chile. En la reunión que ISAL realizó en Piriápolis, al
mismo tiempo que se decidió iniciar un nuevo programa (“Educación
para la justicia social”), se pensó que Paulo Freire podría ser asesor del
mismo. Una de las primeras acciones de ese programa (EPJS) fue publicar un manuscrito de Freire: Pedagogía del oprimido; otra fue organizar
una serie de Cursos de Formación para animadores de los círculos de
educación popular en varios países de Latinoamérica. Estas acciones
iniciaron un proceso que puso a ISAL “en el mapa” de América Latina.
En tercer lugar, en tanto la Iglesia católica en América Latina organizó la Segunda Conferencia del Episcopado Latinoamericano en Medellín,
14
Colombia (1968), donde prevaleció una concepción de la evangelización
que dijo que “la opción preferencial de Dios es por los pobres”, UNELAM
organizó la 3ª Conferencia Evangélica Latinoamericana (3.ª CELA, Buenos Aires, 1969). ISAL intentó dar a conocer un documento en el que expresó una posición eclesiológica, que fue prácticamente rechazado (hasta cierto punto, también censurado) por UNELAM. Se hizo muy evidente
la posición crítica a las Iglesias Evangélicas por parte de ISAL, así como
la posición de las Iglesias frente al movimiento. Las Iglesias más conservadoras, previamente a la 3.ª CELA, se habían reunido en Cochabamba
para tomar posición contra los movimientos progresistas latinoamericanos y condenaron a ISAL. Algunos miembros de ISAL fueron denunciados
por dirigentes de UNELAM a los organismos represores de Brasil, Uruguay, Paraguay, etcétera. ISAL procuró, desde su posición muy crítica,
construir puentes de comunicación con las Iglesias y para eso publicó
un número de la revista y un libro. Estos no tuvieron el eco esperado. La
intención de ISAL de llegar a ser un “grupo intermedio” entre la Iglesia y
la sociedad no llegó a concretarse. Antes bien, ISAL fue “como un mosquito” que pica y molesta a las instituciones eclesiásticas.
Poco a poco se inició la cuarta época de la historia de ISAL: desde
finales de 1971 hasta 1975, cuando ISAL tomó la decisión de dejar de
ser y transformarse en ASEL (Acción Social Ecuménica Latinoamericana). Hay dos orientaciones que prevalecieron en este período: por
un lado, un énfasis en la participación popular. El período en el que
prevaleció una praxis de educación popular llevó a una nueva toma de
conciencia; se pensó entonces en que era necesario que ISAL se lanzase
a la acción popular (según el lenguaje de ese tiempo: “a estar con las
masas”). Una nueva reunión del movimiento a nivel latinoamericano
se desarrolló en Ñaña, Perú, en 1971. El ejemplo de lo que se entendía
necesario hacer lo dio el grupo de ISAL en Bolivia, donde tuvo lugar una
experiencia radical: la “Asamblea Popular”, en cuyo seno ISAL desempeñó una función de reflexión ideológica. Cuando las fuerzas reaccionarias, conducidas por el general Bánzer, dieron el golpe de Estado de
agosto de 1971, hubo varios miembros de ISAL que murieron, en tanto
que la mayoría no tuvo otra opción que la del exilio. Lo que ocurrió en
Bolivia, con menos intensidad, se produjo con los grupos nacionales en
otros países de la región.
Por otro lado, arreció la represión contra ISAL (en toda América Latina tomaban el poder los militares y los militantes progresistas eran
asesinados, desaparecidos, llevados a la cárcel, exiliados, etcétera) y
en el movimiento hubo necesidad de defenderse. Fue poco lo que pudo
ser salvado: la revista Cristianismo y Sociedad (que continuó siendo
publicada) y la editorial Tierra Nueva.
En 1975, ISAL decidió terminar su ciclo. En marzo de ese año se inició uno nuevo a partir de un encuentro que se llevó a cabo en Alajuela,
Costa Rica.»
15
Fly UP