...

Nunca pensé que sería periodista

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Nunca pensé que sería periodista
1.
Nunca pensé que sería periodista: sucedió. Cuando era
un chico —pero no lo sabía— no me hacía demasiados
futuros, salvo la patria socialista; a veces, cuando me
preguntaba qué haría como trabajo, imaginaba que fotos
o que historia. Era casi comprensible: tenía 16 años. Por
eso fue tan sorprendente que aquel día de diciembre del
‘73 Miguel Bonasso, amigo de amigos de mis padres y director de Noticias, un diario que recién salía, me aceptara
como aprendiz de fotógrafo. Pero, me dijo, me empezarían
a formar en marzo; mientras tanto podía esperar en mi
casa o trabajar el verano como cadete; le dije que empezaba al día siguiente.
—¡Che, pibe, hace media hora que te pedí esa Cocacola!
—Ya va, maestro, ya se la llevo.
En Noticias trabajaban escritores que admiraba: Rodolfo Walsh, Juan Gelman, Paco Urondo. Yo intenté ser un
cadete serio. Durante un par de meses manché a media
11
redacción con cafés mal servidos y repartí corriendo los
cables de las agencias a las secciones respectivas. Hasta
esa tarde de sábado y febrero que me cambió la vida.
Hacía calor, hacía calor, el diario era un desierto y un
viejo periodista —debía tener como 40 años— me pidió que
lo ayudara: me preguntó si me atrevía a redactar una noticia
que venía en un cable. La nota se tituló “Un pie congelado
12 años atrás”, y empezaba diciendo que “Doce años estuvo helado el pie de un montañista que la expedición de
los austríacos encontró, hace pocos días, casi en la cima
del Aconcagua”. Después ofrecía más detalles, y terminaba informando de que “la pierna, calzada con bota de
montaña, que los miembros del club Alpino de Viena encontraron el pasado lunes 11, cuando descendían de la cumbre,
pertenece al escalador mexicano Oscar Arizpe Manrique,
que murió en febrero de 1962, al fracasar, por pocos metros,
en su intento de llegar al techo de América”.
En esos tiempos en la Argentina no había escuelas: al
periodismo se llegaba así, por accidentes.
En el diario Noticias escribí mis primeros artículos,
aprendí rudimentos, admiré de más cerca a Rodolfo Walsh
—mi jefe—, supuse que si ser periodista era poder mirar,
entrar a los lugares, hacer preguntas y recibir respuestas
y creer que sabía y ver, casi enseguida, el resultado de
la impertinencia en un papel impreso, la profesión me
convenía. Ahora, en tiempos computados, cualquiera escribe en Times New Roman; entonces —un larguísimo entonces— llegar a ver tus letras convertidas en tipografía
era un rito de pasaje apetecido, que otros controlaban. Lo
más fácil era hacerlo en un periódico.
12
Y eso para no hablar de los bares trasnochados, los
olores a rancio y a tabaco, los secretos, la camaradería,
todo eso que entonces parecía parte inseparable del
oficio. Pero, además, Noticias era un emprendimiento militante: trabajar allí no era trabajar, era participar en un
proyecto —y además nos pagaban. Por eso unos meses
más tarde, cuando el gobierno lo cerró, yo quería seguir
en periodismo y sabía, al mismo tiempo, que nunca nada
sería del todo igual.
Mi padre, sospecho, no lamentó ese cierre. Era un intelectual de aquella izquierda, comprometido, estudioso, muy
drogón; un psicoanalista que, cuando vio que podía volverme periodista, me sentó y perorome:
—Si quieres hacer periodismo haz periodismo, yo no
puedo impedirlo, pero trata de no ser un periodista.
Mi padre era español: siempre me habló de tú.
—¿Por qué, cómo sería un periodista?
—Alguien que sabe un poquito de todo y nada realmente.
A mí el programa no me disgustaba.
Me contrataron en un semanario deportivo; después tuve
que irme. El golpe de 1976 y sus variados contragolpes me
retuvieron en París, Madrid: me descubrieron que había un
mundo. En esos siete años estudié historia, empecé a novelar, hice muy poco periodismo. Me gustaba —todavía me
gustaba— leer diarios y revistas; quizá por eso, cuando
volví a la Argentina, imaginé que mi oficio era ese.
De un modo muy confuso: hicimos, con mi amigo Jorge
Dorio, un programa de radio que creía que innovaba, un
13
programa de televisión que creía parecido, una revista literaria que creía lo contrario. Sí trabajé, 1986, como editor
de la revista que más influyó en el periodismo argentino
de esos tiempos. El Porteño había sido fundada en 1981,
aún dictadura, por un muchacho inquieto y atrevido, Gabriel Levinas, y un narrador de talla, Miguel Briante. Pero
en 1985 Levinas no quiso perder más dineros y la revista
quedó a cargo de una cooperativa de sus colaboradores:
Osvaldo Soriano, Jorge Lanata, Homero Alsina Thevenet,
Ariel Delgado, Eduardo Blaustein, Marcelo Zlotogwiazda,
Enrique Symms y unos cuantos más.
En El Porteño empezaron a publicarse unos artículos
largos que llamábamos territorios porque contaban, con
prosa bastante trabajada, la vida de un barrio, un oficio, un
sector social. Allí le hice, por ejemplo, a un joven médico
y diputado mendocino que amenazaba con renovar la política, una entrevista interminable: nos encontramos una
mañana en su oficina del Once y empezamos a hablar y
seguimos hablando; cada tanto, él o yo nos levantábamos
para ir al baño. Yo picaba mis rayas de coca en el vidrio
de su botiquín —que, visiblemente, alguien más estaba
usando con el mismo propósito, y en la oficina no había
nadie más. Ocho horas después volví a mi casa; era viernes,
tenía cinco casetes de hora y media, algunos gramos más en
aquel recoveco de la chimenea y todo el fin de semana por
delante. Saqué papel, la máquina; cuando por fin paré, el domingo a la noche, tenía más de cien páginas tipeadas. La entrevista no se publicó entera, pero casi.
En un panorama periodístico tedioso, rígido, hacíamos
esas cosas. El Porteño nunca tuvo muchos lectores; su
influencia —indirecta, innegable— empezó cuando Jorge
14
Lanata y la mayoría de sus cooperativistas lo abandonamos para empezar un diario que, extrañamente, se
llamó Página/12. Casi todo lo que después sería el “estilo
Página” se había fraguado en El Porteño. Yo participé en
la salida de aquel diario, mayo de 1987, como jefe de la
sección y el suplemento de cultura; al cabo de un mes y
medio Soriano ya había convencido a Lanata de que mejor
me echara.
Después pasó el tiempo y, de pronto, quise convertirme
en un hombre de bien. Corría 1991, ya había cumplido los
33 años y era un señor casi feliz: hacía cositas. Había publicado tres novelas que nadie había leído y me creía un
escritor joven; me ganaba la vida: traducía, vendía notas,
conducía en radio o en televisión, dirigía una revista de libros, enseñaba historia del pensamiento en la universidad.
Mi relación con el periodismo seguía siendo confusa. Pero
aquel mes de marzo, cuando nació Juan —primero mi primero, tiempo después mi único hijo— y supuse que debía
cambiar de vida, cuando decidí convertirme en un hombre
de bien, fui a ver al director de Página/12. Se ve que, pese a
todo, no se me ocurría otro lugar:
—Tengo dos propuestas para hacerte. Una que te conviene a vos, otra que me conviene a mí.
Jorge Lanata, taimado como suele, me dijo que le dijera
primero la que me convenía:
—Quiero ser crítico gastronómico de Página/30.
Página/30 era una revista mensual que Página/12 había
sacado unos meses antes. No le estaba yendo bien: su
jefa de redacción no sabía qué hacer con ella. Pero Lanata tenía sus pruritos: que la revista ya parecía bastante
15
pretenciosa, que una sección de crítica de restoranes la
iba a volver peor todavía.
—No, eso no puedo. ¿Y la que me conviene a mí?
—Que me pongas a editar tu revista, que la verdad que
está muy mala.
Lanata me dijo que tampoco, que nos íbamos a pelear
todo el tiempo —y creo que era cierto. Ya me iba, derrotado, cuando me dijo que por qué no hacía “territorios”.
—Hacete uno por mes, un territorio de algo cada mes y
te los pago bien. Dale, por qué no empezás con Tucumán,
todo el quilombo que hay con Bussi.
Era una propuesta rara. En esos días, en la Argentina,
no se hacía periodismo narrativo. O se hacía en muy pequeñas dosis: a veces, notas de Página/12 usaban formas
de relato para contar ciertas situaciones —una reunión de
ministros, un crimen, un castigo— en artículos que nunca
excedían los seis mil caracteres, mil palabras.
—Pero si me dan el espacio suficiente y no me rompen
las bolas.
—No te preocupes. Claro que te vamos a romper las
bolas.
La idea, por supuesto, no era nueva. Se había hecho, antes,
mucho y bien: en los sesenta —que, en la Argentina, duraron
desde 1958 hasta 1973, poco más o menos— varios medios
lo practicaron con denuedo. En Primera Plana escribía, entre
tantos otros, Tomás Eloy Martínez. Y el suplemento cultural
del diario La Opinión, que dirigió Juan Gelman, publicó las
excelentes historias de Soriano o de Raab.Y la revista Crisis,
las de María Esther Gilio, Paco Urondo, Eduardo Galeano.
Después primó la idea de que los lectores —como todo el
resto de los argentinos— eran idiotas.
16
—Dale, a vos te gusta hacer esas porquerías ilegibles.
Empezá con Tucumán y después vemos.
Cerró Lanata. Yo no lo habría propuesto pero acepté curioso, casi interesado. En periodismo, se diría, las cosas
me suceden.
Estaba nervioso: pensaba que debía encontrar algo así
como una forma de hacer —me decía, por no decir “estilo”. Leí. Me sorprenden personas que quieren ser periodistas y no leen: como un aprendiz de pianista que se
jactara de no escuchar música. No se puede escribir sin
haber leído demasiado; no se puede pensar —entender,
organizar, hablar— sin haber leído demasiado.
Leí. Siempre supe que tenía una sola habilidad: imito
voces. Leo un fragmento y puedo escribir con ese ritmo,
esa cadencia, esas maneras. No hay invención pura; no
hay más base posible que la imitación: alguien imita a
uno, a tres, a seis; de la mezcla de lo imitado y los deslices del imitador va surgiendo —o no— algo distinto. Era
importante, entonces, elegir qué leer para ir armando una
manera. Me decidí por cuatro libros que recordaba como
ejemplos de periodismo narrativo.
Lugar común la muerte reúne lo mejor de Tomás Eloy
Martínez: encuentros con personas o con situaciones
siempre al borde de la literatura, de este o el otro lado.
Son relatos tan bellos, tan exactos, tan perfectamente engarzados que a veces se echa en falta algún error.
Operación Masacre es un clásico contemporáneo: la
prosa seca y brutal de Rodolfo Walsh al servicio de la historia de una búsqueda tenaz que terminó encontrando lo
más inesperado. Un triple ejemplo: de cómo averiguar lo
17
más oculto, de cómo estructurar un relato, de cómo escribirlo sin alardes para que su eficacia se haga extrema.
Music for Chameleons ofrece algunos de los mejores
textos cortos de Truman Capote —que es decir: algunos
de los mejores textos cortos americanos de las últimas
décadas. Y, sobre todo, el relato del título: Capote sigue a
la chicana Mary Sánchez, la mujer que le limpia la casa,
a través de un día de trabajo por distintos pisos neoyorquinos, y demuestra que las supuestas fronteras entre periodismo y literatura son tan tenues.
Inventario de otoño es otra compilación: una serie de artículos que publicó, a principios de los ochenta, Manuel Vicent
con historias de viejos. Los entrevistaba, les hacía contar
cosas, las contaba él. Las historias podían ser mejores o
peores pero fueron, para mí, la ocasión de encontrar una
música: un ritmo que he copiado tanto. Se lo he dicho, después, alguna vez, al maestro Vicent: no siempre recuerdo la
letra de sus textos pero puedo tararearlos sin problema.
No sé si lo pensé entonces: ahora me queda claro que
los cuatro que elegí son o fueron, también, escritores de
ficción.
Tucumán solía ser la provincia más chica —y una de las
más agitadas— de Argentina. En ese momento se preparaban unas elecciones que amenazaba ganar un general
que la había gobernado durante la dictadura —y había
matado, en aquellos años, a mucha gente—: un símbolo
molesto. El gobierno nacional, para impedirlo, le opondría
al tucumano más famoso: un cantor pop de origen muy
pobre que se había convertido, en los sesenta, en uno de
los grandes personajes argentinos, Palito Ortega.
18
Recuerdo el avión medio vacío en que volé hacia allí,
las canciones de Camarón que escuchaba en aquella casetera grande como una biblia de hotel. Recuerdo la noche
en que llegué, aquel susto.
La ciudad es siempre diferente.
Para el viajero que llegue por la noche, la ciudad aparecerá primero como un bloque de olores espesos y calores,
de luces tibias que iluminan apenas; habrá hombres y mujeres, en las veredas más lejanas, que buscarán el aire, que
se moverán como si flotaran, sin sonidos.
Así el viajero irá internándose de a poco, llegando poco
a poco a alguna parte. Entonces caminará por una calle
comercial y bulliciosa, atestada de luces y atravesada de
carteles que le ciegan la noche, poblada de maquinitas tragaperras, coches lentos y adolescentes que se buscan con
los ojos como si no doliera, con ropas de domingo.
Y si la noche es noche de domingo, el viajero caminará
esa calle hasta la plaza central, la plaza que se llama Independencia —como todo, como el operativo, como la
casita—, y le irán llegando entre palmeras los aires de un
pasodoble. Entonces el viajero se preguntará por qué las
mujeres de las ciudades ajenas siempre parecen propias,
apetecibles, accesibles y en la plaza habrá globos, manzanas confitadas, pirulíes y bailarines de ese pasodoble.
La banda estará vestida con camisas blancas, de mangas
cortas, que harán juego con las palmeras, subida sobre un
palco de ocasión ante la casa de gobierno afrancesada
y cubierta de lamparitas patrias. Y aquí también se encuentra, dirá un locutor, el doctor Julio César Aráoz, interventor de nuestra provincia, y pedirá el aplauso.
19
El viajero, tal vez, debería quedarse en esta noche de
domingo y globos y callar, no buscar las señales, bailar el
pasodoble, pero el locutor repetirá justo entonces que el
señor interventor se encuentra acompañado de su familia,
y dirá que ellos merecen el aplauso de este pueblo de Tucumán y el aire olerá a garrapiñadas y lluvia y jabón pudoroso y después, entonces, aunque parezca tonto, la banda
empezará Volver, como si fuera un tango. (…)
El lector avisado puede comprobar que en el principio de
este primer texto —”…para el viajero que llegue por la
noche…”— hay más que un eco de las Ciudades Invisibles
del maestro Calvino. Sigue siendo, tantos años después,
un libro que admiro; no recuerdo, tantos años después, si
lo retomé con deliberación o se me impuso. Pero, en cualquiera de sus formas, la copia es, insisto, la única manera
de empezar.
(Después el texto se internaba en los vericuetos
de la política local de ese momento —y conseguía un
interés muy local, muy de ese momento. Alguna vez,
pasados muchos años, tuve que preguntarme qué era
lo que hacía que un artículo de periódico pudiera leerse
pasados muchos años. No sé si supe; sé que, a más
información contemporánea, a más nombres y números
y caras pasajeras, más posibilidades de que el texto se
vuelva ilegible con el tiempo. Pero, en cualquier caso, se
supone que esto es, pese a todo, periodismo: que uno lo
escribe para el día siguiente. Que se pueda leer veinte
años después es una especie de beneficio secundario
—¿un beneficio secundario?— que, supongo, no debería
intervenir en el esfuerzo de escribirlo).
20
La nota —el “territorio”— sobre Tucumán se publicó en
la edición de abril de 1991 de Página/30. Inauguraba una
sección fija —mi sección— que había que bautizar. En los
veintitantos años que pasaron desde entonces, muchas
veces me pregunté por qué se me ocurrió ponerle Crónicas de fin de siglo.
En esos días, en Argentina, nadie hablaba de “crónica”:
no era una palabra de nuestro repertorio. O sí, pero decía
otras cosas. La palabra “crónica” no tenía ningún prestigio en el mundito periodístico argentino. Había, para
empezar, un diario Crónica, que ocupó durante décadas el
lugar de la prensa amarilla de las pampas. En esos tiempos
todavía había dos diarios vespertinos —que, con el tiempo,
fueron desplazados por la televisión y su noticiero de las
ocho. Uno era la Crónica, el otro La Razón. Cualquier tarde
de mi infancia en Buenos Aires miles compraban La Razón
o la Crónica; solo los días muy especiales —los golpes
de estado, los alunizajes, campeonatos de Boca— daban
para pedir los dos al mismo tiempo. Pero los canillitas los
voceaban siempre juntos: Razón, Crónica, diarios —y en
ese orden, siempre en ese orden. Razón Crónica diarios
es un concepto que todavía trato de entender: razón crónica diarios.
Crónica era un tabloide en una época en que solo los
diarios populares lo eran; solía tener un solo título grande
en la tapa y alguna foto más o menos escabrosa. Cuando
había un crimen importante —¿un crimen importante?—
sus ventas se disparaban: nadie mejor que ellos para sobornar a policías y conseguir los datos que ninguno tenía
—y publicarlos. No solo por eso, el sustantivo crónica
21
solía llamar, entonces, al adjetivo roja. Hablar de crónica
—roja— era hablar de sangre, de botín, de malvivientes,
de crímenes y fugas, de muertes amorales: de lo que entonces se solía llamar los bajos fondos y ahora, por corrección política y respeto por lo horizontal, se llama
marginalidad.
Pero, además, en el escalafón rigurosamente definido del periodismo argentino, el cronista era el grado
más bajo. El cronista era el chico que acaba de entrar,
el aprendiz al que todos le encargan las tareas más aburridas, más laboriosas, al estilo de “andate a la calle Boyacá y Cucha Cucha y fijate si está saliendo agua porque
llamaron unos vecinos para denunciar que se les cortó”.
O, más en general, el que tenía que ir a buscar la información, pero no tenía derecho a escribirla: debía entregársela a un superior jerárquico —que, para que no quedaran
dudas, se llamaba redactor y tenía la misión de redactarla.
Crónica era un diario desdeñado, el cronista, el escalón
más bajo de la escala zoológica; en la Argentina de 1991
decir que uno hacía crónicas era una especie de chiste,
una provocación. O, si acaso, referirse a una tradición
casi perdida.
“La crónica es, tal vez, el género central de la literatura argentina. La tradición literaria parte de una crónica magistral, el Facundo. Otros libros capitales como Una excursión
a los indios ranqueles, de Mansilla; Martín Fierro, de Hernández; En viaje, de Cané; La Australia argentina, de Payró;
los aguafuertes de Arlt; Historia universal de la infamia y
Otras inquisiciones, de Borges; los dos volúmenes misceláneos de Cortázar (La vuelta al día… y Último round); y los
22
documentos de Rodolfo Walsh son variaciones de un género que, como el país, es híbrido y fronterizo”, escribiría,
un año más tarde, en un artículo que tituló Apogeo de un
género, Tomás Eloy Martínez, su mejor cultor. Hablaba de
un libro que, pronto, se iba a llamar Larga distancia.
Además me gustaba que en la palabra crónica se escondiera el tiempo: Cronos, el comedor de hijos. Siempre se
escribe sobre el tiempo, pero una crónica es muy especialmente un intento siempre fracasado de atrapar lo fugitivo
del tiempo en que uno vive. Su fracaso es una garantía:
permite intentarlo una y otra vez —y fracasar e intentarlo
de nuevo, y otra vez.
La sección, en cualquier caso, era mensual: debía alimentarse. Nadie suponía que yo llegase mucho más allá
de Tucumán, pero el sistema tenía —como siempre— filtraciones. Mis pasajes se pagaban por canje de publicidad con una agencia de viajes: descubrí que, así como
cobraban un cuarto de página por el pasaje a Tucumán,
estaban dispuestos a aceptar una doble por un pasaje
a —digamos— Moscú. Entonces los viajes empezaron
a hacerse más groseros: la Unión Soviética, Haití, Estados Unidos, Brasil, Perú, China, Bolivia. Me encontré, de
pronto, con el mundo.
Aquellos recorridos empezaban mucho antes de dejar
Buenos Aires. Ahora, cuando el problema de la información es el exceso y toda la habilidad consiste en saber separar el grano de la paja, se hace difícil imaginar que hace
poco más de veinte años fuera tan complicado conseguir
23
datos sobre lugares más o menos distantes. Internet era
un intento semiclandestino, los archivos de los medios
eran tristes y locales, las bibliotecas no eran siquiera eso.
Recuerdo tardes enteras en la hemeroteca de un instituto
de cultura americana de la calle Florida, donde viejas colecciones del National Geographic o el New Yorker o Harper’s podían ofrecer, si se las recorría índice por índice,
dos o tres artículos sobre el tema de marras. Los fotocopiaba; después, cuando los leía, la sensación era siempre
la misma: que no podría agregar nada a lo que esos periodistas tan poderosos, tan producidos, tan solventes, habían contado con elegancia y precisión. Me desesperaba.
Me preguntaba si valía la pena viajar de todos modos. Me
contestaba que quería viajar de todos modos —y que ya
vería: que, en el peor de los casos, si no conseguía nada
de nada, cuando volviera renunciaba.
24
Fly UP