...

I. Buenos Aires, ciudad de dicotomías

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

I. Buenos Aires, ciudad de dicotomías
Capítulo I
Buenos Aires, ciudad de dicotomías:
un recorrido por su historia
Jordana Timerman y Magdalena Dormal
“Hemos hecho una gran ciudad porque
no supimos hacer una gran nación.”
Ezequiel Martínez Estrada
Al releer la historia de Buenos Aires, con los toques de irracionalidad que la acompañan desde siempre, es inevitable recordar la
fundación mítica borgeana. La ciudad siempre tuvo contradicciones,
casi como si su naturaleza no se encontrase en un tenue y gradual
gris, sino en la tensión permanente entre un blanco y un negro contrapuestos que dan pie a la dificultad de separar los permanentes mitos
de las realidades históricas que les dan contexto.
Buenos Aires fue fundada en un lugar estratégico, pero quedó
olvidada durante un siglo por la metrópoli colonial. Ya como capital virreinal, tuvo que escapar a las leyes españolas para perdurar. Más tarde, con la independencia, la puja con el interior opacó toda dinámica
alternativa y dominó el escenario durante casi un siglo. Finalmente, la
ciudad –ya seccionada de la provincia homónima– tuvo que aprender
a convivir con su condición definitivamente capitalina y, también, con
su inesperado desborde, el Conurbano.
Aunque fundada como “puerta para la tierra”, Buenos Aires le
da la espalda al río. Sin embargo, el puerto –su clausura, su apertura,
la pelea por sus ingresos– dejó una marca en su historia que perdura,
en formas algo más sutiles, hasta el presente. Esta tensión indeleble
sentó las bases de la dimensión a analizar, la del núcleo urbano origi-
A Juan de Garay se le dio la tarea de abrir una puerta directa al Atlántico y a España.
Buenos Aires fue fundada –una vez más– “para que las tierras, cerradas y remotas y apartadas de trato y conversación, vengan a ser lo que éstas serán” (Orquera, 2000:33).
Jordana Timerman y Magdalena Dormal
18
nal y sus siempre crecientes suburbios, que comenzó a manifestarse
con mayor intensidad en las primeras décadas del siglo XX. Para entender la ciudad real, la metrópoli, es útil volver la mirada hacia atrás
y detenerse en los procesos que fueron signando su identidad y su
vertiginoso ascenso de pequeña aldea a urbe global.
Marcada por dos ejes centrales, la historia de la ciudad se desarrolló desde sus comienzos en un marco de puja entre la capital y el
interior, lucha que terminó por imponer la capitalización y federalización de la ciudad más poblada y que concentró, desde un principio, las
actividades económicas y administrativas más importantes del país.
A la vez, esta problemática sentó las bases para el segundo conflicto
a analizar, el de la ciudad autónoma y sus suburbios, el Conurbano,
que comenzó a manifestarse con mayor intensidad en las primeras
décadas del siglo XX.
Fundaciones
La marginalidad de Buenos Aires dentro del temprano Imperio
español se debió al papel limitado de su puerto, alejado de las fuentes
de riqueza de la época, lo que lo mantuvo chico, escaso de recursos y
sin mayor presencia colonial (Romero, 2000:67). El dato ineludible de
los primeros años de vida de la ciudad fue su pobreza absoluta. Luis
Alberto Romero señala que “... la lucha por la libertad mercantil –que
era la lucha por la supervivencia– constituyó por más de dos siglos el
aspecto más importante de su vida económica” (Romero, 2000:61).
En cuanto a los aspectos sociales, Félix Luna señala el carácter plebeyo que tuvo la ciudad. No fue una ciudad de nobles, sino una urbe
constituida por personas obligadas a trabajar duramente (1985:1415). La escasez fue el dato ordenador de la vida política, social y
económica de la naciente ciudad periférica.
John Lynch enfatiza que durante su primer siglo de vida, Buenos
Aires fue tan pobre que la acción del Estado fue casi nula y, consecuentemente, hubo poca competencia por el poder (2000:45). A la
vez, y al igual que Luna, agrega a este dato la composición étnica –la
falta de población indígena y la mayoritaria presencia mestiza– para
explicar las diferencias entre este puerto austral y Lima o México,
áreas centrales del Imperio, caracterizadas por la heterogeneidad. La
Por otro lado, no sorprenderá la dependencia de la ciudad con
respecto al ganado. Éste fue el alimento fundamental de una población “poco afecta a las tareas agrícolas” (Moreno, 2000:68), que hacia mediados del siglo XVIII ya consumía ochenta mil cabezas anuales.
A las reses domésticas se sumó la rápida expansión de la vacada
cimarrona, que durante años proveyó el único recurso exportable, el
cuero. A mediados de siglo, sin embargo, se consolidó la apropiación
privada de los animales, con lo que hubo que comenzar a defender
las estancias de los malones, a la vez que la industria del cuero se
trasladaba a la Banda Oriental, donde sobrevivía en gran número el
ganado cimarrón.
Como era previsible, el nacimiento del Virreinato del Río de la
Plata, en 1776, produjo cambios sustanciales. Surgió la primera burocracia de la ciudad y, con ella, el consumo de artículos de lujo, que
estimuló la producción local e impulsó las relaciones comerciales tanto con el interior del país como con el viejo continente. A la vez, esta
evolución económica profundizó la estratificación social. Creció el flujo
de inmigrantes –vascos, catalanes, andaluces, franceses e italianos–,
que rápidamente lograron integrarse y muchas veces con gran éxito.
Luna marca el contraste entre los recién llegados a Buenos Aires y las
familias patricias de Tucumán, Santa Fe, Corrientes y Asunción, que
descendían de los conquistadores y mantenían gran orgullo por tal
condición. En cambio, los porteños no tenían linajes ilustres: “... bolicheros y contrabandistas aparecían en el primer ramaje de cualquier
árbol genealógico y, ahora, la sangre nueva de la península reforzaba
el tono plebeyo, orgulloso de la honradez y laboriosidad de que hacían
gala los porteños más representativos” (Luna, 1985:53-54).
En esta misma época, las manifestaciones culturales, casi inexistentes hasta entonces, comenzaron a expandirse, empapadas por la
Ilustración europea. La primera imprenta, usada, llegó en 1780 desde
Córdoba. El primer diario apareció en 1801, pero fue rápidamente
clausurado por orden virreinal. Se dio origen también a la larga e in-
19
I. Buenos Aires, ciudad de dicotomías
ausencia de población indígena, es decir de mano de obra esclava,
según destaca José Luis Moreno (2000:80-84), también la debilitó
como fuente de recursos. La sociedad porteña –pobre, plebeya y con
aspiraciones mercantiles– se distinguió así de otras colonias por una
“cierta liberalidad para los estratos más bajos de la población”.
Jordana Timerman y Magdalena Dormal
20
fructuosa gestión para crear una universidad, que contaba con la fuerte oposición de las ciudades que ya la tenían, es decir, Lima, Córdoba,
Chuquisaca y las españolas. También el teatro empezó a tener importancia, mientras que los literatos encontraban sus primeras audiencias
(Weinberg, 2000:91-105).
Las reformas borbónicas, que buscaron consolidar el poder de
la metrópoli peninsular y la recaudación fiscal, crearon tensión tanto
en Buenos Aires como en el resto del continente. El Virreinato había
mejorado la gobernanza de la ciudad, junto con el comercio y estilo
de vida, pero también había traído “mayores cargas de gobierno, una
mayor explotación y una política más irritante: si los porteños habían
vivido en la inercia bajo el antiguo gobierno colonial, con el nuevo pasaron a estar alertas” (Lynch, 2000:59). Así, para comienzos del siglo
XIX surgieron las semillas de un partido pro-español y, en la vereda
de enfrente, uno revolucionario. En el segundo bando se ubicaron los
funcionarios y militares criollos, así como los comerciantes que trabajaban por fuera del monopolio.
Revolución
Las crónicas de la época dan cuenta del entusiasmo con el cual
la ciudad vivió las declaraciones de independencia en América. El proceso capturó el imaginario porteño y se reflejó en apasionadas discusiones en los medios, los salones y los teatros. En esta línea, Tulio
Halperín Donghi sostiene que los años que siguieron a las frustradas
invasiones inglesas de 1806 y 1807 fueron aquellos en los cuales
“Buenos Aires nació para la política” (2000:174).
Una de las muchas derivaciones de las invasiones fue la militarización de la ciudad, donde un ejército urbano –netamente criollo– dejaba traslucir la crisis del Imperio. Fue a través del enfrentamiento con
los ingleses y del choque, en 1809, del nuevo ejército con el Cabildo
apoyado por los peninsulares, que los protagonistas descubrieron el
poder latente de la capital virreinal. El ejército tuvo, de hecho, un rol
preponderante en los eventos de mayo de 1810, cuando el Cabildo
Abierto decide reemplazar al Virrey por la Primera Junta, de forma que
impulsó un proceso aún más revolucionario que los sucedidos previamente en México, Bogotá y Santiago.
Consecuencia inevitable de este proceso fue la creciente tensión
entre el puerto y el resto del país, dado que el incremento de las importaciones no reemplazó la siempre limitada producción local, sino la
del interior. Esta contradicción, uno de los ejes de la relación del puerto
con el resto del país, también se reflejó en las reacciones a la guerra
de liberación: mientras que para Buenos Aires se trató de una aventura
que prometía riquezas y progreso, para el resto de las provincias tuvo
efectos económicos destructivos. En palabras de Luna (1985:86), “una
grave fractura debía estar produciéndose en la incipiente nacionalidad,
cuando la empresa común generaba efectos tan diferentes”.
Hacia 1821, Buenos Aires contaba con 40 mil habitantes y era
ya la capital de la provincia más próspera, más progresista y más europeizada. Salían de su puerto cueros, sebo, astas y carne salada, que
enriquecían a una naciente y poderosa elite rural. A la vez entraban
productos manufacturados, principalmente ingleses, que dejaban en
la aduana grandes sumas que las provincias envidiaban. De todas formas, la mejora relativa respecto del interior no significaba un progreso
absoluto. Buenos Aires estaba aún lejos de ser una urbe moderna.
Los relatos de la época la describen como “una ciudad insalubre y
pestilente, sin diversiones, sin cloacas, sin siquiera abastecimiento de
agua potable” (Lynch, 2000:191). Incluso la infraestructura del puerto, su fuente de riqueza, era todavía primitiva y limitada a la estructura
natural de piedras, arena y tierra, y así seguiría por casi tres décadas
más.
La distribución de los recursos generados por el puerto se convirtió rápidamente en el gran clivaje de la joven nación. Buenos Ai-
21
I. Buenos Aires, ciudad de dicotomías
No fue meramente político el cambio, ni tampoco exclusivamente económico, en el marco de la apertura definitiva del comercio con
el Reino Unido. Como señala Halperín Donghi, el creciente número de
inmigrantes ingleses también aportó cierto refinamiento a la ciudad:
“Gracias a ellos, la elite –y no sólo la elite– aprenderá a vestir a la
moda, reemplazará el sebo por la manteca y tendrá vidrios para sus
ventanas, en lugar de papeles engrasados” (2000:149). Estos cambios acompañaron una alteración aún más profunda en las estructuras de los sectores sociales más poderosos: la expansión comercial
conllevó al debilitamiento de la elite tradicional, que fue dejando lugar,
paulatinamente, a los hacendados ganaderos.
Jordana Timerman y Magdalena Dormal
22
res, libre de la carga de las batallas por la independencia (y habiendo
sufrido mucho menos devastación que, por ejemplo, las provincias
litoraleñas), pudo dedicar los ingresos provenientes del comercio a
su crecimiento y, principalmente, a la expansión de la ganadería. En
contraste, los Estados provinciales apenas sobrevivían, ya que “las
rentas públicas estaban en el último descalabro, las entradas eran
muy cortas y el comercio era muy ridículo por falta de seguridad” (Gorriti, 1974:21).
El creciente sentimiento del interior era que las autoridades porteñas habían tomado el lugar del Virrey, y que a eso se limitaba el cambio. Para quienes pensaban así, este sentimiento fue confirmado con la
Constitución de 1819, que negó la distribución de las rentas aduaneras
y la consolidación de un Poder Ejecutivo Nacional. Pocos años después, la guerra con el Brasil generó el surgimiento de un breve poder
central, que incluyó el primer intento de capitalización de Buenos Aires.
Sin embargo, pronto se volvería a la disgregación y la preeminencia de
los caudillos. La República quedó acéfala y sin una Constitución. Cada
Estado se cerró en sí mismo, incluso la provincia de Buenos Aires y su
crecientemente dinámica capital, que fueron gobernadas durante largos
años por la mano férrea de Juan Manuel de Rosas.
Conquista
Luego de la derrota rosista en la batalla de Caseros en 1852,
en Buenos Aires se acentuó la división entre separatistas –cuyos representantes demandaban la profundización de la autonomía– e integracionistas, que aceptaban la federalización de la ciudad y el financiamiento del Ejecutivo nacional con las rentas aduaneras. Dado el
predominio de los primeros, el acuerdo de San Nicolás fue rechazado
por la legislatura provincial. Así, mientras el presidente de la Confederación Argentina, Justo José de Urquiza, daba inicio a un ciclo que
intercalaría políticas de seducción con acciones armadas –que incluirían sitios de la ciudad–, en 1854 se aprobó la carta constituyente del
Estado de Buenos Aires, que reservaba para sí la soberanía hasta que
fuera expresamente delegada a una autoridad federal (Botana, 2000:
312). Fue una época de intensa politización, expresada a través de
clubes políticos –una suerte de proto-partidos caracterizados por su
Durante la etapa autonómica, el contraste entre Buenos Aires y
el resto del país se hizo aún más pronunciado. La ciudad tenía 100
mil habitantes, el 10% de la población nacional, de los cuales casi
la mitad eran extranjeros. El resto de la provincia tenía casi el doble,
mientras que Córdoba contaba con 25 mil residentes y Paraná y Rosario tan sólo con 10 mil cada una. Buenos Aires seguía controlando
la aduana y el Banco de la Provincia era emisor de los billetes más
confiables del territorio nacional. Las finanzas públicas ilustraban la
creciente asimetría: el presupuesto porteño superaba el de todas las
otras provincias juntas (Botana, 2000:311).
Rápidamente se fueron acumulando los signos de una sociedad
urbanizada. En 1853 se establecieron los primeros servicios de ómnibus que, tirados a caballo, partían desde la Plaza de la Victoria (actual
Plaza de Mayo). Siguieron, poco después, los ferrocarriles y tranvías.
Se desarrollaron las primeras obras de sanidad y alumbrado en gran
escala, además de la construcción de una nueva aduana (Botana,
2000:312; Gorostegui de Torres, 2000:329; Sarrailh, 2000:410).
Aumentaron los comercios y surgió el proletariado urbano, de escasos
recursos y familias grandes, que llevó a la creación de los arquetípicos
conventillos. Los barrios tradicionales vivieron rápidas transformaciones: los adinerados se mudaron del Sur hacia el Norte, mientras que
las nacientes clases medias –fortalecidas por la inmigración que comenzaba a acelerarse– se instalaron, en general agrupadas por sus
nacionalidades, en Monserrat, Balvanera e incluso en los cercanos
poblados de Belgrano y Flores. Los sectores más pobres ocuparon las
viejas mansiones del Sur, pero también construcciones nuevas en La
Boca, Constitución y Once. Las zonas periféricas, intermedias entre lo
rural y lo urbano, eran las más deprimidas y marginales.
Luego de la batalla de Pavón (1861) y una vez disuelta la Confederación, Buenos Aires se incorporó, esta vez definitivamente, a la
República Argentina. Se estableció la capital nacional provisoria en la
ciudad, lo que dio lugar a un período de debate, cambios y soberanías
yuxtapuestas, semillas de la complejidad jurisdiccional aún hoy vigente. El Congreso Nacional llegó a impulsar la federalización de toda la
23
I. Buenos Aires, ciudad de dicotomías
falta de plataforma fija y por ser espacios de pasión política y oratoria– y de los diarios –se crearon 30 diarios sólo en 1852 y otros 55 en
los tres años que siguieron (Luna, 2000:363-369).
Jordana Timerman y Magdalena Dormal
24
provincia, mientras que el gobierno bonaerense prefería una federalización temporaria de la ciudad. La cercanía entre ambos poderes fue
también física, ya que fue en la Manzana de las Luces, a pocos metros
de la Plaza de Mayo, donde se ubicó la sede del poder provincial.
Era intenso el debate sobre la ubicación definitiva de la capital
argentina. Algunos, como Leandro Alem, veían demasiados riesgos en
situar la capital en Buenos Aires. Para José Hernández, en cambio, que
Buenos Aires se constituyera en la capital era el único medio de afianzar
las instituciones federales, ya que consideraba que la prosperidad económica y social porteña iban a proyectarse en un desarrollo integral del
país. En una línea similar, Juan Bautista Alberdi consideraba que hacer
de Buenos Aires la capital del país era un paso necesario para crear un
gobierno federal, al unirse el Gobierno nacional de derecho –creado y
situado en la ciudad por la Constitución de 1853– con el Gobierno nacional de hecho –resultante de la Constitución reformada en 1860, que
permitió a las autoridades nacionales finalmente residir en la ciudad,
pero le concedió a la provincia de Buenos Aires los medios y recursos
del poder nacional. Una vez que ambos gobiernos se hallaran consolidados en uno solo, creía Alberdi, la provincia “dejará de ser una mitad
principal del poder nacional; y la Nación entrará en posesión y goce de
todos los elementos de su poder” (Gallo y Botana, 1997:129).
Cuando venció el plazo de la federalización temporaria, en 1867,
el Gobierno federal decidió quedarse en el municipio de Buenos Aires,
aunque sin ejercer aún jurisdicción sobre la ciudad. El Congreso Nacional, entre 1868 y 1873, intentó trasladar la capital cuatro veces (a
Rosario y a Villa María), pero Mitre y luego Sarmiento vetaron la mudanza. En 1878 fue electo gobernador de Buenos Aires Carlos Tejedor,
quien dos años después y frente al anuncio del presidente Nicolás
Avellaneda de volver a intentar la federalización de Buenos Aires inició
un cruento y fracasado levantamiento armado. Finalmente, el 21 de
septiembre de 1880 el Congreso aprobó la Ley 1.029 de federalización de la ciudad; cuatro días después, la cesión sería oficializada
por la legislatura porteña. Mientras la provincia perdía su capital, la
Nación la conseguía.
En 1889 la legislatura bonaerense aprobó una ley que cedía los municipios de San
José de Flores y de Belgrano, lo que dio lugar a los límites definitivos de la Capital Federal, hoy Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Despegue
25
Podría decirse que en 1880 comenzó la historia moderna de
Buenos Aires. No obstante su condición de ciudad federalizada, o
quizás como consecuencia de ello, Buenos Aires se consolidó rápidamente como centro predominante de la dinámica política, económica, social y cultural del país. El Gobierno federal, ahora sin la
superposición jurisdiccional de las autoridades bonaerenses, brindó
mejores servicios públicos –diez años antes, o a veces más, que en
otras ciudades argentinas– y logró imponer instituciones que multiplicaron su influencia, tales como el establecimiento de la primera
moneda nacional (Cortés Conde, 2000:31). Fue también en esta
época que los primeros anillos del Conurbano empezaron a poblarse
(Scobie y Ravina, 2000:176-179), aunque el centro de la ciudad
mantuvo, como hoy, su condición nuclear.
I. Buenos Aires, ciudad de dicotomías
Con las reformas realizadas en la Plaza de Mayo, la incorporación de parques y diagonales y la creación de la Avenida de Mayo
–la primera de Sudamérica, inaugurada en 1894–, Buenos Aires comenzó a tornarse reconocible en su aspecto actual (Scobie y Ravina,
2000:168). El sistema ferroviario experimentó un fuerte desarrollo y
se construyó el nuevo puerto, entre 1886 y 1889. Los grandes edificios públicos, como el Congreso Nacional, el Palacio de Justicia y el
Teatro Colón, terminaron de darle a la ciudad la impronta de metrópoli
global. Los ambiciosos proyectos urbanizadores no carecieron de un
sustento ideológico. Adrián Gorelik (1998:146) analizó la concepción
urbana de la “nueva ciudad” del presidente Sarmiento, que aspiraba a
reflejar los cambios –los reales y los pretendidos– que se estaban dando en las esferas económica, cultural, social y política, a saber: “una
racionalidad diferente a la económica y una homogeneidad no homologable exclusivamente con el mercado”. Se trató de una búsqueda
de igualación comparable a la que entonces comenzaba a inducirse
masivamente desde la escuela pública.
De hecho, los cambios fueron mucho más que cosméticos. La
ciudad se consolidó como líder de la industria, el comercio y el transporte. El efecto centrípeto se aceleró, incluso en sectores donde antes
no era líder, lo que generó un efecto de círculo virtuoso (o vicioso)
que produjo un creciente distanciamiento de la gran urbe respecto del
resto del país. El ejemplo más claro es el del puerto de Buenos Aires,
Jordana Timerman y Magdalena Dormal
26
que era el predominante, aunque no necesariamente el más adecuado dada la baja profundidad de su canal y la altura de su barranca
–Rosario, por ejemplo, presentaba condiciones naturales más favorables. El ambicioso proyecto de remodelación del puerto propuesto
por Eduardo Madero tuvo como efecto un crecimiento inmediato de la
ciudad. Aquello que mucho después sería denominado Puerto Madero
afirmó en ese entonces la ciudad como boca marítima predominante
–de hecho, la décima segunda del mundo– hasta opacar, incluso, a la
nueva competencia del puerto de Ensenada. También exacerbó la dependencia de las zonas exportadoras y dio lugar al surgimiento de numerosas industrias de servicios en su entorno. A la vez, la construcción
de los ferrocarriles, financiada por capitales británicos, complementó y
completó los efectos del puerto. De hecho, las nuevas vías de comunicación terrestre, originalmente diseñadas para llevar los productos de
la provincia de Buenos Aires al puerto, se extendieron al resto del país
(Scobie y Ravina, 2000:19-28).
Dos poderosos y simultáneos procesos potenciaron la rápida
expansión de las fronteras de la ciudad. Por un lado, y a partir de
1870, los tranvías, que llegaron a correr hasta 200 km el acceso hacia el centro y funcionaron como una extensión del sistema ferroviario. Al completar los vacíos en la cobertura y llegar a los barrios más
humildes y a las zonas intermedias, se consolidó el esquema radial
de la ciudad (Chiozza, 2000:424). Hacia 1905, una vez disminuido
dramáticamente el precio del boleto, el tranvía se convirtió en el medio de transporte masivo. En 1913 se incorporó el subte, el primero
del hemisferio sur, pero dentro de los límites capitalinos. Quince años
más tarde, el exceso de oferta de taxis indujo el surgimiento de los
característicos colectivos, que extendieron la cobertura del sistema
de transporte masivo a cada rincón de la metrópoli (Scobie y Ravina,
2000:176-178).
Por otro lado, el flujo constante y vertiginoso de la inmigración
europea llegó a ser tan masivo que afectó todos los aspectos sociales
y económicos. La población creció de 663 mil habitantes en 1895
Aunque el puerto se siguió agrandando y mejorando hasta 1932, nunca se remedió
el problema básico de su ubicación en el centro de Buenos Aires, lo que hizo que el
tránsito de cargas pasara por el medio de la ciudad (lo que, además, contribuyó a que
se convirtiera en uno de los puertos más caros del mundo).
Las mejoras en el transporte y el aumento de la población indujeron el crecimiento de los suburbios, que comenzaron a llenarse
de pequeños propietarios, favorecidos también por el surgimiento de
las opciones de crédito hipotecario de largo plazo. Sin embargo, la
provisión de servicios sanitarios, agua corriente y alumbrado era tan
escasa en esas zonas como lo es hoy en las áreas de reciente asentamiento en los anillos exteriores del Gran Buenos Aires (Gutiérrez,
2000:69-70).
Pero no todos los recién llegados ascendían, por supuesto. Los
inmigrantes también incrementaron la magnitud y la naturaleza de los
sectores bajos e indigentes. Por primera vez aparecieron masivamente
vagabundos y mendigos, que vivían de los desperdicios y causaban
intenso desagrado en las clases sociales más acomodadas. A la vez,
el desbalance de género originado por la inmigración mayoritariamente masculina impulsó la prostitución en los barrios pobres (Gutiérrez,
2000:83-91). Sin embargo, el crecimiento del sector popular llevó
también al fortalecimiento de su propia identidad –potenciada por las
ideas anarquistas y socialistas traídas de Europa–, lo que pronto tendría consecuencias políticas sísmicas para la agroexportadora y satisfecha Argentina del Centenario, en particular a través del nacimiento
de la Unión Cívica Radical.
Fue de hecho en Buenos Aires que surgieron los principales
movimientos subversivos del viejo poder. Luego de varios intentos
revolucionarios liderados por el radicalismo, se estableció en 1912
el sufragio universal (masculino), secreto y obligatorio. Así, el sistema político entonces vigente colapsó rápidamente y los votantes de la ciudad permitieron que los radicales, y en menor grado
los socialistas, dominaran la política porteña hasta 1930 (Botana,
2000:108-111).
27
I. Buenos Aires, ciudad de dicotomías
–cuando ya el 91% de las industrias y el 87% de los comercios pertenecían a extranjeros– a más de un millón y medio en 1914. Para
ese entonces, la mitad de los habitantes eran extranjeros, aunque
una buena cantidad ya eran hijos de inmigrantes nacidos en el país.
Incluso las profesiones del ámbito estatal –la militar, la administración
pública, la justicia y la enseñanza–, tradicionalmente dominadas por
los nativos, comenzaron a dejar lugar a los hijos de inmigrantes (Korn,
2000:59).
Jordana Timerman y Magdalena Dormal
28
En este época comenzaron también las huelgas masivas y aumentó marcadamente la frecuencia de los disturbios sociales, lo que
alarmó a las autoridades y estableció una dinámica que dominaría las
próximas décadas (Gutiérrez, 2000:65-68). De hecho, los primeros
intentos de sindicalización comenzaron hacia 1890, a partir de la reunión de los trabajadores de la capital con los de los alrededores. A
principios de siglo comenzaron a desarrollarse las tácticas de confrontación entre trabajadores, patrones y autoridades, crudamente ilustradas en 1918-1919 por la denominada –al igual que diez años antes
en Cataluña– Semana Trágica. Ésta comenzó con un paro de obreros
metalúrgicos que se transformó en huelga general, luego en saqueos,
protestas masivas y confrontaciones violentas. En la represión intervinieron bandas de ultraderecha e incluso el Ejército, y el saldo fue de
700 muertos y casi cuatro mil heridos (McGee Deutsch, 1993:37-38).
Algunos años más tarde, en 1930, se organizó finalmente la Confederación General del Trabajo, que tuvo mayoría socialista hasta 1945
(Gutiérrez, 2000:73-80).
Las formas de diversión cultural que conocemos hoy –notablemente el fútbol, pero también los paseos dominicales por el
Rosedal o el Jardín Zoológico– empezaron a tomar forma en esa
época (Troncoso, 2000:93-101). Se conformaron también grupos
intelectuales que, influenciados por la cultura europea, se propusieron educar al público porteño. Algunos tuvieron efectos duraderos, como la apertura del Museo Nacional de Bellas Artes en
1896 (Dujovne, 2000:128-130). Se multiplicaron también los grupos literarios, con base en librerías, bares, diarios y revistas especializadas (Lafforgue, 2000:128-130). Con la incorporación de la
poesía gauchesca y del sainete al teatro, comenzó a delinearse una
verdadera cultura porteña, que tomó inspiración en la vida de la
ciudad (Diego, 2000:146). Fue en esa época además que el tango
echó raíces definitivas en la cultura porteña: “… si alguien creó y
crió al tango fue la ciudad misma, necesitada de una danza que
no resultara extraña a la población cosmopolita que hacinaban sus
‘corralones’ o conventillos y se dispersaba en lejanos suburbios,
dilatando los límites urbanos en la fundación de nuevos barrios... Si
Buenos Aires era una versión módica de Babel, el tango vendría a
ser algo así como el esperanto triunfador de las músicas” (Stilman,
2000:159).
Peronismo
29
La crisis mundial de 1929 impactó fuertemente en la actividad
agroexportadora y generó una fuerte migración a la ciudad. Elena Chiozza observa que la abundancia de trabajo urbano, en fuerte contraste
con el desempleo en el campo, llegó incluso a absorber, por primera
vez, a las mujeres (2000:416). Fue a partir de la crisis mundial que
comenzó la migración interna. La nueva y aluvional migración, primero
del interior y poco más tarde de los países limítrofes, fue trastocando
una ciudad cuya etnicidad netamente europea casi no tenía parangón
en la América iberoamericana. Juan Carlos Torre (2000) afirma que en
la época anterior a 1936 la ciudad recibía alrededor de 8 mil migrantes anuales del interior, cifra que aumentó a por lo menos 80 mil en
la década que siguió. Así como los descendientes de la inmigración
extranjera tuvieron su resultante político en el radicalismo, la nueva
oleada sembró las raíces del segundo gran movimiento popular del
siglo XX: el peronismo.
I. Buenos Aires, ciudad de dicotomías
La expansión hacia el Conurbano es la otra gran marca de la
época, por supuesto relacionada con el nuevo flujo migratorio. Su
poblamiento fue principalmente el de las clases obreras, a diferencia
de muchas otras grandes ciudades, cuya suburbanización se explica
por el traslado de las clases medias. Halperín Donghi describió admirablemente el fenómeno, al decir que las nuevas masas se establecieron en torno al viejo núcleo “poniendo silencioso sitio a la ciudad”
(citado en Torre, 2000:263). De este modo, Buenos Aires se convirtió “... en otro escenario de las tensiones generadas por la rápida
incorporación social y política de los trabajadores. Las elecciones de
1946 pusieron en relieve la polarización de las opiniones políticas,
que oponía el centro y los barrios residenciales a los suburbios industriales. Esta oposición se prolongó luego en un conflicto de carácter
cultural, por el cual la ciudad reaccionó frente a [...] la llegada de los
migrantes internos” (Torre, 2000:265).
Gorelik explica que fue justamente en esta época que echó raíces el aún perdurable mito de la ciudad europea, justamente cuando
la nueva y gran expansión no la provocaban ya europeos sino “una
extraña ‘masa oscura’” (2004:92). Es decir, el mito cobró fuerza justamente cuando dejó de ser verdadero, quizás como forma de enfatizar
una identidad deseada más que real. Esta narrativa dio también el en-
Jordana Timerman y Magdalena Dormal
30
cuadre para una división cultural que, con relativamente pocas excepciones, seguía nítidamente los límites de la avenida General Paz. Comenzaba así a consolidarse un distrito federal que se veía a sí mismo
como la única o verdadera Buenos Aires, y que desconocía las nuevas
y rápidas adiciones que surgían más allá de los límites capitalinos.
Para Alberto Ciria, el 17 de octubre de 1945 representó y presagió la profunda división de la ciudad, es decir, entre lo nuevo y lo
viejo (2000:297). Torre y Pastoriza (2002:261), a la vez, analizan una
de las consecuencias del surgimiento del peronismo: el inesperado
y traumático reacomodamiento de las clases altas y medias. Desde
su perspectiva, el 17 de octubre fue símbolo para ambas partes, y
generó un nuevo y más nítido “ellos” y “nosotros”. Así, la gran dicotomía argentina que ya había observado Martínez Estrada antes de esta
segunda ola de migrantes –“la tierra del blanco” porteña y el “mundo
oscuro y antiguo” del interior (Gorelik, 2004:39)– terminó expresándose en la metrópoli nacional. A la vez, también se confirmó otro de los
pronósticos de Martínez Estrada: la ciudad no tenía destino de realidad
contrapuesta al país, sino más bien el destino de convertirse en su
más acabada representación (Gorelik, 2004:45).
Pero no fue sólo la clase obrera la que marcó a la Buenos Aires
de mitad de siglo. En este período, y por algunas décadas más, se
consolidó el auge de su clase media, cuya proporción sobre el total de
la población creció ininterrumpidamente desde 1930 y hasta 1970.
Muchos fueron los síntomas de este fenómeno, en ese entonces único
entre las metrópolis de la región. Por ejemplo, la multiplicación masiva
de estudiantes en todos los niveles, pero más que nada en la universidad: de 10 mil estudiantes en 1930 se pasó a 200 mil en 1975 (Mora
y Araujo, 2000:248). La metrópoli había generado un movimiento integrador para los sectores más bajos, pero también lograba mantener,
con las tensiones descritas, el ideal de movilidad social inherente a los
sectores medios.
Jorge Schvarzer observa que el crecimiento de la ciudad hacia la
periferia tuvo el efecto de crear un cinturón de desorden a su alrededor.
Por ejemplo, cada municipio tenía entonces sus propios reglamentos
de ordenamiento urbano, lo que generaba que las zonas industriales
y residenciales surgieran con gran velocidad e incoherencia. Por otra
parte, la actividad industrial, que inicialmente se había concentrado
La masificación del consumo cultural propia de este período tuvo
su mayor expresión en la radio. Este medio exportó al resto del país
no sólo el acento rioplatense sino también su manera de ser, que expandieron la influencia porteña a dimensiones más sutiles y poderosas
(Brenca y Lacroix, 2000:395). En 1948 se adopta el concepto de
“Gran Buenos Aires” para usos estadísticos. La modestia de la medida, sin embargo, fue premonitoria de la reticencia con la cual no sólo
el Estado nacional, sino la nación en general, se relacionarían con el
gigante surgido en torno al viejo puerto.
Fragmentación
Los años que siguieron al golpe de Estado de 1955 se caracterizaron por el paulatino incremento de la inestabilidad política y económica. Breves años de democracia tutelada se alteraron con dictaduras
crecientemente violentas, mientras se mantuvo proscrito por largos
años al movimiento justicialista. Si bien la economía tuvo momentos
de expansión en las décadas del cincuenta y principios de los setenta, la inflación, la gradual baja de la inversión y el debilitamiento del
ahorro comenzaron a afectar cada vez más el crecimiento. Fue en
esa época que comenzó a percibirse como definitivo el quiebre con la
imagen de la Buenos Aires próspera y abrumadoramente de clase media. En la capital, y sobre todo en el Conurbano, se extendieron cada
vez más zonas de extrema precariedad. Aquello que había sabido ser
un fenómeno relativamente aislado se fue convirtiendo en un paisaje
común, hasta modificar el aspecto, pero también la estructura social,
de la metrópoli.
31
I. Buenos Aires, ciudad de dicotomías
en la zona de la capital, terminó por desplazarse por toda la urbe, llevándose con ella a los trabajadores que poblaron el primer y segundo
anillo del Conurbano (Schvarzer, 2000:209-222; Torre, 2000:262).
De hecho, los intentos de acelerar el desarrollo del interior, tan presentes en la década peronista, no pudieron evitar que Buenos Aires
renovara y reforzara en este período su capacidad de centralizar las
dinámicas sociales. Gran parte de la expansión industrial de la época
se produjo en el inmediato conurbano bonaerense: según el censo de
1947, el Conurbano generaba el 44,2% del total de la producción del
país (Rapoport y Seoane, 2007:694).
Jordana Timerman y Magdalena Dormal
32
Herederas sociológicas de los conventillos, las “villas miseria”
se localizaron principalmente en áreas inundables, por lo general en
terrenos fiscales (Rapoport y Seoane, 2007:133). La villa, considerada hasta entonces un lugar de tránsito, pasó a convertirse en sitio de
residencia definitivo, en un principio para los nuevos arribados, pero
luego también para sus descendientes. Lidia de la Torre observa que
en 1960, las villas ocupaban el 13% del distrito federal, una superficie
equivalente al barrio de Belgrano (2000:280). Estas áreas carecían,
salvo pocas excepciones y al igual que hoy, de servicios básicos. Pero
esta realidad afectaba también a sectores de la clase media: el 75%
de la población del Gran Buenos Aires, por ejemplo, en 1960 no tenía
aún cloacas (Yujnovsky, 2000:443) y el 24% de la población metropolitana no disponía de agua potable (Rapoport y Seoane, 2007:52).
A partir de 1965 se aceleró el crecimiento de la población de los
territorios tomados, en términos relativos y absolutos, los que llegaron
a albergar, en 1968, a 600 mil personas en la Región Metropolitana
de Buenos Aires (Yujnovsky, 2000:447). Las villas miseria de la capital
incrementaron su población en un 129% en los diez años que siguieron a 1966, pasando de 93 mil a casi 214 mil residentes. A principios
de 1970, la mortalidad infantil en las villas del distrito federal alcanzó
el 38,2%, una trágica cifra que ya no dejaba lugar a duda de que Buenos Aires contenía en su seno vastas áreas de profundo subdesarrollo
(Rapoport y Seoane, 2007:334).
La dictadura iniciada en 1976 actuó sobre el creciente problema de
la miseria sin privarse de los métodos que caracterizaron su accionar en
las otras dimensiones. En 1977 se dio inicio a una política de erradicación de villas en la Capital Federal mediante la Ordenanza 33.652/1977.
La “extirpación quirúrgica” (Rapoport y Seoane, 2007:483) incluyó, en
muchos casos, el desmantelamiento de la infraestructura urbanística
existente en cada asentamiento, como las redes de provisión de agua y
luz o los centros asistenciales de salud y educación. Los planes de traslado forzoso de los habitantes de las villas ofrecieron tres posibilidades:
retorno al lugar de origen, abono de gastos de mudanza para los que
tuviesen propiedad en el Conurbano o traslado a otras villas todavía no
desalojadas (Torre, 2002:282). Estas medidas fueron reforzadas con
un nuevo Código de Planeamiento Urbano, que aumentó el precio de
los terrenos y encareció la construcción, así como con el incremento
sostenido de los impuestos inmobiliarios.
A la vez que la Dictadura buscaba eliminar todo vestigio de miseria
en el distrito federal, se implementaron faraónicos proyectos modernizadores. Los más elocuentes fueron las obras orientadas a promover
un mejor acceso del parque automotor privado al centro de la ciudad.
Para erigir las nuevas autopistas fueron expropiados y destruidos barrios enteros, pero en algunos casos no llegaron a construirse, lo que
dejó en el camino trechos enteros de espacios vacíos donde antes
existían tranquilas manzanas residenciales. Tan grave como esto, la
nueva red de accesos condenó al centro de Buenos Aires a un permanente estado de caos vehicular, con las implicancias que esto tuvo y
tiene en términos de equidad social, de productividad económica y de
contaminación ambiental.
La democracia retornó al país en un contexto difícilmente más
desalentador. La sociedad se encontraba desmoralizada, el Estado,
quebrado y la economía había naturalizado altísimas tasas de inflación que atentaban contra cualquier escenario mínimamente adecuado para la inversión y el ahorro. Previsiblemente, el gobierno de Raúl
Alfonsín privilegió las políticas orientadas a fortalecer la democratización política, pero se mostró incapaz de resolver las tensiones macroeconómicas. Las bajas tasas de crecimiento y la muy alta inflación
aceleraron el crecimiento de la pobreza y la miseria. Más grave aún,
consolidaron la fragmentación social, que dejó atrás, y ya muy lejos,
las posibilidades de movilidad e integración social de los sectores más
vulnerables.
Graciela Silvestri y Adrián Gorelik afirman que así como 1983
significó un cambio paradigmático para el país, para Buenos Aires el
33
I. Buenos Aires, ciudad de dicotomías
El objetivo fue casi cumplido: cientos de miles de “villeros” y de
inquilinos desalojados fueron expulsados al Conurbano. Para el final
de la Dictadura, la población de las villas capitalinas había disminuido de 200 mil personas a 12.600. La avenida General Paz se había
consolidado, ya sin tapujos, como “la metáfora del límite ‘europeo’
de la ciudad capital, el borde vergonzante detrás del cual ocultar sus
contrastes y sus imposibilidades” (Ballent y Gorelik, 2001:184). Este
tapar el sol con la mano –el pretender crear una ciudad dentro de
otra– se sustentó, más o menos conscientemente, en lo que Oscar
Oszlak denominó “la ambición de la ciudad blanca” (citado en Silvestri
y Gorelik, 2000:470).
Jordana Timerman y Magdalena Dormal
34
cambio de época se concretó hacia 1990, ya durante el gobierno de
Carlos Menem. Fue entonces que las transformaciones del último medio siglo se consolidaron para dar lugar a una nueva modalidad urbana,
típicamente latinoamericana. Se aceleró y consolidó la fragmentación
territorial y, con ella, la diferenciación entre la ciudad privatizada de las
clases altas y el resto de la población. El retiro del Estado redundó en la
multiplicación de escuelas y sanatorios particulares e incluso en el surgimiento masivo de la seguridad privada. Los shoppings simbolizaron los
nuevos ámbitos de interacción social y los countries y barrios cerrados
terminaron de dar formar a la vida segmentada. En la Buenos Aires de
fines del siglo XX podía ya vivirse una vida primermundista, casi sin percibir el vasto mundo de pobreza que seguía creciendo en el entorno.
Pronto este modelo se extendería también a las clases medias,
que buscarían imitar ese estilo de vida aun con estándares mucho
menores. La metrópoli que acababa de intentar por la fuerza mantener su ethos europeo se alejaba rápidamente de sus pares del viejo
continente, para parecerse cada vez más, en cambio, a Johannesburgo o San Pablo. Dicen Silvestri y Gorelik: “La ‘ciudad blanca’ de la
dictadura era el reflejo todavía modernista de un Estado autoritario,
la cara siniestra de la modernidad tantas veces denunciada; el shopping, en cambio, fue la respuesta privada más consecuente con el
fin de la expansión” (2000:484).
La Buenos Aires de las últimas dos décadas es aún parte del presente y merece, por lo tanto, un análisis desde una óptica distinta. Hay
hitos que inevitablemente deberán ser parte del relato: los saqueos en el
Gran Buenos Aires en 1989 y 2001; la creación en 1991 del Fondo del
Conurbano y su virtual eliminación en 1996, y la creación de la Ciudad
Autónoma y la eliminación del Colegio Electoral en 1994. También, el
comportamiento electoral de la metrópoli que, salvo contadas excepciones, sostiene la hipótesis de fragmentación profunda aquí planteada.
Como ya se observó, la ciudad parece estar siempre dividida,
siempre en yuxtaposición. Las divisiones, por más que sean arbitrarias
y en muchos sentidos construidas, es decir, dependientes de una lectura específica, fueron causa de innumerables problemas. Estos, junto
con las políticas diseñadas para darles respuesta, pero principalmente
Sobre esta materia, ampliar en Pírez, 2006:31-54.
Los desafíos que presenta la metrópoli son tan grandes como
ella misma, y no es casual que sea cada vez más común encontrarse
en los debates académicos con conceptos que aluden a la ciudad
“real”, “inmensa” o, simplemente, “desbordada”. Chiozza parece haber dado en un punto neurálgico cuando afirmó que “nadie puede
ya sentirse ciudadano –con lo que ello significa en cuanto a arraigo,
solidaridad e identificación– de una ciudad cuya magnitud excede la
posibilidad de su conocimiento” (Chiozza, 2000:411). Generar una
ciudadanía metropolitana integrada será seguramente un desafío
que llevará décadas y que requerirá de un crudo y sincero análisis de
la identidad real de Buenos Aires.
Bibliografía
Ballent y Gorelik, “País urbano o país rural: la modernización territorial y su crisis”,
en Alejandro Cattaruzza (director), Crisis económica, avance del Estado e
incertidumbre política, 1930-1943, Nueva Historia Argentina, Buenos Aires,
Editorial Sudamericana, Tomo 7, 2001.
Botana, Natalio R. y Gallo, Ezequiel (comps.), “De la República posible a la
república verdadera (1880-1910”, en Discursos sobre la federalización de
Buenos Aires, Buenos Aires, Ariel, 1997.
Botana, Natalio R., “Conservadores, radicales y socialistas”, en José Luis
Romero y Luis Alberto Romero (eds.), Buenos Aires: Historia de cuatro
siglos, Buenos Aires, Altamira, segunda edición, tomo II, 2000.
Botana, Natalio R., “La lucha por la capital”, en Luis Romero y Luis Alberto
Romero (eds.), Buenos Aires: Historia de cuatro siglos, Buenos Aires,
Altamira, segunda edición, tomo I, 2000.
Brenca de Russovich, Rosa M. y Lacroix, M. Luisa, “Los medios masivos”, en
José Luis Romero y Luis Alberto Romero (eds.), Buenos Aires: Historia
35
I. Buenos Aires, ciudad de dicotomías
junto con las ausencias y las faltas en materia de implementación,
son el marco a través del cual puede entenderse la fragmentación
institucional actual con la que se gobierna la Región Metropolitana. A
la vez, esta “no gobernabilidad” da cuenta de la difícil realidad social
que representa la región, en la cual las poblaciones más carenciadas
conviven con las más privilegiadas. Sin embargo, son justamente estos ejes de división los que apuntan posibles soluciones, que requieren
dejar de lado la supuesta dicotomía entre “civilización y barbarie”, para
reconocer, siguiendo a Martínez Estrada, que dentro de la ciudad real
convive también la síntesis de estas dos visiones.
Jordana Timerman y Magdalena Dormal
36
de cuatro siglos. Buenos Aires, Altamira, segunda edición, tomo II,
2000.
Chiozza, Elena M., “La integración del Gran Buenos Aires”, en José Luis Romero y
Luis Alberto Romero (eds.), Buenos Aires: Historia de cuatro siglos, Buenos
Aires, Altamira, segunda edición, tomo II, 2000.
Ciria, Alberto, “Política tradicional y política de masas”, en José Luis Romero y
Luis Alberto Romero (eds.), Buenos Aires: Historia de cuatro siglos, Buenos
Aires, Altamira, segunda edición, tomo II, 2000.
Cortés Conde, Roberto, “Riqueza y especulación”, en José Luis Romero y Luis
Alberto Romero (eds.), Buenos Aires: Historia de cuatro siglos, Buenos
Aires, Altamira, segunda edición, tomo II, 2000.
De
Torre, Lidia, “La ciudad residual”, en José Luis Romero y Luis Alberto
Romero (eds.), Buenos Aires: Historia de cuatro siglos, Buenos Aires,
Altamira, segunda edición, tomo II, 2000.
la
Diego, Jacobo, “El teatro: el gauchesco y el sainete”, en José Luis Romero y Luis
Alberto Romero (eds.), Buenos Aires: Historia de cuatro siglos, Buenos
Aires, Altamira, segunda edición, tomo II, 2000.
Dujovne, Marta, “La plástica: el realismo y el impresionismo”, en José Luis Romero
y Luis Alberto Romero (eds.), Buenos Aires: Historia de cuatro siglos, Buenos
Aires, Altamira, segunda edición, tomo II, 2000.
Gorelik, Adrián, La grilla y el parque. Espacio público y cultura urbana en
Buenos Aires, 1887-1936, Universidad Nacional de Quilmes, 1998.
Gorelik, Adrián, Mirada sobre Buenos Aires: historia cultural y crítica urbana,
Buenos Aires, Siglo Veintiuno Editores Argentina, 2004.
Gorostegui de Torres, Haydée, “El puerto de la pampa húmeda”, en José Luis
Romero y Luis Alberto Romero (eds.), Buenos Aires: Historia de cuatro
siglos, Buenos Aires, Altamira, segunda edición, tomo I, 2000.
Gorriti, Juan Ignacio, “Autobiografía política”, fragmentos publicados en Los años
de la emancipación política, Colección Conocimientos de la Argentina,
Tomo I, Rosario, Editorial Biblioteca Constancio C. Vigil, 1974.
Gutiérrez, Leandro H., “La mala vida”, en José Luis Romero y Luis Alberto
Romero (eds.), Buenos Aires: Historia de cuatro siglos, Buenos Aires,
Altamira, segunda edición, tomo II, 2000.
Gutiérrez, Leandro H., “Los trabajadores y sus luchas”, en José Luis Romero y
Luis Alberto Romero (eds.), Buenos Aires: Historia de cuatro siglos, Buenos
Aires, Altamira, segunda edición, tomo II, 2000.
Halperín Donghi, Tulio, “Consecuencias de la libertad comercial”, en José Luis
Romero y Luis Alberto Romero (eds.), Buenos Aires: Historia de cuatro
siglos, Buenos Aires, Altamira, segunda edición, tomo I, 2000.
Halperín Donghi, Tulio, “Elite, facciones, grupos populares”, en José Luis Romero
y Luis Alberto Romero, Buenos Aires: Historia de cuatro siglos, Buenos
Aires, Altamira, segunda edición, tomo I, 2000.
Lafforgue, Jorge, “La literatura: el naturalismo y los vanguardistas”, en José
Luis Romero y Luis Alberto Romero (eds.), Buenos Aires: Historia de cuatro
siglos, Buenos Aires, Altamira, segunda edición, tomo II, 2000.
Luna, Félix, Buenos Aires y el país, Buenos Aires, Editorial Sudame-ricana,
6ta edición 1985.
Luna, Félix, “Nacionalistas y autonomistas”, en José Luis Romero y Luis Alberto
Romero (eds.), Buenos Aires: Historia de cuatro siglos, Buenos Aires,
Altamira, segunda edición, tomo I, 2000.
Lynch, John, “El crecimiento del comercio”, en José Luis Romero y Luis Alberto
Romero (eds.), Buenos Aires: Historia de cuatro siglos, Buenos Aires,
Altamira, segunda edición, tomo I, 2000.
Lynch, John, “La capital de la colonia”, en José Luis Romero y Luis Alberto
Romero (eds.), Buenos Aires: Historia de cuatro siglos, Buenos Aires,
Altamira, segunda edición, tomo I, 2000.
McGee Deutsch, Sandra, “The Right under Radicalism, 1916-1930”, en McGee
Deutsch, Sandra y Dolkart, Ronald (eds.), The Argentine Right: Intellectual
Origins, 1910 to the present, Wilmington, Scholarly Resources, 1993.
Mora y Araujo, Manuel, “Las clases medias consolidadas”, en José Luis Romero y
Luis Alberto Romero (eds.), Buenos Aires: Historia de cuatro siglos, Buenos
Aires, Altamira, segunda edición, tomo II, 2000.
Mora y Araujo, Manuel, “Viejas y nuevas elites”, en José Luis Romero y Luis
Alberto Romero (eds.), Buenos Aires: Historia de cuatro siglos, Buenos
Aires, Altamira, segunda edición, tomo II, 2000.
Moreno, José Luis, “Españoles y criollos”, en José Luis Romero y Luis Alberto
Romero (eds.), Buenos Aires: Historia de cuatro siglos, Buenos Aires,
Altamira, segunda edición, tomo I, 2000.
Orquera, Luis Abel, “Un acta y un plano”, en José Luis Romero y Luis Alberto
Romero (eds.), Buenos Aires: Historia de cuatro siglos, Buenos Aires,
Altamira, segunda edición, tomo I, 2000.
Pírez, Pedro, “La Privatización de la expansión metropolitana en Buenos Aires”,
en Economía, Sociedad y Territorio, vol. VI, núm. 21, 2006, 31-54.
Rapoport, Mario y Seoane, María, Buenos Aires: historia de una ciudad, Buenos
Aires, Planeta, 2007.
Romero, Luis Alberto, “La lucha por el puerto”, en José Luis Romero y Luis
Alberto Romero (eds.), Buenos Aires: Historia de cuatro siglos, Buenos
Aires, Altamira, segunda edición, tomo I, 2000.
Sarrailh, Eduardo J., “Lámparas y adoquines”, en José Luis Romero y Luis
Alberto Romero (eds.), Buenos Aires: Historia de cuatro siglos, Buenos
Aires, Altamira, segunda edición, tomo I, 2000.
37
I. Buenos Aires, ciudad de dicotomías
Korn, Francis, “La aventura del ascenso”, en José Luis Romero y Luis Alberto
Romero (eds.), Buenos Aires: Historia de cuatro siglos, Buenos Aires,
Altamira, segunda edición, tomo II, 2000.
Jordana Timerman y Magdalena Dormal
38
Schvarzer, Jorge, “La implantación industrial”, en José Luis Romero y Luis
Alberto Romero (eds.), Buenos Aires: Historia de cuatro siglos, Buenos
Aires, Altamira, segunda edición, tomo II, 2000.
Scobie, James R. y Ravina de Luzzi, Aurora, “El centro, los barrios y el suburbio” ,
en José Luis Romero y Luis Alberto Romero (eds.), Buenos Aires: Historia
de cuatro siglos, Buenos Aires, Altamira, segunda edición, tomo II, 2000.
Scobie, James R. y Ravina de Luzzi, Aurora, “El puerto y los ferrocarriles”, en José
Luis Romero y Luis Alberto Romero (eds.), Buenos Aires: Historia de cuatro
siglos, Buenos Aires, Altamira, segunda edición, tomo II, 2000.
Silvestri, Graciela y Gorelik, Adrián, “Ciudad y cultura urbana, 1976-1999: el
fin de la expansión”, en José Luis Romero y Luis Alberto Romero (eds.),
Buenos Aires: Historia de cuatro siglos, Buenos Aires, Altamira, segunda
edición, tomo II, 2000.
Stilman, Eduardo, “El nacimiento del tango”, en José Luis Romero y Luis Alberto
Romero (eds.), Buenos Aires: Historia de cuatro siglos, Buenos Aires,
Altamira, segunda edición, tomo II, 2000.
Torre, Juan Carlos, “La ciudad y los obreros”, en José Luis Romero y Luis
Alberto Romero (eds.), Buenos Aires: Historia de cuatro siglos, Buenos
Aires, Altamira, segunda edición, tomo II, 2000.
Torre, Juan Carlos y Pastoriza, Elisa, “La democratización del bienestar”, en
Nueva Historia Argentina, vol. VIII, Buenos Aires, Sudamericana, 2002.
Troncoso, Oscar A., “Las formas del ocio”, en José Luis Romero y Luis Alberto
Romero (eds.), Buenos Aires: Historia de cuatro siglos, Buenos Aires,
Altamira, segunda edición, tomo II, 2000.
Weinberg, Gregorio, “Tradicionalismo y renovación”, en José Luis Romero y Luis
Alberto Romero (eds.), Buenos Aires: Historia de cuatro siglos, Buenos
Aires, Altamira, segunda edición, tomo I, 2000.
Yujnovsky, Oscar, “Del conventillo a la ‘villa miseria’”, en José Luis Romero y
Luis Alberto Romero (eds.), Buenos Aires: Historia de cuatro siglos, Buenos
Aires, Altamira, segunda edición, tomo II, 2000.
Fly UP