...

TRATADO INTERAMERICANO SOBRE BUENOS OFICIOS Y

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

TRATADO INTERAMERICANO SOBRE BUENOS OFICIOS Y
TRATADO INTERAMERICANO SOBRE BUENOS OFICIOS Y MEDIACIÓN
Los Gobiernos representados en la Conferencia Interamericana de Consolidación de la Paz,
CONSIDERANDO:
Que a pesar de los Pactos subscriptos entre ellos, es conveniente facilitar, aun más, el recurso a los
métodos pacíficos de solución de controversias.
Han resuelto celebrar un Tratado sobre buenos oficios y mediación entre los países americanos; y, a
ese fin, han nombrado los siguientes Plenipotenciarios:
Argentina: Carlos Saavedra Lamas, Roberto M. Ortiz, Miguel Ángel Cárcano, José María Cantilo, Felipe
A. Espil, Leopoldo Melo, Isidoro Ruiz Moreno, Daniel Antokoletz, Carlos Brebbia, César Díaz Cisneros;
Paraguay: Miguel Ángel Soler, J. Isidro Ramírez; Honduras: Antonio Bermúdez M., Julián López Pineda;
Costa Rica: Manuel F. Jiménez, Carlos Brenes; Venezuela: Caracciolo Parra Pérez, Gustavo Herrera. Alberto
Zérega Fomboria; Perú: Carlos Concha, Alberto Ulloa, Felipe Barreda Laos, Diómedes Arias Schreiber; El
Salvador: Manuel Castro Ramírez, Maximiliano Patricio Brannon; México: Francisco Castillo Nájera, Alfonso
Reyes, Ramón Beteta. Juan Manuel Álvarez del Castillo; Brasil: José Carlos de Macedo Soares, Oswaldo
Aranha, José de Paula Rodríguez Alves, Helio Lobo, Hildebrando Pompeu Pinto Accioly. Edmundo da Luz
Pinto, Roberto Carneiro de Mendonca, Rosalina Coelho Lisboa de Miller, María Luiza Bittencourt; Uruguay:
José Espalter, Pedro Manini Ríos, Eugenio Martínez Thedy, Juan Antonio Buero, Felipe Ferreiro, Andrés F.
Puyol, Abalcázar García, José G. Antuña, Julio César Cerdeiras Alonso, Gervasio Posadas Belgrano;
Guatemala: Carlos Salazar, José A. Mediano, Alfonso Carrillo; Nicaragua: Luis Manuel Debayle, José María
Moneada, Modesto Valle; República Dominicana: Max Henríquez Ureña, Tulio M. Cestero, Enrique Jiménez;
Colombia: Jorge Soto del Corral, Miguel López Pumarejo, Roberto Urdaneta Arbeláez, Alberto Lleras
Camargo, José Ignacio Díaz Granados; Panamá: Harmodio Arias M., Julio J. Fábrega, Eduardo Chiari; Estados
Unidos de América: Cordell Hull, Sumner Welles, Alexander W. Weddell, Adolf A. Berle, Jr., Alexander F.
Whitney, Charles G. Fenwick, Michael Francis Doyle, Elise F. Musser; Chile: Miguel Cruchaga Tocornal, Luis
Barros Borgoño, Félix Nieto del Río, Ricardo Montaner Bello; Ecuador: Humberto Albornoz, Antonio Pons,
José Gabriel Navarro, Francisco Guarderas, Eduardo Salazar Gómez; Bolivia: Enrique Finot, David Alvéstegui,
Eduardo Diez de Medina; Alberto Ostria Gutiérrez, Carlos Romero, Alberto Cortadellas, Javier Paz Campero:
Haití; H. Pauleus Sannon, Camille J. León, Elie Lescot, Edmé Manigat, Pierre Eugéne de Lespinasse. Clément
Magloire; Cuba: José Manuel Cortina, Ramón Zaydin, Carlos Márquez Sterling, Rafael Santos Jiménez, César
Salaya, Calixto Whitmarsh, José Manuel Carbonell.
Quienes, después de haber exhibido sus Plenos Poderes, que fueron hallados en buena y debida
forma, han convenido en lo siguiente:
Artículo 1º—Las Altas Partes Contratantes podrán recurrir en primer término, a los buenos oficios o a
la mediación de un ciudadano eminente de cualquiera de los demás países americanos, escogido, de
preferencia, de una lista general, formada de acuerdo con el artículo siguiente, cuando surja entre ellas una
controversia que no pueda ser resuelta por los medios diplomáticos usuales.
Artículo 2º—Para formar la lista mencionada en el artículo anterior cada Gobierno nombrará, tan
pronto como ratifique el presente Tratado, dos de sus ciudadanos elegidos de entre los más eminentes por
sus virtudes y versación jurídica.
Estas designaciones serán inmediatamente comunicadas a la Unión Panamericana, que se encargará
de elaborar la lista y de comunicarla a las Partes Contratantes.
Artículo 3º—En la hipótesis prevista en el artículo 1º, los países en controversia elegirán, de común
acuerdo, para las funciones indicadas en este Tratado, a uno de los componentes de dicha lista.
El elegido indicará el lugar en el cual deberán reunirse bajo su presidencia, sendos representantes de
las Partes, debidamente autorizados, con el fin de procurar una solución pacífica y equitativa de la
diferencia.
Si Las Partes no se pusieren de acuerdo en cuanto a la elección de la persona que debe prestar sus
buenos oficios o su mediación, cada una de ellas escogerá, uno de los componentes de la lista. Los dos
ciudadanos así nombrados elegirán, de entre los nombres de la misma lista la persona que haya de
desempeñar las mencionadas funciones, procurando, en lo posible, que ella sea del agrado de ambas
Partes.
Artículo 4º—El mediador fijará un plazo que no excederá de seis meses ni será menor de tres, para
que las Partes lleguen a alguna solución pacífica. Expirado este plazo sin haberse alcanzado algún acuerdo
entre las Partes, la controversia será sometida al procedimiento de conciliación previsto en los Convenios
interamericanos vigentes.
Artículo 5º—Durante el procedimiento establecido en este Tratado, cada una de las Partes
interesadas proveerá a sus propios gastos y contribuirá, por mitad, a los gastos u honorarios comunes.
Artículo 6º—El presente Tratado no afecta los compromisos contraídos anteriormente por las Altas
Partes Contratantes en virtud de Acuerdos internacionales.
Artículo 7º—El presente Tratado será ratificado por las Altas Partes Contratantes, de acuerdo con
sus procedimientos constitucionales. El Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Argentina
guardará los originales del presente Tratado y queda encargado de enviar copias certificadas auténticas a
los Gobiernos para el referido fin. Los instrumentos de ratificación serán depositados en los archivos de la
Unión Panamericana, en Washington, que notificará dicho depósito a los Gobiernos signatarios; tal
notificación valdrá como canje de ratificaciones.
Artículo 8°—El presente Tratado entrará en vigor entre las Altas Partes Contratantes en el orden en
que vayan depositando sus respectivas ratificaciones.
Artículo 9º—El presente Tratado regirá indefinidamente, pero podrá ser denunciado mediante aviso
anticipado de un año a la Unión Panamericana, que lo transmitirá a los demás Gobiernos signatarios.
Transcurrido este plazo, el Tratado cesará en sus efectos para el denunciante, quedando subsistente para
las demás Altas Partes Contratantes.
En fe de lo cual, los Plenipotenciarios arriba mencionados, firman y sellan el presente Tratado en
español, inglés, portugués y francés, en la ciudad de Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los
veintitrés días del mes de diciembre del año de mil novecientos treinta y seis.
Fly UP