...

LOS MÉTODOS DEL DIAGNÓSTICO RURAL RÁPIDO Y

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

LOS MÉTODOS DEL DIAGNÓSTICO RURAL RÁPIDO Y
LOS MÉTODOS DEL DIAGNÓSTICO RURAL RÁPIDO Y PARTICIPATIVO *
Contreras Armando 1,
Susana Lafraya 2,
José Lobillo 3,
Pablo Soto 4 y
Carles Rodrigo 5.
ÍNDICE
1. INTRODUCCIÓN
1.2 PROBLEMAS DEL DIAGNÓSTICO PARA EL DESARROLLO
RURAL
1.2.1. La investigación: ¿holística o atomista?
1.2.2. Los sesgos de tiempo, espacio, género, clase y tema
1.2.3. El discurso de los actores sociales
1.2.4. La disponibilidad de tiempo y dinero
2
2
1.3. LA EVOLUCIÓN DEL DIAGNÓSTICO RURAL PARTICIPATIVO
1.3.1 La producción de conocimiento
1.3.2 El Diagnóstico Rural Participativo y el Desarrollo Endógeno
7
11
12
1.4 A MANERA DE CONCLUSIÓN
14
BIBLIOGRAFÍA
15
3
4
6
6
* Este trabajo forma parte del Curso de Diagnóstico Rural Participativo El Rincón de Ademuz,
1998. Preparado por Mano a Mano (Colectivo de Participación Rural), para el Grupo de Acción
Comarcal “La Serranía – Rincón de Ademuz, Valencia, España.
1
Doctor en Agroecología. Coordinador del Curso. Instituto de Sociología y Estudios Campesinos (ISEC),
Universidad de Córdoba. Actualmente investigador en el Instituto de Ecología A. C. México
2
Pedagoga especialista en actividades de animación.
3
Doctor en Medicina Veterinaria. VETERMÓN Veterinarios sin Fronteras, Andalucía
4
Ingeniero Agrónomo. Coordinador de Gestión Participativa
5
Geógrafo. Universidad de Valencia
1
1. INTRODUCCIÓN
El desarrollo rural es un tema de debate progresivo en mundo. La urgencia de formular
planes de desarrollo rural están presentes en todos los niveles de la administración. Por
ejemplo en España, la reciente aparición de Planes de Desarrollo Rural para distintas
Comunidades Autónomas, al igual que la fuerte dotación de Fondos Estructurales de la Unión
Europea a los programas LEADER. De igual manera, el América Latina existen movimientos
sociales que impulsar propuestas de desarrollo regional.
Para los proyectos de acción en el medio rural o para fijar prioridades de investigación
agraria, es necesario disponer previamente de datos fiables y reales del sitio de interés.
Durante las últimas décadas, en el ámbito mundial y en el campo del desarrollo agrario, se
han diseñado varios métodos para la recopilación de datos. Cuatro son los problemas
fundamentales que presentan la mayoría de los métodos de diagnosis: 1) falta de un enfoque
interdisciplinario 2) sesgos de tiempo, espacio, género, clase y tema 3) débil reflejo del
discurso de los habitantes y por último 4) limitaciones económicas y temporales para efectuar
la toma de información.
En este artículo se describen los intentos llevados a cabo a lo largo de las dos últimas
décadas, para superar los problemas mencionados.
Después se indagan los métodos para el Diagnóstico Rural Rápido y Participativo, como
expresión del trabajo teórico y se explica cómo encontrar el “óptimo nivel de ignorancia”
para enfrentar la tarea de reunir la información, en un trabajo práctico y lo más sencillo
posible. Se refuerza el debate entorno al desarrollo rural y los criterios pedagógicos para la
formación de recursos humanos.
1.2. PROBLEMAS DEL DIAGNÓSTICO PARA EL DESARROLLO RURAL.
Sabemos que el desarrollo rural es una preocupación que puede expresarse de manera
institucional en programas de gobierno, en partidos políticos o en instituciones académicas.
Por otra parte, es también preocupación de los diferentes actores sociales, ya sean los propios
habitantes de una región, los productores de una comarca o los grupos con identidades
diferentes (lo que se ha llamado sociedad civil). En cada caso el desarrollo rural puede
entenderse de diferente manera.
Es frecuente que el desarrollo se simplifique al incremento de los indicadores económicos de
un conjunto social, ignorando los otros elementos sociales y físico ambientales. Aunado a
ello, se establecen comparaciones sin analizar las contradicciones al interior del conjunto
social muestreado. Estos análisis en su mayoría, buscan fórmulas generales y tendencias
únicas, sin considerar que las sociedades son mosaicos heterogéneos y diversos que buscan
en sus condiciones particulares, sus propias maneras de ser y de vivir. Por esta consideración,
las diferentes sociedades y colectivos no orientan sus aspiraciones en un sólo sentido del
desarrollo, tal y como hacen erróneamente la mayoría de análisis.
2
El desarrollo rural es una tendencia que pretende analizar las posibilidades de los actores
sociales que aún permanecen ligados a la producción de la tierra, ya sea en la agricultura, la
ganadería, la actividad forestal o en el manejo de los recursos naturales.
Estas actividades pueden estar asociadas por el conocimiento profundo de un área o sistema
biológico, llámese selvas tropicales, bosque mediterráneo, litorales, etc. En otros casos es la
actividad misma la que determina formas de organización social, por ejemplo de cabreros o
productores de ganadería trashumante. Así, el desarrollo rural aparece como el conjunto de
propuestas que los habitantes de una región ejercen, al margen en la mayoría de ocasiones de
las políticas locales o de los acuerdos geopolíticos como son (El TLC de América del Norte,
el Merco Sur o el de la Comunidad Económico Europea).
Estamos hablando de propuestas que surgen y se implementan desde el sector rural muchas
veces opuestas al esquema urbano. Sin embargo es frecuente encontrar ejemplos que
suponen, que por una condición subordinada del medio rural, las propuestas de relación
campo - ciudad deben permanecer desiguales a favor de lo urbano. Y los diagnósticos
elaborados desde fuera se perciben con ciertos problemas que no siempre son compartidos
por los habitantes locales.
A continuación describiremos los problemas fundamentales que padecen los diagnósticos
rurales, empezando por dos concepciones de la ciencia que han tomado posiciones
antagónicas para interpretar la realidad social en el medio rural.
1.2.1. La investigación: ¿holística o atomista?
Las ciencias agrarias, en general, se han caracterizado por su fuerte desarticulación y
especialización; inducidas por el enfoque analítico que se ha trabajado desde Descartes. El
enfoque analítico corta en trozos la realidad, la compartimentaliza y la atomiza, para
posteriormente profundizar en el estudio de sus partes. Paralelamente se ha originado una
especialización de las ciencias agrarias. Como ejemplo se puede observar la separación en
disciplinas en los nombres de departamentos universitarios: fisiología vegetal, patología
vegetal, producción animal, irrigación, edafología, sociología, economía, etc., dentro de los
cuales se han elaborado aparatos conceptuales distintos y en su mayoría, difícilmente
intercambiables. Es decir, por costumbre y tradición, los científicos han aislado las
interacciones y estudian en detalle las partes más pequeñas de un sistema natural, esperando
entender así el sistema en su totalidad. Por ejemplo, los especialistas en plantas de pastizal, se
han ido separando física, administrativa e intelectualmente de los zootecnistas en pastizales.
Esto tiene un tremendo impacto, que desemboca en el dominio de una disciplina o peor aún
de una especialidad, con posteriores acciones erróneas sobre los pastizales y el medio
ambiente en general.
Frente a esta especialización se han desarrollado en creciente medida, marcos conceptuales
como los de la ecología y la cibernética, que pretenden estudiar la realidad biofísica de
manera holística, partiendo del postulado: “una entidad es más que la suma de sus partes”. Se
reconocen propiedades emergentes de la entidad, a la cual se le llama “sistema”. En este
enfoque las relaciones y los procesos desarrollados entre los elementos del sistema adquieren
una importancia fundamental, así como su carácter cambiante: de una interpretación estática
3
se pasa a una interpretación dinámica de la realidad. Es esto lo que en el fondo quiere reflejar
un enfoque sistémico.1
Con este enfoque y como respuesta a los múltiples intentos fallidos para impulsar tecnología
agraria apropiada para zonas en vías de desarrollo, surgió a finales de los años setenta, la
Investigación de Sistemas Agrarios ( Farming Systems Research FSR cf. Shaner, et. al.,
1982). Shaner entiende el sistema agrario compuesto por varios subsistemas, el sistema de los
recursos naturales y unidad de gestión, comprendidos éstos a su vez de distintos subsistemas
como el suelo, los cultivos, los animales y la unidad familiar -padre, madre, niños- etc. Se
pretende una comprensión jerarquizada del sistema agrario insertado en una comunidad, y a
su vez ésta en una región, etc. La definición de los sistemas varía según las condiciones
específicas, y se han hecho muchas definiciones ( Fresco, 1988). En la práctica, un FSR se
lleva a cabo mediante equipos multidisciplinarios en el cual las aportaciones disciplinarias se
intercambian. Se han desarrollado varias metodologías de campo, pero en muchas ocasiones
no han alcanzado el nivel de multidisciplinariedad.
La metodología “Sondeo” propuesta por Hildebrand et. al. (1986) es quizá la más
interesante. Se basa en salidas diarias de parejas de investigadores que después de un día
vuelven al centro, y comentan entre ellas sus experiencias. Con base en estas experiencias, el
día después se forman nuevas parejas para salidas similares. Este método estimula el
intercambio conceptual entre personas de distintas disciplinas.
Como críticas al modelo de FSR se puede decir, en primer lugar, que en general había un
mayor peso de las ciencias naturales sobres las sociales (cf. Rhoades, 1984). En segundo
lugar, tendía a ser costoso económicamente y muy largo en tiempo de ejecución. En tercer
lugar, el diagnóstico se basaba en la extracción de datos por parte de “expertos”, en cuyo
análisis los propios agricultores apenas participaban2. En cuarto lugar tendía a sobre valorar
la importancia de la agricultura en la totalidad de la problemática vivida por la población.
Analicemos con detalle cada una de las críticas.
1.2.2. Los sesgos de tiempo, espacio, género, clase y tema
En general, los sesgos3 se acentúan cuanto más heterogéneo y diverso es el sistema agrario en
una región. Así por ejemplo, los estudios de los modos campesinos de producción, basados
en usos diversificados y múltiples del territorio, tienden a padecer sesgos de tiempo, espacio,
género, clase o tema. Lo anterior, contrastaría frente a la relativa simplicidad de los sistemas
agrarios modernos, de la empresa agraria, donde la especialización y la homogenización del
trabajo y la actividad agraria son altas.
1
Dada la amplia aceptación del lenguaje de sistemas en todos los sectores universitarios y de la sociedad en
general, es muy frecuente el uso equivocado del término. En la práctica, muchos de lo que dicen trabajar con un
enfoque sistémico no logran superar la simple agregación de elementos. Así mismo, cabe subrayar que la
construcción de modelos (por ejemplo el crecimiento de cultivos), que en principio pretende reflejar de forma
sistemática una realidad compleja, no es más que una reconstrucción de ella.
2
Es indicativo para los avances realizados en la investigación agraria con enfoque sistémico que en el Congreso
sobre Farming Systems Research and Rural Development celebrado en Noviembre 1994 en Montpellier, la
participación campesina ha sido unos de los temas centrales de debate.
3
Estos segos han sido explorados con más detalle por Chambers, 1987:34-36
4
Con el término “sesgo” nos referimos a una visión parcial de la realidad inducida por un
determinado motivo, que encubre, explícitamente o implícitamente, el límite de la
interpretación del fenómeno o proceso en observación.
El sesgo de tiempo adquiere importancia cuando la investigación se realiza solamente en un
momento determinado del ciclo vital del sistema agrario. Visitas a una zona rural, por
ejemplo, en la época seca. Es frecuente que se tienda a generar mucha información sobre los
problemas y las actividades realizadas en aquel momento (la cosecha, la falta de agua), pero
se obvian otros elementos que se manifiestan y se llevan a cabo en otra época del año
(erosión, siembra de los cultivos). Por otra parte, visitas en épocas de intensa actividad
agraria tienden a menospreciar la importancia de actividades no agrarias que tienen lugar en
otros momentos. Para superar estos problemas se propone la presencia durante todo el ciclo
anual. Sin embargo, incluso conocer el ciclo anual no es suficiente, porque puede dar lugar a
interpretarlo como algo estático e inamovible. Lo que realmente interesa es conocer los
criterios según los cuales la familia agrícola da forma a su finca y a su vida, o dicho de otro
modo, a su proyecto de desarrollo. Para esto es necesario conocer la historia de la finca, la
familia y sus planes futuros.
El sesgo de espacio: es inducido por trabajar sólo con información sobre determinados sitios,
olvidándose de otros. Frecuentemente, se recopila información sobre las inmediaciones del
pueblo o sobre los valles, sin tomar en cuenta las tierras más lejanas o las que están en sitios
menos accesibles por su altitud o vegetación (monte). Podrían no tenerse en cuenta
importantes relaciones orgánicas (financieras, ecológicas.), entre parcelas en sitios muy
distintos. Chambers (1983) cita a Moore (1981) quien habla sobre el “sesgo de carretera”:
refiriéndose al hecho que muchas observaciones se hacen “desde el coche”, percibiendo nada
más que la primera fila de casas en las inmediaciones de la carretera, sin ver lo que hay
detrás.
El sesgo de género: entra en juego al excluir a las mujeres de la investigación. Es un sesgo
muy frecuente, vinculado al hecho de que la gran mayoría de los equipos de investigación en
las ciencias agrarias se componen fundamentalmente de hombres, aunque se sepa a priori
que es esencial incorporar la perspectiva de género en los estudios. De esta forma se llega a
no valorar lo suficiente el trabajo llevado a cabo por las mujeres, cuando éste, en muchos
casos, es más importante que el de los hombres. En África, por ejemplo, el trabajo agrícola
depende en gran medida de ellas, sin ser menos importante en el resto del mundo. Hay
diferencias en las decisiones durante la producción, el trabajo y el aprovechamiento de los
frutos, técnicas y orden entre hombres y mujeres. No raras veces el sesgo de género, se ha
traducido en el desarrollo de tecnología agraria que tienden a agravar el peso laboral de las
mujeres.
El sesgo de clase: se refiere a que los agricultores o agricultoras entrevistadas, pertenecen a
una cierta clase social en el pueblo. Los agricultores más capitalizados suelen tener el poder,
y desde esta posición pueden captar con más facilidad la atención del investigador. Por otra
parte, no raras veces, la gente con la que un equipo de investigación establece fácilmente
comunicación, es aquella que de alguna forma está más versada en el tipo de discurso que
ofrece el grupo de trabajo. Suele pasar, que las personas que se toman en cuenta para
5
justificar las propuestas de desarrollo, están más próximas a los planteamientos de la
modernización, dejando fuera a los campesinos que practican una agricultura más tradicional.
El sesgo temático: se introduce con facilidad al estar compuesto el equipo por varios
profesionales de una sola especialidad. El primer sesgo temático que puede surgir es el
agronómico: el desarrollo puede problematizarse con cuestiones técnicas de prácticas
agrarias, mientras en realidad la comercialización puede ser el problema más grave. O bien,
una preocupación excesiva por los usos sustentables de la tierra, que lleva a fijar la atención
sobre todo en técnicas de conservación de agua y suelo, mientras el acceso a los recursos
agua y tierra puede ser más relevante. La importancia de formar grupos de trabajo
constituidos por especialistas de varias disciplinas, radica en su capacidad para mirar desde
perspectivas diferentes el mismo fenómeno. De este modo se interpreta el problema que
pretendemos comprender, con las herramientas que brinda cada disciplina.
Normalmente, un diagnóstico lleva implícito un planteamiento sobre lo que puede y debe ser
la realidad. En otras palabras, es normativo, y cuanto más normativo sea, menos flexibilidad
tiene para asimilar elementos locales en la reconstrucción de la realidad (ver también el punto
1.3.2).
1.2.3 El discurso de los actores sociales
Es difícil para los agentes externos captar el significado del lenguaje local. Por una parte
debido a que los observadores externos en general, manejan un lenguaje científico y urbano
muy diferente al lenguaje de los habitantes del lugar. Los agricultores se expresan de manera
sencilla y práctica, en categorías que las ciencias agrarias no consideran válidas, mientras que
para la realidad cotidiana del agricultor tienen vigencia. Durante el contacto entre agentes
externos y productores suele haber una negación del conocimiento campesino, cuando de lo
que se trata es de lograr una comunicación horizontal y no de calificar de mejor o peor el
lenguaje del agricultor.
Con frecuencia los técnicos externos aplican cuestionarios con preguntas fijas y respuestas
escuetas que no facilitan la compresión de la pregunta. Es menester recordar que las
herramientas y las técnicas metodológicas deben ayudar a establecer un diálogo abierto con
la gente del lugar. Además, las entrevistas convencionales tiende a dar suprema importancia a
lo discursivo y a lo oral, mientras que la gente del campo posee un amplio repertorio no
discursivo y no oral. (La “conciencia práctica”, Giddens, 1979). Por ejemplo, frente a la
pregunta “¿Conoce usted el nombre de esta planta?”, Es probable, que las personas respondan
varios nombres o que no exista una sola denominación, probablemente porque no ha habido
un acuerdo en la comunidad para nombrarla. Sin embargo los agricultores le dan más
importancia a los usos que tiene, así como a las prácticas de manejo.
6
1.2.4 La disponibilidad de tiempo y dinero.
La disponibilidad de tiempo y dinero ha sido uno de los principales argumentos (Chambers,
1987) para buscar métodos alternativos de recopilación de información que permitiese tomar
decisiones sobre las prioridades de investigación, y la formulación de proyectos o de acciones
locales. El desarrollo de sistemas de Diagnóstico Rural Rápido, según Chambers (op cit.) ha
perseguido encontrar el “óptimo nivel de ignorancia” y el “adecuado nivel de precisión” de
los datos. Es decir, tener la capacidad de decidir lo que no hace falta saber, o encontrar el
adecuado nivel de precisión de los datos. Este equilibrio se halla entre los estudios
prolongados, por ejemplo, los estudios tradicionales sobre antropología, y los sondeos de
corta duración. En los estudios antropológicos se logra un considerable conocimiento de la
realidad rural a través de estancias prolongadas, pero los resultados pocas veces son
fácilmente operativos4. O bien otros estudios de gran duración como los estudios
agronómicos detallados, cuyos resultados a veces se pierden entre las exigencias estadísticas
y el tiempo que tardan en publicarse. En el otro lado se encuentran los sondeos o misiones
cortas de los llamados “expertos” que incurren en gran cantidad de sesgos y juicios falsos.
Estas misiones tienen más el carácter de “turismo del desarrollo rural” (el término es de
Chambers, 1983). La búsqueda se centra en evitar los métodos “rápidos y sucios” (como
sondeos y misiones cortas de los “expertos”) y los “largos y sucios” (estudios agronómicos
detallados, etc.), entendiendo por “sucios” la baja eficiencia de coste. Se trataría de llegar a
aplicar métodos “rápidos y aceptables” y “aceptables y limpios”.
Chambers explica el éxito del DRP por la necesidad de llegar a información fiable en un
tiempo corto (a esto se refiere el “optimo nivel de ignorancia”), para contribuir al desarrollo
de una zona. Los DRP se proponen solucionar de forma aceptable la tensión entre el largo
tiempo de recopilación y procesamiento de datos en los estudios antropológicos y
agronómicos, y la falta de fiabilidad de los datos que conllevan con frecuencia los sondeos
cortos de los “expertos”.
1.3. LA EVOLUCIÓN
PARTICIPATIVO (DRP).
Y
ORÍGENES
DEL
DIAGNÓSTICO
RURAL
El Diagnóstico Rural Rápido (DRR), surge a finales de los años setenta, sobre todo en el
mundo de habla inglesa, con un fuerte desarrollo en Tailandia y la India. El elemento que
pretendía atender era el conocimiento local técnico, en referencia a lo agrario. Suponía una
revalorización del conocimiento agrario indígena (Brokensha et al, 1980). Está afiliado a la
etnobotánica, que habiendo sido durante mucho años una práctica que explotaba el acervo
botánico indígena para desarrollar nuevos fármacos, fue reconceptualizada como una
disciplina de la botánica que pretende acreditar este mismo acervo dentro de la comunidad, al
demostrar su coherencia científica (Hernández X. 1985). Más tarde se concibió la
etnoecología, que además de ampliar el espectro al considerar el uso y manejo de los recursos
naturales, supone que la agricultura local o tradicional puede ser una excelente base para
4
Lo mismo puede argumentarse para estudios etnobotánicos o etnoecológicos, que, a pesar de su importancia
para acreditar la validez del conocimiento local sobre el manejo de los recursos naturales locales dentro de la
comunidad científica, en muchos casos no han podido ser traducidos en acciones rápidas y favorables para la
comunidad estudiada. Véase también § 3.1.
7
desarrollar una agricultura ecológicamente sustentable (Posey, 1982; Toledo, 1992 y 1993;
Remmers, 1993)5.
Las bases, pues, de los métodos desarrollados dentro de un enfoque de DRR son varias
(Grandstaff y Grandstaff, 1987). Muy importante es unir las extensas prácticas científicas de
convalidación de datos utilizando el conocimiento de la gente rural sobre su medio, en un
ambiente de conversación y diálogo. Al lograr la saturación de los datos en el momento de
recopilación que ya no se añade nada nuevo o contradictorio, se da por concluido el DRR. Es
más importante la validez cualitativa que la validez estadística de los diagnósticos. Esto
implica también que el DRR es un proceso de aprendizaje progresivo, interactivo, flexible y
rápido, que nos lleva a regresar a una fase previa del diagnóstico cuando surge nueva
información que demanda una reconsideración de lo ya alcanzado. El concepto de
“triangulación” manejado frecuentemente en el DRR, hace referencia al empleo de varias
técnicas que permiten observar un mismo fenómeno o tema desde varios ángulos. Por
ejemplo, el papel de las mujeres en una comunidad puede investigarse a través de un juego de
“perfiles” con un grupo de mujeres, o también a través de “entrevistas semiestructuradas” con
un grupo de hombres.
A su vez, un DRR se ve enriquecido cuando se realiza con un equipo multidisciplinar. Así
mismo, la ordenación rápida de los resultados es importante para permitir una pronta
actuación. Un DRR suele realizarse en un ambiente de taller, que permite un intenso y
continuo debate sobre el proceso y los resultados del diagnóstico. Se trata de llegar a
opiniones de consenso e identificar las diferencias entre el colectivo.
El Diagnóstico Rural Participativo (DRP) se puede considerar una continuación del DRR,
pero con énfasis en otros aspectos. No sólo atribuye valor al conocimiento de la gente rural,
sino también a sus capacidades de diagnosis y análisis. El agente externo pasa de ser “el que
explicita información” a ser “el que cataliza la generación de información”, y la gente local
pasa de ser “la que se investiga” a “la que investiga”. El cambio parece sutil, pero es
profundo. Implica también un paso progresivo desde el FSR y el DRR, en el cual el
conocimiento de los actores rurales no se limita a su sistema agrario, sino que incluye toda
su vivencia social y económica, y es capaz de denominar y visualizar su complejidad. En este
sentido, las técnicas desarrolladas en el DRP y la actitud adoptada por los técnicos invitan a
deshacerse del adjetivo “rural”, ya que es igualmente válido para zonas urbanas. De la misma
forma, la rapidez del proceso ya no es de primordial importancia, todo depende de la
velocidad con que se establece un ambiente de confianza entre los agentes externos y la
población local. Cuanto antes se desarrolle el diagnóstico, más rápido será el resultado, y
puede variar desde un día hasta varios años.
También es importante para el DRP abandonar la noción de que la realidad es “conocible”
(“knowledgable”), que significa que cada cosa se puede conocer, y una vez que lo
conseguimos, ya tenemos este conocimiento para siempre. El DRP enfatiza que la
5
Hay muchísimos trabajos y esfuerzos hechos revalorizando el conociemiento campesino sobre el uso y manejo
de los recursos naturales. Publicaciones de America Latina, Asia y Africa. Cabe destacar la labor de ILEIA,
(ONG de Países Bajos) que edita la revista “Newsletter”, que con un lenguaje sencillo profundiza en cada
número en aspectos del conocimiento campesino.
8
interpretación de la realidad se va haciendo entre los distintos actores, y que por tanto está
sujeta a cambios continuos (ver también el apartado 3.2).
Lo que protagoniza el proceso de diagnóstico participativo es el esfuerzo por generar en los
actores sociales la capacidad de adquirir control sobre su propia situación, el llamado
“empowerment”, mal traducido como “apoderamiento”. Por tanto, la semejanza con muchas
estrategias de desarrollo de base planteadas desde hace unos veinticinco años en Latino
América en el campo de la pedagogía (el trabajo de Freire, 1968) y la Investigación Acción
Participación (ver la obra editada por Salazar, 1992; López de Ceballos, 1989) surge
inmediatamente. En España, este enfoque tiene mucha relación con la llamada “animación
sociocultural” (varios números de la colección de Promoción Cultural).
Con los acrónimos DRR y DRP se suele caracterizar una amplia gama de aproximaciones.
Son tantas ya, que preferimos recomendar la lectura de Cornwall et al (1993:10 y 17) y de
Schönhuth y Kievelitz (1994:35-54). La multitud de técnicas desarrolladas dentro de las
distintas aproximaciones de DRR y DRP también es grande, tanto que desbordaría el
propósito de este texto si intentáramos enumerarlas aquí. La mayoría de las publicaciones al
respecto están escritas en inglés (véase por ejemplo Khon Khan (1987), Theis y Grady
(1991), la serie de RRA-Notes del International Institute for Environment and Development IIED- de Londres). ILEIA (1994) edita un manual sobre el desarrollo participativo de
tecnología sustentable; Engel y Salmon (1994) enfatizan con su método Rapid Appraisal of
Agricultural Knowledge Systems el aprendizaje social de las redes de conocimiento. Sin
embargo, hay un número creciente de publicaciones en español. Entre ellas destaca la de
Tillmann y Salas (1994) y la de Schönhuth y Kievelitz (op. cit.). Además, en México también
existen intentos importantes de DRR y de DRRP. Para este trabajo hemos tenido muy en
cuenta las aportaciones de Contreras y Medellín (1994) que vienen desarrollando un
Programa de Organización Comunitaria en la Reserva de la Biosfera “El Cielo”. Otro
material fundamental es el trabajo realizado en la formación de recursos humanos que hace
aportaciones al trabajo comunitario del Centro de Capacitación Integral para Promotores
Comunitarios CECIPROC (Ysunza, 1996). Existe una recopilación inédita de herramientas
realizada por Ardón (1994). Por tanto, queremos limitarnos aquí a dar unas pautas básicas
que tienen las distintas aproximaciones y técnicas usadas en común.
En la base de todas las técnicas está una habilidad de diálogo. Las entrevistas con los actores
sociales tienen que ser flexibles, nunca son estructuras cerradas, sino con preguntas
semiabiertas y sin condicionar las respuestas.
Los encuentros pueden llevarse a cabo con individuos o con grupos. Es preferible trabajar
con grupos, ya que permite una continua validación de los datos generados. Sin embargo, no
es posible hacerlo siempre así, todo está en función del poder de convocatoria del grupo
coordinador, de los participantes y de la disposición para colaborar de los habitantes locales.
El uso de material didáctico en todas sus formas puede ser muy enriquecedor para estimular
el diálogo. La producción de mapas, diagramas, matrices etc. (véase por ejemplo Vargas,
1989) como parte de los ejercicios no sólo motiva la participación, también ayuda a aquellos
que no poseen el don de la palabra. Estos materiales generan al mismo tiempo excelente
documentación. Dentro de UNICEF (1993) se ha generado un amplio debate sobre el valor de
la visualización en los encuentros participativos.
9
En los diagnósticos rurales rápidos y participativos (DRRP) es crucial la evaluación de la
información recabada con la población, como parte del proceso de diálogo interactivo. En los
primeros diagnósticos se refería en la literatura una fase de “devolución” de la información
extraída a la población local; posteriormente se ha enfatizado la importancia de que los
agentes externos ordenen los datos. También se propone que este trabajo se acompañe de la
aprobación de la población local, a través de opiniones de consenso. Por esto, los talleres de
DRP siempre incluyen procesos de evaluación, tema que merece un tratamiento por separado.
El DRR y el DRP pueden ser empleados en principio en cualquier fase de un proyecto de
desarrollo o de investigación, desde su concepción hasta su evaluación, siempre y cuando
estén definidos los objetivos de su aplicación. Cuanto más participación local haya en el
diagnóstico de una situación, más expectativas serán generadas entre la población, y por tanto
más urgente e importante será una infraestructura institucional para responder y dar
continuidad a los temas que surjan. Su empleo requiere, por lo tanto, de sumo cuidado con las
expectativas que se abren. Es recomendable valorar de forma moderada las propuestas y
ponderar el tiempo que demanda la ejecución de acciones.
El DRR y el DRP no tienen la pretensión de sustituir la investigación y las técnicas de
diagnosis convencional. Su carácter es sobre todo cualitativo, por lo tanto, puede generar
criterios importantes sobre los cuales basar una investigación más exhaustiva, o profundizar
en temas concretos como las relaciones de poder, el papel de la mujer, la composición de un
pasto, la etnobotánica local, los estilos agrarios locales, una investigación en finca, etc.
Además, por la relativa rapidez en la documentación de sus resultados, tiene la capacidad de
dinamizar el debate sobre el futuro de una determinada localidad.
A continuación se presenta la tabla 1 para comparar las generalidades del FSR, el DRR y el
DRP6. En el siguiente párrafo entraremos a discutir algunos supuestos teóricos del DRR y el
DRP bajo el acrónimo compuesto de DRRP (diagnostico rural rápido y participativo).
1.3.1 La producción de conocimiento.
A lo largo de la historia los grupos dominantes se han apropiado de los conocimientos, y hoy
en día es a través de las ciencias, en universidades y grupos de investigación desde donde se
validan los mismos (bajo el supuesto de que el método científico genera un conocimiento
superior al que pueden lograr otras formas no científicas). En la base de este “conocimiento
superior”, está la supuesta “objetividad” del investigador y la “neutralidad” ideológica del
quehacer científico. Esto, sin embargo, ignora que un investigador al relacionarse con su
6
La gradual formalización del DRR y el DRP fue debido a tres encuentros: sobre el DRR en Kkon Khan (1985;
Thailandia), sobre Farmer First (“Campesino Primero” en 1987, Sussex, Gran Bretaña) y el tercero sobre
Beyond Farmer First (“Más Allá del Campesino Primero”).
10
Tabla 1. Comparación entre las principales características del FSR, DRR y DRP (basado
principalmente en Chambers, 1992).
Atributo
FSR
Período de tiempo de
mayor desarrollo
Innovaciones
más
importantes, se basan en
Usuarios más importantes
Años 70; principios de los Finales de los 70; y años Finales de los 80; y años
80
80
90
Universidad
Universidades
ONGs, Universidades
Universidad
DRR
Agencias de Cooperación,
Universidades
Recursos
clave Aspectos holísticos de la Conocimiento local de la
anteriormente obviado
producción
agraria; población
interdisciplinaridad
Innovación
más Métodos
Métodos
importante
Actitud predominante
Extractivo
Extractivo
Objetivos ideales
Aprendizaje
de
los Aprendizaje
de
los
agentes externos
agentes externos
Resultados a largo plazo
Planes,
proyectos, Planes,
proyectos,
publicaciones, prioridades publicaciones
de investigación
Tiempo en que se ejecuta 6 meses a 4 años
4-10 días
la investigación
DRP
ONGs,
Organizaciones
estatales, Universidades
Capacidades
de
la
población local
Actitud
Participativo, Catalizador
Toma de decisiones de la
población local
Acción local sustentable e
investigación
4-10 días,
tiempo
abierto
en
objeto de investigación (un agricultor por ejemplo) se sitúa en un proceso de negociación. Se
produce lo que Long (1989) llama una “interfaz”, un punto de encuentro, en el cual se
trasmiten conocimientos y opiniones codificadas. Lo que una parte entiende, depende de su
capacidad de escuchar y de lo que el otro pueda expresar y quiera dar a entender. Por lo tanto
el conocimiento, y en última instancia también la realidad, es una construcción social, donde
su definición cambia continuamente y está sujeta a un continuo proceso de reinterpretación,
renegociación y validación. Es precisamente este hecho el que debilita tanto el valor de las
encuestas formales, que pretenden “desvelar” la realidad, o la supuesta “neutralidad” de los
diagnósticos.
Se puede afirmar entonces, que el investigador debe aceptar su subjetividad7. No puede
mantenerse al margen y pretender observar sin influir en la realidad. Es pertinente buscar
aquellas formas de interacción que permitan compartir de manera creciente los
conocimientos, sobre la base de un respeto y una confianza mutua.
Estas condiciones cuentan también para la interacción entre la administración y los
ciudadanos en general, ya que el Estado no tiene el dominio sobre la realidad. El gobierno no
puede pretender ser un juez neutral y objetivo, ya que de esta forma niega la existencia de las
estrategias que históricamente las clases sociales han desarrollado para dar cabida a su
relación con el Estado. Estas estrategias, muchas veces, se enmarcan en una postura
defensiva (Scott, 1985), que se demuestra a menudo en prácticas consideradas “ilegales”,
7
Scoones y Thompson (1993) ofrecen un tratamiento muy interesante de la subjetividad del investigador y de
los cambios paradigmáticos que implica aceptarla para la investigación agrícola. Ver también las primeras
páginas de Cornwall et al (1993).
11
respuestas evasivas, dobles estrategias, un juego de decisiones de oportunidad, etc., que es
calificada por la administración de atrasadas. Lo que se negocia en el centro del encuentro
entre ciudadano y Estado, y también entre agricultor y agrónomo, es el control sobre la vida
de uno. Por eso incluso, cuando aparentemente el esfuerzo externo se dirige hacia la mejora
de la condición local, pero sin cumplir las condiciones básicas de respeto y confianza, se
desarrollan “movimientos de soslayo” (Remmers, 1996), es decir, evasiones, escasa o nula
participación o colaboración por parte de los habitantes locales con los “expertos”, etc. Es
también por esto, como sostienen Long y Poeg (1989: 228), que incluso un proyecto de
desarrollo discreto y localizado (es decir, planeado y controlado), supone también una
intervención, ya que forma parte de una sucesión de acontecimientos localizados, de los
diferentes grupos de interés que operan en la sociedad civil.
1.3.2
El DRP y el Desarrollo Endógeno.
Las primeras conceptualizaciones del desarrollo endógeno han surgido en el Tercer mundo,
durante los años 60. Esto no es de extrañar, como tampoco lo es el hecho que este concepto
en el contexto europeo haya adquirido importancia sobre todo en las zonas llamadas
marginadas. En tales zonas el modelo de desarrollo capitalista y tecnócrata ha demostrado su
ineficacia. Tal modelo parte de la homogenización de la realidad rural, y se guían por el
concepto de “progreso” que se basaba en la disminución de la población activa en el sector
agrario y en el aumento de los insumos agrícolas y del papel preponderante del conocimiento
científico. Este modelo, representado por la revolución verde, tuvo éxito en aquellas zonas
donde las condiciones eran favorables, como las tierras planas y homogéneas, suelos fértiles,
agricultores con poder de compra, etc. En las zonas marginadas este modelo no ha podido
establecerse firmemente, y si se ha hecho, ha conducido a graves problemas ecológicos y
sociales. El desarrollo endógeno parte de una postura opuesta, reconociendo el valor de la
diversidad biológica y cultural, y del deseo de afianzar esta heterogeneidad.
En la base del DRRP está la revalorización de los recursos y conocimientos locales, o “la
localidad”. Nos referimos a la generación de conocimiento en un determinado contexto
cultural, económico, agroecológico y sociopolítico, o a la coevolución entre naturaleza y
cultura (Sevilla Guzmán y González de Molina, 1993). Como comentan Scoones y
Thompson (op. cit.), “extraer el conocimiento local de las entrañas de su significado, es
intentar encajarlo en el marco reductivo de la racionalidad científica occidental, lo cual ha
llevado a incurrir en errores importantes de interpretación, asimilación y aplicación
La agricultura tradicional es un ejemplo concreto del valor de los recursos y conocimientos
locales. Esta es el resultado de largos años de experiencia empírica y de experimentación
campesina.
En la actualidad sin embargo, esta especificidad del conocimiento local está desapareciendo
a marchas forzadas bajo la expansión de los procesos productivos capitalistas, que son la cara
que adquiere la modernización en muchos sitios. Estos procesos implican una desarticulación
de los vínculos locales: entre el trabajo y la tierra (con la mecanización), entre la tierra y la
calidad del producto (con la producción de volumen de calidad homogénea), entre plantas y
tierra (con la producción en invernadero), y en general entre cultura y naturaleza (Ploeg,
1994). De forma general, los recursos locales de la naturaleza (elementos que antes solamente
12
tenían sentido como un "conjunto vinculado de recursos"), ahora pueden ser enajenados
independientemente unos de otros.
Con todo lo dicho, entra en juego el denominado “desarrollo endógeno”, que podríamos
definir como la lucha dialéctica que realizan los habitantes de una determinada zona,
potenciando sus propios recursos humanos y naturales representados por: la organización, los
conocimientos, su sistema agrario, su riqueza ecológica o sus particularidades estéticas.
Recursos y valores locales que pueden contrastarse con los elementos de fuera (López Calvo
et. al., 1993).
Ploeg (1994) en Países Bajos ha propuesto el concepto de “estilos agrarios”. Este concepto se
refiere a la organización específica del proceso de trabajo en la agricultura, el cual implica
una específica articulación de los recursos naturales con los mercados y las tecnologías.
Plantea que el principio de ordenación es el trabajo del agricultor y su familia, frente a las
convicciones de los agraristas académicos, que muchas veces intentan reducir el problema
agrario a cuestiones meramente técnicas. Lo que resalta de los estudios sobre el concepto de
“estilo agrario”, es que rompe con las tipologías de finca clásica según tamaño y producto
bruto, al centrar el análisis en el proyecto de desarrollo que subyace en un estilo agrario. Es
decir, lo importante es el camino seguido por el productor, sus orígenes y las perspectivas
con las que progresa, más allá de las cifras de producción8.
El desarrollo según los moldes de la modernización, ha dejado a parte a ciertos grupos
sociales, como en Andalucía las familias agrícolas de montaña y los jornaleros. Los últimos,
por ejemplo, forman en la actualidad un grupo virtualmente desplazado del mercado de
trabajo. Estimular el desarrollo endógeno, sería, según Sevilla Guzmán (1995), trabajar con
estos grupos y fortalecer las iniciativas que surgen en su seno, expectativas que prometen un
cambio social y rural, revertiendo el proceso de modernización. Tal es el caso de las
cooperativas del Sindicato de Obreros del Campo (SOC), en España. Su estructura
organizativa tiene mucha fuerza y busca relaciones con el mercado y con tecnologías
distintas, intentando restablecer alianzas de vecindad entre los pueblos y de solidaridad con
las asociaciones de consumidores y de producción a escala local (estas relaciones están
orientadas a un proceso productivo según patrones ecológicos).
Todo esto invita a cuestionar ideas y prácticas establecidas sobre la extensión rural. Está
claro que el modelo de transferencia de tecnología, donde el flujo de información es
unidireccional, del “experto” al agricultor, se limita considerablemente y es reemplazado por
un modelo bidireccional. Aún así, pueden plantearse diferencias, ya que limitarse a que los
agricultores den su comentario sobre las tecnologías ofrecidas desde las universidades,
reduce el problema a ofrecer una respuesta. Esta situación sigue partiendo de la idea de que
hay que “remediar” una ausencia de conocimiento que se supone existe en la gente del campo
(Cornwall et al, op. cit.), en vez de considerar que los expertos pueden aprender también de la
localidad. El desafío está en que participen los agricultores en el diagnóstico de los
problemas y en el diseño de soluciones, y en que se revitalice el potencial de experimentación
que los propios agricultores han tenido siempre, así como las soluciones que han encontrado
históricamente (Tillmann, 1993). En este sentido la investigación a través del DRRP, se
8
Ver Remmers y Haar (1994) y ISEC y AVV "El Sol" (1994) para una aplicación del concepto de “estilos
agrarios” en Andalucía.
13
ofrece como un método de experimentación que permite un proceso de aprendizaje mutuo
(Haverkort et al, 1991; Remmers et. al., 1994), invitando a pensar de nuevo en el clásico
modelo de universidad-extensión agraria-agricultor, pero con relaciones horizontales entre
estas tres piezas del desarrollo.
1.4. A MANERA DE CONCLUSIÓN.
Hemos presentado las críticas a las metodologías aplicadas en la obtención de información
para diagnosticar los problemas del desarrollo rural. En particular, se han señalado los
problemas de tiempo, espacio, género, clase y tema. Se han anotado también los problemas
para conocer el discurso de los actores sociales en los proyectos de desarrollo.
Desde la perspectiva conflictivista, se ha propuesto como alternativa que los diagnósticos los
elaboren conjuntamente los actores sociales y los agentes externos, no sólo con la finalidad
de identificar problemas particulares del medio rural, sino como una manera de apoyar
iniciativas locales y de gestionar acciones de participación local. El diagnóstico conjunto es
también una posible manera de diseñar proyectos de investigación que repercutan de manera
directa en las condiciones de vida de los actores sociales.
Bajo la metodología del DRP se han revalorado los métodos cualitativos. De manera
resumida se ha descrito el enfoque del desarrollo rural, se han apuntado los cambios
metodológicos del diagnóstico rural rápido (DRR), la investigación de sistemas agrarios
(FSR) y el diagnóstico rural rápido y participativo (DRRP).
En particular se ha revalorizado el trabajo en equipo, los grupos de investigación
multidisciplinarios y los procesos de producción del conocimiento local. Se han comparado
los problemas de la extensión agraria. Por último se mostró la utilidad del DRRP en los
proyectos de desarrollo endógeno.
BIBLIOGRAFÍA
Ardón, M. 1996. La unidad familiar campesina. Cuadernos de Investigación Participativa.
Departamento de Economía Agrícola El Zamorano. Costa Rica.
Broekhuizen, R. Van, l. Klep, H. Oostindie y J.D. van der Ploeg (eds.). 1997. Renewing the
countryside: an atlas writh two hundred examples from dutch rural society. Misset. Misset Publishers,
Doetinchem.
Brokensha, D., P.M. Warren y D. Werner (1980): Indigenous knowledge systems and development.
Washington. University Press of America, Inc.
Chambers, R., 1983: Rural Development: Putting the last first, London Longmans
Chambers, R., 1992: Rural appraisal: rapid, relaxed and participatory. IDS Discussion Paper 311.
Brighton.
14
Contreras, A. y S. Medellín. 1994. Plan comunitario de manejo de recursos naturales del Ejido Veinte
de Abril (Joya de Salas). Instituto de Ecología A. C. y Terra Nostra A. C. México. pp. 88.
Cornwall, A., I. Guijt y A. Welbourn, 1993: Retos metodológicos para la investigación y extensión
agrícolas: valorando los procesos. IDS Discussion Paper 333. Brighton. pp. 41
Doorman, F. (ed.), 1992: La metodología del diagnóstico en el enfoque “Investigación adaptiva”.
UNH (Costa Rica), RUU (Países Bajos) IICA (Costa Rica).
Engel, P. y M. Salomon, 1994: RAAKS, a participatory action-research approach to faciitating social
learning for sustainable development. Paper presented at the International Symposium on Systems
Oriented Research in Agriculture and Rural Development, Montpellier, France, 21-25 November
1994. pp. 13
Freire, P., 1968. Pedagogía del oprimido. Siglo XXI
Fresco, L. O. 1988: Cassave in shifting cultivation. Royal Tropical Institute. Amsterdam.
Giddens, A. (1979): Central problems in social theory: action, structure and contradiction in social
analysis. London. Macmillan.
Grandstaff, T.B. y S.W. Grandstaff, 1987: A conceptual basis for methodological development in
Rapid Rural Appraisal. In: Proceedings of the 1985 International Conference on Rapid Rural
Appraisal, Khon Kaen University, Thailand: Rural Systems Research and Farming Systems Research
Proyects: pp. 69-88
Haverkort, B., J. van der Kamp y A. Waters-Bayer, 1991: Joining farmer’s experiments: experiences
in Participatory Technology Development. Intermediate Technology Publications, pp. 269.
Hernandez, X., E. 1985. Xolocotzia. Revista de Geografía Agrícola. Universidad Autónoma de
Chapingo. Tomo I y II México.
Hildebrand et. al.: 1986: Perspectives on Farming Systems Research and Extension. Boulder,
Colorado.
Hobart, M., 1993: The growth of ignorance: a critique of development. Routledge, London.
Khon Khan University. 1987. Proceedings of the 1985 International Conference on Rapid Rural
Appraisal, Khon Kaen University, Thailand: Rural Systems Research and Farming Systems Research
Proyects
Long, N. (ed.), 1989: Encounters at the interface: a perspective on social discontinuities in rural
development. Wageningse Sociologische Studies nº 27 pp1-10.
Long, N. y J.D. van der Ploeg, 1989: Demythologizing planned intervention: an actor perspective.
Sociología Ruralis 39(3/4): 227-249
López Calvo, L., J. Salas Mesa y E. Sevilla Guzmán. 1993. Towards an empirical definition of human
potential for the endogenous development. (in) Ploeg, J. D. Van der; V. Saccomandi, F. Ventura y A.
Van der Lande (eds.) On the impact of endogenous developmment in rural areas. Procedings of a
seminar held in Assisi (Umbria, Italy), October 25-27. CESAR. CERES.LUW. vol II p.229-250
15
López de Ceballos, P., 1989: Un método para la investigación-acción participativa. Editorial Popular.
Colección Promoción cultural nº 5. pp. 126
Medellín, S. Y A. Contreras. 1994. Plan comunitario de manejo de recursos naturales del Ejido Alta
Cimas. Instituto de Ecología A. C. y Terra Nostra A. C. México
Moore, M., 1981: Beyond the Tarmac road: a guide for rural poverty watchers. IDS Bulletin 12(4):
47-52
Ploeg, J.D. van der, 1994: Styles of farming: an introductory note on concepts and methodology. En:
Ploeg, J.D. van der y A. Long (eds.), Born from within: practice and perspectives of endogenous
development, pp. 7-30. Van Gorcum, Assen, The Netherlands.
Ploeg, J.D. van der: 1994: La reconstitución de la localidad: tecnología y trabajo en la agricultura
moderna. Paper presentado al I Congreso de la Sociedad Española de Agricultura ecológica”, Toledo,
28-30 de septiembre 1994.
Posey, D.A., 1982: Native and indigenous guidelines for new Amazonian development strategies:
understanding biodiversity through ethnoecology», en Moran (ed.). Man’s impact on forests and
rivers. Change in the Amazone basin vol. 1: pp. 156-181.
Remmers, G.G.A., 1993: Agricultura Tradicional y Agricultura Ecológica: Vecinos Distantes.
Agricultura y Sociedad 66: 201-220
Remmers, G.G.A., 1994: Endogenous development in traditional rural areas: hitting a moving target.
Paper presented at the IV International CERES/CAMAR Seminar on “Design of Methods for
Endogenous Rural Development”, 12-14-XII 1994, ISEC, ETSIAM, Córdoba, Spain.
Remmers, G.G.A., J.C. Avila Cano, Parra Orellana, I. Amián Novales and R. Acosta Naranjo, 1994:
Some reflections on the design of on-farm research in ecological agriculture in Andalusia, Spain. In:
Ploeg, J.D. van der, V. Sacomandi, F. Ventura y A. van der Lande (eds.), On the impact of
endogenous development in rural areas, Proceedings of a Seminar (draft version) held in Assisi, Italy,
25-27 Octobre 1993 (CESAR, CERES, WAU). pp. 305-312
Remmers, G.G.A. y G. van der Haar, 1994: Traditional agriculture, rural policies and styles of
farming in the Contraviesa, Spain. En: Ploeg, J.D. van der, V. Sacomandi, F. Ventura y A. van der
Lande (eds.), On the impact of endogenous development in rural areas, Proceedings of a Seminar
(draft version) held in Assisi, Italy, 25-27 Octobre 1993 (CESAR, CERES, WAU): pp. 287-304
Rhoades, R.E., 1984: Breaking new ground: agricultural anthropology. CIP, Lima. pp. 71
Salazar, M. C. (ed.), 1992: La investigación-acción participativa. Inicios y desarrollos. Editorial
Popular. O.E.I. pp. 230
Scoones, I. y J. Thompson, 1993: Knowledge, power and agriculture - towards a theoreticl
understanding. En: Scoones, I. and J. Thompson (ed.), Beyond Farmer First: rural people’s
knowledge, agricultural research and extension practice, pp. 16-32. IIED, ITP. London.
Schönhuth, M. y U. Kievlitz, 1994: Diagnóstico Rural Rápido, Diagnóstico Rural Participativo:
métodos participativos de diagnóstico y planificación en la cooperación al desarrollo. Una
introducción comentada. Schriftenreihe der GTZ nº 244. Eschborn. pp. 137.
16
Scott, J.C., 1985: Weapons of the weak: everyday forms of peasant resistance. Yale university Press,
New Haven and London.
Sevilla Guzmán, E. y M. González de Molina (eds). 1993. Ecología, campesinado e historia, pp. 197218. La Piqueta. Madrid
Sevilla Guzmán, E. 1995. El marco teórico de la agroecología. (in) Agroecología y conocimiento
local. Universidad Internacional de Andalucía, Sede Santa María la Rábida (inédito)
Shaner, W., P. Philipp y W. Schmehl, 1982: Farming Systems Research and Development: Guidelines
for Developing Countries. Westeview Press. Boulder, Colorado.
Theis, J. y H.M. Grady, 1991: Participatory Rapid Appraisal for Community Development. A
training manual based on experiences in the Middle East and North Africa. IIED and Save the
Children, London.
Tillmann, H. J. 1993. Conceptos y métodos de una extensión campesina. PRATEC. Lima
Tillmann, H. J. y M. A. Salas, 1994: “Nuestro Congreso”: Manual de Diagnóstico Rural Participativo.
PRODAF - GTZ. Santiago de Puriscal. Costa Rica. pp. 180.
Toledo, V., M. 1992. What is etnoecology? Etnoecologica 1(1): 5-21
Toledo, V.M., 1993: La racionalidad ecológica de la producción campesina. (in) Sevilla Guzmán, E.
Y M. González de Molina (eds.). Ecología, campesinado e historia, pp. 197-218 La Piqueta. Madrid.
UNICEF, 1993: VIPP: Visualization in Participatory Programmes: a manual for facilitators and
trainers involved in participatory group events. UNICEF-Bangladesh. pp. 158
Vargas, L., G. Bustillos. 1989. Técnicas participativas para la educación popular (Tomo I y II) Centro
de Estudios y Publicaciones ALFORJA, San José, Costa Rica
Ysunza, A. (coord.) M. Salas; A. Contreras; S. Diez Urdanivia; M. Martínez; L. López; E. Martínez;
J. Leyva y A. Beltran. 1996. ¿No que no?: Una experiencia con promotores comunitarios de salud en
Oaxaca. Centro de Capacitación Integral para promotores Comunitarios CECIPROC e Instituto
Nacional de la Nutrición “Salvador Zubirán” México
17
Fly UP