...

UTILIDAD DEL TEST RÁPIDO DE DETECCIÓN DE ANTÍGENO

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

UTILIDAD DEL TEST RÁPIDO DE DETECCIÓN DE ANTÍGENO
UTILIDAD DEL TEST RÁPIDO DE DETECCIÓN DE ANTÍGENO
ESTREPTOCÓCICO (TRDA) EN EL ABORDAJE DE LA
FARINGOAMIGDALITIS AGUDA EN PEDIATRÍA.
García Vera C. Grupo de Patología Infecciosa de la Asociación Española de Pediatría de
Atención Primaria. Utilidad del test rápido de detección de antígeno estreptocócico (TRDA) en
el abordaje de la faringoamigdalitis aguda en pediatría. Enero 2014. [Disponible en:
http://www.aepap.org/grupos/grupo-de-patologia-infecciosa/contenido ]
INTRODUCCIÓN
La faringoamigdalitis es, sin duda, una de las principales entidades
dentro de los procesos infecciosos en la infancia. Entre ellas, las producidas
por Streptococcus β–hemolítico del grupo A (SBGA), son de especial
importancia porque serían prácticamente las únicas susceptibles de ser
tratadas con antibióticos. Esta cuestión es debatida en la actualidad ya que dos
guías de práctica clínica (NICE y SIGN)1,2 consideran innecesario tratarlas,
salvo que produzcan una afectación importante del estado del paciente,
mientras que el resto de guías de práctica clínica recientes basadas en la
evidencia sobre este tema (hasta 8), prefieren hacer un diagnóstico etiológico,
precisamente para reconocer las faringoamigdalitis estreptocócicas (FAS)
dentro del total de faringoamigdalitis y tratarlas con antimicrobianos 3-10.
En nuestro país, unos 16 millones de consultas médicas anuales en
toda la población serían por odinofagia en general, siendo un 20% del total de
las consultas pediátricas y dando cuenta del 55% del total de prescripciones
antibióticas en este grupo de edad11. Múltiples publicaciones han demostrado la
falta de adecuación del tratamiento antibiótico en la faringoamigdalitis, con
unas tasas excesivas de utilización. Un reciente metaanálisis establece que la
etiología de la faringitis en países desarrollados sería por SBGA en un 37% de
casos (IC 95%: 32% a 43%; 14 estudios, n = 68.731 niños) en niños menores
de 18 años, y en un 24% (IC 95% 21 a 26%; 3 estudios, n = 964 niños) en
niños menores de 5 años. Pero hay que considerar que en estas cifras está
incluida la posibilidad de que se trate de niños portadores del germen (12% de
niños sanos [IC 95% 9 a 14%], 18 estudios, n = 9.662 niños; 4% en menores
de 5 años [IC 95% 1 a 7%], 4 estudios, n = 1.036 niños), de manera que
aunque se detecte en amígdalas no necesariamente ha de ser el responsable
del cuadro clínico12. Así pues, la gran mayoría de faringoamigdalitis en la
infancia van a ser de etiología vírica y solo precisarán tratamiento sintomático.
1
JUSTIFICACIÓN
Si hay que tratar con antibiótico solamente las FAS, será importante
precisar su diagnóstico. Contamos para ello con datos clínicos y pruebas
analíticas. Hay que saber que la clínica y los datos de la exploración física nos
van a aportar muy poco para separar las FAS del resto. Ningún síntoma
aislado, ni siquiera la presencia de pus en la amígdala, ofrece un cociente de
probabilidad positivo como para superar un 50% de probabilidad de FAS.
Incluso las escalas de predicción clínica (las más utilizadas son las de Centor y
McIsaac –esta última añade un punto más, por la edad, a la anterior-), y como
puede comprobarse en la tabla siguiente, solamente ofrecen una aproximación
al diagnóstico (cumpliendo el máximo de puntuaciones solamente un 62%
serán auténticas FAS). La utilidad de éstas debería ser, por tanto, seleccionar a
los pacientes a los que luego apliquemos pruebas diagnósticas.
McIsaac
Total faringitis
SBGA (+)
*Score
n (%)
n (%)
0
42 (2)
3 (7)
1
200 (11)
37 (19)
2
576 (31)
118 (20)
3
552 (30)
162 (29)
4
365 (20)
163 (45)
5
113 (6)
70 (62)
*1 ó 0 puntos si presencia/ausencia, respectivamente, de los
siguientes ítem: edad entre 3 y 15 años, fiebre >38º,
adenopatía subángulomandibular protuyente, inflamación o
13
exudado amigdalar, ausencia de tos .
DIAGNÓSTICO Y PRUEBA A ESTUDIO
TRDA frente a cultivo tradicional
Por todo lo expuesto se hace necesario disponer de herramientas que
precisen más el diagnóstico. Disponemos en la actualidad fundamentalmente
de dos: los TRDA y el cultivo tradicional (ya hay disponible alguna otra opción
2
basada en biología molecular pero son todavía caras y tardan un mínimo de 1
hora en ofrecer el resultado).
Para la confirmación diagnóstica se sigue utilizando como “gold
standar” (patrón oro), el cultivo tradicional de muestra obtenida mediante
hisopado de amígdala y faringe posterior. Su resultado se puede demorar hasta
48 horas (si es positivo puede detectarse crecimiento bacteriano a partir de las
18 horas, pero la negatividad no puede confirmarse hasta transcurridas 48), y
tiene como ventajas el que nos facilita poder conocer el antibiograma
(fundamentalmente para valorar la resistencia a macrólidos, ya que no hay
S.pyogenes resistentes a penicilina) y el que puede permitir distinguir entre
distintos Streptococcus ß-hemolíticos (los de grupo C y G suponen hasta un
15% de FAS en adultos, pero menos de un 5% en niños) u otras bacterias. Con
todo, todavía no hay un método estandarizado de forma internacional para la
investigación mediante cultivo de S.pyogenes, y no son siempre los mismos
medios de cultivo o de toma de muestras los utilizados por los distintos
laboratorios.
Desde los años 1980, se han ido desarrollando TRDA basados en la
detección del antígeno carbohidrato específico de la pared celular de
Streptococcus ß-hemolítico exclusivamente del grupo A. Los primeros utilizaron
técnicas de coaglutinación y aglutinación con partículas de latex y ofrecieron
una buena especificidad (90-99%), pero una insuficiente sensibilidad (75-90%).
Posteriormente
se
desarrollan
otros
basados
en
técnicas
de
enzimoinmunoanálisis, e incluso los más recientes basados en inmunoanálisis
óptico presentan una precisión diagnóstica muy próxima a la del cultivo (84 a
99% de sensibilidad y 95 a 99% de especificidad), además de disponer del
resultado en plazos ahora muy cortos (5-10 minutos)14. Asimismo, los costes se
han reducido mucho, y en este momento (diciembre 2013) los últimos de
inmunoanálisis óptico, cuestan a precio de mercado 2,67 € cada test15.
Utilidad de los más recientes TRDA
De las 10 guías de práctica clínica basadas en la evidencia disponibles
sobre faringoamigdalitis en la infancia en los últimos años, dos no se plantean
realizar diagnóstico etiológico y recomiendan tratar solo aquellas en las que
preocupe al facultativo el estado del paciente, las 8 restantes recomiendan
hacer diagnóstico etiológico en busca de aislar las FAS para tratarlas con
antibiótico. Cinco de éstas recomiendan TRDA y 3 recomiendan cultivo
tradicional (puede observarse en la tabla a continuación que se trata de las
menos recientes).
3
Para evitar resultados erróneos es esencial realizar bien la técnica de
hisopado, ya que a una mala recogida se pueden atribuir la mayoría de falsos
negativos en la prueba. Está demostrado que la cantidad de antígeno
condiciona más los resultados del TRDA que los del cultivo tradicional. El
volumen de antígeno recogido importa. La recomendación es que se realice un
toque en cada amígdala con giro del hisopo de 180º y un tercero en faringe
posterior con la misma maniobra. Es importante evitar el contacto con mucosa
bucal y lingual y con la saliva. Bien realizada la toma, la sensibilidad y
especificidad de los más recientes TRDA (84 a 99% y 95 a 99%
respectivamente) son suficientes como para recomendar su amplia utilización.
En la mayoría de guías que proponen su uso, se añade la obligatoriedad de
realizar cultivo de confirmación en los casos de TRDA negativo, pero la más
reciente del ICSI (Institute for Clinical Systems Improvement, EEUU 2013) 3 ya
no ve necesaria la realización de cultivo tradicional en los casos de TRDA
negativo y recomienda realizar exclusivamente el test en la consulta.
Valoración económica
Establecida ya la importancia de hacer un diagnóstico etiológico (la
clínica hemos visto que nos llevaría a equivocarnos casi en la mitad de los
casos), para recomendar la utilización de uno u otro test diagnóstico, es
esencial disponer de estudios que incluyan la valoración económica (estudios
de coste-efectividad principalmente).
4
En 2006 en EEUU se publica un estudio de coste-efectividad que
concluye que la opción de no tratamiento en faringitis en niños, era la de más
baja morbilidad, pero sus costes comparativamente mayores estaban
fundamentalmente en las pérdidas de horas de trabajo de los padres. Pero
antes de recomendar la opción de no tratar frente a tratar en las FAS, aclara
que son necesarias estimaciones precisas del riesgo de desarrollar fiebre
reumática y absceso periamigdalino en cada población. Con todo, la pauta de
mejor coste-utilidad en este estudio es la que recomienda test de detección
rápido y posterior tratamiento si se confirma como estreptocócica16.
No obstante, disponemos de un estudio de calidad realizado desde la
perspectiva de nuestro sistema sanitario (Sistema Nacional de Salud español) y
publicado en 201115, que analizando 6 diferentes estrategias de abordaje de la
faringitis pediátrica (tratar con antibiótico todo, tratar en función de una escala
clínica, TRDA a todos, TRDA a todos más cultivo en los negativos, cultivo a
todos, y TRDA tras cribado mediante escala clínica -test de Centor ≥3-)
concluye que las 2 últimas estrategias son más efectivas y menos costosas que
las 4 primeras. El coste promedio por paciente para la estrategia de cultivo a
todos fue de 86,04 € mientras que para la de TRDA tras escore clínico fue de
48,78 €. La estrategia más efectiva fue el cultivo a todos, pero la más costeefectiva fue la realización del TRDA tras cribado mediante test de Centor. Hay
que señalar que no se analiza la opción de realizar cultivo tradicional tras
cribado mediante escala clínica, pero con un TRDA de buena sensibilidad y
especificidad y al coste económico antes mencionado (2,67 € por cada TRDA
frente a 5,43 € por cada cultivo tradicional), parece improbable que esta opción
supere en coste-efectividad a la de TRDA tras cribado.
Expuestas las ventajas que supondría la utilización de un TRDA en el
diagnóstico de la FAS conviene precisar en qué situaciones no debería de ser
utilizado:
1. Alta sospecha de infección viral: a pesar de cumplir alguno de los
criterios de Centor/McIsaac se detectan síntomas o signos claros de
infección viral (tos, mucosidad, ronquera, vesículas en el paladar y en
pilares anteriores,…)
2. Paciente que haya recibido antibioterapia en los días previos (¿hasta
un mes?). Los restos bacterianos en faringe tras un tratamiento previo
pueden tener cantidad importante de antígeno carbohidratado y
producirse un falso positivo.
3. Paciente inmunodeprimido (tratamiento en todos los casos)
4. Paciente con historia de fiebre reumática (tratar siempre)
5. Contexto de brote comunitario por SBGA
5
6. Faringitis crónica (validez menor del test)
7. Menores de 4 años, salvo que exista algún criterio suplementario
que sugiera infección estreptocócica (ambiente epidémico, exantema
escarlatiniforme, petequias en paladar, lengua aframbuesada,…)
CONCLUSIONES
Por todo lo expuesto y siguiendo la propuesta de la mayoría de guías
de práctica clínica basadas en la evidencia, parece clara la recomendación de
que en nuestro medio se confirme siempre la etiología por SBGA en la
faringoamigdalitis en la infancia y solo se instaure tratamiento antibiótico
cuando se haya obtenido dicha confirmación (con la excepción de que no se
disponga de TRDA, o este haya sido negativo, y a la espera del resultado del
cultivo el estado del paciente preocupe al facultativo).
Resulta evidente que por precisión diagnóstica, coste-efectividad,
inmediatez del resultado y aplicabilidad en el primer estamento de atención
pediátrica, los modernos TRDA (inmunoanálisis óptico) deberían ser parte de la
dotación habitual de material en la consulta de pediatría de atención primaria,
siempre que los profesionales que tomen la muestra, realicen el test y lo
interpreten, hayan sido adecuadamente formados.
Asimismo, la aplicación del TRDA debería hacerse solamente a
pacientes que cumplan unos criterios clínicos mínimos que hagan probable el
diagnóstico de FAS (mínimo de 3 puntos en la escala de Centor o de McIsaac
en mayores de tres años y algún criterio extra en menores de esta edad)
6
.
PROPUESTA DE ALGORITMO DE ACTUACIÓN
Por lo expuesto anteriormente se propone abordar la faringoamigdalitis
pediátrica según el siguiente algoritmo
ODINOFAGIA AGUDA PROBABLEMENTE INFECCIOSA
ANAMNESIS Y EXPLORACIÓN
CLÍNICA
REGLA DE PREDICCIÓN DE CENTOR:
FIEBRE ≥ 38ºC
LINFADENOPATÍA CERVICAL ANTERIOR
EXUDADO FARINGOAMIGDALAR
AUSENCIA DE TOS
1
1
1
1
punto
punto
punto
punto
3-4 puntos (+ algún
criterio extra si < 4 años)
≤ 2 puntos
TEST RAPIDO DE DETECCIÓN
ANTÍGENO
ESTREPTOCÓCICO
NEGATIVO Y
< 4 AÑOS
MAXIMA
PROBABILIDAD DE
ETIOLOGIA VIRAL
NEGATIVO
INVESTIGAR SÍNDROME
MONONUCLEAR SI
CLINICA SUGERENTE
TRATAMIENTO SINTOMÁTICO
Y OBSERVACIÓN
---------------------REEVALUACION EN 48 HORAS SI
APENDICE:
NO HAY MEJORÍA CLÍNICA
NEGATIVO Y
4 A 18 AÑOS
POSITIVO
CULTIVO
TRADICIONAL
POSITIVO
TRATAMIENTO ANTIBIÓTICO
7
APÉNDICE
Cuestionario previo a la incorporación de una prueba diagnóstica a la práctica
clínica17,18 aplicado a este test:
1. ¿Se puede realizar la prueba de forma confiable?
Con el adiestramiento debido del personal médico o de enfermería
parece una prueba de sencilla aplicación. Hay suficientes estudios, la
mayoría en el ámbito de la atención primaria, que dan cuenta de la
sensibilidad y especificidad de los últimos TRDA. La recomendación de
realizar cultivo cuando en niños > de 3 años con 3-4 criterios de Centor y
TRDA negativo completa la carencia en sensibilidad del test. Hay datos de
que la cantidad de inóculo en el hisopado cuenta a la hora de lograr la
positividad del test lo que hace necesario una correcta técnica de toma de
muestra.
2. ¿Se ha evaluado la prueba en una población apropiada?
La lista de estudios sobre TRDA tanto en la edad adulta como en
pediatría es muy larga. Hay suficientes estudios en la edad pediátrica y en el
ámbito de la pediatría de atención primaria, como para asumir sus
conclusiones como previsiblemente válidas para la población media de
nuestro país. Incluso el test ha sido evaluado en función de diferente
prevalencia y de todas las puntuaciones en las escalas de predicción clínica.
3. ¿Se usó un patrón oro como referencia para evaluar la prueba?
Siempre se compara con el cultivo tradicional. Las limitaciones en este
punto están no tanto en que se ha comparado con el patrón oro (se ha
hecho correctamente) sino en los problemas de falta de consenso a nivel
internacional sobre la técnica concreta y medios estandarizados para la
realización unificada de cultivos de muestras faringoamigdalares que
investigue SBGA. Es decir, no están correctamente definidas las
características de este patrón oro para asegurar la comparabilidad de los
estudios.
4. ¿Se eligió un punto de corte apropiado para optimizar sensibilidad y
especificidad?
Es una prueba de un resultado dicotómico (positivo o negativo), en
función de la impregnación de barras o símbolos consecuencia de la
reacción detectada por inmunoanálisis óptico ante la presencia de antígeno
carbohidratado específico del SBGA. Por tanto, el resultado de la prueba en
8
un sentido o en otro, determinado por la técnica no parece condicionado por
el punto de corte.
5. ¿Cuál es el cociente de probabilidad positivo y negativo?
En global, y según datos de un metaanálisis sobre los más recientes
estudios acerca de TRDA (2000 a 2009, 24 estudios)19, tanto para adultos
como para niños, el cociente de probabilidad positivo del test es de 22,21 (IC
95%: 15,20 a 32,63) y el negativo de 0,15 (IC 95%: 0,13 a 0,18). Pero,
calculado el mismo cociente para niños menores de 15 años con
puntuaciones de McIsaac entre 3-5 (en el segmento de edad que el
documento propone la realización del TRDA), y según los datos del estudio
de Tanz13, el positivo sería de 23,54 (IC 95%: 14,66 a 38,90) y el negativo
0,23 (IC 95%: 0,28 a 0,19).
6. ¿Hasta qué punto es aplicable la prueba en una población específica?
La mayor validez del test se ha demostrado en la población de más
riesgo de FAS, seleccionada previamente por criterios clínicos. Los estudios
que investigan el sesgo de selección13 han comprobado que las
fluctuaciones en sensibilidad y especificidad del test según los diferentes
signos o síntomas presentes, lo hacen más preciso en las poblaciones con
más probabilidad de padecer FAS (sensibilidad 49,4 [IC 95%: 41,3 a 57,4] en
puntuaciones de McIsaac de 0 a 2; sensibilidad 77,7 [IC 95%: 73,3 a 81,7]
en puntuaciones de 3 a 5). Por ello la recomendación de realizar TRDA
solamente cuando se cumplan unos criterios suficientes en escalas de
predicción.
Al disminuir la prevalencia (el caso de las FAS en niños menores de 3
años) varían los valores predictivos positivo y negativo del test, y parece
razonable sugerir algún criterio extra a esta edad que aumente la
probabilidad preprueba del test (exantema escarlatiniforme, petequias en
paladar, …)
7. ¿Cuál es el balance entre el coste de la enfermedad y el coste del test?
Aunque la FAS en general es una enfermedad de escasos costes
directos, su frecuencia en pediatría y los costes indirectos hacen que
determine importantes gastos al sistema sanitario. El coste de los últimos
TRDA es bajo, y los estudios coste-efectividad ya expuestos15,16 han
valorado suficientemente la costo-efectividad del TRDA incluso en nuestro
sistema sanitario.
9
BIBLIOGRAFÍA:
1. NICE Short Clinical Guidelines Technical Team (2008). Respiratory tract
infections – antibiotic prescribing. Prescribing of antibiotics for self-limiting
respiratory tract infections in adults and children in primary care. London:
National Institute for Health and Clinical Excellence. [Disponible en:
http://www.nice.org.uk/nicemedia/live/12015/41323/41323.pdf ]
2. SIGN Scottish Intercollegiate Guidelines Network. Management of sore throat
and indications for tonsillectomy. A national clinical guideline. Published April
2010. [Disponible en: http://www.sign.ac.uk/pdf/sign117.pdf ]
3. Snellman L, Adams W, Anderson G, Godfrey A, Gravley A, Johnson K, et al.
Institute for Clinical Systems Improvement. Diagnosis and Treatment of
Respiratory Illness in Children and Adults. Updated January 2013. [Disponible
en: http://bit.ly/RespIll ].
4. Gerber MA, Baltimore RS, Eaton CB, Gewitz M, Rowley AH, Shulman ST, et
al. Prevention of rheumatic fever and diagnosis and treatment of acute
Streptococcal pharyngitis: a scientific statement from the American Heart
Association Rheumatic Fever, Endocarditis, and Kawasaki Disease Committee
of the Council on Cardiovascular Disease in the Young, the Interdisciplinary
Council on Functional Genomics and Translational Biology, and the
Interdisciplinary Council on Quality of Care and Outcomes Research: endorsed
by the American Academy of Pediatrics. Circulation. 2009;119:1541-51.
5. Clinical Practice Guideline working group. Alberta Medical Association.
Guideline for The Diagnosis and Management of Acute Pharyngitis [Disponible
en:
http://www.topalbertadoctors.org/informed_practice/clinical_practice_guidelines/
complete%20set/Acute%20Pharyngitis/acute_pharyngitis_guideline.pdf ]
6. Guidelines and Protocols Advisory Committee British Columbia Medical
Association. Sore Throat– Diagnosis and Management. [Disponible en:
http://www.bcguidelines.ca/gpac/pdf/throat.pdf ]
7. New Zealand Guidelines Group. New Zealand Cardiovascular Guidelines
Handbook: A summary resource for primary care practitioners. Chapter New
Zealand Guideline for Rheumatic Fever (2007) 2nd ed. Wellington: New
Zealand
Guidelines
Group;
2009.
[Disponible
en:
http://www.heartfoundation.org.nz/index.asp?pageID=2145850722 ]
8. Finnish Medical Society Duodecim. Tonsillitis and pharyngitis in children. In:
EBM Guidelines. Evidence-Based Medicine. Helsinki, Finland: Wiley
Interscience. John Wiley and Sons; 2007.
10
9. Michigan Quality Improvement Consortium. Acute pharyngitis in children.
Southfield (MI): Michigan Quality Improvement Consortium; 2009. [Disponible:
http://www.med.umich.edu/1info/FHP/practiceguides/pharyngitis/pharyn.pdf ]
10. Shulman ST, Bisno AL, Clegg HW, Gerber MA, Kaplan EL, Lee G, et al;
Infectious Diseases Society of America. Clinical practice guideline for the
diagnosis and management of group A streptococcal pharyngitis: 2012 update
by the Infectious Diseases Society of America. Clin Infect Dis. 2012;55:e86-102.
11. Romero Vivas J, Sánchez A, Corral O, Rubio M, Picazo JJ. Estudio de las
infecciones pediátricas en el medio extrahospitalario. Rev Esp Pediatr.
1994;(Supl 63):112-6.
12. Shaikh N, Leonard E, Martin JM. Prevalence of streptococcal pharyngitis
and streptococcal carriage in children: a meta-analysis. Pediatrics.
2010;126:e557-64.
13. Tanz RR, Gerber MA, Kabat W, Rippe J, Seshadri R, Shulman ST.
Performance of a rapid antigen-detection test and throat culture in community
pediatric offices: implications for management of pharyngitis. Pediatrics.
2009;123:437-44.
14. Herránz B, Rodríguez-Salinas E, Orden B. Utilidad de las técnicas de
diagnóstico rápido para la detección de Streptococcus pyogenes. An Pediatr
Contin. 2007;5:92-5.
15. Giráldez-García C, Rubio B, Gallegos-Braun JF, Imaz I, Gonzalez-Enríquez
J, Sarria-Santamera A. Diagnosis and management of acute pharyngitis in a
paediatric population: a cost-effectiveness analysis. Eur J Pediatr.
2011;170:1059-67.
16. Van Howe RS, Kusnier LP 2nd. Diagnosis and management of pharyngitis
in a pediatric population based on cost-effectiveness and projected health
outcomes. Pediatrics. 2006;117:609-19.
17. Mahutte NG, Duleba AJ, Fletcher SW, Eamranond P. Evaluating diagnostic
test. In UpToDate, Basow, DS (Ed), UpToDate, Waltham, MA, 2009.
18. Gayoso P. Lectura crítica de un artículo sobre diagnóstico. Guías Clínicas
2008; 8 Supl 1: 1. En Fisterra.com, Atención Primaria en la Red [sede Web]. La
Coruña: Fisterra.com; 1990- [acceso 1 de octubre de 2011]. [Disponible en:
http://www.fisterra.com/guias2/fmc/diagnostico.asp ]
19. Ruiz-Aragón J, Rodríguez López R, Molina Linde JM. Evaluación de los
métodos rápidos para la detección de Streptococcus pyogenes. Revisión
sistemática y metaanálisis. An Pediatr (Barc). 2010;72:391-402.
11
Fly UP