...

Descargar documento -

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Descargar documento -
Docentes
Leer y escribir. 10 ideas clave para los
primeros pasos
1. Convivir con un mundo letrado
2. Facilitar aprendizajes interrelacionados
3. Leer en voz alta para los neolectores
4. Escribir conjuntamente
5. Tener en cuenta las relaciones entre lengua oral y lengua escrita
6. Animar al niño o niña a experimentar leyendo y escribiendo
7. Considerar el valor del tiempo y de la espera
8. Valorar más los aciertos que los errores
9. Usar materiales del medio
10. Hablar de la lectura y de la escritura
Autoría: Montserrat Fons
1
1. Convivir con un mundo letrado
Leer y escribir son actividades comunicativas insertas en un entorno social que les da
sentido. Por ello, es necesario que los más pequeños convivan con adultos que usan
frecuentemente la lectura y la escritura en su presencia. De ese modo, niños y niñas
podrán descubrir, y sobre todo valorar, los significados auténticos de leer y escribir.
Es necesario potenciar un entorno rico en experiencias de lectura y escritura,
permitiendo que niños y niñas entren en contacto con una variedad de situaciones
cotidianas que se resuelven necesariamente mediante actos de lectura y de escritura,
como leer un aviso, apuntarse para participar en una actividad, leer el menú del día,
mirar la fecha de caducidad de un producto, dejar una nota, leer una noticia, buscar
una información, interpretar unas instrucciones de un juego o leer un cuento.
Conviene destacar el potencial inacabable de situaciones diversas que ofrece el juego
simbólico propio de esas edades. Si los más pequeños han visto a los adultos usar la
lectura y la escritura, cuando jueguen a papás y a mamás también querrán escribir la
lista de la compra, leer el periódico sentados en el sofá, consultar la guía telefónica,
leer el menú del restaurante o mirar una revista en el consultorio médico. Siempre
y cuando se faciliten los instrumentos adecuados, los juegos proporcionan, también,
prácticas sociales de lectura y escritura que desvelan el interés para aprenderlas.
Autoría: Montserrat Fons
2
2. Facilitar aprendizajes interrelacionados
El texto escrito es portador de mensajes, por eso para comprenderlo y para producirlo
el descifrado es necesario pero no suficiente. Hoy sabemos que aprender a leer y
escribir es un aprendizaje complejo. Para leer hace falta combinar estratégicamente
el descifrado y el reconocimiento de palabras con otros procedimientos de alto nivel
cognitivo como la emisión de hipótesis o la anticipación. Y, para escribir hace falta
considerar la situación comunicativa a fin de pensar y planificar lo que se va a escribir;
usar las relaciones grafofónicas y demás convenciones para la notación gráfica y
revisar lo que se ha escrito de acuerdo con el tema, los objetivos y el destinatario
del texto (Camps, 1994).
Consideramos que el descifrado debe enseñarse en el contexto de un acto lector o
escritor completo y no de manera fragmentada o aislada. Al facilitar experiencias
completas de lectura y escritura llenas de sentido para el alumnado, surgen muchas
situaciones en las que se requiere reflexionar sobre el funcionamiento de la lengua
escrita. En este contexto el docente puede enfocar su interacción con los alumnos hacia
la reflexión metalingüística de manera que éstos aprendan tanto los conocimientos
referidos al código, como al texto, como al discurso, y a usarlos estratégicamente.
Autoría: Montserrat Fons
3
3. Leer en voz alta para los neolectores
Leer en voz alta se produce de manera casi espontánea cuando el maestro, el papá,
la mamá o cualquier adulto lee para los más pequeños. Sabemos que el simple hecho
de que niños y niñas escuchen textos leídos por lectores expertos tiene una influencia
decisiva en el desarrollo de la lectura. “La única y más importante actividad a fin de
construir la comprensión y las habilidades esenciales para el éxito en el aprendizaje
de la lectura parece ser leer en voz alta a los niños” (IRA, 1998). Ello contribuye a
familiarizar a los neolectores con la estructura del texto escrito y con su lenguaje.
Como afirma Solé (1992) permite trabajar la comprensión de la lectura antes de
saber leer.
Además, mientras el adulto lee para el niño, éste puede participar relacionando
lo que oye con los dibujos, respondiendo y formulando preguntas, y comentando
lo que se lee. Los niños, gracias al contacto con los textos escritos que les brindan
los adultos que leen para ellos entablan lazos afectivos y construyen experiencias
positivas de lectura.
Leer en voz alta para alumnos de cualquier edad es la mejor manera de abrir la
puerta, interesar y dar la bienvenida a quienes invitamos a crecer dentro de la
comunidad de lectores.
Autoría: Montserrat Fons
4
4. Escribir conjuntamente
Escribir al dictado lo que el niño o la niña van formulando es algo necesario en los
inicios, pero aun es más beneficioso para el aprendizaje que el escritor experto y el
neoescritor escriban conjuntamente. “La escritura conjunta es más útil que la lectura
conjunta para aumentar las habilidades alfabéticas básicas que son inmanentes a la
adquisición de la lectura y de la escritura” (Aram, D. y Levin, I., 2005).
Cuando en una situación determinada se crea la necesidad de escribir, ya sea una
lista, un cuento, una noticia o un anuncio, y se emprende esta actividad de manera
conjunta, expertos y aprendices tienen la posibilidad de asistir al proceso completo
de producción de un texto cuando los pequeños aun no dominan completamente ni la
planificación, ni la notación gráfica, ni la revisión. La habilidad del docente en este
caso consiste en situarse al lado del aprendiz no para decirle haz como yo, sino para
proponerle escribir conjuntamente aportando cada uno lo mejor que sabe.
Se trata de hablar de lo que se hace, de hacer visible lo que parece automático y
de tomar conciencia del proceso y del producto para aprender de la experiencia de
escribir conjuntamente.
Autoría: Montserrat Fons
5
5. Tener en cuenta las relaciones entre lengua oral y lengua escrita
Habitualmente los niños aprenden a escribir después de haber aprendido a hablar. Sin
embargo no es imprescindible el perfeccionamiento de la lengua oral para iniciarse
en la lengua escrita. Mientras evoluciona la lengua oral es posible entrar en contacto
con la lengua escrita y desarrollar su aprendizaje.
Las relaciones entre lengua oral y lengua escrita deben considerarse desde los inicios,
pues si bien la cadena gráfica tiene una correspondencia fónica, no es verdad que
escribimos tal como hablamos porque el código escrito tiene cantidad de restricciones.
En primer lugar el aprendiz debe entender que los signos escritos, las letras, no
representan los objetos como si fuesen dibujos, sino que representan los nombres
de los objetos. Es decir, al escribir no simbolizamos el objeto en sí sino la cadena
de sonidos que pronunciamos para nombrar el objeto. Pero el aprendiz debe darse
cuenta también que no escribimos tal como hablamos. Debe aprender que el lenguaje
que se escribe, aunque pueda oralizarse no coincide exactamente con el lenguaje
oral. Una de las primeras restricciones con las que topa el neoescritor, además de las
propias de cada tipo de texto y discurso, son las repeticiones y las frases inacabadas
tan propias de la lengua oral e inaceptables en el texto escrito.
Descubrir, discutir, hipotetizar, contrastar y reflexionar sobe las complejas relaciones
entre el lenguaje oral y el lenguaje escrito forma parte también del aprendizaje
inicial de la lectura y la escritura.
Autoría: Montserrat Fons
6
6. Animar al niño o niña a experimentar leyendo y escribiendo
Estimular a los aprendices a experimentar con los conocimientos de que disponen
y a tomar la iniciativa en la escritura y en la lectura en situaciones propias de su
contexto es básico para fomentar la autonomía en su aprendizaje.
Ante el niño que manifiesta no saber leer o no saber escribir, la respuesta del adulto
debería ser siempre una invitación a probar sirviéndose de lo que él mismo ha
aprendido en anteriores experiencias tanto dentro como fuera de la escuela.
Para la construcción y la evolución del conocimiento sobre la lectura y la escritura
es necesario implicarse, encontrarse con contradicciones, formularse preguntas,
tantear e investigar en un ambiente de seguridad y confianza que permita entender
el error como fuente de aprendizaje. Por eso, en las prácticas del aula no se debería
abusar de la copia del modelo.
Autoría: Montserrat Fons
7
7. Considerar el valor del tiempo y de la espera
Tiempo. Se necesita tiempo para desplegar el largo proceso de aprendizaje de la
lectura y la escritura que normalmente se desarrolla entre los 4 y los 7 años. Tan
buen lector podrá ser el que lee independientemente a los 4 años como el que lo
hace a los 7.
Los aprendizajes complejos necesitan tiempo y se desarrollan de manera
interrelacionada con todos los elementos que intervienen en ese proceso que no
acaba nunca. Debe tenerse en cuenta que si bien reconocemos un alto grado de
autonomía en la lectura y en la escritura al terminar el primer ciclo de Educación
Primaria, su proceso de aprendizaje no se da por terminado, sino que sigue durante
toda la escolaridad y durante toda la vida.
Tiempo también para cada una de las actividades de lectura y de escritura. Muchas
veces los adultos nos precipitamos dando las respuestas a todo sin dejar tiempo
a que los niños investiguen, comparen, discutan, ensayen, haciéndoles totalmente
dependientes de nuestras explicaciones, nuestros recursos y nuestras lecturas. Hay
que fomentar el gusto para formularse preguntas, indagar, comparar y discutir de
manera autónoma y para ello hay que dejar tiempo.
Autoría: Montserrat Fons
8
8. Valorar más los aciertos que los errores
Valorar de manera ajustada los aciertos, dando nombre a lo que el aprendiz ha
producido (has escrito muchas letras, has escrito una letra para cada sílaba, has
puesto letras de izquierda a derecha, este título se entiende muy bien, etc.), evitando
el “muy bien” sin concretar qué es lo que está muy bien. El “muy bien” generalizado,
simplemente sirve para dar ánimos pero ayuda poco al aprendizaje.
Se trata de reconocer y nombrar lo que el niño ha hecho bien para que tome conciencia
de su aprendizaje y se forme un autoconcepto ajustado de si mismo. Reconocer
el trabajo realizado ayuda a establecer un clima de seguridad afectiva en el aula
imprescindible para implicarse en procesos de aprendizaje.
Autoría: Montserrat Fons
9
9. Usar materiales del medio
Los mejores materiales para enseñar a leer y a escribir son los que circulan en el
entorno donde viven los niños. El envoltorio de la chocolatina, los carteles de las
tiendas, los rótulos de las calles, las señales de tráfico, las letras de la bolsa de las
patatas fritas, la marca del coche, los cuentos, el periódico, el propio nombre o el
juego del ordenador son los mejores materiales para que el niño se interese por el
funcionamiento de nuestro sistema de escritura. Ello nos lleva a considerar que el
niño entra en contacto con variadas tipografías (letras mayúsculas y minúsculas), y
con todo tipo de soportes, tal y como es la realidad de su medio.
Para escribir conviene propiciar, en el inicio, el uso de las letras mayúsculas de
imprenta, para facilitar el reconocimiento de cada unidad, su reproducción e invitar
a los aprendices a experimentar con ellas de manera autónoma. Sin embargo, para
leer valoramos la convivencia desde el inicio de distintas tipografías, porque además
del reconocimiento de las letras enseñamos a servirnos del contexto para anticipar,
descubrir la relación entre letras y sonidos y comprender.
Implicamos a niños y niñas en situaciones reales de lectura y escritura que abarquen
los 3 usos de la lengua escrita en una sociedad alfabetizada (Tolchinsky, 1990):
1. Para resolver cuestiones de la vida cotidiana. Por ejemplo al establecer pactos,
recordar fechas, formar grupos, pasar lista, usar el calendario planificar, reconocer
las pertinencias, organizar los espacios, interpretar los letreros, consultar horarios,
manejar instrumentos automáticos o rellenar un formulario.
2. Para acceder a la información y a formas superiores de pensamiento. Por ejemplo,
al favorecer y aprovechar todos los interrogantes que los alumnos se plantean en
un momento dado involucramos a los más pequeños en actividades de uso de textos
informativos, descriptivos y argumentativos de diversa complejidad pero reales:
libros de conocimientos, revistas de divulgación científica, manuales e enciclopedias
visuales, ya sean en papel o en pantalla.
3. Para apreciar el valor estético y literario. Por ejemplo, al favorecer los contactos
con los textos literarios, -ya sean narraciones fantásticas, en forma de cuentos, mitos
o leyendas, o narraciones de hechos reales vividos o imaginados, ya sean poesías
y juegos lingüísticos-, para convertirlos en experiencias positivas y gratificantes
que permitan descubrir la capacidad del texto escrito para expresar sentimientos,
provocar ambigüedades y crear mundos imaginarios, buscando la mejor forma de
expresarlos y aprenderlos.
Autoría: Montserrat Fons
10
10. Hablar de la lectura y de la escritura
Hablar de la lectura y de la escritura, del qué y del cómo se lee y se escribe,
favoreciendo que los niños expliciten sus conocimientos y estrategias y los compartan
con los demás, es esencial para progresar en dicho aprendizaje.
Por ello es imprescindible plantear situaciones de lectura y de escritura colaborativa
entre pares o en pequeños grupos, porque al realizar las tareas en grupo se facilita el
hablar sobre el qué y el cómo se hace y esa interacción verbal ayuda a la construcción
de los aprendizajes.
Es importante también hablar de libros, de noticias, de nombres, de letras, de
palabras, etc. como algo habitual en las conversaciones, aunque en el momento no
se esté leyendo y escribiendo. Incorporar el tema de la lectura y la escritura como
algo habitual en nuestras relaciones y por tanto en las conversaciones estructuradas
(la asamblea o corro), así como en las informales y espontáneas es una manera más
de valorar y apreciar este aprendizaje.
Autoría: Montserrat Fons
11
Fly UP