...

Leer en el centro escolar. El plan de lectura

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

Leer en el centro escolar. El plan de lectura
Gemma Lluch
Felipe Zayas
Leer en el centro
escolar
El plan de lectura
Colección Recursos educativos
Título: Leer en el centro escolar. El plan de lectura
Primera edición: noviembre de 2015
© Gemma Lluch, Felipe Zayas Hernando
© De esta edición:
Ediciones Octaedro, S.L.
C/ Bailén, 5 – 08010 Barcelona
Tel.: 93 246 40 02 – Fax: 93 231 18 68
www.octaedro.com – [email protected]
Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación
pública o transformación de esta obra sólo puede ser realizada
con la autorización de sus titulares, salvo excepción prevista
por la ley. Diríjase a CEDRO (Cent ro Español de Derechos
Reprográficos, www.cedro.org) si necesita fotocopiar o escanear
algún fragmento de esta obra.
ISBN: 978-84-9921-791-8
Depósito legal: B. 26.832-2015
Diseño y realización: Editorial Octaedro
Impresión: Press Line
Impreso en España – Printed in Spain
Sumario
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
I. SOBRE LA LECTURA
1. La competencia lectora . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15
2. Los ámbitos de lectura en el centro escolar . . . . . . . . 32
3. Los criterios para seleccionar los libros . . . . . . . . . . 61
II. EL PLAN DE LECTURA DE CENTRO
4. La construcción del plan de lectura de centro . . . . . 83
5. La evaluación de las prácticas de lectura . . . . . . . . . 93
6. El mediador . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101
III. LAS PRÁCTICAS DE LECTURA
7. Compartir la lectura en la web social . . . . . . . . . . . 113
8. Leer para conversar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125
9. Leer para buscar información . . . . . . . . . . . . . . . . . 130
10. Leer para crear . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137
11. Lectura y territorio. Lectura y tiempo . . . . . . . . . . 143
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147
Índice. .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
153
7
INTRODUCCIÓN
Hasta no hace mucho tiempo se consideraba que saber leer
consistía básicamente en saber reconocer letras y palabras y
en comprender los enunciados. Hoy, la lectura se concibe como
una actividad que requiere destrezas muy complejas: saber acceder a la información y seleccionarla de acuerdo con determinados objetivos de lectura, saber interpretar los textos interactuando con ellos a partir de los propios conocimientos e
intenciones o ser capaces de reflexionar sobre lo que se lee para
actuar en diversos ámbitos sociales. Para llevar a cabo estas
actividades se recurre a todo tipo de formatos y plataformas y
de textos con diferentes lenguajes; además, a menudo la lectura
se acompaña de la escritura en plataformas y herramientas que
ofrece la web social. Este nuevo mapa hace más complejas las
destrezas a las que nos hemos referido más arriba.
Hasta hace unas décadas, estas destrezas eran logradas
únicamente por una minoría de la población. En cambio, en
el mundo actual, constituyen un objetivo básico de la escuela
en todos sus niveles educativos (Sánchez Miguel, 2010: §1), ya
que son imprescindibles para satisfacer necesidades personales, para actuar como ciudadanos responsables, alcanzar los
objetivos académicos, lograr la cualificación profesional que
la sociedad actual exige y para seguir aprendiendo a lo largo
de la vida.
La magnitud de este objetivo empuja a las administraciones educativas a promover la elaboración y aplicación de planes de lectura en los centros escolares (a partir de ahora PLC)
9
l e e r e n e l c e n t ro e s c ol a r
con los que ha de estar comprometida toda la comunidad. Pero
¿cómo han de ser estos planes?, ¿cómo se elaboran y se ponen
en marcha?
Un plan para favorecer el aprendizaje de la lectura (y de
la escritura) ha de tener estas características (Cerlalc, 2007;
Lluch, 2012b):
•• Ha de definir el marco conceptual en el que se sitúan las
acciones que se prevén: qué se entiende por lectura y escritura, qué tipo de prácticas de lectura y de escritura se
quiere promocionar, qué responsabilidad se ha de asignar a
los diferentes componentes de la comunidad educativa, etc.
•• Ha de analizar el marco contextual al que se han de adecuar las acciones: quiénes y cómo son los destinatarios,
qué grado de implicación con el centro y con la lectura tienen los diferentes actores, de qué experiencias anteriores
se parte, etc.
•• Ha de describir las acciones que se llevarán a cabo, incluida la evaluación de las diferentes fases de elaboración y
aplicación del plan y el papel de los agentes implicados.
En definitiva, un PLC ha de servir para que la comunidad
educativa reflexione colectivamente sobre los objetivos relacionados con la lectura y para planificar las acciones de modo
que las iniciativas no sean ocasionales y dispersas en el tiempo, sino proyectadas para periodos largos y con objetivos, recursos y compromisos acordados por todos y sometidos a una
evaluación para lograr su mejora.
Este libro está concebido como una ayuda para orientar las
diferentes prácticas de lectura en el centro escolar mediante
la elaboración y puesta en marcha de los PLC, tanto en lo que
se refiere a la reflexión sobre el marco conceptual en el que se
ha de situar como al proceso que ha de seguir su elaboración
por parte de la comunidad educativa.
De esta manera, la lectura ­–las diferentes prácticas de lectura: leer para aprender, leer para aprender a leer, la lectura
como experiencia y la lectura en el marco de la educación literaria– formará parte de todas las actividades del centro educativo dentro y fuera del aula; docentes de cualquier asignatura,
10
i n t rodu c c ión
estudiantes, padres y la comunidad en general participarán en
el diseño, ejecución, coordinación y evaluación de las acciones. De esta manera, la lectura (y con ella, la escritura) será el
eje de la enseñanza y del aprendizaje de todo centro escolar.
De todo esto hablamos en este libro y el gráfico 1 resume
los contenidos de los que trataremos.
Gráfico 1. La lectura en el centro educativo
11
I. SOBRE LA LECTURA
Los contenidos que se desarrollan en la primera parte responden a las preguntas siguientes:
Capítulo
Interrogantes
1. Sobre
la competencia
lectora
¿Cuáles son los objetivos de la lectura en las diferentes situaciones o ámbitos?
¿Qué tipos de textos leemos?
¿Cuáles son los aspectos de la competencia lectora?
¿Qué entendemos por estrategias de lectura?
¿Por qué es importante la motivación en la lectura?
¿Cómo enfocamos la lectura en internet?
2. Sobre los
ámbitos
de lectura
¿Qué es leer para aprender? ¿Qué papel tiene la lectura en las diferentes
situaciones de aprendizaje?
¿Qué diferencia hay entre fomentar la lectura y la educación literaria?
¿Cómo enfocamos el trabajo de una y otra? ¿Cómo aprovechamos las TIC
en la educación literaria?
¿Qué es una biblioteca escolar? ¿Qué papel ha de tener en cada uno de los
ámbitos de la lectura? ¿Cómo influye la web social en la biblioteca?
3. Los criterios
para
seleccionar
los libros
¿Cómo seleccionamos las lecturas de creación: según la recomendación
de la edad, por el tema, por los valores que transmiten? ¿Cómo seleccionamos el teatro, la poesía o el relato? ¿Qué tipo de adaptación literaria
escogemos?
¿Cómo elegimos un libro con ilustraciones? ¿Cómo valoramos si las ilustraciones enriquecen el texto?
¿Qué tipo de libro o documento informativo elegimos? ¿Qué criterios utilizamos para su selección?
13
i . s ob r e l a l ec t u r a
1. La competencia lectora
Saber leer es mucho más que saber reconocer letras y palabras
y que comprender literalmente los enunciados de un texto. En
el marco teórico de PISA1 la competencia lectora es comprender, utilizar, reflexionar y comprometerse con textos escritos
para alcanzar los propios objetivos, desarrollar el conocimiento y potencial personales y participar en la sociedad. En esta
definición, entran en relación los tres elementos que se representan en el gráfico 2: el lector, las situaciones de lectura y los
textos.
En consecuencia, usar la lectura para interactuar en los
diferentes ámbitos sociales significa dominar destrezas muy
complejas: no solo acceder a la información y seleccionarla,
sino procesarla de acuerdo con unos objetivos de lectura y reflexionar sobre ella para aplicarla en diversas situaciones de la
vida real.
1. Se ha reproducido literalmente el fragmento de PISA (2010), aunque su
redacción presenta el problema derivado de que los verbos comprender, utilizar, reflexionar y comprometerse no tienen el mismo régimen: «comprender
y utilizar algo», pero «reflexionar sobre» y «comprometerse con». Vid. Zayas,
2012a.
15
l e e r e n e l c e n t ro e s c ol a r
Gráfico 2. La competencia lectora en PISA
1.1. Los objetivos y situaciones de lectura
La definición anterior destaca la idea de que leemos para actuar en diferentes situaciones o ámbitos sociales y con finalidades diversas, como las representadas en el gráfico 3.
Cada situación condiciona el modo de leer porque los objetivos del lector determinan cómo se procesa la información,
qué aspectos se destacan y se seleccionan, qué se hace con la
información extraída, cómo se resuelven los problemas que
surgen en el proceso de comprensión, etc.
Desde el punto de vista educativo, hay que tener en cuenta
esta diversidad de situaciones y finalidades de la lectura, porque:
1. Señalan las destrezas necesarias para potenciar la vida
personal, para obtener una titulación en otros niveles
educativos, para formarse profesionalmente y para participar en la vida política, comunitaria y cultural de la sociedad contemporánea.
16
i . s ob r e l a l ec t u r a
Gráfico 3. Las situaciones o ámbitos de lectura
2. Orientan los objetivos del PLC2 que son: leer para aprender en las diferentes materias escolares, leer para aprender a leer y leer como actividad libre y placentera.
3. Guían el diseño de experiencias de enseñanza y de aprendizaje que se ajusten a las destrezas y estrategias necesarias para la lectura propia de los diversos ámbitos sociales.
1.2. La diversidad de los textos
En el gráfico 3, al caracterizar los diferentes ámbitos o situaciones de lectura aparecen ejemplos de las clases o géneros
de textos de cada uno: cartas, correo electrónico, blogs tipo
diario; de documentos oficiales, determinados foros, webs de
noticias y anuncios oficiales; de libros de texto, programas informáticos de aprendizaje interactivo o de instrucciones para
realizar alguna tarea inmediata.
2. Vid. el capítulo 5 de este libro sobre la construcción del Plan de Lectura de Centro.
17
l e e r e n e l c e n t ro e s c ol a r
Cada género responde a una tarea comunicativa dentro de
un ámbito concreto; por ejemplo, los estatutos de una asociación y un horario de trenes tienen evidentemente funciones
diferentes porque obedecen a ámbitos de actividad también
diferentes. Pero los géneros que pertenecen a un mismo ámbito, como una convocatoria o un acta, tienen también distintas
funciones, pues con ellos se realizan tareas que también son
diferentes.
Los géneros reflejan, en su forma verbal y en su estructura,
las condiciones específicas de la actividad discursiva dentro
del ámbito concreto en que tiene lugar, que son:
•• la finalidad social de la actividad discursiva,
•• la intención discursiva del hablante,
•• la relación entre los protagonistas de la comunicación dentro de ese ámbito concreto y las expectativas con respecto a
la respuesta del destinatario,
•• la relación con otros discursos que se han producido anteriormente en el mismo contexto comunicativo.
El reflejo de las condiciones en que tiene lugar la actividad discursiva se manifiesta en la selección de las formas
lingüísticas y en la construcción del texto. Dicho de otro
modo, cuando usamos un determinado género, de acuerdo
con el tipo de actividad discursiva y las circunstancias en
que se lleva a cabo, tenemos que usar la lengua de un modo
y no de otro, es decir, usamos el estilo o registro propio de
cada género, así como unos patrones o esquemas textuales
característicos.
El concepto de género tiene mucha importancia en la enseñanza y en el aprendizaje de la competencia en comunicación
lingüística, tanto en lo que se refiere a la composición como a
la comprensión de textos.3 Por lo que respecta a la comprensión:
3. Vid. Camps (2000 y 2003: 26-28) y Zayas (2012b).
18
i . s ob r e l a l ec t u r a
•• Antes de la lectura, si el lector reconoce el género capta la
finalidad del texto porque reconoces su función en el ámbito social en el que se usa.
•• Durante la lectura, si el lector reconoce las características
estructurales, lingüísticas y paralingüísticas del género
podrá usarlas como guía para no perderse. Un buen ejemplo son los marcadores de cohesión, los índices, las tablas
de contenidos o los títulos de capítulos y apartados.
1.3. Los aspectos de la competencia lectora
Los diferentes aspectos de la competencia lectora resumen las
acciones que un lector competente realiza para comprender
un texto.4 PISA los representa en el gráfico 4.
Gráfico 4. Los aspectos de la competencia lectora (PISA, 2010)
4. Para ampliar los diferentes aspectos de la competencia lectora, vid.
PISA, 2010 y Zayas, 2012a, capítulos 5-8.
19
Índice
Sumario. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
I. SOBRE LA LECTURA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
1. La competencia lectora. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15
1.1. Los objetivos y situaciones de lectura. . . . . . . . . 16
1.2. La diversidad de los textos. . . . . . . . . . . . . . . . . 17
1.3. Los aspectos de la competencia lectora. . . . . . . . 19
Acceder a la información y obtenerla . . . . . . . . . 20
Desarrollar una comprensión global y elaborar
una interpretación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21
Reflexionar y valorar: los contenidos . . . . . . . . . 21
Reflexionar y valorar: la forma del texto. . . . . . . 22
1.4. Las estrategias de lectura . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
1.5. El papel de la motivación en la lectura. . . . . . . . 25
1.6. La lectura en Internet. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
Acceder y seleccionara la información virtual. . 27
Navegar por el hipertexto . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
Interpretar mensajes multimodales . . . . . . . . . . 30
Valorar la información. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
2. Los ámbitos de lectura en el centro escolar . . . . . . . . 32
2.1. Leer para aprender y leer para aprender a leer. . 33
El papel de la lectura en el aprendizaje . . . . . . . 35
Lectura y motivación en las situaciones
de aprendizaje. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
153
l e e r e n e l c e n t ro e s c ol a r
Leer en la red en contextos de aprendizaje. . . . . 38
2.2. El fomento de la lectura y la educación literaria. 39
La educación literaria. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
Modelos de buenas prácticas para la
educación literaria. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46
Educación literaria y TIC . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50
2.3. La biblioteca escolar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
La biblioteca escolar en la web social. . . . . . . . . 58
3. Los criterios para seleccionar los libros . . . . . . . . . . . 61
3.1. La lectura de creación. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
La edad del lector . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
Los temas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64
Los valores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66
Los géneros. El teatro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66
Los géneros. La poesía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
Los géneros. El relato . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68
Las adaptaciones literarias . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
3.2. La ilustración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
3.3. La lectura informativa. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
Tipos de lecturas informativas. . . . . . . . . . . . . . 73
Criterios para seleccionar las lecturas
informativas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75
Para saber más. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79
II. EL PLAN DE LECTURA DE CENTRO . . . . . . . . . . . . . . 81
4. La construcción del plan de lectura de centro . . . . . . 83
4.1 El marco conceptual, ¿cómo pensamos el PLC
y la lectura?. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84
4.2 El marco contextual, ¿dónde ponemos
en marcha el PLC? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 88
4.3 El marco operativo, ¿cómo ponemos en
marcha el PLC?. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
5. La evaluación de las prácticas de lectura. . . . . . . . . . 93
5.1. Las técnicas, ¿cómo evaluamos? . . . . . . . . . . . . . 94
5.2. La evaluación inicial, ¿cómo es el centro
educativo?. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
154
í ndic e
5.3. La evaluación de los actores: ¿qué leen,
qué escriben,
qué les gusta? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97
5.4. ¿Cómo marcha la evaluación de las prácticas
y del PLC?. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99
6. El mediador. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101
6.1. El mediador como promotor de la lectura:
¿qué objetivos queremos conseguir? . . . . . . . . . 102
6.2. El mediador como gestor del PLC: ¿cómo
coordinamos el plan? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105
6.3. Los buenos resultados del PLC, ¿quién sabe
lo que hacemos? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107
Para saber más. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108
III. LAS PRÁCTICAS DE LECTURA. . . . . . . . . . . . . . . . . 111
7. Compartir la lectura en la web social . . . . . . . . . . . . 113
7.1. Los blogs en el PLE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114
7.2. Los foros de lectura. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 118
7.3. Twitter para compartir la lectura . . . . . . . . . . . 120
7.4. El booktuber o hablar sobre las lectura. . . . . . . 122
8. Leer para conversar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125
8.1. El club de lectura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125
8.2. Los comités de valoración de libros . . . . . . . . . 129
9. Leer para buscar información. . . . . . . . . . . . . . . . . . 130
9.1. La caza del tesoro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 130
9.2. La WebQuest. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 133
10. Leer para crear . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137
10.1. Los relatos digitales. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137
10.2. Los tráileres de libros. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 139
10.3. Las reseñas de las lecturas . . . . . . . . . . . . . . . 140
11. Lectura y territorio. Lectura y tiempo. . . . . . . . . . . 143
Para saber más. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147
155
Fly UP