...

¿Cómo hemos de actuar ante la conducta desafiante y/o violenta en

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

¿Cómo hemos de actuar ante la conducta desafiante y/o violenta en
¿Cómo hemos de actuar ante la conducta desafiante y/o
violenta en el aula?
En primer lugar, trate de que estas conductas no tengan lugar:
hemos de reconocer los momentos en los que el o la alumna están “a punto
de saltar”. Seamos más cuidadosos. También deberemos ser justos,
coherentes y sistemáticos en nuestra gestión del aula. Los y las adolescentes
son muy sensibles a la injusticia. Si finalmente se produce una falta grave,
hemos fracasado. Con ello no gana nadie, ni la clase ni quien la comete. Por
supuesto, tampoco el docente que se encuentra ante una situación difícil y
desagradable.
Si finalmente nos encontramos ante una conducta de falta de respeto y que reta a
la autoridad:
No entre en su juego ni en argumentaciones: usted es la figura de
autoridad, pero eso no es discutible, no debe tratar de quedar por encima, ni
humillar, ni enzarzarse en discusiones.
Si es posible, retire la atención: retiremos el estímulo que supone
nuestra atención y la del grupo. Hemos de marcar que la conducta es
indeseable, pero lo podemos hacer privadamente para romper el esquema
que mantiene la conducta. Otra opción es el tiempo fuera (time out)
No emplee comunicación agresiva: maneje su tono de voz, su posición,
sus movimientos, etc. Trate de hablar suave, no demasiado cerca y nunca
reteniendo o agarrando. Si usted no sube el tono, es más difícil que la otra
persona lo haga. Puede ser contundente sin sonar agresivo/a
No ofrezca confrontación o presione: estamos en el momento de
desactivar, no de “echar más leña al fuego”. Controlemos nuestra conducta por difícil que esto parezca- para evitar la escalada de confrontación.
Entienda la importancia de la activación momentánea: tanto para
usted como para la o el alumno. “Enfriarnos” es fundamental para actuar
con mesura. Si conseguimos controlar la conducta de quien desafía, hemos
de guardar un tiempo de prudencia. Aún mantiene un arousal alto, puede
volver a saltar en cualquier momento. A su vez, tras un altercado, nosotros
estamos también altamente activados. Cuidado con nuestra conducta con
terceras personas.
No castigue en el momento: como decimos, es momento de conciliar. El
castigo vendrá después.
Seleccione un castigo que sea parte de la solución y no agrave más
el problema: no trate de humillar. Por definición un castigo es aquello que
disminuye la probabilidad de repetir la conducta penada. Diseñe un castigo
que no incluya refuerzos ocultos (recuerde la atención social), que no genere
odio o aversión hacia y que incluya resarcimiento a las víctimas si las
hubiere, entendiendo que en ocasiones, la persona castigada es a la vez
víctima.
Deje siempre una puerta abierta: no “acorrale” al emisor de la conducta.
Dejemos siempre una oportunidad para solucionar la situación, para resarcir
el daño, para pedir perdón, en definitiva, para mejorar y no empeorar la
situación.
Fly UP