...

La transparencia como problema

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

La transparencia como problema
La transparencia
como problema
RODOLFO VERGARA
La tn1M~rencl1
como pr0ble1n1
Ximena Puente de la Mora
Comisionada Presidente
Francisco Javier Acuña Ua mas
Comisionado
Areli cano Guadiana
Comisionada
Osear Mauñcio Guerra Forrl
Comisionado
María Patricia Kurayn Villa lobos
Comisionada
Rosendoevgueni Monterrey Chepov
Comisionado
Joel Salas Suárez
Comisionado
José de Jesús Ramírez Sá nchez
Coordinador Ejecutivo
Adñán Alcalá Méndez
Coordinador de Acceso a la Información
Luis Gustavo Parra Noriega
Coordinador de Protección de Datos
Yuri Zuckerrnann Pérez
Coordinador Técnico del Pleno
Federico Guzmán Ta mayo
Coordinador del Secretariado Ejecutivo del
Sistema Nacional de Transparencia
Comité Editorial
Areli Cano Guadiana
Osear Mauricio Guerra Ford
Joel Salas Suárez
Jesús Rodríguez Zepeda
José Roldán Xopa
Javier Solórza no Zinser
Gerardo Villadelángel Viñas
Cristóbal Robles López
Secretario Técnico del Comité Editorial
El autor
4
Presentación
5
Introducción
8
1. Organizaciones y transparencia
11
1.1 ¿Qué son las organizaciones?
11
1.2 La organización pública
13
1.3 ¿Qué significa transparencia en un contexto organizacional?
15
1.3.1 ¿Cómo funciona la transparencia?
16
1.3.2 ¿Ayuda la transparencia al desempeño de las organizaciones públicas?
20
1.3.3 ¿Cómo fomentar la transparencia en una organización?
22
2. Importancia de la transparencia en la administración pública actual
26
2.1 Consecuencias organizacionales de la Nueva Gestión Pública
26
2.1.1 ¿Cómo controlar a los gerentes?
29
2.1.2 Transparencia y coordinación entre dependencias gubernamentales
30
2.2 Los efectos de la transparencia en la relación Estado-sociedad
31
2.2.1 La transparencia reduce la asimetría de información entre gobierno y sociedad
31
2.2.2 Una sociedad más interesada en los asuntos públicos
33
2.3 Transparencia y gobemanza
34
Conclusiones
38
Bibliografía
41
PRESENTACIÓN
Sociólogo egresado de la Universidad
Autónoma Metropolitana, Xochimilco.
Es maestro en Sociología Política y candidato a doctor por la London School of
Economics and Political Science. Desde hace años, sus temas de estudio e
investigación son la administración
pública y el análisis de las políticas a
partir de su diseño organizacional, la
influencia de la política en la organización de las dependencias públicas, así
como en el diseño e implementación
de los programas gubernamentales.
Ha colaborado en diversas áreas del
gobierno mexicano para programas
de cambio organizacional, implementación de políticas y combate a la corrupción, a veces, en la primera línea
de la batalla por la transformación institucional.
4
asuma al mismo tiempo diferentes objetivos: legales, reglamentarios, políticos,
organizacionales, educativos, culturales,
dentro y fuera de las instituciones del
Estado.
Si vemos así las cosas, nos damos
cuenta que la transparencia y el acceso
a la información no caerán de ningún
cielo democrático, sino que serán el resultado de un arduo trabajo consuetudinario. No basta con tener una buena
ley y unos reglamentos que la refuercen y
actualicen: hace falta cambiar hábitos,
pautas, el modo en que está organizado
el trabajo burocrático, pues si antes de
la Ley de 'Iransparencia, las decisiones
del gobierno podían no estar documentadas, ahora, su respaldo en archivos
resulta absolutamente obligatorio.
Todo lo cual implica nuevos esfuerzos de parte de los funcionarios.
"La transparencia implica trámites
administrativos extraordinarios y reduce la agilidad de una organización",
nos dice RodolfoVergara, "representa
un nuevo costo en recursos humanos
y materiales que podrían ser utiliza-
USUALMENTE, CUANDO HABlAMOS DE TRANSPARENCIA YACCESO A lA INFORMACIÓN DEL GOBIERNO, AWDIMOS Y PENSAMOS EN UN DERECHO DE
LOS CIUDADANOS, en un derecho demo-
crático por excelencia, incluso, en un
irrecusable derecho humano que puede ejercer cualquier persona. Todo eso
es correcto y debe subrayarse, no hay
duda. Sin embargo, muy pocas veces reparamos sobre el otro lado de la moneda, es decir; sobre las dificultades que la
transparencia trae; lo que hay que trabajar para que ocurra, el tiempo y las
estrategias que miles de funcionarios
del Estado deben invertir para que el
acceso a la información se dé.
Y es que la transparencia no es
fácil, no es una "condición natural" de
las organizaciones gubernamentales;
para decirlo con un clásico de las organizaciones, Giandomenico Majone "las
burocracias no nacen transparentes",
mucho menos en tradiciones gubernamentales como la mexicana. Por eso,
la transparencia debe elaborarse, construirse, implementarse cuidadosamente, con una visión de largo plazo que
5
a una solicitud de información pública, su margen de maniobra extralegal,
se reduce. Si saben que una conducta
discrecional o ilegal puede ser sometida al escalpelo público, se lo pensarán
dos veces. Por tanto, la transparencia
es una forma no rígida, permanente,
poco costosa y abierta, de reconducir
y evaluar la esfera de las decisiones
públicas. Y al contrario: para los funcionarios competentes, responsables
y honestos, la transparencia constituye toda una oportunidad de exponer
públicamente su trabajo.
Vergara nos advierte que el entramado necesario para que la transparencia opere trae más y más beneficios.
Por ejemplo, la existencia de una documentación bien ordenada, de archivos debidamente clasificados, de una
historia institucional bien respaldada,
a pesar de su edificación engorrosa y
eminentemente técnica, es toda una
condición democrática, pues un gobierno carente de archivos difícilmente podrá rendir cuentas a su sociedad
en el presente y en el futuro. Puede
que este beneficio no pueda medirse
con pesos y centavos, pero sin duda resulta una premisa deseable para cualquier Estado moderno.
Este Cuaderno de Transparencia
número 5 invita a mirar al acceso a
la información, no sólo como un derecho, sino como un problema técnico
y organizacional y a mirar en toda su
dos en función de las prioridades de la
dependencia, y la preocupación constante por documentar y justificar las
decisiones puede parecer demasiado
engorroso a los funcionarios siempre
sometidos a problemas apremiantes".
Dicho sin ambages: la transparencia
es un problema adicional para las
organizaciones burocráticas.
La pregunta es inevitable, en esas
condiciones ¿vale la pena apostar por
la transparencia?
El propio autor responde: definitivamente sí, y no sólo porque constituye
un derecho humano y político irrenunciable. El acceso a la información y la
transparencia gubernamental vuelven
más eficaces a las instituciones porque
"ayudan a que las dependencias del
gobierno no sean desviadas de sus objetivos públicos para servir a intereses
privados, por ejemplo, los intereses de
los funcionarios que las controlan".
La existencia de condiciones de transparencia, colocan a las organizaciones en un carril menos burocrático:
el control de los funcionarios y de los
recursos no sólo recae en el propio
aparato jerárquico Gefes inmediatos,
contralores, auditores, comisarios, etcétera) sino que se "difumina" por toda
la sociedad; en cualquier momento,
puede aparecer una persona que exija explicaciones, cuentas, documentos
acerca de una determinada decisión.
Si los funcionarios se saben expuestos
6
a la renovación. En resumidas cuentas, la transparencia es un problema
que vale la pena encarar, porque exige
que el Estado escuche todos los días a
su sociedad.
complejidad la apuesta por la transparencia. "Desde los años ochenta
los países desarrollados pasaron por
una profunda reforma de su funcionamiento, se cuestionó el modelo de
burocracia weberiana ... y ese cuestionamiento dio origen a lo que se conoce como Nueva Gerencia Pública ... Ese
rediseño de la actividad gubernamental vuelve a las dependencias públicas
más sensibles a las opiniones, críticas
y presiones de los ciudadanos que reciben y opinan sobre los servicios públicos".
De ahí la importancia del acceso:
para que los servidores públicos, desde el Presidente de la República hasta
el Jefe de Departamento, desde el Juez
hasta el Director General, todos, queden permanentemente expuestos a su
ciudadanía, a las pulsiones y exigencias
de la sociedad a la cual sirven.
El cambio es mayúsculo: la premisa es una sociedad que exige sistemáticamente información y una burocracia
que está orgarúzada para responder
cabalmente a la demanda de información. Son dimensiones distintas pero
complementarias sobre las que debe
trabajarse simultáneamente. En ese
sentido, nos dice Vergara, la transparencia es quizá un modesto pero firme
y permanente acicate para la reforma
del Estado, para establecer un nuevo
tipo de gobernanza, más abierta y democrática, más alerta y más propensa
Instituto Federal de Acceso
a la Información Pública (IFAI)*
• En virtud de la reforma al artículo sexto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos,
publicada en el Diario Oficial de la Federación el 7 de
febrero de 2014, y de la publicación de la Ley General
de TI'ansparencia y Acceso a la Infonnaci6n Pública,
el IFAI cambió su denominación por el de Instituto
Nacional de TI'ansparencia, Acceso a la Información y
Protección de Datos Personales (INAI).
7
INTRODUCCIÓN
cía sea exitosa en las organizaciones
públicas. Una vez obtenido el apoyo
de los principales funcionarios y figuras políticas al proyecto de un gobierno
transparente, una vez promulgada una
Ley de Transparencia, lo que sigue es
la implementación y gestión cotidiana de las políticas de transparencia
dentro de las organizaciones públicas. Esta es una etapa que dista mucho de ser trivial o automática. Para
lograr un gobierno transparente no es
suficiente con un nuevo ordenamiento jurídico que reglamente las obligaciones de transparencia del gobierno,
ni con la buena voluntad de los políticos y funcionarios de alto nivel. Estos elementos son necesarios pero
no suficientes. Es necesario, además,
que las prácticas de transparencia
se plasmen tanto en las rutinas y
procedimientos de las organizaciones públicas, como en el conjunto de
valores (cultura organizacional) que
influyen cotidianamente en los comportamientos de los actores organizacionales de todos los niveles.
EN ESTE TRABAJO NOS PROPONEMOS REFLEXIO·
NAR SOBRE LA DIMENSIÓN ORGANIZACIONAL
DEL EJERCICIO DE LA TRANSPARENCIA. Este
enfoque es particularmente relevante debido a que la transparencia tiene
lugar en contextos organizacionales.
Cuando hablamos de transparencia
en el gobierno nos referimos a organizaciones públicas que informan a la
sociedad sobre sus criterios de decisión, sus procesos, sus rutinas y sus
resultados. Cuando pedimos que el
gobierno sea transparente, estamos
solicitando que las organizaciones que
conforman el gobierno hagan del dominio público información con la cual
diseñan, ponen en práctica y evalúan
las políticas públicas que están bajo
su responsabilidad.
El contexto organizacional carga
al concepto de transparencia de significados diferentes de los que le da la
ética o la filosofía política. La cuestión
no es si los gobiernos deben o no ser
transparentes, sino qué debe hacerse para conseguir que la ejecución, la
puesta en práctica de la transparen-
8
Como muestran tanto la literatura en implementación de políticas
(para un panorama general ver el Estudio Introductorio de Luis Aguilar al
volumen "La Implementación de las
Políticas"), como los trabajos dedicados a estudiar el cambio institucional
(Powell y DiMaggio 1991, March y 01sen 1997, Vergara 1997, 2003) no existe
una correlación directa e inmediata
entre el diseño de una política y su
puesta en práctica, como tampoco
existe entre la promulgación de un
nuevo marco normativo y la modificación del comportamiento de los individuos en sus actividades cotidianas
dentro de la organización.
A lo largo de este ensayo mostraremos las particularidades del contexto organizacional, describiremos
brevemente el funcionamiento de
una organización pública y reflexionaremos sobre las consecuencias
que tiene la noción de transparencia
sobre éste. Trataremos de contestar
las siguientes preguntas: ¿Qué sucede cuando al funcionamiento cotidiano de una organización le añadimos el
ingrediente de la transparencia? ¿Qué
modificaciones son probables de ocurrir?
Veremos, además, que debido a las reformas administrativas -inspiradas en la
Nueva Gerencia Pública- que durante
los años ochenta y noventa tuvieron
lugar en la mayoría de los gobiernos
del mundo, la transparencia se volvió
más necesaria para el ejercicio de un
buen gobierno de lo que era antes. No
es nuestra intención opinar sobre la
pertinencia de esas reformas nievaluar sus resultados, sólo pretendemos
mostrar que algunas de las reformas
administrativas impulsadas por la
NGP tuvieron como efecto organizacional una tendencia a la pérdida de
control del gobierno central sobre las
nuevas dependencias públicas que
fueron creadas fuera de la pirámide
jerárquica tradicional. Este efecto no
previsto de las reformas es subsanado, al menos en parte, por la adopción
de obligaciones de transparencia por
parte de todos los organismos de gobierno. El control jerárquico tradicional es sustituido por la vigilancia de la
sociedad en su conjunto.
Posteriormente, analizaremos las
intuiciones que nos ofrece el enfoque
organizacional para estudiar la relación
entre Estado y sociedad en un contexto
de mayor transparencia. ¿Qué cambios
podrían ocurrir si a la relación Estado-sociedad agregamos transparencia? ¿Cómo se modifica la relación?
Argumentamos que una vez que las
organizaciones logran asimilar en sus
rutinas y en su cultura los principios
de la transparencia -y esto será ciertamente un proceso laborioso- los
cambios pueden ser tan profundos
que nos orienten hacia nuevas formas
de concebir el ejercicio del gobierno.
9
La tnns~rend•
como problem•
ORGANIZACIONES YTRANSPARENCIA
CAPÍTULO
1
En la segunda parte, se describen
los efectos de la transparencia sobre el
proceso de gobierno desde la perspectiva administrativa-organizacional. Inicialmente se analizan los efectos de la
transparencia al interior del gobierno,
posteriormente se muestran los cambios que una mayor transparencia en
las organizaciones públicas traerá para
la relación Estado-sociedad. Finalmente se reflexiona sobre cómo la práctica
de la transparencia puede modificar la
naturaleza del ejercicio del gobierno y
acercarnos al concepto de gobernanza.
En los países desarrollados que
cuentan con prácticas de transparencia arraigadas en sus organizaciones públicas, ya se habla de una
tendencia hacia una forma nueva de
gobernar, más cercana a la sociedad
y con una división del trabajo no tajante, sino más bien difusa y con responsabilidades compartidas para la
solución de los problemas públicos.
Este trabajo se divide en dos partes. La primera está dedicada a analizar el efecto que tiene la transparencia al interior de una organización y
se compone de dos secciones. Inicialmente se ofrece al lector una breve
introducción a algunos conceptos
básicos de teoría organizacional
como división del trabajo, especialización, rutina, asimetrías de información, etc. Ello es necesario para
mostrar, en la segunda sección, cómo
estos conceptos interactúan cuando
aparece la variable transparencia y
los cambios que ésta produce en el
funcionamiento de una organización
pública.
10
o metas conocidos y compartidos por
todos. Las organizaciones dominan
el mundo moderno porque son capaces de producir resultados de manera
más eficiente de lo que lo harían los
individuos aislados. El éxito de las organizaciones radica en el hecho de que
facilitan la división del trabajo. La división del trabajo entre varios individuos permite que cada uno de ellos se
especialice en realizar ciertas actividades que al coordinarse con otras actividades igualmente especializadas, dan
como resultado un producto o servicio
más barato. La especialización tiene
varias ventajas, por una parte facilita
el aprendizaje: es más sencillo adiestrar a una persona en el manejo de
sólo cierta cantidad de conocimientos
y destrezas necesarios para obtener el
resultado o producto deseado, que en
todos los conocimientos y destrezas
imprescindibles para alcanzar dicho
resultado. Por otra parte, permite profundizar en la naturaleza del trabajo a
realizar, lo que eventualmente aumenta la eficacia y eficiencia con que se
1.1 ¿QUÉ SON LAS ORGANIZACIONES?
lA VIDA MODERNA TRANSCURRE DENTRO DE ORGANIZACIONES. No trabajamos ni nos di-
vertimos solos, aislados de los demás,
sino que lo hacemos como miembros
de una organización: la empresa donde
laboramos es una organización, las escuelas a las que asistimos son organizaciones, también lo son los clubes
deportivos, los equipos profesionales de
fútbol y las diferentes iglesias que existen en nuestra sociedad. De la misma
manera, el Gobierno Federal es una organización o, más bien dicho, un conjunto de organizaciones que trabajan
para atender los problemas públicos del
país. Lo mismo puede decirse de los poderes Legislativo y Judicial, así como de los
gobiernos estatales y municipales: todos
funcionan con base en organizaciones
que atienden tareas bien definidas.
De una manera general podemos
definir como organización a un conjunto de seres humanos, hombres y
mujeres, que trabajan de manera coordinada para obtener algunos objetivos
11
ejecuta, ya sea mediante el rediseño del
proceso o el incremento de la habilidad
y destreza con que se lleva a cabo.
La historia de las organizaciones
modernas nos muestra que en sus orígenes, los diseñadores de organizaciones
explotaron los beneficios de la división
del trabajo sobre cualquier otra característica organizacional (Perrow 1995). La
administración científica propuesta por
Tuylor y la cadena de montaje diseñada
por Henry Ford son buenos ejemplos de
diseños organizacionales dedicados a
explotar la división del trabajo y la especialización. El método taylorista o
taylorismo es una metodología de diseño organizacional que prescribe que el
proceso de trabajo tradicional sea observado y analizado por un gerente o ingeniero experto, una vez que este experto haya
identificado los componentes esenciales del proceso estudiado, los divide
en sus componentes más pequeños
LA BUROCRACIA SE
posibles y diseña un puesto de trabaGUÍA POR LA
jo para ejecutar estos componentes.
OBEDIENCIA AUN
Eventualmente, el diseño termina con
CONJUNTO ESPECÍFICO una serie de puestos de trabajo cuyas
actividades son muy sencillas pero enDE REGLAS QUE
cadenadas unas con otras, hasta que al
DETERMINAN LAS
final
del proceso se obtiene el producto
DECISIONES Y
deseado, por ejemplo un automóvil o
GARANTIZAN UN USO
una varilla de acero. Aunque lo anteADECUADO DE LOS
rior puede ser complicado cuando se
RECURSOS Y LA
aplica a un proceso de trabajo compleRENDICIÓN DE
jo, el concepto básico es muy sencillo.
Pemútanme ilustrarlo con un ejemplo:
imaginemos que un grupo de amigos van
de viaje en un coche y sufren la ponchadura de una llanta. Se paran, bajan del
auto, abren la cajuela, sacan la llanta de
refacción, las herramientas, el gato, etc.
Aflojan las tuercas, levantan el coche,
cambian la llanta, bajan el coche, aprietan las tuercas, finalmente, guardan la
llanta ponchada y demás utensilios en
la cajuela. ¿Cómo se organizaron para
hacer el trabajo? Lo más probable es
que todos hayan hecho un poco de todo,
posiblemente hasta estorbándose unos
a otros. O tal vez, poco a poco, surgió de
manera espontánea una incipiente división del trabajo: unos sacaban la llanta
mientras otros leían el manual para ver
dónde se terúa que colocar el gato, unos
deterúan la llanta mientras otros le colocaban los birlos, etc. Si el ejercicio se repitiera varias veces, si en lugar de cambiar
sólo una llanta tuvieran que cambiar diez,
esta incipiente división del trabajo se consolidaría y se mejoraría la coordinación
entre los participantes. En un caso extremo podríamos comparar a nuestro grupo
de amigos con el equipo de pits de un auto
de Fórmula Uno: los cinco o seis hombres
que se inclinan sobre el auto tienen una
detallada tarea asignada de antemano
que debe coordinarse y complementarse
con las de los demás, no hay lugar para
la improvisación ya que el auto debe estar de nuevo en la carrera en cuestión de
segundos.
CUENTAS.
12
Las primeras organizaciones modernas se preocuparon fundamentalmente en diseñar y poner en práctica
una división del trabajo que fuera lo
más especializada y lo más detallada posible. La gran industria, uno de
los ejemplos más importantes de organizaciones modernas, mostró desde
principios del siglo XX que era capaz de
producir mercancías mejores y más
baratas que los viejos artesanos que
trabajaban aislados o en grupos pequeños. Con el tiempo estas organizaciones
crecieron, sus productos se sofisticaron
y debido al incremento en la complejidad de los procesos a realizar, pronto quedó claro que una adecuada división del trabajo y la especialización
no son los únicos factores importantes
del diseño organizacional. En las décadas subsecuentes los gerentes y directivos de estas empresas encontraron
que había otros factores a considerar
cuando se diseñan o dirigen organizaciones, por ejemplo: el liderazgo, los
m ecanismos para t omar decisiones,
la cultura y las creencias de los seres
humanos que trabajan en ella y, finalmente, las características del contexto
dentro del cual opera y existe la organización (Perrow 1995). Cada uno de
estos elementos dio origen a distintas
tradiciones gerenciales y académicas
en el estudio de las organizaciones.
No tenemos espacio aquí para describir
cada una de estas tradiciones ni tampo-
co es necesario hacerlo para entender el
papel de la transparencia dentro de las
organizaciones, por ahora es suficiente con mostrar al lector que la división
del trabajo y la especialización obligan
a toda organización a enfrentar tareas
de coordinación y control: como todos
realizan tareas distintas, es necesario
que la organización tenga una instancia directiva que coordine y supervise
que estas tareas sean llevadas a cabo
de manera eficiente y con el nivel de
calidad requerido.
1.2 lAORGANIZACIÓN POBLICA
Las organizaciones públicas son, al
mismo tiempo, muy parecidas y muy
diferentes a las privadas. Son parecidas
ya que ellas también se diseñan para
explotar las ventajas de la división del
trabajo y la especialización de sus empleados. Sin embargo, son diferentes
ya que la obtención de ganancias normalmente no es uno de sus objetivos,
ni tampoco es su principal criterio de
evaluación del desempeño. Su objetivo es la administración adecuada de
los recursos públicos con el fin de solucionar problemas de la sociedad.
La creciente complejidad que el Estado-nación adquirió a lo largo del siglo
XIX, exigió para su administración la
aparición de un tipo particular de or-
13
-
-
-
-
-
-
14
15
falta de información pueden ser resultado de un mal diseño organizacional,
en particular de las rutinas y procesos
diseñados para llevar información de un
lugar a otro dentro de la organización;
pero también pueden ser resultado del
comportamiento egoísta de alguno de
sus funcionarios o empleados.
Permítanme explicar este punto:
si asumimos que los individuos que
trabajan en una organización responden a la descripción que propone la
economía, entonces tenemos actores
organizacionales que tienen intereses
propios y que buscan satisfacerlos aun
a costa de los intereses y objetivos colectivos que persigue la organización.
La discusión de cómo los individuos dividen sus lealtades entre la organización y sus intereses personales es tan
vieja como la historia del pensamiento administrativo y la práctica profesional de la gerencia, y representa un
dilema tanto en organizaciones privadas como en las públicas. Aceptar que
los empleados y funcionarios de una
organización tienen agendas de intereses privados que pueden apartar su
comportamiento del que debería ser, es
un acto de realismo que fue propuesto
por Barnard desde los años venite del
siglo XX en un libro que dio origen a la
literatura gerencial. En Las funciones
del Ejecutivo Barnard reconocía en los
empleados dos motivaciones: la personal y la colectiva o de comunidad.
también a disposición del público, con
excepción de aquella clasificada como
confidencial. En las siguientes páginas vamos a analizar por qué las políticas de transparencia ayudan a mejorar
el desempeño organizacional, cómo lo
hacen y por qué razones esto representa un beneficio para la sociedad.
1.3.1 ¿CÓMO FUNCIONA LA TRANSPARENCIA?
Como ya hemos mostrado, las organizaciones complejas como la burocracia
son conjuntos de recursos humanos y
materiales con objetivos más o menos
compartidos por todos sus miembros.
Al interior de ellas existe un alto nivel
de división del trabajo y una elevada
especialización del conocimiento requerido para desempeñarse adecuadamente. En consecuencia, la información está
distribuida de manera desigual dentro
de la organización, unos tienen información que otros ignoran y viceversa.
¿CÓMO PUEDE EL
A esta situación se le llama técnicaPATRÓN ESTAR SEGURO mente una asimetría de información.
Los estudios en la teoría de las organiDE QUE SU
zaciones
señalan que uno de los princiSUBORDINADO O
en el desempeño de una
pales
factores
AGENTE SE COMPORTA
organización radica en un adecuado
DE ACUERDO A LAS
flujo de la información entre los miemNECESIDADES E
bros. La información es necesaria para
INTERESES DEL PATRÓN tomar decisiones adecuadas y pertiYNO DE ACUERDO A
nentes a las circunstancias (Simon,
1976). Las decisiones equivocadas por
LOS SUYOS PROPIOS?
16
cíe al agente en contra del patrón (Moe
1984). Veamos a continuación algunos
ejemplos.
Primero estudiemos un ejemplo
fuera de la realidad organizacional.
Imaginemos que nos sentimos enfermos y vamos a consulta con el médico.
Nosotros le vamos a pagar cierta cantidad para que por un tiempo dedique
sus conocimientos a resolver nuestro
problema. Supongamos que el médico
diagnóstica nuestra enfermedad con
facilidad y podría estar en condición de
proporcionar un remedio, sin embargo,
está en su interés no darnos el remedio
inmediatamente, así que en lugar de
recetarnos nos manda hacer algunos
análisis y nos cita para una próxima
consulta. Así, el médico finalmente nos
da la medicina adecuada después de
al menos dos o tres consultas, cuando
pudo haberlo hecho desde la primera.
Como existe una fuerte asimetría de
información a su favor -él tiene conocimientos de lo que nosotros carecemos- nosotros, el patrón o principal,
terminamos siendo manipulados por
el agente. Podemos, por supuesto, buscar una segunda opinión médica que
reduzca esta asimetría, pero esta segunda opinión cuesta y esto representa el costo de vigilar al agente o costo
de monitoreo. En algunos casos vale la
pena asumirlo -por ejemplo, si nos sugieren una operación riesgosa buscamos
una segunda opinión- y en otros no.
Y resolvía el dilema, al menos parcialmente, recurriendo a la capacidad del
liderazgo del ejecutivo: en una empresa es responsabilidad de la alta dirección convencer al personal de que los
objetivos de la empresa son legítimos,
socialmente deseables y que deben ser
compartidos por todos los miembros
de la organización.
La literatura organizacional moderna ha prestado mucha atención a
un dilema parecido. Este fenómeno es
conocido como el modelo del patrón
y su agente (principal-agent model).
El problema del patrón y su agente se
plantea de la siguiente manera: existe
una relación contractual entre dos personas por medio de la cual una (agente)
se compromete a trabajar para la otra
(patrón) a cambio de una paga o sueldo determinado. Dado que ambos actores son racionales y buscan obtener
el máximo posible de beneficios, ¿cómo
puede el patrón estar seguro de que su
subordinado o agente se comporta de
acuerdo a las necesidades e intereses
del patrón y no de acuerdo a los suyos
propios? La única forma de hacerlo
sería vigilándolo todo el tiempo, pero
esta vigilancia implica un costo y normalmente es muy difícil de operar. El
problema se complica para el patrón si
además recordamos que dentro de la
organización existen asimetrías de información, y bien puede suceder que
esta asimetría de información benefi-
17
expedientes, brincarse las colas, etc. Es
sumamente difícil para el alto funcionario responsable (el patrón) enterarse
de cómo se comportan sus empleados
(agentes o subordinados) en el nivel de
atención al público. Para los empleados
de nivel medio y de ventanilla es muy
fácil cubrirse las espaldas manipulando las encuestas de satisfacción de los
usuarios, falseando los reportes que
mandan a sus superiores y diluyendo
responsabilidades entre sus compañeros. Si los altos funcionarios están realmente interesados en terminar con las
"mordidas" en las ventanillas, tendrán
que echar a andar algún mecanismo de
monitoreo que les haga llegar información fidedigna de lo que realmente sucede en el nivel de atención al público.
Tal vez el ejemplo más importante,
al menos el que más nos interesa a los
estudiosos de la burocracia, es la relación entre funcionarios de alto nivel.
¿Cómo puede estar seguro un Secretario de Estado de que sus Subsecretarios trabajan por los objetivos y las
políticas de su jefe y no de acuerdo a
una agenda propia? ¿Cómo puede estar seguro el Presidente de la República
de que los miembros de su gabinete toman decisiones y lo aconsejan con los
intereses del Presidente en mente y no
con los suyos propios? En ambos casos
existen fuertes razones -incentivospara que los subordinados "traicionen"
a su jefe y actúen de acuerdo con sus
Veamos ahora un ejemplo dentro
de un contexto organizacional. Pensemos en una universidad, ¿cómo pueden estar seguros los directivos de la
institución que los profesores están
enseñando los contenidos actualizados de cada curso y no simplemente
repitiendo un programa que vienen
enseñando desde hace años? Actualizar los contenidos de un curso implica
un trabajo extraordinario para un profesor, mientras que no hacerlo y seguir
enseñando los mismos contenidos de
siempre le significa un esfuerzo seilSlblemente menor sm embargo, para la organización es muy importante que la actualización
de contenidos se lleve a cabo ya que el
resultado del curso, los conocimientos
adquiridos por los estudiantes, será muy
diferente dependiendo si se hace o no.
En este caso, la universidad tendrá que
poner en práctica algún mecanismo de
control sobre los contenidos de los cursos aunque esto le implique costos extraordinarios.
Otro ejemplo organizacional pueden ser los fen ómenos de corrupción
que tienen lugar a nivel de ventanilla
en
algunas dependencias públicas. SuEXISTE UN CONJUNTO
pongamos una dependencia donde los
DE INFORMACIÓN O DE
altos directivos son honestos y están
CONOCIM IENTO
comprometidos en un programa de
EXPERTO QUE EL
lucha contra la corrupción, sin embarSUBORDINADO TIENE
go, los empleados de ventanilla están
Y DEL QUE ELJEFE
acostumbrados a recibir "mordidas"
para agilizar los trámites, modificar
CARECE.
18
canismos de control del superior e incrementar los castigos para desincentivar
la "traición" del subordinado. Pero mecanismos de control rígidos y excesivos
resultan en organizaciones torpes, que
reaccionan lentamente a las exigencias
de su medio ambiente y que se adaptan
con dificultad a los cambios.Además, los
incentivos negativos ~os castigos) no son
precisamente una ayuda para lograr un
clima laboral adecuado para la productividad y la eficiencia. Este tipo de organización jerárquica, rígida y lenta tiende
a asociarse con la concepción tradicional de burocracia, en la cual la autoridad organizacional controla y ordena
el mundo por medio de un conjunto de
reglas claras y precisas, mientras que se
asume -lo cual no necesariamente es
cierto- que los subordinados las obedecen sin mayor problema.
Otra estrategia busca igualar, o
al menos acercar, los intereses de patrones y subordinados. Si el origen del
problema es la diferencia entre los intereses del patrón y agente, entonces el
problema desaparece si ambos tienen
los mismos intereses y persiguen los
mismos obj etivos. Dicho técnicamente, si ambos actores tuvieran la misma
función de utilidad, el comportamiento del subordinado se ajustaría a los
términos del contrato establecido por
el patrón. La práctica de esta estrategia domina la literatura gerencial y se
materializa con la creación de instru-
conveniencias personales. En ambos
casos también existe un conjunto de
información o de conocimiento experto que el subordinado tiene y del que el
jefe carece; el Presidente no conoce todos los temas del gobierno y tiene que
escuchar a su Secretario responsable,
el Secretario a su vez, tampoco puede
tener en su mente toda la información
de su área de responsabilidad y tiene que confiar en sus Subsecretarios.
Cuanta mayor sea la ignorancia del
superior sobre el tema, mayores las
probabilidades de que su subordinado
aproveche la situación, ya que la posibilidad de ser descubierto y puesto en
evidencia es pequeña. Esta idea se ha
desarrollado en la literatura organizacional como un modelo que intenta
explicar la relación entre los políticos
y los burócratas profesionales de alto
nivel (Niskanen, 1971). Según el modelo, los burócratas profesionales tienen
como principal interés obtener el presupuesto más alto posible para su dependencia o institución y la razón por
la que son exitosos es, precisamente,
porque tienen mayor información respecto a los costos y características de
la producción de los bienes públicos de
los que son responsables, que los políticos que intentan controlarlos.
Por supuesto, existen diversas estrategias que los superiores usan para tratar
de contrarrestar el fenómeno. La más
evidente consiste en aumentar los me-
19
de información que el subordinado conoce y el patrón no, disminuyó sensiblemente, ocasionando una reducción
en la tensión entre patrón y subordinado: el subordinado se ajusta más a los
términos del contrato porque ahora el
monitoreo es más sencillo y la posibilidad de ser descubierto y sancionado es
más alta.
mentas adrrúnistrativos que tratan de
acercar los intereses de ambos actores,
uno de ellos, por ejemplo, es la paga
asociada al desempeño y resultados en
lugar de un salario fijo.
Finalmente, una tercera estrategia intenta desaparecer, o al menos
reducir; la asimetría de información
que existe a favor del subordinado. La
posición del subordinado o agente es
fuerte porque tiene información que
el superior no conoce, entonces las
posiciones se equilibran en la medida
en que la información sea compartida
por ambas partes. Con esta estrategia el
problema no desaparece totalmente,
pero sus consecuencias se reducen al
lirrútarse las ocasiones en las que el subordinado puede utilizar las asimetrías
de información en su favor. Volvamos
a nuestro ejemplo anterior, el médico
tendrá menos oportunidad de obtener
ALA LARGA LA
beneficios indebidos de sus clientes en
TRANSPARENCIA AYUDA la medida en que estos tengan conoAQUE LAS
cimientos de medicina. El personal de
DEPENDENCIAS DE
ventanilla pierde ventajas y privilegios
cuando, por ejemplo, sus superiores
GOBIERNO NO SEAN
tienen acceso a cifras confiables de
DESVIADAS DE SUS
satisfacción
de clientes. Un miembro
OBJETIVOS PÚBLICOS
del poder Legislativo que en el pasado
PARA SERVIR A
haya sido directivo de una dependencia
INTERESES PRIVADOS,
pública, podrá discutir y argumentar soPOR EJEMPLO, LOS
bre el presupuesto de la susodicha deINTERESES DE LOS
pendencia mucho mejor que un dipuFUNCIONARIOS QUE
tado que no tenga experiencia en esa
área. En todos estos casos. la cantidad
LAS CONTROLAN.
1.3.2 ¿AYUDA LA TRANSPARENCIA AL DESEMPEÑO
DE LAS ORGANIZACIONES PÚBLICAS?
La anterior es una pregunta delicada
que puede tener diversas respuestas
dependiendo del tipo de organización
y su materia de trabajo. Hablando en
términos generales la transparencia
sí ayuda a mejorar el desempeño de
una organización, pero debemos entender que algunas de ellas necesitan
de mucha discreción para poder funcionar correctamente. Pensemos, por
ejemplo, en los cuerpos de seguridad
del Estado encargados de tareas sumamente delícadas como el combate
al crimen organizado y la defensa del
país. Para ellas la transparencia puede
volverse un obstáculo para su eficacia,
por lo que es necesario encontrar un
punto de equilibrio. Sin embargo, la
transparencia es muy importante para
otro tipo de organizaciones, como las
dependencias encargadas del desarrollo social y de la organización de las
20
elecciones. Transparentar los padrones
de beneficiarios ayuda a mejorar la eficacia del combate a la pobreza porque
es una estrategia que ayuda a mejorar
la calidad del padrón y a controlar potenciales funcionarios corruptos que
podrían manipularlos para beneficiar
clientelas políticas o desviar recursos
hacia terceros. La transparencia en los
padrones de electores ayuda a mostrar
y convencer a la sociedad de la capacidad técnica y la imparcialidad política de la institución que organiza la
elección, lo que le permite mejorar su
credibilidad pública y legitimidad. La
transparencia previene la corrupción
y ayuda a evitar que los objetivos de la
organización sean sustituidos por los de
individuos o camarillas burocráticas.
Por otra parte, también es posible argumentar que la transparencia
implica trámites administrativos extraordinarios y reduce la agilidad de
una organización. Crear y mantener
en funcionamiento los procedimientos
por medio de los cuales el público puede solicitar y obtener información de
las organizaciones públicas representa,
por supuesto, un costo en recursos humanos y materiales que podrían usarse en las actividades sustantivas de la
dependencia. También la preocupación
constante por documentar y justificar
las decisiones puede parecer demasiado engorroso a los funcionarios preocupados por problemas apremiantes.
Sin embargo, a la larga la transparencia
ayuda a que las dependencias de gobierno no sean desviadas de sus objetivos
públicos para servir a intereses privados,
por ejemplo, los intereses de los funcionarios que las controlan.
Un buen ejemplo de esta situación
es el Programa Nacional de Solidaridad
(Pronasol) puesto en marcha en la administración de Carlos Salinas. Esta organización fue reconocida por su velocidad
de respuesta ante problemas sociales y
su gran agilidad en la toma de decisiones y distribución de recursos. A ello se
debió en gran parte su éxito y popularidad en el momento. Sin embargo, el reverso era la opacidad en la toma de decisiones y manejo de recursos: no existían
criterios claros de distribución de recursos, ni de inversión de los mismos, estas
decisiones eran dej atlas a la discreción
de promotores y funcionarios. Aun asumiendo que la mayoría de ellos actuaron de buena fe, no es ocioso preguntar
cuántos de estos recursos habrán terminado en las manos de clientelas políticas
locales, o cuántos simplemente habrán
sido gastados en actividades que no contribuían a combatir con eficacia la pobreza extrema. Posteriores programas
contra la pobreza tuvieron cuidado de
generar criterios más objetivos de acceso y de uso de los recursos, asumiendo los
consiguientes costos administrativos como
la elaboración de padrones de beneficiarios
(Vergara, 2003).
21
En conclusión, aun cuando la trans- complejidad del proceso hace que sea
parencia y la rendición de cuentas imposible apresurarlo y controlarlo en
representan costos administrativos detalle. Los cambios organizacionales
inmediatos y pueden entorpecer la son encauzados u orientados, pero no
operación cotidiana de una depen- controlados en sentido estricto.
dencia pública, su presencia ayuda a
El cambio organizacional presenta
que el gobierno y sus dependencias no dos dimensiones diferentes y es necedesvíen su atención ni sus recursos de sario trabajar sobre ambas para lograr
los objetivos y metas que tiene bajo su transformaciones reales. La primera,
responsabilidad y que son de beneficio que podemos llamar racional o técnica,
público. En este sentido, la transparen- se refiere a cambiar las normas y procia ayuda a incrementar la eficacia de cedimientos de una organización, tal y
como se plasman en los reglamentos
las organizaciones públicas.
internos y manuales de operación. En
esta dimensión, como en toda experien1.3.3 ¿CÓMO FOMENTAR LA TRANSPARENCIA EN cia de diseño organizacional, los costos
estarán asociados con la calidad técniUNA ORGANIZACIÓN?
INCORPORAR LA
ca de la intervención. Una modificación
TRANSPARENCIA COMO
adecuada
de normas y procedimientos
Desde
la
perspectiva
organizacional
UN NUEVO VALOR A LA
la transparencia es positiva para el puede ser puesta en práctica con relaCULTURA DE LA
desempeño de las organizaciones, sin tiva facilidad y bajos costos, mientras
ORGANIZACIÓN
embargo, su puesta en práctica no es que una modificación confusa, barroca
SIGNIFICA QUE LOS
sencilla e implica costos. Existen mul- o muy complicada puede convertirse
INDIVIDUOS
titud de variables que intervienen en en una verdadera pesadilla durante su
OBSERVAN
el proceso de cambio en una organiza- implementación. En términos generación compleja: los símbolos y "formas les, el nuevo diseño organizacional será
COMPORTAMIENTOS
aceptadas de hacer las cosas" (Powell más sencillo de llevar a la práctica en
ACORDES CON LA
y
DiMaggio, 1991) en esa organización, la medida que los cambios propuestos
TRANSPARENCIA, NO
sus
rutinas y procedimientos adminis- sean claros, simples y pertinentes a los
POR SER ELLA UN
trativos, estilos de liderazgo, capacidad objetivos. Modificaciones innecesarias o
MANDATO
de tomar decisiones y, por supuesto, los demasiado complejas pueden ser el oriADMINISTRATIVO,
intereses particulares de los individuos gen de muchos problemas posteriores.
SINO POR SEGUIR
que trabajan en la organización en to- Tudo cambio en la organización dispara
UN PRINCIPIO DE
dos sus niveles. Todos estos elementos un proceso de adaptación en las rutinas
COMPORTAMIENTO
interactúan para producir un resulta- organizacionales (March y Simon, 1958),
do: un estado del mundo diferente. La los seres humanos dentro de la organiINSTITUCIONAL.
22
zación ofrecen siempre algún tipo de
resistencia al cambio y tratan de seguir
haciendo las cosas en las formas a las
que están acostumbrados, a este fenómeno los especialistas le llaman inercia
organizacional (March y Olsen, 1997). En
la medida en que la propuesta de cambio sea cercana a las rutinas existentes
será más fácil la adaptación a las nuevas
normas y procedimientos. Si se plantean
cambios radicales, complejos y a ser
implementados en poco tiempo, lo más
probable es que la organización se adapte simulando cumplir, pero sin hacerlo
efectivamente.
La segunda dimensión la podemos
llamar cultural. Tuda organización tiene
una cultura particular que es el resultado de la interacción por largo tiempo
del perfil profesional de su personal, su
materia de trabajo y su relación con el
medio ambiente en el cual opera (Powell
y DiMaggio, 1991). La cultura determina
la forma en la que la organización percibe el mundo que la rodea y procesa esa
información: la forma de tomar decisiones, de definir problemas y de establecer
sus prioridades. En esta dimensión, cambio organizacional implica modificar el
conjunto de valores que orientan el comportamiento de los individuos en la organización. Incorporar la transparencia
como un nuevo valor a la cultura de la
organización significa que los individuos
observan comportamientos acordes con
la transparencia, no por ser ella un man-
dato administrativo, sino por seguir un
principio de comportamiento institucional que los miembros de la organización
obedecen ya sea porque están convencidos de su valía o simplemente porque se
han acostumbrado a hacerlo. Mientras
que en la dimensión racional los cambios
son una respuesta inmediata a las modificaciones en normas y procedimientos, en
esta dimensión la velocidad del cambio es
más lenta y trabajosa. Sin embargo, para
obtener organizaciones públicas realmente transparentes es necesario lograr que
las organizaciones conviertan la transparencia de una necesidad administrativa
impuesta por el exterior, a un valor institucional que forma parte de su cultura
organizacional.
¿Es posible generar una cultura de
la transparencia en las organizaciones
públicas? Sí, con paciencia. Las organizaciones cambian lentamente, pero sí
es posible dirigir y encauzar sus cambios. A diferencia de los cambios técnicos, los cambios culturales son lentos
y poco predecibles (Vergara, 1997). Podemos cambiarlos manuales de operación de la organización e introducir en
ellos normas y reglas para el manejo
de la transparencia, las nuevas reglas
pueden ser vistas desde una molestia y
distracción del trabajo sustantivo hasta como una amenaza para algunos
individuos privilegiados; en todo caso,
no es difícil que las nuevas reglas terminen siendo deformadas y la orga-
23
3)
1)
2)
24
25
CAPÍTULO
IMPORTANCIA DE LA TRANSPARENCIA EN
LAADMINISTRACIÓN PÚBLICAAOUAL
11
COMO VIMOS EN lA SECCIÓN ANTERIOR, LA
TRANSPARENCIA ES DE SUMA IMPORTANCIA PARA
LAVIDAORGANIZACIONAL. Sin embargo, sólo
LA NUEVA GERENCIA
PÚBLICA SUGIERE
CREAR GERENTES
FACULTADOS PARA
ATENDER Y
ADMINISTRAR UN
ASUNTO PÚBLICO CON
MAYOR VELOCIDAD Y
EFICIENCIA DE LO QUE
PODRÍA HACERLO UNA
INSTANCIA
BUROCRÁTICA
TRADICIONAL.
los últimos años, tanto en los aparatos
administrativos de los gobiernos como
en la relación entre gobierno y sociedad, que ha ocasionado que distintos
organismos e instituciones supranacionales promuevan la transparencia
como una de las características fundamentales del buen gobierno. Primero
examinaremos las reformas adrninistrativas propuestas por la NGP y veremos por qué la transparencia es un
complemento natural para estas modificaciones, ya que disminuye los conflictos
organizacionales y facilita la coordinación entre dependencias gubemamentales. Posteriormente analizaremos lo
que sucede en la relación Estado-sociedad cuando las dependencias públicas
incorporan políticas de transparencia
en su agenda.
recientemente se ha comenzado a hablar del término. En los últimos años
nos encontramos con que diversos
organismos internacionales corno la
OCDE y el Banco Mundial han comenzado a presionar a los gobiernos nacionales por transparentar su información y
explicar sus decisiones. Desde la perspectiva de la gestión pública y el análisis organizacional, la transparencia ha
cobrado importancia recientemente
porque las reformas administrativas
en diversos países, inspiradas en la
Nueva Gestión Pública (NGP), la han
llevado a convertirse en un importante
mecanismo de control sobre políticos y
funcionarios de todos los niveles. Aún
más, se puede decir que la transparencia es uno de los elementos de una
nueva relación entre Estado y sociedad
que se viene forjando desde las últimas
dos décadas del siglo XX.
En las siguientes páginas nos proponemos analizar qué ha ocurrido en
2.1 CONSECUENCIAS ORGANIZACIONALES DE LA
NUEVA GERENCIA PÚBLICA.
Durante los años ochenta y noventa
los aparatos administrativos de los paí-
26
ses desarrollados pasaron por una profunda reforma en su funcionamiento.
Se cuestionó el modelo de burocracia
weberiana por rígido e ineficiente, lento en su capacidad de respuesta y torpe
para atacar y solucionar los problemas
públicos. Este cuestionamiento dio origen a una doctrina administrativa que
se conoce en términos generales como
Nueva Gerencia Pública (Hood, 1997), la
cual nació y fu.e puesta en práctica inicialmente por países de tradición sajona:
Nueva Zelanda, Inglaterra, Australia, Estados Unidos y Canadá. Posteriormente
ha sido promovida por diferentes organismos internacionales y, en una versión
u otra, aceptada en el mundo corno la
reforma administrativa necesaria.
Aunque el estilo de implementación y grado de avance de la NGP varían mucho de un país a otro, existe un
conjunto de ideas básicas que todas las
versiones comparten. Primero, sustituir el manejo burocrático tradicional
de los asuntos públicos por una administración de corte gerencial, que tome
en cuenta y utilice las técnicas y estrategias administrativas desarrolladas
en el sector privado. Segundo, utilizar, en
la medida de lo posible, los mecanismos
de mercado para la solución de asuntos públicos. Tercero, incluir una visión
de "calidad" en los servicios públicos,
lo que implica entender al ciudadano
como un usuario o cliente al que se debe
dejar satisfecho.
Detrás de estos cambios lo que
subyace es una transformación en
la concepción del papel administrativo y organizacional del Estado. Se
propone pasar de una visión del Es tado consistente en una organización
jerárquica dominada por políticos
electos democráticamente y administradores que llegan a sus puestos vía
una carrera burocrática profesional y
en la que la toma de decisiones es un
proceso relativamente cerrado que
tiene como preocupación principal
diseñar e instrumentar una estrategia general de gobierno; a una visión
en la que el Estado se concibe como
un proveedor de servicios públicos,
y que, por lo tanto, debe preocuparse
fundamentalmente por la calidad de
los mismos y la eficiencia con que son
producidos (Christiansen y Leagrid,
2001).
Los resultados empíricos de las
reformas de la NGP varian mucho de
país a país y existen tanto especialistas que son entusiastas promotores
como otros que se muestran escépticos en cuanto a sus beneficios. Como
ya se aclaró en la presentación, no es
nuestro objetivo evaluar sus resultados sino, más bien, para examinar
los efectos organizacionales que las
reformas produjeron sobre el aparato
de gobierno y aclarar el papel que la
transparencia juega en este contexto.
27
cía de la norma y el procedimiento para
justificar decisiones y comportamientos,
es desplazada por la concepción del aparato administrativo del Estado como un
proveedor de servicios públicos en el
cual los resultados (calidad, eficiencia y
satisfacción del usuario) son los criterios
fundamentales para justificar decisiones y comportamientos.
La consecuencia organizacional
es el paso de estructuras burocráticas
responsables de desempeñar funciones generales por dependencias (por
ejemplo, educación), a procesos de gobierno que producen resultados concretos que son consumidos por ciudadanos
o grupos sociales usuarios (por ejemplo, educación primaria en una comunidad determinada). Este rediseño de la
actividad gubernamental vuelve a las dependencias públicas más sensibles a las
opiniones, críticas y presiones de los
ciudadanos que reciben y opinan sobre
los servicios públicos.
Estas transformaciones han ocasionado dos problemas fundamentales:
1) una vez que se desechan los mecanismos de control de la burocracia
tradicional (jerarquía, seguimiento de
normas y reglas) tenemos que la flexibilidad que busca la NGP puede agudizar
el problema de agencia en la administración pública, ¿cómo controla el político o funcionario superior (patrón) a
su gerente (agente) para garantizar que
las decisiones y el comportamiento de
La nueva gerencia pública sugiere
crear gerentes facultados para atender
y administrar un asunto público con
mayor velocidad y eficiencia de lo que
podría hacerlo una instancia burocrática tradicional. Para lograrlo, propone
dotar a los gerentes públicos de un nivel de autonomía para decidir y operar
mucho mayor del que normalmente
goza un burócrata de corte tradicional.
También sugiere crear dependencias
más especializadas, algunas veces dedicadas a un solo tema o problema de
gobierno. Un resultado común en varios países ha sido la aparición de multitud de organismos y comisiones de
carácter técnico, semi-autónomos del
gobierno central, encargados de asuntos y problemas específicos, los cuales
se
ponen bajo la responsabilidad de
lAAPARICIÓN DE UNA
un
gerente. El desempeño del gerente
VARIEDAD DE
debe medirse de acuerdo a los resulORGANISMOS E
tados que ofrezca en su gestión: la efiINSTANCIAS DE
ciencia (cantidad de recursos invertida
GOBIERNO
por unidad de producto obtenida) en la
SEMI· AUTÓNOMAS,
operación y el nivel de satisfacción de
los destinatarios de los servicios, es el
RESPONSABLES DE
principal criterio de evaluación de reTEMAS DE GOBIERNO,
Es importante señalar que lo
sultados.
SERVICIOS O POLÍTICAS
anterior
implica
un cambio radical en
PÚBLICAS ESPECÍFICAS,
los criterios para juzgar lo que es una
PUEDE FÁCILMENTE
decisión y comportamiento correcto
DIFICULTAR EL
en la administración de los asuntos
CONTROL POLÍTICO Y lA públicos: la concepción del sector públiCOORDINACIÓN ENTRE co como un espacio administrativo-organizacional dominado por la observanDEPENDENCIAS.
28
este último se ajusten a los intereses
del gobierno y no a los suyos propios?
2) la aparición de una variedad de organismos e instancias de gobierno semi-autónomas, responsables de temas
de gobierno, servicios o políticas públicas
específicas, da flexibilidad al gobierno y
aumenta su capacidad de respuesta, pero
puede fácilmente dificultar el control
político y la coordinación entre dependencias. A este fenómeno algunos académicos le llaman el Estado fragmentado
(Chrinstensen y Leagrid, 2004).A continuación se analizan ambos problemas
y se argumenta que la transparencia
puede ayudar a disminuir estos efectos
negativos de la NGP.
la perspectiva gerencial, pero del que
también puede abusar el gerente en
beneficio propio y en detrimento de los
objetivos de la dependencia. La NGP
ataca este problema con estrategias
gerenciales descritas en la sección anterior: trata de igualar las funciones de
utilidad de patrón y agente con esquemas como el del pago por resultados y
otros incentivos.
Otra alternativa, sin embargo, es
aumentar la transparencia con la que
operan las instituciones públicas. El argumento es el siguiente: nuestro gerente
es un actor racional y egoísta que usaría en su provecho propio la autoridad
de su puesto público si pudiera hacerlo
sin correr el riesgo de afectar su reputación y su carrera. Evidentemente, en su
puesto tiene acceso a información que
el público u otros funcionarios no conocen y eso aumenta su capacidad de
maniobra; sin embargo, si esta información fuera pública, desaparecería o
al menos disminuiría la asimetría de
información a su favor y le sería más
difícil abusar de su puesto. Pensemos,
por ejemplo, que es mucho más sencillo desviar recursos de un presupuesto
cuyo monto y distribución se desconocen, que de un presupuesto que ha
sido dado a conocer al público, o que
es mucho más riesgoso para el burócrata involucrado otorgar una licencia
indebida para explotar la madera de
un bosque cuando el estudio de facti-
2.1.1 ¿CÓMO CONTROLARA LOS GERENTES?
Los mecanismos de control que existen en el modelo burocrático -seguimiento de reglas y procedimientos,
una estructura jerárquica y responsabilidades claramente delimitadas- se
relajan y debilitan debido a las reformas impulsadas por la NGP. Si damos
flexibilidad a los gerentes para decidir
e implementar políticas, no podemos
pretender controlarlos por medio de la
autoridad jerárquica y el seguimiento
de normas y procedimientos estrictos.
Así pues, se abre un espacio de discrecionalidad que es necesario para
producir resultados eficientes desde
29
bilidad técnica que justifica la decisión
debe estar disponible para el público
en general y existe la posibilidad de
que ambientalistas o las comunidades
locales puedan revisarlo y rebatirlo.
La transparencia, por lo tanto, nos
ayuda a controlar a los gerentes sin
tener que sacrificar la flexibilidad y la
autonomía de la organización.
de los distintos niveles de gobierno. No
es extraño que el flujo de información en
los gobiernos complejos y fragmentados
pueda ser un problema, ya sea por ineficiencia de las rutinas diseñadas para
compartir información o por los intereses políticos de las dependencias y rivalidades entre funcionarios. Oficinas de
todos los niveles de gobierno encuentran
dificultades compartiendo información,
frecuentemente hasta de índole oficial
y rutinaria. Muchas veces los funcionarios que necesitan información recurren
a canales informales para conseguirla
-amigos personales o aliados políticos
que laboran en la otra dependencia- ya
que los canales formales son demasiado
tortuosos. Esto también sucede entre dependencias que son parte de un mismo
sector y que se supone deberían estar
trabajando de manera cercana. Al hacer
la información pública, las políticas de
transparencia ayudan a superar la tradición de usar la información como arma
política: la información está disponible
tanto para el público como para políticos
y funcionarios de otras dependencias y
niveles de gobierno. Ciertamente, el problema de la coordinación de acciones y
la cooperación entre dependencias no se
soluciona únicamente con una política
de transparencia, sin embargo la existencia de información compartida es
un insumo indispensable para propiciar
coordinación y conductas cooperativas
entre dependencias oficiales.
2.1.2 TRANSPARENCIA Y COORDINACIÓN ENTRE
DEPENDENCIAS GUBERNAMENTALES
Pasemos a la segunda consecuencia
no deseada de la NGP: las dificultades
de coordinación. En el escenario de gobierno fragmentado la coordinación de
acciones es un problema grave. Cada
dependencia tiene una responsabilidad y objetivos muy bien especificados
y encuentra poco conveniente para sus
intereses cooperar con otras dependencias a menos que obtenga un beneficio directo en la consecución de sus
objetivos. Además, la constante evaluación de resultados a la que están
LA FORMA MÁS SIMPLE sometidas en un contexto de NGP, las
vuelve tan especializadas en su trabaDE COORDINACIÓN
jo e intereses que la cooperación con
GUBERNAMENTAL ES
otras agencias de gobierno en temas
LA CIRCULACIÓN DE LA
genéricos se vuelve algo marginal para
INFORMACIÓN ENTRE
ellas.
DEPENDENCIAS DE LOS
La forma más simple de coordinaDISTINTOS NIVELES DE ción gubernamental es la circulación
de la información entre dependencias
GOBIERNO.
30
En conclusión, la transparencia
en el contexto gubernamental tiene
consecuencias organizacionales importantes. Disminuye las asimetrías
de información y, por lo tanto, permite
una mejor supervisión interna de políticos y funcionarios. De esta manera
previene actos de corrupción y sirve de
incentivo a los funcionarios y políticos
para mejorar su desempeño. Al mismo tiempo, también permite una mejor evaluación interna del desempeño
de las diversas dependencias públicas
en los distintos niveles de gobierno.
Finalmente, facilita los flujos de información entre organizaciones gubernamentales. Un mejor intercambio
de información entre dependencias y
niveles de gobierno, reduce los costos
de la cooperación, ayuda a erradicar el
uso de la información como arma política y es condición necesaria -aunque
ciertamente no suficiente- para superar los problemas de coordinación intergubernamental.
2.2 LOS EFECTOS DE LA TRANSPARENCIA EN LA RE·
LACIÓN ENTRE ESTADO YSOCIEDAD
2.2.1 LA TRANSPARENCIA REDUCE LA ASIMETR[A
DE INFORMACIÓN ENTRE GOBIERNO YSOCIEDAD
Hemos visto cómo las políticas de
transparencia ayudan a eliminar o al
menos a reducir las asimetrías de información que causan muchos de los
problemas e ineficiencias al interior
de las organizaciones gubernamentales. Pensemos ahora en lo que sucede
cuando la transparencia se convierte
en un elemento importante de la relación entre el gobierno y la sociedad.
La relación Estado-sociedad se fundamenta en el desempeño del gobierno
como un conjunto de organizaciones
que administran los recursos públicos y
diseñan alternativas de solución a los
problemas que la sociedad le demanda. Esta relación precisa del cumplimiento de un pacto de gobemabilidad,
en el que la sociedad reconoce el legítimo derecho del Estado para establecer y vigilar el cumplimiento del orden
jurídico, para administrar los recursos
públicos y para crear las instituciones
necesarias en el diseño e implementación de políticas públicas. Esta delegación
de autoridad faculta al gobierno a actuar
en nombre de la sociedad, administrando los recursos públicos y emitiendo actos de autoridad, obligándolo también a
rendirle cuentas de los actos que en su
31
tro del gobierno, pero con frecuencia
esto sólo ha engrosado las filas de la
burocracia, elevando sus costos y generando, a menudo, mayor corrupción
(Ugalde, 2002).
Por otro lado, la división del trabajo asumida en el pacto de gobernabilidad implica que existan enormes
asimetrías de información, pues un gobierno ejecutor del mandato ciudadano
es el principal productor de la información concerniente a los problemas públicos, sus complejidades, las posibles
soluciones y sus costos. También es
quien posee la información necesaria
para evaluar las políticas que ejecuta,
por lo que es muy difícil para los ciudadanos saber si el gobierno está actuando eficientemente. Además, el gobierno
es el único actor que tiene una visión
completa de los problemas que enfrenta la nación, por lo que siempre será
difícil rebatir la justificación de que, si
la situación es mala, esto no se debe a
una deficiente actuación del gobierno
sino a factores externos sobre los que
no se puede influir.
Es evidente que la transparencia
es una estrategia que puede ayudarnos en esta situación. En la medida en
que todos los niveles de gobierno hagan disponible al público la información necesaria para juzgar la calidad
de sus políticas, su nivel de desempeño
y los resultados obtenidos, se reducirá
la asimetría de información y será po-
nombre realiza. En otras palabras, el
pacto de gobernabilidad consiste en
la autoridad de implantar el orden por
parte del Estado, en el ejercicio de esta
autoridad a través del gobierno y en la
aceptación de este ejercicio por parte
de la sociedad, la cual asume en el gobierno el mecanismo de dirección más
adecuado.
Si pensamos en esta relación como
una versión del modelo del patrón y su
agente, podemos plantear una relación
contractual entre dos actores -el gobierno y la sociedad- en la que el gobierno, en
su calidad de agente, se compromete a
trabajar para la sociedad, que en este
sentido representa al patrón. En este
contexto, ¿cómo puede la sociedad esAHORA LA SOCIEDAD
tar segura de que el gobierno se comESTÁ DISPUESTA A
porta de acuerdo a las necesidades e
OPINAR EN EL DISEÑO
intereses sociales y no de acuerdo a
DE LAS POLÍTICAS Y,
los suyos propios? La única forma de
SOBRE TODO, A
hacerlo sería vigilándolo todo el tiemSUPERVISAR Y EVALUAR po, pero esta vigilancia implicaría un
LAS ACCIONES DE
costo muy alto y sería muy difícil de
operar. Es posible crear instancias buGOBIERNO. PARA QUE
rocráticas que vigilen el desempeño de
ESTA COLABORACIÓN
los
funcionarios en las organizaciones
SEA FRUCTÍFERA ES
gubernamentales,
pero pronto sería
NECESARIO QUE LA
necesaria la creación de otras instanSOCIEDAD CUENTE
cias que vigilaran a las primeras y así
CON INFORMACIÓN
sucesivamente, engarzando una cadeORDENADA, PRECISA Y na de escasos resultados. En nuestro
VERDADERASOBREEL
país, por ejemplo, se han creado diverESTADO DE LOS
sos mecanismos administrativos para
disminuir los actos de corrupción denASUNTOS PÚBLICOS.
32
sible que la sociedad recupere control parte también, a la naturaleza autoritaria
y arbitraria del sistema político de la éposobre sus gobiernos.
ca. No obstante, las últimas dos décadas
han sido testigo de la paulatina emer2.2.2 UNA SOCIEDAD MÁS INTERESADA EN LOS gencia de una sociedad que se interesa
por mantenerse informada sobre todo
ASUNTOS PÚBLICOS
lo que sucede a su alrededor; por su
Por supuesto que este escenario re- salud, sus derechos civiles, humanos
quiere de una sociedad inquisitiva e in- y ambientales, por la seguridad púteresada en los asuntos de gobierno. En blica y social, por los sucesos políticos
el pasado esta condición no se cumplía relevantes de su contexto local y glocabalmente. Durante la mayor parte de bal, por el buen ejercicio de los recurla segunda mitad del siglo XX, la socie- sos públicos, etcétera. Puede decirse
dad mexicana aceptó de buena gana que en ciertos sectores de la sociedad
mantenerse al margen de los asuntos se ha despertado el interés de organidel gobierno. Hasta hace muy poco, zarse para expresar sus demandas y
la división del trabajo asumida en el gestionar soluciones, ejerciendo su inpacto de gobernabilidad no contaba fluencia y participando en las decisiocon flujos de información importantes nes públicas. Exigiendo a sus gobiernos
entre gobierno y sociedad. La sociedad mecanismos efectivos de rendición de
sabía sólo lo que aquel quería comuni- cuentas y condicionando sus preferencarle en sus informes de gobierno o en cias electorales a los resultados que los
la difusión del cumplimiento de algu- gobiernos obtengan.
nas metas. El desempeño cotidiano de
Este proceso de transformación ha
los funcionarios en el interior del go- impulsado, en mayor o menor medida,
bierno era un tema totalmente desco- el reacomodo de las estructuras de pon ocido, pues no existía ninguna ley que der gubernamental, conduciendo a la
obligara a informar a la sociedad de búsqueda de esquemas más abiertos
decisiones y procesos cotidianos como y participativos. Las mismas reformas
la adquisición de recursos materiales, administrativas de un gobierno preel ingreso de nuevo personal, el ejerci- ocupado por procesos al final de los
cio del presupuesto, etcétera.
cuales se encuentran usuarios cuya opiEsta situación se explica, en parte, nión se ha vuelto cada vez más relevandebido a los buenos resultados econó- te, han llevado a la apertura de nuevos
micos que los sucesivos gobiernos die- canales para el flujo de información de
ron hasta entrados los años setenta y, en la sociedad hacia el gobierno. El trata-
33
miento de los diversos problemas públicos comienza a dejar de concebirse
como resultado de la acción unilateral
del gobierno, y se acepta cada vez más
como resultado de un proceso de colaboración e interacción constante entre
el gobierno y la sociedad. Este cambio
desdibuja las fronteras entre lo público y lo privado, obligando a la realización de algunos ajustes en la división
del trabajo tradicional que supone el
pacto de gobernabilidad. Si antes la
sociedad era un receptor pasivo de
los resultados que producían las políticas públicas, ahora la sociedad está
dispuesta a opinar en el diseño de las
políticas y, sobre todo, a supervisar y
evaluar las acciones de gobierno. Para
que esta colaboración sea fructífera es
necesario que la sociedad cuente con
información ordenada, precisa y verdadera sobre el estado de los asuntos
públicos.
En este clima de intercambio constante es evidente la necesidad de contar
con mecanismos para recabar, clasificar
y almacenar información de calidad al
interior del gobierno, no sólo para dar
respuesta a las exigencias de una sociedad organizada que se interesa por
conocer y evaluar el desempeño gubernamental, sino también para aumentar la capacidad de respuesta de los
gobiernos ante situaciones en las que
los problemas superan a las soluciones
tradicionales. En estas circunstancias,
la información se vuelve un recurso
crucial para una adecuada definición
de los asuntos que deben constituir la
agenda del gobierno.
2.3 TRANSPARENCIA YGOBERNANZA
Los cambios organizacionales recientes
-el cambio de estructuras funcionales por
procesos con usuaria; sociales claramente
identificados-- que han experimentado los
gobiernos del mundo apuntan hacia una
nueva relación entre sociedad y Estado.
Este nuevo esquema de negociación y diálogo entre gobierno y sociedad, así como
los flujos de información entre ambos,
están transformando el sigrú:ficado de
la acción de gobernar, haciéndolo evolucionar hacia una definición de gobierno
como un proceso conjunto entre Estado
y sociedad, más que como la actividad de
una estructura administrativa separada
de la sociedad. Este proceso nos permite
valorar la inclusión e influencia de la sociedad dentro del ámbito gubernamental,
pues el resultado final será producto de
un orden negociado entre todos los actores, gubernamentales o no, que participan
en el proceso de producir gobierno. En este
sentido, la capacidad de gobernar ahora
sólo es mensurable a partir de considerar
todo el conjunto de instituciones y relaciones involucradas en el proceso de hacer
gobierno, así como de la contribución de la
propia sociedad a la tarea de gobernarse.
34
Dentro de este nuevo esquema
de gobierno, la transparencia pone al
alcance del ciudadano la posibilidad
de vigilar lo que sucede dentro de la
estructura administrativa del gobierno, permitiéndole participar como una
medida de control externo sobre las
acciones de los funcionarios públicos.
Además, el éxito o fracaso en la actuación del gobierno depende cada vez
más del involucramiento de otro tipo
de actores, ya sea como fuentes de legitimación, proveedores de información
o apoyos para la instrumentación de
las políticas públicas. Es decir, las posibilidades de que una acción del gobierno sea exitosa e incida positivamente
dentro de la sociedad, serán mayores
si las razones para dicha acción son
conocidas por el público, su diseño es
claro en sus objetivos y su ejecución
se considera necesaria y benéfica. Los
ciudadanos involucrados estarán más
dispuestos a colaborar si conocen el
proceso de decisión que originó determinada política. Además, si conocen
el objetivo que se persigue con dicha
acción, tendrán más elementos para
cooperar, sobre todo si saben que el beneficio, personal y colectivo, será mayor
al costo individual que les representa
acatarla (Peters y Pierre, 2002).
En este contexto, la transparencia
como herramienta administrativa es estratégica para el ejercicio del gobierno
ya que no sólo responde a las deman-
Esta evolución de estructuras de
gobierno hacia procesos de gobierno
ha suscitado el desarrollo de un nuevo esquema analítico conocido como
la gobernanza. Los politólogos Jon
Pierre y Guy Peters (2000) definen la
gobernanza como un proceso de interacción entre el sistema de gobierno y
su entorno, cuya intensidad da cuenta del grado de coherencia política en
una compleja red de instituciones, actores e intereses. La gobernanza destaca las transformaciones del gobierno
y las adaptaciones que ha tenido que
sufrir para garantizar la consecución
de intereses colectivos bajo condiciones internas y externas de presión.
Pensar en términos de gobernanza
nos ayuda a pensar en nuevas prácticas administrativas para dirigir a
una sociedad y alcanzar metas colectivas, suplantando parcialmente las
estructuras jerárquicas de gobierno
por esquemas de gestión más dinámicos y de participación social continua. Dentro de un contexto en el que
los ciudadanos tienen la capacidad
de vigilar el desempeño de los funcionarios e incidir así en los procesos y
rutinas de las organizaciones públicas. En este sentido, la gobernanza
nos ofrece una forma de pensar a la
política y al gobierno guiados por la
premisa de averiguar qué actor gubernamental hace qué, cómo lo hace
y con qué resultados.
35
PARA PRODUCIR
TRANSPARENCIA
DENTRO DE LAS
ORGANIZACIONES
PÚBLICAS, ALGUNOS
DE LOS INSUMOS
NECESARIOS SON LA
DISPOSICIÓN Y
CLASIFICACIÓN
ADECUADA,
ACTUALIZACIÓN,
CALIDAD, CLARIDAD Y
UTILIDAD DE LA
INFORMACIÓN.
das de acceso a la información por parte de la sociedad, sino que además le
facilita la oportunidad de desempeñar
un papel más activo tanto en la toma
de decisiones, como en la vigilancia de
los actos de autoridad y la supervisión
del buen uso de los recursos públicos.
La asunción de las labores de vigilancia
por parte de la sociedad ayuda a desregular procesos y disminuir los costos
de vigilancia de las organizaciones públicas. Contar con un vigilante externo
le permite al gobierno controlar y coordinar mejor las acciones de diversas
dependencias, ya que los funcionarios
públicos, al saberse expuestos al escrutinio evitan desviar sus acciones de la
encomienda original. Así, la sociedad
ayuda a que se cumplan los objetivos
y misión de las distintas organizaciones gubernamentales. El éxito de estas
acciones radica en la relevancia de la información obtenida por la sociedad, de
manera que ésta puede ser usada tanto
para sancionar a los funcionarios públicos que incurran en conductas irregulares o ineficientes, como para premiar a
aquellos que realmente sirvan al interés
colectivo. El efecto multiplicador causado por todos los funcionarios ocupados
en la consecución de los objetivos de
su organización aumentará el grado de
desempeño del gobierno en su conjunto,
dotándolo además de una mayor información sobre la calidad de sus servicios
y las necesidades de los ciudadanos.
La transparencia no implica rendir
cuentas a sujetos específicos, sino más
bien sugiere un sistema que ponga la
información a disposición de aquellos
que quieran consultarla para que cualquier ciudadano pueda detectar posibles irregularidades en el desempeño
del gobierno y exigir una mejor rendición de cuentas. En un proceso de gobernanza, la disposición de la sociedad
que acepta contribuir a ser gobernada
es tan importante como la capacidad
del gobierno para dirigirla. Por lo tanto,
la pertinencia de la estrategia de transparencia está determinada no sólo por
la convicción de que es útil en el tratamiento de cierto tipo de problemas,
sino también por la existencia de las
condiciones y los insumos que se requieren para producirla {Peters y Savoir, 1995).
Para producir transparencia dentro de las organizaciones públicas, algunos de los insumos necesarios son la
disposición y clasificación adecuada,
actualización, calidad, claridad y utilidad de la información. En el caso de la
sociedad, los insumos requeridos son
el interés por consultar la información
que las organizaciones gubernamentales publican y el buen uso que se le dé
a la información consultada, tratando
de emitir juicios objetivos sobre los
procesos de decisión a los que se les
dé seguimiento y exigiendo el esclarecimiento de las acciones en las que
36
"a puerta cerrada". Recordemos finalmente que la información es uno de los
recursos más poderosos que puede tener la sociedad, pues más información
es sinónimo de una mayor capacidad
de acción, de argumentos más fuertes
y de mejores instrumentos para criticar; proponer y mejorar las acciones
de gobierno que definen el rumbo de
nuestra vida pública.
se sospeche que algo no está bien. Así,
el éxito de la aplicación de la transparencia como instrumento de mejora de
la administración pública depende de la
interacción constante entre sociedad y
gobierno que el esquema de gobernanza supone, como si juntos conformaran una maquinaria de dos engranes
que para operar precisan de su funcionamiento sincronizado, pues si uno
dejara de girar, tornaría inútil el movimiento del otro. Esto significa que todo
esfuerzo por transparentar las paredes
del gobierno sería inútil si no hay espectadores afuera que se interesen por
ver lo que sucede al interior; y viceversa, el interés de la sociedad por vigilar
las acciones de su gobierno sería frustrado si no existiera información disponible o si la información disponible
no fuera la adecuada.
En conclusión, aunque todavía estamos al inicio del proceso de transformación, nuestro esquema de gobierno
se parece cada vez más a un proceso de
gobemanza que involucra un flujo de intercambios y negociaciones más equitativo entre el gobierno y la sociedad. Dentro de este proceso, la transparencia es
una estrategia de ejercicio del gobierno
adecuada a esta lógica de negociaciones e intercambios de información,
pues su utilización nos proporciona
mayores beneficios que la imposición de medidas unilaterales o de una
toma de decisiones gubernamentales
37
La tn1M~rencl1
como pr0blem1
CONCLUSIONES
ces y funcionarios de alto nivel tengan
la capacidad de evaluar el desempeño
de los funcionarios y gerentes subordinados; de esta manera se facilita el
control de las distintas dependencias
que componen el conjunto del gobierno, al mismo tiempo se mejora el flujo
de información entre organizaciones y
se mejora la coordinación en políticas
públicas que requieren la colaboración
de dos o más dependencias o niveles de
gobierno. El resultado será una mayor
capacidad del Ejecutivo y su gabinete
para dirigir las dependencias públicas
hacia las metas de gobierno establecidas por la adrrúnistración.
Finalmente, en la relación Estado-sociedad, la transparencia permite
la evaluación ciudadana del desempeño gubernamental tanto en su conjunto como a nivel de cada dependencia.
Esto ayuda a evitar que las dependencias de gobierno sean desviadas de sus
objetivos públicos por satisfacer los
intereses personales de sus gerentes
y facilita que los políticos sean "premiados" o "castigados" en los procesos
COMO HEMOS VISTO, DESDE LA PERSPEOIVA
ORGANIZACIONAL LA TRANSPARENCIA TIENE UN
EFEOO GENERAL: AL HACER PÚBLICA LA INFOR·
MACIÓN, REDUCE LAS ASIMETRÍAS QUE EXISTEN
ENTRE LOS DIFERENTES AOORES. Esto ocurre
EN TODO CASO LA
INVERSIÓN VALE LA
PENA, UN GOBIERNO
MÁS TRANSPARENTE
SERA TAMBl~N UN
GOBIERNO MAS
EFICAZ, MÁS
RECEPTIVO YMÁS
CERCANO A LA
SOCIEDAD.
lo mismo al interior de una organización pública, como entre dependencias
y niveles de gobierno o entre el gobierno y la sociedad. En cada uno de estos
contextos los efectos de reducir las asimetrías de información son diferentes.
Dentro de una organización, al reducir
las asimetrías que existen entre directivos y subordinados se consigue un
mejor desempeño organizacional debido a que los directivos pueden controlar y coordinar mejor el trabajo de sus
subordinados con miras a obtener los
objetivos y metas de esa organización
particular. Esto significa que la organización ganará tanto en eficacia Qa
solución del problema o problemas públicos que la ocupan) como en eficiencia Qa cantidad de recursos que tiene
que invertir por unidad producida).
En el nivel intra-gubernamental,
la transparencia ayuda a que los políti-
38
tados en el mediano y largo plazo. La
creación del marco legal y normativo
de la transparencia es sólo un primer
paso. Como en todo cambio organizacional habrá que tener paciencia y
habilidad para encauzarlo hacia los
resultados deseados. Inicialmente se
tendrá que remar contra la inercia
organizacional hasta que las nuevas
rutinas echen raíz en la organización
y, eventualmente, la transparencia se
vuelva "la forma aceptada de hacer las
cosas" en la cultura organizacional de
los gobiernos mexicanos. En todo caso
la inversión vale la pena, un gobierno
más transparente será también un gobierno más eficaz, más receptivo y más
cercano a la sociedad.
electorales. Además, la existencia de un
"vigilante" social reduce los costos de
monitoreo internos del aparato público.
Otro efecto positivo de la transparencia es el inicio de un diálogo entre gobierno y sociedad, el cual es indispensable para el diseño y aplicación
de programas de gobierno que resuelvan los problemas reales de la población.
Aunque, inicialmente, la transparencia
supone sólo el flujo de información del
gobierno a la sociedad, es razonable
suponer que la sociedad organizada
reaccionará ante la información y responderá a las dependencias gubernamentales con sus observaciones y críticas. Esta comunicación nos pone en
camino de la gobernanza y hace suponer un gobierno más abierto y una sociedad más participativa en el futuro.
No obstante las ventajas anteriores, no debemos olvidar que la incorporación de la transparencia a las rutinas
y procedimientos del gobierno y sus
diversas dependencias es un proceso
que tendrá costos y tomará tiempo. La
inversión en la transparencia da resul-
39
La tnns~rend•
como problem•
• Ag\rilar, L. Ed.(1992), "La implementación de las polític:as·, Estudio introductorio, M.A. Ponúa, México.
• Barnard, C. (1938), Punctions ofthe executive, Harvard Urúversity Press, Cambridge.
• Chrinstensen, T. y Leagrid, P. (2001), New Public Management. The transformation ofideas in practice,
Ashgate, Aldershot.
• Chrinstensen, T. y Leagrid, P. (2004), The fragmented state: the challenges of combiníng effidency, institutional norms and efficiency, ponencia presentada en el serrúnario "Rebuilding lnstitutions under
Complexity: difirúng orgarúzations in the new century". CIDE, México, enero 2004.
• Hood, C. (1986), Administrative Analysis. An introduction to Rules, Enforcement and Organizations,
HarvesterWheatsheaf, U.K.
• Hood, C. y Jackson, M. (1997), La argumentación administrativa, Fondo de Cultura Econórrúca, México.
• March, J. y Olsen, J. (1997), El redescubrimiento de las instituciones, Fondo de Cultura Econórrúca,
México.
• March, J. y Simon, H. (1958), O~zations, W"tley; Bastan.
• Moe, T. (1984), The New Economícs of Otganization, American }oumal of Political Science, 28:739-777
• Niskanen, W. (1971), Bureaucracy and Representative Government, Aldine-Atherton, Chicago.
• Perrow, Ch. N. {1995), SOdología de las Organizaciones, Me. Graw Hill 3a. Ed. México.
• Peters, B. Guy, and Donald J. Savoie (Eds), (1995), Governance in a changing environment, Montreal
Canadian Centre for Management Development. Montreal, Canada
• Peters, B. Guy, and J. Pierre (2002), "La gobemanza en niveles múltiples: ¿Un pacto fáustico?", Revista
Foro Internacional 169 Vol. XL!l, Julio- Sept. 2002 Núm. 3, El Colegio de México. D.E, México.
• Pierre, J. y Peters, G. (2000), Governance, Politics and State, St. Martirrs Press, New York.
• Powell, W. y DiMaggio, P. (1991), The New Institutionalism in organizational analysis, The Urúversity of
Chicago Press, Chicago.
• Rainey. H. (1991), Understanding and Managing Public O~zations, Jossey-Bass, San Francisco.
• Simon, H.(1976), Admínístrative Behavior, 2a ed., Free Press, NewYork.
• Ugalde, L. {2002), Rendición de cuentas y democracia. El caso de México, Cuadernos de Divulgación de
la Cultura Democrática # 21, Instituto Federal Electoral, México.
• Vergara, R. (1997), "El redescubrimiento de las instituciones: de la teoña organizacional a la ciencia
política·, Estudio introductorio en: March, J. G. y P. Olsen, El redescubrimiento de las instituciones, la
base organizativa de la política, EC.E., México, pp. 9- 40.
• Vergara, R. (2003), Instituciones y Políticas de Gobierno: una mirada al caso de las polídcas contra la
pobreza, en Meyenberg y Herrera, coordinadores: Las reglas y los comportarrúentos: 25 afias de reformas institucionales en México, UNAM, México.
• Weber, Max (1984), Econorrúa y Sociedad, EC.E., México.
40
41
Fly UP