...

Tributo a El largo Adiós de Raymond Chandler en

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Tributo a El largo Adiós de Raymond Chandler en
Dublin Institute of Technology
[email protected]
Books/Book Chapters
Languages
2015-04-15
Tributo a El largo Adiós de Raymond Chandler en
El bandido Doblemente Armado de Soledad
Puértolas
Paloma Pérez Valdés
Dublin Institute of Technology, [email protected]
Follow this and additional works at: http://arrow.dit.ie/aaschlanbk
Part of the Comparative Literature Commons, Modern Literature Commons, Spanish Literature
Commons, and the Women's Studies Commons
Recommended Citation
Pérez Valdés, P (2015). Tributo a El largo adiós de Raymond Chandler en El bandido doblemente armado de Soledad Puértolas, en
Martín Escribá, A. y J. Sánchez Zapatero (eds). La consolidación del género negro. A Coruña: Andavira.
This Book Chapter is brought to you for free and open access by the
Languages at [email protected] It has been accepted for inclusion in Books/
Book Chapters by an authorized administrator of [email protected] For
more information, please contact [email protected],
[email protected]
This work is licensed under a Creative Commons AttributionNoncommercial-Share Alike 3.0 License
TRIBUTO A EL LARGO ADIÓS DE RAYMOND CHANDLER EN EL BANDIDO
DOBLEMENTE ARMADO DE SOLEDAD PUÉRTOLAS
Paloma PÉREZ VALDÉS
Dublin Institute of Technology
Mientras los escribía, aprendí a dejar a los personajes en libertad, en busca de sí
mismos, a darles la necesaria dosis de comprensión e identificación, sin sofocarles. Vida
y literatura habían conseguido separarse. Yo era ya medio consciente de este proceso de
separación, y como sabía el favor que le debía a la literatura en general y a Raymond
Chandler en particular por haberme ido enseñando esa distancia, fui dando a mis
personajes los nombres de los protagonistas de El largo adiós. (Puértolas, 1993: 258).
La historia de El largo adiós, la novela preferida de entre las suyas de su autor,
Raymond Chandler, comienza en octubre de 1949. Por aquel entonces los Estados
Unidos se habían establecido como una superpotencia y la corrupción, el crimen
organizado y el gansterismo del periodo de entreguerras ya no aparecen tan
exacerbados. Es por ello, porque es una obra de madurez, y porque fue escrita durante la
larga enfermedad terminal de su mujer, que el análisis y la crítica social pasan a un
segundo plano y la faceta criminal de su protagonista, Terry Lennox, aparece muy
difuminada. Lo que ocupa el lugar principal en la novela es la amistad entre éste y
Marlowe, convirtiéndola en la obra más personal del escritor.
La amistad entre otro Terry Lennox y otro narrador anónimo serán también el centro de
la novela breve de Soledad Puértolas El bandido doblemente armado. Coincidiendo
con una relectura de las novelas de Chandler para un artículo de novela policíaca que la
autora estaba escribiendo, el primer encuentro entre Philip Marlowe y Terry Lennox en
El largo adiós, le dio a Puértolas (1987: 10) “el punto de partida”. Su relación, como
ella explica, “está marcada por una distancia insalvable”, Marlowe entra y sale de su
mundo distante para resolver un caso, se produce incluso “la ilusión de la amistad, pero
Philip Marlowe, al final está tan solo como estaba al principio, sólo un poco más
desilusionado”. Por su parte, la relación entre el narrador de El bandido doblemente
armado y Terry Lennox gira en torno a una serie de encuentros que se mantienen a lo
largo de los años, a pesar de su discontinuidad, por la vana ilusión de haber ganado la
amistad de Terry, cuyo lado criminal, motor de arranque de la trama, termina
borrándose.
Si El largo adiós tiene lugar en Los Ángeles, en El bandido doblemente armado no se
nos da el nombre de la ciudad donde se desarrolla la acción, pero por declaraciones de
la autora, sabemos que los nombres de las calles corresponden a nombres reales de
calles del barrio de estudiantes de Santa Bárbara donde vivió tres años, cursando
estudios del Máster de lengua y literatura española entre 1972 y 1974. Fue allí donde
entró en contacto directo con la literatura norteamericana, y entre las influencias en su
escritura se ha manifestado siempre más identificada con los novelistas anglosajones,
más concretamente la novela negra, y Raymond Chandler especialmente. Pues bien, si
éste cambiaba los nombres reales de distintas zonas de Los Ángeles dándoles nombres
simbólicos como “Idle Valley”, Soledad Puértolas hará lo mismo y así podemos leer “El
cielo” o “Rancho de la Esperanza”. Por otra parte, si los personajes de las novelas de
Raymond Chandler son inmigrantes del medio oeste en Los Ángeles, al padrastro de los
Lennox, que da nombre a la familia en El bandido doblemente armado, se refiere el
narrador como el vaquero, asociándose por esta referencia también las dos novelas en lo
espacial.
Los dos Terry Lennox pertenecen a familias acaudaladas, por matrimonio en El largo
adiós o por cuna en El bandido doblemente armado. Del primero nos dice Puértolas
(1987:13) que “juega en todos los frentes. No puede renunciar a nada. (…) Cambia
constantemente de moneda. (…) Es una persona que vive al día, y ni el pasado ni el
futuro existen para él”. Características éstas que comparte con Terry Lennox de El
bandido doblemente armado. Los dos narradores son hombres comunes con
conocimiento de las personas, la compasión que siente Marlowe por las personas que
tienen problemas y necesitan ayuda es lo que le lleva a entablar una amistad con Terry
Lennox, que termina al final de la novela cuando éste le demuestra que en realidad lo
ha utilizado y por tanto no ha respondido a su código de honor entre caballeros. En El
bandido doblemente armado es la admiración inicial que siente el narrador por Terry
Lennox y su familia lo que le atrae irremediablemente a ellos y le convierte en
confidente de todos y en la ayuda en los momentos de apuro para su amigo. La
decepción en este caso aparece también al final de la novela cuando el narrador
comprende que Terry “cambia de moneda en cuanto obtiene un mal resultado [lo que le]
aboca siempre a una acción impremeditada y destructiva”. (Puértolas, 1980: 123).
Para los lectores de Chandler lo importante no es la resolución del crimen, lo que les
hace leer sus novelas son los conflictos humanos que representan Marlowe y los otros
personajes. Lo que más destaca de la personalidad de Marlowe es como señala Phillips
(200: 50), su manera de “ver un caso como una cruzada, en la que su objetivo es
proteger al inocente y al indefenso, y no meramente, resolver un misterio1”. Así en El
largo adiós Marlowe opta por ayudar a Terry Lennox porque considera que es una
víctima y está casi seguro de su inocencia, a Marlowe le disgustan los ricos por su
podredumbre moral, pero en El largo adiós ha perdido la cáscara del hard-boiled y
puede más en él la compasión a la hora de ayudar, no sólo a Terry, sino a los otros
personajes. El narrador de El bandido doblemente armado se ve envuelto, su falta de
madurez le empuja a lo enigmático y le impedirá ver lo que hay detrás de los miembros
de la familia Lennox, a quienes tiene idealizados porque sus vidas le resultan extrañas,
por ello se presta a ser su persona de confianza, actuando por instinto como un hombre
de honor. Ambas actitudes responden a un ideal romántico, los dos contemplan las vidas
ajenas intentando resolver el misterio de la realidad, sin poder evitarlo. Lo que los dos
hacen continuamente es observar y la transmisión de estas observaciones es nostálgica y
sugerente en su búsqueda continua de la verdad escondida.
En El bandido doblemente armado el narrador tiene un plan preciso para ganarse la, tan
codiciada por todos, amistad de Terry Lennox, hacerse necesario. En El largo adiós la
ayuda a Terry por parte de Marlowe, aunque no premeditada, es también la raíz de su
amistad, y del mismo modo surge por una inevitable atracción que en este caso suscita
el verlo tumbado borracho dentro de un Rolls, la fragilidad que intuye es lo que le
empuja a ayudarle. A partir de entonces, Terry Lennox y Marlowe se encuentran en un
par de ocasiones en un bar. Una noche Lennox aparece en casa de Marlowe pidiéndole
que le lleve a Tijuana y Marlowe acepta ayudarle siempre que Terry no le cuente de qué
huye. Marlowe será detenido por sospecha de complicidad, pero sale de la cárcel sin
haber confesado nada a pesar de las palizas. El narrador de El bandido doblemente
armado, por su parte, pierde de vista a Terry Lennox durante una temporada hasta que
éste le llama pidiéndole ayuda, se trataba de un asunto ilegal del que no quiere saber
nada y acepta ayudarle, como sale mal, tendrá que ayudarle a salir de la cárcel también.
Lo hace, como siempre, al verse implicado involuntariamente, sin darse cuenta de la
vida que lleva su amigo y, aunque de forma desinteresada, sintiéndose un héroe. En los
dos casos queda establecida la incondicionalidad de la amistad brindada por los dos
narradores a los dos Terry Lennox.
1
Traducción mía.
La atracción que siente el narrador de El bandido doblemente armado por la familia
Lennox es similar a la que siente Marlowe por los habitantes de Idle Valley, los Wade,
Roger y Eileen y los Loring, Edward y Linda, conocidos y familiares respectivamente
de Terry. Marlowe intuye que entre ellos se encuentran las piezas que necesita para
resolver el caso de la muerte de la mujer de Terry de la cual le habían culpabilizado y
que sabe que la policía no resolverá, y para él esto se convierte en su misión. A pesar de
las amenazas que recibe para que deje el caso no lo hará, sigue investigando en el
pasado de Terry hasta averiguar que antes de combatir en la segunda guerra mundial
había estado casado con Eileen, lo cual le llevará a encontrar la razón por la que ella
mató a la segunda mujer de Terry, consiguiendo así la confesión que lo desculpabiliza.
Los nombres de las dos mujeres son los que ha escogido Soledad Puértolas para las
hermanas de Terry y hay una correspondencia entre las dos Lindas que se enamoran de
los narradores y las dos Eileen, de las que se enamoran ellos. Hay correspondencia entre
las dos Eileen también en que las dos están casadas con maridos alcohólicos y con
tendencia suicida, y entre las dos Lindas en que las dos terminan por dejar a sus
maridos, a lo que sigue una fugaz aventura con los narradores. Mención aparte merece
el caso de Roger Wade, escritor insatisfecho con la calidad de su producción literaria y
alcoholizado, que intenta suicidarse, reflejo de Raymond Chandler. Soledad Puértolas
elige de entre todos los personajes secundarios a la personificación de éste, Luigi, como
el que acaba siendo el preferido del narrador, haciendo de este modo un homenaje a
Chandler, su autor de novela negra preferido. Como Roger Wade, Luigi bebe mucho,
aunque menos, y no sólo intenta suicidarse, sino que lo consigue, pero no es escritor,
esta profesión se la otorga al narrador, quien metaficticiamente escribe El bandido
doblemente armado. Pero si Marlowe desde el principio manifiesta su disgusto por este
grupo social por su podredumbre moral y está informado de la vida que llevaba la mujer
de Terry, al narrador de El bandido doblemente armado le lleva tiempo darse cuenta de
que lo que le había parecido un paraíso no lo es, su conocimiento no está tan
desarrollado como el de Marlowe.
En una carta enviada a su agente con el primer borrador de la novela, Chandler había
manifestado, como podemos hoy leer en la recopilación de sus cartas (Gardiner, 1997:
233), que lo que en esta novela le interesaba eran “los dilemas morales más que quién
le había roto la cabeza a quién (…) la gente, este extraño y corrupto mundo en que
vivimos, y cómo cualquier hombre que intente ser honesto parece al final o un
sentimental o un sencillo imbécil2”. Así, en El largo adiós, la investigación queda en
un segundo plano y Marlowe, en su condición de “outsider”, como señala Puértolas
(1996: 11), “se asombra una y otra vez de la diversidad moral de las personas”, es de
eso exactamente de lo que quería escribir la autora. Por ello, el narrador de El bandido
doblemente armado, aunque habla poco de sí mismo, de él sabremos, por comparación,
que su mundo es el contrario al de los Lennox, si éste es abierto y liberal, el suyo será
cerrado y conservador. Todos los miembros de la familia le toman como confidente,
pero nadie le conoce de verdad, él tampoco está seguro de conocerlos a ellos y su
observación siempre distante le permite ver sus grietas morales. Las familias retratadas
en las dos novelas se ven envueltas en la desorientación y la fugacidad de las relaciones
que les llevan a la soledad final y al fracaso.
La crítica es inherente a las novelas de Raymond Chándler, a Marlowe, en el Largo
adiós ya no le sorprende nada de lo que ve que ocurre entre los miembros de la alta
sociedad de Los Ángeles, descubrir que Sylvia Lennox era una mujer promiscua y que
su padre había accedido a que se casara con Terry para que éste le sirviera de tapadera
le deja indiferente. Ahora bien, que le quieran “cargar el muerto” (valga el
coloquialismo, que no podría ser más apropiado) a su amigo y le hayan empujado al
suicidio (sólo al final sabremos que no se ha suicidado) le hace reaccionar como nunca
lo había hecho anteriormente. Y es aquí donde se encuentra la otra clave de su obsesión
por descubrir al verdadero asesino de Sylvia Lennox, si la primera ya la he comentado,
la lealtad, la otra es su sentido de justicia. Si hay algo que Marlowe no puede permitir es
que el poderoso Harlan Potter utilice la muerte de su amigo para hacer desaparecer el
caso y que el nombre de la familia no quede manchado. De manera parecida, el narrador
de El bandido doblemente armado tarda en darse cuenta de la incomprensión de los
Lennox por cualquier asunto ajeno a su mundo, lo hará tras el suicidio de Luigi cuando
percibe la incomprensión o el rechazo, en vez del sentimiento de culpabilidad que
deberían tener, su actitud hacia todos los miembros de la familia cambia ante semejante
acto de egoísmo.
La estructura episódica del comienzo de El largo adiós marcada por los encuentros con
Terry Lennox se mantiene a lo largo de toda la novela de Soledad Puértolas,
abandonada por Chandler cuando se produce su desaparición y comienza la
investigación, que no existe en El bandido doblemente armado. La circularidad de
2
Traducción mía.
principio y fin correspondientes a primer y último encuentro con Terry es común en las
dos, la fascinación del principio ante un desconocido con el que se produce un
entendimiento intuitivo del que nace una amistad por la que ser capaz de correr grandes
riesgos, pasar por la cárcel y continuar después de ello siendo leal, termina en la mayor
de las decepciones, en la comprensión del fracaso de la amistad. Todas sus relaciones
con los otros personajes, todas las historias secundarias eran parte de una investigación
llevada a cabo por un lado para entender mejor a los protagonistas, y por otro, para
salvarlos. Cuando lo que al final se comprende es que para ellos su amistad ha carecido
de importancia y que todo ha sido un juego sólo queda el desengaño y la soledad.
Marlowe había victimizado a Terry y sólo al final comprende que, como señala
Puértolas (1993: 194-195), “es el eterno, inasible, cambiante traicionero seductor (…)
siempre a punto de resbalar hacia el precipicio. Atraído por las comodidades que brinda
el dinero, horrorizado por el hastío y la estupidez, su vida parece una huida hacia
delante, inconsciente”. Responde al caso del bandido doblemente armado, al cambio
constante de moneda, dando título a la novela de Puértolas en la que, aunque no se nos
den muchos datos sobre él, sabemos, como apunta la autora (1993: 257) que es
“mezquino, dependiente, orgulloso, ambicioso”, a causa de su inusual inteligencia, para
él la vida es la investigación científico-matemática pura, la única alternativa son las
actividades determinadas por la ilegalidad que acabarán llevándole a la cárcel.
La investigación de Marlowe nunca ha sido una prioridad para Raymond Chandler, en
este caso se hace personal, Marlowe está investigando a y para un amigo, como
siempre, resuelve el crimen, pero nunca llega a conocer del todo a Terry. Soledad
Puértolas decidió hacer un tributo a esta indagación en la amistad con una decepción
muy similar. En los dos casos, los dos narradores conservan su dignidad.
Al final concluí que tal vez fuese cierto que Terry se hubiera vuelto loco y que su vida
ya no tenía otro sentido que la destrucción consciente. Me acometía la absurda tentación
de obligarlo y sacarlo a la fuerza de allí, pero nada podía hacer sino abandonarlo en su
particular campo de batalla. (…) Se aproximó la hora de decirnos adiós. Cuando llegó,
nos pusimos de pie. Traté de actuar como si no pensara que aquella despedida fuera
definitiva. No nos abrazamos. Estrechamos nuestras manos fuertemente. Ni siquiera
volví la cabeza para comprobar si Terry seguía allí. (Puértolas, 1980: 131).
You bought a lot of me, Terry. For a smile and a nod and a wave of the hand and a few
quiet drinks in a quiet bar here and there. It was nice while it lasted. So long, amigo. I
won´t say good-bye. I said it to you when it meant something. I said it when it was sad
and lonely and final. (Chandler, 1953: 658-659).
BIBLIOGRAFÍA
ALONSO, S. (1985). “Un renovado compromiso con el realismo y con el hombre”.
Ínsula 464-465, pp. 9-10.
CASTRO, A. (1989). “Soledad Puértolas rompe el molde del Planeta”. El Día 17 de
octubre.
CHANDLER, R (1934). The Simple Art of Murder. Nueva York: Vintage Books.
____ (1953). The Long Goodbye. Londres: Penguin.
CHATMAN, S. (1978). Story and Discourse. Ithaca: Cornell University Press.
DE CASTRO, M. I. (2002). “La novela contemporánea de mujer (1975-2000). De la
ficción autobiográfica, la autobiografía y la novela crónica”. En Las mujeres escritoras
en la historia de la literatura española, N. Baranda Leturio y L. Montejo Gurruchaga
(eds.), pp. 172-188. Madrid: U.N.E.D. Ediciones.
DURANGO, L. (1989). “Soledad Puértolas: ser insegura me ayuda a escribir”. Ama 1
de noviembre.
FAJARDO, J. M. (1989). “Soledad Puértolas: Escribo lo que puedo, no lo que quiero”.
Cambio 16 6 de noviembre.
GARDINER, D. y K. Sorley Walker. eds (1997). Raymond Chandler Speaking.
Berkeley: University of California Press.
ISER, W. (1974). The Implied Reader. Baltimore: The Johns Hopkins University Press.
____ (1978). The Act of Reading. A Theory of Aesthetic Response. Baltimore: The Johns
Hopkins University Press.
JOHNSON, D. (2005). The Popular and the Canonical. Londres: Routledge.
NAVAJAS, G. (1996). Más allá de la posmodernidad. Estética de la nueva novela y
cines españoles. Barcelona: Eub.
PHILLIPS, G (2000). Creatures of Darkness. Lexington: The University Press of
Kentucky.
PUÉRTOLAS, S. (1980). El bandido doblemente armado. Barcelona: Anagrama.
____ (1989a). “La generación de los yuppies es irreal y antipática”. Tribuna 23 de
octubre.
____ (1989b). “Las historias secundarias”. En El oficio de escribir, M. Mayoral (ed.),
pp. 171-178. Madrid: Cátedra.
____ (1993). La vida oculta. Barcelona: Anagrama.
____ (1996). “El largo encuentro con Raymond Chandler”. La vida se mueve. Madrid:
El País Aguilar.
RIMMON-KENAN, S. (2002). Narrative Fiction. Londres: Routledge.
SANZ VILLANUEVA, S. (1992). “La novela”. En Historia y crítica de la literatura
española. Los nuevos nombres: 1975-1990, F. Rico (ed.), pp. 249-305. Barcelona:
Crítica.
URBANC, K. (1998). “Soledad Puértolas: He vuelto a la realidad de otra manera”.
Espéculo, 8. En línea: http://www.ucm.es (fecha de consulta: 20-2-2008).
WANG, J. (2000). El mundo novelístico de Soledad Puértolas. Granada: Comares.
Fly UP