...

“ACASO SERÉ YO?”

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

“ACASO SERÉ YO?”
George O. Wood
Superintendente General
marcos
E L
“ACASO SERÉ
YO?”
“Al anochecer llegó Jesús con los
doce. Mientras estaban sentados a
la mesa comiendo, dijo: ‘Les aseguro que uno de ustedes, que está
comiendo conmigo, me va a traicionar’. Ellos se pusieron tristes, y uno
tras otro empezaron a preguntarle:
‘¿Acaso seré yo?’”
(Marcos 14:17-19, NVI)
O rac ión de res p ues ta
Señor Jesús, estoy agradecido
porque, cuando digo “¿Seré
yo?”, tu respuesta es:
“No, me serás fiel”.
14
EP.AG.ORG
P R I M AV E R A . 14
¡“Traición”! ¡Qué palabra tan
fuerte!
Es un término mucho más profundo que “negligencia” o “negación”.
La traición es el acto intencional de
volverse contra alguien. Siempre
daña e inflige dolor.
En nuestra cultura, vemos que esta
palabra se pone en acción todo el
tiempo. El hombre de negocios que
defrauda a su socio. La esposa que
comete adulterio contra su esposo.
La víctima que siempre queda
lastimada… emocional, espiritual y
económicamente.
Jesús sabía quién lo iba a traicionar
esa noche. Siempre sabe cuál de sus
seguidores lo traicionará, porque ve
más allá de nuestras pretensiones
espirituales y de nuestro desempeño
de responsabilidades religiosas. Ve
nuestro corazón. Observa nuestra
frialdad espiritual. Sabe que, aunque
hayamos “participado en este ministerio” (Hechos 1:17), podemos
estar lejos de él en nuestro espíritu.
Pero esa noche funesta, la de su
traición, Jesús sin embargo invitó a
Judas a la mesa. Yo hubiera mantenido a Judas bien lejos, así como
usted, ya que ninguno de nosotros
es Jesús. Su amor sigue alcanzando
a Judas, aun cuando sabe que Judas
ha fijado su senda inalterablemente
lejos de él.
Ante el anuncio de Jesús de que
uno de ellos lo traicionaría, hubo dos
respuestas de parte de los discípulos:
(1) tristeza, y (2) preocupación de
que Jesús se estuviera refiriendo a
ellos.
Estas dos reacciones pueden
explicarse mejor al abrir el evangelio
de Juan y leer algo que sucedió justo
antes de que Jesús dijera que uno de
sus discípulos lo traicionaría. Mientras se servía la última cena, Jesús
se levantó de la mesa y lavó los pies
de los discípulos (Juan 13:1-17). Este
hecho habrá dejado atónitos a los
discípulos porque, sin decir nada,
Jesús señaló la poca disposición que
E V A N G E L I O
D E
A C C I Ó N
tenían de servirse unos a otros. De
hecho, ¡ninguno ofreció lavar los pies
de Jesús!
Sólo podemos imaginarnos lo
apesadumbrados y avergonzados
que se habrán sentido en torno a su
falta de hospitalidad, en particular
cuando Jesús añadió a su incomodidad el anuncio de que uno de ellos lo
traicionaría. Con razón preguntaron:
“¿Seré yo?”. Ni aun lavaron los pies de
Jesús, ¿y para colmo habría un acto
manifiesto e intencional de traición?
Todo creyente honesto ha tenido
la misma reacción: “¿Seré yo?”. Nos
preguntamos introspectivamente si
podríamos traicionar a Jesús. Sólo los
individuos orgullosos y súper espirituales nunca se harían esa pregunta.
Es el corazón tierno y honesto el que
pregunta: “¿Seré yo?”. Al enfrentarnos con alguna tentación, o con la
fuerte presión de ser discriminados o
perseguidos, ¿es posible que nuestro
corazón le falle?
Los discípulos no sólo estaban
tristes por no haber lavado los pies
de Jesús, ni haberse lavado los pies
unos a otros, sino que esa tristeza
se agravó cuando cada uno se dio
cuenta de lo que era capaz: de traición.
A excepción de Judas, sabemos
que al final la respuesta para la
pregunta de los demás discípulos era:
“No”. Después de la resurrección de
Jesús, ninguno lo negó a lo largo de
toda su vida. Todos permanecieron
fieles hasta el final.
Hay tristeza en nuestro corazón
cuando nos damos cuenta de que
quizás no seamos tan leales a Jesús
como profesamos, que realmente
no hemos servido como deberíamos
a nuestros compañeros creyentes,
o aun a nuestra familia. Una autoevaluación honesta nos obliga a hacernos la pregunta: “¿Seré yo?”
.
GEORGE O. WOOD es superintendente general
de las Asambleas de Dios.
Envíe sus comentarios a [email protected]
Fly UP