...

RELATIVIZACIÓN DE LA COSA JUZGADA: ESTÁNDARES DE LA

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

RELATIVIZACIÓN DE LA COSA JUZGADA: ESTÁNDARES DE LA
RELATIVIZACIÓN DE LA COSA JUZGADA: ESTÁNDARES DE LA CORTE
INTERAMERICANA APLICADOS A LA LEGISLACIÓN PENAL COLOMBIANA
Nombres
MARTHA JUDITH ALFONZO
CLAUDIA GARRIDO DURAN
UNIVERSIDAD MILITAR NUEVA GRANADA
FACULTAD DE DERECHO
MAESTRIA EN DERECHO PROCESAL PENAL
RELATIVIZACIÓN DE LA COSA JUZGADA: ESTÁNDARES DE LA CORTE
INTERAMERICANA APLICADOS A LA LEGISLACIÓN PENAL COLOMBIANA*
Martha Judith Alfonzo 
Claudia Emilia Garrido 
Resumen
El presente artículo analiza el principio de la cosa juzgada, el cual es concebido
como un elemento necesario en todo estado de derecho para dar seguridad
jurídica y garantizar el fin de las controversias que se presentan entre sus
conciudadanos. Sin embargo, los estándares establecidos por instrumentos
penales internacionales y por diferentes organismos de protección de los derechos
humanos, han dado paso, para que sea replanteado el carácter de inmutabilidad
de los efectos de este principio, los cuales son recogidos por la Corte
Interamericana aplicando la teoría de la cosa juzgada fraudulenta.
* El presente artículo es el resultado de investigación de proyecto de grado en la Maestría en Derecho
Procesal Penal.
** Martha Judith Alfonzo: Fiscal Seccional de la Unidad Nacional Anticorrupción, Abogada de la
Universidad Cooperativa, Especialista en Ciencias Penales y Criminológicas de la Universidad Externado de
Colombia, correo electrónico: [email protected]
** Claudia Emilia Garrido: Fiscal Seccional de la Unidad Nacional Anticorrupción, Abogada de la
Universidad Libre de Barranquilla, Especialista en Ciencias Penales y Criminológicas, Especialista en
Derechos Humanos y DIH de la Universidad Externado de Colombia, correo electrónico:
[email protected]
Por ende, el objetivo de la investigación es identificar el desarrollo de la
relativización de la cosa juzgada en la jurisprudencia de la Corte Interamericana y
encontrar los criterios que son considerados por este cuerpo colegiado, para
declarar la cosa juzgada fraudulenta o aparente y confrontarlos con los criterios
establecidos en la legislación penal colombiana para encontrar si los estándares
de la Corte Interamericana se aplican o no. Así entonces, la pregunta problema
que se propuso dar respuesta el presente artículo es ¿Cuáles son los criterios que
la Corte Interamericana aplica para decretar la cosa juzgada fraudulenta o
aparente? Para lograr dicho objetivo y dar respuesta a la pregunta planteada, la
metodología que se utilizó es la analítica descriptiva, a través de fuentes
doctrinales, legales y jurisprudenciales de los casos en que la Corte
Interamericana de Derechos Humanos, ha decidido en su potestad contenciosa
condenar a los Estados partes de la Convención, a reabrir, anular, iniciar los
procesos internos; además de la legislación penal y jurisprudencia de las altas
cortes colombianas.
Palabras Claves
Cosa juzgada- Relativización- Cosa juzgada Fraudulenta- Corte Interamericana de
Derechos Humanos
Abstrac
This article will analyze the principle of the res judicata which is conceived as
necessary principle in every States of Right to give juridical security and the
guarantee the finished of to the controversies that the society have. However, the
standards established for the international criminal instruments and different
organisms for the protection of human rights, have given way to be rethought the
character unchangeable of the effects of these principle that is collected by the
Inter-American Court of Human Rights.
The object of this investigation is identify the development of the relative that could
be the res judicata in the Inter-American Court of Human Rights jurisprudence and
found the standards that the Court have on they consideration to declare the
fraudulent res judicata, besides compare to the standards established in the
Colombian criminal law and found if they are compatible with the requirement of
the Inter-American Court of Human Rights. Then, the problem question that we are
answering in these pepper is ¿Witch one are the standards to declare the
fraudulent res judicata that apply the Inter-American Court of Human Rights? To
found the answer for the question, the methodology used is the describe analytic,
trough the doctrinal, legal and jurisprudential founts of the different cases where
the Inter-American Court of Human Rights decided condemn States part of the
Convention, to reopen, cancel, start with internal process; besides of the criminal
law y highs courts jurisprudence.
Key words
Res judicata -– relativization - fraudulent res judicata - Inter-American Court of
Human Rights.
Introducción
En el momento en que un Estado miembro de la Organización de los Estados
Americanos (en adelante OEA) decide hacer parte de la Convención Americana
sobre Derechos Humanos (CADH o Convención), se obliga regionalmente al
respeto, la garantía y adecuación de los derechos humanos enunciados en dicho
instrumento, igualmente cuando hace reconocimiento de la competencia de la
Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), cede de cierto modo su
soberanía para que un tribunal regional conozca de casos donde existen
violaciones a los derechos humanos y declare la responsabilidad internacional de
los Estados por el incumplimiento de sus obligaciones Convencionales.
Dentro de este grupo de obligaciones se encuentra la de garantizar el libre y pleno
ejercicio de los derechos humanos, obligación de carácter positivo, pues ordena a
los Estados partes de la Convención adelantar acciones tanto jurídicas como
políticas para la prevención y protección de los derechos humanos, entre estas
acciones, el deber de investigar, procesar, enjuiciar y sancionar a los responsables
de las violaciones de derechos humanos y a la vez, garantizarles a las víctimas
una reparación integral. El incumplimiento de esta obligación representa
impunidad, en especial en casos cuando es resultado de la falta de enjuiciamiento
de los responsables que se encuentran amparados bajo sentencias absolutorias y
decisiones tanto jurídicas como políticas con carácter de cosa juzgada (González
& Sanabria, 2013).
En otras palabras, esta obligación que es de carácter positivo o de hacer, implica
para el Estado ser el primer respondiente por garantizar el goce y ejercicio pleno
de los derechos humanos a sus ciudadanos. El Derecho Internacional de los
Derechos Humanos, entra a operar cuando existe la falencia o la inobservancia en
el cumplimiento de esta obligación, es decir, que el funcionamiento de los
ordenamientos jurídicos de los Estados, debe orientarse hacia el cumplimiento y
protección
de
los
derechos
humanos
concebidos
en
sus
obligaciones
internacionales (Chacón, 2015).
Por consiguiente, la Corte Interamericana dentro de los asuntos contenciosos
sometidos a su competencia ha estudiado casos donde evalúa el poder punitivo
de los Estados partes de la Convención, con el fin de garantizar una justicia, una
verdad y una reparación integral para las víctimas, llegando incluso a revocar las
decisiones de la jurisdicción interna que tenían el carácter de cosa juzgada y
ordenar la apertura de nuevas investigaciones, procedimientos y juicios a los
responsables de las violaciones a los derechos humanos, incluso de aquellos que
podrían gozar de la garantía del principio del non bis ídem, lo anterior, bajo la
teoría de la cosa juzgada fraudulenta o aparente. Lo que conlleva a que los
estados del continente americano que son parte de la Convención Americana,
incorporen esta teoría para revaluar las decisiones internas, en especial aquellas,
en las que se ven comprometidas graves violaciones a los derechos humanos.
Es por esta razón, que en el presente artículo se describe el concepto de la Cosa
Juzgada, como pilar que salvaguarda la legalidad de un estado de derecho, para
luego estudiar el fenómeno de la relativización en los instrumentos internacionales,
en la legislación y jurisprudencia con énfasis en el derecho penal colombiano y en
las sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.
En ese sentido, se realiza el análisis de un grupo de sentencias calificadas entre
los años 2004, año en que se da la primera sentencia que se pronuncia sobre el
término de la cosa juzgada fraudulenta y 2015, año en el que se elabora el
presente artículo, así pues, las sentencias que fueron materia de estudio son:
Carpio Nicolle vs. Guatemala, Gutiérrez Soler vs. Colombia, Almonacid Arellano
vs. Chile, La Cantuta vs. Perú, Escher vs. Brasil, Nadege Dorzema vs. República
Dominicana y Masacre de el Mozote y Lugares Aledaños vs. El Salvador.
Lo anterior con el fin de identificar si la legislación y jurisprudencia colombiana se
encuentra acorde a los estándares interamericanos en materia de cosa juzgada y
su relativización. Para luego evaluar, si se cumple con el control de
convencionalidad que deben aplicar los agentes Estatales en su deber de adoptar
disposiciones de derecho interno acordes a la Convención Americana de
Derechos Humanos, como lo estipula el artículo 2 del mismo instrumento.
Aproximación al concepto de Cosa Juzgada.
En todo estado social y democrático de derecho cuando ejerce su poder judicial en
función de administrar justicia y resolver los conflictos jurídicos que se suscitan
entre sus ciudadanos y de éstos con el Estado, tiene que llevar inmerso la firmeza
de las decisiones judiciales que son tomadas para resolver dichos conflictos
sociales, con el fin de salvaguardar la seguridad jurídica y la estabilidad de un
ordenamiento jurídico (Corte Constitucional de Colombia, 1994). Es así, que para
lograr la eficacia de las decisiones de los operadores jurídicos, se hace necesario
cumplir con criterios de fuerza vinculante y obligatoriedad, por consiguiente,
cuando se emite una decisión, esta debe ser definitiva, su existencia no puede ser
revertida o cuestionada y su ejecución debe ser de ineludible cumplimiento y en
caso de que no sea, debe tener la capacidad de ser exigible de manera coactiva
(Corte Constitucional de Colombia, 2003).
En este orden de ideas, el término de cosa juzgada que proviene del vocablo
latino res iudicata, que significa lo que ha sido juzgado (Penagos Trujillo y
Sánchez Posso, 2007), es una institución de carácter jurídico procesal la cual se
erige como una garantía de la seguridad jurídica, que les otorga a las sentencias
ejecutoriadas y otras providencias, los efectos de inmutabilidad, fuerza vinculante,
preclusividad y obligatoriedad, de tal manera que la “decisión del juez es definitiva
y el asunto decidido no puede ser nuevamente discutido”(Corte Constitucional de
Colombia, 2003).
Teniendo en cuenta esta definición y la necesidad de la cosa juzgada en el estado
de derecho, aplicándolo en materia penal, la cosa juzgada es entonces “aquella
sentencia o providencia judicial condenatoria o absolutoria, que contiene el mínimo
de justicia material que da seguridad jurídica o certeza” (Almanza Larrote, 2008, p.
67), cuyos fines es salvaguardar la paz social a través de providencias judiciales
inalterables, preclusivas e irrevocables, que ofrezca tranquilidad jurídica al
colectivo como las partes en conflicto y en especial al procesado, pues la
incertidumbre sobre una absolución o condena puede crear una aflictiva situación
moral (Penagos Trujillo et al, 2007).
En este orden de ideas, los elementos en los que recae la existencia de la cosa
juzgada son: a) existencia de una investigación con carácter de juzgamiento b)
existencia de un pronunciamiento de fondo c) la providencia se encuentre
ejecutoriada d) identidad objetiva e) identidad subjetiva (Ibáñez Guzmán, 1997),
los cuales son desarrollados a continuación:
a) La existencia de una investigación con carácter de juzgamiento: este
requisito
corresponde
a
la
obligación
del
Estado
de
investigar
adecuadamente los hechos que configuraron la conducta punible, la cual
debe ser más exhaustiva de acuerdo al daño causado a la sociedad y la
gravedad de los delitos. En especial esta obligación se reviste de total
importancia cuando los hechos representan graves violaciones a los
derechos humanos o infracciones al derecho internacional humanitario
(Penagos Trujillo et al, 2007). Para la Corte Interamericana, este deber de
investigar al igual que el de prevenir, es de medios mas no de resultados,
no se necesita de un resultado satisfactorio para no cumplir con dicho
compromiso convencional, no obstante la investigación debe ser llevada de
manera seria, diligente e integral como deber propio del Estado, pues de lo
contario incurriría en responsabilidad internacional (Corte Interamericana,
1989, párr.174-177; 2009b, párr. 300). Ahora bien frente al carácter de
juzgamiento, este requiere que sea llevado de acuerdo a las formalidades
establecidas en la ley interna, frente al juez competente, independiente e
imparcial, en las etapas de investigación, juzgamiento y sanción (Penagos
Trujillo et al, 2007).
b) Existencia de un pronunciamiento de fondo: esta manifestación se realizan
a través de providencias, las cuales se expresan las decisiones judiciales
antes, durante y en la terminación de un proceso penal, es decir que dentro
de este campo no solo entran las sentencias, por ser ellas las que definen
sobre el objeto del proceso, sino todas aquellas decisiones que poseen la
misma fuerza vinculante de la cosa juzgada como la preclusión de la
investigación y el auto de cesación de procedimiento (Alamanza Larrote,
2008). Por otra parte, para la Corte Interamericana, las disposiciones
legales y decisiones que buscan sustraer de la responsabilidad a los
autores de graves violaciones de derechos humanos consideradas
internamente con el efecto de cosa juzgada como las leyes de auto
amnistías que se presentaron en estados partes como Perú (Corte
Interamericana,
14
de
marzo
de
2001,
párr.44)
y
Chile
(Corte
Interamericana, 2006b, párr.119) y Uruguay (Corte Interamericana, 2011,
párr. 215), carecen de un pronunciamiento de fondo como lo veremos en el
desarrollo jurisprudencial de la Corte Interamericana.
c) La providencia se encuentre ejecutoriada: este requisito tiene su
fundamento en la legislación procesal penal colombiana y para el
doctrinante Augusto Ibáñez sucede cuando se presenta alguna de estas
hipótesis:
1. Cuando la ley no establece recurso alguno en su contra (art. 201
del Código de Procedimiento Penal
Ley 600); 2.Cuando la ley
contempla los recursos, pero ellos no fueron agotados dentro del
término procesal oportuno (arts. 196 y 197, Código de Procedimiento
Penal Ley 600) y 3. Cuando habiendo sido interpuestos los medios de
impugnación, ellos ya hayan sido decididos (2005, p. 135).
d) Identidad objetiva: hace referencia a la situación fáctica que es motivo de la
providencia que se pronunció sobre el fondo y que bajo los elementos del
non bis in ídem impiden iniciar un proceso penal nuevamente bajo los
hechos que dieron lugar a la conducta punible ya juzgada condenatoria o
absolutoria (Penagos Trujillo et al, 2007).
e) Identidad
subjetiva:
hace
referencia
a
la
persona
identificada
e
individualizada que fue sometida a una investigación y a un juicio, debe ser
la misma a la cual le están iniciando otro proceso donde sean idénticos los
hechos y la base legal ya discutida (Penagos Trujillo et al, 2007).
En el campo legal esta garantía se encuentra en el código de procedimiento penal,
el cual consagra el principio de la cosa juzgada y advierte las causales cuando se
puede revertir los efectos que ella implica:
La persona cuya situación jurídica haya sido definida por sentencia
ejecutoriada o providencia que tenga la misma fuerza vinculante, no
será sometida a nueva investigación o juzgamiento por los mismos
hechos, salvo que la decisión haya sido obtenida mediante fraude o
violencia, o en casos de violaciones a los derechos humanos o
infracciones graves al Derecho Internacional Humanitario, que se
establezcan mediante decisión de una instancia internacional de
supervisión y control de derechos humanos, respecto de la cual el
Estado colombiano ha aceptado formalmente la competencia
(Congreso de la República de Colombia, Ley 906 de 2004, art. 21).
Si bien es cierto que la cosa juzgada se constituye como garantía procesal,
reconocida en diferentes instrumentos y normas, con la característica de que una
vez sea emanada la providencia de fondo y haga transito al estado de
intangibilidad, no puede cambiar nada de lo que allí se decidió, como lo
alcanzamos a divisar, esta no es absoluta y en materia penal puede ser
relativizada, cuestionando la seguridad jurídica que promete.
Relativización de la Cosa Juzgada.
La relativización de la cosa juzgada ha sido estudiada en diferentes instancias, en
especial por los organismos internacionales que defienden derechos humanos,
entre ellos, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) quienes buscan
alcanzar los objetivos plasmados en la Declaración Universal de los Derechos
Humanos como la paz mundial, la conservación de la especie humana y la
seguridad de toda la humanidad, unido al objetivo de pregonar en todas las
naciones del mundo la fe en los derechos fundamentales del hombre, el respeto
por la dignidad y el valor de la persona humana, han llevado a crear organismos
internacionales que combatan la impunidad, lo que representa, en ocasiones llegar
a relativizar la garantías de la cosa juzgada (Girao Monteconrado; Rocha de Assis
Maoura y Zilli, citada en Ambos; Malarino y Elsner, 2011).
Entre estos órganos se encuentra la Corte Penal Internacional, la cual, cimentada
en acuerdos de cooperación, asistencia recíproca y complementariedad busca
combatir la impunidad de los crímenes más graves contra la humanidad como el
genocidio, los crímenes de lesa humanidad, crímenes de guerra y crimen de
agresión (ONU. Estatuto de Roma, arts. 5-8). En razón a lo anterior, y en virtud de
que la Corte Penal internacional es un tribunal subsidiario y complementario de las
jurisdicciones internas, la obligación de investigar y enjuiciar a los responsables de
estos graves crímenes contra la humanidad recae en los Estados partes del
Estatuto de Roma, de no ser así, el Tribunal Penal Internacional puede iniciar el
juzgamiento de actos que han hecho tránsito a cosa juzgada en la jurisdicción
interna, como lo establece el artículo 20 numeral 3:
La Corte no procesará a nadie que haya sido procesado por otro
tribunal en razón de hechos también prohibidos en virtud de los
artículos 6, 7 u 8 a menos que el proceso en el otro tribunal:
a)
Obedeciera al propósito de sustraer al acusado de su
responsabilidad penal por crímenes de la competencia de la Corte; o
b) No hubiere sido instruido en forma independiente o imparcial de
conformidad con las debidas garantías procesales reconocidas por el
derecho internacional o lo hubiere sido de alguna manera que, en las
circunstancias del caso, fuere incompatible con la intención de
someter a la persona a la acción de la justicia.
Según la doctrina esta disposición permite lograr el respeto y la efectividad de los
derechos humanos y del derecho internacional humanitario, pues busca evitar que
los autores de estas graves violaciones e infracciones queden en la impunidad,
por la inoperancia del poder punitivo de los Estados (Sandoval Mesa, 2009).
En este orden de ideas, uno de los factores que incidieron decisivamente en
despertar la conciencia jurídica internacional en torno a la relativización de los
efectos de la cosa juzgada, es el papel de las víctimas, sin lugar a dudas, la
importancia de la garantía de éstas a recibir una verdad, una justicia y una
reparación integral, se constituyen en derechos inherentes a la persona humana
que ha sido afectada en sus derechos humanos (Corte Constitucional de
Colombia, 2012), es por esta razón, que la obligación del Estado adquiere mayor
relevancia al momento adelantar la investigación, determinar los responsables,
enjuiciar y sancionar a los autores de las violaciones de derechos humanos,
buscando un orden justo y equilibrado (Corte Constitucional de Colombia, 2001).
El Estado de Colombia no es ajeno a la aplicación de la relatividad de los
principios aquí desarrollados, y para ello como lo señala el artículo 192 del código
de procedimiento penal ya mencionado, donde establece la posibilidad a través de
mecanismos legales como la acción de revisión (Congreso de la República de
Colombia, Ley 906 de 2004, art. 192), la cual busca revertir las decisiones
judiciales que tengan el carácter de cosa juzgada, cuando aparezcan hechos
nuevos o pruebas que no hayan sido avaladas en las diferentes etapas del
proceso, en especial como medida de protección al procesado que es condenado
y por otra parte, cuando esta decisión es absolutoria y permite la impunidad de
graves violaciones a los derechos humanos e infracciones al derecho internacional
humanitario, buscando la protección de valores constitucionales y de mayor
trascendencia, además del cumplimiento de las obligaciones internacionales en
materia de protección de los derechos humanos (Corte Constitucional de
Colombia, 2003).
Por otro lado, la Corte Constitucional Colombiana ha decidido a través de la
resolución del mecanismo de tutela, los conflictos existentes entre la seguridad
jurídica que representan las providencias judiciales y los cuestionamientos que se
interponen a éstas, mediante el mecanismo de la tutela, que tendría como fin
revertir las decisiones judiciales en función de proteger y garantizar los derechos
fundamentales.
Es por lo anterior, que la procedencia de la acción de tutela contra providencias
judiciales es utilizada de forma excepcional por parte de la Corte Constitucional,
ésta acción está sometida a que los efectos de una decisión judicial vulneren o
amenacen derechos fundamentales y a que no exista otro mecanismo o acción
judicial idónea para proteger el derecho en controversia. Inicialmente fue llamada
por la Corte Constitucional como causales por vía de hecho y más adelante
jurisprudencialmente
sería
conocida
como
las
causales
genéricas
de
procedibilidad de la acción de tutela (C-590 del 2005), las cuales, entonces, dan
paso a la relativización de la cosa juzgada.
En este sentido, la Corte Constitucional en la sentencia C-590/2005, afirma que
es precisamente la Convención Americana sobre de Derechos Humanos la que
legitimo la procedencia de la acción de tutela contra las providencias judiciales,
bajo el sustento del artículo 25 del mismo instrumento, que habla de la protección
judicial e igualmente lo permite el artículo 86 de la Constitución Política que indica
que la acción de tutela procede “por la acción o la omisión de cualquier autoridad
pública”, incluyendo a los funcionarios judiciales.
A causa de lo anterior, la Corte Constitucional a través del desarrollo
jurisprudencial planteó las causales mediante las cuales se podría interponer la
acción de tutela ante providencias judiciales, lo que permite establecer los
elementos que generan la cosa juzgada aparente en el sistema judicial
colombiano:

Defecto orgánico: Este requisito se configura cuando “se configura falta de
competencia del juez que conoce del caso” lo que viola y va en contra del
derecho al debido proceso, en cuanto no reconoce al juez o a la autoridad
competente e imparcial en la toma de la decisión judicial, ya que el grado
de jurisdicción correspondiente a un juez, “tiene por finalidad delimitar el
campo de acción de la autoridad judicial para asegurar así el principio de
seguridad jurídica que “representa un límite para la autoridad pública que
administra justicia, en la medida en que las atribuciones que le son
conferidas sólo las podrá ejercer en los términos que la Constitución y la ley
establecen.” (T-929 del 2008)

Defecto procedimental absoluto: Esta causal igual que la anterior, se
basa en el principio del debido proceso contenido en el artículo 29 de la
Constitución y el artículo 228 el mismo instrumento el cual contiene el
acceso a la administración de justicia y al principio de prevalencia del
derecho sustancial sobre el procesal. Este causal se puede invocar en el
caso en que el ente judicial se aparte por completo del procedimiento
establecido legalmente para el trámite de un asunto especifico o porque
omita etapas sustanciales del procedimiento afectando los derechos
fundamentales a la defensa y contradicción (T-352 del 2012). El
desconocimiento del procedimiento debe tener unos rasgos adicionales
para poderse configurar, debe ser un error trascendente que afecte de
manera grave el derecho al debido proceso y que tenga una influencia
directa en la decisión de fondo adoptada y debe ser una deficiencia no
atribuible al afectado (T-781 del 2011).

Defecto factico: Este defecto se produce cuando el juez toma una decisión
sin que los hechos del caso se subsuman adecuadamente en el supuesto
de hecho que legalmente la determina, como consecuencia de una omisión
en el decreto o valoración de las pruebas, de una valoración irrazonable de
las pruebas, de la suposición de una prueba, o del otorgamiento de un
alcance contraevidente a los medios probatorios. Si bien los jueces dentro
del principio de la autonomía judicial, pueden realizar una valoración de las
pruebas conforme a las reglas de la sana critica, esta valoración no puede
ser arbitraria y no puede contravenir el ejercicio de los derechos
fundamentales, por lo que tiene sus limitaciones y debe basarse en criterios
objetivos que garanticen la congruencia de la decisión (SU-515 de 2003).
La Corte ha identificado dos dimensiones en las que se puede dar el
defecto factico, la dimensión omisiva y la dimensión positiva. Frente a la
primera se entiende cuando el juez con el deber de valorar una prueba no
lo hace, y más aún cuando ésta conduce a la veracidad de los hechos, en
cuanto a la segunda dimensión se da a entender de acuerdo a la Corte, que
es cuando el juez valora pruebas que no ha debido admitir ya sea porque
no fueron recaudadas ilegalmente o nos son conducentes y pertinentes (T442 de 1994).

Defecto material o sustantivo: Este defecto será aplicable siempre que la
providencia o decisión judicial que resulta cuestionada a través de la acción
tutela, se funde en una norma manifiestamente inaplicable al caso objeto de
estudio (T-781 del 2011) y se puede configurar cuando: “la decisión
cuestionada se funda en una norma indiscutiblemente inaplicable al caso
concreto, por ejemplo, ora porque la norma empleada no se ajusta al caso,
no se encuentra vigente por haber sido derogada o ha sido declarada
inconstitucional; (ii) a pesar del amplio margen interpretativo que la
Constitución le reconoce a las autoridades judiciales, la interpretación o
aplicación que se hace de la norma en el caso concreto, desconoce
sentencias con efectos erga omnes que han definido su alcance; (iii)
cuando se fija el alcance de una norma desatendiendo otras disposiciones
aplicables al caso y que son necesarias para efectuar una interpretación
sistemática; (iv) cuando la norma pertinente es inobservada y, por ende,
inaplicada; o finalmente, (v) en el evento en que, no obstante la norma en
cuestión está vigente y es constitucional, no se adecúa a la situación fáctica
a la cual se aplicó, porque a ésta, por ejemplo, se le reconocen efectos
distintos a los expresamente señalados por el legislador” (2011).

Error Inducido: Antes denominada vía de hecho por consecuencia, el error
inducido se configura cuando una decisión judicial a pesar de haber
respetado el principio al debido proceso, y “habiéndose valorado los
elementos probatorios de forma estimable conforme al principio de la sana
crítica, y con fundamento en una interpretación razonable de la ley
sustancial, ocasiona la vulneración de derechos fundamentales al haber
sido determinada o influenciada por aspectos externos al proceso,
consistentes en fallas originadas en órganos estatales” ( SU-014 de 2001).
La Corte señaló que un juez puede ser inducido en error cundo la decisión
judicial se base en la apreciación de hechos o situaciones jurídicas
externas, en cuya determinación los órganos competentes hayan violado
derechos constitucionales, y tiene como efecto generar un perjuicio
iusfundamental (T-844 del 2011).

Decisión sin motivación: Dentro de la obligación de las autoridades
judiciales de sustentar y motivar sus decisiones, se encuentra otro de los
límites al principio de la autonomía judicial, ya que garantiza a quienes
acuden a la justicia que el veredicto o la sentencia plasma la voluntad de la
ley y no la voluntad arbitraria del juez.
“Sólo en aquellos casos en que la argumentación es decididamente
defectuosa, abiertamente insuficiente o, en últimas, inexistente, puede el
juez de tutela intervenir en la decisión judicial para revocar el fallo
infundado” (T-233 de 2007), sin embargo no le corresponde al juez de tutela
establecer cuál debía haber sido la conclusión del juez después de análisis
de todos los anteriores elementos, debido a su característica de acción
subsidiaria, pero sí es su obligación señalar que sin dicho análisis la
providencia atacada presenta un grave déficit de motivación que la
deslegitima como tal (T-395 del 2010).

Desconocimiento del precedente: Como anteriormente se mencionó, la
autonomía judicial no es absoluta y se puede presentar que los jueces
adoptan decisiones opuestas frente a casos semejantes, violando así el
derecho a la igualdad a quienes acceden a la administración de justicia. Por
lo anterior la actividad de los jueces estará condicionada a dos tipos de
precedentes, el precedente horizontal y el precedente vertical. El
precedente horizontal hace referencia a que los jueces no pueden
desprenderse del precedente fijado en sus propias sentencias, por lo que
las decisiones adoptadas en casos similares deben ser congruentes, y el
precedente vertical implica que “los jueces no se pueden apartar del
precedente establecido por las autoridades judiciales con atribuciones
superiores, particularmente por las Altas Cortes” (T-446 del 2013).

Violación directa a la Constitución: En este caso se puede configurar
este requisito en el entendido de que una decisión judicial desconoce y es
contraria a lo establecido en la Constitución Política. En la sentencia T- 888
de 2010 la Corte Constitucional manifiesta que el desconocimiento de la
Constitución se puede dar dos formas, la primera es “cuando las reglas o
los principios que deben ser extraídos de su texto son por completo
desobedecidos y no son tomados en cuenta, en el razonamiento jurídico, o
cuando las reglas y los principios constitucionales son tomados en cuenta al
menos implícitamente, pero a sus prescripciones se les da un alcance
insuficiente.” Es por lo anterior, que cuando un juez desconoce o
desobedece los preceptos contenidos en la Constitución o cuando no se le
da el alcance suficiente dentro de una providencia, resulta procedente la
tutela frente dicha decisión.
A manera de conclusión se podría afirmar que la Corte Constitucional considera
que una decisión puesta en su conocimiento a través de la acción de tutela, podría
estar cubierta de la cosa juzgada aparente o fraudulenta cuando existen evidentes
violaciones al derecho al debido proceso, como la falta de un juez competente e
imparcial, la omisión en la valoración de las pruebas, cuando se impide el acceso
a la justicia o cuando el operador jurídico no actúa dentro del marco de la
ilegalidad o irrespeta el precedente jurisprudencial en casos análogos o cuando no
motiva sus decisiones demostrando arbitrariedad.
Por lo anterior, teniendo un referente de cuáles son las causales dentro del
ordenamiento jurídico Colombiano para establecer la cosa juzgada fraudulenta,
nos entraremos a analizar cuáles son los criterios que ha considerado la Corte
Interamericana en virtud del análisis de las obligaciones de la Convención
Americana y las implicaciones que conlleva su incumplimiento que generan la
responsabilidad internacional, donde ha considerado relativizar los efectos de la
cosa juzgada de las decisiones internas, e intervenir el poder punitivo de los
Estados ordenando reapertura de procesos, inicio de investigaciones y
juzgamiento de los responsables de violaciones a los derechos humanos.
Relativización de la Cosa Juzgada en las Sentencias de la Corte
Interamericana De Derechos Humanos
A continuación, se describirán los casos en los que la Corte Interamericana ha
utilizado el término de “cosa juzgada fraudulenta o aparente”, este grupo de
sentencias se caracterizan por declarar la responsabilidad del Estado por el
incumplimiento de la obligación contenida en el artículo 1.1 de la Convención
Americana:
Los Estados Partes en esta Convención se comprometen a respetar
los derechos y libertades reconocidos en ella y a garantizar su libre y
pleno ejercicio a toda persona que esté sujeta a su jurisdicción, sin
discriminación alguna por motivos de raza, color, sexo, idioma,
religión, opiniones políticas o de cualquier otra índole, origen nacional
o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición
social
De igual forma, como la obligación se incumple en conexidad con un derecho
protegido por la Convención Americana, este tipo de sentencias donde se decreta
la cosa juzgada aparente o fraudulenta, llevan inmersos la violación a los derechos
humanos de garantías judiciales y protección judicial, contenidos en los artículos 8
y 25 del instrumento interamericano. Es decir, cuando el Estado no garantiza a las
víctimas o los familiares los componentes de un debido proceso como:
…derecho a ser oída, con las debidas garantías y dentro de un plazo
razonable, por un juez o tribunal competente, independiente e
imparcial, establecido con anterioridad por la ley, en la sustanciación
de cualquier acusación penal formulada contra ella, o para la
determinación de sus derechos y obligaciones de orden civil, laboral,
fiscal o de cualquier otro carácter… (Convención Americana, art.8.1.)
Así mismo, cuando el Estado en cuestión no contempla dentro de su
ordenamiento jurídico un recurso sencillo o rápido ante los jueces o tribunales
competentes, o cuando garantizando la existencia del recurso no les permita a las
personas interponerlo. Por lo tanto, el Estado que sea parte de la Convención
Americana, se obliga:
a) a garantizar que la autoridad competente prevista por el sistema
legal del Estado decidirá sobre los derechos de toda persona que
interponga tal recurso;
b) a desarrollar las posibilidades de recurso judicial, y
c) a garantizar el cumplimiento, por las autoridades competentes, de
toda decisión en que se haya estimado procedente el recurso
(Convención Americana, art. 25.2).
Bajo los anteriores presupuestos, la Corte Interamericana ha emanado 291
decisiones, de las cuales 7 sentencias utilizan la figura de la cosa juzgada
fraudulenta como argumento de motivación en la obiter dictum, para luego
declarar a los Estados que son parte de la Convención, como responsables
internacionalmente por la violación de los derechos humanos contenidos en ella y
de paso, ordenar como medidas de reparación, revertir y/o anular decisiones de
los tribunales internos para luego solicitar que se inicien nuevas investigaciones,
juicios y sanciones a los responsables de las violaciones, teniendo como último fin,
garantizar los derechos humanos de las víctimas y sus familiares en cumplimiento
de las obligaciones convencionales.
En el caso Carpio Nicolle y otros vs. Guatemala
En este caso, la Corte Interamericana estudia un contexto de violencia
sociopolítica, originada en la inestabilidad del poder ejecutivo en la República de
Guatemala finalizando el conflicto armado interno que se desarrollaba en dicho
país por alrededor de 30 años, donde se levanta un golpe de estado y los grupos
armados denominados “patrullas de autodefensa civil o lo comités voluntarios de
defensa” cometieron graves violaciones a los derechos humanos (Corte
Interamericana, 2004, párr. 76). Una de estas graves violaciones fue la ejecución
extrajudicial del opositor Jorge Carpio Nicolle y su comitiva política, mientras
hacían proselitismo en una región del Quiche el día 3 de julio de 1993 (Corte
Interamericana, 2004, párr. 76-81).
Los procesos iniciados ante la jurisdicción del Estado de Guatemala con el fin
buscar los responsables de los anteriores hechos, estuvieron caracterizados por
una nefasta diligencia, una obstrucción continua en las investigaciones
acompañada de amenazas e intimidaciones a los familiares, testigos y operadores
de justicia, cuyos responsables quedó demostrado ante la Corte Interamericana,
fueron los grupos del Estado en aquiescencia de los llamados “grupos paralelos”
en el poder, lo que ha conllevado a una impunidad total respecto de los hechos
donde fue ejecutado el político Carpio y su comitiva (Corte Interamericana, 22 de
noviembre de 2004, párr. 78).
En consecuencia, la Corte Interamericana ordenó reabrir la investigación penal por
parte del órgano judicial aunque exista cosa juzgada frente al único imputado que
fue condenado y luego absuelto, y para ello hace uso del principio de
interpretación aplicando el desarrollo de los instrumentos y jurisprudencia
internacional en materia penal como lo es el Estatuto de Roma, el Estatuto del
Tribunal Internacional para la Antigua Yugoslavia y el Estatuto del Tribunal
Internacional para Ruanda y aplica por primera vez en su jurisprudencia el
concepto de “cosa juzgada fraudulenta”, la cual describe como un juicio en el que
no se ha “respetado las reglas del debido proceso o cuando los jueces no obraron
con independencia e imparcialidad” (Corte Interamericana, 2004, párr. 131).
Además dejando en claro que el Estado no puede acudir a excusar su obligación
convencional de investigar y sancionar con sentencias emanadas en procesos de
la jurisdicción penal interna que no cumplen con los estándares internacionales
señalados anteriormente (Corte Interamericana, 2004, párr. 132).
Por último, la Corte fue contundente en señalar que el Estado de Guatemala en
virtud del cumplimiento del deber de garantía, debía remover todos los obstáculos
y mecanismos de hecho y de derecho que mantenían el caso en la impunidad, así
como, otorgar las garantías de seguridad suficientes a los testigos, autoridades
judiciales, fiscales, otros operadores de justicia y a los familiares de las víctimas y
utilizar todas las medidas a su alcance para diligenciar un nuevo proceso(Corte
Interamericana, 2004, párr. 132).
En resumen, la Corte Interamericana en este primer caso, hace uso del artículo 29
de la Convención, que implica la posibilidad de utilizar el principio de interpretación
en favor de desarrollar las disposiciones de la Convención y darles una mayor
protección a los derechos, extiende los postulados de la relativización de la cosa
juzgada contemplados en el Estatuto de Roma y considera equivalentes las
causales del derecho penal internacional para el caso en comento.
En el Caso Gutiérrez Soler Vs. Colombia
Los jueces de la Corte Interamericana, estudian las violaciones a la integridad
física, síquica y moral al igual que la libertad personal que fueron perpetuadas por
agentes estatales de Colombia en la humanidad del señor Gutiérrez Soler. Estos
hechos no fueron adelantados ante el juez competente independiente e imparcial
lo que desencadeno en el incumplimiento de un plazo razonable en las
investigaciones (Corte Interamericana, 2005a, párr. 97).
Es por esta razón, que la Corte Interamericana decide que los tribunales penales
ordinarios y competentes, inicien una nueva investigación y juzgamiento a los
miembros de la fuerza pública responsables de los tratos crueles inhumanos y
degradantes contra el señor Gutiérrez Soler (Corte Interamericana, 2005a, párr.
100). Para lo cual, la Corte hace la salvedad que el Estado de Colombia no puede
acudir a figuras jurídicas como como la amnistía, el indulto, la prescripción,
cesación de procedimiento y preclusión de investigación, así como medidas que
pretendan impedir la persecución penal como las que han mantenido el caso en la
impunidad (Corte Interamericana, 2005a, párr. 99).
Esta sentencia reafirma lo expresado por Carpio Nicolle, y aplica nuevamente el
concepto de “cosa juzgada fraudulenta” de acuerdo a los parámetros establecidos
en materia penal internacional (Corte Interamericana, 2005a, párr. 98). Sin
embargo, lo importante de este caso es el desarrollo de la relatividad de la cosa
juzgada a través del voto razonado del juez Sergio García, la cual define la cosa
juzgada aparente como: el “engaño” que se halla en la raíz de ciertas sentencias,
producto de la maquinación --condenatoria o absolutoria-- de las autoridades que
investigan, acusan y resuelven. El proceso ha sido “a modo” y la sentencia sirve a
determinado designio, mejor que al objetivo de justicia” (Corte Interamericana,
2005a, voto razonado Sergio García, párr.17). Por tanto, cuestiona los valores de
inmutabilidad de la cosa juzgada y del principio del non bis in ídem, según los
cuales sin no tuvieran notoria decadencia y no fueran controvertidas las
sentencias de los tribunales internos de cada Estado, muy probablemente no
existirían las Cortes Internacionales que protegieran los derechos humanos y el
derecho internacional humanitario (Corte Interamericana, Corte Interamericana,
2005a, voto razonado Sergio García, párr.18).
De igual forma el Juez García advierte los eventos en los cuales se podría estar
inmerso ante una decisión que no cumpliría con el principio de la seguridad
jurídica: (a) “cuando la sentencia es producto del error en el que incurre quien la
emite, sin que se añada otro motivo de injusticia” (b) la ilegalidad o ilegitimidad con
las que actúa el juez, representada en los actos que evidencian una violación al
debido proceso o la falsedad de los hechos conducentes a la sentencia (Corte
Interamericana, 2005a, voto razonado Sergio García, párr.19).
En este sentido, la figura de declarar la cosa juzgada fraudulenta ha existido de
manera inherente en el precedente de la Corte Interamericana, puesto que son
diversos casos en los que ha resuelto la invalidez (por incompatibilidad con la
Convención Americana) de procesos penales en los que se han cometido
violaciones graves, y la consecuente necesidad de iniciar nuevos procesos o
reabrir los anteriores en el punto en el que se produjo la violación, que a su turno
probablemente terminarán en una sentencia. Así entonces para el juez García, el
proceso viciado no es un verdadero proceso y la aparente sentencia pronunciada
en éste no es una sentencia genuina. Si esto se acepta, el posterior enjuiciamiento
por los mismos hechos y en contra de las mismas personas no sería un segundo
juicio ni se desatendería el principio no bis in ídem (Corte Interamericana, 2005a,
voto razonado Sergio García, párr.20).
No obstante, el juez García es cauteloso en sus consideraciones y confirma que
no en todos los casos se puede aplicar la figura de la cosa juzgada fraudulenta, la
cual debe ser decretada bajo un estudio de “objetividad y prudencia”, para
determinar en qué casos una decisión interna debe ser revaluada para morigerar
el principio non bis in ídem y la eficacia de la cosa juzgada (Corte Interamericana,
2005a, voto razonado Sergio García, párr.22). Pues si bien es cierto, el Estado
tiene la obligación de terminar los conflictos suscitados entre sus conciudadanos,
mediante providencias con efectos de cosa juzgada, estas no deben desarrollarse
con arbitrariedad a los medios que legitiman el poder punitivo, en el que se
deposita los intereses y valores éticos del Estado (Corte Interamericana, 2005a,
voto razonado Sergio García, párr.20).
En el Caso Almonacid Arellano y otros Vs. Chile
La materia de estudio por la Corte Interamericana en este caso, fueron una serie
de ejecuciones extrajudiciales acaecidas dentro de un gobierno militar que estuvo
al mando del poder ejecutivo en Chile entre los años 1973 y 1990 (Corte
Interamericana, 2006a, párr. 82), existía una represión generalizada tomada como
política de Estado contra las personas que hacían parte de la oposición, entre
ellas el señor Almonacid Arellano que en 1973 fue ejecutado extra judicialmente
por miembros de las fuerzas policiales (Corte Interamericana, 2006a, párr. 82.08).
Todos los procesos que fueron llevados ante la jurisdicción interna, fueron
infructuosos en la medida que los jueces del crimen, decretaban sobreseimientos
de las causas, incompetencia para conocer del caso y remisiones a la justicia
penal militar (Corte Interamericana, 2006a, párr. 82.09), lo que conllevo al archivo
del expediente, además los presuntos responsables se encontraban amparados
bajo una ley de auto amnistía, emanada por el régimen militar bajo “el interés
general de la sociedad y el objeto de preservar el orden público” (Corte
Interamericana, 2006a, párr. 82.10).
Por lo cual, la Corte Interamericana consideró después de un estudio de
interpretación del Derecho Internacional Humanitario y del Derecho Internacional
de los Derechos Humanos, que la ejecución extrajudicial contra el señor
Almonacid Arellano no puede amnistiarse conforme a las reglas básicas del
derecho internacional, “puesto que constituye un crimen de lesa humanidad”
(Corte Interamericana, 2006a, párr. 129).
Al tomar esta decisión, la Corte reafirma lo establecido en sus decisiones
anteriores sobre la cosa juzgada fraudulenta o aparente, considerando que las
normas que permiten las amnistías como las auto amnistías, que no permiten
adelantar las acciones penales tendientes a iniciar investigaciones por las graves
violaciones a los derechos humanos e infracciones al derecho internacional
humanitario, carecen de los efectos de cosa juzgada y en este caso se ve
desplazado por los compromisos de la Convención Americana, y el derecho de las
víctimas a una justicia, a una verdad y a una reparación integral (Corte
Interamericana, 2006a, párr. 155).
En el Caso La Cantuta Vs. Perú
El presente caso lleva consigo, el estudio de un contexto sobre una política estatal
y sistemática de ejecuciones extrajudiciales que tenía como estrategia combatir
los grupos armados ilegales en Perú entre los años 1983 y 1992 (Corte
Interamericana, 2006b, párr. 80.1). Uno de los hechos de mayor relevancia,
corresponde
a
las
ejecuciones
extrajudiciales
y
detenciones
arbitrarias
acontecidas en el centro universitario conocido como la Cantuta el 18 de julio de
1992 (Corte Interamericana, 2006b, párr. 80.12). Frente a estos hechos se
interpusieron diferentes recursos judiciales ante la jurisdicción penal común y ante
la justicia penal militar (Corte Interamericana, 2006b, párr. 80.19), los cuales
terminaron, por un lado, frente a la jurisdicción penal ordinaria con decisiones de
competencia que remitían a la justicia penal militar y por otro lado, los jueces del
Consejo Superior de la Justicia Penal Militar, imponiendo condenas a los autores
materiales de los hechos y dejando en absolución a los actores intelectuales de
las graves violaciones a los derechos humanos (Corte Interamericana, 2006b,
párr. 80.54).
Lo anterior, significó para la Corte un grave incumplimiento por parte del Estado de
Perú a sus obligaciones Convencionales, y así mismo, le ordena realizar un nuevo
juzgamiento, donde se garantice el debido proceso, a fin de subsanar las
deficiencias estructurales del proceso militar anterior, en razón a que este es
carente de competencia e imparcialidad además que busca cubrir con un manto
de impunidad a todos los responsables de las graves violaciones a los derechos
humanos ocurridos en la Cantuta1.
1
Este tipo de decisiones hacen parte de la reparación integral que ordena la Corte Interamericana,
por el incumplimiento de los Estados partes de la Convención Americana, a la obligación de
garantía. Sin embargo, en estos casos aunque existan decisiones con efecto de cosa juzgada al
interior de los Estados, la Corte no hace mención a la Cosa juzgada Fraudulenta, pero si ordena la
reapertura de procesos o inicio de nuevas investigaciones y juzgamientos en los casos donde se
presentan graves violaciones a los derechos humanos para que no queden en la impunidad.
Dentro de los argumentos del Estado es importante resaltar que justifico su
incumplimiento internacional de garantía en la figura de la cosa juzgada interna,
para no permitir la condena sobre los autores intelectuales que habían sido
absueltos en los procesos internos (Corte Interamericana, 2006b, párr. 150).
Hecho que dio cabida para que la Corte Interamericana, evaluara y acudiera a los
estándares internacionales que soportan la figura de la cosa juzgada fraudulenta o
aparente y determinara que un "procedimiento que culmina con el sobreseimiento
de la causa o la absolución del responsable de una violación a los derechos
humanos, constitutiva de una infracción al derecho internacional, ha sustraído al
acusado de su responsabilidad penal, o cuando el procedimiento no fue instruido
independiente o imparcialmente de conformidad con las debidas garantías
procesales” (Corte Interamericana, 2006b, párr. 153) no tiene el carácter de cosa
juzgada como sucedió en este caso.
Por otra parte, a partir de los alegatos de las víctimas y de la Comisión
Interamericana de Derechos Humanos, en los que solicitaban a la Corte
Interamericana que defina los grados de participación entre los actores materiales
e intelectuales de las graves violaciones a los derechos humanos, la Corte decidió
que el deber de investigar y sancionar estos hechos, reviste de tal importancia que
Ejemplo de ello: Caso Castillo Petruzzi y otros Vs. Perú, (1999a), párrs. 217- 220; Caso de los
“Niños de la Calle” (Villagrán Morales y otros) Vs. Guatemala. (1999b), párrs, 200-204; Caso
Barrios Altos Vs. Perú, (2001), párrs. 41- 44; Caso Montero Aranguren y otros (Retén de Catia) Vs.
Venezuela, (2006c), párrs.137-141; Caso Vargas Areco Vs. Paraguay, (2006d), párrs.154- 156;
Caso González y otras Vs. México. (2009b).
hace parte del ius cogens2, y por esta razón los Estados se encuentran obligados
a buscar, sancionar, enjuiciar a los responsables tanto materiales como
intelectuales de estas violaciones (Corte Interamericana, 2006b, párr. 157).
En el Caso Escher y otros Vs. Brasil
Los hechos que fueron materia de estudio por la Corte Interamericana en este
caso, se basan en las interceptaciones y grabaciones telefónicas por parte de la
policía Militar de Paraná, a un pequeño grupo de personas integrantes de
organizaciones de campesinos y de desarrollo comunitario conocidas como
COANA y ADECON, igualmente estas conversaciones fueron divulgadas en la
prensa nacional y local en el mes de junio de 1999 (Corte Interamericana, 2009a,
párr. 89), en el marco de un contexto de conflicto social relacionados con la
reforma agraria que se adelantaba en Brasil (Corte Interamericana, 2009a, párr.
87).
La orden de realizar las interceptaciones, se encontraba bajo una política de
Estado y fue aprobada sin mayor estudio por una juez de Paraná, sin que fuese
remitida al ministerio público para que le hiciera su respectivo control
constitucional (Corte Interamericana, 2009a, párr. 91). Después de estos hechos
las víctimas acudieron ante la jurisdicción interna buscando la verdad sobre el
2
Conjunto de normas de imperativo cumplimiento en el marco del Derecho Internacional de los
Derechos Humanos, que son concebidas a partir de la conciencia jurídica internacional como
normas mínimas y necesarias para garantizar los derechos humanos.
motivo de las grabaciones y al mismo tiempo los responsables de tales hechos
(Corte Interamericana, 2009a, párr. 103), sin que se llegase a encontrar frutos
para el reconocimiento de sus derechos, estas investigaciones fueron archivadas
por
no
encontrarse
los
méritos
necesarios
que
configuraran
alguna
responsabilidad penal o administrativa de la Juez que decreto las interceptaciones
y de militares que las solicitaron (Corte Interamericana, 2009a, párr. 109-110).
La Corte Interamericana asiente de manera implícita en sus consideraciones lo
solicitado por los representantes de víctimas y la Comisión Interamericana, las
cuales traen el concepto de la cosa juzgada fraudulenta desarrollada por la Corte
Interamericana en los casos antes mencionados, para señalar que la decisión
emanada por los tribunales administrativos que decretaron el archivo de las
investigaciones y dejaron libre de responsabilidades a la juez, fueron decisiones
que permitieron sustraer de responsabilidades por la violación de derechos
humanos a los autores materiales e intelectuales, por ende no cumple con el
carácter de cosa juzgada, por lo cual, la Corte Interamericana ordenó un nuevo
proceso penal, administrativo y civil que conlleve al efectivo cumplimiento de la
obligación de investigar esta violación a los derechos humanos de la honra y de la
dignidad (Corte Interamericana, 2009a, párr. 245).
Caso Nadege Dorzema y otros Vs. República Dominicana.
Este caso hace relación con un contexto de discriminación contra los ciudadanos
de Haití que han inmigrado a República Dominicana. Es por esto, que las
autoridades y los agentes estatales no implementaron políticas públicas que
garantizaran los derechos humanos de este grupo vulnerable, al contrario,
toleraban todo tipo de conductas que generaban discriminación y quedaban en la
impunidad, uno de estos eventos es el caso de Nadege Dorzema, quien hacía
parte de un grupo de inmigrantes que fueron ejecutados extrajudicialmente por
parte de miembros de las fuerzas militares dominicanas cuando se dirigían a la
ciudad de Santiago de los Caballeros (Corte Interamericana, 2012a, párrs. 38-52).
Este hecho fue conocido por la Justicia Penal Militar, la cual investigó y enjuició
con el fin de absolver a los imputados sin esclarecer los hechos ni garantizarle a
los familiares de las víctimas una integral reparación (Corte Interamericana,
2012a, párrs. 56-62). Además cuando éstas, intentaron acudir a la justicia penal
ordinaria, los recursos fueron negados, violando así el acceso a un recurso
efectivo consagrado en el artículo 25 de la Convención, pues la justicia penal
militar, de acuerdo al estándar del Sistema Interamericano, es de carácter
excepcional y restrictivo, porque en casos como este no cuenta con las garantías
de ser un juez independiente e imparcial, configurando la violación al artículo 8 de
la Convención (Corte Interamericana, 2012a, párr.198).
En este orden de ideas, la Corte Interamericana de Derechos Humanos manifestó
que la cosa juzgada no resulta aplicable cuando un procedimiento culmina con la
absolución del responsable de las violaciones a derechos humanos, o no existe la
intención real por parte de los operadores judiciales de someterlo a una acción
penal (Corte Interamericana, 2012a, párr.195). En el mismo sentido, la Corte
estableció que se puede aplicar la cosa juzgada aparente, cuando las
investigaciones realizadas por parte del ente acusador son imparciales, y tienen
como fin establecer la absolución de los responsables, además de no garantizar la
verdad, justicia y reparación de las víctimas. (Corte Interamericana, 2012a,
párr.196).
En conclusión, la Corte deja en claro que cuando un caso es sometido ante un
juez incompetente e imparcial como la justicia penal militar, donde el interés de
ésta es mantener los hechos en la impunidad y no garantizarle a las víctimas la
justicia, no puede considerar como cosa juzgada la decisión tomada; así mismo, el
Estado no puede excusar el incumplimiento de su responsabilidad internacional,
aduciendo una decisión de un tribunal interno que no cumple con los parámetros
reseñados en la jurisprudencia de la Corte.
En el Caso Masacre de el Mozote y Lugares Aledaños Vs. El Salvador
El contexto de los hechos hace relación con el conflicto armado interno que vivió el
Estado de el Salvador desde la década de 1980, donde sucedieron ejecuciones
colectivas a cargo de las fuerzas militares del Estado y otros grupos de
autodefensa contra la población civil rural que se sospechaban por ser insurgentes
(Corte Interamericana, 2012b, párr. 62). Durante los días 11 y 13 de diciembre de
1981, una brigada del ejército salvadoreño con ayuda de la fuerza aérea,
realizaron masacres en siete localidades sucesivamente en la región del Mozote
(Corte Interamericana, 2012b, párr. 128).
La Corte conoció en este caso de un contexto de graves violaciones a los
derechos humanos que fueron examinadas a la luz de la Convención Americana, y
por el principio de interpretación del artículo 29 de la misma, trajo instrumentos del
Derecho Internacional Humanitario para ser aplicados en el conflicto armado no
internacional, bajo el cual se presentaron los hechos materia de la sentencia.
Las denuncias penales por parte de las víctimas se interpusieron hasta 1990, esto
por la desconfianza que existía en las instituciones estatales para denunciar
hechos cuyos autores habían sido miembros de las fuerzas militares (Corte
Interamericana, 2012b, párr. 210), aun así, lo que se logró con estas denuncias y
con las Comisiones de la verdad posterior al conflicto armado, fue los procesos de
exhumaciones, sin embargo en los procesos penales internos nunca hubo una
actuación diligente para iniciar una investigación seria e imparcial que llevara a los
responsables de los hechos ante un juicio y posterior condena, terminado con una
aplicación a las leyes de amnistía que se dieron en el postconflicto que impedían
iniciar la persecución penal por estos hechos (Corte Interamericana, 2012b, párr.
254).
Por lo anterior, la Corte utiliza el término de la cosa juzgada y lo equipara desde
las características de fondo a una declaratoria de amnistía (Corte Interamericana,
2012b, párr. 313), puesto que esta permite la impunidad de graves violaciones a
los derechos humanos e infracciones al derecho internacional humanitario,
estándar utilizado por la Corte Interamericana para declarar la cosa juzgada
fraudulenta, y por consiguiente, le ordena al Estado de El Salvador que inicie de
nuevo en un plazo razonable una investigación y los procesos necesarios para
esclarecer la verdad de los hechos al igual que determinar las responsabilidades
penales para que estas masacres no sigan en la impunidad después de tres
décadas (Corte Interamericana, 2012b, párr. 319).
Nicho citacional.
A partir de las sentencias aquí desarrolladas, se podría crear un nicho citacional 3
de las decisiones que hacen relación con la aplicación de la figura cosa juzgada
aparente o fraudulenta:
3
Conjunto de sentencias que permiten la identificación de los puntos nodales de los diferentes
espacios constitucionales o convencionales. Ver: LÓPEZ MEDINA, D. (2008). El derecho de los
jueces. Bogotá D.C.: Legis.
Caso Carpio Nicolle y otros Vs. Guatemala (2004), párrs. 131 y
132
Caso Gutiérrez Soler
Vs. Colombia. (2005a)
Voto razonado Juez
Sergio Garcia.
Caso Escher y otros vs
Brasil. (2009a), párr.
245
Caso Almonacid
Arellano Vs. Chile.
(2006a) párr. 155
Caso Nadege Dorzema y
otros Vs. República
Dominicana. (2012a),
párrs. 195 y 196
Caso La Cantuta Vs.
Perú. (2006b), párrs.
153.
Caso Masacres de el
Mozote y Lugares
Aledaños Vs El Salvador.
(2012b), párrs. 313- 319
Fuente: creación propia a partir de las sentencias de la Corte Interamericana que aplican la cosa
juzgada fraudulenta o aparente, entre el 2004 y 2015.
En la gráfica se demuestra que la Corte Interamericana, cuando hace uso de la
figura de la cosa juzgada fraudulenta, aplica el primer caso Carpio Nicolle que lo
materializó en el caso Almonacid Arellano y de ahí parte la confirmación del
principio de aplicar la cosa juzgada fraudulenta o aparente para utilizarlo en las
demás sentencias. El caso Gutiérrez Soler, si bien, es el segundo caso que se
vale de esta figura, su aporte se centra en el voto razonado del Juez Sergio
García, lo que configura una opinión que razona el concepto pero no puede ser
considerado como un precedente para aplicar en los demás casos.
CONCLUSIONES
En cuanto a la pregunta problema planteada y al objetivo propuesto podemos
decir, que la Corte Interamericana de Derechos Humanos no se aparta de los
criterios establecidos por los instrumentos penales internacionales, para catalogar
una providencia de fondo emanada en la jurisdicción interna de un Estado parte
como cosa juzgada aparente o fraudulenta, relativizando los efectos de
intangibilidad de la cosa juzgada.
El concepto como tal de la figura de la cosa juzgada fraudulenta no es
ampliamente desarrollado por la Corte Interamericana, de igual forma es claro que
de la totalidad de las sentencias emanadas por este órgano son pocas la que
utilizan la figura para considerar que los procesos internos no cumplen con el
estándar. Sin embargo, en la mayoría de las sentencias de manera implícita lo
aplica cuando en su acápite de resuelve y posterior reparación ordena reabrir
procesos o iniciar investigaciones sobre decisiones que tenían el carácter de cosa
juzgada.
Así mismo, es en un voto razonado del Juez Sergio García Ramírez quien a título
personal se acerca a una definición de la cosa juzgada aparente o fraudulenta,
donde la describe como el “engaño” que se encuentra en las sentencias que son
productos de la arbitrariedad de las autoridades que investigan, enjuician y
sancionan, cuya decisión no puede garantizar la seguridad jurídica de un estado
de derecho. No obstante, el carácter teleológico de la aplicación de la cosa
juzgada fraudulenta en el Sistema Interamericano es sin lugar a dudas la
protección de los derechos humanos de las víctimas de violaciones o graves
violaciones a los derechos humanos, en especial la garantía de los derechos
humanos al debido proceso y el acceso a la justicia.
Es así, que para la Corte no resulta aplicable el efecto de la cosa juzgada cuando
se den estas dos situaciones: 1.Cuando el procedimiento que da mérito de cosa
juzgada culmina con el sobreseimiento de la causa o la absolución de los
responsables de graves violaciones a los derechos humanos o constitutiva de una
infracción al derecho internacional humanitario; y 2. Cuando el procedimiento no
fue llevado con las debidas garantías judiciales, esto es cuando la investigación y
juzgamiento no fue llevada ante un juez independiente e imparcial dentro de un
plazo razonable y con la participación de las víctimas.
Ahora bien, haciendo un paralelo entre la figura de la cosa juzgada aparente en
Colombia frente a los criterios de la Corte Interamericana de Derechos Humanos,
podemos decir que la legislación penal se encuentran acorde a los estándares
internacionales, con la salvedad que la Corte Interamericana tiene una visión más
amplia sobre las situaciones que se verían inmersas en una cosa juzgada
fraudulenta, pues no solo considera las sentencias en firme, la preclusión de la
investigación, sino también las amnistías, excluyentes de responsabilidad y leyes
de prescripción.
Lo anterior, constituye el compromiso para los Estados partes de la Convención de
trabajar en la implementación y adecuación de sus normas y políticas públicas que
propendan por la impunidad a las violaciones a los derechos humanos, ello
también representa abstenerse de crearlas, en especial en aquellas donde se
permiten las amnistías, excluyentes de responsabilidad, leyes de prescripción, o
donde los procesos son llevados ante jueces que no garantizan imparcialidad o
independencia, porque ha quedado claro que estos eventos impiden a las víctimas
acceder a sus derechos de verdad, justicia y reparación.
Por otro lado, haciendo una similitud en la aplicación de la figura de la Cosa
Juzgada Fraudulenta en las sentencias de la Corte Constitucional y la Corte
Interamericana, se podría decir, guardando las dimensiones de cada órgano, que
las dos establecen los criterios de su aplicación con fundamento en las violaciones
al derecho al debido proceso, entre ellas, como la falta de un juez competente e
imparcial, la omisión en la valoración de las pruebas, la negación del acceso a la
justicia o cuando el operador jurídico no actúa dentro del marco de la ilegalidad o
cuando no motiva sus decisiones demostrando arbitrariedad. Lo que evidencia, la
armonía que existen entre el sistema interamericano y el Colombiano y de paso la
aplicación del principio de control convencionalidad.
En materia penal, se puede considerar que la aplicación de la cosa juzgada
fraudulenta podría tener implicaciones en otros principios propios del derecho
penal como el del non bis in ídem, sin embargo las decisiones de la Corte
Interamericana no podrían advertir dicho efecto, porque en ellas se determina la
responsabilidad del Estado, no de los individuos, por ende, será dentro de la
jurisdicción del Estado condenado, cuando se inicie un nuevo proceso por los
hechos que anteriormente conllevaron a la impunidad de violaciones de derechos
humanos, cuando se invoque este principio. En este sentido, hacer seguimiento a
la relativización de dicho principio, implicaría hacer un estudio más detallado de
los procedimientos internos que dan cumplimiento a la sentencia de la Corte
Interamericana. De antemano, se puede advertir lo expresado por el juez Sergio
García, en el entendido que la decisión con carácter de cosa juzgada fraudulenta,
responde a un proceso viciado. Si esto es demostrado, el posterior enjuiciamiento
por los mismos hechos y en contra de las mismas personas no sería un segundo
juicio ni representaría una violación al principio no bis in ídem.
Ahora bien, la Corte Interamericana hace un estudio detallado de los hechos en
cada caso, a la luz de los derechos humanos protegidos por la Convención
Americana, para considerarlos como graves violaciones y así decretar que la cosa
juzgada debe ser revertida en los procesos que han permitido la impunidad, sin
embargo, el caso que sobresale entre los que fueron estudiados, es el de Escher
vs. Brasil, pues en este caso se estudió la violación del derecho a la honra y
dignidad por unas interceptaciones, muy diferente a los otros casos donde se
estudiaron contextos de violencia complejos como masacres, torturas, tratos
crueles inhumanos y degradantes, lo cual, deja la duda de cuáles serían los
criterios de la Corte Interamericana para considerar que una violación a los
derechos humanos debe dársele el título de grave.
Por último, hay que destacar que la figura de la cosa juzgada fraudulenta se ha
constituido como una figura que permite combatir la impunidad de las graves
violaciones a los derechos humanos, y por ende, una formula necesaria para que
a las víctimas se les garanticen la verdad de los hechos, una justicia y una
reparación integral.
REFERENCIAS
Almanza Latorre, J. I. (2008). La revisión penal según la práctica, la doctrina y la
jurisprudencia, de acuerdo a la ley 906 de 2004(Sistema Acusatorio).
Bogotá: Ediciones Nueva Jurídica.
Chacón, A. (2015). La cosa juzgada fraudulenta en la jurisprudencia de la Corte
Interamericana de Derechos Humanos: implicaciones para el Estado de
derecho contemporáneo. Revista Prolegómenos. Derechos y Valores, 18,
35, 169-188.
Congreso de la República de Colombia. Ley 599 por la cual se expide el Código
Penal, (2000).
-------Ley 600 Código de Procedimiento Penal, (2000).
-------Ley 904 por la cual se expide el Código de Procedimiento Penal, (2004).
CONVENCIÓN AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS. Pacto de San
José
de
Costa
Rica.
Suscrita
en
la
Conferencia
Especializada
Interamericana Sobre Derechos Humanos del 7 al 22 de noviembre de
1969.
Constitución Política De Colombia, (1991).
CORTE CONSTITUCIONAL DE COLOMBIA. Sentencia C-448 de 1994. MP.
Carlos Gaviria Díaz.
-----Sentencia T-442 de 1994. MP Antonio Barrera Carbonell.
-----Sentencia C-244 de 1996. MP. Carlos Gaviria Díaz.
-----Sentencia T-162 de 1998. MP. Eduardo Cifuentes Muñoz
-----Sentencia SU-014 de 2001. MP Martha Victoria Sáchica Méndez.
-----Sentencia C-554 de 2001. MP. Clara Inés Vargas Hernández
-----Sentencia C-004 de 2003. MP. Eduardo Montealegre Lynett
-----Sentencia SU-515 de 2003. MP Jorge Iván Palacio Palacio.
-----Sentencia C-590 de 2005. MP Jaime Córdoba Triviño.
-----Sentencia T-233 de 2007. MP Marco Gerardo Monroy Cabra.
-----Sentencia T-929 del 2008. MP Rodrigo Escobar Gil.
-----Sentencia T-395 del 2010. MP Jorge Ignacio Pretelt Chaljub.
-----Sentencia T- 888 de 2010. MP María Victoria Calle Correa
-----Sentencia T-781 del 2011. MP Humberto Antonio Sierra Porto.
-----Sentencia T-844 del 2011. MP Jorge Ignacio Pretelt Chaljub.
-----Sentencia C-715 de 2012. MP. Luis Ernesto Vargas Silva
-----Sentencia T-352 del 2012. MP Jorge Ignacio Pretelt Chaljub.
-----Sentencia T-446 del 2013. MP Luis Ernesto Vargas Silva.
Corte Interamericana de Derechos Humanos. (1989) Caso Velásquez Rodríguez
Vs. Honduras. Fondo. Sentencia de 29 de Julio de 1989. Serie C No.04.
---------Caso Castillo Petruzzi y otros Vs. Perú. (1999a) Fondo, Reparaciones y
Costas. Sentencia de 30 de mayo de 1999. Serie C No. 52.
---------Caso de los “Niños de la Calle” (Villagrán Morales y otros) Vs. Guatemala.
(1999b). Fondo. Sentencia de 19 de noviembre de 1999. Serie C No. 63.
--------Caso Barrios Altos Vs. Perú. (2001). Fondo. Sentencia de 14 de Marzo de
2001. Serie C No. 75.
--------Caso Carpio Nicolle y otros Vs. Guatemala. (2004). Fondo, Reparaciones y
Costas. Sentencia de 22 de Noviembre de 2004. Serie C No. 117.
--------Caso Fermín Ramírez Vs. Guatemala. (2005b). Fondo, Reparaciones y
Costas. Sentencia de 20 de junio de 2005. Serie C No.126.
-------Caso Gutiérrez Soler Vs. Colombia. (2005a). Sentencia de 12 de septiembre
de 2005. Serie C No. 132
--------Caso Montero Aranguren y otros (Retén de Catia) Vs. Venezuela. (2006c).
Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 5 de
julio de 2006. Serie C No. 150.
-------Caso Almonacid Arellano Vs. Chile. (2006a). Fondo. Sentencia de 26 de
Septiembre de 2006. Serie C No. 154.
-------Caso Vargas Areco Vs. Paraguay. (2006d). Fondo, Reparaciones y Costas.
Sentencia de 26 de septiembre de 2006. Serie C No. 155.
-------Caso La Cantuta Vs. Perú. (2006b) Fondo, Reparaciones y Costas.
Sentencia de 29 de noviembre de 2006. Serie C No. 162.
-------Caso Escher y otros vs Brasil. (2009a). Excepciones Preliminares, Fondo,
Reparaciones y Costas. Sentencia de 06 de Julio de 2009. Serie C No. 200.
-------Caso González y otras Vs. México. (2009b). Excepciones preliminares,
Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 16 de Noviembre de 2009.
Serie C No.205.
------Caso Gelman Vs. Uruguay. (2011). Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia
de 24 de Febrero de 2011. Serie C No. 221.
------Caso Nadege Dorzema y otros Vs. República Dominicana. (2012a). Fondo
Reparaciones y Costas. Sentencia de 24 de octubre de 2012 Serie C No.
251.
-----Caso Masacres de el Mozote y Lugares Aledaños Vs El Salvador. (2012b).
Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 25 de Octubre de 2012. Serie
C No. 252.
Devis Echandía, H. (1984) Teoría General del Proceso. Tomo1. Buenos Aires:
Universidad de Buenos Aires.
Faúndez Ledesma. H. (Ed.) (2004) El Sistema Interamericano de Protección de los
Derechos Humanos. Aspectos Institucionales y Procedimentales. San José
de Costa Rica: Instituto Interamericano de Derechos Humanos.
Girao Monteconrado, F., Rocha de Assis Moura, M., Zilli, Marcos. (2011) Ne bis in
ídem e Coisa Julgada Fraudulenta. A Pocicao da Corte Interamericana de
Dereitos Humanos. En: Ambos, K., Malarino, E., Elsner, G. (EDS). Sistema
Interamericano de Protección de Derechos Humanos y Derecho Penal
internacional. Tomo II. Berlín Alemania: Fundación Konrad Adenauer
Stiftung, 2011.
Gómez López, J. O. (2001). Tratado de Derecho Penal Parte General. Tomo I.
Bogotá: Ediciones Doctrina y Ley.
González, A. & Sanabria, J. (2013). Obligaciones de los Estados Parte de la
Convención Americana. En: Revista Saber, Ciencia Y Libertad. Facultad de
Derecho Universidad Libre de Cartagena. Vol. 8. p.45 - 56.
Ibáñez Guzmán, A. (1997). La Cosa Juzgada y El Non Bis In Ídem en el Sistema
Penal. Bogotá: Ediciones Jurídicas Gustavo Ibáñez.
Ibáñez Guzmán, A. J. Et. Al. (2005). La Cosa Juzgada y el Non Bis In Idem en el
Sistema Penal del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional. La
Corte
Penal
Internacional,
una
visión
Iberoamericana.
Universidad
Iberoamericana. México D.F.: Ed. Porrúa.
López Medina, D. (2008). El derecho de los jueces. Bogotá D.C.: Legis
Manili, P. L. (2012). Manual Interamericano de Derechos Humanos. Bogotá:
Ediciones Doctrina y Ley.
Molina Arrubla, C. M. (1995). Principios rectores de la ley Penal Colombiana.
Medellín Colombia: Editorial Jurídica Dike.
ONU. ESTATUTO DE ROMA. Adoptado en la Conferencia Diplomática de
plenipotenciarios de las Naciones Unidas sobre el establecimiento de una
Corte Penal Internacional el 17 de julio de 1998 en la ciudad de Roma Italia.
Penagos Trujillo, S. y Sánchez Posso, J. C. (2007). El Non bis in ídem y la Cosa
Juzgada en el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional. Bogotá:
Editorial Ibáñez.
Ramírez Vásquez, C. A. (2007). El principio non bis in ídem y su incidencia en el
derecho penal y disciplinario colombiano. Bogotá: Grupo Editorial Ibáñez.
Sandoval Mesa, J. A. (2009). El non bis in ídem como fórmula del principio de
legalidad que permite el ingreso del Estatuto de Roma al Derecho Interno.
En: Revista Prolegómenos Derechos y Valores. Universidad Militar Nueva
Granada Volumen XII, no. 24, pp 97-113.
Fly UP