...

Epilepto

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Description

Transcript

Epilepto
Epilepto
un amigo especial
Epilepto
un amigo especial
APEMSI
Asociacion Española
de Afectados
por Epilepsia Grave
Reservados todos los derechos. Queda rigurosamente prohibida toda reproducción
total o parcial de esta obra.
Epilepto® y su ilustración, es una marca registrada y propiedad de la
Asociación Española de Afectados por Epilepsia Grave - APEMSI
C/ Cervantes 5, 1º derecha · 18810 Caniles (Granada) · www.apemsi.org
Ilustraciones cedidas por miembro APEMSI. Francisco Ruiz Castillo
Diseño y maquetación: Diseños y Promociones LIBEL, S.L. (www.libel.es)
Impreso en España
Mis pequeños amigos:
Hace ya muchos años,
Os voy a contar la historia de este cuento.
Granada, Caniles, nació una
en un pequeño pueblo de la provincia de
un regalo para sus padres y
niña preciosa, llamada Esperanza. Fue
a con su belleza y su alegría.
para todo el pueblo, cuyas calles inundab
pasó a Esperanza. Ella solo
Un día, cuando estaba en clase, algo le
ba desde arriba con cara de
recuerda que el resto de la clase la mira
el suelo. ¿Cómo había llegado
susto, de lo que dedujo que estaba en
allí?
aba, sus padres, que la
Como no era la primera vez que le pas
un señor muy simpático que
querían mucho, la llevaron a que la viera
un martillo de goma. Desvestía una curiosa bata blanca y utilizaba
nuevo amigo, que le contaba
de ese momento, Esperanza tuvo un
volvía a la consulta. Debía
cuentos y le hacía regalos cada vez que
mendó que tomara todos los
ser un señor muy sabio, pues le reco
melos y desde que empedías unas pastillas que se parecían a cara
ió más. Eso sí, era importante
zó a hacerlo, aquella cosa rara no volv
Solo así surtirían efecto.
que las tomara a diario y sin rechistar.
contento y los padres
Todo el mundo en el pueblo se puso muy
s niños que les hubiera pasade Esperanza decidieron buscar a otro
y decirles que existen cado lo mismo para contarles su experiencia
nes les pasan estas cosas.
ramelos que devuelven la alegría a quie
or, fue consiguiendo toConforme Esperanza se fue haciendo may
sus amigos, que lo fueron
das las cosas que se proponía, igual que
habían reunido una verdadera
para siempre. Mientras, sus padres, que
Esperanza, decidieron hacer
multitud de amigos con hijos iguales que
que aquel señor de bata y
un cuento para niños resumiendo aquello
Este que tenéis en vuestras
la propia Esperanza les habían enseñado.
Esperanza. Colorín colorado.
manos es ese cuento… un cuento de
Pedro J. Serrano Castro
Neurólogo
Epilepsia
de
a
aluz
Presidente de la Sociedad And
E
ra una mañana más de frío otoño y como siempre, a las
nueve en punto, todos los niños y niñas de la clase de
1ºB del colegio El Repasillo, entraban en la pequeña aula
donde su profesor, Don Pizarro, les esperaba con nuevas
actividades que realizar.
1
Esa mañana en la clase había un alumno nuevo llamado
Leo, un niño de 6 años de pelo castaño y grandes ojos
negros que lo observaba todo con mucha curiosidad. Iba
acompañado de un personajillo muy gracioso y parlanchín
que muy pronto todos iban a conocer…
2
Don Pizarro hizo las presentaciones y todos los niños
y niñas de la clase le saludaron pero Leo, que era muy
tímido, no contestó. Su amiguito, muy alegre y sonriente,
se levantó de su asiento y dijo:
- “¡Hola a todos! Me llamo Epilepto, soy el mejor amigo
de Leo y nunca me separo de él”-.
3
4
Epilepto les contó que Leo nació en un pueblo del norte
de Granada, Caniles, y que de pequeño sus papás se
dieron cuenta de que era un niño muy especial, con mucha
imaginación y quería saberlo todo. A veces se quedaba
pensativo como si estuviese soñando despierto.
Su papá y mamá se preocuparon y decidieron llevarlo al
médico. Éste les dijo que Leo tenía Epilepsia.
- “Qué nombre tan raro”-, dijeron Ana y Jorge, entonces
Epilepto empezó a explicar que era.
- “Es como una tormenta que pasa dentro de la cabeza:
el cielo se vuelve gris, llueve mucho y aparecen rayos y
truenos, hasta que la tormenta termina y vuelve a salir el sol.
Esto es lo que le ocurre a vuestro nuevo compañero”-.
5
Epilepto siguió contándoles que en el
primer colegio al que fue, Leo no tenía
amigos. Nadie les había dicho lo que era
la Epilepsia, se asustaban, no sabían
cómo ayudarle y no querían jugar con él .
Por eso Leo estaba muy triste y no quería
ir al cole.
6
7
Una noche, mientras dormía, El Vigilante de los Sueños,
un mago muy bueno se le apareció y agitando su varita
mágica creó un amigo especial llamado Epilepto dándole
una misión muy importante, “Ayudar a los niños y niñas con
epilepsia“.
Los niños y niñas quedaron impresionados por todo
lo que acababan de escuchar. Tras unos instantes, en los
que todos permanecieron pensativos, Araceli se levantó y
dirigiéndose a Leo, le dijo:
-“Quiero ser tu amiga”-.
Todos los compañeros hicieron lo mismo.
8
Durante los días siguientes, tanto Leo como sus
compañeros del colegio El Repasillo disfrutaron mucho con
Epilepto, que no dejaba de contarles miles de historias y
enseñarles nuevos juegos.
9
10
Los papás de Leo también estaban muy contentos al ver
que su hijo había encontrado amigos que comprendían lo que
le pasaba, no tenían miedo y le aceptaban tal y como era.
Una mañana una gran tormenta apareció en la cabeza de
Leo. Después de que su cuerpo temblara, cayó al suelo y,
aunque parecía que estaba dormido, seguía moviéndose.
Epilepto dijo a todos que había llegado el momento de
ayudarle pero lo más importante era estar muy tranquilos.
11
12
Sheyla, una niña con unos grandes ojos negros, acercó su
abrigo para arroparle.
Epilepto le dijo:
-“Muy bien Sheyla, pero mejor se lo colocaremos bien
doblado debajo de la cabeza para que no se haga daño”.
Jesús comenzó a quitar todos los objetos que había cerca
de Leo para evitar que se pudiera golpear. María y Rafa
corrieron a ayudarlo. Epilepto les felicitó porque lo estaban
haciendo muy bien.
13
14
A Leo le salía saliva por la boca, Germán pensó que debía
girarle la cabeza hacia un lado, para que pudiese expulsarla
mejor.
-“¡Muy bien hecho Germán!”-, dijo Epilepto.
Antonio cogió un pañuelo para ponérselo en la boca y que
no se mordiese la lengua, Julio Alberto traía un vaso de agua
pero Epilepto les dijo:
-“Recordad siempre que no debemos dar nada de beber
ni meter nada en la boca porque podría ahogarse”-.
Leo despertó sin recordar nada. Sus compañeros se
alegraron de ver que volvía a sonreír y que el sol brillaba de
nuevo.
Don Pizarro, que había observado atentamente la
colaboración de los alumnos y alumnas siguiendo las
indicaciones de Epilepto, se sentía orgulloso y les felicitó, se
habían portado como verdaderos héroes y le habían dado
una lección, no de matemáticas ni de lengua, sino otra más
importante, la de ayudar a los demás.
15
Al día siguiente ni Leo ni Epilepto fueron a clase y sus
compañeros estaban extrañados porque hasta entonces
nunca habían faltado. Don Pizarro les dijo que no se
preocupasen, pues Leo les tenía preparada una sorpresa.
Todos los niños y niñas se fueron a sus casas muy
intrigados.
16
21
17
David y Lorenzo estaban deseando que llegara la mañana
siguiente. Esa mañana, Daniel, Sergio, Kevin y Macarena
desayunaron más rápido que ningún día y corriendo cogieron
sus mochilas para ir al cole.
18
Cuando entraron en la clase se armó un gran revuelo
porque, Leo y Epilepto todavía no habían llegado. De pronto
llamaron a la puerta y al abrirse aparecieron Epilepto, Leo y
sus papás. Todos guardaron silencio.
Leo dijo:
-“¡Hola amigos!, ayer no vine al cole porque mis papás me
llevaron al médico. Es un hombre bueno y simpático que me
ha mandado un nuevo medicamento para que en mi cabeza
haya menos tormentas y brille el sol”-.
Todos los niños y niñas saltaron de alegría con tan buena
noticia.
19
20
Los papás de Leo llevaban unas cajas enormes de la
que sacaron unos ositos muy tiernos y graciosos. Antonio
Manuel, Manolo y Juan José ayudaron a repartirlos a toda la
clase. ¡Qué sorpresa!
A continuación Leo les dijo:
-“Estos son los osos temblorosos y les pasa lo mismo
que a mí. Tenéis que quererlos y cuidarlos tan bien como lo
habéis hecho conmigo”.Todos los niños y niñas quedaron encantados con sus
ositos.
21
22
Epilepto, viendo que su amiguito no volvería a estar triste
ni solo, pensó que había finalizado su misión con Leo. Era
la hora de marcharse a otros países lejanos a ayudar a otros
niños y niñas con epilepsia.
La mamá de Leo, en agradecimiento a Epilepto, hizo un
muñeco igual que él, que se convirtió en la mascota de la
clase y símbolo de la Epilepsia.
23
Como despedida, entre todos organizaron una gran fiesta
en la que cantaron, bailaron, jugaron y lo pasaron genial.
Epilepto, prometió volver a visitarles cada 24 de mayo,
Día Nacional de la Epilepsia.
CRISIS CONVULSIVAS
Lo que se debe hacer
• Quitar las cosas hacia un lado para que
no se haga daño
• Ponerle algo debajo de la cabeza
“camiseta, cojín, etc.…”
• Girarle la cabeza hacia un lado
Qué NO se debe hacer
• NO PONERLE NADA EN LA BOCA
• NO INTENTAR PARAR SUS MOVIMIENTOS
• NO DARLE NADA DE BEBER NI COMER
Avisa a tu profesor/a para infórmale
PINTA
COLOREA
LABERINTO
Ayuda a Epilepto a encontrar a su amigo LEO.
DESCUBRE LA PALABRA ESCONDIDA
Crucigrama
Verticales
1. No darle nada de _ _ _ _ _ ni comer.
2. No intentar parar sus _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _.
3. _ _ _ _ _ _ las cosas hacia un lado para que no se haga daño.
Horizontales
1. _ _ _ _ _ _ _ la cabeza hacia un lado.
2. No ponerle nada en la _ _ _ _.
3. Ponerle algo debajo de la _ _ _ _ _ _ “camiseta, cojín, etc.”.
1
1
2
3
G
2
3
A
SOPA DE LETRAS
Busca y encuentra el nombre de todos los
personajes de este cuento:
D
J
U
L
I
O
A
L
B
E
R
T
O
S
A
O
A
T
K
S
M
I
E
O
P
Y
N
B
V
I
N
E
O
A
V
A
N
T
O
N
I
O
I
S
A
P
U
C
A
O
R
E
K
E
V
I
D
J
E
I
I
V
S
M
A
I
R
N
E
S
P
E
K
L
V
Z
O
E
X
Z
A
A
K
I
O
S
H
E
Y
L
A
S
M
E
F
M
I
A
P
U
S
P
V
I
R
R
O
L
A
R
O
N
K
S
L
T
E
Z
A
C
R
E
C
E
V
E
A
L
I
O
X
O
C
A
J
O
R
G
E
R
R
A
Q
E
A
S
E
R
G
I
O
S
C
A
E
D
A
N
I
E
L
O
R
E
N
Z
O
C
W
F
A
G
T
B
I
M
A
N
O
L
O
A
A
N
T
O
N
I
O
M
A
N
U
E
L
M
J
U
A
N
J
O
S
E
R
I
T
X
Z
A
DON PIZARRO
ANTONIO
LEO
JULIO ALBERTO
EPILEPTO
DAVID
ANA
LORENZO
JORGE
DANIEL
ARACELI
SERGIO
SHEYLA
KEVIN
JESÚS
MACARENA
MARÍA
ANTONIO MANUEL
RAFA
MANOLO
GERMÁN
JUAN JOSÉ
SIGUE LOS PUNTOS
Une los puntos, y dibuja la silueta de un amigo
misterioso.
Colaboradores:
ienes
u
q
a
e
c
e
n
e
pert
o
r
u
os:
t
ñ
u
e
f
u
s
l
s
E
o
l
e
lleza d
e
b
a
l
n
e
creen
ión”
c
a
r
g
e
t
n
i
”la
Patrocinadores:
APEMSI
Fly UP