...

en el buen sentido de la palabra - Consejo General de Colegios

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

en el buen sentido de la palabra - Consejo General de Colegios
www.cop.es/colegiados/m-13106
[email protected]
EN EL BUEN SENTIDO DE LA PALABRA
Guillermo Ballenato Prieto. Psicólogo
NUESTRO LENGUAJE AFECTA A LOS DEMÁS Y A NUESTRA PROPIA VIDA.
UNA SOLA PALABRA PUEDE TENER EL EFECTO DE UNA CARICIA O DEJAR UNA CICATRIZ.
A pesar del progreso en las comunicaciones resulta difícil dialogar tranquila y sencillamente
con las personas de nuestro entorno. El avance tecnológico contrasta con cierto retroceso en nuestra
habilidad social y en la forma de comunicarnos.
En busca de claridad, relegamos a un segundo plano el otro gran objetivo de la
comunicación: la armonía. Para potenciarla podemos seleccionar, dosificar o matizar algunas
palabras, y eliminar o sustituir ciertos términos y expresiones.
El lenguaje refleja nuestra peculiar forma de pensar y de vivir. Dirigir el pensamiento hacia lo
positivo conduce de forma natural a un cambio en nuestro discurso. Podemos optar entre hablar de
oportunidades o de peligros, de soluciones o de problemas, de premios o de castigos. Casi todos los
temas serios pueden tratarse con amabilidad y simpatía.
En general, abusamos de la palabra no, de la oposición sistemática, del no exactamente. Decir
sí, más allá de una simple afirmación incondicional, es una valiosa manifestación de respeto hacia el
interlocutor y a sus motivos para pensar y expresarse así.
Es más positivo hablar a favor que en contra, centrados en el presente y el futuro mejor que
en el pasado, empezar por los elogios y no enredar tanto con los reproches. La generosidad en la
alabanza pública y la privacidad y tacañería en la crítica ayudan a fortalecer las relaciones humanas.
En el lenguaje cotidiano resulta a veces preferible el pronombre nosotros al egocéntrico yo, la
afirmación podemos al imperativo tengo que o debes de, el verbo estar, con su posibilidad de cambio,
al reparto de etiquetas del verbo ser. Transmite más un sencillo gracias o te lo agradezco, que el
impersonal se agradece. Es más eficaz manifestar claramente nuestra opinión antes que afirmar eso
de podría decirse…
Sobredimensionamos algunos acontecimientos utilizando expresiones del tipo es terrible, es
horrible. Las valoraciones subjetivas contribuyen más a dramatizar y a enturbiar el ánimo que a
encontrar soluciones, y restan al mensaje el rigor y la objetividad de un lenguaje más descriptivo.
Algunas generalizaciones, implícitas en el uso de términos del tipo siempre, nunca, todo o nada,
invalidan también la certeza de casi todas las frases en las que aparecen, y casi siempre es necesario
matizarlas.
Bajo ese personal enfoque del lenguaje subyace una especial filosofía, una forma de vivir que
invita a reemplazar culpa por responsabilidad, queja por sugerencia, obligación por posibilidad o
alternativa, lo urgente por lo importante, un día de estos por hoy, igualdad por equidad, compasión
por admiración, tolerancia por respeto, resignación por aceptación…
Sin embargo, puliendo y midiendo tanto las palabras, ¿dónde quedan la naturalidad y la
espontaneidad? Nuestro lenguaje afecta a los demás y a nuestra propia vida. Una sola palabra puede
tener el efecto de una caricia o dejar una cicatriz. Merece la pena pensar y decidir antes de hablar, y
dar también al silencio y a la escucha el gran valor que tienen.
El don de la palabra es un privilegio. Tenemos la posibilidad de aprovecharlo para
expresarnos con respeto, humildad y oportunidad. Como artesanos de las palabras, podemos
utilizarlas en el buen sentido y esculpir con ellas un lenguaje cuidado y brillante, creando así una
realidad mejor, una vida más sencilla y positiva, y unas relaciones más sanas y equilibradas.
________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
Guillermo Ballenato Prieto Psicología-Formación c/Magallanes, 9 5ºA 28015 Madrid Tel. 914456680 / 660648333 [email protected] www.cop.es/colegiados/m-13106
www.cop.es/colegiados/m-13106
[email protected]
EN EL BUEN SENTIDO DE LA PALABRA
Guillermo Ballenato Prieto. Psicólogo
NUESTRO LENGUAJE AFECTA A LOS DEMÁS Y A NUESTRA PROPIA VIDA.
UNA SOLA PALABRA PUEDE TENER EL EFECTO DE UNA CARICIA O DEJAR UNA
CICATRIZ.
A pesar del progreso en las comunicaciones resulta difícil dialogar tranquila y sencillamente
con las personas de nuestro entorno. El avance tecnológico contrasta con cierto retroceso en nuestra
habilidad social y en la forma de comunicarnos.
En busca de claridad, relegamos a un segundo plano el otro gran objetivo de la comunicación:
la armonía. Para potenciarla podemos seleccionar, dosificar o matizar algunas palabras, y eliminar o
sustituir ciertos términos y expresiones.
El lenguaje refleja nuestra peculiar forma de pensar y de vivir. Dirigir el pensamiento hacia lo
positivo conduce de forma natural a un cambio en nuestro discurso. Podemos optar entre hablar de
oportunidades o de peligros, de soluciones o de problemas, de premios o de castigos. Casi todos los
temas serios pueden tratarse con amabilidad y simpatía.
En general, abusamos de la palabra no, de la oposición sistemática, del “no exactamente”.
Decir sí, más allá de una simple afirmación incondicional, es una valiosa manifestación de respeto
hacia el interlocutor y a sus motivos para pensar y expresarse así.
Es más positivo hablar a favor que en contra, centrados en el presente y el futuro mejor que
en el pasado, empezar por los elogios y no enredar tanto con los reproches. La generosidad en la
alabanza pública y la privacidad y tacañería en la crítica ayudan a fortalecer las relaciones humanas.
En el lenguaje cotidiano resulta a veces preferible el pronombre nosotros al egocéntrico yo, la
afirmación “podemos” al imperativo “tengo que” o “debes de”, el verbo estar, con su posibilidad de
cambio, al reparto de etiquetas del verbo ser. Transmite más un sencillo “gracias” o “te lo agradezco”,
que el impersonal “se agradece”. Es más eficaz manifestar claramente nuestra opinión antes que
afirmar eso de “podría decirse…”
Sobredimensionamos algunos acontecimientos utilizando expresiones del tipo “es terrible, es
horrible”. Las valoraciones subjetivas contribuyen más a dramatizar y a enturbiar el ánimo que a
encontrar soluciones, y restan al mensaje el rigor y la objetividad de un lenguaje más descriptivo.
Algunas generalizaciones, implícitas en el uso de términos del tipo “siempre, nunca, todo o nada”,
invalidan también la certeza de “casi todas” las frases en las que aparecen, y “casi siempre” es
necesario matizarlas.
Bajo ese personal enfoque del lenguaje subyace una especial filosofía, una forma de vivir que
invita a reemplazar culpa por responsabilidad, queja por sugerencia, obligación por posibilidad o
alternativa, lo urgente por lo importante, un día de estos por hoy, igualdad por equidad, compasión por
admiración, tolerancia por respeto, resignación por aceptación…
Sin embargo, puliendo y midiendo tanto las palabras, ¿dónde quedan la naturalidad y la
espontaneidad? Nuestro lenguaje afecta a los demás y a nuestra propia vida. Una sola palabra puede
tener el efecto de una caricia o dejar una cicatriz. Merece la pena pensar y decidir antes de hablar, y
dar también al silencio y a la escucha el gran valor que tienen.
El don de la palabra es un privilegio. Tenemos la posibilidad de aprovecharlo para
expresarnos con respeto, humildad y oportunidad. Como artesanos de las palabras, podemos utilizarlas
en el buen sentido y esculpir con ellas un lenguaje cuidado y brillante, creando así una realidad mejor,
una vida más sencilla y positiva, y unas relaciones más sanas y equilibradas.
________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
Guillermo Ballenato Prieto Psicología-Formación c/Magallanes, 9 5ºA 28015 Madrid Tel. 914456680 / 660648333 [email protected] www.cop.es/colegiados/m-13106
Fly UP