...

Vidas conectadas: tecnología digital, interacción social e identidad

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Vidas conectadas: tecnología digital, interacción social e identidad
Vidas conectadas: tecnología digital, interacción
social e identidad
Javier Serrano-puche
Universidad de Navarra
[email protected]
Resumen
Hoy en día las personas ya se relacionan tanto en el ámbito online como en el offline. Con la popularización de las tecnologías digitales, y especialmente de las redes sociales, el medio digital se ha constituido
en un nuevo espacio de interacción. Basado en una amplia revisión bibliográfica, este artículo describe
los rasgos de nuestra sociedad hiperconectada y analiza la influencia de la tecnología digital en la comunicación interpersonal y en la expresión de la identidad.
Palabras clave: Comunicación digital; Tecnología digital, Identidad; Facebook; Redes sociales; Interacción social
Connected lives: digital technology, social interaction and identity
Abstract
Nowadays people relate to each other both online and offline. With the popularization of digital technology, especially social networks, digital media has become a new realm of interaction. Based on
a complete literature review, this paper describes the features of our hyper-connected society and it
analyzes the impact of digital technology on interpersonal communication and self-expression.
Key words: Digital communication; Digital Technology; Identity; Social networks; Facebook; Social
Interaction.
Referencia normalizada:
Serrano Puche, J. (2013) Vidas conectadas: tecnología digital, interacción social e identidad. Historia y
Comunicación Social. Vol. 18 Nº Especial Noviembre. Págs. 353-364.
Sumario: 1. Introducción. 2. Vidas conectadas: tecnología y sociedad en red. 3. Interacción social y
expresión identitaria en el ámbito digital. 4. Conclusiones. 5. Referencias bibliográficas
1. Introducción
Uno de los rasgos distintivos de nuestra época es la presencia constante y ubicua
de las tecnologías digitales en la vida cotidiana, debido en gran medida a la proliferación de dispositivos móviles con acceso a Internet. Como señalan Rainie y Wellman
(2012: 1-108), vivimos una “revolución triple”: los individuos están ahora intercoHistoria y Comunicación Social
Vol. 18. Nº Esp. Nov. (2013) 353-364
353
ISSN: 1137-0734
http://dx.doi.org/10.5209/rev_HICS.2013.v18.44249
Javier Serrano Puche
Vidas conectadas
nectados a través de redes –el “nuevo sistema operativo social”–; su plataforma de
contacto es Internet; y pueden acceder a ella en todo momento y lugar, gracias a la
comunicación móvil.
Aunque habitualmente a las tecnologías digitales se les denomine tecnologías de
la información y la comunicación (TIC), es una visión reduccionista, pues –apunta
Reig (2012)– la apropiación que de ellas hacen las personas las convierten también
en tecnologías del aprendizaje y el conocimiento (TAC) y en tecnologías para el
empoderamiento y la participación (TEP). Todo ello confluye en la configuración de
un nuevo ecosistema comunicativo, en el que emergen nuevas prácticas comunicativas y de interacción social. Gracias a la tecnología digital la sociabilidad humana
se extiende y amplia: las personas pueden ya relacionarse tanto en el ámbito offline
como en el online.
La consolidación del medio online como un nuevo espacio, en el que la interacción
y el elemento social cobran fuerza, origina que las relaciones mediadas por la tecnología puedan complementar y en ocasiones sustituir a la comunicación interpersonal
cara a cara. A estas alturas debería ser superfluo aclarar que las interacciones que
tienen lugar en el entorno digital –con frecuencia erróneamente calificadas como
‘virtuales’– son tan reales como las que se llevan a cabo en el mundo presencial,
aunque en ellas no haya la corporeidad que sí acompaña las relaciones en el mundo
físico. De hecho, hoy en día asistimos a “una creciente normalización por la que la
sociabilidad online forma parte cotidiana de la vida diaria de las personas; y (…) las
relaciones sociales ya están hibridadas entre ambos contextos” (del Fresno, 2011:
93).
Una de las muestras más representativas de la estrecha vinculación que existe entre
los entornos online y offline es el uso generalizado de las redes sociales digitales, que
permiten tanto consolidar relaciones ya establecidas en el mundo presencial como
construir nuevos lazos sociales. Son, por otra parte, un espacio privilegiado para la
encarnación del “yo” en el ámbito digital, pues en ellas los usuarios publican características de sí mismos y comparten su actividad en Internet.
Al constituirse como un espacio de socialización y de expresión identitaria, una
aproximación teórica hacia la esfera digital puede servirse inicialmente de las contribuciones más generales sobre la construcción de la identidad en nuestros días (Taylor,
1996; Bauman, 2007; Sibilia, 2008; Elliott, 2011). Incluso bibliografía clásica sobre
comunicación interpersonal e identidad como La presentación de la persona en la
vida cotidiana (Goffman, 1959) resulta sugerente para examinar cómo el “yo” se
exhibe en el medio online. Como hemos señalado en otro lugar (Serrano-Puche,
2012), aunque el modelo dramatúrgico goffmaniano fuera concebido para situaciones de copresencia física, sus ideas son en gran medida también aplicables a las
interacciones mediadas por la tecnología. Pese a todo, hay que subrayar que las peculiaridades del ámbito digital condicionan el modo en que el “yo” se despliega, y
como tal es un fenómeno que reclama para su comprensión nuevas aproximaciones
específicamente centradas en dicho entorno, tanto en el plano teórico-conceptual
354
Historia y Comunicación Social
Vol. 18. Nº Esp. Nov. (2013) 353-364
Javier Serrano Puche
Vidas conectadas
(Turkle, 1995; Fornas et al, 2002; Baym, 2010; Papacharissi, 2011) como metodológico (Kozinets, 2009; Hine, 2012, 2013).
En las páginas que siguen –y apoyándonos en una extensa revisión bibliográfica–
intentaremos: en primer lugar, proporcionar un breve marco teórico que ayude a
comprender el impacto que tiene, en el seno de las sociedades contemporáneas, la
tecnología digital en la comunicación interpersonal; y, a continuación, presentar los
rasgos características de la interacción social y la expresión de la identidad personal
en el ámbito online.
2. Vidas conectadas: tecnología y sociedad en red
Gilles Lipovetsky y Jean Serroy ofrecen un diagnóstico acertado de nuestro tiempo
cuando afirman que “vivir es, de manera creciente, estar pegado a la pantalla y conectado a la red” (2009: 271). Por un lado, podemos en efecto constatar que la nuestra es
una “sociedad multipantalla” (Pinto, 2008), que hace de ellas un intermediario casi
inevitable en las relaciones con el mundo y con los demás. Paralelamente, la hiperconectividad se ha consolidado como un rasgo distintivo de esta época, donde prima la
cultura de la velocidad y la eficiencia, y en la que hay que lidiar con la sobreabundancia de información, que transita prioritariamente a través de círculos sociales.
Por otra parte, las peculiaridades del medio digital (caracterizado por su arquitectura en red, donde unas interacciones/nodos llevan a otras) facilitan una flexibilidad
cada vez mayor en las relaciones entre individuos y grupos. Asistimos al desarrollo
de un “individualismo reticular” (Wellmann et al, 2003), pues “aunque no renunciamos a las relaciones de pertenencia, tendemos a multiplicar las relaciones reticulares
transitorias de alcance limitado, menos rígidas y más dinámicas” (Pisani y Piotet,
2009: 63). En las interacciones mediadas por la tecnología, la persona puede controlar en mayor medida que en los encuentros cara a cara el grado de implicación que
quiere asumir, puesto que no se ve interpelada ni por las exigencias que comporta la
corporeidad ni por la simultaneidad temporal que sí existen en las interacciones del
mundo físico. En este sentido, y aunque en buena medida dependerá de la actitud de
cada persona, es cierto que las interacciones digitales no tienden de por sí a facilitar
“una comunicación a la vieja usanza, en la que se comprometía mucho el yo, sino una
comunicación efímera y fragmentaria, cambiante y removible a la manera en que la
cultura de consumo ha enseñado a adquirir” (Verdú, 2012). Este modo ‘saneado’ de
relacionarse, estando en compañía sin renunciar al mismo tiempo a la individualidad
(Turkle, 2011), se ajusta bien al mundo “líquido” en el que vivimos (Bauman, 2007).
Como señala Gómez Cabranes (2013: 231) “Internet, como ‘tecnología de identidad’
donde es posible experimentar diversos yoes, confluye con la identidad posmoderna:
nos induce a pensarnos como ‘fluidos, emergentes, descentralizados, múltiples y
constantemente en proceso’ (Turkle, 1995: 263-264)”.
Historia y Comunicación Social
Vol. 18. Nº Esp. Nov. (2013) 353-364
355
Javier Serrano Puche
Vidas conectadas
Internet es una tecnología de identidad y es, sobre todo, una tecnología de conexión. Por eso, y especialmente entre los jóvenes, la conectividad permanente se ha
convertido hoy en día en un elemento esencial a la hora de construir y manejar las
amistades y la vida social (Moeller, Powers y Roberts, 2012; Haaf, 2012: 41-75).
No obstante, ese uso demasiado intenso de las tecnologías digitales puede provocar
en las personas una tensión entre el deseo de estar unidos a través de la tecnología
y al mismo tiempo sentirse atrapados por ella (Baron, 2011; Hall y Baym, 2012).
En este sentido, algunas investigaciones señalan que los jóvenes muestran un gran
interés por saber de los demás, hasta el punto de sufrir el “síndrome FOMO” (Fear Of
Missing Out): no pueden privarse de usar Internet, por el miedo a estar perdiéndose
algo (Vaughn, 2012). Paralelamente, con frecuencia piensan que si dejan de enviar
mensajes corren el riesgo de volverse invisibles frente a sus contactos. Como apunta
Rosalía Winocur (2012: 80) “estar conectado implica esencialmente estar visible. La
visibilidad garantiza la inclusión en un mundo cuya representación se ha desplazado
de lo palpable a lo comunicable. La clave que explica lo trascendente que se ha
vuelto estar visible radica en lo amenazadora que resulta la invisibilidad. En términos
de trascendencia social, para los jóvenes lo que no puede ser visto en los medios o
subido a la Red no existe”. De alguna manera parece advertirse, pues, que el deseo
de estar continuamente conectado –y de encontrar en la mirada de los otros la confirmación de la propia existencia– gana peso frente a la introspección y a la voluntad de
crecer para adentro. “La soledad, la búsqueda y el desarrollo de un espacio propio,
de una interioridad rica y frondosa, es un proyecto en proceso de abandono –señala
Caro Castaño (2012: 63)– De ahí que la falta de conexión con los otros devenga en
problema: no hay una interioridad valiosa en la que refugiarse”.
Todo ello conduce a una redefinición de las fronteras entre lo que es considerado privado y lo que es público (West, Lewis y Currie, 2009; Brandtzaeg, Lüders y
Skjetne, 2010). La intimidad no desaparece como tal, ni deja de ser una cuestión que
preocupe a los usuarios de las tecnologías digitales (Boyd y Hargittai, 2010; Madden,
2012), pero sí sufre un reajuste en su sentido y alcance, porque “cada vez es más
difícil encapsular una información que es fluida por naturaleza y fluye, aún más, en
los ecosistemas de redes digitales (…) Si antes decidíamos qué aspectos de nuestra
vida convertíamos en públicos, ahora (…) debemos decidir qué preservar y trabajar
de forma activa para lograrlo” (Reig, 2013: 64).
3. Interacción social y expresión identitaria en el ámbito digital
Como ya ha sido señalado, la tecnología digital ha traído consigo una ampliación
de los espacios para el desarrollo de la sociabilidad humana, permitiendo así nuevas
vías de comunicación e interacción social. Éstas pueden asumir una gran diversidad
de formas pues, como indica Gómez Cabranes, “Internet no es un medio tecnológico
más, sino que constituye además una mediación sociocultural, con distintos entornos
sociotécnicos” (2013: 219). Factores como las posibilidades expresivas de cada de
356
Historia y Comunicación Social
Vol. 18. Nº Esp. Nov. (2013) 353-364
Javier Serrano Puche
Vidas conectadas
uno de esos entornos, los temas y tópicos que centran la interacción, el contexto
y propósito de uso de las personas, su grado de anonimato o autorrevelación y la
inversión de tiempo o frecuencia con que se conectan determinan el tipo y alcance de
dichas interacciones.
Dentro del ámbito digital, es en las redes sociales donde la capacidad de expresión
comunicativa por parte de los usuarios puede llegar a ser más rica y compleja (aunque
en diferentes grados, dadas las notables diferencias que existen entre unas y otras). La
popularización de su uso da forma a un fenómeno en auge: la Mass self-communication, en palabras de Castells (2009).
En toda red social el usuario siempre dispone de un “perfil”, a modo de corporeización digital (Boyd y Heer, 2006), para que el resto de usuarios pueda identificarle
e interactuar con él. En dicho perfil, “la foto vale por la persona” (Illouz, 2007: 174),
ya que ésta la escoge en función de cómo quiere ser percibido por los demás usuarios:
para alcanzar la aceptación social, intentará aparecer del mejor modo posible, ya sea
realzando la faceta de la sociabilidad, el buen humor, el atractivo físico o las capacidades deportivas. Son ésas las más recurrentes a la hora de autopresentarse en las fotos
de perfil en las redes sociales, tal como señalan los análisis de contenido realizados
por Siibak (2009), Strano (2008), Hum y colaboradores (2011) o Farquhar (2013). Al
mismo tiempo, en la proyección de sí mismo que ofrece el individuo con frecuencia
suele existir una tensión latente entre su verdadera imagen y una imagen idealizada
del yo (Manago et al, 2008; Back et al, 2010). Esa tensión está más acentuada en el
caso de los sitios webs de citas –donde la finalidad última es trasladar la interacción al
plano presencial–, pues el deseo de ser atractivo se ve constreñido por las exigencias
de autenticidad y el miedo a decepcionar al otro en un posible encuentro cara a cara.
No obstante, es comúnmente aceptado entre los usuarios de estas redes cierto margen
de discordancia entre la realidad y la imagen fotográfica que presenta el usuario ya
que, más que una representación exacta del yo offline, el perfil del usuario “constituye
una promesa hecha a un público imaginario de que una futura interacción cara a cara
se llevaría a cabo con una persona que no difiere fundamentalmente de la persona
representada por el perfil” (Ellison, Hancock y Toma, 2012: 56).
Así pues, cabe constatar que en el espacio digital –en mayor medida que cuanto
sucede en las situaciones de copresencia física– un componente esencial de la comunicación es la ‘gestión de las impresiones’ (Goffman, 1959) que la persona quiere
causar en sus interlocutores. Ese manejo de las impresiones a la hora de construir y
expresar la identidad personal se desarrolla tanto de un modo narrativo-verbal como,
sobre todo, de manera visual (Zhao, Grasmuck y Martin, 2008); y dado el tipo de
sociabilidad característico del medio digital la self-expression a menudo adquiere
rasgos de una self-promotion (van Dijck, 2013). A este respecto, son numerosas las
investigaciones que demuestran la relevancia de los elementos del perfil como factor
determinante en el tipo y calidad de interacciones que tendrá el usuario en esa red
social. Lampe, Ellison y Steinfield (2007) detectaron en un estudio de más de 30.000
perfiles de Facebook que existía una relación directa entre la cantidad y el nivel de
concreción de la información disponible en los perfiles de los usuarios y el número
Historia y Comunicación Social
Vol. 18. Nº Esp. Nov. (2013) 353-364
357
Javier Serrano Puche
Vidas conectadas
de contactos conectados a ellos. Yendo más allá, Walther y colaboradores (2008) y
Utz (2010) han demostrado que el número y el grado de atractivo de los contactos
que tiene el usuario influyen en la manera en que dicho usuario es percibido por
los demás. En la misma línea, otras investigaciones (Tong et al, 2008; Zywica y
Danowski, 2008) apuntan a que una sobreabundancia de “amigos” puede transmitir
una imagen negativa del usuario; que éste sea visto como alguien demasiado dependiente de las interacciones digitales o deseoso por alcanzar una popularidad de la que
probablemente carezca en el mundo presencial.
A diferencia de la comunicación offline, donde hay presencia física, el ámbito digital permite que uno construya una imagen de sí mismo con mucha mayor facilidad y
rapidez. En circunstancias normales de interacción –entendiendo por éstas aquellas
en las que la persona no pretende asumir una identidad falsa ni enmascarar de modo
radical su personalidad–, habrá elementos que siempre le acompañen (los vinculados
directamente con su identidad real básica, como el sexo, edad o raza), mientras que
otros podrán sufrir variaciones en función del escenario, es decir, de la red social
concreta en la que el actor representa su personaje, por decirlo en términos goffmanianos. El usuario puede proyectarse simultáneamente en diferentes espacios de
interacción sin que las imágenes de su “yo” sean siempre coherentes entre sí, incluso
pueden diferir sustancialmente de la auténtica identidad personal (Arcila, 2011). Por
tanto, es más fácil llevar a cabo operaciones de modificación y ocultamiento de la
identidad, acciones que van adquiriendo cierto estatus de normalidad entre los jóvenes, sobre todo en interacciones ligadas al entretenimiento y la diversión (Cáceres,
Ruiz San Román y Brändler, 2009). En esos casos se constata las limitaciones de la
comunicación digital y los riesgos que conlleva la ausencia de corporeidad en las
interacciones (con la consiguiente falta de pistas visuales y no verbales que sí están
presentes en los encuentros no mediados por la tecnología). No obstante, dado que la
interacción comunicativa siempre es el resultado del encuentro entre la expresión y la
interpretación (Martín Algarra, 2003: 135-156), también en el entorno online se puede
desentrañar de manera crítica la ‘puesta en escena’ del otro y rebajar sus pretensiones
autorrepresentativas, ya sea porque uno conoce a aquella persona fuera de las redes
sociales y es capaz de comparar el ‘personaje representado’ con su correspondiente
identidad real, ya sea porque percibe facetas identitarias disonantes e involuntarias en
su modo de presentarse ante los demás.
Junto con la información dada inicialmente al crear su perfil en la red social, la
persona continúa expresando su identidad por medio de su actividad online. Cada
vez que actualiza su “estado” (ya sea con comentarios originales, frases célebres,
videoclips, anuncios, recomendación de enlaces –noticias y contenidos de marca–,
inclusión de nuevas fotos personales, etc.) está ofreciendo una ‘performance’ de sus
gustos y aficiones (Liu, 2007). Por decirlo con la metáfora de Caro Castaño (2012),
la “identidad mosaico” del usuario se va componiendo con “teselas” de autoría, temática y forma diversa, al combinar en sus interacciones digitales contenidos originales
y propios con otros contenidos de la industria y la cultura popular.
358
Historia y Comunicación Social
Vol. 18. Nº Esp. Nov. (2013) 353-364
Javier Serrano Puche
Vidas conectadas
Entre las investigaciones sobre identidad y redes sociales otra cuestión recurrente
es aquella que alude a los efectos y consecuencias psicológicas que tiene el empleo
frecuente de las tecnologías digitales. Algunos tópicos analizados son la relación
entre la intensidad en el uso de las redes y la autoestima personal (Valkenbur, Peter
y Schouten, 2006; Gonzales y Hancock, 2011; Tazghini y Siedlecki, 2013), las disonancias entre la presentación online del “yo” y la presentación offline (DeAndrea y
Walther, 2011) o la tendencia al narcisismo entre los usuarios jóvenes (Buffardi y
Campbell, 2008; Twenge y Campbell, 2009; Ong et al, 2011). A menudo, las conclusiones de esos estudios suelen apuntar a un impacto netamente positivo o negativo
de la Red en las personas, como si aquella fuera un constructo unidimensional. En
este punto, estamos de acuerdo con Omar Rosas (2012: 216) en que “dada la variedad y complejidad de las actividades relacionadas con Internet, parece claro que los
diferentes modos de usar Internet tienen potencial para producir tanto daños como
beneficios psicológicos en los usuarios”.
También se estudia desde el punto de vista sociológico si una sobrexposición
desmedida en el ámbito digital puede propiciar que los usuarios desdeñen la socialización directa en el espacio físico, provocando su aislamiento respecto a su entorno
inmediato (Sum et al, 2008). En efecto, “la comunicación online tiene más intensidad e inmediatez y es, en cierto modo, más adictiva que la presencial (…) Este
tipo de comunicación, unido a la velocidad e intensidad del contacto da lugar a una
cierta ‘hipercomunicación’, lo que parece venir facilitado por la naturaleza informal
y desinhibidora del medio” (Gómez Cabranes, 2013: 227). Sin embargo, y como
han señalado otras investigaciones (Boase et al, 2006; Rainie, Purcell y Smith,
2011; Hampton et al, 2011), las interacciones digitales ayudan más bien a mantener y consolidar la variedad de vínculos sociales previamente creados en el mundo
presencial (fuertes, débiles, de carácter instrumental, emocional, afiliativo, etc.). El
uso frecuente de Internet parece repercutir positivamente en la implicación del usuario en su ámbito social, y no al contrario.
4. Conclusiones
La consolidación de las tecnologías digitales en las diferentes situaciones y actividades diarias ha propiciado que ya no vivamos “con” los medios de comunicación,
sino más bien “en” los medios (Deuze, 2012). Internet ha adquirido una relevancia
indudable como nuevo ámbito para la comunicación interpersonal, marcando un antes
y un después en las prácticas comunicativas y en la interacción social (Jordan, 2013).
Las personas tienen ahora en el entorno digital un nuevo espacio para su desarrollo
personal y para la socialización, que se suma al contexto social tradicional, aunque
presenta particularidades propias, dada su condición tecnológica.
En este sentido, las características del ámbito digital –en el que las interacciones no
necesitan de un encuentro cara a cara ni de la sincronización temporal– potencian la
Historia y Comunicación Social
Vol. 18. Nº Esp. Nov. (2013) 353-364
359
Javier Serrano Puche
Vidas conectadas
capacidad de la persona de presentar su identidad de manera controlada y selectiva,
pudiendo decidir qué, cómo, cuánto y cuándo revela de su “yo”. Este networked
self (Papacharissi, 2011), aun teniendo una esencia nuclear, enfatiza determinados
aspectos de su identidad (ocultando quizá otros), en función del entorno concreto en
el que interactúa, ya que muchos de estos contactos interpersonales están basados
en atributos particulares del individuo, no en toda la personalidad como tal. Por
otra parte, cabe constatar la creciente normalización y enriquecimiento mutuo de las
esferas presencial y digital en la socialización cotidiana de las personas.
5. Referencias bibliográficas
ARCILA, C. (2011). “Análisis comparativo de la presentación personal virtual en
diferentes espacios de interacción”. En: Fonseca Journal of Communication, nº
3, pp. 153-169.
BACK, M. et al (2010). “Facebook profiles reflect actual personality, not self-idealization”. En: Psychological Science, XX, pp. 1-3.
BARON, N. S. (2011). “Concerns about mobile phones: A cross-national study”. En
First Monday, vol 16, nº 8-1 August. Disponible en: http://firstmonday.org/htbin/
cgiwrap/bin/ojs/index.php/fm/article/view/3335/3032 [29-07-2013].
BAUMAN, Z. (2007). Tiempos líquidos: vivir en una época de incertidumbre. Barcelona: Tusquets.
BAYM, N. K. (2010). Personal connections in the digital age. Cambridge: Polity
Press.
BOASE, J. et al (2006). The Strenght of Internet Ties. Pew Research Center’s
Internet & American Life Project. Disponible en: http://www.pewinternet.org/
Reports/2006/The-Strength-of-Internet-Ties.aspx [08-11-2012].
BOYD, D.; HARGITTAI, E. (2010). “Facebook privacy settings: Who cares?”. En:
First Monday, vol 15, nº 8-2 August. Disponible en: http://firstmonday.org/ojs/
index.php/fm/article/view/3086 [07-10-2013].
BOYD, D.; HEER, J. (2006). “Profiles as conversation: Networked identity performance on Friendster”. En: Proceedings of the Thirty-Ninth Hawai’i International
Conference on System Sciences. Los Alamitos, CA: IEEE Press.
BRANDTZAEG, P; LÜDERS, M.; SKJETNE, J. H. (2010). “Too Many Facebook
“Friends”? Content Sharing and Sociability Versus the Need for Privacy in Social
Network Sites”. En: International Journal of Human-Computer Interaction, 26
(11-12), pp. 1006-1030.
BUFFARDI, L. E.; CAMPBELL, W. K. (2008). “Narcissism and Social Networking
Web Sites”. En: Personality and Social Psychology Bulletin, vol. 34, nº 10, october, pp. 1303-1314.
CÁCERES, M. D.; RUIZ SAN ROMÁN, J. A.; BRÄNDLE, G. (2009). “Comunicación interpersonal y vida cotidiana. La presentación de la identidad de los jóvenes
en Internet”. En: CIC, Cuadernos de Información y Comunicación, vol. 14, pp.
213-231.
360
Historia y Comunicación Social
Vol. 18. Nº Esp. Nov. (2013) 353-364
Javier Serrano Puche
Vidas conectadas
CARO CASTAÑO, L. (2012). “Identidad mosaico. La encarnación del yo en las
redes sociales digitales”. En: TELOS: cuadernos de comunicación e innovación,
nº 91, abril-junio, pp. 59-68.
CASTELLS, M. (2009). Communication power. Oxford: Oxford University Press.
DEANDREA, D.; WALTHER, J. B. (2011). “Attributions for Inconsistencies
Between Online and Offline Self-Presentations”. En: Communication Research,
38 (6), pp. 805-825.
DEL FRESNO, M. (2011). Netnografía. Barcelona: Editorial UOC.
DEUZE, M. (2012). Media Life. Cambridge: Polity Press.
ELLIOTT, A. (2011) (ed). Routledge Handbook of Identity Studies. New York: Routledge.
ELLISON, N.; HANCOCK, J.; TOMA, C. L. (2012). “Profile as promise: A
framework for conceptualizing veracity in online dating self-presentations”. En:
New Media & Society, 14 (1), pp. 45-62.
FARQUHAR, L. (2013). “Performing and interpreting identity through Facebook
imagery”. En: Convergence, 19 (4), pp. 446-471.
FORNAS, J. et al (eds) (2002). Digital Borderlands: Cultural Studies of Identity and
Interactivity on the Internet. New York: Peter Lang.
GOFFMAN, E. (1959). The Presentation of Self in Everyday Life. New York: Doubleday Anchor Books.
GÓMEZ CABRANES, L. (2013). “Las emociones del internauta”. En: FLAMARIQUE, L.; D’OLIVEIRA-MARTINS, M. (2013) (eds.). Emociones y estilos de
vida: radiografía de nuestro tiempo. Madrid: Biblioteca Nueva, pp. 211-243.
GONZALES, A. L.; HANCOCK, J. T. (2011). “Mirror, Mirror on my Facebook Wall:
Effects of Exposure to Facebook on Self-esteem”. En: Cyberpsychology Behavior
Social Networking, 14 (1-2), pp. 79-83.
HAAF, M. (2012). Dejad de lloriquear. Sobre una generación y sus problemas superfluos. Barcelona: Alpha Decay.
HALL, J. A.; BAYM, N. K. (2012). “Calling and texting (too much): Mobile maintenance expectations, (over) dependence, entrapment, and friendship satisfaction”.
En: New Media & Society, 14 (2), pp. 316-331.
HAMPTON, K. N., et al (2011). Social Networking Sites and Our Lives: How People’s
Trust, Personal Relationships, and Civic and Political Involvement are Connected
to Their Use of Social Networking Sites and Other Technologies. Washington,
D.C.: Pew Research.
HINE, C. (2013). Virtual Research Methods (Four Volume Set). London: Sage.
(2012). The Internet. Understanding Qualitative Research. London: Oxford.
HUM, N. et al (2011). “A picture is worth a thousand words: A content analysis of
Facebook profile photographs”. En: Computers in Human Behavior, 27 (5), pp.
1828-1833.
ILLOUZ, E. (2007). Intimidades congeladas. Las emociones en el capitalismo.
Buenos Aires: Kazt Editores.
JORDAN, T. (2013). Internet, Society and Culture. Communicative Practices Before
and After the Internet. New York-London: Bloomsbury.
Historia y Comunicación Social
Vol. 18. Nº Esp. Nov. (2013) 353-364
361
Javier Serrano Puche
Vidas conectadas
KOZINETS, R. V. (2010). Netnography. Doing Ethnographic Research Online.
London: Sage.
LAMPE, C.; ELLISON, N.; STEINFIELD, C. (2007). “A familiar Facebook: Profile
elements as signals in an online social network”. En: VV.AA. Proceedings of
Conference on Human Factors in Computing Systems. New York: ACM Press,
pp. 435-444.
LIPOVETSKY, G.; SERROY, J. (2009). La pantalla global. Cultura mediática y cine
en la era hipermoderna. Barcelona: Anagrama.
LIU, H. (2007). “Social network profiles as taste performances”. En: Journal of
Computer-Mediated Communication, 13 (1), pp. 252-275.
MADDEN, M. (2012). Privacy managment on social media sites. Pew Research
Center’s Internet & American Life Project. Disponible en: http://www.pewinternet.org/Reports/2012/Privacy-management-on-social-media.aspx [07-10-2013].
MANAGO, A. M. et al (2008). “Self-presentation and gender on MySpace”. En:
Journal of Applied Developmental Psychology, 29, pp. 446-458.
MARTÍN ALGARRA, M. (2003). Teoría de la comunicación: una propuesta.
Madrid: Tecnos.
MOELLER, S.; POWERS, E.; ROBERTS, J. (2012). “‘El mundo desconectado’ y
‘24 horas sin medios’: alfabetización mediática para la conciencia crítica de los
jóvenes”. En: Comunicar, 39, pp. 45-52.
ONG, E. et al (2011): “Narcissism, Extraversion and Adolescents’ Self-presentation
on Facebook”. En: Personality and Individual Differences, 50 (2), pp. 180-185.
PAPACHARISSI, Z. (ed.) (2011). A Networked Self: Identity, Community, and
Culture on Social Network Sites. New York: Routledge.
PINTO, M. (2008). “Investigating Information in the Multiscreen Society: An Ecologic Perspective”. En: RIVOLTELLA, P. C. (ed.): Digital Literacy: Tools and
Methodologies for Information Society. Hershey: IGI Global, pp. 207-216.
PISANI, F.; PIOTET, D. (2009). La alquimia de las multitudes: cómo la web está
cambiando el mundo. Barcelona: Paidós.
RAINIE, L.; WELLMAN, B. (2012). Networked. The New Social Operating System.
Cambridge, MA: The MIT Press.
RAINIE, L.; PURCELL, K.; SMITH, A. (2011). The Social Side of the Internet. Pew
Research Center’s Internet & American Life Project. Disponible en: http://www.
pewinternet.org/Reports/2011/The-Social-Side-of-the-Internet.aspx
[09-062013].
REIG, D. (2013). “Describiendo al hiperindividuo, el nuevo individuo conectado”.
En REIG, D.; VÍLCHEZ, L. (2013). Los jóvenes en la era de la hiperconectividad: tendencias, claves y miradas. Madrid: Fundación Telefónica, pp. 23-90.
(2012). “Disonancia cognitiva y apropiación de las TIC”. En: TELOS: cuadernos
de comunicación e innovación, nº 90, enero-marzo, pp. 9-10.
ROSAS, O. (2012). “Types of Internet Use, Well-Being, and the Good Life. Ethical
Views for Prudencial Psychology”. En: BREY, P.; BRIGGLE, A.; SPENCE, E.
(eds) (2012). The Good Life in a Technological Age. London: Routledge.
362
Historia y Comunicación Social
Vol. 18. Nº Esp. Nov. (2013) 353-364
Javier Serrano Puche
Vidas conectadas
SERRANO-PUCHE, J. (2012). “La presentación de la persona en las redes sociales:
una aproximación desde la obra de Erving Goffman”. En: Revista Anàlisi, nº 46,
septiembre, pp. 1-17.
SIBILIA, P. (2008). La intimidad como espectáculo. Buenos Aires: Fondo de Cultura
Económica.
SIIBAK, A. (2009). “Constructing the Self through the Photo selection. Visual
Impression Management on Social Networking Websites”. En: Cyberpsychology:
Journal of Psychosocial Research on Cyberspace, 3(1), article 1. Disponible en:
http://cyberpsychology.eu/view.php?cisloclanku=2009061501&article=1 [09-102013].
STRANO, M. M. (2008). “User descriptions and interpretations of self-presentation
through Facebook profile images”. En: Cyberpsychology: Journal of Psychosocial Research on Cyberspace, 2 (2), article 5. Disponible en: http://cyberpsychology.eu/view.php?cisloclanku=2008110402&article=5 [09-10-2013].
SUM, S. et al (2008). “Internet Use and Loneliness in Older Adults”. En: CyberPsychology and Behavior, 11 (2), pp. 208-211.
TAYLOR, C. (1996). Fuentes del yo: la construcción de la identidad moderna.
Barcelona: Paidós.
TAZGHINI, S.; SIEDLECKI, K. (2013). “A mixed method approach to examining
Facebook use and its relationship to self-esteem”. En: Computers in Human Behavior, 29 (3), pp. 827–832.
TONG, S. T. et al (2008). “Too much of a good thing? The relationship between
number of friends and interpersonal impressions on Facebook”. En: Journal of
Computer-Mediated Communication, 13 (3), pp. 531–549.
TURKLE, S. (1995). Life on the Screen: Identity in the Age of the Internet. New
York: Simon & Schuster.
(2011). Alone together. Why We Expect More from Technology and Less from
Each Other. New York: Basic Books.
TWENGE, J. M.; CAMPBELL, W. K. (2009). The Narcissism Epidemic: Living in
the Age of Entitlement. New York: Free Press.
UTZ, S. (2010): “Show me your friends and I will tell you what type of person you
are: How one’s profile, number of friends, and type of friends influence impression
formation on social network sites”. En: Journal of Computer-Mediated Communication, 15 (2), pp. 314-335.
VALKENBURG, P. M.; PETER, J.; SCHOUTEN, A. P. (2006). “Friend networking
sites and their relationship to adolescents’ well-being and social self-esteem. En:
Cyberpsychology & Behavior, 9 (5) p. 584-590.
VAN DIJCK, J. (2013). “’You have one identity’: performing the self on Facebook
and LinkedIn”. En: Media, Culture & Society, 35 (2), pp. 199-215.
VERDÚ, V. (2012). “El personismo”. El País, 28-04-2012.
WALTHER, J. B. et al (2008). ‘The role of friends’ appearance and behavior on
evaluations of individuals on Facebook: Are we known by the company we
keep?”. En: Human Communication Research, 34 (1), pp. 28-49.
Historia y Comunicación Social
Vol. 18. Nº Esp. Nov. (2013) 353-364
363
Javier Serrano Puche
Vidas conectadas
WELLMAN, B. et al (2003). “The social affordances of the Internet for networked
individualism”. En: Journal of Computer-Mediated Communication, 8 (3).
WEST, A.; LEWIS, J.; CURRIE, P. (2009). “Students’ Facebook ‘friends’: public and
private spheres”. En: Journal of Youth Studies, 12 (6), pp. 615-627.
WINOCUR, R. (2012). “La intimidad de los jóvenes en las redes sociales. Transformaciones en el espacio público y privado”. En: TELOS: cuadernos de comunicación e innovación, nº 91, abril-junio, pp. 79-88.
ZHAO, S., GRASMUCK, S.; MARTIN, J. (2008). “Identity construction on Facebook: Digital empowerment in anchored relationships”. En: Computers in Human
Behavior, 24 (5), pp. 1816-1836.
ZYWICA, J.; DANOWSKI, J. (2008). “The faces of Facebookers: Investigating
social enhancement and social compensation hypotheses; predicting Facebook and
offline popularity from sociability and self-esteem, and mapping the meanings of
popularity with semantic networks”. En: Journal of Computer-Mediated Communication, 14 (1), pp. 1-34.
El autor
Javier Serrano-Puche es Profesor Contratado Doctor en la Universidad de Navarra
e investigador del Center for Internet Studies and Digital Life de dicha universidad.
Su investigación actual se centra en comprender cómo la tecnología digital afecta al
modo de comunicarnos, originando nuevas formas de interacción social. Especial
atención le merecen las redes sociales y la comunicación a través de los móviles.
Sus publicaciones más recientes han aparecido en revistas como “Communication &
Society / Comunicación y Sociedad”, “Estudios sobre el Mensaje Periodístico”, “El
profesional de la información” o “Análisi”. Este trabajo también se enmarca en el
proyecto de investigación “Cultura Emocional e Identidad”, integrado en el Instituto
Cultura y Sociedad (ICS) de la Universidad de Navarra, del que el autor forma parte.
364
Historia y Comunicación Social
Vol. 18. Nº Esp. Nov. (2013) 353-364
Fly UP