...

Vamos a calentar el sol

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Vamos a calentar el sol
José Mauro de Vasconcelos
Vamos a calentar el sol
Traducción de Carlos Manzano
a
Libros del Asteroide
Portadellas-2549.indd 5
11/03/14 12:26
Primera edición, 2014
Título original: Vamos Aquecer o Sol
Queda rigurosamente prohibida, sin la autorización
escrita de los titulares del copyright, bajo
las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción
total o parcial de esta obra por cualquier medio
o procedimiento, incluidos la reprografía
y el tratamiento informático, y la distribución
de ejemplares mediante alquiler o préstamo públicos.
Copyright © 1974 Editora Melhoramentos Ltda. Brasil
Copyright © 2014 Grupo ILHSA S.A. para su sello Editorial El Ateneo
Derechos exclusivos de edición en castellano para España:
© de la traducción, Carlos Manzano, 2014
© de esta edición, Libros del Asteroide S.L.U.
Fotografía de cubierta © Elisa Mariela Rodriguez Morales
Publicado por Libros del Asteroide S.L.U.
Avió Plus Ultra, 23
08017 Barcelona
España
www.librosdelasteroide.com
ISBN: 978-84-15625-74-2
Depósito legal: B. 5.741-2014
Impreso por Reinbook S.L.
Impreso en España - Printed in Spain
Diseño de colección y cubierta: Enric Jardí
Este libro ha sido impreso con un papel ahuesado,
neutro y satinado de ochenta gramos, procedente de bosques
correctamente gestionados y con celulosa 100 % libre de cloro,
y ha sido compaginado con la tipografía Sabon en cuerpo 11.
Portadellas-2549.indd 6
11/03/14 12:26
Índice
Primera parte: Maurice y yo 1. La metamorfosis 2. Paul Louis Fayolle 3. Maurice 4. Risa de gallina 5. Soñar 6. Vamos a calentar el sol 7. El adiós de Joãozinho 13
15
25
35
47
63
79
93
Segunda parte: La hora del diablo 107
1. La decisión aplazada 109
2. El dolor de una injusticia 123
3. El corazón de un niño olvida, pero no
perdona 137
4. El cazón y la fracasada guerra de las galletas 151
5. Tarzán, el hijo de los tejados 177
Tercera parte: Mi sapo cururú 201
1. La casa nueva, el garaje y doña Sevéruba 203
2. El bosque de Manuel Machado 225
3. Mi corazón se llamaba Adán 245
001M-2549.indd 7
13/03/14 10:36
8 índice
4. Amor 259
5. Piraña del amor divino 271
6. La estrella, el barco y la nostalgia 281
7. Partir 291
8. El viaje 303
Último capítulo. Mi sapo cururú 315
001M-2549.indd 8
13/03/14 10:36
Para
Doña Antonietta Rudge
Ciccillo Matarazzo
Luizinho Bezerra
y
Wagner Felipe de Souza Weidebach, el «amigazo»
y
también
Joaquim Carlos de Mello
001M-2549.indd 9
13/03/14 10:36
001M-2549.indd 10
13/03/14 10:36
Ce ne sont pas seulement les liens du sang
qui forment la parenté, mais ceux du coeur
et de l’intelligence.
MONTESQUIEU
001M-2549.indd 11
13/03/14 10:36
001M-2549.indd 12
13/03/14 10:36
PRIMERA PARTE
Maurice y yo
001M-2549.indd 13
13/03/14 10:36
001M-2549.indd 14
13/03/14 10:36
1. La metamorfosis
De repente ya no había más obscuridad en mis ojos. Mi
corazón de once años se agitó en el pecho atemorizado.
—Jesusito mío del corderito en los hombros, ¡ayúdame! La luz crecía cada vez más y, cuanto más lo hacía,
el miedo aumentaba hasta tal punto que, si hubiera querido gritar, no lo habría conseguido.
Todo el mundo dormía plácidamente. Todos los cuartos cerrados respiraban el silencio.
Me senté en la cama con la espalda apoyada en la
pared. Los ojos se me abrían hasta casi salírseme de las
órbitas.
Quería rezar, invocar a todos mis santos protectores,
pero ni siquiera el nombre de Nuestra Señora de Lourdes salía de mis labios. Debía de ser el diablo, con el que
tanto me amedrentaban, pero, si hubiera sido él, la luz
no habría sido del color de la lámpara, sino de fuego y
sangre, y habría habido, seguro, olor a azufre. Ni siquiera habría podido pedir socorro al hermano Feliciano, mi querido Fayolle. A esa hora, Fayolle debía de
estar en el tercer sueño, roncando con bondad y paz,
allí, en el colegio de los Maristas.
001M-2549.indd 15
13/03/14 10:36
16
josé mauro de vasconcelos
Sonó una voz suave y humilde.
—No te asustes, hijo mío. Sólo he venido para ayudarte.
Mi corazón latía ya contra la pared y la voz me salió
débil y asustada, como el primer canto de un gallito.
—¿Quién es usted? ¿Un alma del otro mundo?
—No, tontito.
Y una risa bondadosa resonó en el cuarto.
—Voy a hacer más luz, pero no te asustes, que nada
malo te sucederá.
Dije un sí indeciso, pero cerré los ojos.
—Así no vale, amigo. Puedes abrirlos.
Me arriesgué con uno y después con el otro. Había
invadido el cuarto una luz blanca, tan bonita, que creí
haber muerto y encontrarme en el Paraíso, pero eso era
imposible. En casa, todo el mundo decía que el Cielo no
era para mí. Las personas como yo iban derechitas a las
calderas del Infierno y a asarse en ellas.
—Mírame: soy feo, pero mis ojos sólo inspiran confianza y bondad.
—¿Adónde?
—Aquí, al pie de la cama.
Fui acercándome al borde y me armé de valor para
mirar. Lo que vi me dio pánico. Me quedé tan horrorizado, que un frío atravesó toda mi alma, como una cremallera. Volví temblando a la posición anterior.
—Así, no, hijo mío. Yo sé que soy muy feo, pero, si
tienes tanto miedo, ahora mismo me voy sin ayudarte.
Su voz se transformó en una súplica, por lo que decidí
contenerme, pero tardé bastante en arrastrarme hacia él.
—¿Por qué tanto miedo?
—Pero, ¿eres un sapo?
001M-2549.indd 16
13/03/14 10:36
la metamorfosis 17
—Sí. ¿Y qué?
—Pero, ¿no podrías ser otra cosa?
—¿Una cobra? ¿Un caimán?
—Yo lo preferiría, porque las cobras son bonitas y lisitas y los caimanes nadan tan elegantemente...
—Disculpa, pero yo sólo soy un pobre y amistoso
sapo cururú. Así, que, si esto te molesta, me marcho:
paciencia. Ahora bien, te repito: es una pena.
Se quedó tan triste y emocionado, que poco faltó para
que el sapo rayado rompiera a llorar. Aquello me conmovió, porque yo era tan débil, que, cuando veía a una persona llorar o sufrir, se me llenaban los ojos de lágrimas.
—Bueno, pero déjame respirar más fuerte; después
podré sentarme incluso, pues estoy empezando a acostumbrarme a tenerte a mi lado.
La verdad es que las cosas empezaron a cambiar: tal
vez por el manso brillo de sus ojos y la actitud apacible
de su grotesco cuerpo. Aventuré una expresión de simpatía que salió con tartamudeo. Algo me aconsejaba
tratarlo de usted.
—¿Cómo se llama usted?
Él sonrió. Estaba claro que le asombraba aquel tratamiento, pero es que no era corriente encontrarse con un
sapo que hablara. Exigía respeto por mi parte.
Se rascó la cabeza y respondió:
—Adán.
—Adán... ¿qué?
—Simplemente Adán. No tengo apellido.
La debilidad volvió a vencerme por dentro. ¿Por qué
demonios tenía que emocionarme hasta con un sapo?
—¿Quiere usar el mío? A mí no me importa. Mire qué
bonito suena: Adán de Vasconcelos.
001M-2549.indd 17
13/03/14 10:36
18
josé mauro de vasconcelos
—Gracias, amigo. En cierto modo, voy a vivir tanto
tiempo contigo, que participaré indirectamente de tu
nombre.
¿Había yo oído bien lo que había dicho? ¿Vivir conmigo? ¡Dios del Cielo y Nuestra Señora de las Mangabas! Si mi madre adoptiva lo viera en mi cuarto, daría
un grito tan grande, que se oiría hasta en la playa de
Ponta Negra. Después llamaría a Isaura para que trajera
una escoba y golpeara a Adán y lo mandase escaleras
abajo y, como si no bastara todo eso, aún tendría que
coger a Adán de las patitas y tirarlo desde la balaustrada de Petrópolis.
—Adivino todo lo que estás pensando, pero ese peligro no existe.
—Menos mal —dije y respiré aliviado.
—Y a ti, ¿cómo debo llamarte? ¿Zezé?
—No, por favor; Zezé ya no existe. Era un niño tonto
de otro tiempo. Era un nombre de chaval de la calle...
Ahora soy muy distinto. Soy un niño educado, arregladito...
—Eres triste, sobre todo triste. Tal vez uno de los
niños más tristes del mundo, ¿no?
—Ya lo sé.
—¿Te gustaría volver a ser Zezé?
—En la vida nada vuelve. En un sentido me gustaría,
pero en otro no. Lo de cobrar tanto y pasar hambre...
Volvía aquel antiguo dolor que siempre se empeñaba
en perseguirme. ¿Volver a ser Zezé, tener una planta de
naranja lima, perder al Portuga de nuevo?...
—Reconócelo. ¿Es que no te gustaría? En aquel
tiempo tenías algo que no sientes desde hace bastante,
una cosita muy buena: la ternura.
001M-2549.indd 18
13/03/14 10:36
la metamorfosis 19
Asentí, desalentado, con la cabeza.
—Pero no todo está perdido. Aún tienes la ternura de
las cosas; si no, no estarías hablando conmigo.
Hizo una pausa y comentó con mucha seriedad:
—Mira, Zezé, yo estoy aquí para eso. He venido a
ayudarte, a ayudarte a defenderte de todo en la vida,
y dejarás de sufrir tanto por ser un niño muy solo... y
estudiar piano.
¿Cómo había descubierto Adán que yo estudiaba
piano? ¿Y que era uno de los mayores martirios de mi
vida?
—Lo sé todo, Zezé. Por eso he venido. Voy a vivir en
tu corazón y protegerlo. ¿No lo crees?
—Sí que lo creo. En tiempos tuve un pajarito dentro
del pecho que cantaba conmigo las cosas más bonitas de
la vida.
—¿Y qué fue de él?
—Voló. Se marchó.
—Entonces eso significa que tienes un hueco para albergarme.
No sabía qué pensar. No podía asegurar si estaba soñando o viviendo una locura. Él era flaquito y tenía el
pecho achatado donde las costillas recordaban a un
reco-reco. ¿Cómo iba a caber ahí un sapo tan gordo? De
nuevo él adivinó mis pensamientos.
—En tu corazón yo me haré tan pequeñito, que ni siquiera vas a sentirme.
Al ver mi vacilación, explicó más:
—Mira, Zezé, si me aceptas, todo va a ser más fácil. Yo
quiero enseñarte una vida nueva, defenderte de todo lo
ruin y barrer esa maraña de tristeza que te persigue siempre. Descubrirás que, aun estando solo, no sufrirás tanto.
001M-2549.indd 19
13/03/14 10:36
20
josé mauro de vasconcelos
—¿Tan necesario es?
—Lo es para que en la vida no seas un hombre muy
solo. Al vivir yo en tu corazón, se te abrirá un nuevo
horizonte. En seguida notarás una metamorfosis en tu
vida.
—¿Qué es una metamorfosis?
—Un cambio, una transformación.
—Entiendo.
La verdad es que sabía también que ya había perdido
todo el miedo y la repugnancia al sapo cururú. Hasta
parecía que era amigo mío desde hacía unos doscientos
años.
—¿Y si acepto?
—Vas a aceptar.
—¿Y qué debería hacer?
—Tú, nada; yo, sí. Sólo necesitarás tener mucho valor
y decisión para permitir que yo penetre en tu pecho.
Sentí pavor, como si una chispa eléctrica me raspara
los pies.
—¿Por la boca?
—No, bobo. Es que, además, no cabría.
—Entonces, ¿cómo?
—Cerrarás los ojos y yo me echaré sobre tu pecho e
iré penetrando, penetrando...
—¿Y no duele?
—No duele nada. Yo haré bajar sobre tus ojos una
gran somnolencia.
Luchaba contra mi miedo. Sentía ya en mi piel el frío
helado de su viscosa barriga. Adán volvió a leer mis
pensamientos.
—Dame la mano.
Obedecía con un sudor frío.
001M-2549.indd 20
13/03/14 10:36
la metamorfosis 21
—Vas a notar que la mía también es suave.
Estaba ocurriendo un milagro. La mano de cururú
había crecido hasta el tamaño de la mía y daba un calor
amistoso y tierno.
—¿Lo ves?
Con los dedos examiné toda su palma. Me sentía perplejo.
—¿También usted estudia piano?
Se rió con ganas.
—¿Por qué?
—Porque no tiene ni un callo siquiera en la mano. Yo
soy también así, no puedo subir a un árbol, magullarme los dedos, ni siquiera hacer sonar los nudillos: todo
eso está prohibido para no arruinar mis estudios de
piano.
Suspiré desalentado.
—¿Lo ves? Tú me necesitas.
—¿Y un día dejaré de estudiar piano?
—¿Tanto detestas la música?
—No es que no me guste. Lo que no me gusta es pasar
la vida encima de las teclas, con un sinfín de ejercicios,
de escalas que nunca acaban.
Entonces recordé una cosa.
—¿Sabe usted, señor Adán, que hasta me gusta tocar
la escala cromática?
—Sí que lo sé, señor Zezé.
Entonces comprendí que nuestra amistad vedaba que
lo tratara de señor y de usted.
Nos reímos a la vez.
—¿Me ayudarás a dejar de estudiar piano?
—A ver, Zezé. Eso no puedo garantizarlo. Tal vez encuentre un medio para que no sigas sufriendo mucho.
001M-2549.indd 21
13/03/14 10:36
22
josé mauro de vasconcelos
—Ya sería algo.
Él me miraba desde abajo con cierta insistencia. Miró
el reloj de pulsera como para recordarme que pasaban
las horas.
No titubearía más. Ya sólo el hecho de no fastidiarme
con el piano me hizo apresurarme a adoptar una decisión.
—¿Qué debo hacer?
—Ábrete la chaqueta del pijama y no tengas miedo.
—No lo tendré.
—Ahora debes ayudarme. Tira al suelo la punta de la
sábana y atráeme hacia arriba.
Listo. Adán ya se encontraba muy cerca de mí. Con la
cercanía de la luz, sus ojos cobraban un azul de cielo,
cuando éste se pone muy azul. Ya no me parecía tan feo
y desagradable.
—Sólo quiero que me digas la verdad. ¿Va a doler?
—Nada, pero es que nada.
—Pero, ¿no vas a comer mi corazón?
—Sí que voy a hacerlo, pero va a ser tan dulce como
si masticase una nube.
—¿Y si mi padre me mira un día por rayos X?
—Nadie lo descubrirá, porque con el tiempo yo voy a
transformarme en un corazón de forma igual al que tenías antiguamente.
—Yo quiero verlo todo.
—¿No prefieres dormir?
—No. Voy a recostarme en la pared y quedar medio
reclinado para presenciarlo.
—Entonces yo voy a hacer que tus oídos sientan una
música muy bonita.
—¿Puedo elegir?
—Sí.
001M-2549.indd 22
13/03/14 10:36
la metamorfosis 23
—Me gustaría oír la serenata de Schubert y la Réverie
de Schumann.
—¿En el piano?
—Sí.
Adán pasó las manos por mi pelo y sonrió.
—¡Zezé! ¡Zezé! Reconoce que no detestas tanto el
piano.
—A veces me parece bonito.
—¿Vamos?
—Vamos.
La música empezó a sonar, preciosa. Adán se echó
sobre mi pecho y todo era tan agradable como una
brisa.
—Hasta luego.
Vi que juntaba la boca a mi pecho y empezaba a penetrar. Adán no mentía. Nada dolía y todo sucedía rápidamente. Poco después, sólo se veían sus patitas desapareciendo en mi carne. Me pasé la mano por ese sitio
y todo había quedado lisito. Entretanto, mi corazón
latía ansioso. Esperé un poco y no pude resistirme.
—Adán, ¿estás ahí?
Entonces la voz llegaba más baja.
—Sí, Zezé.
—¿Ya has comido mi corazón?
—Estoy comiéndolo, pero no puedo hablar con la
boca llena. Espera un poco.
Obedecí contando los dedos. Iba a ser estupendo.
Nadie iba a poder adivinar que yo ya no tenía un corazón común, sino un sapo cururú tan amigo.
—¿Ya?
—Listo. Estaba muy rico. Ahora tienes que dormir y
mañana será otro día.
001M-2549.indd 23
13/03/14 10:36
24
josé mauro de vasconcelos
Me desperecé, embargado de felicidad. Me eché las
sábanas sobre el pecho y mi cururú, que latía acompasadamente y sin miedo alguno.
Una cosa me hizo sentarme de sopetón en la cama.
—¿Qué ha ocurrido, Zezé?
—Es que te has olvidado de apagar la luz. Eso es diferente.
—Yo te enseño. Hincha bien los mofletes y sopla.
Obedecí y todo volvió a estar obscuro en mi cuarto.
El sueño estaba cerrándome los párpados, que me pesaban, y yo sonreía.
—Adán, ¿te has dormido ya?
—No, ¿por qué?
—Gracias por todo. Y puedes llamarme Zezé todo el
tiempo. Incluso cuando me haga hombre un día. Puedes
hacerlo, porque me gusta, ¿de acuerdo?
La respuesta llegó de muy lejos, ya casi no se oía.
—Duerme, hijo mío, duerme. Duerme, que la infancia
es muy bonita.
001M-2549.indd 24
13/03/14 10:36
Fly UP