...

¿Con la adaptación al cambio climático se pueden cumplir también

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

¿Con la adaptación al cambio climático se pueden cumplir también
Compartir conocimientos y aprender de las ciudades
No 2 - Octubre del 2009
Gente buscando entre los escombros de una casa destruida por un terremoto en Estambul, Turquía © Mark Edwards/Peter Arnold Inc.
¿Con la adaptación al cambio climático se pueden
cumplir también los objetivos de desarrollo de las
ciudades de países en desarrollo?
Preparado para la Alianza de las Ciudades por el Grupo de Asentamientos Humanos del Instituto Internacional para el Medio Ambiente y el Desarrollo
Panorama general
L
as ciudades bien administradas tienen la
capacidad de adaptarse a los cambios que
el calentamiento de la Tierra producirá en
los próximos decenios. En la medida que
una ciudad funciona correcta y exitosamente,
ésta a su vez ayuda a proteger a sus habitantes,
al igual que a las empresas e industrias, de los
efectos negativos derivados del cambio climático.
La mayoría de los riesgos que las ciudades tienen
frente a este fenómeno provienen de deficiencias
en las viviendas, la infraestructura y los servicios.
Durante las próximas décadas, el aumento de los
riesgos se producirá principalmente a partir de los
peligros ya existentes: inundaciones, tormentas,
olas de calor y limitación de las fuentes de agua
dulce. Existen muchas conexiones entre el “buen
desarrollo”, la adaptación al cambio climático y
la reducción de riesgos ante desastres, pero
para aprovecharlas se necesitan gobiernos
municipales competentes que sean capaces de
trabajar con las poblaciones de menores ingresos
y sus respectivas organizaciones. Una ciudad
con habitantes que vivan en casas de buena
calidad y con acceso a redes de agua potable,
alcantarillado, desagües, caminos habilitados
todo el año y servicios de emergencia, estará en
condiciones de resistir la mayoría de los efectos
del cambio climático.
Esta es la segunda entrega de una serie de
artículos breves sobre el cambio climático y las
ciudades. En el primer ejemplar se analizó lo
que deben hacer los gobiernos municipales en
relación con el cambio climático. En el tercer
ejemplar se abordarán las características de un
programa de adaptación al cambio climático
a partir de la experiencia de Durban. En el
cuarto se verá cómo crear un mapa de riesgo
de vulnerabilidad de una ciudad, tanto para la
reducción del riesgo de desastres como para la
adaptación al cambio climático.
La serie de notas CIVIS difunde conocimientos y enseñanzas extraídos tanto de proyectos y otras actividades de Alianza de las
Ciudades destinados al mejoramiento de barrios de tugurios como de estrategias de desarrollo urbano. También sirve de plataforma para el diálogo y el debate sobre políticas entre las partes interesadas en este desarrollo, como los gobiernos nacionales y
locales, los donantes y los habitantes de los barrios de tugurios, que permitan producir cambios en la vida de la población pobre
de las ciudades y facilitar el avance de los programas de desarrollo urbano.
www.citiesalliance.org
2
Ejemplos de los principales efectos previstos
del cambio climático en algunos sectores
Fenómenos provocados
por el clima
CAMBIO DE
TEMPERATURA
En la mayoría de las
zonas terrestres, días y
noches más templados,
menos días y noches
fríos, y mayor frecuencia
de días y noches cálidos
Agricultura, silvicultura y
ecosistemas
Recursos hídricos
Salud humana
Industria, asentamientos
y sociedad
Aumento de los
rendimientos en lugares
más fríos
Efectos en los recursos
hídricos que se alimentan
de los deshielos
Disminución de la
mortalidad humana por una
menor exposición al frío
Disminución de los
rendimientos en lugares
más templados
En algunos casos, efectos
en el abastecimiento de
agua
Reducción de la demanda
de energía para calefacción
y aumento de la demanda
para refrigeración
Deterioro de la calidad del
aire en las ciudades
Mayor propagación de
insectos
Menor desorganización del
transporte provocada por la
nieve y el hielo
Efectos en el turismo
invernal
OLAS DE CALOR Y
PERÍODOS CÁLIDOS
Aumenta la frecuencia
en la mayoría de las
zonas terrestres
FUERTES
PRECIPITACIONES
Aumenta la frecuencia
en la mayoría de las
zonas terrestres
Disminución de los
rendimientos en lugares
más cálidos debido al
estrés térmico
Mayor riesgo de incendios
forestales
Daños a los cultivos
Erosión del suelo
Imposibilidad de cultivar la
tierra por el anegamiento
de los suelos
Aumento de la demanda
de agua
Problemas con la calidad
del agua, por ejemplo, por
la proliferación de algas
Efectos perjudiciales
para la calidad del agua
superficial y subterránea.
Contaminación del
suministro de agua
Aumento del riesgo de
mortalidad relacionada con
el calor, en especial para
los ancianos, los enfermos
crónicos, los niños muy
pequeños y las personas
aisladas socialmente
Disminución de la calidad
de vida de las personas de
zonas cálidas que carecen
de viviendas adecuadas
Aumento del riesgo
de muerte, lesiones,
infecciones respiratorias y
enfermedades de la piel
Perturbaciones para
los asentamientos, el
comercio, el transporte y
las sociedades debido a las
inundaciones
Consecuencias para los
ancianos, los niños muy
pequeños y los pobres
Presiones para la
infraestructura urbana y
rural
Puede aliviarse el estrés
por déficit hídrico
Pérdida de bienes
SEQUÍA
Aumentan las zonas
afectadas
Degradación de la tierra
Daños a los cultivos y
pérdida de cosechas
Mayor propagación del
estrés por déficit hídrico
Incremento del riesgo de
malnutrición
Aumento del riesgo de
enfermedades transmitidas
por el agua y los alimentos
Aumento de la mortandad
del ganado
Escasez de agua para los
asentamientos, la industria
y las sociedades
Disminución del
potencial de generación
hidroeléctrica
Mayor riesgo de incendios
forestales
CICLONES Y
TORMENTAS
Aumenta la frecuencia
Daños a los cultivos
Árboles derribados
(arrancados de raíz)
Los cortes de energía
afectan el suministro
público de agua
Daños a los arrecifes de
coral
Aumento del riesgo
de muerte, lesiones, y
enfermedades transmitidas
por el agua y los alimentos
Las compañías de seguros
privadas eliminan la
cobertura de riesgos en
zonas vulnerables
Trastornos por estrés
postraumático
Posibilidad de que se
produzcan migraciones de
población
Pérdida de bienes
AUMENTO DEL NIVEL
DEL MAR
Se produce una mayor
incidencia de aumentos
extremos del nivel
del mar (excluidos los
maremotos)
Salinización del agua de
riego, los estuarios y los
sistemas de agua dulce
Menor disponibilidad de
agua dulce debido a la
intrusión de agua salada
Mayor riesgo de muerte y
lesiones por ahogamiento
a raíz de las inundaciones
Consecuencias de las
migraciones para el sector
de la salud
Costos de protección de
las zonas costeras frente a
los costos de reubicación
de los usos de la tierra
Posibilidad de
desplazamiento de la
población y traslado de
infraestructura
Fuente: El clima en peligro, Una guía fácil para los últimos informes del IPCC, Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, 2009.
3
Fuertes lluvias monzónicas azotaron la zona metropolitana de Mumbai India.
© Joerg Boethling/ Peter Arnold Inc.
¿Debo centrar la atención en el
desarrollo, la preparación ante
los desastres o la adaptación al
cambio climático?
En la actualidad, los organismos internacionales
y los gobiernos de todos los niveles consideran
generalmente por separado el desarrollo, la
preparación ante los desastres y la adaptación
al cambio climático. No obstante, existen
sólidas complementariedades entre los tres.
Sería contraproducente que con los fondos de
financiamiento orientados a que las comunidades
pobres de zonas urbanas puedan adaptarse al
cambio climático, no se abordaran los riesgos frente
a terremotos, maremotos o lluvias monzónicas que
causan graves inundaciones desde hace mucho
tiempo.
Los programas adecuados para el desarrollo de las
ciudades pueden ser una de las formas más eficaces
de adaptación al cambio climático porque reducen
los daños causados por tormentas e inundaciones
que pueden haberse vuelto más frecuentes o
intensas como resultado del fenómeno. Los
programas de mejoramiento de barrios marginales
y los asentamientos informales también pueden
ser una forma eficaz de reducir el riesgo frente a
los desastres, aunque los organismos responsables
de manejar estas situaciones no lo ven así (o si lo
hacen, carecen de los conocimientos y la capacidad
para respaldar estas iniciativas). Una ciudad bien
administrada y con una buena previsión básica
equitativa de servicios para toda la población está
mucho mejor preparada para hacer frente al cambio
climático.
El apoyo de la administración de la ciudad
destinado a promover el desarrollo local,
la reducción del riesgo ante desastres y la
adaptación al cambio climático, está guiado a
partir de la identificación de los riesgos ambientales
más graves para la salud que enfrenta la población
de una ciudad. Estos riesgos incluyen: desastres,
cambio climático y riesgos diarios, tales como la
falta de saneamiento. También deben determinarse
las vulnerabilidades específicas de los grupos de
ingresos más bajos y los grupos de alto riesgo
(descritos en el primer ejemplar). Un enfoque
integrado aborda los problemas actuales y se
anticipa a los futuros. Por ejemplo, pueden
considerarse los efectos que podría tener una
4
pequeña ampliación de la capacidad de nuevas
bocas de tormenta y desagües pluviales de ciudades
en crecimiento debido a los futuros aumentos
del riesgo de inundaciones. Los planes urbanos y
las reglamentaciones y prácticas sobre la gestión
y el uso de la tierra deben contribuir a evitar que
el desarrollo llegue a zonas protegidas y de alto
riesgo, como por ejemplo los manglares; estos
planes deben similarmente promover desarrollos
urbanos en zonas de bajo riesgo. La infraestructura
y los asentamientos construidos hoy deberán ser
planificados para hacer frente a muchas décadas
que se verán afectadas por la variabilidad del clima.
Lo anterior implica una combinación de buenas
prácticas de desarrollo y adaptación.
Ciudades con capacidad de
recuperación
Las ciudades de los países más industrializados y
aquellas de algunos países de ingresos medios son
capaces de resistir al cambio climático debido a la
buena calidad de sus viviendas, su infraestructura y
los servicios que ofrecen a todos sus ciudadanos.
Los habitantes de estas ciudades tienen garantizada
una red de protección conformada por instituciones,
infraestructura, servicios y reglamentaciones que
mantendrán el curso de las medidas de adaptación
y por consiguiente, continuarán protegiéndolos.
Muchas medidas destinadas a proteger a las
personas de las condiciones climáticas extremas
también satisfacen las necesidades diarias; por
ejemplo, los servicios de salud pueden responder a
emergencias, los sistemas de alcantarillado y drenaje
pueden soportar tormentas. Por otra parte, la policía,
las fuerzas armadas, los servicios de salud y los
bomberos transmiten alertas tempranas y detalles
de las medidas que deben adoptarse, además de
garantizar rápidas respuestas de emergencia. Los
costos de las medidas mencionadas se afrontan
generalmente a través del pago de servicios o
impuestos, lo que para la mayoría de las personas
representa una pequeña proporción de su ingreso.
Por lo tanto, las condiciones climáticas extremas
que afectan a países más industrializados raramente
causan grandes pérdidas de vidas o heridas graves,
aunque los efectos del huracán Katrina en Estados
Unidos fueron una excepción. Si bien se producen
graves daños en la propiedad, el costo económico
se reduce a través de los mecanismos de seguros
que están a disposición. Además, se prevé que la
planificación urbana y la reglamentación del uso
de la tierra se ajustarán a cualquier forma nueva o
más pronunciada de riesgo planteada por el cambio
climático. Lo anterior será inducido y respaldado
en primer lugar por los respectivos cambios en las
inversiones del sector privado que, con el tiempo
dejarán de concentrarse en las zonas de alto riesgo,
y en segundo lugar, por los cambios en las primas y
la cobertura de los seguros.
Vista aérea de la ciudad de Dhaka, Bangladesh, inundada .
© Trygve Bolstad / Peter Arnold Inc.
La mayoría de las ciudades de países en desarrollo
cuentan con grandes segmentos de la población
que habitan en viviendas de baja calidad, las cuales
carecen de servicios de agua de red, alcantarillado,
desagües, caminos habilitados todo el año y de
servicios de atención de la salud y emergencia. En
estos casos, incluso las tormentas comunes causan
serias inundaciones y daños en las viviendas. Aun
cuando se emiten alertas, y a pesar de los riesgos
existentes, muchos habitantes de hogares de bajos
ingresos no se trasladan porque saben que la policía
5
no protegerá sus viviendas de los saqueos; en los
casos en que no poseen la tenencia de la propiedad,
temen no poder volver a ocuparla.
¿Es la adaptación al cambio
climático incompatible con el
desarrollo?
A medida que los riesgos que las ciudades
enfrentan se conozcan mejor, ¿dicho conocimiento
desplazará la atención e inversiones enfocadas
hacia las necesidades de desarrollo no
satisfechas? Podría llegar a haber muchos más
fondos internacionales para la adaptación,
mientras que el desarrollo urbano continuará
teniendo una prioridad más baja? Si los gobiernos
municipales y nacionales, y los organismos
internacionales comienzan a incluir la reducción de
los riesgos del cambio climático en sus políticas
urbanas, ¿cómo puede estas acciones evitar que
siga perjudicándose a las poblaciones más pobres
que habitan en zonas urbanas? Qué medidas
garantizan que las inversiones en reducción de
riesgos beneficiarán a las personas que viven
en asentamientos informales y trabajan en la
economía informal? De hecho, para los gobiernos
municipales que enfrentan la presión de abordar
necesidades más inmediatas como por ejemplo
mejorar la educación, la atención de la salud,
la seguridad, el agua y el saneamiento, y atraer
nuevas inversiones, el cambio climático puede
resultar un problema menos apremiante en el
panorama futuro. Pero las ciudades pueden invertir
en protección contra inundaciones y el aumento
del nivel del mar de forma que se “co-beneficie”
contundentemente el desarrollo, ya que esas
medidas mejoran los hogares y los barrios de los
grupos de bajos ingresos.
La función central de los gobiernos
locales
Para que un programa de adaptación al cambio
climático sea eficaz, debe ejecutarlo un gobierno
local competente, que pueda y quiera trabajar con
los habitantes de los asentamientos que corren
más riesgos (por lo general, los asentamientos
informales). Los gobiernos locales también deben
proporcionar el marco y las políticas que fomenten
y respalden las contribuciones de las personas, los
hogares, las organizaciones de base comunitaria,
las organizaciones no gubernamentales (ONGs)
y las empresas privadas; además de coordinar
las medidas y políticas de las instituciones de los
niveles más altos del gobierno.
Los planes para las ciudades, las estrategias de
desarrollo urbano en conjunción con la gestión del
uso de la tierra y los estándares de construcción,
deben garantizar que exista suficiente tierra
disponible para la vivienda, en especial para
vivienda social de bajo costo, y evitar la utilización
de tierras que son vulnerables o aquellas que son
necesarias para la protección local o regional contra
las inundaciones. Los riesgos actuales y futuros
se reducirán considerablemente si los gobiernos
garantizan que los hogares de bajos ingresos
podrán encontrar y acceder a tierras o viviendas en
lugares que corren menos riesgo de inundación;
la anterior es una afirmación fácil de emitir pero
difícil de concretar políticamente.
También existen sinergias significativas entre el
éxito de las acciones destinadas a la adaptación
y la reducción de la pobreza, incluyendo aquellas
relacionadas con las mejoras en la vivienda,
la provisión de infraestructura y servicios, y
por consiguiente, en las condiciones de vida.
Las ciudades bien administradas reducen
drásticamente los riesgos relacionados con el
clima que afectan a las poblaciones de menores
ingresos; por el contrario, las ciudades mal
administradas y que no logran sus objetivos
pueden llegar a incrementar esos riesgos en gran
medida.
Los ajustes a las normas, estándares y
reglamentaciones de las construcciones y el uso
del suelo vinculados con la variabilidad del clima
son necesarios; sin embargo, tales ajustes pueden
aumentar las dificultades de las poblaciones
pobres en zonas urbanas para acceder o construir
un hábitat seguro. Por lo general, la aplicación
de tales normas y estándares está destinada a
edificaciones terminadas o en construcción en el
mercado inmobiliarios; esta condición no aplicaría
para el caso de los grupos de menores ingresos ya
que sus viviendas se construyen incrementalmente
a lo largo de periodos de tiempo extensos debido
a sus limitaciones financieras. Si existieran normas
más flexibles, éstas podrían apoyar a los residentes
de menores ingresos para que construyan con más
seguridad en lugar que sus esfuerzos se conviertan
en un producto informal. Como se analiza más
adelante, puede lograrse una reducción de riesgos
considerable si los gobiernos trabajan junto con las
organizaciones de la comunidad
6
Barrio de Cité du Soleil, Port-au-Prince, Haití. A medida que la capa de humus desaparece, los campesinos van abandonando el campo.
Estos refugiados ambientales se encuentran entre las personas más desfavorecidas del mundo.
© Mark Edwards / Peter Arnold Inc.
El potencial y los límites de la
adaptación de base comunitaria
Muchas comunidades de bajos ingresos adoptan
medidas para protegerse de tormentas e
inundaciones que pueden contribuir a su adaptación
frente a la variabilidad del clima; sin embargo, su
capacidad es subvalorada en ciertos casos. Es claro
que la organizaciones y acciones comunitarias no
pueden proporcionar la infraestructura y los servicios
que una ciudad entera requiere, ni la gestión urbana
y regional clave para una efectiva adaptación.
Muchos de los riesgos que enfrentan los grupos de
menores ingresos se deben a las deficiencias en la
provisión de infraestructura; aunque esta es una
situación que no está al alcance de sus manos. Las
comunidades pueden ayudar a construir o mejorar
los drenajes y recoger residuos sólidos dentro de
sus asentamientos, pero necesitan un sistema
matriz de drenaje y recolección de residuos sólidos
para complementar su labor. Para reducir los riesgos
también pueden ser necesarias las inversiones
y las medidas que se tomen de antemano para
reducir el volumen y la velocidad de las aguas como
consecuencia de las inundaciones.
El verdadero potencial de la adaptación de base
comunitaria se aprovecha cuando los gobiernos
municipales trabajan con las comunidades y
respaldan los procesos centrados en la gente.
Los programas más exitosos de mejoramiento
de barrios y asentamientos informales muestran
una combinación imprescindible de medidas
comunitarias y respaldo público local. Por ejemplo,
en muchos países, los gobiernos municipales
7
encuentran a un poderoso aliado en las federaciones
municipales o nacionales de habitantes de
asentamientos informales o viviendas precarias,
las cuales están compuestas de agrupaciones de
ahorro formadas principalmente por mujeres. Estas
federaciones no solo llevan a la práctica iniciativas
sobre cuestiones tales como el reacondicionamiento
o la construcción de viviendas y el mejoramiento de
la infraestructura y los servicios, sino que también
ofrecen alianzas con los gobiernos municipales, lo
que incrementa en gran medida la escala y el alcance
de sus logros, como resulta evidente en Sudáfrica,
Tailandia e India.
Algunas de las contribuciones que provienen de
dichas federaciones de base comunitaria y de
utilidad para la adaptación son las enumeraciones y
encuestas, de todos los asentamientos informales
de una ciudad, como en el caso de Johannesburgo y
Ciudad del Cabo (Sudáfrica), Kisumu y Nairobi (Kenya)
y Phnom Penh (Camboya). Mediante estas iniciativas
no solo se identifican los riesgos sino que también
se hace hincapié en las poblaciones vulnerables que
participan para llegar a las soluciones más adecuadas.
En muchas ciudades estas federaciones, al igual
que las organizaciones no gubernamentales (ONGs)
que las respaldan, han realizado encuestas sobre
las tierras con el fin de identificar sitios seguros y
adecuados para el reasentamiento cuando no es
posible realizar un mejoramiento in situ; además,
muchas encuestas amplias de hogares dan por
resultado mapas detallados de los límites de parcelas
y la disponibilidad de infraestructura. De estas fuentes
se extrae la información básica necesaria para los
planes de inversión en infraestructura y servicios,
para el mejoramiento de las viviendas y para la
regularización de la división de parcelas y la tenencia
de la tierra para hogares (ver el cuarto ejemplar para
obtener detalles).
La eficacia de la adaptación y el desarrollo, y la
preparación para desastres puede depender de la
capacidad de los distintos agentes del desarrollo
para aprender a respaldar estas labores. En
reconocimiento a las prácticas de rendición de
cuentas a las que se ven llamados los organismos
del desarrollo internacional, muchas federaciones
han establecido sus propios fondos urbanos contra
la pobreza para administrar sus ahorros y ofrecer a
las fuentes externas de financiamiento la información
necesaria para garantizar que sus fondos se utilizarán
apropiadamente.
Algunas conclusiones
Los gobiernos municipales deben fortalecer su
capacidad de resistencia a los múltiples efectos del
cambio climático a través de las siguientes medidas:
•
Respaldar la reducción de los riesgos
provenientes de otras amenazas
ambientales, teniendo en cuenta las
complementariedades entre la reducción
del riesgo ante el cambio climático y los
desastres no relacionados con éste.
•
Orientarse decididamente a las poblaciones
más pobres (aquellos que tienen bajos
ingresos y recursos financieros muy
limitados, y que enfrentan los mayores
riesgos frente a los efectos del cambio
climático y otros peligros ambientales).
•
Crear un conjunto sólido de conocimientos
locales sobre las variabilidades climáticas y
los posibles efectos del cambio climático en
la escala local, y utilizarlo como base para la
toma de decisiones.
•
Alentar y respaldar las medidas que reduzcan
los riesgos y vulnerabilidades del presente,
sin perder de vista la importancia de reducir
los riesgos que podrían presentarse en el
futuro.
•
Reconocer la necesidad básica de fortalecer
las competencias y la capacidad para
la rendición de cuentas de los gobiernos
locales e igualmente, aprender a trabajar con
quienes viven en asentamientos informales
y sus organizaciones.
•
Reconocer que las políticas públicas deben
alentar y respaldar las contribuciones en
pro de la adaptación de las personas, los
hogares, las organizaciones comunitarias y
las empresas al cambio climático.
•
Reconocer la complementariedad de las
funciones de los niveles más altos del
gobierno y los organismos internacionales.
8
•
Construir un marco de mitigación que
soporte lo anteriormente enunciado; si
las ciudades de países de ingresos bajos
y medios llevan a cabo su desarrollo
nacional sin contemplar las acciones para la
adaptación, éstas no podrán contribuir en la
reducción global de las emisiones de gases
de efecto invernadero.
También es esencial fortalecer la capacidad de
adaptación y de recuperación en las zonas rurales;
no solo por los graves riesgos que las pueden
afectar, sino también por la interdependencia de los
centros urbanos y la producción rural, los servicios
ecológicos que las áreas rurales prestan a las
ciudades, y la demanda rural de bienes y servicios
tanto como de productores como consumidores.
Principales esferas de acción para
las fuentes internacionales de
financiamiento
La mayor parte de las batallas para evitar que el
cambio climático se convierta en una catástrofe
mundial se ganará o perderá en los centros
urbanos y el resultado dependerá de los gobiernos
municipales. Un programa mundial claro sobre
el cambio climático depende de: a) que estos
gobiernos sean más competentes y responsables,
b) que la adaptación se incorpore en los planes de
desarrollo y c) de que se incluyan las medidas de
mitigación cuando corresponda. No obstante, existen
pocas evidencias que demuestren que los gobiernos
nacionales y los organismos internacionales
respondan a estas características. Los organismos
de ayuda internacional y los bancos de desarrollo
deben establecer mecanismos para proporcionar
apoyo a los gobiernos municipales en el largo plazo;
durante el proceso, demostrar lo que es posible,
aprender las lecciones que surgen del respaldo a los
procesos locales y luego acrecentar su capacidad.
Esta lógica también aplicaría a los fondos nuevos o
los organismos de financiamiento que se creen para
respaldar las medidas de adaptación.
www.citiesalliance.org
LECTURAS COMPLEMENTARIAS
Community-driven Disaster Intervention:
Experiences of the Homeless People’s Federation
in the Philippines, Jason Reyos, HPFP, PACSII y
IIED, Manila y Londres, 2009. 70 páginas. Disponible
a través de solicitud a [email protected]
Adapting to Climate Change in Urban Areas; The
Possibilities and Constraints in Low- and Middleincome Nations, David Satterthwaite, Saleemul
Huq, Mark Pelling, Hannah Reid y Patricia LankaoRomero, IIED, 2007. 107 páginas. Puede descargarse
gratuitamente de
www.iied.org/pubs/pdfs/10549IIED.pdf
“Thinking globally, acting locally –
institutionalizing climate change at the local
government level in Durban, South Africa”, Debra
Roberts, Environment and Urbanization Vol. 20, n.o
2, 2008, páginas 521-538. Disponible a través de
solicitud a [email protected]
“Climate change risk: a mitigation and adaptation
agenda for Indian cities”, Aromar Revi, Environment
and Urbanization Vol. 20, n.o 1, 2008, páginas 207230. Disponible a través de solicitud a
[email protected]
1818 H Street, NW
Washington, DC 20433 USA
Tel: (202) 473-9233
Fax: (202) 522-3224
[email protected]
Fly UP