...

Norte de Santander - Fundación Ideas para la Paz

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Norte de Santander - Fundación Ideas para la Paz
Norte de
Santander
Capacidades locales
para la paz
06/06
Recursos y retos
para el postconflicto
Recursos y retos
para el postconflicto
en la región Norte de
Santander
Capacidades locales para la paz
Autor:
Juan Mauricio Torres
Con la colaboración de:
Juan Carlos Cordón
Naryi Vargas
06/06
Capacidades locales para la paz
Recursos y retos para el postconflicto en la región Norte de Santander
Agradecimientos
Fundación Ideas para la Paz
María Victoria Llorente
Sergio Guarín
María Carolina Meza
Directora Ejecutiva
Coordinador Área de
Postconflicto y Construcción de Paz
La Fundación Ideas para la Paz agradece a todas las
Investigadora Principal
Paulo Tovar
Investigador
personas, organizaciones e instituciones que hicieron posi-
Juan Mauricio Torres
Investigador
ble la realización de esta serie. Al Ministro del Interior, Juan
Juan Diego Duque
Bernardo Pérez
Asistente de Investigación
Fernando Cristo, y su equipo, en especial a la Directora
Asesor
de Gobierno y Gestión Territorial, Sandra Devia, gracias
por su apoyo decidido a la realización de este proyecto.
A la Fundación Paz y Reconciliación, y en especial a León
Equipos regionales
Valencia, su Director Ejecutivo, a Ariel Ávila, Magda Paola
Huila - Caquetá
Jéniffer González
Andrea Castañeda
Yineth Arévalo
Antioquia - Chocó
Coordinadora regional
Isabel Berrío
Asesora regional
David Yepes
Investigadora regional
Núñez, Carlos Montoya, Naryi Vargas y Juan Diego Castro,
Coordinadora regional
gracias por ser coequiperos en el desarrollo de este sueño
Asesores regionales
conjunto.
Investigador regional
esta investigación son de autoría conjunta de las Funda-
Deysi Manco
Todas las metodologías utilizadas en el desarrollo de
Adriana Rojas
Gestora local
Edillamid Quintero
Gestora local
Patricia Salas
Gestora local
Diana Toledo
Gestora local
Jaqueline Arenas
Gestora local
Gloria Durán
Gestora local
Elizabeth Montoya
Gestora local
Gloria Olaya
Gestora local
conceptos y discusiones presentadas en estos textos. A
Emilce Perea
Gestora local
Bernardo Pérez, que gestionó con un liderazgo especial
Óscar Castaño
NORTE DE
SANTANDER
Elmer Guevara
Asesores regionales
Carolina Gutiérrez
Nubia Mendoza
Cauca
Coordinadores regionales
Mario Quiñones
Felipe Moreno
también son compartidas muchas de las conclusiones,
este proyecto e hizo parte integral de él en distintas mo-
Norte de Santander
Juan Carlos Cordón
ciones Ideas para la Paz y Paz y Reconciliación, así como
Alejandro Hurtado
Asesor regional
Gracias también a Bernardo Prieto, Efraín García, Alejandra
González y Katja Groesschen por su apoyo en la sistemati-
Investigadora regional
zación del trabajo de campo y la revisión de algunos apar-
María Victoria Villamil
Gestora local
tados de la serie.
Érica Agredo
Investigadora regional
Coordinador regional
dalidades, un sentimiento de aprecio y gratitud especial.
Alexa Salas
Gestora local
Carolina Hernández
Gestora local
Yaneth Ugarte
Este proyecto contó con el apoyo financiero, en la fase
Gestora local
José Libardo Solarte
Gestora local
de difusión nacional y local de resultados, del Programa de
Katherine Lobo
Gestores locales
Óscar Leyton
Gestor local
Fernando Lemus
apoyo al proceso de reincorporación de excombatientes y
comunidades receptoras, realizado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Agencia de los
Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID);
Fotografías
Archivo Fundación Ideas para la Paz
Archivo Publicaciones Semana
Corrección de estilo
Luis Silva
Diseño y diagramación impresos
Ladoamable
www.ladoamable.com
Diseño y diagramación multimedia
Carlos Arango
Impresión
Zetta Comunicaciones
Impreso en Colombia
ISBN Volumen: 978-958-59274-2-1
ISBN Obra Completa: 978-958-59274-1-4
nuestra gratitud a ellos por sumarse a esta iniciativa de paz.
Finalmente, gracias a las comunidades e instituciones
de los departamentos de Antioquia, Cauca, Caquetá, Chocó, Huila y Norte de Santander, por abrirnos sus puertas y
El multimedia de esta serie puede consultarse
en la página www.ideaspaz.org
compartir con nosotros sus experiencias y sus sueños.
Los resultados, opiniones y recomendaciones publicadas en esta serie son responsabilidad exclusiva de la Fundación Ideas para la Paz y del equipo Investigador, y por lo
Fundación Ideas para la Paz, 2015
Tel. (57-1)2183449
Calle 100 No. 8ª – 37, Torre A, Oficina 305
www.ideaspaz.org / e-mail: [email protected]
tanto no comprometen a estas personas y entidades.
CAPACIDADES LOCALES PARA LA PAZ
Recursos y retos para el posconflicto en la región Norte de Santander
Contenido
I. Presentación
09
II. Introducción
13
III. Caracterización de la región
16
3.1. Historia del conflicto en la región
IV. Recursos y retos para el postconflicto
17
24
4.1. Una presencia incompleta del Estado en el Catatumbo:
reducida a lo militar y policial
24
4.2.Cumplir con el mandato en contextos de influencia del
grupo armado ilegal: la gestión pública en los
municipios del Catatumbo
28
4.3.La organización social/comunitaria como alternativa
ante la ausencia de orden organizacional e institucional estatal
34
4.4.Desordenamiento territorial en el Catatumbo:
vocación y uso del espacio en la región
38
4.5.Retos de las economías ilegales en zona de frontera:
cultivos ilícitos
42
V. Recomendaciones regionales
51
Referencias58
7
A nuestro entender, la violencia que
experimentamos desde hace al menos
cincuenta años – y que ha tenido tan diversas
expresiones – hunde sus raíces en asuntos
estructurales, como la estrechez de nuestra
cultura política, la institucionalidad rentística
imperante, el matrimonio entre política y
violencia, y las relaciones extorsivas entre el
centro político y las regiones.
I. Presentación
A inicios de 2014 un grupo de investigadores de las
Fundaciones Ideas para la Paz (FIP), y Paz y Reconciliación (PARES) emprendimos la aventura de realizar, gracias
al apoyo del Ministerio del Interior, un proyecto orientado
a preparar el escenario de Postconflicto en Colombia. Lo
anterior en el contexto de los diálogos de paz entre el Gobierno colombiano y las FARC en la Habana, Cuba. Nuestro
horizonte tuvo dos inamovibles. Uno, la convicción profunda de que el conflicto armado colombiano debe solucionarse por la vía negociada. Y dos, nuestra creencia en que
ninguna negociación, por exitosa que sea, traerá por sí sola
la paz a nuestro país.
A nuestro entender, la violencia que experimentamos
desde hace al menos cincuenta años – y que ha tenido tan
diversas expresiones – hunde sus raíces en asuntos estructurales, como la estrechez de nuestra cultura política, la
institucionalidad rentística imperante, el matrimonio entre
política y violencia, y las relaciones extorsivas entre el centro político y las regiones.
Por ese motivo, si queremos construir la paz en nuestro país no es suficiente que los grupos armados ilegales
depongan sus armas y se reintegren a la vida civil. Además de ello, tenemos el enorme reto de realizar cambios
en nuestras instituciones (entendidas como ordenamientos jurídicos y leyes, y como diseños institucionales), en
nuestras relaciones y, en general, en el modo en que hacemos las cosas. Se trata de un desafío profundo, que parte
del reconocimiento de los dilemas que ya mencionamos y,
también, de la toma de consciencia sobre el camino que
hemos recorrido. Detener el espiral de la violencia es un
10
NORTE DE SANTANDER
Capacidades locales para la paz
CAPACIDADES LOCALES PARA LA PAZ
Recursos y retos para el posconflicto en la región Norte de Santander
reto de la sociedad colombiana en su conjunto, el cual
Ideas para la Paz y el Ministerio del Interior con el objeto
requiere tanta esperanza como realismo.
de fortalecer “la gestión institucional de las entidades
De acuerdo con este marco interpretativo, preparar
territoriales en materia de seguridad y convivencia ciu-
el postconflicto implica diversas tareas. Una de las más
dadana en el marco del posconflicto”, desarrollamos el
urgentes es saber qué está pasando efectivamente en
proyecto “Capacidades locales para la paz”. En el marco
las regiones. En efecto, si no comprendemos detalla-
de éste aportamos a la preparación de un escenario de
damente las dinámicas del conflicto, el modo en que
postconflicto en Colombia mediante la realización de
los actores ilegales operan en los territorios, la relación
una investigación participativa sobre visiones, desafíos
entre el Estado y los ciudadanos, los mercados lega-
y recursos para la paz en 46 municipios afectados por
les e ilegales, las expectativas de las comunidades y los
el conflicto armado en nuestro país.
recursos con los que se cuenta a nivel institucional y
En la serie conformada por éste y por otros cinco
comunitario, difícilmente podremos hacer frente a los
documentos, y un multimedia1, ponemos a considera-
dilemas que nos planteará el postconflicto. En ese sen-
ción de los lectores interesados el resumen del proce-
tido, es fundamental que las políticas públicas, sobre
so, metodología y resultados del proyecto “Capacida-
todo las provenientes del nivel nacional, se formulen
des locales para la paz”. Esta publicación materializa,
con base en diagnósticos cercanos de la realidad local
además, parte del apoyo que recibimos del Programa
y que atiendan de manera efectiva la realidad territorial
de apoyo al proceso de reincorporación de excomba-
y sus distintos rostros.
tientes y comunidades receptoras, realizado por la Or-
Por otro lado, resulta inaplazable emprender el for-
ganización Internacional para las Migraciones (OIM) y la
talecimiento de las capacidades de los actores locales
Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Inter-
para gestionar y hacer frente a los dilemas propios del
nacional (USAID), los cuales aportaron al proyecto en la
postconflicto. Desde nuestro punto de vista, son estos
fase de difusión nacional y local de resultados.
actores locales los que podrán hacer la diferencia en un
La serie se conforma de un documento de síntesis
contexto de cambio y de incertidumbre como el que
de resultados, un documento de metodología y cuatro
supondrán, seguramente, la transición y posterior esta-
documentos regionales. Todos ellos fueron posibles
bilización. Son ellos quienes, con base en la experiencia
gracias al esfuerzo y dedicación no sólo de los investi-
acumulada y teniendo en cuenta los horizontes y ex-
gadores que participamos en el proyecto sino también
pectativas territoriales, asumirán la responsabilidad de
al de los cientos de personas que contribuyeron con sus
construir la nueva ciudadanía en las regiones afectadas
vivencias, testimonios y perspectivas a la realización de
por el conflicto armado y podrán reclamar como suyo
las diversas actividades que propusimos en campo. He-
el triunfo de la implementación exitosa de los acuerdos
mos escrito estas líneas con la esperanza de que los
de paz. El postconflicto es, desde esta perspectiva, un
ciudadanos de Antioquia, Caquetá, Cauca, Chocó, Hui-
cometido de naturaleza profundamente territorial, en el
la y Norte de Santander que tuvimos el privilegio de co-
marco del cual las capacidades territoriales deben re-
nocer en el transcurso de estos meses, vean reflejadas
conocerse y fortalecerse de manera sistemática.
sus expectativas sobre el postconflicto en ellas. Nues-
Bajo estas premisas, y en cumplimiento del convenio de asociación M069 suscrito entre la Fundación
1
Ver: www.ideaspaz.org
tro reconocimiento y gratitud a ese conjunto de ciudadanos que día a día construyen la paz de nuestro país.
De acuerdo con este marco
interpretativo, preparar
el postconflicto implica
diversas tareas. Una de las
más urgentes es saber qué
está pasando efectivamente
en las regiones.
11
CAPACIDADES LOCALES PARA LA PAZ
Recursos y retos para el posconflicto en la región Norte de Santander
II. Introducción
de 100 actores clave. El segundo, de intervención, buscaba activar las capacidades comunitarias y sociales
para la paz, a través de diversos ejercicios individuales y
colectivos de diálogo sobre visiones regionales, análisis
Bajo la idea de “Capacidades
locales para la paz” se buscó
aportar a la preparación territorial
de un escenario de posconflicto
en Colombia, mediante un
proceso de investigación y de
intervención participativa, que fue
implementado en 46 municipios de
seis departamentos colombianos,
históricamente golpeados por la
violencia armada.
En el siguiente documento se presentan los princi-
de contexto e identificación de experiencias y recursos;
pales hallazgos de la región de Norte de Santander, ob-
con representantes del sector público, la sociedad civil
tenidos en el marco del proyecto “Capacidades locales
y el sector productivo. Para este componente se reali-
para la paz”. Este se realizó gracias al convenio para el
zaron, en las cuatro regiones, 266 entrevistas y grupos
“Fortalecimiento de la gestión institucional de las enti-
focales, 42 talleres locales y uno nacional de intercam-
dades territoriales en materia de seguridad y conviven-
bio de experiencias y análisis de políticas. El tercero y
cia ciudadana en el marco del posconflicto”, suscrito
último componente estaba orientado al análisis de las
entre el ministerio del Interior y la Fundación Ideas para
capacidades de la institucionalidad pública en materia
la Paz en 2014, el que se desarrolló en alianza con la
de seguridad y convivencia ciudadana, orden público y
Fundación Paz y Reconciliación.
conflictividad social, incluido el acompañamiento a al-
De forma complementaria, el proyecto contó, en su
caldías y gobernaciones en el tema; por tal motivo se
fase final, con el apoyo del Programa de Reintegración
realizaron entrevistas a mandatarios, un taller nacional,
con Enfoque Comunitario (CORE) de la Organización
un análisis de la ejecución presupuestal de las regiona-
Internacional para las Migraciones (OIM) que cuenta
les focalizadas, un diagnóstico de planes e instancias
con el apoyo financiero de la Agencia de los Estados
de coordinación local y departamental en la materia, y
Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid). En el
apoyos específicos a mandatarios.
marco de esta cooperación fue posible elaborar los
El proyecto de “Capacidades locales para la paz”
presentes documentos, así como talleres de devolución
priorizó nueve municipios del departamento del Norte
de resultados del proyecto en cada una de las regiones
de Santander, históricamente afectados por el conflicto
focalizadas, los que sirvieron a su vez para dar un ade-
armado, ubicados en la región del Catatumbo: Conven-
cuado cierre al proceso con los participantes locales.
ción, Teorama, San Calixto, Tibú, El Tarra, Hacarí, Oca-
El proyecto buscaba aportar a la preparación terri-
ña, La Playa y Ábrego. Para efectos del proyecto fueron
torial de un escenario de postconflicto en Colombia,
excluidos El Carmen y Sardinata, municipios de la re-
mediante un proceso de investigación y de interven-
gión que presentan una problemática similar.
ción participativa, el que fue implementado en 46 mu-
Para el desarrollo del proyecto se contó con un
nicipios de seis departamentos colombianos histórica-
equipo regional de cinco personas: un coordinador,
mente golpeados por la violencia armada.
una investigadora, un analista y tres gestoras territoria-
Las acciones del proyecto obedecieron a tres com-
les quienes trabajaron de la mano del equipo nacional.
ponentes: el primero, de investigación, pretendía ge-
Como se mencionó, el proyecto contó con tres compo-
nerar luces sobre el estado actual del conflicto en las
nentes los cuales se desarrollaron a través de diferentes
regiones focalizadas, y recoger la percepción de las co-
actividades de campo; la Tabla No.1 (página siguiente)
munidades sobre las negociaciones entre el Gobierno
presenta el número de actividades llevadas a cabo en
nacional y las FARC. Para ello se entrevistaron a cerca
cada uno de ellos en la región.
13
NORTE DE SANTANDER
Capacidades locales para la paz
CAPACIDADES LOCALES PARA LA PAZ
Recursos y retos para el posconflicto en la región Norte de Santander
Tabla /01
Actividades realizadas en la Región Norte de Santander
cursos para la paz que existen en la región y facilitan la
conflicto y la construcción de paz, tengan en cuenta los
identificación de retos y oportunidades para la imple-
puntos aquí resaltados.
este territorio.
Análisis y
acompañamiento
institucional
y regionales del proyecto, así como de su metodología
y enfoque. Además, se complementa de un multimedia
25
lizar su voz y sus aportes a la construcción de visiones
donde se presentan algunos recursos regionales, cuan-
Entrevistas apreciativas
101
regionales de paz y postconflicto para la región. Tam-
titativos y cualitativos, construidos en el marco del pro-
Grupos focales
21
bién busca llamar la atención de los diferentes niveles
yecto. Se espera que estas publicaciones contribuyan
de gobierno y actores sociales, de manera que dentro
al clamor nacional de construcción de una paz estable
Diálogos conjuntos sobre visiones y recursos (1) y sobre retos y
experiencias de paz a partir de cartografía social (2)
5
de su accionar y definición de acciones de cara al post-
y duradera en Colombia.
Taller de intercambio de Experiencias
1
Entrevistas a profundidad
Asistencia técnica a Consejos de Seguridad y Convivencia y Comités de
Orden público
1
Entrevistas a mandatarios
11
Análisis de Planes
30
Taller de mandatarios
1
Mapa /01
Municipios focalizados por el proyecto en el departamento de Norte de Santander.
74°0'0"W
73°0'0"W
DEPARTAMENTOS
TOTAL
196
TEORAMA
CONVENCIÓN
Fuente: Elaboración propia a partir de los registros del proyecto.
Así, de acuerdo con la información compilada y sis-
La primera parte del documento hace una caracteri-
tematizada, se efectuaron 196 actividades regionales
zación general de los municipios priorizados y un breve
(incluyendo la revisión de 30 instrumentos de planea-
recuento histórico sobre el conflicto armado en el Cata-
ción territorial), además del taller de devolución de re-
tumbo, con el propósito de contextualizar al lector. En
sultados. A los cinco diálogos regionales se convocaron
la segunda parte se presentan cinco ideas fuerza que
actores de la sociedad civil, la institucionalidad pública
dan cuenta de los retos y recursos para el postconflic-
y el sector productivo. Al final del trabajo de campo en
to en la región, identificados con base en el análisis de
la región, se realizó un taller nacional de intercambio de
la información recolectada en el trabajo de campo. Fi-
experiencias de construcción de paz, al que se convo-
nalmente, en la tercera sección se exponen unas reco-
caron diversos líderes de las regiones priorizadas que
mendaciones que buscan aportar a la preparación de
habían participado en las actividades del proyecto. Así
los actores estatales, sociales y privados en un futuro
mismo, se reunió a los mandatarios locales en un en-
proceso de transición.
cuentro nacional de Alcaldes y Gobernadores que tenía
De las diversas actividades surgieron una serie de
como objetivo generar una reflexión conjunta sobre los
hallazgos y conclusiones que develan las grandes ex-
retos de un escenario de paz, e identificar aprendizajes
pectativas y preocupaciones de la región frente a un
y oportunidades de las regiones para el posconflicto.
posible escenario de paz; visibilizan experiencias y re-
72°0'0"W
9°0'0"N
Intervención
El presente informe pretende devolverles los resultados del proyecto a los participantes del mismo, visibi-
Tipo de actividad
TIBÚ
EL TARRA
SAN CALIXTO
MUNICIPIOS
HACARÍ
OCAÑA
LA PLAYA
ABREGO
8°0'0"N
Investigación
Total por
actividad
caciones que dan cuenta de los resultados nacionales
9°0'0"N
Componente
Este documento forma parte de una serie de publi-
mentación de políticas públicas en el postconflicto en
8°0'0"N
14
10 5 0
CONVENCIONES MAPA
LÍMITE
DEPARTAMENTAL
10
Km
CONVENCIONES REGIÓN FOCALIZADA
LATITUD
LONGITUD
ESCALA
Fuente: Elaboración FIP.
REGIÓN NORTE DE SANTANDER
15
16
NORTE DE SANTANDER
Capacidades locales para la paz
III. Caracterización
de la región
CAPACIDADES LOCALES PARA LA PAZ
Recursos y retos para el posconflicto en la región Norte de Santander
chos a la Colombian Petroleum Company, mediante el
Información demográfica de municipios focalizados
con la Colombian Petroleum Company, todos los derechos de exploración y explotación pasaron a manos de
la Empresa Colombiana de Petróleos, Ecopetrol.
El departamento de Norte de Santander se en-
Estas condiciones de riqueza natural, cultural y de
cuentra al noreste de la región andina del país; cuenta
frontera, atadas a la ausencia de Estado, incluidas las
con una extensión de 22.130 km2 que se dividen en 40
dinámicas que ha impuesto la presencia y el actuar de
municipios, distribuidos en seis subregiones. Al norte
los actores armados, legales e ilegales, han generado
del departamento se encuentra el Catatumbo, una re-
procesos acelerados y desordenados de colonización,
gión de zonas montañosas y valles tropicales, que se
explotación y abandono de los territorios. Los ejes de
extiende desde la cordillera oriental hasta la frontera
análisis que estructuran la siguiente sección del docu-
con Venezuela, y que comprende 11 municipios: Tibú,
mento profundizarán en lo anterior.
Teorama, El Tarra, Convención, San Calixto, Hacarí, El
Según las proyecciones de población del DANE, los
Carmen, Sardinata, La Playa, Ábrego y Ocaña. Limita
nueve municipios priorizados por el proyecto cuentan
al norte y al oriente con Venezuela, al occidente con el
con una población estimada de 249.793 personas, sien-
departamento del Cesar y al sur con los municipios nor-
do Ocaña y Tibú los más poblados, y Tibú, Ábrego y
tesantandereanos de La Esperanza, Cáchira, Villa Caro,
Convención, los más extensos.
Bucarasica, Lourdes, Gramalote, El Zulia y Cúcuta.
Tabla 2:
contrato Chax-Folson; una vez caducaron los contratos
La distribución rural/cabecera de la población en las
La región del Catatumbo cuenta con una enorme
jurisdicciones municipales ofrece una primera aproxi-
riqueza natural, constituida por un conjunto de áreas
mación a unas dinámicas locales más rurales que urba-
naturales protegidas, a saber: el Parque Nacional Na-
nas, lo que resulta fundamental para el análisis presen-
tural Catatumbo Barí, la Zona de Reserva Forestal de
tado en este documento.
Municipios
El
Tarra
Hacarí
Tibú
La
Playa
Ocaña
Teorama
Convención
San
Calixto
Ábrego
Población
2014
10.920
10.593
36.304
8.537
97.479
21.085
13.835
13.401
37.639
Rural
60%
89%
63%
92%
10%
87%
62%
84%
56%
Cabecera
40%
11%
37%
8%
90%
13%
38%
16%
44%
Extensión
(Km2):
687
597
2.737
248
463
865
907
387
917
Fuente: DANE - Elaboración FIP.
3.1. Historia del conflicto en la
región
creando condiciones que posteriormente fueron capitalizadas por los grupos ilegales, quienes encontraron
un terreno abonado para su discurso e intereses.
En este naciente departamento, abundante en re-
La situación de seguridad, convivencia y conflicti-
cursos, los primeros conflictos surgen con la irrupción,
vidad social en el Catatumbo ha estado determinada
la Serranía de los Motilones y el Área Natural Única Los
desde comienzos del siglo XX, de compañías petroleras
por la presencia y consolidación de grupos armados
Estoraques (Gobernación de Norte de Santander). Al
en el Catatumbo, territorio habitado por los indígenas
al margen de la ley que buscan controlar el territorio
mismo tiempo, se destaca en la zona la presencia de
Motilón Barí, quienes arremetieron contra estas em-
persiguiendo diversos objetivos. Las diferentes estra-
los resguardos Motilón-Barí y Catalaura-La Gabarra de
presas con el ánimo de expulsarlas. La respuesta esta-
tegias de cada uno de estos grupos han marcado el
la etnia Barí (Parques Nacionales Naturales - Min. Am-
tal fue la de militarizar la zona y romper la resistencia
pulso de poder en la región y la dinámica de conflicto;
biente, 2008). A su vez, en esta región se encuentran
indígena, sin que importara causar desplazamiento y
así, cuando la estrategia era potenciar la movilización
importantes reservas minero energéticas, entre las que
muerte en la población autóctona.
social y legitimar la presencia en el territorio, el énfasis
se destacan el petróleo, el carbón y el uranio. Las ri-
Estos eventos marcan el inicio de cómo el Estado
del repertorio de acción se concentró en el trabajo po-
quezas del subsuelo del Catatumbo, especialmente en
abordaría la región, priorizando la riqueza natural y mi-
lítico, buscando fortalecer la base social; pero cuando
petróleo –descubiertas en 1905–, condujeron al otorga-
nero - energética de su territorio, pormenorizando la
se buscaba ampliar o defender el control territorial, el
miento de la Concesión Garcés Barco, que para el año
presencia histórica de las comunidades en el lugar. Esta
accionar estuvo caracterizado por el elevado número
1918 traspasó sus derechos a la Compañía Colombiana
situación indolente fue permeando la relación de la po-
de confrontaciones y su impacto humanitario.
de Petróleos; hacia 1931, está empresa cede los dere-
blación del Catatumbo frente al Estado colombiano,
2
En ese sentido, una de las maneras posibles para
El departamento de Norte de Santander es creado por la Ley 25 del 14 julio de 1910, de la reunión de las provincias de Cúcuta, Ocaña y Pamplona, pertenecientes al
antiguo Santander (Gobernación de Norte de Santander).
17
18
NORTE DE SANTANDER
Capacidades locales para la paz
CAPACIDADES LOCALES PARA LA PAZ
Recursos y retos para el posconflicto en la región Norte de Santander
relatar la historia del Catatumbo es a partir de tres hi-
dante del Frente de Guerra Nororiental, llegó a ubicar
que lleva a las FARC a cambiar su estrategia por una
las empresas, extorsiones y desplazamiento selecti-
tos fundamentales: (i) la consolidación de la presencia
su centro de operaciones a través del frente Armando
más agresiva, fundamentalmente militar; de tal manera
vo. No obstante, con la llegada del paramilitarismo a
guerrillera; (ii) la incursión paramilitar, la que condujo
Cacua Guerrero.
que empiezan una campaña de secuestros, extorsiones,
la zona y la alteración de las dinámicas y factores de
a una grave crisis humanitaria y transformación de las
Habiendo ganado legitimidad en la región, el ELN
combates y expansión de cultivos de uso ilícito, con el
poder, el epicentro del conflicto y la violencia fueron
relaciones sociales en el territorio, en donde el papel
adopta una estrategia de guerra con ataques a la in-
objetivo de no perder el control territorial que para esos
las comunidades, principales afectadas durante este
que las insurgencias –FARC y ELN– desempeñaron en
fraestructura petrolera, acciones que desde entonces
años ya tenían acumulado.
periodo.
este proceso resulta determinante para entender los
son una constante, generando graves consecuencias a
A pesar de esto, las FARC se ven debilitadas por el
Generalmente, se identifica el año de 1999 como el
vínculos de simpatía y legitimidad que existen entre la
la empresa y a las vías de comunicación, pero especial-
paramilitarismo y, así como el ELN, se repliegan hacia
comienzo de la presencia paramilitar en el Catatumbo;
sociedad y las guerrillas, y (iii) la desmovilización de las
mente a la población y al medio ambiente. La incursión
el norte del Catatumbo. Con la desmovilización para-
no obstante, desde 1988 se conocen relatos de incur-
estructuras paramilitares que condujo de nuevo a una
paramilitar en la región y el incremento de las operacio-
militar, nuevamente asumen una estrategia guerreris-
siones paramilitares y asesinatos selectivos atribuidos
fuerte disputa territorial entre las guerrillas y las aho-
nes de la fuerza pública hicieron que el ELN perdiera
ta y buscan recuperar el terreno y el poder perdidos
a las Autodefensas Unidas del Sur del Cesar (AUSC),
ra denominadas bandas criminales, transformando de
protagonismo en la región; sin embargo, permanece en
en la década pasada, por tanto, se desata una trage-
quienes incursionaron al Norte de Santander desde la
nuevo las dinámicas sociales, políticas, económicas y
los municipios de Tibú, Teorama, El Tarra, Convención y
dia humanitaria producto de los enfrentamientos entre
Serranía del Perijá, afectando especialmente el munici-
de seguridad en el territorio.
San Calixto, a través de las siguientes estructuras: Fren-
los distintos grupos que pretendían llenar el vacío que
pio de Tibú.
te Camilo Torres, Frente Luis Enrique León y Colectivo
dejaban las AUC. Su presencia en esta región se da a
Es así como 1999 marca formalmente el inicio de la
Héctor.
través de las siguientes estructuras: Frente 33, Colum-
presencia paramilitar en el Catatumbo, con la creación
Consolidación de la presencia guerrillera
El segundo actor armado ilegal en llegar a la zona
na Móvil Arturo Ruiz, Columna Resistencia Barí y Com-
del Bloque Catatumbo, en una suerte de fusión entre
El primer actor armado ilegal que hace presencia en
fueron las FARC-EP, quienes en su Séptima Conferen-
pañía Resistencia del Catatumbo. Su accionar se desa-
integrantes de las AUSC, el Bloque Norte y las Autodefensas Unidas de Córdoba y Urabá.
esta zona es la guerrilla del Ejército de Liberación Na-
cia (1982) plantean posicionarse en Norte de Santander
rrolla en Convención, El Carmen, El Tarra, Hacarí, San
cional –ELN–. A comienzos de la década de los años
y controlar el eje de movilidad Ecuador-Colombia-Ve-
Calixto, Teorama y Tibú.
70 se asienta alrededor de los puntos de explotación
nezuela, a través de la Cordillera Oriental. Inicialmente,
El tercer actor armado ilegal es una disidencia del
y 2002, el paramilitarismo se expande en el territorio,
petrolera y en los límites de la frontera con Venezuela.
su estrategia fue menos agresiva y, así como el ELN,
Ejército Popular de Liberación –EPL–, con sus orígenes
ampliando el número de víctimas a su paso, logrando
Esto obedece a la intención de comenzar a capitalizar
también buscó adeptos en las organizaciones sociales,
en 1967, entre los departamentos de Córdoba y Antio-
replegar contundentemente la presencia de las dis-
política y económicamente los fenómenos sociales que
comunitarias, educativas y de campesinos a través de
quia. Este grupo se había desmovilizado en 1991con
tintas guerrillas, acertándoles duros golpes militares.
se desarrollarán en torno de este proyecto moderniza-
un discurso que denunciaba la ausencia estatal y exigía
cerca del 80% de sus integrantes (2.556 personas),
En la medida que estas se replegaban hacia zonas de
dor.
mejores condiciones de vida; por tal motivo, promovió
pero parte de su disidencia conformó el Frente Libardo
frontera y montaña, los cultivos ilícitos también iban
Con el apoyo de las fuerzas militares, entre 2001
El ELN aprovechó el contexto regional para forta-
las asociaciones de juntas comunales, de educadores y
Mora, y que llegó al Catatumbo en 1996 con la intención
cubriendo nuevos territorios, razón por la que las AUC
lecerse, teniendo como punto de partida las migracio-
campesinos y brindó apoyo político y logístico al Paro
de buscar fuentes de financiamiento y rutas de movili-
buscaban ocupar esos nuevos territorios, mostrando
nes de obreros en busca de empleo y el rechazo de
Cívico del Nororiente en 1987 y a las Marchas Campesi-
dad en el lucrativo negocio del narcotráfico. Hoy hace
una lógica perversa, alimentada en el lucrativo negocio
las comunidades indígenas y campesinas que veían
nas de 1988. A mediados de la década de los años 90,
presencia en esta región, en los municipios de Hacarí,
del narcotráfico.
amenazada su cultura y economía con la presencia de
la presencia de esta guerrilla aumenta de la mano de
La Playa y San Calixto.
las petroleras, visualizando además la posición geoes-
la expansión de los cultivos de coca en la región y la
Hasta finales de la década de los años 90 las dinámi-
dos tácitos, en los que se establece una división del te-
tratégica del Catatumbo que le permitiría conectarse
instalación de laboratorios para el procesamiento del
cas del conflicto tenían unas características marcadas
rritorio. Un ejemplo de estas alianzas es el límite geo-
con el oriente colombiano. Así, el ELN convirtió al Cata-
alcaloide en las zonas selváticas, hechos que se dan en
por el repertorio de acción de las insurgencias: secues-
gráfico del río Catatumbo, en donde se define que del
tumbo en una de sus principales zonas de retaguardia a
medio de su fortalecimiento nacional.
tros a políticos y empresarios, amenazas y asesinatos
margen izquierdo hacia zona de frontera estaría bajo
selectivos, hurtos, acciones contra la fuerza pública y
el control de las FARC, mientras que del otro costado,
tal punto que Manuel Pérez, alias El Cura Pérez, coman-
Esta expansión coincide con la incursión paramilitar
A finales de 2002, las FARC y las AUC llegan a acuer-
19
20
NORTE DE SANTANDER
Capacidades locales para la paz
CAPACIDADES LOCALES PARA LA PAZ
Recursos y retos para el posconflicto en la región Norte de Santander
las AUC ejercerían su dominio. El río Tarra también se
utilizó para geo-referenciar la hegemonía de uno y otro
10-septiembre-2001
actor armado ilegal.
La violencia paramilitar se caracterizó por una crueldad excesiva en sus acciones armadas: masacres, desapariciones forzadas, desmembramientos, torturas,
FARC: asesinan a 20
raspachines y secuestran a
otros 50 en La Gabarra
05-noviembre-2001
FARC: asesinan a 6 personas
en la vereda Km 40 de La
Gabarra
15-junio-2004
FARC: asesinan a 34
raspachines en La Gabarra
desplazamientos masivos, asesinatos selectivos, extorsiones y violencia sexual, entre otros actos de violaciones graves de los derechos humanos que forman parte
Por la incoherencia del proceso de desmovilización,
nas Populares y que no participó del proceso, pero sí
la improvisación y la falta de atención a esta población,
amplió su control territorial a través de los Rastrojos.
al poco tiempo, antiguos combatientes y criminales
El tercer hito tiene que ver con las pugnas en el interior
ligados al negocio del narcotráfico y el contrabando
de las mismas y entre estas, que dan como resultado
fronterizo buscaron hacerse al control de las activida-
la hegemonía de los Rastrojos, especialmente en zona
des ilegales que se encontraban en manos de los para-
fronteriza. Finalmente, el cuarto hecho relevante es el
militares: “A los nortesantandereanos no les duró mu-
proceso de fortalecimiento de los Urabeños, quienes
cho ‘el minuto de paz’. Ante la lógica de esta se impuso
contaban con la fuerza suficiente para hacerles contra-
la realidad de que el narcotráfico necesitaba alguien que
peso a los Rastrojos.
cuidara sus intereses, por eso intentaría hacerse de los
Hoy tienen presencia Urabeños y Rastrojos, quienes
servicios de unos hombres entrenados en hacer terror,
han competido entre sí por el control de las economías
que conocían el territorio y habían permeado a la fuerza
ilícitas. Además del narcotráfico, se han involucrado en
actores armados ilegales, cabe acotar algunos de los
pública. La diferencia es que estos hombres ya no tenían
el negocio del contrabando (gasolina, insumos quími-
hechos más emblemáticos en la región, sin dejar de
un discurso antisubversivo como las AUC, su única ideo-
cos, víveres, productos de aseo, entre otros), la extor-
logía era el dinero fácil” (Ávila, 2012, pág. 284).
sión, el secuestro, las amenazas y el desplazamiento. Su
del repertorio de excesos que ha tenido que enfrentar
Asesinatos emblemáticos de
Gonzalo Cárdenas (2001) y
Tirso Vélez (2003) en Tibú
la población del Catatumbo.
Dada la naturaleza de la violencia ejercida por los
lado que las masacres paramilitares fueron perpetradas gracias a la colaboración de las fuerza pública, es
que los catatumberos hoy rechazan y desconfían de la
presencia de militares y policía en su territorio:
Fecha
01-junio-1999
17-julio-1999
21-agosto-1999
06-abril-2000
06-septiembre-2001
Acto victimizante
emblemático
AUC: asesinan a 20 personas
en La Gabarra
AUC: asesinan 11 personas en
Tibú
AUC: asesinan a 32
campesinos y 8 heridos en
Tibú
AUC: asesinan a 25 personas y
5 heridos en Tibú
ELN: asesinan a 10 raspachines
en La Gabarra
Historia reciente: desmovilización de las AUC
y reconfiguración del poder en el Catatumbo.
En efecto, los errores del proceso de paz con las
presencia en el Catatumbo se ha extendido a los muni-
En el marco del proceso de paz que lideró el Go-
AUC llevan a la conformación de las denominadas Ban-
cipios de Teorama, Tibú, El Tarra, San Calixto, Ocaña,
bierno nacional con los paramilitares, se produjo la
das Criminales –Bacrim–, término genérico acuñado
Hacarí y Convención, tanto en el área urbana como ru-
desmovilización de las AUC en el Catatumbo, situación
desde la institucionalidad para identificar a todas aque-
ral; en algunos sitios fronterizos tienen el control total
que también permitió que las FARC-EP, el ELN y el EPL
llas estructuras que surgen tras la desmovilización de
del territorio.
volvieran a reconfigurar su presencia en el territorio a
los grupos paramilitares. El departamento de Norte de
Tras años de disputa militar con el paramilitarismo,
través de acuerdos y pactos entre los grupos. Esta si-
Santander fue un laboratorio de las primeras manifes-
a partir del 2005 las guerrillas comienzan un desplie-
tuación fue aprovechada por el EPL para liderar una
taciones de Bacrim en el país, las que surgieron inicial-
gue de su accionar en la región. La desmovilización del
parte importante del lucrativo negocio del narcotráfico.
mente bajo el nombre de Águilas Negras.
Bloque Catatumbo de las autodefensas les permitió a
Autoridades de policía consideran que esta guerrilla se
En este nuevo fenómeno se identifican cuatro hi-
las guerrillas fortalecer su lucha contra la fuerza públi-
convierte en el gran articulador del negocio en la re-
tos que estuvieron atravesados por olas de violencia,
ca y recuperar espacios donde la presencia paramilitar
gión.
acuerdos y vendetas en el marco de la puja de cada
había limitado su presencia. Como se verá más adelan-
A su vez, la desmovilización de las AUC empezó a
actor por consolidar y aumentar su poder en la región.
te, la reciente escalada del conflicto se asocia con dos
generar nuevos retos y condiciones a las fuerzas mili-
El primero está relacionado con la culminación del pro-
hechos simultáneos, diferentes a los de décadas pasa-
tares, cuya respuesta no siempre fue la más acertada.
ceso de desmovilización y la aparición de bandas como
das. Por un lado, ha crecido la confrontación entre la
Tanto la Brigada XXX, como el Batallón de Infantería
las Águilas Negras y otras de menores que eran la ex-
guerrilla y la fuerza pública y por el otro, hay todo un
No. 15 de Norte de Santander, fueron señalados de ha-
presión inmediata de paramilitares que decidieron no
despliegue violento y criminal asociado a las luchas en-
ber presentado “falsos positivos” y reportar como “ba-
acogerse al proceso de paz; un segundo momento en
tre las bandas criminales que surgen tras el proceso de
jas en combate” a personas civiles, cometiendo graves
el que aparecen en el departamento estructuras crimi-
desmovilización.
violaciones de los derechos humanos y al derecho in-
nales de otros departamentos, particularmente, Wilber
Al mismo tiempo, la desmovilización paramilitar
ternacional humanitario.
Varela, alias Jabón, perteneciente a Rondas Campesi-
coincide con el replanteamiento de la estrategia de
21
22
NORTE DE SANTANDER
Capacidades locales para la paz
CAPACIDADES LOCALES PARA LA PAZ
Recursos y retos para el posconflicto en la región Norte de Santander
en el lugar, quien incluso puede ser familiar o conoci-
mostrativas de poderío militar y de acciones terroristas,
Alfonso Cano, jefe máximo de esta guerrilla, dado de
Actualmente, diversas estructuras de las FARC ope-
do cercano, sino porque la experiencia les ha enseñado
especialmente en los municipios de La Playa, Hacarí y
baja por el ejército en 2011 en el norte del Cauca. En ella
ran en la región: Las columnas móviles Arturo Ruiz, la
que la llegada de la fuerza pública implica mayor vigi-
El Tarra.
se habla de una reestructuración de la operatividad de
Resistencia Barí, la Compañía Catatumbo y el Frente
lancia y toma de acciones en su contra.
las FARC que tienen como objetivo la recuperación de
33, las que tienen una fuerte presencia en siete mu-
Al análisis del conflicto que actualmente se vive en
generadoras de violencia, control social y corrupción en
su capacidad militar en varias regiones del país. Por tal
nicipios ubicados en el Catatumbo, entre los que se
el Catatumbo se debe agregar otras condiciones de
el interior de las instituciones del Estado (policía, ejér-
motivo, se abandona la pretensión de ejecutar accio-
encuentra Tibú. Según fuentes oficiales, el número de
contexto. Desde septiembre de 2012 se anunció formal-
cito, organismos de investigación judicial, entre otros).
nes de alto esfuerzo militar como el combate abierto al
hombres que componen estas estructuras se ha redu-
mente el comienzo de negociaciones de paz entre las
Su número de integrantes y el territorio que cubren se
ejército o grandes emboscadas que impliquen la movili-
cido de 600 en 2007 a 384 en 2011, sin embargo, al
FARC-EP y el Gobierno nacional, cuyas declaraciones
ha extendido en el Catatumbo. Sus actos criminales tie-
zación de un importante número de combatientes, y se
parecer “la tendencia es al aumento de sus miembros,
y avances hasta ahora logrados son frecuentemente
nen una amplia variedad de expresiones, que incluyen
le apuesta a la conformación de pequeñas compañías
pues se está aplicando el reclutamiento, principalmente
divulgados por los medios de comunicación. No obs-
la extorsión, el secuestro, los asesinatos selectivos, el
compuestas por entre 5 y 12 guerrilleros encargadas de
en las veredas del corregimiento de La Gabarra del mu-
tante, prevalece el escepticismo, la desconfianza y la
contrabando (combustible, víveres, productos de aseo,
desarrollar acciones sorpresa de reducido esfuerzo mi-
nicipio de Tibú”.
las FARC, definida en el “Plan Renacer”, diseñado por
litar de asalto o de sabotaje.
miento” (Ávila, 2012, pág. 267).
Por otro lado, las Bacrim continúan siendo grandes
incertidumbre frente a este proceso. Los participantes
precursores químicos, entre otros), control social, coop-
Así como las FARC, el ELN también replantea su
de las distintas actividades del proyecto manifestaron
tación de la fuerza pública, cambio de divisas y “paga
A este cambio de estrategia se suma un conjunto
accionar, y en el marco del IV Congreso define que la
su anhelo de paz, el cansancio de vivir en medio del
diarios”, tráfico de armas, reclutamiento ilegal, trata de
de situaciones –asociadas a la al área de frontera con
manera de fortalecer su presencia en el territorio es
conflicto, la esperanza de un país mejor donde el Esta-
personas, desplazamientos selectivos y masivos, con-
Venezuela– que han posibilitado el regreso de la pre-
a través del trabajo de base, buscando fortalecer la
do pueda llegar hasta donde ellos se encuentran, y los
trol territorial y una importante participación en el nar-
sencia guerrillera a la zona baja del Catatumbo, espe-
confianza entre la insurgencia y la sociedad. Hoy, en el
apoye para cambiar sus condiciones de vida, llevando
cotráfico.
cíficamente, al municipio de Tibú. En primer lugar, la
Catatumbo, se encuentra el ELN con el Frente Camilo
inversión y desarrollo. Algunos pobladores manifiestan
Actualmente, las Bacrim son el mayor generador de
situación en los estados venezolanos del Táchira y Zu-
Torres Restrepo bajo el mando de alias César, el Frente
que un proceso de paz como el actual, es incompleto
violencia en el país, sin que Norte de Santander y el Ca-
lia se ha complicado para las FARC debido a la gue-
Luis Enrique León Guerra y el Colectivo Héctor, los que
si no participan todas las guerrillas y las bandas crimi-
tatumbo sean una excepción. Algunas iniciativas par-
rra sin cuartel que se libra entre diferentes estructuras
operan en los municipios de Convención, Hacarí, El Ta-
nales. En diciembre de 2014, las FARC-EP anunciaron
lamentarias y gubernamentales han planteado la posi-
armadas dedicadas al negocio del narcotráfico: “Tanto
rra, Tibú, Teorama y San Calixto.
un cese unilateral al fuego, el que ha sido relativamente
bilidad de darles un trato jurídico distinto a las Bacrim,
respetado.
con el fin de lograr su desarme y la reintegración de
los Rastrojos, así como estructuras mexicanas, en este
Una rápida mirada a la respuesta estatal indica que
momento controlan ambos estados venezolanos y las
se continúa priorizando el combate a la guerrilla, al nar-
De igual modo, se ha conocido que el Gobierno na-
FARC estarían perdiendo espacio”. Además, durante su
cotráfico y al contrabando, frente a la imposibilidad de
cional está conversando con una delegación del ELN,
repliegue en territorio venezolano, las estructuras ar-
responder a las demandas sociales de los habitantes del
con el propósito de explorar escenarios para adelantar
madas de las FARC que hacían presencia en el Cata-
Catatumbo, que son el factor central que les permite a
conversaciones de paz. No obstante, el marcado incre-
tumbo pudieron acumular capital bélico que ahora utili-
las guerrillas mantener su legitimidad en el territorio.
mento en las acciones criminales, terroristas y militares
zan en su intención de ganar espacio en la región: “Este
Esto, sumado a la falta de legitimidad de la fuerza
del ELN, al parecer, buscan mostrar su posicionamiento
proceso de acumular fuerza es lo que les habría posibili-
pública en razón de su colaboración o indiferencia fren-
y poderío militar. Muchas de estas maniobras se han
tado la actual ofensiva, que ha sido de tal magnitud que
te al fenómeno paramilitar, ha llevado a que, en materia
desarrollado en los municipios del Catatumbo.
en la segunda mitad del 2011, el Frente 33 dinamitó tres
de seguridad, los pobladores de las áreas rurales acep-
A su vez, el EPL no ha desaprovechado la posibili-
pozos de petróleo en la zona de Estambul, municipio de
ten más la presencia de las guerrillas que la de la policía
dad de figurar en la opinión pública, no solo dejando
Tibú. Igualmente fueron destruidas baterías de petróleo,
o el ejército. Esta situación es bastante razonable, no
entrever su interés en adelantar un proceso de paz con
campamentos petroleros y dos tanques de almacena-
solo porque conocen al guerrillero que hace presencia
el Gobierno, sino también desarrollando acciones de-
sus integrantes; sin embargo, se debe recorrer un largo
camino para que esto sea una realidad.
23
24
NORTE DE SANTANDER
Capacidades locales para la paz
IV. Recursos y retos
para el postconflicto
4.1. Una presencia incompleta del
Estado en el Catatumbo: reducida a
lo militar y policial
CAPACIDADES LOCALES PARA LA PAZ
Recursos y retos para el posconflicto en la región Norte de Santander
de Santander, que dan cuenta de las limitaciones del
los ingresos corrientes de libre destinación. Situación
vertencia constitucional que señala que “No se podrá
Estado para cumplir con sus atribuciones.
que se evidencia al observar que las alcaldías terminan
descentralizar competencias sin la previa asignación de
En primer lugar, tal como lo rescató el Informe Na-
siendo una de las principales fuentes de empleo en el
los recursos fiscales suficientes para atenderlas” (Cons-
cional de Desarrollo Humano 2011, “Colombia es más
municipio, tal como lo manifestaban varios servidores
titución Política de Colombia, 1991).
rural de lo que pensamos o de lo que queremos creer,
públicos entrevistados.
De ahí que en buena parte de este territorio –así
pues las tres cuartas partes de los municipios del país
En esta línea, la distribución de competencias, es-
como en el resto de municipios priorizados por el pro-
son predominantemente rurales” (PNUD, 2011). Y pare-
tablecidas más en términos de prestación de servicios,
yecto– la provisión de bienes y servicios públicos es in-
ciera que es a la institucionalidad pública a quien más
plasmadas en las leyes 715/2001 y 1176/2007, entre
cipiente, y en ciertos lugares, inexistente, tal como lo
le cuesta reconocer esta realidad. Aunque el índice de
otras 4 que asignan toda una serie de responsabilida-
revelan los índices municipales de necesidad básicas
ruralidad3 del departamento de Norte de Santander es
des a los municipios, no parece tener en cuenta ni di-
insatisfechas, rural y urbano. El NBI5 de la región es-
El diseño institucional de los municipios del Cata-
de 36,61, el 85% de sus municipios clasifican como más
ferenciar las capacidades de cada uno de estos entes
tudiada (56,7%) alcanza aproximadamente el doble de
tumbo –y, en términos generales, el conjunto de mu-
rurales y el 15% restante como menos. Las nueve alcal-
territoriales. A pesar de que buena parte de los gastos
los niveles departamental (30,4%) y nacional (27,8%), y
nicipios priorizados por el proyecto– evidencia las
días del Catatumbo, salvo Ocaña, presentan índices de
sectoriales asociados van con cargo a los recursos del
los índices de NBI rural (68,2%) y urbano (33,5%) están
limitadas capacidades con las que cuentan las admi-
ruralidad cercanas o superiores a 50, y pertenecen al
sistema general de participaciones, la constante expe-
10 puntos por encima del respectivo indicador depar-
nistraciones locales y en general toda representación
grupo de los 34 más rurales del departamento. El ni-
dición de normas que otorgan nuevas responsabilida-
tamental, marcando un claro rezago en la cobertura de
legal para cumplir con su mandato de ley. Ante las di-
vel de ruralidad parece directamente proporcional a
des a los municipios, desconoce por completo la ad-
las necesidades básicas de la población del Catatumbo.
ficultades de respuesta por parte del nivel local de go-
la escasa presencia estatal, más allá de las cabeceras
bierno para atender las necesidades más apremiantes
municipales. De acuerdo con los resultados cualitativos
de la comunidad, la intervención de niveles superiores
de la investigación, entre más rural es la municipalidad,
del Estado no ha traído mejoras sustanciales: esta ha
y más lejos de la cabecera se encuentre el ciudadano,
generado no solo promesas incumplidas, sino que ha
existe una menor tendencia al acceso y uso de las insti-
profundizado la visión obtusa de que el fortalecimien-
tuciones del Estado.
to del Gobierno se da únicamente a través de medidas
policivas y militares.
Tabla /03
Necesidades básicas insatisfechas - Municipios focalizados
El
Tarra
Hacarí
NBI 2011
73,1
79,2
56,8
50,8
26,2
56,5
45,1
Rural
87,1
85
67,2
55,6
57,5
60,1
Cabecera
50,3
37,7
40,3
13,9
21,6
34,7
Llegados a este punto, de acuerdo con la capaci-
Tibú
La
Playa
Ocaña
Teorama
San
Calixto
Ábrego
Prom.
Región
73,9
48,4
56,7
62,4
80,3
58,7
68,2
21,8
44,6
36,2
33,5
Convención
dad de gestión administrativa y fiscal esbozada a tra-
La presencia histórica de grupos armados ilegales
vés de la categorización de municipios (Ley 617/2000),
y la intensa actividad del conflicto en el Catatumbo
en la región estudiada ocho municipios son de sexta
obedecen no solo a la –igualmente persistente en el
categoría y tan solo uno pertenece a la cuarta. Lo que
tiempo– limitada presencia y capacidad del Estado en
indica que no solo por su población, sino principalmen-
la región para cumplir con sus obligaciones, sino que
te por sus reducidos niveles de ingresos corrientes de
al mismo tiempo el accionar insurgente, tanto militar
libre destinación, los recursos destinados a la inversión
como de regulación social, ha puesto en entredicho la
autónoma en estas jurisdicciones es completamente li-
institucionalidad pública en la región.
mitada. La misma razón de ser de la norma de ajuste
Con el propósito de caracterizar esta instituciona-
fiscal así lo reconoce, al plantear que el valor máximo
lidad pública, cabe resaltar ciertas particularidades de
de los gastos de funcionamiento para los municipios de
los municipios priorizados en el departamento de Norte
cuarta a sexta categorías no debe superar el 80% de
Fuente: DANE- Elaboración FIP.
4
3
Municipios
Índice construido por el Informe Nacional de Desarrollo Humano 2011 que tiene en cuenta la densidad poblacional municipal y la distancia a centros urbanos mayores. Se
encuentra entre 0 y 100; cuanto mayor el valor del índice, mayor la evidencia de ruralidad del mismo.
Ley 100/1993 (salud); Ley 115/1994 (educación); Ley 181/1995 (deporte y recreación); Ley 397/1997 (cultura); Leyes 01/1991, 105/1993, 336 de 1996 (infraestructura y transporte); Ley 99/1993 (medio ambiente); Ley 142/1994 (servicios públicos domiciliarios); Leyes: 3/1991, 400/1997, 38/1997, 546/1999 y 708/2001
(vivienda).
5 El NBI se compone de los siguientes indicadores agregados que permiten determinar si las necesidades básicas de la población están cubiertas: Viviendas inadecuadas,
viviendas con hacinamiento crítico, viviendas con servicios inadecuados (agua potable, electrificación), viviendas con alta dependencia económica (insuficiencia de ingresos en el hogar), viviendas con niños en edad escolar que no asisten a la escuela (Fuente especificada no válida).
25
26
NORTE DE SANTANDER
Capacidades locales para la paz
CAPACIDADES LOCALES PARA LA PAZ
Recursos y retos para el posconflicto en la región Norte de Santander
En el ejercicio de cartografía social realizado, varios
personas reconocieron que “Las condiciones de orden
de relevo, sino para la misma población que se preten-
de fuerza militar, so pretexto de repeler a la insurgencia
testimonios dan cuenta de algunas de las dimensiones
público evitan que la justicia sea eficaz”; o afirmaron no
de proteger. Lo anterior ha generado una situación de
que desde finales los años 70 empezó a hacer presen-
de la pobreza estructural en la región: “En materia de
estar satisfechas con el servicio de justicia “porque no
desconfianza mutua y altamente paradójica en la que la
cia en la zona.
servicios públicos, la principal falencia se encuentra
existe presencia permanente [de justicia] y la aplican
institución oficial se concentra más en el cuidado de sus
Contrario a lo esperado, la fuerte presencia mili-
en los temas de saneamiento básico y agua potable;
personas ajenas al Estado”10. Estas percepciones de la
propios efectivos que en la protección de la ciudadanía:
tar ha arrojado pocos resultados respecto del debili-
no solo por la inexistencia de acueductos rurales, sino
ciudadanía responden a las dificultades que implica el
“Somos esquivos hacia la fuerza pública, porque no nos
tamiento de la subversión lo que ha generado mayor
por un problema ecológico mayor que se presenta, al
ejercicio del poder público judicial en zonas de conflic-
da seguridad ciudadana a la población civil. Van explo-
intensidad del conflicto, victimización de la población
no existir medios adecuados de disposición final de ba-
to armado.
rando un terreno [en procura de] su propia seguridad.
civil, estigmatización al campesino, convirtiéndolo en
suras y aguas servidas” 6 . Del mismo modo y haciendo
En lo relacionado con la seguridad, los ciudadanos
Ellos nos dijeron que no nos estaban dando seguridad;
blanco de guerra, entre otros problemas: “Un día ama-
referencia de nuevo a la ruralidad mencionada, en tér-
del Catatumbo sueñan con encontrar la tranquilidad en
si no dándose la seguridad a ellos mismos”12. En muni-
nece bien, otro día amanece mucho conflicto y el con-
minos de cobertura poblacional y territorial, “El índice
cualquier lugar de la región, transitar en total libertad
cipios como El Tarra, San Calixto, Convención, Hacarí
flicto más que todo que se ha presentado son los opera-
de NBI, aumenta en gran proporción si nos dirigimos a
sin sentir temor al desplazarse libremente por el cam-
y Teorama los policías permanecen resguardados en
tivos militares que realiza el Ejército y la Policía. Siempre
los resguardos indígenas ubicados en los municipios de
po, ni ser retenidos por ningún grupo al margen de la
estaciones tipo garitas, por temor a las acciones de la
resulta afectada la población civil. Siempre cuando se
Convención y Teorama, debido a la lejanía en donde se
ley: “tener un municipio donde se pudiera caminar por
insurgencia, que los supera en número y capacidad mi-
presentan los operativos disparan a las víctimas, a las vi-
encuentran y el difícil acceso. Las comunidades indíge-
las veredas, salir a un bosque sin tener problemas de or-
litar. En las cabeceras municipales de Ábrego, La Playa,
viendas, capturan gente que no tiene que ver con nada
nas no cuentan con servicio de luz, alcantarillado, agua
den público, porque para mí Convención tiene muchas
Ocaña y Tibú, la policía se mueve con mayor confianza,
y hacen señalamientos y eso es lo que se presenta a dia-
potable” 7.
cosas a favor, pero la más negativa es el tema de la vio-
no obstante, son blancos de hostigamientos, ataques
rio: las averiaciones [sic] a las viviendas, a automóviles,
Esta presencia incompleta del Estado se refuerza
lencia. Tener un municipio en paz y que realmente nadie
con artefactos explosivos o francotiradores, como ocu-
a potreros que se encienden y siempre que hacen eso,
con la incapacidad de cumplir una de las funciones es-
pensara en estarse yendo del municipio porque a uno
rrió a finales del año pasado en San Calixto (La Opinion,
la población civil es la afectada, la que se tiene que des-
tatales básicas –prioritaria en todo proceso de cons-
le duele cuando la gente se desplaza por cuestiones de
2014) y La Playa (La Opinión, 2014).
plazar, la que tiene que dejar todo tirado, en fin, un poco
trucción de Estado– que consiste en ofrecer justicia y
violencia, pero qué bueno que la gente pudiera nacer y
Ante la alta capacidad militar de las ocho estructu-
de faltas disciplinarias que comete la fuerza pública”13;
seguridad en el territorio a través de sus instituciones.
vivir y morir en la región donde nació”11. Esa labor fun-
ras de las guerrillas de las FARC, ELN y EPL, que operan
“Existen cantidad de casos donde la fuerza pública de-
En lo que respecta a la justicia, los catatumberos son
damental del Estado de asegurar el territorio, garanti-
en la zona, incluida la presencia de las bandas crimina-
tiene de forma arbitraria a civiles inocentes, responsabi-
bastante escépticos frente a la eficiencia y eficacia de
zando la vida, la libertad, la integridad y la seguridad
les (Rastrojos y Urabeños o clan Úsuga), actualmente la
lizándolos de hechos relacionados a grupos al margen
este servicio en su territorio. Al indagar sobre la satis-
personal de los ciudadanos no termina siendo ejercida.
región de Catatumbo y sus 11 municipios cuentan con
de la ley”14.
facción de la comunidad con el servicio de justicia, la
La policía no logra mantener las condiciones necesarias
un batallón mecanizado, dos batallones del plan espe-
De igual modo, tras la época de la fuerte incursión
mayoría de respuestas de los defraudados usuarios
para el ejercicio de estos derechos por la fuerte presen-
cial energético y vial, un batallón de instrucción y entre-
paramilitar en la región (1999- 2005), aún la comunidad
fueron contundentes: “Nuestra justicia está deslegi-
cia de la insurgencia en el territorio, el poco pie de fuer-
namiento, un batallón de artillería, un batallón de con-
guarda el recuerdo del comportamiento reprochable
timizada, por tanto, la justicia es injusticia. No se cree
za y la inexistencia real de una estrategia de seguridad
traguerrillas, un batallón de apoyo de servicios para el
de la policía: “Después de la arremetida paramilitar, la
en la justicia”; “El servicio [de justicia] no es eficiente,
ciudadana para el sector rural que vaya más allá del
combate y uno de infantería, un batallón de ingenieros
gente le perdió respeto a la policía, por lo que se fue-
demasiados trámites. Baja cobertura, inequidad en tra-
discurso de la presencia institucional en corregimien-
y la recientemente creada (2011) Fuerza de Tarea Vul-
ron y nos dejaron solos aquí, el que se salvó se salvó”15.
tos”; “En algunos casos las personas culpables quedan
tos, inspecciones, caseríos o veredas, que en últimas no
cano que tiene tres batallones. Ante la ausencia de la
La corrupción de algunos efectivos ha sido un factor
libres y siguen ocasionando daños a la sociedad” 8; “no
es efectiva, ni rápida, es selectiva” 9. A su vez, algunas
solo termina siendo perjudicial para los cuerpos policia-
faceta civil del Estado, la población percibe que la única
que ha minado la confianza de las comunidades: “Un
les asignados a estas (17) estaciones o subestaciones
respuesta por parte del mismo es el incremento del pie
problema que se presenta en la zona es que la policía
6
7
8
9
10
11
Memorias de reunión con integrantes de Consejos de Seguridad de los municipios priorizados en la región, llevado a cabo en la ciudad de Ocaña.
Memorias de diálogos de la subregión Teorama, San Calixto y Convención.
Entrevistas realizadas en la subregión Teorama, San Calixto y Convención.
Entrevista realizada en el municipio de Ocaña.
Entrevistas realizadas en la subregión Teorama, San Calixto y Convención.
Entrevista subregión Teorama, Convención San Calixto.
12
Memorias de diálogos - El Tarra.
Entrevista realizada a un representante de una entidad pública en la subregión Teorama, San Calixto y Convención.
14 Memorias diálogos Tibú.
15 Memorias de diálogos - El Tarra.
13
27
28
NORTE DE SANTANDER
Capacidades locales para la paz
CAPACIDADES LOCALES PARA LA PAZ
Recursos y retos para el posconflicto en la región Norte de Santander
se mete en las actividades ilegales en Ábrego. Hay un
Estado que ellos representan. Durante algunas de las
Santander se refería a que las acciones de todos los
cias de índole armada y política del territorio. Así como
dicho que dice que cuando un policía llega a Ábrego,
entrevistas realizadas, sus respuestas eran cuidadosa-
actores, públicos, de la sociedad civil o internacionales,
en otros municipios de la zona, el partido político poco
consigue carro fácil… eso es porque se ponen a recibir
mente pensadas, como para no cometer “equivocacio-
que están presentes en el Catatumbo deben propender
ha importado en la elección de los cargos de elección
dinero de todos los que pasan gasolina y contrabando.
nes” que los pudieran comprometer. A pesar de que el
por “mantener abierto el espacio humanitario”; por esto
popular en la región. En el caso de la votación para al-
La gente ya no cree en la policía y prefiere arreglar sus
equipo les aseguraba que la entrevista era confidencial
se entiende que cualquier decisión de política pública o
caldes o concejales, solo es necesario contar con el res-
problemas de otra forma, porque cuando la autoridad
y que sus nombres no serían revelados, algunos no se
intervención de un actor en el territorio puede poner en
paldo de las mayorías en las urnas y con el beneplácito
se mete en medio, eso es para más problemas”16 .
sintieron con total libertad de expresarse.
riesgo a la comunidad y cerrar este espacio.
de la insurgencia, aunque esto ya no sea un requisito
En definitiva, la apuesta por contar con un Estado
En buena parte de estos municipios –El Tarra, San
Dentro de esta lógica, las organizaciones comunita-
esencial: basta con llegar a unos acuerdos de no inje-
fuerte en la región, queriendo recuperar territorios to-
Calixto, Teorama, Hacarí y Convención–, ejercer un car-
rias y sociales desempeñan un papel fundamental. Por
rencia y agresión mutua. Estos convenios tácitos entre
mados por grupos armados ilegales, se redujo neta-
go público no es cosa fácil, como tampoco lo es tra-
un lado, como ciudadanos que habitan las áreas rurales
la insurgencia y el alcalde del municipio pueden llegar,
mente a lo militar y policivo. Si bien resulta pertinente
tar de impartir justicia conforme con lo estipulado por
donde tienen influencia las guerrillas; y por otro, como
según la aprobación que tenga, a asegurar la goberna-
y necesario pensar en construcción de Estado a través
la ley. La gestión pública a cargo del alcalde, sus se-
potenciales electores organizados de corregimientos y
bilidad únicamente en el casco urbano de la jurisdicción
de estrategias de acción integral17 que prioricen en un
cretarios y de cualquiera de los servidores públicos se
veredas, que muchas veces se ponen de acuerdo para
o en determinados corregimientos.
primer momento las acciones militares y policiales en
encuentra sometida al aval o a la supervisión del gru-
sacar un candidato único –de su entraña– que les repre-
Por las propias características del Concejo, cuyos
áreas históricamente marginadas y de dominio de la
po armado ilegal. El funcionario cumple con su labor,
sente, como es el caso de San Calixto en los últimos tres
miembros toman decisiones de manera conjunta, y al
insurgencia, los hallazgos del proyecto confirman que
pero dentro de unas limitantes, como tratando de no
procesos electorales para la alcaldía municipal. En otras
mismo tiempo son autoridad con funciones administra-
estas son completamente insuficientes, habida cuen-
herir susceptibilidades que le puedan causar proble-
palabras, el alcalde no se elige en las urnas, sino por
tivas y de control político en el municipio, la represen-
ta de que las intervenciones de las autoridades civiles
mas con la gente o con los grupos insurgentes, pero al
consenso previo a las justas, llevándose posteriormente
tación popular de los integrantes de esta corporación
estatales –el resto de organismos del Estado– no han
mismo tiempo también debe cumplirles al Estado y a
a cabo los comicios para darle legitimidad a la decisión
pública resulta igual o hasta más relevante para la insur-
tenido el mismo protagonismo, ni el respaldo político y
sus padrinos políticos, pues son cargos que dependen
de la comunidad sobre su candidato único.
gencia que la de los mismos alcaldes.
económico.
directamente del alcalde de turno18. El reflejo de esta
En esa misma dirección, el diagnóstico urbano del
Generalmente, los cargos que implican contacto
situación entorpecedora se vislumbra en el siguiente
Plan de Ordenamiento Territorial de San Calixto plantea
frecuente con la comunidad, y en particular las per-
relato: “El inspector no hace nada porque le da temor
que “El municipio […] y sus diversas organizaciones ven
sonas que lo desempeñan, como los enlaces de vícti-
que algún grupo lo agarre y si de pronto llega un ins-
con preocupación que un proceso de polización [sic]
mas, personeros, comisarios, inspectores de policía o
pector que de verdad haga las cosas como son, se va, lo
ideológica o [de] presión [debida al] conflicto armado
corregidores, quienes atienden frecuentemente quejas
corren; si un inspector está impartiendo la ley que es, no
podría alterar severamente la vida municipal, por ello la
y denuncias de los habitantes, deben gozar no solo de
lo dejan ejercer”19.
4.2. Cumplir con el mandato en
contextos de influencia del grupo
armado ilegal: la gestión pública en
los municipios del Catatumbo
comunidad se cohesiona como un todo orgánico más
un alto nivel de aceptación entre los pobladores, sino,
Aunque pueden existir riesgos de bloqueo institu-
allá de lo ideológico. Así entonces pudo ser posible la
de alguna manera, contar con el beneplácito de los
Las conversaciones sostenidas con servidores pú-
cional, estas administraciones logran ejecutar su plan
creación de una alcaldía popular y una junta popular en-
grupos armados ilegales para que puedan ejercer sus
blicos de la región (administración municipal, ministerio
de desarrollo, llevando a cabo acciones públicas efec-
tendida como un espacio democrático, pluralista y par-
funciones, al tiempo que esperan que se les respete
público, concejos municipales, gobernación) dan cuen-
tivas en favor de la comunidad e igualmente logran en-
ticipativo con representación por los sectores sociales
su vida e integridad: “El rol que uno desempeña en el
ta de las dificultades a las que se enfrentan en el ejer-
viar mensajes a “la montaña”, a las áreas rurales de la
organizados” (Corponor, sf). Este tipo de experiencias
municipio le permite entablar confianza con la comuni-
cicio de sus funciones, en un territorio donde el actor
jurisdicción, donde las guerrillas ejercen su control. En
son de destacar por lo que representan para la cultura
dad. Han sido muchas las ocasiones donde el personero
armado ilegal le disputa el monopolio de la fuerza al
esta línea, el jefe de la oficina de OCHA en Norte de
democrática de la región, al ajustarse a las circunstan-
interviene en cualquier conflicto o problemática entre
16
Memorias de los diálogos subregionales de La Playa, Ábrego, Hacarí.
Actualmente la Política Nacional de Consolidación y Reconstrucción Territorial liderada por la Unidad Administrativa para la Consolidación Territorial tiene priorizada como
zona de intervención la región del Catatumbo, conformada por siete municipios: Convención, El Carmen, El Tarra, Hacarí, San Calixto, Teorama y Tibú.
18 En esos municipios, donde las ofertas de empleo son escasas, hay que cuidar el puesto, mientras se tiene; de lo contrario, las posibilidades están en las labores del campo,
el comercio, el negocio de la coca o salir del municipio en busca de otros horizontes. 19 Entrevista a líder social de la subregión.
17
29
30
NORTE DE SANTANDER
Capacidades locales para la paz
CAPACIDADES LOCALES PARA LA PAZ
Recursos y retos para el posconflicto en la región Norte de Santander
la comunidad y fuerza pública, entonces aprovechando
no se preocupan por lo que verdaderamente tienen que
ferentes instrumentos de planeación como el Plan de
riñas, prevención en el uso de sustancias psicoactivas,
esa confianza con la comunidad, y esa facultad que nos
hacer. […] todo el mundo denuncia y nadie hace nada” 24;
Desarrollo Departamental 2012 -2015, “Un Norte Pa’lan-
entre otros) y en mejorar la infraestructura y dotación
da la ley y la constitución, se hace este tipo de traba-
“Algo que se ve en Teorama es que los políticos asumen
te” y el Plan Integral de Seguridad y Convivencia Ciu-
de comisarías de familia, inspecciones de policía y fuer-
jos. Se ha logrado en muchas oportunidades conciliar
sus cargos y no gobiernan para todos, sino para algunos
dadana (Piscc), llama la atención la escasa mención a
za pública. Por otra parte, los planes de El Tarra y Con-
algunas problemáticas que se presentan alrededor del
porque tienen sus privilegios para los que votaron por
la coordinación de acciones con las administraciones
vención resaltan la importancia de mejorar la confianza
conflicto armado” 20. Experiencias destacadas de este
él y esto no construye paz, esto genera diferencias” 25.
municipales, las autoridades étnicas y el sector justicia
institucional en estos temas, promoviendo el aumento
tipo permiten resaltar el papel de construcción de paz
Incluso, como lo plasma al final la última cita, para
en el territorio, así como con organizaciones sociales y
de los niveles de denuncia de los ciudadanos. El Piscc
que desempeñan estos funcionarios públicos en el Ca-
la mayoría de actores sociales la ausencia de compro-
la empresa privada, alrededor de acciones preventivas
de Tibú es el único que plantea estrategias dirigidas a
tatumbo: “A raíz de mi trabajo, diariamente tengo como
miso público por parte del elegido, no solo genera la
en la materia. En cambio, en los mismos documentos
problemáticas relacionadas con el conflicto, como sen-
esa tarea de construcción de paz. [Acompaño] una serie
incredulidad y desconfianza del ciudadano en el Esta-
se prevé la articulación con más de una decena de enti-
sibilizar a adolescentes, padres de familia y comunidad
de conciliaciones en casos en los que ayudo a resolver o
do, sino que automáticamente se relaciona como una
dades del nivel nacional central, algunas desconcentra-
sobre el reclutamiento forzado que hace la insurgencia,
a orientar a las familias o a otras personas que necesiten
de las principales dificultades para construcción de paz
das, presentes en el departamento, lo que reafirma aún
y la promoción de los programas de sustitución de cul-
nuestra orientación a través de la comisaria de familia.
en la región: “Entre tantos eventos en los que hemos
más lógica centralista en que se ven inmersos los entes
tivos, con el propósito de reducir la criminalidad y la
La paz se puede lograr dentro y fuera [de mi ejercicio]
participado –elecciones de alcaldías, gobernaciones– y
territoriales.
presencia de grupos al margen de la ley en el municipio.
profesional” 21.
todos los que se presentan a nivel nacional, hay un alti-
En lo municipal, en línea con las causas estructurales
Infortunadamente, la formulación de estos planes
bajo bastante grande en el sentido que no cumplen con
asociadas a la limitada capacidad institucional referida
obedece más a una lógica intencional y funcional de
lo que se proponen y con las políticas públicas que se
en la sección anterior, los recursos de las administracio-
cumplimiento a una normativa, que a la construcción
deberían desarrollar en cada una de las regiones, enton-
nes locales para la gestión de la seguridad y la convi-
real de proyectos dirigidos hacia la prevención y atención de la seguridad y la convivencia ciudadana.
Deslegitimación de la política y descrédito
del Estado
ces eso deja un sin sabor (sic) y una desconfianza para
vencia ciudadana no son acordes con los desafíos que
Además de las dificultades en materia de seguridad
participar nuevamente en la política”; “Lo que he visto
se presentan en sus jurisdicciones. No solo por razones
a las que se enfrentan los funcionarios que intentan
en el municipio con los políticos es que algunos son muy
fiscales y de recursos insuficientes27, sino por las limi-
hacer cumplir la ley, la gestión pública territorial se ha
buenos y otros socializan las propuestas y no cumplen,
tadas capacidades del personal responsable28 para la
visto expuesta a la ineficiencia de aquellos que en el
engañan a los campesinos y a los indígenas y esto está
planeación, monitoreo y evaluación de las políticas, su
Más allá de la autonomía desempoderada con que
ejercicio de sus cargos hacen primar el interés parti-
generando un conflicto, no la paz”; “Cuando un políti-
bajo conocimiento del tema, la ausencia de estrategias,
cuentan los municipios del Catatumbo, originada en
cular sobre la vocación de servicio, y al manejo buro-
co no asume su responsabilidad, no está construyendo
análisis y dimensión de las problemáticas que allí se
problemas estructurales –mencionados en la sección
crático y clientelar de los cargos públicos en los mu-
paz. La política es un reinado porque llegan al poder y
presentan. Lo anterior se evidencia en los Piscc muni-
anterior– que han desencadenado legítimas e insisten-
nicipios de la región: “Falta sentido de pertenencia de
se olvidan de la comunidad” 26 .
cipales: si bien algunos reconocen en el diagnóstico la
tes demandas sociales, por parte de la comunidad, ante
complejidad de la problemática de orden público en su
la incapacidad de atenderlas el municipio, la norma
territorio y la fuerte presencia de actores armados ile-
constitucional menciona que las competencias asigna-
gales (Hacarí, Tibú, San Calixto), la mayoría de acciones
das a los diferentes niveles de gobierno deben ser ejer-
los mandatarios porque ellos no están allá sino porque
el pueblo los eligió” 22; “[…] que las administraciones se
enfoquen en el desarrollo de la población mas no en el
Gestión pública de la seguridad ciudadana
Intervención de la nación en el territorio
lucro personal” 23; “Todos los empleados que meten es
En lo que respecta a la gestión territorial de la se-
se concentran en atender las problemáticas del casco
cidas de acuerdo con los principios de coordinación,
por un interés político y llegan a comerse el sueldo y
guridad ciudadana en el departamento, al revisar di-
urbano (accidentes de tránsito, maltrato intrafamiliar,
concurrencia y subsidiaridad (Constitución Política de
20
Entrevista Hacarí.
Entrevista El Tarra.
22 Memorias de los diálogos realizados en el municipio de El Tarra.
23 Entrevista Tibú.
24 Entrevista Convención.
25 Memorias de los diálogos subregionales de Teorama, San Calixto, Convención.
26 Ibídem.
21
27
Hay casos en los que por falta de presupuesto o de infraestructura, un funcionario debe ejercer más de un cargo. Por ejemplo, se es inspector de policía con funciones de
comisario de familia, o se es secretario de gobierno con funciones de enlace de víctimas. Y esto es común en todos los municipios objeto de la investigación, a excepción
de Ocaña.
28 En términos generales, el nivel de formación de algunos servidores públicos no es el más adecuado para el cargo que desempeñan. Aunque la ausencia de idoneidad del
personal va más allá de la falta de capacitación por parte de entidades del nivel nacional que muchas veces desconocen el contexto complejo de las problemáticas territoriales, cabe resaltar que ejercer un cargo público en cualquiera de estos municipios del Catatumbo puede ser un trabajo de alto riesgo.
31
32
NORTE DE SANTANDER
Capacidades locales para la paz
CAPACIDADES LOCALES PARA LA PAZ
Recursos y retos para el posconflicto en la región Norte de Santander
Colombia, 1991). Si bien estos apelan al trabajo conjun-
con la figura de representantes de la cartera
generando, al cabo de cierto tiempo, nue-
capacidad militar y policial, tal como arriba
to interinstitucional y en particular al apoyo que puede
en las regiones, denominados Cancilleres 31,
vas manifestaciones sociales que movilizan a
se hizo referencia a su crecimiento exponen-
brindar una autoridad del nivel superior de gobierno a
que hacen las veces de enlaces territoriales
cientos de campesinos, tal como ocurrió en
cial. La inversión social y todo el componente
otra de nivel inferior para el desarrollo de sus propias
del Sistema Administrativo del Interior para
el paro de 2013, y la respuesta del Gobier-
civil de esta iniciativa de control institucional
actividades, en términos generales, los municipios de
los departamentos y sus municipios. Según
no nacional, estigmatizando la legítima pro-
no ha tenido mayores resultados, más allá de
Norte de Santander estudiados no han encontrado el
diversas instituciones públicas contactadas
testa social, se reduce –de nuevo– a lo mi-
algunos proyectos de infraestructura o pro-
respaldo esperado del departamento ni de la nación.
en Norte de Santander, esta persona dele-
litar y policivo, desconociendo las fórmulas
gramas insostenibles de desarrollo alternati-
Por otra parte, la gestión desempeñada por la Aso-
gada del Gobierno nacional para el depar-
civiles y transformadoras. Esta situación ha
vo.
ciación de Municipios del Catatumbo, Provincia de
tamento no podía hacer mayores gestiones
conducido a incrementar la insatisfacción de
Ocaña y Sur del Cesar como actor fundamental para
o su trabajo era más político que de apoyo
la población y a minar la credibilidad en el
En contraposición al abordaje nacional en su rela-
la institucionalidad local de la región, ha contribuido al
y acompañamiento efectivo territorial; de
Estado, por su sistemático incumplimiento a
cionamiento con la región del Catatumbo, el testimonio
desarrollo y planeación de la misma, en la gestión de
acuerdo con el propio trabajo del equipo re-
compromisos previos.
de un habitante de Teorama resulta ilustrativo no solo
obras y proyectos de impacto social en beneficio de las
gional, contactarlo para conocer de primera
comunidades de la zona (Asociación de Municipios del
mano sobre su trabajo, fue imposible.
de las expectativas de los diferentes actores del territo• Una tercera apuesta nacional por fortalecer
rio, sino como mecanismo ideal para dar cumplimien-
el Estado en el Catatumbo fue su inclusión
to a los principios constitucionales mencionados: “Los
alcaldes del Catatumbo29 , en su calidad de líderes de
• Rara vez las legítimas demandas ciudada-
dentro de las zonas estratégicas de conso-
tres entes [debemos] manejar el mismo idioma; que los
la asociación, la reconocen como el único organismo
nas frente a acciones públicas en materia de
lidación (La Opinión, 2011). Aun cuando la
procesos salgan articulados desde los municipios hacia
de naturaleza pública con verdadero andamiaje y ca-
desarrollo rural, salud, educación, justicia,
inclusión del Catatumbo como zona de in-
el departamento [y la] nación, que no sea nación, de-
pacidad logística, que ha demostrado tener éxitos en
infraestructura, formación técnica, oportuni-
tervención de la política nacional de conso-
partamento y municipio. Las cosas se tienen que arti-
gestiones con el gobierno nacional y departamental.
dades laborales, entre otros… son atendidas
lidación pretendía el control institucional del
cular primero de acuerdo a la necesidad que tienen los
Catatumbo, Provincia de Ocaña y Sur del Cesar). Los
Ante la ausencia del nivel intermedio de gobierno
por el nivel nacional; de serlo, estas termi-
territorio a través de “la acción coordinada
municipios, y el departamento y la nación se articulen y
en el Catatumbo, el que ha presentado dificultades en
nan siendo escuchadas coyunturalmente, en
de la capacidad militar –para garantizar la re-
se acomoden a esas necesidades. Que evaluaran las di-
saber cómo acercarse a los municipios de la zona e
particular, cuando se convierten en movili-
cuperación de la seguridad territorial–, de la
námicas, que no miraran todos los municipios por igual,
incluirlos dentro de sus prioridades regionales, al con-
zaciones sociales. Solo cuando la situación
policía y el sistema de justicia –para consoli-
ni evaluaran el país por igual porque todas las dinámi-
siderarla un territorio de difícil gobernabilidad por la
provoca protestas organizadas, cada cierto
dar la protección y justicia ciudadana– y del
cas [aunque] se ven iguales, en el fondo son totalmente
fuerte presencia de actores armados ilegales –incluida
tiempo, el Estado reacciona autorizando la
resto de la institucionalidad estatal respon-
diferentes. La dinámica del conflicto de San Calixto es
la misma dificultad de acceso desde Cúcuta–30 , el nivel
entrada de escuadrones antidisturbios de la
sable de proveer las condiciones y los servi-
totalmente diferente a la de Teorama, la de Convención
nacional le ha apostado recientemente a acompañar a
policía, y al mismo tiempo enviando algún re-
cios para el desarrollo económico y social, la
es totalmente diferente a la de San Calixto, […] que fuera
la región a través de diferentes iniciativas:
presentante del Gobierno nacional, muchas
integración del territorio y sus habitantes a
un trabajo muy focalizado” 32.
veces del Ministerio del Interior, con quien
la vida económica, social e institucional del
En resumen, el análisis de capacidades institucio-
• La Dirección de Gobierno y Gestión Territorial
se negocia y se suscriben acuerdos que rara
país” (UACT, 2014), para la mayoría de acto-
nales realizado en la región da cuenta de los proble-
del ministerio del Interior, cartera responsa-
vez son honrados por la contraparte institu-
res contactados (sociedad civil e institucio-
mas estructurales que allí enfrenta la organización del
ble de la coordinación de las políticas públi-
cional. El incumplimiento de lo pactado con
nalidad pública territorial) en la región, esta
Estado: un modelo incompleto en su funcionamiento,
cas nacionales en el ámbito territorial, cuenta
los niveles superiores de gobierno termina
apuesta gubernamental se concentró en la
precario en recursos y carente de funcionarios idóneos,
29
Los municipios que forman parte de la Asociación son: Ábrego, Cáchira, Convención, El Carmen, El Tarra, González, Hacarí, La Esperanza, La Playa de Belén y Ocaña.
De la muy escasa acogida que tuvo el proyecto entre los representantes de la gobernación de Norte de Santander, el mensaje principal transmitido en las pocas entrevistas ofrecidas al equipo (nadie participó de los diálogos) radicaba en la difícil gobernabilidad y accesibilidad al Catatumbo, denotando cierta distancia e incapacidad para
atender los problemas públicos que allí se presentan.
31 El nombre del cargo revela por sí mismo la estrategia como el Gobierno nacional trabaja y se relaciona con las entidades territoriales; denota el exceso de centralismo y
la representación de una autoridad suprema en un territorio que pareciera impropio.
30
32
Entrevista Teorama.
33
34
NORTE DE SANTANDER
Capacidades locales para la paz
CAPACIDADES LOCALES PARA LA PAZ
Recursos y retos para el posconflicto en la región Norte de Santander
además no cuenta con la aceptación ciudadana debi-
tumbo son las JAC que nacieron en la década de los
de la insurgencia que visitaban la región y directamente
hecho delictivo o contravencional, que afectó la tran-
do a los pocos resultados visibles y al excesivo involu-
años 70, comenzando con proyectos de economía so-
con ellos hicimos el intercambio de información y acer-
quilidad de la comunidad: en primer lugar, el Comité
cramiento del nivel central traducido, básicamente, en
lidaria. Se crearon juntas en cada vereda y en los 80
camiento, y se logró frenar dichas acciones” 33. Ante la
de Conciliación de la JAC, segundo, el Asocomité de
mayor presencia militar. Tal como ya se mencionó, el
nacieron las Asociaciones de Juntas (Asojuntas), que
incapacidad de las instituciones públicas para ejercer
Asojuntas, siendo la última instancia, la intervención
actual diseño institucional, así como la lógica de rela-
agrupaban hasta 30 JAC. Desde entonces, estas toma-
sus funciones y la coincidencia de estas dos figuras de
del grupo armado ilegal: “Hay momentos, por ejemplo,
cionamiento nación-territorio, no permite responder a
ron fuerza como una forma organizativa para enfrentar
autoridad paralela en el territorio, la comunidad ha sabi-
cuando suceden casos de riñas o de violaciones; enton-
las necesidades en las que se ven inmersos los munici-
el abandono estatal, resolver sus problemas de convi-
do legitimar el papel que ellas desempeñan, y al mismo
ces, para esos casos, las asociaciones de juntas o los
pios del Catatumbo.
vencia social, conflictos y seguridad. Los procesos de
tiempo ha conducido a que estas (figuras de autoridad
comités de conciliadores y secretaria conciliadora de los
organización comunitaria de campesinos, colonos e
civil legal y de autoridad armada ilegal) se encuentren
comunales, pues como que no tiene ese poder como
indígenas, marcaron los avances organizativos y de de-
y se reconozcan mutuamente, sin que las JAC sean por-
para decir que se va a tomar una decisión para actuar
sarrollo de la región.
4.3. La organización social/
comunitaria como alternativa ante
la ausencia de orden organizacional
e institucional estatal
tadoras de la posición de la insurgencia en el territorio.
en contra de una persona; entonces ya esos casos si son
En medio del poder militar y gobierno de facto de la
Ni las JAC ni las Asojuntas forman parte del anda-
manejados directamente por estas organizaciones (gru-
subversión en la zona que imparte justicia, “garantiza”
miaje institucional del Estado como tal, pero se han
pos armados ilegales)”; “… los grupos al margen de la
la seguridad de los habitantes, “protege” el territorio del
logrado posicionar de tal manera que realizan tareas
ley cogen un caso es cuando ya se sale de las manos” 34.
saqueo y ocasionalmente regula conflictos entre la po-
propias de la institucionalidad en pequeños territo-
No obstante, en la medida en que se han fortalecido
La organización social y comunitaria en el Catatum-
blación, las comunidades campesinas han demostrado
rios –corregimientos y veredas, grandes extensiones
las JAC, las guerrillas se han dejado a un lado en sus
bo ha surgido a partir de la necesidad de la población
su alto grado de organización y autogestión social para
en los municipios, algunas veces incluida la cabecera
métodos radicales de impartir justicia, y los comités de
de expresar y canalizar sus demandas, ante un Esta-
resolver sus conflictos y autorregularse, a través de
municipal–, asemejándose a pequeños estados para-
conciliación de las JAC son los que resuelven, práctica-
do que es lejano y distante de la realidad en que viven
las JAC y las Asojuntas, las que han demostrado ser la
lelos, proveedores de bienes y servicios públicos, sin
mente, todos los problemas, sean intrafamiliares, de ali-
los habitantes de esta vasta y rica región. Pensar en el
principal autoridad ante los pobladores, cuyas decisio-
ser necesariamente dependientes de recursos oficiales.
mentos, riñas, linderos, deudas,… Cuando la JAC decide
postconflicto implica crear mecanismos para fortalecer
nes y órdenes se respetan, como se verá más adelante
En términos de administración y gobierno, acompañan
dar una orden o imponer una multa, esta es de obliga-
estos espacios de regulación y organización comunita-
a través de algunos ejemplos.
la definición de la inversión y la ejecución de recursos
torio cumplimiento; si el sancionado no cumple, pasa
ria, de tal manera que puedan aportar a la agenda de
El surgimiento de esta autoridad civil organizada
públicos (escuelas, puentes, carreteras, alcantarillado y
al Asocomité donde se reiteran las decisiones ante las
paz nacional. Esto incluye, entre otras, diseñar estra-
que ejerce un control social informal en el territorio y
acueductos, entre otros); en cuanto a la administración
partes involucradas en el conflicto; y si, definitivamente,
tegias para generar un trabajo más articulado entre la
cuenta con el respaldo y aval de una autoridad militar
de justicia, fungen como instituciones que resuelven
no se acoge la decisión de estos cuerpos colegiados
Juntas de Acción Comunal (JAC) y la representación
representada en el actor armado ilegal, se ha dado en
diferendos, conflictividades y disputas ciudadanas, por
comunitarios, entonces se pone el caso en manos de la
del Estado local.
críticos contextos de violencia: “Cuando me desempe-
medio de comités de conciliación de JAC o de Aso-
insurgencia, aunque normalmente no es necesario lle-
La fallida experiencia de canalización de las deman-
ñaba como presidente de la Asociación de Juntas de
juntas; y en materia legislativa, regulan la convivencia
gar hasta esa instancia. Con todo, es posible que la in-
das sociales y de defensa de los derechos de los habi-
Cartagenita existía un alto grado de violencia, enton-
ciudadana y establecen sanciones a sus trasgresores, a
fluencia del actor armado pueda condicionar el actuar
tantes del Catatumbo frente al Estado, ha facilitado que
ces, nosotros como Asociación comenzamos a hacer
través de códigos o manuales de convivencia.
de las JAC o Asojuntas.
las organizaciones sociales y comunitarias se levanten
un proceso organizativo desde el cual comenzamos a
En algunos municipios del Catatumbo como El Ta-
Para el campesinado, los mecanismos formales de
como sus abanderadas, ante una institucionalidad inca-
exigir el respeto hacia la vida de las personas y se logró
rra, Teorama. San Calixto, Convención y Hacarí, espe-
solución de conflictos y la aplicación de la justicia que
paz de garantizar unos derechos fundamentales y re-
comprometer a las organizaciones insurgentes que eran
cialmente en las zonas rurales, donde la presencia de
les ofrece el Estado, son lentos, insuficientes e inefica-
solver asuntos de la cotidianeidad ciudadana, tal como
las que estaban provocando todos esos actos para que
la institucionalidad es prácticamente nula, existen tres
ces para cubrir las necesidades que existen en todos los
se expuso en las secciones anteriores.
respetaran y no intimidaran más a la población civil; eso
instancias para la resolución de conflictos, a las que el
municipios del Catatumbo, especialmente en aquellos
fue en los años de 1996 al 2000. Habían algunos jefes
campesinado prefiere acudir, según la gravedad del
de difícil acceso y donde el conflicto es más intenso:
La primera forma de organización local en el Cata-
33
34
Entrevista Tibú.
Entrevistas subregión Teorama, Convención, San Calixto.
35
36
NORTE DE SANTANDER
Capacidades locales para la paz
CAPACIDADES LOCALES PARA LA PAZ
Recursos y retos para el posconflicto en la región Norte de Santander
“El Estado hace mucho tiempo dejó de hacer presencia
también [para] los que estén borrachos y a los menores
trucción en la que todos tienen un espacio y de la que
la seguridad de sus habitantes, lo que implica riesgos
en muchas regiones del país, dejaron de ser autoridad y
de 14 años. Las cantinas solo funcionan hasta las 12 de
todos se benefician.
que no son menores y que podrían acarrear excesos en
permitió que otros actores asumieran ese rol del poder
la noche, excepto los sábados que cierran a las 3 de la
Otra experiencia importante liderada por las JAC es
el uso de la fuerza por parte de privados, y que de esta
del Estado y en eso tienen mucha culpa los gobiernos y
mañana. La seguridad y las normas las ha compartido
el denominado “Plan Retorno”, que se desarrolla en las
manera revivan experiencias infortunadas, previamente
los dirigentes políticos de este país” 35. La poca credibili-
la comunidad de Pacelli ante las comunidades vecinas
veredas Palmarito, La Quina y San Roque del munici-
padecidas en la región.
dad en el Estado se refleja en ocasiones en la preferen-
para que estén enteradas. La norma 743 de Juntas de
pio de San Calixto. Este plan busca garantizar las con-
Inclusive, se podría plantear como hipótesis que las
cia de la comunidad de acudir a la subversión antes que
acción comunal les da la potestad para tomar decisio-
diciones para que la población desplazada por causa
JAC y Asojuntas son articuladoras entre la instituciona-
a las autoridades, cuando se trata de un delito grave
nes de seguridad. En el pueblo no hay policía ni presen-
del conflicto pueda regresar a sus tierras, donde ya no
lidad, la comunidad y los actores armados, presentes en
como la violación a un menor de edad o un problema
cia de guerrilla. Allí la gente está desarmada. Ante algu-
estén presentes los actores armados, con el propósito
el territorio. Las anteriores están muy bien organizadas
similar de difícil solución.
nas situaciones que se han presentado por parte de la
de que no se repitan los mismos hechos victimizantes
y funcionan efectivamente en siete de los nueve mu-
del pasado.
nicipios focalizados, pero especialmente en las zonas
En el desarrollo del proyecto se logró identificar im-
guerrilla y el ejército, la comunidad ha tomado acciones
portantes experiencias de organizaciones sociales, JAC
y ha solventado los conflictos. En Pacelli la gente tiene
En algunos casos, las JAC han promovido la creación
rurales más apartadas. En las cabeceras municipales y
y Asojuntas, las que se han constituido en experiencias
sentido de pertenencia y solidaridad con el vecino, se
de comités de vigilancia locales o veredales –caso ve-
veredas próximas a estas, las JAC también operan, pero
de paz para la región.
conocen y se apoyan mutuamente. Tomaron esas de-
redas La Madera y Venadillo del municipio de Ocaña–,
en menor proporción, por el acceso a las instituciones
como una manera en que la misma comunidad vele por
del Estado.
A manera de ejemplo, llamó la atención el trabajo
cisiones frente a la corrupción de la fuerza pública. En
desarrollado por la Asojuntas del corregimiento de Pa-
el corregimiento existen conciliadores y son los líderes
celli, municipio de Tibú. Allí, los pobladores decidieron
espirituales en la comunidad. Las FARC le reconocen y
constituir un “Territorio de Paz”, bajo la premisa que la
felicitan a Pacelli su capacidad de organizarse y defen-
única forma en que la población civil no sería afecta-
derse” 36 .
Tabla 4.
Eficacia en el funcionamiento de las JAC y Asojuntas en la resolución y regulación de conflictos
en los municipios.
da por efectos del conflicto armado era impidiendo el
No obstante, sus niveles de autonomía no se que-
asentamiento de cualquier actor armado, legal o ilegal,
daron únicamente en el ámbito del orden público y la
en su territorio. Por ende, en el corregimiento no existe
resolución de la conflictividad local. Ante la ausencia de
estación de policía, base del ejército, ni presencia de
un Estado que lleve condiciones de vida digna a la tota-
grupos insurgentes. El empoderamiento de los líderes
lidad de su población, Asojuntas presentó un proyecto
Tibú
Poco eficaz
Eficaz
Muy eficaz
y los habitantes ha permitido que se establezcan re-
de desarrollo integral ante la Presidencia de la Repú-
El Tarra
Eficaz
Muy eficaz
Muy eficaz
glas de convivencia en la población, siendo la misma
blica, el que fue elaborado con consultores externos y
organización comunitaria quien vigila el cumplimien-
consensuado con la población: “En Pacelli elaboraron
Teorama
Poco eficaz
Muy eficaz
Muy eficaz
to de estas normas. Para el efecto, Asojuntas de este
el Proyecto Pacelli, que ya cursa en el Senado, esta fue
Convención
Eficaz
Muy eficaz
Muy eficaz
corregimiento cuenta con un comité de conciliación, el
una iniciativa que surgió ante el anuncio de la llegada
cual desempeña un papel vital en la resolución y trans-
del presidente, para no presentarle una lista de mercado
San Calixto
Eficaz
Muy eficaz
Muy eficaz
formación de los conflictos sociales: “Crearon normas
de las necesidades de la comunidad, sino que sea una
Hacarí
Eficaz
Muy eficaz
Muy eficaz
en Pacelli y cuando hay problemas con una persona, la
cuestión más estructurada. Que haya un privilegio es-
La Playa
Poco eficaz
Eficaz
Muy eficaz
comunidad y sus líderes actúan de manera conjunta.
pecial para el campesino, que sea un privilegio el tema
Crearon una norma para que las motos circulen a 10 Km
del campo ante los entes políticos” 37. Los habitantes del
Ábrego
Poco eficaz
Eficaz
Muy eficaz
por hora; si incumplen deben pagar $200 mil de multa,
corregimiento han sabido demostrar que la paz no so-
Ocaña
Poco eficaz
Poco eficaz
Eficaz
$60 mil de parqueo y la moto se retiene por 30 días;
lamente es el silencio de las armas, la paz es una cons-
35
Entrevista Ábrego.
Memorias de los diálogos realizados en el municipio de Tibú.
37 Ibídem.
36
Municipio
Cabecera MUNICIPAL
Zona Rural cerca de la
cabecera MUNICIpal
Zona Rural de difícil
acceso
Fuente: Elaboración del equipo del proyecto, con base en información recolectada en la región.
37
38
NORTE DE SANTANDER
Capacidades locales para la paz
CAPACIDADES LOCALES PARA LA PAZ
Recursos y retos para el posconflicto en la región Norte de Santander
En la tabla anterior, construida con base en informa-
políticos y culturales. Por el contrario, la misma movi-
un patrón desordenado de colonización y de planea-
1988 y 105 de diciembre de 1988, se reconoce la crea-
ción cualitativa recolegida a lo largo de la investigación,
lización generó en el Gobierno nacional un ambiente
ción del territorio. Existen tensiones y conflictividades
ción del Parque Nacional Natural (PNN) Catatumbo
se evidencia el mayor grado de eficacia y organización
de rechazo y estigmatización de estas organizaciones,
frente a la destinación y uso del territorio para las in-
Barí, con una extensión de 158.125 ha y que abarca una
de las JAC en las zonas rurales más alejadas de las ca-
acusándolas de estar infiltradas por la insurgencia.
dustrias petrolera, carbonífera, de minerales de interés
parte de los municipios de Convención, El Carmen, San
beceras municipales, es decir, donde la presencia insti-
Los dirigentes sociales del Catatumbo han podido
estratégico, de agroindustria (palma), que se entrecru-
Calixto, Tibú y Teorama. En el interior del parque se ubi-
tucional (pública) es menor o nula; de modo similar, se
interlocutar e incidir en espacios públicos. Incluso, uno
zan con zonas de reserva forestal o territorios indíge-
can dos resguardos indígenas 39 , uno en la jurisdicción
podría afirmar que los grupos armados ilegales tienen
de los fundadores de Cisca, Jesús Alberto Castilla, fue
nas... sin dejar de lado la zona de reserva campesina del
de Tibú (Motilón Barí, con 111.027 ha) y otro en territorio
mayor legitimidad para impartir justicia ante las comu-
elegido como senador de la República en la lista del
Catatumbo. A lo anterior se suman los problemas de
de Convención (Catalaura, con 13.171 ha), reconocidos
nidades en las mismas zonas, aunque en menor propor-
Polo Democrático, lo que puede ser considerado no
tenencia y formalización de la tierra y la posibilidad de
mediante la Resolución 102 del 28 de noviembre de
ción que la organización comunitaria.
solo un logro para la organización, sino para las comu-
acceder a programas de desarrollo rural. Estas deter-
1978 (PNN, s.f.).
En el Catatumbo, las JAC y las Asojuntas se han
nidades de base: “uno de los señores que nos ayudó
minaciones e intereses alrededor de un mismo territo-
convertido en importantes actores políticos, alejados
a organizar ese evento, que se llama Alberto Castilla
rio, rico en recursos naturales, han generado conflictos
de los intereses de los partidos tradicionales. Existen
Salazar, hoy es Senador de la República y es de Con-
entre comunidades y diferentes actores. El reto está en
experiencias interesantes de concertación en donde
vención, para nosotros es un orgullo tener a ese señor
cómo superar estas tensiones frente a la vocación y uso
la organización comunitaria elige al candidato único a
allá, porque nosotros lo conocemos, porque es amigo
del territorio, promoviendo el desarrollo regional, sin
la alcaldía, de manera previa a la convocatoria para la
de nosotros, porque sabemos sus raíces de aquí del mu-
sacrificar el medio ambiente, ni afectar el tejido social.
elección de alcaldes, tal como ocurrió en el municipio
nicipio” 38.
de San Calixto.
Por otra parte, en lo que respecta a las organizacio-
En este orden de ideas, al parecer, desde estas or-
diferentes momentos y bajo distintas dinámicas. El des-
ganizaciones y movimientos sociales se están generan-
cubrimiento y explotación del petróleo generó fenóme-
do condiciones favorables para la participación políti-
nos de colonización entre 1930 y 1960, principalmente
sencia e influencia de la Asociación Campesina del Ca-
ca. Por consiguiente, en los próximos años, ad portas
en lo que hoy corresponde a los municipios de Tibú y El
tatumbo –Ascamcat–, el Comité de Integración Social
de una posible desmovilización de las FARC, será muy
Tarra. En la década de los años 90 hubo una nueva ola
del Catatumbo –Cisca–, el Movimiento por la Constitu-
interesante observar las apuestas que desde el Cata-
colonizadora, en torno de los cultivos de uso ilícito (ras-
yente Popular –MCP– y el Movimiento Social y Político
tumbo se planteen para algunos cargos de elección
pachines y comerciantes de pasta base), que fue ex-
Marcha Patriota, fuertes organizaciones que encontra-
popular.
tendiéndose hacia otros municipios del Catatumbo. La
ron sus cimientos en las mismas asociaciones comuni-
En un escenario de postconflicto las JAC y Asojun-
llegada y expansión del fenómeno paramilitar impactó
tarias de las JAC, algunas organizaciones de mujeres y
tas del Catatumbo seguirán desempeñando un papel
enormemente este proceso de colonización, generan-
campesinos, así como en el pueblo Motilón Barí. La vi-
fundamental como capital social para la acción colec-
do el abandono de grandes extensiones de tierra, que
sibilidad de estas organizaciones es reciente (principios
tiva en favor de la construcción de la paz en la región.
posteriormente se utilizarían para la siembra de palma.
En esta extensa geografía hubo algunos intentos de
del 2000), aunque el proceso de toma de conciencia y
data de varios años atrás.
A raíz del paro agrario de 2013, los planteamientos
y visiones de algunas de estas organizaciones pare-
4.4. Desordenamiento territorial en
el Catatumbo: vocación y uso del
espacio en la región
cen coincidir, el peso de sus acciones y declaraciones
Territorialidades y usos del suelo en
Norte de Santander
La Gabarra
El Catatumbo ha vivido procesos de colonización en
nes sociales en el Catatumbo, se destaca la fuerte pre-
apropiación de las diversas problemáticas de la región
Gráfico 1.
ordenamiento territorial, ya que conforme a la Ley 2 de
1959, se creó la Zona de Reserva Forestal Serranía de
Los Motilones, con una extensión de 521.902 ha y que
Tibú
CAPITAL
DEPTAL.
El Tarra
Aguachica
CABECERA
MPAL.
Ocaña
Gramalote
El Juncal
CÚCUTA
Pamplona
Toledo
Silos
BUCARAMANGA
CULTIVOS DE COCA
GRUPO ARMADO
ZONA DE RESERVA FORESTAL
SERRANÍA LOS MOTILONES
MINERÍA
PNN CATATUMBO BARI
VIAS PRINCIPALES
comprende una parte de los municipios de Convención, El Carmen, El Tarra, Teorama y Tibú (243.555 ha
Fuente: Ilustración tomada del Observatorio Nacional de
mancomunadas generan espacios de conocimiento y
En la región son pocas las claridades en cuanto al
en Norte de Santander) (MinAmbiente, 2013). Además,
Paz - Actores y Dinámicas de la conflictividad territorial
reflexión, tanto en los ámbitos sociales, económicos,
ordenamiento territorial y al uso del suelo, en razón a
mediante las Resoluciones 102 del 26 de noviembre de
(2012).
38
39
Entrevista a un servidor público del municipio de Convención.
De acuerdo con las cifras oficiales recogidas por el documento Conpes 3339/2013, en la región se asientan cerca de 3.974 indígenas (1,4% del total de población de los
11 municipios, incluidos El Carmen y Sardinata). El 81% habita en zonas rurales de los municipios (Conpes - DNP, 2013).
39
40
NORTE DE SANTANDER
Capacidades locales para la paz
CAPACIDADES LOCALES PARA LA PAZ
Recursos y retos para el posconflicto en la región Norte de Santander
Como se puede apreciar en la anterior ilustración,
ros, en beneficio de la conservación y preservación del
del Catatumbo, “Las ZRC son una iniciativa agraria de
iniciativa no solo tras la interposición de una tutela de la
tomada de un trabajo llevado a cabo por el Observa-
medio ambiente y recursos naturales (Conpes - DNP,
paz y una oportunidad para construir las condiciones
comunidad indígena Bari, argumentando que se esta-
torio Nacional de Paz en 2010, el origen de la conflic-
2013).
para la reconciliación en el campo, […] son el acumu-
ban desconociendo sus derechos al no tener en cuenta
tividad territorial del Catatumbo se debe a las dinámi-
Así mismo, considerando que al suelo de la región
lado de la lucha por la tierra de un sector importante
que sus integrantes están asentados en ese territorio,
cas de actores en un territorio donde buena parte de
se le ha dado un uso inadecuado, y con fundamento en
del campesinado colombiano y son la única fórmula re-
sino al vincular a las ZRC como uno los principales in-
los cultivos de coca se encuentran en casi la totalidad
lo estipulado en la Ley 160 de 1994, cuya figura permite,
conocida en la Ley 160 para solucionar los problemas
tereses de la FARC en la discusión sobre el punto de la
de la Zona de Reserva Forestal - Serranía de lo Moti-
entre otras, ordenar el territorio y otorgar tierras bal-
de acceso a la tierra, de formalización de la propiedad,
política de desarrollo agrario integral, en el marco de
lones, dentro de la que se encuentra el área protegi-
días a campesinos de escasos recursos, fomentando la
de ordenamiento productivo, territorial y ambiental, de
la agenda de negociación en La Habana. De ahí que,
da PNN Catatumbo Barí que acoge el pueblo indígena
formalización de la tierra bajo los principios de conser-
consolidación de la economía campesina. Tienen un
desde el nivel central, se vea la figura de las ZRC con
Barí. Aparte de eso, donde confluye el trazado de estas
vación del medio ambiente y cuidado de los recursos
mecanismo apropiado que limita la extensión de la pro-
cierto escepticismo, como unos nuevos territorios con
tres áreas está presente la minería, y alrededor de las
renovables, desde 2011, los campesinos del Catatumbo
piedad representado en la Unidad Agrícola Familiar –
su propia autonomía político-administrativa y regula-
mismas, como actores vigilantes, se hallan ubicados de
han venido solicitando la creación de una Zona de Re-
UAF–, un antídoto contra el latifundio, y un instrumento
ción específica, que puedan ser instrumentalizados por
manera estratégica los grupos armados ilegales (Ob-
serva Campesina (ZRC), de una extensión de 346.183
que convoca la presencia efectiva del Estado con polí-
la insurgencia y pongan en riesgo algunos proyectos de
servatorio Nacional de Paz - Planeta Paz, 2012).
hectáreas, que comprende 326 veredas de siete mu-
ticas públicas, nueva institucionalidad e inversión social:
interés nacional (Jácome Ramírez, 2013).
El desarrollo de las conflictividades sociales y terri-
nicipios: El Carmen, Convención, Teorama, Hacarí, San
el Plan de Desarrollo Sostenible”. En esta dirección, esta
En últimas, estas diferentes visiones del desarrollo
toriales en el Catatumbo se explica por la apropiación
Calixto, El Tarra y Tibú, soportando su petición en un
figura es inclusive vista como la solución a los proble-
para una región “especialmente rica en recursos natu-
de recursos naturales, especialmente el carbón, a tra-
Plan de Desarrollo Sostenible para la constitución de la
mas de ordenamiento del territorio en la zona: “Como
rales renovables y no renovables, con una gran oferta
vés de la mediana y gran minería, y por la expansión de
ZRC del Catatumbo, formulado con el apoyo del Minis-
están concebidas, las ZRC son el inicio hacia la reforma
de servicios ambientales (agua, flora, fauna, biodiversi-
los monocultivos y megaproyectos de grandes empre-
terio de Agricultura, el Incoder41, Ascamcat y la Corpo-
agraria. […] serían la figura ideal para lograr la sustitu-
dad)” (Observatorio Nacional de Paz, 2011), se resumen
sas de palma aceitera (Observatorio Nacional de Paz,
ración Colectivo de Abogados Luis Carlos Pérez (Jáco-
ción de los ingresos derivados de los cultivos declara-
en dos fuertes posiciones que han incentivado los con-
2011). Hasta ahora el Estado se ha limitado a ver la re-
me Ramírez, 2013).
dos ilícitos, solucionar los conflictos con las áreas pro-
flictos territoriales y sociales en la región: por un lado
gión como una zona de gran potencial energético por
Una de las principales razones que llevaron a la mo-
tegidas, detener la expansión de la frontera agrícola, de
está la inclinación hacia una economía extractiva, hoy
sus importantes yacimientos petroleros y minerales, y
vilización del paro campesino de 2013 fue la promesa
controlar el desplazamiento de las masas campesinas
planteada en la probable explotación de carbón a cielo
por la creciente explotación del cultivo de palma para
incumplida de la aprobación de la ZRC del Catatumbo.
hacia la ciudad y la forma de integrar las regiones mar-
abierto 43, y desde hace varios años en la experiencia
generar agrocombustibles, desconociendo las mismas
Aunque desde entonces ha habido algunos avances en
ginadas a los centros urbanos mediante la producción
del petróleo y de los grandes proyectos de palma, en
delimitaciones de planeación y uso del suelo por él
los puntos de negociación de la agenda con el Gobier-
agropecuaria y el mercado con garantías. Las ZRC, jun-
donde generalmente grandes empresas y el Gobierno
definidas: “Tenemos buenos recursos, agua, bosques,
no nacional42, en septiembre de 2014, en el marco del
to a los resguardos indígenas y los territorios colectivos
nacional son los principales protagonistas beneficia-
petróleo, carbón, y al Gobierno solo le preocupa venir
IV Encuentro Nacional de Zonas de Reserva Campesina
de comunidades negras, son un aporte fundamental al
dos; y por otro, está la tendencia hacia la vocación agrí-
a extraer nuestros recursos naturales por medio de las
(Anzorc) realizado en Tibú, los campesinos del Cata-
ordenamiento territorial incluyente que el país requie-
cola familiar y comercial, de ganadería y cría de espe-
multinacionales y la verdad no les importa el futuro de
tumbo declaran de hecho el establecimiento de la ZRC
re, lo que sugiere que son un instrumento viable para
cies menores, y de protección ambiental y forestal, que
la comunidad”40. Sobre este particular, el Conpes 3739
del Catatumbo. En una perspectiva de paz, su plantea-
solucionar conflictos étnicos, territoriales, ambientales y
beneficia más a los campesinos. Sin dejar de lado que
de 2013, Estrategia de Desarrollo Integral de la Región
miento tiene la intención de propiciar un ordenamiento
culturales […]” (Jerez, 2015).
en medio de esta disputa se encuentra la reivindicación
del Catatumbo, se queda corto en cuanto a la defini-
del territorio en función de sus habitantes, no en fun-
Por otra parte, el Gobierno nacional, luego de pro-
del pueblo Barí por la conservación de su territorio an-
ción sobre destinación efectiva del uso del suelo en el
ción de la explotación desproporcionada de las rique-
mover la idea con la comunidad del Catatumbo, en un
cestral, el que forma parte integral de su cultura y es
territorio, en particular en lo que respecta a las acciones
zas naturales existentes. Según uno de los principales
contexto allanado con la aprobación de la ley de víc-
garantía de su integridad social, cultural y económica.
dirigidas a definir los límites a la minería e hidrocarbu-
representantes de Ascamcat y promotores de la ZRC
timas y restitución de tierras de 2011, da un freno a la
Las personas consultadas en el proyecto, en su ma-
40
Memorias de los diálogos realizados en el municipio de El Tarra.
Así lo confirma un boletín de prensa del Incoder del 3 de abril de 2012: http://www.incoder.gov.co/documentos/Boletines%20Abril%202012/52_Incoder_ratifica_compromiso_con_zona_de_reserva_campesina_del_catatumbo.pdf
42 Denominado “Acuerdo Social por el Catatumbo”, a través del cual se reactiva la Mesa de Interlocución y Acuerdo (MIA) del Catatumbo creada en 2009.
41
43
Por ahora, la explotación de carbón a cielo abierto está parada gracias a las acciones legales que campesinos e indígenas han logrado interponer con el apoyo de las organizaciones defensoras de derechos humanos.
41
NORTE DE SANTANDER
Capacidades locales para la paz
CAPACIDADES LOCALES PARA LA PAZ
Recursos y retos para el posconflicto en la región Norte de Santander
yoría representantes de las comunidades campesinas
hora de implementar los acuerdos de La Habana en
des se han desarrollado durante años en el departa-
del Catatumbo dan cuenta de cómo el Estado es el
cuanto al tema agrario y de tenencia de la tierra.
mento de Norte de Santander, particularmente, en el
Cultivos de uso ilícito
Según el último monitoreo de cultivos ilícitos en el
principal responsable de esta situación de “des-orde-
Finalmente, en el reordenamiento de la tierra, no se
Catatumbo y son promovidas por los diferentes gru-
país, de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Dro-
namiento” territorial en la región, en detrimento de sus
debe dejar de lado el problema de formalidad respecto
pos armados que allí coexisten; han influido de manera
ga y el Delito –Undoc–, 15 de los 40 municipios de Nor-
intereses y de la conservación de los recursos natura-
de la tenencia o propiedad del suelo del que se derivan
importante tanto en la duración del conflicto armado
te de Santander tienen coca sembrada, de los que 10
les: “El Estado no tiene en cuenta la flora y la fauna de
la situación de despojo y abandono de tierras en la re-
como en las dimensiones social, económica, política y
corresponden a la región del Catatumbo. A 2013 este
la región en el momento que aprueban proyectos de
gión, resultado de la confrontación armada. De acuerdo
cultural de los territorios, llevando a un enrarecimiento
departamento tenía 6.345 ha de coca sembradas, ocu-
megamineria. La comunidad no se beneficia de ellos.
con el Registro de Tierras Despojadas y Abandonadas
de las dinámicas del conflicto armado y provocando la
pando el tercer lugar nacional; el incremento fue de un
El verdadero beneficiado es el Estado por los recursos
Forzosamente (RTDAF) que lleva a la Unidad de Res-
emergencia y profundización de otro tipo de disputas.
81% con respecto de 2011 y de 41% en comparación con
económicos que estos proyectos traerían”44; “El Cata-
titución de Tierras (URT), a diciembre de 2013, en Nor-
En ese sentido, es posible afirmar que afrontar los
tumbo se caracteriza por ser una región muy boscosa;
te de Santander existían 2.780 solicitudes de ingreso
retos para el postconflicto en esta materia depende, en
Este crecimiento y fortalecimiento no obedece a una
yo diría que aparte del petróleo y otros minerales que
al registro (solo 351 fueron efectivamente incluidas en
buena medida, de la implementación de programas y
sola causa, sino que responde al complejo entramado
hay en el Catatumbo, tenemos algo muy valioso que es
el mismo), equivalentes al 5,14% del total nacional, re-
proyectos productivos que les permitan a los campesi-
que ha tejido el narcotráfico en Colombia. Las realida-
la producción de oxígeno. Eso es algo [a lo] que no se
presentadas en 119.924 ha (URT, 2014). Como resultado
nos encontrar fuentes de subsistencia rentables, soste-
des e historias que las comunidades relatan respecto
le ha prestado atención, pero que en materia de medio
del ejercicio de microfocalización o selección de casos
nibles y legales. Pero no es menos importante la solu-
de las condiciones económicas, sociales y de seguridad
ambiente, debería el mundo poner los ojos en el Cata-
para ser atendidos de manera prioritaria, el trabajo de
ción a otra serie de fenómenos sociales, políticos y de
en la región, no resultan suficientes para explicar los
tumbo para que nos ayuden al trabajo [en la preserva-
la URT se ha concentrado en determinadas áreas ubi-
seguridad que han derivado de estas economías para
datos anteriormente presentados, ya que los cambios
ción] del medio ambiente”45. A pesar de que existe esta
cadas en los municipios de Tibú, El Zulia, Cúcuta, Los
su mantenimiento y que dificultarán la construcción de
en las dinámicas de este negocio territorial dependen
una paz sostenible.
de las transformaciones en el engranaje nacional. En
2012 (Unodc, 2014).
visión esperanzadora, al ver que la política extraccio-
Patios, Villa del Rosario, Ocaña y Ábrego. A diciembre
nista avanza en el Catatumbo, la percepción de muchos
de 2014, de las 404 solicitudes de restitución incluidas
campesinos es que sin la presencia de la insurgencia,
en el RTDAF, tan solo 34 han sido resueltas en senten-
el territorio será completamente arrasado por la loco-
cia judicial, para un resultado de tan solo 304,81 ha con
Gráfico 2.
motora minera, como lo afirmó un líder comunal y po-
orden de restitución en el departamento (URT, 2015).
Hectáreas de cultivos de coca en el Catatumbo
lítico de un municipio sobre el que se cierne la mayor
A este respecto, las cifras demuestran que en materia
amenaza minera: “Si eso se da, vamos a quedar como
de restitución de tierras, los retos en la región siguen
El Cerrejón, arrasados con una cantera enorme y con
siendo de grandes proporciones.
2000
indígenas y campesinos muriéndose de hambre y sed
como está sucediendo en La Guajira o como sucede en
el Casanare”46 .
Por otra parte, en lo relacionado con la agroindus-
1500
4.5. Retos de las economías ilegales
en zona de frontera: cultivos ilícitos
tria de la palma para la generación de biocombustibles,
además de los dramáticos antecedentes que permitie-
El abandono estatal –previamente abordado– y la
ron la llegada de ese cultivo –y de las empresas produc-
falta de oportunidades laborales forman un escenario
toras– a la región de la mano del paramilitarismo, las
propicio para la consolidación de economías ilegales
condiciones y esquemas de alianzas productivas defi-
como el narcotráfico y el contrabando. Estas activida-
HECTÁREAS
42
1000
500
nidos no benefician a los campesinos vinculados al ne-
0
gocio (Molano, 2012), mientras observan que sus tierras
CONVENCIÓN
TIBÚ
TEORAMA
ABREGO
EL TARRA
EL CARMEN
SAN CALIXTO
LA PLAYA
HACARÍ
quedan prácticamente inservibles para el cultivo de
2010
68
943
271
0
217
86
0
0
1
193
2010
pancoger, poniendo en riesgo su seguridad alimentaria.
2011
180
772
298
15
410
212
66
26
48
1125
2011
2012
356
1658
628
20
566
222
134
4
59
723
2012
2013
999
1905
663
13
662
871
208
-
51
837
2013
En definitiva, los intereses de las empresas minero
- energéticas y agroindustriales se podrían constituir
como uno de los principales puntos de conflicto a la
44
Testimonios de los participantes del taller de devolución a las comunidades,
realizado en Ocaña el 13 de marzo de 2015.
45 Entrevista Tibú.
46 Entrevista subregión Teorama, Convención, San Calixto.
Fuente: Unodc.
SARDINATA
43
44
NORTE DE SANTANDER
Capacidades locales para la paz
CAPACIDADES LOCALES PARA LA PAZ
Recursos y retos para el posconflicto en la región Norte de Santander
ese sentido, las soluciones a los retos que impone el
nos da empleo y tampoco colabora para sacar nues-
1.920.000 pesos mensuales trabajando 6 días a la se-
postconflicto en materia de economías ilegales en el
tra yuquita y que se venda... entonces, ¿qué hace uno?...
mana, y una cocinera entre 960.000 y 1.200.000 pesos
Catatumbo no solo se encuentran en la región, sino que
sembrar la mata”47.
por mes en una finca con obreros.
implica medidas estructurales de otra dimensión.
paz con justicia social”49.
La salida que ofreció el estado se redujo al apoyo a
la agroindustria, y a través del “Plante” en 2005 incenti-
Este es un discurso generalizado en el Catatumbo,
Entonces, para producir 10 kilos de pasta, se debe
vó a los campesinos a cambiar la coca por la palma. Es
A continuación se mencionan algunas explicacio-
inclusive asumido por quienes no cultivan hoja de coca
invertir en el pago de los obreros, incluyendo el sumi-
claro que para muchos campesinos, incluso para quie-
nes, que a su vez son retos del postconflicto para el
o por los que han emprendido proyectos de sustitución
nistro de artículos de aseo y la alimentación, el pago de
nes se inscribieron en los programas del Gobierno, esa
tema de cultivos de uso ilícito.
de cultivos; el caso del corregimiento de Pacelli es ilus-
una cocinera, la compra de los insumos químicos y abo-
no resultó ser la solución que requiere hoy la región.
trativo en este sentido, ya que siendo declarado libre
nos, y también un “impuesto” de inversión social para
Las cifras arriba mencionadas demuestran el fracaso
1. Ante la ausencia de oportunidades de desarrollo
de cultivos de coca en el 2014, cerca del 70% de la po-
la comunidad que todos los cocaleros deben pagar,
de este negocio como alternativa para la sustitución
social y económico para las comunidades, los campe-
blación de ese corregimiento vive de la coca, bien sea
entre otros gastos varios. Lo que les acarrea un total
de cultivos de coca, el que se puede explicar en los si-
sinos han seguido vinculándose a esta economía y han
porque son raspachines, cocineras en los laboratorios o
de 5.600.000 pesos en gastos. En total por cada dos
guientes puntos:
desarrollado mecanismos para resistir a los implemen-
propietarios/arrendatarios de parcelas donde se cultiva
hectáreas (10 kilos de pasta), se va un millón y medio de
tados para disminuir el negocio (fumigaciones, erradi-
la hoja.
cación manual), siendo este el producto que les resulta
pesos en mano de obra, un millón en insumos químicos,
• Fisuras en el tejido social: en la memoria co-
Con este panorama y detallando las utilidades que
400 mil se invierten en abonos y 300 mil para el aporte
lectiva permanece la idea de que la agroin-
les generan a los campesinos los cultivos de uso ilícito,
a la comunidad, lo que en total deja 18.400.000 pesos
dustria y el cultivo de palma forman parte del
La situación socioeconómica del Catatumbo, motivo
es mucho más sencillo entender el porqué los campesi-
en utilidades 48.
legado de los paramilitares en la región, te-
de una histórica movilización campesina en esa región,
nos insisten en reaccionar en defensa de esta actividad,
es el eje central del mantenimiento de los cultivos de
cuando se ataca con políticas como la aspersión aérea
uso ilícito; el abandono estatal junto con otros factores
o la erradicación manual.
más rentable en la zona.
niendo en cuenta que uno de los objetivos de
2. La falta de participación en la planificación de los
estos al incursionar en el Catatumbo fue el
territorios implica que los proyectos formulados desde
de consolidar el cultivo de palma para “mo-
de carácter geográfico y de planeación territorial deja
De acuerdo con información recogida en el mar-
la institucionalidad no sean acogidos por las comuni-
dificar el sector industrial” (Verdad Abierta,
a los campesinos un margen muy estrecho para decidir
co del proyecto, el precio actual establecido para un
dades, bien sea porque no recogen las visiones que es-
2015). Para los campesinos es claro que las
sobre las alternativas de subsistencia. El indicador de
kilo de pasta de coca en el Catatumbo oscila entre
tas tienen sobre su región, o porque no obedecen a las
tierras despojadas luego fueron adquiridas
NBI, presentado más arriba, ilustra la situación de po-
2.200.000 y 2.400.000 pesos. Para producir esta can-
capacidades y necesidades territoriales. Esto explica el
por asociaciones de palmicultores y empre-
breza estructural que se vive en la región. Por ejemplo,
tidad de pasta se requieren 50 arrobas de hoja. Dos
fracaso de la siembra de palma como proyecto de sus-
sarios de los biocombustibles (Molano, 2012)
el 87,1% de la población del área rural de El Tarra –uno
hectáreas de cultivo de coca producen 500 arrobas
titución en el Catatumbo, empresa que además desató
y, por ende, quien siembra palma en muchos
de los seis municipios con mayor presencia de culti-
de hoja, es decir, 10 kilos de pasta, que representan 24
una serie de conflictos ambientales, económicos, socia-
casos es acusado de colaborar o ser simpa-
vos ilícitos en 2013– presentaba necesidades básicas
millones de pesos. Las 2 hectáreas de coca se raspan
les y políticos, que en lugar de avanzar en la solución de
tizante de la usurpación de tierras que mu-
insatisfechas, el índice más alto de toda la región. Así
en una semana y se requieren ocho trabajadores y una
problemas, los ha profundizado.
chos catatumberos sufrieron en la década de
mismo, los niveles de NBI rural de Tibú, Convención y
cocinera.
La solución que los campesinos han planteado es
los años 90 y principios de siglo.
Teorama, superan el 60%: “No nos podemos dejar mo-
Un recolector promedio raspa 10 arrobas de hoja
la sustitución progresiva por proyectos productivos
rir de hambre… es verdad, acá se dan otros productos,
diarias. Por cada arroba, el recolector recibe ocho mil
rentables: “Después de que el Gobierno les brinde ga-
• Sin negar la rentabilidad que la palma ha te-
pero vaya a ver si las ganancias de la yuca o el plátano
pesos, así logra ganarse 80.000 pesos diarios. El pa-
rantías de precio, comercialización, subsidios de cultivos
nido en la región, se habla del desequilibrio
le permiten sobrevivir, es que acá nos toca pagar todo a
trón les garantiza las tres comidas y les suministra los
lícitos en donde el campesino se pueda sostener eco-
de utilidades entre las partes del negocio de
nosotros: si queremos un médico toca a veces contratar
implementos de aseo. Una cocinera se puede ganar
nómicamente, puede haber una sustitución gradual de
los agrocombustibles, ya que en el modelo
entre todos para que suba una brigada. Para el estudio,
entre 40 mil y 60 mil pesos diarios, dependiendo del
cultivos ilícitos en la medida que el Gobierno vaya satis-
aplicado para el Catatumbo es el socio co-
libros, uniformes, toca sacar del bolsillo. El Estado no
patrón. Así, un “raspachín” promedio se puede ganar
faciendo las necesidades del campesino que pide una
mercial y no el campesinado quién más se
48
47
Entrevista Tibú.
49
Información obtenida en el trabajo de campo.
Memorias de diálogos de la subregión Teorama, San Calixto y Convención.
45
46
NORTE DE SANTANDER
Capacidades locales para la paz
CAPACIDADES LOCALES PARA LA PAZ
Recursos y retos para el posconflicto en la región Norte de Santander
beneficia: estos últimos están obligados a
• El tema de la seguridad y soberanía alimen-
construir caminos de penetración dignos que remonten
única alternativa económica que les permite mantener-
vender la fruta durante 25 años a la hacienda
taria es uno de los que más preocupa a las
las montañas y faciliten la comunicación en la región
se en el territorio. Este discurso se ha naturalizado con
Las Flores, cuyo propietario se encarga de
comunidades ya que muchos de los produc-
(Banco de la República).
el paso de los años, y parece normal que cada vez más
la terminación y comercialización del pro-
tos propios de la región han comenzado a
Si se analiza la destinación del uso del suelo, las di-
ducto, obteniendo la mayor parte de las ga-
escasear (plátano, yuca, piña, entre otros).
ficultades se profundizan, ya que el 42,33% del territo-
Llama la atención y preocupa la situación de la ju-
nancias, mientras que los catatumberos solo
Ante este panorama, la insurgencia –FARC
rio corresponde, en principio, a áreas de conservación
ventud que prefiere vincularse a la cadena del narco-
reciben lo correspondiente a la venta de la
y ELN– que controla la siembra de coca ha
(zona de reserva forestal creada por la Ley 2 de 1959,
tráfico como raspachines (en el caso de los hombres)
materia prima. Por esta razón y por el riesgo
puesto un límite de dos hectáreas por finca;
resguardos indígenas y PNN); el 39,6% tiene vocación
o como cocineras (las mujeres) en las zonas de cultivo,
social que implica el negocio, es posible afir-
de manera que los campesinos destinen el
agroforestal y solo el 18% puede ser destinado a agri-
con la expectativa de conseguir dinero de manera rápi-
mar que en muy pocas ocasiones la palma
resto de su tierra para garantizar su seguri-
cultura y ganadería (IGAC, 2004). Así, los catatumbe-
da50 , anulando de entrada otras opciones que podrían
funciona como alternativa a la coca; el caso
dad alimentaria, aumentando al mismo tiem-
ros deben buscar alternativas económicas y generar
permitir su desarrollo humano y el de su región.
ejemplar es el de La Gabarra, donde se en-
po las extorsiones a los palmicultores, lo que
desarrollo para la región sabiendo que más de la mitad
cuentra el mayor número de hectáreas de
funciona como un desincentivo de este ne-
de la tierra no puede ser utilizada con ese propósito,
5. Los cultivos de uso ilícito no solo funcionan como
coca y los campesinos se siguen negando a
gocio.
además deben procurar que los cultivos no solo estén
una fuente de financiación para las guerrillas, quienes
destinados al comercio sino que les permitan mantener
controlan y regulan esta actividad en el Catatumbo,
su seguridad y soberanía alimentaria.
sino que se han convertido en una economía de guerra
sustituirla.
3. En vista de que la existencia de cultivos de uso
• Riesgos ambientales y en la seguridad y so-
ilícito es un problema que deriva de otro mayor –la ex-
beranía alimentaria: si bien es cierto que tan-
clusión social y el abandono estatal–, la solución más
to el cultivo de palma o de coca reducen la
efectiva debe apuntarle a lo segundo.
personas se vinculen al negocio.
que ha servido para la profundización y prolongación
4. Las ganancias que se derivan de este negocio tienen mayor impacto en áreas de pobreza y abandono
del conflicto, y es uno de los ejes centrales para que
distintos actores se disputen el control del territorio.
capacidad de producción de alimentos para
Las comunidades son muy claras al afirmar que la
estatal como en el Catatumbo, de tal manera que fá-
Sin negar el carácter político y social del accionar
la región, está claro que la expansión de cul-
siembra de coca no es asunto de voluntad sino de ne-
cilmente se traducen en poder social y político, que se
de las guerrillas en el Catatumbo, las motivaciones que
tivos de palma no ha reducido los de coca
cesidad, teniendo en cuenta que cultivar otro tipo de
refleja en imaginarios y prácticas que defienden y legi-
hoy tienen estas para permanecer en el territorio tam-
sino que ha sustituido la producción de otros
productos no es rentable para los campesinos, dado
timan estas actividades (cultura de la ilegalidad).
bién están asociadas a la rentabilidad de actividades
cultivos. En ese sentido, la alternativa que
que los productos no se venden a precios que generen
Sin duda, el éxito del narcotráfico no solo se mide o
como los cultivos de uso ilícito, la fabricación de la pas-
propone el Gobierno no solo ha fracasado,
ganancias. Lo anterior está directamente relacionado
depende de las utilidades que genera, sino de la conso-
ta base, la comercialización de drogas ilícitas y el con-
sino que ha empeorado la situación de los
con la ausencia de condiciones infraestructurales que
lidación de un andamiaje social y político que permita
trol de corredores estratégicos; por otro lado, la llegada
campesinos de la región. Adicional a esto, se
permitan generar una dinámica de mercado y de pre-
su funcionamiento. Siendo una actividad ilegal, requie-
de nuevos actores armados en razón de esta rentabili-
debe tener en cuenta que las afectaciones a
sencia de Estado que les proporcione a las comunida-
re de mecanismos y herramientas que reduzcan o eli-
dad y alrededor de otros negocios como el contraban-
los suelos producto de la siembra de palma
des la capacidad económica suficiente para satisfacer
minen los riesgos de arruinar la cadena de producción;
do de gasolina, insumos o alimentos, ha cambiado el
son muy graves, a tal punto que agotan la
sus mínimos vitales.
en ese sentido, mientras logre penetrar el tejido social
comportamiento y motivaciones de la insurgencia y de
de las comunidades, resulta aún más difícil acabar con
la comunidad respecto de su vinculación con cadenas
este negocio.
de mafia y criminalidad.
fertilidad de los suelos, tanto o más que los
Al respecto se encontró que la comunicación inter-
efectos de la siembra de coca; así mismo, los
municipal e interveredal se ha dado a través de caminos
campesinos se quejan de que el uso de agua
de herradura y vías terciarias en mal estado, en muchos
El caso del Catatumbo es muy grave, ya que los
El mayor problema de los sembrados de uso ilícito
es desmedido y no está regulado por las au-
casos construidas por la misma comunidad, iniciativas
campesinos no solo aceptan y defienden los cultivos de
en relación con la construcción de paz radica en el in-
toridades ambientales.
que paradójicamente han profundizado la falta del in-
uso ilícito –bien sea por el abandono estatal y el incum-
terés de los grupos armados ilegales por dominar te-
terés de los gobiernos departamental y nacional para
plimiento de acuerdos– sino que han afirmado que es la
rritorios, rutas, poblaciones y autoridades civiles y mili-
50
Hallazgo basado en diversas entrevistas realizadas en la región.
47
48
NORTE DE SANTANDER
Capacidades locales para la paz
CAPACIDADES LOCALES PARA LA PAZ
Recursos y retos para el posconflicto en la región Norte de Santander
tares a favor del negocio del narcotráfico. En la región
miento que les permite, sino con el engranaje alrededor
convertido en un corredor para aquellas personas que
mente, en la lucha por el control de los territorios y las
del Catatumbo, quienes controlan este eslabón de la
del narcotráfico que se ha consolidado en esa región.
han sido plagiadas, que salen plagiadas de la ciudad de
rutas del narcotráfico.
cadena del narcotráfico son las guerrillas de las FARC,
La posición estratégica y las características geográ-
Ocaña, de la ciudad de la Playa, toman como vía el mu-
Las muertes que se han registrado corresponden,
ELN y EPL, siendo este último el principal articulador
ficas de la región son aprovechadas por los grupos ar-
nicipio de Ábrego, se desvían por el corregimiento de
en muchas ocasiones, a diferencias que se dan entre
del negocio en la región, el que le sirvió como medio
mados ilegales para el desarrollo de todas las fases del
Capitán Largo y salen al corregimiento del Tabaco. Es-
integrantes de los grupos armados ilegales. Por esta
para fortalecerse.
narcotráfico: la siembra, la fabricación de la pasta base
tas veredas se han convertido para los grupos delictivos
razón, varios de los asistentes a los diálogos conside-
Teniendo en cuenta que es este el medio a través
y la comercialización, siendo estas dos últimas las que
que no son grupos subversivos, sino bandas criminales
raban que estos homicidios “no tenían que ver con el
del cual las guerrillas financian la mayor parte de su tro-
más excedentes generan. Este hecho ha ocasionado a
o bandas que se conforman ahí para cometer hechos
conflicto armado”.
pa y actividades, y alrededor de este negocio se hallan
que tanto el mapa de los cultivos como la dinámica de
ilícitos” 51.
bandas criminales que esperan apropiarse de todos los
seguridad en los territorios se transforme.
Es importante resaltar que la disputa territorial que
Secuestros, asesinatos selectivos mediante la mo-
se dio en el período 2008 - 2011, que coincidía con el
eslabones de la cadena del narcotráfico, la sustitución
Respecto de la modificación del mapa de los cul-
dalidad de sicariato, cobro de “vacunas” o extorsiones
reacomodamiento de las bandas criminales en el Cata-
de cultivos resultará uno de los mayores retos para el
tivos de uso ilícito, es preciso decir que tiene que ver
a los comerciantes, masacres y atentados, son delitos
tumbo, particularmente los Urabeños, arrojó un núme-
Gobierno nacional, quien no solo tendrá que competir
con la rentabilidad que produce el hecho de cultivar en
frecuentes en los municipios de Ocaña, Ábrego y La
ro de desplazados en esta subregión de 7.119 personas.
con los diferentes incentivos que ofrecen los grupos ar-
zonas donde también se puede fabricar y comerciali-
Playa, y han convertido a estas poblaciones en “corre-
El municipio más afectado fue Tibú con 3.390 casos,
mados a las comunidades, sino contrarrestar la violen-
zar la pasta base. En ese sentido es necesario afirmar
dores” de criminalidad alrededor del narcotráfico.
seguido por El Tarra con 2.582 y Hacarí con 1.177. Estas
cia que emplean para dominar territorios.
que las variaciones nacionales –según el último informe
Existe una estrecha relación con los demás munici-
cifras representan el 42,17% del total de los desplazados
En los acuerdos logrados entre las FARC y el Go-
Simci– confirman esta tesis, siendo Nariño, Putumayo
pios del Catatumbo, especialmente si se considera el
del Catatumbo para ese período, y el 27,15% del total
bierno nacional se acordó el suministro de información
y Norte de Santander, departamentos fronterizos que
narcotráfico como foco de conflicto. Si bien es cierto
departamental.
para dar fin a este problema (Delegaciones del Gobier-
registraron un incremento y se mantienen como princi-
que el nivel de cultivos ilícitos es muy bajo y la presen-
Los testimonios de diversos entrevistados y la re-
no y FARC - EP, 2014), no obstante, como recién se
pales productores de hoja de coca en Colombia (Uno-
cia de grupos guerrilleros es casi imperceptible, son las
visión de fuentes documentales, permitieron constatar
mencionó, las FARC no son las únicas que tienen poder
dc, 2014).
Bacrim –Rastrojos y Urabeños– las que se han apro-
que la persecución del Estado contra el narcotráfico se
sobre el negocio y tampoco las más poderosas; en ese
En el caso del Catatumbo es necesario resaltar que
vechado de la ubicación geográfica de Ocaña para la
ha concentrado en la primera fase del negocio, mien-
sentido, los riesgos en materia de seguridad y orden
esta comercialización no solo se da hacia el exterior del
entrada de materia prima para la producción de coca
tras las grandes redes del narcotráfico se han conso-
público para la zona van a estar asociados a la disputa
país, sino que su conexión directa con el sur de Bolívar
y el comercio de esta a través de una cadena de dis-
lidado y afianzado con la complicidad de autoridades
entre los actores armados que permanezcan en la re-
y el Urabá Antioqueño es clave para transportar mer-
tribución y tráfico de estupefacientes, que canaliza la
civiles y militares, que participan y se benefician direc-
gión y la relación que estos establezcan con guerrilleros
cancía e insumos entre el oriente y noroccidente del
droga hacia el interior del país y la costa atlántica prin-
tamente de este ilícito. Sobre esto, uno de ellos asegu-
reintegrados o incluso con las bases sociales de esta
país. Si bien la mayor parte de la producción sale de
cipalmente.
ró: “Porque entre la fuerza pública hay gente muy co-
insurgencia.
la región, uno de los temas que más les preocupa a las
Las pugnas entre Bacrim, desatadas luego de 2011
rrupta, igual que en la guerrilla. Un muchacho amigo,
comunidades tiene que ver con que la comercialización
con la llegada de los Urabeños a la zona, no solo per-
me conto a mí una vez que él traía mercancía (pasta de
6. En tanto economía de guerra, la existencia e in-
está tomando fuerza en el interior del departamento y
mearon los negocios locales sino también constituye-
coca) para vender en Ocaña y que una vez la Sijín le hizo
cremento de cultivos de uso ilícito en el Catatumbo solo
la región, especialmente en los centros poblados como
ron redes estratégicas de informantes, camuflados en
un ‘torcido’; llegaron con su chaleco, con armas largas,
se puede entender en relación con las dinámicas del
Ocaña, generando otro tipo de fenómenos en torno de
actividades que permiten la vigilancia natural de las
llegaron a la casa, lo rodearon, lo obligaron a echar la
narcotráfico en la región y el país.
la seguridad y la conflictividad, como el aumento de mi-
áreas de operaciones de las estructuras (Pérez & Mon-
mercancía en un costal, la subieron al carro que tenía
La dimensión del problema de los cultivos de uso
crotráfico y de bandas criminales que se disputan terri-
toya). Dichas redes son vinculadas al mototaxismo y
sus emblemas. También se lo llevaron a él y más ade-
ilícito en el Catatumbo no solo tiene que ver con las ren-
torios en el área metropolitana de Cúcuta y la provincia
han sido un factor importante para comprender el in-
lante lo soltaron, le entregaron un kilo de mercancía y
tas que las insurgencias derivan de estos y el fortaleci-
de Ocaña: “en Ábrego, desafortunadamente nos hemos
cremento de los homicidios en la subregión, particular-
le dijeron: ‘tome para que la venda, para que se compre
51
Entrevista Ocaña.
49
50
NORTE DE SANTANDER
Capacidades locales para la paz
el pasaje y se regrese, no lo capturamos porque nos da
pesar’. ¿Usted cree que esa mercancía la van centralizar
ellos?, ¡eso se torció!” 52.
Al indagar a un habitante de la zona sobre la pro-
CAPACIDADES LOCALES PARA LA PAZ
Recursos y retos para el posconflicto en la región Norte de Santander
V. Recomendaciones
regionales
En buena parte, la debilidad institucional de
los municipios priorizados por el proyecto se
debe a estas razones de fondo, más estructurales. Un municipio de sexta categoría, con
presencia histórica del actor armado ilegal,
tección que les brinda la fuerza pública en medio de la
criminalidad ligada al negocio del narcotráfico, indicó
A continuación se presenta una serie de recomen-
difícilmente podrá conocer y cumplir una
que “eso allá no servía de nada”, porque ellos mismos
daciones directamente relacionadas con las ideas cen-
serie de reglamentaciónes dispersas, des-
están involucrados con los grupos que delinquen: “to-
trales previamente presentadas, a saber: la presencia
coordinadas y variables, relacionadas con las
dos comen del negocio, eso uno solo los ve llegar en
incompleta del Estado, la gestión pública local en me-
responsabilidades de su entidad territorial
tremendas camionetas y cada rato cambian de vehícu-
dio del conflicto, la organización social y comunitaria,
alrededor de determinada política pública;
lo, dígame, ¿de dónde un policía va a ganar tanta plata
el ordenamiento territorial y la economía ilegal ligada a
por ende, la ciudadanía tampoco estará en
para eso?, uno solo ve, pero no dice nada”.
los cultivos ilícitos.
capacidad de exigirlas. En este sentido, el ar-
La actividad criminal se agudiza cada día en zonas
Las recomendaciones planteadas se dirigen, prin-
tículo 173 referido al Programa Nacional de
rurales y urbanas del área metropolitana de Cúcuta
cipalmente, a las autoridades públicas de los niveles
Delegación de Competencias Diferenciadas,
(Cúcuta, Puerto Santander, Villa del Rosario, Los Patios,
local e intermedio de gobierno; si bien en algunos ca-
incluido en el proyecto de Plan Nacional de
El Zulia y San Cayetano). Permanentemente se presen-
sos se hace referencia al Gobierno nacional. Se espera
Desarrollo 2014-2018, ofrecería algunas luces
tan enfrentamientos entre Urabeños y Rastrojos, por
que puedan servir de insumo, no solo en la coyuntura
que podrían conducir a replantear el modelo
las rutas del narcotráfico y la disputa de territorios. El
electoral, sino en el esfuerzo de escenario de mediano
de competencias y responsabilidades para el
año pasado se desató una fuerte pugna territorial en
y largo plazos en favor de la construcción de una paz
tipo de municipios priorizados por el proyec-
zona rural de Cúcuta y El Zulia lo que ocasionó el des-
estable y duradera en el país.
to, de cara a la fase de transición, posterior a
la firma de los acuerdos de paz.
plazamiento temporal de varias familias de la región
(La Opinión, 2013). Hace dos años se dieron diversas
masacres y atentados con granada en áreas urbanas y
rurales de Cúcuta y Villa del Rosario.
Sobre la presencia incompleta del Estado y la
gestión pública local en medio del conflicto
• Con el propósito de reajustar el modelo de
intervención del Gobierno nacional en el Catatumbo, se recomienda tener en cuenta los
• Como primera medida, en términos estruc-
siguientes puntos:
turales, el Congreso y el ejecutivo deben re-
52
53
Entrevista Ocaña.
Entrevista subregión Teorama, Convención, San Calixto.
conocer que el modelo actual de descentra-
a. Invertir la lógica de planeación e inver-
lización está agotado. Las normas orgánicas
sión nacional, dando prioridad a la pla-
y ordinarias relativas al tema presentan de
neación y apuestas definidas desde los
manera desordenada e improvisada una dis-
menores niveles de organización social
tribución de competencias, muchas veces,
y político-administrativa (veredal y mu-
no diferenciadas entre los diferentes niveles
nicipal), pasando por el nivel provincial,
de gobierno, ni entre los mismos municipios,
departamental y regional, hasta llegar
independientemente de su categoría; las
a definir las prioridades nacionales. La
competencias o servicios terminan siendo
planeación sectorial del Gobierno na-
asignados sin recursos para su financiación.
cional central desconoce la diversidad,
51
52
NORTE DE SANTANDER
Capacidades locales para la paz
CAPACIDADES LOCALES PARA LA PAZ
Recursos y retos para el posconflicto en la región Norte de Santander
complejidad y el contexto de las regio-
de la ausencia de otros organismos del
les dieron origen. Es necesario que todas las
asociada con guerrilla, violencia y conflicto armado. La
nes donde las políticas sectoriales pre-
Estado.
fuerzas de seguridad del Estado den cum-
fortaleza y tenacidad de los catatumberos organizados
plimiento a su mandato constitucional, espe-
en JAC, Asojuntas y organizaciones sociales les ha vali-
se realizan diagnósticos con la comu-
c. Los ejercicios de diálogo con la comu-
cialmente en los territorios en donde el con-
do para recibir el reconocimiento, respeto y legitimidad
nidad, dentro del espíritu –más que un
nidad organizada deben estar revesti-
flicto armado permanece activo. La sociedad
no solo de todos los niveles sino del mismo gobierno de
requisito– de participación de los pro-
dos de toda la seriedad y responsabi-
civil podría desempeñar un papel de recono-
facto de los actores armados presentes en la zona. Por
cesos de planeación, estos deben ser
lidad entre las partes. La desconfianza
cimiento o auditoría visible frente al desem-
esta razón, su papel en la etapa posterior a la firma de
realmente tenidos en cuenta por parte
de la población del Catatumbo frente
peño de sus funciones, siempre sometidas a
los acuerdos resulta fundamental.
de las autoridades públicas a cargo de
al Estado es muy alta, dados los ante-
la autoridad pública civil.
la planeación territorial. Dos ejemplos
cedentes de incumplimiento sistemá-
claros para la región estudiada son el
tico de acuerdos pactados por parte
• Un punto final, atado al exceso de centra-
sencia del Estado en el Catatumbo, resulta
documento Conpes 3739 de 2013 y la
de los gobiernos nacional y departa-
lismo, radica en la información disponible
más apropiado considerar que existe una
inclusión del Catatumbo dentro de las
mental, incluida la ausencia de coor-
sobre la región. La mayoría de cifras de de-
institucionalidad paralela, en donde los prin-
zonas prioritarias de la Política Nacio-
dinación entre instituciones del orden
sarrollo del Catatumbo datan de mediciones
cipales actores son las organizaciones co-
nal de Consolidación Territorial: a pe-
nacional con el mandato de cumplirlos.
anteriores que hoy no dan cuenta de la rea-
munitarias y sociales, que en medio del gran
sar de que ambas iniciativas de política
El sentimiento de frustración se agudi-
lidad de la región. En consecuencia, se debe
abandono estatal han generado acuerdos
pública plantean estrategias para el
za con la decisión frecuente e infortu-
comenzar por actualizar información básica
y condiciones para llevar servicios básicos,
desarrollo integral de la región, estas
nada de desplegar la fuerza pública en
sobre este territorio, delegando para ello a
regular conflictividades y garantías de dere-
muy poco rescataron la visión y los
contra de la población civil, tal como
funcionarios de distintas entidades estatales,
chos a la población, en medio de la presencia
imaginarios colectivos de la población
ocurrió durante el paro agrario de 2013.
del orden nacional, departamental y munici-
y condicionamientos de los actores armados
de la zona, lo que resulta fundamental
El ministerio de Interior, cartera que se
pal. Es imprescindible partir de un censo que
ilegales. Es evidente que las JAC y Asojuntas
para el escenario de postconflicto que
debe a los territorios, debe contar con
permita tener claridad sobre la población y
de las zonas rurales del Catatumbo han des-
se avecina.
un equipo preparado y un protocolo
sus condiciones de vida, ya que a partir de
empeñado funciones que son competencia
de atención que les dé respuesta a es-
esto se podrán diseñar políticas y progra-
de entidades del Estado, lo que representa
b. El poder y la fortaleza del Estado cen-
tas grandes movilizaciones y conflictos
mas encaminados a superar sus falencias,
un enorme desafío y aprendizaje para la ins-
tral se debería medir mediante la ca-
sociales –sin que estos sean necesaria-
además de asignar partidas presupuestarias
titucionalidad local en la transición.
pacidad “para llevar a cabo decisiones
mente abordados como asuntos de or-
suficientes para garantizar vigencias y co-
que penetran en el tejido social” y no
den público– y que posteriormente se
berturas.
en la capacidad del control militar y
haga responsable de hacer seguimien-
cia de la justicia formal en el Catatumbo, las
policial sobre el territorio, tal como lo
to y verificación al cabal cumplimiento
JAC y las Asojuntas han asumido el papel de
recogen Villegas y Revelo al retomar la
de los acuerdos que se definan. Así se
distinción de Michael Mann entre po-
contribuye a revestir al Estado de cre-
der infraestructural y poder despótico
dibilidad y confianza.
tenden implementarse. A pesar de que
(García & Revelo, 2011). La implementa-
• Aunque es incorrecto decir que no hay pre-
Sobre la organización social y comunitaria
• Ante la ausencia, inaccesibilidad e inoperan-
regulación de la conflictividad local y la con-
Una de las fortalezas y recursos más visibles y des-
vivencia, facilitando espacios de mediación
tacados del Catatumbo son sus organizaciones comu-
y conciliación, y de autoridad local con fun-
nitarias y sociales, las que han desempeñado un papel
ciones judiciales que cuentan con toda la le-
ción de la estrategia de consolidación
• En un escenario de postconflicto, la pobla-
determinante en el territorio. Los liderazgos surgidos en
gitimidad de los pobladores. A este respec-
territorial en el Catatumbo da cuenta
ción del Catatumbo espera que la policía y
estos espacios, especialmente durante la última déca-
to, se podría liderar desde el nivel nacional
del protagonismo a la fuerza pública y
el ejército cumplan los fines misionales que
da, le han dado una voz a esta región, tradicionalmente
(Gobierno y sector justicia), posiblemente
53
54
NORTE DE SANTANDER
Capacidades locales para la paz
CAPACIDADES LOCALES PARA LA PAZ
Recursos y retos para el posconflicto en la región Norte de Santander
desde el Viceministerio de la Participación y
• Se debe romper la mirada estigmatizante
que tengan en cuenta las apuestas produc-
la Igualdad de Derechos (Ministerio del Inte-
con la que se percibe a la región y a sus po-
tivas de campesinos, sector privado y de la
rior) y la Dirección de Métodos Alternativos
bladores. Funcionarios públicos nacionales y
misma comunidad indígena Barí, sin dejar de
• Así como en otras regiones del país, las me-
y Solución de Conflictos (Ministerio de Justi-
regionales y medios de comunicación54 de-
lado el cuidado y la conservación del medio
didas de formalización y restitución de las
cia), iniciativas que diagnostiquen y reconoz-
ben ser los primeros en promover una peda-
ambiente.
tierras despojadas y abandonadas en el Ca-
can las funciones que en materia de regula-
gogía para la paz que destaque las capaci-
ción de conflictividades ha venido ejerciendo
dades sociales del territorio y reconozcan las
la organización comunitaria. Y así acercar a
falencias de las institucionales.
tenible, contemplado en la Ley 160 de 1994.
tatumbo como consecuencia del conflicto
• Sobre este particular cabe retomar el punto
armado son gigantescas. El cumplimiento
–previamente enunciado– de promover am-
de esta medida de reparación, a pesar de
plios ejercicios de diálogo y consenso entre
las dificultades que implica llevarla a cabo
Un posible escenario de postconflicto con las FARC
el Estado y los habitantes del Catatumbo, en
en medio del conflicto, tendrá que superar
ternativos de solución de conflictos (Conci-
permite soñar con nuevas relaciones Estado - comu-
donde las autoridades públicas regulen de
la incipiente etapa de microfocalización rea-
liación Extrajudicial en Derecho, Centros de
nidad en el Catatumbo, sin olvidar que este territorio
manera efectiva el uso y aprovechamiento
lizada para el departamento de Norte de
Convivencia Ciudadana, Casas de Justicia) a
cuenta con la presencia de otros grupos insurgentes.
del suelo, sin respaldar o promulgar decre-
Santander, agilizando los procesos desde la
la informalidad de la prestación del servicio
Probablemente, esta relación empezará a cambiar
tos o leyes que beneficien a unos pocos. El
solicitud y registro, hasta la sentencia de res-
de justicia en estas zonas de conflicto arma-
cuando desde el lado institucional se extienda una
asunto, más allá de la gestión de permisos y
titución a cargo de los jueces agrarios y la
do. Este servicio público, esencial en la cons-
mano amiga y solidaria, que deje por un lado el fusil y
licencias necesarias, o de contar con los ava-
etapa post-fallo de vocación transformadora
trucción de Estado, se tendrá que ajustar al
la pala con la que se ha buscado controlar la región y
les o consulta previa de determinada comu-
(formalización del predio, alivio de pasivos,
entorno social e institucional en el que este
extraer las riquezas de su tierra.
nidad –lo que es igualmente importante– ra-
asistencia técnica y proyectos productivos
dica en hacer partícipe desde el comienzo a
de desarrollo rural).
los operadores de justicia ordinaria (jueces
y fiscales) y encargados de mecanismos al-
debe operar.
la ciudadanía frente a este tipo de decisiones
• Las JAC y Asojuntas, a través de su forma
Sobre el ordenamiento territorial
Sobre la economía ilegal atada a los cultivos
ilícitos
En la región surgieron importantes planteamientos
logrado cohesionar a la población en torno
respecto de la forma en que la comunidad sueña con un
de visiones del territorio, a través de organi-
desarrollo económico, social y sostenible con el medio
• Figuras como la Zona de Reserva Campesina
zaciones sociales o movimientos ciudadanos
ambiente, donde la actividad que se realice o se cultive
ofrecen algunas luces sobre cómo ordenar el
• Los hallazgos del proyecto en el Catatumbo
de los que han ido incursionando en proce-
“no dañe la tierra” y respete el territorio.
territorio, especialmente frente a la vocación,
confirman la relación estrecha entre presen-
sociedad.
uso y propiedad de la tierra. En esta línea, se
cia de cultivos ilícitos y sus pobres condicio-
pesar del alto riesgo de que estos espacios
• Ante la disyuntiva de la explotación a gran
debe procurar por una pronta respuesta del
nes de desarrollo. Lo que implica la puesta en
de participación ciudadana sean cooptados
escala de la riqueza de las tierras del Cata-
Gobierno nacional que brinde claridad sobre
marcha de medidas políticas, económicas y
por intereses partidistas, los comunales de-
tumbo (biocombustibles, petróleo, carbón y
la solicitud del establecimiento de la Zona de
sociales que apunten hacia el fortalecimiento
ben propender por conservar la esencia de
otros minerales) versus un aprovechamiento
Reserva Campesina del Catatumbo, promo-
de la economía rural de la región, teniendo
su organización interna y papel de veeduría
de la misma basado en la economía campe-
vida por algunas organizaciones sociales de
en cuenta los compromisos plasmados en
en favor del bienestar de la comunidad, in-
sina y la protección de sus recursos natura-
la región, más aún cuando el mismo ministe-
los acuerdos firmados con las comunidades
dependientemente que el candidato o líder
les, se les debe dar prioridad a los modelos
rio de Agricultura y el Incoder acompañaron
rurales y organizaciones sociales que las re-
político haya emergido de sus entrañas.
de desarrollo incluyentes sobre el territorio,
en la formulación del Plan de Desarrollo Sos-
presentan. Varios de estos acuerdos retoman
sos de participación política y electoral. A
54
de desarrollo, determinantes para la vida en
de organización y participación social, han
Ejemplo de editorial que estigmatiza y no contribuye a la construcción de paz en la región: http://www.laopinion.com.co/demo/index.php?option=com_content&task=view&id=454708&Itemid=37#.VVF02_l_Okp
55
56
NORTE DE SANTANDER
Capacidades locales para la paz
CAPACIDADES LOCALES PARA LA PAZ
Recursos y retos para el posconflicto en la región Norte de Santander
peticiones que las comunidades han presen-
te aceptada por el Gobierno nacional en el
• Adicionalmente, la presencia de un porcen-
tado al Gobierno nacional de años atrás.
marco de la Mesa de Interlocución y Acuer-
taje importante de cultivos ilícitos en la Zona
do, la decisión de sustitución progresiva de
de Reserva Forestal de la Serranía de los Mo-
• Los programas de desarrollo alternativo de-
cultivos, que implica que los programas de
tilones y el PNN Catatumbo Barí y resguar-
ben estar enfocados al fortalecimiento ins-
desarrollo alternativo que se lleven a cabo en
dos indígenas Motilón-Barí y Catalaura-La
titucional local y al desarrollo rural integral.
el Catatumbo dejan de estar condicionados
Gabarra, limita la intervención del Estado a
En esta materia, el ministerio de Agricultu-
a la erradicación de cultivos o “cero coca”
través de estrategias de desarrollo alternati-
ra y Desarrollo Rural debe desempeñar un
como prerrequisito para su implementación,
vo. Por tanto, el abordaje de las autoridades
papel primordial –que hasta el momento ha
resulta ser un acierto que hace aún más evi-
públicas en la zona deben contemplar el or-
sido inexistente– en el diseño y la implemen-
dente el imperante llamado al fortalecimien-
denamiento del territorio y el respeto y escu-
tación de políticas encaminadas a encontrar
to institucional local y al desarrollo rural. La
cha de las comunidades que lo habitan.
salidas a un fenómeno estrechamente ligado
erradicación debe ser una consecuencia y no
a la vida en el campo.
una precondición para llevar las posibilida-
• En lugar de concentrarse en uno de los es-
des de desarrollo a las áreas rurales del país.
labones más débiles de la cadena, las accio-
• Los programas de desarrollo alternativo re-
nes de control y reducción de la oferta de
sultan insuficientes a la hora de satisfacer
• En sintonía con el reciente debate nacional
drogas se deben orientar hacia programas
integralmente las necesidades de los territo-
que cuestiona la aspersión aérea con glifo-
de inteligencia policial y militar que permitan
rios y sus habitantes. Los programas contra
sato como mecanismo para el control de los
desarticular organizaciones criminales aso-
las drogas deben estar dirigidos a transfor-
cultivos ilícitos por los altos riesgos para la
ciadas al narcotráfico en la región, los que
mar las realidades rurales mediante la con-
salud de los pobladores de la zona, es de
han demostrado arrojar mejores resultados.
solidación del Estado y el ofrecimiento de
resaltar que la organización social del Cata-
Esto supone el fortalecimiento de acciones
bienes y servicios públicos en los territorios.
tumbo logró vetar esta medida en la región
contra laboratorios, cristalizadores y tráfico
desde el 2011, en el marco de las mismas ne-
de precursores químicos, entre otros. Adicio-
• Así mismo, los programas de desarrollo al-
gociaciones con el Gobierno nacional. Aun-
nalmente, medidas eficientes contra el lava-
ternativo no están generando las capacida-
que desde entonces se les ha dado prioridad
do de activos resultarían más provechosas,
des necesarias para que las comunidades
a las medidas de desarrollo alternativo y de
dado que allí se encuentra el mayor margen
puedan competir de manera justa en el mer-
erradicación manual forzosa, la superficie de
de ganancia de la cadena de las drogas.
cado. El caso de la palma en el Catatumbo
hectáreas cultivadas parece seguir aumen-
como macroproyecto agroindustrial para la
tando. Frente a esta situación, la solución de
Así mismo, como se mencionó en la sección V, la
sustitución de cultivos ilícitos arroja leccio-
fondo se concentra en la apuesta por el de-
reducción de los cultivos ilícitos, además de depender
nes sobre las desiguales condiciones en que
sarrollo integral de la región. Las mismas co-
de las dinámicas de la economía campesina, obedece
los cultivadores fueron vinculados a la nueva
munidades confirman: “El problema es que
también a la prevalencia de una “cultura de la ilegali-
apuesta productiva. El Estado debe velar por
[de] cierta forma el abandono que hay por
dad” que hay que transformar mediante procesos edu-
el beneficio sostenible y transformador para
parte del Estado en el municipio ha llevado
cativos; lo que remite, de nuevo, a la construcción de
todas las partes.
que la gente cambie la actividad económica
Estado en la región.
campesina que anteriormente se llevaba, a
• A pesar de que la medida fue difícilmen-
55
Entrevista El Tarra.
utilizar cultivos de uso ilícito”55.
57
58
NORTE DE SANTANDER
Capacidades locales para la paz
CAPACIDADES LOCALES PARA LA PAZ
Recursos y retos para el posconflicto en la región Norte de Santander
Referencias
Asociación de Municipios del Catatumbo, Provincia
Delegaciones del Gobierno y FARC - EP. (2014)
de Ocaña y Sur del Cesar. (s.f.) Obtenido de
Comunicado Conjunto #36 - Acuerdo sobre
http://asomunicipios.co/
solución al problema de drogas ilícitas. La Ha-
país. Bogotá D.C.: Ediciones Antropos.
explotación del Oro y la Madera en Antioquia.
Departamento
Administrativo
de
Planeación.
dellín: Gobernación de Antioquia.
Banco de la República. (s.f.) Banco de la República.
Recuperado en octubre de 2014, de Banco de
Departamento Nacional de Planeación. (2013) Eva-
la República: http://www.banrepcultural.org/
luación del Desempeño Integral de los Muni-
blaavirtual/geografia/geograf2/bari1.htm
cipios - Vigencia 2012. Bogotá: Departamento
Nacional de Planeación.
Centro de Memoria Histórica. (2010) Silenciar la Democracia. Bogotá.
El País. (2012) Página del Diario el País. Obtenido
de http://www.elpais.com.co/elpais/judicial/
CONPES - DNP. (15 de enero de 2013) Departamento Nacional de Planeación. Obtenido de Docu-
Gobernación de Antioquia. (2012) Plan de Desa-
Silla de la Paz. Obtenido de http://lasillallena.
rrollo Departamental 2012 -2015. Antioquia la
lasillavacia.com/la-silla-de-la-paz/la-reconci-
más Educada. Medellín.
liaci-n-una-mirada-desde-las-zonas-de-reserva-campesina-zrc.
Gobernación de Antioquia. (6 de marzo de 2015)
Página web de la Gobernación. Obtenido de
La Opinión. (22 de marzo de 2011) Obtenido de
http://antioquia.gov.co/index.php/antioquia/
http://www.laopinion.com.co/demo/index.
datos-de-antioquia/50-gobernaci%C3%B3n/
php?option=com_content&task=view&i-
gobernacion-antioquia/126-mapas
d=369922&Itemid=2.
da-pais
Gobernación de Norte de Santander. (s.f.). Obteni-
de
infgeneral.php
dex.php?option=com_content&task=view&i-
Fundación Ideas para la Paz. (2013) Diagnóstico de
Barreras y Restricciones de Acceso a la Jus-
Econ%C3%B3micos/3739.pdf.
ticia en Municipios de Consolidación del Bajo
Hidroelectrica Ituango S.A. (3 de marzo de 2015)
Cauca Antioqueño: Caucasia, Cáceres, Nechí,
Página de la Hidroeléctrica Ituango. Obtenido
Tarazá, Zaragoza y El Bagre. Washington:
de
Checchi and Company Consulting, Inc.
php/area-de-influencia
Constitutions/Colombia/colombia91.pdf.
CORPONOR. (sf). Obtenido de http://www.corponor.gov.co/pot/San%20Calixto/Diagnostico/
http://www.laopinion.com.co/demo/in-
d=429316&Itemid=27.
http://www.hidroituango.com.co/index.
American Studies. Obtenido de Georgetown
http://pdba.georgetown.edu/
La Opinión. (26 de septiembre de 2013) Obtenido
do de http://www.nortedesantander.gov.co/
colaboracion.dnp.gov.co/CDT/Conpes/
University
iEn_Gc.
Jerez, C. (25 de abril de 2015) La Silla Vacía - La
Integral de la Región del Catatumbo: https://
Database of the Americas - Center for Latin
task=view&id=423656&Itemid=94#.VT6zI-
noticias/quien-otoniel-patron-bacrim-temi-
mento Conpes 3739 - Estrategia de Desarrollo
Constitución Política de Colombia. (1991) Political
nión. Obtenido de http://www.laopinion.com.
Medellín: Universidad Eafit.
(2012) Anuario Estadístico de Antioquia. Me-
Mondadori.
Jácome Ramírez, J. J. (7 de julio de 2013) La Opico/demo/index.php?option=com_content&-
Giraldo, J. A. (2012) Informalidad e Ilegalidad en la
bana.
Ávila, A. (2012) La frontera caliente entre Colombia y Venezuela. Bogotá D.C.: Random House
García, M., & Revelo, J. E. (2011) Los estados del
La Opinion. (21 de noviembre de 2014) Obtenido
de
http://www.laopinion.com.co/demo/in-
dex.php?option=com_content&task=view&id=450592&Itemid=3.
Fundación Ideas para la Paz. (2014) Diagnóstico de
IGAC. (2004) Estudio general de suelos y zonifica-
Barreras y Restricciones de Acceso en muni-
ción de tierras en el departamento de Norte
cipios de consolidación del Nudo de Paramillo:
de Santander.
http://www.laopinion.com.co/demo/index.
php?option=com_content&task=view&i-
Briceño – Anorí - Ituango y Valdivia . Washington: Checchi and Company Consulting, Inc.
La Opinión. (13 de octubre de 2014) Obtenido de
ILSA. (2012) Zonas de Reserva Campesina: elemen-
San%20Calixto%20Componente%20urbano.
tos introductorios y de debate. Bogotá: Nueva
pdf.
Gente Editorial.
d=448708&Itemid=8.
59
60
NORTE DE SANTANDER
Capacidades locales para la paz
CAPACIDADES LOCALES PARA LA PAZ
Recursos y retos para el posconflicto en la región Norte de Santander
Mesa de Negociación . (2014) Borrador conjunto:
PNN. (s.f.). Parque Nacional Natural - Catatumbo
Revista Semana. (2013) Página de la Revista Sema-
URT. (Enero de 2015) Unidad de Restitución de Tierras
Hacia un Nuevo Campo Colombiano: Reforma
Barí. Obtenido de http://es.wikipedia.org/
na. Obtenido de http://www.semana.com/
- Informe Final de Gestión. Obtenido de Plan
Rural Integral. La Habana.
wiki/Parque_nacional_natural_Catatumbo_
opinion/articulo/crisis-politica-en-choco-opi-
de Acción: https://www.restituciondetierras.
Bar%C3%AD.
nion-jose-mosquera/366340-3.
gov.co/documents/10184/447616/INFOR-
MinAmbiente. (27 de diciembre de 2013). Ministe-
ME+FINAL+DE+GESTI%C3%93N+2014+Fe+-
rio de Ambiente y Desarrollo Sostenible. Ob-
PNUD. (2011) Colombia rural. Razones para la espe-
Ríos vivos. (10 de marzo de 2015) Movimiento Co-
tenido de https://www.minambiente.gov.co/
ranza. Informe Nacional de Desarrollo Huma-
lombiano. Obtenido de https://defensaterri-
index.php/normativa/resoluciones
no 2011. Bogotá: PNUD.
torios.wordpress.com/.
de+erratas.pdf/dc3a97a4-4085-436a-aa62931160a1bf84.
Verdad Abierta. (15 de enero de 2015). www.
Molano, A. (3 de marzo de 2012) El Espectador. Ob-
Procuraduría Delegada para la Descentralización y
Secretaría de Gobierno. (2014) Página de la go-
tenido de http://www.elespectador.com/no-
las Entidades Territoriales. (2011) Descentra-
bernación de Antioquia. Obtenido de http://
www.verdadabierta.com/lucha-por-la-tie-
ticias/judicial/paramilitarismo-y-palma-el-ca-
lización y Entidades Territoriales. Bogotá: Ins-
antioquia.gov.co/index.php/la-secretaria-go-
rra/5569-la-encrucijada-de-los-peque -
tatumbo-articulo-330074.
tituto de Estudios del Ministerio Público.
bierno/historicogobierno/22298-plan-tro-
nos-palmeros-del-catatumbo.
ya-ya-marcha-en-el-bajo-cauca.
Observatorio Nacional de Paz - Planeta Paz. (2012)
Programa Cercapaz. (2014) Ideas para fomentar
Actores y dinámicas de la conflictividad terri-
la articulación entre nación, departamento y
UACT. (14 de enero de 2014) Unidad Administrati-
torial. Percepciones populares en cuatro re-
municipio: experiencias de tres procesos de
va para la Consolidación Territorial. Obtenido
giones de Colombia. Bogotá: Noviembre.
cambio en la Construcción de Paz en Colom-
de http://www.consolidacion.gov.co/?q=con-
bia. Bogotá: Deutche Gesellschaft fur Interna-
tent/pol%C3%ADtica-nacional-de-consolida-
tionale zusammenarbeit (GIZ).
ci%C3%B3n-y-reconstrucci%C3%B3n-territo-
Observatorio Nacional de Paz. (Febrero de 2011)
Observapaz. Obtenido de www.observapaz.
org/index.php?option=com_docman&task...
rial.
Rao, V. a. (2012) Can participaction be induced?
some evidence from Developing Countries.
Parques Nacionales Naturales - Min. Ambiente. (25
de junio de 2008). Obtenido de http://www.
Washington: World Bank -policy research
UNODC. (2014) Monitoreo de cultivos de coca - Colombia 2013.
working paper 6139.
URT. (Enero de 2014) Unidad de Restitución de Tie-
nortedesantander.gov.co/infgeneral.php
Revista Semana. (2012) Página de la Revista Sema-
rras. Obtenido de Informe Anual de Gestión
Pérez, B., & Montoya, C. (s.f.) Las Bacrim después
na. Obtenido de http://www.semana.com/
- Plan de Acción 2013: https://www.restitu-
de 2013: ¿Pronóstico Reservado? Fundación
nacion/articulo/se-combatira-mineria-ile-
ciondetierras.gov.co/web/guest/pdf-trans-
Paz y Reconciliación.
gal-386-soldados-policias/266379-3.
parencia/-/pdf/10184&d13ec780-ea84-4b699a4a-0f68774d43ad.
verdadabierta.com.
Obtenido
de
http://
61
Fundación Ideas Para La Paz (FIP)
ISBN: 978-958-59274-2-1
Calle 100 No. 8ª – 37 Torre A. Of. 305
Bogotá Tel. (57-1) 218 3449
e-mail: [email protected]
www.ideaspaz.org
NORTE DE
SANTANDER
Recursos y retos para el
postconflicto en la región
Norte de Santander
Capacidades locales para la paz
Fly UP