...

CIEN CASOS DE éXITO - Biodiversidad Mexicana

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

CIEN CASOS DE éXITO - Biodiversidad Mexicana
←
Cactáceas columnares. Reserva de la Biosfera Tehuacán-Cuicatlán, Puebla-Oaxaca.
© Javier de la Maza
→
Ojo de agua en Ría Celestún, Yucatán.
© Javier de la Maza
Patrimonio Natural de México
cien casos de éxito
Patrimonio Natural de México
cien casos de éxito
Julia Carabias
José Sarukhán
Javier de la Maza
Carlos Galindo
coordinadores
Portada:
José María Velasco, Bosque de Pacho, 1875, óleo sobre tela, 43 × 32 cm
Museo Nacional de Arte
Reproducción autorizada por el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, 2010.
DR © 2010 Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad
Liga Periférico-Insurgentes Sur 4903, Parques del Pedregal, Tlalpan, 14010 México, D.F.
www.conabio.gob.mx
ISBN 978-607-7607-40-3
Forma sugerida de citar
Carabias, Julia, et al. (coords.), 2010. Patrimonio natural de México. Cien casos de éxito.
México, Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad.
La Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad reconoce y agradece la generosa colaboración de los siguientes fotógrafos:
Joanna Acosta, Claudia M. Agraz, Rosario Álvarez, Vicente Arriaga, Víctor Arroyo, Juan Miguel Arteaga, Humberto Bahena, Alfonso Banda,
Omar Bravo, Francisco Buelna, José Domingo Carriquiry, Ramón Castellanos, Gerardo Ceballos, Pablo Cervantes, Christian Dreckman,
Fulvio Eccardi, Jacobo Espinoza, Christiana Ferris, Carlos Galindo, Abisaí García, Antonio González Azuara, Carlos González Salas, Manuel
Grosselet, Enrique Jardel, Jorge L. Jiménez, Chris Johnson, Alfredo Lara, Marco Antonio Lazcano, Manuel Maass, Esteban Martínez, Juan
Manuel Martínez, José Antonio Massó, Javier de la Maza, Roberto de la Maza, Juan Carlos Merino, Iván Montes de Oca, Thor Morales,
Carlos Navarro, Gerardo Negrete, Rafael Obregón, José Carlos Pizaña, Eduardo Prieto, Carlos Ramírez, Pablo A. Rodríguez, Lorenzo J. de
Rosenzweig, Ramiro Rubio, Carlos Sánchez Pereyra, Miguel Ángel Sicilia, Leonor Solís, G. Tavera, Genoveva Trejo, E.J. Torres, Jorge Urbán,
Francisco Urzúa, F. Vargas, Juan Vargas, Lilia Vela, Enriqueta Velarde y Manuel Weber.
Producción editorial: Oswaldo Barrera, Antonio Bolívar (coord.) y Socorro Gutiérrez (composición y formación), en Redacta, S.A.
con la colaboración de Sergio Nicasio (Natura y Ecosistemas Mexicanos, A.C.) y Miguel Ángel Sicilia (Conabio).
Impreso en octubre de 2010 en los talleres de Offset Rebosán, S.A. de C.V., Acueducto 115, Huipulco-Tlalpan, 14370 México, D.F.
de
C.V.,
Presentación
Al pensar en la presentación de este libro, después de haber leído los textos que lo conforman,
llego a la conclusión de que, para tratarse de un tema relativamente reciente en la conciencia social
y gubernamental del país, los mexicanos hemos tenido una notable serie de logros en el campo de
la conservación y el manejo de nuestro patrimonio natural, en un breve lapso.
Casi todos esos logros se han obtenido a partir de la década de los años cincuenta del siglo
pasado, una vez que el movimiento revolucionario del país se había afirmado y los programas
gubernamentales empezaban a adquirir visos de continuidad. Un par de décadas después comienza a conformarse una comunidad profesional y académica, alojada en instituciones que le
dan cobijo seguro y permanente, y ambas, instituciones y comunidad académica, inician un
vigoroso proceso de generación y acumulación de conocimiento sobre ese patrimonio natural,
consolidando el alcanzado en décadas anteriores e incluso en el siglo xix.
Por ello nos pareció muy acertado compilar esta relación de ejemplos exitosos, relatados en
su mayoría por quienes han participado en su ejecución, en ocasiones de manera central o como
colaboradores directos en los estudios o trabajos.
Es pertinente, en especial, hacer notar que con la instauración independiente del sector ambiental en México, en la segunda mitad de los años noventa, se sentaron las bases para que muchos
de los ejemplos exitosos relatados en este profusamente ilustrado libro pudiesen haber ocurrido. Es
también oportuno remarcar que dichos ejemplos exitosos fueron posibles gracias a la colaboración
creciente y cercana del sector académico con diferentes instancias gubernamentales.
Resulta alentador dar a conocer estas historias a la sociedad en general porque demuestran
lo que es posible lograr con la participación activa y dispuesta del gobierno federal y de la sociedad interesada en esos temas, contando con el conocimiento científico obtenido y transmitido
generosamente por las comunidades académicas del país. Por otro lado, son al mismo tiempo
elementos para sensibilizar a todos los mexicanos acerca de la importancia de la conservación y
el manejo sustentable de este patrimonio que pertenece a la Nación; para que nos demos cuenta
de que estos logros son perfectamente alcanzables por nosotros mismos, utilizando y combinando esfuerzos; para que todos, gobierno, sector académico y sociedad pongamos nuestro mayor
empeño en continuar y acelerar el trabajo que hace posible esos éxitos.
Estos cien ejemplos deben darnos —dentro de un panorama que sin duda está rodeado de
innumerables dificultades, provenientes de intereses económicos o de otra naturaleza— el más
importante estímulo para multiplicar muchas veces estos casos exitosos y mejorarlos sensiblemente en el futuro inmediato. En la mayoría de ellos es evidente que las historias no se reducen
a éxitos de conservación de la biodiversidad, sino que redundan en el bienestar de las comunidades directamente relacionadas con los recursos y del país entero.
Ésta es una de las mejores formas de conmemorar no sólo la Independencia del país, sino
los logros que una vez asentado el movimiento de reivindicación social que fue la Revolución
mexicana han podido alcanzarse con el trabajo conjunto de todos los mexicanos, desde sus diferentes esferas de capacidad y responsabilidad.
Juan Rafael Elvira Quesada
Secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales
• 7 •
Prólogo
En nuestro país y en el mundo vivimos rodeados, en los últimos tiempos, de noticias que
distan mucho de ser optimistas o estimulantes. Es comprensible que lo ominoso de los
acontecimientos predomine en el espíritu de mucha gente.
Sin embargo, aunque México ha experimentado una seria disminución de su patrimonio natural como consecuencia de políticas de desarrollo que han ignorado por largo tiempo criterios ecológicos que garanticen la sustentabilidad, es justo decir que los casos en que
ha sido posible conservar y manejar de manera sustentable ese patrimonio se han ido incrementando notablemente, sobre todo desde fines del siglo pasado.
Esto ha sido posible por una combinación afortunada de factores. Primero, una tradición de conocimiento de los recursos naturales, especialmente de la biota del país y de algunos de los ecosistemas más importantes de México, tradición que se debe a la existencia
—en algunos casos desde hace más de cien años— de instituciones que albergaron investigadores dedicados a estos estudios. Esas instituciones se multiplicaron durante la segunda
mitad del siglo pasado, distribuyéndose de manera relativamente amplia en el territorio
mexicano. Como consecuencia de ello, durante el último cuarto del siglo xx hubo un crecimiento inusitado de la comunidad académica dedicada a lo que podríamos llamar “las
ciencias de la biodiversidad”, entre ellas la taxonomía, la biogeografía y la ecología. La difusión de este conocimiento fue creando una conciencia ambiental en algunos sectores de
la sociedad que dieron paso a la constitución y el fortalecimiento de diversas organizaciones civiles, gestoras activas de cambios locales. Por último, una serie de circunstancias
afortunadas en la década de los noventa dio paso a un desarrollo institucional, sobre todo
en el ámbito federal, de estructuras, programas, opciones tecnológicas, marcos normativos,
etcétera, que estimularon una sensibilidad clara y definida sobre la importancia del conocimiento, la conservación, el manejo y la restauración de los recursos naturales con base en
principios científicos, y que le dieron a las cuestiones ambientales un lugar propio en las
decisiones al respecto.
Sin pretender minimizar la compleja realidad en que vivimos y lo mucho que aún falta
por hacer, los editores de la obra hemos pensado en seleccionar, de entre una buena cantidad
de acciones realizadas en las décadas más recientes, aquellas que nos han parecido ejemplos
exitosos en cuanto a logros concretos de conservación, así como de restauración y recuperación de recursos, y en muchos casos también de beneficios económicos a sectores de la sociedad relacionados con el manejo o la conservación del patrimonio natural. Decidimos no
referirnos a la plétora de esfuerzos de investigación básica —fundamentales para la aplicación de acciones en el campo— que se realizan de manera cotidiana en numerosas instituciones académicas mexicanas porque tienen sus propias vías de divulgación. Presentamos
una muestra de cien casos organizados en una secuencia que incluye ejemplos de conservación (cintillo azul), manejo de la biodiversidad (amarillo), restauración ambiental (verde) y
fortalecimiento y creación de capacidades (café).
Hay mucho de qué sentirse contentos y especialmente estimulados a seguir por el camino que nos permita cosechar muchos más de estos casos exitosos en la conservación y el
manejo sustentable de nuestros recursos. Son, en la mayoría de los casos, ejemplos de
• 8 •
cómo tenemos que seguir trabajando todos en el país para hacer cada vez mejor las cosas:
individuos, organizaciones sociales, instituciones académicas, sector privado, instancias
gubernamentales.
Este año conmemoramos en México el bicentenario y el centenario de dos gestas históricas que cambiaron para siempre el país y a sus habitantes: el inicio de la Independencia
y el de la Revolución. Con este motivo, y desde nuestra trinchera, queremos que la sociedad mexicana se entere de que en el campo de la conservación, la restauración y el manejo
sustentable de nuestro patrimonio natural hay muchas cosas que se han hecho bien, entre
algunas otras que no han sido tan exitosas; queremos mostrar aquéllas en las que personas
e instituciones han trabajado con vocación y convencimiento hasta lograr un éxito, que
desde luego hay que consolidar y mantener. Queremos que la sociedad mexicana conozca
de primera mano, y con el relato de quienes en la mayoría de los casos fueron los actores
principales del éxito, el proceso por el cual estos ejemplos se han considerado casos exitosos de conservación y manejo sustentable.
Conservar la diversidad biológica del país y lograr un desarrollo sustentable son, además de un imperativo ético, un llamado a la supervivencia de nuestro patrimonio natural
y, en última instancia, a la protección de la calidad de nuestra propia vida y la de generaciones futuras.
Agradecemos la valiosa y desinteresada colaboración de los 140 autores, que hizo
posible reunir y divulgar esta impresionante serie de casos exitosos de conservación y restauración de nuestro patrimonio natural.
Los coordinadores
• 9 •
Contenido
Presentación ����������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������� 7
Prólogo �������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������� 8
1. Las áreas naturales protegidas �������������������������������������������������������������������������������������������������������������� 12
2. Diez años de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas ������������������������������������������������������ 14
3. Visualización espacial de los territorios conservados en México ���������������������������������������������������������� 16
4. Áreas naturales certificadas ������������������������������������������������������������������������������������������������������������������ 18
5. Áreas comunitarias protegidas en Oaxaca �������������������������������������������������������������������������������������������� 20
6. Planeación estratégica para la conservación en Sian Ka’an �������������������������������������������������������������������� 22
7. Descubrimiento y conservación de las colonias hibernantes de la mariposa monarca �������������������������� 26
8. Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán ������������������������������������������������������������������������������������������ 28
9. Reserva de la Biosfera Montes Azules �������������������������������������������������������������������������������������������������� 30
10. Los pastizales del Desierto Chihuahuense y su fauna silvestre �������������������������������������������������������������� 32
11. Conservación de los arrecifes coralinos ������������������������������������������������������������������������������������������������ 34
12. Revirtiendo la marea: el caso de Isla Rasa �������������������������������������������������������������������������������������������� 36
13. Manejo de áreas naturales protegidas: el caso de El Vizcaíno ���������������������������������������������������������������� 38
14. Humedales mexicanos de importancia internacional ���������������������������������������������������������������������������� 42
15. Conservación de la Laguna San Ignacio ���������������������������������������������������������������������������������������������� 44
16. Rescate del cachorrito de Julimes �������������������������������������������������������������������������������������������������������� 46
17. Conservación de goodeidos, familia en alto riesgo ������������������������������������������������������������������������������ 48
18. Recuperación de tortugas marinas ������������������������������������������������������������������������������������������������������ 50
19. Conservación y recuperación de la guacamaya roja �������������������������������������������������������������������������������� 52 20. Conservación del quetzal en El Triunfo �������������������������������������������������������������������������������������������������� 54 21. El pavón, ave emblemática de Chiapas ������������������������������������������������������������������������������������������������ 58
22. El cóndor de California regresa a México ���������������������������������������������������������������������������������������������� 60 23. El flamenco rosa del Caribe y su conservación �������������������������������������������������������������������������������������� 62 24. Conservación de los mamíferos marinos ���������������������������������������������������������������������������������������������� 64
25. Recuperación de la ballena gris ������������������������������������������������������������������������������������������������������������ 66
26. El lobo fino de Guadalupe ������������������������������������������������������������������������������������������������������������������ 68
27. Conservación del manatí y su situación en México ������������������������������������������������������������������������������ 70
28. La vaquita: esperanza en un futuro compartido ���������������������������������������������������������������������������������� 74
29. Manejo y conservación del borrego cimarrón �������������������������������������������������������������������������������������� 76
30. Recuperación del berrendo peninsular ������������������������������������������������������������������������������������������������ 78
31. Recuperación del lobo mexicano �������������������������������������������������������������������������������������������������������� 80
32. Dunas de yeso de Cuatrociénegas �������������������������������������������������������������������������������������������������������� 82
33. La isla Espíritu Santo, ejemplo de participación social en la conservación �������������������������������������������� 84
34. Gobierno y sociedad civil: conservación de la selva de Calakmul �������������������������������������������������������� 86
35. Sector social y conservación: el caso de El Zapotal ������������������������������������������������������������������������������ 90
36. Reserva Ecológica El Edén, proyecto de conservación privada ������������������������������������������������������������ 92
37. Sistema de Unidades de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre ������������������������������������������ 94
38. El oso negro en la Sierra del Burro ������������������������������������������������������������������������������������������������������ 96
39. Conservación y aprovechamiento sustentable: la Cuenca de Palo Blanco �������������������������������������������� 98
40. Manejo del pavo ocelado en Campeche ���������������������������������������������������������������������������������������������� 100
41. ProÁrbol, un programa para restaurar, manejar y conservar bosques �������������������������������������������������� 102
42. Manejo y conservación del patrimonio natural en Ixtlán de Juárez ������������������������������������������������������ 106
43. Corredor biológico de la Sierra Norte �������������������������������������������������������������������������������������������������� 108
44. Carta Nacional Pesquera ���������������������������������������������������������������������������������������������������������������������� 110
45. Pesca de langosta en la Reserva de la Biosfera Sian Ka’an �������������������������������������������������������������������� 112
46. Langosta roja certificada de Baja California: la mejor pesquería artesanal de México ���������������������������� 114
47. Pesquería de la almeja mano de león ���������������������������������������������������������������������������������������������������� 116
48. Pesquería de abulón de la Península de Baja California ������������������������������������������������������������������������ 118 49. Ecoturismo en la Reserva de la Biosfera Los Tuxtlas ���������������������������������������������������������������������������� 122 • 10 •
50. Parque Ejidal San Nicolás Totolapan �������������������������������������������������������������������������������������������������� 124 51. La Ventanilla, comunidad que avanza hacia la conservación �������������������������������������������������������������� 126 52. Control de visitantes en áreas protegidas del Caribe mexicano ���������������������������������������������������������� 128 53. Reserva de la Biosfera Tiburón Ballena ���������������������������������������������������������������������������������������������� 130 54. Ordenamiento ecológico del Golfo de California �������������������������������������������������������������������������������� 132 55. Las islas Marías: hacia su conservación y manejo sustentable ������������������������������������������������������������ 134 56. Ordenamiento Ecológico Territorial en Calakmul ������������������������������������������������������������������������������ 138 57. Avances en el Ordenamiento Territorial Comunitario ������������������������������������������������������������������������ 140 58. Diez años del Corredor Biológico Mesoamericano-México ���������������������������������������������������������������� 142 59. Conservación y desarrollo en la Selva Lacandona ������������������������������������������������������������������������������ 144 60. Cafetales y biodiversidad ������������������������������������������������������������������������������������������������������������������ 146 61. Restauración ecológica de bosques incendiados �������������������������������������������������������������������������������� 148 62. Restauración del manglar en la Laguna de Términos �������������������������������������������������������������������������� 150 63. Restauración en el Lago de Texcoco �������������������������������������������������������������������������������������������������� 154 64. Programa de restauración y compensación ambiental ������������������������������������������������������������������������ 156 65. Restauración de islas mexicanas �������������������������������������������������������������������������������������������������������� 158 66. Recuperación de la Laguna Flamingos ���������������������������������������������������������������������������������������������� 160 67. Integración de políticas de conservación, manejo y restauración �������������������������������������������������������� 162 68. Inteligencia para la conservación y el uso sustentable del patrimonio natural de México ������������������� 164 69. Instituto Nacional de Ecología: la ciencia como base de las políticas para la conservación ���������������� 166 70. Aplicación de la legislación relativa a los recursos naturales �������������������������������������������������������������� 170 71. Financiamiento para la conservación ������������������������������������������������������������������������������������������������ 172 72. El Fondo para Áreas Naturales Protegidas, modelo de asociación pública y privada �������������������������� 174 73. Pago de servicios ambientales para conservar la biodiversidad ���������������������������������������������������������� 176 74. Explotación racional de acuíferos y conservación de humedales �������������������������������������������������������� 178 75. Marco jurídico de la biodiversidad ���������������������������������������������������������������������������������������������������� 180 76. Lista de especies en riesgo, herramienta de conservación ������������������������������������������������������������������ 182 77. Análisis de omisiones en conservación de la biodiversidad de México ���������������������������������������������� 186 78. Las estrategias estatales de biodiversidad ������������������������������������������������������������������������������������������ 188 79. Sistema Nacional de Información sobre Biodiversidad ���������������������������������������������������������������������� 190 80. Inventario nacional de los manglares de México �������������������������������������������������������������������������������� 192 81. Subsistema de Información sobre Especies Invasoras ������������������������������������������������������������������������ 194 82. aVerAves: la ciencia ciudadana para la conservación �������������������������������������������������������������������������� 196 83. Detección y monitoreo de incendios forestales mediante imágenes de satélite ������������������������������������ 198 84. Inventario Nacional Forestal y de Suelos �������������������������������������������������������������������������������������������� 202 85. Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana ���������������������������������������������������������������������� 204 86. Comisión para el Estudio Ecológico de Dioscóreas ���������������������������������������������������������������������������� 206 87. Los jardines botánicos y la conservación de la diversidad vegetal de México �������������������������������������� 208 88. Zoológico Regional Miguel Álvarez del Toro �������������������������������������������������������������������������������������� 210 89. Apoyo federal para el desarrollo de colecciones científicas ���������������������������������������������������������������� 212
90. Estaciones para la conservación en Chajul ���������������������������������������������������������������������������������������� 214 91. Las estaciones de biología, sitios de investigación ecológica de largo plazo ���������������������������������������� 218 92. Investigación ecológica en cuencas hidrográficas ������������������������������������������������������������������������������ 220 93. Vinculación universitaria en la planeación regional: la Sierra Nevada ������������������������������������������������ 222 94. Capital natural de México �������������������������������������������������������������������������������������������������������������������� 224 95. Consejo Nacional de Áreas Naturales Protegidas �������������������������������������������������������������������������������� 226 96. Impulso al manejo sustentable del bosque en ejidos y comunidades �������������������������������������������������� 228 97. Gobernanza para el manejo de cuencas: el caso del río Ayuquila �������������������������������������������������������� 230 98. Participación social y gobernanza para la conservación: el Foro Mariposa Monarca �������������������������� 232 99. Papalote • Museo del Niño: volando, innovando y transformando ������������������������������������������������������ 234 100. Divulgación para la conservación ������������������������������������������������������������������������������������������������������ 236 Referencias bibliográficas ������������������������������������������������������������������������������������������������������������������ 238 • 11 •
Las áreas naturales protegidas
Fotografías © Javier de la Maza
Javier de la Maza,1 Roberto de la Maza 2
Dunas en la Reserva de la Biosfera El Vizcaíno, Baja California Sur.
Las actividades de Miguel Ángel de Quevedo en
1883 marcaron el inicio de una época de preocupación por la conservación de los recursos naturales,
promoviendo la protección de los bosques y su fauna, estudiando el estado de las cuencas hidrológicas e ideando mecanismos para su protección; así,
a finales del siglo xix, propició el establecimiento
de la primera área protegida con un decreto presidencial: el Bosque Nacional del Monte Vedado del
Mineral del Chico, en Hidalgo.
Durante el gobierno del presidente Lázaro Cárdenas, de 1934 a 1940, Quevedo recibió apoyo para establecer diversas categorías de protección, de acuerdo con la recomendación de la Unión Panamericana,
en todas aquellas áreas con bosques, montañas y
paisajes relevantes, que contuvieran vestigios históricos o en donde se encontrara abundancia de
animales silvestres. Entre 1936 y 1939 fue decretada una gran cantidad de áreas protegidas, que
llegaron a cubrir casi 30% del territorio nacional;
desgraciadamente, el gobierno nunca destinó presupuesto ni recursos humanos para administrar,
operar, vigilar y, en su caso, expropiar las tierras.
Por ello, la mayoría de los decretos fueron letra
muerta. Además, muchos de los terrenos nacionales que amparaban estos decretos se repartieron
para la constitución de ejidos.
La misma historia se repitió en los siguientes gobiernos. El problema se agravó entre 1964 y 1976.
Durante este periodo, además de mantener a las anp
en el abandono, se afectaron gravemente los ecosistemas naturales debido a la implementación de planes de desarrollo, sobre todo en las selvas tropicales
húmedas, como en la Chontalpa, en Balancán-Tenosique, en Uxpanapa y en la Lacandona. Sin embargo, esta crisis fue el detonador que sirvió para
que, primero desde el ámbito académico y después
desde la sociedad, a fines de la década de los años
setenta se gestara una amplia base crítica, propositiva y participativa sobre el quehacer de la conservación de la naturaleza.
Dos hechos adicionales permitieron dinamizar y
promover un cambio en México respecto a la atención de las anp: el Convenio sobre la Diversidad
Biológica, firmado en Río de Janeiro en 1992, y el
Primer Congreso Mundial de Parques Nacionales,
en Caracas, sobre conservación in situ.
En este contexto, cuando se creó la Secretaría
de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca
en 1994, el tema de la conservación de los ecosistemas naturales se convirtió en una prioridad y se
elaboró, por primera vez, un programa de gobierno específico para las anp. Dicho programa enfocó
sus esfuerzos en establecer y consolidar los elementos básicos operativos de las anp como el sustrato esencial con el cual el gobierno federal podía
empezar a gestionar estos territorios y cumplir
con su responsabilidad en la protección del patrimonio natural. Las prioridades establecidas en el
programa fueron la contratación de personal de
campo, la elaboración de programas de manejo, el
establecimiento de un consejo asesor, el equipamiento de las anp y la construcción de infraestructura básica y, sobre todo, la búsqueda de fuentes
de financiamiento diversificadas para contar con
recursos económicos suficientes y de largo plazo
para cada área.
En 1994 la Semarnap recibió 95 anp que abarcaban 13.4 millones de hectáreas y contaban con
4 millones de pesos para su administración. Nin• 12 •
guna de ellas tenía un programa de
manejo ni personal de campo que
las atendiera. Entre 1994 y 2000, las
anp se incrementaron a 119, con
una superficie de 16.1 millones de
ha; el presupuesto aumentó 500%
(a 147 millones de pesos de recursos fiscales); se contrataron cerca de
260 personas para atenderlas directamente en el campo, incluyendo
un director, y se elaboraron 38 programas de manejo.
De esta manera, en ese breve periodo se logró dar atención a 80%
de la superficie bajo protección, se
amplió la representatividad de ecosistemas con el decreto de nuevas
áreas, se destinaron recursos fiscaParque Nacional Nevado de Toluca, desde el Corredor Ajusco-Chichinautzin.
les para su operación, se expidió el
reglamento de anp, se estableció el
Paradójicamente, cien años después de creada la
Fondo de anp con los recursos reprimera área protegida por Quevedo, fue posible
manentes del donativo que el Fondo Mundial
hacer un cambio significativo en la administración
para el Medio Ambiente (gef) había entregado al
de las áreas naturales protegidas de nuestro país,
gobierno mexicano para la conservación de 10
dejando atrás el mote de “áreas de papel”.
anp en 1992, se formalizó la participación de la
sociedad mediante el Consejo Nacional de anp y
los consejos de cada área y, particularmente, se
1
Natura y Ecosistemas Mexicanos, A.C.
2
culminó con la creación de la Comisión NacioComisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Semarnat.
nal (Conanp) el 5 de junio de 2000.
Laguna Lacanjá, Reserva de la Biosfera Montes Azules, Chiapas.
• 13 •
Diez años de la Comisión Nacional
de Áreas Naturales Protegidas
Fotografías © Javier de la Maza
El 5 de junio del año 2000, el medio conservacionista
en México celebró el día mundial del medio ambiente
en la isla de Cozumel con gran alegría al ser anunciado el nacimiento de una nueva dependencia que se
encargaría de la administración de las áreas naturales
protegidas (anp) del país: la Comisión Nacional de Áreas
Naturales Protegidas (Conanp). Este acto memorable
y esperado durante décadas por académicos, organizaciones de la sociedad civil y habitantes de áreas naturales protegidas culminó un largo esfuerzo para elevar políticamente el tema de la conservación de la
naturaleza a un alto nivel en la administración pública
federal.
Durante sus 10 años de vida, la Conanp ha podido
consolidar la conservación de las áreas naturales protegidas, dando continuidad y estabilidad al tema.
Si bien la tarea de incorporar a un régimen de protección federal la representatividad de todos los ecosistemas mexicanos no ha concluido, como lo señala el análisis de omisiones en conservación coordinado por la
Reserva de la Biosfera La Encrucijada, Chiapas.
David Gutiérrez 1
Conabio, hoy existen en el país, tras un siglo de esfuerzo, 174 áreas naturales protegidas, que abarcan una superficie de 25.38 millones de hectáreas.
A estas áreas con decreto federal se suman 216 predios certificados, dedicados de manera voluntaria a la
conservación por parte de sus dueños, ya sean ejidatarios, comuneros o pequeños propietarios.
Sin embargo, más importante aún que el notable incremento de superficie bajo un régimen de protección es
la atención que la Conanp ha logrado consolidar en estas
áreas naturales, con lo cual han dejado de ser “áreas de
papel”. Gracias a un todavía insuficiente pero notable
incremento del presupuesto de recursos fiscales asignado a las anp, en buena medida debido al interés que han
mostrado los diputados, se dispuso en 2010 de una cantidad sin precedentes: 1 100 millones de pesos. A este
recurso se añade el financiamiento proporcionado por el
Fondo para Áreas Naturales Protegidas, constituido en
1998 con el remanente del donativo del gef. Hoy este
fondo también se ha incrementado y cuenta actualmente
con más de 76 millones de dólares.
Aunque los recursos económicos para una tarea de
esta envergadura siempre son insuficientes, la disponibilidad de financiamiento con la que hoy cuenta la Conanp ha permitido la incorporación de recursos humanos para la atención directa en el campo de las anp, y
cuenta en la actualidad con más de 1 130 personas calificadas. Ésta es la mayor fortaleza de la Conanp: su personal comprometido, que cumple con convencimiento y
pasión su tarea, por difícil que ésta sea.
La Conanp ha realizado un notable esfuerzo para el
fortalecimiento de las capacidades de su personal y actualmente cuenta con técnicos especializados en manejo
de fuego, en la atención a encallamientos, en reforestación, en la elaboración de programas de manejo, en impacto y monitoreo ambientales, en atención y apoyo a
proyectos de comunidades rurales, entre muchos otros
temas.
Para cumplir plenamente con el objetivo de conservación, cada anp debe contar con un programa de manejo
que, mediante la zonificación y la definición de reglas
administrativas, regule el aprovechamiento sustentable
de los recursos naturales en su territorio. A pesar de que
éste es un requisito marcado en la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, el camino
para la elaboración de un programa de manejo es extraordinariamente complejo por varias razones: necesita
información técnica y científica precisa, que en muchas
ocasiones no existe; requiere la consulta y, en la medida
de lo posible, los consensos con los dueños de la tierra y
• 14 •
con los principales actores involucrados en los territorios que se incluyen en las anp; supone la participación
de varias instancias de gobierno, federal y estatales, no
siempre con objetivos comunes. No obstante estas dificultades, en la actualidad existen publicados en el Diario Oficial de la Federación 48 programas de manejo que
abarcan una superficie de 10.5 millones de hectáreas
protegidas. Los programas de manejo son una herramienta fundamental que complementa la normatividad
ambiental existente.
Debido a que los decretos y programas de manejo limitan las actividades productivas en las anp, se han establecido diversos programas de estímulos económicos
para compensar a los propietarios o para fomentar el uso
sustentable de sus recursos naturales.
Además, en 2003 dio inicio un proceso de regionalización de la Conanp para la administración más eficiente de los recursos económicos, materiales y humanos, y para acercar la presencia institucional a los sitios
en donde suceden las acciones de conservación. También se han establecido señalamientos indicativos en
cada área protegida, para dar a conocer al público sus
límites y objetivos; se han construido instalaciones para
operación, centros de visitantes o paradores informativos, y se han publicado diversos documentos que definen líneas estratégicas, como Conservación para el desarrollo; Cambio climático en áreas naturales protegidas;
Manejo de fuego; Turismo de naturaleza en áreas naturales
protegidas y el Programa de Conservación de Especies
en Riesgo.
En resumen, con este conjunto de medidas e instrumentos, en las últimas dos décadas se pasó del abando-
Área de Protección de Flora y Fauna Cuatrociénegas, Coahuila.
no de las áreas naturales protegidas a una institución
sólida, respetada y con presencia, que protege el patrimonio natural de México.
1
Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Semarnat.
Isla Coronado. Área de Protección de Flora y Fauna Islas del Golfo de California.
• 15 •
Visualización espacial
de los territorios conservados en México
Mapear la ubicación de los territorios dedicados a la
conservación no sólo constituye el elemento básico
para empezar a conocer los espacios que se pretende
proteger, sino una herramienta que permite comprender cómo se relacionan estos territorios entre sí. Mediante los mapas se facilita visualizar cómo se integran agregaciones regionales bajo diversos regímenes
de protección y se hace más evidente la conectividad
ecológica que existe o debiera existir entre estos espacios para mantener los procesos naturales que sustentan la persistencia de ecosistemas y especies.
Hacia finales de 2006, en México solamente se conocía la ubicación espacial de las áreas naturales protegidas federales. La información relativa a los esfuerzos
de protección territorial efectuados por las entidades
federativas, los municipios, los núcleos agrarios y los
pequeños propietarios se encontraba totalmente dispersa y por lo tanto inaccesible para autoridades, investigadores, conservacionistas y la sociedad en general.
Por ello, como parte de los compromisos asumidos
por México en 2004 en el marco de la séptima reunión de la Conferencia de las Partes de la Convención sobre la Diversidad Biológica, en la cual se adoptó el Programa de Trabajo Sobre Áreas Protegidas, la
Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la
Juan E. Bezaury 1
Biodiversidad, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas y The Nature Conservancy iniciaron
el proceso de mapear todos los territorios dedicados a
la conservación en México.
Uno de los compromisos adquiridos en el Programa de Trabajo sobre Áreas Naturales Protegidas consiste en integrar las áreas protegidas en los paisajes
terrestres y marinos más amplios, de manera que se
favorezca el mantenimiento de su estructura y su función ecológicas. La meta para el año 2015 es la integración de todas las áreas protegidas y los sistemas de
áreas protegidas en los paisajes terrestres y marinos
más amplios y en los sectores pertinentes, aplicando
el enfoque por ecosistemas y teniendo en cuenta la
conectividad ecológica y el concepto de redes ecológicas. La elaboración de bases de datos georreferenciadas, que permitan conocer la ubicación de los esfuerzos gubernamentales y sociales para dedicar espacios
a la conservación y el aprovechamiento sustentable de
la biodiversidad en México y su divulgación, constituyen elementos esenciales para lograr la integración
territorial de las áreas naturales protegidas en paisajes
mucho más amplios.
La primera etapa del proceso de cartografía incluyó
las áreas naturales protegidas estatales del Distrito FedeÁreas forestales certificadas
(Forest Stewardship Council)
Zona de investigación científica
Áreas forestales permanentes
Estaciones de investigación
Reservas privadas certificadas
Reservas comunitarias certificadas
ANP federales
ANP estatales
ANP municipales
Áreas de valor ambiental del
Distrito Federal
Territorios dedicados a la conservación.
• 16 •
querías sustentables efectuada por el Marine Stewardship Council, y los espacios conservados destinados a
la investigación por instituciones académicas, entidades gubernamentales o particulares.
Las bases de datos georreferenciadas resultantes de
los procesos de mapeo son puestas a disposición de
los usuarios por medio de discos compactos o en varios sitios de la Red en formato ArcGIS. Además, se
encuentran disponibles en formato KMZ, lo que facilita su visualización por medio de Google Earth, para
aquellas personas que no cuentan con acceso a sistemas de información geográfica.
Independientemente del valor que tienen estas bases de datos para la planificación del territorio nacional
y como apoyo para la ejecución de análisis científicos,
la posibilidad de que los ciudadanos puedan visualizar
varios aspectos de la efectividad con la que las áreas
naturales protegidas gubernamentales están siendo
atendidas o no, por medio de Google Earth —especialmente en lo relativo a los procesos de cambio de uso
del suelo—, constituye una poderosa herramienta para
la sociedad. Por eso este ejercicio de mapeo favorece la
transparencia y el empoderamiento social, ya que permite, aunque todavía no en tiempo real, que los ciudadanos supervisen la eficacia de la gestión oficial para
proteger estas áreas y evitar que muchas de ellas sigan
existiendo solamente en el papel.
1
The Nature Conservancy-México.
© Javier de la Maza
ral y las municipales. Esta compilación se efectuó con el
propósito inmediato de utilizar las bases de datos resultantes como insumo básico para efectuar los análisis de
vacíos y omisiones de conservación de la biodiversidad
terrestre, marina y epicontinental de México, requeridos por el programa de trabajo de la Conanp.
En la segunda etapa de este proceso, no solamente
se revisa, actualiza y amplía la información relacionada con las áreas naturales protegidas gubernamentales, incluyendo bases de datos de las zonas núcleo de
las áreas naturales protegidas y de las áreas de valor
ambiental del Distrito Federal, sino que los procesos
sociales encaminados a la conservación y uso sustentable de la biodiversidad son finalmente ubicados en
el territorio nacional. Las bases de datos relativas a
estos procesos sociales incluyen las áreas destinadas
voluntariamente a conservación, mismas que son certificadas por la Conanp; las áreas protegidas privadas
y comunitarias, que representan esfuerzos de conservación individuales y colectivos independientes; los
ordenamientos comunitarios del territorio, que representan esfuerzos colectivos de los núcleos agrarios
para planificar el uso de su territorio; las áreas forestales permanentes, que representan instrumentos utilizados por las comunidades para la planificación del
territorio que destinan al aprovechamiento forestal a
largo plazo; instrumentos de mercado, como la certificación de aprovechamientos forestales sustentables
efectuada por el Forest Stewardship Council o de pes-
Parque Nacional Cumbres del Ajusco, Distrito Federal.
• 17 •
Áreas naturales certificadas
Roberto de la Maza 1
Si bien el establecimiento de áreas naturales protegidas por medio de un decreto federal y por causa de interés público constituye la columna vertebral de la estrategia nacional para la conservación
de los ecosistemas y su biodiversidad, hay que reconocer que muchos de los ecosistemas naturales
importantes, así como de las especies prioritarias
para la conservación del país, quedan fuera de las
anp. Recientemente se han abierto opciones complementarias para que diferentes sectores de la sociedad, dueños de terrenos con ecosistemas naturales, participen de manera voluntaria en la conservación y el manejo sustentable, con el
reconocimiento de la autoridad federal. En un
principio esto se hizo de manera extensiva mediante la puesta en marcha del Programa de Unidades de Manejo para la Conservación de la Vida
Silvestre (uma), y recientemente con la certificación de predios destinados a la conservación, facultando a los propietarios a establecer, administrar y manejar sus propias áreas naturales protegidas. Esta segunda categoría de anp tiene una
naturaleza jurídica diferente, al establecerse mediante certificado expedido por la Semarnat.
En total se han entregado 216 certificados para
este tipo de áreas, de los cuales son de propiedad
ejidal 35%, comunal 34%, privada 22% y empresarial 3%. En ellos participan aproximadamente
71 000 personas.
Además de la población mestiza, participan indígenas zapotecos, mixtecos, chinantecos, nahuas,
me’phaa, mixes, zoques, tének, mazatecos y mayas
yucatecos, de 15 estados de la República: Veracruz,
1 200
Kilómetros cuadrados
1 000
800
600
400
200
Oa
x
Co aca
ah
u
So ila
no
G ra
Nu uer
ev rero
Ag o
ua Leó
sc
ali n
en
Yu tes
ca
tá
Qu Ch n
in iap
tan as
aR
Ve oo
rac
ru
z
Ta Pueb
m la
au
lip
Ta as
ba
s
Sa N co
a
n
Lu yar
is it
Po
to
sí
0
Fuente: Conanp, 2010.
Superficie de áreas certificadas, por estado.
Yucatán, Tabasco, San Luis Potosí, Oaxaca, Nayarit,
Puebla, Quintana Roo, Guerrero, Chiapas, Coahuila,
Sonora, Tamaulipas, Nuevo León y Aguascalientes.
Las razones principales por las cuales los proponentes solicitan la certificación son la conservación
de servicios ambientales locales, el logro de un sobreprecio en productos agroforestales, facilitar los
apoyos del Programa de Pago por Servicios Ambientales de Conafor, lograr una imagen “verde” en
proyectos ecoturísticos o bien por el convencimiento de conservar los ecosistemas fuera del marco jurídico de los decretos federales (especialmente en
el caso del estado de Oaxaca, que tiene 50% de las
áreas certificadas).
Se han logrado certificar 257 000 ha, y están
en proceso 80 000 más. La superficie se concentra principalmente en Oaxaca, Coahuila, Sonora,
Guerrero y Nuevo León (véase la gráfica). El primer certificado fue emitido a favor del Parque Jaguaroundi, propiedad de Petróleos Mexicanos, en
noviembre de 2002. El mayor certificado, la Zona
Silvestre Cañón del Diablo (22 000 ha), supera
en extensión a muchos parques nacionales decretados.
Respecto a la representatividad de ecosistemas,
los certificados cubren 27 000 ha de selva alta,
18 000 de selva alta/bosque mesófilo, 20 100 de
bosque mesófilo/bosque mixto, 8 000 de selvas
mediana y baja caducifolias, 17 000 de selva baja/
matorral xerófilo y 72 000 de matorral xerófilo/
pradera.
En algunas de estas áreas se protegen especies
tan importantes como el águila real, el quetzal, el
jaguar, el tapir, la guacamaya verde, el perrito de
las praderas, el berrendo y todos los tucanes, entre
otras. Un área certificada, Kolijke, en Puebla, cuenta con un inventario de 608 especies de mariposas
diurnas (30% del total nacional) y en ella se ha
vuelto a encontrar la serpiente coralillo de Necaxa
(Micrurus bernadi), que se creía extinta desde 1930.
Dos áreas del Istmo, Mena Nizanda y Cerro de las
Garzas, Oaxaca, poseen colonias de mono araña
asociadas a selva baja caducifolia y matorral xerófilo, descubrimiento único hasta ahora en la vertiente del Pacífico.
Usualmente, el establecimiento de un área certificada sirve como catalizador regional para los vecinos. De esta forma se establecen conjuntos de áreas
contiguas que forman núcleos mayores o corredores. Por ejemplo, en la zona de Río Perfume, Oaxa-
• 18 •
Fotografías © Roberto de la Maza
Cuenca alta del río Atoyac.
Parque Ecológico Jaguaroundi, Coatzacoalcos.
ca, los ejidos de Tepetotutla, San Mateo El Barrio,
San Pedro y Santiago Tlatepuzco han conjuntado
24 000 ha. Los proyectos que han surgido por iniciativa de las comunidades (208) y no han sido inducidos son los que han funcionado mejor. Entre
ellos, 18 proponentes han certificado sus áreas a un
plazo de 99 años.
La mayor fortaleza es el orgullo de los proponentes por sus áreas protegidas. Algunos ejemplos
muestran la importancia local de este certificado:
en San Juan Teponaxtla el certificado fue bendecido por un sacerdote, a petición de la comunidad;
en Cerro Chango y Sta. María Guienagati, Oaxaca,
organizaron festivales con bailes, bandas y deportes
para recibir sus certificados; los propietarios de Cacalotepec, Puebla, celebraron con una comida los
cinco años de su certificación.
Asimismo, las cámaras de diputados y senadores
han contribuido con simpatía y entusiasmo para
mejorar la legislación y apoyar a los proponentes.
El presidente de la Comisión de Ecología del Senado ha entregado certificados y apoya esta acción.
Santa María Guienagati recibió su segundo certificado en una sesión del Senado. Los diputados fede-
La Ventosa.
rales han entregado certificados y visitado estas
áreas en varias ocasiones.
La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas ha apoyado a los poseedores de áreas certificadas para que puedan tener acceso a financiamientos
de programas gubernamentales, fondos de fundaciones y asesorías de diversas instituciones para
proyectos productivos, turísticos y de investigación.
Destacan entre ellos los incentivos de la Comisión
Nacional Forestal, con el Programa Proárbol, particularmente con el Pago por Servicios Ambientales,
al que un gran número de poseedores de certificados se ha inscrito.
El reto para que se mantengan estas áreas certificadas en el largo plazo es lograr que los estímulos
que reciben los certificantes sean por el tiempo suficiente para que maduren los proyectos productivos que están iniciando, con base en el manejo de
los ecosistemas, hasta que generen los ingresos necesarios para hacerlos sustentables.
1
Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Semarnat.
Cerro Chango, San José Río Manso.
• 19 •
Plan de San Luis, Oaxaca.
Áreas comunitarias protegidas en Oaxaca
Carlos Galindo 1
De manera paralela a la constitución de áreas naturales
protegidas por medio de decretos federales o estatales, se
ha creado otro tipo de áreas protegidas por iniciativa de
comunidades, ejidos y pequeños propietarios. Esto es de
particular importancia por un par de razones. Primero, a
pesar del relativamente alto porcentaje que cubren las
áreas protegidas federales (anp) (12.9%), la gran diversidad y heterogeneidad de especies en México causa que
muchas de las especies no se encuentren incluidas en estas
anp. El reciente análisis de vacíos y omisiones en conservación de la biodiversidad terrestre de México (ConabioConanp-tnc-Pronatura-fcf-uanl, 2007) identificó que
sólo 15.9% de los sitios de más alta prioridad para la conservación se encuentra en algún área protegida. Segundo,
entre 70 y 80% de bosques y selvas en México es de propiedad social; es decir, los dueños son ejidos y comunidades. Por ello, la creación de áreas protegidas por iniciativa
de los dueños es una gran aportación, ya que además de
ser un complemento de las anp, federales o estatales, estas
áreas están bajo el control y el cuidado de la comunidad.
En 2003 la Conanp inició un proceso de certificación
de áreas comunitarias protegidas, y hasta la fecha ha certificado 192 áreas con alrededor de 2 512 km2.
A pesar de tener la más alta biodiversidad del país, el
estado de Oaxaca está poco representado en las anp; 72%
del territorio es propiedad de ejidos y comunidades indígenas que se conducen por usos y costumbres. Con títulos de propiedad muchas veces originados desde la Colonia, las comunidades no han sido muy receptivas de las
modalidades federales de protección. Por ejemplo, la Selva Zoque (Chimalapas), en los límites entre Chiapas y Veracruz, ha sido reconocida como Centro de Diversidad de
Plantas; es región terrestre prioritaria y región hidrológica
prioritaria de México. Sin embargo, a pesar de su importancia para la biodiversidad, esta región, perteneciente en
gran parte (6 000 km2) a las comunidades zoques de Santa María y San Miguel Chimalapas, ha tenido una larga y
tortuosa historia de controversias sobre la creación de reservas campesinas y otros modelos de áreas protegidas.
Durante los últimos 20 años, en el estado de Oaxaca se
han creado diversas áreas protegidas comunitarias, que,
a pesar de ser pequeñas, generalmente se encuentran inmersas en un mosaico de actividades productivas que
mantienen la estructura y composición de los bosques a
nivel de paisaje. Las comunidades indígenas del estado
han sido líderes en la creación de áreas protegidas comunitarias. En 2002, las comunidades de la Sierra Norte y de
la Sierra Costera de Oaxaca recibieron un reconocimiento
internacional por la creación de 418.69 km2 de áreas comunitarias protegidas: el “Regalo para la Tierra” fue otor-
gado por el Fondo Mundial para la Naturaleza (wwf) a las
comunidades de Santa María Huatulco, Santa Catarina
Ixtepeji, Ixtlán de Juárez, Santiago Comaltepec, Santiago
Xiacui, La Trinidad Ixtlán, Santa María Yavesía y Capulálpam de Méndez, por conservar su patrimonio natural.
Estas áreas protegen selvas húmedas y secas, bosques
mesófilos y templados, y un pequeño número de ambientes agrícolas, pecuarios y cuerpos de agua.
Aun en la difícil región de los Chimalapas, en 2004
las comunidades de San Miguel y Santa María Chimalapas aceptaron la propuesta del wwf para llevar a cabo los
ordenamientos comunitarios y la creación de áreas comunitarias protegidas. En estas dos comunidades se crearon las áreas de El Retén, Tres Picos, Arroyo Pato, El Chilar y Cerro Azul; las dos últimas han sido certificadas por
la Conanp. Además, en 2006 el comisariado de Bienes
Comunales de San Miguel Chimalapa recibió el Reconocimiento a la Conservación de la Naturaleza otorgado por
la Conanp por su activa participación en la conservación
de tan importante región.
Oaxaca tiene la mayor superficie de áreas certificadas
[1 065.90 km2 (43%)] del país. Actualmente, en el estado
existen más de 74 áreas de conservación certificadas, con
una superficie de 931.21 km2, de la que 74.6% pertenece
a bienes comunales, 24.5% a ejidos y 0.9% a propiedad
privada. De las 16 etnias indígenas de Oaxaca, siete (zapotecos, chinantecos, chontales, mazatecos, zoques, mixes y
mixtecos) han participado en este proceso.
La Comisión Nacional Forestal ha incorporado a su
programa de pago por servicios ambientales comunidades que tengan herramientas para el manejo de sus recursos, como los ordenamientos comunitarios, planes de
manejo forestal y áreas comunitarias. Esto ha motivado a
nuevas comunidades a implementar estos instrumentos,
incluyendo la protección de lugares de importancia biológica. Una de las características de las áreas comunitarias protegidas de Oaxaca es que no son lugares aislados,
ya que forman parte de un mosaico de bosques, selvas,
matorrales conservados, de áreas con programas de manejo forestal, ecoturismo y, de esta manera, participan en
la integración de corredores biológicos que permiten el
desplazamiento de las especies. Además, la conectividad
del paisaje mantenida por estos mosaicos es la principal
estrategia de adaptación al cambio climático. Las áreas
comunitarias protegidas deben promoverse y volverse
un componente esencial del sistema integral de conservación de la biodiversidad de México.
1
Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad.
• 20 •
© Javier de la Maza
Selva de Veinte Casas, Chimalapas, Oaxaca.
• 21 •
Planeación estratégica
para la conservación en Sian Ka’an
Fotografías © Javier de la Maza
La visión de un grupo de técnicos con capacidad de
gestión, junto con el apoyo de algunos políticos y líderes de opinión para crear en la costa de Quintana
Roo la Reserva de la Biosfera Sian Ka’an en los años
ochenta, fue clave para la conservación del área ante
el inminente crecimiento explosivo de desarrollos turísticos, en especial en la zona norte. Esta acción, junto con el fortalecimiento de la administración de las
áreas naturales protegidas a partir de 1995, fue el detonador de una política pública diferente para la conservación y el fomento de opciones de desarrollo sustentable para una extensa superficie del estado.
Cancún fue diseñada, en la década de los setenta,
para que en el año 2000 tuviera 100 000 residentes;
en la actualidad la ciudad mantiene más de 800 000
habitantes. Por su parte, la Riviera Maya, franja costera
de aproximadamente 120 km, tenía 4 000 cuartos de
hotel en 1997 y en 2003 el número había crecido a
22 642 cuartos (500% de crecimiento) (Vivas, 2004).
La población de los municipios de Solidaridad y Tulum, que cubren la mayor parte de esta franja, se incrementó 400% en seis años. Al igual que en Cancún,
se ha desarrollado poca infraestructura para la vivienda y la seguridad social de los trabajadores. Los impactos ambientales son similares a los de Cancún: erosión
costera, rellenos de humedales, desmontes de selvas y
dunas costeras, contaminación por basura y contaminación de mantos acuíferos, entre otros.
Golondrinas de mar.
Alfredo Arellano,
David Gutiérrez 1
Costa Maya, al sur del estado de Quintana Roo,
está creciendo de la misma forma. En los años noventa este desarrollo costero incluyó la construcción de
infraestructura para el atraque de cruceros, transformando la línea costera, de una pequeña villa de pescadores, en un destino turístico de carácter internacional. Ahora los gobiernos del estado y del municipio,
junto con Fonatur, hacen esfuerzos para un rápido
desarrollo urbano.
En contraste, en 1984 se inició en la región de Sian
Ka’an el proceso de formulación de un programa de
manejo, con la participación de las comunidades locales. Los gobiernos federal y estatal crearon un comité directivo para coordinar los trabajos de campo y se
estableció un consejo local con representación de pescadores, ganaderos, productores de copra, pobladores, académicos y representantes de los gobiernos
municipales y del comité directivo. Los concesionarios forestales y ganaderos fueron invitados a dejar
gradualmente el área, mientras que los pescadores de
cooperativas se autorregularon para mantener orden
en el aprovechamiento pesquero. De forma paralela,
el esquema de zonificación fue diseñado y discutido
entre los miembros de los grupos representados, con
propuestas de regulación de cada zona y un plan de
manejo para 1986, lo que dio la pauta para el decreto
de la Reserva de la Biosfera Sian Ka’an, el 20 de enero
de 1986, con una superficie de 528 000 hectáreas, de
las cuales 99% correspondían a terrenos nacionales
(Arellano, 2004).
Procesos similares permitieron la expansión de
la superficie decretada en
1994 y 1998, respectivamente con los decretos del
Área de Protección de Flora
y Fauna Uaymil y la Reserva de la Biosfera Arrecifes
de Sian Ka’an; la primera
con la finalidad de proteger
la cuenca alta de la Bahía
del Espíritu Santo y la segunda para ampliar la protección de la barrera de
arrecifes de coral. Así, este
complejo de anp cuenta hoy
con más de 651 000 ha.
La decisión establecida
en el artículo 4° del de-
• 22 •
Zona costera y de humedales de la Reserva.
creto de Sian Ka’an, de transferir los terrenos nacionales a la entonces Sedue, ahora Conanp-Semarnat,
para su valoración como bienes públicos y para su
administración y respectiva inscripción como patrimonio inmobiliario de la federación ayudó a contrarrestar los continuos intentos de particulares e incluso del gobierno estatal, de privatización de estos
terrenos para los desarrollos costeros o la especulación inmobiliaria.
Para regular el uso de suelo en los predios costeros de propiedad particular con títulos expedidos
antes del decreto de la Reserva, se publicó en 2002
un Programa de Ordenamiento Ecológico Territorial
(poet) para definir el crecimiento máximo de vivienda y servicios en el área, instrumento que conduce
hacia un desarrollo sustentable en la franja costera
de la reserva.
Un factor adicional fundamental del éxito en el
control del crecimiento costero en la Reserva es la instalación y operación, desde el inicio de la misma, de
puntos de control de acceso que permiten revisar, y
en su caso denunciar, actividades o construcciones
ilícitas en tiempo preventivo.
Por otra parte, el monitoreo de las obras autorizadas en terrenos particulares, como los coeficientes de
ocupación de suelo, criterios de construcción y de
uso y aprovechamiento de recursos naturales, permite
contar con evaluaciones constantes de la utilidad y
aplicación del poet como herramienta de planeación
y regulación, respecto de los objetivos de conservación de la Reserva.
El balance necesario entre construcción y conservación de la costa de Quintana Roo, tendiente al
verdadero desarrollo sustentable, puede lograrse por
medio de una combinación del establecimiento y
manejo adecuado de las áreas naturales protegidas y
el uso, aplicación y respeto de los instrumentos de
planeación, así como de la implementación de instrumentos económicos de política ambiental, como
pueden ser, entre otros, los incentivos fiscales de la
conservación.
Sian Ka’an es una de las pocas áreas naturales protegidas modernas que se establecieron en tiempo y
forma, y que detonaron un proceso de ordenamiento
y planeación territorial que antepone y regula la conservación de la naturaleza a los proyectos de turismo
masivo y transformadores del paisaje natural.
1
Ambos autores, Comisión Nacional de Áreas Naturales
Protegidas, Semarnat.
• 23 •
Págs. 24-25 →
Dosel de selva tropical perennifolia en la Lacandona. Reserva de la Biosfera Montes Azules, Chiapas.
© Javier de la Maza
Descubrimiento y conservación
Javier de la Maza 1
de las colonias hibernantes de la mariposa monarca
El interés por el fenómeno migratorio de la mariposa
monarca (Danaus plexippus) y su estudio se remontan a mediados del siglo xix en Estados Unidos, con las primeras
observaciones realizadas por D’Urban en el Valle del Misisipi y la primera evidencia documentada de la migración otoñal masiva que fue publicada en 1868 por Walsh
y Riley. Años después, en 1871 en Nueva Inglaterra,
Saunders observó “un vasto número; puedo decir sin temor a equivocarme que son
millones”. Posteriormente,
fue el mismo Riley quien, al
asociar numerosos relatos
acerca de las monarcas congregándose en “inmensos
enjambres o bandadas”, se
empeñó en comprender el
significado de este comportamiento (Brower, 1999).
Riley propuso inicialmente la hipótesis de “emigración-muerte” para los movimientos de las monarcas y
que el restablecimiento de
la población en la primavera siguiente se debía al apareamiento de los individuos no migrantes que habían hibernado con éxito en el norte; no otorgaba la posibilidad
de que un insecto tan frágil pudiera volar largas distancias. Los constantes informes de avistamientos de “enjambres de monarcas” desde los Grandes Lagos hasta
Texas convencieron a Riley en 1878 de que esta mariposa efectivamente llevaba a cabo una migración otoñal
parecida a la de las aves. Así, propuso que las monarcas
se congregaban, instintivamente, en masas y migraban
hacia el sur para llegar a un lugar más cálido para hibernar, y afirmó que “las regiones madereras del sur ofrecen
las condiciones más favorables para tal hibernación”. La
primera sugerencia acerca de que las monarcas migraban
a México fue hecha por Jennie Brooks en 1907, una naturalista que realizó importantes observaciones sobre la
conducta de agrupamiento de las monarcas durante la
migración otoñal (Brower, 1999).
Entre los investigadores contemporáneos de la migración de la monarca se encuentran los canadienses
Frederick y Norah Urquhart, y los estadounidenses Lincoln P. Brower y William H. Calvert, quienes se abocaron a resolver el misterio del destino de las monarcas en
México, ya que existían muy pocos registros de la migración en nuestro país. La observación más sustancial
fue la de Jerzy Rzedowski (1957) en octubre de 1956, a
lo largo de la Sierra Madre Oriental en San Luis Potosí,
quien especuló que la dirección de la migración era hacia el suroeste.
Los Urquhart decidieron publicar en 1973 llamados
de ayuda en periódicos de la ciudad de México para
conseguir colaboradores que rastrearan la presencia de
monarcas en esta región montañosa del centro de nuestro país. Así, Kenneth Brugger y su esposa Cathy Aguado informaron a los Urquhart en enero de 1975 el descubrimiento de la primera
colonia de monarcas, provenientes de Canadá y Estados Unidos, hibernando
en las montañas de Michoacán. El descubrimiento, que sobrepasó por mucho lo que imaginaban los
investigadores, fue difundido en la revista National
Geographic en 1976, manteniendo en secreto la ubicación de las colonias.
Por otra parte, Brower,
quien también había solicitado información a lepidopterólogos norteamericanos
que trabajaban en México, tuvo que deducir, con la poca
información que brindaron los Urquhart, los sitios precisos de localización. A partir de la llegada de Brower y
Calvert a los sitios de hibernación, en 1977, comenzó
una época de intensa investigación y, al mismo tiempo,
la de enfrentarse al problema de la destrucción del bosque de oyamel que amenazaba la supervivencia del fenómeno migratorio de la mariposa.
En 1979 se iniciaron largos procesos para la conservación de las áreas de hibernación mediante ordenamientos legales. Sin embargo, era necesario contar con información técnica para dar sustento y brindar la mayor
certidumbre posible sobre los requerimientos de la monarca y la superficie a ser protegida.
A la iniciativa de los investigadores, apoyada por el
wwf y la uicn, se sumaron instituciones y organizaciones
mexicanas como el Instituto de Biología de la unam, Monarca, A.C., y la Sociedad Mexicana de Lepidopterología, A.C., para solicitar formalmente la protección de las
colonias hibernantes.
El proceso de protección fue lento. Primero, en 1980,
se emitió un decreto de protección de la especie por parte de la sarh. Más tarde, y como resultado de las investigaciones realizadas entre 1983 y 1985 por J. de la Maza
y W. Calvert (1993), se concluyó que no había señales de
otras colonias de hibernación similares en las sierras del
• 26 •
Fotografías © Javier de la Maza
centro y sur de México y que, por lo tanto, los únicos sitios para su conservación
eran los conocidos en los bosques de
oyamel de los estados de México y Michoacán. Fue así como la Sedue protegió
en 1986 los primeros polígonos, los cuales, años más tarde, fueron reconsiderados por la Semarnap y se decretó en el
año 2000 la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca, con 56 259 ha de superficie. Este decreto fue acompañado, además, con la publicación del Programa de
Manejo respectivo, con un ordenamiento
ecológico del territorio y con financiamiento para su operación. En los últimos
10 años, gracias a la actuación de la Conanp y la Profepa, a los acuerdos con los
ejidatarios y al acompañamietno de varias ong como el
wwf y el fmcn, se han consolidado la protección de la
reserva, los programas de desarrollo social y las acciones
de inspección y vigilancia, así como el instrumento financiero denominado Fondo Monarca, que permiten
aliviar la presión que sobre el aprovechamiento del bosque ejercen los poseedores de la tierra.
Una organización que desempeñó un papel clave en
la conservación del área fue Monarca, A.C., dirigida por
Rodolfo Ogarrio y Fernando Ortiz Monasterio. Desde
1986 se implementaron diferentes acciones para el ordenamiento de las incipientes actividades turísticas que
permitían a los pobladores locales recibir ingresos de los
visitantes y que valoraran la permanencia del bosque.
Hoy, prácticamente todas las colonias del área de hibernación están abiertas al público, con una afluencia de
más de 600 000 visitantes al año.
La mariposa monarca se ha vuelto un icono para los
mexicanos, y aun cuando queda mucho por hacer para
consolidar su conservación, los avances logrados a partir de la aplicación de los distintos instrumentos de
conservación mencionados han permitido que nuestro
país siga siendo la sede de este fenómeno único de la
naturaleza.
• 27 •
1
Natura y Ecosistemas Mexicanos, A.C.
Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán
Eduardo Santana C.,1 Enrique J. Jardel-Peláez,1 Sergio Graf 2
ciada con el descubrimiento en la sierra de un pariente
silvestre del maíz, Zea diploperennis, la documentación
de su biodiversidad, la propuesta de creación de la reserva respaldada por el gobierno de Jalisco y la defensa
de su decreto frente a la oposición de intereses madereros, con la alianza entre el Imecbio y los movimientos campesinos locales; 2] el manejo inicial de la rbsm
(1987-1994), en el cual el Imecbio propuso y puso en
marcha la estrategia para su conservación, llenando el
vacío institucional dejado por el abandono gubernamental, y 3] el manejo participativo de la rbsm (19942003) impulsado por la creación de la dirección de la
rbsm por el gobierno federal, el establecimiento de sus
consejos asesores en Jalisco y Colima con gran participación campesina y la colaboración estrecha entre la
dirección del área protegida y el Imecbio.
La rbsm ha aportado aprendizajes conceptuales y
prácticos (difundidos y premiados en diversos foros
nacionales e internacionales) sobre el potencial y las
dificultades de integrar la conservación de la naturaleza con el aprovechamiento sustentable de los recursos
naturales en un contexto social conflictivo. Las principales enseñanzas exitosas son: 1] el desarrollo del modelo conceptual de reservas de la biosfera propuesto originalmente por el Programa del Hombre y la Biosfera
Fotografías © Enrique Jardel
El proyecto de la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán (rbsm) ejemplifica la importancia de la colaboración interinstitucional y la participación social
local en la gestión de un área natural protegida. Este
proyecto surge de la confluencia de dos procesos: la
defensa por parte de las comunidades indígenas de
Ayotitlán y Cuzalapa de sus recursos naturales ante
compañías madereras y mineras, y el interés de investigadores de la Universidad de Guadalajara (udg) de
conservar la diversidad biocultural y los servicios ambientales de la sierra. La udg inició un programa de
investigación socioecológica de largo plazo vinculado
al manejo del área (el ahora Instituto Manantlán de
Ecología y Conservación de la Biodiversidad, Imecbio) y estableció en 1984 la Estación Científica Las
Joyas, que fue el punto de partida para la creación de
la reserva en 1987. La rbsm protege 139 570 ha de
terrenos montañosos cubiertos por selvas secas, bosques de encinos, coníferas y mesófilo de montaña, y
terrenos agrícolas que albergan unas 3 000 especies
de plantas vasculares y 570 especies de vertebrados, y
que proporcionan importantes servicios ambientales
para el suroeste de Jalisco y el noroeste de Colima.
El proceso de creación de la rbsm pasó por varias
etapas: 1] la gestación de la reserva (1977-1987), ini-
Ambas fotos: Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán.
• 28 •
(mab-unesco), que intenta integrar la conservación de
la naturaleza con alternativas de desarrollo local; 2] el
establecimiento de mecanismos de gestión participativa
basados en la colaboración entre la oficina gubernamental encargada del área protegida (que depende de
la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas),
un centro de investigación y enseñanza promotor de la
creación de la reserva, las comunidades agrarias, organizaciones campesinas y asociaciones civiles locales, y
los gobiernos estatales y municipales; 3] la generación
de información y conocimiento mediante la investigación y el monitoreo de los valores naturales y culturales del área, los procesos ecológicos y las interacciones
sociedad-naturaleza aplicados con un enfoque de manejo adaptativo, y 4] el fortalecimiento de capacidades
para el manejo de recursos naturales y la gestión ambiental en la reserva y en su región de influencia por
medio de programas educativos y de capacitación dirigidos a pobladores de la región, técnicos y científicos, así como mediante la educación ambiental y los
servicios técnicos en acompañamiento de iniciativas
locales sobre problemas ambientales. Algunos de los
resultados más notables de estos programas de fortalecimiento son la creación de a] proyectos comunitarios
de aprovechamiento de recursos naturales; b] la Junta
Intermunicipal de Medio Ambiente para la Gestión Integral de la Cuenca Baja del Río Ayuquila-jira (donde
está 60% de la reserva), que dio lugar a que 10 muni-
cipios se asociaran para crear su propia agencia ambiental, que implementa los primeros programas municipales en Jalisco de reciclado de desechos sólidos, y
c] un mecanismo de compensación por servicios ambientales hidrológicos que vincula la conservación comunitaria de los bosques con el abastecimiento de
agua para la capital del estado de Colima.
El proceso de cooperación no está exento de las
contradicciones que se dan entre las instituciones y
los actores participantes, cuyas misiones e intereses
difieren. Si bien se ha pasado en años recientes por
una situación conflictiva en la cual la dirección federal de la reserva ha tenido una marcada inestabilidad
administrativa, ha sido justamente la participación y
la perseverancia de estos mismos actores lo que ha
permitido que el proceso de la reserva mantenga su
continuidad. Aunque aún no se han alcanzado las
metas originales planteadas, en el contexto de las condiciones iniciales de degradación ambiental, conflicto
social y pobreza, sí han sido significativos los avances
que han permitido contener procesos de deterioro y
fortalecer las capacidades locales, cuyo alcance implica un proceso de largo plazo orientado a la conservación del patrimonio natural y el mejoramiento de las
condiciones de vida de las comunidades humanas.
• 29 •
1
Universidad de Guadalajara.
Comisión Nacional Forestal, Semarnat.
2
Reserva de la Biosfera Montes Azules
Javier de la Maza 1
Durante los años sesenta y setenta del siglo pasado las
selvas tropicales húmedas de México fueron prácticamente transformadas en terrenos agropecuarios, quedando
sumamente fragmentadas y reducidas a sólo dos macizos
importantes, el de los Chimalapas en Oaxaca y el de la
Selva Lacandona en Chiapas.
Desde las instituciones académicas se levantaron voces de alerta ante la destrucción de este ecosistema, entre
ellas las de Gonzalo Halffter y Pedro Reyes quienes, desde el Instituto de Ecología, A.C. (ie), estaban desarrollando varios estudios en la Selva Lacandona.
En 1976, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología constituyó el Fideicomiso para el Estudio Integral de
la Selva Lacandona, en el cual se conjuntaron los esfuerzos del gobierno del estado de Chiapas y de un pequeño
grupo de centros de investigación ecológica que estudiaban la problemática de las selvas chiapanecas.
Dentro del Fideicomiso correspondió al ie desarrollar
el proyecto para la creación de un área natural protegida
en la Selva Lacandona, a partir del cual resultó el decreto
presidencial que estableció la Reserva de la Biosfera Montes Azules (rbma), publicado en el Diario Oficial el 12 de
enero de 1978. Pocos años después, la unesco otorgó el
reconocimiento a esta área, incluyéndola en la Red Mundial de Reservas de la Biosfera del Programa El Hombre y
la Biosfera, en 1979 (Reyes, 1981).
La rbma cuenta con una extensión de 331 000 ha cubiertas por selvas perennifolias e importantes ecosistemas dulceacuícolas, como las lagunas Miramar y Lacanjá
y los ríos Negro, Tzendales y San Pedro. Además, está
limitada en el sur y sureste por un importante tributario
del Usumacinta, el río Lacantún.
Previamente, en 1972, gran parte de esta superficie había sido otorgada a la etnia lacandona y a grupos de indígenas tzeltales y choles (1974), que se encontraban dispersos
en pequeños asentamientos y que fueron reubicados en
tres poblaciones —Lacanjá-Chansayab, Nueva Palestina y
Frontera Corozal—, para brindarles los servicios básicos y
que no se fragmentara más el macizo principal de selva.
A pesar de su importancia ecológica y los esfuerzos
realizados para su conservación, pasaron varios años
para que la rbma empezara a cumplir con los objetivos
de conservación. Esto se debió principalmente a la falta
de programas de desarrollo apropiados para los pobladores de la selva y a la poca atención que las autoridades
gubernamentales dieron a los temas ambientales y, en
consecuencia, a la operación de la reserva.
Sin embargo, a partir de 1989, con un nuevo esfuerzo
conjunto entre organizaciones de la sociedad, fundaciones y los gobiernos federal y estatal, se empezaron a reali-
zar acciones sustantivas para la conservación de la reserva;
en primer lugar, la puesta en operación de la infraestructura que permitiera realizar acciones directamente en el
terreno (Estación Chajul), y más tarde el inicio de la gestión política, social y administrativa necesaria entre los
principales actores, así como la creación de otras áreas
protegidas adyacentes a Montes Azules (Reserva de la
Biosfera Lacantún y Área de Protección de Flora y Fauna
Chankin), lo que amplió la superficie bajo protección.
En 1992, dos detonadores importantes para la atención
efectiva de las áreas naturales protegidas fueron el Convenio
sobre la Diversidad Biológica, del que México es signatario,
y la disponibilidad de un donativo proveniente del programa gef del Banco Mundial, en el cual fue incluida la rbma.
La importancia otorgada a las áreas naturales protegidas
en las últimas dos décadas permitió un cambio fundamental para el futuro de la rbma. Por primera vez se dotó a la
reserva de personal directivo y operativo permanente y de
recursos fiscales, así como de equipo. También se estableció un consejo asesor local; esto permitió conocer, consensuar o enfrentar los conflictos directamente en el terreno e
impulsar diferentes proyectos de conservación y desarrollo comunitario. En el año 2000 se publicó el instrumento
rector para la gestión del área: el Programa de Manejo.
Un problema que venía creciendo desde 1994 eran los
asentamientos irregulares en la rbma, los cuales, en caso
de consolidarse, hubieran impactado gravemente el ecosistema. Sin embargo, a partir de 2004 la Semarnat inició
acciones efectivas para impedir nuevas invasiones y resolver la reubicación concertada de las existentes fuera
de la reserva; acciones necesarias, que a partir de 2007 se
vieron fortalecidas con la efectiva participación del gobierno del estado. Gracias a ello, hoy se conserva el ecosistema íntegro en más de 280 000 ha; sólo queda por
resolver la salida de 6 de las 33 invasiones que llegaron a
existir; se atestigua una recuperación de las poblaciones
de animales considerados en peligro de extinción, como
el jaguar, el tapir, el jabalí de labios blancos, el mono saraguato, el mono araña, la guacamaya roja, entre otros.
Son muchos los problemas que se han resuelto y, posiblemente, otros nuevos están por venir. Sin embargo, a
diferencia del pasado, ahora se cuenta con sólidas capacidades para enfrentar los retos y con los instrumentos necesarios y la efectiva acción del gobierno y la sociedad. Las
imágenes de satélite dan fe de que si bien la Selva Lacandona ha perdido tres cuartas partes de su cobertura vegetal original, en las áreas naturales protegidas es donde se
mantiene la selva en excelente estado de conservación.
• 30 •
1
Natura y Ecosistemas Mexicanos, A.C.
Fotografías © Javier de la Maza
La rbma es el área que contiene la mayor diversidad biológica
de México; representa 0.16% de la superficie del territorio nacional
y cuenta con 20% de las especies de plantas, 25% de las aves,
27% de los mamíferos y 17% de los peces dulceacuícolas.
En los invertebrados, por ejemplo, solamente para el caso de
las mariposas diurnas contiene 44% del total nacional (ine, 2000).
• 31 •
© Miguel Ángel Sicilia
Los pastizales del Desierto Chihuahuense
y su fauna silvestre Nélida Barajas,1 César Sánchez-Ibarra,2 Jürgen Hoth 3
Bisonte americano (Bison bison).
© Gerardo Ceballos
Es inevitable asombrarse al leer los diarios de campo de
exploradores del Desierto Chihuahuense cuando, apenas
hace 120 años, relataban haber visto al sur de Coahuila
pastizales “tan grandes como los océanos” en los que cazaban bisontes; registraron manadas de más de mil berrendos y tenían frecuentes encuentros con lobos y osos
pardos (Ursus arctos horribilis) en las llanuras del Desierto
Chihuahuense. Todo esto ha cambiado.
Hoy se considera que los pastizales son uno de los
ecosistemas más amenazados del mundo: más de 85%
de los pastizales del Desierto Chihuahuense están invadidos por arbustos y sólo quedan vestigios de las abundantes poblaciones de animales silvestres. Se documenta
una pérdida de 60% de las poblaciones de aves de pastizales en América del Norte; sobreviven 500 berrendos
en Chihuahua, y sólo 100 individuos de una de las cuatro manadas de bisontes de las praderas libres dentro de
su área de distribución histórica en Norteamérica. El
cambio de uso de suelo, la cacería ilegal y la construc-
Pastizales de Janos, Chihuahua.
ción del muro fronterizo ponen en riesgo aún más los
remanentes de la fauna silvestre de las praderas. El oso
pardo y el lobo mexicano sucumbieron en México, éste
último envenenado y cazado “con ayuda internacional”
en los años sesenta. Una suerte similar han corrido los
perritos llaneros.
El orgullo ganadero de esta región también se desvaneció. En los últimos 50 años, tan sólo Chihuahua perdió cerca de 70% de su capacidad forrajera, principalmente por un manejo ganadero inapropiado, el cambio
climático, la supresión del fuego, la fragmentación del
hábitat y el cambio de uso de suelo a una agricultura
asociada a la extracción excesiva de agua. Consecuentemente, la producción de ganado se redujo a la mitad en
los últimos 20 años.
Ante esta situación, contrastan varias acciones fundamentales que contribuyen a conservar los pastizales y
revertir su destrucción.
La primera se trata de la elaboración de la Estrategia
para la Conservación de los Pastizales del Desierto Chihuahuense (Ecopad, 2007), en la que participan los siete
estados de la región interesados en establecer principios
comunes encaminados a la conservación y uso sustentable de los pastizales compartidos. Es un esfuerzo importante de planeación y concertación para ser implementado estado por estado.
La segunda es el establecimiento, en diciembre de
2009, de la Reserva de la Biosfera Janos (rbj), en Chihua­
hua, con una superficie de 526 483 hectáreas, el área
natural protegida con mayor superficie de pastizal en
México (235 000 ha) y que representa 47% del total de
los pastizales nativos protegidos por la federación.
La rbj es especialmente biodiversa por la relación
biogeográfica entre la ecorregión del Desierto
Chihua­huen­se y la Sierra Madre Occidental. La
mezcla entre bosque y pastizal forma parte del
sistema continuo de pastizales semiáridos e “islas del cielo” de Nuevo México, Arizona, Texas
y Chihuahua; contiene un mosaico de especies
prioritarias como la cotorrita serrana, el trogón
mexicano, el oso negro, el puerco espín, el perrito de las praderas, el berrendo, el bisonte, el
jaguar y el águila real como principal representante de las muchas rapaces del área.
Como antecedente de la rbj, en 2005 The
Nature Conservancy (tnc) y Pronatura Noreste
adquirieron el Rancho El Uno, con una superficie de 18 500 ha para resguardar uno de los mejores remanentes de pastizal en Janos. En 2007
tnc consolidó el sitio como reserva privada con
• 32 •
© Manuel Grosselet
Perrito de las praderas (Cynomys ludovicianus).
bison) genéticamente puros. El proyecto representa uno
de los esfuerzos más ambiciosos en la restauración de
los pastizales del norte de México, que involucra instancias gubernamentales (Conanp y gobierno del Estado
de Chihuahua), académicas (Instituto de Ecología de la
unam) y sociales (Naturalia, A.C., y Totuaca Mountain
School), y al Servicio de Parques Nacionales de Estados
Unidos.
Estas acciones demuestran el interés en México por
recuperar un ecosistema único, compartido con EUA y
Canadá, mediante el esfuerzo conjunto de la sociedad y
los gobiernos.
1
The Nature Conservancy-México.
Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Semarnat.
3
World Wildlife Fund.
2
© Miguel Ángel Sicilia
el nombre de Reserva Ecológica El Uno (reu) y en agosto
de 2010 fue reconocida como sitio de importancia para
la Red Hemisférica para Aves Playeras.
La reu es reconocida como un proyecto que combina
conservación de pastizales, investigación para universidades y organizaciones de la sociedad civil, escuela rural
para mejores prácticas ganaderas, centro de capacitación
para ejidatarios y mujeres en prácticas sustentables y educación ambiental. Se cuenta, además, con sitios de evaluación ecológica de largo plazo para entender las relaciones entre la fauna nativa y el ganado, y es actualmente el
centro de operaciones de la rbj.
En materia de vida silvestre, desde la reu se apoyan
programas y proyectos de monitoreo de aves migratorias,
ya que Janos es el punto central en las migraciones de
especies como el gavilán de Swainson (Buteo swainsoni)
que viaja de Argentina a México. En esta área también se
localiza la mayor anidación en Norteamérica de tecolotes
llaneros (Athene cunicularia) y una zona de alimentación
del águila real (Aquila crhry­saetos), emblema nacional.
Asimismo, la reu participa en iniciativas especiales de
recuperación de especies como el perrito llanero (Cyno­
mys ludovicianus) y el hurón de patas negras (Mustela nigripes) con el Instituto de Ecología de la unam; los conteos navideños invernales con The Audubon Society; los
censos y monitoreos de especies invernales en los pastizales del Desierto Chihuahuense con The Rocky Mountain Bird Observatory, y la implementación de acciones
para prevenir la electrocución de rapaces en líneas de
alto voltaje con énfasis en el águila real, con la Comisión
Federal de Electricidad y la Agrupación Dodo, A.C.
Mención especial merece el proyecto de reintroducción en México de la primera manada de bisontes (Bison
Primera manada de bisontes genéticamente puros.
• 33 •
Conservación de los arrecifes coralinos
David Gutiérrez, Alfredo Arellano 1
© José Domingo Carriquiry
Los arrecifes coralinos son los ecosistemas marinos
con mayor biodiversidad en el planeta, muy frágiles y
altamente susceptibles a los impactos provocados por
el hombre. Brindan importantes servicios ambientales,
como protección contra la erosión de playas a causa de
huracanes y corrientes marinas; son refugio para importantes especies pesqueras como langostas y otros
crustáceos, peces y moluscos; proveen sustancias para
elaborar medicamentos; se usaron intensamente para
extraer de ellos materiales para construcción como,
por ejemplo, en el Castillo de San Juan de Ulúa; constituyen sumideros de carbono, ya que el esqueleto de
los corales y otras algas coralíferas está conformado de
carbonato de calcio, y en las últimas dos décadas los
arrecifes coralinos han sido intensamente utilizados
para actividades de ecoturismo, natación y buceo,
atrayendo a miles de turistas y creando una gran cantidad de fuentes de empleo.
Arrecife del Caribe.
En México los arrecifes coralinos más importantes se
encuentra en el Mar Caribe, en menor grado en el Golfo
de México y de forma aislada en unas cuantas estructuras en el Océano Pacífico. Si bien su ubicación, caracterización y ecología se han descrito tardíamente en el país,
la promoción para su conservación ha sido muy activa y
entusiasta, sobre todo en las últimas dos décadas.
Desde finales de los años setenta se dan las primeras
muestras de interés por la conservación de los arrecifes
de coral en el Caribe mexicano; sin embargo, fue realmente en los años ochenta cuando se sientan las bases de
una estrategia de conservación de los arrecifes de coral,
gracias a la información reunida por un grupo de académicos y buzos de la Facultad de Ciencias y del Instituto
de Ciencias del Mar y Limnología de la unam.
Desde 1992 se han establecido en los arrecifes 13 áreas
naturales protegidas federales, la mayor parte de ellas
(10) entre 1992 y el año 2000, que cubren una superficie
planimétrica de aproximadamente 726 000 hectáreas
(véase el cuadro), aunque cabe recordar que lo que se
protege por decreto es toda la columna de agua, desde la
superficie hasta el fondo marino. En estos decretos hubo
iniciativas de comunidades locales para lograr el estatus
de protección, como en Puerto Morelos y Cabo Pulmo,
iniciativas de instituciones académicas como la del Sistema Arrecifal Veracruzano, por la Uiversidad Nacional
Autónoma de México, o bien como resultado de un trabajo sistemático para detectar omisiones y vacíos de representatividad, como el realizado en colaboración entre
la organización no gubernamental Amigos
de Sian Ka’an, que realizó los estudios y
elaboró la propuesta de creación de nuevas
áreas protegidas, y la autoridad encargada
de la administración de las áreas naturales
protegidas del gobierno mexicano, que
gestionó y culminó el proceso.
Debido a la continuidad biológica e importancia de este ecosistema en la escala
regional, el gobierno mexicano promovió
en 1997, con sus similares de Belice, Guatemala y Honduras, el proyecto para crear
el Sistema Arrecifal Mesoamericano, que
geográficamente se extiende desde las Islas de la Bahía en Honduras hasta la parte
más al norte de la Península de Yucatán en
México. Esta barrera de arrecife de coral
es la más importante en el hemisferio occidental y contiene siete sitios considerados Patrimonio Mundial. La puesta en
marcha del Plan de Acción que nació de
este compromiso ha logrado avances significativos en la
implementación de áreas protegidas marinas, el mejoramiento de la gestión de las actividades pesqueras, la evaluación del sistema en mayor detalle, el fortalecimiento
de la capacidad local y la adopción de protocolos para la
armonización de políticas.
La década de los noventa fue muy activa en el tema de
la protección de arrecifes coralinos y se logró elevar a un
grado de atención presidencial, particularmente después
del encallamiento de algunas embarcaciones y el daño
grave de una estructura arrecifal por el barco de gran
• 34 •
Área natural protegida
Superficie (hectáreas)
Banco Chinchorro (1996) Arrecifes de Xcalak (2000)
Arrecifes de Sian Ka’an (1998)
Sian Ka’an* (1986)
Arrecifes de Cozumel (1996)
Arrecife de Puerto Morelos (1998)
Costa Occidental de Isla Mujeres,
Punta Cancún y Punta Nizuc (1996)
Isla Contoy* (1998)
Arrecife Alacranes (1994)
Sistema Arrecifal Veracruzano (1992)
Sistema Arrecifal Lobos Tuxpan (2009)
Huatulco (1998)
Cabo Pulmo (1995)
rb
144 360
17 949
34 927
70 000
11 988
2 067
8 673
500
333 769
52 239
30 571
11 891
7 111
* Superficie de arrecife incluida en el área protegida.
1
Ambos autores, Comisión Nacional de Áreas Naturales
Protegidas, Semarnat.
© Gerardo Ceballos
calado Leeward, que generó una gran conciencia ambiental en la zona, a raíz de lo cual se modificaron cartas
de navegación internacionales.
La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas
ha desarrollado métodos de atención inmediata ante contingencias para recuperar colonias de corales duros impactados por las mareas o huracanes, o por encallamientos de embarcaciones, así como proyectos demostrativos
enfocados en el turismo para bajar las cargas de turistas
en la zona de Cancún e Isla Mujeres. Asimismo, ante el
incremento de accidentes de embarcaciones en los arrecifes y la complejidad jurídica y administrativa para su
atención, la Conanp elaboró un “Manual para la atención
inmediata a los arrecifes de coral ante encallamientos de
embarcaciones”, en el que participan diversas instituciones gubernamentales. Otras acciones como la señalización y la instalación de boyas para evitar el anclaje en los
corales, la zonificación y el desarrollo de estudios de capacidad de carga turística-recreativa son herramientas
aplicadas al uso público para reducir sus impactos ambientales.
A la fecha, el gobierno mexicano ha destinado 126
personas que trabajan de forma comprometida en nuestros mares como guardaparques, en tareas de monitoreo
o de control de actividades. Se han publicado 11 de 13
programas de manejo, que dan certidumbre a usuarios y
autoridades sobre qué actividades se pueden realizar, en
qué modalidades y cuáles otras están prohibidas.
Las visitas a los arrecifes coralinos es una actividad
altamente atractiva para el turismo, que representa un
ingreso por cobro de cuotas de acceso a las áreas de
aproximadamente 27 millones de pesos anuales, mismos que regresan directamente a ellas para su conservación en obras, proyectos o equipamiento. Buena parte
se utiliza también en señalización, capacitación de guías,
programas de educación ambiental, folletos informativos e instalación de boyas para evitar colisiones de embarcaciones.
• 35 •
Revirtiendo la marea:
el caso de Isla Rasa
Enriqueta Velarde 1
© Fulvio Eccardi
Isla Rasa es única en el ecosistema de la región, víctima de
sobreexplotación extrema de sus recursos naturales por el
hombre, así como foco de interés de conservacionistas
nacionales y extranjeros, interés que, en este caso, acaba
cristalizando en una serie de logros de la conservación.
Vista aérea de la isla.
© Fulvio Eccardi
Rasa es una pequeña isla de 0.6 km2, ubicada en la
Región de las Grandes Islas del Golfo de California, una
de las áreas marinas más productivas del planeta. Por
ello, y por carecer de depredadores terrestres, la isla ha
sido el sitio de anidación de aves marinas como la gaviota ploma (Larus heermanni), el charrán elegante (Thalasseus elegans), el charrán real (T. maximus), la pardela
mexicana (Puffinus opisthomelas) y el mérgulo de Craveri
(Synthliboramphus craveri). A fines del siglo xix varias
compañías extranjeras iniciaron operaciones de extracción de guano en Isla Rasa, con el cual se elaboraban
fertilizantes. Con esta actividad se propició la introducción de la rata negra (Rattus rattus) y el ratón casero (Mus
musculus). Ambas especies, originarias del continente
europeo, son depredadoras de especies nativas en mu-
Charrán elegante (Thalasseus elegans).
chas islas del planeta en las que han sido introducidas
por los colonizadores. La extracción de guano terminó a
principios del siglo xx, a raíz del uso de derivados del
petróleo para la síntesis industrial de fertilizantes. Sin
embargo, la topografía de la isla quedó afectada y las
poblaciones de roedores permanecieron en ella. Como
resultado de ello, las colonias de anidación del mérgulo
y de la pardela fueron extirpadas, y las de las otras especies de aves marinas sufrieron una reducción en tamaño
y en el número de polluelos que sobrevivían hasta la
edad de volar, ya que muchos huevos y polluelos eran
depredados por las ratas. A partir de entonces, con las
mejoras en la capacidad de navegación, comenzó la extracción de huevos de las aves marinas por los pobladores de la región, para su consumo como alimento y su
uso en la elaboración de pan. La colecta llegó a ser tan
intensiva que se sabe que en una temporada de anidación se llegaron a extraer 50 000 huevos. Esta actividad
duró varias décadas y originó una severa disminución
del tamaño de las colonias de anidación de estas aves.
A principios de la década de 1960, varios biólogos y
conservacionistas impulsaron una petición para que el
gobierno federal mexicano declarara Isla Rasa como área
protegida, lo cual sucedió en 1964, siendo ésta la segunda isla protegida en México. Algunas de estas personas
fueron Enrique Beltrán, Bernardo Villa, George Lindsay,
Robert Orr, Louis W. Walker y George Lindberg, apoyados por habitantes locales como Antro Díaz. Después de
esta declaratoria se iniciaron la protección y los estudios
en la isla, actividades que se realizaron ya de manera
permanente y sistemática a partir de 1979, año en que
nuestro grupo de trabajo comenzó estudios de ecología
de la reproducción y la alimentación de las aves marinas,
además de monitorear otras especies de la isla, formar
estudiantes en las técnicas de investigación de campo y
guiar e informar a los visitantes (tanto turistas como pescadores locales) acerca de la importancia de la isla y de
la región, y del papel que las aves que la habitan desempeñan en este rico ecosistema.
En 1995 el biólogo Jesús Ramírez Ruiz coordinó un
exitoso programa de erradicación de los roedores introducidos. Éste fue el primer programa de erradicación de
fauna introducida a una isla que se llevó a cabo en México. Al finalizar este programa comenzaron a notarse resultados positivos en Isla Rasa; por ejemplo, se ha duplicado el número de polluelos de gaviota ploma que
alcanzan la edad de volar (actualmente anidan aproximadamente 260 000 individuos, que representan 95%
de la población mundial), ha crecido la colonia de anidación del charrán elegante de 45 000 a 200 000 indivi-
• 36 •
© Enriqueta Velarde
Gaviota ploma (Larus heermanni).
6 000 ton, causando severos daños económicos como la
hipoteca de flotas enteras, venta de barcos y desempleo
de los trabajadores del sector. Actualmente esto puede
predecirse y prevenirse por medio de los pronósticos
pesqueros realizados con base en la información de dieta
y éxito reproductivo de las aves marinas.
Además de estos resultados, el trabajo en la isla ha
servido para la concientización de los habitantes locales y
los visitantes acerca del valor de estos importantes recursos naturales, para su uso en actividades no extractivas
como el ecoturismo, la difusión, la educación ambiental,
la capacitación de estudiantes de nivel técnico y superior,
y la investigación, así como para la conservación y restauración de la biodiversidad de México y el mundo.
1
Instituto de Ciencias Marinas y Pesquerías, Universidad
Veracruzana.
© Fulvio Eccardi
duos (95% de la población mundial) y hay nuevas colonias de anidación de esta especie en otras islas. También
se han registrado dos especies de plantas nativas de la
región, pero que nunca antes se habían observado en la
isla, y tanto el mérgulo de Craveri como la pardela mexicana han comenzado a anidar de nuevo en ella. La erradicación de roedores ha resultado en un aumento en la
diversidad de especies y la recuperación y restauración
del ecosistema original.
Otros resultados obtenidos en colaboración con Exequiel Ezcurra, actualmente director del programa Ucmexus de la Universidad de California, han demostrado
importantes relaciones ecológicas entre las aves marinas
y las poblaciones de peces pelágicos menores de la región, componente clave del ecosistema marino pelágico,
ya que son el vínculo entre el plancton y las especies
mayores, como gran cantidad de mamíferos y aves marinas, y una gran diversidad de peces de mayor talla. Hemos encontrado que el estudio de la dieta de estas aves
nos indica la disponibilidad de las especies de la comunidad de peces pelágicos menores. Estos peces constituyen la principal pesquería en México, en cuanto a peso
desembarcado se refiere, y su principal componente es la
sardina Monterrey. Datos de la composición de la dieta y
éxito reproductivo de las aves marinas de Isla Rasa, junto
con algunos parámetros oceanográficos, nos sirven para
predecir la captura total y captura por unidad de esfuerzo de sardina por la flota que opera desde las costas de
Sonora. En 1985 la dieta de las aves estaba compuesta
casi en 90% de sardina Monterrey, y para 1989 esta especie había disminuido a menos de 10%. Entre 1989 y
1992, la captura comercial de sardina cayó de 300 000 a
Colonia de anidación del charrán elegante.
• 37 •
Manejo de áreas naturales protegidas:
el caso de El Vizcaíno
Las anp se han convertido en ocasiones en verdaderas zonas de conflicto, en donde el dilema desarrollo vs. conservación es el centro de los intereses en
disputa que gravitan alrededor de la propiedad de
los recursos naturales, y donde los intereses asociados al desarrollo buscan imponerse mediante el
poder, la manipulación, la corrupción, el control y,
en ocasiones, la violencia, para obtener la propiedad y la exclusividad en la explotación de los recursos naturales. Así, los sitios conservados en las
anp pueden volverse muy vulnerables.
Las historias de éxito en la conservación de los
sitios de alta importancia para la biodiversidad
tienen un denominador común: definir y concretar un esquema consensuado y duradero de gobernabilidad para estos sitios y salvaguardar, a
largo plazo, los recursos compartidos, de libre acceso o privados que se encuentran en ellos. Tanto
en el Kruger National Park (Sudáfrica) como en
Yellowstone (EUA), el Coto de Doñana (España)
y otras anp establecidas a mediados del siglo xix
se logró establecer una plataforma de consensos
para su conservación que dura hasta nuestros
días.
Víctor Sánchez 1
En nuestro país, anp como El Vizcaíno, Montes
Azules, Sian Ka’an y muchas más de entre las 174
decretadas hasta ahora han enfrentado problemas
relativamente similares, en los que el conflicto por
los recursos está presente y también se han encontrado con este denominador común: la gobernabilidad mediante decretos, acuerdos y consensos con
los dueños y usuarios, y una fuerte vigilancia en la
aplicación de las reglas acordadas en común, que
tienen por objeto mejorar las prácticas de conservación y uso de la biodiversidad.
El Programa de Manejo (pm), instrumento de
gestión fundamental para este propósito, es un
compendio de acuerdos y reglas administrativas
previamente consensuados con los dueños de la
tierra, los usuarios locales de los recursos naturales
y todos aquellos que tienen intereses legítimos en
el anp. El pm contiene un extenso reconocimiento
de los valores del área, un diagnóstico detallado de
su estado actual, la problemática a la que se enfrenta y propone una serie de lineamientos que constituyen la base para su puesta en operación. En los
componentes del pm se definen las acciones necesarias y los proyectos específicos con los que se aborda la estrategia a seguir. Se establece, con la base
jurídica aplicable, un conjunto de reglas administrativas y se publica en el Diario Oficial de la Federación, con el fin de que el proceso de reconocimiento social y comunitario del anp se difunda y sea de
observancia general. Asimismo, se conforma un
consejo asesor que tiene una base social local que
permite, mediante la comunicación sectorial e intersectorial, construir los acuerdos y dar seguimiento al desarrollo del programa.
Éste es un proceso complejo que requiere voluntad política, trabajo de base y los consensos que
conduzcan a etapas sucesivas de confianza. Esta última es el propósito final de todo el proceso, ya que
de ello depende el éxito de una iniciativa que busca
el interés público, el bien común con la puesta en
marcha del pm, y que no debe permitir desviaciones. Una vez establecido el esquema, la intervención del gobierno puede reducirse a la supervisión
y el apoyo. La autoridad cede su función catalítica
a los consejos, los comités y las comisiones de
usuarios y ciudadanos.
Un caso ejemplar lo constituye el pm consensuado de la Reserva de la Biosfera de El Vizcaíno
(Rebivi), que fue capaz de articular la puesta en
marcha de acciones y proyectos en defensa del pa-
• 38 •
amortiguamiento), así como el desarrollo de la
acuacultura de la almeja mano de león en la Laguna Guerrero Negro y del ostión japonés en el
estero de El Cardón.
Todas estas acciones y programas requieren la
observancia de las leyes, por lo que son necesarios
operativos de vigilancia en un esfuerzo coordinado
por la autoridad federal, con la participación y el
apoyo de la comunidad. La base fundamental, correctamente entendida por autoridades y pobladores, está en la regla 54 del pm, derivada del artículo
48 de la lgeepa, que establece específicamente que,
dentro de las anp, los recursos naturales deben beneficiar directamente a los habitantes que en ella
viven o en asociación con ellos.
De esta manera, el Programa de Manejo se convierte en el instrumento rector que logra conciliar
los legítimos intereses de desarrollo de la población local con la impostergable necesidad nacional de conservar el patrimonio natural, ambos
para el beneficio de las generaciones presentes y
futuras.
1
Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Semarnat.
Fotografías © Ramón Castellanos
trimonio natural y en beneficio de la población,
como el avistamiento de ballena gris, que establece las reglas de operación, el esquema de organización de los prestadores de servicios turísticos, la
capacidad de carga turística y la zonificación de
las lagunas Ojo de Liebre y San Ignacio; la conservación a perpetuidad de los salitrales y la Laguna
San Ignacio como patrimonio mundial de la humanidad (unesco); la recuperación del berrendo
peninsular en la zona núcleo, que ha producido
más de 400 ejemplares para su repoblación; la
unidad de manejo y aprovechamiento del borrego
cimarrón, que ha incrementado su población en
más de 200%, para lo cual los ejidos beneficiados
han determinado en acta de asamblea la extracción del ganado en las áreas de borrego y berrendo, privilegiando el esquema de producción de
vida silvestre; la pesquería de la almeja mano de
león, en la Laguna Ojo de Liebre, que en cinco
años incrementó su población y aprovechamiento
en más de 1 500%.
Asimismo, el pm ayudó a reorientar y consolidar los programas de aprovechamiento pesquero
de las 13 concesiones federales pesqueras de abulón y langosta de las cooperativas asociadas a la
Federación de Cooperativas Pesqueras de Baja
California, localizadas dentro de los 5 km de la
franja litoral del Pacífico de la Reserva (zona de
• 39 •
Págs. 40-41 →
Lobos marinos. Reserva de la Biosfera El Vizcaíno, Baja California Sur.
© Javier de la Maza
Humedales mexicanos
de importancia internacional
las extensiones de agua marina cuya profundidad en
marea baja no exceda de seis metros”.
La premisa fundamental de la Convención es que los
humedales son ecosistemas extremadamente importantes para la conservación de la diversidad biológica y el
bienestar de las comunidades humanas. Establece que
“la selección de los humedales que se incluyan en la lista
deberá basarse en su importancia internacional en términos ecológicos, botánicos, zoológicos, limnológicos o
hidrológicos”. La Conferencia de las Partes Contratantes
obliga a las partes proponentes
a cumplir con toda la información que demanda la Ficha Informativa de los Humedales de
Ramsar antes de incorporarlos
a la Lista de Humedales de Importancia Internacional.
La importancia de los humedales radica en los servicios
ecosistémicos que desempeñan, que incluyen la recarga y
regulación de los mantos freáticos, el proporcionar hábitats
de importancia crítica para especies migratorias y móviles,
el mantenimiento de una gran
biodiversidad, protección contra tormentas e inundaciones,
estabilización de la línea costera, control de la erosión, retenParvada de picos pandos canelos (Limosa fedoa) en la Laguna Ojo de Liebre, Baja California Sur.
ción de nutrientes y sedimentos, filtrado y captura de contaminantes, y estabilización
La misión de la Convención de Ramsar es “la condel clima local. Los humedales producen beneficios
servación y el uso racional de todos los humedales
económicos enormes, como abastecer de agua dulce
mediante acciones locales y nacionales, y cooperación
en cantidad y calidad a poblaciones locales; mantener
internacional, como una contribución hacia el desarecursos pesqueros (más de dos tercios de las capturas
rrollo sustentable del planeta”. La Convención usa una
mundiales de peces están vinculadas a la salud de las
definición amplia de humedales, e incluye lagunas, lazonas de humedales); recargar mantos freáticos; retegos y ríos, pantanos y ciénegas, vegas y turberas, oasis,
ner nutrientes en las llanuras aluviales; proveer de maesteros y estuarios, áreas marinas costeras, manglares y
dera y otros materiales de construcción; generar bioarrecifes coralinos, así como sitios construidos por humasa vegetal como recurso energético; promover el
manos que prestan servicios ambientales importantes
crecimiento de plantas útiles y medicinales, y proporsimilares a los de los humedales silvestres, como escionar el escenario para una multiplicidad de iniciatitanques y piletas, arrozales inundables, presas y reservas de recreación y turismo.
vorios y pozas de evaporación de sales, entre muchos
Culturalmente, poseen también una inmensa imotros. Basado en este criterio amplio, el texto de la
portancia. Están vinculados a creencias religiosas y
Convención (artículo 1.1) entiende por humedales
cosmológicas, y a valores espirituales; constituyen una
“las extensiones de marismas, pantanos y turberas, o
fuente de inspiración estética y artística; aportan inforsuperficies cubiertas de aguas, sean éstas de régimen
mación arqueológica sobre asentamientos humanos
natural o artificial, permanentes o temporales, estanque nos describen el pasado remoto; sirven de refucadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluidas
La Convención sobre los Humedales de Importancia
Internacional, o Convención de Ramsar, es un tratado
intergubernamental que constituye el marco para el
desarrollo de acciones nacionales e internacionales
para la conservación y el uso racional de los humedales y sus recursos naturales. La Convención se firmó a
orillas del Mar Caspio, en la ciudad de Ramsar, Irán,
el 2 de febrero de 1971, y entró en vigor en 1975.
Desde entonces, ese día se celebra mundialmente
como el Día Internacional de los Humedales.
Fotografías © Javier de la Maza
Exequiel Ezcurra1
• 42 •
gios de vida silvestre, y forman la base de importantes
tradiciones sociales, económicas y culturales.
Desafortunadamente, y a pesar de su valor y de los
esfuerzos realizados en los últimos decenios, los humedales siguen figurando entre los ecosistemas más
amenazados del mundo, sobre todo a causa de la continua desecación, conversión, contaminación y sobreexplotación de sus recursos. La pérdida o degradación
de los humedales constituye un serio problema ambiental de trascendencia mundial que demanda acciones urgentes y efectivas para su conservación.
México se adhirió a la Convención el 4 de noviembre de 1986, proponiendo como primera acción la inclusión de la Reserva de la Biosfera Ría Lagartos como
humedal de importancia internacional. La participación mexicana en la Convención fue creciendo lentamente en sus primeras dos décadas como parte signataria. A fines del año 2000, casi 15 años después de
haberse incorporado a la Convención, México había
incorporado sólo siete humedales a la lista de Ramsar.
Con la creación de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, el punto focal de la Convención y la
administración de la lista de humedales mexicanos de
importancia internacional pasaron a la nueva comisión, y unos pocos años más tarde la contribución de
México a la designación de humedales en la lista de
Ramsar comenzó a crecer vertiginosamente. En el año
2003 se incorporaron 10 nuevos humedales a la lista y
en 2004 se enlistaron 34 nuevas áreas. El listado continuó activo, y en el año 2008, mediante un esfuerzo
sobresaliente, México incorporó con éxito, en una sola
propuesta, 45 humedales más a la lista.
La participación de la comunidad de naciones en
la Convención también ha crecido aceleradamente.
En la actualidad (junio de 2010) existen 159 partes
contratantes, con un total de 1 889 sitios designados
y protegidos como humedales de importancia internacional que cubren un área de 186 millones de hectáreas en todo el planeta. México ha aportado 6% de
estas áreas, y 4% de la superficie global protegida. El
país cuenta con 114 sitios Ramsar listados en la base
de datos de la Convención (www.ramsar.org), que
abarcan unos 8.2 millones de hectáreas, y existen 10
sitios más ya aceptados y en proceso de incorporación formal a la lista, que agregarán unas 700 000 ha
adicionales. Como parte complementaria de este
compromiso internacional que ha asumido el país, la
Comisión Nacional del Agua, en cumplimiento de la
Ley de Aguas Nacionales, está desarrollando el Inventario Nacional de Humedales, que servirá para
orientar con mayor precisión la incorporación de
nuevos humedales a la Convención de Ramsar, y, aún
más importante, para conservar y proteger los que ya
han sido incorporados y sobre los cuales México ha
adquirido un compromiso internacional de gran trascendencia.
El esquema de los sitios Ramsar ha ayudado de manera notable a promover la conservación de un buen
número de humedales de gran importancia para el
país.
1
Instituto para México y Estados Unidos, Universidad de
California, Riverside.
Humedales en el Golfo de México.
• 43 •
Conservación de la Laguna San Ignacio
Julia Carabias,1 Pedro Álvarez Icaza,2 Víctor Sánchez3
al año. De esta manera, México se convertiría en el
primer exportador de sal del mundo. La mia no reunía
las características necesarias para evaluar la complejidad del proyecto en esta zona de enorme importancia
ambiental y por ello la Secretaría de Medio Ambiente,
Recursos Naturales y Pesca (Semarnap) negó la autorización. Sin embargo, la empresa reinició la gestión del
proyecto y solicitó a la autoridad los términos de referencia necesarios para elaborar una mia adecuada a estas condiciones especiales. Para la formulación de dichos términos de referencia la propia Semarnap estableció un comité científico en el que participaron siete
reconocidos especialistas de diversas nacionalidades;
tres de ellos eran integrantes del Comité Científico de
la Comisión Ballenera Internacional. El compromiso
de las autoridades ambientales fue el de someter a la
consideración del comité internacional la nueva mia
que presentaría la empresa essa y respetar el criterio
que adoptara el comité al respecto. La constitución de
un comité científico de esta envergadura y su actuación pública en la evaluación de una manifestación de
impacto ambiental no tenía precedente en el país.
El proyecto fue rechazado desde el principio por un
gran número de organizaciones no gubernamentales, sociedades científicas, instituciones académicas y destacadas personalidades, tanto nacionales como extranjeras.
Los intereses de cada una eran muy diversos y en muchos casos poco claros, tema complejo que no puede
© Ramón Castellanos
En la desértica región central de la Península de Baja
California, dentro de la Reserva de la Biosfera El Vizcaíno, se encuentra uno de los lugares más espectaculares
del país y del mundo por su belleza escénica y porque
en sus tranquilas aguas marinas nace una buena parte
de las ballenas grises del planeta: la Laguna San Ignacio, incorporada en 1993 por la unesco en su lista de
sitios Patrimonio Natural de la Humanidad. Durante
más de media década (1994-2000) este sitio extraordinario escenificó uno de los debates ambientales más
significativos y trascendentes de carácter mundial del
siglo xx.
La Reserva de la Biosfera El Vizcaíno contiene tres lagunas que destacan por su elevada salinidad (45 000
ppm): San Ignacio, Ojo de Liebre y Guerrero Negro, en
las que se forman inmensos salitrales. Esta característica
es utilizada por la Exportadora de Sal, S.A. de C.V. (essa),
una empresa de participación estatal mayoritaria (Fideicomiso de Fomento Minero con 51% y Mitsubishi Corporation con 49%), cuya planta de producción de sal se
ubica en Guerrero Negro, BCS. Desde 1956, essa se ha
dedicado a producir y exportar sal obtenida mediante un
proceso de evaporación solar del agua de mar.
En 1994, essa sometió ante las autoridades ambientales una manifestación de impacto ambiental (mia)
para extender sus actividades de extracción y comercialización de sal a la Laguna San Ignacio y con ello
incrementar su producción en 6 millones de toneladas
• 44 •
estudio de los riesgos del desarrollo urbano en torno al
proyecto, de la insuficiencia de agua, del crecimiento poblacional y de la demanda de recursos no existentes en la
región, así como de los pocos beneficios que dejaría al
país, incluso en empleos, elementos que complementaron de manera muy sustantiva el análisis del tema.
El presidente de la República, después de conocer los
informes mencionados y escuchar a muchos actores clave, visitó la Laguna San Ignacio. Cuatro días después, en
Los Pinos, el 2 de marzo de 2000, anunció, ante la comunidad conservacionista, la cancelación del proyecto.
El Ejecutivo federal tenía esa facultad por tratarse de una
empresa mayoritariamente estatal y así lo decidió.
Se trata de una historia muy poco común, en la que se
polarizó de un modo sin precedente el sector ambiental
a escala mundial, en la que la prioridad de la conservación de un espacio natural único se antepuso como un
valor superior a un proyecto de menor relevancia para el
desarrollo del país, a pesar de la presión económica de
una empresa trasnacional.
1
Facultad de Ciencias, unam.
Corredor Biológico Mesoamericano-México, Conabio.
3
Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Semarnat.
2
© Javier de la Maza
analizarse en este reducido espacio. Las campañas públicas, algunas con argumentos sensatos, otras cargadas de
información falsa, recorrieron decenas de países con el
apoyo de una extraordinaria cantidad de recursos financieros de diferentes fuentes que circuló en torno a ellas.
En junio de 1998 se integró una comisión de la
Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, formada por 12 diputados electos entre las cinco fracciones parlamentarias, para investigar el impacto ambiental. Dicha comisión visitó en febrero de 1999 la
Laguna San Ignacio para evaluar la situación y expresó su preocupación por los posibles impactos, pero
avaló el procedimiento adoptado para su evaluación.
El tema se politizó y se polarizó. Las autoridades se
mantuvieron en lo dicho: el comité científico daría su
opinión.
Paralelo al trabajo del comité científico, dos organizaciones llevaron a cabo sendos análisis cuidadosos y bien
fundamentados. El Comité del Patrimonio Mundial de la
unesco designó a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza para realizar una evaluación del
estado de conservación del sitio. El resultado fue una serie de consideraciones muy pertinentes y, sobre todo,
destacaron la unicidad paisajística del sitio. Por otro lado,
el Fondo Mundial para la Naturaleza (wwf) elaboró un
Laguna San Ignacio, Baja California Sur.
• 45 •
Rescate
del cachorrito de Julimes
© Lilia Vela
Mauricio de la Maza,1 Jürgen Hoth,2
Alfredo Rodríguez,1 Haydée Parra,3 Lilia Vela 1
Manantial termal Pandeño de los Pando, Perla de Conchos, Chihuahua.
y extinta después de 1994; C. inmemoriam, de La Trinidad,
descubierta en 1984 y extinta en 1986; C. ceciliae, de La
Presa, descubierta en 1988 y extinta en 1990; Megupsilon
aporus y C. alvarezi, del Potosí, descubiertas en 1948 y
1961, respectivamente, y extintas después de 1994. A la
fecha, más de 13 especies endémicas de peces dulceacuícolas se encuentran en México en peligro de extinción y al
menos otras cinco se encuentran amenazadas.
En el Desierto Chihuahuense, en la cuenca media del
río Conchos, municipio de Julimes (nombrado en honor
© Juan Miguel Arteaga
Por su condición aislada, los cuerpos de agua en los desiertos albergan especies de peces endémicas, raras, de
naturaleza relicta o de distribución restringida en ocasiones a un solo manantial u “ojo de agua”, en muchos de
los casos en situación de existencia precaria. A lo largo
del siglo xx, en el árido norte mexicano comienza a hacerse patente el problema de la escasez de agua y la sequía recurrente que, tras la implementación e intensificación de la agricultura de riego durante su segunda mitad,
obliga a los agricultores a la perforación de pozos, y marca el inicio de la sobreexplotación
y abatimiento de los acuíferos por
potentes bombas, sin una visión
de cuenca y sin comprender el ciclo hidrológico y menos aún el de
la biodiversidad.
Algunas extinciones documentadas de peces endémicos dulceacuícolas, producto de la sobreexplotación de acuíferos, ocurrieron
en los valles de Sandia y del Potosí
en el desértico suroeste del estado
de Nuevo León. Éstas fueron las de
Cyprinodon longidorsalis, de Charco
La Palma, descubierta en 1984 y
extinta en 1986; C. veronicae, de
Charco Azul, descubierta en 1984
Ejemplar macho de cachorrito de Julimes.
• 46 •
mediante la reglamentación de su uso, así como su establecimiento como área natural protegida.
Con la finalidad de proporcionar seguridad y certeza
jurídica que respalden las decisiones tomadas por la asociación civil y el municipio de Julimes en materia de protección del manantial, el 4 de marzo de 2010 los Amigos
del Pandeño, A.C., solicitaron a la Conagua derechos por
80 litros por segundo, de acuerdo con un concepto innovador que pone a prueba las “virtudes” de la Ley Nacional
del Agua de 1994 en materia ambiental. Se solicita, por
primera vez en México bajo los fundamentos relativos a
la conservación ecológica, una concesión de agua para
uso ambiental no consuntivo para el manantial como sistema prestador de servicios ambientales y otorgante de
beneficios de interés social que se obtienen o se derivan
de las cuencas hidrológicas y sus componentes, incluida,
entre otras, la protección de la biodiversidad.
El manantial del Pandeño de los Pando se torna así
ejemplo de proyecto de manejo integral adaptativo que
involucra herramientas, cálculos y observaciones simples
que, no obstante, arrojan resultados que se traducen en
importantes beneficios para la gobernanza ambiental y
conservación de un sistema en riesgo, que debiera aplicarse a todas las especies de peces dulceacuícolas y sus
hábitats que están en riesgo en México. Dicha iniciativa
constituye un modelo de sustentabilidad que combina
imperativos sociales, económicos, científicos y de conservación medioambiental en el entorno de estrés hídrico del Desierto Chihuahuense.
1
World Wildlife Fund-Programa Desierto Chihuahuense.
World Wildlife Fund.
3
World Wildlife Fund-México.
2
© Juan Miguel Arteaga
al grupo étnico del mismo nombre), se encuentra un refugio ecológico con características muy especiales que
han regido la evolución y adaptación del cachorrito de
Julimes (Cyprinodon julimes). El manantial termal se conoce con el nombre de Pandeño de los Pando. Los rasgos
más interesantes de este pequeño pez de 5 cm de longitud, radican en lo cálido y reducido del área que ocupa y
de la cual es endémico. Es uno de los vertebrados acuáticos que habitan a mayor temperatura en el planeta (38 a
47 °C), para lo cual parece haber desarrollado una gran
cabeza que le permite aprovechar los bajos niveles de oxígeno disuelto (hasta 22% de saturación) en el agua caliente. Vive en una pequeña ciénaga de aproximadamente
742 m2, con aguas termales cuyas características conforman un sistema frágil sostenido por cianofitas que son los
únicos productores primarios relevantes en el ambiente
acuático del manantial y los únicos que tienen capacidad
de incrementar de manera significativa la concentración
de oxígeno en el agua. La primera mención que se conoce
del cachorrito en la literatura científica es de Minckley y
Minckley (1986), quienes atribuyen a Robert R. Miller y
David L. Soltz la colecta de un pez similar a su congénere
[también en peligro crítico (cr) de acuerdo con la Lista
Roja de la uicn, 2007] de San Diego de Alcalá, C. pachycephalus, en un hábitat hidrotermal cercano a Julimes, en
1983. El uso continuo que se hace del agua para diferentes fines amenaza el acuífero y con ello la existencia de
estos singulares vertebrados y de otras especies. Aguas
abajo, los escurrimientos se aprovechan para actividades
recreativas y posteriormente para el riego parcelario. Los
lugareños agricultores, integrantes de la Sociedad de San
José de Pandos, constituidos a partir de 2008 como Amigos del Pandeño, A.C., acordaron proteger el manantial
Hembra de cachorrito de Julimes.
• 47 •
Conservación de goodeidos,
familia en alto riesgo
racodon garmani, Skiffia francesae, Zoo­goneticus tequila,
Allotoca maculata y A. goslinae, estén extintas y existe
el alto riesgo de que se extingan otras dos: Ameca
splendens y Allodontichthys polylepis. Por su parte, la
legislación mexicana considera 14 especies de goodeines en alguna categoría de riesgo (NOM-059-SEMARNAT2001), mientras que, usando métodos propuestos por
la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (uicn), se ha concluido que al menos 37 deberían estar en alguna de estas categorías (Domínguez et
al., 2005). Varios investigadores han señalado la incapacidad del actual sistema nacional de áreas naturales
protegidas para resguardar áreas con una alta riqueza
de especies de goodeines y, más aún, la variabilidad
genética de muchas de sus poblaciones.
Debido a la compleja problemática que rodea los
cuerpos de agua del centro de México, una medida
emergente y de acción rápida es la conservación ex
situ de los organismos acuáticos, mientras se dan soluciones de largo plazo. Desde 1998, el Laboratorio
de Biología Acuática de la Universidad Michoacana de
San Nicolás de Hidalgo ha mantenido y preservado
una colección viva de goodeines. Esta iniciativa comenzó gracias a la ayuda y activa participación de
asociaciones de acuaristas de todo el mundo, que
© Miguel Ángel Sicilia
México cuenta con una gran variedad de ecosistemas
marinos, costeros y dulceacuícolas, entre los que destacan estos últimos por la presencia de 70 cuencas fluviales y aproximadamente 70 lagos de tamaño muy
variado. Dichos cuerpos de agua representan el hábitat
de alrededor de 520 especies de peces, de las cuales
163 son endémicas del país, que equivalen a 65% de
las especies descritas en todo Estados Unidos y Canadá, con una extensión cuatro veces mayor que México
(Miller, 2005). Dentro de este conjunto de especies
endémicas se encuentran los goodeines, un grupo de
alrededor de 41 especies de peces que habitan exclusivamente aguas epicontinentales del centro de México,
tienen una peculiar forma de reproducción, y nutrición embrionaria.
El centro de México y algunas cuencas aledañas,
donde se encuentran los goodeines, son una región
considerada por el World Conservation Monitoring
Centre de especial interés para la conservación de los
peces de agua dulce. Algunas cuencas de esta región
presentan una alta densidad poblacional, pues son
importantes zonas agropecuarias e industriales, actividades que tienen un impacto negativo en los ecosistemas acuáticos. Debido a este complejo panorama, es
muy probable que cinco especies de goodeidos, Cha-
Omar Domínguez 1
Ciénega de Lerma.
• 48 •
• 49 •
© Juan Carlos Merino
centro de México. Un par de ejemplos son las reservas
tuvo como primer objetivo desarrollar las instalaciodel Lago de Zacapu y el manantial de La Mintzita, en
nes necesarias para el mantenimiento y reproducción
Michoacán, regiones que albergan una alta diversidad
de todas las especies de goodeines que aún existían,
de especies de peces, en especial de goodeines, y cuya
para mantener en dichas instalaciones una colección
cercanía con zonas urbanas las ponía en grave riesgo
genética y ecológicamente viable de las especies. En
de desaparecer.
1999 se recuperaron del exilio del que habían sido
objeto por más de 20 años
dos de las especies extintas en la naturaleza (Skiffia
francesae y Zoogoneticus tequila), esta última extinta
antes de su descripción en
1998. Actualmente contamos con instalaciones en
las que se mantienen y reproducen con éxito la totalidad de las especies aún
presentes en los cuerpos
de agua del país (aproximadamente 36), así como
cuatro de las cinco especies presumiblemente extintas en la naturaleza y
diversas poblaciones de
algunas de las especies en
mayor riesgo de extinción.
En el laboratorio se desarrollan investigaciones sobre su biología y ecología
básica, genética, vulnerabilidad, posibles causas de
extinción o desaparición
de algunas de ellas, su forma más adecuada de cultivo y las opciones para la
reintroducción y conservación in situ. El proyecto de
conservación ha fomentado el intercambio de información y organismos con
Hembra (arriba) y macho (abajo) de Zoogoneticus tequila,
especie que se supone extinta en la naturaleza.
34 centros de investigación,
universidades, asociaciones
Además, se colabora con zoológicos nacionales (por
no gubernamentales y zoológicos en 15 países de todos
ejemplo, el Zoológico de Mexquitic de Carmona y el
los continentes, lo que ha catalizado un esfuerzo interde Morelia) e internacionales (el Zoológico de Chester,
nacional en pro de la conservación de este peculiar gruel de Londres y el de Haus des Meeres en Austria) para
po de peces.
impulsar programas de educación ambiental que creen
El mantenimiento en cautiverio no es una solución
conciencia en la sociedad sobre la importancia de la
de largo plazo al problema de conservación que enfrenconservación de las especies de peces nativas.
tan los goodeines, sólo representa una herramienta de
La conservación de los goodeines es una tarea comacción rápida, que debe ser acompañada por acciones
pleja que debe incluir investigación, educación amdirectas de conservación en los cuerpos de agua. Para
biental, conservación y manejo sustentable de los
esto se han planteado proyectos colaterales sobre el
cuerpos de agua donde viven naturalmente.
uso racional y sostenible de los ecosistemas acuáticos
de la región y se ha promovido la creación de zonas
1
de protección para la diversidad de estos y otros orga Laboratorio de Biología Acuática, Facultad de Biología,
Universidad
Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.
nismos que habitan los cuerpos de agua dulce del
Recuperación de tortugas marinas
Adriana Laura Sarti Martínez 1
© G. Tavera
Hembra anidadora de tortuga lora (L. kempii)
en el Santuario Rancho Nuevo, Tamaulipas.
En 1978 se inició el Programa Binacional MéxicoEstados Unidos con el fin de proteger el 100% de nidadas en corrales de incubación para lograr su recuperación (Márquez, 2007). Con esta medida se aseguraba
la permanencia de las nidadas en la playa y por ende
el reclutamiento de neonatos para depositarlos en el
medio marino. Simultáneamente, el gobierno federal
estableció regulaciones pesqueras como la veda total y
permanente para todas las especies de tortuga marina
(dof, 1990) y el uso obligatorio de excluidores de tortugas en las redes de las embarcaciones camaroneras
(1993). A partir de 1991 se empezó a notar un incremento en el número de anidaciones, así como en el
área de distribución de la especie, por lo que las accio25 000
Rancho Nuevo
Tamaulipas (otras playas)
Veracruz
20 000
Anidaciones totales
15 000
10 000
5 000
0
1965
1967
1969
1971
1973
1975
1977
1979
1981
1983
1985
1987
1989
1991
1993
1995
1997
1999
2001
2003
2005
2007
2009
La sobreexplotación de tortugas marinas, especialmente en la década de los sesenta, cuando, al no existir
ninguna regulación, se registraron los mayores volúmenes de pesca (Márquez, 1976), matanza de hembras, saqueo de nidadas, sobreexplotación ilegal cuyos
volúmenes se desconocen y pesca incidental por el uso
de diversas artes de pesca, tanto en aguas nacionales
como internacionales, puso a todas las especies de tortuga en una situación de riesgo. En México las tortugas
marinas están catalogadas como en peligro de extinción (NOM-059-SEMARNAT-2001). Con el fin de recuperar
las diferentes poblaciones, el gobierno mexicano, desde hace más de 45 años, ha establecido diversas acciones para su conservación y manejo; gracias a ellas, actualmente las tortugas del género Lepidochelys muestran
una tendencia clara hacia la recuperación. A continuación se presentan dos casos de éxito en la recuperación
de tortugas marinas.
• Tortuga lora (Lepidochelys kempii). Es una especie
endémica del Golfo de México que anida principalmente en los estados de Tamaulipas y Veracruz. En
1947, gracias al video de un aficionado, se encontró la
principal playa de anidación localizada en Rancho
Nuevo, municipio de Aldama, en Tamaulipas, donde
se estimaron 45 000 hembras anidando al momento de
la filmación (Hildebrand, 1963; Márquez, 1994). En
1966 se estableció el primer campamento para la protección de nidadas y crías, y dio inicio el monitoreo de
las anidaciones en esta playa (Márquez, 2007). En ese
año se contabilizaron apenas un poco más de 5 000
anidaciones, un decremento sustantivo en 19 años. En
las décadas de los setenta y ochenta el decremento fue
drástico, registrándose menos de 1 000 nidos en Rancho Nuevo, debido principalmente al saqueo de nidadas y a la pesca incidental (Tavera, 2007) (gráfica 1).
Temporada de anidación
Fuente: Programa Nacional para la Conservación de las Tortugas Marinas, 2009.
Gráfica 1. Anidación histórica de la tortuga lora
en playas del Golfo de México.
nes de protección se ampliaron a otros sitios en Tamaulipas y Veracruz (gráfica 1).
Dada la abundancia de nidadas, en 2008 se acordó
trasladar a sitios protegidos solamente 10 000 nidadas en los seis campamentos de Tamaulipas, dejando
el resto in situ para su incubación, con lo que se irán
recobrando la dinámica natural de la población y las
relaciones ecológicas como la de depredador-presa,
entre otras. En todos estos años se estima que poco
más de 4 millones de neonatos han sido liberados en
el medio marino. Una de las metas del Plan Binacional de Recuperación es alcanzar 10 000 hembras anidadoras al año, lo cual, de seguir la tendencia como
hasta ahora, podría lograrse en 2015. Esto pondría a
la especie en posibilidades de cambiarla de la categoría de peligro crítico a en peligro de extinción (usfwsnmfs, 1992; tewg, 2000).
• 50 •
1 400
1 200
Anidaciones estimadas (miles)
1 000
800
600
400
200
2009
2007
2005
2003
2001
1999
1997
1995
1993
1991
1989
1987
1985
1983
1981
1979
1977
1975
0
1973
Temporada de anidación
Fuentes: Albavera, 2007; Programa Nacional para la Conservación de las Tortugas
Marinas, 2009.
Gráfica 2. Anidación histórica de la tortuga golfina
en el Santuario La Escobilla, Oax.
ha sido de poco más de 1 300 000 anidaciones en
2007 (gráfica 2).
La estrategia que México está implementando actualmente para lograr la recuperación de las tortugas
marinas es involucrar a las comunidades costeras en
la protección de nidadas mediante programas que
ofrecen apoyos y alternativas económicas para disminuir la presión sobre las poblaciones de tortugas.
Gracias a ello, las comunidades que antes eran saqueadoras de las tortugas son ahora las aliadas en su
conservación.
1
Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas.
© F. Vargas
• Tortuga golfina (Lepidochelys olivacea). Esta tortuga anida a lo largo de casi todas las playas arenosas del
Pacífico mexicano. Las principales en México son el
Santuario La Escobilla, Oax., una de las más importantes en el mundo (Albavera, 2007), Morro Ayuta,
Oax., e Ixtapilla, Mich. Es la especie más abundante y
la que soportó mayormente la pesquería legal en México. En 1968 se alcanzó el máximo volumen de pesca
con 14 500 ton, pero disminuyó durante los siguientes años, por lo que entre 1971-1973 se estableció una
veda temporal (Márquez, 1976). La sobreexplotación
y el saqueo de nidadas ocasionaron un decremento en
la población y desaparecieron las arribazones en Mismaloya, Jal., y Piedra de Tlalcoyunque, Gro. Esto dio
pie a emitir el decretó de veda (dof, 1990).
Durante los años ochenta, en gran cantidad de playas se establecieron grupos tanto de universitarios
como de organizaciones civiles o gubernamentales
para realizar las primeras investigaciones de esta especie y reforzar las acciones de protección. A la fecha, cerca de 150 campamentos tortugueros operan
en la costa del Pacífico. Con esto, al menos en los tres
últimos años, se ha logrado liberar alrededor de 50
millones de neonatos al medio marino anualmente
(Conanp, 2007). Aunadas a la protección de hembras, nidadas y crías en playas de anidación se han
establecido otras medidas relacionadas con la protección del hábitat y con las actividades pesqueras. Los
resultados de monitoreo en La Escobilla muestran un
incremento importante del número de anidaciones a
partir de 1992, donde el máximo histórico alcanzado
Arribazón de golfina (L. olivacea) en el Santuario La Escobilla, Oaxaca.
• 51 •
Conservación y recuperación
de la guacamaya roja
teriormente, por iniciativa de sus pobladores, en el ejido
Reforma Agraria. Desafortunadamente estas iniciativas
no lograron el impacto y la continuidad necesarios para
enfrentar la dimensión del problema.
En 1992 se realiza el primer monitoreo de la población de la guacamaya roja en la cuenca del Lacantún,
obteniéndose una estimación de 200 parejas (Íñigo,
1992) y se define esta zona como el último relicto para
la conservación de la especie en México. A partir del
acervo de información obtenido y la experiencia de campo acumulada, en 2003 Natura y Ecosistemas Mexicanos, A.C., inició en la Estación Chajul el proyecto de
conservación y recuperación de la guacamaya roja en la
cuenca del río Lacantún, que incluye seis líneas de acción. A continuación se mencionan sus avances.
Investigación. Se ha obtenido importante información
sobre la distribución geográfica de la guacamaya roja en
el área, encontrándose parejas anidantes en los valles interiores de los ríos Tzendales, Negro, Tziminjá y Lacanjá,
lo que extiende significativamente su distribución dentro
de la Reserva de la Biosfera de Montes Azules (rbma).
Protección del hábitat. La presencia de la Estación
Chajul, aunada a la consolidación de la Conanp y la Profepa en la zona, así como el apoyo del gobierno del estado de Chiapas, han permitido conservar con éxito la
selva de la rbma, sobre todo en las zonas consideradas
prioritarias para la guacamaya roja. Desafortunadamente, en la región colindante de Marqués de Comillas, hábitat también importante, la vegetación ribereña ha sufrido reducciones considerables, desde el inicio de su
colonización hasta finales de los setenta. Recientemente,
la puesta en operación del Programa de Pago por Servicios Ambientales de la Conafor ha iniciado un proceso
de conservación de los fragmentos de selva remanentes,
aún significativos para esta especie.
Fotografías © Javier de la Maza
Una de las aves emblemáticas de las selvas húmedas de
tierras bajas del sureste de México es, sin lugar a dudas, la
guacamaya roja (Ara macao); ave conspicua por sus colores, tamaño, algarabía y su costumbre de volar en parejas,
formando grupos numerosos que salpican el cielo de rojo.
Lamentablemente, su belleza y docilidad las convierten en un blanco importante del comercio de animales
exóticos, lo que aunado a la vertiginosa pérdida de su
hábitat ha puesto a estos grandes psitácidos al borde de
la extinción. En México se distribuía desde Veracruz hasta el noreste de Chiapas, pero su desmedida captura y la
destrucción de las selvas de tierras bajas para la agricultura y principalmente para la ganadería, desde la década
de los sesenta y aún en el presente siglo, disminuyeron
su población a menos de 500 individuos (Íñigo, 1992),
restringidos a la cuenca del río Lacantún en el estado de
Chiapas. Esta especie está registrada como en peligro de
extinción en la NOM-059-SEMARNAT-2001.
La guacamaya roja habita en las selvas altas perennifolias adyacentes a grandes ríos y prefiere las tierras bajas
inundables en donde encuentra su alimento y los árboles
de anidación como son el plumillo (Schizolobium parahybum), la ceiba (Ceiba pentandra), el amate (Ficus
spp.), la palma de corozo (Scheelea liebmannii) y el palo
mulato (Bursera simaruba), entre otros. También se ha
registrado recientemente en valles intermontanos hasta
los 600 metros de altitud.
En general, la guacamaya roja anida, cada año, en
grandes huecos en los troncos de árboles altos y de preferencia aislados, como plumillo, ceiba y amate. La nidada
varía de dos a tres huevos, de los cuales normalmente se
logra sólo uno de los pollos.
A partir de 1979 se inician los primeros esfuerzos de
investigación y monitoreo de la guacamaya roja; primero
en 1982, en el ejido Benemérito de las Américas, y pos-
Javier de la Maza 1
• 52 •
Protección de los árboles de anidamiento. Durante la
temporada de reproducción (diciembre-junio) se monitorean los árboles ocupados con nidos, tanto en terrenos de la rbma como en la zona ejidal de Marqués de
Comillas, para su protección. En el caso de los terrenos
ejidales se realizan acuerdos con los propietarios de las
parcelas para su participación remunerada en el cuidado del nido y la permanencia del árbol. Anualmente se
protegen entre diez y catorce nidos, lo que permite garantizar la incorporación de un promedio de catorce
pollos volantines a la naturaleza, sin ningún tipo de manipulación.
Rescate y rehabilitación. Los pollos que se rescatan de
los nidos amenazados por incendio, tala del árbol de
anidamiento o por su accesibilidad para ser capturados
por los comerciantes de fauna son criados en la Estación
Chajul por personal especializado. Lo mismo se hace
con los ejemplares decomisados por la Profepa, para ser
rehabilitados. A la fecha, el éxito de crianza, rehabilitación y posterior liberación es de 100% y se han podido
reintegrar un promedio de cuatro individuos al año.
Difusión y educación ambiental. Se desarrollan diferentes actividades de difusión con los pobladores locales
sobre la problemática de la destrucción de la selva y, en
particular, de las especies emblemáticas en peligro de extinción, como es el caso de la guacamaya roja. Asimismo, en los últimos siete años se han realizado campañas
televisivas con el apoyo de Fundación Azteca, por medio
del concurso nacional de dibujo “¡Que viva la Selva Lacandona!”.
Fortalecimiento a la vigilancia. Las estaciones Chajul y
Tzendales se han constituido en las bases operativas fundamentales para las acciones de vigilancia de la Conanp
y la Profepa en la zona del río Lacantún, lo que ha permitido una presencia continua para disminuir el comercio
intenso que se realizaba de esta especie en el pasado.
En los siete años de operación del proyecto podemos
mencionar como resultados concretos que se conservan
150 000 ha del hábitat necesario para la supervivencia
de la guacamaya roja; que se ha asegurado la integración a la naturaleza de 98 pollos volantines y 28 indivi-
Pareja en su nido a 30 m de altura, en una ceiba.
duos rescatados y rehabilitados y, sobre todo, que se ha
detenido la declinación de la población de esta especie
en la zona.
Los esfuerzos realizados para la permanencia de la
guacamaya roja en la cuenca del río Lacantún se manifiestan hoy día por los diversos grupos de 20 a 25 individuos que vuelven a pintar de rojo el cielo y los árboles
de la Selva Lacandona.
• 53 •
1
Natura y Ecosistemas Mexicanos, A.C.
Conservación del quetzal
en El Triunfo
Gerardo J. Cartas,1
Javier de la Maza 2
El quetzal es un ave de mediano tamaño con plumaje de color verde iridiscente en el dorso, en ambos sexos. Los machos se diferencian de las hembras por tener el pecho de color rojo y dos largas
plumas que cubren la cola, que alcanza hasta un
metro de longitud. Se trata de una de las aves más
bellas y admiradas del mundo. En la época prehispánica fue considerada como la representación de
Quetzalcóatl y Kukulkán, la serpiente emplumada, debido a que durante su vuelo las largas plumas cobertoras de la cola ondulan en el aire de
manera similar al movimiento reptante de estos
reptiles.
El primer hombre de ciencia en observar y recolectar esta magnífica ave fue José Mariano Mociño,
notable médico, naturalista y botánico novohispano, originario de Temascaltepec, Estado de México, integrante de la Real Expedición Científica a la
Nueva España (1787-1803) dirigida por Martín
Sessé. Por esta razón, el nombre científico de la
especie, cuando fue descrita formalmente para la
ciencia en 1809, está dedicado a Mociño. A este
respecto, Javier Lozoya (1984) menciona: “En esa
ocasión, Pablo de la Llave clasificó el quetzal guatemalteco, hermosa ave colorida de la que Mociño
había disecado dos ejemplares. El discípulo decidió honrar a su maestro llamando al quetzal Pharomachrus mocinno”.
El quetzal se distribuía ampliamente desde Chiriquí, en Panamá, hasta el Istmo de Tehuantepec,
en los bosques nublados húmedos por encima de
los 1 200 metros de altitud y con precipitaciones
pluviales superiores a los 3 000 mm anuales. Actualmente, por la destrucción de su hábitat y por la
cacería de la que fue objeto para la obtención de
sus plumas, su distribución en México ha quedado
reducida prácticamente a la Sierra Madre de Chiapas y la zona limítrofe de los Chimalapas, en Oaxaca. Como ejemplo de lo anterior podemos mencionar que para obtener las plumas para confeccionar
la réplica del penacho de Moctezuma, que se exhibe en el Museo de Antropología de la ciudad de
México, se sacrificaron más de 50 quetzales machos cazados solamente en las Lagunas de Montebello (Miguel Álvarez del Toro, com. pers.).
El Instituto de Historia Natural (ihn), bajo la dirección visionaria de Miguel Álvarez del Toro, impulsó desde los años setenta diversos esfuerzos
para la conservación de áreas representativas de
los ecosistemas de Chiapas, incluida la nubliselva
de la Sierra Madre. En 1984 dieron comienzo los
primeros estudios de esta ave en la región de El
Triunfo, con el fin de conocer la biología de la especie y proponer la creación de un área protegida
federal, con la que culminaran los esfuerzos iniciados varios años atrás. Algunos de los resultados de
sus investigaciones fueron, por ejemplo, descubrir
que la temporada de reproducción comienza en el
mes de enero, con el cortejo en grupos de 6 a 12
individuos, los cuales, durante marzo y abril, se
separan en parejas que buscarán un árbol con el
tronco hueco lo suficientemente podrido para
adaptarlo como su nido. En el hueco del tronco,
tanto la hembra como el macho incuban un par de
huevos de color azul verdoso que darán como resultado el nacimiento de los pollos, que a los 25
días abandonan el nido para comenzar su vida fuera de él realizando un viaje en busca de alimento;
primero al lado de sus padres y finalmente llegan a
ser autónomos en un par de semanas. También se
desarrollaron los estudios para conocer la dieta del
que­tzal y se encontró que se alimenta principalmente de frutos de árboles de la familia de las lauráceas (aguacatillos) y de animales pequeños como
lagartijas, grillos, ratones pequeños y mariposas.
Por medio de estudios con tecnología como la
radiotelemetría, los investigadores del ihn dieron a
conocer los movimientos locales de esta ave, que se
desplaza en un radio de hasta 10 kilómetros desde
el lugar de anidación, así como sus movimientos
altitudinales. Esta información fue fundamental
para definir los límites del área protegida, logrando
en 1990 la expedición del decreto federal que creó
la Reserva de la Biosfera El Triunfo y que, precisamente en el presente año, festeja su vigésimo aniversario de proteger el quetzal y el pavón, entre
otras especies importantes. La reserva fue operada
por el ihn hasta 1996, cuando el área pasó al manejo de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas.
En la década de los ochenta era toda una odisea
poder observar un individuo de quetzal en el área
de El Triunfo; las estimaciones de su densidad eran
de un individuo por cada 16 hectáreas (Cartas,
1983). En el presente, gracias a la protección que
ofrece el anp El Triunfo, se estima una población de
tres individuos por cada 16 hectáreas.
• 54 •
1
Zoológico Regional Miguel Álvarez del Toro, Chiapas.
Natura y Ecosistemas Mexicanos, A.C.
2
© Fulvio Eccardi
Quetzal (Pharomacrus mocinno), en la Reserva de la Biosfera El Triunfo, Chiapas.
• 55 •
Págs. 56-57 →
Matorral xerófilo. Área de Protección de Flora y Fauna Valle de los Cirios, Baja California.
© Javier de la Maza
El pavón, ave emblemática de Chiapas
Gerardo J. Cartas,1 Javier de la Maza 2
Fotografías © Fulvio Eccardi
Hace aproximadamente 30 millones de años, en el periodo Terciario, cuando predominaba un clima muy húmedo, en una antigua península montañosa aislada por
los mares del Cenozoico (Cóbrar, 2006) se desarrolló
una gran variedad de organismos. La evolución diferenció estos organismos de sus ancestros de las cordilleras
sudamericanas, formando un conjunto de especies únicas, endémicas, entre las que sobresale un ave de gran
tamaño y de apariencia extraña: el pavón (Oreophasis
derbianus). Actualmente esta especie sólo habita en México en lo que fueran esas montañas aisladas, hoy la Sierra
Madre de Chiapas.
Su descubrimiento para la ciencia por George R. Gray
en 1844 y las primeras observaciones publicadas por
F.D. Godman y O. Salvin en 1860 son producto del auge
de las expediciones de recolecta, formación de colecciones y publicación de descripciones de un gran número
de nuevas especies que realizaron por todo el mundo y,
en este caso, en Centroamérica y México, los naturalistas
ingleses durante la época victoriana.
El pavón es un ave de la familia de los crácidos (galliformes americanas), como las chachalacas, los hocofaisanes y las pavas, que habita a partir de los 1 700
metros de altitud en la Sierra Madre de Chiapas, en
montañas cubiertas por densos y exuberantes bosques, extremadamente húmedos, conocidos con los nombres de nubliselva o bosque de niebla. Esto se debe
a que permanecen cubiertos por bancos
de neblina por más de 200 días al año y
además presentan una precipitación
pluvial anual por encima de los 4 000
mm, lo que ocasiona que los troncos y
ramas de los árboles estén cubiertos
completamente por musgos, líquenes y
gran cantidad de plantas epífitas como
bromelias, orquídeas y helechos.
El pavón destaca, de entre todas las
aves conocidas, por presentar una prominencia ósea a manera de cuerno recubierta por piel de color rojo coral sin
plumas, en la parte superior de la cabeza. Este cuernecillo crece con la edad. El
pavón se reproduce en el pequeño periodo de sequía que corresponde a los
meses de marzo y abril; sus pollos tienen la capacidad de volar y caminar a
los pocos minutos de haber nacido. El
nido se construye entre las epífitas de
las ramas de los árboles a más de 25 metros de altura.
El pavón es de hábitos muy tranquilos
y puede permanecer inmóvil por más de
una hora en la misma rama sin apenas
mover la cabeza. A este respecto, Álvarez
del Toro (1980) menciona: “Cuando es
sorprendido en el suelo vuela a una rama
y se ‘congela’, muy erguido, inmóvil, con
sus conspicuos ojos blancos notablemente destacados contra lo oscuro del follaje,
todo dando la sensación de que es una
Pavón (Oreophasis derbianus) en el bosque mesófilo.
ave de otros tiempos”. Se alimenta de gran
Reserva de la Biosfera El Triunfo, Chiapas.
• 58 •
variedad de frutos carnosos y jugosos, hojas y retoños de
árboles como la mora y los aguacates silvestres, y comparte el hábitat con el quetzal.
El pavón está considerado en peligro de extinción, de
acuerdo con la NOM-059-SEMARNAT-2001, debido a su restringida distribución, la destrucción de su hábitat, la disminución de sus poblaciones por depredadores naturales y por la cacería de que ha sido objeto, ya que su carne
es muy apreciada por los pobladores locales. Además,
Álvarez del Toro señala que “nunca ha sido común el
pavón”.
Ahora se conoce más acerca de su distribución geográfica y de la especie, gracias a estudios desarrollados
por investigadores del Instituto de Ecología, A.C., personal del Instituto de Historia Natural del Estado de Chiapas (ihn) y de la reserva. Esta ave fue elegida por Álvarez
del Toro como emblema del ihn desde la década de los
sesenta, ya que siempre la consideró como una ave chiapaneca por excelencia.
Hace unas décadas, ante la lentitud y posible fracaso
de las acciones para la conservación del pavón in situ, se
inició una estrategia alternativa de su conservación en
cautiverio desarrollada por varias instituciones gubernamentales y privadas integradas en un Comité Binacional
México-Guatemala para la Conservación del Pavón y su
Hábitat. El Comité emprendió un programa de reproducción ex situ llevando un registro detallado de cada
ejemplar que se mantiene en cautiverio con la finalidad
de garantizar la viabilidad genética.
Sus poblaciones en las partes altas de la Sierra Madre
de Chiapas, protegidas desde 1990 en la Reserva de la
Biosfera El Triunfo, afortunadamente se han empezado
a recuperar gracias a las políticas de manejo, vigilancia,
difusión y educación ambiental desarrolladas durante
más de 20 años por el desaparecido Instituto de Historia Natural del Estado de Chiapas, la Conanp y, desde
hace unos años, con el apoyo del Fondo El Triunfo. El
conjunto de acciones de protección ha propiciado la
reproducción de la población silvestre del pavón a tal
grado que, hoy día, un ave como ésta, que estuvo a
punto de desaparecer del planeta, puede ser observada
fácilmente en la reserva durante su periodo de reproducción en una visita de tan sólo tres días.
1
Zoológico Regional Miguel Álvarez del Toro, Chiapas.
Natura y Ecosistemas Mexicanos, A.C.
2
• 59 •
© Miguel Ángel Sicilia
El cóndor de California (Gymnogyps californianus), del
griego gymnos, desnudo, y gyps, buitre, es sin lugar a
dudas el ave voladora más grande de Norteamérica, ya
que llega a medir hasta 3 m de envergadura y pesar alrededor de 10 kg. Se han encontrado restos fósiles de cóndor de California del Pleistoceno, de entre 9 500 y
16 000 años de antigüedad, en los estados de Florida y
Nueva York, en la costa del Pacífico, en Nevada, Arizona,
Nuevo México, Texas y en el norte de México (Emslie,
1987).
A finales de los setenta y principio de los ochenta, por
causas desconocidas, hubo una rápida disminución de la
población silvestre, que redujo su distribución a las
montañas del noroeste de Los Ángeles, California. Esto
llevó a la dramática decisión de capturar a los últimos
cóndores silvestres para iniciar su reproducción en cautiverio y evitar su extinción. En los últimos ocho años se
ha duplicado su número poblacional como resultado de
un intensivo programa de reproducción en cautiverio
© Juan Vargas
El cóndor de California Elvia de la Cruz,1 Edward Peters,1 Juan Vargas,2
regresa a México
Catalina Porras,2 Mohamed M. Saad,2 Michael Wallace 2
Cóndor en la Sierra San Pedro Mártir.
La población de cóndores en México está conformada exclusivamente por individuos que nacieron
por incubación artificial y fueron criados a mano
con títeres que semejan un individuo adulto de cóndor. El método de reintroducción consiste en el manejo y el seguimiento intensivos de cada ejemplar.
Para apoyar el mantenimiento del buen estado físico
de los cóndores se les suministra alimento suplementario y se observa y registra su comportamiento
individual y en grupo.
Para conocer el proceso de establecimiento de la
población reintroducida se colectan datos diarios de
la actividad y los desplazamientos de cada cóndor,
mediante técnicas de radiotelemetría y de transmisión
satelital con gps. A partir de los datos de ubicación de
los cóndores se construyen mapas que representan
los rangos de vuelos en escala espacio-temporal. Des-
Cóndor anillado volando en territorio mexicano.
que llevan a cabo los zoológicos de Los
Ángeles y de San Diego, y que es el componente principal del Plan de Recuperación del cóndor de California.
Desde el año 2002, la Secretaría de
Medio Ambiente y Recursos Naturales,
por medio del Instituto Nacional de
Ecología, y el U.S. Fish and Wildlife
Service, por medio de la San Diego
Zoological Society, llevan a cabo un
proyecto binacional para recuperar al
cóndor de California en su área de distribución al norte de Baja California,
mediante la reintroducción de cuatro a
cinco ejemplares al año en el área natural protegida Parque Nacional Sierra de
San Pedro Mártir.
Distribución del cóndor de California en Baja California, 2009.
• 60 •
guir alimento, agua, refugio y buenas zonas para anidación, además de que ha aprendido a identificar a
sus depredadores. Este resultado refleja el gran esfuerzo y apoyo realizado por las organizaciones participantes y muestra un significativo avance en la conservación y recuperación de especies prioritarias en
nuestro país.
• 61 •
1
Instituto Nacional de Ecología, Semarnat.
San Diego Zoological Society.
2
© Juan Vargas
de su liberación en 2002, los límites de desplazamiento abarcan al norte la Sierra Juárez, al sur la Sierra de San Pedro Mártir (sspm), al este la Sierra de San
Felipe y al oeste las laderas y cañones de la sspm (véase mapa).
En la Sierra de San Pedro Mártir el proceso de establecimiento de la población de cóndor de California
se desarrolla exitosamente gracias a que se liberan en
el Parque Nacional, que está en buen estado de conservación, y al profundo conocimiento de la biología
de la especie.
Sin embargo, los pollos nacidos en el medio natural no han tenido éxito hasta el momento. En 2007
nació el primer pollo de cóndor en México en el lado
este de la sspm. Esta primera pareja anidó en un nido
de águila real abandonado, cuyo piso contenía material orgánico que no era apropiado para el desarrollo
del pollo, lo cual probablemente ayudó a la proliferación de un ectoparásito que se alimenta de sangre
(Haematosiphon inodora), el cual se encontró en el
nido al inspeccionarlo y fue la posible causa de la
muerte del pollo. En 1953 Kofford notó que tres nidos de cóndor estaban infestados de este parásito
(Snyder y Snyder, 2000).
En el año 2008, la misma pareja estaba en tratamiento por intoxicación con plomo. Una nueva pareja anidó en las laderas noroeste de la sspm y se
tuvo como resultado un huevo, que casi completó el
periodo de incubación. Al analizar el huevo se observó un agujero en el cascarón de aproximadamente 1 mm de diámetro. Esto probablemente ocasionó
la perdida de humedad necesaria para que el pollo
lograra eclosionar.
En 2009, las dos parejas reproductoras anidaron.
En el caso de la primera, completaron el periodo de
incubación, abandonando posteriormente el nido. La
segunda pareja anidó nuevamente en el lado oeste de
la sierra, y tuvo un pollo, el cual vivió durante cinco
meses y posteriormente se encontró muerto en la base
del nido que estaba a gran altura.
Este año de 2010, estas dos parejas reproductoras
ya cuentan con mayor experiencia y han cambiado los
sitios de anidación a lugares más favorables, lo cual
nos hace esperar que los pollos sobrevivan.
Hasta mayo de 2010 se contaba con una población
de 17 cóndores en libertad, de los cuales ocho son
hembras y nueve machos, y cuatro en cautiverio, tres
de los cuales son juveniles y serán liberados este verano. Se tiene programado además el arribo de seis cóndores jóvenes para este año.
En Baja California se espera contar con al menos
20 cóndores en libertad para el año 2012, y a largo
plazo con 20 parejas reproductoras. Es un gran progreso para el cóndor, considerando que la población
liberada proviene del cautiverio, que haya logrado
adaptarse al medio silvestre gradualmente para conse-
Grupo de cóndores liberados.
El flamenco rosa del Caribe
y su conservación
Distribución del flamenco rosa del Caribe en la Península de Yucatán.
Los asentamientos humanos, la interrupción de
flujos hídricos por la construcción de carreteras y la
extracción de sal han provocado pérdida de humedales costeros. Estos impactos causaron inundaciones y afectaron las zonas de anidación del flamenco.
Además, el descuido de los animales domésticos trajo consigo la presencia de perros ferales que atacan
las colonias anidantes. Afortunadamente, los esfuerzos realizados en los últimos 20 años por los gobiernos federal y estatal, organizaciones no gubernamentales, las comunidades y la iniciativa privada
han gestado una historia de éxito en la protección de
esta especie y su hábitat.
Las acciones de protección para los humedales costeros de la Península de Yucatán se remontan a 1979,
cuando se decretaron como zonas de refugios faunísticos las regiones conocidas como Ría Lagartos y Ría
Celestún. En 1986 Ría Lagartos se convirtió en el primer humedal mexicano de importancia internacional
inscrito en la lista Ramsar, debido a que poseía el mayor número de parejas anidantes (80%) del flamenco
rosa del Caribe; sin embargo, en 1990 fue inscrita en
el registro de Montreux, en el cual se enlistan los hu-
medales de importancia internacional que se encuentran en riesgo de desaparecer o sufrir severas modificaciones. Gracias a un conjunto de acciones, como la
elaboración de un programa de manejo, la regulación
de la actividad salinera, la realización de actividades
de educación ambiental en las comunidades locales,
las acciones de restauración y por haber puesto en
marcha en 1995 un programa operativo anual de trabajo, en 1996 se retiró del registro de Montreux.
En 1999 Ría Lagartos fue decretada Reserva de la
Biosfera para proteger las principales zonas de anidación. Su programa de manejo señala todas las acciones necesarias para ese propósito. Ese mismo año se
desarrolló de forma conjunta entre la dirección de la
Reserva de la Biosfera Ría Lagartos y la Organización
Niños y Crías, A.C., el “Programa Integral para la
Conservación del Flamenco Rosa del Caribe en la Península de Yucatán”, cuyos objetivos principales son
proteger los sitios de anidación, alimentación y las
fuentes de agua dulce; estudiar la demografía y los
movimientos migratorios de la población, así como
promover la educación ambiental.
Entre 1999 y 2009 se llevaron a cabo diversas acciones de restauración del principal islote de anidación (Punta Mecoh), la rehabilitación de los manantiales cercanos a los sitios de anidación (Petén Hu y
Chiquilá Emal), la construcción de pasos de agua en
las principales carreteras, la colocación de boyas en
los cables de conducción eléctrica que cruzan los humedales y una campaña para convertir el flamenco en
un símbolo, en 11 puertos costeros de Yucatán.
14 000
Huevos perdidos
Pollos nacidos
12 000
Huevos / pollos
El flamenco rosa del Caribe (Phoenicopterus ruber) es
una especie carismática cuya distribución en México
se restringe a los humedales costeros de la Península
de Yucatán. Su biología es bien conocida, así como el
ámbito de sus movimientos en las diferentes épocas
del año. Anida, principalmente, en la cuenca de El
Cuyo, en la Reserva de la Biosfera Ría Lagartos, y utiliza todos los humedales costeros como zona de resguardo, alimentación, cortejo, apareamiento e invernación.
Ramiro Rubio 1
10 000
8 000
6 000
4 000
2 000
0
2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2007 2008* 2009
* Pérdida total de huevos por fenómenos naturales.
Anidamiento y nacimiento de pollos
de Phoenicopterus ruber.
Desde 1954 se cuenta con datos del número de
individuos de flamenco, pero a partir de 1999 se han
venido realizando conteos de manera sistemática
desde la isla Holbox hasta el área de Los Petenes en
• 62 •
Fotografías © Archivo “Niños y Crías”, A.C.
Anidamiento de Phoenicopterus ruber. Reserva de la Biosfera Ría Lagartos.
el estado de Campeche. La población de flamencos
tuvo un incremento sustancial entre 1999 y 2005 de
27 227 a 43 602 individuos, inducido por las acciones de conservación, manejo y educación ambiental.
Sin embargo, en 2006 y 2007 el número de flamencos mostró un descenso a 16 724 y 28 113 individuos, respectivamente, porque las colonias fueron
perturbadas por inundaciones (Migoya y Tabasco, en
prensa). Es muy posible que en esos años los flamencos hayan utilizado sitios de anidación alternativos,
como la isla de Cuba o Las Bahamas. Por tal motivo,
en noviembre de 2007 se creó el Grupo para la Conservación del Flamenco Caribeño, formado por ocho
países, para realizar, entre otras actividades de intercambio, censos simultáneos para conocer el tamaño
real de la población. Al comparar datos de censos
históricos se detectó, por ejemplo, que en 2004 y
2005 se dieron condiciones de sequía en el Refugio
de Flora y Fauna Río Máximo, principal sitio de anidación en Cuba (Morales Leal, com. pers.), con una
baja en el número de nacimientos. Al mismo tiempo,
se incrementó la anidación en la Reserva de la Biosfera Ría Lagartos, lo que confirma la posibilidad de
movimiento de estas aves hacia otros sitios de anidación disponibles (véase la gráfica).
El anillamiento de flamencos nacidos en Yucatán
entre 1999 y 2009 ha servido para conocer la capacidad de los flamencos para volar grandes distancias.
Individuos marcados en Yucatán se han registrado en
el Refugio de Flora y Fauna Río Máximo, en Cuba
(Morales Leal, com. pers.), a 1 050 km de distancia;
en el Parque Nacional de Everglades, en Florida, a
803 km (Arengo, 2005), y en el Refugio de Vida Silvestre de Aransas, en la costa de Texas, a 1 178 km de
distancia (Petra Hockey, com. pers.). Gracias al monitoreo y anillamiento podemos afirmar que los individuos que se distribuyen en México son parte de una
metapoblación del Caribe.
Gracias a la continuidad del programa se han consolidado los instrumentos de gestión para la protección del hábitat del flamenco y los pobladores de la
costa de Yucatán se han
comprometido a su conservación mediante el
aprovechamiento ecoturístico. Hoy, el flamenco
es el símbolo de Yucatán,
representa uno de los
mayores atractivos turísticos y una de las principales fuentes de ingresos
para las áreas naturales
protegidas del estado.
1
Ex director de la Reserva
de la Biosfera Ría Lagartos.
Se agradece la participación de “Niños y Crías”,
A.C., en la consolidación de
estos proyectos.
• 63 •
Juvenil de flamenco rosa, anillado.
Conservación
de los mamíferos marinos
La historia de la conservación de estas especies en
nuestro país data de hace casi un siglo, cuando el presidente Obregón, respondiendo a una solicitud de Alfonso
L. Herrera, expidió un decreto prohibiendo la cacería de
los mamíferos marinos en aguas mexicanas (Aurioles,
1993). Desde entonces un conjunto de medidas de protección del hábitat y de las especies ha permitido mantener las poblaciones y recuperar varias de ellas.
En México está prohibido el aprovechamiento extractivo de mamíferos marinos en virtud de la modificación
al artículo 60 de la Ley General de Vida Silvestre, excepto con fines de investigación y educación superior.
La NOM-059-SEMARNAT-2001, que identifica las especies
en riesgo, incluye 44 de mamíferos marinos, de las cuales 37 pertenecen al orden Cetacea, seis al Carnivora y
uno al Sirenia. De éstas, 84.1% (37) están sujetas a protección especial, 2.3% (1) está amenazada, 11.4% (5)
en peligro de extinción y 2.3% (1) probablemente extinta en el medio silvestre: la mencionada foca monje
del Caribe.
México es pionero en el fortalecimiento de las capacidades humanas para el estudio de los mamíferos marinos y en la formación de nuevos profesionistas. En 1979
se fundó una de las primeras sociedades científicas del
mundo dedicada a mamíferos marinos, que cambió de
nombre en 2000 a Sociedad Mexicana de Mastozoología
Marina (Somemma), y a cuyas reuniones asisten alrededor de 250 participantes entre expertos y estudiantes.
© Javier de la Maza
México tiene una excepcional diversidad de mamíferos
marinos gracias a su extenso litoral (11 122 km) y a su
gran variedad de ambientes costeros derivada de la interacción de procesos geológicos, oceanográficos y atmosféricos en el tiempo y el espacio (Guerrero Ruiz et al., 2006).
En aguas mexicanas se encuentran mamíferos marinos migratorios y residentes, de distribución cosmopolita e incluso endémicos, como la vaquita. México cuenta
con ocho de las 13 familias de cetáceos (ballenas, delfines y marsopas) existentes, que contienen 39 de las 78
especies conocidas, además de una especie de sirenios:
el manatí del Caribe (Trichechus manatus manatus); tres
Phocidae, la foca elefante (Mirounga angustirostris) y la
común (Phoca vitulina) (y la considerada extinta foca
monje del Caribe, Monachus tropicalis); dos Otariidae, el
lobo marino de California (Zalophus californianus) y el
lobo fino de Guadalupe (Arctocephalus townsendii), y un
Mustelidae, la nutria marina (Enhydra lutris) (Urban Ramírez y Rojas Bracho, 1999).
La explotación comercial de varias especies de mamíferos marinos en aguas mexicanas por norteamericanos,
europeos y en algunos casos japoneses llevó al borde de la
extinción a la foca elefante, al lobo fino de Guadalupe y a
las ballenas gris, jorobada y azul. La foca monje del Caribe
fue explotada de manera intensiva desde la llegada de los
españoles y el último reporte confirmado de su presencia
data de mediados del siglo xx, por lo que se le considera
extinta en el medio natural (Le Boeuf et al., 1986).
Lorenzo Rojas,
Óscar Manuel Ramírez 1
Lobos marinos en el Mar de Cortés.
• 64 •
Asimismo, la Semarnat, dentro del Programa de Conservación de Especies en Riesgo (Procer), ha elaborado varios planes de acción para conservar mamíferos marinos
como la vaquita, el manatí, las ballenas jorobada y azul, y
se encuentran en elaboración los Programas de Protección
Regional para las ballenas azul y jorobada, a fin de dar operatividad al acuerdo que declara área de refugio para las
grandes ballenas a todas las aguas del territorio nacional.
En 2008 el Instituto Nacional de Ecología creó la Coordinación de Investigación y Conservación de Mamíferos
Marinos, con sede en Ensenada, BC. Este grupo provee el
sustento científico para la toma de decisiones sobre manejo
y conservación de cetáceos y pinnípedos. Tanto el ine como
la Conanp trabajan de manera conjunta con universidades
y centros de investigación nacionales e internacionales en
la conservación de los mamíferos marinos en México.
De esta forma, el conjunto de políticas de protección de
México ha desempeñado un papel importante en la recuperación de especies que estuvieron al borde de la extinción: la foca elefante, que se consideró extinta en la década
de 1880, y cuya población actual se estima en alrededor de
150 000 individuos, y el lobo fino. Así también, todas las
poblaciones de ballenas que se encuentran en aguas de
México han recuperado sus poblaciones después de haber
sido severamente explotadas; entre ellas cabe mencionar la
gris, la jorobada, con 20 000 individuos, y la azul, con
2 000 a 3 000 en el Pacífico noroeste. Actualmente se está
implementando uno de los programas más intensos e integrales, a escala mundial, para evitar la extinción del único mamífero marino endémico de México: la vaquita (Phocoena sinus), cuya población se estima en 245 individuos.
A diferencia de las acciones de conservación en otros países, este programa incluye varios aspectos, incluidos biológicos, pesqueros y socioeconómicos, y la participación
activa de todos los actores (pescadores, autoridades y organizaciones civiles), primero por medio del grupo Alto
Golfo Sustentable y actualmente mediante el Órgano de
Evaluación y Seguimiento.
Es importante destacar que estas especies, alguna
vez severamente amenazadas, son uno de los atractivos
turísticos de mayor importancia para nuestro país, estimándose que la derrama económica, sólo por la observación de ballenas en México con fines turísticos, asciende a 9 077 843 dólares, con un crecimiento anual
de 7% (Hoyt e Íñiguez, 2008).
Principales medidas adoptadas por México
para la protección de los mamíferos marinos
listado de Patrimonio Cultural y Natural de la Humanidad, del programa El Hombre y la Biosfera, de la unesco. Diciembre. Se decreta la
Reserva de la Biosfera Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado
para proteger varias especies, entre ellas la vaquita. dof, 10 de junio.
1994 Se publica la NOM-012-PESC-1993, que establece medidas para
la protección de la vaquita y la totoaba en el Golfo de California. dof,
29 de junio.
2000 Se publica la NOM-131-Semarnat-1998, que establece lineamientos y especificaciones para el desarrollo de actividades de observación de ballenas, relativas a su protección y la conservación de su
hábitat. dof, 10 de enero.
2002 Se publica el acuerdo por el que se establece como Área de
Refugio para Proteger las Especies de Grandes Ballenas de los Subórdenes Mysticeti y Odontoceti las zonas marinas que forman parte del
territorio nacional y aquéllas sobre las que la nación ejerce su soberanía y jurisdicción. dof, 24 de mayo.
2005 Se establece el Plan de Acción de América del Norte para la
conservación de la ballena jorobada. Canadá, Estados Unidos y
México. Comisión para la Cooperación Ambiental.
2008 Se publica el Plan de Acción de América del Norte para la
Conservación de la Vaquita de la Comisión de Cooperación Ambiental. Se crea el Programa de Acción para la Conservación de la Especie
Vaquita. Semarnat. Febrero.
Instrumentos relativos a los mamíferos marinos en general
1991 Se reforma el art. 245 bis del Código Penal para el D.F. en materia de fuero común y para toda la República en materia de fuero
federal (1931) por el art. 420, que especifica las sanciones para quien
capture, dañe o prive de la vida a algún mamífero marino o recolecte
y comercialice sus productos o subproductos. dof, 30 de diciembre.
2000 Se publica la Ley General de Vida Silvestre, que en su art. 60
bis específica que ningún ejemplar de mamífero marino podrá ser
sujeto de aprovechamiento extractivo, ya sea de subsistencia o comercial. dof, 3 de julio.
2002 Se publica la NOM-059-Semarnat-2001, Protección ambientalespecies nativas de México de flora y fauna silvestres-categorías de
riesgo y especificaciones para su inclusión, exclusión o cambio-lista
de especies en riesgo. dof, 6 de marzo.
1
Ambos autores, Centro de Investigación Científica y de
Educación Superior de Ensenada.
Pinnípedos
1918 Se publica el acuerdo que prohíbe la caza del lobo marino en
los Islotes Coronados. Boletín Oficial de la Secretaría de Agricultura y
Fomento, 7 de octubre.
1928 Se publica el acuerdo por el que se declara Zona Reservada
para la Caza y Pesca de Especies Animales y Vegetales la Isla Guadalupe, Baja California, y las aguas que la circundan. Secretaría de Agricultura y Fomento, 16 de agosto.
1933 Se publica el acuerdo que establece la veda total e indefinida
para la captura de elefante marino y lobo fino. dof, 24 abril.
2005 Se publica el decreto que recategoriza a Isla Guadalupe como
Reserva de la Biosfera. dof, 25 de abril.
Sirenios
1934 Se establece por 10 años la veda relativa a la captura del manatí. dof, 9 de julio.
1981 Se decreta la veda total y permanente del manatí. dof, 26 octubre.
1996 Se decreta la Bahía de Chetumal, Quintana. Roo, como santuario del manatí. dof, 10 de junio.
Cetáceos
1933 México se adhiere a la Convención de Ginebra para la protección de las Ballenas. dof, 16 de julio.
1949 México se adhiere a la Comisión Ballenera Internacional al
suscribir la Convención Internacional para la Regulación de la Caza
de la Ballena. dof, 9 de marzo.
1972 Se decreta la Laguna Ojo de Liebre como Refugio de Ballenas
y Ballenatos, el primero en su tipo en el mundo. dof, 14 de enero.
1979 Se decreta la Laguna de San Ignacio como Refugio de Ballenas
y Ballenatos y Zona de Atracción Turística-marítima. dof, 16 de julio.
1980 Se incluyen las lagunas Guerrero Negro y Manuela en el complejo Laguna de Ojo de Liebre como Zona de Refugio de Ballenas.
dof, 28 de marzo.
1988 Se decreta la Reserva de la Biosfera El Vizcaíno, en la que se incluyen las lagunas de Ojo de Liebre y San Ignacio. dof, 30 de noviembre.
1993 Se incluyen las Lagunas de Ojo de Liebre y San Ignacio en el
• 65 •
Recuperación de la ballena gris
Lorenzo Rojas,1 Jorge Urbán 2
La población nororiental migra más de 9 000
km, en grupos segregados por sexo y edad, siguiendo la línea de costa desde los mares de Bering,
Chukchi y Beaufort, donde se alimenta durante el
verano, hasta la costa occidental de la Península de
Baja California y el Golfo de California, para reproducirse de diciembre a abril, con un pico de abundancia a mediados de febrero. Las primeras ballenas en emprender su migración hacia el sur son las
madres preñadas, seguidas por hembras que ovularon recientemente, machos adultos, hembras inmaduras y al final machos inmaduros. La mayoría
de las ballenas permanece durante el invierno en la
costa occidental de la Península de Baja California.
Las ballenas preñadas se congregan en lagunas y
bahías de aguas someras y protegidas donde, después de una gestación de 13 meses, nacen los ballenatos que miden de 4 a 4.5 m y pesan de 600 a 800
kg. La migración hacia el norte generalmente se
inicia a mediados de febrero y continúa hasta principios de mayo. Los ballenatos serán alimentados
por sus madres hasta los ocho meses de edad, momento en que finalmente se independizan (Rice y
Wolman, 1971; Reilly et al., 2009).
Fotografías © Jorge Urbán
Desde hace muchos años, la ballena gris (Eschrich­
tius robustus) ha sido importante para los seres humanos, y ha convivido con ellos cumpliendo diferentes propósitos y adquiriendo diversos valores.
En general, esta interacción ha tenido consecuencias negativas para las ballenas, llevándolas al borde de la extinción, como ocurrió debido a la caza
comercial. Actualmente sólo existen dos poblaciones de ballena gris, ambas en el Pacífico Norte: la
noroccidental o coreana y la nororiental o de California. La primera es la población de ballenas barbadas más amenazada del mundo, con menos de
120 individuos. La segunda, en las costas de Norteamérica, es la única población que se considera
recuperada después de una intensa explotación comercial; se estima que actualmente existen más de
20 110 individuos (Rough et al., 2008). Este gran
contraste se debe a que: a] los países del área cumplieron e hicieron respetar la protección contra la
caza comercial decretada por la Comisión Ballenera
Internacional; b] la intensa cooperación entre México y EUA, y c], quizá lo más importante, la protección de dos de las lagunas de reproducción y crianza de la ballena gris por parte de México.
Ballena gris (Eschrichtius robustus).
• 66 •
La caza comercial de la ballena gris se
llevó a cabo a lo largo de la costa de
Norteamérica, desde Baja California
hasta los mares de Bering y Chukchi.
Debido a que los registros de capturas
son muy pobres no es fácil determinar
cuántas ballenas se cazaron y cuál era el
tamaño de la población antes de ser explotada. La caza de estas ballenas en
México por la flota extranjera, principalmente europea y norteamericana, comenzó en el complejo lagunar de Bahía
Magdalena, donde las presas fueron
principalmente las hembras adultas y
las crías del año (Urbán et al., 2003). La
estimación más reciente del número de
ballenas cazadas en aguas mexicanas por la flota
ballenera extranjera entre 1846 y 1874 es de al menos entre 5 076 y 5 961 ballenas (Reeves et al.,
2010), a las que hay que sumar las cazadas desde
las estaciones de tierra en Baja California, que probablemente fueron 236 (Reeves y Smith, 2010). De
acuerdo con Rice y Wolman (1971), la caza redujo
la población a 1 000 o 2 000 individuos hacia el
primer tercio del siglo xx.
La recuperación de la población de ballena gris
sólo puede asegurarse con la coordinación de esfuerzos intergubernamentales, en los que México
lleva gran responsabilidad debido a que aquí se encuentran sus áreas de reproducción. La ballena gris
es la ballena más estudiada, conocida y legalmente
protegida en México. Las medidas que el gobierno
ha tomado para la protección de la ballena gris van
desde su adhesión a los acuerdos internacionales a
partir de los años treinta hasta las leyes y normas
nacionales recientes y los decretos de áreas naturales protegidas.
La importancia de la protección de las principales lagunas de reproducción de la ballena gris en la
recuperación de su población es reconocida internacionalmente y se utiliza
como ejemplo de cómo las
Ojo de Liebre
áreas naturales protegidas
pueden influir en la recuperación de especies en peligro (Hoyt, 2005). ParalelaSan Ignacio
mente, en estas lagunas se
desarrolló otra forma de
aprovechamiento de este
recurso natural mediante
la actividad turística de
observación de ballenas
Complejo Lagunar
Bahía Magdalena-Bahía Almejas
en su medio natural,
con más de 166 000
visitantes en las lagunas Ojo de Liebre y
Ballena gris con su cría.
San Ignacio de 1996 a 2007, es decir, un promedio
de 14 000 al año.
En la temporada 2006 se estima que 28 518 personas pagaron por observar ballenas grises en sus
lagunas de reproducción: 10 595 en la Laguna Ojo
de Liebre, 6 816 en la Laguna San Ignacio y 11 107
en el complejo lagunar de Bahía Magdalena (Hoyt
e Íñiguez, 2008). Estos turistas realizaron gastos
directos en esta actividad por 1 471 348 dólares e
indirectos por 13 066 937 dólares.
El valor de la ballena gris ha variado en los últimos
cien años, de la cacería al turismo de observación,
actividad motivada por el interés en su conservación y que recupera los esfuerzos de un movimiento ambientalista en el mundo que muestra y crea
valores respecto a los ecosistemas y las especies que
los habitan (Medellín et al., 2009).
1
Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada.
2
Universidad Autónoma de Baja California Sur.
• 67 •
El lobo fino de Guadalupe
Lorenzo Rojas, Horacio de la Cueva 1
mexicanas por flotas extranjeras (Reeves et al.,
1992). Es una especie no
migratoria cuya distribución histórica se extendía
desde Monterey Bay, California, a las islas Revillagigedo, en México. En la actualidad hay loberas en las
islas Guadalupe y San Benito, y en San Miguel, en
Estados Unidos. Hoy, la
NOM-­059-Semarnat-2001 clasifica al lobo fino como en
peligro de extinción. También en Estados Unidos es
una especie protegida en
los niveles federal y estatal.
Las medidas de protección que implementó el
gobierno mexicano a partir de 1928 para la protección del lobo fino y la Isla Guadalupe han sido
esenciales para su sobrevivencia. Además de las
medidas de manejo hubo otros factores que contribuyeron a la conservación de la especie y el crecimiento de la población: Isla Guadalupe fue un refugio natural contra los cazadores debido a su
lejanía de la costa y al difícil acceso a las playas,
producto de las condiciones
de oleaje de gran potencia y la
presencia de grandes acantilados. Asimismo, el escaso número de animales que sobrevivieron y que realizan viajes
largos en busca de alimento
hizo que su caza no fuera redituable (Gallo et al., 2005).
Aunque el enmallamiento en
artes de pesca representa un
riesgo para los mamíferos marinos en general, el aislamiento
del lobo fino en Isla Guadalupe
y su alimentación en aguas oceánicas, lejos de las aguas costeras
donde hay más redes agalleras,
han protegido a la especie de ser
víctima común de la pesca.
© Eduardo Prieto
© Arturo Ayala
En el siglo xix el lobo fino (Arctocephalus townsendii) fue casi exterminado por cazadores de pieles
provenientes principalmente de Norteamérica y
Europa, y en 1897 se creía extinto. Se desconoce el
tamaño de la población antes de que fuera explotada. Una idea del que pudo haber tenido se puede
apreciar en los registros de caza; a pesar de que los
registros están incompletos, se cree que entre 1806
y 1890 se sacrificaron hasta 52 000 lobos en islas
Lobos finos de Guadalupe (Arctocephalus townsendii).
• 68 •
© Eduardo Prieto
Como resultado de las medidas de protección y
otros factores, la población de lobo fino en Isla
Guadalupe se fue incrementando de 3 259 en
1987 a 7 408 en 1993 (Gallo, 1994) y 11 500 en
2008 (Hernández, 2008), dando una tasa promedio de incremento de 13.7% anual. El efecto de El
Niño y el huracán Darby fueron responsables del
33% de mortalidad de las crías en 1992. No se
sabe cómo se vio afectada la población por el evento de El Niño 1997-1998. Sin embargo, un estudio
reciente apunta a que en el archipiélago de San
Benito la población se incrementó entre 1997 y
2007 de 256 a 2 113, lo que corresponde a una
tasa promedio de incremento anual de 18.9% (Aurioles et al., 2010).
La tasa de crecimiento y las nuevas colonias reproductivas, como las de San Benito, muestran
que la especie se recupera exitosamente y que es
importante comprender sus interacciones con el
ambiente, otros mamíferos marinos, sus recursos
de alimentación y las pesquerías artesanales y de
altura.
Los estudios genéticos indican que toda la población actual forma un solo stock, que desciende
de la misma lobera reproductiva de Isla Guadalupe.
A pesar de que hay una pérdida de variabilidad genética asociada a la reducción drástica del tamaño
de la población, la recuperación de esta especie se
deberá más a factores no genéticos, como la disponibilidad de alimentos durante la reproducción, y
sus efectos sobre la supervivencia de las crías (Weber et al., 2004).
El grupo especialista de la uicn/ssc sugiere que
se determine cuál es el tamaño de una población
sustentable, con el fin de evaluar el estado de la
población y desarrollar planes de conservación
específicos (Reijnders et al., 1993). La creación
del Programa de Acción para la Conservación del
Lobo Fino de Guadalupe, de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, es el medio
para desarrollar un plan de manejo para esta especie.
La implementación de medidas sencillas y mínimas de protección del lobo fino y su hábitat, junto
con la prohibición del comercio de sus pieles y el
difícil acceso a la isla, han permitido que la especie
se vaya recuperando tanto en número como en distribución, salvándola de la extinción.
1
Ambos autores, Centro de Investigación Científica y de
Educación Superior de Ensenada.
• 69 •
Conservación del manatí
y su situación en México
Benjamín Morales 1
Manatí con su cría.
Manatí capturado para toma de datos y posterior liberación.
© Carlos Navarro
La conservación y el manejo de los manatíes y los ecosistemas costeros en los que viven es una actividad compleja que durante 30 años ha requerido la acción sumada
de grupos académicos, de los gobiernos federal y de los
estados, y de la sociedad civil organizada, para obtener
conocimiento biológico sobre la especie, mayor participación social, aplicación de la ley, implementación de
acciones de conservación y planteamiento de nuevas estrategias de conservación.
El manatí del Caribe (Trichechus manatus manatus) es
una especie en peligro de extinción. En México su distribución es amplia, fragmentada y agregada a los ríos, sistemas lagunares y bahías desde Veracruz hasta Quintana
Roo, incluidos cenotes y caletas (Colmenero-Rolón y HozZavala, 1986). En el pasado fueron abundantes, pero ahora se estima que posiblemente existan solamente de 1 000
a 2 500 manatíes. Su abundancia es pobre en las costas de
Campeche y Yucatán (Colmenero-Rolón y Hoz-Zavala,
1986; Morales et al., 2003), en Quintana Roo se calcula
que hay de 200 a 250 manatíes y la Bahía de Chetumal
congrega la mayor parte de ellos (Morales y Olivera, 1994).
Entre sus amenazas destacan la pérdida, modificación y
disturbio de sus hábitats costeros y lagunares, la contaminación de los cuerpos de agua, su muerte por redes de
pesca mal colocadas, caza ocasional, falta de vigilancia en
áreas naturales protegidas y una aún limitada participación de la comunidad (Colmenero-Rolón y Hoz-Zavala,
1986; Ortega-Argueta, 2002; Morales el al., 2003).
México le dio protección total a esta especie desde
1991. En octubre de 1996 el gobierno de Quintana Roo
decretó la Bahía de Chetumal como Santuario del Manatí y, en 1998, el gobierno de Belice decretó a Corozal Bay
como Santuario de Vida Silvestre. Ambas acciones protegieron toda la bahía, que es compartida por Belice y
México y es parte del hábitat de una de las poblaciones
de manatíes más importantes de todo el Caribe (O’Shea
y Salisbury, 1991; Morales-Vela et al., 2000).
El gobierno federal creó en 1999 el Subcomité Técnico Consultivo para la Conservación, Recuperación y
Manejo del Manatí en México —ahora Comité—, formado por expertos, organizaciones sociales, acuarios y
parques privados. Para atender a crías huérfanas y manatíes lastimados, el gobierno se ha apoyado en las instituciones y los grupos privados miembros del Comité,
poniéndolos bajo su resguardo y cuidados. Con la finalidad de incrementar la conciencia pública, el 7 de septiembre, por gestiones del Comité, se celebra oficialmente el día nacional del manatí, con un festival ambiental
que involucra un creciente número de comunidades en
todo el sureste de México. En 2002 el gobierno federal
creó el Fondo de Investigación Ambiental para promover la investigación científica enfocada en brindar soluciones a los problemas ambientales. En 2006 los humedales de Catazajá fueron decretados área natural
protegida por el gobierno de Chiapas y es sitio Ramsar
desde 2008 (Rodas-Trejo et al., 2008).
© Carlos Navarro
Manatí del Caribe (Trichechus manatus manatus).
• 70 •
dos de operación del Comité y consolidar las reservas
importantes para los manatíes como la Bahía de Chetumal (Morales-Vela, 2004).
Indicadores importantes de logros de su conservación
en México son los registros recientes de grupos de manatíes en sitios donde ya no se les veía, la creación de redes
de varamiento, en coordinación con el servicio de emergencia nacional, las festividades anuales, la creciente información científica con uso de tecnología avanzada enfocada en su conservación, la colaboración internacional,
la creación de área marinas protegidas y el continuo esfuerzo de las comunidades por participar en la conservación y el uso sustentable de esta especie, como ocurre en
el sistema lagunar de Alvarado, Veracruz, en Catazajá,
Chiapas, y en Holbox y Sian Ka’an, en Quintana Roo.
1
El Colegio de la Frontera Sur-Chetumal.
© Humberto Bahena
El Comité actualizará en 2010 el pace-manatí (Programa de Acción para la Conservación de Especies). Se han
consolidado varios grupos académicos con investigación
de primer nivel para fortalecer la conservación del manatí en México. La reproducción en cautiverio se ha logrado con éxito. Se explora el campo de la rehabilitación de
manatíes huérfanos para la reincorporación a su medio y
se plantea crear algunos centros de atención y reincorporación de manatíes lastimados. Quintana Roo ya cuenta
con uno de ellos. Un número importante de las áreas
marinas protegidas federales y estatales en la Península
de Yucatán y el Golfo de México confieren protección a
poblaciones importantes de manatíes y a sus hábitats.
No obstante los avances, es necesario reforzar los esfuerzos para conocer la población total de manatíes en
México, evaluar las amenazas que persisten, incrementar
la participación social en el diseño e implementación de
las estrategias de conservación, contar con mayores fon-
• 71 •
Págs. 72-73 →
Guacamaya roja en el río Lacantún. Reserva de la Biosfera Montes Azules, Chiapas.
© Javier de la Maza
La vaquita:
esperanza en un futuro compartido
Hace 10 000 años, al terminar la última glaciación, un
grupo de marsopas se trasladó del ecuador hacia el norte
y quedó atrapado en el Golfo de California. El aislamiento geográfico y el paso del tiempo dieron origen, en un
proceso de especiación, a la vaquita marina (Phocoena
sinus), que durante siglos permaneció desconocida. La
vaquita es un mamífero del orden de los cetáceos; comparte muchas características con los delfines. Sin embargo, se distingue de éstos por su menor tamaño, tener
dientes aplanados, no contar con una prominencia nasal
larga y por su aleta dorsal triangular. La vaquita también
es mucho más tímida que el delfín y no le gusta acercarse a las embarcaciones.
Al aproximarse la primavera, un majestuoso y robusto pez, la totoaba (Totoaba macdonaldi), inicia su migración reproductiva desde el sur del Golfo hacia las aguas
del delta del río Colorado. A principios del siglo pasado,
un puñado de pescadores siguió a este pez hasta establecerse en las costas desérticas del Golfo de Santa Clara,
Puerto Peñasco y San Felipe. En frágiles canoas impulsadas a vela y remo, aquellos hombres la pescaban con
solapana —un arpón que maniobraban desde la borda— cuando las abundantes totoabas estaban congregadas desovando en la superficie.
Poco después se dieron cambios notables. Los campos pesqueros se transformaron en poblados. El extraordinario estuario del delta del Colorado desapareció debido a los represamientos río arriba. Llegaron los barcos de
arrastre y las canoas se convirtieron en pangas motorizadas. De usar línea y anzuelo, los pescadores pasaron a
usar chinchorros agalleros de algodón y posteriormente
de nylon y monofilamento, haciéndose más grandes
cada año. La vaquita, a pesar de no ser el objeto de la
pesca, compartió la suerte de la totoaba, las tortugas, los
tiburones y muchas otras especies, hallándose atrapadas
cada vez con mayor frecuencia en estos chinchorros de
los cuales es casi imposible escapar.
En 1958, los científicos Norris y McFarland describieron la vaquita como nueva especie, a partir de una
osamenta encontrada en 1955. A pesar del hallazgo, la
vaquita continuó pasando inadvertida tanto para la comunidad local como para la internacional. En 1985, 30
años después del primer descubrimiento, la historia se
repite: un cráneo y tres vértebras fueron encontrados al
norte del Golfo de Santa Clara y pocos días después algunos pescadores recolectaron los primeros especímenes
completos.
Años más tarde, la estrecha colaboración con los pescadores permitió conocer más a las vaquitas y para mediados de los noventa se estimaba una población cercana
Alejandro Robles 1
a los 570 individuos, con una mortalidad anual en redes
agalleras de 35 o 40 vaquitas. Científicos y organizaciones ambientalistas, preocupados por la situación, volcaron su atención en la vaquita. Las redes agalleras fueron
identificadas como las principales responsables de que la
vaquita se encontrase en peligro de extinción. Se tomaron medidas unilaterales que polarizaron el ambiente
social y frustraron tanto a los pescadores, que sentían su
sustento amenazado, como a conservacionistas, que advertían que de no tomar medidas urgentes la vaquita
pronto desaparecería para siempre. Urgencia y confrontación se unieron para impedir que se creara un futuro
en el que pescadores y vaquitas coexistieran como lo hicieron durante muchos años.
En 2005, cuando más tensos estaban los ánimos, pescadores de altura, ribereños, comercializadores y organizaciones civiles nacionales e internacionales, tomando en
cuenta los intereses y necesidades de todos, firmaron los
Acuerdos de Puerto Peñasco. Este esfuerzo colaborativo
dio origen a Alto Golfo Sustentable, un foro en cuyo seno
autoridades ambientales y pesqueras, gobiernos estatales, pescadores y organizaciones civiles consensuaron las
políticas y los mecanismos de implementación que hoy
conforman el Programa de Acción para la Conservación
de la Vaquita Marina (pace). A partir de ese año, varias
acciones concretas han permitido que exista un área de
refugio para la vaquita, que el esfuerzo pesquero haya
disminuido y que se experimente con nuevas artes pesqueras, mediante novedosos mecanismos que permiten a
los pescadores compensar de manera voluntaria las pérdidas que estas rigurosas medidas les ocasionan.
Un reciente y más preciso censo acústico indica que
existen alrededor de 250 vaquitas —cien más de las que
se estimaban hace un año—, lo que mantiene la esperanza de un futuro compartido que, en palabras de los propios actores, imaginan y proponen como “Un Alto Golfo
orgulloso de su identidad. Sustentable, incluyente, próspero, diversificado y competitivo. Que brinde seguridad,
equidad, dignidad y calidad de vida a sus habitantes. En
armonía con el medio ambiente y la biodiversidad, ordenado y con un marco jurídico e institucional respetado,
justo y eficiente”. En estas palabras, en la convicción y
en la voluntad de hacerlas realidad, están la esperanza y
la solución.
El alto riesgo de extinción de la vaquita sigue presente. El camino hacia el éxito consiste en haber pasado de
la confrontación y la urgencia a la colaboración y la articulación entre autoridades, pescadores y organizaciones
civiles. Esto no es tarea sencilla: se ha requerido la voluntad, el compromiso y la continuidad de acciones de
• 74 •
mos de compensación, la vigilancia participativa y los
mercados den sus frutos de manera permanente. Así estamos creando un futuro en el que perduren la pesca y
las vaquitas.
1
Nos, Noroeste Sustentable, A.C. Agradezco a Iván Rivera
sus valiosas ideas y su apoyo en la redacción del texto.
Fotografías © Chris Johnson
Semarnat, ine, Conanp, Profepa, Sagarpa, Conapesca,
Inapesca y los gobiernos de los estados de Sonora y Baja
California, el Cirva, las federaciones de cooperativas
pesqueras y las organizaciones civiles nacionales e internacionales. Juntos crean condiciones y estructuras para
una gobernanza sólida, que permita que los esfuerzos de
ordenamiento, las nuevas artes de pesca, los mecanis-
Vaquita marina (Phocoena sinus) en la Reserva de la Biosfera Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado.
• 75 •
Manejo y conservación
del borrego cimarrón
© Carlos Galindo
El borrego cimarrón (Ovis canadensis), o borrego del
desierto, es uno de los seis borregos silvestres de Norte­
américa. Los estudios paleontológicos indican que el
origen de estos borregos está en Asia y que probablemente migraron a América hace unos 12 000 años por
el Estrecho de Bering. Los borregos silvestres han estado presentes en la vida de todas las culturas prehispánicas del noroeste de América desde sus orígenes. Hay
representaciones de estos óvidos mediante diferentes
manifestaciones de arte rupestre en toda su área de distribución.
El borrego cimarrón elige las cimas de sierras altas para
forrajear casi todo el año, excepto algunos inviernos crudos que se desplaza montaña abajo hacia las cañadas buscando resguardo. Las poblaciones de borrego han sido
objeto de caza desde tiempos inmemoriales y lo inaccesible de su hábitat fue suficiente para mantener a salvo a los
rebaños durante siglos. Sin embargo, la colonización del
oeste norteamericano incrementó la presión sobre todos
los recursos naturales, y el cimarrón no fue la excepción.
Hacia finales de 1800, el gobierno federal inició una serie
de monitoreos de fauna silvestre y encontró seriamente
diezmadas las poblaciones de borrego cimarrón, por lo
que a principios de 1900 se vedó la caza de la especie en
Borrego cimarrón (Ovis canadensis).
© Carlos Galindo
Ramón Castellanos1
todo el territorio nacional. Esta veda restringía la cacería
deportiva y comercial, pero tuvo muy poco efecto sobre la
cacería de subsistencia y oportunista. Para 1964, con la
idea de evaluar las poblaciones de borrego con fines económicos, se lanzaron las “cacerías experimentales” que
buscaban aumentar el conocimiento de la especie mientras se realizaba un aprovechamiento cinegético mesurado. Diez años después arrancó el Programa Federal del
Borrego Cimarrón, cazándose en los siguientes 15 años un
estimado de 900 animales en México con exitosos resultados económicos para los organizadores cinegéticos, pero
sin beneficio para las comunidades locales.
En 1995, gracias a las posibilidades que ofrece el esquema de Reserva de la Biosfera, en conjunción con las
Unidades de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (uma), comenzó el Programa del Borrego Cimarrón
en tierras del ejido Alfredo V. Bonfil en la Reserva de la
Biosfera El Vizcaíno. El reto era implementar un programa
de conservación que fuera autosustentable a largo plazo.
Las uma cambiaron la lógica del aprovechamiento de la
vida silvestre. La nueva hipótesis plantea que si el manejo
sustentable de los recursos naturales deja utilidades en las
comunidades locales, y no en el intermediario como venía sucediendo, tendrá un efecto positivo en la conservación de los recursos y el hábitat. En condiciones óptimas
de manejo y sustentabilidad, un ejemplar de cimarrón
puede alcanzar un valor de mercado del orden de los
65 000 dólares o más, por lo que su conservación se puede convertir en un atractivo esquema de negocio para una
comunidad o incluso, a largo plazo, para una región.
El Programa del Borrego Cimarrón comprende tres
líneas de acción para ser desarrolladas tanto por el personal del Programa como por la dirección de la Reserva: 1] Monitoreo y vigilancia participativa; 2] Manejo
• 76 •
tro de Visitantes a los pies del Volcán de las Tres Vírgenes,
con capacidad para hospedar a 20 personas. Dicha estación hace las veces de base para la vigilancia y operación
cinegética, además de funcionar como centro de educación ambiental. También es la base de operaciones de las
actividades de ecoturismo del ejido a lo largo del año.
Tal vez lo más relevante es que los ejidatarios han tomado muy en serio el manejo de vida silvestre, consolidando un equipo de manejadores expertos. Ello ha permitido que, además de aumentar constantemente el
número de borregos y llevar a cabo las acciones de manejo y monitoreo del hábitat, lograran un nivel de operación cinegética que creó una enorme confianza entre
los posibles clientes. Dichos clientes son personas apasionadas de la conservación de la vida silvestre, asociados de la fundación que agrupa al mayor número de
cazadores en el mundo, la Fundación para el Borrego
Silvestre de Norteamérica (fnaws).
Así, en 12 temporadas cinegéticas, extrayendo cuatro
ejemplares en promedio por año, el programa ha generado cerca de dos y medio millones de dólares que han
ayudado a cambiar la visión que los ejidatarios del ejido
A.V. Bonfíl tenían de la vida silvestre. Hoy los 156 miembros del ejido son conscientes de la enorme diferencia,
tanto en términos ambientales como económicos, que
hace el contar con una población sana y bien manejada
de cimarrones.
1
Espacios Naturales y Desarrollo Sustentable, A.C.
© Ramón Castellanos
de hábitat y de las poblaciones, y 3] Educación ambiental.
En un primer momento se concentraron los esfuerzos
en detener los factores de presión sobre la especie y el
hábitat: se retiró por completo el ganado introducido,
reubicando cerca de 500 semovientes bovinos y equinos; se limpiaron y acondicionaron aguajes para facilitar
el acceso al agua; se estableció un sistema de vigilancia y
monitoreo permanente del hábitat con la población local; se creó un programa de educación ambiental tanto
para comunidades locales como para visitantes.
Se estableció un fideicomiso para el manejo de los
recursos económicos que genera el programa y todas las
decisiones financieras son tomadas en el pleno de un
Comité Técnico, conformado por autoridades federales,
estatales, municipales y ejidales. El programa está comprometido a aplicar 40% de los recursos obtenidos por
la cacería a la conservación de los recursos naturales,
dentro y fuera del ejido. La tasa de aprovechamiento
anual desde 1996 se ha mantenido en cuatro animales
en promedio por temporada dentro de la reserva, no
obstante que la población de cimarrones al comienzo del
programa era de 100 ejemplares y hoy es de más de 250.
El personal del programa, integrantes del ejido Alfredo
V. Bonfil, ha adquirido un conocimiento detallado de la
especie y su interacción con el hábitat. Su presencia y
vigilancia en la sierra han reducido la cacería furtiva
prácticamente a cero.
A 14 años de manejo de la población de cimarrones la
transformación es evidente. El ejido cuenta con un Cen-
Borregos en la Reserva de la Biosfera El Vizcaíno.
• 77 •
Recuperación
del berrendo peninsular
Ramón Castellanos,1 Víctor Sánchez 2
Fotografías © Ramón Castellanos
Se estima conservadoramente (Seaton, 1909) que en las
extensas planicies de Estados Unidos existió una población de berrendo (Antilocapra americana) de más de 40
millones de individuos hasta mediados del siglo xix; incluso algunos autores (Shaw, 1995; Wagner, 1978) sugieren que la población pudo haber fluctuado entre 100
y 300 millones. Sin embargo, en menos de 70 años, durante la colonización del oeste norteamericano, las grandes manadas de berrendos y bisontes fueron abatidas.
Actualmente, las poblaciones de berrendo no superan el
millón de ejemplares y se distribuyen principalmente en
EUA y el suroeste de Canadá.
En México la situación no fue diferente. Las poblaciones de berrendo fueron diezmadas debido a la introducción de la ganadería vacuna en el desierto —que compite
con el alimento de los berrendos—, a la cacería furtiva y al
incremento de los depredadores (coyotes principalmente). En la actualidad apenas sobreviven alrededor de 1 600
ejemplares de las tres subespecies que se distribuyen en
nuestro país y que se encuentran territorialmente aisladas:
A. a. peninsularis, A. a. sonorensis y A. a. mexicana.
Crías de berrendo en semicautiverio.
En 1993, la población de una de estas subespecies, el
berrendo de la península de Baja California (A. a. peninsularis), era del orden de 200 ejemplares silvestres distribuidos principalmente en los 3 000 km2 de la zona núcleo de la Reserva de la Biosfera El Vizcaíno y algunas
planicies del Área de Protección de Flora y Fauna Valle
de los Cirios (Sánchez et al., 2006). Esta condición extrema ubica al berrendo peninsular en la Nom-059-Semarnat y en otros listados de especies en peligro de extinción, como la US Endangered Species Act.
Para revertir este inminente proceso de extinción, en
1996 la Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca (Semarnap), Ford Motor Company México y
sus Distribuidores, y Espacios Naturales y Desarrollo
Sustentable, A.C., emprendieron el Programa de Recuperación del Berrendo Peninsular (prbp) siguiendo tres
líneas de acción a partir de una experiencia previa iniciada en 1982: la cría en semicautiverio de un hato fundador
reunido a partir de la captura y crianza de recentales de
la población silvestre, el monitoreo continuo de la manada silvestre, y la educación ambiental.
En 1998 se capturaron los primeros cinco recentales y en años subsecuentes otros 24. En
2009, mediante cuidadosas técnicas de reproducción en semicautiverio dentro de un encierro de 264 hectáreas, habían nacido más de 400
berrendos bajo manejo. El proceso de reproducción del hato está sujeto a un programa de soporte de su diversidad genética que busca mantener o incrementar la variabilidad genética a
largo plazo.
Aunado a la cría en semicautiverio, se recuperaron 50 000 hectáreas del hábitat original y
casi se eliminó la totalidad de la cacería furtiva
gracias a un programa de educación ambiental
intensivo que permitió llevar el mensaje de la
conservación a las comunidades de la Península.
Además, se construyó un centro de visitantes, la
Estación Berrendo, en donde se ha recibido a
más de 25 000 personas, en su mayoría habitantes de las comunidades vecinas. Asimismo, se
preparó una exposición itinerante que se ha presentado en más de 300 salones de clase de primaria, secundaria, preparatoria y educación superior en los planteles de la Península de Baja
California.
Después del éxito de haber duplicado la población en cautiverio, se decidió avanzar en un
nuevo paso: liberar a los individuos en el hábitat
natural. Durante 2004 y 2005 se realizaron re-
• 78 •
corridos extensivos en busca de superficies bien conservadas de hábitat original que fueran propicias al manejo
y que estuvieran (o pudieran estar) libres de actividades
ganaderas. Debido a su cercanía a la Estación (45 km) y
a la disposición de los propietarios a participar en el prbp,
se seleccionó un predio de más de 23 000 ha de hábitat
original, sin historia de uso en actividades ganaderas, en
la Península de La Choya. En esta localidad se construyó
otra estación de campo, una torre de observación e infraestructura de manejo y crianza de berrendos.
En diciembre de 2005 se traslocaron los primeros 25
berrendos de la Estación a La Choya, los cuales se capturaron, anestesiaron y trasladaron, uno por uno, durante
nueve días, proceso en el que participaron 30 expertos.
En enero de 2009 se traslocaron otros 44 berrendos machos y se probaron técnicas nuevas que redujeron la manipulación de los berrendos, y por lo tanto el riesgo de
accidentes. En esa ocasión se contó con la participación
de manejadores expertos de siete organizaciones nacionales y norteamericanas. Por último, en junio de 2009 se
implementó una nueva manera de mover grandes manadas y se logró traslocar 265 berrendos, con 99.7% de
éxito, en cinco días, con un equipo de más de 30 expertos internacionales.
Se estima que para finales de 2009 la población en La
Choya era de 428 berrendos, de los cuales 56 están bajo
manejo intensivo, es decir, confinados en un espacio delimitado, con el fin de controlar varios factores reproductivos, incluida la posible depredación por coyotes.
Por otro lado, en el marco del Consorcio Internacional
de Berrendo Peninsular se trasladaron algunos ejemplares de berrendo peninsular al Zoológico de Los Ángeles,
en California, con fines educativos y de investigación de
esta subespecie.
Entre 2009 y 2010 se realizó una amplia gestión con
diversas instituciones académicas para continuar con
una tercera etapa para la recuperación del berrendo y su
hábitat. Así, las acciones se extendieron al Área de Protección de Flora y Fauna Valle de los Cirios, B.C., con el
propósito de recuperar una superficie de 21 000 hectáreas adicionales, con un cerco perimetral excluidor de
ganado que permita el libre tránsito de la fauna silvestre.
En principio, durante 2010 se reintroducirán en este
nuevo sitio 50 ejemplares producto de la crianza de individuos de berrendo en semicautiverio de La Choya.
En los 13 años que ha operado el Programa se han
realizado esfuerzos muy notables que han requerido una
inversión de más de 30 millones de pesos, lo cual demuestra que el costo de restaurar es mucho mayor que el
de conservar. De los 200 individuos que existían en
1993, se estima que actualmente la población total de
berrendo peninsular es de 600 individuos. Si los esfuerzos continúan se espera que en 10 años la población llegue a ser del orden de los 1 500 ejemplares. Éste es un
ejemplo de que las áreas naturales protegidas son un espacio fundamental para la recuperación de las especies
en peligro de extinción.
1
Espacios Naturales y Desarrollo Sustentable, A.C.
Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas.
2 Manada de berrendos (Antilocapra americana).
• 79 •
Recuperación del lobo mexicano
Carlos Galindo 1
nados en Arizona y Nuevo México, y para principios
de los años cuarenta los últimos lobos de Arizona fueron cazados. Sin embargo, cada año los lobos de
México cruzaban la frontera hacia el norte, por lo que
en 1949, en la Convención Nogales, la Asociación
Fronteriza Mexicano-Norteamericana promovió una
campaña de erradicación en México, con la justificación de su impacto negativo en la ganadería y la transmisión de rabia. En 1976 la subespecie del lobo mexicano fue incluida en la Ley de Especies en Peligro de
Estados Unidos. En México, la Norma Oficial 059 lo
consideró inicialmente en 1994 como en peligro de
extinción y para 2001 pasó a la categoría de probablemente extinto en la vida silvestre.
Entre 1977 y 1980, Roy McBride capturó cinco lobos silvestres (cuatro machos y una hembra preñada)
en Chihuahua y Durango, que fueron enviados para
su protección al Museo del Desierto de Arizona-Sonora en Tucson, Arizona. Con esta acción se inició el
programa binacional de cría en cautiverio del lobo
mexicano para su reintroducción. Desde estas capturas no se han obtenido pruebas confiables de la presencia del lobo en México. Para 1995, a partir de tres
individuos (una hembra y dos machos), la población
en cautiverio creció a 107 individuos. Pasaron 15
años para que se aceptaran, no sin controversias, dos
linajes más para disminuir los posibles problemas de
consanguinidad: el linaje Ghost Ranch y el linaje Aragón. El primero consistía en un macho del sur de Arizona atrapado en 1959 y una hembra de Sonora atrapada en 1961. El linaje de Aragón consistía en dos
lobos de los mantenidos en cautiverio de 1965 a 1995 en el Zoológico de San Juan de Aragón, de
procedencia silvestre incierta. Una
camada completa de Aragón se envió en 1981 para el proyecto de
reproducción y repoblación del
Instituto de Ecología en la Reserva
de la Biosfera La Michilía, en el estado de Durango, en donde continúa su reproducción en cautiverio
hasta la fecha.
Actualmente, la población de lobos en cautiverio es de alrededor
de 300 en 49 centros, de los cuales
aproximadamente 100 individuos
se encuentran en México. Todos los
Fuente: Martínez Gutiérrez, Martínez Meyer y Servín, 2006.
lobos mexicanos actuales proceden
Distribución potencial histórica del lobo gris mexicano.
de los siete individuos originales.
Después de 30 años de extinción local, 12 manadas
del lobo mexicano vuelven a depredar ciervos y venados bura y sus célebres aullidos se pueden escuchar
en Arizona y Nuevo México. El lobo mexicano fue
extirpado, primero de Estados Unidos y más tarde de
México, debido a incansables campañas de erradicación. Afortunadamente, la percepción social sobre los
lobos cambió en los años setenta y sus poblaciones
empiezan a recuperarse a partir de siete individuos,
gracias a los esfuerzos de cooperación entre ambos
países. Actualmente hay alrededor de 50 lobos en
vida silvestre y 300 más en cautiverio. Con la reintroducción del lobo mexicano hemos aprendido muchos
aspectos de su ecología que nunca hubiéramos llegado a conocer y se ha iniciado la recuperación de una
de las especies más carismáticas pero menos comprendidas de México.
El lobo mexicano (Canis lupus baileyi), una de las
subespecies más pequeñas de lobo gris, se distribuía
en Arizona, Nuevo México y Texas en Estados Unidos, y en Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León,
Durango, Zacatecas, Aguascalientes, Jalisco, San Luis
Potosí y Guanajuato, llegando hasta Oaxaca. Con manadas de tamaño reducido, sus poblaciones en los
ambientes áridos nunca fueron muy abundantes. Desde que llegaron los pioneros al suroeste de Estados
Unidos acompañados de ganado, las campañas de
erradicación del lobo se fueron sofisticando e incluían
potentes venenos, trampeo, armas de fuego, hasta la
formal intervención del gobierno de Estados Unidos.
Tan solo entre 1915 y 1925, 900 lobos fueron elimi-
• 80 •
© Miguel Ángel Sicilia
Lobo mexicano (Canis lupus baileyi).
En 1998 se inició el proyecto de reintroducción
del lobo mexicano liberando 11 individuos, en tres
grupos familiares, en el área de recuperación del lobo
Sierra Azul en el este de Arizona (17 740 km2). En
2000 continuó la reintroducción en el territorio apache de Nuevo México (6 319 km2). Estas regiones
mantienen poblaciones abundantes de dos presas de
importancia para los lobos: el venado bura y el ciervo o wapiti. La reintroducción, seguida de un exhaustivo monitoreo de los animales, ha proporcionado valiosa información sobre la ecología del lobo,
que nunca antes se había obtenido. Por ejemplo, las
manadas del lobo mexicano ocupan áreas de mayor
tamaño que sus parientes norteños. En Arizona y
Nuevo México cada manada ocupa áreas que van de
150 a 1 746 km2, con un promedio de 578 km2.
En México se integró el Subcomité Técnico Consultivo Nacional para la Recuperación del Lobo
Mexicano en 2007 y dos años más tarde se publicó el
Programa de Acción para la Conservación de la Es-
pecie Lobo Gris Mexicano, en el que se definen seis
regiones potenciales para su reintroducción. En la
Sierra Madre Oriental se consideran la Sierra del
Carmen en el norte de Coahuila y las serranías de
Nuevo León y Tamaulipas, mientras que en la Sierra
Madre Occidental se considera una zona norte (Sonora y Chihua­hua) y una zona sur (Durango y Zacatecas). Para que la reintroducción sea efectiva, estas
zonas deben mantener poblaciones saludables de las
presas del lobo y debe haber mecanismos de concientización y compensación en caso de daño para la
población local. Después de 30 años de ausencia esperamos que esta vez el lobo mexicano sea bien recibido y mejor tratado.
1
Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad.
• 81 •
Dunas de yeso
de Cuatrociénegas
Julio Carrera 1
Fotografías © Javier de la Maza
Al vertiginoso ritmo de seis camiones diarios de 28 m3
cada uno, estábamos perdiendo una de las maravillas
naturales de México: las dunas de yeso del Valle de
Cuatrociénegas. El aprovechamiento comenzó alrededor de 1966; la pureza del yeso (sulfato de calcio
hidratado) de las dunas, estimado en 95%, las convertían en un tesoro industrial natural; de manera
simplista, se podría decir que era cuestión de encostalar y vender.
La formación de las dunas tiene su origen en el
Mesozoico, cuando emergen las sierras de Coahuila
y el mar se reduce formando la península de Coahuila. Los depósitos de yeso indican la línea costera y
la recesión (retiro) del mar. La manera en que se
constituyen las dunas obedece a dos causas principales: primero, al afloramiento de agua con cantidades abundantes de sales disueltas, principalmente sulfatos y carbonatos; segundo, al evaporarse el
agua quedan las sales precipitadas en la superficie y
son arrastradas por el viento. El tamaño de las partículas permite que sean llevadas a grandes distancias, dando origen a los depósitos que forman las
dunas o arenales, como se les conoce localmente.
Las dunas de yeso, las segundas más grandes en su
tipo en América, constan de una superficie de arenas
móviles de aproximadamente 200 hectáreas. Son hábitat de por lo menos cinco especies de plantas endémicas con algún tipo de protección, entre las que destacan Machaeranthera gypsophilla, M. restiformis y
Dyssodia gypsophilla, y otras especies no enlistadas en
la NOM-059, pero muy importantes para la retención
de suelos, como el mezquite (Prosopis glandulosa), el
sotol (Dasylirion palmeri) y la yuca (Yucca treculeana).
Este fenómeno, único en México y uno de los más
importantes de su tipo en Norteamérica, se perdía
irremediablemente hasta que una asociación civil y
una universidad unieron fuerzas para luchar por la
conservación de este sitio. Finalmente, el 7 de noviembre de 1994 se decretó al Valle de Cuatrociénegas como área natural protegida en la categoría de
Área de Protección de Flora y Fauna.
Después de más de 30 años de explotación de los
llamados arenales de Cuatrociénegas se logró su cierre
temporal en el verano de 1996. Ese mismo año la empresa solicitó la ampliación de la explotación a dos
nuevos predios; las autoridades federales no sólo no
aceptaron la explotación de los nuevos predios, sino
que suspendieron el aprovechamiento del predio en
uso, basándose en la falta de sustento legal a sus peticiones. Después de un sinnúmero de batallas, la controversia fue finalmente resuelta de acuerdo a derecho
el 30 de mayo de 1996 y así el gobierno del Estado
conjuntó esfuerzos con Pemex y adquirió 83 hectáreas de dunas para dedicarlas a la conservación.
Parte de la población local reaccionó negativamente por el cierre de la empresa, debido a la pérdida de
empleos, pero con el tiempo fueron aceptando la iniciativa. De esa manera se termina un interesante episodio en la lucha por la conservación de los recursos
naturales de nuestro país.
Los procesos naturales continuaron, los cortes de la maquinaria y las huellas de las orugas van
desapareciendo conforme las partículas restablecen las dunas; este
proceso continuará en la medida
que los elementos que lo originan
sean salvaguardados. Sin embargo, la amenaza sigue existiendo,
ahora en la forma del aprovechamiento abusivo del agua que definitivamente está dejando su huella en el número y la extensión de
los afloramientos en forma de pozas que arrastran el material del
que se forman las dunas.
1
Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Semarnat.
• 82 •
• 83 •
La isla Espíritu Santo,
Manuel Arango, Rodolfo Ogarrio 1
ejemplo de participación social en la conservación
Fotografías © Javier de la Maza
La isla Espíritu Santo es sin duda uno de los sitios más
bellos de este planeta. Su superficie de 10 000 hectáreas,
con aproximadamente 50 km de litorales; está atravesada
por distintas cordilleras montañosas en dirección esteoeste, de una altura máxima de 1 200 m sobre el nivel
del mar, y extraordinarios acantilados de piedra volcánica a lo largo del litoral oriente, en colores rosas, ocres,
grises y negros, y tiene numerosas caletas en el litoral
poniente formadas por el gradual descenso de las cordilleras hasta el mar, playas de fina arena blanca y aguas de
colores que van del verde turquesa intenso al azul oscuro, en las aguas más profundas que circundan la isla.
Su vegetación es variada y está bien conservada, y hay
presencia de manglares en alguna de las ensenadas, así
como cactáceas, copales e infinidad de otras especies representantes de la flora desértica.
El 2 de agosto de 1978 fue publicado en el Diario
Oficial de la Federación el decreto presidencial que creó la
zona de reserva y refugio de aves migratorias y de la fauna silvestre en diversas islas situadas en el Golfo de Baja
California, entre las cuales se encuentran las de Espíritu
Santo y la Partida, recategorizada como área de protección de flora y fauna, mediante acuerdo de la Semarnap
de fecha 30 de mayo de 2000, publicado en el Diario
Oficial de la Federación el 7 de junio del propio año.
Como parte del decreto se plantea la prohibición de perturbar la flora o fauna de dichas islas. La isla Espíritu
Santo era la única en el Golfo de Baja California bajo el
régimen de propiedad ejidal desde 1976.
De acuerdo con las modificaciones a la Constitución
Política aprobadas en el año de 1992, se otorgó a los
ejidatarios la posibilidad legal de cambiar el régimen de
propiedad ejidal a privada y, como consecuencia, poder
enajenar sus tierras.
En 1999 el ejido Alfredo V. Bonfil llevó a cabo una
parcelación de las 10 000 ha que constituyen la superfi-
cie de la isla Espíritu Santo, la cual consistió en delimitar
36 lotes que en conjunto ocupaban 90 ha, colindando
en cerca de 3 km con la Zona Federal Marítimo-Terrestre
en la playa denominada La Bonanza, ubicada en el litoral
oriente de la isla Espíritu Santo cerca de su extremo sur.
En una de las parcelas se inició una construcción con
fines comerciales, en violación de lo dispuesto por el decreto antes mencionado.
Algunas organizaciones civiles y ciudadanos de La Paz
se acercaron a la Fundación Mexicana para la Educación
Ambiental, A.C. (Fundea), para pedir su intervención y
apoyo con el objeto de lograr la protección eficaz de la isla
y el cumplimiento del decreto evitando la construcción
no sólo de esa primera infraestructura, sino de otras edificaciones a llevarse a cabo en el resto de los lotes privatizados y vendidos. El peligro inminente consistía en sentar
un precedente negativo en Espíritu Santo que podría repetirse en el resto de las islas, poniendo en entredicho la
posibilidad de cumplir con el decreto presidencial y garantizar la conservación de la flora y la fauna en ellas.
La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente intervino y ordenó suspender la obra, lo cual notificó al
propietario del terreno de la parcela, quien interpuso un
amparo que fue resuelto por un tribunal federal en la ciudad de Mazatlán a favor de la Profepa, multando al propietario y obligándolo a demoler la construcción ilegal.
Ante esas circunstancias, Fundea se comprometió con
la Semarnap, así como con la Secretaría de la Reforma
Agraria, a negociar con el ejido Alfredo V. Bonfil condiciones que permitieran aceptar una expropiación consensuada que de acuerdo con la ley tendría que llevar a
cabo el presidente de la República, y también se ofreció
a recabar los recursos necesarios para cubrir el monto de
la indemnización resultante del decreto expropiatorio.
El proceso tomó poco más de tres años y concluyó el
23 de febrero de 2003 con una ceremonia llevada a cabo
en la ciudad de La Paz, en la cual el presidente de la República entregó a los integrantes del ejido Alfredo V.
Bonfil, vía el Fideicomiso Nacional de Fomento Ejidal
(Fifonafe), la indemnización correspondiente por la expropiación de las tierra de uso común de la isla Espíritu
Santo, que fueron donadas a la nación mexicana, representada por la Comisión Nacional de Áreas Naturales
Protegidas, con el propósito de dedicar dichas tierras a la
conservación a perpetuidad.
En cumplimiento con su compromiso, Fundea logró
negociar y llevar a cabo la adquisición de 33 de las 36
parcelas privatizadas en la playa La Bonanza y procedió
a donarlas a la nación mexicana por medio de la Comisión de Avalúos de Bienes Nacionales.
• 84 •
Conscientes tanto la sociedad civil como las autoridades de la necesidad de disminuir el grado de vulnerabilidad de espacios tan extraordinarios como la isla
Espíritu Santo y el resto de las islas del Golfo de California, Fundea ofreció a la Semarnat y a la Conalmex
trabajar conjuntamente para lograr una protección adicional del Área de Protección de Flora y Fauna Islas del
Golfo de California, mediante su registro ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la
Ciencia y la Cultura (unesco) de dicha zona de reserva
como Patrimonio Natural de la Humanidad. Lo anterior se logró el 14 de julio de 2005 en Durban, Sudáfrica, al reconocer la unesco el valor universal excepcional del bien registrado.
1
Ambos autores, Fundación Mexicana para la Educación
Ambiental, A.C.
• 85 •
• 86 •
© Javier de la Maza
Gobierno y sociedad civil:
María Andrade,1 Rosario Álvarez,2
conservación de la selva de Calakmul
Angélica Padilla 1
La conservación en México se ha hecho, históricamente, mediante el establecimiento de áreas protegidas como primer gran paso para lograr la protección
legal de la biodiversidad. Estos decretos de creación
implican restricciones de uso de la tierra, lo que en
ocasiones genera inconformidad, toda vez que los
propietarios ven limitados sus derechos de propiedad
de manera permanente sin recibir indemnización alguna (Gutiérrez-Lacayo, 2001).
Un ejemplo de lo anterior sucedió en la Reserva de la
Biosfera Calakmul (rbc). A partir de su decreto en 1989,
ejidatarios de cuatro comunidades manifestaron su desacuerdo por las limitaciones y restricciones de uso de
sus tierras, ubicadas en la zona de amortiguamiento de
la rbc, inconformidad que dio lugar a manifestaciones
públicas, bloqueos de carreteras e incluso la privación
temporal de la libertad del director de la rbc.
En 2001 se creó una iniciativa para resolver definitivamente este problema agrario, bajo el liderazgo de
la Conanp y el gobierno del estado, a la cual fue invitada la sociedad civil a sumar esfuerzos, capacidades
y recursos.
Dadas las características de las tierras (tipo de tenencia y dimensiones), su ubicación a más de 200 km
de los núcleos urbanos y los intereses y expectativas
de los dueños, el equipo legal que analizó el caso recomendó adquirir 151 000 hectáreas de selvas bien
conservadas en la zona de amortiguamiento de la Reserva de la Biosfera Calakmul, vía expropiación concertada por causa de utilidad pública, misma que fue
aceptada por los ejidatarios.
La sociedad civil, por medio de The Nature Conservancy, aportó 50% de los fondos para la indemnización, y dos oficinas de Pronatura (México y Península de Yucatán), que proporcionaron asesoría técnica
y legal, hicieron gestiones locales y contribuyeron en
el diseño de las estrategias de conservación para el
área. El gobierno federal y estatal contribuyeron con
el resto de los recursos económicos.
En 2004 se logró, mediante decreto presidencial, la
expropiación concertada por causa de utilidad pública de las 151 000 hectáreas, que pasaron a ser propiedad de la nación y fueron puestas bajo resguardo de la
Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.
De manera conjunta, las partes definieron una visión de conservación a largo plazo, la cual incluye la
protección del paisaje entero y sus atributos ecológicos específicos bajo el régimen de zona núcleo de la
rbc. Se firmó un convenio de colaboración entre la
Conanp y la sociedad civil, en el cual se asumieron
compromisos para garantizar la conservación y protección de dicha superficie en el largo plazo. Las principales acciones conjuntas a realizar fueron: desarrollo de un plan de manejo, acciones de inspección,
vigilancia, investigación y monitoreo, así como recaudación de fondos para el manejo a largo plazo.
Cada año se diseña un programa de trabajo con la
dirección de la reserva para desarrollar proyectos prioritarios. En 2007 se emprendió un trabajo sobre vertebrados terrestres asociados a aguadas, mediante el cual
se han registrado (usando cámaras-trampa) 40 especies de fauna, de las cuales destacan 25 con algún
grado de protección, entre ellas cinco especies de felinos (jaguar, puma, ocelote, tigrillo y jaguarundi), además de los dos ungulados más raros y amenazados del
México tropical (el tapir centroamericano y el pecarí de
labios blancos). Otras especies registradas son el zopilote rey y el hocofaisán, dos de las aves más grandes de
la región. A partir de la información obtenida podemos
inferir que estamos contribuyendo a la conservación
de una parte fundamental de la selva maya, que es el
hábitat de la mayor población de jaguares en México y
que representa un elemento fundamental para la sobrevivencia del pecarí de labios blancos y el tapir en
nuestro país, además de ser una región hidrológica que
abastece de agua a una gran parte de la Península de
Yucatán y uno de los reservorios naturales de carbono
más grandes de México (Ceballos et al., 2002; GalindoLeal, 1999; García-Gil, 2003; Secaira y García, 2006).
A pesar de lo complejo, largo y costoso del proceso, la expropiación concertada con participación de
los sectores de la sociedad civil ha conseguido en este
caso dar certidumbre a la conservación de un área vital para la biodiversidad en Mesoamérica.
La adquisición por sí misma no garantiza la conservación de esta área en el largo plazo; esta herramienta legal se aplicó como paso indispensable para
la protección de un hábitat crítico.
La implementación del convenio de colaboración
entre la Conanp y la sociedad civil es lo que permite
llevar a cabo las grandes acciones para el manejo, la
protección y la conservación del área. Aún hay en el
convenio acciones pendientes: la estructuración de
un fondo patrimonial que garantice el manejo básico
a largo plazo y la conversión del área expropiada en la
zona núcleo de la rbc.
1
Pronatura Península de Yucatán.
The Nature Conservancy-México.
2
• 87 •
Págs. 88-89 →
Bosque mesófilo. Área Certificada Comunal de Ixtlán, Sierra de Juárez, Oaxaca.
© Javier de la Maza
Sector social y conservación:
el caso de El Zapotal
La compra, por parte de Pronatura Península de
Yucatán (ppy), de 23 km2 de selva colindante con la
Reserva de la Biosfera Ría Lagartos (rbrl), en el nor­
este de la Península de Yucatán, se concretó a principios de 2002. El objetivo fue proteger un hábitat
importante para aves y fortalecer la zona de amortiguamiento de la rbrl, como parte de una estrategia para conservar ecosistemas prioritarios fuera de
áreas naturales protegidas. El esquema de trabajo
está basado en la colaboración con el sector académico y con los propietarios vecinos.
La conservación de tierras privadas es —salvo
excepciones— una actividad reciente en Latinoamérica. En el caso de México, las modificaciones
de 1992 al artículo 27 constitucional incluyeron la
derogación de la Ley de Tierras Vacantes (Gutiérrez, 2003), que consideraba como afectable o expropiable cualquier predio sin un uso productivo
en el sentido tradicional del término.
Dicha derogación significó el surgimiento de garantías para desarrollar esquemas legales con fines
de conservación en tierras privadas, complementarios al establecimiento de áreas protegidas gubernamentales. En particular, se hizo posible que
asociaciones civiles como ppy, cuya misión es la
conservación de la biodiversidad, pudieran adquirir tierras para dedicarlas a este fin.
En 1996, Pronatura, A.C., inició el desarrollo de
su Programa Nacional de Conservación de Tierras
(pnct), con la premisa de que más de 80% de los
ecosistemas naturales terrestres de México están en
tierras privadas, es decir, en pequeñas propiedades,
ejidos y tierras comunitarias (Gutiérrez-Lacayo et
al., 2002).
Tras una revisión de la legislación mexicana,
Pronatura elaboró un manual con ocho herramientas legales para la conservación de tierras y desarrolló una estrategia institucional para su implementación, haciendo hincapié en una sugerencia: que la
compra de tierras sea la última herramienta legal a
considerar, pues los costos de adquisición, manutención y protección a largo plazo representan una
carga demasiado onerosa (Gutiérrez-Lacayo et al.,
2002).
En 2000, ppy integró un portafolio de sitios de la
península potencialmente aptos para participar en
el pnct, siguiendo criterios de importancia biológica y estratégica, de factibilidad de aplicación de herramientas legales de conservación y de oportunidad (precio y costo de implementación).
Juan Carlos Faller 1
Tras una valoración, los primeros esfuerzos se enfocaron en un conjunto compacto de cinco predios
en venta, que sumaban 2 350 ha colindantes con la
rbrl. Su importancia biológica se verificó in situ, al
comprobarse la presencia de selva bien conservada
y de especies indicadoras (orquídeas, grandes felinos y monos), así como varios cuerpos de agua temporales (aguadas) y permanentes (cenotes).
La importancia estratégica estaba asegurada por
su colindancia con la rbrl y su ubicación central en
un mosaico de 60 000 hectáreas que contiene las
porciones mejor conservadas de selva mediana del
norte de Yucatán, y donde el tipo predominante de
tenencia de la tierra es ejidal.
Finalmente, el precio se basó en las (muy limitadas) aptitudes de dichos predios para la producción
ganadera, lo que significó una buena oportunidad
para la adquisición con fines de conservación.
La sugerencia del pnct de considerar la compra
como último recurso fue sopesada, pero se concluyó que en este caso era la herramienta necesaria
para comenzar la implementación de una estrategia
de conservación más amplia en la zona.
Con todo lo anterior, a principios de 2001 se
elaboró la propuesta de adquisición, misma que se
aprobó para ser financiada en partes iguales por la
organización no gubernamental The Nature Conservancy y el Servicio de Vida Silvestre y Pesca de
EUA, mediante la Ley de Conservación de Humedales de Norte­américa (usfws-nawca). En el primer semestre de 2002, ppy adquirió los cinco predios mencionados y constituyó una sola propiedad
conocida desde entonces como El Zapotal.
A partir de entonces, ppy estableció relaciones
de trabajo y colaboración regular con 10 ejidos vecinos (alrededor de 40 000 ha), implementando
proyectos de capacitación, restauración ecológica,
investigación, pago por servicios ambientales, ordenamiento territorial y prevención y combate de
incendios.
Desde 2004 ppy ha realizado estudios sobre felinos silvestres, registrando las cinco especies de la
península y documentando la presencia de una importante población de jaguares en la zona (Faller et
al., 2007).
De igual manera, a partir de 2006 se implementó el programa de estudio y monitoreo de aves,
habiéndose registrado 222 especies (más de 20%
del listado nacional), 62 de ellas migratorias, y
confirmando que al menos 100 se reproducen
• 90 •
Fotografías © Pronatura-PY
dentro o en los alrededores
de El Zapotal (Wood et al.,
2009; P. Wood, com. pers.).
Esto confirma que es uno
de los sitios más importantes para las aves en la Península de Yucatán.
En junio de 2006, El Zapotal fue certificado como
área de conservación a perpetuidad por la Comisión
Nacional de Áreas Naturales
Protegidas (Conanp).
El Área de Conservación
El Zapotal (acez) funciona
como una zona real de amortiguamiento de la porción
oriental de la rbrl; contribuye a conservar la representatividad y diversidad de especies y ecosistemas prioritarios; permite mantener una
gama de participación con
diversos sectores y actores,
dirigida por una visión común de conservación y uso
sustentable de las tierras, y
es pieza fundamental para
integrar esfuerzos, recursos
y capacidades de otros actores en el mejoramiento de la
calidad de vida de las comunidades involucradas. En
este último aspecto, el acez
ha sido un factor importante en el aumento de incentivos para la conservación
en tierras ejidales vecinas,
tanto por parte del gobierno
como de la iniciativa privada, lo que significa una oportunidad para consolidar esta
estrategia y reproducir el
modelo en otros sitios prioritarios de la Península de
Yucatán.
Cuerpo de agua temporal.
1
Pronatura Península de Yucatán, A.C.
Pareja de jaguares en la Reserva.
• 91 •
1
Marco A. Lazcano,2
Reserva Ecológica El Edén, Arturo Gómez-Pompa,
Arturo Gómez Barrero,2
proyecto de conservación privada
Cristina Macswiney 3
© Marco A. Lazcano
© Marco A. Lazcano y E.J. Torres
© Marco A. Lazcano
endémicas o en peligro de extinción y tipos muy específicos de comunidades no están protegidos por la actual
red de anp. Cubrir de mejor manera esos vacíos y omisiones de conservación es un reto importante que apenas
empieza a ser encarado.
Hace más de una década, un grupo de conservacionistas mexicanos adquirió un terreno de aproximadamente 900 hectáreas en el norte de Quintana Roo, el
cual se puso a disposición (servidumbre) de una ong
conservacionista sin fines de lucro: la Reserva Ecológica
El Edén, A.C. (reee). Esta iniciativa se convirtió en la
primera reserva privada dedicada a la investigación sobre la conservación y el manejo de la biodiversidad en
México y en un modelo de espacio protegido para la experimentación en manejo conservacionista de la biodiversidad. Hoy día, la reee ha adicionado tres propiedades vecinas (con una superficie aprox. de 3 000 ha) bajo
su cuidado y conservación.
El propósito original del proyecto fue evaluar la posible contribución de una pequeña área protegida al conocimiento y conservación de la biodiversidad de la Península de Yucatán. La zona se escogió por la escasez de
Hembra adulta de cocodrilo de pantano (Crocodylus moreletii),
en el cenote Ayim de la Reserva.
estudios biológicos, ecológicos, arqueológicos, antropológicos y ambientales en una región despoblada que constiDurante las últimas dos décadas, la conservación de la
tuía el último gran reducto por explorar de selvas secas y
biodiversidad en México ha tenido avances importantes
humedales de la Península.
mediante la consolidación de un grupo de áreas protegiLa zona fue históricamente habitada y deshabitada.
das de gran extensión decretadas por el gobierno federal,
Poco se conoce de los antiguos mayas en la zona, pero se
que cubren hoy cerca de 13% del territorio.
sabe que hace poco más de un siglo fue una importante
No obstante lo anterior, es conocido el hecho de que
zona maderera. La región ha sido afectada de manera rela mayor parte de la biodiversidad del país está fuera de
currente por huracanes e incendios forestales; los impaclas áreas protegidas. El estudio de vacíos y omisiones lletos naturales y humanos en los ecosistemas de la zona le
vado a cabo por la Conabio indica que muchas especies
dan a este sitio un valor científico adicional, lo que es un
atractivo para investigadores de
distintas disciplinas.
La reee es quizá una de las
pocas áreas protegidas en donde se estimula la investigación
experimental en el manejo y
conservación de la biodiversidad a largo plazo; sus trabajos
de restauración ecológica son
ampliamente conocidos y apreciados. La información científica obtenida sobre la diversidad biológica, ecológica y química de la biota es única en el
país y constituye un modelo a
(Izq.): uno de los 14 jaguares (Panthera onca) que habitan en la Reserva, en un acahual
seguir por otras áreas protegidominado por helechos (Pteridium sp.) asociados a las perturbaciones naturales.
das. En su corta existencia se
(Der.): rana casco de hueso (Tripion petasatus) endémica de la Península, común en la Reserva.
• 92 •
La reee ha aprovechado para fines didácticos los estragos de uno de los huracanes (Wilma) más costosos y
destructivos de la historia, que a su paso por la zona dejó
inundaciones y una infraestructura dañada; los estudios
de su impacto ecológico y la recuperación de la vegetación pudieron hacerse gracias a la información existente
antes y después del huracán.
A lo largo de 17 años, la reserva ha sido un elemento
clave en la conservación regional: participando activamente en la prevención, detección y combate de incendios forestales; la inspección y vigilancia para evitar la
invasión de tierras; el combate a la caza furtiva, y la extracción ilegal de recursos forestales.
Por sus acciones destacadas, la reee obtuvo el Reconocimiento a la Conservación otorgado por la Secretaría
de Medio Ambiente y Recursos Naturales, por medio de
la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas.
La existencia en el largo plazo de este experimento de
conservación privada estará fuertemente ligada al apoyo
y protección que reciba de autoridades federales, estatales y municipales, y también al apoyo mediante donativos de amigos y filántropos interesados en la conservación del patrimonio biótico de México.
1
Centro de Investigaciones Tropicales, Universidad Veracruzana.
2
Reserva Ecológica El Edén, A.C.
3
Universidad Veracruzana.
© Marco A. Lazcano
ha convertido en una de las zonas protegidas mejor conocidas desde los puntos de vista biológico y arqueológico de México.
La estación de campo “La Sabana” cuenta con las
instalaciones básicas para llevar a cabo investigaciones
de largo plazo en el área. Como resultado, se han preparado 27 tesis de licenciatura, maestría y doctorado;
38 publicaciones técnicas y de divulgación, tres libros
con temas sobre arqueología, agroecología, diversidad
química, ecología, biodiversidad; se han descubierto
varias nuevas especies para la ciencia.
La reee ha probado que existen sitios fuertemente perturbados que tienen un enorme valor científico. El descubrimiento de los humedales de la reee manejados por
los antiguos mayas ha sido considerado uno de los más
importantes hallazgos científicos de las últimas décadas.
Por medio del Programa Habitatnet, iniciado en El
Edén en 1995, y utilizando los protocolos desarrollados
por la Smithsonian Institution y el Programa del Hombre y la Biosfera (si-mab), se ha capacitado a más de 700
estudiantes de preparatoria provenientes de México, Estados Unidos, Asia y Europa en los métodos de evaluación y monitoreo de la biodiversidad. Además, se han
impartido múltiples cursos y talleres, y se han organizado reuniones educativas, como el Primer Simposio Mundial Juvenil para la Conservación de la Biodiversidad,
que permiten que los estudiantes aprendan ecología llevando a cabo proyectos en el campo.
Vista de los humedales de la Reserva Ecológica El Edén; al fondo se aprecian las instalaciones de la Estación de Investigación “La Sabana”.
• 93 •
Sistema de Unidades de Manejo
para la Conservación de la Vida Silvestre
Felipe Ramírez,1
Ma. Eugenia Mondragón 2
Total acumulado
(millones de ha)
Las diferentes políticas de uso del suelo y
40
aprovechamiento de los recursos naturales, que pueden datarse desde los tiem35
32.86 33.76
pos de la Colonia hasta el presente, han
30
31.32
28.13
ocasionado en nuestro país una pérdida
26.33
25
24.06
severa de ecosistemas y de sus servicios
22.74
21.42
20
ambientales. Particularmente, la limita19.16
17.67
15
ción o prohibición a los propietarios de la
14.77
12.70
tierra del aprovechamiento de los recur10
10.00
sos silvestres existentes en sus predios, y
5 6.00
las concesiones a terceros, ha dejado a la
0
mayoría de los dueños del patrimonio
1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010
natural del país en una situación de seveFuente: Dirección General de Vida Silvestre, Subsecretaría de Gestión para la Protección
Ambiental, Semarnat.
ra marginación económica y social.
Superficie ocupada por uma registrada hasta el 30 de abril de 2010.
Las áreas naturales protegidas (anp)
son un instrumento muy importante para
la conservación de la biodiversidad; sin
Vida Silvestre y Diversificación Productiva en el Sector
embargo, dado que una porción mucho mayor del paRural, 1997-2000, que constituyó la primera estratetrimonio natural del país se encuentra fuera del sistema
gia nacional de manejo integral de la biodiversidad
de áreas naturales protegidas, fue necesario desarrollar
mexicana, basada en su aprovechamiento sustentable
otros instrumentos de conservación y aprovechamieny que garantizase la conservación, proporcionando un
to complementarios. Por ello, en 1997, la Semarnap
beneficio económico para los dueños de los predios
decidió establecer el Programa de Conservación de la
sujetos a manejo. El componente primordial
del Programa fueron las Unidades de Manejo
para la Conservación de la Vida Silvestre (uma),
cuya base legal quedó definida en la Ley General de Vida Silvestre (lgvs), promulgada el 3 de
julio de 2000, y en la que se estableció el derecho de los dueños de los terrenos a recibir el
beneficio de los productos económicos de las
actividades dirigidas al aprovechamiento de su
patrimonio natural.
La legislación mexicana en la materia otorga
a los dueños de la tierra el derecho al aprovechamiento sustentable de las especies presentes en sus predios, en reciprocidad por las labores de conservación que realizan, obligándolos
de manera corresponsable en la preservación
del hábitat y de las especies ahí presentes. Esto
se logra mediante el riguroso cumplimiento de
un programa de trabajo definido como Plan de
Manejo, que es elaborado por el responsable
técnico de cada uma y requiere, después de su
análisis, la autorización de la Semarnat para
iniciar su aplicación y funcionamiento. Estos
predios sujetos a registro, autorización y seguimiento se denominan uma y el conjunto de
ellas forman el Sistema (suma). Sus titulares,
Regiones terrestres prioritarias, uma y anp para la conservación
en la Península de Baja California y Sonora.
junto con los responsables técnicos, son firmes
• 94 •
© Carlos Galindo
solidarios en la responsabilidad de
realizar las diversas actividades de
manejo autorizadas.
Este nuevo esquema, fincado en
primer término en los legítimos
derechos del dueño de la tierra
para llevar a cabo su conservación
y aprovechar de manera sustentable los recursos naturales presentes
en ella, ha modificado sustancialmente la subvaloración y sobre­
explotación de la biodiversidad y
los modelos restrictivos que fueron
aplicados no hace mucho para la
gestión de la vida silvestre; responde también a las demandas de la
sociedad para contar con opciones
viables de desarrollo rural sustentable en México.
Al esquema del suma se han incorporado 9 693 uma hasta mayo de
2010, lo que representa una extensión territorial superior a los 33.8
millones de hectáreas que constituyen más de 17% de la superficie del
país, una extensión que difícilmente
se hubiera podido agregar a otros esquemas de conservación como las
áreas naturales protegidas (véase la
gráfica).
Asimismo el suma constituye una
opción de desarrollo rural sustentable, ya que permite la revaloración
económica de propiedades rurales
que producen bienes y servicios para los mercados, ha
generado más de 40 000 empleos y para los años 2005
a 2007 se estima una derrama económica anual de alrededor de 5 000 millones de pesos.
El suma y el Sistema Nacional de Áreas Naturales
Protegidas se complementan y benefician mutuamente y han logrado un incremento significativo del territorio nacional sujeto a un proceso de conservación.
Además, ante las contradicciones que surgen entre los
dueños de la tierra que viven dentro de las anp —consecuencia de las limitantes de uso del suelo y de las
actividades productivas convencionales—, las uma
han sido una opción productiva sustentable y permitida dentro de las anp.
A pesar de que el esquema uma ha demostrado viabilidad a lo largo de sus 13 años de vigencia, éste no
ha podido implantarse de igual manera en todo el territorio nacional, observándose una clara tendencia a
su concentración en el norte del país, a diferencia de
lo que sucede en el centro y sur. Las causas son múltiples y no han sido debidamente estudiadas, aunque
destacan por su evidencia: la forma de tenencia de la
Venados cola blanca (Odocoileus virginianus).
tierra y su nivel de fragmentación; el volumen y tipo
de inversión para implementarlas; el nivel socioeconómico de los dueños de la tierra; las capacidades técnicas especializadas en las distintas regiones; el tipo
de especies explotadas y la falta de estudios de mercado para encauzar el manejo sobre las especies o productos demandados, entre otras.
Además de las actividades de turismo cinegético
que predominan en las uma, es necesario fomentar la
diversificación productiva para aprovechar y con ello
conservar todo el potencial que ofrece la biodiversidad de los ecosistemas.
Asimismo, es indispensable impulsar el monitoreo
y la evaluación de este esquema de aprovechamiento
y conservación de la vida silvestre respecto a sus impactos en los ecosistemas y a los beneficios sociales y
económicos, a fin de tener una idea cabal sobre el
desempeño de este instrumento y el cumplimiento de
sus objetivos.
• 95 •
1
Consultor privado.
Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.
2
• 96 •
© Carlos Navarro
El oso negro
en la Sierra del Burro
Ariel Rojo,1 Felipe Ramírez,2
Ma. Eugenia Mondragón 3
El oso negro (Ursus americanus) es una especie de
origen neártico y su distribución es exclusiva de
Norte­américa, desde Alaska hasta México. U. americanus consta de 16 subespecies; tres de ellas se localizan en México: U. a. amblyceps, U. a. machetes y U.
a. eremicus. Se encuentran fundamentalmente en la
Sierra Madre Occidental, en la Sierra Madre Oriental
y en el Eje Neovolcánico Transversal. El límite sur
actual de la especie está en la Sierra Gorda, Querétaro. El tamaño estimado de la población de esta especie en Norteamérica varía entre los 400 000 y los
750 000 individuos. Se encuentra clasificada en el
Apéndice II de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna Silvestres. De las especies de úrsidos, es la que
tiene la mayor capacidad de sobrevivencia en proximidad con los humanos.
La cacería furtiva fue una de las principales causas
de la disminución de las poblaciones de oso negro,
además de la fragmentación y degradación de su hábitat y del envenenamiento de ejemplares debido a su
impacto sobre el ganado. La NOM-059-ECOL-2001 incluye esta especie en la categoría de “en peligro de extinción”. En general, en México se sabe poco sobre el
tamaño de sus poblaciones.
Un ejemplo excepcional es el caso de la población
de oso negro de la Sierra del Burro en Coahuila. Esta
población tiene la segunda mayor densidad de osos
negros en Norteamérica (entre 0.72 y 0.62 individuos
por km2 ; la más alta se ubica en California 0.77) y se
cuenta con los estudios científicos requeridos para
desarrollar medidas de manejo y conservación, lo que
incluye su aprovechamiento sustentable. Por estas
condiciones, la población de oso negro en la Sierra
del Burro se ubica en la categoría de “bajo protección
especial”, la condición más baja de riesgo para poblaciones silvestres mexicanas. Sin embargo, de no continuarse con las acciones de recuperación y conservación emprendidas, esta población podría pasar a la
categoría de amenazada.
La pregunta obligada es ¿por qué sólo se conservan
poblaciones sanas de oso en la Sierra del Burro? Si bien
es cierto que esta región es única por sus características fisiográficas, ya que en medio del desierto se levantan montañas con ecosistemas boscosos muy bien
conservados, un factor determinante ha sido la actitud
y decisión de los habitantes de estas tierras de conservar y recuperar el ecosistema natural y la especie.
Hace 30 años, la región se encontraba en un franco deterioro ambiental, pero un grupo de ganaderos
de la zona, interesados en recuperar las condiciones
ambientales originales de la región, se organizaron y
sumaron esfuerzos para constituir un conjunto de
Unidades de Manejo para la Conservación de la Vida
Silvestre (uma). Las principales medidas de conservación y restauración aplicadas mediante los programas de manejo fueron las referentes al control del
sobrepastoreo de su ganado doméstico, pues comprendieron que como ganaderos su función primordial consiste en producir kilogramos de carne y no
cabezas de ganado; con este simple concepto, mejorado posteriormente con la adecuada y constante rotación del ganado en los potreros naturales, fue permitiéndosele a la flora y fauna recuperar el terreno
perdido por el sobrepastoreo. Al recuperarse las poblaciones silvestres, también disminuyeron, e incluso cesaron, los ataques que el oso ocasionaba cuando
el ganado era su única alternativa de alimento. Posteriormente, se procedió a distribuir el agua de manera más homogénea en el territorio, de manera que
el hábitat disponible real se incrementara. Dichas
medidas fueron exitosas y lograron proteger y recuperar diversos hábitats silvestres, lo cual trajo consigo un aumento en la población de esta especie. La
población de la Sierra del Burro ha sido estudiada y
monitoreada gracias a los programas de manejo de
las uma.
Actualmente, la población de oso negro de la Sierra del Burro transita por la Sierra del Carmen hacia
el Parque Nacional Big-Bend en Texas, en donde,
después de haber desaparecido su población, hacia
fines de la década de los noventa se encontraron de
nuevo ejemplares provenientes de México. De esta
forma se inició la repoblación natural de osos en el
sur de Texas.
Así, mientras que en otras regiones los ganaderos
preferían exterminar a los osos por considerarlos un
peligro para sus hatos, los ganaderos de la Sierra del
Burro vieron una opción productiva en las poblaciones de esta especie. El establecimiento de las uma, primero para recuperar el hábitat y la población de osos,
y posteriormente en función del programa de manejo,
para aprovecharlas con fines cinegéticos o ecoturísticos, fue el instrumento que pudo hacer el cambio en
esta región.
• 97 •
1
Corredor Biológico Mesoamericano-México, Conabio.
Consultor privado.
3
Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.
2
Conservación y aprovechamiento sustentable: Felipe Ramírez,1
la Cuenca de Palo Blanco
Ma. Eugenia Mondragón 2
y Aprovechamiento Sustentable de la Cuenca de
Palo Blanco, que incluye parte de cinco municipios y en el que participan 53 titulares de Unidades de Manejo para la Conservación de la Vida
Silvestre, quienes administran y manejan una superficie de 130 000 hectáreas de ecosistemas naturales (2% de la superficie estatal). Es decir, se
trata de un proceso de organización de un consorcio de uma que suman sus propiedades a un objetivo común.
La Cuenca de Palo Blanco se localiza en la parte
noroeste del estado. Está constituida por un gran
valle, prácticamente rodeado por un conjunto de
sierras. El clima predominante es seco y semicálido, con lluvias en verano; la precipitación anual
varía entre 450 y 600 milímetros.
El programa de Palo Blanco ha repoblado la
cuenca con venado cola blanca texano (Odocoileus
virginianus) para su aprovechamiento sustentable. Gracias a que este programa produce beneficios económicos para los dueños de los terrenos,
éstos se han interesado en el incremento de las
poblaciones de venado y en su cuidado. Las po-
© Carlos Galindo
La estrategia más comúnmente utilizada para la
conservación de la riqueza biológica de un sitio es
lograr el decreto de área natural protegida. En el
estado de Nuevo León, que tiene una superficie total de 6.49 millones de hectáreas, se han decretado
33 anp estatales y federales. En conjunto, estas anp
abarcan una extensión de 339 000 hectáreas, lo
que representa 5.2% de la superficie estatal. Resulta difícil suponer que con este esquema de protección se pueda evitar la amenaza de cambio de uso
de suelo que se presenta en el resto (94.8%) de la
superficie del estado. Por ello, es necesario aplicar
otros instrumentos complementarios de conservación y uso de la vida silvestre.
Atendiendo esta problemática, el Consejo Estatal de Flora y Fauna Silvestre de Nuevo León ha
venido apoyando desde hace más de 10 años modelos de producción rural que sean compatibles
con el cuidado del medio ambiente, particularmente las Unidades de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (uma). Dentro de estos
modelos destaca por su trascendencia el Programa
Regional de Recuperación, Manejo, Conservación
Cría de venado cola blanca (Odocoileus virginianus).
• 98 •
© Manuel Grosselet
Pareja de venados cola blanca.
blaciones necesitan a su vez el hábitat conservado, con lo cual se produce una sinergia positiva,
ya que además de la presencia del venado se conservan 145 especies de aves, 34 de mamíferos, 30
de cactáceas y más de 800 especies de flora silvestre, muchas de ellas inscritas en la NOM-059SEMARNAT-2001.
El incremento de las poblaciones de venado, la
protección de su hábitat y el incremento de las poblaciones de muchas otras especies son el resultado
del cambio de actitud que los dueños de la tierra
han tenido para con la naturaleza, a partir de que
en el año 2000 la Ley General de Vida Silvestre les
otorgó el derecho de aprovechamiento en reciprocidad por conservar las especies y ecosistemas naturales. La Cuenca de Palo Blanco es un ejemplo de
lo que es posible lograr cuando los titulares de uma,
dueños de la tierra (ejidos, comunidades y pequeños propietarios), se organizan y trabajan para al-
canzar el objetivo común de conservar y manejar
sustentablemente los recursos naturales renovables
como el agua, el suelo, la flora y fauna silvestres,
que dependen de manera directa de las decisiones
que cotidianamente toman los dueños de los terrenos involucrados.
Un ejemplo de que la conservación y el aprovechamiento sustentable de la vida silvestre son compatibles es una realidad y está a la vista en la Cuenca de Palo Blanco, aun para los escépticos.
1
Consultor privado.
Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.
2
• 99 •
Manejo del pavo ocelado
en Campeche
© Rosario Álvarez
Felipe Ramírez,1
Ma. Eugenia Mondragón 2
El pavo ocelado (Meleagris ocellata) es un ave perteneciente al orden Galliformes, familia Phasianidae; históricamente se encontraba distribuido en una región de
aproximadamente 130 000 km2 que abarcaba los estados de Quintana Roo, Campeche, Yucatán, sur de Tabasco y noreste de Chiapas, extendiéndose a Belice y el norte de Guatemala en Centroamérica.
Actualmente es una especie rara en vida silvestre; ha
sido extirpada de la parte norte del estado de Yucatán,
oeste de Campeche, este de Tabasco, noreste de Chiapas
y presenta una distribución fragmentada en el resto de la
Península de Yucatán, encontrándose con relativa abundancia sólo en regiones de baja perturbación como Calakmul, en Campeche, y Tikal, en Guatemala.
En 2001 esta especie fue incorporada a la Norma Oficial Mexicana 059 en la categoría de amenazada (A). En
2008 la uicn situó al pavo ocelado en la categoría cercanamente amenazada (nt), mientras que las poblaciones
de esta especie presentes en Guatemala figuran en el
Apéndice III de cites (2008).
El pavo ocelado es gregario y forma parvadas de composición diferente según la época del año. El número de
individuos que componen las parvadas ha disminuido
en los últimos 20 años, de un promedio de 13.6 a sólo
7.7 individuos. En áreas en que la destrucción del hábitat no ha sido intensa, esta especie se ve favorecida por
las milpas. Sin embargo, en áreas muy perturbadas desaparece por la deforestación masiva, por la cacería ilegal
y de subsistencia, así como por las enfermedades contraídas por el contacto con gallináceas domésticas.
La Ley General de Vida Silvestre publicada en julio de
2000 dispuso que la Semarnat registrara los predios en
los cuales se desarrollen actividades de conservación o
aprovechamiento sustentable de la vida silvestre como
Unidades de Manejo para la Conservación de Vida Silvestre (uma); para ello deben contar y cumplir con un
plan de manejo en el que además de los aspectos técnicos a seguir se planteen objetivos específicos de restauración, protección, mantenimiento, recuperación, reproducción, investigación, rescate, exhibición, recreación,
educación ambiental y aprovechamiento sustentable.
El ejido Carlos Cano Cruz, en el estado de Campeche,
tiene una superficie aproximada de 10 000 hectáreas en
donde habitan 170 personas (en su mayoría procedentes
del estado de Tlaxcala) y se conformó como uma especializada en el manejo del pavo ocelado. El éxito en el correcto manejo de esta especie ha permitido no sólo la
recuperación de las parvadas en el sitio, sino que a partir
de ellas se ha iniciado la repoblación en varios puntos de
la Península de Yucatán. A pesar de las numerosas extracciones para aprovechamiento cinegético y repoblación, las múltiples parvadas del ejido están compuestas
por más de 120 individuos cada una. Esto es un caso
único en la zona donde habita esta especie y es un indicador inequívoco de su adecuado manejo.
El éxito alcanzado por esta uma ha inspirado a los
ejidos y las comunidades vecinas, que integran una superficie de más de 75 000 hectáreas de selva en buen
estado de conservación, a incorporarse al esquema de
conservación y aprovechamiento de la vida silvestre.
• 100 •
1
Consultor privado.
Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.
2
© Manuel Weber
© Carlos Navarro
Pavos ocelados (Meleagris ocellata) en el ejido Carlos Cano Cruz, Campeche.
• 101 •
ProÁrbol, un programa para restaurar,
manejar y conservar bosques
En el territorio de México se encuentran prácticamente todos los tipos de vegetación terrestre natural conocidos, y ocupan una superficie de poco más de 138
millones de hectáreas. Los ecosistemas que cubren la
mayor parte de la superficie son los matorrales xerófilos (41.2%), los bosques templados (24.3%), las selvas (22.7%), así como otros tipos de asociaciones de
vegetación forestal (11.8%).
La superficie ocupada por los ecosistemas terrestres
naturales ha presentado grandes cambios en su distribución y cobertura original debido a factores de orden
social, económico y político. Durante muchas décadas, México ha sido escenario de severos procesos de
deforestación y degradación originados por diversas
causas, desde el cambio de uso del suelo hacia otras
actividades productivas y de desarrollo de infraestructura, pasando por la tala subrepticia e ilegal, hasta
programas de incentivos definidos por instancias gubernamentales en los diferentes órdenes; mucho de
ello se ha debido a decisiones políticas erróneas.
Por muchos años, los recursos forestales y los servicios ambientales fueron subvalorados y el sector forestal fue rezagado en el diseño de políticas públicas,
lo que originó una pérdida de capital natural, afectación negativa de los servicios ecosistémicos, la pérdida de oportunidades productivas y un deterioro en la
calidad de vida de los dueños y poseedores de bosques y selvas.
La situación de los bosques en México se identifica
en general por el carácter social de su tenencia y por
la pobreza en que vive la mayoría de sus habitantes.
Del total de ejidos y comunidades existentes, 8 928
poseen superficies cubiertas por bosques y selvas, y
de éstos, se estima que 3 056 ejidos tienen su princi-
Millones de pesos de 2002
5 000
4 000
3 000
2 000
1 000
0
2001
Juan Manuel Torres 1
pal fuente de ingresos en las actividades relacionadas
con estos recursos.
En este contexto, a partir de la segunda mitad de
los años noventa, el gobierno mexicano orientó sus
políticas para promover el manejo forestal sustentable
de forma tal que, al tiempo de evitar la destrucción de
los ecosistemas forestales, mejoren las condiciones de
vida de los dueños de dichos ecosistemas.
Dichas políticas se consolidan y fortalecen con el
surgimiento del ProÁrbol en 2007, programa del gobierno federal cuyo objetivo es fomentar e incentivar
la conservación, protección y restauración de los recursos forestales, así como el aprovechamiento ordenado y sostenible de los mismos.
Con el ProÁrbol la atención al sector forestal se ha
fortalecido de manera creciente hasta la fecha. Un indicador de ello es el incremento sin precedentes del
presupuesto asignado al sector, cuya mayor proporción corresponde a los incentivos directos para apoyar la incorporación de superficies a esquemas de
conservación mediante el pago por servicios ambientales; la incorporación de superficies al manejo forestal sustentable y el uso diversificado de los bienes y
servicios ecosistémicos; el apoyo para el establecimiento de proyectos de plantaciones forestales comerciales; la protección contra incendios, plagas y
enfermedades forestales; la restauración de áreas forestales deterioradas y la recuperación de su cobertura vegetal por medio de la reforestación y con la realización obras de conservación de suelos.
La estrategia y los apoyos del ProÁrbol consideran
de suma importancia el fortalecimiento de las capacidades de gestión de las comunidades, así como la formación y desarrollo de capital social, la integración
de cadenas productivas, la organización de dueños y poseedores, tanto en el nivel comunitario
como en el regional, la capacitación y el desarrollo y transferencia de tecnología.
Con estos elementos se busca
valorar los bienes y servicios que
proveen los ecosistemas forestales
y ofrecer alternativas de desarrollo
y mejora en la calidad de vida de
los dueños y poseedores de los recursos forestales, con un esquema
2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010
de manejo forestal adecuado, con
Ejercicio fiscal
la finalidad de desalentar el camPresupuesto histórico de la Conafor, 2001-2010
bio de uso del suelo.
• 102 •
pital natural forestal, con base en su manejo sustentable, las reglas de operación de ProÁrbol privilegian a
poblaciones indígenas, áreas con menor índice de desarrollo y proyectos solicitados por mujeres.
A fin de potenciar el gasto público, durante 2010
se concretarán varios esquemas de financiamiento,
modificados y nuevos, que serán la base para integrar
un Sistema de Financiamiento Forestal accesible y
competitivo. En este sentido existe un trabajo coordinado, que alinea programas y recursos, entre la Comisión Nacional Forestal y la banca de desarrollo, particularmente con la Financiera Rural, con Fideicomisos
Instituidos en Relación con la Agricultura (fira) y
Agroasemex.
Actualmente el ProÁrbol está satisfactoriamente posicionado entre los distintos actores del medio forestal, como un instrumento claro y concreto para atender de manera integral los requerimientos del sector;
ahora se continúa con su desarrollo y evaluación permanente, a lo que deberá ir aparejado un presupuesto
acorde con las necesidades.
1
Comisión Nacional Forestal, Semarnat.
© Javier de la Maza
A casi cuatro años de operación, el ProÁrbol ha
evolucionado y madurado de manera importante;
inicialmente consideró un catálogo de 45 opciones
de apoyo, con cobertura nacional sin restricción de
ubicación de áreas y con un acompañamiento técnico incipiente; para 2010, las Reglas de Operación
Únicas del ProÁrbol consideran 26 conceptos de
apoyo e incorporan áreas de elegibilidad para cada
uno de estos conceptos a fin de focalizar los recursos en zonas prioritarias, en donde se presume un
mayor impacto ambiental o productivo, así como
un sistema de asesoría técnica muy desarrollado
mediante la participación de terceros contratados
por los propios beneficiarios, con responsabilidades
vinculantes (véase la gráfica).
Los apoyos solicitados y atendidos con recursos
del ProÁrbol han ido disminuyendo. Esto es un indicador positivo de la estrategia de áreas de elegibilidad,
que permite atender las de mayor potencial relativo, y
de manera paralela se logra mayor eficiencia en las
acciones de verificación de los proyectos. Los recursos se optimizan con mayores impactos.
Los beneficiarios del ProÁrbol son primordialmente los ejidos y las comunidades que por la superficie
atendida tienen la mayor asignación de recursos. Sin
descuidar el propósito de mantener y conservar el ca-
Ceiba en la Selva Lacandona.
• 103 •
Págs. 104-105 →
Flamencos en los manglares de la Reserva de la Biosfera Ría Celestún, Yucatán.
© Miguel Ángel Sicilia
Manejo y conservación del patrimonio natural
en Ixtlán de Juárez
Rosario Ramírez Santiago 1
da de otorgar créditos para proyectos productivos a comuneros) y la empresa Ecoturismo y Autotransportes
Ixtlecos. Cada una de estas unidades debía entregar cuentas a un solo órgano de control denominado Consejo de
Administración, formado por el Comisariado de Bienes
Comunales, el Consejo de Vigilancia y seis secretarios
auxiliares, todos elegidos en la Asamblea General de Comuneros (Smartwood y Consejo Civil Mexicano para la
Silvicultura Sostenible, 2004).
En 2008 la comunidad de Ixtlán decide separar cada
unidad y conformarlas como empresas comunales con
reconocimiento legal. Estas empresas están integradas
por los 384 comuneros que se convierten en socios de
las mismas, con su propio consejo de administración y
consejo de vigilancia, sin dejar de rendir cuentas al Comisariado de Bienes Comunales (cbc) y al Consejo de
Vigilancia de la comunidad. Esta reestructuración se
hizo con la finalidad de evaluar la rentabilidad de cada
empresa y darles autonomía suficiente para operar, entre
otras razones.
Actualmente, la superficie sujeta a aprovechamiento
forestal es de 3 492.25 ha (pmf, 2006). El volumen cosechado de pino anualmente oscila entre los 20 000 y
22 000 m3 de rollo-tabla-árbol (Julio Ruiz Aquino, di-
© Carlos Galindo
Ixtlán de Juárez es una comunidad de origen zapoteco que
se localiza en la región conocida como Sierra Norte en el
estado de Oaxaca, dentro del municipio y distrito del mismo nombre. La población de la comunidad es de 2 479
habitantes (inegi, 2005). La tenencia de la tierra es comunal y abarca 19 310 ha, propiedad de 384 comuneros.
Los bosques comunales de Ixtlán, al igual que los de
otras comunidades de la región de la Sierra Juárez, estuvieron concesionados hasta principios de la década de
1980 a la empresa paraestatal Fábricas de Papel Tuxtepec. Más tarde, y después de algunos intentos, en 1988
Ixtlán forma su propia empresa comunal denominada
Unidad Comunal Forestal, Agropecuaria y de Servicios
(ucfas), la cual se consolida y fortalece en 1991. Por otra
parte, en enero de 1992 obtiene la concesión para operar
sus propios Servicios Técnicos Forestales (stf), los cuales
dependen directamente del Comisariado de Bienes Comunales (Melchor Tamayo, secretario del Comisariado
de Bienes Comunales de Ixtlán, com. pers., 2010).
En la primera década de este siglo, la estructura operativa y económica de la comunidad se encontraba constituida por la ucfas, los Servicios Técnicos Forestales, la
Comunidad Agraria (encargada de la administración de
la gasolinera comunal), el Fideicomiso (entidad encarga-
Bosques de Ixtlán de Juárez, Sierra Norte, Oaxaca.
• 106 •
2010). Actualmente la empresa se encuentra fortaleciéndose y desarrollando mecanismos que permitan hacer de
ella una actividad económicamente rentable para la comunidad.
La actual estructura social y económica le permite a
Ixtlán capitalizarse como comunidad, invertir en obras
sociales que benefician a la totalidad de los habitantes y
también realizar el reparto de utilidades anuales a las comuneras y comuneros que cumplieron con todas sus
obligaciones. Por norma constitutiva, cada empresa está
obligada a transferir al cbc 30% de las utilidades, además
de que también deben aportar un porcentaje al Fondo
de Reinversión del Bosque, que es utilizado para realizar
obras en beneficio del bosque comunal.
La comunidad de Ixtlán de Juárez continúa realizando inversiones en su estructura productiva para fortalecer la capacidad competitiva y de comercialización de
sus empresas comunales, a fin de que éstas sigan produciendo beneficios sociales y económicos que se reflejen
en el bienestar de sus pobladores. Sin embargo, la comunidad está consciente de que lo anterior no puede lograrse sin la conservación de sus recursos naturales, por
lo que en esta materia continúan los esfuerzos de vigilancia y protección por parte del Comisariado de Bienes
Comunales, el Consejo de Vigilancia y el grupo de guardabosques, mediante la aplicación estricta del estatuto
comunal.
1
Unión Zapoteca Chinanteca.
© Carlos Galindo
rector técnico de los stf de Ixtlán, com. pers., 2010),
además del volumen extraído de especies de latifoliadas.
La dirección de los stf por lo general ha estado dirigida
por un comunero con conocimientos en el área forestal.
El derribo, extracción, transporte y venta de madera
en trozo son llevados a cabo por la Unfosti, quien tiene a
su cargo 75 trabajadores permanentes. El principal proveedor de madera de la ucfas es la Unfosti, a la que se le
pagan 1 250 pesos por metro cúbico de trozo primario y
900 por metro cúbico de trozo secundario (María Pérez
Pérez, Área de Recursos Humanos de la Unfosti, com.
pers., 2010). La ucfas incluye el aserradero, la estufa de
secado y la fábrica de muebles. En promedio emplea cerca de 120 trabajadores, de los cuales 60% son originarios
de Ixtlán y el resto proviene de otras comunidades, como
Capulalpam, Natividad, Xiacui y Guelatao (Mario Jaime
Aquino, personal de la ucfas, com. pers., 2010).
Uno de los logros más recientes de esta empresa es el
establecimiento de la comercializadora TIP Muebles, integrada por las empresas comunales de Ixtlán, Pueblos Mancomunados y Textitlán. La inversión requerida fue aportada en 70% por las mismas comunidades y 30% provino
de otras fuentes de financiamiento (Conafor, 2008).
Otra de las actividades desarrolladas en la comunidad
de Ixlán es llevada a cabo por la empresa de ecoturismo
comunal denominada Ecoturixtlán “Shiaa Rua Via” (cerro donde nace la nube). De acuerdo con datos obtenidos en 2009, la afluencia de visitantes fue de 5 170 turistas, entre nacionales y extranjeros (Edilberto López,
administrador de la empresa de ecoturismo, com. pers.,
Empresa maderera comunal de Ixtlán, Pueblos Mancomunados y Textitlán.
• 107 •
Corredor biológico
de la Sierra Norte
Carlos Galindo 1
© Carlos Galindo
El mantenimiento o la restauración de la conectividad de los ecosistemas es uno de los requisitos
fundamentales para la conservación de la biodiversidad y de los servicios ambientales. Una gran
cantidad de procesos ecológicos requieren extensiones considerables y por lo tanto una visión regional de conservación y desarrollo. Entre ellos se
incluyen la viabilidad de poblaciones de grandes
depredadores y aves rapaces, la dispersión y colonización de nuevas áreas por flora y fauna, las migraciones estacionales de algunas especies de aves,
mamíferos e insectos, y la captación, acumulación
y flujos de agua. Además, frente al cambio climático, el mantenimiento o restauración de la conectividad es una de las medidas de adaptación de mayor efectividad.
Un corredor biológico es una unidad regional
constituida por un mosaico de usos de la tierra en
donde por medio de la planificación se reconcilian
las demandas de la población humana y la conservación del ambiente. El corredor estratifica el espacio en iniciativas de conservación, manejo sustentable y restauración con el fin de mantener los
procesos ecológicos, en particular la conectividad,
mejorar los servicios ambientales y satisfacer la
economía de la región.
Fundada en 1954, la Fábrica de Papel Tuxtepec
(Fapatux) se dedicó a la producción de papel periódico y papel para la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos durante alrededor de 20
años. Se le concesionaron los bosques de diversas
comunidades de la Sierra Norte de Oaxaca, los cuales tuvo a bien explotar en la forma tradicional de
tomar los más grandes, mejores y más accesibles
árboles, deteriorando fuertemente la composición,
estructura y función de estos bosques. Alrededor
de 1980, varias comunidades de la Sierra Norte se
opusieron a continuar concesionando sus bosques
y como resultado se originaron las primeras empresas forestales sociales en el país.
San Juan Teponaxtla, San Martín Buenavista,
Santa María Las Nieves, Santa María Totomoxtla,
San Francisco La Reforma, San
Mateo La Reforma, Santiago Comaltepec e Ixtlán de Juárez son
algunas de las comunidades zapotecas y chinantecas que han desarrollado instrumentos comunitarios para el manejo de sus recursos. Muchas de ellas han publicado
sus estatutos comunitarios, antes
mantenidos por tradición oral.
También han realizado ordenamientos comunitarios en los que
se especifican los diversos usos de
la tierra de acuerdo con su vocación. En estos ordenamientos se
incluyen áreas comunitarias protegidas, que ocupan el bosque
mesófilo de montaña. Algunas han
organizado sus propias empresas
forestales, certificadas internacionalmente (Forestry Stewardship
Council) por su buen manejo,
otras han desarrollado planes de
manejo forestal sustentable a 10
años. Por su alto grado de organización social y la
presencia de esta serie de instrumentos relacionados con el manejo de recursos, que benefician a
gran parte de la Cuenca del Papaloapan, han recibido de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) el
pago por servicios ambientales.
Las diversas iniciativas han sido impulsadas y
apoyadas por las comunidades y sus comisariados,
por organizaciones locales y regionales como Michiza, Unosjo, la Cooperativa de Productores Chi-
• 108 •
comunitarias protegidas, iniciativas de ecoturismo
son algunas de las actividades que permiten la conservación y el mantenimiento de los ecosistemas de
la Sierra Norte, creando uno de los corredores biológicos de mayor importancia en México.
El corredor de la Sierra Norte representa un esquema regional de manejo y conservación que protege la biodiversidad y asegura la producción de
servicios ambientales. El corredor mantiene una
extensión continua importante de bosque mesófilo
de alrededor de 125 000 hectáreas y protege los
servicios ambientales de una de las cuencas más
importantes del país. El principal ingrediente en la
historia de la conformación de este corredor ha
sido el alto capital social de la región. Las comunidades de la Sierra Norte de Oaxaca, por medio de
sus usos y costumbres, mantienen una poderosa
organización social y una actitud que les ha permitido adecuarse a nuevas iniciativas de manejo y
conservación de su patrimonio natural.
1
Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad.
© Javier de la Maza
nantecos Fuerza Organizada, Uzachi, SSS Productores de Ixtle de la Región de la Chinantla y la
Cooperativa “Luz de la Chinantla”, el Consejo de
Recursos Naturales de la Chinantla y el Comité de
Recursos Naturales de la Sierra Juárez. Han participado organizaciones locales (Caplac, Campo, cepco, Grupo Mesófilo, Geoconservación, Idesmac,
Fundación Comunitaria), así como estatales (Instituto Estatal de Ecología de Oaxaca) y federales (Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales y
la Comisión Nacional Forestal). También ha habido participación de organizaciones internacionales,
ya sea con apoyo técnico o con financiamiento,
como el Fondo Mundial para la Naturaleza (wwf),
la Agencia de Cooperación Internacional de Japón
(jica), de Estados Unidos (usaid) y de Inglaterra
(dfid), el Programa de Manejo Integrado de Ecosistemas del Programa de las Naciones Unidas para el
Desarrollo (pnud) y la Comisión Europea.
El resultado de estas iniciativas es que, durante
los pasados 30 años, en la Sierra Norte de Oaxaca
se ha ido entrelazando un mosaico de actividades
productivas en los bosques que permite el mantenimiento de la conectividad de los ecosistemas.
Programas de manejo forestal y certificación, transformación de la madera con valor agregado, áreas
Bosque mesófilo en la Sierra Norte de Oaxaca.
• 109 •
Carta Nacional Pesquera
Antonio Díaz de León,1 Porfirio Álvarez 2
© Christian Dreckman
La biodiversidad marina de México constituye un
enorme potencial para las actividades pesqueras.
El crecimiento de la pesca en el país data de los
años cuarenta y en las siguientes tres décadas esta
actividad se aceleró. Los primeros 30 años se realizó con embarcaciones extranjeras especializadas
en la pesca de camarón y túnidos, y a partir del
reconocimiento de la zona económica exclusiva se
desarrolló la flota pesquera nacional. La explotación pesquera tenía como objetivo extraer el mayor volumen posible de recursos sin considerar su
capacidad de renovación, lo que resultó en una sobreexplotación.
En el periodo de 1994 a 2000, ante el hecho de
que el órgano de manejo y regulación pesquero
nacional (Subsecretaría de Pesca, hoy Conapesca)
no contaba con sustento científico para el ordenamiento pesquero nacional, como lo establecía el
Plan Sectorial de Pesca y Acuacultura 1995-2000,
el Instituto Nacional de la Pesca (inp) orientó sus
esfuerzos a desarrollar investigación para el manejo pesquero. En 1998 el inp publicó los primeros
resultados sistematizados (inp, 1998), en los que,
utilizando los procedimientos analíticos apropiados para el caso, definía el “estado de salud” de las
18 principales pesquerías comerciales (109 espe-
Muelle de pescadores, Baja California.
cies), mismas que representaban 65% de las capturas nacionales y 69% de su valor. Este documento se actualizó para el periodo 1999-2000 (inp,
2001) y se realizaron los proyectos Catálogo de
Artes de Pesca en México, Estado de Salud de la
Acuacultura y Estado de Salud de los Ecosistemas
Costeros y de las Especies Marinas en Estatus de
Protección. Con lo anterior se aportaron elementos de apoyo científico-técnico útiles para el manejo integral de las pesquerías.
En 1999, durante la revisión pública del reglamento de la Ley de Pesca de 1992, el inp propuso
que se definieran con claridad y transparencia en la
Carta Nacional Pesquera (cnp) el estado de los recursos, su inventario, la cantidad de esfuerzo pesquero máximo aplicable y las medidas de manejo,
regulación, aprovechamiento y conservación de los
recursos y su hábitat. La Carta Nacional Pesquera
se convirtió así en un instrumento regulatorio con
mapas georreferenciados y no únicamente en un
instrumento informativo.
En la elaboración de la cnp participaron académicos, el sector pesquero, instancias gubernamentales y organizaciones no gubernamentales.
El inp presentó los resultados de la elaboración de
la Carta Nacional Pesquera a la comunidad científica, creando un ambiente propicio y de intercambio de información (Semarnap, 2000).
Finalmente, la Carta fue publicada el 18 de agosto del año
2000 en el Diario Oficial de la
Federación y el 28 de ese mismo mes se publicó el anexo
correspondiente.
Así se construyeron los primeros instrumentos gu­ber­na­
mentales de diagnóstico pesquero-ambiental pa­ra el ordenamiento pesquero, que pre­sen­tan las bases científicas para
identificar indicadores biológicos del grado de deterioro de
los recursos pesqueros y de su
hábitat en México.
Adicionalmente han exis­tido
diagnósticos pesqueros del Golfo de México (Shipp, 1999; Arreguín et al., 2000), pero ninguno
con carácter regulatorio. La Car-
• 110 •
© Carlos Sánchez Pereyra
ta Nacional Pesquera es hoy el
único instrumento regulatorio
pesquero-ambiental de carácter general que indica el estado de salud de los recursos
pesqueros en México y plantea
restricciones y límites a la pesca (Álvarez et al., 2002; Hernández y Kempton, 2003;
Díaz de León et al., 2005).
La cnp 2000 analiza, en el
caso de las pesquerías marinas, el estado de alrededor de
551 especies en ambos litorales (264 en el Golfo y 287 en
el Pacífico), con unas 36 especies comunes, pertenecientes
a cinco grupos taxonómicos
en el Golfo de México y a seis
en el Pacífico, e identifica la importancia de cada uno de estos
grupos.
Asimismo, identifica 65 uni­
dades pesqueras de manejo
(upm), cuya definición es más
avanzada y está relacionada
con el hecho de que los recursos deben manejarse y administrarse, y no sólo usarse o
explotarse, acotando de manera más precisa la anterior categoría denominada pesquería.
De éstas, 28 están ubicadas en
el Golfo de México y 37 en el
Océano Pacífico mexicano. Estas upm representan 90% de las
capturas y del valor de la pesca
extractiva en México.
El diagnóstico pesqueroambiental en el país mostraba
en el año 2000 que casi 82%
de las upm se encontraban totalmente explotadas, con pocas posibilidades de
crecer, y que de éstas casi 25% (16) exigía intervención inmediata para ser reconstruidas y recuperadas. También mostraba que 18.5% (12) de las upm
estában subexplotadas.
El gobierno federal, a fines del año 2000, transfirió la administración de la pesca del sector ambiental al agropecuario. Cuatro años después de
este cambio institucional, la información que arrojó la cnp (2004) mostró un panorama peor que el
existente en 2000 ya que 90% de las upm se encontraban totalmente explotadas; el margen de crecimiento se redujo a 10%, y 23% seguía exigiendo
intervención inmediata
Embarcaciones pesqueras en Baja California.
La información que arroja la Carta Nacional Pesquera la convierte en un instrumento clave para la
toma de decisiones fundamentales para el ordenamiento pesquero.
1
Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.
Proyecto Gran Ecosistema Marino del Golfo de México.
Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial.
• 111 •
2
Pesca de langosta
en la Reserva de la Biosfera Sian Ka’an
250
0
0
08-09
05-06
Temporadas
02-03
Temporadas
99-00
0
96-97
08-09
05-06
02-03
99-00
96-97
93-94
90-91
87-88
84-85
81-82
78-79
75-76
0
15
50
93-94
1
30
100
90-91
2
50
45
150
87-88
3
100
200
84-85
4
150
60
Captura por unidad de esfuerzo
81-82
5
78-79
200
Captura
75-76
Esfuerzo
Toneladas de peso entero
Captura
Número de viajes (miles)
6
250
Toneladas de peso entero
los refugios se construían con troncos de palma chit
(Thrinax radiata), cuya explotación estaba mermando las
poblaciones costeras y obligaba a realizar recorridos cada
vez más largos para obtenerla. Las sombras de palma
fueron sustituidas por sombras de concreto armado con
varillas de acero, de 2 metros de largo por 1.5 de ancho,
con una altura de 20 centímetros y un peso aproximado
de 150 kilogramos, en forma de caja sin tapa y abierta en
sus dos costados cortos, que se depositan en el lecho
marino. Cada estructura se geoposiciona al ser establecida para que cada pescador administre el inventario de
sombras y los límites del campo que le corresponde.
Las sombras se combinan con el uso del jamo, un
instrumento elaborado con un aro y varas de aluminio
que rodean una red de pesca, como si fuera una red de
mariposas, el cual permite la selección de individuos de
langosta que cumplan con la talla legal para su comercialización (13.5 centímetros de longitud abdominal).
En un típico día de pesca, la embarcación se sitúa
sobre una de las sombras en el campo correspondiente.
El pescador desciende a pulmón, equipado con visor,
aletas, esnórquel y el jamo, hasta una profundidad de
entre uno y cuatro metros. Una vez en el fondo, se apoya firmemente para levantar la sombra y, mientras la
sostiene con una mano, utiliza el jamo con la mano libre para capturar las langostas que se encuentran refugiadas debajo; operación aparentemente sencilla, pero
que requiere gran coordinación y buena condición física. Se capturan entre uno y tres ejemplares por inmersión. Al emerger, el compañero de embarcación inspecciona los ejemplares, mide las tallas y libera los juveniles
y hembras ovígeras. Posteriormente, el equipo se desplaza hasta la sombra siguiente.
Las langostas se entregan en tierra en el módulo de
recepción de la Cooperativa, en donde se efectúan conKilogramos de peso entero por viaje
La pesca de langosta espinosa del Caribe (Panulirus argus) que se practica desde finales de la década de 1960
en la Bahía de la Ascensión, hoy Reserva de la Biosfera
Sian Ka’an, Quintana Roo, ha demostrado ser sustentable mediante un exitoso sistema de organización comunitaria que conduce a buenas prácticas de uso y conservación de la biodiversidad.
En otoño del año 1955, el huracán Hilda obligó a pescadores y agricultores de palma de coco del antiguo poblado de Vigía Chico, a orillas de la Bahía de la Ascensión, a desplazarse hacia lo que hoy conocemos como
Punta Allen. En 1968 los pescadores formaron la Sociedad Cooperativa de Producción Pesquera “Pescadores de
Vigía Chico” e iniciaron un nuevo sistema de pesca por
medio de campos langosteros. Éste es un sistema de organización en el que cada socio, aunque se trata de aguas
nacionales, tiene asignada un área exclusiva que representa su patrimonio. De esta forma, el pescador decide
cuándo pesca y la forma en que lo hace, siempre y cuando respete las reglas de la organización.
La cooperativa, además de apegarse estrictamente a
las leyes federales —de lo cual dan fe las autoridades de
la Reserva— se basa en un marco regulatorio establecido
en las bases constitutivas de la Sociedad Cooperativa y
especialmente en el Reglamento Interno de Trabajo, que
incluye sanciones en ocasiones más severas y de aplicación más expedita que las propias leyes. Además, como
una medida de autorregulación para proteger tanto el
recurso natural como la salud de los pescadores, desde
los años ochenta se prohibió el uso de redes y el buceo
con tanques o compresor.
La forma tradicional de pesca de la langosta, que comienza en julio y termina en febrero, consiste en la construcción de sombras a manera de refugios temporales
que atraen a la langosta sin capturarla. Anteriormente
Francisco Urzúa 1
Fuentes: Cooperativa “Pescadores de Vigía Chico” y Conapesca-Sagarpa.
Fuentes: Cooperativa “Pescadores de Vigía Chico” y Conapesca-Sagarpa.
Gráfica 1. Captura de langosta y esfuerzo de pesca,
en número de viajes, en Bahía de la Ascensión
(1975-1976 a 2009-2010).
Gráfica 2. Captura de langosta y captura por unidad de esfuerzo,
en kilogramos de peso entero por viaje, en Bahía de la
Ascensión (1975-1976 a 2009-2010).
• 112 •
Fotografías © Francisco Urzúa
troles de calidad, se pesan, se capturan los datos y se
comercializa el producto. Los datos de captura por unidad de esfuerzo (cpue) de las últimas 37 temporadas
muestran estabilidad de largo plazo en los volúmenes
extraídos del recurso (gráficas 1 y 2) (Sosa, en prep.).
Durante el periodo de veda los pescadores se dedican
a vigilar los campos de trabajo para evitar la pesca furtiva
y reparar los daños a la infraestructura pesquera como
consecuencia de huracanes o tormentas tropicales.
La Cooperativa forma parte de una empresa integradora de pescadores de Quintana Roo, constituida por
seis cooperativas, que fomentan el desarrollo económico
integral de las comunidades y sus familias, con un esquema de comercio justo y de sustentabilidad ambiental. Se identifican con la marca colectiva “Chakay”, langosta de las reservas de la biosfera Banco Chinchorro y
Sian Ka’an, como una alternativa comercial que reconoce la región de origen, el arrecife sano y el aprovechamiento responsable en el manejo del recurso.
La Cooperativa promueve la investigación científica pesquera y sus vinculaciones sociales, ambientales
y económicas con instituciones académicas como la
unam, el Cinvestav, Ecosur y la uqroo, entre otras. Asimismo, mantiene acuerdos de colaboración y ejecuta
proyectos de desarrollo comunitario con organismos
nacionales e internacionales como la Unesco, el pnud y
la Conanp.
Éste es un buen ejemplo de pesca sustentable, producto de la organización de los pescadores, del uso de
artes de pesca adecuados, de la división de la zona de
Devolución de un ejemplar no comercializable.
pesca en parcelas o campos langosteros para su aprovechamiento individual, lo que asegura el sostenimiento
de la pesquería y logra compatibilizar el desarrollo de la
comunidad con los objetivos de conservación de la Reserva de la Biosfera Sian Ka’an.
1
Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Semarnat.
Miembros de la Sociedad Cooperativa de Producción Pesquera “Pescadores de Vigía Chico”.
• 113 •
Langosta roja certificada de Baja California:
la mejor pesquería artesanal de México
La pesca en México es un tema con el que la mayor
parte de la población no está familiarizada y, en general, es poco lo que se sabe de este oficio, del mar y de
la vida marina, más allá de los documentales en televisión o las vacaciones en la playa. Tratar el tema de la
pesca sustentable es aún más difícil. Intentaré aquí
hacer una corta descripción de lo que han logrado los
pescadores de langosta roja de la costa central de Baja
California para hacer de su pesca una de las mejores
de México y del mundo en el contexto de una pesca
responsable y sustentable.
Para comenzar debemos saber que las zonas de
pesca de langosta roja (Panulirus interruptus) en el litoral occidental de la Península de Baja California son
aguas someras del Océano Pacífico. Las cooperativas
pesqueras en que están organizados los casi 500 pescadores artesanales tienen control sobre unos 300 km
lineales de costa. Ésta y las aguas cercanas a ella son
parte de la Reserva de la Biosfera El Vizcaíno, un área
natural protegida federal. Aquí se combinan dos elementos que pudieran parecer contradictorios: pesca
comercial en un área natural protegida. Pero no lo
son, pues la pesca que aquí se realiza es sustentable,
ya que se extraen 1 600 toneladas al año de langosta
sin poner en riesgo las poblaciones ni el ecosistema
marino de las zonas de pesca. Esto fue evaluado con
una rigurosa auditoría científica independiente, realizada por el Marine Stewardship Council (msc), que le
permitió a esta pesquería obtener la certificación de
sustentable y bien manejada en el año 2004. Con este
reconocimiento se convirtió en la primera pesquería
ecocertificada en México y la primera de los países en
desarrollo en conseguir este reconocimiento. Anualmente se practican auditorías que dan fe de que los
procedimientos se han mantenido y el presente año
están a punto de renovar el certificado.
¿Qué condiciones permiten a esta pesquería ser
modelo para México y el mundo? Lo primero es la
organización de sus pescadores. Las nueve cooperativas pesqueras certificadas son ejemplo de organización social en varios aspectos, con decisiones colegiadas en asamblea y beneficios sociales para sus
socios (fondo de retiro, seguro social, seguro de vida,
fondo de vivienda). Son verdaderas empresas sociales con una estructura profesionalizada de división
del trabajo, áreas de producción (captura), procesamiento, comercialización en el extranjero, evaluación
biológica del recurso, contabilidad y administración.
Sin una buena organización, un sistema pesquero eficiente es casi imposible de lograr. Algunas cooperati-
Luis Bourillón 1
vas pesqueras de esta zona son de las más antiguas de
México, con más de 60 años de historia. Todas ellas
forman parte de una Federación Regional de Sociedades Cooperativas de la Industria Pesquera “Baja
California” (Fedecoop), la entidad que representa sus
intereses en el mercado y ante el gobierno federal.
Ellas reconocieron que obtener la certificación les daría prestigio mundial y ventajas en el mercado internacional de langosta y decidieron participar y pagar
con sus propios recursos la mitad de los costos de
certificación.
La segunda ventaja es que las poblaciones de langosta que aprovechan son abundantes, pues aunque
la especie se distribuye a lo largo de la costa de la
Península de Baja California, la mayor concentración
de biomasa (65% aproximadamente), y por lo mismo
de captura pesquera, se encuentra en la zona de las
cooperativas de la Fedecoop. Una abundancia natural y un buen manejo pesquero han permitido que la
captura se haya mantenido estable, dentro de los límites del rendimiento máximo sostenible, en los últimos 10 años e incluso que haya crecido sin tener
que aumentar el esfuerzo pesquero (el número de
embarcaciones pesqueras o de trampas langosteras
en el agua está muy controlado). A pesar de que las
nueve cooperativas tienen autorizadas 260 embarcaciones y 15 855 trampas, por decisión propia sólo
utilizan 222 embarcaciones y 15 255 trampas, para
disminuir el esfuerzo pesquero autorizado oficialmente en 2009.
La tercera ventaja es que las cooperativas langosteras tienen la exclusividad en el uso de los recursos
que explotan por medio de concesiones que les otorgaron las autoridades pesqueras del gobierno federal
(Sagarpa-Conapesca) y que son válidas por 20 años.
Gracias a este marco legal, evitan ser pesquerías de
acceso libre o abierto, que son extremadamente susceptibles de sobreexplotación.
Los pescadores de langosta roja en Baja California
prueban que, con trabajo y esfuerzo, es posible demostrar que no son “máquinas depredadoras”, como
algunos los presentan. Con los incentivos correctos y
el apoyo técnico, financiero y legal apropiado los pescadores pueden mostrar el camino para tener comunidades comprometidas con el aprovechamiento sustentable de los recursos pesqueros y de la biodiversidad
marina.
• 114 •
1
Comunidad y Biodiversidad, A.C.
Fotografías © Pablo Cervantes
Manejo sustentable de la pesquería de langosta (Panulirus interruptus) en Baja California.
• 115 •
Pesquería de la almeja mano de león
José Antonio Massó 1
2009
2008
2007
2006
2005
2004
2003
2002
2001
2000
1999
1998
1997
Aprovechamiento de la almeja mano de león.
Número de individuos extraídos.
© José Antonio Massó
realizados y el acuerdo de colaboración desembocaron en el control del acceso a la pesquería, la
cual quedó normada tanto en el Programa de Manejo de la Rebivi como en la Carta Nacional Pesquera y la Ley de Pesca. Gracias a ello ocurrió un
crecimiento poblacional acelerado durante los años
1996 a 1998. Sin embargo, entre 1999 y 2001 se
registró nuevamente una caída en la producción,
resultado del repunte de la pesca furtiva. No obstante, se corrigieron las desviaciones del programa a tiempo y se reforzó la vigilancia por el propio sector pesquero por casi 10 años, lo cual hizo
posible el incremento de su población a más de
35 millones de organismos para 2010, lo que significa un aprovechamiento del orden de 350 toneladas de callo limpio (véase la gráfica). Este aumento en la captura fue el resultado de varios
© José Antonio Massó
1996
Millones de organismos
La almeja mano de león mexicana (No40
dipecten subnodosus) es una especie de la
35
familia Pectinidae (Bivalvia) que habita
30
en la zona nerítica del trópico y subtró25
pico de la costa del Pacífico oriental,
incluyendo el Golfo de California. Su
20
importancia comercial actual es amplia15
mente reconocida y sobresale por ser
10
la de mayor talla entre las nueve espe5
cies de pectínidos mexicanos. La Laguna Ojo de Liebre, BCS, es el único sitio
0
en donde se aprovecha esta especie.
La pesquería se abrió para su aprovechamiento a finales de la década de los
setenta y durante más de dos décadas se
explotó sin control. En 1991 llegó a su
más bajo nivel histórico de aprovechamiento, con
la producción de sólo cinco toneladas.
Por esa razón, el Instituto Nacional de Pesca,
mediante el Centro Regional de Investigación Pesquera, realizó entre febrero de 1979 y febrero de
1980 una serie de estudios para conocer el ciclo
reproductivo de la especie. Como resultado de dichos estudios se definió una talla mínima para el
aprovechamiento de esta especie de 150 mm de
longitud de concha, así como un calendario de
captura.
A partir de 1996, y como parte del acuerdo de
colaboración entre la Dirección de la Reserva de la
Biosfera El Vizcaíno (Rebivi), el sector productor
de Guerrero Negro y el Centro Regional de Investigación Pesquera La Paz, se continuó con los estudios poblacionales de esta especie. Los estudios
Concha de la almeja mano de león.
• 116 •
dos; esto favoreció el ordenamiento, la recuperación y el crecimiento de la pesquería, así como la
consolidación del sector local, con lo cual se benefició a más de 300 familias de pescadores de Guerrero Negro, BCS.
En la actualidad, la disponibilidad del recurso ya
superó al esfuerzo autorizado para su aprovechamiento, por lo que será conveniente proponer ahora un crecimiento gradual en el número de permisos que haga posible a las nuevas generaciones de
pescadores radicados en Guerrero Negro formar
parte de esta importante pesquería, y será la Reserva de la Biosfera, junto con las diferentes agrupaciones de pescadores que existen actualmente en la
localidad, los que deban coordinar esfuerzos para
continuar con el manejo sustentable de esta importante pesquería.
1
Centro Regional de Investigaciones Pesqueras de La Paz,
BCS, Inapesca.
© Ramón Castellanos
factores: a] la reducción de la talla mínima legal a
140 mm de longitud de concha; b] la aplicación
de tasas de aprovechamiento altamente precautorias; c] el esquema de manejo compartido de este
recurso; d] la participación coordinada de las instituciones; e] el comportamiento ordenado del
sector pesquero local, y f] la rigurosa vigilancia
por parte de los pescadores y las autoridades hasta este momento.
Desde que en 1996 se publicó el Programa de
Manejo de la Reserva de la Biosfera El Vizcaíno, las
autoridades encargadas de la Reserva se dieron a la
tarea de promover ante las instancias federales la
aplicación del artículo 48 de la lgeepa, mediante el
cual la atribución del uso y aprovechamiento de
los recursos pesqueros de la zona se transfirió, casi
en forma exclusiva, a los pescadores de la localidad. Esta propuesta tuvo eco en los pescadores,
lográndose conformar un Comité Social y Privado
de Vigilancia y Producción Pesquera, que conjuntó a dos grupos hasta ese momento antagónicos, el
sector social (cooperativas pesqueras) y el privado
(representado por los permisionarios), con lo que
se logró que las autoridades pesqueras cancelaran
permisos de cooperativas y permisionarios provenientes de otros municipios y aun de otros esta-
Los terrenos para los apilamientos de la concha de la almeja mano de león en Guerrero Negro se designan por la autoridad municipal
en atención a las reglas 93 y 94 del Programa de Manejo de la Reserva de la Biosfera El Vizcaíno.
Lo que se observa es el producto de sólo dos temporadas de aprovechamiento (700 ton).
• 117 •
Pesquería de abulón
de la Península de Baja California
Mario Roberto Ramade 1
Las pesquerías de abulón y langosta han sido la
base del desarrollo y sustento económico de al
menos 30 comunidades pesqueras de la costa occidental de la Península de Baja California. En
México se distribuyen cinco especies de abulón:
el azul (Haliotis fulgens), el amarillo (H. corrugata),
el rojo (H. rufescens), el negro (H. cracherodii) y el
chino (H. sorenseni).
De estas cinco especies, el azul y el amarillo aportan 99% de las capturas comerciales y el 1% restante corresponde al abulón rojo. El abulón negro y el
chino se encuentran enlistados en la Ley de Especies en Peligro de Estados Unidos, por lo que en
México no se realizan capturas comerciales de estas
especies.
La explotación de abulón en México data de finales del siglo xix, cuando era extraído por inmigrantes de origen chino y posteriormente por japoneses. A mediados de la década de los años treinta
del siglo pasado, el recurso fue decretado por el
gobierno de la República como especie reservada
para su aprovechamiento comercial a sociedades
cooperativas. A partir de esa fecha, esta pesquería
se fortaleció hasta alcanzar capturas históricas de
12 000 toneladas en 1950.
La curva histórica de capturas es un ejemplo clásico de una pesquería fuertemente explotada, la
cual ha cubierto todas sus fases de desarrollo. La
pesquería se estabilizó entre los últimos años de la
década de los cincuenta y el inicio de los setenta,
cuando empezó a declinar hasta su colapso en los
ochenta.
Para detener el deterioro de las poblaciones silvestres, el gobierno federal, por medio de la Secretaría de Pesca, implementó un esquema zonificado
de vedas y tallas mínimas de captura por especie,
además de una reducción del esfuerzo pesquero,
tanto en la duración de la temporada de pesca (tres
meses) como en el número de embarcaciones que
capturaban el recurso. A principios de los noventa
se estableció un sistema de cuotas de captura para
cada especie, usuario y área de pesca. Además, se
implementó el esquema de concesiones pesqueras,
que consiste en otorgar derechos exclusivos de acceso al recurso en áreas de pesca perfectamente
delimitadas, confiriendo a los usuarios obligaciones de cuidado y recuperación del recurso, en el
marco de manejo en áreas naturales protegidas, específicamente la Reserva de la Biosfera El Vizcaíno
(Rebivi). A partir de entonces, los pescadores crearon esquemas comunitarios de vigilancia pesquera, así como mecanismos de producción en laboratorio de larvas y juveniles que han sido utilizados
para el repoblamiento de las zonas de pescas más
deterioradas.
La aplicación de las primeras medidas oficiales
de manejo de la pesquería después de su colapso
permitió que las poblaciones silvestres comenzaran
a recuperarse paulatinamente, y como consecuencia, las capturas, hasta alcanzar niveles cercanos a
las 3 000 toneladas. Sin embargo, las cuotas estuvieron mal asignadas y la abundancia de las poblaciones comenzó a decaer nuevamente, al igual que
la producción (véase la gráfica).
A partir de 1996, el Instituto Nacional de la
Pesca (Inapesca) implementó un nuevo esquema
de otorgamiento de cuotas de captura basado en
la información de los censos anuales, con lo cual
la biomasa de las poblaciones silvestres de abulón prácticamente se duplicó. Sin embargo, debido a que aún no se alcanzan los niveles máximos
de rendimiento sostenible, se asignan niveles pre-
Abulón azul.
Abulón chino.
• 118 •
Toneladas
cautorios de explotación, lo cual
Biomasa de las poblaciones silvestres de abulón
ha limitado el incremento de la
Zona de
Abulón azul
Abulón azul
Abulón amarillo
Abulón amarillo
captura, manteniéndose relativa explotación
B2009 / B1996
B2009 / BRMS
B2009 / B1996
B2009 / BRMS
mente constante en los últimos
I
1.44
0.96
0.87
1.03
10 años. Esta tendencia varía en II
1.64
1.05
2.33
1.20
tre zonas y especies (véase el
III
1.71
0.63
2.84
0.52
cuadro).
IV
2.30
0.95
—
—
Definitivamente, el esquema
Total
2.23
0.94
2.13
0.88
actual de manejo de este recurso,
Fuente: Inapesca, 2009.
que combina derechos de propiedad, cuotas de captura, tallas
mínimas y vedas diferenciadas
por área y especie, así como el
14 000
involucramiento de los usuarios,
ha permitido la recuperación de
12 000
las poblaciones silvestres de abulón, al grado que se encuentran
10 000
en niveles cercanos a las biomasas que producen el rendimiento
máximo sostenible. Para mante8 000
ner este proceso es indispensable
reforzar la vigilancia para evitar
6 000
la pesca ilegal. Desafortunadamente, las especies de abulón
4 000
son sensibles a fenómenos naturales como El Niño, La Niña y el
2 000
cambio climático, que pueden
poner en riesgo sus poblaciones.
Es necesario mantener los es0
fuerzos que realizan el Inapesca,
1940
1950
1960
1970
1980
1990
2000
2010
las cooperativas pesqueras, por
Después de los dos colapsos de la pesquería, en los años setenta y noventa, se asignaron niveles
medio de la Fedecoop, la Rebivi
precautorios de explotación manteniendo desde 1996 la captura constante, lo cual permite la
e instituciones de investigación
recuperación de la población y su aprovechamiento sustentable.
para lograr la plena recuperación
de las poblaciones y garantizar
su aprovechamiento sustentable, dada la impor1
tancia social y económica que tiene esta pesquería
Federación Regional de Sociedades Cooperativas de la Industria Pesquera “Baja California”, F.C.L.
en esta región del país.
Abulón amarillo.
Abulón negro.
• 119 •
Págs. 120-121 →
El río Usumacinta atraviesa la Selva Lacandona: a la derecha, Chiapas; a la izquierda, Guatemala.
© Javier de la Maza
Ecoturismo en la Reserva de la Biosfera Los Tuxtlas
Antonio González Azuara,1 Armando Figueroa 2
© Antonio González Azuara
El ecoturismo ha demostrado ser, en los últimos años,
una alternativa viable para contribuir al desarrollo sustentable de territorios o regiones. En algunos países, los
ingresos económicos y de divisas provenientes del ecoturismo han sido significativos y se han convertido incluso en estratégicos para la economía nacional. El ecoturismo se realiza principalmente en áreas naturales que
contienen recursos en buen estado de conservación y
con las que generalmente se asocian comunidades, poblaciones o localidades rurales e indígenas.
En el territorio que ocupa la Reserva de la Biosfera
Los Tuxtlas, en Veracruz, se inició en el año 1997 un
proceso social ejidal para promover el ecoturismo como
estrategia de desarrollo local y conservación de los ecosistemas naturales. Tras un diagnóstico del potencial, la
capacitación y formación de cuadros locales y un proyecto piloto en 2001, ya se habían incorporado de manera formal pobladores de tres ejidos con proyectos personales o grupales en varios lugares del territorio y en
2003 se contaba con 15 iniciativas, algunas de ellas apo-
yadas con recursos económicos de la Comisión Nacional
para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (cdi). Este
rápido crecimiento demostraba el interés de los pobladores en esta nueva actividad; sin embargo, la dispersión
y falta de un plan articulado no permitieron la consolidación de muchos proyectos y varios se abandonaron.
Los proyectos comunitarios que han podido consolidarse se caracterizan por los siguientes elementos: se
realizaron diagnósticos comunitarios participativos; tuvieron acompañamiento y asesoría de manera constante; se vincularon a estrategias de desarrollo local y regional; los actores locales se apropiaron del proyecto; se
formaron nuevos cuadros locales; se capacitó a los involucrados directos en el tema ecoturístico; se estudiaron
otras experiencias; se obtuvieron recursos económicos
para la construcción de infraestructura básica (cabañas,
comedores, letrinas secas, plantas de tratamiento de
agua para su reutilización, torres de observación de
aves, senderos, entre otros) y equipamiento (literas, cocinas, comedores, kayaks, chalecos salvavidas, binoculares, etc.); se pagó asesoría especializada para la mercadotecnia,
la publicidad y la capacitación permanente, el diseño de materiales
de difusión y la promoción permanente de los proyectos comunitarios
de ecoturismo.
En 2002 se formó la Red de Ecoturismo Comunitario de Los Tux­
tlas, integrada inicialmente por cuatro figuras representantes de cuatro
ejidos (aproximadamente 150 personas), a la que se asociaron otros
cuatro proyectos individuales o grupales que fomentaban el ecoturismo
en la parte norte de la Reserva de la
Biosfera Los Tuxtlas.
Los grupos sociales, integrados
a partir de los proyectos de ecoturismo, se han reducido hasta quedar sólo aquellos actores comprometidos o convencidos de que la
estrategia es la adecuada. El ejido
Adolfo López Mateos es el proyecto que se mantiene como “punta
de lanza”, tras 13 años de crecimiento en aspectos de capacidades
locales, infraestructura y visión estratégica. Aun cuando representa
Poza del Encanto, Miguel Hidalgo, Los Tuxtlas, en Veracruz.
30% de la población total de la
• 122 •
© Víctor Arroyo
© Víctor Arroyo
localidad, el grupo comunitario denominado Cielo, Tierra y Selva ofrece
hospedaje en cabañas, recorridos por
senderos, campamento en la montaña
y, para recorridos en manglar y playa,
se asocia con otros proyectos comunitarios, como el grupo comunitario del
ejido Sontecomapan, el de la comunidad Margaritas, el de Adolfo Ruiz Cortines o, en la selva propiamente, con el
grupo comunitario del ejido Miguel
Hidalgo y otras pequeñas iniciativas a
lo largo de la costa de la Reserva de la
Biosfera Los Tuxtlas.
Los proyectos comunitarios han recibido algunos premios y reconocimientos nacionales e internacionales
(en 2004 fue reconocido como el mejor proyecto de ecoturismo por Expo
Aventura y Ecoturismo; mención honorífica en 2008 como Reconocimiento a la Conservación de la Naturaleza
por la Semarnat por medio de la Conanp; proyecto seleccionado por la
Red mab-unesco para la contribución
de conocimientos y experiencias sobre el tema de la valoración de la
identidad cultural como factor de desarrollo sostenible en territorios rurales). Además, se involucraron en una
fase de certificación por parte de la
Semarnat según la norma mexicana
de reconocimiento mundial, NMX-AA133-SCFI-2006.
El ecoturismo en la región puede crecer ya que tiene
un gran potencial. Se cuenta con un capital social importante en toda la región, con capacitación de varios años
en diversos temas asociados al ecoturismo; cierto nivel
de infraestructura comunitaria para el turismo; un acer-
Selva alta perennifolia de Los Tuxtlas.
vo de información de diagnóstico y de difusión que puede ser la base de una estrategia nacional de mercadotecnia y promoción de los proyectos de la región.
Sin embargo, para que la situación actual de los proyectos comunitarios de ecoturismo se transforme en
una estrategia para la conservación de los recursos naturales en la Reserva, ésta deberá asumirse
y apropiarse de manera interinstitucional; invertir permanentemente en capacitación, planificación regional e infraestructura básica y adecuada para el ecoturismo; establecer una red de
empresas ecoturísticas para diversificar los productos que se ofrecen y, con ello, aumentar ordenadamente la afluencia de visitantes en toda
la región.
1
Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Semarnat.
2
Proyecto Manejo Integrado de Ecosistemas, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.
Laguna Azul, Los Tuxtlas.
• 123 •
Parque Ejidal San Nicolás Totolapan
Ejidatarios de San Nicolás Totolapan, V. Sophie Ávila 1
Fotografías © Miguel Ángel Sicilia
El Parque Ejidal San Nicolás Totolapan se encuentra en la
delegación Magdalena Contreras y comprende 1 700 hectáreas de bosque templado, compuesto por especies de
flora y fauna características del Eje Neovolcánico Transversal. El ejido tiene una superficie de más de 2 300 hectáreas
y es propiedad de 336 ejidatarios; forma parte del suelo de
conservación del Distrito Federal, por lo que provee importantes servicios ambientales a la ciudad de México.
Los ejidatarios nos dedicábamos al aprovechamiento
forestal para la empresa papelera Loreto y Peña Pobre, de
ahí que el bosque tuviera desde entonces un valor económico para nosotros. Sin embargo, a partir de la veda
forestal, las familias nos vimos obligadas a emplearnos
en la ciudad o bien a vender nuestras tierras; el no uso
de la tierra ocasiona que la gente no valore el bosque.
Ante esta situación de abandono rural nos vimos en la
necesidad de diversificar nuestras actividades productivas. Por ello, algunas familias decidimos en un principio
crear una Unidad de Manejo para la Conservación de la
Vida Silvestre (uma), con la finalidad de mostrar algunos
ejemplares de venado e iniciar así nuestras actividades
ecoturísticas. La uma fue el primer paso para la creación
del Parque y, en la actualidad, éste tiene aproximadamente 30 venados cola blanca y una extensión de 3 ha. Sin
embargo, las actividades del Parque se han diversificado
y consolidado gracias a la colaboración con organizaciones gubernamentales y civiles, así como con instituciones académicas. Hoy ofrecemos actividades ecoturísticas:
pesca en estanques artificiales, cabalgatas por el bosque,
visitas al Centro de Educación Ambiental “Los Brinzales”,
así como la granja agrodidáctica. Es posible pernoctar en
los albergues y cabañas dispuestos para ese propósito. Semanalmente recibimos por lo menos 500 personas y en
caso de visitas de escuelas u otros grupos, el número aumenta considerablemente. Las actividades ecoturísticas
se complementan con ecotécnicas, como el acopio de los
residuos sólidos y la separación de basura orgánica para
producir composta para la granja. Las aguas residuales son
vertidas a biodigestores antes de usarse para el riego o reincorporarse al suelo. Se realizan algunas acciones de manejo del suelo, como la construcción de tinas ciegas o zanjas de infiltración, y la construcción de presas filtrantes.
Una vez consolidado el Parque se creó la Reserva Ecológica Comunitaria ante el gobierno de la ciudad. La Reserva es un instrumento que permite recibir una retribución económica por la conservación de un área y sus
servicios ambientales. De esta manera se han creado empleos temporales a lo largo del año, para realizar acciones
de reforestación, manejo de suelo y otras.
La diversificación productiva ha permitido la incorporación de un mayor número de ejidatarios al funcionamiento
del Parque y por consiguiente el aumento del área boscosa
conservada, así como más empleos y beneficios económicos dentro del ejido. Al principio, el Parque estaba conformado sólo por ocho familias y ahora lo está por más de 200.
La adición de más miembros del ejido al Parque es el resultado de haber revalorado nuestros recursos naturales y
nuestras tierras. En promedio tenemos 20 empleados permanentes que trabajan en el Parque, así como otros 34 en la
Reserva Ecológica Comunitaria. Aunado a ello, se generan
alrededor de 100 empleos temporales al año para acciones
de restauración u otros. Un logro muy importante es la vigilancia participativa para reducir las invasiones o los asentamientos irregulares. Los ingresos económicos del Parque
provienen de todas las actividades recreativas, y un estimado general indica una entrada aproximada de 10 000 pesos
a la semana, además de los apoyos institucionales derivados
de diversos programas. Por otro lado, el tener ingresos para
apoyar a todos los miembros del ejido en diversas actividades ha permitido lograr una mayor cohesión entre los
miembros, e incluso la participación de niños y mujeres.
Asimismo, se ha logrado evitar en alguna medida la venta
de terrenos para construcción inmobiliaria. Por otro lado, el
ejido es uno de los pocos espacios en la ciudad para realizar
actividades recreativas al aire libre y un gran número de
personas nos visita. Además, el Parque realiza una labor
importante en educación ambiental, principalmente para
los estudiantes que visitan la granja didáctica o la uma.
La afluencia constante y numerosa de visitantes a lo
largo del año revela la importancia del Parque para los
capitalinos y ha permitido que los miembros del ejido
revaloremos nuestros recursos naturales para lograr el
uso sustentable del ecosistema.
• 124 •
1
Instituto de Investigaciones Económicas, unam.
• 125 •
La Ventanilla, comunidad que avanza
hacia la conservación Carmelo Elorza,1 Mireya Viadiu,1 V. Sophie Ávila 2
Nuestra comunidad, La Ventanilla, se encuentra asentada alrededor de un humedal costero de unos 4 km2, en
el municipio de Santa María Tonameca, Oaxaca. Somos
20 familias que llegamos al sitio alrededor de los años
setenta. Todas vivíamos de la agricultura de temporal,
del aprovechamiento de la tortuga marina y de la pesca
de autoconsumo.
En 1990 ocurrieron dos hechos que nos obligaron a
buscar alternativas de sustento. El primero fue una sequía que afectó la producción agrícola y el segundo fue
la prohibición del aprovechamiento de la tortuga marina. Esto último movilizó a grupos ambientalistas hacia
zonas del país en donde la población humana se había
visto afectada por la prohibición. Fue entonces cuando
algunas familias de la comunidad decidimos comenzar a
conservar nuestras plantas y animales, y a realizar con
turistas recorridos de observación de cocodrilos y aves
dentro del humedal. Al inicio no teníamos una idea clara
de cómo llevar a cabo esas actividades; sin embargo, la
cantidad de visitantes que atraía el Centro Mexicano de
la Tortuga de Mazunte, a pocos kilómetros de La Ventanilla, abierto al público en marzo de 1994, permitía una
afluencia de turistas a nuestra comunidad.
En 1995, con ayuda del grupo Ecosolar, nos organizamos en una cooperativa y desde entonces hemos podido conseguir el apoyo de instituciones gubernamentales,
no gubernamentales y académicas.
Cocodrilo en el manglar de La Ventanilla.
En aquellos años, agencias de viajes de Huatulco comenzaron a hacer recorridos que incluían la visita al humedal de La Ventanilla. El contacto con los turistas y los ingresos que comenzamos a tener nos permitieron darnos
cuenta de la importancia de conservar nuestro humedal.
Así fue como empezamos a trabajar en la concientización
de la población local, para el cumplimiento de las leyes que
protegían especies que tradicionalmente se consumían,
como la iguana, la tortuga marina, el mangle o el venado.
Asimismo, la comunidad se interesó en tener capacitación
en diversos temas para la conservación. Con ello, hacemos
ahora recorridos ecoturísticos en la pequeña laguna del
manglar, y en una pequeña isla que se encuentra en el centro de la laguna bajan los turistas a conocer los animales
que manejamos para reincorporarlos al medio ambiente,
como los cocodrilos o los animales que la Profepa nos ha
dado en resguardo, como el venado cola blanca.
Otro evento que nos marcó fue el paso de los huracanes
Paulina y Rick, en 1997. La fuerza destructiva que nos
mostró la naturaleza y el estado de devastación en que quedaron la comunidad y el manglar, que tenía árboles de más
de 40 metros de altura, nos hizo ver que la conservación
era una necesidad que no podíamos dejar para más tarde.
Muy de cerca con instituciones federales, estatales y
municipales, así como con organizaciones no gubernamentales e instituciones académicas iniciamos un proceso de monitoreo y rescate de especies emblemáticas: las
tortugas marinas, los mangles
y los cocodrilos; después siguieron la iguana y el venado
cola blanca. De este trabajo
surgió el interés por obtener
en 2001 el registro como Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre
(uma). Desde ese año hemos
contado con el apoyo técnico
de investigadores, así como
de estudiantes y voluntarios
del país y del extranjero.
Desde los primeros esfuerzos que realizamos hasta la fecha podemos decir que nuestras acciones por conservar el
humedal y algunas de las especies asociadas a él han sido
beneficiosas para nosotros y
para la naturaleza. El manglar
se está recuperando junto con
su fauna y en la actualidad se
• 126 •
© Esteban Martínez
de la Naturaleza 2003, con
mención honorífica. En 2005,
el Fideicomiso Fondo para el
Patrimonio Natural de México
y el Fondo para la Conservación de la Tortuga Marina reconocieron la labor de la Sociedad Cooperativa de Servicios
Ecoturísticos de La Ventanilla
en el cuidado del patrimonio
natural. También obtuvimos el
Distintivo Moderniza, durante
el periodo de febrero de 2006
a febrero de 2008.
En el terreno del ecoturismo hemos decidido dar un
paso adelante buscando una
certificación de buenas prácticas (NMX-133-AA-SCFI-2006), la
Garzas pie dorado juveniles (Egretta thula).
cual nos permitirá conseguir
estima una población de 200 cocodrilos. Actualmente forque nuestro proyecto se posicione como una alternativa
mamos parte de la Red de los Humedales de la Costa de
de mayor calidad, con congruencia y más comprometida
Oaxaca y colaboramos con otras comunidades para el becon el cuidado del medio ambiente. Además, este proceneficio mutuo. Nuestras acciones han contribuido también
so le dará difusión a la cooperativa entre turistas que
a que la situación de la gente de la comunidad sea muy
buscan sitios como el nuestro para pasar su tiempo de
distinta a la de otras en la costa de Oaxaca, ya que la migradescanso.
ción de los jóvenes hacia otras regiones es muy escasa,
pues encuentran fuentes de trabajo aquí.
1
Hemos sido distinguidos con varios reconocimientos y
Comunidad de La Ventanilla, Oaxaca.
2
premios, entre ellos el reconocimiento a la Conservación
Instituto de Investigaciones Económicas, unam.
Canal en un manglar de La Ventanilla.
• 127 •
Control de visitantes en áreas protegidas
del Caribe mexicano
Alfredo Arellano, Francisco Urzúa 1
© Humberto Bahena
Entre las virtudes mejor reconocidas del manejo de áreas
naturales protegidas (anp) en México está la capacidad
para planificar y regular las actividades recreativas que
afectan a los ecosistemas o sus elementos. La importante
experiencia obtenida en el Caribe mexicano representa
un caso de estudio reconocido en los ámbitos nacional y
regional, tanto por su aplicación en el control de las actividades como porque produjo beneficios directos del
turismo a los habitantes locales.
Debido al incremento de visitantes, la Conanp estableció límites de capacidad de carga turística como una
medida de regulación previa al otorgamiento de permisos para realizar actividades náutico-recreativas en las
anp de Arrecife Alacranes y Ría Lagartos, en Yucatán, e
Isla Contoy, Isla Mujeres-Cancún-Nizuc, Arrecifes de
Puerto Morelos, Sian Ka’an y Banco Chinchorro, en Quintana Roo. Para la definición de dichos límites se realizaron estudios específicos y se establecieron criterios y bases técnicas, avalados por la comunidad científica y en
colaboración con los propios usuarios y actores con injerencia legítima en el tema.
En algunas de las anp, las capacidades de carga determinadas para distintas actividades o en las distintas subzonas de uso público han llegado a su límite, por lo que
la Conanp niega nuevas autorizaciones de permisos; en
otros casos en que son violadas las condicionantes a los
permisos se ha llegado a su revocación. Una tercera causa de negación del permiso es que los promotores no
cumplen con los requisitos legales para la operación requerida en el reglamento de anp. Derivado de estas negativas, algunos promotores acuden al tribunal contencioso-administrativo para demandar derechos, por lo que la
Arrecife El Farito, Quintana Roo.
Conanp se ha visto en la necesidad de desarrollar capacidades técnicas para litigar en los tribunales.
Como un caso muy significativo de lo anterior, en
1999 se retiraron del agua y desmantelaron dos plataformas flotantes de 15 por 25 metros aproximadamente,
que realizaban actividades náutico-recreativas sobre los
arrecifes de Punta Nizuc, polígono 3 del Parque Nacional
Costa Occidental de Isla Mujeres, Punta Cancún y Punta
Nizuc. Estas plataformas causaron daños muy severos en
los ecosistemas, tanto por el impacto directo sobre las
colonias coralinas situadas por debajo, a la sombra de las
dos plataformas, causando la muerte de la totalidad de
las mismas, como por el exceso de visitantes que realizaban actividades de buceo libre e impactaron las unidades
arrecifales adyacentes, abiertas al público durante 10 horas al día. Mientras operaron, las llamadas “Isla Paraíso I
y II” fueron un éxito comercial en detrimento del ambiente que les daba viabilidad económica, mediante el
aprovechamiento intensivo de recursos naturales propiedad de la nación y protegidos por decreto presidencial.
Sin embargo, el proceso para retirarlas del agua fue largo
y complicado, puesto que las estructuras y las embarcaciones que transportaban a los turistas tenían permisos
para operar, tanto de la autoridad ambiental como de la
autoridad en materia de navegación. Para impedir que
continuaran operando fue necesario elaborar un detallado diagnóstico de los daños ambientales, avalado por
expertos en la materia, dar seguimiento puntual de varios juicios y procedimientos administrativos paralelos
en tres secretarías de Estado, además de la voluntad política del presidente de la República en turno.
La llamada primera barrera arrecifal de Punta Nizuc
es posiblemente uno de los sitios con mayor intensidad
de uso turístico del mundo, con un área de aproximadamente 4 hectáreas y un número de visitantes que sobrepasó el cuarto de millón en 2009, la mitad del número
registrado hace una década, cuando se retiraron las plataformas. Se puede considerar como área de sacrificio,
puesto que ahí se concentran los impactos derivados del
uso público, permitiendo la conservación de otras áreas
aledañas: en este caso, a pocas decenas de metros, contiguas a la zona de nado, todavía se pueden encontrar formaciones coralinas en buen estado de salud, que funcionan como barrera protectora de la costa contra huracanes
y tormentas, proveen refugio, son sitios de alimentación
y reproducción de plantas y animales, entre los múltiples servicios ambientales que estos arrecifes de coral
siguen brindando.
La aplicación de estas metodologías de capacidad de
carga turística, el establecimiento de límites de cambio
• 128 •
© Carlos Navarro
Corales en buen estado de conservación en El Farito.
1
Ambos autores, Comisión Nacional de Áreas Naturales
Protegidas, Semarnat.
© Carlos González Salas
aceptable y la regulación de actividades mediante permisos para actividades específicas, con intensidad de uso
y en zonas delimitadas, han resultado
un factor clave para la prevención y
disminución de impactos ambientales
que ocasiona la actividad recreativa en
las anp.
Frente a las presiones provenientes
de la construcción de infraestructura
turística y como una alternativa de apreciación del paisaje natural, contraria al
modelo de desarrollo de turismo masivo, el turismo de naturaleza que ofrecen
las anp, entendido también como turismo de bajo impacto ambiental, es aquella modalidad turística ambientalmente
responsable que consiste en viajar o visitar espacios naturales relativamente
poco perturbados, con el fin de disfrutar, apreciar y estudiar los atractivos naturales del lugar, así como cualquier
manifestación cultural del presente o
del pasado que pueda encontrarse ahí,
mediante un proceso que promueve la
conservación; tiene bajo impacto ambiental y cultural e
induce una participación activa y socioeconómicamente benéfica de las poblaciones locales.
Agaricia tenuifolia, Diploria strigosa y Stegastes planifrons juvenil.
• 129 •
Reserva de la Biosfera Tiburón Ballena
José Francisco G. Remolina 1
© Miguel Ángel Sicilia
El Canal de Yucatán, frente a la costa de Lázaro Cárdenas y de Isla Mujeres, alberga la agregación estacional
de tiburón ballena (Rhincodon typus) más numerosa
del planeta. Nuestro país tiene una clara responsabilidad en la conservación del pez más grande que existe
y del hábitat que lo alberga.
Los pescadores de esta región conocían al tiburón
ballena, al que llamaban “dominó”, como un referente
de la pesquería del esmedregal, la más productiva de
Quintana Roo. En 2002, unos turistas solicitaron a
pescadores de Holbox que los llevaran a ver estos peces; los pescadores se sorprendieron de que los turistas nadaran junto a los tiburones ballena, se subieran
a sus dorsos y se sostuvieran de sus aletas. Al darse
cuenta del atractivo que esto significaba para los visitantes, los pescadores decidieron iniciar una nueva
actividad turística que les permitiera manejar la especie en beneficio de la comunidad local, sin alterar sus
poblaciones. Sin embargo, alertados de que los turistas podrían ser un factor de perturbación, pidieron
ayuda a la dirección del Área de Protección de Flora y
Fauna Yum Balam en la Conanp, para establecer las
reglas necesarias de manejo sustentable. Dichas reglas
se formularon en un taller con la participación de los
pescadores, investigadores expertos en la especie y
prestadores de servicios turísticos experimentados
con el tiburón ballena en Belice y Honduras, junto
con las autoridades nacionales competentes. Como
resultado de este taller se estableció un código de ética
que se transformó en las reglas administrativas que
rigen la actividad y que administra la Semarnat. En
ellas se limita el número de embarcaciones autorizadas y se disminuye el número de ocupantes por embarcación; se da prioridad a los habitantes locales en
el otorgamiento de los permisos y en la capacitación
como guías; se fortalece la vigilancia y la seguridad.
Durante estos años, las autoridades ambientales han
trabajado estrechamente con los permisionarios para la
adaptación de la normatividad, conocer mejor la especie y participar en tareas de coinvestigación del Proyecto
Dominó (domino.conanp.gob.mx), iniciativa que enmarca los esfuerzos para la conservación y el conocimiento
del tiburón ballena en el Atlántico mexicano, certificándose también como guías de naturaleza.
A partir de 2003, la Conanp ha coordinado, con
investigadores nacionales y extranjeros, el monitoreo
de la población del tiburón utilizando fotografías para
la identificación de individuos, así como con marcaje
convencional, en conjunto con transectos trazados
mediante sobrevuelos en la zona. Se calcula que existe una población de entre 653 hasta 3 572 tiburones
que visitan la zona de mayo a septiembre. Uno de los
datos, resultado del monitoreo, es que, en 2005, 13%
de los tiburones presentaron cicatrices atribuibles a
contactos con embarcaciones, mientras que en 2007
el número de tiburones con estos daños se incrementó a 33%, lo cual es necesario atender. Otro resultado son las fluctuaciones de su ámbito debido a
fenómenos como El Niño.
El auge del atractivo turístico ha sido importante
pero también ha demostrado que
debe manejarse con sumo cuidado por la amenaza que una actividad turística poco con­trolada
puede representar.
Después de reglamentar la
actividad turística, el incremento anual de solicitudes de permisos ha sido extraordinario. En
la temporada 2009 se otorgaron
207, principalmente matriculados en Isla Mujeres, Chiquilá y
Holbox. La Conanp ha apoyado
a las comunidades para la realización de la actividad de manera
más sustentable, con un monto
de más de 2 millones de pesos.
En 2008 coordinó el II Congreso Internacional sobre Tiburón
Ballena en Holbox, con la parti-
• 130 •
© Miguel Ángel Sicilia
del uso del recurso, a que se les dio prioridad como
permisionarios, a la coordinación con otras autoridades involucradas en la actividad y a que se cuenta con
una base científica para la toma de decisiones. Sin
embargo, hace falta determinar el número máximo de
usuarios que pueden realizar la actividad de manera
lucrativa y que, a la vez de ser rentable, conserve la
especie aprovechada.
1
Reserva de la Biosfera Tiburón Ballena, Conanp.
© Carlos Navarro
cipación de casi la totalidad
de expertos sobre esta especie
en el mundo. Asimismo, el 21
de agosto de 2008 se publicó
la declaratoria de vigencia de
la Norma NMX-AA-142-SCFI-2008,
que establece especificaciones
y lineamientos para el desarrollo de actividades de aprovechamiento sustentable (buceo, nado y observación) con
tiburón ballena, relativas a su
protección, manejo y la conservación de su hábitat. Entre
las autoridades y los permisionarios se ha conducido un delicado proceso para elaborar el
Plan de Manejo para el Tiburón Ballena (pm-tb).
Después de seis años, con
toda la información generada y dada la importancia del sitio, no sólo para el
tiburón ballena sino también para otros grupos
como delfines, mantarrayas y tortugas, y especies
de pesca comercial, el 4 de junio de 2009 se publicó el decreto por el que se declaró área natural protegida, con la categoría y denominación de Reserva
de la Biosfera Tiburón Ballena, la zona frente a las
costas del norte de Quintana Roo.
Hasta ahora, éste es un ejemplo exitoso de aprovechamiento sustentable y conservación de un recurso
común, logrado gracias a la participación de los pobladores locales en la planeación y reglamentación
Tiburón ballena (Rhincodon typus).
• 131 •
Ordenamiento ecológico del Golfo de California
Daniela Pedroza, Antonio Díaz de León 1
© Carlos Sánchez Pereyra
© Thor Morales
El Golfo de California es reconocido mundialmente
pesquerías se encuentran en el máximo rendimienpor su riqueza natural. Su diversidad fisiográfica y
to sostenible), el deterioro de los ambientes costeclimática permite la existencia de una variedad de
ros por la contaminación proveniente de fuentes
ecosistemas marinos y costeros que albergan una gran
agrícolas, acuícolas y urbanas, y la expansión de los
biodiversidad y un alto número de endemismos.
grandes desarrollos turísticos incrementan la preLas particularidades de
sión por el uso del terricirculación de vientos y de
torio y sus recursos, lo
cual hace imprescindible
corrientes oceánicas del Gol­
contar con un instrumenfo de California producen
to que ordene las activizonas de surgencias que cadades productivas y manracterizan este mar semicetenga un equilibrio entre
rrado como uno de los cinel desarrollo y la conserco ecosistemas marinos con
vación.
la mayor productividad y
El ordenamiento ecobiodiversidad en el mundo.
lógico es el instrumento
Sus aguas y costas son zode la política ambiental
nas de alimentación y redirigido a evaluar y proproducción de un tercio de
Isla Tiburón, Sonora.
gramar la distribución de
todas las especies de cetálas actividades en el territorio, mediante un proceso
ceos del mundo, y las de anidación y alimentación,
de planeación integral, participativo, transparente y
de cinco de las siete especies de tortugas marinas que
sistemático. Este proceso contempla el estableciexisten; alrededor de 10% de las especies de peces
miento de una plataforma de coordinación entre los
que en él habitan son endémicas. Además, cuenta
sectores sociales y los tres órdenes de gobierno para
con aproximadamente 900 islas e islotes.
la formulación de políticas que permitan lograr un
En la región se desarrollan diversas actividades
balance entre las actividades productivas y la proproductivas, entre las que destacan la pesca, que
tección de los recursos naturales.
contribuye con 70% de la produccion nacional, el
El Programa de Ordenamiento Ecológico Marino
turismo (8% de los turistas nacionales), la camarodel Golfo de California, después de dos intentos
nicultura (90% de la produccion nacional) y la
fallidos en 1997 y 2000, fue el primer programa de
agricultura (40% de la produccion nacional).
su tipo en ser emprendido por el gobierno federal.
Lo anterior hace del Golfo de California una
En su formulación e instrumentación participan
zona prioritaria tanto para el desarrollo de actividasiete dependencias de la administración pública fedes productivas como para la conservación, lo que
deral, los gobiernos de cinco estados y represenimplica retos importantes en el diseño de políticas
tantes de los sectores social, académico y productiambientales. La realidad es que día a día la sobrevo que desarrollan actividades en la región.
explotación de los recursos marinos (80% de las
El proceso se gestó en un ambiente de desconfianza, conflicto y falta de comunicación entre los
actores participantes. Los gobiernos estatales mostraban preocupación por su liderazgo político ante
un esquema de intervención federal en sus territorios. Por su parte, el sector pesquero consideraba el
ordenamiento como una amenaza para la realización de sus actividades, ya que estaban seguros de
que su objetivo era cerrar el Golfo de California a
las actividades pesqueras. Asimismo, las organizaciones no gubernamentales conservacionistas se
enfrentaban a los sectores de pesca y turismo por
considerarlos los principales factores de riesgo para
Muelle de pescadores en el Golfo.
la conservación de la biodiversidad.
• 132 •
Actualmente, el proceso se encuentra en su etapa de ejecución, en la cual se están alineando los
instrumentos de gestión, así como las acciones de
las dependencias, y se están definiendo los espacios de coordinación para la atención de problemas
particulares.
La importancia de este ordenamiento radica en
que, finalmente y después de un largo proceso de
encuentros y desencuentros, fue posible establecer un mecanismo de concertación, planeación,
monitoreo y seguimiento de políticas enfocados
en la sustentabilidad ambiental del Golfo de California. La consolidación de este proceso dependerá de la capacidad y voluntad de los sectores para
continuar con el trabajo del Comité, fortaleciendo
su legitimidad y logrando que el proceso se mejore y se traduzca en procesos locales congruentes
con una realidad regional.
El Comité es el eje para consolidar la adaptabilidad que debe caracterizar los procesos de planeación, al ir engarzando los instrumentos de gestión
ambiental, económica y social, evaluar los resultados y plantear nuevas opciones de arreglos espaciales e intersectoriales, en un proceso permanente
de planeación, gestión, retroalimentación y coordinación.
1
Ambos autores, Secretaría de Medio Ambiente y Recursos
Naturales.
© Javier de la Maza
En este contexto, la estrategia fue establecer un
clima de confianza e integración con los gobiernos estatales y los sectores sociales, mostrando las
bondades de una iniciativa conjunta en la región
que permitiría la participación de todos los actores. Desde el inicio el proceso tuvo un carácter
público, transparente y participativo, que se formalizó como la instalación del Comité de Ordenamiento Ecológico, responsable de dar seguimiento al proceso.
Dos años después de iniciado el proceso, a finales de 2006 se publicaron en el Diario Oficial de
la Federación el decreto presidencial (29/11/2006)
y el acuerdo secretarial (15/12/2006), mediante
los cuales se aprueba y expide el Programa de Ordenamiento Ecológico Marino del Golfo de California.
El Programa define una serie de unidades de gestión ambiental para las cuales se describen los principales elementos de conservación, su aptitud para
el desarrollo de las actividades sectoriales, los posibles conflictos entre los sectores, así como los principales factores de presión desde el territorio costero. Asimismo, establece una serie de compromisos
de la administración pública federal dirigidos a promover la sustentabilidad de las actividades productivas y la conservación de los recursos y servicios
ambientales, mediante el ejercicio de sus atribuciones y programas.
Vista de la costa de la Península de Baja California desde Isla Coronado.
• 133 •
Las islas Marías: hacia su conservación
y manejo sustentable
Karina Santos del Prado,1 Gerardo J. Negrete 2
zaciones civiles, entre ellas
la Conanp, la unam, la Universidad Autónoma de Chihuahua, la Universidad de
Cornell, el Grupo de Ecología y Conservación de Islas,
A.C., y el Grupo Bio, A.C.
El trabajo realizado ha contado con el apoyo de la ssp,
por medio de su órgano administrativo desconcentrado Prevención y Readaptación Social, con quien el ine
firmó un convenio general
de colaboración en noviembre de 2006, para coordinar acciones y conjuntar esfuerzos, capacidades y recursos para llevar a cabo las
Imagen satelital del Archipiélago Islas Marías.
tareas y actividades para el
desarrollo del programa.
Entre los resultados más sobresalientes se cuenta con
El complejo insular Archipiélago Islas Marías, conformaavances en los inventarios de flora y fauna del archipiédo por las islas María Madre, María Magdalena, María
lago; con un sistema de información sobre la flora útil
Cleofas y San Juanito, se ubica en la zona tropical seca de
de la isla María Madre; con la abundancia relativa de la
México, a 80 km de Punta Mita, Nayarit, en la entrada al
población de iguana negra (Ctenosaura pectinata) y del
Golfo de California.
conejo endémico (Sylvilagus graysoni), así como de las
Desde 1905, por decreto del presidente Porfirio Díaz,
plantas de mayor uso en María Madre, y con la identifise instaló en las islas Marías una colonia penal federal.
cación y cuantificación de las especies de fauna introduActualmente se trata de un complejo penitenciario que
cida en las cuatro islas del complejo insular.
opera sólo en la mayor de las islas, María Madre, y que
Con dicha información se han elaborado programas
es administrado por la Secretaría de Seguridad Pública
de manejo integral de residuos sólidos, de manejo efi(ssp), con quien colabora la Secretaría de Marina-Armada
ciente de la energía y de cosecha sostenible y uso diverde México en acciones de vigilancia.
sificado de plantas para su uso como combustible, adeEl Archipiélago Islas Marías es una región marina
más de un protocolo para la recolección y el manejo de
prioritaria y un Área de Importancia para la Conservasemillas de cedro y otras especies maderables, su reproción de las Aves (aica núm. 30). Fue decretado área naducción en vivero y su reintroducción a la vegetación
tural protegida con carácter de reserva de la biosfera el
natural mediante reforestación.
27 de noviembre de 2000, y cubre un área terrestre y
Por medio de acciones concretas, como a] la semiestamarina de 641 284 hectáreas.
bulación del ganado vacuno; b] la reforestación llevada a
Desde el año 2006, el Instituto Nacional de Ecología
desarrolla el Programa para la Conservación y Manejo
cabo en 2008 con 5 000 plantas de las especies nativas
Sustentable del Archipiélago Islas Marías, cuyo objetivo
de cedro (Cedrela odorata), palo prieto (Piranhea mexicaes obtener información técnica y científica para la plana) y palo amarillo (Esenbeckia nesiotica) reproducidas en
neación territorial, la conservación y el manejo sustentaviveros en la isla; c] el control de 521 gatos ferales en
ble de los recursos, con un enfoque orientado hacia la
2008, y d] la capacitación de personal de la ssp e internos
autosustentabilidad.
en medicina veterinaria y zootecnia para manejo ganadeA lo largo de cuatro años de trabajo se ha conformado
ro, técnicas de reuso y reciclaje de residuos sólidos y sisun grupo transdisciplinario e interinstitucional, coordinatemas de información geográfica, comenzó una recuperado por el ine, en el que participan instituciones académición de la conservación de la biodiversidad y se empezó
a avanzar en el manejo sustentable de los recursos.
cas y de investigación, dependencias de gobierno y organi• 134 •
© Gerardo Negrete
Plantas crasicaules en las laderas costeras de las islas Marías.
Ecológico Territorial del Archipiélago Islas Marías. Uno de
los mayores éxitos del programa es la adopción de una
visión ambiental integral por el personal de la ssp que administra el complejo penitenciario, gracias a lo cual será
posible lograr la conservación de la extraordinaria riqueza
biológica del Archipiélago Islas Marías y el manejo sustentable de los recursos disponibles en la isla María Madre.
1
Instituto Nacional de Ecología, Semarnat.
Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.
2
© Pablo A. Rodríguez
Para la difusión de la normatividad ambiental entre la
población que habita en la isla María Madre se elaboró
una guía, así como un folleto para explicar los delitos
ambientales y las sanciones penales por la cacería de la
fauna en riesgo.
El trabajo desarrollado contribuyó a poner en operación el Programa de Conservación y Manejo de la Reserva
de la Biosfera Islas Marías, a establecer la zonificación de
la isla María Madre como zona de amortiguamiento de la
reserva y a dar inicio a la elaboración del Ordenamiento
Litoral de la isla María Madre.
• 135 •
Págs. 136-137 →
Colonia de hibernación de la mariposa monarca en Sierra Chincua, Angangueo, Michoacán. Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca.
© Javier de la Maza
Ordenamiento Ecológico Territorial
Gerardo J. Negrete,1
en Calakmul
Leobardo Terpán,2 Arturo Arreola 3
local-comunitaria y otro a escala municipal. Desde el
año 2005 se ha trabajado de manera conjunta con los
responsables y técnicos de la rbc, el Instituto Nacional
de Ecología, la Agencia de Cooperación Técnica Alemana (gtz), las autoridades municipales y las del ejido La
Guadalupe, todos acompañados en el trabajo de campo
por el Instituto para el Desarrollo Sustentable en Mesoamérica, A.C.
El proceso de ordenamiento local-comunitario se desarrolló en el ejido La Guadalupe debido a que se encuentra ubicado —casi en su totalidad— dentro de una
de las áreas núcleo de la rbc (de acuerdo con su decreto,
La Guadalupe ocupa una superficie de 4 971 ha, de las
cuales 59% se localiza en la zona núcleo sur, 32.5% en la
zona de amortiguamiento y 8.5% fuera de la rbc), por lo
que requiere el fomento de un desarrollo sustentable.
Entre los resultados destacados de este proceso están el
establecimiento de espacios para el diálogo entre las autoridades ejidales, municipales y de la rbc, lo que ha llevado al reconocimiento del modelo de ordenamiento
por parte de las autoridades. Ello a su vez ha detonado
© Gerardo Negrete
El municipio de Calakmul, al sur del estado de Campeche, contiene casi la totalidad de la Reserva de la Biosfera
de Calakmul (rbc), que cubre una extensión cercana a
60% del municipio. La rbc representa la mayor superficie en buen estado de conservación de la selva del trópico subhúmedo de nuestro país.
Calakmul presenta un importante grado de complejidad debido a la diversidad de procesos sociales y ambientales que han ocurrido en el municipio. Por un lado,
se trata de una región recientemente poblada por grupos procedentes de los estados de Chiapas, Tabasco y
Veracruz, quienes a pesar de tener a su disposición un
gran potencial de recursos florísticos y faunísticos, no
los utilizan de forma sustentable. Por otro lado, el gobierno federal ha establecido varios instrumentos de
política ambiental para proteger la riqueza biológica de
la región, los cuales no han sido completamente aceptados por la población.
En este escenario se inició la elaboración del Ordenamiento Ecológico Territorial (oet) como instrumento de
política ambiental, siguiendo dos procesos: uno a escala
Terrenos de uso agropecuario y de conservación.
• 138 •
Por otra parte, éste ha logrado vincular las acciones
que en materia de conservación se desarrollan en los
diferentes niveles de gobierno, favoreciendo las prácticas de apropiación de los recursos naturales llevadas
a cabo en los distintos ejidos y fortaleciendo la articulación de las acciones desarrolladas por la rbc mediante ocho Unidades de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (uma) presentes en el municipio. Esto, aunado a las nuevas prácticas de las autoridades municipales para canalizar recursos destinados
al fortalecimiento de actividades, como por ejemplo
las relacionadas con el ecoturismo, ha propiciado el
mejoramiento del estado de conservación de la selva,
con una reducción de los conflictos y de la presión
que las actividades antrópicas han propiciado en la
región.
Éste es un buen ejemplo, a escala municipal, de cómo
la innovación del planteamiento metodológico y la vinculación de los poet propiciaron la adopción de un enfoque funcional del territorio, que contempla sus distintas
dimensiones (física, biótica, social y económica) y niveles (local-municipal y local-comunitario), permitiendo
lograr una visión de consenso y de mayor certidumbre
en la implementación de lineamientos y estrategias de
uso del territorio que promueven la sustentabilidad territorial y, particularmente, la conservación y el manejo
de los recursos naturales.
© Christiana Ferris
mecanismos de apoyo más eficientes, como la asignación de recursos del programa de empleo temporal para
jornales de trabajo, que permitió el incremento en los
ingresos de los habitantes del ejido y el desarrollo de
acciones a favor de la conservación.
Por su parte, la comunidad ejidal ha definido que una
porción del ejido que colinda con la zona núcleo de la
rbc, cuya utilización se autoriza en el programa de manejo, se destine también a la conservación de la selva. Así
se contribuye con la rbc a la vigilancia en áreas donde es
difícil el acceso.
La experiencia obtenida en el proceso original de ordenamiento de La Guadalupe favoreció el desarrollo de
un segundo proceso, estimulado por la sensibilización
lograda entre las autoridades municipales para la realización del programa de ordenamiento ecológico territorial (poet) del municipio durante 2007 y 2008.
Como parte de los resultados obtenidos en el segundo
proceso, el Consejo Municipal de Desarrollo Rural Sustentable (cmdrs) acordó en una reunión del cabildo municipal incorporar los resultados del poet en la asignación
de fondos públicos para proyectos. El acuerdo consiste
en orientar los proyectos apoyados por el programa Alianza para el Campo hacia los usos recomendados en el poet
municipal. Cabe resaltar que este consenso ha sido posible gracias a la amplia participación de la población local
durante el proceso de discusión del poet.
1
Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.
Instituto Nacional de Ecología, Semarnat.
3
Instituto para el Desarrollo Sustentable en Mesoamérica.
© Christiana Ferris
2
Aprovechamiento de chicle.
Cultivo de pitahaya.
• 139 •
Avances en el Ordenamiento Territorial Comunitario
Salvador Anta 1
México ha instituido procesos de planeación de
uso del territorio como el Ordenamiento Ecológico
(oe), que busca regular el uso del suelo y las actividades productivas con el fin de proteger el medio
ambiente y lograr el aprovechamiento sustentable
de sus recursos naturales. La Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente reconoce tres niveles de ordenamiento: el Ordenamiento General (escala nacional); el Regional (incluida
la escala 1 estatal) y el Local (escala municipal). De-
Reuniones de trabajo para el ordenamiento territorial
de las comunidades.
bido a que su aplicación es compleja y sus alcances
han sido limitados, es necesario complementarlos
con otro tipo de instrumentos de mayor precisión e
incidencia en los espacios más concretos, donde se
da la toma de decisiones acerca del uso y manejo
de los recursos naturales.
En este sentido, el Ordenamiento Territorial Comunitario (otc) es el instrumento de planeación
del uso del suelo y de sus ecosistemas que desarrollan los núcleos agrarios (comunidades y ejidos), como parte de su estrategia de manejo de su
territorio y el aprovechamiento sustentable de sus
recursos naturales. A diferencia del oe, el otc no
cuenta con una base legal muy bien definida, aunque sus fundamentos legales se encuentran tanto
en la lgeepa como en la Ley Agraria.
Los primeros ejercicios de otc fueron realizados a principios de los noventa por grupos académicos y de la sociedad civil que trabajaban con
comunidades campesinas, como fue el caso del
Programa de Aprovechamiento Integral de Recursos Naturales de la unam, Estudios Rurales y Asesoría, y Maderas del Pueblo del Sureste, A.C. En la
segunda mitad de esa década la Semarnap, por
medio del Programa de Desarrollo Forestal Comunitario (Procymaf), convirtió los otc en una
política pública de apoyo a las comunidades y ejidos forestales para promover un buen manejo de
su territorio y un buen uso de sus recursos naturales. Actualmente son parte del portafolio de apoyos
gubernamentales de instituciones como el Procymaf, Coinbio y ProÁrbol de la Conafor, el Corredor
Biológico Mesoamericano-México de la Conabio y
el Proyecto Manejo Integrado de Ecosistemas de la
Conanp.
Mediante los estudios de otc, las comunidades
y ejidos pueden solicitar recursos económicos a la
Conafor para contratar un equipo multidisciplinario de profesionistas y técnicos que las apoyen para
elaborar un análisis y una evaluación de los recursos naturales que se encuentran en su territorio,
que, acompañados por procesos y talleres de reflexión participativa con la comunidad, permiten
plantear una propuesta de zonificación de su territorio en la que se identifiquen las áreas que se deben destinar a la conservación de sus recursos forestales, aquellas que pueden ser aprovechadas
sustentablemente, las áreas de restauración, las de
producción agropecuaria, así como la delimitación
de sus áreas urbanas.
• 140 •
ra en esos estados un valor legal. El seguimiento y
monitoreo de estos otc es un reto importante para
evaluar los impactos de este tipo de instrumentos a
mediano y largo plazos.
• 141 •
1
© Carlos Galindo
Comisión Nacional Forestal, Semarnat.
© Carlos Galindo
La Conafor ha asignado a estudios de otc, entre
los años de 2001 y 2009, más de 800 apoyos y una
inversión de 107 millones de pesos, que han permitido cubrir una superficie de 5.2 millones de hectáreas en comunidades y ejidos forestales del país. Los
estados con mayor número y mayor cobertura de
otc en áreas forestales son: Oaxaca, Michoacán,
Guerrero, Jalisco, Durango y Quintana Roo.
Además, los otc han logrado promover nuevos
esquemas de conservación voluntaria de los ecosistemas forestales como son las reservas privadas,
las áreas de conservación comunitaria y las áreas
de conservación certificadas. Por otra parte, iniciativas regionales que han encontrado en los otc el
eje de planeación y articulación territorial de núcleos agrarios colindantes han fortalecido el establecimiento de importantes corredores biológicos
al conectar áreas de bosques y selvas para su gestión ambiental territorial y colectiva.
Éste ha sido el caso del Comité Regional de Recursos Naturales de la Chinantla Alta (Corenchi),
que integra seis comunidades agrarias del norte de
Oaxaca, en el que cada comunidad ha realizado su
otc y en conjunto mantienen un área de conservación de bosques mesófilos, selvas altas y encinares
tropicales de más de 21 000 ha.
Otro caso es el Sistema de Conservación Comunitaria de la Biodiversidad (Sicobi), que agrupa 11
comunidades de la cuenca del río Copalita en el
estado de Oaxaca, y que por medio de sus otc tienen bajo resguardo comunitario más de 27 000 ha
de bosques y selvas húmedas y secas que proporcionan importantes servicios ambientales, como la
captación de agua para el complejo turístico de Bahías de Huatulco.
Mientras, en la región de la Montaña de Guerrero, con apoyos del programa Manejo Integrado
de Ecosistemas de la Conanp y el pnud, así como
con los apoyos de la Conafor, se ha logrado elaborar 20 estudios de otc en igual número de comunidades, que además han permitido establecer
77 000 ha de conservación comunitaria de bosques y selvas, las cuales tienen actualmente una
interesante perspectiva de constituirse en un área
natural protegida.
La Unión de Comunidades Forestales ZapotecasChinantecas (Uzachi) tiene 10 años de haber comenzado con sus otc y recientemente realizaron
una evaluación de ellas con la finalidad de identificar si aún eran pertinentes para sus comunidades y
realizar, de ser necesario, ciertos ajustes.
El otc ha ido ganando también espacios en la
legislación de las entidades federativas, ya que estados como Guerrero y Michoacán reconocen este
tipo de ordenamientos en sus legislaciones ambientales locales y ello ha permitido que el otc adquie-
Señalamientos en el área comunal de Santa María Huatulco,
para información de los visitantes.
Diez años del
Pedro Álvarez Icaza 1
Corredor Biológico Mesoamericano-México
El desarrollo de las culturas en Mesoamérica se
asienta en una de las regiones de mayor riqueza
biológica del planeta. En esta angosta franja de
tierra continental habita más de 10% de las especies conocidas. La riqueza que hace menos de un
siglo era una extensión ininterrumpida de selva
tropical está hoy fragmentada. Fotografías aéreas
y satelitales muestran la cobertura forestal remanente: fragmentos aislados de selvas y bosques
cuya estabilidad en términos ecosistémicos está
amenazada.
Ante la necesidad de detener y revertir este proceso surge el Corredor Biológico Mesoamericano,
iniciativa regional que incluye a México, Belice,
Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras,
Nicaragua y Panamá en un esfuerzo por proteger
los ecosistemas naturales remanentes que antes
nos unían.
Los corredores biológicos, como componentes
de un paisaje, son puentes, macizos de vegetación que permiten el flujo de genes y especies entre ecosistemas que han quedado fragmentados.
En tanto proyecto, la función del Corredor Biológico Mesoamericano es asegurar la conectividad a
partir del mantenimiento de los macizos de vegetación conservada que aún existen y recuperar la
cubierta vegetal donde se requiere. En la esencia
de la estrategia, y como condición para lograr lo
anterior, está el aprovechamiento de los recursos
por parte de los pobladores que habitan las áreas
establecidas como corredores, de manera que se
traduzca en ingresos económicos para ellos.
El Corredor Biológico Mesoamericano en Mé­
xico (cbmm), después del apoyo recibido durante
nueve años por parte del Fondo Mundial para el
Medio Ambiente, es acogido a partir del año 2009
por la Comisión Nacional para el Conocimiento
y Uso de la Biodversidad. Hasta el momento se
trabaja en cinco corredores: Selva Maya Zoque
(norte de Chiapas), Sierra Madre del Sur (sur de
Chiapas), Calakmul-Sian Ka’an (Campeche), Sian
Ka’an-Calakmul (Quintana Roo) y Costa Norte
de Yucatán.
La mirada del Corredor Biológico Mesoamericano en México está centrada en el territorio, es decir,
en las características geográficas y socioambientales, y en las necesidades y potencialidades de cada
uno de los corredores. Éstos son ante todo espacios
territoriales de consenso y armonización de políticas públicas en torno a la conservación de la biodiversidad. En este esfuerzo se privilegia la atención
de los procesos económicos y sociales que son factores de deterioro y cambio de uso de suelo. El desafío no es menor si se consideran los vacíos heredados en la construcción de una visión territorial
en las políticas nacionales de desarrollo y la debilidad de nuestras instituciones en el nivel de las instancias más cercanas a la gestión del territorio, particularmente del municipio.
Después de 10 años de operación, los impactos
del cbmm comienzan a vislumbrarse de manera tangible en
los ecosistemas de las áreas en
las que se trabaja, y sus preceptos y objetivos centrales se
han ido permeando hacia los
lineamientos de política pública dentro y fuera del sector
ambiental.
Para dimensionar la magnitud del esfuerzo cabe mencionar que en estos años de gestión
el cbmm trabajó con un total de
628 comunidades, con una población beneficiada de 85 283
personas. Se estima que, de ese
total, una tercera parte corresponde a población indígena.
Uno de los principales proExtracción tradicional de miel de abeja melipona en Yucatán.
pósitos es revertir la tasa de de• 142 •
forestación. La acción central ha sido la promoción
de procesos productivos distintos a la agricultura
como alternativa de desarrollo económico local,
que incluyen principalmente la apicultura, el ecoturismo y el cultivo de café de sombra, atenuando
con ello la presión sobre los recursos forestales y
fortaleciendo los incentivos para su conservación.
Esta serie de herramientas, sumadas a la elaboración de la Guía de campo de buenas prácticas forestales y una serie de criterios y tipologías de productores, han permitido orientar la gestión de los apoyos
del cbmm en regiones forestales y evitar que éstos
tuvieran resultados negativos.
La producción sustentable va de la mano de un
consumo ambientalmente responsable. De ahí que
uno de los principales empeños del cbmm sea el de
favorecer el desarrollo de mercados que alienten la
producción en condiciones de sustentabilidad. Un
producto clave de este esfuerzo es el establecimiento del Sello Corredor.
Además del valor de sus funciones como amortiguadores ante fenómenos meteorológicos extremos, la consolidación de los corredores en el ámbi-
to mesoamericano frente al fenómeno del cambio
climático puede significar la preservación de alrededor de 10% de las especies conocidas en todo el
planeta.
Las metas específicas para el año 2012 que desarrolla actualmente el cbmm como parte del Programa Especial de Cambio Climático se orientan a
destinar 25 000 hectáreas anuales, que hoy se dedican a la producción primaria, al manejo sustentable, y a reducir el fuego como práctica agropecuaria
en al menos 30% de la superficie.
1
Corredor Biológico Mesoamericano-México, Conabio.
Costa Norte de Yucatán
Áreas naturales protegidas
Corredores biológicos
Sian Ka’anCalakmul
CalakmulSian Ka’an
Selva
Maya Zoque
Sierra Madre del Sur
Corredor Biológico Mesoamericano-México.
• 143 •
Conservación y desarrollo
en la Selva Lacandona
La selva tropical de la región lacandona, en Chiapas,
constituye uno de los ecosistemas más diversos de México, de gran importancia por la biodiversidad que alberga
y por los servicios ambientales que provee. Su riqueza
biológica no sólo se circunscribe a las más de 420 000
hectáreas que conforman el sistema de áreas naturales
protegidas de la región, sino que también forma parte de
los recursos naturales de los ejidos y comunidades ahí
asentados. Se estima que más de 50% de la superficie de
estos núcleos agrarios cuenta aún con remanentes de selva en diferentes grados de conservación, que forman extensos corredores que permiten la conectividad biológica indispensable para la sobrevivencia de miles de
especies. En la Selva Lacandona se trabaja hacia una gobernabilidad en el manejo de los recursos naturales basada en acuerdos locales que impulsan la transformación
hacia actividades productivas compatibles con la conservación biológica.
Los ejidos establecidos al suroriente de la región, en la
frontera con Guatemala, son un territorio que se ha ido
construyendo durante los últimos 30 años. Sus pobladores provienen de diferentes sitios, tanto del propio estado de Chiapas como de otros estados de la República
mexicana y, en no pocos casos, del país vecino. Introducidos en un ambiente desconocido, y auspiciados por
políticas públicas que favorecieron el cambio de uso del
suelo, los nuevos pobladores cultivaron sus alimentos,
establecieron potreros y aprovecharon los recursos naturales para sus necesidades básicas usando prácticas pro-
Rafael Obregón,1
Xóchitl Ramírez 2
La conservación y restauración de ecosistemas es posible
en la medida que se alcance la sustentabilidad
de los sistemas agropecuarios.
ductivas que a la larga deterioraron su entorno. Los resultados han sido deforestación (una de las más altas
tasas del país) y pobreza, lo que muestra que la destrucción de la selva no trajo bienestar económico ni social a
sus habitantes.
Frenar estas tendencias del deterioro ambiental, económico y social obliga a reformular los mecanismos de
aplicación de políticas públicas, con el reconocimiento de especificidades locales, la concertación entre sectores diversos y alineando la inversión pública. Un esfuerzo en ese sentido es el realizado desde 2008 por
los gobiernos federal y estatal, mediante el acuerdo
suscrito entre la Sagarpa y la
Conabio para crear el “Programa para el Desarrollo Rural Sustentable en Corredores
Biológicos en Chiapas”. El
compromiso pone en el centro de la atención pública la
conservación del patrimonio
natural como resultado del
desarrollo de buenas prácticas productivas y la gestión
territorial de ejidos y comunidades. El énfasis de esta propuesta es garantizar el bienestar de la población y la
conservación de los ecosistemas, con base en la revaloración de los recursos biológicos
gracias a un mejor conociEn el trópico, la ganadería extensiva sigue provocando el cambio de uso del suelo
miento y su aprovechamiento
en terrenos forestales, proceso que está relacionado con la degradación de los suelos
sujetos a quemas continuas, sobrepastoreo y uso de herbicidas.
sustentable.
• 144 •
• 145 •
© Javier de la Maza
© Rafael Obregón
A tres años del desarrollo de este
programa, los productores involucrados han iniciado un proceso de mejora de sus actividades productivas,
asumiendo compromisos para frenar
el cambio de uso de suelo y la degradación de los recursos forestales. El
modelo de intervención en marcha
busca, mediante la atención integral
de las unidades de producción familiar, asegurar primero los medios de
vida básicos, para posteriormente ejecutar proyectos orientados al mercado. Las acciones que se desarrollan
están dirigidas a ordenar productivamente traspatios, parcelas y potreros,
para mejorar sistemas extensivos por
medio de técnicas agroecológicas y
Deforestación de la selva tropical por actividades agropecuarias en Marqués de Comillas.
agroforestales. Se emplean abonos verdes y biofertilizantes para sedentarizar la milpa; se introducen árboles y
arbustos forrajeros asociados a pastos
de corta para semiestabular el ganado
y se protegen fuentes de agua, reforestando márgenes de aguajes y arroyos, de tal manera que se elimina la
necesidad de abrir nuevas tierras a la
agricultura y la ganadería a costa de
la superficie cubierta por selva y acahuales. Al contrario, se crean condiciones para el establecimiento de plantaciones diversificadas, con especies
nativas maderables y no maderables,
así como cultivos bajo sombra, que
restauren terrenos degradados, diversifiquen la producción e incrementen
la cobertura forestal.
El incremento de la productividad
agropecuaria por unidad de superLa reconversión de actividades agropecuarias extensivas en sistemas agroforestales
ficie de forma sostenida crea un espabasados en el empleo de técnicas agroecológicas es el motor para lograr acuerdos locales
cio de oportunidad para que las opque revaloren la biodiversidad como recurso económico.
ciones dirigidas al manejo forestal
sustentable puedan fomentarse y para que alternativas
La fortaleza del programa consiste en las alianzas
económicas como la producción de servicios ambientacreadas entre los productores y sus autoridades locales
les, el ecoturismo y el aprovechamiento de la vida silvescon las instituciones gubernamentales encargadas de imtre tengan perspectivas de éxito. De esta manera, las acpulsarlo. La base del trabajo son acuerdos suscritos y
ciones aplicadas de forma sectorial y dispersa convergen
cumplidos por 2 500 hombres y mujeres, y respaldados
y se complementan hacia objetivos productivos y de
por 33 comisariados ejidales, lo que constituye en la
conservación comunes, por lo que también se están
práctica una experiencia que demuestra que la conservacreando referentes metodológicos para alcanzar la transción y el desarrollo de las comunidades son posibles si se
versalidad en las políticas públicas, con base en el recofortalecen instituciones locales legitimadas por arreglos
nocimiento de especificidades locales y la construcción
entre diversos actores e intereses.
de agentes sociales, económicos y técnicos capaces de
articular las necesidades de la población y los producto1
Consultor Corredor Biológico Mesoamericano-México.
2
res con metas nacionales y globales como las dirigidas a
Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biola mitigación y adaptación al cambio climático.
diversidad.
Cafetales y biodiversidad
Francisco Abardía 1
© Fulvio Eccardi
Ésta es una historia de éxito de una difícil pareja:
medio ambiente y mercado.
Introducido al país durante las últimas décadas
del siglo xviii, y establecido en grandes fincas, el
café terminó por convertirse en la base del sustento
de más de 400 000 familias de indígenas y campesinos, en su mayoría pequeños productores en las
montañas del sur de México.
Su adaptación a la vida campesina, a la pequeña
producción y a la diversidad de las culturas indígenas de nuestro país ha corrido paralela a su natural
simbiosis con el medio ambiente y la biodiversidad.
Producido en su mayoría en sistemas de sombra
más o menos diversificados, el café y los cafetales
han sido un importante factor de conservación en
algunas de las regiones de mayor importancia para
la biodiversidad en nuestro país.
De suyo amable con la naturaleza, el cafetal no
está exento de representar riesgos para la biodiversidad. En tiempos de buenos precios, y al amparo de
visiones de estrecho productivismo, extensas zonas
de bosques y selvas han sido destruidas para estable-
cer plantaciones de café a pleno sol, “de alta y muy
alta productividad”, según se dijo en su momento.
En zonas como Xicontepec, en el norte de Puebla,
en un periodo de buenos precios, bajo el influjo de
políticas públicas productivistas a ultranza, el café
dio motivo a la destrucción del medio para sembrar variedades aptas para producirse a pleno sol,
de las que hoy trabajosamente se deshacen, introduciendo nuevas plantaciones en sombra, después
de haber vivido los desastres ecológicos de 1998.
También los bajos precios deterioran las relaciones de este binomio y amplias franjas de cafetales
son destruidas para establecer pastizales, cuando
los precios que alcanza el aromático no permiten
recuperar ni el costo de la pizca ni el acarreo. Y
como la necesidad no perdona, también para la
milpa se han rozado cafetales en esos años de precios muy bajos del producto.
De tal forma que las llamadas “fuerzas del mercado” resquebrajan periódicamente la armonía entre mercado y biodiversidad, y en los últimos 25
años dos grandes ciclos de crisis de precios cafetaleros la han puesto en riesgo.
Los cafetales de la Sierra Madre de Chiapas y la
Reserva de la Biosfera El Triunfo son un extraordinario ejemplo de rica simbiosis entre mercado y
biodiversidad.
La Reserva de El Triunfo, ese denso bosque de
niebla que contiene las más diversas formas de
vida, desde los más delicados equilibrios hasta el
flujo intenso de las aguas, tiene en sus 95 000 hectáreas de las zonas de amortiguamiento más de
20 000 de cafetal bajo sombra entreverándose con
el bosque mesófilo. Un poco más de 4 500 productores de café, de los cuales 94% tienen menos de
cinco hectáreas, realizan sus labores en esas zonas.
Y, alrededor de la Reserva, otras 40 000 hectáreas de cafetal la envuelven suavemente, dando
continuidad a sus bosques y creando continuidad
con otras zonas de gran biodiversidad como la Reserva de la Sepultura hacia el poniente y Pico del
Loro y el volcán Tacaná hacia el oriente. Más de
25 000 productores conviven con la reserva y son
una eficaz barrera frente a su deterioro.
En la armoniosa relación que se ha establecido
en la zona entre los cafetales y la biodiversidad tienen un papel preponderante los pequeños productores organizados.
En los días de la crisis de precios de 1988 y la
desaparición del Inmecafé nace el esfuerzo organi-
• 146 •
desaparición de los cafés de calidad, pues los productores dejaron de realizar labores culturales; la
pizca dejó de hacerse selectivamente y al final se
abandonaron los cafetales.
De la situación anterior se salvaron los productores de café orgánico. Sus precios no bajaron
nunca de 120 dólares por quintal; tuvieron premios a la calidad orgánica de 30 y 40 dólares adicionales, y en general la estricta norma les permitió mantener la calidad de su producto. No existe
registro de cafetales orgánicos convertidos en pastizales y, por el contrario, de 2004 a la fecha el
número y superficie de los productores certificados se ha duplicado.
Se ha producido un primer círculo virtuoso. Los
cafés orgánicos de sombra, sustentables, amables
con la biodiversidad y el medio ambiente, están
hoy posicionados entre los mejores del mundo.
El café producido por pequeños productores de
la región de El Triunfo se cotiza entre 200 y 240
dólares por quintal y el mercado premia de esta
manera el respeto y la conservación activa de la
biodiversidad, extraña y feliz pareja esta que vemos
hoy. La miel, el cacao y otros frutos siguen esos pasos. ¿Estaremos aprendiendo?
1
Director general de Banchiapas.
© Alfredo Lara
zativo que ha resultado en más de 10 asociaciones
de cafetaleros de la zona de la Reserva de El Triunfo, en su totalidad de producción orgánica.
Campesinos Ecológicos de la Sierra Madre, Cesmach, es una de las organizaciones pioneras. Sus
sanas prácticas de producción han llevado a un
método que comprende lo orgánico no sólo por el
tipo de insumos, sino por una agricultura como organismo integral. Resultado del mismo es un sistema que garantiza la calidad alimentaria, ecológica y
medioambiental, así como la calidad social en la
producción del café.
Este sistema de calidad es el que le ha permitido
encontrar los mercados que le garantizan mejores
precios y mayor estabilidad. La cultura orgánica y
sus obligaciones medioambientales, como la protección de los manantiales y fuentes de agua, del
suelo y de la vegetación, están resultando en sobreprecios con los que el mercado empieza a premiar
los esfuerzos de conservación productiva.
Durante la última crisis de precios bajos del café,
de los años 1999 a 2004, hubo un apreciable descenso de la producción. Muchos cafetales fueron
arrasados para abrir milpas y pastizales; miles de
familias de zonas cafetaleras terminaron por emigrar. Cotizaciones en la Bolsa de Nueva York por
debajo de los 50 dólares el quintal provocaron la
Pizca de café de sombra, Chiapas.
• 147 •
Restauración ecológica
de bosques incendiados
Vicente Arriaga,1
Jorge David Fernández 2
fuentes de empleo, cuyo sustento provendría de los recurLos incendios forestales de 1998 han sido los más devassos económicos derivados de la instrumentación del protadores que se han registrado en México. Con el objeto
grama.
de restaurar los ecosistemas afectados y evitar el cambio
Después del incendio y antes de las lluvias de 1999,
de uso del suelo, la Semarnap decretó como Zonas de
las actividades se dirigieron a la construcción de obras
Restauración Ecológica (zre) a 85 áreas forestales con
de restauración y conservación de suelos para disminuir
alto valor económico, ecológico y social, que abarcaron
el riesgo de erosión en La Cañada. La construcción de
una superficie superior a las 188 000 hectáreas.
bordos y terrazas de formación sucesiva fueron las accioAl paso del tiempo se ha demostrado que las zre que
nes iniciales. En los años siguientes se establecieron rehan tenido resultados exitosos en el cumplimiento de
presas de azolve y se dio comienzo a las actividades de
sus objetivos son aquéllas en las que las comunidades
reconversión productiva en las zonas aledañas; en estas
campesinas, dueñas de las tierras incendiadas, se intereúltimas, la mitigación incluyó la construcción de bordos
san en la recuperación de sus ecosistemas y participan
y la adición de aserrín y vermicomposta.
en la restauración.
A la par de dichas actividades se efectuaba el control
Éste es el caso de la comunidad de Texocuixpan, munide los residuos vegetales y del arbolado muerto. El matecipio de Ixtacamaxtitlán, Puebla, en donde ocurrió un inrial se trituró (para favorecer su reincorporación al suelo)
cendio forestal muy destructivo que afectó profundamente
y distribuyó perpendicularmente a la pendiente del terrela zona denominada por los pobladores “La Cañada”. Este
no, y se realizó la extracción gradual del arbolado dañado
incendio es además recordado por la lamentable pérdida
en una superficie de 39 ha. El volumen removido fue de
de la vida de 18 campesinos que combatían el incendio.
Con la conjunción de esfuerzos entre los campesinos
un poco más de 6 000 m3; su comercialización permitió
de una comunidad y el apoyo y asesoría de las depenapoyar las acciones de rehabilitación e incrementar la gedencias de gobierno se logró restaurar con bastante éxito
neración de fuentes de empleo en la comunidad.
un bosque arrasado por
un incendio de copa.
Esto muestra no sólo un
avance en la técnica de
restauración, sino una
comprometida participación de la comunidad
campesina, punto clave
para el éxito de estas acciones.
Con base en la declaratoria federal se realizó un diagnóstico para
cuantificar los daños.
Sus resultados caracterizaron el incendio como
un disturbio agudo que
afectó el bosque de pino
y oyamel junto con la
biodiversidad vinculada
al ecosistema forestal. El
Vista panorámica del área afectada por el incendio forestal de Texocuixpan, Puebla.
diálogo continuo con
los habitantes de la comunidad y la caracterización de los
El restablecimiento de la cubierta vegetal en La Cañaimpactos favoreció —además de que La Cañada fuera deda se está realizando mediante la reforestación y la incretada como Zona de Restauración Ecológica— la definiducción de la regeneración natural. Al principio, para
ción de un programa conjunto de restauración. Dicho
estabilizar los bordos y terrazas se introdujeron estacas
programa también tenía la intención de contribuir a mejode Baccharis sp. y Senecio sp.; estas especies se propagan
rar las condiciones de vida en la comunidad creando
fácilmente de forma vegetativa, son parte de la vegeta• 148 •
ción secundaria de la región y contribuyen a la regeneración de herbáceas que se encuentran en el banco de semillas del suelo.
A partir de 1999 se iniciaron las actividades de reintroducción de especies tardías como Pinus ayacahuite, P. montezumae y P. pseudostrobus, así como también
las dirigidas a propiciar la regeneración natural, en 3
ha, de Abies religiosa, Juniperus deppeana y Quercus spp.
En el área de reconversión productiva se combinan estrategias de revegetación y forestación introduciendo
especies con diferentes formas de vida como avena y
veza de invierno, además de 21 600 plantas de Agave
sp. y Pinus cembroides. El mantenimiento continuo a
las plantaciones incluye el establecimiento de cercas
de protección y brechas cortafuego, podas, replantes,
etcétera.
En cuanto a la conservación y restauración del suelo,
se establecieron 200 estructuras de contención, 26 represas de azolve y el proceso de reconversión productiva para la rehabilitación de tepetates se extiende en 19.5
ha; además se construyó un bordo de tierra que almacenará 4 000 m3 de agua y beneficiará sustancialmente a
la población. Con respecto a la vegetación, se han reforestado 167 ha con 224 000 plantas, cuya supervivencia, a seis años de su establecimiento, es de 82%, con
diámetros de 6 a 8 cm y alturas de hasta 5 m; por lo que
actualmente existen dos estratos de vegetación y los indicios del regreso de la fauna son evidentes.
Otra vista del área con obras de rehabilitación de tepetates.
erosionarse, favoreciendo el desarrollo de la estructura
y cobertura vegetal. A partir del establecimiento de la
Zona de Restauración Ecológica de Texocuixpan, la inversión acumulada asciende a más de 2 millones de pesos y los logros en el contexto socioambiental son alentadores.
Texocuixpan es un ejemplo exitoso de restauración,
no sólo por sus impactos positivos en lo ambiental, sino
también por el grado de involucramiento de la población, que participa de manera muy activa en el diseño
de las estrategias que les permitirán la recuperación de
su patrimonio natural y
productivo. El proceso
de restauración contribuyó a fortalecer la organización comunitaria
de los habitantes y, aunque su interés va más
allá del beneficio económico recibido por la
aplicación de acciones, es
necesario encontrar una
opción rentable a estos
esfuerzos a mediano y
largo plazos, que podría
hallarse en el apro­ve­cha­
miento sustentable de los
bosques restaurados. Las
lecciones aprendidas en
Texocuixpan deben ser
una base para los procesos comunitarios de
Establecimiento de la reforestación en el área afectada de Texocuixpan.
restauración ambiental
y convertirse en una estrategia que conduzca hacia el
La evaluación de las distintas estrategias practicadas
desarrollo comunitario sustentable.
corrobora que se han restablecido las condiciones que a
futuro permitirán una mayor restauración ecológica de
La Cañada. Así, se evitó el cambio de uso de suelo y se
1
coadyuvó a incrementar la superficie destinada a la res Consultor privado.
2
Comisión Nacional Forestal, Semarnat.
tauración, reteniendo el suelo que estaba en riesgo de
• 149 •
Restauración del manglar
en la Laguna de Términos
tos parámetros y el impacto en la restauración del
manglar con las acciones emprendidas.
Las causas de mortalidad del mangle en el área
sujeta a restauración se atribuyen principalmente a
los efectos de eventos hidrometereológicos extremos (tormentas tropicales o ciclones) que acarrean
grandes cantidades de sedimentos en poco tiempo
hacia este bosque debido a los fuertes vientos y al
oleaje. Para contrarrestar esto, en el experimento de
reforestación se construyó una barrera de conchas,
lo que aislaba el área de la influencia de las mareas e
incrementaba el tiempo de residencia del agua.
Como resultado de ello, disminuyeron drásticamente los valores del potencial óxido reducción (redox),
aumentó la salinidad (por efecto de la evaporación)
y disminuyó al mínimo el recambio de agua.
Se consideró indispensable la rehabilitación hidrológica mediante la apertura de un canal principal y canales secundarios conectados a éste y a lagunetas internas presentes en la isla, con la finalidad
Fotografías © Claudia M. Agraz
Existen pocas muestras en México de que se hayan dado los pasos efectivos para revertir los impactos que la actividad humana y los fenómenos
hidrometeorológicos extremos ocasionan en los
ecosistemas de manglar. Desafortunadamente, para
estos ecosistemas la fao (2007) estima una de las
mayores tasas de pérdida en el mundo (aunque
disminuyó 20% en el periodo de 1980 a 2000).
Por ello, en la Laguna de Términos, en Campeche, el Centro de Ecología, Pesquerías y Oceanografía del Golfo de México (Epomex), de la Universidad Autónoma de Campeche, emprendió en
2005 un programa de restauración de manglar
con una estrategia integral que identifica los factores estresantes que llevan a la degradación y
muerte del manglar, considerando tanto aspectos
biológicos como químicos y físicos. Esto derivó
en una estrategia basada desde un principio en la
rehabilitación hidrológica del sitio degradado,
para posteriormente realizar la reforestación con
plántulas de mangle
negro (Avicennia germinans).
Se eligió como área
de trabajo una isla de
104.5 hectáreas, ubicada en la parte media occidental del sotavento de la isla del
Carmen, en donde se
seleccionaron 24.5 ha
para ser restauradas.
Asimismo, fue necesario identificar un bos­
que de mangle conser­
vado en condiciones
ambientales similares
que sirviera como sistema de referencia, al
cual se le determinó
la estructura forestal,
su microrrelieve y demás parámetros químicos del agua intersticial. Con esta información se contó con las herramientas clave para definir la especie utilizada para
reforestar y la densidad de plantación. También
permitió comparar los parámetros químicos, en diversos tiempos, con el área en proceso de restauración, como una forma de evaluar el cambio de es-
Claudia M. Agraz,1
Vicente Arriaga 2
Manglar degradado.
de incrementar el oxígeno intersticial, diluir la sal y
remover los productos de la descomposición orgánica (sulfuros, metano, etc.), disminuir la temperatura y el tiempo de residencia del agua, para minimizar el estrés y favorecer el crecimiento de las
plántulas.
• 150 •
Centímetros
50
48
46
44
42
40
38
36
34
32
30
28
26
24
22
20
18
16
14
12
10
8
Crecimiento (5.7 cm/322 días)
Crecimiento en parcelas (15.8 cm/322 días)
0
Manglar en restauración.
En un vivero se reprodujeron cerca de 200 000
plántulas del mangle negro, que fueron regadas en
el último mes con agua salobre y transplantadas a
los tres meses, cuando tenían un poco menos de
medio metro de alto en las áreas que ya presentaban una rehabilitación en sus características hidro-
100
150
Días
200
250
300
350
Comparación del crecimiento en altura
de las plántulas introducidas en áreas con rehabilitación
hidrológica, respecto a las plántulas del bosque de referencia.
Vivero de Avicennia germinans.
Se seleccionó Avicennia germinans para la restauración del área degradada debido a que las características físicas, químicas y de microtopografía del
área, resultantes de la rehabilitación hidrológica, se
encuentran dentro de los intervalos de tolerancia
de la especie y a que en el bosque-control, con condiciones semejantes, se establece A. germinans. Para
ello se colectaron propágulos en la época de mayor
producción (lluvias), menor salinidad y mayor potencial redox, para contar con la mejor calidad de
propágulos.
50
lógicas, lo que ayudó a que la sobrevivencia de las
plantas fuese superior a 90% y que creciesen al final del primer año incluso más rápido que las plántulas nativas del área de referencia. Estos datos se
aprecian en la gráfica.
Aunque los resultados son incipientes, el estudio
muestra que es factible desarrollar proyectos exitosos
tendientes a restaurar estos ecosistemas si antes se
obtiene la información pertinente que indique cuáles
son los factores estresantes o limitantes que
inhiben el restablecimiento del manglar.
Para realizar la reforestación, es indispensable determinar si es
necesario el restablecimiento de las condiciones hidrológicas
que permitan el mejoramiento de los parámetros y variables de
las que dependen las
plantas de mangle para
su desarrollo. También
es fundamental una
selección adecuada de
las especies a introducir, así como su producción en vivero con
todos los cuidados que
conduzcan a obtener
plántulas sanas, vigorosas y resistentes a las condiciones estresantes que se
presentan en estos ambientes.
1
Centro de Ecología, Pesquerías y Oceanografía del Golfo
de México, Universidad Autónoma de Campeche.
2
Consultor privado.
• 151 •
Págs. 152-153 →
Lagunas costeras en Bahía de la Ascensión. Reserva de la Biosfera Sian Ka’an, Quintana Roo.
© Javier de la Maza
Restauración en el Lago de Texcoco
Gerardo Cruickshank† 1
recursos hidráulicos de la cuenca, ya que se expulsan
fuera de ella casi todas las aguas de lluvia y de desecho
que ahí se producen; en cambio, para cubrir las propias
necesidades de abastecimiento de agua se tiene que importar agua de otras cuencas.
Debido a la amplitud y diversidad de acciones y obras
que implica este proyecto, fue indispensable dividir su
desarrollo en tres etapas.
I. En la primera se consideraron y llevaron a cabo
obras urgentes de infraestructura hidráulica y de cobertura vegetal.
ll. La segunda etapa refuerza el objetivo de la primera,
desarrollando en toda la superficie disponible de la zona
federal del ex lago una amplia zona boscosa con áreas
recreativas. Esta etapa comprende la terminación de la
autopista de cuota Peñón-Texcoco con todas sus estructuras y obras complementarias, incluyendo las de mitigación ambiental, así como las del arco norte del Periférico de la ciudad de México, que junto con el camino
Peñón-Texcoco mejorarían de manera notable las comunicaciones del proyecto y toda la región circundante.
lll. La última etapa la constituyen la operación, conservación y seguimiento de los trabajos relacionados con
el manejo de las montañas de la cuenca, lagos, canales,
plantas de tratamiento y caminos construidos.
Entre los resultados más sobresalientes obtenidos de
la ejecución del proyecto se pueden mencionar los siguientes:
1. Gracias a los lagos y encauzamientos de los ríos
más importantes se han regulado y controlado las avenidas, evitándose con ello inundaciones que hubieran sido
graves y costosas para gran parte de la población de la
zona.
2. Mediante los cuerpos de agua, la cobertura con pastos y las cortinas de árboles rompevientos se ha erradicado
desde hace más de 12 años casi 95% de las tolvaneras,
grandes masas de polvo, basura y detritus de todo tipo que
Fotografías© Archivo IMTA
El Lago de Texcoco ha sido desde siempre el cuerpo de
agua más importante de la Cuenca de México, pues
constituye una parte fundamental del sistema y de su
funcionamiento hidrológico. En él se fundó la gran Tenochtitlan, antecedente histórico de la ciudad de México. Como tal, al desecarse el lago, dio lugar a una serie
de tensiones ambientales que desembocaron en un serio
deterioro ecológico, como la desertificación de los terrenos ocupados y circundantes y la creación de un foco de
insalubridad que llegó a representar un grave peligro
para la salud de la población del área metropolitana de la
ciudad de México.
En tal sentido, Texcoco ha sido escenario, causa y efecto de graves problemas en toda la Cuenca de México, mismos que han preocupado desde hace décadas al gobierno. Por eso, en 1971 la Secretaría de Recursos Hidráulicos
encabezó la comisión que se dio a la tarea de realizar un
concienzudo estudio sobre las condiciones hidrológicas y
ecológicas del lago. Tras analizar sus antecedentes se formuló el Plan Texcoco, en el que se estableció una serie de
programas, acciones, proyectos y obras de rescate para
restaurar esta región. Al desaparecer esa dependencia, el
plan fue continuado por la Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos, quedando finalmente a cargo de la
Comisión Nacional del Agua, organismo desconcentrado
de dicha secretaría y actualmente parte de la Secretaría de
Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca.
La situación actual de los problemas hidrológicos y
ecológicos en la Cuenca de México es el resultado de la
dramática y empecinada destrucción de los ecosistemas
y sus recursos naturales. Destacan por su gran importancia los hundimientos y movimientos del subsuelo que
afectan a todas las construcciones de la zona urbanizada;
los cuales han sido causados por la sobreexplotación de
los acuíferos de la cuenca, que de acuerdo con cálculos
aproximados equivalen a más de 110% de la recarga natural, agregándose a esto el manejo inadecuado de los
Restauración de la cobertura vegetal en las riberas del lago.
• 154 •
Repoblación de aves migratorias en el Lago de Texcoco.
ocasionaban cada año serios perjuicios a la salud de la población de la zona metropolitana de la ciudad y del Estado
de México y que eran causas de contaminación aún más
serias que las provenientes de los autos y la industria.
3. Con los lagos, ríos encauzados, praderas, forestación y reforestación se ha venido construyendo un gran
espacio verde, verdadero pulmón para toda la zona metropolitana y municipios aledaños, mejorando las condiciones ambientales de la región y evitando sufrir enfermedades y epidemias.
4. Ha sido muy importante la continuidad de los trabajos del proyecto por más de 25 años, durante los cuales se han terminado las obras básicas de la infraestructura programada, así como los trabajos de conservación,
mantenimiento y operación de las instalaciones.
5. La labor conjunta en la cuenca tributaria de la zona
montañosa ha rescatado de manera parcial el equilibrio
hidrológico, abatiendo los picos de las avenidas de los
ríos, controlado la erosión, recuperado suelos y propiciado la infiltración de agua de lluvia en el terreno y la
recarga de acuíferos.
6. Se ha logrado mantener las 10 000 ha de la zona
federal prácticamente libres de invasiones, lo que ha permitido realizar todas las obras e instalaciones del proyecto con pocas interferencias.
El Proyecto Lago de Texcoco es el primer modelo de
recuperación ambiental del país si se considera que se ha
transformado en uno de los refugios más significativos
para las aves migratorias en invierno y un sitio destinado
a la reproducción de la fauna local, lo que lo convierte en
una zona de importancia y de prestigio internacional, ya
que por su entorno y su cercanía a la capital del país —la
ciudad más grande del mundo—, le confiere a esta zona
un gran potencial recreativo y turístico. Es probablemente el ejemplo más notable de restauración ecológica
del país.
1
Director del Proyecto Lago de Texcoco hasta su fallecimiento. Este texto es un extracto de su obra Proyecto Lago de
Texcoco. Rescate hidrológico. Comisión Nacional del Agua, 1998.
Los coordinadores hemos incluido este extraordinario y exitoso trabajo en homenaje a quien en vida fue poco reconocido.
• 155 •
Programa de restauración
y compensación ambiental
© Jorge L. Jiménez
El Programa de Restauración y Compensación Ambiental (prca) de la Conabio, instaurado en septiembre de 2003, representó un cambio positivo en el
financiamiento de la restauración ecológica y la conservación en México, ya que abrió la posibilidad de
canalizar recursos de manera directa a acciones concretas para recuperar y conservar ecosistemas y recursos naturales de nuestro país.
Los recursos financieros son de dos tipos: a] los
que deben aplicarse a acciones específicas de restauración de un cierto daño ambiental, previamente determinadas, y b] aquéllos sin un destino específico y
que se dedican a acciones de compensación por daños a recursos naturales, que sean obras de interés
público relacionadas con la conservación, uso sustentable, restauración y protección, o para el conocimiento de la biodiversidad.
Un Consejo Asesor vigila que se obtenga el mayor
beneficio con el uso de los recursos, estableciendo líneas temáticas, prioridades y bases para su ejercicio,
© Alfonso Banda
Restauración de la cuenca hidrológica
Laguna Madre, Tamaulipas.
Restauración de flora,
Laguna Madre.
María del Carmen Vázquez 1
tomando en cuenta las necesidades del país en materia de restauración y conservación, acordadas por los
sectores gubernamental, social y académico.
El Consejo Asesor está integrado por los titulares
de la Comisión Nacional para el Conocimiento y
Uso de la Biodiversidad (Conabio), del Instituto Nacional de Ecología (ine), de la Comisión Nacional
Forestal (Conafor), de la Comisión Nacional de Áreas
Naturales Protegidas (Conanp) y por un representante de la Universidad Nacional Autónoma de México, designado por su rector.
Los proyectos financiados tienen que corresponder
con al menos una de las líneas temáticas establecidas
por el Consejo. Éstas son: 1] Restauración de ecosistemas, hábitats o especies que han sido degradados, dañados o destruidos de manera directa o indirecta; 2]
Conservación y protección de los ecosistemas y su biodiversidad, incluyendo su uso sostenible, y 3] Contingencias ambientales, mediante acciones necesarias ante
un riesgo inminente derivado de actividades humanas o de fenómenos naturales, que ponen en peligro
la integridad y el equilibrio de un ecosistema y de la
sociedad.
Se han priorizado: a] las zonas dañadas y aledañas;
b] las áreas naturales protegidas, regiones prioritarias
para la conservación (terrestres, marinas e hidrológicas) y áreas especiales de conservación; c] las especies
incluidas en la NOM-059-SEMARNAT-2001, en el prep y las
mexicanas en cites; d] el reforzamiento de actividades
de protección y conservación de Profepa, Conanp,
Conafor, Conabio e ine, y e] las áreas estatales de protección y las áreas críticas y prioritarias de atención
para la Profepa.
Todas las solicitudes de apoyo se apegan a un procedimiento cuyo propósito es asegurar, en lo posible,
que los proyectos financiados tengan la solidez técnica y académica que permita obtener los resultados
deseados y un impacto benéfico en el ambiente dañado o las poblaciones aledañas. Todas las propuestas,
recibidas mediante convocatorias públicas, son revisadas y evaluadas por el Consejo Asesor y por expertos en el tema de los proyectos, externos a la Conabio.
Los recursos son asignados mediante la firma de un
convenio.
La información de los resultados que aportan los
proyectos que reciben financiamiento por medio del
prca se incorpora al Sistema Nacional de Información
sobre Biodiversidad (snib) y está disponible en línea
en la página de la Conabio para consulta del público
en general.
• 156 •
© Omar Bravo
A la fecha se han apoyado 150 proyectos por más
de 150 millones de pesos; de éstos, 54 incluyen acciones de restauración, 70 de conservación y 26 de atención a contingencias ambientales. Algunos ejemplos
de logros obtenidos con estos apoyos son:
En la Cuenca de Burgos, con la participación de
más de 10 instituciones y organizaciones locales, se
reforestaron al menos 10 600 ha, con rehabilitación
de suelos en 15 000 ha, y además se realizaron obras
para el control de cárcavas, con presas filtrantes, en
una extensión de 30 000 hectáreas.
Se establecieron dos programas de monitoreo: el
primero cubre nueve arrecifes distribuidos en el Caribe mexicano y Golfo de México y el segundo cinco
áreas de manglares en cinco estados de la República.
Ambos programas están formados por redes de especialistas en el tema, con el propósito principal de proveer de información sobre el estado de salud de estos
ecosistemas. Estos programas cuentan con recursos
financieros para seis años.
Asimismo, se está apoyando el monitoreo de la restauración hecha en el arrecife de Espíritu Santo, en
Baja California Sur, por un periodo de siete años.
Para la protección de los arrecifes de coral se financió la elaboración de un manual para procedimientos
ambientales, administrativos y legales para la atención
inmediata de daños provocados por encallamientos.
Además se instalaron boyas en puntos prioritarios de
siete arrecifes del Sistema Arrecifal Veracruzano, para
evitar afectaciones causadas por el buceo deportivo,
la pesca y los encallamientos.
Instalación de boyas para la restauración
del Sistema Arrecifal Veracruzano.
Control de un incendio forestal en Zapotán.
Por otra parte, junto con la Profepa y la Conanp, se
apoyó la integración de más de 40 comités de vigilancia comunitarios en 14 estados de la República en
donde aún se distribuye el jaguar (Panthera onca).
Dentro del esquema de conservación de tierras privadas se ha logrado destinar para la conservación
5 000 hectáreas de bosque mesófilo de montaña por
un periodo de 30 años, en donde habita la chara pinta sinaloense (Cyanocorax dickeyi), especie en peligro
de extinción y endémica de la región de la Sierra Madre Occidental.
También se apoyaron varios proyectos para la elaboración de programas de conservación y manejo de
anp, así como los estudios previos justificativos para
decretar áreas protegidas en Querétaro, Tamaulipas,
Chiapas, Campeche y Chihuahua, entre otros.
En la Reserva de la Biosfera Tehuacán-Cuicatlán
se canalizaron recursos para el monitoreo de poblaciones de la guacamaya verde (Ara militaris) y para
la elaboración de un programa de protección de la
especie.
Dentro de la línea temática para la atención de contingencias ambientales se logró controlar alrededor de
30 incendios en más de 15 áreas naturales protegidas,
gracias a la provisión de recursos para la atención
oportuna e inmediata de estos siniestros.
1
Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad.
• 157 •
Restauración de islas mexicanas
Alfonso Aguirre 1
Cabras ferales
Renuevos de pino
Renuevos de ciprés
12
120
10
100
8
80
6
60
4
40
2
20
0
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
0
Incremento sostenido en el número de renuevos
de pino y de ciprés endémicos de Isla Guadalupe,
luego de la erradicación de las cabras ferales introducidas.
Renuevos de ciprés (miles)
Cabras ferales y renuevos de pino (miles)
Poco conocidas, las islas de México tienen un extraordinario valor como patrimonio natural. Soberanía, recursos naturales y biodiversidad —elementos esenciales
que definen la importancia de un territorio— se intensifican en este caso. Las cerca de 1 000 islas mexicanas son
de los ecosistemas más ricos del mundo y también de los
más frágiles. La principal amenaza para la biodiversidad
y la integridad ecológica de nuestras islas son las especies introducidas. Animales como ratas, gatos, cabras y
borregos han provocado graves impactos negativos. Estos animales depredan las poblaciones nativas, compiten
con ellas o destruyen su hábitat. En las islas mexicanas
hemos perdido 20 especies y subespecies endémicas de
aves y mamíferos, 17 de ellas por las especies invasoras.
Con responsabilidad, México ha atendido el problema y
revertido las tendencias (Aguirre Muñoz y Mendoza Alfaro, 2009). El avance en las erradicaciones en islas
mexicanas destaca en el ámbito mundial. Gracias a un
trabajo perseverante y al uso de técnicas avanzadas, la
salud ambiental de nuestras islas, a contrapelo de tendencias generales, mejora cada día (Aguirre et al., 2008).
Al consolidar esta trayectoria y con el esquema vigente
de colaboración entre gobierno y sociedad civil, el país
tendrá sus islas sin vertebrados invasores para el año
2025, acontecimiento de importancia global.
Tenemos todo tipo de islas: de clima templado, bañadas por las ricas aguas de la corriente de California; las
desérticas, del golfo de California, y las tropicales, del
Pacífico, del Golfo de México y del Caribe. En términos
de soberanía, gracias a sus islas oceánicas México ocupa
el lugar 13 en cuanto a extensión de la Zona Económica
Exclusiva, con una superficie 63% mayor que el territorio continental. Las aguas que circundan las islas mexicanas son ricas en pesca. Hay especies ribereñas de alto
valor —abulón y langosta— y especies de consumo popular, como la sardina y el atún.
En su porción terrestre, las islas mexicanas son ricas
en especies únicas. Por su aislamiento, islas como las Revillagigedo y Guadalupe tienen una elevada proporción
de endemismos. Agregadas, las casi 600 islas del noroeste de México, con 331 grupos endémicos de plantas y
animales, tienen 25% más endemismos por kilómetro
cuadrado que las Galápagos.
Las especies introducidas llegaron a las islas mexicanas durante la Colonia. Más tarde, durante el siglo xix y
como actividad asociada a la cacería de mamíferos marinos, fueron introducidos también cabras y borregos, entre otros animales. Los estragos sobre la vegetación fueron terribles. En Isla Guadalupe, un magnífico bosque
de especies endémicas, a más de 1 000 msnm se colapsó
por causa de las cabras. De 4 000 ha quedaron solo 85.
Las ratas —originarias de Asia— fueron introducidas
desde Europa a las islas del mundo, muchas veces con la
explotación del guano. Los gatos fueron introducidos con
la idea errónea de controlar a los roedores. Ratas y gatos
ferales han causado más de la mitad de las extinciones en
las islas del mundo, que a su vez son cerca de 65% del
total de las extinciones del planeta (Howald et al., 2007).
Durante los años ochenta del siglo pasado comenzó la
erradicación de especies invasoras en las islas mexicanas.
De esfuerzos incipientes, fragmentados y en islas pequeñas, las erradicaciones escalaron en tamaño, cantidad y
calidad. Se pasó a un enfoque programático, con visión
de largo aliento. Un grupo compacto de técnicos y científicos mexicanos se especializó y asimiló tecnologías de
vanguardia. De métodos tradicionales de cacería y trampeo se pasó en la última década al empleo de helicópteros
para la cacería y dispersión de venenos especiales (Samaniego Herrera et al., 2009), a los sistemas de información
geográfica y telemetría, a la colaboración con redes internacionales, al apoyo logístico de la Secretaría de Marina
con barcos e infraestructura. Así, los avances en las erradicaciones y la restauración son extraordinarios.
En el caso de Isla Guadalupe, luego de la erradicación
de 10 000 cabras —una de las mayores del mundo—, la
vegetación nativa se recupera con vigor (Luna Mendoza et
al., 2007). Durante más de un siglo no hubo reclutamiento. Quedaban pocos árboles viejos. A la fecha, el reclutamiento del ciprés endémico de Guadalupe (Cupressus
guadalupensis var. guadalupensis) supera los 150 000 juveniles. Quedaban 110 individuos viejos de la variedad endémica del pino Monterey (Pinus radiata var. binata); ahora contamos con más de 15 000 juveniles, algunos con
conos (véase la gráfica). En la isla Socorro, donde el bo-
• 158 •
nabio, ha probado su eficacia. La capacidad de respuesta
de una organización privada se complementa con el apoyo institucional en cuanto a permisos y soporte logístico.
El desarrollo de proyectos de investigación y formación de
recursos humanos con instituciones académicas nacionales y extranjeras ha sido otro avance. Al continuar con este
acuerdo y lograrse un financiamiento sostenido, resulta
realista plantear que México tendrá todas sus islas en proceso de restauración, libres de la grave amenaza de las
especies introducidas, para el año 2025. Estamos a mitad
del camino. México será el primer país que lo logre.
1
Grupo de Ecología y Conservación de Islas, A.C.
© Javier de la Maza
rrego acabó con la mitad del bosque, la erradicación está
por concluir (Ortiz Alcaraz et al., 2010). Al restaurar ese
hábitat único podremos reintroducir la paloma endémica
de la isla Socorro (Zenaida graysoni), extinta en México y
conservada ex situ en Estados Unidos y Alemania.
Como país, hemos erradicado 48 poblaciones en 30
islas, protegiendo así 147 taxa endémicos —23 mamíferos, 34 reptiles, 21 aves y 69 plantas— y 227 colonias de
aves marinas. El área total restaurada es de 50 743 ha
(Aguirre et al., en prensa). El acuerdo de colaboración alcanzado con una asociación civil al frente de las erradicaciones, con el apoyo de la Secretaría de Marina-Armada de
México, la Semarnat, la Segob, la Conanp, el ine y la Co-
Bobo café (Sula leucogaster), Isla San Pedro Mártir, Golfo de California.
• 159 •
© Gerardo Sánchez
Recuperación de la Laguna Flamingos
Felipe Ramírez,1 Ma. Eugenia Mondragón,2 Édgar Reyes 3
© Miguel Ángel Sicilia
Garceta tricolor (Egretta tricolor).
© Miguel Ángel Sicilia
Loro cabeza amarilla (Amazona oratrix).
© Miguel Ángel Sicilia
Espátula rosada (Ajaia ajaja).
Gavilán pescador (Pandion haliaetus).
Laguna Flamingos es el nombre con el que se conoce
a un grupo de cuatro lagunas que se encuentran en un
área de aproximadamente 1 600 hectáreas, repartidas
en tierras de ranchos ganaderos del estado de Tamaulipas, muy cerca de la desembocadura del río Soto La
Marina, aproximadamente a 240 km al sur de la frontera con Estados Unidos. El nombre que las identifica
se adoptó derivado de la costumbre local de llamar
“flamingos” a las espátulas rosadas que llegan al sitio.
Por su parte, el río Soto La Marina nace en la Sierra
Madre Oriental y a su caudal se suman cuatro afluentes: San Carlos, Purificación, Corona y Pilón. Aunque
su desembocadura se encuentra prácticamente junto
a las mencionadas lagunas, desde la construcción de
las presas La Patria es Primero, Las Adjuntas y Las
Alazanas, en los años setenta, el río ya no se desbordó
y al contenerse tan “eficientemente” sus aguas, la cantidad de líquido que proveía a estos cuerpos lagunares se volvió nula o en el mejor de los casos dramáticamente escasa.
Lo que pasaba con el río y las lagunas es que anteriormente, con las lluvias y los huracanes, el nivel del
agua crecía varios metros; el agua dulce del río se
mezclaba con el agua salada del mar y al desbordarse
inundaba las Flamingos, por eso siempre se encontraban llenas. Con la construcción de las presas, toda esa
agua que se necesita para que el río se eleve por encima de su cauce normal quedó contenida.
Lo maravilloso de las crecidas es que lo que el río
inyectaba a las lagunas cada vez que se desbordaba no
era sólo agua, ¡era vida!, porque junto con el agua
llegaba un incontable número de animales y plantas
arrastrados desde el mar y por la corriente del río:
peces, mariscos, semillas, plantas y todo lo imaginable; aquello era un paraíso.
El proceso por el que las lagunas se secaron por
completo no fue inmediato; pasaron algunos años antes de que se hiciera patente el problema. Tuvieron
que llegar algunas sequías para que todos se percataran de que el agua era cada día más escasa, hasta que
por fin se secaron por completo y junto con ellas desapareció uno de los ecosistemas más ricos que tenía
México en esa región.
No quedaron más que un montón de tierras polvorientas llenas de sal. Un paraíso que se convirtió en
un desierto sin que nadie hiciera nada para evitarlo.
Pero, después de todo, el mundo está lleno de ejemplos como éste, en los que en un dos por tres enormes
ecosistemas han desaparecido por completo ante los
ojos de muchos.
• 160 •
zona, una vez que las lagunas estuvieran recuperadas. Pero, para ello, debía encontrar la manera de,
por un lado, recuperar la inversión inicial que el
proyecto demandaba y, por otro, generar también
los recursos necesarios para su mantenimiento; la
respuesta la dio la pesca. Lo que se persigue con el
plan de Laguna Flamingos, como proyecto de restauración y de conservación artificial, es que, a la
vez que se permite la recuperación de la naturaleza,
se fomenta el crecimiento económico de la zona, con
base en la generación de empleos y la actividad económica derivada directamente de los ecosistemas
rescatados, y eso se está logrando; la laguna mantiene agua constante gracias al sistema de bombeo que,
al igual que lo hacía el desbordamiento del río, inyecta todo tipo de vida acuática, incluidas semillas
de mangle, lo que ha permitido ir rescatando la presencia de esta especie en toda la orilla de la laguna.
Las aves han regresado en su totalidad y se ha recuperado la inversión inicial, producto de la pesca en
la laguna; aún no existen utilidades económicas más
allá del pago de gastos, pero si consideráramos el
valor económico de los bienes y servicios ambientales que la laguna proporciona, estaríamos hablando
de buenas ganancias.
1
Consultor privado.
Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.
3
Consultor privado.
2
© Gerardo Sánchez
Lo que no sucede tan cotidianamente es que alguien piense, diseñe y actúe sobre la manera de remediar semejante desastre y eso, afortunadamente, es lo
que ocurrió en este caso. Una sola persona, Virgilio
Garza Flores, empresario regiomontano y dueño del
rancho ganadero denominado Las Garzas, hoy convertido en Unidad de Manejo para la Conservación de
la Vida Silvestre (uma), colindante con la Laguna Flamingos, logró revertir el proceso de deterioro severo
del sitio, para casi reconvertirlo, poco a poco, en el
paraíso que fue.
Un buen día se le metió la idea de intentarlo. “Fue
en uno de esos momentos en los que la mente piensa
en todo y en nada, recordando cómo durante años
había visto la forma en que las lagunas se llenaban
naturalmente, con el agua entrando por un lado y
saliendo por el otro, cuando me pregunté si no podría hacer lo mismo que la naturaleza hacía. No parecía ser una locura; estaba seguro de que por las características del terreno no sería difícil y que por
gravedad resultaba lógico que el agua corriera hasta
ellas, si se contara con los mecanismos adecuados”.
La idea parecía muy original, pero había que darle
viabilidad en el corto y largo plazos; a Virgilio Garza,
acostumbrado a manejar empresas, este concepto no
le era ajeno.
El hecho de que se tratara de un proyecto de restauración no disminuía que fuese además una posibilidad para fomentar el desarrollo económico de la
Espátulas rosadas en vuelo.
• 161 •
Integración de políticas de conservación,
manejo y restauración
Julia Carabias,1 Enrique Provencio 2
La segunda mitad del siglo xx será recordada como
la de mayor interferencia humana en la naturaleza,
al grado de haber alterado procesos naturales como
los climáticos y haberse registrado una gran pérdida de la diversidad biológica en el planeta.
El avance del conocimiento sobre el estado de
conservación y deterioro de los ecosistemas naturales y su biodiversidad, sobre todo a partir de la década de los setenta, puso en evidencia que las políticas mexicanas de uso de los recursos naturales y
la legislación e instituciones que los administraban
no sólo no estaban atendiendo el problema del deterioro del capital natural, sino que eran, en buena
medida, las que lo propiciaban. La falta de criterios
ambientales en las políticas de desarrollo nacional
provocó la deforestación de millones de hectáreas
de ecosistemas naturales, pérdida de especies, erosión de los suelos, sobreexplotación de acuíferos y
contaminación de cuerpos de agua, y sobreexplotación de poblaciones marinas, entre otros daños a la
naturaleza, algunos irreversibles.
La administración de la protección de los recursos naturales y del fomento de su uso se encontraba dispersa como parte de la responsabili-
dad de distintas instituciones, y el nivel jerárquico
de los temas de conservación era tan bajo en la
administración pública que rara vez se tomaba en
cuenta.
La gestión de las áreas protegidas, desde su creación, estuvo a cargo de cuando menos cuatro instituciones, y durante más de nueve décadas se asoció al sector agropecuario y forestal. El uso de la
vida silvestre se regulaba atendiendo los criterios
de la cacería. Las actividades forestales y pesqueras
tenían como propósito central incrementar los volúmenes de extracción de los productos, sin importar las tasas de renovación. Con diferentes denominaciones y estructuras orgánicas, el manejo
del agua estuvo subordinado a la producción agrícola de riego. El ambiental, simplemente, no era
tema en la política de desarrollo nacional, y en el
mejor de los casos se consideraba sólo desde la
perspectiva del aprovechamiento de algunos recursos naturales renovables.
A mediados de la década de los noventa, en un
contexto internacional favorable hacia los temas del
desarrollo sustentable, gracias a los resultados de la
Cumbre de Medio Ambiente y Desarrollo de 1992, y
ante las contundentes evidencias del deterioro ambiental, se
reconoció la necesidad de integrar en una sola institución las
políticas de protección y uso de
los recursos naturales para garantizar que su aprovechamiento ocurriera de acuerdo con
criterios de sustentabilidad ambiental. Fue así como en diciembre de 1994 se creó la Secretaría de Medio Ambiente,
Recursos Naturales y Pesca,
con el propósito central de alcanzar la convergencia entre
políticas antes dispersas y generalmente contradictorias; en
efecto, la Semarnap conjuntó
en una sola institución federal
la regulación y administración
ambiental, forestal, pesquera e
hidráulica, junto con las acciones de inspección y vigilancia.
Previamente, en 1992, se había
creado la Comisión Nacional
para el Conocimiento y Uso de
• 162 •
la Biodiversidad, que junto con otros organismos de
investigación e información se articularon a la nueva Secretaría. Más adelante, a fines del año 2000, se
reubicó la pesca en el sector agropecuario, con lo
que esa Secretaría pasó a ser la de Medio Ambiente
y Recursos Naturales.
Este proceso de reorganización administrativa
de las políticas públicas de uso, conservación y
manejo de los recursos naturales a partir de fines
de 1994 ha ido facilitando la incorporación de
una visión de sustentabilidad en los programas
de cada sector. Se elaboraron estrategias conjuntas, las cuales derivaron
en nuevos programas e
instrumentos que competen a diversos sectores
y que atienden problemas que sólo se pueden
resolver con una visión
que integra las distintas
perspectivas.
De esta manera, durante los últimos tres lustros
se fueron elaborando, ejecutando y consolidando
desde el gobierno federal,
y con la concurrencia de
los distintos niveles de la
administración pública y
de la sociedad organizada,
los programas de áreas
naturales protegidas, los
de conservación y manejo
de la vida silvestre, ecoturismo, fomento forestal
y otros, algunos de cuyos
logros están ejemplificados en este libro.
Algunas políticas innovadoras, por ejemplo las
de servicios ambientales, han trascendido límites
temáticos o sectoriales enfocándose en beneficios
económicos, productivos y sociales tanto en aspectos forestales e hídricos como de biodiversidad, cambio climático y suelos. En otros casos,
desde una perspectiva territorial, diversas iniciativas han incorporado instrumentos aislados en
la búsqueda de objetivos ecosistémicos y de desarrollo sustentable, de donde han surgido programas regionales que facilitan la integración de las
políticas.
Las necesidades de integración de políticas han
ido aumentando en importancia y escala, como lo
ejemplifica el Programa Especial de Cambio Climático (pecc), que rebasa el ámbito ambiental para
incorporar las dimensiones sociales y económicas
del desarrollo. Dentro del pecc existen muchos
componentes a los que se ha llamado coloquial-
mente “la agenda verde” y que abordan la vinculación de los ecosistemas naturales con el cambio
climático.
La existencia de un organismo público que agrupe temas antes dispersos no resuelve por sí misma
la integración de políticas, pero la facilita mediante muchas decisiones que serían más complejas en
las condiciones previas de fragmentación administrativa de la gestión ambiental y de los recursos
naturales.
La decisión original de conjuntar programas e instrumentos propició también que se elevara la prioridad política de los asuntos
ambientales y se les diera
mayor presencia ante la
sociedad. Al mismo tiempo, se han ido superando
inconsistencias en el tratamiento de procesos comunes a los recursos naturales y a los ecosistemas
que se abordaban de forma aislada, lo cual ha permitido enfocar mejor la
investigación y la información, y aprovechar de
forma más ordenada los
presupuestos, entre otros
beneficios.
Los ejemplos mencionados son una expresión
de políticas públicas que
pueden explicarse gracias
a las sinergias interinstitucionales. La integración
de políticas supone la coordinación entre áreas de gobierno y de éstas con
la sociedad, así como la convergencia de estrategias sectoriales en objetivos comunes, además de
la concurrencia de los órdenes de gobierno. Se
trata de un proceso permanente, sobre todo porque las estructuras administrativas sectorizadas
generan por sí mismas fuerzas de disgregación y
divergencia.
• 163 •
1
Facultad de Ciencias, unam.
Facultad de Economía, unam.
2
Inteligencia para la conservación y el uso sustentable
del patrimonio natural de México José Sarukhán,1 Rodolfo Dirzo 2
organismo como la Conabio haría esto posible), y
c] finalmente, el hecho de la privilegiada diversidad
biológica del país, que, a la vez, enfrenta serias amenazas por el impacto antropogénico.
En 1992, el gobierno mexicano convocó una reunión internacional con los personajes más notables
del mundo sobre el tema de la diversidad biológica,
con el propósito de discutir la problemática internacional y nacional del conocimiento y la conservación
de la biodiversidad y, como resultado de la reunión,
recibir una propuesta en torno a la creación de un organismo público encargado del tema (Sarukhán y Dirzo, 1992). Su nombre reflejaba algunos elementos de
su misión: Comisión nacional (en tanto que sería un
organismo público federal); las palabras conocimiento y
uso implicaban no sólo conservación sino utilización
sustentable de la biodiversidad, basada en el mejor conocimiento científico disponible. Esto implicaba el
convencimiento de que, tanto para usar racionalmente como para conservar la biodiversidad, se tenía que
incorporar a los dueños de los espacios donde dicha
diversidad biológica se presentaba como actores directos del uso sustentable y de la conservación.
La Conabio está constituida por una Comisión Intersecretarial de 10 secretarías de Estado, presidida
© Miguel Ángel Sicilia
La afortunada decisión del gobierno mexicano de
presentar una iniciativa que demostrase el compromiso de nuestro país con la conservación de su biodiversidad en la Cumbre de la Tierra —en Río de Janeiro, en junio de 1992— fue un evento en verdad
feliz para México. La iniciativa fue la creación —en
febrero de ese mismo año— de la Comisión Nacional
para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), un organismo gubernamental, público, de
índole intersecretarial.
Varios elementos convencieron al gobierno mexicano de la bondad de esta iniciativa: a] una antigua
tradición nacional de conocimiento de su biota, unida a que, desde el siglo xix, se habían realizado esfuerzos por sistematizar ese conocimiento en el seno
de varias instituciones públicas que se transformaron en las primeras décadas del siguiente siglo en
instituciones con mucha mayor estabilidad y con misiones institucionales para acumular el conocimiento de la flora y fauna mexicanas. Hacia la segunda
mitad del siglo xx estas instituciones se habían multiplicado en muchas entidades de la República; b] el
hecho de que todo el conocimiento acerca de la biodiversidad de México se había logrado en instituciones públicas, pero no era accesible a la sociedad (un
Edificio de la Conabio, ciudad de México.
• 164 •
por el presidente de la República y cuyo
secretario técnico es el titular de Medio
Ambiente y Recursos Naturales. A su vez,
funciona apoyada por un fideicomiso
que recibe los fondos, tanto públicos
como privados (por ejemplo, de organizaciones internacionales), y que está ubicado en Nacional Financiera, institución
que vigila, junto con un Comité Técnico
del Fideicomiso, la operación financiera
de la Comisión.
El hecho de que el doctor Jorge Soberón Mainero haya actuado como secretario ejecutivo de la Conabio durante
los primeros 14 años de su funcionamiento fue muy afortunado y determinó
su derrotero, y en gran medida el grado
de éxito y reconocimiento internacional
alcanzado hasta la fecha.
Un elemento central de la misión de
la Conabio ha sido “traducir” el conocimiento científico básico en información
útil para la toma de decisiones en el manejo y la conservación del patrimonio
natural del país. Numerosos aspectos de
la conservación y el manejo de la diversidad biológica mexicana se han apoyado en información integrada y analizada por la Conabio, desde la identificación de las áreas críticas para la
conservación, o la propuesta de criterios para la introducción de organismos genéticamente modificados
que poseen familiares silvestres en el país, hasta la
mejoría en la capacidad de combate de incendios forestales. Otro principio de operación de la Conabio es
hacer accesible a todos los miembros de la sociedad el
conocimiento obtenido por medio de su página (www.
biodiversidad.gob.mx), y la publicación de numerosas
obras de popularización, así como de varios especialistas en relación con la diversidad biológica y cultural del país.
La Conabio se convirtió desde el comienzo en un
puente entre la academia y el sector gubernamental,
propiciando un clima de confianza y de trabajo conjunto. Su capacidad de convocatoria con la comunidad científica ha resultado en una muy amplia participación de la misma en el desarrollo de su trabajo y
en una confianza amplia de esa comunidad en relación con las opiniones e informaciones generadas por
la Comisión.
La Conabio adquiere datos sobre biodiversidad mediante varios mecanismos, entre los que destacan proyectos de investigación realizados por instituciones
académicas y apoyados con el presupuesto de la Comisión. A 18 años de su fundación, La Conabio es un
referente nacional en temas de la diversidad biológica
mexicana y ha alcanzado un claro reconocimiento in-
ternacional en este campo. La prestigiosa revista científica Nature refirió: “…la Comisión Nacional para el
Conocimiento y Uso de la Biodiversidad es un brillante ejemplo de lo mucho que se puede lograr con un
modesto presupuesto; ha construido lo que muchos
científicos occidentales consideran uno de los sistemas más poderosos de manejo de la biodiversidad
existentes” (Campbell, 1998). También se hace referencia a su influencia mundial: “…la buena noticia es
que el concepto desarrollado por la Conabio está, en
efecto, reproducido a escala global por medio del Global Biodiversity Information Facility (gbif), de la ocde”
(Edwards, 2004).
La génesis, el desarrollo y la nueva fase de consolidación y diversificación de la Conabio representan
un logro de lo más prominente en cuanto a acciones
de conservación biológica en México. A su vez, los
resultados de diversas actividades promovidas o apoyadas por la Conabio representan, per se, logros destacados adicionales. Muchos de ellos se reseñan en
este libro y están disponibles en la página web de la
Comisión, por lo que no es necesario discutirlos aquí
en detalle.
1
Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad.
2
Universidad de Stanford, EUA.
• 165 •
Instituto Nacional de Ecología: la ciencia como base de las
políticas para la conservación
Adrián Fernández, Edward M. Peters 1
Entre las historias de éxito que han contribuido de manera significativa a la conservación de la biodiversidad y
los ecosistemas en México se encuentra la creación, evolución y consolidación del Instituto Nacional de Ecología (ine). El ine fue creado en el seno de la Secretaría de
Desarrollo Social (Sedesol) en 1992 y ha experimentado
dos procesos de reorganización, uno a principios de
1995 y el otro en el año 2000.
A partir de 1995, el ine se incorporó a la recién creada
Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y
Pesca (Semarnap) como un organismo desconcentrado.
La etapa de 1995 a 2000 fue especialmente prolífica para
el ine en materia de conservación de la vida silvestre y las
áreas naturales protegidas.
En el sexenio 2000-2006, la administración federal
llevó a cabo una reorganización profunda del conjunto
de la Semarnap, y el ine se centró en la generación de
conocimiento e información, la coordinación de investigación aplicada para la toma de decisiones y el diseño
de políticas ambientales, y el fortalecimiento de capacidades.
La misión actual del ine es la de generar, integrar y
difundir conocimiento e información por medio de investigación científica aplicada y el fortalecimiento de
capacidades, para apoyar la formulación de la política
ambiental y la toma de decisiones que promuevan el desarrollo sustentable.
Su trabajo ha contribuido a posicionar la ciencia y la
información factual y objetiva como principales elementos que respaldan lo anterior. Esto resulta cada vez más
común por el hecho de que los análisis del Instituto son
interdisciplinarios e incorporan las dimensiones social y
económica de las opciones de política, además de la puramente ambiental.
Las áreas de investigación del ine más relevantes para
la conservación, el manejo y la restauración de los ecosistemas y la biodiversidad son: aspectos técnicos y desarrollo de metodologías para la planeación territorial; monitoreo y estudio de especies prioritarias y en peligro de
extinción (e.g. cóndor de California, vaquita marina); estudios en cuencas hidrológicas prioritarias; estudios de
ordenamiento ecológico, conservación y restauración de
ecosistemas marinos y terrestres prioritarios (e.g. Islas
Marías, Isla Guadalupe, Delta del Río Colorado, Selva
Lacandona, Golfo de California); investigación para la
conservación de suelos, ríos y humedales; estudios de
campo y de laboratorio para detección de organismos
genéticamente modificados; investigaciones sobre especies invasoras; impactos del cambio climático sobre los
ecosistemas y su biodiversidad.
Por otro lado, es importante destacar la responsabilidad técnica que el Instituto tiene para la conformación
de la información biológica que da sustento a la lista
mexicana de especies amenazadas, la Norma Oficial
Mexicana 059.
En materia de mamíferos marinos, el ine es la referencia, dentro del gobierno federal, en materia de investigación y conservación de este importante grupo de organismos; además, el Instituto representa a México ante la
Comisión Ballenera Internacional.
Mención especial merece el desarrollo de instrumentos económicos para la protección ambiental, área en la
que el ine ha sido pionero y líder en nuestro país. Basta
citar el desarrollo de los esquemas de pago por servicios
ambientales para evitar la deforestación y el desarrollo de
esquemas novedosos para el desacoplamiento y eventual
eliminación de subsidios perversos, como el de la electricidad para el bombeo de agua en el sector agrícola.
El Instituto ha contribuido de forma significativa a la
creación de capacidades y el fortalecimiento de grupos
de investigación en instituciones de educación superior
de todo el país. Ha financiado varios cientos de proyectos de investigación durante la última década, con lo que
además de multiplicar los esfuerzos de la investigación
aplicada se han establecido puentes de diálogo bilateral,
que permiten que el gobierno federal conozca y apoye
las capacidades institucionales y de recursos humanos
para la investigación ambiental, a la vez que los investigadores se acercan y conocen la agenda de prioridades
identificadas por la política pública.
Una de las características más notables que definen el
trabajo del ine hoy día es la colaboración permanente
con instituciones gubernamentales y no gubernamentales. Destaca en especial el estrecho trabajo con la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), la Comisión Nacional de Áreas
Naturales Protegidas (Conanp) y con las principales universidades públicas y privadas del país.
Finalmente, durante los últimos 15 años el ine ha
contribuido a la diseminación de información y de estudios científicos propios y otros elaborados en conjunto
con instituciones académicas y de investigación. Ha publicado una gran cantidad de artículos de divulgación
arbitrados y numerosos libros sobre conservación y restauración de especies y ecosistemas. La información detallada sobre las actividades del Instituto Nacional de
Ecología, su personal y sus publicaciones puede encontrarse en el sitio <www.ine.gob.mx>.
• 166 •
1
Ambos autores, Instituto Nacional de Ecología, Semarnat.
• 167 •
Págs. 168-169 →
Tapir en el río Tzendales. Reserva de la Biosfera Montes Azules, Chiapas.
© Javier de la Maza
Aplicación de la legislación
relativa a los recursos naturales
A pesar de que estamos lejos de poder afirmar que se
haya terminado la tala ilegal, el tráfico de vida silvestre,
los cambios de uso de suelo y los desarrollos de infraestructura sin autorización, la ocupación de la zona federal
marítimo-terrestre sin concesión y de que se haya logrado la recuperación de las poblaciones de todas las especies en peligro de extinción, debemos reconocer que se
ha avanzado de forma acertada y con pasos firmes en la
aplicación de la ley en materia de recursos naturales, lo
que ha favorecido un cambio positivo de actitud y la aceptación de la población en general para cumplir con la normativa y salvaguardar el ambiente.
Los instrumentos legales ambientales surgieron en
México de manera desintegrada y al amparo de distintas
instituciones con objetivos diferentes. En 1992 se creó la
Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) con el propósito de vigilar, inspeccionar y verificar el
cumplimiento de la ley, así como de imponer los correctivos y las sanciones aplicables a las violaciones de la misma. Acontecimientos ocurridos en esa época (por ejemplo, las explosiones en el drenaje de Guadalajara) y los
compromisos internacionales y nacionales signados por
México (como el Tratado de Libre Comercio de América
del Norte) impulsaron auditorías ambientales e inspecciones industriales.
Las historias de éxito en la aplicación de la ley respecto a los recursos naturales se fueron construyendo de
forma paralela al establecimiento del marco normativo
actual. El desarrollo del país continuó lentamente, sin
que todos los sectores entendieran que tal desarrollo no
era posible sin el pleno respeto al ambiente. Los instrumentos jurídicos creados para tal efecto se tomaron como
un trámite más a cumplir. Los recursos naturales siguieron deteriorándose, el crecimiento fue desordenado y la
postura de los inversionistas se dirigió más bien a evitar
la normativa que a aplicar la ley.
Poco a poco, en especial en los últimos años, la Profepa avanzó en la defensa de sus actos de autoridad, con la
convicción de que tienen lugar conforme a derecho y de
que su constitucionalidad y legalidad pueden resistir el
más exigente escrutinio. Con este enfoque, en materia de
impacto ambiental en zonas federales se han ejecutado
programas dirigidos, por ejemplo, a verificar que los desarrollos turísticos costeros y carreteros cuenten con autorización, que respeten los términos y requisitos estipulados, así como los criterios ecológicos señalados en los
ordenamientos ecológicos. La aplicación de la ley se manifiesta en clausuras, sanciones, multas, medidas de restauración e incluso en acciones sin precedente como
demoliciones, desalojos, denuncias contra juzgados de
Patricio Patrón, Javier Enrique Sosa 1
distrito así como recomendaciones emitidas a las autoridades normativas.
En materia forestal, el mayor porcentaje de las causas
de deforestación son el cambio de uso de suelo (82%) y
la tala ilegal (8%). En el ámbito nacional, la pérdida promedio, considerando sólo la categoría Bosque templado,
ha disminuido de forma importante, de 279 000 hectáreas anuales entre 1976 y 1993 (Semarnat, 2006) a
155 000 en 2005-2010 (Conafor-inegi, 2009). Aunque
es difícil identificar de forma precisa el factor al que se
debe este decremento, es indudable que la aplicación de
la ley tiene una relación directa. Según el Fondo Mundial
para la Naturaleza, el Fondo para la Conservación de la
Mariposa Monarca y el Instituto de Geografía de la Universidad Nacional Autónoma de México, la tala ilegal en
la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca ha disminuido en 97% comparando los periodos 2008-2009 y 20092010 (53.71 y 1.56 hectáreas de bosque perdidas, respectivamente) (wwf, 2010). Las estrategias empleadas
en el combate a la tala clandestina, basadas en líneas de
acción puntuales como el monitoreo aéreo, la investigación e inteligencia, la táctica operativa actualmente utilizada (incluye toda la cadena clandestina) y la coordinación interinstitucional, han contribuido a este logro.
En materia de vida silvestre y recursos marinos se han
visto resultados importantes no sólo en acciones de prevención sino de persecución de delitos, como las operaciones realizadas contra el tráfico ilícito en algunos de
los principales centros de venta ilegal en México. Se puso
a disposición del Ministerio Público federal a algunos de
los principales presuntos traficantes de vida silvestre y
poseedores ilegales de ejemplares que durante muchos
años gozaron de impunidad. El nuevo enfoque de investigación e inteligencia que se aplica para combatir el tráfico de flora y fauna silvestres como un problema de delincuencia organizada ha permitido reducir, al atender
• 170 •
Inspección de la procedencia legal de productos.
varios de los eslabones de la cadena delictiva, los volúmenes de tráfico ilegal de especies silvestres.
Se han establecido programas específicos de aplicación de la ley para proteger especies en peligro de extinción, coadyuvar con diversas instancias en la vigilancia de la pesca responsable, atender contingencias
ambientales y verificar las liberaciones de organismos
genéticamente modificados. Como muestra, la protección de las especies de tortugas marinas se realiza desde hace unos 50 años con acciones que incluyen la vigilancia de playas de anidación, el respeto de la veda
total desde 1990 y el uso adecuado de dispositivos excluidores para evitar la captura incidental desde 1996.
Ningún país cuenta con un programa de protección tan
completo y que cubra todas las etapas de vida, desde el
huevo hasta los adultos durante la anidación, y el riesgo de captura incidental por pesquerías. Sin duda, la
Profepa ha tenido un papel preponderante en estas actividades que han repercutido en la recuperación de las
poblaciones.
En los últimos años, la planeación y ejecución de operaciones de inspección y vigilancia se realiza con el apoyo de tecnologías de vanguardia (sistemas de información, percepción remota, monitoreo satelital y aéreo),
aplicando técnicas de investigación e inteligencia en colaboración con otras instancias del gobierno federal y
con el apoyo de las fuerzas públicas estatales y municipales. El fortalecimiento y la generación de capacidades
técnicas en recursos humanos ayudarán para que en los
próximos años el país cuente con una instancia de procuración de justicia ambiental más sólida.
No hay que perder de vista que los instrumentos legales de conservación, aprovechamiento, manejo y restauración de los recursos naturales fueron propuestos,
diseñados e instaurados como respuesta a la falta de
cumplimiento de la ley. Es decir, las historias de éxito
que hoy existen en materia de recursos naturales se deben, en parte, a los esquemas para la aplicación de la ley
puestos en práctica.
Inspección de pesca incidental.
Aseguramiento de madera.
1
Ambos autores, Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, Semarnat.
Traslado de un decomiso de psitácidos a centros de rehabilitación.
Actuación en hoteles que violan la normatividad.
Decomiso de fauna silvestre.
• 171 •
Financiamiento
para la conservación
Lorenzo J. de Rosenzweig P. 1
Capitalización acumulada
Recursos ejercidos acumulados
80
60
40
20
Recursos obtenidos y ejercidos por el fmcn.
2007
2006
2005
2004
2003
2002
2001
2000
1999
1998
1997
1996
1995
0
1994
Millones de dólares
100
• 172 •
2009
120
Los recursos financieros iniciales para la constitución
del Fondo fueron aportados por los gobiernos de México
y Estados Unidos, y se han incrementado con recursos federales, de agencias bilaterales y multilaterales, de gobiernos estatales y de fundaciones privadas. Estos fondos se
canalizan a organizaciones de la sociedad civil incluyendo
grupos comunitarios. Aunque originalmente el fmcn fue
concebido como una institución para administrar fondos
patrimoniales y asignar los intereses a proyectos de conservación, también ha logrado captar y distribuir recursos
económicos de aplicación inmediata (extinguibles).
Durante sus primeros 16 años, el fmcn ha acumulado
una amplia experiencia en financiamiento y supervisión
de proyectos de conservación en México. Cuenta con
una estructura flexible y transparente para la toma de
decisiones, así como con estrictos controles financieros
que le permiten identificar y apoyar a organizaciones locales para implementar proyectos que logren resultados
positivos para la conservación. En consecuencia, el Fondo puede garantizar a las instituciones donantes que sus
aportaciones serán canalizadas a proyectos que contribuyen a la conservación de los recursos naturales de México de una manera efectiva, transparente y equitativa.
El fmcn no ejecuta proyectos en forma directa; financia y brinda apoyo técnico a socios que tienen un conocimiento y una comprensión más profunda de los desafíos locales. La asignación de recursos a organizaciones
ejecutoras se hace con base en méritos técnicos y estratégicos. Además, también realiza esfuerzos para fortalecer
las capacidades locales y así consolidar organizaciones
efectivas y con permanencia.
A la fecha, el fmcn ha desembolsado 565 millones de
pesos para 795 proyectos en campo y capacitado y fortalecido a 200 organizaciones conservacionistas mexicanas.
Ha alcanzado un patrimonio cercano a 1 300
millones de pesos y ha incubado tres programas que se han convertido en organizaciones
independientes que operan con éxito (Fondo
para la Comunicación y Educación Ambiental,
A.C., Centro de Negocios Sustentables, A.C.,
y Fondo para el Sistema Arrecifal Mesoamericano). También ha integrado 10 fondos especializados, dotados con recursos etiquetados
para atender temas y zonas prioritarias.
El fmcn ha contribuido a la conservación
de nuestros recursos naturales con logros concretos como:
• El Fondo para Áreas Naturales Protegidas (fanp), establecido en 1997 con los recursos provenientes del Fondo Mundial para
2008
Antes de los años noventa, los recursos financieros, públicos y privados para proyectos de conservación de la
naturaleza en nuestro país eran escasos o prácticamente
inexistentes, lo que dificultó la atención temprana y
oportuna de los problemas relacionados con la pérdida
de los ecosistemas naturales y su biodiversidad.
Sin embargo, a partir de la Cumbre de Río y durante
las últimas dos décadas hemos presenciado importantes cambios a favor de la conservación en México que
han implicado el diseño y la implementación de diversos instrumentos, entre ellos los financieros. La creación y puesta en marcha del Fondo Mexicano para la
Conservación de la Naturaleza, A.C. (fmcn), como el
primer fondo ambiental nacional en Latinoamérica y el
Caribe, es un ejemplo de ello. El Fondo tiene como objetivo central financiar y fortalecer actividades estratégicas de conservación del capital natural de México, lo
cual se logra por medio de la creación de alianzas público-privadas y redes de aprendizaje y colaboración, y
el desarrollo y financiamiento de fórmulas y proyectos
innovadores para la conservación y el uso sustentable
de nuestros recursos naturales. Como institución privada, el Fondo brinda permanencia y presencia institucional entre ciclos de gobierno y ofrece continuidad a
las buenas ideas, propuestas y esfuerzos impulsados
tanto por la sociedad como por las autoridades gubernamentales.
El fmcn fue creado legalmente en enero de 1994 como
una asociación civil sin fines de lucro. Su misión es financiar y fortalecer esfuerzos para la conservación y el
uso sustentable de la biodiversidad en México, y su visión, para 2030, es que haya contribuido a que se revierta el deterioro de los ecosistemas del país y a que la sociedad valore su extraordinaria biodiversidad.
© Lorenzo J. de Rosenzweig
Trabajo de registro de datos en tortugas.
el Medio Ambiente que, mediante un acuerdo con el gobierno mexicano, fueron transferidos al fmcn. Este Fondo trabaja estrechamente vinculado con la Comisión
Nacional de Áreas Naturales Protegidas. Con este programa, el fmcn ha logrado establecer su reputación como
líder internacional en el manejo de fondos patrimoniales
para la conservación.
• El Programa de Manejo del Fuego y Restauración
de Áreas Afectadas, iniciado en 1998 con recursos que
el gobierno mexicano acordó con el gobierno de Estados Unidos, ha logrado, con la creación de brigadas comunitarias, impulsar la participación local en el manejo
del fuego y contribuir a una mejor atención de los incendios forestales, apoyando a la Conabio en el establecimiento del sistema de monitoreo de incendios mediante la detección temprana de puntos de calor. Este
esfuerzo ha concretado la incorporación de información
científica a las tareas de manejo del fuego y ha desempeñado un importante papel en la promoción de las políticas públicas pertinentes y en la integración de una
Comunidad de Aprendizaje que estimula el intercambio
de experiencias entre los practicantes del tema en el país
y los del extranjero.
• El Proyecto Cuencas y Ciudades, iniciado en 2001
con recursos provenientes de la Fundación William y
Flora Hewlett en tres ciudades y sus cuencas asociadas,
es un claro ejemplo de innovación para la conservación que ha crecido impulsado por sus buenos resultados. El proyecto aborda los problemas de agua en el
país, partiendo de una visión de gestión del agua a es-
cala de cuenca e integrándolas con las ciudades a las
que abastecen. Gracias a los resultados del proyecto, la
Fundación Gonzalo Río Arronte, I.A.P., financió una
segunda y tercera fases del proyecto, extendiéndolo a
10 ciudades.
• El diseño e incorporación en 1999 a la Red de Fondos Ambientales de Latinoamérica y el Caribe (RedLAC),
en sociedad y coordinación con otros 20 fondos ambientales nacionales; la RedLAC se ha convertido en un referente internacional de trabajo en red para la capacitación
y el fortalecimiento institucional de organizaciones de
financiamiento para la conservación.
Un reto importante para el fmcn es consolidar la operación de programas y proyectos existentes y procurar
recursos extinguibles y patrimoniales por un monto adicional de cerca de 300 millones de pesos en el curso de
los siguientes cinco años.
Asimismo, deberá fortalecer su papel como agente de
cambio en materia de capacitación, involucramiento y
coordinación de organizaciones de la sociedad civil, conservación a escala regional y creación de alianzas estratégicas con los sectores gobierno, social y empresarial.
Para el futuro, el fmcn tiene como reto abordar nuevas líneas y temas como el pago por servicios ambientales, la adaptación al cambio climático, la reducción de
emisiones por degradación y deforestación (redd+) y el
desarrollo de liderazgo y comunicación estratégica para
la conservación.
• 173 •
1
Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza, A.C.
El Fondo para Áreas Naturales Protegidas,
modelo de asociación pública y privada
Después de la consulta, en la que participaron aproximadamente 80 personas y organizaciones con experiencia en manejo de anp, el Consejo recomendó la creación
del fondo e identificó la necesidad de transferir los recursos remanentes a una organización privada para asegurar la eficiencia en el desembolso de los fondos y su
continuidad a lo largo de diferentes administraciones
públicas. Los intereses generados por este patrimonio
asegurarían el apoyo económico y la planeación a largo
plazo de las anp.
El Consejo, después de analizar diferentes posibilidades, recomendó que fuera el Fondo Mexicano para la
Conservación de la Naturaleza la organización receptora
del donativo remanente del gef y en su seno se constituyera el Fondo para Áreas Naturales Protegidas.
El gm y el fmcn trabajaron en los arreglos institucionales del proyecto y el fanp quedó constituido en 1997.
En sus primeros 10 años de operación, el fmcn canalizó
los intereses anuales del fanp a las anp mediante organizaciones de la sociedad civil (osc) que estuvieron a cargo
de la contabilidad y de la contratación del personal de
acuerdo con Programas Anuales Operativos (pao) diseñados por el personal de la Conanp responsable de las
anp. Para su aprobación, los pao deben ser elaborados
Fotografías © Javier de la Maza
El Fondo para Áreas Naturales Protegidas (fanp), establecido en 1997, ha sido un mecanismo financiero público-privado clave para el fortalecimiento de las anp federales prioritarias de México y es considerado hoy un
referente mundial.
A principios de 1990, el gobierno mexicano (gm) y el
Banco Mundial (bm) exploraron mecanismos para alcanzar los objetivos de conservación en las anp. En 1992, el
Fondo Mundial para el Medio Ambiente (gef), por medio
del bm, donó 25 millones de dólares al gm para asegurar la
conservación de 10 anp en México. El inicio del proyecto
tuvo múltiples obstáculos administrativos y los primeros
recursos se liberaron en 1994. En 1996, ante la inminente cancelación del donativo por parte del bm, por tener un
saldo no ejercido de más de 16 millones de dólares, éste y
la Semarnap decidieron analizar el programa para atender
las dificultades administrativas que presentaba.
Por iniciativa de la Unidad Coordinadora de Áreas
Naturales Protegidas (responsable en ese año de las anp),
y en el seno del Consejo Nacional de Áreas Naturales
Protegidas (Conap), creada por la Semarnap, se realizó
una exhaustiva consulta para analizar la pertinencia de
negociar con el bm la creación de un fondo patrimonial
para las anp con el recurso remanente del donativo.
Renée González,
Andrew Rhodes,
Ana Laura Barillas 1
Reserva de la Biosfera El Pinacate, Sonora.
• 174 •
con la participación de los Consejos Asesores (ca) de las anp, los cuales están conformados por representantes de los diversos actores locales involucrados en cada
área. En 2008, la Conanp absorbió el personal contratado con los recursos del fanp.
Esto liberó recursos que a partir de 2009
son asignados por medio de una convocatoria y de evaluadores independientes a
los mejores proyectos propuestos por las
osc que trabajan en las prioridades determinadas por la Conanp en las anp.
Mientras que la Conanp se asegura de
que los recursos sean invertidos en las
prioridades de cada anp, el fmcn se encarga del manejo financiero, la canalización
de los recursos, su correcta aplicación y la
procuración de fondos adicionales. El fanp
es supervisado por el Comité Técnico del
Fondo para Áreas Naturales Protegidas
(ctfanp), conformado por siete miembros
representantes de diferentes sectores de la
sociedad, los cuales son nombrados por el
Consejo y ratificados por el Consejo Directivo del fmcn.
En 1998, el gef evaluó la aplicación de
algunos fondos ambientales en otros países
y recomendó al fmcn y al fanp como modelos a seguir. Los recursos patrimoniales
abordan la necesidad de proporcionar el
apoyo básico para la operación de las anp a
largo plazo. Trabajan en sinergia con los
fondos tradicionales del gm y de otros donantes, además de atraer recursos adicionales. La continuidad en el tiempo permite a
las áreas protegidas planear y desarrollar
esquemas de manejo para su conservación.
Área de Protección de Flora y Fauna Cuatrociénegas, Coahuila.
Estos resultados permitieron al gm y al
fmcn gestionar en 2000 un segundo donativo del gef
• participación social para asegurar la transparencia
por 22.5 millones de dólares patrimoniales para apoyar
en la toma de decisiones: la participación de los sectores
a 12 anp adicionales, el cual fue aprobado con la condiinvolucrados en el ámbito local (ca), del programa
ción de obtener contrapartidas.
(ctfanp) y el nacional (Conap);
A 12 años de su establecimiento, el patrimonio del
• responsabilidad en la administración y el impacto
fanp ha crecido de 16.48 a 75.69 millones de dólares,
en campo: auditorías en las finanzas y monitoreo en el
superando la meta de las contrapartidas requeridas. En
campo para asegurar el uso efectivo y estratégico de los
1998, los intereses del fanp apoyaban a 10 anp; hoy firecursos, y
nancian a 23 que representan alrededor de 30% del área
• evolución: el fanp se reinventa ante las situaciones
total decretada como protegida en el ámbito federal. El
de cambio.
capital del fanp se ha cuadruplicado y los intereses anuaSi bien el fanp desempeñó un papel importante en el
les han permitido canalizar aproximadamente 25 millonacimiento y crecimiento de la Conanp, hoy aborda el
nes de dólares, lo cual ha superado el monto del capital
reto de fortalecer a las osc en apoyo a las anp de México.
original, que aún se mantiene.
Esto complementa la labor de la Conanp, que ha mostraLos siguientes elementos contribuyeron al éxito de
do un crecimiento notable.
este mecanismo público-privado:
1
• arreglos institucionales claros: las responsabilidades
Adscritos al Fondo Mexicano para la Conservación de
la Naturaleza.
de la Conanp y el fmcn están claramente establecidas;
• 175 •
Iglesias,1 Erika R. Martínez,1 Sergio
Pago de servicios ambientales Leonel
Graf,1 Carlos Muñoz,2 Jesús Gutiérrez,1
para conservar la biodiversidad
Francisco Flores,1 Paola Bauche 1
La pérdida o degradación de los ecosistemas forestales mexicanos debida al cambio de uso de suelo forestal hacia el agrícola, ganadero u otros, afecta, entre
otras cosas, la provisión de servicios ambientales, entre ellos el mantenimiento y la protección de la biodiversidad.
En el año 2003, el gobierno de México creó el Programa de Servicios Ambientales Hidrológicos (psah),
financiado con recursos provenientes de las cuotas
del agua cobradas al amparo de la Ley Federal de Derechos, para efectuar pagos dirigidos a la preservación
de bosques y selvas asociados con el abastecimiento
de agua. En 2004 se agregó el Programa para el Desarrollo de los Mercados de Servicios Ambientales de
Captura de Carbono y los Derivados de la Biodiversidad y para Fomentar el Establecimiento y Mejoramiento de los Sistemas Agroforestales (psa-Cabsa).
Ambos programas fueron diseñados con el fin de
reconocer los servicios ambientales que prestan los
ecosistemas forestales, y que normalmente no se retribuyen, como calidad del agua, regulación del clima, prevención de deslaves, formación de suelos,
mantenimiento de la biodiversidad, secuestro de
carbono, belleza escénica, entre otros. De esta forma
se destinan incentivos económicos a los dueños de
terrenos forestales (ejidos, comunidades y pequeños
propietarios) para promover prácticas de conservación y evitar el cambio de uso del suelo (deforestación y degradación) de las zonas forestales, mediante el diseño de un programa de mejores prácticas de
Superficie anual apoyada
manejo en cada una de las comunidades forestales
participantes.
A partir de 2006, con financiamiento parcial del
Banco Mundial y del gef (Fondo para el Medio Ambiente Mundial), México firmó el Proyecto de Servicios Ambientales del Bosque (psab), con el fin de fortalecer los programas existentes y promover nuevos
esquemas de psa con financiamiento local, nacional e
internacional.
En 2006 se fusionó la operación del psah, el psaCabsa y el psab con reglas únicas de operación para
psa, lo que más tarde, en 2007, se consolidó como
parte del ProÁrbol, con la meta de promover la
conservación de áreas forestales en al menos 2.6
millones de hectáreas, durante el periodo 2007 a
2012. Actualmente, las reglas únicas han evolucionado para emitir convocatorias más sencillas, integradas y transparentes para focalizar el programa
psa y seleccionar los terrenos proveedores de servicios ambientales (Semarnat/Conafor, 2010. Reglas
de operación ProÁrbol). Un instrumento valioso,
aparte de las reglas de operación, ha sido el esquema de administración y dispersión de los pagos
para los dueños de los bosques y selvas, por medio
de un mandato que administra plurianualmente el
presupuesto que queda comprometido a nombre
de los dueños y poseedores de los terrenos forestales (Fondo Forestal Mexicano).
Además del Fondo Forestal Mexicano, se han desarrollado otros mecanismos financieros a escala local
Superficie acumulada apoyada
Superficie vigente en el PSA
4 000 000
3 757 877
3 500 000
2 887 877
3 000 000
2 500 000
1 500 000
1 656 395
684 419 1 294 830
1 000 000
500 000
2 463 047
2 349 350
1 783 213
2 000 000
342 506
538 526
145 892
126 818
215 688
0
2003
2004
610 412
488 383 597 091 507 573 435 000 435 000
2007
2008
196 020
2005
2006
2009
2010
2011
Incorporación de superficies apoyadas desde el comienzo del Programa psa.
Total de hectáreas incorporadas: 2.7 millones.
• 176 •
2012
• 177 •
© Javier de la Maza
como son los fondos concurrentes, los mecanismos
Mecanismos financieros de psa a escala local
locales para psa y el Fondo Patrimonial de BiodiversiFondo Patrimonial de Biodiversidad. Conformado por
dad (véase el recuadro).
recursos del gef y del gobierno federal (10 millones de
Desde el inicio de los Programas de Pago de Serdólares). Se utilizan los intereses generados por el capital
vicios Ambientales, en 2003, y hasta 2010, la superpara realizar pagos por servicios ambientales de forma perficie que ha recibido asignaciones para pago es de
manente en sitios con biodiversidad de impacto global,
2.7 millones de hectáreas. En la actualidad, desconcomo en zonas de influencia de áreas protegidas o en los
tando la superficie cuyo contrato ya terminó, el procorredores que las conectan.
grama apoya 2.3 millones de hectáreas. Estos datos
Fondos concurrentes. La Conafor aporta hasta 50% del
incluyen pagos bajo el esquema de fondos concumonto necesario para establecer un acuerdo del psa duranrrentes, apoyando a alrededor de 5 000 ejidos, cote un tiempo definido y la contraparte debe comprometermunidades y pequeños propietarios dueños de prese a aportar la cantidad restante.
dios forestales (véase la gráfica). Actualmente, el psa
Mecanismos locales de servicios ambientales. Procediaplica pagos diferenciados en distintas zonas que
miento creado por la sociedad civil organizada y fortalecido
compensan atributos de acuerdo con el tipo de ecopor la Conafor, que identifica a los usuarios y proveedores
sistema, su diversidad biológica y el riesgo de defodel servicio ambiental e implementa y desarrolla mecanismos o sistemas de cobro por servicios ambientales, garantirestación.
zando una fuente de financiamiento permanente. AsimisLa evaluación llevada a cabo por diferentes institumo, establece esquemas de supervisión del cumplimiento
ciones externas e independientes del psa abarca disde buenas prácticas para las áreas prioritarias y su buen
tintos puntos de vista:
estado de conservación.
1. Social. Los pagos de psa han tenido impactos positivos al proporcionar ingresos adicionales a los ejitrones de deforestación que predice el modelo. Dicho
dos y comunidades participantes; se ha incrementado
criterio asegura que los fondos sean más efectivos
la participación social; detonaron cambios en la perpara reducir la pérdida de bosques, ya que mejora la
cepción social sobre los recursos naturales; se han fofocalización.
mentado estructuras comunitarias y actores sociales
El psa ha resultado ser un enfoque innovador, ya
dedicados a preservar los servicios ambientales (técnicos comunitarios, brigadas de vigilancia, asesoría
que proporciona una alternativa de ingreso económiespecializada, ong, etc).
co a los dueños y poseedores de terrenos forestales,
promoviendo la protección de los ecosistemas y la
2. Ambiental. El psa ha mantenido la cobertura foprovisión y mejoramiento de los servicios ambientarestal al promover la permanencia de los predios beles asociados a ellos.
neficiados por el programa. Se ha contribuido a fortalecer el Sistema de Áreas Naturales Protegidas, así
como otras áreas prioritarias para la conservación en
el país, al verse favorecidas con criterios de selección
1
y prelación de las reglas de operación.
Comisión Nacional Forestal, Semarnat.
2
Instituto Nacional de Ecología, Semarnat.
3. Del impacto en la definición de la política nacional en materia ambiental. El psa ha
provocado cambios legislativos en
los ámbitos estatal, municipal y nacional, en la Ley Federal de Derechos para incrementar el monto
destinado a servicios ambientales y
en legislaciones locales (Estado de
México, Coatepec, Veracruz, etc.).
Asimismo, ha impulsado cambios
presupuestales e impuestos específicos para servicios ambientales.
El criterio más valioso para la eficiencia del programa es el índice económico de riesgo de deforestación,
que fue introducido en 2007. Éste
surge después de una serie de análisis
econométricos realizados por el Instituto Nacional de Ecología, que resulPredio de selva inscrito en el programa de pago por servicios ambientales por biodiversidad.
tan de localizar geográficamente pa-
Explotación racional de acuíferos
y conservación de humedales
Carlos Muñoz, Helena García,
Edgar Rivero, Gabriela Ángeles,
Sue Helen Nieto, Johannan Rivera 1
sidio de hasta 86% del costo medio de generación de
electricidad.
Además de la trayectoria insostenible que sigue la
agricultura de riego con agua subterránea en México,
la sobreexplotación de acuíferos tiene fuertes impactos
ambientales. Entre los más graves se encuentran: el incremento de la vulnerabilidad a sequías en zonas semiáridas, por la reducción de caudales y su temporalidad; la intrusión salina en los acuíferos, y el deterioro
de los ecosistemas semiacuáticos o humedales (Ávila
et al., 2005). El mapa 2 muestra los acuíferos más sobreexplotados del país. Se ha visto que el bombeo
continuo de agua subterránea afecta de manera irreversible la descarga natural de agua que fluye hacia los
ecosistemas acuáticos y las zonas riparias, incluso
aquellas que se encuentran a gran distancia de las zonas de extracción. Existen varios casos en México en
los que la falta de suministro de agua dulce que naturalmente provenía de aguas subterráneas pone en riesgo el ecosistema. Tal es el caso de los humedales de
Xochimilco, los manantiales del alto Lerma y de Aguascalientes, varios de los principales lagos del centro de
México (Chapala, Cuitzeo y Pátzcuaro) o el Área de
Protección de Flora y Fauna de Cuatrociénegas, entre
muchos otros.
A partir de las investigaciones realizadas por el ine
desde 2005 sobre los impactos ambientales de este
problema, se crea un grupo de trabajo intersecretarial
en 2008 para pensar en soluciones que den sustentabilidad a la
explotación, coordinado por el
Gabinete Social de la Presidencia de la República y compuesto
por Semarnat (representada por
la Conagua y el ine), Sagarpa,
shcp (con la participación de la
Unidad de Banca de Desarrollo
y los fira), Sener y cfe. Este
grupo se propone trabajar en
dos frentes: reducir la distorsión
del precio de la extracción de
agua para uso agrícola y reducir
la extracción ilegal, asegurando
el cumplimiento de la ley.
Reducir la distorsión en precios requiere desacoplar el subsidio a la tarifa eléctrica (la tarifa
09), de modo que se mantenga
el apoyo económico al agricultor
Mapa 1. Presuntos acuíferos ilegales, por municipio, 2008.
y se incentive el ahorro de agua.
México tiene aproximadamente 650 acuíferos en su
territorio. Sin embargo, un número preocupante de
ellos se encuentra sobreexplotado. De acuerdo con el
Atlas de la Comisión Nacional del Agua (2009), 101 de
los 282 acuíferos más importantes, que proveen 66%
del agua utilizada en todo el país, se encuentran actualmente sobreexplotados, principalmente por la extracción excesiva de agua para riego agrícola.
Hay dos razones que causan el uso excesivo de
agua por parte de los agricultores: 1] el alto número
de usuarios de agua de riego que la extraen ilegalmente sin concesión (cerca de 42%, según cálculos del ine
a partir de la información de 2008 de la cfe); 2] el
sistema de subsidios del gobierno federal, que distorsiona las señales de precios de los que sí están concesionados e incentiva a los usuarios a usar más agua de
la necesaria, lo que reduce la rentabilidad para realizar la tecnificación del riego. En el mapa 1 se observa
la distribución de presuntos acuíferos ilegales por
municipio; 49% de ellos se localizan en Guanajuato,
Chihuahua, Jalisco, Yucatán y Oaxaca.
En cuanto a la señal de precios, existen dos distorsiones importantes. La primera es que, de acuerdo
con la Ley Federal de Derechos, los usuarios agrícolas
no tienen obligación de pagar por el agua concesionada. La segunda es que a pesar de que sí deben pagar
por la electricidad que usan para extraer el agua del
subsuelo, la tarifa para bombeo agrícola tiene un sub-
• 178 •
Mapa 2. Acuíferos sobreexplotados, con intrusión salina o afectados por el fenómeno de salinización de suelos
y aguas subterráneas salobres, 2003.
El agricultor ya no pagará una tarifa subsidiada, pero
recibirá una transferencia equivalente al monto del subsidio que puede ser reorientada a cambios tecnológicos
para hacer un uso más eficiente del agua. De esta manera la producción agrícola será más sustentable, socialmente equitativa y económicamente competitiva. Este
instrumento será probado en los próximos meses en un
programa piloto voluntario en el que participan 14
acuíferos y nueve estados.
Se esperaría así el rescate de 25% de los acuíferos
del país sometidos actualmente a alguna condición de
sobreexplotación y que en el resto de los acuíferos
sobreexplotados la relación extracción/recarga disminuya de 170 a 131%. En adición, se espera un importante ahorro en energía y en emisiones de CO2.
En cuanto al cumplimiento de la Ley de Aguas Nacionales, el ine trabajó con la Conagua para diseñar
una política más efectiva para el cierre de pozos ilegales. La sugerencia del ine fue concentrarse geográficamente en regiones con un grado intermedio de extracción ilegal, en pozos únicamente de uso agrícola y
con capacidad de extraer grandes cantidades de agua.
Se seleccionaron siete acuíferos y se levantó un censo
de los aprovechamientos que funcionaban en el acuífero para actualizar el padrón de usuarios, identificar
los títulos de concesión que no contaban con aprovechamientos e identificar aprovechamientos sin título.
Esta información permitió en 2009 el cierre de 599
pozos ilegales en las zonas seleccionadas (64% del total de pozos ilegales detectados), lo cual ahorró 30.5
millones de metros cúbicos de agua al año (17% de la
extracción de agua en esos acuíferos) y 22.9 millones
de kilowatts-hora (6% del consumo total de los acuíferos seleccionados) lo cual, además de proteger los
acuíferos y mediante ello a los humedales localizados
en o dependientes de ellos, disminuye las emisiones
de CO2 en 13 300 toneladas de carbono, que representan 2% de la meta anual de reducciones en el sector agrícola planteada en el Programa Especial de
Cambio Climático.
A pesar de que ambas iniciativas se encuentran en
su etapa inicial, los resultados positivos que se han
visto y que se esperan nos permiten pensar que la doble estrategia llevará a un uso más sustentable de los
acuíferos del país y fortalecerá las acciones de conservación en los humedales de México. Estrategias mixtas
como ésta, que combinan regulación, cumplimiento
de ley e instrumentos de mercado, implementadas por
una coordinación de agencias, pueden tener resultados muy esperanzadores para la conservación ambiental y de recursos en México.
1
Todos los autores están adscritos al Instituto Nacional de
Ecología, Semarnat.
• 179 •
Marco jurídico de la biodiversidad
Antonio Azuela,1 Alejandra Rabasa 2
En las últimas décadas el tema de la biodiversidad,
surgido del horizonte más amplio del tema ambiental, ha dado origen a un ambicioso marco jurídico. ¿En qué sentido puede decirse que hay en
esto una “historia de éxito”? En este texto argumentaremos que, independientemente del papel que
haya podido tener el nuevo régimen jurídico en reorientar las actividades humanas que afectan a la
biodiversidad, éste ha tenido importantes efectos
sociales en el terreno estrictamente simbólico, es
decir, en la reconfiguración de las categorías con las
cuales pensamos en y discutimos la biodiversidad,
así como las responsabilidades de los diversos actores, sociales y estatales, respecto de su buen uso y
conservación.
Las normas jurídicas suelen juzgarse por los resultados prácticos que de ellas se esperan. Se dice
que tal o cual ley es “letra muerta” cuando no ha
logrado modificar las conductas que regula. No se
niega la importancia de ese tipo de juicio. Es difícil
hacer un balance concluyente, ya que hay indicios
tanto positivos como negativos. Por ejemplo, hoy
día es muy difícil que alguien proponga un proyecto como el de Cancún hace cuatro décadas, que
implicó el relleno de casi 50 km2 de un valioso ecosistema costero. Pero también es cierto que, a pesar
de innumerables esfuerzos institucionales, las tasas
de deforestación no parecen haber descendido en
la proporción que se esperaba. Y sin embargo es
difícil establecer una clara relación causa-efecto entre el orden jurídico y las tendencias generales en el
estado de la biodiversidad.
Los efectos sociales de las normas jurídicas no
se reducen a la modificación de las conductas; tienen también una importante dimensión simbólica.
Como sabemos, desde los orígenes de la sociología,
el derecho no sólo regula conductas, sino que es
portador de categorías que conforman nada menos
que los marcos cognitivos que organizan nuestra
manera de entender el mundo que nos rodea. Y es
ahí donde la normativa que ha surgido en las últimas décadas ha tenido su efecto más importante.
Aunque la Constitución federal estableció desde
1917 el derecho de la Nación para regular la conservación de los elementos naturales, el desarrollo
de un marco jurídico nacional para la protección
de la diversidad biológica comenzó en 1992 con la
suscripción del Convenio sobre la Diversidad Biológica, a partir del cual México asumió obligaciones específicas para la conservación de la biodiversidad y la utilización sostenible de sus componentes.
Así, la legislación ambiental más reciente intenta
superar el enfoque regulatorio que consideraba los
recursos naturales de manera aislada, atendiendo
su vinculación con las actividades productivas,
para transitar al reconocimiento del valor intrínseco de la diversidad biológica, que deberá darse de
manera transversal en la legislación de los diferen-
• 180 •
tes sectores que participan en el
desarrollo. En 1996, la Ley General
del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente incluyó una
definición de “biodiversidad”, así
como un título especial con el mismo nombre para la regulación de
las áreas naturales protegidas, las
zonas de restauración y los criterios para la preservación y el aprovechamiento sustentable de la flora y fauna silvestres.
En el año 2000, la Ley General
de Vida Silvestre vinculó el aprovechamiento de la vida silvestre
con la conservación de su hábitat
en una doble dimensión: estableció el derecho de los propietarios y
legítimos poseedores de los predios, en los cuales se establece la
vida silvestre, de llevar a cabo su
aprovechamiento sustentable, así
como su responsabilidad solidaria
respecto de los daños que se causen a su hábitat. Asimismo estableció instrumentos específicos como
las Unidades de Manejo para la
Conservación de la Vida Silvestre,
las declaratorias de hábitat crítico
y las zonas de refugio para especies acuáticas, y el régimen especial de las especies en riesgo. La ley
también ha ido incorporando prohibiciones específicas para el aprovechamiento extractivo de tortugas, mamíferos marinos, primates y aves, así como
la prohibición de realizar obras o actividades que
afecten la integridad del flujo hidrológico del manglar o que provoquen cambios en sus características
y servicios ecológicos.
Evidentemente, el que se incluya en una ley tal o
cual idea no representa, por sí mismo, un cambio
social. Alguien tiene que “poner en circulación”
esas ideas para que se conviertan en la forma dominante de definir los problemas. Y eso no ocurre en
el vacío, sino en una serie de espacios sociales que
conforman el campo ambiental, que es el contexto
en que se confrontan las diferentes maneras de definir lo que todos los participantes reconocen como
un problema común. En las últimas décadas toda
una generación de activistas, funcionarios públicos,
académicos y otros comentaristas han difundido
nuevas formas de entender nuestra relación con los
ecosistemas. Como en cualquier sociedad plural,
en el campo ambiental mexicano circulan muchas
(incluso a veces contradictorias) maneras de definir
lo que está en juego. Pero, precisamente en vista de
esa diversidad, la existencia de textos jurídicos, más
o menos unívocos, contribuye a dar cierta estabilidad al debate público sobre estas cuestiones. Y si es
verdad que la movilización social no ha sido precisamente masiva, también es cierto que no ha habido en el espacio público mexicano voces relevantes
que hayan tratado de desacreditar el marco jurídico
emergente.
Categorías como “ordenamiento”, “impacto ambiental” y, por supuesto, “biodiversidad”, como las
define la ley, han desempeñado un papel importante en la organización del debate y rara vez se discuten por sí mismas. Se trata de un fenómeno estrictamente simbólico pero no por ello menos real, ya
que el campo ambiental es, para usar una vieja expresión sociológica, un “hecho social”. En suma, si
el régimen jurídico surgido en los últimos años ha
contribuido a difundir y estabilizar un lenguaje común para la causa de la biodiversidad, no podemos
dudar en incluirlo entre las historias de éxito de las
que este volumen da cuenta.
• 181 •
1
Instituto de Investigaciones Sociales, unam.
Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.
2
Lista de especies en riesgo,
herramienta de conservación
La identificación del estado de conservación de especies
es una herramienta estratégica para definir acciones y
prioridades de conservación. Las listas nacionales de especies en riesgo representan un mecanismo central para
legislar en temas relacionados con la protección y la recuperación de especies amenazadas y sus hábitats, así
como una fuente de información primordial para determinar prioridades nacionales de conservación. Estos listados son elementos fundamentales y estratégicos para
las políticas nacionales de conservación. México cuenta
con una lista propia de especies en riesgo: la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2001.
Desde 1964, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (uicn) ha evaluado el estado de
conservación de especies en el ámbito mundial, convirtiéndose en el organismo líder en el tema, que cuenta
actualmente con el método más robusto para identificar especies en riesgo. No obstante, es fundamental que
cada país cuente con una evaluación del estado de conservación de las especies nativas de su territorio para
proteger su capital natural. Los listados nacionales desempeñan además un papel importante al informar sobre los esfuerzos globales de conservación. Para ello es
necesario que haya compatibilidad entre los diferentes
métodos para identificar las especies en riesgo.
En México, la historia de las listas de especies en riesgo se inicia en los ochenta con el Calendario Cinegético
de la Ley Federal de Caza, que incluía un listado de especies en riesgo. En 1991, la Secretaría de Desarrollo Urba-
Paloma Carton de Grammont,1
Alfredo D. Cuarón 2
Propagación de plantas suculentas (Echeveria sp.).
ro
s
M
am
ífe
s
Av
e
Re
pt
ile
s
s
An
fib
io
s
ce
br
ad
te
ve
r
In
Pe
os
s
ta
an
Pl
H
on
go
s
Número de especies enlistadas
no y Ecología estableció los criterios ecológicos para determinar las especies en riesgo en el país (Sedue, 1991).
En 1994, la Secretaría de Desarrollo Social, por conducto
del Instituto Nacional de Ecología (ine), convirtió el
acuerdo en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-ECOL1994, la cual determina las especies nativas “en peligro de
extinción, amenazadas, raras y sujetas a protección especial, y establece especificaciones para su protección” (Sedesol, 1994). Esta norma contenía una lista de especies
que fue elaborada con base en la opinión de expertos.
La publicación de la Norma 059 fue un hito en la
historia de la administración de la biodiversidad, ampliamente reconocida por la comunidad científica y
conservacionista del país. Sin embargo, la Norma poseía una serie de características que limitaban su efectividad: las definiciones de las categorías de amenaza eran poco claras
1 200
Sujetas a protección especial
y algunas de ellas no medían el nivel
Amenazadas
3.9%
de riesgo de las especies y se carecía
1 000
En peligro de extinción
de un método explícito para evaluar
Probablemente extinta en medio silvestre
el estado de conservación de las espe800
cies, de modo que la lista contenía
errores e imprecisiones. En el año
600
2000, la Norma fue revisada y modifi58.0%
cada con base en una consulta a ex400
pertos y con el propósito de promo55.1%
25.6%
54.6%
ver su objetividad y darle mayor
6.9%
200
relevancia, credibilidad y legitimidad
0.1%
0.6%
(NOM-059-SEMARNAT-2001). Esta nueva
0
Norma establece tres categorías de
riesgo (Probablemente extinta en el
medio silvestre, En peligro de extinción, Amenazada) y una de tipo admiNúmero de especies enlistadas en la NOM-059-SEMARNAT-2001
nistrativo (Sujeta a protección espepor categoría de riesgo. Sobre las barras se indica el porcentaje de especies en riesgo
cial), así como un método de evaluación
en relación con el total de especies conocidas en México para el grupo respectivo.
para asignar las especies a una catego• 182 •
Fotografías © Miguel Ángel Sicilia
Especies incluidas en programas de protección.
ría de riesgo: el método de evaluación del riesgo de extinción de especies silvestres en México (mer).
La Norma incluye actualmente 2 493 taxa (véase la gráfica), pero mantiene muchas especies de la antigua Norma de
1994, para las cuales no se aplicó el mer. Por ello, en
2004 el ine, instancia a cargo de la Norma, dio un paso
más al iniciar el proceso de actualización con el fin de
aplicar el mer a las especies enlistadas. Paralelamente,
desde 2001 la Comisión Nacional para el Conocimiento
y Uso de la Biodiversidad (Conabio) ha apoyado la aplicación del mer a las especies ya enlistadas, así como la
preparación de fichas informativas sobre ellas. Asimismo,
se propuso el método de evaluación del riesgo de extinción de plantas en México (mer-plantas). A pesar de que
la Norma por ley debe revisarse periódicamente, la nueva
versión aún no ha sido publicada debido a contratiempos
ajenos a las bases científicas de la evaluación de riesgo.
La Norma es un instrumento clave en la gestión de la
biodiversidad de México, por lo que es fundamental que
sea un instrumento efectivo, transparente, sistemático,
objetivo, claro, explícito, con sólidas bases científicas y
con una alta credibilidad y confiabilidad. Existen todavía
importantes aspectos en los que se debe trabajar para
lograr eso plenamente. La Norma tiene la virtud de contar con un método de evaluación explícito. Sin embargo,
tanto la Norma como el mer pueden y deben ser mejora-
dos. Especialmente, debe mejorarse la objetividad de las
categorías y los criterios utilizados para evaluar a las especies (por ejemplo, tres de cuatro criterios del mer son
subjetivos o confusos). También debe mejorarse la cantidad de información requerida para evaluar las especies,
la flexibilidad para actualizar la lista cuando la situación
de un taxón así lo requiera y la compatibilidad con otros
listados nacionales e internacionales. Es importante contar con tres tipos de listados independientes para no
mezclar especies en riesgo per se con especies prioritarias
y con especies que requieren permiso para ser aprovechadas. Tener esta separación agilizaría y daría certidumbre al proceso de revisión y actualización de la lista de
especies en riesgo.
La Norma es una herramienta fundamental en la gestión ambiental de México. Tiene más de tres lustros de
importantes progresos, pero su éxito continuo dependerá
de solucionar los aspectos señalados. Tener un listado más
completo y depurado reforzaría, significativamente, el uso
apropiado de la multitud de herramientas disponible para
la gestión ambiental de México, incrementaría su efectividad y maximizaría la protección de nuestro capital natural.
1
Centro de Investigaciones en Geografía Ambiental, unam.
Servicios Ambientales, Conservación Biológica y Educación, A.C.
2
• 183 •
Págs. 184-185 →
Manglares, zona de anidamiento de fragatas en el Parque Nacional Isla Contoy, Quintana Roo.
© Javier de la Maza
Análisis de omisiones en conservación
de la biodiversidad de México
Patricia Koleff, Tania Urquiza1
La identificación de prioridades es un
requisito indispensable para conservar
la biodiversidad en un territorio dado.
En la séptima Conferencia de las Partes
del Convenio sobre la Diversidad Biológica (cdb), México adquirió el compromiso de fortalecer los sistemas de
áreas protegidas (scdb, 2004), para lo
cual se realizaron los análisis de omisiones en conservación. A este esfuerzo
se sumaron organizaciones conservacionistas nacionales e internacionales y
se conformó un grupo de trabajo que
coordinaron la Conabio y la Conanp.
Al grupo de trabajo se integraron cerca
de 260 especialistas de numerosas universidades y centros de investigación
en diversas disciplinas, que aportaron
datos, su experiencia y opiniones para
Sitios prioritarios para la conservación
de la biodiversidad marina. Fuente: Conabio, 2009a.
enriquecer el proceso, ya sea con su
participación activa en talleres o elecambientes terrestres, marinos y dulceacuícolas. La contrónicamente (www.conabio.gob.mx/gap), lo que permiclusión principal de estos análisis es que la cobertura de
tió intercambiar información y opiniones, así como
áreas protegidas, que en el presente llega a casi 12% del
compartir insumos y alcanzar consensos.
territorio nacional y 1.4% de la zona económica exclusiEl proceso comenzó en 2005 con una planeación a
va, es insuficiente para representar adecuadamente la
diferentes escalas para identificar, diagnosticar y evaluar
diversidad biológica del país (Conabio et al., 2007a, b;
las áreas de importancia para la conservación de una
Conabio, 2009a).
proporción significativa de la biodiversidad de México.
En el ámbito terrestre, los análisis mostraron que 11
Un elemento central para llevar a cabo estos análisis
de las 96 ecorregiones terrestres no tienen áreas protegimultiescalares fue contar con el máximo de información
disponible. El Sistema Nacional de Información sobre Biodiversidad, desarrollado por la Conabio, permitió usar más
de 2 400 000 registros de ejemplares
georreferenciados de animales y plantas; fue necesario compilar una base de
datos de la biodiversidad insular y utilizar cartografía digital, entre la que
destaca el mapa base consensuado de
nivel IV de las ecorregiones de México,
que ha servido de punto de partida para
otros análisis, así como la base de datos
geográfica de áreas naturales protegidas
estatales, del Distrito Federal y municipales de México (véanse detalles en Koleff et al., 2009). Estos datos permitieron realizar por primera vez los análisis
más detallados a escala nacional.
La identificación de prioridades de
Sitios prioritarios para la conservación
de la biodiversidad terrestre. Fuente: Conabio, 2009a.
conservación se llevó a cabo para los
• 186 •
das y 50 están subrepresentadas con diferentes niveles
de superficie protegida. En general, las ecorregiones con
humedales costeros, las selvas bajas caducifolias y los
bosques mesófilos de montaña, que equivalen a 2.1%
del territorio nacional, tienen pocas áreas protegidas.
Existen sesgos al proteger en mayor proporción las tierras altas (más de 2 800 m de altitud), en comparación
con el resto del país. Los sitios terrestres prioritarios
identificados por medio de la planeación sistemática
permitieron integrar diversos criterios biológicos e incorporar información acerca de las principales amenazas. Por medio de este análisis se identificó que 16.6%
del territorio es de la más alta prioridad para la conservación; sin embargo, sólo 15.93% de esta superficie se
localiza en algún área protegida (que equivale a 2.6% de
la superficie continental del país).
En el ambiente marino se identificaron 105 sitios
prioritarios (costas, océanos y elementos insulares). Sólo
18.33% de la superficie de estos sitios está decretada
como áreas protegidas, por lo que es fundamental consolidar esfuerzos para conservar y manejar de forma sustentable estos sitios de alta prioridad. Por primera vez se
seleccionaron y documentaron 29 sitios de mar profundo que prácticamente no tienen protección y cuya identificación es fundamental para dirigir esfuerzos de conservación.
La identificación de los sitios importantes para la conservación de la biodiversidad acuática epicontinental se
basó en un proceso similar al de la planeación sistemática terrestre, pero a una escala más fina, lo cual fue posible al hacerlo por regiones: Altiplano, Centro, Golfo de
México, Noroeste, Pacífico Tropical, Península de Yucatán y Península de Baja California, y diferenciar los impactos de las distintas amenazas en cada una de ellas.
Debido a la naturaleza de muchos cuerpos de agua de
gran relevancia (como pozas, cenotes, lagunas, oasis),
Sitios prioritarios para la conservación
de la biodiversidad de Oaxaca. Fuente: Conabio, 2009a.
los sitios de la más alta prioridad equivalen a 14.5% del
área territorial, aunque para lograr una mejor representatividad se debería abarcar 30.6% de la superficie del
país. Es fundamental reconocer que la restauración ecológica de los cuerpos de agua es una tarea rezagada y que
para garantizar la funcionalidad de los humedales costeros y mantener la recarga de los acuíferos será necesario
considerar los tres análisis y obtener una visión integral.
Estos estudios permiten tener un marco de referencia
con mejor información en temas estratégicos, como se
señala en la Estrategia Mexicana para la Conservación
Vegetal, para la identificación de nuevas áreas protegidas, así como en el diseño de corredores biológicos (para
la ampliación del proyecto del Corredor Biológico Mesoamericano-México).
Las prioridades de conservación para diversos ambientes, ecosistemas y grupos de especies deben utilizarse para optimizar los recursos dedicados a las acciones de conservación, así como revertir tendencias de
factores que afectan negativamente a la
biodiversidad y aplicar instrumentos
de planeación de uso sustentable y
conservación in situ en las áreas identificadas como prioritarias. La meta es
reducir las tasas de cambio de uso de
suelo y de pérdida de poblaciones, evitando la pérdida de especies, así como
de los ambientes más vulnerables del
país. Para ello es necesaria la participación coordinada de la sociedad y emprender programas dinámicos con visión de largo plazo, sobre todo ante el
cambio climático.
Sitios prioritarios para la conservación
de la biodiversidad acuática epicontinental. Fuente: Conabio, 2009a.
• 187 •
1
Ambas autoras, Comisión Nacional para
el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad.
Las estrategias estatales
de biodiversidad
Andrea Cruz-Angón,
Hesiquio Benítez, María Eugenia González 1
El Convenio sobre la Diversidad Biológica (cdb) representa para 193 naciones el compromiso de asegurar la
conservación de la biodiversidad en los tres niveles en
que se concibe (ecosistemas, especies y genes). El cdb
establece que los países deberán elaborar un diagnóstico sobre el estado de su diversidad biológica, así
como las estrategias, planes o programas nacionales
para asegurar su uso sustentable y conservación. México publicó en 1998 La diversidad biológica en México:
Estudio de país, primer diagnóstico sobre su diversidad
biológica. En 2000, y tras un amplio periodo de consulta con la sociedad, se publicó la Estrategia Nacional
sobre Biodiversidad de México (enbm), que establece
la visión de nuestro país a 50 años, cuando se deberán
haber detenido y revertido los procesos de deterioro
ambiental que amenazan su capital natural, y tendrá
conocimiento amplio y suficiente de ésta, facilitando
la toma de decisiones correctas para promover un desarrollo económico en armonía con la conservación.
La diversidad biológica y cultural de México hace
que, en su implementación, la enbm deba adecuarse a
distintas escalas y realidades. En 2002, la Conabio
inició, en colaboración con gobiernos estatales y representantes locales de los diversos sectores de la sociedad, la elaboración de las estrategias estatales sobre
biodiversidad (eeb).
El proceso de las eeb es ampliamente participativo
y busca que los estados elaboren documentos, homólogos a los nacionales (Estudio de país y enbm): 1]
Estudio de estado, diagnóstico base del estado de conocimiento, conservación y uso de la biodiversidad
de la entidad en sus diferentes niveles, y 2] Estrategia
estatal sobre biodiversidad y plan de acción, herra-
mienta de planificación que establece objetivos, metas, acciones y recursos que cada entidad necesita
para mejorar la gestión de la biodiversidad y asegurar
su uso sustentable y conservación.
Las metas de instrumentación de las estrategias estatales en el largo plazo son:
1. Mejorar capacidades de planeación y ejecución
respecto a la gestión de los recursos biológicos.
a] Disponer de herramientas de gestión ordenada y
responsable de los recursos biológicos a escala adecuada.
b] Establecer sistemas estatales de información sobre biodiversidad enlazados al sistema nacional (snib),
y al resguardo de instituciones con funciones homólogas a la Conabio, creadas por el Ejecutivo estatal.
2. Institucionalizar políticas públicas en materia de
biodiversidad.
a] Consolidar los sistemas estatales de áreas naturales protegidas (anp).
b] Establecer programas permanentes de educación
ambiental y difusión.
c] Integrar y armonizar iniciativas de uso sustentable y conservación.
d] Promover la promulgación de leyes locales y el
reparto equitativo de los beneficios derivados del aprovechamiento y la conservación de la biodiversidad.
A la fecha se trabaja en 17 estados:
• Michoacán y Morelos han publicado sus estudios
y estrategias. Actualmente instrumentan actividades
en el marco de sus respectivas estrategias.
• Aguascalientes (2008) y el Estado de México publicaron su estudio (2009) y están elaborando sus estrategias.
• 188 •
• Veracruz, Yucatán, Campeche, Quintana Roo, Colima, Jalisco, Puebla, Chiapas y Chihuahua están finalizando sus estudios. Además, los cuatro últimos han
iniciado también los trabajos de preparación de sus
estrategias.
Guanajuato y el Distrito Federal se sumaron a esta
iniciativa en 2009. Baja California y Tabasco han expresado interés en este proceso y se espera concretar
los acuerdos de colaboración durante el año 2010.
El proceso de las estrategias ha sido apoyado por
instituciones locales, nacionales e internacionales.
En muchos casos los estudios son esfuerzos que
en términos del número
de participantes no tienen precedente en ninguna otra área del conocimiento. La contribución
de universidades estatales, institutos y centros de
investigación ha sido muy
importante; dependiendo
del estado han participado entre 60 y 250 autores de 20 a 50 instituciones. La
participación de instituciones del sector ambiental
(Semarnat, Conanp, Profepa, Conafor) y de otros sectores (Sagarpa, sep, organizaciones de la sociedad civil, entre otras) ha enriquecido los documentos que
se reflejan en las acciones identificadas. Además son
documentos que, aunque son liderados por la autoridad ambiental local, ésta no es la única responsable
de instrumentarlos. Se busca la participación transversal de todos los sectores.
Por otro lado, instituciones internacionales como
el pnud, mediante el Programa de Pequeñas Donaciones, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo y The Nature Conservancy han
aportado recursos para apuntalar los procesos en algunos estados (Chihuahua, Chiapas, Campeche, Yucatán, Quintana Roo, Puebla y Veracruz). Organizaciones de la sociedad civil como Pronatura y World
Wildlife Fund han apoyado a estados como Chihua­
hua, Veracruz, Chiapas y Yucatán.
Las eeb se han convertido en importantes instrumentos que han permitido a los estados identificar de
manera clara las amenazas a su biodiversidad, así
como los factores y acciones necesarios que en el
largo plazo podrán asegurar su uso sustentable
y conservación. No obstante, esta iniciativa tiene
retos que superar para su
consolidación en el ámbito nacional: por un lado,
que los procesos sean internalizados localmente de
manera que la sucesión local de las autoridades no
afecte la instrumentación
y seguimiento de acciones, y que la Conabio no
se convierta en un factor preponderante para la acción local (que los actores locales puedan actuar de
manera independiente sin la necesidad de la intervención de esta institución federal). La consecución de
recursos y la cooperación con distintas agencias tanto
nacionales como internacionales son un factor clave
para que los procesos avancen de manera más rápida
y expedita.
1
Todos los autores, Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad.
• 189 •
© Miguel Ángel Sicilia
Sistema Nacional
de Información sobre Biodiversidad
Patricia Koleff, Raúl Jiménez 1
La toma de decisiones encaminadas a la conservación y
el uso sustentable del capital natural de México y para
atender los grandes problemas ambientales que lo afectan debe basarse en la mejor información y el más amplio conocimiento científico, que al mismo tiempo sean
de fácil acceso. Con este fin se creó el Sistema Nacional
de Información sobre Biodiversidad (snib), que compila,
organiza, genera y distribuye información sobre la diversidad biológica de México para adoptar las medidas que
requiere el país en la gestión de su capital natural.
Para desarrollar el snib se consideró que la biodiversidad incluye diversos niveles de organización de la vida,
que se estudia a diferentes escalas y con distintos enfoques, además de que existe información sobre otros temas que es esencial para los análisis que permiten opinar
y orientar acciones de conservación y uso sustentable
(véase el cuadro). Tal magnitud de datos e información,
especialmente para México, que es uno de los países que
alberga mayor diversidad en el planeta, ha requerido una
red de colaboradores conformada por numerosos especialistas, así como la integración de equipos de trabajo
multidisciplinario y el uso de herramientas informáticas,
entre las que destacan el desarrollo de Biótica para el manejo de información sobre biodiversidad, el sistema automatizado de detección de puntos de calor para la detección temprana de incendios y Mallos gregalis, un software
que permitió la consulta en línea de los nodos de la Red
Mundial de Información sobre Biodiversidad (Remib).
Bosque de Pinus jeffreyi.
Para recabar la información primaria sobre las especies
se decidió que la columna
vertebral del sistema fuera la
Síntesis de datos e información compilada en el snib
información de los ejemplares
Componente
Datos
Unidad
Comentarios
recolectados en México, alDatos taxonómico-biogeográficos 4 millones
registros
Cerca de 6 millones de ejemplares
bergados en colecciones cienCatálogos de autoridades
> 80 000
nombres
Nom. válidos de especies e infraespecies
Cartografía digital
1 012
mapas
Disponibles en el portal
tíficas nacionales y del extranGacetero
323 000
localidades
Georreferenciadas
jero. Los ejemplares permiten
Imágenes de satélite
169 573
Acervo snib
documentar la presencia de
16 433
Acervo snib público
una especie en un lugar y
Modelos de distribución potencial
3 390
especies
73% elaborados por especialistas
Banco de imágenes
> 40 000
fotografías e ilustraciones
tiempo determinados, y que
Herbario virtual
80 000
fotografías
Más de 15 000 tipos de ejemplares
es susceptible de ser revisada
Subsistemas
y verificada. Los nombres proEspecies en riesgo y prioritarias
1 324
especies
Incluye especies en la NOM-059veen la taxorreferencia y la
Semarnat-2001, cites, Prioritarias
Especies invasoras (siei)
900
especiesIncluye especies exóticas, malezas, invainformación de las localida soras (establecidas y que representan un
des de recolecta permiten su
riesgo potencial) y 96 000 registros
georreferencia; ambos aspec y 2 200 referencias
tos permiten relacionar la inOrganismos vivos modificados (siovm) 173 562 datos biológicos de 89 géneros La base de datos contiene 600
1 804 datos moleculares de 19 especies campos adicionales de recolectas
formación en diferentes esca
23 168
registros de maíz, teocintle y Tripsacum
las y puntos de vista.
aVerAves
4.3 millones registros
Observaciones de 30 000 usuarios
Para dar acceso a esta inFuentes: Conabio, 2009a, 2010b.
formación básica al público,
• 190 •
proyectos ambientales
y en la difusión de la
importancia y la discusión de los principales aspectos relacionados con la diversidad biológica de México. Desde 2006 se
han brindado más de
6 500 servicios externos que usan diversos
elementos de la información. Sin embargo,
no se cuenta con un sistema de indicadores de
impacto del uso de la
información y hay poca
Pinus jeffreyi, ejemplar de herbario.
o nula retroalimentación de los usuarios.
Entre las perspectivas del snib en los próximos años
está mejorar el balance de la representación taxonómica
y geográfica en el snib y ampliar el tipo de datos que
sean integrados, verificados y actualizados, de los distintos niveles de organización biológica (genética, poblaciones, interacciones biológicas), por medio de una
red de investigadores especialistas en el área. La meta es
que el snib brinde la mayor información científica pertinente y confiable que conduzca a mejores decisiones de
política pública.
1
Ambos autores, Comisión Nacional para el Conocimiento
y Uso de la Biodiversidad.
Fuente: Conabio, sitio web.
Distribución de Pinus jeffreyi.
• 191 •
© Juan Manuel Martínez
facilitar el intercambio de información y promover la colaboración entre especialistas se creó en 1993 la Remib,
que actualmente cuenta con información de 126 colecciones científicas y ofrece datos de ca. 5.8 millones de
ejemplares. Esta información está integrada en el Global
Biodiversity Information Facility (gbif), la red de datos
más grande del mundo, que se inspiró en los avances de
la Conabio.
La información cartográfica ha sido un elemento
central del snib, que en temas y diversas escalas ha producido 1 012 mapas elaborados con estándares cartográficos nacionales e internacionales disponibles en el
portal.
El snib ha evolucionado y se ha actualizado a la luz
de avances conceptuales, nuevos datos, el desarrollo
de nuevas tecnologías y métodos de análisis —particularmente espacial— de la información con el fin de
poner al alcance de los usuarios la mejor información
disponible; entre ello destaca desde 2004 la gran cantidad de información obtenida por medio de imágenes de satélite. Actualmente se cuenta con 169 573
imágenes de satélite de distintos sensores, de las cuales 16 433 se encuentran disponibles en el sitio web
de la Conabio. Esta información ha permitido, por
ejemplo, iniciar el monitoreo de ecosistemas y contar
con una línea base de la distribución de los manglares
de México.
El snib es uno de los mayores esfuerzos realizados por
un país megadiverso, que ha permitido un mejor entendimiento de muchos aspectos relacionados con la distribución de las especies, las comunidades y los ecosistemas, y las relaciones entre estos elementos. Ha sido usado como base para el diseño o la evaluación de diversos
Inventario nacional
de los manglares de México
de conservación, y que incorporase la experiencia de especialistas, organizaciones civiles y el gobierno en esta
tarea (López-Portillo y Ezcurra, 2002; Ruiz-Luna et al.,
2008). Por esta razón, a finales de 2006 la Conabio comenzó a diseñar la idea de un inventario del manglar
que proveyese información confiable sobre la extensión,
distribución de los manglares, así como las fuentes de
presión y amenazas.
El interés de muchos especialistas e instituciones por
aportar su experiencia, infraestructura y trabajo permitió
no sólo pensar en la obtención de un mapa de los manglares y de cifras de su extensión en el país, sino también
integrar un programa de trabajo mucho más ambicioso.
El primer resultado del esfuerzo interinstitucional ya
está disponible en medios electrónicos e impresos: el inventario nacional de los manglares de México, a una escala 1:50 000, obtenido mediante la utilización de imágenes de satélite, aplicando métodos de sensores remotos
y sistemas de información geográfica. Con esta nueva información se estimó la extensión total del manglar, que
corresponde a 770 057 hectáreas (Conabio, 2009b). Se
incluyeron también estimaciones a escala estatal, destacando resultados como que la Península de Yucatán alberga 55% de la extensión total de los manglares en el
país. También ahora sabemos que más de 53% de ellos
están dentro de alguna área natural protegida.
El mapa del manglar fue objeto de un riguroso proceso de validación para lo cual se realizaron vuelos en helicóptero con la eficaz ayuda de la Secretaría de Marina y
© Joanna Acosta
Los manglares en México se distribuyen en los 17 estados costeros del país. Estos ecosistemas proveen de alimento, refugio y hábitats de reproducción a crustáceos,
aves y peces, entre otras especies; funcionan como barreras contra huracanes y controlan inundaciones, entre
muchos otros servicios importantes.
Las discrepancias en las mediciones de la extensión
del manglar y de su estado de conservación en México
habían creado problemas de estimación de su extensión e
imposibilitado la oportunidad de buenas políticas públicas para su conservación y manejo sustentable. Estas discrepancias se originaron principalmente por diferencias
en la calidad de la información utilizada y por la variedad
de métodos y escalas de análisis usadas en las distintas
evaluaciones. Por otro lado, se utilizaron cifras provenientes de informes nacionales o de la integración de distintas fuentes (por ejemplo las de fao y unep), lo que limitó el desarrollo de métodos, fuentes y escalas adecuadas.
Lo que resulta evidente es que México no sufrió un evento masivo de destrucción del manglar como lo sugeriría
la comparación de las cifras de 1 420 000 ha estimadas
en 1971 (Flores et al., 1971) con las 440 000 ha estimadas en 2000 (fao, 2004), ni tampoco se recuperó de manera sorprendente al pasar a una superficie de 955 866 ha
estimada en 2001 (inegi, 2002).
Las diferencias en estimación de manglares en el país
eran tan grandes que se hacía necesario construir un método sólido que permitiera obtener de la forma más confiable tanto su extensión como su distribución y estado
Raúl Jiménez 1
Manglar en Bahía Ohuira, Sinaloa.
• 192 •
© Joanna Acosta
Manglar en Los Petenes, Campeche.
de muchas instituciones académicas, del sector social y
de organismos del gobierno que representan a cerca de
20 dependencias, sin los cuales no se habría podido lograr lo alcanzado ni continuar con el trabajo que se tiene
planeado.
El estudio ya ha dado frutos importantes en la obtención de conocimiento e información básicos, esenciales
para la elaboración y puesta en práctica de políticas públicas que se traduzcan en un manejo y aprovechamiento
sustentable de los manglares. Pero para ello se requiere
también la participación de los diferentes niveles de gobierno y de la sociedad para aprovechar la información
producida y las lecciones aprendidas con estos resultados.
1
Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad.
• 193 •
© Javier de la Maza
la participación de expertos en manglares en las distintas
regiones. Se realizó un muestreo aéreo sistemático, tomándose más de 100 000 fotografías georreferenciadas,
mismas que constituyen un valioso acervo fotográfico
(disponibles en el sitio de web de la Conabio). A partir de
los resultados de la revisión y validación por expertos de
registros de estas fotografías se estimó que el mapa tiene
una confiabilidad global de 90.5% (Conabio, 2009b),
que se considera muy buena.
Las siguientes etapas del estudio, que ya están en ejecución, son la evaluación histórica de la superficie y distribución del manglar y de los factores de presión y amenazas.
Estos análisis permitirán establecer una estrategia de política pública de desarrollo sustentable, coordinada entre el
gobierno federal, estados y municipios, así como una mejor informada participación civil en esta estrategia.
La información obtenida constituye un sólido punto de partida
para empezar un monitoreo de manglares a largo plazo. Es necesaria la
obtención de mayor conocimiento
básico acerca de la estructura y el
funcionamiento del manglar a la luz
de la fuerte presión bajo la que se
encuentra este tipo de vegetación.
La Conabio considera necesario que
se integre el conocimiento florístico, faunístico, etnobiológico (usos)
y de manejo del manglar como parte del conocimiento esencial necesario para cualquier planteamiento
de conservación de los manglares.
Es necesario destacar la participación de cerca de 50 especialistas,
Manglares en la costa de Oaxaca.
Subsistema de Información
sobre Especies Invasoras
© Miguel Ángel Sicilia
Patricia Koleff,1
Ana Isabel González,1 Roberto Mendoza 2
Canales de Xochimilco invadidos por lirio acuático.
México ha dado pasos importantes en la obtención de
conocimiento sobre las especies exóticas que se vuelven invasoras y que causan serios daños ecológicos,
económicos o a la salud humana, animal o vegetal.
También ha iniciado el desarrollo de una estrategia
nacional para prevenir, controlar y erradicar las especies invasoras más nocivas que amenazan su diversidad biológica.
En todo el mundo la flora y fauna nativas de los
ecosistemas han resultado gravemente afectadas por
las especies invasoras, especialmente en los ecosistemas insulares y dulceacuícolas, en los que son el factor
predominante de pérdida de especies y de la transformación del hábitat (Aguirre, Mendoza et al., 2009). Sin
embargo se considera que las especies invasoras son
un factor de cambio menor en ecosistemas con elevada
diversidad, especialmente en aquellos poco perturbados en los que se mantienen las interacciones bióticas
de sus componentes, lo que permite la regulación de
las especies invasoras (Challenger y Dirzo, 2009).
A pesar de haber documentado que en México se
encuentran 44 de las 100 especies catalogadas como
las más nocivas en el mundo (Lowe et al., 2004) y que
hay listados de plantas exóticas que superan las 600
especies (Villaseñor y Espinosa-García, 2004), el conocimiento sobre las invasiones de muchas especies
exóticas todavía es relativamente escaso y se encuentra muy disperso.
Por ello, desde 2000, la Comisión Nacional para el
Conocimiento y Uso de la Biodiversidad inició estudios para documentar los efectos causados por las especies invasoras, para sensibilizar a diferentes sectores
y delinear acciones generales necesarias para prevenir
y combatir su invasión. Además de empezar la documentación de los primeros listados, se han apoyado
simultáneamente proyectos de investigación para obtener conocimiento sobre algunas especies invasoras.
En 2007 se creó el Subsistema de Información de
Especies Invasoras en el Sistema Nacional de Información sobre Biodiversidad (snib) para compilar datos e
información sobre las características de las especies o
sus poblaciones, evaluar su potencial de dispersión y
su distribución original y de las áreas que han invadido, los procesos de invasión y las rutas de introducción, así como conocer las acciones realizadas en otros
países para su control o erradicación. Actualmente, el
• 194 •
gramas de control y erradicación de poblaciones de
especies exóticas invasoras destinados a minimizar o
eliminar sus impactos negativos, y favorecer la restauración y conservación de los ecosistemas, y 3] informar oportuna y eficazmente a la sociedad y desarrollar
acciones estratégicas transversales (Conabio, 2010).
Entre los avances sobresalientes se incluyen:
• la restauración de 27 islas del noroeste de México
por medio de la erradicación de 40 poblaciones de
vertebrados exóticos (gatos ferales, cabras, ratas, cerdos, etc.; Aguirre, Mendoza et al., 2009);
• la colaboración intersectorial y regional para erradicar la palomilla del nopal (Cactoblastis cactorum),
que fue detectada en agosto de 2006 en Isla Mujeres,
y en mayo de 2007 en Isla Contoy (Senasica, 2008);
• la reciente modificación a la Ley General de Vida
Silvestre y a la Ley General de Equilibrio Ecológico y
Protección al Ambiente, que son el marco legal que
permitirá regular la introducción de especies y establecer medidas de control (dof, 2010);
• la participación y colaboración con expertos y redes nacionales e internacionales;
• la capacitación a distintos sectores (i.e., talleres
de capacitación para prevenir riesgos con productores
de peces de ornato, sobre análisis de riesgo a importadores de peces de ornato, y de planeación de acciones de erradicación en áreas protegidas).
1
Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad.
2
Facultad de Ciencias Biológicas, uanl.
© Carlos Ramírez
listado incluye 1 172 especies exóticas, de las cuales
358 están catalogadas como invasoras y 52 han sido
evaluadas. La información tiene la finalidad de brindar elementos para una mejor toma de decisiones.
Para ello son de gran utilidad los análisis de riesgo que
permiten tener evaluaciones objetivas y reproducibles
de los riesgos para la biodiversidad derivados de la
introducción de organismos exóticos en un nuevo entorno, aclarar incertidumbres e identificar vacíos de
información, prioridades en atención y medidas eficaces para prevenir la introducción de especies invasoras. Esta información está disponible al público por
medio de un portal (www.conabio.gob.mx/invasoras) en
el que se destacan las especies de mayor importancia
por ser muy nocivas, a fin de definir prioridades de
atención y promover acciones conjuntas con los actores involucrados.
Por otra parte, en 2008 se conformó un comité asesor que elaboró una propuesta de Estrategia Nacional
sobre Especies Invasoras dirigida a todos los sectores,
con la finalidad de consolidar una voluntad política
coordinada y alcanzar un compromiso nacional de cooperación proactiva para atender este tema, que requiere también la cooperación regional y global. Dicha
estrategia plasma una visión para que gobiernos, productores en el campo, investigadores, organizaciones
civiles, usuarios y público en general se involucren en
atender el problema de manera coordinada y armónica. Los tres objetivos centrales son: 1] prevenir, detectar y reducir el riesgo de introducción, establecimiento
y dispersión de especies invasoras; 2] establecer pro-
Plecosyomus spp. extraídos en la cuenca baja del Usumacinta.
• 195 •
aVerAves: la ciencia ciudadana para la conservación
Humberto Berlanga, Vicente Rodríguez, Héctor Gómez de Silva 1
Los bancos de datos sobre biodiversidad basados en internet pueden tener un enorme impacto real y potencial
en su conocimiento, manejo y conservación. Los avances en la tecnología de la información han cambiado radicalmente nuestras capacidades de generación, distribución, acceso, sistematización y análisis de información,
y favorecen la participación social para obtener datos de
monitoreo biológico, que son vitales para apoyar el trabajo científico y la toma de decisiones de conservación a
diferentes escalas.
Portal aVerAves <http://www.conabio.gob.mx/averaves>.
aVerAves (eBird en inglés) es un sencillo programa de
internet para el manejo personal de listados de especies
de aves (checklists) observadas por aficionados o profesionales en localidades o lugares específicos, que sirven
para conformar una base de datos compartida y de libre
acceso para el público. eBird fue desarrollado por el Laboratorio de Ornitología de la Universidad de Cornell y
la Sociedad Nacional Audubon, y presentado al público
en 2002. Poco después, en 2004, la Comisión Nacional
para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, por medio de la Coordinación de la Iniciativa para la Conservación de las Aves de Norteamérica (nabci, México), desarrolló aVerAves, que es la versión en español para México
(http://www.conabio.gob.mx/averaves). En poco tiempo,
eBird (aVerAves) ha logrado acumular una de las mayo-
res bases de datos sobre aves y de más rápido crecimiento en el mundo. Por ejemplo, tan sólo en México, hasta
el 31 de junio de 2010 se han recopilado 24 530 listados
de localidades mexicanas, aportados por más de 800
usuarios (200 de ellos mexicanos). En los primeros seis
meses de 2010 se recopilaron 4 648 listados (lo cual representa 19% del total de listados para localidades mexicanas). Los registros de cada observador se unen a los de
una extensa red internacional de usuarios de aVerAves,
de manera que el programa comparte esta información
entre una comunidad global de educadores, manejadores de recursos naturales, ornitólogos, biólogos y observadores aficionados que en conjunto han contribuido
a conformar una base de datos global sin precedentes,
con más de 35 millones de registros provenientes de casi
400 000 localidades. Estos datos proporcionan información básica sobre la distribución y abundancia de las
aves de México y Norteamérica a diferentes escalas espaciales y temporales.
¿Cómo funciona? aVerAves documenta la presencia o
ausencia de especies y sus abundancias relativas para
localidades específicas, a partir de datos que provienen
de listados de campo individuales. Cuenta con una sencilla e intuitiva interfaz de internet que permite a miles
de participantes enviar diferentes tipos de datos, o bien
visualizar observaciones mediante búsquedas en la base
de datos. aVerAves ofrece una serie de herramientas
para llevar registros personales, para visualizar los datos
mediante gráficas e histogramas y mapas interactivos.
Además, aVerAves está disponible en inglés, español y
francés.
Sobre un listado precargado de las especies de la entidad federativa en la que se realizó la observación, el
usuario debe teclear información básica sobre cuándo,
dónde y cómo hizo sus observaciones de aves y luego
indicar el número de individuos registrados (observados
o escuchados), o bien simplemente indicar la presencia
de la especie. Es posible incluir desde observaciones ocasionales hasta conteos sistematizados de acuerdo con las
metodologías comunes de conteos de aves. El programa
cuenta con una serie de filtros automáticos que han sido
desarrollados para controlar la calidad de la información
(fechas, cantidades, especies); estos filtros revisan automáticamente todos los registros enviados por los usuarios, antes de permitir su ingreso a la base de datos. Los
registros inusuales, raros o potencialmente erróneos que
han sido identificados y marcados por los filtros son revisados y verificados manualmente por los editores, a menudo mediante correspondencia con el usuario para solicitar datos que confirmen la identificación de la especie.
• 196 •
Mecanismo Global de Información sobre Biodiversidad (gbif).
Con el fin de apoyar a los usuarios de aVerAves y para
promover el conocimiento e interés por las aves de nuestro país, en 2010 la Conabio publicó un nuevo portal de
internet llamado Avesmx, la red de conocimiento sobre
las aves de México (http://avesmx.conabio.gob.mx) que incluye fichas técnicas y fotografías de todas las especies
de aves de México, mapas de distribución, áreas de importancia para su conservación (aica) y una base de datos con información sobre su estado de conservación.
Ambos instrumentos forman parte de las acciones tendientes a fortalecer el conocimiento y las capacidades de
monitoreo biológico en México.
1
Todos los autores, Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad.
© Miguel Ángel Sicilia
Integración de los datos. aVerAves también recopila observaciones por medio de portales especiales manejados
por instituciones y organizaciones de conservación aliadas como el Sistema Nacional de Información sobre Biodiversidad (snib) de la Conabio.
Accesibilidad a los datos. Si bien los datos de aVerAves
son almacenados y archivados diariamente en servidores seguros, todos están al alcance de cualquier
persona directamente en el portal de aVerAves o por
medio de las aplicaciones desarrolladas por la comunidad global de información sobre biodiversidad. Por
ejemplo, los datos de aVerAves son parte de la Red de
Conocimiento sobre las Aves (akn), que integra datos
de observaciones sobre especies y poblaciones de
aves obtenidos por diversos programas de monitoreo
a lo largo del hemisferio occidental. A su vez, el akn
canaliza los datos de aVerAves hacia sistemas internacionales de información sobre biodiversidad, como el
Chipe corona negra (Wilsonia pusilla musicilia).
• 197 •
Detección y monitoreo de incendios forestales
mediante imágenes de satélite
Rainer Ressl, Isabel Cruz 1
manifestaciones y no necesariamente son siempre negativos. Por ejemplo, en los bosques templados, después
de un incendio se propicia el rebrote de pasto tierno que
sirve para la alimentación del ganado y de la fauna silvestre; se facilita la germinación de las semillas de algunas
especies de árboles; se abate el combustible ligero (pastos, hojarasca, hierbas, etcétera); se controlan ciertas plagas, enfermedades y vegetación indeseable; se incorporan nutrientes al suelo, y se evita o disminuye la presencia
de incendios de grandes magnitudes (Conafor, 2006).
En 1998, México atravesó por uno de sus peores años
en este aspecto, registrándose 14 445 incendios que
afectaron casi 850 000 ha (Semarnap, 2000), causando
severos daños en áreas de importancia para la conservación de la biodiversidad. Se hizo evidente la necesidad
de encontrar una solución tecnológica que ayudara en
su detección y en el análisis de propagación.
En 1999, la Comisión Nacional para el Conocimiento
y Uso de la Biodiversidad implementó un sistema para la
detección de puntos de calor (como indicador de posibles
incendios forestales) utilizando imágenes diurnas y nocturnas del sensor avhrr (Advanced Very High Resolution
Radiometer) a bordo de los satélites de la serie noaa (National Oceanic and Atmospheric Administration), que se
reciben gratuitamente y en tiempo real en la estación de
recepción satelital de la Conabio. En el año 2001, la Conabio incorporó para la detección de puntos de calor los
sensores Modis (Moderate Resolution Imaging Spectroradio-
Fotografías © Javier de la Maza
Los incendios forestales han contribuido en todo el mundo al deterioro de los recursos naturales y a pérdidas económicas (directas o indirectas) y de vidas humanas. En
México, esta situación no es la excepción; de acuerdo con
las condiciones climáticas y meteorológicas, cada año se
presentan incendios forestales de diversas magnitudes.
De 1970 a 2006 han ocurrido en promedio unos 7 000
incendios forestales por año, afectándose en promedio
unas 221 179 hectáreas (Conafor, 2008).
Las causas de los incendios forestales en México son
atribuibles principalmente a las actividades humanas,
estimándose que éstas causales alcanzan 98% del total
nacional y sólo 2% se debe a causas naturales derivadas
de fenómenos como descargas eléctricas o erupción de
volcanes. Para 2009 se calcula que las actividades agropecuarias representan 41% de las causas que originan
los incendios forestales; le siguen en importancia las causas desconocidas, con 13%, fumadores con 12%, fogatas
11%, y el resto aportan 13% del total (Conafor, 2009).
En muchos sistemas ecológicos los incendios forestales pueden tener un gran impacto negativo tanto localmente, por la degradación que sufren el suelo y la cobertura vegetal, como en el ámbito global, por las emisiones
de gases de efecto invernadero. Por otra parte, los incendios han sido identificados como una herramienta de
uso extensivo para la remoción de selvas y bosques, sobre todo en regiones tropicales. Los efectos causados por
los incendios a los ecosistemas forestales tienen diversas
Ambas fotos: incendios provocados por el sistema de roza, tumba y quema, Selva Lacandona.
• 198 •
Control de incendio.
meter), a bordo de los satélites Aqua y Terra de la nasa
(National Aeronautics and Space Administration), que se
comienzan a recibir desde la estación de recepción, aumentando ocho pasos diarios de imágenes diurnas y nocturnas, y se mejoró el algoritmo de detección de puntos
de calor (Ressl et al., 2009), en comparación con las dos
observaciones que se realizaban con las imágenes avhrr.
Estos productos conforman el Sistema de Alerta Temprana de Incendios para México y Centroamérica que la
Conabio publica en tiempo cuasi real (menos de 30 minutos después de haber recibido la imagen) en su página
(www.conabio.gob.mx/incendios). Se proporciona la ubicación de los puntos de calor (con coordenadas), su localización con respecto al país, estado, municipio, tipos de vegetación, riesgos en caso de estar dentro de un área natural
protegida (anp), ángulo de la pendiente e índice de propagación de incendios (bajo, normal, alto o muy alto).
El año de 1998 fue el parteaguas en el combate de incendios forestales en México, porque se inicia una mayor
participación institucional, se incrementa la contribución
de los tres niveles de gobierno y la colaboración de otras
instituciones y organizaciones, lo que ha permitido el fortalecimiento de capacidades para la prevención y el combate de incendios forestales. En este marco la Conabio ha
participado con el establecimiento del sistema de alerta
como un elemento más en la detección oportuna.
Uno de los resultados de este fortalecimiento es el
mejoramiento de la eficiencia en el combate. El número
de incendios y la superficie promedio afectada tienden a
aumentar, debido a diferentes factores; sin embargo, la
tendencia del indicador de superficie quemada por incendio disminuye, lo que sugiere la detección y atención
oportuna de los incendios.
Actualmente se lleva a cabo una mejora en el índice
de propagación de incendios, que incluye un modelo de
la humedad de la vegetación muerta, mediante parámetros climatológicos obtenidos de sensores satelitales,
como la precipitación, la temperatura terrestre y la humedad relativa. De igual forma se trabaja en un producto
para la estimación de áreas quemadas. Ello permitirá implementar en los próximos años un Sistema de Alerta
Temprana e Impacto de Incendios Forestales.
1
Ambos autores, Comisión Nacional para el Conocimiento
y Uso de la Biodiversidad.
• 199 •
Págs. 200-201 →
Delfín frente a la costa del Golfo de California.
© Francisco Buelna
Inventario Nacional Forestal y de Suelos
Juan Manuel Torres, Rigoberto Palafox 1
Cuadrantes de muestreo de vegetación y suelo.
La evaluación confiable y sistemática de los recursos forestales del país resulta fundamental para orientar la política pública forestal. El Inventario Nacional Forestal y
de Suelos (infys) es un instrumento técnico que contiene
la información precisa y actualizada sobre la cuantía, ubicación y condiciones de los recursos forestales del país.
El actual infys se elaboró de 2004 a 2009. En 2007 se
concluyó la etapa más importante de muestreo de campo, en la que se midieron 24 659 conglomerados que
integran a su vez 81 665 sitios de muestreo distribuidos
geográficamente en todas las condiciones de vegetación
del país y en cuyo levantamiento participaron cerca de
1 500 técnicos. Este inventario refleja el mayor esfuerzo
en toma de muestra en campo bajo el concepto de un
inventario sobre la dinámica de la vegetación.
La diferencia del actual infys con esfuerzos previos de
evaluación de los recursos forestales de México es el objetivo y la definición de sitios permanentes. El primero incluye un amplio espectro de variables a monitorear, tanto
de vegetación como de suelo, de variables estáticas como
dinámicas y, por supuesto, con diferentes niveles de evaluación por estratos. Además, la existencia de sitios permanentes permitirá una remedición futura y la obtención
de datos comparables con los recientemente obtenidos.
Existen diferentes e importantes trabajos de evaluación de los recursos forestales, mismos que han tenido
objetivos y alcances distintos, y por tanto han contado
con tecnología y metodologías diferentes al actual infys:
1961-1985. Un amplio periodo de elaboración. Permitió identificar las áreas comerciales y potenciales maderables.
1991-1992. Buscó una actualización rápida y a bajo
costo de la delimitación de las áreas forestales. Se utilizaron métodos indirectos de medición.
1994. Actualizó y detalló la información sobre recursos forestales y su zonificación en forestales y preferentemente forestales, y, de acuerdo con sus funciones, en
conservación, restauración y producción.
2000. La unam actualizó la cartografía de uso del suelo y vegetación, con base en análisis de imágenes satelitales actualizadas.
El material cartográfico usado para el actual inventario
es la Carta de uso del suelo y vegetación escala 1:250 000
Serie IV, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía
(inegi) liberada en 2007. Esta información base, en conjunto con la metodología y la tecnología aplicadas en este
infys, están homologadas con aquéllas utilizadas por Canadá y Estados Unidos, lo cual ofrece compatibilidad suficiente para realizar potenciales análisis comparativos
que resultarán de interés para México y el mundo.
• 202 •
Este cúmulo de información del país permite estimar variables como cobertura de vegetación, biodiversidad, densidad de arbolado, volumen de madera, edad
e incrementos (crecimiento) de coníferas, vigor y, en su
caso, afectaciones al arbolado, grados de disturbios, datos de repoblación, principalmente de especies maderables, descripción de sitios mediante rasgos topográficos y orográficos, altitudes, pendientes, uso del suelo y
presencia de erosión.
En cumplimiento de la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable, y por primera vez en un inventario
forestal, a partir de 2009 se inició la recopilación específica de información sobre los suelos forestales, mediante
la obtención de cerca de 100 000 muestras de suelos a
diferentes profundidades, obteniendo información de
carácter cualitativo y cuantitativo en laboratorios especializados. Este esfuerzo permitirá mejorar la evaluación
de la biomasa vegetal en relación con la productividad
de los suelos. Gracias a esta información también será
posible cuantificar los reservorios de carbono orgánico
terrestre, por lo que es relevante señalar que la metodología de levantamiento y las variables consideradas están
conformes con los Lineamientos del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (ipcc).
De igual forma, se ha incluido el levantamiento de
información sobre material combustible en el suelo, su
distribución y abundancia; estos datos son la materia
prima para la modelación de riesgos potenciales y el diseño de estrategias preventivas de alto impacto en el área
de incendios forestales.
Por primera vez en la historia de este país se realizarán nuevas mediciones de los mismos sitios, para lo cual
se previó que fueran confiablemente localizables. Entre
2009 y 2014, la Conafor estará midiendo anualmente
cerca de 20% de los sitios de muestreo, para concluir
con resultados de una remedición total en 2013 (más de
24 000 sitios). De esta forma se contará con descripciones puntuales de los recursos forestales en series cronológicas y se detectarán claramente los principales cambios en la vegetación forestal y los suelos, así como los
factores que los han generado.
Todos los esfuerzos serían inútiles si no se garantiza la
veracidad y calidad de la información; por tal motivo
existen protocolos de verificación rigurosa de la información, tanto en campo como en gabinete y con personal especializado.
Por otro lado, el infys, en combinación con métodos
de evaluación de la dinámica del uso del suelo mediante
sensores remotos, es un elemento central en el Sistema
de Monitoreo, Reporte y Verificación, que tiene como
finalidad la evaluación precisa de la cantidad de carbono
almacenado en bosques y selvas del país. Éste es un
tema de gran relevancia local y mundial. Esta capacidad
de almacenamiento es la base de una de las principales
estrategias para luchar contra los efectos negativos del
cambio climático.
El infys es por lo tanto un instrumento indispensable
para la ejecución de los programas forestales y de suelo
a cargo de la Conafor; la calidad de su información influirá positivamente en la adecuada toma de decisiones
en las políticas forestales.
• 203 •
1
Ambos autores, Comisión Nacional Forestal, Semarnat.
Cuadrantes de muestreo de vegetación y suelo.
Biblioteca Digital
de la Medicina Tradicional Mexicana
Fotografías © Miguel Ángel Sicilia
A la gran diversidad biológica de México corresponde
también una gran diversidad cultural que se refleja en el
enorme cúmulo de conocimiento que poseen las comunidades indígenas del país sobre el aprovechamiento de
sus recursos naturales para múltiples usos, entre ellos,
los medicinales.
Entre 1990 y 1994, el Instituto Nacional Indigenista
(ini), con la participación de un amplio equipo de investigadores y asistentes de investigación de más de 2 200
médicos tradicionales indígenas y de los coordinadores
Carlos Zolla y Arturo Argueta Villamar, elaboró la Biblioteca de la Medicina Tradicional Mexicana. Se trata de una
amplia investigación sobre la medicina tradicional, con
propuestas de nuevos modelos de atención para lo que se
denomina el “sistema real de salud”, en el que conviven la
medicina académica, la medicina tradicional y la medicina doméstica o casera.
La primera y más importante etapa del proyecto concluyó con la publicación de 12 volúmenes que incluían:
1] el Diccionario enciclopédico de la medicina tradicional
mexicana (2 tomos); 2] La medicina tradicional de los pueblos indígenas de México (3 tomos); 3] el Atlas de las plantas de la medicina tradicional mexicana (3 tomos); 4] las
Floras medicinales indígenas de México (3 tomos), y 5] la
Nueva bibliografía de la medicina tradicional mexicana. El
conjunto impreso fue de poco más de 7 000 páginas de
Mercado de Sonora en la ciudad de México.
Carlos Zolla 1
texto, y la edición se agotó durante la década final del
siglo xx. Tres volúmenes más fueron publicados en los
años inmediatamente posteriores a la aparición de la Biblioteca impresa: una antología histórica del empacho
en la Nueva España y en México, un amplio estudio sobre los saberes maternos de las enfermedades infantiles y
una obra sobre el agua en la cosmovisión y terapéutica
de los pueblos indígenas.
El impacto del proyecto del ini en su conjunto puede
advertirse en los siguientes campos: a] el
notable crecimiento de las organizaciones
de médicos tradicionales indígenas, cuyo
número aumentó de dos, hacia comienzos
de 1990, a 57 en 1994; b] la amplia difusión de la información sobre la medicina
tradicional, tanto en los aspectos biológicos, ecológicos, etnobotánicos, médicos,
antropológicos, fitoquímicos, farmacológicos, toxicológicos y clínicos de la herbolaria medicinal como en otras temáticas que
la obra abordó: los recursos humanos de la
medicina tradicional, los procedimientos y
métodos diagnósticos y terapéuticos, las
causas de demanda de atención (incluidas
las enfermedades y los síndromes de filiación cultural), los sistemas conceptuales y
de creencias que articulan las prácticas curativas, las concepciones indígenas sobre el
cuerpo humano y las relaciones de la medicina tradicional con los otros modelos médicos; c] la favorable acogida que la obra
tuvo entre los propios médicos tradicionales a los que se les transfirieron los resulta-
• 204 •
dos de la investigación y que hoy son destinatarios principales de la Biblioteca Digital.
El agotamiento de la versión impresa —que seguía siendo requerida por estudiosos y público en general—, el hecho de que no volviera a imprimirse y las ventajas que ofrecen las publicaciones electrónicas confluyeron para que en
el seno del recién creado Programa Universitario México,
Nación Multicultural (pumc), en la Universidad Nacional
Autónoma de México, se proyectara la realización de la Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana (bdmtm), estructurando sus contenidos en un complejo sistema interactivo que diseñó la Dirección General de Servicios
de Cómputo Académico (dgsca). El proyecto de digitalización, coordinado por la Biól. Soledad Mata Pinzón, fue realizado por el pumc y la dgsca, previa autorización de la
Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (cdi, titular de los derechos patrimoniales del ini) y
con la asistencia financiera de la Fundación Landsteiner
Scientific, de México. Los resultados de la labor de más de
dos años (enero de 2007 a agosto de 2009) se encuentran
hoy en la internet con el localizador de recurso uniforme
<www.medicinatradicionalmexicana.unam.mx>.
La nueva bdmtm permite la consulta interactiva de los
cuatro estudios principales (Diccionario, Atlas, La medicina y Floras indígenas), con un código de cuatro colores
que identifican la pertenencia del dato a la obra correspondiente (con más de 54 000 asociaciones de términos) y en donde es posible tener acceso a partir de los
propios textos o de tres índices (alfabético, temático y de
pueblos indígenas).
Hasta donde llega nuestro conocimiento, la Biblioteca
Digital de la Medicina Tradicional Mexicana es la obra
más completa en su tipo en lengua española, característica que parece confirmarse con los comentarios recibidos de usuarios de México, Estados Unidos, Argentina,
Bolivia, Venezuela, Guatemala, Colombia y Perú, principalmente, conforme a los registros de consulta proporcionados por la dgsca.
Las facilidades de la electrónica permitieron establecer
un programa de actualización de la bdmtm para dar origen
a la Nueva Bibliografía de la Medicina Tradicional Mexicana, incorporando más fichas bibliográficas; la recopilación de legislación actual sobre la medicina tradicional,
internacional y nacional; un nuevo archivo dedicado a
consignar los datos más relevantes de las más de cien organizaciones de médicos tradicionales indígenas existentes en el país, y la inclusión de nuevos datos de campo, en
zonas no contempladas en la investigación original.
El Programa de Difusión de la bdmtm contempla, asimismo, no sólo una campaña para su conocimiento entre investigadores, docentes y estudiantes, personal del
Sistema Nacional de Salud, organizaciones no gubernamentales y proyectos de salud comunitaria, sino la gestión para dotar de equipos de cómputo y del adiestramiento a jóvenes indígenas que puedan operarlos en las
sedes de las organizaciones de médicos indígenas.
1
Coordinador de Investigación del Programa Universitario
México, Nación Multicultural, unam.
• 205 •
Fotografías © Abisaí García
Comisión para el Estudio Ecológico
de Dioscóreas
Dioscorea composita con flores.
La ecología moderna en México tiene probablemente su inicio con los trabajos de la Comisión de
Dioscóreas —llevados a cabo a fines de los años
cincuenta y a principios de los sesenta—, formada
gracias a una afortunada coincidencia de eventos.
A fines de los cuarenta se anuncia el histórico descubrimiento por parte del químico norteamericano
Russell Marker de la posibilidad de fabricar hormonas esteroides animales (testosterona y progesterona) a partir de un precursor químico de origen
vegetal: la diosgenina. Esto favoreció la investigación y producción de otros productos esteroidales
como la cortisona y las píldoras anticonceptivas, y
con ello se creó una de las industrias farmacéuticas
más importantes de todos los tiempos.
Este caso disparó la búsqueda de plantas que
pudieran surtir la enorme demanda que se preveía
Arturo Gómez-Pompa 1
en el futuro cercano. La fuente original
de este precursor eran algunas especies
silvestres del género Dioscorea. México
tuvo la fortuna de ser un país con gran
diversidad de especies de este género, lo
que propició la producción de la primera
alternativa seria industrial con D. composita (conocida como “barbasco”). Las primeras industrias de productos esteroides
se crearon en México en los años cuarenta y cincuenta basadas en el uso de esta
especie.
El gran problema al que se enfrentaron fue el desconocimiento de la distribución y potencialidad de producción
de esta especie de origen silvestre que es
endémica de las selvas mexicanas del sureste.
El siguiente evento afortunado fue el
nombramiento presidencial de uno de los
más ilustres y queridos biólogos de México, el doctor Enrique Beltrán, para hacerse cargo de la Subsecretaría Forestal, que
era la institución responsable de otorgar
los permisos para la explotación de recursos silvestres mexicanos. Beltrán entendió
el reto y la oportunidad para México y por
ello les dio todas las facilidades a las industrias para establecerse y usar las poblaciones silvestres del barbasco, con una
condición: por cada tonelada extraída de
las selvas pagarían una cuota al recién
creado Instituto Nacional de Investigaciones Forestales (inif), que se utilizaría para realizar
investigaciones sobre la ecología de las dioscóreas
mexicanas y para evaluar el impacto de la explotación de los rizomas del barbasco. Las empresas aceptaron la condición, con lo que se crea a fines de los
cincuenta la Comisión para el Estudio Ecológico de
las Dioscóreas en el inif.
Otra decisión fundamental fue el nombramiento
de dos ilustres botánicos mexicanos como sus asesores para este gran proyecto: el doctor Faustino
Miranda y el ingeniero Efraím Hernández Xolocotzi, quienes eran, el primero, el botánico mejor preparado y más prestigiado de México, amigo cercano y colaborador de Beltrán, y el segundo un gran
conocedor del país, con amplia experiencia del
campo y de la sociología de los campesinos. Ambos
definieron el trabajo ecológico de la Comisión y lo
• 206 •
entendiendo los requerimientos ecológicos del
barbasco y su relación con los diversos tipos de
vegetación y sus estados sucesionales.
Muchas preguntas básicas sobre la dinámica
de la vegetación de las selvas no tenían respuesta
y la ecología tropical en ese tiempo apenas se
iniciaba en Latinoamérica.
Para emprender algunas investigaciones distintas a las que se hicieron a raíz de los inventarios se sugirió y aceptó invitar a estudiantes de
biología para integrarse a la Comisión y realizar
estudios que nos ayudaran a entender los procesos de regeneración y ecología de las especies.
Nos pareció que la formación del biólogo podría
ser adecuada para llevar a cabo nuevas investigaciones. Ésta fue una buena decisión, ya que
se logró integrar a brillantes jóvenes estudiantes
que contribuyeron no sólo con la Comisión, sino
que posteriormente definieron nuevos programas de investigación florística, ecológica y etnobotánica de gran impacto en distintas instituciones del país, y que dieron origen a lo que se
reconoce como la escuela mexicana de ecología
tropical.
1
Centro de Investigaciones Tropicales, Universidad
Veracruzana.
Dioscorea mexicana.
presentaron a Beltrán. El reto a continuación fue
enfrentarse al hecho de que en ese tiempo prácticamente no había en México botánicos jóvenes, y
menos aún ecólogos.
La siguiente coincidencia se presenta con un estudiante de Miranda (Arturo Gómez-Pompa) que un
par de años antes había comenzado el estudio de las
dioscóreas con el patrocinio de los Laboratorios Farquinal, empresa de esteroides del gobierno mexicano
dirigida por el químico Francisco Giral, gran amigo
de Miranda.
Beltrán y Miranda lo invitan a hacerse cargo de
la Comisión recién formada. Su nombramiento fue
aceptado por el grupo de empresas, ya que lo conocían porque representaba a Farquinal en las reuniones de planeación de la creación de la Comisión.
El objetivo central de la Comisión fue estudiar la
ecología de la vegetación del trópico para poder
dar sugerencias en torno al manejo del barbasco.
Después de una serie de discusiones se optó por
una metodología para realizar los estudios, que fue
publicada en el Boletín de la Sociedad Botánica de
México.
La información obtenida con el trabajo de campo
ofrecía una primera visión de la dinámica vegetacional y florística de las selvas de México y permitió ir
• 207 •
Infrutescencia de Dioscorea composita.
Los jardines botánicos y la conservación Asociación Mexicana
de la diversidad vegetal de México de Jardines Botánicos, A.C.1
La conservación ex situ es una estrategia útil para la preservación de la diversidad vegetal, particularmente de
aquellas especies que se encuentran en algún grado de
riesgo. Mientras que los bancos de germoplasma cumplen esta función en el caso de las variedades de plantas
cultivadas, los jardines botánicos son un instrumento
eficaz para la conservación de plantas silvestres.
Los jardines botánicos de México están agrupados en
la Asociación Mexicana de Jardines Botánicos (amjb); al
mismo tiempo son miembros de la organización Botanic
Garden Conservation International (bgci) y suscriben la
Estrategia Global para la Conservación Vegetal (egcv),
que proporciona un marco de referencia y metas específicas para el trabajo de formación, mantenimiento de
colecciones, difusión y educación, con el objetivo común de la conservación de la diversidad vegetal. Pionera
en su campo, la amjb elaboró en el año 2000 su Estrategia de Conservación para los Jardines Botánicos Mexicanos, aun antes de la publicación de la egcv, y desde 2006
ha venido realizando anualmente una evaluación de las
contribuciones de sus miembros a la conservación vegetal, las cuales se resumen a continuación.
Desde su fundación hace más de 70 años, los primeros jardines botánicos de la época moderna en México
formaron sus colecciones con el propósito de representar
la flora regional o nacional con énfasis en las plantas endémicas. En el presente, los jardines mexicanos contribuyen a la conservación de una proporción importante de
la diversidad vegetal de México, manteniendo en sus colecciones representantes de más de 5 000 especies, de las
cuales cerca de 50% son endémicas de nuestro país. Son
de particular importancia los esfuerzos que hacen los jardines para la conservación de las especies en alguna categoría de riesgo, de acuerdo con la NOM-059 (2001). Hasta
el año 2008, los 15 jardines principales del país mantenían hasta 263 especies de la NOM-059, incluyendo varias
especies consideradas extintas en el medio natural.
Cuadro 1. Número y porcentaje de las especies
de las colecciones de l5 jardines botánicos mexicanos
que están incluidas en la NOM-059
Jardín botánico ib-unam
El Charco del Ingenio fes Cuautitlán F.J. Clavijero Cadereyta Etnobotánico de Oaxaca cicy-Mérida Faustino Miranda Todos Santos ciidir Oaxaca Africam Safari Alfredo Barrera, Ecosur buap Xochitla J. Rzedowski Total
de especies
en colecciones
Especies
en la
nom-059
%
1 200 732 700 745 263 930 695 992 900 156 238 206 76 51 53 263 128 114 92 67 57 27 26 25 24 20 14 11 10 4
21.9
17.4
16.3
12.3
25.4
6.1
3.9
2.6
2.8
15.4
8.4
6.8
14.5
18.9
7.5
Actualmente se elabora el listado completo de las especies de la NOM-059 que son conservadas en conjunto
en los jardines botánicos de México; sin embargo, una
evaluación preliminar muestra la importancia de los jardines para la conservación ex situ, ya que al menos seis
de los principales jardines mantienen en sus colecciones
más de un tercio de las 981 especies incluidas en la lista
oficial de especies en alguna categoría de riesgo. De ellas
más de la mitad corresponden a especies amenazadas,
en peligro de extinción e incluso dos especies consideradas extintas en su medio natural (cuadro 2). La mayor
parte de estas especies son cactáceas, agaváceas y crasuláceas, familias que contienen muchas especies incluidas en la NOM-059 y endémicas. La mayor parte de estas
especies (239) se encuentra en un solo jardín, mientras
que sólo 10 especies son mantenidas por más de tres
jardines.
El mantenimiento de especies de la NOM-059 en las
colecciones de los jardines botánicos es insuficiente
para asegurar su conservación. Se requiere además el
desarrollo de protocolos para su cultivo y propagación,
los cuales se están desarrollando en seis jardines botánicos de México. Estos programas son la base para la
reintroducción de estas especies a su hábitat natural.
Varios jardines desarrollan programas para la reintroducción de especies junto con comunidades y organizaciones de productores. Es el caso de la reintroducción
de Beau­carnea spp. en la cañada de Cuicatlán, Oaxaca,
y de Echeveria laui en el estado de Hidalgo, realizada
• 208 •
Cuadro 2. Número de especies en diferentes categorías
de riesgo según la NOM-059 (2001) conservadas en seis
jardines botánicos mexicanos
E
P
A
PR
ib-unam
1 43 98 121 Cadereyta 1 10 20 37 Etnobotánico Oaxaca 1 24 32 Conzattii Oaxaca 5
9
10 Alfredo Barrera, Ecosur 5
9 J. Rzedowski (U.A. Narro) 2
2
Total* Total
en la
NOM-059
263
67
57
24
14
4
354
E = Extinta en el medio natural; P = En peligro de extinción; A = Amenazada;
PR = Requiere protección especial. * El total considera las especies que están
en dos o más jardines.
nes, formando así una red nacional de colecciones
para la conservación ex situ de la diversidad vegetal.
La estrategia comprende además el intercambio de conocimiento y experiencias para el cultivo y propagación de estas plantas, tanto para su reintroducción al
medio natural como para el desarrollo de estrategias
de uso sostenible, incluyendo su comercialización a
gran escala.
1
Texto preparado por Javier Caballero, con la colaboración
de Jerónimo Reyes, Emiliano Sánchez, Alejandro de Ávila,
Gladys Manzanera, Cecilia Elizondo y Luis Román Castañeda.
Fotografías © Iván Montes de Oca
por el Jardín Botánico ib-unam junto con organizaciones
locales. Los programas de cultivo y propagación de especies de la NOM-059 son también la base para la comercialización de estas plantas, lo cual es sin duda una mejor estrategia para desalentar el tráfico ilegal de tales
especies, muchas de las cuales tienen un valor comercial
importante en el mercado internacional de plantas ornamentales. De este modo, jardines como el de Cadereyta
o el del Instituto de Biología de la unam han desarrollado protocolos de cultivo por métodos convencionales
para cerca de 100 especies de la NOM-059, y el último de
estos jardines ha logrado la propagación de 42 especies
de ellas por medio de técnicas de cultivo in vitro, además
de que ya comercializa ejemplares propagados de más
de 30 especies en alguna categoría de riesgo, en la tienda
Tigridia del mismo jardín.
Las acciones de conservación se complementan con
el desarrollo de programas de difusión y educación, enfocados a la promoción de una conciencia pública sobre la importancia de la diversidad vegetal y su conservación.
Como ha sido formulado en su Plan de Acción (2008)
y en la Estrategia Mexicana de Conservación Vegetal
(2008), los jardines botánicos mexicanos se han fijado
la meta de incluir en sus colecciones todas las especies
de la NOM-059 y para ello se han planteado desarrollar
una estrategia coordinada para la recolecta de especies
en áreas prioritarias, así como para el mantenimiento
de tales especies en el mayor número posible de jardi-
Jardín Botánico Exterior, Instituto de Biología, unam.
• 209 •
© Archivo Zoomat
El Zoológico Regional
Miguel Álvarez del Toro
Gerardo J. Cartas1
El origen del Zoológico Regional Miguel Álvarez del Toro,
en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, se remonta a 1942, cuando
fue creado el Departamento de Viveros Tropicales y Museo de Historia Natural del estado de Chiapas, que dirigía el profesor Eliseo Palacios (Álvarez del Toro, 1985).
Sin oficinas y con apenas unas jaulas improvisadas para
mantener algunos animales donados, que a su muerte
eran disecados para exhibirse en el Museo, el incipiente
zoológico se ubicaba en el patio de la propia casa del profesor Palacios y sólo era visitado por funcionarios del gobierno del estado (Álvarez del Toro, 1985).
En 1943 se inauguraron el edificio del Museo de Historia Natural y el zoológico en un terreno que actualmente ocupa la rectoría de la Universidad de Ciencias y Artes
de Chiapas. En 1944, debido al fallecimiento de Eliseo
Palacios, se nombra director a Miguel Álvarez del Toro,
quien de inmediato realizó negociaciones para reubicar
el Museo y el zoológico, que experimentaba un rápido
crecimiento, con la finalidad de proporcionar mejores
espacios a los ejemplares que exhibía. En 1949 se trasladaron estas instituciones al sitio donde actualmente se
encuentran el Parque Madero y el Centro de Convivencia
Infantil, y adquirieron el nombre de Instituto Zoológico.
El zoológico mejoró considerablemente los espacios de
exhibición, así como los materiales de construcción. Utilizó estructuras más atractivas y funcionales para albergar
a los ejemplares, como fosas de exhibición para jaguares y
canales para evitar la proximidad de los animales a las
cercas. Continúa creciendo y pronto incluye una gran variedad de reptiles, un aviario y un acuario para peces de
agua dulce, todas especies pertenecientes al estado de
Chiapas. Si bien las
instalaciones eran de
pequeñas dimensiones, sus diseños eran
complementados con
ambientaciones que
años después serían
adoptadas por otros
zoológicos del mundo, como es la recreación del hábitat en
los espacios de exhibición.
Durante los años
setenta, el zoológico
era visitado por los
alumnos de las escuelas de la ciudad y
Miguel Álvarez del Toro
en el Parque Madero, ca. 1975.
para ofrecer un me-
jor servicio a estos visitantes comenzó la atención escolar; se trataba de sensibilizar a los niños y jóvenes sobre
la importancia de conservar la flora y la fauna. Fue un
esfuerzo pionero en la educación ambiental.
En aquel entonces las especies más llamativas del
zoológico eran el jaguar, los cocodrilos, el tapir, los monos araña, el puma y el ocelote, siempre con la característica de presentar sólo fauna regional.
En esa década, el zoólogo Russell A. Mittermeier visitó el zoológico y platicó ampliamente con Miguel Álvarez del Toro acerca del funcionamiento de la institución,
y quedó muy impresionado, por lo que en 1979 publica
en la revista Animal Kingdom el artículo “The Best Zoo in
Latin America”, por los diseños y espacios de sus encierros y por su programa educativo.
Con la necesidad de seguir mejorando las instalaciones, por la presión que ejercía en esos momentos el crecimiento de la mancha urbana y con la idea de que los
animales estuviesen en condiciones similares a su ambiente natural, don Miguel, como ya era conocido por
todos, planeó trasladar las instalaciones del zoológico a
El Zapotal, denominado así por tener entre sus árboles
dominantes cuatro especies de zapotes, unos terrenos
adquiridos por el gobierno y que antiguamente albergaban la finca del mismo nombre. El lugar, ubicado al
sur de Tuxtla Gutiérrez, es una ladera de la Meseta de
Copoya, la cual mantiene ojos de agua y cuyos arroyos
sostienen una vegetación de selva mediana subdecidua,
es decir, una selva en que la mayoría de sus árboles
permanecen con hojas durante todo el año; ambos elementos, indispensables para el buen funcionamiento
del zoológico.
En 1980 se creó, mediante decreto del Ejecutivo estatal, el Parque Recreativo El Zapotal, con una extensión
de 100 hectáreas, y se le dio al zoológico el nombre de
• 210 •
Tapir (Tapirus bairdii).
Fotografías © Javier de la Maza
Zoológico Regional Miguel Álvarez del Toro (Zoomat), en reconocimiento al director de la institución que durante más de 30 años había dirigido exitosamente el Instituto de Historia Natural y
consecuentemente el zoológico.
El diseño de sus instalaciones contempló las
necesidades de espacio, luminosidad y vegetación para cada una de las especies, cuidando que
los animales pudieran desempeñar sus actividades en la mayor cercanía a su ambiente natural.
Esto ha permitido lograr éxitos inigualados en la
reproducción de especies como el grisón, el viejo de monte y el quetzal, y la sobrevivencia de
ejemplares por más tiempo que en otros zoológicos, como los casos del jaguar Lotario, que vivió
24 años en sus instalaciones, y el águila arpía,
que vivió 45 años. Asimismo, cuenta con animales como el pavón, el tapir y otras especies que
incluso hoy día no son muy comunes en zoológicos del mundo.
El zoológico era un complemento de la estrategia estatal de conservación de los ecosistemas y
su biodiversidad que desarrollaba el Instituto de
Historia Natural del Estado de Chiapas, la cual
propició el establecimiento de importantes áreas
naturales protegidas como El Ocote, El Triunfo,
La Sepultura, y La Encrucijada, entre otras.
Actualmente ocupa una superficie de 30 ha,
de las 110 que tiene el terreno; el resto es vegetación natural de selva mediana a manera de área
protegida, donde existen animales en libertad.
Cuenta con 135 jaulas y encierros para exhibir
32 especies de mamíferos, 60 de aves, 51 de anfibios y reptiles y 40 de invertebrados. Recibe
una afluencia anual de 450 000 visitantes de 80 países,
quienes se sorprenden primero al conocer la diversidad
de la fauna regional y después de la calidad y ambientación natural de los encierros; tan es así que se ha convertido en una fuente inagotable de imágenes de animales
silvestres tropicales para el público que lo visita e incluso
para profesionales, quienes las usan en publicaciones de
divulgación.
Águila arpía (Harpia harpyja).
El Zoomat sigue siendo el mejor zoológico de fauna
regional de Latinoamérica.
1
Zoológico Regional Miguel Álvarez del Toro, Chiapas.
Pava cojolita (Penelope purpurascens).
Oso hormiguero (Myrmecophaga tridactyla).
• 211 •
Apoyo federal
Gonzalo Halffter,1 José Sarukhán 2
para el desarrollo de colecciones científicas
El apoyo institucional a la investigación científica
en general estuvo acotado hasta la primera mitad
del siglo pasado básicamente a las pocas instituciones en las que dicha actividad tenía lugar. El apoyo
federal directo a la investigación empezó a esbozarse con la creación del Instituto Nacional de la
Investigación Científica (inic) en los años cincuenta del siglo pasado, cuando se empezaban a conformar algunas masas críticas de investigación en
áreas de la biomedicina, las ingenierías y las ciencias exactas. La actividad de planeación dio pie a la
creación, a principios de la década de los setenta,
del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), que contaba con mayor presupuesto y capacidades operativas que el inic, y con atributos
para elaborar las políticas de ciencia y tecnología
del país.
Durante esa década, el apoyo del Conacyt a la
actividad científica y tecnológica se reflejó en la
fundación de 18 centros de investigación en diferentes áreas de la ciencia y la tecnología, como resultado de la decuplicación de su presupuesto. Sin
embargo, las áreas que recibían el apoyo económico eran usualmente las tradicionales de las ciencias exactas, las ingenierías, la biomedicina, la bioquímica, etc. No fue sino hasta los primeros años
de los ochenta cuando, por la presencia en el cuerpo directivo del Consejo de personas que conocían y valoraban el trabajo de investigación en torno al capital natural del país, tanto en el mayor
Jerzy Rzedowski en el herbario.
conocimiento de la flora y fauna de México como
en los estudios ecológicos, se dio un apoyo —sin
precedente hasta entonces en cuanto a recursos
gubernamentales— al desarrollo de las colecciones científicas en herbarios y museos de diferentes
instituciones mexicanas. La primera institución en
recibir un apoyo económico significativo fue el
Instituto de Biología (ib) de la unam, para ampliar
las colecciones del Herbario Nacional y las colecciones zoológicas que albergaba; este apoyo permitió contar no solamente con la ayuda de recolectores permanentes en el campo, sino también
con apoyos curatoriales en las colecciones, equipamientos para el campo, etc. El periodo entre
1983 y 1990 representó para colecciones como el Herbario Nacional y
la de vertebrados un salto muy notable en sus acervos del ib.
Afortunadamente, como consecuencia de estos apoyos, otras instituciones, como el Herbario de la
Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del ipn o el del Instituto de Investigaciones en Recursos Bióticos
de Xalapa, presentaron también propuestas para su crecimiento y que
fueron apoyadas durante varios
años gracias a este —repetimos—
inédito programa de financiamiento
establecido por el Conacyt. Con estos recursos adicionales, que sin ser
de dimensión astronómica sí significaron un importante incremento
en cuanto a los niveles de apoyo a
• 212 •
las colecciones científicas, no sólo se expandieron
éstas en sus acervos, sino que también se reclutaron parataxónomos, recolectores y técnicos de apoyo, así como nuevos investigadores en taxonomía y
sistemática.
Como ha sucedido en muchos otros casos, este
programa se interrumpió con los cambios administrativos en el Consejo. Sin embargo, el impulso logrado en los varios años de financiamiento adicional para las colecciones que fueron apoyadas trajo
consigo en varios casos incrementos del presupuesto de sus propias instituciones, lo cual produjo un
importante crecimiento del acervo de fanerógamas
y vertebrados mexicanos. Desde entonces, el Herbario Nacional se consolidó como la mayor colección —bajo un mismo techo— de plantas mexicanas en el mundo.
Más recientemente, a partir de los años noventa, los recursos económicos aportados por la Conabio para la exploración de regiones y grupos
prioritarios de organismos han renovado el apoyo de fondos públicos federales para el crecimiento de las colecciones científicas de México,
que constituyen una piedra angular en la ampliación del conocimiento sobre nuestro capital natural.
1
Instituto de Ecología, A.C.
Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad.
2
Ejemplares de la colección de vertebrados.
• 213 •
Estaciones para la conservación
en Chajul
El vacío producido por la carencia de una política gubernamental, clara y decidida, sobre la conservación de los
ecosistemas naturales y su biodiversidad se fue ocupando gradualmente a partir de los años setenta por la acción de las instituciones académicas y las organizaciones
de la sociedad civil (osc), los cuales promovieron iniciativas para el establecimiento de nuevas áreas naturales
protegidas (anp) e iniciaron proyectos de conservación in
situ en las ya establecidas.
En este contexto, en 1979, durante un viaje de investigación realizado por miembros de la Sociedad Mexicana de Lepidopterología al río Lacantún en la Selva Lacandona, se decidió emprender diferentes acciones para
lograr conservar las 331 000 ha de la recién establecida
Reserva de la Biosfera Montes Azules (rbma). Tal decisión fue impulsada por los impactos observados en la
selva de Marqués de Comillas, producto de los recientes
reacomodos de colonos y del establecimiento de nuevos
ejidos, y por la amenaza de que éstos se extendieran a
la Reserva, ya que, en esos años, las anp eran referidas
como “áreas protegidas en el papel”, con decreto pero
sin los recursos humanos y financieros gubernamentales
necesarios para su operación.
La tarea inicial consistió en establecer la infraestructura básica que facilitara la presencia permanente de personal técnico y de vigilancia en el sitio, y que permitiera
realizar investigaciones y estudios de largo plazo, así
como el trabajo cotidiano para detectar y afrontar, directa y oportunamente, los conflictos para evitar su deterioro. Así, en 1980 se estableció en el poblado de Boca del
Chajul, a orillas del río Lacantún, en el límite sureste de
la rbma, una incipiente base operativa utilizada por personal de diversas instituciones académicas y de conservación.
En 1983, el gobierno federal puso en marcha un programa de atención a las anp que incluyó la dotación
de infraestructura con base en experiencias como la
de Chajul. En 1985 se construyó, dentro de la Reserva
Javier de la Maza 1
de la Biosfera Montes Azules, una estación en terrenos
de la comunidad lacandona, frente al ejido Boca del
Chajul. Desafortunadamente, este esfuerzo no fue acompañado de recursos financieros para el pago del personal y, muy pocos meses después de haber arrancado, se
abandonó.
Por ello, desde las organizaciones de la sociedad civil,
en 1989 se convino con el gobierno la rehabilitación y
operación de la estación, con el apoyo inicial de la ong
Conservation International y de la Fundación McArthur;
así nació la Estación Chajul, esfuerzo que cumple ya 21
años de trabajos ininterrumpidos, con resultados evidentes en la conservación de la selva y la recuperación
de sus poblaciones animales.
Durante estos 21 años se han creado en la Estación
Chajul las capacidades humanas e institucionales que
permiten contribuir a la protección y conservación de las
• 214 •
rales. La Estación Chajul ha sido un privilegiado espacio, ideal para las actividades de educación ambiental,
con centenas de niños y jóvenes. Estas acciones han promovido un cambio de actitud entre los habitantes locales e incluso entre muchos sectores en el ámbito nacional sobre la importancia de la conservación del capital
natural nacional.
La Estación Chajul ha funcionado como un laboratorio para el fortalecimiento de la gestión de las áreas naturales protegidas en el país. Por ejemplo, el programa desarrollado para la rbma desde la Estación Chajul obtuvo
la experiencia necesaria en el manejo integral de un anp
y dio la base para establecer en 1996 el primer Programa
Nacional de Áreas Naturales Protegidas. Asimismo, en el
proceso de renegociación del donativo del gef en 1997,
las experiencias obtenidas con el manejo de la estación
Chajul dieron los elementos necesarios para argumentar
la necesidad de dotar a las anp de personal operativo, lo
cual fue aprobado por el gef. Así, las anp empezaron a
dejar de ser “áreas protegidas en el papel”.
El éxito logrado se debe a la perseverancia y la cooperación de los actores clave de gobierno, la sociedad civil
organizada, organizaciones de productores, empresas y
medios de comunicación, pero, sobre todo, a la dedicación y convicción de sus trabajadores.
1
Natura y Ecosistemas Mexicanos, A.C.
Fotografías © Javier de la Maza
áreas naturales protegidas de la Selva Lacandona. Gracias a su presencia se mantiene la integridad del ecosistema original en 280 000 ha de la rbma y en 60 000 ha
de la Reserva de la Biosfera Lacantún, dando solución
casi completa a los asentamientos irregulares y las invasiones que la amenazaban.
En cuanto a la investigación, se han desarrollado estudios que permiten entender el funcionamiento de los
complejos y frágiles ecosistemas tropicales mexicanos y
de la flora y fauna que los componen. Asimismo, se monitorean poblaciones de especies en peligro de extinción
y se contribuye a su recuperación, como el tapir, el jabalí
de labios blancos, el jaguar, el venado temazate, el mono
araña, el mono saraguato, la guacamaya roja, el cocodrilo de pantano, la tortuga blanca, entre otros. También se promueven acciones de restauración de áreas
deterioradas y se prueban distintas tecnologías para su
recuperación.
Por otro lado, la estación ha sido promotora de opciones productivas entre las comunidades vecinas para
que, al tiempo de generar empleos e ingresos, logren la
conservación de la selvas remanentes de sus predios; ha
contribuido al fortalecimiento de las capacidades de los
habitantes locales mediante su adiestramiento y organización, así como de funcionarios y profesionistas, nacionales e internacionales, dedicados a la conservación,
restauración y uso sustentable de los ecosistemas natu-
Vista aérea de la Estación Chajul, junto al río Lacantún.
• 215 •
Págs. 216-217 →
Quetzal en el bosque mesófilo de montaña. Reserva de la Biosfera El Triunfo, Chiapas.
© Fulvio Eccardi
© Genoveva Trejo
Detrás de la severa crisis ambiental que estamos viviendo está nuestro pobre entendimiento de los procesos ecológicos que operan en escalas espacio-temporales amplias (de kilómetros cuadrados y décadas). Esta
limitada capacidad para apreciar la manera como opera la naturaleza y los impactos que las actividades humanas tienen en ella a una escala apropiada obedece,
en buena medida, a las dificultades logísticas que representa hacer observaciones y realizar experimentos
con muchas especies, en grandes áreas y por periodos
muy prolongados. Las estaciones de biología, establecidas entre otras razones con el propósito de promover
y facilitar el trabajo de investigación y docencia en
condiciones de campo, se han convertido en elementos clave de los programas de investigación ecológica
de largo plazo (Lugo et al., 2006; Maass et al., 2010).
Ante la necesidad de impulsar la investigación ecológica de largo plazo, a principios de los años ochenta
se crea en Estados Unidos la Red lter (así denominada por la sigla en inglés de long term ecological research;
<www.lternet.edu>) y en 1993 la Red Internacional lter,
que también desarrolla su investigación en reservas
naturales y estaciones de campo acumulando información durante generaciones (Gosz, 1996; <www.lternet.
edu>). Pocos años después, México es invitado a unirse a este esfuerzo internacional.
Para el armado de la Red Mexicana de Investigación Ecológica de Largo Plazo (Red Mex-lter, <www.
mexlter.org.mx>) se echó mano de la experiencia de
grupos académicos que han trabajado, algunos de ellos
por más de tres décadas, en estaciones de biología en
México. El Comité de Creación de la Red Mex-lter,
conformado por académicos que realizan su investigación en las estaciones de Chamela, Las Joyas, Mapi-
© Genoveva Trejo
Las estaciones de biología,
Manuel Maass,1 Angelina Martínez-Yrízar,2
sitios de investigación ecológica de largo plazo José Sarukhán 3
Estación de Biología Tropical,
Reserva de la Biosfera Los Tuxtlas, Veracruz.
mí, Chajul y Zoquiapan, se dio a la tarea de identificar
los marcos teóricos conceptuales, así como las principales áreas temáticas de investigación y líneas de monitoreo ecológico más apropiados para el estudio de
los ecosistemas terrestres y acuáticos de México (Ceballos et al., 2000). Se elaboró una estrategia de arranque e implementación de la red y a fines de 2003, con
el auspicio del Conacyt y el respaldo de la Conabio, se
abrió una convocatoria a la comunidad científica nacional para la conformación de la Red Mex-lter (Burgos et al., 2007; Jardel et al., en prensa). Un comité
dictaminador externo, de carácter internacional, evaluó las 18 candidaturas que dieron respuesta a esta
convocatoria.
En octubre de 2004 se establece formalmente la
Red Mex-lter con la participación de 150 investigadores de más de 20 instituciones, organizados en
10 grupos académicos repartidos por todo el país, en
su mayoría anclados en reservas naturales y teniendo como base una estación de biología. Asimismo, se
han incorporado 10 investigadores más que, de manera individual, realizan estudios de largo plazo, con
la idea de conformar un grupo o incorporarse a uno
ya existente. Este año se incorporó un nuevo grupo,
asociado a la Estación Biológica de La Mancha, en Veracruz. A lo largo de estos primeros cinco años de
operación, la Red Mex-lter ha ido acumulando una
• 218 •
La convocatoria de ingreso a la Red Mex-lter está
permanentemente abierta y se espera que nuevos
grupos se incorporen en los próximos años. Ya se ha
avanzado para incluir los aspectos socioambientales
en la agenda de investigación de todos los grupos de
la red. Se trata de pasar de una red de investigación
ecológica a una de investigación socioecológica de
largo plazo (de lter a ltser; Haberl et al., 2006).
También se está trabajando para extender el ámbito
de la investigación más allá de los límites de la estación de biología o la reserva, a fin de abordar el estudio del socioecosistema a nivel de cuencas hidrográficas con superficies entre 1 000 y 5 000 km2 (Rivera
et al., 2008).
1
Centro de Investigaciones en Ecosistemas, unam.
Instituto de Ecología-Unidad Hermosillo, unam.
3
Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad.
2
© Javier de la Maza
experiencia de trabajo en red y un importante capital
conceptual que ha contribuido de manera significativa a la creación de otras redes en el país y en el extranjero. Ha logrado hacer coincidir visiones e intereses
comunes a fin de lograr un financiamiento del fondo
de ciencia básica del Conacyt y, con el apoyo del ine,
para la realización de un proyecto estratégico sobre
ecohidrología en el que participan los 10 grupos académicos. Tal nivel de colaboración académica no es
común en nuestro país. Asimismo, la Red Mex-lter
ha establecido vínculos de colaboración con diferentes instancias del sector gubernamental (Conabio, ine,
Conagua, Conafor, inegi, Conanp) y con programas o
redes afines, como el Programa Mexicano de Carbono, la Red Mexicana de Monitoreo de Organismos
Genéticamente Modificados, el Programa Nacional de
Monitoreo Ambiental y las recién creadas redes temáticas del Conacyt.
Estación Chamela, Reserva de la Biosfera Chamela, Jalisco.
• 219 •
Investigación ecológica
en cuencas hidrográficas
Manuel Maass,1
Angelina Martínez-Yrízar,2 José Sarukhán 3
Fotografías © Manuel Maass
Una de las aportaciones más importantes de la ecología
como disciplina científica ha sido el concebir la naturaleza como un sistema en el que todos sus componentes,
tanto bióticos (organismos) como abióticos (suelo, aire,
rocas, etc.) están interrelacionados formando un todo organizado. Sin embargo, no ha sido fácil abordar el estudio de los ecosistemas dada la complejidad que resulta de
esta interacción de sus múltiples componentes mediante
procesos ecológicos que operan a diferentes escalas de
tiempo y espacio. Un aspecto que ha ayudado es el reconocimiento de que el agua es un integrador de la dinámica funcional de los ecosistemas, ya que controla, en gran
medida, sus flujos de materia y energía. El agua fluye siguiendo la topografía del terreno y por ello resulta muy
conveniente estudiar su dinámica con base en cuencas
hidrográficas, definidas éstas como la porción de terreno
cuya topografía hace que el agua drene hacia un punto
común. Al incorporar el concepto de cuenca en los estudios ecológicos se ha dado un gran salto en nuestra capacidad para estudiar y entender la dinámica funcional de
Cauce del río Colorado, Chamela, Jalisco.
Selva baja caducifolia en época de secas.
los ecosistemas. Más aún, siendo el agua un componente
esencial para el desarrollo socioeconómico de cualquier
región, los estudios ecológicos en el marco de cuencas se
han constituido como elementos indispensables en el diseño e implementación de programas de manejo (uso,
conservación o restauración) sustentable de ecosistemas
en todo el mundo.
Hasta principios de los años ochenta no existía en
México ningún antecedente de estudios de tipo ecosistémico que utilizara las cuencas hidrográficas como unidades de estudio. Fue entonces cuando investigadores de la
Universidad Nacional Autónoma de México, en colaboración con la Universidad de Georgia y el Laboratorio
Hidrológico de Coweeta (usda-fs), establecieron las bases conceptuales y metodológicas de lo que se convertiría
en el estudio de cuencas más longevo y productivo que
se conoce en México (Sarukhán y Maass, 1990). Durante
más de 30 años, el “Proyecto Cuencas” se ha dedicado a
estudiar la estructura y dinámica funcional de los bosques tropicales secos (bts) de la región de Chamela, en la
costa de Jalisco, utilizando para ello cinco pequeñas
cuencas hidrográficas (de 10 a 30 ha) que forman parte
de los terrenos de la Estación de Biología de Chamela
(unam). Durante este lapso se ha ido acumulando un
enorme capital conceptual, humano y de infraestructura
(Maass et al., 2002). Ahora se cuenta ya con una de las
bases de datos más longevas que hay en el mundo sobre
procesos ecológicos clave respecto al funcionamiento del
bosque tropical seco (ingresos, salidas, almacenes y flujos
internos de agua, energía y nutrientes en el ecosistema).
Asimismo, el proyecto ha sido un importante formador
de recursos humanos y un gran promotor de la investigación ecológica de largo plazo en nuestro país. Su excelente trayectoria académica lo ha convertido en un referente
mundial para el estudio de los bosques tropicales secos,
lo que le ha permitido participar activamente en importantes iniciativas científicas, como lo es la Red Internacional de Investigación Ecológica de Largo Plazo (ilter).
El estudio ha podido demostrar que los bosques tropicales secos del país, lejos de ser “tierras ociosas”, como
fueron consideradas durante muchos años por el sector
agropecuario gubernamental, son una fuente de recursos
y servicios ambientales imprescindibles para el desarrollo social y económico de la región (Maass et al., 2005).
La información recabada por el proyecto fue de gran utilidad para frenar las altas tasas de transformación del
bosque tropical seco en el país, al mostrar el serio problema de erosión de suelos que esta transformación produce, así como lo insostenible de los principales procesos agropecuarios promovidos en la zona (Maass et al.,
• 220 •
Vertedor de flujo en una cuenca hidrológica experimental.
1988). Asimismo, el proyecto no sólo aportó elementos
académicos para justificar la necesidad del establecimiento de la Reserva de la Biosfera de Chamela-Cuixmala (Ceballos, 1991), sino que además ha proporcionado
información clave para contener los continuos intentos
por transformar la zona conservada. Respecto a esto último, y siendo la disponibilidad de agua el principal factor limitante para el desarrollo agropecuario y económico de la región, el seguimiento a largo plazo sobre la
dinámica hidrológica de los bosques tropicales secos ha
sido crucial para mostrar la enorme variación en la dis-
ponibilidad de agua entre unos años y otros, y por tanto,
lo insostenible de los modelos turísticos altamente demandantes de agua que se promueven con insistencia en
la zona (Castillo et al., 2009).
Entre los grandes retos que se ha planteado el grupo
de investigación de cuencas en Chamela está el detonar
un proceso regional de gestión integrada de grandes
cuecas hidrográficas, que involucre a los diferentes sectores sociales y siga los principios del manejo sustentable de ecosistemas (Maass y Cotler, 2008). Se han dado
pasos importantes en esa dirección al estimular y participar en los programas de difusión y divulgación ambiental en la zona (Pujadas y Castillo, 2007). Asimismo,
investigadores del grupo han comenzado a participar en
el Consejo Distrital de Desarrollo Rural Sustentable de
la Costa Sur de Jalisco, que incluye cinco municipios.
También se ha integrado un grupo interdisciplinario interesado en desarrollar modelos conceptuales y diseñar
herramientas metodológicas para el estudio de los servicios ecosistémicos del bosque tropical seco (Balvanera
et al., en prensa).
1
Centro de Investigaciones en Ecosistemas, unam.
Instituto de Ecología-Unidad Hermosillo, unam.
3
Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad.
2
Vista de las cuencas experimentales en época de lluvias, Estación Chamela.
• 221 •
Vinculación universitaria
en la planeación regional: la Sierra Nevada
Buscar soluciones para el desarrollo regional sustentable requiere el entendimiento de los procesos complejos que ocurren localmente, a lo cual las universidades pueden hacer una importante aportación. La
Sierra Nevada, localizada al sureste de la Cuenca de
México, es el último reducto en donde se encuentran
aún algunos ecosistemas naturales en relativamente
buen estado de conservación en el centro del país; sin
embargo, está seriamente amenazada debido a la acelerada expansión de la mancha urbana. La confluencia de las regiones neártica y neotropical en el Eje Volcánico Transversal la dota de endemismos y una alta
biodiversidad. Al conectarse la Sierra Nevada con la
del Chichinautzin se forma la subcuenca de los ríos
Amecameca y La Compañía, especie de “plato hondo”
por cuyos suelos permeables descienden las lluvias
desde las cimas de los volcanes Iztaccíhuatl y Popocatépetl hasta las chinampas de Tláhuac y Xochimilco,
recargando los acuíferos que surten el oriente de la
metrópoli. Doce municipios del Estado de México y
tres delegaciones del D.F. forman parte de esta vital
subcuenca, que abarca 1 580 km2, con una población
de alrededor de un millón y medio de habitantes.
En la época prehispánica, estos dos volcanes fueron un espacio sagrado proveedor de agua, cuyas co-
Pedro Moctezuma 1
rrientes nutrían el sistema de lagos y chinampas; a lo
largo del periodo colonial se convirtió en granero de
la ciudad de México. En los albores del siglo xx se
instaló la fábrica de papel San Rafael y se desecó el
Lago de Chalco para la agricultura hacendaria. A partir de la década de los cincuenta, el avance de la metrópoli provocó un severo cambio de uso de suelo de
forestal a agrícola, y de éste a urbano, así como la
creciente sobreexplotación de sus acuíferos con graves consecuencias para la urbe.
Desde 1990, académicos de la Universidad Autónoma Metropolitana diseñamos un proceso regional estratégico buscando restaurar la armonía ecosistémica y
social de la subcuenca. Uniendo saberes entre diferentes disciplinas emprendimos un proceso de inserción
en las comunidades locales. Para ejecutar, diseñar y llevar a cabo iniciativas complejas en contextos de crisis
ambiental se construyeron relaciones de colaboración
entre actores estratégicos que incluyen ejidatarios, comuneros, pueblos originarios, maestros, autoridades
municipales y delegacionales, instituciones académicas
como la uam, la unam y la Universidad del Estado de
México, así como instituciones de la sociedad civil, entre las que destacan la Pastoral Social de la Diócesis del
Valle de Chalco, Guardianes de los Volcanes y el Fondo
Mexicano para la Conservación de la Naturaleza, con el
apoyo financiero de la Fundación Gonzalo Río Arronte. Coadyuvan, además, autoridades ambientales y del
agua de nivel estatal y del
Distrito Federal, dependencias federales, entre ellas Semarnat, Conagua y Conanp,
e internacionales como la
gtz alemana, Waterkeeper
Alliance y hec Montreal.
La asociación entre los
miembros del sector más
activo y comprometido de
la región con académicos de
varias disciplinas permitió
un proceso acumulativo en
un territorio concreto, que
se reflejó en una serie de
procesos de planeación colaborativa, en la publicación
de una serie de atlas muniImagen satelital para la zonificación y el manejo hidrológico de subcuencas.
cipales y otra de manuales
• 222 •
para tareas de investigación aplicada, docencia, proyectos demostrativos y de extensión. Destaca el rescate del cerro El Faro, convertido en parque estatal,
donde actualmente se desarrollan estudios y actividades de conservación forestal y de la biodiversidad.
Es importante mencionar que, con el propósito de
promover la gestión integral de cuenca, se construyó
una instancia regional multiactor: la Comisión de Cuenca de los Ríos Amecameca y La Compañía, para reorientar el modelo de manejo hídrico, priorizando la
infiltración de aguas pluviales y su almacenamiento en
humedales, chinampas y zonas lacustres, cuyo proyecto
emblemático es la habilitación del Lago Tláhuac-Xico.
Este programa es un ejemplo de cómo se pueden
vincular la planeación colaborativa y el fortalecimiento
de las capacidades locales para el desarrollo sustentable en la subcuenca de los ríos Amecameca y La Compañía, desde distintas disciplinas, instituciones académicas, organizaciones civiles y dependencias federales
y estatales. A partir de ello, se están creando propuestas
concretas frente a los retos ambientales de la región y
se está formando una nueva generación de jóvenes capaz de asumir un papel motor en el cambio de paradigma para la gestión de una cuenca, contribuyendo así a
preservar su biodiversidad.
1
Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa.
© Jacobo Espinoza
temáticos, además de 98 cursos sobre temas ambientales y cinco ciclos de capacitación ambiental para nuevas autoridades municipales entre 1996 y 2010.
El proceso de vinculación academia-comunidad ha
tenido tres etapas: en la primera (1996-2000) se promovieron diagnósticos participativos que comprendían bosques y biodiversidad, gestión del agua, manejo de los suelos agrícolas y de residuos sólidos, para
identificar las dinámicas críticas de manejo ambiental, enfocando la “cuenca” como unidad de análisis
integradora.
En la segunda etapa (2000-2007) tuvo un papel
clave la elaboración colaborativa de más de 52 instrumentos de planeación en las áreas de desarrollo municipal; desarrollo urbano sustentable; gestión integral
de residuos sólidos; manejo forestal y de áreas naturales protegidas, y ordenamientos ecológicos. Además se
pusieron en marcha redes regionales de proyectos ecoproductivos.
En una tercera etapa (2007-2010), el proceso se
institucionalizó con la aprobación del Programa de
Investigación Sierra Nevada en la uam y la construcción del Centro para la Sustentabilidad Incalli Ixcahuicopa (Centli), inaugurado en Tlalmanalco, Estado de
México, en febrero de 2008. Éste cuenta con dos sedes: la Sede Forestal y Biodiversidad El Faro y la Sede
Agroecológica Incalli, que sirven como plataformas
Vista de la región de la Sierra Nevada.
• 223 •
Capital natural de México
José Sarukhán,1 Patricia Koleff 1
Los 168 países signatarios del Convenio sobre la Diversidad Biológica han avalado el magno esfuerzo
por la conservación de la diversidad biológica de sus
países y, como resultado de ello, la del planeta (cbd,
2010). Adquirieron por ello también varios compromisos, entre los que se encuentran la realización de
un estudio evaluatorio de la diversidad biológica de
cada país y la elaboración de una estrategia nacional
para su conservación. A estas alturas era ya obvio que
los países no podían —o no debían— tomar decisiones respecto a los grandes problemas ambientales
que los afectan en ausencia del mejor conocimiento
científico disponible. México ha cumplido con ambos compromisos mediante la coordinación de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la
Biodiversidad, y la participación de un grupo de académicos, miembros de los diferentes órdenes de gobierno y organizaciones civiles interesadas en el tema;
el Estudio de país se publicó en 1998 y la Estrategia
dos años después (Conabio, 1998, 2000).
En el periodo que cubrió los últimos años del siglo
xx y los primeros del xxi, y como resultado de la actividad estimulada por la Conabio, ocurrió una notable
acumulación de nuevos datos sobre la diversidad biológica de nuestro país y se incrementó sustancialmente el acceso a información compilada durante varias
décadas por numerosos naturalistas, biólogos y ecólogos; el número de instituciones académicas interesadas en el tema creció también significativamente, al
igual que las organizaciones de la sociedad civil seriamente interesadas en el tema. Todo ello coincidió
también con grandes adelantos tecnológicos en la visualización espacial de la información sobre la biodiversidad mexicana. La comunidad académica que trabaja en las llamadas “ciencias de la biodiversidad”
llegó en 2005 a la conclusión de que sería conveniente realizar un segundo estudio del estado que guardaba la biodiversidad del país. La idea original era comparar los avances con relación a la información del
estudio de 1998; sin embargo, esto no fue del todo
posible. Después de varias reuniones de discusión y
planeación del tema, se definió un marco conceptual
para el estudio, en buena parte inspirado en la recientemente publicada Evaluación del milenio de los ecosistemas (Millennium Ecosystem Assessment, 2005), en
la que el enfoque central, más allá de la descripción
del número de especies y su estado de protección, es
sobre los ecosistemas y los servicios que éstos proveen a la humanidad, y el efecto de la salud de ellos
sobre el bienestar social, así como el análisis de los
factores que han afectado el estado de los ecosistemas, y de desarrollo escenarios globales que exploran
• 224 •
cambios futuros plausibles. El propósito central del
estudio fue integrar la fuente más completa de información primaria, actualizada, descriptiva, analizada y
sintetizada sobre el estado del conocimiento, la conservación y el uso de la diversidad biológica de México, y de los servicios ecosistémicos que ésta brinda.
Además, se ha buscado comunicar estos resultados de
manera útil para distintos usuarios, ya que uno de los
objetivos centrales de la obra es contribuir a conformar una cultura que promueva el aprecio a la biodiversidad y al enorme valor de los servicios ambientales que nos provee la variada biota mexicana, para
que la convicción de conservar nuestro cada vez más
amenazado patrimonio natural se arraigue en todos
los sectores.
El estudio se dividió en cinco volúmenes, de los
cuales ha sido publicados hasta ahora tres (que pueden consultarse en el sitio web de la Conabio <www.
biodiversidad.gob.mx>), que cubren, el primero, el estado de nuestro conocimiento sobre la biodiversidad
desde el nivel genético de todos los grupos de organismos hasta el de los ecosistemas y los biomas, ya
sean terrestres, dulceacuícolas o marinos, incluyendo
la relación entre esta diversidad y la diversidad cultural del país; el segundo volumen trata del estado actual de la biodiversidad y los cambios positivos o negativos que han ocurrido en las últimas seis o siete
décadas en México y analiza las causas directas e indirectas de tales cambios; el tercer volumen analiza las
políticas públicas (o la falta de ellas) que a lo largo de
la mayor parte de las últimas nueve o 10 décadas han
sido responsables de la pérdida, la conservación y el
uso sustentable de la biodiversidad, y el efecto social
que dichas políticas han tenido. Destaca en cada volumen una sección de “lecciones aprendidas” en la
que se hace una reflexión profunda para transitar hacia la solución de problemas y superar las necesidades
detectadas. Los volúmenes que se encuentran en proceso de desarrollo tratan de las capacidades huma­nas,
institucionales y financieras con que cuenta el país, y
sobre escenarios futuros.
En los tres volúmenes publicados participaron 13
compiladores, 648 autores provenientes de 227 instituciones, 96 revisores externos y un equipo editorial de 11 personas. La obra fue coordinada desde la
Conabio con un equipo de cerca de 10 personas. El
coordinador de la obra y los compiladores de los tres
volúmenes elaboraron una síntesis en la que se destacan los aspectos clave de los tres primeros volúmenes
de la obra, la cual se redactó en un lenguaje dirigido
a quienes toman decisiones, tanto en los niveles gubernamentales como aquellas personas que operan
desde organizaciones civiles y como propietarios de
los recursos objeto de los esfuerzos de conservación
o manejo. La obra se tituló Capital natural de México,
con el propósito de destacar que la biodiversidad y la
matriz fisicoquímica que la sostiene constituyen un
capital igualmente importante que los capitales financieros o de infraestructura (por mencionar algunos) indispensables para, y que determinan, el desarrollo de un país.
1
Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad.
• 225 •
Consejo Nacional de Áreas Naturales Protegidas
Fotografías © Javier de la Maza
Julia Carabias,1 David Gutiérrez,2 Javier de la Maza3
Las políticas públicas vinculadas a
la conservación de la biodiversidad y a la reversión de los procesos de deterioro se han consolidado a lo largo de las últimas dos
décadas, como se desprende de la
lectura de los casos relacionados
descritos en este libro. El gobierno
federal y los estatales han fortalecido sus instituciones y aumentado los recursos fiscales destinados a estas tareas. Sin embargo,
paralelamente, queda claro también que esta tarea no ha sido realizada sólo por la actividad del gobierno, sino que es resultado de la
acción conjunta con la sociedad
organizada, que ha sumado sus capacidades técnicas, científicas, de
Área de Protección de Flora y Fauna Cascadas de Agua Azul, Chiapas.
planeación, evaluación y monitoreo a los mismos objetivos. Sin diluir la obligación que el gobierno tiene como garante de
la conservación del patrimonio natural nacional, los
ejemplos de la acción conjunta con la sociedad son la
mejor evidencia del potencial de estas alianzas.
Una motivación central de la reforma a la Ley General
del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente en
1996 fue precisamente la modificación del capítulo correspondiente a la participación social, con la finalidad
de abrir los espacios, de manera ordenada y con reglas
claras, de dicha participación.
La gestión de las áreas naturales protegidas (anp) fue
uno de los primeros espacios en beneficiarse de estas reformas. En 1996, la Unidad Coordinadora de Áreas Naturales Protegidas (antecesora de la Conanp) convocó a
las organizaciones de la sociedad civil, a instituciones
académicas y a personalidades destacadas vinculadas con
la conservación de la biodiversidad a conformar un consejo asesor para “fungir como órgano de consulta y apoyo de la Secretaría en la formulación, ejecución, seguimiento y evaluación de la política para el establecimiento,
manejo y vigilancia de las Áreas Naturales Protegidas de
su competencia” (Reglamento interno de la Conanp).
Así, el 8 de agosto de 1996 se creó el Consejo Nacional de Áreas Naturales Protegidas, y su primer presidente
fue el doctor Gonzalo Halffter. Desde su origen, el Consejo desempeñó un papel muy activo junto con la autoridad para fortalecer la gestión de las anp, su estructura y
financiamiento. Uno de los principales impactos positiÁrea de Protección de Flora y Fauna
vos fue su involucramiento en los procesos de consulta y
Corredor Biológico del Chichinautzin.
• 226 •
negociación para recuperar el donativo que estaba por
cancelarse del Fondo Mundial para el Medio Ambiente
(gef). El Consejo recomendó crear un fondo patrimonial
mediante la transferencia de los recursos remanentes al
Fondo Mexicano de Conservación para la Naturaleza,
para asegurar la eficiencia y transparencia en el manejo
de los fondos y su continuidad en el largo plazo. La credibilidad que brindó el Consejo a las autoridades del gef
fue un elemento clave para el resultado exitoso de esta
gestión, que dio origen a la conformación del Fondo de
Áreas Naturales Protegidas.
El Consejo contribuyó también al análisis y a la formulación de recomendaciones para fortalecer la estructura de la gestión de las anp, lo cual culminó en el año
2000 con la creación de la Comisión Nacional de Áreas
Naturales Protegidas, así como a las consultas y propuestas para la formulación de la Ley General de Vida Silvestre y el reglamento a la Ley en materia de anp, ambas
emitidas el mismo año.
Otro asunto de gran trascendencia fue la participación del Consejo, representado por su presidente, en el
comité científico para la evaluación de la Manifestación
de Impacto Ambiental del proyecto de expansión de la
extracción y comercialización de sal en la Laguna San
Ignacio, proyecto que finalmente fue cancelado.
La opinión del Consejo y su intervención ante autoridades estatales y federales, incluyendo al presidente de la
República, ha sido también un factor muy importante para
la atención de conflictos en las anp, como las invasiones y
la amenaza de construcción de megaproyectos turísticos.
Asimismo, el Consejo desempeña un papel fundamental en la selección del personal directivo de las anp, proponiendo ternas de los candidatos a ocupar el cargo de
director, y ha constituido un foro importante para que los
directores de anp presenten al Consejo para su opinión
los programas operativos anuales, sometan a discusión
sus anteproyectos de Programa de Manejo y reciban recomendaciones para resolver los conflictos más importantes a los que se
están enfrentando. Ante la necesidad de opinión del Consejo en temas específicos que solicita la autoridad, se forman comisiones en su
seno que elaboran las recomendaciones colegiadas necesarias para
la toma de decisiones en asuntos
como la incorporación de anp al
sistema nacional, el decreto de nuevas áreas para cubrir la representatividad de ecosistemas y la opinión
sobre proyectos de desarrollo en terrenos de anp, entre otros.
Es claro que el Consejo ha sido
un excelente espacio de vinculación entre los procesos que ocurren en la sociedad y en el gobier-
Parque Nacional Cumbres de Monterrey, Nuevo León.
no, no sólo como interlocutor entre ambos sectores, sino
fundamentalmente en la búsqueda de puntos de entendimiento y solución de los conflictos. Su labor permanente en los últimos casi 15 años, sin invadir el terreno
de la responsabilidad de las autoridades ambientales, ha
contribuido efectiva y seriamente a la consolidación de
la protección de las anp en nuestro país.
1
Facultad de Ciencias, unam.
Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Semarnat.
3
Natura y Ecosistemas Mexicanos, A.C.
2
Reserva de la Biosfera Sierra Gorda, Querétaro.
• 227 •
Impulso al manejo sustentable del bosque
en ejidos y comunidades
Hasta fines de la década de 1970, casi la totalidad de los
bosques y selvas de México se encontraban sujetos a regímenes de veda o bien bajo concesiones forestales a empresas privadas y paraestatales. Bajo este régimen, las comunidades y los ejidos dueños de los terrenos forestales
debían cumplir con ordenamientos gubernamentales que
limitaban severamente el acceso a sus recursos. Frente a
esta situación, en los primeros años de la década de 1980,
decenas de comunidades y ejidos se organizaron y emprendieron una intensa lucha contra esta política, la cual
incluyó la obstaculización de las actividades de extracción forestal de las empresas madereras en ocho estados
del país. Estas y otras acciones obligaron al gobierno a
cambiar radicalmente la política forestal nacional y se
modificó el marco legal, y por primera vez se estableció
que los permisos de aprovechamiento podrían expedirse
únicamente en favor de los propietarios legales de los terrenos forestales y ya no más a empresas concesionarias.
Como resultado de este logro, decenas de comunidades gestionaron sus permisos de aprovechamiento forestal y conformaron sus propias empresas forestales. Desde
entonces y hasta la fecha, unas 2 400 comunidades y ejidos, con derechos de propiedad sobre más de 6 millones
de hectáreas, han dado pasos importantes en la ruta hacia la protección y el uso sustentable de bosques. Diversos estudios han mostrado que, cuando se permite a las
comunidades manejar sus tierras forestales y obtener beneficios del bosque, se logran resultados positivos en
términos de conservación, logrando además dinamizar
la economía regional, impulsar el desarrollo comunitario
y fortalecer la gobernabilidad local.
Sello certificador del Forest Stewardship Council.
Sergio Madrid 1
En este contexto, un conjunto de organizaciones de la
sociedad civil y académicos comprometidos con las comunidades que luchaban por el control de sus territorios
decidieron fundar en 1993 el Consejo Civil Mexicano
para la Silvicultura Sostenible (ccmss) para promover el
fortalecimiento de las comunidades forestales mediante
el desarrollo de sus potencialidades, el planteamiento de
propuestas de política forestal y la creación de mecanismos de financiamiento.
En sus 15 años de operación, el ccmss ha contribuido
a posicionar la silvicultura comunitaria en la agenda gubernamental y ha impulsado el manejo sustentable de
los bosques y la conservación comunitaria en amplias
regiones rurales del país. Algunos de sus resultados más
importantes son:
Certificación forestal: con el propósito de crear un mecanismo de reconocimiento a los esfuerzos de los dueños de los terrenos forestales comprometidos con el manejo sustentable del bosque, el ccmss participó en la
iniciativa internacional para el desarrollo del esquema de
certificación forestal del Forest Stewardship Council.
Además impulsó la certificación de más de 700 000 hectáreas de bosques comunitarios en México.
Mecanismos económicos para la sustentabilidad forestal:
en coordinación con sus socios, mabio y gaia, el ccmss
trabajó en el diseño y puesta en marcha de mecanismos
locales de pago por servicios ambientales del bosque, en
favor de comunidades en las cuencas de Cerro Grande,
Colima, Amanalco, Estado de México y Copalita, Oaxaca. Estas iniciativas que incluyen 400 000 hectáreas han
dado pasos importantes hacia la formalización de arreglos locales que permitan la corresponsabilidad en la
solución de los problemas ambientales de las cuencas,
desde una perspectiva de manejo del territorio en su
conjunto y no sólo de las áreas arboladas.
Investigación: el ccmss ha colaborado con instituciones nacionales e internacionales como la unam, la Conafor, la fao, la Universidad de Indiana, la Semarnat, el
Banco Mundial y el pnud en el desarrollo de investigaciones sobre comunidades y temas forestales y ha participado en la publicación de más de 70 libros, artículos, guías
y notas informativas
Fondo para la conservación y el manejo forestal: reconociendo la base económica y social del fenómeno de la
deforestación, el ccmss desarrolla con comunidades y
ejidos proyectos de uso sustentable y conservación en
los bosques y las selvas para garantizar la permanencia
de la cobertura forestal. Con la participación del banco
HSBC Seguros se apoyó durante 2008 y 2009 a 54 comunidades y ejidos para lograr la conservación de más
• 228 •
Bosques), que impulsa el análisis de la problemática forestal y la generación de propuestas de política forestal.
Adopción del redd: la reducción de emisiones por deforestación es una pieza clave para abatir los impactos
del cambio climático en el ámbito planetario. Al mismo
tiempo, las comunidades rurales de México son altamente vulnerables a los efectos de este fenómeno, por lo
cual, el ccmss lleva a cabo proyectos piloto en cuatro
estados del país enfocados en la generación de un esquema redd+ que garantice el manejo activo del bosque y no
reduzca los derechos de las comunidades.
1
Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible.
© José Carlos Pizaña Soto
de 65 000 hectáreas de bosques, selvas y manglares de
nueve estados del país.
Política forestal: el ccmss ha participado en diversos espacios de construcción de la política forestal del país.
Desde 1993 es consejero titular del Consejo Nacional Forestal y sus socios forman parte de los consejos estatales
forestales de Oaxaca, Veracruz, Jalisco y Quintana Roo.
Además, contribuyó en el diseño inicial de los programas
de desarrollo forestal comunitarios (Procymaf y Prodefor) y del Programa de Pago por Servicios Ambientales.
Confluencia de organizaciones: el ccmss, junto con diversas organizaciones de productores y organizaciones
no gubernamentales, conformó el Grupo Bosques (G-
Aprovechamiento forestal en San Juan Tepeuxila, Oaxaca.
• 229 •
Gobernanza para el manejo de cuencas:
Sergio Graf,1
el caso del río Ayuquila
Eduardo Santana,2 Arturo Pizarro 3
La asociación de 10 municipios situados en la cuenca
del río Ayuquila, en Jalisco, y sus acuerdos con instituciones locales para resolver problemas ambientales
constituyen un ejemplo exitoso de cómo, en el marco
de la descentralización, las reformas al Art. 115 constitucional y la aplicación de la Agenda 21, deben revalorizarse los gobiernos municipales como espacios
locales para el manejo de recursos naturales y la gestión ambiental.
El río Ayuquila-Armería, en los estados de Jalisco y
Colima, delimita la frontera norte de la Reserva de la
Biosfera Sierra de Manantlán y constituye una región
hidrológica prioritaria nacional que alberga cinco
áreas naturales protegidas, una alta diversidad de especies endémicas y amenazadas, y tres grandes presas
que irrigan 54 000 hectáreas de cultivos. Durante 30
años, la contaminación por las descargas de aguas residuales de la industria azucarera y de los asentamientos humanos ha sido uno de los principales factores
de deterioro de la parte media del río, que recurrentemente afectaba la salud y las fuentes de alimento de
poblaciones ribereñas de tres municipios considerados entre los más marginados de Jalisco.
La creación de la Junta Intermunicipal de Medio
Ambiente para la Gestión Integral de la Cuenca Baja
del Río Ayuquila (jira) fue un largo proceso que se
empezó a formalizar en 2001 cuando ocho munici-
Acuerdo político
pios (Zapotitlán de Vadillo, Tolimán, Tuxcacuesco,
Tonaya, El Limón, El Grullo, Autlán de Navarro y
Unión de Tula), en colaboración con una dependencia federal y una institución académica con presencia
local (la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán y
el Instituto Manantlán de Ecología y Conservación de
la Biodiversidad de la Universidad de Guadalajara),
firmaron un compromiso para la ejecución conjunta
de proyectos de gestión ambiental en el marco de la
cuenca y crearon un fideicomiso privado que recibió
aportaciones de los tres órdenes de gobierno. Posteriormente se incorporaron aliados estratégicos como
las secretarías de Desarrollo Rural y de Medio Ambiente para el Desarrollo Sustentable del Estado de
Jalisco y la Fundación Manantlán para la Biodiversidad de Occidente, A.C., e integraron dos municipios
adicionales (Ejutla y San Gabriel), incidiendo en un
territorio de 4 100 km2. La iniciativa logró representación en la Comisión de la Cuenca del Río AyuquilaArmería (de la Conagua), asegurando así una adecuada interfase con otros actores regionales, incluyendo
dependencias del estado de Colima. En 2007 se conformó la jira como organismo público descentralizado con personalidad jurídica, patrimonio, presupuesto y régimen jurídico propios.
La jira funciona como oficina de servicios técnicos
especializados de y para los municipios, apoyándolos
Etapa 2,
en proceso
Alianza intermunicipal
con otros actores y
órdenes de gobierno
para la gestión
ambiental a nivel de
cuenca o litoral
Acuerdo administrativo-legislativo
Creación de figura
organizativa con
personalidad jurídica,
patrimonio propio y
estructura: OPD (opción AC)
Etapa 1,
consolidada
Planes y programas
Mecanismo de
financiamiento
Municipios
Acciones territoriales
y de gestión en cada
unidad municipal
y acciones comunes
Fideicomiso
y
comité técnico
(mismos que OPD)
Modelo de institucionalización para el río Ayuquila.
• 230 •
Como mecanismo innovador de gobernanza ambiental para el desarrollo municipal, la jira fomenta la
transversalidad de las políticas públicas, ha servido
como caso de estudio y ha recibido premios en foros
nacionales e internacionales. Ha demostrado que a] los
ayuntamientos pequeños con pocos recursos pueden
aprovechar, mediantes acuerdos de colaboración, la capacidad técnica de individuos e instituciones existentes
en sus territorios; b] las sinergias interinstitucionales
dan lugar a nuevas oportunidades nacionales e internacionales, generalmente inaccesibles en el nivel de cada
municipio, para el financiamiento y el fortalecimiento
de sus capacidades; c] las alianzas sociales crean un
mayor capital social que permite una negociación más
efectiva para obtención de apoyos, y d] al depender de
10 ayuntamientos, no sólo de uno, se ofrece mayor capacidad de maniobra a los presidentes municipales
para resistir la presión de intereses privados que son
penalizados por infringir reglamentos ambientales. Por
último, estos arreglos institucionales, contando con incentivos federales y estatales, ofrecen excelentes oportunidades para establecer una agenda local de largo
plazo en materia de mitigación y adaptación al cambio
climático.
1
Comisión Nacional Forestal.
Instituto Manantlán de Ecología y Conservación de la
Biodiversidad, Universidad de Guadalajara-Cucsur.
3
Junta Intermunicipal de Medio Ambiente para la Gestión
Integral de la Cuenca Baja del Río Ayuquila.
2
© Enrique Jardel
para cumplir a cabalidad sus atribuciones de gestión
territorial. Mediante programas de educación ambiental y participación ciudadana logró consensos sociales sobre una visión futura del río. Este proceso
elevó las quejas ciudadanas en materia de salud pública y medio ambiente a los más altos foros estatales
y agrupó a más de 1 000 ciudadanos voluntarios
(Grupo Súmate). Estas dinámicas sociales han impulsado la continuidad de los programas entre las administraciones municipales (incluso cuando se han presentado cambios de partido político gobernante), han
catalizado la colaboración intermunicipal en otros
ámbitos, creando nuevos espacios de negociación y
resolución de conflictos, y han sostenido el apoyo
económico del congreso estatal. Se consiguió revertir
los niveles de contaminación del río, logrando cero
descargas de la industria azucarera y nuevas iniciativas para control de la contaminación urbana (incluyendo la primera planta de tratamiento de aguas negras en la cuenca). También se consolidó el primer
programa intermunicipal de reciclado de desechos
sólidos del estado. La jira creó nuevos vínculos internacionales con organizaciones y gobiernos de Canadá, Estados Unidos y España, y ha sido un modelo
para la creación de otros esquemas, como la Alianza
para la Gestión Integral de la Costa Norte de Yucatán,
la Asociación Intermunicipal de la Cuenca del Lago
de Chapala y los Sistemas Intermunicipales de Gestión Integral de Residuos Sólidos (Simar) de Jalisco.
Cuenca de Ayuquila, Jalisco.
• 231 •
Fotografías © Carlos Galindo
Participación social y gobernanza para la conservación:
el Foro Mariposa Monarca
Carlos Galindo 1
La Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca es una de
las áreas protegidas más importantes en México y a su
vez de las más complejas por sus conflictos sociales.
En esta área de 56 259 hectáreas pasa cinco meses al
año la población de mariposas monarca que migra
desde Estados Unidos y Canadá. El fenómeno de la
migración y la hibernación de la monarca es único en
el mundo y de ahí su relevancia: actualmente está incluida en la lista de sitios que forman parte del Patrimonio Natural de la Humanidad.
La tenencia de la tierra en la Reserva es un gran
rompecabezas integrado por alrededor de 100 núcleos agrarios o tipos de dueños de la tierra (comunidades indígenas, ejidos y pequeñas propiedades, así
como una propiedad federal y otra estatal), cuyo tejido social es frágil, situación que determina una organización interna débil.
Desde el año 2000, la mayoría de los dueños de
la zona núcleo son incentivados económicamente
Superficie (ha) degradada en zona núcleo
500
450
400
350
300
250
200
150
100
50
0
2001-2003 2003-2005 2005-2006 2006-2007 2007-2008 2008-2009
Cambios en la superficie degradada
en la zona núcleo de la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca,
de 2001 a 2009 (fcmm, 2009).
por el Fondo Monarca para conservar sus bosques.
Esta estrategia fue construida con la participación
de todos los actores involucrados: el gobierno federal, los ejidatarios dueños de la tierra, el Fondo
Mundial para la Naturaleza (wwf) y el Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza (fmcn),
e inició su operación con una donación de la Fundación Packard de Estados Unidos, del gobierno federal y de los gobiernos de Michoacán y del Estado
de México. Sin embargo, a partir del año 2003 se
documentó el aumento de tala ilegal en las zonas
agrarias que no estaban incluidas en este Fondo
(véase la gráfica).
Como respuesta al incremento de la tala ilegal, el
Programa Mariposa Monarca del wwf ha promovido
varias iniciativas. Además de actividades de monitoreo del bosque y de las colonias de mariposas, se
organizó el Foro Regional Mariposa Monarca como
espacio anual en el que todos los actores institucionales y sociales se reúnen para analizar, discutir y
proponer soluciones coordinadas a la problemática
regional. El Foro Monarca ha incrementado la colaboración institucional, la proposición conjunta de
prioridades en aspectos de participación social, de
proyectos productivos, de investigación y de educación ambiental. Ha permitido la interacción directa
de comunidades de la región con las autoridades y la
continua solicitud para intervenir en contra de la
tala ilegal organizada. Además permitió una mayor
inversión estatal y finalmente la concurrencia financiera entre varias organizaciones, incluyendo el pago
por servicios ambientales de la Comisión Nacional
Forestal.
Por otra parte, los incentivos económicos del Fondo Monarca han sido invertidos por varias de las comunidades y ejidos en proyectos sociales, adquisición
de vehículos para la vigilancia y en las brigadas de
vigilancia comunitaria. También se han organizado
intercambios de autoridades comunales y ejidales con
comunidades de Oaxaca líderes en el manejo forestal
sustentable, para promover estas actividades en la región de la monarca.
En las comunidades y los ejidos receptores de financiamientos del Fondo Monarca ha disminuido la
tala ilegal. La zona con mayor deforestación durante
los pasados años ha sido la comunidad indígena Crescencio Morales, que no participaba en el Fondo por
problemas de falta de claridad en su tenencia de la
tierra. Sin embargo, recientemente esta comunidad se
incorporó al Fondo Monarca, se implementó la vigi-
• 232 •
Almácigo de plántulas para reforestación.
lancia comunitaria y se instaló un vivero forestal, y los
resultados en 2009 fueron la reducción de la deforestación en esta zona (fcmm, 2009).
El aumento de la participación social en esta región
ha sido consecuencia de la constante y permanente
participación de una organización civil que ha sabido
adaptarse a las rápidas presiones y cambios sociales.
Al principio (2002), el Programa Mariposa Monarca
de wwf sólo se dedicaba al monitoreo de la cobertura
forestal para respaldar los incentivos del Fondo Monarca. Como respuesta al incremento de la tala ilegal,
el programa evolucionó a un enfoque integral que,
además de proporcionar los incentivos económicos
por parte del Fondo, promueve la formación y el
mantenimiento de comités de vigilancia, participa en
la restauración de hábitats, apoya alternativas económicas para los pobladores de la región, incluyendo la
instalación y funcionamiento de ocho viveros forestales en siete comunidades con producción anual de
alrededor de 1.3 millones de plántulas; promueve los
planes de manejo forestal sustentable, ordenamientos
comunitarios y los planes de turismo comunitario.
Gran parte de estas actividades se han podido desarrollar gracias al apoyo de algunas empresas del sector
privado.
También ha impulsado, mediante el Foro Monarca, la coordinación de acciones entre instituciones
del gobierno federal, del gobierno estatal y de los ejidatarios y comunidades de la región. Además, ha expandido las bases científicas para el manejo de áreas
protegidas por medio de un programa de monitoreo
estacional de la población mundial de mariposas monarca durante su estancia en México desde 2004 y ha
promovido la planeación internacional de la conservación de la monarca en toda Norteamérica.
1
Visitantes en la Reserva.
Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad.
Centro de interpretación,
Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca.
Restauración ambiental.
• 233 •
Papalote • Museo del Niño:
volando, innovando y transformando
Los museos contemporáneos tienen una función social y
educativa de gran relevancia. Algunos de ellos han orientado sus esfuerzos para promover en sus visitantes una
reflexión crítica y de conciencia sobre los temas que están relacionados con el medio ambiente. El Papalote •
Museo del Niño, desde hace 17 años, ofrece a los niños
y a sus familias un espacio de convivencia y comunicación que contribuye a su crecimiento y desarrollo intelectual. Por medio del juego, la imaginación y las exposiciones interactivas experimentan, participan, conocen,
explican, sienten, cuestionan y comprenden el mundo
que los rodea.
Papalote ha creado sinergias con diversos sectores
para promover en sus visitantes la reflexión acerca de la
naturaleza y crear conciencia de los retos que enfrenta la
humanidad ante la crisis planetaria que está viviendo,
tanto de manera local como global. Por ello, en cada proyecto emprendido le interesa incrementar una conciencia de apreciación del entorno natural, adquirir el conocimiento necesario para formar actitudes y valores,
obtener capacidades para la protección del medio ambiente y fomentar una participación activa para la toma
de decisiones asertivas. Así, desde 1993, Papalote aborda estos temas utilizando para ello exposiciones temporales, talleres, películas y programas, en donde los mensajes y conceptos principales están enfocados en mostrar
la relación que existe entre naturaleza, sociedad y medio
ambiente.
En sus inicios, el Museo tenía una zona llamada Nuestro Mundo, en la que el contenido de sus exposiciones se
relacionaba con ecosistemas, energía, reciclado de papel y
el Árbol Ramón, icono inconfundible del Museo, gracias
al cual varias generaciones de niños, al “treparlo”, han
conocido la diversidad de especies que habitan en él.
Marinela Servitje 1
Para llevar la experiencia del Papalote a más niños
mexicanos se crea Papalote Móvil, un proyecto viajero
que trasladó las exposiciones más exitosas a otras comunidades en el país. De 1996 a 2007, un equipo entusiasta e innovador viajó con sus sueños y exposiciones del
norte al sur del país, llegando a Guatemala; muchas de
ellas dejaron una huella imborrable en cada punto que
tocaron.
En 2002, el Museo inicia su renovación y establece
que una de las zonas temáticas, Pertenezco, deberá integrar todo lo relacionado con el medio ambiente y su cuidado. En esta área destacan exposiciones donde los niños
aprenden, en relación con el consumo, qué es reusar, reducir y reciclar;
conocen la biodiversidad en la sala
que lleva su nombre; comprenden
qué es el cambio climático; descubren
cuáles son las energías alternativas,
etc.; el mensaje es claro “pertenecemos a la Tierra y somos responsables
de cuidarla”.
Para complementar la experiencia
educativa, el Museo se apoya en la
Megapantalla imax, que exhibe películas de contenido educativo. Planeta
Azul fue la primera de ellas, y desde
entonces se han presentado otras películas vinculadas con océanos y sus
especies, contaminación, clima, recursos naturales, conservación ambiental, etcétera.
Una de las responsabilidades más importantes que
tiene el proyecto educativo del Papalote es la de renovar
y actualizar de manera permanente los contenidos. Debido a esto, la Sala de Exposiciones Temporales ha albergado, a lo largo de los años, una amplia variedad de
exposiciones nacionales e internacionales; las primeras
con el sello Papalote, mientras que las segundas provienen de los mejores museos de ciencia en el mundo. Las
más exitosas y visitadas han sido aquéllas relacionadas
con el entorno natural, entre las que destacan Monarca… mariposa sin fronteras, Amos de la noche, México entre mares, ¡Viva el agua!, Cambio climático y La neta del
planeta.
Cabe mencionar que el Papalote, en su propósito de
crear propuestas novedosas e innovadoras, ha compartido y plasmado su experiencia y logros en otros proyectos. Un claro ejemplo de ello es el Museo Laberinto
de las Ciencias y las Artes, ubicado en San Luis Potosí.
Es un espacio que refleja no sólo las tendencias actuales
de la ciencia, la tecnología y el arte, sino la preocupa-
• 234 •
Sede / Área
Total de visitas
Papalote Museo del Niño
Papalote Móvil
Megapantalla imax
Exposiciones temporales
Exposiciones itinerantes
33 966 652a
5 650 834
3 078 243b
425 318c
221 796d
inculcando los valores, los conocimientos y las capacidades necesarios ante los retos sociales, económicos y
científico-tecnológicos que enfrentarán como adultos
en el siglo xxi.
a
Desde 1993 hasta agosto de 2010.
En 16 películas sobre medio ambiente.
c
En cuatro exposiciones sobre medio ambiente.
d
En dos exposiciones sobre medio ambiente.
b
ción por la educación ambiental referida en la sala La
Naturaleza.
Mirar hacia adentro ha sido fundamental para el Papalote, por lo que tomó la decisión de realizar una evaluación que proporcionó información importante sobre
el aprendizaje de los niños en el Museo. El estudio reflejó que, al visitarlo, los niños aprenden ante todo actitudes positivas, habilidades psicomotoras y conocimientos
de ciencias naturales; conciben el Museo como un lugar
de inspiración creativa.
Con base en todo esto así como en la importancia
que ha adquirido en nuestros días el tema de la sustentabilidad, el Museo se ha fijado un nuevo reto, la creación de Papalote Verde Monterrey, un museo interactivo
pensado para que el visitante desarrolle una responsabilidad ambiental que dure toda la vida, transmitiendo e
El Museo seguirá buscando retos, caminos y nuevas
maneras de difundir el conocimiento que se logra día a
día en nuestro planeta, para coadyuvar en el desarrollo
de las mentes de quienes serán los adultos creativos, capaces de transformar el mundo del mañana.
• 235 •
1
Directora de Papalote • Museo del Niño.
Divulgación para la conservación
Iván Trujillo,1 Javier de la Maza,2 Antonio Bolívar 3
Durante la primera mitad del siglo xx, con el auge
mundial de la impresión de libros y revistas, y más
tarde con el éxito del cine y la televisión, se desarrolló
un amplio abanico de temas de difusión para diferentes públicos. En América, particularmente en Estados
Unidos, la revista National Geographic y diversos documentales y películas difundieron en forma masiva
diferentes aspectos de bellezas paisajísticas, parques
nacionales y fauna carismática. La fauna de África,
mítico continente “salvaje”, cautivó a un amplio público que empezó a conocer y a sorprenderse con las
maravillas de la naturaleza.
En México fue inicialmente el
cine el que presentó temas de naturaleza. En 1931, durante la
“época de oro” del cine nacional,
se proyectaban noticieros, a manera de preámbulo a la exhibición
de las cintas en cartelera, que en
ocasiones tocaban la temática del
medio ambiente. Un ejemplo fue
Nace un volcán (1943), realizado
por Luis Gurza y Villarreal sobre
la abrupta aparición del Paricutín,
en Michoacán.
En ese contexto surge la figura
del biólogo y documentalista Carlos Velo, quien, con el apoyo de
Manuel Barbachano, realizó Tierra de chicle (1952); ambos difundieron notas alusivas a las ciencias
naturales en los noticiarios Telerrevista y Cine Verdad.
Velo fue figura clave en el inicio de la divulgación de
nuestro patrimonio natural, por medio del cine y la
televisión, e influyó en la formación de decenas de
jóvenes cineastas que de una u otra forma abordarían
a partir de entonces esa temática.
Con la llegada de la televisión, los noticiarios cinematográficos perdieron actualidad, aunque siguieron
exhibiéndose en los cines comerciales hasta muy entrados los años ochenta. El especialista de ese género fue
Demetrio Bilbatúa, quien en algunos de sus trabajos
hizo referencia a aspectos de la naturaleza, como en El
mar de Cortés (1967), Plan Chontalpa (1969) y Quintana Roo (1970).
La riqueza biológica de nuestros océanos fue dada
a conocer por el buzo Ramón Bravo, quien a fines
de los sesenta destacó por su trabajo de fotografía
submarina con equipos extranjeros como el del italiano Bruno Vailati y el del propio Jacques Cous-
teau. Realizó para la televisión mexicana varias series de capítulos semanales como Nuestro amigo el
mar y El mundo submarino de Ramón Bravo, en la
que son famosas las escenas de tiburones y orcas, y
de buceo espeleológico en cenotes de la Península
de Yucatán.
Es en la unam donde surgen diversas iniciativas
para difundir la temática con una posición crítica y
sustentada en información generada por la propia
institución. Investigadores y estudiantes de carreras
científicas de la Universidad se vincularon con el
Centro Universitario de Estudios
Cinematográficos. Las aportaciones del Instituto de Geografía fueron dadas a conocer en Clarión
(1976), de Jack Lach. Ese mismo
año Fulvio Eccardi, con el propio Lach, realizó para el Instituto
de Biología Isla Isabel (1976); Joaquín Berruecos y Manuel Martínez Velázquez produjeron Aves
en peligro (1981), sobre la amenaza de extinción del pavón y
otros crácidos mexicanos; Iván
Trujillo realizó para la Filmoteca
de la unam Tortuga laúd (1983),
en torno a la sobreexplotación de
los quelonios marinos. En asociación con el Canal 11 fueron
producidos 40 capítulos de la serie Vida en peligro (1982-1983),
sobre la fauna y flora mexicanas. Algunos se hicieron
acreedores al Ariel al Mejor Documental, como Monarca… adivinanzas para siempre (1988), de Trujillo.
Mención aparte merece Cascabel (1978) de Raúl Araiza, quien desde el cine comercial aborda el tema de
los indígenas lacandones y la destrucción de su selva.
En la década de los ochenta se sumó a la divulgación la publicación de libros con fotografías de la riqueza natural de México y el apoyo de empresas privadas. Aunque de circulación restringida, fueron un
importante instrumento para llamar la atención sobre
la pérdida de nuestros ecosistemas y la amenaza de
extinción de sus especies, e influyeron en la visión de
políticos y empresarios de alto nivel. En 1984, Patricio
Robles Gil publica el libro pionero Ecosistemas de México y más tarde, junto con Eccardi y Javier de la Maza,
Tierra del quetzal y del jaguar (1987), sobre la importancia de la biodiversidad de Chiapas. Al mismo tiempo, el Fondo de Cultura Económica, que había empe-
• 236 •
zado a editar libros de corte científico, emprende una
serie de divulgación profusamente ilustrada que arranca con el libro de Roberto de la Maza Ramírez Mariposas mexicanas (1987).
Estas obras detonan el inicio de una amplísima producción editorial y filmográfica sobre la fauna, la flora
y los ecosistemas de México, que es realizada por instituciones académicas, empresas privadas y los gobiernos federal y estatales. Destacan en cuanto a publicaciones Agrupación Sierra Madre, dirigida por Robles
Gil, por su vasta obra siempre acompañada de excelentes fotografías, y en cuanto a material fílmico, Fabricio Feduchy, quien inició su carrera con Luna de
fuego verde (1992), documental sobre la destrucción
de las selvas, y continuó produciendo para el Canal 11
varias series exitosas, entre las que sobresalen Los últimos santuarios (1996) y México azul (1998). En 1995,
la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de
la Biodiversidad empezó a publicar el boletín de divulgación Biodiversitas, del que acaba de aparecer el número 92. Cabe mencionar también las exposiciones
fotográficas del Paseo de la Reforma, en las rejas del
Zoológico de Chapultepec, que se iniciaron en 2003
con La Tierra vista desde el cielo, de Yann Arthus-Bertrand; al año siguiente, la del biólogo y fotógrafo Eccardi con el tema México, naturaleza viva, y más tarde
la del Corredor Biológico Mesoamericano-México. Todas ellas tuvieron un gran impacto en el amplísimo
público general que las visitó.
Todo este esfuerzo de difusión sobre la importancia de la riqueza natural de México y la necesidad de
conservarla —y sobre el provecho racional que podemos obtener de ella— ha influido de diversas maneras en la sociedad mexicana, desde la receptividad y el
entendimiento que ahora tienen quienes toman las
grandes decisiones en las empresas privadas y en las
diferentes esferas de los gobiernos hasta la información que hoy posee la ciudadanía en general. Es muy
probable también que el boom de estudiantes de la
carrera de biología, a mediados de los años setenta, se
haya debido, al menos en buena parte, al comienzo
de la difusión en la televisión comercial de varias series de documentales sobre la naturaleza, como los
mencionados.
Reconocemos que en nuestro país la divulgación sobre temas ambientales nacionales comenzó tarde y para
un sector reducido, comparado con el de países desarrollados, pero no cabe duda de que ha crecido; es necesario seguirla fomentando con mayor fuerza para
que llegue a todos los rincones del país. La publicación
de este libro sobre proyectos exitosos para conservar
nuestro patrimonio natural es un ejemplo de esto.
1
Director del Festival de Cine de Guadalajara.
Natura y Ecosistemas Mexicanos, A.C.
3
Editor científico.
2
• 237 •
Referencias bibliográficas
Aguirre, A., y R. Mendoza. 2009. Especies exóticas invasoras: impactos sobre las poblaciones de flora y fauna, los procesos ecológicos y
la economía, en Capital natural de México, vol.
II, Estado de conservación y tendencias de cambio. México, Conabio, pp. 277-318.
Aguirre-Muñoz, A., et al. 2010. Island Restoration in Mexico: Ecological Outcomes after a Decade of Eradications of Invasive Mammals. Island
Invasives International Conference Proceedings, Auckland, en prensa.
Aguirre-Muñoz, A., y Mendoza-Alfaro. 2009.
Especies exóticas invasoras: impactos sobre las
poblaciones de flora y fauna, los procesos ecológicos y la economía, en Capital natural de
México, vol. II, Estado de conservación y tendencias de cambio. México, Conabio, pp. 277-318.
Aguirre-Muñoz A., et al. 2008. High-impact
conservation: Invasive mammal eradications
from the islands of western Mexico. Ambio 37
(2):101-107.
Albavera, P.E. 2007. Situación actual de la tortuga golfina (Lepidochelys olivacea) en playas de
arribada del pacífico mexicano, en L. Sarti, A.
Barragán y C. Aguilar (comps.), Memorias de la
Reunión Nacional sobre Conservación de Tortugas
Marinas. Veracruz, Ver., 25-28 de noviembre de
2007. México, Conanp, Semarnat, pp. 42-46.
Álvarez del Toro, Miguel. 1980. Las aves de
Chiapas, 2a. ed., Tuxtla Gutiérrez, Universidad
Autónoma de Chiapas.
Álvarez del Toro, M. 1985. Así era Chiapas, 2a.
ed., Tuxtla Gutiérrez, Talleres Gráficos del Gobierno del Estado de Chiapas.
Arellano-Guillermo, A. 2004. Site management
and partnerships: The Sian Ka’an Biosphere Reserve experience, en Linking Universal Values:
Managing a Sustainable Future for World Heritage.
World Heritage Papers, unesco 13: 136-141.
Arreguín-Sánchez, F.S., et al. 2001. Simulated
response to harvesting strategies of an exploited ecosystem on the southwestern Gulf of
Mexico, en V. Christensen et al. (eds.). Proc.
INCO-DC Conference Placing Fisheries in
their Ecosystem Context. Islas Galápagos, Ecua­
dor, 4 a 8 de diciembre de 2000. ACP-EU Fish.
Res. Rep. 12:30.
Aurioles, D. 1993. Biodiversidad y estado actual
de los mamíferos marinos en México. Rev. Soc.
Mex. Hist. Nat., vol. esp. (xliv) 397-412.
Aurioles-Gamboa, D., et al. 2010. The current population status of Guadalupe fur seal (Arctocephalus townsendii) on the San Benito Islands, Mexico. Marine Mammal Science 26(2): 402-408.
Ávila, S., et al. 2005. Análisis del subsidio a la
tarifa 09. Gaceta Ecológica 75.
Balvanera, P., et al. En prensa. Marcos conceptuales interdisciplinarios para el estudio de los
servicios ecosistémicos en América Latina, en
El valor ecológico, social y económico de los servicios ecosistémicos. Conceptos, herramientas y estudio de casos.
Brower, L.P. 1999. Para comprender la migración
de la mariposa monarca (1857-1995). México,
Instituto Nacional de Ecología, Semarnat.
Burgos, A., et al. 2007. La investigación ecológica
a largo plazo (lter) y su proyección en México.
Ciencia y Desarrollo 33 (204): 24-31.
Campbell, P. 1998. 101 uses for a dead bird.
Nature 394 (6689):105.
Cartas, H.G. 1983. Inventario preliminar de las
aves de la Reserva El Triunfo. Tuxtla Gutiérrez,
Instituto de Historia Natural.
Castillo, A., et al. 2009. Los bosques tropicales
secos en riesgo: conflictos entre el desarrollo
turístico, el uso agropecuario y la provisión de
servicios ecosistémicos en la costa de Jalisco,
México. Interciencia 34(12): 844-850.
cbd. 2010. Convention on Biological Diversity,
List of Parties. Disponible en <www.cbd.int/
convention/parties/list>.
Ceballos, G. 1991. Estudio base para la creación
de la Reserva de Cuixmala. México, Fundación Ecológica Cuixmala.
Ceballos, G., et al. 2002. Tamaño poblacional y
conservación del jaguar en la Reserva de la
Biosfera Calakmul, Campeche, México, en
R.A. Medellín et al. (comps.), El jaguar en el
nuevo milenio. México, Fondo de Cultura Económica-unam-Wildlife Conservation Society,
pp. 403-418.
Ceballos, G., et al. 2000. The Mexican LongTerm Ecological Research Network, en The International Long-Term Ecological Research Network. U.S. lter Network, Albuquerque, University of New Mexico, pp. 86-88.
Challenger, A., y R. Dirzo. 2009. Factores de
cambio y estado de la biodiversidad, en Capital natural de México, vol. II, Estado de conservación y tendencias de cambio. México, Conabio, pp. 37-73.
Cóbrar-Carranza, A.J. 2006. Distribución actual y
selección de sitios para el estudio y conservación
del pavo de Cacho (Oreophasis derbianus G.R.
Gray, 1844), en los departamentos de San Marcos y Huehuetenango, Guatemala. Informe de
tesis. Guatemala, Universidad de San Carlos.
Colmenero-Rolón, L.C. y M.E. Hoz-Zavala.
1986. Distribución de los manatíes, situación y
su conservación en México. An. Inst. Biol. Univ.
Nac. Autón. Méx., Ser. Zool. (3) 56(1985): 955.
Conabio. 1998. La diversidad biológica de México:
estudio de país. México, Comisión Nacional para
el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad.
Conabio. 2000. Estrategia nacional sobre biodiversidad de México. México, Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad.
Conabio. 2009a. Capital natural de México, vol. II,
Estado de conservación y tendencias de cambio.
México, Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, disponible en
<www.biodiversidad.gob.mx/pais/capitalNatMex.
html>.
• 238 •
Conabio. 2009b. Manglares de México: extensión
y distribución, 2a. ed. México, Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad.
Conabio (coord.) 2010. Estrategia nacional de especies invasoras: prevención, control y erradicación. México, Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad-Secretaría
de Medio Ambiente y Recursos Naturales (en
proceso).
Conabio, Conanp, tnc, Pronatura y uanl. 2007a.
Análisis de vacíos y omisiones en conservación de
la biodiversidad terrestre de México: espacios y especies. México, Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas,
The Nature Conservancy-Programa México,
Pronatura, A.C., Facultad de Ciencias Forestales, Universidad Autónoma de Nuevo León.
Conabio, Conanp, tnc, y Pronatura. 2007b.
Análisis de vacíos y omisiones en conservación de
la biodiversidad marina de México: océanos, costas e islas. México, Comisión Nacional para el
Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, The Nature Conservancy-Programa México, Pronatura, A.C.
Conafor. 2006. Los incendios forestales en México
2005. México, Comisión Nacional Forestal.
Conafor. 2008. Muebles para toda la vida: comunidades oaxaqueñas se integran para poner
en marcha la comercializadora “TIP Muebles”.
Revista electrónica de la Comisión Nacional Forestal 79. Consultado el 10 de marzo de 2008,
disponible en <www.mexicoforestal.gob.mx/nota.
php?id=335>.
Conafor. 2009. Programa Nacional de Protección contra Incendios Forestales 2010. Zapopan, Jalisco.
Conafor-inegi. 2009. Estudio de la dinámica de
cambio 1993-2002-2007, cartografía de uso
de suelo y vegetación. Series II, II y IV a escala
1:250,000. México, Instituto Nacional de Estadística y Geografía.
Conagua. 2009. Atlas del agua en México. México, Secretaría de Medio Ambiente y Recursos
Naturales.
Conanp. 2007. Logros de la Comisión Nacional de
Áreas Naturales Protegidas. México, Comisión
Nacional de Áreas Naturales Protegidas.
Conanp. 2009. Programa Nacional para la Conservación de Tortugas Marinas. Tortuga golfina.
México, Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, disponible en <www.conanp.gob.
mx/pdf_especies/tortuga_golfina.pdf>.
De la Maza, J., y W.H. Calvert. 1993. Investigations of possible monarch butterfly overwintering areas in central and southeastern Mexico, en S.B. Malcolm y M.P. Zalucki (eds.), Biology and Conservation of the Monarch Butterfly.
Los Ángeles, Publications of the Los Angeles
County Museum of Natural History.
dof. 1990. Acuerdo por el que se establece veda
total para todas las especies y subespecies de
tortugas marinas en aguas de jurisdicción nacional de los litorales del Océano Pacífico,
Golfo de México y Mar Caribe. Diario Oficial
de la Federación, pp. 21-22.
dof. 2010. Decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones de la Ley General
del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, y de la Ley General de Vida Silvestre.
Diario Oficial de la Federación, martes 6 de abril.
Domínguez-Domínguez, O., et al. 2005. Goodeid fishes photos, en M.C. Uribe-Aranzábal y
H. Grier (eds.). Proceedings of the II International Symposium of Livebearing Fishes. Florida,
New Life Publications, pp. 505-549.
Miller, R., R. 2005. Freshwater fishes of Mexico.
Chicago, The University of Chicago Press.
Edwards, J.L. 2004. Research and societal benefits of the Global Biodiversity Information Facility. Bio-Science 54(6): 486-487.
Faller, J.C., et al. 2007. Densidad y tamaño de la
población de jaguar en el noreste de la Península de Yucatán, en G. Ceballos et al. (eds.),
Conservación y manejo del jaguar en México: estudios de caso y perspectivas. México, ConabioAlianza-wwf-Telcel-unam, pp. 111-121.
fao. 2004. Status and trends in mangrove area
extend worldwide. (M.L. Wilkie y S. Fortuna,
eds.), Forest Resources Assessment. Working
Paper No. 63. Forest Resources Division, dis­
ponible en <www.fao.org/docrep/007/j1533e/
J1533E109.htm>.
fao. 2007. Los manglares del mundo, 1980-2005.
Forestry Paper 153, Roma, disponible en <www.
fao.org/docrep/010/a1427e/a1427e00.htm>.
Flores, M., et al. 1971. Memorias del mapa de tipos de vegetación de la República mexicana.
México, Secretaría de Recursos Hidráulicos.
Fondo para la Conservación de la Mariposa Monarca. 2009. Deforestación y degradación forestal en la zona núcleo de la Reserva de la Biosfera
Mariposa Monarca 2008-2009. México.
Galindo, C. 1999. La gran región de Calakmul:
prioridades biológicas de conservación y propuesta de modificación de la Reserva de la
Biosfera. Reporte final a World Wildlife FundMéxico, México.
Gallo, J.P. 1994. Factors affecting the population status of Guadalupe fur seal, Arctocephalus townsendii (Merriam, 1987), at Isla de
Guada­lupe, Baja California, Mexico. PhD.
Thesis, Santa Cruz, University of California.
Gallo, J.P., et al. 2005. Los pinnípedos de la isla
de Guadalupe, en K. Santos del Prado y E. Peters (eds.), Isla Guadalupe, restauración y conservación. México, Instituto Nacional de Ecología, Semarnat.
Gosz, J.R. 1996. International long-term ecological research: Priorities and opportunities.
Trends in Ecology & Evolution 11(10): 444.
Gutiérrez-Lacayo, M. 2001. Aplicación de modelos e incentivos económicos, financieros y de
mercado para los pobladores de áreas naturales
protegidas. México, Conanp-Pronatura-gef.
Gutiérrez-Lacayo, M. 2003. México, en B. Swift,
y S. Bass (eds.). Conservación privada en Latinoamérica: herramientas legales y modelos para el
éxito. México, Environmental Law InstitutePronatura, p. 115.
Gutiérrez-Lacayo, M., et al. 2002. Herramientas
legales para la conservación de tierras privadas y sociales en México. México, Pronatura.
Haberl, H., et al. 2006. From lter to ltser: Conceptualizing socioeconomic dimension of longterm socioecological research. Ecology and Society
11(2): 13, disponible en <www.ecologyandsociety.
org/vol11/iss2/art13>.
Hildebrand, H. 1963. Hallazgo del área de anidación de la tortuga lora Lepidochelys kempii
(Graman) en la costa occidental del Golfo de
México. Ciencia 22: 105-112.
Howald, G., et al. 2007. Invasive rodent eradication on islands. Conservation Biology 21 (4):
1021-1031.
Hoyt, E. 2005. Marine Protected Areas for Whales,
Dolphins and Porpoises: A World Handbook for Cetacean Habitat Conservation. Londres, Earthscan.
Hoyt, E., y M. Íñiguez. 2008. Estado del avistamiento de cetáceos en América Latina. Chippenham, UK, wdcs/East Falmouth, EUA, ifaw/
Londres, Global Ocean.
Inapesca. 2009. Plan de Manejo para la Pesquería de Abulón en la Costa Occidental de la Península de Baja California. México, Instituto
Nacional de la Pesca (1er. borrador, septiembre de 2009).
ine. 2000. Programa de manejo de la Reserva de
la Biosfera de Montes Azules. México, Instituto Nacional de Ecología, Semarnat.
inegi. 2002. Información estadística. Tipos de
vegetación presentes en México y superficie
que ocupan. México, Instituto Nacional de Estadística y Geografía.
inegi. 2005. Conteo de población y vivienda. Principales resultados por localidad. México, Instituto
Nacional de Estadística y Geografía, consultado
el 15 de abril de 2010. Disponible en <www.
inegi.org.mx/sistemas/iter2005/consultafiltro.
aspx?npag=57&c=10395&s=est>.
Íñigo, E.E. 1992. Ecology, biology and conservation of the Scarlet Macaw (Ara macao) in the
Selva Lacandona region of Chiapas, Mexico.
Jardel, E., et al. En prensa. Investigación ecológica
a largo plazo en México. Morelia, Red Mexicana
de Investigación Ecológica a Largo Plazo.
Koleff, P., et al. 2009. Identificación de prioridades y análisis de vacíos y omisiones en la conservación de la biodiversidad de México, en
Capital natural de México, vol. II, Estado de conservación y tendencias de cambio. México, Conabio, pp. 651-718.
LeBoeuf, B.J., et al. 1986. The Caribbean monk
seal is extinct. Marine Mammal Science 2(1):
70-72.
López Portillo, J., y E. Ezcurra. 2002. Los manglares de México: una revisión. Madera y Bosques, número especial: 27-51.
Lowe, S., et al. 2004. 100 de las especies exóticas
invasoras más dañinas del mundo. Selección del
Global Invasive Species Database. Grupo Especialista en Especies Invasoras (geei), de la Co• 239 •
misión de Supervivencia de Especies (cse) de
la Unión Internacional para la Conservación
de la Naturaleza (uicn). Primera ed., en inglés,
publicada junto con el número 12 de la revista
Aliens, diciembre de 2000. Versión traducida y
actualizada, noviembre de 2004.
Lozoya, X. 1984. Plantas y luces en México. La
Real Expedición Científica a la Nueva España
(1787-1803). Barcelona, Ediciones del Serbal.
Lugo, A., et al. 2006. Long-Term Research at the
usda Forest Service’s Experimental Forests and
Ranges. BioScience 56(1): 39-48.
Luna-Mendoza, L.M., et al. 2007. The restoration of Guadalupe Island, revisited. Fremontia
35(3): 14-17.
Márquez, R. 1976. Estado actual de la pesquería
de las tortugas marinas en México. México, Instituto Nacional de la Pesca, Serie Información,
inp/si: i46.
Márquez, R. 1994. Sinopsis de datos biológicos
sobre la tortuga lora Lepidochelys kempii (Garman 1880), en fao, sinopsis sobre la pesca. México, Instituto Nacional de la Pesca, No. 152.
Márquez, M.R. 2007. Programa Nacional de
Tortugas Marinas, 1965-2001, en L. Sarti et al.
(comps.), Memorias de la Reunión Nacional sobre Conservación de Tortugas Marinas. Veracruz,
Ver. 25 a 28 de noviembre de 2007. México,
Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Semarnat, pp. 11-13.
Maass, J., et al. 2005. Ecosystem services of tropical dry forests: Insights from long-term ecological and social research on the Pacific Coast
of Mexico. Ecology and Society 10(1): 17.
Maass, J.M., y H. Cotler. 2008. Protocolo para el
manejo de ecosistemas en cuencas hidrográficas,
en H. Cotler (comp.), El manejo integral de cuencas en México: estudios y reflexiones para orientar
la política ambiental, 2a. ed., México, Instituto
Nacional de Ecología, Semarnat, pp. 41-64.
Maass, J.M., et al. 2010. Redes de investigación
ecológica y socioecológica de largo plazo (lter
y ltser) en Iberoamérica: los casos de México
y España. Revista Chilena de Historia Natural
83(1): 171-184.
Maass, J.M., et al. 2002. Aspectos funcionales
del ecosistema de selva baja caducifolia en
Chamela, Jalisco, en F. Noguera et al. (eds.),
Historia Natural de Chamela. México, Instituto
de Biología, unam, pp. 525-542.
Maass, J.M., et al. 1988. Soil erosion and nutrient losses in seasonal tropical agroecosystems
under various management techniques. Journal of Applied Ecology 25(2): 595-607.
Medellín, R.A., et al. 2009. Conservación de especies migratorias y poblaciones transfronterizas, en Capital natural de México, vol. II, Estado
de conservación y tendencias de cambio. México,
Conabio, pp. 459-515.
Millenium Ecosystem Assessment. 2005. Ecosystems and Human Well-being: Biodiversity synthesis.
Washington, D.C., World Resources Institute,
pp. 459-515. Disponible en <www.millennium
assessment.org/es/index.aspx>.
Miller, R. 2005. Freshwater fishes of Mexico. Chicago, The University of Chicago Press.
Minckley, W.L., y C.O. Minckley. 1986. Cyprinodon pachycephalus, a new species of pupfish
(Cyprinodontidae) from the Chihuahuan Des­
ert of northern Mexico. Copeia 1: 184-192.
Morales-Vela, B. 2004. Bahía de Chetumal-Corozal, un recurso costero compartido entre México y Belice, en E. Rivera-Arriaga et al. (eds.), El
manejo costero en México, pp. 531-539. Campeche, Universidad Autónoma de Campeche.
Morales-Vela, B., y L.D. Olivera-Gómez. 1994.
Distribución espacial y estimación poblacional
de los manatíes en la Bahía de Chetumal, Quintana Roo, México. Revista de Investigación Científica 2 (núm. especial Somemma) 2: 27-34.
Morales-Vela, B., et al. 2000. Distribution and
habitat use by manatees (Trichechus manatus
manatus) in Belize and Chetumal Bay, Mexico.
Biological Conservation 95(2000): 67-75.
Morales-Vela, B., et al. 2003. Status of the manatee (Trichechus manatus) along the northern and
western coasts of the Yucatán Peninsula, Mexico. Caribbean Journal of Science 39(1): 42-49.
Ortega-Argueta, A. 2002. Evaluación del hábitat
del manatí, Trichechus manatus, en el sistema
lagunar de Alvarado, Veracruz. Tesis de maestría. Xalapa, Instituto de Ecología, A.C.
Ortiz Alcaraz A., et al. 2010. Erradicación de borregos ferales en Isla Socorro. Tercer reporte técnico presentado a la Conabio. México, Grupo
de Ecología y Conservación de Islas, A.C.
O’Shea, T.J., y C.A. Salisbury. 1991. Belize – A
last stronghold for manatees in the Caribbean.
Oryx 25(3): 156-164.
Pujadas, A., y Castillo, A. 2007. Social participation in conservation efforts: A case study of
a biosphere reserve on private lands in Mexico. Society and Natural Resources 20: 57-72.
Reeves, R.R., y T.D. Smith. 2010. Commercial
whaling, especially for Gray Whales, Eschrich­
tius robustus, and Humpback Whales, Megaptera novaeangliae, at California and Baja California Shore Stations in the 19th Century (18541899). Marine Fisheries Review 72(1): 1-25.
Reeves, R.R., et al. 2010. Nineteenth-century
ship-based catches of Gray Whales, Eschrichtius robustus, in the Eastern North Pacific.
Marine Fisheries Review 72(1): 26-65.
Reeves, R.R., et al. 1992. The Sierra Club Handbook of Seals and Sirenians. San Francisco,
Sie­rra Club Books.
Reijnders, P., et al. 1993. Seals, fur seals, sea lions,
and walrus. iucn/ssc Seal Specialist Group.
Reilly, S.B., et al. 2008. Eschrichtius robustus, en
iucn Red List of Threatened Species, versión
2009.2. Disponible en <www.iucnredlist.org>.
Ressl, R., et al. 2009. Operational active fire
mapping and burnt area identification applic­
able to Mexican nature protection areas using
modis and noaa-avhrr direct readout data. Remote Sensing of Environment 113(6).
Reyes, P. 1981. Estudios ecológicos en el trópico
mexicano. Jalapa, Instituto de Ecología, A.C.,
Publicación 6.
Rice, D.W., y A.A. Wolman. 1971. The life history
and ecology of the gray whale (Eschrichtius robustus). Spec. Publ. Am. Soc. Mammal. 3: 1-142.
Rivera, V., et al. 2008. Ecohidrología y demandas de agua en México. Ciencia y Desarrollo
34(215): 24-27.
Rodas-Trejo, J., et al. 2008. Distribution and
conservation of the West Indian manatee
(Trichechus manatus manatus) in the Catazajá
wetlands of northeast Chiapas, Mexico. Mongabay.com Open Access Journal – Tropical Conservation Science 1(4): 321-333.
Rough, D., et al. 2008. Eastern North Pacific gray
whale abundance in the winter of 2006/2007.
Paper SC/60/BRG6 presented to the 60th iwc
Scientific Committee Meeting. Santiago, Chile.
Ruiz-Luna, A., et al. 2008. On the reliability of
the data of the extent of mangroves: A case
study in Mexico. Ocean and Coastal Management 51: 341-351.
Rzedowski, J. 1957. Notas sobre un vuelo migratorio de la mariposa Danaus plexippus L. observado en la región de Ciudad del Maíz, San Luis
Potosí. Acta Zoologica Mexicana 2: 1-4.
Samaniego-Herrera A. et al. 2009. Restoring island ecosystems in the Gulf of California:
Black rat eradication on Farallón de San Ignacio and San Pedro Mártir Islands. Proceedings
of the Seventh California Islands Symposium.
Oxnard, California.
Sánchez, S. et al. 2006. La conservación del berrendo peninsular, en El berrendo en México.
México, Agrupación Sierra Madre-Instituto
Nacional de Ecología, pp. 50-70.
Sarukhán, J., y R. Dirzo (comps.). 1992. México
ante los retos de la biodiversidad. México, Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de
la Biodiversidad-Presidencia de la República.
Sarukhán, J., y J.M. Maass. 1990. Bases ecológicas para un manejo sostenido de los ecosistemas: el sistema de cuencas hidrológicas, en
E. Leff (ed.), Medio ambiente y desarrollo en
México, vol. I, México, ciih, unam-Porrúa,
pp. 81-114.
Secaira, F., y G. García. 2006. Una visión para el
futuro: cartografía de las selvas maya zoque y
olmeca: Plan Ecorregional de las Selvas Maya
Zoque Olmeca. San José, Costa Rica, Pronatura
Península de Yucatán-tnc-Infoterra Editores.
scdb. 2004. Programa de Trabajo sobre Áreas
Protegidas (programas de trabajo del cdb).
Montreal, Secretaría del Convenio sobre la Diversidad Biológica.
Sedesol. 1994. Norma Oficial Mexicana NOM-059ECOL-1994, que determina las especies y subespecies de flora y fauna silvestres terrestres y
acuáticas en peligro de extinción, amenazadas, raras y sujetas a protección especial, y que
establece especificaciones para su protección.
Diario Oficial de la Federación, 16 de mayo de
1994.
Sedue. 1991. Acuerdo por el que se establecen
los criterios ecológicos CT-CERN-001-91, que determinan las especies raras, amenazadas, en
peligro de extinción o sujetas a protección especial y sus endemismos, de la flora y fauna
terrestres y acuáticas en la República mexicana. Diario Oficial de la Federación, 16 de mayo
de 1994.
• 240 •
Senasica. 2008. Se inicia la liberación de palomilla del nopal estéril (Cactoblastis cactorum Berg.)
en Isla Contoy, Quintana Roo. México, Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad
Agroalimentaria, Sagarpa, disponible en <www.
148.243.71.63/default.asp?idnot=242>.
Seton, E.T. 1909. Life histories of northern animals, vol. 1, Grass eaters. Nueva York, Charles
Scribners and Sons, pp. 673.
Semarnap. 2000. La gestión ambiental en México. México, Semarnap.
Shaw, J.H. 1995. How many bison originaly populated Western Rangelands? Rangelands 17(5):
148-150.
Shipp, R. 1999. Status of exploited fish species
in the Gulf of Mexico, en H. Kumpf et al. (eds.),
The Gulf of Mexico Large Marine Ecosystem: Assessment, Sustainability, and Management. Blackwell Science.
Smartwood y ccmss. 2004. Resumen público de certificación de la Comunidad de Ixtlán de Juárez, consultado el 28 de octubre de 2004. Disponible en
<www.rainforestalliance.org/programs/forestry/
smartwood/pdfs/comunidad-ixtlan.pdf>.
Snyder, N., y H. Snyder. 2000. The Californian
condor: A saga of natural history and conservation. San Diego, Princeton University Press.
Tavera, G. 2009. Situación actual de la tortuga
lora (Lepidochelys kempii) en el Golfo de México, en L. Sarti et al. (comps.), Memorias de la
Reunión Nacional sobre Conservación de Tortugas Marinas. Veracruz, Ver., 25 a 28 de noviembre de 2007. México, Comisión Nacional
de Áreas Naturales Protegidas, Semarnat, pp.
33-37.
Urbán, J., y L. Rojas. 1999. Los programas de
conservación de mamíferos marinos, en M.C.
Rodríguez y C. Hernández (comps.), Océanos
¿fuente inagotable de recursos? México, Programa Universitario del Medio Ambiente, unamSemarnap, pp. 541-573.
Urbán, R., et al. 2003. A review of gray whales
on their wintering grounds in Mexican waters.
Journal of Ceatcean Research and Management
5(3): 281-295.
usfws y nmfs. 1992. Recovery plan for the Kemp’s
ridley sea turtle, Lepidochelys kempii. St. Petersburg, Florida, National Marine Fisheries
Service.
Villaseñor, J.L., y F.J. Espinosa-García. 2004.
The alien flowering plants of Mexico. Diversity
and Distributions 10: 113-123.
Vivas, Marina. 2004. Estadísticas de la Riviera
Maya. Playa del Carmen, Quintana Roo, México, Fideicomiso para la Promoción Turística
de la Riviera Maya.
Webber, D.S., et al. 2004. Genetic consequences
of a severe population bottleneck in the Guadalupe fur seal (Arctocephalus townsendii). Jour­
nal of Heredity 95(2): 144-153.
Wood, P., et al. 2009. Bird studies at El Zapotal:
2006-2009. Evolution, ecology and conservation.
Pronatura Península de Yucatán. En revisión.
wwf. 2010. Cambio de la cobertura forestal en
la zona núcleo de la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca. Resumen ejecutivo, pp. 1-3.
Fly UP