...

El año en que quise ser ángel

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

El año en que quise ser ángel
•
DOSSI ER . PORQUE ES NAVIDAD
Marta Ansón Balmaseda
En ese fascinante pedazo del centro de Madrid
donde la nobleza, el clero,
la milicia y algunos banqueros han cometido
atrocidades durante siglos, Marta
Ansón abrió un librería con tílulo de acuarela­
El año en que
quise ser ángel
lo Mar de letras Iwww.lamardeletras com).
Pudo abrir panadería, viene a dar en lo mismo,
en el pan nuestra de cada día. lo moderno
bien pueda ser intentar hacer el bien en el
misma escenario en el que los antepasadas
han sembrado lo calamidad y ser
contemporáneo suele acabar en repetir la
calamidad eslrenando escenario.
Malta Ansón es moderna, definitiva
Entré en el Colegio Estudio con quince
por la fundadora del Colegio Estudio, Ji­
años y, después de un periodo de adapta­
mena Menéndez-Pidal, se caracteriza por
ción razonablemente corto en un colegio
el crisol de las fuentes populares y cultas
con merecida fama de endogámico, hacia
de las que bebe, Y esto, claro, atañe tam­
finales del mes de noviembre de aquel año
bién a la música y al coro del que yo formé
1985, unas compañeras me animaron a
parte, Tradición oral y músicas juglaresca
unirme con ellas a las pruebas para el coro
y clásica fueron recogidas, modificadas y
del Auto de Navidad.
adaptadas por la profesora Magdalena Ro­
Lo que en principio parecia una buena
dríguez Mata, dando como resultado un
excusa para saltarse algunas clases,
repertorio riquísimo de canciones, coplas
participar en el Auto en realidad re­
y villancicos que van marcando la evolu­
sultó ser un honor. Curiosamente,
ción de la obra y acompañan la llegada de
eran los estudiantes más dedicados a
los ángeles, anuncian a la Virgen en su en­
las ocupaciones propias del adoles­
trada, introducen al Tetramorfos y a los
cente -salir, fumar, beber, Iigar- los as-
Reyes Magos, que prestan música a los
pirantes a los mejores papeles de la
pastores que bailan... Un repertorio de ra­
representación más importante del
colegio,
íces tan poderosas que, desde entonces,
los villancicos del Auto han sido mis vi­
Cantar en el coro me permi­
tió aquel año ver la obra com­
llancicos al llegar la Navidad, desbancando
incluso algunos de mi primera infancia.
en sendos
Pero aquello no fue todo. Un año des­
pases del Auto, del que sólo se
pués, otra compañera, Paula Rodríguez,
representan seis funciones cada
me dijo que ella quería presentarse al
pleta dos veces,
mes de diciembre, por aquel en­
papel de Ángel Anunciador y que por qué
tonces en el Paraninfo de una
no me animaba yo con el de Ángel Na­
de las sedes históricas del cole­
rrador, No recuerdo cómo fueron las prue­
gio: el Instituto Internacional de
bas (si es que las hubo), ni cómo nos
la calle Miguel Ángel, 8, de
Muchos
seleccionaron, pero el caso es que ese año
Paula y yo fuimos la pareja de "ángeles de
Madrid.
después
arriba", subidos a lo alto del portal en las
aprendería yo que el Auto de
años
dos funciones que nos correspondieron. Y
Navidad, creado hacia 1940
además, repetimos otra vez al año si-
PORQUE ES NAVIDAD.
guiente: el último mío en el colegio y el pe­
de los cielos... Cantad canción nueva, toda
núltimo en el que Jimena Menéndez-Pidal
la tierra, Yavé ha hecho notoria su salud".
dirigió su querido Auto. Ella murió en
Y no sólo mi parte. De nuevo, desde
1990, pero estuvo al pie del escenario
esa posición privilegiada que me permitió
hasta el final, y de ello doy fe. "La Ji­
ver la función de cabo a rabo varias veces,
mena", como la llamábamos los alumnos,
pude aprenderme los textos de la Virgen,
nos dirigió personalmente a Paula y a mí
san José, la vieja Gila, el pastor juglar, los
en nuestros papeles. Era muy, muy mayor,
arcángeles... Yo sabía que las palabras co­
pero saltaba como una gacela por el esce­
rrespondían a obras clásicas de la litera­
nario del Paraninfo, indicándonos aquí y
tura española, pero no fue hasta hace dos
allá dónde colocarnos, qué tono utilizar en
años cuando tomé verdadera conciencia
nuestros discursos, dando trotecillos, mo­
del trabajo de Jimena en el estudio, reco­
viendo los brazos y las manos enérgica­
pilación y costura de textos antiguos. Fue
y
en el teatro de la Abadía, viendo el excep­
sabiduría, dando forma y razón a nuestros
cional Auto de los Reyes Magos dirigido
mente,
hablando
con
autoridad
por Ana Zamora, cuando con sorpresa
personajes.
Todavía me cuesta comprender cómo
descubrí que podía decir de memoria toda
mi atolondrada cabecita de dieciséis años,
la primera parte: iera el parlamento de los
por entonces rebosante de pájaros, fue
Magos de la obra de Navidad de mi cole­
capaz de memorizar y declamar los textos
gio!
del Ángel Narrador, uno de los papeles
Un artículo del académico, y antiguo
más largos que, desde las alturas acom­
alumno del colegio, Pedro Álvarez de Mi­
paña, o narra, toda la acción del Auto.
randa me hizo saber que el Auto de los
Reyes Magos (de autor anónimo y único
Aún puedo decir mi parte de memoria:
"Ya que era venido el tiempo en que de
texto escénico del siglo XII escrito por en­
nacer había, entrados son al portal que al
tero en lengua vernácula), es junto con la
Dios niño albergaría... La noche de Navi­
tos de tierra grande fiesta celebraban. . . Y
Representación del Nacimiento de
Nuestro Señor de Gómez Manrique y la
Égloga de las grandes lluvias de Juan del
se postraron, reyes de la tierra, ante el Rey
Encina (ambos del siglo XV), el texto más
dad que ya el alba se acercaba, los ejérci­
sibadoc
Soluciones integrales en informática documental y servicios de información
Empresa especializada en análisis, gestión y tratamiento de la información ofrece:
Programas de gestión para recursos de información y documentación
Asistencias en catalogación, digitalización y organización de archivos,
bibliotecas y centros de documentación
Organización de cursos en tecnologías de la información y la documentación
Desarrollo de aplicaciones a medida de gestión documental en tecnología. NET
Servicios de alojamiento y gestión de dominios
Preparada para adquirir el compromiso que nuestros clientes requieren
MADRID
Pedro Texeira, 9, ese. dcha. 3° D.
28020Madrid. T 91 598 3584
VIGO
Sanjurjo Badía, 130
36207 Vigo. T 670910841
www.sibadoe.es
www.sibadoe.es
[email protected]
[email protected]
•
DOSSIER. PORQUE ES
NAVIDAD
antiguo de aquellos en los que se basa, o
algunas profesoras y se inspiran en las ilu­
de los que se ha "aprovechado" el Auto de
minaciones de Beatos. Los de los pasto­
Navidad del Colegio Estudio. Éstas son las
res
tres fuentes dramáticas que Jimena utilizó
como la vestimenta popular de Lagartera,
como base para su obra, pero también
la ropa cortesana de Valencia o unos te­
tan dispares
lares antiguos de Salamanca, y entre ellos
XVII, algunos medievales, extractos del
hay al parecer alguna joya, como las ca­
Antiguo Testamento y, por supuesto, poe­
misas bordadas y tejidas a mano del Pas­
sía popular de tradición oral. Resulta por
tor Juglar y de la Gitana. Claro que
ejemplo, que mi "Ya que era venido el
también se recurrió a cosas tan terrenales
tiempo en que de nacer había... " es un pa­
como las cortinas del salón de una de las
saje de san Juan de la Cruz. Pero también
fundadoras del Colegio Estudio, Cuqui
está Góngora en boca de un paje ("Caído
García del Diestro, para hacer la túnica de
se le ha un clavel hoy a la aurora del
terciopelo de estilo renacentista del rey
seno"), o Lope de Vega en la de la Virgen
Gaspar. Todos ellos se iban sacando entre
("No lloréis, mis ojos, Niño Dios, callad"),
naftalina, en el ajetreadísimo día de la fun­
entre otros.
ción, de unos enormes y misteriosos baú­
les. Olían a rancio de puro añejos.
miento y la autoridad que le dieron sus es­
Cuando pienso en el Auto de Navidad,
tudios filológicos y los muchos viajes en los
creo que el haber formado parte de él con­
que acompañó a su padre, Ramón Mené­
tribuyó a que yo considere el Estudio
dez-Pidal, a recoger romances, se dedicó
como "mi colegio" Uunto con la escuela
con soltura a cortar aquí y allá los textos
Sistema, donde cursé la Primaria), a pesar
clásicos y el repertorio folclórico, a unirlos
de haber sido alumna en él sólo en mis
donde convenía, a modificarlos, para crear
tres últimos años escolares. Pero además,
el libreto de su Auto de Navidad. Y lo hizo
ha influido decisivamente en algunos as­
con tal delicadeza y acierto que no se
pectos importantes de mi vida.
notan los puntos de sutura. Lo que nos
No dudo de que "la Jimena" concibiese
queda es una obra de una belleza capaz de
su Auto como un rito esencialmente reli­
cautivar incluso a los más atolondrados
gioso. Pero ella también contemplaba la
adolescentes. Una pieza clave en la edu­
Navidad como la celebración de un sentir
cación cultural, intelectual y emocional de
amplio, que no sólo se limitaba a lo con­
los alumnos del Colegio Estudio.
fesional, y que incluso daba cabida a ele­
La misma variedad de fuentes y el
mentos
profanos.
Y
nadie como los
mismo trabajo de cortar y pegar pueden
clásicos -decía ella- para expresar "ese va­
atribuirse a elementos tan importantes del
riado sentir" ni nada como la música po­
Auto de Navidad como son el vestuario y
pular
los bailes. Tras la aparición del profeta Te­
emociones. En mi caso, que no me consi­
para
hacernos
vibrar
en
esas
tramorfos y de la primera intervención de
dero una persona religiosa, su obra me
los Reyes, cuando mi papel de Ángel Na­
brindó la posibilidad de participar de una
rrador me daba un respiro después de pre­
experiencia de gran contenido simbólico,
sentar a los ángeles, los arcángeles, a la
que cambió mi percepción de la fiesta de
Virgen, a san José y el Niño, yo podía sen­
la Navidad. De sólo ver la histeria consu­
tarme cómodamente en las alturas del
mista y despreciar el oropel de los ador­
portal y contemplar los bailes de los pas­
nos navideños, pasé a tomar conciencia
tores y las piruetas de los juglares, antes
del legado tradicional y de la dimensión
de la llegada de los Reyes, de las donas de
más profunda y humana de esta celebra­
los arcángeles y del emocionante aleluya
ción, que ahora soy capaz de disfrutar con
final del que éramos parte los ángeles na­
mi hija Julia.
rrador y anunciador.
Los bailes, como el vestuario del Auto,
Seguro que fue el Auto de Navidad, y
sobre todo la belleza de sus textos, de sus
proceden de aquí y de allá. En ellos parti­
bailes y de sus trajes, el que introdujo en
cipan todos los alumnos del colegio, desde
mí la semilla del amor por nuestros clási­
los pequeños de cinco años en el "Pellico"
cos y por la tradición popular, que poco a
hasta los preuniversitarios en "La rosca" o
poco fue creciendo y que ha marcado
el "Paloteo". Beben de las danzas típicas
desde la selección del fondo de la librería
de las distintas regiones de nuestro país,
que fundé en 1999, La Mar de Letras,
que fueron adaptadas por las profesoras
hasta la elección del colegio de Julia, que
del Colegio Estudio en función de las ne­
no siendo el Estudio, también otorga una
cesidades del Auto: las edades de los alum­
gran importancia a ese patrimonio inma­
nos, el tamaño del escenario, etcétera.
Los trajes de los ángeles y arcángeles,
por ejemplo, fueron confeccionados por
.
procedencias
hay fragmentos líricos de poetas del XVI y
Al parecer, Jimena, con el conoci­
oo
IIQI]
tienen
EDUCAClON y BIBLIOTECA N. 180 - NOVIEMBRE·DIClEMBRE 20 I O
terial y a esa formación humana que no se
encuentran fosilizados por los planes cu­
rriculares.
��
Fly UP