...

Los cielos de Atacama

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Los cielos de Atacama
CAPÍTULO UNO
Los cielos de Atacama
MARÍA TERESA RUIZ GONZÁLEZ
12
13
Una ventana al universo
Durante el día, el Sol ilumina Atacama mostrando un
paisaje manchado de colores que ocultan tesoros minerales
y rastros de culturas milenarias. El crepúsculo da paso a
una noche azabache llena de estrellas que dibujan la Vía
Láctea. Bajo el cielo nocturno de Atacama la conciencia de
ser viajeros en el universo se hace carne.
Noches casi siempre despejadas, con cielos oscuros aún
no contaminados por las luces de grandes ciudades y una
atmósfera transparente y estable sustentan el que hoy
se considere al cielo de Atacama como un lugar único en
el planeta para observar el universo. Estas condiciones,
tan favorables para la observación astronómica, tienen
origen en la geografía del lugar. La corriente fría de
Humboldt, que corre de sur a norte a lo largo de la costa
chilena, favorece que las nubes se condensen sobre el
mar y no en el continente. A esto hay que agregar la
presencia de la cordillera de los Andes, que actúa como
una barrera natural, frenando el avance de las nubes
cálidas y húmedas provenientes del Atlántico.
El interés de astrónomos de Estados Unidos y Europa
por encontrar un buen lugar en el hemisferio sur para
realizar observaciones astronómicas, los trajo a mediados
del siglo pasado hasta el norte de Chile. Detallados
estudios realizados en colaboración con astrónomos de la
Universidad de Chile, evidenciaron, sin lugar a duda, que
en Atacama existían condiciones óptimas para instalar
sus observatorios.
En este amplio panorama de la Nebulosa Carina, tomado
en febrero de 2012, surgen muchas características que
antes estaban ocultas, dispersas en el paisaje celestial
de estrellas jóvenes, de polvo y gas.
Fotografía gentileza ESO / T. Preibisch.
Las antenas de ALMA bajo la Vía Láctea.
Fotografía gentileza ESO / José Francisco Salgado.
14
Gracias a los telescopios que han operado en el área
por casi medio siglo, el cielo del hemisferio sur es hoy
tan conocido y explorado como el del norte. Antes de su
instalación en Chile, la mayoría de los grandes telescopios
estaban en el hemisferio norte, donde se concentra gran
parte de los continentes y las civilizaciones tecnológicas.
El sur era un cielo inexplorado.
Solo se sabía entonces que en el cielo austral se
encontraban dos grandes “tesoros” astronómicos que
era urgente explorar. Uno de ellos, el corazón de nuestra
galaxia, la Vía Láctea, a 33 grados de declinación sur. En
las noches de invierno pasa justo sobre las cabezas de los
habitantes de Santiago y es difícil de observar desde el
hemisferio norte. El otro objeto único del cielo del sur son
las dos galaxias satélites de la Vía Láctea conocidas como
las “Nubes de Magallanes” (la Nube Grande y la Nube
Chica), que se ven como dos objetos nubosos muy hacia
el sur, entre 60 y 70 grados de declinación sur, y están
completamente invisibles desde el hemisferio norte.
Los primeros observatorios que se instalaron en Chile
fueron observatorios “ópticos”, que tienen la capacidad
de captar la luz visible que nos llega desde el cosmos.
Las condiciones óptimas para realizar observaciones
en luz visible se dan en Atacama, donde hay una gran
cantidad de noches con cielos despejados, sin nubes y
con una atmósfera muy quieta, sin turbulencias. Así
llegaron a Atacama el Observatorio Interamericano Cerro
Tololo (National Science Foundation), el Observatorio
Las Campanas (Carnegie Institution for Science) y el
Observatorio La Silla (European Southern Observatory),
seguidos, un par de décadas después, por observatorios
e instrumentos aun más poderosos como los telescopios
VLT, VISTA y VST del Observatorio Cerro Paranal (ESO),
los dos telescopios Magallanes en el Observatorio Las
Campanas y los telescopios Gemini (Consorcio Gemini) y
SOAR en Cerro Pachón.
Gas arremolinado en torno a un área del cielo que
incluye los brillantes adornos azules del cúmulo de
estrellas Árbol Navideño.
Fotografía gentileza ESO.
El observatorio Paranal en el desierto de Atacama,
en noviembre de 1999.
Fotografía gentileza ESO.
16
17
Las extraordinarias condiciones para la observación
astronómica que encontraron estos observatorios en
Chile, han motivado nuevos proyectos para instalar
telescopios gigantes, diseñados para investigar las
incógnitas planteadas por las observaciones realizadas
en Atacama. Como ejemplo se puede mencionar el
descubrimiento de planetas que giran en torno a otras
estrellas (planetas extrasolares), los telescopios gigantes
que pretenden “ver” estos planetas y estudiar sus
atmósferas y, por qué no, investigar la posible presencia
de vida en ellos.
Para estudiar objetos y fenómenos del cosmos que no
emiten luz visible sino en ondas milimétricas –como el caso
de las estrellas en gestación– no sirven los telescopios, hay
que usar antenas equipadas con detectores especiales.
Tal como las nubes son el principal impedimento para
observar con un telescopio, es la humedad lo que absorbe
la radiación milimétrica e impide ver el universo en esta
luz. Nuevamente Atacama aparece como el mejor lugar
del mundo para realizar observaciones en luz milimétrica,
pues el escaso aire existente en sus llanos, a más de
cinco mil metros de altura, es extremadamente seco
y transparente a la luz de ondas milimétricas que nos
llegan desde el universo.
Al este de San Pedro de Atacama, a más de cinco mil
metros de altura, en el llano de Chajnantor, hoy se instalan
y operan varios proyectos astronómicos. El principal de
ellos es el Observatorio ALMA (Atacama Large Millimeter
Array) operado por el consorcio del mismo nombre,
formado por países de América del Norte, Europa y este
de Asia. Este observatorio consta de 66 antenas de 12
metros de diámetro cada una y es único en su especie
por su capacidad de observación, además de constituir
una colaboración verdaderamente multinacional.
Vista panorámica del llano de Chajnantor. En primer
plano, las antenas ALMA de 12 metros de diámetro
están trabajando como un telescopio gigante. Hacia la
derecha, en el cielo, pueden verse la Nube Grande y la
Nube Chica de Magallanes.
Fotografía gentileza ESO / B. Tafreshi.
Desde uno de los telescopios VLT en Cerro Paranal (ESO)
un rayo láser apunta al corazón de la Vía Láctea.
Fotografía gentileza ESO / Beletsky.
18
19
En los últimos cincuenta años en que el universo ha sido
estudiado desde los cielos de Atacama, se ha logrado
conocer por primera vez lo que ignoraron veinte mil
generaciones de evolución humana y responder preguntas
ancestrales, tales como: ¿De dónde venimos? ¿Desde
cuándo estamos aquí? ¿Cómo es nuestro universo? Es
un privilegio de quienes habitamos esta época en la
historia de la humanidad –quizás junto con otros en
el universo– poder aproximarnos a responder estas
preguntas fundamentales que nos han acompañado
como especie desde tiempos remotos.
Hoy sabemos que nuestro Sol es una estrella más bien
pequeña, una más entre cien mil millones de estrellas de
nuestra galaxia, la Vía Láctea. En el universo hay más de
cien mil millones de galaxias las que se agrupan formando
cúmulos de miles de galaxias. La estructura a gran escala
del universo es similar a la de una telaraña, con planos
que se entrecruzan formados por galaxias de todos
tipos, rodeando grandes espacios vacíos. El “arquitecto”
responsable de este diseño es la fuerza de gravedad.
La descripción anterior corresponde a una visión
espacial, “geográfica”, de nuestro universo y del lugar
donde estamos, sin embargo, ella no se puede separar
de la visión histórica, de la descripción temporal que
describe el desde cuándo y el cómo. El espacio-tiempo
es un todo inseparable.
La Nebulosa de Orión, una maternidad estelar donde
cientos de estrellas estrenan sus primeros destellos.
Fotografía gentileza ESO / J. Emerson / VISTA, Cambridge
Astronomical Survey Unit.
20
21
Cuando se observan las galaxias más lejanas estamos
examinando el pasado, cómo era dicha galaxia cuando
la luz que recibimos desde ella comenzó su camino hacia
nosotros, hace cientos o miles de millones de años atrás.
Esa galaxia podría hoy haber desaparecido, pero no nos
enteraremos hasta cientos o miles de millones de años
después, cuando su luz desaparezca ante nuestros ojos. Todo
lo que vemos es pasado, incluso los objetos más cotidianos
y cercanos, aunque en esos casos la luz se demora muy
poco en llegarnos y las cosas permanecen invariables.
Las observaciones del cosmos hoy nos muestran que el
universo comenzó hace trece mil setecientos millones
de años. Poco después –un millón de años después– se
formaron los primeros átomos que eran de hidrógeno
y helio. Cien millones de años más tarde, grumos de
hidrógeno y helio comenzaron a colapsar sobre sí mismos
por su propio peso, formando las primeras estrellas. En
el corazón de estas estrellas recién nacidas prevalecen
temperaturas altísimas, de más de diez millones de
grados, lo que enciende las reacciones nucleares. Así, las
estrellas comienzan a brillar.
22
El corazón de una estrella es como una bomba nuclear. En
el caso de estrellas más bien pequeñas, como nuestro Sol,
el combustible nuclear es hidrógeno, que se transforma
en helio. Más tarde en su vida, cuando a la estrella se
le acaba el hidrógeno, el helio es el combustible y este
se transforma en carbón, nitrógeno y oxígeno. Todos
estos procesos nucleares producen una gran cantidad de
energía y es lo que hace que las estrellas brillen. Al morir
las estrellas expulsan estos elementos recién fabricados,
contaminando con ellos la mezcla de hidrógeno y helio
que existía casi desde el inicio.
Las estrellas más masivas que el Sol –más de ocho veces
su masa– fabrican en su corazón todos los elementos,
hasta el fierro, y al morir explotan como una supernova;
en la explosión misma se forman elementos aun más
pesados que el fierro, como el cobre, el uranio y otros.
De estas nubes de hidrógeno y helio, contaminado con
todos los elementos que fabrican las estrellas, se forma
una nueva generación de estrellas con sus planetas, que
tendrán todos los elementos que conocemos y que son
fundamentales para que exista la vida.
El universo evoluciona de lo más simple a lo más
complejo, comenzando con una “sopa” de partículas
fundamentales, siguiendo, un millón de años después,
con la formación de los primeros átomos. Cien millones
de años más tarde llegan las estrellas y luego, la vida
más primitiva que surge hace unos tres mil millones de
años. Finalmente, hace no más de un par de millones de
años, la vida con conciencia (nosotros) recién comienza
su aventura en el planeta Tierra.
A esa altura, en medio de las antenas, con dificultades
para realizar las funciones más básicas como respirar,
hablar, caminar, es emocionante constatar cómo seres
humanos venidos de todas partes del mundo, están allí
construyendo y operando instrumentos tremendamente
sofisticados, todo a un alto costo, no solo en dinero,
sino a riesgo de su propio bienestar físico, motivados
exclusivamente por la búsqueda de nuevo conocimiento
para la humanidad.
La búsqueda de datos y claves astronómicas para responder
mejor nuestras preguntas ancestrales prosigue, y la llanura
de Chajnantor concentra gran parte de los esfuerzos de la
humanidad para lograrlo.
Chajnantor, la tierra del pueblo kunza, es hoy un monumento
al espíritu humano, a lo mejor que tenemos como especie,
a aquello que nos permite reconstruir nuestra historia, la
historia de todo y todos, proyectándonos hacia el futuro
con la íntima conciencia de ser habitantes del cosmos.
Chajnantor está rodeada por montañas amarillas azufre,
otras color óxido y también negras y brillantes. Hoy crecen
en este paisaje único las antenas de ALMA que, como
blancas amapolas, cubren todo el llano. Varios otros
observatorios operan desde las montañas que lo circundan.
La Vía Láctea forma un puente de estrellas que une
los telescopios VLT y el telescopio VISTA en Paranal.
Fotografía gentileza ESO / Gerhard Hüdepohl.
23
Fly UP