...

5 dimensiones de ganar ganar

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

5 dimensiones de ganar ganar
Cinco dimensiones de ganar/ganar.
Se requieren cinco dimensiones para ser una persona con mentalidad de ganar-ganar,
necesario para tener liderazgo interpersonal. Son necesarios el carácter, tener relaciones,
tener ganas de lograr acuerdos y estar alieneado con el sistema.
Dimensiones de ganar/ganar.
Pensar en ganar/ganar es el hábito asociado al liderazgo interpersonal. Implica el
ejercicio de dotes como la auto-conciencia, la imaginación, la conciencia moral y la
voluntad independiente, en nuestras relaciones con los demás. Supone aprendizaje
recíproco, influencia mutua, beneficios compartidos. Require mucho corage sobre todo
si tratamos con personas con el paradigma gano/pierdes. Por ello este hábito incluye
principios de liderazgo interpersonal.
El liderazgo interpersonal efectivo requiere la visión, la iniciativa proactiva y la
seguridad, la guía, la sabiduría y el poder que proviene de un liderazgo personal
centrado en principios. El principio de ganar/ganar es fundamental para el éxito en todas
nuestras interacciones, y abarca cinco dimensiones interdependientes de la vida.
Carácter, fundamento del ganar/ganar.
El carácter es la base del paradigma ganar/ganar, y todo lo demás se basa en él. Hay tres
rasgos que caracterizan el paradigma ganar/ganar.
La Integridad. Es el valor que nos atribuimos nosotros mismos, este valor se desarrolla
en los tres primeros hábitos. Cuando identificamos con claridad nuestros valores, nos
organizamos proactivamente y las acciones cotidianas se ordenan en torno de esos
valores; desarrollamos la autoconciencia y la voluntad mantener promesas y ser fieles a
nuestros compromisos.
Si no podemos comprometernos y
mantener los compromisos con nosotros
mismos y con otros, nuestros compromisos
carecerán de sentido. Nosotros lo
sabemos; los otros lo saben, por lo que
faltará integridad y por tanto confianza.
Stephen Covey
Madurez. La madurez es el equilibrio entre el coraje y el respeto. "La capacidad para
expresar los propios sentimientos y convicciones combinada con el respeto por los
pensamientos y sentimientos de los demás". Es la preocupación por los otros y la
preocupación por la tarea, o "yo estoy bien, tú estás bien".
El respeto por esa cualidad constituye una incorporación profunda del equilibrio P/CP.
Mientras que el coraje puede centrarse en conseguir el huevo de oro, la consideración
tiene que ver con el bienestar a largo plazo de las otras personas que están en juego. La
tarea básica de la administración es elevar el nivel y la calidad de vida de todos los
implicados.
Muchas personas piensan creen que si uno es amable, no puede ser rudo. Pero
ganar/ganar es amable... y también rudo. Para recurrir a ganar/ganar uno no sólo ha de
ser amable; tiene que ser valiente. No sólo debe utilizar la empatia con los demás, sino
también confianza en sí mismo. Lograr ese equilibrio entre coraje y consideración es la
esencia de la madurez real y
fundamental para el ganar/ganar.
Si tengo una puntuación alta en coraje y
baja en consideración, ¿cómo pensaré?,
pensaré en gano/pierdes. Seré fuerte y
egocéntrico. Tendré el valor de mis
convicciones, pero poca consideración
con las convicciones de otros. Para
compensar mi falta de madurez interna y
de fuerza emocional puedo extraer
fuerza de mi posición y mi poder, o de
mis títulos, mi edad, mis afiliaciones.
Si tengo una puntuación alta en
consideración y baja en coraje, pensaré
en pierdo/ganas. Tendré tanta
consideración por las convicciones y deseos del otro, que me faltará coraje para
expresar y actualizar los míos propios.
Alto coraje y alta consideración son esenciales para el paradigma ganar/ganar. El
equilibrio es el signo de la madurez real. Si lo tengo, puedo escuchar, comprender
empáticamente, pero también afrontar las cosas con coraje.
Mentalidad de abundancia. El tercer rasgo esencial para ganar/ganar es la mentalidad
de abundancia, es decir, en el mundo hay mucho para todos.
La mayor parte de las personas tienen profundamente grabado en su interior el guión de
la "mentalidad de escasez", pensando que si alguien consigue un trozo grande,
necesariamente otro se quedará con menos. Se sienten mal si tienen que compartir
reconocimiento, poder o beneficios, se sienten mal ante los éxitos de otras personas.
Para las personas con mentalidad de escasez es difícil ser miembros de un equipo con
miembros complementarios. Consideran las diferencias como signos de insubordinación
y deslealtad.
La mentalidad de abundancia surge la valía y seguridad personales. Se trata del
paradigma de que en el mundo hay lo bastante como para que nadie se quede sin lo
suyo. El resultado es que se comparten el prestigio, el reconocimiento, las utilidades, la
toma de decisiones. Se generan posibilidades, opciones, alternativas y creatividad.
"Victoria pública" significa trabajo conjunto, comunicación conjunta, lograr juntos que
sucedan las cosas imposibles de obtener mediante esfuerzos independientes y aislados.
Relaciones
Las relaciones del tipo ganar/ganar, se contruyen sobre la base del carácter. La
confianza, la cuenta bancaria emocional, es la esencia de la filosofía ganar/ganar. Si
nuestra cuenta bancaria emocional es rica, la credibilidad ya no representa un problema.
Se han efectuado depósitos suficientes, de modo que usted sabe y yo sé que nos
respetamos profundamente. Nos centramos en las cuestiones, y no en las personalidades
o posiciones. Ambos nos comprometemos a tratar de comprender el punto de vista del
otro en profundidad, y a trabajar juntos en favor de la tercera alternativa, de la solución
sinérgica, que será una respuesta mejor para los dos. Esto es la catapulta ideal de una
gran sinergia (sexto hábito).
Pero, ¿qué sucede si ese tipo de relación no existe?. Tratar con un gano/pierdes es la
verdadera puesta a prueba del ganar/ganar. No se llega a un ganar/ganar en cualquier
circunstancia. En el trato con una persona que viene de un paradigma gano/pierdes, la
relación sigue siendo la clave. El objetivo está en nuestro círculo de influencia. Uno
efectúa depósitos en la cuenta bancaria emocional por medio de la cortesía, el respeto y
el aprecio auténticos de la otra persona y del otro punto de vista. Se confía más en el
proceso de comunicación. Persistimos, forjando la relación hasta que la otra persona
empieza a comprender que uno quiere auténticamente que la solución represente una
verdadera ganancia para ambas partes. El proceso mismo constituye un enorme depósito
en la cuenta bancaria emocional. Y cuanto más fuerte es uno mayor será la influencia
sobre la otra persona.
Es importante comprender que no todas las decisiones tienen que ser del tipo
ganar/ganar, incluso cuando la cuenta bancaria emocional es abundante. También en
este caso la clave es la relación ya que con ello se puede incluso encontrar acuerdo en
personas contrarias a tu forma de pensar, sólo con pedir el apoyo de la persona.
Acuerdos
Las relaciones son necesarias para llegar a acuerdos. La estructura de los acuerdos son
de ganar/ganar entre jefes y empleados, entre personas independientes que trabajan en
proyectos conjuntos, entre grupos centrados cooperativamente en un objetivo común,
entre empresas y proveedores. Dependiendo del tipo de relación es establecen las
expectativas entre los implicados en un esfuerzo interdependiente.
En el acuerdo ganar/ganar, los cinco elementos siguientes se hacen muy explícitos:
•
•
•
•
Resultados deseados (y no métodos). Identificar lo que hay que hacer y cuándo.
Directrices. Especificar los parámetros (principios, políticas, etc.) que enmarcan
los resultados que se deben alcanzar.
Recursos. Identificar el apoyo humano, económico, técnico u organizacional con
el que se puede contar para que ayude a alcanzar los resultados.
Rendición de cuentas. Establecer las normas de rendimiento y el momento de la
evaluación.
•
Consecuencias. Especificar lo bueno y lo malo que sucede y sucederá, como
resultado de la evaluación.
Estos cinco elementos otorgan a los acuerdos ganar/ganar una vida propia. Al establecer
en estas áreas, desde el principio, una comprensión y acuerdo claros y recíprocos se crea
un patrón para medir el propio éxito. La supervisión autoritaria tradicional es un
paradigma gano/ pierdes. Es también el resultado de una cuenta bancaria emocional al
descubierto. Si no tenemos confianza o una visión común de los resultados deseados,
tendemos a vigilar, controlar y dirigir. Ahí no hay confianza, y a uno le parece que tiene
que controlar a las personas.
Pero si la cuenta de confianza es abultada, ¿cuál es el método? No obstaculizar. En la
medida en que se posee un acuerdo inicial ganar/ganar y sabemos exactamente lo que se
espera, nuestro rol es ser fuente de ayuda y recibir los informes de evaluación. Para el
espíritu humano es mucho más noble permitir que la gente se juzgue a sí misma, y no
juzgarla.
Adiestramiento para la administración ganar/ganar
Se trataba de formar o adiestrar en base a un acuerdo ganar/ganar y supone identificar
objetivos específicos y criterios para evaluar su logro, y establecer las directrices, los
recursos, la rendición de cuentas y las consecuencias que resultarían al alcanzarse los
resultados, lo que puede llegar a suponer un aumento en el sueldo.
Las personas a formar deben estar motivadas para satisfacer los criterios lo antes posible
y verse impulsados tanto por la oportunidad que se les ofrecía como por el aumento de
sueldo. Esto representaba para ellos una ganancia importante, y también lo es para la
empresa, porque al final obtiene responsables que satisfacen criterios orientados hacia
los resultados en vez de simplemente tener a esas personas "aprendiendo".
De tal formar que hay que establecer la diferencia entre la instrucción controlada por el
propio aspirante y la instrucción controlada por el sistema. Básicamente, se definen así
los objetivos: "Éstos son los objetivos y los criterios. Éstos son los recursos. En cuanto
se satisfagan los criterios, serán promovidos al puesto que se defina".
De modo que respondimos: «Perfecto. Desarrollemos algunos objetivos más y fijemos
los criterios. Pero sin abandonar el paradigma de la instrucción controlada por el
adiestrado». Elaboramos ocho objetivos más, y criterios muy arduos, con el objeto de
dar a los ejecutivos la seguridad de que la preparación sería adecuada para gerentes
auxiliares y para completar el programa de adiestramiento con la parte de práctica en el
puesto.
Acuerdos de desempeño ganar/ganar
Para crear acuerdos de desempeño ganar/ganar se necesitan cambios vitales de
paradigma. El objetivo está en los resultados, no en los métodos. La mayoría tendemos
a supervisar los métodos, más o menos como enviar a una persona para que haga algo
como se le dice. Pero los acuerdos ganar/ganar se centran en los resultados, liberando el
enorme potencial humano individual generando mayor capacidad de producción en el
proceso, en lugar de centrarse exclusivamente en la producción.
Con la rendición de cuentas ganar/ganar, cada persona se evalúa a sí misma, utilizando
los criterios que ha ayudado a establecer desde el principio. Y si uno los estipula
correctamente, la gente puede hacer eso. La elaboración de esos acuerdos de desempeño
ganar/ganar es la actividad central de la gerencia. Con un acuerdo establecido, los
empleados pueden desenvolverse dentro de su marco. Este sistema permite al gerente la
supervisión de mayor número de personas ya que no está presente en los procesos, sólo
en la evaluación de los resultados.
Hay básicamente cuatro tipos de consecuencias (recompensas y castigos) que los
administradores o padres pueden controlar: las económicas, las psíquicas, las de
oportunidades y las de responsabilidad.
•
•
Las consecuencias económicas abarcan cosas tales como los ingresos, dietas,
etc.
Las consecuencias psíquicas o psicológicas incluyen el reconocimiento, la
aprobación, el respeto o credibilidad. Según las circunstancias puede suele ser
más motivadora que la compensación económica. La responsabilidad tiene que
ver con la esfera de acción y la autoridad, que pueden ampliarse o reducirse.
Este acuerdo ganar/ganar el gerente no tenene por qué angustiarse tratando de
supervisar cada uno de sus movimientos de sus colaboradores, y los colaboradores no
tienen que estar pendientes de lo que diga su gerente. El acuerdo ganar/ganar, los libera
a todos, pero es necesaria una relación de confianza sin la cual es esfuerzo inútil.
Sistemas
La filosofía ganar/ganar sólo puede sobrevivir en una organización cuando los sistemas
le brindan sustento, es decir, que la recompensa llegue realmente a ambas partes. Si
queremos lograr las metas y reflejar los valores del enunciado de la misión, el sistema
de recompensas debe ser congruente con las metas y valores acordados.
El sistema de adiestramiento, el sistema de planificación, el de comunicaciones, el
presupuestario, el informativo o el sistema de recompensas; todos tienen que basarse en
el principio del ganar/ganar. Esto no es sólo aplicable al individuo, sino también al
grupo. En los negocios, los ejecutivos pueden alinear sus sistemas para crear grupos de
personas altamente productivas que trabajen juntas compitiendo con normas de
rendimiento externas. En educación, los maestros y profesores pueden aplicar sistemas
de calificación basados en el rendimiento individual en el contexto del acuerdo sobre los
criterios, y también alentar a los alumnos a cooperar de modo productivo para ayudarse
recíprocamente a aprender y alcanzar metas. En las familias, los padres pueden cambiar
el objetivo, pasando de la competencia entre los miembros a la cooperación.
La filosofía de ganar/ganar hace recaer en el individuo la responsabilidad de obtener
resultados específicos en el marco de directrices claras y de recursos disponibles. Cada
persona tiene que ejecutar y evaluar los resultados; las consecuencias aparecen como un
resultado natural del rendimiento. Y los sistemas ganar/ganar crean el ambiente que
sustenta y refuerza los acuerdos de desempeño ganar/ganar.
Procesos
No hay modo alguno de lograr fines ganar/ganar con medios gano/pierdes o
pierdo/ganas.
La esencia de la negociación «de
principios» consiste en separar persona y
problema, en centrarse en los intereses y
no en las posiciones, en idear opciones
para la ganancia mutua, y en insistir en
criterios objetivos, alguna norma o
principio externos que ambas partes
puedan compartir.
Roger Fisher y William Ury, dos
profesores de Derecho de Harvard
La búsqueda de soluciones ganar/ganar es proceso en cuatro pasos:
•
•
•
•
Primero, contemplar el problema desde el otro punto de vista. Procurar
realmente comprender y dar expresión a las necesidades y preocupaciones de la
otra parte.
Segundo, identificar las cuestiones clave implicadas (y no los puntos de vista).
Tercero, determinar qué resultados constituirían una solución totalmente
aceptable.
Cuarto, identificar nuevas opciones posibles para alcanzar esos resultados.
Los hábitos quinto y sexto abordan directamente dos de los elementos de este proceso.
Sólo se pueden alcanzar soluciones ganar/ganar con procesos ganar/ganar: el fin y los
medios son los mismos. La filosofía ganar/ganar no es una técnica de personalidad, es
un paradigma de la interacción total. Proviene de un carácter íntegro y maduro, y de la
mentalidad de abundancia. Surge de relaciones en las que existe una alta confianza. Se
materializa en acuerdos que clarifican y administran efectivamente tanto las
expectativas como el éxito. Prospera en sistemas que le brindan sustento. Y se realiza
mediante procesos que ahora estamos preparados para examinar más detalladamente al
hablar de los hábitos quinto y sexto.
Fly UP