...

¿de qué hablamos cuando hablamos de publicidad oficial?

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

¿de qué hablamos cuando hablamos de publicidad oficial?
¿DE QUÉ HABLAMOS CUANDO
HABLAMOS DE PUBLICIDAD OFICIAL?
Por Pablo Secchi y Rosario Pavese
Uno de los desafíos de la democracia es limitar los impulsos y prácticas de quienes
tienen el poder en su afán por mantenerlo o fortalecerlo a fuerza de comportamientos
poco éticos. Durante la última década en nuestro país es corriente observar en los
medios de comunicación notas sobre el crecimiento desmesurado de la pauta
publicitaria que distribuyen el gobierno nacional, los gobiernos provinciales (incluida
la Ciudad de Buenos Aires) y los municipios. La publicidad oficial es hoy, ante todo,
una herramienta proselitista que seguirá aumentando en su volumen, y se seguirá
profundizando en sus vicios si no se regula su fin y utilización.
La distribución de pauta publicitaria impacta en diferentes espacios. Los medios de
comunicación que son beneficiados, discriminados, o ignorados económicamente; los
gobiernos que distribuyen la pauta; los partidos políticos opositores víctimas de las
desventajas; y los ciudadanos, receptores de los mensajes que pautan los gobiernos en
los medios y contribuyentes impositivos de donde sale el dinero para la pauta. Mucho
hay para decir sobre cada uno de estos actores, sean beneficiarios, perjudicados o
receptores pasivos.
El particular y exponencial incremento de la pauta publicitaria es una clara señal de la
importancia que tiene esta para los gobiernos, correlación difícil de encontrar en la
ciudadanía. Comunicar y rendir cuentas, son funciones inherentes a los gobiernos
republicanos. No vamos a poner en discusión ese punto. En este artículo queremos
alertar sobre las ventajas e inequidades que produce la distribución discrecional de pauta
publicitaria, y los riesgos que conlleva para la libertad de expresión.
La escasa legislación que regule la distribución de pauta publicitaria en nuestro país
genera un sinfín de sospechas en la forma en que los gobiernos se vinculan con los
medios de comunicación. Organizaciones como Poder Ciudadano y la Asociación por
los Derechos Civiles han puesto, desde hace más de una década, la lupa sobre la
relación entre los poderes ejecutivos y los medios de comunicación a través de la pauta
publicitaria. La ausencia de criterios objetivos para la distribución de pauta publicitaria
pone de manifiesto una relación económico-política poco clara entre los gobiernos y los
medios. Esto alimenta sospechas de utilización de estos recursos con fines proselitistas,
como incentivos a los medios oficialistas, y la existencia de una herramienta que puede
premiar o castigar de acuerdo a las líneas editoriales de los medios.
Definiciones
La publicidad oficial es un mecanismo muy valioso de comunicación entre los
gobiernos y la ciudadanía. Tiene como objetivo el acceso a información pública y la
rendición de cuentas. La Relatoría para la Libertad de expresión de la Comisión
Interamericana por los Derechos Humanos (CIDH) establece dos tipos de publicidad
estatal: la publicidad no paga y la publicidad paga. La publicidad “no paga” incluye los
comunicados de prensa, los textos de leyes o sobre reuniones legislativas, entre otras.
La publicidad “paga” por su parte incluye los anuncios pagados en la prensa, la radio o
la televisión, el material de software y video producido por el gobierno o patrocinado
por éste, la campañas a base de folletos, el material publicado en Internet, las
exposiciones, etc1.
La Asociación por los Derechos civiles establece una definición un poco más
abarcativa en su informe Censura Indirecta: “La publicidad del sector público se refiere
a toda publicidad colocada en los medios y en la vía pública por todas las ramas del
gobierno en todos los niveles (nacional, provincial, local), y sus organismos
dependientes. Comprende toda la publicidad de las empresas controladas por el Estado
y organismos públicos autónomos. El gasto incluye los cargos por diseño, producción y
colocación de las publicidades2”. Es decir, que una noción amplia de PO debería incluir
todo el proceso de desarrollo y publicación. Sin embargo hoy en día resulta complejo
determinar en nuestro país los límites de la PO debido a la falta de criterios y regulación
en la materia, y su utilización termina por convertirse en un arma de doble filo. Por un
lado, se ponen en juego la libertad de expresión de los medios de comunicación a través
del condicionamiento económico. Por otro lado, la pauta de los gobiernos pone en juego
la equidad en la competencia electoral.
Comunicar y rendir cuentas, como señalamos, son tareas obligatorias y necesarias de
los gobiernos. Sin embargo en los últimos años los aparatos de comunicación de los
gobiernos se han convertido en actores centrales de las estrategias políticas de los
gobiernos y no sólo en época electoral. O bien se podría decir que la época electoral de
los oficialismos ha pasado de activarse cada dos años a volverse rutina. Esto genera una
gran distorsión en la equidad en la competencia electoral. Los partidos políticos que
no forman parte de los oficialismos nacionales, provinciales o locales, corren con una
gran desventaja frente a la presencia arrolladora de los gobiernos en los medios a través
de la pauta publicitaria. Inauguraciones de obras, lanzamientos de planes de vivienda,
propagandas de leyes impulsadas, éxitos de gestión, otorgamientos de créditos, y
muchas más actividades pueden ser observadas en los medios de comunicación
firmadas por los oficialismos.
Estas pautas ¿son publicidades, son servicios al ciudadano, o son rendiciones de
cuentas? Si se trata de las últimas dos opciones parecería ser una buena noticia. O mejor
dicho, si se dan en forma mesurada, es una buena noticia. No es lo mismo un anuncio
indicando el calendario de vacunación, que un spot televisivo sobre las virtudes de un
gobierno durante la última década. No es lo mismo un anuncio de créditos para
adquisición de viviendas (dónde hacer el trámite, quienes son candidatos al crédito,
etc.), que un anuncio sobre la vivienda otorgada con la foto de un gobernador, por
ejemplo.
La maquinaria publicitaria con fines electorales parece estar en funcionamiento
todo el año, en detrimento de las posibilidades de competencia de las demás futuras
opciones electorales. A nivel nacional, este hecho se ve agravado por la reforma
realizada en 2009 mediante la Ley 26.5713, por la cual los partidos políticos no pueden
contratar espacios audiovisuales para hacer campaña y sólo pueden utilizar aquellos
espacios provistos por el Estado y asignados mediante sorteo. Si bien el argumento
para sostener esta norma es válido, ya que apunta a la equiparar las posibilidades
1
Organización de Estados Americanos (OEA) (2003): “Violaciones indirectas de la libertad de expresión:
asignación discriminatorio de la publicidad oficial”
2
(ADC) (2006): Principios básicos para la regulación de la publicidad oficial
3
Ley de Partidos Políticos Nº 26.571
de acceso a los medios, sin regulación de la publicidad oficial el efecto genera una
notable asimetría en la competencia entre las diversas fuerzas políticas.
Prueba de la utilización de pauta publicitaria con fines electorales es observar la
distribución de la misma en los años en que se eligen autoridades. En el siguiente
cuadro se puede observar como creció la pauta publicitaria del Poder Ejecutivo
Nacional, en las elecciones de 2009, desde enero hasta junio (mes de las elecciones) y
como inmediatamente después de ellas comenzó a decrecer.
Evolución distribución publicidad oficial 2009
200.000.000
180.000.000
160.000.000
Pesos
140.000.000
120.000.000
100.000.000
80.000.000
60.000.000
40.000.000
20.000.000
br
e
D
ic
ie
m
br
e
e
ov
ie
m
N
e
ct
ub
r
O
ie
m
br
os
to
Se
pt
Ag
Ju
lio
Ju
ni
o
ay
o
M
ril
Ab
o
ar
zo
M
re
r
Fe
b
En
er
o
0
Meses
Elaboración propia en base a información brindada por Jefatura de Gabinete de Ministros. La misma puede ser
obtenida en www.publicidadoficial.org
¿Qué rol juega el ciudadano en esta estructura? Por un lado se encuentra preso de
disputas político-económicas que distorsionan a los medios que consumen. Al mismo
tiempo, los ciudadanos se ven inundados de publicidad con fines electoralistas y con
poco contenido de servicio, que también distorsiona, pero en este caso la competencia
electoral. En materia de transparencia, con una gran dificultad para obtener respuestas
sobre qué montos, a quién benefician, y cuáles son los criterios de distribución de la
pauta. A nivel nacional, por ejemplo, el formato de entrega de información varía año a
año con una tendencia a la restricción en el acceso a la información en esta materia.
Finalmente, los ciudadanos se ven afectados por la enorme cantidad de dinero que
podría aplicarse para otros fines realmente necesarios y menos politizados.
Estamos hablando de dinero público, que crece exponencialmente como podemos ver
en el siguiente gráfico (teniendo en cuenta que el valor de 2012 corresponde solo al
primer semestre, ya que Jefatura de Gabinete aún no ha informado los datos
correspondientes al segundo). En el cuadro se puede observar el incremento de la PO en
2009 y 2011 que fueron años electorales.
900
800
700
600
500
400
300
200
100
0
12
20
11
20
10
20
09
20
08
20
07
20
06
20
05
20
04
20
03
20
02
20
01
20
00
20
Inversión en millones de
pesos
Evolución de la inversión nacional en publicidad
oficial (2000-2012)
Elaboración propia a partir de información pública oficial. Los datos de 2012 corresponden solo al primer semestre.
*No incluye el programa Futbol Para Todos que desde su creación en 2009 implicó más de mil millones de pesos en
concepto de publicidad oficial.
Los medios de comunicación no son actores pasivos en esta discusión. Cada uno
observará la discrecionalidad a partir de si se beneficia o perjudica con la distribución
vigente de la pauta. Los grandes medios entenderán que el criterio objetivo es el
tamaño, los pequeños medios que la pauta cumple un rol esencial en el sostenimiento de
la pluralidad de voces, otros ni una cosa ni la otra. Si hoy me beneficia, el tema de la
distribución de pauta no es un problema, si hoy me siento discriminado, es un atentado
contra la libertad de expresión. Lo que queda claro es que no hay parámetros, y que no
los hay porque a algunos les conviene que no los haya. Allá por el año 2004 los
entonces beneficiados no querían regulación, hoy los entonces discriminados tampoco
la quieren. Pero a los que les conviene, siempre, la inexistencia de criterios objetivos, es
a los gobiernos de turno.
Su impacto en la libertad de expresión
Los posibles impactos del manejo discrecional de la publicidad oficial sobre la
libertad de expresión son realmente relevantes. Si bien no existe un derecho intrínseco
de los medios a recibir recursos del Estado por publicidad, sí existe el derecho de no ser
discriminados por sus contenidos editoriales. Es decir, el Estado puede no asignar pauta,
pero si decide hacerlo debe evitar distribuir esos recursos en forma discriminatoria. La
Relatoría Especial para la Libertad de Expresión, dependiente de la Comisión
Interamericana de Derechos Humanos, establece que en ese caso, se trataría de una clara
violación del derecho a la libre expresión a partir de discriminación por “punto de
vista”4.
Como ya mencionamos, la ausencia de un marco normativo que transparente la
utilización de estos recursos permite una amplia discrecionalidad en la distribución y
asignación de la pauta publicitaria. La pauta puede actuar entonces como un mecanismo
de control de los medios de comunicación, una forma de censura, o directamente como
mecanismo para la creación de medios adeptos al gobierno de turno. Como
consecuencia de esta discrecionalidad, los oficialismos tienen una herramienta
disponible para hacer proselitismo generando una inequidad en la competencia
electoral, y presionar a los medios para influir sobre su línea editorial.
La Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión aprobada por la CIDH en el
2000 establece que “la utilización del poder del Estado y los recursos de la hacienda
4
OEA: ídem
pública; la concesión de prebendas arancelarias; la asignación arbitraria y
discriminatoria de publicidad oficial y créditos oficiales; el otorgamiento de
frecuencias de radio y televisión, entre otros, con el objetivo de presionar y castigar o
premiar y privilegiar a los comunicadores sociales y a los medios de comunicación en
función de sus líneas informativas, atenta contra la libertad de expresión y deben estar
expresamente prohibidos por la ley5´´. Se denomina a este tipo de presiones como
censura indirecta o mecanismos indirectos de restricción de la libertad de
expresión. La Relatoría, establece que “La distribución arbitraria de publicidad oficial,
como otros mecanismos de censura indirecta, opera sobre distintos tipos de
necesidades que los medios de comunicación tienen para funcionar e intereses que
pueden afectarlos. Es una forma de presión que actúa como premio o castigo que tiene
por objeto condicionar la línea editorial de un medio según la voluntad de quien ejerce
la presión. Y resulta taxativa en este sentido: ``En el caso de la distribución de la
publicidad oficial, se configura un caso de censura indirecta cuando la misma es
realizada con fines discriminatorios de acuerdo a la posición editorial del medio
incluido o excluido en ese reparto y con el objeto de condicionar su posición editorial o
línea informativa. 6´´ El problema radica en poder frenar la discrecionalidad del
funcionario cuando no existe un marco normativo que lo regule. Los mecanismos de
censura indirecta suelen esconderse detrás del aparente ejercicio legítimo de facultades
estatales, muchas de las cuales se ejercen por los funcionarios en forma discrecional.7”
Resulta entonces fundamental que se reglamente la distribución de pauta publicitaria y
se lleven adelante prácticas transparentes en este sentido.
La situación en Argentina
La regulación en nuestro país en materia de distribución de publicidad oficial es
escasa y reciente. A nivel nacional no existe una ley que regule específicamente la
publicidad oficial. El Decreto 984/20098, de Propaganda y Publicidad establece
parámetros básicos para la contratación de bienes y servicios para la realización de
campañas institucionales de publicidad y de comunicación. Mediante este decreto se
establece la obligatoriedad de que todos los órganos estatales integrantes de la
Administración Central9 encomienden la realización de las campañas institucionales de
publicidad y de comunicación a la Secretaría de Medios de Comunicación de la Jefatura
de Gabinete de Ministros, la que las efectivizará a través de TELAM Sociedad Del
Estado.
La Ley de Ética en el Ejercicio de la Función Pública10 establece en su artículo 42 que
``La publicidad de los actos, programas, obras, servicios y campañas de los órganos
públicos deberá tener carácter educativo, informativo o de orientación social, no
pudiendo constar en ella, nombres, símbolos o imágenes que supongan promoción
personal de las autoridades o funcionarios públicos.´´ Por su parte, el Código Electoral
establece una prohibición para la publicidad11 de los actos de gobierno sobre las dos
últimas semanas de la campaña, ésta no recae estrictamente sobre la publicidad oficial
5
Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH): Declaración de Principios sobre la Libertad de Expresión - Preámbulo
Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de los Derechos
Humanos (2011): “Principios sobre la regulación de la publicidad oficial y libertad de expresión
7
CIDH: ídem
8
Decreto de Propaganda y Publicidad Nº 984/2009
9
Exceptuando a la Administración Federal de Ingresos Públicos, Artículo 4.
10
Ley de Ética de la Función Publica, Artículo 42, Capítulo X Publicidad y divulgación
11
Código Electoral Nacional, Ley 19945, Artículo 64 quater.
6
sino solamente sobre aquellas comunicaciones que estuvieran vinculadas a inauguración
de obras públicas, lanzamiento de nuevos programas, etc.
Pocas provincias argentinas cuentan con algún tipo de normativa respecto a este tema.
Tierra del Fuego, Santa Fe, Neuquén, Río Negro, Entre Ríos y – aunque con ciertas
limitaciones – Chaco, son las únicas que han sancionado una ley regulatoria de la
asignación de la pauta publicitaria.
Gobierno
Normativa
Provincial Córdoba
Decreto 1815/99
Neuquén
Decreto 2034
Río Negro
Ley 4.391
Santa Fe
Ley Nº 13.235, artículos 19 y 20
Tierra del Fuego
Decreto Nº 183/08, modificado por los decretos
846/08 y 873/09
Municipal Alta Gracia
Ordenanza 7674 (vetada parcialmente)
Bariloche
Resolución 1005-2009
Morón
Ordenanza 13.994/2011
Elaboración propia a partir de normativas oficiales.
En cuanto a los municipios, solamente Morón y Bariloche han regulado el régimen de
publicidad oficial, el primero mediante la Ordenanza 13.994/2011, y el segundo
mediante la Resolución 1005-2009. El municipio de Alta Gracia, por su parte, dictó la
Ordenanza 7674, pero esta fue vetada parcialmente por su Intendente.
La Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires sancionó en el año 2009 una
ley que regulaba de manera estricta el uso de la publicidad oficial e inclusive la prohibía
durante todo el período de la campaña electoral. Sin embargo, el Jefe de Gobierno,
Mauricio Macri, vetó 9 de sus 18 artículos, varios de ellos daban contenido a la norma y
la ley nunca fue promulgada. Entre los artículos vetados, se encontraban entre otras las
siguientes regulaciones: la prohibición de incluir el nombre, voz, imagen o cualquier
elemento identificable con funcionarios del sector público, y la limitación de realización
de publicidad oficial en los 30 días previos a las elecciones12.
La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH establecía en su informe del
año 2003: “Las decisiones relacionadas con la asignación de publicidad estatal en la
Argentina son efectuadas, en la mayor parte de los casos, por jefes administrativos de
las distintas entidades gubernamentales que solicitan espacios publicitarios. Otras
decisiones son tomadas por el Ejecutivo de los distintos gobiernos provinciales.
Parecería que no existe un criterio oficial nacional para determinar la asignación de
12
Miguens, Matías (2011): “La promesa de Macri de limitar la publicidad oficial” en chequeado.com y (2010): “Cuestionan a
Macri por vetar la ley de publicidad” en La Nación http://www.lanacion.com.ar/1230528-cuestionan-a-macri-por-vetar-la-ley-depublicidad
publicidad13.” Lo que se presenta es entonces un panorama de arbitrariedad o
directamente de inexistencia de normas que regulen la distribución y utilización de la
publicidad oficial.
Conclusiones
Resulta fundamental avanzar en la sanción de normas, en todos los niveles de
gobierno, que impongan un límite a los efectos nocivos de la asignación discrecional de
recursos, y reduzcan el impacto y la influencia del Estado en los medios. La Corte
Suprema de Justicia Argentina resaltó esta necesidad en el fallo Editorial Río Negro
S.A. c. Provincia de Neuquén, en el cual el tribunal indicó que la Provincia de Neuquén
había violado la libertad de expresión de un diario al eliminar la publicidad oficial que
allí tenía contratada como consecuencia de una cobertura crítica. A su vez, obliga al
gobierno provincial a establecer un marco legal adecuado que limite la discrecionalidad
de los funcionarios públicos e impida ese tipo de arbitrariedades14. Este criterio fue
aplicado también por la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal en el caso
Perfil contra el Estado Nacional, por haber sido excluida esta editorial del reparto de
pauta oficial como consecuencia de su postura crítica15. Más recientemente, un fallo16
de la Cámara Contencioso Administrativa obliga al Estado Nacional a desarrollar un
plan de asignación de publicidad oficial para los medios televisivos de aire, que ``se
ajuste fielmente a las pautas de proporcionalidad y equidad´´ (…)17.
La necesidad de regulación resulta evidente. Sin embargo, los peligros de sancionar
cualquier legislación son muchos, y pueden empeorar las condiciones de asignación de
la pauta. La CIDH estableció en el año 2011 algunos criterios18 amplios que
dependerán del contexto de cada país, pero que en general apuntan a:
-
Establecer definiciones claras de publicidad oficial y que apunten a garantizar el
principio de utilidad pública, sin destacar los logros de la gestión ni ser de
carácter político.
Adjudicar las pautas sobre la base de criterios de asignación claros, públicos y
que hayan sido establecidos con anterioridad a la decisión publicitaria
Planificar de modo anual o semestral la asignación de pauta, de acuerdo a
necesidades concretas y reales de comunicación pública
Establecer procesos de contratación través de procedimientos abiertos,
transparentes y no discriminatorios.
Garantizar el acceso a la información pública en la materia mediante la
publicación de informes de rendición de cuenta de forma periódica.
13
Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) (2003): Informe de la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión,
Capítulo V: Violaciones Indirectas De La Libertad De Expresión: Asignación Discriminatoria De La Publicidad Oficial
http://www.oas.org/es/cidh/expresion/docs/informes/publicidad/publicidad%20oficial%20Pages%20from%20Informe%20Anual%2
02003.pdf
14
Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de los Derechos
Humanos (2011): “Principios sobre la regulación de la publicidad oficial y libertad de expresión
15
Idem.
16
Causa 9.068/2012. ``Arte Radiotelevisivo Argentino S.A. c/EN – JGM – SMC – s/amparo Ley 16.986
17
“Fallo de la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal en causa iniciada por Artear por distribución de la publicidad
oficial” en Centro de información judicial
18
Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de los Derechos
Humanos (2011): “Principios sobre la regulación de la publicidad oficial y libertad de expresión
-
Establecer mecanismos de control externo por un órgano autónomo que
permitan un monitoreo exhaustivo de la asignación de publicidad oficial.
Establecer políticas y destinar recursos para promover la diversidad y el
pluralismo de medios a través de mecanismos de ayudas indirectas o subsidios
explícitos y neutros, diferenciados de los gastos de publicidad oficial.
Consideramos como otro criterio fundamental la suspensión de la publicidad oficial
en periodos electorales. Sin embargo, ¿es suficiente con esta medida? Los límites de la
campaña política establecidos por la norma son ficticios, básicamente pensados para
sistemas parlamentarios, en los que los tiempos electorales no son tan claros. La
influencia del ejecutivo mediante la publicidad no se limita al período electoral, sino
que llega al ciudadano durante los 365 días del año. Necesitamos un debate amplio,
participativo, y que contemple limitaciones tanto para la distribución como para el
contenido de los mensajes publicitarios estatales. El acceso a la información es en este
sentido el complemento fundamental para poder realizar un control efectivo de su
utilización.
Pablo Secchi es director ejecutivo de Poder Ciudadano, licenciado en Ciencia Política por la
Universidad del Salvador, maestrando de la Maestría de Análisis, Derecho y Gestión Electoral
de la Universidad Nacional de San Martín.
Rosario Pavese es coordinadora del Área de Instituciones Políticas y Gobierno de Poder
Ciudadano, licenciada en Ciencia Política por la Universidad de Buenos Aires, maestrando de
la Maestría de Análisis, Derecho y Gestión Electoral de la Universidad Nacional de San
Martín.
Bibliografía consultada:
-
Becerra, Martín (2011). Quid Pro Quo: La Publicidad Oficial En La Argentina Y Sus Múltiples
Facetas. Poder Ciudadano, http://www.publicidadoficial.org.ar/index.php/es/nacion/informesobre-publicidad-oficial-en-la-argentina-ano-2011 (fecha de consulta: julio de 2013)
-
Asociación por los Derechos Civiles (ADC) (2006): Principios básicos para la regulación de la
publicidad oficial, http://www.censuraindirecta.org.ar/sw_contenido.php?id=139 (fecha de
consulta: julio de 2013)
-
Organización de Estados Americanos (OEA) (2003): “Violaciones indirectas de la libertad de
expresión: asignación discriminatorio de la publicidad oficial”
http://www.oas.org/es/cidh/expresion/docs/informes/publicidad/publicidad%20oficial%20Pages
%20from%20Informe%20Anual%202003.pdf (fecha de consulta: julio de 2013)
-
Ley de Partidos Políticos Nº 26.571 en Infoleg
http://infoleg.mecon.gov.ar/infolegInternet/anexos/160000-164999/161453/norma.htm
-
Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH): Declaración de Principios sobre la
Libertad de Expresión - Preámbulo
http://www.cidh.oas.org/basicos/basicos13.htm (fecha de consulta: julio de 2013)
-
Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) (2003): Informe de la Relatoría
Especial para la Libertad de Expresión, Capítulo V: Violaciones Indirectas De La Libertad De
Expresión:
Asignación
Discriminatoria
De
La
Publicidad
Oficial
en
http://www.oas.org/es/cidh/expresion/docs/informes/publicidad/publicidad%20oficial%20Pages
%20from%20Informe%20Anual%202003.pdf (Fecha de consulta: julio de 2013)
-
Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Relatoría Especial para la Libertad de
Expresión de los Derechos Humanos (2011): “Principios sobre la regulación de la publicidad
oficial y libertad de expresión
http://www.oas.org/es/cidh/expresion/docs/publicaciones/PUBLICIDAD%20OFICIAL%202012
%20O5%2007.pdf (fecha de consulta: julio de 2013)
-
Decreto de Propaganda y Publicidad Nº 984/2009 en Infoleg
http://www.infoleg.gov.ar/infolegInternet/anexos/155000-159999/155951/norma.htm (fecha de
consulta: julio de 2013)
-
Miguens, Matías (2011): “La promesa de Macri de limitar la publicidad oficial” en
Chequeado.com
http://www.chequeado.com/ique-fue-de/667-la-promesa-de-macri-de-limitar-la-publicidadoficial.html (fecha de consulta: julio de 2013)
-
(2010): “Cuestionan a Macri por vetar la ley de publicidad” en La Nación
http://www.lanacion.com.ar/1230528-cuestionan-a-macri-por-vetar-la-ley-de-publicidad (fecha
de consulta: julio de 2013)
-
“Fallo de la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal en causa iniciada por Artear por
distribución de la publicidad oficial” en Centro de información judicial
http://190.12.103.230/nota-11596-Fallo-de-la-C-mara-en-lo-Contencioso-AdministrativoFederal-en-causa-iniciada-por-Artear-por-distribuci-n-de-la-publicidad-oficial.html (fecha de
consulta: julio de 2013)
Fly UP