...

ASALTO A LA MENTE daniel scarone

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

ASALTO A LA MENTE daniel scarone
ASALTO A LA MENTE
Las estrategias satánicas
en el tiempo del fin
daniel scarone
Pacific Press® Publishing Association
Nampa, Idaho
Oshawa, Ontario, Canadá
Contenido
1. Entendiendo los tiempos .............................. 9
2. Mitos peligrosos ......................................... 18
3. La idolatría del consumo ............................ 28
4. El seductor de multitudes ........................... 42
5. Una sociedad encantada:
La industria del entretenimiento ................ 57
6. Niños en peligro ......................................... 70
7. Atropellados por una mentira ..................... 80
8. ¿Quién gobierna tu mundo? ....................... 93
9. Cómo alcanzar la libertad ........................ 104
10. Apéndice .................................................. 120
Introducción
C
uando el 26 de septiembre de 1960 se realizó el primer debate público de la historia ante las cámaras de televisión entre dos candidatos a la presidencia de los Estados
Unidos, nadie sospechaba que en esa tarde se inauguraba
una nueva era para las comunicaciones. Ocurrió que el rostro de John F. Kennedy, lozano y fresco, contrastaba con el
rostro sin afeitar y cansado de Richard Nixon. En esa tarde,
un gesto decidió el destino de los Estados Unidos: la opinión pública se volcó en confiar más en lo que decían los
rostros de sus candidatos que en lo que decían sus palabras;
más en la apariencia que en las ideas; más en la imagen que
en el verbo. Entonces el mundo supo qué poder tiene una
imagen. Y confirmó el sabio y antiguo dicho de que “una
imagen habla por mil palabras”.
Tiempo después se supo que mientras para los televidentes el ganador fue Kennedy, para los radioescuchas el
triunfador fue Nixon. La televisión había definido la elección. Desde entonces, los expertos en comunicación supieron cuál sería la función de los medios en la sociedad, y
cuán poderoso era el mensaje que habían aprendido aquella
3
ASALTO A LA MENTE
tarde. Aquel 26 de septiembre de 1960 descubrieron que
la política estaba más cerca del arte que de la ciencia.
Hoy, los medios de comunicación han perfeccionado la
técnica para mostrar una realidad y aun transformarla por
medio de la imagen. La televisión crea realidad a partir de la
imagen. Los noticieros forman y deforman la opinión pública, mostrando ciertos tipos de escenas, con efectos visuales y sonoros bien estudiados, cuando quieren producir un
resultado particular en la mente del televidente. Es interesante observar cómo algunas noticias son acompañadas con
una música de fondo para generar un determinado marco
emocional. Así se desestabilizan gobiernos, se inician guerras y se venden productos comerciales e ideologías. Más
aún, es tan seductor el poder de la imagen, que la gente
corre presurosa a contar sus secretos más íntimos en los programas de televisión que le dan la oportunidad de “aparecer
ante el mundo”.
Los expertos en medios masivos de comunicación social
sostienen que todo lo que cruza la frontera de nuestra mente (mediante la radio, la televisión, las películas, la publicidad, Internet, etc.) puede transformar los pensamientos y la
conducta. Los pensamientos y los actos que creemos que
son nuestros, en realidad son una respuesta a la información
programada y destinada a alcanzar nuestra mente.
Naturalmente, todo esto suscita preguntas. ¿Habrá peligro en ser objetos de esta manipulación? ¿Corren algún riesgo real los miembros de nuestras familias? ¿En qué creer?
¿En quién creer? ¿Cómo proteger a mi familia de la seducción de los mensajes que diariamente nos atacan?
Creo que no exagero al decir que nuestras vidas corren
peligro: Corre peligro nuestra salud mental, corren peligro
4
Introducción
nuestros valores éticos y morales, corre peligro nuestra fe y
nuestra esperanza.
Resulta imposible evitar que el mundo y sus costumbres
se acerquen e influyan en nosotros, pues vivimos en sociedad y necesitamos estar en contacto con los demás y con
todo lo que pasa a nuestro alrededor. No podemos vivir en
una cueva. Por eso, apreciado lector, si usted lee el índice
de este libro observará que dedicamos buena parte de su
contenido a desvelar los peligros a los que nuestra mente
está sometida diariamente y a cómo defendernos en medio
de esta situación.
Se dice que la gran muralla China es una de las maravillas del mundo, con más de dos mil kilómetros de extensión. Se construyó para proteger a China de posibles invasores. Sin embargo, aunque era una defensa formidable,
sucumbió en tres oportunidades; lo curioso es que en ninguna ocasión cayó ante un asalto directo, sino sólo porque
sus guardias se descuidaron.
En el plano práctico, nosotros también hemos de preocuparnos por guardar nuestras defensas interiores ante el
asalto de ideas peligrosas que intentan moldear y conquistar
nuestra mente. Finalmente, con este libro deseamos demostrar que la verdad no proviene de la cultura, sino de Dios
y de su Palabra. En este sentido, nuestra perspectiva es
profundamente optimista, porque, basados en la Biblia,
creemos que aun bajo ataque, la mente puede preservarse
sana y la fe puede fortalecerse.
Mientras que en nuestra sociedad se esgrime el derecho a la libertad para “lavar el cerebro” de las personas, la
Palabra de Dios nos dice cómo alcanzar la verdadera libertad: “Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”
5
ASALTO A LA MENTE
(Juan 8: 31, 32). La verdad de la Biblia es una luz segura
en medio de las tinieblas.
Una última palabra: Cada capítulo tiene preguntas
para reflexionar y citas bíblicas para responder dichas preguntas, con lo cual usted puede convertir este librito en
un manual para la discusión y el diálogo en familia o en
grupo de amigos. Nuestro deseo es que con su lectura,
usted y sus seres queridos encuentren ideas para defenderse de las estrategias del Mal en esta hora crítica y final de
la historia de la humanidad.
Daniel Scarone
16 de octubre, 2006
6
CAPÍTULO
1
Entendiendo
los tiempos
A
medida que usted lee estas palabras, su cerebro está
filtrando e integrando su significado de una manera muy
suya. Pero la forma en que usted y yo pensamos, y las ideas
que nos ayudan a interpretar el mundo en que vivimos en
gran medida no son originalmente nuestras. Nuestro conocimiento e incluso nuestras opiniones se basan en la expresión del pensamiento humano que ha venido cambiando y
transformándose a lo largo de muchos siglos. Lo que nos
enseñaron directamente nuestros padres, lo que estudiamos en las escuelas, lo que llega a nuestra mente a través de
la lectura, la televisión y las conversaciones cotidianas, todo
se va agregando a nuestra base ideológica.
Lo que usted es, lo que piensa sobre la política, sobre
la ciencia y la medicina, sobre el matrimonio, sobre la
crianza de los hijos, sobre la existencia y la persona de
Dios, todo determina la manera en que usted se relaciona
con las personas y el mundo que lo rodea. Nuestras ideas
también pueden determinar nuestro futuro y nuestra felicidad.
7
ASALTO A LA MENTE
E
l poder de las ideas
El poder majestuoso de las ideas, su importancia y valor se manifiestan a lo largo de toda la historia de la humanidad. Podemos poner muchos ejemplos. Comencemos con el
Renacimiento. Este período de la historia es un ejemplo patente del poder de las ideas. El Renacimiento es el período de
la historia que, originado en Italia, alteraría a toda la civilización occidental, produciendo cambios en el campo de la ciencia, del arte, de la filosofía y de la religión. Fue un tiempo
cuando se trastocaron todas las fronteras: primeramente filosóficas y científicas, y luego culturales y aun geográficas. Fue
el origen de una transformación radical en la cosmovisión del
hombre medieval. La puerta de entrada a la modernidad. Esta
transformación se caracterizó por un renacer de la cultura. El
nacimiento de la imprenta agilizó la difusión de ideas que, al
entrelazarse con la revolución educativa, impulsarían un nuevo pensamiento y nuevos descubrimientos; también el abandono de conceptos científicos erróneos.
Otro momento ilustrativo de la fuerza y poder de las ideas
fue la Revolución Francesa, ese proceso político y social que
se desarrolló en Francia entre 1789 y 1800; y cuya consecuencia determinó que el pueblo se convirtiera en la fuerza política
dominante, desplazando al absolutismo monárquico.
La influencia de las ideas pedagógicas de los enciclopedistas franceses afectaría a las nacientes naciones de las tres
Américas. El ideario ético y político de muchos patriotas
americanos, como Artigas, Bolívar, Franklin, Jefferson, O
Higgins, San Martín, Washington, etc., se alimentó de las
ideas europeas. Las reformas educacionales de diversos
países tomaron el mismo modelo europeo.
El poder de las ideas también se reflejó en la Reforma
8
Entendiendo los tiempos
Protestante, cuando en el siglo XVI varios países de Europa
rechazaron la autoridad del pontífice romano y abrazaron
los conceptos de Sola Scriptura, Sola Fide y Sola Gratia
(Sólo la Biblia, Sólo la fe y Sólo la gracia), como elementos
sustanciales de la fe cristiana. De este modo se abandonaba
una buena parte de las creencias paganas que han nutrido el
catolicismo, y que se extendió por medio de la tradición de
una generación a otra hasta nuestros días.
Es notable ver cómo los conceptos de Lutero, Calvino,
Melanchton, Zwinglio, Huss, Wicleff y otros se extendieron de país en país, de cultura en cultura, de un idioma a
otro, afectando la ideología de varias generaciones. De hecho, el proceso de la Reforma Protestante no fue completo, pues recién en el siglo XIX se completó el regreso a una
forma de fe en conformidad con la del cristianismo primitivo, a través del movimiento adventista.
En resumen podemos decir que las ideas son el motor
de la historia de la humanidad, para bien o para mal.
A causa de que el hombre es por naturaleza un ser social, las ideas desempeñan un papel preponderante en su
comportamiento tanto individual como colectivo. Por lo
tanto, merece ser analizado el proceso que gesta la influencia de las ideas en la mente y, consecuentemente, en el
comportamiento social, ético y religioso del ser humano.
I
nformación y conocimiento
Diariamente procesamos mucha información que
llega hasta nosotros. Mientras redactaba un esbozo de este
capítulo, una agencia noticiosa de Buenos Aires informaba que un meteorólogo, Renae Baker, desde la base australiana situada en la Antártica, tomó una serie de imáge9
ASALTO A LA MENTE
nes espectaculares de una formación singular de nubes
polares. Baker afirmó que dicho fenómeno cromático indicaría “condiciones extremas en la atmósfera, promoviendo cambios químicos que conducen a la destrucción
del ozono estratosférico vital”. No conozco los detalles,
pero esto indica que hay emisiones que generamos que
destruyen nuestro hábitat, el mundo en que vivimos.
Un periódico de Chile informaba que el líder cubano Fidel Castro era sometido a una cirugía intestinal, y las agencias
noticiosas del mundo debatían hipótesis sobre el futuro de la
isla. Desde Bogotá se manifestaba preocupación por el conflicto en Medio Oriente entre Israel y el movimiento Hezbolá. Desde París, Le Figaró indicaba que el alto representante de
la Unión Europea, Javier Solana, solicitaba formalmente el
cese de las hostilidades en el Líbano. En Estados Unidos, la
revista Newsweek se preguntaba si acaso esto no sería el fin del
mundo, por lo cual, decidieron entrevistar al pastor protestante Tim LaHaye, autor de la serie Left Behind (Dejado
atrás), quien respondía que el cúmulo de hechos amenazadores de la paz rebasó todo límite histórico conocido.
Así son las noticias que recibimos a diario, y que arman el ambiente por donde pasa nuestra vida. A veces no
distinguimos con precisión el sentido de los vocablos que
manejamos. Vivimos en contacto con las agencias noticiosas, las cuales nos brindan información, aunque esto
no implica necesariamente conocimiento ni sabiduría.
Sin embargo, si tomamos dichas informaciones y las comparamos con el conocimiento que nos proporciona la Biblia,
fácilmente deduciremos los indicios de descomposición social anticipados por la profecía bíblica. Hoy necesitamos ser
entendidos en los tiempos (ver 1 Crón. 12:32), lo que impli10
Entendiendo los tiempos
ca procesar información, desarrollar conocimiento, y analizarlo en el marco de la historia y de la Biblia.
E
l mundo nuestro de cada día
Una buena parte de los habitantes de nuestro planeta despiertan cada mañana con los sonidos de la música
moderna, y escuchan distraídamente los sutiles mensajes
publicitarios que emiten las radioemisoras. Encienden el
televisor, y a través de las palabras de famosos comentaristas se informan de las últimas novedades, sin percatarse
del hecho de que todo ese cúmulo de información fue
previamente clasificada antes de su emisión.
A lo largo de cada jornada, la televisión ejercerá su influencia en los televidentes en un promedio de cinco a seis
horas. Otras tantas personas serán influidas por las emisoras de radio, en sus hogares, en sus automóviles y en los
autobuses en que viajan a sus trabajos.
Este contacto con los medios de comunicación se extenderá de diez a doce horas durante el día, y cada persona
recibirá en su mente los enfoques y opiniones de diversos
periodistas, comentaristas y analistas de la actualidad. De
este modo, todos estamos bajo la influencia ideológica de
esos comunicadores, y vemos el mundo a través de los
ojos de ellos, y adoptamos los criterios y opiniones que
ellos sugieren, sean buenos o malos, sin analizar quiénes
son los que están detrás de estos voceros, y cuál es la ideología de las empresas que los alimentan.
Una importante proporción de personas dedicará más
tiempo a escuchar sus programas preferidos que a comunicarse con sus cónyuges, con sus hijos o con el resto de la
familia.
11
ASALTO A LA MENTE
Otros leerán el periódico sin preguntarse por qué el ejemplar de cada día tiene la misma cantidad de páginas aunque
no tengan la misma cantidad de noticias. La razón es que
existe un convenio establecido que no tiene en cuenta si son
muchas o pocas las noticias de importancia que valga la pena
difundir. Es necesario llenar el espacio disponible.
Algunos transeúntes se detendrán en una estación del
subterráneo y contemplarán las imágenes de los distintos
carteles publicitarios, que les recomendarán distintos productos. Todos prometen comodidad, bienestar, dicha,
felicidad y placer. Pero hay una sola condición: unirse al
selecto mundo de esos seres escogidos, dichosos, que consumen el producto publicitado.
Todo el día nos movemos entre carteleras publicitarias
cuyos personajes nos miran, sonríen, sugieren, proponen,
prometen y despiertan en nosotros el deseo de vivir integrados a un sistema de consumo que modela nuestros objetivos y deseos.
Es evidente que todo esto ha llegado a ser muy familiar
para nosotros. Esta familiaridad posiblemente nos impide
ver los variados elementos que interactúan en todos estos
“mensajes” que llegan hasta nuestra mente con sus diferentes disfraces.
Sin nuestro consentimiento, y en muchos casos sin
nuestro conocimiento, se ha llegado a asediar, a invadir,
nuestra privacidad y nuestra forma de pensar. Muchos
pensamientos y actos que consideramos espontáneos son
sólo una respuesta --orientada y esperada-- a la información programada y acumulada en nuestro subconsciente,
sin que seamos plenamente conscientes del proceso al que
nos hemos integrado y de sus consecuencias.
12
Entendiendo los tiempos
Muchos científicos e investigadores de los medios de
comunicación saben que esta condición puede lograrse a
escala masiva. Algunos de ellos han advertido que las libertades del hombre pueden ser sutilmente alteradas o
trastocadas si se asalta subrepticiamente sus sentidos o si
se asedia su mente en forma sistemática. Ese asalto a la
mente es muy peligroso. La frecuencia de esta invasión
sutil inserta conceptos de vida en nuestra mente. Y lo más
grave es que este ataque ha llegado a ser algo permitido.
Hay investigaciones que demuestran que nuestra mente y voluntad pueden ser manipuladas y puestas al servicio
de intereses comerciales. Estas empresas de publicidad tienen una poderosa base financiera, y su función principal
es atrapar la atención y mantener el interés de grandes
auditorios, para publicitar sus productos y hacer que la
población los consuma. La publicidad nos invita a consumir; y nos consumimos, consumiendo.
El auditorio al que se dirige la publicidad es muy grande y diverso, por esta razón, par que el mensaje sea efectivo, debe personalizarse. Dicho auditorio es anónimo, cada
uno de los televidentes o radioyentes, lectores de periódicos, etc., se conectan con una fuente de información, pero
nadie sabe quiénes son las otras personas que reciben el
mismo mensaje. El auditorio es heterogéneo, está conformado por un variado tipo de personas: ricos y pobres,
ancianos y jóvenes, educados e incultos. Pueden vivir en
ciudades o granjas. Pero algo los une: viven conectados a
un puñado de medios de comunicación que los invitan a
consumir los mismos productos, a vivir del mismo modo,
y a creer lo mismo.
Así, el hombre moderno es, con todo su avance, sedu13
ASALTO A LA MENTE
cido por la cultura: usará el jabón de “las estrellas de Hollywood”, leerá revistas de historietas (comiquitas o tiras
cómicas), empleará el perfume de un gran deportista,
conducirá un automóvil como el de un famoso hombre
de negocios, comprará el refrigerador y el televisor de “los
buenos inversores”. Y en todos y en cada uno de estos
actos irá haciendo una entrega periódica de su confianza,
de su voluntad, de su libertad. Pronto dejará de pensar en
forma individual para pensar y actuar como lo hacen todos los demás.
El control de la mente humana ha sido el tema de muchos libros de ciencia ficción. Sería imposible negar que
para muchas personas la posibilidad de controlar la mente
haya sido sólo una ficción. Sin embargo, las evidencias que
reunimos en esta obra indican que el medio hace mucho
más que influir en el hombre. Manipula y condiciona. Somos testigos de un virtual asalto a la mente y de un asedio
permanente que exige la entrega de la voluntad.
Muchos elementos pugnan por obtener un lugar en
nuestra mente; algunos son: la publicidad y los mensajes
de los medios de comunicación, los videojuegos, los productos de Hollywood, Internet, los movimientos religiosos, la industria de la pornografía, la astrología, el ocultismo, etc.. Muchos han llegado a falsificar el evangelio para
entregarnos conceptos religiosos distorsionados y una visión equivocada de la vida, de la muerte y del más allá.
Otros han orientado la atención humana al mundo extraterrestre, desarrollando confianza en la intervención cósmica para solucionar los problemas del mundo.
En medio de esta realidad transcurre nuestra vida, y
nos preguntamos: ¿qué podemos hacer ante este avasalla14
Entendiendo los tiempos
miento que penetra los rincones de nuestra cultura y de
nuestro espíritu?
Aquí estamos usted, un servidor, sus hijos y los míos,
en medio de esta vorágine de influencias, preguntándonos
qué hacer ante estos elementos, muchos negativos, que
nos asedian. ¿Por dónde comenzaremos? ¿Qué pasos daremos? Si el síntoma o diagnóstico que se revela es de mucha gravedad, ¿cómo protegernos?
Este libro pretende dar un paso en este caos. Intenta
encender una luz de advertencia, para que tengamos una
idea de la cultura en la que nos movemos y de los intereses
que se manifiestan en su interior. También intenta orientar la reflexión hacia la respuesta que nos ofrece la Palabra
de Dios, para que podamos encontrar paz en esta hora de
angustia e incertidumbre.
Es determinante entender que nuestra mente es el acceso a nuestro corazón, de donde “mana la vida” (Proverbios 4:23). Por lo tanto, es clave para nuestra salvación
que vigilemos las avenidas del alma.
P
ara reflexionar
¿Qué implica ser “entendidos en los tiempos” de
acuerdo a lo que dice la Biblia en 1 Crónicas 12:32?
¿Qué opina San Pablo de la importancia de las Escrituras? (2 Timoteo 3:15-17).
En esta sección se plantea el “poder” o la “fuerza” de las
ideas, ¿en qué otros aspectos, además de los señalados, consideramos que las ideas manifiestan su influencia? Discuta el
concepto a la luz de lo que dice Jesús en San Juan 8:31-32.
¿Qué es “amar este mundo”? Pablo presenta el caso de
Demas en 2 Timoteo 4:10.
15
Fly UP